Semana del 8 al 14 de Octubre

19 octubre, 2007

Antena 3, estás muerta para mi.

Oh, y es cosa mia, ¿o este pais se vuelve cada vez más y más estúpido?

[Suena Iron Man, de Black Sabbath, ya que el personaje de comic ahora destruye a los que antes salvaba, como su tocayo de la canción]

Hola a todos. Bienvenidos a una semana más, cargada de novedades. Siento el retraso, pero he tenido problemas con un virus, entre otras cosas. ¿Alguien sabe de algún anti-virus/spyware que sea bueno, no sólo eliminando de verdad las infecciones sino, si puede ser, protegiendo de ellas sin interferir demasiado en el resto de procesos? Oh, y que sea gratis, puestos a pedir lo imposible.

Esta semana, los tomos de Panini y algunas cosillas más (5 a 10, una buena proporción de 24 páginas frente a lo demás), ya que las editoriales tratan de sacar lo de octubre cuanto antes para que no se pegue a las novedades del salón inminente. También es inminente el 5º Aniversario de esta página, así que mandad felicitaciones y regalos a la dirección habitual, así como consejos de cómo celebrarlo que no cuesten mucho trabajo. Igualmente, si alguien quiere decir unas palabras para celebrar estos 5 años, que las escriba y las publicaré cuando toque.

Nada que comentar esta semana (y si lo había, se me ha olvidado con tanto trote, y ya lo recuperaré la que viene), así que pasamos a novedades americanas:

En Marvel esta parecer ser la semana de “Jodamos a Steve Gerber”. Es decir, Gerber es uno de los mejores guionistas que ha tenido la editorial, tan por encima de la mediocridad habitual que da risa, de los pocos que ha querido, y sabido, decir algo de verdad, y lo ha hecho muy bien. En Marvel, por algún motivo, han decidido revivir simultaneamente a varios conceptos enteramente creados por Gerber hace años, cuyas historias de entonces aún dejan en ridículo a la mayoría de ahora. ¿Qué hace Marvel? ¿Llama a Steve Gerber, que aún es un gran guionista, como demuestran sus trabajos actuales para la Distinguida Competencia, y que además necesita bastante el trabajo? Joder, no, eso tendría sentido. Hacen todo lo contrario. Sacan una miniserie de Howard el Pato, que como todos los intentos de cualquiera que no sea Gerber de escribir al personaje sin excepción, no tiene punto de comparación con el original, siendo una excusa para hacer chistes tontos en vez de hacer comentario social agudo y muy gracioso. Y ya la leche, reviven a Omega el Desconocido, un personaje que apareció en un gran total de 12 comics, en una miniserie extrañísima y muy personal que escribió Gerber en los 70 pero que se quedó cortada. Es algo tan olvidado y remoto que si alguien lo recuerda, es por Gerber, no porque a alguien le importe el personaje. Pero en vez de darle una oportunidad de que Gerber termine su historia, lo que hacen es dejarsela a uno de esos autores de novelas (y por tanto, “serios”, y más dignos que los pobres escritores de comics, según el Gordo Cabrón) para que haga una versión de lo mismo. Porque, eh, ¿para que tener la historia de verdad cuando puedes tener un fanfiction glorificado? El primer número, como era de esperar, es hacer lo mismo que hizo Gerber hace 30 años, pero peor.

Mientras, en DC, lo mejor que se les ocurre, es sacar un Metamorfo: Año Uno, por Dan Jurgens. Quien demonios quiere eso, no está claro. El caso es que para ser Jurgens, no está mal, y evita la lentitud de otras miniseries similares. Pero al final del día, es lo que uno podía esperar de algo así, es decir, nada nuevo.

En Vertigo, mientras tanto, sacan Vinyl Underground, que pese al título, no tiene que ver con música. Es una serie que parece hecha con un molde de Vertigo: Investigadores de lo sobrenatural, cada uno de ellos con un elemento “moderno”, “maduro” o “impactante”. Sin nada interesante debajo de esa falta de ideas. De verdad, deberían haber superado ya ese tipo de cosas.

Y para terminar, algo positivo. Dark Horse saca el segundo volumen de Empowered. Empowered es una serie, directamente en tomos, creada por Adam Warren, a base de historias de distinto tamaño sobre una heroína de segunda, sus problemas y su entorno. Terriblemente divertida, moderna, original, llamativa, y además, a ratos increiblemente tierna, y hasta sexy, es una de las mejores novedades de este año. Lástima que poca gente la lea, y por eso tenga que ser en blanco y negro.

Esta semana:

52 Nº22: Una portada chula, con un chiste gracioso en el texto que no se puede traducir bien. Este es un número curioso, dividido entre dos guionistas. Waid empieza con una escena que continua el misterio de Supernova, descartando probablemente una o dos teorías, y con un momento muy bueno aunque obvio. Entonces esa escena pasa a ir de la Balada de John Henry, con un par de revelaciones lógicas sobre el Proyecto Hombre Común, una lógica en retrospectiva, y otra que debería haberse dejado clara un poco antes, y un avance de la guerra oculta entre el protagonista y Luthor. Y luego está la parte de Morrison. Una es el retorno del Doctor Magnus tras ocho números de ausencia, con el principio de su segundo acto. Si el primero eran los Martes con Morrow, este va a ir por otro sitio relacionado, donde seguirán explorando el lado de ciencia loca del Universo DC, y también la historia de cómo Magnus recuperará su mojo, por así decirlo. En este número se nos enseña lo que ha estado haciendo estos dos meses, se hace referencia a una historia olvidada de los Hombres de Metal por Steve Gerber como motivador de toda esta historia (podría haber sido un poco más claro teniendo en cuenta que hace 30 años de eso, pero más o menos deja clara la idea), la usa para dejar claro que la bazofia que hicieron con los personajes de los 90 está fuera de continuidad, y recupera un concepto de Siete Soldados. Eso es sólo en la primera página, después pasamos a los negocios serios: Un combate muy divertido, donde, fiel a sus orígenes en la Edad de Plata de DC, Magnus usa inteligentes usos de CIENCIA para combatir a los malos de turno. Demencial pero genial, con los toques de diálogo que nadie más hace como Morrison, y con un final que aumenta el nivel de demencia aún más, de cara a próximos números. Por último, hay una escena que no está claro a cual de las 7 historias pertenece (usa magia, así que quizá a la de Dibny, pero esa suele ser territorio Waid) donde se nos presenta el origen de una nueva versión de un viejo y olvidado personaje, que tiene la mezcla extraña entre ridículo y genial de muchos personajes de DC de la época. La idea básica del orígen es bastante convencional, pero Morrison le da suficientes giros, ironías y ambigüedades para hacerlo destacar un poco. Será interesante ver por donde van con el personaje, porque de momento no está nada claro como encaja con la serie, aparte de temáticamente (la mayor parte de historias de 52 van de personajes tratando de recuperar su heroismo, mientras que este tiene que empezar de cero). En el dibujo, seguimos con los regulares, esta vez Eddie Barrows, que hace su mejor trabajo hasta ahora, sobre todo el aspecto del nuevo personaje y la batalla del final. Y en los orígenes, toca el Linterna Verde clásico, y simplemente se resume su orígen, sin meterse en todas las complicaciones desagradables posteriores, lo cual es probablemente una buena idea, aunque quede un poco escaso. Dibuja su dibujante actual, Ivan Reis, que lo hace muy bien. Muy Recomendado (9)

Ares: Una miniserie dedicada al Dios de la Guerra no parece una idea precisamente obvia, pero teniendo en cuenta que ha habido de Hercules y de Thor, y que este último de momento está en el limbo por lo que hay un hueco en Marvel para los fans de la mitología, tiene cierto sentido. El encargado es el experto en mitología residente en Marvel, Michael Avon Oeming, al que deberían haberle dado la nueva serie de Thor en vez de premios de consolación, pero eso es otra historia. Esto es un relanzamiento del personaje de Ares, que aunque transcurre en el Universo Marvel, mejor no pensar mucho en como encaja esto con historias anteriores: La personalidad de Ares ha cambiado muchísimo (por no decir que ahora tiene una más compleja que “odia a todos”), muchos de los dioses del Olimpo están distintos (y por alguna razón ahora tienen a héroes clásicos entre ellos) y la cronología no encaja ni siendo generosos. Pero dejando eso a un lado, empieza bastante bien, con una idea muy buena para poder tener a Ares como protagonista: Básicamente, se harta de que todo el mundo le considere un patán beligerante (aunque a decir verdad, eso es lo que siempre ha sido, y el propio Ares casi lo admite) y decide retirarse del negocio de ser el dios de la guerra y vivir como un humano. Eso nos lleva a un status quo genial cuando empieza la historia donde Ares trata de compaginar una vida normal con un hijo al que genuinamente adora, y su actitud guerrera y anticuada de siempre, y teniendo bastante éxito, pese a lo incompatibles que puedan parecer. No sólo es una gran idea, Oeming lo lleva muy bien, con una buena mezcla de humor y desarrollo sólido. Pero como eso no sería una buena historia mitológica, enseguida viene la llamada a la acción, que abarca a partir del segundo capítulo. Y eso es una historia épica de batallas entre dioses bastante tradicional, pero bien hecha, con buena interacción entre la familia de Ares (a medio camino entre una familia disfuncional y un ejército), peleas razonablemente chulas, acción que da la impresión de que es trascendente, y los temas apropiados para este tipo de cosas. El dibujo es de Travel Foreman, que dibujó la mini del Dr Espectro, y hace bien algunas cosas, aunque a veces es demasiado minimalista y a veces es inconsistente y confuso. Una buena historia para los fans del género, que además hace un trabajo muy bueno de renovar a un villano de segunda. Recomendado (8)

Civil War Nº5: Si no fuera por la horrible caracterización de los “héroes” de esta historia, sería una historia de acción tonta bastante mejor. No buena, pero al menos vagamente disfrutable como tontería. Pero tal y como está, es estúpida: Stark ahora es el Führer de Hierro, y ha recreado al Escuadrón Suicida, perdón, a los Thunderbolts, con los peores psicópatas del Universo Marvel. Eso aparentemente tiene que inspirar de confianza al estúpido público de que no habrá más muertes provocadas por superhéroes. Oh, y dos de ellos son gente que odia a Spiderman. Es como si quisiera intencionadamente alienar a su “pupilo” Spiderman, cuya reacción, francamente, se veia venir desde antes de empezar la miniserie. El grupo de villanos, por cierto, tiene a varios famosos, y dos que no le importan a nadie. Como si de un chiste se tratara, envían en la primera misión a los dos no famosos. Extrañamente, no les pinta una diana en la frente para ir a juego. Te puedes imaginar lo que pasa después. Y si has visto la portada alternativa, (o leiste cierto comic que Panini, en su infinita habilidad, sacó la semana pasada que contaba la misma escena) sabes exactamente como pasa. Y después… no pasa nada de importancia. No pasa prácticamente nada, de hecho. Y ya tiene mérito que en una serie que se enorgullece de ser estúpida pero emocionante y en la que pasan cosas “importantísimas”, haya un capítulo que es bastante aburrido porque no pasa nada. Es decir, por mala que fuese Crisis de Identidad, al menos tenía claro que ritmo llevar: En el nº5 de 7 relajas un poco y das tiempo a tomar aliento antes del sprint final… pero al menos haces que pasen cosas, y tienes un cliffhanger que vuelve a poner las cosas interesantes. Aquí, después de un número que se resumen en “cuatro personajes se unen a uno de los bandos”, tenemos una escena final en la que no pasa nada relevante a la historia principal (bueno, un personaje irrelevante es capturado fuera de pantalla) y que sólo sirve para decirnos “eh, mira, Tony Stark puede estar haciendo algo malo”. ¿Me tomas el pelo, Millar? ¿La gran revelación del número es algo que para cualquier ser racional ha estado fuera de duda desde hace meses? (Por no hablar que queda aún más tonto, si cabe, teniendo en cuenta que en otras series llevan meses escribiendole como si fuera un Hitler de latón) Y si eso no es lo que quería decir, entonces es una escena que no sirve absolutamente para nada, está de relleno y hace que un número ya malo de por si sea encima totalmente anticlimático y simplemente pare de golpe. Oh, y si la indicación del “traidor” en uno de los dos bandos es lo que parece ser, tiene que ser la cosa más estúpida de la serie. Y teniendo en cuenta de que hablamos de una serie que incluye un Thor Clon Cyborg Asesino, es mucho decir. Por cierto, en la versión de lujo o como se llame, vienen unos artículos muy interesantes sobre el gobierno americano. Lástima que no tengan absolutamente nada que ver con el comic al que acompañan, ya que los parecidos políticos son superficiales y bobos y apenas una excusa para tener puñetazos. Por no hablar que el tipo de lector que aprecie ese tipo de tonterías, dudo mucho que sepa apreciar libros de información sobre el historial político de Dick Cheney. Evitar a toda costa (2)

Cuatro Fantásticos Nº16: Este comic tiene una cosa buena y alegre: JMS por fin abandona la serie. Alegría y regocijo. Es una partida un poco apresurada, porque no estaba pensado que lo fuera y se nota, pero ey, en cuanto antes, mejor, ya ha hecho bastante daño. A decir verdad, este número no es tan tóxico como los anteriores, y la verdad es que tampoco es tan malo, pero no es que aún merezca el beneficio de la duda. Es la historia de cómo Ben, harto de tanta tontería, se va a Francia. Empieza fatal, con los chistes de mala comedia de situación que tan tontamente han llenado algunos de sus últimos comics y que dan algo de vergüenza. Además, como no sorprende a nadie, JMS ignora cosas importantes de la serie paralela de Slott y hace como si no existe. Pero después mejora, cuando Ben llega a Francia y se encuentra a los héroes locales. Evitando los tópicos franceses, los hace un poco cutres y kitsch (muchos parecen versiones de segunda de la Liga de la Justicia clásica) pero no para burlarse de ellos (bueno, hay algunos chistes malos) sino para provocar una reacción nostálgica en Ben que funciona bastante bien, en parte porque es un respiro alegre después de tanta agonía barata, en parte porque es bastante más sutil que en sus anteriores intentos de melancolía. Vale, la historia existe únicamente como contraste al desastre que el propio guionista ha causado antes, pero al menos demuestra que aún queda algo bueno, y puede irse de la serie dejando algo menos horrible. Y luego está la segunda ración de la Cosa del mes, que irónicamente, tiene más a los otros 3 Fantásticos que la serie principal. Y en ella, Slott demuestra que puedes hacer una historia divertida, original, alegre y melancólica sin necesidad de destrozar nada antes. La idea principal es resolver lo de Ben como millonario, y lo hace sin necesidad de darle al botón de reset, sino con una simple moraleja que le devuelve a lo que tiene que ser. Además, demuestra que a diferencia de otros, Slott pilla perfectamente a Reed Richards, que no sólo es superinteligente en ciencia, también tiene inteligencia emocional y realmente entiende y se preocupa por su familia, aunque a veces esté demasiado abstraido para mostrarlo. Añadele buen uso del resto de secundarios, diálogo muy divertido y un subargumento bastante divertido que añade un elemento más a la serie que le va perfectamente a la premisa de “Ben es un tipo medio de la calle… sólo que con elementos fantásticos” y queda un comic muy chulo. El dibujo en ambas series de McKone y DiVito, a los cuales les queda muy poco en las series, es muy bueno, sobre todo en expresiones faciales, aunque no se queda corto en lo demás. Los diseños de McKone para los franceses captan bien la idea, y DiVito es el que hace gracioso el subargumento principal en Cosa. Recomendado (8)

Daredevil Nº20: Por fin nos hemos librado del complemento, pero la serie sigue siendo doble, esta vez con dos números, cosa que no puede durar, porque se adelantarían demasiado a las demás series. Continua la aventura de Daredevil en Europa, que es una curiosa mezcla entre misterio, aventura y acción. Brubaker escribe a un buen Matt en ese plan, avanzando despacio la historia, pero no haciendo que se lea demasiado deprisa, llenandola con muchas reacciones de Matt, acción cuando hace falta, y buenos giros inesperados. El dibujo de Lark y Gaudiano le pega bastante bien. No tan emocionante como promete, pero bastante bien. Recomendado (8)

Doctor Muerte: Libros de Muerte: Bajo ese título redundante, Panini publica una miniserie donde Brubaker trata de contar el origen definitivo del Dr. Muerte. Por supuesto, tiene el problema de que la gran mayoría del público sabe como va la historia, y parte de los detalles también. Pero claro, esta historia está escrita como una biografía, y la cosa con las biografías es que lo importante no es como terminan, ya que eso lo sabes desde el principio. Es la información que revelan sobre la formación del personaje del que hablan, y como desarrollan y enlazan los elementos famosos. Y eso aquí está muy bien hecho. Brubaker se ha documentado muy bien, y coge todos los elementos que se han mencionado de la vida de Muerte hasta su primera aparición, y crea una historia que realmente parece la vida de una persona. Además, rellena la historia con elementos nuevos que tienen sentido y encajan bien como parte de ella. Su Muerte está muy bien escrito, dejando claro que es un genio capaz de ser desalmado desde pequeño, pero también un gran hombre con algo de humanidad. Y se ve como a partir de ahí, sus rasgos de personalidad se han ido formando, y también sus fallos, y le logra dar una estructura dramática sólida en vez de ser simplemente una colección de anécdotas. Vemos el orígen, vemos como se empieza a formar, su última posibilidad de redención, su verdadero orígen como Doctor Muerte, y el climax, con la conquista de Latveria. Y de paso, Latveria se desarrolla como un sitio más creible, se añaden detalles sobre su educación en EEUU que hacen que esa parte tenga más sentido, se desarrolla más su romance con Valeria, y se cuenta en condiciones la historia de cómo y porqué accedió al trono de su pais, en unas secuencias tan exageradas como geniales. Y la narración en el presente no se hace pesada, y tiene un giro final que no está mal. Las personalidades son atractivas, las situaciones bien pensadas, las emociones palpables, y la acción chula. Brubaker debería centrarse más en este tipo de cosas que en historias de superhéroes que no sabe hacer bien. Oh, y el dibujante es Pablo Raimondi, de la miniserie de Madrox (que sale en 6 comics esta semana, en una de esas coincidencias), que lo hace maravillosamente también. Muy Recomendado (9)

JLA Nº2: En un bonito detalle, Planeta pone la portada alternativa como contraportada. Y menuda diferencia entre ambas: Una es por un dibujante muy bueno (Jimenez), la otra de alguien que apenas sabe dibujar (Turner). Eso si, la de Jimenez es un pin-up que no tiene mucho que ver con el interior, y al menos la otra es un pin-up que presenta la nueva alineación. Nueva alineación que es bastante buena, reminiscente de la clásica, pero con novedades, y en general todos los personajes parecen dignos del mayor equipo del universo (bueno, excepto Vixen, pero está porque ya perteneció a la Liga de Detroit, que es como haber aprobado un examen con 3 porque todo el mundo sacó menor nota, pero bueno). Eso si, los nuevos diseños dejan que desear: Arsenal tiene el traje más derivativo del universo y Relámpago Negro se une a la moda de que todos los héroes negros tienen que ser calvos, y le ha pedido el traje prestado a Patriota de los Jóvenes Vengadores. Y si pongo mucho énfasis en la portada, es porque genuinamente afecta a la serie. La trinidad principal se pasa varias páginas discutiendo la posible alineación del grupo, pero sabemos que no va a servir para nada, porque la que va a ser realmente es la que se está formando casualmente en las distintas escenas persiguiendo al malo. Además, el diálogo entre los tres, en vez de mostrar lo humanos que se han vuelto, les tiene como a tres crios arrogantes, haciendole un favor a otros héroes por elegirles para su club selecto, entre comentarios tontos y ya puestos, un spoiler de 52 bastante gordo aunque algo ambiguo. Hablando de lo cual, la parte de Tornado Rojo sigue siendo mucho sentimentalismo barato que no dice nada nuevo, es todo “mira que profundo soy porque pongo tanto lloriqueo”. Menos es más, Meltzer, sobre todo con emociones. El resto es mejor: Los personajes siguen sin tener mucha personalidad (bueno, hay un par de buenos momentos con Hal-Dinah-Roy, que son los que mejor se le dan), pero el misterio de las distintas tramas y como encajan en un solo plan malvado parece interesante, y mezcla de manera relativamente original elementos de villanos y un mundo superhumano. Es una pena que se empeñe en escribir a los héroes mal, porque a los villanos los escribe mucho mejor, montandoles todo un submundo bastante chulo donde habitan. Debería considerar eso para su próximo proyecto, además, si masacra o contradice totalmente todo sobre los personajes da igual, tampoco es que importen tanto, a diferencia de los héroes. El dibujo de Benes continua siendo una mala imitación de Jim Lee, que debería volverse a los 90. Neutral (6)

Marvel Monsters: Marvel Team-Up: Aparentemente, este formato se está convirtiendo en la reserva para series que no se habían publicado por muy buenas razones. Bajo la amplia premisa de tener team-ups, esta serie realmente es una excusa para que Robert Kirkman haga esencialmente lo que le de la gana, mientras haya más de un superhéroe en el número. Desgraciadamente, los comics de Kirkman para Marvel continuan estando a años-luz por debajo de los de Image. Así que el comic es una sucesión de superhéroes con personalidades intercambiables paseandose por una historia que habría estado anticuada hace 20 años. Aparentemente, Kirkman es un firme creyente de que el Universo Marvel es un sitio donde cualquier conjunto de superhéroes pueden juntarse al azar, y decidir irse a pegar a algún villano, que casualmente estará por allí, y querrá matar o robar algo de manera estúpida, independientemente de sus personalidades o historias establecidas. En aventuras que únicamente le parecerían que tienen sorpresas a niños, y terriblemente predecibles y bobas. Por el amor de Dios, Kirkman cree que tener a un skrull en armadura llamado Titannus, que tiene, siendo generosos, un rasgo de personalidad (querer matarlo todo) como villano de varios números, sin ningún tipo de humor e ironía, es algo bueno. El otro villano de la historia es igualmente patético, aunque muy irónico en retrospectiva. De vez en cuando hay algún gag bueno o frase graciosa, pero esto es la viva encarnación del comic genérico de antaño, pero sin gracia ni imaginación. Si miras muy atentamente, puedes ver que en algún sitio pone “Consumir preferentemente antes de 1986”. Porque en Panini publican esto, que es muy mediocre y fracasó espectacularmente pese a tener personajes famosos rotandose, en vez de las muy buenas miniseries que tienen ventas aceptables para ser de personajes menos famosos, no se sabe. Estrechez de miras, o quizá es su obsesión con lo anticuado. Neutral (5)

Patrulla-X Nº22: Uno de los recursos más baratos y cutres de hacer que un personaje nuevo parezca más molón es hacerle masacrar con facilidad a personajes establecidos. Generalmente, es porque es el personaje es incapaz de captar interés de por si, y el guionista chapuzas de turno tiene que recurrir a destrozos para llamar la atención. Generalmente, esos personajes no duran. Así que es probablemente una mala señal que nada más abrir este comic aparezca Vulcano, que no ha tenido precisamente buena recepción, masacrando a personajes establecidos. Vale, son una serie de pastiches intercambiables y tampoco se pierde nada matandolos, ¿pero tiene la escena algún propósito que decir “mira que guay es Vulcano, como mata personajes establecidos?”. O quizá sea que Brubaker en Marvel es como la Furia: Su única función es matar superhéroes. Tras eso, se intenta explicar porque Vulcano es un personaje tan tonto, y al menos se llega a una conclusión dentro de la historia que tiene sentido y lo explica, pero no justifica entonces que tengamos que aguantar el equivalente de una miniserie sobre él. Aparte de eso, los Shi’ar siguen siendo una mala imitación del imperio romano, y hacen tejemanejes bastante obvios, aparte de demostrar una vez más que el imperio entero consiste en la familia real, unos consejeros y la Guardia Imperial. El dibujo no está mal del todo. Neutral (5)

Spiderman Nº12: En este número, Spiderman se convierte en un forajido. Si no lo veias venir, francamente, o llevas poco tiempo leyendo ficción, o no has aprendido nada. Así que Spiderman ahora es un fuera de la ley por incumplir el Acta de Registro… espera, no, está registrado y perfectamente legal. Será por tratar de ayudar a “criminales” como los anti-registro… no, espera, tampoco. Es por llevarle la contraria al Führer de Hierro. Porque, como todo el mundo sabe, en la America de Bush, si hablas en contra suya, vas a la cárcel. Por eso Michael Moore está en Guantanamo. No se que es más triste, que JMS y Marvel piensen que este montón de mierda es de alguna manera relevante políticamente (y es una pena, porque muy en el fondo de la mierda, hay un mensaje válido, pero está tan exagerado de manera tonta que pierde el efecto), o que hayan convertido a un buen personaje como Iron Man en un supervillano malvado de mala caricatura que manda a lacayos malvados en contra de aquellos que le llevan la contra, aunque no le hayan hecho nada. Y esta mierda es la conclusión de más de un año de historias de la serie, de todo el rollo de Spiderman como Vengador y jurandole lealtad a Herr Stark. Sólo hay una respuesta posible a esto: Que te jodan, Joe Michael Straczynski. Para terminar el chiste, la mayor parte del número es una repetición del melodrama barato supuestamente emotivo de hace dos números, sólo que ahora en vez de decir “haz lo correcto, unete a los fascistas” es “haz lo correcto, rebelate contra los fascistas”. Triste. Pasando a comics que no insultan tu inteligencia, la serie de PAD transcurre tras esto (aunque no tras Guerra Civil, aparentemente, lo cual es incómodo como poco) y trata de seguir conservando unos secundarios y una situación manejable con el personaje pese a la apisonadora que le está pasando JMS. Lo hace con cierto ingenio, al menos. Más interesantemente, a diferencia de la serie principal, es la que se molesta en tratar el efecto que revelar la identidad secreta tendría en el mundo, en vez de pasar completamente. Y lo hace rescatando a un viejo secundario que no había aparecido ni una sola vez en 20 años, lo que tiene que ser alguna clase de record. La gracia es que aunque no estés familiarizado con las historias de la época, es una idea tan obvia que sería creible incluso si fuese un personaje nuevo, aunque tiene más gracia teniendo en cuenta lo apropiado que es si conoces esas historias. Es una gran idea, y una que pone a Peter en una situación donde es difícil ser el héroe. Por último, el villano de turno tiene una nueva motivación de repente, aunque supongo que es ligeramente más interesante que la que suele tener. Scott Eaton es normalmente de un estilo de dibujo distinto del habitual de la serie, pero se esfuerzan en que se parezca, y consiguen que quede bien. En cuanto a la tercera serie, sigue siendo un combate tonto con villanos sin personalidad que anteriormente ni siquiera eran villanos, pero aparentemente el concepto de “personalidad” o “historia” no importa ahora. Eso si, el final de la parte con el Camaleón está muy bien, y casi compensa tanta tontería. Lástima del resto de historia, y del dibujo deforme y exagerado de Medina. No Recomendado (4)

Ultimate Spiderman Nº19: Final de la saga del clon, que pone a la edición española apenas a 9 números de la americana. Lo que significa que la próxima saga, o como mucho la siguiente, serán las últimas que saldrán mensualmente. Como suele pasar con Bendis, el final suele ser lo peor de sus sagas (cuando son malas, es patético, cuando son buenas es competente nada más), aunque al menos esta vez tiene el mérito de que logra atar todas las burradas de la saga de manera que queda coherente. La pelea final no es nada fuera de lo corriente, pero las maneras de volver a algo similar al status quo y enviar a casa a las distintas cosas que se han levantado está bien llevada. Y el epílogo, todo un número, como es tradición en la serie, es muy bueno, con excelente diálogo y emociones en los personajes. Además, Bendis no va por la salida fácil, y no deshace un cambio importante, sino que tira adelante con varias de las relaciones de la serie, mezclando alegría y tragedia, y dejandolo todo bien. El dibujo de Bagley… bueno, simplemente decir que ya se le echa de menos, y eso que no se va hasta enero. Muy Recomendado (9)

Vengadores: Año Dos: Secuela, obviamente, de la miniserie de Año Uno de Casey, aunque no sigue directamente de la otra, sino que pega un salto a los números cincuenta, en la etapa Thomas. Lo que, técnicamente, dentro del Universo Marvel, es parte de su Año Dos, supongo. De todas formas, la idea también es distinta: Si la otra mini lo que hacia era coger varias historias sueltas de la serie original y contar las caras B de esas historias, añadiendo todo el desarrollo e interacción entre personajes que no había en las originales, en esta esas cosas ya se hacían en las historias originales, así que lo que hace Casey es contar una historia nueva que va entre (y paralelamente a) un par de historias originales, concretamente los nº59-60. Desgraciadamente, eso perjudica bastante, ya que las historias originales eran muy buenas para la época y se han convervado relativamente bien. Más aún, el desarrollo de los personajes estaba bien llevado, así que poco se puede añadir, y se nota. Hay cinco tramas aquí, y ninguna es especialmente llamativa. La primera es la adaptación de la Visión al grupo, y aunque es maravilloso volver a verle, añade más bien poco a las historias originales, ya que sólo repite lo que se hizo varias veces después. Relacionada está una secuela al argumento de Año 1 con el tema de la seguridad nacional y su enlace, que prácticamente sólo pisa cosas que ya hizo la original, o se hicieron después mejor con Gyrich. La acción principal viene dada con una amenaza que ocupa toda la miniserie que es… bueno, digamos que no habría desentonado en los 70, porque ni el villano tiene personalidad, ni es original, ni hay nada especialmente interesante en las varias peleas con él, excepto lo poco que se aprovecha el potencial. La otra parte con acción es un subargumento con Pantera Negra, que explora bien la contradicción de esa etapa en el personaje (el hecho de que el rey de un pais viva como profesor en otro pais sin estar exiliado ni nada) pero con una amenaza que tampoco es más que lo que se ha hecho a menudo como adversario para el personaje, y mejor, con un final un poco tonto. Por último está el único caso de revisitar material antiguo, y es la mejor parte, sobre todo si tienes en cuenta la historia original. La historia es el origen de Chaqueta Amarilla, que se basaba en la, digamos, peculiar idea de que Hank Pym se había vuelto loco y había creado una nueva identidad que se creia una persona distinta que había matado a Pym, y acto seguido se casaba, sin que ninguno de los Vengadores se diera cuenta de que eran la misma persona no objetaran seriamente, ni siquiera la novia. Obviamente, pese al cariño que se nota que tiene Casey por esta etapa, sabe que esto es una tontería, y da una explicación de todo esto que no sólo es tremendamente divertida, encaja bien, y de paso no hace parecer a Jan una arpía tonta que se merece lo que le pasara. Y pese a todo esto, la historia se nota que está estirada y que habria quedado mejor y menos repetitiva en menos números. La otra gran diferencia es que dibuja el casi desconocido Will Rosado, que es decente, aunque no mucho más. No tan buena ni de lejos como la original, o incluso y manteniendo la perspectiva, los comics en los que se basa, pero al menos es un respiro decente para los fans de los Vengadores, poder ver a los personajes y al grupo de verdad, bien escritos. Recomendado (7)

X-Factor Nº12: Comienza el segundo año, y lo hace excepcionalmente: Con una versión del número del Factor-X original donde los protagonistas eran psicoanalizados por el Dr. Samson. Aquel número fue todo un clásico de la época, demostrando que un número de gente hablando puede ser más interesante y divertido que toda la acción de un año, y definiendo en la mayoría de los casos a los personajes mejor que todos sus años de historia anteriores, con revelaciones que se hacían perfectamente creibles con lo anterior pero aún así sorprendían, y todo de manera nada forzada. Por tanto, esta historia tiene mucho a lo que aspirar. Y aunque no tiene el impacto relativo de la original, si que hace para el equipo actual lo que la otra hizo para el original. Eso si, en las partes con los miembros que repiten, haber leido la original (sería una buena idea para reedición, Panini) ayuda bastante, porque hacen varias referencias, y aunque se explican, no tiene el mismo impacto. A Madrox le pasa eso, que su parte es una contraposición directa a lo que le pasaba en la anterior, que explica la diferencia entre su personalidad entonces y ahora, de manera muy humana. Lo de Rahne es más bien que, aparte de lo de la otra vez, que resume un poco, hay un nuevo problema más grave, con una revelación impactante, que sugiere que David va a empezar a hacer más cosas con el personaje. Eso si, al igual que la otra vez, su interpretación de cómo funcionan sus poderes es completamente distinta de cómo funciona en Nuevos Mutantes (en ambas encarnaciones), pero claro, es el problema de que sea el único personaje bien desarrollado previamente a Factor-X, las libertades que se toma David no funcionan tan bien. En el caso de Guido, cualquier tema anterior queda olvidado porque lo principal es tratar su trauma reciente, y lo hace bastante bien. Y en el caso de Mercurio…(que no es parte del grupo, pero también aparece… y apropiadamente, es el único al que no se le llama por el nombre real) si la otra vez iba de hacer al personaje comprensible e identificable (y el propio Samson menciona aquel golpe de genio aquí), esta vez va de mostrar claramente lo loco que se ha vuelto. Al menos está loco de una manera coherente y casi comprensible, en vez de la versión de locura que suele haber en los comics.

En cuanto a los nuevos… el de Rictor es un análisis que explica perfectamente porque el personaje es como es, y cual es su problema. El de Siryn también, aunque es probablemente el que menos cosas nuevas dice, quizá porque es otro personaje bien desarrollado previamente. La gran sorpresa esta vez es Monet, que es la que tiene la gran revelación que pone todo en una nueva perspectiva. Sorprendentemente, lo hace invocando continuidad antigua de Generación-X, que por mala idea que fuese, no tenía mucho sentido que no se hubiese tratado de alguna manera después. Y otra cosa de esa serie también tiene peso en la escena, que tampoco tenía sentido que no se hubiese mencionado antes. El caos es que por primera vez, Monet no sólo tiene sentido, provoca simpatía. Por último, la parte de Layla es una secuencia maravillosa donde no sólo se explican de manera relativamente clara las reglas de sus poderes (para que no sea el Deus Ex Machina que era originalmente), se nos mete en su extraña manera de pensar, que es a la vez divertida (es una persona divertida, precisamente por ser tan rara), inquietante y triste, porque pese a ser una niña, es consciente de todo lo que va a perder por ser quien es y saber lo que sabe. Todas las escenas, además de caracterizar bien a cada personaje, tienen buenas reflexiones sobre la vida en general, y diálogo que se hace divertido página tras página. Por último, hay un epílogo, como en el original, que en vez de empezar un misterio nuevo, es un chiste que muestra las consecuencias de algunos de los consejos de Samson sobre un problema recurrente en varias de las escenas. Por si fuera poco, la serie por fin consigue un dibujante fijo, que es el que tenía que haber tenido desde el principio, Raimondi. No sólo la serie por fin tiene un color normal (tirando a oscuro, pero sin oscurecerlo todo), tiene fondos de verdad, tiene personajes que parece vivos de verdad y no recortes posando… es un dibujante muy bueno. Cada personaje tiene una manera de vestir, un lenguaje corporal y facial distinto, y al igual que el guión, sabe hacer divertidas 20 páginas de gente hablando en un sofá, únicamente a base de hacerles atractivos y expresivos, cosa que muy pocos dibujantes de superhéroes saben. Maravilloso, es perfecto para la serie, que promete no sólo seguir siendo de lo mejor de Marvel con diferencia, ir a más este año. Muy Recomendado (10)

X-Men Nº22: Toca un anual, aunque por mucho que se empeñe Marvel, no, este no es el anual nº1 del volumen 1 de X-Men. Ese salió en 1992. Que tirria a los números altos, aunque supongo que pega con el desprecio general por el pasado que tienen. De todas maneras, es un placer volver a tener anuales que en vez de ser de relleno, cuentan historias importantes que son demasiado cortas para una saga y demasido largas para un solo número. Este anual tiene 3 funciones: La primera es la más admirable, que es devolver a Estrella del Norte y a Aurora a un estado minimamente manejable, después de haber sido machacados, respectivamente, por Millar en Lobezno y por Tieri en Arma-X (entre muchos otros antes). Ese objetivo se cumple perfectamente, aunque sea mediante una solución mágica, donde se ignora sabiamente lo que les ha pasado en los últimos años, y se centra en lo básico, en sus orígenes y sus primeros tiempos, de manera bien documentada, y funciona. El segundo es presentar una nueva versión de los Acólitos de Magneto. Estos siempre han sido una mala idea, ejecutada horriblemente y llena de personajes indistinguibles y cutres, pero Carey, en algún tipo de campaña de redención de los 90, intenta arreglarlo un poco. Empieza bien, olvidandose de la tonta idea original, y replanteandolos como algo más cuerdo, un puñado de mutantes que han mantenido los poderes y se han agrupado bajo una supuesta devoción a Magneto, o al menos a no quedarse de brazos cruzados como han hecho los demás. Además, aunque el grupo está compuesto por varios personajes de los 90, pero que al menos siempre fueron de los pocos que lograron una personalidad distintiva más que “lacayo malvado”, lo cual probablemente explica porque han conservado los poderes, y efectivamente, algo de personalidad muestran. Incluso el líder, que ese si, sigue siendo tan cutre como siempre, por mucho que Carey se esfuerce en darle una personalidad mediante flashbacks, aunque al menos ahora empieza a parecer un personaje y no una excusa argumental.

Y luego está la idea detrás del plan de los Acólitos, que llega a una conclusión que deberían haber dejado clara cuando Diezmados, no un año después, y que no hace más que dejar claro lo mala idea que es, aunque quizá empezar a das esperanzas de que están empezando a hacer algo con el tema en vez de ignorarlo, que es el primer paso para deshacerlo. Curiosamente, el extraño equipo de Hombres-X que llevan es lo menos interesante del número, lo cual tampoco es tan extraño si miras quienes son. Lo que queda horrorosamente claro es lo mal que escribe Carey a Cable: En su serie es un lider político manipulador con varios superpoderes que ha conseguido mediante su inteligencia y que no entra en acción. Aquí es un idiota con pistolas que se dedica a pegarse con gente, y ni siquiera lo hace bien. No entiendo como Carey puede documentarse bien sobre un montón de historias basura de hace más de una década, y no puede leerse una puñetera serie de ahora que estaba usando a un personaje que ha mangado. Ni porque demonios lo ha cogido, si lo único que va a hacer es meterle en un papel inútil genérico donde podría haber metido a cualquiera. En fin. El dibujo es de Mark Brooks, de de NXM y de los anuales de UltiSpidey, así que es apropiado. Es demasiado exagerado en las expresiones y podría mejorar en varios aspectos, pero la base no es mala. Igual que el comic, que es decente aunque podría mejorar, pero hey, es una mejora con respecto a la primera saga, que es cuando consigues con mejores personajes, con una historia mucho menos dispersa y dibujo comprensible. Neutral (6)

Y eso es todo. La semana que viene se supone que es una semana tranquila, aunque conociendoles, son capaces de sobrecargarla y todo. Astonishing X-Men comienza su última saga, Capitán America continua sin salir en su propia serie, New X-Men por fin concluye el año de matanza, Runaways se recupera de su propia muerte, Ultimate X-Men presenta la version de un personaje que poca gente querría ver, Superman continua sagas que aún no han terminado en EEUU, Batman tiene dos historias nuevas, Outsiders se enfrenta a viejos villanos, y 52 tiene a Black Adam haciendo de las suyas. Nos vemos.

Anuncios

2 comentarios to “Semana del 8 al 14 de Octubre”

  1. mephistoferez Says:

    Hola!! Sólo quería decir que trato de seguir cada semana tus críticas, que me parecen interesantes y certeras, aunque a veces te pasas de cruel (mira que decir que el Punisher de MAX es siempre lo mismo…XD).

    Si quieres un antivirus decente y gratuito (creo que aún es gratuito), prueba el AVG. A mí me va bien y lo puedes descargar de varios lugares, además se actualiza él solito cada día.

    Y por que odias a Antena 3, aparte de por hacer que una película que dura 2 horas se vaya a 4 por la publicidad?

    Un saludo.


  2. ¿Qué leen mis cansados ojos? Alguien despotrica de la Civil War… Y lo hace aportando razones lógicas y coherentes…

    Ya sabes dónde tienes tu casa…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: