Semana del 19 al 25 de Febrero

2 marzo, 2007

He conseguido un disco de Pabellón Psiquiátrico (un grupo de estilo similar al de Siniestro Total, de los 80) y son desternillantes. Muy, muy brutos, pero muy divertidos y pegadizos.

[La canción es Hallelujah de Leonard Cohen, apropiada para Angel Caido]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana toca fin de mes, y por tanto, avalancha de novedades, con los mil tomos de Planeta y algunas de sus series mensuales, los muchos tomos de Norma, y hasta los tapa dura de Panini. Ni un comic de 24 páginas, y las reediciones van 4 a 20.

Por aquello de la película, se me olvidó comentar la semana pasada, la Biblioteca Marvel del Motorista Fantasma. Resumiendo: No te molestes. Hay una razón por la que es una serie muy olvidada que estuvo en el limbo durante más de una década. No es muy buena que digamos. Muchos equipos creativos, casi ninguno de ellos bueno, y ninguno logró dar una dirección y estilo definitivo. Pero por la puñetera película, aquí la tendremos durante meses, pese a que hay series mucho más interesantes que siguen y siguen sin publicarse.

Por cierto, si no me equivoco, otra peste caiga sobre Panini, por cortar la Biblioteca Marvel Hulk a mitad de la etapa Mantlo, en vez de empalmar con el coleccionable como con las demás. ¿Cuál es la excusa para esto?

Y entre las novedades de esta semana, la que no reseño a fondo es la reedición del Manhunter de los 70, que ya se vio aquí en Clásicos DC hace más de 15 años. Pero la verdad es que el trabajo de Goodwin y Simonson se mantiene sorprendentemente bien 30 años después, siendo una historia de acción-aventuras-espionaje-artes marciales bastante buena, con buen ritmo y dibujo, y elementos que se han hecho horriblemente desde entonces, pero que aquí resultan frescos porque los hicieron antes de que fueran tópicos, y están bien hechos. Cosas como los ninjas y los factores de curación acelerados… ¿de que otra serie famosa de años después me sonara eso? En fin, recomendable, y así es como se hace un Manhunter.

Sólo dos novedades, ambas Marvel, esta semana (bueno, hace dos semanas para cuando leais esto, realmente):

La primera es Castigador Presenta Barracuda, una mini donde Ennis vuelve a la comedia en una historia protagonizada por uno de los villanos de la serie madre. Es… bueno, una serie de chistes y tópicos sobre negros idiotas y todas esas cosas, y bordea bastante el mal gusto y la falta de gracia, la verdad.

La otra es Thunderbolts Presenta Zemo: Nacido Mejor que es el premio de consolación a Nicieza por haber mantenido logrado mantener a flote una serie sobre personajes que no le importaban a nadie durante 6 años, ahora que le han tirado pese a haber sido la serie que más ha mantenido las ventas recientemente. Pero al menos tiene esto, donde hace realmente lo que se notaba que quería hacer hace tiempo, porque el Barón Zemo siempre dominaba la serie madre cuando aparecía. Aquí se libra de los elementos típicos superheroicos, y cuenta algo mucho más experimental, un drama histórico sobre la naturaleza del poder y de los líderes. Muy interesante, y sin ninguno de los defectos que a veces tiene Nicieza. Y lo irónico es que una serie supuestamente orientada a un público tradicional como esta trata temas más complejos de manera más profunda que prácticamente todas las series “modernas” y “maduras” que en Marvel anuncian mucho más.

Y eso es todo por esta semana. Pasamos a las muchas reseñas:


Angel Caido Nº3:
Final original de la serie, aunque luego se hizo un epílogo de dos números y un segundo volumen. Pero se nota una sensación clara de final, aunque haya quedado como final de una historia y no de toda la historia. Primero tenemos un número suelto de los normales, con Lee aceptando un caso que implica a otro de los habitantes de Bete Noir, y una serie de giros, dilemas morales, revelaciones, mala leche y humor negro, además de una sabia reflexión sobre el tema de las drogas, sin moralinas. Después toca un número de respiro y conversación, con todo el mundo pasandose por Furors para charlar un rato. Lo bueno es que David ha construido unos personajes con personalidades e historias suficientemente interesantes como para que simplemente eso se haga muy interesante, a lo que hay que añadirle su buen oido para el diálogo. Conocemos mejor a los personajes, se revelan unas cuantas cosas, y se preparan otras para la saga final. Esa se centra sobre todo en el juego de poder en Bete Noire, y la relación entre el Ángel y Doctor Juris, aunque también hay bastante espacio para desarrollar la personalidad e historia del Boxeador Sombra. Esta última está bastante bien pese a empezar siendo un poco típica. Y lo otro hace excelentemente todo lo que lleva haciendo la serie desde el principio: Personalidades tridimensionales tirando a la oscuridad y al cinismo, algunas escenas de pelea bastante buenas (aunque aquí se va un poco por lo cósmico, aunque al menos se le da la sensación de escala apropiada, si no la comprensión), giros inesperados pero con sentido, buenos diálogos, y mucha tragedia emotiva y puñetera. Una de las mejores cosas que ha hecho Peter David. El dibujo de Lopez está a la altura, siendo claro y expresivo, pero pudiendole dar también el toque oscuro y de rareza que necesita Bete Noire. Muy Recomendado (10)

Authority: Revolution Nº1: Enésimo intento sin éxito de relanzar a la Autoridad, esta vez por un autor americano, pero famoso, Brubaker. El problema es que, como ha demostrado en sus trabajos posteriores en Marvel, este tipo de historias no son las que mejor se le dan. Y de hecho, es un comienzo un tanto decepcionante. Brubaker parte de la situación que heredó de su predecesor, es decir, la Autoridad como dirigentes absolutos de los Estados Unidos. Sin embargo, Brubaker no se mete realmente en los temas políticos o morales de las decisiones que están tomando. Se centra en algo más convencional, en tenerles enfrentandose a resistencia superhumana en contra de su mandato, y en simplemente la idea de tener tanto poder en manos de gente tan volatil causando problemas. Así que los temas de la serie y de la premisa están bastante ausentes, dejandolos más como superhéroes agresivos en una situación un tanto extraña. Y la historia tampoco es gran cosa. Los villanos ni siquiera presentan una oposición moral, ya que esá claro que son villanos, por mucho que hablen de democracia y vistan de patriotico de la Edad de Oro. Así que simplemente son villanos sin personalidad ni mucha imaginación, que lo único es que son suficientemente poderosos y organizados para darle problemas a los protas. Pero como ya vimos en el volumen anterior, ese tipo de cosas sólo le funcionaban a Ellis y Millar porque lo exageraban a niveles desmadradas y con mucha imaginación, sin eso, son peleas de superhéroes bastante tontas, por mucho que vuelen más cosas por los aires de lo normal. Y la parte con el supuesto dilema moral no está hecha tampoco con ninguna imaginación, se hace con un recurso muy visto en este tipo de historias, y sólo se trata el hecho de que tenerles con tanto poder es obligatoriamente algo malo, en vez de discutir porqué, o si tienen derecho, o si al menos pueden hacer algo bueno al respecto. No hay mucha ambigüedad moral, ni siquiera la polémica fácil que había en el volumen anterior. Además, los personajes tienen aún menos personalidad que anteriormente. Es decir, Shen nunca ha tenido, pero ahora Ingeniero está reducida únicamente al objeto sexual de Hawksmoor (y aparentemente, el sello para adultos de esta miniserie consiste exclusivamente en que le veamos los pezones de vez en cuando). El dibujo de Nguyen, que ya hizo una saga de relleno en el volumen 1, no es malo del todo, pero tiene sus problemas, y desde luego no capta ninguna de las gracias de la serie. Era de temer que este intento fracasara tanto como el anterior, pero la sorpresa es que le haya salido a Brubaker algo tan por debajo de su media habitual. No Recomendado (4)

Batman Nº9: Final de Ciudad de Crimen, y está bastante claro que no es realmente una historia de Batman, ni siquiera de sus villanos, es sobre todo una historia de varios habitantes de Gotham. Como tal, es una historia decente de crimen con algo de horror y acción, pero nada que pueda interesarle especialmente a los que no sean fans del género, aunque sean fans de Batman. Pero al menos es una historia independiente, mejor que los enormes crossovers de las otras series. Buen dibujo de Bachs, que sabe hacer normal y grotesco según sea necesario. Y me temo que el mes que viene vamos a tener otro problema de coordinación entre series. Recomendado (7)

Batman: Juegos de Guerra Nº3: Más de lo mismo, realmente. Craneo Negro es muy, muy malo, y logra escaparse de todo y dejar en ridiculo a los héroes, por improbable que parezcan las escenas. Por lo demás, muchos lacayos y villanos de segunda atacan de un lado para otro y destrozan cosas, en una historia que podría contarse en la mitad de espacio, y Batman actua como un capullo. Oh, y un personaje muere gratuitamente, sólo para darle más importancia a esta historia o porque no sabían que hacer con ello. Fantástico. Algunos de los guionistas hacen lo que pueden con la mala situación con la que les ha tocado lidiar, pero como suele pasar en este tipo de cosas, no da para mucho. Lo peor es que las situaciones que salen del crossover probablemente den para historias interesantes antes de que se deshagan tarde o temprano (especialmente la que significa que Aves de Presa está libre de las zarpas de la Bat-familia… por cierto, Planeta, ¿para cuando la puñetera serie?) pero la manera de llegar a ellas no ha sido precisamente recomendable. Sobre todo la parte de cortar varias series durante tres meses para una chorrada que podría haberse contado en mucho menos, y sin necesidad de implicar a series a las que ni les iba ni les venía. Un ejemplo de cómo no se deben hacer los crossovers (al menos Crisis está algo mejor montada) aunque el único consuelo es que no va a haber nada parecido en el siguiente par de años. Dibujo variado, aunque había algunos buenos por ahí en medio. No Recomendado (3)


Best of Marvel: Ghost Rider:
Oh, cielos. Como mencioné la semana pasada, esta es la miniserie de la que en Marvel se avergüenzan y que prefieren ni mencionar. Ya se que en Panini están ansiosos de material del Motorista Fantasma, pero (y no puedo creerme que esté diciendo esto) realmente, para eso podrían haber rellenado el “Best of” de la serie de Mackie, ya que al menos es la versión en la que se basa la película y tiene cierta fama. Aunque lo reediten también como coleccionable. Porque llamar “Mejor de” a esto es una contradicción de risa, teniendo en cuenta que es la mayor cagada (y además, admitida) de Marvel Knights, sólo empatada con el Castigador Cazafantasmas. Escribe Devin Grayson, que parece ser que no sabía nada del personaje, pero le gustaba la idea del personaje desde sus tiempos de motera, y quería hacer algo al respecto. Así que el resultado es una serie sobre moteros que pasa completamente de las raices místicas del personaje. Tiene a Johnny Blaze transformandose en la versión de los 90 del personaje sin explicación de su historia, origen o como ha llegado hasta allí (cosa hasta cierto punto comprensible, teniendo en cuenta lo complicada que estaba la historia del personaje) y peleandose con moteros y camioneros. Durante seis números. Es tan terriblemente soporífero y absurdo como suena. Todos los personajes son clichés de película mala sobre ese tipo de gente, incluido el propio Johnny (pese a que nunca ha sido de esa clase de motero) que lleva la misma coletilla que todos ellos. La serie no va de nada, sólo de vehículos corriendo y pegandose entre si, y ni siquiera eso se hace particularmente bien, porque hay momentos de lo más estúpido. No ayuda el dibujo de Kaniuga, a base de deformaciones exageradas, que hace que los protagonistas parezcan sacados de las parodias de Mad, y el Motorista Fantasma una versión en craneo llameante de los payasos que montan en minibicicletas. Es una pena que Grayson, que ha escrito cosas buenas como Titanes, haya hecho cosas como estas o Nightwing, y por eso ya no pueda conseguir trabajo. Y una pena que Panini publique cosas merecidamente olvidadas cuando podía aprovechar para publicar cosas mejores. Evitar a toda costa (2)


Best of Marvel: New X-Men Nº3:
Que aparentemente se está vendiendo como rosquillas, por eso los sacan tan seguidos, pese a ser material que se editó hace tan solo 4 años. Y señalo esto porque es importante: Si las reediciones en tapa dura venden tan bien como parece, podrían ir pensando en pasar a un modelo similar al americano de tener en cuenta una inevitable reedición en tomo de las series exitosas, cosa que cambiaría la economía de las series. Pero es imposible especular sin datos de venta más transparentes. Este tomo tiene varias historias sueltas con dibujantes variados: Un número sobre Xorn bastante interesante, que gana bastante en una segunda lectura cuando ves que encaja perfectamente con la revelación de que es Magneto (y los guionistas post-Morrison pueden joderse y bailar, por lo que a esto respecta) con dibujo oscuro apropiado de JP Leon. Una saga de tres números dibujada por Kordey, donde hace un trabajo bastante mejor que el apresurado del tomo anterior, con el debut de Fantomex y la añorada Corporación-X, con un despliegue bastante bueno de ideas y un par de giros chulos al final. Otro número dibujado por Leon, que le va un poco peor, a base de desarrollar muy bien dos relaciones incipientes, la de Angel y Pico y la de Ciclope y Emma, con muy buena psicología e imágenes. El número de Genosha magistralmente dibujado por Jimenez, que desgraciadamente resulta aún más inutil en retrospectiva. Y un número final, con muy buen dibujo de Van Sciver, que presenta a Polvo, ata algunos cabos de Imperial, y avanza más cosas para próximos números. Es asombroso como releyendo ves lo bien que montó y estructuró Morrison toda la etapa, a base de ir poniendo detalles que se desarrollaban poco a poco hacia la resolución sin que te dieras cuenta. Muy Recomendado (9)


Catwoman Nº2:
Normalmente, una serie cambia totalmente de tono cuando cambia el guionista o deciden hacer alguna maniobra editorial para llamar la atención. Es raro que pase como en este caso, que cambia porque cambie el dibujante. Pero así es, se acabó el estilo negro/retro/animado tan elegante y cuidado que se ha vuelto sello de esta serie y ha sido parte importante del exitoso relanzamiento. Lo cambian por el estilo mucho más tradicional de Gulacy, que hace que la serie se transforme en una serie de acción bastante más convencional. No es que el dibujo sea malo, (aunque cambia el aspecto de los protagonistas a uno más blando y genérico) es aceptable, pero no de los mejores de su estilo, la cosa es el cambio de estilo tan radical. Ahora la serie ya no va de generar una atmósfera única y centrarse mucho y lentamente en las emociones de los personajes. Ahora va más de Catwoman saltando de edificio en edificio y pegandose con gente. No ayuda que ni los malos ni las historias estén demasiado inspiradas, con muchos chorizos comunes, y el retorno de la secta extraña que fue de las cosas menos exitosas de números anteriores. Hay de vez en cuando rastro de lo bueno de la serie hasta ahora y del toque Brubaker, pero sólo de vez en cuando, y le cuesta más transmitir lo que quiere decir por el cambio de dibujo. (Los personajes muestran menos emoción en las caras, por ejemplo, y la sensualidad de Catwoman es más directa en vez de insinuante) No ha sido un buen cambio, y es una pena, porque la serie estaba siendo muy buena hasta ahora. Neutral (6)

Freshmen Nº2: Final de la primera miniserie, aunque se nota que tienen pensado material para continuaciones. Esta parte es menos original que la anterior, dejando un poco de lado la parte más de universitarios y más realista, y pareciendose más a un comic de superhéroes más convencional. Aún así, no es uno malo, y tiene toques de humor graciosos. Y otra parte del número es un también típico viaje por la mente de un compañero comatoso, que aunque usa una estructura típica, trata un tema que es muy raro que se trate en los comics, y se agradece que Sterbakov lo trate, y lo haga bien. Una serie divertida y con personajes bastante agradables que se salen un poco de los estereotipos que parecían al principio. Si logran evitar las partes más genéricas y centrarse en las ideas desmadradas y profundizar en los personajes, una segunda miniserie sería de agradecer. Dibujo claro, agradable y efectivo de Kirk. Recomendado (7)

Gotham Central Nº3: Por fin vuelve, y si se dan prisa (terminan la serie en Abril) es posible que el final de la serie no sea chafado en otra serie. La primera historia es curiosa, porque el antagonista es un policia pelirrojo irlandés llamado Jim Corrigan. Exactamente como el huesped del Espectro original, que casualmente no tiene anfitrión ahora mismo. ¿Guiño o algo más? Al fin y al cabo, Rucka es parte de los cerebros detrás de Crisis y demás. En cualquier caso, eso es irrelevante para la historia, que es la primera incursión de GC en una de las ideas típicas de los policíacos, el conflicto con los polis corruptos y los de Asuntos Internos. Es un ejemplo muy bien hecho de ese tipo de historias, con un uso muy bueno del hecho de que transcurra en una ciudad con supervillanos, con una idea que no podría hacerse de otra manera pero que le pega mucho al género. Además, se agradece ver historias cortas con mucho que contar, contado a buen ritmo, como todas las de este tomo, cuando no es algo común ahora mismo, ni con estos guionistas. Después toca un crossover con Juegos de Guerra, aunque los dos números anteriores transcurrieran también durante la guerra de bandas, pero sin tener mucha importancia. Básicamente, es una historia sobre los polis protagonistas reaccionando a la ruptura entre el Departamento y Batman, con una serie de reacciones bastante bien llevadas. Así es como se hace un crossover: Las cosas de la historia principal afectan a la serie, pero sin tomar control de la serie y que deje de ser una historia sobre los protagonistas con su estilo propio. El dibujo de Lark está muy bien, dandole el tono adecuado a la historia y haciendo bien a los personajes y fondos. Tras eso vuelve Brubaker, con una historia usando sus personajes de Catwoman, pero centrandose sobre todo en Josie Mac. Josie Mac es un personaje un poco problemático, porque a diferencia del mundo real, en el UDC no es algo tan descabellado que alguien tenga percepciones extrasensoriales como para tener que ocultarlo, y por fin tratan ese problema. El resultado es una buena historia detectivesca, con los elementos superheroicos añadiendo colorido y originalidad, pero sin cargarse el tono serio de la serie ni estar fuera de lugar, que es el fuerte de la serie. Buen dibujo de Jason Alexander. Tiene los problemas de siempre (le hace falta un Quien es Quien al principio, y los dos dibujantes podrían esforzarse más en distinguir las caras de los protagonistas) pero sigue siendo una serie muy buena. Muy Recomendado (9)

Hawkman: Coalición en Crisis: Damas y caballeros, la primera serie de DC en llegar al corte por Crisis Infinita que vemos en España. Sólo que en esta serie no sólo se pega un salto de un año y se cambia el equipo creativo, cambia el nombre y protagonista de la serie a Hawkgirl. Realmente, no entiendo a Planeta, las prisas que tiene con algunas series, y la parsimonia que tienen con otros, en vez de llevar un ritmo consistente. Supongo que al menos habrá que agradecer que no sacaran esto a la vez que todo lo demás de la Guerra Rann-Thanagar para saturar aún más. En este tomo, la serie se ve totalmente secuestrada por las miniseries de Cuenta Atrás, y es esencialmente una cara B de ellas. Primero tenemos un número que hace de puente entre el Proyecto OMAC y Guerra Rann-Thanagar (que hacer maravillas para aclarar la cronología, a decir verdad), hasta el punto que termina con la primera escena de GRT, explicando de donde salía el fénix de turno. Pero la mayor parte del número es tener a los halcones pegandose con OMACs, en la que al azar ha resultado ser la primera exposición a los bichos aquí… y no es una presentación muy buena. Si te fias de esta aparición, son villanos bastante inútiles y tontos, que dudo que fuera la intención. Además, Greymiotti vuelven a hacer de las suyas y demostrar que no saben ni documentarse ni contar, porque está claro por Proyecto OMAC que los OMACs son de creación reciente, y aquí los tienen como algo preparado hace décadas. El dibujo de Ron Randall es decente.

Y luego está la historia principal del título, que sirve de puente entre Guerra Rann-Thanagar y Crisis Infinita, siendo básicamente el último día de la Guerra antes de que empiece el follón cósmico en serio, desde el punto de vista de los halcones. Lo curioso es que aunque la historia va esencialmente de hacer tiempo hasta que empiece la historia de verdad en otra serie, está bastante bien hecho, mejor en muchos sentidos de lo que fue la propia Guerra Rann-Thanagar. Es sobre todo mucha pelea entre ejércitos, y Hawkman y Hawkgirl y amigos dandose de leches contra tropas y naves, pero aquí está mejor hecho, con mucha más imaginación en las peleas y mucho mejor dibujo, además de darle más personalidad y emoción a los personajes, y hacer que realmente parezca una guerra épica, y no una lucha contra un bicho malvado y sus tropas. Y aunque casi todo es darse de leches contra cosas, logran dar buenas escenas de descanso entre Carter y Kendra, dandole un buen final al tema y argumento principal de esta etapa de la serie, además de recuperar un elemento del tomo anterior de manera curiosa. Aunque lo que más luce es el dibujo. Chris Batista, al que a lo mejor podeis recordar de unos números de Thunderbolts, lleva mucho tiempo dando vueltas y mejorando, y aquí se culmina. Si ya demostró en Legión que podía dibujar magistralmente acción espacial, aquí lo hace aún mejor, con unas peleas, naves y tropas impresionantes, muy claras y bonitas, muy buenos diseños, y versiones de las más preciosas de los personajes, como Hawkman y Hawkgirl, tanto en aspecto como en parafernalia. Queda muy bien, y me alegro mucho de ver que por fin está teniendo un merecido éxito. Lo más curioso de todo es que la mayoría de series empeoran cuando les fuerzan seguir crossovers, pero esta ha mejorado, quizá porque Grey y Palmiotti funcionan mejor cuando juegan con las ideas de otros. Y dado que eso van a seguir haciendo, aún puede que haya esperanza para ellos. Recomendado (8)

JLA Nº7: Por fin, con tres meses de retraso, sale este tomo. Aunque es mejor así, si hubiera salido el siguiente como habían planeado, habrían chafado completamente el Proyecto OMAC. Así que esta vez una incompetencia compensa otra. Continuando con las sagas con equipos creativos rotativos, esta vez le toca a Kurt Busiek, en una saga bastante larga para los estándares actuales, 8 números y un prólogo. Es en cierto modo una secuela de JLA/Vengadores (con el defecto de que no pueden mencionar casi nada de esa historia, por no tener los derechos, lo cual es uno de los argumentos para que esas cosas no sean canónicas, pero bueno) siguiendo el final (aunque realmente no hacen nada importante con él) y sobre todo, el principio, la destrucción temporal del universo de antimateria. (Si Busiek hubiese seguido en Vengadores, aparte de habernos ahorrado muchos problemas, habría seguido también lo de Polemachus) Así que la historia se divide realmente en dos frentes: Las aventuras del Sindicato del Crimen, y la de los Armeros de Qward, con la LJA ofreciendoles oposición a unos y a otros a ratos. La primera es, con mucha diferencia, la mejor, y habría quedado mejor si únicamente se hubieran centrado en ellos. Busiek, por supuesto, amplia bastante el universo de Tierra 2, con versiones negativas de muchos otros personajes además de los de la novela gráfica. Pero aunque eso podría degenerar muy fácilmente en algo que no es una historia, sino un juego de ir invirtiendo ideas sin imaginación, Busiek sabe hacerlo bien: No sólo son inversiones muy ingeniosas, (y en algunas, retorcidas, como la idea del Robin inverso) algunas pasan la prueba de fuego de que serían buenos conceptos de por si, como Sir Solomon Grundy o el Amo de las Preguntas. Además, no ocupan toda la historia, buena parte va de desarrollar simplemente al quinteto del Sindicato, siendo retorcidamente divertidos, y viendo como se exasperan tratando de actuar en una serie de situaciones en las que se espera que actuen de manera contraria. A veces se repiten un poco algunos rasgos de los personajes, como el triángulo Ultraman-Superwoman-Owlman, pero en general esa parte es divertida y bien hecha.

El problema está en la otra parte. Los qwardianos siempre han sido lacayos genéricos aburridos, y Busiek no logra hacerlos más interesantes, por mucho que se esfuerce en darles nombres y desarrollar un poco su cultura. El desarrollo no está muy inspirado, es típico de razas alienígenas beligerantes, incluidos los apuñalamientos por la espalda, y la amenaza importante es un desastre, una de esas cosas que se supone que son terriblemente amenazadoras, pero también terriblemente aburridas, y sólo sabes que son una amenaza porque los personajes te lo dicen. Algo así como Maggedon, pero sin las descripciones chulas de Morrison, simplemente una cosa mecanica gigante. También aparece otro villano clásico favorito de Busiek, y tampoco le sale bien, aunque tiene una idea original, se hace pesada y casi incomprensible. Y la LJA… cuando por fin hace algo, quedan eclipsados por el carisma de sus contrapartidas negativas, y Busiek no les saca apenas partido, ni a los principales, ni a los refuerzos que vienen luego, que tampoco se lucen. Diablos, Tornado Rojo repite exactamente la misma escena que en JLA/Vengadores. Y luego está Garney, que cada vez es peor, con mucha falta de detalle, figuras sin terminar y apresuradas, acción un poco confusa y en general mucha chapuza. No es uno de los mejores trabajos de Busiek precisamente, como no suelen serlo sus trabajos más tradicionalmente superheroicos, aunque al menos tiene algunas cosas buenas aquí y allá. Oh, y aparentemente hubo algo llamado la Ola Heterodoxa por aquí cuando salió esto, bueno es saberlo. Neutral (6)

Jóvenes Titanes Nº16: La acción incomprensible de Planeta de la semana: Tocaban únicamente dos números antes del crossover que se publica en un tomo. Tras esos números, vienen dos absolutamente de relleno. Lo normal, digo yo, habría sido cortar antes del crossover, y volver al mes que viene con los dos números de relleno, para que puedan ser ignorables, y después ya seguir con lo que queda, en algún número triple si aún es necesario para su cronología. O directamente saltarselo, como han hecho en Green Arrow, si tanta prisa tienen. Pero no, en Planeta, por alguna razón sólo conocida por ellos, tienen que poner aquí la primera parte del número de relleno, pese a que transcurre después del crossover (aunque a decir verdad, tampoco chafa nada) y que así van a forzar a comprar esa basura irrelevante. Fantástico. Lo más triste es que es una historia escrita por Gail Simone, que a este paso va a coger el síndrome Kordey. Es una de las mejores guionistas americanas de la actualidad, y cosas como Aves de Presa o Agente X lo demuestran, pero la primera exposición que tiene desde que empezó Planeta, y casi la primera en total, es esta mierda que no es representativa de ella en absoluto. Porque es un puñetero comic “dibujado” por Rob Liefeld, y sólo se puede hacer hasta cierto punto con eso. Pero es que ni eso, porque aparte de los infinitos problemas con el dibujo, evidentes para cualquiera, (y a los de siempre, añadele que se empeña en dibujar a los Nuevos Titanes originales en vez de la encarnación actual) el guión tampoco es bueno. Un argumento convencional y casi incomprensible, nuevos personajes increiblemente cutres, desarrollo altamente mediocre, y diálogo que no está ni de lejos a su altura habitual, aunque haya alguna cosa buena de vez en cuando. Terrible, ¿pero que se podía esperar? Lo peor es que eso es un euro extra que hay que gastarse para poder disfrutar de la historia de verdad, que si que es buena. Es el enfrentamiento con el Dr. Luz, y Johns logra hacerle un villano temible sin caer en los recursos fáciles y trillados (es decir, hacerle Mr. Violación), aunque quizá se pase un poco de más con las extrapolaciones de sus poderes y tenerle dando discursitos. Pero al menos la sensación es la apropiada. Se presentan un par de personajes, que son una renovación muy apropiada (aunque tomandose bastantes licencias con historias pasadas) de un viejo concepto relacionado con los Titanes que se notaba que Johns iba a hacer tarde o temprano (irónicamente, aquí aparecen poco, pero se desarrollan más que en la historia de relleno que se supone que va más de ellas, aparte de haber contradicciones entre ellas). Y termina con una pelea muy chula, con un montón de estrellas invitadas que se agradece ver, y que en general están bien usadas, cada una aportando lo suyo. Bueno, con eso, una escena de grupo entrañable y un giro que queda bastante bien. Y de ahí, vas al Outsiders de este mes, y luego al crossover. Y con esto se despide McKone de la serie (apropiadamente, en el número que marca la mitad de la etapa Johns) y lo hace con uno de sus mejores trabajos, haciendo muy bien a los múltiples personajes, con un Dr Luz muy amenazador, unos protagonistas muy monos y unas escenas de luchas brutales. A ver si vuelve por aquí después de los 6-7 números que le quedan de 4F. Una pena el número que han metido de paquete, porque los números de verdad son muy buenos. Recomendado (7)

Jóvenes Titanes/Outsiders: Infiltrados: Otra genialidad de Planeta, este tomo no sólo lleva los 4 números del crossover, que es una buena idea, lleva el número de cada serie que sirve de epilogo al crossover, así que si sólo sigues una de las dos series, tienes que tragarte un número entero que no tiene nada que ver. En fin, este es un crossover bastante natural para celebrar el segundo aniversario de ambas series, siendo la conclusión de dos subargumentos que llevan desde el principio de cada serie, y volviendo incluso al prólogo de ambas. Y ahí acaba lo bueno, realmente. La parte de los Titanes, como se puede ver por la portada, es una sucesión interminable de “Lucha, Superboy, lucha contra el control mental”, que desaprovecha bastante el conflicto interno del personaje hasta ahora, y es muy predecible. Luthor al menos tiene unos cuantos momentos buenos, aunque es la versión “tipo en armadura verde que ataca como un loco directamente a los héroes” que queda muy cutre en comparación con la versión genial que está apareciendo en Cuenta Atrás y similares. Y luego está la parte de Outsiders, que empieza demostrando porque el número anterior de Outsiders era increiblemente tonto, con una revelación que cualquiera con dos dedos de frente (lo que aparentemente no incluye a los Outsiders) tenía claro desde hace números, si no desde el principio de la serie. Al menos la revelación sobre el nombre del Infiltrado si que es una sorpresa buena, y da para añadir otro villano apropiado a la historia, aunque tampoco esté en su mejor momento. Y lo que siguen son muchas, muchas peleas muy cutres e irrelevantes, incluyendo con una de las peores ideas de Dia de Graduación, pero ahora aún peor y más ridícula. Sólo un par de personajes tienen, ya al final, algunos momentos buenos, básicamente cuando toca derrotar al villano, que es el único momento de la historia donde hay emociones de verdad, que si que funciona bastante bien, aunque no redime los dos números de peleas horribles anteriores. De hecho, todo este crossover es Dia de Graduación II, pero con menos muerte gratuita. Supongo que es apropiadamente simétrico, pero en este caso no es algo bueno. Hasta se parece en el dibujo, que es la mitad del mismo de aquello, el horrible Carlos D’Anda, mientras que la otra mitad es de Matthew Clark, que lo hacer peor que en Superman, muy cutre y noventero.

D’Anda también dibuja el epílogo de Outsiders, que es uno de eso de los protagonistas descansando y tratando de salir adelante tras el crossover. Este tipo de cosas se le dan mejor a Winick, y sabe sacarle material decente a los protagonistas y las situaciones en las que se encuentran, aunque a veces se pasa de serio y amargado. El epílogo de Titanes está dedicado a uno de los protagonistas, muy deprimido tras el crossover, y un miembro inesperado tratando de animarle. De paso, se aprovecha para explicar mejor su origen, y ver como la nueva versión encaja con la antigua. No es mala historia, pero es una historia de 10 páginas, no de 20, habrían hecho falta escenas con los demás Titanes o cualquier otra cosa. Encima, el dibujo es del nuevo dibujante regular, Tony Daniel, de la escuela Image de los 90 (estuvo en Fuerza-X en su día), y es tan cutre, anatómicamente imposible y falto de detalle como te puedes imaginar. Eso si, en la portada y flashbacks imita bien el estilo de los dibujantes de las etapas anteriores del protagonista. En fin, compratelo si sigues alguna de las dos series, pero es uno de los peores capítulos, si no el peor. No Recomendado (3)

Legión de Superhéroes Nº2: Sigue teniendo el mismo problema principal del tomo anterior, sólo que aquí es más grave. Queda evidente cuando llega un punto en la historia donde se empiezan a echar en cara los defectos de los distintos Legionarios, basados en sus personalidades… pero esa información es algo completamente nuevo que sólo existía en la mente de Waid, porque no ha desarrollado a los Legionarios como personajes distintivos, y por tanto toda esa pelea se basa en cosas que no hemos visto y no podemos creernos. Igualmente cuando toca dividir al grupo en dos bandos, los personajes parecen divididos por sorteo más que otra cosa, porque no se han desarrollado en nada para que podamos creernos porque elegirían uno u otro bando. Y realmente, después de 8 números de 32 páginas, ya toca ir desarrollando un poco a los personajes para que no estén hechos todos con uno de dos moldes aburridos. Lo demás es mejor: Waid continua introduciendo ideas originales para los orígenes de los distintos Legionarios (el de Proyectra tendría gracia si no dejar a un personaje tan horrible como consecuencia, pero las revelaciones sobre los coluanos y su relación con Brainiac 5 si que son buenas, y le dan bastante profundidad, a veces sutilmente, al personaje… pero claro, Brainy continua siendo de lejos lo mejor la serie, y se nota que la serie debería haber sido Las Aventuras de Brainiac 5, Waid habría estado más cómodo y habría salido mejor) Y el conflicto central de la serie mejora bastante también, pasando ser menos el conflicto jóvenes vs adultos, y pasando a un conflicto más serio y en el que al menos parece que la Legión va a poder hacer algo. Y aunque las amenazas de acción a las que se enfrentan siguen siendo bastante poca cosa, al menos el cerebro detrás de la amenaza si que es un tipo interesante, con una buena estrategia, y un uso increiblemente práctico de una habilidad que no parecía gran cosa. La serie funciona mucho mejor cuando va de ese conflicto estratégico a gran escala, y algunos de los conflictos de ciencia-ficción/ética que va poniendo Waid, que están bien, que cuando intenta hacer acción y drama interpersonal más típico, porque eso le está saliendo bastante mal. El dibujo de Kitson continua siendo sólido pero muy soso, sobre todo en los diseños, y sus suplentes son malos. Oh, y a diferencia de las demás series, está tiene una sección de correo… escrita por Waid, dibujada por Kitson y contestada por los Legionarios, que es muy graciosa. Recomendado (7)

Manhunter Nº3: Que desde el mes pasado, ha tenido la suerte de librarse de su segunda cancelación. Realmente, hay series mucho más merecedoras del síndrome Spidergirl. Pero bueno, ese efecto no tiene porque mantenerse en España. En este número, Andreyko demuestra su falta total de preparación y documentación para escribir la serie. Es decir, se supone que es una serie sobre abogados, pero no parecen tener ni la más remota idea de cómo funciona un juicio. Está bien que traten el tema del asesinato de Firestorm en Crisis de Identidad (al menos se molestan en darle consecuencias en algún sitio a algo que debería ser importante, no como en aquella serie… si al menos publicaran aquí la nueva serie de Firestorm donde están las consecuencias buenas…) pero estaría mejor si fuese de una manera menos tonta. Es decir, están juzgando al Ladrón de Sombras por un asesinato, ¿no sería apropiado, no se, hacer declarar a la gente que estaba presente en dicho asesinato? Pero se ve que aquella selección aleatoria de personajes no tenía suficiente tirón comercial, y en vez de eso, hacen declarar a personajes que no tienen nada que ver el crimen que se está juzgando. ¿Qué tendrá que ver la vida de Firestorm con si el acusado le asesinó o no? Pero parece ser que Andreyko está más ocupado con lo que cree que va a quedar chulo (y lo peor es que no queda así, queda mundano y no especialmente interesante) en vez de tener un mínimo de verosimilitud o inteligencia. Es decir, en todo el puñetero juicio no se trata el crimen del que trata el juicio, y eso hace parecer inútiles a acusación, defensa y juez, por no hablar del guionista. No es que una historia ficticia tenga que mostrar realistamente un juicio, pero debería al menos parecerse algo a la realidad, para que al menos los legos podamos tragarnoslo. (Un ejemplo de hacerlo bien es Hulka, que aunque debe tener muchos fallos legales, al menos no son tan obvios, y Slott los sabe disimular bien a base de tener ideas ingeniosas sobre el juicio en cuestión, no como aquí, que está de adorno) Es como escribir una serie sobre un médico, y tenerle tratando una gripe con cirujía. Dejando aparte eso, hay muchas escenas de pelea con villanos variados, usando la excusa del Calculador (y la Sociedad, por extensión), que no están mal hechas, a decir verdad, pero tampoco son gran cosa. Y luego, Andreyko empieza a usar la idea de que ha habido otros personajes llamados Manhunter antes que su protagonista, de la peor manera imaginable. Fantástico. Al menos el dibujo de Jesús Saiz primero, y de Javier Pina (que es muy similar al de Saiz, aunque algo menos desarrollado) cuando el primero se va a hacer Proyecto OMAC, está bastante bien, y es de sobra lo mejor de la serie. CANCELAD MANHUNTER, promueve la ignorancia. No Recomendado (4)

Ocean: Otra de las miniseries autoconclusivas de ciencia-ficción de Warren Ellis. Está bien que se publique en tomo, porque mensualmente sería excesivamente lenta. No es que no sea lenta en tomo. Trata sobre una investigación en un satélite científico, que está explorando restos arqueológicos en la luna Europa. La cosa es que la parte de ciencia-ficción es secundaria a la historia, la parte central es la investigación sobre una conspiración dentro de los investigadores. Así que la parte de fantasía y de Ellis lanzando sus ideas de ci-fi ocupa poco de la historia, que es sobre todo una historia detectivesca en una estación científica. No es mala idea, el problema es que apenas no hay material para 6 números, habría quedado mejor en 4, quizá. Y realmente, la conspiración y la investigación son bastante mundanos para los estándares de Ellis, con su diálogo distintivo, pero sin demasiadas ideas originales ni fuerza. Por no decir que el final, después de tanto rollo, sale de ninguna parte y es casi incomprensible. Tiene sus cosas buenas, especialmente en la presentación y al final, y alguna vez cuando pasa algo destacable por en medio, pero está en la parte baja de los trabajos de Ellis. El dibujo es de Sprouse, que no se ha prodigado mucho tras Tom Strong, y es claro y agradable, aunque probablemente habría dado más de si en una historia más imaginativa. Neutral (6)


Outsiders Nº17:
La primera historia es básicamente Exterminador vs Arsenal, y da gusto ver que Winick le escribe como algo más que un psicópata. Además, se explican varias cosas, y quedan bien. Y luego está la segunda historia, donde los defectos de Winick vuelven en masa. La premisa tiene potencial, pero lo malgasta totalmente. Le intenta dar un tono de que está pasando algo terriblemente serio e inadmisible que está siendo muy duro para los personajes, pero se pasa con la seriedad y acaba volviendose casi lo contrario. Peor, para una historia que supuestamente trata de indagar en las mentes de los protagonistas, se revela más bien poco de ellos. Y luego está lo rematadamente estúpido, donde Winick pide que nos traguemos que Arsenal se ha vuelto subnormal del todo y que los demás se lo consienten sin decir nada pese a estar enfadados con él y estar claro que está siendo imbécil. Es dificil de explicar sin spoilers, pero básicamente implica que Arsenal desconfie de todos sus compañeros, pero sin embargo tenga confianza ciega en si mismo (pese a que sabe y sabemos perfectamente que podría haber sido programado sin saberlo él, como vimos en la puñetera segunda saga de la serie) y en el puñetero androide que aún no saben de donde ha salido ni a que viene, que casi se carga a sus amigos al aparecer, y del que sólo se pueden fiar por una reprogramación de Laboratorios STAR a un androide avanzado del futuro, que es como fiarse de una programación de Bill Gates a una estación de trabajo de las de la NASA. Hay que ser imbécil, y pedirle a los lectores que sean igualmente imbéciles, para tragarse eso. El dibujo es del novato Shawn Moll, que es como un Doug Mahnke pero con menos detalles propios y más verde, pero no es malo. No Recomendado (4)

Promethea Nº1: Comienza la reedición de la serie de ABC que más llamó la atención en su día, y viendo estos primeros números, es comprensible. Es una serie de superhéroes, similar en origen al Capitán Marvel, sólo que en vez de decir una palabra mágica, la prota tiene que imaginarse a su alter ego para invocarlo. Así que toda la serie es una oda al poder de la creatividad y la imaginación, con toques mitológicos y mágicos. Y enfocar algunos de los tópicos del género, desde la identidad doble hasta la manera de enfrentarse a los villanos, con más imaginación y una visión fresca. Con muchas ideas originales, y diálogo bueno y en ocasiones muy divertido. Y por supuesto, con el dibujo de JH Williams, que no sólo es precioso, hace unas composiciones y unos efectos absolutamente únicos. Echale un vistazo si se te pasó la primera vez. Muy Recomendado (10)


Seaguy:
Por fin, sale otra de las miniseries Vertigo de 3 números de Morrison, y cielos, es de lo mejor que ha hecho últimamente. Es otro de sus antídotos a las horribles tendencias actuales de los comics mainstream, un tratado de cómo hacer bien todo lo que se suele hacer mal, en forma de aventura desmadrada llena hasta rebosar de ideas absurdamente geniales. Si la moda es estirar y rellenar, esta es una historia con muchisimo contenido, pero no se nota que vaya más deprisa de lo que debe. Donde la moda es burlarse de los aspectos coloridos y divertidos de los superhéroes, esta serie los abraza y los renueva. Donde la moda es ser oscuro y amargado, pero sin contenido serio de verdad debajo, esto es alegre y brillante, pero con una historia seria y terrible debajo. Donde la moda es repetir lo mismo de siempre o cargarselo todo, en vez de avanzar, aquí eso mismo es el verdadero enemigo de la serie. Y así. Esta es la historia de Seaguy, que es un joven aspirante a superhéroe (no, no es un Aquaman, es sólo un tipo vestido de scuba) en un mundo donde eso ya no se lleva, porque todos los villanos han muerto. Lo cual no significa que su mundo “perfecto” no necesite héroes, al contrario. Eso le sirve a Morrison para comentar agudamente la sociedad actual, donde tenemos todo lo que podemos querer, al menos comparativamente, y se nos trata de anestesiar con reposiciones de las mismas viejas ideas nostálgicas pero sin contenido, o cualquier otra chorrada que anuncien como moda (Cosa que aquí llega a los extremos del Xoo, donde todo el mundo lo compra porque “Es Xoo, es nuevo”) para que nadie se de cuenta de que hay algo realmente podrido en el fondo de todo eso, aunque sólo sea que nadie quiere hacer nada nuevo para progresar, no necesariamente una conspiración malvada. Un mundo donde la gente no sólo no se esfuerza en intentarlo, es que ni parecen conscientes de que haya algo que intentar. Vale, el comentario no es precisamente nuevo, pero viene bien verlo bien hecho de vez en cuando para que no se olvide, sobre todo de manera tan divertida y apropiada, porque sirve no sólo para la sociedad en general, sino también para el mundo del comic, que necesita oirlo aún más.

Pero eso es el trasfondo. La historia por encima de eso es el intento de viaje heroico del protagonista, en un mundo muy, muy raro, que no se presta a eso. Así que Seaguy y su sidekick, el genial Chubby el Atún se meten en un viaje por el mundo, pasando por una odisea surreal que cada vez que toca uno de los elementos propios de este tipo de historias, aparece de manera rara, retorcida e inesperada. Y todo eso en un mundo que aprovecha la imaginación febril de Morrison, que lanza más conceptos chulos y geniales en una página que otras series en un semestre: Parques de atracciones Mickey Eye (cuya banda sonora se te queda grabada en el cerebro, pese a que los comics son silenciosos), glaciares de chocolate, avispas mecánicas de Atlantis, meteoritos jerogíficos, pirámides-cohete espacial, el verdadero secreto de la cara oculta de la Luna… es demencial, y es genial. Pero hay una historia emotiva, dramática, pero con cierto toque de inocencia y optimismo, debajo de todo eso, con un final a lo Prisionero ambiguo pero apropiado. El dibujo es de Stewart, al que ya hemos visto colaborar con Morrison en Guardian, y lo hace igual de bien, creado un mundo maravillosamente imaginativo, bonito y expresivo. Echale un vistazo, te reirás, llorarás, pensarás y dirás “que chulo es esto”. A ver si Planeta saca la tercera miniserie, Vimanarama, y ahora que Morrison ha cumplido con cosas más populares, en DC le dejan hacer la trilogia de miniseries de Seaguy. Muy Recomendado (10)


Siete Soldados: Caballero Brillante:
Dos tomos de Morrison seguidos y título traducido, quieto corazón. Tercera miniserie (aunque originalmente fue la primera) miniserie del evento modular de Morrison. Esta vez tenemos otra versión nueva de un viejo personaje, Sir Justin el Caballero Brillante, un caballero de la Tabla Redonda atrapado en el presente, y miembro de los Siete Soldados de la Victoria originales. Y aunque el original no es mencionado, ni tampoco otras cosas DC, la existencia del nuevo no contradice nada, es una situación similar a la de los dioses: Hay varias versiones del mismo mito, porque en el Universo DC los mitos no sólo existen, sino sus distintas versiones existen separadamente. Así que Morrison nos presenta a su versión de Sir Ystin, el Rey Arturo y sus Caballeros de la Mesa Rota, en una historia de mitología que abarca milenios. El género, por supuesto, es épica medieval, y apropiadamente, los Sheeda se ven aquí como sus principales influencias, los elfos oscuros de los mitos. El tema de corrupción está claro aquí, como algo evidente y horroroso en el destino de los caballeros, pero también se ve de una manera ambigua, con la reacción de Justin al presente, que no es el típico de “inocente en tierra extraña”, sino una interpretación bastante comprensible del presente desde su punto de vista, aunque el Caballero se sobrepone bastante rápidamente a ese y otros problemas. Y es que no es sólo una historia épica, con Morrison dandole caña a la parte de grandeza y de ideales de este tipo de historias, y haciendolo a lo grande con su narración hiperbólica, es a la vez un viaje heroico para el Caballero Brillante, llegando a la madurez y cumpliendo su destino en una tierra (o mejor dicho, tiempo) extraño. Y ahí están los temas habituales de crear algo nuevo (en este caso, recuperar los valores que funcionaban antaño para recrear la gloria en el presente, pero sin repetir errores), de superación (en este caso, un complejo de culpa apabullante que hasta obtiene forma física) y de enfrentamiento a figuras paternas corruptas, que al igual que el tipo de viaje heroico/de madurez obtienen un nuevo significado cuando llegas a una revelación magistral en el capítulo final. Además, tenemos en el primer capítulo una gran pelea de caballería, un tanto confusa al principio pero que gana con las relecturas, la presentación de un personaje con un concepto muy chulo de análisis de mitología y superhumanidad en el Universo DC en el tercer capítulo, y una mini-épica aparte de mafiosos en el cuarto capítulo, con el último asalto de Don Vincenzo, el Don Inmortal. Por no hablar de los combates chulisimos en varios puntos, y las habituales otras ideas Morrison. Y se van añadiendo piezas del puzzle de Siete Soldados, añadiendose bastante historia pasada a los Sheeda, a épocas oscuras del Universo DC, por no hablar de los destinos de dos miembros del Ejército de Repartidores y la explicación de una escena extraña de Zatanna que une las tres miniseries hasta ahora en un todo superior. Todo muy bien dibujado por Simone Bianchi, en su debut americano, con un estilo europeo un poco extraño, casi pintado, y muy vivo, haciendo unos monstruos horripilantes, unos personajes expresivos y acción chula, tirando a lo oscuro y realista, pero permitiendo luz y fantasía, todo con mucho detalle. Otra victoria para los Soldados. Muy Recomendado (10)

Sleeper: Todo es Mentira: Reedición de la segunda mitad de la miniserie que ya se publicó aquí, y es más de lo mismo. Sensación de tensión y desesperación envolvente, situaciones difíciles y de moralidad ambigua, personajes simultaneamente carismáticos y deleznables, y una historia de intriga muy bien montada. Dibujo oscuro y apropiado de Philips. A ver si publican los números inéditos en breve. Muy Recomendado (10)


Superman Nº11:
Continuamos la aceleración, con dos números de cada serie. Primero en Aventuras tenemos el retorno de Mr Mxyzpltlk, y es aún más divertido, y mejor, que su anterior aparición. La historia es que Myx le da una lección a Lois y Clark sobre los pros y contras de una posible paternidad, lo que le sirve a Rucka, aparte de para contar una historia entrañable sobre el tema, hacer una serie de escenas desmadradas, cada una parodiando un estilo o genéro, con Clark acompañando en el dibujo con imitaciones muy buenas de los distintos estilos, desde Miller en Sin City hasta Watterson en Calvin y Hobbes. Divertido, bien hecho, y cumple bien su propósito. La segunda historia es ya después del mini-relanzamiento de las series de Superman en 2005, pero eso no afecta a la historia, que es Rucka siguiendo con el argumento de Ruina. La pena es que es sobre todo un número de pelea, que no es lo que mejor se le da a Rucka, y no se hace muy interesante. Y termina con un final un tanto predecible, pero dado que es la primera parte de la historia, lo normal es que haya mejores revelaciones detrás. El único cambio importante es que la serie se libra de Clark, que llevaba tiempo haciendo trabajitos aquí y alla (el Outsiders del mes pasado, por ejemplo), que tiene un estilo limpio, claro y agradable, reminiscente de Pacheco, aunque este no es el trabajo donde más se nota su estilo. En cualquier caso, es una mejora. Y luego están los penúltimos capítulos de la eterna y tediosa Por El Mañana, con la llegada de una versión más de Zod que no está a la altura de la clásica, y parece simplemente un matón genérico en una armadura absolutamente horrible, que intentan convencernos de que es muy terrible, cuando no es nada. Así que es básicamente muchas peleas feas y aburridas, con intersecciones al tal Mr Orr trabajando para “los amos secretos del mundo”, que son tres tipos vestidos de traje, y que parecen un chiste más que otra cosa. (Supongo que retroactivamente tiene que estar conectado con Jaquemate y Max Lord, pero no pegan en absoluto) Y por supuesto, con el dibujo de Lee, que se dedica a copiar las poses de Superman de una página a otra, entre sus muchos defectos. Nunca entenderé la fama que tiene. En fin, la serie está mejorando, pero no mejorará en serio hasta que se libren de Azzarello y Lee. Neutral (5)


Villanos Unidos:
Tercera de las miniseries de Cuenta Atrás a Crisis Infinita, que llevan una de las tramas principales. La encargada de llevar esta historia es Gail Simone, que es una de las mejores guionistas del momento con diferencia, y por primera vez en España se puede ver una obra suya que lo demuestra. Como las anteriores miniseries, sigue un esquema claro: Son seis números tratando y remodelando uno de los aspectos del Universo DC (en este caso, los villanos), presentando alguna idea nueva para eso (en este caso la Sociedad, que agrupa a prácticamente todos los supervillanos de DC bajo el mando de sus 6 líderes, y sus enemigos, los Seis Secretos) y sólo atando la trama secundaria, la de los 6 Secretos, dejando la principal (la Sociedad en si) libre para que continue en Crisis Infinita y el especial correspondiente, con una sorpresa importante al final que también atraiga la atención y enlace con la susodicha Crisis. De las cuatro miniseries, está es con diferencia la más satisfactoria como tal, porque cuenta una historia cerrada, la de la Sociedad vs 6S, que llega a un final claro, aunque deje a la Sociedad como villanos también para Crisis (aparte de una revelación muy gorda en el último número que explica varias cosas de distintas series, y pone las cosas tremendamente interesantes para Crisis Infinita, además de demostrar en un par de escenas que realmente es una secuela de Crisis en Tierras Infinitas)

La premisa aquí es muy buena, y se basa en la renovación de dos conceptos de DC poco conocidos, pero muy chulos: La Sociedad Secreta de Supervillanos, aquí reconvertida en una organización masiva a mitad de camino entre la mafia y un grupo de supervillanos con la excusa de Crisis de Identidad; y los Seis Secretos, que eran un grupo de especialistas chantajeados por el misterioso fundador del grupo, Sinsonte, para que cumplieran misiones varias, con la gracia extra de que Sinsonte era realmente uno de ellos. Y aquí esa gracia se mantiene, con el misterio de cual de ellos, si alguno, es Sinsonte (que termina con una revelación chula aunque algo tramposa). Además, Simone demuestra que no tiene nada que envidiar a Morrison o Johns en el apartado de renovar a personajes olvidados y hacerlos chulos, ya que en vez de masacrar o hacer un chiste del perdedor de Catman, coge la idea básica, la extrapola, y le convierte en el personaje más chulo de la historia, noble, potente y atractivo. Luego, crea tres nuevos villanos basados en ideas viejas, a cada cual más chulo, demencial y desternillante, y los dos personajes que ya eran chulos, Cheshire (basandose en su caracterización en Titanes y derivados) y Deadshot (basandose en el genial trabajo de Ostrander y Gage en sus dos miniseries) no desmerecen su fama. Y lo mismo para los líderes de la Sociedad: Su Luthor es el más divertido y genialmente malvado que he visto en algún tiempo, el Doctor Psico es más divertido que nunca y los otros cuatro también están muy bien tratados, con al menos un par de gran momentos. Y luego está el gran desfile del resto de villanos, algunos con papeles importantes, otros de relleno, pero en ningún momento cae Simone en las trampas de masacrarlos (diablos, el único personaje importante que muere recibe un sustituto), ridiculizarlos o usarlos intercambiablemente, los que se usan, se usan tan bien como se puede. Lo mejor es que no sólo usa toda la riqueza de personajes e historia del Universo DC (e incluso añadiendo a esa diversidad, en más de un sentido), lo hace de manera totalmente accesible para los que no sepan de DC. Y todo en una historia llena de contenido sin nada de relleno, con mucha acción muy chula, aventuras por lugares diversos, insinuaciones eróticas, diálogo desternillante y/o impactante, giros inesperados pero con sentido, muchas ideas interesantes para los personajes, y burradas que apenas puedes creerte que le dejen hacer. Gail Simone es una maestra, y a ver si gracias a esto, se empieza a extender por aquí. Por último, el dibujo de Dale Eaglesham (que hizo números de Green Lantern que se vieron en Norma) ha mejorado espectacularmente y está a la altura del guión, tradicional y claro, pero muy atractivo y con mucha fuerza, una delicia de ver. Si te gusta la Cuenta Atrás, es una pieza importante y debes comprarlo. Si no te gusta, es una gran historia tremendamente divertida, y debes probarla para ver que no todo en los crossovers es ver a quien van a reventar en el siguiente capítulo. Muy Recomendado (10)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, aún tenemos rezagados de DC: Wonder Woman se va al infierno, Green Lantern se enfrenta a antiguos villanos, la JLElite tiene problemas con la familia Black, y la Hermandad del Dada vuelve en Doom Patrol. También es posible que salgan las cosas de Panini, si se empeñan en no dejarme descansar. Ya veremos la semana que viene, hasta entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: