Semana del 3 al 9 de Septiembre

11 septiembre, 2007

Ya vuelvo a tener Internet, menos mal.

[Suena Arthur Curry, de Ookla the Mok, muy apropiadamente]

Hola a todos. Terminaron las vacaciones de verano, y vuelven las editoriales a la carga. Tenemos la tanda habitual de Panini de la primera semana, y Planeta, curiosamente, saca sus tomos que solían estar reservados para el final de mes. Y al menos aquí, únicamente tomos, ni siquiera han traido el número de 52 de la semana. Pero como se que en otros sitios ha venido, no vamos a dar por perdida la hazaña del comic semanal aún. Pero deberían esforzarse más en que todo llegase a la hora a todas partes, que no vivo precisamente en un sitio recóndito donde apenas se consumen comics. Hago una excepción y comento el número pese a que no ha llegado, para no perder el ritmo.

¿Y que llega aquí en vez de 52? Pues nada menos que cuatro puñeteros tomos de Deadman. Porque es extremedamente popular y puede permitirselo, obviamente. La sabiduría convencional, y cualquier libro de marketing básico te dirá que si tienes un producto que no es venta segura, lo normal es ir sacandolo poco a poco, y enganchar con algo barato para que la gente vaya picando. Por eso existen las miniseries en vez de publicarse directamente en tomo. Pero en Planeta están más allá de la sabiduría convencional y deciden que, por supuesto, si tienen un personaje al que pocos conocen, con un material que no es especialmente conocido (o nada en absoluto), lo normal es sacarlo todo de golpe, y con los formatos más caros que existen, incluidos tapa dura y Absolute. Absolute, por el amor de Dios, que está pensado sólo para lo más popular. Luego se quejarán si no venden, pero con ese marketing, ¿Qué esperan? ¿Qué alguien pruebe uno de los tomos porque suene interesante, y más adelante cuando salga quizá otro, o que vean un montón de tomos caros indistinguibles sin publicidad y pasen completamente de ellos? Hay que joderse.

En cuanto al contenido… el Absolute del material original es bueno para la época, y no se puede ir mal con Neal Adams en cuanto al dibujo, pero el formato no le ayuda en nada, y el precio no compensará más que a absolutos fanáticos. El tapa dura de Helfer y García Lopez es una secuela del original (ignorando cualquier cosa en medio) y tiene dibujo muy bonito, pero la historia no es tan buena, y lia más que otra cosa. El tomo de Baron y Kelley Jones es una especie de Vertigo antes de que hubiera Vertigo, a base de poner una cosa rara y grotesca tras otra. Al menos el dibujo es apropiado. Y del tomo con Batman ya hago una crítica extendida más abajo.

Hablando de Batman, otra novedad que no voy a comentar es el tomo de Matt Wagner. Es Batman tradicional (de hecho, está basado en historias de los primeros años de historia del personaje), hecho competentemente por Wagner, tu sabrás si te gusta eso.

Y Panini saca un tomo de la Guarida del Horror, que es un precursor a los Clásicos Ilustrados que está sacando Marvel ahora, pero con más estilo. Son relatos de Edgar Allan Poe, adaptados por Richard Corben, que ya tiene experiencia en eso. Bastante bien hecho, si está en tu rango de intereses.

Y si no se me olvida nada (muchas cosas de golpe) ya está por aquí, y pasamos a novedades americanas: En DC siguen exprimiendo 52 con spin-offs, con diferentes guionistas y mismos dibujantes: Primero Cuenta Atrás a la Aventura (Countdown to Adventure), horrible título que es una secuela de la historia espacial de 52. Y es lo que puedes esperar de un intento de continuar ideas de Morrison que ya quedaron cerradas, de manera forzada. La historia de complemento enlazando con Cuenta Atrás (justificando el título) también es bastante mala.

Por otro lado, Cuatro Jinetes (Four Horsemen) también es volver a hacer algo que quedó cerrado en 52 (en este caso rescatar a unos de los malos de la serie, no voy a decir de que trama), y también tiene algunas inconsistencias, pero por lo demás parece ser una historia relativamente prometedora.

Y en Marvel sacan otro Cuatro Fantásticos: El Fin (con otro nombre), esta vez por Stan Lee y JRJR. Es… lo que puedes esperar de Lee, la verdad. Una historia un tanto bobalicona, pero al menos tiene la sensación de pompa y circunstancia que necesita.

Y ahora, las reseñas:

52 Nº17: Bonito chiste y autohomenaje en la portada. La parte principal del número es el comienzo del segundo acto de la Odisea en el Espacio, aún escrita por Johns. Si el primero fue tratar de salir del Planeta Infernal, el segundo va a ser orientarse en el espacio en general y tratar de encontrar una manera de volver a casa. De paso, servirá de guía de la parte cósmica del Universo DC, por supuesto. Esta semana, como es la primera vez que esta trama realmente tiene espacio para moverse, sirve para desarrollar bastante más a los protagonistas que hasta ahora. Especialmente a Animal Man, dando su siempre agradable perspectiva del hombre de la calle de todas las rarezas cósmicas que se va encontrando, y con una sutil y apropiada referencia a sus experiencias metaficticias en su serie. Buenas ideas en esas escenas. Y luego aparece Lobo. Lobo es un personaje muy difícil de usar en una historia seria, porque es una caricatura de los personajes violentos. Milagrosamente, logran encajarlo bastante bien, dejando claro que tiene sus propias reglas más bestias que las de los protas, pero que va a jugar con las de ellos de momento, aunque causen conflictos. De paso, le da algo apropiado que hacer a Starfire, que ya era hora. Además, le incorporan una nueva idea a Lobo que es tan absurda que hasta le pega, y justifica la diferencia con otras de sus apariciones, además de seguir en línea con uno de los temas a explorar de la serie. Y hay un par de gags visuales bastante buenos. En las otras escenas, la historia de Acero avanza sin él, con la presentación del grupo sin nombres de Luthor. La presentación en sí no es gran cosa, es la típica de enseñar poderes contra lacayos, pero la gracia es ver luego como interactuan realmente con su benefactor, y como juega este para la cámara con ellos más que otra cosa. Además, hay una especie de conexión intrigante con una de las minis de 7 Soldados. Y por último, Johns otra vez escribe un epílogo donde regresa un personaje clásico ya mencionado en capítulos anteriores, y aunque de momento es un misterio como va a conectar con lo demás, o incluso con que trama, es bastante intrigante y vistoso. El dibujo de Batista está perfecto para la acción espacial, y también para las emociones de los héroes embotellados, y le salen muy bien las armaduras, tecnología despedezada y diferenciación entre los héroes nuevos. Además, el nuevo aspecto de Lobo es una mejora respecto a sus gastadas pintas de rockero clásicas. Hablando de Lobo, apropiadamente toca su orígen, dibujado por su cocreador y bocetista de la serie, Keith Giffen, y dice todo lo que necesitas saber del personaje, tanto en historia como en tono, con muy buenos gags visuales. Muy Recomendado (9)

American Virgin: Descenso: De nuevo, no han podido traducir el doble sentido con sexo oral del título. Esta serie continua siendo extraña. Por un lado, está usando claramente la fórmula de Y: El Último Hombre de tener un prota jovencito básicamente célibe y sus acompañantes en una misión alrededor del mundo relacionada con su novia, donde va encontrandose distintos personajes y situaciones que sacan temas de sexo. (En Y sexo como género, aquí sexo como sexo, básicamente) Además, ahora ésta empieza también con las visiones de la novia, aunque aquí mucho más exageradas y algo chorras, aunque a cambio mantienen mejor la línea entre si son verdad o alucinaciones. Y empieza a tener algo de síndrome de película porno, ya que a donde vaya Adam, no es que se encuentre gente que quiere practicar sexo con él (aunque también, pero eso está llevado de manera razonable), sino que todo el mundo con el que se encuentra tiene algún tipo de perversión o fetiche raro. Es un poco forzado y gratuito. Aún así, la serie se mueve a un buen ritmo, el diálogo y la interacción está bien llevado, y los personajes, al menos los que no son fetiches andantes, están bien desarrollados. Adam continua llevando un buen equilibrio entre sermoneador machacón e idealista admirable, y es un buen personaje como punto de muestra, con fallos, pero generalmente bueno, y con cualidades que se salen de lo común. Y las situaciones, aunque a veces forzadas, tienen cosas buenas, y se nota que Seagle tiene a veces cosas que decir sobre sexo y otros temas en ellas. El dibujo de Cloonan le va bastante bien a la serie, con un toque independiente que a veces se pasa de inconsistente/suelto, pero en general haciendo bastante bien las historias y el tema sexual. Y las portadas de Middleton ciertamente son atractivas. No es tan buena como podría ser, pero no está nada mal, y es un éxito moderado, que es algo que Vertigo necesita bastante. Recomendado (7)

Aquaman: Espada de Atlantis: Relanzamiento de la serie de Aquaman tras Crisis Infinita, que llega un poco tarde, ya que la serie ha sido cancelada en EEUU. Pero eso ha sido con el siguiente equipo creativo, este enorme tomo lleva todo el material del que generó la nueva serie. Como Aquaman no tiene éxito e iban a cancelar la serie de todas maneras, probaron a hacer algo completamente distinto. Así que Busiek, acostumbrado a Conan, decide transformar la serie en una de espada y brujería submarina, basada en el mundo de Aquaman, pero con un nuevo prota. La idea es que igual que hay un Hawkman basado en el de Tierra-1/Edad de Plata y otro en el de Tierra-2/Edad de Oro, hacer lo mismo con Aquaman, y sacar uno nuevo basado en el original, sin borrar al similar Aquaman actual, que también tiene un papel en la serie. Este nuevo Arthur Curry (que ya se vio en Superman) tiene un look bastante chulo, y es suficientemente distinto del original para que coexistan ambos. Eso si, como protagonista, es el típico joven agresivo que tiene mucho que aprender en su viaje heroico para ser un verdadero héroe como es su destino, cosa que no sabe si quiere aceptar. Es una premisa típica, pero a veces todo lo que necesitan los clásicos es que los hagan bien. Desde luego, tiene una dirección más clara, y más interesante, de lo que ha tenido Aquaman en mucho tiempo. Son aventuras de espada y brujería, donde el hecho de que sea bajo el mar realmente sólo está para poder tener reinos mágicos en la Tierra DC, porque sólo se usa a veces, no se hace algo pesado. Tiene buenos protagonistas principales, historias y misterios varios que no se estiran más de la cuenta (de hecho, uno de los principales misterios se resuelve al terminar el primer capítulo), y buena acción. Los sitios y gentes que visitan son los típicos en general del género, y dependen de si te gusta o no. Lo que si se nota del Busiek tradicional es el buen uso de personajes variopintos del Universo DC: Uno de los protas es un villano de Superboy (y lo hace muy divertido), aparecen secundarios de los ríncones más recónditos de DC (incluida una reaparición bastante chula de los olvidadísimos Diablos de Mar) y hasta logra hacer algo efectivo con la mierda de villano de los 60, el Pescador, (si, el que moría a tiros en Gotham Central, cosa que se menciona) además de cosas más típicas también bien usadas, y algo de control de daños de la destrucción de Atlantis en Crisis. Y hay cierta variedad de historias, con un par de números de flashback al Aquaman original dibujados por Winslade, esta vez en plan más de tareas de Aquaman como rey, y en el presente, historias que son más de peleas de bárbaros, otras con algo de horror y otras que son más similares a superhéroes tradicionales. Tiene el problema, eso si, que la historia general de la serie se corta a medias, y no llega a resolverse nada, dejandose abierto para el próximo guionista. El dibujo de Butch Guice le da muy buena ambientación a la serie, y es bastante bueno, aunque a veces no esté demasiado bien acabado y sea demasiado suelto y se vean las rayas. El coloreado le da el ambiente submarino sin oscurecer demasiado. No será un comic que convenza a nadie al que no le guste el género de espadas, pero quizá si el que convenza a alguien de que le guste Aquaman. Recomendado (8)

Batman/Deadman: Novela gráfica escrita por James Robinson hace unos años, cuando salían especiales de Batman todos los meses. Teniendo a esos dos protagonistas, la idea es hacer una historia oscura de misterio mágico y algo de terror, y en efecto, eso hace. A ratos más una historia realista de Batman, a otros una más mística de Deadman, pero bien enlazadas, se nota que Robinson sabe escribir ambos mundos y a ambos personajes. Batman es inhumanamente eficiente pero no inhumano, y Deadman no se toma las cosas en serio, pero sabe hacer su trabajo. Y el diálogo entre ambos, y con otros, tiene la chispa habitual de Robinson, que pocos igualan. La historia no está mal, es un misterio interesante y apropiado para ambos personajes. Pero sobre todo lo que hace que la historia funcione, aparte del diálogo, es la ambientación tétrica y misteriosa de la historia, que está muy bien llevada. A eso ayuda mucho el dibujo pintado de John Estes, en un estilo no muy diferente del de Sienkiewicz, que hace algunos efectos muy impactantes, y sabe hacer bien el ambiente extraño y oscuro de la historia, sin sacrificar la consistencia de los personajes o la claridad general. Es una idea básica nada más, pero perfectamente bien hecha. Recomendado (8)

Best of Marvel: Vengadores Nº2: Ah, los tiempos donde los Vengadores era un comic de verdad. Continua la etapa Busiek/Perez, que realmente es el no va más de la serie. Afortunadamente, se han saltado las tres primeras partes del crossover Vive como un Kree o Muere, porque no eran muy buenas, y se resumen aquí. Es una buena historia para Pájaro de Guerra, y una historia decente de acción con un par de momentos ingeniosos. Después viene una historia en dos partes que va sobre todo de presentar a un par de nuevos personajes y futuros Vengadores, y está bien hecho, haciendolos interesantes, pese a no ser particularmente originales. La amenaza no es nada del otro mundo, pero la interacción entre personajes y los subargumentos (por no hablar del dibujo) es lo que hace que brille. Después vienen los dos números del 35º aniversario, y aparte de un montón de guiños, resuelve muy bien toda la historia de la Bruja Escarlata, el Hombre Maravilla y el Segador, dejando a los tres en un lugar muchísimo mejor, más claro y más aprovechable que nunca, aparte de hacer una pelea muy chula con una Legión de los No-vivos, donde cada héroe y villano tiene más de un buen momento de caracterización y actuación. Y lo mismo para el nº12, una aventura con los Thunderbolts, con diálogo e interacción muy divertida, y por lo demás, lo de siempre. Muy buen dibujo, le saca el mayor partido a cada escena, sea personal o de acción, cada momento está bien pensado, y cada personaje bien desarrollado, con buen uso de la gran historia y recursos de los Vengadores. Es una serie de grupo de superhéroes tradicional, pero tan bien hecha que es prácticamente inmejorable. Muy Recomendado (10)

Civil War Nº4: Hasta ahora la miniserie ha sido estúpida pero de ejecución ligeramente por encima de lo mediocre. Aquí es a donde pasa a demasiado estúpida para vivir, y sin ninguna cualidad positiva. La primera mitad es una pelea estúpida, que consiste enteramente en superhéroes saltando por los aires (y milagrosamente logrando no ser heridos excepto cuando lo exige el guión) sin apenas ninguna coreografía ni uso de poderes ni distinción entre unos y otros, de nuevo excepto una excepción o dos. La mayoría podrían ni estar, para lo que hacen, y lo bobos e inútiles que resultan. Y luego está la muerte gratuita del único personaje prescindible de la pelea, el único que no es famoso o apareciendo actualmente en una serie. Sorpresa. Luego está la explicación de lo que ha pasado, que no sólo es terriblemente estúpida, hace parecer a los pro-Registro como villanos malvados y legalmente criminales por múltiples motivos. Es increiblemente estúpido, y lo es mucho más que aparentemente, en el mundo donde transcurre esta serie, eso sólo sea ligeramente dudoso moralmente y haga que algunos se planteen que estén haciendo lo correcto, pero poco, en vez de darse cuenta de que se han convertido en villanos peligrosos. Por si eso fuera poco, está el final, que no sólo estuvo mucho mejor hecho cuando lo hicieron en DC hace 20 años, al menos allí tenía sentido. Aquí es tan enormemente gilipollas que hasta en uno de los crossovers explicaron detalladamente porque hacer una versión menos tonta sería mala idea, tanto desde el punto de vista de imagen como de moralidad. Pero eso no le importa a Millar, que tiene que seguir con simbolismo “sutiles” de lo malos que son los pro-registro. No sólo está el hecho de que sean todos blanquitos y ricos, tienen a un negro encadenado. Encarcelan a gente sin juicios, la mayoría de ellos negros y pobres. ¡Es simbolismo sofisticado y satira social mordaz! Punto de vista equilibrado entre los dos bandos, mis dos cojones. Oh, y entierran al héroe muerto sin ataud para parecer malvaaaaaados, porque Tony Stark no puede permitirse un jodido ataud, o algo. A eso le añades una nueva aparición de la madre llorica para, no se, tratar de que los pro-registro parezcan humanos, o demostrar que las madres lloricas también son malvadas, o darle emotividad boba a una historia estúpida, o vete a saber. En serio, este comic es demasiado estúpido para imaginarse que ha sido escrito en serio. Lo triste es que es el “acontecimiento más importante del año”, o algo. Evitar a toda costa (1)

Civil War: Primera Línea Nº3: ¿Sabías que el gobierno americano es malvado porque pisa los derechos civiles? ¿Sabías que usar referencias a hechos reales le da más importancia, peso e interés a cualquier mierda de historia? ¿Sabías que oscurecerlo todo lo hace más realista y mejor? Porque si no lo sabías, aquí Jenkins se pasa todo el rato repitiendotelo una y otra vez, en cuatro frentes distintos, sin importar que la historia no tenga sentido o que caracterizaciones establecidas masacre por el camino. Primero tenemos lo de los periodistas, que es más o menos lo mismo de siempre, valientes periodistas contra malvado gobierno, una versión descafeinada y sin gracia del último par de años de Transmetropolitan, con un poco de versión algo cutre de Marvels, viendo la pelea absurda de la serie principal desde una perspectiva que no dice nada nuevo. Después está la historia de la “célula durmiente”, que tiene el problema de que hay que tomarse en serio a un puñado de atlantes (básicamente, inútiles azules de una civilización semibárbara, ahora con marcas tribales porque eso les hace más duros, o algo) como una amenaza seria. Además, a Jenkins no se le ocurre otra cosa que echarle mierda por encima a un pobre personaje inocente para que participe en la historia, que incluso si no te lo tomas en serio, hace parecer aún más malvado y estúpido y de mala fantasía paranoica al gobierno. Después está lo de Bola Veloz, de lo cual, en cuanto menos se hable, mejor. Muchas páginas de “mira que malvado es el gobierno, y de paso los héroes por permitirlo” y ver lo mucho que sufre el protagonista. Terminando en una última página que es una imitación de una foto famosa de la historia de EEUU, que en otras manos estaría claro que es una parodia, pero aquí aparentemente va como algo a tomarse en serio, lo cual es enloquecedor. Igual que la última parte, la de “mira que importante es nuestro crossover, tiene paralelismos forzados con historia real”. Aparentemente, desde la última vez que estuvo en Marvel, Jenkins ha perdido no sólo la capacidad de escribir buenas historias, también de no darse cuenta de cuando está siendo ridículo. Lástima de dibujo de Bachs. No Recomendado (3)

Cuatro Fantásticos Nº15: El crossover con Guerra Civil se basa únicamente en una cosa: En mostrar lo imbécil y antiheroico que es Reed Richards, y como eso hace que se la caiga su mundo encima. Y el único intento de explicar la mentalidad de Reed en todo esto es una estúpida secuencia que va de decir que Richards es un cobarde incapaz de luchar por aquello en lo que cree y aceptar cualquier injusticia con tal de que le dejen en paz, es decir, exactamente lo contrario de lo que ha sido durante 45 años. ¿En que cojones del infierno está pensando Straczynski? Es decir, está claro que está tratando de contar la misma parábola sobre lo malo de dejar que ocurran pequeñas injusticias y no levantarse y hacer algo, que lleva contando 15 años, ¿pero no tenía otra manera de hacerlo que pegandoselo a la fuerza a un personaje para el que está claro que no tiene sentido para cualquiera que haya leido una aparición suya? Lástima de dibujo de McKone, que manera de desperdiciar su habilidad para las emociones y la acción. Y en el otro extremo está la serie de la Cosa, que tiene todo lo que un fan de los superhéroes podía esperar de una serie de de aventuras, es decir, lo contrario de la serie principal: Montones de cosas pasan. Montones de personajes aparecen, todos actuan de manera competente, ingeniosa, y de acuerdo con su personalidad e historia. Slott logra sacarle partido a gente como Halcón Nocturno o Constrictor, por no hablar de sacarle brillo a un viejo chiste como Arcade, a base de tenerle delegando. Acción divertida a base de toques ingeniosos (los múltiples Hulks, divertidos conozcas esas encarnaciones o no), buen diálogo, y subargumentos también interesantes que repercuten en la historia actual y preparan futuras historias. Y muy bien dibujo de DiVito. Así es como tiene que hacerse. Lástima que venga pegado con un comic tan malo. Es decir, ver la diferencia entre el Tony Stark heroico, con recursos y sentido del humor de aquí, y el fascista ultraserio de lo otro es para llorar. Neutral (5)

Daredevil Nº19: Empieza nueva saga, conscientemente en un estilo más aventurero, para salir del claustrofóbico ambiente urbano de las últimas sagas. Y es un respiro agradable. No es que el tono de la serie haya cambiado a como era antes de Bendis, sigue siendo algo salido de una película oscura, con narración en primera persona, y mucha atención al detalle de manera pausada. Sólo que ahora es algo más similar a una película de espías-aventureros, y se hace bastante divertida. Es la diferencia entre Brubaker y la gente que hace mal su estilo, que aunque se toma las cosas lentamente, las sabe hacer entretenidas, y sabe avanzar bastante la historia en un número, porque son muchas cosas, aunque se tomen su tiempo. Lo más curioso del número es algo que pensaba que no iba a ver en el siglo XXI: Una nueva versión, completamente en serio, del viejo villano torero de Daredevil, el Matador. Y sorprendentemente, Brubaker se acerca bastante a hacerlo convincente como villano, escribiendolo como un asesino a sueldo con cierto toque de estilo castizo, y sacandole partido a los orígenes de las plazas de toros como teatros romanos. Buen trabajo, y la serie de giros y movimientos en el resto de la historia hacen un buen comienzo y cambio de aires para la serie, con buen dibujo de Lark. Además, por fin termina la inutil serie de complemento, donde el Castigador hace lo de siempre en las historias que hace de antagonista, y Daredevil hace de su adversario genérico. Porque Lapham decidió contar esta historia cuando no tiene nada que contar, y porque ha usado a un personaje con una historia tan cargada (contradiciendola, de paso) como el Chacal para un papel genérico donde podría haber estado cualquiera (ni siquiera es necesaria su ligerísima conexión de su primera aparición) son incógnitas que no se resuelven. No es que fuera malo, pero estaba terriblemente trillado, demasiado largo, y no le saca nada de partido. Al menos ya se ha acabado. Recomendado (7)

Daredevil & Capitán America: Doble Muerte: Otro de los álbumes de personajes Marvel hechos directamente por Panini para el público europeo, con autores europeos, esta vez italianos. Esta vez son Faraci y Villa, que por lo visto son relativamente conocidos en Italia, por su trabajo en separado en series de encargo como las americanas. Como es de esperar en un proyecto así, transcurre en una época atemporal (anterior a Guerra Civil y todos los follones actuales de ambos personajes) y la historia es bastante convencional: Aparece un villano nuevo que causa asesinatos, y tanto Daredevil (que es el personaje principal) como el Capitán America (que está básicamente para sacarle más peleas a la historia, porque realmente no hacía falta) intentan detenerle. Este tiene una historia y unos poderes vagamente interesante y originales, y pone algo de resistencia antes de que le detengan. Los protas no aprenden nada ni les pasa nada, y el villano no volverá a aparecer. No es que sea malo, está competentemente hecho, y el dibujo de Villa es bastante bueno, similar a Epting. Pero tampoco es nada que no se haya visto muchas veces, y realmente no merece el tamaño gigante, por mucho que ese sea el formato típico europeo, y el enorme precio correspondiente. Neutral (6)

Eternos Nº6: Especial doble, pero sin embargo no es el final de la historia. Es el clímax, eso si, donde está la gran confrontación y la resolución principal. Gaiman demuestra que sabe lo que hace cuando, como todos los guionistas buenos de Marvel (ver Aniquilación, e incluso algunos de los propios crossovers) ridiculiza lo más posible la misma idea de la Guerra Civil en cuanto puede. De hecho, independientemente de eso, la aparición estelar de las fuerzas del fascismo sirven para poner una secuencia muy graciosa, la más divertida de la miniserie. Aparte de eso, está lo típico de este tipo de historias: Los personajes aceptan lo que son y dan el paso heroico, los villanos hacen su movimiento final, todos chocan, y todo se resuelve, no con acción, porque esto es Gaiman, sino con epifanías cósmicas. Afortunadamente, las enlaza bien con la dirección de un par de los personajes, así que no queda como un Deus Ex Machina. Y queda apropiadamente grandioso y cósmico, en parte gracias al dibujo de Romita Jr, que eso es lo que mejor se le da. Aunque su versión de un concepto chulo de los Eternos sea mucho menos memorable (y un diseño que hace siempre) que la muy superior de Kirby. Muy Recomendado (9)

Fábulas: Las Mil y una Noches (y sus días): Vete a saber entonces como traducirán la novela gráfica 1001 Nights of Snowfall sin que quede confuso. Esta es la siguiente entrega de una de las dos series emblema de Vertigo, y es más de lo mismo, lo cual no es nada malo. A estas alturas, las historias principales de Fábulas pertenecen a un género particular que se podría llamar política-ficción fantástica, pero que el único referente similar conocido por aquí es Babylon 5. Básicamente, una gran saga con múltitud de personajes y un gran universo, que va básicamente de política y guerra, de hacer alianzas, diplomacias, espionaje y ataques a enemigos, mientras los personajes van pasando de un puesto a otro en ese gran entramado a la vez que evolucionan como personas. Lo bueno que tiene esto es que en cuanto más historia avanza, se pueden hacer historias cada vez más complejas, ambiciosas y épicas sin que resulten complicadas o apresuradas. Sólo que con elementos fantásticos, claro. Y de eso va la historia principal de este tomo, de una posible alianza con las fábulas árabes contra el Adversario, y los problemas diplomáticos y culturales que conlleva todo eso. Eso le sirve a Willingham para demostrar lo bien establecidos que están los protagonistas en sus nuevos puestos oficiales, para dar algunos nuevos puestos y situaciones (a veces en un par de historias paralelas) y presentar algunos nuevos personajes con potencial. También para algunas situaciones bastante graciosas, y varios tejemanejes y conflictos que aumentan la emoción y hacen la historia bastante emocionante. Todo muy bien montado. O lo de siempre, como ya he dicho. El dibujo de Buckingham sigue siendo muy buen en su estilo. Y luego está la historia aparte de respiro de costumbre, sólo que esta vez no es enteramente un flashback, y si que tiene relevancia con la historia principal. Es la historia de uno de los soldados de madera del Adversario, con aspecto de cuento de hadas como es apropiado para la serie, pero volviendose serio y trágico a veces, como también es apropiado para la serie. Al principio tiene algunas escenas graciosas con los contrastes entre soldados de madera y humanos (“he oido que tienen que parar para ingerir alimento que luego expulsan en su mayoría, que desperdicio”), y luego se vuelve bonito y triste en buena medida, y con potencial para ser importante. Mejor que la mayoría de historias aparte. El veterano de sustituciones Jim Fern lo hace bien y le da el aspecto de cuento que necesita. Muy Recomendado (10)

JLA Clasificado: Liga de la Justicia Detroit: Para el que no lo sepa, la “Liga de la Justicia Detroit” fue una etapa de la LJA poco antes de Crisis en la que al genio de Conway no se le ocurrió otra cosa que echar del grupo a todos los personajes famosos, dejar a los menos importantes, mudarse a un bunker en Detroit, y meter a cuatro personajes nuevos, a cada cual más cutre, menos apropiado para la Liga, y más intento desesperado de subirse a modas de la época, fueran musicales (de ahí sale Vibe, el superhéroe bailarín de breakdance y estereotipo hispano y de barrio, escrito por alguien que probablemente sólo había visto esas cosas en TV) o de comics (de ahí la pseudo-Lobezno y la pseudo-Kitty Pryde). Como puedes imaginarte, está considerado como una de las peores épocas del grupo, si no la peor. Así que el hecho de una historia recuperando semejante engendro es tan bienvenida como recuperar a Justicia Extrema. En que demonios piensa Steve Englehart, jugandose su retorno a los comics en algo así, es imposible de entender.

Encima, son dos historias enlazadas, una de cada Clasificado: La de LJA tiene a los cuatro perdedores y J’onn entrenandose al poco de juntarse, y siendo atacados por un grupo de villanos bastante cutres. Los fanáticos de la continuidad podrán deleitarse al ver que Englehart explica por fin que pasó con la Banda Escalera de Color original después de 35 años. Aparte de eso, es un montón de escenas con un puñado de villanos muy cutres que apenas presentan una amenaza, y unos héroes casi igual de cutres y de los que no se saca partido, porque no hay. A decir verdad, Englehart escribe bastante bien a Steel, que aunque es el menos cutre y más original del grupito, era el menos desarrollado como personaje, y aquí lo plasman bien. Y alguna vez hay un toque ingenioso o dos, pero en general es una historia de superhéroes bastante mediocre(s). Pero es una maravilla en comparación con la de SJA, que transcurre en el presente, teniendo a los mismos villanos que la otra, y a las dos supervivientes cutres de la otra encarnación. Básicamente es una historia de esas dos, con la SJA metida como carne de cañón intercambiable, excepto un par de ellos. El villano sigue siendo increiblemente cutre (y se supone que murió al final de la Crisis Infinita, encima), y sus poderes son magias vagamente definidas que actuan por exigencias del guión. Los protagonistas tampoco muestran mucha personalidad, y lo único que hacen es pegarse de manera tonta, practicamente igual que en la penúltima historia de JSA Clasificado (hay que jorobarse), a base de clichés. Y la historia se soluciona a base de Gitana sacandose del trasero nuevos, misteriosos e inexplicables poderes que lo solucionan todo, basandose en el hecho de que como es gitana, tiene que tener poderes mágicos (y de paso dandonos la perla de que “los gitanos están acostumbrados a robar por naturaleza”)… excepto que no sólo nunca ha mostrado poderes así ni se parecen a los que tenía, ni esta versión del personaje se parece en personalidad a la que ha salido durante años y sale ahora mismo en Aves de Presa, es que nunca ha sido gitana, era un apodo. Increiblemente estúpido, y aquí si que no tiene toques positivos. Encima, el dibujo de Derenick también es mediocre, soso y con muchas distorsiones feas, como el pelo de Stargirl, que mide una cabeza más que ella, o añadirle 10 años a los personajes jóvenes. Está bien que viejos guionistas sigan teniendo trabajo, pero no si van a hacer basura como esta. Evitar a toda costa (2)

JLA: Encarnaciones: Y esto es todo lo contrario. Es de un muy buen escritor que ya no escribe para las editoriales grandes como antes, John Ostrander, y también es un vistazo a la historia de la Liga de la Justicia. Sólo que esta sabe hacer cosas buenas con esa historia. La idea es que es una especie de secuela de JLA Año 1, pero en vez de hacer un Año 2, coge 7 épocas distintas de la historia de las Ligas, y cuenta historias que sirven no sólo para mostrar como era la época, también de paso para resolver cuestiones de continuidad o cabos sueltos. (Tiene el inconveniente de que algunas de esas cuestiones ya no valen para la continuidad Post-Crisis Infinita, pero eh, quien a cambio de continuidad mata, a cambio de continuidad muere, y eso no debería interponerse en el disfrute de una historia) Todo enlazado por la historia de un periodista que va siguiendo al grupo durante todas sus encarnaciones, aunque en la mayoría es lo de menos. La primera transcurre en los comienzos, y es su primer encuentro con la SJA, de paso explicando como se unió Hawkman al grupo. El tema de la lucha generacional es apropiado, aunque lo machacan demasiado. Aún así, el conflicto final tiene buenos momentos, y el villano se hace menos cutre que antaño. El segundo es mucho mejor, es poco después y explica como se unieron Superman y Batman a la Liga. La caracterización de ambos personajes es perfecta (Ostrander logra hacer a un Batman a la vez tremendamente humano poco sociable y casi perfecto), al igual que los pros y contras de que se unan al grupo, como beneficia a todos o no, y lo que significan los unos para los otros. El villano, aunque demasiado utilizado últimamente, es tremendamente divertido. El tercero explica la creación del satélite, es en la época dorada del idem, y también explica porque se fue Flecha Verde del grupo. La historia va sobre todo de la crisis de madurez de Ollie, enlazando con su despertar social de los 70, y su inferioridad con respecto al resto del grupo. Es una historia muy sólida del personaje, y por extensión de su relación con los demás, de la LJA, y logra tener emoción que suena real. Además, el villano es un favorito de Ostrander, y está muy bien hecho, gracioso y mortal, y con un buen uso también de un segundo villano. El cuarto tiene el problema de tener que tratar a la Liga de Detroit y tratar de demostrar porque valían la pena: Ostrander es listo, y lo hace a base de ignorar a los cuatro perdedores y centrarse en los originales que quedaron. La historia básicamente es reescribir la disolución del grupo original, usando muchos elementos de la época, y sacandole partido a los miembros B de la Liga clásica. Los villanos son genéricos, pero la historia es buena, y logra también un par de buenos momentos emotivos y solemnes.

El quinto ya no puede evitarlo, porque es el número “crossover” con Crisis en Tierras Infinitas, y está protagonizado por Gitana, demostrando que no se parece en nada a como es más arriba. La idea es explicar como es la versión post-Crisis de Crisis, es decir, como recuerdan que ocurrió sin Tierras Infinitas. No le des muchas vueltas. La intención además es tratar de redimir a esos cuatro personajes, pero aunque mejor hecho que arriba, sigue quedando forzado, y sin lucirse especialmente. Hay un buen momento con Gitana enlazando con otra cosa, al menos. Además, hay una historia sobre Barry Allen, resumiendo su vida y muerte, atando también algunas versiones divergentes de ella. Sentimental, pero buena. El dibujo de Breyfogle es casi igual que el de la principal. Y una tercera historia sobre la disolución de esa Liga en Leyendas, esta vez centrandose en como afectó el crossover al periodista, en plan Marvels. Bastante buena historia, aunque tiene demasiado poco espacio para hacer efecto si no sabes de antemano de que iba el crossover. El dibujo de Battle es patético. El sexto revisita los buenos tiempos de la LJI, con una historia cómica intrascendente centrada en el azul y el dorado, en uno de los sitios típicos de la época. Chorra, pero divertidilla, y más o menos captura el espíritu. La segunda historia se salta una década de historias y va hasta el final de la época post-LJI, en concreto protagonizada por una de las varias Ligas de la época, la de Justicia Extrema. El fin último es explicar como se disolvieron esos grupo, ya que ni las series antiguas ni la nueva llegaron a explicarlo, y con ciertos reparos lo hace. Pero la historia, como el título, “Autoridad”, deja claro, va de demostrar que la Liga ya intentó el estilo “moderno”, proactivo y agresivo que estaba de moda cuando se publicó esto, años antes, y porqué no funcionaba. Y más o menos lo demuestra, centrandose en el que más encarnaba ese principio, el Capitán Átomo, aunque de manera simplista. Y no le ayuda nada el dibujo, que parece salido de la época. Por último, se cierra el círculo con una historia de la LJA de Morrison, tratando de imitar su estilo de épica cósmica sin desarrollo de personajes. Desgraciadamente, imita sólo lo malo, con una amenaza que es grande pero no espectacular, y una Liga sin desarrollo pero sin la caracterización de los otros capítulos, y sin excesivo ingenio en las batallas. Al menos se le da una buena conclusión a los temas. El dibujo de Semeiks (que ya hizo a la LJA en DC Un Millón, entre otros) en las historias principales es algo estilizado, pero hace a los personajes reconocibles y bien hechos, y la acción se sigue bien, además de quedar bien en todas las épocas. Sin una serie decente de la LJA ahora mismo, está bien que saquen cosas antiguas que están muy bien, y tienen lo que tiene que tener una buena historia para los fans de los superhéroes DC. Muy Recomendado (9)

Lobezno Nº21: Pese a lo que pueda parecer, no es un crossover con Guerra Civil, pero tampoco volvemos a Orígenes. El primer número es un epílogo de Vendetta por el mismo equipo creativo, y supuestamente es una explicación de porque Lobezno ha podido sobrevivir a heridas ridiculamente graves recientemente. En realidad, no hace nada de eso. El problema de Lobezno una explosión que le reduce a un esqueleto no es sólo que su factor de curación haya aumentado hasta niveles absurdos (aunque también es cierto, pero eso lleva pasando desde hace tiempo), es que es físicamente imposible regenerarse a partir de nada, y está historia no hace más que subrayar lo imposible que es, describiendo lentamente como se regenera a partir de… nada. En vez de eso, lo que Guggenheim nos da es una supuesta experiencia extracorporea sobreescrita y pretenciosa para tratar de explicar las resurrecciones de Lobezno. Aquellos que tuvieran la mala suerte de leer Lobezno hace cuatro años, recordarán que Frank Tieri hizo exactamente esa misma idea en un número de su etapa. En fin, básicamente es mucho rollo para no decir nada particularmente nuevo o interesante, y si las mismas cosas que se creen profundas de siempre. Lo único interesante es ver a Ramos intentar un estilo distinto al habitual, mezclando un estilo pintado que queda bastante bien con algo de refrenamiento en sus deformaciones, y es una clara mejora, que se nota mucho porque las escenas con su estilo habitual quedan aún más feas si caben en comparación. La otra historia de este mes, afortunadamente, no mezcla las dos series regulares (aunque en este caso no haya mucha gente que esté interesada en una pero no en la otra, está bien aún así), sino que es uno de los What Ifs del año pasado, esta vez un final alternativo para Enemigo del Estado. Y de nuevo, es una historia que ya fue contada tal cual anteriormente, esta vez en uno de los últimos números de la encarnación anterior de What If, sólo que con Lobezno como jinete de Apocalipsis en vez de cómo agente de Hydra. De todas maneras, es lo que puedes esperar de un What If hecho con molde: Mucha gente muere horrible y gratuitamente, hasta que todo se resuelve en un final predecible. Pero con más relleno, por ser modernos. Jimmie Robinson (no confundir con James), guionista independiente, no se luce, y el dibujo del novato Di Giandomenico es bastante feo, además. Es como si Lobezno estuviese maldito. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Vengadores Nº21: Esta vez le toca el turno a Spiderwoman, que tiene la ventaja de ser una historia que no se ha contado esencialmente en otras partes del crossover. Desgraciadamente, tiene varios inconvenientes: Primero, que continua con la moda de poner a Iron Man como un malvado villano que traiciona a sus supuestos amigos porque le apetece, para que en el otro bando parezcan sin duda los buenos. Segundo, que este número se carga completamente la única subtrama interesante, de hecho, practicamente la única subtrama (bueno, una de dos, pero es que la otra lleva sin aparecer un maldito año), la de Spiderwoman como agente triple. Bendis la presentó como algo importantisimo, apenas hizo nada con ella entre su velocidad y su afición por distraerse con tonterías, y ahora se corta sin llegar a una resolución de verdad. La reacción debería ser “¿Tanto rollo para esto?”, pero francamente, en esta serie ya se debería a estar acostumbrado a que las cosas se desvanezcan sin haber servido para nada después de darles muchas vueltas. Además, esta el problema de que Hydra no es ni remotamente una amenaza creible a estas alturas, (¿Alguien puede recordar una aparición en los últimos cinco años donde no les den para el pelo? Pues eso) así que lo que le ofrecen a Jessica no resulta creible en absoluto. Y es una pena todo esto, (donde “todo esto” es el desastre de falta de dirección o planificación coherente en año y medio de esta serie, en el fondo) porque si la situación no estuviese mal llevada, sería una buena historia para Jessica Drew, que tiene la ventaja de ser uno de los dos personajes que han tenido desarrollo de personalidad en la serie. Al menos el dibujo de Coipel, una vez quitas la falta de fondos por las sombras omnipresentes en la historia, está bastante bien, y se divierte dibujando varias escenas de Jessica en ropa interior que logran no parecer especialmente explotativas, con una anatomía y poses creibles. Neutral (5)

Patrulla-X Nº21: Parte mala de la influencia japonesa en los comics: Que entre otras cosas, se filtran horribles diseños provenientes de allí. Caso en cuestión, el personaje que presentan en este número: Un tio con un peinado hortera y una espada gigante, salido de una mezcla aberrante entre Dragon Ball Z y Final Fantasy. No sólo es fea e imposible de que sea práctica, es que es físicamente imposible que pueda llevarla como la lleva. Parate un momento a pensarlo y lo verás. Hasta el mismo comic se queja de lo ridículo del diseño, lo cual siempre ha sido una muestra de que algo va mal en la historia. El número va de presentar al chico de la espada, y contarnos lo chulo que es, (a base de sacarse mágicamente una conexión profunda con uno de los protas del trasero) cuando no es más que un estereotipo de guerrero honorable que estaba gastado hace años. Esta historia cada vez se pone peor. Hay un par de escenas medio decentes, y el dibujo, diseño horrible aparte, no está mal, pero, Dios, ese diseño… No Recomendado (4)

Spiderman Nº11: La historia principal se vuelve más estúpida a cada momento. Es la culminación de todo lo que ha estado haciendo JMS desde hace meses con Iron Man, es decir, convertirle en un villano malvaaado. Cada vez que abre la boca es para decir algo que tiene que sonar ominoso o malvado. Sólo le falta acariciarse el bigote. ¿Y todo ese destrozo del personaje para que? Oh, para que JMS pueda hacer su sutil y útil comentario de la política americana actual. Oh, Stark está conchabado con el gobierno, apoya el aprisionamiento ilegal y es malvado, luego los que lo hacen en el mundo real son malvados. ¿Qué se puede decir ante tal comentario? Excepto que en su afán por hacer malvado a Tony, contradice frontalmente la misma versión de una escena en las series principales (aquí dice que el aprisionamiento es indefinido, allí dice que es temporal, pero claro, inconsistencias graves en elementos principales son la base de este crossover: ¿Tienen que registrarse todos los superhéroes o sólo los superhumanos? ¿Tienen que sólo firmar un papel o unirse al escuadrón fascista cazahéroes? ¿Los mutantes tienen que registrarse o no? ¿Los superhumanos que se retiren tienen que registrarse o no? ¿Los Thunderbolts cazan villanos o a otros héroes también? Cada serie dice una cosa distinta) Aparte de eso, JMS demuestra que siempre hay maneras nuevas de estirar sus escasos guiones, llenando páginas a base de repetir una estupidísima escena del 4F de este mes. Y si no veias venir el final desde meses antes de que empezara el crossover, es que llevas leyendo este tipo de historias muy poco tiempo. El dibujo de Garney es decente, al menos. El de Nauck en la serie de PAD es decente y con más personalidad, y además está al servicio de una buena historia de Spiderman. David le saca partido a los tres Mysterios, haciendoles distintos no sólo en traje, también en actitud, manera de hablar y modus operandi. Es un final divertido para la historia, aunque haya una revelación sobre un personaje que sale de una mala idea anterior. Pero es Peter David, así que aún es posible que le saque algo potable. Es una diferencia increible con la serie de Aguirre-Sacasa, donde hay un montón de villanos diferentes, y todos tienen exactamente la misma personalidad, les pegue o no. Ahí es donde se diferencian los buenos guionistas de los otros. Aparte de que es una pelea en movimiento bastante tonta, con mucho peor dibujo. Es una lástima que haya una serie buena de Spiderman, embutida entre dos que demuestran como hacer mal lo que hace bien. No Recomendado (4)

Ultimate Spiderman Nº18: Continua la saga del clon, que se está haciendo bastante larga entre unas cosas y otras, pese al formato doble, y aquí se nota algo del relleno habitual de Bendis. Están las revelaciones muy chulas sobre el orígen de esta Spiderwoman (a menos que te las chafara hace un par de meses el inepto de turno en su sección), que es bastante mejor que cualquiera de sus homónimas del universo normal: Ya que la idea es derivativa de Spiderman, al menos esta vez tiene un porqué, pero logra darle un giro interesante que hace al personaje único. Hay también otras revelaciones que se suman al carrusel de “¿Cómo puede liarse más esta historia?”, pero que tienen mucho sentido, mezclando bien cosas pasadas con versiones de historias clásicas. Y aunque demasiada discusión que no va a ninguna parte ralentiza la historia por la mitad, al final recupera el ritmo bastante bien con más revelaciones, decisiones y acción. El dibujo de Bagley sigue siendo genial, tanto en la acción espectacular, los diseños y el aspecto adorable de algunos personajes. Recomendado (8)

Ultimates 2 Nº9: Anual publicado como epílogo de la serie porque transcurre después del volumen 2, pese a que salió el año pasado, realmente es una historia aparte que descontando una cosa al principio, podría haberse contado en cualquier momento. No es realmente una historia de los Ultimates, es una historia del Ultimate Capitán America, en su primer team-up con el Halcón, que en esta encarnación fue presentado en una de las miniseries de Ellis, y olvidado porque las series regulares iban por otro sitio distinto. Por un lado, el número es enfrentamiento con la versión Ultimate de un villano clásico del Capi, que es esencialmente igual, pero reemplazando detalles Kirbyescos por otros más modernos. Huston (guionista de Caballero Luna) intenta cierta atmósfera de horror con él, y al menos logra hacerlo espeluznante, y el combate con el Capi y el Halcón es apropiado. Por otro lado, es ver al duo colaborando y empezando a establecer una relación parecida a la de la continuidad normal, lo cual es bastante más difícil, teniendo en cuenta que este Capi es un cretino (aunque afortunadamente, sus defectos están básicamente ausentes aquí) y este Halcón es un negro militante. De hecho, lo más irritante del número es la caracterización del Halcón, que no para de quejarse continuamente sobre los temas raciales, venga a cuento o no, y se hace pesado muy pronto. Es decir, una cosa es hacer un personaje de una raza que trate temas válidos al respecto, y otra es hacer de esa su única caracterización. Aún así, es una historia de acción decente (a un nivel distinto de la serie regular, pero eso era de esperar), con dibujo aceptable de Deodato, excepto en los protagonistas. Irrelevante, pero no malo. Neutral (6)

X-Factor Nº11: Final del primer año, y siguiendo la tradición de hace unos años, es el final de la historia hacia la que ha desembocado la serie hasta ahora, el enfrentamiento con Investigaciones Anomalía. Se explica porque deshacer el Dia M (ya sabes, esa cosa tan importante que las series principales están ignorando) es malo según ciertos personajes, y no es una secuencia del todo convincente, pero cumple su papel. También el orígen de los malos, y aunque es ligeramente complicado, queda bien al final. Pero lo que mejor queda es el enfrentamiento en sí, especialmente como reacciona Madrox al duelo que le lanzan. Con un desenlace genial, recuperando por sorpresa (a menos que te fijes en la página de resumen que pone Planeta, donde el inutil de turno chafa otra vez una cosa… ¿tanto cuesta poner tal cual la página del original?) un elemento establecido en el primer número. Y un final inquietante, como suelen ser las aportaciones de Layla Miller. El dibujo, esat vez de Renato Arlem y Roy Martinez, tiene más problemas: Los fondos se notan artificiales, es demasiado oscuro, algunas poses son poco naturales, Rahne en forma intermedia es horrible (basicamente una chica con una cabeza de lobo de plástico pegada), canta que se reciclan viñetas a menudo y encima esta vez está suelto y mal acabado. Será un alivio tener un mejor dibujante a partir del mes que viene. En cualquier caso, un buen final para un buen primer año de una de las mejores series de Marvel. Muy Recomendado (9)

X-Men Nº21: Aún con dos números. Pese a lo que dice la portada mal informada, esta es la conclusión de Supernovas. Y es lo que uno puede esperar de la saga de Carey hasta ahora: Un puñado de personajes principalmente cutres o mal aprovechados (sólo hay que comparar al Cable que no pinta nada aquí con el de su serie, o ver como los personajes menos desarrollados siguen poco desarrollados… es decir, ¿Lady Mente Maestra? ¿Se supone que tiene potencial?) juntados al azar se enfrentan a un grupo de villanos con motivaciones pobres, ninguna personalidad, apenas ideas para los poderes y diseños absurdos. La pelea no está del todo mal hecha para lo que es, pero sufre, como era de esperar, de estar dibujada por Bachalo. Que está en su extremo más comprensible, pero eso significa que tardas un poco en descifrar la acción, en vez de no hacerlo nunca. Lo único interesante es el final, donde se establece en que se va a diferenciar esta serie de las otras Patrullas-X, aunque aún le falta una misión más clara, y aún así ha fallado otras veces que se ha intentado. Pero al menos es una dirección razonable, que ya es algo. Por lo demás, nada del otro mundo. Neutral (6)

Y eso es todo. La semana que viene no espereis las reseñas tan puntuales. De todas maneras, cuando sea, alguien muere en Runaways, Guerra Civil continua en Capitán America, Astonishing X-Men termina con el Club Fuego Infernal, Ultimate Fantastic Four sigue haciendo homenajes a personajes de DC, el Destino llama a Ralph Dibny en 52, los Jóvenes Titanes explican que hicieron durante ese año, Batman le da una lección a su hijo, y Superman y Liga de la Justicia de America tienen nuevos equipos creativos. Hasta entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: