Semana del 4 al 10 de Diciembre

18 diciembre, 2006

He sido nombrado ministro de la Iglesia Universal de la Vida (cuya única doctrina es “haz el bien”, que considero bastante apropiada para mis creencias humanistas), así que ya puedo celebrar bautizos, bodas y funerales, al menos en Estados Unidos y algunos otros paises.

Oh, y saludos a Goyo y Tere, que me conocieron leyendo las reseñas y fueron tan buenos que me sacaron de casa mientras estaba atascado con las reseñas. Si alguien se pasa por Alicante, ya sabe que puede darme un toque y hacer lo mismo.

[Suena Final Countdown, de Europe]

Hola a todos. Por fin llegan las reseñas de esta semana, con las retrasadas novedades de Expocomic. Eh, si se retrasaron en llegar, puedo retrasarme en comentarlas. Y cuando digo “novedades de Expocomic”, me refiero a las de Planeta, porque nadie más se ha molestado en sacara nada. Ya no se hacen salones como los de antes. De todas maneras, no han salido muchas de las proyectadas, concretamente, casi todas las que no son cosas recientes. Así que no ha sido tanto aluvión de novedades, lo cual no quita que sean muchas, y que tarde o temprano las que no han salido irán saliendo junto a las muchas que tenemos todos los meses, de todas maneras.

El problema de esto, es que prácticamente todas las novedades son del presente del Universo DC, y por tanto, todas orientadas al mismo público, y encima, interconectadas. Así que aunque parezcan pocas, son muchas para el mismo público, cosas que en Estados Unidos salieron mucho más paulatinamente, y lo que va a hacer es que las cosas menos llamativas vayan a verse eclipsadas por las más famosas.

Más grave es el hecho de que buena parte de esas novedades son parte del camino a la Crisis Infinita del año que viene. Una de las cosas que hicieron bien en DC fue como la prepararon con tiempo. Empezando con Crisis de Identidad, se fueron viendo poco a poco como una serie de subargumentos iban surgiendo por varias series, picando la curiosidad para ver hacia donde iban. Esas tramas se concretaban meses después en Cuenta Atrás, que lanzaba ya más interconexiones, que afectaban ya abiertamente a muchas series como preparativo para las series. Pero la gracia es que iban preparandose y desarrollandose poco a poco. Y aquí, Planeta, por culpa de las prisas por sacar todo y adelantar lo más posible (que en el fondo no les sirve de nada, retraso va a haber siempre, da igual que sea de un año o 20 meses), han cagado eso. En vez de ver como las tramas van apareciendo poco a poco, se van a ver las consecuencias antes de que se desarrollen, y se va a ver como concluyen en tres meses, en vez de darle cosa de un año para cultivarse y atraer la atención. El resultado será saturación en vez de interés.

Pero lo más grave, la auténtica cagada que ha resultado de eso, es que lo han desordenado todo. Cuando tienes una serie de historias y miniseries interconectadas, con muchos desarrollos sorpresa que afectan a otras series, lo peor que puedes hacer es apelotonarlas y sacarlas a mogollón y al tuntún, como está haciendo Planeta. En vez de coger, y tratar de ordenarlas para que no se chafen unas a otras, y salgan bien distribuidas, tanto las novedades entre si como con respecto a las series regulares, dandoles el tiempo que necesiten, salen todas a la vez, no ya el mismo mes, sino la misma semana. ¿El resultado? Varios comics de esta semana chafan el final de Crisis de Identidad, que aún no ha salido. Y se chafan cosas entre si. Y de las series regulares, de dentro de varios meses. Hay que ser listos. Ahora que lo estaban haciendo bien, y teníamos al universo DC coordinado cronológicamente, tienen que cagarla justo en el momento más necesario. Y por lo visto de los próximos meses, planean seguir haciendolo, publicando una cosa y su secuela a la vez, antes de su prólogo, y cosas así. Hay que joderse.

Para ayudarse un poco con todo esto, para ver la cronología, que crossovers son más importantes y cuales son timos, y para saber lo que está pasando si te interesa sólo parte del tinglado y no tienes dinero o ganas de comprarlo todo, he empezado la Guía de Lectura de Crisis Infinita. Todos los meses iré añadiendo la información necesaria de todas las series vagamente relacionadas. Id mirandolo, y decidme que os parece, si hay algo que mejorariais, y si os ha servido. Y por supuesto, si alguien quiere copiarlo en otro sitio o publicitarlo, que me lo diga, estaré encantado.

Otras novedades del Salón de las que no voy a hacer reseña completa por distintos motivos, pero que aún así quiero comentar:

Comienza la reedición de Planeta de la Cosa del Pantano de Alan Moore. Así que, por supuesto, el primer número que sacan no es de Moore. Ni apenas aparece el protagonista. Y además, transcurre después de la etapa y chafa cosas de ellas. Hay que ser genios absolutos para editar como en Planeta. La etapa es extremadamente recomendable, sobre todo si te gusta el terror (aunque el último tercio se vuelve más exploración del Universo DC que terror) y la edición es infinitamente mejor que la de Norma, pero este primer número no es muestra de ello. Puedes pasar de él, a menos que seas fan de Gaiman, claro. Oh, y mentirosos de Planeta, este anual ya se publicó en Norma, no está “casi completamente inédito”.

La obra de Kyle Baker del semestre es Rey David, que es lo que dice en la lata: Una adaptación al comic de la historia del Rey David de la Biblia. No es mitología ni religión, no hay magia, es una biografia seria de un personaje histórico (basandose en el libro del Antiguo Testamento, pero incluso ese era más histórico que religioso). Interesante si te apetece una historia de ese estilo.

Una de las cosas más curiosas es el especial de la Leyenda del Dragón, que es una serie de animación que han puesto recientemente en TVE. Lo curioso es que es un comic hecho especificamente para Planeta, como aquellas adaptaciones que hacían hace más de 20 años. Que retro. Lo que tiene es un guionista de lujo, Jaime Delano. Desgraciadamente, una adaptación de una serie pensada a un público joven no es precisamente su fuerte. Y es eso, una serie para niños de acción, con todos sus tópicos, el chaval que es elegido para ser el héroe, la amiga valiente y más espabiliada, el maestro sabio, los villanos cutres… no está mal hecho, pero tampoco aspira más que a ser muy simple.

Señalar que el número de Escapista, la serie basada en la aclamada novela las Aventuras de Kavalier y Clay, tiene una historia de Spirit, hecha por el difunto Eisner. Así que ya tienes la excusa para probarla.

Y tenemos otro tomo de la reedición desde el principio de Groo. Suele ser desternillante, y si no la compraste en alguna de las dos ediciones anteriores, podrías probar si te gusta ese tipo de humor.

No hay comentarios americanos esta semana. Para terminar, decir que desgraciadamente, esta semana murió Martin Nodell, el creador gráfico del Linterna Verde de la Edad de Oro, y por tanto el precursor de un concepto que sigue siendo muy usado en nuestros días. Se le echará de menos.

Esta semana:

Cuatro Fantásticos Nº6: Termina la primera saga de JMS, y no ha sido especialmente brillante. Tiene algunas ideas filosóficas buenas (que son las mismas de JMS de siempre, la verdad), pero están aplicadas de manera tan obvia, y con una historia que sólo sirve como vehículo para esas reflexiones en vez de ser sólida de por si, que apenas se puede apreciar. Si, la idea de que el conocimiento y las ganas de descubrir lo que no sabemos mueve el universo es buena reflexión y cierta. Pero está bien como metáfora. Hacer que los personajes viajen en el tiempo y generen el Big Bang a base de pensar en eso es aplicar demasiado literalmente la metáfora y llevarla a límites ridículos. Lo mismo para todo el viajecito de Reed por el universo, que al fin y al cabo, para que no cambie irreversiblemente al personaje no puede tomarse muy en serio. Puedes hacer esas cosas en una serie más mística o fantástica, pero en una que se basa en ciencia empírica (aunque sea ficticia) no puedes tener a los protagonistas viajando en plan Prometea. Oh, y el retcon al orígen de los 4 Fantásticos termina siendo más chorradas pseudo-filosófico-místicas, y la idea central ya la hicieron en Flash hace mucho, de todas formas. Con una conclusión que inutiliza buena parte de la historia, que al final sólo ha servido para presentar las puñeteras ideas antes mencionada, y para llevar a Reed una reflexión que es la típica en muchas de sus historias. Tres cuartos de lo mismo para Ben, aunque al menos tiene un status quo nuevo que se usó bien en su corta serie, que en Panini no creo que sean suficientemente listos para publicar. Al menos el dibujo de McKone es bueno, pero la etapa está dejando bastante que desear. En la otra serie, el resumen del principio chafa una de las revelaciones del final, porque han puesto el resumen del número que viene o algo. ¿Qué acabo de decir sobre que en Panini son idiotas? Aparte, el villano en concreto que aparece no parece muy bien utilizado, y por alguna razón tiene el color que tenía en el estúpido videojuego. Por lo demás, los 4F siguen combatiendo a los 7 de Salem, que en batalla son como mutados genéricos, hasta que toca el giro habitual en las historias de amenazas místicas. Esta vez el choque de tonos es menor, pero sigue siendo una historia de superhéroes muy normalita. Al menos el dibujo es decente. Neutral (5)

Cuenta Atrás a Crisis Infinita: Por fin, aquí está el preludio y pistoletazo de salida al crossover más elaborado de los últimos tiempos, Crisis Infinita. La movida estaba muy bien montada en EEUU: Durante meses, una serie de subargumentos habían ido surgiendo en varias de las series, muchos conectados de alguna manera con Crisis de Identidad, que daban a entender que había una dirección y plan maestro en marcha. Entonces salía este especial donde se empezaba a ver la forma de estos subargumentos, que entonces se dividían en cuatro tramas principales, cada una con una miniserie de 6 números, mientras todo eso iba repercutiendo cada vez más en las series mensuales, y cuando terminaban las minis, desembocaban en la gran saga en si. Desgraciadamente, Planeta, en su afán de “sacar-TODO-YA!”, se ha cargado buena parte de la gracia. Toda la Cuenta Atrás entre este especial y la miniserie principal se va a comprimir en tres meses de tomos a saco, mientras que los subargumentos que iban antes de este especial ni siquiera se han visto aún. Lo más grave, por supuesto, es que este maldito especial lo sacan antes de que publiquen el puñetero final de Crisis de Identidad, de manera que no puedes leerlo aún sin chafarte todo el final. Es lo que pasa cuando tienes una serie de historias interconectadas, y pasas del orden lógico por la puñetera codicia, de manera que sacas las cosas desordenadas, lo que debería hacerte que te plantees que quizá estés haciendo algo muy mal. Hay que fastidiarse. Sólo espero que eso no dañe las ventas de todo el invento. Oh, y por algún motivo incomprensible, viene en formato gigante, cuando el resto de cruces van a ir en tamaño normal, y originalmente también. No tengo ni idea de que posee a Planeta a hacer esas tonterías de publicar series conectadas en distintos formatos porque si.

Lo que tenemos aquí es algo gigante de otra manera, un especial de 80 páginas, escrito a tercios entre Geoff Johns, Greg Rucka y Judd Winick, y el resultado es mucho menos esquizofrénico y forzado de lo que parece, cosa que se extiende del hecho de que entre los tres estén escribiendo buena parte de las series principales de DC, y se hayan puesto de acuerdo en los argumentos de todas. No parece que hayan 3 guionistas en ningún momento. La idea aquí es presentar un poco el estado actual del Universo DC antes de que empiece toda la movida, y comenzar las tramas de las cuatro miniseries, cada una explorando un aspecto distinto de DC. Los guionistas logran hacer que este propósito no parezca forzado usando una buena estructura de misterio que engloba a todo el Universo DC y que es realmente el primer capítulo de una de las cuatro miniseries, mientras que las otras tres sólo tienen algo que se resume en “continuará en el nº1 de tal, pronto a la venta”. En cuanto a la historia… le pasa algo bastante polémico a un personaje de segunda. Normalmente esas cosas no son buenas, sobre todo últimamente, pero en esta historia se cumplen los requisitos para hacerse bien: Es muy apropiada para el personaje, las posibilidades que se abren son mayores que las que se cierran, es decir, no es gratuito, y es una historia que demuestra que los guionistas saben usar al personaje y demostrar porque funciona, redimiendolo después de haber pasado por mucha estupidez que lo devaluó como personaje. Otro personaje también sufre otros cambios polémicos, pero dado que es coherente con algunas de sus últimas apariciones, y que su creador le hizo a otros personajes lo que le han hecho ahora a este personaje, no sólo es justo, es apropiado. Se toma algunas licencias con los personajes y su historia, pero son pequeñas, sobre todo en comparación con Crisis de Identidad, que queda en ridículo en comparación con esto, por cierto. El resultado, al final del día, es una buena historia centrada en un personaje, con una trama de intriga inquietante y bien hecha, que sirve para hacer un tour apropiado del Universo DC que te lo presenta aunque no sepas nada, y que presenta una nueva amenaza (o varias) muy prometedora, para las miniseries, que da la verdadera sensación ominosa de que algo muy grande y muy importante está empezando a ocurrir en el Universo DC, delante de nuestros ojos, y que llega más lejos de lo que parece. En cuanto al dibujo, el especial está dividido en capítulos, cada uno con un dibujante. Cuatro de ellos son de lujo, todos participantes en alguna otra parte de este tinglado, y todos son muy buenos en su estilo: Reis, Morales, el neófito Saiz y por supuesto, Phil Jimenez. Lo único problemático es el maldito Ed Benes que queda increiblemente cutre, descuidado y feo en comparación, y cuyas chapuzas no pintan nada en el especial excepto para bajar la calidad general. Al menos el colorido vibrante le da un aspecto uniforme a la historia. Oh, y lástima de portada fea de Jim Lee que ni siquiera las pinturas de Ross pueden arreglar. En definitiva, un buen comienzo para la Cuenta Atrás a la Crisis, que abre el apetito para más, que quita el mal sabor de boca de esa otra mal llamada Crisis, y en general cuenta una historia intrigante y sólida de por si. Y es hasta barata. Muy Recomendado (9)


Daredevil Nº10:
Continua la última saga de Bendis en la serie. Lo mejor continua siendo la manipulación de Kingpin del FBI, Urich y la prensa y el público en general, para sus propios fines. Bendis le ha estado dando muchas vueltas al personaje durante su etapa, normalmente acabando mal para él, pero aquí demuestra su genio malvado. Por otro lado, están Daredevil y amigos (o mejor dicho, amigas, Matt acaba pareciendo Charlie con sus ángeles) tratando de hacer algo al respecto, que da para unas cuantas escenas decentes de desesperación. Termina con una pelea bastante violenta y relativamente bien hecha, aunque no muy original, contra un villano evidente pero apropiado. Y una resolución decente aunque mal preparada, pero que pone las cosas muy interesantes para el final. El dibujo de Maleev es menos oscuro que otras veces aunque sigue teniendo atmósfera, y es muy efectivo en algunos aspectos, pero otros, como los trajes de superhéroe, o la fluidez entre viñetas (los personajes parecen cosas estáticas que posan en vez de figuras en movimiento muchas veces) no se le dan muy bien. Recomendado (8)

Día de la Venganza: Primera de las cuatro miniseries de la Cuenta Atrás que van a parar a la Crisis Infinita, que llevan una de las tramas principales. El encargado de llevar esta es Bill Willingham, al que sus trabajos en el Universo DC no le han salido precisamente como Fábulas, aunque aquí al menos hace algo ligeramente más parecido a su fuerte que en Robin. Como las otras tres, sigue el mismo esquema: Son seis números tratando y remodelando uno de los aspectos del Universo DC (en este caso, los personajes mágicos), presentando alguna idea nueva para eso (en este caso el Shadowpact) y sólo atando la amenaza secundaria, dejando la principal (el Espectro en este caso) libre para que continue en Crisis Infinita y el especial correspondiente, con una sorpresa importante al final que también atraiga la atención y enlace con la susodicha Crisis. Lo de la conclusión aquí es muy importante saberlo de antemano: Si crees que el tomo va a tratar una historia cerrada sobre como los héroes detienen al Espectro, te vas a llevar una gran decepción. Eso no se verá hasta el especial crossover con Crisis, aquí lo más que llegan es a derrotar al cómplice de Espectro. El resultado es una historia que resulta un tanto insatisfactoria, aunque sepas de antemano que no va de derrotar al Espectro, sino de sobrevivir al primer ataque. La historia, como el título indica, es muy reminiscente del crossover del 99, Día del Juicio, que también tenía a un Espectro sin huesped manipulado por un villano místico y desencadenado, y tiene que ser detenido por una agrupación de héroes místicos. Diablos, la mitad del Shadowpact (Ragman, Encantadora y Diablo Azul) ya estuvo en aquella historia. Aquí, sin embargo, la historia se centra más en presentar al grupito que otra cosa, secundones a los que cae el papel de vencer al Espectro cuando los héroes famosos no están disponibles, lo que hace la miniserie un piloto de la futura serie en ese sentido. Willingham comete aciertos y errores en esto. Los errores son que no da suficiente información sobre los personajes cuando debe: Aunque al final de la historia cada personaje ha narrado un número y se ha presentado, eso no siempre pasa a tiempo. Diablos, a Nightshade no se la menciona por nombre hasta casi la mitad de la historia (y no ayuda para reconocerla que lleve un traje feo que sólo había aparecido una vez), Black Alice (un personaje que sólo había aparecido una vez en un número de Aves de Presa, maldita sea Planeta por no publicarla ni con esa excusa) apenas se presenta, y algunas cosas complicadas del pasado no se explican, o se dicen después de cuando hace falta.

Lo bueno es que Willingham hace un buen trabajo con los personajes. Las chicas son más o menos como siempre, pero Ragman y Diablo Azul vuelven a lo bueno de su concepto como mostró Johns la otra vez, Nightmaster es un personaje decente como mezcla de todas sus oscurisimas apariciones, y… lo más absurdo es el revival del Detective Chimpancé. La idea de un personaje inocente de la Edad de Plata transformado en un alcohólico depresivo suena a aberración de los 80-90, pero Willingham en vez de hacerlo para creerse adulto o serio, lo hace en su tono oscuro pero divertido, que es el que mejor se le da, y el resultado es un personaje bastante bueno, válido para ambos registros. Y en general, la visión de Willingham de los personajes mágicos de DC está bastante bien, y pese a que la Crisis es una especie de limpieza, en vez de matar gratuitamente, se dedica más a la renovación de viejos conceptos y presentación de muchos otros, aunque sea de pasada, como debe ser, aparte de los obligatorios cameos a patadas. Volviendo a lo malo, otro problema que tiene son los villanos. Si bien Willingham vende la idea de que el Espectro es un enemigo casi omnipotente e invencible, como debe ser, y que los protagonistas están hasta el cuello, el personaje en si, así como su aliado, están muy mal presentados. En vez de una fuerza de la naturaleza, el Espectro parece un niño quejica, el otro villano es simplemente malvado con un traje terriblemente hortera sin ningún atisbo de amenaza, y su relación es terriblemente inapropiada. Aparte de la retorcida justificación para que el Espectro esté de cruzada contra la magia, pero al menos eso tiene explicación. Y luego, la historia es repetitiva a veces, machacando demasiado con lo condenados que están, lo patéticos que son, lo borracho que es el Chimpancé, etcetera, y da muchas vueltas sobre lo mismo en argumento también, para tener que llegar a los 6 números. Y aunque hay muchos toques buenos por el camino, tampoco ayuda que la manera de vencer a los malos es un tanto arbitraria e inconsistente (como lo suele ser la magia, pero Willingham es más convincente en capítulos anteriores). Los acontecimientos que desembocan en Crisis son interesantes, y bien mostrados, al menos. En cuanto al dibujo, es el primer trabajo importante de Justiniano, que aunque es un poco inconsistente y suelto, tiene un estilo orgánico y fluido que le va bien al aspecto mágico de la historia, y aunque las escenas de batalla son un poco dispersas, no lo hace mal teniendo en cuenta todo. En fin, como historia cerrada, no funciona, pero como parte de una historia mayor, y como presentación del Shadowpact, si que cumple suficientemente. Recomendado (7)

Fábulas: Las Crueles Estaciones: Por fin se empieza a publicar Fábulas en condiciones, y cuando toca. Primero tenemos un número que se publicó a mitad de la Marcha de los Soldados de Madera, pero que se ha dejado hasta ahora por ser un número suelto para que Buckingham descansara. Cuenta lo que estaba haciendo Bigby durante su ausencia de un par de números en la saga anterior, aunque realmente, es un número suelto dedicado a Cenicienta, un personaje popular que ha hecho cameos, pero que aún no había sido explorado en la serie. Y le da un papel muy interesante y único en la serie, consistente con como está formada Villa Fábula y en cierto modo con los orígenes del personaje, aunque de una manera un tanto tangencial. La historia es de intriga, bastante bien hecha, con un par de giros inesperados, y aunque independiente, da pistas sobre el pasado y dirección de la serie. Y la frase de Bigby del final sobre los franceses es genial. Después tenemos otros dos números de los de descanso, esta vez un “Tiempos Pasados”, sobre las ya mencionadas aventuras de Bigby en la Guerra Mundial. Y realmente, es eso, una historia de guerra bastante convencional, con todos los elementos habituales, pero sin que ninguno (ni la acción, ni los personajes ni su camaradería) destaquen especialmente. Y los elementos fantásticos, cuando aparecen, juegan en contra de la historia. Como por ejemplo, un personaje misterioso que parece que va a ser una fábula conocida y termina no siendo nadie, o un personaje que amplía demasiado la definición de Fábula (o la del “mundo real” de la serie) y que resulta bastante chorra en el contexto de una historia de guerra que estaba siendo seria, y que ni siquiera se desmadra cuando pierde la seriedad. En cualquier caso, un experimento fallido. El dibujo de Tony Akins en las dos historias está bien, similar al dibujante regular, pero un poco más delicado y con menos toques personales, y adaptandose bien a los géneros. Por último está la saga del título, que es la que realmente avanza las tramas principales, en vez de ser de algún género concreto. La gracia es que cada capítulo corresponde a una estación. Y aunque tiene las consecuencias de la batalla reciente, se centra más en dos subargumentos anteriores: Las elecciones a alcalde, y el embarazo de Nieves. La primera va de política, y es de lo más divertido, tanto en las tácticas empleadas en las elecciones como en las consecuencias de tener que cumplir las promesas electorales. Además, como se veia venir el número anterior, todo esto significa cambios importantes en la configuración de Villa Fábula, que ponen las cosas muy interesantes, y a varios personajes en situaciones nuevas bastante chulas. La segunda parte es más un drama familiar, aunque acabe convirtiendose en una historia de detectives al final. En cualquier caso, tiene momentos muy buenos con varios de los protagonistas, que se nota que han recorrido mucho camino desde la primera historia, con una evolución lógica pero sorprendente. Además, en ambas partes están las semillas de nuevas historias intrigantes, y Bigby se queda con las mejores escenas, por acción o inacción, aunque practicamente todos los personajes tienen algún momento gracioso, y hasta se presenta uno bastante interesante. El dibujo de Buckingham es muy efectivo, pese a sus distorsiones, en mostrar la humanidad de los personajes, y por supuesto, los diseños curiosos y la bis cómica. Los experimentos no siempre salen bien, pero por lo general la serie sigue siendo tan buena como siempre. Muy Recomendado (9)

Green Lantern: Renacimiento: Por fin, en DC se deciden a arreglar a uno de sus personajes principales. Todo la franquicia fue aniquilada por uno de esos movimientos gilipollas de los 90 de destruir y cagarse en todo para llamar la atención, con el mayor asesinato de personaje que se ha visto, con la transformación repentina y absurda del Linterna Verde principal, Hal Jordan, en un psicópata asesino. Por estupidez editorial, en vez de haberse deshecho todo eso a los pocos años como pasó en otros casos similares, aún quedaba esa herida por cerrar, aunque guionistas recientes al menos se hubieran esforzada un poco en hacer al pobre sustituto, Kyle Rayner, en un personaje decente, y en recuperar parte de la mitología de la serie. Pero aquí llega Geoff Johns, que dado que ha arreglado villanizaciones varias en JSA, ha regenerado a los Titanes como si fuesen nuevos, y ha logrado desenredar el desaguisado de Hawkman, es la opción perfecta para arreglar esto, y desde luego, está a la altura de las anteriores y más. De hecho, se podría decir que es la historia definitiva de Linterna Verde, usando todos los elementos clásicos, explicandolos, remodelandolos y haciendolos chulos y prácticos para hoy. La idea central de la miniserie es redimir a Hal Jordan y recuperarlo como Linterna Verde. La primera parte era necesaria, porque era un crimen intelectual histórico que había que enmendar, y si bien la segunda no lo era, dado que al pobre personaje no le dejaban descansar en paz ni muerto, al menos ahora estará recuperado en condiciones. La explicación de la tontería de Parallax está muy bien llevada. Explica el cambio de personalidad total de Hal en aquellas horribles historias, exonerandole de sus crímenes, cosa necesaria, con una explicación que tiene mucho más sentido que la historia original, explicada muy claramente, usando muchos elementos de la historia del personaje (además, se nota que está muy pensada, porque hay cosas del pasado del personaje que no se mencionan que encajan bien con la explicación, como los varios cambios de bateria y anillo a principios de los 90) y dejando como resultado a dos villanos renovados y amenazadores, aparte de los héroes. Además, aprovecha para dar una explicación definitiva a como funcionan los anillos, las baterías, el poder verde y las debilidades amarillas, que aunque usa una entelequía, al final sale algo fácilmente utilizable y muy apropiado temáticamente.

Pero todas las explicaciones son sólo una parte de la mini, hay mucha historia aparte. Principalmente, Johns se mete en la cabeza de Hal, y explica bien quien es como persona, como héroe y como hombre sin miedo. Partiendo de un repaso a su orígen (que además da un simbolismo muy emotivo y significativo a su mítica chaqueta de aviador) hasta su retorno, Johns demuestra lo que muy pocos guionistas entienden, y casi ninguno muestra: Porque Hal Jordan no es un héroe genérico y aburrido, sino alguien único y muy chulo. Hal es el arquetipo DC del héroe sin miedo machote (los que solía interpretar Harrison Ford, ya sabes), algo arrogante, que se lanza a la acción sin pensarlo dos veces, la resuelve sin inmutarse, y se lleva a la chica. Y Johns lo deja clarísimo, más incluso que en Nueva Frontera, el otro sitio reciente donde pusieron bien al personaje. Pero no acaba ahí, Johns también presenta y caracteriza muy bien a los otros Linternas Verdes antiguos, metiendose también en sus cabezas y contando porque son diferentes unos de otros, pero buenos Linternas Verdes todos. Incluso si eres fan de Kyle Rayner, la historia no cae en la trampa de dejarle mal para que los antiguos queden mejor. Esa es la magia del concepto, y la gracia de los buenos guionistas que respetan la historia de lo que escriben: No sólo tiene Kyle un papel muy importante y único, es la primera vez en su historia que explican porque tenía que ser Linterna Verde, y la primera vez que realmente parece un buen Linterna Verde (Morrison le hizo un buen superheroe, y Winick un tipo creible, pero ninguno un LV, precisamente por empeñarse en la estupidez de que fuera el Linterna Verde) Además, hay muy buenas reflexiones sobre los temas de voluntad y miedo del concepto, de esas ideas y giros de frase ingeniosos que Johns hace tan bien, y un buen uso de personajes con relación tangencial a la serie como Flecha Verde, Alan Scott (el Linterna Verde original, que no es realmente parte de esto) y por supuesto, Batman. Y además de todo esto, es una historia de lo más chulo, que empieza con un toque de misterio, de algo terrible amenazador en ciernes con sensación de peligro y prisa, con toques de horror incluso, que se va desarrollando y transformando en una historia de acción en gran escala, todo con los increibles toques personales mezclados con la historia. Es glorioso, lleno de momentos de los de decir yujú (el juramento de los Linternas Verdes al final es sobrecogedor), al igual que el dibujo de Ethan Van Sciver (visto aquí en NXM, y que parece una mezcla entre Jimenez y Bolland), que es probablemente el más detallado e impresionante que verás en DC en todo el mes. Sus diseños y explosiones quitan el aliento, las composiciones y detalles están muy cuidados y hace cosas chulísimas con los constructos esmeralda, además de mostrar gráficamente las diferencias entre sus distintos creadores. Oh, y viene como extra un resumen de la propuesta de la miniserie de Johns, bastante instructiva. Es todo perfecto, y es una obra maestra en este tipo de historias de relanzamientos y reconstrucción. No sólo es una de las mejores historias de la franquicia, ha logrado relanzarla a límites de éxito y de creatividad mayores que nunca, y no estoy exagerando. Muy Recomendado (10)


Green Lantern Especial Nº1:
Con tantos meses para publicar cosas que han tenido, ¿Por qué demonios han tenido que sacar la miniserie prólogo y el principio de la serie regular en la misma semana? ¿No sería más lógico, menos confuso y menos abusivo dejar que hubiera algo de separación entre ambas? Al menos los otros muchos lanzamientos que iban a hacer sobre el personaje se han retrasado. Esto es el comienzo de la nueva serie regular del personaje, lo de Especial es porque sólo van a ser cinco números antes de reiniciar la numeración tras Crisis y así se distingue. Así que es la primera serie regular del personaje por aquí desde hace 18 años, lo cual es apropiado, ya que no ha sido tan buena como entonces hasta ahora. Este número lleva primero el Secret Files 2004 del personaje, que servía de preludio a la serie regular. La historia principal es una historia suelta de Johns sobre Hal y Kyle, que inicia una relación muy apropiada entre ambos, como partes de un legado que pueden convivir. Es sobre todo una historia personal sobre el pasado de Hal, muy bien dibujada por Darwin Cooke, que le da el toque nostálgico que tenía Nueva Frontera y que necesita la historia para funcionar. Una buena pequeña historia. Aparte, al final, vienen las habituales fichas de personajes de los Secret Files, informativas para nuevos lectores y que avisan de futuros villanos de la serie. Y luego comienza la serie de verdad, que ya es otra cosa. Johns está en modo presentación de status quo total, con una historia que no necesita saber de historia pasada, y que va sobre todo de introducir nuevos personajes y situaciones para Hal Jordan, que será el protagonista central de la serie (otros Linternas Verdes serán secundarios, o protagonistas de otras series). Son muy apropiados para el personaje, y le dan un tono distinto a otros protagonistas de la editorial, sobre todo la nueva versión de Coast City. Desgraciadamente, la historia no da mucho más de si que estas presentaciones. Al primer villano apenas se le ve, y no hay nada más en la historia más que los personajes diciendo hola, y ligeros toques de Hal reaccionando a sus situaciones. No es un mal comienzo, pero deja que desear, y más comparado con Renacimiento. Algo parecido pasa con el dibujo de Pacheco, que es claro y sólido, pero está menos cuidado que otras veces, y se nota una gran falta de detalle y de fondos en comparación con cosas recientes como Arrowsmith. Aún así, en guión y dibujo, es un comienzo por encima de la media. Recomendado (7)

Gregory Vol. 2: Tomo con las dos últimas novelas gráficas originales de la serie de Marc Hempel de finales de los 80. A decir verdad, es bastante peor que el primer tomo, que se vio aquí el año pasado. Primero son un par de historias relativamente cortas, con una demencia similar a las del primer tomo, sobre todo visual y un poco surrealista, pero se gasta rápidamente. Y luego ya viene una historia larga, que pese a la rareza del estilo y algunas de las situaciones y diálogos, tiene una historia más convencional de fondo, con su moraleja y todo. Aunque probar a cambiar está bien, el problema es que esa historia es bastante simple y bastante predecible, y se hace bastante repetitiva. Una pena, porque el primer tomo era delirante y muy divertido. El dibujo sigue siendo igual que antes, caricaturesco y extraño. Neutral (6)


JLA: Justicia y Libertad:
Esta es la última de la colaboraciones de Dini y Ross en formato gigante. Si ya hemos tenido una para cada uno de los héroes más clásicos de DC, ahora vienen todos a la vez, la Liga de la Justicia. Versión Edad de Plata, por supuesto (con el añadido moderno de Plastic Man, curiosamente), que es la que le gusta a Ross por encima de todo. Y si has leido o al menos ojeado los especiales anteriores, puedes hacerte una idea de cómo es este. Hay una amenaza que no proviene de un supervillano, y la Liga tiene que detenerla. Eso hace que tengan una serie de reflexiones sobre su lugar en el mundo y su relación con la humanidad, y alguna decisión difícil que sabes que acabará bien. Todo muy película para todos los públicos reconfortante, pero el estilo de dibujo de Ross es a lo que tiene, y lo que le mejor se le da. Queda todo muy heroico y más grande que la vida, y clásico a la vez. Es más o menos lo que puedes esperar de la colaboración, pero eso no es malo. Recomendado (7)

Jóvenes Titanes/Legión Especial: Otra cagada de edición de Planeta, porque esto va entre los nº16 y 17 de la serie regular, es decir, a mitad del nº14 español, que aún no ha salido. Por Dios, ¿tan dificil era publicarlo dentro de la serie regular? Dudo que venda más como especial aparte. O en su defecto, poner el nº16 en este especial, de manera que habría salido en orden, la saga del nº17-19 habría quedado en un solo número y habrían adelantado tanto como Outsiders, que es el objetivo. Así queda enormemente confuso, y porque si, cuando la solución era tan fácil. Resumiendo una situación complicada: Esto es un especial que cierra esta encarnación de la Legión de Superhéroes (no la original que se vio aquí hace años, otra que apenas se vio aquí un poco en la etapa Vid, que estuvo la última década), usando y cerrando de paso un subargumento de los últimos números, la aparición del Superboy del presente amnésico en el futuro en el que transcurre el grupo, y su tiempo como Legionario. El resultado es el cierre del bucle temporal que causó la situación (eso se explica en el número que aún no han publicado, gracias Planeta) y Superboy uniendo a sus dos grupos contra una amenaza de la Legión, apocalípticamente amplificada. Desgraciadamente, Johns y Waid tienen una tarea muy difícil entre manos, y no les sale muy bien. Sin contar a los villanos, tienen a tres docenas de personajes que manejar, en muy poco espacio, y se nota lo apelotonado. Además, tienen que servir a dos fines contrapuestos, y no cumplen bien ninguno. No despiden bien a esta encarnación del grupo, ya que haría falta mucho más espacio para hacerse en condiciones, y la gran mayoría de personajes no es ya que no tengan una despedida o protagonismo, es que ni hablan. Y por otro lado, apenas presentan bien al grupo a fans de los Titanes (o lectores españoles, para el caso), sólo lo mínimo para entender algo. Esto es en parte comprensible, total, no se les va a volver a ver, pero hace que algunos de los guiños y referencias inevitables no se entiendan. Y en el fondo, es una pelea bastante normalita con villanos muy poco desarrollados, que por mucho que digan que son tremendos, no se muestra tanto. Hay algunos momentos divertidos de interacción entre ambos grupos, y Brainiac 5, en cualquier encarnación o situación es genial en todos los sentidos, pero la historia en general es flojita. Además, el final es muy forzado, aunque el sentimiento de fondo sea bueno y necesario. El dibujo de Reis es bastante peor que el de costumbre, con demasiada rayita cutre, apelotonamiento y confusión, y el otro dibujante de la historia, Prado, es aún peor en esos estilos, con escenas de pelea confusas, caóticas y feas, y personajes no mejores. Al menos la portada de Jimenez es muy buena. Una mala despedida para esta Legión de Superhéroes, que de media fue muy buena y memorable, y una historia un tanto intrascendente para los Titanes. Con un epílogo interesante para estos que enlaza con la siguiente saga (y aparentemente hay una conexión entre HIVE y ETA) y otro epílogo confuso que indica algún tipo de cambio de planes. Oh, y no viene la preview de 8 páginas del relanzamiento de la Legión de Superhéroes, pero no se si es una indicación de que lo dejan para cuando publiquen la serie en su afán de lanzar todo tipo de cosas a ver cuales cuelan, o si indica que van a pasar, lo que tampoco sería mucha pérdida. Neutral (5)

Manhunter Nº1: No entiendo en que está pensando Planeta publicando esto. Publicando ya muchas series, y muchisimas novedades, que no es seguro que vaya a poder aguantar el mercado, pese a que en EEUU funcionan y los personajes o autores son medianamente conocidos, sacar una serie sobre un personaje nuevo, sin autores conocidos, que en EEUU está a las puertas de la cancelación. Especialmente teniendo series de éxito y calidad, con personajes medianamente conocidos sin publicar, como Aves de Presa. La idea aquí es crear a una nueva Manhunter, pero únicamente para que el nombre no esté desocupado, porque no tiene conexión con sus muchos predecesores. Hasta ahí bien. El problema es que el creador y guionista es Marc Andreyko, que, siendo generoso, no ha escrito nada bueno anteriormente. Así que el personaje resultante… se podría describir como una mezcla entre Daredevil y el Castigador, (abogada que mata a los criminales) aunque el mayor parecido es con un villano poco conocido de la Patrulla-X, el Ejecutor: Agente de la ley que usa armas recopiladas de superhumanos, principalmente una vara multiuso, para matar supercriminales. El resultado… es más o menos lo que puedes esperar de semejante idea. Andreyko parece que no capta la idea de que un justiciero asesino no es algo necesariamente bueno, así que lo que tenemos son esencialmente una historia estilo Castigador, pero con armas “molonas” (es decir, cosas de aspecto cutre noventero que hacen lo que le da la gana al guión), sin ningún ápice de humor o ironía, o de moralidad gris aplicada al personaje. Aparentemente, según la serie, tomarte la justicia por tu mano y matar a criminales que se han librado de una sentencia (por tu culpa, encima, por no ser suficientemente buen fiscal) no sólo es algo guay y aceptable, la gente que lo hace son personas completamente normales, mentalmente estables y sin ningún remordimiento. No hay ningún tipo de dilema ético o moral, ni siquiera el hecho de que esté contradiciendo el sistema de leyes que se supone que sigue. Por el amor de Dios, si hace 20 años tuvimos una serie en DC con esta premisa, que se llamaba Vigilante, y ya entonces, por simples que fueran los tiempos, se trataban los temas de dudosa moralidad de la premisa. Esto es un enorme paso atrás, que lo peor es que se cree un paso adelante. Es una de esas series modernas que se creen muy maduras por ser oscuras, lentas, con personajes duros y mucha violencia, pero en realidad, como muchas historias de Castigadores y asesinos varios, en su contenido es mucho más simplista que la mayoría. Los temas son inexistentes y bordeando el insulto a la inteligencia, los personajes están muy poco desarrollados, y los subargumentos personales son muy obvios, al igual que el diálogo. Lo único que se puede decir bueno de la serie es el dibujo de Jesús Saiz, que supongo que es el motivo principal de que estén publicando este lastre, y la verdad es que se merece el bombo que le dan. Dentro de un estilo ligeramente oscuro es sólido y hace bien la acción. Pero eso no justifica que publiquen tres números de esto al mes como serie regular, teniendo tanta cosa por publicar. Y lo peor es que pese a lo mala que es la serie, hay movimientos de Internet para que siga con vida, lo que es una prueba de que en Internet hay gente para todo, y que hemos llegado a un punto donde el hecho de que esas cosas ya ni sean una muestra de nada. Así que, para compensar esos movimientos, sólo cabe lanzar un llamamiento inverso: ¡CANCELAD MANHUNTER! No Recomendado (4)

Siete Soldados de la Victoria Nº0: Los 7SdlV eran un grupo de la Edad de Oro, que tuvieron una historia muy recordada junto a la LJA y SJA contra el Hombre Nébula en la serie de la JLA en los 70. En cierto modo, esto es un revival, con algunas conexiones (aparecen un par de ellos o parientes, y el famoso Neh-Buh-Loh, además de un par de referencias), pero lo que es realmente es el evento autoconclusivo modular de Grant Morrison. En su afán de innovar, lo que ha creado es un evento cósmico de gran envergadura, pero que no necesitas leer absolutamente nada de DC para entenderlo, ni tiene ninguna conexión directa con Crisis Infinita ni con nada. De hecho, la otra innovación es que puedes leer cada una de las 7 miniseries independientemente, (incluso muchos capítulos de las miniseries, si me apuras, aunque no se pueda intentar en la edición española) en cualquier orden, y tener una historia bastante completa. Pero en cuantas más partes leas, más interconexiones verás entre series, y más sentido profundo tendrán algunas escenas, frases o referencias, de manera que forma un intrincado puzzle narrativo, dandole un valor enorme a las relecturas. La idea es que se acerca una amenaza imposible (los Sheeda que ya presentaron en JLA Clasificado), y los únicos que pueden detenerlos y salvar el mundo son los Siete Soldados… la gracia es que no forman un grupo, sino que cada uno hace una parte individual de la misión, sin encontrarse ni saber que existen los demás, aunque sus acciones se influencien mutuamente. Es un planteamiento original y divertido. Además, otra gracia es que cada miniserie tendrá un género completamente diferente, muy notado por el dibujo, y la amenaza también tiene una forma diferente según el género, pero sin que las cosas dejen de encajar, y manteniendo los mismos temas en todas. Y todo desemboca en un especial final que enlaza y cierra las diferentes historias.

En cuanto a esto, es el especial que empieza la trama, donde se presenta un poco de que va, al menos en cuestión de temas, enemigos y el marco de la historia. Pero como se ve en la fantástica portada, no aparecen los 7 Soldados de las miniseries, sino otra versión del equipo, compuesta por uno de los Soldados originales y versiones nuevas de otros héroes de la Edad de Oro, cada uno una idea nueva. Y se aplica lo que he dicho antes: La historia se puede leer como una historia autoconclusiva, con un principio y un final, si quitas los intrigantes prólogos y epílogos que indican que esto es parte de algo mucho mayor (y referencias que parecerían poco importantes si no supieras que hay más, como el 7º soldado que se rajó, que sabes que se trataran en alguna de las miniseries) El género es una mezcla entre un western y terror (y los villanos se manifiestan de acuerdo a eso, como una leyenda terrorífica), y el tono es muy maduro, intrigante y reflexivo. Te sumerge en un mundo, el Universo DC, visto desde una perspectiva nueva, lleno de amenazas místicas en el desierto, pantanos encantados y héroes artificiosos. Es una historia original usando viejas cosas con nuevas ideas, con varias capas de significado por encima, además. Los temas de la serie se empiezan a ver claramente aquí: Los temas de culpa, redención y superación se ven en Vigilante y en Araña (y el hecho de que no se vean en los demás termina siendo significativo) y en cierta manera los de relación paterna-filial, en forma de los legados. Más importante, se ve en muchos de los protagonistas el tema de ver a los personajes fingiendo tener papeles que no son realmente, y como eso, según se haga, puede convertirte en un héroe o en un farsante fracasado, al igual que la idea de transformar lo mundano e insignificante en mitológico. Y más aún, se ve el tema de transformar los viejos conceptos superheroicos en algo nuevo, o alternativamente, de ser corrompidos por una transformación equivocada. Y el tema metaficticio se puede apreciar si ves todo el número como una metáfora de uno de los temas principales de Morrison en la serie y en general: Como las viejas ideas no se pueden seguir haciendo como antes (que se ve aquí en los protagonistas, que son todo viejos modos de hacer los superheroes, algunos precisamente corruptos: Revivals de la Edad de Oro y de Plata, perversiones a lo Chaykin, imitaciones tristes de fanboy, niñadas a lo Image y revivals modernos vestidos de cuero negro que se creen muy guays), y como hay que hacer cosas nuevas con ellos, como se verá en las miniseries. Pero todo eso son capas extras que no tienes que explorar si no quieres, te puedes quedar con que es una historia imaginativa y en un tono fuera de lo habitual con muchas ideas, una narración sólida y un buen final, que abre boca para una enorme historia que se va a ir desenvolviendo. Y por supuesto, el dibujo de JH Williams, del que no se pueden decir suficientes cosas buenas, y al igual que en Prometea, resulta ser todoterreno, cambiando de estilos como de camisa, pero manteniendo toques personales: La parte central de la historia es reminiscente de Moebius en Blueberry para que vaya con el tema del oeste, y las otras tienen otros estilos apropiados. Y siempre usando unas composiciones más creativas que practicamente ningún otro dibujante, definitivamente geniales. Como todo este comic, deja en ridículo prácticamente todos los demás de su estilo, pruebalo. Muy Recomendado (10)

Siete Soldados: Zatanna: Primero de los tomos que recopilan las miniseries, supongo que porque es de los pocos que están protagonizados por personajes establecidos, y el único medianamente famoso. Así, es prueba de que se pueden leer en cualquier orden. Según el orden de publicación original, varios de estos números iban detrás de otros de Caballero Brillante, y se notaba cierta continuidad entre ellos. Sin embargo, se puede leer y entender leyendo esto primero, o incluso leerse independientemente, aunque haya escenas que dejen preguntas. (Lo de Ali-Ka-Zoom y Don Vincenzo se ve más detenidamente en Caballero y en Guardian, por ejemplo) Pero cuenta una historia prácticamente cerrada sobre Zatanna, con un principio y un final claro, aunque la última página en vez de hacer de epílogo, abra de nuevo la historia para continuarla en el especial final. Esta es la miniserie que más conexión tiene con el resto del Universo DC. Eso lo que quiere decir es que hay una referencia indirecta a la participación de Zatanna en Crisis de Identidad y de Consciencia (pero tranquilo, lo único que debes saber es que está deprimida por haber hecho cosas muy estúpidas), una referencia a la Cosa del Pantano de Moore, y que aparece un desfile de personajes intrascendentes de rincones olvidados del Universo DC. Nada que deba importarte si no te van las cosas históricas, ni se nota. El género está vez es aventura mística, muy reminiscente del proto-Vertigo, los comics de superhéroes más maduros que hacían los autores británicos en los 80 y 90, y apropiadamente, la amenaza de la serie toma forma de una gran amenaza místico-cósmica que resulta ser un antiguo villano olvidado remozado. De hecho, toda la historia parece una reacción a Alan Moore, con Morrison tratando de hacer algo similar a él, pero mejor, y dejarlo en ridículo. No sólo se basa en sus historias y tiene un tono similar, sino que al igual que Prometea, la historia va en parte de dar una lección sobre como funciona la magia. A diferencia de Prometea, sin embargo, la explicación no es un tostón en forma de clase magistral sobre arcanos y desfasados conceptos, sino algo comprensible, divertido y que se aplica perfectamente a la historia que está contando, simplemente ver las cosas de una manera nueva. Y a diferencia de Prometea, el fin del mundo no se ve como algo inevitable, sino algo que como Zatanna dice, “no va a suceder mientras yo esté presente”. Por lo menos queda alguien que sabe hacer superhéroes al estilo moderno, que saben ser superhéroes.

Los otros temas se ven también claramente: Toda la historia va de Zatanna superando su depresión y culpa, a base de volver a ser una heroína y encontrarse a si misma, entrenando a la nueva generación, y apoyandose en el amor de su difunto padre, con el que depaso supera sus traumas paternos. Y el otro tema se hace explícito, con un villano que literalmente corrompe y reescribe personajes inocentes (y que casualmente, como dice Zatanna, “tiene una barba estúpida”… y sus enemigos son calvos, también casualmente). Debajo de eso hay una historia divertida y profunda de Zatanna tratando de recuperar su magia, sin tener que apoyarse en la muleta del hablar hacia atrás que hace cualquier cosa, hasta el final (y entonces aún sirve de manera simbólica y no como resuelvelotodo), y dandole lecciones de magia a su aprendiz, la adorable Misty, todo mientras visitan extraños lugares. Primero un viaje por dimensiones de alucine y los pozos de la depresión, mezclando lo cósmico y lo humano, con buenos cameos de personajes conocidos (la mejor versión del Dr. 13 que he visto). En segundo lugar, un enfrentamiento divertido con un elemental de lo más original, y un cameo genial del Fantasma Desconocido. Después el origen de Misty, que entronca más con la trama de los Sheeda y versiona apropiadamente cuentos clásicos entre otras cosas. Y termina en un combate cósmico de corte metaficticio, todo lo chulo que puede ser, con un final satisfactorio. El dibujo es de Ryan Sook, que hemos visto en su posterior Factor-X, pero esto es aún mejor. Su versión de Zatanna quita el aliento, y se divierte adaptando sus trajes a la situación. Otros diseños también son buenos, y en general sus personajes y narración son muy sólidos. Pero lo mejor es cuando le toca hacer composiciones de escenas y páginas creativas a lo Prometea, y le salen unas cosas maravillosas, que se complementan perfectamente con lo que pide la historia, y sale un resultado, bueno, mágico. Una maravilla, y desde luego va a dar ganas de comprar todo el evento. Muy Recomendado (10)

Spiderman Nº2: Parece ser que se han rendido y van a publicar el crossover como originalmente, un número de cada serie en cada mes. Mejor así, pero podrían avisar del cambio de planes en algún sitio. Este mes tocan tres números de Reginald Hudlin, lo cual es una idea que hace que quieras tomarte algún tipo de droga para de poder contemplarla bien. Y es tan malo como podías imaginarte. La idea del primer número es tener visitas a múltiples personajes Marvel para ver si logran solucionar el problema de Peter. Eso, por supuesto, hace que medio número se convierta en un anuncio del Pantera de Hudlin. Lo cual no sería un problema, ya que tiene sentido, si no fuese por lo rematadamente estúpida que es esa serie. Así que es básicamente lo que tenemos son estereotipos africanos, mucho “oh, como mola Wakanda” pero por elementos superficiales y tontos, y a T’Challa actuando como un macarra que dicen que es un genio en vez de hablar como un verdadero genio. Luego también visitan a Bruce Banner, y Hudlin no parece haberse enterado de que el Hulk actual no es el monosilábico clásico. Y así. El dibujo de Wieringo es quizá demasiado colorido y animado para una historia con tonos fatalistas, pero es bueno en general. Y luego está la segunda historia, donde la serie logra sacar algo significativamente más estúpido que los clones verdes de hace unos meses, que ya es difícil. Tiene a Tia May en una armadura de Iron Man. Si, en serio, has leido bien. En una historia que intenta ser tremendamente seria, nos traen a la Invencible Tía de Hierro. Me fallan las palabras. La explicación es para una escena que se supone que es emotiva, pero es bastante tonta también cuando lo piensas, sobre todo si has leido la etapa de JMS. Tiene más escenas que se suponen emotivas, y algo de eso son, pero dadas las circunstancias, es a la vez fácil y falso, y no quita la tontería. El dibujo sigue siendo de negro de un chorizo, y además malo. Por último, después de cinco meses haciendo tiempo a que empiece la historia de verdad, Hudlin por fin empieza la historia de verdad. Supongo que pensaron que pedirle tres números de relleno era demasiado, y aparentemente, Straczynski ha ayudado a hacer el número, porque sólo él puede hacer las partes importantes de su historia. El caso es que lo que tenemos es una secuela de la primera saga de JMS, el combate entre Spiderman y Morlun, y… es exactamente eso. Lo mismo que la otra vez, en un solo número, y con un final distinto. No es una mala pelea desesperada con narración acorde de Peter, pero si leiste la original, no hay nada nuevo hasta las últimas escenas. Y el dibujo de Deodato es bastante inferior al de Romita, sobre todo en anatomía y movimiento. El final puede resolverse de muchas maneras distintas, pero dado que esto es un crossover, y que está teniendo la calidad de los que tenía en los 90, se puede esperar lo peor. Evitar a toda costa (1)

Superman: Día de la Venganza: Otra víctima de sacarlo todo apelotonado, otra genialidad de Planeta. No sólo tienes que leer esto antes de Día de la Venganza, que sale a la vez, tienes que leerlo después de Crisis de Identidad, cuyo final aún no ha salido, porque chafa enormemente el final. Que listos que son, sacarlo todo a la vez con prisas en vez de darle su tiempo. La otra opción, por supuesto, es pasar de este tomo, porque no es más que un sacacuartos. Estos son los números de un mes de cada serie de Superman, a modo de crossover con el mismo equipo creativo, como una especie de prólogo a Día de la Venganza. Y aunque pasa una cosa importante que enlaza uno de los villanos de la miniserie con su última aparición, y alguna otra pista, no es nada que no se resuma luego, y se haga mejor. Porque esto está escrito por Judd Winick, que estaba ya en plena degeneración de sus facultades como escritor, y se nota. No hay ni un solo toque de ingenio en toda la historia, aparte de que siendo una gran pelea, es todo lo contrario de lo que se le da bien. Lo que es es un montón de relleno y de hacer tiempo y de sacar dinero por el cartelito de “Dia de la Venganza” en portada, porque el contenido del tomo cabe en una servilleta. Es casi todo un montón de tortazos que no van a ninguna parte, con una versión del villano bastante patética en comparación con sus apariciones recientes, y peleas entre Superman y un robot y entre Superman y Capitán Marvel que aunque justificadas por el argumento, son aburridisimas y los personajes son reducidos a su estereotipo. Oh, y aparentemente la idea del Espectro ofende las sensibilidades ateas/agnósticas de Winick, y cuando cuenta su origen y el del villano, decide ignorar toda la mitología judeocristiana en la que se ha basado durante 65 años y la sustituye por un equivalente agnóstico… lo cual no deja de ser estúpido y ridículo por problemático que sea tener la mitología cristiana como verdadera en el Universo DC (que lo es), ya que el personaje va, y siempre ha ido, de eso, y no funciona bien sin su parte religiosa. Y el final es para pegarse de cabezazos contra la pared, pero no es culpa de esta historia en si. Para terminar la gracia, el dibujo es de uno de los crios de Jim Lee de los 90, Ian Churchill, descongelado para el revival del dibujo-mierda actual, y nos refresca la memoria con su desconocimiento de anatomía o criterio a la hora de dibujar. Por muy coleccionista y enganchado al crossover que estés, estarás mejor si evitas esto. Evitar a toda costa (2)

X-Factor Nº2: La serie sigue pareciendose a Angel más de lo que debería. Esta vez es toda la manera de comportarse de Investigaciones Singularidad, que es terriblemente similar a Wolfram & Hart, y también lo es la manera de defenderse de un asalto de Factor-X. Más aún, el interés de IS en Factor-X es prácticamente la misma idea que la del de W&H en Angel, pero con el Dia M en vez del Apocalipsis. Al menos los jefes de la compañía parecen ser una idea distinta y que se va a desvelar más rápidamente. El paso de Rictor del más inútil a tipo duro chulo también es reminiscente de lo de Wesley. Todo buenas ideas, pero realmente, son demasiados parecidos para seguir pareciendo coincidencias, y en cualquier caso, esa historia ya se ha contado, y se que PAD la conoce, así que más le vale que se acaben los parecidos. El número presenta la nueva misión del grupo aparte de la obvia de ser detectives… y tiene el problema de que está relacionado con la gran tontería del Dia M. Más aún, relacionado de una manera muy puñetera por un lado. Y por el otro, es bastante apropiada, pero infinitamente menos interesante que la premisa original de detectives de mutantes. Siguen siendo detectives y en este número tienen un caso y todo, pero no es tan interesante como podría ser. Lo mejor sigue siendo la interacción entre personaje, muy divertida, y al estilo David, revelando poco a poco cosas más serias de los personajes. Y está empezando a hacer interesante a Layla Miller, cosa que parecía imposible dado lo absurda que era en Dinastía de Mierda. (Eso si, aunque criticar Diezmados está muy bien, criticar el nombre no va a ninguna parte, porque se suele usar más por el significado que han usado que el original) Sin embargo, ya empieza a haber problemas con el dibujo, porque Sook sólo hace una pequeña parte del número, que está muy bien, y la mayoría es de Sergio Cariello que es más normalito y hace que parezca que las luces estén apagadas en vez de que haya una ambientación sombría, lo que lo hace más confuso. Y ninguno de los dos sabe dibujar bien la forma intermedia de Rahne. Recomendado (7)

X-Men: Genesis Mortal Nº2: Como muchos comics de Marvel ahora mismo, especialmente los muy publicitados y escritos por niños bonitos de los editores, las cosas van demasiado despacio y probablemente podrían contarse en menos números. En este número, la trama apenas avanza. No se dice practicamente nada nuevo del villano misterioso, excepto que es poderoso y vengativamente malvado, lo mismo que la otra vez, y su plan malvado apenas avanza. El resto es ver a los demas Hombres-X reaccionar ante lo que está pasando con distintos níveles de histeria. No está mal hecho, pero tampoco suficientemente bien para compensar el avance lento. Y el final… ¿otra vez, Brubaker? Veremos el próximo mes. El dibujo de Hairsine es bueno, pero demasiado oscuro y suelto en comparación con otros trabajos anteriores, parece un dibujante inferior. La historia de complemento vuelve a ser una historia corta de presentación de un personaje, y está bien para lo que es, simple pero con cosas curiosas. Hay una cosa que puede parecer un error, pero como el mes pasado, es una pista, que en conjunción con alguna otra y el título/misión de la miniserie, empieza a hacer que el misterio, que es lo más atractivo de la mini, se aclare. El dibujo es competente. No Recomendado (4)

Y eso es todo de momento. Nos vemos la semana con más Bucky Zombie Cyborg en Capitán America, cosas sobre orígenes en Jóvenes Vengadores, los Shi’ar en Ultimate X-Men y más melodrama y angustia vital en New X-Men. También tocan tomos, como el Año Uno de los Vengadores, y probablemente a la LJA contra sus contrapartidas malvadas. Y quizá más cosas de DC, como el final de Crisis de Identidad, si es que no te lo has chafado. Creeme, desearás haberlo hecho y evitarte el dinero. No faltes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: