Esta semana tengo un aniversario un tanto extraño.

[Suena Outsiders, de REM, que es lo único que se me ocurre ahora mismo]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, poca cosa, sólo los restos de Planeta de marzo, a ver si así descanso un poco.

Por cierto, la semana que viene (esta, para cuando lo leais) es Unicomic, las Jornadas del comic de Alicante. Charlas, firmas de autores, exposiciones, etc. Siempre muy divertido. Si alguien va a pasarse, que me de un toque, y hablamos.

Otra cosa, para los que tengan cadenas autonómicas, están empezando a emitir, o lo harán pronto, Heroes, una serie de bastante éxito que es como un comic de superhéroes moderno en TV. En Canal 9, por ejemplo, empezaron esta semana, a un ritmo acelerado. Si podeis (o si teneis acceso a otros medios más justos que no dependan de la estúpida región donde estés), echadle un vistazo.

En las novedades americanas, poco que comentar esta semana. La única reseñable, curiosamente, no es de las sospechosas habituales, sino de Dark Horse. Es la “octava temporada” de Buffy Cazavampiros, la famosa serie de TV de Joss Whedon. A diferencia de los olvidables comics que habían sacado hasta ahora (como los que han vuelto a sacar este mes aquí), esta nueva serie no va de rellenar huecos dependiendo de la serie de TV, es continuar oficialmente la finalizada serie, con un equipo de guionistas similar al original, empezando por Whedon, y siguiendo con antiguos guionistas de la serie y guionistas de comic. De entrada, hay algunos problemas inevitables: Al pasar de cerca de una hora de TV a comics de 22 páginas, en vez de un capítulo diario/semanal, tienes un tercio o cuarto de un episodio cada mes. El ambiente en comic es diferente que el más realista de la serie. Y se pierden los detalles de los actores, claro, aunque Jeanty se esfuerce con los parecidos en aspecto y lenguaje corporal. Pero por otro lado, es Whedon escribiendo a sus niños, y sigue haciendolo muy bien. Los diálogos son muy bueno, los personajes muy creibles, y las situaciones intrigantes, y aunque la serie se alejó bastante de la gracia de los inicios, parece tener una metáfora apropiada para esta fase de la historia de los personajes, que puede resonar en los lectores de su edad en adelante tanto como las historias de instituto lo hacían en su día. Un buen comienzo, y sin duda recomendado para fans de la serie, aunque no lean comics, así que extended la palabra. A los que no siguieran la serie, mejor que empiecen por los DVD.

Y para terminar, algo más trágico. Siguiendo con la horrible racha que llevamos últimamente, ha muerto Marshall Rogers, dibujante de una de las etapas más aclamadas de Batman en los 70, y también de buenas etapas de Dr. Extraño y Estela Plateada en los 80, entre otras muchas cosas. Si normalmente es una lástima anunciar estas cosas, esta lo es más aún, porque aún seguía en activo, y tenía en proyecto una historia de Batman más, como la que hizo recientemente que Planeta debería publicar en cuanto antes. Lo dicho, una auténtica pena.

Esta semana:

Green Lantern Especial Nº4: Primero termina la historia de los Gremlins (o como lo hayan traducido mal… el chiste es que los gremlins son especificamente bichos que molestan a los pilotos), en lo que es sobre todo un combate con la nueva versión de Mano Negra. Y ciertamente, Johns lo ha hecho espeluznante, pero muy difícil de manejar dado que sus poderes son únicamente matar. El combate también es un poco repetitivo, aunque sirva para tener flashbacks interesantes sobre la vida de Hal que ilustran su desarrollo, y le saque un par de frases chulas. Al final, la saga no ha acabado siendo una historia sólida, aunque al menos ha reenergizado bien a unos cuantos villanos. Ayudando a la sensación de que la saga ha cambiado demasiado de dirección está el cambio tremendo de dibujo, de Sciver a Bianchi, al que este tipo de historias superheroicas no se le dan tan bien como la fantasía de Caballero Brillante. Hal parecía hecho de goma, y da la sensación de que la historia transcurre en un mundo muy distinto al capítulo anterior. Y luego empiezan los crossovers con Crisis Infinita. Para empezar, llega un villano que viene del primer capítulo del crossover, explicando que pretendía hacer allí, y la verdad es que es bastante apropiado para esta serie. Desgraciadamente, parece que todo lo que va a hacer es repetir el mismo esquema de la historia más famosa (y la única buena, prácticamente) de su familia. Pero bueno, eso será más problema del número siguiente, este es una buena presentación del villano, sus paralelismos con Hal, la aparición inevitable de Flecha Verde como estrella invitada, y buena interacción entre ellos como viejos amigos que sigue desarrollando el tema de Coast City, el miedo y los traumas de Hal. Buen dibujo de Pacheco, aunque no sea de lo mejor que ha hecho. Recomendado (7)

Justice League Elite Nº5: Se acerca el fin de la miniserie y está claro que ha descarrilado por completo. Se supone que la idea era ver la moralidad oscura de héroes actuando de manera encubierta en situaciones difíciles. Pero a estas alturas, lo que tenemos es a los héroes peleandose entre si más que nada, buscando a un traidor que es el que ha causado los problemas con la autoridad (en vez de causarselos ellos y tener un verdadero dilema moral) y enfrentandose a una amenaza cósmica vagamente definida. Todo lleno de revelaciones continuas, que en vez de estar bien pensadas, lo que hacen es revelar una “verdad” inmediatamente detrás de otra, que invalida la anterior sin venir a cuento. Cuando no se vuelve todo tan confuso que es casi incomprensible. Al menos Kelly se molesta en darle una historia personal a cada miembro, aunque algunas son bastante mejores que otras (con ideas horribles como Flecha Verde Adultero, y que Kelly aún crea, después de tres intentos, que resucitar a un personaje de un solo chiste como Manchester Black es una buena idea en vez de algo que cada vez va a peor. Dibujo grotesco pero apropiado de Mahnke. No Recomendado (4)

Manhunter Nº4: Oh, cielos, la serie ahora empieza con el síndrome Marz, que es de las peores cosas que puede hacer. Es decir, si no estás interesado en los predecesores de tu personaje, no los uses, nadie te obliga, sobre todo si no hay ninguna conexión, pero lo que nunca se debe hacer es recuperarlos únicamente para masacrarlos, decir que son una mierda y que tu personaje nuevo demuestre que es maravilloso en comparación. Aparte de chapucero, sin ideas y manipulador, demuestra una falta de respeto tremenda por sus predecesores en todos los sentidos. Así que aquí los antiguos Manhunters, algunos de los cuales, la verdad, eran bastante mejores que personajes que la actual, aparecen únicamente para morir tontamente a manos del villano de turno, o son convertidos en Dios sabe que sin ningún parecido con el original, para que Kate Spencer sea la Unica y Verdadera Manhunter. Porque funcionó tan bien con Kyle Rayner. Además, la falta de sutileza de la serie es brutal. En la Compañía Poder (donde estaba el último Manhunter hasta ahora), el líder era gay, pero Busiek lo llevaba sutilmente, como un elemento más del personaje que la mayor aprte del tiempo era irrelevante. Pero Andreyko no entiende esos conceptos, y saca al personaje en dos páginas, que consisten enteramente en decir “Eh, es gay. Mira lo que gay que es. ¿No es genial que sea tan gay?”. Y con esa misma falta de sutileza son todas las insinuaciones de la protagonista, y los intentos de demostrar lo malos y duros que son los malos. Dejando aparte todas esas chorradas, hay algunas escenas de pelea decentes, y al menos Kate ya no quiere matar a todo lo que considera malo (cosa que ya no hacer por… motivos que no especifican, pero que parecen más que sus oponentes son famosos, que cualquier evolución del personaje) El dibujo al menos continua siendo decente, aunque deje de ser de Saiz, que se ha ido a pastos más verdes. Pero eso no compensa todos los defectos de la serie. No Recomendado (3)

Outsiders Nº18: Toca un número entero de relleno inútil, escrito por un editor, que a diferencia del relleno de la otra serie de Winick, no se saltan. La idea es una reunión de los Outsiders originales para cerrar un caso abierto desde sus tiempos. Aunque eso se traduce en que se reunen cuatro de ellos, los que pegan para una historia relativamente urbana y no tienen una continuidad complicada ahora mismo. El problema, aparte de que la historia tiene muy poco que ver con los protagonistas de la serie, es que es tan mala como la serie original pudo llegar a ser en su día. Villanos ridículos (con nombres de chistecito aún más ridículos), premisas aún más ridículas, apenas ninguna interacción ni gracia en los protagonistas… además, toda la historia se basa en que a ninguno de los héroes, ni siquiera a Batman, se le ocurre una solución obvia a su problema, ni antes ni ahora, para poder tener la historia y la tragedia gratuita. Encima, el dibujo de Conrad es bastante malo. Lo único es presentar decentemente a los antiguos Outsiders como buenos personajes, pero en una historia tan mala que apenas se nota. Puedes pasar de esto aunque sigas la serie. Evitar a toda costa (2)

Sagas DC: Hora Cero: Sigh. Se han saltado las sagas inéditas Eclipso: La Oscuridad Interior, y Lineas de Sangre (Resumiendo: No te pierdes absolutamente nada), pero reeditan esto. Supongo que es hasta cierto punto comprensible porque tuvo cierta importancia en su momento, pero su impacto a la larga es insignificante. Afortunadamente, ya hablé de esta mierda aquí, así que no tengo que repetirme. Evitar a toda costa (1)

Sam Noir: Samurai Detective: Esto es una miniserie independiente de Image, por un par de debutantes haciendo comic, que ha tenido una acogida bastante decente para este tipo de cosas, (hasta están haciendo una secuela) y milagrosamente llega aquí, al poco de salir. Es una miniserie de las que se resumen perfectamente con una frase, porque se basan enteramente en un concepto: Una historia de género negro, son samurais. El chiste es que todo en la historia está contado en plan detective negro, desde el blanco y negro, a la narración exagerada en primera persona, a la típica historia del tipo duro y la mujer fatal de la que está obsesionado…pero en vez de mafiosos son ninjas, y en vez de entenderse a puñetazos y balazos, se entienden con artes marciales y espadas. La gracia dependerá mucho sobre si esa mezcla te resulta graciosa, sobre si puedes tomarte los elementos exagerados a propósito del género (como la narración incesante, que si te la tomas en serio, es insoportable) como un chiste y no como topicos, y claro, sobre si consideras montones de espadazos samurais algo guay en vez de un coñazo. Como chiste, durante un rato, está bien, es gracioso y bien hecho, y el dibujo (reminiscente de Hester, si tengo que compararlo con alguien conocido) hace perfectamente la mezcla de géneros con lo necesario para ambos. Si lo pillas así, está bien, aunque no parece que de de sí para mucho más. Recomendado (7)

Wonder Woman Nº16: Termina la saga del viaje al Hades (aunque ya hemos visto los números siguientes, por la gracia de la descoordinación de Planeta) y lo hace de manera satisfactoria. Los politiqueos entre dioses tienen suficientes giros para terminar en sitios adecuados a la historia, y se nota que iban en esa dirección desde hace tiempo. Los viajes personales de los protas también tienen buenas, aunque predecibles, conclusiones (la revelación de Wonder Girl, por ejemplo, es para ella, porque los lectores lo sabíamos desde la etapa Jimenez), todo con la ambientación épica y de cuento de este tipo de historias. Buen dibujo de Morales, como siempre. Y la segunda historia es una de “calma antes de la tempestad”, antes de que a Diana se le caiga el mundo encima en Crisis. La pena es que alguno de los subargumentos probablemente se quedará truncado por la susodicha Crisis, pero el número de todas maneras hace bien lo de reflexionar y cerrar las historias anteriores y empezar a dirigir el camino hacia nuevas, con el habitual buen trabajo de Rucka en los personajes. Buen dibujo de Ron Randall. Recomendado (8)

300: Si has leido el comic, es una adaptación muy fiel al original. Practicamente todas las escenas del comic están, y prácticamente sin cambiar (han quitado los desnudos completos y poco más), adaptando hasta los diálogos. Lo que han hecho es añadir unas cuantas cosas, sobre un subargumento con la reina de Esparta y politiqueos en el Senado, supongo que para bajar el nivel de testosterona y añadir algo que no sea acción. Si no has leido el comic… es una historia épica, del subgénero del grupo pequeño de aguerridos resistentes contra un gran invasor (diablos, la historia real en la que se basa es uno de los primeros casos conocidos de ese tipo de historias). Sólo que, siendo de Frank Miller, aparte de los puntos buenos habituales de estas historias de la camaradería entre las tropas, de lo noble que es luchar y morir por tu patria e ideales y cosas así (que están muy presentes, y bien hechos, estés de acuerdo o no, aunque no presenta realmente una idea política), la otra gracia es la pasada de imaginación y de burradas a la hora de mostrar los combates. En vez de ser realista, Miller dejó rienda suelta a su imaginación y el resultado es un grupo de 300 espartanos, los más duros y brutos que jamás te has podido imaginar, machacando oleadas de invasores persas, a cada cual más imaginativo. Es una película que rezuma testosterona, pero al menos lo hace de manera que resulta tremendamente divertido y épico. A diferencia de otras películas de este género (casi todas, realmente), Miller y Snyder han sabido hacer que cada escena de pelea esté bien pensada, y sea divertida y con algo reseñable, en vez de volverse repetitivas y aburridas. Una película muy divertida y bien hecha, y una gran adaptación, siguiendo en la estela de Sin City y V de Vendetta. Ojalá sigan así.

Y eso es todo esta semana, mira que rápido hemos terminado. La semana que viene, son las cosas de Norma: Más tomos de Majestic, Sleeper y Authority. Uno de ellos merece tu tiempo, los otros no, adivina cual. Hasta entonces.

Empiezo a pensar como un viejo, pero de manera contraria. En plan “ah, las chicas de hoy en día, que se creen, vistiendo como si fueran amas de casa de los años 50 en vez de cómo chicas de verdad como en mis tiempos”. Es decir, ¿a nadie más le parece horrible eso? ¿O es que hacia tanto tiempo que no salia que se me habia olvidado que la gente es así de tonta siempre?

[Suena la banda sonora de Nextwave, por ser así de chula siempre]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Si veis cielos rojos, no os preocupeis, es que la Crisis Infinita ya está aquí. Es normal eso y otras catástrofes. Como el trabajo horrible de publicidad que está haciendo Planeta para vender la serie (todo lo contrario que Panini, como ya dije). Mientras que los anuncios DC eran frases que sonaban bien y te vendían las historias de por si de manera intrigante, los anuncios de Planeta para los prólogos y la serie son, respectivamente, “Eh, es un prólogo de Crisis Infinita” y “Eh, es una secuela de Crisis en Tierras Infinitas y es muy importante” que son lo menos imaginativo que puedas imaginarte. ¿Tanto cuesta echarle algo de imaginación o directamente copiar los originales como hacía Zinco? Parece que no quieran vender.

También tenemos otras cosas de Planeta, y los tomos del mes de Panini, que siguen cada vez más con la tendencia de no sacar lo anunciado en el checklist. A ver si se aclaran, que eso no causa precisamente buena impresión ni queda muy profesional. Y luego están las novedades americanas:

Cambia el equipo creativo de Flash, en vista del poco éxito que tuvo el primero del relanzamiento tras Crisis, y Guggenheim parece al menos que está llevando la serie por mejor camino, aunque aún es pronto para ver si sabrá hacer algo decente de verdad con todo el follón que ha heredado. El dibujo de Daniel no le va a ayudar.

Luego, para preparar el relanzamiento del Doctor Destino, se han lanzado cinco especiales con la excusa. Dos de ellos, Ibis y Sargón, son muy similares, ambos pilotos para presentar nuevas versiones jóvenes de los viejos magos, y francamente, se les nota el esquema de legado que ya se ha hecho muchas veces en DC, aunque tuvieran algo de gracia. El del Detective Chimpancé, por Willingham, tenía más gracia, aunque contradecía un poco la premisa pese a ser el que más la usaba. El de Black Alice, por Simone, era una historia muy buena de traumas adolescentes, sólo estropeada por el horrible dibujo. Y el de Zauriel, por el futuro guionista de Destino, Steve Gerber, empezaba muy bien y terminaba aceptablemente, aprovechando la idea central del personaje mejor incluso que su creador. Con suerte, la serie regular será aún mejor.

Por una vez, comento algo de Image, y es Dynamo 5, la nueva serie de superhéroes (¿Qué esperabas?) de Jay Faerber. Al menos parte de una premisa bastante curiosa, invirtiendo los tópicos de cómo empiezan otras series de grupo, y parece que tiene sorpresas para rato. Divertida.

Y el gran lanzamiento esta semana es Poderosos Vengadores, la serie que se supone tiene a los Vengadores de verdad, ya que la otra se ha convertido esencialmente en una nueva versión de Marvel Knights. Y en efecto, se lee mucho más como una serie de Vengadores, de grandes superhéroes, de lo que Nuevos Vengadores nunca ha parecido. Pero por otro lado, sigue teniendo los tics de diálogo repetitivo y repelente de Bendis, y sigue demostrando que no tiene ni idea de cómo escribir a ninguno de los personajes, escribiendoles como repelentes indistinguibles pseudofascistas. Alegría. El dibujo de Cho está bien, excepto en las puñeteras poses y exageraciones en las mujeres. Habrá que ver si a la tercera va a la vencida en cuestión de Vengadores.

Y ahora, pasamos a las reseñas:

Batman Nº10: Que apurado, se retrasa esto una semana, y el Titanes de este mes habría chafado el final. Leelo después de esto, porque se molesta en explicar lo que el final se supone que revela, pero no explica. Tras Juegos de Guerra, cambio de formato, con el comienzo de las prisas para llegar a Crisis enseguida. Primero el nº800 de Detective, sobre las consecuencias del crossover dichoso. Gaybrich no es mal guionista, la pena es que normalmente tiene que aguantar malas ideas que no son suyas. El caso es que hace bastante mejor el resumen de las consecuencias de la guerra de bandas que todo el tomo de Crímenes de Guerra. El dibujo de Woods está bien. Y luego viene una saga completa del Batman de Winick. Es el debut de Capucha Roja, un personaje que va a dar mucho la coña de aquí al final de la etapa, y más allá. Se nota que le encanta a Winick, porque desde que aparece en la primera página, ocupa buena parte del protagonismo, y apenas lo suelta. Cada escena donde sale se trata de demostrar lo chulo que es, y tanto esfuerzo hace por conseguir casi el efecto contrario. Pero eso es lo de menos, lo importante es la revelación al final sobre su identidad. Y es una horrible, horrible idea, y no sólo porque acaben de hacer una igual en Marvel. Es un chiste malo convertido en historia, y si no son capaces de darse cuenta de eso, mal van. Por lo demás, Winick continua con tres cuartos de lo mismo con Craneo Negro, esforzandose tanto en convertirlo en nemesis de Batman, que parece que ya no haya más enemigos, y acaba cansando bastante, porque no da para tanto. Y cuando Batman hace algo en la historia, es en un capítulo donde se enfrenta a un villano con un nivel de poder muy por encima del suyo, y en vez de ganarle mediante preparación e inteligencia superior, le gana porque el malo apenas usa sus poderes como debería poder usarlos según la explicación que él mismo da. Hay algún diálogo gracioso y chulito de los que Winick sabe hacer, pero en general toda la historia va mal y en muy mala dirección, y se empieza a notar como está decayendo Winick últimamente. El dibujo de Mahnke es más flojo y descuidado que de costumbre, además. No Recomendado (3)

Caballero Luna Nº1: Que rápido, si en EEUU aún van por el nº8. Después de unos cuantos años en el limbo, en Marvel por fin deciden recuperar al Caballero, de la mano de uno de los interminables reclutas de fuera del mundo de los comics, esta vez afortunadamente del mundo de las novelas, Charlie Huston. La idea aquí, es, innegablemente, hacer un Retorno del Caballero Luna, copiando descaradamente toda la estructura de la historia de Miller, ya que, en el fondo, el Caballero siempre ha sido bastante similar a Batman. Así que tenemos a un Marc Spector destrozado anímicamente que tiene que volver a la acción pese a una gran dificultad física, y así curarse mentalmente también, para afrontar a uno de sus mayores enemigos, todo lenta y épicamente, con mucha narración interna florida y sobreescrita. Y vaya si está sobreescrita aquí, montones y montones de monólogos y narraciones. La gracia de esta historia, sin embargo, es donde se diferencia del original. Primero, en que es bastante más violento, incluso que la versión de Batman de Miller, que ya es decir. Y segundo, en que incluso en sus mejores momentos, Luni no ha estado muy cuerdo. Y en esta serie se mantiene la ambigüedad de la serie original de si el Caballero Luna es el enviado de un misterioso dios vengativo egipcio, o un pirado que oye voces que le dicen que golpee a los criminales en su nombre. (Y aunque se ha demostrado desde entonces que Khonshu existe realmente, también le acabó abandonando, y no hay manera de saber si es que ha vuelto a hablarle, o es que Spector está hablando solo) Huston le saca bastante partido a esa idea, con una serie de escenas bastante demenciales entre el Caballero y Khonshu, que pueden ser interpretadas de ambas maneras, y de ambas funcionan. Y luego ya están los detalles particulares sobre el personaje, (aunque las personalidades multiples, curiosamente, no se rescatan) como una recuperación decente de su rica plantilla de secundarios (con unos cambios algo arbitrarios a Frenchie, pero al menos su relación está bien llevada y no van por el mayor cliché), el retorno de unos olvidados villanos de sus comienzos de una manera relativamente original, y un combate brutal con un villano muy apropiado, aunque pierda de manera quizá demasiado fácil para demostrar lo bruto que es el renacido Caballero Luna. El dibujo es de Finch, y parece totalmente algo sacado de McFarlane y sus seguidores. Así que los fans del exceso de trazos, deformaciones exageradas, repeticiones de caras y expresiones, dibujos grandes y en poses raras, violencia sangrienta y en general cosas feas (pero con mucha fuerza, eso si) están de suerte. En general, es un comic muy de los 90, entre el enfoque deconstructivista de imitación de éxitos de los 80, el dibujo feo, la lentitud para tener pin-ups y la ultraviolencia, pero al menos tiene cierta gracia e ingenio, cosa que lo salva, y ha conseguido darle vida nueva a un personaje un tanto olvidado, de manera que no es simplemente un Batclon genérico. Veremos que pasa ahora que ya ha contado su idea inicial. Recomendado (7)

Classic Spiderman Nº9: Porque nada dice “Clásico” como una portada con mal dibujo de los 90. Es decir, es comprensible que teniendo una serie que necesita material de Spiderman de cualquier clase, tengan que escarbar el fondo y recurrir a What Ifs. Lo que no es comprensible es que recurran nada más empezar a uno de los 90 que es una versión alternativa de una malisima, olvidada y odiada historia de una de las épocas oscuras del personaje. Porque si recuerdas la historia donde los padres de Peter Parker “resucitaban”, recordarás que era una mierda ridícula, y si no, no entenderás la mitad de la historia. En cualquier caso, por mucho que escriba Busiek (que hizo algunos What If antes de Marvels), es una historia malisima, que empieza con una premisa tontisima, y degenera en una de las peores versiones de Spiderman que se han visto, y la típica matanza gratuita de los What If, con horrible dibujo noventero. No entiendo en que piensa Panini reeditando esto, con la de What Ifs de Spiderman que hay. El primero ya es otra historia (y de verdad que no se entiende porque no han usado la portada, es mucho mejor y hace referencia a una saga infinitamente más popular), siendo de una época más cuerda, una versión alternativa de la saga del traje negro, muy apropiada para esta época. Va más o menos por el camino típico trágico de los What If, pero Fingeroth (antiguo editor de las series) sabe contenerse y evitar los peores tópicos, y darle la tragedia justa. Eso si, luego se ha visto que el traje alienígena no causa esos efectos a largo plazo, pero no había manera de saberlo entonces. El dibujo es de Mark Bagley cuando estaba empezando, y está bastante bien para un novato, ya se veia el talento. Una pena que lo hayan juntado en un paquete tan malo. (Por cierto, es divertido comparar ambas portadas y ver que la postura de Spiderman en ambas es exactamente la misma, pese a circunstancias muy distintas) A ver si mejoran un poco más su criterio de selección. ¿Y les mataría poner los números originales que contiene en un sitio más claro? No Recomendado (4)

Crisis Infinita Nº1: Despues de, um, tres meses de larga espera y cuenta atrás, por fin llega a nuestras costas el gran evento de DC de… bueno, la década, si quieres creerte su publicidad. Ciertamente, es grande. Y ahora es cuando vienen las quejas de siempre sobre la edición. No es ya sólo el hecho de que todos los prólogos se hayan publicado tan deprisa que apenas ha dado tiempo a que el publico reaccione y los asimile (por no hablar de que ha sido mucho dinero en muy poco tiempo si has querido seguirlos todos), es que la serie se va a publicar en menos tiempo del que está pensado para publicarse también. Cada número está pensado como un mini-evento donde pasan muchas cosas, que se extienden por todo el Universo DC, pero al publicarlo a tres números por mes, parte de la gracia y del momento se va a perder. Aparte de la descoordinación de los crossovers, ya que casi todos aún van por Cuenta Atrás cuando Crisis ya está empezando aquí, y para cuando lleguen a cruzarse con esto, Crisis ya estará terminando. Demonios, aquí tenemos al Equipo de Donna Troy reclutado por completo antes de que veamos ninguno de los reclutamientos. (Y no hablemos de la cagada de JSA, cuyos dos siguientes tomos se chafan aquí) Y para terminar de arreglarlo, además de los nº1-2 de Crisis Infinita en si, tenemos aquí el Especial Crisis Dia de la Venganza. El problema no es que el tono y autores sean muy distintos que el de la miniserie y corte la dinámica, pese a eso, es díficil pensar una solución mejor que intercalar los especiales con la mini principal. El problema es que el Especial va entre los nº3 y 4, así que en la edición Planeta, tenemos la resolución de lo del Espectro primero, después volveremos al Espectro machacando magia el mes que viene, para tenerlo resuelto al siguiente capítulo. Inútiles totales los de Planeta, es casi como si aún estuviesen trabajando para Marvel, saboteando la edición DC desde dentro. Aplaudirles, al menos, por usar la portada de verdad del nº1, la genial de Perez.

Y entonces está la historia en si. Francamente, como está claro después de tanto prólogo (y si no, quedará claro aquí) es una secuela de Crisis en Tierras Infinitas, con todo lo que eso conlleva, y lo bueno y lo malo de la original. Por un lado, necesita cierto apego por la original y por el Universo DC en general (aunque no conocimiento excesivo, dice lo necesario) para que des un carajo por ella, tienes que llevar un poco al día el Universo DC (no necesariamente haber leido todos los prólogos y crossovers, pero si al menos ser consciente de ellos) y es una gran historia cósmica y estúpida a base de tocar todos los elementos de DC, reventar algunos y trastocar los demás, en definitiva, un crossover, con todo lo que conlleva, pero a lo grande. Y tienes que meterte mucho en toda esa sensación de asombro, de algo grande, para que funcione. Por otro lado, realmente da la sensación de algo grande e importante sucediendo, de un montón de cosas interesantes y terribles desarrollandose paralelamente por todo el Universo DC, y de que montones de personajes y sitios coloridos están implicados, todos bien usados y presentados. Todo con el magnífico dibujo de Phil Jimenez, el digno sucesor de Perez (que también hace una secuencia en el nº2, apropiadamente recapitulando la Crisis original), con una cantidad de detalle y de fuerza asombrosa, y un trazo perfecto. Así que tenemos recapitulación de todas las tramas hasta el momento, y un desarrollo lento pero en muchos frentes de todas ellas. Las de OMAC y Venganza básicamente se resumen en dos páginas que quitan el aliento y poco más, la de Rann-Thanagar lo intenta también, mientras que Villanos Unidos explota en una pelea impresionante, y un par de pistas interesantes más tarde. Hay muertes gratuitas, pero al menos es de personajes que han pasado muchos años en el limbo y pueden sacrificarse para dar impresión. La conclusión de Crisis de Conciencia da para una escena que es el núcleo del primer número, que es reminiscente de una de las historias más memorables de DC, pero retorcida para mostrar el tema principal de la miniserie de que las relaciones entre héroes se han corrompido, con unos diálogos que resumen y definen muy bien a los personajes, sus relaciones y sus problemas actuales, se supone que con la intención de arreglarlos a lo largo de la miniserie. Y el tema de la corrupción se ve sobre todo en otra de las tramas, que al final del primer capítulo explota en una escena memorable y se convierte en la trama principal, sirviendo de centro al segundo capítulo, de manera bastante intrigante. Y eso es, realmente, muchas escenas que deberían ser chulas si eres fan de todo esto, con suficiente desarrollo y emoción en los personajes bien pensados para que no sea tonto del todo. Te gustará si te gustaría la Crisis original de leerla ahora.

Y luego está el Especial Dia de Venganza, que es otra historia. Realmente, es como si fuera el nº7 de Dia de Venganza, pero publicado más tarde porque necesitaban al Espectro mientras tanto. Y ahora si, está la conclusión de la lucha contra el Espectro que la historia necesitaba. Para ser honestos, la manera de derrotarlo es un poco anticlimática, ya que básicamente cumple su objetivo, y alguien se acuerda por fin de la única manera de controlarle, mucho después de cuando deberían haberle detenido. Pero bueno, era necesario hasta cierto punto, y sirve para darle un final apropiado a las encarnaciones actuales de un par de conceptos y prepararlos para las nuevas. Lo mejor, de todas maneras, es la otra parte, donde ya no sólo tenemos al Pacto Sombra, sino a prácticamente todos los héroes místicos de DC (desde los famosos como Zatanna o Doctor Destino a los realmente rebuscados, incluyendo un par que ni deberían estar ahí), montando un plan bastante bueno para arreglarl el desaguisado que ha montado el Espectro, dandole a cada héroe un momento para brillar, aunque predominantemente al Pacto Sombra (al fin y al cabo, hay que vender la nueva serie) y a los más famosos (al fin y al cabo, son los que van a tener series también). El dibujo de Justiniano está bastante bien, dandole el tono de extrañeza que necesita la acción. Esto es lo que tendría que haber sido Dia de Venganza desde el principio. Muy Recomendado (9)

Flash Nº16: Continua la Guerra de Villanos, aunque a estas alturas, se nota que la Guerra entre Villanos es sólo el principio de la historia, lo que es la saga es un festival de villanos y personajes para cerrar todos los subargumentos de la etapa de Johns. La Guerra entre Villanos termina, más o menos, y como era de esperar, las desprogramaciones de Trompo van por el camino de las de Escuadrón Supremo. Una pena que Johns se marche de la serie, porque se nota que tenía material para los personajes que no le dio tiempo a meter, sobre todo se nota en el Tramposo original, cuyo destino y motivaciones quedan ambiguos. Quizá si algún día hace una serie o miniserie de la Galería de Villanos, que se nota que sabe hacerlos más interesantes que al propio Flash. El caso es que buena parte del número es Flash corriendo en una pelea a alta velocidad contra cuatro frentes distintos de villanos (que ocasionalmente también se pelean entre si) que está muy bien hecha. Y luego están los subargumentos que se van atando (incluyendo un par de referencias a las tramas de Cuenta Atrás, una de las cuales ata un viejo cabo suelto que no creo que estuviese pensado así desde el principio) y moviendo rápida y emocionantemente hacia la conclusión. Dibujo dinámico y efectivo de Porter. Esta saga, aunque no es exactamente lo que prometía al principio, está siendo buena de todas maneras. Muy Recomendado (9)


Green Arrow Especial Nº5:
Me equivoqué en las cuentas, les sale bien habiendose saltado los números de relleno. Continua la venganza del Doctor Luz, y uno de los principales problemas es que la historia, a la que aún le quedan tres números, tiene muy poco argumento. Es menos una historia de Flecha Verde, y más una historia del Doctor Luz siendo malvaaado, con Flecha Verde y amigos entreteniendose por el camino. Y aunque ciertamente Winick hace a Luz terrorífico, se pasa bastante con el “que malo y que sádico que soy”, que fue hecho mejor en Jóvenes Titanes. Aquí se repite mucho, y parece bocazas más que confiado, por mucha gente que mate o que humille para demostrar, una y otra vez, lo malo que es. Y luego están las distracciones a las que se enfrentan Flecha y Relámpago. Por Dios, Winick, ¿tanto cuesta mirar una ficha del personaje que tienes que escribir? Hielo Mortal ni se llama como pone aquí (esa es la original que murió cuando Winick aún estaba en el colegio) ni su punto débil es el fuego. Es decir, la idea del personaje es que absorbe calor, el fuego le viene bien, no mal. Por lo demás, una historia de superhéroes decente, pero estropeada por todas esas cosas. Dibujo más o menos decente de Fowler y de Garney, que está mejor que recientemente en JLA. Neutral (5)

Jóvenes Titanes Nº17: Primero tenemos el final de la puñetera historia de Liefeld (¿Tanto costaba saltarsela como han hecho con otros números de relleno y suelen hacer con lo de Simone? Hay prisa, y eso), de la que en cuanto menos se diga, mejor. Y luego empiezan los crossovers con Crisis Infinita. El primero, además, cruza con las historias actuales de Batman, con Capucha Roja viniendo a visitar a Robin. Y pese a que es una horrible idea, Johns logra sacarle el poco partido que puede (enlazandolo de paso con uno de los temas actuales de la serie) y es una lectura decente, aunque sin llegar a ningún sitio que no fuese predecible. Aparte de eso, se empieza a ver que hay una crisis en muchos frentes ahí afuera, con varias menciones de las distintas cosas según pegan, incluido el primer reclutamiento que vemos aquí para el Equipo Troy, con los Titanes obvios, y algunos menos obvios y más curiosos. Si te gustan los universos compartidos y ver como encajan las distintas series, disfrutarás del número. Y luego está la segunda historia, donde aprovechando la excusa de Dia de la Venganza, toca la revancha de otro villano clásico de la serie. Esta versión, me temo, no queda muy interesante, por mucho que ayude a la sensación de un crossover de Crisis de “hay un montón de problemas ahí afuera y estamos desbordados”. La idea que se presenta al final, aunque obvia (y decepcione un poco) promete ser más interesante. Algún momento bueno con los Titanes, pero poca cosa. Y además, extrañamente, hay unas cuantas páginas dedicadas a un comic-dentro-del-comic protagonizado por el Equipo del Zoo, una serie de super-animales desenfadada de los 80, dibujado y coescrito por su creador, Scott Shaw!. La idea es que han sufrido desgracias y se han oscurecido tanto en estos años como el resto de personajes DC. Pero francamente, no se sabe bien a que viene ni la historia, ni este enfoque. No es una parodia, porque no va en cachondeo, y como historia, no se sabe que demonios pretenden contando una mezcla de Crisis de Identidad, Watchmen y todo lo de por medio, pero con animales antropomórficos como protagonistas. Para terminar de arreglarlo, empieza a dibujar Tony Daniel, refugiado de la vieja escuela Image, y no ha evolucionado en nada desde los 90. Desconocimiento de anatomía total, chapucero de composición, y terriblemente cutre a la hora de hacer detalles y fondo, es desagradable de ver casi siempre. Además, encima tiene manía de hacer pin-ups, que no ayuda a unas historias que son ligeras de por si. Es brutal como varias cosas se han juntado para hacer que una serie que era buena haya caido tanto de repente, espero que sea sólo cosa de la Crisis. No Recomendado (4)


New Excalibur:
Relanzamiento inmediato de Excalibur tras Dinastía de M, sin ninguna conexión con el inmediatamente anterior, con el prefino Nuevo porque… el departamento de marketing de Marvel no da para más de si, parece. Sin embargo, es irónico, porque este Excalibur es mucho más como el Viejo Excalibur de Claremont, en el sentido de que al menos tiene sentido que la serie se llame Excalibur. Cosas como que, no se, tenga como protagonistas a un grupo llamado Excalibur que se basa en Gran Bretaña. Como el grupo original, es una mezcla de personajes autóctonos (Capitán Britania y Pete Wisdom, con Claremont devolviendole la pelota a Ellis, y curiosamente, manera de hablar aparte, no lo hace mal) y refugiados de la Patrulla-X, la mayoría reunidos en el crossover de Dinastía de M: Juggernaut, que continua con su historia de redención, Dazzler, que más o menos ha vuelto a lo básico, Sabia, por ser el personaje fetiche de Claremont de turno, y Nocturna, supongo que para ser reminiscente del grupo original, y tener tanto a un Rondador como a una hija venida del futuro, aunque francamente, es un personaje con una historia complicada y redundante y no es exactamente una buena idea. Y se juntan para ser… um, superhéroes. En Gran Bretaña. Con temas mutantes, y eso, y de realidades alternativas y así. Es decir, básicamente, como el Excalibur original, pero sin el humor. O como la Patrulla-X de Claremont, la verdad. Y ese es el problema principal de la serie, que no es más que una serie de superhéroes genérica de Claremont, más de lo mismo que lleva haciendo muchos años, sin nada que la haga interesante o distinga de otras series. Su única razón de ser es tener más Claremont para sus fans, y aunque eso sea suficiente económicamente hablando, creativamente deja que desear. Porque, realmente, ¿cuál es su primera gran idea para una historia? Enfrentar al grupo a una versión alternativa malvada de la Patrulla-X original. Un alarde de imaginación, y algo que Claremont no ha hecho jamás. Después vienen, por supuesto, viejos enemigos de Excalibur sin ideas nuevas (aunque al menos alguien por fin recuerda que Courtney Ross está muerta y suplantada por su gemela malvada, aunque a efectos prácticos, Claremont continua con la puñetera idea 18 años después como si Davis no la hubiese terminado) y curiosamente, recupera a un personaje que nadie le culparía si no recuperara, y empieza una historia medianamente interesante con él, aunque tenga que ignorar buena parte de su origen porque era muy estúpido. Y todo ello, sin molestarse en explicar a que vienen, o que pretenden, ninguno de los malos de esas historias, dejandolo todo para más adelante. Tal vez. Pero francamente, es lo que puedes esperar de Claremont: Muchas ideas recicladas, historias sin mucha imaginación e ideas, villanos con poca personalidad e ideas, interacción entre personajes entretenida pero sin mucho más, cosas que empiezan, se quedan a medias y quizá acaben algún día y la sensación de que ya hemos estado aquí muchas veces. Porque llevamos toda la vida, de hecho. Al menos demuestra una tendencia mayor a jugar con los juguetes de otros y no sólo con los suyos, y supongo que será un poco más tolerable cuando no sean dos series mensuales de esto. El dibujo de Michael Ryan no está tan bien como en New X-Men, porque los personajes que no son adolescentes monos no se le dan tan bien, y la acción le sale un poco sobrecargada, pero en general es bastante atractivo, al menos. El dibujo de Cummings también está bien. No Recomendado (4)

New Thunderbolts: Mala Sangre: Realmente, este es el tomo donde, por llegar al nº100 entre los dos volumenes, la serie revierte a la numeración y nombre original, así que el puñetero New sobra. Es una pena que esta serie venga aquí en tomo, porque aparte de leerse bien mensualmente, este tomo como los anteriores mezcla cosas muy buenas y bastante malas. Es frustrante. Empieza con dos números muy buenos, la de la portada. Nicieza siempre ha estado por delante de la curva (¿Recuerdas hace unos años donde hizo exactamente el mismo argumento que Morrison unos meses antes?) y aquí tenemos a dos grupos de superhéroes antiguamente amigos enfrentandose entre sí, uno controlado por el gobierno y el otro rebelde. Y aunque verás muchas cosas así en los próximos meses, es probablemente la última vez que lo verás de manera que no está forzada y tiene a todos los personajes actuando coherentemente y con sentido. Es una pena que gente como Nicieza no hayan sido los que hayan hecho Guerra Civil, porque probablemente habría salido bien. Aparte de una pelea muy chula donde todos los personajes muestran sus poderes y personalidades (algo que debería ser, no se, lo normal), los personajes hacen las preguntas y respuestas adecuadas ante una situación así, y la situación está bien llevada. Además, da igual que equipo quieras que gane, porque aunque uno gana la pelea, pierde moralmente, y la historia termina con una sensación tanto de victoria como de tragedia que queda muy bien. Y todo dentro de una historia mayor aún más interesante, que apuntaba a algo mucho mayor en esa dirección, que desgraciadamente no se llegará a hacer por culpa de Guerra Civil. Después toca una historia más convencional contra una nueva versión de un viejo grupo de villanos, y no queda mal, sobre todo cuando va menos de una pelea entre grupos, y más de los protagonistas actuando de manera atípica para estas historias con Demonio Veloz teniendo que elegir de una vez si quiere ser héroe o villano. No está nada mal. Luego viene por fin la revelación de quien es el nuevo Espadachín, que es quien estaba claro desde el principio. Pero esa no es la gracia, la gracia es todo el número, dedicado a definir al personaje, repasando su historia y motivaciones durante todo este tiempo, y dandole una nueva dirección muy original, en una serie de motivaciones originales de por si, con una idea para sus habilidades, además, de lo más retorcido, que deja claro que estamos hablando de un personaje que está muy mal de la cabeza. Y de paso, más pistas de direcciones intrigantes que la serie a lo mejor no va a poder seguir, y la explicación de inconsistencias entre esta serie y Lobezno que arreglan las cagadas de Millar.

Luego tenemos un número donde coinciden varios de los subargumentos de la serie, sobre todo una trama paralela que se iba desarrollando por todo el tomo, que va de poner a unos 14 Thunderbolts en el mismo lugar, avanzar un poco sus ideas, y explicar brevemente de que va cada personaje. Lo bueno es que pone bien en situación todo, y demuestra que Nicieza tiene bien pensada la mentalidad de cada personaje. Lo malo es que con eso se nota lo poco que ha desarrollado a algunos, y ya en el nº100, el poco espacio que tienen para moverse muchos de ellos, en una historia que es decepcionante teniendo en cuenta toda la preparación intrigante que habría puesto Nicieza. Es la conclusión de algunas de las tramas que llevan en la serie desde el relanzamiento, pero el conflicto, la verdad, deja que desear. El problema principal es que la excusa para el conflicto, y los niveles de poder y maneras por los que funciona y se resuelve son tan cósmicos y vagos que son casi incomprensibles y porque lo dice el guión. El problema secundario es que el desarrollo a base de peleas también es un poco decepcionante. Y luego está la muerte de uno de los Thunderbolts, que parece que va en serio, que aunque comprensible porque el personaje se había vuelto inmanejable (y otros motivos fuera de la historia) y Nicieza logra hacerla apropiadamente trágica, importante y apropiada a la historia del personaje, no deja de ser una lástima. Tiene momentos buenos, eso si, y sobre todo, pistas interesantes sobre la nueva dirección de la serie, que promete, sobre todo con la última página. El dibujo de Grummett es sólido, claro y con buena coreografía y sensación de movimiento para las peleas, aunque a veces se echa de menos la imaginación de sus predecesores. El dibujo de Leonardi en dos capítulos, sin embargo, es de lo peor que ha hecho en mucho tiempo, feo, inconsistente y confuso. Y lo peor es que sólo quedan 9 números de la serie de verdad. Recomendado (8)


Nextwave Nº1:
La portada está tan cuidada que está troquelada, sin embargo, no han podido molestarse en traducir el texto que hay en ella (Algo así como “Curando America a base de pegar palizas”, que capta bastante bien el tono de la serie) porque, aparentemente, en Panini perdieron el sentido de la prioridad hace tiempo. Como en Thunderbolts, además, es una pena que siendo esta una de las pocas series escritas para leerse como capítulos sueltos (cosa además novedosa para Ellis, que fue de los pioneros en escribir para el tomo) la publiquen en tomo, mientras que las cosas estiradas de Bendis y cia las publican mensualmente. En fin, esta es la primera mitad del último invento macabro de Warren Ellis, y una de esas cosas que le encantan a los fans de Internet pero que venden relativamente poco. Aunque se podría definir como una parodia de los superhéroes, Ellis pasa tanto tiempo riendose con el género, que riendose de él. Es decir, es una serie completamente absurda, con un villano llamado Dirk Rabia, Agente de HATE (parodia de… bueno, te lo puedes imaginar) que es tan exagerado como puedes imaginarte, lanzando a los protagonistas villanos como koalas asesinos, hombres espárrago o policias robot gigantes, y todos los personajes hablando como personajes de Ellis en su extremo más drogado e hiperbólico. Pero aunque se rie de todos los elementos superheroicos que usa (y todo personaje que sale es o idiota o despreciable hasta cierto punto), también capta a la vez, lo chulo y demencial de la idea de los superhéroes, y de usar cientos de conceptos de fantasía/ciencia-ficción gloriosamente absurdos, a base de puñetazos, rayos y explosiones a toda pastilla. Es como una serie de dibujos animados de por las mañanas, pero pasada de vuelta. (Con su propia canción principal, y todo, podeis oirla aquí) Y como protagonistas tiene a una selección aleatoria de secundarios que nadie estaba usando, para que la menos gente posible se queje porque Ellis se caga en ellos: Así, Pulsar ahora es una pesada que siempre cuenta batallitas de sus tiempos como Capitana Marvel, Meltdown es una cleptómana paleta y el Hombre Maquina, básicamente, es Bender. La verdad, es una serie que nadie lloraría si se decretara no canónica (y los flashbacks y narración definitivamente son muy no canónicos), pero tomada como chiste, no está mal. Tiene diálogos divertidisimos, sobre todo los de Dirk Rabia (“Todos los días cazo una vaca y la devoro. ¡Por HATE!”) y muchas burradas imaginativas a lo grande. La burla de los superhéroes cansa un poco, sobre todo cuando los chistes sobre los personajes se repiten, pero al menos se hace como gracia y no con mala intención. Resumiendo: Si la idea de enfrentar a superhéroes al Fin Fang Foom (Un dragón gigante parlante Kirbyesco en pantalón corto) a base de puñetazos, explosiones y quejas de FFF por el hecho de que no tiene nada debajo de los pantalones, te resulta divertida o genial, te gustará, si no, te parecerá una chorrada. En cuanto al dibujo de Immonen, ha evolucionado hacia un estilo mucho más simple, similar a la animación americana actual, pero apropiado para la serie. Recomendado (8)


Pantera Negra: Dos, por las malas:
No tengo exactamente claro el porqué de ese título. Tras unos cuantos crossovers, continua esta serie, que va cambiando de dirección en cada historia, pero no de tono. La dirección esta vez es un team-up entre varios héroes negros. Si, se juntan desde Pantera Negra hasta Blade pasando por Pulsar y Luke Cage, únicamente por ser negros, (bueno, está también Shang Chi, no se sabe si porque “negro” aquí equivale a “no blanco”, o porque Hudlin necesitaba una excusa para meter ninjas) pese a lo dispares que son en todo. Porque como todo el mundo sabe, príncipes africanos, tipos del ghetto y doctores de clase alta tienen todo en común por ser negros. Aparte de eso, lo que tiene en común con números anteriores esto es el tono de película mala de Eddie Murphy (ya que estamos con las comparaciones raciales… y ya puestos, hay sombras del Príncipe de Zamunda en el argumento), con una aventura muy chorra, basada en estereotipos tontos que se creen exóticos y muchisimas escenas y diálogos que se creen graciosos, pero que la mayoría de las veces no lo son, son forzados o tontos. Demonios, cuando todo el mundo tiene el mismo sentido del humor tonto, desde Pantera Negra hasta el puñetero Blade, pasando por Fu Manchú, haciendo chistecitos, sabes que estás en problemas. Lo que no hay esta vez apenas son problemas de continuidad (algo hay, pero no a los niveles de “esto no encaja ni lo más mínimo en la historia Marvel” de la primera historia… esta vez simplemente es mala caracterización y uso de elementos), pero la premisa es de espanto, de todas maneras. En teoría, la idea es que T’Challa visita America para buscar una posible esposa (y de paso, demuestra que aunque esté usando conceptos de Priest, Hudlin no los entiende lo más mínimo, quizá porque usan cultura no sacada de películas de series B… las Dora Milaje no son simplemente “tias buenas vestidas de cuero que hacen de guardaespaldas”, son novias en potencia, así que la sugerencia de que se case con una de ellas no debería ser precisamente una sorpresa para Pantera), lo cual, aparte de ser tonto por muchos motivos, sabes que no va a ninguna parte (y de hecho, Hudlin se olvida al cabo de un rato para dedicarse a la importante tarea de contar historias de serie B de ninjas y vampiros, que al menos no es tan ofensivo) si leiste números anteriores estando despierto, o has visto algo de noticias americanas. El dibujo de Eaton (que estuvo en Thor no hace tanto) no está mal. Un comic tonto y ligeramente insultante a la inteligencia, y aún así, una mejora respecto a números anteriores. No Recomendado (4)


Solo Nº4:
Número dedicado a Howard Chaykin, y demuestra más rango que sus últimos trabajos, ya que no todas las historias van de un machote chulito que practica sexo con todas las mujeres neumáticas que se va encontrando. Sólo hay una de esas. La mayoría son historias cortas típicas, más o menos en el formato de los anteriores números. (¿No se suponía que esto era para hacer cosas más originales?) La del científico enamorado es interesante pero el giro final no funciona demasiado bien. La del oeste es una historia decente de forajidos, divertida en el sentido de tener morro y salirte con la tuya. La de los espías, otra de los temas habituales de Chaykin, aunque tiene un giro muy similar a una película reciente, está bastante bien, contando la historia en el tiempo necesario y acabando con un guiño divertido. Después hay otra sobre otro tema típico, el pueblecito americano con un terrible secreto, que tiene la pega de que el final es predecible si sabes que hay un giro. Y por último, una narración sincera y autobiográfica sobre porque hace algunas cosas que hace, que es bastante interesante, si no otra cosa. El dibujo también muestra más rango que últimamente, sin exagerar los moldes feos que ha usado últimamente, conteniendose y adaptandose según el género. Aunque no es maravilloso, es un recordatorio de porque Chaykin se hizo famoso en primer lugar. Recomendado (8)


Superman Nº12:
Último número antes de Sacrificio (aunque se empieza a notar ya la conexión OMAC) y la serie está en plena reestructuración. Y es problemática e incomprensible. Es decir, después de aguantar un año de puñetero Action Comics de mierda de Chuck Austen, que hasta en DC han admitido que era insoportable, ahora resulta que se van a saltar la etapa de Gail Simone, que es, la verdad, bastante mejor que todo lo que han publicado en la serie hasta ahora. Es absolutamente incomprensible la manía que le tienen en Planeta a Simone. Porque no sólo es una guionista criticamente aclamada y con bastante peso actualmente en DC, vende más que decentemente en EEUU. Y sin embargo, aquí pasan completamente de ella, ignorando la excelente Aves de Presa, su etapa en Action, y es posible que pasen también de su nueva Átomo. Es absolutamente incomprensible que publicando casi todo lo que saca DC, incluyendo mucha basura que no vende allí, justo ignoren practicamente todo lo de Simone, y la verdad, resulta muy, muy sospechoso, pero tampoco quiero especular sobre las incomprensibles razones. Pero hay que jorobarse, que teniendo unos números que enlazan con Villanos Unidos, que tienen una historia sólida, a un Superman siendo un verdadero héroe, a un dibujante establecido como Byrne y a una guionista de éxito, pasen de esos números y publiquen unos números de Superman quéjica e inútil en peleas tontas, con un guionista poco popular y un dibujante horrible como Benes. En serio, es incomprensible.

Casi tan incomprensible como la saga que termina de Azzarello y Lee. En este último número, Superman se pega mucho con la versión más cutre jamás vista de Zod (incomprensible y que ha sido borrada de la historia tan rápidamente como vino) y otro bicho feo, y la historia se termina abruptamente, con un epílogo sobre lo memorable que ha sido el maldito cura que ha estado dando la lata toda la etapa, y a Superman que sigue siendo un llorica en diálogos y narración sobreescritos que resultan absolutamente ridículos en un personaje como Superman, y demuestran que el autor no tiene ni puñetera idea de a quien está escribiendo. (“¿Quién me llorará a mi cuando muera?” dice el puñetero héroe más admirado de la Tierra, dame un puñetero respiro). ¿Podemos dejar ya de fingir todos que Azzarello es buen guionista? Luego está la nueva etapa de Superman, escrita por Verheiden, que además de escribir algunos comics de Epic y así en los 80, es escritor y productor de Smallville, con todo lo que eso conlleva. Y editan su etapa en vez de la de Simone. El resultado es continuar lo de Lee, con una historia de cronología difícil, y aún más Superman llorica y quejica, en una historia que tampoco dice nada, excepto dedicar varias páginas a un combate con un OMAC, que no da mucho de si. El dibujo de Benes es una mala imitación de Lee, aunque al menos esta vez no tiene menos problemas con las mujeres, pero sólo porque hay menos. Desastroso. Por último, está la serie de Rucka, que encima ve sus argumentos interrumpidos, literalmente, por el Proyecto OMAC, que incordia, por mucho que también sea de Rucka. La parte de Ruina y demás es interesante, y es una lastima que se vea cortada por lo otro, porque aunque Rucka escribe a los OMAC bastante mejor que Verheiden, empiezan a cansar ya bastante, y debido a la aceleración y desorden de Planeta, ver a los OMAC aquí es repetitivo, no ominoso. El dibujo de Kerschl es un respiro después de tanto Wildstorm, pero tampoco está a su nivel habitual. Una pena que tanto Superman como la serie de Rucka tengan que aguantar tanto lastre. Evitar a toda costa (2)

Transmetropolitan Nº7: Comienza el segundo año, el de las elecciones, y con él la primera saga larga, El Año del Bastardo. Por el lado personal, la historia va del hastío de Spider de la Ciudad, su gente y sus políticos, sobre todo tras lo que le pasó en números anteriores, y se nota, ya que el tono de Spider y de la serie se vuelve más duro y agresivo, con un humor aún más cínico y desagradable. La sensación de estar harto permea las páginas, está muy bien mostrada. Además, se presenta a la nueva ayudante, Yelena, que aunque no causa tanta impresión inicial, sirve para contrastar el estado de ánimo de Spider entonces y ahora, y darle un tipo de relación personal distinta. En el lado del argumento principal, están las elecciones, y la presentación del nuevo villano, el Sonriente, que con cierto parecido a políticos que aún siguen en boga, sirve para demostrar un par de lecciones importantes sobre los candidatos políticos. Unas cuantas lecciones de política y una trama que se va desarrollando bien, con la siempre divertida (y a ratos, brutalmente desternillante) narración y diálogo de Spider Jerusalem, y el dibujo siempre fantástico de Robertson, no se puede pedir más. Si no compras este comic, haces que ELLOS ganen. Muy Recomendado (10)

Y… eso es todo. La semana que viene, Wonder Woman termina con su viaje al infierno, Green Lantern comienza los crossovers con Crisis, Justice League Elite continua con las amenazas incomprensibles, Outsiders tiene relleno con el grupo original y Manhunter continua la matanza gratuita. Nos vemos.

JSA Nº10 (JSA #68-72)

¿Cuándo transcurre?: Antes de Cuenta Atrás y las primeras apariciones de la Sociedad.

¿Es Importante?: Pasa una pequeña cosa importante, y un par de pistas de lo que va a pasar.

Resumen:

– Black Adam se une a la Sociedad, convencido por Luthor de que la Liga de la Justicia no es honorable y debe ser detenida.

– Ayudados por Rip Hunter, el amo del tiempo, la Sociedad de la Justicia viaja a 1951 para impedir que Per Degaton acabe con el grupo en el pasado. Durante el combate, Degaton se burla de la SJA, mencionando antiguos miembros del grupo que ellos no recuerdan, por haber sido borrados tras Crisis en Tierras Infinitas, y mencionas otras fuerzas reordenando la historia ahora mismo.

– Volviendo al presente, Power Girl sufre extraños efectos cronológicos al pasar por el año 1985.

Wonder Woman Nº16 (Wonder Woman #217-218)

¿Cuándo transcurre?: Antes de Infiltrados y Cuenta Atrás.

¿Es Importante?: No, sólo un par de menciones de cosas pequeñas.

Resumen:

– Tras un viaje por el Hades, Atenea le restaura la vista a Wonder Woman, y Wonder Girl descubre que Zeus es su padre.

– Cuando Diana vuelve a la embajada, su ayudante Jonah McCarthy, consciente de que va a ser descubierto como agente de Jaquemate, huye.

Batman Nº10 (Batman #635-638, otros)

¿Cuándo transcurre?: Entre Juegos y Crímenes de Guerra, y antes/paralelamente a Cuenta Atrás.

¿Es Importante?: Sigue un detalle de Cuenta Atrás, y se presenta algo explicado por la Crisis, pero nada más.

Resumen:

– Mientras Batman investiga la OPA hostil a Industrias Kord, un nuevo justiciero enmascarado, Capucha Roja, aparece en Gotham, jugando en ambos bandos.

– Batman y Nightwing investigan un envio de material para supervillanos, que incluye los cincuenta kilos de kriptonita robados del almacen de Kord. Mientras se enfrentan a un Amazo reactivado, Capucha Roja se lleva la kriptonita, e intenta hacer un trato con Máscara Negra por el material. Mientras Capucha y Máscara pelean por la kriptonita, Batman logra hacerse con ella, aunque los villanos escapan.

– Capucha Roja captura al Joker y le apalea, antes de revelarse como Jason Todd, el Robin que murió a sus manos.

Superman Nº12 (Adventures of Superman #641, Superman #217)

¿Cuándo transcurre?: La segunda historia historia un poco después de Cuenta Atrás, pero antes del Adventures del mes pasado. La segunda continua de eso, y es poco antes del Superman del mes siguiente y de Proyecto OMAC.

¿Es Importante?: No, sólo aparecen los OMAC de marras.

Resumen:

– Superman se enfrenta a un OMAC recien activado, enviado para medirle y distraerle, y logra derrotarlo con dificultad.

– Interrogando en la cárcel a Pete Ross, acusado de ser el villano Ruina, Superman se ve envuelto en un intento de fuga por parte de los nuevos Parásitos, hasta que llega otro OMAC, que mata al Parásito masculino antes de huir en la confusión.

Superman: Sacrificio (Action Comics #829, Adventures of Superman #642-643, Superman #218-2220, Wonder Woman #219-220)

¿Cuándo transcurre?: Alrededor de los capítulos 3 y 4 del Proyecto OMAC (algunos antes, otros durante, otros después)

¿Es Importante?: Complementa bastante partes importantes del Proyecto OMAC

Resumen:

– Mientras investiga el OMAC que le atacó recientemente, y combate al nuevo Roca Negra, Superman es observado por Maxwell Lord, que finalmente activa un programa de lavado de cerebro implantado en Superman gracias a sus poderes de persuasión.

– Controlado por Maxwell Lord, Superman ataca a Batman, creyendo que es varios de sus villanos, y dejandole hospitalizado.

– La Liga de la Justicia logra que Superman recobre sus sentidos y se de cuenta de lo que ha hecho, pero no pueden impedir que su programación se active de nuevo. Habiendo descubierto J’onn J’onnz quien es responsable, Wonder Woman sigue a Superman hasta el castillo de Jaquemate.

– Después de matar a Lord para liberar a Superman de su control, tanto Superman como Wonder Woman parten para ayudar en desastres provocados por OMACs. Cuando por fin se reunen, Superman rechaza las disculpas de Wonder Woman (que acaba de descubir que su ayudante es agente de Jaquemate), y Batman rechaza a ambos, por sus acciones recientes, rompiendose así la trinidad de héroes.

– Superman y Superboy tienen una charla sobre sus problemas recientes debidos al control mental, y se enfrentan a un OMAC que neutraliza al Erradicador en la Fortaleza de la Soledad.

Proyecto OMAC (OMAC Project #1-6, Wonder Woman #219)

¿Cuándo transcurre?: Entre Cuenta Atrás y Crisis Infinita

¿Es Importante?: Si, es una de las tramas principales, y pasan dos cosas muy importantes en medio y al final.

Resumen:

– Sasha Bordeaux, agente de Jaquemate y antigua confidente de Batman, envia secretamente pruebas de la muerte de Blue Beetle a Batman.

– Maxwell Lord controla a Sasha para eliminar a los otros reyes de Jaquemate y tomar control absoluto de la organización.

– Mientras Batman investiga por su cuenta la muerte de Beetle y el robo de su satélite, el Hermano Ojo, creado tras su pérdida de memoria a manos de la LJA como médida paranoica contra los metahumanos, Wonder Woman y Booster Gold investigan la muerte, reuniendo para ello a sus antiguos compañeros en la LJI, empezando por Fuego, que estaba investigando a Jaquemate usando sus conexiones en el mundo del espionaje.

– El rastro les lleva a Rusia, donde se enfrentan a tres OMAC (Constructos de Observacion de Actividad Metahumana, humanos convertidos en soldados adaptativos mediante nanitas en su sangre, inyectados como una vacuna de la gripe), y sólo logran sobrevivir gracias al sacrificio de Rocket Red, que autodestruye su armadura.

– Wonder Woman, separada de los demás, tiene que detener a Superman, controlado por Maxwell Lord. Wonder Woman atrapa a Lord, y le sonsaca que la única manera de detenerle es matarlo, cosa que hace, partiendole el cuello al Rey de Jaquemate.

– Hermano Ojo activa el protocolo “El Rey Ha Muerto”, activando más de un millón de OMAC por todo el mundo para eliminar a todos los metahumanos de la Tierra, y todo rastro de Jaquemate.

– Sasha Bordeaux logra salvarse a ella y a su compañera Jessica Midnight gracias a un protocolo oculto que la transforma en un tipo especial de OMAC con consciencia propia. Sasha contacta con varios de los líderes de organizaciones afiliadas a Jaquemate como Amanda Waller y Mr Huesos, y con Batman, para formular un plan contra el Hermano Ojo.

– Los OMAC aniquilan a varios superhumanos por todo el mundo, incluyendo el antiguo enemigo de Blue Beetle llamado Overthrow, los villanos Firebug, Fastball y el Equipo de Demolición, y a parte de los Superhombres de America.

– Todos los héroes disponibles se reunen para hacer un frente unido contra la mayoría de los OMAC, cosa que aprovecha Batman para ejecutar el plan: Ha descubierto que el verdadero motivo por el que Jaquemate robó el almacén de Kord Omniversal fue para hacerse con un generador de Pulsos Electromagnéticos. Encontrandola aún oculta, llama a los Linternas Verdes terrestres para que activen el arma junto a los OMAC, generando un pulso que desactiva a todos los OMAC excepto algunos miles.

– Booster Gold, harto de todo lo que ha pasado, decide volver al futuro del que vino.

– Frustrado, Hermano Ojo ejecuta un plan de venganza: Transmitir las imágenes del asesinato a sangre fria de Max Lord a manos de Wonder Woman por todas las pantallas de la Tierra.

Flash Nº16 (Flash #222-223)

¿Cuándo transcurre?: Entre Proyecto OMAC y JLA Nº8.

¿Es Importante?: Sólo un par de menciones y consecuencias pequeñas.

Resumen:

– Mientras Flash combate a varias facciones de sus villanos (incluidos los villanos reformados, ahora que Trompo les ha quitado su programación benévola), la analista de villanos Ashley Zolomon descubre que los villanos reformados no estaban trabajando para el FBI, sino para Jaquemate, como parte de su misión de controlar y eliminar a los superhumanos. Ashley logra escapar de los técnicos de Jaquemate y desenchufa el cadaver del Capitán Boomerang, que antes de volver a morir le revela quien es la madre del nuevo Capitán.

– A la pelea se unen el Doctor Alquimia y Gorila Grodd, reclutados como favor de la Sociedad, y finalmente Zoom, y el Profesor Zoom, traido desde el pasado.

Regreso de Donna Troy (Return of Donna Troy #1-4)

¿Cuándo transcurre?: Entre Cuenta Atrás y Crisis Infinita

¿Es Importante?: Si, aunque no es una de las tramas principales, es una de las tres historias que es igual de importante, pasando una cosa muy importante al final.

Resumen:

– Donna Troy ha sido resucitada por los Titanes Míticos que le dieron sus poderes, siendo ahora una de ellos que no recuerda su antigua vida. Junto a ellos, lidera a un grupo de adoradores de varias especies refugiadas de la Guerra Rann-Thanagar a invadir el planeta Mynossis, fábrica de una de las mayores armas del Universo, el Devorador de Soles.

– Athyns, otra antigua semilla de los Titanes Míticos como Donna, invoca a parte de los Jóvenes Titanes y los Outsiders a Mynossis, para que le ayuden a liberar a su amiga del control de los Dioses.

– Donna finalmente recuerda quien es, y ayuda a los héroes contra los Titanes Míticos, que desvelan sus verdaderos objetivos: Usar los portales naturales en el centro del planeta a otros universos, para escapar del actual antes de que sea destruido en la inminente Crisis. Por culpa de la interferencia de Troia, sin embargo, acaban exiliados en el Tártaro, con Troia heredando su planeta, Nuevo Cronos, como base de operaciones móvil.

– De vuelta a la Tierra, Wonder Woman le da el orbe de Harbinger, y gracias a la historia del Multiverso que hay en él, descubre la verdad sobre su origen: Como originalmente era la hermana de Wonder Woman, como su origen cambió tras la Crisis en Tierras Infinitas al reordenarse el Universo, y como una contrapartida en otra Tierra del Multiverso (Ángel Oscuro, que sobrevivió también a la Crisis como nemesis suya) estaba destinada a ser la Anti-Harbinger del Antimonitor. Por simetría, eso hace a Donna sucesora de Harbinger, y al descubrir la Crisis que se acerca, se dirige a la Tierra a reclutar héroes para combatirla.

JLA Nº8 (JLA #115-119)

¿Cuándo transcurre?: Entre Proyecto OMAC y Guerra Rann-Thanagar, aunque la última escena es inmediatamente antes de Crisis Infinita Nº1.

¿Es Importante?: Si, aunque no es una de las tramas principales, es una de las tres historias que es igual de importante, pasando una cosa muy importante al final.

Resumen:

– Los exmiembros de la Liga de la Justicia que le borraron la memoria a Batman se reunen con Flash para ver como actuar, y el Detective Marciano les descubre y les ordena hacer algo en consecuencia. Viajan a la Batcueva a pedirle perdón a Batman, pero se lo niega.

– Varios exmiembros de la Sociedad Secreta de Supervillanos (Felix Fausto, Amo de la Materia, Brujo, Zafiro Estelar, Cronos y el Hombre Florónico) han recuperado recuerdos borrados por la Liga de la Justicia, y les atacan en sus hogares, empezando por Ralph Dibny y Tornado Rojo. Finalmente, son derrotados en Metropolis por los antiguos miembros de la Liga y Superman, pero no se ponen de acuerdo en que hacer con ellos.

– Detective Marciano descubre que Despero está detrás del ataque cuando el alienígena le ataca en la Atalaya. Finalmente, J’onn cae, y poco después también lo hacen Aquaman y Batman.

– Aprovechando la disensión en las filas de la LJA, Despero controla a la mitad de ellos contra el resto, pero es finalmente derrotado gracias al reconstruido Tornado Rojo. Zatanna al final decide por su cuenta volver a borrar los recuerdos de los supervillanos y dimite del grupo. Con Batman hostil a la LJA (no sólo por lo que le hicieron, también por la posibilidad de que la reforma de Catwoman se debiese a otro de sus lavados), Wonder Woman aislada tras el asunto OMAC, Flash teniendo que dedicar más tiempo a sus nuevas responsabilidades, Aquaman teniendo que compaginar dos ciudades, y el resto no siendo miembros fijos del grupo para empezar, la Liga de la Justicia queda reducida practicamente a J’onn J’onzz.

– Algo después, mientras trata de buscar candidatos para el grupo y lamenta no haber escuchado a Blue Beetle cuando estuvo a tiempo, el Detective Marciano empieza a investigar los recientes sucesos como el ataque del Espectro a la magia, la invasión de los OMACs, la creación de la Sociedad y la Guerra Rann-Thanagar y empieza a ver un factor común unificador en todos ellos… cuando alguien al que el sistema de seguridad identifica como Superman pero J’onn no entra en la Atalaya y la destruye.

Wonder Woman Nº17 (Wonder Woman #221-222)

¿Cuándo transcurre?: El primer capítulo, entre Proyecto OMAC y Crisis Infinita, el segundo, entre los dos primeros capítulos de Crisis.

¿Es Importante?: Un poco, desarrolla argumentos principales y rellena huecos entre números.

Resumen:

– Volviendo a la Embajada, Wonder Woman anuncia que va a entregarse a las autoridades por el asesinato de Maxwell Lord, pero entonces es atacada por tres OMACs.

– Tras detenerlos, Diana lleva a sus anfitriones al hospital, sólo para ver como las imágenes de cómo mató a Lord son transmitidas por todo el mundo. Las amazonas se preparan para la guerra al saberlo.

– Diana se declara no culpable en la vista en el Tribunal de la Haya. Mientras está allí, declina unirse al Equipo Espacial de Donna Troy, y se enfrenta a Cheetah, enviada por la Sociedad.

– Mientras esto ocurre, el ejército de OMACs se dirige a Isla Paraiso.

Jóvenes Titanes Nº17 (Teen Titans #28-30)

¿Cuándo transcurre?: Después de Retorno de Donna Troy y Outsiders Nº19, y paralelamente al primer capítulo de Crisis Infinita.

¿Es Importante?: Desarrolla unas cosas que se ven en Crisis Infinita.

Resumen:

– Robin se enfrenta a Capucha Roja, su predecesor como Robin y Titán.

– Donna Troy recluta a varios antiguos Titanes para una misión en el espacio durante la Crisis, incluyendo Starfire, Cyborg, Heraldo y Abejorro. Cyborg deja a Beast Boy al mando.

– Aprovechando que la puerta entre la vida y la muerte no está correctamente cerrada desde la resurrección de Superman (como se ve en las recientes resurrecciones de antiguos Titanes como Troia, Águila Dorada y Jason Todd) y el caos en la magia provocado por el Espectro, el Hermano Sangre invade San Francisco con un ejército de demonios y de Titanes zombies.

Green Lantern Especial Nº4 (Green Lantern #6-7)

¿Cuándo transcurre?: El primer capítulo paralelamente al principio de Crisis, el segundo nada más terminar el primer capítulo.

¿Es Importante?: Se referencia en Crisis, sigue una escena de Crisis.

Resumen:

– Linterna Verde se enfrenta a los renovados Tiburón y Mano Negra, modificados por los alienígenas gremlins, que quieren llevarselos para venderlos como armas en la Guerra Rann-Thanagar.

– Linterna Verde y Flecha Verde se reunen, y acaban investigando la llegada a la Tierra desde la Luna de Mongul, que acaba infestandoles con una planta Piedad Negra que se alimenta de ellos mientras les mete en un sueño.

JSA Clasificado Nº1 (JSA Classified #1-4)

¿Cuándo transcurre?: Después de Proyecto OMAC y JSA Nº11 y antes del segundo capítulo de Crisis Infinita.

¿Es Importante?: Si, aunque no es una de las tramas principales, es una de las tres historias que es igual de importante, revelandose cosas importantes.

Resumen:

– Power Girl, cuyos poderes están fluctuando tras sus recientes viajes en el tiempo y encuentros con Supergirl, empieza a tener visiones de sus posibles orígenes, incluyendo el que creia cierto de provenir de la antigua Atlantis.

– Las visiones resultan estar provocadas por el Psico-Pirata, trabajando para la Sociedad de Luthor, que necesita a Power Girl para sus planes.

– Psico-Pirata acaba capturandola, y le revela su verdadero origen: Es la última superviviente de Tierra-2, un universo destruido en la Crisis en Tierras Infinitas, y los cambios de orígenes y amnesia que ha sufrido tras la Crisis no han sido más que los intentos fallidos del Universo de encajarla en un Universo donde no encaja.

– Power Girl logra escapar del Psico-Pirata, pero no encuentra a la Sociedad de la Justicia, ocupada en la Crisis. Sólo encuentra a Clayface, como parte de un nuevo intento de la Sociedad de capturarla.

Green Arrow Especial Nº5 (Green Arrow #54-56)

¿Cuándo transcurre?: A decir verdad, tras Crisis Infinita.

¿Es Importante?: Sigue una idea de Crisis de Identidad.

Resumen:

– Mientras Flecha Verde y Relámpago Negro (que sabía que lobotomizaron al Dr. Luz) están persiguiendole, el Doctor Luz ataca a su homónima heroica, y le apaga sus poderes.

– Siguiendo la pista, los héroes acaban enfrentandose a dos de sus compañeros en la Sociedad, Hielo Mortal y Amo de los Espejos, mientras Luz aprovecha la distracción para perseguir a Speedy desde su instituto a su cuartel general.

CRISIS INFINITA Nº1 (INFINITE CRISIS #1-2, DAY OF VENGEANCE INFINITE CRISIS SPECIAL)

¿Cuándo transcurre?: A decir verdad, el especial transcurre entre los #3 y 4.

¿Es Importante?: ¿Tu que crees?

Resumen:

– Superman, Batman y Wonder Woman investigan la destrucción de la Atalaya de la LJA y la desaparición del Detective Marciano, pero acaban discutiendose, recriminandose mutuamente la falta de acción e inspiración de Superman, la paranoia y hostilidad ante sus compañeros de Batman, y el exceso de violencia y falta de respeto por las normas humanas de Wonder Woman. La pelea es interrumpida por la llegada de Mongul, que aunque derrotado, logra escapar por la división entre los héroes, que acaban separando sus caminos.

– Starfire se despide de Nightwing antes de marcharse junto con otros antiguos Titanes a una misión en el espacio, organizada por Troia, para salvar al universo de la Crisis. Acto seguido, Nightwing observa el cielo de Bludhaven oscurecerse por la llegada de un enjambre de OMACs recien activados. Uno de ellos mata al villano Cazarratas.

– Superboy considera volver a la acción para ayudar con la Crisis, pero cuando oye una noticia sobre Lex Luthor en las noticias, decide quedarse en Smallville avergonzado.

– La Roca de la Eternidad explota sobre Gotham, causando el caos, mientras el Espectro se marcha para continuar su cruzada. Billy Batson se transforma en Capitán Marvel en el último momento, y cae sobre el coche patrulla de los agentes Allen y Montoya. Varios villanos aprovechan el caos para hacer de las suyas.

– Junto a Rann y Thanagar, los ejércitos involucrados en la guerra, incluyendo Hawkman, Hawkgirl, Adam Strange, Kyle Rayner, Kilowog, Starman, Capitán Cometa y los Hombres Omega, forman un perímetro alrededor de la anomalía que está creciendo en el espacio, mientras Vril Dox y Guy Gardner coordinan a la LEGION y al Cuerpo de Linternas Verdes para una posible respuesta en cuanto algo ocurra. Mientras, los Guardianes comentan asombrados que ese agujero en la realidad ha desplazado a Oa del centro del universo, como consecuendia de alguien reorganizando el universo a propósito.

– Los Luchadores por la Libertad caen en una emboscada preparada por la Sociedad y son masacrados por algunos de sus pesos pesados: Sinestro mata a Condor Negro, Cheetah y Exterminador a Dama Fantasma, y Bizarro mata a la Bomba Humana después de que este lograra llevarse por delante al Doctor Polaris. Damage simplemente es herido por Zoom, y Rayo es capturado intacto gracias al Psico-Pirata. Entre todos logran incluso derrotar al Tio Sam.

– Todo esto (y además, Flash combatiendo a la Galeria de Villanos, Linterna Verde a Mano Negra, Aquaman a un OMAC, Robin a un ejército de OMAC y los Jóvenes Titanes a una horda de demonios) es observado en una pantalla de cristal por cuatro figuras. Una de ellas convence a otra de que los héroes son incapaces de salvar el mundo que han heredado, y necesitan su ayuda, lo que le incita a romper el muro de cristal para ayudarles. Las figuras se revelan como Superman y Lois Lane de Tierra-2, Alex Luthor de Tierra-3 y Superboy de Tierra-Prime… los supervivientes de la Crisis en Tierras Infinitas.

– Troia ha reunido a Starfire, Jade, Cambiante, Cyborg, Heraldo, Abejorro, Supergirl, Tornado Rojo, Alan Scott, Airwave, Firestorm y Animal Man en Nuevo Cronos, y se dirigen a la ruptura de la realidad junto a Thanagar.

– Power Girl es salvada de un equipo de la Sociedad por su primo, Superman-2, que restaura sus recuerdos de antes de la Crisis, y la lleva a la base de los demás supervivientes en el Ártico. Allí le explican todo lo que ha pasado desde la Crisis, y descubre que su Lois está muriendose de una extraña enfermedad.

– El otro Superman, mientras tanto, decide ponerse por fin en acción, bajo los cielos rojos en Metropolis. Mientras, Batman analiza la caja negra de la Atalaya para descubrir que pasó antes de su destrucción, y Wonder Woman vuelve a Isla Paraiso a tiempo para ayudar a defenderla de la invasión de los OMAC, en venganza por lo que hizo.

– Booster Gold y su robot Skeets vuelven del futuro con una misión para salvar el mundo, comenzando por reunir a la Liga de la Justicia.

– Mientras el Espectro ataca Mundogema, el Joker asesina a la Banda Escalera de Color como advertencia y represalia a la Sociedad por no haberle invitado a universe a ellos.

– Incapaz de encontrar a ningún miembro de la familia Marvel, “Luthor” ordena a Calculador que le traigan a Black Adam.

– Mientras el verdadero Luthor se acerca al Ártico y sufre ataques por estar demasiado cerca de su contrapartida, Superman-2 le revela a Power Girl lo que pretenden: Salvar el universo que creen que se ha vuelto demasiado corrupto al rehacerse incorrectamente tras la Crisis, trayendo de vuelta la Tierra-2.

– El Fantasma Desconocido reune al Pacto Sombra y a un ejército de héroes místicos para acabar con la crisis de la magia. Mientras Zatanna, la ahora ciega Madame Xanadu y otros hechiceros reconstruyen la Roca de la Eternidad, el Pacto Sombra recaptura a los Siete Enemigos Mortales del Hombre, usando a los demás héroes como cebo. Durante la confusión, Felix Fausto y los Tres Demonios, trabajando para la Sociedad, capturan a Nightshade.

– El Espectro destruye a los Señores del Orden y Caos que daban poderes a Halcón y Paloma, y se enfrenta al último Señor del Orden: Nabu, ahora el único huesped del Doctor Destino. El Espectro logra matar a Nabu, pero al hacerlo ha alterado demasiado el orden natural del Universo, lo que causa que el Creador invoque al Espectro para acabar con su locura y castigarlo.

– Con la muerte de Nabu, la era actual de la magia termina, y comienza la Décima Edad de la Magia, cambiando completamente las normas mágicas. El Capitán Marvel tiene que quedarse dentro de la reconstruida Roca de la Eternidad como su nuevo custodio, reemplazando a Shazam, y el casco del Destino, ahora vacio, es lanzado al espacio hasta que elija a un nuevo huesped.

Estúpida SET, quitando Una Vez Más antes de que termine. Es decir, la serie terminó hace 5 años, no es que haya que hacer tiempo para tener más material. Me estoy volviendo a quedar sin nada que ver en TV, lo cual no es necesariamente malo.

[La canción es Captain America de Styx, que ya he puesto, pero es aún más apropiada ahora]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana es algún salón que otro, y por eso se han adelantado las novedades de Planeta. Lo gracioso es que no hay muchas más que un mes normal, así que ya estoy acostumbrado a los trotes. También hay un par de cosas de las normales, que irónicamente tienen cosas mejores que muchas novedades. Hay un par de comics de 24 páginas, y la proporción reedición a inédito es 20 a 4.

Lo peor es la aceleración y saturación de Planeta, que llega a niveles ridículos esta semana. Tres comics distintos sobre un concepto olvidado de tercera como OMAC. ¿Quién demonios esperan que compre todo eso? Si hay alguien interesado en el concepto, va a pasarlo horriblemente tratando de comprarlo todo a la vez, en vez de comprarlo poco a poco a lo largo de los meses. Y si hay alguien curioso, probablemente pasará de las versiones antiguas porque se verán eclipsadas por la famosa actual. Y algo parecido a la puñetera idea de sacar varios tomos relacionados con Crisis la misma semana. Si estás interesado en seguir todo el follón interconectado, lo llevas crudo, porque significa que en una semana te tienes que gastar más de 60 euros (y ni siquiera puedes descansar, porque el mes apsado fue otro mogollón, y el que viene será otro, porque no paran). El resultado es que, o no tendrán dinero para gastar en todo el otro montón de cosas “no importantes” (que da igual que algunas sean buenas y otras no, Planeta sigue sacandolas a saco también), o verán tanta cosa junta que lo mandarán todo a la mierda, y pasarán completamente del crossover. Y no se les puede culpar. Porque en DC lo hicieron bien y fueron captando a la gente poco a poco desarrollando las tramas lentamente, primero en las series regulares, después en las miniseries Cuenta Atrás a lo largo de medio año, y entonces la gente ya estaba ansiosa de la Crisis. Aquí, se han liquidado la cuenta atrás en menos de tres meses, todo a mogollón, sin posibilidad de causar emoción ni intriga, sino juntandolo todo a mogollón, y con los crossovers apareciendo después de las cosas a las que sirven de preludio, y con tantas cosas saliendo a la vez, que necesitas un organigrama para poder leerlas en orden sin chafarte nada (aprovecho eso para decir que si quereis saber el orden, o lo que pasa en los capítulos que te has saltado, está mi Guia de Crisis Infinita, actualizada hasta Marzo aquí) Un desastre, y menos mal que aquí no ha salido aún el nº1 de Crisis Infinita, porque si no ya sería el apelotonamiento absoluto. Lo curioso es que parece que se está vendiendo bien, aunque sea a costa de todo lo demás de DC.

Entre esas novedades eclipsadas, está un tomito en b/n del OMAC original, el Ejército de Un Solo Hombre de Jack Kirby. Es… como casi todas las otras series de Kirby de los 70: Conceptos alucinantes, creatividad desbordante, mucha imaginación… y ya está, realmente, nada reseñable en la historia en si. Curioso si te gustan ese tipo de cosas.

Y otra novedad que tampoco comento es Loveless, el nuevo western de Azzarello y Frusin, su colaborador en Hellblazer. En parte porque no aguanto a Azzarello, y en parte porque no me gustan los westerns realistas, amorales y oscuros como este. Parece que está bien si te gustan esas cosas, pero francamente, no me interesa comprobarlo por mi mismo.

Pasando a cosas más generales, ¿has oido alguna noticia sobre comics últimamente en la TV? Oh, si, eso, el último intento de Marvel de llamar la atención. Sin entrar en spoilers (pese a que todo el mundo lo sabe ya, incluido un montón de gente que no lee comics que sin duda te lo habrá comentado esta semana), no hay mucho que decir. En Marvel demuestran cada vez más que no tienen ideas, y que lo único que saben hacer es ir a la sorpresa fácil para llamar la atención. Ya pasamos por esto la década pasada, y (suponiendo que no sea una de esas cosas que sólo duran hasta el final de la historia) está claro que se deshará tarde o temprano, quizá antes incluso de que los inútiles que llevan Marvel actualmente hayan pasado al recuerdo.

Y ahora, una tragedia real. Siguiendo la terrible racha que llevamos últimamente, ha muerto Arnold Drake. Drake, para el que no lo sepa, fue el creador de algunos de los conceptos más originales y divertidos de la Edad de Plata de DC, como son la Patrulla Condenada o Deadman. También hizo muchas otras cosas, incluida una etapa en la Patrulla-X que no es lo más representativa de su trabajo (aunque para los fans-x, recordar que creo a Polaris y Mesmero, y fue el primero en contar los orígenes de la Patrulla-X). Una lástima, y espero que sea bien recordado, porque se lo merece.

Y ahora, pasamos a las reseñas:

Batman: Crímenes de Guerra: Por si Juegos de Guerra no era ya larguisima e interminable, ahora toca un tomo entero de epílogo innecesario. Empieza además con un par de historias de Secret Files, una de las cuales resume la historia hasta ahora, incluyendo cosas que no se han visto aún en Batman porque lleva retraso. Chachi. El principal problema de partida de esta historia es que no hay muchas consecuencias del crossover que tratar, así que pierde la mayor parte del tiempo en tangentes bastante tontas. La parte que supuestamente más se sigue es la de la muerte de Spoiler, pero ni siquiera se sigue bien. Ni se molestan en hablarnos de ella, y porque es una tragedia que haya muerto un personaje, y como eso da para historias. Se usa como excusa para seguir dando la coña con Máscara Negra sin que realmente su historia avance nada, y a hacer cosas raras con un personaje relacionado en vez de las ramificaciones más humanas y racionales que podías esperar. Y todo eso, para llegar al “sorprendente final” que es el mayor destrozo de un personaje, de ir más en contra de toda caracterización anterior sólo para llamar la atención, que se ha visto en un comic de Batman en mucho tiempo. Así que esto es un crossover escrito en comité que no va de nada más que destrozar a personajes. ¿No fue eso lo que destrozó la credibilidad de la franquicia en los 90? Evitar a toda costa (2)

Capitán America Nº17: De vuelta a un solo número, y es otra escena de acción más entre el Capi y gente con pistolas. Al menos Brubaker logra hacerla divertida gracias a la personalidad a lo Bonnie y Clyde pero en sádico de Calavera y Pecado, y al uso de IMA como los pardillos que siempre han sido pero que normalmente no quieren admitir que son. Buen dibujo de Epting, que sabe hacer que la acción quede bien, y que los distintos tipos de diseño, algunos más coloridos que otros, no queden fuera de lugar. Recomendado (7)

Catwoman Nº3: Final de la etapa Brubaker, que se ve entorpecido porque tres de los cuatro últimos números están dedicados a los puñeteros Juegos de Guerra y se publicaron aparte. Por eso y por el dibujo de Gulacy, que aparte del problema de tono, cada vez se vuelve peor, más inconsistente y con caras de chiste. En este tomo, primero tenemos un número de pelea con un villano no demasiado interesante. Después un número que ya vuelve al fuerte de la serie de relaciones personales un tanto disfuncionales, y con la ayuda del dibujo de Sean Philips, que si bien es un estilo distinto al de los primeros de la serie, siempre ha complementado bien a Brubaker. Después un número bastante extraño donde vuelve de nuevo la secta rara de números anteriores, pero en una historia bastante distinta, que está un poco fuera de lugar en la serie y no se sabe bien a que viene, aunque tiene toques divertidos. Y termina con un número de epílogo a la etapa, que ata todos los cabos sueltos, cierra las direcciones de los personajes y relaciones, y en general le da una sensación de finalidad a la etapa, de lo más satisfactoria. En general, el relanzamiento de Brubaker de Catwoman ha sido un éxito, transformando una serie que era un chiste, ignorada por todo el mundo y despreciada merecidamente como bazofia de tetas y culos con un personaje sin dirección, en una encantadora serie de género negro y aventuras, con un personaje interesante y revitalizado (y un traje que le permite ser elegante y sexy sin ser vergonzoso) y unos secundarios muy sólidos, aunque perdiera en los últimos números. Se podría cortar perfectamente la serie aquí, pero parece que sigue, y veremos si hay vida tras Brubaker, o si pasará como con otros relanzamientos tan marcadamente ligados a un autor. Recomendado (8)

Doom Patrol Nº17: ¿Numeros dos semanas seguidas? ¿Y pasan de dos números originales a tres? Parece que la aceleración de Planeta afecta hasta a las series DC que no transcurren en el presente. En cualquier caso, este es el final de la historia de la Hermandad del Dada, y es una de las mejores historias de la serie. La idea aquí es que por muy demente que sean Mr Nadie y sus chicos (y desde luego, Morrison se divierte un montón con las absurdeces de los personajes, que son desternillantes), y por mucho que los presenten como villanos, realmente no lo son. Puede que estén desafiando el status quo, y que la misión de los superhéroes sea preservarlo, pero eso no tiene porque ser lo correcto. Es uno de los temas principales de Morrison, por supuesto, y está muy bien aplicado a la serie, con el pobre Cliff intentando actuar como un superhéroe tradicional, y fracasando miserablemente porque no logra distinguir a los buenos de los malos cuando no actuan según las normas convencionales. Al fin y al cabo, ¿no se parecen más sus compañeros a la Hermandad del Dada que a los demás superhéroes? La rareza en la presentación la puede manejar, pero en las motivaciones es más difícil. Es realmente la última palabra de la dicotomía (extraño vs normal y como se aplica eso a bien vs mal) que motiva a la serie antes de la conclusión, y Morrison empaqueta los temas de manera magistral, en una historia que además es muy divertida e imaginativa. Porque además, el status quo aquí combate el fuego con fuego, lanzando otros conceptos de lo más extraño (que es simbólico también en su propia manera), incluyendo al personaje de la portada, que es realmente un personaje creado en los 60 (de ahí que la portada sea de Mike Sekowsky, es la portada recoloreada del comic que originalmente iba a presentar al personaje, similar a Nemesis y al Soldado Desconocido, pero con el aspecto de Question) pero cuya única aparición no se llegó a publicar, y que ha sido rescatado casi 30 años después por Morrison, sólo que un tanto cambiado. Genial, y el dibujo de Case y de Bond acompañan perfectamente la psicodelia tecnicolor. Y de lo sublime a lo facilón, el tercer número es absolutamente de relleno, y es una historia imaginaria que no es más que un homenaje a los 4 Fantásticos de Lee/Kirby. Básicamente, pone a la Patrulla Condenada en el papel de los 4F (y encajan perfectamente, todo sea dicho) y hace una versión del nº51 de los 4F, con un villano mezcla de Galactus y Annihilus añadido. Tiene un par de gags buenos (notablemente el cameo de los protagonistas de los Libros de la Magia como una especie de Liga de la Justicia, y el cuartel general de esta Patrulla), pero no es más que un homenaje a una historia clásica, que no parece venir a cuento ni querer decir nada excepto lo mucho que molaba el original. Ken Steacy hace una buena imitación de Kirby, eso si. Lástima que el número esté añadido aquí a una historia tan sólida como la principal. Muy Recomendado (9)

Fábulas: Tierras Natales: Y con esto ya se pone al día con Y: El Último Hombre. ¿Para cuando una reedición de esta serie? Yendo por partes, primero hay una de las historias de dos partes alejadas de las tramas principales, en algún género concreto. Sólo que está vez no es un flashback, sino una historia en el presente que además sirve como piloto/prólogo para la futura serie de Jack de las Fábulas. Obviamente, la historia es una de dar el gran golpe, aprovechando el dinero que mangó en la última historia, aunque no de la manera más previsible. Es una historia divertida, donde Willingham aprovecha para reirse un poco de cierta profesión y lugar que se lo merece, mientras se desarrolla el plan de Jack, que aunque termina cuando comete un fallo previsible, tiene suficientes gracias por en medio, y una conclusión inesperada para hacer que valga la pena. El dibujo de Hahn no es demasiado lejano al habitual de la serie. Luego viene la saga larga, donde seguimos otro robo, el del Chico de Azul, y su viaje por el sitio del título. Empieza un poco lento y aburrido, demostrando como funciona el Imperio por dentro, que no es muy diferente de otros imperios similares. Pero cuando empieza a desarrollarse, gana mucha velocidad, conforme vemos la transformación de Azul de un secundario con un pasado trágico a un héroe bastante chulo. Las fábulas que se va encontrando dan para aventuras de cuento emocionantes y divertidas. Y luego está la revelación del Adversario, que la verdad, estaba de lo más claro desde la Marcha de los Soldados de Madera, pero toda la explicación de cómo y porqué es muy inteligente y cautivadora, comprensible y a la vez escalofriante en como se cuenta. No decepciona en absoluto después de 40 números de espera. (Aunque habría sido curioso ver como habría sido la historia de usar la identidad original, Peter Pan) La resolución a toda la aventura es también satisfactoria, con suficiente éxito como corresponde a un relato heroico, pero también con una parte de tragedia para compensar, y poniendo en pie una nueva dinámica para próximas historias. El dibujo de Buckingham está muy bien, muy imaginativo en el diseño de las Tierras Natales, y con muchas composiciones de página creativas. Por último, hay un número de “Mientras Tanto en Villa Fábula” que realmente debería haberse publicado antes o después de la saga larga en el tomo, como ya hicieron con el número similar de Cenicienta. Desarrolla muy bien las distintas tramas abiertas en la serie, y pone en marcha nuevas historias para próximos números, incluido por fin el debut de uno de los Tres Turistas. Y con una revelación y final, que aunque algo abrupto, resulta muy triste y a la vez muy ominoso. Además, el número tiene al dibujante original de la serie, Lan Medina, que sin desmerecer al dibujante actual, resulta muy agradable ver de vez en cuando a las Fábulas dibujadas de manera más realista, sobre todo tan bien, mucho mejor que sus trabajos para Marvel. Un gran paquete para una serie que sigue siendo de lo mejor del panorama. Muy Recomendado (10)

Girls: Emerger: Más de lo mismo, realmente. Se supone que tiene que ser terrorifico que un puñado de mujeres desnudas te persigan y quieran practicar sexo contigo. Aparte de las horribles implicaciones psicológicas de eso, no es una premisa de miedo, es de risa. Aparte de eso, es una serie terriblemente lenta, donde apenas pasa nada en este número que no pasara en el anterior, y lleno de personajes que son estereotipos horribles de paletos de pueblos por los que es imposible tener ningún tipo de simpatía. Horrible, y el dibujo tampoco es gran cosa. ¿De verdad esta es la cosa más interesante que han podido encontrar de Image? Si resultará que mis sospechas de Planeta son ciertas. Evitar a toda costa (1)

Gotham Central Nº4: Que como han tardado tanto en sacar más tomos, verá como otra serie chafa el final el mes que viene, un mes antes de que termine. Fantástico. Con la marcha de Brubaker (y también de Lark) a Marvel en exclusiva para que pueda dedicarse a matar gratuitamente a gente, queda Rucka sólo ante el peligro, con más énfasis en sus personajes (Allen y Montoya) y en la interacción con los supertipos, pero sin cambiar de tono, sigue siendo un policíaco primero. La historia aquí… bueno, la comparación inevitable es con el Silencio de los Corderos, pero con un supervillano, (cuya identidad se puede deducir por el título de la historia, y porque ya se mencionó en Flash hace un par de meses) lo que tiene bastante sentido, ya que es bastante normal que haya una situación que sólo un villano pueda resolver. Hay que suspender un poco la credulidad con el hecho de que usen tan poca seguridad con él, no ya no usando a algún super para ayudar, cosa justificable, sino cometiendo errores de novato que se ven venir. Pero aparte de eso, es una historia inquietante de juego entre gato y ratón entre el policía y la mente criminal, con una historia personal triste que se desarrolla mientras tanto, y la continuación de la historia personal mejor hecha de Rucka en la serie. Y luego hay un número suelto donde vemos la historia, contada desde su punto de vista, de un poli sucio e hijo de perra, que es un vistazo interesante a ese tipo de gente, desagrable a ratos, lo cual hace el final más satisfactorio, enlazando con un buen concepto reciente de las series de Batman. Dibujo atmosférico de Stefano Gaudiano, con menos problemas de distinguir entre personajes que Lark. Tan buena como siempre. Muy Recomendado (9)

JLA Nº8: Mira que bien le ha venido el retraso a esta historia, ha salido en la semana justa. Porque es una de las tres historias de esta semana que aunque no son de las cuatro miniseries/tramas principales, son importantes para Crisis, en el sentido de que no sólo están relacionadas, pasa algo al final que es vital para el crossover, y empalma directamente con el comienzo de Crisis. En este caso, de hecho, literalmente. Leela después de todo lo demás de Cuenta Atrás (chafa el Proyecto OMAC, así que menos mal que no salió el mes pasado como tocaba… claro que chafa el final de la saga actual de Flash. Ooops, Planeta) y justo antes de Crisis, porque la escena final de aquí continua en la primera de la saga. Escrito por Johns y Heinberg (asombrosamente, salió a la hora), la idea es enlazar Crisis de Identidad con Crisis Infinita. En la práctica, es ver por fin como las consecuencias de CdI afectan a la LJA, que como no tenía equipo creativo propio mientras tanto, no se había visto afectada hasta ahora. Lo bueno es que la Liga no es sólo los personajes de CdI, sino toda la alineación clásica, incluidos Detective Marciano (que tiene el papel más importante, como núcleo de la Liga), Aquaman (con guantes para que no se le vea la mano de agua que lleva ahora, y así sea todo más retro) y Tornado Rojo, haciendo algo útil por primera vez desde que cancelaron Young Justice. La historia, sin embargo, es un tanto esquizofrénica. Por un lado, intenta ser una historia retro de la gran Liga de la Justicia enfrentandose a algunos de sus enemigos clásicos, y en ese sentido está bastante bien, porque los guionistas saben de eso, con lo necesario para que este tipo de historias vayan bien, con villanos amenazadores y buenos momentos para cada protagonista.

Por otro lado, está la horrible herencia de Crisis de Identidad, y las ganas de ser “moderno”. No sólo la horrible idea de que le borraran recuerdos a Batman (con un Batman comprensiblemente cabreado por eso… aunque eso no justifica que sea hostil con todo el mundo, así que no se gana nada), lo inconsistente y mal llevado de lo que le hicieron a los supervillanos. Porque en esta historia, no queda claro si la cosa tan terrible que han hecho es simplemente quitarle los recuerdos de sus identidades secretas (como en las historias originales) o modificar sus personalidades (como a Luz o a Trompo). A veces parece que hablan de una sólo, a veces de las dos, y es una chapuza, porque no son comparables. Lo primero es algo que se ha hecho de toda la vida, y es perfectamente justificable. Lo segundo es muy diferente, y si que es un retcon que hace a los héroes retroactivamente más desagradables y casi fascistas. Pero está muy mal tratado, porque un tema no se puede tratar bien si no está claro de que demonios se está hablando. Además, sin venir a cuento, se implica un retcon aún mayor para un personaje de otra serie que no haría más que jorobar el desarrollo excelente que sufrido recientemente. No es todo malo en este aspecto… se puede extraer algo de drama decente de todo esto, queda claro que lo que le pasa a la Liga es un problema a solucionar porque no están rindiendo, y al menos parece que se zanja por fin la tontería de los lavados mentales (con Zatanna cansandose por fin de que la usen como objeto y largandose a ser usada como personaje de verdad en 7 Soldados). Y el dibujo es de Batista, por fin recibiendo los trabajos famosos que merece (de aquí va ya a ser uno de los dibujantes principales de 52) es muy bueno, aunque no su mejor trabajo, influenciado por el entintado para tener un estilo más tradicional como el de Morales, pero aún dibujando personajes y escenas de peleas muy atractivos y eficaces. Pero podría haber sido algo mejor este final real de la encarnación exitosa actual de la LJA (queda un tomo, pero es de relleno tonto). Eso si, hay un genial epílogo que resume ominosamente toda la Cuenta Atrás a Crisis Infinita, con una sorpresa y misterio final que pone las cosas muy intrigantes como “Continuará en Crisis Infinita”. Recomendado (7)

Jóvenes Vengadores Nº12: Final del primer volumen, y no hay un segundo anunciado en el futuro previsible porque Heinberg no entiende el concepto de “profesionalidad”, y aún así siguen esperandole. El grupo queda establecido, y son un grupo de héroes adolescentes, básicamente compañeros o versiones mini de los grandes héroes. Tienen un líder sin poderes especiales que usa objetos arrojadizos. Un cambiaformas verde. Un músculos que puede volar, cuya herencia es mitad heroica, mitad de una familia de villanos, que está saliendo con alguien de origen místico, que va de rojo y de familia también cuestionable. Un velocista. Una arquera con un pasado de abusos sexuales. Y un organizador que es parcialmente mecánico. Rápido, ¿que equipo estoy describiendo? ¿Los Jóvenes Vengadores, o los Jóvenes Titanes? Falta de originalidad aparte, no es gran cosa de final para el volumen. Una escena de pelea entretenidilla, un final fácil al conflicto (que ya hemos visto que no sirve de nada por culpa de Aniquilación) y el grupo por fin se termina de establecer sin demasiadas sorpresas. Tommy obtiene un traje poco distintivo y un nombre que era mucho más estúpido en inglés que en español (¿Qué demonios le pasa a Heinberg con los nombres? La mayoría sólo son descripciones obvias de los personajes. Por cierto, el traductor la caga de nuevo, donde un detalle importante del diálogo para la historia no se traduce, y aún así mencionan ese detalle después) y Kate por fin obtiene un nombre, que no es precisamente una buena idea, ni para el personaje ni para otro. Al menos el dibujo de Cheung es bueno, agradable y sólido. Decepcionante, y a saber que pasará con el potencial de la serie ahora que su creador está desaparecido. Neutral (6)

JSA Nº10: Con tanta prisa por acelerar en la mayoría de series, se les ha olvidado hacer lo mismo con una de las series que mejor estaban publicando hasta ahora. El resultado es que mientras Crisis Infinita ya está empezando, este tomo aún tiene material pre-Cuenta Atrás, y si siguen así, no llegarán hasta los crossovers con Crisis hasta dentro de 4 meses. Genial organización la de Planeta. Y no simplemente el desorden, es que como comparten guionistas, habrá cosas importantes de próximos números que se chafaran en cuanto salga el nº1 de Crisis Infinita. ¿Tanto costaba haber pasado la serie a mensual hace un par de números, acelerandola como han hecho con TODO lo demás? ¿Se puede ser más inútil? Pero bueno, ignorando esa parte, esta es una saga muy apropiada, la expresión definitiva del cariño de la serie por el legado de la Sociedad de la Justicia original: Tener un team up no con la LJA o con un grupo de otra tierra, sino con la SJA de otro tiempo. En concreto, de un tiempo muy interesante, principios de los 50, donde la SJA dimitió en vez de rendirse ante la presión y chantaje de un gobierno corrupto que quería tenerles controlados. Como hacen los héroes de verdad. La excusa son las manipulaciones temporales de Per Degaton, que aunque no tiene unos planes particularmente originales, sigue convirtiendose en un enemigo formidable gracias a su actitud y su uso escalofriante y sádico de los viajes en el tiempo. En el otro lado, tenemos otra de las renovaciones Johns, esta vez la de Rip Hunter, donde se libra de toda la basura acumulada con los años (especialmente la de los 90 donde se convirtió en Cable), y se recicla como un personaje chulo con una idea original y única para su papel como héroe de viajes en el tiempo. Pero el centro de la historia es contrastar a los héroes herederos con los originales, demostrando así por un lado porque los originales eran buenos personajes, y por otro para seguir desarrollando a los actuales. Así, aparte de ver el estilo que tenía el Doc Medianoche original, ver los problemas internos que tenian Sandman, Johnny Thunder y Átomo por aquella época, y seguir una idea de Robinson sobre Starman, se ata un cabo suelto que llevaba varios años en la serie, Mr Terrific tiene un conflicto muy bueno con ciertas cosas típicas de la época, Atom-Smasher crece un poco, Hourman ve la relación con su padre desde otra perspectiva, y en general se usa muy bien la historia y personalidad de todas las parejas de personajes para crear situaciones originales y diferentes entre si que den juego. Y termina en una pelea bien hecha y con suficiente emoción. El dibujo de Kramer es muy bueno, con buenos diseños, acción poderosa, emoción en los personajes y un par de imágenes de las Sociedades de la Justicia reunidas que quitan el aliento. Otra gran saga de la serie. Muy Recomendado (10)

JSA Clasificado Nº1: Esta es la primera saga de la segunda serie mensual de la SJA. Al igual que la serie equivalente de la LJA, serán sagas independientes por autores diversos, una especie de antología, y esta primera saga es la más famosa con diferencia. A diferencia de JLA Clasificado (por cierto, ¿para cuando más material de esa?), en vez de ser historias del grupo en distintas épocas, son historias de distintos personajes del grupo en el presente. La primera historia es el mucho tiempo esperado orígen definitivo de Power Girl, que a su vez es otra de las historias que sirve de prólogo a Crisis Infinita (el final empalma directamente con Crisis) sin ser una de las tramas principales. Hay que admitir la valentía de DC, tanto aquí como en RdDT, abrir fuego con explicaciones de los orígenes de dos de los personajes históricamente más complicados de la compañía. Pero es apropiado, teniendo en cuenta que se complicaron por culpa de Crisis en Tierras Infinitas, y estas historias enlazan con su secuela e imagen opuesta, que se supone que va a arreglar los problemas que causó la original. Porque aquí es cuando, después de mucho prólogo desconectado, se empieza a notar que (y porque) esto es una secuela de Crisis, con lo que eso conlleva. Y efectivamente, se cuenta el nuevo orígen de Power Girl, que es el más evidente y fácil de entender, y supongo que con el nuevo paradigma que esto abre, el mejor. Curiosamente, cuando Johns empezó a dar pistas sobre el verdadero orígen de Power Girl en JSA, no tenía este pensado (si te fijas, las pistas que dio en el nº50 no encajan con esto) y por eso el origen se retrasó un par de años, porque surgió la oportunidad de cambiarlo cuando empezaron a pensar la nueva Crisis. El orígen que tenían pensado originalmente se da aquí como el segundo de los orígenes falsos, por cierto. De todas maneras, el misterio del orígen no es la parte principal de esto, aunque sea lo más llamativo, y de para una serie de escenas bastante divertidas mientras tanto, y una conclusión de lo más intrigante, especialmente para viejos fans.

El centro de la historia, sin embargo, es algo que se le da muy bien a Johns, que es desarrollar la personalidad de un personaje y hacerlo creible y comprensible, basandose en su historia y concepto. Y vaya que si lo hace, por primera vez en toda su historia, (aunque ya empezó a tantear el terreno en el tomo anterior de JSA) por fin hace de Power Girl un personaje humano y empatizable y no simplemente una supermujer lejana e inaccesible. Precisamente lo que hace es usar su falta de orígen como parte de la historia para definirla como personaje, y le saca un drama bastante bueno a eso. Hasta da una buena explicación para el agujero en el pecho aparte de para calentar a los fanboys, lo cual es un mérito más allá del deber. Así, es una historia con un buen drama entrañable y un gran desarrollo de la prota, pero sin perder el sentido del humor (fijate en la portada, aunque no sea la más apropiada para el tomo) y con uso emocionante de muchos viejos personajes coloridos. Todo eso está perfectamente plasmado por Amanda Conner, una dibujante que no se prodiga mucho (lo último que se vio aquí fue el desperdicio de Pro) y es una lástima, porque sus dibujos son preciosos. Su Power Girl, aparte de sus atributos típicos, es la primera vez que la dibujan como guapa, y plasma perfectamente las distintas emociones por las que pasa en la historia, al igual que lo necesario de todos los demás personajes, sabiendo hacer divertidas las escenas divertidas, y dolorosas las dramáticas. Un gran paquete, independientemente de su conexión con Crisis. Veremos que pasa si, (o cuando), Planeta siga publicando la serie con historias menos populares. Muy Recomendado (9)

Legión de Superheroes Nº3: El conflicto con Lemnos y (brr) Terror Firma llega al punto álgido, y por tanto la serie se centra menos en la (falta de) personalidad e interacción creible entre miembros, o el conflicto adultos-jóvenes (aunque está de fondo, de manera más efectiva) y más en ver como detienes un ataque global en varios frentes a toda la estructura política de la galaxia conocida. Waid hace un buen trabajo en mostrar la escala y eficiencia del ataque de manera creible (aunque desgraciadamente, todos los villanos excepto Lemnos son genéricos, aburridos y no especialmente amenazadores de por si) y en hacer contraatacar a los Legionarios de manera igualmente creible y creativa, de varias maneras originales. Y de paso, le saca drama y buenos momentos a los poquitos personajes que han demostrado algo de personalidad distintiva, notablemente Brainiac 5, y con un buen debut para un par de Legionarios que sólo se habían intuido hasta ahora. Bastante decente, en general. El dibujo de Kitson está bien, excepto el problema de la falta de originalidad y creatividad ya expresado. Recomendado (7)

New X-Men Nº19: Kyle y Yost van por la emoción fácil, y matan a un autobus lleno de niños. Oh, el drama. Es muy fácil masacrar personajes en los que los guionistas anteriores invirtieron esfuerzo y tiempo en crear (si, a decir verdad, prácticamente ninguno llegó a hacer nada, pero al menos tenían ideas detrás de ellos, y potencial, como se vio por sus mini-fichas en el Anuario), lo que realmente cuesta es hacer el esfuerzo de desarrollar a un personaje para que importe. Y eso es lo que los guionistas actuales no comprenden, porque prefieren lo fácil, lo llamativo en vez de la sustancia, la cantidad antes que la calidad. Sus precedesores cogieron la muerte de un personaje que había tenido una importancia en la serie, y pese a que la muerte fue en otra serie y se sabía que no iba a durar, llenaron el número de tristeza y emociones de verdad, para desarrollar a los personajes. Aquí, lo único que saben es matar a un puñado de personajes poco establecidos, y tener a todos los personajes enfadados y lloriqueando. Melodrama, en vez de drama, tópicos en vez de desarrollo de verdad. Aquí lo triste es la dirección de la serie, no la historia. Y todo para demostrarnos que los malos son maaalos (diría que nos dimos cuenta cuando empezaron a matar niños) y que las cosas son peligrosas, cosa que llevan machacando con taladradora desde que vinieron los guionistas actuales con su dirección de angustia vital reciclada de Claremont. Oh, y hace parecer a los Mazentinelas aún más intuiles, si eso es posible, porque este es el tipo de cosas que se supone que están allí para evitar. El dibujo es igual de exagerado en el melodrama que el guión, sólo es capaz de expresiones exageradas e inapropiadas. No Recomendado (3)

OMAC: Aprovechando la nueva versión que no tiene nada que ver, Planeta reedita una olvidada obra de Byrne de final de su primera época DC, de cuando aún era bueno. A diferencia de la actual, esta es una continuación bastante fidedigna de la serie original de Kirby, transcurriendo incluso en la misma continuidad (aunque no en el Universo DC) aunque de manera un poco libre y que no afecta a esta historia. Así que lo que hace Byrne realmente es coger los elementos y la premisa inicial de la serie de un guerrero mejorado por un satélite que lucha para salvar el futuro de la devastación inminente, y tomarselos en serio en una historia de ciencia-ficción, en vez de cómo el desmadre de fantasía de Kirby. Es una historia que empieza siendo de aventuras-acción post-apocalíptico, después se convierte en intriga y misterio transtemporal, y finalmente usa los temas habituales de los viajes en el tiempo: ¿Es ético cambiar el pasado? ¿No estarás fastidiandola en vez de salvando el futuro? ¿Qué significa exactamente salvar el futuro? Además del tema propio de los superhombres modernos de cuando ayudar a la humanidad es algo bueno y cuando no, y otras disquisiciones filosóficas interesantes. Es bastante similar a 12 Monos en ese sentido, pero con más acción y más directa, y termina con un bucle temporal más complicado, el más complicado que he visto en un comic en mucho tiempo. Pero vaya, es una historia sólida y bien pensada. Y el dibujo en blanco y negro (hecho conscientemente como efecto) de Byrne está muy bien, bonito en algunos aspectos, impactante y creando escenarios únicos en otros. Un buen rescate del olvido, pese a todo. Muy Recomendado (9)

Proyecto OMAC: Y esta es la cuarta de las miniseries de Cuenta Atrás a Crisis Infinita, que llevan una de las tramas principales. Aunque realmente esta fue la primera que empezó, porque continua directamente de Cuenta Atrás, que iba principalmente sobre esto. Como las anteriores miniseries, sigue un esquema claro: Son seis números (más o menos) tratando y remodelando uno de los aspectos del Universo DC (en este caso, las relaciones entre los héroes y el mundo del espionaje), presentando alguna idea nueva para eso (como ya se vio, en este caso es la remodelación de Jaquemate como organización que supervisa todo uso gubernamental, secreto o no, de superhumanos… y también la nueva encarnación, sin mucho parecido al original, de OMAC y el Hermano Ojo) y sólo atando la trama secundaria, Jaquemate y el primer asalto de los OMAC, dejando la principal (el resto de los OMAC y el Hermano Ojo) libre para que continue en Crisis Infinita y el especial correspondiente, con un hecho importante hacia el final que tiene mucha importancia por otra parte en Crisis. Es una historia frustrante, porque aunque tiene una premisa muy buena, la ejecución es bastante chapucera. Para empezar, si no estás familiarizado con la LJI o con la etapa de Rucka en Batman (ya que una de las protagonistas es la niña de Rucka, Sasha Bourdeaux, exnovia y guardaespaldas de Batman, que acabó en Jaquemate al final de la etapa), estarás un poco perdido, porque Rucka no se molesta en explicar mucho quienes son todos esos personajes, o como se relacionan entre sí. Luego está el hecho de que entre los números 3 y 4 vaya el crossover Sacrificio, donde pasan cosas vitales para la miniserie, pero al menos han editado la conclusión en este tomo, que es donde pasa todo lo importante, puedes prescindir del otro tomo, porque además tendrás repetido el número de WW.

Y luego está el hecho de que la historia intenta varias cosas distintas, y no siempre funcionan bien. Empieza como un thriller de espionaje con superpoderes, con Maxwell Lord como enemigo manipulador e imbatible y los héroes teniendo que andar con pies de plomo contra él. Esa parte está bastante bien hecha, con la sensación apropiada de agobio de esas historias, que obviamente Rucka sabe hacer. Pero luego en la segunda mitad degenera en peleas a saco con los OMAC, que la verdad, no son muy interesantes. De hecho, Rucka la caga bastante con los OMAC. Cuando se presentaron en Cuenta Atrás, parecían interesantes, soldados que cargaban protocolos especificos para cargar a cada superhumano y adaptaban armas para eliminarlo, con un diseño elegante reminiscente del OMAC original. Pero aquí, al abusar de ellos y sacarlos a patadas, toda la amenaza se pierde, y se convierten en un chiste. Y además, de manera inconsistente: No puede ser que un par de OMACs estén a punto de cargarse a un grupo entero de superhéroes poderosos y con experiencia, y sin embargo un ejército de cientos de OMACs no pueda con otros superhéroes, o tres OMACs no puedan con alguien sin poderes. Y con su abundancia como tocapelotas en los crossovers la van a cagar aún más, porque parecen aún más inútiles, por mucho que aquí masacren a personajes de tercera (hay muchas muertes gratuitas, pero al menos aquí son de personajes tan poco importantes y olvidados que no es demasiado irritante). Al menos el Hermano Ojo si que se convierte en un enemigo digno y ominoso al final de la miniserie. Y luego está la parte de los héroes, que de nuevo, empieza con el trio principal de DC teniendo importancia, pero a mitad eso se marcha a otras series, dejando sólo a Batman, de manera algo abrupta. Luego está la venganza de los antiguos miembros de la LJI (ahora tomados en serio y dramático, que es apropiado, porque fueron creados para eso, la mayoría) y la verdad es que Rucka le saca partido y le da dignidad a la muerte de Blue Beetle, y demuestra porque es una tragedia, de manera que queda claro que fue una historia por algo y no un sacrificio gratuito para un crossover. Y escribe bien a estos personajes, tanto su sentido de camadería, como individualmente, escribiendo sobre todo una Fuego mucho más interesante del estereotipo que normalmente es, recordando su pasado como espía. Hay momentos heroicos buenos al final gracias a todo eso, otros invitados especiales (dos viejos y geniales conocidos del mundo del espionaje, por ejemplo, y hasta otros héroes importantes) también tienen buenos momentos, y a su vez también hay sensación de amargura y desesperación para compensar, aunque algunas de esas cosas que no terminan de funcionar del todo. Y más o menos logra darle una sensación de final a la historia, aunque la amenaza principal no se resuelva y eso sea ligeramente frustrante. Y termina con un epílogo que pone las cosas muy difíciles para un personaje en concreto en Crisis y promete una revancha.El dibujo es de Jesus Saiz, rescatado de Manhunter es bastante bueno. A veces le falta algo de detalle y movimiento, pero la atmósfera, las figuras y las escenas las hace muy bien. Tiene el terrible problema, eso si, de que dos de las protagonistas tienen el mismo diseño y son casi indistinguibles. En fin, al igual que la mayor parte de estas miniseries, tiene muchos defectos, pero hace otras cosas bien, y más o menos cumple con sus objetivos de abrir boca y renovar en el camino a la Crisis. Recomendado (7)

Regreso de Donna Troy: Y esta es la otra de las historias que aunque no es una de las tramas principales de Crisis Infinita, es tan importante para Crisis como las miniseries principales, porque empieza un subargumento que continua en Crisis. La idea principal, de todas maneras, es arreglar la cagada que hicieron dos años antes al matar estúpidamente a Troia para llamar la atención, que se notaba que Johns quería arreglar hace tiempo. Por supuesto, la manera de resucitarla no tiene que ver con la escena final de Dia de Graduación, porque aquella no tenía ningún sentido. Y de resucitar a Donna se encarga el Equipo Ez, un grupo de autores familiares con ella, que son de lujo: Phil Jimenez escribe, Jose Luis Garcia-Lopez dibuja y George Perez entinta. Así que por supuesto, la mini tiene un aspecto maravilloso, clásico y sólido, con diseños y escenas elaborados. La cosa es que Jimenez innegablemente tiene un cariño y un conocimiento excepcional de estos personajes. Desgraciadamente, sólo escribe para los que tengan esas dos cosas también. Bueno, a decir verdad, al menos se molesta en explicar quien es quien, y la historia pasada necesaria para entender la historia. Pero si no tienes las conexiones emocionales de antemano con los personajes, difícilmente te va a importar la mayoria de la historia. Básicamente, esto es una secuela de “¿Quién es Wonder Girl?”, la saga que le daba a Donna su origen post-Crisis y la identidad de Troia, y es una pena que la reedición de Nuevos Titanes aún no haya llegado allí. Como manera de resucitar a Troia y de reencauzarla, es bastante inspirada, pero como historia, es bastante normalita, y lanza demasiados personajes y conceptos en muy poco tiempo para los que no los conozcan. Y el conflicto principal de la miniserie es uno muy manido (de hecho, lo acabamos de ver en las series de los protas de esta historia, los Titanes y los Outsiders) y previsible, con otras escenas superheroicas un poco pobres también.

Pero una vez pasa todo eso, que son dos tercios de la historia, mejora bastante. Primero, porque Jimenez se nota que sabe escribir a los protas, y darles la sensación de familia y de personajes reales que no tienen sobre todo en Outsiders, y aunque a veces las escenas son previsibles, tiene algo que hacer para cada protagonista. Y luego, porque el final es bastante bueno, con un conflicto secundario centrado en Donna bastante mejor que el primario, definiendola como parte de la familia de los Titanes muy bien, y con varios giros basados en historia DC (pero bien explicada) bastante buenos. Y como epílogo, se reestablece a Troia, y se da un maravilloso resumen de dos páginas de su complicadisimo origen, siguiendo el nuevo (aquí se estrena) paradigma de continuidad de DC, que aclara bastante las cosas si lo lees detenidamente. Y de paso, le da un nuevo papel en DC, y la lanza a tener un papel importante en Crisis Infinita, con un par de pistas intrigantes (que junto a una referencia a la Guerra Rann-Thanagar, es lo único de Crisis aquí). En fin, una miniserie que cumple bien lo prometido, y será una delicia para fans de los Nuevos Titanes, de los dibujantes implicados, pero ya está. Recomendado (7)

Sagas DC: Armagedón 2001: Se ve que les parecía mucho tomo sólo para dos especiales de 48 páginas, y han metido dos crossovers que no son demasiado importantes, los de las Ligas de la Justicia. El primero es lo que puedes esperar de Giffen/DeMatteis en esa época (hacia el final de la etapa, cuando estaban recuperando parte de la gracia original y se acordaban de hacer algo más que chistes malos) con la premisa del crossover, mientras que el segundo ignora la premisa y se divierte mandando a los protas a distintos tiempos del Universo DC, además de atar como puede un subargumento de la serie madre. Así que si estás siguiendo la reedición de la LJI, deberías comprar esto y leerlo en unos meses, cuando lleguen a Rupturas. Por lo demás, ya hice un comentario del crossover en su día en la sección “¿En Que Demonios Estaban Pensando?”, que sabía que me vendría bien algún día. No Recomendado (4)

Siete Soldados: Klarion: Cuarta miniserie del evento modular de Morrison. Esta vez es una renovación de cero (que o elimina por completo al anterior, o hay casualmente dos Chicos brujos iguales con caracteristicas muy similares que no tienen nada que ver) de una vieja creación de Kirby, nemesis de Etrigan el Demonio. El género esta vez es aventura de niños descubriendo el mundo, con toques místicos, cosa que le pega mucho al protagonista, que es un chico de una comunidad aislada de brujos, con mascota gatuna y todo, perfecto para ese tipo de historias. Los villanos esta vez toman la apropiada forma del padre malvado definitivo, Melmoth, el ya mencionado exmarido de la Reina Sheeda, y entre eso y otras cosas, queda claro el tema habitual de los padres malvados de la serie. El tema de corrupción de la inocencia aquí también es evidente, con un Klarion como el inocente que llega a la gran ciudad y tiene que tener cuidado de que no se aprovechen de él, que también sirve para tratar el tema de viejos repitiendo siempre el mismo esquema en vez de dejar que la nueva generación haga cosas nuevas. También está el tema de ver donde está realmente lo fantástico y mitológico, con un niño brujo de una comunidad mágica viendo el mundano mundo normal como algo maravillosamente fantástico, con los ojos de un niño. Y por último, el tema de recuperarse de un trauma para ser un héroe no está aquí, porque Klarion es demasiado joven para eso, pero definitivamente (como muestra la última página) se convierte en un héroe a lo largo de la historia. De hecho, tiene la estructura tradicional del viaje heroico como metáfora de la madurez, empezando por la huida del pueblo natal opresivo, la llegada al mundo de fuera donde tiene aventuras y desventuras, y el retorno a casa cambiado, donde ya no pertenece al pueblo porque los ha dejado atrás. Una historia con bastante resonancia universal, y relevancia (y bastante crítica) sobre todo en el pueblo de los hombres brujos, que tiene toda la ignorancia, fe ciega en tradiciones absurdas y dogmatismo de muchas comunidades actuales. No es casualidad que vayan vestidos como puritanos, al fin y al cabo Y todo este cuento moderno maravilloso, con un protagonista curioso y con la mala leche de los cuentos antiguos (no es tan amoral como el original, no es tampoco un boy scout) y montones de conceptos imaginativos como los Grundys, los Submisioneros (o Sumisionarios), el Mercado Subterraneo o el Leviatán de niños, una aventura de grupito de jovenes (que no es tan buena como el resto de la saga) y una conclusión muy eficaz, con mucho humor y mala leche enmascarado en una forma sutil. Y con conexiones sutiles e intrigantes con los capítulos anteriores, y algunas algo más directas, como una continuación dels egundo capítulo de Guardian, que explica que era el bicho que atropellaba el metro, por ejemplo. Y luego está el dibujo de Frazer Irving, cogido de 2000 AD (aquí solo se le vio en un cutre especial de Authority) y lanzado a una fama mayor por esta miniserie. Tiene un aspecto muy apropiado para el tono de cuento, de manera que parece pintado con témperas, muy expresivo e imaginativo, y con una gran atmósfera. Otra gran historia diferente para el verdadero gran evento del año. Muy Recomendado (10)

Superman: Sacrificio: Prestad atención, porque esto es complicado. Está Crisis Infinita, que es un enoorme crossover. Es tan grande que además de tener crossovers tiene cuatro miniseries prólogo, cada una de ellas con sus crossovers propios. Pero además, es que una de esas, Proyecto OMAC, tiene entre sus capítulos 3 y 4 otro subcrossover, entre las series de Superman y Wonder Woman, Sacrificio. Y para terminar la gracia, Sacrifio tiene sus propios “tie-ins”, es decir, números derivados satélite. Así que hemos llegado, sin saber como, al punto de tener un número que es parte de un crossover que es parte de otro crossover que es a su vez parte de otro crossover mayor. Lo que significa que en algún momento, en DC han perdido completamente la perspectiva de todo esto. Y en Planeta, en su afán de sacar en cuanto más rápido mejor, y en cuanto más tomar el pelo mejor, ha metido en este mamut de tomo la saga de Sacrificio, los dos números derivados-epílogo, y de pegote, otros dos números de Superman cuya única relación es que sale un OMAC y que en alguna página se menciona algo del crossover. Primero tenemos un par de números de Mark Verheiden, guionista de momento de Superman, del que ya hablaremos más cuando toque. No es muy bueno, para ser directos.

Primero tenemos un número de relleno con Superman luchando contra una versión sin originalidad de un viejo y olvidable enemigo, y poco más. Después viene la primera parte de Sacrificio propiamente dicha, y es una tomadura de pelo, una historia tonta y típica, donde no pasa nada importante hasta la última página, y la manera de desarrollarse las cosas no importantes es totalmente predecible. Por el contrario, la segunda historia es lo único que vamos a ver de la corta etapa de Gail Simone en Action Comics, y se demuestra aquí que es una tremenda pena. Simone también tiene que hacer tiempo en una historia que no sirve para nada, pero al menos lo hace divertido mientras tanto, con un uso gracioso y terrorífico de ciertos personajes DC. Se nota mucho cuando un guionista es de calidad y de los que se esfuerzan, y a Simone se le nota mucho. Porque no van a publicar su etapa, con toda la mierda inutil que publican, es algo incomprensible. El dibujo de Byrne, además, está reforzado por unas tintas que le dan un aspecto más sólido que en sus últimos años, y queda bien. La tercera parte del crossover es de Rucka, y de nuevo, es mucho ruido y pocas nueces. Se explica por fin que está pasando, pero es una explicación que merece un par de páginas, y no todo el número de dar vueltas que hacen aquí, que es bastante redundante con el resto de la historia. Aparte de que se basa en una conveniencia del guión que no tiene ningún sentido. Lo realmente importante es la conclusión en Wonder Woman, donde por fin hay un conflicto interesante, con una pelea brutal, con un tono apropiadamente desesperado, y un final muy polémico pero no necesariamente malo por eso. Desgraciadamente, en vez de seguirse ese final, los dos siguientes números de Rucka tienen a Superman y Wonder Woman evitando el tema y enfrentandose a OMACs de manera bastante normalita y para hacer tiempo, y sólo se ven las consecuencias de toda la historia (que se veian venir desde hacia varios números de Rucka, la verdad) de manera un poco chapucera y facilona al final. Buen dibujo en todas estas partes, al menos. Por último, otro número de Verheiden, con Superman y Superboy reaccionando ante todo lo que les ha pasado recientemente, e ilustrando el problema sobre como están escribiendo a Superman ultimamente: Superman y Superboy están siendo igual de quejicas, pero Superman no tiene la excusa de ser un adolescente. Para colmo, tenemos a aún otro OMAC incordiando, sin aprovecharse ninguna de las ideas interesantes del concepto, y jorobando con un personaje que ni se molestan en presentar, ni en explicar como encaja con la actual y risiblemente llamada historia de Superman. Las partes de Verheiden, además, tienen el dibujo a lo Lee bastante malo de Ed Benes. En definitiva, una idea interesnate e importante, que habria estado muchisimo mejor sin todo el relleno, paja y tontería alrededor, que tal y como está ahora, queda fatal. Si estás siguiendo Superman o Wonder Woman, me temo que tendrás que tragarte esto. Si estás siguiendo Proyecto OMAC y Crisis, sin embargo, puedes saltartelo que no te pierdes nada, lo único importante sale repetido en OMAC. No Recomendado (3)

Superman/Batman Nº15: Fin de la saga de Poder Absoluto, y perdió completamente el rumbo si alguna vez lo tuvo. Empezó con una premisa sólida, aunque mal ejecutada, pero ha acabado desbarrando en una serie de escenas de lo que le apetecía dibujar a Pacheco, enlazadas con malas excusas. Lo peor es que Loeb no se inventaba nada interesante sobre los personajes y lugares diversos que visitaba, ninguna idea ni siquiera de jugar y mezclar con ellas. El resultado es una mala historia que es un tour mediocre por el Universo DC, y este número no es una excepción, con la visita a unos personajes que estaba claro que iban a aparecer en una historia dirigida por Pacheco, y cuyo significado se perderá en gente que no esté puesta en la historia de DC, algunas imágenes de pelea muy visuales pero sin mucha historia, y una resolución de los viajes en el tiempo casi incomprensible, tan chapucera que ni siquiera sigue sus propias reglas internas. Y luego está la segunda historia, que es a todos los efectos un episodio piloto de Supergirl. Y es prácticamente tan malo como su presentación, con Supergirl no mostrando apenas ningún rasgo de personalidad aparte de “adolescente genérica escrita por adulto que no recuerda más que el estereotipo adolescente”, una historia muy típica con un “giro” que está claro desde el principio y en general ningún motivo por el que uno quiera ver una serie sacada de esto. Y aunque el dibujo no es de Turner, es de Churchill, de la vieja escuela Image, que sigue dibujando a una Supergirl con horribles problemas de anatomía y de poses “sexys”, entre otros muchos problemas. Evitar a toda costa (2)

Ultimate Fantastic Four Nº17: Un problema de los comics de Mark Millar es que piensa una serie de escenas que piensa que van a quedar chulas, pero no se molesta mucho en que la manera de llegar a ellas tenga sentido o quede bien. Así que después de un par de números con los Cuatro Terribles diciendo que van a escapar de manera inteligente y terrorífica… escapan únicamente porque sus guardias son estúpidos. Aparentemente, Zombie Reed contaba con eso. De todas formas, los zombies no son el centro de esta historia, están únicamente para tener una amenaza extra a la que pegar y tener que resolver al final, mientras el verdadero conflicto está en otra parte. Mejor, porque no hacen más que ser desagradables y comerse gente. La parte importante está en el retorno del Doctor Muerte, a quien Millar hace infinitamente más interesante que Ellis a base de hacerle como el de verdad, un genio real con un ego enorme y odio hacia Reed Richards, cuya amenaza es su inteligencia y sus planes elaborados y sutiles, no un loco metálico con patas de cabra que quiere destruir a sus enemigos con ataques directos con monstruos. Y así juega con él, en una idea basada en una que usó su contrapartida original alguna vez, que sirve para demostrar que es un genio terrorífico con planes más ambiguos que simplemente destruir, y una manera de ser derrotado que tiene sentido con su personalidad, apropiada y calmada. Es un buen final, usando todos los elementos apropiados de los 4F, ci-fi y familia, y enlazando casi todas las historias de Millar en la serie. Hasta Land está mejor que de costumbre, pareciendo más que dibuje de verdad con verdadero flujo entre escenas, en vez de ser imágenes copiadas, pegadas y retocadas de revistas. Y así termina la etapa Millar, que aunque no ha llamado mucho la atención, ha sido una adaptación decente de los 4F al universo Ultimate, con fallos, pero mejor que las anteriores. A ver que hace Carey. Recomendado (8)

Ultimates 2 Nº6: Quedan 3 números para termina la saga, y el último aún no ha salido en EEUU. Así que probablemente habrá hueco antes de que salga. No aprenden. En cualquier caso, mientras tanto, aquí tenemos por fin el primer combate con supervillanos en toda la serie, en el comienzo del climax de la etapa Millar/Hitch. Y realmente les sale bien: Millar está en plena forma, evitando sus fallos habituales (el argumento es suficientemente simple y está bien pensado así que no hay fallos tontos de lógica, los héroes tienen que actuar por fin como héroes así que no parecen repelentes, y no hay tonterías para llamar la atención porque realmente no les hacen falta) y tirando de lo que sabe hacer bien: Acción muy bestia, con una escala impresionante, personajes que si bien no tienen mucha profundidad, quedan chulos con la frase en el momento apropiado, versiones imaginativas de viejos conceptos (la selección de villanos es de lo más excéntrica, pero queda bien) y suficiente relevancia con la política del mundo real para que quede verosimil, pero sin intentar profundizar demasiado y que se note que tampoco tiene mucho que decir. Todo con el dibujo impresionante de Hitch. Es una película de acción con superpoderes a lo grande, nada más, pero está muy bien hecha, y la manera de poner a los héroes contra la pared, y ver como se vuelven las tornas, usando los elementos establecidos durante dos años, es muy efectiva. Muy Recomendado (10)

Y: El Último Hombre Nº6: Empieza la tercera saga de la serie, con la busqueda de los astronautas y el camino hacia el conflicto con las israelís. Vaughan desarrolla muy bien a Alter y su equipo, de manera que parecen una amenaza verdaderamente creible, pero a la vez bastante razonables cuando nos dan su propio punto de vista. no como las amazonas. La situación es muy interesante y con suficientes giros, y la interacción entre los protas y la chica nueva es bastante divertida. El dibujo de Guerra es muy bueno también. Lo de costumbre para la serie. Muy Recomendado (10)

Eso es todo por esta semana. La semana que viene… Damas (je) y caballeros, con todos ustedes… Crisis Infinita. También, unas cuantas otras cosas. Nos vemos entonces.

Nada interesante esta semana, me temo.

[Suena la banda sonora de Tiburón, a cuento por la historia de GL de esta semana]

Hola a todos, bienvenidos a una semana “relajada” de estas reseñas. 16 reseñas, pero es relajada por no haber nada que sea especialmente novedad. 1 de cada 4 comics es de 24 páginas, uno de cada 8 es reedición. Y con eso zanjamos las cosas de febrero de Planeta, y empezamos las de Marzo de Panini.

Un par de conmemoraciones esta semana. Primero, 100000 visitas en el foro del Cuarto Muro (y sólo una de cada 30, exactamente, es para escribir un mensaje… no tengais miedo y escribid para preguntar o comentar lo que sea) en los últimos casi 4 años. Que sale a unas 70 al día, lo que me parece impresionante, aun contando repeticiones. Gracias a todos.

La otra es el 30º aniversario de 2000 AD, que ha sido la única constante en el mercado de comics para adultos (bueno, para adolescentes en adelante, realmente, aunque el público objetivo se ha ido haciendo mayor con los años) en estos años, manteniendo un nivel alto, y descubriendo a un buen montón de autores de lujo. Enhorabuena, y que sigan así.

Otros comentarios: Viendo los comics de Panini de este mes, ha empezado la campaña de anuncios de la Guerra Civil de Marvel. A decir verdad, son buenos anuncios que hacen parecer bastante interesante la historia (desde luego, mucho más que los anuncios americanos, pero eso no tiene mucho mérito, considerando como funciona su departamento de marketing), pero no te dejes engañar: No lo es. Lo cual me viene a cuento para comentar el final de la saga, después de varios meses de retraso, porque en Marvel no les importa jorobar a autores y lectores con meses de retraso de muchas series porque son incapaces de ser profesionales y sacar las cosas cuando las prometen, aún sabiendo de antemano que es virtualmente imposible que vayan a cumplir lo prometido. El caso es que el final, como el crossover en si, es insoportablemente estúpido. Es estúpido porque termina anticlimáticamente. Es estúpido porque todas las sorpresas de la serie se chafaron en anuncios u otras series. Es estúpido porque se ha cargado la caracterización de la mayoría de personajes para poder tener un montón de escenas de pelea tontas y drama barato. Es estúpido porque convierte a todos sus protagonistas en idiotas agresivos irresponsables, villanos maquiavélicos o ambas, en general criminalmente irresponsables y antiheroicos. Es estúpido porque es una serie que sólo usa a cuatro o cinco protagonistas, y todos los demás están de adorno, sufriendo efectos importantes en una historia donde están de pegote. Es estúpido porque mata y cambia completamente a personajes gratuitamente. Es estúpido porque retuerce a los personajes para hacer un comentario político y social fácil y trillado (Bush es malo, y los ricos apoyan al gobierno mientras que los pobres y minorías no, muy original). Es estúpido porque la mitad de la historia se cuenta en los crossovers sin explicarse en la saga principal, y la otra mitad contradice directamente a los crossovers. Es estúpido porque homogeiniza al Universo Marvel. Es estúpido porque tiene a clones cyborg como una gran idea. Es estúpido porque tiene algunos de los momentos de drama más baratos y machacones que se puedan ver fuera de un telefilm. Es estúpido porque tiene la falta de sutileza habitual de Millar, aplicada a cosas que no son la ultraviolencia que es lo único que parece saber hacer bien. Es estúpido porque se pasa la mitad del espacio repitiendo las mismas ideas en vez de profundizar en ninguna. Y sobre todo, es estúpido porque varias de las series que no participan en el estúpido crossover se han burlado directamente de él, y porque las parodias que se han hecho no son sólo muchisimo más divertidas, también funcionan mejor como historia seria. En definitiva, es demasiado estúpido para vivir, y el hecho de que vaya a marcar la dirección de Marvel de momento sólo indica lo mucho que han perdido el rumbo en la editorial. Y lo peor es que hasta que el público no reaccione y deje de comprar esa bazofia, seguirán con sus estúpidos crossovers escritos por comité por gente que no tiene su idea, que no hacen más que estropear a sus personajes y a los guionistas que aún intentan hacer algo decente con ellos. Igualito que en los 90.

Para terminar con algo más agradable… la nueva encarnación via Waid de Brave & The Bold, la serie de team-ups de DC. Es una serie con una estructura muy tradicional y familiar, un poco retro, pero está suficientemente bien hecha como para hacerse interesante, y cualquier cosa dibujada por Perez mejora automáticamente.

Ahora, pasamos a las reseñas de la semana:

Cuatro Fantásticos Nº9: Número anunciado como “conectado” con los Illuminati, como si eso significara algo. La conexión es que en la historia de complemento Reed está en una página reunido con ellos, y que la historia principal termina con el peor guiño de “alguien dice un comentario en broma que los lectores saben que irónicamente va en serio” que he leido en mucho tiempo. Básicamente, Ben sugiere en broma la “solución final” que Reed y sus Illuminati retroactivos luego usan en otro personaje, como se ha visto en otra serie. Por lo demás, la historia principal es un aburrido combate Cosa vs Masa con un final predecible, que ha durado algo así como el triple de lo que necesitaba, y que aparentemente sólo ha existido para el guiño de antes y llegar a la sorprendente conclusión de que ambos tienen en común que se sienten como monstruos. Al menos algo bueno viene del número, y es que se resuelve la tontería del subargumento de los servicios sociales, mediante un argumento que deberían haber hecho al principio si todo el mundo en esta historia no hubiera sido idiota. Realmente, la etapa JMS está siendo mediocre y absurda, y a partir de ahora hasta el final se mete en permacrossover con Guerra Civil, así que sólo puede ir a peor. Al menos el dibujo de McKone es bonito. Y la serie de complemento vuelve un poco a la premisa inicial de ver como se mezcla lo fantástico del grupo con situaciones mundanas. En este caso, el matrimonio Richards tratando de arreglar dos problemas de personas normales. Es una buena idea, y no es que esté mal llevada, pero este tipo de historias de interés humano tampoco se pueden hacer mucho mejor que lo evidente, por mucha emoción que le ponga Aguirre-Sacasa. Al menos lo mundano y lo fantástico no chocan tanto como otras veces, porque se contraponen a propósito. Dibujo agradable de Sakakibara. Y sólo queda un número de esto, a ver que pasa después. No Recomendado (4)

Daredevil Nº13: No puedo comentar nada de la historia principal sin soltar spoilers o ser inconsistente, lo siento. Pero el dibujo es efectivo, eso si. En cuanto a la historia de complemento, Daredevil: Padre por fin se arrastra hasta el final, apenas dos años desde que empezó en la edición original, y varios meses desde que vimos aquí el último capítulo. Parece un chiste que en Panini sean tan poco profesionales, y lo peor es que no han aprendido de la experiencia, van a seguir empezando a publicar cosas sin final a la vista en breve. Mentecatos inútiles. En cuanto a la historia, es un montón de pin-ups (porque si no, Quesada habría tardado aún más años en terminar, supongo) vagamente deformados donde una historia de crimen bastante normalita se trata con una narración milleresca excesivamente exagerada que se cree mucho más madura de lo que es, porque hace un paralelismo forzado con la juventud de Matt. Olvidable, aunque no se hubiese convertido en un chiste sobre la falta de profesionalidad de Marvel. Neutral (5)

Doom Patrol Nº16: Llega la segunda Hermandad del Dada, y vaya si son geniales. Todo el primer número es para presentar la nueva alineación, llena de personajes y conceptos a cada cual más original y delirante: Desde el Guante del Amor hasta el Agente ! (Que no es ninguna sorpresa), son brillantes. Pero aún más brillante es el manifiesto que hacen después, que es una ampliación de la historia original, pero con los temas más directos: Por un lado, parodia todos los movimientos revolucionarios, y su manera de propagarse mediante slogans y similares, con un movimiento revolucionario que no va de nada en si. Pero por otro lado, como se empezó a ver la otra vez, Mr Nadie tiene su parte de razón, lo que deja a la Patrulla Condenada en una situación moralmente ambigua. Lo que se traduce en Cliff Steele tratando de actuar como un superhéroe tradicional tratando de defender el status quo y yendo a detener a los pirados alborotadores, y ninguno de sus intentos saliendole bien, porque esto no es una situación superheroica normal. Desternillante, lleno de ideas demenciales y geniales de Morrison, y con un trasfondo serio que presenta los importantes temas centrales de la serie muy bien. Y por ser el especial nº50, además del imaginativo dibujo de Case, tenemos secciones hechas por Rian Hughes (colaborador de Morrison en varias cosas británicas) y Jamie Hewlett (cocreador de Tank Girl), y una serie de pin-ups completamente absurdos contando “historias perdidas” de la Patrulla Condenada, a cada cual más anonadante, por gente como Bolland o Bisley. Un paquete de lujo. Muy Recomendado (10)

Green Lantern Especial Nº3: Segunda saga, dedicada enteramente a revitalización de villanos del personaje, que ya han ido apareciendo en números anteriores. La idea aquí es darle la renovación patentada Johns, de coger la idea original de un personaje y extrapolar a partir de ahí para hacerlo más interesante y distinguible, sólo que en esta serie, con la intención añadida de hacerlos más terroríficos y escalofriantes. En el caso de Hector Hammond, no lo hace amenazador, pero desde luego lo hace muy enfermizo, con una visión original de lo más retorcida de su estado físico. En el caso del Tiburón, sufre una completa renovación física y mental, que aunque le quita personalidad, le hace físicamente impresionante y una buena amenaza, con una nueva explicación de su efecto en los Linternas mucho mejor que el “campo de fuerza amarillo invisible” que tenía antes. Y en el caso del tercer villano, es el que sufre el mayor cambio, dejandole sólo el traje (que queda un poco fuera de lugar con su nuevo aspecto) y el nombre, con una justificación apropiada de dicho nombre. De momento resulta terrorífico (pese a que censuran un poco la escena final) aunque habrá que ver si da para más juego que el impacto inicial. Por último, se presentan unos nuevos villanos que son los que están detrás de todo (en un retcon que enlaza varios orígenes) y son una idea de lo más apropiada para villanos del personaje, tanto por la parte de policia espacial como la de piloto, aunque la presentación no parece gran cosa. La historia no es nada del otro mundo, pero sirve para tener buenos momentos con las presentaciones de los personajes, (y un repaso muy bueno a la situación actual del Cuerpo de Linternas Verdes, preparando la miniserie) y con la actitud de Hal, además de servir para que Van Sciver haga algunas escenas de lo más impresionante y grotescas, sobre todo con el Tiburón (la imagen final del primer capítulo es muy, muy bestia), que quitan el aliento. Recomendado (8)

Justice League Elite Nº4: Aparentemente, Kelly sólo sabe escribir a Flecha Verde como un salido que no sabe dejarsela metida en los pantalones, por inmoral que sea lo que haga. Lo cual es una deformación horrible del personaje, que guionistas incompetentes están promoviendo desde su resurrección, como si esa hubiese sido siempre su caracterización principal, en vez de un horrible añadido moderno que contradice las visiones anteriores. (El personaje ya tenía suficientes defectos para ser interesante sin añadirle uno mucho peor, al fin y al cabo) Todo ese subargumento es un desastre, y lo único que hace es empeorar a un personaje que empezó siendo interesante como es Cuervo Manitú, aparte de lo obvio que le hace a FV. La caracterización de los demás personajes continua siendo simple y nada sutil, pero al menos no llega a los niveles de culebrón malo de lo otro. Y el argumento empieza siendo la parte interesante de héroes oscuros actuando de manera encubierta, con algo de desarrollo interesante… y luego degenera en un conflicto abierto con seres pseudocósmicos kirbianos risibles, casi incomprensible. La serie no estaba yendo muy bien, y no va a aguantar si Kelly empieza a desbarrar tanto como en sus últimos números de JLA, como todo esto está señalando. El dibujo de Mahnke sigue siendo algo desagradable pero apropiado, menos al final cuando se empieza a hacer confuso. No Recomendado (3)

Lobezno Nº15: En el apartado de buenas noticias, aunque van a publicar dos series distintas de Lobezno en esta serie, no va a ser un 2-en-1 como 4F, van a alternar sagas de ambas series, que es lo que tenían que haber hecho en las demás series de formato parecido desde el principio. Pero bueno, un acierto es mejor que ninguno. En el apartado de malas noticias, está todo lo demás. Aquí comienza la segunda serie, Lobezno: Origenes. Eso es malo porque para empezar, Lobezno será muy popular, pero los guionistas llevan años, por lo general, sin tener ni puñetera idea de lo que hacer con el personaje y repitiendo siempre lo mismo, así que una segunda serie al mes suena fatal, como el camino a la sobrexplotación de gente como Spiderman y Batman. Pero bueno, al menos si quierían aprovechar el tirón de Origen, podrían haber aprovechado la rica historia pasada de Logan para contar historias diversas de su pasado, quizá con equipos rotativos, de manera que se pudiesen contar distintos tipos de historia, distintos entre si, de la serie regular y de otras series, y de paso aclarando cosas de su pasado, que tiene tirón. Pero no, se ve que no les gusta la creatividad, y lo que hacen es una segunda serie que transcurre en el presente, con la infinita premisa de, unm, Lobezno investigando sobre su pasado. El pasado que ya sabe, y del que ya sabemos todos los detalles importantes. Lo que degenera, por supuesto, en el mismo tipo de historias que suele hacer la serie principal, de todos modos. Pero lo peor no es eso, es que tiene el mismo guionista que la anterior saga de la serie regular, el guionista más incompetente de la Marvel actual, Daniel Way, que es garantía de estupidez y aburrimiento. Y encima, se trae consigo a Steve Dillon, que es simultanemente un dibujante demasiado bueno para malgastar en Way, y un dibujante con un estilo totalmente inapropiado para este tipo de historia. Por el amor de Dios, a él se le dan bien las cosas realistas, no gente vestida raro en escenas de acción imposibles. El resultado es un choque de estilos que no le hace bien a nadie, con personajes como el Samurai de Plata resultando ridiculos con el estilo de Dillon. En cuanto a la historia… empieza siendo la misma mierda que en la saga anterior, y entonces degenera. Cuando creias que no había cosas que profanar, Way recuerda que una de las historias consideradas universalmente como una de las mejores de Marvel merece una secuela, y deshace completamente el final sin explicación, porque… mola, o algo. Y sigue con la idea cuestionable de tener a Logan como malo en el pasado, lo cual no encaja con que su personalidad en todos y cada uno de los flashbacks poco antes o después de esa época ha sido la de siempre. Nefasto, en todos los sentidos. Aunque seas un gran fan de Lobezno, pasa de esto hasta que vuelvan a la serie principal. Evitar a toda costa (1)

Nuevos Vengadores Nº15: Y seguimos con las cosas demasiado estúpidas para vivir. El primer capítulo es Bendis presentando a su nuevo villano, que quiere demostrar que es maaaaalo. ¿Y cual es el peor cliché para cuando quieres eso? Claro, es matar a personajes establecidos sin venir a cuento. Y este es probablemente el peor caso de eso que he visto. Una cosa es usar a personajes que no le importan a nadie como carne de cañón, lo cual es un recurso fácil y chapucero, pero no hace daño a nadie. Y otra cosa es masacrar a personajes con 30 años de historia y varias series propias, que merecen algo mucho, mucho mejor que esto. No sólo morir en una historia en la que no pintan nada, sin presentación ni decir porque debería importale a alguien si mueren o no, hacerlo en una escena que no sirve para nada Y encima, fuera de pantalla. En una página, están vivos, en otra, se supone que están muertos. (aunque dado lo chapuzas de la escena, se pueden salvar si el siguiente guionista que los use tiene algo de sentido común y decencia, de hecho hay una manera obvia basandose en su último volumen. Pero dado lo anticreativos que son ahora mismo en Marvel, no lo aseguraría) De verdad que tiene que ser una de las masacres más chapuceras e inútiles de la historia del comic, si no la que más. No creo que a Bendis le hiciera gracia que los rtes personajes de mierda que ha creado en sus 100 comics murieran así, no se porque no se para a pensar que a lo mejor a nadie le hace gracia que haga eso con otros sólo porque puede. Pero claro, si no se para a pensar en si sus comics tienen sentido o tienen un mínimo de estructura decente, no se va a molestar en detalles como esos. Porque aún descontando eso, es una mierda de comic. Todo un número donde ni salen los protagonistas para enseñarnos que hay un nuevo villano sin personalidad, con un origen sin sentido, que es muy poderoso. Esa es toda la información del primer número, y lo único es la sensación de amenaza que tiene que transmitir, pero dado como lo hace Bendis, provoca sensación de risa más bien. Y el segundo número son los Nuevos Vengadores acudiendo y no haciendo realmente nada tampoco excepto preguntarse sobre un misterio que ya sabemos, y dar muchas vueltas, mientras que el enemigo no muestra ningún rasgo de personalidad o interés. El dibujo de McNiven al menos es bueno, aunque no muestre nada interesante, pero el de Deodato es mediocre alto. Este es un comic muy malo, y creo que hacía muchos años que un comic tan malo permanecía consistentemente en el Top 10. Es algo así como un heraldo del retorno de los 90. Evitar a toda costa (1)

Patrulla-X Nº15: Fin de la saga, y no es más que una pelea con el Escuadrón de la Muerte Shi’ar. No es una mala pelea, Claremont parece ser que ha recuperado parte de su habilidad para hacer escenas de acción, pero habría estado mejor si hubiese desarrollado más a los villanos. No digo ya personalidades complejas, pero al menos diferenciarlos en actitud y habilidades. Al menos es el primero de los guionistas principales en tener una buena escena con un Mazentinela. No hay más que decir, realmente, la historia de Rachel simplemente llega al punto obvio y termina tras eso. El dibujo de Tan es flojo y mal acabado, aunque su anatomía no sea mala. Neutral (6)

Rogue Trooper: La Guerra del Futuro: Otro serial de 2000 AD, esta vez no uno recomendado por sus autores famosos, (escribe Gerry Finley-Day, que nunca dio el paso al mercado americano) sino por ser una de las series y uno de los personajes clásicos de la revista británica. Este material ya se vio coloreado por aquí en los 80, por cierto. Siguiendo la tradición británica, esta serie mezcla dos de sus géneros predilectos: El bélico y la ciencia-ficción. El resultado son las aventuras de Rogue, un soldado mejorado mediante ingeniería genética, luchando en una guerra futurista entre los casi indistinguibles norteños y sureños, con la gracia de que por circunstancias durante la guerra, tiene que luchar por su cuenta fuera de su bando, y que aparte de ser azul (no es que eso se note en el dibujo en b/n), su equipamiento tiene la mente de tres de sus camaradas muertos. Así que la serie va de Rogue combatiendo soldados y extrañas armas de guerra mientras discute con su casco y su fusil. Aunque tiene el comentario habitual sobre que la guerra es un infierno (y está claro que no hay mucha diferencia entre ambos bandos, por mucho que unos sean los “malos”), es sobre todo una serie de aventuras y acción ambientada en la guerra. De verdadera guerra sólo hay un par de capítulos, y la serie fue abandonado ese enfoque progresivamente por aventuras más tradicionales. En cualquier caso, son historias bastante decentes de ese estilo, con cierta gracia en los artefactos futuristas que se usan (tampoco excesivamente imaginativos, pero ya es algo) y la interacción entre el superserio Rogue y sus acompañantes/complementos con más sentido del humor (por aquello de ya estar muertos). Lo más llamativo es probablemente el dibujo, que tiene colaboraciones de Dave Gibbons antes de ser famoso, además de otros conocidos del sitio como Ewins (de Juez Dredd) o Wilson (el de Point Blank). Ojalá vaya bien y sigan sacando regularmente material de 2000 AD, porque lo merece. Recomendado (7)

Sagas DC: Guerra de los Dioses: Crossover que logró pasar completamente desapercibido en su época (entre otras cosas porque después de un año sin crossover general, coincidieron dos en el 91) que sufrió un montón de retrasos y que fue completamente olvidado tras su publicación, con razón. Como se puede deducir por el título, la historia surge de Wonder Woman de Perez (serie sin reeditar aún, cosa que debería arreglar Planeta en cuanto antes, ya que están reeditando cosas menos transcendentes y peores), pero para entonces, ya había entrado en declive desde sus mejores momentos. La historia, por decirlo suavemente, es un follón. Tiene un argumento central de trapicheos entre Circe y varios dioses para conquistar el universo y esas cosas, y luego están las partes de la mayoría de crossovers, que usan eso como excusa para tener a varios héroes y dioses de distintos panteones pegandose. El problema es que no es una historia coherente en absoluto. Aparte de cortar la mayor parte de series para incordiar con un argumento que no viene a cuento, el crossover principal son pequeños cortes de cada crossover, que leidos independientemente, están muy mal explicados, y no encajan en una historia de verdad, sino un montón de retazos sueltos que a veces se saben a que vienen, y a veces no. Aparte, la historia es la de un crossover genérico sin demasiado interés, y tampoco particularmente bien hecha, con lo único interesante son algunas justificaciones ingeniosas para meter a algunos personajes en la historia, aunque sólo se vean un par de escenas de cada participación. Así es como NO se hace un crossover abierto, tiene todos los problemas que tienen que evitar todo ese tipo de historias. El dibujo tampoco es consistente, con colaboraciones de Perez, un Jimenez muy novato y otros peores, y cualquier cosa buena del dibujo de todas formas está ocultada por la peor reproducción que he visto en un comic de este tipo. Olvidable, aunque seas fan del Universo DC, sus sagas y su historia. Podrían haberselo evitado. No Recomendado (4)

Spiderman Nº5: Primer número tras el crossover, y Panini ya está haciendo cosas raras. Es decir, lo normal sería que ahora que están las tres series mensuales coordinadas, sacar un número de cada al mes. Pero no, aquí hay dos números de Amigo y Vecino, y ninguno de Sensacional. Si al menos fuera para publicar una saga entera y no cortarla, se entendería, pero no, es un número suelto y la primera parte de una saga. Si alguien entiende que demonios hace Panini, que lo explique, por favor. La principal novedad en las historias este mes, sin embargo, es el debut del traido y llevado nuevo traje de Spiderman. No hay mucho que decir de él a estas alturas: El hecho del cambio de traje no es el problema, ya que está claro que es temporal, y ese tipo de etapas pasan a veces. El problema es que la cosa es horriblemente fea. Y tiene siete patas en vez de 8 como las arañas, porque… al que lo diseñó le apetecía. Y que la historia es únicamente una excusa para una idea de lo más cuestionable: Tener a Tony Stark manipulando a Peter para que se ponga de su lado en Guerra Civil. Así que después de tanta mierda de crossover de mierda, valga la redundancia, resulta que es todo para empezar una saga, que es un prólogo a otro crossover, que realmente no tiene nada que ver con el crossover inicial. Es decir, toda la mierda de la enfermedad, Morlun, el capullo, la regeneración y la madre que los parió no tiene nada que ver con esta historia que se supone que es la de sus consecuencias. Aunque el número no está horriblemente mal escrito (dejando a un lado la lentitud, los chistes sin gracia y que las intenciones de Stark están escritas con una falta de sutileza aplastante) y el dibujo de Deodato es más o menos aceptable, toda la dirección recuerda a las horribles malas ideas de los tiempos de crossover permanente de los 90. Luego está la primera historia realmente libre de Peter David… y tiene sus problemas. Es una de esas historias sobre un protagonista normal que nos da una visión de Spiderman desde fuera. Suelen funcionar bien, y David tiene una idea original para una chica obsesionada con Spidey, a lo largo de los años. El problema es que David no parece dejar muy claro si tenemos que empatizar con la chica (por tener un problema mental bastante claro que Spiderman sólo exacerba, aunque sea sin querer) o tiene que resultar despreciable (como parecer ser cuando le dan la “lección” al final) Y si es la segunda, realmente, toda la actitud hacia ella es bastante preocupante, porque si tienes una enfermedad mental, necesitas ayuda médica, no a un quejica diciendote que lo superes. Es casi como si David estuviese enfocando sus frustraciones hacia gente que le ha molestado por Internet a través de un blanco fácil en esta historia. Sea como sea, la historia tiene ideas originales, pero el desarrollo del personaje y la conclusión de su historia personal es problemática. Buen dibujo de Wieringo. Y luego está la segunda historia, ya con el Spiderman metálico. Tiene un tema muy curioso, que es la lucha libre mexicana, que no es como la americana, sino que incluye una serie de folklore y misticismo, con unos cuantos parecidos a algunos conceptos superheroicos. Por supuesto, en el universo Marvel, todo eso es real, y es un contraste interesante con Spiderman. Quizá se le da demasiado énfasis a la historia de los invitados, que tiene demasiado desarrollo para un concepto bastante claro para un solo uso. Mientras, la parte de Spiderman trata de desarrollar un poco la vida de Peter fuera la puñetera Torre, y lo hace de manera divertida aunque algo forzada. Y el conflicto para el número que viene suena un poco chorra, pero interesante una vez lo aceptas. Dibujo mediocre de Roger Cruz, similar en estilo a Ringo, pero en cutre. No Recomendado (4)

Ultimate Spiderman Nº12: Spiderman y la Patrulla-X se enfrentan a las versiones Ultimate de Masacre y los Cosechadores. No son precisamente personajes de los que podías esperar ver una versión Ultimate, pero bueno. En el caso de los Cosechadores, Bendis parece volver a la idea original de que son un montón de matones genéricos con horribles modificaciones corporales cibernéticas, que están bien como carne de cañón visualmente entretenida un rato, lo que es probablemente para mejor, porque como villanos individuales recurrentes nunca funcionaron. En el caso de Masacre, vuelve a la idea original también, pero sin buena parte de la gracia en los diálogos y actitud. Así que básicamente Spiderman se enfrenta a una versión psicópata de si mismo con pistolas, mientras que la Patrulla-X se pega con cyborgs. Todo en un escenario que ya usó Vaughan en UXM y del que Bendis no parece tener más que decir. Y después de unos cuantos números donde a Bendis no se le notaba casi la lentitud en las historias (en parte por el formato 2-en-1, que ayuda a la serie muchisimo, haciendo que las historias vayan el doble de rápido), aquí vuelve a hacerle daño a la historia, con dos números de pelea que ni siquiera concluyen la historia, y se notan estirados. Sobre todo en la incesante narración que ocupa parte de muchas páginas y que realmente no aporta nada. Tiene sus momentos divertidos, y Bagley hace que la acción y los personajes luzcan, pero es flojo comparado con otras historias de la serie. Recomendado (7)

Wonder Woman Nº15: Toca aventura épica-mitológica, que es algo inevitable y hasta deseado cuando se trata de esta serie. Sabiamente integrada en las tramas de maquinaciones y trapicheos de guerra entre dioses de la etapa de Rucka, que realmente son muy apropiadas para los dioses grecorromanos. Todo el toque y sabor mitológico está muy bien hecho (es lo más reminiscente de las etapas Perez y Jimenez que ha hecho Rucka hasta ahora), y la aventura está bastante bien. Aunque probablemente el material más sólido sea de los secundarios: Wonder Girl avanza una historia que lleva pendiente no sólo desde los primeros números de Jovenes Titanes, sino de etapas anteriores de Wonder Woman, y el minotauro Fernando, que tiene una historia bonita, aunque típica. Buen dibujo de Johnson. Recomendado (8)

X-Factor Nº5: Un número un tanto extraño, siguiendo el final del número anterior. Es un número dedicado exclusivamente a Theresa y a Rictor, sólo que realmente no va sobre ellos. Es un número entero escuchando a un loco contar su vida y quejarse sobre ella. El problema es similar al de la historia de Spiderman de esta semana, y ya es casualidad ver dos historias similares con los mismos problemas en la misma semana. Es hasta preocupante. Es decir, aunque los problemas del personaje están relacionados temáticamente con la serie, realmente no tiene nada que decir más que los locos están locos, y aparentemente, sus quejas no importan porque están locos. No parece decir nada más, y son muchas páginas de escuchar a un loco estar loco sólo para eso, sin darle tampoco un especial terror o intriga, por las propiedades intrinsecas de los personajes. Tiene algún momento bueno con Rictor empezando a ser útil, recuperando ligeramente el tono de la miniserie de Madrox, pero no tiene mucho más recomendable, y la actitud de PAD de “si tienes problemas mentales, te jodes” es rara, como mínimo. El dibujo de Calero es demasiado oscuro y artificioso, aunque al menos le pega algo más a este tipo de historia que a números anteriores. No Recomendado (4)

X-Men Nº15: En un movimiento inesperado, el traido llevado y misterio de lo que vio Lorna resulta ser Doop. O algo muy similar, al menos. Es una revelación curiosa, por decirlo suavemente. Doop, para los que cometieran el error de no leer Fuerza-X y X-Statix, era un chiste recurrente de Milligan en esas series. Una especie de patata verde flotante que en teoría era miembro del grupo, pero que en la práctica la mayor parte del tiempo era ignorado por la historia, hasta que era necesitado para resolver algo. Además, lo único que se sabía del personaje eran pistas sobre sus habilidades y origen, que se contradecían mutuamente cada vez que se mencionaban. Así que a efectos prácticos, era una parodia de los personajes misteriosos que abundaban en las series en las que se basaba X-Statix. Así que resulta extraño verle usado relativamente en serio en esta serie. La cosa es que Milligan mantiene el completo misterio incomprensible del personaje, y también el chiste recurrente de que Doop es algo maravilloso para todo aquel que lo conoce, sólo que sin la ironía. Simplemente juega con las reacciones serias y hasta cierto punto creibles (bueno, hasta donde pueden ser creible la encarnación actual de Lorna, al menos) de los personajes a la situación, sin contar con lo absurda que es la situación que causa las reacciones. Por supuesto, la gente a la que no le gusten ese tipo de situaciones absurdas como centro de una historia con desarrollo de personajes de verdad, odiarán esto, pero probablemente no les gustará nada de Milligan, de todas formas, porque suele hacerlo siempre, aunque normalmente canta menos. El problema de este número es que el material de los personajes que surge del bicho verde no es gran cosa, sólo ilustra lo mismo que nos había dicho el número anterior, sin mucha gracia. En el apartado de subargumentos, la Reina Leprosa explica más sobre si misma, y volvemos a tener una premisa demencial, sólo que aquí está seguida por un desarrollo bastante loco también, aunque al menos es consistente y divertido. Y luego está el otro subargumento, donde se deshace una historia importante de hace unos años para volver a repetir las mismas chorradas de siempre en próximos capítulos, pero más sobre eso cuando toque. Suena horrible, de momento, aunque al menos Milligan le añade cierto humor y originalidad. El dibujo de Cruz es mediocre en las personas y escenarios, pero resulta efectivo en los bichos no humanos, al menos. No es una historia demasiado buena, pero hay que concederla a Milligan que al menos sus historias fallidas le dan más que pensar y analizar a los lectores críticos que otras historias mejores. Neutral (6)

X-Men: Genesis Mortal Nº5: Y otra muestra de porque esta miniserie debería haber sido de 4 números. En vez de continuar con la explicación del retcon que se quedó a medias el mes pasado, tenemos otro número con los personajes contandose cosas que ya sabemos, y dando vueltas hasta que pueda haber una conclusión el mes que viene, con la Patrulla-X no haciendo realmente nada, y Vulcano diciendo exactamente las mismas cosas vengativas y usando los mismos rayos vagamente definidos que en los cuatro números anteriores. Lo único nuevo es una sorpresa hacia el final, que puede dar para un climax interesante el mes que viene, pero que de momento no da para todas las páginas que le dan. (Y hay algo muy sospechoso con la cronología, de paso) Dibujo decente y más claro que en números anteriores, al menos. Y la historia de complemente es interesante, pero no aporta nada a la historia principal, sino desarrolla un poco el pasado de un personaje que ha sido secundario en esta miniserie. No se sabe a que viene, pero al menos es más entretenida que la otra parte. El dibujo de Woods es bueno en general, aunque la gente vestida raro le queda más rara de lo que debe. Brubaker es capaz de algo mucho mejor. Neutral (5)

Eso es todo por esta semana. La semana que viene, Superman y Batman continuan con realidades alternativas, el Capitán America ayuda a IMA con Calavera, la masacre indiscriminada continua en New X-Men, el traidor se revela en Ultimates, Millar termina su etapa en Ultimate 4F, y Jovenes Vengadores termina su andadura en el futuro previsible. Además, si todo va según lo previsto, habrá un estante entero de novedades en tomo de Planeta, la mayoría de las cuales tienen que leerse antes de Crisis Infinita nº1, que es una de ellas. Sea como sea, nos vemos.

He conseguido un disco de Pabellón Psiquiátrico (un grupo de estilo similar al de Siniestro Total, de los 80) y son desternillantes. Muy, muy brutos, pero muy divertidos y pegadizos.

[La canción es Hallelujah de Leonard Cohen, apropiada para Angel Caido]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana toca fin de mes, y por tanto, avalancha de novedades, con los mil tomos de Planeta y algunas de sus series mensuales, los muchos tomos de Norma, y hasta los tapa dura de Panini. Ni un comic de 24 páginas, y las reediciones van 4 a 20.

Por aquello de la película, se me olvidó comentar la semana pasada, la Biblioteca Marvel del Motorista Fantasma. Resumiendo: No te molestes. Hay una razón por la que es una serie muy olvidada que estuvo en el limbo durante más de una década. No es muy buena que digamos. Muchos equipos creativos, casi ninguno de ellos bueno, y ninguno logró dar una dirección y estilo definitivo. Pero por la puñetera película, aquí la tendremos durante meses, pese a que hay series mucho más interesantes que siguen y siguen sin publicarse.

Por cierto, si no me equivoco, otra peste caiga sobre Panini, por cortar la Biblioteca Marvel Hulk a mitad de la etapa Mantlo, en vez de empalmar con el coleccionable como con las demás. ¿Cuál es la excusa para esto?

Y entre las novedades de esta semana, la que no reseño a fondo es la reedición del Manhunter de los 70, que ya se vio aquí en Clásicos DC hace más de 15 años. Pero la verdad es que el trabajo de Goodwin y Simonson se mantiene sorprendentemente bien 30 años después, siendo una historia de acción-aventuras-espionaje-artes marciales bastante buena, con buen ritmo y dibujo, y elementos que se han hecho horriblemente desde entonces, pero que aquí resultan frescos porque los hicieron antes de que fueran tópicos, y están bien hechos. Cosas como los ninjas y los factores de curación acelerados… ¿de que otra serie famosa de años después me sonara eso? En fin, recomendable, y así es como se hace un Manhunter.

Sólo dos novedades, ambas Marvel, esta semana (bueno, hace dos semanas para cuando leais esto, realmente):

La primera es Castigador Presenta Barracuda, una mini donde Ennis vuelve a la comedia en una historia protagonizada por uno de los villanos de la serie madre. Es… bueno, una serie de chistes y tópicos sobre negros idiotas y todas esas cosas, y bordea bastante el mal gusto y la falta de gracia, la verdad.

La otra es Thunderbolts Presenta Zemo: Nacido Mejor que es el premio de consolación a Nicieza por haber mantenido logrado mantener a flote una serie sobre personajes que no le importaban a nadie durante 6 años, ahora que le han tirado pese a haber sido la serie que más ha mantenido las ventas recientemente. Pero al menos tiene esto, donde hace realmente lo que se notaba que quería hacer hace tiempo, porque el Barón Zemo siempre dominaba la serie madre cuando aparecía. Aquí se libra de los elementos típicos superheroicos, y cuenta algo mucho más experimental, un drama histórico sobre la naturaleza del poder y de los líderes. Muy interesante, y sin ninguno de los defectos que a veces tiene Nicieza. Y lo irónico es que una serie supuestamente orientada a un público tradicional como esta trata temas más complejos de manera más profunda que prácticamente todas las series “modernas” y “maduras” que en Marvel anuncian mucho más.

Y eso es todo por esta semana. Pasamos a las muchas reseñas:


Angel Caido Nº3:
Final original de la serie, aunque luego se hizo un epílogo de dos números y un segundo volumen. Pero se nota una sensación clara de final, aunque haya quedado como final de una historia y no de toda la historia. Primero tenemos un número suelto de los normales, con Lee aceptando un caso que implica a otro de los habitantes de Bete Noir, y una serie de giros, dilemas morales, revelaciones, mala leche y humor negro, además de una sabia reflexión sobre el tema de las drogas, sin moralinas. Después toca un número de respiro y conversación, con todo el mundo pasandose por Furors para charlar un rato. Lo bueno es que David ha construido unos personajes con personalidades e historias suficientemente interesantes como para que simplemente eso se haga muy interesante, a lo que hay que añadirle su buen oido para el diálogo. Conocemos mejor a los personajes, se revelan unas cuantas cosas, y se preparan otras para la saga final. Esa se centra sobre todo en el juego de poder en Bete Noire, y la relación entre el Ángel y Doctor Juris, aunque también hay bastante espacio para desarrollar la personalidad e historia del Boxeador Sombra. Esta última está bastante bien pese a empezar siendo un poco típica. Y lo otro hace excelentemente todo lo que lleva haciendo la serie desde el principio: Personalidades tridimensionales tirando a la oscuridad y al cinismo, algunas escenas de pelea bastante buenas (aunque aquí se va un poco por lo cósmico, aunque al menos se le da la sensación de escala apropiada, si no la comprensión), giros inesperados pero con sentido, buenos diálogos, y mucha tragedia emotiva y puñetera. Una de las mejores cosas que ha hecho Peter David. El dibujo de Lopez está a la altura, siendo claro y expresivo, pero pudiendole dar también el toque oscuro y de rareza que necesita Bete Noire. Muy Recomendado (10)

Authority: Revolution Nº1: Enésimo intento sin éxito de relanzar a la Autoridad, esta vez por un autor americano, pero famoso, Brubaker. El problema es que, como ha demostrado en sus trabajos posteriores en Marvel, este tipo de historias no son las que mejor se le dan. Y de hecho, es un comienzo un tanto decepcionante. Brubaker parte de la situación que heredó de su predecesor, es decir, la Autoridad como dirigentes absolutos de los Estados Unidos. Sin embargo, Brubaker no se mete realmente en los temas políticos o morales de las decisiones que están tomando. Se centra en algo más convencional, en tenerles enfrentandose a resistencia superhumana en contra de su mandato, y en simplemente la idea de tener tanto poder en manos de gente tan volatil causando problemas. Así que los temas de la serie y de la premisa están bastante ausentes, dejandolos más como superhéroes agresivos en una situación un tanto extraña. Y la historia tampoco es gran cosa. Los villanos ni siquiera presentan una oposición moral, ya que esá claro que son villanos, por mucho que hablen de democracia y vistan de patriotico de la Edad de Oro. Así que simplemente son villanos sin personalidad ni mucha imaginación, que lo único es que son suficientemente poderosos y organizados para darle problemas a los protas. Pero como ya vimos en el volumen anterior, ese tipo de cosas sólo le funcionaban a Ellis y Millar porque lo exageraban a niveles desmadradas y con mucha imaginación, sin eso, son peleas de superhéroes bastante tontas, por mucho que vuelen más cosas por los aires de lo normal. Y la parte con el supuesto dilema moral no está hecha tampoco con ninguna imaginación, se hace con un recurso muy visto en este tipo de historias, y sólo se trata el hecho de que tenerles con tanto poder es obligatoriamente algo malo, en vez de discutir porqué, o si tienen derecho, o si al menos pueden hacer algo bueno al respecto. No hay mucha ambigüedad moral, ni siquiera la polémica fácil que había en el volumen anterior. Además, los personajes tienen aún menos personalidad que anteriormente. Es decir, Shen nunca ha tenido, pero ahora Ingeniero está reducida únicamente al objeto sexual de Hawksmoor (y aparentemente, el sello para adultos de esta miniserie consiste exclusivamente en que le veamos los pezones de vez en cuando). El dibujo de Nguyen, que ya hizo una saga de relleno en el volumen 1, no es malo del todo, pero tiene sus problemas, y desde luego no capta ninguna de las gracias de la serie. Era de temer que este intento fracasara tanto como el anterior, pero la sorpresa es que le haya salido a Brubaker algo tan por debajo de su media habitual. No Recomendado (4)

Batman Nº9: Final de Ciudad de Crimen, y está bastante claro que no es realmente una historia de Batman, ni siquiera de sus villanos, es sobre todo una historia de varios habitantes de Gotham. Como tal, es una historia decente de crimen con algo de horror y acción, pero nada que pueda interesarle especialmente a los que no sean fans del género, aunque sean fans de Batman. Pero al menos es una historia independiente, mejor que los enormes crossovers de las otras series. Buen dibujo de Bachs, que sabe hacer normal y grotesco según sea necesario. Y me temo que el mes que viene vamos a tener otro problema de coordinación entre series. Recomendado (7)

Batman: Juegos de Guerra Nº3: Más de lo mismo, realmente. Craneo Negro es muy, muy malo, y logra escaparse de todo y dejar en ridiculo a los héroes, por improbable que parezcan las escenas. Por lo demás, muchos lacayos y villanos de segunda atacan de un lado para otro y destrozan cosas, en una historia que podría contarse en la mitad de espacio, y Batman actua como un capullo. Oh, y un personaje muere gratuitamente, sólo para darle más importancia a esta historia o porque no sabían que hacer con ello. Fantástico. Algunos de los guionistas hacen lo que pueden con la mala situación con la que les ha tocado lidiar, pero como suele pasar en este tipo de cosas, no da para mucho. Lo peor es que las situaciones que salen del crossover probablemente den para historias interesantes antes de que se deshagan tarde o temprano (especialmente la que significa que Aves de Presa está libre de las zarpas de la Bat-familia… por cierto, Planeta, ¿para cuando la puñetera serie?) pero la manera de llegar a ellas no ha sido precisamente recomendable. Sobre todo la parte de cortar varias series durante tres meses para una chorrada que podría haberse contado en mucho menos, y sin necesidad de implicar a series a las que ni les iba ni les venía. Un ejemplo de cómo no se deben hacer los crossovers (al menos Crisis está algo mejor montada) aunque el único consuelo es que no va a haber nada parecido en el siguiente par de años. Dibujo variado, aunque había algunos buenos por ahí en medio. No Recomendado (3)


Best of Marvel: Ghost Rider:
Oh, cielos. Como mencioné la semana pasada, esta es la miniserie de la que en Marvel se avergüenzan y que prefieren ni mencionar. Ya se que en Panini están ansiosos de material del Motorista Fantasma, pero (y no puedo creerme que esté diciendo esto) realmente, para eso podrían haber rellenado el “Best of” de la serie de Mackie, ya que al menos es la versión en la que se basa la película y tiene cierta fama. Aunque lo reediten también como coleccionable. Porque llamar “Mejor de” a esto es una contradicción de risa, teniendo en cuenta que es la mayor cagada (y además, admitida) de Marvel Knights, sólo empatada con el Castigador Cazafantasmas. Escribe Devin Grayson, que parece ser que no sabía nada del personaje, pero le gustaba la idea del personaje desde sus tiempos de motera, y quería hacer algo al respecto. Así que el resultado es una serie sobre moteros que pasa completamente de las raices místicas del personaje. Tiene a Johnny Blaze transformandose en la versión de los 90 del personaje sin explicación de su historia, origen o como ha llegado hasta allí (cosa hasta cierto punto comprensible, teniendo en cuenta lo complicada que estaba la historia del personaje) y peleandose con moteros y camioneros. Durante seis números. Es tan terriblemente soporífero y absurdo como suena. Todos los personajes son clichés de película mala sobre ese tipo de gente, incluido el propio Johnny (pese a que nunca ha sido de esa clase de motero) que lleva la misma coletilla que todos ellos. La serie no va de nada, sólo de vehículos corriendo y pegandose entre si, y ni siquiera eso se hace particularmente bien, porque hay momentos de lo más estúpido. No ayuda el dibujo de Kaniuga, a base de deformaciones exageradas, que hace que los protagonistas parezcan sacados de las parodias de Mad, y el Motorista Fantasma una versión en craneo llameante de los payasos que montan en minibicicletas. Es una pena que Grayson, que ha escrito cosas buenas como Titanes, haya hecho cosas como estas o Nightwing, y por eso ya no pueda conseguir trabajo. Y una pena que Panini publique cosas merecidamente olvidadas cuando podía aprovechar para publicar cosas mejores. Evitar a toda costa (2)


Best of Marvel: New X-Men Nº3:
Que aparentemente se está vendiendo como rosquillas, por eso los sacan tan seguidos, pese a ser material que se editó hace tan solo 4 años. Y señalo esto porque es importante: Si las reediciones en tapa dura venden tan bien como parece, podrían ir pensando en pasar a un modelo similar al americano de tener en cuenta una inevitable reedición en tomo de las series exitosas, cosa que cambiaría la economía de las series. Pero es imposible especular sin datos de venta más transparentes. Este tomo tiene varias historias sueltas con dibujantes variados: Un número sobre Xorn bastante interesante, que gana bastante en una segunda lectura cuando ves que encaja perfectamente con la revelación de que es Magneto (y los guionistas post-Morrison pueden joderse y bailar, por lo que a esto respecta) con dibujo oscuro apropiado de JP Leon. Una saga de tres números dibujada por Kordey, donde hace un trabajo bastante mejor que el apresurado del tomo anterior, con el debut de Fantomex y la añorada Corporación-X, con un despliegue bastante bueno de ideas y un par de giros chulos al final. Otro número dibujado por Leon, que le va un poco peor, a base de desarrollar muy bien dos relaciones incipientes, la de Angel y Pico y la de Ciclope y Emma, con muy buena psicología e imágenes. El número de Genosha magistralmente dibujado por Jimenez, que desgraciadamente resulta aún más inutil en retrospectiva. Y un número final, con muy buen dibujo de Van Sciver, que presenta a Polvo, ata algunos cabos de Imperial, y avanza más cosas para próximos números. Es asombroso como releyendo ves lo bien que montó y estructuró Morrison toda la etapa, a base de ir poniendo detalles que se desarrollaban poco a poco hacia la resolución sin que te dieras cuenta. Muy Recomendado (9)


Catwoman Nº2:
Normalmente, una serie cambia totalmente de tono cuando cambia el guionista o deciden hacer alguna maniobra editorial para llamar la atención. Es raro que pase como en este caso, que cambia porque cambie el dibujante. Pero así es, se acabó el estilo negro/retro/animado tan elegante y cuidado que se ha vuelto sello de esta serie y ha sido parte importante del exitoso relanzamiento. Lo cambian por el estilo mucho más tradicional de Gulacy, que hace que la serie se transforme en una serie de acción bastante más convencional. No es que el dibujo sea malo, (aunque cambia el aspecto de los protagonistas a uno más blando y genérico) es aceptable, pero no de los mejores de su estilo, la cosa es el cambio de estilo tan radical. Ahora la serie ya no va de generar una atmósfera única y centrarse mucho y lentamente en las emociones de los personajes. Ahora va más de Catwoman saltando de edificio en edificio y pegandose con gente. No ayuda que ni los malos ni las historias estén demasiado inspiradas, con muchos chorizos comunes, y el retorno de la secta extraña que fue de las cosas menos exitosas de números anteriores. Hay de vez en cuando rastro de lo bueno de la serie hasta ahora y del toque Brubaker, pero sólo de vez en cuando, y le cuesta más transmitir lo que quiere decir por el cambio de dibujo. (Los personajes muestran menos emoción en las caras, por ejemplo, y la sensualidad de Catwoman es más directa en vez de insinuante) No ha sido un buen cambio, y es una pena, porque la serie estaba siendo muy buena hasta ahora. Neutral (6)

Freshmen Nº2: Final de la primera miniserie, aunque se nota que tienen pensado material para continuaciones. Esta parte es menos original que la anterior, dejando un poco de lado la parte más de universitarios y más realista, y pareciendose más a un comic de superhéroes más convencional. Aún así, no es uno malo, y tiene toques de humor graciosos. Y otra parte del número es un también típico viaje por la mente de un compañero comatoso, que aunque usa una estructura típica, trata un tema que es muy raro que se trate en los comics, y se agradece que Sterbakov lo trate, y lo haga bien. Una serie divertida y con personajes bastante agradables que se salen un poco de los estereotipos que parecían al principio. Si logran evitar las partes más genéricas y centrarse en las ideas desmadradas y profundizar en los personajes, una segunda miniserie sería de agradecer. Dibujo claro, agradable y efectivo de Kirk. Recomendado (7)

Gotham Central Nº3: Por fin vuelve, y si se dan prisa (terminan la serie en Abril) es posible que el final de la serie no sea chafado en otra serie. La primera historia es curiosa, porque el antagonista es un policia pelirrojo irlandés llamado Jim Corrigan. Exactamente como el huesped del Espectro original, que casualmente no tiene anfitrión ahora mismo. ¿Guiño o algo más? Al fin y al cabo, Rucka es parte de los cerebros detrás de Crisis y demás. En cualquier caso, eso es irrelevante para la historia, que es la primera incursión de GC en una de las ideas típicas de los policíacos, el conflicto con los polis corruptos y los de Asuntos Internos. Es un ejemplo muy bien hecho de ese tipo de historias, con un uso muy bueno del hecho de que transcurra en una ciudad con supervillanos, con una idea que no podría hacerse de otra manera pero que le pega mucho al género. Además, se agradece ver historias cortas con mucho que contar, contado a buen ritmo, como todas las de este tomo, cuando no es algo común ahora mismo, ni con estos guionistas. Después toca un crossover con Juegos de Guerra, aunque los dos números anteriores transcurrieran también durante la guerra de bandas, pero sin tener mucha importancia. Básicamente, es una historia sobre los polis protagonistas reaccionando a la ruptura entre el Departamento y Batman, con una serie de reacciones bastante bien llevadas. Así es como se hace un crossover: Las cosas de la historia principal afectan a la serie, pero sin tomar control de la serie y que deje de ser una historia sobre los protagonistas con su estilo propio. El dibujo de Lark está muy bien, dandole el tono adecuado a la historia y haciendo bien a los personajes y fondos. Tras eso vuelve Brubaker, con una historia usando sus personajes de Catwoman, pero centrandose sobre todo en Josie Mac. Josie Mac es un personaje un poco problemático, porque a diferencia del mundo real, en el UDC no es algo tan descabellado que alguien tenga percepciones extrasensoriales como para tener que ocultarlo, y por fin tratan ese problema. El resultado es una buena historia detectivesca, con los elementos superheroicos añadiendo colorido y originalidad, pero sin cargarse el tono serio de la serie ni estar fuera de lugar, que es el fuerte de la serie. Buen dibujo de Jason Alexander. Tiene los problemas de siempre (le hace falta un Quien es Quien al principio, y los dos dibujantes podrían esforzarse más en distinguir las caras de los protagonistas) pero sigue siendo una serie muy buena. Muy Recomendado (9)

Hawkman: Coalición en Crisis: Damas y caballeros, la primera serie de DC en llegar al corte por Crisis Infinita que vemos en España. Sólo que en esta serie no sólo se pega un salto de un año y se cambia el equipo creativo, cambia el nombre y protagonista de la serie a Hawkgirl. Realmente, no entiendo a Planeta, las prisas que tiene con algunas series, y la parsimonia que tienen con otros, en vez de llevar un ritmo consistente. Supongo que al menos habrá que agradecer que no sacaran esto a la vez que todo lo demás de la Guerra Rann-Thanagar para saturar aún más. En este tomo, la serie se ve totalmente secuestrada por las miniseries de Cuenta Atrás, y es esencialmente una cara B de ellas. Primero tenemos un número que hace de puente entre el Proyecto OMAC y Guerra Rann-Thanagar (que hacer maravillas para aclarar la cronología, a decir verdad), hasta el punto que termina con la primera escena de GRT, explicando de donde salía el fénix de turno. Pero la mayor parte del número es tener a los halcones pegandose con OMACs, en la que al azar ha resultado ser la primera exposición a los bichos aquí… y no es una presentación muy buena. Si te fias de esta aparición, son villanos bastante inútiles y tontos, que dudo que fuera la intención. Además, Greymiotti vuelven a hacer de las suyas y demostrar que no saben ni documentarse ni contar, porque está claro por Proyecto OMAC que los OMACs son de creación reciente, y aquí los tienen como algo preparado hace décadas. El dibujo de Ron Randall es decente.

Y luego está la historia principal del título, que sirve de puente entre Guerra Rann-Thanagar y Crisis Infinita, siendo básicamente el último día de la Guerra antes de que empiece el follón cósmico en serio, desde el punto de vista de los halcones. Lo curioso es que aunque la historia va esencialmente de hacer tiempo hasta que empiece la historia de verdad en otra serie, está bastante bien hecho, mejor en muchos sentidos de lo que fue la propia Guerra Rann-Thanagar. Es sobre todo mucha pelea entre ejércitos, y Hawkman y Hawkgirl y amigos dandose de leches contra tropas y naves, pero aquí está mejor hecho, con mucha más imaginación en las peleas y mucho mejor dibujo, además de darle más personalidad y emoción a los personajes, y hacer que realmente parezca una guerra épica, y no una lucha contra un bicho malvado y sus tropas. Y aunque casi todo es darse de leches contra cosas, logran dar buenas escenas de descanso entre Carter y Kendra, dandole un buen final al tema y argumento principal de esta etapa de la serie, además de recuperar un elemento del tomo anterior de manera curiosa. Aunque lo que más luce es el dibujo. Chris Batista, al que a lo mejor podeis recordar de unos números de Thunderbolts, lleva mucho tiempo dando vueltas y mejorando, y aquí se culmina. Si ya demostró en Legión que podía dibujar magistralmente acción espacial, aquí lo hace aún mejor, con unas peleas, naves y tropas impresionantes, muy claras y bonitas, muy buenos diseños, y versiones de las más preciosas de los personajes, como Hawkman y Hawkgirl, tanto en aspecto como en parafernalia. Queda muy bien, y me alegro mucho de ver que por fin está teniendo un merecido éxito. Lo más curioso de todo es que la mayoría de series empeoran cuando les fuerzan seguir crossovers, pero esta ha mejorado, quizá porque Grey y Palmiotti funcionan mejor cuando juegan con las ideas de otros. Y dado que eso van a seguir haciendo, aún puede que haya esperanza para ellos. Recomendado (8)

JLA Nº7: Por fin, con tres meses de retraso, sale este tomo. Aunque es mejor así, si hubiera salido el siguiente como habían planeado, habrían chafado completamente el Proyecto OMAC. Así que esta vez una incompetencia compensa otra. Continuando con las sagas con equipos creativos rotativos, esta vez le toca a Kurt Busiek, en una saga bastante larga para los estándares actuales, 8 números y un prólogo. Es en cierto modo una secuela de JLA/Vengadores (con el defecto de que no pueden mencionar casi nada de esa historia, por no tener los derechos, lo cual es uno de los argumentos para que esas cosas no sean canónicas, pero bueno) siguiendo el final (aunque realmente no hacen nada importante con él) y sobre todo, el principio, la destrucción temporal del universo de antimateria. (Si Busiek hubiese seguido en Vengadores, aparte de habernos ahorrado muchos problemas, habría seguido también lo de Polemachus) Así que la historia se divide realmente en dos frentes: Las aventuras del Sindicato del Crimen, y la de los Armeros de Qward, con la LJA ofreciendoles oposición a unos y a otros a ratos. La primera es, con mucha diferencia, la mejor, y habría quedado mejor si únicamente se hubieran centrado en ellos. Busiek, por supuesto, amplia bastante el universo de Tierra 2, con versiones negativas de muchos otros personajes además de los de la novela gráfica. Pero aunque eso podría degenerar muy fácilmente en algo que no es una historia, sino un juego de ir invirtiendo ideas sin imaginación, Busiek sabe hacerlo bien: No sólo son inversiones muy ingeniosas, (y en algunas, retorcidas, como la idea del Robin inverso) algunas pasan la prueba de fuego de que serían buenos conceptos de por si, como Sir Solomon Grundy o el Amo de las Preguntas. Además, no ocupan toda la historia, buena parte va de desarrollar simplemente al quinteto del Sindicato, siendo retorcidamente divertidos, y viendo como se exasperan tratando de actuar en una serie de situaciones en las que se espera que actuen de manera contraria. A veces se repiten un poco algunos rasgos de los personajes, como el triángulo Ultraman-Superwoman-Owlman, pero en general esa parte es divertida y bien hecha.

El problema está en la otra parte. Los qwardianos siempre han sido lacayos genéricos aburridos, y Busiek no logra hacerlos más interesantes, por mucho que se esfuerce en darles nombres y desarrollar un poco su cultura. El desarrollo no está muy inspirado, es típico de razas alienígenas beligerantes, incluidos los apuñalamientos por la espalda, y la amenaza importante es un desastre, una de esas cosas que se supone que son terriblemente amenazadoras, pero también terriblemente aburridas, y sólo sabes que son una amenaza porque los personajes te lo dicen. Algo así como Maggedon, pero sin las descripciones chulas de Morrison, simplemente una cosa mecanica gigante. También aparece otro villano clásico favorito de Busiek, y tampoco le sale bien, aunque tiene una idea original, se hace pesada y casi incomprensible. Y la LJA… cuando por fin hace algo, quedan eclipsados por el carisma de sus contrapartidas negativas, y Busiek no les saca apenas partido, ni a los principales, ni a los refuerzos que vienen luego, que tampoco se lucen. Diablos, Tornado Rojo repite exactamente la misma escena que en JLA/Vengadores. Y luego está Garney, que cada vez es peor, con mucha falta de detalle, figuras sin terminar y apresuradas, acción un poco confusa y en general mucha chapuza. No es uno de los mejores trabajos de Busiek precisamente, como no suelen serlo sus trabajos más tradicionalmente superheroicos, aunque al menos tiene algunas cosas buenas aquí y allá. Oh, y aparentemente hubo algo llamado la Ola Heterodoxa por aquí cuando salió esto, bueno es saberlo. Neutral (6)

Jóvenes Titanes Nº16: La acción incomprensible de Planeta de la semana: Tocaban únicamente dos números antes del crossover que se publica en un tomo. Tras esos números, vienen dos absolutamente de relleno. Lo normal, digo yo, habría sido cortar antes del crossover, y volver al mes que viene con los dos números de relleno, para que puedan ser ignorables, y después ya seguir con lo que queda, en algún número triple si aún es necesario para su cronología. O directamente saltarselo, como han hecho en Green Arrow, si tanta prisa tienen. Pero no, en Planeta, por alguna razón sólo conocida por ellos, tienen que poner aquí la primera parte del número de relleno, pese a que transcurre después del crossover (aunque a decir verdad, tampoco chafa nada) y que así van a forzar a comprar esa basura irrelevante. Fantástico. Lo más triste es que es una historia escrita por Gail Simone, que a este paso va a coger el síndrome Kordey. Es una de las mejores guionistas americanas de la actualidad, y cosas como Aves de Presa o Agente X lo demuestran, pero la primera exposición que tiene desde que empezó Planeta, y casi la primera en total, es esta mierda que no es representativa de ella en absoluto. Porque es un puñetero comic “dibujado” por Rob Liefeld, y sólo se puede hacer hasta cierto punto con eso. Pero es que ni eso, porque aparte de los infinitos problemas con el dibujo, evidentes para cualquiera, (y a los de siempre, añadele que se empeña en dibujar a los Nuevos Titanes originales en vez de la encarnación actual) el guión tampoco es bueno. Un argumento convencional y casi incomprensible, nuevos personajes increiblemente cutres, desarrollo altamente mediocre, y diálogo que no está ni de lejos a su altura habitual, aunque haya alguna cosa buena de vez en cuando. Terrible, ¿pero que se podía esperar? Lo peor es que eso es un euro extra que hay que gastarse para poder disfrutar de la historia de verdad, que si que es buena. Es el enfrentamiento con el Dr. Luz, y Johns logra hacerle un villano temible sin caer en los recursos fáciles y trillados (es decir, hacerle Mr. Violación), aunque quizá se pase un poco de más con las extrapolaciones de sus poderes y tenerle dando discursitos. Pero al menos la sensación es la apropiada. Se presentan un par de personajes, que son una renovación muy apropiada (aunque tomandose bastantes licencias con historias pasadas) de un viejo concepto relacionado con los Titanes que se notaba que Johns iba a hacer tarde o temprano (irónicamente, aquí aparecen poco, pero se desarrollan más que en la historia de relleno que se supone que va más de ellas, aparte de haber contradicciones entre ellas). Y termina con una pelea muy chula, con un montón de estrellas invitadas que se agradece ver, y que en general están bien usadas, cada una aportando lo suyo. Bueno, con eso, una escena de grupo entrañable y un giro que queda bastante bien. Y de ahí, vas al Outsiders de este mes, y luego al crossover. Y con esto se despide McKone de la serie (apropiadamente, en el número que marca la mitad de la etapa Johns) y lo hace con uno de sus mejores trabajos, haciendo muy bien a los múltiples personajes, con un Dr Luz muy amenazador, unos protagonistas muy monos y unas escenas de luchas brutales. A ver si vuelve por aquí después de los 6-7 números que le quedan de 4F. Una pena el número que han metido de paquete, porque los números de verdad son muy buenos. Recomendado (7)

Jóvenes Titanes/Outsiders: Infiltrados: Otra genialidad de Planeta, este tomo no sólo lleva los 4 números del crossover, que es una buena idea, lleva el número de cada serie que sirve de epilogo al crossover, así que si sólo sigues una de las dos series, tienes que tragarte un número entero que no tiene nada que ver. En fin, este es un crossover bastante natural para celebrar el segundo aniversario de ambas series, siendo la conclusión de dos subargumentos que llevan desde el principio de cada serie, y volviendo incluso al prólogo de ambas. Y ahí acaba lo bueno, realmente. La parte de los Titanes, como se puede ver por la portada, es una sucesión interminable de “Lucha, Superboy, lucha contra el control mental”, que desaprovecha bastante el conflicto interno del personaje hasta ahora, y es muy predecible. Luthor al menos tiene unos cuantos momentos buenos, aunque es la versión “tipo en armadura verde que ataca como un loco directamente a los héroes” que queda muy cutre en comparación con la versión genial que está apareciendo en Cuenta Atrás y similares. Y luego está la parte de Outsiders, que empieza demostrando porque el número anterior de Outsiders era increiblemente tonto, con una revelación que cualquiera con dos dedos de frente (lo que aparentemente no incluye a los Outsiders) tenía claro desde hace números, si no desde el principio de la serie. Al menos la revelación sobre el nombre del Infiltrado si que es una sorpresa buena, y da para añadir otro villano apropiado a la historia, aunque tampoco esté en su mejor momento. Y lo que siguen son muchas, muchas peleas muy cutres e irrelevantes, incluyendo con una de las peores ideas de Dia de Graduación, pero ahora aún peor y más ridícula. Sólo un par de personajes tienen, ya al final, algunos momentos buenos, básicamente cuando toca derrotar al villano, que es el único momento de la historia donde hay emociones de verdad, que si que funciona bastante bien, aunque no redime los dos números de peleas horribles anteriores. De hecho, todo este crossover es Dia de Graduación II, pero con menos muerte gratuita. Supongo que es apropiadamente simétrico, pero en este caso no es algo bueno. Hasta se parece en el dibujo, que es la mitad del mismo de aquello, el horrible Carlos D’Anda, mientras que la otra mitad es de Matthew Clark, que lo hacer peor que en Superman, muy cutre y noventero.

D’Anda también dibuja el epílogo de Outsiders, que es uno de eso de los protagonistas descansando y tratando de salir adelante tras el crossover. Este tipo de cosas se le dan mejor a Winick, y sabe sacarle material decente a los protagonistas y las situaciones en las que se encuentran, aunque a veces se pasa de serio y amargado. El epílogo de Titanes está dedicado a uno de los protagonistas, muy deprimido tras el crossover, y un miembro inesperado tratando de animarle. De paso, se aprovecha para explicar mejor su origen, y ver como la nueva versión encaja con la antigua. No es mala historia, pero es una historia de 10 páginas, no de 20, habrían hecho falta escenas con los demás Titanes o cualquier otra cosa. Encima, el dibujo es del nuevo dibujante regular, Tony Daniel, de la escuela Image de los 90 (estuvo en Fuerza-X en su día), y es tan cutre, anatómicamente imposible y falto de detalle como te puedes imaginar. Eso si, en la portada y flashbacks imita bien el estilo de los dibujantes de las etapas anteriores del protagonista. En fin, compratelo si sigues alguna de las dos series, pero es uno de los peores capítulos, si no el peor. No Recomendado (3)

Legión de Superhéroes Nº2: Sigue teniendo el mismo problema principal del tomo anterior, sólo que aquí es más grave. Queda evidente cuando llega un punto en la historia donde se empiezan a echar en cara los defectos de los distintos Legionarios, basados en sus personalidades… pero esa información es algo completamente nuevo que sólo existía en la mente de Waid, porque no ha desarrollado a los Legionarios como personajes distintivos, y por tanto toda esa pelea se basa en cosas que no hemos visto y no podemos creernos. Igualmente cuando toca dividir al grupo en dos bandos, los personajes parecen divididos por sorteo más que otra cosa, porque no se han desarrollado en nada para que podamos creernos porque elegirían uno u otro bando. Y realmente, después de 8 números de 32 páginas, ya toca ir desarrollando un poco a los personajes para que no estén hechos todos con uno de dos moldes aburridos. Lo demás es mejor: Waid continua introduciendo ideas originales para los orígenes de los distintos Legionarios (el de Proyectra tendría gracia si no dejar a un personaje tan horrible como consecuencia, pero las revelaciones sobre los coluanos y su relación con Brainiac 5 si que son buenas, y le dan bastante profundidad, a veces sutilmente, al personaje… pero claro, Brainy continua siendo de lejos lo mejor la serie, y se nota que la serie debería haber sido Las Aventuras de Brainiac 5, Waid habría estado más cómodo y habría salido mejor) Y el conflicto central de la serie mejora bastante también, pasando ser menos el conflicto jóvenes vs adultos, y pasando a un conflicto más serio y en el que al menos parece que la Legión va a poder hacer algo. Y aunque las amenazas de acción a las que se enfrentan siguen siendo bastante poca cosa, al menos el cerebro detrás de la amenaza si que es un tipo interesante, con una buena estrategia, y un uso increiblemente práctico de una habilidad que no parecía gran cosa. La serie funciona mucho mejor cuando va de ese conflicto estratégico a gran escala, y algunos de los conflictos de ciencia-ficción/ética que va poniendo Waid, que están bien, que cuando intenta hacer acción y drama interpersonal más típico, porque eso le está saliendo bastante mal. El dibujo de Kitson continua siendo sólido pero muy soso, sobre todo en los diseños, y sus suplentes son malos. Oh, y a diferencia de las demás series, está tiene una sección de correo… escrita por Waid, dibujada por Kitson y contestada por los Legionarios, que es muy graciosa. Recomendado (7)

Manhunter Nº3: Que desde el mes pasado, ha tenido la suerte de librarse de su segunda cancelación. Realmente, hay series mucho más merecedoras del síndrome Spidergirl. Pero bueno, ese efecto no tiene porque mantenerse en España. En este número, Andreyko demuestra su falta total de preparación y documentación para escribir la serie. Es decir, se supone que es una serie sobre abogados, pero no parecen tener ni la más remota idea de cómo funciona un juicio. Está bien que traten el tema del asesinato de Firestorm en Crisis de Identidad (al menos se molestan en darle consecuencias en algún sitio a algo que debería ser importante, no como en aquella serie… si al menos publicaran aquí la nueva serie de Firestorm donde están las consecuencias buenas…) pero estaría mejor si fuese de una manera menos tonta. Es decir, están juzgando al Ladrón de Sombras por un asesinato, ¿no sería apropiado, no se, hacer declarar a la gente que estaba presente en dicho asesinato? Pero se ve que aquella selección aleatoria de personajes no tenía suficiente tirón comercial, y en vez de eso, hacen declarar a personajes que no tienen nada que ver el crimen que se está juzgando. ¿Qué tendrá que ver la vida de Firestorm con si el acusado le asesinó o no? Pero parece ser que Andreyko está más ocupado con lo que cree que va a quedar chulo (y lo peor es que no queda así, queda mundano y no especialmente interesante) en vez de tener un mínimo de verosimilitud o inteligencia. Es decir, en todo el puñetero juicio no se trata el crimen del que trata el juicio, y eso hace parecer inútiles a acusación, defensa y juez, por no hablar del guionista. No es que una historia ficticia tenga que mostrar realistamente un juicio, pero debería al menos parecerse algo a la realidad, para que al menos los legos podamos tragarnoslo. (Un ejemplo de hacerlo bien es Hulka, que aunque debe tener muchos fallos legales, al menos no son tan obvios, y Slott los sabe disimular bien a base de tener ideas ingeniosas sobre el juicio en cuestión, no como aquí, que está de adorno) Es como escribir una serie sobre un médico, y tenerle tratando una gripe con cirujía. Dejando aparte eso, hay muchas escenas de pelea con villanos variados, usando la excusa del Calculador (y la Sociedad, por extensión), que no están mal hechas, a decir verdad, pero tampoco son gran cosa. Y luego, Andreyko empieza a usar la idea de que ha habido otros personajes llamados Manhunter antes que su protagonista, de la peor manera imaginable. Fantástico. Al menos el dibujo de Jesús Saiz primero, y de Javier Pina (que es muy similar al de Saiz, aunque algo menos desarrollado) cuando el primero se va a hacer Proyecto OMAC, está bastante bien, y es de sobra lo mejor de la serie. CANCELAD MANHUNTER, promueve la ignorancia. No Recomendado (4)

Ocean: Otra de las miniseries autoconclusivas de ciencia-ficción de Warren Ellis. Está bien que se publique en tomo, porque mensualmente sería excesivamente lenta. No es que no sea lenta en tomo. Trata sobre una investigación en un satélite científico, que está explorando restos arqueológicos en la luna Europa. La cosa es que la parte de ciencia-ficción es secundaria a la historia, la parte central es la investigación sobre una conspiración dentro de los investigadores. Así que la parte de fantasía y de Ellis lanzando sus ideas de ci-fi ocupa poco de la historia, que es sobre todo una historia detectivesca en una estación científica. No es mala idea, el problema es que apenas no hay material para 6 números, habría quedado mejor en 4, quizá. Y realmente, la conspiración y la investigación son bastante mundanos para los estándares de Ellis, con su diálogo distintivo, pero sin demasiadas ideas originales ni fuerza. Por no decir que el final, después de tanto rollo, sale de ninguna parte y es casi incomprensible. Tiene sus cosas buenas, especialmente en la presentación y al final, y alguna vez cuando pasa algo destacable por en medio, pero está en la parte baja de los trabajos de Ellis. El dibujo es de Sprouse, que no se ha prodigado mucho tras Tom Strong, y es claro y agradable, aunque probablemente habría dado más de si en una historia más imaginativa. Neutral (6)


Outsiders Nº17:
La primera historia es básicamente Exterminador vs Arsenal, y da gusto ver que Winick le escribe como algo más que un psicópata. Además, se explican varias cosas, y quedan bien. Y luego está la segunda historia, donde los defectos de Winick vuelven en masa. La premisa tiene potencial, pero lo malgasta totalmente. Le intenta dar un tono de que está pasando algo terriblemente serio e inadmisible que está siendo muy duro para los personajes, pero se pasa con la seriedad y acaba volviendose casi lo contrario. Peor, para una historia que supuestamente trata de indagar en las mentes de los protagonistas, se revela más bien poco de ellos. Y luego está lo rematadamente estúpido, donde Winick pide que nos traguemos que Arsenal se ha vuelto subnormal del todo y que los demás se lo consienten sin decir nada pese a estar enfadados con él y estar claro que está siendo imbécil. Es dificil de explicar sin spoilers, pero básicamente implica que Arsenal desconfie de todos sus compañeros, pero sin embargo tenga confianza ciega en si mismo (pese a que sabe y sabemos perfectamente que podría haber sido programado sin saberlo él, como vimos en la puñetera segunda saga de la serie) y en el puñetero androide que aún no saben de donde ha salido ni a que viene, que casi se carga a sus amigos al aparecer, y del que sólo se pueden fiar por una reprogramación de Laboratorios STAR a un androide avanzado del futuro, que es como fiarse de una programación de Bill Gates a una estación de trabajo de las de la NASA. Hay que ser imbécil, y pedirle a los lectores que sean igualmente imbéciles, para tragarse eso. El dibujo es del novato Shawn Moll, que es como un Doug Mahnke pero con menos detalles propios y más verde, pero no es malo. No Recomendado (4)

Promethea Nº1: Comienza la reedición de la serie de ABC que más llamó la atención en su día, y viendo estos primeros números, es comprensible. Es una serie de superhéroes, similar en origen al Capitán Marvel, sólo que en vez de decir una palabra mágica, la prota tiene que imaginarse a su alter ego para invocarlo. Así que toda la serie es una oda al poder de la creatividad y la imaginación, con toques mitológicos y mágicos. Y enfocar algunos de los tópicos del género, desde la identidad doble hasta la manera de enfrentarse a los villanos, con más imaginación y una visión fresca. Con muchas ideas originales, y diálogo bueno y en ocasiones muy divertido. Y por supuesto, con el dibujo de JH Williams, que no sólo es precioso, hace unas composiciones y unos efectos absolutamente únicos. Echale un vistazo si se te pasó la primera vez. Muy Recomendado (10)


Seaguy:
Por fin, sale otra de las miniseries Vertigo de 3 números de Morrison, y cielos, es de lo mejor que ha hecho últimamente. Es otro de sus antídotos a las horribles tendencias actuales de los comics mainstream, un tratado de cómo hacer bien todo lo que se suele hacer mal, en forma de aventura desmadrada llena hasta rebosar de ideas absurdamente geniales. Si la moda es estirar y rellenar, esta es una historia con muchisimo contenido, pero no se nota que vaya más deprisa de lo que debe. Donde la moda es burlarse de los aspectos coloridos y divertidos de los superhéroes, esta serie los abraza y los renueva. Donde la moda es ser oscuro y amargado, pero sin contenido serio de verdad debajo, esto es alegre y brillante, pero con una historia seria y terrible debajo. Donde la moda es repetir lo mismo de siempre o cargarselo todo, en vez de avanzar, aquí eso mismo es el verdadero enemigo de la serie. Y así. Esta es la historia de Seaguy, que es un joven aspirante a superhéroe (no, no es un Aquaman, es sólo un tipo vestido de scuba) en un mundo donde eso ya no se lleva, porque todos los villanos han muerto. Lo cual no significa que su mundo “perfecto” no necesite héroes, al contrario. Eso le sirve a Morrison para comentar agudamente la sociedad actual, donde tenemos todo lo que podemos querer, al menos comparativamente, y se nos trata de anestesiar con reposiciones de las mismas viejas ideas nostálgicas pero sin contenido, o cualquier otra chorrada que anuncien como moda (Cosa que aquí llega a los extremos del Xoo, donde todo el mundo lo compra porque “Es Xoo, es nuevo”) para que nadie se de cuenta de que hay algo realmente podrido en el fondo de todo eso, aunque sólo sea que nadie quiere hacer nada nuevo para progresar, no necesariamente una conspiración malvada. Un mundo donde la gente no sólo no se esfuerza en intentarlo, es que ni parecen conscientes de que haya algo que intentar. Vale, el comentario no es precisamente nuevo, pero viene bien verlo bien hecho de vez en cuando para que no se olvide, sobre todo de manera tan divertida y apropiada, porque sirve no sólo para la sociedad en general, sino también para el mundo del comic, que necesita oirlo aún más.

Pero eso es el trasfondo. La historia por encima de eso es el intento de viaje heroico del protagonista, en un mundo muy, muy raro, que no se presta a eso. Así que Seaguy y su sidekick, el genial Chubby el Atún se meten en un viaje por el mundo, pasando por una odisea surreal que cada vez que toca uno de los elementos propios de este tipo de historias, aparece de manera rara, retorcida e inesperada. Y todo eso en un mundo que aprovecha la imaginación febril de Morrison, que lanza más conceptos chulos y geniales en una página que otras series en un semestre: Parques de atracciones Mickey Eye (cuya banda sonora se te queda grabada en el cerebro, pese a que los comics son silenciosos), glaciares de chocolate, avispas mecánicas de Atlantis, meteoritos jerogíficos, pirámides-cohete espacial, el verdadero secreto de la cara oculta de la Luna… es demencial, y es genial. Pero hay una historia emotiva, dramática, pero con cierto toque de inocencia y optimismo, debajo de todo eso, con un final a lo Prisionero ambiguo pero apropiado. El dibujo es de Stewart, al que ya hemos visto colaborar con Morrison en Guardian, y lo hace igual de bien, creado un mundo maravillosamente imaginativo, bonito y expresivo. Echale un vistazo, te reirás, llorarás, pensarás y dirás “que chulo es esto”. A ver si Planeta saca la tercera miniserie, Vimanarama, y ahora que Morrison ha cumplido con cosas más populares, en DC le dejan hacer la trilogia de miniseries de Seaguy. Muy Recomendado (10)


Siete Soldados: Caballero Brillante:
Dos tomos de Morrison seguidos y título traducido, quieto corazón. Tercera miniserie (aunque originalmente fue la primera) miniserie del evento modular de Morrison. Esta vez tenemos otra versión nueva de un viejo personaje, Sir Justin el Caballero Brillante, un caballero de la Tabla Redonda atrapado en el presente, y miembro de los Siete Soldados de la Victoria originales. Y aunque el original no es mencionado, ni tampoco otras cosas DC, la existencia del nuevo no contradice nada, es una situación similar a la de los dioses: Hay varias versiones del mismo mito, porque en el Universo DC los mitos no sólo existen, sino sus distintas versiones existen separadamente. Así que Morrison nos presenta a su versión de Sir Ystin, el Rey Arturo y sus Caballeros de la Mesa Rota, en una historia de mitología que abarca milenios. El género, por supuesto, es épica medieval, y apropiadamente, los Sheeda se ven aquí como sus principales influencias, los elfos oscuros de los mitos. El tema de corrupción está claro aquí, como algo evidente y horroroso en el destino de los caballeros, pero también se ve de una manera ambigua, con la reacción de Justin al presente, que no es el típico de “inocente en tierra extraña”, sino una interpretación bastante comprensible del presente desde su punto de vista, aunque el Caballero se sobrepone bastante rápidamente a ese y otros problemas. Y es que no es sólo una historia épica, con Morrison dandole caña a la parte de grandeza y de ideales de este tipo de historias, y haciendolo a lo grande con su narración hiperbólica, es a la vez un viaje heroico para el Caballero Brillante, llegando a la madurez y cumpliendo su destino en una tierra (o mejor dicho, tiempo) extraño. Y ahí están los temas habituales de crear algo nuevo (en este caso, recuperar los valores que funcionaban antaño para recrear la gloria en el presente, pero sin repetir errores), de superación (en este caso, un complejo de culpa apabullante que hasta obtiene forma física) y de enfrentamiento a figuras paternas corruptas, que al igual que el tipo de viaje heroico/de madurez obtienen un nuevo significado cuando llegas a una revelación magistral en el capítulo final. Además, tenemos en el primer capítulo una gran pelea de caballería, un tanto confusa al principio pero que gana con las relecturas, la presentación de un personaje con un concepto muy chulo de análisis de mitología y superhumanidad en el Universo DC en el tercer capítulo, y una mini-épica aparte de mafiosos en el cuarto capítulo, con el último asalto de Don Vincenzo, el Don Inmortal. Por no hablar de los combates chulisimos en varios puntos, y las habituales otras ideas Morrison. Y se van añadiendo piezas del puzzle de Siete Soldados, añadiendose bastante historia pasada a los Sheeda, a épocas oscuras del Universo DC, por no hablar de los destinos de dos miembros del Ejército de Repartidores y la explicación de una escena extraña de Zatanna que une las tres miniseries hasta ahora en un todo superior. Todo muy bien dibujado por Simone Bianchi, en su debut americano, con un estilo europeo un poco extraño, casi pintado, y muy vivo, haciendo unos monstruos horripilantes, unos personajes expresivos y acción chula, tirando a lo oscuro y realista, pero permitiendo luz y fantasía, todo con mucho detalle. Otra victoria para los Soldados. Muy Recomendado (10)

Sleeper: Todo es Mentira: Reedición de la segunda mitad de la miniserie que ya se publicó aquí, y es más de lo mismo. Sensación de tensión y desesperación envolvente, situaciones difíciles y de moralidad ambigua, personajes simultaneamente carismáticos y deleznables, y una historia de intriga muy bien montada. Dibujo oscuro y apropiado de Philips. A ver si publican los números inéditos en breve. Muy Recomendado (10)


Superman Nº11:
Continuamos la aceleración, con dos números de cada serie. Primero en Aventuras tenemos el retorno de Mr Mxyzpltlk, y es aún más divertido, y mejor, que su anterior aparición. La historia es que Myx le da una lección a Lois y Clark sobre los pros y contras de una posible paternidad, lo que le sirve a Rucka, aparte de para contar una historia entrañable sobre el tema, hacer una serie de escenas desmadradas, cada una parodiando un estilo o genéro, con Clark acompañando en el dibujo con imitaciones muy buenas de los distintos estilos, desde Miller en Sin City hasta Watterson en Calvin y Hobbes. Divertido, bien hecho, y cumple bien su propósito. La segunda historia es ya después del mini-relanzamiento de las series de Superman en 2005, pero eso no afecta a la historia, que es Rucka siguiendo con el argumento de Ruina. La pena es que es sobre todo un número de pelea, que no es lo que mejor se le da a Rucka, y no se hace muy interesante. Y termina con un final un tanto predecible, pero dado que es la primera parte de la historia, lo normal es que haya mejores revelaciones detrás. El único cambio importante es que la serie se libra de Clark, que llevaba tiempo haciendo trabajitos aquí y alla (el Outsiders del mes pasado, por ejemplo), que tiene un estilo limpio, claro y agradable, reminiscente de Pacheco, aunque este no es el trabajo donde más se nota su estilo. En cualquier caso, es una mejora. Y luego están los penúltimos capítulos de la eterna y tediosa Por El Mañana, con la llegada de una versión más de Zod que no está a la altura de la clásica, y parece simplemente un matón genérico en una armadura absolutamente horrible, que intentan convencernos de que es muy terrible, cuando no es nada. Así que es básicamente muchas peleas feas y aburridas, con intersecciones al tal Mr Orr trabajando para “los amos secretos del mundo”, que son tres tipos vestidos de traje, y que parecen un chiste más que otra cosa. (Supongo que retroactivamente tiene que estar conectado con Jaquemate y Max Lord, pero no pegan en absoluto) Y por supuesto, con el dibujo de Lee, que se dedica a copiar las poses de Superman de una página a otra, entre sus muchos defectos. Nunca entenderé la fama que tiene. En fin, la serie está mejorando, pero no mejorará en serio hasta que se libren de Azzarello y Lee. Neutral (5)


Villanos Unidos:
Tercera de las miniseries de Cuenta Atrás a Crisis Infinita, que llevan una de las tramas principales. La encargada de llevar esta historia es Gail Simone, que es una de las mejores guionistas del momento con diferencia, y por primera vez en España se puede ver una obra suya que lo demuestra. Como las anteriores miniseries, sigue un esquema claro: Son seis números tratando y remodelando uno de los aspectos del Universo DC (en este caso, los villanos), presentando alguna idea nueva para eso (en este caso la Sociedad, que agrupa a prácticamente todos los supervillanos de DC bajo el mando de sus 6 líderes, y sus enemigos, los Seis Secretos) y sólo atando la trama secundaria, la de los 6 Secretos, dejando la principal (la Sociedad en si) libre para que continue en Crisis Infinita y el especial correspondiente, con una sorpresa importante al final que también atraiga la atención y enlace con la susodicha Crisis. De las cuatro miniseries, está es con diferencia la más satisfactoria como tal, porque cuenta una historia cerrada, la de la Sociedad vs 6S, que llega a un final claro, aunque deje a la Sociedad como villanos también para Crisis (aparte de una revelación muy gorda en el último número que explica varias cosas de distintas series, y pone las cosas tremendamente interesantes para Crisis Infinita, además de demostrar en un par de escenas que realmente es una secuela de Crisis en Tierras Infinitas)

La premisa aquí es muy buena, y se basa en la renovación de dos conceptos de DC poco conocidos, pero muy chulos: La Sociedad Secreta de Supervillanos, aquí reconvertida en una organización masiva a mitad de camino entre la mafia y un grupo de supervillanos con la excusa de Crisis de Identidad; y los Seis Secretos, que eran un grupo de especialistas chantajeados por el misterioso fundador del grupo, Sinsonte, para que cumplieran misiones varias, con la gracia extra de que Sinsonte era realmente uno de ellos. Y aquí esa gracia se mantiene, con el misterio de cual de ellos, si alguno, es Sinsonte (que termina con una revelación chula aunque algo tramposa). Además, Simone demuestra que no tiene nada que envidiar a Morrison o Johns en el apartado de renovar a personajes olvidados y hacerlos chulos, ya que en vez de masacrar o hacer un chiste del perdedor de Catman, coge la idea básica, la extrapola, y le convierte en el personaje más chulo de la historia, noble, potente y atractivo. Luego, crea tres nuevos villanos basados en ideas viejas, a cada cual más chulo, demencial y desternillante, y los dos personajes que ya eran chulos, Cheshire (basandose en su caracterización en Titanes y derivados) y Deadshot (basandose en el genial trabajo de Ostrander y Gage en sus dos miniseries) no desmerecen su fama. Y lo mismo para los líderes de la Sociedad: Su Luthor es el más divertido y genialmente malvado que he visto en algún tiempo, el Doctor Psico es más divertido que nunca y los otros cuatro también están muy bien tratados, con al menos un par de gran momentos. Y luego está el gran desfile del resto de villanos, algunos con papeles importantes, otros de relleno, pero en ningún momento cae Simone en las trampas de masacrarlos (diablos, el único personaje importante que muere recibe un sustituto), ridiculizarlos o usarlos intercambiablemente, los que se usan, se usan tan bien como se puede. Lo mejor es que no sólo usa toda la riqueza de personajes e historia del Universo DC (e incluso añadiendo a esa diversidad, en más de un sentido), lo hace de manera totalmente accesible para los que no sepan de DC. Y todo en una historia llena de contenido sin nada de relleno, con mucha acción muy chula, aventuras por lugares diversos, insinuaciones eróticas, diálogo desternillante y/o impactante, giros inesperados pero con sentido, muchas ideas interesantes para los personajes, y burradas que apenas puedes creerte que le dejen hacer. Gail Simone es una maestra, y a ver si gracias a esto, se empieza a extender por aquí. Por último, el dibujo de Dale Eaglesham (que hizo números de Green Lantern que se vieron en Norma) ha mejorado espectacularmente y está a la altura del guión, tradicional y claro, pero muy atractivo y con mucha fuerza, una delicia de ver. Si te gusta la Cuenta Atrás, es una pieza importante y debes comprarlo. Si no te gusta, es una gran historia tremendamente divertida, y debes probarla para ver que no todo en los crossovers es ver a quien van a reventar en el siguiente capítulo. Muy Recomendado (10)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, aún tenemos rezagados de DC: Wonder Woman se va al infierno, Green Lantern se enfrenta a antiguos villanos, la JLElite tiene problemas con la familia Black, y la Hermandad del Dada vuelve en Doom Patrol. También es posible que salgan las cosas de Panini, si se empeñan en no dejarme descansar. Ya veremos la semana que viene, hasta entonces.