CRITICAS RECONSTRUCTIVAS: Semana del 7 al 13 de Mayo

19 mayo, 2007

Se acercan las elecciones, y en Alicante son bastante curiosas, al menos para mi, ya que conozco a los dos candidatos. El incumbente es Alperi, que es una especie de gordo corrupto insoportable. Es el equivalente local a la Bestia. Solía veranear en el mismo sitio que yo. Es igual de desagradable en persona que lo que proyecta en público. La principal candidata de la oposición es Etelvina (sabes que es más cercana al pueblo porque la anuncian por el nombre de pila… claro, que con ese nombre, es fácil crearse una identidad propia) que tiene la ventaja de no ser Alperi. Etelvina me dio clase hace años, antes de meterse en política. No era demasiado buena profesora, pero al menos los examenes eran fáciles. Además, este año el PSOE ha puesto los carteles de campaña en español, lo cual es muy buena señal. En cualquier caso, diría que si no pasa nada raro, está claro quien va a ganar, porque el nivel de crispación con el alcalde actual es bastante alto. Pero no te fies de mi, no soy comentarista político.

[Suena Hymn, de Ultravox]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Cada vez con más retraso, pero estoy intentando ver si bato mi propio record de no perder semanas. Esta semana, no sólo toca los primeros esfuerzos del mes de Planeta, y el resto de comics mensuales de Panini, por alguna razón, estos han adelantado también sus tomos. ¿A que viene esa prisa?

Dos tomos de reedición nuevos de Spiderman esta semana: Un Best of Marvel dedicado a los primeros números de Michelinie/McFarlane en Amazing Spiderman, que desembocan en el debut de Veneno. No están mal, y más o menos se entiende que lo saquen a estas alturas, pese a que ya lo reeditaron en el coleccionable. Y el otro es el tomo de “Imprescindibles”, que contiene la primera saga de McFarlane en solitario en Spiderman, y que tiene de “imprescindible” lo que McFarlane de honrado trabajador. Es malisimo, es lo que es, que es lo que pasa cuando pones a un dibujante que apenas sabe narrar a “escribir” lo que le da la gana.

La única novedad americana reseñable esta semana es el final de 52. Nota a todos los incrédulos que decían hace un años que no iban a poder cumplir la periodicidad semanal sin fallar al menos una vez: Os lo dijimos. Si te propones hacer las cosas en serio, las consigues. Y pese a que ha pasado por algunos altibajos, la serie ha cumplido lo que prometía: Han sido cuatro buenos guionistas contando varias historias entrelazadas (aunque no convergentes), explorando el Universo DC en el año entre Crisis Infinita y los comics siguientes, y renovando a varios héroes de segunda. Han sido, por lo general, buenas historias, contadas de una manera original y experimental que ha funcionado más veces que no. Y a veces ha sido simplemente genial. Y a diferencia de casi todos los demás eventos recientes, tiene un final (bueno, muchos) de verdad. La historia de cada personaje llega a un final cerrado sin continuarás, y aunque hay muchos elementos que merecen la pena volver a usarse (y lo harán, por lo visto), y la historia de esos protagonistas continuará en otros sitios, si no lo hiciera, habría sido un buen final. Un fuerte aplauso para Johns, Waid, Rucka, Morrison, bocetista Giffen (que aunque no lo parezca, le ha dado un aspecto muy consistente en estructura de página a la serie), los dos editores, y al equipo de dibujantes, notablemente a Bennet, Batista, Barrows y Oliffe, los regulares. Pronto en las tiendas de aquí, además.

Mientras, algunas cosas que han llegado antes:

Astonishing X-Men Nº2: Portada muy engañosa. La mayor parte del número es un psicoanálisis de Emma Frost a Cíclope, aprovechando la telepatía para hacerlo más vistoso que dos personas hablando durante muchas páginas. Y aunque esté dentro de un argumento mayor bastante dudoso, y tenga alguna repetición de cosas que ya hizo Morrison, está bastante bien, ilustrando bastante cosas sobre la personalidad de Scott, extrapolando del material ya establecido, y llegando a una conclusión muy válida. Además, hay suficientemente ambigüedad moral, tanto en lo que está haciendo Emma como en el porqué, para que puedas tomartelo menos en serio si no te gusta. Y luego hay un momento muy de fanboy de Whedon (incluyendo a otro personaje diciendo “ya era hora”, por si no captas la intención), pero tiene sentido dentro de la historia, supongo, aunque aparezca sin mucha preparación. El dibujo excelente de Cassaday, aunque esta vez únicamente sea por el lenguaje corporal y las expresiones. Puede que la historia vaya lenta, y en una dirección cuestionable, pero este número en concreto está bastante bien. Recomendado (8)

Capitán America Nº19: Mucho correr por las sombras y enfrentarse a lacayos, poco de verdadero contenido, tanto entre los personajes como de desarrollo de la historia. Pero al menos lo que hay está bien hecho, aunque sea lento y no especialmente emocionante. No es más que una actualización de los comics coñazo clásicos del Capi de hace décadas, pero mejor ejecutados. Recomendado (7)

Crisis Infinita Nº3: Llegamos a la parte 6 de 7, y de nuevo, Planeta cambia algo de orden, no poniendo el Secret Files que debía ir entre las partes 5 y 6. Pero bueno. El capítulo 5 es un poco de descanso para relajarse entre movida y movida. Empieza con una escena algo forzada (que además no tiene la doble página que añadieron en el tomo), idea del Didiota en jefe, con la que Johns hace lo que puede. Y después tenemos, sobre todo, escenas de ir poniendo a los personajes en su sitio para la conclusión y atando algunos cabos. Eso, y la gran pelea de la portada, que aunque predecible, está bien hecha. Algunas cosas pueden parecer un poco ridículas desde fuera, pero Johns logra sacarlas más o menos adelante, dada la tensión de la historia. Y luego está el capítulo 6, que es incluso mejor que todos los anteriores. En un espectáculo de compresión sin parecer apretado que rivaliza a la Crisis original, hay tres grandes batallas (sin mencionar montones de pequeños momentos) que ocurren deprisa, dando la sensación de que son cosas muy importantes que están ocurriendo a un ritmo que quita el aliento con una gran fuerza, pero sin sacrificar la caracterización de los personajes. Cada uno de los muchos personajes involucrados tiene al menos un buen momento de caracterización, muchos de los elementos que llevan dando vueltas desde Cuenta Atrás o antes tienen una conclusión satisfactoria que hace que haya valido la pena tanto rollo (al menos una docena de elementos demuestran que han estado por algo y se enlazan en este casi final), hay algunas escenas muy divertidas (sobre todo las de Black Adam), y muchos guiños inobstrusivos al lector, sobre todo en la parte de las Tierras. Es un ejemplo casi inmejorable de este tipo de historias, de ingeniería de subargumentos a largo plazo. Y luego está el final, que era de esperar en una secuela a Crisis en Tierras Infinitas, y que al menos parece una conclusión lógica de lo que ha venido antes. En cuanto al dibujo, para que el número no se retrasara meses y lo estropeara todo, necesita cuatro dibujantes, pero están muy bien divididos: Ordway hace las partes de Tierra-2, y aunque no está a la altura de los otros dibujantes, sin ser malo, al menos queda muy apropiado, con el toque retro que necesitan las escenas. Reis hace las escenas del espacio y del Hermano Ojo, y le quedan bastante bien (el entintado y coloreado hacen que quede consistente pese a que tiene un estilo muy distinto a los otros, y las viñetas pequeñas hacen que tenga mejor aspecto, que es una lección que deberían aprender). Perez hace las escenas de guiños basados en la Crisis original, y es un honor tenerle colaborando. Y Jimenez hace el trabajo impresionante que suele hacer (incluso con prisas resulta impresionante) en las demás escenas.

Y luego está el Especial Proyecto OMAC, que a diferencia de los especiales anteriores, tiene el problema de que su trama ya ha sido concluida en Crisis Infinita. Así que se dedica a rematar a la amenaza principal innecesariamente, a ver como han quedado los otros protagonistas de Proyecto OMAC, y a empezar a preparar las cosas para la serie de Jaquemate. El resultado es una historia de espionaje mezclada con acción superheroica. El problema es que la enorme sensación de urgencia de la miniserie principal se corta por esto, con todos los protagonistas dedicados a algo tan tonto como politiqueos en medio de una Crisis global. Además, de por si, tampoco es tan interesante: El villano no presenta ninguna amenaza a estas alturas y la confrontación final es una repetición inferior de la de Crisis, los personajes no se hacen excesivamente interesantes, y los politiqueos tienen algo de gracia, pero no compensan. Rucka no está hecho para este tipo de historias. Al menos el dibujo de Saiz es bueno, como siempre, y corrige un error de diseño anterior, que es casi todo lo que se saca en limpio del especial. Muy Recomendado (9)

Distrito X: Subterraneo: ¿Se puede ser más incompetente que Panini? Es decir, para empezar, empiezan a publicar la serie tarde, y cuando ya se sabía que la iban a cancelar. Y aún sabiendo eso, publican antes el crossover con Dinastía de M, que no sólo termina la serie, se carga completamente la premisa de la serie. Y habiendo publicado eso, casi un año después, sacan el segundo tomo. Y digo yo, ¿no habria sido mejor publicar la serie en el maldito orden, cuando tocaba? No es que lo publiquen o no, es la total falta de planificación, y la total despreocupación porque los lectores puedan leer las cosas en condiciones que tienen las editoriales españolas. Así que ahora tenemos, con mucho retraso, una serie cuyos posibles lectores no sólo saben como termina, saben que nada de lo que pase va a servir para nada, porque Marvel, en su infinita estupidez, ha destruido todo lo que hacía la serie interesante. Claro, que no ayuda en absoluto que el tomo se componga sobre todo de una historia de 6 números dedicadas, de entre todas las cosas, a los Morlocks. De entre todos los conceptos machacones de la Patrulla-X, es probablemente el peor. No importa la de veces que los maten, siempre vuelven, más aburridos y genéricos que antes, más indistinguibles, increibles y sin ninguna idea nueva. Y eso son aquí, por mucho que estén hechos de manera algo más realista, para encajar con el tono más realista de esta serie. Por supuesto, como todas sus historias desde hace años, van de ser masacrados, porque no sirven para otra cosa. Sólo que esta vez el asesino es una cosa un poco ridícula que no resulta nada convincente como asesino, dado el diseño rechoncho que tiene. Y realmente, 6 números son demasiados, de sobra, para una historia de cazar a un asesino cutre de gente aún más cutre en las cloacas, aunque de vez en cuando haya algo de material bueno con Ortega y su familia. La otra historia es mucho mejor. Es la historia de un mutante nuevo del Barrio Mutante, que acaba implicado en un argumento habitual de los policiacos, con todos los elementos que además añade el que haya mutantes implicados. Y termina siendo una historia que pone a Bishop en un lugar bastante interesante, poniendo las relaciones humano-mutantes en un nuevo contexto más parecido al mundo real. Una historia bastante buena como drama policiaco normal, con los elementos mutantes añadiendo un toque extra. Y por supuesto, todo este potencial para contar historias y personajes nuevos, relevantes y similares a la realidad, es lo que ha erradicado Marvel, en su afán por hacer que todo sea igual que antes, igual de malo. Vamos, este tomo es un recordatorio de todo lo malo de Panini y Marvel, concentrado. Buen dibujo de Lan Medina. Neutral (6)

Godland Volumen 1: Esto es la nueva serie mensual para Image de Joe Casey, que sigue reinventandose después de cada fracaso comercial. Parece ser que esta vez ha tenido cierto éxito, ya que al menos la serie está prosperando, lo cual es difícil para series nuevas en Image. Esta es una serie homenaje a Kirby, pero del estilo que probablemente le gustarían: En vez de imitar las cosas que hizo Kirby hace décadas, hace el estilo de cosas que haría Kirby hoy si siguiese vivo, pero con una manera de contarlas más moderna. También tiene algo del tipo de cosas cósmicas surrealistas, pero con personalidad, que solía hacer gente como Starlin en los 70. Es un montón de burradas cósmicas imaginativas, un tanto absurdas, pero con un sentido del humor acorde, bastante impresionantes, y que aunque intentan actuar como héroes y villanos de la vieja escuela (y a veces la historia está contada como tal), muchas veces les salen situaciones bastante menos típicas. El juicio al villano cósmico al final del tomo es probablemente lo mejor hasta el momento. El dibujo de Tom Scioli imita bastante a Kirby, pero no se queda en simple imitación de lo superficial, también coge buena parte de la imaginación y la fuerza. No es un comic para todo el mundo, pero si puedes soportar, o incluso apreciar los aspectos retro, y te gusta el sentido del humor y del absurdo de Casey, te gustará. Recomendado (7)

Marvel Monster: Spidergirl Nº2: Cielos, realmente, la serie se niega a morir, por muchas veces que anuncien su defunción. Me alegro de volver a ver la serie por aquí, es un alivio ver que aún hay alguna serie que se acuerda de hacer historias de Spiderman decentes. Como siempre, son historias de superhéroes bastante tradicionales, mezcladas con drama adolescente suave, aumentadas por el uso creativo-futurista de elementos del Universo Marvel, y sobre todo una protagonista muy agradable y encantadora, que hace mucho más divertidas las historias dada la actitud que tiene hacia ellas, y con relaciones bastante creibles con los demás personajes, aunque a veces sean algo simples o fáciles. En cuanto a este tomo, la idea de que May tiene que dejar de ser Spidergirl por presión familiar se hace bastante pesada, sobre todo porque no es la primera vez que pasa por eso, y porque está claro como va a terminar. Eso es un parecido que tiene con Ultimate Spiderman, y también el hecho de que los personajes y sus relaciones no parecen haber evolucionado mucho en 50 números, así que parece que es inevitable, lo que es una pena. Además, DeFalco se vuelve más nepotista que de costumbre a base de sacar sobre todo personajes de su creación o fetiches suyos. Empieza con un par de números dedicados a un personaje que apareció una vez en su Spiderman y a Kaine, de entre todos los personajes que están mejor olvidados, y se hacen bastante pesados. Lo único bueno es que tienen cierta importancia con el pasado de May, y sirven para contar por fin un flashback importante, y darle cierta sensación de cierre a todo eso. Después toca el nº50, que enlaza muy bien el drama personal de turno con los conflictos y dramas superheroicos que se arrastraban desde hacía tiempo, con un par de momentos muy buenos. Después toca el único numero de relleno de la serie, por otro especialista en drama adolescente arácnido, Sean McKeever, con una de esas historias donde el prota es visto desde fuera por un personaje nuevo. Bastante bien para lo que es, con un giro inesperado al final.

Después tocan dos números independientes, uno dedicado sobre todo a una secundaria que trata de suplir a Spidergirl, que es medianamente divertido. Y otro dedicado a otro personaje que ve la acción principal desde fuera, esta vez acción un poco más importante. Y aunque es una idea que ya se ha hecho en otras series parecidas, es una idea muy buena y muy representativa de la dinámica adolescente, que queda bien, y hecha de manera que no queda redundante con el número de relleno anterior. Y por último toca saga de 6 números (la edición va tan atrasada que esa moda le llega ahora) donde DeFalco rescata a otro villano de los que usa siempre, que nunca ha sido muy interesante, y sigue sin serlo, aunque al menos da una ligera sensación de gran amenaza como necesita. Además, eso le sirve a DeFalco no sólo para rescatar cosas de esas otras series, sino de Avengers Next, haciendo una especie de epílogo a esa fenecida serie hermana. La saga a veces se hace demasiada larga y con demasiados puñetazos con soldados y similares, pero tiene muy buenas cosas personales al principio, y un combate climático con un final emotivo al final, que más o menos la salvan. En el dibujo, se despide Pat Oliffe después de cuatro años y medio en la serie y haberla definido, haciendo un trabajo impecable como siempre. Para sustituirle, toca el colaborador eterno de DeFalco, Ron Frenz (precisamente colaboraron en todas las series que continuan en esta última historia), que ha modificado de nuevo su estilo, esta vez para hacerlo algo más moderno y caricaturesco, pero sin desentonar demasiado con el tono establecido por Oliffe. No es lo mismo, pero tampoco queda mal, haciendo un trabajo sólido con los personajes y la acción. A estas alturas, dudo que nadie que no haya comprado la serie la vaya a comprar, pero es una lástima, porque es de las pocas cosas consistentemente legibles en Marvel durante toda la época. Ojalá siga así. Recomendado (7)

New X-Men Nº21: Sigh. Es decir, se supone que si te dedicas a escribir, sobre todo en un universo compartido, la cosa se trata de ser creativo, de crear personajes y situaciones. Entonces, ¿Por qué esta serie se dedica únicamente a destruir cosas para no ganar nada a cambio? Es decir, en una Marvel incapaz de crear personajes nuevos que tengan un mínimo de éxito sin ser derivados completos de otros personajes, (y si no, mira a ver cuantos personajes originales han durado más de una etapa o un par de años antes de ir al limbo), los creadores de esta serie lograron crear más de una docena de personajes con potencial y cierta aceptación, aparte de muchos secundarios con potencial para ir por el mismo camino. Pero los inutiles que han heredado la serie se ve que son incapaces de apreciar eso, y se ve que piensan que tener menos personajes con los que contar posibles historias es mejor que tener más, y hay que ser sumamente idiota para pensar así. Si no vas a usar a un personaje, metelo en un autobus hasta que otro autor lo coja, pero no lo mates, porque no ganas nada, sólo joder a los que a lo mejor quieran usarlo o leer sobre él (e inevitablemente, dar pie a resurrecciones, que quitan credibilidad, y todo por las absurdas muertes gratuitas) Y si encima lo conviertes en un chiste en vez de un drama (para empezar, un autobus lleno de niños muertos… ¿Cómo demonios quieres que luego matar a otro niño en cada número cause drama en vez de recordar a los lectores que no sabes hacer otra cosa para causar melodrama fácil?) se vuelve aún más patético. Hablando de volver patético, el malo de la historia sigue siendo el Reverendo Stryker, que ha pasado de ser un oponente creible y temible que representa una maldad real, a ser un lunático babeante con un brazo robot que lanza a curas con pistolas contra un grupo de niños. Todo basandose en rescatar de manera muy cutre a un viejo villano de Claremont de los 80, de manera que no tiene sentido. Un microcosmos del sello mutante actual, con guionistas sin talento cargandose todo el potencial y la resonancia con el mundo real para sustituirla por chorradas poco creibles y mal uso de la nostalgia. Patético, en una palabra, excepto una escena buena por en medio. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Guerreros: Todo Por La Audiencia: Curiosamente, pese a que Panini está en plan vago de no traducir los títulos de las series, traducen el de esta que siempre se ha dejado en inglés. No es que eso sea algo malo. Lo que es malo es todo lo demás. Está la coña de “Prólogo a Guerra Civil”, cuando este tomo fue publicado un año antes, cuando ni siquiera habían empezado a planear el crossover. La única conexión es que el grupo tiene un papel importante en el principio del crossover, según ese razonamiento, toda historia de Iron Man es un Prólogo a Guerra Civil. Y realmente, si lo único que has visto del grupo es este tomo, también querrías verlos como corderos sacrificiales en un crossover. Porque la idea original de los Nuevos Guerreros era precisamente que era un grupo de rebeldes concienciados que se dedicaban a enfrentarse al poder establecido y a la apatía, mientras trataban de cambiar el mundo y adelantarse a su tiempo tratando temas relevantes de la época. No sólo era una buena serie, iba de algo de verdad. Y aquí los han convertido en su opuesto ideológico, convertirles en payasos que sirven a lo peor del sistema, haciendo el tonto para que un grupo de parásitos se enriquezcan a costa de idiotas viendo la última estupidez televisiva que pronto pasará de moda si no ha pasado ya. Aparte de mostrar lo bajo que ha caido la cultura popular en general en 15 años, es un cambio ideológico tan tonto e insultante como tener al Capitán America siendo un nazi que decapita a niños judíos. Así, ignorando completamente cualquier idea o caracterización establecida de los personajes, ahora se ven reducidos a ser un grupo de tercera que viaja por el pais enfrentandose a amenazas de cuarta mientras lo filman para una mierda de programa de TV. Entre el guión sin matices o caracterización de Zeb Wells, y el dibujo caricaturesco y deforme de Skottie Young, Namorita se ha visto reducida a una cosa azul deforme con tatuajes y sin personalidad, Nova es un cachas microcefalo con un remedo de su traje, Destructor Nocturno tiene la cosa más fea que se ha visto como traje y la personalidad y status quo (el poco que se muestra) completamente opuesta a la que siempre ha tenido… y no se les ocurre otra cosa que introducir como nuevo miembro a un gordo de chiste que resulta tan patético como aparenta. Todo en historias donde no hay ningún tipo de desarrollo de los personajes, y sobre todo, aventuras que se creen mucho, mucho más graciosas de lo que son, cuando a lo más son curiosas, y a lo menos son ridiculas y patéticas. Uno de los peores relanzamientos de un grupo que se han visto, fallando tanto al acertar en la idea que le han dado al completo opuesto, tan patético que ha transformado a los personajes en carne de cañón prescindible. Estaban mucho, mucho mejor en el limbo. Evitar a toda costa (2)

Runaways Nº2: Después de 26 números relativamente aislados del Universo Marvel, toca por fin meterse en pleno follón de estrellas invitadas, aprovechando a las estrellas invitadas menos importantes del volumen 1. Lo (único) bueno de la actual encarnación de los Vengadores es que si aparecen, de un tirón aparecen todos los personajes famosos que quieras usar. De todas maneras, eso es lo de menos a estas alturas. Porque el primer número es de interacción entre los protas, y como siempre, es excelente. Y el segundo es más de tenerles reaccionando a Nueva York en general y a la situación más que a los invitados. Como siempre, momentos geniales, tanto serios como de coña, para cada personaje, y la parte superheroica, aunque poco convencional, tampoco desmerece nada, invitados incluidos. El dibujo de Alphona continua siendo maravilloso en toda la caracterización de los personajes, en expresiones y ropas incluso, y en todos los efectos imaginativos superpoderosos alrededor. Muy Recomendado (10)

Sagas DC: Kingdom: Última de las sagas que van a publicar, pese a que realmente no es una saga-crossover, es una de esas miniseries que proliferaban en DC a finales de los 90-principios de los 00, a base de un especial de entrada y salida y una serie de especiales en medio. Y resulta terriblemente irónico publicarla la misma semana en que se publica este número en concreto de Crisis Infinita, y en EEUU, el final de 52. La idea aquí, en teoría, es que es una secuela de Kingdom Come. En la práctica, entre que Alex Ross está ausente (y parece ser que ODIA esta miniserie) y Waid estaba en un bajón creativo por entonces, no es nada similar. No sólo no tiene nada del tono o de los puntos fuertes de Kingdom Come, no sólo contradice la misma idea del final de la puñetera miniserie, es que ni siquiera parece existir en el mismo futuro, contradiciendo directamente muertes explicitas en la miniserie, y muchos detalles pequeños. Así que es lo peor de dos mundos, una miniserie que sólo existe por ser secuela de una obra famosa, pero que la contradice totalmente, burlandose del lector que la ha comprado por eso. No empieza demasiado mal, en un especial prólogo que transcurre décadas en el futuro en el que aún parecía que Waid tenía algo que decir sobre Kingdom Come, pero que rápidamente, y por arbitrariedades cósmicas sin sentido, se convierte en una excusa para presentar a un villano nuevo (Gog) que hace a Juicio Final parecer complejo, y que sólo sirve para masacrar superhombres. Después viene el primer capítulo que es un ejercicio bastante tonto de tener a Gog masacrando gratuitamente a personajes, contradecir KC, dar pistas crípticas y tener a personajes típicos o cutres haciendo cosas por exigencia del guión. Luego tenemos cinco especiales que no tienen mucho que ver con la historia principal, sino que son historias de cuatro de los héroes de segunda generación de KC y de una civil que se relacionada con un elemento de KC que aparece en el presente, a lo Astro City. Y si ignoras las contradicciones con KC, son cinco historias personales sobre familias bastante buenas, contando la historia de cada personaje, porque debe importarte, y dandole una buena resolución emotiva al final. Es una pena que tuviesen que estar emparedadas en un evento tan malo, porque si se hubiesen modificado un poquito para amputar las conexiones, habría sido una tanda muy sólida de especiales.

Para terminar, el último capítulo es una pelea bastante tonta e incoherente entre personajes de los que Waid no parece tener nada que decir (uno de ellos copiado de Cable, que ya clama al cielo) que termina cortandose a medias para que Waid pueda presentar algo que no tiene nada que ver, que resulta ser el verdadero objetivo de todo el follón. Que es, básicamente, decir que el Multiverso, o una versión de él, nunca ha dejado de existir (sin, por supuesto, molestarse en explicar como o porqué es esto), y poco más. En teoría, para que pudiesen usarse universos paralelos en otras seires (que de todas maneras, se llevaban usando tiempo sin meterse en follones) y de paso, para tener una explicación canónica de cualquier inconsistencia con historias pasadas que guionistas vagos como Waid pudieran meter por no haberse documentado. (La idea original de Morrison era algo bastante más divertido y complejo, pero no llegó a usarla) Por supuesto, tras un par de menciones, no se volvió a mencionar jamás y se ignoró oficialmente, que es lo que pasa cuando haces las cosas de manera tan chapucera. Cada especial tiene un dibujante, la mayoría de ellos (Ordway, Arthrop, Haley, Kitson y sobre todo, Quitely) bastante buenos, con sólo Olivetti siendo demasiado deforme en el nº1, Pajarillo siendo demasiado Image en el de Kid Flash y Zeck estando muy lejos de lo que es otras veces. Una pena que unos especiales que muestran lo bueno que puede ser Waid vengan en un mismo tomo que una historia que demuestra lo malo que es cuando se deja llevar por sus caprichos tontos. Neutral (6)

Spiderman Nº7: Parece ser que el motivo de la ausencia de Sensacional en la serie es que van a sacar la primera saga en un tomo aparte. Que pretenden conseguir con eso, teniendo en cuenta que las series ya llevan únicamente 9-10 números de diferencia con la edición americana, menos que otras series, no está claro. En cualquier caso, en la principal, termina el prólogo a Guerra Civil, y quedan clara dos cosas: Primero, que ya desde el principio es una chapuza, con Iron Man teniendo aquí la opinión exactamente opuesta de la que sabemos que va a tener en el crossover por los anuncios. Y segundo, que a JMS, como era de temer, no le importa cargarse toda la caracterización establecida durante 40 años de un personaje que ni es suyo, al poner a Iron Man de repente como un villano manipulador. Peor aún, un villano manipulador imbécil, cometiendo arriesgados actos inmorales para no conseguir nada en absoluto que se hubiese podido conseguir honestamente. Basura, y un terrible presagio de por donde pueden ir los próximos meses. La serie de Peter David es otro asunto, aislada de todo eso. El primer número es el origen del Duende Verde 2211 (y por extensión, su Spiderman), que ya habian aparecido de pasada en su Spiderman/Spiderman 2099. No está mal, usando astutamente elementos de viajes en el tiempo y paralelismos con las ideas centrales de Spidey y los Duendes. La segunda parte es ya el conflicto con el Spiderman del presente, e intersección con el asunto del Tio Ben desplazado. Quitando alguna exageración propia, es bastante decente. El final parece una burrada a simple vista, pero si te fijas, es algo más confuso e intrigante. El dibujo de Wieringo está bien, aunque a veces es demasiado caricaturesco para el tono de la historia, y tiene que lidiar con los diseños horteras de los personajes futuristas de los 90. A PAD le cuesta compensar tener que aguantar a JMS en el tomo. Neutral (5)

Superman/Batman Nº17: Más chorradas absurdas a base de viajes a toda pastilla por dimensiones varias. (Como encaja eso con Crisis Infinita… mejor que no pienses mucho en eso) La cosa es que si vas a tener una historia absurda que no tiene mucho sentido y no se sostiene, lo peor que puedes hacer es tomartela como algo mortalmente serio (ver los primeros números de esta serie, o la mayor parte de crossovers recientes). Sin embargo, si te lo tomas a cachondeo como algo irrelevante pero divertido, es más tragable. Y eso es esta historia, un montón de escenas de Superman y Batman enfrentandose a pastiches de personajes Marvel sin mucha imaginación, y luego se enfrentan a otro villano sin una maldita explicación de a que viene. Y luego, aparte de alguna otra escena sin mucho sentido o coherencia, hay un viaje por universos de otras historias, que realmente, no sirve para mucho más que para sacarlos, porque eso es presuntamente divertido, o algo. Lo único salvable son Bizarro y Batzarro, que siguen siendo bastante divertidos, y el final, que puede justificar un poco la historia. El dibujo no está mal, tomandose la historia como una caricatura. No Recomendado (4)

Ultimate Fantastic Four Nº18: Antes de empezar realmente la etapa nueva, otro preludio, otra vez escrito por Carey, en este caso el segundo anual. Es el retorno del Hombre Topo, sólo que esta vez con gracia. Primero, porque Carey al menos se molesta en darle al villano personalidad e historia más que “odia y quiere matar a todo el mundo”, y segundo, porque no se lo toma en serio. De hecho, más que una aventura de los 4F, es una comedia sobre el grupo de sus compañeros del Baxter que son abducidos por Topo, pero que se niegan a seguir sus planes, por no hablar de las convenciones del género respecto a ser secuestrados. Terriblemente divertido, con varios gags y secuencias inesperados que funcionan muy bien, tanto en coña como en serio. El dibujo de Immonen, a medias entre su estilo más serio de hace unos números y el más cómico de Nextwave, hace muy bien de puente. Por alguna razón, el fuerte de esta serie siempre está siendo los números más graciosos, pero ya es algo. Muy Recomendado (9)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: