Semana del 22 al 28 de Octubre

2 noviembre, 2007

Hallowe’en… recuerdo que hace unos años era una tradición exclusivamente extranjera, pero ahora se celebra cada vez más. ¿Alguien se dio cuenta cuando empezó a verse eso por aquí? ¿Va a continuar aumentando en el futuro?

[Suena Sympathy for the Devil, de los Rolling Stones]

Hola a todos. Bienvenidos a la última semana del mes, donde por una vez, sale todo lo que quedaba por salir de las editoriales principales. Limpiando las cosas y en preparación para el Salón, sin duda. Así que algo desmarcado de Panini, y unas cuantas cosillas de Planeta, casi todo convencional.

Entre las cosas que son novedades, tenemos el segundo tomo del Excalibur Clásico. Es más o menos como el primero, aunque algo peor, primero porque tiene dos números de crossover con Inferno que quedan un poco raros fuera de contexto, y segundo porque después empiezan los números de dibujantes de relleno, que por alguna razón, en esa serie siempre se notaban claramente peores. Menos divertidos, con mucha diferencia. Aún así, sigue siendo una buena seire. Y la reedición en tapa dura de Daredevil continua, y llega a la etapa de Bendis de verdad. Y aunque se lee mucho mejor en tomo, que es como está realmente pensada en ritmo, no es una historia particularmente buena, que va por sitios muy conocidos de manera no muy buena, se pasa demasiado tiempo sin avanzar la trama, y empieza el festival de Bendis de no tener ni idea de los personajes que está escribiendo, y aún así masacrarlos. Alegría.

Por su parte, Planeta saca el Clásicos DC: Lobo. Si hay dos palabras más alejadas y contrapuestas semánticamente son “Lobo” y “Clásico”. Lobo es un chiste de una sola vez, una parodia exagerada de los personajes violentos de moda, donde la gracia es que se lleva a níveles cada vez más y más absurdos. El problema de eso es que llegó un punto donde el chiste no daba más de si (a la altura de las últimas miniseries, y en la serie regular ya estaba agotado del todo) y se convirtió en aquello que originalmente parodiaba, en una caricatura violenta no muy alejada de los personajes de la Warner, pero con menos gracia y más sangre. Por una vez, sin embargo, no creo que sea mala idea reeditar ese material, porque por malo que sea, tenía una afición desproporcionadamente grande aquí, entre chavales que precisamente era eso lo que querían. Pero por favor, ¿”Clásicos Lobo”? Por favor, dime que el editor de Planeta es consciente de la ironía del título y lo ha puesto como chiste.

La única novedad americana esta semana es La Muerte de los Nuevos Dioses (titulo sombreado por spoilers) Y de todas las estupideces relacionadas con Cuenta Atrás que está sacando DC, esta es la que más intuitivamente se sabe que es una mala idea. Es decir, coge a un guionista que ya demostró hace años que no sabe escribir a esos personajes en concreto, y que ha declarado públicamente que no sabe que hacer con ellos, y haz que los mate. Eso se llama quiebra creativa, dedicar 6 números a masacrar personajes en vez de buscar a alguien que los entienda y sepa que hacer con ellos. En cualquier caso, es tan malo como suena, y la única luz es que esto desemboca en la Crisis Final, donde Morrison ya ha dicho que va a ignorar esto lo más posible y relanzar a los personajes a su manera.

Ahora, los comics de la semana:

52 Nº24: Este es un número un tanto particular de 52, que realmente es el idea al que todos los números de la serie deberían aspirar, porque todo lo bueno que puede tener la serie, lo tiene. Por un lado, es un extraño ejemplo de una historia que en vez de ser varios cachos de los distintos subargumentos, es principalmente una sola historia completa, que abarca y avanza tres de las tramas, pese a que en principio no está claro si pertenece a alguna, y apenas aparecen personajes principales de alguna de ellas. Escribe Waid, así que te puedes imaginar que tramas son: La del Tiempo está Roto nos empieza a contar el siguiente paso de una de las partes implicadas, la de la Balada de John Henry explica en que punto está ahora mismo el Proyecto Hombre Común y le da la razón al protagonista sobre el tema de su historia, y el Magical Mistery Tour también resume la idea central de la historia y de la nueva magia de DC. Además, hay un subargumento aparte, de Johns sobre la nueva Familia Adam, que la presenta ominosamente en sociedad, y añade no sólo unos posibles enemigos, también unos muy peligrosos enemigos seguros. Pero es que aparte de ser una historia muy bien estructurada que avanza las historias, también hace maravillosamente no sólo la misión de visitar a distintos personajes durante el año (y presagiar lo que les pasará Un Año Después), sino de explorar en general el Universo DC, y de paso, añadir un montón de elementos simplemente chulos o guiños geniales. Porque realmente, este número responde a una enorme lista de cosas que se pedían sobre la serie, pero de manera que queda natural para la historia y no forzado. Enlaces con el status quo Un (medio) Año Después de Flecha Verde (incluyendo un guiño al autor que tuvo esa idea la primera vez), Firestorm y Creeper. Explicación de porque no ha habido una Liga de la Justicia durante este año. Explicación de donde ha estado el Detective Marciano en lo que llevamos de año, y porque empieza a tener la actitud que tiene después. Explicación del cambio que ha sufrido Jaquemate entre Crisis y la serie regular. Mención de 7 Soldados, aunque sea para contradecirla un poco. Aparición del siempre genial Ambush Bug, simultaneamente haciendole guiños y burla al lector y a los personajes. Explicación de a que venía el Superjefe hace un par de semanas. Un epílogo necesario y emotivo a cierto elemento de Crisis. Una emotiva conmemoración a todos los miembros de la Liga de la Justicia que han muerto, con una confirmación de una baja en Crisis (si apuras mucho la vista) y una nueva de un personaje bastante odiado. El esperado regreso de uno de los mejores equipos de DC, siguiendo por fin un subargumento que Johns presentó hace tiempo, con muy buenas perspectivas. Múltiples gags visuales y de diálogo bastante buenos. Diablos, hasta hay piratas y robots en plan asombro, y hasta el título es otro guiño más. Y para terminar de hacerlo todo genial, tiene de dibujante invitado nada menos que a Phil Jimenez, que hace el trabajo soberbio que suele hacer, no sólo retratando a los personajes y situaciones, y con una pasada de breve escena de acción, sino sacando una andanada de diseños a cada cual más desternillante, y uno bastante chulo. Es simplemente perfecto.

Además, esta semana toca el orígen de Booster Gold, dibujado por su creador Dan Jurgens en uno de sus mejores trabajos recientes, y resume bien su premisa inicial y poco más, que es más o menos cosas que ya se han visto en la serie. Claro, que habla de él en presente y no menciona nada de 52… ¿publicado de orden o una pista de que no está tan muerto como parece? En cualquier caso, un número simplemente perfecto, con todo lo que puedas querer y más. Así se hace, si la serie siempre fuera así, en vez de una gran serie sería una obra de arte. Muy Recomendado (10)

Batman Nº5: Aquí empieza una de las constantes en ambas etapas actuales de Batman, que desgraciadamente son los números de relleno constantes. En este caso, en vez de los equipos creativos regulares, vamos a tener dos meses de una saga que no tiene que ver. En este caso los encargados son Ostrander y Mandrake, responsables de una de las mejores series que ha hecho DC nunca, la del Espectro, entre otras cosas, así que no es que hayan puesto a cualquiera (por muy infravalorados injustamente que estén por las editoriales). Desgraciadamente, eso no quita que sea un número de relleno, que corta el ritmo de la serie, y que pone a los autores en una situación difícil. Y la verdad es que está muy lejos de los mejores trabajos de Ostrander. Es una historia de Batman de las de acción bastante convencional involucrado en un problema de bandas con un par de adversarios nuevos. Uno de ellos es el del título, el tal Grotesko, que le ha copiado el nombre a un villano de la Patrulla-X de los 60, pero que aparte de eso parece medianamente interesante. Los otros son un tanto ridículos, la verdad, y no pegan en una historia seria. Por lo demás, nada del otro mundo, aunque en líneas generales no está mal hecho, aunque algo decepcionante para ser Ostrander y en comparación con los guionistas regulares. El díbujo de Mandrake, sin embargo, si que está de sobra a la altura de lo habitual, muy atmósferico y fluido. Recomendado (7)

Demon Nº1: Siguiendo la fastuosa idea de Planeta de que Demonio es un personaje tan popular e importante que merece 357 comics dedicados a él en un solo mes, inclyendo algunos como este y el original que dan versiones tan distintas del personaje que explotan al entrar en contacto como si fuesen materia y antimateria, aquí viene la segunda mitad de la serie del personaje de los 90. La diferencia con los demás es que esta es buena, probablemente la definitiva. La primera mitad de la serie, por Alan Grant, quizá fue más importante, pero esta es la famosa, porque es de Garth Ennis y John McCrea. Por supuesto, el mejor y más famoso trabajo de ambos es Hitman, que es una de las mejores cosas que ha hecho Ennis nunca, y probablemente a estas alturas tiene hasta más fama y posibilidades de vender, pero estamos hablando de Planeta y sus criterios de selección, y poco se puede añadir a estas alturas. Al menos parece ser que, el hecho de que se hayan saltado el anual de esta serie que presenta a Hitman, es porque lo van a publicar más adelante en una serie del personaje. Tal vez. El personaje aparece en este tomo, por cierto. En cualquier caso, una serie de Etrigan es una excusa para que Ennis haga unas cuantas de las cosas que le gustan: Un protagonista ambiguo moralmente con mucha mala leche, magia como excusa para generar cosas divertidas como zombies y demonios, una actitud cínica y burlona con respecto a todos estos elementos místicos que otros se toman tan en serio, y mucha, mucha violencia. La primera historia aquí es una de tejemanejes con demonios y el infierno, y básicamente va de Etrigan metiendose en medio, armando una buena y tomandole el pelo a todos los bandos para salirse con la suya. La segunda es algo más familiar para fans de Ennis, ya que es una historia de guerra, pero en plan sobrenatural bruto. Más curiosa es la aparición como invitado del Tanque Fantasma, que es uno de esos conceptos maravillosamente absurdos de la Edad de Plata de DC. Aunque como era de esperar, la manera de enfocarlo es una mezcla entre respeto por la parte chula del concepto, y ridiculizar lo más posible otros aspectos. Pero claro, teniendo en cuenta que la idea del Tanque era tener al fantasma de un general confederado (es decir, pro-esclavista y todo lo malo en general de EEUU) como un héroe inspiracional se merece burla y escarnio. En cualquier caso, es una historia sobre soldados americanos liderados por Etrigan y el fantasma de un general chiflado enfrentandose a zombies nazis. Si eso no te convence de comprar este comic, nada lo hará, porque resume la gracia bastante bien. Y el dibujo de McCreo, por supuesto, es capaz de hacer todas las cosas grotescas pero graciosas que necesita la historia. Recomendado (8)

Escuadrón Supremo: Hiperion vs Nighthawk: Es difícil conseguirlo, pero esta miniserie empieza con todo en su contra. Es un spin-off innecesario de una serie más popular, que como han demostrado las minis anteriores, no sólo son malísimas, no afectan en lo más mínimo a la serie principal y son un pegote de relleno. (La de Hiperión no cuenta porque eran números de la serie regular con otro nombre) Pero es más cachondo, porque es que ahora mismo la serie principal ni siquiera existe, porque el profesional de su creador se largó a mitad de historia sin avisar. (Así que el último tomo que se vio aquí, que se cortaba a mitad porque encima le faltaba el último número americano, no tiene continuación, por cierto… porque en Marvel aprecian tanto a sus lectores que hacen cosas así) Así que es una historia de relleno para hacer tiempo y sacarle el dinero a pringados mientras tratan de ocultar que la historia principal no tiene continuación. Si eso te parece poco, encima el guionista es Marc Guggenheim, el responsable de la historia reciente de Lobezno donde se regenera a partir de su esqueleto pelado. Con todo esto, no es de extrañar que la mini no sea precisamente muy buena. Además, no tiene muy claro el tono de la miniserie. Por un lado, lo vende como una gran pelea bruta entre los pastiches de Superman y Batman, a base de Halcón Nocturno disparandole con bazookas a Hiperión y cosas así. Pero por otro lado, intenta ser una historia estremecedora sobre las horribles condiciones en Darfur. El choque de tonos es brutal. Y todo para repetir algo que ya hizo JMS mucho mejor en la serie de verdad, con el mismo final y todo. Con un tono mucho menos sofisticado, personajes que actuan mucho más como caricaturas que como personajes de verdad, con una excusa muy chorra para que Hiperión no barra el suelo con un humano normal, y un primer combate entre estos personajes tremendamente decepcionante para lo que estaban construyendo desde hace años, porque se supone que no puede afectar a nada. El dibujo de Gulacy es muy convencional para este tipo de historias, y queda todo muy apagado. Con el creador de la serie habiendo abandonado el barco, la serie habiendo perdido buena parte de la gracia y dirección al cambiar de sello, y miniseries basura como esta a cambio, está claro que la franquicia ha descarrilado completamente, y lo mucho que prometía hace unos años jamás va a verse, porque a ninguno de los implicados les importa una mierda, y no tienen ningún compromiso ni interés en contar una historia madura o cumplir lo prometido con los lectores. No Recomendado (3)

Green Lantern Nº3: Comienza la segunda saga de Un Año Después, y al igual que en Jóvenes Titanes, tras la primera de 4 números de presentación del nuevo status quo, Johns trae ahora otra de 4 de echar la vista atrás y ver que ha pasado durante ese año y sus consecuencias, aunque aquí eso tiene menos énfasis. Sobre todo, se explica lo que se mencionó hace un par de números, los meses horribles que pasó Hal durante 52, que resultan ser consecuencia de un pequeño elemento inofensivo que Johns mencionó al principio de la serie. La explicación y consecuencias de todo eso son buenas, aunque la manera de repercutir en la historia actual es demasiada coincidencia quizá. De todas maneras, la parte central de la historia es lo que viene después, que es una de esas historias donde varios bandos distintos intentan capturar al héroe en una batalla en movimiento a varias bandas, y Johns la hace muy divertida. Los Guardianes Mundiales siguen siendo un tanto cutres, y por circunstancias de la historia no pueden mostrar mucha personalidad, pero les saca más partido del que se podía esperar de unos personajes de cuarta. Pero además Johns rebusca bien y saca otros personajes de distintos sitios del Universo DC que están bien escogidos y quedan bien, y los va presentando en una buena sucesión, que se queda muy emocionante al final del número. Además, se da una pista bastante obvia de porque John Stewart no ha aparecido hasta ahora, y avanzan dos subargumentos muy prometedores: Uno ya se vio hace un par de números, y lo que vemos esta vez es igual de chulo que la anterior, cogiendo lo que podría ser muy obvio y expandiendolo muy bien. Y el otro es una consecuencia esperada de algo que pasó en Crisis Infinita, y parece una nueva vuelta de tuerca original a otro viejo concepto de la serie. El dibujo de Reis es muy bueno, y hace unas escenas de acción impresionantes. Recomendado (8)

Justicia Nº2: Si los comics DC actuales te parecen muy enrevesados, o no te gustan las encarnaciones actuales de los personajes y quieres las de toda la vida, siempre tienes esta serie. En este número, Batman se enfrenta al Acertijo durante casi todo el número en plan muy superheroico, que la verdad, no aprovecha la gracia del personaje. La trama principal avanza un poquito, y al final se presenta a otro de los villanos principales, también en su encarnación de hace 30 años que es probablemente la más cutre y aburrida que ha tenido. Pero eso si, todo está dibujado a lo grande por Ross, aunque tanto realismo y asombro no le pega necesariamente a una historia tan retro como esta. Sólo para nostálgicos o fans de Ross, realmente. Neutral (6)

Outsiders Nº3: Empieza con una escena medianamente original (aunque elementos ya han aparecido en números anteriores) poniendo en práctica una de las cosas que supuestamente hace diferente a los Outsiders de otros grupos. Y después degenera en una escena de pelea mucho más larga de lo que necesita, y bastante aburrida, la verdad, contra gente nada memorable. Y el resto del número es perder el tiempo bastante, hasta que se llega a un final que le da un poquito de emoción a una versión pobre (por mucho que se empeñe Winick en hacerse el moderno con los diálogos sin éxito) de una estructura típica. Lo único positivo es una buena interacción con otra serie reciente, ya que tiene los mismos villanos, de manera complementaria sin ser repetitiva, y están bien escritos, graciosos y creibles para lo que son. Y el avance de un par de misterios, que tampoco quedan mal. Dibujo muy feo, con malos diseños, acción confusa y mala narración de Clark. Neutral (5)

Robin Nº2: Beechen probablemente ha cometido un error al aceptar esta serie en estas condiciones como su primer trabajo para DC. No es mal guionista, sus historias muestran promesa, pero le han tenido que endosar una idea horriblemente y terriblemente impopular nada menos que en su primer historia, lo cual le ha ganado una mala reputación nada más empezar. Y no es para menos: Las historias de transformar héroes en villanos rara vez son buena idea, y sólo salen bien cuando son el resultado de un camino largo de un personaje por una dirección creible, no como una idea absurdamente dictada por el editor, de la noche a la mañana. Lo peor es que tener a Batgirl como líder de la Liga de las Asesinos no es mala idea de por si: Tanto R’as como Shiva tenían cierta ambigüedad moral que sólo habría que ampliar, ya se hizo algo similar con Elektra y la Mano en Lobezno decentemente y hasta se puede considerar como consecuencia del final de su serie. Pero para eso habría que haber dado justificaciones, y moralidad ambigua, y villanos complejos que no son necesariamente malvados. Todo menos lo que han hecho, que es hacer aparecer a Cassandra como una loca obsesionada monomaniáticamente por chorradas sin ninguna explicación, que ni es interesante ni creible ni buena idea para un personaje que aunque innecesario no era malo. El primer capítulo es la conclusión de esa saga, y es tan desastroso como se puede imaginar. El segundo ya se aleja de todas esas chorradas y la mejora es significante. Va de presentar precisamente el status quo normal de la serie, en las dos facetas del personaje, y no está mal, aunque no tiene nada realmente nuevo para el personaje. Por último el tercer capítulo es una buena idea para un team-up, aunque sea algo forzado, entre Robin y el Capitán Boomerang Jr. La tensión está bien hecha (Robin está comprensiblemente enfadado con Baby Boomer porque aunque no tuviera nada que ver con el asesinato de su padre, está honrando la memoria de su asesino, pero está llevado de manera razonable sin recurrir a histrionismos o hacer a Robin actuar como un histérico para ser “dramáticos”) y ambos personajes y su interacción son disfrutables de leer. La misión es entretenida y se sale de la rutina habitual. La verdad, si Beechen hubiese empezado la etapa con algo así, la impresión que habría causado habría sido muy distinta, porque es un buen número. El dibujo de Williams queda raro para algunos personajes, pero otros quedan bien, y la acción es clara y efectiva, al igual que los fondos mostrando Gotham. Neutral (6)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº6: Parece que en este episodio debutan los que van a ser los adversarios esta “temporada” de la serie. De momento no pasan de ser un grupo con una idelogía medianamente interesante, pero al menos parecen mucho menos cutres y genéricos que Terror Firma. Además, si estas familiarizado con encarnaciones anteriores de la Legión, los personajes te sonarán, y verás que puede haber más de lo que parece en ellos. De todas maneras, las partes divertidas están en la otra parte de la historia, con Supergirl interactuando por fin como una persona con los demás personajes, y la historia de Brainiac 5 (que por una vez no se enamora de Supergirl) avanza por un sitio inesperado muy interesante y ambiguo, que queda bien y abre una serie de posibilidades. El dibujo de Kitson continua siendo mucho más sólido ahora que está colaborando con DeKraker. Recomendado (7)

Superman/Batman Nº2: Más pelea repetitiva contra el bicho cambiaformas, sin nada particularmente bien hecho excepto el dibujo, y con Batman como quinta rueda que no aporta nada excepto esquivar un montón de rayos milagrosamente sin usar su cerebro. Nada de emoción, nada de intriga ni de inteligencia, sólo leches. Y un segundo tópico horrible asoma su cabeza al final. Además, la nueva versión Cabezacono del Detective Marciano hace aparición, y es tan gratuitamente repelente como parecía por la preview de su serie en Brave New World. Bravo por las malas ideas editoriales. No Recomendado (4)

Transmetropolitan Nº14: La portada tan fea de Jim Lee le hace a uno apreciar aún más a Robertson y que no necesite suplentes. Y manda narices que teniendo una portada genial de Tony Harris pongan esa mierda incompetente sólo porque Lee es más famoso. El primer capítulo termina la trilogía de números sueltos con Spider volviendo a las andadas, y es tan genial como los anteriores, pero en un registro muy distinto. Si en los otros estaba introspectivo y reflexivo, aquí vuelve el periodismo de choque, pero a lo bestia. El número es una lección práctica de Spider a sus ayudantes sobre como hacer periodismo político, lo que para él se traduce en coger a un político corrupto y hundirle, mediante una mezcla entre investigarle e incordiarle de las maneras más variopintas. O como decían en la muy superior traducción de Norma, Acoso y Derribo. Tremendamente divertido, y con un fondo de verdad ya que ese tipo de cosas podrían y deberían pasar en el mundo real, es el número que más resume lo que es Transmetropolitan. El segundo capítulo comienza nueva saga, Ciudad Solitaria. Esta vez volvemos a la parte seria de la serie, con un crimen extrapolado de las noticias reales, que lleva a una nueva vuelta del conflicto entre Spider y Centro Cívico, pero ahora se vuelve mucho más peligroso. La sensación de que algo va a salir horriblemente mal es palpable y va aumentando a lo largo de la historia. Eso si, Ellis le da matices a la historia presentando a un personaje que demuestra que no todos los policías son corruptos, como ya hizo con los políticos al presentar a Vita. También es reseñable como sigue manejando Ellis los avances tecnológicos, con un nuevo invento demostrando ser una espada de doble filo en estos dos números, y Spider mostrando un muy sano desprecio por los teléfonos móviles. El dibujo de Robertson sigue siendo soberbio, las expresiones faciales pueden hacer reir de por si, pero también puede ser serio y brutal si quiere, y los diseños de los malos de esta historia son memorables. Cada vez que no compras esta serie, Dios mata un gatito, que lo sepas. Muy Recomendado (10)

Ultimate X-Men Nº10: En las editoriales de comic, en vez de hacer tests de drogas a los empleados, deberían hacer tests de nostalgia: Si recuerdas nostálgicamente los viejos buenos tiempos de los 90 y crees que nos iría mejor si los comics de ahora se pareciesen a entonces, no deberían darte trabajo. O acabamos con gente como Robert Kirkman, que cree que la mejor idea para celebrar 75 números de una serie que se supone que tenía que ir al concepto central de la serie y hacerlo bien sin liarse con todas las tonterías acumuladas con los años es presentar a Ultimate Cable. Lo más cachondo es que ni siquiera usa la idea medianamente decente que tenía el personaje al principio (un soldado que ofrece una alternativa más dura y militar al tema mutante) ni ninguno de los aspectos interesantes del personaje posteriores como el aspecto mesiánico. Ni siquiera le da el mismo origen, al contrario, le da uno mucho más estúpido, que ya es decir. Lo único que conserva es el diseño, que era lo peor del personaje inicialmente (recordemos quien lo diseñó) y la parte que es un mayor cliché horrible del personaje. Encantador. Oh, y en la segunda parte presenta la versión Ultimate de otro personaje de la misma época, quitandole el único aspecto original que tenía originalmente y dejando sólo la parte trillada y manida. Al menos le dan un diseño algo mejor, aunque genérico. Un desastre, vaya, y todo porque Kirkman no se puede dejar sus puñeteras manías en casa y no puede ver que está haciendo una versión de cosas que eran muy mala idea la primera vez porque le ciega la nostalgia. Es una pena, porque las partes entre los personajes antes de que aparezcan los idiotas con pistolas no está mal, sin ser gran cosa, pero después degenera en una historia de superhéroes muy normalita con personajes cutres e ideas muy vistas como núcleo. El dibujo de Ben Oliver no está mal, al menos. Neutral (5)

Y eso es todo por esta semana. La que viene, es Haloween, y el Salón del Manga, así que será una avalancha terrorífica de novedades. Nos vemos entoncs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: