Semana del 8 al 14 de Enero

19 enero, 2007

Hora de repaso televisivo: Eureka es una serie con una premisa bastante interesante (y reminiscente de un par de comics recientes), aunque la ejecución es bastante normalita y simplona, de serie cualquiera. No parece que vaya a ser mucha cosa.

Por otro lado, aunque generalmente ni veo ni menciono comedias, decir que Me Llamo Earl está bastante bien. Bastante graciosa, y lo mejor es que pese a tener algo de mala leche, no cae en la trampa de muchas cosas modernas de que para ser guay y moderno hay que ser cínico, nihilista y con protagonistas cabrones. En esta, al contrario, tenemos un protagonista cuya motivación principal es ser bueno, y en general le va bien así, y sin embargo, no es ñoña en absoluto, y es más divertida que muchas de las comedias donde ser desagradable y tener protagonistas gilipollas parece lo más in. (Padre de Familia, te estoy mirando a ti)

Una maldición caiga sobre TVE por quitar su canal nostálgico, TVE50. ¿Qué más da que ya no sea el 50 aniversario? Que le hubieran cambiado el nombre. Total, no les costaba nada reponer programas antiguos. ¿Ahora donde voy a ver yo programas antiguos?

Por último, para aquellos que tengan TV por cable, pero no bajen series de Internet, recomendar de nuevo Heroes, una serie muy similar a los comics de superhéroes modernos, que se emitirá en breve en Sci-Fi. Me alegra muchisimo verla anunciada en grande por la calle, a ver si tiene éxito y la ponen proximamente en abierto.

Hablando de lo cual, mil gracias a la Cuatro y la Sexta, las únicas cadenas decentes en abierto de este país (sin contar la anomalía que es la 2), por demostrar que se puede sobrevivir como cadena poniendo series americanas que, por lo general, no son completa basura.

[Suena Viva Las Vegas, de Elvis, por el numero de Hulk, digo de 4F de esta semana]

Hola a todos. Bienvenidos a las primeras críticas reconstructivas de 2007, espero que hayais empezado bien el año. Por si se os pasó, teneis la Retrospectiva de 2006 en el archivo. Muy interesante, aunque sea por la parte de investigación-resumen, y no por mis conclusiones. Vale, también por mis conclusiones. En cualquier caso, agradezco a las editoriales por no haber sacado novedades la semana pasada para darme tiempo a escribir la retrospectiva, es todo un detalle. Y esta semana es muy tranquilita, ocho comics, de los cuales no hay ninguna novedad, tomo o cambio de equipo creativo o dirección, sólo series que continuan con lo suyo, que es lo más fácil de comentar. De todas maneras, fijandose, de 8 series, 6 tienen dos o tres números americanos en un número español. ¿A nadie más le parece eso excesivo y preocupante?

Ahora, repaso de novedades americanas recientes:

Primero, lo único de DC es una novedad Vertigo, Scalped (Descabellado), una serie sobre la cultura de los indios americanos en el presennte. Vagamente interesante, es un tema de lo más curioso, aunque veremos si el novel en los comics, Jason Aaron, puede hacer una serie de eso.

Este diciembre, en Marvel sacaron una nueva tanda de What Ifs, esta vez con la idea de antaño de dar versiones alternativas de sagas famosas recientes. Vengadores Desunidos, pese a burlarse y hacer notar agujeros varios en el original, al final es tan estúpida como la original. Era de Apocalipsis es uno de esos remixes de personajes típicos en la historia de siempre, bastante convencionales. Enemigo del Estado es completamente predecible, y exactamente la misma historia que ya se hizo en la serie regular hace años. Genesis Mortal tiene algunos problemas de credibilidad, pero es interesante, entre otras cosas porque es la única que no trata personajes y premisas sobreexplotados. Y El Otro parte de una mala idea para empezar, y se dedica a hacer un par de giros sorpresa típicos de What If más que otra cosa. De nuevo, no ha sido una tanda de especiales que se haya cubierto de gloria precisamente.

Con el personaje ocupado en crosovers a montones, sale una miniserie que no tiene nada que ver. Hablo de Iron Man: Hipervelocidad, miniserie de demencial Adam Warren, aunque es algo muy convencional y calmado para su estándar. De hecho, es casi una historia demasiado vista para el personaje, aunque sea interesante, y una mejora respecto a las burradas que está sufriendo actualmente.

Hablando de las cuales, tenemos el debut de Nuevos Vengadores: Illuminati, que es una miniserie que se trata de Bendis tratando de contar historias no contadas insertadas retroactivamente en el pasado de Marvel. Puedes imaginarte porque eso es receta para el desastre. El primer número es una historia de superhéroes bastante convencional, que encaja muy incomodamente con las caracterizaciones pasadas de los protagonistas, y anuncios de los próximos números parecen tener muchos más problemas.

Por último, está la tanda de Guerra Civil del mes. Por supuesto, sigue retrasandose, porque en Marvel son incapaces de preparar las cosas con el tiempo necesario, ni decir la verdad sobre su capacidad de cumplir lo prometido. Por supuesto, sigue siendo una auténtica mierda, que escribe fatal y causa graves daños en personajes y el universo Marvel en general, y mal escrita, llena de ideas estúpidas, momentos chorras y cosas así. Y luego están los especiales y crossovers varios que han ido saliendo: Elegir Bandos no es más que una serie de trailers/prólogos de varias de las series que irán saliendo del crossover, y casi ninguna de ellas tiene buena pinta. Crímenes de Guerra es una historia de crímen por Tieri, que una vez descuentas los problemas y tonterías propios del crossover, es más o menos decente. Bajas de Guerra es una pequeña maravilla, el guionista revelación Gage cuenta una historia sobre los dos líderes de la guerra donde, por una vez, actuan como personas sensatas, que tienen una historia común, y justifican racionalmente lo que han estado haciendo estos meses. Si esto se hubiera publicado antes, y usado como guía para el crossover, en vez de tenerles como idiotas beligerantes, el crossover podría haber sido bueno. Soldado de Invierno: El Invierno Mata es una historia bastante buena partiendo de una mala base, que practicamente la compensa, y que realmente no tiene que ver con el puñetero crossover. Luego, los crossovers de Pantera Negra son algo mejores que la serie hasta ahora, pero tampoco excesivamente buenos. Y Frontline, la serie hermana del crossover principal, es una de las peores cosas, con algunas de las peores ideas, que ha publicado Marvel últimamente, que ya es decir.

Eso es todo por esta semana, pasamos a las cosas de aquí:

Cuatro Fantasticos Nº7: En la serie principal, JMS comienza la racha en la serie, que durará hasta que se largue, de hacer que sus historias vayan en buena parte de cruces con otras series o prólogos a otros proyectos. En este caso, con Hulk y las ideas creadas en comité a las que le van a someter durante los próximos años. Por supuesto, los combates Cosa-Masa son clásicos de la serie, pero Straczynski empieza con mal pie por dos motivos. Primero, que para una saga que es en parte un trailer para la serie de Hulk, el guionista no parece haberse molestado en leer nada de la serie del último año, o de los planes para el que viene, porque la encarnación que aparece aquí es la de “Hulk-con-el-cerebro-de-Banner” que no ha aparecido por ningún lado hace tiempo, sino que hemos tenido, y tendremos, al Hulk maduro pero aún Hulk de Peter David. Es esta clase de inconsistencia gratuita entre dos series que se supone que están interconectadas lo que hace que uno sólo espere chapuzas del supuesto enfoque actual de series interconectadas, sobre todo teniendo en cuenta que JMS se supone que es uno de los “cerebros” del asunto. El otro problema es que realmente no pasa nada en todo el número. Primero un montón de páginas de presentar a Hulk, por si alguien no lo conoce, pese a que no tiene relevancia para la historia ni dice nada, y luego una escena larguisima que ni dice nada, ni tiene acción, ni va de nada, es hacer tiempo hasta el cliffhanger. Realmente, podría haberse ahorrado el 80% del número. Los intentos de JMS de resultar gracioso siguen fracasando, y el único subargumento de la etapa sigue siendo estúpido. Esto va cada vez peor, y lo único potable es el dibujo de McKone, pero es un desperdicio de su habilidad tenerle dibujando cosas tan aburridas y repetitivas, sólo tienes que compararle con como se luce en Titanes. La serie de Aguirre-Sacasa, por comparación, no sólo parece buena, parece la serie principal. Bueno, tiene un problema parecido, y es que al terminar la historia, resulta que ha sido un prólogo de una Guerra Infernal que estaba preparando en sus series pero que parece que no va a llegar a hacerse (bueno, a menos que la acabe pasando a Spiderman, cosa que no descartaría después de haberla metido en 4F y Rondador Nocturno). Pero bueno, es una historia de superhéroes convencional, muy normalita, y Shuma-Gorath está usado muy cutremente para ser un dios primigenio lovecraftiano. Dibujo decente de Landro. No Recomendado (4)

Daredevil Nº11: Por fin, termina la etapa de Bendis/Maleev en la serie. Por un lado, el tono de la etapa como serie de crimen ha sido muy bueno, ha tenido buenas ideas y una buena dirección que no eran simplemente imitar a Miller, y momentos muy buenos. Por otro lado, era demasiada lenta muchas veces, llena de relleno y a veces insoportable a ritmo mensual, perdía el tiempo a veces en historias aparte que cortaban el ritmo de la serie, y cada vez que usaba personajes de otras series o del pasado, la cagaba enormemente, al igual que realmente cada vez que intentaba hacer algo más convencional de superhéroes. En este último número, primero tenemos una persecución que lleva una buena tensión hacia un final apropiado. Y la segunda historia es una tomadura de pelo durante buena parte del número, pero tiene algunos momentos buenos, y un final genial que le pone las cosas complicadas a su sucesor. En estos tiempos, es raro terminar una etapa en un cliffhanger, porque los nuevos guionistas tienden a empezar de ceroe n vez de continuar lo que venía antes, pero aquí el paso se va a hacer como una historia que continua, aunque definitivamente se cierra un capítulo en este número. Veremos si Brubaker lo hace más como sus series de crimen parecidas a esto, o como sus series de superhéroes decepcionantes. El dibujo de Maleev sigue siendo muy bueno en ambientación y caras, pero continua siendo chapucero en las poses artificiales y los detalles (no sólo el traje de Puño de Hierro está muy mal dibujado, cambia de una página a otra… ese es el tipo de fallo que espera de un novato o de un mierda fundador de Image, no de un “dibujante aclamado”) y luego están cosas que van en gustos como los fondos artificiosos. Será un cambio agradable de dibujante al próximo número, de todas maneras. Ha sido una etapa interesante, pero no una de las grandes de la serie. Recomendado (7)

Spiderman Nº3: Esta es la parte de Straczynski del crossover, y realmente es el climax y final de la historia en si, el mes que viene, pese al título, es sólo epílogo. Este número nos deja claro dos cosas: Primero, que dado toda la parte importante transcurre en estos números (bueno, y en la última parte del mes pasado, que se supone que JMS también tocó), esto tendría que haber sido una saga de Amazing y ya está, ya que los otros números han sido o de absoluto relleno, o historias que no tenían que ver ambientadas como si fueran parte de esto. Y segundo, que JMS ha cogido definitivamente el síndrome Byrne, y ha pasado de ser un guionista recomendable a un guionista inepto a evitar. Porque si ya iba mal desde Pecados del Pasado, y sus otras series tampoco se lucen, esta historia tiene delito. Para empezar, va de la chorrada mística con la que lleva dando la lata desde que entró en la serie. Cuando empezó recibió muchas críticas por meter elementos místicos en el orígen de los poderes del personaje, pero al menos entonces quedaban como algo ambiguo y metáforico. Pero ahora, a la mierda con la sutileza, Spiderman es un puñetero totem araña que tiene contactos espirituales con Dioses-Araña y eso le hace sufrir extrañas metamorfosis. Y eso es el menor problema de la historia. Está el hecho de darle poderes nuevos jamás mencionados antes a Spiderman, terriblemente convenientes para que pueda superar la estúpida historia, y con la primera excusa que se le ocurre al guionista para justificar que no se vuelva a usar. No sólo es trastocar los poderes de Spiderman para nada, sin justificación, es una chapuza. Además, por si la idea te suena familiar, tienes toda la razón: La idea central de esta saga, que ocupa casi tres números, es una repeticion exacta de una saga malisima que ya se vio en Spiderman… hace poco más de un año. Es alucinante que tanto Marvel como Straczynski tengan la caradura de repetir una historia que se vio recientemente en la serie (y que tuvo mala aceptación porque era malisima) como si fuera algo nuevo por lo que no ha pasado nunca, y ponerlo como el nucleo de un crossover de un montón de meses. Y encima hacerlo aún peor que la otra vez, al menos antes tenía un objetivo lógico y claro, duró menos números, tenía cierta justificación que no implicaba hacer cosas raras con sus poderes, y al menos tenía una estructura más o menos decente.

Pero es que encima esta mierda ni siquiera está montada como una historia de verdad. ¿La idea de que Spiderman tiene una enfermedad terminal con la que llevaban machacando tres meses? Resulta no tener nada que ver con la historia central del crossover, y se soluciona mágicamente con otra cosa. ¿La gran amenaza de Morlun que no se puede detener? Se resuelve en un par de páginas de manera chapuza, en una escena tan increiblemente ridícula y completamente contraria a lo que es Spiderman que deja revelaciones sobre clones como algo apropiado. Después tenemos un número entero de Peter hablando con un guía espiritual araña que ni viene a cuento, ni dice nada interesante sobre el personaje, y es un número de hacer tiempo a base de narración y diálogos que se creen muy profundos y trascendentes cuando es un montón de gilipolleces vacias. Imaginate las escenas de la Ultima Caceria de Kraven de Spiderman alucinando sobre arañas mientras intenta despertar, dale el triple de longitud con cuatro veces más texto, quitale toda sutileza, y tienes el número central. Y luego está la tontería de darle drama a la idea de que Peter va a morir. Por todo lo bendito, sabemos que no va a morir, es el protagonista de la serie, todos los lectores lo saben, tratar de sacarle drama a eso es ver una historia que sabes que no va a servir para nada y es tratar de escribir drama barato y fácil sin consecuencias. Encima, drama bastante mal escrito, y dadas las circunstancias, sólo demuestra lo patética que es la situación actual de Spiderman, que se esté muriendo, y básicamente le rodeen desconocidos que se comportan como cifras, cuando una vez tuvo un gran pantel de secundarios con los que realmente tenía conexiones personales. Y todo esto mismo, varios meses de crossovers, drama barato, e ideas estúpidas, ¿para darle un traje nuevo que ni siquiera tiene que ver con nada de todo esto? Hay que ser gilipollas, no tiene otro nombre. Han perdido completamente el rumbo. Otra vez. Si creias que Pecados del Pasado era malo, no era nada, al menos era una ejecución decente de una malisima idea que empezó como algo interesante. Esto es basura de concepción a final. El dibujo, aparte de muy oscuro, es aceptable aunque no le pegue el tono en el caso de Wieringo, mediocre en el caso de Deodato y una mierda en el caso del ladrón y sus negros. Spiderman ha pasado por muchos malos momentos artísticos, tanto en ideas como ejecución, pero esto ha llegado ya a los peores excesos de Kavanagh, Mackie y Byrne. Es un comic para enterrar en un bunker antinuclear hasta que se pase la radiacción. Evitar a toda costa (1)


Superman/Batman Nº13:
Comienzan los números inéditos, y Planeta aprovecha para sacar número doble. Ya podían haberlo hecho antes para que basura como las dos sagas anteriores, que ya habíamos visto, no se eternizaran. De todas maneras, en esta serie realmente no hace falta la aceleración, ya que no participa en el cachondeo de Crisis, y por los retrasos que ha sufrido, se lleva menos con la edición americana que las demás (18 respecto a 24 que lleva Outsiders, por ejemplo). Pero bueno, lo más importante es que la serie por fin tiene un dibujante de verdad, lease Carlos Pacheco. Y desde luego, el cambio de aspecto es brutal, ahora resulta agradable mirar las páginas. Desgraciadamente, sigue sin haber mucho agradable que leer. Es una de esas historias de mundo cambiado que habrá que arreglar antes de que se acabe. Lo bueno es que así Loeb no puede joder nada del Universo DC como en números anteriores. Lo malo es todo lo demás. Para empezar, no tiene muy claro en que continuidad está jugando, incluso antes de la divergencia. Por ejemplo, Aquaman no ha tenido el orígen clásico de mestizo hace siglos, y los villanos vienen de un sitio que se supone que fue borrado hace mucho tiempo, y la existencia de otra serie ahora mismo es prueba de eso. Puedes tomarte eso como licencias que no importan mucho, pero las tonterías se acumulan a partir de ahí. Realmente, este mundo alternativo está peor pensado que el de Dinastía de M, que ya es decir. Por alguna razón incomprensible, se tienen en cuenta los origenes de todos los fundadores de la LJA menos de Wonder Woman, sólo para que Diana pueda aparecer más adelante, pese a contradecir toda la lógica interna de la historia y sentido común básico.

Luego, Loeb no se molesta en racionalizar lo más mínimo su premisa con nada de caracterización creible. La idea es que por un cambio en la historia, Superman y Batman se han convertido en superdictadores. Vale, es una premisa típica, pero puede ser interesante. Pero según Loeb, sólo por ser criados de manera diferente, Superman y Batman se convierten en asesinos a sangre fria, que es algo que no surge de ninguna manera de la manera en que han sido cambiados, ni siquiera en su manera de pensar tal y como los muestran en la historia. No es que no pueda haber una versión malvada de esos dos, se puede justificar como que son personas distintas (como en Tierra 2, pero en este caso no cuela, porque se supone que son los de verdad, pero con una historia cambiada a partir de cierto punto) o se tiene cierta racionalización para sus acciones que surge de sus caracterizaciones habituales (como en DKR o Kingdom Come), cosa que este comic no se molesta en presentar, simplemente dice que son malos y por eso matan porque si. Y todo para poder tener una cutre historia de “superhéroes varios como resistencia contra los dictadores famosos” y poder tener grandes peleas entre los iconos, que se ha hecho montones de veces, y aquí está hecho sin ninguna idea nueva, sin ninguna gracia. Ni siquiera el punto fuerte de estas cosas, el ver a los personajes reimaginados, mezclados en situaciones diferentes, está aprovechado en estos números. Sólo hay dos rediseños, y son sólo de aspecto, los demás son darle un anillo de poder a otro héroe, y todos los demás personajes, exactamente igual que siempre (o con ligeros cambios vomitivos como la Dama Fantasma, que por cierto, ¿Qué demonios le pasa a Planeta con las traducciones inconsistentes?), sin tener nada que decir, o al menos divertirse un poco o caracterizar a los personajes, son sólo cifras para que los Superdictadores de latón los masacren. Hay alguna escena bien presentada, en buena parte gracias al dibujo de Pacheco, que es muy bonito, y un salto cuántico de claridad, presentación y narración en esta serie, pero esta serie sigue siendo muy mala. Al menos esta saga no dañará a nadie, y tiene una premisa que no es estúpida del todo, que es una mejora. No Recomendado (3)

Ultimate Fantastic Four Nº16: La portada no tiene nada que ver con el interior, está de adorno. Primero termina la saga de Presidente Thor, aunque el titular ni aparece más que en cameo. Lo intrigante del final era ver como iban a salir los protagonistas de una situación tan difícil. La solución, por desgracia es “porque el malo es un idiota”. El guión al menos lo admite como parte de la historia, así que Millar es consciente de ello, pero eso no quita que sea un problema de credibilidad, que semejante idiota haya conquistado tanto, como se supone. Otra vez, Millar continua con ideas muy chulas que se cree que están ejecutadas de manera muy moderna, pero cae en recursos y soluciones chapuzas que no son precisamente modernas, eran cutres antes de que naciese. Así que el desarrollo hasta ahí acaba mal, aunque tenga cosas interesantes. El final es la introducción de un elemento clásico de la serie, pero al estilo Millar, se cree muy guay y moderno cuando lo que hace es quitarle la gracia y cualquier clase de parecido con como se comportan las personas. Afortunadamente, sólo le queda una saga. Al igual que la última de Vaughan en la serie vecina, también junta elementos de sus historias anteriores, y lo hace bastante bien. De momento, es una historia con una buena idea para juntar varias amenazas (incluido unos apropiados 4 Terribles), bastante intrigante y sin practicamente tonterías. La clave es “de momento”, porque Millar tiene tendencia a cagarla al final, así que ya veremos. El dibujo de Land continua siendo a base de poses, figuras y caras copiadas de revistas, pegue o no a la historia, todo muy abrillantado y retocado con un efecto que saca de la historia, en el mejor de los casos. Neutral (6)


X-Factor Nº3:
Para variar, los personajes de la serie están investigando, como es su trabajo. Más que el tono de género negro de la miniserie, esto es más parecido a un policíaco/detectivesco, y sólo superficialmente. Aunque supuestamente el argumento principal es el caso de asesinato, no es ni de lejos lo más interesante ni a lo que más tiempo se le dedica, está sólo por tener algo que hacer para poder empezar el conflicto en serio con Wolfram y Hart, digo, Investigaciones Singularidad (siento repetirlo todos los números, pero realmente, la confrontación aquí es clavada a las primeras de Angel con sus nemesis), que, falta de originalidad aparte, parecen unos enemigos potencialmente interesantes. La otra parte es ver más de las reacciones de los exmutantes a la nueva situación, que siguen siendo muchisimo menos interesantes que tener un barrio de mutantes, pero al menos es algo. Y por supuesto, la interacción y desarrollo de los personajes, que es el punto fuerte de la serie, y está muy bien. Lo que más destaca es Layla Miller, que es la gran sorpresa. Es decir, en sus apariciones anteriores, era un personaje sin ninguna personalidad, y ninguna razón de ser más que una manera de Bendis para resolver su estúpido crossover mediante un Deus Ex Machina sacado de la manga de manera chapucera. La idea de usar semejante chapuza en esta serie parecía una mala idea, pero aquí es cuando se demuestra que David es un buen guionista: Coge una mierda de personaje, aprovecha que realmente es una pizarra en blanco, y lo reiventa sin contradecir nada de manera que queda algo chulo. Y desde luego, en este número queda claro que Layla Miller ahora es un buen personaje, intrigante, interesante, divertida y con la revelación del final del número, hasta inquietante. “Soy Layla Miller y se cosas” está en camino de ser una de esas frases memorables. Da gusto ver una serie que va bien saliendo de los estúpidos crossovers, pese a los problemas de planteamiento. El dibujo continua siendo una mezcla de Ryan Sook, que apenas va a hacer nada en la serie, y es una pena porque está muy bien, y Calero, que es aceptable. El problema es el exceso de oscuridad en el dibujo, y los fondos no dibujados tradicionalmente, que realmente no pegan a la serie, y le dan un aspecto descolocador y raro en vez de apropiado. Aparte de que no saben dibujar a Rahne en forma mutante. Recomendado (8)


X-Men: Genesis Mortal Nº3:
¿Qué demonios le pasa a Brubaker? ¿Es que no sabe hacer otra cosa cuando llega a una serie de Marvel que matar a un secundario gratuitamente sin venir a cuento ni servir para nada? ¿Tan falto de ideas y mediocre se ha vuelto al pasarse a Marvel? Porque primero el Nómada, y ahora esto. Matar personajes es algo muy poco creativo, y sólo debería hacerse en contadas ocasiones, sobre todo personajes relativamente importantes, porque si no, lo más probable es que sólo consigas cabrear al personal, impedir que se hagan historias con el personaje por gente que tiene más ideas que tú, o alternativamente, cargarse la credibilidad cuando se resucite inevitablemente. (La gente se queja de las resurrecciones, pero no habrían tantas si no hubiesen tantas muertes tontas) Si vas a matar a un personaje debería ser en una historia que haga que el drama afecte al lector por lo que hayas hecho en la historia con el personaje, (un buen ejemplo es Cuenta Atrás, que hace de Blue Beetle un personaje que le importe a un lector nuevo, para que importe cuando muera) en vez de usarlo como cifra cuya muerte sólo afectará a los que conozcan al personaje de antes, que saben que se merece algo mejor. Debería ser una historia que sea un final apropiado para el personaje, y en este caso es una muerte que intenta ser heroica, pero simplemente es chapuzas. Y más importante para la historia, debería ser una muerte que sirve para algo en la historia que estás escribiendo, y que lo que hagas con ella sirva más de lo que serviría tener al personaje vivo. Es algo básico, y Brubaker pasa muchísimo. Lo mata gratuitamente para llamar la atención a su mierda de historia que intenta ser importante y radical, cuando realmente no sirve absolutamente para nada a la historia, pero es muy moderno, oscuro, noventero, llama-atención y mierda, y por tanto, de la Marvel de ahora, decir que algo es importante porque matas gratuitamente a un personaje con muchos años de historia, para demostrar que realmente estás en la bancarrota creativa. Y dicho eso, ¿realmente hay una historia para que valga la pena atraer la atención con esos trucos miserables? Pues poca cosa. La amenaza del villano sigue repitiendose y no siendo más interesante que un malo vengativo con poderes poco definidos pero enorme. Buena parte del número, es ignorar la muerte de la carne de cañón del turno, para dedicarse a algo mucho más interesante que es tener a los protagonistas discutir burocracia con sus carceleros fascistas. Asombrate con página tras página de los héroes dando argumentos razonables, y a los funcionarios siendo malvados y no dejandoles salir, por conveniencia del guión. Lo único interesante es que entre pistas en la historia principal, y los complementos, ya está bastante claro cual es el secreto de la miniserie, del villano y de los complementos, y parece vagamente interesante, aunque visto en algunas cosas, y en manos de los marvelianos actuales, un potencial desastre. Es decir, los secretos oscuros terribles donde se reescriben historias del pasado para añadir defectos a los protagonistas es otro de esos recursos baratos como matar personajes, pero ese al menos tiene algo de potencial. Y el dibujo de Hairsine sigue sin estar a la altura de sus antiguos trabajos, demasiado parecido a malas modas de otras editoriales, pero sólido en el fondo. Evitar a toda costa (2)

Y: El Último Hombre Nº4: Parte central de Ciclos, la segunda historia. Es sobre todo una historia centrada en Yorick, con una serie de escenas muy agradables y bien hechas donde conoce a una chica, sin caer en tópicos, aunque abusando un poco de coincidencias y referencias pop (se agradecen al traductor las anotaciones al margen al respecto). Y por otro lado, está el misterio del sitio donde ha ido a caer, que se desarrolla y resuelve a buen ritmo, y es una revelación bastante chula, también sin caer en tópicos, sino de una manera con reacciones más naturales. Es genial leer series donde los personajes no interactuan mediante melodrama y reacciones incomprensibles y rebuscadas para tener drama barato. Muchos momentos buenos, aunque las amazonas siguen sin ser enemigos creibles, pese al esfuerzo de Vaughan en explicar el lavado de cerebro, y pese a que en el mundo real esas cosas existen con justificaciones igual de estúpidas. Dibujo muy claro y agradable de Guerra. Muy Recomendado (10)

Eso es todo por esta semana. La que viene, lo más seguro es que no haya reseñas, asi que nos vemos dentro de dos. Esa semana tendremos, a elegir: Capitán America tiene un especial aniversario. Jóvenes Vengadores se mete con el origen de Hulkling. New X-Men continua el melodrama barato. Hulka es un soplo de aire fresco. Madrox llega varios meses tarde. Hijas del Dragón tiene muchas tetas y culos. Superman tiene crossovers con Crisis de Identidad, énfasis en Identidad. Batman continua su Ciudad de Crimen y sus Juegos de Guerra. Wonder Woman y Flash tienen un crossover. Linterna Verde se enfrenta a los Manhunters. Flecha Verde pierde a su dibujante. JSA se va a rescatar a miembros perdidos. JLA se enfrenta a sus dobles malvados. JLE sigue siendo casi incomprensible. Los Jóvenes Titanes se enfrentan a sus dobles malvados del futuro. Outsiders tiene revelaciones. Manhunter trata de llamar la atención. Hawkman demuestra que sus guionistas no saben contar. Adam Strange tiene aventuras cósmicas. Y la Cuenta Atrás a la Crisis Infinita continua en Guerra Rann-Thanagar. Quita o pon alguna cosa de esa lista. Hasta entonces, nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: