Últimamente no paro de ver referencias e instancias del número 52 por todas partes. Es increible, ya se como se sienten los que acaban obsesionados por los números de Perdidos.

[Suena alguna cosa de los Beastie Boys, por la historia de este mes de Titanes]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, especial todo DC, todo el rato. Eso hace una buena media de calidad para la semana, para compensar el mal sabor de boca de la pasada. Lo más interesante es que todas las series del Universo DC actual hacen referencia o están conectadas a alguna de las otras series de este mes. Eso si, al menos de momento todo está bien explicado en cada serie, y no requiere que leas nada más, además de ser conexiones orgánicas y preparadas con tiempo que dan la sensación de estar en un universo mayor que va en una dirección a algo más grande, no (sólo) un sacacuartos. Hablando de lo cual, eso son las primeras señales de la Crisis que se acerca, y vuelvo a reiterar la oferta abierta a algún sitio que quiera que vaya recopilando todas lo que va pasando al respecto en cada serie.

Ahora, algo mucho más triste. Esta semana ha muerto Dave Cockrum. Cockrum no sólo era un dibujante muy sólido en su época, con mucho dinamismo y una capacidad para los diseños memorables casi inigualada (por ejemplo, muchos de los diseños clásicos de la Legión de Superhéroes, los Shi’ar o los Saqueadores Estelares), es el dibujante que relanzó a la Patrulla-X cuando pasó de ser un grupo de segunda a los reyes de Marvel, y el creador gráfico de personajes como Tormenta, Logan, Coloso, Rondador Nocturno y Fénix, personajes todos ellos que se convirtieron en algunos de los más populares de Marvel, y que han llegado a adaparse a televisión y a cine, alcanzando fama mundial y dando millones de dolares de beneficios. Logros que prácticamente ningún autor de comics ha conseguido, y que no se le reconoció lo suficiente en vida. Desde aquí, saludar a un maestro de los comics, y recordar a las editoriales que deberían hacer lo mismo, sobre todo porque por mucho que jodan con sus diseños, siempre acaban volviendo a ellos.

Pasando a las novedades americanas, para compensar, es todo Marvel esta semana. Primero, comentar el último Guerra Civil, ya que por fin se molestan en sacar un número, y con él gira Marvel y toda la industria, aparentemente. El número es tan estúpido como números anteriores, que ya es bastante, sólo que ahora aparentemente la miniserie empieza a contradicerse frontalmente a si misma, aparte de contradecir completamente a los crossovers como hasta ahora. Aparte de que todos y cada uno de los giros del número (que tampoco son muchos, para una saga tan importante, tampoco ha pasado mucho en comparación con otras) ya se habían chafado entre los anuncios y los crossovers. Bravo por la estrategia de publicidad de Marvel. Pero claro, cuando un crossover superventas es tan insoportablemente malo que otras series de la misma compañía lo están criticando o burlandose de él abiertamente mientras aún está en marcha, y las parodias del mismo son más aplaudidas que la propia serie, sabes que algo va horriblemente mal en estos momentos.

En cosas más agradables, sale Bullet Points, la miniserie de mundo alternativo que es en teoría Universo Marvel: El Clavo, con un pequeño elemento cambiando toda la historia Marvel. De momento, sin embargo, en vez de contar una historia original, lo que está haciendo es contar las historias de siempre, pero alteradas un poco, normalmente mezclando dos personajes mediante alguna excusa. Típico Otros Mundos genérico.

Por otro lado, está Tigre Blanco, miniserie sobre el personaje presentado recientemente en Daredevil, escrito por una escritora de novelas novata a los comics. El resultado es una historia bastante convencional de héroe novato callejero, pero tampoco mal hecho.

Y luego está Vengadores: Los Héroes Más Poderosos de la Tierra II (que aquí lo menos se acabará llamando Año 2), que es otra miniserie flashback de Casey, esta vez contandonos historias entre números de los números clásicos de Roy Thomas, que son los que realmente hicieron grande la serie. Y desde luego, da gusto ver a los Vengadores escritos de verdad en algún lugar de Marvel, tanto, que simplemente su interacción y caracterización hace al número memorable, pese a que sabemos donde va el argumento.

Por último, mencionar una miniserie de, entre todos los personajes, Peter Wisdom, para la resucitada línea MAX, encima. Sin tener nada que ver con el Excalibur actual, de hecho, tomandose muchas licencias con él, otro guionista procediente de la TV nos cuenta una historia de acción moderna y algo de fantasía de lo más divertida, encima con el dibujo de Hairsine. A la línea le vendrían bien más productos así.

Y eso es todo de momento. Pasamos a las novedades de la semana, edición DC:


Batman Nº6:
Por alguna razón, supongo que porque no pueden adelantarse al crossover estúpido que toca el mes que viene, y dejar un hueco libre en el tomo es pecado, este mes en vez de un número de Batman tenemos uno de Batgirl. No Las Nuevas Aventuras de Batgirl y Robin como pone la letra pequeña, eso era una coña del logo de ese mes. Es una idea que había que tocar, ya que con la nueva Robin, ahora Batman tiene dos aprendices adolescentes femeninas, y el número es precisamente una aventura intrascendente en la que entablan amistad (o más amistad, ya se conocían de cuando era Spoiler) y vemos las diferencias entre la una y la otra, en personalidad, actitud y como las trata el murcielago gigante. No está mal, y Horrocks escribe bien a ambas chicas. De todas maneras, tampoco logra que parezca una pena que la serie no se haya visto por aquí, ya que no ofrece demasiada cosa diferente al resto de la familia. El dibujo de Dave Ross es decente. Siguiendo con Robin, el número de Detective es más de lo mismo, tener a Batman y la nueva Robin en acción. Lo bueno es que leyendo el número, te ahorras tener que leerte el tomo que sacaron de Robin, porque lo resume casi todo. Lo malo es que si lo leiste, no te ofrece nada nuevo, y además, ya sabes como termina el tira y afloja. Dibujo más o menos decente de Woods también. En Gotham Knights, tenemos un combate entre Silencio y el Joker con Prometeo de por en medio. No se quien ha sido reducido a una sombra más patética de lo que ha sido, si Joker o Prometeo. Silencio, sin embargo, es tan cutre como siempre. No es una pelea divertida o ingeniosa, puedes imaginarte. Al menos el dibujo de Barrionuevo no está mal. Y en Leyendas termina la historia de Goodwin y Robinson, y es más o menos como hasta ahora, reminiscente de días pasados, pero eso no es necesariamente malo, con dibujo de Rogers mucho más luminoso de lo que son las aventuras de Batman ahora, lo cual es chocante, pero de nuevo, tampoco necesariamente malo. No es un tomo demasiado malo, pero con un crossover en ciernes, puede ser la calma antes de la tempestad. Neutral (5)

Crisis de Identidad Nº2: Bueno, al menos este número no va de lo moderno, poderoso y guay que es violar y matar mujeres para llamar la atención (y si quieres una explicación efectiva de porque eso es tan patético, sólo tienes que mirar aquí), aunque sigue con la pretensión de que es algo muy maduro y profundo por ser oscuro y tener “secretos terribles” sobre personajes inocentes. Y en cuanto más intenta ir por esa dirección, más ridículo resulta. Y es una pena, porque cuando no está en ese plan, o cagandola de otras maneras, es una historia bastante sólida sobre el Universo DC, especialmente sobre la Liga de la Justicia, y de cómo las familias de héroes y villanos se organizan y reaccionan ante situaciones, y como acuan como humanos, además de una trama, que por estúpida que sea, está llevada a un buen ritmo. Desgraciadamente, las cagadas son enormes. Empezando por la pelea con Deathstroke el Exterminador, que es de un tonto que asusta. Es decir, muchos guionistas hacen trampa cuando hacen combates con Flash o Linterna Verde, y hacen que los villanos les resistan o venzan cuando dados sus poderes, deberían ganarles fácilmente. Pero la mayoría pasan de los detalles que no tienen mucho sentido rápidamente para que no se noten, mientras que Metzler hace que la batalla vaya lenta y con detalle para que parezca más guay, haciendo que los detalles incomprensibles canten el triple. Así, nos deja claro que Flash se deja golpear por un objeto que desde su punto de vista estaba parado mientras corría hacia él, y que Linterna Verde se pasa un rato sin usar su anillo pese a que le están atacando, aparte de la soberana memez que es que los personajes cuyos poderes dependen de la voz no tengan tiempo a decir ni una sílaba para atacar mientras otros personajes dicen frases enteras en ese tiempo. Y luego está la increible conclusión donde, aparentemente, la manera de atacar desesperada de la LJA es tirarse en tromba sin usar poderes o habilidades, mientras la narración sobreescrita tiene las narices de decir que “en la Liga de la Justicia aprendes a luchar”. Si eso es lo que aprenden, no es que Deathstroke sea un villano durísimo como pretende mostrar Metzler, es que la Liga tiene el entrenamiento de niños de diez años. Y todo para tener una escena forzadísima y absurda con el Dr. Luz. Jesús, la impresión que da es que Metzler tiene unas escenas que cree chulas que tiene que contar, y no le importa la cantidad de tonterías que tenga que poner para llegar a ellas, inundará al lector a base de narración para que no las note.

Y la diversión no termina, luego tenemos la terrible revelación de que la Liga le ha borrado sus identidades secretas a otros villanos en el pasado, que es una revelación tan sorprendente y polémica como decir que un héroe de la Edad de Plata mintió para proteger su identidad secreta. Por el amor de Dios, en la Edad de Plata, gente como Superman borraba su identidad secreta de la mente, ya no de sus enemigos, sino de sus amigos, unas tres o cuatro veces al año. Mira la película si no. Ponerlo como un terrible secreto y una revelación dramática es patentemente absurdo, porque no sólo ha sido siempre moralmente justificable, nunca ha sido un secreto, ni dentro ni fuera de los comics, y dado que Metzler usa una referencia a un comic de la LJA donde hicieron uno de esos lavados, no es que esté ignorando las historias de la época, es que las está usando mal. Si quieres tratar la moralidad de cómo actuaban los héroes entonces mediante una óptica moderna, vale, perfecto, pero no puedes coger un ejemplo entre mil de algo normal y tratarlo como algo terrible y fuera de lo común, porque no lo era. Pero estamos tratando de una historia que se está saltando dos décadas de los héroes principales no sabiendo las identidades unos de otros para poder tener su estúpida historia, así que tampoco se puede esperar mucho. Oh, y hay otro momento terrible, donde Metzler trata de justificar porque el Espectro no soluciona el misterio chasqueando los dedos como hace otras veces (está bien que se acuerde de detalles como esos, pero cuando la explicación se resume en “no puedo por exigencias del guión”, podía no haberse molestado, si eso es a lo más que llega) y termina con Hal saliendose de personaje y hablandole directamente al lector sobre como va a volver pronto y como debes leer Green Lantern: Renacimiento para enterarte de la historia, que no sólo es ridículo de por si, es especialmente ridículo en el contexto de una historia de asesinato que se cree muy seria y dramática, aparte de contradecir totalmente como se está llevando al personaje y el tema en las series correspondientes donde al guionista le importan una mierda los personajes. Pero claro, esta serie también ha contradicho completamente los últimos números de Robin a los que se refiere, e incontables otras referencias, así que, no se podía esperar más. El dibujo, eso si, continua siendo muy, muy sólido, tanto en la fuerza de las escenas de acción como en las que van de los personajes siendo identificablemente humanos y expresivos. Un número con muchas cosas buenas, pero muchas otras muy malas, y este es el mejor de la saga, lo peor está por venir. Neutral (5)


Doom Patrol Nº13:
Este número no es sólo el primero en tener por completo material inédito en España, es el primero cuyo contenido salió originalmente bajo el sello Vertigo. Porque cosas como Animal Man o buena parte de esto y Sandman no eran Vertigo, eran series de DC como otras cualquiera, porque entonces no hacía falta separar las series maduras a un ghetto aislado del Universo DC. Además, como puede verse claramente, Morrison no cambia su estilo ahora que tiene el sello de Lectores Maduros, las cosas siguen siendo igual de raras y atrevidas. En este caso, quizá demasiado extrañas, ya que parece que volvemos a tener otra historia que va de Morrison lanzando una idea rara tras otra, esta vez tirando mano en buena medida de elementos de cultura popular retro reconvertidos en cosas terroríficas, no se si queriendo decir algo con eso. Al menos esta vez sólo son dos números. A decir verdad, la temática detrás de las cosas raras es la de la serie en general, y tiene uno de los mensajes más ciertos y más válidos que jamás te dará un comic: Que la gente teme y odia a lo que no es como ellos y se sale de la rutina a la que están acostumbrados, porque les recuerda a lo raro en ellos que reprimen, y por eso quieren acabar con lo raro, pero que mientras los raros se asocien, podrán hacer avanzar la sociedad más allá de esa represión. Sólo que esta serie lo hace de manera más creible y a la vez más exagerada que la mayoría, y por ese equilibrio, funciona mejor. Además, al final hay dos escenas geniales para resolver la trama que prácticamente redimen la historia por sí solas. La de Flex Mentallo es un desmadre apropiado con su introducción el mes pasado, y la otra es imaginativamente divertida y terrorífica a medias. “Ha colgado”, desde luego. El dibujo de Case sigue siendo bueno y apropiado para cosas rarisimas, como el avatar de debajo del Pentágono o todos los artilugios que se sacan, aunque aquí usa más sombras y collages para aumentar apropiadamente el efecto. Recomendado (7)


Flash Nº12:
Crisis de Identidad invade esta serie, lo cual suena como un presagio de algo horrible, pero en realidad no está nada mal. Este número transcurre después del número de este mes de la miniserie principal, y dado que resume toda la historia hasta ahora… iba a decir que lo leyeras después, pero la verdad, en vez de eso, no compres la miniserie principal. Leyendo esta serie, no sólo te enteras de todo, lo ves mejor hecho. La idea central del crossover es seguir con la temática de “secretos oscuros” de Crisis de Identidad, sólo que aquí tiene sentido y es apropiado para los personajes. Si la idea de lo que le hicieron al Doctor Luz era increiblemente estúpida porque, si el cambio de personalidad fue accidental al hacerle olvidar, entonces no es un secreto oscuro, era procedimiento estándar entonces y ahora, y si fue intencionada, fue una estupidez hacerle imbécil en vez de una solución más útil, el secreto de Barry Allen que se revela aquí está mucho mejor llevado. (Aunque al igual que en la otra revelación, se ignora convenientemente que la mejor manera de lavar el cerebro en la Edad de Plata no era la imprecisa magia de Zatanna, sino el anillo de Linterna Verde que se usaba a menudo en cosas así) Es controvertido y moralmente ambiguo, pero justificado dada la situación, y se puede comprender que se creyese que era una idea que iba a tener resultados positivos. Además, usa muy bien historia de la serie antigua de Flash (cosas que publicó Zinco, incluso) para crear y justificar la historia, de manera que la historia de cierto personaje tiene hasta más sentido. No sólo es una buena historia pasada, afecta de manera inesperada a una de las tramas principales actuales mediante una explicación a una serie de cosas que han ido pasando en Flash desde alrededor de la Crisis original, que aunque es un retcon controvertido, pone las cosas muy interesantes para el futuro. Aparte de eso, los números sirven para llenar huecos en la miniserie principal y expandir la acción, además de atar algunos cabos de números anteriores, y hasta de otras series. Todo eso mientras Johns escribe buena interacción entre personajes de las suyas, como alguien que los conoce perfectamente y los escribe como humanos consistentes con su historia, no como cosas que se acaba de inventar como le conviene como hace Metzler. Es magnífico como hace algo coherente con unas premisas tan malas, aunque es el tipo de cosas que sólo apreciara la gente apegada a los personajes o el universo. También hay buenos avances para los personajes y argumentos habituales de la serie, de todas maneras. Y Porter es perfectamente decente pese a sus defectos. Pese a ser un crossover, Recomendado (8)


Jóvenes Titanes Nº13:
La nueva Robin también aparece aquí, aunque es sólo una pequeña parte del número triple, pese a lo que pueda parecer por la portada. Desgraciadamente, también chafa como termina toda su historia, aunque al menos no de manera contradictoria como Crisis de Identidad. La saga lo que está es dedicada a Beast Boy, (que por cierto, ya podía cambiarse de nombre, que tendrá unos 20 años, y Changeling siempre fue mucho mejor nombre, de todas maneras… estúpida serie de TV) que la necesitaba, ya que es el Titán que menos atención ha tenido el primer año. Empieza con un repaso de su historia, aunque buena parte de ella, sus comienzos de héroe y familia adoptiva en la Patrulla Condenada, no pueden mencionarse porque Byrne estaba jodiendo con su continuidad por esa época. Sigh. Por lo demás, sirve para mostrar lo bueno del personaje: Que ha tenido una vida terriblemente deprimente, y es un bicho raro, pero en vez de que eso le haga estar amargado y ser un deprimente quejica como otros muchos personajes que no hace falta mencionar, le vuelve un tipo animado y al que le divierte ser raro, como debe ser. Que es algo que debería aplicarse más a menudo, y a los comics en general. Desgraciadamente, el argumento no es gran cosa, y aunque da para algunas imágenes visuales y escenas divertidas, no da mucho de si y se hace largo. Además, el villano que presentan no es muy memorable, aunque parezca una némesis decente para Gar. Lo que si que hay es buen material con el resto del grupo empezando a interactuar como un grupo de amigos, y no como dos grupos distintos forzados a unirse. Especialmente buenos son los momentos de Bart, y de Raven empezando a vivir la vida normal de adolescente que no pudo tener la primera vez, y como choca su mente adulta con sus sentimientos juveniles. Oh, y algunas pistas de cosas que se avecinan, especialmente una que tiene que pasar por obligación. Veremos como explican el crossover del mes que viene en Planeta, por cierto. Buen dibujo de Grummett, que suple bien a McKone, con un estilo más suave, pero con las mismas cosas buenas. Recomendado (7)


Outsiders Nº14:
Y aquí más o menos es cuando los defectos de Winick empiezan a tomar control de la serie, como lo están haciendo en sus otras series. El primer número es de descanso entre sagas otra vez, y no es muy efectivo. La parte central es un conflicto entre Dick y Roy que únicamente existe porque ambos están actuando como cretinos inmaduros (lo cual podría ser admisible en el caso de Arsenal, pero no en el de Nightwing) y es volver a terreno que ya vimos en el último número suelto. Además, el conflicto general con Nightwing está muy mal planteado. Decir que no está capacitado para ser el líder porque se está negando a tomarse a sus compañeros como humanos para no sufrir es una cosa (aunque sea una dirección horrible para el personaje, pero al menos es una idea con algo de credibilidad), pero el problema es que el comic hasta ahora no está demostrando esa teoría en absoluto, y se supone que es cierta. Si, han apalizado a los Outsiders en algunas de sus misiones, pero normalmente ha sido culpa de los Outsiders que han sido heridos en combate por ser idiotas y/o desobedecer órdenes, no por nada que haya hecho o dejado de hacer Nightwing. ¿Tan difícil es escribir una historia para que sea coherente consigo misma? La manera de solucionar el problema ficticio tampoco suena maravillosa, aunque tenga su lado bueno. De todas maneras, después de más de un año de serie, está quedando claro que no están cumpliendo la premisa establecida al principio. Ni están siendo especialmente proactivos (la mayor parte de las amenazas a las que se han enfrentado han atacado antes al estilo convencional) ni la relación entre los personajes está siendo diferente a otras series similares. Lo único que la diferencia de otras series similares es que las situaciones son algo más oscuras y los personajes más bordes y chulos, y eso ni siquiera es necesariamente bueno tal y como lo hace Winick. Oh, y Relámpago Negro vuelve a aparecer, y vuelve a estar horriblemente escrito, como la mayoría de personajes establecidos cuando los saca Winick. Para terminar la gracia, Raney ha emigrado a Marvel, y tenemos como sustituto a Jurgens, que aunque tradicional, la verdad tampoco lo hace mal.

El segundo número también tiene muchos problemas, pero son muy diferentes. Esta vez, los Outsiders se enfrentan a un “tema” del mundo real, que los superhéroes no pueden combatir fácilmente. Hasta ahí, no es malo, los Nuevos Titanes hicieron algo similar en un par de números memorables, por ejemplo, y durante parte de la historia, Winick presenta bien el tema, demostrando lo horrible que es, porque tienen que hacer algo aunque sea difícil y hasta utilizandolo para darle más profundidad a un personaje. Y entonces se tuerce. Una de las cosas más tontas de las series de televisión es cuando contratan a un famoso por un capítulo para aumentar la audiencia, y todo el capítulo se convierte en una oda al invitado, que le quita toda la atención a los personajes y situaciones de la serie, para convertirse en una historia sobre lo guay que es el invitado, y que esté contento y vuelva o atraiga otros invitados. Es una de las muchas estupideces que hay en TV que afortunadamente no afectan a los comics… hasta ahora. Porque para aumentar la audiencia, llamar la atención sobre el tema o lo que sea, Winick se trae aquí a un presentador de un programa de TV que habla sobre crímenes reales como servicio público. Todo muy positivo y loable, y está bien que Winick trate una de las muchas buenas causas que tanto le gustan, pero la manera de hacerlo es rematadamente estúpida. Los Outsiders necesitan ayuda para localizar a un grupo criminal y en vez de pedirle ayuda a… no se, Batman u Oráculo o así, tienen que pedir ayuda a un presentador de televisión, y todos se quedan asombrados ante lo maravilloso que es que alguien famoso como él se rebaje a ayudarlos. Es tan ridículo que resulta hasta divertido. El dibujo de D’Anda tampoco es precisamente bueno, ya que aunque le da el toque callejero necesario, su capacidad para la anatomía y para mostrar detalles es casi nula. Lo más gracioso es que copia bastante bien al invitado famoso de turno, copiando la foto suya que aparece en la portada, pero con muchas menos arrugas para que parezca más joven y guapo. Hay que contentar a la estrella, que para eso se molesta en aparecer. No Recomendado (3)


Transmetropolitan Nº3:
Antes de nada, hacer el comentario inevitable de que Ellis no se ha inventado completamente el estilo y la personalidad de Spider Jerusalem. Buena parte está sacada del periodista rebelde Hunter S. Thompson, que era ligeramente menos exagerado que Spider, pero que escribía en el mundo real. Miedo y Asco en Las Vegas está basado en su obra, por ejemplo. Si os gusta esta serie (¿Y porque no iba a gustaros?), buscad algo de Thompson por ahí. Este mes, continuan los 9 números de Spider presentandonos facetas de su futuro, y esta vez tocan dos temas que por muy exagerados que estén en dicho futuro, no se han vuelto mucho más estúpidamente absurdos de lo que son el presente: La televisión y la religión. Que, la verdad, son temas que merecen ser atacados vehementemente, siendo opios del pueblo y eso. Realmente, buena parte de los dos números van de Ellis lanzando una andanada tras otra de programas o religiones, a cada cual más delirante y divertido, hacia el lector y Spider reaccionando de maneras distintas. Pero realmente, aparte de ser divertido, deja espacio para hacer un comentario serio sobre el tema, y para explorar más la personalidad de Spider y de Channon. La primera historia tiene a Spider usando los medios de comunicación para mostrar sus habilidades como comunicador, pero también como se pueden usar en contra suya, demostrando tanto puntos fuertes como débiles del personaje. Y realmente, su reacción a la TV es la de cualquier persona sensata tras cierto tiempo de verla. Mientras que la segunda historia le tiene en su faceta más desmadrada, pero a la vez también sirve para desarrollar la relación entre su ayudante y él. Lo más interesante es que aunque Spider hace muchos ataques válidos contra la religión en general, y las religiones organizadas en particular, el final es un poco más ambiguo. No es que se refuten los ataques, pero se deja claro que muchos de esos ataques vienen de un fanatismo particular por motivos personales, además de tener muchos parecidos con otra figura histórica que decía la verdad y que también perdió los estribos cuando vio a multitud de sabandijas tratando de hacer su agosto en un templo. El dibujo de Robertson acompaña perfectamente al guión, y sabe mostrar imaginativamente la cantidad de burradas delirantes que le pide. Lástima que esta traducción no capte tan bien los giros de frase y genialidades de Ellis como la de Norma. (Algo bueno tenían que tener, aparte del control de calidad) Que sepas que si no tienes esta serie, el resto del mundo se está riendo de ti a tus espaldas. Muy Recomendado (10)

Wonder Woman Nº12: Final de la historia de Medusa, con lo que es realmente el combate entre Diana y el monstruo en cuestión. La primera parte es una batalla en movimiento, con la tensión y peligro que deben tener este tipo de cosas. Con manipulaciones interesantes de los dioses mientras tanto. Y la segunda parte es un combate uno a uno de los míticos, con la épica y gravedad adecuada a un combate mitológico, y algunos giros sorprendentes, con las justificaciones necesarias. Queda chulo e impactante, aunque sepas que el acontecimiento del final no va a durar. Un número muy sólido, y Johnson cuenta la acción adecuadamente, con algo de fuerza, aunque no siempre se le den bien del todo los personajes. Recomendado (8)

Y eso es todo en los comics de esta semana. Pero no terminamos aquí. Esta vez, dado que la semana que viene es Expocomic, que son un millón de novedades aproximadamente, y que dudo que pueda terminar las reseñas hasta unos días después del Salón, aquí van unos avances de los comentarios de las novedades, para los impacientes:

Batman: El anillo, la flecha y el murcielago: Historia genérica de Batman de los 90 de O’Neil, evitar.

Batman: Juegos de Guerra: Crossover estúpido, evita a menos que seas coleccionista acérrimo de la serie actual, porque continua de esa.

Cuenta Atrás a Crisis Infinita: Si piensas seguir algo del Universo DC en los próximos meses, deberías hacerte con esto. No es tan malo como podría ser, ni de lejos, además.

Green Lantern/Green Arrow: Evitar a menos que seas muy fan de Neal Adams o de los comics con importancia histórica, porque es rematadamente estúpido.

Green Lantern Especial: Primero prueba Renacimiento, y luego si te ha gustado mucho, esto, porque es una versión light.

Green Lantern: La Leyenda de la Llama Verde: No está mal, es una mezcla entre el estilo propio de Sandman y el de los superhéroes protagonistas, mira a ver si esa mezcla te interesa.

Green Lantern: Renacimiento: Si te ha gustado alguna vez el personaje o Geoff Johns, te gustará, es una combinación con lo mejor de ambos.

JLA Nº7: No es precisamente el mejor trabajo de Busiek o la mejor historia de la Liga, pero tampoco especialmente mala.

JLA: Justicia y Libertad: Si te gustan los pin-ups de Alex Ross y ver a la Liga de la Justicia original siendo icónica, probablemente te gustará.

Jóvenes Titanes y Legión: Es un número más de la serie regular de los Titanes, a todos los efectos.

Cosa del Pantano: Si no lo tienes ya, y te gusta aunque sea un poco el terror al estilo Moore, debes comprarlo.

Siete Soldados de la Victoria: Debes comprarlo.

Manhunter (Moderna): Debes evitarlo.

Manhunter (Clásica): Si te gustan las historias de acción y aventuras alrededor del mundo, es de lo mejor en ese género que se hizo en los 70.

Día de Venganza: Si estás muy interesado en todo lo de Crisis Infinita, o si te apetece una historia divertidilla con segundones y una gran amenaza cósmica, no está demasiado mal.

Superman: El Día de la Venganza: Historia estúpida y evitable, no caigas en la trampa del crossover.

Superman de Pascual Ferry: Alguna cosa buena, pero (sin saber exactamente los números que lleva), no muy recomendables en general.

Marvels: Deberías comprarlo si no lo tienes ya.

Freshmen: Historia divertida de universitarios con poderes.

Y eso es todo, nos vemos la semana que viene, si todo va bien, con las novedades de Expocomic a fondo. No falteis. Saludos.

Anuncios

Esta semana hará 15 años de la muerte de Freddie Mercury, y todavía se le echa de menos. El día 24 de Noviembre, para ser exactos. Así que esa semana, se debe oir música de Queen, en recuerdo a uno de los mejores cantantes y compositores de la música popular del siglo XX.

[Suena We Will Rock You, obviamente. No sonará We Are The Champions hasta que ciertos elementos no dejen de aparecer en los créditos de ciertas compañías]

Hola a todos, bienvenidos a otra semana en estas reseñas. Esta semana es una tanda de comics bastante patética, una de las peores que he visto, un reflejo parcial de la cantidad de cosas que no deberían haberse publicado que están sacando. Es decir, 11 comics de Chuck Austen, cuando hace dos años que fue expulsado de la industria del comic, hay que jorobarse.

Hablando de cosas así, este mes en la reedición de antiguallas de Marvel Team-Up, tenemos un número especialmente memorable, que es de los que siempre se mencionan cuando se recuerdan los viejos “buenos” tiempos. Es aquel en el que Hércules mueve la isla de Manhattan tirando de ellas, porque flota. Supongo que como por aquel entonces los comics estaban enfocados a niños, pensaban que era apropiado tener a gente como Conway, que sabía de física lo mismo que ellos. (Ver también Spiderman, y como la gente muere en la caida libre)

En el otro extremo, Planeta decide este extraño tiempo entre Salones para publicar la enésima edición de Dark Knight Returns, esta vez en el formato Absoluto, es decir, tamaño gigante de lujo y con extras. Es un buen formato si por alguna razón no lo tienes, o te gusta el lujo, aunque se echan de menos más extras que algunas notas de guión y portadas alternativas. Lo realmente curioso (y con curioso quiero decir inexplicable) es el título que han puesto. En vez de dejarlo en inglés que es como la mayoría lo conoce, o usar la traducción de toda la vida de El Retorno del Señor de la Noche (que es como se ha traducido siempre la expresión Dark Knight) han decidido tirar por lo literal y llamarlo El Regreso del Caballero Nocturno, que es un nombre que jamás ha usado nadie para referirse a la miniserie o al personaje. De verdad que esas cosas no las entiendo.

Esta semana no tocan novedades americanas porque a la distribuidora que usan en mi tienda no les da la gana (a ver si me libro de ellos), pero un comentario de todas maneras. Hará cosa de un año, hubo en la mayoría de series de Marvel una cantidad exagerada de anuncios que cortaban la lectura de las historias. Quesada se disculpó publicamente, y dijo que no volvería a pasar. ¿Qué ha pasado este mes? Que no sólo vuelve a haber una cantidad excesiva de anuncios, hay más. Hay más anuncios que páginas de comic, lo cual no sólo duplica el peso del comic para nada, entorpece enormemente la lectura, teniendo a veces que pasar varias páginas para seguir la historia, o incluso cortando una narrativa. ¿La respuesta de Quesada? Que los lectores se pueden aguantar, porque lo harán cuando quieran, y a la mierda sus promesas. Así que la próxima vez que ponga como excusa para sus enormes retrasos que lo que quieren es cuidar al máximo la presentación de sus comics, y por eso no quieren apresurarlos y buscarles suplentes (cuando ese no es el problema, pero eso es aparte), ya sabes que es mentira, porque si tanto les importara, no joderían luego la experiencia cortandolos a base de anuncios. Ya sabemos cuanto vale su palabra, lo mucho que le importan sus lectores, y que es un podrido mentiroso y un hipócrita repelente, y por eso se merece que le llamen Gordo Cabrón. Y así seguirá mientras la gente se lo trague.

Esta semana:


Capitán America Nº13:
Si leiste Capitán America y el Halcón (que a ratos era bastante mejor que esta serie), recordarás que la serie terminaba con el Halcón desaparecido y dado por muerto, cosa que iba a continuar en una serie del Halcón que nunca llegó a hacerse. Asi que, por supuesto, aquí aparece el Halcón, con el Capi saludandolo como si no pasara nada. Esas cosas hacen que te desesperes. Es decir, Marvel, si de verdad quereis que le gente se tome en serio eso del universo compartido, y que lo que pase en una serie afecte a otras, quizá no deberíais ignorar totalmene en una serie lo que pasó meses antes en una serie del mismo nombre, y poner a un personaje en dos situaciones completamente distintas sin explicación de una aparición a otra. (Y ya se que salió también en Dinastía de Mierda de por medio, pero esto transcurre antes, tendría más sentido mencionarlo aquí, e inocentemente, se esperan ciertos estándares de competencia de Brubaker que de Bendis no) Debería ser algo básico, pero aparentemente no. No digo que dediquen una saga a eso, pero un par de viñetas de diálogo para explicarlo y dar coherencia entre series no estarían mal. No es que Brubaker no use historia pasada, ni que el número esté abarrotado de contenido. Lo más cachondo es que tiene el nuevo aspecto más chulo del Halcón que presentaron en esa serie, pero ni la mencionan, ni tiene la personalidad que venía con esos cambios. Lo más triste es que, ahora que por fin guionistas buenos como Johns o Priest habían logrado hacer de Sam un personaje chulo, competente, que no está a la sombra del Capi y con una personalidad definida, aquí vuelve a ser el tipo con alas sin personalidad que sólo está para hacer de sidekick del Capi. Gran manera de tratar con respeto a uno de tus pocos héroes negros prominentes, Marvel, y gran manera de hacer comics complejos y serios, Brubaker. Aparte de eso, son muchas escenas de acción bien coreografiadas pero con muy poco contenido, mientras la serie hace tiempo hasta que pase algo, como la inevitable confrontación con BZC. Realmente, realmente, la saga necesitaba un número o dos menos. Dibujo bonito de Epting. De verdad que no entiendo donde le ve la gracia la gente a esta serie. Neutral (5)

Exiliados Nº9: Sigue la numeración normal después de haber cortado el ritmo y chafado futuras historias con el tomo de Dinastía de Mierda. Primero, tenemos los 3 últimos números de Winick en la serie. No tiene pinta de número final, de hecho, es una historia cualquiera que termina con un cliffhanger, porque Winick pensaba volver a la serie cuando acabase su exclusiva con DC, pero decidió renovarla indefinidamente. A decir verdad, aunque es el creador de la serie, con una premisa bastante divertida, e hizo algunas historias bastante buenas al principio, se ha ido gastando muy rápidamente. Sobre todo porque no ha hecho nada interesante con la premisa, se ha limitado a meter a los Exiliados en mundos de What If, la mayor parte de las veces con la misma idea, encima, un mundo dominado por alguna clase de bichos. En este caso, no es un mundo dominado por bichos, pero es igualmente poco original. El primer número es meter a los Exiliados en el origen de los Cuatro Fantásticos. Hay un par de escenas divertidas con los Exiliados reaccionando apropiadamente al verse metidos en medio de algo mítico, pero el resto es repetir algo archiconocido. En la segunda parte varía un poco, pero el resultado es tener sin ninguna explicación, a los Exiliados y a los neofitos fantásticos contra un monstruo en plan Hulk. Y es tan aburrido como suena, porque ni siquiera tiene la chispa habitual en el diálogo de Winick. La tercera parte tiene un giro más interesante, aunque estaba telegrafiado en la primera parte, pero bueno, al menos le da algo de interés a lo que es en esencia, otro número seguido de todo el mundo contra un bicho superpoderoso. Estas escenas están hechas algo mejor, pero sigue sin ser más que un número de pelea normalito. No ayuda para eso el dibujo de Clayton Henry, que tiene un estilo caricaturesco que no está muy mal cuando se trata de personajes hablando, pero que cuando se trata de luchas a muerte, queda de lo más light, disperso y sin fuerza. Encima, sus monstruos parecen de risa más que otra cosa, y cuando se supone que tienen que ser amenazadores, es un problema. Para colmo, en un momento se supone que tiene que dibujar a una especie conocida en el Universo Marvel, y en vez de dibujar su horrible aspecto habitual, la dibuja como un hombre verde y con dientes afilados… no sólo es un diseño patético para algo que se supone que es una amenaza, no es lo que lo piden, y resulta estúpido cuando otros personajes lo ven y reconocen como esa especie, pese a no parecerse en nada. Por último, hay sorpresas, que no son necesariamente buenas, sobre todo porque una parece un poco gratuita y chapuza, y otra pone en entredicho una de las cosas que nos habían dicho de la serie, pero en definitiva iban a depender de lo que tuviera Winick pensado para ellas… que no vamos a llegar a ver, y es difícil que se puedan seguir bien, teniendo en cuenta quien viene después.

Porque de aquí a que pongan un guionista de verdad dentro de dos tomos, tendremos otra vez a Chuck Austen, porque no podemos librarnos de ese incompetente. A decir verdad, esto es una rareza, ya que por una vez, Austen tiene una idea buena y original, desde luego bastante mejor que las que Winick nos ha dado ultimamente. Es una historia de Arma-X, los Exiliados moralmente ambiguos (aunque con Austen, como de ambigüedades no sabe, son los Exiliados malvados), con un giro añadido bastante curioso que tiene sentido, y no se le podría ocurrir a uno de los Exiliados normales, pero sí al nuevo recluta de esta gente. Me temo que ahí acaban las cosas buenas en esta historia. Por supuesto, Austen reemplaza al único personaje femenino del grupo por una nueva cuyo único rasgo de personalidad aparte de ser sádica es practicar sexo con el primer Macho Alfa Psicópata que aparece. Si eso es algún tipo de fantasía, es enfermiza. (Lo más cachondo es que le han añadido editorialmente ropa interior a la chica en cuestión… aparentemente, en Marvel Conservadora no tienen problemas con tener sexo gratuito, mientras no se vea lo que consideran unos centímetros de desnudo de más) Y luego, es lo mismo con los demás protagonistas: En la historia anterior, Arma-X parecía un grupo interesante (de hecho, habría sido mucho mejor darles una serie a ellos que al Arma-X que logró la serie) no porque fueran cabrones sádicos de por si, sino porque lo eran de manera creible y con matices que los distinguían unos a otros, y además, eran cafres de manera divertida. Aquí, nada, son todos psicópatas asesinos que se odian entre sí y al mundo, indistinguibles entre sí, que sólo actuan para demostrar eso sin ningún otro matiz, y que ni siquiera lo son de manera divertida, sólo sádica. Bueno, la excepción es Coloso, que se siente como si estuviera en el equipo equivocado, lo que no es mala idea, pero que se pasa todo el rato siendo la faceta más llorica del original sin hacer nada. El argumento tiene algunas cosas interesantes, hay que admitirlo, lo que es una sorpresa, pero se estropea mucho debido a que los personajes son horribles e inaguantables, y que el final en vez de resolver la historia, simplemente la termina sin que los protagonistas hagan nada relacionado con la premisa interesante. El dibujo de Calafiore es más o menos como siempre. No Recomendado (4)


Generación M:
Primero de los tomos que salen de Diezmados, dedicado a examinar que ha pasado con los mutantes que han perdido los poderes. Como el título y la portada indican, algunos de los elegidos como corderos sacrificiales son personajes de Generación-X, y a estas alturas, los personajes muertos, desaparecidos o sin poderes superan a los que siguen bien en una proporción de 3 a 1. En general, los elegidos para librarse de ellos y que parezca que esta mierda de quitar poderes es aleatoria son personajes que nadie estaba usando. Cuando dos de los personajes más significativos y con más apariciones son Cámara y la puñetera Mole, sabes que lo de que afecta a todos por igual es mentira. Lo cual es casi de agradecer, porque son personajes que podrían tener potencial que lo pierden como sacrificio para esta tontería anti-creativa. El encargado de contar esto es Paul Jenkins, que no está haciendo precisamente buenos trabajos últimamente, quizá porque le toca escribir chorradas dictadas por los genios de arriba de Marvel. En cualquier caso, esto es un desastre. Primero, no parecen tener muy claro que narices significa perder los poderes. En la mayoría de otras series, significa que los exmutantes se vuelven humanos normales, lo que tiene sentido, si pierden las alteraciones en el ADN que les hacían mutantes, lo lógico es que sean humanos, aunque tengan que haber sido transformados mágicamente en humanos de repente. Que Cámara pierda los poderes pero aún tenga un agujero en el pecho aún se puede tragar, aunque no sea consistente con que otros se vuelvan humanos del todo en situaciones parecidas. ¿Pero que la Mole pierda su grasa pero no su piel? ¿Es que sus poderes eran ser increiblemente gordo, pero tener la piel acompañante no era parte de ellos? ¿Cómo se come eso? O una chica que se transformaba en dragón, que aparentemente pierde el poder de volar (¿Eso es un poder? ¿No sería una extensión lógica de tener dos puñeteras alas?) pero no el de transformarse en dragón, y se supone que ya no es mutante. ¿Eso no es parte de su poder, parte de su mutación? Igualmente otros que siguen con las deformidades de los poderes, pero no las habilidades que da eso. Aparte de la inconsistencia entre series (gran trabajo de coordinación, Marvel, así vais a conseguir que sigan comprando toda la mierda entrelazada que sacais), ¿tiene idea Jenkins de lo que es ser mutante? Porque no lo parece.

Aparte, tenemos la historia. Si esperabas una historia sobre los mutantes que han perdido sus poderes, tendrás que buscarla en otro sitio, ya que Jenkins no parece interesada en contar eso aquí. En vez de eso, machaca con una de sus historias de “interés humano” sobre una periodista que acaba de crear, y realmente es una historia sobre su vida, sus traumas, y como los supera. No es que sea una mala idea como narradora de la historia, pero primero, como era de esperar, su historia está estirada, es predecible y da muchas vueltas sobre lo mismo. Y segundo ocupa practicamente toda la historia en vez de ir de la supuesta misión de la miniserie, que es relegada a un segundo plano casi irrelevante, de apenas un par de páginas cada uno. Diablos, hay una escena donde uno de los personajes más importantes que han perdido los poderes le está contando su historia, y la cortan a mitad porque la protagonista está tan centrada en sus tonterías, y el guionista en ellas, que no puede atenderla. Además, por si la protagonista no fuese ya irritante de por si, encima es uno de esos personajes que tanto le encantan a sus creadores, que para darles más importancia, no sólo conocen retroactivamente a todo el mundo, encima son grandes amigos, y se dedican a decirle lo guay que es por hacer cosas que haría cualquiera. Para colmo, por si fuera poco que los mutantes sin poderes hayan sido sacrificados para una mierda de evento y miniserie en la que ni siquiera les prestan atención, aparentemente el guionista ha sido incapaz de molestarse en investigar algo sobre ellos. Aparentemente, según Jenkins, Júbilo es una adulta que conoció a la Mary Sue protagonista hace años en un rally antiglobalización. Por supuesto, es donde esperas encontrar a Júbilo, que aparentemente es ahora alguna clase de activista. Joder, que no es tan difícil leer alguno de los cientos de comics donde ha salido, o preguntar a alguien sobre el personaje. Ese es el interés que tienen los encargados de estas cosas en sus personajes. Oh, y aparte, la historia va de un misterio de asesinato, que realmente no tiene nada que ver con el resto de la historia. Por supuesto, al final el misterio no va sobre ninguno de los invitados, porque no es su historia, va sobre la protagonista, porque el universo entero gira alrededor suya. Ni siquiera Bendis hacía a Jessica Jones tan egocéntrica. Además, la identidad del asesino es algo que se sacan de la manga sin practicamente explicación ni pistas, así que no es ni siquiera una buena historia de misterio, como no lo es de los mutantes afectados, ni de su cultura ni como afecta al mundo, ni apenas una buena historia de presentación de la protagonista, que seguirá incordiando en futuras historias. Lo único positivo es el dibujo de Ramón Bachs, que con su estilo algo caricaturesco, no parecía que le fuera a ir bien una historia tan oscura, pero hace un trabajo bastante sólido, algo reminiscente del también colaborador de Jenkins, Buckingham. No Recomendado (3)


Grandes Sagas DC: Legends:
Esperando a que reediten Crisis en formato Absoluto, llega la siguiente saga, primera de esta colección. Por un lado, es una buena idea, ya que aunque hay mucha basura formulaica entre las sagas, hay algunas que no están mal, para ser crossovers, y estarán bien para la gente a las que le gusten las supeheroicidades puras, y quieran conocer más sobre el Universo DC. Por otro lado, hay mucha basura, e incluso las mejores tienen sus problemas derivados del formato, aparte de que si no te hacen gracia estas cosas y tienes cierto interés por los personajes, vas dado. Pero bueno. Este fue el primer crossover después de Crisis, es decir, el primero del nuevo Universo DC post-Crisis. Resulta un poco extraño reeditarlo ahora, ya que muchas de esas cosas han sido deshechas, y basicamente era una excusa para lanzar varias series nuevas, algunas muy buenas como Escuadrón Suicida y Wonder Woman, que de momento no tienen pinta de reeditarse. Aparte de que Norma ya la sacó el año pasado. Además, se nota mucho que no estaba pensada para leerse de un tirón: Dedica varias páginas en cada número a repasar los números anteriores, lo cual se vuelve muy irritante llegado cierto punto. En cuanto a la premisa, se basa en un cliché de Marvel aplicado a DC, que no funciona, entre otras cosas porque creo que la historia ni siquiera se molesta en explicar que el villano tiene la habilidad de hacer que la gente actue irracionalmente, que es la justificación que tiene. (El pseudónimo que adopta, sin embargo, es genial) La historia es bastante obvia y predecible, además. Tiene sus momentos buenos, sobre todo los que se nota que son de Ostrander, como la introducción del Escuadrón Suicida. Pero en general, el único interés que tiene es el nostálgico, porque no es demasiado buena (desde luego, no recordaba que fuese tan mediocre) y su importancia histórica no es mucha. Dibujo bonito de Byrne en general, al menos. Neutral (6)


Iron Man: Extremis:
Vuelve Iron Man a España con la primera saga de su nueva serie post-Desunidos. Si te preguntas porque sale mucho después del resto de su generación, es porque la saga tardó en salir el triple de lo prometido (apenas van por el nº13 en EEUU, mientras que las otras están terminando su segundo año), porque en Marvel no les importa una mierda cumplir lo que prometen o sacar mensualmente sus comics mensuales, ya que saben que sus dibujantes no van a cumplir con los plazos ni de coña, y aún así actuan como si fueran a hacerlo. Y así seguirán mientras la gente aguante que les tomen por idiotas. La otra gracia es que esta saga está escrita por Warren Ellis, que odia a los superhéroes, pero no puede evitar seguir escribiendolos, en una extraña relación de amor-odio, o quizá sea porque nadie hace ni puñetero caso a lo demás que escribe. Quizá porque no están interesados en cosas que no son superhéroes, quizá porque Ellis siempre hace lo mismo y cansa tanta repetición. Además, el propio Ellis admite orgullosamente que no ha leido nada sobre el personaje. Así que si esperas uno de esos comics lentos, que se creen modernos y maduros, y que tienen que ridiculizar o ignorar la mayor parte de cosas del género, como disculpa de tener que rebajarse a escribir sobre él, un comic lleno de odio e ignorancia sobre lo que le han encargado escribir, que tanto han abundado en Marvel ultimamente… acertarás bastante. Para empezar, tenemos la enésima revisión del origen del personaje cambiandolo para tiempos presentes, que cada guionista sin ideas que llega al personaje hace, y que luego todo el mundo ignora. Seguimos con el argumento más manido posible respecto al personaje (después del de “alguien usa su tecnología contra él”, pero tendremos que esperar a la segunda saga para eso), tenerle con culpa o gente echandole en cara que hace mil años creaba armas para el gobierno. Por el amor de Dios, cualquier culpa que pudiera tener por eso debería ser ampliamente eclipsada por el hecho de que dejara de fabricarlas hace muchos años, y haya estado desde entonces dedicandose a arriesgar su vida para salvar el mundo incontables veces, en vez de vivir la gran vida como hacen todos los demás multimillonarios. Habría que ser bastante idiota para echarle en cara eso, pero aún asi, siguen dando la lata. Luego seguimos con la introducción de un nuevo personaje que ha tenido una influencia vital en la vida de Tony, y que por supuesto jamás ha sido mencionado. Por supuesto, el personaje habla como Ellis, porque sus personajes siempre imparten vitales lecciones que jamás podrían ocurrirseles a los patéticos personajes que le encargan. Da igual que realmente no digan nada que no sepa ya. En general, todo da la impresión de que Ellis se cree muy por encima del personaje y su serie, y tiene que darle lecciones que aprendió antes de que Ellis empezará a machacar con sus ideas sobre chamanes en miles de series. Guau, tiene que superar su culpa, que original. Guau, tiene que enfrentarse a un enemigo más poderoso que él y para eso tiene que mejorar su tecnología y aceptar que a lo mejor tiene que tomar medidas extremas, jamás se ha visto en esta serie.

Y luego está el tema de la tecnología. Ellis es un gran fan de la alta tecnología. Desgraciadamente, es de la del mundo real, que queda en ridículo frente a la que maneja Iron Man a diario. Así que cuando presentan aquí tecnologías “revolucionarias” de cibernética y así, que llevan saliendo en esta serie cerca de 20 años, no puede sino causar risa. Y su gran idea para un villano amenazador es un tipo cuya tecnología le da superfuerza. Ajá. Oh, y aparentemente no tiene muy clara la idea de que la gracia de Iron Man es que es una persona normal sin la armadura, así que decide darle habilidades especiales cuando no lleva la armadura, porque piensa que es moderno, o algo, en vez de algo que ya se ha visto porque no es buena idea. Y si el hecho de que no tenga idea sobre como escribir al personaje, no tenga ideas originales, y el argumento sea mediocre, además es que es una cosa lentísima y de un plomazo inaguantable, que tarda tres números en que pase algo, porque está muy ocupado con páginas y páginas de Iron Man volando o de Tony Stark recorriendo pasillos, o así. El dibujo es de Adi Granov, que es de los que dibujan por ordenador. A decir verdad, es bastante mejor que sus predecesores, los personajes no parece maniquíes como los de Austen, ni cosas extrañas como los de Crain, de hecho, tienen bastante buen aspecto, al igual que la armadura del prota. Nos quedamos sin saber como haría cosas chulas de alta tecnología, porque lo que más hay en ese aspecto son montones de cables. A la acción le falta aún para quedar creible, sigue fluyendo mal de viñeta a viñeta y las figuras tienen aún cierto grado de estar posando poco naturalmente y sobreimpuestas sobre el fondo, pero vamos mejorando, y ya es mejor que unos cuantos dibujantes normales. Pero vamos, un tomo que no es ni recomendable a fans de Ellis (parece una versión light y diluida de sus otros trabajos, sin apenas ideas ni nada interesante) ni a fans del personaje, porque no tiene ni idea de él, ni en general a nadie, porque es un tostón. Otro “éxito” de los relanzamientos de Desunidos, menos mal que sólo ha sido esta saga. No Recomendado (4)

JLA Nº6: Me gustó bastante el final de Malcolm, cerraba bastante bien las historias de los personajes. Claro, que no me termina de convencer la idea de que el protagonista esté destinado a ser Presidente. Sobre todo teniendo en cuenta su tendencia a ser antisocial, y a no ceder jamás en sus principios, cosa bastante necesaria en política. Además, ¿Quién ha oido hablar de un Presidente con un doctorado en física nuclear? Habría acabado antes haciendose millonario y comprando la presidencia. Hablando de lo cual, Estudio 60 no está llegando a la altura del Ala Oeste, precisamente. Si te preguntas a que viene todo esto, realmente no viene a cuento de nada, pero es espacio que no estoy gastando en hablar de un comic de Chuck Austen. Es una mierda, yo lo se, tu lo sabes, los que lo editan lo saben. Y aunque entiendo hasta cierto punto que lo publiquen porque es parte de la serie regular, siendo una historia de relleno por un guionista al que han echado por malisimo, podrían haberselo ahorrado y haber acelerado con reediciones o con JLA Clasificado, que valen más la pena. Esto es un ejercicio repetitivo, nada sutil y patético de tener a los protagonistas fracasando en alguna misión heroica, de manera que alguien muere, y tenerles quejandose, atormentandose y con caras largas durante seis números. En serio, eso es todo. Bastante malo es que en DC haya esa estúpida tendencia de sacar comics que se creen modernos y adultos porque los héroes no logren hacer de héroes y sea todo oscuro y deprimente (que ya quedó demostrado hace años que no va a ninguna parte, aparte de ser tóxico y contradictorio a la idea misma de estos héroes en concreto… a ver si con la Crisis Infinita se les pasa), pero encima que eso lo ejecute un incompetente como Austen, nos da un comic que no funciona en absoluto, que no pega a los protagonitas, que es aburrido y miserable, y que no dice absolutamente nada sobre el supuesto tema. (Oh, ¿se les ha muerto alguien? Es trágico, pero realmente, son profesionales, les habrá pasado antes, y rasgarse las vestiduras por eso simplemente es absurdo, mucho más darle tantas vueltas para no llegar a ninguna parte) El dibujo de Garney ha visto mejores días, estando bastante poco acabado, y bastante suelto. Evitar a toda costa (1)

Jóvenes Vengadores Nº8: Donde pasa… más o menos lo que podías esperar, la verdad. Se revela el origen de Patriota, (y a diferencia de Brubaker, Heinberg al menos no ignora las series de Priest) siguiendo con la revelación interesante del número anterior, que aquí va por el camino más predecible, sobre todo en la caracterización, pero que deja al personaje en una situación con más posibilidades. Por lo demás, queda claro hacia donde va Heinberg con la Visión, que es una lástima para el personaje, pero a cambio al menos los Vengadores están actuando como personas sensatas en vez de cómo capullos estirados para que los protagonistas tengan una autoridad contra la que rebelarse. Todo muy normalito y previsible, pero no mal hecho. Dibujo muy sólido de DiVito, puede suplir a Cheung cuando quiera. Por cierto, que resulta de lo más triste que, dado el esfuerzo que en Marvel están poniendo en crear nuevos personajes, los únicos que hayan tenido éxito sean una mini-Lobezno y unos mini-Vengadores. Recomendado (7)


New X-Men Nº15:
Primer número de la nueva etapa de la serie, que va a pasar de ser una Escuela de Mutantes a ser un grupo de superhéroes jóvenes, un Generación-X 2, con lo bien que salió el primero. Los autores son Kyle y Yost, los creadores de Lobezna, y por supuesto, se la traen consigo nada más empezar. Afortunadamente, la serie no se convierte en X-23 y Amigos, al menos de momento, sólo un par de páginas que son para presentarla y hacer borrón y cuenta nueva con respecto a las apariciones anteriores del personaje que no han escrito ellos. Desafortunadamente… está el resto del comic. Empieza con la mañana del Dia M, al igual que el especial del mes pasado, y demuestran la maravillosa coordinación de Marvel, pues las escenas similares se contradicen de un sitio a otro. Pero bueno, la idea central es la misma, todos los estudiantes sin nombre y muchos de los que tienen nombre pero poco protagonismo han perdido los poderes, y un par de los antiguos protagonistas también, para tratar de disimular un poco. Así que es un número entero de los personajes en estado de pánico al respecto. Eso podría estar bien si los personajes estuviesen bien escritos, pero esto está escrito según las leyes de los culebrones: Todo el mundo es un histérico, todo el mundo tiene un elemento de personalidad como mucho y lo manifiesta cada vez que abre la boca, y los personajes, en vez de actuar como tendría sentido según su personalidad o situación, o en general como un ser humano, actuan como estereotipos o como lo que sea, por conveniencia del guión, no importa como sea de estúpido o contradictorio el resultado. Uno de los protagonistas de la serie es expulsado sin misericordia en una página, de manera que no sólo resulta estúpida e insultante para el personaje, no tiene sentido para los personajes, y es contradictorio con números anteriores de esta serie y con otras series ahora mismo. Además, son tan listos los responsables de la serie, que te dicen en la portada cuales van a ser los protagonistas de la serie al terminar la saga, de manera que nada más empezar, no sólo sabes quienes han perdido los poderes, sino de quienes se van a librar gratuitamente aunque no los hayan perdido. Y en general, toda la sensación que da es que se han librado de una premisa y de un montón de personajes interesantes, que tanto esfuerzo le costó a los guionistas anteriores crear, para ponernos un culebrón mutante malo sin ninguna idea nueva, por lo que los indicios del argumento parecen indicar. Fantástica nueva dirección. El dibujo de Brooks no es tan malo como algunos en la Ruleta de Dibujantes de la serie, y es de un estilo similar a muchos de ellos, pero tiene sus problemas de consistencia y de anatomía, y es tan histriónico como la historia. Evitar a toda costa (2)


Superman Nº7:
Otros dos números seguidos de Austen. O quieren librarse rápido de él, o quieren atontar al público por saturación. El primer número es mejor de lo que nos tiene acostumbrado, lo cual nos coloca en ligeramente cerca de mediocre. Es un número con Silver Banshee de villana, bastante desquiciada, tratando de conseguir… uh, algo. No es precisamente una visión interesante del personaje, pero al menos no va cumpliendo los tópicos de las personajes de Austen. Para eso ya está la segunda historia, donde un villano secuestra un pueblo con la intención de matar a los hombres y violar a las mujeres, y por supuesto, estas se dedican a hacer cola para practicar sexo con él. Me siento sucio sólo de leer esta mierda insultante. El villano encima viene de la última historia que publicó Norma, que no es precisamente una que se mereciera una secuela. Hay una escena moderamente interesante con Juicio Final, lo cual es altamente inesperado dada su historia, pero sólo son dos páginas rodeadas de mierdas. El dibujo de D’Anda en la primera historia es feo de narices, y el de la segunda, por unos trescientes dibujantes, es, siendo generosos, inconsistente. En Aventuras, Rucka demuestra que puedes hacer una historia con Superman agonizando emocionalmente de manera que quede bien. Únicamente tienes que darle una razón convincente que no contradiga la esencia del personaje, y que sea por un hecho grave puntual. A veces se pasa de melodrama, y es un número entero de un monólogo interno en el que no pasa mucho, pero al menos es un buen monólogo y era algo que tenía que pasar tarde o temprano. El dibujo es aceptable. Por último, Azzarello corta su racha de cinco números seguidos de Superman quejandose sin hacer nada, con un tono de “me creo muy adulto” para pasar a una historia en plan Edad de Plata de Superman contra monstruos gigantes. Decir que es un choque de tonos es quedarse corto, pero al menos es una mejora respecto a números anteriores, por ser una historia de Superman más o menos divertida, aunque sea simple y predecible. De hecho, los monstruos son tan absurdos, que si la historia fuera en un tono más desenfadado y exagerado, en vez del puñetero tono de cara seria, sería hasta divertida. El dibujo de Lee es más apropiado a este tipo de historias, pero es bastante flojito aún así, con su mala anatomía y rayitas de siempre, y encima poca fuerza en la acción. No Recomendado (3)


Ultimate Fantastic Four Nº15:
Una de las cosas buenas de Millar en esta serie es que no está haciendo versiones de historias clásicas, está haciendo las suyas propias con versiones de los elementos clásicos. Esta vez, toca versión “realista” de un elemento típico de ci-fi que los 4F han usado de vez en cuando, y de los skrulls. Resulta un tanto hipócrita que después de machacar tanto en Ultimates con que se llaman Chitauris y tienen una forma monstruosa, porque era más moderno, o realista, o serio, o alguna de esas basuras que se creen en Marvel, ahora resulte que si que se llaman skrulls y son hombrecitos verdes después de todo. Dan una explicación aceptable, pero resulta esquizofrénico que sea Millar el que se tenga que hacer un retcon a sí mismo. La historia empieza con uno de los dramas habituales de los 4F, que al menos aquí está menos gastado porque están empezando, y luego lleva eso por un sitio de ciencia-ficción que en el Universo Marvel se descartó por motivos prácticos que no se aplican aquí. Está bastante claro como va a terminar la historia a ese respecto, pero es algo necesario, porque si no, la serie no se sostendría a largo plazo. En cualquier caso, tras un comienzo algo lento y un par de trucos ingeniosos que captan la atención, empieza la historia en si, y está bastante bien. Especialmente bien como evita alguno de los tópicos de este tipo de historias. La situación tiene algunas influencias bastante obvias, pero no quita que el desarrollo esté bien pensado (aunque la cronología es un tanto excesiva, es imposible que las cosas se estabilicen tanto en tan poco tiempo) y sea agradable de leer. De hecho, algún día deberían hacer una serie con esta premisa sin deshacerla al final. Y las cosas se ponen aún más interesantes y terroríficas con el final, que, junto a sagas anteriores como la de Namor, da la impresión de que Millar se está inspirando en historias cortas de ciencia-ficción de la época más que en los 4 Fantásticos clásicos, lo que no es necesariamente algo malo, al contrario, les pega bastante bien. El dibujo de Land tiene cierto atractivo cuando no canta mucho que está copiando modelos de revistas. Funciona mejor con iluminación más clara y más fantasía, como aquí. De todas maneras, se le sigue notando mucho artificio e incomodidad. Recomendado (7)


Ultimate Spiderman Nº8:
Con el primer anual de la serie, cuyo final fue apañadamente chafado el mes pasado en UXM por la incompentencia de Panini, así que tengo algo más de libertad para hablar de él. Los tres Anuales Ultimate que se han visto hasta ahora por aquí han sido buenas muestras a favor del formato, con historias básicamente autoconclusivas, que quedan bien en una historia suelta de este tamaño en vez de estiradas a dos números o más, pero que son importantes para la serie. En este caso, se trata de introducir al nuevo interés romántico de Spiderman. Bueno, introducirla como posible novia, ya había salido antes. Es esencialmente una historia de primera(s) cita(s), con la gracia de que siendo superhéroes, implican enfrentarse a villanos segundones. Es una historia muy bien hecha, con las típicas ansiedades y alegrías típicas del romance adolescente, hecho de manera muy creible, con personajes sólidos y agradables, y diálogo divertido y apropiado. Además, es una buena elección como pareja para Spiderman, tanto en personalidad como manera de solucionar el problema principal con Mary Jane. Es de agradecer que Bendis y Vaughan hayan hecho un buen trabajo con ella, alejandola del molde de todos los personajes de Millar, para hacerla un personaje más agradable y desarrollable (y bastante más similar a la original, aunque sin ser un supergenio que actua como un adulto). La única pega es que no dibuje Bagley, lo que es una lástima. Dibuja Mark Brooks, que más o menos usa un estilo similar al de Bagley, pero más chapuza, menos claro, con anatomía rara y horribles ojos de bicho. Pero podría ser peor. Para complementar el número, viene un número ½ exclusivo de Wizard de esos que tanto incordian, por el equipo creativo habitual, que realmente debería haberse publicado antes, porque es el debut de Ultimate Puño de Hierro. Es una historia original, desde el punto de vista de la redacción del Bugle, con un dilema interesante, y que pega para las 8 páginas que son (en vez de estirarlo a 22, que Bendis lo ha hecho con historias parecidas), pero no llega a resolverse bien, y queda un final un poco confuso y decepcionante. Por cierto, que aún hay un nº1/2 de Ultimate X-Men colgando, podrían haber aprovechado el mes pasado. Muy Recomendado (9)

Y eso es todo por esta semana. Nos vemos la que viene con el contraataque de DC: Crisis de Identidad continua demostrandonos lo divertido y genial que es contar historias sobre violaciones y muertes de mujeres, y encima, invade a Flash. Capucha Escarlata llega a Batman, y nada será lo mismo, o algo. Wonder Woman sigue enfrentandose a Medusa. Los Jóvenes Titanes tienen una historia dedicada a Beast Boy. Los Outsiders tienen un episodio muy especial. En Doom Patrol, indagaremos en los misterios del Pentágono. Y Transmetropolitan hecha un vistazo a la TV y a la religión en el futuro, si es que no es lo mismo. Nos veremos.

Enhorabuena a los estadounidenses, han decidido detener la transformación de su pais en un malvado imperio fascista, al menos de momento. Con el cambio de poder, con un poco de suerte, las cosas volverán un poco a la normalidad, y será un indicador de cómo irán dentro de dos años. Y si no otra cosa, al menos nos hemos librado de algunos indeseables.

[Suena Born In The USA, porque me siento irónico]

Hola a todos. Bienvenidos esta semana a las reseñas, donde por fin, empiezo a ir más o menos al día. Esta vez toca la mitad de lo de Panini de noviembre, y casi todas las series regulares de Planeta de Octubre, que aún coleaban. Mirando las series de este mes, cualquiera diría que empezaron a publicar comics americanos en España hace un año.

Concretamente, Panini demuestra cada vez más lo inútiles y chapuzas que son, como voy diciendo en cada reseña, por múltiples motivos. Uno más lo podeis encontrar aquí

Mientras, en Planeta tampoco son inocentes de cagarla, y este mes empiezan a tope su plan de acelerar sus series en una carrera atolondrada de aquí a la primavera que viene, para llegar a la Crisis Infinita. Espero que no sea una carrera a la cancelación, por saturación del público con demasiado material en poco tiempo.

Por cierto, hablando de la Crisis famosa, si en alguna página o así están interesados en hacer un resumen semanal de los crossovers con Crisis como ayuda a la lectura, como hicieron en EEUU, me ofrezco voluntario.

Ahora, las novedades americanas de la semana:

En Marvel tenemos dos miniseries. La primera es Avengers Next, un revival de la versión de los Vengadores del futuro de Spidergirl. Como Spidergirl, es terriblemente retro, pero no tiene la gracia y encanto de la protagonista.

La segunda es 4 Fantásticos: El Fin, de Alan Davis. Y hace exactamente lo que dice el título, una última aventura en el futuro jugando con todos los elementos propios de la serie, con una estructura similar a El Clavo. De momento, va muy bien, lo mejor de todos los implicados en bastante tiempo.

En DC, dos novedades de Superman. Primero, Superman Confidencial, a base de historias en el pasado del personaje. La primera historia, de Cooke y Sale, es una historia de Superman bastante normalita, aunque con algo de encanto. La calidad variará con los equipos creativos, de todas maneras.

Y luego está Action Comics, con la llegada de Johns y Richard Donner, más el hermano Kubert mejor. De momento es pronto para decir, porque la historia empieza demasiado lenta, pero promete, y tiene aspecto bonito. Ya veremos.

Pero el acontecimiento de la semana es que, para fastidio de todos los fantoches que predecían su fracaso, 52, el comic semanal de DC, llega a la mitad sin un solo retraso, demostrando que al menos DC puede publicar uno de sus grandes lanzamientos sin estropearlo. Y pese a los cuatro guionistas y la flotilla de dibujantes, ha logrado mantener una buena calidad, contando varias historias entrelazadas por lo general buenas (aunque se note la diferencia entre cuales hace cada guionista, entre otras cosas porque las de Waid suelen ser las más flojas), que se van volviendo cada vez más interesante mientras se desarrollan y se va viendo como los distintos misterios y tramas están conectadas. Además, la serie lleva un ritmo y una manera de ejecución que como mínimo, es muy distinta que el resto de series, y es todo un acontecimiento, demostrando además la viabilidad de una serie semanal.

Pero lo mejor de todo ha sido la esperada y retrasada conclusión de Siete Soldados, la épica experimental de Grant Morrison. Si bien al final le habrían venido bien 9 páginas más, si no 77 en total, el resultado es una maravilla multigénero con múltiples lecturas, y una historia muy compleja y con una estructura cuidadisima e intrincadisima. Y muy chula, tanto las escenas individuales como la imagen global una vez la pillas. Y el dibujo de JH Williams quita el aliento, logrando imitar los estilos de cada una de las miniseries del proyecto, y algunos otros, a la perfección, y hacer una serie de cosas visuales asombrosas. En definitiva, el experimento de las múltiples historias interconectadas ha sido algo único, con muchas más ideas, más cosas que decir, más complejidad en forma y fondo, más variedad de estilos y más ideas geniales de las que la mayoría de series tienen en años y años. Es uno de esos comics que salen cada mucho que demuestran lo mucho que se puede hacer con el formato y el género, y lo poco que se esfuerza en hacer la mayoría.

Y ahora, las novedades de la semana:

Bullseye: Grandes Exitos: Sigh. Con la cantidad de material bueno que hay que no publica Panini, tienen que publicar una miniserie absolutamente intrascendente, escrita por Daniel Way. Como si tener 48 páginas mensuales de Way no fuese ya bastante malo. Pese al título, no es un recopilatorio de las mejores historias de Bullseye (aunque un capítulo si que está dedicado a flashbacks de sus mejores apariciones), es una especie de origen e historia de Bullseye. Hasta ahí todo bien. Pese a la portada, no es un comic de la línea MAX, eso es una gilipollez añadida de Panini, para hacer creer que es un comic más adulto y más molón, o algo. Y desde luego, el comic va en esa línea, da la sensación al leerlo de que se esfuerza mucho en ser un comic de Garth Ennis: Currantes normales ligeramente desagradables que están para ser machacados, un bastardo carismático como protagonista, mucho intento de ser desagradable y a la vez gracioso con la violencia… y por supuesto, el dibujo de Dillon, que es lo mejor del comic. Otra cosa a la que intenta parecerse es al Silencio de los Corderos, con los empleados del gobierno tratando de interrogar al sociópata encarcelado para que les ayude, y ahí es donde más miserablemente fracasa. Primero, porque los interrogadores no tienen una personalidad o elemento interesante entre ellos. Y segundo, porque para que esto funcione, Bullseye tiene que estar manipulando a sus interrogadores para llevarles a su terreno. Y aunque desde luego la sensación de ser un cabrón y de estar jugando con ellos si que se nota, lo que no se nota en ningún momento es que les esté levantando ampollas y afectandoles personalmente, porque la conversación en ningún momento se vuelve personal. Así que cuando los interrogadores empiezan a cometer errores porque Bullseye les cabrea no es porque él haya sido un genio malvado, es porque los interrogadores son idiotas sin paciencia, ya que realmente no ha hecho nada para afectarles personalmente. Así que toda la sensación de inquietud y de ver cuando Bullseye va a lograr librarse y armar el follón, que más o menos se estaba logrando, se pierde. La otra parte que parecía interesante, o al menos que esto no fuese una perdida de tiempo, es que parecía que iba a revelar la hasta ahora desconocida historia de Bullseye. El problema es que, para poder hacer un giro ingenioso al final, le quita parte de la validez a las revelaciones. Revelaciones que mezclan tópicos con subversiones de tópicos, y aunque no es un mal origen (hasta donde es un origen) tampoco es una historia especialmente memorable. Añadele alguna cosa buena, como un par de giros al final, y unas cuantas chorradas incomprensibles, como que haya un cyborg por ahí cargandose el tono sin venir a cuento, o el hecho de que, por supuesto, siendo Way, todo se extienda más de lo que debería durar, y queda un resultado bastante fallido, aunque mejor que la mayoría de cosas de Way. No es tan malo como podría ser, pero no es ni de lejos tan maduro y guay como se cree. Si quieres ver un origen de un asesino a sueldo bien hecho, en la quinta parte de espacio, leete el número de este mes de Flash. Neutral (5)


Cuatro Fantásticos Nº5:
Empieza con una pelea de lo más convencional contra naves aliens genéricas, mientras la parte interesante, la de Reed y Neh-Buh-Loh, trata algunos temas interesantes habituales en las obras de Straczynski: Lo importante del conocimiento, como los que lo que tienen el poder tratan de suprimirlo, que lo más importante es hacerse preguntas y eso es lo que conduce el universo, y así. El problema es que mientras en sus buenos tiempos, en Babylon 5 y así, JMS podía meter esos temas a través de una historia sobre unos personajes, aquí es toda la historia, con los personajes teniendo que decir las ideas explicitamente en voz alta, como si los lectores fueran tontos y no pudieran captarlos. Es de agradecer que al menos se moleste en tener temas, pero esto es demasiado. La falta de sutileza llega a niveles ridículos al final del número donde no contento con machacar las ideas, acaba cogiendo su metáfora de “nuestras preguntas conducen el universo” y la acaba aplicando literalmente de la manera más cutre posible, sin ningún rastro de ironía o simbolismo (que es como hace Morrison que funcione cuando hace cosas similares) y… eso, es ridículo, y parece que JMS no sólo no tenga ideas nuevas, es que ya no sepa ni hacer las antiguas. El dibujo de McKone es sólido, pero se nota que podría dar más de sí si le hicieran hacer cosas más interesantes como en Titanes. Aquí acaba teniendo varias páginas de dos personajes en pequeño y lo demás, efectos de photoshop. En cuanto a la serie de complemento, que aún da la lata, tenemos el retorno de unos villanos que son una mala idea. El único motivo por el que esos villanos que no le pegan en nada a la serie aparecieron en esta serie para empezar es porque Conway escribía todas las series como superhéroes genéricos. Pero la verdad es que la magia no le pega nada a la serie. No es que los malos sean un buen ejemplo de villanos mágicos. La historia no empieza del todo mal, con un intento de hacer escenas terroríficas decente, tomandose a los 4F como una familia normal, pero empieza a descarrilar cuando aparecen los villanos, que son todo lo contrario al ambiente de película de terror que pretende Aguirre-Sacasa con las primeras escenas, y un final nada convincente, por desgracia. El dibujo de De Landro no es malo. Pero la combinación de las series falla, cada una en un extremo. No Recomendado (4)


Daredevil Nº9:
Comienza la última saga de Bendis en la serie, y todo lo que no ha pasado en las últimas sagas, pasa ahora. No es que el ritmo sea precisamente acelerado, pero las cosas no se eternizan, al menos. Muy buena caracterización de los protagonistas, con la clase de material que debería haber habido hace un par de sagas. Mientras, Kingpin demuestra una vez más porque es el villano de Daredevil por excelencia, con un giro que tenía que pasar tarde o temprano y que pone las cosas interesantes. Y en efecto, se empiezan a ver repercusiones en el segundo capítulo, con las cosas moviendose, aunque realmente no se avance mucho. Pero por una vez es comprensible, es tener una sensación de la calma antes de la tormenta que se acerca. Parte del desarrollo entre un capítulo y otro se deja algo ambiguo e inexplicable, pero puede ser cosa del momento. El dibujo de Maleev, aunque algo estático y con sus fondos recortados de siempre, hace muy bien a los personajes y lo que quieren transmitir, igual para la ambientación de las escenas. Y está bien que siguen haciando cosas algo más originales en las portadas. Muy Recomendado (9)

Doom Patrol Nº12: Aviso: Este número es el primero en llevar material que Zinco no publicó, inédito en España. Los que estuvieran esperando a eso, que vuelvan. El primer capítulo termina de una vez la historia de la Roca Juez y demás. A decir verdad, el final es probablemente el mejor capítulo de la historia, el más directo y comprensible, al menos. La manera de solucionar el conflicto, sacado de culturas reales, es muy original y apropiada, aunque la moraleja sobre la futilidad de la guerra que lleva es un poco obvia, sobre todo teniendo en cuenta que los representantes de cada bando se han escrito como estereotipos exagerados precisamente para eso. La moraleja sobre la religión que hay después es más sutil y está mucho mejor llevada. Pero bueno, es un buen final a la peor saga de la etapa, que definitivamente habría necesitado un capítulo menos, si no un despliegue menor de los excesos de Morrison. El segundo capítulo es una historia aparte, que además sirve de último prólogo a la siguiente historia sobre el misterio del Pentágono. Es la historia de Flex Mentallo, Hombre de Músculo y Misterio (que acabaria teniendo miniserie propia, pero eso es aparte), y es el tipo de historia gloriosamente tonta que Morrison se inventa a veces. Empieza como una parodia genial de los viejos anuncios de Charles Atlas (si no los has visto nunca, la primera página es casi idéntica, pero luego termina de manera mucho más convencional), y tras pasar por un toque de surrealismo, termina en un desmadre de color superheroico escrito exageradamente, que tanto le gusta a Morrison y tan bien le sale. Hombres con músculos tan poderosos que generaban rótulos en el aire y telekinesis, superhéroes con nombres como el Hecho o Mr Barba, etcetera. Es muy divertido, al menos, mezclando las ideas divertidas de los superhéroes de la Edad de Plata con muchos elementos que le dan un aire de rareza que desconcierta en la mezcla. Pero llega un momento en que pasa de demencial a inquietante, cuando las cosas raras de los prólogos anteriores empiezan a arrastrar a Flex y su mundo a la oscuridad, dandole un final tétrico a la historia, que enlaza ya con el presente. Una muestra de ingenio habitual en la serie, con el dibujo de Case, que ayuda mucho a las sensaciones de rareza necesarias a la historia, mezclando y cambiando de estilo, y metiendo muchos guiños visuales. Muy Recomendado (9)

Flash Nº11: El primer capítulo está dedicado al Amo de los Espejos, y como los Perfiles de Villanos anteriores, mejora mucho la calidad de la serie. Es una visión muy interesante, no especialmente original, pero sin caer en tópicos melodrámaticos, de cómo alguien llega a ser un asesino a sueldo y un supervillano. Johns lleva bien la dicotomía, y la de que simultaneamente sea un villano y un tipo básicamente normal y amigable, como lo presentó Morrison en Animal Man. Al darle un origen que enlaza con eso mete una cosa un tanto difícil de creer: Que otros villanos tengan conexiones emocionales con sus poderes es normal, porque se los buscaron o crearon ellos, pero a McCulloch se los dieron por casualidad, que tenga un trauma con los reflejos es un tanto rebuscado. Pero bueno, es una historia buena, que explica muchas cosas, y con un tema bien llevado que enlaza con el presente. El dibujo de Cummings es más convencional que Porter, con menos tics aunque con similaritudes, y queda bien. Si todo en esta serie fuera sobre los villanos… o al menos sobre la Galeria, porque el villano de la segunda historia no es de ellos, y es un poco aburrido y cutre. No es realmente una amenaza ni una historia, es un juego lógico para Flash, como suelen ser sus ocasionales apariciones. Los subargumentos siguen siendo interesantes, al menos, sobre todo lo que se trama con los villanos, y ya tenemos la primera conexión con Crisis de Identidad, (aunque un elemento de números anteriores va a acabar conectando retroactivamente con Crisis) con una escena que va a parar directamente al nº1. También anuncian que el mes que viene “Crisis de Identidad invade Flash”, que le da a uno unas ganas insoportables de querer leerlo. No. El dibujo es lo de siempre de Porter. Y una pena que Planeta no haya usado la portada con el Amo de los Espejos, mucho más chula. Recomendado (8)


Lobezno Nº11:
Comienza la etapa de verdad de Daniel Way, el peor guionista de Marvel, y heredero digno de Frank Tieri. La saga se titula Origenes y Finales, y es engañosa, porque ni menciona Origen, ni termina nada. Se supone que trata sobre el cambio importante que ha sufrido Lobezno tras Dinastía de Mierda, recuperar todos sus recuerdos. Pero si esperas que se mencione aquí algo de lo que ha recordado, lo llevas claro. De hecho, si esperas que pase algo relevante, vas dado. Son dos números para establecer que Lobezno ha recordado… algo y busca… algo. Si cometiste el error de leer Lobezno: El Fin, es muy similar. Por el camino, Shield y compañía están muy preocupados porque Lobezno está de misión y no pide permiso a nadie. Que es una repetición cutre de Enemigo del Estado, pero en cutre, porque no hace nada que haga que parezca ninguna amenaza, y supongo que será una excusa para tener inevitables enfrentamientos gratuitos más adelante. Oh, y hay un enfrentamiento de varias páginas con el Samurai de Plata, supongo que para no tener dos números enteros de Lobezno no haciendo nada, porque no cumple ningún otro objetivo y es aburridisimo. El dibujo es de Saltares y Texeira, los dibujantes del Motorista Fantasma de los 90. No es demasiado bueno, más Saltares que Texeira, chapuzas y con poco detalle, y con uno de los Hombres de Hierro más feos que he visto ultimamente. Es una mierda estirada que no cuenta nada pese a que tiene una premisa que podría usarse, y parece dar a entender que Way no tiene nada que decir con el personaje. Y van a estirar esto a una serie entera, el cielo nos ayude. Parece que en Marvel ni se esfuercen en que Lobezno no sea basura. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Vengadores Nº11: Hablando de basura… si te suena la portada de este número, es porque los simios que se encargan de la producción de Panini ya la usaron en un número anterior. Si, con toda la mierda sacapasta especuladora gilipollas de las portadas múltiples, han acabado repitiendo una portada, los muy subnormales. Si se puede ser más incompetente, no quiero imaginarlo, porque probablemente incluiría grapar los comics al revés. Una vez quitado eso de en medio, el contenido no es mucho mejor. La historia consiste en presentar de una vez a Ronin, después de que lleve casi un año apareciendo en las portadas. Ya en la primera escena, Bendis se encarga de descartar al sospechoso más obvio de ser Ronin (aunque considerando lo ineptamente que ha escrito los misterios e historias en general en esta serie, tampoco sería de extrañar que saliese con una trampa), e indicando que probablemente es la segunda opción más obvia, siendo Bendis. Lo cual nos lleva a otro problema de elección: Si la idea de coger a Ronin es para tener un experto en ninjas, ¿Por qué redemonios no usan a Lobezno? Si, ya se que dicen que está ocupado, (que es más de lo que dicen de Vigía… ¿recuerdas lo que dije el mes pasado de que Bendis pasará de él para que no resuelva todas las historias rápidamente? Se cumple inmediatamente en esta historia, donde Vigia no barre con los ninjas porque está… no se sabe) pero me refiero a lo que pinta en la serie. ¿No se supone que cogieron a Lobezno para usarlo en situaciones donde fuera apropiado? ¿No suena esto precisamente al tipo de situación para la que es apropiado? ¿Para que demonios está entonces? Pero bueno, hablamos de un equipo con cinco miembros con poderes similares, y todos hablan igual. A estas alturas debería estar ya claro que los personajes no fueron elegidos conforme fueran apropiados o como encajaran unos con otros, fueron elegidos por fama, y por lo que Bendis creería que es guay. Lo demás, enfrentamientos con ninjas, sin duda fascinantes si tienes 8 años en 1985. Se supone que tienen que parecer una amenaza terrible. Dios les ayude. Oh, y el Samurai de Plata otra vez, y en Marvel realmente deberían ponerse de acuerdo sobre si es un héroe con una deuda con los malos, o un villano. El dibujo vuelve ser de Finch, así que está lleno de personajes con cara de estreñimiento y exceso de rayitas y composición sacada de los 90. Evitar a toda costa (2)


Outsiders Nº13:
El número anterior parecía que prometía dedicar atención a Jade, que es el personaje que menos ha sido desarrollado. A estas alturas, apenas ha mostrado nada de personalidad, y no ha aportado realmente nada a las historias. Sin embargo, su oportunidad para brillar termina después de un par de páginas donde realmente no hace mucho tampoco, y el espacio se lo llevan los de siempre otra vez. Hay un intento luego de darle por fin un protagonismo dentro del grupo, pero es a base de hacer algo que no tiene mucho sentido dentro de la historia, más bien parece una excusa para haber repetido tres veces la misma historia. Pero bueno, es, sobre todo, una serie de escenas de pelea entre dos grupos decentes, y la interacción entre los Outsiders es divertida cuando no están en plan drama y angustia, que no queda tan bien. Y los Cinco Temibles son un desmadre, bastante divertido también, que es probablemente el mejor enfoque que han tenido. Claro, que Winick se pasa un poco con su caracterización de “somos malos por ser malos y eso nos divierte enormemente”, sobre todo cuando empieza con las muertes gratuitas. Y Sivana cada vez parece más una versión malvada del Profesor Falsworth de Futurama. Buen dibujo ágil, expresivo y atractivo de Raney. Neutral (6)


Patrulla-X Nº11:
Vale, que alguien me explique esto. Ya era bastante malo que en Panini se dedicaran a timar a la gente y a inflar artificialmente el mercado con la tomadura de pelo de las “ediciones especiales”, que eran portadas alternativas con pretensiones. Pero ahora que publican un solo comic americano por número, ya no tienen dos portadas diferentes que poner, así que la cosa llega a un nível absurdo, con una “edición especial” que consiste exclusivamente en poner “edición especial” en la portada. Es como una sátira exagerada de la codicia del mercado especulador, pero que va en serio. ¿Cómo pueden tener el morro de vender dos ediciones exactamente iguales? Si alguien es tan idiota como para tener en cuenta semejante chorrada, se merece que le timen. En cuanto al comic, tiene una idea experimental, que es de esas cosas de las que necesitamos más. La idea es que cada página es un segundo, y el número entero son los 24 segundos alrededor del final del número anterior. Daniel Way probablemente podría extenderlo a un recopilatorio entero. Bromas aparte, es una idea original y un intento de hacer algo nuevo, lo cual es muy bueno. La cosa es que dada la premisa, realmente no pasa mucho en el número. Aunque eso es en parte culpa de la historia, que no tiene mucho que decir, en otras circunstancias quizá si que podría haber contado mucho en 24 segundos. Parte de la misión es presentar al Escuadrón de la Muerte Shi’ar, que supongo que es una extensión lógica de la Guardia Imperial. Al igual que los cientos de equipos olvidables que ha presentado Claremont en los últimos años, ninguno de ellos tiene una historia o personalidad discernible, pero dadas las circunstancias, se puede perdonar de momento. Al menos tienen una misión y razón de ser clara, y algunos parecen ideas interesantes, en plan Ejecutivo Especial. No es una mala presentación. Aparte de eso, la historia no es muy allá, por varios motivos. Primero, el argumento es un intento artificial de generar drama y tristeza a base de mostrarnos como matan a personajes que no habían aparecido antes, y no tienen ninguna importancia. A pesar de (o quizás gracias a) su estilo sobreescrito, logra hacer dramáticas algunas de las muertes, principalmente porque las vemos a través de cómo afectan a Rachel, pero tantas a la vez, se nota artificial y excesivo, sobre todo teniendo en cuenta que Rachel los acababa de conocer. Segundo, porque el final tiene pinta de ir por un lugar de lo más estúpido por exigencia del guión. Y tercero, porque está dibujado por Bachalo. Decir que es confuso es poco. A decir verdad, la acción más o menos se puede seguir, en parte gracias a la narración. Pero mira que cuesta ver lo que pasa a veces. Diablos, en la presentación del Escuadrón, es casi imposible saber cuantos personajes hay, mucho menos que forma exacta tienen. Aparte de que algunos de los diseños son algo chorras, pero eso es inevitable a estas alturas con Bachalo. En fin, un experimento que no funciona del todo, pero mejor intentar hacer algo original y fallar un poco, que seguir haciendo lo de siempre, que en el caso de Claremont, no es gran cosa. Neutral (6)

Spiderman Vol.7 Nº1: ¿No hay edición especial? Imaginate las posibilidades, teniendo en cuenta que cada uno de los capítulos que contiene venía en dos portadas distintas. Que raro que hayan dejado escapar la posibilidad de explotar un poco más el mercado. Con esta renumeración, ya no quedan series activas de la era de Planeta, así que acabamos de asistir al fin de una era, de verdad. No es que importe mucho, ya que si hay alguna diferencia, es que en Panini son aún más incompetentes que en los últimos tiempos de Forum, por lo que se ve. El nuevo volumen va a tener más sentido que anteriores, al menos, siendo exclusivamente la suma de las tres series principales: La principal, la que era Marvel Knights que pasará a ser Sensacional Spiderman, y la nueva Amigo y Vecino Spiderman, de Peter David. Al menos ya no hay que tragarse material de relleno con el tomo, aunque la verdad, es bastante discutible que Spiderman necesite 3 series indistinguibles, con las pocas ideas que tienen, en vez de las series más experimentales que teníamos antes. Bien por Panini, mal por Marvel. Como una especie de declaración de principios de esta nueva etapa, la comenzamos con un crossover de 12 partes. Oh, Dios, pensaba que habíamos dejado la mierda de los permacrossovers donde los guionistas no pueden contar sus historias porque están ocupados escribiendo chorradas escritas por comité y forzadas editorialmente hace años. Pero en Marvel se empeñan en traer de vuelta los 90, así que no debería extrañarme. La saga se titula El Otro: Evoluciona o Muere, y aparentemente, el concepto que tienen de “evolucionar” es similar al que tenían cuando sustituyeron a Spiderman por un clon. Es decir, la historia parece volver a sacar el tema de los avatares animales, que parecía que había sido enterrado por fin el año anterior. Al menos esto tiene una buena idea: En vez de cada guionista escribir los capítulos que le tocan, David escribe los números de las tres series el primer mes, el segundo las hace Hudlin, el tercero JMS, y el cuarto ya se va cada uno a su casa. Así que a efectos prácticos, este tomo son tres números del AyVSpiderman de David, pero con dibujantes distintos. La idea original de Panini iba a ser publicar cuatro números por tomo durante el crossover, y hasta lo pone en la portada, pero o la han cagado, o han cambiado de idea a ultima hora, en cuyo caso, también la han cagado en la portada. ¿Qué he dicho antes de la incompetencia?

Pero bueno, así podemos juzgar la nueva serie de PAD por casi sus propios meritos por una vez. Por un lado, tiene la presentación de un nuevo villano con nada que ver con el crossover. Diseño chorra aparte, parece interesante, y da para unas cuantas escenas divertidas con Spidey y algún otro personaje. Y por otro lado está la parte del crossover, tratando el tema de la misteriosa enfermedad de Spider que tan machaconamente ominosa nos puso JMS el mes pasado. En vez de meterse directamente con el crossover, (bueno, hay un par de escenas con el villano del crossover, que no auguna nada bueno) sin embargo, está esperando a que empiece, y mientras tanto, aparte de enfrentarse con su villano, hay muchas escenas de reflexión sobre la muerte y sobre lo que es ser Spiderman o parte de su familia y entorno. Tiene el diálogo inspirado y con chispa habitual de PAD (aunque también tiene su ración de chistes inapropiados, incluida una primera escena terriblemente inapropiada aunque valiente), y unas cuantas reflexiones vitales de esas que se le dan bien, aunque se pasa un poco con ellas. La sensación que da es que es un David que, aunque gracias a su habilidad, hace que la serie sea interesante, como siempre, no está ni de lejos a la altura de sus otras series, y más en medio de un crossover donde tiene que hacer tiempo antes de que empiece, y con un status quo bastante penoso. Una pena. Y esta es la parte buena del crossover, con diferencia. El dibujo de Wieringo en el primer capítulo es animado y activo, y en general bastante bueno. El dibujo del segundo número se supone que es de Pat Lee… pero aparentemente, aparte de no saber dibujar y ser un ladrón y estafador, también usa negros, así que no hay manera de saber que hizo realmente quien, si algo. Lo siento por el negro al que no pagaron, pero debería haberselo pensado dos veces antes de trabajar para semejante sabandija, sabiendo que hace estas cosas. De todas maneras, el dibujo es incompetente, una mezcla mala de Michael Turner y manga genérico, donde ni siquiera muestra la información que el guión requiere de él. Y luego, otro choque brutal de estilo en el tercer capítulo, donde Deodato Taumaturgo nos ofrece sus personajes hipertrofiados a oscuras, hablando de sentimientos. Esto no puede acabar bien, y me refiero tanto a la saga como al volumen. Neutral (6)


Superman/Batman Nº11:
Dios Santo, que cosa más fea y hortera. No es ya el hecho de que un personaje como Supergirl, que se supone que representa la inocencia y la alegría de vivir (o al menos eso es lo que les gustaba de ella a la gente que pedía su regreso) aparezca vestida como una prostituta adolescente, es que además es un caso particularmente hortera de tal. Aparte de lo horriblemente mal que la dibuja Turner, desafiando toda anatomía convencional al estilo Liefeld (¿Tiene exactamente cuantas costillas? ¿Y cuanta cintura?) En general, todo es feisimo, y cuando el comic se compone en buena parte de páginas de una viñeta, imaginate como duele eso a la vista. Son casi todo escenas de pelea: Por un lado, Superman en plan “lucha contra el control, Supergirl” claremontiano. Y por otro, un combate entre Batman y Darkseid. Es monumentalmente estúpido por dos razones. Una, que Darkseid es uno de los villanos con más presencia de DC, y se supone que es un Dios que tiene que emanar peligro e invencibilidad, o no sirve para nada, y tenerle enfrentandose mano a mano a cualquiera, mucho menos alguien sin poderes, lo devalua enormemente. Y segundo porque aunque es creible que Batman tenga un plan de contingencia hasta para Darkseid, porque esa es su gracia, lo que es increible es que se enfrente a un puñetero dios de un nivel de poder enormemente mayor A PUÑETAZOS. Esa es una de las cosas que luego es recordada años después como uno de los momentos más tontos de un personaje. Pero claro, Loeb ha estado escribiendo a los personajes de la manera más tonta posible, teniendo a Batman ganando combates sin tener que mostrar ningún signo de inteligencia avanzada. Oh, y Darkseid aparte de perder toda credibilidad como villano peligroso, encima pierde el aire de seriedad, teniendole como un villano vengativo y carcajeante, cosa que no era ni en la Edad de Plata, siempre ha tenido más estilo que ser ese estereotipo. Así de tonto es todo, y es una lástima que sepamos que la escena del final no va en serio. Evitar a toda costa (1)

Transmetropolitan Nº2: Es una pena que Planeta edite esta serie en formato 2-en-1, cuando la serie está pensada en trozos de tres números (cada tanda de tres números es siempre tres números sueltos, una saga entera, o la mitad de una saga de seis números), y Norma ya la cagó en el formato cuando la publicó. Aunque al menos la traducción de Norma era mejor, con giros de frase más apropiados, sin que esta sea particularmente mala. La primera historia termina lo de Angeles 8, de manera espectacular. Tiene acción (la escena de los policías avanzando hacia el disturbio es tremenda y terrorífica, igual que lo que hacen después), tiene drama, tiene humor, tiene una buena muestra de la moralidad de Spider y del poder de la prensa si se usa bien, buenas reflexiones melancólicas, y un final apropiadamente climático. La última escena resume perfectamente la actitud legendaria de Spider: “He vuelto para quedarme. Disparame, y te escupiré las balas a la puta cara”. El segundo número nos presenta a otro de los personajes principales, e inmediatamente se convierte en una presencia agradable, y un buen contrapeso para la locura de Spider, además de permitirle mostrar otras facetas aparte de cruzado bastardo solitario. Es una historia tremendamente divertida (“Soy Spider Jerusalem, y lo que más me gusta son los perros muertos”), y tiene comentario político y social, y más lecciones de periodismo, aunque es sobre todo de expandir la historia y situación política del mundo de la serie, y presentarnos a la némesis de Spider, la Bestia (“Claro que me acuerdo de ti. Desde que me pusiste el nombre, todo el mundo me llama la Bestia. La prensa, el gabinete, mis hijos…”) Demencial, tanto en situaciones como los diálogos de Spider, pero genial. El dibujo de Robertson acompaña perfectamente y da vida a todas las burradas. Imprescindible, si no has comprado esto, te haces un daño terrible. Muy Recomendado (10)


Ultimates 2 Nº2:
Como muestra la portada, la primera historia sigue con la idea de la condena de Bruce Banner, con un tono apropiadamente sombrío y sin las coñas e ironía habitual de Millar, lo cual es de agradecer, porque habría sido una salida de tono horrible en otro caso. Está bien llevado, mostrandonos las consecuencias políticas y sociales de la situación, y como pueden superar al heroismo y al sentido común, incluso. Tiene un problema grave al final, sin embargo. Millar se mete en una trampa él solo, donde la historia tiene que acabar de una manera si sigue su curso lógico, pero no puede acabar así, así que los personajes inteligentes y despiadados de repente se vuelven idiotas y blandos sin razón, y en vez de solucionar un problema de una de las miles de maneras automáticamente efectivas, tienen que recurrir a un plan de villano de James Bond, que obviamente, falla. Encima, falla de manera confusa y casi sin explicar. Es un defecto que cada vez se hace más aparente en Millar, que incluso cuando se toma las historias en serio, no se molesta en terminarlas bien sin tomar atajos fáciles y chapuzas. Es frustrante. La segunda historia es mejor, presentandonos otra conclusión lógica de la idea de los superhombres como producto militar, y volviendo al dilema de si Thor es de verdad o no. Es una revelación muy buena, que encaja bien con la historia hasta ahora aunque no lo parezca al principio, y una buena actualización de ciertos elementos del personaje, manteniendo todavía la ambigüedad, aunque de otra manera. Interesante y bien hecho. El guión le deja mucho espacio libre a Hitch para lucirse, aunque tenga suficiente historia, no sean todo panoramas vacíos, y desde luego, es impresionante, en aspecto, efectos y ritmo. Recomendado (8)


Wonder Woman Nº11
: La primera historia tiene más enfrentamiento con el Dr. Cisco. Es competente, y no está mal, pero ya empieza a ser redundante y a cansar después de varios números, porque Rucka tampoco va a ningún sitio original con eso. Luego tiene a Medusa y las gorgonas haciendo su movimiento, que empieza a ser ya más interesante, y a suponerle un reto a Wonder Woman, aparte de que la interacción entre ellas y sus peones es más o menos divertida. Eso si, ¿no tenían las gorgonas un aspecto más tradicionalmente monstruoso en los números de Jimenez? ¿Y no decapitaron al menos a una de ellas? ¿Ha dado una explicación Rucka de todo esto y me la he perdido, o es uno de los efectos de la Crisis? La etapa de Jimenez fue reciente, al fin y al cabo. Los temas políticos con las amazonas son lo más interesante del número, pero ya está. El dibujo de Johnson está bien. Neutral (6)

X-Factor Nº1: Muestras de la estupidez de Panini: No ya el hecho de no traducir el título de la serie (que tradicionalmente se llamó Factor-X, al menos cuando cuenta, y al menos significa algo en español), sino, sabiendo que iban a publicar esto, no haber publicado la excelente miniserie que le hacía de prólogo, Madrox. Con la cantidad de basura intrascendente que publican (ver este mes, sin ir más lejos), de verdad que no puedo entender como alguien en su sano juicio puede no publicar una miniserie de gran calidad y que tuvo suficiente éxito como para ser ampliada a regular. Hay que ser idiota. Esto es en cierto modo, un revival de la memorable etapa de Peter David en Factor-X (Panini, ¿para cuando reedición de eso? Dejaos de antiguallas y otras basuras, que hasta Marvel se os adelanta con las reediciones de material que si que merece reeditarse), pero sólo autor y personajes, el concepto es muy distinto. La idea original de la miniserie era tener a Jaime Madrox y un par de amigos de sus tiempos de Factor-X estableciendo una agencia de detectives en el Barrio Mutante. Era una idea genial, que aprovechaba las ideas de una cultura mutante de manera original, y hacía un género del que no tienen serie en Marvel, pero con giros que sólo podían verse en esta serie y no otras similares. Desgraciadamente, con la mierda de Diezmados, todas las posibilidades de investigar casos con poderes mutantes y de inventarse cosas nuevas y originales con como funciona algo así se han desvanecido, y con ello buena parte de la premisa. Es decir, investigar casos en un barrio lleno de exmutantes no tiene la misma gracia que en un barrio de mutantes, ni de lejos. Porque sólo a alguien anti-creativo sin ideas, y que encima no quiere que los demás puedan poner ideas en juego quitaría elementos que dan para hacer historias en vez de ponerlos. Hay que ser idiota.

Así que David ha tenido que remodelar bastante la serie. Ha añadido protagonistas, de manera que la plantilla es algo más un grupo de superhéroes convencional, y una mezcla de Factor-X y la Corporación-X Paris. En vez de una serie de detectives privados en plan género negro, lo que tenemos ahora es… bueno, es Angel (la serie de TV spin-off de Buffy) realmente. Es una serie sobre un grupo de detectives de lo raro, pero que realmente van a pasar más tiempo defendiendo a los inocentes en general, y enfrentandose a una gran corporación malvada que tiene intereses completamente opuestos a ellos. Con un protagonista atormentado y reticente como líder, una niña pija crecidita que dice lo que piensa de manera muy borde, alguien que parece un completo inutil pero que acabará desarrollandose en alguien duro sin duda, un músculos sin mucho cerebro que no parece pintar mucho, una chica tímida y buena a menos que la cabrees, y parece que vamos hasta a tener a un niño milagroso. No hay mucho parecido entre Siryn y Lorne, pero ambos cantan, que ya es algo. Dado lo fan que es David de las series de Whedon, resulta imposible pensar que no se ha dado cuenta de los parecidos exagerados, pero aparentemente no le importa. Falta de originalidad aparte, es un comienzo de lo más sólido. Lo más interesante es la caracterización de Madrox. Tiene uno de los poderes más originales e interesantes de Marvel, no en uso, que también, sino en los sitios a los que se puede llevar. Por ejemplo, va lanzando duplicados a aprender distintas disciplinas que le puedan ser útiles. El Madrox principal tiene el problema de no saber nunca que decidir, porque nunca decide, simplemente crea un doble para cada decisión, a lo que hay que añadir el problema de que cada doble representa un aspecto al azar de su personalidad, y por tanto no actuan necesariamente como el principal quiere, sino como personas independientes. Eso da para mucho, y aquí se presenta bien y da bastante juego. El resto de personajes también se presentan bien, diciendo lo necesario sobre ellos y su estado actual. Ya se vislumbran historias potenciales en lo poco que se ve de cada uno, y algunas ideas y extrapolaciones interesantes en unos cuantos de ellos. Lo cual tiene mérito, teniendo en cuenta que estos personajes se han escrito más mal que bien en la mayoría de sus apariciones. Hasta Diezmados se trata bien dentro de lo posible, como una tragedia personal importante, y con una proporción un poco más creible. Y por supuesto, con buen diálogo, narración que te mete bien en la cabeza de Madrox (aunque pierda el toque negro de la miniserie), y un cliffhanger chulo. El dibujo de Ryan Sook le da a la serie el toque oscuro y urbano necesario, sin sacrificar claridad en las escenas y belleza en los personajes. Además, es la única serie que conserva la buena idea de Morrison de tener uniformes representativos que además son ropa de calle nada chillona, al contrario, Sook los hace elegantes y chulos, y a la vez personalizados y reconocibles. Un buen comienzo para una de las pocas buenas ideas que ha tenido Marvel recientemente. Recomendado (8)

X-Men Nº11: Diezmados llega a esta serie, que es la pobre idiota a la que le toca cargar con las consecuencias en vez de pasar de tanta tontería. Encima, menuda cagada de coordinación. Todo este número va de Centinelas llegando al Instituto, y la Patrulla-X entrando en pánico y poniendose defensiva porque lo consideran un ataque, hasta la revelación final de que vienen para “ayudar”… el problema es que eso ya fue revelado en el Patrulla-X del mes pasado, como algo que ya se sabía. Así que la gran revelación (que es una estupidez, pero eso es otra historia) ha llegado cuando ya no sirve de nada. Por una vez la cagada no es de Panini, en Marvel lo hicieron así la primera vez. Pedazo de inutiles, están demasiado ocupados pensando nuevas maneras de destrozar a los personajes y reciclar ideas viejas para coordinar como las presentan. En cualquier caso, no es un buen número. Parte es mostrarnos el cordero sacrificial que ha perdido los poderes para demostrar que hasta la Patrulla-X se ha visto afectada por el cambio (el 99% de los mutantes pierden los poderes, y un hombre-x de dos docenas los pierde, eso es creible), que más o menos va por lo obvio de momento, y luego, tener a los Hombres-X corriendo como pollos sin cabeza porque han llegado Centinelas. Los Centinelas no avisan de sus intenciones hasta el final (o, ya sabes, Valerie Cooper usa ese extraño invento llamado el teléfono, de antemano), porque… si no, no pueden perder un número con esta tontería, supongo. Y tenemos hordas antimutantes asomando su horrible y hecha hasta la muerte cabeza otra vez, aunque parece que Milligan tiene alguna idea rara que aplicarles, tal vez. Mejor, porque es ya lo que faltaba para volver a la basura de los 90. Y eso es todo el número, sacrificar cualquier dirección para perder el tiempo con la última chorrada impuesta editorialmente. Al menos el dibujo de Larroca es bonito, y sus Centinelas no son particularmente ridículos, aunque parezcan hechos con chatarra más que de última tecnología. No Recomendado (4)


X-Men: Génesis Mortal Nº1:
Pese al cartel de Diezmados, esto no tiene nada que ver (bueno, la excusa es que aparece la gilipollesca bola de energía mutante del final de Dinastía de Mierda y pone en marcha el tinglado, pero nada más a partir de la primera escena), es una miniserie que celebra el 30º aniversario de la Nueva y Diferente Patrulla-X, aparte de llenar el hueco de Astonishing mientras está de vagaciones y servir de prólogo a la etapa de Brubaker en Patrulla-X. Tiene ya muchas cosas en contra antes de empezar: Los anteriores aniversarios fueron una mierda, y esto promete ser una de esas historias que artificialmente “cambiarán todo, revelarán cosas terribles, y pasarán cosas horribles” que siempre salen tan bien. Es más, es una de esas mierdas editoriales donde primero se decide hacer una historia de ese estilo, y ya al final se decide poner a algún pringado a hacerla. Diablos, la idea preliminar que tenían era resucitar a Pájaro de Trueno como villano, así que te puedes imaginar el nivel de ingenio que ronda por las oficinas de Marvel. Sin embargo, el guionista elegido para hacerla fue Brubaker, que aunque no es precisamente el tipo de guionista al que elegirías para la Patrulla-X (aunque si para ideas chorras como resucitar a alguien muerto durante décadas como villano, supongo), al menos suele ser bueno, y parece que al final la idea ha sido suya y no una chorrada impuesta en comité. La idea aquí es hacer una historia de misterio, con algo de terror. Además, más que contar una historia sobre la Patrulla-X como concepto o sobre los personajes, contar una historia sobre su historia. De momento, es difícil de saber que tal va a estar. Empiezan a pasar cosas raras vagamente terroríficas, y los protagonistas reaccionan ante ellas, mientras van dando pistas del misterio central de la serie. La Patrulla-X entonces hace lo de siempre, detectar e ir a pegarse con el malo de turno, que más o menos se puede deducir de que va, aunque no los detalles. De momento no parece demasiado interesante, vengativo con grandes poderes genéricos, pero ya veremos. Lo más curioso es la historia de complemento, que presenta a un personaje nuevo, que no parece tener que ver con el argumento principal. La historia no es gran cosa ni dice nada que no se haya hecho muchas veces con otros personajes, pero es intrigante, asumiendo que venga a cuento. El argumento es medianamente interesante, y la caracterización, aunque no tiene ningún momento que destaque, tampoco parece mala. Ni de lejos a la altura de lo que solía hacer Brubaker, pero mejor de lo que se puede esperar de este tipo de cosas. El dibujo es de Hairsine, que parece estar perdiendo parte de la influencia de Hitch, para perder también solidez y claridad y ganar exceso de rayitas a lo Image. Sigue siendo bueno, pero no tanto como se veia antes. Oh, y la portada es lo mejor que he visto de Silvestri, quizá porque es una buena idea, una composición que no es suya y que no usa humanos sino cosas que tenían que ser feas. Recomendado (7)


Y: El Último Hombre Nº2:
“¿Qué son, terroristas?” “Algo peor… ¡republicanas!” Que terriblemente cierto. La primera parte del número va de elaborar sobre ese tipo de tonterías que tienen los conservadores, y como entorpecen el camino de tratar de reconstruir la sociedad (o en el mundo real, de mejorarla). Después ya va de preparar la misión de la serie, y de mandar a Yorick y su nueva guardaespaldas a la película de carretera en la que se transforma la serie, mientras hay pistas sobre varios misterios interesantes. La segunda parte tiene unas reflexiones tristes sobre algunos de los efectos de la plaga andricida, que seguro que ocurrirían realmente, y le sirven a Vaughan a sacar su afición por la cultura popular a relucir sin que quede forzado. Yorick sigue estando en el borde entre un protagonista agradable que defiende en lo que cree, y un capullín impulsivo suicida, así que le viene bien tener un guardaespaldas. También presenta a las primeras villanas de la serie, las amazonas, que son más problemáticas. Es comprensible que ante tanto trauma, algunas chicas caigan en una secta no religiosa que les lave el cerebro, sobre todo cuando se convierten en una banda que consigue poder, pero la retórica misándrica es un tanto absurda en un mundo sin hombres, por mucho que sea una excusa para conseguir poder y las chicas estén traumatizadas. Aparte de eso, divertida y da que pensar, con buen dibujo de Pia Guerra, aunque comparando se note que ha mejorado bastante desde entonces. Una gran serie. Muy Recomendado (9)

CUARTO MURO: Cuarto Aniversario

Con un poco de retraso (como todo), toca celebrar el Cuarto Aniversario del Cuarto Muro. Este es el momento en el que me paro y me maravillo al ver que llevo tanto tiempo haciendo reseñas, sin haber sucumbido a la entropía. A decir verdad, este año he estado cerca, con no uno, sino dos parones de un par de meses, con sus correspondientes atracones para recuperar lo perdido cuando tocaba un Salón del Comic. Aunque ha sido por circunstancias comprensibles, me tengo que disculpar una vez más por todo eso. Y por supuesto, dar las gracias a todos los que me leen, y sobre todo, a los que escriben para decirme que les ha parecido y dar sus opiniones. Sin esa gente, probablemente habría tirado la toalla hace tiempo. Con vuestra ayuda, espero seguir ayudando y entreteniendo a la gente. Este año han sido 426 reseñas, con un tamaño de entre unas 5-6 lineas a página y media por lo normal. No quiero ni imaginarme la de revistas o libros que podría haber llenado con ellas, ni el tiempo empleado. Sale a 8 por semana, y a más de una al día, aunque como solo han sido 26 tandas de reseñas, salen a 16 por tanda, nada menos. La nota media total de todas las capsulas ha sido poco más de 6, lo que es un tanto triste y un descenso respecto al año anterior, pero es lo que pasa cuando las cosas se empiezan a ir de las manos. La nota media de Planeta ha sido un 7, mientra que la de Panini ha sido poco más de 5 y medio, lo que desgraciadamente no es ninguna sorpresa. La nota más frecuente ha sido el 7, ha habido más Recomendaciones suaves que otra cosa, arrasando frente a las demás. No muy brillante, pero algo es algo. La siguiente nota, a cierta distancia, es el 5, y después el 6 y el 4 lo que ya es bastante más preocupante. Después el 10, que en la nota positiva se ha vuelto más común, seguido de cerca de los menos abundantes ahora 8, 9 y el más abundante 3, dejando al final el 2 y el 1. El descenso de calidad se nota.

El guionista más prolífico ha sido el omnipresente Brian Michael Bendis, con una media de nada menos que 4 comics al mes. Después viene el regreso del niño bonito de DC, Geoff Johns con más de dos al mes, claramente beneficiado por el resurgimiento de DC. Con dos series al mes viene el incombustible Chris Claremont, seguido de cerca por el empate entre dos de los cerebros de Marvel, Mark Millar y Joe Michael Straczynski. Cerca están Judd Winick y Brian K. Vaughan, seguidos por un empate curioso entre Greg Rucka y Peter Milligan, y curiosamente, el novato Roberto Aguirre-Sacasa. Cerrando la lista, otro empate entre dos opuestos, Grant Morrison y Jeph Loeb, y por último, Ed Brubaker. De todos estos, la mejor media vuelve a ser la de Vaughan, de nuevo con un 9 y poco, demostrando lo que vale en cosas como Runaways, Ex Machina o Y. El segundo puesto vuelve a ser para Morrison, bajando a cerca del 8 y medio, sobre todo por su Doom Patrol, perjudicado un poco por su JLA. Con un notable más bajo, poco más de 7 y medio, está Geoff Johns, que ha realizado un sólido trabajo en Jóvenes Titanes, Flash y JSA. Bajando más, Millar se queda con un punto menos, 6 y medio, compensando trabajos de calidad muy variable. A una décima está Rucka, al que no le ha venido bien compartir serie en Superman, y bajando algo del 6, su colega de Gotham Central Brubaker, muy perjudicado por su etapa en Capitán America, sufriendo un gran bajón de media. Cerca están Milligan y Winick, con trabajos muy variados, y acercandose al aprobado justo están Straczynski y Aguirre-Sacasa, ninguno de los cuales se ha lucido en 4F. Bendis se queda menos de una décima de aprobar, gracias a que aún hace serie y media que no es basura. Por último, tenemos a Claremont que con sus chorradas mutantes ha quedado por debajo del 3, y a Loeb, al que sus chorradas DC le han dado un 3, y ya le vale. Podría haber ido mejor en general, y espero que así sea el año que viene, aunque diría que el ranking quedará similar, quizá con el retorno de Peter David y algún otro para animar un poco las cosas.

Y eso ha sido el año. Entre la cantidad exagerada de reseñas y el poco tiempo que he tenido, no he escrito prácticamente nada más, un comentario del Previews, la reseña del año, y muchas menos respuestas a preguntas del foro de las que debería haber hecho. Espero seguir este año, mejor que el anterior, con el Cuarto Muro y las Críticas Reconstructivas. Espero que sigais leyendome. Comentadme, si quereis, que os ha parecido este año, que he hecho bien, y que cosas querrías cambiar en el cuarto año, sobre todo en el formato de las reseñas. Gracias a todos por leer.

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene tendremos más Bucky Zombie Cyborg en Capitán America, los secretos de Patriota en Jóvenes Vengadores, la llegada de un nuevo equipo creativo a destrozarlo todo en New X-Men, la posible nueva novia de Spiderman en Ultimate Spiderman y al Super-Skrull, extrañamente, en Ultimate Fantastic Four. Además, tendremos un nuevo tomo de Exiliados con la última saga de Winick, consecuencias de Diezmados en Generación M, y el retorno de Iron Man con una saga de Warren Ellis. No falteis.