Semanas del 29 de Enero al 11 de Febrero

11 febrero, 2007

Por fin he podido oir el nuevo disco de Fangoria, aunque aún tendré que oirlo un poco más para formar una opinión.

[La canción es Baila la Guerra, de Aviador Dro]

Hola a todos. Al final he perdido el tren y he tenido que saltarme una semana. Pero para compensar, por una vez, logro sacar las reseñas a tiempo, el domingo de la semana que toca, y no el miercoles o el jueves de la siguiente, algo es algo. Esta vez toca una burrada de cosas: Todo lo que quedaba de Planeta, sobre todo tomos, y todos los comics mensuales de Panini. Se acabó lo de distribuir los lanzamientos. Sólo dos reediciones esta semana, pero la proporción comics de 24 páginas-otros es de 6 a 25, casi nada.

Lo que no entiendo es la estrategia de Planeta, que es una burrada incomprensible. No ya porque saquen demasiadas cosas, sino por como las sacan. Es decir, es puñetero marketing básico: Si tienes varios productos similares o conectados, lo normal es ir sacandolos poco a poco para que la gente interesada o propensa a esa clase de material pique con uno, y con el suficiente tiempo para descansar el bolsillo, después compre otro, y así. Pero no, en Planeta tienen que hacer lo contrario de la sabiduría convencional, y sacar tres puñeteros tomos de aventuras cósmicas de Adam Strange la misma semana, al igual que han hecho anteriormente con otras cosas y parece que van a seguir haciendo. Y es una cagada, porque así lo que van a conseguir probablemente es que esos productos compitan entre si, y ese posible lector objetivo tenga que elegir entre ellos porque no le llega el dinero en ese momento, o directamente pase de todos por el exceso abrumador, en vez de comprarlos poco a poco. Es de cajón, pero en Planeta no parecen comprenderlo porque siguen con una estrategia exagerada que les va a acabar perjudicando.

Por cierto, ya que estoy criticando a Planeta, ¿pueden ponerse de acuerdo los traductores? Porque en algunos tomos traducen todos los nombres, en otros mitad y mitad, y en otros ninguno. ¿No hay nadie supervisando eso?

En cosas más concretas, una novedad interesante que no comento es el tomo de los primeros números de la Cosa del Pantano. Teoricamente son historias de horror, pero como la Tumba de Dracula y cosas similares, que es lo más parecido que se me ocurre, es más inquietante que otra cosa. Pero la verdad es que están bastante bien para la época, un poco falto de dirección (aliens y cuasi-supervillanos alternandose con monstruos y horrores lovecraftianos) pero bastante bien hecho, y con buen dibujo de Wrighston. A otro nivel que la serie de Moore, por supuesto, es casi una serie distinta.

Oh, y como curiosidad, la serie de JLI tiene este mes un número de la serie trimestral que estaba inédito en España hasta ahora. Claro, que es tan poco gracioso por repetición excesiva de chistes malos como la serie madre en el punto donde van.

Por cierto, que se me olvidó comentar la semana pasada que Classic Spiderman publicó dos historias de What If clásico bastante decentes, sobre todo la segunda. Eso si, ¿les mataría poner los números que contiene más claramente?

Por último, ya que hablo de cosas similares, aparentemente Panini ya no publica Spiderman en quioscos y liberias normales, sólo en tiendas especializadas. Muy hábiles, su personaje más popular, y son incapaces de sacar una puñetera serie para que la lea el público mayoritario.

Pocas novedades americanas esta vez, y todas de Marvel. Primero el nuevo equipo creativo de Lobezno, cuya idea genial para empezar es un número entero de Lobezno vs Dientes de Sable donde no se dice nada nuevo. Lo que se podía esperar de Loeb.

Después la miniserie Guerra Silenciosa que continua donde lo dejó Vástago de M. Tiene una premisa potencialmente interesante, pero la ejecución de momento parece muy rebuscada y forzada. Y la cronología no parece encajar con la de Guerra Civil, cosa que no debería sorprender a estas alturas, ya que hay más series que no encajan que las que lo hacen.

Por último, hablando de esto, está el especial Ultimate Spider-Ham Guerra Civil o como se quiera llamar. Teoricamente es una parodia de los crossovers, en la práctica apenas tiene nada de parodia y se vuelve una galería de pin-ups donde todo el chiste es ver a personajes Marvel dibujados como cerdos, acompañados de chistes con la palabra ham. Decir que no resulta gracioso es quedarse corto. De lo peor que ha publicado Marvel, y una muestra más de que en Marvel publicarán cualquier cosa, por abochornante y malisima que sea y se pueda ver a la legua, si la presenta uno de sus niños mimados. (Ya que estamos, la chapuza de final de Daredevil de este mes no hace más que mostrar lo equivocada que está la dirección de Marvel con sus personajes principales, y la chapuza a la que llegarán más temprano que tarde, como cualquiera podría ver venir)

Ahora, pasamos a las reseñas:

Adam Strange: Ah, por fin. Esta es una de esas miniseries que ocasionalmente le dan a un autor al que no le gustan particularmente los superhéroes (en este caso, Andy Diggle, el de Perdedores) pero que como es buen guionista y un profesional (no como otros), saben hacer bien al personaje, aprovechando lo chulo que tienen en vez de cargarselo para hacer lo que les de la gana, y escriben una historia tremenda. La idea del personaje es que, al estilo de los héroes de antaño, es un héroe de ciencia-ficción sin poderes, sólo armado con pistolas, una mochila-cohete, su ingenio y sus narices, puede hacer frenta a cualquier situación, por cósmica o dura que se presente. Eso y que es un terrestre que se siente alienígena en la Tierra, porque realmente se siente habitante de Rann, donde vive su familia a la que siempre está intentando volver, como buen protagonista de cuento trágico. Es una fórmula muy buena que no necesita arreglos, sólo hacerse bien, y vaya si Diggle no la hace bien. La primera parte la clava, con un Adam que lejos de ser cutre, es un protagonista chulisimo, intenso sin ser amargado, en situaciones duras sin ser pesimista, que se lanza a situaciones de acción y aventura desmadradas a toda pastilla, y siempre acaba sacando una solución inteligente, ingeniosa o bestia, en escenas a alta velocidad que no llegan a parecer confusas o apresuradas. Y la segunda se presenta de una nueva manera, para tener una excusa para toda la aventura. Una aventura que además de ser una historia de Adam, es un revival de toda la parte espacial del Universo DC: Vemos lo que están haciendo ahora los Thanagarianos, los Hombres Omega, la LEGION, los Estrellas Oscuras, cierto villano de la LJA clásica… todos están actualizados de manera fiel a las ideas originales pero abrillantadas un poco (Diggle además tiene un enfoque curioso para todo eso… en vez de hacer como se suele hacer con personajes que llevan mucho tiempo en el limbo y rescatarlos tal y como estaban la última vez o de vuelta a la visión más clásica, Diggle los presenta como si nunca hubieran dejado de tener aventuras y cambios, simplemente no los hemos estado viendo) y tienen papeles brillantes, importantes y que demuestran en la mayoría de casos (sobre todo en el de los Omega y Vril Dox, que tienen papeles muy importantes) que son buenos personajes que hay que usar más. Hay un par de fallos/licencias (uno es que Adam debería haber recurrido a la LJA al principio, pero ese ha sido siempre un problema con la premisa del personaje; y el otro es que Diggle cambia completamente la forma de funcionar del Rayo Zeta, de algo con unas reglas muy concretas a un teleportador universal automático, sin explicación) pero son pequeños. En general, es una space opera de acción inteligente, con personajes muy buenos, escenas de acción impresionantes, diálogos divertidos, soluciones creativas, heroismo emocionante y buen uso de la mitología DC. Y además, tiene el mejor trabajo de Ferry hasta la fecha, que aunque tiene un color extraño, le da un ambiente único a la serie. Más importante, hace unos diseños y rediseños muy buenos (el de Adam Strange es una actualización perfecta), le da un aspecto de ciencia-ficción muy marcado y creativo a cada escenario, y hace bien la acción. Y aunque el final de la mini empalma con la Guerra Rann-Thanagar, la historia queda bastante bien resuelta aquí, lo otro es “Y una vez terminó esta historia, vinieron otras”, no hace falta que sigas leyendo si no quieres. Así se hace una historia de aventuras y una revisión de un personaje. Muy Recomendado (10)

Adam Strange: Hombre de Dos Mundos: Tu “¿Por qué demonios publican esto?” de Planeta de este mes. En este caso, una miniserie repudiada por crítica, fans y profesionales por igual, olvidada hace años, y que cuando Waid la deshizo brutalmente hace años, le aplaudieron. Y lo más cachondo es que lo publiquen a la vez que la de arriba. Si esa demuestra como se escribe al personaje para que funcione, aquí el tal Brunning demuestra como no escribir al personaje. O a ningún otro. Esta es una de esas chorradas derivativas que se hicieron a patadas a finales de los 80 y principios de los 90, de relanzar personajes de la Edad de Plata a lo Watchmen/DKR, y como la mayoría de esas, pierde de vista completamente la gracia del personaje y lo deja completamente inservible para futuras apariciones. Y todo para contar una historia deprimente y que se cree muy madura por ser oscura y revelar cínicamente que los elementos en los que se basa el personaje eran más “realistas” y desagradables de lo que se suponía que eran. Así que es toda una historia de varias putadas sucediendole al personaje, que no es más que una marioneta a los designios de tanta oscuridad deconstructivista mal hecha, que no es nada divertida ni ingeniosa, es sólo una serie de escenas de gente amargada tras otra, sin nada de lo que hace divertido al personaje, y no reemplazandolo por nada que valga la pena. Quizá hubiera ahí debajo alguna idea de ciencia-ficción interesante o algo así, pero no pega al personaje, y es muy poco en una historia tan mal concebida. Lo único que se salva, y supongo que es el motivo principal por el que lo han reeditado, es que es uno de los primeros trabajos de ambos hermanos Kubert, que lejos de las distorsiones que cogieron años después, se parecen más a su padre, y hacen un buen trabajo, reminiscente de la ciencia-ficción clásica. Pero vamos, este es el tipo de comics que estaban mejor olvidados, ya que bastante tenemos con que estén repitiendo estos tratamientos en el presente con otros personajes. Si quieres una verdadera buena historia de Adam Strange, tienes el otro tomo, y si quieres un tratamiento más serio, esperate a su aparición en Cosa del Pantano, que hace bien todo lo que esta hace mal. No Recomendado (3)

Batman: Juegos de Guerra Nº2: Segundo mes, y ya se nota lo increiblemente estirado e hipertrofiado que es este estúpido crossover entre las diez mil series de la familia Batman. La primera mitad es aún más repetición de tener a un par de miembros de dicha familia enfrentandose a algún supervillano o grupo de mafiosos que aprovecha la guerra de bandas para alguna cosa u otra. La revelación del final del Acto 1 no se aprovecha en nada, todo sea dicho. Al menos el capítulo de Catwoman cuenta la misma historia de los capítulos anteriores con algo más de gracia, pero las demás son machaconas. La segunda mitad ya tiene verdadero desarrollo de la historia. Desgraciadamente, no es un desarrollo muy bueno, siendo casi todo Craneo Negro siendo muuuy malo y cruel, y divirtiendonos viendo como hace sufrir a pobres personajes inocentes página tras página. Si, si, muy maduro y moderno. Al menos aprovecha la muerte de un personaje de segunda para empezar la única idea interesante del crossover hasta ahora. Y hay un subargumento que desemboca en la gran revelación del final del Acto 2 que es potencialmente interesante, aunque más probablemente acabe siendo repetición de un viejo tópico. En general, se nota que la mayor parte del crossover son adornos para hacer tiempo con tonterías, y que la historia principal apenas tiene que ver con todo eso y se podría haber contado perfectamente en sólo dos series. Dibujo que va desde lo bastante decente hasta lo mediocre. No Recomendado (4)

Best of Marvel: Vengadores: Sabia elección. Esto son los 6 primeros números del relanzamiento estelar de los Vengadores por Busiek y Perez, más el primer anual, dibujado por Pacheco. La edición tiene dos problemas: Primero, la horrorosa traducción heredada de Forum. Segundo, que el nº7 que no se publica en este tomo va antes del anual, aunque el anual continue una trama del nº6. Dejando eso aparte, esto es un tomo lleno de material excelente, una muestra de cómo relanzar una propiedad, de cómo hacer justicia a una serie con décadas de historia, y en general, de cómo hacer una historia de superhéroes chula. Busiek coge a una treintena de personajes, y sabe hacer lucirse a todos ellos aunque sea un poco, y a los que van a ser protagonistas, bastante más. Todo personaje está escrito magistralmente, tan bien como se puede pedir, en aventuras muy bien montadas y muy divertidas, aunque sean estándar de superhéroes. Y Perez demuestra que es un maestro en escena tras escena rellena de personajes y detalles, diseños y rediseños a rebosar, todos perfectos. Lo único malo es el anual, que aparte de que Pacheco aún estaba un poco verde, con demasiadas poses raras y musculos hipertrofiados, la historia (una de esas de villano muy preparado que va derrotando poco a poco a todos los héroes) no está ni de lejos tan bien hecha como en la serie regular, usa muchos recursos fáciles y chapuceros, y los diálogos e interacciones tampoco están a la altura de ingeniosos. Pero bueno, en general, un recordatorio de los buenos tiempos, para compensar la chapuza que hacen ahora con la serie. Muy Recomendado (10)

Capitán America Nº16: Dos números este mes, lo que no es la mejor decisión, habría quedado mucho mejor publicar el primer capítulo suelto y los dos siguientes, que son una historia, el mes que viene. Que manía con apresurarse a juntar números aunque quede mal. La primera es un número dedicado a Calavera y a Pecado, la hija de Craneo Rojo. Brubaker hace un trabajo muy bueno metiendonos en la retorcida mente de Calavera, y la más retorcida aún vida de Pecado, basandose fuertemente en muy buenas ideas de DeMatteis y Gruenwald para contar una oscura y sórdida historia de tortura psicológica y amor muy enfermizo. Y pese a eso, se hace disfrutable. Además, Brubaker aprovecha para explicar algunas cuestiones de continuidad como porque Craneo no ha resucitado usando el mismo medio de la última vez, la edad de Pecado o la cara de Calavera. Así es como se hace. La segunda historia vuelve al Capi y Sharon, pero afortunadamente, Bucky Cyborg apenas aparece. No es una mala historia, aunque le falta algo de contenido. Tiene un buen cliffhanger, al menos. Muy buen dibujo de Mike Perkins, similar a Epting, pero más cuidado y agradable incluso. Muy Recomendado (9)

Catwoman Nº1: Por fin, Planeta continua una de las mejores series que estaba publicando Norma, después de dos años. Al menos no cuesta nada reengancharse a la historia tal y como la presentan. Lo malo es que es la última historia de la etapa de verdad, aunque Brubaker aún durará un poco más, será ya con otro estilo. De todas maneras, en este tomo ya se nota menos estilo de género negro, y más tono de historia de aventuras y robos, aunque aún mantiene cierta ambigüedad moral y mucho estilo y juego con los personajes. Tras una breve historia de Slam Bradley, detective, de un Secret Files, por Darwyn Cooke, viene un número de descanso e interacción entre personajes, con buen material de Holly como ayudante, Selina como antiheroina, Batman y Slam como posibles intereses románticos resolviendo las cosas a lo tradicional, y Wildcat demostrando lo chulo que es. Después comienza una idea genial, un tour por ciudades ficticias de DC, evitando la más obvia, cada una con un invitado especial y un énfasis en lo peculiar de esa ciudad. Primero Keystone, donde se enfatiza que la ciudad está dominada por el jugueteo a lo Edad de Plata de Flash y sus Villanos, con una aventura de golpe muy divertida con uno de ellos. Después la añorada Opal, donde se enfatiza lo maravillosamente retro que es, y la mucha personalidad y encanto que tienen sus habitantes, con un aventura de engaños con uno de sus habitantes. [Aprovecho para añadir un “Que te jodan” a Planeta por decidir no publicar Starman este año] Maravilloso dibujo, con toques retro y de animación, pero su propio estilo, de Cameron Stewart en todo esto. Por último, toca St Roch, con sus raices étnicas y de pulp, con una aventura más tradicional, a lo Indiana Jones, junto a Hawkman. Dibujo apropiado para ese estilo de Guy Davis. En general, una serie muy buena de aventuras variadas, con una fuerte personalidad propia. Muy Recomendado (9)

Crisis de Identidad: Prólogo: ¡QUE NO TE ENGAÑEN! Esto no tiene nada que ver con Crisis de Identidad, es una puñetera tomadura de pelo que se ha inventado Planeta. Es una excusa para colar a incautos un par de historias antediluvianas de la Liga de la Justicia. La segunda, que ocupa tres cuartas partes, aún tiene una ligera relación, ya que se menciona en una página de Crisis de Identidad como ejemplo de borrado de memoria, pero realmente, su relevancia a la historia era como un ejemplo que podría haber sido cualquier otro. Diablos, podrían haber reeditado la primera aparición del Hombre Elástico, que tenía la misma relevancia, haber sido mencionada una vez en la historia. (Eso si, esta historia tendrá un poco más de importancia para la próxima saga de LJA) Pero claro, peor es la primera historia, cuya única relevancia con Crisis de Identidad es… que sale el Dr. Luz. Aparentemente, según Planeta, unas docenas de historias de LJA, Nuevos Titanes y Linterna Verde, son Prólogos a Crisis de Identidad. (Y si, la historia se llama “Crisis de Identidad”, pero temáticamente ni en argumento tienen nada que ver. Según eso, toda historia con ese título o mención de la frase debería ser un prólogo también. Pero mejor dejo de darles ideas para sacapastas) En fin, engaños publicitarios aparte, la primera historia es un comic de DC de la Edad de Plata, y la segunda una historia de superhéroes de Conway, el mismo genio que después introdujo a Vibe y compañía. Así que lo estándares están muy, muy bajos. Al menos la primera tiene cierto encanto retro y se le permite por ser de rigor en la época. Pero vamos, son historias extremadamente simples, con los protagonistas no mostrando nada de personalidad más que lo evidente, hablando estrictamente en terminos de exponer el argumento y lo que estamos viendo del dibujo, y con combates que se desenvuelven exclusivamente a base de lanzar golpes y rayos de un bando a otro hasta que los buenos ganan. Simplista, para niños y tremendamente aburrido. El dibujo de Dick Dillin también es excesivamente primitivo. Evitar a toda costa (2)

Cuatro Fantásticos Nº8: Um, ¿no se había establecido varias veces en la etapa de David que si a Hulk le revienta una bomba gamma delante lo mata? Porque aquí ni le rasguña. Será una jamás-antes-mencionada mini-bomba gamma. Hay que joderse que en una historia que gasta varias páginas en flashbacks a la historia de Hulk sin venir a cuento, cuando realmente toca usar su historia, lo haga mal. Pero claro, JMS no podía ni molestarse en ver cual era su personalidad actual, así que no se podía esperar más. En este número, Hulk aplasta, los lectores se aburren. Fantástico si quieres ver un comic de Hulk siendo tonto, aplastando y teniendo flashbacks, con la Cosa y la Antorcha Humana de invitados que hacen de vez en cuando algo. Al menos el dibujo de McKone está bien. Para compensarlo, tenemos un verdadero comic de los 4 Fantásticos de complemento, ya que han decidido darle un respiro a lo poco que queda de Cuatro (la serie redundante, no la cadena) y poner uno de los especiales que sacan de vez en cuando porque JMS y McKone se saltan un mes. Escrito por Kesel, que demuestra una vez más que debería estar escribiendo la serie regular. Es un especial dedicado al Aniversario de la boda de Reed y Sue, que es el matrimonio más importante y duradero de la historia del comic. Y Kesel lo celebra maravillosamente, no sólo contandonos detalles que Stan y Jack se saltaron de la historia original, como la petición o la Luna de Miel, sino contandonos una historia que transcurre en varias épocas, haciendo homenaje a la historia de los personajes, partiendo de una idea muy chula de esas extrapolaciones geniales de ciencia-ficción que Kesel siemrpe se saca y sus guionistas actuales no. Muy original, entrañable y perfectamente apropiado para los personajes y su estilo, demostrando que se pueden hacer cosas interesantes con ellos sin cambiarlos. Porque no le dan la serie a Kesel, nunca lo entenderé. Buen dibujo de Drew Johnson, con un aspecto distinto al que tiene en Wonder Woman, pero que le va bien a la serie, pudiendo sacar adelante unas escenas que no podrían todos los dibujantes. Recomendado (7)

Daredevil Nº12: Comienza la etapa de Brubaker, y empieza con buen pie con una historia que no va lenta ni está estirada, y con estilos de diálogos naturales, nada repetitivos y distintos entre si. Sólo con eso ya es una mejora respecto a la anterior. Claro, que el anterior guionista le ha dejado una situación difícil pero muy prometedora, y Brubaker la aprovecha para transformar la serie en una versión en comic de algo como Oz, o si me apuras mucho, Prison Break. Si, es Daredevil en la Carcel, con personajes varios de crimen callejero de Marvel como los demás reclusos. Es una buena historia del subgénero carcelario, con las peleas, la política de los varios grupos de presos, la dinámica presos-guardias, los tejemanejes políticos que han llevado a la situación, y los intentos legales de hacer algo al respecto. Y además de usar bien los elementos típicos, tiene el giro de los poderes de algunos de los implicados, y que en este caso, aunque sabemos que el encarcelado es buen tipo, también sabemos que realmente es culpable, lo que le da una ética distinta de lo normal. Como guinda, se añade un nuevo misterio que le da algo de color a la historia. Y el final… se podría hacer un chiste sobre que Brubaker sólo sabe hacer una cosa cuando coge una serie conocida, pero serían spoilers. El dibujo de Lark es también una mejora respecto a su predecesor, ya que mantiene el mismo ambiente, pero con personajes mejor dibujados, en poses más naturales y con fondos hechos de verdad. Y como regalo, una ficha bastante completa de Foggy Nelson. Parece que en Panini han adoptado la práctica de Forum de antaño de llenar huecos con fichas, en vez de publicar los nuevos Handbooks. Un buen comienzo para la etapa, mejor que las otras cosas de Brubaker en Marvel. Muy Recomendado (9)

Guerra Rann-Thanagar: Segunda (bueno, realmente cuarta, en Planeta han cambiado el orden) de las miniseries de Cuenta Atrás a Crisis Infinita, que llevan una de las tramas principales. Los lectores avispados podrán darse cuenta de que la historia no encaja con la preview en Cuenta Atrás. Fallo de comunicación tonto. El encargado de llevar esta historia es Dave Gibbons, que aunque es un dibujante estrella, como guionista no se ha lucido mucho últimamente. Como la anterior miniserie, sigue un esquema claro: Son seis números tratando y remodelando uno de los aspectos del Universo DC (en este caso, los personajes espaciales), presentando alguna idea nueva para eso (en este caso no presenta realmente ninguna, sólo cambia el estado del panorama espacial del Universo DC y de algunos personajes clásicos como Hawkman o el Capitán Cometa) y sólo atando la amenaza secundaria, dejando la principal (la Guerra en si) libre para que continue en Crisis Infinita y el especial correspondiente, con una sorpresa importante al final que también atraiga la atención y enlace con la susodicha Crisis. Aquí eso no molesta tanto como en Dia de la Venganza, ya que durante toda la historia queda claro que la guerra es sólo el trasfondo, y que la miniserie va del enfrentamiento contra el villano de turno que se quiere aprovechar de la situación. Así que aunque la guerra quede abierta, la historia tiene un cierre satisfactorio, al menos hasta mitad del último número donde surge otra amenaza con un “continuará en Crisis”. En fin, la historia va de la guerra entre dos de los planetas tradicionales del Universo DC, por algo que pasa al final de la mini de Adam Strange.

Curiosamente, la mini usó como slogan “¿De que lado estás?” un año antes que Guerra Civil, pero al igual que en Marvel, está claro que en un bando son los buenos, en este caso los rannianos, que son los buenos contra las cuerdas típicos de este tipo de historias (cosa comprensible, teniendo cuenta que hasta hace poco no tenían ni ejército, fue algo que montó Adam). Así que la historia va menos de la guerra, y más de una serie de escaramuzas entre los varios protagonistas y la alianza de los malos, hasta derrotar al verdadero malo de la historia. La cosa no es que sea una mala historia, sino que pese a que transcurre en el espacio, es una historia de superheroes/acción terriblemente convencional. Los varios protagonistas (Adam y familia, Hawkman y familia, un par de Linternas Verdes, Capi Cometa y alguna sorpresa menos conocida) están bien usados, pero sin ningún momento excepcional. Tres cuartas parte de lo mismo con los villanos, incluido el malo principal que es un malo cósmico genérico como en su primera aparición. Y la historia es ir de un lado a otro por toda la galaxia dandose de leches con tropas o escapando de tropas hasta que llegas al punto donde toca cambiar de escena o situación. Tiene algunos momentos chulos, y no es que la historia y las peleas sean malas, pero es todo el rato lo mismo, que se podía haber contado en menos, y acaba cansando un poco. Y por supuesto, tiene la muerte gratuita de turno de un personaje relativamente importante, aunque al menos aquí se puede entender porque lo hacen, aunque no deja de ser un poco cutre. En cuanto al dibujo, es el lanzamiento al estrellato de Ivan Reis, que es bastante espectacular, pero continua la tendencia que tenía en Action Comics de desplazar sus influencias suaves y agradables de Alan Davis por exceso de rayitas, chapuzas, recarga y pin-ups de Jim Lee, de manera que queda todo muy dinámico, pero no tan agradable o entretenido de ver. Lo curioso es que en vez de usar alguna de sus dinámicas portadas, ponen una nueva de lo más estático y soso de Gibbons. En fin, de todas maneras, una historia de acción espacial decente que mueve bien a las distintas razas y personajes cósmicos de DC, independientemente de la conexión con Crisis. Recomendado (7)

Hawkman: El Alzamiento de Águila Dorada: Johns se ha marchado de la serie que relanzó con éxito, y para sustituirle está la pareja a la que ponen en los trabajos que nadie más quiere: Palmiotti y Gray, los Maestros de la Mediocridad. Tanto en los tomos de DC como en Planeta se han saltado unos cuantos números desde el último de Johns, pero realmente, ni son demasiado buenos ni pasa nada importante. No es que haya mucha diferencia con este tomo. La idea central es el retorno de Águila Dorada, una especie de sidekick de Hawkman que duró un par de apariciones como tal, unas pocas más como Titan, y murió como carne de cañón hace cosa de 15 años. La muerte fue tan poco importante que no pasa nada por deshacerla (pese a que la excusa para explicarlo sea muy chapucera, y no se molesten en explicar como es que nadie se ha enterado desde entonces) pero realmente uno se pregunta para que se molestan en resucitar a un personaje tan poco importante, para acto seguido cambiarle completamente el origen, personalidad y manera de ser, (incluido el traje de Perez, que es lo único chulo que tenía) para hacerle algo completamente distinto. ¿No habrían acabado antes y liado menos las cosas creando un personaje nuevo? De todas formas, ese es un problema menor. El hecho de que toda la historia de su regreso sea una serie de tópicos completamente predecibles es más problemático. Y luego está el puñetero punto donde revelan su “verdadero origen” que demuestra que da igual que tengas dos guionistas (y varios editores, que deben de estar dormidos al volante), van a salirles una chapuza si ambos son, aparentemente, unos vagos y además no saben contar. Porque los muy ineptos hacen referencia a una historia para decir que Águila Dorada nació durante ese punto histórico sin molestarse en fijarse y darse cuenta de que a) esa historia transcurre mucho después de sus primeras apariciones (diablos, fue dos apariciones antes de su muerte), b) esa historia fue hace unos pocos años en el Universo DC, así que desde luego, el personaje no podría tener veintitantos años y c) si te molestas en mirar la fecha de la historia y contar, sólo hace 18 años reales de la puñetera historia, así que de ninguna manera podría tener el personaje veintitantos años si nació entonces. Es esta clase de incompetencia, de hacer referencia a una historia sin molestarse lo más minimo en documentarse cuando con Internet tardarías 5 minutos en enterarte, que es perjudica el concepto de universo compartido e historia heredada. Si no quieres usarla, no la usas, pero si la usas, joder, molestate al menos lo mínimo. Dejando aparte esa cagada, es una historia bastante floja y predecible (no, no importa cuantos números termines con “tremendas revelaciones”, está claro que ninguna de ellas es cierta) que lo único bueno que tiene es que rebusca bastante bien en la galería de villanos de Hawkman para, si bien no hacer cosas originales con ellos, al menos ponerle las cosas difíciles a Carter y compañía, y hacer una serie de escenas de pelea bastante brutales e impactantes, que es lo único potable del tomo, en parte gracias al dibujo de Joe Bennett, en su llegada a DC, que continua la mejora mostrada en Capi & Halcon. Pero dejando aparte esas escenas, una historia con muchisimos problemas, pero era de esperar, a los guionistas aún les queda mucho por aprender, si es que lo aprenden. No Recomendado (3)

Jóvenes Vengadores Nº11: ¡Ah, un número de 24 páginas! Ya ni me acordaba de cómo eran. Buena parte del número es explicar los orígenes de la mitad del grupo. El problema es que Heinberg, de nuevo, vuelve a no pensar en lo que está escribiendo, y es problemático. Primero el de Hulkling, que es más o menos lo que se podía esperar por las pistas que dieron. El primer problema es que no se había dado mucha indicación de que sus padres habían tenido esa relación dadas sus actuaciones posteriores. Pero el grave es que aparentemente Teddy fue concebido durante una saga de Vengadores, lo cual es imposible. No, desde 1970 hasta ahora no han pasado 16 años, Heinberg, y si te pararas a pensar antes de escribir lo sabrías, porque Spiderman no tiene 35 años, Franklin no tiene 18, y así. Con lo fácil que es jugar la carta de la aceleración rápida, como hizo Vaughan con Victor Mancha, en una frase te libraras de problemas… Lo otro es el posible origen de Billy y Tommy, que con esos nombres, a poco que sepas de historia de los Vengadores deberías haberlo adivinado ya. Como no dan detalles, puede tener una buena explicación, pero la manera de revelarlo tiene muchos problemas. ¿Cómo puede ser que nadie de los implicados se hubiera enterado de la existencia de estos dos y unos puñeteros extraterrestres que no tienen nada que ver si? Y más importante, ¿Cómo demonios estaban en la lista de posibles Vengadores de la Visión, si se supone que no sabía de ellos? Tres cuartos de lo mismo con el resto, la verdad, la premisa de la fundación del grupo es otra gilipollez que no se sostiene, y que podría haberse solucionado muy fácilmente. En fin, una vez quitas todos los problemas de base, estamos en lo de siempre: Personajes e interacción agradables, situaciones y villlanos muy normalitos, en este caso, mucho huir de aliens lanzando rayos y eso. Podría mejorarse mucho. Buen dibujo de Cheung, al menos. Neutral (5)

JSA Nº9: Como no se den prisa, esta serie va a llegar tarde a los crossovers con Crisis, porque pese a la prisa que llevaban al principio, se está quedando retrasada. En fin, en este tomo tocan dos sagas dedicadas a rescatar a dos miembros perdidos del grupo. O si cometiste el error de fiarte de Planeta y leiste el número que saltaron de orden, que iba después de este tomo pero pusieron en el anterior, va de cosas que ya sabes como terminan. Primero toca Sand, y es una historia que para no tener mucho contenido, tiene una sobrecarga de continuidad tremenda. Usa referencias a toda la mitología anterior de Sandman (todas las encarnaciones, incluida la más famosa, aunque el titular de esta no pueda mostrar la cara por la hipocresía de Gaiman), a Infinity Inc y hasta le queda para decir cosas sobre ls olvidadas estrellas invitadas. Por supuesto, es Johns, y todo lo estrictamente necesario para entender lo que pasa se explica, pero es una de esas historias que van más de indulgirse en historia pasada para los que sean familiar en ella que para los demás. Y realmente, la historia central es muy poca cosa, aunque lo compense con buenos toques en la periferia, como una mayor explicación sobre Furia (y de paso, explica las inconsistencias de su paso por Vertigo), un merecido elogio a los machacados exmiembros de Infinity Inc, y hasta el comienzo de una mayor caracterización de Power Girl más allá de ser una tipa dura, cosa que necesitaba. Dibujo muy sólido del apropiado Jerry Ordway, que está haciendo uno de los mejores trabajos de su larga carrera. La segunda historia, sobre Hourman, aunque también se basa en historias pasadas, por supuesto, ya tiene más contenido, una historia personal muy buena sobre las tres generaciones del personaje, con un final apropiado para cada una de las tres y una solución ingeniosa que demuestra lo bueno de pensar las cosas a largo plazo. Además, por fin se hace justicia, de manera memorable, a una de las mayores cagadas de la historia del grupo. Por último, se ve el prólogo de la siguiente saga, que de paso explica porque Jakeem Thunder lleva sin aparecer desde el nº7. Buen dibujo de Kramer y portadas muy chulas de Williams. Recomendado (8)

Justice League Elite Nº3: Bueno, algunas de las cosas que quedaban confusas el mes pasado se explican, pero no todas. En general, todo el número es bastante menos confuso que el anterior. Es una historia de infiltración como agentes encubiertos relativamente bien llevada, aunque con problemas: Algunas cosas se machacan demasiado repetitivamente (como el alcoholismo de Desastre), y aunque la revelación sobre uno de los miembros es buena, sería mejor si Kelly se molestase en explicarla para los que no conozcan al personaje de nada (detalles como que la idea central de su tapadera es cierta). En general, le faltan explicaciones, y le sobra actitud, ganas de ser demasiado moderno y derivativo de cosas de Wildstorm. Dibujo apropiadamente grotesco, aunque a veces algo confuso, de Mahnke. Neutral (6)

Legión de Superheroes Nº1: Pensé que el día nunca llegaría… es la primera vez que se publica la serie regular de la Legión de Superhéroes en España desde hace unos 18 años. Claro, que desde entonces, la serie ha sido borrada y reempezada de cero dos veces. Y eso es un gran error: La primera vez, en 1994, aún estaba justificada un poco porque se había vuelto muy confusa, y se había machacado demasiado a los personajes haciendolos irreconocibles. Pero hacerlo otra vez en 2004 fue una muy, muy mala idea. Primero, porque realmente no había ninguna justificación artística para ello, la serie estaba en un buen momento artístico, con tanto potencial como en cualquier otro momento o más. Un reinicio no era necesario de ninguna manera, más que por capricho de Waid que quería reiniciar al llegar, y por ser la Legión, le dejaron, en vez de mandarle a la mierda como habrían hecho en cualquier otra serie. Y segundo porque creas un horrible precedente: ¿Qué una serie no te gusta como va y algún iluminado tiene un capricho? A reiniciarla de cero y cargarse lo anterior. Lo cual le deja al público la impresión de que para que molestarse en preocuparse por los personajes, si sólo van a durar hasta el próximo reinicio. Y en un medio en el que predomina la afición a los personajes, es la peor impresión que puedes dar. Y además, les ha salido por la culata, porque dos años después, las ventas están practicamente donde estaban antes del reinicio, así que han sacrificado la credibilidad de la franquicia por nada.

Pero bueno, una vez el comic existe, ¿Qué tal es? Pues conserva algunos elementos de la Legión de Superheroes de verdad, como nombres, poderes, algunos elementos de ciencia-ficción y que transcurre en el siglo XXXI. El cambio principal es que el grupo ha pasado de ser superhéroes defensores de un status quo más o menos utópico, a ser un movimiento de jóvenes que se rebelan contra un status quo relativamente conservador y estancado. La idea de tener a la Legión como representantes principales de la lucha generacional, que quieren cambiar el futuro es muy buena. El problema es que la ejecución falla un poco. Primero, porque aunque se agradece que Waid no haya ido por el cliché gastado del futuro distópico, los adultos de este futuro tampoco son tan malos, sólo son un poco cretinos. Y segundo, porque realmente, como buenos adolescentes, los Legionarios tampoco proponen nada mejor en su lugar para cambiar las cosas, sólo dan el coñazo, como es su derecho, y Waid tiene que hacer lo más capullos posibles a los Policias Científicos y políticos para que los protagonistas puedan quedar bien en comparación. Luego están los protagonistas. Si la anterior encarnación de la serie se dedicó a empezar desde el principio e ir introduciendo poco a poco a los Legionarios para desarrollarlos bien individualmente, aquí hacen todo lo contrario. Se saltan el origen, y el grupo ya tiene una veintena de miembros con poderes, que se presentan casi todos de golpe sin apenas nada que los distinga. De hecho, aún después del primer tomo, con las excepciones de Cósmico y Brainiac 5, que son realmente los protagonistas de la serie, casi ningún otro miembro muestra una personalidad definida. Peor aún, no sólo no tienen personalidades distintivas, tampoco parecen adolescentes, sino la idea de un adulto fuera de onda de lo que es un adolescente. Realmente, parecen algo salido de Sensación de Vivir o similares: Según el guión son chavales, pero están dibujados como adultos por lo general, las chicas tienen todas la misma personalidad de niña ligeramente superficial que básicamente sólo se preocupa por divertirse, y los chicos, o son tímidos que dudan de si mismos, o son cabestros machitos que piensan con la testosterona. El resultado son un montón de personajes muy similares, casi ninguno de los cuales es original o agradable de leer. Al menos la interacción de los personajes con Brainiac 5, que es el de siempre pero más borde (con toques de la manipulación de su ancestro Vril) es bastante divertida. Y luego están las historias. Waid suelta unos cuantos conceptos de ciencia-ficción bastante interesantes, y la idea de la amenaza principal de la serie es bastante inquietante e ingeniosa. Pero las aventuras en si son bastante flojitas, en parte porque ninguno de los personajes que las protagonizan tiene mucha personalidad. Y aunque no es mala idea dejar descansar a los villanos de otras encarnaciones, no justifica que los villanos nuevos sean totalmente genéricos y olvidables. En cuanto al dibujo, continua la colaboración de Empire, y Kitson es sólido, pero muy poco imaginativo: Su visión del futuro tiene muy poca personalidad y es más bien aburrida, y sus diseños para los Legionarios son también trajes de superhéroes de lo más soso y genérico cuando no son retros, una gran perdida en comparación con la versión de los 90. Una pena que lo primero que se vea de esta serie con tanta historia sea un esfuerzo de rehacerlo todo de nuevo que no ha salido demasiado bien, aunque tenga cosas interesantes. Neutral (6)

Lobezno Nº14: Para descansar de tanta tontería, un número de relleno a cargo de Stuart Moore, que era editor de Vertigo y Marvel y recientemente ha hecho cosas como Firestorm en DC. Es una historia independiente de Lobezno como guerrero duro solitario, sin usar todos los elementos acumulados con los años. La idea es tenerle cumpliendo una misión de protección en una república africana en guerra (con el improbable nombre de Zwartheid) que le lleva a atravesar el pais entero sorteando varias situaciones. A diferencia de otros guionistas recientes, Moore no tiene a Logan masacrando todo lo que pilla por delante y recuperandose de todo lo que le tiran sin problemas, y es un respiro agradable. Aunque tener un protagonista invencible tiene su gracia, hace mucho más difícil escribirlo como un personaje creible, y si no está matando gente todo el rato, hace más especial cuando finalmente mata a alguien que se lo merece. Es una historia suelta bastante bien hecha, aprovechando la gracia del personaje de sus buenos tiempos, con una buena narración de la situación, y una serie de escenas creibles, bien llevadas y con un buen final. El dibujo es de CP Smith, del añorado breve revival de los Invasores, y tiene un estilo muy, muy curioso, minimalista, dejando que la mayoría de figuras se vean definidas por el contraste de colores y sombras y no por el trazo. El efecto funciona muy bien para este tipo de historia, dandole un aspecto que destaca. De complemento hay una historia de X-Men Unlimited (de la que sale la engañosa portada) por el mismo equipo creativo, que tiene una idea original e ingeniosa para una historia corta, aprovechando una consecuencia de los poderes de Lobezno que últimamente se ignora, para darnos una dolorosa narración sobre el estado de mente de Lobezno en una mala situación. Dice lo que tiene que decir en el tiempo que tiene que durar y termina, y es mucho mejor por eso. Smith usa un estilo diferente en esta historia, pero también es bastante vistoso. Deberían darle más trabajos a estos dos. Ahora, os dejo con las tonterías habituales. Recomendado (8)

New X-Men Nº18: Aparentemente, la gente es imbecil y se deja lavar el cerebro facilmente por dementes evidentes que mencionan la Biblia ocasionalmente entre desvarios. (Y si, ya se que cosas similares ocurren realmente… pero son mucho, mucho más sutiles que aquí, y no de la noche a la mañana) Incluido uno de los antiguos protagonistas de la serie, que es reducido a escoria porque los nuevos guionistas los ven a todos como carne de cañón. Hablando de lo cual, estúpido final gratuito, y además, terminan de dinamitar la etapa anterior a base de cargarse toda su estructura de equipos y mentores que tan bien funcionaba, en una secuencia increiblemente forzada y absolutamente estúpida e increible. No hay nada salvable aquí, realmente, hasta el dibujo es flojo. Y encima, toca pagar medio euro más por 6 páginas que sólo están para demostrar empíricamente que esta serie sólo va de imitar mal tiempos mejores. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Vengadores Nº14: Número que es una amplia mejora respecto a todos los anteriores porque no intenta escribir historias de superhéroes, ni de acción. Ni minimamente complicadas. Ni de la mitad de protagonistas que no sabe escribir, o la gran mayoría del Universo Marvel que tampoco. De hecho, la primera historia no es más que una historia de Spiderwoman de espías, que es de lo poco que aún sabe escribir Bendis. (De hecho, lleva como extra una historia corta de un Giant-Size reciente del personaje a base de reediciones) Básicamente, explica la situación de Spiderwoman, tanto como espía como mentalmente, desde su última aparición hasta ahora. La mayor parte es bastante evidente, aunque hay una buena sorpresa (dos, si contamos la imprevista explicación de porque el tamaño de pecho de Jessica ha pasado de normalmente grande para los estándares de comic a exageradamente grande) y está decentemente contado, que ya es mucho para esta serie. Y Brubaker ya contó lo de “superhéroe como agente doble” mucho mejor en Sleeper. La segunda historia es la primera post-Dinastía de Mierda, y causa problemas cronológicos (sorpresa) ya que se supone que es el debut público del grupo, pero ya habían salido públicamente varias veces antes del crossover. Pero bueno, es lo que pasa cuando tu guionista es tan condenadamente lento que hasta entrado el segundo año de la serie no tiene el grupo establecido, mientras que otras series lo han estado usando desde el año anterior. La parte de relaciones públicas del grupo está bastante bien, con Bendis trayendose alguna idea de uno de sus buenos trabajos, aunque la parte de presentación del grupo de por si está totalmente carente de emoción y circunstancia, todo lo contrario de lo que debería ser. Diablos, ni dicen el grito del grupo. Y la otra parte del número es recuperar a Carol Danvers, que en el intento de Bendis de aniquilar todas las mejoras que aportó Busiek al grupo, no usa el nombre de Pájaro de Guerra en toda la historia. También ignora buena parte del desarrollo que tuvo en esa etapa para poder rehacerlo a su manera, alegría. Oh, y después de todo el coñazo para presentar a la puñetera Ronin, ni es mencionada en estos números. Fantástico. Pero bueno, chapuzas de ese estilo aparte, al menos no está ni de lejos tan mal escrito como números anteriores, es simplemente mediocre. El dibujo es también una amplia mejora respecto a Finch, es de Frank Cho, de Liberty Meadows y Shanna, y con un estilo claro, suave y bastante tradicional, es más apropiado para este tipo de historias. Y por supuesto, se recrea dibujando a las dos protagonistas neumáticas, que es para lo que ha venido. Neutral (6)

Outsiders Nº16: Y empieza ya la conexión con otras series que durará hasta Crisis, aunque de momento sea sutil y siguiendo las tramas de esta propia serie. Primero un número parcialmente de descanso, dedicado sobre todo a Indigo y Cambiante, con algunos diálogos muy divertidos y un tono muy dulce, pero con unas claras nubes de tormenta que no auguran nada bueno. El dibujo es apropiadamente claro y agradable, en tono similar a Raney aunque algo más verde, de Kerschl. La segunda historia continua las revelaciones del final del primer capítulo, y añade más aún, resolviendo bastante bien cosas que han estado en la serie desde el principio, y dejando un cliffhanger con bastante suspense. El único problema es la aparición de Batman, que está presentado como mucho más cretino que de costumbre. Una cosa es demostrar que se está volviendo inaguantable, que es una de las ideas de la Crisis, y otra tenerle siendo abrasivo y diciendole gilipolleces que no significan nada a Nightwing. Tampoco ayuda la referencia forzada (e inexplicable si no has leido la puñetera historia) a Crisis de Identidad. Aquí el tono del dibujo vuelve a oscurecerse, apropiadamente, pero desgraciadamente vuelve a ser de D’Anda, que es feisimo aparte de oscuro. Pero bueno, esto parece recuperarse un poco después de los últimos números. Recomendado (7)

Patrulla-X Nº14: En todo el número prácticamente no hay una idea nueva, es repetir constantemente lo mismo de los números anteriores: La Oficina de Emergencia Nacional es fascista y nadie hace nada al respecto, el sentimiento antimutante está [bostezo] en alza y todo el mundo quiere lincharlos por, um, haberse casi extinguido, Rachel está traumatizada por la muerte de su familia, el Escuadrón de la Muerte Shi’ar es mortalmente aburrido, y el resto del grupo están de comparsas para la historia de Rachel. Oh, y hay una escena para explicar porque Tormenta ya no aparece en la serie, que lo justifica bastante mejor que las series donde ha transcurrido toda esa chorrada. Pero por lo demás, es repetir lo mismo hasta que pase algo el mes que viene, y ni siquiera eran buenas ideas la primera vez. El dibujo de Tan también es bastante malo, mal acabado y chapuzas de fondo. Evitar a toda costa (2)

Pulse Nº15: La mitad del número es al menos hacer algo con la premisa de la serie, terminando la historia del Hombre-D. Desgraciadamente, aunque Bendis se estudió bien su historia por una vez, no hace más que cargarse el status quo interesante que tenía en uno de sus movimientos habituales. Pero bueno, al menos da para una historia entrañable, y tampoco es que sea algo tan problemático. La otra parte es la chorrada, el climax de la obsesión de Bendis por su puñetera creación, donde nos tiramos páginas y páginas con el sobrecogedor drama de si Jessica dará a luz. ¡Y si será niño o niña! Es estirar algo que no tiene absolutamente nada que decir ni ningún interés (no es que no pudiera tenerlo… pero tal y como está presentado no lo tiene) y encima, con una narración que se intenta empeñar en convencerte de que es algo trascendente e importantísimo en vez de una tomadura de pelo. Es como leer la prensa rosa, realmente. Buen dibujo de Gaydos. No Recomendado (4)

Siete Soldados: Guardian: Segunda miniserie del evento modular de Morrison. Esta vez ya toca personaje nuevo, que hereda el traje del antiguo personaje de Kirby por motivos que se explican al principio, y ahí acaban las conexiones con la historia DC. Lo que se empiezan a ver claramente son las conexiones con las otras miniseries, con la explicación de quienes son los Ali-Kazoom y Don Vincenzo de Zatanna o referencias a Mr Milagro. Pero pese a eso, cuenta una historia bastante completa, la del origen y definición del Guardián de Manhattan, aunque termine en un cliffhanger que continuará en el capítulo final. De hecho, como aquel que dice, son tres historias cerradas interconectadas: La del orígen y primera aventura, una suelta con Guardian teniendo consecuencias negativas en su vida privada, y la conclusión con una historia de flashback y Guardian convirtiendose realmente en un superhéroe. El género esta vez es una historia de superhéroes urbanos pero en desmadre a lo Kirby. Por tanto, los Sheeda esta vez tienen forma de una invasión extraterrestre a la que enfrentarse heroicamente. Los temas de la serie se ven claramente: Jake Jordan, el protagonista tiene que superar su culpa y transformarse en un héroe, no sólo a base de vestir y actuar como uno, sino sintiendolo realmente, superando sus traumas y dejando atrás el pasado para buscar algo nuevo. Eso lleva a otro de los temas, el de que hace realmente el héroe, si los aspectos externos y los internos, que también se refleja en los villanos de la primera historia, los Piratas de Manhattan, que según como lo mires, son unos pirados vestidos raro, o una encarnación moderna y genial de un antiguo arquetipo. Lo que también se mezcla con otro tema, el de la gente creando mitología a partir de lo más básico, y eso siendo tan trascendente como cualquier cosa seria con pretensiones, aunque en este caso lleva a un final muy sobrio, donde la leyenda de algo grande se mezcla con la cruda realidad. Y ya puestos a ser pretenciosos, la lucha entre Sin-Barba y Todo-Barba puede ser un reflejo de la lucha eterna entre Morrison y Moore. O quizá no. En cualquier caso, aunque ignores todo eso en las capas superiores, tienes algo tremendamente disfrutable, una serie de aventuras tremendas llenas de conceptos gloriosamente inventivos como los susodichos Piratas del metro, el dios radiactivo del Azar bajo Manhattan, el complejo de Century Hollow con su aproximación robótica estadística del mundo (donde Morrison juega con arquitectura alternativa basada en proyectos reales, además de dar una pequeña y simple clase de demografía geopolítica) y cosas igualmente chulas como toda la idea del Manhattan Guardian (“El periodico que no sólo informa de las noticias, las combate”) y del Ejército de Repartidores en sus ambas encarnaciones. Y junto a esto, cosas más serias muy bien realizadas, como toda la evolución realista e inspiradora de Jake, y la historia que se revela al final sobre el Ejército de Repartidores original, una tragedia muy triste sobre la pérdida de la inocencia, que volviendo a los temas, es la encarnación más clara de uno de los temas principales de la serie, la corrupción de conceptos inocentes para hacerlos más adultos, aquí aplicados literalmente al paso a la edad adulta con un final aplastante. Altamente genial, y muy bien complementado por el dibujo de Cameron Stewart, que hace un trabajo maravilloso mostrando la creatividad e ingenio de las ideas de Morrison con un estilo claro y animado, a veces reminiscente de Kirby para las grandes ideas dementes, a veces similar a alguien como Robertson en las partes más humanas. Hazte un favor y pruebalo. Muy Recomendado (10)

Spiderman Nº4: Parte final del estúpido crossover de turno, como epílogo con las consecuencias, y esta vez ya le toca un capítulo a cada guionista en la serie que le corresponde. La primera parte es de David, y es sobre todo ver a Peter recuperandose de su “muerte” e interactuando con su familia y los Vengadores. Está bastante bien para lo que es, con el habitual oido para el diálogo y demás de David. La lástima es que al final el crossover contraataque con sus gilipolleces, y al igual que la última vez que tuvimos exactamente este argumento (hace año y medio, por si tienes poca memoria) Spiderman manifiesta unos nuevos poderes absurdos que no volverán a ser mencionados jamás una vez pase esto. Esto continua en la parte de Hudlin, donde se ve que la única consecuencia tangible del crossover va a ser la presentación de un nuevo villano (que al igual que el Duende Gris, nadie parece tener intención de volver a usar para no asociarse con basura) que se salta hasta la poca coherencia interna de la propia historia. Horrible, y un final apropiado para la etapa de Hudlin. La conclusión de JMS es más o menos como ha sido su serie últimamente, un montón de chorradas pseudofilosóficas que se creen muy profundas, mucho drama ominoso que no significa nada, y muy poco contenido real. En cuanto al dibujo, lo de siempre: Wieringo está bien, Pat Lee y/o sus negros son absolutamente nefastos, Deodato es oscuro y recargado, y los tres estilos chocan radicalmente, de manera que no parecen los mismos personajes en cada parte. Evitar a toda costa (2)

Superman/Batman Nº14: La primera historia demuestra que esta historia no es más que una excusa para que Pacheco se divierta dibujando un montón de elementos dispares del Universo DC: La idea de los números anteriores se abandona por completo y pasamos a un viaje temporal, saltando de Kamandi y sus monos a los héroes del Oeste, a la Segunda Guerra Mundial, en una historia que tiene bastante poco sentido, incluso para los estándares de este tipo de historia. Es decir, es que no tiene ni lógica interna (Es decir, si se supone que cambia la historia cuando saltan, ¿Por qué siguen manteniendo los recuerdos de la historia anterior?) y va desarrollandose por exigencia del guión. Cosa que se le podría pasar si al menos se desmadraran con ideas inventivas en los distintos escenarios que visitan, o con caracterización o uso de esos personajes o de los protagonistas, o si al menos estuviese mejor hecho y fuese más divertido. Pero realmente, ni Loeb tiene nada original o divertido que decir de esos personajes y situaciones, ni Pacheco hace más que dibujarlos en la mayoría de los casos. La segunda historia tiene un poco más de idea, ya que la dirección de la historia vuelve a cambiar totalmente, esta vez a un presente distópico alternativo distinto. Decente hasta donde van ese tipo de historias, aunque las partes donde enlaza con números anteriores y se justifica la historia son bastante problemáticas. Bonito dibujo de Pacheco, al menos. Neutral (5)

Ultimate Spiderman Nº11: La primera parte es un combate con la versión Ultimate del Buitre (que extrañamente, no es Adrian Toomes) y es una buena historia de acción. La historia con Marta Plateada, Roxxon y Shield se resuelve también de manera bastante satisfactoria, con la revelación de la versión Ultimate de otro villano clásico, mezclado aquí con la motivación de otro, y el sentido del humor habitual de Bendis. La segunda historia va sobre la relación entre Peter y Kitty, y es una maravilla. Si como pareja fueran más monos y adorables, el comic se volvería de peluche. Se profundiza bastante en Kitty, con una pelea tremendamente divertida contra un villano de tercera (que era más divertido en la versión original, pero tampoco pasa nada) y se desarrolla bastante bien como hacer funcionar una pareja de superhéroes adolescentes que no son del mismo entorno. Y un cliffhanger de lo más interesante con las versiones ultimate de otros dos villanos inesperados. (Pena que el título chafe una de las identidades… estúpidos títulos Ultimate sin imaginación) El dibujo de Bagley es igualmente bueno. Emotivo, desternillante y vistoso, no se puede pedir más. Muy Recomendado (10)

Ultimate X-Men Nº6: Mmm… parte del número es presentar al nuevo Hombre-X, el primer personaje nuevo de la serie, y empiezan a sonar señales de alarma de Mary Sue. (Es decir, personajes mimados por su creador que mete con calzador en una serie, lo hacen todo bien y todos los personajes establecidos lo adoran) Espero que no sea así, porque el personaje tiene potencial para ir por sitios interesantes. Luego está la parte de los Shi’ar y el Fenix, que de momento es repetir lo mismo de números anteriores, tanto de Kirkman como de sus predecesores. Y el resto es un poco más de interacción normalita entre los personajes, y un combate bastante desmotivado contra los villanos cutres de turno. Decepcionante, pero más acorde con lo que se podía esperar de Kirkman en Marvel. El dibujo no es de Raney como dicen los créditos, es de un tal Ben Oliver que es bastante malo, apresurado, sin acabar y sin apenas detalle. No Recomendado (4)

Ultimates 2 Nº5: Comienza la última saga de Millar/Hitch, que por cierto, aún no ha terminado en EEUU. Si no publican el último número en breve, Panini no podrá sacarlo a tiempo. Pese a la modernez de la presentación, Millar ha abandonado la idea moderna de las sagas aisladas, y continua la historia donde se quedó al final de la anterior, el cambio de título de la historia es sólo para delimitar el corte de publicación en tomo. Lo único es que toca volver a la tranquilidad mientras el ritmo va aumentando progresivamente en el fondo hasta que toque acción otra vez. No es que no haya acción, pero son de momento pequeñas escenas entre las de gente hablando. El tono de la historia es de “esperar a que pase algo gordo y se lo cargue todo”, con escenas aparentemente tranquilas chocando con otras más mosqueantes que le dan el tono de inquietud a la historia. Por supuesto, está claro para cualquiera que piense un poco quien es el traidor (Y si Thor lo sabe, ¿Por qué demonios no lo dice? ¿O es una de esas ultraconvenvientes cosas místicas por exigencia del guión donde no casualmente no sabe la identidad?), pero la cosa de esta serie no es lo que hace, sino como lo hace. Y lo que hace es una serie de grupo de superhéroes bien hecha, con un toque moderno en la manera de montarlo, y algo cínico y creido en los personajes y sus diálogos. Jan demuestra en este número que es completamente imbécil, por ejemplo. Pero está suficientemente bien hecho para compensar sus defectos, y el dibujo de Hitch sigue siendo impresionante, en fuerza y detalle. Muy Recomendado (9)

Wonder Woman Nº14: Primero toca terminar el conflicto del Olimpo, y lo hace con una pelea bastante decente. Pero lo mejor son los tejemanejes de turno entre los olímpicos, que es lo que hace realmente interesante el conflicto, y pese a que se resuelve de momento, abre futuros conflictos para lo que queda de serie, todo muy ominoso. Dibujo perfectamente aceptable de Raiz, que hace un titán bastante colosal. La segunda historia termina el crossover con el Flash de este mes (que queda un poco raro con el formato 2-en-1, pero al menos ha salido coordinado el mismo mes y en orden, lo que es de agradecer) y es una pelea extendida entre dos héroes y villanos al estilo clásico. Al menos, Rucka sabe explorar la forma de ser original de Zoom, aunque sea para admitir que es, esencialmente, un autoengaño. Mucha acción, pero bien hecha, y buen dibujo de Johnson. Recomendado (8)

X-Factor Nº4: Final de la primera historia, se resuelve el primer caso-conflicto, y cada personaje tiene su aportación, como suele ser en estas ocasiones. David continua sin tener un manejo claro de Rahne (ni los dibujantes tampoco, ya puestos) y no estoy muy seguro de los poderes de M, pero todos los demás protagonistas tienen algún momento bueno en uso de personalidad o poderes, y Layla sigue siendo un éxito. El misterio se resuelve satisfactoriamente, dejando claro que esto es sólo el primer disparo en la guerra contra Investigaciones Singularidad. Puede que la dirección de la serie no sea del todo convincente, sobre todo en comparación con la miniserie de Madrox, pero está bien hecho, divertido y efectivo. Lo malo es el dibujo, donde Sook hace muy pocas páginas antes de largarse (ha durado poco) dejandole el resto a Calero, que no lo hace demasiado bien. Demasiado oscuro de manera que no se ve casi nada, y la caga al final, donde se supone que tiene que dibujar a un personaje de una escena anterior (Tryp Jr), pero lo hace irreconocible de manera que la escena no dice lo que tiene que decir. Recomendado (8)

X-Men Nº14: Primera parte de “Lo que Lorna vio”, donde siguiendo la tradición de Milligan de hacer que el subtexto se vuelva texto, nos dice en el título lo que el lector está interesado en saber de la saga, aunque no sea lo central. La revelación de lo que vio es… indescriptible, y habrá que volver el mes que viene para ver por donde va con eso. Pero lo importante del número es que es sobre la relación entre Alex y Lorna, ya que esta serie es un culebrón. Y la verdad es que es un alivio poder volver a Lorna por fin como un personaje de verdad, y no como una loca o marioneta de algún villano o guionista malvado. No tiene la profundidad que tenía en sus días de Factor-X, pero algo es algo. Y la relación entre ambos no está mal escrita, sin el realismo y credibilidad que Milligan daba a las de Shade o Fuerza-X, y un tanto artificial (hacen conscientemente un esfuerzo por empezar de cero e ignorar toda la mierda que les pasó recientemente, cosa que no podrían hacer humanos normales, para que Milligan no tenga que tratar con ella) pero se deja leer. No tiene mucho más, bueno, una escena con Gazer y su tronco en el espacio que es graciosa si te gusta el humor negro, pero dados los estándares actuales de la Patrulla-X, algo es algo. Desgraciadamente, Larroca está ausente esta vez (¿No se suponía que era ultrarrápido? Es la primera vez que le veo faltar un número de una serie, ¿Qué ha pasado?) y le sustituye uno de esos dibujantes cutres derivativos de otros cutres que pensaba que habían desaparecido la década pasada, Roger Cruz. El resultado es algo similar al de Brooks en NXM, pero aun más cutre, con más distorsiones en los personajes. Neutral (5)

X-Men: Genesis Mortal Nº4: Tercer comic de Brubaker de la semana, y claramente en el que peor lo hacen. De todas maneras, al igual que en las otras, tiene un buen mes, ya que deja de perder el tiempo con pistas vagas y por fin cuenta el misterio detrás de la serie. Claro, que al ser moderno, va tan lento que sólo le da tiempo para la mitad de las revelaciones. Lo que se revela aquí, la verdad, se veia venir por los números anteriores. Es un retcon grande, pero uno que no contradice nada y resulta bastante pausible. No parece necesario, pero puede resultar para futuras historias, y ese es el trabajo que hacen aquí, presentar a estos personajes, cosa que hacen aceptablemente. El complemento esta vez es el origen del malo de la historia, y de nuevo, se deja la previsible gran revelación para el final de la miniserie. Hay un posible fallo o dos, pero de momento, es un origen curioso, aunque habrá que ver como lo termina de atar Brubaker. Interesante, pero condicionado a por donde vaya al final de la historia, en general. El dibujo de Hairsine está bastante bien, cambiando sutilmente de tono según sea flashback o presente, los personajes estan habilmente diseñados para parecer apropiados en la época y Woods en el complemento también está bien. Recomendado (7)

Y eso es todo por esta semana. Nos vemos la semana que viene con los tomos de Panini: Motorista Fantasma tiene nueva miniserie para aprovechar la película. Thunderbolts llega al nº100, detalles editoriales aparte. Escuadrón de Centinelas ONE nos presenta a los Mazentinelas Z. Marvel comienza su propia masacre, er, épica cósmica en Aniquilación. Y más cosas. Hasta entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: