Semana del 12 al 18 de Marzo

23 marzo, 2007

Empiezo a pensar como un viejo, pero de manera contraria. En plan “ah, las chicas de hoy en día, que se creen, vistiendo como si fueran amas de casa de los años 50 en vez de cómo chicas de verdad como en mis tiempos”. Es decir, ¿a nadie más le parece horrible eso? ¿O es que hacia tanto tiempo que no salia que se me habia olvidado que la gente es así de tonta siempre?

[Suena la banda sonora de Nextwave, por ser así de chula siempre]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Si veis cielos rojos, no os preocupeis, es que la Crisis Infinita ya está aquí. Es normal eso y otras catástrofes. Como el trabajo horrible de publicidad que está haciendo Planeta para vender la serie (todo lo contrario que Panini, como ya dije). Mientras que los anuncios DC eran frases que sonaban bien y te vendían las historias de por si de manera intrigante, los anuncios de Planeta para los prólogos y la serie son, respectivamente, “Eh, es un prólogo de Crisis Infinita” y “Eh, es una secuela de Crisis en Tierras Infinitas y es muy importante” que son lo menos imaginativo que puedas imaginarte. ¿Tanto cuesta echarle algo de imaginación o directamente copiar los originales como hacía Zinco? Parece que no quieran vender.

También tenemos otras cosas de Planeta, y los tomos del mes de Panini, que siguen cada vez más con la tendencia de no sacar lo anunciado en el checklist. A ver si se aclaran, que eso no causa precisamente buena impresión ni queda muy profesional. Y luego están las novedades americanas:

Cambia el equipo creativo de Flash, en vista del poco éxito que tuvo el primero del relanzamiento tras Crisis, y Guggenheim parece al menos que está llevando la serie por mejor camino, aunque aún es pronto para ver si sabrá hacer algo decente de verdad con todo el follón que ha heredado. El dibujo de Daniel no le va a ayudar.

Luego, para preparar el relanzamiento del Doctor Destino, se han lanzado cinco especiales con la excusa. Dos de ellos, Ibis y Sargón, son muy similares, ambos pilotos para presentar nuevas versiones jóvenes de los viejos magos, y francamente, se les nota el esquema de legado que ya se ha hecho muchas veces en DC, aunque tuvieran algo de gracia. El del Detective Chimpancé, por Willingham, tenía más gracia, aunque contradecía un poco la premisa pese a ser el que más la usaba. El de Black Alice, por Simone, era una historia muy buena de traumas adolescentes, sólo estropeada por el horrible dibujo. Y el de Zauriel, por el futuro guionista de Destino, Steve Gerber, empezaba muy bien y terminaba aceptablemente, aprovechando la idea central del personaje mejor incluso que su creador. Con suerte, la serie regular será aún mejor.

Por una vez, comento algo de Image, y es Dynamo 5, la nueva serie de superhéroes (¿Qué esperabas?) de Jay Faerber. Al menos parte de una premisa bastante curiosa, invirtiendo los tópicos de cómo empiezan otras series de grupo, y parece que tiene sorpresas para rato. Divertida.

Y el gran lanzamiento esta semana es Poderosos Vengadores, la serie que se supone tiene a los Vengadores de verdad, ya que la otra se ha convertido esencialmente en una nueva versión de Marvel Knights. Y en efecto, se lee mucho más como una serie de Vengadores, de grandes superhéroes, de lo que Nuevos Vengadores nunca ha parecido. Pero por otro lado, sigue teniendo los tics de diálogo repetitivo y repelente de Bendis, y sigue demostrando que no tiene ni idea de cómo escribir a ninguno de los personajes, escribiendoles como repelentes indistinguibles pseudofascistas. Alegría. El dibujo de Cho está bien, excepto en las puñeteras poses y exageraciones en las mujeres. Habrá que ver si a la tercera va a la vencida en cuestión de Vengadores.

Y ahora, pasamos a las reseñas:

Batman Nº10: Que apurado, se retrasa esto una semana, y el Titanes de este mes habría chafado el final. Leelo después de esto, porque se molesta en explicar lo que el final se supone que revela, pero no explica. Tras Juegos de Guerra, cambio de formato, con el comienzo de las prisas para llegar a Crisis enseguida. Primero el nº800 de Detective, sobre las consecuencias del crossover dichoso. Gaybrich no es mal guionista, la pena es que normalmente tiene que aguantar malas ideas que no son suyas. El caso es que hace bastante mejor el resumen de las consecuencias de la guerra de bandas que todo el tomo de Crímenes de Guerra. El dibujo de Woods está bien. Y luego viene una saga completa del Batman de Winick. Es el debut de Capucha Roja, un personaje que va a dar mucho la coña de aquí al final de la etapa, y más allá. Se nota que le encanta a Winick, porque desde que aparece en la primera página, ocupa buena parte del protagonismo, y apenas lo suelta. Cada escena donde sale se trata de demostrar lo chulo que es, y tanto esfuerzo hace por conseguir casi el efecto contrario. Pero eso es lo de menos, lo importante es la revelación al final sobre su identidad. Y es una horrible, horrible idea, y no sólo porque acaben de hacer una igual en Marvel. Es un chiste malo convertido en historia, y si no son capaces de darse cuenta de eso, mal van. Por lo demás, Winick continua con tres cuartos de lo mismo con Craneo Negro, esforzandose tanto en convertirlo en nemesis de Batman, que parece que ya no haya más enemigos, y acaba cansando bastante, porque no da para tanto. Y cuando Batman hace algo en la historia, es en un capítulo donde se enfrenta a un villano con un nivel de poder muy por encima del suyo, y en vez de ganarle mediante preparación e inteligencia superior, le gana porque el malo apenas usa sus poderes como debería poder usarlos según la explicación que él mismo da. Hay algún diálogo gracioso y chulito de los que Winick sabe hacer, pero en general toda la historia va mal y en muy mala dirección, y se empieza a notar como está decayendo Winick últimamente. El dibujo de Mahnke es más flojo y descuidado que de costumbre, además. No Recomendado (3)

Caballero Luna Nº1: Que rápido, si en EEUU aún van por el nº8. Después de unos cuantos años en el limbo, en Marvel por fin deciden recuperar al Caballero, de la mano de uno de los interminables reclutas de fuera del mundo de los comics, esta vez afortunadamente del mundo de las novelas, Charlie Huston. La idea aquí, es, innegablemente, hacer un Retorno del Caballero Luna, copiando descaradamente toda la estructura de la historia de Miller, ya que, en el fondo, el Caballero siempre ha sido bastante similar a Batman. Así que tenemos a un Marc Spector destrozado anímicamente que tiene que volver a la acción pese a una gran dificultad física, y así curarse mentalmente también, para afrontar a uno de sus mayores enemigos, todo lenta y épicamente, con mucha narración interna florida y sobreescrita. Y vaya si está sobreescrita aquí, montones y montones de monólogos y narraciones. La gracia de esta historia, sin embargo, es donde se diferencia del original. Primero, en que es bastante más violento, incluso que la versión de Batman de Miller, que ya es decir. Y segundo, en que incluso en sus mejores momentos, Luni no ha estado muy cuerdo. Y en esta serie se mantiene la ambigüedad de la serie original de si el Caballero Luna es el enviado de un misterioso dios vengativo egipcio, o un pirado que oye voces que le dicen que golpee a los criminales en su nombre. (Y aunque se ha demostrado desde entonces que Khonshu existe realmente, también le acabó abandonando, y no hay manera de saber si es que ha vuelto a hablarle, o es que Spector está hablando solo) Huston le saca bastante partido a esa idea, con una serie de escenas bastante demenciales entre el Caballero y Khonshu, que pueden ser interpretadas de ambas maneras, y de ambas funcionan. Y luego ya están los detalles particulares sobre el personaje, (aunque las personalidades multiples, curiosamente, no se rescatan) como una recuperación decente de su rica plantilla de secundarios (con unos cambios algo arbitrarios a Frenchie, pero al menos su relación está bien llevada y no van por el mayor cliché), el retorno de unos olvidados villanos de sus comienzos de una manera relativamente original, y un combate brutal con un villano muy apropiado, aunque pierda de manera quizá demasiado fácil para demostrar lo bruto que es el renacido Caballero Luna. El dibujo es de Finch, y parece totalmente algo sacado de McFarlane y sus seguidores. Así que los fans del exceso de trazos, deformaciones exageradas, repeticiones de caras y expresiones, dibujos grandes y en poses raras, violencia sangrienta y en general cosas feas (pero con mucha fuerza, eso si) están de suerte. En general, es un comic muy de los 90, entre el enfoque deconstructivista de imitación de éxitos de los 80, el dibujo feo, la lentitud para tener pin-ups y la ultraviolencia, pero al menos tiene cierta gracia e ingenio, cosa que lo salva, y ha conseguido darle vida nueva a un personaje un tanto olvidado, de manera que no es simplemente un Batclon genérico. Veremos que pasa ahora que ya ha contado su idea inicial. Recomendado (7)

Classic Spiderman Nº9: Porque nada dice “Clásico” como una portada con mal dibujo de los 90. Es decir, es comprensible que teniendo una serie que necesita material de Spiderman de cualquier clase, tengan que escarbar el fondo y recurrir a What Ifs. Lo que no es comprensible es que recurran nada más empezar a uno de los 90 que es una versión alternativa de una malisima, olvidada y odiada historia de una de las épocas oscuras del personaje. Porque si recuerdas la historia donde los padres de Peter Parker “resucitaban”, recordarás que era una mierda ridícula, y si no, no entenderás la mitad de la historia. En cualquier caso, por mucho que escriba Busiek (que hizo algunos What If antes de Marvels), es una historia malisima, que empieza con una premisa tontisima, y degenera en una de las peores versiones de Spiderman que se han visto, y la típica matanza gratuita de los What If, con horrible dibujo noventero. No entiendo en que piensa Panini reeditando esto, con la de What Ifs de Spiderman que hay. El primero ya es otra historia (y de verdad que no se entiende porque no han usado la portada, es mucho mejor y hace referencia a una saga infinitamente más popular), siendo de una época más cuerda, una versión alternativa de la saga del traje negro, muy apropiada para esta época. Va más o menos por el camino típico trágico de los What If, pero Fingeroth (antiguo editor de las series) sabe contenerse y evitar los peores tópicos, y darle la tragedia justa. Eso si, luego se ha visto que el traje alienígena no causa esos efectos a largo plazo, pero no había manera de saberlo entonces. El dibujo es de Mark Bagley cuando estaba empezando, y está bastante bien para un novato, ya se veia el talento. Una pena que lo hayan juntado en un paquete tan malo. (Por cierto, es divertido comparar ambas portadas y ver que la postura de Spiderman en ambas es exactamente la misma, pese a circunstancias muy distintas) A ver si mejoran un poco más su criterio de selección. ¿Y les mataría poner los números originales que contiene en un sitio más claro? No Recomendado (4)

Crisis Infinita Nº1: Despues de, um, tres meses de larga espera y cuenta atrás, por fin llega a nuestras costas el gran evento de DC de… bueno, la década, si quieres creerte su publicidad. Ciertamente, es grande. Y ahora es cuando vienen las quejas de siempre sobre la edición. No es ya sólo el hecho de que todos los prólogos se hayan publicado tan deprisa que apenas ha dado tiempo a que el publico reaccione y los asimile (por no hablar de que ha sido mucho dinero en muy poco tiempo si has querido seguirlos todos), es que la serie se va a publicar en menos tiempo del que está pensado para publicarse también. Cada número está pensado como un mini-evento donde pasan muchas cosas, que se extienden por todo el Universo DC, pero al publicarlo a tres números por mes, parte de la gracia y del momento se va a perder. Aparte de la descoordinación de los crossovers, ya que casi todos aún van por Cuenta Atrás cuando Crisis ya está empezando aquí, y para cuando lleguen a cruzarse con esto, Crisis ya estará terminando. Demonios, aquí tenemos al Equipo de Donna Troy reclutado por completo antes de que veamos ninguno de los reclutamientos. (Y no hablemos de la cagada de JSA, cuyos dos siguientes tomos se chafan aquí) Y para terminar de arreglarlo, además de los nº1-2 de Crisis Infinita en si, tenemos aquí el Especial Crisis Dia de la Venganza. El problema no es que el tono y autores sean muy distintos que el de la miniserie y corte la dinámica, pese a eso, es díficil pensar una solución mejor que intercalar los especiales con la mini principal. El problema es que el Especial va entre los nº3 y 4, así que en la edición Planeta, tenemos la resolución de lo del Espectro primero, después volveremos al Espectro machacando magia el mes que viene, para tenerlo resuelto al siguiente capítulo. Inútiles totales los de Planeta, es casi como si aún estuviesen trabajando para Marvel, saboteando la edición DC desde dentro. Aplaudirles, al menos, por usar la portada de verdad del nº1, la genial de Perez.

Y entonces está la historia en si. Francamente, como está claro después de tanto prólogo (y si no, quedará claro aquí) es una secuela de Crisis en Tierras Infinitas, con todo lo que eso conlleva, y lo bueno y lo malo de la original. Por un lado, necesita cierto apego por la original y por el Universo DC en general (aunque no conocimiento excesivo, dice lo necesario) para que des un carajo por ella, tienes que llevar un poco al día el Universo DC (no necesariamente haber leido todos los prólogos y crossovers, pero si al menos ser consciente de ellos) y es una gran historia cósmica y estúpida a base de tocar todos los elementos de DC, reventar algunos y trastocar los demás, en definitiva, un crossover, con todo lo que conlleva, pero a lo grande. Y tienes que meterte mucho en toda esa sensación de asombro, de algo grande, para que funcione. Por otro lado, realmente da la sensación de algo grande e importante sucediendo, de un montón de cosas interesantes y terribles desarrollandose paralelamente por todo el Universo DC, y de que montones de personajes y sitios coloridos están implicados, todos bien usados y presentados. Todo con el magnífico dibujo de Phil Jimenez, el digno sucesor de Perez (que también hace una secuencia en el nº2, apropiadamente recapitulando la Crisis original), con una cantidad de detalle y de fuerza asombrosa, y un trazo perfecto. Así que tenemos recapitulación de todas las tramas hasta el momento, y un desarrollo lento pero en muchos frentes de todas ellas. Las de OMAC y Venganza básicamente se resumen en dos páginas que quitan el aliento y poco más, la de Rann-Thanagar lo intenta también, mientras que Villanos Unidos explota en una pelea impresionante, y un par de pistas interesantes más tarde. Hay muertes gratuitas, pero al menos es de personajes que han pasado muchos años en el limbo y pueden sacrificarse para dar impresión. La conclusión de Crisis de Conciencia da para una escena que es el núcleo del primer número, que es reminiscente de una de las historias más memorables de DC, pero retorcida para mostrar el tema principal de la miniserie de que las relaciones entre héroes se han corrompido, con unos diálogos que resumen y definen muy bien a los personajes, sus relaciones y sus problemas actuales, se supone que con la intención de arreglarlos a lo largo de la miniserie. Y el tema de la corrupción se ve sobre todo en otra de las tramas, que al final del primer capítulo explota en una escena memorable y se convierte en la trama principal, sirviendo de centro al segundo capítulo, de manera bastante intrigante. Y eso es, realmente, muchas escenas que deberían ser chulas si eres fan de todo esto, con suficiente desarrollo y emoción en los personajes bien pensados para que no sea tonto del todo. Te gustará si te gustaría la Crisis original de leerla ahora.

Y luego está el Especial Dia de Venganza, que es otra historia. Realmente, es como si fuera el nº7 de Dia de Venganza, pero publicado más tarde porque necesitaban al Espectro mientras tanto. Y ahora si, está la conclusión de la lucha contra el Espectro que la historia necesitaba. Para ser honestos, la manera de derrotarlo es un poco anticlimática, ya que básicamente cumple su objetivo, y alguien se acuerda por fin de la única manera de controlarle, mucho después de cuando deberían haberle detenido. Pero bueno, era necesario hasta cierto punto, y sirve para darle un final apropiado a las encarnaciones actuales de un par de conceptos y prepararlos para las nuevas. Lo mejor, de todas maneras, es la otra parte, donde ya no sólo tenemos al Pacto Sombra, sino a prácticamente todos los héroes místicos de DC (desde los famosos como Zatanna o Doctor Destino a los realmente rebuscados, incluyendo un par que ni deberían estar ahí), montando un plan bastante bueno para arreglarl el desaguisado que ha montado el Espectro, dandole a cada héroe un momento para brillar, aunque predominantemente al Pacto Sombra (al fin y al cabo, hay que vender la nueva serie) y a los más famosos (al fin y al cabo, son los que van a tener series también). El dibujo de Justiniano está bastante bien, dandole el tono de extrañeza que necesita la acción. Esto es lo que tendría que haber sido Dia de Venganza desde el principio. Muy Recomendado (9)

Flash Nº16: Continua la Guerra de Villanos, aunque a estas alturas, se nota que la Guerra entre Villanos es sólo el principio de la historia, lo que es la saga es un festival de villanos y personajes para cerrar todos los subargumentos de la etapa de Johns. La Guerra entre Villanos termina, más o menos, y como era de esperar, las desprogramaciones de Trompo van por el camino de las de Escuadrón Supremo. Una pena que Johns se marche de la serie, porque se nota que tenía material para los personajes que no le dio tiempo a meter, sobre todo se nota en el Tramposo original, cuyo destino y motivaciones quedan ambiguos. Quizá si algún día hace una serie o miniserie de la Galería de Villanos, que se nota que sabe hacerlos más interesantes que al propio Flash. El caso es que buena parte del número es Flash corriendo en una pelea a alta velocidad contra cuatro frentes distintos de villanos (que ocasionalmente también se pelean entre si) que está muy bien hecha. Y luego están los subargumentos que se van atando (incluyendo un par de referencias a las tramas de Cuenta Atrás, una de las cuales ata un viejo cabo suelto que no creo que estuviese pensado así desde el principio) y moviendo rápida y emocionantemente hacia la conclusión. Dibujo dinámico y efectivo de Porter. Esta saga, aunque no es exactamente lo que prometía al principio, está siendo buena de todas maneras. Muy Recomendado (9)


Green Arrow Especial Nº5:
Me equivoqué en las cuentas, les sale bien habiendose saltado los números de relleno. Continua la venganza del Doctor Luz, y uno de los principales problemas es que la historia, a la que aún le quedan tres números, tiene muy poco argumento. Es menos una historia de Flecha Verde, y más una historia del Doctor Luz siendo malvaaado, con Flecha Verde y amigos entreteniendose por el camino. Y aunque ciertamente Winick hace a Luz terrorífico, se pasa bastante con el “que malo y que sádico que soy”, que fue hecho mejor en Jóvenes Titanes. Aquí se repite mucho, y parece bocazas más que confiado, por mucha gente que mate o que humille para demostrar, una y otra vez, lo malo que es. Y luego están las distracciones a las que se enfrentan Flecha y Relámpago. Por Dios, Winick, ¿tanto cuesta mirar una ficha del personaje que tienes que escribir? Hielo Mortal ni se llama como pone aquí (esa es la original que murió cuando Winick aún estaba en el colegio) ni su punto débil es el fuego. Es decir, la idea del personaje es que absorbe calor, el fuego le viene bien, no mal. Por lo demás, una historia de superhéroes decente, pero estropeada por todas esas cosas. Dibujo más o menos decente de Fowler y de Garney, que está mejor que recientemente en JLA. Neutral (5)

Jóvenes Titanes Nº17: Primero tenemos el final de la puñetera historia de Liefeld (¿Tanto costaba saltarsela como han hecho con otros números de relleno y suelen hacer con lo de Simone? Hay prisa, y eso), de la que en cuanto menos se diga, mejor. Y luego empiezan los crossovers con Crisis Infinita. El primero, además, cruza con las historias actuales de Batman, con Capucha Roja viniendo a visitar a Robin. Y pese a que es una horrible idea, Johns logra sacarle el poco partido que puede (enlazandolo de paso con uno de los temas actuales de la serie) y es una lectura decente, aunque sin llegar a ningún sitio que no fuese predecible. Aparte de eso, se empieza a ver que hay una crisis en muchos frentes ahí afuera, con varias menciones de las distintas cosas según pegan, incluido el primer reclutamiento que vemos aquí para el Equipo Troy, con los Titanes obvios, y algunos menos obvios y más curiosos. Si te gustan los universos compartidos y ver como encajan las distintas series, disfrutarás del número. Y luego está la segunda historia, donde aprovechando la excusa de Dia de la Venganza, toca la revancha de otro villano clásico de la serie. Esta versión, me temo, no queda muy interesante, por mucho que ayude a la sensación de un crossover de Crisis de “hay un montón de problemas ahí afuera y estamos desbordados”. La idea que se presenta al final, aunque obvia (y decepcione un poco) promete ser más interesante. Algún momento bueno con los Titanes, pero poca cosa. Y además, extrañamente, hay unas cuantas páginas dedicadas a un comic-dentro-del-comic protagonizado por el Equipo del Zoo, una serie de super-animales desenfadada de los 80, dibujado y coescrito por su creador, Scott Shaw!. La idea es que han sufrido desgracias y se han oscurecido tanto en estos años como el resto de personajes DC. Pero francamente, no se sabe bien a que viene ni la historia, ni este enfoque. No es una parodia, porque no va en cachondeo, y como historia, no se sabe que demonios pretenden contando una mezcla de Crisis de Identidad, Watchmen y todo lo de por medio, pero con animales antropomórficos como protagonistas. Para terminar de arreglarlo, empieza a dibujar Tony Daniel, refugiado de la vieja escuela Image, y no ha evolucionado en nada desde los 90. Desconocimiento de anatomía total, chapucero de composición, y terriblemente cutre a la hora de hacer detalles y fondo, es desagradable de ver casi siempre. Además, encima tiene manía de hacer pin-ups, que no ayuda a unas historias que son ligeras de por si. Es brutal como varias cosas se han juntado para hacer que una serie que era buena haya caido tanto de repente, espero que sea sólo cosa de la Crisis. No Recomendado (4)


New Excalibur:
Relanzamiento inmediato de Excalibur tras Dinastía de M, sin ninguna conexión con el inmediatamente anterior, con el prefino Nuevo porque… el departamento de marketing de Marvel no da para más de si, parece. Sin embargo, es irónico, porque este Excalibur es mucho más como el Viejo Excalibur de Claremont, en el sentido de que al menos tiene sentido que la serie se llame Excalibur. Cosas como que, no se, tenga como protagonistas a un grupo llamado Excalibur que se basa en Gran Bretaña. Como el grupo original, es una mezcla de personajes autóctonos (Capitán Britania y Pete Wisdom, con Claremont devolviendole la pelota a Ellis, y curiosamente, manera de hablar aparte, no lo hace mal) y refugiados de la Patrulla-X, la mayoría reunidos en el crossover de Dinastía de M: Juggernaut, que continua con su historia de redención, Dazzler, que más o menos ha vuelto a lo básico, Sabia, por ser el personaje fetiche de Claremont de turno, y Nocturna, supongo que para ser reminiscente del grupo original, y tener tanto a un Rondador como a una hija venida del futuro, aunque francamente, es un personaje con una historia complicada y redundante y no es exactamente una buena idea. Y se juntan para ser… um, superhéroes. En Gran Bretaña. Con temas mutantes, y eso, y de realidades alternativas y así. Es decir, básicamente, como el Excalibur original, pero sin el humor. O como la Patrulla-X de Claremont, la verdad. Y ese es el problema principal de la serie, que no es más que una serie de superhéroes genérica de Claremont, más de lo mismo que lleva haciendo muchos años, sin nada que la haga interesante o distinga de otras series. Su única razón de ser es tener más Claremont para sus fans, y aunque eso sea suficiente económicamente hablando, creativamente deja que desear. Porque, realmente, ¿cuál es su primera gran idea para una historia? Enfrentar al grupo a una versión alternativa malvada de la Patrulla-X original. Un alarde de imaginación, y algo que Claremont no ha hecho jamás. Después vienen, por supuesto, viejos enemigos de Excalibur sin ideas nuevas (aunque al menos alguien por fin recuerda que Courtney Ross está muerta y suplantada por su gemela malvada, aunque a efectos prácticos, Claremont continua con la puñetera idea 18 años después como si Davis no la hubiese terminado) y curiosamente, recupera a un personaje que nadie le culparía si no recuperara, y empieza una historia medianamente interesante con él, aunque tenga que ignorar buena parte de su origen porque era muy estúpido. Y todo ello, sin molestarse en explicar a que vienen, o que pretenden, ninguno de los malos de esas historias, dejandolo todo para más adelante. Tal vez. Pero francamente, es lo que puedes esperar de Claremont: Muchas ideas recicladas, historias sin mucha imaginación e ideas, villanos con poca personalidad e ideas, interacción entre personajes entretenida pero sin mucho más, cosas que empiezan, se quedan a medias y quizá acaben algún día y la sensación de que ya hemos estado aquí muchas veces. Porque llevamos toda la vida, de hecho. Al menos demuestra una tendencia mayor a jugar con los juguetes de otros y no sólo con los suyos, y supongo que será un poco más tolerable cuando no sean dos series mensuales de esto. El dibujo de Michael Ryan no está tan bien como en New X-Men, porque los personajes que no son adolescentes monos no se le dan tan bien, y la acción le sale un poco sobrecargada, pero en general es bastante atractivo, al menos. El dibujo de Cummings también está bien. No Recomendado (4)

New Thunderbolts: Mala Sangre: Realmente, este es el tomo donde, por llegar al nº100 entre los dos volumenes, la serie revierte a la numeración y nombre original, así que el puñetero New sobra. Es una pena que esta serie venga aquí en tomo, porque aparte de leerse bien mensualmente, este tomo como los anteriores mezcla cosas muy buenas y bastante malas. Es frustrante. Empieza con dos números muy buenos, la de la portada. Nicieza siempre ha estado por delante de la curva (¿Recuerdas hace unos años donde hizo exactamente el mismo argumento que Morrison unos meses antes?) y aquí tenemos a dos grupos de superhéroes antiguamente amigos enfrentandose entre sí, uno controlado por el gobierno y el otro rebelde. Y aunque verás muchas cosas así en los próximos meses, es probablemente la última vez que lo verás de manera que no está forzada y tiene a todos los personajes actuando coherentemente y con sentido. Es una pena que gente como Nicieza no hayan sido los que hayan hecho Guerra Civil, porque probablemente habría salido bien. Aparte de una pelea muy chula donde todos los personajes muestran sus poderes y personalidades (algo que debería ser, no se, lo normal), los personajes hacen las preguntas y respuestas adecuadas ante una situación así, y la situación está bien llevada. Además, da igual que equipo quieras que gane, porque aunque uno gana la pelea, pierde moralmente, y la historia termina con una sensación tanto de victoria como de tragedia que queda muy bien. Y todo dentro de una historia mayor aún más interesante, que apuntaba a algo mucho mayor en esa dirección, que desgraciadamente no se llegará a hacer por culpa de Guerra Civil. Después toca una historia más convencional contra una nueva versión de un viejo grupo de villanos, y no queda mal, sobre todo cuando va menos de una pelea entre grupos, y más de los protagonistas actuando de manera atípica para estas historias con Demonio Veloz teniendo que elegir de una vez si quiere ser héroe o villano. No está nada mal. Luego viene por fin la revelación de quien es el nuevo Espadachín, que es quien estaba claro desde el principio. Pero esa no es la gracia, la gracia es todo el número, dedicado a definir al personaje, repasando su historia y motivaciones durante todo este tiempo, y dandole una nueva dirección muy original, en una serie de motivaciones originales de por si, con una idea para sus habilidades, además, de lo más retorcido, que deja claro que estamos hablando de un personaje que está muy mal de la cabeza. Y de paso, más pistas de direcciones intrigantes que la serie a lo mejor no va a poder seguir, y la explicación de inconsistencias entre esta serie y Lobezno que arreglan las cagadas de Millar.

Luego tenemos un número donde coinciden varios de los subargumentos de la serie, sobre todo una trama paralela que se iba desarrollando por todo el tomo, que va de poner a unos 14 Thunderbolts en el mismo lugar, avanzar un poco sus ideas, y explicar brevemente de que va cada personaje. Lo bueno es que pone bien en situación todo, y demuestra que Nicieza tiene bien pensada la mentalidad de cada personaje. Lo malo es que con eso se nota lo poco que ha desarrollado a algunos, y ya en el nº100, el poco espacio que tienen para moverse muchos de ellos, en una historia que es decepcionante teniendo en cuenta toda la preparación intrigante que habría puesto Nicieza. Es la conclusión de algunas de las tramas que llevan en la serie desde el relanzamiento, pero el conflicto, la verdad, deja que desear. El problema principal es que la excusa para el conflicto, y los niveles de poder y maneras por los que funciona y se resuelve son tan cósmicos y vagos que son casi incomprensibles y porque lo dice el guión. El problema secundario es que el desarrollo a base de peleas también es un poco decepcionante. Y luego está la muerte de uno de los Thunderbolts, que parece que va en serio, que aunque comprensible porque el personaje se había vuelto inmanejable (y otros motivos fuera de la historia) y Nicieza logra hacerla apropiadamente trágica, importante y apropiada a la historia del personaje, no deja de ser una lástima. Tiene momentos buenos, eso si, y sobre todo, pistas interesantes sobre la nueva dirección de la serie, que promete, sobre todo con la última página. El dibujo de Grummett es sólido, claro y con buena coreografía y sensación de movimiento para las peleas, aunque a veces se echa de menos la imaginación de sus predecesores. El dibujo de Leonardi en dos capítulos, sin embargo, es de lo peor que ha hecho en mucho tiempo, feo, inconsistente y confuso. Y lo peor es que sólo quedan 9 números de la serie de verdad. Recomendado (8)


Nextwave Nº1:
La portada está tan cuidada que está troquelada, sin embargo, no han podido molestarse en traducir el texto que hay en ella (Algo así como “Curando America a base de pegar palizas”, que capta bastante bien el tono de la serie) porque, aparentemente, en Panini perdieron el sentido de la prioridad hace tiempo. Como en Thunderbolts, además, es una pena que siendo esta una de las pocas series escritas para leerse como capítulos sueltos (cosa además novedosa para Ellis, que fue de los pioneros en escribir para el tomo) la publiquen en tomo, mientras que las cosas estiradas de Bendis y cia las publican mensualmente. En fin, esta es la primera mitad del último invento macabro de Warren Ellis, y una de esas cosas que le encantan a los fans de Internet pero que venden relativamente poco. Aunque se podría definir como una parodia de los superhéroes, Ellis pasa tanto tiempo riendose con el género, que riendose de él. Es decir, es una serie completamente absurda, con un villano llamado Dirk Rabia, Agente de HATE (parodia de… bueno, te lo puedes imaginar) que es tan exagerado como puedes imaginarte, lanzando a los protagonistas villanos como koalas asesinos, hombres espárrago o policias robot gigantes, y todos los personajes hablando como personajes de Ellis en su extremo más drogado e hiperbólico. Pero aunque se rie de todos los elementos superheroicos que usa (y todo personaje que sale es o idiota o despreciable hasta cierto punto), también capta a la vez, lo chulo y demencial de la idea de los superhéroes, y de usar cientos de conceptos de fantasía/ciencia-ficción gloriosamente absurdos, a base de puñetazos, rayos y explosiones a toda pastilla. Es como una serie de dibujos animados de por las mañanas, pero pasada de vuelta. (Con su propia canción principal, y todo, podeis oirla aquí) Y como protagonistas tiene a una selección aleatoria de secundarios que nadie estaba usando, para que la menos gente posible se queje porque Ellis se caga en ellos: Así, Pulsar ahora es una pesada que siempre cuenta batallitas de sus tiempos como Capitana Marvel, Meltdown es una cleptómana paleta y el Hombre Maquina, básicamente, es Bender. La verdad, es una serie que nadie lloraría si se decretara no canónica (y los flashbacks y narración definitivamente son muy no canónicos), pero tomada como chiste, no está mal. Tiene diálogos divertidisimos, sobre todo los de Dirk Rabia (“Todos los días cazo una vaca y la devoro. ¡Por HATE!”) y muchas burradas imaginativas a lo grande. La burla de los superhéroes cansa un poco, sobre todo cuando los chistes sobre los personajes se repiten, pero al menos se hace como gracia y no con mala intención. Resumiendo: Si la idea de enfrentar a superhéroes al Fin Fang Foom (Un dragón gigante parlante Kirbyesco en pantalón corto) a base de puñetazos, explosiones y quejas de FFF por el hecho de que no tiene nada debajo de los pantalones, te resulta divertida o genial, te gustará, si no, te parecerá una chorrada. En cuanto al dibujo de Immonen, ha evolucionado hacia un estilo mucho más simple, similar a la animación americana actual, pero apropiado para la serie. Recomendado (8)


Pantera Negra: Dos, por las malas:
No tengo exactamente claro el porqué de ese título. Tras unos cuantos crossovers, continua esta serie, que va cambiando de dirección en cada historia, pero no de tono. La dirección esta vez es un team-up entre varios héroes negros. Si, se juntan desde Pantera Negra hasta Blade pasando por Pulsar y Luke Cage, únicamente por ser negros, (bueno, está también Shang Chi, no se sabe si porque “negro” aquí equivale a “no blanco”, o porque Hudlin necesitaba una excusa para meter ninjas) pese a lo dispares que son en todo. Porque como todo el mundo sabe, príncipes africanos, tipos del ghetto y doctores de clase alta tienen todo en común por ser negros. Aparte de eso, lo que tiene en común con números anteriores esto es el tono de película mala de Eddie Murphy (ya que estamos con las comparaciones raciales… y ya puestos, hay sombras del Príncipe de Zamunda en el argumento), con una aventura muy chorra, basada en estereotipos tontos que se creen exóticos y muchisimas escenas y diálogos que se creen graciosos, pero que la mayoría de las veces no lo son, son forzados o tontos. Demonios, cuando todo el mundo tiene el mismo sentido del humor tonto, desde Pantera Negra hasta el puñetero Blade, pasando por Fu Manchú, haciendo chistecitos, sabes que estás en problemas. Lo que no hay esta vez apenas son problemas de continuidad (algo hay, pero no a los niveles de “esto no encaja ni lo más mínimo en la historia Marvel” de la primera historia… esta vez simplemente es mala caracterización y uso de elementos), pero la premisa es de espanto, de todas maneras. En teoría, la idea es que T’Challa visita America para buscar una posible esposa (y de paso, demuestra que aunque esté usando conceptos de Priest, Hudlin no los entiende lo más mínimo, quizá porque usan cultura no sacada de películas de series B… las Dora Milaje no son simplemente “tias buenas vestidas de cuero que hacen de guardaespaldas”, son novias en potencia, así que la sugerencia de que se case con una de ellas no debería ser precisamente una sorpresa para Pantera), lo cual, aparte de ser tonto por muchos motivos, sabes que no va a ninguna parte (y de hecho, Hudlin se olvida al cabo de un rato para dedicarse a la importante tarea de contar historias de serie B de ninjas y vampiros, que al menos no es tan ofensivo) si leiste números anteriores estando despierto, o has visto algo de noticias americanas. El dibujo de Eaton (que estuvo en Thor no hace tanto) no está mal. Un comic tonto y ligeramente insultante a la inteligencia, y aún así, una mejora respecto a números anteriores. No Recomendado (4)


Solo Nº4:
Número dedicado a Howard Chaykin, y demuestra más rango que sus últimos trabajos, ya que no todas las historias van de un machote chulito que practica sexo con todas las mujeres neumáticas que se va encontrando. Sólo hay una de esas. La mayoría son historias cortas típicas, más o menos en el formato de los anteriores números. (¿No se suponía que esto era para hacer cosas más originales?) La del científico enamorado es interesante pero el giro final no funciona demasiado bien. La del oeste es una historia decente de forajidos, divertida en el sentido de tener morro y salirte con la tuya. La de los espías, otra de los temas habituales de Chaykin, aunque tiene un giro muy similar a una película reciente, está bastante bien, contando la historia en el tiempo necesario y acabando con un guiño divertido. Después hay otra sobre otro tema típico, el pueblecito americano con un terrible secreto, que tiene la pega de que el final es predecible si sabes que hay un giro. Y por último, una narración sincera y autobiográfica sobre porque hace algunas cosas que hace, que es bastante interesante, si no otra cosa. El dibujo también muestra más rango que últimamente, sin exagerar los moldes feos que ha usado últimamente, conteniendose y adaptandose según el género. Aunque no es maravilloso, es un recordatorio de porque Chaykin se hizo famoso en primer lugar. Recomendado (8)


Superman Nº12:
Último número antes de Sacrificio (aunque se empieza a notar ya la conexión OMAC) y la serie está en plena reestructuración. Y es problemática e incomprensible. Es decir, después de aguantar un año de puñetero Action Comics de mierda de Chuck Austen, que hasta en DC han admitido que era insoportable, ahora resulta que se van a saltar la etapa de Gail Simone, que es, la verdad, bastante mejor que todo lo que han publicado en la serie hasta ahora. Es absolutamente incomprensible la manía que le tienen en Planeta a Simone. Porque no sólo es una guionista criticamente aclamada y con bastante peso actualmente en DC, vende más que decentemente en EEUU. Y sin embargo, aquí pasan completamente de ella, ignorando la excelente Aves de Presa, su etapa en Action, y es posible que pasen también de su nueva Átomo. Es absolutamente incomprensible que publicando casi todo lo que saca DC, incluyendo mucha basura que no vende allí, justo ignoren practicamente todo lo de Simone, y la verdad, resulta muy, muy sospechoso, pero tampoco quiero especular sobre las incomprensibles razones. Pero hay que jorobarse, que teniendo unos números que enlazan con Villanos Unidos, que tienen una historia sólida, a un Superman siendo un verdadero héroe, a un dibujante establecido como Byrne y a una guionista de éxito, pasen de esos números y publiquen unos números de Superman quéjica e inútil en peleas tontas, con un guionista poco popular y un dibujante horrible como Benes. En serio, es incomprensible.

Casi tan incomprensible como la saga que termina de Azzarello y Lee. En este último número, Superman se pega mucho con la versión más cutre jamás vista de Zod (incomprensible y que ha sido borrada de la historia tan rápidamente como vino) y otro bicho feo, y la historia se termina abruptamente, con un epílogo sobre lo memorable que ha sido el maldito cura que ha estado dando la lata toda la etapa, y a Superman que sigue siendo un llorica en diálogos y narración sobreescritos que resultan absolutamente ridículos en un personaje como Superman, y demuestran que el autor no tiene ni puñetera idea de a quien está escribiendo. (“¿Quién me llorará a mi cuando muera?” dice el puñetero héroe más admirado de la Tierra, dame un puñetero respiro). ¿Podemos dejar ya de fingir todos que Azzarello es buen guionista? Luego está la nueva etapa de Superman, escrita por Verheiden, que además de escribir algunos comics de Epic y así en los 80, es escritor y productor de Smallville, con todo lo que eso conlleva. Y editan su etapa en vez de la de Simone. El resultado es continuar lo de Lee, con una historia de cronología difícil, y aún más Superman llorica y quejica, en una historia que tampoco dice nada, excepto dedicar varias páginas a un combate con un OMAC, que no da mucho de si. El dibujo de Benes es una mala imitación de Lee, aunque al menos esta vez no tiene menos problemas con las mujeres, pero sólo porque hay menos. Desastroso. Por último, está la serie de Rucka, que encima ve sus argumentos interrumpidos, literalmente, por el Proyecto OMAC, que incordia, por mucho que también sea de Rucka. La parte de Ruina y demás es interesante, y es una lastima que se vea cortada por lo otro, porque aunque Rucka escribe a los OMAC bastante mejor que Verheiden, empiezan a cansar ya bastante, y debido a la aceleración y desorden de Planeta, ver a los OMAC aquí es repetitivo, no ominoso. El dibujo de Kerschl es un respiro después de tanto Wildstorm, pero tampoco está a su nivel habitual. Una pena que tanto Superman como la serie de Rucka tengan que aguantar tanto lastre. Evitar a toda costa (2)

Transmetropolitan Nº7: Comienza el segundo año, el de las elecciones, y con él la primera saga larga, El Año del Bastardo. Por el lado personal, la historia va del hastío de Spider de la Ciudad, su gente y sus políticos, sobre todo tras lo que le pasó en números anteriores, y se nota, ya que el tono de Spider y de la serie se vuelve más duro y agresivo, con un humor aún más cínico y desagradable. La sensación de estar harto permea las páginas, está muy bien mostrada. Además, se presenta a la nueva ayudante, Yelena, que aunque no causa tanta impresión inicial, sirve para contrastar el estado de ánimo de Spider entonces y ahora, y darle un tipo de relación personal distinta. En el lado del argumento principal, están las elecciones, y la presentación del nuevo villano, el Sonriente, que con cierto parecido a políticos que aún siguen en boga, sirve para demostrar un par de lecciones importantes sobre los candidatos políticos. Unas cuantas lecciones de política y una trama que se va desarrollando bien, con la siempre divertida (y a ratos, brutalmente desternillante) narración y diálogo de Spider Jerusalem, y el dibujo siempre fantástico de Robertson, no se puede pedir más. Si no compras este comic, haces que ELLOS ganen. Muy Recomendado (10)

Y… eso es todo. La semana que viene, Wonder Woman termina con su viaje al infierno, Green Lantern comienza los crossovers con Crisis, Justice League Elite continua con las amenazas incomprensibles, Outsiders tiene relleno con el grupo original y Manhunter continua la matanza gratuita. Nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: