Semana del 17 al 23 de Diciembre

28 diciembre, 2007

Un año más…

[Suenan villancicos, porque si]

Hola a todos. Bienvenidos a esta semana de “publiquemoslo todo antes de Navidad” que suelen tener las editoriales por estas fechas. Sólo series regulares, lo que lo hace una semana terriblemente fácil de comentar. No es una mala selección, con 5 comics de 24 páginas frente a 10 dobles o triples.

En los tomos recopilatorios de Panini, que los llevaba un poco desconectados, hay dos tomos más de dos de las mejores series recientes: Vengadores de Busiek y New X-Men de Morrison. Desgraciadamente, son tomos algo inconsistentes. El de Vengadores tiene tres buenos números de Busiek y Perez, y tres flojos de Jerry Ordway de relleno. Y el de la Patrulla-X tiene tres números muy buenos dibujados por Jimenez, y una saga dibujada por Bachalo que es la peor de la etapa. Aún así, probablemente recomendaría los tomos si no tienes las etapas.

Esta semana sólo hay un par de novedades americanas, ambas en DC: La primera es un revival de Bat Lash, personaje del Oeste, en vista del éxito moderado de Jonah Hex. Y… es una historia de héroe del oeste, sin muchas complicaciones. Si hay público para un western tradicional, habrá que verlo.

La gran cosa es el final de la Guerra del Cuerpo Sinestro en las series de Linterna Verde. Y, sin lugar a dudas, y con mucha diferencia, es la mejor gran saga de este año, y fácilmente uno de los mejores comics de acción superheroica también. Así es como se hace una gran épica, y todos, tanto en Marvel como en DC, deberían tomar nota. (Los especiales relacionados que han sacado, eso si, son bastante prescindibles)

Y ahora, rápidamente, pasamos a las reseñas:

52 Nº32: Resulta irónico que estos Siete Dias en el Tibet (je), que son de los pocos números predominante sobre el Magical Mistery Tour de Ralph Dibny, no estén escritos por Mark Waid, que ha escrito todas las escenas del personaje hasta ahora (y las que le quedan), sino por Grant Morrison. Supongo que porque usa a parte de los Diez Grandes, que son creación suya, y entran dentro de su jurisdicción. El número es relativamente convencional para la serie y el autor, un argumento muy básico de “viaje a un retiro espiritual”, con escenas de acción y moralejas incluidas. Casi no se nota el toque Morrison, aunque la presentación del Consumado Médico Perfecto si que tiene su gracia, así como el final de esta parte de la busqueda, que manda a Ralph, de manera ominosa y misteriosa, al último tercio de su historia. Morrison también escribe una escena de la Odisea en el Espacio que también es convencional, y realmente sólo repasa cosas que ya sabíamos hasta ahora, aunque lo haga con gracia. Lo más llamativo es la escena de Johns, sobre sus Jóvenes Titanes durante 52, reminiscente de lo que le solía pasar tradicionalmente a la Legión de Superhéroes. Muchas coñas, cameos e información sutilmente introducida, pero eso si, cualquier intento de hacer una cronología del grupo juntando toda la información que han dado queda imposible. También avanza con una de las tramas de la serie, de manera que era de esperar en cuanto dos personajes aparecieron en la lista de Titanes del año perdido, pero no de la manera que se podía esperar. El final es tan esperanzador como descorazonador, según como lo leas. El dibujo es de Pat Oliffe, y es bastante bueno. Señalar el bonito homenaje a Neal Adams, que es apropiado, ya que diseñó el lugar donde transcurre la historia principal. El origen esta semana es del nuevo Blue Beetle, que resume su origen y situación normal muy bien, que aquí es fácil, porque el personaje aún no tiene más. Buen dibujo de su diseñador y primer dibujante de su serie, Cully Hamner. ¿Para cuando la serie, Planeta? Es de las mejores de DC, muy claramente. Recomendado (8)

Astonishing X-Men Nº9: Sólo dos números inéditos, y la saga no termina hasta dos después. No van a poder terminarla sin cortar ni de coña. Esta es la parte intermedia donde se descansa del primer asalto, y se preparan las cosas para el asalto final. Todo decentemente hecho, pero sin nada especialmente reseñable, y como siempre, muy a su ritmo. La explicación de Coloso como destructor del planeta tiene sentido, aunque sea un poco tramposa. Breakworld sigue sin tener sentido, por mucho que se esfuerce Whedon al menos en enlazar vagamente el planeta con la Patrulla-X de manera temática. El dibujo de Cassaday sigue siendo muy bueno, aunque sus diseños para Breakworld no son especialmente impactantes. Recomendado (7)

Batman Nº7: No hay número de Batman este mes, para compensar los dos anteriores, hay dos de Detective. El primero también es de relleno (muchos problemas de entregas con los Tres Grandes en el Año Después, que les ha costado un año arreglar), escrito por un novato con el curioso nombre de Royal McGraw. Básicamente, es un número de pelea entre Batman y el Doctor Fósforo, que desgraciadamente resucita aquí tras la muerte tan apropiada que tuvo en Starman (¡Planeta, publicala ya!). Y… eso es, muchas páginas de Batman contra un asesino incandescente, sin calentarse nada la cabeza. Lo único señalable es el dibujo del también novato Marcos Marz, que junto al colorista le dan un efecto muy chulo a Fósforo. La otra historia ya es de Dini, y es reminiscente de las historias cortas de la serie de animación, pero con más letalidad. Es una de esas historias que parten de una idea simple, y te la dice la portada: El Joker secuestra a Robin y se lo lleva de paseo. En Navidad, ya que estamos. Divertido, ingenioso, y con los dos protagonistas bien escritos. No es algo que profundice más en ninguno de los dos personajes, pero es una agradable historia al estilo clásico bien hecha. Con buen dibujo de Don Kramer. Recomendado (7)

Capitán America Nº26: Si no sabes escribir a un personaje y no tienes nada que decir sobre él, no escribas su serie. Pero por favor, no lo escribas de manera que contradice a todo lo que ha sido el personaje durante décadas y después te lo cargues en todos los sentidos, de manera cutre, además. Evitar a toda costa (2)

Catwoman Nº3: El número esta vez es buena parte de la muy apropiadamente titulada “Sólo es una película”, donde Catwoman se enfrenta al Film Freak, el Loco de las Películas. La gracia es la redefinición que ha hecho Pfeiffer del personaje: No sólo está obsesionado con las películas, lo está hasta el punto en el que quiere vivir en una, y sus crímenes salen de ahí. Eso nos lleva a una divertida situación metaficticia, donde el malo intenta que su realidad se parezca a una película y hasta comenta parecidos y diferencias, cuando en realidad te lo puedes tomar como todo lo contrario, porque está metido en un comic, que no funciona de manera tan diferente a una película. Muy divertido si te gustan ese tipo de cosas sobre como funcionan la realidad y la ficción e interseccionan. Además, como buen fanático de las películas, está obsesionado con las películas famosas, y no sólo hace referencias a ellas y nota parecidos, se esfuerza lo más posible en recrearlas. Básicamente, un villano cuyos crímenes son enormes perfomances de homenajes cinematográficos, no se puede decir que no sea original. La manera de reaccionar Catwoman ante tanta locura es genial. Además, no es todo, los subargumentos siguen a su ritmo: Queda claro quien es el padre de Helena, y si bien no es una gran sorpresa, es la opción que más sentido tiene. Y los problemas de identidades también continuan, con muy buen uso de los secundarios. Muy buen dibujo de Lopez, muy bueno haciendo a los protagonistas como personas de verdad, con distintas caras, expresiones y tipos corporales, pero siempre atractivos, y con acción que queda realista por absurdas que sean las situaciones. Una de las sorpresas agradables de la DC actual. Muy Recomendado (9)

Cuatro Fantásticos Nº18: Número doble de 45º aniversario del grupo, que sirve además de epílogo a Guerra Civil para la serie. Y en el caso de Panini, de final de este volumen, ya que toca renumeración arbitraria el mes que viene. Presumiblemente publicarán en algún momento los 3 números que quedan de Cosa, en vez de cortarla a mitad de historia, pero nunca se sabe. Sabiamente, McDuffie en este número pasa de la Guerra Civil como de la peste, y simplemente lo trata como una de las peleas entre Reed y Sue, sin dar ninguno de los detalles que es mejor dejar atrás. Así que todo el número es una de esas historias de homenaje, donde un montón de personajes relacionados hablan sobre el grupo y dicen lo maravilloso que es, y la influencia que tiene, con el añadido de que hay cierta corriente de preocupación en casa por todo lo que ha pasado, que contrasta con la alegría del homenaje, pero sin ser deprimente. Se nota que McDuffie entiende el tono que tiene que tener la serie. Es un número de homenaje, con todo lo que conlleva, pero está bien hecho. Y el cambio al final al menos está hecho de manera más o menos orgánica. McKone se despide de la serie para volver a DC donde no le hacen dibujar tonterías, y lo hace con un número donde al menos se puede lucir un poco, con muchos cameos divertidos. Para complementar el especial, hay dos historias retro: Una es una de las colaboraciones recientes de Stan Lee para Marvel, que son todas del mismo molde: Una historia coprotagonizada por Stan y los protas oficiales, donde Stan chupa cámara todo lo que puede y se dedica a contarnos de manera intencionadamente absurda y algo cínica, pero emotiva, lo mucho que molan los personajes Marvel. Dependiendo de lo que te guste el tipo de espectáculo que suele montar Stan, te hará gracia o te tocará las narices. El dibujo de Nick Dragotta (que empezó entintando a Allred en X-Statix y que ahora es prácticamente indistinguible) es divertido y apropiado para un homenaje a Lee/Kirby. La otra es una historia de Paul Pope (que curiosamente, dibuja las caras de los protas casi igual que Dragotta, sobre todo los labios) sobre la Antorcha y Spidey, que intenta ser divertida, pero sin llegar al nivel de absurdo chorra de las otras historias, no tiene mucha gracia, y es más una historia genérica que otra cosa. El dibujo es todo lo contrario de lo habitual, pero eso puede ser parte de la idea, que pueden abarcar estilos muy distintos después de todo este tiempo. Recomendado (7)

Demon Nº3: Termina la serie, y lo curioso es que el enfrentamientro entre Etrigan y Jason Blood, hacia el que estaba yendo toda la serie, termina al principio del tomo, con una conclusión bastante inesperada, con mala leche, y que queda bien. Es una buena preview de Hitman, que tiene un papel en esta historia, aunque el tono es diferente al de su serie. El resto es una historia de Etrigan montando una guerra en el infierno, como no podría ser de otra manera. Es parte es toda de bichos exagerados masacrandose los unos a los otros, y como tal es divertida sin más. Buen dibujo exagerado de McCrea. Y tiene un artículo con lo que ha pasado con el personaje desde entonces, que se agradece. Nos vemos en Hitman, supongo. Recomendado (8)

Green Lantern Nº4: Termina la saga de “Todo el mundo contra Hal Jordan”, que sorprendentemente, no tiene a Hal pegando a todos los invitados hasta que se queda él solo porque es el más duro, sino que colabora lógicamente. Lo más gracioso es que la aparición de la Liga de la Justicia de America contiene más caracterización y definición de los protagonistas y como interactuan entre si que todos los números que lleva la serie actual, por mucha narración peñazo que meta Metzler. De paso, Johns es el primero que explica bien el cambio de Wonder Woman tras 52. Lo demás son más peleas en movimiento, con varios personajes, que no están mal. Tiene la explicación de quien es el malo y como está vivo, aunque sigue sin ser demasiado interesante, más allá de la idea básica. Una revelación que se veia venir si pensabas un poco, pero queda bien. Y un buen final. Pero lo más interesante es el subargumento del Cuerpo Sinestro, que se pone cada vez más chulo, esta vez con un par de momentos geniales, que acercan ya a la Guerra. El otro subargumento, para la siguiente saga, también tiene potencial, con un cliffhanger ambiguo. Dibujo espectacular de Reis. Recomendado (8)

Justicia Nº4: La narración es retórica de Luthor, que por bonita que suene, realmente no dice nada y no tiene que ver con lo que pasa en la serie. Por un lado, es propio de Luthor, por otro es desperdicio de una buena premisa. Pero da igual, porque lo que es este número es el ataque coordinado de los malos a la Liga de la Justicia, y está bastante bien montado, de manera imaginativa y eficiente. Queda muy creible que puedan derribarlos de esa manera. Por supuesto, en estas cosas, el éxito o el fracaso no es esta parte, sino luego que los héroes puedan salvarse y contraatacar de manera también creible, pero de momento, la parte fácil está bien hecha. Buen dibujo de Ross, aunque a veces oscurece la acción en vez de hacerla más impresionante. No es una serie donde el hiperrealismo ayude a la historia, son peleas entre superhéroes que probablemente quedarían mejor en un estilo tradicional. Aún así, Recomendado (8)

New X-Men Nº28: Comienza la primera saga después de la interminable saga de la masacre del alumnado, y es una historia de X-23. Porque no tiene bastante con tener dos miniseries, tiene que traerse sus trilladas conspiraciones malvadas a esta serie también. (Con esto, Kyle y Yost ha tenido de villanos a fanáticos con pistolas, y a agentes de conspiraciones gubernamentals… si después les enfrenta a ninjas, harán una trinidad de villanos de carne de cañón plomazo sobreusados) Es una pena que el material con las conspiración de turno sea algo tan terriblemente visto, y su cabecilla tan poco interesante en principio, porque la parte donde por fin se explora como reacciona X-23 a la Escuela, y porque a Emma le sienta tan mal, está bastante bien. Pero es la cosa con el personaje, que como personaje no es malo, el problema es la mierda de origen que tiene. El dibujo de Medina no está mal dentro de lo que cabe, aunque sigue teniendo defectos. Neutral (5)

Runaways Nº9: Y así termina, después de 42 números, la etapa de Vaughan (y Alphona) en la serie que crearon, y que durante cuatro años ha sido la mejor serie de Marvel de manera casi indisputada. Una serie divertidisima, con personajes únicos y geniales, diálogos muy graciosos, buena acción, y muchos giros y sorpresas bien montados. La serie idonea para enganchar a gente que no lee comics, e introducirles de manera un poco particular al Universo Marvel. Y este número es una muestra de todo esto: Todos los temas y relaciones entre personajes se resuelven de manera fantástica y muy bien estructurada, con momentos geniales, y la manera de preparar y desarrollar la batalla final es emocionante e inspiradora. Hay un par de momentos que son para morirse. El final es sensacional y resume la serie, y como no podía ser menos, hay una gran revelación genial al final (que tendrá que ser seguida por otros… o no) que además le da la vuelta temáticamente a los malos. El dibujo, como siempre, es muy bueno, y aunque Alphona se haya ido estilizando en estos años, sigue siendo sensacional. Y podría seguir, pero mejor dejarlo en que es todo magnífico, y que se les echará de menos. En cuanto a la serie, aunque Whedon y Ryan son una elección perfecta, siendo Whedon, son sólo 6 números que van a tardar más de un año en terminarse, y lo que viene después no suena bien, así que se puede dar a la serie por perdida, de momento. Pero estos 42 números seguirán ahí, demostrando como se hace. Muy Recomendado (10)

Solo Nº7: El número más divertido de Solo sin lugar a dudas, surgiendo de la demencial mente de Mike Allred. Para que te hagas una idea, la portada iba a tener a Batman en plan sesentero bailando el batusi, pero DC hizo su censura corporativa. Da igual, porque el interior es diversión concentrada. Allred es un gran fan de los comics de los 60, eso está clarisimo, y ese cariño se transmite en este comic. No sólo es un canto de amor a la DC de los 60 en los personajes, también en la sensación de diversión desenfrenada, pero no al estilo retro, sino al estilo “no puedo creer que no tome drogas” de Allred. El resultado es un resumen de todo lo divertido de los comics antiguos, pero con humor más moderno, que te ataca por todos lados. Primero entrantes: Un pin-up de los Hombres de Metal que hace que lamentes que no le aprobaran su miniserie del grupo. Un índice de Bizarro que demuestra como se hace. Una historia muy ingeniosa sobre Hourman, con una viñeta por cada minuto de su hora de poder, que cuesta creer que a nadie se le haya ocurrido antes. Después un gran primer plato, una historia de los Jóvenes Titanes vs la Patrulla Condenada… pero no como misión de superhéroes, sino para dar una fiesta. Que es un desfile de personajes tan absurdos como geniales de la Edad de Plata, y algunas situaciones tan demenciales y graciosas que hay que verlas para creerlas. El plato fuerte es la historia de Batman, donde hace que el Batman inocente de los 60 choque con el pseudointelectualismo que empezó a surgir en esa época y fue infectando los comics a partir de entonces. Básicamente, es un ensayo sobre porque el “realismo” que se aplica muchas veces no funciona si se aplica mal a Batman, de manera brutal. Sin dejar de ser divertido en plan irónico, por supuesto, con los personajes quejandose sobre el terrible destino “realista” que les ha caido, o lanzando diatribas existencialistas que no se creen ni ellos. Incluye la memorable frase que descubre uno de los fallos fatales de esta mentalidad: “¿Por qué las cosas buenas nunca son “como en la vida real”, sólo las malas?” y otros agujeros mortales a esa mentalidad adolescente enmascarada de madurez. De postre, un gag chorra con los Nuevos Dioses, por un lado, y la historia nostálgica personal que suele haber en Solo, que esta vez no va sobre Allred, sino sobre su cariño por los personajes de DC y el espiritú de los fans de su generación (casi universal), que aprovecha para lanzar montones de personajes que no ha usado en el resto de historias. Y una portada alternativa en plan especial retro, y la página de créditos de Allred, que demuestra que está tan pirado en la vida real como indican sus comics. El dibujo es maravilloso, no hay ni que decirlo. Un comic tremendamente divertido y disfrutable, a menos que no tengas alma, que encarna todo lo bueno de los comics de cierto tipo. Un buen regalo para Navidad. Muy Recomendado (10)

Spiderman Nº14: Último número antes de “Spiderman pasa a vestir de negro por ningún motivo coherente”. Asombroso tiene el último crossover con Guerra Civil, y son un montón de páginas de repetición del final de la miniserie, porque eso es lo que necesitamos, más páginas de superidiotas pegandose aleatoriamente. Son 20 páginas donde no pasa absolutamente nada, a base de esperar a las dos últimas, donde pasa “algo IMPORTANTISIMO” que sirve para justificar el próximo año de miseria. JMS no puede irse suficientemente deprisa de esta serie. Ron Garney puede quedarse. En Amistoso, viene la conclusión y mejor parte de la historia actual. Con la pelea con el Buitre dejada atrás, toca una conclusión inesperada, que queda muy bien como consecuencia y reacción de su motivación actual. Además, la parte de Deb Withman concluye muy bien, con una revelación que deja todo mucho mejor, una resolución muy ingeniosa y chula, y uno de los mejores usos de viejos secundarios de Spiderman en bastante tiempo. Peter David debería llevar la serie principal y los demás supeditarse a él, y no al revés, porque es el único actual que lo entiende. Buen dibujo de Eaton. Para terminar, dos números de Sensacional, que al menos hacen que quede menos para el final de la serie. Son las dos últimas partes de la trilogía sobre las mujeres de la vida de Peter. Primero Tia May, que es básicamente decir “sufre mucho porque se preocupa porque hagan daño a Spiderman” muchas veces, pero al menos está relativamente bien hecho. Y después la Gata Negra, que demuestra que Peter tiene pocos amigos ahora mismo si es la tercera en importancia. No es una mala historia de la Gata Negra, a decir verdad, más centrada en su personalidad encantadora que en sus atributos físicos (incluso la obligatoria escena en ropa interior es poco explotativa para lo que estamos acostumbrados) y con cierta gracia, aparte de demostrar de manera bastante mejor que las anteriores historias la influencia de Spiderman en la gente. Dibuja Sean Chen (digan lo que digan en Panini, que no se enteran) y lo hace bien, aunque a veces sus personajes parecen más jóvenes de lo que deberían. Lástima de historia principal. Neutral (6)

Superman/Batman Nº4: El bicho que cambia de forma resulta ser un personaje ridículo de la Edad de Plata que todo el mundo trataba de ignorar desde hace décadas, y que aparentemente ha vuelto a la continuidad con Crisis Infinita. Mientras tanto, Superman se vuelve un loco violento que quiere destruir a la humanidad. No se que es más ridículo, que Verheiden pretenda que nos tomemos en serio ese cambio, o que no se de cuenta de lo mal que coexisten esas dos ideas juntas, o ya puestas, un Plastic Man asesino controlado por una infección de color chillón. Lo demás son más apariciones de múltiples personajes alienígenas, algunos normales, algunos poco conocidos y algo ridículos. Lo peor es que esto podría ser una divertida historia desenfadada de juntar a todos los personajes alienígenas de DC (que parece ser que es la idea), pero se jode con el tono de angustia vital y chorradas pseudo-profundas que lo hacen aburrido e insoportable. Eso, y lo malas que son las peleas, y sobre todo, lo absolutamente horripilante que es el dibujo. Tener a Matthew Clark dibujando es malo, pero tenerle sustituyendo a Van Sciver, en una historia diseñada para él, es decir, para lucir grandes escenas de acción imaginativas, es algo doloroso para las corneas. Evitar a toda costa (2)

Ultimate X-Men Nº11: Porque sólo tres fanboys sin criterio lo pidieron: Es la versión Ultimate de la Media Docena. Porque no hay nada mejor para reciclar que creaciones de Liefeld sin personalidad. Obviamente, aquí siguen sin tenerla, o interés, y son sólo lacayos genéricos. De hecho, buena parte de este número son muchas peleas tan aburridas como puedes esperar de la Media Docena, escrita por Kirkman en plan Retro Marvel. El resto son revelaciones y sorpresas en plan “¡Mira que es impactante!”. Una es recuperar una idea apropiadamente extraña sobre Xavier que salió un par de veces en 30 años, y en ambas se soltó más deprisa que una patata ardiendo, porque era una mala idea que no encajaba con nada, y eso mismo parece aquí: Algo que no viene a cuento y no sirve para nada. Lo del final tiene pinta de ser la versión de otra idea de los 60, y si que puede servir para darle una nueva dirección interesante al grupo, pero en vista de todo lo demás en esta etapa, vete a saber. Los Hombres-X continuan sin tener mucha personalidad o ideas excepto cambios en los poderes (eso siempre es buen sustituto para desarrollo de personajes… no, no lo es) y Cable y Bishop son mayores estereotipos que sus encarnaciones normales, que es muy duro. El dibujo de Paquette y de Oliver está bastante bien, al menos. Pero esta serie está perdiendo el rumbo más que con Millar, que ya es decir. No Recomendado (4)

Y eso es todo. La semana que viene, es Navidad en 52, y por alguna extraña razón, sale el número que faltaba de Supergirl y Legión de Superhéroes. Hasta entonces, Feliz Navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: