Aparentemente, la libertad de expresión sólo es aplicable cuando se trata de determinada gente, no de otros.

[Suena When The Red, Red Robin]

Hola a todos. Esta, para variar y por fin, es una semana de descanso, que es lo que pasa cuando publicas el 90% del material en las dos primeras semanas del mes. Así que únicamente tenemos los restos de lo de Planeta, con la extraña excepción de Jovenes Titanes. Buena semana, la verdad. 2 a 3 en el 24 paginas vs demás.

Además, siguiendo mi nuevo sistema, no reseño la mini de Anteriormente Conocidos como Liga de la Justicia, porque ya se publicó hace tres años en un formato más sensato. La reseña está en el archivo. Y en las otras reediciones, la de los Nuevos Titanes comienza el volumen 2, con la saga de Trigon, la última de Perez durante bastante tiempo, y es excelente, echale un vistazo aunque pasaras anteriormente de la reedición.

Pasando a reediciones Marvel, los tomos de Spiderman tienen esta semana la saga del clon original. No es tan mala como la de los 90, pero es de Conway, y es bastante mala de todas maneras. Mientras, en la reedición de Marvel Team-Up ponen el anual nº3 cuando tocaba el nº1. ¿Tiene eso algún tipo de sentido, aunque sea vagamente, o se han vuelto idiotas del todo?

Oh, y parece ser que Girls ha venido tan poco que te regalan los tomos que han sobrado con el nuevo tomo de Muertos Vivientes. Ya lo advertí. La próxima vez se lo pensaran dos veces antes de publicar una serie de Image de autores desconocidos y género dudoso, que además de malisima es hasta ofensiva.

En novedades americanas: Solo una de DC, y es Green Arrow Año Uno, por el equipo creativo de Perdedores. Por supuesto, el tono es realista y no superheroico, y tiene alguna exageración que no viene a cuento, pero parece una buena actualización y ampliación del origen del personaje.

En Marvel hay más cosas: Está Guerra Mundial Hulk: Gamma Corps, que es uno de esas miniseries timo salidas de un crossover pero que no sirven para nada, encima con la calidad que se puede esperar de Tieri. Está Aniquilación Conquista: Wraith, la primera de esta tanda de minis de guerra cósmica, esta vez un western espacial con un protagonista nuevo. El personaje parece chulo, aunque la historia de momento es únicamente mostrarnos lo chulo que es, y se queda algo corta. Está el especial verano de Iniciativa de los Grandes Lagos y Masacre, que aunque no es tan gracioso como la miniserie original, tiene muchas cosas geniales, incluida una burla demoledora del Personaje Más Estúpido Que Ha Existido, al que pronto se verá aquí. Y está Cinco Fantásticos, la miniserie derivada de Spidergirl de este verano, que es más convencional y trillada de lo que solía hacer DeFalco con los personajes, que ya es decir, y ni siquiera tiene a Paul Ryan.

Y pasamos a las pocas reseñas:

52 Nº10: No sólo es una portada chula, la tira de texto de debajo es la mejor hasta ahora, con diferencia. Además, la portada ocurre realmente, aunque de manera engañosa. La parte central del número es la presentación en serio de Supernova (aunque realmente ya apareció hace dos semanas), el sustituto de Superman durante 52. El resultado es, sobre todo, una historia de Mark Waid sobre lo que hace, o mejor dicho, como lo hace, Clark Kent durante su año sin poderes. Muy divertido, y muy al estilo Superman clásico, pese a que Superman no aparezca per se, demostrando que con o sin poderes, Clark es la leche. El misterio de Supernova (que por cierto, es una actualización/guiño bastante apropiado… el Nova original también suplía a Superman, y su identidad da una posible pista) sale al descubierto, y ya hay una posibilidad bastante evidente. Y enlazando con eso, ya que es probablemente a la trama a la que pertenece, tenemos una actualización del estado de Booster post-fracaso, recordatorio más que otra cosa. Luego, Johns vuelve con Black Adam, con una actualización del tema del Tratado de Libertad de Poder, que confirma un detalle, y enseña una serie de cameos (algunos chulos, aunque inexplicados) e ideas interesantillas sobre como funciona el tema de la política con superpoderes. Aunque el centro es un conflicto personal de Adam, que va al centro trágico del personaje más allá de su versión sanguinaria de justicia, a partir de un detalle que parecía sin importancia en un número anterior. Si sabes sobre historia de DC puedes imaginarte por donde van los tiros, pero si no, es buena caracterización, de todas maneras. Por último, Morrison hace un breve regreso para una nueva, quiza última, entrega de los Martes con Morrow. No hace mucho más que repetir y matizar cosas que ya sabíamos, pero le da suficiente emoción para dos páginas. El dibujo es de Batista, y es atractivo, limpio y elegante. Las escenas de Supernova y Clark son brillantes y divertidas, los cameos son reconocibles, y los personajes son muy expresivos. Todo lo contrario del dibujo de Jurgens en el complemento, que es inconsistente. Esta semana, recapitula la primera mitad de Crisis Infinita, para la persona que lea esto y no leyera aquello porque vivia debajo de una piedra. Patético. Muy Recomendado (9)

Robin Nº1: Pese a que la serie llega aquí al nº150, es la primera vez que hay serie regular del personaje por aquí. Lo bueno es que como es equipo creativo y dirección nueva, no necesitas saber nada del personaje para entenderlo. Lo malo son las otras circunstancias. En el guión debuta Adam Beechen, que era escritor de series de TV, incluida la de los Titanes. Desgraciadamente, Beechen es de los pobres recién llegados que están a las ordenes de Didio y sus secuaces, y les toca escribir encargos absurdos. Así que en esta primera saga, en vez de desarrollar la nueva situación de Robin o algo así, va de atar cabos sueltos de una serie cancelada de la Batfamilia y presentar un nuevo status quo lanzado desde arriba para unos personajes, que no tienen sentido. Es decir, se nota forzado, se nota gratuito, y es un cambio arbitrario y absurdo para el personaje que le quita lo interesante y contradice buena parte de su idea central, para convertirlo en un villano estereotípico. Podría haberse hecho bien, supongo, pero no así, así es un desastre con el que no ganas nada. Además, hay muertes gratuitas, incluida la de un personaje terciario que ya había muerto no hace mucho. Nueva Tierra, supongo. Es una pena que el argumento central de la historia sea tan malo, porque Beechen no lo hace mal por lo demás. Escribe un buen Robin, un Batman con una relación muy creible y humana con él, un misterio interesante (hasta que se revela, al menos) y escribe bien a una invitada que además demuestra lo idiotas que son en Planeta por no publicar Aves de Presa, porque menciona su genial saga de esos momentos. La nueva vida privada de Tim no es gran cosa, pero más que nada porque es típica y no muy diferente a todo lo que ya hicieron los guionistas anteriores de la serie. Hasta el dibujo de Freddy Williams queda bastante mejor que en Mr Milagro, siendo ágil y dinámico, aunque en las caras a veces se pase. El de Kerschl era mejor, pero no dura más que el primer número, por algún motivo. Y el traje nuevo pierde respecto al clásico. A ver si en próximas historias donde Beechen pueda hacer lo que quiera la serie mejora. Neutral (5)

Siete Soldados de la Victoria Nº1: Final del evento modular de Morrison, que pese a los muchos crossovers que han salido estos años, este es el más ambicioso, mejor estructurado y encajado, y que funciona a más niveles, grande y pequeño, por una diferencia aplastante. A Morrison le costó bastante terminar este especial, porque la historia era tan grande que le salía una conclusión del doble de páginas de las que le daban. Desgraciadamente, no le ampliaron el número de páginas (aunque quizá mejor, porque lo mismo ni habrían sacado aún el especial) y en un alarde de ingeniería, ha logrado cerrarlo todo en 40 páginas. A decir verdad, tendrían que haberle dado 49, para hacer la gracia y porque alguna cosa necesitaría un poquito más de espacio para estar perfecta, como lo de Klarion. No es que no esté muy bien así. Todos los personajes tienen su conclusión propia, tanto a nivel argumental como de desarrollo personal (excepto Frankenstein, pero es el que tenía menos historia personal, y su misión realmente concluyó en su mini), y son extremadamente satisfactorias. Tanto la historia de los Sheeda, como toda la historia pasada que se fue diciendo, como otras historias paralelas, se atan de una manera u otra, dejando una historia inmensa, entrelazando más de una docena de tramas de varias miniseries, de una manera jamás hecha antes. (Incluso ahora se entiende a que venía la miniserie de Mr Milagro, tanto para la historia pasada, muy en plan Kirby, como para la del presente, aunque un detalle queda confuso si no sabes de la historia original de los 7 Soldados de los 70) Frases memorables, algunas revelaciones y giros increibles, con un octavo soldado inesperado, como en la historia original, pero siempre basandose en pistas que ya ha establecido. Todo a un ritmo trepidante, con una infinidad de momentos chulos, ingeniosos o simplemente geniales, y montones de cosas originales en la presentación: Lo mejor son las páginas que reproducen un ejemplar del Manhattan Guardian, incluidos editorial, tira cómica y hasta un crucigrama, que da algunas pequeñas revelaciones (que en la traducción probablemente pierda el sentido, y una de las revelaciones sólo la dio en entrevistas) Pero la presentación no sería lo mismo sin el trabajo maestro de JH Williams III. Aparte de ser magnífico de por si, y hacer unas composiciones que literalmente, nadie se acerca a igualar, va más allá, y cada escena no sólo tiene una forma, adopta el estilo de cada uno de los dibujantes de las miniseries, e incluso algunos más, como Kirby o algún autor europeo en los flashbacks, y le sale perfecto. Esto es la culminación de una obra maestra, que sólo Morrison podía hacer. Si, si no has leido la mayoría de miniseries no pillarás nada, y tienes que haber leido detalladamente todas para captarlo todo. Pero claro, una obra tan cuidada y complejamente montada, se merece una segunda lectura detallada tratando de captarlo todo, y se disfruta enormenente. Y si no, se puede disfrutar como enorme historia genial de superhéroes. Pero tienes que verla para ver como se puede hacer mucho más con el género de lo que normalmente se hace. Muy Recomendado (10)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº3: La historia continua siendo sobre todo de ver como reaccionan los legionarios ante Supergirl, y hay reacciones tan variadas como las personalidades de los legionarios. Es decir, tres o cuatro. Tiene su gracia a ratos, y al menos enlazan con su aparición cronológicamente anterior en 52, como posible explicación a que hace allí. Lo que es la acción/villanos continua siendo genérica, que es otro problema de la serie. Sin embargo, al final vuelve a uno de sus puntos fuertes, retomando cosas del primer año: Las consecuencias del ataque de Lemnos y la muerte de Soñadora, con varias escenas tremendas con Brainiac 5, tanto graciosas como con giros inesperados. El dibujo de DeKraker acabando a Kitson queda mejor que el de Kitson a secas, dandole más personalidad y rango a los protagonistas, sobre todo. Recomendado (8)

Transmetropolitan Nº11: Continua la Nueva Escoria. El primer número es el enfrentamiento cara a cara, mente a mente, entre Spider y la Bestia. Y la historia va por un sitio muy distinto de lo que se podía pensar por su anterior encuentro. La sorpresa es que, por muy bruto y cínico que parezca Spider, en el fondo es un idealista. Y la Bestia le da una lección de realismo, de pragmatismo terrible y amoral, contra el que Spider apenas tiene argumentos. Hasta ahora Ellis había idealizado a Jerusalem, pero esta vez ha equilibrado ambos puntos de vista. Si, si eres de mentalidad similar a los “buenos” de la serie, te parecerá horrible lo que dicen los “malos”, pero su visión está justificada. Lo escalofriante es que ese punto de vista explica a muchos de los políticos del mundo real. Es un número entero a base de diálogos entre dos personajes, en una sola habitación, sutil y sin casi histrionismos (para los estándares de la serie), y aún así es tremendamente entretenido. Y por supuesto, Spider tiene la última palabra, y es emocionalmente satisfactorio, pero no significa que haya ganado necesariamente el debate. El segundo número es un interludio, aún más minimalista. Es Spider paseando por la Ciudad, y contando lo que ve, simplemente. Pero tanto las cosas que ve, las que hace, y como las cuenta, tienen una carga emocional y una belleza brutal. Es una historia ligera y relajada, pero que sabe transmitir tristeza, nostalgia y alegría perfectamente, y te deja realmente mejor de lo que entraste. El dibujo de Robertson es perfecto también. En serio, este es uno de los números que demuestra lo muy por encima que están algunas series como esta de todo lo demás. Muy Recomendado (10)

Y eso es todo. La semana que viene Jovenes Titanes presenta a la nueva vieja Patrulla Condenada, 52 a la nueva vieja Batwoman, y quien sabe que más. Hasta entonces.

Han empezado a emitir la última temporada de Dos Metros Bajo Tierra. Da gusto ver una verdadera serie buena, una que hace drama de verdad y no melodrama fácil, y los personajes y situaciones son realistas en vez de chorradas esquemáticas. Una inyección de lo bueno y lo malo de la vida, para hacer pensar y sentir. Eso si, doble “que te den” a TVE2: Primero por emitirla cada día a una hora. Y segundo, por meter no una, sino dos tandas de anuncios largas, pese a que la serie se emite de madrugada.

[Suena Born in the USA, de Bruce Springsteen]

Hola a todos. Esta semana: Saturación. Practicamente todo lo que quedaba de Planeta y de Panini. Aparentemente, ahora los meses duran dos semanas. Pero como la nueva moda es publicar lo más posible hoy, y ya veremos mañana, pues eso tenemos. Ojalá en algún momento esta saturación haga que bajen las ventas, y se enteren de que hacen algo mal. Aunque desgraciadamente, eso significará que dejarán de vender las series buenas que venden poco. En fin, 6 a 14 en el 24 pags vs otros, en los comics que reseño esta semana.

Por cierto, un cambio de sistema: Entre toda esta saturación, y la cantidad de reediciones, ahora en formatos múltiples, voy a dejar de reseñar reediciones de comics que ya reseñé, igual que no comento las de cierta edad. Para eso están los archivos. Entre las reediciones esta semana, estan un par de reediciones Marvel en formato bolsillo publicadas por una editorial extraña, con un criterio de selección aleatorio y bastante cutre: Uno de la miniserie horriblemente mala del Motorista Fantasma que ya vimos hace unos meses, y otra de los 4F de Claremont, que tampoco son buenos precisamente. Y luego están las de New X-Men de Morrison y Thor de Simonson, que son altamente recomendables.

Aunque la gran reedición esta semana es la de JLA/Vengadores, en edición Absolute, terminando el tríptico de grandes orgías superheroicas. El material original ya lo comenté en su día, y es inmejorable en su género. El dibujo de Perez queda aún mejor en grande. En cuanto a los extras, que aquí vienen en el mismo tomo en vez de uno aparte, son muy interesantes. El más llamativo son las páginas originales del JLA/Vengadores de los 80 que no llegó a terminarse, junto con lo que se ha podido rcuperar del argumento y del “como (y porqué no) se hizo”. El dibujo es muy bueno, pero ver la historia demuestra que ha valido la pena esperar 20 años, porque no era buena. Luego hay anotaciones, artículos históricos, imágenes promocionales y un “como se hizo” por Busiek muy instructivo. Especialmente divertida la versión original del nº3, que iba a juntar ambos universos de una manera más creativa, marvelizando a la LJA y viceversa. Muy recomendable, eso si, como lujo.

Y en reediciones más antiguas, está Green Arrow: El Cazador Acecha, el relanzamiento del personaje en plan serio por Mike Grell. Como historia seria de un justiciero en el mundo real, no está mal, (aunque se cree mucho más serio, maduro y realista de lo que es… tener drogas y sangre no hace algo más maduro, y francamente, tener a un chalado clavando flechas a chorizos que luego no se desangran no es más creible que alguien desarmandoles con flechas no afiladas, y mucho menos en un “mundo real”), y el dibujo es muy disfrutable, pero el daño que le hizo al personaje fue terrible. Sacarle del Universo DC, envejecerle, convertirle en asesino a sangre fria y convertir a Canario Negro en una víctima inútil que tiene que ser rescatada por Oliver fueron terriblemente dañinas a largo plazo, y se tuvieron que deshacer, con mucho esfuerzo, por algo.

Hablando de eso, tenemos nueva miniserie de Canario Negro, que precisamente muestra como tenerla junto a Flecha Verde sin volverla dependiente o inutil. No es un mal comienzo en absoluto, siguiendo el excelente trabajo que ha hecho Simone con ella recientemente, y dando algo de esperanza con respecto a su futuro trato en otras series.

Luego en Vertigo está Faker, una miniserie bastante interesante por Carey y Jock. Es una de esas de idea feliz sobrenatural en una historia realista por lo demás. De momento, es bastante intrigante, aunque está por ver si tendrá algo que decir sobre los temas, que mostrarnos creiblemente lo capullos que pueden llegar a ser los universitarios.

En Marvel, tenemos el relanzamiento, por fin, de Thor. La idea para nueva dirección para el personaje y su mitología es interesante (aunque la excusa no tenga mucho sentido), pero de momento empieza de manera lenta y donde no pasa nada, que es una puñetera manía que parece que no logran erradicar de Marvel. El dibujo de Coipel es bueno, aunque el nuevo look del personaje deja que desear.

Y luego está Nuevos Vengadores/Transformers y… bueno, realmente, ¿Qué esperas? Pues eso.

Pasamos a los comics de la semana:

52 Nº9: Esta semana tenemos la primera referencia a la fecha del año, en este caso al 4 de Julio. Eso se traduce en los personajes viendo los fuegos artificiales en una escena, aunque a un nivel más general, el tema del número, como dice el título, tiene que ver también con la idea del sueño americano, de una manera u otra. De todas maneras, este número es el de escenas de pelea sobre todo. Primero Waid continua la escena de Acero de la semana pasada (tanto como pueda seguir directamente una escena cuando ha pasado un dia o dos) y es, esencialmente, una larga pelea tonta. Avanza la historia y presenta ligeramente todo lo que ha montado Luthor con el Proyecto Hombre Común, pero es demasiado larga para tan poca cosa. La cosa mejora un poco con Johns y la Odisea en el Espacio, donde toca el combate con Polifemo, er, Devilance el Perseguidor. Como villano no es gran cosa si quitas el tamaño y presencia por ser Nuevo Dios, pero la pelea es más ingeniosa, y dura lo estrictamente necesario. Además, va quedando claro la dirección que va a tener esa parte de la historia, y como conecta con lo demás, con el misterio de los 52. Por último, toca una escena de Questoya, donde la relación entre los protas da el siguiente paso (y de paso se presenta un poco más a Question para los que no lo conozcan) y también se revela de que va realmente la historia, los antagonistas y hasta otro de los protagonistas hace un cameo. Buena presentación, más que nada. El chiste con los guionistas de 52 era que si una escena era buena era de Morrison, si era mala era de Waid, si era de Black Adam era de Johns, y si era de Montoya era de Rucka. Y aunque no es estrictamente cierto, los últimos números con mucho Waid y nada de Morrison le dan algo de credibilidad al chiste. El dibujante invitado esta semana es Shawn Moll, que debutó hace unos números de Outsiders. El formato hace que sea similar a otros dibujantes de la serie, aunque tiene un toque a lo Mahnke, y tenga que trabajar un poco las caras, entre otras cosas. El complemento pasa las 4 páginas recapitulando Crisis de Identidad, porque fue tan buena historia, que no ha sido resumida apenas en el último año. Que manera de desperdiciar las páginas. Sólo dos semanas más. Recomendado (7)

Astonishing X-Men Nº4: Otro número de pelea, esta vez con el contraataque de la Patrulla-X, más o menos. Gana con respecto al anterior al tener menos de esta cutre “versión” del Fuego Infernal. Las escenas con Lobezno siguen siendo graciosas, y Kitty se luce como era de esperar. En cuanto al par de revelaciones… la de los alienígenas tiene sentido, y la de la figura encapuchada es ambigua de momento. Si puedes aguantar la lentitud de la historia (no es que no pase nada, pasan cosas en cada número, pero muy lentas), y que no esté haciendo más que dar vueltas sobre lo mismo, está bien, muy bien contado por Whedon y Cassaday. Recomendado (8)

Batalla por Bludhaven: Que tiene un cartel de “Crisis Infinita: Consecuencias” para ver si vende algo más, pese a que es tan “Consecuencias” como practicamente cualquier otro comic de Un Año Después. Y eso es sólo el principio. Esto es un comic que no tiene ninguna razón para existir, fue una idea editorial feliz para sacar dinero y meter prólogos a historias que no empezarán hasta más de un año después. Está escrito por Greymiotti, como prólogo a la mini de los Luchadores por la Libertad que ya habían escrito, cuando les reclutaron para hacer esto. Empieza con una premisa monumentalmente estúpida, con nadie dandose cuenta de que un ataque químico no debería causar radiación nuclear (se explica al final, pero aún así), y más grave aún, tenemos que creernos que Bludhaven ha estado sellado durante un año, con los supervivientes inocentes atrapados en un mundo post-apocalíptico, sin que ni un solo superhéroe haga nada al respecto. Al menos hasta que un montón empiezan a hacer algo un año después. Menos Nightwing, claro, que sería el que tuviese sentido que hiciese algo. Los malos, encima, son SHADE, un concepto muy chulo presentado por Morrison en Frankenstein, del que ignoran todas las ideas chulas, y lo convierten en una organización Malvaaaada del gobierno, que tortura a inocentes por placer. Y cuyos lacayos matan y desmiembran gente por diversión, y nadie les dice nada. Unos villanos con mucho interés, sin duda, y un potencial aprovechado. Deberían prohibir usar conceptos de Morrison a gente que no sabe contar.

Después de esa falta de credibilidad, está el hecho de que no tienen nada claro de que va la historia, o quien es su protagonista. Hacia el final de la historia hay, sin exagerar, unos 30 personajes. Excepto un par, ninguno de ellos no muestra más que un rasgo de personalidad (“malo”, “malo reluctante” o “bueno”) y la mayoría ni siquiera muestran ningún rasgo de caracterización. Estos se dividen en estrellas invitadas, varios bandos de villanos, algunos de los cuales son villanos de los antiguos Outsiders que son horribles ideas ridículas que habían pasado a un merecido olvido, y otros ni se molestan en ser nombrados en la historia. Algunos personajes, los supuestos buenos de la historia, aparecen sin mencionar quienes son, de donde vienen, o que pretenden, y aparentemente, tiene que importarnos que los masacren. Hay montones de escenas y elementos que no se explican que son y a que vienen, y que están unicamente o como homenaje a otras historias anteriores, como prólogo a alguna chorrada que Didio ha pensado para el año que viene y en cualquier caso, son imposibles de entender si no conoces cosas de DC, y aún asi es dificil lograr que des un carajo por ellas. Lo más grave es el final, donde todo se resuelve porque un personaje que aparece hacia el final (y cuya aparición contradice completamente sus dos últimas, a las que encima hace referencia) encuentra un cacharro que no se explica de donde ha salido, y lo resuelve todo mediante un Deus Ex Machina, cambiando completamente de personalidad, en un homenaje absurdo, no ya a una historia malisima, sino a la versión que no se publicó de esa historia. Ni siquiera se resuelven la mayoría de tramas de la historia, si quieres ser tan generoso como para llamarlas tramas. El dibujo de Jurgens es al menos competente, no como en 52, pero no pasa de ahí. No hay otra manera de llamar a este comic excepto un montón de mierda, sin razón de ser, confuso, incomprensible, que no se molesta en un mínimo de claridad o legibilidad o caracterización creible, o consistencia interna o externa, y avanzando únicamente a base de nostalgia mal enfocada o avances de futuras historias que ni se explican. Si esto es un avance de cómo van a ser las cosas en DC en el futuro, es un terrible presagio. Evitar a toda costa (1)

Batman Nº2: La historia de Morrison empieza con una escena de Bruce Wayne bastante disfrutable, donde se divierte usando una exposición de “arte Pop” (lease, viñetas fusiladas y ampliadas de comics por gente con mucho morro) para yuxtaponerlas como fondo contra los personajes que hay delante, creando varios efectos clásicos de comic como bocadillos de pensamiento u onomatopeyas sin cambiar el estilo moderno de la historia, a veces revelando cosas ocultas o irónicas. Una idea bastante original y posmoderna para una vez. Después viene la escena de pelea chula contra el concepto guay de turno, esta vez versiones ninja de Man-Bat, y la revelación final sobre la idea central de la historia, que probablemente dará que hablar, aparte de porque dice que la Crisis Infinita devuelve a la continuidad una historia de los 80 borrada en posteriores revisiones. El dibujo de Andy Kubert es exagerado, pero extrañamente apropiado para las ideas. Ingenioso y divertido, que ya es bastante, aunque Morrison haga otras cosas mejores. La historia de Dini, por su parte, consiste en presentarnos una renovación de un villano clásico, con un nuevo status quo que le pega bastante bien y abre más posibilidades, aunque de momento no aproveche mucho una de las gracias del personaje. Aparte de eso, es un misterio típico, mejorado por el hecho de que vaya a dos niveles, y la actitud refrescante de Batman ante el villano. El dibujo esta vez es de Don Kramer, venido de JSA, que renunció a 52 para ser el dibujante semirregular de esta serie. Su estilo no le pega tanto a esta serie, con figuras grandes, brillantes y duras (y resulta curioso que después de muchos años de dibujantes de anatomía menos definida, oscuros, con muchas sombras y pocas lineas, ahora las dos series tengan a gente de estilo contrario), aunque no está mal. Muy Recomendado (9)

Capitán America Nº21: La portada es un homenaje apropiado, por muy mala idea que sea su existencia. Y el interior es una escena de acción, mejor que en los números anteriores, porque es aquí donde pasan las cosas. Como una peli de acción, pero con robots gigantes y supernazis. Bastante divertido, con buena ejecución en los personajes y explosiones, aunque sea totalmente predecible. Buen dibujo de Perkins. Ahora, ojalá publiquen la miniserie de Union Jack que sigue de esto, que es similar, pero mejor. Recomendado (8)

Cuatro Fantásticos Nº13: Es dificil encontrar un dos-en-uno con contenidos más opuestos en tono, lo cual hace bastante irónica la portada “especial”. En este número se empieza a publicar de complemento la breve serie de la Cosa escrita por Slott. Normalmente me quejaría de que juntaran dos series con tono tan distinto, pero si compras la serie regular, vivirás mejor llevandote el complemento, porque, francamente, es mucho mejor y más fiel a lo que debería ser la serie. Lo siento por los que tengan que tragarse la serie de JMS para conseguir la buena, pero era eso o quedarse sin ella, como ha pasado con la excelente GLA de Slott. La idea de la serie es similar a la de Marvel Two-In-One, pero sin formato obligatorio, aprovechando que Ben tiene amigos en todas partes de Marvel para ir de invitado en invitado e historia. Además, aprovecha la única idea original de JMS, con un Ben millonario, lo cual da para nuevas direcciones para desarrollar al personaje. Como es de esperar, el tono es de aventuras tradicionales desenfadadas, pero los personajes (tanto Ben, con un fondo dramático mucho más sutil que últimamente y un exterior muy divertido, como los varios invitados muy apropiados, como los villanos) y sus interacciones son divertidos, y las situaciones originales. Hay algún chiste que no funciona, y el argumento es previsible, pero en general es disfrutable, y el dibujo del nuevo hallazgo Andrea DiVito (del final de Thor) es muy bueno. En cuanto a la serie principal, invade Guerra Civil, y es un número para decirnos lo estúpidos que son la mayoría de superhéroes durante el crossover. Lo cual es cierto, pero también es obvio, y culpa de gente como el autor de los crossovers de Spiderman, que es, um, el mismo que esta. Aparte, aunque no escribe mal a la Cosa, palidece en comparación con el complemento, y los dos villanos parecen horriblemente mal escritos nada más empezar. Oh, y aparte del poco contenido, (muchas escenas estiradas a mucho más de lo que deben, en plan coña que no funciona la primera vez y sigue extendiendose), se dedican varias páginas a algo que no tiene que ver con esta serie, más que un anuncio de “si quieres ver como continua, compra dentro de un año el Thor de JMS”. Triste. Neutral (6)

Daredevil Nº17: Con historias de Daredevil vs Castigador en ambas series. Porque nadie en este pais comprende el concepto de si tienes diverso material similar, tiene más sentido no publicarlo todo de golpe para no saturar al lector. La historia principal termina la saga, que es cuando pasan las cosas importante. Lo de Matt en la cárcel va por el único sitio donde puede ir, pero con buena justificación. La historia de los dos Daredevil también se resuelve, y al menos esta vez es alguien que ha sido mencionado antes en la serie, y tiene cierto sentido, aunque sigue sin ser un misterio limpio del todo. Y la revelación final redime un poco a Brubaker, y demuestra que ha hecho cosas con un motivo, al menos en esta serie. Buen final, y buen dibujo. Mientras, el complemento vuelve a repetir el mismo conflicto aburido entre Matt y Frank que ya hemos visto, y que la serie principal evitó, sin nada particularmente interesante en los elementos criminales alrededor. Y el Chacal, aparte de absurdamente resucitado, es cada vez más ridículo. Excepto eso, el dibujo de Lapham está bien. Recomendado (7)

Eternos Nº4: Llegamos a la mitad, y toca la Explicación. Obviamente, el “como” implica superciencia que puede hacer de todo, pero esa no es la cuestión, lo importante es el “quien” y el “porqué”. Y es una revelación sorprendente, pero que tiene cierto sentido, y usa elementos ya establecidos. Es una buena idea, aunque aparezca por ahí la chorrada patentada de Gaiman de “¿No es guay la muerte?”. Incluso se molesta en explicar, aunque sea de pasada y de forma cutre y sin mucho sentido, la resurrección de Zuras y de Ajak, antes de seguir ignorando todo sobre los Eternos post-Kirby, e incluso algunas cosas de Kirby. Porque la motivación del “villano” de la historia contradice algunas cosas que se habían dicho de él antes, que tenían más sentido que esta versión, aunque esta de para una mejor historia. Mientras, hay un par de escenas donde los otros personajes reaccionan bastante bien a descubrir que son Eternos. El dibujo de Romita es espectacular en la gran maquinaria y cosas cósmicas, e incluso en los Eternos más normales como Duende (muestra muy bien su juventud, mucho más que cualquier dibujante anterior que siempre le hacían parecer mayor) o Sersi, aunque algunos en traje completo queden algo ridículos, como Thena. En general, no está mal, aunque no es nada particularmente original. Ya hicieron algo muy parecido con Asgard hace años aunque peor, y no es ni de lejos tan ambicioso como la similar 7 Soldados: Mister Milagro. Recomendado (7)

Flash/Green Lantern: The Brave and The Bold: No confundir con la serie actual de mismo nombre y guionista. Miniserie en plan retro sobre Barry Allen y Hal Jordan, escrita por Waid en su anterior etapa DC, siguiendo el éxito de JLA: Año Uno. Afortunadamente, pese a que Waid no le salían muy bien las cosas por aquel entonces, cuenta como coguionista a Tom Peyer, un colega suyo que tiene unas sensibilidades similares a las suyas, pero es más divertido e imaginativo y sin sus defectos, cuando quiere. Es una pena que no se haya hecho más famoso. La idea es que cada número trate una época, o un tema de cada personaje. La gracia es que, a diferencia de JLA:A1 donde intentaba marvelizar a la LJA, y así le salió, esta vez admiten que estas historias son de la Edad de Plata, y aceptan los conceptos chorras y fantásticos de la época, aprovechando para hacerlos divertidos. Es una de esas historias de idea imaginativa, que no se toma a si mismo muy en serio y se aprovecha para disfrutar lo imaginativo de la idea, pero si se toma en serio a los personajes, es decir, un buen revival de la Edad de Plata. De todas maneras, el centro es la relación entre los dos protas, y aunque la idea es muy obvia y evidente (son grandes amigos precisamente porque son muy distintos), está bien hecha. Hal no es tan chulo como en la serie actual, pero queda divertido y con matices comparado con el más estirado Barry, que tampoco sale más parado debido a su canonización.

El primer número es la historia de presentación, con la interacción básica, y un enemigo cutre pero con una idea divertida, y buen uso de ambos protagonistas. El segundo tiene a un par de villanos tradicionales, pero la gracia es la presentación de… Kid Lantern, que es lo que hace divertida la historia, y tiene toques ingeniosos. Aunque tiene una gran metida de pata como base. El tercero es el de team-up con las versiones de la Edad de Oro, y el doble de contraste entre personalidades. Desgraciadamente, se basa mucho más en una moraleja demasiado evidente, y sin mucho sentido, que en otra cosa. El cuarto es el de Linterna Verde/Flecha Verde, y sirve sobre todo para demostrar algo importante: Oliver Queen, cuando escrito por O’Neill (o tratando de imitar la época), es un cretino inaguantable. Incluso cuando tiene razón. No más sutil, pero si con más matices que las historias a las que hace homenaje (al fin y al cabo, Waid y sobre todo Peyer tienen el mismo punto de vista político que O’Neil, pero no son tan machacones ni se lo toman tan en serio), con temas menos mascados y tiene cosas divertidas aparte del homenaje a la época y la moraleja. El quinto es sobre el Cuerpo de Linternas Verdes, y tiene una de las versiones más divertidas de los Guardianes que se han visto. El resto es ciencia-ficción y un par de giros decentes. El último es quizá el más flojo, porque va en parte de un extraño apaño de continuidad, enlazando a la Zafiro Estelar original (villana del Flash original) con la más famosa de LV, que no tiene mucho interesante, y en parte otras referencias a continuidad ya relativamente más reciente, y aunque el Flash viudo tiene sus buenos momentos, el Linterna Verde deprimido es una de esas chorradas que podían ignorarse. El dibujo de Kitson estaba bastante menos hecho con molde que ahora, y los personajes y cosas tenían bastante más personalidad, aunque estuviese algo menos pulido. Y la enésima cagada del traductor, donde traduce el título del nº5 como lo contrario exacto de lo que quiere decir. ¿No sabe inglés, no sabe leer o simplemente no se molesta? No es una maravilla olvidada, hay mejores comics en ese estilo incluso, pero no está mal como cosa semirretro. Recomendado (7)

Flash: Un Año Después: Porque tiene sentido sacar dos tomos de Flash una misma semana, y luego pasar varios meses sin ninguno. Esta serie y Wonder Woman han sufrido un desarrollo paralelo tras Crisis. Ambas fueron relanzadas desde el nº1 unos meses después de las demás series (para conservar las sorpresas), ambas fueron en direcciones controvertidas con autores de TV mediocre, y ambas fueron un desastre completo que por fin va a arreglarse después de cambiar de dirección y guionistas por segunda vez. Así que aquí llega este relanzamiento, cuando ya han admitido que es tan malo que han cambiado de dirección y numeración rápidamente. Los guionistas son Bilson y DeMeo, escritores de la poco recordada serie de TV de Flash de los 90, y poco más. Y hasta donde van las nuevas direcciones, no es precisamente buena. El nuevo Flash pasa 7 números, no sólo sin mostrar ningún rastro de su personalidad anterior, sino sin mostrar ningún rasgo identificativo excepto “vagamente heroico” y “quejica deprimido constante”, que es realmente pesado. El primer villano no sólo es un tópico sin ni un solo elemento interesante, todo su origen, desarrollo y final se ven venir completamente desde el principio, y es altamente irritante. Los villanos de después son algo mejores, uno es otro tópico (y su única aparición anterior fue el único comic que estos dos escribieron antes) pero el otro es el antiguo archienemigo del protagonista y una gran recuperación, aunque no hagan nada especialmente interesante con él. Los secundarios y el status quo del personaje no tienen ni una sola idea que llame la atención lo más mínimo. Y la acción superheroica a alta velocidad es bastante mediocre. Y todo eso empeorado por la puñetera manía de DC de rescatar del merecido olvido a dibujantes noventeros de spin-offs de la Patrulla-X: Primero Churchill y Daniel, y ahora Lashley. El resultado es horrible, feo, chapucero y desastroso. Se nota tantisimo que el dibujo es muy malo, que cuando es suplido por un buen dibujante como Kerschl, las páginas brillan y el disfrute de la serie aumenta en un 100%, aunque sigue sin ser bueno, pero la mediocridad duele más. Hasta un Velluto muy cascado es una amplia mejora. Olvida esto, es un desastre ambulante. Evitar a toda costa (2)

Green Arrow Nº2: Flecha Verde vs Exterminador, como dice la portada. Desgraciadamente, pese a lo que mostró en su aparición en Outsiders, Winick no parece tener mucha idea sobre el personaje de Slade Wilson. La gracia siempre ha sido que aparte de ser un mercenario casi invencible, tiene un sentido del honor muy fuerte, y no era un villano estereotípìco que disfrute vengandose o haciendo de villano. Y más o menos eso mantuvieron en sus otras apariciones recientes, aunque con menos sutileza. Pero aquí no, Winick, como tiene que hacer todo “guay”, y eso en villanos es ser sádico, cabrón y decir chistes, pues así es, sin tener ninguna relación con lo que es el personaje. Y todo para demostrar lo mucho más guay que es Flecha Verde ahora. Bueno, eso y darle su merecido a Exterminador por lo que hizo en Crisis, pero francamente, ya se hizo mucho mejor en series inéditas aquí donde los personajes tenían una conexión más personal y resultaba más catártico. Y la posibilidad de que Winick no haya acabado con él es aún más deprimente. Aparte, McDaniel hará bien acrobacias, pero otros tipos de acción las hace confusas y feas. Es decir, ni siquiera sabe dibujar espadas, le salen rectangulares. El resto de la historia sigue desarrollando lo del “Alcalde Queen”, y no hace nada especialmente interesante con eso, excepto explicar un cambio en el status quo durante 52, que es más conveniencia que otra cosa. El problema es que sigue sin tener sentido: Aunque te tragues que nadie reconoce a Flecha Verde como Oliver Queen pese a que tienen la misma barba (y no vale la defensa Clark Kent, porque primero, no es una figura pública, y segundo, tiene una cara relativamente común, no una barda que nadie más en el puñetero planeta lleva), ¿me vas a decir que ningún periodista o nadie del partido contrario ha investigado al candidato a alcalde y ha sacado miles de irregularidades y conexiones con Flecha Verde? ¿De verdad Winick se cree que está haciendo algo relevante y profundo en vez de una simplificación estúpida que no se creería un niño de 10 años que no sabe de política? No Recomendado (3)

Jaquemate Nº1: Empiezan a publicar las nuevas series que salen de Crisis Infinita, esta vez la continuación de Proyecto OMAC, por los mismos autores. La idea es que Jaquemate ha sido reconstruido como una organización de superespías internacionales, especializandose en temas metahumanos. Algo así como Shield, pero con mucho más politiqueo, y un enfoque más realista en general. La plantilla, organizada en plan ajedrez (lo único que queda del cutre Jaquemate original, aparte de la Reina Blanca) es un extraña mezcla de superhéroes compartidos con otra serie, viejos conocidos del mundo del espionaje, personajes de Rucka y personajes nuevos, algunos de los cuales son incluso nuevos legados. Muchos de estos personajes, hay que decirlo, son elecciones maravillosas y personajes con una gran historia y potencial. Lo bueno es que Rucka ha aprendido de Gotham Central, y hay un “Quien es Quien” al principio de cada número, para orientarse con tanta gente. La historia tiene dos partes claramente diferenciadas: La acción, y los politiqueos. La acción es la parte floja esta vez, al menos en la primera mitad. Probablemente porque los villanos son Kobra, que con la muerte de su lider original, realmente son terroristas estereotípicos por mucho que vistan de payaso, y asaltarlos no tiene mucha emoción, y menos con superhumanos entre los agentes de Jaquemate. La cosa mejora cuando la misión se vuelve más complicada y ambigua y aparecen oponentes superhumanos, bastante chulos, y con desarrollo paralelo a 52 (hay varias referencias a 52, de hecho, aunque algunas son muy sutiles, y se pueden leer independientemente). Y en el último capítulo la acción va del entrenamiento de un nuevo recluta, y está bastante chulo, muy reminiscente del Queen & Country de Rucka. La parte de los tejemanejes políticos es la que es genial, con un conflicto a varias bandas entre varios paises y Jaquemate, e incluso dentro de Jaquemate, con problemas de procedimiento entre los pragmáticos y los idealistas, e incluso con algunos personajes teniendo conflictos de intereses. Sobre todo, lo mejor es tener a Amanda Waller, uno de los mejores personajes modernos de DC, volviendo a estar en plena forma, capaz de manipular y plantarle cara a quien haga falta para cumplir sus objetivos relativamente desinteresados, cueste lo que cueste, y además, Rucka le encuentra la horma de su zapato dentro de la organización. La serie de giros, manipulaciones y chantajes durante toda la historia es genial, y tiene mucha más tensión y drama que la mayoría de historias de acción, y no digo de esta serie. Una lástima, eso si, que uno de los principales elementos de la historia se resuelva mediante el Rey Blanco sacandose del trasero un poder nuevo que no tiene sentido que tenga. El dibujo de Saiz le va muy bien a la historia, elegante, realista y oscuro, pero sabiendo dejar clara la acción, y expresivos los conflictos entre personajes. Están sacando muchísimas cosas de DC, y es normal que series sin fama como esta se vean eclipsadas por otras más famosas, pero sería una pena, porque este es uno de sus mejores nuevos lanzamientos, un buen thriller político con espías y superhéroes. Muy Recomendado (9)

JLA Clasificado: La Mujer Hipótesis: Que no tiene sentido como traducción, debería ser la Mujer Hipotética. Esta es otra saga de 6 números que todavía viene de hace tiempo, pero esta vez los autores llaman mucho más la atención. Escribe Gail Simone, que es con diferencia, de los mejores autores que tienen en DC, y dibuja un clásico como es Jose Luis García-Lopez. La idea es tener a la alineación habitual de la Liga (los 7 grandes menos Aquaman) enfrentandose a una gran amenaza, como es habitual. Esta vez es un humano, un personaje nuevo, lanzando un ataque en múltiples niveles, y de diferentes formas. El villano es un hijo de perra absolutamente carismático, muy eficiente y divertido. Las distintas amenazas, la mayoría de ellas versiones de viejos conceptos DC, son muy ingeniosas, tanto en concepto como en ejecución y forma de derrotarlas. El grupo de adversarios de la historia son algo genéricos y sin personalidad, pero tienen al menos una buena idea para cada uno, y no se puede pedir más para personaje de una sola aparición. Hay conceptos políticos bien usados, sin caer en sermoneos, pero usandolos para complicarle las cosas a la LJA de manera creible. Y por supuesto, la LJA está muy bien escrita. La personalidad y heroismo de cada uno queda clara, y cada uno tiene sus momentos para brillar, tanto en personalidad como en poderes. El diálogo tiene sus varios puntos divertidos o chulos, y algunas burradas de acción casi morrisonescas. En el dibujo, sin embargo, el entintado de Janson no le queda bien a Garcia-Lopez, y el resultado, aunque tiene una base sólida, tiene muchas rayitas que incordian, y no está bien acabado. Una de las mejores historias de la LJA en plan gran espectáculo contra una gran amenaza, es una tragedia que en Planeta no publiquen más cosas de Simone. Muy Recomendado (9)

Lobezno/Gata Negra: Garras: Oh, Dios, Greymiotti contraatacan. Es increible como pueden producir tanto y tan malo. Esta es una de esas miniseries basura, sin ninguna razón para existir excepto sacarle el dinero al personal. Tiene a Lobezno y a la Gata Negra en un team-up, únicamente por el hecho de que ambos tienen garras. Es lo típico donde se meten en una situación absurda, luchan, hacen equipo y vencen. Lo típico de las miniseries-relleno, pero estupidamente hecho. Para empezar, no puede transcurrir en ningún momento, porque tiene a la Gata Negra como novia de Spiderman (pero con un traje mucho más feo que nunca ha llevado), pero a Lobezno en el Instituto Xavier moderno. No pueden molestarse ni en hacer eso bien. Luego, el villano es uno de risa cuyas historias casi siempre son chorradas de relleno siguiendo el mismo esquema cutre, y en efecto, eso hacen aquí, encima creyendose que hacen algo serio y terrible. (Es especialmente doloroso, porque el villano se usa esta semana en otra serie, y allí si se hace más original) Encima, lo mezclan con un esquema también lleno de otros tópicos que están muy vistos. Los personajes no muestran ninguna personalidad, nada interesante en los diálogos, y su interacción tiene tan poca química, podrías haber cambiado a cualquiera de los dos, y habría dado lo mismo. No tiene el más mínimo ingenio, es todo un refrito remascado sin gracia, y con montones de chorradas continuas. El dibujo de Linsner es decente, excepto cuando se pone a hacer poses con la Gata. ¿Por qué demonios siguen sacando estas miniseries? ¿Por qué siguen dandole trabajo a esos dos? Esto no tiene ninguna razón para existir, y muchas para no hacerlo. Evitar a toda costa (2)

New X-Men Nº23: Mucho agonizar sobre personajes que han muerto gratuitamente y sobre los que es imposible dar un carajo emocionalmente (excepto decir “que desperdicio de buenos personajes con potencial”), mucha histeria, mucho melodrama para que nos convenzamos de que esto es serio, poco desarrollo real de personajes o avance del argumento. Vamos, lo de siempre. Incluye por fin un villano algo más creible que curas con pistolas, aunque tampoco es gran idea. Y además, aunque no es un crossover per se, se mezcla con Guerra Civil, viendose aquí el intento de reclutamiento para las Juventudes de Hierro, porque las otras Patrullas-X están en su universo propio. Lo cual, por cierto, es una cagada cronológica, porque esta serie está en un interminable año de masacre donde apenas han pasado unos días desde el Dia M, y dudo que puedas meter todo lo del resto de Marvel entre crossover y crossover en unos dias. Dibujo es aceptable. No Recomendado (3)

Runaways Nº4: Primero toca algo nuevo en esta serie: No sólo es un número autoconclusivo, es el primero dedicado a uno de los fugitivos exclusivamente. En este caso, a Molly. Como era de esperar, no es tan gracioso como sus aportaciones cuando está en grupo, en parte porque es una historia seria, en parte porque no puede hacer de recurso cómico ayudante, tiene que hacer de protagonista. Es una versión un poco más madura de las historias de novelas o películas de aventuras típicas de preadolescentes, en el sentido de que tiene el mismo formato, con un único adulto como malvado algo ridículo, que debe vencer el grupito de chavales que superan sus miedos. Pero a eso hay que añadirlo el habitual diálogo agudo y gracioso de Vaughan, y algunas reflexiones más de adultos en el enfoque. Sobre todo al final, donde se revela que un elemento de la personalidad de Molly, además de adorable, era sintoma de algo más serio y muy triste. Después toca un extra, el Comic Gratis que sacó el año pasado Marvel, un Runaways/Patrulla-X. Desgraciadamente, si la idea era atraer a la gente a la serie lo cual es un fin muy loable por parte de Marvel, no les salió bien. No tiene ni de lejos la gracia de la serie, aunque escriba Vaughan. Es un encuentro típico de pelea por malentendido, y luego a casa en cuanto se arreglan las cosas. Vale que con 11 páginas tampoco se podía hacer mucho, pero quitando un par de diálogos graciosos, la historia carece de argumento, y de buena parte de la gracia de la serie. Además, en vez de Alphona, o alguien de su estilo, ponen de dibujante a Skottie Young, que hace caricaturas, en algunos casos horribles sin ningún parecido a los personajes. Por último, empieza la siguiente gran saga de la serie, reminiscente de la última del primer volumen. Primero tocan unas escenas repasando donde están los personajes ahora y avanzando un poco sus caracterizaciones, con la maestría habitual. Y luego es hora de un flashback, donde nos cuentan desde el principio el origen del nuevo Orgullo. No lo ponen como gran revelación, porque no es ese tipo de sorpresa… esa se la dejan para el final, que es realmente sorprendente, pero tiene sentido y no sale de la nada. En cualquier caso, es una buena idea, usando astutamente elementos de hace muchos números (aunque en esos números pareciese indicarse algo bastante distinto) y parecen un grupo medianamente interesante, en una historia intrigante. Y el final multiplica el interés muchisimo, con respecto al inevitable conflicto. El dibujo de Alphona continua siendo una maravilla, aunque en algunos casos, sobre todo en el número de Molly, se pase dando diseños de caricatura a algunos personajes. Recomendado (8)

Spiderman Nº9: Volvemos a tener las tres series, empezando en todas las consecuencias del desenmascaramiento. Por eso la descoordinación extraña de series que han tenido. La serie de JMS es sobre todo tener las reacciones obvias y previsibles, y machacar mucho que Tony Stark es siniestro y pide repetidamente su lealtad ciega a Peter. Me pregunto por donde irá eso. Sobreescrito, melodramático y obvio. El dibujo de Garney es decente. En la de Aguirre-Sacasa empieza una ronda de números sueltos con consecuencias en otros personajes. Esta vez, en uno de los alumnos de Peter y en el Dr. Octopus, visto desde el punto de vista del alumno. Es obvio por donde va también desde el principio, pero al menos el desarrollo no es tan obvio, y es más original. Y es menos melodramático y sutil, aunque el drama sea blandito. Tampoco escribe del todo mal a Octopus, aunque tenga que caer en la estupidez al final. El dibujo es de Crain, y sigue quedando rarísimo y con poses nada dinámicas. Además, se pasa, porque ha modelado tanto a Peter como al alumno basandose en Toby Maguire, y realmente ninguno de los humanos le queda bien. Y luego está Peter David, que pasa de contar una historia sobre el desenmascaramiento, y cuenta una historia de Spiderman normal, que de paso, trata como afecta el hecho a su puesto como profesor. Ya sabes, esa idea buena que introdujo JMS antes de ignorarla completa y absolutamente para dedicarse a contar la historia de Lord Stark, su aprendiz Parker y sus amigos en la Torre mágica. Menos mal que queda al menos un guionista de Spiderman que se acuerda de la gracia del personaje. Es una historia de Mysterio, pero siendo de un guionista que sabe, no va de repitir su cansadísimo modus operandi de siempre, sino que parte de una idea original basandose en lo establecido. Concretamente, que Smith creo un nuevo Mysterio, ignorando que ya teníamos un sucesor a Mysterio, así que ahora es dos. Y entonces las cosas se complican aún más. Buen uso de la continuidad (no hace falta que sepas esos detalles para disfrutarlo), de la gracia de Mysterio (obviamente, no se lo toman muy en serio, porque, Mysterio) y sirve de momento para ver interaccionar a Peter y sus secundarios en el instituto en una situación divertida, (la reacción de Flash a la chorrada de Guerra Civil es clásica, y tiene razón), presentando algún misterio (je) y todo. El dibujo es de su antiguo colaborador en Young Justice (¿Para cuando una reedición, Planeta?), Todd Nauck, y le da el tono desenfadado, pero expresivo y detallado (puedes distinguir a los Mysterios por los diseños) que necesita la historia. Una pena que tenga que verse afectado y compartir espacio con la última chorrada que será deshecha en cuanto se den cuenta de que no va a ninguna parte. Neutral (6)

Ultimate Fantastic Four Nº19: Pese a haber escrito miniseries, rellenos y anuales, aquí es donde empieza realmente la etapa de Mike Carey. Y por algún insondable motivo, decide empezar por un homenaje de 6 números a los Nuevos Dioses de DC. Es decir, hacer homenajes a la competencia es una vieja tradición, y tienen la conexión Kirby, pero normalmente eran más cortos, y tenían algún motivo más que “copiar conceptos y personajes de otra compañía para tener una historia”. Huele a falta de ideas terrible, sobre todo en una primera saga, y teniendo tantisimo concepto Marvel por renovar en plan Ultimate. En fin, en este número, los Jovenes Eternos (que no son precisamente el concepto más exitoso del Cuarto Mundo, aunque supongo que es por la juventud de los personajes) llegan a la Tierra, huyendo de Darkseid y sus Parademonios, y los 4F tienen que ayudarles. Y la historia funciona exactamente según el molde de “extraterrestres rebeldes que huyen a la Tierra de un tirano e involucran a los locales en su lucha tras un malentendido”, sin mucho ingenio o desarrollo de los extraterrestres, que ni se molestan en ocultar de donde están copiados. Algo de ingenio en como funciona su tecnología y cultura (más ci-fi que los Dioses vestidos de armadura de Kirby), pero no tiene mucho más, y poco de los 4F. El dibujo de Ferry es generalmente bastante bueno, colorido extraño y todo, pero algunas veces es confuso, igual que la exposición sobre los Más Nuevos Dioses. Parece que Carey quiere ganar a Brubaker por el premio al “Guionista que normalmente es muy bueno fuera de superhéroes que más empeora al ponerse a escribir superhéroes convencionales”. Neutral (6)

X-Factor Nº9: Habiendo pasado los crossovers, empieza la gran saga de final de primer año, tradición un poco abandonada ultimamente con la moda de las sagas demasiado largas. Empieza con las consecuencias de la historia anterior, en una secuencia cómica que es una variante mutante de un clásico de las comedias de enredos, llevada a un extremo cada vez más gracioso. Que además, traerá consecuencias interesantes a la interacción interpersonal en el grupo, seguro. Y después empieza algo que sirve como excusa para empezar el contraataque contra Wolfram y… err… Investigaciones Anomalía. A partir de ahí, avanza interesantemente en plan prepararse para el conflicto detectivesco-superheroico… hasta el giro final, que es una verdadera sorpresa impactante. Y sirve probablemente para solucionar una pega de la serie hasta ahora, aunque sea de la misma manera que en Angel solucionaron un problema similar. Vale, lo dejo ya con la comparativa. El dibujo de Calero es bueno en los personajes, aunque son un poco estáticos, y se nota que los fondos están pegados artificialmente de manera que quedan fuera de lugar. Y sigue siendo demasiado oscuro, más de lo justificable por el tono de la serie. Muy Recomendado (9)

Y: El Último Hombre Nº10: Termina Palabra Clave y… bueno, algo tenía que salir mal en algún momento, por estadística. Por ahí dentro hay un análisis efectivo de la personalidad de Yorick, explicandonos hechos importantes de su pasado que explican algunas cosas psicológicas, y la revelación de que causa sus riesgos exagerados (aparte de estupidez juvenil y requisito de este tipo de historias) tiene cierto sentido, según como lo mires. Pero toda la psicojerigonza usada para descubrir todo eso es una chorrada tras otra: ¿Intervenciones mediante violación sadomasoquista? ¿Revelaciones profundas a base de ahogar a alguien hasta que tenga visiones místicas? Lo siento, eso son estupideces, y están fuera de lugar en una serie que se ha mantenido relativamente realista en la manera de actuar de los personajes hasta ahora. Además, algunos de los temas no llegan a ninguna parte. El dibujo de Guerra sigue siendo bueno, con algunas escenas impactantes, y la idea de la portada es mona. Un tropiezo lo tiene cualquiera. Neutral (6)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, Transmetropolitan tiene entrevista con el Presidente, Legion de Superheroes sigue con Supergirl, Jóvenes Titanes presenta a la nueva Patrulla Condenada, Robin comienza, Siete Soldados termina, y 52 tiene a Supernova. Hasta entonces.

Fui a ver Transformers, aunque tengo la excusa de que me invitaron, al menos. Como película… es meter al concepto en una película de Michael Bay, con toda la bazofia esquemática que eso conlleva: Personajes estúpidos y estereotípicos horribles, chistes sin gracia, escenas muy chorras para una película que se cree seria, y muy serias para una película tan chorra, escenas de acción sin sentido, y una fórmula tan esquemática que se puede predecir antes de empezar. La parte de Transformers es algo mejor. Los robots están bastante bien hechos visualmente, aunque sean algunos difíciles de identificar entre si (y los cambios de modelo sean un poco exagerados en los Decepticons, especialmente en Megatron, que no se parece en nada a ninguna versión del personaje). Y la mitología está suficientemente conservada, e incluso hay varios guiños para los fans de la franquicia, que es el único aspecto en el que la película no fracasa.

[Suena Life During Wartime, de Talking Heads]

Hola a todos. Bienvenidos a la primera semana de Julio, o de la Ofensiva Veraniega. Esta semana, en Panini han decidido mandar a la mierda cualquier concepto de distribución sensata, y en vez de sacar los comics mensaules en la primera semana y los tomos en la tercera como hacían al principio, o mezclar un poco en la segunda como hacían últimamente, que era una distribución casi sensata, sale casi todo esta semana, incluidos todos los tomos. No hay nada como saturar el mercado de novedades porque sí. Encima, no es una semana precisamente brillante, con mucho crossover y bazofia. 2 a 13 en el 24 paginas vs demás, por cierto.

Por cierto, otro comentario atrasado que se me iba olvidando. Los tomitos de la LJI terminaron con la etapa Giffen/DeMatteis, y pusieron el especial que habría la mediocre etapa siguiente, que no venía a cuento en absoluto. Ya podían haber puesto la historia corta del Especial 80 Paginas de Giffen/DeMatteis/Maguire (más les vale ponerla antes de terminar, habiendo puesto tanta chorrada que no tiene que ver) o incluso el número de Detective Marciano que transcurria y homenajeaba esta etapa, que al menos tenía que ver. Por cierto, si teneis curiosidad por lo que pasó entre este tomo y la encarnación actual de LJA, tengo un artículo escrito hace tiempo aquí.

En novedades americanas: Guerra Mundial Hulk continua en dos miniseries: Una, la de la Patrulla-X, es una miniserie completamente de relleno a base de peleas, pero al menos están bien hechas, porque está escrita por Chris Gage. Otra, Primera Línea, es tan inútil y pesada como su equivalente en Guerra Civil, aunque quizá no tan tonta. En cuanto a los crossovers, la mayoría son repetir la idea central del crossover o usar a Hulk y amigos de villanos como interrupción. Aunque al menos el de Iron Man, al estar escrito por Gage, tiene a Iron Man mejor escrito que de costumbre.

Mientras, en DC, sale un especial del Cuerpo de Sinestro, empezando la nueva saga de los Linternas Verdes. Y es lo mejor de la franquicia desde Renacimiento, con diferencia. Es una gran historia espectacular, a base de grandes momentos e impacto en cada escena, con mucha emoción y sorpresas. Si logran mantener el nivel, va a dejar a todos los demás crossovers de este año en ridículo. Desde luego, este especial puede con cualquier otro comienzo.

Pasamos a las novedades:

52 Nº8: Bonita portada en forma de poster propagandístico, con más de un simbolismo y doble sentido. En este número empieza realmente el conflicto central de la historia de Acero, aparte de explicarse el cambio misterioso de números anteriores, y más o menos queda claro por donde van a ir los tiros en esa historia. Lo mejor es que los guionistas de 52 se acuerdan de la idea central del personaje, que es un hombre dispuesto a hacer lo que cree correcto y responsable sin importarle las consecuencias primero, y un ingeniero después, (que no un supercientifico general, que es como lo llevaban escribiendo tras cancelarle su serie). Y además, es otra de las historias de 52 con resonancias con historias clásicas, esta vez la Balada del John Henry original, que tiene el mismo tema del “hombre vs máquina” del original, y quien mejor para representar al empresario inmoral de la historia que Lex Luthor. Es un conflicto muy prometedor, aunque de momento la ejecución es normalita, con parte del desarrollo basandose en un malentendido de lo más tonto. La historia de Ralph Dibny continua un poco mejor, llevandole en una dirección clara y a una conclusión bastante evidente que tenía que ocurrirsele a alguien en su situación en el Universo DC. Además, la escena sirve para conectar con otra de las series, en este caso Flecha Verde, viendo como quedaron las cosas tras el final de sus crossovers con Crisis (aunque la falta de coordinación de Winick con las demás series vuelve a levantar la cabeza, pues no sólo las detonaciones no pudieron ocurrir durante Crisis tal y como lo escribió, Oliver parece haberse recuperado terriblemente deprisa de recibir dos flechas en el pecho en 6 semanas) y explicando como empezó el nuevo status quo que tiene Un Año Después, recordando que no es la primera vez que intenta algo así. Waid escribe bien a Flecha, en general. Luego, aprovechando que cambió de dirección la semana pasada, la historia de Booster Gold comienza un nuevo subargumento, que de momento es sólo un misterio de identidad, pero aún así es más interesante que lo anterior. Y la única escena no escrita por Waid esta semana es una de Johns siguiendo la Odisea del Espacio, que avanza la historia por el sitio obvio, pero tiene buena caracterización en el proceso. En el dibujo, debuta (en general, además) el Tercer Dibujante oficial, Eddy Barrows, que parece una versión de Bennet con menos detalle y peores figuras y sobre todo caras. Quizá sea la influencia de Giffen. Pero no está mal. Y el complemento tiene una semana menos irritante, pues resume el Universo DC entre el 95 y el 04, que si que es posible que le sea de utilidad a alguien. Aunque sigue siendo un resumen de historias sin emoción con dibujo mediocre en vez de una Historia. Y teniendo una página para cada dos años y montones de cosas para resumir, Jurgens pierde un cacho de una mencionando la encarnación más corta, cutre e ignorada de los Titanes, únicamente porque fue creación de Dan Jurgens. Por supuesto. Recomendado (7)

Best of Marvel: Spiderman de Straczynski Nº4: Que puede que no esté en tu tienda, porque entre las muchas cosas de las que carece Panini y debería tener, está el control de calidad. Nadie pudo darse cuenta de que había páginas desordenadas antes de mandar el tomo carisimo a las tiendas. Espero que compensen a todos los implicados. Continua la reedición, llegando a cuando recupera la numeración original, con números de cuando la serie aún era buena, aunque ya había pasado la impresión inicial y no tenía mucha dirección. Primero un par de historias autoconclusivas de las que no tienen supervillanos, bastante decentes, aunque con problemas de conveniencia. Después una historia más larga de aniversario, que desemboca en el nº500. Tiene el problema de que como ha pasado en otras historias de JMS, a veces parece más una historia del Doctor Extraño que de Spiderman, metiendo elementos suyos y misticismo que no le pegan al personaje. Pero tras un comienzo poco apropiado y lento, termina con una historia que si va al centro del personaje y sus temas, (y también los de JMS cuando se centra) y que funciona bastante bien como climax tanto de acción como emocional. Y luego otro par de historias sueltas a lo Astro City, una sobre Tia May, otra sobre un sastre para superhéroe, viendo las cosas desde una perspectiva distinta y entrañable o divertida, respectivamente. Y el dibujo de Romita Jr era bueno, excepto en las cosas más cotidianas. Puedes comprarlo y recordar cuando JMS sabía escribir, y pasar de las chorradas actuales, y de las que te obligaban a comprar en la edición original. Recomendado (8)

Civil War Nº2: Que es una ligera mejora respecto al primer número, porque al menos nadie muere gratuitamente. Lo demás sigue igual, sin embargo. Es una historia con tonos políticos y sociales, ¿captas? Por tanto, todos los blanquitos ricos e intelectuales son pro-Gobierno, y los pobres, negros y otras minorías son anti-gobierno. Porque ese es el nivel de complejidad del comentario social de esta serie. Y da igual que ese sistema de división muchas veces no pegue en nada con la personalidad e historia establecida de los personajes. Porque al fin y al cabo, están todos de adorno: Exceptuando al Capi, Spiderman y Iron Man (y en estos casos, tampoco es que tengan mucha, y sólo parecida por encima a la tradicional), el resto de personajes de esta historia no tienen la más mínima caracterización. Les cambian el status quo, pero sólo para hacer hueco. Después está el melodrama barato de “oh, lo hacemos por los niños, mira que dramático y profundo que soy” que ocupa espacio y no añade nada, sólo hace el ridículo. Y luego está lo directamente demente, como agentes del gobierno llamados, y va en serio, “Mata-Capas”, disparando a adolescentes por tratar de ayudar a alguien. Aparentemente, eso le encanta al público Marvel y a la mitad de sus superhéroes. Porque aquí está Mark “Radical” Millar (más blanco que la leche, rico, y de Escocia donde no hay nadie que no sea blanco) para mostrarnos lo malvados que son los gobiernos y sus amigos ricos blancos, que apoyan que lacayos disparen a pobres negritos. Luego está el hecho de que para ser una serie tan importante, realmente pasa muy poco en cada número, y prácticamente todo se ve venir por los anuncios y crossovers. Pero hay que dejar espacio, eso si, a las escenas de acción, que aparte de ser lo único decentemente escrito (una vez aceptas que los anti-gobierno están luchando contra el MAL del gobierno, por mucho que una escena en el mismo comic machaque con lo nobles que son los fascistas de turno) son lo importante, aparentemente, porque dedican montones de páginas en grande para contar muy poca cosa en ella. O en mostrar viñetas donde el culo de Hulka ocupa un cuarto de página. Porque es lo que se busca en este comic, aparentemente. Y luego está el final, que aparte de saberse desde un crossover el mes pasado (si no desde los anuncios hace meses), es una mala idea dentro (por motivos obvios que ignoran convenientemente) y fuera del comic (porque es un cambio que sólo estropea al personaje) y una estupidez dentro (porque sólo sirve para llamar la atención y demostrar que es IMPORTANTE, pese a que no cumple función alguna en la historia) y fuera del comic (porque se va a deshacer en menos de un par de años, y lo sabes). Pero ey, esto es el equivalente en comic de una película de Michael Bay, sólo que con pretensiones de profundidad y horrible uso de los personajes. ¿Para que pensar si puedes tener explosiones, para que caracterizar si puedes tener momentos de impacto? No Recomendado (4)

Civil War: Primera Línea Nº1: Por si fuera poco, una segunda miniserie larguisima para complementar al crossover principal, en parte porque se deja muchisimas cosas entre pelea tonta y pelea tonta, en parte para que Jenkins tenga algo “importante” que hacer, en vez de heredar Pulse que era la idea original. Y desde luego, “importante” es la palabra que define a este comic. Es de un pretencioso que da asco. Sus protagonistas (Urich y la periodista nueva de Generación M) son conocidisimos y respetadisimos (comprensible en el caso de Urich, no en el de Chica Nueva), y están haciendo una labor importantisima en un momento trascendentalísimo de lucha por las libertades civiles. Porque Guerra Civil es una metáfora de la Administración Bush, ¿captas? Y lloriquearle a Spiderman en una historia que no cuenta nada es tan importante como denunciar abusos de poder, parece ser. Por si no te parece suficientemente importante, hay una historia en cada número donde Jenkins nos cuenta un acontecimiento histórico importante, y hace un paralelismo chapucero y simplista con alguna chorrada del crossover, lo que aparte de un creido y pretencioso que bordea lo insultante, es un coñazo. Luego están las cosas supuestamente importantes, como Iron Man revelando su identidad públicamente, que pasan en una página aquí sin darle importancia, cuando debería ser bastante más importante. Por ejemplo, podrían tener a los maravilloso periodistas investigando como Stark ha cometido fraude varias veces al haber mentido sobre su identidad secreta, y como no puedes fiarte de semejante mentiroso e hipócrita. O investigar la estupidez de la editorial de Marvel al haber hecho una historia estúpida hace dos años que terminaba con Iron Man recuperando su identidad secreta sólo para librarse de ella ahora. Pero no, ignoran completamente cualquier tipo de exploración compleja, o de causa y efecto que no sea inmediato en este crossover, aparte de mantener una extraña esquizofrenia donde en algunas series Tony es un santo que hace lo que puede en una situación difícil, y en otras es el Anticristo. Para terminar, otra de las historias fijas es una bazofia lenta que existe, al parecer, únicamente para putear a un pobre personaje, del que parece ser, Jenkins no tiene ni idea de personalidad ni poderes. Varias páginas de crueldad inútil sacada de un libro de tópicos. Es increible, pero esta miniserie hace parece buena a la serie madre. Aunque compres la principal, ignora esto, lo digo por tu bien. Evitar a toda costa (2)

Coloso: Estirpe: Oh, joder. Esta es una de las últimas miniseries basura de mutantes, antes de que se dieran cuenta de que aparte de apestar sin excepción, tampoco vendían mucho. Parecía que nos habíamos librado aquí, pero no ha habido suerte. En teoría, esta serie iba a tratar sobre como Coloso se adapta a haber resucitado, lo cual es un objetivo válido. Pero tras el principio, la miniserie pierde completamente esa idea de vista, y se dedica a tratar sobre la familia lejana de Peter, la que no fue masacrada por guionistas sin ideas, y que casualmente no se había mencionado hasta ahora. Y entonces empiezan las gilipolleces. Como el origen de Coloso era poco complicado, y un origen sencillo y efectivo no mola en la Marvel actual (ver también Rondador y su nuevo parentesco demoniaco), ahora resulta que está emparentado con Rasputín. Porque tiene el mismo apellido que él, ¿ves? Y a partir de ahí hay una serie de retcons absurdos, saltos de lógica inmensos, tonterías, el regreso de personajes que estaban mejor muertos o desaparecidos, finales que no funcionan en absoluto ni siquiera según sus propias reglas absurdas, y todo menos una historia de Coloso, al contrario, son una serie de revelaciones y tejemanejes absurdos mientras Peter mira confundido tanta gilipollez, igual que el lector. David Hine ha hecho cosas decentes en otras series, pero esto es nefasto, estúpido y dañino a largo plazo si no se ignora inmediatamente, y esta vez no tiene influencia editorial a la que culpar. Al menos el dibujo de Lucas es decente, aunque es más oscuro y confuso que de costumbre, para estar de acuerdo con la historia. Evitar a toda costa (1)

Hulka: Civil War: Con un buen cartel de crossover en la portada, pese a que sólo uno de los números se cruza. Deberían haber usado la portada de la reedición, esa si que era divertida. Primero viene una historia de dos números que se queda cortada a medias por el puñetero crossover. A decir verdad, es la más floja de la serie hasta ahora. Trata de coger a un viejo personaje, interpretar mal sus poderes, y tratar de hacer una especie de retcon oscuro y sórdido que no pega en absoluto con el tono del personaje y de la serie. La interacción entre los protagonistas al menos si que está a la altura de siempre, y usa el argumento principal para avanzar por sitios inesperados. Con Pelletier largandose a Exiliados, el dibujo es del suplente profesional Will Conrad, que hace un trabajo competente, pero con un tono demasiado convencional para la serie. Luego viene el crossover, y como es de esperar, cuando tienes un guionista competente, el resultado es mucho mejor que en las series principales. Aquí todo es mucho más sensato y coherente: Los héroes registrados no se ven obligados a ser tropas de asalto cazahéroes, la gente habla en vez de pegarse, cosas evidentes del apsado de los personajes (como la hipocresía de Iron Man con las identidades cuando él ha mentido repetidas veces sobre ella, o que la America de Marvel ha sufrido cosas mucho peores) se mencionan, y las cosas tienen consecuencias lógicas, en vez de usarse como excusa para peleas y melodrama que luego se ignoran. La idea central es ver las consecuencias de la muerte estúpida de los Nuevos Guerreros, que por supuesto se ha ignorado en las otras series, dejando claro lo estúpido que está siendo el público del Universo Marvel. Pero además de control de daño de crossover estúpido, y contar un caso decente al estilo de la serie, sirve para seguir con la idea principal de la división Hulka-Jen. Por último, hay un número donde la serie vuelve a su altura habitual, tremendamente divertido (hay páginas, como la de reacciones del Universo Marvel, o la fantasía de Jameson al final, que hay que verlas para creerlas), con el uso imaginativo de elementos del pasado y presente de Marvel (incluida una reaccion a Guerra Civil que tenía que haber pasado en otra serie, no en esta, pero allí son incompetentes), y buen desarrollo de las relaciones entre los personajes de la serie y las tramas. El dibujo de Paul Smith es bueno, por supuesto, aunque como era de temer, se larga al número y medio. Frenz suple la segunda mitad de esa historia bien, al menos. No es el mejor tomo de la serie, pero es mejor que muchas otras. Recomendado (8)

Lobezno Nº19: Continua Guerra Civil, y esta serie es cada vez más estúpida. Primero tuvimos a Lobezno desintegrado, y regenerandose a partir de… el adamantium quizá, porque no queda nada que regenerar. Y luego hay otra escena tan sumamente estúpida que hay que verla para creerla, y todo para que Guggenheim pueda tener una escena que cree que es guay (en este caso, un giro para el lector bastante evidente) pero que es tonto. Por lo demás, muchas peleas tontas entre monigotes mal dibujados (es decir, si quieres tratar de convencer al lector de lo serio y dramático que es todo, tonterías como las de arriba no ayudan, y que los personajes parezcan caricaturas aún menos), mucha testosterona y gente actuando como cabeza cuadradas para demostrar que son duros, una premisa realmente estúpida si la consideras enteramente (capturar a Nitro debería ser la prioridad uno Iron Man y compañía, ya que ha causado el evento más terrible de toda la historia mundial, no dedicarse a pegar al que no es, posar para la cámara que ni se molesta en preguntar porque no capturan al verdadero responsable, y enviar de misión a un psicópata peludo en secreto) algo de verdadera emoción muy ocasionalmente, y un final tan estúpido como el resto del comic. A la altura de lo que suele ser Lobezno, y Guerra Civil. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Thunderbolts: Civil War: Que no debería llevar el “nuevos”, porque se lo quitaron al recuperar la numeración original en el tomo anterior. Y para seguir con las tonterías, en Panini no reproducen las páginas de resumen que llevan a veces información nueva, aparte de los créditos y títulos, que no están en ninguna parte del tomo. Gran dedicación a los lectores, Panini. En fin, este es el penúltimo tomo de la etapa actual, y aquí llega la Guerra Civil, que realmente no se irá nunca. Pero antes, un par de números de respiro. Primero, uno que va de ver las consecuencias del nº100, establecer la alineación definitiva de aquí al final (la de la portada de Bagley, que es maravillosa, y por ser una reedición, una de las pocas portadas del crossover que no son una tomadura de pelo, aunque tiene el inconveniente de que no parece un crossover, porque no quieren que esta serie venda, o algo) y ver un poco el estado mental de cada uno. Este tipo de cosas se le dan bien a Nicieza, y le da una buena caracterización y dirección a cada personaje, y un porque y para que está cada uno en la serie, incluyendo un par de giros buenos para el final de la serie. El dibujo de Ross deja algo que desear, eso si. Después volvemos a la trama del Gran Maestro y el exmiembro Demonio Veloz, aunque realmente es un necesitado número centrado en Joystick. Aunque no se dice explicitamente su origen, se intuye (aunque contradice en principio una mención que hicieron hace varios números), pero sobre todo va de meternos en su cabeza y en su retorcida visión del mundo de adicción a la adrenalina y traiciones, usando la estructura de Perdidos de alternar entre un flashback a un momento decisivo de su vida y una historia en el presente, ambas interesantes, y que ponen las cosas bien para la saga final.

Y luego están los crossovers en si. Obviamente, la idea central está mucho mejor llevada que en las series principales, con ambos bandos tratados como gente sensata que quiere lo mejor (aunque dejan claro que los Pro-Registro huelen a fascismo) y no hacen nada terriblemente inmoral o estúpido, con unos protagonistas donde la ambigüedad moral si que les pega, y además, dandoles algo importante que hacer que explica uno de los muchos fallos de la historia principal. Lástima que, por supuesto, lo ignoren en las otras series. La idea básica del crossover es muy chula, especialmente si te gusta el colorido del Universo Marvel, llevando el concepto de la serie a un nivel extremo, y en vez de interrumpir la serie por crossover, lo usa apropiadamente para sus propios fines. Lástima que hayan tenido que ignorar la base para la Guerra Civil tan chula del tomo anterior. Por otro lado, tiene unas cuantas escenas de pelea bastante convencionales para la serie, y muchos de los protagonistas se pierden en todo el barullo. Pero a cambio, hay otros momentos muy buenos con los personajes que si tienen protagonismo. El último capítulo es un fantástico número centrado en el Barón Zemo, que demuestra lo mucho que ha cambiado a lo largo de la serie, y lo carismático y genial que se ha vuelto, cerrando el círculo de su historia, (y dando un elemento importante a la resolución de Guerra Civil que, por supuesto, no será mencionado pese a tener bastante más sentido) y terminando de poner las fichas en juego para la saga final. El dibujo de Grummett es bueno, aunque sus peleas no sea demasiado llamativo, y siga con la manía de cambiarle las máscaras a los personajes por otras mucho peores. Muy Recomendado (9)

Nuevos Vengadores Nº19: Comienzan los crossovers de Guerra Civil, que cortan totalmente la dirección de la serie. No es que fuese nada que valga la pena conservar, entre las malas ideas y la lentitud. De hecho, es una de las pocas series que se ve algo beneficiada por los crossovers, porque al menos le obligan a Bendis a escribir historias autoconclusivas que no se van por las ramas. Este mes está dedicado al Capitán America, donde nos cuenta lo que hace entre los nº1 y 2 de la mini principal. Quizá sería más apropiado en la serie del Capi, pero mejor que sea esta serie la que pierde el tiempo con relleno y no la medio decente. Es simplemente eso, rellenar huecos, aunque nos enseña tres cosas: Primero, que Bendis sigue odiando a Hank Pym y escribiendole como un idiota. Segundo, que no tiene ni idea de escribir al Halcón, escribiendole como un negro macarra genérico, que es todo lo contrario al personaje desde siempre, y un tanto insultante. Y con ese diálogo tan maravilloso, viene la tercera moraleja, que, según el Halcón, “Tony Stark siempre ha sido un vendido”, porque ahora gracias a Bendis y Millar, Iron Man es un villano desalmado. Estructuralmente, esto es una mejora amplia respecto a números anteriores, pero el contenido sigue siendo una puta mierda que no merece ningún respeto, porque Bendis no tiene ni puñetera idea de lo que está escribiendo. Y el dibujo de Chaykin es tan feo como todos sus últimos trabajos. Evitar a toda costa (1)

Pantera Negra: La Novia de la Pantera: Curiosamente, aquí hay un número de crossover como en Hulka, pero no lo anuncian en portada. Este es el tomo dedicado a la traida y llevada boda, y no se puede decir que es otra cosa que una mala, mala idea. En Marvel se empeñaron en darle una publicidad bestial, como si fuera la cosa más importante del mundo, ante un público y crítica que ha reaccionado con apatía, y no es para menos: Primero porque es algo casi intrascendente, y segundo porque es basura. Es una boda que existe únicamente para llamar la atención porque, eh, van a casar a sus dos personajes negros más famosos (los primeros anuncios decían “afroamericanos”, lo cual demuestra donde estaba la mente de Marvel), como maniobra publicitaria que huele a ghetto más que otra cosa. Por supuesto, el hecho de que los personajes llevaban años sin verse, y nunca han tenido una verdadera relación no les detuvo en absoluto. No es que no pudiera haberse hecho bien: Priest estuvo a punto de hacerlo en su serie, pero admitía que era forzado y tenía un propósito. Por supuesto, no le dejaron, porque tienes que ser uno de los mimados para eso. Pero aquí, dos personas que llevan sin verse practicamente desde que eran niños, se encuentran un día, y deciden que tienen un romance eterno y van a casarse. Lo peor es que han estirado todo eso durante un año de esta serie, y varios números de Patrulla-X. Si fueran sensatos, habrían usado ese tiempo para mostrar un romance creible, y verles como se enamoran, o al menos las razones para casarse de repente, usando emociones o psicología minimamente creible. Pero no, todo eso sucedió mágicamente fuera de pantalla al principio de la historia, por decreto editorial que les obliga a casarse, y el resto de este tomo se dedica a darle vueltas y vueltas y vueltas al asunto como si fuese algo trascendental. Es tan trascendental, que hasta el Vigilante aparece en la boda, porque esto es IMPORTANTE. Hay que joderse. Encima, las pocas cosas interesantes que se pueden hacer con el tema, como la reacción negativa que pueden tener en Wakanda porque su rey se case con una extranjera que no sabe las costumbres, o como afecta eso a la visibilidad pública de la Patrulla-X, que son cosas interesantes y potencialmente serias y complejas, de las que les gusta pensar en Marvel que hacen, se ignoran completamente, o se mencionan tontamente de pasada. En vez de eso, tenemos a muchas estrellas invitadas diciendo lo maravilloso que es, combates contra estereotipos raciales y otros villanos ridículos, y una pareja que parece un esterotipo de pareja feliz de una película mala, no una de verdad, pero claro, T’Challa parece un negro graciosillo de película también, así que es apropiado. La boda en si es menos irritante, porque al menos es necesaria y puede excusarse, a diferencia de lo anterior, que no tenga un argumento. Una vez pasas todo lo demás, no está tan mal hecha, pero está estropeada por el crossover, que hace que el Capi y Iron Man actuen como niños de cinco años. El dibujo de Eaton no está mal, pero esto sigue siendo un bodrio. No Recomendado (3)

Patrulla-X Nº19: Llega Ed Brubaker con la Caida y Ascensión del Imperio Shi’ar. Una saga de 12 números, como dice la portada, sólo que este número lleva dos capítulos, así la han cagado con la coordinación, como no. O eso, o van a añadir un capítulo extra a la saga sin venir a cuento, que no se puede descartar totalmente de Panini. Esta saga tiene dos cosas en contra de ella nada más empezar. Primero, continua de Genesis Mortal, que no fue demasiado buena, y tiene el mismo villano sin gracia, Vulcano. Y segundo, es un puñetero año de historia espacial con los puñeteros Shi’ar, que aparte de ser un concepto tonto que no tiene nada que ver con la Patrulla-X, los hemos tenido hasta en la sopa recientemente, con seis números de esta serie más la mini de Fenix, así que un año entero dedicado a space opera cutre en vez de, no se, los temas de la serie que supuestamente estaban tan interesantes tras el Dia M, parece estar apuntando en la dirección completamente equivocada para la serie. Lo bueno es que pese a ser una saga larga, Brubaker no parece que la vaya a escribir en plan relleno. De momento, cada capítulo cuenta una historia completa dentro de la historia mayor, así que estructuralmente está bien montado. El primero es de reclutamiento, con Brubaker molestandose en presentar y explicar como se junta este subgrupo de hombres-X en particular, cosa rara en esta época, y se agradece. Hay cierta continuidad con lo anterior, aunque Brubaker, como no, se tome libertades, por ejemplo, Rachel debería estar mucho más agresiva con respecto a los shi’ar dado todo lo que le pasó con Claremont, (y en general su caracterización es más blanda de lo normal) y se barre debajo de la alfombra casi todo lo reciente de Polaris. En cualquier caso, es una alineación apropiada para la historia espacial, y aunque la racionalización para un par de elecciones está traida por los pelos, tiene sus ventajas (Polaris es revertida a una versión más sensata que en mucho tiempo, y Proudstar parece bastante chulo, usando la nueva máxima Marvel de que si quieres hacer chulo a un viejo personaje cachas, dale cuchillos). Decente hasta donde van estas cosas. Y el segundo número es el de poner la misión en marcha, y en marcha se pone, aunque por el camino haya que tener peleas con bichos genéricos no muy interesantes, para tener la cuota exigida de acción. Al menos la interacción entre personajes tiene potencial, y en el espacio hay un par de buenos momentos pese a todo, incluido el cliffhanger. En el dibujo, Billy Tan hereda la serie, y no lo hace mal, aunque le falta algo de claridad y mejores diseños y caras distintivas, y menos excesos en algunas cosas. Un comienzo competente, aunque no particularmente interesante, especialmente por la dirección en la que va. Recomendado (7)

Planeta Hulk: Anarquía: Por estúpida que sea la premisa, y aunque está claro por donde va a ir, esta saga está avanzando decentemente. Los elementos de Sakaar cumplen muchos de los clichés de los bárbaros espaciales de la ciencia-ficción cutre, pero Pak hace a los protagonistas suficientemente interesantes para compensarlo. Y sobre todo, hace un Hulk que es interesante de por si, furioso y bestia sin ser tonto, astuto y concentrado sin ser Banner o un bocazas, es una buena evolución del personaje, y apropiada para esta historia. La historia, por su parte, sigue la dirección de Espartaco, y esta vez llega a la parte donde el ejército de rebeldes empieza a poner las cosas puñeteras para el imperio. Acción bien hecha, bien desarrollado el avance, y hasta alguna de las complicaciones es medianamente original. El dibujo de Pagulayan funciona bastante bien para el tono de la historia. Y luego viene incluido el Giant-Size Hulk que sacaron por entonces. La historia importante explica porque Banner no aparece en Planeta Hulk. La explicación realmente no explica nada, más bien justifica a posteriori lo que pasó porque sí a priori, pero al menos Pak escribe bien la dinámica Hulk-Banner. Y luego está la historia principal, que es, de entre todas las cosas, un flashback donde se encontraba con los Campeones allá por los 70 (aunque en un guiño al lector, hay una referencia a la cronologia deslizante de Marvel). Supongo que se sabrá a que viene más adelante. Es una historia inofensiva y divertida, por estar escrita por Peter David, aunque pierde al final al basarse en una contradicción directa al origen de Hulka. Es decir, si contradices una historia antigua no pasa nada normalmente, a menos que precisamente sea una historia importante a la que se refiere a menudo, eso es más grave. El dibujo de Oscar “Juan Santacruz” Jimenez es bueno. Recomendado (7)

Superman Nº2: Continuamos las historias asíncronas del mismo guionista, y ponen la portada aburrida en vez de la original. En Action, el Subastador es la clase de villano alienígena al que solía enfrentarse Superman en la época clásica, una idea original y exagerada llevada a su extremo lógico, aunque ahora duran tres números en vez de uno. Es bastante divertido, que es de lo que se tratan estas cosas, y le da a Busiek y Nicieza la oportunidad de escribir, no sólo a Superman e invitados más famosos como Nightwing o Firestorm, también un grupito temporal bastante improbable, incluido un tipo que parecía que iba a olvidarse completamente tras Crisis, y un miembro de la LJI completamente olvidado desde hacía 15 años. El dibujo de Woods es generalmente bueno, aunque a veces le falta detalle: Hay una maravillosa imagen de multitud de héroes y villanos que necesitaría bastante más definición. En Superman, por su parte, empieza una gran saga que aún continua en EEUU (claro, que sólo llevan 8 números de adelanto, y algunos han sido de relleno) De momento, presenta a una nueva secundaria y un nuevo villano, los cuales son potencialmente interesantes (especialmente la idea central del villano, una inversión del origen de Superman) pero la ejecución de momento no es nada del otro mundo. Al menos Busiek escribe un Superman muy bueno con una narración muy agradable. Lo más interesante, sin embargo, es el prólogo, donde rescata a un viejo personaje DC, pese a estar muerto, y en vez de devolverlo a su status quo famoso, usa las cosas raras que le pasaron al final para dar una nueva versión bastante más divertida y atractiva que la antigua, y su manera de participar en la historia es un misterio intrigante. El dibujo de Pacheco es atractivo en general, sobre todo en esa primera escena. Recomendado (8)

Ultimate Spiderman Nº16: Llegamos al nº100 de la serie, que es todo un logro en estos tiempos, y muchisimo más sin haber cambiado de equipo creativo. Claro, que dado las sagas largas de la serie, se saltan las tradiciones y ni termina una saga en el aniversario, ni empieza, ni hacen ninguna celebración, (en el original había unos extras tontos, pero aquí no están) es un capítulo intermedio, aunque muy importante y algo más largo, de la Saga del Clon. De hecho, este número parece un concurso de a ver cual es la revelación más impactante. Es una carrera de “Dios, no puedo creerme que hayan hecho eso”, “no, eso si que NO puedo creermelo”, y así sucesivamente. Llega un punto en el que desafia un poco la credibilidad, pero es la serie de Bendis donde no tiene que rendir cuentas a nadie, y después de 100 números, puede salirse de madre un poco sin que pase nada, y al menos da explicaciones coherentes para todas las sorpresas. A estas alturas es imposible saber si quedará algo reconocible de la serie tras la saga, o si darán al botón de reset, porque dinamita buena parte del status quo de la serie, pero de momento es tremendamente divertido, y ayuda a dejarse llevar. El dibujo de Bagley sigue siendo fantástico después de cien números seguidos. Muy Recomendado (9)

X-Men Nº19: Comienza la etapa de Mike Carey, que parecía una extraña elección teniendo en cuenta que es un guionista de cosas tipo Vertigo, pero viene después de Milligan, así que no es algo nuevo. Y si acaso, es un comienzo aún más tradicional que el de sus predecesores, reminiscente de épocas pasadas, aunque no necesariamente de las buenas. Lo más gracioso es la total falta de continuidad con respecto a la etapa anterior: Mistica aún está por aquí, pero no se hace ninguna mención al motivo por el que estaba, el personaje con el que quería emparejar a Pícara, que ha desaparecido sin explicación ni mención alguna. Gran manera de hacer que uno de importancia a lo que haces en las series, ignorando lo inmediatamente anterior. En fin, estos dos números son de presentar la nueva alineación y la primera amenaza, y son todo lo contrario de los de Patrulla-X: Sufre de estiramiento y relleno. No explican la misión de este subgrupo ni porque está separado de los otros, ni porque cogen estos personajes en concretos. Y ni siquiera todos los personajes, o que narices es la amenaza se explica bien. Además, la alineación deja bastante que desear: Tres hombres-x tradicionales que han estado bastante ausentes de caracterización ultimamente, un personaje bastante cutre proveniente de una serie cancelada, y dos villanos, que ya se estuvieron antes, y no funcionó en absoluto. A decir verdad, eso no significa que vaya a ser un desastre esta vez, y de hecho, la manera de unirse uno de ellos no es mala idea del todo, pero habrá que ver como funciona a largo plazo, y no hay mucho en este número para indicar que vaya a ir bien. Tiene pocas ideas, y mucha acción y desarrollo bastante confuso, ocultando las ideas interesantes que pueda haber debajo. Esto es en parte por el dibujo de Bachalo, que aparte de endosar a los protagonistas con diseños engorrosos y feos (el de Bala de Cañón es particularmente feo, aunque le gana el diseño con adornos inútiles de la chica nueva) hace la acción mucho más confusa y enrevesada, de manera que no es que a veces no puedas descifrar que pasa en una escena, es que no puedes ni descifrar que objetos aparecen en la escena. Virtualmente incomprensible, a veces. No es un buen comienzo, a menos que eches de menos los viejos buenos tiempos de los 90. No Recomendado (4)

Y eso es todo, que no es poco. La semana que viene… mucho más, porque aparentemente van a sacar todo lo demás. Esperad un cierto retraso. Hasta cuando sea, saludos.

Terminan las series de la temporada. Heroes ha sido una historia de superhéroes muy buena, y con éxito, lo cual pinta bien para futuras temporadas. House ha tenido un año más flojo, con la fórmula empezando a gastarse, pero al menos han sabido mejorarla de vez en cuando y sacar bastante cosas buenas. Van a tener que hacer algo el año que viene si no quieren ponerse repetitivos, sobre todo teniendo en cuenta el final. Va a ser raro estar en ausencia de la serie, llevando casi 8 meses seguidos con capítulos nuevos. En cualquier caso, bien por Cuatro por llevar la serie al día, a ver si todo el mundo empieza a hacer eso también.

[Suena Desolation Row, de Bob Dylan]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana es practicamente semana de descanso, con ninguno de los sospechosos habituales. Sólo una representación simbólica de Planeta por distintos motivos, algunas cosas de Norma (muchas de las cuales ni las voy a reseñar, porque no tenía ganas de leer algo que sabía de antemano que no iban a ser nada buenas) y un par de sorpresas de editoriales pequeñas.

Una de las cosas que si ha salido ha sido el final de Crisis Infinita. Al menos, en algunos sitios. Ya es casualidad que el comic que ha sufrido el fallo de producción que lo ha retrasado bastante sea el más importante, en cuestión de organización del universo compartido, de todos los que publican. Genial distribución de recursos ahí, Planeta. De todas maneras, la semana pasada hubo una novedad relacionada que se me olvido comentar, y es muy reseñable. Es la versión Absolute de Crisis en Tierras Infinitas, celebrando el 20º Aniversario de la edición original en España. En una edición exactamente igual que la americana, incluida tarjeta de identificación, excepto el par de añadidos. El material es de sobra conocido, fue la historia cósmica y el crossover para acabar con los crossovers. Pero gracias al recoloreado en los 90, queda bien en tamaño gigante, aparte de que el dibujo de Perez y su multitud de detalles si que es apropiado para verse en grande. La caja es el famoso poster de Perez/Ross que resume la serie en poco espacio, aunque desgraciadamente, no se ve del todo. Y luego están los extras. Lleva un enorme “Como se hizo” a base de las notas de Wolfman, que es realmente interesante si te gustó el crossover o los vistazos a como funcionan internamente las cosas. Y el Indice de Crisis, detallando todos los crossovers y tierras infinitas. Y además, la edición española lleva la Historia del Universo DC, que a diferencia de la mierda que están haciendo ahora, es espectacular, y aún después de 20 años sirve para conocer al Universo DC y todo su explendor y fantasía, con unas imágenes de lo mejor de Perez, y narración acertada. Por último, el otro extra es el especial de Crisis inédito en España, escrito en el 98, que transcurre entre los nº4 y 5. Wolfman hace una historia divertida y con buenos momentos con los personajes (y comentarios metaficticios sobre el oscurecimiento de los superhéroes bastante apropiados) sobre varios de los protagonistas tratando de salvar una nueva Tierra de la Crisis, que logra tener la sensación épica y dramática de la original. En el dibujo, Paul Ryan no es Perez, obviamente, pero tiene un estilo similar, y no lo hace nada mal. En definitiva, un paquete muy recomendable, aunque sea mucho dinero a la vez, que no caro.

Un detalle curioso que se me había olvidado comentar. La reedición de la Cosa del Pantano que está sacando Planeta, aparte de ser muy recomendable, tiene un aliciente, y es que los primeros números eran, si no me fallan los cálculos, la primera vez que se publicaban en España a color.

Y siguiendo con estas notas, la Biblioteca Marvel de Iron Man por fin ha llegado al punto bueno, la etapa de Michelinie/Layton. La mejor etapa del personaje, o al menos la más clásica, ya a principios de los 80, bastante recomendable, pese al formato. Sobre todo si eres fan del personaje, y quieres una alternativa al Führer de Hierro actual. Espero que esta no la corten a mitad por “falta de ventas”.

La única novedad americana esta semana es Aniquilación: Conquista, la secuela a la saga cósmica del año pasado. Esta vez escriben Abnett y Lanning, aunque más o menos siguen el mismo esquema que en Aniquilación, pero mejor hecho. Eso si, repiten mucho algunas de sus ideas antiguas. En cualquier caso, prometedor, bastante más que el resto de crossovers de Marvel, y por eso le dan menos publicidad.

Hablando de publicidad, pese a lo decepcionante que está siendo Cuenta Atrás y familia, hay que concederle a DC que están haciendo campañas de publicidad muy buenas, tanto a la hora de intrigar sobre la historia, como de ser chulas de por si. Si las cosas que anunciaran estuviesen a la altura…

Ahora, reseñas:

52 Nº7: Otra portada de revista, esta vez la inversa de la del nº2. En este número tenemos la primera intersección seria de dos de los argumentos y sus protagonistas. Y es de lo peor hasta ahora en la serie. Por un lado, la historia de Dibny no avanza realmente, lo único es tenerle amargado y furioso y barbudo, cosa que no le pega nada. La parte de Booster si avanza, pero tampoco es nada particularmente bueno. El final interesante del número anterior ni se menciona, y la pelea que tienen ambos personajes no tiene sentido dada la historia del viaje en el tiempo de Booster tal y como la han presentado. Y aunque tener a Booster cayendo en desgracia era inevitable y probablemente útil a la historia global, no queda bien como se hace, porque no es consecuencia de su comportamiento habitual de capullo egocéntrico, sino de algo mucho peor poco característico que él que no tiene que ver con lo otro. En general, Waid escribe muy mal este capítulo de la historia, y es una pena. La parte de Rucka es mejor, pese a que esta vez no hay Question. La gracia es tener a Montoya en plan detective bogartiano, con narración en primera persona con humor negro autodespreciativo incluida, y hasta con interacción nostálgica con mújeres fatales, con el chiste de que obviamente, Renee no se parece en nada a los detectives del género. Tiene su gracia, y además presenta a una nueva versión de un personaje que puede ser interesante, y no necesariamente por los motivos que han publicitado. Por último, la parte de Adam Strange y cia empieza a dejar claro que es una versión espacial de La Odisea, (lo que supongo que explica la ceguera de Adam para que sea Tiresias, Starfire puede ser Nausicaa, lo cual haría a Buddy Ulises, aunque de momento Adam está en papel protagonista, así que quizá se lo reparten), porque esta semana toca claramente la parte de la flor del loto, y al final aparece claramente la versión de Polifemo. Algo así puede hacerse bien o mal, y de momento Johns se estrena en esta parte no haciendo una adaptación particularmente memorable. Lo peor es que en el dibujo tenemos al primero de los Dibujantes Invitados, en este caso Ken Lashley, antes de irse a relanzar Flash. Y aunque se conserva cierto parecido con números anteriores por los bocetos de Giffen y el coloreado, es bastante malo, con personajes feos y falta de detalle y claridad. Baja bastante la legibilidad y el disfrute de la historia, que tampoco se luce esta semana. Y encima, Jurgens dedica el complemento esta semana a demostrar que es un nepotista obsesivo de sus propias historias, dedicando 4 páginas a resumir su Hora Cero, un crossover que además de terriblemente malo, ha sido completamente olvidado o deshecho a estas alturas. Teniendo 40 páginas, dedica un décimo a algo que es peor que irrelevante, y encima lo cuenta de manera casi incomprensible y con fallos. Hay que jorobarse. La primera metida de pata de la serie, en general. Neutral (5)

Alan Moore: Future Shocks: Altamente esperado, aunque no necesariamente en esta edición. Esto es una recopilación muy completa de todas las historias cortas sueltas que hizo Moore para 2000 AD cuando estaba empezando. La pega es que anteriormente ya hubo dos recopilaciones, una de Future Shocks (historias de ciencia-ficción en general) y otra de Time Twisters (de viajes en el tiempo originalmente), y la segunda ya se había publicado en España, así que los que compraran esa (a principios de la década, pero aún así) van a tener medio tomo repetido si quieren tener la otra mitad que no llegaron a publicar aquella vez. Las historias aquí se pueden dividid en tres grupos: Están las historias más cortas, que dependen enteramente de un giro final, que normalmente es un chiste. La mayoría son bastante ingeniosas, tan buenas como pueden ser estas cosas, aunque después de muchas empiezan a ser algo repetitivas. Las mejores son probablemente las dos parodias de viejos personajes que hay. Están otras más largas, también de coña en general, que dependen más de coger una idea de ciencia-ficción, y sacarle todo el partido a las aplicaciones imaginativas o cómicas que se le ocurren de la situación. La mayoría son muy buenas como la escuela de supervillanos, todas las que aplican usos ingeniosos de viajes en el tiempo, o sobre todo, el Hombre Reversible, que logra ser dramática en cuatro páginas de idea feliz. Las historias del Cerebro de Dos Pisos (un serial corto sobre un supuesto genio que se mete en problemas progresivamente peores en cada entrega) también entrarían en esta categoría, aunque algunos son más de la primera. Y luego están los que intentan algo más ambicioso, normalmente más serio. La Máquina del Tiempo y Navidad en la Eternidad son buenos ejemplos de estas historias, emotivas para ser tan cortas. La mayoría de dibujantes son perfectamente competentes de la casa, aunque hay llamativas apariciones de Davis, Gibbons, Talbot o Dillon. Eso si, a veces no todos los chistes de juegos de palabras se logran traducir bien, como el del Llanero Solitario/Clónico. En cualquier caso, una recopilación muy buena, con mucho ingenio e humor. Y con esto ya está publicado todo lo de Moore de esa época, a ver si ahora pasan a otros autores clásicos. Muy Recomendado (10)

Authority: Humanos Por Dentro: En su afán de intentar sacar sangre de una piedra, toca una novela gráfica de la Autoridad, esta vez con el único aliciente de que está escrita por John Ridley, guionista de pelis y de la mini de Warblade del mes pasado. La miniserie transcurre poco después de la serie original, es decir, antes de las historias recientes donde controlan EEUU, con la alineación clásica. La premisa es que intentan acabar con el grupo otra vez, pero esta vez no usando un ataque directo, sino técnicas psicológicas más sutiles. Así que el tono de la historia es pasar del tono paródico exagerado de Millar, y de la acción desenfrenada de Ellis, y tratar de explorar a los personajes y lo que significan de manera más profunda. Pero no funciona. En parte porque los personajes no están pensados para ese tipo de cosas, sino que tienen rasgos muy generales para historias menos profundas, y en un solo especial no se pueden desarrollar lo suficiente. Y en parte porque Ridley tampoco lo hace muy bien. Uno de los elementos surge casi sin avisar y es muy poco sutil y muy chorra para una historia que intenta ser tan seria. Otro se resuelve con un Deus Ex Machina muy poco explicado. La parte de Shen es quizá la mejor, porque tiene bastante coherencia interna y es bastante efectiva, aparte de darle por fin algo que hacer a un personaje que casi siempre está de adorno o de víctima. Pero en general, aunque hay algunas ideas interesantes sobre como funciona la humanidad y por extensión la Autoridad, la historia no funciona. El dibujo es de Ben Oliver, que ya hemos visto después en Ultimate X-Men, y está mejor que allí, aunque nada espectacular, que es lo que debería ser esta serie. Realmente, deberían dejarse de intentos de resucitar a esta propiedad muerta, y dedicarse más a ideas nuevas como el American Way de este Ridley, que espero que publiquen tarde o temprano. Neutral (6)

Crisis Infinita Nº4: Por fin está aquí, y como no podía ser de otra manera, meten la pata. Primero, publican la edición original en vez de la del recopilatorio. Lo cual daba igual en números anteriores, pero en este toca las narices porque es una versión sin terminar, que salió con prisas para que todo se pudiera leer en orden. Y sacar una versión sin terminar en esas circunstancias es una cosa, pero sacar un comic con una página doble sin colorear, y otra página doble dibujada con prisas por un suplente, teniendo el material bueno a mano, supongo que para poder luego vender el tomo (aunque si es desidia, es casi peor) es insultar al lector en su cara. Y también en el orden del material. Publican el Secret Files de Crisis Infinita, pero en vez de publicarlo cuando fue pensado publicarlo (entre el nº5 y el 6) o al menos al principio de este número, lo dejan para después de que haya acabado todo, cuando ya no sirve para nada. Es decir, la idea del Archivos Secretos es ver las motivaciones de los villanos, poco sirve cuando ya los han derrotado/matado. Hay que ser inútil, y por nada, además. No es que el número nunca fuera muy util: La psicología de Alex Luthor y de Superboy-Prime (no voy a mencionar la ridicula traducción del nombre) no tiene mucho que explorar, la idea es que años encerrados en la dimensión aquella les han vuelto tarumba de dos maneras exageradas aunque consistentes con su historia. Explorar sus motivaciones no da para mucho, porque son enloquecidas en cualquier caso, y por mucho que se esfuerce Wolfman (colaborando porque al fin y al cabo, es el creador de todo el meollo), no va a dar para mucho, aunque algo de lástima si que logra que den, y con algo más de matices en la personalidad. El otro objetivo es explicar las muchas inconsistencias de continuidad entre las dos Crisis, desde todos los follones de Hawkman, Power Girl y demás a cosas más sutiles. La explicación es un poco chorra, aunque tiene cierta consistencia con como funciona todo en estas historias, y mejor una explicación que ninguna (Y ha dado lugar a una frase popular para explicar este tipo de cosas) La cosa es que a estas alturas la explicación ya no sirve, porque la Nueva Tierra del número anterior es la nueva justificación para cambios en la continuidad. En cuanto al dibujo, Jurgens muta bastante según el entintador, aunque en general es mucho mejor que en 52, y la parte entintada por Ordway es apropiadamente retro para los personajes, aunque nunca pasa de aceptable.

Luego está el Especial Villanos Unidos, que a diferencia de los otros, no ata cabos sueltos. La historia de los 6 Secretos ya terminó, y la de la Sociedad no puede terminar hasta el final de Crisis, así que el resultado es una especie de Crisis Infinita Nº6’5. Lo bueno es que sirve para ver a Simone haciendo su versión de un gran crossover, y siendo una de las mejores haciendo superhéroes que hay ahora, es una delicia. Básicamente, es un prólogo ampliado de la Gran Batalla entre Heroes y Villanos (reminiscente de Crisis en Tierras Infinitas Nº9-10), y lo hace maravillosamente. Muchisimos personajes de ambos bandos, tanto famosos como muy desconocidos, la mayoría teniendo algún momento bueno (tanto solemnes y heroicos con los buenos, como deliciosamente retorcidos con los malos, incluido un par de escenas con los líderes de la Sociedad que eran imprescindibles tarde o temprano), con una clara sensación de que están pasando muchas cosas terribles a la vez y muy rápido, y una sensación de épica excelentemente conseguida, centrandose en el heroismo y maldad, y en lo chulos que son los personajes lo estremecedor del conflicto, en vez de en peleas tontas, aunque también las hay. Y para que no todo sea blanco o negro, los 6 Secretos tienen su momento, demostrando que la ambigüedad también tiene su papel genial, sobre todo en la narración irónica del final. El dibujo de Eaglesham es también muy bueno.

Y por último está el final de la serie en sí. Empieza con la Gran Pelea, que es muy reminiscente de la original, a base de pequeñas viñetas con pequeñas peleas apropiadas, aunque queda peor que las del capítulo anterior. Aún así, al menos los personajes están bien elegidos, y son viñetas divertidas y con algo de ingenio, y aunque hay muertes gratuitas, al menos son de gente tan poco conocida que no se echará de menos, o incluso son muertes apropiadas. Después vienen las peleas de verdad, que dan una buena resolución dramática a la parte de la Sociedad de Crisis Infinita, con buena épica heroica. Y así continua todo el combate final contra Superboy-Prime, lleno de buenos momentos de acción y usos de recursos del universo DC y homenajes (la caballería es memorable). Es todo cósmicamente absurdo, pero esa es la gracia de estas cosas, y lleva suficiente ritmo épico y significado para los personajes como para que no se note mucho. Los otros elementos principales también se resuelven bien, como toda la dinámica Superman/Batman/Wonder Woman, poniendo a los tres personajes en la dirección adecuada mediante los combates finales (“Se trata de la Acción”, por fin aprende Superman, y los otros dos tienen epifanías similares que son buena señal para los personajes), lo de Flash en un homenaje al final, y hasta la resolución de uno de los elementos principales es un buen giro final bien preparado meses atrás. El único problema es parte del final, con un elemento que realmente debería haberse resuelto y no se resuelve, dandole mucha menos finalidad a la historia de lo que debería, un final un poco cutre para otro personaje importante, y una serie de cabos sueltos que se habrían merecido un poco más de explicación, sobre todo el de la Expedición Espacial Troy. El dibujo, por las prisas, también se reparte entre Jimenez, Perez y Reis, pero el reparto de escenas está bien hecho, y fluye bastante bien entre ellos, aparte de que cada uno lo hace muy bien en lo que le toca, pese a que Jimenez apenas rinde a mitad de capacidad en algunas páginas. En general, podría haber sido mejor, si se pudiese haber acabado mejor, si algunas cosas se hubiesen resuelto mejor y si la edición, tanto española como americana hubiese sido mejor (casi todo eso responsabilidad más de los editores que de los autores de la miniserie), pero ha sido un crossover muy bueno para los estándares de estas cosas, capturando la imaginación y diversión de la Crisis original, y también la capacidad para reimpulsar al Universo DC. Muy Recomendado (9)

Desolation Jones: Esto es una nueva serie de Warren Ellis, aunque de momento sólo ha salido esta saga, debido a cambio de dibujantes y otros motivos elliseos. La idea es que el protagonista es un ex-agente secreto que vive en un mundo clandestino (dentro del mundo real) de ex-agentes, y ejerce de detective privado en esa comunidad, en casos terriblemente sórdidos y oscuros. El resultado es algo en el mismo estilo que las novelas negras de Raymond Chandler, pero con la ciencia-ficción pseudorrealista que le gusta a Ellis, su sentido del humor aún más cínico, y muchas guarradas. Ellis ha hecho todo esto antes, claro, pero hay diferencias. Jones no es el cínico superchulo de la mayoría de sus historias, sino alguien depresivo y acabado, dandole un tono más deprimente de lo normal en él, y tiene bastante poca acción. Es, sobre todo, capturar el tono de depresión, y de un submundo oculto totalmente oscuro y pervertido hasta un nivel asqueroso. Y lo hace bastante bien, metiendote en ese ambiente y emitiendo depresión y asco, pero bien mezclado con melancolía. Aunque el verdadero espectaculo es el dibujo de JH Williams III, que sigue su viaje por todos los guionistas británicos famosos. Aparte de su mucha habilidad narrativa y de plasmar imágenes, su capacidad de hacer unos efectos y unos cambios en la manera de contar la historia brutales, que mejoran mucho el comic. Es increible lo mucho que puede influir un dibujante con verdadero talento. Recomendado (8)

Rogue Trooper: Fort Neuro: Siguen las aventuras de Rogue tratando de encontrar al general traidor, que es una premisa cerrada más propia de una serie de TV que de un comic, pero claro, muchos de los seriales de 2000 AD estaban pensados para terminar algún día, a diferencia de los comics americanos. Y básicamente, es más de lo mismo, historias de un soldado errante en una guerra, con un formato más similar al de una serie de TV o de una novela de aventuras que de un comic de superhéroes. Aunque la serie va evolucionando de mostrar los horrores de la guerra, a ser una historia de aventuras contra villanos más estándar (eso si, usando chulos artefactos de ciencia-ficción de guerra) en la primera mitad del tomo, a algo más absurdo y casi paródico en la segunda mitad, donde parte de la premisa de algunas historias son juegos de palabras bastante chorras. Divertido, en cualquier caso, y con imaginación de vez en cuando, aunque no tanto como las mejores obras de 2000 AD. El dibujo es bastante bueno en general. Recomendado (7)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, la Saga del Clon continua en Ultimate Spiderman. Patrulla-X y X-Men comienzan nuevas etapas. Guerra Civil continua en Lobezno, Nuevos Vengadores y la mini principal, si nada lo remedia. Y 52 tiene a Luthor vs Acero. Nos vemos.