Semana del 22 al 28 de Enero

2 febrero, 2007

No comento ninguna serie de TV nueva, pero he visto el avance de programación de Cuatro y prometen muchas series interesantes para los próximos meses.

Y a los que les gusten los buenos ensayos donde se crítica la sociedad, por si no lo conocen (acabo de descubrir la versión en Internet) aquí está el archivo de Patente de Corso, la columna semanal de Arturo Perez-Reverte. http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentecorso Puedes estar de acuerdo o no con él, pero siempre da que pensar.

[Suena Eye of the Tiger, de Survivor, aparte de por el revival de Rocky, por aparecer en Hulka, que tiene una gran banda sonora en general]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas críticas. La semana pasada al final no llegó nada por aquí, así esta semana toca ración doble, pero técnicamente, aún no me he saltado ninguna semana. Esta semana toca lo último de Panini del mes, la ración de Norma del mes con una dieta alta en reediciones (18 a 7 esta semana en total, aunque si cuentas cosas que no he reseñado, aumenta aún más la proporción) y el aperitivo de lo de Planeta, a base de series regulares muy interconectadas. Señalar que de los 25 comics de esta semana, sólo hay uno de 24 páginas, que se supone que es el formato estándar. ¿Cuándo se ha ido esto tanto de las manos?

Esta semana, unas cuantas cosas que señalar de las novedades que no voy a reseñar. Primero, decir que desde hace un par de semanas, el coleccionable de la Patrulla-X está reeditando basura sin valor alguno. Es bonito saber donde tienen las prioridades.

Luego, este mes el Clasicos DC de los Nuevos Titanes publica, en un solo volumen por primera vez (y la verdad, el formato ha valido la pena sólo para poder tener la saga de una tacada) el Contrato de Judas, que viene a ser a los Titanes y DC lo que a la Patrulla-X y Marvel fue la Muerte de Fenix. Lo mejor de un estilo, y aún se lee como un clásico más de 20 años después.

Hablando de clásicos, la Cosa del Pantano empieza, ahora si, la etapa de Moore, incluyendo un número no reeditado por Norma para empezar. Obviamente, toda la etapa es altamente recomendable.

Pero la novedad de la que más se ha hablado es el Clásicos DC: Green Lantern, adaptación del Showcase similar de DC, que es la reedición en b/n y pequeño de los primeros números del personaje de la Edad de Plata. Y… como detalle histórico, es curioso, aunque si esperas algo como en Marvel donde las historias tienen una continuidad y una relevancia acumulativa, te decepcionarás. Aparte de eso, son historias extremadamente simples, escritas para niños y francamente, es imposible mirarlas con la perspectiva actual, o esperar algo remotamente parecido. Vamos, como curiosidad están bien, como material de lectura no, a menos que puedas tomartelo con mucha benevolencia. De todas maneras, ¿Cómo es que la primera opción del formato es Linterna Verde? ¿Desde cuando el menos popular de los héroes principales en España se ha vuelto el más popular como para tener tanto material suyo?

Más incomprensible es la publicación por parte de Norma de Transformers Armada, serie basada en la última (o antepenúltima, según como se mire) serie de animación de los robots dichosos. Porque realmente, no son los de toda la vida, es una versión moderna con sólo algunos nombres y conceptos reconocibles. Y no se a quien está destinada. Apenas hay publico para la serie de TV, que se emitió brevemente en mal horario hace unos años. Y el público de Transformers, principalmente nostálgico, no reconocerá a esta versión de los personajes como los suyos. Deberían dejarse de chorradas y centrarse en las varias versiones, viejas y nuevas, de los personajes que conoce todo el mundo, que bastante tienen.

Por último, recomendar el libro de la Fisica de los Superhéroes, por James Kakalios, que es un vistazo riguroso, pero asequible a cualquier lector, sobre los principios físicos que usan, o se saltan, los comics de superhéroes para contar sus historias. Recomendable porque trata en serio dos temas muy interesantes que merecen más reconocimiento, y hacerlo bien.

Pocas novedades americanas esta semana: Primero, la llegada de Claremont a Exiliados que es… realmente, lo que puedes esperar de Claremont en Exiliados. Lo mismo de siempre de Claremont, en personajes e ideas.

Despúes está la llegada de Dwayne McDuffie a 4 Fantásticos, que gana puntos al, nada más llegar, contradecir todas las tonterías de su predecesor, y acercarse peligrosamente a dar la primera buena justificación de Guerra Civil en los 9 meses que lleva. Promete, si las tonterías editoriales de Marvel le dejan.

Hablando de tonterias editoriales, pregunta de examen: Tienes la única serie de Marvel de nueva creación que ha sobrevivido los últimos 10 años enteros. Esa supervivencia se debe en parte al esfuerzo de un guionista, de una serie de personajes, de una dirección clara y original, de un estilo tradicional mientras usa ideas poco tradicionales, y del uso cuidadoso de personajes e historia variada del universo Marvel. Los simios de Marvel ya se cargaron una vez la serie cuando tenía buenas ventas, a base de quitarle todo eso y poner algo distinto. Fracasó, y el Simio en Jefe admitió que es la mayor cagada que han hecho. La serie va relativamente bien, y es una de las pocas que aguanta el aumento que le han dado los crossovers. Así que, ¿Qué haces? ¿Mantienes la fórmula que ha funcionado hasta ahora? ¿O cambias absolutamente todo lo anterior, y pones a un guionista y dibujante de estilo radicalmente opuesto, lo llenas todo de personajes populares, cambias la dirección a una copiada de una serie de DC de hace 20 años y con la idea de cagarse en la historia y personajes del universo Marvel? Si contestas lo segundo, enhorabuena, habrías creado el absurdo relanzamiento de Thunderbolts, que aparte de eso, tiene una de las premisas más tontas de la historia. Intenta ser satírica, intenta ser moderna, pero sólo logra creerselo cuando es bastante estúpida y manida, y no pinta nada en la serie, además del horrible dibujo.

Hablando de la inteligencia de Gordo Cabrón, no suelo molestarme en comentar las chorradas que dice en sus entrevistas habituales, pero una reciente me llamó la atención. Gordo Cabrón está tratando de justificar porque ya no hay notas al pie (o al final) en los comics Marvel, y dice que es porque tampoco las hay en películas, porque cortarían el ritmo. Obviamente, Joe. Pero no se si sabes que existen unas cosas llamadas libros, que tienen bastante más parecido con los comics por aquello de que ambos se leen, y que nunca nadie ha tenido problemas con notas al pie en los libros, porque saben que las pueden dejar para luego si es necesario, o mirar rápidamente si creen que necesitan la información adicional. Igual que en los comics. Pero claro, para eso hay que saber leer. ¿Y quien quiere leer cuando se puede imitar al cine y la televisión? Y esa es la palabra. Volvemos en unas líneas con las reseñas.

Esta semana:

Batman Nº8: Continua Ciudad de Crimen, y después del primer capítulo, pasa de ser una historia de Batman y Robin y sus villanos, a ser una historia de varios habitantes de Gotham relacionados de alguna manera u otra con el crimen. Y la verdad es que a Latham le sale mejor que las partes con Batman y Robin al principio y al final, que son competentes sin más, mientras que las de en medio son más interesantes. Una historia oscura y bastante realista de ambiente urbano, bastante bien hecha, aunque no sea técnicamente una historia de Batman. Buen dibujo de Bachs, que puede hacer oscuridad urbana pese a tener un estilo suave y redondeado. Recomendado (8)

Best of Marvel: Excalibur: Por fin, una de esas cosas que deberían haber reeditado hace tiempo (en EEUU se les han adelantado, incluso, y suelen ser peor reeditando cosas antiguas) Ahora sólo falta el Factor-X de David y Nuevos Mutantes para tener todo el material mutante bueno reeditado. Deberían haber publicado el segundo tomo de Capitán Britania antes que esto, pero bueno, comprendo si no se quieren arriesgar. En cualquier caso, para los que sean nuevos esta fue la cuarta serie mutante históricamente, la tercera de Claremont. Afortunadamente, por aquel entonces aún se preocupaban de que cada serie tuviese algo diferente que ofrecer, y desde luego, esta serie es completamente diferente del resto de obras de Claremont. Practicamente ausente de angustia vital, sustituida por humor. Si, aunque la premisa es “mutantes en Gran Bretaña”, lo que realmente diferenciaba la serie de la Patrulla-X es que era una serie de humor. No de humor de telecomedia y personajes actuando como idiotas que usaban en la competencia por aquella época, sino más bien de que las aventuras eran lo más desmadrado y desenfadado posible, donde podía pasar cualquier cosa, por absurda que pareciese, y le pareciese a los personajes. La verdad es que Claremont debería haber tratado de hacer humor más a menudo, porque le salía bien y demostraba que tenía más rango que el “soy mutante, cuanto sufro y me odian” de costumbre. (También ayuda que Alan Davis es un gran cómico visual, y Claremont, si no otra cosa, siempre ha sabido adaptarse a sus dibujantes, por otro lado) De hecho, esta es probablemente la única historia de Arcade como adversario de un grupo que ha funcionado, porque por una vez le pegaba al tono de la serie, y además, se sale de lo típico de sus historias. Diablos, hasta los viejos tópicos de Claremont (modificaciones corporales, esclavitud, control mental) están hechos de manera divertida, que parece fresca y no repetida mil veces. Los personajes, por cierto, son mezcla de viejos conocidos Claremontianos (normalmente de la Patrulla-X) y personajes del Capitán Britania, tanto en protagonistas, como en villanos y secundarios, y en general están bien usados. Y aunque haya mucha risa, hay un momento escalofriante al final que corta la risa de cuajo, lástima que lo hayan seguido tan mal después. En fin, una serie muy divertida y bien hecha, con dibujo de Davis en un momento muy bueno. Y unas portadas realmente memorables, sobre todo la del nº4. Y estos son los mejores números, antes de meterse en crossovers, rellenos y estiramientos. Muy Recomendado (9)

Capitán America Nº15: Este mes no toca la serie regular, sino el Especial 65 Aniversario del personaje, que realmente es un anual con un nombre más rimbombante. Está hecho por Brubaker, y tiene una conexión tenue con la serie regular, así que está bien publicarlo aquí. Pero lo que es realmente es una historia de flashback de la Segunda Guerra Mundial, protagonizada sobre todo por Bucky. No es de tono realista como el último flashback que hubo, es más una historia de aventuras superheroicas ambientada en la época, en plan Invasores y similares. Con Craneo Rojo como villano carcajeante con artefactos malignos incluidos. Pero bueno, no está mal dentro de ese tipo de historias, y Bucky se hace un protagonista entretenido, con un toque nostálgico dramático. Muy buen dibujo retro animado de Pulido y Martín, traidos de Catwoman por Brubaker. Recomendado (7)

Doom Patrol Nº15: Este comic parece que esté bajo una fuerte dosis de ácido, y además trata sobre sexo. Si con eso no logro que lo compres, nada lo hará. Este es otro de los números donde Morrison se pasa toda la historia lanzandole una cosa rara tras otra a los lectores y a los protagonistas. Pero a diferencia de las últimas veces, la historia es perfectamente comprensible (es una versión drogada hasta las cejas de una historia de superhéroes convencional) y todas las cosas raras en vez de confundir le dan una sensación a la historia de desmadre y de que puede aparecer cualquier cosa absurda y desternillante a lo largo de la historia, y en efecto, lo hace. El villano es el Sombrío Mr Evans, que es una figura demoníaca, en el sentido menos maniqueo, y es un cachondeo de personaje, a base de mezclar elementos clásicos de Tentador y cosas absurdas. Su presentación en forma de texto en la primera página, mezclando referencias a textos gnósticos con las primeras cosas aleatorias que le han venido a la cabeza a Morrison marca el tono surrealista de toda la historia, realmente. Oh, y la Patrulla Condenada tiene la ayuda no deseada de la Patrulla Sexys (Sex Men en inglés), que son una idea demencial que no viene a cuento, tratando de actuar como invitados heroicos conocidos de toda la vida pese a lo raros que son, y queda genial. Debajo de todo eso, está el tema del sexo, y se dicen un par de cosas interesantes sobre el tema, pero realmente son lo de menos, puedes disfrutar del absurdo genio sin más. De todas formas, eso se ve sobre todo en como afecta todo esto a Crazy Jane, que a primera vista parece provocación gratuita, pero en cuanto más lo piensas, más te das cuenta de lo triste y trágico que es, sobre todo como parte del desarrollo del personaje. Y al margen de todo esto, Rebis continua desarrollandose de manera enigmática y a la vez emotiva en cierto modo (y con final temáticamente apropiado) al igual que el extraño subargumento que desembocará en la próxima saga. El dibujo de Case continua plasmando perfectamente la locura creativa de Morrison, aunque el traje que le pone a Josh tiene que desaparecer. Muy Recomendado (10)

Flash Nº14: Primero toca ya el último Perfil de Villano, en este caso de Ola de Calor. Es una historia muy buena que le hace un personaje tridimensional, creible y comprensible, y hasta trágico, explicandonos como es posible que pueda ser buena persona y un aspirante a héroe, pese a haber sido un villano tanto tiempo. Como siempre, Johns usa elementos de historias pasadas y los mezcla maestramente con cosas nuevas para contar una biografía muy sólida, donde da igual si has leido las historias anteriores o no, te enteras de todo y no sabes distinguir cuales son nuevos o no, porque los viejos encajan perfectamente en la historia. (Y cuando no, no hace falta saber de que habla, como la referencia a su estancia en el infierno en la etapa Waid, que fue lo que le impulsó a reformarse en serio) Y la parte en el presente tampoco está nada mal, mostrandonos donde ha llegado Rory, y el final trágico que probablemente tendrá, en vista de las circunstancias que se han contado. Muy bien dibujo simple, pero efectivo y con gran atmósfera de Snejberg. Una pena que Johns se vaya, ojalá le hubiera dado para hacer Perfiles de Hechicero del Clima o Tramposo, porque estas historias han sido de lo mejor de la serie. La segunda historia es la primera parte de un crossover con el número de Wonder Woman de este mes. En la tradición clásica, es un team-up contra la asociación de dos de los principales villanos de cada héroe, que sirve para mostrarnos las diferencias de pensamiento y actuación entre ambos, siguiendo además el que está siendo uno de los temas principales de la Cuenta Atrás a Crisis. Está bien hecho, aunque por otro lado, la alianza entre villanos lo que hace es hacer de Zoom un villano más típico en vez de la motivación enloquecida pero firme que tenía en su debut. Aún así, un buen comienzo. Buen dibujo en general de Porter, pese a sus tics. Por último, tenemos el número ½, que esta vez, a diferencia de en Titanes, no se les ha olvidado ponerlo. Es un prólogo a la Guerra de Villanos que vendrá a continuación hasta el final de la etapa, y resume la situación y pone las cosas más intrigantes. Además, es lo más parecido a un Perfil que dan del nuevo Tramposo, y explica bastante bien su historia y personalidad. Buen dibujo cinético de Justiniano (el de Dia de la Venganza) muy en el estilo de Porter. Con el mayor énfasis en los villanos, la serie está siendo mejor que nunca. Muy Recomendado (9)

Green Arrow Especial Nº3: Después de 45 números, Hester ha decidido salir del barco, antes de que Winick degenere tanto como está haciendo en otras series. Ha hecho un buen trabajo relanzando la serie y manteniendo un estilo visual consistente a través de los tres guionistas, se le echará de menos. Y no sólo porque su sustituto, el novato Tom Fowler esté aún verde, siendo bastante inconsistente y demasiado estilizado en el mal sentido, aunque al menos la acción no es muy confusa. En cuanto a la historia, el primer capítulo es seguir desarrollando a Mia como la nueva Speedy, que a estas alturas hay que tragarse, por improbable que sea su habilidad como arquera y el obvio problema de los aprendices, aunque eso al menos lo han tratado. En cualquier caso, credibilidad aparte, está bien llevado, y Speedy es un buen añadido a las filas de los héroes adolescentes de DC, con una relación bastante creible a las situaciones con su mentor y compañeros en este número. Oh, y el número transcurre antes del Titanes de esta semana, o al menos del tercer capítulo del mismo. La segunda historia rescata a un villano muy cutre y chorra de los Outsiders clásicos, pero al menos aquí lo tratan como lo chorra que es, y en cierto modo, tal representación de los ideales Republicanos es apropiada como villano para este personaje y autor. Y lo que sigue son varias escenas de pelea en movimiento medianamente bien hechas, que se hacen divertidas sobre todo por el diálogo pese a lo largo, mientras de fondo, Winick vuelve con sus villanos de propia creación de sagas anteriores, empezando a moverse para una revancha. Mejor que los otros trabajos recientes de Winick, que ya es algo. Recomendado (7)

Green Lantern Especial Nº2: Termina la primera saga, y ha sido un poco decepcionante, sobre todo en comparación con Renacimiento. Es sobre todo porque la amenaza de turno, una nueva versión de los robots Manhunter, no es nada interesante. Un robot genérico sin personalidad con un único truco original. Funcionaban bastante mejor en su última aparición, precisamente en la recientemente reeditada Millenium, cuando tenían una personalidad e infraestructura. Por tanto, todo el combate que es el centro de la historia es bastante aburrido, al menos hasta el final, donde hay un momento Hal Jordan de valentía demente que es un momento de acción bastante chulo. Las demás partes de la historia son mejores, con flashbacks al pasado de Hal que le definen bastante bien, y un buen desarrollo de su ambiente, tanto la parte militar, que le da un tono distinto que otros superhéroes, como lo de la Ciudad Fantasma y su hermano, que le saca el partido al tema del miedo y superarlo de la serie. Añadele uno de esos finales donde se revela una sorpresa sobre el villano del número de cara a su siguiente aparición que tan bien le van a Johns en otras series, y el número casi se redime. Buen dibujo de Pacheco, aunque podría hacerlo mejor, y los diseños dejan un poco que desear. Neutral (6)

Hijas del Dragón: Y aquí empieza la plaga de cosas escritas por el duo Palmiotti y Gray, que son dos guionistas que, por lo general, no suelen pasar de normalito tirando a mediocre, y que suelen hacer proyectos especiales que nadie ha pedido ni pintan nada, o llenar huecos que nadie más quiere, sin éxito de crítica ni ventas, pero aún así, no paran de sacar cosas nuevas, como si de unos Austen semicompetentes se tratara. En este caso, una miniserie reviviendo una vieja propiedad de los 70 que fracasó horriblemente en ventas, pero a la que han ampliado a serie propia porque le cae bien al editor (y que, como era de esperar, se ha pegado un batacazo en cuanto le han quitado las ruedas de apoyo de los crossovers) En cualquier caso, esto es un revival del duo de cazarrecompensas de los 70, en plena época de películas de explotación, y desde luego, está muy sacado de la época. Parte blaxplotation (el afro de Misty Knight desafía toda ley de la física y buen gusto) y parte explotación sexual, que es una de las cosas más irritantes de este comic. Es decir, una cosa es tener a las protagonistas en trajes ajustados, que es más o menos parte del género (aunque cabe señalar que estas dos, en general, nunca han ido de eso, solían llevar trajes más funcionales o estéticos y no fantasía adolescente), pero cuando las protagonistas se pasan media historia y todas las portadas en poses provocativas y perspectivas para mostrar lo más posibles tetas y culos, y llegas al punto en el que a Coleen se le marcan los pezones a traves de un traje de cuero, has pasado la raya de lo gratuito a nivel Top Cow, por lo menos. Pasando la presentación, el contenido tampoco es bueno. Buena parte de la historia se basa en la interacción entre las chicas y la de estas con los secundarios, y trata de hacerlas divertidas y encantadoras, pero la mayor parte de las veces no lo logran, y resultan hasta irritantes a base de ser bastante menos graciosas de lo que se creen, y no mostrar ningún otro rasgo de personalidad aparte de ser muy guays, mucho menos de sus personalidades establecidas. Y la otra parte es jugar con villanos de tercera, y ver como funciona el submundo de crimen y cutrerio en el que viven. Esto tiene el problema de que en la mayoría de casos, Palmiotti y Grey no se molestan en mostrar nada específico de cada personaje, y aparte de no parecerse a veces a sus apariciones anteriores (es decir, aunque a nadie le importe, ¿tanto cuesta leerse las tres apariciones anteriores del Entomólogo?) lo que hacen es escribirlos a todos como el mismo tipo de villano genérico cutre sin importar historia o personalidad anterior. Y con eso, la mayoría de las veces lo único que hacen es repetir los mismos chistes que no tienen gracia la mayoría de las veces. Y la villana de la historia tiene un aspecto realmente vergonzoso. En general, todo el dibujo es feo y demasiado exagerado, aparte de lo ya mencionado de tetas y culos a mansalva. En fin, algo que se podían haber ahorrado, una serie que intentaba ser graciosa y sólo lograba ser explotativa, que intentaba ser una historia de acción divertida y sólo lograba ser una película de acción directa a video. No Recomendado (4)

Hulka: Titania: Está bien ver que Horn sabe hacer portadas que no sean poses de revista porno. Segundo tomo de una de las mejores series de Marvel (y antídoto a las tonterías de las series “principales”) y último de esta etapa, antes de relanzarla ocho meses después, como dicen al final. De nuevo, continua siendo una mezcla genial de divertirse usando extrapolaciones lógicas de legalidad e infraestructura de las demenciales circunstancias del universo Marvel, personajes interesantes, soluciones inteligentes y porque no, referencias a historias pasadas cuando es adecuado, y guiños a los lectores. Primero toca una saga espacial, que aunque no lo parezca, es apropiada para la serie, y da para situaciones ingeniosas y divertidas primero, y después para un reto con varios personajes cósmicos invitados, que no es ni de lejos tan coñazo ni incomprensiblemente cósmico como suelen ser estas cosas. Es muy divertida, con solución ingeniosa, y muy buena interacción todo el rato entre Hulka y su nueva ayudante a la fuerza. El dibujo es de Bobillo, que aquí le va mucho peor que anteriormente, porque le toca dibujar muchos personajes conocidos, y decir que se sale del modelo es quedarse corto. Se pasa de lo caricaturesco a lo ridículo por un amplio margen. De vuelta a la Tierra, toca un número más tradicional, con un fallo que no esperaba de Slott (usar como villanos genéricos a villanos que no lo son, contradiciendo sus razones de ser y últimas apariciones, y ni siquiera en una escena trivial) pero por lo demás, es otro número sólido de ingenio legal y personajes divertidos, con más desarrollo de Hulka y secundarios. Después toca un número dedicado a la villana del título, donde recuenta su historia, y basandose en lo que ya sabiamos, cuenta una historia bastante más personal y que hace al personaje más comprensible que sus normalmente repetitivas apariciones anteriores. Está bastante bien. Y luego todo culmina en una historia que cierra el volumen en dos números, que resume los 10 anteriores muy bien. No sólo tiene todo lo bueno de ellos, Slott demuestra que es un maestro de ir poniendo pistas y elementos en un número que luego se vuelven algo mayor en el siguiente, y hace que varias de esas tramas, escenas y referencias terminen en una historia que ata muy satisfactoriamente todas las tramas hasta el momento. No sólo las de la serie, Slott también aprovecha para hacer control de daños de gilipolleces con el personaje de otras series, como sus acciones bajo Austen, o Desunidos (que dicho sea de paso, muestra más emoción, respeto y consecuencias por los personajes masacrados gratuitamente que en ninguna otra parte… de hecho, se hace con un personaje de esta serie lo que se tenía que haber hecho con la Visión, y hay un momento muy bonito recordando al Hombre Hormiga al final) Aparte de eso, hay buenas escenas de acción, momentos realmente memorables con varios personajes, sobre todo la nueva estrella Andy Asombroso, detalles ingeniosos, buen desarrollo de la personalidad de Hulka (incluido un retcon bastante gordo, pero que tiene sentido) y además, Slott sabe aceptar las críticas a los fallos de continuidad minúsculos de números anteriores, corregirlas, y además, decirle a los lectores que se relajen con esas cosas y traten de usar la continuidad como una herramienta y no como algo restrictivo, (“¡Usad vuestros poderes de fan para el bien!) a la vez que resuelve la historia. El dibujo es de Pelletier, que es claro y expresivo, muy apropiado para el tono divertido de la serie. Una serie que sobrevive pese a tenerlo todo en contra, y se lo merece. Muy Recomendado (10)

Invencible: El Primero de la Clase: Nuevo tomo de la serie de creación propia de Robert Kirkman para Image. Como siempr, continua siendo una buena mezcla de superhéroes tradicionales con subargumentos de adolescente, con buen humor y una manera fresca de tomarse el género, perfectamente consciente de los tópicos como algo normal y divertido, y sin más angustia vital ni melodrama de la estrictamente necesaria. El tomo va sobre todo de las consecuencias de la revelación del padre de Invencible como un villano, mezclado con el final del instituto para los protas. El primer número es ver las consecuencias de esa última historia, y están bien llevadas, aunque una idea se repite demasiado a lo largo del tomo. El segundo número es una historia muy típica en mundos de fantasía, pero está hecha con tan buen humor, sobre todo en las reacciones de Mark, que ni se nota lo poco original. La tercera empieza después de pase algo fuera de pantalla que pasa mucho en universos superheroicos, pero de lo que nunca se ven las consecuencias bien. Por otro lado, para ser algo importante que afecta a la serie durante varios números, podría haberse explicado un poco más en vez de saltarselo por completo. Luego hay una historia corta de una antología gratuita que es únicamente presentación de la serie y queda redundante ahí en medio. Después hay otra aventura suelta de ciencia-ficción, bastante decente. Y por último, un par de historias más donde lo más interesante es la vida personal de Mark, que son historias de adolescentes bastante buenas, aunque Invencible está cayendo en el horrible síndrome de ser un gilipollas por no decirle su identidad secreta a su novia, haciendole daño por ningun motivo en absoluto en consecuencia. La parte heroica de lo último es enfrentarse a villanos que parecen salidos de los mejores momentos de Savage Dragon, lo cual no es del todo malo. El dibujo de Ottley está muy bien, claro, limpio y efectivo, con un estilo consistente e identificable. Una buena serie de superhéroes, que hace lo básico muy bien, mostrado de manera inventiva para que parezca fresco, en su segundo año igual que en el primero. Es una pena que los trabajos de Kirkman para Marvel sean tan malos en comparación. Recomendado (8)

Jóvenes Titanes Nº15: Tu cagada de Planeta de este mes: La edición original tenía una explicación de quien es cada miembro de Titanes Este, que está ausente porque sí en esta edición. La edición de esta serie tiene que ser la peor de Planeta, con diferencia. En fin, eso aparte, termina Titanes del Mañana, que es la saga donde la serie ha pasado de ser decente a ser tan interesante como las otras series de Johns. Entre otras cosas porque hace bien lo que muchas historias de futuro posible hacen mal: No va sólo de jugar a modificar a los personajes (aunque Johns se divierte bastante con eso, como un rediseño de Bumblebee o un iCyborg a lo serie de dibujos) o de dar pistas sobre historias que pueden o no suceder en el futuro (se hinchan a eso), sino que es una historia personal sobre los Titanes como grupo y como individuos. Además, evita los tópicos de ese tipo de historias: No hay un regimen tiránico que derrocar improbablemente. Primero porque el cambio de los Titanes a villanos se hace de manera muy creible, no se han vuelto caricaturas malvadas de si mismos (ver el Superman/Batman de este mes, por ejemplo) sino que sus personalidades parecen crecimientos de sus personalidades actuales, que no se ven a si mismo como malvados y hay extremos a los que no llegan, y segundo, porque la historia no va de derrotarlos físicamente, sino del conflicto interno de acabar transformados en ellos. Es un conflicto que da para bastante juego en la saga y en el futuro, y le ha salido muy bien a Johns. Aparte, en general es una historia de acción bien hecha y divertida, de las que se espera de Johns. Tras eso, y como se anuncia en el futuro, ya van a tocar historias relacionadas en mayor o menor medida con las Crisis, aunque sin volverse dependiente de ella, es decir, yendo por su propia cuenta sin necesidad de leer la historia principal, al menos de momento. Primero toca ver las consecuencias de Crisis de Identidad. Primero la obvia, la de Robin, que está bastante mejor hecha que en su serie propia (no os perdeis nada, realmente) y sirve para desarrollar un poco más a los Titanes como familia en una serie de buenas escenas dramáticas. La otra es seguir un cabo suelto minúsculo del primer número de CdI que, bueno, sirve para que los Titanes tengan algo que hacer durante el número (y de paso, Johns explica como es que Bolt no estaba muerto) y al menos al final conecta con uno de los subargumentos intrigantes de la serie. Por último, tenemos la introducción de un nuevo Titán, que ya se anunció en el futuro, y es una buena presentación, un poco distinto en manera de hablar de cómo es en su serie natal, pero en general consistente y agradable, ofreciendo algo a la serie que no es repetición de los demás. Todo eso como prólogo a otra consecuencia de CdI, bastante evidente, y que pese a la manera chapuza en la que se hizo en la miniserie, promete ser una amenaza bastante buena, si esta presentación es una muestra. El dibujo de McKone es muy bueno, en diseños, acción y simplemente el movimiento y aspecto de los personajes, y el de Grummett en el segundo capítulo también está bastante bien en un estilo similar, mejor que en Thunderbolts. Muy Recomendado (9)

Jóvenes Vengadores Nº10: Dos números este mes porque, si sólo tienes 13 números de la serie y no se tiene idea de cuando van a salir más (es bastante improbable que sea este año dadas las circunstancias) lo mejor es quemar los números que tienes en cuanto antes. Este número, tenemos más vueltas sobre el tema de “nuestros padres/mentores no nos dejan hacer de superhéroes” que empieza a resultar repetitivo y debería moverse más deprisa hacia algún tipo de resolución. Pero sobre todo, es empezar con la historia del origen de uno de los protagonistas. Claro, que sin terminar de decirlo, Heinberg deja lo más claro posible, hasta para los más lentos de la clase, cual es ese origen, al igual que el de otro personaje, por si no quedó bastante claro en el especial del mes pasado. Faltan las explicaciones de rigor, que en el caso de Hulkling, más le vale que sean buenas, porque desafia bastante la credibilidad. Pero bueno, aunque el argumento es bastante obvio por donde va, Heinberg al menos sabe darle gracia a las escenas y los diálogos, y los personajes son interesantes aunque aún no se salgan mucho de sus moldes. El dibujo de Cheung es bueno en general, aunque su mayor problema aquí se nota más, cuando el guión dice que dos personajes tienen que resultar idénticos, pero con el dibujo de Cheung TODOS los chavales son idénticos, y pierde la gracia. Recomendado (7)

Madrox: Elección Múltiple: Inserte aquí su propio comentario sobre la cagada enorme que es que, habiendo tenido tanto tiempo (la mini salió a finales de 2004), no la hayan publicado hasta después de empezar Factor-X, que va después. Idiotas de Panini. En fin, esta miniserie previa es mucho mejor que la serie que le sigue, entre otras cosas porque está más centrada en algo más directo. La idea aquí es presentar una nueva dirección para Madrox, tanto en cuestión de personalidad como de género y tono. Es una serie de detectives de género negro sobre mutantes, un concepto inmediato muy chulo y con mucho potencial. Una vez se presentan a los tres exmiembros de Factor-X protagonistas y se aclaran un poco sus continuidades (aunque la Rahne de aquí actue un poco distinto de la de Nuevos Mutantes y se note) realmente tenemos dos historias: Una más desenfadada de agencia de detectives mutantes, con una variante con elementos fantásticos de un caso típico, muy divertida y con un par de giros ingeniosos, y que no hace más que mostrar la de potencial que tiene el concepto de Barrio Mutante y sus detectives, y lo mucho que la han cagado con Diezmados. Pero ignorando eso, aquí está perfecto. La otra parte tiene a Madrox solo (bueno, tan solo como puede estar alguien con sus poderes) y es una historia de detective de género negro en toda regla, con Madrox tratando de hacer de Bogart, pese a que la situación se vuelve mucho más rara debido a los poderes de los implicados. Lo bueno es que David sabe imitar lo bueno del género, pero a su vez lo carga de cierta ironía para que no quede tan cargante como cuando se toman los elementos del género demasiado en serio, con Madrox tratando conscientemente de imitar las historias del género y fracasando. Es una buena manera de jugar con las convenciones de un género. Además, está la exploración de lo que realmente significan los poderes de Madrox: Por un lado, es un poder que a cualquiera le gustaría tener, te permite poder hacer todo lo que quieras a la vez, y David se divierte mucho buscandole aplicaciones muy originales a eso. Por otro, David le ha buscado una nueva desventaja, la de que cada doble manifiesta una faceta exagerada de su personalidad al azar, lo que mete al pobre Madrox en una situación desternillante detrás de otra cuando necesita dobles para hacer algo, pero los dobles están más preocupados por sus traumas personales. Todo esto da para un personaje con (apropiadamente) infinitas posibilidades y matices, además de ser un personaje muy sólido y bien montado de por si, como suelen ser los protas de David. Y la historia en la que está es una buena historia de detectives, con buenos giros nada obvios tanto en el misterio pasado como en lo que va pasando, y un buen desarrollo y final. (Se toma alguna licencia trampa con los poderes de Madrox, pero poca cosa) El dibujo es de Pablo Raimondi, que pasará luego a la secuela, que le da un toque oscuro en el ambiente que le va bien, pero sin oscurecer en absoluto la acción (ni hacer cosas raras con los fondos) como los dibujantes de Factor-X, hace muy bien las expresiones faciales y distinguibles a personajes sin ropa de calle, y en general es muy bueno. Si te gusta Factor-X, tiene todo lo bueno de esa, mejor. Si no te gusta, no tiene los fallos de eso. En general, es una serie muy original y muy buena, lo mejor que ha hecho ultimamente Peter David para Marvel, y lo mejor que se ha visto de la linea en mucho tiempo, dale una oportunidad, maldición. Muy Recomendado (10)

Majestic Nº3: En muchos sentidos, esto tiene un resumen de todo lo mediocre de los comics de Wildstorm de los 90 en los que se basa. Tiene a un personaje nada original, primero enfrentandose a aburridas amazonas con espadas, después a pistoleros, a organizaciones coñazo con monstruos tontos, y a cutres villanos diseñados por Jim Lee. Todo olvidable, hasta que Abnett y Lanning se sacan un giro de la manga que, aunque no es tan sorprendente como cuando Alan Moore hizo uno muy similar en Wildcats, al menos pone las cosas interesantes a base de ideas. Y entonces viene un número bastante interesante, transformando la serie de una de un superhéroe que se enfrenta a amenazas coñazo de ciencia-ficción a una serie de política y ciencia-ficción con ideas que aunque no son excesivamente originales, prometen. La mayoría de personajes son derivados de malos personajes de Lee, y las situaciones no son muy complejas, pero al menos es un claro paso en la dirección correcta y lo salva de la mediocridad abismal de la serie hasta el momento. Deberían haber empezado por algo así. El dibujo de Googe no está mal, aunque a veces se pase de caricaturesco para unas historia que necesitan algo más realista, y el de Jeanty (Arma-X, por ejemplo) es algo mejor. Neutral (6)

Manhunter Nº2: La portada lo dice todo: Manhunter, la serie para aquellos a los que le gusten las mujeres con grandes pistolas entre las piernas. A decir verdad, este número es una mejora respecto al anterior. Menos sadismo gratuito y culebrón evidente, y Kate empieza a mostrar algo más de personalidad aparte de creerse muy chula por matar gente. Sigue sin ser gran cosa, y hay fallos evidentes, como las reacciones incomprensibles de personajes por exigencias del guión, como la del final del primer número, o que la única muestra de Derecho del número no augure nada bueno. Pero por otro lado, el primer capítulo presenta a un secundario de la serie, que es una buena idea, y es un personaje relativamente divertido, aunque no todos los intentos de humor de Andreyko funcionen. Los dos siguientes son, como no, consecuencias de Crisis de Identidad, en este caso, de una escena muy tonta que no venía a cuento, y que aprovechan aquí para tratar de hacer algo con eso. La idea es buena, y los invitados especiales no están mal usados, y sirven para ver a Manhunter interactuar con héroes de verdad. De todas maneras, de momento, no pasa de lo evidente, y la historia va un poco lenta, después de dos números, aún no ha empezado la parte central de la historia. Pero bueno, al menos es competente y sin tonterías ni creerse muy guay por ser oscuro y “realista”, que es más de lo que se podía decir del primer número. El dibujo de Saiz es bastante bueno, y es capaz de meter a superhéroes coloridos sin que quede fuera de lugar en el ambiente oscuro de la serie. No digo lo de cancelar Manhunter, porque eso ya se ha cumplido en EEUU. Neutral (6)

New X-Men Nº17: Primero, seguimos la versión karaoke de Kyle y Yost de Grandes Éxitos de la Patrulla-X de Claremont, interpretada por los protagonistas de un solo rasgo de personalidad de esta serie. Es tan fascinante como eso, una versión sin venir a cuento de tiempos mejores, por gente que no tiene ni una parte de la gracia del original, y una muestra de la falta de ideas de la serie y la línea en general. Eso mismo sigue con el desarrollo de los villanos, que es el retorno del Reverendo Stryker, pero sustituyendo la sutileza y mensaje que daba que pensar de la historia original por chorradas que nadie se cree enmascaradas con citas de la Biblia, y curas con pistolas. Oh, y después de dos números, por fin se acuerdan de que se libraron de uno de los protagonistas de la serie en el especial Dia Después y deciden darle una despedida, que, por supuesto, no tiene ningún sentido para el personaje (y ni si molestan en darle una explicación, supongo que porque no han podido inventarse una convincente) ni para la situación (al fin y al cabo, en esta misma puñetera serie, ya tuvieron a una profesora que había perdido los poderes, y no pasó nada, porque de eso se trata la serie y el concepto de la Patrulla-X, de aceptación de toda clase de gente, pero los irresponsables actuales de las series se empeñan en no entender las ideas centrales e ir en dirección contraria) Por último, hay algo de interacción entre personajes que empieza a mostrarles como un poco más complejos y capaces de comunicarse de otras manera que no sean tópicos y gritos, pero es poco, y sigue siendo poco más que excusas para seguir librandose de personajes. El dibujo de Brooks continua siendo inconsistente, poco cuidado y algo feo. No Recomendado (4)

Punisher: El Tigre: Normalmente no comento la serie del Castigador porque es más o menos siempre lo mismo y no me interesa demasiado, pero esto son cuatro especiales que hacen las cosas más interesantes. Uno es del equipo creativo original de la serie actual, la Celda, y realmente, podría haber sido perfectamente dos números de la serie. La idea es una que se ha hecho varias veces con el personaje, Frank metiendose en la cárcel a propósito para acabar con alguien que está allí. Es un ejemplo bastante bueno de ese tipo de historias, de política de prisión, centrandose más en como interaccionan los distintos criminales que en el protagonista al que le acaban haciendo el juego. El final probablemente no encaja con la historia del Castigador, pero eso no es problema, ya que la serie actual de por si tampoco. El dibujo de Larosa es feo y descuidado, pero hasta cierto punto funciona para la historia. La otra historia de Ennis se sale más de lo normal, siendo un flashback a cuando Frank era pequeño, y siendo una especie de precuela de Nacimiento, explicando el primer encuentro de Frank con las realidades duras y violentas que luego marcaran su vida, con la temática de fondo del poema que da nombre al especial y al tomo. Una historia muy buena mezcla nostalgia del pasado y dureza realista, con dibujo apropiado del maestro John Severin. Y luego están dos especiales estacionales (Y la verdad, ¿tanto les costaba publicar el de Navidad en Diciembre?) por los Maestros de la Mediocridad, Palmiotti y Gray. Son dos historias que no son del estilo de Ennis, son más bien del Castigador como justiciero genérico de los 90, con una coprotagonista que es más o menos una versión femenina de él, y dado que el segundo especial es San Valentín, te puedes imaginar por donde irán los tiros, literalmente, pese a que es una idea que se ha hecho ya un par de veces antes, una en un comic en el que colaboró Palmiotti incluso, el crossover con Painkiller Jane. Ese giro, y poco más, es lo único que tienen los especiales, lo demás son muchos tiros y masacres sin mucha imaginación, sin apenas ironía ni estilo ni fuerza, aunque al menos apenas intentan hacer chistes, porque los poco que hay fallan tanto como otros intentos de imitar a Ennis. Dibujo decente de Texeira y Gulacy, pero en fin, son dos especiales que realmente no pintan nada aquí, porque aparte de historias mediocres olvidables del Castigador, son de un tono completamente distinto de las otras dos, y no pegan nada en un mismo tomo. Aparte de obligarte a comprar dos mediocres para tener dos buenas. Otra cagada de Panini, y van… Recomendado (7)

Sagas DC: Millenium: No la he llegado a ver en la tienda, pero aparentemente ha salido. Es curioso ver esta saga reeditada, porque tiene muy mala fama. Y sólo es en parte merecida. Es el primer crossover que sigue la fórmula que DC adoptó para la mayor parte de ellos a partir entonces: Publicación rápida de los números (en este caso, semanal) para que durara poco, y afectara completamente a la mayor parte de series durante el mes o dos (como en este caso) que dura. La historia de la serie surge de la serie de Linterna Verde escrita por Englehart en la época, y refleja bastante el estilo de Englehart de la segunda mitad de los 80: Bastante absurdo, pero con cierto encanto extraño pese a eso, en parte porque solía quedarse en “raro” y no en “estúpido” y porque al menos trataba de hacer cosas con los personajes que se salían de las fórmulas típicas, con ideas más originales y caracterización interesante pese a las situaciones absurdas y los diálogos peculiares). La premisa tiene dos partes: Por un lado, el enfrentamiento de los superhéroes DC con los Manhunters, villanos creados por Englehart muchos años antes, ahora ampliados a gran amenaza. Y la verdad es que como amenaza extensa pero fácil de machacar, no son mala elección, y más o menos funcionan. El problema es lo que hicieron a la hora de ampliar su amenaza y poder hacer crossovers, el hacer que hubiera un agente Manhunter asignado a cada héroe de la Tierra (o con serie propia, al menos) llevó a gilipolleces como que todos los habitantes de Smallville fueran agentes Manhunters (aunque eso es más bien parte de los crossovers, donde a algunos se les fue la mano) En cualquier caso, esa parte da para una saga de superhéroes a mogollón bastante decente, sobre todo para la época, con varios giros y buen uso de muchos de ellos, sin caer del todo en la fórmula típica de estas cosas. Es un buen ejemplar para la gente a la que le guste el universo compartido e interconectado, y esta clase de historias.

La otra parte de la miniserie es la de la elección de unos Elegidos de entre toda la humanidad y su evolución a superhumanos para el nuevo milenio, y esa es la parte curiosa. Primero, porque el grupito de elegidos es de lo más esperpéntico que te puedes imaginar, mitad estereotipos étnicos, mitad algún tema del que Englehart quería hablar. No es de extrañar que el grupito, los Nuevos Guardianes, fuera a parar al limbo al terminar la breve serie que les dieron tan esto. Y segundo, porque básicamente está para que Englehart pueda exponer su punto de vista sobre varios temas, políticos, sociales y filosóficos, que aunque bien intencionados por lo general, tienen una falta de sutileza aplastante. (Aún no tengo claro si el cartel de “Britania Fascista” a lo V de Vendetta para señalar una escena que transcurre en Londres es ironía o que) No ayuda cuando la historia desbarra en una lección magistral de varias páginas sobre numerología (aunque le fascinará a gente a la que le gustó la segunda etapa de Promethea, supongo) Y luego está el tema de los crossovers, que cuando Zinco lo publicó en su día, estaba muy bien llevado (con los crossovers publicados en una serie hermana coordinada), porque encajaban muy bien con la serie madre (normalmente abriendose una situación en el número de Millenium de la semana, desarrollandose en el crossover correspondiente, y viendose el resultado en el número siguiente del crossover) y porque la mayor parte de series estaban en buenos equipos creativos. Esta edición sin crossovers (comprensible por problemas de espacio) es un poco problemática porque la historia queda un poco coja sin ellos. No es que no se entienda, pero se nota que faltan pequeños cachos de la historia. (Aunque si no me equivoco, incluye un capítulo de Superman que lleva uno de los cachos más importantes) Lo más interesante es que a raiz de todo esto, la serie queda como un testamento histórico de cómo eran las cosas en los 80, tanto a nivel social y político en una época bastante movida, como sobre el estado del Universo DC en uno de sus mejores momentos, y es un resultado bastante interesante si te interesa esa clase de estudio. Por último, el dibujante es Joe Staton que al igual que su colega en GL Englehart, es sólido pero un tanto personal, y está muy influenciado por el entintador, Ian Gibson, poco conocido fuera de UK y al que se le dan mucho mejor otras cosas que los superhéroes. En cualquier caso, es una obra interesante, aunque no necesariamente por las razones que se pretendían, y más para un público concreto. Recomendado (7)

Sagas DC: Odisea Cósmica: Esta miniserie no pinta nada en esta serie, porque no es una “Saga” en el sentido de las demás, es decir, no es un crossover ni afecta a todo el Universo DC. No es más que una miniserie independiente que usa a unos cuantos personajes diversos. Es el equivalente al Abismo del Infinito de Marvel, no al Guantelete del Infinito, ya que estamos con Starlin. En cualquier caso es un homenaje a Kirby que contradice completamente una de sus ideas centrales. No, la Ecuación de la Anti-Vida no es este bicho genérico vagamente definido, y cualquiera que haya leido algo del Cuarto Mundo lo sabe. No es un detalle, es la idea principal. Menos mal que se ha ignorado completamente después. Y la actuación de John Stewart, lo mismo, este personaje no se parece en nada al de verdad. De hecho, originalmente iba a ser Guy Gardner, al que si le pega la historia, pero lo cambiaron en el último momento, como si fueran intercambiables por ser ambos Linternas Verdes. Idiotas. Por lo demás, es una historia de acción decentilla, con un final a base de jerigonza cósmica. Lo típico de Starlin, pero sin las ideas profundas que hay debajo de sus mejores trabajos. Al menos el dibujo de Mignola es bueno, muy atmósferico, y de muchas atmósferas distintas, pero el comic tiene poco más. Neutral (5)

Sleeper: A Su Suerte: Tomo recopilando la primera mitad de la mini que ya publicó Planeta. Esta es la historia de Holden Carver, un agente encubierto (un durmiente, de ahí el título) de las operaciones secretas del gobierno americano, infiltrado dentro de una compleja organización criminal. Es una buena premisa, usada varias veces en ficción criminal (Donnie Brasco, por ejemplo), y con mucho potencial, especialmente en comics donde es un género no muy explorado. La idea original aquí, sin embargo, es que todo el mundo en la organización criminal tiene superpoderes (y nombre-código, pero los motes tampoco son algo raro entre mafiosos), y transcurre en un mundo con superhéroes, villanos, aliens ocultos y demás. Pero pese a coger elementos superheroicos, y funcionar en la periferia de un mundo de capas, esta es una historia de criminales, más parecida a una película de ese estilo que la media de comics de DC, por ejemplo. La ambientación es una de oscuros rincones, de bares, de encuentros clandestinos, traiciones y asesinatos. Estamos en un mundo de gente oscura, enfrentada a todo el mundo, buenos y otros malos a la vez, donde nada es lo que parece y no puedes fiarte de nadie, aunque extrañamente, se forjan curiosas camaraderías. Como todo buena serie negra, está narrada en primera persona, desde el punto de vista del protagonista. Pero aquí su situación y diálogo interno es mucho más interesante que la del habitual detective o criminal, es un héroe, uno de los buenos, obligado a hacer de malo sin que nadie en ambos bandos lo sepa. Así, la serie es una exploración de cuando hacer cosas malas vale la pena si es un por buen fin, de hasta donde se puede llegar sin convertirse en uno de ellos, y si realmente no es más atractiva la vida en el otro lado. Carver es una figura trágica, metido en la situación más jodida del mundo, y sus pensamientos nos meten de lleno en su cabeza, viendo que es en el fondo un tipo bueno, pero tan metido en situaciones sucias que no puede evitar odiarse y estar deprimido, pero sin ser repelente. Tiene que colaborar con gente a la que tiene que traicionar, y enfrentarse a gente que cree en lo mismo que él, y no puede cometer errores, porque trabaja para el hombre más listo del mundo, y a la mínima le pillaría. ¿O le ha pillado ya y está jugando con él? Es una premisa fascinante, y Brubaker no se corta, mostrandonos lo difícil que es ya en el primer número. Pero además, los elementos fantásticos/superheroicos le añaden nuevas posibilidades a la historia, y sobre todo, hacen la historia más vistosa y más chula. Los poderes de Carver, aunque no son la primera vez que los veo, son una idea genial, y hacen de él un agente casi invencible, además de servir como metáfora sobre lo insensible que le vuelve su trabajo. Además, todo está hecho con un estilo genial, desde los aspectos simples pero chulos de los personajes (Holden no lleva traje, pero es perfectamente reconocible), a los nombres, las situaciones y los diálogos. Diablos, todos se juntan, por ejemplo, en el personaje de Genocidio Jones, que empieza siendo desternillante, pero acaba siendo trágico. En cuanto al dibujo, tenemos a Sean Philips que está como en casa, y hace su mejor trabajo hasta la fecha. Es un ambiente oscuro, quizá demasiado oscuro, el colorista ya podía haberse contenido un poco. Pero la ambientación oscura es muy buena para la serie, aumentando el suspense, y el estilo de Philips es perfecto, aquí se compenetra para evitar los defectos que tiene en otras series, y no se nota inacabado, sino muy sólido. Sus diseños son simples pero efectivos, al igual que sus escenas de acción. Es una mezcla perfecta de elementos superheroicos y serie de espionaje negra, y una muestra de lo que puede hacer realmente Brubaker, a diferencia de las chorradas que hace para Marvel. Muy Recomendado (10)

Superman Nº10: Como Action Comics ha llegado ya a donde iba (justo antes del crossover de Eclipso y el cambio de equipo creativo), esta vez toca maratón de Aventuras. Son tres números de seguir la historia de Ruina, el nuevo villano maestro que ha presentado Rucka, aunque va por sitios interesantes. Por ejemplo, conexión con todo el fregado de la Crisis, de una manera apropiada (que habría tenido más gracia si las cosas de las que se van dando pistas aquí no se hubieran visto aquí ya claramente en la posterior Cuenta Atrás, pero bueno). Y que ya se ven claramente que la identidad de Ruina es un misterio adivinable, y cuales son los dos sospechosos más claros de serlo, uno quizá demasiado sospechoso. El caso es que Ruina se está convirtiendo en un buen villano para la etapa, con la clase de habilidades que mejor funcionan contra Superman (inteligencia y planificación) y sabiendo presentar una amenaza donde realmente le duele. Sólo le falta una personalidad algo más interesante y un diseño mejor, pero algo es algo. Por lo demás, el primer capítulo termina la historia con los nuevos Parásitos, que son una iteración decente del viejo concepto. El tercero es seguir subargumentos varios, algunos de los cuales son bastante intrigantes. El dibujo en estos continua siendo un tanto cutre (falta de detalle, muchas rayas, un tanto oscuro de más) de Clark. Sin embargo, el dibujo en el segundo capítulo es de Rags Morales y es muy bueno. Y es apropiado, porque el número es un epílogo de Crisis de Identidad que conecta como prólogo a la Cuenta Atrás a Crisis Infinita. Desgraciadamente, le toca lidiar con un cabo suelto de lo más estúpido de CdI, la idea de que Superman sabía de los estúpidos lavados de cerebro de la Liga y no dijo nada. Rucka intenta justificarlo como puede, pero el resultado es seguir con la tendencia de tener a un Superman inefectivo que no hace nada. Pero bueno, todo forma parte del centro de la historia, que es el conflicto ideológico entre los tres grandes, que será uno de los puntos clave de Crisis, y es un conflicto sólido, aunque Rucka se pasa con las pistas nada sutiles de hacia donde va a ir el conflicto, con Wonder Woman repitiendo una y otra vez lo mismo. Pero al menos está infinitamente mejor hecho que el conflicto que hubo en la tercera serie. Serie que este mes al menos se va en una dirección algo más nueva. Primero, eso si, tiene la típica idea de Azzarello de “gente con traje malvada en la sombra que controla el mundo” que no le pega a la serie, y que supongo que retroactivamente se habrá juntado con lo de Jaquemate de otras series. Después tocan escenas personales de Superman que están mejor hechas que anteriormente, más que nada porque ya no le tienen quejandose continuamente, pero todavía siguen sin ser nada parecido a su caracterización normal o creible. Después toca enfrentamientos en grandes viñetas contra villanos rechazados de Wildstorm de mediados de los 90, con el mismo interés, y la promesa al final de que va a ir por un sitio más polémico. Un desastre, como de costumbre, y ahora es el lastre del tomo, espero que aceleren para concluirlo el mes que viene. Neutral (6)

Tom Strong Nº1: Norma empieza a publicar la línea ABC de Wildstorm, cosa bastante obvia ya que es de Moore, pero lo hace reeditando desde el principio en tapa dura. Por un lado es comprensible, ya que queda poco material de Moore inédito, por otro… bueno, se están pasando con la proporción reedición/material nuevo. En cualquier caso, esto fue la primera serie, que es lo más cercano a una serie de superhéroes tradicional. La idea es hacer una serie de aventuras heroicas que en vez de evolucionar del paradigma de Superman y los superhéroes, hubiera evolucionado del de Doc Savage y los héroes de pulp. El resultado es que Tom Strong y sus compañeros, en vez de superpoderes e identidades secretas, tienen más trasfondo científico y están un poco más cercanos a tierra en manera de comportarse (reminiscentes de los 4F en ese sentido). El estilo es similar al Supreme de Moore, pero con menos guiños y menos nivel de poder, sustituidos por ideas más imaginativas. Y eso es, realmente. Una historia de aventuras heroicas de ciencia-ficción, pariente de los superhéroes porque va de combatir amenazas, pero con más seso y menos músculo. Con un protagonista del molde heroico, pero bien hecho, unos buenos secundarios (no puedes ir mal con un robot y un gorila con sentido del humor), aventuras divertidas e ingeniosas y enemigos imaginativos (aunque, lo único malo, varios de ellos son demasiado similares entre si). Y dibujo apropiadamente claro, agradable y bien hecho de Chris Sprouse. No es una de las obras serias de Moore, es bastante más ligera, pero eso no quita que haga muy bien lo que intenta hacer, que es ser una buena serie de aventuras. Muy Recomendado (10)

Transmetropolitan Nº5: Realmente, deberían haber hecho esta serie triple en vez de doble, porque publicarían siempre sagas enteras o conjuntos de tres historias sueltas. Tal y como está, tenemos la última historia suelta de presentación del mundo de la serie, y el comienzo de una nueva saga. La primera nos presenta el concepto de las Reservas, donde siguiendo con su estado de los dos últimos números, nos tiene a la versión más relajada de Spider como periodista, simplemente informando con reflexión tranquila y algo de tristeza y optimismo, sobre las maravillas y defectos del mundo que le rodea. Que le sirve a Ellis para dar una lección histórica o dos y también habla de la ciencia especulativa que tanto le gusta. Como subargumento, tenemos los intentos sin éxito de Spider de ligar, a cada cual más desternillante, tenemos una de las escenas más enfatizables del personaje de toda la serie (“Voy a lanzar una bomba sobre esta ciudad. Una bomba anticonceptiva.”) Y la trama que se ha ido desarrollando durante los 9 últimos números llega a su conclusión, aunque el chiste final funcionaba mucho mejor en la traducción original. La segunda historia abandona la parte seria de la serie, para empezar un thriller cómico donde varias amenazas se ciernen sobre Spider, a cada cual más retorcida. Es más ligero que los últimos números, pero sigue siendo desternillante y mordaz. El dibujo de Robertson sigue siendo maravillosamente expresivo y creativo. Si no compras esta serie, estás matando el comic. Muy Recomendado (10)

X-Men: Los 198: Otra consecuencia del puñetero Diezmados, esta mini trata sobre el campamento de refugiados que se han montado algunos de los mutantes supervivientes en el Instituto Xavier. De eso surgen dos problemas obvios: Primero, que ni son 198 los mutantes refugiados (son menos) ni son 198 los mutantes totales (puedes apostar el culo a que son muchos más), así que realmente el nombre es una cosa aleatoria que no quiere decir nada (la lista de muchos de los mutanes supervivientes salió en un libro de fichas especial que en Panini podrían sacar, porque vendería seguro). Segundo, que la idea de haber cambiado el concepto inmediato y conocido de la Patrulla-X llevando una escuela de mutantes por tenerles como los colaboracionistas de lo que es, a todos los efectos, un campo de concentración, no sólo limita mucho y le quita inmediatez al concepto, realmente es todo lo contrario a lo que se supone que representan, y hace que resulten unos inútiles, como poco. En este tomo se intenta tratar un poco el tema, pero después de mencionarse, se olvida en vez de justificarse, y hace parecer aún más inútiles y pazguatos a los Hombres-X, si cabe, sobre todo porque los de ONE son presentados como malos en vez de con algo de ambigüedad. (Aparte de la enorme gilipollez de tener a varias docenas de refugiados en un campamento en el jardín cuando tienes cientos de camas recientemente vacias en la puñetera escuela… ¿es que nadie piensa en esta serie?) De todas maneras, no es su historia, es la de los refugiados. El encargado de contarla es David Hine, pero como la idea es sustancialmente peor que la de Vástago de M, no es de extrañar que el resultado también lo sea. Hine lo que hace en el fondo es continuar Distrito X, llevandose a buena parte de su plantilla al campamento, y les añade personajes de tercera, como mucho. Eso es problemático, porque descontando a los de Distrito X, que están más o menos bien desarrollados (aunque se nota que están en un ambiente mucho menos interesante que antes), los otros personajes son una selección horrenda, en su mayoría. ¿Uno de los Morlocks completamente olvidados desde 1987? (Que debería estar muerto en las mil masacres Morlock, además… ¿y que cojones hace conviviendo con uno de los Merodeadores como si nada?) ¿Un miembro de la puñetera Gene Nación llamado Saco? ¿¿El puñetero hombre elefante de Austen, Mammomax?? No es que no se puedan desarrollar y hacer interesantes a personajes tan increiblemente cutres y nada desarrollados como estos, pero es que Hine no los desarrolla tampoco, siguen siendo tan irrelevantes después de ser protagonistas secundarios de esta historia como antes. Y los que estaban desarrollados de antemano como Magma, están bastante mal aprovechados. Debajo de las malas ideas y los personajes cutres, hay algo de desarrollo bueno de los personajes creados de Hine, pero está ocultado debajo de eso, y va muy lento, y bajo un argumento bastante predecible y que va por el camino más fácil para que no haya consecuencias de la historia, por culpa de un nuevo personaje con una versión bastante rara de unos poderes muy convenientes. El dibujo de Muniz es feo, descuidado y confuso. No Recomendado (4)

Eso es todo por esta semana. La semana que viene toca el resto de Planeta:: Batman continua Juegos de Guerra. Termina el crossover de Wonder Woman y Flash. JSA se va a rescatar a miembros perdidos. JLA se enfrenta a sus dobles malvados. JLE sigue siendo casi incomprensible. Outsiders tiene revelaciones. Hawkman demuestra que sus guionistas no saben contar. Adam Strange tiene aventuras cósmicas. La Cuenta Atrás a la Crisis Infinita continua en Guerra Rann-Thanagar. Y Siete Soldados presenta al Guardian de Manhattan. Quita o pon alguna cosa de esa lista. Hasta entonces, nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: