Semana del 10 al 16 de Diciembre

24 diciembre, 2007

Si tienes la mala suerte de estar viendo la tercera temporada de Perdidos en TVE2 (que por cierto, aunque empezó algo lenta, es excelente), sorpresa, han dejado de emitirla por tiempo indefinido, sin explicación. Encantador. (Y más puñetero, porque tocaba el primer episodio escrito por Brian K. Vaughan, que es uno de los actuales jefes de guiones de la serie, y se nota) En serio, cada vez tiene menos sentido ver series de TV en las cadenas públicas, porque lo poco bueno que tienen, lo tratan como basura.

[Suena Lady, de Styx, que es terriblemente apropiado para 52 esta semana]

Hola a todos, bienvenidos a estas reseñas, una semana más. Mucho retraso, lo se, pero menos da una piedra, y al menos es gratis. Esta semana, en vez de la segunda tanda de mensuales de Panini, vienen los tomos. Tiene cierto sentido. Además, alguna cosillas de Planeta, y ¿los tomos de Norma? No se ni siquiera de que mes son, oficialmente, y desisto de intentar entender su sistema de publicación. Una buena selección, eso sí. Esta semana compensa un poco la anterior.

Nada que comentar de las demás novedades de aquí (que recuerde), así que pasamos a las americanas:

En DC, la novedad es Cuenta Atrás: Arena, una miniserie semanal relacionado con el follón actual, que se basa en una premisa de lo más tonto. A lo más que puede aspirar ser es a ser diversión chorra, pero ni siquiera eso lo hace bien, pese a la gracia que tengan algunos de los conceptos que maneja.

Pero eso palidece frente al gran lanzamiento de Marvel: Ultimates 3. Imaginate los conceptos para llamar la atención de Millar, escritos sin gracia ni ironía, e incrustrados en un comic de superhéroes malo de los 90, de los que Loeb y Madureira hacían por entonces. El resultado es para llorar, porque no hay nada que se salve en ese comic, y logra defraudar las muy bajas espectativas que tenían los autores.

Oh, y World War Hulk: Aftersmash, es un epílogo al crossover de Marvel de este año, que es una buena historia de Hulk, pero mala historia del Universo Marvel, con un final algo chapucero. El epílogo es decente, y presenta un par de proyectos prometedores, al menos.

Ahora, novedades:

52 Nº31: La portada en plan cartel de cine es engañosa: En el interior no aparece la nueva encarnación de los Estrellas Oscuras, para eso hay que esperar a la miniserie de los Hombres Omega que no se si llegarán a publicar aquí. Tienen que ver con la historia del número, así que probablemente fue algo que planearon pero al final no pudieron meter. Lo que si tenemos, ya que es el número donde la Odisea en el Espacio más explora la parte espacial de DC, son referencias a los estados Un Año Después del Capitán Cometa y el Cuerpo de Linternas Verdes, viendo algunos de los cambios que se han producido, o en un caso, viendo el cambio en si. Aparte de eso, es la presentación a lo grande de la Dama Estigia, que suena como si Grant Morrison fuese un fan del Rock de finales de los 70. Y la verdad es que, diseño aparte, es muy similar a la idea de Daemon en la última temporada de Reboot: Una Dama que realmente es una infección que viaja de sistema en sistema corrompiendo a sus habitantes para que la adoren y mueran por ella. Los enormes cubos que caen del cielo a tierra son lo que hace que parezca más que una coincidencia. En cualquier caso, le pega al tema de las distintas religiones malvadas de 52: El Culto de Connor sería un engañabobos, y la Religión del Crimen sería malvada, pero al menos prometía libertad aparte de felicidad: Esta es todo lo contrario, promete felicidad a cambio de renunciar a todo, como una exageración grotesca y cósmica de las religiones reales. La historia de presentación, a decir verdad, es bastante evidente desde el principio, y cumple el estereotipo de “los aliens son iguales que los terrestres, pero cambiados de color”, pero tiene toques que la salvan de la mediocridad, notablemente en los personajes ya establecidos. Tanto la llamada desesperada del Capitán como la reacción de los Guardianes le dan a la historia el toque terrorífico y de impresión que necesita, con un par de declaraciones que impactan. La presentación en sí de Estigia es bastante impactante también, con un diseño original. En otras historias, Waid avanza de alguna manera las tres suyas. Primero, vemos más sobre Infinity Inc, y sus relaciones interpersonales lejos de las cámaras. Algunas son graciosas de dinámica habitual de supergrupo adolescente, pero se presenta un subargumento bastante más original y repelente… que, por otro lado, se podría haber visto venir dado el nombre nada sutil que le dieron al personaje. Luego, Ralph se toma un respiro entre paradas en su tour para cerrar un par de cabos sueltos de su primer acto, de manera bastante convincente. Y entonces enlaza con el misterio de Supernova, cerrando también otro par de cosas y dejandolas vista para sentencia: Es una de las intersecciones más divertidas entre argumentos, al chocar un misterio con un detective. El resultado es una de esas escenas donde un personaje ha resuelto el misterio y se chulea de ello frente al lector a base de dar pistas oscuras muy difíciles de interpretar si no sabes la respuesta, y que probablemente ayudan tanto como confunden. (tampoco ayuda que una de ellas esté mal traducida) Es divertido, de todas formas, siguiendo el estilo de jugar con los lectores de la serie. Dibuja Batista, que hace algunas escenas de la devastación espacial muy buenas, y también algunas bastante expresivas de vuelta a la Tierra.

El origen esta semana es de Robin, al que Batista dibujará dentro de poco, aunque esto esté hecho por su dibujante actual, Freddie Williams. Es un resumen bastante buena de la historia e ideas centrales del personaje. Muy Recomendado (9)

American Way Nº2: Que es más o menos lo mismo que la primera mitad: Una premisa muy buena y original sobre un complot para inspirar al pueblo americano a principios de los 60 mediante superhéroes manufacturados, que se les acaba yendo de las manos. Todo con el trasfondo de la época, de las luchas raciales, de la tensión entre Norte y Sur, y del optimismo de la era Kennedy, de todo lo que estaba mejorando, y lo que quedaba por mejorar, que es más relevante al presente de lo que uno pensaría al principio. Esta parte, de todas maneras, con todos los preparativos ya montados, va más de resolver la situación de crisis que se montaba en la primera parte, y es hasta cierto punto una historia más tradicional, dentro del subgénero de superhéroes en el mundo real con peleas trascendentes, cercano a cosas como Cla$$war o si me apuras, hasta a Kingdom Come. Buenas peleas con la sensación de importancia necesaria, buenas soluciones a los dilemas. Y aunque hay muchos personajes y muchos están de relleno, otros si que llegan a estar bien desarrollados y hacen que la historia funcione (el Intelectual de la Costa Este es genial, además). Buena conclusión para la historia, en general, y el dibujo de Jeanty es sólido y agradable. Una pena que dado que no tiene personajes ni autores famosos ni pertenezca a universos compartidos, esta miniserie pase desapercibida, porque vale la pena. Recomendado (8)

Bienvenidos a Tranquility Nº1: Otra de las series que Planeta jamás publicaría, porque no sólo la escribe Gail Simone, es creación suya. Claro, que la han cancelado provisionalmente en el nº12, pero ese es el destino de prácticamente todos los últimos lanzamientos de Wildstorm, da igual los autores o calidad. Es una idea muy chula: Tranquility es un pueblecito tradicional de esos que salen en las películas americanas… sólo que todos sus habitantes son antiguos superhéroes, supervillanos o personajes similares de los que salen en los comics. Básicamente, Eureka, pero con personajes de los 40 jubilados (y sus descendientes) en vez de científicos. En general, son personajes reminiscentes de géneros y arquetipos, pero con personalidad propia, en vez de pastiches directos de personajes famosos, lo cual es de agradecer. Y aunque la serie tiene mucho humor y los personajes son algo ridículos a veces, Simone no se los toma como broma, sino que siempre con mucho afecto, da igual que sea en su apogeo o ahora que están viejos. Los personajes están muy bien desarrollados, con personalidades y habilidades muy diferenciadas, y que enseguida resultan agradables, gracias a su habilidad con el diálogo (con mucha chispa, pero a la vez muy natural) que muy pocos guionistas americanos igualan. Hay ideas muy buenas, desde el Emoticono hasta Mr Articulado, pasando por lo que le pasa al pobre Maximum Man. El argumento es el típico donde ha habido un asesinato, y la investigación nos lleva por distintos personajes del pueblo y va levantando distintos secretos y follones, pero es lo de menos, porque aunque interesante, lo importante son las cosas que se presentan, que ciertamente valen la pena. Muchos personajes chulos, un buen argumento, diálogos muy buenos, una premisa sólida, y dibujo algo exagerado pero apropiado de Neil Googe, que ya hizo Majestic. Que mezcla bien los distintos géneros a los que pertenece cada personaje, cada uno con diseños que pertenecen a su época, y con flashbacks a otras épocas que imitan bien las inspiraciones de donde vienen. Una serie muy lograda que merece atención. Muy Recomendado (9)

Exiliados: Escalofrío en la Noche: Continua la etapa de Bedard y empieza la segunda mitad de la serie, que ya ha sido cancelada para relanzarse en EEUU. Primero viene una historia bastante habitual en la serie, donde tienen que desenvolverse con héroes y villanos locales para detener una gran amenaza invasora. La amenaza es bastante divertida y original, y el tipo de cosas que no se puede hacer en el Universo Marvel normal, sin caer en el recurso de “carguemonoslo todo ya que no importa”. Los detalles de la historia, sin embargo, no tienen nada particularmente reseñable. Al menos se avanza explicitamente el argumento global de la serie, aunque de una manera mal traducible. Después toca uno de los números más originales. El título es Rube Goldberg, que es el creador del equivalente americano de los Inventos del TBO, que da más o menos una idea de que va el número. Como explican al principio, es un número sobre el efecto mariposa, donde un cambio que parece de lo más inconsecuente acaba teniendo grandes repercusiones. Es una idea genial para esta serie, y aunque se tira mucho tiempo en la presentación, para que los protagonistas no estén totalmente ausentes, está hecho de manera bastante divertida y creible. Por último, la segunda mitad del tomo tiene el otro tipo de historia de la serie, aquella donde el grupo se ve involucrado en un What If de una historia famosa, en este caso, la de Kulan Gath y la Patrulla-X en los 80. Afortunadamente, Bedard le da suficientes giros como para que no sea una copia de aquella historia: Los únicos héroes transformados prácticamente son los Exiliados (de manera bastante divertida, además), hay muchos villanos transformados siguiendo una temática que no está mal, hay varios giros sobre lo que hay que hacer para resolver la historia, y uno de los protagonistas sufre un cambio bastante serio, que funciona mejor si conoces las historias clásicas de su contrapartida real, pero aún así es un giro bastante chulo y queda bien hecho sin estar forzado, el primer giro serio a la formula bien hecho en esta serie en algún tiempo. El dibujo de Calafiore, que en esta parte es más dibujante que el oficial, es claro y divertido en sus rediseños y presentaciones, si dejas pasar su exceso de rayitas y personajes achatados. El del “oficial”, Sakakibara, que sólo hace el número de en medio, es bastante más tradicional en forma, y tampoco está mal. Una serie agradable aunque inconsecuente, que se esfuerza un poco en salir de su rutina, al menos. Recomendado (7)

Héroe al Cuadrado Nº3: Tercera y última entrega, al menos de momento. Nada se resuelve, así que no se lee como un final, aunque tampoco termina en cliffhanger. Afortunadamente, conforme ha ido avanzando la serie, se ha ido convirtiendo en una serie relativamente seria sobre la relación entre una pareja de contrapartidas dimensionales, en vez de un vehículo para que Giffen y DeMatteis pongan sus chistes y diálogos chorras de siempre, y la mejora se nota. En este número, más reacciones diversas entre los protagonistas y sus parecidos y diferencias entre contrapartidas y sus universos, y algo que tenía que pasarle al Capitán Valor al cambiar de un universo superheroico retro a uno realista. Bastante bien hecho, gracioso a veces, emotivo a veces, un poco estirado al principio. Para terminar, dos orígenes: El del Capitán Valor, que es una versión retorcida del origen del Capitán Marvel, divertidilla. Y el de Calígine, que es a la vez trágico y divertido, con mucho impacto en poco espacio (a diferencia del otro, que es mucho espacio para chistes) y que la verdad es que explica muchas cosas, de manera que las puedes ver de otra manera. El dibujo de Abraham no está mal, y aunque flojea en acabado, hace bien las expresiones faciales que necesita una comedia así. A ver si más adelante continuan con esta serie, porque es uno de los mejores proyectos que ha hecho el duo, claramente. Recomendado (8)

Hulka: Me He Casado Con Un Hombre Lobo: El título puede ser un spoiler, pero anda que no es genial. Slott recupera la idea de que John Jameson se solía transformar en un hombre-lobo (entre otras cosas), pero no de manera gratuita, sino para hacer un paralelismo muy apropiado con la situación actual de Hulka. No sólo eso, sino que en esta historia, Slott mezcla el matrimonio de Hulka, su status quo de división mental entre Jennifer y Hulka, la Guerra Civil y el Acta de Registro, los diversos secundarios del bufete, el reciente caso de Starfox, y varios invitados y toneladas de referencias a historias pasadas, en un paquete donde nada queda gratuito, y todo encaja muy bien. Slott es un maestro a la hora de estructurar historias, aparte de sus otras cualidades. Desgraciadamente, esta es una historia donde el desarrollo no está a la altura de las ideas. La primera mitad está bien, avanzando las ideas como un misterio con cierta tragedia y emoción, a un buen ritmo de revelaciones y decisiones. Y entonces pierde completamente el rumbo, con la secuela del juicio a Starfox del tomo anterior. Por un lado, le da a la historia una conclusión mucho mejor que la última vez, que se nota que quedó cortada para hacer hueco a la Guerra Civil. Por otro, sigue siendo demasiado espacio dedicado a “resolver” algo que ni es de esta serie, ni necesitaba resolución: Los poderes de Starfox nunca han sido de sugestión, sino de generar placer, así que presentarle como un posible violador, aunque sea para exonerarlo, era algo innecesario, y dar muchas vueltas para no llegar a nada nuevo. Más aún, pese a que la historia es técnicamente un juicio y por eso adecuado para la serie, y intersecciona en un aspecto vital con subargumentos, pero al final son un par de numeros dedicados a personajes que no son de la serie. Es decir, el nº13 es un número entero a contarnos la historia de un villano invitado, todo para justificar al final un retcon bastante ridículo. Normalmente el uso de historia pasada en esta serie es maravilloso y complementa a la historia, pero este es uno de los pocos casos de lo contrario. De todas maneras, deja al final a los protagonistas en un sitio interesante, y los subargumentos siguen siendo muy buenos: Hay una revelación descorazonadora muy bien llevada, una decisión sorpresa, otra revelación de un misterio largo muy buena, con muchas ramificaciones, todo muy bien pensado, y el guiño a los fans habitual, esta vez discutiendo la nomenclatura de los distintos volúmenes de Hulka (al menos dejan claro que preocuparse por semejante tontería es demasiado obsesivo).

En medio de la saga, y conectado con ella, hay un especial dedicado a Dos Pistolas Kid, como parte de una tanda de especiales del Oeste, de los cuales ningún otro han publicado aquí no sonaba particularmente bien. Siguiendo el tono de los westerns Marvel, es una mezcla entre historia de vaqueros y de superhéroes, muy tradicional, aunque con un final bastante chulo, buena caracterización legendaria de Dos Pistolas, y un bonito homenaje al Llanero Solitario. El dibujo de Eduardo Barreto es un retroceso al pasado que queda muy bien, mucho mejor que en los Nuevos Titanes que se reeditan actualmente. Por último, como consecuencia de todo, hay un número dedicado a la estrella en alza de esta serie, es decir, Andy Asombroso. Buena parte del número es contar su orígen, de cómo pasó del lacayo tonto del Pensador a un personaje entrañable, pero lo mejor no es eso, que es más o menos predecible, es el conrtaste con su situación actual, y como lleva a un final que puede causar alguna lagrima que otra. Lo que demuestra el buen trabajo que ha hecho Slott con los personajes en esta serie, desgraciadamente, el final indica que el próximo tomo se alejará más aún de eso que tan bien hace. El dibujo de Burchett, simple y cómico, queda bastante bien para la mayoría de escenas y personajes, incluso en las partes dramáticas, pese a lo que pueda parecer. Recomendado (7)

Midnighter Nº1: Siguiendo con los relanzamientos de Wildstorm, y con el de la Autoridad completamente desaparecido, hay que conformarse con una serie de su miembro más popular. Empezó siendo un pastiche de Batman, pero con el tiempo más bien se ha convertido en la apoteosis del héroe de acción violenta y a veces letal, lo que al menos le da un enfoque distinto a otras series de DC. El encargado de esta primera saga es Ennis, que ya demostró estar curiosamente cómodo con él en las miniseries de Kev. La historia empieza y termina con un detalle serio sobre el estado mental del protagonista, pero no pasa de ser una excusa para meterle en aventuras alejado de su familia superheroica. Lo que es, es una historia de acción desenfadada, con Midnighter metiendose en una serie de problemas de ciencia-ficción a cada cual más bruta, que tiene que resolver con una mezcla de ultraviolencia, ingenio y justicia poética. Es menos exagerado que otras cosas de Ennis, pero no por eso deja de ser exagerado y tener su mala leche de vez en cuando, sin perder de vista que esto es una historia de buenos contra malos, muy claramente. Ideas interesantes, muy graciosa en algunos momentos, (“Tomad eso, estados del Sur”) y como siempre, Ennis logra que la violencia no sólo sea imaginativa, también resulte satisfactoria en vez de horrible, al menos casi siempre. Una pequeña historia muy divertida, con muy bien dibujo de Sprouse, que no se prodiga mucho tras el final de Tom Strong, pero debería. Muy Recomendado (9)

New Excalibur: Los Últimos Días de Camelot: El tomo anterior era una historia de Claremont al que le endosaron un número de Tieri, y este son historias de Tieri a la que le han endosado una de Claremont. Odian a los fans de Claremont, ¿verdad? Es decir, tenemos dos historias de relleno de un guionista como Tieri, que no es algo que suene especialmente bien. A decir verdad, no es relleno del todo: Hay interacción entre personajes que puede tener futuro, y la segunda historia tiene cosas que pueden ser importante para el Juggernaut. De todas maneras, dado que sólo quedan un par de historias de Claremont antes de la cancelación, es probablemente irrelevante pensar en el futuro. Lo que tenemos aquí son dos historias de grupo de superhéroes convencionales, sin el toque Claremont, para bien o para mal. La primera está centrada en la historia del Caballero Negro, que es una buena elección para el grupo, ciertamente más apropiado que la mitad de los oficiales. Desgraciadamente, la mitad de las cosas están sacadas del gran libro de los estereotipos artúricos, y encima, pese a basarse en historia apsada de los Caballeros Negros, Tieri ha sido incapaz de informarse de que Dane no ha llevado la Espada de Ébano durante más de una década. Hay algunos momentos decentes, pero Tieri se pasa con hacer graciosillos a los personajes, especialmente en el caso de Wisdom, que es un cascarrabias de chiste que tiene poco parecido con el personaje establecido. Además, el final es tremendamente anticlimático, en plan “si te saltas una página, ni te enteras de que la historia ha terminado”. Buen dibujo de Ryan, que se larga a pastos más verdes. La segunda historia es sobre el Juggernaut, y va de Tieri cargandose buena parte del desarrollo del personaje de las últimas décadas. Es decir, desde Claremont en los 80, si no antes, Juggernaut no ha sido un villano malicioso, sólo un tipo vagamente amoral que quiere ganarse pasta por la via fácil y que no lo moleste nadie, y problemas de control de la ira. Pero no se sabe si por dictado editorial o por malinterpretación del personaje, aquí viene una interpretación que le tiene como un villano mucho más malvado, para tener una historia más complicada sobre su redención, que sólo pisa lo que ya hizo Austen con él en Patrulla-X, y aunque no lo hace tan mal, tampoco particularmente bien, con un villano pobre. El caso es que es una historia abstante inútil, excepto como posible justificación para acabar revillanizando al personaje, lo cual no es buena idea. Además, aunque la versión de Tieri de este Excalibur como un grupo altamente disfuncional tiene su gracia, no encaja mucho con la versión de Claremont. El dibujo de Calafiore (rebotado aquí, irónicamente tras la llegada de Claremont a Exiliados) no está mal.

Por último, vuelve Claremont, en una historia bastante peculiar. En vez de continuar con sus tramas, dedica dos números a una idea nueva muy distinta a lo que nos tiene acostumbrados: Uno de los protagonistas tiene un infarto cerebral, y va de cómo tratar el asunto, tanto ella como sus compañeros. La cosa es que, dado que la ausencia de Claremont de la serie durante los números anteriores fue por problemas serios de salud, es imposible no pensar que la historia sirve, en cierta medida, para hablar sobre su propia experiencia. Pero no hay nada malo en ello, porque por primera vez en mucho tiempo, se quita sus manías habituales de posesiones y sus discursitos, y por fin tenemos a personajes hablando como gente real, y tratando sinceramente un tema que no ha sido machacado con anterioridad. Y si a veces se pasa de personal, se le puede perdonar, porque al menos transmite bien una emoción real, que de eso se trata cuando escribes drama. Dibuja Scot Eaton, que se quedará hasta el final, y su estilo actual no está demasiado alejado del de Ryan, así que queda bien. Una pena que esta historia venga pegada con las otras. Neutral (6)

Outsiders Nº4: El cliffhanger del número anterior se resuelve con una revelación a medias sobre lo que pasó con Cambiante algo confusa, dejando los detalles para más adelante. Tras eso, es una pelea bastante aburrida contra cosas grotescas, y no en el buen sentido, sólo alegrada un poco por el uso de Mallah y Cerebro, que siempre es divertido, más que nada porque es casi imposible con la idea de los personajes. El segundo capítulo tiene una parte de relax con los personajes, que es una mezcla de repasar cosas que ya sabemos y que intentan ser más serias de lo que Winick es capaz de hacerlas profundas, y alguna nueva revelación, la mayor de ellas era algo que tenía que pasar tarde o temprano en un comic de Winick. La otra parte es desarrollar más al villano detrás de todo, y es un intento de hacerle chulo a base de ser cafre y así hacerle impresionante, pero sólo consigue ser cutre a base de esforzarse demasiado con los trucos de siempre, y la verdad, en algunos casos, de manera poco comprensible. No ayuda el nuevo personaje, que es un estereotipo sin personalidad y con un diseño horripilante salido de Image alrededor de 1993. Como todo el dibujo, que es apestoso a más no poder, feo, inconsistente y confuso. La serie es mala de por si, pero con Clark es casi insoportable. No Recomendado (4)

Pantera Negra: Víctimas de Guerra: Crossover con Guerra Civil, que llega un poco tarde, pero hey, al menos ya sabes a lo que atenerte. Básicamente, el tomo es ver lo que están haciendo Pantera y señora durante la segunda mitad del crossover, durante la cual, si recuerdas (y es comprensible si te has esforzado por olvidarlo) se unían a los “buenos” sin explicación pese a haber dicho que se mantenía neutral antes. No era una cagada (bueno, si, si considerabas el desastre de miniserie como algo legible de por si), era que las explicaciones están aquí. Así que esto son varios números de Hudlin tratando de justificar políticamente el hecho de tener al líder de un país extranjero metiendose en política norteamericana sin que sea una declaración de guerra. La parte de politiqueos es una buena idea, porque es un aspecto que, por supuesto, las otras series han ignorado, lo que pasa es que Hudlin lo lleva con su sofisticación habitual, que es, no mucha. Al menos le da algo de importancia a una historia que no la tiene. Algunas de las escenas de T’Challa y Tormenta interactuando en EEUU no son demasiado malas, aunque estén algo sobreescritas. En cuanto a las partes que intersectan con la Guerra, son tan malas como se podía esperar. Al menos Hudlin pone claramente a Herr Stark como el malo, (como no podía ser de otra manera… al fin y al cabo, su bando son todos blanquitos ricos), le intenta dar algo de sentido a la gilipollez de “Tigra, que era públicamente del otro bando, se ‘infiltra’ en los buenos” sin mucho éxito… y le da algo más de personalidad a la pelea final, aunque la haga demasiado desenfadada e igualmente tonta, para lo que se supone que es. Y haya una escena de “¿Esta engañando T’Challa a su mujer?” de lo más idiota. Curiosamente, ahora que empieza a escribir a T’Challa un poco mejor, más serie y menos un payaso que cuenta chistes, empieza a hacer lo contrario con Ororo, que es la que ahora es la graciosilla que habla informal. En serio, ¿para que demonios eliges personajes ultraserios y formales para tus series si lo que quieres es tener una pareja de graciosillos con diálogo moderno? El dibujo de Turnbull es bastante, bastante malo y deforme. No Recomendado (4)

Superman Nº7: Este mes, siguiendo el tono de Johns y Donner de ir probando distintas cosas divertidas y retro, toca un anual de los de la vieja usanza, con múltiples historias, en distintos estilos, imitando viejas revistas. De todas maneras, este anual deja una cosa muy clara: El Superman Post-Crisis en Tierras Infinitas de los últimos 20 años ya no existe. Este anual, al igual que la etapa a la que pertenece, van de restaurar lo más que pueden el pasado del Superman Pre-Crisis o algo muy parecido. Superman ya no es Clark Kent, un tipo de Kansas que resulta que en sus ratos libres es un superhéroe de orígenes alien con algunos recuerdos de allí, es un alien que vive en la Tierra pero que está definido por todos los elementos alienígenas y fantásticos que tiene, con la identidad de Clark Kent como una de las cosas que hace. Y en vez de moverse por un universo con pocos elementos de ciencia-ficción relativamente realistas, está plagado de elementos de ciencia-ficción de la chorra y de cambiar de color o añadir antenas a cosas terrestres. Juzga por ti mismo si es una mejora o lo contrario. Primero toca una historia donde Luthor narra posibles maneras de matar a Superman. Las ideas son completamente obvias si sabes algo del personaje, pero la narración cínica de Lex y el inusual dibujo de Arthur Adams le dan gracia. Después viene una historia que no es más que volver a contar, de manera prácticamente idéntica a la original, el origen de Mon-El, de la Legión de Superhéroes, con partes chorras y todo. La idea es reforzar el concepto central del Superman actual, que es que al ser el último de su planeta, siempre se ha sentido sólo y diferente, lo cual, por mucho que se esfuercen buenos guionistas como Busiek o Johns, tiene problemas difíciles: Primero, le añade angustia vital marveliana al último personaje que la necesita, y segundo, que suena más que nada a justificación para darle a Superman más kriptonianos, que nunca es buena idea porque aguan el concepto central. Lo único reseñable de la historia es el buen dibujo nostálgico de Eric Wright, que es el encargado actual de DC para esas cosas retro. (Ver JLA nº0 y 52) Después viene una escena como prólogo a la siguiente saga de Johns/Donner en Action, con su dibujante, Eric Powell. Presenta una idea retro y curiosa y ya, pero no se puede pedir más de tan poco espacio.

En medio, hay un poster de Phil Jimenez describiendo la Fortaleza de la Soledad, calcado de la Edad de Plata, con todo lo que eso implica. Siguiendo, enlazamos con la saga actual, con el orígen de Zod y su banda. Básicamente, demuestra que el Krypton Post-Crisis Infinita es aún más estúpido que sus encarnaciones anteriores, y vuelve a estar basado en conceptos de ci-fi cutre de hace décadas en vez de los más modernos y elegantes de Byrne. Buen dibujo de Morales, al menos. Después viene un Top 10 de villanos como los que hicieron en los anuales de Marvel del 93, pero está lastrado por el nepotismo de los guionistas actuales: ¿Realmente merecen los lacayos de Zod dos puestos para ellos solos cuando aparecieron por primera vez en comics el mes pasado? Creo que no. Termina con otra idea chorra pre-Crisis más, las kriptonitas de colores, que es otro repaso a cosas de hace décadas, sin ninguna gracia en particular, aunque al final se usan para algo prometedor. Dibuja el futuro encargado regular de la serie, Gary Frank, mejor que últimamente. En definitiva, un anual para novatos de Superman que quieran un repaso a su dirección actual, o fans de lo retro, poco más. Neutral (6)

Y: El Último Hombre Nº15: Número triple, con el último capítulo de Anillo de Verdad, y el último de esta reedición también. La enfermedad de Yorick del número anterior resulta ser una de las tomaduras de pelo para despistar más grandes de los últimos tiempos. Un poco tramposo, pero hay que darle puntos a Vaughan por el valor. También logra el extraño truco de revelar como sobrevivió Yorick a la Plaga sin revelar absolutamente nada sobre ella, a base de transferir la pregunta. Es una buena manera de llevar los misterios que alimentan la serie, y queda claro que Vaughan se va a sentir muy cómodo escribiendo para Perdidos. Aparte, hay una serie de escenas de pelea climáticas, atando los tres adversarios de la historia (El Anillo Setauket, Hero, y Toyota), en varios combates a varias bandas, cada uno distinto del anterior, y con distintos tipos de tensión chula. Buenos momentos emocionales en la resolución, y el comienzo de la segunda parte del viaje, el Tour Mundial. Muy buen dibujo de Guerra. Muy Recomendado (9)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, Astonishing X-Men continua Imparable, New X-Men tiene una nueva historia con X-23 (sorpresa), Ultimate X-Men continua con Ultimate Cable, Runaways termina de momento, 4F y Spiderman tienen los últimos crossovers con la puñetera Guerra y en Capitán America… bueno, ya sabes. Además, en Green Lantern termina Se Busca: Hal Jordan, Justicia continua, Batman tiene al Joker contra Robin, Catwoman tiene más sobre el loco de las películas, Supergirl y la Legión de Superhéroes tiene más sobre el nuevo supergrupo rival, Superman/Batman tiene a muchos aliens, y Ralph Dibny visita Nanda Parbat en 52. No falteis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: