Semana del 13 al 19 de Noviembre

17 diciembre, 2006

Esta semana hará 15 años de la muerte de Freddie Mercury, y todavía se le echa de menos. El día 24 de Noviembre, para ser exactos. Así que esa semana, se debe oir música de Queen, en recuerdo a uno de los mejores cantantes y compositores de la música popular del siglo XX.

[Suena We Will Rock You, obviamente. No sonará We Are The Champions hasta que ciertos elementos no dejen de aparecer en los créditos de ciertas compañías]

Hola a todos, bienvenidos a otra semana en estas reseñas. Esta semana es una tanda de comics bastante patética, una de las peores que he visto, un reflejo parcial de la cantidad de cosas que no deberían haberse publicado que están sacando. Es decir, 11 comics de Chuck Austen, cuando hace dos años que fue expulsado de la industria del comic, hay que jorobarse.

Hablando de cosas así, este mes en la reedición de antiguallas de Marvel Team-Up, tenemos un número especialmente memorable, que es de los que siempre se mencionan cuando se recuerdan los viejos “buenos” tiempos. Es aquel en el que Hércules mueve la isla de Manhattan tirando de ellas, porque flota. Supongo que como por aquel entonces los comics estaban enfocados a niños, pensaban que era apropiado tener a gente como Conway, que sabía de física lo mismo que ellos. (Ver también Spiderman, y como la gente muere en la caida libre)

En el otro extremo, Planeta decide este extraño tiempo entre Salones para publicar la enésima edición de Dark Knight Returns, esta vez en el formato Absoluto, es decir, tamaño gigante de lujo y con extras. Es un buen formato si por alguna razón no lo tienes, o te gusta el lujo, aunque se echan de menos más extras que algunas notas de guión y portadas alternativas. Lo realmente curioso (y con curioso quiero decir inexplicable) es el título que han puesto. En vez de dejarlo en inglés que es como la mayoría lo conoce, o usar la traducción de toda la vida de El Retorno del Señor de la Noche (que es como se ha traducido siempre la expresión Dark Knight) han decidido tirar por lo literal y llamarlo El Regreso del Caballero Nocturno, que es un nombre que jamás ha usado nadie para referirse a la miniserie o al personaje. De verdad que esas cosas no las entiendo.

Esta semana no tocan novedades americanas porque a la distribuidora que usan en mi tienda no les da la gana (a ver si me libro de ellos), pero un comentario de todas maneras. Hará cosa de un año, hubo en la mayoría de series de Marvel una cantidad exagerada de anuncios que cortaban la lectura de las historias. Quesada se disculpó publicamente, y dijo que no volvería a pasar. ¿Qué ha pasado este mes? Que no sólo vuelve a haber una cantidad excesiva de anuncios, hay más. Hay más anuncios que páginas de comic, lo cual no sólo duplica el peso del comic para nada, entorpece enormemente la lectura, teniendo a veces que pasar varias páginas para seguir la historia, o incluso cortando una narrativa. ¿La respuesta de Quesada? Que los lectores se pueden aguantar, porque lo harán cuando quieran, y a la mierda sus promesas. Así que la próxima vez que ponga como excusa para sus enormes retrasos que lo que quieren es cuidar al máximo la presentación de sus comics, y por eso no quieren apresurarlos y buscarles suplentes (cuando ese no es el problema, pero eso es aparte), ya sabes que es mentira, porque si tanto les importara, no joderían luego la experiencia cortandolos a base de anuncios. Ya sabemos cuanto vale su palabra, lo mucho que le importan sus lectores, y que es un podrido mentiroso y un hipócrita repelente, y por eso se merece que le llamen Gordo Cabrón. Y así seguirá mientras la gente se lo trague.

Esta semana:


Capitán America Nº13:
Si leiste Capitán America y el Halcón (que a ratos era bastante mejor que esta serie), recordarás que la serie terminaba con el Halcón desaparecido y dado por muerto, cosa que iba a continuar en una serie del Halcón que nunca llegó a hacerse. Asi que, por supuesto, aquí aparece el Halcón, con el Capi saludandolo como si no pasara nada. Esas cosas hacen que te desesperes. Es decir, Marvel, si de verdad quereis que le gente se tome en serio eso del universo compartido, y que lo que pase en una serie afecte a otras, quizá no deberíais ignorar totalmene en una serie lo que pasó meses antes en una serie del mismo nombre, y poner a un personaje en dos situaciones completamente distintas sin explicación de una aparición a otra. (Y ya se que salió también en Dinastía de Mierda de por medio, pero esto transcurre antes, tendría más sentido mencionarlo aquí, e inocentemente, se esperan ciertos estándares de competencia de Brubaker que de Bendis no) Debería ser algo básico, pero aparentemente no. No digo que dediquen una saga a eso, pero un par de viñetas de diálogo para explicarlo y dar coherencia entre series no estarían mal. No es que Brubaker no use historia pasada, ni que el número esté abarrotado de contenido. Lo más cachondo es que tiene el nuevo aspecto más chulo del Halcón que presentaron en esa serie, pero ni la mencionan, ni tiene la personalidad que venía con esos cambios. Lo más triste es que, ahora que por fin guionistas buenos como Johns o Priest habían logrado hacer de Sam un personaje chulo, competente, que no está a la sombra del Capi y con una personalidad definida, aquí vuelve a ser el tipo con alas sin personalidad que sólo está para hacer de sidekick del Capi. Gran manera de tratar con respeto a uno de tus pocos héroes negros prominentes, Marvel, y gran manera de hacer comics complejos y serios, Brubaker. Aparte de eso, son muchas escenas de acción bien coreografiadas pero con muy poco contenido, mientras la serie hace tiempo hasta que pase algo, como la inevitable confrontación con BZC. Realmente, realmente, la saga necesitaba un número o dos menos. Dibujo bonito de Epting. De verdad que no entiendo donde le ve la gracia la gente a esta serie. Neutral (5)

Exiliados Nº9: Sigue la numeración normal después de haber cortado el ritmo y chafado futuras historias con el tomo de Dinastía de Mierda. Primero, tenemos los 3 últimos números de Winick en la serie. No tiene pinta de número final, de hecho, es una historia cualquiera que termina con un cliffhanger, porque Winick pensaba volver a la serie cuando acabase su exclusiva con DC, pero decidió renovarla indefinidamente. A decir verdad, aunque es el creador de la serie, con una premisa bastante divertida, e hizo algunas historias bastante buenas al principio, se ha ido gastando muy rápidamente. Sobre todo porque no ha hecho nada interesante con la premisa, se ha limitado a meter a los Exiliados en mundos de What If, la mayor parte de las veces con la misma idea, encima, un mundo dominado por alguna clase de bichos. En este caso, no es un mundo dominado por bichos, pero es igualmente poco original. El primer número es meter a los Exiliados en el origen de los Cuatro Fantásticos. Hay un par de escenas divertidas con los Exiliados reaccionando apropiadamente al verse metidos en medio de algo mítico, pero el resto es repetir algo archiconocido. En la segunda parte varía un poco, pero el resultado es tener sin ninguna explicación, a los Exiliados y a los neofitos fantásticos contra un monstruo en plan Hulk. Y es tan aburrido como suena, porque ni siquiera tiene la chispa habitual en el diálogo de Winick. La tercera parte tiene un giro más interesante, aunque estaba telegrafiado en la primera parte, pero bueno, al menos le da algo de interés a lo que es en esencia, otro número seguido de todo el mundo contra un bicho superpoderoso. Estas escenas están hechas algo mejor, pero sigue sin ser más que un número de pelea normalito. No ayuda para eso el dibujo de Clayton Henry, que tiene un estilo caricaturesco que no está muy mal cuando se trata de personajes hablando, pero que cuando se trata de luchas a muerte, queda de lo más light, disperso y sin fuerza. Encima, sus monstruos parecen de risa más que otra cosa, y cuando se supone que tienen que ser amenazadores, es un problema. Para colmo, en un momento se supone que tiene que dibujar a una especie conocida en el Universo Marvel, y en vez de dibujar su horrible aspecto habitual, la dibuja como un hombre verde y con dientes afilados… no sólo es un diseño patético para algo que se supone que es una amenaza, no es lo que lo piden, y resulta estúpido cuando otros personajes lo ven y reconocen como esa especie, pese a no parecerse en nada. Por último, hay sorpresas, que no son necesariamente buenas, sobre todo porque una parece un poco gratuita y chapuza, y otra pone en entredicho una de las cosas que nos habían dicho de la serie, pero en definitiva iban a depender de lo que tuviera Winick pensado para ellas… que no vamos a llegar a ver, y es difícil que se puedan seguir bien, teniendo en cuenta quien viene después.

Porque de aquí a que pongan un guionista de verdad dentro de dos tomos, tendremos otra vez a Chuck Austen, porque no podemos librarnos de ese incompetente. A decir verdad, esto es una rareza, ya que por una vez, Austen tiene una idea buena y original, desde luego bastante mejor que las que Winick nos ha dado ultimamente. Es una historia de Arma-X, los Exiliados moralmente ambiguos (aunque con Austen, como de ambigüedades no sabe, son los Exiliados malvados), con un giro añadido bastante curioso que tiene sentido, y no se le podría ocurrir a uno de los Exiliados normales, pero sí al nuevo recluta de esta gente. Me temo que ahí acaban las cosas buenas en esta historia. Por supuesto, Austen reemplaza al único personaje femenino del grupo por una nueva cuyo único rasgo de personalidad aparte de ser sádica es practicar sexo con el primer Macho Alfa Psicópata que aparece. Si eso es algún tipo de fantasía, es enfermiza. (Lo más cachondo es que le han añadido editorialmente ropa interior a la chica en cuestión… aparentemente, en Marvel Conservadora no tienen problemas con tener sexo gratuito, mientras no se vea lo que consideran unos centímetros de desnudo de más) Y luego, es lo mismo con los demás protagonistas: En la historia anterior, Arma-X parecía un grupo interesante (de hecho, habría sido mucho mejor darles una serie a ellos que al Arma-X que logró la serie) no porque fueran cabrones sádicos de por si, sino porque lo eran de manera creible y con matices que los distinguían unos a otros, y además, eran cafres de manera divertida. Aquí, nada, son todos psicópatas asesinos que se odian entre sí y al mundo, indistinguibles entre sí, que sólo actuan para demostrar eso sin ningún otro matiz, y que ni siquiera lo son de manera divertida, sólo sádica. Bueno, la excepción es Coloso, que se siente como si estuviera en el equipo equivocado, lo que no es mala idea, pero que se pasa todo el rato siendo la faceta más llorica del original sin hacer nada. El argumento tiene algunas cosas interesantes, hay que admitirlo, lo que es una sorpresa, pero se estropea mucho debido a que los personajes son horribles e inaguantables, y que el final en vez de resolver la historia, simplemente la termina sin que los protagonistas hagan nada relacionado con la premisa interesante. El dibujo de Calafiore es más o menos como siempre. No Recomendado (4)


Generación M:
Primero de los tomos que salen de Diezmados, dedicado a examinar que ha pasado con los mutantes que han perdido los poderes. Como el título y la portada indican, algunos de los elegidos como corderos sacrificiales son personajes de Generación-X, y a estas alturas, los personajes muertos, desaparecidos o sin poderes superan a los que siguen bien en una proporción de 3 a 1. En general, los elegidos para librarse de ellos y que parezca que esta mierda de quitar poderes es aleatoria son personajes que nadie estaba usando. Cuando dos de los personajes más significativos y con más apariciones son Cámara y la puñetera Mole, sabes que lo de que afecta a todos por igual es mentira. Lo cual es casi de agradecer, porque son personajes que podrían tener potencial que lo pierden como sacrificio para esta tontería anti-creativa. El encargado de contar esto es Paul Jenkins, que no está haciendo precisamente buenos trabajos últimamente, quizá porque le toca escribir chorradas dictadas por los genios de arriba de Marvel. En cualquier caso, esto es un desastre. Primero, no parecen tener muy claro que narices significa perder los poderes. En la mayoría de otras series, significa que los exmutantes se vuelven humanos normales, lo que tiene sentido, si pierden las alteraciones en el ADN que les hacían mutantes, lo lógico es que sean humanos, aunque tengan que haber sido transformados mágicamente en humanos de repente. Que Cámara pierda los poderes pero aún tenga un agujero en el pecho aún se puede tragar, aunque no sea consistente con que otros se vuelvan humanos del todo en situaciones parecidas. ¿Pero que la Mole pierda su grasa pero no su piel? ¿Es que sus poderes eran ser increiblemente gordo, pero tener la piel acompañante no era parte de ellos? ¿Cómo se come eso? O una chica que se transformaba en dragón, que aparentemente pierde el poder de volar (¿Eso es un poder? ¿No sería una extensión lógica de tener dos puñeteras alas?) pero no el de transformarse en dragón, y se supone que ya no es mutante. ¿Eso no es parte de su poder, parte de su mutación? Igualmente otros que siguen con las deformidades de los poderes, pero no las habilidades que da eso. Aparte de la inconsistencia entre series (gran trabajo de coordinación, Marvel, así vais a conseguir que sigan comprando toda la mierda entrelazada que sacais), ¿tiene idea Jenkins de lo que es ser mutante? Porque no lo parece.

Aparte, tenemos la historia. Si esperabas una historia sobre los mutantes que han perdido sus poderes, tendrás que buscarla en otro sitio, ya que Jenkins no parece interesada en contar eso aquí. En vez de eso, machaca con una de sus historias de “interés humano” sobre una periodista que acaba de crear, y realmente es una historia sobre su vida, sus traumas, y como los supera. No es que sea una mala idea como narradora de la historia, pero primero, como era de esperar, su historia está estirada, es predecible y da muchas vueltas sobre lo mismo. Y segundo ocupa practicamente toda la historia en vez de ir de la supuesta misión de la miniserie, que es relegada a un segundo plano casi irrelevante, de apenas un par de páginas cada uno. Diablos, hay una escena donde uno de los personajes más importantes que han perdido los poderes le está contando su historia, y la cortan a mitad porque la protagonista está tan centrada en sus tonterías, y el guionista en ellas, que no puede atenderla. Además, por si la protagonista no fuese ya irritante de por si, encima es uno de esos personajes que tanto le encantan a sus creadores, que para darles más importancia, no sólo conocen retroactivamente a todo el mundo, encima son grandes amigos, y se dedican a decirle lo guay que es por hacer cosas que haría cualquiera. Para colmo, por si fuera poco que los mutantes sin poderes hayan sido sacrificados para una mierda de evento y miniserie en la que ni siquiera les prestan atención, aparentemente el guionista ha sido incapaz de molestarse en investigar algo sobre ellos. Aparentemente, según Jenkins, Júbilo es una adulta que conoció a la Mary Sue protagonista hace años en un rally antiglobalización. Por supuesto, es donde esperas encontrar a Júbilo, que aparentemente es ahora alguna clase de activista. Joder, que no es tan difícil leer alguno de los cientos de comics donde ha salido, o preguntar a alguien sobre el personaje. Ese es el interés que tienen los encargados de estas cosas en sus personajes. Oh, y aparte, la historia va de un misterio de asesinato, que realmente no tiene nada que ver con el resto de la historia. Por supuesto, al final el misterio no va sobre ninguno de los invitados, porque no es su historia, va sobre la protagonista, porque el universo entero gira alrededor suya. Ni siquiera Bendis hacía a Jessica Jones tan egocéntrica. Además, la identidad del asesino es algo que se sacan de la manga sin practicamente explicación ni pistas, así que no es ni siquiera una buena historia de misterio, como no lo es de los mutantes afectados, ni de su cultura ni como afecta al mundo, ni apenas una buena historia de presentación de la protagonista, que seguirá incordiando en futuras historias. Lo único positivo es el dibujo de Ramón Bachs, que con su estilo algo caricaturesco, no parecía que le fuera a ir bien una historia tan oscura, pero hace un trabajo bastante sólido, algo reminiscente del también colaborador de Jenkins, Buckingham. No Recomendado (3)


Grandes Sagas DC: Legends:
Esperando a que reediten Crisis en formato Absoluto, llega la siguiente saga, primera de esta colección. Por un lado, es una buena idea, ya que aunque hay mucha basura formulaica entre las sagas, hay algunas que no están mal, para ser crossovers, y estarán bien para la gente a las que le gusten las supeheroicidades puras, y quieran conocer más sobre el Universo DC. Por otro lado, hay mucha basura, e incluso las mejores tienen sus problemas derivados del formato, aparte de que si no te hacen gracia estas cosas y tienes cierto interés por los personajes, vas dado. Pero bueno. Este fue el primer crossover después de Crisis, es decir, el primero del nuevo Universo DC post-Crisis. Resulta un poco extraño reeditarlo ahora, ya que muchas de esas cosas han sido deshechas, y basicamente era una excusa para lanzar varias series nuevas, algunas muy buenas como Escuadrón Suicida y Wonder Woman, que de momento no tienen pinta de reeditarse. Aparte de que Norma ya la sacó el año pasado. Además, se nota mucho que no estaba pensada para leerse de un tirón: Dedica varias páginas en cada número a repasar los números anteriores, lo cual se vuelve muy irritante llegado cierto punto. En cuanto a la premisa, se basa en un cliché de Marvel aplicado a DC, que no funciona, entre otras cosas porque creo que la historia ni siquiera se molesta en explicar que el villano tiene la habilidad de hacer que la gente actue irracionalmente, que es la justificación que tiene. (El pseudónimo que adopta, sin embargo, es genial) La historia es bastante obvia y predecible, además. Tiene sus momentos buenos, sobre todo los que se nota que son de Ostrander, como la introducción del Escuadrón Suicida. Pero en general, el único interés que tiene es el nostálgico, porque no es demasiado buena (desde luego, no recordaba que fuese tan mediocre) y su importancia histórica no es mucha. Dibujo bonito de Byrne en general, al menos. Neutral (6)


Iron Man: Extremis:
Vuelve Iron Man a España con la primera saga de su nueva serie post-Desunidos. Si te preguntas porque sale mucho después del resto de su generación, es porque la saga tardó en salir el triple de lo prometido (apenas van por el nº13 en EEUU, mientras que las otras están terminando su segundo año), porque en Marvel no les importa una mierda cumplir lo que prometen o sacar mensualmente sus comics mensuales, ya que saben que sus dibujantes no van a cumplir con los plazos ni de coña, y aún así actuan como si fueran a hacerlo. Y así seguirán mientras la gente aguante que les tomen por idiotas. La otra gracia es que esta saga está escrita por Warren Ellis, que odia a los superhéroes, pero no puede evitar seguir escribiendolos, en una extraña relación de amor-odio, o quizá sea porque nadie hace ni puñetero caso a lo demás que escribe. Quizá porque no están interesados en cosas que no son superhéroes, quizá porque Ellis siempre hace lo mismo y cansa tanta repetición. Además, el propio Ellis admite orgullosamente que no ha leido nada sobre el personaje. Así que si esperas uno de esos comics lentos, que se creen modernos y maduros, y que tienen que ridiculizar o ignorar la mayor parte de cosas del género, como disculpa de tener que rebajarse a escribir sobre él, un comic lleno de odio e ignorancia sobre lo que le han encargado escribir, que tanto han abundado en Marvel ultimamente… acertarás bastante. Para empezar, tenemos la enésima revisión del origen del personaje cambiandolo para tiempos presentes, que cada guionista sin ideas que llega al personaje hace, y que luego todo el mundo ignora. Seguimos con el argumento más manido posible respecto al personaje (después del de “alguien usa su tecnología contra él”, pero tendremos que esperar a la segunda saga para eso), tenerle con culpa o gente echandole en cara que hace mil años creaba armas para el gobierno. Por el amor de Dios, cualquier culpa que pudiera tener por eso debería ser ampliamente eclipsada por el hecho de que dejara de fabricarlas hace muchos años, y haya estado desde entonces dedicandose a arriesgar su vida para salvar el mundo incontables veces, en vez de vivir la gran vida como hacen todos los demás multimillonarios. Habría que ser bastante idiota para echarle en cara eso, pero aún asi, siguen dando la lata. Luego seguimos con la introducción de un nuevo personaje que ha tenido una influencia vital en la vida de Tony, y que por supuesto jamás ha sido mencionado. Por supuesto, el personaje habla como Ellis, porque sus personajes siempre imparten vitales lecciones que jamás podrían ocurrirseles a los patéticos personajes que le encargan. Da igual que realmente no digan nada que no sepa ya. En general, todo da la impresión de que Ellis se cree muy por encima del personaje y su serie, y tiene que darle lecciones que aprendió antes de que Ellis empezará a machacar con sus ideas sobre chamanes en miles de series. Guau, tiene que superar su culpa, que original. Guau, tiene que enfrentarse a un enemigo más poderoso que él y para eso tiene que mejorar su tecnología y aceptar que a lo mejor tiene que tomar medidas extremas, jamás se ha visto en esta serie.

Y luego está el tema de la tecnología. Ellis es un gran fan de la alta tecnología. Desgraciadamente, es de la del mundo real, que queda en ridículo frente a la que maneja Iron Man a diario. Así que cuando presentan aquí tecnologías “revolucionarias” de cibernética y así, que llevan saliendo en esta serie cerca de 20 años, no puede sino causar risa. Y su gran idea para un villano amenazador es un tipo cuya tecnología le da superfuerza. Ajá. Oh, y aparentemente no tiene muy clara la idea de que la gracia de Iron Man es que es una persona normal sin la armadura, así que decide darle habilidades especiales cuando no lleva la armadura, porque piensa que es moderno, o algo, en vez de algo que ya se ha visto porque no es buena idea. Y si el hecho de que no tenga idea sobre como escribir al personaje, no tenga ideas originales, y el argumento sea mediocre, además es que es una cosa lentísima y de un plomazo inaguantable, que tarda tres números en que pase algo, porque está muy ocupado con páginas y páginas de Iron Man volando o de Tony Stark recorriendo pasillos, o así. El dibujo es de Adi Granov, que es de los que dibujan por ordenador. A decir verdad, es bastante mejor que sus predecesores, los personajes no parece maniquíes como los de Austen, ni cosas extrañas como los de Crain, de hecho, tienen bastante buen aspecto, al igual que la armadura del prota. Nos quedamos sin saber como haría cosas chulas de alta tecnología, porque lo que más hay en ese aspecto son montones de cables. A la acción le falta aún para quedar creible, sigue fluyendo mal de viñeta a viñeta y las figuras tienen aún cierto grado de estar posando poco naturalmente y sobreimpuestas sobre el fondo, pero vamos mejorando, y ya es mejor que unos cuantos dibujantes normales. Pero vamos, un tomo que no es ni recomendable a fans de Ellis (parece una versión light y diluida de sus otros trabajos, sin apenas ideas ni nada interesante) ni a fans del personaje, porque no tiene ni idea de él, ni en general a nadie, porque es un tostón. Otro “éxito” de los relanzamientos de Desunidos, menos mal que sólo ha sido esta saga. No Recomendado (4)

JLA Nº6: Me gustó bastante el final de Malcolm, cerraba bastante bien las historias de los personajes. Claro, que no me termina de convencer la idea de que el protagonista esté destinado a ser Presidente. Sobre todo teniendo en cuenta su tendencia a ser antisocial, y a no ceder jamás en sus principios, cosa bastante necesaria en política. Además, ¿Quién ha oido hablar de un Presidente con un doctorado en física nuclear? Habría acabado antes haciendose millonario y comprando la presidencia. Hablando de lo cual, Estudio 60 no está llegando a la altura del Ala Oeste, precisamente. Si te preguntas a que viene todo esto, realmente no viene a cuento de nada, pero es espacio que no estoy gastando en hablar de un comic de Chuck Austen. Es una mierda, yo lo se, tu lo sabes, los que lo editan lo saben. Y aunque entiendo hasta cierto punto que lo publiquen porque es parte de la serie regular, siendo una historia de relleno por un guionista al que han echado por malisimo, podrían haberselo ahorrado y haber acelerado con reediciones o con JLA Clasificado, que valen más la pena. Esto es un ejercicio repetitivo, nada sutil y patético de tener a los protagonistas fracasando en alguna misión heroica, de manera que alguien muere, y tenerles quejandose, atormentandose y con caras largas durante seis números. En serio, eso es todo. Bastante malo es que en DC haya esa estúpida tendencia de sacar comics que se creen modernos y adultos porque los héroes no logren hacer de héroes y sea todo oscuro y deprimente (que ya quedó demostrado hace años que no va a ninguna parte, aparte de ser tóxico y contradictorio a la idea misma de estos héroes en concreto… a ver si con la Crisis Infinita se les pasa), pero encima que eso lo ejecute un incompetente como Austen, nos da un comic que no funciona en absoluto, que no pega a los protagonitas, que es aburrido y miserable, y que no dice absolutamente nada sobre el supuesto tema. (Oh, ¿se les ha muerto alguien? Es trágico, pero realmente, son profesionales, les habrá pasado antes, y rasgarse las vestiduras por eso simplemente es absurdo, mucho más darle tantas vueltas para no llegar a ninguna parte) El dibujo de Garney ha visto mejores días, estando bastante poco acabado, y bastante suelto. Evitar a toda costa (1)

Jóvenes Vengadores Nº8: Donde pasa… más o menos lo que podías esperar, la verdad. Se revela el origen de Patriota, (y a diferencia de Brubaker, Heinberg al menos no ignora las series de Priest) siguiendo con la revelación interesante del número anterior, que aquí va por el camino más predecible, sobre todo en la caracterización, pero que deja al personaje en una situación con más posibilidades. Por lo demás, queda claro hacia donde va Heinberg con la Visión, que es una lástima para el personaje, pero a cambio al menos los Vengadores están actuando como personas sensatas en vez de cómo capullos estirados para que los protagonistas tengan una autoridad contra la que rebelarse. Todo muy normalito y previsible, pero no mal hecho. Dibujo muy sólido de DiVito, puede suplir a Cheung cuando quiera. Por cierto, que resulta de lo más triste que, dado el esfuerzo que en Marvel están poniendo en crear nuevos personajes, los únicos que hayan tenido éxito sean una mini-Lobezno y unos mini-Vengadores. Recomendado (7)


New X-Men Nº15:
Primer número de la nueva etapa de la serie, que va a pasar de ser una Escuela de Mutantes a ser un grupo de superhéroes jóvenes, un Generación-X 2, con lo bien que salió el primero. Los autores son Kyle y Yost, los creadores de Lobezna, y por supuesto, se la traen consigo nada más empezar. Afortunadamente, la serie no se convierte en X-23 y Amigos, al menos de momento, sólo un par de páginas que son para presentarla y hacer borrón y cuenta nueva con respecto a las apariciones anteriores del personaje que no han escrito ellos. Desafortunadamente… está el resto del comic. Empieza con la mañana del Dia M, al igual que el especial del mes pasado, y demuestran la maravillosa coordinación de Marvel, pues las escenas similares se contradicen de un sitio a otro. Pero bueno, la idea central es la misma, todos los estudiantes sin nombre y muchos de los que tienen nombre pero poco protagonismo han perdido los poderes, y un par de los antiguos protagonistas también, para tratar de disimular un poco. Así que es un número entero de los personajes en estado de pánico al respecto. Eso podría estar bien si los personajes estuviesen bien escritos, pero esto está escrito según las leyes de los culebrones: Todo el mundo es un histérico, todo el mundo tiene un elemento de personalidad como mucho y lo manifiesta cada vez que abre la boca, y los personajes, en vez de actuar como tendría sentido según su personalidad o situación, o en general como un ser humano, actuan como estereotipos o como lo que sea, por conveniencia del guión, no importa como sea de estúpido o contradictorio el resultado. Uno de los protagonistas de la serie es expulsado sin misericordia en una página, de manera que no sólo resulta estúpida e insultante para el personaje, no tiene sentido para los personajes, y es contradictorio con números anteriores de esta serie y con otras series ahora mismo. Además, son tan listos los responsables de la serie, que te dicen en la portada cuales van a ser los protagonistas de la serie al terminar la saga, de manera que nada más empezar, no sólo sabes quienes han perdido los poderes, sino de quienes se van a librar gratuitamente aunque no los hayan perdido. Y en general, toda la sensación que da es que se han librado de una premisa y de un montón de personajes interesantes, que tanto esfuerzo le costó a los guionistas anteriores crear, para ponernos un culebrón mutante malo sin ninguna idea nueva, por lo que los indicios del argumento parecen indicar. Fantástica nueva dirección. El dibujo de Brooks no es tan malo como algunos en la Ruleta de Dibujantes de la serie, y es de un estilo similar a muchos de ellos, pero tiene sus problemas de consistencia y de anatomía, y es tan histriónico como la historia. Evitar a toda costa (2)


Superman Nº7:
Otros dos números seguidos de Austen. O quieren librarse rápido de él, o quieren atontar al público por saturación. El primer número es mejor de lo que nos tiene acostumbrado, lo cual nos coloca en ligeramente cerca de mediocre. Es un número con Silver Banshee de villana, bastante desquiciada, tratando de conseguir… uh, algo. No es precisamente una visión interesante del personaje, pero al menos no va cumpliendo los tópicos de las personajes de Austen. Para eso ya está la segunda historia, donde un villano secuestra un pueblo con la intención de matar a los hombres y violar a las mujeres, y por supuesto, estas se dedican a hacer cola para practicar sexo con él. Me siento sucio sólo de leer esta mierda insultante. El villano encima viene de la última historia que publicó Norma, que no es precisamente una que se mereciera una secuela. Hay una escena moderamente interesante con Juicio Final, lo cual es altamente inesperado dada su historia, pero sólo son dos páginas rodeadas de mierdas. El dibujo de D’Anda en la primera historia es feo de narices, y el de la segunda, por unos trescientes dibujantes, es, siendo generosos, inconsistente. En Aventuras, Rucka demuestra que puedes hacer una historia con Superman agonizando emocionalmente de manera que quede bien. Únicamente tienes que darle una razón convincente que no contradiga la esencia del personaje, y que sea por un hecho grave puntual. A veces se pasa de melodrama, y es un número entero de un monólogo interno en el que no pasa mucho, pero al menos es un buen monólogo y era algo que tenía que pasar tarde o temprano. El dibujo es aceptable. Por último, Azzarello corta su racha de cinco números seguidos de Superman quejandose sin hacer nada, con un tono de “me creo muy adulto” para pasar a una historia en plan Edad de Plata de Superman contra monstruos gigantes. Decir que es un choque de tonos es quedarse corto, pero al menos es una mejora respecto a números anteriores, por ser una historia de Superman más o menos divertida, aunque sea simple y predecible. De hecho, los monstruos son tan absurdos, que si la historia fuera en un tono más desenfadado y exagerado, en vez del puñetero tono de cara seria, sería hasta divertida. El dibujo de Lee es más apropiado a este tipo de historias, pero es bastante flojito aún así, con su mala anatomía y rayitas de siempre, y encima poca fuerza en la acción. No Recomendado (3)


Ultimate Fantastic Four Nº15:
Una de las cosas buenas de Millar en esta serie es que no está haciendo versiones de historias clásicas, está haciendo las suyas propias con versiones de los elementos clásicos. Esta vez, toca versión “realista” de un elemento típico de ci-fi que los 4F han usado de vez en cuando, y de los skrulls. Resulta un tanto hipócrita que después de machacar tanto en Ultimates con que se llaman Chitauris y tienen una forma monstruosa, porque era más moderno, o realista, o serio, o alguna de esas basuras que se creen en Marvel, ahora resulte que si que se llaman skrulls y son hombrecitos verdes después de todo. Dan una explicación aceptable, pero resulta esquizofrénico que sea Millar el que se tenga que hacer un retcon a sí mismo. La historia empieza con uno de los dramas habituales de los 4F, que al menos aquí está menos gastado porque están empezando, y luego lleva eso por un sitio de ciencia-ficción que en el Universo Marvel se descartó por motivos prácticos que no se aplican aquí. Está bastante claro como va a terminar la historia a ese respecto, pero es algo necesario, porque si no, la serie no se sostendría a largo plazo. En cualquier caso, tras un comienzo algo lento y un par de trucos ingeniosos que captan la atención, empieza la historia en si, y está bastante bien. Especialmente bien como evita alguno de los tópicos de este tipo de historias. La situación tiene algunas influencias bastante obvias, pero no quita que el desarrollo esté bien pensado (aunque la cronología es un tanto excesiva, es imposible que las cosas se estabilicen tanto en tan poco tiempo) y sea agradable de leer. De hecho, algún día deberían hacer una serie con esta premisa sin deshacerla al final. Y las cosas se ponen aún más interesantes y terroríficas con el final, que, junto a sagas anteriores como la de Namor, da la impresión de que Millar se está inspirando en historias cortas de ciencia-ficción de la época más que en los 4 Fantásticos clásicos, lo que no es necesariamente algo malo, al contrario, les pega bastante bien. El dibujo de Land tiene cierto atractivo cuando no canta mucho que está copiando modelos de revistas. Funciona mejor con iluminación más clara y más fantasía, como aquí. De todas maneras, se le sigue notando mucho artificio e incomodidad. Recomendado (7)


Ultimate Spiderman Nº8:
Con el primer anual de la serie, cuyo final fue apañadamente chafado el mes pasado en UXM por la incompentencia de Panini, así que tengo algo más de libertad para hablar de él. Los tres Anuales Ultimate que se han visto hasta ahora por aquí han sido buenas muestras a favor del formato, con historias básicamente autoconclusivas, que quedan bien en una historia suelta de este tamaño en vez de estiradas a dos números o más, pero que son importantes para la serie. En este caso, se trata de introducir al nuevo interés romántico de Spiderman. Bueno, introducirla como posible novia, ya había salido antes. Es esencialmente una historia de primera(s) cita(s), con la gracia de que siendo superhéroes, implican enfrentarse a villanos segundones. Es una historia muy bien hecha, con las típicas ansiedades y alegrías típicas del romance adolescente, hecho de manera muy creible, con personajes sólidos y agradables, y diálogo divertido y apropiado. Además, es una buena elección como pareja para Spiderman, tanto en personalidad como manera de solucionar el problema principal con Mary Jane. Es de agradecer que Bendis y Vaughan hayan hecho un buen trabajo con ella, alejandola del molde de todos los personajes de Millar, para hacerla un personaje más agradable y desarrollable (y bastante más similar a la original, aunque sin ser un supergenio que actua como un adulto). La única pega es que no dibuje Bagley, lo que es una lástima. Dibuja Mark Brooks, que más o menos usa un estilo similar al de Bagley, pero más chapuza, menos claro, con anatomía rara y horribles ojos de bicho. Pero podría ser peor. Para complementar el número, viene un número ½ exclusivo de Wizard de esos que tanto incordian, por el equipo creativo habitual, que realmente debería haberse publicado antes, porque es el debut de Ultimate Puño de Hierro. Es una historia original, desde el punto de vista de la redacción del Bugle, con un dilema interesante, y que pega para las 8 páginas que son (en vez de estirarlo a 22, que Bendis lo ha hecho con historias parecidas), pero no llega a resolverse bien, y queda un final un poco confuso y decepcionante. Por cierto, que aún hay un nº1/2 de Ultimate X-Men colgando, podrían haber aprovechado el mes pasado. Muy Recomendado (9)

Y eso es todo por esta semana. Nos vemos la que viene con el contraataque de DC: Crisis de Identidad continua demostrandonos lo divertido y genial que es contar historias sobre violaciones y muertes de mujeres, y encima, invade a Flash. Capucha Escarlata llega a Batman, y nada será lo mismo, o algo. Wonder Woman sigue enfrentandose a Medusa. Los Jóvenes Titanes tienen una historia dedicada a Beast Boy. Los Outsiders tienen un episodio muy especial. En Doom Patrol, indagaremos en los misterios del Pentágono. Y Transmetropolitan hecha un vistazo a la TV y a la religión en el futuro, si es que no es lo mismo. Nos veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: