Semana del 18 al 24 de Diciembre

24 diciembre, 2006

No ha sido una buena semana para mi, no en cuestiones de comics ni personales.

[Suenan villancicos a elección del personal]

Hola a todos, Feliz Navidad (O Solsticio de Invierno, si quieres) a todos. Por una vez, las reseñas salen en la semana que tocan. Consideradlo un regalo de Navidad para vosotros. Esta semana, además de parte de las series mensuales de Planeta, y algunas de las novedades que se dejaron de Expocomic, nos ha sorprendido que ya han salido las primeras cosas de Panini de 2007. Está bien que quieran distribuir la salida de sus comics para que no salgan todos apelotonados como al principio, pero esto es pasarse. O es que se les ha estropeado el calendario. Bueno, realmente da igual, mejor eso que retrasarse, pero es extraño. Oh, y el recuento de reediciones frente a nuevo es de 11 a 3.

Nada más que decir por esta vez, tampoco tocan nuevos comics americanos. Tal vez la semana que viene. De todas maneras, mantened los ojos en la página. La Guía de Lectura de Crisis sigue estando ahí, y no tardará en actualizarse para enero. Y tras las reseñas de la semana que viene vendrá la Retrospectiva 2006, así que id preparandoos.

Esta semana:


Batman Nº7:
Buena solución por parte de Planeta, por una vez. Como los números que tocan de las series regulares aparecen en Juegos de Guerra, y no pueden seguir con los siguientes porque reventarían el final (que ya ha sido reventado en otras cosas que han sacado fuera de tiempo, pero bueno), tocan tres números de la saga de Detective Comics escrita por David Lapham, que transcurre antes de todas las movidas de ahora, de manera aislada. Así que si quieres leer una historia larga autoconclusiva de Batman, estos números son lo tuyo. Porque, sin ser maravillosos, son mejores que practicamente todo lo que hemos tenido últimamente, simplemente por hacer bien lo básico. Lapham hacía mucho que no hacía nada con superhéroes, desde sus comienzos en Valiant, pero se especializa en crimen con Balas Perdidas, que es apropiado a esta serie, de todas maneras. Es una historia bastante tradicional de Batman, actuando de manera seria y efectiva, pero sin ser un cretino absoluto como últimamente, que es de agradecer. Tiene una trama de criminales, con apariciones apropiadas de varios villanos clásicos del personaje, que está bien llevada. E intersecciona a veces con historias de gente más normal que se ven involucrados en la caza de Batman de los malos. Como ya he dicho, nada fuera de lo común, pero bien hecho, que es bastante. Dibuja Ramón Bachs, siguiendo bocetos de Lapham, y el resultado es algo con bastante aspecto de crimen callejero, pero sin que los elementos fantásticos estén fuera de lugar. Recomendado (7)


Batman: El Anillo, la Flecha y el Murciélago:
La novedad de Planeta que no se sabe porque demonios publican, habiendo cosas interesantes que no publican, y publicando ya demasiadas cosas en general, de este mes. Esto son dos historias intrascendentes (y en breve se volverán mucho más irrelevantes) de finales de los 90, sacadas de las dos series de Leyendas: Del Universo DC, y del Señor de la Noche (O Caballero Oscuro, lo que sea). Lo cual quiere decir que son historias del pasado que no son necesariamente canónicas (de hecho, no suelen serlo, aunque dado que escribe Denny O’Neil, seguro que en su mente eran la verdad absoluta) La idea es que son los primeros encuentros de Flecha Verde con Linterna Verde y Batman, respectivamente. Así que el título es, por supuesto, engañoso, ya que Batman ni aparece en la primera mitad de la historia. Esa tiene a los dos héroes verdes encontrandose en uno de esos paises tercermundistas genéricos que tanto le gustan a O’Neil enfrentandose a terroristas o traficantes genéricos que tan modernos parecían hace 30 años. La sorpresa agradable es que O’Neil no escribe a Hal Jordan tan horrorosamente mal como en la serie original, ya que no es un pardillo dubitativo al que Oliver tiene que enseñarle como hacer las cosas bien, sino que está bastante más equilibrado entre ambos personajes, sin que ninguno de ellos tenga una caracterización que llame mucho la atención. Ni la historia llama en nada la atención, la verdad, es un team-up genérico, con villanos genéricos, con la interacción justa y mínima, todo hecho con plantilla practicamente. La otra sorpresa agradable es que dibuja Greg Land cuando dibujaba de verdad, en vez de copiar fotos de revistas. El resultado es mucho mejor, con personajes con caras normales, y poses naturales y apropiadas para la historia, con movimientos fluidos, y que no parece hecho con el Photoshop, en general. La segunda historia tiene a O’Neil escribiendo a Batman en los 90, lo cual trae horribles recuerdos de su reinado del terror de “Batman es un gilipollas sin emociones y es una leyenda urbana” del que estamos empezando a librarnos ahora. Y efectivamente, lo escribe como un gilipollas abrasivo y borde. Por lo demás, volvemos a lo mismo, historia de team-up genérica escrita con plantilla, esta vez a nivel callejero contra criminales normales. Nada que decir sobre los personajes ni su relación más que lo más obvio. Además, el dibujo de Sergio Cariello es bastante mediocre en el estilo de DC de los 90. No es tan malo como otras cosas de O’Neil, pero es más aburrido a cambio. No Recomendado (4)


Batman: El Contraataque del Caballero Oscuro:
Realmente no se que decir, ya que es muy dificil comentar un comic tan esquizofrénico como este. Hice largas reseñas de los tres números cuando salieron originalmente, buscadlas si os interesa. Pero vamos, Miller mezcla grim ‘n gritty con resurgimiento de la esperanza. Redime personajes clásicos, y se caga en ellos. Trata de hacer cosas nuevas, y acaba copiando a Kingdom Come. Trata de dar realismo con la sátira política, pero buena parte de la historia se resuelve con un Deus Ex Machina. Algunas escenas quedan muy chulas, y otras son ridiculamente deformes. Y empieza bastante bien, y acaba siendo un desastre. Hay que verlo para creerlo. Por supuesto, como secuela es vergonzosa, pero eso era de esperar. Y al ser edición Absolute (mira que no hay montones de comics que merecen más el tratamiento) lo que hace es que el dibujo cutre se ve mucho más grande. Y los extras son, literalmente, montones de rayajos que se supone que son bocetos. No Recomendado (4)

Batman: Juegos de Guerra Nº1: Toca crossover a lo grande entre todas las series de Batman y familia, durante nada menos que tres meses. Como hay pocos crossovers ya en activo. Así que si estabas siguiendo la serie regular, y tienes la paciencia, continua en esta miniserie. Los crossovers de este estilo suelen ser una mala idea, entre otras cosas porque cortan los argumentos regulares de cada serie durante tres puñeteros meses para perder el tiempo en la idea feliz que se le ha ocurrido a otro, si es que es una persona. El resultado, además, suele ser bazofia, como los que había en los 90, e incluso en los mejores casos como el reciente Bruce Wayne: Asesino/Fugitivo, duraban mucho más de lo que debían, y tocaban más las narices de lo que justificaba la poca historia. Y esto… es algo similar. La idea es una guerra de bandas a lo bestia, con Gotham como campo de batalla. No es mala idea, y justifica que los distintos personajes se vean implicados. El problema está en que es un crossover, y que se extiende por 7 series durante 3 meses, con un montón de guionistas. Así que es mucho dar vueltas, sin que realmente haya una historia que avance en serio. Hay subtramas que avanzan aquí y allá, normalmente personales como las de los dos Robins (de manera bastante predecible, por otro lado) o la revelación bastante preocupante sobre que ha causado la guerra, pero lo que es la guerra, apenas avanza en todo el tomo, es sólo facciones y más facciones disparandose entre si, con la enorme Batfamilia extendida atrapada en medio. Es similar a la Canción del Verdugo y crossovers así, con una premisa muy ligera, que se rellena a base de tener a los protagonistas y villanos yendo de un lado para otro y enfrentandose entre si en varias combinaciones hasta que toque la hora de resolverse la historia. A veces, esas peleas son relativamente entretenidas, como en algunos capítulos de aquí, (Catwoman de Brubaker, por ejemplo) pero a la larga, se hace repetitivo. El dibujo es de lo más variado, aunque predominan estilos un poco deformes y caricaturescos que no le pegan a una historia de este estilo. Si no eres muy fan de las series de Batman/completista, puedes pasar. Neutral (6)


Crisis de Identidad Nº3:
Que vergüenza sacar un comic cuya portada homenajea un comic de hace 20 años (el de Nuevos Titanes, casualmente a la venta esta misma semana) y que aquel sea infinitamente mejor. La mayoría de las veces, las historias de misterio viven o mueren dependiendo del final, de si la solución resuelve todo y tiene sentido. Esto es, en el fondo, una historia de misterio, y tiene uno de los finales más estúpidos que he visto en mucho tiempo. Al menos Metzler juega limpio en algunos aspectos, el asesino había aparecido y hasta cierto punto, la motivación, movil y arma, también. El problema es que no tiene ningún sentido, ni aplicado a ese personaje, ni en general aplicado a un personaje si esperas que actue de una manera coherente y con sentido. Es el final Vengadores Desunidos, donde el malo resulta ser un personaje que llevaba cuerdo muchos años, y ahora resulta que siempre ha estado loco, y convenientemente puede actuar como una persona completamente cuerda durante mucho tiempo, menos cuando no le conviene a la historia. Y si la motivación no tiene sentido, ¿Qué más da? Está loco, no hace falta que tenga sentido. Eso no es manera de escribir un personaje, usar “locura” (que no funciona así realmente ni por asomo) como justificación para que un personaje haga lo que le convenga al guionista, y no se puedan sospechar sus razones, porque no tiene. Aparte de que se basa en una premisa que hace referencia a comics antiguos, de manera que los contradice absolutamente, que es lo peor que puedes hacer en esos casos. La motivación para matar a Sue, por supuesto, no tiene ningún sentido, pero es que ni siquiera dentro de la lógica retorcida de esta historia. La pista por la que descubren al asesino es una ridiculez, y la explicación de porque estaban buscando la pista falsa… mira, si la explicación de algo incluye la frase “Fui a hacer una visita, y llevé un lanzallamas por si acaso”, una de dos, o el guionista es gilipollas, o está tomando por gilipollas a los lectores. Tres cuartos de lo mismo con la manera de colarse en la casa de Sue. Tanta mierda de pruebas que se suponía que habían hecho en el primer número, y la manera deja un rastro que cualquier persona con dos dedos de frente, ya no detectives, habría mirado los primeros. Y aparentemente, los mejores detectives del mundo no se dieron cuenta. Hay que ser gilipollas. Oh, y el otro elemento importante del misterio, el como sabía la identidad secreta de los héroes… era imposible averiguar quien era por eso. No sólo porque Metzler reescribe la historia pasada de los personajes sin avisar, de manera que se supone que el personaje no sabía las identidades según todas las historias escritas en los últimos 20 años, pero en esta miniserie resulta que siempre las ha sabido, sin avisar. Esa manera de actuar tiene todo lo malo de la continuidad que se crítica a veces: Una historia que depende de haber leido historias anteriores, donde te perjudica tanto haberlas leido, como no haberlas leido. Pero más grave aún, es que creas o no que sabe algunas identidades, es imposible que una en concreto la sepa, por cronología misma que menciona esta saga. Y aún así la sabe, de manera que no tiene ningún sentido, a menos que asumas que Batman habla de identidades secretas con gente a la que apenas conoce, lo cual es de un imbécil que asusta. Y en general, toda la resolución del misterio, que además es terriblemente anticlimática, es imbécil, y catastroficamente mal hecha, sin ni siquiera contar el daño que hace a un personaje.

En cuanto al resto del número… empezamos con la muerte de manera totalmente gratuita de un personaje que no había aparecido hasta dos páginas antes. Y no es que sea un personaje de tercera, es uno bastante conocido. Es una manera increiblemente cutre e indigna de morir de un personaje que tiene cerca de 30 años de historia, de cualquier manera en una historia que no viene a cuento, y encima de manera que demuestra que el autor no tiene ni idea de cómo funcionan los poderes del personaje. Esta mierda se critica mucho a Marvel, pero aquí también la hace DC. Después vienen más muertes. Al menos esta vez son de personajes de los que se ha contado una historia en esta miniserie, de manera que es apropiado para la historia, y cuyas muertes al menos van a dar partido para futuras historias en otras series. Además, dada sus historias, no es del todo inapropiada como final para sus historias. El problema (aparte de que uno de ellos es un personaje secundón querido, que al igual que Sue, merecía algo mejor que morir en esta mierda de miniserie, pese a todo) es que la escena donde mueren es bastante estúpida una vez piensas un poco, y depende completamente de que los personajes actuen arbitrariamente en un plan demasiado rebuscado, para que además el villano parezca un genio en vez de alguien que tiene mucha chiripa. La manera de contarlo de Metzler le añade suspense y drama, pero sólo funciona si lo que estás leyendo no es una tontería. Luego, eso si, al margen de tanta tontería, hay una serie de escenas muy buenas de héroes DC reaccionando y recordando tragedias, que están muy bien hechas, aunque también dependen de que el lector sea familiar con las historias de los personajes para el efecto emocional máximo. Y ahí acaba lo bueno, porque toda la conclusión es digna del museo de los horrores. La revelación del villano, estúpida como ella sola, es anticlimática. Y lo resuelven fuera de pantalla, de manera que es a la vez completamente inhumana y cruel por parte de un héroe, y a la vez, increible e insoportablemente gilipollas por su parte, de manera que deja a toda la comunidad heroica expuesta a un peligro enorme. Para terminar de arreglarlo, esa escena con Metzler librandose de manera confusa, absurda y gratuita de otro héroe muy importante, sin apenas explicación. Luego está una revelación que básicamente hace de algunos de los principales héroes de DC unos cobardes, miserables todo-menos-héroes inmorales, y todo por una tontería que le apetecía al guionista. Manda huevos. Y luego está el hecho de que la puñetera historia apenas termina. ¿Todo el rollo de la importancia de las identidades secretas? No sólo no va a ninguna parte, sino que los personajes han actuado en esta serie de manera mucho más descuidada con sus identidades secretas que en toda su historia, para justificar la estúpida idea de Metzler, o algo. ¿La idea de la confianza entre los héroes y sus secretos? No concluye, se deja abierta sin que llegue a ninguna resolución, con la esperanza de que se trate en otras series. ¿La madre de Boomer Jr? Tres cuartos de lo mismo. Ni siquiera funciona como historia cerrada, ya tiene narices.

Así que, recapitulando. La gran miniserie que lo cambia todo y será el comic importantísimo es una historia que se basa enormemente en conocer historias anteriores para que tenga gracia, y a la vez contradice y se caga en esas historias anteriores. Mata a un montón de personajes gratuitamente, y a los que no, los convierte en escoria. Tiene la resolución de un misterio más estúpida y tramposa en bastante tiempo. Y ni siquiera se resuelve apropiadamente. Y encima, ideas de esta mierda van a pulular por toda DC durante un año. Hay que joderse. No se quien es más incompetente, si Metzler por escribir semejante bazofia, o el editor jefe, Dan DiDio, que es el que propuso la idea de una miniserie que matara gratuitamente personajes y le diese un tono oscuro y pasado de moda hace años al Universo DC. Alguien con esas ideas no debería ser editor, debería ser conserje (pero, hey, eso que tiene en común con su equivalente en la competencia) Lo único consistentemente salvable (porque si, ha habido alguna cosa buena en la miniserie, Metzler sabe escribir diálogos y dar buen ritmo dramático a sus historias… lastima que sus argumentos e ideas sean de los más despreciables que hay en comics) de la miniserie es el dibujo de Rags Morales, que ha demostrado que merece ser una estrella, con un estilo sólido superheroico, con mucha fuerza en momentos dramáticos personales y acción heroica, y talento para diseños y composiciones. En fin, esto ha sido importante para el Universo DC, por desgracia, pero puedes prescindir de la mini y leerte un resumen (Ver otras secciones del Cuarto Muro, ejem), porque como historia es patética. Evitar a toda costa (1)

Hellblazer Nº14: Esta vez escribe Morrison, ya que todo guionista británico está obligado a escribir una historia para esta serie, según parece, así que toca echar un vistazo. A decir verdad, los números con Morrison como invitado nunca son tan buenos como sus miniseries o etapas, pero algo es algo. Como buena historia de Hellblazer de la época, toca un tema serio de la época (en este caso, el miedo a la Bomba) y lo mezcla con terror, ambiguamente mágico, con Constantine como espectador. La fórmula básica de la serie, vamos. Aún así, Morrison la sabe hacer bien, captando el horror que había en el ambiente sobre como esa fuerza destructora podía acabar con todo en cualquier momento, lo que lo hace un tema muy bueno para la serie. Y luego, captando el horror también de lo que podia pasar si la gente se enterase de que el mundo se va a acabar y diese rienda suelta a todo, aunque eso último está más visto en series de este tipo. Bueno, con algunas ideas más burras o absurdas, al estilo Morrison, claro. Y con el final amargo habitual de la serie, que queda bien. Buen dibujo de David Lloyd, el de V de Vendetta, que le va muy bien a la serie. Muy Recomendado (9)

Johnny Nemo: Una de las extrañas publicaciones ocasionales de Recerca, en este caso un comic de una antigua antología británica de los 80, reeditado no hace mucho en EEUU, escrito por ese rebelde ingenioso que es Pete Milligan. Aunque no es de 2000 AD, la verdad es que la tira tiene mucho en común con lo que suele hacerse por allí: Por supuesto, es en una ciudad futurista y enloquecida, con protagonistas muy duros. En este caso, es una historia de detective privado duro, sólo que con la gracia de que es en el susodicho futuro, y que en vez de tener el tono oscuro e introspectivo de la mayoría de estas historias, tiene el humor cínico de Milligan de fondo. Los casos incluyen investigar monjas explosivas y preservar la virginidad de la hija de un cliente. Te puedes imaginar la clase de humor, y de historia, que surge de esas premisas. Normalmente, con el protagonista metiendose en fregados de lo más desmadrados y absurdos, y librandose de ellos a base de disparar a todo lo que se mueve. Y así es este comic. Es un comic de burradas divertidas, que aunque no es precisamente profundo, tiene el toque Milligan donde se nota que es perfectamente consciente de lo chorra que está haciendo, y lo hace a propósito y se divierte con ello, y desde luego, divierte al lector. El dibujo en blanco y negro es de Brett Ewins, colaborar de Milligan en Bad Company, entre otros seriales de 2000 AD. Es muy británico de esa vieja escuela, y por tanto, este tipo de historias las clava. La última es de Dillon, que hace su buen trabajo de siempre. No se si el público objetivo de estas cosas se enterará de su existencia (a mi casi se me pasa), pero seguramente le divertirá bastante. Muy Recomendado (9)


Jóvenes Titanes Nº14:
Por culpa de las chapuzas que hace Planeta, tenemos una historia que comienza en el primer capítulo de este número, termina en un especial que salió hace dos semanas (si tienes suerte y ha salido donde estás) y luego continua en el segundo capítulo. Y digo yo, ¿no habría sido más fácil sacar dos números de la serie este mes, como han hecho en Superman, y poner el primer capítulo de este número junto el especial en el primero de ellos? Así habría salido todo en orden, juntito, y hasta podrían haber adelantado aún más la edición, publicando la saga entera de tres números que así se ha quedado partida en dos ahora y uno el mes que viene. O si querían conservar una novedad del Salón más, por su obsesión irracional por tener en cuantas más mejor, haber publicado el primer número dentro del especial, tanto daba. Pero no hacer esta horrible chapuza. Porque además, la situación es confusa hasta leyendo en orden. Recapitulando: Varios meses antes, el Superboy del presente aparecía en el futuro de la Legión de Superhéroes, sin recordar exactamente cómo y cuando había llegado allí, y se quedaba mientras tanto en el futuro, para poder tener a Superboy con la Legión de Superhéroes como antaño. Una buena versión de un elemento clásico, que dio para algunas buenas historias. El caso es que cuando la serie fue cancelada, se dejó el cabo suelto sin resolver, y ahora se aprovecha para cerrar el círculo, con Superboy marchandose para aparecer en esas historias, y volver tras ellas. Así que buena parte del primer capítulo es preparar ese cambio, y luego el team-up con la Legión, para ir a parar al especial. Hay unas escenas monas al principio, y luego interacción divertida con la LSH al final (mejor que la mayoría de la que hay en el especial, se nota quien tenía más mano en aquella historia), pero poco más, es poquita historia. Y el chiste de “no, no son los Fatal Five, son los Fatal Five Hundred” no se puede traducir al español, y el resultado son diálogos que no tienen mucho sentido, no es que quedara demasiado bien en el original.

De vuelta de eso, toca una de esas historias donde los protagonistas viajan a un futuro posible. Johns tiene un giro a esas historias, ya que no es un futuro post-apocalíptico, sino uno bastante estable… lo que no quiere decir que sea un buen futuro. Así que la historia tiene dos puntos fuertes: El ver como han cambiado las cosas en el futuro, y el ver como reaccionan los Titanes ante esos cambios. La primera muchas veces son montones de cameos y guiños sobre personajes y elementos varios, para que los que los conozcan (a decir verdad, la mayoría son bastante conocidos si eres fan de los Titanes, y muchos con haber leido esta serie y un poquito de DC), y divertirse viendo como están cambiados o en situaciones nuevas en ese futuro. Pero por otro lado, teniendo en cuenta que Johns escribe a la larga, y tiene enlaces en muchos aspectos del Universo DC, es perfectamente posible que algunos o muchos de esos guiños sean pistas de por donde van a ir los tiros con multitud de personajes en el futuro, haciendo que no sólo sea un desfile de ingenio, sino un juego de intriga, de adivinar que cosas van a pasar, y de poner las semillas de argumentos futuros, todo a la vez. La otra es la que es más seria, ver como los protagonistas reaccionan ante lo que se han convertido en el futuro, basandose también en subargumentos del presente, que da para traumas y angustias varias, pero bien hechas, y evitando los malentendidos y tonterías propios de malas historias de viajes en el tiempo. De hecho, es una de las mejores versiones de historias de viaje al futuro, donde el viajero tiene que aprender una lección, sólo que esta vez es mucho más profunda, porque es personal. En definitiva, que pese a ser algo que suena tan tonto como viajar en el tiempo, da para buen desarrollo de personajes, unas peleas de lo más chulo, e imaginación y presentación de ideas a mansalva, a varias por página, y no parpadees que te pierdes una, que es lo bueno de estas cosas. El dibujo de McKone es increible, tanto en los diseños futuristas, todos muy apropiados (aunque desgraciadamente, los Titanes del Mañana apenas parezcan mayores que los de hoy, el único defecto de McKone) como en la acción genial. Muy Recomendado (9)


Nuevos Vengadores Nº13:
Vale, este final es estúpido. No tan estúpido como el de Crisis de Identidad, pero el doble de tramposo, a cambio. Después de dos números de intriga sobre la identidad de Ronin (al menos dentro de la historia, si cuentas desde que apareció en portadas es un año), se revela… y es un personaje que no había aparecido en la serie. Ni se había mencionado. Diablos, sólo había aparecido en una historia antes. Esa es la resolución tramposa a un misterio, donde el lector es imposible que pudiera adivinarlo porque no tenía los datos suficientes. Pero aunque no se tomara como un misterio, sino una sorpresa, es increiblemente estúpida, porque el personaje que resulta ser Ronin no tiene ningún tipo de conocimiento ni conexión establecida con la Mano, ninjas o Japón en general, que era el único dato que habían dado del personaje. Ni tiene ningún motivo para mantener su identidad secreta del resto de Vengadores, porque no le conocen. Es como si la historia estuviese pensada para que Ronin fuese Elektra, y lo hubieran cambiado en el último momento porque todo el mundo se lo esperaba, aunque no tenga ni el más remoto sentido. Tampoco es que tuviera sentido que necesitaran a otro luchador cuerpo a cuerpo, ni a un experto en ninjas teniendo a Lobezno, pero así son los caprichos absurdos y lógica retorcida que no se parece a la humana de Bendis. Oh, y lo más gracioso es que el aspecto de Ronin también es tramposo, pero el problema no es ese, podría usar un traje con relleno, se ha hecho otras veces, la chapuza total es que el traje cambia completamente de aspecto una vez se revela quien es Ronin y ya no hace falta hacer trampa. El resto del número, si a alguien le importa cuando se tiene esa estúpida revelación, es Iron Man sacandose otro ultraconveniente poder de la manga (y van…) que por ninguna razón, no ha usado antes ni volverá a usar, más pegarse contra aburridos ninjas, y más dar vueltas sobre conspiraciones, amenazas terroristas y otras choradas que podrían ser interesantes en una serie que no estuviese tan mal hecha, pero desde luego, no aquí. No es ya que Bendis no sepa escribir Vengadores ni a sus protagonistas, es que parece haber perdido la capacidad de hacer una historia con una estructura coherente y lógica interna. El dibujo de Finch sigue consistiendo en gente fea, muchas rayitas, poses forzadas y repeticiones. Evitar a toda costa (1)

Patrulla-X Nº13: Aunque oficialmente este es el principio de una nueva saga, realmente continua la saga de Rachel y la muerte de su familia extendida a manos de los Shi’ar. Buena parte del número es desarrollar un poco más el arresto domiciliario de la Patrulla-X a mano de la Oficina de Emergencia Nacional. La conclusión es que es algo ilegal, inmoral, inutil, malvado y horrible, ya la Patrulla no va a molestarse en hacer nada al respecto pese a lo mal que está en todos los sentidos. Fantástico. Hemos sustituido un planteamiento de la serie con posibilidades infinitas y fácilmente accesible como es una Escuela para mutantes (con muchas posibilidades fantásticas y de metáfora) con un equipo de superhéroes para rescatarlos y protegerlos, a un grupo de mutantes en un campo de concentración con una ligera relevancia al problema de invasión de privacidad de la America actual. Aparte de machacar sobre lo cerdos que son los carceleros del grupo y lo inútiles que eso hace a los hombres-X (lo cual les convierte esencialmente en un grupo de gente sentada en la Mansión sin hacer nada, exactamente la misma mierda en la que estuvo atascada la serie durante más de una década de falta de creatividad, me encanta como avanzamos), Claremont explora el Síndrome Post-Traumático de Rachel tras el número anterior, explica el tatuaje fetiche que le ha puesto a Rachel, y le tiene afrontando a su padre después de más de un año de evitar el tema (lo cual es consistente con como escribió la situación Matusalén la primera vez, aunque no demasiado creible). No muy inspirado, pero tampoco malisimo. Sorprendentemente, el dibujo de Billy Tan es una mejora respecto a Bachalo, dandole un aspecto muy similar a los personajes, pero sin las distorsiones típicas de Bachalo, y con una acción mucho más clara. Está aún algo verde en los detalles, pero no está mal. Neutral (5)

Superman: Teoricamente tenía el subtítulo “… de Pascual Ferry”, pero no viene ningún tipo de subtítulo en la portada. Ahora es cuando me quejaría de que si tanto les gusta Ferry, deberían haber publicado ya la miniserie de Adam Strange que dibujó, pero dado que se publicará el mes que viene, y su retraso se debe a que en Planeta les gusta apelotonar las novedades aunque eso signifique desordenarlas, no diré nada. En vez de eso, me quejo de publiquen cosas de esta olvidada y mediocre etapa, y se vayan a saltar cosas mucho mejores del personaje. En fin, esto es una selección de números sueltos de la etapa Kelly/Ferry en Action Comics, posteriores a donde cortaron en Norma, pero anteriores a la etapa actual, claro. Y aunque Kelly suele ser buen guionista, su etapa en Superman empezó bien, pero degeneró bastante, de manera similar a lo que hemos visto en su etapa en JLA. Y esto es ya de cuando estaba degenerando. Pero antes, un número escrito por Dixon, que, por supuesto, aprovecha para meter a su Nightwing y su ambiente, de manera que es como si fuese un número de Nightwing con Superman de invitado en vez de al revés. En cualquier caso, es tan soso y típico como suele ser Dixon. Volviendo con Kelly, primero hay una historia de mundo alienígena, con un villano que ya usó luego en JLA, y es una historia decente, aunque bastante predecible. Después vienen dos números de Superman enfrentandose a personajes japoneses creados para la ocasión, que son una mezcla de estereotipos japoneses y chorradas, sin ninguna personalidad o interes, y la historia se centra bastante en ellos, con Superman simplemente reaccionando ante esa gente y su historia nada interesante. Oh, y un subargumento de problemas maritales con Lois, pero te puedes imaginar como termina. Kelly se redime un poco con una historia bastante mejor, una historia triste con una buena idea, Superman tratando de buscar a un desaparecido, tanto como superhéroe como reportero, mientras vamos viendo la historia del desaparecido. Así si que se hacen las historias sueltas. Por último, otra historia suelta, de misterio, con un personaje DC conocido. Tiene alguna cosa interesante, pero la solución es confusa, y el desarrollo bastante chorra. Realmente, Kelly ha degenerado bastante últimamente. En cuanto al dibujo, que se supone que es la razón de todo esto… comparado con sus últimos trabajos, deja mucho que desear. Si estos tienen un estilo claro con una anatomía sólida, buenos diseños y acción chula. Aquí la acción es confusa muchas veces, los diseños son raros, y la anatomía es similar a la de sus colegas de la época en otras series de Superman, es decir, personajes de anatomía discutible y achataparrada. No es que no tenga cosas buenas, pero no es precisamente para dedicarle un tomo. Los fans de Ferry, se pueden esperar a que saquen sus trabajos buenos, y los fans de Superman, que pidan otros tomos con mejores etapas. Neutral (5)

Superman/Linterna Verde: La Leyenda de la Llama Verde: Y otra novedad con Linterna Verde. No se yo, demasiadas novedades para un personaje que nunca ha sido excesivamente popular aquí. Además, no entiendo yo la absurda política de Planeta de sacar un montón de novedades similares el mismo mes, en vez de repartirlas a lo largo de los meses, así sólo se hacen competencia a si mismas. Es una regla básica del marketing, que no parecen captar. Pero bueno, esto tiene a Superman y a Gaiman, así que es otra historia. Claro, que ya lo publicó Norma no hace tanto. En cualquier caso, esto es un especial que sirve de conclusión a Action Comics Weekly, que fue un experimento a finales de los 80 de hacer un comic semanal, el último en EEUU hasta este año con 52. ACW era una antología que tenía siempre a Superman y a Linterna Verde, y el resto de historias se alternaban entre varios personajes. La gracia es que la conclusión no llegó a publicarse en su día (la historia tenía problemas de contradicción con otras historias recientes, como el paradero y orígen de la Batería de Poder del LV de la Edad Dorada del título, o que Hal conociese la identidad secreta de Superman, cuando en esa época no era así, aunque irónicamente Metzler haya deshecho retroactivamente todo eso) y no salió hasta finales de los 90, cuando se dieron cuenta de que podían aprovechar que tenían un guión de Gaiman sin publicar. El resultado… bueno, aquí se demuestra lo que decía el otro día de que la mayoría de guionistas no entienden a Linterna Verde. Si la idea central es que es un aventurero intrépido sin miedo, ¿Qué cojones hace aquí angustiado por dudas absurdas como principal caracterización? Es decir, eran los 80 y había que joder a los personajes con cosas así, pero no puede haber personaje menos apropiado para eso. Sólo lo jodes a largo plazo, como ocurrió. (No es que esto sea necesariamente culpa de Gaiman, era la absurda dirección editorial entonces) Aparte de eso, es un tour de los dos protas principales, visitando a otros de los protas de la antología, con la Batería verde dichosa como excusa, muy reminiscente de los tours de los Libros de la Magia, y también de ciertas historias de la Cosa del Pantano de Moore. Hay momentos bastante buenos con los personajes invitados, como los ya familiares con este formato Fantasma Desconocido (o Errante, a ver si se ponen de acuerdo de una vez) o Deadman, y los héroes principales brillan también en la escena final, pero por lo demás es un ejercicio ligero de visitar una serie de puntos arbitrarios, con un poquito del ingenio de Gaiman de vez en cuando. Ayuda el dibujo, que siguiendo con el tono de antología, tiene diversos autores, la mayoría muy buenos, cada uno apropiado para el personaje de su sección, aunque se diferencien mucho entre si. Grandes elecciones como Allred en la parte de los héroes principales, Campbell en la de los Halcones Negros, Totleben en la de Deadman, o Aparo y Wagner en su antiguo amigo Desconocido. Quizá decepcione a fans de Gaiman, es más para fans del Universo DC en tono británico de finales de los 80, pero no de los mejores. Recomendado (7)

Ultimates 2 Nº4: La serie regular se interrumpe para poner el primer anual de la serie, el último que quedaba por publicar de la primera tanda. Se nota que Millar no tenía pensado hacer el anual cuando planeo la serie, y ha tenido que inventarse algo cuando en Marvel decidieron sacar anuales de todas las series Ultimate el año pasado, porque es una historia totalmente intrascendente para la serie. Los protagonistas principales apenas aparecen más que como cameos, excepto uno que aparece un toda una escena. Es la historia de los reservistas de los Ultimates. Millar pierde puntos de ultimizador por no ponerles nombres como Bill Foster, Michael O’Brien o John Walker, que dudo que vayan a usarse, y que habrían quedado bien como guiño. Pero realmente, es una historia sobre Nick Furia, y sobre como es ser el tipo más peligroso y odiado de la política oscura internacional, y las cosas difíciles que tiene que hacer, tanto pública como privada como ultrasecretamente para mantenerse al mando, y mantener toda la organización de los Ultimates a flote. Bastante bueno en ese sentido, pese a que se nota que es intrascendente, y algunos de los detalles de cómo están montados los reservistas son buenos, aparte de que la subhistoria del suplente del Capi está también bastante bien. El dibujo de Dillon no podía ser más diferente del de Hitch (bueno, si podía, al menos los dos son claros y de anatomía normal, pero ya me entiendes), ya que a Dillon se le dan mucho mejor las escenas de gente normal más tranquilas, como mucho de violencia restringida, y no las de superpoderes y grandes explosiones. Pero como este anual es más de lo primero, le va bastante bien, aunque choque con el resto de la serie. Recomendado (8)


X-Men Nº13:
Terminan los tres números de la Patrulla-X corriendo como pollos descabezados frente a los Mazentinelas Z, aunque en este caso es una amplia mejora, porque aparte de que el resto de material le quita protagonismo a esa parte, Milligan no se toma muy en serio esas escenas de acción, y hasta los personajes admiten que están haciendo el tonto. Por supuesto, cuando los personajes se quejan del guión es una mala señal, pero en este caso parece que es Milligan riendose de la estúpida premisa que le han endosado los simios de sus editores, así que al menos tiene algo de gracia, incluso cuando degenera en una pelea absurda contra la Liga Sapien. Que también son una idea muy vista y tonta, pero como tampoco se los toma muy en serio, no molestan demasiado. El resto es el culebroneo entre los protagonistas: La idea principal es la ironía de que el Hombre-X que parecía haber perdido los poderes no los ha perdido, y viceversa. La explicación no funciona bien del todo, porque supone que Bobby no se dio cuenta de que había “perdido los poderes” hasta después de enterarse de lo del Día-M, pero dado como funcionan, y más específicamente, como mostraron la escena donde los perdía en Dinastía de M, no cuela. Pero aparte de ese detalle tonto, es una buena idea para ambos personajes, y la revelación de la pérdida de los poderes de Polaris es genial. Y aunque la manera de Milligan de llevar la locura de Lorna (ignorandola menos cuando le conviene que no esté del todo cuerda) deja que desear, al menos queda un poco más ambigua en este número, y parece que va en dirección de arreglar otras burradas de Austen con esos personajes. Y la idea de Mística sigue siendo buena, totalmente de madre malvada, y por tanto apropiada para ella. Los otros subargumentos… bueno, ya veremos, uno parece muy raro, y uno deprimentemente familiar. Este número depende mucho de si te gusta el sentido del humor de Milligan, que se basa en hacer argumentos tópicos, pero de manera perfectamente consciente de lo tópico que es, y tratando de demostrarlo, como una versión muy burda de X-Statix, pero basandose en ideas peores y con menos potencial. Pero aún así, bastante más disfrutable de lo que tiene derecho a ser. El dibujo de Larroca es bueno, pero más plano y descuidado que otras veces, por alguna razón. Recomendado (7)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: