Hola a todos. Bienvenidos una semana más a la maratón de las reseñas, también conocida como las 12 Pruebas de Peter. Con esto por fin me pongo al día, con lo que es, si no me equivoco, la tanda de reseñas más larga que he hecho en estos cinco años y medio. Porque es… ¡El Salón del Comic! Mogollón de novedades, demasiadas, que me pondré a comentar en seguida.

Antes de seguir, este mes murió Jim Mooney, entintador de una larga etapa en Spiderman, y dibujante de cosas varias, notablemente Supergirl y varios trabajos de, precisamente, Steve Gerber, como Hombre-Cosa y Omega el Desconocido. Será recordado.

Mirando los comics de este mes, Panini publica el crossover (más o menos) Especie en Peligro, que es algo muy extraño en España, un crossover que se publica cronológicamente como está pensado. Aunque sólo sea porque publican las cuatro series que participan la misma semana, y por eso no pueden desordenarse. Eso si, en Marvel los complementos los regalaban, y aquí los cobran. Una de las muchas desventajas de comprar aquí.

Hablando de lo cual, una tendencia que cada vez es más aguda y molesta más. La cosa de la edición de comics es que publican comics semanalmente, para que los lectores tengan algo que leer cada semana, y puedan distribuirse el dinero de manera más o menos consistente. Así es como funciona en EEUU, en otros paises civilizados, y es como solía funcionar en España. Pero ahora, las editoriales se han vuelto locas, y se saltan cualquier orden lógico. Asi que tenemos semanas donde no sale nada, y semanas donde sale todo de golpe. Meses donde apenas hay novedades, y meses donde hay 10 veces las novedades que el siguiente. Y no sólo novedades distintas, sino similares, todas de golpe, de manera que unas se hacen la competencia a otras. Es un método contraproducente y suicida. Lo lógico es ir publicando un poco cada vez, para que el lector pueda con todo, y además pueda picar y probar cosas distintas poco a poco. ¿Pero sacando todo de golpe? ¿Cómo van a probar una serie poco conocida si sale a la vez que 10 cosas más famosas? ¿Cómo van a probar una serie nueva, si hay 10 series nuevas desconocidas, encima en tomos caros? ¿Por qué las editoriales españolas parecen tener una idea tan extraña y alejada de la sabiduria convencional en cuestión de edición y marketing? ¿O es porque es más fácil y los lectores se tragan cualquier mierda? ¿Podrá sobrevivir semejante saturación por mucho tiempo? Visto todo esto, ¿merecen sobrevivir? Francamente, empiezo a plantearmelo.

Hablando de periodicidad… ¿alguien sabe de algún método para conseguir las novedades americanas via Previews de manera que vengan semanalmente sin tardar mucho? No tiene porque ser barato, pero tampoco exageradamente caro. Que se ponga en contacto conmigo, por favor. (Tiene que ver con el hecho de que no haya comentarios americanos esta semana)

Y ahora, toca comentar novedades que, por unos motivos u otros (antigüedad, falta de interés, desconocimiento, respeto) no reseño de manera exhaustiva y medida:

Dreamers aparentemente ahora publica comics, y uno de ellos es Hack Slash. Es el equivalente en comic de una peli gore tipo Scream. Mucha sangre, muchas chicas medio desnudas, mucha tontería. El dibujo de Casselli, pre-Iniciativa es bueno, eso si.

Norma empieza a publicar Lost Girls, de Moore, sólo que en vez de directamente en un tomo, en los 3 capitulos que lo componen, por separado. Pero el primer número contiene un cofre gigante para los tres, como si de una edición en fascículos se tratase. El comic ha llamado la atención por ser un comic erótico. Y es… bueno, cumple la regla del porno, es decir, que cuando dos personajes se encuentran, inmediatamente practican sexo, sin importan cualquier otra consideración lógica o estética. Dejando eso aparte, es una buena historia, cogiendo tres personajes e historias conocidas, y comparando los viajes de esas tres chicas a mundos fantásticos con la idea de que iniciarse en el sexo es también como descubrir un mundo extraño y curioso. Con dibujo muy de ilustraciones de cuento de la pareja de Moore, lo que añade una capa a todo esto. Una lectura de lo más interesante, aunque después de hacer esto con personajes de cuentos, Moore no tiene derecho a quejarse de lo que “perviertan” otros a sus personajes.

Hablando de porno, también vuelven a editar Omaha, una serie erótica de mucha fama sobre una bailarina de strip-tease, donde todos los personajes son gatos antropomórficos. Está bien que la saquen, porque hablan bien de ella, y dada la sordidez de lo que ha pasado con los autores, se merecen que siga publicandose, pero me disculpareis si no la leo, porque eso de los furry me da bastante repelús.

Siguiendo con blanco y negro semi-autobiográfico, termina Strangers in Paradise. Realmente no tengo mucho que decir al respecto, pero admito a Moore por terminar su obra, aunque por lo que se oye, fue perdiendo con el tiempo.

Norma sigue sacando tomos gigantes de Authority, pese a que hace tiempo que pasaron el material interesante. Esta vez, la miniserie de Brubaker del año pasado que nadie recuerda, ni siqueira el propio autor. A saber que hacen ahora, que se han quedado sin serie.

Panini termina de sacarlos números interesantes de la Biblioteca Marvel Iron Man a tiempo para la peli. Lo que queda a partir de ahora es morralla, y por eso hacen bien en cortar la serie. Incluye, curiosamente, un anual inédito. Mientras, reeditan la excelente penúltima saga de Morrison en New X-Men, y la bastante mediocre y sin nada original Banner, una historia de Hulk por Azzarello, que no sabe hacer esas cosas.

Planeta es la que saca muchisimas cosas antiguas y raras: Una es una edición absolute de Camelot 3000, que es un comic que tuvo mucha fama en su día, pero que fue olvidada con el tiempo. Es una buena historia de los mitos artúricos reencarnandose en el futuro, con una mezcla de la caballería clásica y algunos giros futuristas. Aunque queda muy extraño que, en uno de los subargumentos más interesantes, en el año 3000 tengan unos tabues tan tontos. Claro, que más anacrónicos quedan los peinados y modas ochenteros, que es lo que peor queda del comic. Lo mejor, se suele decir, es el dibujo de Bolland, muy a lo 2000 AD, que desde luego es muy bueno.

Una reedición aún más curiosa, y también motivada por dibujo es Cinder & Ashe, que es probablemente el mejor comic que ha hecho Gerry Conway, en parte porque fue muy adelante en su carrera, en parte porque colabora con un gran dibujante como Garcia-Lopez que aportaba muchisimo, en parte porque se aleja totalmente de los superhéroes, que nunca se le han dado bien. Es una historia muy similar a muchas series de TV de la época, con una pareja mixta de detectives bastante curiosa, que presagia lo que acabaría haciendo Conway poco después.

Y yo me reia del formato Ostrander de mini-tomos gigantes… en Planeta se han vuelto a superar con sus formatos raros, con su omnibus tapa dura de La Muerte de Superman (realmente, la Muerte y Resurrección de Superman), que si se asemeja a algo en formato, es al de una guía de telefonos. Tiene que ser comodisimo leerlo. En cuanto al material de dentro, aparte de ser un montaje obvio, y tener como motivadores a villanos un tanto cutres, no es mala historia, aunque tampoco tan memorable. Pero al menos sabían como hacer este tipo de historias: El héroe moría demostrando como ha vivido, es decir, luchando por lo que cree, se demuestra su importancia en el mundo, y lo más importante, la historia tras su muerte se vuelve más interesante, avanzando rápido, y resucitando en un tiempo prudencial. Algunos deberían tomar nota de cómo se hace.

Siguiendo con Superman, sacan un tomo con las tres historias que hizo Moore en Superman. Sería más lógico publicar todas sus historias cortas para DC en un tomo como en EEUU, pero así pueden sacar más dinero a los lectores, como aquí, que cobran más de 15 euros por poquito más que cuatro comics, porque han decidido darle un formato gigante que no queda necesariamente mejor. Obviamente, el material es brillante, pero no se si el formato lo vale. Y hay que ser zoquete… han puesto una de las historias después del “¿Qué le pasó al Hombre del Mañana?”, que es la Última Historia de Superman. Si alguna vez había una recopilación de historias sueltas con un orden lógico…

Pasando al otro grande, Batman, recopilan Año Uno, que ya sabemos todos que es genial (pero salió hace tres años a un precio muchisimo más barato, aunque si eres un pijo que quieres formato gigante duro, tu mismo) y Largo Halloween que… bueno, no es tan malo ni de lejos como otros comics de Jeph Loeb, aunque tampoco es tan bueno.

La serie de Leyendas de Batman saca dos elecciones de lo más extraño. En vez de seguir con las primeras historias de la serie, saltan a una de las últimas, por el equipo creativo de Chase: El olvidado e infravalorado Dan C Johnson, y su colega JH Williams III. Es bastante buena, por lo que dicen. Y el otro ni siquiera es de la serie, es la primera parte de una miniserie llamada Batman: Familia, donde la Batfamilia ampliada se enfrenta a una nueva organización criminal llena de personajes nuevos que no han vuelto a aparecer. No es mala historia, ¿pero a que viene publicar algo tan olvidado? ¿Tan desesperados están, tan pocas historias buenas de Batman hay? (Vale, al menos están publicando poca de la bazofia noventera editada por O’Neil, pero…) Escrita por John Francis Moore (que no es mal guionista en absoluto, pero no especialmente famoso) y dibujada por Gaudiano, el de Gotham Central.

Volviendo a reediciones, toca JLA/JSA, la novela gráfica de Johns y Pacheco que ya publicó Norma en su día en un formato más de lujo y entonces comenté detenidamente. Es como un anual increiblemente espectacular de la SJA, autoconclusivo pero terriblemente chachi. La gracia, o fastidio para los que ya lo tengan, es que incluye el Secret Files que servía de prólogo a la novela gráfica, que Norma se saltó, y aunque no es necesario, es un buen número suelto de la serie. Por cierto, que hay más material de Johns de la SJA inédito, con tanta edición del grupo gracias a la fama de la serie actual, podrían pensarse en editarlos, preferiblemente sin llevar pegado material repetido.

Siguiendo con la SJA y la LJA, sale Crisis en Tierras Múltiples, el primero de una serie de tomos recopilando los team-ups clásicos entre ambos grupos en la serie de la Liga, aprovechando que reemprenden la tradición. Las dos primeras historias son muy famosas, las dos siguientes no se han vuelto a mencionar, y… bueno, aparte de la importancia histórica, no tienen mucho más, son comics muy viejos, y se nota.

Y siguiendo con la Sociedad de la Justicia de America, terminan el material del grupo de los 70, esta vez con un tomo todo de Paul Levitz, que es una mejora. Leyendolo, puedes ver porque a la gente le gustaba en la época, y porque los personajes influyeron más adelante, pero visto ahora, están poco desarrollados, en historias muy, muy normalitas. Sólo para historiadores.

Algo más moderno, es Shazam: La Monstruosa Sociedad del Mal, que es una visión no canónica de Jeff (Bone) Smith sobre el Capitán Marvel y su entorno. Es muy de dibujos animados para niños, algunas cosas son graciosillas y con encanto, otras son chorradillas. No puedo decir más, de momento.

Y sacan un Clasicos DC del Brave & Bold de Bob Haney, que es una de las decisiones más extrañas que han tomado. Porque los comics de Bob Haney tienen el simplismo del resto de la Edad de Plata, pero tienen un sistema lógico que apenas intersecta con el real, y parece que tome muchas drogas. Son comics ocasionalmente memorables, pero no por ser clásicos precisamente.

Y terminando con los Absolute, toca uno de la Liga de los Extraordinarios Caballeros, que ya es la tercera vez que editan aquí, en menos de 10 años. Es una buena historia de héroes de aventuras a base de jugar con las novelas victorianas, al estilo Moore. Si se merece o no el formato, bueno… no lo recomendaría si tienes una de las ediciones anteriores, a menos que no seas un gran fan de Moore, pero si más que muchos, porque al menos este tiene extras interesantes, como el guión de la serie. (Es decir, es un verdadero Absolute, y no un timo de Planeta donde han hecho crecer un recopilatorio normal)

Y ahora, pasamos a las novedades de aquí:

52 Nº47: Sólo quedan 5 semanas, y por eso después de los últimos números tan centrados en una historia, tenemos otro número disperso cubriendo varias historias, y dejandolas todas a punto ya para la traca final. Si parece un poco ligero es por esa dispersión, y porque por alguna razón, sólo son 18 páginas en vez de 20. El núcleo de la historia es de Rucka, y es el penúltimo capítulo de lo de Questoya, colocando a todos los protagonistas en el lugar para la resolución la semana que viene. Como siempre en esta historia cuando es más de acción que de desarrollar a los personajes, es consistentemente sólido, pero nada más, muy tradicional en estructura pese a lo curioso de los personajes. Siguiendo, Waid nos cuenta el verdadero epílogo de la Balada de John Henry, contandonos como queda el status quo de los Irons, atando temáticamente la idea de el heroismo a partir del esfuerzo y el trabajo, y dandole algo que hacer a la mayoría de secundarios de la historia y sus varias subtramas. Cumple muy bien. Y luego están las partes de Morrison, que tiene más predominancia a estas alturas de la serie que en la primera mitad: La historia de Magnus llega casi al final, enseñandonos como están las cosas (incluido un rápido avance de lo que le está pasando a Black Adam) y porqué no pueden aguantar mucho más, y tienen que explotar. Incluye un giro genial en la imagen clásica del ángelito y el demonio en cada hombro. Luego, la Odisea en el Espacio también se acerca a su fin, y por un lado, son muchas ideas raras de Morrison, siguiendo con cosas que ha hecho en Animal Man, Zatanna y otros, jugando con como afecta la metaficción a la forma del Universo DC (aunque no se dice explicitamente, su historia ahora no avanza en tiempo real, sino a intervalos discretos cuando abrimos un comic donde sale). Un poco difícil, pero chulo. La otra parte es mejor, es seguir los paralelismos entre Buddy y Ulises hasta el penúltimo extremo, y hace que realmente te preocupes por la situación, más incluso que cuando parecía que iba a morir. Por último, tenemos unas escenas con Nanda Parbat, que cuando no sale Montoya y se trata en plan místico, es terreno Morrison. Básicamente, es terminar los caminos espirituales de renacimiento de Batman y de Wonder Woman. El de Batman no se muestra y se deja para la serie regular, contandonos sólo lo mínimo mientras Robin aprende una lección zen. Y el de Diana es ponerle en la buena dirección repasando quien es y quien tiene que ser, usando un recurso apropiado por segunda vez en la serie. El misticismo oriental es un poco facilón en estas escenas, pero tiene su gracia. Y aunque sea todo un poco disperso, la sensación de que está todo terminando y acelerandose hacia un final unifica bien la historia. El dibujo es otra vez de Camuncoli, y al menos es legible, aunque su estilo caricaturesco y simplón le pega más a unas escenas que a otras.

El origen esta semana es de los Jóvenes Titanes, y es un follón. Se salta a los originales, que uno diría que es importante, después menciona vagamente a los Nuevos Titanes, dedica media página innecesaria a una bazofia como Dia de Graduación, y después tiene la otra página a explicar la serie actual en sus dos encarnaciones, sin poder entrar en detalles sobre cada miembro. Al menos Waid hace bien en contar lo que significan los Titanes y montar la narrativa alrededor de Cyborg, que es el corazón de la encarnación actual. El dibujo es de Karl Kerschl, que dibujará proximamente el origen de los JT originales, en su nuevo estilo, en plan animado bastante vistoso y apropiado para adolescentes. Muy Recomendado (9)

52 Nº48: Bonita portada en forma de grafitti, muy apropiada. Empieza la carrera de resoluciones final, y en este número toca la de Questoya. La historia desde el principio ha sido el viaje heroico de Renee Montoya, continuando lo que Rucka lleva haciendo con ella desde Gotham Central, si no antes. Ha seguido todos los pasos clásicos: Empieza con el personaje hecho un desastre, viene el mentor mágico (Question, aunque en este caso la magia es más su filosofia zen que otra cosa) que a base de lecciones al principio frustrantes, la lleva en un viaje por el mundo donde aunque la idea superficial es derrotar a los malos de turno (Intergang), el verdadero objetivo es hacer que Montoya supere sus propios problemas y se conozca a si misma y de lo que es capaz, para llegar a ser lo que realmente puede ser, que como estaba claro, es la nueva Question, tras la muerte del original, como le suele pasar al mentor en estas historias. Y ahora vuelve al punto de partida, Gotham, ya transformada, donde queda claro que no es la persona que era. También tiene que derrotar al malo y salvar a la chica, que aunque no son elementos estrictamente necesarios, también son típicos. Es un gran ejemplo de este tipo de historias, modernizada para los tiempos modernos. Y aunque es una pena despedirse de Vic Sage, Montoya está resultando ser una digna sucesora como Question. Al fin y al cabo, se parece más a esta última versión, que esta al original de Ditko. En cuanto a este capítulo final, todo transcurre más o menos que podías esperar al tener todas las piezas en su sitio, pero con el apropiado añadido de una narración en primera persona por parte de Renee, siguiendo con el tono detectivesco negro que tanto le gusta a Rucka y le pega al tono de la historia. Además, demuestra que Montoya tiene la filosofia, introspección, rabia y ganas de obtener respuestas propias de Question. Por lo demás, es una historia de acción de ir deteniendo y derrotando a todos los malos con un ritmo más trepidante de lo que ha sido esta trama hasta ahora, y una buena sensación apocalíptica, propia de los orígenes de la Biblia del Crimen. Realmente parece que esta pasando algo terrible que sólo la heroína puede evitar, y el momento donde Montoya se transforma oficialmente en Question, después de un año esperandolo, es conmovedor. El final es ambiguo, aunque en ambos casos tiene un buen paralelismo con la historia del personaje. Eso si, la última de las escenas resulta un poco difícil de creer, y sigue sin explicarse como demonios acabó Manheim transformado en un gigante en Superman. La página extra (la 21 de 20) esta semana es de Morrison, sobre las otras dos tramas relacionadas con Intergang, y preparan las cosas de manera demencial para el gran final. El dibujo esta semana es otra vez de Darick Robertson, especialista en finales de historia detectivescos, y es muy bueno, no sólo clavando las expresiones (o falta de ellas, como en la prota) sino la acción desesperada y el ambiente apocalíptico (o apokoliptico), incluso ignorando los bocetos de Giffen para mejorar el efecto.

Los orígenes esta semana siguen con los grupos, y esta vez les toca a las Aves de Presa, y a Waid le sale uno de los mejores, resumiendo todo lo que necesitas saber: La primera página es un buen origen de Oráculo, y la segunda cuenta el orígen y modo de actuar de la operación, y quienes son sus agentes más importantes. Dibujo muy agradable de Nicola Scott, la dibujante de la serie, que da aún más razones de porque es tan incomprensible y estúpido que no publiquen una serie tan buena en España. Muy Recomendado (10)

52 Nº49: Genial portada en plan James Bond, que es lo último que esperarias del Profesor Magnus. Hasta los rotulos de abajo acompañan al chiste. Siguiendo con las resoluciones, este es el final de la Isla de los Científicos Locos. Desde el principio, ha sido tanto la historia de las abducciones de los científicos, como la historia de cómo Magnus aprende a canalizar su locura en vez de rechazarla, y vuelve a estar vivo y ser un héroe. Es divertido contrastarla con el viaje de Montoya, ya que es una versión retorcida de la misma idea, aunque Magnus más bien recuperaba lo que perdió en vez de convertirse en algo nuevo, y su mentor es ciertamente menos benévolo que Question. Este número es donde toma por fin la decisión de ser un héroe y se rebela contra sus captores, aunque a su manera. La historia recuerda mucho a la caida y redención de Hank Pym en los Vengadores a mediados de los 80: Científico aventurero que sufre un colapso nervioso y crea un robot asesino, cae en desgracia y es raptado por supervillanos para que les ayuda a crear un arma mortal, pero entonces usa los materiales a su disposición para derrotar él solo a sus secuestradores. Incluso en ambos malos los secuestradores incluyen a chinos y cabezas de huevo. Es irónico teniendo en cuenta lo que están haciendo ahora con el personaje. El caso es que muchos de los elementos introducidos sutilmente en capítulos anteriores juegan un papel en la resolución, pero que la historia esté bien montada ya no es de extrañar a estas alturas. Lo que queda es una batalla final que se salta prácticamente todas las reglas de un combate heroico final, y funcionando de una manera más enloquecida donde Magnus actua de cualquier manera menos como esperas que un héroe actue: No es ni valiente, ni seguro de si mismo ni aguerrido, sus Hombres de Metal son algo chapuzas e improvisados… pero que me zurzan si pese a eso, no es heroico, o incluso gracias a eso es más heroico. Porque eso son los superhéroes verdaderamente modernos: Son personas con fallos, pero que en vez de dejarse derrotar por esos fallos (como en… otros comics de otra gente) salvan el día superando esos fallos, o incluso gracias a esos fallos, como la “locura” (porque recordemos que como dice Morrison, la locura no existe) de Magnus. Y por supuesto, el combate es una cosa tremenda y enloquecida, pero es que, cualquier comic que tenga un combate entre un científico loco con Hombres de Metal de juguete y un huevo malvado viviente y frases como “Quieto todo el mundo, tengo un rifle de partículas y un desorden bipolar, y no se que puede pasar” es brillante por necesidad. Añadale la teoría extraña morrisoniana sobre como funcionan los responsometros, la genialidad de Egg Fu, las personalidades de los Hombres de Metal (incluyendo, a Mercurio admitiendo cierto detalle químico después de 40 años), la respuesta de los demás científicos locos (pista: no son supervillanos, son supercientíficos… un combate frontal inesperado cuando no tienen sus cacharritos es lo último para lo que están preparados) y la despedida sentimental e inesperada entre Magnus y Morrow, y tenemos un final perfecto. Lo que no tenemos es a Veronica Cale, porque la idea era que hubiera muerto hace 3 semanas.

Lo mejor es que eso no es toda la historia. La otra parte, escrita por Johns, transcurre simultaneamente en otra parte de la Isla Oolong, y continua la historia de Black Adam, en este caso aprovechando la temática sociopolítica que se ha ido fraguando en el fondo de la serie. Es un combate de palabras entre los territorialistas y corruptos 10 Grandes (aunque las distintas personalidades entre ellos introducidas anteriormente juegan un papel fundamental) y la universalista Sociedad de la Justicia de America. Incluye una revelación muy buena sobre el décimo de los 10 Grandes, pues sutilmente, sólo habían presentado a 9 de los miembros oficiales. Y una escena genial con Sivana como científico loco. Todo eso con una sensación de desesperación y tensión de que se va a mortar una gorda (el título es Vispera de Destrucción, y gracias al formato de tiempo real, es literal) lleva a un final explosivo para empezar el próximo número, y de paso se rescata una mini trama de hace media serie. El dibujo esta semana es del Tercer Dibujante Oficial, Eddie Barrows, en su último número completo, y queda un poco chapucero. Le falta detalle, y cuidar bastante el aspecto final. Apropiadamente a ser el más novato, es el dibujante que más se parece a los bocetos de Giffen, por cierto. El orígen esta semana es de la SJA, aprovechando el papel que tienen en la historia principal. La primera página resume su origen y etapa clásica, y la segunda se salta toda la serie reciente para contarnos, um, lo que pasa la semana que viene en la Tercera Guerra Mundial y como lleva eso a la serie actual. Vale que la alineación actual ocupa media página de por si, pero lo otro es la típica cosa que sólo está por ser reciente, y a la larga acabará por no ser importante, y habría quedado mejor algo con más perspectiva histórica. El dibujo del anterior dibujante de la serie, Don Kramer, es bueno. Muy Recomendado (10)

52 Nº50: Por fin, llega la Tercera Guerra Mundial, con la que tanta lata habían dado. Y decir que es un poco decepcionante es quedarse corto. Dejando aparte el hecho de que excepto un par de menciones en SJA, nadie la ha mencionado Un Año Después (bueno, dos semanas después), está el hecho de que aunque ciertamente es mundial, de guerra no tiene nada. Es Black Adam vs el mundo, que no es algo técnicamente bélico y lo único que tiene de política internacional es que viaja por distintos paises, y estos no se ponen de acuerdo en como tratar con él. Obviamente, es el final de la historia de la Familia Adam, y es aún más decepcionante como tal. La historia de Black Adam ha sido una tragedia clásica, donde una persona que no era muy buena tiene la oportunidad de volverse bueno y ser féliz, pero fracasa porque los errores que cometió en el pasado, y simplemente, el mundo, no le dejó cambiar. La manera obvia de proceder tras eso es hacer que Adam revirtiese a como era al principio de la serie, un héroe oscuro que mata a todo aquel que considera malvado, o que se pone en su camino de lo que considera venganza. Y dado que mucha gente se merece su venganza en esta serie, eso bastaba para enfrentarle a medio mundo. Pero por alguna razón, Johns ha decidido olvidar las bases que él mismo sentó con el personaje, y convertirlo en un maníaco asesino que mata porque sí. (Hay un intento de darle ambigüedad a lo que ha hecho, pero no queda nada claro, y de todas maneras hace otras cosas malas aquí) Peor aún, su comportamiento en la historia no tiene sentido, independiente de su moralidad. Es decir, después de liberarse de sus captores, lo lógico hubiera sido que los masacrase a todos por su implicación en la muerte de su familia, y acto seguido, que hubiera ido a por los que tiraban de los hilos. Sin embargo, incomprensiblemente, deja vivir a los científicos de Oolong por exigencias del guión y se pasa la siguiente semana causando… ¿destrucción aleatoria? ¿Por qué si? ¿En vez de ir a por los responsables de su tragedia? Lo peor de esto no es lo absurda que queda la historia en si, es que había maneras de tener las escenas que los guionistas querían sin cargarse la lógica de la historia.

En fin, el número tiene buena parte de “Black Adam vs héroes en plan bestia”, pero sin mucha gracia. Aparentemente, los héroes del Universo DC no han aprendido de la lección de Superboy-Prime, y siguen pensando que lanzarse en masa contra un superhumano invencible, sin un plan y sin importar que no tengas poderes es una buena estrategia. Milagrosamente, no hay baño de sangre en este número, lo que es de agradecer. La mejor escena de pelea es la de las páginas escritas por Morrison, donde se enfrenta a los 10 Grandes, que tiene un buen ritmo, y un papel para cada uno, molando sobre todo la presentación del Robot Shaolin, que habla en pictogramas I Ching. Las partes escritas por Johns, sin embargo, dejan que desear. Hay algún cameo presentando nuevos status quo para 1AD, sobre todo la tan mencionada participación de los veteranos de la SJA, pero no es gran cosa. (Apropiadamente, personajes como la mayoría de los Outsiders y Hal Jordan están ausentes, debido a cosas que se revelan en sus series) La confrontación entre Black Adam y Atom-Smasher es tan decepcionante como la última vez, aunque al final sirva para una cosa. La mencionada versión gigante del Escuadrón Suicida para detener a Adam ni se vuelve a mencionar. Lo único interesante es la aparición de la familia Irons y la resolución de un subargumento pendiente de su historia, de manera inesperada y divertida, que demuestra la idea central de la serie. Y el final es un Deus Ex Machina prácticamente literal. Es decir, es apropiado que le detenga quien le detiene, y no es que no fuera parte de la historia, pero interviene mágicamente al final en vez de en otro momento por conveniencia del guión más que otra cosa. La pena es que el final irónico de Adam es una idea genial y muy apropiada, aparte de triste. El problema es que sería mucho más triste y trágica si fuese un castigo a una persona que siempre intentó hacer lo correcto desde su punto de vista (que había sido la caracterización del personaje en todas veces anteriores donde Johns lo había escrito), en vez del justo merecido a un monstruo que perdió la humanidad hace semanas y que jamás va a poder ser otra cosa que un villano después de esto. Una lástima que una de las mejores historias de 52 y Johns haya terminado en esto. Pero bueno, el número no acaba ahí. No hay origen esta semana (son 24 páginas de historia principal, celebrando el nº50), pero hay un epílogo donde por fin, tras 13 semanas, volvemos a la historia de Booster Gold, de cara al Gran Final. Tras conectaro con la 3GM, en tres páginas, se enlaza por fin con un subargumento que lleva dando tumbos toda la serie, y se vuelve a poner la tensión y peligro de la historia donde estaba, dejando ansiosos que vengan los dos números que quedan. Eso ya es otra cosa. Para celebrar todo esto, toca dibujante invitado, Justiniano, que ya dibujó grandes combates mágicos en Dia de Venganza, que aunque a veces es algo inconsistente con los personajes, hace una acción muy dinámica que le va bien a la historia. Neutral (6)

21 Down: La Conexión: Otra serie de breve vida de hace tiempo de Graymiotti. Que pasa, ¿no tenían series de Chuck Austen inéditas? Les dejaron de dar este tipo de cosas hace tiempo por una razón. A decir verdad, esta serie tiene una premisa bastante más interesante, y hasta es original: El protagonista tiene una enfermedad que le matará a los 21 años. ¿Pero y si eso es sólo un sintoma de algo mayor? A diferencia de otras cosas de Graymiotti, que generalmente no van de nada y son sólo un puñado de tópicos, esto tiene un tema central (la muerte, y que hacer con el tiempo que te queda) y se centra más en desarrollar a los personajes y al tema en vez de lanzar chorradas que se creen chulas. Desgraciadamente, el desarrollo tampoco es gran cosa, porque no dan más de si, pero tampoco es demasiado malo. Además, la serie es muy lenta, que dado lo poco que dura, es un fallo grave. Es decir, el giro de la premisa no se presenta hasta mitad del segundo número (mitad del número) cuando se debería haber revelado como muy tarde al final del nº1, para darle un gancho al debut. Es algo básico. El primer número entonces es un montón de reflexiones sobre la muerte, que no están mal, pero se hacen pesadas por ir tan lento. Igualmente, una vez presentada la idea, no empieza a emerger una dirección hasta el final del tomo. Mientras tanto, los dos protagonistas pasan el tiempo… no haciendo prácticamente nada, y de vez en cuando dando alguna pista de algo más. Si la serie fuera más larga, y más criticamente, si el diálogo y desarrollo de personajes que hacen fuera más profundo y ensimismante, podría pasar. Pero los personajes son como mucho, una muestra aceptable de moldes típicos (el adolescente sin mucha motivación, la chica misteriosa que le impresiona y siempre hace todo con estilo y está varios pasos por delante) y deberían haber desarrollado más lo que era original, que era la premisa. Asumiendo, claro, que tengan algo que decir al respecto, y no vaya por los tópicos tontos como sus otras series, que es una posibilidad. Lo único que realmente brilla aquí es el dibujo de Jesus Saiz, antes de que lo adoptaran para las series más oscuras de DC, que ya era de lo más sólido entonces. Neutral (6)

Aniquilación: Conquista Nº1: Si fueran otros tiempos, se llamaría Aniquilación II, pero ahora están de moda los títulos poco manejables. Titularse Conquista a secas tendría más sentido, porque de Aniquilación no tiene nada, pero como hay personajes comunes y sigue la misma estructura y tono que la original, tiene algo de sentido, aparte de por marketing. Pero antes de empezar la secuela, vienen dos especiales epílogo de la original, dedicados a los cuatro Heraldos de Galactus supervivientes, cada uno de un elemento. La historia dedicad a Terrax está escrita por Chris Gage, y como es de esperar, es la mejor. Nos explica que fue de él y de los demás personajes controlados mentalmente por Annihilus. La gracia es que es una historia que lo mete en situaciones típicas de héroe… pero como no es un héroe, es un mal bicho, en cada momento hace algo mucho menos típico y más original y bestia. Divertida y original, y usa bien distintos personajes aliens de la historia Marvel, incluido un villano que no aparecía desde los 70. Tienen que darle más oportunidades a Gage de hacer cosas de estas. El dibujo de Camuncoli no está mal. La de Polvo de Estrellas nos cuenta que pasó con él en la serie principal, y por fin nos cuenta su orígen. Stuart Moore, exeditor de Vertigo que siempre ha sido aspirante a científico le da un buen origen bastante original, hace una revelación muy chula sobre lo que le hace diferente de otros Heraldos, y además, es una buena historia personal y humana, pese a ser de alguien tan alienígena. Buen dibujo de McKone, aunque la mitad sean efectos por ordenador. Y entonces vienen dos de Giffen: La del Señor del Fuego le da un papel bastante original y único, muy apropiado para una historia de postguerra. Tiene el problema de que presenta muchisimos personajes nuevos, y a algunos los trata como si fueran conocidos (pese a que, como mucho, habían aparecido en unas pocas páginas son diálogo en Aniquilación), pero aparte de eso, es una buena historia de justicia y hacer lo correcto, con buen dibujo de Kollins, que le da simetría a la historia. Por último, la de Estela Plateada es la más importante, porque ata un cabo suelto muy gordo de Aniquilación, y es que le pasó a los gigantes cósmicos que capturaron a Galactus y después desaparecieron sin explicación. Desgraciadamente, los personajes fueron un recurso malo y chapucero entonces, que terminó en esa cagada, y siguen sin ser interesantes. Además, como era de temer, su nivel de poder fluctua por exigencia del guión. Muy chapucero, y encima, Estela es el que menos personalidad tiene de los cuatro, lo que es irónico dadas sus famas. Buen dibujo de DiVito, que es el único de los cuatro que no se ha largado a DC a hacer al menos algún número de una serie semanal.

Tras todo esto, ya viene el especial de inicio de Conquista propiamente dicha, que esta vez está escrita por Abnett y Lanning, que son los actuales encargados de lo cósmico en Marvel, que no es mala elección, teniendo en cuenta que acabaron haciendolo bien en Legión de Superhéroes. Como en la original, el especial tiene unos objetivos claros: Presentar a los malos de la historia y su impactante primer ataque y a los protas y las tramas que seguirán en las miniseries continuación. El protagonista esta vez es Starlord, y es la historia de cómo se adapta como héroe de guerra en el imperio kree post-Aniquilación… hasta que una nueva amenaza, que quiere conquistar en vez de aniquilar, les pilla con los pantalones bajados. La parte de paz presenta bien la situación, y la revelación de los villanos y de su plan es impactante, y le saben dar drama a lo que han hecho. Eso si, a los que leyeran su antes mencionada etapa en la Legión les sonará mucho… la idea tanto de los villanos como de su plan de conquista es exactamente la misma que la que ya hicieron en su segundo año en aquella serie. Esta vez tiene más impacto, aunque menos sorpresa. No presentan las otras tres miniseries en pequeñas escenas esta vez, sólo la de la nueva Quasar, que tiene un nuevo status quo interesante, y su misión en la saga suena curiosa, al menos. En cualquier caso, es un comienzo intrigante que motiva a interesarse en el resto de la historia, sin parecer una repetición de la primera parte, así que cumple. El dibujo de Mike Perkins (que hizo números del Capi America) es bastante bueno, y hace algunos diseños muy buenos de tecnología. Recomendado (8)

Aspen Especial: Sólo miré esto porque mencionaba a Geoff Johns en la portada. Y aunque Johns es el único guionista que mencionan en portada, sólo escribe una de las historias de dentro, las otras son de guionistas nada reseñables. Y entre que Johns nunca ha demostrado ser especialmente bueno fuera de los superhéroes, y lo malo que es Fathom en general, no es de extrañar que el resultado sea bastante malo. Es una historia de princesa mágica en su mundo mágico submarino, lleno de estereotipos y tópicos. Ni un solo personaje tiene personalidad, ni hay ninguna idea particularmente original. No es que sea horriblemente malo (aunque el dibujo si que lo es a veces), pero es activamente mediocre. No Recomendado (3)

Batman Nº11: En Batman, continuamos con lo del Batman malvado, y se explica mejor que es y de donde ha salido, enlazando con cosas de números anteriores. Hay pistas intrigantes de que Morrison está preparando el terreno para ir hacia algo más grande (como siempre hace) que suena bien, es sólido y pasan cositas aquí y allá, pero ninguna de ellas tiene la chispa de, no se, 52, ni en ejecución ni siquiera en diálogo. Buen dibujo de Kubert, eso si, dentro de su estilo. En Detective vuelve Dini, y es un capítulo importante en la vida de Harley Quinn tras lo que le pasó en Batman hace dos meses. La idea de alejarla del Joker es buena, ya que nunca pegó que el Joker de la versión de comic tuviera una sidekick, aunque la dirección en concreto quizá sea demasiado. Es decir, vale que tenga buenas intenciones, ¿pero la idea de estar en un manicomio no depende de las intenciones sino de si está cuerda? Por otro lado, es una historia bastante buena de Harley escrita por su creador, relacionandola con otro personaje creado por Dini, y siendo un tipo distinto de team-up para Batman. Divertida. Buen dibujo de Kramer. Recomendado (8)

Brave & Bold: Los Señores de la Suerte: Para una serie que se lee mejor en números sueltos que en tomo… Recuperando el nombre de la serie clásica que iba de team-ups de Batman, esta nueva encarnación es como la reciente versión de Marvel Team-Up: Es una excusa para que el equipo creativo juegue con el Universo DC, con una trama de varios números, pero que en cada número sirve de excusa para juntar a dos o más héroes que van cambiando. La gracia es que aquí el equipo creativo es Mark Waid y George Perez. Perez está igual de pletórico que siempre, pero es Waid el que realmente se luce, mostrando sus puntos fuertes, pero no sus debilidades, energizado por tener todo DC con el que jugar. Es tener a personajes muy bien caracterizados y explotando lo bueno de su concepto central, interactuando de manera no habitual, en situaciones divertidas que sólo podrían ocurrir en el Universo DC, con una subtrama que lo enlaza todo bien. El primer número es un team-up tradicional entre Batman y Linterna Verde, olvidandonos por fin de rencillas y centrandose en dos amigos y profesionales investigando un caso que se vuelve cada vez más raro y les lleva a distintos rincones. La pega es que, para viejos fans de DC, todos los elementos se chafan en la portada o en el título, pero verlos bien usados lo compensa de sobra. Es la historia más clásica del tomo, pero sobresale por encima de su estructura típica gracias a los varios giros, y al contraste bastante divertido entre la personalidad sobria de Bruce y la casi locura de Hal. La segunda historia es más curiosa, porque junta a LV y a Supergirl. El hallazgo es como escribe Waid a Kara: Por primera vez, es un personaje que no parece un estereotipo gratuito ni una perdida de tiempo, sino un personaje agradable: Es la hermana pequeña mona y divertida, pero un poco inmadura, del hermano mayor del que siempre está a la sombra. (Ayuda también que Perez la dibuje divinamente pero con respeto, a diferencia de lo de su serie) Más gracioso aún es verle interactuar con uno de los amigos mayores de su primo, y sobre todo la reacción de Hal (“Recuerda, sólo tiene 17”. Ah, americanos… no es que eso le detuviese en el caso de Arisia, pero supongo que Englehart era más progresista que Waid) La verdad es que, aunque sea de refilón, se trata el tema de cómo ve la sociedad a los adolescentes, y a su “casi maduros, pero no del todo”, y más aún a las chicas guapas con lo que eso conlleva, bastante bien, para ser una aventura cómica de acción. La tercera historia tiene de vuelta a Batman, juntandolo con el nuevo Blue Beetle, y si no otra cosa, sirve para demostrar el error de no publicar su serie, porque es un personaje genial. La historia, por un lado, demuestra lo bien que Waid escribe a Batman (es serio, pero como varios Robins demuestran, sabe tratar a los niños… Batman asusta a los culpables, no a los inocenes) y lo bien que sabe imitar la voz hiperactiva y desternillante de la serie de BB (“Por favor, excuse a Jaime de la clase de hoy. Firmado: Batman”) La interacción es desternillante, y el combate contra un equipo de villanos clásico está muy bien, con un final muy de la Edad de Plata.

El cuarto es un team-up entre Supergirl y Lobo, de vuelta a la normalidad tras 52. Como es de esperar en una historia del Universo DC normal, Lobo ladra mucho más de lo que muerde y su nivel de letalidad y burrada está muy relajado. La mayor parte de la interacción es predecible (Lobo es malo, pero Supergirl usa fuerza, encanto e inteligencia para tenerlo controlado) pero tiene algunos momentos graciosos, y una solución inteligente al problema. El quinto desmelena los cruces, y junta a Batman con la Legión de Superhéroes de Waid, y es una oportunidad para ver a Batman lucirse y dominar la situación, sea la que sea. El tono es también bastante divertido, los pocos Legionarios tienen la caracterización que necesitan, y como era de esperar, Brainiac 5 tiene las mejores frases, de exasperada desesperación ante tanta tontería sobre todo. Para terminar, el último capítulo junta a prácticamente todos los personajes en Rann, donde Waid hace que el coñado de Guerra Rann-Thanagar de nunca terminar sea más divertido a base de, sorpresa, usar los elementos originales de Rann que el resto de guionistas ignoraron. Añadele varios cacharros de magia y de ciencia-ficción que dan para situaciones curiosas, los superhéroes teniendo que usar sus habilidades de maneras originales (inevitable estando Adam Strange, también de vuelta de 52), situaciones y frases graciosas, montones de cameos DC y la aparición inesperada de ciertos personajes clásicos de DC, con un nuevo status quo que encaja perfectamente con el tema de la saga, y una manera perfecta de enfocarlos para que sean originales y chulos basada en el concepto original, y tenemos un gran final de lo más divertido, más si eres fan veterano de DC, pero lo suficiente como para hacerlo pasar bien a cualquier fan de la aventura clásica con un toque moderno. Y por supuesto, decir que el dibujo de Perez es perfecto es quedarse corto, haciendo una cantidad de ambientes y registros igual de bien, y sacandole brillo a todos los personajes, mundos y recursos que Waid le lanza enciclopédicamente. Muy Recomendado (10)

Capitán America Nº30: Hasta ahora, después de leer el número, no me había dado cuenta de que me había saltado el del mes pasado, lo que dice mucho de lo fascinante que es esta historia y lo mucho que avanza en cada capítulo. En esta entrega, mucha gente cabreada se pasea por tejados y guaridas, persiguiendose unos a otros o pateando a carne de cañón, como llevan haciendo desde hace meses. El final promete por fin un conflicto interesante, pero ya veremos. No está mal escrito, y está bien dibujado, pero no es precisamente fascinante. Sigue siendo la serie más sobrevalorada del mercado. Recomendado (7)

Cuatro Fantásticos Nº4: Dios, que asco de portada de Turner, no le hace ningún favor al comic. Con la serie de la Cosa terminada, tenemos dos números de la serie regular. Y aunque el primer número tiene una escena graciosa con Tormenta y Pantera, la serie vuelve a estar dedicada a los Richards, el descanso ha durado poco, para todo el rollo que le dieron. Marvel y su publicidad exagerada, a menos que haya habido un cambio de planes a mitad, con el cambio de guionista. Primero tenemos una buena escena de Reed siendo científico, que presenta a una nueva amenaza de manera convincente. Además, tiene a McDuffie escribiendo a Hank Pym, que es el único que no lo escribe como a un perdedor y un psicópata últimamente. Después pasamos a una historia que es más superheroica tradicional de lo que le pega a los 4F, pero siendo un enemigo apropiado para el grupo, no queda mal como cambio de aires. Son los 4 Terribles, en una alineación que parece una mezcla exacta entre el grupo original y la alineación de Englehart. Hasta la sorpresa final la hizo más o menos Englehart también. McDuffie escribe bien al Mago, que es inteligente y amenazador pero puedes ver perfectamente porque será siempre un segundón, y tiene alguna cosa con los otros, pero en general, es una pelea como las que puedes haber visto ya, incluido con esta gente. El dibujo de Pelletier es bastante bonito. Recomendado (7)

Cuatro Fantásticos: El Cuarto Viaje de Simbad: Reedición de un especial que sacaron hace unos años, al final de la horripilante etapa Claremont en la serie. Es uno de los periódicos homenajes de Claremont a cosas que le gustaban de pequeño, en este caso películas, que únicamente sirve como homenaje nostálgico. Así que los 4 Fantásticos (en su encarnación de entonces, con un traje bastante feo y una adolescente incomprensible) se ven metidos en una aventura fantástica que ni les va ni les viene, que probablemente le hará gracia a los que pillen la referencia, pero a los demás no, porque Claremont ni siquiera se molesta en explicarnos la gracia que tenían. El dibujo de Ferry es bonito, pero no justifica de por si la existencia de este tomo, mucho menos en esta edición de lujo. Neutral (6)

Daredevil Nº26: Celebrando 100 fantásticos números desde la última renumeración aleatoria. Claro, que haber pasado cerca de 10 años sin ser renumerada porque si es todo un logro en Marvel. En la manera típica de estas cosas, tenemos una excusa en el argumento para repasar los mejores momentos y personajes de la historia del personaje, por diversos dibujantes. Algunos importantes para el personaje (Colan, Romita, Sienkiewicz, Maleev), otros dibujantes actuales de sensibilidad similar al estilo de Brubaker (Gaudiano, Bermejo, Djurdjevic). Y aunque el homenaje-centenario es bonito, y la excusa para el repaso está bien, lo que no tiene este número es una historia. Quitandole el primer par de páginas y el último, no pasa nada. Y lo que pasa en esas es una pelea y un cliffhanger decente pero algo repetitivo. Es curioso comparar esto con el nº50, que también tenía dibujantes invitados, pero no tenía una excusa para ello, y sin embargo, si que pasaban cosas importantes. En fin, como celebración está bien, y los que busquen eso quedarán satisfechos (la portada con las docenas de villanos es un buen trabajo) pero los que quieran una historia de crimen de Brubaker estarán decepcionados. Recomendado (7)

Encapuchado: Miniserie de la línea MAX, de cuando aún hacían cosas reseñables, escrita por Vaughan antes de ser famoso. Forum, en su infinita sabiduria, no la publicó en su dia, pero con la excusa de que va a salir en Nuevos Vengadores, aquí está, que ya es algo. Siendo de Vaughan, no es de extrañar que tenga una premisa bastante original: Es el orígen de un nuevo supervillano. Más interesante, es una inversión del concepto de Peter Parker. El protagonista, que no es una coincidencia que se llame Parker, es lo que habría sido Spiderman si no hubiese tenido a un Tio Ben para inculcarle un sentido de la responsabilidad y tampoco fuese especialmente brillante. Es un tipo normal, no especialmente bueno pero tampoco especialmente malo, que se encuentra una capucha que le da poderes. No pudiendo usarla para hacerse famoso y ganar dinero, decide usarla para la única manera que se le ocurre de salir la pobreza: el crimen. A partir de ahí, vienen dilemas éticos donde cada vez tiene que elegir hasta donde está dispuesto a llegar, y se mete en problemas cada vez mayores cuando se ve involucrado en una trama con un millonario criminal. Es una mezcla de historia de crimen y superhéroes, como las que intentan hacer Bendis y Brubaker, pero Vaughan, siendo mejor guionista, lo hace bastante mejor. En ningún momento se hace pesado o estirado, y mezcla bien ambos géneros sin irse demasiado hacia uno de los dos lados. El crimen no funciona igual que en el mundo real porque tienen superpoderes, pero tampoco cumplen tópicos superheroicos. Y aunque hay un trio de supervillanos segundones conocidos, no hay ni un solo superhéroe a la vista. Lo más parecido es probablemente Sleeper, aunque menos cínico, nihilista y lleno de giros, y algo más colorido y más basado en elegir lo que vas a hacer y personajes con una vida humana más real y sin que a ninguno le falte alguna cualidad positiva. Desde luego, el protagonista y su entorno está muy bien creados, con un desarrollo muy creible del prota, bueno y malo. El millonario actua de manera refrescante para los villanos de comic, la interacción entre los superlacayos es divertida, hay acción bastante buena con uso inteligente de los poderes de la capucha y un buen final. El dibujo de Kyle Hotz es apropiadamente oscuro y algo feo, pero es claro y efectivo cuando tiene que serlo, y queda bien cuando te acostumbras. Una buena historia de las que ya casi no se hacen en Marvel (ahora es todo o superhéroes, o rollazo cínico deprimente) Muy Recomendado (9)

Espectro Nº2: Si el anterior tomo era bueno, este es aún mejor, si cabe. Empieza con una serie de historias suelta que van desarrollando la vida y carácter del Espectro en sus ambas personalidades: Un nº0 que nos cuenta el orígen de la entidad Espectro, que es una maravillosa mezcla de diferentes mitologías y religiones, en un todo coherente, que ya es dificil, aparte de plantar semillas para futuras historias, y mostrarnos versiones anteriores del Espectro menos cristianas, haciendo el concepto más inclusivo. Después hay dos historias tristes pero entrañables sobre gente del pasado de Corrigan (uno de ellos su ayudante/recurso cómico de la Edad de Oro, porque los buenos guionistas no tiran las chorradas del pasado, las redimen) que son muy buenas. Después viene el origen de Asmodus, el archienemigo del Espectro, que le hace un villano realmente creible. Y por último una historia de Navidad donde se lleva el concepto del Espectro al límite, en otra historia que a la vez es entrañable y hace pensar. Tras esto viene Profanación, una brillante saga donde todos los elementos de la serie hasta ahora se juntan en una historia que enfrenta al Espectro a una amenaza que sus poderes no pueden combatir, y que le ataca por diferentes frentes. Muchos giros impactantes y mucha tensión, y se resuelve sin hacer ninguna trampa pese a tanta magia. Señalable también el subargumento del Padre Craemer, donde Ostrander le hace uno de los personajes mejor desarrollados de DC, y muestra las contradicciones entre la fe y la religión organizada, sin caer en los tópicos fáciles. Incluye una aparición del personaje más memorable creado por Ostrander. Después viene una saga corta (que incluye un mini-capítulo de la antología Showcase) donde el Espectro se enfrenta a versiones modernas de los monstruos clásicos como Mr Hyde, Frankenstein y vampiros. Siguiendo el esquema de estas historias de terror y suspense, en todas hay misterios y giros finales, y como en las buenas, hay más drama y moralidad que ver si el Espectro mata al malo a tiempo o no. Especialmente interesante el dilema en la primera historia, y la interacción con Nate Kane en la segunda.

Entonces llega el crossover con Underworld Unleashed, que es muy apropiado para el personaje, teniendo en cuenta que el malo es el demonio. La manera de librarse del Espectro para que no moleste en el crossover es ingeniosa, aunque al final acaba siendo la historia más tipicamente superheroica de la serie, con lo que eso conlleva. Más divertido es el trato satánico que hace Madame Xanadu, que desgraciadamente nadie ha recordado, menos Geoff Johns. El tomo también incluye un especial Underworld (así que la idea de los especiales dentro de un crossover no es nueva… lo que es irónico es que Planeta publique esto cuando no reeditaron el crossover en si cuando debían) que no pinta nada, porque no es de Ostrander, y el Espectro sólo tiene un pequeño papel. El especial cuenta en que están ocupados los superhéroes místicos durante el crossover, y la verdad, no es muy bueno. Excepto el dibujo, de Jimenez y Williams III, que es un auténtico festival. Por último, en vez de cortar aquí, viene el principio de una saga muy larga. De momento sólo explican de que va a ir y preparan el terreno, y parece ciertamente interesante. También incluye un número de Superman por Louise Simonson que continua la saga, y tampoco es muy bueno, siendo redundante con cosas que hace Ostrander en capítulos posteriores. El dibujo continua siendo igual de perfecto. Muy Recomendado (10)

Estela Plateada: Requiem: Vaya, por fin han caido del burro y han traducido el nombre del personaje. A ver si se extiende. Esto es una miniserie para la nueva encarnación de Marvel Knights, es decir, proyectos cortos supuestamente de lujos y maduros, fuera de la continuidad. Lo que es, realmente, es un Estela Plateada: El Fin. Es JMS contandonos su visión de la última historia del personaje. Como era de esperar, está lleno de narración lenta hablandonos sobre la vida y la muerte, de manera muy sobreescrita. Pero claro, en un comic sobre la vida y la muerte, y con alguien tan dado a la verbosidad de sus sentimientos como Estela, no sólo era de esperar, queda apropiado. Dependiendo de cómo te gusten esas cosas, te parecerá o un montón de florituras y reflexiones pesadas sobre un tema duro, o una reflexión afirmadora de la vida sobre la brevedad de las cosas y lo que hacer con el poco tiempo que tenemos. Tarda un poco en ponerse en marcha, pero llega a algunas situacioens interesantes al final, y una buena manera de cerrar el círculo de la vida del personaje. Si puedes con el estilo de Straczynski, es hasta algo conmovedor. El dibujo pintado de Ribic es bonito e impresionante, captando la inmensidad del espacio y el nivel cósmico de Estela. Recomendado (8)

Exterminadores: Una Vida Bicha: Que oportunos que son en Planeta, sacando una serie justo cuando la han cancelado en EEUU. No es que no se hubiera visto venir, dadas las ventas. Esta es una serie Vertigo con una premisa simple: los insectos se han cansado, y quieren acabar con los humanos. Y cuando digo una premisa simple, es que es lo único que hay. Todo el tomo es gente matando bichos, o bichos matando gente. Hay algo de intento de desarrollar a los personajes, sobre todo una banda de exterminadores, pero francamente, los que no son estereotipos desagradables, son estereotipos simplemente. Básicamente, son páginas y páginas de masacre, espaciadas por intentos de presentar a las víctimas y darle algo de horror al asunto. Y efectivamente, Oliver convence de que los insectos pueden ser algo horripilante y peligroso, pero francamente, la mayoría de la gente no necesitaba verlo gráficamente para convencerse, ya se lo podían imaginar. La idea hace que la serie impacte a veces, causando horror e inquietud, sobre todo gracias al impactante dibujo de Tony Moore, pero aparte de esa idea visceral, no tiene nada más. No Recomendado (4)

Fábulas Presenta a Jack: La (Casi) Gran Evasión: Como Fábulas es la única serie no finita de cierto éxito de Vertigo, toca exprimirla. Mientras no lleguen a los extremos de Sandman, no pasará nada. Esto es un spin-off de la serie regular, coescrito por Willingham y por su colega Matt Sturges, así que es lo más legal posible. Esto continua con el status quo que quedó al final de la historia de Jack en Hollywood, que en retrospectiva es una especie de piloto para esta serie, hasta tenía el mismo dibujante, Tony Akins. Es Jack, ahora indestructible, alejado de Villa Fábula, vagando por America y metiendose en aventuras, timos y follones. Si la serie madre original es un drama de aventuras y política, esta es una serie de carretera y de ir dando golpes. Si la serie madre es una serie coral, esta es la serie de Jack, aunque enseguida adopte secundarios varios. Estos son una curiosa mezcla entre personajes nuevos y fábulas de una procedencia distinta que los de la serie principal, excepto por un personaje conocido que vuelve de la muerte, lo que es una lástima, pero es lo que pasa con los villanos. Esta historia va de que encierran a Jack en un pueblecito como el del Prisionero, (sólo que en vez de Rover hay guardias con nombre común con uno de los villanos de Willingham de Pacto Sombra) donde conoce al resto de protagonistas, y como indica el título, tiene que montar una fuga. A partir de ahí, es tener a Jack urdiendo un brillante plan, resultando que no es tan brillante como él pensaba, improvisando, yendo las cosas horriblemente mal, y aún así más o menos librandose por una mezcla de ingenio, chiripa y muy mala leche. Esa parece que va a ser la fórmula de la serie, y parece que puede funcionar. Y aunque Jack es a veces de lo más desagradable como protagonista, a veces hasta con personajes que no se lo merecen, queda casi heroico en comparación con los villanos, que es la manera de hacer funcionar a esta clase de antihéroes. La idea del villano principal es perfecta para el universo Fábulas (aunque abra el campo a seres que no son ni Fábulas ni mundis), algo así como Disney. Realmente odioso. Sus lacayos no son tan interesantes como podrían ser, sin embargo. Algunos de los secundarios son ideas graciosas, aunque de momento ninguno es un personaje desarrollado. Y en general, no tiene la chispa que tiene Fábulas, que es lo que pasa muchas veces con los spin-offs. El dibujo también parece una versión menos buena de Buckingham. Pero como serie de pegar el gran golpe, con elementos de fantasía, no está nada mal. Te gustará si te gustó la presentación en aquella saga de Fábulas, o ese tipo de protagonistas arrogantes y caraduras. Recomendado (8)

Fell: Por fin encontré un ejemplar. Esto es una serie aperiódica de Warren Ellis para Image, donde trata de enmendarse por haber sido uno de los que iniciaron la manía de la decompresión, haciendo un comic recomprimido, a base de historias autoconclusivas de 16 páginas, en un formato más barato, que no ha sido un completo fracaso como suele pasar con los experimentos de formato. El protagonista es tu típico personaje de Ellis: Vestido de traje y corbata, cínico, sarcástico, de vuelta de todo, pero en el fondo buena persona. Quizá más apagado, menos agresivo y algo más compasivo que otros. Por supuesto, tiene un apellido que tiene un significado, el Fell del título. Es un detective a nivel Sherlock Holmes, al que envian a uno de esos pueblecitos americanos en medio de ninguna parte que tienen su propia personalidad donde todo el mundo tiene secretos horribles que ocultar. Y en cada historia, Fell resuelve un caso, prácticamente antes de empezar. Y la verdad, hay mucha variedad. Algunos revelan cosas realmente horribles (pero todas, desgraciadamente realistas… incluso la que parece más descabelladamente asquerosa), otras son problemas más simples. A veces es una historia más policiaca, a veces un misterio más cerrado, una investigación, un interrogatorio, a veces algo más original. A veces Fell narra toda la historia, a veces sólo es un observador. El pueblo de Snowtown realmente tiene su propia personalidad opresiva y deprimente, pero pese a todo, la serie no se hace excesivamente negativa, suele haber algo optimista, aunque sea la convicción de Fell de querer mejorar las cosas. Los diálogos tienen la chispa habitual de Ellis, a veces geniales y exagerados, a veces sinceros y emotivos. Y el dibujo de Ben Templesmith funciona igual de bien en el suspense que en el terror, usando su estilo oscuro y abstracto para ambientar bien la ciudad y el horror. Oh, y hay una monja con cara de Richard Nixon, que es sólo uno de los elementos absurdos con el sentido del humor de Ellis. En general, es todo muy Ellis, pero saliendose de las últimas costumbres que ha cogido, que es de agradecer. Muy Recomendado (9)

Green Lantern: La Guerra de Sinestro Corps Nº1: Dios, Planeta ha hecho todo lo posible por cargarse el orden de lectura de esto, ¿no? Para empezar, lo publican antes de que termine 52, pese a que transcurre después y te cuenta el secreto de las 52. Luego, los muy inteligentes publicaron el primer especial antes que esto. Y encima, los tres Relatos de Sinestro Corps que servían de prólogo en la serie regular, los publican en este especial… pero al final, pese a que transcurren antes. En vez de tanto esfuerzo con fichas de los personajes, deberían haberse esforzado lo más minimo en publicarlo de manera coherente. Pero bueno, este es el especial que da comienzo al crossover que junta ambas series de Linterna Verde durante varios meses, que sin imposición editorial alguna en ninguna serie, ni extenderse más que lo necesario, ha sido no ya el mejor crossover del año, sino la mejor saga épica del año, por mucha diferencia. Pero es Geoff Johns haciendo lo que sabe, así que no debería ser extraño. Es la culminación de muchas cosas que se han ido preparando desde Renacimiento, y es una historia el doble de grande de aquella, con todo lo bueno, pero sin tener que preocuparse por arreglar cosas pasadas, sólo con hacer una historia chula y enorme. Y vaya si lo hace. Es una historia de dimensiones épicas, que ya desde el principio impresiona, y da la sensación de estar leyendo una gran aventura. Sinestro realmente es espeluznante en esta historia, y a la vez, cautivador en su seguridad de estar haciendo lo correcto, y que su demagogia va a ganar. El montaje que se prepara, que ha estado preparando todo el año, es impresionante como ataque organizado al Cuerpo de Linternas Verdes, barriendo con todos sus preparativos sin apenas esforzarse. Todos los protagonistas tienen al menos un momento genial, sea de caracterización o de acción, y quedan todos distinguibles pese a tener los mismos poderes. La sensación de que no sólo está pasando algo malo es enorme, pero más inquietante son las pistas de que hay algo aún mayor detrás. Hay momentos típicos de Johns que definen a los personajes con una sola frase o acto, pero aún más, están las escenas Johns de acción o de revelación que impactan. Hay una cantidad de pequeños detalles, tanto de argumento como de dibujo que hacen una lectura más meticulosa, desde el apropiado juramento del Cuerpo de Sinestro y todas las inversiones del Cuerpo de LVs, hasta los remaches en la espalda de Sinestro o los detalles sutiles en los diálogos que luego resultan ser significativos. Y un montón de elementos, más que de los que parecen, y preparados desde hace más de un año, encajan perfectamente. De hecho, al final hay una escena con una revelación que explica y redime no una, sino dos malas ideas de historias del último año, en un momento de derrota muy poderoso. Y el final… el final deja con la boca abierta, y pensando que no hay manera que vaya a sobrevivir a esto, no ya los Linternas Verdes, sino el universo. Que es como deben funcionar este tipo de historias, metiendote en los personajes y la escala épica, y haciendote alucinar. El dibujo de Van Sciver es igual de alucinante y espectacular, con acción espacial y de energia de colores impresionantes, una cantidad de detalle a la altura de un Perez, y diseños a tutiplen de varias docenas de miembros del Cuerpo Sinestro, donde todos dan miedo y merecerían explorarse más.

Pero para terminar de mejorarlo, hay más. Viene una historia de Relatos del Cuerpo Sinestro, contandonos el origen de Sinestro y porque hace las cosas que hace. Bastante buena para ser un repaso, con un buen tono ominoso y de dar complejidad al villano contando la historia desde su punto de vista. Por último vienen los Relatos previos, que son una inversión de los Relatos del CLV que solían hacerse antes. Por un lado, nos presentan como funciona el Cuerpo de Sinestro mediante el nuevo recluta Amon Sur, y es apropiadamente tétrico. Pero por otro lado, nos presentan a 3 de los miembros más destacados del Cuerpo, en historias cortas de ciencia-ficción con giro al final. Son buenas historias simples las tres, pero todas tienen cierto éxito: Despotellis y Bedovian realmente comprendes que den miedo (son conceptos que dan miedo hasta en el mundo real) y el orígen de Karu-Sil es una buena inversión de las historias típicas. Buenas presentaciones. Estas historias están coescritas y dibujadas por Dave Gibbons, que hace el buen trabajo que puedes esperar. No importa si no estás leyendo Green Lantern o no tienes idea del personaje, este especial presenta todo lo que necesitas saber. Si te gusta la acción superheroica-cósmica épica, no tienes excusa para perderte una historia perfecta en ese plan. Te arrepentirás si no. Muy Recomendado (10)

Green Lantern Nº6: Mientras dure el crossover, esta serie se dedicará a los especiales, lo que no es mala idea. Pero este número en concreto si que lo es. Sólo a alguien muy enfermo se le ocurriría juntar una historia de Alan Moore y una de Ron Marz. La de Moore es una historia corta de Relatos del Cuerpo de Linternas Verdes de los 80, que tiene cierto sentido publicar aquí, porque es la base de muchas cosas que van a pasar en la Guerra y más allá. El problema es que los que quieran tener las historias completas de Moore en DC tendrán que tragarse esto en vez de tenerlas en un tomo como en EEUU. La historia, que ya la publicó Zinco en su día, es excelente, contandonos porqué murió Abin Sur, además de presentar muchas otras cosas chulas, con el dibujo grotesco y genial de Kevin “El Comics Code prohibió mi estilo” O’Neil. La otra historia es el primero de los especiales dedicados a los Heraldos del Guardián del Cuerpo de Sinestro, en este caso, Parallax, o mejor dicho, ParaCangrejo. Si, es un spoiler, pero ya se ve en la portada, y es culpa de Planeta por publicar el mismo mes que el comienzo de la saga un especial que transcurre a la altura del cuarto mes. Y es un comic absolutamente innecesario sin ninguna razón de ser. El protagonista está exactamente en el mismo lugar al terminar que cuando empezó. Y toda la historia es repasar cosas que ya hemos repasado antes recientemente, explicar lenta y burdamente cosas que quedaban claras sutilmente en la serie principal, y mucho de nuestro tópico favorito, el “lucha contra la posesión” que no va a ninguna parte. No lo necesitas para leer el crossover principal, ni por asomo. Un desperdicio de páginas y del buen dibujo de Adriana Melo. ¿Cómo juzgar algo que junta el cielo y el infierno, lo mejor y lo peor, infinitas ideas en pocas páginas y ninguna idea en muchas páginas? Haciendo la media, pero juzgalo según tu criterio, teniendo en cuenta que la parte inutil tiene más páginas. Neutral (5)

Guerra Silenciosa: Segunda parte de una trilogía de los Inhumanos por David Hine… de la que no se va a hacer tercera parte. Eso siempre alienta a comprar un comic. Al final de Vástago de M, en un giro que no parecía tener mucho que ver con el resto, los Inhumanos declaraban la guerra a los Estados Unidos. Y después eso no se volvía a mencionar durante más de un año, pese a que aparecían personajes y elementos de los implicados en otras series. Gran manera de hacer parecer importantes las cosas y hacer parecer que existen en un universo compartido. No te preguntes como encaja esto en la cronología, lo hace bastante mal, como muchas otras historias “importantes” recientes. Y luego quieren que la gente compre historias porque son importantes para otras y hacen crossovers. Todo esto no es culpa de David Hine, de todas maneras. Lo que es culpa suya es lo que hace con los protagonistas. No se sabe si es por ser “relevante” o simplemente impactante, pero tiene a los Inhumanos lanzando ataques a civiles americanos, para que puedan calificarlos de terroristas. Eso, aparte de un intento gratuito de darle más gancho a la historia, no encaja en absoluto con la familia real inhumana tal y como está establecida. Ordenando atacar objetivos militares si, es una guerra y está justificado, y suena como las cosas que Rayo Negro ha hecho. ¿Atacar a civiles? ¿Eso se parece en lo más remoto a como se han escrito los personajes antes, incluso Gorgón? Partiendo de una idea tan mala, no se puede acabar en nada bueno. Hay un subargumento con la reacción del ejército americano a todo esto, que acaba no yendo a ninguna parte, de manera predecible, y es bastante tonta mientras tanto. El resto de la historia son politiqueos y manipulaciones dentro de la familia real, que son bastante peores que cuando Jenkins hizo algo parecido, que ya es grave. No son muy buenos, la verdad. Hay momentos que suenan intrigantes, pero otros que son igualmente incomprensibles. Y es más grave el hecho de que ni siquiera termina. Se queda cortada a medias, sin resolver varias de las tramas. Y teniendo en cuenta que la dirección de los Inhumanos va a ir en una dirección completamente distinta debido a hechos en otras series este mes, es difícil ver que nada de lo que pase aquí, bueno o malo, tenga relevancia. Una pena que el comic sea tan malo, porque el dibujo de Frazer Irving es muy bueno, ambientando muy bien el mundo alienígena de Attilan, y la rareza de los Inhumanos. Me temo que todo esto indica que la carrera de Hine no va a ir muy lejos, igual que su calidad ha ido bajando. No Recomendado (4)

Heroes Primera Temporada: Esto es una recopilación de historias cortas de 5 páginas que se iban publicando en la página web de la NBC sobre la famosa serie de TV. La mayoría son historias cortas autoconclusivas sobre uno de los protagonistas, contando lo que pasa entre dos episodios, desarrollando más algún detalle, explicando algo de historia pasada o atando algún cabo suelto. Ninguna de las historias es realmente necesaria para entender la serie, por supuesto, pero algunas añaden cosas de valor. Otras no aportan nada, y alguna hasta contradice la serie, que ya tiene narices teniendo en cuenta que se supone que la supervisan los guionistas oficiales. Algunas de las historias incluso están escritas por guionistas de la serie. Las historias largas tienen un poco más de miga. Una transcurre en el futuro de Dentro de 5 Años, y es una buena historia en plan Dias del Futuro Pasado. Otra es el orígen de Hana Gitelman, la chica de los poderes inalámbricos, y otra es lo que pasa con ella después de que deje de aparecer en la serie abruptamente sin explicación (una de las muchas ventajas de los comics respecto a las series de TV, es que esas cosas no pasan). No está mal, aunque tiene el problema del cambio de medio, donde al no estar limitado por los efectos especiales, se les va la mano con las cosas fantásticas que son posibles, y el efecto es que se aleja demasiado de la realidad y acaba pareciendo algo que no transcurre en el universo de la serie. Es un final muy típico, además. Por último, la historia más interesante es un flashback a la Guerra de Vietnam, contandonos como se conocieron dos de los protagonistas de la serie, y como eso está relacionado con el emerger de las personas con poderes y de la agencia que los monitoriza y controla. Es la única historia que se sostiene bien de por si sin ver la serie, y es mejor si la has visto, aunque no todos los detalles encajan con las revelaciones de la Segunda Temporada. Especialmente bueno es como engañan con la identidad de los protagonistas, y como nunca esperarías en lo que acaban convirtiendose, aunque veas las semillas. El dibujo de las historias, sin embargo, suele ser muy malo, digno de un webcomic amateur y no un comic profesional. Hasta los dibujantes profesionales que hacen algún capítulo como Gaydos o Grummett están fatal. Un par de ellos al menos meten algún guiño chulo, como Staz Johnson al final del flashback a la guerra, donde las identidades de los protas se pueden ver por como los dibuja: Uno es igual que su hijo, otro es igual que el actor que interpreta al personaje cuando era joven. En fin, es un derivado interesante pero innecesario para los fans de la serie, porque a menos que no tengas ni idea de inglés, los puedes conseguir gratis legalmente, y no es tan genial como para tenerlo en un tomo de lujo. Neutral (6)

Inmortal Puño de Hierro: Serie revelación del año pasado, y con eso quiero decir que ha sido sorprendentemente buena y no se ha hundido como una piedra en ventas. Los guionistas son Brubaker, que ya reintrodujo al personaje en Daredevil, y Matt Fraction, que poco a poco va a ir escribiendo medio universo Marvel. Y francamente, la influencia de Fraction se nota muchísimo, porque no se parece en casi nada al resto de series de Brubaker. Algo en el tono, pero poco. Eso es algo bueno, por cierto, porque las demás series de Marvel de Bru no son para tirar cohetes. El caso es que entre ambos han logrado encontrar el enfoque perfecto para el personaje: Es como una película de artes marciales fantástica, pero a lo bestia, gracias a los elementos del Universo Marvel. Y coger todos los elementos básicos del personaje, y amplificarlos. Danny está muy bien caracterizado, un guerrero serio y eficaz, pero que no es un estirado sin sentido del humor ni un estereotipo de luchador de artes marciales. La parte de que sea un millonario tampoco se ignora, de hecho, se usa bastante bien, en vez de cómo excusa para tener dinero, sirve para tener otro tipo de conflicto, en despachos con cheques en vez de a puñetazos. De paso, es la primera vez en una eternidad que una serie usa a Hydra como otra cosa que no sea un chiste patético o carne de cañón genérica, sino como una amenaza de verdad, con distintas maneras de sembrar el terror, con cierta entidad nada estereotípica. Vale, también son carne de cañón, pero es para poder tener a Puño pegando patadas a alguien mientras tiene un monólogo interno interesante. Hablando de hacer por fin bien a alguien, es la primera vez en mucho tiempo que alguien escribe bien a Luke Cage, en vez de cómo el estereotipo negro que se cree muy guay de Bendis. A los fans del personaje se le saltarán las lágrimas al ver a Luke teniendo una personalidad, un sentido del humor y su refrescante actitud de no tomarse muy en serio nada de esto que tan bien funcionaba y se echaba de menos. Hasta viste bien.

Pero más aún, lo que más explora es toda la idea de K’un L’un y del Puño de Hierro. Y saben hacerlo chulo en vez del montón de tópicos que ha sido otras veces, recuperando la magia y el asombro, porque se centran más en hacerlo como trasfondo de cosas chulas, en vez de simplemente presentarlo y que tenga que gustar. Las tramas políticas en K’un-L’un son muy interesantes, aprovechando la mitología existente, y entonces sorprendiendo con una revelación brillante que abre miles de posibilidades y prepara una historia que, por lo que se ve, va a ser genial. Es el mismo tipo de ampliación lógica de los conceptos existentes que Johns está haciendo en Linterna Verde, y similares. Pero mejor aún, es la ampliación lógica del concepto de Puño de Hierro. Si parte de su origen era el ritual para conseguir los poderes, ¿no sería evidente que haya habido otros Puños de Hierro antes? ¿Quiénes era, y en que se diferenciaban de Danny? ¿Y si alguno aún está vivo? Esa es la trama central a lo largo del tomo, y vaya si no se lucen con eso. A lo largo del tomo vemos varios flashbacks (con dibujantes de excepcion como Russ Heath, John Severin y Sal Buscema) a antiguos PH, en distintas épocas, todo con un tono muy pulp, y eso nos lleva a cosas como una Puño de Hierro pirata, o uno que luchó en la Guerra y canalizaba su chi a través de sus pistolas. Si todo eso te parece una chorrada, este comic no es para ti, y no tienes alma. Pero si te suena chulo, ver historias de aventuras en plan pulp y artes marciales de manera muy bien hecha, a veces alucinante, te gustará. El dibujo de David Aja es también muy bueno, usando mucho sombras, pero dandole mucho impacto a la cantidad de patadas en la cara que hay. Muy Recomendado (9)

Ion Nº3: Los dos tomos anteriores eran malos, pero comparados con este, eran una maravilla. Porque aunque no iban de nada en concreto, al menos eran la chorradas típicas de Marz. Este tomo, sin embargo, lo que es, es un vertedero de ideas de Dan DiDio y de prologos y enlaces a otras futuras historias, endosadas de cualquier manera, tengan sentido o no. El resultado es un auténtico desastre. Generalmente, las historias suelen tener un principio, un nudo y un desenlace. Desafiando la sabiduría convencional, esta miniserie tiene un principio, un nudo, otro nudo distinto, un desvio absurdo, un crossover, y un “continuará en otra historia”. Que demonios tiene que ver nada de lo que pasa en este tomo con nada de los anteriores, no se molestan en explicar, pero claro, supongo que si la serie hubiese tenido un tema y dirección claro, no la hubiesen secuestrado para ser la central del crossover. Porque nada de lo que pasa aquí tiene que ver con la idea de que Kyle ahora es Ion y la siguiente evolución de los Linternas, o la gilipollez que fuera eso que no han llegado a explicar que cuernos significa. De hecho, descontando el final, nada de este tomo es una historia de Kyle, podría ser de cualquiera. El primer número continua un cabo suelto de Crisis Infinita, donde la linterna verde perdida nos hace volver al universo Tangente. Lo lógico hubiera sido presentar dicho universo, contandonos quienes son sus personajes y la gracia que tenía como universo alternativo. Pero la lógica no intersecta con este comic. En vez de eso, de manera incomprensible, aparecen fantasmas de personajes, recreando escenas de esos especiales fuera de contexto, y al final desaparecen sin explicación. Si no leiste los especiales Tangente, no tendrás ni la más remota idea de a que viene todo esto. Y si los leiste, sabes que esto es una mierda que repite mal otras historias. Lo más triste e incomprensible es que uno de los pocos comics buenos que ha hecho Marz fue uno de esos especiales. El siguiente número es casi peor, es un epílogo a la mierda de la Batalla de Bludhaven, y encima, una excusa para meter al universo Wildstorm en la continuidad DC. Así que basicamente, es un número de resumir malas ideas e historias que no tienen que ver con el protagonista o esta serie.

El siguiente número vuelve a las chorradas más tipicas de Marz, recuperandonos al otro villano de creación propia que le quedaba por rescatar, y como es de esperar, es bazofia superheroica. Al menos Troia, como invitada, no se tira encima de Kyle inmediatemente, supongo que porque no le dejaron escribirlo así, porque esto, como era de esperar, es prólogo a otra historia, en este caso, Cuenta Atrás. Hablando de eso, volvemos a tener escenas de los puñeteros Monitores incordiando, y no diciendo absolutamente nada que no sean las mismas tonterías crípticas de las apariciones anteriores. Si lo que pretenden es captar la atención hacia CA, lo que están consiguiendo es lo contrario. (Consejo: Las apariciones del Monitor original funcionaron porque o afectaban al argumento de manera orgánica, o eran simplemente cameos enigmáticos de una viñeta) Por último, tenemos por fin una historia que realmente va de Kyle, aunque tampoco tenga que ver con nada de lo anterior y surja de repente. Intenta darle mucho dramatismo a la muerte de un personaje secundario, pero francamente, está demasiado melodramatizado para ser un personaje que apenas habían presentado. No es que Marz tenga credibilidad en estas cosas, teniendo en cuenta lo mucho que le gusta cargarse a secundarios sin darle drama. Demonios, estuvo a punto de cargarse a este la ultima vez. Por supuesto, termina con un “continuará en Guerra de Sinestro”, porque nada en este tomo puede leerse independientemente. Claro, que recomiendo que sigas la historia, aunque sea para quitarte el mal sabor de boca de esto. Jesús, ¿en que estaban pensando? Evitar a toda costa (1)

Iron Man Nº3: Interrumpimos su serie durante dos meses para meter crossovers con Guerra Mundial Hulk, que no tienen nada que ver con la serie y pueden ser ignorados perfectamente. El encargado de escribirlos es Chris Gage, que escribió al personaje mucho mejor que cualquier otro este último año, en el especial Víctimas de Guerra. Y efectivamente, aquí está bien escrito, y es un agradable cambio de tercio verle escrito como un héroe, cuya principal prioridad es salvar a la gente, y que acepta las consecuencias de sus actos. Desgraciadamente, eso es casi todo lo que tiene el número. Gage es uno de los mejores guionistas que tienen en Marvel, pero las cosas no van a ir bien si los encargos que le dan son calices envenenados como este: Este número es, exclusivamente, WWH nº1 contado desde la perspectiva de Tony. Y dado que parte de aquel número está narrado por él, le deja a Gage más bien poco espacio para maniobrar. Lo poco que tiene lo hace bien, llenandolo con algo de caracterización y una secuencia de acción interesante en el espacio que muestra el nivel de preparación de Tony. Pero al final del día, es una cara B de otra historia, y sólo puede llegar hasta cierto punto. El dibujo oscuro (como no, siendo Marvel) pero realista de Jackson Guice es impresionante, al menos. Neutral (6)

Iron Man: La Edad de Hierro: Miniserie de hace casi de una década, reeditada ahora por la peli. Es una especie de Iron Man: Año Uno, escribiendo alrededor de las primeras historias del personaje y ampliandolas, de manera muy similar a la que hizo después Casey con los Vengadores. Escribe Busiek, que hacía la serie regular por aquel entonces, y es como su etapa: Entiende bien al personaje, tiene ideas entretenidas para él y para las aventuras, pero no pasa de ser una aventura de superhéroes convencional, ligeramente mejor de la media. Tiene gracia ver a un Tony más joven adaptandose a su nueva vida, y hay una trama interesante sobre la muerte de los padres de Stark, que era algo que nunca se había tratado, pero por otro lado los villanos no son reseñables, aunque la revelación final sobre ellos es un buen guiño. El dibujo de Zircher es muy bueno, y el entintado de McLeod le hace parecer más tradicional que ahora, que le da un estilo más apropiado para la historia. Un repaso a una época más sencilla, donde Iron Man era un héroe… una época llamada 1999. Recomendado (8)

Jack Staff: Ecos del Pasado: Aparentemente, Dreamers ahora publica comics. Suerte, la verdad. Esta es la continuación de una serie que empezó a publicar Alecta hace 4 años. Es una serie de aventuras algo retro, pero con cierto sentido de la ironía y humor moderno, protagonizada por pastiches de personajes de comic británico. Y de Union Jack, que es británico, pero no creado en Gran Bretaña. Y del Capitán America. Y algunos personajes nuevos también. Son historias cortas, donde alguno de los muchos protagonistas tiene alguna aventura extraña, yendo a algún sitio extraño o encontrandose a algún personaje aún más raro. Agradable y divertido, con alguna cosa original de vez en cuando, y el dibujo de Grist es caricaturesco, pero funciona bien. Recomendado (7)

Jaquemate Nº3: Incluye una historia de dos números, y los tres primeros capítulos del crossover con Outsiders. Y digo yo: ¿No tendría muchisimo más sentido haber publicado esos dos números en el tomo anterior donde encajaban mejor, y publicar el crossover aparte para que los que sigan sólo Outsiders puedan comprarselo suelto? ¿Cómo hicieron en EEUU? Ah, no, no tendría sentido, porque entonces no podrían sacarle más dinero a la gente, porque aquí no piensan en el lector cuando publican las cosas. A quien se le ocurre pensar lo contrario. Es una pena también en el sentido contrario, porque la verdad, los que sigan sólo Jaquemate (es decir, gente con gusto) podrían saltarse el crossover y no perderse nada. La primera historia está centrada en dos relaciones entre padres e hijos, y sus legados: La de Fuego, que nos revela por fin que es el misterio de Corvalho (que resulta que tiene que ver con política real de Brasil), y la de Tommy Jagger, que como podías esperar por el apellido (si tienes una enciclopedia DC a mano, claro, e ignoras los problemas cronológicos) tiene que ver con la viñeta de Crisis en la que Bane rompía a Judomaster. Precisamente, también tiene a Bane, siguiendo su nueva situación de ambigüedad moral presentada en JSA Clasificado, y para terminar con la moralidad gris, también tiene al Escuadrón Suicida. Y por tanto, coescriben otra vez DeFillipis y Weir, que realmente se merecen una serie regular y no el olvido, a diferencia de otros duos de guionistas. Es un buen thriller de espionaje, con elementos superhumanos añadidos que le dan color, colisionando bien distintas tramas de la serie, con mucha tensión y elecciones difíciles. Además, logran hacer algo bueno con un villano cutre, y dejan claro que Jagger es una buena creación. Buen dibujo de Saiz, que se despide de la serie para irse a la nueva serie semanal. A cambio tenemos otro hispano que viene de la vieja serie semanal, Joe Bennett, aunque se nota muchisimo el cambio al hacer sus propios bocetos, todo es más grande, detallado e impactante. Ahí empieza el crossover entre dos series que técnicamente tienen en común que juegan con moralidades grises y política internacional, aunque Outsiders lleve pasando completamente de su premisa desde casi el principio. El problema es que, aunque el tono tenga algo de Rucka, se nota la influencia de Winick al coescribir ambos el argumento. Para empezar, la historia va lentisima, y en dos números apenas plantea la premisa, que debería haberse hecho en menos. El primer número es un Jaquemate vs Outsiders, con el elemento sorpresa por parte de los profesionales, que no está mal como presentación de ambos equipos. El segundo número, desgraciadamente, es el de Outsiders, y es casi todo redundante con el primero, que casi sólo existe para que los Outsiders queden más molones que en la primera parte. Todo lleno de los irritantes tics y chorradas gratuitas de Winick, como desnudos y referencias a sexo que no pegan en una historia tan seria (y no tendrían gracia, en general) y gente actuando para hacerse la chula y que haya explosiones en vez de con sentido, aparte de llenarlo todo de relleno de acción gratuita, y diálogo graciosillo que no pega con Jaquemate. Termina de estropearlo el horrible dibujo lleno de rayitas e inconsistente de Matt Clark. Lo dicho, una pena que hayan juntado las dos cosas. Recomendado (7)

JLA Nº8: Comienza el crossover JLA-JSA, porque DC es un festival de crossovers este mes, y es una gran señal de gusto que hayan usado las preciosas portadas de Jimenez y no la basura de Turner. Por supuesto, hay una gran tradición de team-ups entre ambos grupos, y hacer uno ahora que ambos grupos tienen un papel prominente es una gran idea. De hecho, técnicamente, es la primera vez que se cruzan una serie de la Sociedad y de la Liga. El problema es que Brad escribe parte de esta. Eso significa que, entre otras cosas, el argumento no empieza realmente hasta el final del número, el resto es hacer tiempo al estilo Brad: Tener personajes hablando de manera que queda profunda pero realmente no dice nada. Aparentemente, los dos grupos están de cháchara porque si, y algunos tienen una sesión de entrenamiento, porque esto es la Patrulla-X en vez de la Liga de la Justicia, aparentemente. Es una escena bastante estirada y tonta, que sólo sirve para explicarnos los poderes de uno o dos miembros, y tener a Brad pasarse con su exceso de narración. La otra escena tiene algo más de gracia, pero sigue ocupando demasiado. Y los detalles irritantes son excesivos: La manía de Brad de que todo el mundo se llame por nombre de pila aunque no tenga sentido llega a su punto insuperable, donde nada más llegar Geofuerza (que está aquí como si fuera miembro, aunque no han dicho que lo sea, y todo el mundo actua como si viviese allí) todo el mundo que no le conoce le llama por su nombre. Pero eso no es nada comparado con el hecho de que se haga una referencia gratuita a la Cosa del Pantano, y Brad le llame por el nombre de pila pese a que nadie, ni siquiera si mismo, le llama por su nombre humano, es imposible que los interlocutores lo sepan, y la mayoría de la gente leyendo el comic no entienda la referencia al ponerla así. Y no se sabe si el fallo es de Brad o del dibujante, pero Stargirl hace el papel que debería hacer Ciclón. Hay un subargumento presentando a los villanos que puede tener gracia. Y la idea verdadera del crossover promete mucho, porque sigue varias de las tradiciones chulas de estas historias, que aunque no pilles la referencia van a ser divertidas. Volviendo a lo malo, el dibujo no es de Benes, pero es de otro imitador de Lee casi tan malo, Shane Davis. Y donde es menos explotativo, añade más rayitas feas y es aún más estático y nefasto narrando, aparte de igual de cutre. Una premisa buena para una historia cagada mucho en la ejecución. No Recomendado (4)

JSA Nº5: Continua el crossover, y la diferencia entre ambos capítulos es noche y día. Es cruel obligar a los fans de esta serie continuar la serie en otra tan mala, y meter un crossover nada más empezar la serie tampoco es buena idea, aunque avance un subargumento. Porque aunque esta saga del relámpago nos explica el origen del nuevo Starman, lo que realmente hace es volver a presentarnos la encarnación clásica de la Legión de Superhéroes. Como encaja eso con todo lo que sabíamos de antes, esta por ver, aunque de momento este número nos da alguna pista, y nos cuenta la versión post-Crisis Infinita de ciertas cosas. Si eres fan del grupo, será muy alegre verlos, si no, es una buena presentación. La historia alcanza el primero de los avances del final del nº1, por cierto, y el segundo estará al caer. Hay muchas más cosas, porque este capítulo, a diferencia del primero, mete un montón de material al estilo Johnsiano, a velocidad retro pero con contenido moderno, es casi como leer dos comics en uno. Hay momentos interesantes desarrollando a los personajes nuevos de la serie, y contrastandolos con miembros similares de la Liga. Se visitan sitios y situaciones divertidas del Universo DC. Hay una pelea interesante, y un par de sorpresas. Básicamente, es una excusa para divertirse, mientras se avanzan un par de cosas de fondo, y como tal está bastante bien. En esta serie también toca dibujante invitado, y es el novato Fernando Pasarin, que muestra mucho potencial. Podría ser el siguiente Phil Jimenez si siguiera así. Este capítulo redime el crossover, aunque de momento, no recomendaría comprar la primera parte si sólo sigues esta serie. Recomendado (8)

Justicia Nº8: Los héroes se reunen para prepararse para la gran batalla final. Eso incluye a la Liga de la Justicia, y a un montón de otros personajes de la Edad de Plata. La manera de rescatar a Linterna Verde es una trama total, y la verdad es que ese subargumento ha sido una tontería rebuscada desde el principio. También hay una escena con Plastic Man y el Hombre Elástico para comparar sus parecidos y diferencias que demuestra que los guionistas no tienen ni idea de cómo escribir a Ralph Dibny. Lo demás esta bien, en el estilo de esta serie de melodrama barato. (En este tipo de series sabes que el mundo y los protagonistas van a sobrevivir intactos, así que la pregunta no debería ser “¿Sobrevivirá el mundo/los personajes?”, que sabemos que si, sino “¿Cómo ganarán los buenos?”) El dibujo también está bien, aunque tanta viñeta vertical con perspectivas desde abajo es algo cargante, y los efectos de iluminación son excesivos: Si tanta luz hace que el Joker parezca de color humano, algo están haciendo mal. Neutral (6)

Lobezno Nº28: Lobezno se enfrenta a su hijo, que es una mezcla de Dientes de Sable (posible pariente psicópata de Lobezno que le odia por algo del pasado) y X-23 (versión joven y absurda de Lobezno) pero con un diseño horrible que ni tiene sentido, y es tan fascinante y original como suena. También hay mucho sobre Cyber, (que por algún motivo se ha reencarnado con armadura de adamantium y todo, pese a que ni siquiera la tenía cuando murió… ¿Way piensa antes de escribir estas cosas?) repasando su historia con Logan, y haciendo algo de historia de compañeros a la fuerza que no es del todo mala. Hay muchos flashbacks, que suenan a tópico, y dan la impresión de que Way está reescribiendo muy mal ciertas cosas para tratar de hacer una teoría de la conspiración que es la peor idea posible para estropearlo todo. Al menos el dibujo de Dillon está bien. No Recomendado (3)

Lobezno: Evolución: Hay muchos tipos de malos comics. Están los que simplemente no tienen nada de original o visto mil veces. Están los que tienen una idea pasable o buena de fondo, pero no se ha desarrollado bien. Están los que se basan en una mala idea, pero más o menos se hace competentemente. Están los que parten de una mala idea, y además son incompetentes. Y luego están los comics de gente como Loeb, que te hacen perder la fe en la humanidad, si puede crear cosas tan estúpidas. El anuncio prometía el combate definitivo entre Lobezno y Dientes de Sable. Eso no suena bien para empezar, porque es algo que hemos visto mil veces, y las últimas 900 eran malas repeticiones de las otras. Menos aún, seis números de eso, y efectivamente, está muy estirado, el segundo número, por ejemplo, es una reiteración innecesaria del primero. Empieza precisamente con eso, con un combate típico y manido entre ambos, que para añadir el toque Loeb, contradice completamente a lo que está pasando en las otras series (Aquí Dientes está tranquilo viendo la tele en el Instituto, mientras que en X-Men le tenían permanentemente capturado y alejado, porque eso tiene sentido, y Jeph Loeb no… y además, al final no resulta encajar con la cronología tampoco, pero ese es el menor de sus males) También deja claro que, como suele ser habitual en comics de Jeph Loeb, no entiende bien al personaje principal, y decide escribir una versión simple y plana de él. (Lobezno es un héroe que mata, y eso es chachi, básicamente) Y entonces es cuando se vuelve rematadamente estúpido. Lobezno y Dientes de Sable no se odian porque uno es una versión malvada del otro y tienen un pasado en común donde el malo lleva fastidiandole desde hace décadas, oh, no. Ni siquiera es porque tengan algún parentesco familiar, que aún sería razonable. No, para tener una revelación impresionante y dejar su huella en el personaje, Loeb tiene que revelar que ambos son las reencarnaciones (o quizá descendientes que mágicamente ocupan los mismos papeles, la explicación no es precisamente clara, o coherente) de guerreros primitivos lupinos. Eso tiene que explicar a los personajes, en vez de ser un añadido absurdo e innecesario a los personajes, que no tiene ningún sentido. Porque la tribu de mutantes lupinos fue tan buena idea cuando la hizo Chuck Austen. Y juro que nunca pensé que diría estas palabras, pero Austen lo hizo mejor. Para titularse evolución, la historia comprende bastante poco como funciona el concepto. De hecho, en un comic que sólo puede haber sido escrito por un Americano Imbecil, tiene a Lobezno, que es un mutante, diciendo que no cree en el concepto de evolución. Jeph, la única gente que no cree en la evolución son fanáticos religiosos, gente de paises sin educación, y estadounidenses, si es que esas dos últimas cosas no son sinónimas. Lobezno no es ninguno de esos tres. Y aunque lo fuera… no, no voy a rebajarme a explicarlo. Como puede este mamarracho estar escribiendo comics, es dificil de entender.

Pero no acaba ahí la cosa. Aparentemente, eso también explica a otros personajes, como Loba Venenosa, la Bestia y, um, Sasquatch. Si, lo has leido bien. Dejando aparte el hecho de que algunos de esos no tienen los poderes naturales de nacimiento, que es ignorancia absoluta de los personajes que escribes, mucho más grave es pensar que los lobos, los gatos y los jodidos sasquatchs están emparentados. Es de un imbécil que no se puede ni concebir. Oh, y algunos de esos personajes feroces perdieron los poderes en el Dia M, pero ahora los han recuperado mágicamente. Dejando aparte del ridículo que hacen del ridículo concepto del Dia M, aparentemente siguen sin ser mutantes aunque tengan los poderes feroces, lo que aparte de absurdo, contradice la premisa de todo esto. ¿Y a donde va toda esta mierda? Oh, a hacer la gran revelación de que el malo detrás de todo es el mismo malo que en Lobezno: Orígenes (oh, Dios, lo que faltaba) que es un tal Rómulo, que es un cliché andante virtualmente indistinguible de otros villanos de Lobezno, que ahora resulta que está detrás de todo en el pasado de Lobezno. Es la manera más burda y chapuzas de crear un archienemigo que se puede imaginar, y el personaje es tan malo como puedes imaginarte. Son ganas de joder algo tan complicado de por si como es el pasado de Lobezno con más gilipolleces innecesarias. Hay otra serie de revelaciones aún más estupidas, que paso de resumir aquí, porque de todas maneras, dudo que se vuelvan a mencionar, y son lanzadas al lector sin explicación alguna y sin ni siquiera formar una historia coherente. Y luego está el final, que no sería una pérdida grave (dejando aparte de que es inutil, porque lo van a deshacer… deshicieron algo muy similar muy rápidamente) sino fuera porque es una historia tan cutre como esta, y reemplazando el elemento por una versión mucho más cutre del mismo. El dibujo de Bianchi… francamente, es un comic tan malo que cuesta fijarse en él. Pero es curioso que haya pasado de dibujar uno de los mejores comics de los últimos años para dibujar uno de los peores. Y no, no estoy exagerando, realmente es un comic insultantemente malo, y candidato inmediato a peor del año. Que mierda semejante sea considerada profesional, y su autor una estrella, es para llorar, y una abominación de la naturaleza. Si Loeb es una estrella del comic americano, entonces el comic americano merece morir. Evitar a toda costa (1)

Marvel Monster: Spidergirl Nº3: Más de lo mismo, realmente, y a estas alturas, ya deberías saber si te gusta o no. Después de tantos números empieza a ser algo repetitivo, y en este caso, el argumento principal de acción no es de los más exitosos. Pero sigue siendo perfectamente aceptable, y con personajes agradables. El primer número es uno de esos de repaso y de May aceptando su destino, que ocurren periódicamente, y queda bien como principio del tomo. Después viene una de las historias largas, que no son el fuerte de la serie. Es una de esas guerras de bandas, o mejor dicho, de mafiosos, que tanto le gustan a DeFalco, con varios bandos persiguiendose, cazandose y manipulandose mutuamente. La acción no llega a hacerse aburrida nunca y avanza bien, aunque tiene el problema de que casi ninguno de los personajes, buenos, malos y regulares, tiene demasiado carisma. Después viene otro número suelto donde se tratan dos subargumentos menos superheroicos que se venían desarrollando desde antes, que son probablemente lo mejor del tomo. Uno es un tema real sorprendentemente serio para la serie y que no se trata mucho en comics, y está bastante bien tratado para una serie de este tipo, sin caer en mal gusto o salidas fáciles. Eso si, el nombre de un personaje, Howard Kavanagh, o es la peor idea para un homenaje a antiguos colegas que he visto, o DeFalco realmente les odia. No es que no sea comprensible, teniendo en cuenta que no han escrito nada ni tan siquiera regular. El otro es un tema metafóricamente real, que es la clase de historias que se podía hacer antes en el Universo Marvel, hasta que se cargaron completamente toda la gracia del concepto de mutantes. De nuevo, da una buena lección, que no siempre ha respuestas fáciles para ciertos problemas, le da más profundidad a algunos secundarios y el mundo donde viven, y está bien que al menos una serie en Marvel trate el tipo de historias que solían ser el núcleo de la Patrulla-X, ya que ellos han tirado la toalla. Un final muy apropiado… May realmente es una adolescente e hija de su madre, ¿eh? El siguiente número vuelve a la acción, y tiene como villana a un personaje de la saga del clon, que resulta bastante más apropiado como enemiga de Spidergirl. Y su plan también sirve para usar a otro personaje clásico de Spiderman, con un nuevo enfoque. Desgraciadamente, ninguna de los dos villanos es demasiado interesante, pero los villanos mediocres siempre han sido el punto débil de esta serie, y si me apuras, de DeFalco en general. El dibujo de Frenz en todos estos números es bueno, siempre cumple. Por último hay un número casi de relleno, con J2 como coprotagonista y otros invitados del MC2, que no es gran cosa, pero tiene un par de gags buenos. Y tiene el regreso por un número de Pat Oliffe, el dibujante original de la serie, luciendose. A lo largo de todo esto hay otros subargumentos interesantillos, y como siempre, la interacción entre May y los demás personajes en sus ambas identidades, y en general su personalidad, son encantadoras. Es… Spidergirl, como siempre. Recomendado (7)

Nightwing: Amor y Balas: Y siempre, y siempre, y siempre, y siempre… Neutral (5)

Nova: Iniciativa: Como spin-off de Aniquilación, el personaje recibe nueva serie, la cuarta del personaje, quinta si cuentas la miniserie del año pasado escrita por los mismos que esto, Abnett y Lanning. Y está teniendo más éxito que practicamente todas las anteriores, principalmente porque es la primera que tiene una premisa original para la serie que no sea “héroe joven”. La premisa es que con el Cuerpo de Novas aniquilado, Rich Rider ha heredado no sólo todo el poder de los centuriones, sino todas sus responsabilidades, y tiene que ir por el universo atendiendo a las llamadas de socorro que antes atendían cientos de soldados, incluidas todas las secuelas de la invasión de Annihilus. Algo así como un Llanero Solitario del espacio. Además, al estilo Firestorm, cuenta con la voz de la IA de Xandar en su cabeza, diciendole como usar sus poderes, y no siempre teniendo los mismos valores morales que un humano, lo que da para una interacción interesante. El primer número es una presentación bastante directa y clara de la premisa, con Nova respondiendo a varias pequeñas crisis sin apenas descansar. Como presentación y muestra de lo básico de la serie, hace bien su trabajo sin más.

Y entonces empiezan los problemas, ya que a esta serie empieza a pasarle lo mismo que a series como Warlock y la Guardia del Infinito en los 90: Empezaban bien, pero al poco empezaban a meterse en crossovers, y cada dos por tres se interrumpían por otro crossover, y así no había manera de contar nada. Que es lo que está pasando cada vez más en Marvel con su manía de no sólo hacer un crossover cada año, sino hacer que duren más de medio año, de manera que todo el universo está en un estado de permacrossover con poco espacio para tener historias propias. Lo que no importa en bazofia como Heroes de Alquiler o Ms Marvel, pero en series buenas es letal. Así que esta serie que va del espacio, nada más empezar se dirige a pasar dos números en la Tierra, alejada de su premisa central. Si, el retorno a la Tierra a visitar amigos y familia era inevitable, pero hacerlo nada más empezar quizá es demasiado apresurado, sobre todo porque dadas las circunstancias se ve obligado a meterse en el embrollo de la Iniciativa. La reacción de Nova ante todo el follón es aplaudible: Le dice a Herr Stark lo que los lectores están pensando de lo muy estúpido que era pegarse entre ellos cuando había villanos que combatir, le dice donde se puede meter su oferta (“Yo he salvado al universo. ¿Qué has hecho tu en el último año?”) y al ver la extrema estupidez de civiles y superhéroes en la Tierra, se vuelve al espacio donde se está mejor. Hay bichos asesinos, pero al menos los aliens te agradecen que les salves de ellos. ¿Qué nos dice de la editorial cuando hasta sus propias series no paran de meterse con su dirección general? También incluye la aparición de uno de los villanos clásicos de Nova que los guionistas están legalmente obligados a usar en todas sus series regulares, y que sólo reaparece en esos casos. El problema de la historia es que por muy lógica que sea la reacción de Nova, es totalmente evidente, y la mayoría de cosas que se ven, aunque necesarias, se han hecho mejor. El lamento por lo que le pasó a los Nuevos Guerreros se ve mejor en Iniciativa (y ni siquiera dice las cosas obvias sobre la estupidez de la situación) y el encuentro con el Personaje Más Estúpido del Mundo es una versión aguada de la de Grandes Lagos. En definitiva, es una historia que aparece con una sensación de obligación, no porque sea especialmente interesante de por si. El problema mayor es que inmediatamente después, la serie se mete en otro crossover, con Aniquilación Conquista, y así va a ser difícil coger un ritmo. El dibujo de Sean Chen está muy bien, consistente con el tono de Aniquilación, y con algunas cosas impresionantes en las peleas espaciales. Recomendado (7)

Nuevos Guerreros: Desafiantes: Es una regla no escrita que cada vez que hay una nueva (mini)serie de Nova, tiene que haber una nueva (mini)serie de Nuevos Guerreros. La idea aquí es relanzar el concepto después de la escabechina que hicieron con ellos en Nuevos Guerreros, que no da mucha confianza en que sepan que hacer con el concepto, dado como los trataron. No ayuda que el trabajo, en vez de ir a alguien que sabe escribir el concepto como, no se, su creador, se lo hayan dado a otro tipo que viene de escribir películas, en este caso, Kevin Grevioux (que no Grievoux, no es un cyborg asesino con cuatro brazos, aunque escribió Underworld, que es casi peor… en serio, Quesada, traerse escritores de otros medios no es malo, pero si lo es cuando su único crédito es muy malo). La premisa es muy buena: Por fin alguien se acuerda de que los Nuevos Guerreros eran rebeldes antisistema, y vuelven a eso, ahora mucho más apropiado, pues son resistencia ante el regimen criptofascista de Herr Stark. (que, a decir verdad, está mejor escrito aquí que en otras ocasiones recientes) La idea para los miembros del grupo es una idea original de rescatar personajes masacrados por un crossover distinto. Sería mejor tener más miembros del grupo original que el líder, pero no es mucho problema. Y ahí terminan las cosas buenas en este tomo. Para empezar, es un regreso a las peores costumbres de Marvel de sagas de 6 números que apenas presentan nada. El grupo ya está formado al empezar el tomo, al menos… pero no nos presentan a más de un miembro hasta el nº2. No nos cuenta la idea central hasta el nº3, y al grupo al completo hasta el nº4, que es cuando empiezan a pasar cosas. Más grave es el hecho de que en ningún momento nos explican quienes son la mayoría de protagonistas, sus poderes y sus nombres. Y teniendo en cuenta que hay unos 12 protagonistas, es un problema. Hay un par de personajes que sólo son nombrados una o dos veces en todo el tomo, y no precisamente cuando los presentan. Sólo explican de donde han salido los poderes de unos tres o cuatro, y de la mayoría del resto no explican ni que pueden hacer. Y con la excepción de cuatro de ellos, no dan nada de personalidad ni de historia de ninguno de ellos. Es decir, después de 144 páginas, unos 6 de los protagonistas de la serie son absolutamente intercambiables, y me apuesto lo que sea a que no recuerdas como se llaman varios de ellos. No ayuda que la mayoría de nombres no sean muy buenos, como tampoco lo son muchos de los diseños. Luego está el problema de que todos los miembros principales se supone que son personajes conocidos de otras series… pero en muchos casos, son absolutamente irreconocibles como los personajes del pasado. Vale que la alineación es una estúpida imposición editorial (y francamente, algunos personajes eran cifras o malos personajes antes), pero joder, si tu personaje no es reconocible en absoluto como el que era antes, quizá te has equivocado al usarlo un poco. Pero no, tenemos gente que especificamente antes era fea siendo atractiva de repente, chicas planas o gorda ahora teniendo el mismo aspecto que todas las chicas de comic, gente que no era ni remotamente superheroica o agradable actuando como la típica heroína joven… y así. Y la verdad, los cambios no son a mejor, sólo homogeneizan personajes que tenían potencial, y ahora son todos genéricos e iguales e indistinguibles. Es terriblemente incompetente.

Es un comic tremendamente lento, donde las preguntas y cuestiones interesantes y las cosas básicas como la identidad avanzan dos páginas como mucho por número, mientras que subargumentos no dedicados a los protagonistas, sacados del libro de los estereotipos (periodistas y policías haciendo… las típicas escenas de sus profesiones, que cuando llega al final del tomo, apenas han aportado nada a la historia). Cerca de dos números están dedicados a un combate contra unos villanos que prometían en su primera aparición, pero que aquí son, como no, villanos genéricos malvados con diseños generalmente cutres y poco imaginativos. Así que un combate entre dos equipos de gente sin personalidad y con poderes vagamente explicados, mal coreografiado y mal dibujo, se hace cuesta arriba para terminarlo, como casi todo en este tomo. La dirección de dos de los subargumentos de la historia son tan obvias, que con la velocidad a la que va esto, sabes como van a terminar prácticamente antes de que empiecen. Está también el hecho de que pese a todo el rollo que dicen de que son rebeldes contra el sistema, (y dan mucho la lata, más de un número discutiendo sobre si deben hacer lo que hacen, cuando apenas nos han enseñado lo que hacen, ni significa nada) acaban haciendo exactamente lo mismo que los demás grupos de superhéroes, pero si estar registrados. Así que al final después de tanto rollo, son como los Nuevos Vengadores, pero con menos aún personalidad, y un líder misterioso. Hablando de Destructor Nocturno, todas sus apariciones son una repetición continua de ver lo misterioso y lo repelentemente mandón que es. Es como una parodia del original, quitandole toda la humanidad y personalidad, y dejando sólo los rasgos superficiales, de manera irritante. Y cuando finalmente revelan su identidad, en vez de ir a la opción lógica que arreglaría una gran cagada, es una elección que confundirá a los que no leyeran la serie original, y dejará estupefactos a los que si. Una bofetada en la cara a los lectores de la serie original. Y simplemente un mal comic para los demás. Con dibujo inconsistente y grotesco de Medina que no pega en absoluto. Lo peor es que ves como podría ser un buen comic… si no hubieran cagado todos los elementos, incluso los más básicos. No Recomendado (3)

Nuevos Vengadores Nº28: La mitad del número es discutir sobre la revelación de la Elektra skrull. La verdad, pasan muy deprisa de encontrar un impostor skrull a que haya una invasión, no es una conclusión lógica, como casos anteriores nos mostraron, y el único motivo por el que lo hacen es para que los lectores nos hagamos a la idea de que ese va a ser el argumento del Universo Marvel durante el próximo año. La escena lo que hace es provocar la paranoia entre los Vengadores Callejeros, lo cual es una buena idea, y es la única manera de hacer interesante la Invasión Secreta. Claro, que el hecho de que los skrulls sean hombrecitos verdes hace que el tono serio cueste de tragar, sobre todo en una serie tan callejera como esta. Además, la escena es una que funciona únicamente porque pone a los lectores a pensar sobre si hay más infiltrados, no porque sea buena de por si, que de hecho, no lo es, está lleno de los tics y sólo un tipo de diálogos de Bendis. La otra mitad del número es un cruce con la saga actual de Poderosos Vengadores. La interacción podría haberse hecho mejor, si no lees las dos series, no sabrás porque pasa lo que pasa, que se podría haber solucionado con una nota editorial, pero no lo hacen, porque en Marvel imitan las cosas del pasado sin saber porque funcionaban. De todas maneras, aunque sepas que es por lo de Ultron, es una escena estirada e inutil. Lo que pasa al final es lo más interesante del número, porque hay múltiples explicaciones posibles, todas interesantes. Y el epílogo… es interesante también. El dibujo de Yu es mejor en algunas cosas (el quinjet) que otras (los personajes). Idea intrigante, mala ejecución, al menos es una mejora para Bendis. Neutral (5)

Nuevos Vengadores: Illuminati: Invasión Secreta: ¿No tenían algunos subtítulos más que añadir? Dios, en Marvel se vuelven estúpidos con los subtítulos, el Nuevos Vengadores sobra. Después de lo malo que fue el primer especial, aquí vienen con una miniserie entera, coescrita por Bendis y su amiguito Reed, que a diferencia de Bendis, parece que le gustan los superhéroes tradicionales y la historia pasada, pero al igual que él, tampoco lo hace muy bien. Es algo así como el equivalente Marvel de Graymiotti. En teoría, esta iba a ser una miniserie contandonos la influencia de los Illuminati a lo largo de los años, con sus manipulaciones secretas detrás de historias importantes. Afortunadamente (porque suena a horrible, horrible idea en manos de esos dos), aunque hay algo de eso, va más de hacer prólogo a Invasión Secreta. Resumiendo, la mitad de la historia es prólogo al crossover de turno, y la otra va de joder gratuitamente historias pasadas. Mezcla de ambos, aunque más lo primero es la primera historia, que es la primera misión de los Illuminati, tras la Guerra Kree-Skrull. Tiene algún problema de encajar, pero vamos, es tener al grupo contra los skrulls, como justificación para que se quieran vengar años después. Como encaja eso con las miles de apariciones posteriores de skrulls… mejor no calentarse la cabeza con eso. El cuarto número está dedicado a Noh-Varr, el Marvel Boy de Morrison, para presentarlo y prepararlo para un papel en la Invasión Secreta, (que tengo cierta teoria de cual va a ser) que tiene cierto sentido, sobre todo tras lo que dijeron de él en Guerra Civil. No está mal, si ignoras el hecho de que el personaje no se parece en nada a como era en la miniserie original, que tampoco encajaba bien en el Universo Marvel. Por último, viene las consecuencias de la revelación de la Skrullectra, lo que nos lleva a la siguiente gran revelación, que la verdad, es una gran elección, siempre y cuando no haya sido reemplazado hace mucho. También nos enseña el nivel de amenaza de estos nuevos skrulls, y aunque es algo ridículo, al menos logra convencer de que son peligrosos. Al final no va a ninguna parte, por desgracia.

Y luego están las historias incomprensibles. El segundo número aún tiene pinta de que puede ser importante más adelante, pero es una secuela muy a posteriori del Guantelete del Infinito, con los Illuminati tratando de recoger las gemas del infinito. Los guionistas entonces demuestran que no tienen ni puñetera idea, contradiciendo sin explicación toda historia anterior de las gemas incluyendo las que mencionan, en una historia tonta y que queda de una manera que tampoco tiene mucho sentido. El tercer número sin embargo es una mierda absoluta. Sin ninguna razón aparente, es una secuela a las Secret Wars, que contradice absolutamente todo sobre la historia original, sobre sus intenciones, sobre lo que se explicó, y sobre todo lo que ha pasado después, incluyendo cosas no hace mucho. Y lo hace sacandose una revelación que no tiene ningún sentido del culo, para no conseguir absolutamente nada. Es una de las cosas más estúpidas e inútiles que he leido en mucho tiempo, y es imposible averiguar en que cojones estaban pensando. Añadele que de vez en cuando hay otros momentos igualmente incomprensibles que están sólo para demostrar lo mucho que Bendis y Reed molan porque añaden cosas “guays” al pasado del Universo Marvel, tengan sentido o NO (ey, el Doctor Extraño hacia menage-a-trois. ¿Por qué? Quien sabe, está sólo para ser guay y no se explica), y que como está de moda, los protagonistas no tienen personalidades distintivas, son todos igual de arrogantes que creen que saben más que nadie, porque eso es moderno o algo, o simplemente un defecto de un puñado de guionistas que no tienen ni idea, y tenemos un comic que es tan importante como malo. Puedes pasar sin él, total, las revelaciones te las acabarán repitiendo muchas veces después. Lástima que pongan a Jimmy Cheung en cosas como estas, mientras espera en balde a que Heinberg haga más Jóvenes Vengadores. Evitar a toda costa (2)

Patrulla-X Nº28: Los Morlocks siguen siendo de lo más aburrido, y su plan está claro que no va a ninguna parte. Se une un personaje olvidado más, cuya relevancia no se explica a los que no leyeran spin-offs de la Patrulla-X hace 20 años (en serio, en las series principales han pasado de escribir a los que no lleven años siguiendo obsesivamente las series, ¿verdad?). La Patrulla-X se involucra en la trama de los Morlocks, pero no llega a hacer nada aún. Y la trama de Xavier tampoco lleva a ninguna parte. No es que sea un comic malo per se, pero es totalmente poco inspirado y olvidable. Buen dibujo de Larroca, al menos. En el complemento (ah, complementos de 8 páginas, que recuerdos), Carey le quita toda la gracia al final de la parte 1. El capítulo no sirve para nada más excepto para descartar callejones sin salida, lo cual es bastante anticlimático. Y ya puestos, ¿Cómo demonios tenía el teléfono de contacto de toda esa gente? Al menos el dibujo de Bagley es bonito, y no es normal verle por estos sitios. No Recomendado (4)

Poderosos Vengadores Nº3: Los Vengadores se enfrentan a una chica metálica desnuda. Aparentemente, eso tiene que ser impresionante, pese a que su único poder es pegar puñetazos y ni siquiera tiene personalidad. Se pasan todo el rato diciendonos lo terriblemente serio que es todo, cuando como amenaza deja mucho que desear, y es tan aburrido como ver secarse la pintura, incluso si no lo comparas con cualquier otra historia de Ultron, donde al menos tenía planes, y personalidad y poderes y parecía una amenaza. Vigia, por su parte, después de que nos repitan mil veces lo poderoso que es, aquí parece haber perdido la mitad de su fuerza y casi todos su poderes, o al menos toda su inteligencia. O puede ser simplemente que Bendis no sepa escribir gente con poderes. Y se pasan todo el número lloriqueando por la muerte de Herr Stark, que sabemos que no es cierta. Es todo una mierda, porque Bendis se pasa todo el número contandonos cosas que su propia historia no logra hacer convincentes lo más mínimo. El resultado es una desconexión total con una historia que ya era mala de por si. Por supuesto, el resto de personajes siguen estando de adorno, porque están de adorno, Bendis sigue sin parecer comprender como funcionan los grupos y lo de que cada uno aporte algo. Y en cuanto menos se hable de lo que hace con Pym, mejor. El dibujo de Cho es bonito, manías aparte. Evitar a toda costa (2)

Punisher: Diario de Guerra Nº7: Seguimos con lo del Aborrecedor, que la verdad, se está estirando un poco. Este es el número que probablemente se podría haber juntado con el anterior. Se cuentan más cosas sobre como funciona el campamento del odio, y hay un par de momentos impactantes. Realmente, son villanos odiosos y repugnantes, y será catártico ver como el Castigador los masacra. Así que el final promete. Buen dibujo dentro de lo exagerado. Recomendado (7)

Outsiders Nº6: Tres números este mes para hacer hueco a un próximo crossover. Son todos de una saga donde se explica que pasó con el grupo durante 52, y porque cambió la alineación y fingieron su muerte. No se explica que pasó con Capitán Marvel Jr, con el que tanto insistieron antes de que desapareciera de la faz de la Tierra. Curiosamente, la historia va sobre todo de Relámpago Negro, otro personaje fetiche de Winick, cuya historia tiene que terminar así porque se lo ha quitado Brad, que es casi peor. De hecho, esta historia redime una aparente cagada enorme que hizo Winick con el personaje, y si estaba pensado así desde el principio, Winick quizá debería haberlo indicado un poco antes, que han pasado 3 años sin volver a mencionarlo, lo cual es claremontiano, y no de la manera buena. No está mal lo que hace con el personaje aquí, la verdad. En cuanto a los personajes que realmente son de la serie, hay mucho desarrollo de Trueno y Grace, contandonos como empezó su relación, respondiendo a algunas dudas, aunque nada es particularmente sorprendente. Arsenal sigue siendo igual de imbécil y contratando niñeras para su hija que no la defenderían de un secuestrador superhumano. La aparición de Nightwing no encaja nada bien con lo que hemos visto en 52 o en su serie. Y para colmo, aparece el puñetero Jason Todd Resucitado, porque Winick tiene que sacarlo en todas sus series, venga a cuento o no. La trama no es mala para ser Winick y sabiendo a donde va a ir, pero poco más se puede decir bueno. El dibujo es de Carlo Barberi, cuyo estilo pega mucho menos aquí que en Gen13, y es feo, descuidado y hasta confuso a veces. Incluso contradice el guión en ocasiones. Y Dios, esos peinados son antinaturalmente horribles. Neutral (5)

Rising Stars: Poder: Sigue la reedición de esta saga épica. Esta es la parte donde la historia de verdad empieza. Primero viene uno de esos combates largos y monumentales entre superhumanos que suele haber en series maduras de “pocos superhumanos en un mundo más o menos realistas”, donde arrasan todo lo que pillan y todo es muy épico y trascendental. No está tan bien hecho como otros ejemplos, le falta desarrollar a varios de los personajes que están de relleno, y algunas cosas no están tan claras como deberían, pero no está mal. Eso lleva a la segunda mitad de la serie, años después, que parece la historia que JMS realmente quería contar: La de los superhumanos usando sus poderes para cambiar el mundo, que por aquel entonces estaba de moda, aparte de ser un requisito en este subgénero. Los parecidos con Supreme Power no son coincidencia, claro. Tras un número principalmente de texto, donde JMS nos cuenta lo que ha pasado de manera seca en vez de dramatizarlo, viene lo bueno. Los elementos establecidos en los números anteriores empiezan a dar fruto, y los Especiales hacen cosas bastante interesantes y usos creativos de poderes. No todas las soluciones que dan a problemas son creibles, algunas sólo crearian otros problemas, pero la narración de Straczynski, contandonos lo que significa tanto para los protagonistas como para los demás, lo hace convincente. Y la idea de que aún está por llegar algo peor cuando todo esto cause consecuencias hace que no sea todo “¿Qué harías con superpoderes para cambiar el mundo?”. El dibujo de parte del tomo sigue siendo una basura, y quitandole fuerza a muchas de las escenas que la necesitaban, por no mencionar muchisima claridad (hay un elemento importante que prácticamente ni se ve, y muchos personajes siguen siendo indistinguibles) pero a mitad llega Brent Anderson, en un respiro de Astro City, y la serie por fin tiene el aspecto que estaba pensado que tuviese. No es el mejor ejemplo del género, pero está bastante bien. Recomendado (8)

Robin Nº4: Cuatro números esta vez, supongo que para coordinar con el futuro crossover. Los dos primeros son un team-up con Klarion el Chico Brujo, que parecen más un número de Klarion con Robin de invitado que al revés. Parte del efecto es que tiene el mismo dibujante que la miniserie, Frazer Irving, que le da un aspecto mágico y maravilloso. La cosa es, aunque técnicamente la versión es la de 7 Soldados, y tiene el diseño de adolescente, se comporta más como el Klarion clásico. Vive y se encarga de su pueblo de hombres-brujos en vez de ser el Rey de los Sheeda, entre otras cosas. La historia usa el típico formato Marvel Team-Up: Robin se encuentra con Klarion por intervención de su gato, y acaban enfrentandose a un renegado del pueblo brujo. La interacción entre los dos protas, dos adolescentes con mucha responsabilidad pero muy distintos es lo único que sobresale, porque la parte de la aventura y acción es bastante convencional. Después vuelve la normalidad, con uno de esos números donde el héroe tiene la primera cita con una chica que sólo conoce en su identidad civil. Como suele ser habitual en estos casos, la vida secreta del héroe se planta en medio de la cita para complicar las cosas, aunque esta vez lo hace de una manera algo distinta de lo habitual. Hay que decir que demuestra lo sensato que es Robin. La parte de la cita en si es agradable, aunque sin más: Beechen escribe diálogo de adolescentes bien, pero sin mucha personalidad o chispa que lo saque de terreno de serie de adolescentes normal, y la chica tampoco es demasiado reseñable. Pero bueno, es relativamente agradable, y la escena final lo es mucho. Por último, una historia donde Robin se mete en crímenes más normales, que no está mal tampoco. El dibujo de Williams está bien, aunque pierde cuando tiene que hacer posturas y escenas complicadas. Recomendado (7)

Robo-Hunter: Verdus: Esta es la primera saga de una de las series más famosas de 2000 AD, que ya fue publicada en su dia por Zinco. Son las aventuras de Sam Slade, que como el nombre indica, está inspirado en Bogart, pero con un toque a lo Indiana Jones. Sam es un cazador de robots en el futuro, que con la ayuda de sus no muy útiles ayudantes (el puro-robot Hoagie, y en esta historia, también un bebé parlante) tiene que capturar y destruir robots de lo más demencial y absurdo, o más habitualmente, conformarse con que no le destruyan a él. Como te puedes imaginar, es una comedia de aventuras y acción al estilo clásico, que no abundan en los comics americanos, pero son muy típicos en Europa. Y es bastante divertida, por la cantidad de situaciones de lo más original que se presentan, por el sentido del humor de Sam que mantiene la compostura aunque le persigan robots cocineros enloquecidos, la frustrante interacción con sus sidekicks, y algunas ideas muy graciosas para los robots. Por supuesto, siendo un comic de John Wagner, cocreador del Juez Dredd, tiene cierto comentario político (el sistema político de los robots de Verdus es… bastante familiar, aunque llevado a su último extremo disparatado) y le añade una gracia extra. Y el otro componente muy bueno es el dibujo de Ian Gibson, uno de los veteranos de 2000 AD (dibujó algunos Dredd y Halo Jones de Moore, que se hayan visto aquí, más alguna cosa DC, y más parecido a este estilo, hizo los diseños de la genial serie de animación Reboot), que aporta mucho al sentido del humor, con la expresión inmutable de Sam, y los diseños de los robots. Un clásico, y con razón, y me alegro de que se vuelva a ver aquí, a ver si terminan la saga que dejaron cortada hace años. Recomendado (8)

Runaways Nº13: Quedan dos números de saga, y el último aún no ha salido en EEUU. ¿Otro Astonishing X-Men? Lo sabremos el mes que viene. En este número, Whedon presenta AÚN más maravillas de principio de siglo XX. A veces, parece más una saga de presentación de todo ese mundo y esos personajes que otra cosa, y habría sido divertido que directamente hubiese hecho una miniserie sobre eso (no me extrañaría que Marvel acabase haciendolo con algún pringado). La maravilla de esto es que, aunque los personajes nuevos son bastante chulos y originales para el poco papel que tienen, nunca deja de ser una historia de los Fugitivos. No sólo cada prota tiene algo que hacer, los villanos han resultado ser de la serie también. Y su participación es una gran idea, siendo a la vez personajes empatizables y villanos implacables. La situación en la que se encuentra Nico también tiene conexiones pasadas y es una gran idea. La cosa con Victor y Spieler sigue siendo un poco rápida y forzada, teniendo en cuenta que acababa de empezar a salir con Nico y no parece de la clase de chico que se fuera enseguida con otra, pero al menos es bonito. Y Molly no sólo tiene sus frases desternillantes de siempre, da para una escena que nos enseña lo muchisimo que ha cambiado la sociedad en un siglo, sobre todo en el trato de los niños, donde cosas que antes eran normales ahora son inconcebibles, y Whedon lo hace de manera sutil, triste, descorazonadora, pero a su vez algo inocente y optimista. Hay muchísimos toques bonitos en todo el número, y para compensar, el próximo número promete acción. El dibujo de Michael Ryan continua siendo precioso en cada momento. Le ha costado, pero Runaways vuelve a ser una de las mejores. Muy Recomendado (10)

Spiderman Nº18: Se acerca el fin de una etapa, y no me refiero sólo a la chorrada de Vuelta al Negro, ni siquiera a las etapas individuales de JMS, PAD y RAS (¿Qué le pasa a las series de Spiderman que sólo contratan gente con 3 iniciales?) En Asombroso, Spiderman por fin se enfrenta a Kingpin. Tiene el problema de que sabemos que no va a pasarle nada a Kingpin, porque esto transcurre antes que sus apariciones en Daredevil de hace unos meses. No es que nadie se creyese que Spiderman fuese a matarle para empezar. Lo cual, hablando del cuernecitos, es otro problema de la historia: Esto no es una historia de Spiderman. El superhéroe callejero que se vuelve loco porque atenten contra un ser querido y se vuelve oscuro y violento y va a matar al responsable es una historia de Daredevil y gente así, no de Spiderman. Hay maneras de partir de esa premisa y que aún conserve la personalidad y temas de Spiderman, pero no en la historia que JMS ha hecho. Es una pena, porque como combate entre un héroe así y Kingpin, no está demasiado mal, y el dibujo de Garney es bueno. El contraste con el final de Amigo y Vecino es brutal. PAD ata la historia de Jonah Jameson reaccionando ante la identidad secreta de Spiderman (que es una idea mucho mejor como consecuencia de la revelación que todas las demás que han hecho) y simplemente es espectacular. En uno de sus primeros comics profesionales hace más de 20 años, PAD definió perfectamente la relación entre ambos personajes, profundizandonos como nadie en porque JJJ actua como actua. Ahora, vuelve a hacer lo mismo, en una historia llena de personajes tridimensionales, con motivos aparentes, motivos que se creen los personajes, y motivos reales. Están muy logrados, con momentos perfectos entre ellos, sobre todo la confrontación final Jameson-Parker, y tiene algunos gags muy buenos, sobre todo el de la puerta. Es perfecto (y el dibujo de Nauck está a la altura), una de las mejores cosas que ha escrito David últimamente, y el mejor comic de Spiderman de un año muy malo para él. Es una maldita tragedia que le dieran a uno de los mejores guionistas que ha tenido Spiderman la oportunidad de escribirlo, y en vez de dejarle hacer, le desviaran con mierdas de crossovers y mierdas de status quo que le imponían cambios malos. Lo que podría haber sido una etapa legendaria, ha quedado en una corta etapa muy buena según el momento, que ya es bastante, pero no deja de ser una pena.

Por último, y algo anticlimático, vienen los dos penúltimos números de Sensacional. El argumento principal es contarnos lo que está haciendo Eddie Brock ahora que ya no es Veneno. La respuesta es: No mucho. Empieza con una idea interesante y vagamente espeluznante, y tiene algún momento entre triste y demente. Pero después de dos números no va a ninguna parte, y te quedas con la sensación de que has perdido el tiempo. El subargumento tiene a Spiderman recurriendo a un viejo recurso para tratar de salvar a Tia May, que es algo que debería haber hecho más. Pero dedicarle tanto tiempo a cada vez, porque sabiendo que no va a curarse en la serie terciaria, dedicarle muchas páginas a algo que no sirve para nada más es tomar el pelo. El dibujo de Lee Weeks con acabados de Gaudiano le da un toque espectral a la historia que le viene bien, aunque a veces es demasiado oscuro, y el suplente en el segundo número no es tan bueno. El mes que viene termina una etapa, y ni siquiera está la serie buena para acolchar el golpe, temblad. Neutral (6)

Spiderman: Cuentos de Hadas: En el apartado de sacarle el dinero a la gente por el morro con cosas inútiles, tenemos la segunda entrega de estas miniseries que van de coger cuentos populares y vestirlos de personajes Marvel. La reacción normal ante esto es: Si, ¿pero porque? No tiene nada que decir sobre los personajes en cuestión, es sólo contar cuentos, y vestirlos de Marvel para que vendan algo. No ayuda tampoco que CB Cebulski no sea demasiado buen guionista tampoco. El primer número es probablemente el más inutil: Es Caperucita Roja, pero con Gwen como Caperucita, Peter como el Leñador, que queda terriblemente forzado, y así. Si siempre has querido leer un comic de Caperucita Roja, ya sabes. La única manera de haber hecho esto algo que no fuese una perdida de tiempo sería haberle dado un buen sentido del humor, ya que como el cuento nos lo sabemos, tener a los personajes en una comedia basada en el cuento podría ser divertido. Pero no, es una versión más o menos directa y seria, y por tanto pesada. El dibujo de un tal Ricardo Tercio es bueno, al menos. La segunda historia es probablemente la más apropiada, ya que es una historia de Anansi, el dios araña africano. Ya hay una conexión con Spiderman, así que pega. Irónicamente, es la historia donde menos elementos de Spiderman hay, porque como el protagonista ya es arácnido, no hay que añadirle elementos extra, y por tanto es la única que podría existir tal cual fuera de esta miniserie. Y no es una mala historia en absoluto, en plan leyenda (es casi más un cuento ilustrado que un comic, de hecho), aunque quizá dura más de lo que necesitaba. Además, tiene muy buen dibujo de Niko Henrichon, al que parece que sólo cogen para estas cosas. Después viene una historia japonesa de fantasmas y… si has leido una historia japonesa de fantasmas, has leido todas, o al menos has leido esta. Desde luego, miedo no da, y tampoco mucho de otra cosa. La conexión con Spiderman es más o menos intuitiva, porque lo del chaval viviendo con sus parientes mayores como los Parker es muy típico de esas historias. Dibujo japonés apropiado. Por último, viene una historia curiosa, que es una adaptación de Cenicienta. La gracia es que aquí Peter es Cenicienta, lo que es muy apropiado. La cosa es que a mitad de la historia, Cebulski abandona el argumento de Cenicienta, y cuenta una historia de Spiderman, pero vestido de caballero. Lo más gracioso es el dibujo de Dragotta y Allred, el equipo de dibujantes de X-Statix, porque es terriblemente incongruente con el guión. El guión intenta ser serio y melodramático, mientras que el dibujo se lo toma a cachondeo. Francamente, el dibujo le pega cien vueltas al guión, y deja con la sensación, de nuevo, de que habría sido mucha mejor historia si se hubiese contado en plan de humor, o al menos con cierta ironía. Diablos, hasta Disney prácticamente ya ni hace cuentos sin humor irónico, ¿qué le hace pensar a Cebulski que contar cuentos que ya sabemos sin nada de gracia es buena idea? Pero claro, es un antiguo editor de la actual administración Marvel, tampoco se puede pedir mucho de él. Una pena, porque pese a lo innecesario de la serie, si se hubiese enfocado mejor, con una mezcla de occidental gracioso y oriental serio y estos dibujantes, podría haber salido algo bastante bueno. Neutral (6)

Spirit Nº2: Otras dos historias este mes, y es más de lo mismo. La primera historia nos cuenta el origen del personaje, con un especial enfoque en la nostalgia por su anterior identidad perdida. La segunda es otra aventura de acción tradicional, con la gracia de que los papeles de héroe y damisela en apuros se invierten. En ambos casos, la narración es bastante buena, y la ejecución es buena y con momentos que sobresalen. Y el dibujo es muy bueno, obviamente. Pero son historias bastante tradicionales y ligeras. Está bien si buscas eso, de todas maneras. Recomendado (8)

Stormwatch Nº2: Primero toca una historia de desarrollar a los personajes, más concreto, las mujeres del grupo, en una de esas noches de chicas que tan bien vienen para eso. Los tres personajes de desarrollan en historia y personalidad, y resultan ser toda bastante curiosas, con más profundidad y elementos de lo que podía parecer por su presentación, algunas sorpresas y un par de gags muy buenos. Un buen ejemplo de este tipo de historias, desenfadadas pero desarrollando muy bien a los personajes de manera seria cuando toca. Después viene un número casi de relleno, que en vez de ir sobre los protas de la serie, va de explicarnos como resucitaron los miembros del Stormwatch clásico que murieron en Wildcats/Aliens hace 10 años. Dejando aparte el hecho de que no es que esos personajes necesitaran resucitarse particularmente, no hay mucha razón para dedicarle un número entero a eso. Es decir, una de ellos es protagonista de la serie, pero francamente, para las tres personas a las que podría preocuparles eso, con haberlo achacado al reinicio del universo en Armaggedon habría bastado, que era lo que pensabamos, no había que dedicarle a un número que apenas sirve para nada más. Sobre todo porque la explicación resulta ser una mezcla de pseudociencia rebuscada y un misterio que ni siquiera llegan a resolver (y que puede tener que ver con cosas del Universo DC, o quizá sea un futuro subargumento de la serie, que le daría algo más de sentido). Los otros dos números vuelven a lo bueno de la serie: En este caso, los cutrisimos malos atacan a los héroes, y los pillan con los pantalones bajados. Claro, que no han contado con que no han atacado con que no atacan un cuartel de superhéroes, sino a una comisaría de policía, y a un grupo de gente que no juega con las reglas habituales. Así que mediante una mezcla de mala leche, habilidades ocultas y soluciones que nadie se podía esperar, a la inminente masacre de la División de Asuntos Post-Humanos se le da la vuelta, con mucha acción, momentos chulos y giros casi increibles. Gage realmente demuestra que se merece más series regulares, porque es un hallazgo. El dibujo de Mahnke queda muy bien, haciendo grotescos a los villanos, imponentes a los héroes y todo muy sucio y realista pero manteniendo la exageración y dinamismo de una serie de superhéroes. Algunos de los diseños son reciclados de JLElite, pero no se le echará en cara. El dibujo de Andy Smith en el número de relleno no es muy bueno, por otro lado. Recomendado (8)

Superman Nº11: Es el número 850 de Action Comics, y lo celebran, no continuando con la historia que tocaba, pero si con una historia que no sólo celebra la historia de Superman, es un avance del futuro y ata unas cuantas cosas, escrito por los tres guionistas habituales de Superman actuales al alimón: Johns, Busiek y Nicieza, que son un trio de ases para estas cosas. Usando como sistema de narración a Supergirl y la Legión de Superheroes (que es una idea chula, pero no termina de encajar bien con aquella serie ahora cancelada), nos cuentan la vida de Superman. Eso sonaría a ya visto, pero no lo está por dos motivos. Uno es que muchos de los detalles de esta continuidad post-Crisis Infinita aún no los sabíamos. Y otro es que, como los tres guionistas ya han demostrado antes por separado, pueden coger una serie de aventuras ya contadas, y contar una historia humana y personal muy buena a base de mirarlas de cierta manera y enlazarlas. La manera de mirarlas es la que parece ser la idea central de este nuevo Superman: En vez de ser un tipo de Kansas que un día descubrió que era especial como la versión de las últimas dos décadas, o como el clásico que siempre ha estado seguro de quien es, es alguien que siempre ha sabido que era especial pero eso le ha hecho sentirse algo alejado y diferente de la gente a la que quiere y ha jurado proteger. Esta visión de Superman tiene el problema de que añade una angustia vital que suena más marveliana o de la serie Smallville que lo que uno espera de Superman, y además, parece una excusa para justificar que existan cosas como Supergirl, para quitarle esa tristeza que realmente antes no tenía según nuestro punto de vista. Pero no se puede negar que el triunvirato hace un gran trabajo vendiendonos la idea, cogiendo distintos aspectos de la vida del personaje, y viendolos desde esa perspectiva, con un tono melancólico muy bueno. También escriben una Supergirl mucho mejor que la de su serie, todo sea dicho. De paso, se dejan claro algunos aspectos de la continuidad actual, algunos de manera sutil, que parece mezclar cosas de todas las fuentes, y aunque algunas cosas que tendrán sus fans se quedan fuera, el resultado no parece malo del todo. Además, hay guiños a otras encarnaciones pasadas de Superman… ¿o son pistas de que aún están ahí fuera, en alguna parte? Y siendo Johns, no es de extrañar que haya flashforwards a varios aspectos de la gran historia de Superman de 2008, uno de los cuales recuerda mucho a algo que hizo Busiek en Marvel, y los otros parecen una recuperación de malas ideas pre-Crisis (y lo que probablemente es la respuesta a uno de los misterios de la serie de Busiek) El dibujo de Guedes, futuro dibujante regular de Superman es muy bueno, dandole mucha humanidad a los personajes pero sabiendo hacer imponente a Superman, y con una Supergirl muy bonita. Te guste o no, esta versión de Superman está aquí para quedarse, y al menos la están vendiendo bien. Recomendado (8)

Superman/Batman Nº8: Empieza la última saga de Verheiden, afortunadamente. No es que parezca que tenga mucho que decir de los personajes, ya que en este número están de adorno. Realmente lo que es, es una presentación de la nueva versión de los Hombres de Metal, tras Crisis Infinita y 52. Sólo que, nada más empezar, ya hay una cagada enorme: Verheiden escribe a los personajes como si Superman y Batman no los conociesen. Excepto que esto transcurre después de 52, donde son conocidos, y por tanto, no puedes culpar a la Crisis por el cambio de continuidad. Tanto rollo con eso, y siguen dejando que inutiles la caguen como en esta serie. A menos que todo el mundo se ponga de acuerdo en que esta serie no cuenta, que sería de agradecer. Como presentación de la versión de los personajes tal y como salen en su nueva miniserie es adecuada. Explica un poco quienes son y de que van (con un par de excepciones, como la del personaje nuevo), pero sin nada de gracia, que es aún más decepcionante tras verlos escritos por Morrison en 52. Mientras, los dos protas se enfrentan a un villano temáticamente apropiado en un subargumento. Y el final promete una absurda pelea por malentendido marveliana, alegría. De todas maneras, por malo que sea el guión, palidece en comparación con el dibujo de Pat Lee. Si, los robots se le dan bien y esta es una saga sobre robots, pero aparte de que el resto de seres y aspectos del dibujo no sabe dibujarlos, darle trabajo a un ladrón y un expoliador caradura como ese hijo de perra es algo así como darle trabajo de profesor de universidad a Mario Conde, porque teóricamente es un doctor. Es insultante. No Recomendado (3)

Thor Nº1: Por fin vuelve el personaje, tras tres años de ausencia. Y la verdad, el dejar un tiempo de espera y crear anticipación (aparte de darle un equipo creativo famoso, claro) antes de relanzarlo ha funcionado a nivel de ventas, así que es una estrategia que quizá deberían considerar más las editoriales. En España hacía más tiempo que no tenía serie regular, y hacía más tiempo aún que la trinidad de Vengadores no tenían serie mensual a la vez, desde principios de siglo. De hecho, en los 90 tampoco coincidieron los tres durante mucho tiempo. Lo más curioso es que aunque este retorno de los 3 grandes pueda evocar nostalgia, ninguno de los tres se parece mucho a sus encarnaciones clásicas ahora mismo, aunque está por ver como afectará eso a la larga. El encargado de relanzar a Thor, tras varias propuestas que no llegaron a puerto (notablemente de Gaiman y de Millar, aunque parte de las ideas de ambos se ha conservado) es JMS, lo que no es de extrañar, teniendo en cuenta que hizo un prólogo en una historia de 4 Fantásticos el año pasado que no servía para otra cosa. Siendo JMS, tampoco es de extrañar que buena parte del número sea de diálogo sobre filosofía y el sentido de la vida. El número consiste sobre todo en dar una justificación de que Thor y los asgardianos vuelvan a la vida tras haber dado el do de pecho en el último Ragnarok, y como tal, resulta convincente. El problema que tiene es el de muchos primeros números de Marvel desde hace años, que pasa más bien poco. Thor no resucita hasta el final del número, y la nueva premisa de la serie apenas se empieza a ver. Hay poca indicación de que va a ir la serie, a menos que toda la serie vaya a ir de gente hablando, lo que no es buena idea para un comic de Thor. Las ideas de la conversación son buenas… el problema es que no necesitaban tanto espacio para explicarlas, aunque al menos el diálogo de Straczynski parece más sincero y menos sobreescrito con florituras que recientemente. Así que la serie puede ser interesante, y lo que se vislumbra de la nueva dirección tiene potencial para hacer algo distinto pero bueno con la mitología, pero de momento este número apenas pasa lo aceptable. El dibujo de Oliver Coipel es bastante bueno, aunque gente hablando no sea precisamente su fuerte. Las escenas de batalla en flashback son otra historia. Y el nuevo traje de Thor no es malo en teoria, pero el estilo de Coipel hace que en vez de cota de malla, parezca que vaya vestido con una bola disco. Recomendado (7)

Thunderbolts Nº3: Otros dos números, para hacer hueco a los especiales que vienen después. Es una situación curiosa y retorcida cuando los antagonistas de la serie están mejor caracterizados, tanto por profundidad como por parecido a apariciones anteriores, y son más agradables como protagonistas que los supuestos protagonistas. Pero asi es, nadies como la Aguila Americana, Mujer Sombra y la puñetera Araña de Acero (anteriormente Spider-Kid) resultan buenos personajes y están mejor que nunca, mientras que los protagonistas que tanto han durado son cifras repelentes. Y Ellis no parece tener idea de cómo funcionan sus poderes, encima. La pelea está bastante bien, quitando los momentos que degenera en ver como gente desagradable hace cosas desagradables a gente que no se lo merece, que cada vez cansa más, aunque al menos aquí se compensa un poco por ver a esa gente recibiendo también su merecido. Lo que pasa con Bullseye parece más una repetición de lo que ya hicieron con él en vez de justicia poética. Hay una escena graciosa con Osborn que demuestra lo mal que está de la cabeza, y que es prácticamente el único personaje bien escrito. Desgraciadamente, hace que tenga menos sentido que esté en el puesto en el que está (si, la idea es compararlo con Bush, y decir que si aceptan a uno, pueden aceptar al otro porque no hay mucha diferencia… excepto que a Bush nunca lo han pillado haciendo las cosas que a Osborn, y que en el mundo real no hay gente en un papel y capacidad para detenerle, mientras que aquí hay muchos) Oh, y Penitencia hace la escena paródica que hacía en Grandes Lagos, pero en serio, o al menos tan en serio como va algo en esta serie. El dibujo de Deodato está bien, dentro de lo que cabe. Neutral (6)

Ultimate Power Nº1: Otra de las miniseries crossover de la línea Ultimate, pero en este caso, cada idea que oyes de ella suena progresivamente peor. Es un cruce entre los personajes del universo Ultimate y los de Supreme Power. Que lleva el título de Power, pese a que la serie ya ni se llamaba así. Eso mala idea porque cada vez que hagas viajar por otros universos a los personajes Ultimate, más se pierde de vista la idea original. Y porque en Marvel son incapaces de continuar Escuadrón Supremo, pese a que se quedó cortado a media de una historia, pero pueden sacar una chorrada de crossover, que es más bien lo contrario de la idea central de SP (va de cómo unos pocos superhumanos realistas afectan a un mundo normal… hacerles viajar entre universos y pegarse con otros superhéroes es salirse completamente de la idea original y dinamitarla) Más cachondo es el hecho de que sean nada menos que 9 números (con lo que sabes que probablemente se podría contar en 5), con los 3 primeros escritos por Bendis (por ser el principal guionista Ultimate), los siguientes 3 escritos por JMS (que puede escribir esta tontería, pero no la verdadera serie del Escuadrón Supremo, que se la deja a medias, porque es muy profesional) y los últimos escritos por… Jeph Loeb. Porque se va a convertir en el nuevo hombre Ultimate. O quizá simplemente por joder. Ya podeis despediros de la línea.

Este primer número es muy Bendis, totalmente. A decir verdad, tiene mucho menos diálogo irritante de lo normal, y como los protagonistas del primer capítulo son los 4F, que están diseñados para eso, no queda mal cuando hablan en plan Bendis ligero. Pero aparte de eso, tiene muchisimo relleno. El primer capítulo ni siquiera tiene al Escuadrón Supremo hasta la última página. Es una pelea contra un grupo de supervillanos, que acaba sirviendo, de manera muy enrevesada, la excusa para el cruce entre dimensiones. Un número normalito de U4F, en otras palabras. Y el segundo… es Bendis haciendo acción bestia, lo que no suele ser bueno. Básicamente, el Escuadrón Supremo versus todo el mundo, sin ningun ápice de caracterización, y muy poco ingenio, y los personajes del Escuadrón Supremo no precisamente bien escrito. La última página tiene un giro interesante, pero francamente, habiendo tenido ya el gran combate entre ambos bandos, y sin ningún villano capaz para la historia, es un poco optimista ver que vayan a llenar 7 números más de esto razonablemente, especialmente teniendo en cuenta los guionistas. Para terminar con las malas noticias, dibuja Greg Land. Bueno, “dibuja” es probablemente muy generoso. Calca de revistas, notablemente revistas porno, sería más acertado. Y lo de porno no es una exageración, mirad las caras de los personajes en las poses de “acción”, y luego me decis. Es una mierda, porque está compuesto de gente en poses artificiales, que muchas veces ni se parecen a los personajes tal y como tienen que ser, o son inconsistentes entre escenas porque Land ha copiado de distintas fuentes, que muchas veces no hacen las poses que tienen que tener según el guión, y que en muchas escenas se nota que los personajes se han cortado y pegado, porque no parece que estén en un mismo plano en el que puedan interactuar. Hay analisis muchos más detallados de los fallos de esta mierda por Internet, buscadlos. Prácticamente lo único bonito de esto es el homenaje a Mark Gruenwald, por aquello de que fue el que escribió el Escuadrón Supremo original (al que esto no ha llegado ni a la suela de los zapatos), con una mención directa en el primer capítulo, además de la introducción de las versiones Ultimate de tres conceptos distintos creados por él. No Recomendado (4)

Ultimate X-Men Nº13: Nada como chafar la gran sorpresa del primer número en la portada. Que listos son en Panini. La verdad, era una sorpresa imposible de verse venir, porque surge de repente sin aviso previo ni venir a cuento. Es sólo un capricho de Kirkman, y hecho de manera chapuza, pero claro, deshace una cosa más chapucera y gratuita, así que el resultado no es necesariamente malo. Mientras tanto, seguimos con una historia muy dispersa, viendo lo que los distintos ex-Hombres X están haciendo ahora que el grupo se ha disuelto. Es una mezcla de ideas muy variadas, algunas conclusiones lógicas de lo que ha pasado, otras versiones extrañas de historias del Universo Marvel. Sabes que Kirkman está rebuscando en sus inspiraciones cuando hace la versión Ultimate de la etapa en Australia, pero eso no es nada comparado con las versiones de las mierdas de personajes que está introduciendo, que más vale que sólo sean un capricho de reciclaje de nombre y no tengan que ver con los originales. Los Morlocks Ultimate son igual de peñazo que los originales, aunque en esta versión van por un sitio más fantástico que quizá funcione algo mejor a la larga, aunque sea menos original incluso. Pero bueno, es una mezcla de ideas decentes, originales, extrañas, recicladas y ¿en que demonios está pensando?, sin que formen un todo, pero que al menos hay suficientes cosas por número como para que haya algo para cualquiera, aunque no sea mucho. El dibujo del primer capítulo es bueno, el dibujo de Pascal Alixe del segundo es una copia horrible de Oliver Coipel. Neutral (6)

Warlock: ¡Es el festival de Pasqual Ferry! Si no has oido hablar de esta serie, que no te extrañe: Probablemente en Marvel tampoco la recuerda nadie. No han vuelto a mencionar nada de lo que pasa en esta serie, y el protagonista ha pasado exactamente 9 años sin una sola aparición, hasta el mes pasado. Forma parte de una linea incomprensible de series basadas en protagonistas robóticos o similares, que se presentaron en una saga de la Patrulla-X ese verano, salieron sin ninguna publicidad en absoluto, con personajes que a prácticamente nadie le importan y equipos creativos sin mucho renombre (cuando tu personaje más famoso es el Hombre Máquina y tu guionista más famoso es Joe Casey, estás en problemas), y encima ninguna era particularmente buena. No es de extrañar que se hundieran como una piedra, y fueran canceladas antes de publicarse el tercer número. No se como pensaban en Marvel que tenían una oportunidad, pero estamos hablando del final de la etapa Harras, donde la política editorial era prácticamente suicida. Siguiendo con lo casi incomprensible, esta serie rescató brevemente para el mundo del comic a Louise Simonson, y le dieron la oportunidad de redimirse por sus Nuevos Mutantes. Visto así, no lo hizó mal. De las muchas, muchas cosas que hizó mal allí, las más criticadas fueron las muertes gratuitas de Warlock y Cifra, que más o menos encarnan los tiempos de Claremont. Así que es entrañable verle tratar de rectificarlo lo más posible. En la saga que venía antes, se revelaba que el engendro de Douglock realmente era Warlock, y recuperaba sus recuerdos y entidad. Cifra no resucita, pero una parte de él ha quedado en Warlock, y el estar a la altura de su antiguo amigo es una de las ideas centrales de la serie, de manera bastante similar a lo que están haciendo con Booster Gold y Blue Beetle ahora mismo. Además, Simonson gana puntos explicando la diferencia entre Tecnarquía y Falange, y arreglando el desaguisado que hicieron algunos imbéciles cuando confundieron los dos conceptos (uno es la raza alienígena de Warlock, lo otro derivados con mente colectiva… y si me vuelvo a encontrar a alguien por ahí que confunda ambas cosas, me veré obligado a hacerle mucho daño) La cosa es que, aunque técnicamente es el mismo personaje que en Nuevos Mutantes, en la práctica hay muy pocos parecidos. Aparte de tener un aspecto distinto, ha madurado de sopetón, ya no habla de la manera extraña de antes (y casi mejor, porque el par de cosas que aún habla raro, las traducen fatal) y en general, es un personaje virtualmente distinto con los mismos poderes. Así que es una serie dedicada a un personaje semipopular que llevaba muerto 8 años, que ni siquiera se parece a lo que era el personaje, escrito por la autora que lo mató y que llevaba años sin escribir comics. No puedo imaginarme como fue cancelada en menos de un año.

No es un comic malo, la verdad, pero tampoco es demasiado bueno, ni tiene nada especialmente llamativo, para viejos fans o nuevos. El personaje principal es divertido, aunque no tanto como antes y un poco genérico como héroe alienígena. Los secundarios que se presentan, la verdad, parecen sacados de unos dibujos animados algo irritantes. Rescatan a Loba Venenosa hacia el final, pero Simonson tampoco hace mucho con ella, igual que en Nuevos Mutis. La trama principal de buscar infecciones y malos usos del virus tecnorgánico es buena, pero acaba volviendose repetitiva y no da para situaciones interesantes. El villano principal es completamente olvidable, y como villano secundario no se les ocurre otra cosa que rescatar a Bastion/Nimrod (que tiene cierto sentido como villano de la serie) y quitarle absolutamente todo rastro de personalidad o interés, reemplazandolo con tópicos y un diseño más feo. La única historia buena es la última, con un villano muy apropiado para una historia final, que se resuelve bien. Por supuesto, de interés también es el dibujo, que es porque han editado esto ahora. Cuando Warlock fue diseñado por Sienkiewicz, era una especie de dibujo cubista abstracto. Muy pocos dibujantes supieron mantener el efecto del diseño original. Ferry lo que hace es cambiarlo, y darle un estilo de dibujos animados, que aunque muy distinto, hace que también funcione bien a la hora de estar cambiando continuamente de aspecto y parecer tecnorgánico. Toda la serie, de hecho, tiene aspecto de dibujos animados un poco extraños, que le pega bien a Warlock, y no tan bien a los villanos que deberían parecer más amenazadores de lo que resultan. Pero bueno, Ferry le saca partido a los cambios de forma de Warlock, que son lo más llamativo de la serie, y junto con como lo escribe Simonson, hace que la serie no se haga aburrida del todo. Neutral (6)

World War Hulk Nº1: Hablando de cosas que no tienen nada de Guerra Mundial… (Y según los traductores de Panini, los USA están combatiendo en la Iraq War, aparentemente… a decir verdad, Guerra Mundial Hulk es un título tonto, pero es porque en inglés el título es igual de tonto) Este es el crossover de Marvel de este año, que tiene dos problemas principales: Uno, que empieza a haber saturación de crossovers, y este es el ejemplo más claro, porque no tenía ninguna razón en absoluto para ser un crossover. Es una historia de Hulk, simple y llanamente, continuación de Planeta Hulk, y queda bastante claro por el hecho de que ninguna de las series principales de los demás implicados tiene siquiera crossover, sólo participan los pringados. Así que los crossovers son superfluos, porque es una historia que sólo afecta a Hulk y a sus secundarios, y su impacto en lo demás es nulo, porque es simplemente otra gran amenaza para Nueva York donde todo quedará igual un par de días después, a diferencia de los anteriores y posteriores grandes crossovers, donde por muy malos que fuesen, si que afectaban a la línea. Con haber sido como la Guerra del Cuerpo Sinestro, dos series principales y un par de especiales, le sobraba. El otro problema es que, por cuarto año consecutivo, el gran crossover de Marvel no tiene villanos. Es todo de héroes peleandose entre ellos. Que es una horrible tendencia y demuestra lo mucho que han perdido el rumbo con sus personajes. Eso es un problema claro en esta historia, donde no se ponen de acuerdo a quien tenemos que apoyar en esta historia: Aquí Hulk es el invasor alienígena y hay mucho rollo poniendo a Iron Man como un noble defensor de los humanos. Pero por otro lado, el resto de la historia nos cuenta lo justa que es la ira de Hulk, y los capullos de los Illuminati no sólo hicieron algo inmoral y rastrero, sino que ni siquiera se molestan en disculparse por hacerlo y mentir. No se si la idea es darle ambigüedad moral, pero no la tiene. Las buenas historias con ambigüedad moral son aquellas donde puedes ver justificación e identificación con ambos bandos. Aquí sin embargo no se le puede ver razón a ninguno: El que no es un cretino está peleando por una causa erronea. Es deprimente, y más teniendo en cuenta que el bando menos malo probablemente perderá. Inserte el comentario sobre los universos de comic de Vengadores de los Grandes Lagos aquí. Y todo esto es un problema, porque esto, en el fondo, es una historia de acción grande y tonta. Y para que esas funcionen, tienes que poder empatizar con alguno de los bandos para poder disfrutar cuando machaca al otro. Pero bueno, es el destino de Pak, ser el pringado al que le toca tratar de hacer algo con las estupidas ideas que le endosan en Marvel. En fin… si ignoras todas esas cosas, y te lo tomas como la fantasía de venganza de Hulk, en plan acción total, no está nada mal. Es una buena historia de Hulk, llevando su tema de enfrentarse al mundo al límite, con escenas muy burras, y cierta catarsis al vengarse de lo que le hicieron, de una manera más ética que la de sus oponentes. El tono de principio de una película de acción a lo grande está muy bien llevado, con el problema de que no se pone de acuerdo sobre que bando hay que apoyar. Y el dibujo de Romita Jr es muy apropiado para este tipo de cosas.

Además, viene un número de la serie regular de Hulk, que mientras dure el crossover, nos cuenta lo que pasa con un equipo de amigos de Hulk durante la historia principal. Amadeus Cho es un buen hallazgo como personaje principal, y la justificación para que se unan Hercules y el Angel es muy buena. La del último miembro (cuya resurrección fue en la miniserie Agentes de Atlas, inédita aquí por ser buena y nada famosa) es más traida por los pelos. Una buena presentación de los protas y sus motivaciones, y también ver como reacciona distinta gente a la situación. Y Hulk tiene una buena aparición. El dibujo de Gary Frank está bien a veces, pero otras tiene problemas, de anatomía y exceso de rayitas. Recomendado (7)

World War Hulk: Ghost Rider: Estaba a punto de hacer la reseña entera en inglés, para ser consistente con Panini. Esto son dos números de crossover de la serie del Motorista Fantasma, y muestran lo ridículo que es el sistema editorial Marvel: Los 4 Fantásticos que tienen a uno de los protagonistas principales de la historia no tiene crossover porque vende suficiente como para que al autor no le molesten con chorradas, mientras que esta que no tiene nada que ver se ve arrastrada. Con lo bien que les fue en los 90 en ese plan. Tras una larga secuencia enfrentandose a uno de los avatares de Satán para presentar la premisa de la serie a los incautos que piquen, el Motorista se mete en el crossover y se enfrenta a Hulk. Si te estás preguntando “Espera, si el Motorista Fantasma sólo venga los derramamientos de sangre inocente, y la premisa entera de WWH es que no hace de eso, que pinta ahí?”, entonces has pensado más que tanto el autor como el protagonista. A decir verdad, después de dos números de pelea, llegan a una conclusión parecida, que se supone que tiene que ser reveladora y trágica, pero que la reacción que evoca más bien es “¿Qué otra cosa esperabas?”. Obviamente, nada de lo que pasa aquí afecta al Motorista Fantasma, ni mucho menos al crossover central, si esto no hubiera existido, no habría cambiado nada. Al menos las secuencias de acción entre los dos protas están bien, hasta donde las peleas tontas largas entre dos personajes pueden llegar, y con buen dibujo de Saltares, que no es algo que se pueda decir siempre. Y es el único puñetero comic de este crossover que parece transcurrir de día, lo cual es irónico, teniendo en cuenta que es el único personaje naturalmente oscuro de todos. Neutral (5)

World War Hulk: Primera Línea Nº1: Esta miniserie tiene dos problemas graves de entrada: Primero, está escrita por Paul Jenkins. Porque tras Guerra Civil, a su carrera deberían haberla ejecutado públicamente. Claro, que no le han dado una tercera Primera Linea (¿Tercera Linea?), así que es posible que por fin en Marvel hayan espabilado en algo. Segundo, no tiene razón para existir excepto sacar dinero. En Guerra Civil, aún tenía sentido tener una miniserie contando el conflicto desde la calle y mostrandonos efectos que no había espacio para contarlos en la serie principal. Fracasó miserablemente, pero la idea era buena. Aquí, sin embargo, hay poco que contar. Nueva York es invadida. ¿Y? Pasa cada dos semanas en el Universo Marvel. Además, siendo neoyorquinos, no deberían ni inmutarse. La historia principal es terriblemente simple, y no da para explorarse mucho en profundidad, encima. Así que este número se divide en más intentos de Jenkins de demostrar que sus periodistas son interesantes (no, no lo son), reacciones bastante obvias y menos cínicas de lo que deberían a todo esto, otras reacciones que son más interesantes pero ya se han visto en otra parte del crossover, y algo de interacción divertida con los aliens amigos de Hulk, hay que admitirlo. Pero este comic intenta ser realista y serio, pese a que cuenta una historia chorra sobre Hulk pegando a gente, y eso no pega. El dibujo de Bachs sigue siendo bueno, aunque la noche perpetua de los coloristas de Marvel no le pega. Innecesaria, pero no un desastre total sin elementos redentores, que es bastante más de lo que se podía esperar. Neutral (5)

World War Hulk: X-Men: Otra miniserie derivada, de esas que hacen en Marvel cuando tienen un megacrossover, pero los guionistas de una serie importante no quieren cortar su serie para incluir un cruce. Pero esta tiene dos ventajas sobre la mayoría: Una, permite jugar con toda la Patrulla-X y satélites en vez de tenerlos divididos en cachos. Dos, tiene un guionista mejor que las series regulares de la Patrulla-X: Christos N Gage, que es el guionista Marvel al que le encargan los proyectos menores y secundarios, donde demuestra que escribe mejor, y entiende muchisimo mejor, a los personajes, universo y género que virtualmente todos los más famosos. Ya llegará su momento, con el tiempo. La premisa de la miniserie es, según como lo veas, o completamente innecesaria, o ata un cabo suelto del crossover principal: Resulta que Xavier era uno de los Illuminati, pero no estuvo presente cuando putearon a Hulk, así que, en un descanso a mitad del nº1 del crossover, se acerca al Instituto Xavier a ver si tiene que vengarse de él, lo que es sorprendentemente razonable para ser la Masa. La moralidad de esta mini está mucho más clara. Está claro que Hulk está justificado en su deseo de venganza, pero la decisión de Xavier también lo está (justifica la intención de sus colegas, no sus horribles medios) y la idea no es que la Patrulla-X le defienda porque sea lo correcto, sino porque es uno de los suyos. El resultado hace que ambos bandos tengan simpatía, y resulte trágico, aunque se pueda disfrutar de las tortas, porque cada personaje dice y actua según su personalidad y consecuentemente con sus actos pasados.

La verdad es que es un comic magistralmente hecho, donde se ha cuidado cada detalle, de los que se ven muy pocos, sobre todo en comics mandados editorialmente. Cada personaje, y son un buen montón (todas las Patrullas-X menos la de Carey, que van por su cuenta y están en flujo, más Factor-X y una sorpresa) tiene su momento, usando sus poderes inteligentemente (di lo que quieras de los personajes Marvel, al menos no se tiran todos en plancha contra amenazas invencibles) y la mayoría demostrando su personalidad. Es sorprendente, aparte de triste, el hecho de que los alumnos de New X-Men tengan mucha mejor caracterización aquí, por no hablar de que se aprovecha mucho mejor, tanto en utilidad como en drama, toda la masacre de alumnos que en su serie. De hecho, realmente la Patrulla-X parece mucho más un grupo cohesivo, lleno de personajes de verdad, con una mentalidad común y clara, que en todas sus series desde el Dia M. Por su parte, la caracterización de Hulk es la mejor de esta versión, tanto como pueda ser la de Pak o la de David: Rabioso, de pocas palabras, pero inteligente y con humor negro, y algo de humanidad y sentido de lo correcto en el fondo. Acabas sintiendote mal por él, pese a que técnicamente, gana. Pero más allá de todo eso, es un comic de acción, y uno muy bien hecho, donde cada hombre-x tiene su momento de gloria, generalmente lanzandose heroicamente delante de Hulk, mientras este les da de sopapos a todos, de manera que nunca se hace aburrida y repetitiva. Al contrario, las maneras de derrotarles son bastante originales, más en cuanto más famoso es el contrincante y más dura. La manera de derrotar a Lobezno es tan lógica que extraña que no se le hubiera ocurrido a nadie antes. Y además de todo esto, pasa algo importante, no con la Masa o la Patrulla-X, sino con cierto personaje de una serie satélite, que vuelve aquí a un viejo status quo, de cara a lanzarlo en una dirección diferente en el futuro, y da para un combate inevitable bastante esperado y memorable. ¿Se puede pedir más? Bueno, el dibujo de DiVito es muy bueno, sin caer en los problemas de otros dibujantes Marvel actuales. Si quieres una parte importante del crossover, esta no la es, porque no hay. Pero si quieres una buena historia de acción, con la Patrulla-X muy bien escrita, y una realización mucho mejor de la que se merece, si que vale la pena. Muy Recomendado (9)

X-Factor Nº18: Presentando al Aislacionista. Si la silueta del personaje te suena (aunque entonces el ojo brillante era amarillo, no rojo, lo que debería darte una pista de cuando fue concebido), es un personaje que David pensó para su primera etapa en Factor-X, pero que sólo llegó a presentarlo en sombras en su último número. Originalmente iba a estar manipulando eventos en Genosha (ese papel acabó yendo al Hombre de Azucar tiempo después), ahora ya no, pero la idea general parece que va a ser más o menos igual que hace 14 años. La presentación aquí queda muy bien, con algo de misterio y una temática que enlaza con el tema y narración del número, que van a ser una constante en la serie. Así que siguiendo el tema de la soledad, vemos como afecta a los distintos miembros de Factor-X, mientras están ocupados con consecuencias de diversas historias del último año. Todo está al nivel de bien hecho que puedes esperar de David, con personajes redondos y buen diálogo. Lo que pasa con Rahne parece mala caracterización teniendo en cuenta lo que sabemos de ella, pero claro, es el único personaje que David nunca ha caracterizado bien del todo. Y otro de los subargumentos puede o puede que no tenga que ver con el crossover inminente, pero cambiará las cosas, seguro. Layla Miller está especialmente graciosa este mes, porque algo la pone tan nerviosa como ella suele poner a los demás. Y el dibujo de Raimondi se aprecia aún más tras la ausencia, porque es divino. En el complemento, (por cierto, si no digo nada, se conserva el autor del capítulo anterior) la Bestia comienza su viaje a un lugar muy chulo del Universo Marvel que debería tener más conexión con la Patrulla-X de la que tiene y que es un gran recurso para esta situación. La historia apenas avanza, pero al menos se hace entretenida, en parte gracias al dibujo. Muy Recomendado (9)

New X-Men Nº32: Si, ya lo se, es para tener los complementos en orden. X-23 obviamente no está muerta (lástima, ya lo se), así que las posibles muertes ya sabemos que no tienen emoción. No es que a estas alturas fuera a tenerla, y lo único que hace es demostrar que Kyle y Yost sólo saben recurrir a un mismo truco fácil. Lo único es lo que le pueda pasar a Hada, pero joder, es un personaje que ha hablado dos veces en la serie, ¿a quien le importa? Lo único que tiene es el diseño bonito que tenía, y Young se lo cargó. El otro gran problema de esta saga es que no es realmente una historia de los protagonistas, es una historia de Magik (que se pasa todo el mundo alternando entre ser completamente distinta de cómo era antes, y excusandose por no serlo, lo que no servirá en absoluto ni a nuevos ni a viejos lectores) contra Belasco, con los chavales como carne de cañón genérica. Alguno hace algo en las escenas de acción, pero poco, y tarde. El dibujo continua siendo curioso, lo cual queda bien en algunos diseños bastante impactantes (la reconstrucción de Santo es muy chula) pero cuando alguien tiene que tener un efecto más clásico queda algo ridículo, como Belasco. En el complemento, Yost se esfuerza por justificar que esta busqueda sea también un callejón sin salida, dentro de la historia por lo voluble que es el personaje, y fuera de la historia por redireccionar la busqueda por un camino bastante lógico, y complicado para los personajes. Eaton lo hace bien. No Recomendado (3)

X-Men Nº28: Una enorme pelea en movimiento entre la Patrulla-X al completo y los Merodeadores ampliados. Si Carey ha hecho algo bien con esto, aparte de montar una historia que tiene más transcurriendo de fondo que la simple pelea en el frente, es volver a hacer peligrosos a los Merodeadores, después de haber perdido durante décadas la amenaza que tenían en su primer par de apariciones. No tanta como entonces, pero al menos no parecen un chiste. Esta es la parte donde los héroes se recuperan de la paliza del primer ataque y sacan fuerzas para remontar, y está bien hecha, una vez aprendes a descifrar y aceptar el ridículo dibujo de Ramos. En el complemento, en vez de seguirse con el final del capítulo anterior, se sigue una vaga pista como excusa para revisitar cierto lugar horrible de una serie secundaria que si las series de mutantes tuviesen el más minimo atisbo de coherencia interna, habría sido asaltado por la Patrulla-X hace años. Supongo que es mejor darse cuenta tarde que nunca del error, aunque realmente, no se resuelva prácticamente nada de los cabos sueltos de esa serie, paradero de personajes famosillos incluido. Esta historia está siendo un repaso de visitas decepcionantes a sitios interesantes, se ve. La aparición del final es prometedora dadas las circunstancias, lo cual es sorprendente. Recomendado (7)

X-Men: Primera Clase: Esto es una serie extraña. Bueno, es una miniserie, pero sacaron serie regular muy poco después. Por un lado, es el equivalente en Patrulla-X a la linea Aventuras Marvel, es decir, la línea para todos los públicos, lectores nuevos jovencitos. Pero por otro lado, en vez de una versión de la Patrulla-X como las de los dibujos animados o las películas, que conozca el público general, usan la Patrulla-X original. Supongo que la idea es que es la única versión icónica de la Patrulla-X con un status quo estable que tenga sentido (es decir, sean una escuela de verdad como en otros medios, y no cosas raras, de ahí el título). Lo incomprensible es que se empeñen en ceñirse a elementos de esa época, cuando tendría más sentido tener más libertad para usar otros elementos… pero sin embargo, entre la premisa de la serie, los diseños que no existieron hasta después y muchos pequeños detalles, la historia no puede encajar en la historia establecida, por mucho que se empeñen en Marvel. Así que el resultado es lo peor de dos mundos, que puede usar más bien pocos elementos famosos y se dedica más a jugar con cosas que sólo recuerdan viejos fans, pero esos fans sabrán que esto no encaja con nada. Si ignoras eso… bueno es como otras de las series de Aventuras Marvel. Son divertidillas, pero sabes que guionistas buenos como Jeff Parker pueden hacer cosas mejores. Los protagonistas no pueden evolucionar, porque sabemos que no les va a pasar nada importante. Tienen más caracterización que en los comics originales, eso si, basandose en lo poco de personalidad que tenían entonces, o que se añadió después. Aprovechan la idea de que son adolescentes en una escuela, que las historias originales ignoraban bastante, y que después se ha abandonado. Y lo más curioso es que muchas veces, en vez de jugar con elementos del subuniverso mutante, usan del resto del Universo Marvel de la época, lo cual es probablemente buena idea, porque no están tan quemados y hechos mil veces. Una de las historias más divertidas también usa un personaje de los Agentes de Atlas de Parker, que Panini realmente debería publicar. Son historias simples pero más o menos divertidas para todos los públicos, aunque a veces hay cosas directamente extrañas, o que sólo van dirigidas a los veteranos que pillen el chiste, como la aparición del Café A-Go-Go, que origjnalmente era sesentero a más no poder, con beatniks y chicas ye-ye, pero ahora, con la cronología deslizante, se llama Café@GoGo y… bueno, por lo demás está para lo mismo que entonces, pero hay un chiste sobre que esperarían encontrarse a chicas bailando en las mesas. Ese tipo de cosas. El estilo de Roger Cruz es apropiado para la historia, aunque su ejecución concreta es pasable. Sólo para muy coleccionistas, nostálgicos o que quieran comics que puedan compartirse con lectores más jovenes. Recomendado (7)

Y: El Último Hombre: Madre Patria: Penúltimo tomo de la exitosa serie, y lo más llamativo es que por fin se revelan los comos y porqués de la plaga. Si esperabas una explicación que tuviera sentido con respecto al mundo real… bueno, vas a estar muy decepcionado. La verdad, era imposible encontrar una explicación creible a una plaga instantanea que mate a la mitad de la población según sus cromosomas, y Vaughan parece consciente de ello. Así que se conforma con usar una explicación basada en una teoría pseudocientífica que fue refutada hace tiempo (y aparte, la extrapolación que hace de esa teoría tampoco tiene sentido aunque la tomes como cierta) que pegan en el Universo DC o algún otro de ciencia-ficción, pero no en un mundo como el de esta serie. Pero bueno, al menos es una teoría que ya fue mencionada en el tomo anterior, y las circunstancias al menos explican (de una manera rebuscada también) porqué Ampersand sobrevivió y la conexión con el Dr. M, (que resulta ser la opción más obvia) y que tiene que ver con todo esto. Lo más recomendable es ignorar los detalles del porqué de la explicación, y centrarse en lo que pasa y como afecta a los personajes. Siendo una serie cerrada que se acerca al final, cualquier cosa puede pasar, y no es seguro que todos los protagonistas vayan a sobrevivir, lo que aumenta mucho la tensión. Toda la saga tiene tono de cerrar el círculo, final y despedida, y efectivamente, hay despedidas literales de más de un personaje, muy emotivas y efectivas, y un gran combate final contra el malo, que se hace realmente odioso, con un final apropiado. Al final el Dr. M degenera un poco en villano de película de serie B, lo que no le pega en nada a la serie tampoco, pero aparte de eso, toda la interacción entre personajes es perfecta.

Pero no acaba ahí, vienen los dos últimos números sueltos dedicados a otros personajes, esta vez muy secundarios y sorpresa. Uno tiene el retorno de las artistas de Comedia y Tragedia, en un número que va de lo mismo que la otra historia: Sátira del mundo del arte (esta vez de artes distintos), algo de autoparodia (incluido del hecho de que Vaughan abuse de meter datos curiosos y estadísticas), exploración de cómo funcionan distintas cosas en el mundo sin hombres (esta vez en cierta ciudad famosa) y sobre todo, una exploración sobre la finalidad y responsabilidad de los creadores de arte, o al menos de los contadores de historias, que es simple pero va al núcleo de la cuestión. Una historia extraña y curiosa, bastante divertida a ratos, y la protagonista es menos pretenciosa que antes, lo que es una mejora. Y con mejores ideas, su obra final es la primera que sonaría interesante si existiera. El final es aún más genial que el de CyD. La otra historia escarba hasta el fondo, y está dedicada a un personaje que apareció en una escena en el primer tomo. (Y si eso te parece rebuscado, otra protagonista es, si no me equivoco, una que apareció en dos páginas en el tercer tomo… este tomo está repleto de referencias a las historias anteriores, y se aprecia mucho más después de releerlas) Es una buena historia personal de dos amigas adaptandose al nuevo mundo, y viendo como cambia y cambian ellas. También se retoma un cabo suelto que merecía más atención de una saga anterior. Hay un detalla inexplicado pero muy optimista que queda bien como final, pero entonces llega el verdadero final, que es más cuestionable. Es decir, se puede discutir cual de las dos profesiones a elegir por la coprotagonista es más denigrante… ¿pero descartar una porque reduce a las mujeres a ser cuerpos? ¿Acaso eso tiene sentido en un mundo donde sólo hay mujeres? Es la tontería que puedes esperar de alguien como la protagonista, pero parece el mensaje del autor. No es que sea la primera vez que la serie ha ofrecido opiniones muy cuestionables, al menos se atreve con temas complicados. Muy buen dibujo de Guerra y Sudzuka. La traducción es pésima, por cierto, estropean varios de los chistes. Muy Recomendado (9)

Y… por fin, tras mucho esfuerzo, puedo decir, que eso es todo. La semana que viene, si todo va bien, por fin reseñas semanales, con una cantidad cuerda por entrega. En este caso, más Vengadores, más Especies en Peligro, y el penúltimo capítulo de 52. Hasta entonces, me voy a descansar.

Anuncios

Hola a todos, bienvenidos una semana más a las Críticas Reconstructivas: Edición de Repaso (o Como hubo meses que no hacía lo de una semana, ahora hacemos una semana en un mes). Esta semana tocan las reseñas de Marzo, y si le echas un vistazo, verás que son un montón y medio. Cuando empecé, en las meses de Salón, no había tantas novedades como ahora en un mes supuestamente normal. Esto no va a poder sostenerse por mucho tiempo. Pero mientras dure, aquí estaré escribiendo una cantidad sin fin de reseñas para que podais elegir con criterio.

Entre los temas recurrentes de este mes: En Planeta sacan más cosas antiguas que de este año. En Panini, bueno, en Marvel, muchas de las series usan un color oscuro y unos efectos oscurantistas que por un lado, enmascara los defectos de los peores dibujantes, pero por otro, hace todo apagado y desagradable de ver. Curiosamente, se puede decir algo muy similar de los guiones, usando oscuridad de manera simbólica. Y en el caso de Norma, parece ser que han abandonado lo de hacer tomos grandes como los americanos y vuelven a las andadas con los tomitos ridículos que cortan historias a medias. No es económico, pero al menos no cortan tan mal como otros.

Cosas que no comento, pero que han salido: Sale un tercer tomo de Rogue Trooper que no he podido mirar a la hora del cierre de esta edición, pero que por los números que pude leer cuando lo publicaron la primera vez, sigue con el mismo nivel de calidad. Tampoco pude leer Fell, de Warren Ellis, pero por lo que he podido ver, es una serie de misterio y detectives basada en horror real, y la suelen poner bien. Norma también reeditó Bodybags que es… mucha violenta exagerada noventera de Bisley, con ayuda de Kevin Eastman, de ahí la Tortuga Ninja. Panini reedita la Guerra de las Armaduras, que es una gran elección, porque es probablemente la historia definitiva del Hombre de Hierro, por su equipo definitivo, Michelinie y Layton. Ahí puedes ver realmente el sentido de la responsabilidad de Tony Stark, lo mucho que se esfuerza por no dañar a inocentes, por tener todas las variables controladas, y como tiene que funcionar su relación con el gobierno y la autoridad. También reeditan la primera saga de Bruce Jones de Hulk, que es tener morro ahora que sabemos que al final degenera en una auténtica mierda, y que los misterios terminan peor que los de Expediente X. Y también reeditan la saga del Imperio Secreto del Capitán America (con un subtítulo que te chafa la mayor sorpresa, porque piensan que los lectores hay que explicarles las cosas como a los niños) que es una de las buenas, pese al formato. Y en Planeta editan la Ira del Espectro, historias de los 70 que van del Espectro masacrando a criminales de maneras imaginativas y bestias para la época, con cierto suspense y dibujo con mucho estilo de Aparo. También hay un segundo tomo de DMZ, una de las pocas nuevas series de Vertigo de cierto éxito, para el que le gustara el primero.

Novedades americanas: DC saca un especial de New Frontier, que desgraciadamente no está a la altura de la miniserie, aunque tiene sus cosas divertidas sin mas. También sacan una miniserie de Raven, que aunque tenga a su creador como guionista, no pasa de ser un montón de tópicos con una protagonista casi irreconocible, en parte por el horrible dibujo. Atomo tiene nuevo guionista que se centra más en ciencia-ficción dura y le quita buena parte del humor, la diversión y la gracia que tenía con Simone. Y reviven el Universo Tangente por su décimo aniversario, con una historia muy a lo Escuadrón Supremo que promete, aunque la intervención de personajes DC normales parezca innecesaria. Mientras, en Vertigo, David Lapham saca nueva serie, Young Liars, sobre jóvenes modernos metiendose en follones desmadrados, que empieza con gracia, aunque los personajes sean un poco desagradables de manera no muy original.

En Marvel, Motorista Fantasma tiene nuevo guionista, que al menos parece más divertido que Way, aunque en un tono similar. Joe Casey rescata a los Últimos Defensores en una miniserie de grupo bastante distinta a las demás, como es tradicional con el grupo, bastante curiosa. Su viejo colega Cable tiene nueva serie en plan western de “viejo soldado de vuelta de todo en una misión solitaria” que tiene sus cosas buenas, aunque de momento sólo copie su premisa de un par de series anteriores. Otro viejo soldado, Logan tiene a Vaughan haciendo las mismas viejas ideas tan bien, que deja en ridículo a todos los demás. Y Logan tiene OTRA serie más con Lobezno: Primera Clase, serie con un título absurdo, para todos los públicos, con mejores guiones de los que se merece.

Y esas son las novedades en el frente occidental. Mientras tanto, aquí, tenemos:

52 Nº43: Muy buena portada reminiscente de las portadas que solía hacer Bolland en Animal Man, en uno de los pocos casos donde la historia de portada no es la que predomina dentro, por motivos que serán pronto aparentes. Son sólo 5 páginas de Morrison y la Odisea en el Espacio, contandonos por fin que está pasando con Animal Man. Si no leiste la serie original, el significado de los aliens amarillos queda un poco aleatorio, pero la idea general queda más o menos clara. Queda extraño y misterioso de una manera más o menos apropiada. Y la manera de salir del embrollo, en cualquier caso, es ingeniosa y basada en cosas establecidas habilmente en números anteriores. Aparte, se da un epílogo escalofriante a otra de las partes de la historia espacial, volviendo atrás para explicar porque cierto personaje va a seguir dando la lata en otras series como Omega Men. Pero la mayor parte de la historia es de Johns y la Familia Adam, y es muy difícil de comentar sin spoilers. La mayor parte del número va por el sitio más obvio, con una mezcla de melodrama barato (y peleas por exigencia del guión) y solución que parece salida de una serie televisiva sobre los valores familiares, chiste malo final incluido. Y entonces Johns le da un giro de 180% (aunque no es que no hubiera dado pistas) que impacta brutalmente, y lanza la historia hacia una dirección y tono completamente distinto. Así que es un buen ejemplo de subterfugio, aunque la primera parte podría haberse hecho mejor, de todas maneras. Y Osiris debería haber visto los Teleñecos y haberles hecho caso. O haber sido judeocristiano, por lo menos. El dibujante invitado esta semana es Dan Jurgens, y aunque no es tan malo como en la Historia del Universo DC, es muy convencional y anticuado para el estilo habitual de la serie, algunas de las escenas son muy estáticas y no tienen el impacto que deberían tener, y algunos personajes no están muy bien dibujados, sobre todo Sobek (elección de nombre que es terriblemente apropiada, y si no, suma los valores numéricos de sus letras). El origen esta semana es de Plastic Man, por Ethan Van Sciver, que es un gran fan suyo, y es uno de los mejores hasta ahora. No sólo resume todo lo importante del personaje (incluido un desarrollo reciente), la composición es muy de la Edad de Oro, contada como una historia/tira cómica. Recomendado (8)

52 Nº44: Portada impactante y ominosa. Y aquí empieza lo duro con Black Adam, que va a ocupar buena parte de lo que queda de serie. Mientras las historias que más han ocupado (la Odisea en el Espacio y la Isla de los Científicos son distintas, porque son historias más cortas y se han distribuido en cachos separados, y lo de Questoya más o menos se ha mantenido constante durante toda la serie, porque era lo único que escribía Rucka y no iba a desaparecer durante muchos números) salieron mucho durante mucho tiempo, pero terminaron antes (Acero y Dibny) o el efecto es el mismo (Booster Gold), mientras que la de Black Adam tuvo menos importancia, pero ahora es cuando la cobra, compensando el tiempo perdido. Este número es un caso raro dentro de la serie, porque no sólo está prácticamente dedicado a una sola historia, es una sola escena de pelea. Aquellos que desearan más acción y no se conformaran con las peleas con la Dama Estigia o Luthor recientes, o aquellos que echaran de menos al Black Adam de antes, se van a poner las botas (de piel de cocodrilo, claro) con este número, donde toda la tensión sobre las cosas malas que le van a pasar a la Familia Adam que se han ido acumulando como amenazas y advertencias durante casi todo un año explotan, como ya se vio con el brutal comienzo al final de la semana pasada. Sabiendo los enemigos, te puedes imaginar que el combate es brutal y grandioso, pero al no ser humanos, se ahorra el gore que empezaba a hacerse aburrido las otras veces. Johns y Giffen, además, lo coregrafían muy bien, de manera que los momentos impactantes quedan grandes, sin convertirlo en todo pin-ups, equilibrando bien contenido y dejarle espacio para que quede asombroso. La rabia y la violencia se palpan muy bien, y tiene los momentos de acción chulos que puedes esperar de Johns y Black Adam. El final, por otro lado, aunque en cierta manera se veia venir, y tiene gracia como inversión de lo que suele pasar, queda un poco desmotivado y por exigencia del guión. Las únicas páginas no dedicadas a estos personajes, pero relacionadas con la misma historia de todas maneras, son un epílogo de Rucka, haciendo que Montoya se dirija hacia el siguiente paso en su camino. Bastante bien, pero Montoya parece más Indiana Jones que Question. La pena es que este número, dedicado a Black Adam y los Cuatro Jinetes de Apokolips (o los otros dos nombres chulos que les dan al grupo), está hecho a la medida para Joe Bennett, pero este se carga su tradición de hacer al menos un número de cada 5, porque estaba ocupado dibujando chorradas, y no pudo hacerlo. En su lugar vuelve Eddy Barrows, tras haber estado ausente la mitad de la serie hasta ahora, pese a ser el Tercer Dibujante Oficial. Barrows es una especie de Bennett light, así que la cosa no queda mal, pero se ve claramente que podría haber sido mejor dentro del mismo estilo. Una oportunidad desaprovechada. No hay origen esta semana, tanta acción no deja hueco. Muy Recomendado (9)

52 Nº45: Continua el espectáculo de Black Adam, con todo el número dedicado a él, o a reacciones a lo que está haciendo. Es una estructura distinta a lo que ha sido hasta ahora esta serie, pero siguen manteniendose las cosas típicas de esta serie, con los distintos personajes ya establecidos anteriormente en la historia permitiendo el cambio de guionistas y subargumentos, aún dentro de la misma narrativa. Funciona muy bien. La dirección de la historia es otro asunto. La historia de Adam e Isis era obviamente una tragedia, donde las cosas que había hecho antes volvían más adelante para destruir su felicidad. (La ironía es que ha sido una de las cosas buenas, oponerse a Intergang y renegar de China, la que ha causado la tragedia, y no las cosas malas que ha hecho como suele ser lo habitual) Eso tenía tres finales posibles: Algo hace a Black Adam revertir a villano y eso hace que pierda a Isis. Isis muere y Adam sigue siendo bueno en su memoria. Isis muere y eso revierte a Black Adam a villano. El número anterior descartó una posibilidad, y por la portada queda claro por cual va a ir, aunque siempre es posible un cambio a última hora. El problema es que, por muy bien que venda Johns la rabia de Adam, y toda la sensación de furia justificada que tiene la historia, que está bien hecha (todo el montaje de la Familia Adam, en tiempo real, ha servido para preparar muy bien la historia), el nivel de brutalidad al que llega Adam es mucho mayor que el que solía tener. Y aunque se justifique por lo que ha sufrido, cruza una linea que le separa del justiciero ultraviolento que cree firmemente en una versión más drástica de la justicia, en un villano y un monstruo, que es algo que le hace un personaje mucho menos interesante, y no pinta bien para la dirección final de su historia. En cualquier caso, de momento da para unas escenas de acción brutal bastante viscerales y chulas, (aunque intencionadamente horrorosas, no va de disfrutar el gore) sobre todo el combate final. Johns también escribe uno de los interludios que hace avanzar a un par de secundarios de la historia y promete futuros buenos conflictos, y un enlace con Outsiders 1 Año Después. Rucka escribe la escena donde Adam vuelve a interseccionar con Montoya, (de nuevo, en caso de coincidir dos guionistas, gana Rucka, que para algo tiene sólo una historia) sólo que ahora es la parte opuesta de la de hace semanas. La manera de interseccionar las historias fluye muy bien, y las vuelve a dividir para que cada una tenga su final. Rucka también colabora una parte sin Montoya, en este caso teniendo a su Jaquemate reaccionando ante todo lo que está pasando. Toda la sensación de que está pasando algo importante y peligroso a nivel mundial, que es de lo que iba esta historia, es convincente. Por último, esto se extiende a la parte de Morrison, donde recupera a los 10 Grandes para terminar de meter a todos los jugadores en este drama sociopolítico, de manera más interesante de lo que parece. Y la última página es genial y promete diversión a raudales para el próximo número.

El dibujo esta semana es de Batista, que hace algunas cosas, como el combate con Muerte, muy espectaculares, aunque otras son meramente buenas, no tan bien como otras veces. Se nota que le falta tiempo, y por eso este es su último número entero, y no va a poder cumplir su estadística de “un número cada 5” que le queda. Lástima. De hecho, este ni siquiera es un número entero, un par de los interludios los hace Jamal Igle, que hizo el nº36, y que pega muy bien. No hay complemento esta semana, es un Especial Todo Black Adam, y nadie le rechista. Muy Recomendado (9)

52 Nº46: “Sientanse libres de carcajearse maníacamente, caballeros”. Esa frase resume muy bien este número. La portada originalmente tenía forma de postal de Oolong, que habría sido genial. Pero como deja claro, es otra intersección de dos de las tramas relacionadas con Intergang, la de Black Adam y la de la Isla de los Científicos Locos. Escribe Morrison porque no es una historia de Adam en absoluto. Es el antagonista, que es una fuerza de la naturaleza a conquistar, no un personaje. Lo que hace Morrison es contarnos la historia desde el punto de vista de los científicos locos, donde ellos son los héroes, y además de original, es genial y demencial. El supuesto protagonista de esa parte, Will Magnus, apenas interviene, aunque tiene un curioso papel pequeño. Es la historia de los villanos, y Morrison le da un momento y un papel a cada uno de los engendros que habían salido hasta ahora, a cada cual más chiflado, en proporción a su importancia. La parte de Veronica Cale es importante y apropiada, pero los que realmente se lucen son IQ y el Profesor Morrow, que demuestran porque son recordados y los demás no. Era difícil hacer una historia pletórica y chula con personajes que normalmente son chistes, pero Morrison lo logra, y sin sacrificar del todo el movimiento que la historia de Black Adam llevaba, aunque finalmente se tenga que cortar, por cambiar la historia de perspectiva. Además, se avanza un subargumento que lleva apareciendo y reapareciendo durante muchos números y que por narices tendrá que jugar un papel en el final, y se da la primera pista directa del próximo proyecto de Morrison. Hay una escena que se nota que la reescribieron a última hora, eso si, porque no tiene sentido que Black Adam no aproveche cierta situación. Esta vez volvemos a tener subargumentos separados, y el primero es Waid volviendo para contarnos un epílogo de la Balada de John Henry, que aparte de contarnos las consecuencias de este tipo de historias que no suelen verse, sirve básicamente para encajar como quedaban algunas cosas con como esos personajes se han visto Un Año Después. Y Johns escribe la escena final, examinando las consecuencias de lo que hizo Black Adam la semana anterior, que son una burrada, y estableciendo como consecuencia el tema principal de su relanzamiento de la SJA, además de poner en marcha la oposición en esta historia. Un poco anticlimático todo esto tras la historia principal, pero casi cualquier cosa lo sería, mejor poner ahí las escenas más relajadas. Dibuja el Cuarto Dibujante de la serie, Pat Oliffe, en su último número entero en la serie, y hace el buen trabajo que ha hecho siempre, sobre todo el pánico y deleite en los científicos locos, aunque un par de transiciones se podían haber mejorado. Y esta semana vuelven los complementos, y toca el origen de Batman, por su dibujante actual, Andy Kubert. Es un resumen básico y competente del origen, pero realmente, ¿quién demonios necesita eso a estas alturas? Y es gracioso que crean que este es necesario, pero un origen de Superman dibujado por el otro Kubert no. Porque el origen de Superman no hace falta decirlo, pero el de Batman si. Muy Recomendado (10)

Astonishing X-Men Nº12: Y así terminan los 24 números de Whedon/Cassaday en la serie… excepto que no termina la historia, aún queda un anual para cerrar la etapa. Que aún no ha salido en EEUU, porque en Marvel son incapaces de sacar sus series estrella a tiempo por no “molestar” (es decir, obligar a cumplir con su trabajo, como todo el mundo) a los “famosos”, aunque eso signifique quitarle toda la relevancia y tener a las demás series esperando. Pero lo mejor es la estupidez de Panini, que aún sabiendo lo lenta que iba la serie, y que era virtualmente imposible que fuese a terminar a tiempo, sacaron la segunda parte de la serie, pese a que no habrían perdido nada por esperar. Así que ahora, habrá que esperar varios meses para tener el final, porque en EEUU no saldrá hasta dentro de un mes y medio, como poco. Es que no aprenden de los errores. En cuanto al contenido, es lo que puedes esperar: Una batalla climática y épica, donde cada personaje tiene su momento, todo encaja bien, sorprende varias veces y hay frases realmente graciosas. (“Cada vez que esa tia habla, hace que me piquen los nudillos”) Esta saga está menos estirada que las anteriores, lo que es muy de agradecer. Eso si, a última hora Whedon saca sin explicar ni venir a cuento un personaje antiguo no mencionado en toda la historia, únicamente para engañar durante un par de páginas, lo que parece un capricho nostálgico completamente innecesario y confuso. Maravilloso dibujo de Cassaday. Pero no tiene final. Recomendado (8)

Batman Nº10: En Detective tenemos el final de la historia del mes pasado, con el secuestrador en la fiesta. Es un modelo de historia que se ha hecho muchas veces con el personaje, y este ejemplo no tiene mucho elemento original o una especial gracia, aunque no está mal hecho. Buen dibujo de Kramer, con un diseño entre aburrido e inquietante para el malo. En Batman, Morrison recupera un par de elementos de números anteriores, demostrando que no eran cosas al azar sino parte de sus montajes a largo plazo que se van desenvolviendo poco a poco. Lo frustrante es que hay pistas y retazos de que está haciendo algo muy interesante con la dirección e historia general del personaje… pero este capítulo concreto no es gran cosa, la verdad. Algunas cosas avanzan un poco, pero es sobre todo enfrentarse a un nuevo villano que no es nada original (es como Bane, pero sin la gracia, que ya es decir), y eso no está ni de lejos a la altura de lo que se espera de Morrison, y apenas a lo de un buen comic de Batman. Buen dibujo de Kubert, eso si, para este tipo de historia si que está bien. Neutral (6)

Batman: Gotham Knights: Oh, Dios. ¿Recuerdas lo que mencioné de AJ Lieberman, que ha sido universalmente vilipendiado y ya no consigue trabajo en comics por eso? ¿De la suerte que teniamos de que no hubiesen publicado sus últimos números de Gotham Knights de tan malos que eran? Bueno, parece ser que en Planeta no entienden el concepto de control de calidad. Esta es la tercera serie que se dejaron colgada a medias cuando decidieron acelerar las series de Batman por Crisis Infinita. Sin embargo, la tercera serie de Superman, criticamente aclamada, dibujada por alguien famoso como Byrne, sigue inédita, pero no es porque el editor de turno le tenga manía a Gail Simone, que va. En otras noticias similares, Mel Gibson no odia a los judios, y en Alabama no odian a los negros. Es todo circunstancial. Volviendo a la mierda que tenemos entre manos, es sobre todo un intento de hacer una historia protagonizada por Silencio, y esforzarse lo más posible en hacerle molón, a lo largo de números y números. Y si Silencio ya era poco interesante en su primera aparición, poco más que un misterio con patas y más actitud que personalidad, aquí es aún más pesado, si cabe, cada vez más por cada intento de hacerle chulo, normalmente a costa de otros villanos. ¿Recuerdas a Prometeo, introducido como un villano implacable preparado para cualquier contingencia? Aquí es un mierda mediocre sin ningún parecido al original, para que Silencio quede bien como su jefe. Tres cuartos de lo mismo para Hiedra Venenosa o Clayface, que están sólo para quedar mal y ser machacados por Silencio. Oh, que duro es, es un tipo con vendas en la cara que quiere venganza. Además, las historias se estiran, Lieberman hace continuamente el recurso chapucero de generar tensión haciendo creer que van a pasar cosas importantes que sabemos que no van a pasar (no, no va a matar a Alfred, no, no va a revelar que Thomas Wayne era mala persona, serían horribles ideas, y ni siquiera los editores de Batman dejarían algo así) y para terminar, al igual que en Batman, ni siquiera se molesta en darle una conclusión decente al supuesto enfrentamiento final, dejandolo en suspenso. Es fuertemente patético, y ni siquiera el dibujo normalmente decente de Barrionuevo y alguno más compensa este desaguisado. Evitar a toda costa (2)

Catwoman Nº4: El primer número, como pasa en muchas series por esta época, va de echar la vista atrás y contar cosas del año perdido, en este caso, explicar por fin como se quedó Selina embarazada. Bueno, no el como, eso nos lo podemos imaginar, me refiero a como llegó a estar en esa situación con el padre. ¿O quizá sería más apropiado decir con el hijo? En cualquier caso, una buena historia emotiva de relaciones interpersonales, con un final triste. Para compensar, la siguiente historia larga (y la ponen entera, aunque eso haga que tengamos 4 números esta vez, por alguna razón) es todo adrenalina. Es Catwoman en lo que mejor se le da, una historia de dar el gran golpe, con una excusa muy apropiada pese a que actualmente sea una heroína, usando circunstancias de los números anteriores, y a un buen personaje como cliente, que hace que las cosas no sean tan simples como parecen. Divertido y original, no sólo en como Catwoman usa el ingenio para salir de las situaciones, sino en las situaciones en si, aprovechando la ciencia y cosas raras del Universo DC. Muy buen dibujo de Lopez. Una serie simple que no llama la atención, pero muy sólida. Muy Recomendado (9)

Cuatro Fantásticos Nº3: Termina el follón con Galactus, y al final la misión del grupo resulta ser únicamente retener a los Heraldos, ya que vencer a Galactus habría sido excesivo. Eso sirve para demostrar lo exageradamente inteligente y preparado que es Pantera Negra, que tiene contingencias hasta contra Galactus. La manera resulta ser sacarse algunos elementos de un cajón, pero en general muestra bien lo chulo de T’Challa, y lo diferente que es de Reed. Buena pelea cósmica, y decente solución a la historia, aunque el epílogo quede un poco chapuza debido a un cambio de última hora (Gravedad iba a ser el nuevo Capitán Marvel, pero la reaparición del original hizo que cambiaran los planes editoriales cuando esta historia ya estaba en marcha) y es una lástima, porque habría estado mucho mejor de la otra manera. El subargumento con los Richards también avanza bien, y Pelletier hace bien la acción cósmica. En el otro lado del comic, termina la Cosa de Slott. Antes de empezar, decir que Kieron Dwyer está muy bien en este número, dibujando perfectamente a montones de estrellas invitadas. Parte del número está dedicado a resumenes de lo que habrían sido un par de futuras historias de la serie, que son un poco chorras, la verdad, porque la historia seria que tocaba después se la guarda. También se resuelve de manera apresurada la historia con Alicia, sobre todo tras el final del número anterior. Habría funcionado mejor con bastante más tiempo, aunque al menos es un final bonito. Lástima que otros guionistas lo hayan ignorado. Slott también resuelve algunas cosillas de esta y otras de sus series por el camino, y hasta hace un epílogo muy divertido de sus “Vengadores” de los Grandes Lagos. Aparte de todo eso, hay una parte central, siguiendo con otro de los subargumentos de la serie, que lleva a una ceremonia que es la primera vez que se ve como la celebra un superhéroe Marvel, y es muy emotiva y apropiada para el personaje. Y por último, se continua una tradición muy divertida, la del juego de poker entre superhéroes, con los buenos momentos que puedes esperar de Slott. Que en retrospectiva se hace más entrañable y agridulce, porque como dice la narración, es la última vez que vamos a ver algo así en mucho tiempo, porque poco después todos los superhéroes empezaron a morir, volverse personas horribles o amargados, y tal ambiente de camaradería y amistad se ha perdido para tener a todo el mundo angustiado y enfadado. Así que es normal que la serie termine aquí, porque no hay sitio en la Marvel actual para una serie divertida, ingeniosa y agradable como esta. Y es una maldita pena. Muy Recomendado (9)

Daredevil Nº25: Celebramos el número “redondo” con dos números, aunque probablemente sea casualidad. El primer número es… bueno, es la historia de siempre de Gladiador, la verdad. No quiere luchar porque es buena persona, pero tiene que luchar, etcetera. Probablemente lo has visto antes, tanto mejor como peor hecho. El segundo capítulo tiene a Daredevil haciendo de Daredevil, a los abogados haciendo investigación, todo bien hecho, pero no pasa de competente. Y se revela el villano… si eres un experto en continuidad de Daredevil, o medianamente conocedor y lo reconoces pese al rediseño, porque no dicen su maldito nombre. Aquí Brubaker se pasa, porque si la idea es mantener el misterio, ¿Por qué lo revela parcialmente? Y si le da vergüenza el nombre de supervillano, ¿para que demonios lo usa? No es que no llamarlo por el nombre lo haga menos ridículo, y al menos el nombre explicaría quien es y que hace al que no lo conozca. En fin, esa metedura de pata aparte, es lo de siempre. Buen dibujo de Lark. Recomendado (7)

Espectro Nº1: Es difícil explicar porque esta es una de las mejores series que hizo DC en los 90, y una de las mejores series completas que han hecho, punto. Que es la serie definitiva del personaje es evidente, pero no tanto que es la obra maestra de John Ostrander, y habiendo hecho Escuadrón Suicida y Grimjack entre otros, es mucho decir. Es una serie que explora de manera sofisticada y madura, pero accesible, una serie de temas complicados, como religión, fe, teología, venganza, justicia y piedad. Caracteriza maravillosamente a Jim Corrigan como un producto de su época y su cultura, sin cortarse en los defectos, y también define perfectamente al Espectro, y explica claramente donde son la misma entidad y donde son entidades distintas. Más importante, logra no tener los problemas que siempre se tiene con el personaje, que es, dado que es virtualmente omnipotente, encontrar la manera de meterle en situaciones que no solucione mágicamente inmediatamente. Los problemas que se encuentra, o tienen magia que le complica las cosas, o se encuentra con gente de niveles de poder similares, o tiene problemas morales, éticos y prácticos que le impiden resolver la situación inmediatamente. En toda la serie no se nota rebuscado el uso de sus poderes, que es todo un logro. También se explica porque no resuelve todos los problemas del mundo gracias a sus poderes, y otras consideraciones prácticas, morales y teológicas que conlleva el personaje. Aparte de eso, tiene una galería de secundarios muy buena, incluyendo una detective e interés romántico a la altura del protagonista, un amigo/adversario como Nate Kane, que es el equivalente moderno de Corrigan, un poli duro entre polis duros, y un confidente como el Padre Craemer, el genial sacerdote del Escuadrón Suicida que evitaba todos los tópicos de este tipo de personajes. Explora la historia del personaje, sacandole partido a todo lo que le ha pasado, con el tiempo. Y explora distintos aspectos del Universo DC, desde el mágico hasta el político, como siempre hace muy bien Ostrander. Todo con una narración y diálogos absorbentes, y un dibujo con una atmósfera mágica y fantástica, que es, de lejos, el mejor trabajo del socio habitual de Ostrander, Tom Mandrake, que hace unas cosas con luces y sombras, y sólidos transformandose en gaseosos que quitan el aliento.

La mitad de este tomo (parte de la nueva linea de Planeta de tomos que condensan tanta masa en un espacio tan pequeño que no dejan escapar la luz) es una complicada saga (que fue recopilada en una época en la que DC no recopilaba nada) que involucra un asesino en serie al que el Espectro no puede pillar hasta que no cometa un nuevo crimen, la presentación de los secundarios antes mencionados, un repaso al pasado de los dos protagonistas, un conflicto con el Cielo para que le dejen cambiar las reglas, el regreso de un villano clásico del personaje y los tejemanejes de Madame Xanadu, revelando por fin su origen secreto. Además de un final trágico y poderoso terriblemente descorazonador. La siguiente historia nos muestra lo terrorífico que puede llegar a ser el Espectro, en una historia de maldad y castigo a nivel internacional sin soluciones fáciles, usando buenos viejos conocidos como el Conde Vertigo o el Hayoth (el grupo de superhéroes israelí, ambos del Escuadrón) y una reunión de héroes místicos (desgraciadamente, algunos en encarnaciones cutres de los 90) y un villano muy apropiado como nemesis para el Espectro, explicandose la conexión entre ambos. Y la última historia tiene al Espectro enfrentandose a temas donde el bien y el mal no está nada claro, mientras fuerzas justamente preocupadas por sus actos deciden moverse en contra suya, acabando en un memorable encuentro con Superman. Todo es bueno, y aunque hay muchisimos comics en las estanterías, y comprarse a ciegas un monstruo así de enorme tira de espaldas, pero si algo de lo que he dicho te suena minimamente atractivo, echale un vistazo, porque realmente no te arrepentirás, es de lo mejor. Muy Recomendado (10)

Ex Machina: Apagón: El tomo más corto hasta ahora (sólo una saga de 4 números) y el último que ha salido en EEUU, así que probablemente la serie tardará más en salir a partir de ahora. El título viene de que dan la verdadera explicación (al menos en ese universo) del Gran Apagón de Nueva York de 2003. La idea central es avanzar un poco más el misterio del origen de los poderes de Hundred, haciendo de esto una historia de ciencia-ficción inquietante y extraña. La aparición del ente que causa toda la situación es misteriosa y chula de una manera muy curiosa. Las pistas de lo que realmente está pasando van dandose poco a poco, creando un montón de teorias por cada una que dan, a cada cual más prometedora. Y aunque no se revela todo, ni mucho menos, se dice los suficiente como para aumentar la sensación de que hay algo mucho más grande ahí fuera, y que el mundo se le va a caer encima al pobre alcalde dentro de poco. Muy buena manera de aumentar la tensión y el misterio inherente en la ciencia-ficción, tratando mundos desconocidos, muy eficazmente. La parte de ver el ayuntamiento reaccionar a la situación, con el alcalde indispuesto, también da para unas cuantas cosas curiosas con los diversos secundarios. Hay una escena muy graciosa con una situación tipíca de un apagón. El dibujo de Harris, ahora con otro entintador, sigue siendo excelente. Y sabe meter elementos fantásticos de manera muy sutil en una serie que por otro lado mantiene un realismo total, de manera que queda muy desconcertante. Uno de los mejores tomos de la serie, si te gusta más la parte de ciencia-ficción que la política, que andaba un poco desatendida últimamente. Muy Recomendado (10)

Exiliados: Hijo de Apocalipsis: Cuenta atrás a que cambie la dirección de la serie, con varias historias que dejan claro que algo va terriblemente mal con el Agente Temporal. La primera es un concepto algo distinto de la rutina: siguiendo con la idea de que Sasquatch ha pasado a ser controlado por la Gran Bestia que le dio los poderes, este decide tomar el control de la misión para sus propios fines. Vale, es parecido a lo que que hizo Austen con Hiperión, pero esta es una versión dentro de la cordura. Su plan es original, los detalles con los personajes del mundo tienen mucha gracia y la resolución es buena, así que todo sale bien. La siguiente historia es el regreso de Dientes de Sable, explicandonos que fue de él desde la última vez, y ya puestos, que pasó con Destello cuando desapareció durante unos números. Eso sirve para que, por fin, los Exiliados se den cuenta de que el Agente Temporal no sólo no está cumpliendo con lo prometido, sino que las reglas que estableció no parecen ser reales, y que hay que hacer algo al respecto. Es una buena tragedia para la pareja protagonista, además. El dibujo de Sakakibara no está mal, aunque podría cuidarse más en los detalles. La otra historia es un cruce con el abominable retorno a la Era de Apocalipsis de hace un par de años (si, la edición de esta serie lleva mucho retraso), que tiene bastante sentido, teniendo en cuenta que dos de los protas vienen de allí (eso si, pasan del hecho de que Morfo es clavado al de allí, aunque al menos hace tiempo que le cambiaron el traje). Tiene el problema de que tiene que tratar la versión de ese mundo de aquella miniserie, que es completamente irreconocible como la original, y sin ninguna idea interesante. Pero bueno, asumiendo que transcurre en un mundo anodino, Bedard le suma bastantes complicaciones, teniendo que lidiar con un nuevo miembro de lo más problemático (que es un cabo suelto del universo normal también), con su misión, con la oposición nativa y con las manipulaciones del Agente Temporal. Todo eso lleva a un cliffhanger bastante prometedor para llevar a la saga de final de etapa de la serie. El dibujo sólido de Calafiore de siempre. Siendo Bedard, no tiene mucho que destaque demasiado, pero es sólido y sin caer en la monotonía. Recomendado (7)

Freshmen III: Otra miniserie sobre estos personajes (la segunda, pese al 3 en el titulo, porque en Norma son asi), que para los que no recuerden va de universitarios que obtienen poderes irónicos en el mundo real (aunque el tono sea más cómico que realista) y… bueno, pasan más tiempo teniendo problemas que combatiendo algún crimen. Los personajes son bastante buenos, y Sterbakov tiene algunas buenas ideas para muchos de ellos, pero esta miniserie es terriblemente dispersa. Al final del tomo, después de media miniserie, no emerge ningún tema central, ni ningún argumento principal, sino que es una serie de escenas salteadas sobre cada personaje. Muchas son buenas, pero no forman un todo coherente, y aunque eso podría funcionar en una serie regular (o incluso en una miniserie si el final logra atarlo todo muy bien), publicado así queda disperso. No sin sus puntos buenos, y Will Conrad (que ya hizo algunos Outsiders y asi en DC) no es Leonard Kirk, pero tampoco lo hace mal en un estilo similar, aunque menos suave. Recomendado (7)

Green Arrow Nº6: Como Winick ya no escribe Batman, decide traerse sus cabos sueltos de aquella serie aquí, aunque no tenga sentido, o no fueran buena idea para empezar. Así que este número es todo sobre Jason Todd Malvado, y el resto de personajes girando alrededor. Por supuesto, Winick apenas explica como salió de la situación que dejaba colgada al final de su último número en Batman, y pese a que señala lo ridículo del diseño de mascaras de Capucha Roja, sigue manteniendolo, porque es así de guay. Y eso es, como todos los malditos comics de Winick y su Jason Todd Malvado, la historia va exclusivamente de lo chulo que es el personaje, y como deja en ridículo a los demás, sin molestarse en darle una personalidad aparte de vengativo y chulo o unas motivaciones más allá de “quiero vengarme de Batman porque soy idiota”. A decir verdad, tiene algunas frases buenas, y como historia de acción no es demasiado mala, pero eso no quita que Winick esté reciclando sus mismas historias que ya hizo cuando al menos parecía que había una razón, no como ahora. McDaniel hace bien la acción, mal lo demás. Neutral (6)

Green Lantern Corps: El Lado Oscuro del Verde: Sacando los tomos con prisa para el crossover el mes que viene, que listos. Dos historias muy distintas esta vez: Primero, una historia de relleno por Keith Champagne, el de los crossovers de JSA con Crisis. La idea central es presentar la rama de operaciones encubiertas del Cuerpo de LVs, que tiene un nombre algo chorra que es un chiste intraducible. (Cadaver = CorpsE) No es del todo mala idea, aunque es algo que no pega del todo con la estructura que están montando Johns y cia, asemejandolo más a un cuerpo de policía que a uno militar, que son los que tienen este tipo de cosas. El resultado es ver a Gardner, que es de todo menos sutil, tratando de hacer su habitual enfoque a lo Rambo, y encontrandose con que hay gente más bestia y mejor preparada para este tipo de cosas que él. Esa parte es divertida dentro de lo que cabe, los varios engaños que hacen salen bien, y el villano es una amenaza creible para un par de números. Tiene algunos problemas (seguimos con los aliens que son como humanos pintados y con maqullaje, y con jodidos insectos humanoides con pechos incomprensibles) y se nota que Champagne es novato, pero para una historia de relleno está bien, demonios, es mejor que el tomo anterior. La otra historia coge tramas y personajes del tomo anterior, y los va juntando a la vez que va haciendo de prólogo a la Guerra del Cuerpo Sinestro. (El listo del traductor caga la revelación de que Sinestro está detrás de todo, no es que no se evidente cuando el malo resulta ser una cosa amarilla) No empieza muy bien, con la aparición de algunos Linternas muy irritantes que no tiene sentido que hayan sido reclutados para algo tan selecto como el Cuerpo, pero se va arreglando conforme avanza. La nueva compañera de Soranik sigue sin ser interesante, pero no se le da casi protagonismo, y sin embargo se presenta a un nuevo LV que si que es curioso y al menos no es un humano disfrazado, aunque cumple el otro cliché, el de ser un animal terrestre. Siguen con el amplio uso de las ideas de Moore (y de hecho, se presenta sutilmente una de ellas bastante esperada) aunque ahora está mucho mejor hecho, porque resulta que era todo parte de un plan bastante bueno. De hecho, en retrospectiva, la planificación de la serie sorprende, porque el malo de esta saga fue presentado sutilmente en los primeros números sin que nadie lo notara. Es una historia bastante buena de una organización bajo un ataque encubierto organizado, poniendo a varios de los protas contra las cuerdas, y aprovechando bien los recursos, y termina en un batalla campal superheroica-cósmica donde cada uno de los protas de la serie tiene su momento personal y de acción, y queda bastante chulo. Buen dibujo de Gleason, sobre todo en las burradas de acción. Es increible como la cercanía al crossover ha mejorado esta serie, a ver si sigue así. Recomendado (7)

Ion Nº2: Esto, por otro lado, no mejora significativamente, aunque al menos tampoco empeora. Es lo mismo del tomo anterior, y lo mismo de siempre con este combo de autor y personaje: Kyle no hace nada interesante, pero todo el mundo que se encuentra le dice lo especial que es, y las mujeres que se encuentra sólo existen para tirarsele encima inmediatamente tras conocerle. La historia va de eso, y de reencontrarse con viejos conocidos de su antigua serie, ninguno de los cuales Marz hace nada por hacerlos interesantes, o en algunos casos, ni de explicar quienes son o que relevancia tienen. El encuentro con Hal Jordan demuestra de nuevo que Marz no sabe escribirlo, y no tiene ni la cuarta parte de la gracia de su último team-up, en cuatro veces el espacio. Y para terminar de hacer la gracia, tenemos un puñetero trailer de Cuenta Atrás, con una de las pesadas visitas del Monitor, que no sirven más que para repetir las mismas pistas vagas e inutiles que han dado en otras series y gastar espacio. Al menos la conversación con un viejo amigo es decente (aunque no está a la altura de las de Winick, y ya puestos, ¿no tendría más sentido que visitase a sus amigos de entonces que son posteriores?) y el dibujo de Tocchini es bonito. No Recomendado (3)

Hawkworld: Esto es una miniserie de finales de los 80 donde Timothy Truman nos contaba la versión post-Crisis del origen del Hawkman de la Edad de Plata. El problema vino luego cuando un editor imbécil, en vez de dejar la mini en el pasado como estaba concebida, continuo la serie regular en el presente, como si Hawkman acabase de llegar a la Tierra, cargandose no sólo todo sobre la historia pasada del personaje, también empezaba a joder la marrana porque contradecía hasta historias Post-Crisis, así que no podían culparla de los cambios. Fueron cosas como esas las que hicieron al personaje inutilizable hasta nuestros días, y nos llevaron a cosas como los puñetazos a la realidad. Pero volviendo al comic que nos ocupa, Katar Hol, esta versión de Hawkman, siempre ha sido un concepto problemático, porque se supone que es un alienígena de una civilización avanzada, pero luego se comporta exactamente igual que el Hawkman de la Edad de Oro, que es un puñetero guerrero egipcio, incluido usar mazas en vez de armas más sofisticadas. El resultado lo hacía un poco cutre y contradictorio. La solución de Truman es pasar un poco de todo esto, porque aquí Katar aún no se ha ido a la Tierra, pero a su vez dar una visión de Thanagar que es consistente (les gusta la lucha cuerpo a cuerpo porque tienen tradición guerrera, pero también usan armas de fuego si es necesario). Todo el comic se nota que viene de los 80 de la época post-Watchmen, no sólo por toda la idea de dar una visión corrupta de Thanagar con drogas, pobreza y otros problemas realistas, sino por el tono cinemático, lento y dramático que lleva. Sin embargo, pese a los muchos intentos fallidos de adaptar ese estilo a los personajes DC, este es de los pocos que salen bien, en parte porque Truman lo hace bien y sin pasarse con el “realismo”, en parte porque le pega a un personaje como Hawkman que ya era una bestia parda nada inocente y que realmente necesitaba diferenciarse del otro Hawkman. El resultado es algo que amplia en riqueza y profundidad al personaje en vez de masacrar lo bueno que pudiera tener antes. Es la historia de cómo Katar pasa de ser un fracasado a un héroe, y como se hace consciente de los problemas tanto en él como en su sociedad, y decide hacer algo al respecto. Así es como se hacen superhéroes más maduros, manteniendo el nucleo de heroismo y esperanza pese a transcurrir en un mundo complejo, en vez de cargarselo todo con chorradas nihilistas porque parecen “maduras”. Una buena historia vendiendo sobre todo esta versión de Thanagar, pero también a la nueva versión del personaje y su redención heroica, y también las nuevas versiones de Hawkwoman y el villano Byth. Y el dibujo de Truman es muy bueno, realista sin ser aburrido. Recomendado (8)

Héroes de Alquiler: Dinosaurio Diabólico: El único tomo de la serie sin crossovers, y Graymiotti aparecen acreditados en la portada pese a que sólo pusieron el argumento del primer número (que realmente, debería haber ido en el tomo anterior, porque cortaron la historia a medias). No es que Zeb Wells, el responsable de que se cargaran a los Nuevos Guerreros por aquella miniserie tan mala, sea mucha mejora. Es un desastre, la verdad. El único personaje que se desarrolla algo en todo el tomo es el puñetero Entomólogo, y no es porque avance como personaje, es porque sufre cambios aleatorios de poderes y aspecto. Si, lo que oyes, hacen una versión oscura, seria y con pinchos del Entomólogo, villano de chiste. Lo que hay que oir. Los demás personajes siguen teniendo un solo rasgo de personalidad: Las hijas del Dragón son heroicas y chulas, Tarantula es misteriosa, Shang Chi es estoico e inexcrutable, Paladín es un aprovechado y así. La primera historia ni siquiera tiene que ver con la premisa de la serie, les tiene de héroes genéricos, enfrentandose a villanos genéricos y a los Hombres Cabeza, que no logran tener ni la décima parte de la originalidad y gracia que les dio Gerber hace 30 años. Oh, y tiene que resultar dramático que muera un villano sin personalidad ni gracia. La otra historia es casi peor, es la del Entomólogo Oscuro, y encima, también va del personaje del título, tomado completamente en serio, cosa que ni Kirby hacía cuando lo creo. El resultado son un montón de páginas de los protagonistas de cartón enfrentandose a bichos de cartón (porque Rio aún es decente en la primera historia, pero el tal Mann en la segunda es horroroso) hasta que toca resolver la historia, y tiene que resultar emotiva. Alucinante, y alucinante que series tan carentes de ninguna razón para existir sean publicadas, aunque sea tan brevemente. No Recomendado (3)

Iron Man Nº2: Dos números, para coordinar con el crossover el mes que viene. La serie intenta ser un thriller de espías con elementos de alta tecnología. Desgraciadamente, no es uno muy interesante. Se cree muy serio, pero no hace nada original ni profundo, sólo usa sus recursos de manera habitual. Y la parte de alta tecnología queda ridícula, tanto en aspecto como en comparación con la tecnología que se suele ver en Marvel. Es todo muy flojo, los malos no tienen mucha amenaza ni gancho, y los politiqueos y tejemanejes no tienen demasiada emoción. No es un mal comic, como aquellos en lo que se basa pero apenas pasa de mediocre. Hay una buena escena contrastando a Tony con sus predecesores, que es el tipo de cosas que vendrían bien, pero si las muestran en acción en vez de contandolas. Dibujo decente de De La Torre, muy modificado por el color, muy parecido al estilo propio actual de Marvel. Neutral (6)

JLA Nº7: Fantástica idea para una portada doble (y precioso detalle de Planeta el hacerla desplegable), con un fondo con alineaciones pasadas de la Liga de la Justicia, cada una con un dibujante muy apropiado (dibujantes de cada etapa, excepto la original que tiene a Powell imitando un estilo clásico)… que se ve estropeada porque en la parte de delante la nueva alineación está garabateada por Benes. Además, se ve la nostalgia horrible, al contar la horripilante Liga de Detroit como algo importante, y no las alineaciones post-LJI que eran bastante mejores y más relevantes. Este es el número de descanso donde se establece la nueva alineación, que quedaría mejor si la primera saga no hubiese sido tan relajada y estirada. Ahora quedaría mejor acción más centrada y no descanso, pero ese no es el estilo Meltzer. La verdad es que es una buena alineación, aunque uno o dos de los personajes no icónicos que están sólo por capricho o nostalgia podrían irse (preferiblemente Vixen, que esta sólo por nostalgia de una mala, mala idea), y curiosamente, prácticamente todos los personajes tienen hijos de algún modo, la mayoría obtenidos recientemente. Pero lo que hace Meltzer con ella… la mitad es tenerles siendo muy agradables unos con otros de manera super-azucarada que no aporta nada, y la otra es presentar posibles subargumentos que aunque algunos no son mala idea, avanzan poco para lo que ocupan, que dejan un número muy vacio. Es increible que para hablar tanto, aprendamos tan poco de los personajes en un número (es algo que tiene en común con los Vengadores de Bendis). El posible miembro nº11 viene presentando un extraño subargumento, y sin embargo, no se molestan en presentar quien es, y no es que sea precisamente famosos. Y el nuevo cuartel general es todo homenajes a etapas antiguas, lo cual no es mala idea, si no fuera por lo chorra de la presentación, y el hecho de que Meltzer le meta una copia de la Sala del Peligro que no pega en absoluto a la serie, y que tiene un nombre muy chorra para hacer un chiste malo. Al menos la página final promete que el crossover del mes que viene será interesante. Neutral (6)

JLA/Cyberforce: Como si de una plaga se tratase, los crossovers gratuitos entre editoriales siguen apareciendo, incluso años despues de que pensaras que se habían extinguido. Lo mismo se podría decir de Cyberforce, ya puestos. En teoría, esto podría ser gracioso, porque es del equipo creativo de JLA de hace unos años, Kelly y Mahnke. En la práctica… es un comic de Cyberforce, y no es que Kelly se luzca ultimamente. Es una de esas historias que hacen como si los dos grupos siempre hubiesen existido en el mismo universo, pero por alguna razón, parece ser importante para la historia de Cyberforce, tal y como es. La LJA, por su parte, está de adorno y músculo, y para usar al Detective Marciano, que es más o menos el héroe de la historia, que es una repetición de algo así como todas las historias de J’onn, con sus lloriqueos por su familia y su resolución heroica, y… vamos, lo de siempre. El resto es pelearse con/contra un puñado de horribles personajes de los 90 salidos de una pesadilla de malas imitaciones de malas ideas (está el clon de Lobezno, el clon de Cable, el clon de Mariposa Elektramental… joder, se llaman Cyberforce, ¿Qué más quieres?) y aparentemente tenemos que preocuparnos de que pasa con esas cifras, y que sea dramático si uno de ellos muere horriblemente. Uh, no. Es un montón de gente cutre y tonta que se toma muy en serio y que actua como un mal remedo de la Patrulla-X, en un crossover gratuito. Y ni siquiera el dibujo está bien, porque por mucho que a Mahnke le vaya lo grotesco, los diseños de los protas quedan cutres más que otra cosa, y el intento de imitar su estilo en los malos es horroroso, pero no en el sentido al que aspira. En serio, ¿Quién espera que esté interesado en esto? Evitar a toda costa (2)

Jóvenes Titanes Nº6: Con este número, Johns se despide de la serie que relanzó con tanto éxito cuatro años antes. Han sido años con altibajos, pero lo que está claro es que ha vuelto a poner a los Titanes en el mapa tras haber estado un poco marginados, ha hecho un gran trabajo renovando a la mayoría de personajes (más los viejos Titanes que la nueva generación, la verdad) y será el modelo a imitar para los siguientes guionistas. El final de Titanes Este se basa en ideas suyas, pero ya no lo escribe él, lo escribe Beechen, ganandose algo de buen karma al ser el encargado de terminar de arreglar a Batgirl tras haber sido el encargado de estropearla. Como no hay mal que por bien no venga, también se van Tony Daniel y sus chapuzas y mala anatomía, y lo sustituye Al Barrionuevo, que tiene mejor manejo de la anatomía y la perspectiva, aunque su trabajo aquí también es algo chapuza. En cuanto a la historia, sigue una estructura bastante típica, donde los malos han capturado individualmente a los héroes, y estos tienen que librarse y reunirse para salir de esa. La interacción entre los héroes capturados y los villanos, que sirve para desarrollar a estos, tiene suficientes momentos originales para compensar la normalidad de la dirección (aunque lo de Match está muy mal aprovechado, ya que en vez del verdadero dilema que podríamos haber tenido si hubiera seguido siendo un clon malvado de Superboy, ahora sólo es agonía barata para Wonder Girl… y no desarrollan nada a las hijas del Joker y Acertijo, lo que es una pena teniendo en cuenta lo que pasa después), pero luego en el segundo capítulo, ya con Beechen, la cosa degenera en una pelea dispersa entre un montón de personajes, donde casi ninguno hace nada interesante. Sería fácil culpar de eso a Beechen, porque la diferencia entre ambos capítulos es notable, aunque en otras ocasiones ha mostrado que es mejor ejecutando malas ideas ajenas que al revés. Si es malo también ejecutando buenas ideas ajenas, es que no tiene remedio. Bonito cliffhanger, aunque molaría más si no lo hubiesen hecho prácticamente igual hace un par de años. Recomendado (7)

JSA Nº4: Esta vez queda bien que pongan la portada de Ross, es de las pocas que no es sólo un personaje posando. Termina la saga de introducción, y es sobre todo tres escenas de pelea paralelas, a cada cual más chula y movida, con buen montaje, y buenos momentos para cada personaje, lo que tiene mérito, con tantos que hay. Sobre todo desarrolla bien a los chavales nuevos problemáticos, Damage y el hijo de Wildcat, que recibe su nombre-código, increiblemente apropiado y que demuestra lo que ha madurado DC. La conclusión es muy buena, además, porque es un gran final temático para la idea central de la saga (y de la serie) sobre los legados, que demuestra de manera conmovedora porque gente como los malos nunca podrá ganar (y que Savage es un sandwich de atún, ya puestos). La gran presentación del grupo al completo también es emotiva de manera solemne. Y se presentan varios subargumentos intrigantes para el futuro, incluido el prólogo para el crossover del mes que viene, que le encantará a fans de ciertos personajes DC. Excelente dibujo de Eaglesham. Muy Recomendado (10)

Justicia Nº7: Comienza la segunda mitad de la historia, y es la parte donde los héroes se reunen para recuperar fuerzas. Ross y Krueger aprovechan para meter aún más personajes de la Edad de Plata, porque de eso se trata. Por lo demás, todo avanza como hasta ahora, la serie se mantiene bastante constante y consistente, que es una ventaja si te está gustando. Buen dibujo, aunque las composiciones se vuelven algo claustrofóbicas y difíciles de ver a veces, con tanta viñeta vertical con tanto elemento. Recomendado (7)

Lobezno Nº27: Seguimos con Orígenes (y francamente, en cuanto más tarde en llegar Loeb, mejor), y tenemos un número dedicado a Malas Ideas, con mayúsculas. Una es tener como malo a Cyber, que es un malo cutre de los 90 que participó en una alta proporción de malas historias, incluida aquella en la que moría de manera tan cutre como vivió, hace más de 10 años. Sólo a alguien tan desesperado por reciclar malas ideas como Way se le ocurre resucitar a un villano de los 90 que lleva muerto más tiempo del que vivió, y encima dedicarle escenas a desarrollarlo, sólo porque tuvo un flashback minimamente importante con Lobezno una vez. Al menos no ignora su muerte, aunque la manera de resucitarlo es completamente aleatoria y absurda. La otra idea es peor, es a Way presentando a su nueva nemesis de Lobezno: ¡Su hijo!

Porque no hemos visto esa idea recientemente, con X-23. Porque no tenemos a Lobeznos malvados en Dientes de Sable, entre otros. Porque eso es justo lo que necesita esta serie, más villanos cuya única personalidad es ser malos y querer vengarse de Lobezno por motivos vagamente comprensible (ver también: Prácticamente todos los malos de Lobezno) ¿Se puede ser más cutre y más carente de ideas? Lo segundo quizá no, pero lo primero si: El chaval tiene un nombre chorra, unas garras incomprensibles, un peinado ridículo y unos tatuajes que se juntan para tener un look que suena a “mira que malo es y como mola” pero que realmente da vergüenza ajena. Sinceramente, espero que a Dillon le viniera el diseño ya hecho, porque si no, ha perdido reputación automáticamente. En definitiva, es un comic para la gente que piensa que Lobezno mola porque tiene garras y mata gente. El resto, por favor, que la ignore. Evitar a toda costa (2)

Marvel/Top Cow 2008: Que también podría llamarse Desesperación 2008, tratando de exprimir a los lectores con este tipo de timos que no funcionan bien desde los 90. Es que estos dos especiales lo tienen todo: Los dos personajes más superficiales y sobreexplotados de Marvel, dos de los peores guionistas recurrentes de Marvel y DC, y personajes de Top Cow. Al menos ninguno de ellos es Cyberforce. La primera historia es un cruce entre Lobezno y Darkness, donde cierto exguionista del Tio Garras abusa del recurso de siempre del personaje de un encuentro de su pasado para tener un largo y sangrientamente pesado combate entre los dos protagonistas, que obviamente, acaba en tablas, y no va a ninguna parte. Lo que podías esperar. La otra es algo más competente, un cruce entre el Castigador y Witchblade, por un guionista reciente de esta última, donde ambos intentan detener a unos criminales, y como suele pasarle al Castigador, chocan en la manera de actuar. Al menos trata de decir algo sobre el contraste entre los personajes, pero es una historia hecha con molde sobre personajes muy superficiales, la verdad. La gran sorpresa de ambos especiales es que el dibujo no es tan malo como podías esperar: Kirkham (que ahora ha hecho Spiderman y cosas asi) casi es decente, y Adriana Melo no está del todo mal, y evita la mayoría de cosas vergonzosas que suelen hacerse con el personaje. No es que recomiende este especial ni lo más remotamente. Evitar a toda costa (2)

Marvel Zombies: Orígenes: Este especial, para explotar un poco el fenómeno de una sola idea, es una precuela a la mini original (e incluso a la historia de Ultimate 4F), contandonos como se infectaron los superhéroes, por el mismo equipo creativo. Y aunque intenta algo distinto que la miniserie, lo cual es encomiable, funciona aún peor. El problema es que Kirkman intenta a la vez dos tonos completamente distintos, y no termina con ningunos. Por un lado, intenta contarnos una historia seria de absoluto terror sobre una infección que va a matar a todos los héroes y a sus héroes queridos, y como impacta eso a los héroes supervivientes que tienen que luchar contra eso. Podría ser una buena historia si no supiesemos el final. El problema es que eso está intercalado con las mismas escenas “hilarantes” de superhéroes Marvel zombificados comiendose a otros y haciendo chistes al respecto. Y eso se carga completamente cualquier ambiente de preocupación que pueda tener la historia, y viceversa, la parte seria hace que lo otro pierda la gracia que se supone que podía tener. Aparte, los personajes continuan siendo, con un par de excepciones, cifras que tienen que ser incompetentes sin nada de los de verdad, para que pueda haber historia, pero no se puede esperar otra cosa de este tipo de historias. Lo más señalable es la galería del final, con la burrada de portadas alternativas de zombis, parodiando portadas famosas, que es otro chiste que dejó de tener gracia hace tiempo. No Recomendado (4)

Marvel Zombies vs El Ejército de las Tinieblas: ¿Panini también se apunta a la moda de los meses temáticos? Oh, bueno, esto es un ejemplo clásico de una idea que se les ha ido de las manos y continua sacando derivados cuando ya ha perdido la gracia. Esta vez, ni siquiera tiene al equipo creativo original, escribe John Layman (que hizo 4F: Dinastía de M) y dibuja un tal Fabiano Silva, que tiene un estilo más normal que Philips, aunque los zombis tienen más o menos el mismo aspecto. La idea del crossover es intuitiva, juntar a un asesino de zombies famoso con unos zombis famosos, pero tiene el defecto básico de esta clase de cruces: Tiene a cada bando haciendo su idea básica, vemos ambas ideas interactuar un poco, y cada uno a su casa. No tiene ni la gracia del Ejército de las Tinieblas, ni… bueno, lo que sea de Marvel Zombies. Tiene a Ash matando zombis famosos (y no tan famosos), aliandose con personajes famosos y huyendo y salvandose por los pelos, hasta que encuentra la manera mágica de salir de esa, como suele pasar en este tipo de historias. A decir verdad, es mejor que las historias de Marvel Zombies de Kirkman por varias razones: Tiene un protagonista con el que es fácil identificarse y disfrutar. Tiene otros personajes con personalidades distintas, en vez de una infinita repetición del mismo zombi y de la misma víctima condenada patética. Y tiene varios chistes más aparte de la grotesquidad de turno. Pese a eso, es para los muy fans del género y la película, que disfruten las referencias y tener una versión aguada de ella, con invitados estelares. Neutral (6)

Midnighter Nº2: Cuatro historias autoconclusivas, cada una por un equipo creativo distinto. La primera es la última historia de Ennis en la serie, y técnicamente no es una historia de Midnighter en absoluto. Es una historia del Japón feudal, con Midnighter y Apollo reinterpretados como samurais (o sobre samurais con parecidos a ellos) y pese a lo chorra que suena, es una buena historia sobre honor, amor y venganza, con un final muy bueno. El dibujo del habitual colaborador Glenn Fabry es más apropiado de lo que podría parecer en un principio. La segunda es uno de los cada vez más escasos trabajos de Vaughan, y es una historia bastante simple de Midnighter derrotando él solo a una organización super-tecnológica malvada de turno, con la gracia de que el comic está contado de atrás a adelante, donde cada página transcurre antes que la anterior, que sirve para mostrarnos como funciona la predicción de acontecimientos de Midnighter, y de paso, para jugar con el lector de manera muy astuta. Una gran historia corta, experimentando con el formato, como hacen los grandes, y muy buen dibujo de Darick Robertson. La tercera historia es del heredero del universo Wildstorm, Christos Gage, y como casi todos los trabajos que ha hecho hasta ahora, también es buena. La idea es tener a Midnighter tratando de hacer un tipo de misión distinta a la que suele hacer, pero acabando haciendo de Midnighter, porque no sabe hacer otra cosa. Una historia divertida con mucho humor negro, pero también mostrando el pequeño lado humano que tiene el personaje. Buen dibujo de John Paul Leon. Por último, para jorobar el poker, tenemos a Graymiotti escribiendo una historia donde Midnighter se enfrenta a unos bichos. Se puede ver claramente donde las otras historias tenian una buena idea, y la ejecutaban bien, porque eran de buenos guionistas, y esta no. Esta es una historia mediocre, que tiene la suerte de estar dibujada por Brian Steelfreeze, que la salva de la mediocridad. Pero bueno, 3 de 4 no está mal, sobre todo para un formato tan poco considerado como el de la historia autoconclusiva. Un paquete muy bueno, que demuestra que si se pueden hacer cosas en 24 páginas, lástima que lo que le quede a la serie no sea más de esto, sino las chorradas de siempre. Muy Recomendado (9)

New X-Men Nº31: Continua la masacre, aunque esta vez al menos empieza a quedar claro que no todo es lo que parece. El resultado es que tenemos pocos motivos para preocuparnos por lo que les pase a los personajes. Pero vamos, es tener a los protas pegandose con demonios, hasta que la Magik sin atisbo de nada de lo que lo hacía interesante dedice explicar cual es el recurso que se tiene que sacar del trasero para solucionarlo todo. O lo que es lo mismo: Muy mal reciclado de una historia de Claremont, nada nuevo en esta serie, o en la línea. Lo impresionante es el dibujo de Young, que demuestra que cuando le das una historia en la que puede lucirse, y llega a un compromiso entre sus exageraciones y hacer personajes creibles, puede hacer cosas bastante buenas y divertidas. Su Limbo está entre el infierno y un mundo de dibujos animados, pero al menos es impactante de algún modo. No Recomendado (3)

Nextwave: Te Pateo la Cara: ¡Ey, niños, es Nextwave! Di lo que quieras de Warren Ellis, pero cuando quiere, sabe hacerlo bien. Este es un comic que no puedes, no debes tomarte en serio. Los personajes y situaciones no tienen ningún parecido o relevancia con como son fuera de aquí o con el resto del Universo Marvel. Es una comedia chorra de acción. Teniendo en cuenta eso, es tremendamente divertido. Va de cinco caricaturas superheroicas enfrentandose a los villanos y criaturas más deliciosamente desmadradas y locas que puedes imaginarte, reventandolas de cientos de maneras y haciendo comentarios graciosos al respecto. El par de primeros números siguen el mismo molde del tomo anterior, con una amenaza (en este caso el hermano pequeño de Dormammu, y su ejercito de Sin Mentes bailarines) invadiendo una ciudad y Nextwave reventandolos mientras Dirk Anger es una versión maniaco-depresiva y exagerada de Nick Furia en las sombras. Pero entonces es cuando realmente la serie empieza a tomar drogas y pisar el acelerador. Presenta un nuevo villano (cuyo nombre es un chiste que ya hizo Morrison) con lacayos mucho más originales. Con ellos Ellis parodia su propia moda de usar palabras cotidianas como nombres de grupos y de superhéroes, parodia varias tendencias en superhéroes y crea varios supergrupos temáticos de lo más absurdo, y hasta hace una gran parodia de los Ultimates y los Vengadores, mezclandolos, de entre todas las cosas, con Not Brand Ecch (la primera autoparodia marveliana, antes de What The). Desternillante, tanto si pillas los chistes en concreto como si no (lo de la letra en la camiseta es simplemente glorioso) Tras eso, Ellis e Immonen van un paso más allá, y meten a los protagonistas en versiones alternativas, mezclando su continuidad pasada con los estilos de varios autores de renombre: Pulsar en un futuro enloquecido en plan Paul Pope, Elsa Bloodstone en una aventura gótica en plan Mignola, el Capitán parodiando Tierra/Universo/Cosamuygrande X con el dibujo de Leon, y lo más inesperado, el Hombre Máquina al estilo mundano de Daniel Clowes. Absolutamente genial, e incluso si no pillas los homenajes/parodias, dan ganas de seguir leyendo historias en esos estilos, sea en broma o en serio. Después viene un asalto al cuartel general de los malos, que es algo así como una adaptación de la fase final del videojuego más alucinante que nunca se ha hecho, donde Nextwave va pasando de pantalla en página de los bichos más absurdos concebibles, desde MODOKs-Elvis hasta Stephen Hawkins armados hasta los dientes, pasando por gorilas comunistas de un viejo número de Tales to Astonish, todo acompañado de comentarios jocosos. Es glorioso. Y para terminar, un par de revelaciones sobre quien está detrás de HATE, donde Ellis usa un par de los conceptos más maravillosamente absurdos de personajes Marvel para pitorrearse de las revelaciones sorpresa sobre villanos y sus motivaciones, de manera genial. Y aunque Ellis se burla mucho, en ningún momento parece hacerlo con mala intención, con un guiño y para hacer reir, no como otras veces. Ni que decir tiene lo perfecto que es Immonen dibujando. Nextwave, un destilado de todo lo divertido de los comics de acción, y casi mejor que lo hayan tenido que dejar en lo alto. Muy Recomendado (10)

Nightwing: Justicia Violenta: Lo mismo del tomo anterior, más o menos. Muchas acrobacias, muchas peleas tontas contra villanos muy malos y fuertes que son siempre iguales, y al final todo se queda como siempre. Especialmente chirriante es la aparición de Exterminador, que actua como si Nightwing y él no fuesen viejos conocidos que tienen una conexión más allá de haber luchado antes. Por malas que sean sus apariciones recientes como malo malisimo, esto es peor, ni siquiera tiene el estilo y la presencia que tiene ahora, por no hablar del traje noventero que lleva. La vida personal de Dick tiene algo de desarrollo, pero poquito, no vaya a ser que algo avance más allá de conversaciones superficiales que no aportan nada, y este comic suba de la mediocridad. Por lo demás, es lo mismo de Chuck Dixon de siempre, y siempre, y siempre, y siempre… No Recomendado (4)

Nuevos Vengadores Nº27: Evidentemente, el Doctor Extraño hace magia y soluciona casi todo mágicamente, que es la trampa en la que se suele caer con este tipo de personajes cuando se meten chapuceramente en grupos. Por otro lado, al menos las cosas que soluciona involucraban magia o a si mismo, así que tiene cierto sentido. Aparte de eso, es un número entero de luchar contra ninjas, que es tan divertido como suena, que es, no mucho. Aunque a decir verdad, algunos de los protas tienen algunas reacciones graciosas ante la situación. No tanto como en Runaways, pero algo es algo. Es lo que pasa cuando metes en un grupo a tanta gente con sentido del humor, pese a los esfuerzos recientes por amargarlos a todos. Y luego está el final, del que tanto se ha hablado. Visto así en principio, queda como un choque de tonos tremendo, y algo ridículo, la verdad. Pero sabiendo que es el preludio a un gran crossover… puede ser el principio de algo bueno. O puede ser como todos los otros crossovers que ha hecho Bendis, más probablemente. Habrá que ver. El epílogo sigue bien a la revelación y si que pone las cosas un poco interesantes. Buen dibujo de Yu, dentro de lo que cabe. Recomendado (7)

Patrulla-X Nº27: ¿Qué es lo primero que hace Brubaker cuando vuelve a la Tierra tras un año fuera? Recuperar a los Morlocks. No hay nada como recuperar las mejores ideas de Claremont. Es decir, los Morlocks son como las malditas cucarachas, no importa cuantas veces los mates, vuelven, más irrelevantes y pesados que nunca: Los masacran, vuelven. Los vuelan en pedazos, vuelven. Los envejecen decadas en otra dimension, vuelven. Diezman a la puñetera raza mutante, y aún así vuelven dando la puñetera brasa, incluidos personajes cutrisimos que debieron morir en algunas de esas hecatombes anteriores, y no tienen sentido que vuelvan ahora. Como era de esperar, toda la parte dedicada a ellos es un plomazo, aunque no sea exactamente una repetición de lo anterior. Pero siguen basados en los mismos moldes pseudo-míticos que no tienen mucho sentido, y pareciendo más amenazadores e importantes de lo que deberían ser, especialmente ahora que son media docena. En cuanto a la parte de la Patrulla-X, tenemos a Hepizabah adaptandose a la Tierra y demostrando que no pega nada en la serie. Tenemos a Tormenta volviendo al grupo, como muestra la portada, lo que significa que ahora mismo está apareciendo en 3 series a la vez. Lo que no tenemos (aparte de Darwin, que parece haber desaparecido de la faz de la Tierra tras tanto dar la brasa con él en la saga anterior) es al puñetero Cíclope reaccionando a, no se, la muerte de su puñetero padre, y que el resto de su familia se haya quedado atrapada en el espacio, que uno esperaría que fuese algo necesario. Ya se que está secuestrado por Whedon, pero eso no les importó en Genesis Mortal, o ya puestos, en X-Men este mes. Es una muestra de que va esta serie: Dar muchas vueltas sobre cosas que son malas ideas o no son interesantes, en vez de tratar las cosas que realmente sería interesante tratar. Como, no se, tratar de hacer algo con la situación del Dia M, en vez de seguir jorobando con lo de ONE, que ya se resolvió en Guerra Civil. Así que pese a que hemos vuelto a la Tierra y ahora la serie puede volver a su cauce, sigue sin ser buena. Lo único bueno es el dibujo de Larroca, que es muy bueno, aunque le perjudica el color oscuro que Marvel ahora usa mucho. No Recomendado (4)

Poderosos Vengadores Nº2: Por un lado continuan contandonos en flashback como reclutaron al equipo. Le da algo más de protagonismo a los demás Vengadores, aunque demuestra que Bendis no sabe escribir a la mayoría, o darles personalidad siquiera. El Vigía sigue siendo una sola idea repetitiva. Y Bendis sigue esforzandose lo más posible en explotar sus traumas personales absurdos, con escenas dedicadas a contarnos lo mucho que odia a Hank Pym. Da igual como lo escriban en otras series donde es el protagonista, o que como escriben la relación entre Jan y él no encaje con su aparición más reciente (vale, fue pre-Guerra Civil, pero Jan sigue hablandose con Tony). Aparte de eso, está la idea central del villano, que es una enorme gilipollez, que sólo está para que Cho pueda dibujar páginas y páginas de una mujer desnuda. Bueno, tapandose un par de sitios, que eso hace que no esté desnuda del todo, o algo. Aparentemente, eso tiene que danos miedo. Bueno, quien sabe, a lo mejor las mujeres hipercurvaceas desnudas dan miedo al público objetivo de esta serie, no lo se. Pero es patético. Es como si Bendis se hubiese dividido en el Bendis bueno (llamemosle Brian) y ese está haciendo Nuevos, y un Bendis malo (llamemosle Michael) que hace esto. No Recomendado (3)

Punisher: Diario de Guerra Nº6: Por fin se explica porque Frank lleva el traje extraño del Capitán America, y tiene sentido. Es sobre lo que significa (más que en otras series que deberían tratarlo) y no sólo a Frank siendo un fan. Este número tiene menos acción y menos Castigador que otros, siendo más de ver a los secundarios y villanos poniendose en lugar. Todo avanza bien, y como se ve al final, el próximo número promete una buena conclusión explosiva. Dibujo exagerado pero bueno. Recomendado (8)

Relatos de lo Inesperado: Espectro: Esto es un tomo con dos miniseries sobre la nueva versión del Espectro post-Crisis Infinita. La idea del nuevo huesped del Espectro es interesante: El original era un poli católico tradicional con mucha furia contra el mundo y Dios por haber sido asesinado. El actual, aunque también es poli y cristiano es mucho más flemático, su visión de Dios es más ambigua, y está más traumatizado que furioso por todo el proceso. La pega es que lo que hace una idea más interesante puede ser también lo que la condene: El nuevo huesped da para examinar ideas distintas sobre la venganza y Dios que el original, pero sin embargo, pierde la inmediatez de la idea de un espiritu de la venganza furioso, que era lo que hacía que el original funcionase tan bien durante décadas. La primera miniserie está escrita por Will Pfeiffer, al que le caen todas las ideas dudosas, y va de Crispus adaptandose a su nueva situación, que sirve para explicar porque durante 52 el Espectro aún estaba flotando por ahí (el huesped aún no había admitido su situación, básicamente). Tiene buen material con todo el debate entre Crispus y el Espectro sobre la venganza y la justicia, y el viaje de Cris es desolador y fatal aunque algo repetitivo, pero tiene el problema de que todo lo que pasa es completamente arbitrario, y las reglas se reescriben continuamente para tener el máximo dramatismo, y la magia funciona así porque queda mejor. A menos que entiendas que todo lo hace el Espectro continuamente para darle una lección a su huesped, que suena interesante y es posible, aunque no queda claro si realmente es la intención. El dibujo de Cliff Chiang, viejo conocido de Crispus por Gotham Central es muy bueno, siendo realista en los callejones y fantástico con la magia. La otra miniserie es más problemática. Todo el mundo que ha leido Balas Perdidas, coincide en lo genial que es David Lapham, y probablemente es cierto, pero sus trabajos para las grandes editoriales no son precisamente memorables, y este es claramente el peor. Con el nuevo Espectro ya establecido, esta mini va de tenerle en sus primeros trabajos normales. El resultado… coge las historias de los 70, quitales toda la sutileza y atmósfera, añade exageración grotesca, gore y asco, y extiendelo lo más que puedas. Es un montón de gente asquerosa siendo desagradable, y de vez en cuando, el Espectro haciendoles algo desagradable a ellos. Y no para causar algún efecto, simplemente se supone que eso es lo interesante. Pero no lo es, lo único que hace es alternar entre aburrimiento y asco. Es algo que no estaría muy fuera de lugar en los viejos tiempos de Image, y no ayuda a esa teoría el abominable dibujo de Eric Battle. Realmente, sólo hay un Espectro que deba preocuparos. No Recomendado (4)

Resistance Nº1: Oh, Dios, ya empiezan también en Norma con la desesperación. ¿No tienen nada más que publicar que una serie de principios de década que fue cancelada casi inmediatamente, escrita por esos gigantes de ventas y de crítica que son Palmiotti y Gray? Esta es una de esas historias de un futuro cyberpunk distópico (valga la redundancia) donde los malos están en el poder y hay una resistencia de gente vagamente guay para los estándares actuales que se rebela. Y… si has visto o leido alguna historia de este tipo, has leido este comic. Todo el mundo aquí es un enorme cliché, los protagonistas son un montón de estereotipos que intentan ser chulos, la ciencia-ficción está increiblemente vista, y los malos existen únicamente para ser malos. Además, el mundo futuro no es creible en absoluto, en ningún momento da la sensación de que es algo malo (excepto porque no paran de repetirnos que los que lo controlan son malvaaados) porque no se molestan en desarrollarlo. El dibujo de Santacruz (que creo que es el de verdad y no Oscar Jimenez, pero no me hagas mucho caso) es tirando a dibujos animados y no siempre le pega al supuesto tono oscuro de la historia, pero a veces hace algún buen diseño o escena. En serio, ¿quién pensó que rescatar esto era buena idea? No Recomendado (3)

Runaways Nº12: Quedan 3 números, y el último aún no ha salido. ¿Apuestas sobre si llegará a tiempo? En este número la historia cambia de dirección completamente, a mejor. Los viajes en el tiempo son algo típico en las series de superhéroes, pero la época en cuestión no está ni de lejos explotada, y la historia parece mucho más fresca. Es Bandas de Nueva York mezclado con superhéroes, básicamente. Parte de la idea es tener a los protas adaptandose a la cultura de la época, y viendo como han cambiado las cosas en apenas un siglo, en cosas que no son necesariamente las obvias, que ahora parece increibles. La otra es presentar a los superhumanos de la época, que son muchos, y queda raro que jamás hubieramos oido hablar de ellos, pero supongo que no tuvieron mucha repercusión. En cualquier caso, la mayoría tienen una pinta muy chula, no son simplemente los arquetipos de siempre transplantados a otra época, hay ideas bastante originales, basadas en la época. Y los que parecen importantes, parecen buenos personajes a simple vista. Está todo muy bien presentado, se nota que Whedon se lo ha pensado bastante. Además, las reacciones de cada Fugitivo son variadas y apropiadas para cada uno (aunque un aspecto de Victor no parece muy consistente en como era antes), Molly tiene un par de frases muy buenas como siempre, y hay una buena sorpresa final, hábilmente explicada antes para los posibles nuevos lectores. Esto ya es más lo que uno podía esperar de Whedon. Pero por bueno que sea, el que realmente sorprende es Michael Ryan. Ya era bueno antes, pero la ambientación de principio de siglo es maravillosa, los diseños de los nuevos personajes son todos inmediatamente capturadores, y los protagonistas vestidos de la época son simplemente divinos. Ojalá le pongan en una serie de lujo al terminar con esto. Muy Recomendado (9)

Spiderman Nº17: La serie principal continua con lo de los últimos números, y es tan melodramático y pesado como antes. Parte del número es explicar porque Peter no intenta solucionar su problema de cierta manera y darle mucho drama a la cosa. Y la otra es seguir estirando el conflicto absurdo de los últimos números, porque la verdad, ya sabemos lo que va a pasar con Kingpin por Daredevil, asumiendo que haya algo de continuidad en Marvel. Buen dibujo de Garney. El resto del tomo es la última saga larga de Amigo y Vecino Spiderman, que va de atar un subargumento que lleva desde el principio de la serie. No, no el de Rastreador, ese me temo que se queda sin resolver. Es lo de la tal señorita Arrow, cuyo nombre se explica, de manera un poco rebuscada que no queda bien en español. Pese a que se basa en una mala idea, eso no se menciona mucho, y queda una villana bastante potable, al menos para una vez, quizá para más. Sus motivaciones son un poco extrañas y ya se hicieron de manera parecida no hace mucho, pero David les da cierta gracia, al igual que su sentido del humor y del terror le dan personalidad. Pero es sobre todo ver a Spiderman y secundarios reaccionar ante la amenaza, y ahí es donde la historia realmente se luce. Hay escenas bastante graciosas en toda la situación, pero lo mejor es ver a Spiderman en una de esas historias de Spiderman poniendose intenso y negandose a rendirse pese a lo difícil que está la situación, que es donde el personaje brilla. David deja claro lo mala que es la situación del personaje, y lo mal que se siente, sin necesidad de ponerse melodrámatico y machacar el tema como hace JMS. Y hay un discurso que no sólo resume de manera inspiradora de que va Spiderman, también aprovecha para explicar lo malo que era el final de Guerra Civil (y “el Capitán America se rindió” sigue sonando completamente antinatural y enfermizo) Buen final para algunos aspectos de la serie. Y por otro lado, hay otro momento absolutamente genial con el Daily Bugle, donde David vuelve a clavar la idea central de los personajes y porque pasan las cosas que pasan. Una pena que le quede poco para irse de la serie. Buen dibujo de Nauck, capaz de hacer igual lo cómico y lo grotesco. Recomendado (8)

Spiderman Especial: En Panini realmente quieren quitarse la etapa actual de Spiderman de en medio en cuanto antes, ¿eh? Este especial (en tapa dura, claro, no vaya a ser que salga barato) recopila los dos anuales de este año de las dos series que están a punto de ser canceladas. El de Amigo y Vecino es otro intento de aprovechar el tirón de la película con el Hombre de Arena (al menos no le han dado dos miniseries como al Doc Octopus) donde David nos cuenta el origen definitivo del personaje. Tiene una idea muy rebuscada como tema recurrente en los flashbacks, el hecho de que recuerde cuando era pequeño en la playa como metafora de su manera de ver la vida (una cosa es darle una conexión temática al Buitre con los idem, porque él decidió vestirse de pajarraco, pero el Hombre de Arena tuvo un origen accidental, no necesita una justificación psicológica para ser una playa andante, más bien causa lo contrario, quitarle credibilidad en vez de darsela), y pasa bastante del hecho de que el personaje quería reformarse y ser un héroe, centrandose más en la versión de la película del chorizo reticente que no ha tenido oportunidad de ser otra cosa, pero la narración de su vida en flashback logra ser suficientemente emotiva y definir al personaje bastante como para hacer que la historia salga a flote. La pelea en el presente con Spiderman no es gran cosa, pero tampoco es la idea. El dibujo del completo desconocido Ronan Cliquet (que no tiene la piel azul, que sepamos) es una sorpresa muy agradable, algo así como el eslabón perdido entre Davis y Bagley. También incluye una historia de complement silenciosa, maravillosamente dibujada por Colleen Doran, sobre como afecta Spiderman a una fan. No es la primera vez que se cuenta ese tipo de historia, pero está muy bien hecha pese a eso. El anual de Sensacional afortunadamente no tiene a RAS, sino al que pronto escribirá media Marvel, Matt Fraction, y es una historia sobre Peter y Mary Jane, la última antes de que vengan a jorobarlo todo. La idea es explorar su relación entre dos conversaciones paralelas, una de ellas contandonos su historia hasta ahora, la otra demostrandonos lo fuerte que es el vínculo entre ellos. Y lo hace muy bien, los flashbacks tienen el toque nostálgico necesario, con la perspectiva futura haciendo que no quede repetitivo aunque sepas la historia, y la parte del presente demuestra porque son una gran pareja. Además, Fraction aprovecha mejor el status de Peter como fugitivo bastante mejor que en la serie principal, que está demasiado ocupada mirandose su trasero. Buen dibujo de Larroca, cambiando de estilo entre presente y pasado. Para rellenar, vienen dos historias de la cancelada Spiderman Unlimited: Una escrita por CB Cebulski, mal exeditor que intenta hacerse escritor, sobre Spiderman y la Gata Negra, que es como la mayoría de historias entre ellos, con dibujo con multitud de defectos de Brian Finch. La otra escrita por un tal Reitman empieza con una idea chula sobre un tipo de funcionarios afectados por Spiderman, pero a mitad degenera en algo que ni siquiera termina apropiadamente. Buen dibujo de Garney, al menos. Supongo que las han elegido por los dibujantes famosos, pero había mejores historias en la antología. En cualquier caso, es un especial con una calidad muy alta para ser Spiderman, que demuestra que no había que cambiarlo todo para hacer cosas buenas. Recomendado (8)

Spirit Nº1: Serie regular sobre el clásico personaje de Will Eisner, aunque el motivo para hacer esto se me escapa. Es decir, no es que el personaje sea especialmente interesante de por si, o tenga un entorno con potencial infinito. Más bien era lo contrario, eran conceptos genéricos que Eisner usaba para contar lo que se le pasara por la cabeza, de la manera que se le pasara por la cabeza. Obviamente, el nombre tiene cierto caché, y Darwyn Cooke tiene un enorme afecto por el material original, pero nada de eso tiende a buenas historias. Si va a hacer homenajes a Eisner todo el rato, eso se volverá un peñazo sin originalidad, y si va a hacer cosas nuevas, realmente no necesita al personaje para nada. Lo que tenemos aquí es algo en medio, más o menos. Es un comic tremendamente retro. Se basa en todos los elementos típicos de las aventuras de acción de los años 40: El héroe trajeado muy noble que soluciona los problemas con los puños, los gangsters, la mujer fatal, etcetera. Y son historias bastante simples, aunque bien hechas. Eso si, no usan ninguna de las innovaciones que eran típicas de Eisner, a diferencia de, por ejemplo, otros homenajes a Spirit, como el Greyshirt de Moore. El dibujo de Cooke es precioso y le va como anillo al dedo a la historia, eso si. Pero aparte de eso, es un comic competentemente hecho y con cierta gracia, pero sin nada más para recomendarlo, que es menos de lo que esperarias del autor y del titulo. Recomendado (8)

Supergirl: Revelaciones: Termina la etapa de Joe Kelly, y la verdad, mejor. El primer número, que recordemos continua una historia que Planeta dejó cortada a medias porque son así de considerados, va por donde puedes esperar que pueda ir una historia sobre un novio abusivo y obsesivo con superpoderes. Al menos Supergirl hace lo que debe, no es una historia que se vea mucho en comics, y la verdad es que Power Boy no es mal personaje, la personalidad y origen puede dar para hacerle recurrente. El dibujo de Churchill es una mierda, pero eso ya lo sabíamos. Después, sin embargo, la trama se va al garete. En teoría, es una historia sobre los orígenes extraños que le han ido dando a esta versión de Supergirl, y sus supuestas misiones en la Tierra. Las ideas para ello son de lo más rebuscado posible, y no hacen más que complicar el origen relativamente sencillo que tiene, y puedes apostar que esas cosas, igual que los horrorosos poderes de cristal que ha usado alguna vez aquí, van a ser ignorados lo más posible posteriormente. No contento con eso, en vez de aclarar la situación, Kelly confunde más las cosas con una historia que no deja nada claro, y en vez de explicar las cosas, se dedica a meter a Supergirl en situaciones a cada cual más absurda e irrelevante, hasta que el propio personaje se queja de la situación. Es en ese momento cuando la historia admite que no tiene ningún sentido y no va a ninguna parte, y se corta de repente. Si no se te ha caido la mandíbula al suelo por entonces, ahora es buen momento. No contento con eso, encima ese final se convierte en un anuncio de Cuenta Atrás, que ya resulta cargante con sus apariciones misteriosas que no explican quienes sin ni dicen nada de provecho, y eso que no ha empezado aún, y la aparición de un personaje, resucitado sin explicación, que esta sólo para explicar muy mal la situación y soltar el slogan de la futura serie. Interferencia editorial o no, es una historia sin pies ni cabeza. Y es una lástima, porque el último número si que está bastante bien, con Supergirl usando la madurez que todo eso le ha dado para hacer las paces con la gente de su vida, esto es, las estrellas invitadas de la etapa hasta ahora. El problema es que el personaje no ha mostrado ningún proceso de madurez a lo largo de la etapa, simplemente ha arrastrado sus dos elementos de personalidad por una serie de sucesos aleatorios hasta que ha cambiado de repente. Las escenas donde hacen las paces son buenas, especialmente las de Boomerang, aclarando ciertas cosas, y la de Superman, porque era necesaria. Lástima toda la bazofia que Kelly nos ha tirado para llegar a esto. El dibujo de Garza no es muy bueno, siendo terriblemente inconsistente con el estilo y hasta proporciones de los personajes, sobre todo la protagonista. Suerte para el próximo que tenga que intentar hacer algo con este desastre de serie. No Recomendado (4)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº11: Número triple, para terminar ya la etapa Waid/Kitson. Se explica la conexión con 52, que termina siendo tanto un detalle curioso de la trama final de esa serie, como una tomadura de pelo. Por lo demás, es tener a la Legión y los Errantes actuando como bloques (es decir, tienen personalidad 4, y el otro son músculo y poderes) para detener a los Dominadores. Lo mejor son los distintos puntos de vista y de acción sobre como detenerles, que lleva a la historia por un par de sitios que no eran en absoluto obvios. Las soluciones son ingeniosas, y las conclusiones de los conflictos Brainiac 5-Cósmico-Relámpagos también están bien. Además, el final es una manera muy bonita de cerrar el círculo. Buen dibujo de Kitson y ayudantes. Y tras 30 números, termina la etapa, a seguir en tomos. Y aunque en general no ha estado mal, es muy decepcionante en conjunto, porque no ha valido la pena cargarse toda la historia de la Legión OTRA VEZ para esto. Los personajes no son más que ecos de versiones anteriores en su mayoría, la mayor parte con poca o nula personalidad, sin comparación con los mucho más desarrollados que había antes. Y más o menos lo mismo para todo el universo que han recreado, no es gran cosa. Para únicamente tan pocos números, no vale la pena tirarlo todo y empezarlo de nuevo, igual que no valdría la pena empezar de cero tras este número, y el hecho de que por mucho relanzamiento y mucha Supergirl, esta serie haya sido olvidada en ventas y crítica lo confirman. A ver si con el 50º aniversario de la Legión de Superheroes, y las cosas que están empezando a vislumbrarse, renuevan la franquicia, pero esta vez bien. Recomendado (7)

Superman Nº10: Dos números de Action este mes, con una historia de relleno de la mano del colaborador predilecto de Busiek, Fabian Nicieza. Hay dos maneras buenas de hacer este tipo de historias: Una es explorar algún aspecto del personaje establecido que no se vea mucho, que aporte algo pero que no lo cambie y moleste a los guionistas oficiales. La otra es presentar a un personaje nuevo que haga contraste con el prota, y contar su historia. Al igual que en el número que hicieron en Superman hace unos meses, esta usa ambos métodos (se nota cuando alguien es un profesional que sabe lo que hace) y se centra en el tema de la fe. Incluso sigue un poco aquella historia. Pero sobre todo va de un personaje nuevo, que es muy similar a Superman en algunas cosas, pero muy distinto en otras. Sirve por un lado para seguir con el tema actual de si Superman hace todo lo que puede en el mundo, y también sobre su propia fe, y ambas cosas se tratan de manera muy satisfactoria. Por otro lado, para contar una historia de fe, remordimientos y culpa, mezclando tópicos y giros originales, y aunque a veces Nicieza se pasa con el melodrama, en general funciona bastante bien. Buen dibujo, sobre todo para ser novato, de Allan Goldman similar al estilo de Pacheco. Tienen ojo para los novatos en estas series. Mucho mejor de lo que se podía esperar de un número de relleno hecho a última hora. Recomendado (8)

Superman/Batman Nº27: Primer anual de la serie, cuya única razón de ser parece ser permitirle a otro guionista más colaborar en la serie, en este caso Joe Kelly. Si, 3 comics suyos en un mes después de mucha ausencia, es alguna clase de presagio. Esto es un poco más centrado que las otras cosas, al menos. La idea es tener uno de los primeros encuentros entre Superman y Batman, teniendo como enemigos a sus reversos, Ultraman y Owlman. De paso, Kelly aprovecha la situación para, mediante un poco de comentario metaficticio, volver a escribir a Masacre (no es que el comentario sea muy original, el propio Nicieza admitió sus orígenes en su nombre), aunque sea como villano. Es una historia que intenta ser desenfadada y graciosa, aunque sólo algunas de las coñas y situaciones funcionan, otras son bastante menos graciosas de lo que Kelly pretendía, sobre todo la incomodidad entre los protas y la situación de sus identidades secretas. Pero bueno, es relativamente divertido, y el dibujo de McGuiness (haciendo esto una reunión del equipo creativo original de la serie de Masacre, que parece casi el objetivo central de esto) es apropiado para el tono del anual. El final explica algunos de los problemas de la historia, aunque se esté abusando de él en esta serie. Reminiscente de los viejos tiempos donde los anuales eran historias sueltas con gracia. Recomendado (7)

Thunderbolts Nº2: No hay nada para demostrar que uno no se ha documentado nada sobre lo que está escribiendo como tener en la primera página a Piedra Lunar poniendose una máscara, cuando de siempre ha usado sus poderes para generar el traje. Ellis también demuestra no haberse enterado de nada sobre lo que hizo Nicieza con el Espadachín, excepto de lo de su hermana muerta. Aparte de eso, el número es una mejora clara respecto a los anteriores. Es decir, la premisa sigue sin sostenerse, y los intentos de Ellis de hacer satira política son bastante endebles y ridículos. Penitencia sigue siendo una estupidez, y se sigue notando que Ellis piensa lo mismo. Y los personajes de la etapa anterior tienen mucha menos complejidad y profundidad que antes. Pero al menos se molesta en caracterizar a cada uno de los protagonistas, y darles un papel en la trama, con situaciones al menos algo interesantes o apropiadas. Los tejemanejes de Osborn y demás al menos tienen cierta gracia, pese a todo, y la escena donde a Osborn se le empieza a ir la cabeza es el primer momento genuinamente gracioso de la serie. No hay tampoco violencia gratuita, en estos números se presenta la carne de cañón de cuarta para los próximos, y de nuevo, es sorprendente la buena selección de personajes olvidadísimos (uno no ha aparecido más que unas 15 veces a mediados de los 90, y el otro, muy adecuado, aún menos) tratados con más seriedad y respeto que otros más importantes, incluidos los protas de esta serie. Deodato no lo hace mal, porque con el color oscuro y los efectos, no se distingue mucho de su estilo, y queda más como el estilo uniforme marveliano actual. La serie ha mejorado, aunque sigue sin ser lo que era. Neutral (6)

Un Hombre Llamado Kevin: Última de las miniseries de Garth Ennis sobre el tal Kevin, esta vez sin ningún superhéroe incordiando, como realmente le gusta a Ennis. Curiosamente, esta vez tampoco va de Kevin metido en una misión imposible y saliendo de ella mediante ingenuidad y pura chorra. De hecho, el humor aquí es secundario. Es una historia sobre Kevin viendose forzado fuera del negocio de las fuerzas especiales, que por infernal que sea, es lo único que conoce, por culpa de ese enemigo recurrente en las historias de Ennis, los chupatintas hijos de perra. Así que la historia va de Kevin recordando los buenos (y los malos tiempos), reflexionando lo que ha significado servir al ejército todos estos años, y al final, hacer algo sangriento al respecto. Son todo cosas que Ennis ha hecho antes, pero como siempre, está bien hecho. A veces hay burradas muy graciosas, a veces realmente te hace sentir pena por esa gente, a veces aplauden cuando se llevan su merecido. Y el dibujo de Ezquerra, como siempre, es una maravilla visceral. La ración mensual de Ennis haciendo lo suyo, vaya. Recomendado (8)

Ultimate Fantastic Four Nº23: Primero termina la historia de Diablo, y efectivamente, los problemas se resuelven usando magia. Es decir, de manera facilona. Y Diablo sigue sin ser memorable en esta versión, tampoco. Dibujo decente del par de dibujantes. El otro número es el comienzo de una saga un poco mayor, y como suele pasar en estas cosas, va de ver a los personajes interactuando esperando a que llegue la amenaza o situación rara de turno. Carey hace algunas escenas bastante decentes metiendo drama inesperado y buenos momentos con los personajes. Y también le da un buen ambiente de “¿Qué demonios está pasando?” extraño con la llegada del personaje clásico que se reintroduce al final, que se quedó sin su posición clásica en otra historia Ultimate, pero puede que logren darle una nueva posición que capte el asombro del original. Buen dibujo de Carey (con el coloreado habitual Marvel ofuscante, como ando diciendo) con algunos efectos chulos en la situación del final. Recomendado (7)

Ultimate Spiderman Nº22: Y así termina. No sólo la saga de Ultimate Knights, sino la etapa Bendis/Bagley, habiendo batido el record del equipo creativo que más números seguidos ha hecho de una serie Marvel, destronando a Lee/Kirby en 4F. De hecho, Bagley ha batido el record de más números consecutivos dibujando una serie Marvel, si no me equivoco. Teniendo en cuenta lo poco común que son las etapas largas ahora mismo, es un logro aún más asombroso. Y dado lo consistemente excelente que ha sido en estos ciento y pico números, es algo para aplaudir, y mucho. Se le echará de menos, pero va a un lugar mejor. Bendis, por su parte, sigue, dispuesto a batir más records (ya debe estar cerca del record de números consecutivos de Spiderman), con la ayuda de Stuart Immonen, que casi hace que no se eche de menos a Bagley, aunque quedaría mejor si su estilo volviese al que tenía en Ultimate X-Men. En la última historia de Bagley, tenemos la explicación del traidor en el equipo de caballeros urbanos, y hace un poco de trampa, pero más o menos acaba bien. Lo mejor es la resolución al conflicto con Kingpin, que da varios giros muy tensos, y termina de manera satisfactoria. El otro capítulo es uno de esos que tiene la serie de vez en cuando que son simplemente dos personajes hablando, en este caso Peter y Tia May, hablando por fin de la revelación de hace unos números. No es tan bueno como el número donde hizo lo mismo con Mary Jane, pero es igual o mejor que cuando hicieron lo mismo en el universo Marvel normal. Bagley se despide en la conversación, pasandole el testigo a Immonen en unos cortes que hacen para enseñanos una historia (en forma de texto con ilustraciones) que le cuenta Peter a May sobre un combate contra, de entre todo el mundo, Ultimate Mancha. Todo tan bueno como de costumbre, y parece que la serie seguirá en buenas manos. Muy Recomendado (9)

Vengadores de los Grandes Lagos: Que raro que no hayan dejado el título en inglés. Supongo que piensan que Vengadores vende mejor que parodiar JLA. Esto, que ha tardado en llegar, incluye la miniserie del grupo, que es la obra maestra de Dan Slott y varios especiales posteriores. La miniserie intenta muchas cosas a la vez, todas con éxito. Es un ataque brutal y morzad a todas las malas tendencias en los comics en los últimos años, como las muertes gratuitas, los “Alguien muere este número y por eso es importantísimo”, la explotación de los personajes femeninos, a las actitudes de muchos fans y en general el hacer a todo el mundo más oscuro y “moderno” y amargado. (“Los universos de comic solían ser sitios a los que querías escapar, no de los que querías escapar”) También tiene algunas puyas geniales a cosas en concreto, desde los Nuevos Vengadores hasta Crisis de Identidad (“Ha muerto de una huella en el cerebro. Talla 45”) Pero si ese tipo de humor referenciativo no te gusta, no pasa nada, la serie tiene montones de humor basados en los personajes y las situaciones que cualquiera puede disfrutar, asumiendo que le guste el humor negro y a veces algo macabro. Desde los intentos fracasados de Mr Inmortal de suicidarse de mil maneras distintas a la actitud imposiblemente optimista de la Chica Ardilla (la última creación de Steve Ditko, que por fin es el personaje revelación del momento) a montones de cosas con el Hombre Plano. El comic tiene prácticamente un momento de partirse de risa en voz alta cada 2 o 3 páginas, y algo gracioso en cada una. Pero lo más logrado es que pese a todo el humor, no es solo una comedia, sino que es un drama de superhéroes que funciona también como historia seria. Pese a todas las burradas, los personajes (o algunos, al menos) se pueden tomar en serio, y Mr Inmortal realmente tiene una historia bastante dramática y conmovedora, además de un desarrollo a lo largo de la miniserie. Algo parecido pasa con un par de los otros protagonistas. Además, pese a que la historia deja claro lo patéticos que son los VGL, en ningún momento se burla de ellos con saña, sino que hace que resulten entrañables, por esforzarse en hacer algo bueno altruistamente pese a lo negados que son para ello, e incluso conseguirlo. Eso es lo que diferencia a las buenas historias de superhéroes cutres por gente que sabe del género, de los que sólo saben hacer burlas patéticas (ver Ennis o los Ultimate Defensores de Millar). Además, tiene algunas peleas chulas y todo, se explica por fin el origen del grupo y sus miembros, y los villanos son una gran selección que harán sonreir a viejos fans de Mark Gruenwald, que definitivamente aprobaría este comic. Es la comedia superheroica definitiva, y tiene muy buen dibujo de Pelletier, que ya colaboró con Slott en Hulka.

Además, vienen otras cosas. Viene parte de un especial que hizo Fabian Nicieza por San Valentin hace un par de años, que venía a ser su última historia de los Nuevos Guerreros. Es el romance entre Chica Ardilla y Bola Veloz, si por romance consideras “verla observarle encandilada de lejos”. Como en la miniserie, Nicieza logra que resulte entrañable en vez de patético, y también divertido. Y son una pareja muy buena, porque ambos son las últimas creaciones de Ditko, y es una idea que habría hecho Fabian de haber seguido en NG. En fin. Paco Medina lo hace mucho mejor que en NXM, las comedias le van mucho mejor. Y después vienen dos especiales antológicos de años posteriores. Ninguno de los dos es tan gracioso o memorable como la primera mini, pero tienen muchas cosas reseñables. Primero toca un especial Navidad. La historia de la Chica Ardilla es un poco excesiva, porque es una tocada de narices a gente como ciertos fans o autores como Starlin o Byrne que se niegan a admitir que ciertas apariciones de villanos son canónicas. La actitud de Slott parece ser de “¿Qué mas da, si es todo absurdo?” pero aunque tiene razón en que da igual que un personaje gane o pierda un combate (y si eso te enfada, haztelo mirar, porque es un problema grave), cuando los autores lo hacen es por haberlos caracterizado mal, que es algo que el propio Slott ha excusado otras veces. La historia de Mortífero y Patitas es un homenaje a los viejos dibujos animados y es graciosillo sin más. Más sorprendentemente, las historias de Dinah Soar I y del Hombre Puerta son genuinamente emotivas, de una manera más trágica de lo que podías esperar en un especial Navidad. Además, tiene coñas en plan especial para niños, y continua el chiste recurrente del Saltamontes, que tendrás que verlo para entenderlo (y creerlo). El otro especial es de verano, y cuenta como invitados a Masacre y a Nicieza, que vienen a ser lo mismo. Ambos guionistas son amigos y tienen estilos muy similares, así que es un duo perfecto. Desgraciadamente, la mayor parte del especial es una historia donde los protagonistas se cruzan, y se pasa de absurda y de repetir el mismo tipo de chiste, porque la comedia de Masacre se basa en contrastarle con personajes más serios y eso no funciona con la IGL, aunque tiene gags buenos en algunos momentos. Pero da igual, porque el especial se redime en la historia de la Chica Ardilla, que continuando del otro especial, sirve para hacer un ataque demoledor a Guerra Civil y sobre todo, a la idea de Penitencia. Empieza enumerando todos los problemas con la idea, tanto temáticamente como porque no funciona dentro del contexto del Universo Marvel, y acaba desistiendo y yendo directo a la yugular con una burla directa (“No, ya no soy un personaje desenfadado, ahora soy relevante y hago cosas profundas como pegarme golpes contra una pared”) Brutalmente divertido, y además, logra usar continuidad de otra serie para darle un final feliz. Los especiales tienen, además, una gran selección de dibujantes como otra vez Pelletier, Matt Haley, Kieron Dwyer, Ty Templeton o sorprendentemente, Paul Grist, todos más fans de historias más coloridas y desenfadadas que de las otras cosas. Si sólo puedes comprar un comic Marvel este mes, que sea este. Total, te explica porque la mayoría de los demás no valen la pena. Muy Recomendado (10)

World War Hulk Nº0: Supongo que si de Panini dependiera, los Aliados se enfrentaron a los nazis en la World War Two. Sigh. No es que sea un título que tenga sentido tampoco en inglés. Esto es un prólogo al gran crossover de este año, que transcurre entre el final de Planeta Hulk y el retorno de Hulk a la Tierra, viendo como se prepara la guerra, en el espacio y en casa. El especial prólogo propiamente dicho está escrito por Peter David, y nos cuenta los preparativos de Hulk, repasandonos su situación y su historia pasada con los miembros individuales de los Illuminati. Mientras, se prepara para escribir Hulka, continuando la situación del último tomo de la serie, debatiendo porque los “héroes” se han metido en un problema muy, muy gordo con todo esto, y porque se lo merecen. El especial hace poco más que recapitular, la verdad, pero David sabe hacerlo bien y que parezca algo más profundo de lo que es. Buen dibujo de su viejo colaborador gamma Lee Weeks en las partes en Tierra, más o menos decente de Al Rio en el espacio. El resto es todo Greg Pak: Como prólogo a su papel principal en el crossover, viene la primera aparición de Amadeus Cho en el último número de la antología Amazing Fantasy (nº15, a ver si creaban otro Spiderman, aunque este es el único personaje que ha tenido un mínimo de continuidad). Es una buena presentación, haciendo al personaje divertido de seguir, explicando sus originales habilidades, su conexión con Hulk y en general una buena premisa con una historia divertida. Bonito dibujo de Miyazawa. Por último, viene el primer crossover de Hulk, que mientras dure WWH, será la cara B de la saga. Nos presenta la resistencia a favor de Hulk en la Tierra, que van a ser los protagonistas de esta parte de la historia, y de nuevo nos vuelve a contar la dualidad monstruo/héroe de la Masa, en una historia divertida mezclando flashbacks y huida en plan extraña pareja de las autoridades, con un final bastante chulo. Dibujo decente de Gary Frank, aunque muy fastidiado por las rayitas en exceso. No es una parte imprescindible de la saga, de ahí el nº0, pero da una idea de cómo va a ser: Ideas decentes, competentemente escritas, aunque se basen en algo tonto y no sea maravilloso. Lástima que no incluya la tira cómica del original, que parodiaba sin piedad (y de manera muy acertada) el concepto central de la serie. Recomendado (8)

X-23: Blanco X: Ese no es un título muy bueno, que digamos. Esta es la segunda y última miniserie sobre los orígenes de X-23. Si la primera iba desde su creación hasta su huida de sus captores, esta nos cuenta que pasa desde entonces hasta que aparece en la Patrulla-X. Notese que pese a la ropa que lleva en la portada, ignoran lo más posible su temporada como prostituta en NYX, así que supongo que esa idea ha sido olvidada, como deben ser todas las ideas de Quesada. Esta es la historia de la Lobeznita tratando de llevar una vida normal, y los problemas que eso causa cuando todo el mundo de su pasado viene a por ella. Es asombroso como todo lo que Kyle y Yost hacen mal en New X-Men, aquí más o menos lo hacen bien. Aquí en vez de recurrir a la violencia sin sentido y muertes gratuitas de entrada, se esfuerzan en mostrar lo mucho que le importa a Laura la gente que le ha adoptado, y en hacer que nos preocupemos por ellos, para que realmente sea dramático si al final mueren o no. Igualmente, profundizan bastante en la protagonista, de manera que no es solamente un arma viviente con un pasado traumático. Bueno, no mucho más, pero lo suficiente para generar empatía. Igualmente, la mala principal tampoco tiene nada interesante, pero a diferencia de en NXM, no le hace tanta falta, porque con tenerla como una figura peligrosa que simboliza el pasado del que no puede escapar, vale. Es una historia simple, y a veces se complica de más con retrocesos y desvios que tienen los problemas de siempre, y probablemente habría sido mejor historia recortando un par de números. Pero logra que el lector se preocupe un poco por una protagonista que es tan mala idea, aún sabiendo como termina, que es todo un logro. También es una gran sorpresa el dibujo de Mike Choi, ya que nunca esperarías que alguien que viene de Top Cow dibuje de manera tan delicada y bonita. Sabe hacer que Lobeznita parezca inocente y preciosa en algunas escenas, y brutal en otras, y lo mismo con el resto de la historia. Eso si, el modelo que usa para ella no encaja del todo con otros modelos. Recomendado (7)

X-Factor Nº17: Termina la historia de la Célula-X, y aunque hay algo de combate final entre ellos, la historia es más un Mercurio vs Layla Miller, con Rictor (y de paso, el destino de la raza mutante, quizá) en juego. Y si un combate de mentes entre una niña inquietante que lo sabe todo y quiere acabar con los mutantes y un pirado que quiere salvarlos no es genial, dificilmente algo puede serlo en este sitio. Con los villanos cutres un poco de lado, esta saga se recupera, con buenos momentos y una buena conclusión para todos los personajes, bastante agridulce como suele ser habitual en esta serie. Lo único malo es el dibujo de Pham, que sigue siendo cutre y chapucero, feo y algo confuso. Recomendado (8)

X-Men: Especie en Peligro: Esto es el prólogo a una serie de historias de complemento que a su vez hacen de prólogo al crossover de dentro de unos meses, que a su vez hace de prólogo a… bueno, vete a saber. En teoría. En la práctica, aunque las tres historias están conectadas temáticamente, no continuan unas de otras, y se pueden leer por separado. Esto es un especial cuyo único objetivo es recordarle a los personajes sobre el Diezmo, y que, ¡eh!, es la cosa más importante del mundo mundial para los mutantes. Por eso han pasado completamente del concepto en las series principales durante todo el año pasado, porque es importantísimo, y una gran idea. Si lo que querían era que nos la tomaramos en serio, esto es lo que tendrían que haber hecho hace año y medio, en vez de dedicarse a joder un año con los puñeteros shi’ar o vete a saber tu que. O si querían que funcionase de manera minimamente lógica. Pero no, y por eso ahora tenemos un especial de 40 páginas dedicado enteramente a, y no estoy exagerando, los protagonistas de las series principales (incluyendo a Factor-X, que es agradable de ver) con cara de amargados lloriqueando por ser los últimos mutantes y lo malo que es eso. Ya está. Nada avanza, nada se revela, nada cambia. Es un comic absolutamente vacio, y aunque Carey caracteriza bien a la mayoría de protagonistas, no es que diga nada sobre ellos tampoco. El dibujo de Eaton está bien, al menos. Obviamente, necesitaban sacar el especial para recordar a los lectores que Diezmados es importantiiisimo, pero el hecho de que hayan tenido que inventarse un especial que no va de nada únicamente para llamar la atención sobre algo que pasó hace casi dos años es una señal muy clara de lo poco clara y mal montada que ha sido la dirección de la sseries en años recientes, y no inspira mucha confianza en su futuro. Oh, ¿y el muerto que prometen en la portada? No es nadie. Porque “hemos quitado el 99% de mutantes porque hacía que crear personajes fuera demasiado fácil” sólo cuenta para personajes importantes, no para carne de cañón, aparentemente. Evitar a toda costa (2)

X-Men Nº27: Llega el nº200, y comienza la gran saga que llevará hasta Complejo Mesiánico y acabará llevando a la transformación completa de la serie. Es un número frustrante, porque tiene muchas cosas buenas y malas. Las buenas son que parece haber un plan, que tiene muchas cosas pasando a la vez, y que realmente se monta un gran ataque combinado a diversos elementos de la Patrulla-X, poniendoles con el agua al cuello. Tiene algunos giros buenos, algunas sorpresas originales y aprovecha de manera bastante evidente la extraña alineación que tiene la serie, aunque use a toda la Patrulla-X. Por otro lado… lo que pasa en esta historia no hace más que joder por completo a Cable y Masacre, que era una serie mucho mejor que esta, y que usaba al personaje de Cable de manera infinitamente mejor. Y por tener una escena que apenas aporta nada a esta serie, se han cargado por completo la otra, sin ni siquiera mencionar que puedes encontrar el resto de la historia en aquella serie, no sea que al devolverles el favor las ventas suban, que eso no se puede permitir. Y las escenas repetidas entre ambas series se contradicen, además. Además, si no tienes un conocimiento intensivo de la historia de la Patrulla-X y sus derivados, no reconocerás a la mitad de los personajes que aparecen (y hay muchisimos) y algunas escenas ni siquiera sabrás a que vienen. Una cosa es recompensar a los fans veteranos, y otra es hacer un comic inaccesible a los demás, sobre todo si intentas llamar la atención hacia una futura gran historia. Y una de las sorpresas lo que hace es demostrar lo tontos que han sido en la Patrulla-X por haber tenido la alineación que tenían, aunque a decir verdad, es una extensión de un tema recurrente. Y el dibujo de Bachalo y Ramos no le pega a la historia, que necesita algo más serio que caricaturas deformes, aparte de que muchas escenas son muy dificiles de seguir. Puede que acabe en algo bueno, pero de momento, es frustrante. Por otro lado, tenemos el primer capítulo de Especie en Peligro, que tendremos como complemento de las series principales de mutantes durante los próximos 4 meses, hasta que empiece el crossover. En este primer capítulo, por el equipo creativo del especial de antes y que más capítulos hará, tenemos a la Bestia, que es el protagonista (y ya era hora, que con el rollo de AXM estaba casi ausente) haciendo las cosas sobre el Dia M que tendría que haber hecho hace año y medio. Más vale tarde que nunca, y al menos parece ser que esta historia va a ir de explicar las soluciones, repercusiones y efectos obvios del Dia M que todo el mundo ha ignorado. La última página suena interesante, tanto por los personajes que aparecen como por el hecho de que llegue a ese punto de desesperación. Neutral (6)

Yelmo del Destino: Tomo con una de esas cosas que hace DC de vez en cuando, aunque últimamente menos, de sacar varios especiales temáticos durante un mes, por autores variados. En este caso, usando la excusa del Casco perdido del Dr. Destino, es sobre personajes místicos, de los menos conocidos. Ciertamente es una selección curiosa, aunque cuando tu personaje más famoso es Zauriel, no puedes imaginarte que en DC pensaran que esto iba a vender algo. Pero bueno, es una oportunidad para hacer historias algo distintas. No esperes ver al nuevo Destino aquí, esto es sólo para abrir boca, y realmente nada de lo que hay aquí es necesario para nada sobre el personaje. Hay dos tipos de historias: Las de ver como afecta el casco al personaje de turno, y las de usarlo como excusa para contar una historia sobre el personaje, normalmente para presentarlo. Las primeras además tienen continuidad con Dia de Venganza: Willingham escribe una historia sobre el Detective Chimpancé, que se puede resumir en “¿Qué haría un héroe muy inteligente, sarcástico y pragmático si tuviera la capacidad para saber cualquier cosa?” Es una extensión lógica del concepto de superhéroe, que se ha tratado alguna vez, notablemente en el Capitán Marvel de David, pero aún tiene mucho por explorar, y la manera de plantearlo y resolverlo de Willingham es buena y efectiva. Está bien montado, y el prota es divertido dentro de su estilo cínico. Además, dibuja McManus, y lo hace bien. Otro personaje de Dia de Venganza es Alicia Negra, en una historia escrita por su creadora Gail Simone. Va de una adolescente gótica, y explorar porque demonios hacen las cosas que hacen y porque piensan como piensan. Es una historia de angustia vital adolescente, pero sin caer en ñoñerías indulgentes, ni en ser condescendiente, sino realmente esforzandose en hacer a una persona creible, con cosas buenas y malas, y ver como reaccionaría cuando se le da la oportunidad de escapar mágicamente a sus problemas. A veces se pasa con la narración tonta, pero es lo que uno podía esperar de la protagonista, y su voz suena creible y divertida. Lástima que le hayan puesto el horrible dibujo caricaturizado de Duncan Rouleau, que encima la colorea en blanco y negro, y hace que el tono realista y normal de la historia choque con las abominaciones monocromáticas del dibujo.

Es desafortunado que dos de las otras historias sean la misma idea: Una versión nueva hereditaria de un mago al estilo Mandrake de la Edad de Oro. Uno es Sargon (que murió unas 3 veces en Cosa del Pantano) y el otro es Ibis (que incomprensiblemente, es resucitado sólo para morir otra vez, ignorando la mini de Zatanna). Ambas historias siguen el mismo esquema, aunque con algunas diferencias: El nuevo Sargon es más maduro que el típico adolescente que es el nuevo Ibis, mientras que la historia de Ibis tiene más originalidad: La de Sargón (escrita por “Terror” Niles) es la típica de “mundano descubre su herencia y tiene que aprender a manejarla a tiempo de detener al malo”, mientras que la de Ibis (escrita por Tad Williams, que viene de hacer novelas de fantasia/ci-fi) a eso le añade elementos más interesantes, como un mundo místico bastante curioso, y un mentor con un sentido del humor bastante chulo. Ambas tienen muy buen dibujo, de Scott Hampton y Phil Winslade, respectivamente. Ambas historias están bien para lo que son, aunque ninguna deja con particulares ganas de volver a ver a los personajes que presenta, y efectivamente, no han reaparecido. Por último, tenemos el penúltimo trabajo del difunto Steve Gerber, como preludio a su esperado relanzamiento del Doctor Destino. El protagonista es Zauriel, y la primera parte del número es una escena con la brillantez que podías esperar de Gerber, sobre como afecta la existencia de un verdadero ángel como en la Biblia a la gente de a pie, y a Zauriel tratando de aclararse con las ideas teológicas raras que los humanos se montan. Aparte de divertida, se nota que Gerber, un ateo consumado, le ha puesto mucho pensamiento a todo esto. La otra parte es una historia más tradicional donde Zauriel tiene que detener a un conquistador alienígena, pero al menos Gerber lo hace bien, y monta un mundo aligenígena bastante curioso para un solo número. Además, tiene muy buen dibujo de Snejberg, que ya hizo ángeles en la Brigada de la Luz. No todo son grandes éxitos, pero es una colección de historias bastante buena, con algunas perlas ocasionales que merece un vistazo. Recomendado (8)

Y eso es todo, ahora toca descansar. ¿Cómo, que aún tengo que hacer las reseñas del Abril, incluidas las del Salón del Comic? Disculpadme, ahora toca tirarse por la ventana. Continuará…

Si teneis comentarios sobre las críticas, los podeis enviar aquí o decirlos aquí

Hola a todos. Continuamos con el super-retrasado repaso de las reseñas de estos meses. Esta vez, febrero, obviamente.

Antes de nada, repasar un poco la situación actual. Este mes, Panini adelanta otro mes respecto a la edición americana, dejandolo en 9, que es todo un record en España. Generalmente es buena idea, aunque les de menos margen de maniobra, y no es que la cagaran planificando a un año vista. Montones de series regulares bien publicadas (descontando cagadas habituales concretas, pero eso parece inevitable en España), muchas otras en tomos, y reediciones de cosas buenas de los 80, y cosas famosas discutibles de la última década. Lo que deberían mirar es la selección de miniseries, habiendo publicado muchas malas cuando se han dejado muy buenas, y la mayoría con repercusiones, como Beyond, Wisdom, Union Jack o Agentes de Atlas. Por su parte, Planeta… es terriblemente inconsistente. Las series que publican mensualmente están bien y bien coordinadas. Pero son pocas, y el resto se publican aleatoriamente, a trompicones, cuando y como les da la gana. Siguen continuando con sus atracones sobre personajes, que van en contra de toda sabiduría convencional, y los fundamentos más básicos y obvios de marketing. Su criterio de selección parece consistir en un dardo y una venda, ya que no se explica la cantidad de bazofia que sacan, y sin embargo que algunas de las mejores series con diferencia del momento como Aves de Presa, Átomo o Blue Beetle no las publiquen. Las reediciones, lo mismo o peor. Es fantástico que reediten tanta cosa (aunque se pasan con el volumen, es inconcevible que alguien pueda intentar comprar todo interesante que sacan), y algunas cosas son auténticos clásicos, pero otras son muy discutibles. Con tanta chorrada de los 90, ¿donde está Starman, que es probablemente lo mejor que sacó DC en la década? ¿Por qué recuperan tanta cosa de finales de esa década que a nadie le importa y no terminan con Young Justice? ¿Por qué no usar como criterio que algo sea de un buen autor en vez de que coincida el personaje con el último relanzamiento presente? Es frustrante.

Pasando a cosas más concretas, novedades que no reseño por unos motivos u otros: Norma edita un tomo con los tres especiales cruce de Planetary (con Authority, con Batman, y el de JLA, que no es canónico). Todos ya editados, los dos últimos los comenté en su día. Y aunque no son importantes para la serie, son todos de Ellis, y todos ideas chulas con cosas muy buenas. El de JLA es más flojo, pero hasta Ordway lo hace muy bien, aunque no esté a la altura de Jimenez y Cassaday en los otros.

También sacan la serie ya cancelada de Deathblow, del ya cancelado último relanzamiento de Wildstorm. Y es más o menos lo que uno podía esperar de Deathblow y de Azzarello, gente pegandose tiros sin ton ni son, de manera lenta y aburrida. No es 100 Balas, precisamente.

En Panini, reeditan tanto el principio de la etapa de Miller en Daredevil, como su Hombre Sin Miedo, la posterior mini no canónica con el origen del personaje. El material es muy bueno, aunque el formato no es el mejor en el que lo han publicado. También sale un tomo con material aleatorio del Capitán America, que no recomendaría particularmente, no porque sea malo, sino porque son historias que no tienen nada que ver, empotradas en un tomo caro.

Oh, y también sacan Criminal, la serie de creación propia de género negro puro de Brubaker y Philips. Personalmente, el género no me gusta, así que no la he leido (aparte de que si Bruabker quiere que pruebe sus caprichos, debería no hacerlo tan mal en los otros trabajos que le dan de comer) Se habla maravillas de ella, de todas maneras, así que ya sabes, si te gusta el género.

Planeta, por su parte, empieza a reeditar la Wonder Woman de Perez, aprovechando que en DC se han cargado prácticamente todos sus cambios. Eso se llama sinergia. El dibujo, obviamente, es excelente, y la versión del personaje, realmente, es la mejor que ha habido. Si te gusta la mitología y ese tipo de acción, es recomendable. La saga de este mes de Cosa del Pantano es también excelente, incluso si no te gusta el terror. A partir de ahí, es más fantasía y ciencia-ficción en el Universo DC.

Novedades americanas, poquitas este mes:

En Marvel, la más llamativa es el retorno de Clandestine, la serie creada por Alan Davis, que vuelve como si no hubiera pasado tiempo. Un buen comienzo para viejos y nuevos lectores, de una serie divertida y original.

Aunque probablemente lo que más atención llame sea la llegada de Millar y Hitch a Cuatro Fantásticos, y es lo que podías esperar. Una historia típica de los 4F, pero con los toques de “que moderno y borde que soy, y como molo por eso” de Millar, y el dibujo de Hitch.

Millar también saca otro de sus proyectos de creación propia, esta vez Kick-Ass, con JRjr. Parte de una premisa bastante buena, pero la ejecución parece la típica de Millar de hacerse el guay mencionando cosas famosas, haciendo al protagonista lo más patético y miserable posible, y viendo a gente horrible siendo desagradable entre si.

Como antídoto a todo esto, DC saca Tiny Titans, serie para todos los públicos sobre versiones infantiles de los Titanes, en plan tira cómica. Gracioso, para todos los públicos, y con cierto encanto para un rato.

Y en otras editoriales, Dynamite saca el nuevo proyecto de Ross y cia, Proyecto Superpoderes, que sigue la última moda, la del grupo de superhéroes de la Edad de Oro que reaparecen en el presente. Y aunque estas historias siempre tienen cosas comunes, esta empieza bastante bien, que ya es bastante.

Y aunque no es un comic, comentar la película de animación que adapta Liga de la Justicia: La Nueva Frontera, de DC. Es una adaptación casi tan buena como Sin City, donde prácticamente todas las escenas que han podido adaptar están idénticas, y de todo el material que han tenido que cortar por espacio, queda al menos alguna mención, cameo o guiño. La animación es muy buena, con colaboración de Cooke y otros similaes, como era de esperar. Algunas escenas, como la escena final, quedan hasta mejor que en comic. El resultado es una película de dibujos animados que es francamente mejor que casi todas las adaptaciones de imagen real.

Y ahora, pasamos a las novedades de verdad:

52 Nº39: Otra idea chula para portada que chafa el final del número. Además, el cartelito de abajo miente, Montoya no aparece en este número. Cambios de última hora, supongo, pero revela quien era la figura de final del número pasado. Aquí termina el tercer cuarto de la serie, y la Balada de John Henry entra en su recta final, al igual que la serie en general. Y en este número, se ponen las cosas ya listas para la batalla final, a base de una serie de revelaciones que ponen las cosas muy mal para la familia Irons y sus aliados. La tensión de que las cosas se acercan al inevitable conflicto y el peligro que corre Natasha están bien, así como las revelaciones, que estaban cuidadosamente preparadas si sabías mirarlas. Y de verdad, no se podía esperar nada bueno de alguien llamado Hannibal Bates, como queda claro aquí. Lo único es que no parece que prácticamente todo lo que ha sido la historia del Proyecto Hombre Comun haya influido mucho, y vaya acabar siendo una pelea no muy complicada de buenos contra malos. Waid también nos trae el regreso, tras unas semanas, del Magical Mistery Tour de Ralph Dibny, que esta vez visita Atlantis para conectar con la transformación de Aquaman en su nueva etapa, que ya se presagió en el nº18. La aparición queda ambigua y algo confusa, de todas formas. Pero eso es el guiño, lo importante es ver a Ralph seguir haciendo el ritual y como eso le va afectando, y logra darle algo de tristeza a algo tan arbitrario como la caza de objetos que forma el argumento. Luego, en la Isla de los Científicos Locos, Morrison no hace mucho con los Cuatro (bueno, Tres) Jinetes esta semana, sino que tiene más interacción demencial entre los villanos, incluyendo avances de lo de “El Tiempo Está Roto”, otro par de subargumentos a largo plazo que está claro que tienen que conectar con todo esto pero hasta ahora no estaba claro como, y la declaración de lo que ha estado haciendo el Profesor Magnus todas estas semanas, y lo que pretende hacer con ello, que promete ser muy divertido. Está demostrando que es un genio, de maneras sutiles. Por último, de ahí pasamos a la Familia Adam, que repasa la historia hasta ahora otra vez, y hace que empiece ya el drama que llevará al final de la historia. Todo muy ominoso. Y a estas alturas todo esta ya a simple vista, y más o menos se pueden adivinar todos los misterios de la serie y como va a acabar cada historia, si te has ido fijando, que es un testamento de una serie bien construida. Desgraciadamente, el dibujante invitado esta semana es Andy Smith, que se ha librado un poco de su influencia de Bart Sears (para parecerse más a la homogeneidad de esta serie), pero sigue siendo inconsistente y flojo, sobre todo para los estándares de la serie. El origen esta semana es de Mr. Terrific, que resume bien el origen que le dio Ostrander y los añadidos que ha hecho Johns, que dejan un origen muy sólido y directo. Eso si, curiosamente, no menciona a su precedesor, que uno esperaría que fuese algo importante. El dibujo es de Ethan Van Sciver, que no tiene ninguna conexión particular con el personaje, excepto que ambos molan. Recomendado (8)

52 Nº40: Comienza el último cuarto de la serie, y con ello la recta final, y comienzan a cerrarse las historias. Para empezar, tenemos el primer final, el de la Balada de John Henry, la historia de Acero. La historia ha sido, como en la historia de su homónimo (mencionada especificamente en el título de este número, y en una escena al final), un conflicto entre el hombre tradicional, ganandose las cosas con esfuerzo y sudor, contra la máquina, el hacer las cosas deshumanizadamente aplicando la tecnología para tomar atajos sin importar a quien perjudiques. Es un conflicto que resuena tanto ahora como en el siglo XIX, y estaba perfectamente representado en John Henry Irons y Luthor como los antagonistas, con el alma de Natasha y el público de Metropolis en juego. Por supuesto, al final se demuestra quien tiene razón, y los Irons terminan su viaje de descenso y recuperación de manera apropiada. Visto como final puramente de acción y de conclusión de emoción visceral, es un buen final. Es como una pelicula de acción, o incluso un videojuego, donde se aplican muchos de los elementos de la historia para solucionar el problema a base de acción, algo de astucia y frases chulas en el momento oportuno. Curiosamente, es uno de los pocos momentos de la serie donde se cambia de guionista a mitad de una secuncia, y se nota un montón cuando se pasa de los diálogos tradicionales de Waid (el encargado principal de la historia) a los más originales de Morrison (que colaboró ocasionalmente al principio, y vuelve para darle simetría), que hacen el combate final entre Acero y Luthor más divertido, con diálogos realmente demenciales para Lex. El problema es cuando miras el final en perspectiva respecto al resto de la historia, y ves todas las posibilidades desaprovechadas, y contradicciones. ¿Realmente cual era el plan de Luthor con el Proyecto Hombre Común? Porque lo que ha hecho al final no justifica todo el montaje. ¿Realmente cuales eran sus inconvenientes? Porque el que se pueda apagar apenas ha servido al final (y la manera de apagarlos es inconsistente entre este número y los anteriores), la fecha de caducidad que se presentó tan terriblemente en Acción de Gracias no ha servido absolutamente para nada (no ha caducado para Infinity Inc, al fin y al cabo) y la pega adicional que se menciona aquí no viene a cuento y tampoco pega con lo que sabemos. La mayoría de Infinity Inc son cifras sin personalidad o con un solo rasgo que apenas han servido para nada. Y al final, una historia intrigante de manipulación mediática y social ha degenerado en una pelea a puñetazos (que en algunos casos resulta increible hasta para el género) con un supervillano loco que quiere conquistar el mundo. Es decepcionante de por si, y mucho más teniendo en cuenta que por Superman Un Año Después, este es el canto de cisne de la encarnación de Lex Luthor como empresario manipulador. No es tan patético como la última vez que cayó en desgracia, porque al menos esta vez tiene cierto estilo y sentido, pero es un cambio definitivamente para peor, aunque venga de buenos guionista. Es una pena que esta historia, que empezó lenta (y aburrida en comparación con las demás en algunos momentos) pero ha tenido muchos momentos buenos haya acabado siendo menos que la suma de sus partes. Con suerte los demás finales serán mejores.

No hay origen esta semana, porque el final ocupa 21 páginas seguidas, todo un record, y la últimas 2 van para la escena obligatoria de otro argumento, en este caso el de Kahndaq, donde se empiezan a ver las consecuencias dramáticas que se podían esperar tras los dos últimos números, y la tragedia por fin se mueve en otra dirección. El dibujo es del Segundo Dibujante Oficial, Chris Batista, que hace escenas de acción superheroica limpias, claras y efectivas, con mucha fuerza cuando toca, y hasta un bonito homenaje al diseñador del protagonista, Jon Bogdanove. Recomendado (8)

52 Nº41: Como la portada multifacética indica, este es un número de transición con un poco de varias historias, acercandose todas hacia el final, donde cada protagonista debe encontrar lo que busca, sea un sitio, un objeto o a si mismos. La parte más importante es la de Rucka, la que anunciaron equivocadamente hace una quincena. Es el comienzo del tercer acto de Questoya. El primero era Montoya tocando fondo y Question empezando a entrenarle, el segundo fue la última misión de Vic Sage, y esta tercera es la transformación de Reneé en… bueno, algo que era bastante evidente desde hace tiempo. Este número es el punto de inflexión, entrenandose física y espiritualmente en Nanda Parbat con ayuda de los viejos amigos de Charlie y alguna estrella invitada. Tiene un exceso de pseudo-filosofia y psicojerigonza que a veces resulta aplastante y algo barato, pero en general la dirección es buena, y tiene momentos que resuenan bastante bien sin necesitar toda la palabrería. Además, Wonder Woman por fin aparece en la serie, y obviamente Rucka escribe su parte, en lo que es la verdadera conclusión de su etapa con el personaje, contandonos un poco de lo que ha aprendido en estos meses, y enlazando con su nuevo status quo en su nueva serie. Está hecho con más sutileza que todo el rollo que dieron con Sacrificio, y por tanto funciona bastante mejor. Luego, Waid lleva al Magical Mistery Tour de Ralph Dibny a su última parada antes del final, y sirve para ver el punto hasta el que ha llegado el personaje, y resume los temas de la trama (que en la magia nunca se consigue nada a cambio de nada, y que los que hacen tratos con fuerzas más grandes de lo que pueden manejar acaban mal parados) para prepararlo para lo que seguramente será una decisión difícil en el final. Además, se rescata a un viejo villano, y se vuelve a un cabo suelto de hace medio año para resolverlo, cuando ya nadie lo esperaba, pese a que dieron la pista de que iban a hacerlo en su día. Se nota cierto toque Morrison en la escena. Hablando de Grant, su parte esta semana deja claro que en esta Odisea en el Espacio, Ulises es Animal Man, porque la parte de los otros dos poco más o menos termina ya. Es space opera decente, aunque tiene caracterización bastante buena, especialmente para Adam Strange, que va al centro del personaje. Y un final muy chulo, con la aparición estelar magnífica de una de las mejores creaciones de Alan Moore, aunque la portada más o menos la chafe. El dibujo es de Giuseppe Camuncoli, al que habían tenido hasta ahora en cosas de Wildstorm como Armageddon, y es un poco estilizado para la norma en esta serie, y a veces las expresiones son demasiado exageradas y los detalles lo contrario, no se ven del todo, pero no es malo del todo.

El origen esta semana es de Starfire, ahora que ha quedado claro que realmente ha estado en esta serie de adorno, porque no ha pintado prácticamente nada, más que en un par de escenas, y en general podría haber sido sustituida por muchos otros personajes. Waid resume bien su origen, pero no dice nada más a partir de que se une a los Nuevos Titanes y sale con Nightwing, ni siquiera el hecho de que su familia ha muerto y su planeta ha reventado unas tres veces. El dibujo es de Joe Benitez, supongo que porque como procede de Image, se asocia con dibujar mujeres medio desnudas, y es tan patético como te puedes esperar de alguien así, con un horrible estilo pseudo-McFarlane y unas proporciones en las cabezas terriblemente erroneas. No todos podían ser buenos, pero… Recomendado (8)

52 Nº42: Portada chula, pero tiene unos cuantos spoilers. Como se veia venir, llegamos al final de otra de las tramas, esta vez el Magical Mistery Tour de Ralph Dibny. Y así es como se termina una historia, maldita sea. Toda la historia ha ido del precio de la magia, de que nada viene gratis, y de que las decisiones que se toman para conseguir cosas vienen para atormentarte, y el final da varias lecciones al respecto, donde todos los protagonistas se llevan lo que merecen, o al menos lo que se han ganado estos meses. También ha sido la historia de la busqueda de Ralph, y hasta donde le ha llevado, y llega a una conclusión muy satisfactoria. De los tres finales posibles (Sue resucita, Sue no resucita y Ralph lo acepta, Sue y Ralph se reunen en la muerte), sale el que era probablemente el mejor dada las circunstancias. Y es un final maravillosamente estructurado, como corresponde a una verdadera historia de misterio, de detectives, como esto debe ser, todo lo contrario a la historia que metió a los personajes en esta situación. Se resuelven varias incognitas y cabos sueltos de toda la historia, todos los pasos hasta ahora juegan un papel en la resolución, a veces inesperado, y todos los elementos de la resolución se presentaron de manera limpia y clara para que se pudiera resolver (bueno, excepto un detalle, pero es menor). Pero gracias a un par de hábiles juegos de manos, por ser de magia, la mayoría de las revelaciones no eran demasiado obvias más que en retrospectiva, de manera que conservan su impacto cuando aparecen, y mejoran en segunda lectura. Y pese al tono oscuro y deprimente que ha tenido la historia, termina de manera optimista y heroica, donde hay sacrificio, pero al final el héroe gana, y lo hace siendo más listo, más hábil y más bueno que los demás, teniendo al Hombre Elástico demostrando lo que vale por una vez, como detective, como superhéroe y como hombre. Hay momentos de decir hurra con él, de alegrarse por él, y de sentir pena de él, como debe ser en una buena historia. Lástima que el final se haya deshecho en otras series de Un Año Después, pero eso no es culpa de Waid. La escena obligatoria aparte esta semana es de Rucka, continuando la transformación de Montoya de manera ya directa y definitiva. Y además, se tiene a un dibujante invitado de excepción, Darick Robertson, estrenando su exclusiva para DC y saltandose un poco los bocetos de Giffen y el estilo de la casa para demostrar su mucha habilidad, fluidez y expresividad, que queda maravillosamente en esta historia a la vez tétrica y animada, fantástica pero centrada en los personajes. Los personajes vibran, los escenarios y detalles están logrados, y hasta cierto personaje creado por Waid tiene la mejor pinta que jamás ha tenido, con mucha diferencia. Terminando con el festival Waid, el orígen esta semana es de Flecha Verde, resumiendo bien la historia y de que va el personaje, aunque no mencione ninguna conexión con otros personajes, aunque sea vital. Dibuja su encargado actual, Scott McDaniel, a su manera. Muy Recomendado (10)

Anita Blake, Cazavampiros: Placeres Prohibidos: Para que luego no digais que no hago sacrificios por vosotros. Esta es la serie bandera de Dabel Bros, una pequeña editorial que pasó a editar Marvel durante un tiempo, antes de que la sociedad se disolviese y Marvel se quedara con sus series. Es parte del intento de Marvel de publicar cosas más allá de los superhéroes, pero en vez de inventandoselas, adaptando novelas. En este caso, de fantasía. En el caso de esta serie, una serie de novelas pseudogóticas sobre vampiros, orientado a chicas. Y si eso hace que suenen algunas alarmas en tu cerebro, aciertas. Cuando alguien se burla de ese subgénero por ser malas fantasías sobre vampiros para niñas que no se atreven a comprar verdadera literatura erótica, piensa en cosas como estas. Cuando alguien se hace una idea equiovocada de Buffy sin verla, está pensando en algo así. Es un conjunto de clichés malos, ambientación excesivamente seria para tanta tontería, personajes que se creen muy elegantes y atractivos cuando son ridículos, peleas tontas, y montones de otras chorradas. Es muy malo, y el único consuelo es que esto adapta la primera novela, antes de que la serie se vuelva un festival erótico, que en este plan, con esta caracterización tan profunda y creible y este fetichismo de colmillos y ropa de anticuario, tiene que ser muy desagradable. Y más con el dibujo de Brett Booth, que viene del campamento de Jim Lee, y se nota. Si quieres saber más sobre esto, Chris en el Super-Blog Invencible descuartiza la serie a gusto, echadle un vistazo, es el blog de comics más descacharrante de la red. Evitar a toda costa (2)

Astonishing X-Men Nº11: Sólo queda un número inédito, y el final no va a estar para una fecha razonable para que no haya un parón ni de coña. Aparte de eso, la historia sigue su cauce, y llega el punto donde los héroes revelan su plan y empiezan el contraataque. Whedon usa un truco que ya hizo en la última temporada de Buffy, y le sale muy bien, realmente elevando a Cíclope a la categoría de buen general que rara vez ha tenido. Está tan bien ejecutado, que el resto de problemas de la historia ni se notan, y tiene algunos momentos de acción y diálogo realmente chulos. El dibujo de Cassaday viene a ser lo mismo. Muy Recomendado (9)

Batman Nº9: La primera historia es una cosa extraña, porque no es un comic en absoluto, es una novela ilustrada. Lo que importa es la prosa, y el dibujo acompaña un poco, pero se podría ignorar perfectamente, entre otra cosas porque esta hecho cutremente por ordenador por John Van Fleet, y el número de imágenes que aportan algo son más bien pocas. En cuanto al contenido del texto, es el relanzamiento de Morrison del Joker, despues de haberlo tirado a la basura en su primer número. La interpretación de Morrison del Joker es muy buena, cogiendo cosas de la Broma Asesina, de su Asilo Arkham, y alguna idea nueva extrapolada de cosas que ya sabíamos, que da una versión casi definitiva del Joker, que explica sus diferentes conductas, porque hace muchas de las cosas que hace, porque es la nemesis de Batman y porqué volverse el Joker es prácticamente la reacción más sensata posible a su origen. Aparte de hacerle hasta cierto punto escalofriante, y darle una buena perspectiva a su relación con Harley Quinn. La manera en la que se cuenta la historia, sin embargo, es algo espesa y tarda un rato en ir al grano y empezar lo interesante, y no parece que gane mucho al contarse así y no en comic, sobre todo porque la prosa de Morrison, en el estilo concreto que ha elegido para historia, no es gran cosa. Pero bueno, es lo que tiene Morrison, que siempre puedes contar con que experimente, y lo que tienen los experimentos es que no siempre salen bien del todo. El capítulo de Detective este mes es OTRO número de relleno, esta vez por Stuart Moore, que hizo el tercer tomo de JSA Clasificado, y otras cosas inéditas no tan malas. Es más una historia de Robin que de Batman, la verdad, y tiene ese problema, que no sólo ya hay una serie mensual de Robin, ya hicieron una historia bastante similar recientemente. Es la primera mitad de una historia de tipo estándar, decente sin más, con buen dibujo de Kramer. Como contraste con la historia más experimental de Batman, forma un equilibrio, o un incordio, según la perspectiva. Recomendado (7)

Batman/Spirit: Este cruce es el preludio a la nueva serie de Spirit que ha hecho DC. Francamente, la idea de hacer más Spirit es cuestionable, ya que por mucho que quieras rendir homenaje a Eisner, Spirit era Eisner. El personaje era lo de menos, era la excusa para que Eisner contara una serie de historias y jugara con el formato. Así que por muy bueno que sea Cooke y el mucho cariño que le tenga al material original, esto parece el equivalente en comic de una banda homenaje a los Beatles, que es algo que tiene gracia una vez y ya está. La idea de darle trabajo a Jeph Loeb es cuestionable de por si, además. El resultado aquí, de momento, es mundanamente predecible. Transcurre en un mundo desenfadado y caricaturesco donde los criminales son feos y malos, pero no particularmente letales, que se reunen en convenciones, y Batman y Spirit son los héroes típicos, algo distintos en métodos que al final se alian porque en el fondo son iguales, que derrotan a los malos usando puñetazos, ingenio y algo de humor. Es todo terriblemente retro y entrañable, mientras tengas afecto por ese tipo de historias clásicas. Si no, podrás apreciar el dibujo muy bonito de Cooke, y poco más. Neutral (6)

Bienvenidos a Tranquility Nº2: Termina la primera saga, y se desvela quien es el asesino de Mr Articulado y porqué. Los comos y porqués tienen perfecto sentido, y muchos de los elementos introducidos a lo largo de la historia, algunos desde el primer número, acaban jugando un papel vital en la resolución. Es un ejemplo clásico de cómo montar bien una historia, y un gran trabajo. La historia fluye bien, con un final bien climático. Los personajes son divertidos y muestran profundidad y humanidad, y aunque muchos están basadas en arquetipos, Simone les sabe dar toques originales o ver de maneras algo distintas. Y ocasionalmente tiene momentos muy graciosos, cosa que siempre hace. Además, viene el número siguiente, que demuestra más rango, con varias historias cortas, contandonos cosas sobre distintos personajes, en distintos tonos. Buen dibujo de Googe, cuyo estilo animado y exagerado le va a la serie, y sabe adaptarse a los distintos pastiches, demostrando que sabe anatomia y distintos estilos, sólo que prefiere el suyo exagerado por alguna razón. Un gran comienzo, y es una pena que esta serie pase tan desapercibida entre tantas inferiores. Muy Recomendado (9)

Caballero Luna: Sol de Medianoche: Segundo tomo, y empieza a parecer que Huston sólo tiene un chiste para la serie. El chiste es que el Caballero Luna es como Batman, si fuese un completo lunático ultraviolento. En este tomo, el Caballero Luna es un lunático completo que mutila violentamente a villanos. No tiene mucho más. Los villanos tienen algo de grotesco particular, pero todo acaba en lo mismo, en impactar, de manera sobreescrita, y poco más. Lo otro es el enlace con la Guerra Civil y secuelas (es de agradecer, eso si, que Panini no aproveche para poner el cartelito de crossover gratuito como en Marvel), que se resume en tener a Spector mandando a la mierda a ambos bandos, que es probablemente la cosa más sensata que hace en todo el tomo. Finch tiene alguna cosa impactante de vez en cuando, pero en general lo que suele aportar es exceso de rayas y escenas confusas. Una sóla idea y gastandose rápidamente, parece que esta serie no da para más. Neutral (6)

Capitán America Nº28: Más ir de un lado para otro con algo de desarrollo de las tramas. Se une un protagonista más a la lista de personajes persiguiendose unos a otros, aunque este viene acompañado de un retcon que no tiene mucho sentido, como todo lo del rollo de Bucky no-tan-Zombie Cyborg. Por lo demás, lo habitual en esta serie. Neutral (6)

Cuatro Fantásticos Nº2: Continuamos con las secuelas de comics que incomprensiblemente no se han publicado en España. Por un lado, la miniserie que presentaba al personaje de Gravedad y lo que le pasaba después en Beyond, que continua aquí de una manera bastante chula, que también conecta con otras cosas que han pasado recientemente en la parte cósmica de Marvel. Y por otro lado, los especiales epílogo de Aniquilación, donde Estela Plateada y Polvo Estelar se quedaban oficialmente como Heraldos de Galactus. No es que necesites haber leido todo eso para entender esta historia, pero estaría bien poder ver los antecedentes directos. La mayor parte del número es una batalla cósmica, con la idea de que los Cuatro Fantásticos están terriblemente fuera de su nivel en esta ocasión. Lo mejor es ver a McDuffie escribir la versión de Priest de Pantera Negra, la mejor con mucha diferencia, que en vez de un chiste o un estereotipo es un cabrón que está diez pasos por delante de todo el mundo, y ver como eso contrasta radicalmente con como actuaba Reed. La historia de los Richards también continua, demostrando que siguen siendo protagonistas de la serie aunque no sean miembros, que es la mejor manera de proceder. Buen dibujo de Pelletier. Mientras, la serie de la Cosa de acerca a su fin en un número que resuelve la situación con Alicia de manera muy satisfactoria y entrañable. El resto de la historia son coñas y acción con la estrella invitada de rigor (esto es un Marvel Two-in-One encubierto, al fin y al cabo), que están un poco vistas aunque sean algo graciosillas. Y la página final no tiene sentido, pero se puede pasar por ser una coña. El dibujo de Dwyer le va muy bien a la serie. Una pena que sólo quede un número, pero al menos ahora no hay tanta diferencia entre las dos series. Recomendado (8)

Daredevil Nº24: Pobre Gladiador, desde Miller todos los guionistas de Daredevil le han tenido chantajeado, engañado o manipulado para que vuelva a ser malo en contra de su voluntad. Son muy, muy poco originales, y ya podían inventarse algo nuevo para él después de 20 años. Pero bueno, al menos Brubaker va un poco más lejos en esta historia, con una serie de giros donde no está claro lo que está pasando realmente, pero están bien llevados. Es una historia tradicional de Daredevil con un buen misterio de fondo, y cierto estilo, que ya es bastante. Buen dibujo de Lark. Recomendado (8)

Detective Marciano Nº2: Otro de esos tomitos tan masivos que si los tiras al suelo haces un agujero, terminando la serie del personaje. Primero viene una historia corta con la SJA, presentando a los personajes de Apokolips en esta serie. Historia superheroica decente, usando bien los conceptos, y muy bien al prota. Después viene una saga dedicada a los años que la linea temporal móvil ha dejado en blanco en la historia de J’onn, teniendo en cuenta que eso ahora le coloca en la Tierra durante toda la vida de los héroes actuales. Se corre el peligro de abusar de los retcons, y dar la sensación de que J’onn ha estado en todos los momentos importantes, lo que canta un poco como traido por los pelos, pero hasta cierto punto funciona, porque se coge personajes apropiados y añade detalles que no son importantes en vez de cargarse las historias de los personajes: Son Superman, por ser también alien, Linterna Verde (Abin Sur esta vez) más o menos por lo mismo,Batman por ser también un detective, y el Espectro por… ser muy poderoso y también redefinido por Ostrander, supongo. A decir verdad, esta última es floja, abusando de las cosas que se llevaron bien en aquella magnífica serie, y la de LV también es una historia muy tonta, pero las otras dos son buenas historias sobre los personajes, cada una en su tono. Después toca revisitar los tiempos de la LJI, en una historia sobre la adicción de J’onn a las Oreo, y es completamente absurda y chorra, pero eso es apropiado para la época en la que se basa. Tiene su gracia, al menos, y sirve para algo, lo que ya le pone por encima de muchas aquellas historias. Muy apropiado el dibujo de Mahnke allí.

Después la serie pilla un bache con OTRA historia enfrentandose a supervivientes marcianos, que son bastante pesados, en una historia de aventuras a un nivel que no le pega a la serie, además. Y los añadidos que hace a la historia del Universo DC son muy cuestionables y malas ideas. Después viene una historia extraña tratando la diferencia psicológica entre J’onn y John Jones, usando a Etrigan, que desemboca en un análisis sobre cual es más real, y como ha afectado ese cambio a J’onn. Tiene cosas interesantes, aunque se ve metido en una trama menos interesante por el camino, y el resultado final hace al personaje menos único. Mandrake se despide de la serie tras haberle dado un tono y estilo muy bueno, pese a los muchos cambios, y lo hace escribiendo la siguiente historia, más de terror, con un tono bastante apropiado para el personaje, y aunque es algo chorra, tiene un buen final. Entonces viene una de las mejores sagas de la serie, si no la mejor, dedicada al pasado de J’onn en Marte, desarrollando de manera compleja y bien pensada la cultura de una raza telepática, multiforme y pacifista, explicando algunas contradicciones y elementos del personaje, incluyendo porque es un “Manhunter”, en muchos sentidos. Logra darle a su origen una tragedia mucho mayor que la habitual, que es mucho. También se amplia la conexión con Apokolips, que explica a que venían las apariciones anteriores, aunque de nuevo tanta nueva interconexión pasada quede algo forzada. El dibujo de esta saga es de Barreto, como la mini del mes pasado, y es igual de bueno. Termina con una historia atando varios cabos sueltos, personajes y temas de la serie de manera efectiva. Buen dibujo de Igle. En definitiva, no es la mejor serie de Ostrander ni mucho menos, y tenía algunos puntos flacos bastante evidentes, pero es una serie sólida que coge todos los elementos del personaje y los amplia bien, demostrando que es buen personaje. Lástima que haya salido en un momento en el que hay tantísima cosa compitiendo. Aparte de que no es precisamente la mejor elección para estrenar el formato, eso debería haber sido algo excelente, no ligeramente por encima de la media como esto. Recomendado (7)

Doctor Extraño: El Juramento: Uno de los ocasionales intentos de recordar que el Dr Extraño existe, y más señalable, uno de los cada vez más raros trabajos de Brian K Vaughan en personajes que no son suyos, o en comics, ya puestos. Afortunadamente, no es un intento de reinventar al personaje, es simplemente hacer una buena historia del personaje, haciendo alguna cosa interesante y algo original con él. Es menos esotérico y más centrado en la realidad de lo que suele ser el personaje, lo cual es bueno, porque ese es un problema que suelen tener sus historias. Aquí la amenaza es apropiada para el personaje, pero toda esa magia sigue unas reglas comprensibles que no se van por las ramas. Y más que de hacer gestos y solucionar mágicamente cosas, va de tomar decisiones difíciles como persona, lo cual da para conflictos mucho más comprensibles e interesantes. El villano es una buena nueva nemesis para Extraño, basado en elementos conocidos, y un buen opuesto. Pero mejor aún es su nueva compañera, basandose en el rescate que hizo Bendis de la Enfermera de Noche, pero desarrollandola mucho más como personaje y como heroína, convirtiendola en una aventurera (a la fuerza) y sparring verbal a la altura del Doctor. Es un duo genial y muy apropiado, y por supuesto, Vaughan les da unos diálogos muy buenos. El único problema de la serie es que al transcurrir en un universo compartido, sabes que cierto final que dan como posible no va a ocurrir, así que la historia se vuelve un poco predecible a veces porque sabiendo lo que no va a pasar, sabes lo que va a pasar. Al menos no va del todo por el final condescendiente. El dibujo es de Marcos Martín, y aunque no se si merece el formato gigante, ciertamente es bonito. Las imágenes vibran, todo tiene mucha personalidad, y hay una escena con una colección de villanos clásicos del personaje que impresiona. Un buen comic para disfrutar sin requerir un compromiso mayor, de los que debería haber más. Muy Recomendado (9)

Fábulas: Lobos: Continua la serie regular, con un tomo más corto que de costumbre. Todo el tomo gira alrededor del nº50, que es un punto de inflexión en la serie en varios aspectos. Como el título hace sospechar, la historia empieza con la prometida busqueda de Bigby por parte de Mowgli, que tiene que ser una de los usos más inspirados de personajes tradicionales que ha hecho Willingham últimamente. Toda la narración de Mowgli y su modo de operar es muy chula e intensa, aprovechando al máximo la idea del hombre feroz y salvaje con más en común con los lobos que con los hombres, operando como agente en el mundo moderno. El final de esa parte es bastante inesperado, porque no cae en ninguno de los tópicos ni lugares típicos por los que podía ir la historia, y sin embargo tiene un final sensato, pero melancólico. Entonces llega el nº50, que es lo más satisfactorio emocionalmente que puede ser para el que lleve leyendo la serie desde el principio: Hay reuniones largo tiempo esperadas, hay cosas que recuerdan a la primera historia pero con una nueva perspectiva, hay acción muy chula con un personaje siendo brutalmente genial, hay buen uso de todo lo que se ha desarrollado hasta ahora, analogías sociopolíticas, una solución inteligente a un problema de los últimos años, mucha emoción y emotividad, y un final de cuento de hadas, como corresponde. Y muy buen dibujo de Buckingham, claro. La última historia trata sobre el como se logró parte de las hazañas del número anterior, y lo que pasa después, como parte de la historia estratégica/bélica/de espionaje a largo plazo de la serie. La protagonista es la espía principal de la serie, Cenicienta. El resultado final se parece más a una historia de aventuras fantásticas que a Alias, la verdad, pero eso no es malo. Palidece en comparación a las historias anteriores, como suele pasarle a las historias sueltas de spotlight de esta serie, que suelen ser algo olvidables, pero tiene sus momentos. Buen dibujo de Shawn McManus, viejo conocido de Vertigo, a la altura del regular. Oh, y además viene con un par de mapas muy chulos, todo un detalle. Muy Recomendado (10)

Gen13 Nº2: Dos comics de Simone en un mes, pensé que jamás lo vería (y si del editor de Planeta fuese, jamás lo vería). En este tomo (que se pasa al formato de 3 números de las demás series Wildstorm de Norma, aunque no queda mal esta vez, precio aparte) los protagonistas siguen como fugitivos, aunque esta vez el énfasis no se pone en los villanos que les persiguen, sino en las cosas que se encuentran, y como esta panda de inadaptados tan distintos se convierte en una familia. Y aunque a veces se pase con el dramatismo, Simone realmente hace creible y entrañables a los personajes, que es algo que nunca se había logrado en casi 15 años de historia del grupo (bueno, Warren más o menos, pero fue de manera más secundaria y sutil). Simone realmente clava la sensación de ser adolescente, sentirse raro y solo en el mundo, y no tener absolutamente a nadie más en quien confiar que en otros adolescentes similares, y toda la melancolía, angustia y alegría que eso conlleva. Es fantástico. Los personajes brillan con personalidad, centrandose en la inocencia de Caitlin, el otro tipo de inocencia de Roxy, el desparpajo demencial de Eddie y el único elemento identificativo que solía tener Sarah. El primer número es una excusa para tener a Caitlin en plan reina de la selva, pero es muy superior a lo que suelen ser este tipo de historias, con mucho humor y personalidad aparte de la acción selvática. Dibuja Alvin Lee (el dibujante de Agente X, otra maravillosa serie de Simone inédita en España, y van…) que está bastante bien, y no abusa de… bueno, no hace como Frank Cho, para entendernos. Además, hay igualdad de sexos, por fin. El segundo es una excusa para que los protagonistas interactuen idílicamente, que desemboca en una buena ocasión para desarrollar a algunos secundarios al final. Y el tercero es un encuentro con la ausente Autoridad, donde se exploran bastante bien los pros y los contras de su actitud, y como por muy progres que sean, le parecen vetustos a unos adolescentes. La pelea también es divertida, claro. El nuevo dibujante regular es Carlo Barberi, que ya estuvo en Nuevos Mutantes, y es una mejora respecto a Caldwell. Es agradable y clarito, pero a la serie le vendría bien un guionista que no caricaturizara tanto, y diera expresiones faciales más creibles y variadas. Mucho mejor de lo que tiene derecho a ser, imaginate lo que haría Simone con personajes más sólidos. Muy Recomendado (10)

Green Lantern Nº5: Último número antes de que empieza la fiesta con la Guerra del Cuerpo de Sinestro. De hecho, esta saga tenía historias de complemento presentando a varios miembros de ese Cuerpo, pero aquí las publicarán como parte del crossover, dejando en este número las tres partes de la historia principal, que realmente es el prólogo de algo mayor. Es el relanzamiento del personaje de Zafiro Estelar, que se veia venir desde que Johns se cargó sin piedad a la anterior encarnación en una viñeta de Crisis Infinita. La verdad es que, en esta encarnación, el personaje sigue sin ser terriblemente interesante, y es más un incordio para hacer avanzar los lios románticos de Hal mientras hay algo de pelea. No es que la pelea no tenga un par de momentos chulos, con Hal siendo tan bruto como siempre, pero como villano, esta Zafiro Estelar tiene más bien poco, lo que hace que el final sea buena idea. El triángulo amoroso detrás de esto tiene algo más de gracia, aunque el desarrollo de Vaquera la haga un tanto inaguantable, al contrario que el de Carol Ferris. Pero la parte interesante es la del origen de los Zafiros Estelares, que al estilo Johns, coge lo que ya sabiamos, corta algunas cosas por lo sano (aparentemente, la Crisis Infinita ha cambiado bastante algunas partes de la historia de las Zamaronas, por no decir todo lo que han hecho desde los 80), da una versión que tiene bastante sentido histórico y temático, y lo usa como punto de partida de algo mayor. Hasta ahora el Zafiro Estelar no era más que una versión cutre de la Linterna Verde, y redundante. Tras las revelaciones de aquí, no sólo tiene sentido temático, se abre una nueva idea que tiene un potencial inmenso, y va a poner las cosas muy, muy divertidas en los próximos meses o años en la serie. El dibujo de Daniel Acuña es… curioso. Lo que le da el aspecto único y extraño es el coloreado pastel, que es hasta cierto punto apropiado para una historia que se basa en energia rosa chillón. A veces se hace un poco cargante, de todas maneras. Los personajes y la acción si están bien hechos, aunque la manía de Acuña con los pechos gigantes es un poco irritante, sobre todo después de que Reis presentara a la nueva Zafiro Estelar con un tamaño normal, que es algo tan inusual que compensaba el diseño del traje. Recomendado (7)

Green Lantern: El Poder de Ion: Aunque esto sólo se publica por ser “el mes Ion” o alguna gilipollez ridicula que no significa nada semejante, al menos continua la etapa que se dejó Norma a medias. Aún quedan unos números después, de todas formas, aunque casi nada reseñable. Esto es material de cuando Winick aún escribía bien, aunque desgraciadamente, es de cuando la franquicia de Linterna Verde aún estaba hecha un asquito, aunque las primeras piedras de la reconstrucción se ponen aquí. Leyendo esto, queda claro lo mucho que ha mejorado la serie desde entonces, ya que en vez de ser una gran serie cósmica con multitud de personajes y conceptos, era una serie mundana sobre cuatro tipos y un adultolescente que creia cuyo único elemento reseñable como superhéroe era que en vez de crear guantes de boxeo verdes con el anillo, creaba boxeadores enteros. Cualquier tiempo pasado para DC no fue mejor, ni mucho menos. Al menos Winick escribe un Kyle interesante como persona, el primero en hacerlo. La idea aquí es darle a Kyle poder ilimitado, y ver que pasa cuando se lo das a alguien equilibrado y sin ansias de poder o conquista. El resultado evita la mayoría de lugares comunes en este tipo de historia, lo cual es de agradecer. Los mecanismos para llegar a eso son enrevesados y se basan en una historia inédita, así que es mejor no darle muchas vueltas, además, esa parte del comienzo es la más floja del tomo. La mayoría de villanos en la historia son olvidables villanos de esta etapa, algunos buenas ideas que no llegaron a cuajar, pero la mayoría desastres, ya puestos. El fuerte de Winick, a cambio, son las relaciones creibles entre personajes. Por el camino, hay un número dedicado a reconstruir a John Stewart (donde Winick empieza a hacer gala de su futuro chapucerismo, metiendo un montón de elementos nuevos a su pasado, pero olvidandose de muchos de los importantes, incluyendo a su mujer y mentora) que hace su cometido, aunque se pasa de obvio al intentar ser profundo. También se hace algo similar con Jade, pero al centrarse más en la relación de la pareja, queda más creible. Y una bonita actualización de la situación de Terry. De todas maneras, el centro de la historia es ver a Kyle tratar sus nuevos poderes, llegar a la conclusión habitual de este tipo de historias de manera menos melodramática, y ver a Kyle cambiar por el camino. Esta es la historia donde Kyle deja de ser el niñato que había sido durante casi toda una década, y pasa a convertirse en un superhéroe y un adulto de verdad, en parte a base de tratar uno de los temas psicoemocionales traumáticos que le gustan a Winick, en parte quitandose de una vez el horripilante traje de cara de cangrejo y poniendose uno que parece de Linterna Verde. Bastante bien hecho en ese sentido, mucho mejor de lo que se puede esperar históricamente de personaje y autor. Buen dibujo de Eaglesham en la mayoría de números, aunque no tan bueno ni de lejos como en SJA. Recomendado (8)

Ion Nº1: Esto, por otro lado, es todo lo contrario. Es decir, no se les ocurre otra cosa que darle una miniserie a Kyle Rayner, y que la haga el mismo tipo que hizo de él un personaje inaguantable durante 7 años, Ron Marz. Toda la etapa Marz de KaraKangrejoKyle consistía en tres cosas: a) Destruir o humillar cualquier elemento del Cuerpo de Linternas Verdes, b) Hacer que todas las chicas se tiraran encima de Kyle, y c) Tener a todos los personajes establecidos diciendole a Kyle que es el más mejor de los Linternas Verdes, haga lo que haga, que era el único tema y centro de la serie. Oh, y enfrentarse a villanos olvidables, pero eso era secundario. Afortunadamente, la primera cosa ya no le dejan hacerla, pero todo lo demás sigue siendo el nucleo de esta historia, por desgracia. Para empezar, irónicamente, si lees el tomo original de Ion, ves que su nueva transformación en Ion no tiene ningún sentido ni parecido con la otra. Luego, pese a que se pasan todo el tomo machacando con lo especial, único y poderoso que es Kyle-Ion, lo único diferente que parece tener del resto de LVs es que no necesita anillo (igual que Alan) y que no puede controlar sus constructos, lo cual no le hace precisamente impresionante. Pero así es todo el tomo, y todo lo que suele hacer Marz: Repetir una y otra vez una misma idea, que ni siquiera es buena, en vez de mostrarla, ya que la historia no hace lo más mínimo para venderla. Aparte de esto, tenemos muchas y muchas páginas de Kyle con angustia vital y no sabiendo que hacer, recordandonos sus desgraciados orígenes de intento de hacer un personaje Marvel, pero sin tener ni idea de lo que los hacía interesantes. Añadele una serie de escenas confusas que no se sabe bien a que vienen con villanos cutres, y por supuesto, siendo un comic de Marz, una historia cuasi-misógina donde aparece un personaje femenino que inmediatemente se ve prendado de Kyle, y tenemos una mierda de comic sin ninguna razón para existir, y varias por las que no. Es un montón de nada, con un protagonista inaguantable poco definido, un argumento nada creible que no va a ninguna parte, y una trama que apenas avanza, y lo hace sólo mediante tangentes nada interesantes. Muy malo de por si, pero comparado con la serie regular, es aún más patético. El dibujo de Greg Tocchini, que ya hizo la miniserie aquella del joven Thor, al menos no está mal, dentro del estilo con muchos colores vibrantes enmascarando dibujo normalito. Y aunque la cara estrellada copiada del Capitán Marvel es fea, al menos no es la Cara de Cangrejo. No Recomendado (3)

Iron Man: Director de Shield Nº1: Esta es la primera vez que el personaje tiene serie propia desde 2000, cuando la etapa Busiek. A ver si entre el empujón que le han dado recientemente y la película, esta vez dura. Aunque los Knauf llevaban un par de historias en la serie, aquí empieza etapa nueva, post-Guerra Civil. Para empezar, tienen el terrible problema de que, por mucho que se empeñen editores y otros patanes, Iron Man era el malo de Guerra Civil, y a los ojos del público, se ha vuelto un villano. Los Knauf, por unos motivos u otros, ignoran todo esto, lo cual les pone las cosas más fáciles porque pueden ignorar todo lo que ha pasado y seguir escribiendole como un héroe, pero no queda bien en el contexto global, porque no sólo el personaje es odiado, sigue siendo escrito como el malo en otras series en el mismo estante. Dejando aparte esto, la idea es tener a Tony Stark no como presidente de una empresa, sino como director de Shield, con diferentes preocupaciones. No es la primera vez que se hace algo así: Tony ya fue Secretario de Defensa en una excelente etapa inédita aquí. Pero hay muchas diferencias: Aquello era un cargo público que no era tan distinto de una empresa, mientras que una agencia de defensa es algo más sucio y secreto, y no es algo para lo que esté tan bien preparado. Aquello estaba tratado con cierto realismo sin ser aburrido, mientras que esto va a los mismos tópicos de pegar tiros a terroristas, sin aportar nada divertido. Y allí se usaba para desarrollar al personaje de Stark, mientras que aquí no tiene mucha personalidad, ni el encanto que solía tener. Es una serie bastante anodina, que no tiene ni la gracia tradicional de Iron Man, ni nada particularmente interesante de Shield, y sobre todo, no se aprovecha apenas como entran en conflicto ambas, al poner a alguien tan radicalmente diferente al cargo de Shield, que ni cambia las cosas ni se ve en problemas para adaptarse, ni nada. En vez de eso, tenemos a Iron Man, lider de Shield, que se enfrenta a terroristas cutres, en un intento de thriller de espias bastante pobre, sin prácticamente nada intrigante ni interesante, sólo acción y revelaciones lentas que no aportan nada. El dibujo de Roberto de la Torre es normalito, igual que cuando estaba en Ms Marvel. Un relanzamiento pobre, pero era de esperar. Neutral (5)

Iron Man: El Hombre de la Máscara de Hierro: Es comprensible que reediten material del personaje, aunque esta no es precisamente la mejor opción. Es un comic escrito por el Quesadilla, cosa que queda clara al leerlo, porque tiene muchas cosas en común con las “grandes ideas” que el tipo ha tenido como Editor en Jefe: Parte de una idea original y que podría ser buena, la expande sin tener mucha idea de lo que hace o del personaje, masacra a personajes establecidos gratuitamente por el camino, y llega a un final que no tiene mucho sentido, y deja las cosas peor de cómo estaban, con nostalgia absurda incluida. No es tan malo como muchas otras cosas que han venido después, y se hace interesante a ratos, pero tampoco es bueno. El dibujo de Chen si que está bien, al menos. Neutral (6)

Hulka: Planeta sin Hulk: Penultimo tomo de Slott en la serie, y el más flojo con diferencia, me temo. El título ingenioso que casi se cruza (o al menos usa bien la continuidad entre series) con Hulk y las portadas imitando a Steranko son de lo mejor de la historia, la verdad. Igual que la Guerra Civil se ha cargado buena parte de la gracia del Universo Marvel mediante edicto editorial, esta serie pierde buena parte de su gracia cuando Hulka es reclutada por Shield por edicto de Herr Stark. Los paralelismos son obvios, y está claro que Slott lo considera como algo malo, pero eso no justifica cuatro números tan flojos, que pasan del núcleo de la serie sobre abogados y superhéroes. En vez de eso, lo que hay son muchas peleas a la vieja usanza (es decir, chorras y aburridas), nuevos secundarios no muy buenos (uno de los cuales tiene un nombre que es un chiste que no han traducido, encima) y un montón del Führer de Hierro siendo malvado. Alegría. Tiene algún momento gracioso en las peleas, sobre todo el team-up con Lobezno, lo creas o no. Hacia el final hay escenas con los secundarios del bufete que están a la altura de siempre, aunque sean cortas. Hay varios de los guiños típicos a los lectores veteranos, incluido un ejercicio complicado para el lector excesivo. Se avanza algo del tema recurrente de la dualidad en duelo de ambas personalidades de la protagonista. Y ver a Hulka plantandole cara al dictador de lata tiene gracia, sobre todo porque enlaza con cosas en otras series, pero que hayamos llegado al punto donde ver como humillan a uno de los principales héroes de la casa sea algo bueno es patético, por mucho que Slott lo escriba como si fuera Satán. Y recordar malas ideas sin arreglarlas no ayuda, sólo perjudica. Muy decepcionante, porque aunque tiene cosas buenas de las que suele tener esta serie, están alrededor de un mal desvio forzado, y una historia tradicional. Es la diferencia entre lo que suele ser esta serie, una buena serie con ideas originales, y la mediocridad retro que algunos quieren y otros creen que estos comics buenos son, sin haberla leido. Dibujo decente de Burchett, eso si. Neutral (6)

JLA Nº6: Termina la primera historia, y es más o menos lo que uno podía esperar de Metzler. Oh, tiene cierto sentido, lo que lo pone por encima de Crisis de Identidad, y tiene que ver con la historia hasta ahora, lo que lo hace más consistente que su saga de Flecha Verde, pero sigue sin gran cosa. Es un montón de pelea contra Solomon Grundy inteligente (una idea divertida que no se aprovecha mucho… ahora podría ser cualquiera) y Amazo, que se resuelve sin mucho ingenio, pero en vez de eso, con mucha sangre y visceras. Añadele un montón de lloriqueos de Tornado Rojo sustituyendo caracterización de verdad y pasando por una historia personal, y tienes un resumen de cómo hace las cosas Metzler. También aparece el que se supone sera el undécimo miembro del grupo, en una escena bastante incomprensible. El dibujo de Benes sigue siendo malo. No Recomendado (3)

JLA Clasificado: Historia Secreta, Fe Sagrada: Para dejar claro cuanto tiempo lleva esto en un cajón, salió el año pasado, pero el Linterna Verde aún es Kyle, y aparce Faith, el incomprensible personaje que metió Kelly en su etapa y desapareció igual de rápido que apareció. De todas maneras, da igual, no es que haga mucho aquí. No es que esta historia sirva para nada: Es Howard Chaykin tratando de hacer superhéroes, que ni se le da bien ni le gusta, y se nota. Imaginate la historia de hace un par de tomos, la de Gail Simone, de la LJA contra un gobierno corrupto con super-armas (si, son así de originales, una serie para contar historias sobre cualquier cosa de la Liga, y sacan dos iguales). Quitale toda la originalidad, ingenio, humor y caracterización. Añadele escenas tontas, y a la Liga actuando menos competente que de costumbre y tomandose cosas habituales como una sorpresa amenazadora, porque Chaykin es de esos guionistas que no saben mucho sobre el género y los personajes y se creen que están haciendo algo nuevo. No añadas nada de lo que hacía interesante a Chaykin en sus buenos tiempos (no puede evitar hacer algo de política internacional, pero en este caso no pasa de ser más complejo que “los dictadores son malos, pero hay que consentirlos porque no queda otro remedio”). Y tenemos una historia muy olvidable, que hace que esta serie parezca más un vertedero de historias de relleno que una oportunidad para que guionistas se luzcan jugando con los personajes. El dibujo de Killian Plunkett no está mal, en el mismo estilo que tenía Mahnke por esta época. No Recomendado (4)

JSA Nº3: Afortunadamente, no han usado la portada de Ross de este número, que aparte de tener a Ciclón con una constitución distinta a la que tiene en el interior, nos dejaba claro que no lleva ropa interior. Ejem. Pese a la plantilla tan grande que tiene, esta serie logra meter tanto material para tantos personajes en un solo número, que deja a prácticamente todas las demás series de grupo del mercado en ridículo. En este número, se revela la identidad del villano principal, y tiene mucho sentido, y tocaba tarde o temprano como malo en esta serie, aunque es una pena que haya tocado cuando, después de haber pasado unos años más relajado, vuelve a estar sobreutilizado. Buena presentación, en cualquier caso. Los lacayos también causan la mejor impresión posible para ser algo tan visto como supernazis, ya que parecen una amenaza creible, y además es muy disfrutable cuando los héroes les zurran. Lo que hace Hawkman es genial, aunque la mejor frase no se ha traducido bien. También se demuestra como hacer carne de cañón si realmente la necesitas, y otro viejo miembro hace una reaparición espectacular, con un nuevo aspecto y modo de operar bastante único y apropiado. Cada uno de los nuevos protas sigue teniendo su buen desarrollo (aunque no se explica más sobre las revelaciones de Starman del mes pasado), con una buena sorpresa al final. Y el ritmo de la historia es muy bueno, sin rellenos, sin parecer apresurado, y con sensación de emoción a la vieja usanza. El dibujo de Eaglesham es maravilloso, en acción, en lo detallados y expresivos de distintas maneras que son los personajes, y en todo en general. Muy Recomendado (10)

Justicia Nº6: Aunque lo de “los villanos ayudan al mundo públicamente” tiene una página, está claro que no es más que una excusa para las peleas. Es posible que esta serie haya tenido sus mejores momentos demasiado pronto, porque estamos a mitad, y los villanos ya hicieron su ataque devastador, y más de 6 números para el contraataque de los héroes parece demasiado para no perder el impulso. Aunque es posible que Ross y Krueger tengan aún algún as en la manga. En este número aparecen más personajes clásicos, por ejemplo. Pero vaya, este número es avanzar las situaciones de los números anteriores, y ninguna va por sitios nuevos, y en algunos casos se vuelve un poco repetitiva. Sobre todo la parte con Hiedra Venenosa, que es el típico “lucha contra el control mental” que está muy visto. Aún mantiene algo de emoción en las situaciones, pero menos. Buen dibujo pintado de Ross (sobre los lápices de Braithwaite, que siempre se me olvida, porque casi no se nota la diferencia), aunque las perspectivas a lo grande no siempre encajan bien con el tipo de escenas. Neutral (6)

Lobezno Nº26: Esto vuelve a deambular hacia el reino de lo estúpido. El primer capítulo termina con Rojo Omega, que no sólo es tan pesado como siempre, su historia ni se llega a concluir en condiciones. Lo que si hace Way es intentar matar a un personaje con décadas de historia en una historia que ni le va ni le viene sólo porque si para hacer más importante a una nueva creación, que es lo más cutre y miserable que se puede hacer. Afortunadamente, como no es Bendis ni uno de sus amigos, no le han dejado, pero aún así. El segundo capítulo es la presentación de ese nuevo personaje, y aparte de tener un diseño de lo más horroroso, es la idea menos original posible, habiendose hecho de manera casi igual dos veces recientemente, y siendo un enorme cliché. Way no le añade nada realmente interesante en todo el número que lo saque de eso, por mucho que se esfuerce con los paralelismos con Lobezno. Y la última página es de chiste, de verdad. Dillon dibuja bien las partes más realistas de espías, pero las de acción no, y está terriblemente malgastado. Evitar a toda costa (2)

New X-Men Nº30: Bien, esto es incomprensible. Aparentemente, Kyle y Yost son grandes fans de los Nuevos Mutantes originales, y pese a que nada más llegar echaron a las tres Nuevas Mutis que había en la serie y que tenía sentido que estuviesen aquí, no se les ocurre otra cosa que traer de vuelta a Magik sin venir a cuento. Eso es tan mala idea que no se sabe ni por donde empezar. No tiene nada que ver con la serie, ya que ninguno de los protagonistas tiene conexión con ella, y además, los temas del personaje de magia no pegan en absoluto en la serie. Luego, Magik es un caso insólito dentro de Marvel, de un personaje con una historia con principio, desarrollo y fin. Su historia ya se contó y terminó, y dificilmente se pueden contar más cosas sobre ella sin caer en la redundancia, aparte de deshacer todo en lo que se basa. Y eso es lo más cutre de todo esto, que los guionistas no quieren contar una historia, quieren hacer de fanboys feroces que quieren recuperar la superficie de lo que leian de pequeños, sin darse cuenta de que no sólo no se puede, es que los elementos que realmente hacían que funcionase, están completamente ausentes en esta bazofia. En serio, ¿recuperar a un personaje cuya última aparición fue hace 19 años y su historia terminó allí, cuando tienen a tantos personajes con potencial en esta serie muertos de risa? Hay que joderse. La coña es que al menos los guionistas anteriores de la serie dejaron una manera fácil de resucitar al personaje pero dandole otro enfoque (la versión de Dinastía de M), pero aquí los genios en vez de usarla (bueno, la mencionan, pero de manera casi incomprensible) vuelven a la vieja versión sin explicación. El primer número aquí es presentar toda la historia pasada y nueva, y la ejecución sería decente, si lo que contasen no tuviese todos esos problemas. Lo único bueno es que las partes de flashback están dibujadas por Niko Henrichon, de los Leones de Bagdad, que está muy por encima del material. El segundo capítulo ya es el despropósito, con los chavales OTRA VEZ atacados por bichos que pueden con ellos, terminando con – ¿Adivinas? -, si, más niños muertos y mutilados. No se si Kyle y Yost quieren que la reacción sea “Oh, no”, pero la reacción es más bien “¿Otra vez más? Tienen que estar de coña”, si no es apatía. O quizá, echar otro trago. Pero claro, hacer un juego de beber cada vez que matan a un niño en esta misera serie es la manera más rápida hacia un coma etílico. Además, aquí también empieza a dibujar Skottie Young, que ciertamente hace un Limbo bastante impactante y alienígena, pero sus estilizaciones en los protagonistas no quedan tan bien, y mucho menos le pegan al tono tan serio que se supone que tiene todo esto. Evitar a toda costa (2)

Nightwing Nº3: El primer capítulo continua la historia de Nightwing contra los nuevos villanos, y no es particularmente interesante. La mayor parte de la acción está dedicado a los Novios, que aunque no son malos villanos, no son tan interesantes como para ocupar todo el número. Buen dibujo de Igle, al menos. El resto del número es un anual, dedicado, como muchos este año, a contar historias inéditas del año perdido. Desgraciadamente, le han dado el anual a Marc Andreyko, el de Manhunter. Y como se podía esperar, fracasa en todos sus cometidos, y va más allá, hasta el punto de ser vagamente insultante. La idea central se suponía que era explicar que demonios pasó con la proposición de matrimonio que le hizo Dick a Barbara Gordon en su último número antes del final de Crisis Infinita, y porqué no se ha vuelto a mencionar Un Año Después. Por supuesto, el verdadero motivo es que se iban a cargar a Dick en Crisis, y por tanto iba a ser irrelevante, y no pudieron cambiarlo cuando la sensatez se impuso y lo indultaron a última hora. Y como las series regulares pasaron del tema, se creo este anual para resolver este detalle. Dicho esto, ¿dedica Andreyko el anual a explicarnos porque han roto el compromiso y se han separado? Joder, no, eso tendría sentido. Lo dedica a una serie de flashbacks de la relación metida con calzador en la continuidad entre Robin y Batgirl, de manera que demuestra que no sólo no tiene ni la más remota idea de escribir a Dick Grayson (o a un hombre con algo de principios), tampoco tiene mucha idea sobre los detalles básicos de las historias que está trastocando. Joder, una de las cosas básicas de cualquier historia sobre los personajes, o flashback a esa époga, era que Barbara era unos años mayor que Dick, que era un crio cuando ella ya estaba en la Universidad. Pero Andreyko es incapaz de documentarse lo más mínimo (ver también: Cualquier número de Manhunter). También hay un flashback a los tiempos de Nuevos Titanes que sabes que no puede tener sentido si has leido lo más mínimo de la relación entre Nightwing y Starfire en esa época. Ya puestos, la cronología de este anual no encaja con la de la Batfamilia en Crisis Infinita y 52, ¿pero que se podía esperar? Por supuesto, al final no se da ninguna explicación convincente de porque cortan. Simplemente, al final, después de toda una serie de escenas que no tiene nada que ver, simplemente dicen que pasan, porque si. Cualquier parecido con una relación humana creible es casualidad. Lo más lamentable es que el anual está dibujado por Joe Bennett, que hace un trabajo impresionante, y por culpa de haber estado dibujando esta chorrada, no pudo dibujar un par de números más de 52, que se lo habrían merecido mucho más. No Recomendado (3)

Nightwing: Un Caballero en Bludhaven: Si no lo había hecho ya, este es el punto en el que la recuperación de material antiguo de Planeta se fue al garete. Es decir, ¿Nightwing de Chuck Dixon? Que pasa, ¿no tenían acceso al Linterna Verde de Marz o al Superman de Escrito en Comité? Fueron varios años de Chuck Dixon escribiendo las mismas dos o tres historias que lleva haciendo 20 años, una y otra vez, da igual que personajes tenga, o a cuantos haga simultaneamente porque eran los 90 y necesitaban guionistas obedientes que no cambien nada ni intenten nada original. Este es el comienzo de todo, donde Dixon despoja fuera de pantalla a Nightwing de todo lo que le hacía interesante en Nuevos Titanes, olvida los 30 años que pasó conviviendo con superhumanos, y lo convierte en Batboy Jr, donde toda su vida gira alrededor de Batman, o ser como Batman. Así que en este tomo se muda a Bludhaven que es la jamás antes mencionada ciudad vecina de Gotham que es, um, igual que Gotham, pero sin los elementos de personalidad más distintivos. Se presenta al jefe mafioso de turno, que es como Kingpin, pero sin los elementos de personalidad más distintos. Se presentan villanos menores y secundarios, que están sacados del molde de historias de polis y cacos de cualquier película mala directa a televisión. Nightwing es el protagonista genérico, como Batman, pero menos amargado, haciendolo todo como Batman pero sin la gracia, y sin ninguna personalidad evidente. La parte de la identidad secreta es totalmente anódina. Y sobre todo, hay acción, acción, acción, porque de eso van los comics de Chuck Dixon. Gente pegandose, nada más. Chuck Dixon es el Chuck Norris de los comics, en todos los sentidos, y con eso ya tienes todo lo que debes saber sobre esto. Y habrá que aguantar 8 tomos de estos. Jesús. El dibujo es de McDaniel, y es curioso ver como ha evolucionado, en algunas cosas ahora es mejor (menos cosas propias de los 90, más claro) en otras es peor (sus personajes parecían menos enanos chepados). En serio, ¿Quién pensó que esto es buena idea? No Recomendado (4)

Nuevos Vengadores Nº26: Esto… es algo mejor de lo que nos tiene acostumbrados Bendis, la verdad. Parte es tener la inevitable confrontación entre ambos equipos de Vengadores, y al menos los personajes que tienen alguna caracterización están escritos como gente tratando de hacer lo correcto y no idiotas a los que les gusta pelearse, lo cual es un cambio agradable. Además, la manera de tener a ambos grupos separados tiene sentido, y hasta las escenas tienen algo de drama que no suena falso. Y Bendis le da un papel bastante chulo a Puño de Hierro. Luego está la la parte de ver en flashback también como se montó el grupo, que no está mal tampoco. Se explica la identidad de Ronin, y… bueno, al menos esta vez es un personaje mencionado en la serie y al que le cabe el traje, pero sigue sin tener sentido que lleve la identidad, y la única manera de adivinar la identidad era ver que no había más candidatos posibles. Al menos no lo han estirado mucho. Lo que queda es el combate contra Elektra y la Mano. Por supuesto, Bendis continua creyendose que son algo más que un chiste, y por tanto, no logra sacarlos de eso, aunque al menos la parte de Elektra tiene algo de gracia. El dibujo de Yu es mejor de lo que ha sido otras veces, aunque aún tiene rayas innecesarias que incordian. Sigue teniendo los tics horribles de diálogo intercambiable y otros problemas, y a lo mucho es decente, pero es una mejora para Bendis en esta serie, que ya es bastante. Recomendado (7)

Omega Flight: Alfa y Omega: Otro spin-off de Guerra Civil, y este parece específicamente diseñado para no gustarle a nadie. Es decir, es una nueva versión de Alpha Flight, pero tiene tantos miembros de Alpha Flight como de Fuerza de Choque, lo cual sería un terrible augurio de por sí, ya puestos. Alpha Flight, recordemos, fue masacrado en la escena de muerte más tonta e inutil de la historia de los comics, al menos para personajes con más años de historia que las carreras de todos los responsables de esa historia juntos. El único consuelo era que al ser tan tonta y fuera de pantalla, podrían haber sobrevivido. Pero no, este comic se esfuerza por insultar a los fans del grupo original, que son buena parte del único público que podría estar interesado en esto, al confirmar que todos murieron por nada excepto uno. Para añadir sal a la herida y cagarse más en los fans, la Iniciativa (aparentemente, Canadá es el estado nº51 de EEUU, o algo) continua demostrando que es malvada e imbécil al endosar al asesino del grupo antiguo como el nuevo Guardián, poniendo a un inutil de compañero a los amigos y parientes de sus víctimas. Es tan estúpido que desafia toda comprensión, y la única explicación es querer darle royalties al amigo Bendis por usar a un personaje de “creación” suya (aunque como en el caso de Layla Miller, no tiene ningún elemento de la pizarra en blanco original), lo cual es simplemente patético.

En cuanto al grupo que queda, sigue en la noble tradición de grupos como los Campeones, los Nuevos Defensores y Fuerza de Choque de ser una colección de héroes de segunda cuya misión es hacer de superhéroes y ya está. Eso siempre acaba bien. En teoria, la idea es que muchos villanos escapan de EEUU por el registro (lo cual no tiene ningún sentido, ya que ellos ya eran criminales, que pasa, ¿van a encarcelarlos más duramente por no registrarse además de matar gente?) y por eso debe haber un Flight (con el nombre del equipo que casi mató a varios de ellos en su día porque… eh, no le busques sentido a nada en esta mierda, casi se enorgullece en no tenerlo) para hacer frente a eso. Pero eso siempre ha ocurrido, y de todas maneras, a efectos prácticos, la serie va de… combatir supervillanos americanos. Asombrosamente original. Joder, al menos el volumen 2 pretendía ser un drama paranoico a lo Expediente-X, y el tercero una comedia. Este a lo más que aspira es a hacer lo mismo que ya hacen un puñado de series. Y ni siquiera lo hace bien. Además de la premisa rematadamente estúpida, ninguno de los protagonistas tiene demasiada personalidad, o, ya sabes, un subargumento propio donde se desarrolla, cambia o algo, más allá del típico “esto no me gustaba pero ahora me gusta” que es algo así como obvio en una historia de origen de grupo. ¿Y las aventuras? Se enfrentan a la jodida Escuadra de Demolición. Joder, porque han aparecido poco en los últimos años. Porque no hay ningún guionista sin ideas que los haya usado como muleta cuando se necesita un villano genérico. Joder, Vaughan lo sabía, y por eso los usó como chiste durante unas páginas, porque es para lo más que dan. Pero aquí duran dos jodidos números enteros. Es de chiste. Y después toca enfrentarse a demonios genéricos, en una historia que aspira a épica, pero se queda corta, y se convierte en una historia de Billy Rayos Beta, que está aquí únicamente porque Oeming ya escribió una miniserie sobre él (inédita aquí, claro, porque no apestaba) y quería continuarla. Es probablemente lo único bueno del tomo, porque ignora todas las demás estupideces durante un rato. Lo que más pena da es el tiempo que malgastó Kollins en dibujar esto, no es de extrañar que decidiera volver a DC tras esto. Y dado que esto es una versión profundamente estúpida del Grupo de Héroes Genérico, que sólo existe porque alguien quería relanzar a Alpha Flight sin tener ni idea y el amiguito de los jefes necesitaba trabajo, no es de extrañar que pasara de serie regular a miniserie, porque ya es mucho más de lo que merece. Evitar a toda costa (2)

Outsiders Nº5: Termina la historia del Doctor Sivana, y se resume casi entero en tener a Sivana burlandose de los protagonistas, y a su lacaya completamente genérica, irrelevante y hortera pegandose con los Outsiders. También hay una explicación de un supuesto plan maestro detrás de toda la serie hasta ahora, que está un poco traido por los pelos, e ignora bastante todo lo que ha pasado con esos protagonistas en Crisis Infinita y 52. Supongo que es apropiado, porque comparar esta versión de Sivana con la de 52 da mucha pena, de tanto que deja en ridículo a esto. Un recurso al final también contradice a 52, aunque en este caso es culpa de ellos. Estirado y con mucha pelea tonta, es el equivalente “moderno” de los comics aburridos y descerebrados de antaño, pero con horripilante dibujo que ni se molesta en terminar de Ron Randall (que ha hecho cosas bastante mejores) y de Pop Mahn (que… no). Evitar a toda costa (2)

Patrulla-X Nº26: Hablando de juegos de beber, tampoco recomiendo beber cada vez que Brubaker (alias la Furia) mate a un personaje establecido con décadas de historia simplemente porque si. Muleta estúpida de guionista chapuza que no tiene otra manera de llamar la atención y darle peso a su mediocridad de historia, por eso las cosas que hace Brubaker en Marvel nunca llegarán a la altura de las cosas que hizo antes. A esta historia le ha venido bien los acelerones que ha pegado Panini, porque se han ventilado una larguisima y estirada historia de un año en sólo 8 meses. Que es bastante, pero no tanto. La historia ha tenido muchos problemas: Para empezar, no es una historia de la Patrulla-X, es una space opera con la Patrulla-X incrustada dentro por motivos históricos. La mayor parte de la historia han sido peleas genéricas sin interés. El malo es una creación pobre, con habilidades vagamente definidas y personalidad plana, ambas cosas que cambian por exigencia del guión. El argumento no es muy bueno, basandose en personajes tan coñazo como los Shi’ar, repetir historias concluidas hace muchos años, y politiqueos sacados de una mala producción de Julio Cesar donde no hay dinero para extras. (Es significativo que pese al título, el Imperio Shi’ar ni caiga ni ascienda… los únicos que hacen eso son los cuatro pringados aburridos de siempre, en plan chiste… ¿este imperio super-avanzado cambia completamente de política porque un chiflado apuñale a otro? ¿Por qué los malos guionistas se empeñan en poner a civilizaciones avanzadas actuando de manera que hasta los humanos dejamos atrás hace siglos?) Tiene al puñetero Korvus, con su personalidad estereotipica y su espada que desafia leyes de la fisica y del buen gusto. No tiene particularmente buenos momentos con casi ninguno de los protagonistas. Y encima, este final, aunque tiene un elemento que tiene bastante sentido, queda bastante anticlimático, con cosas que pasan únicamente para resolver la historia, y una muerte para darle impacto a la historia porque no se le ocurría una buena manera. Es todo muy chapucero. Además, el final no es del todo satisfactorio, aunque partes de los status quo que quedan al final tienen potencial para futuras historias. El dibujo de Tan tiene cosas buenas, y cosas también chapuceras. No Recomendado (4)

Poderosos Vengadores Nº1: Segunda serie de Vengadores, que no es algo que sea tradicionalmente una buena idea, pero aquí tiene cierto sentido: La idea de los Vengadores es que son los Héroes Más Poderosos de la Tierra, por eso dividirlos es mala idea (No tiene sentido tener dos Mitades de los Heroes Mas Poderosos, o a un grupo B haciendo de muerto). Pero ahora tras la Guerra, los Vengadores se han dividido temáticamente en un grupo callejero que tiene poco de Vengadores, así que tiene sentido hacer un segundo grupo de Vengadores que sea más parecido a los tradicionales. Lo que suena absurdo es darle esta segunda serie al mismo tipo que se cargó la encarnación de los Vengadores como esta, y que ya está escribiendo a los otros. ¿No tendría más sentido darsela a otro guionista para ofrecer algo distinto a los que no aguanten a Bendis? ¿Sobre todo porque Bendis ha demostrado no saber escribir este tipo de historias ni a estos personajes? En fin. El resultado es, más o menos, lo que se podía esperar. La alineación es decente, pero los únicos personajes que no son intercambiables son Stark y Ms Nombre Estupido, er, Marvel. Y las personalidades que tienen son de cabrones manipuladores, que aparte de desagradable, no tiene que ver con las de sus series propias. Además, Bendis sigue con sus manías personales absurdas, con un par de alcohólicos que han estado a punto de matar a decenas de personas borrachos creyendose en posición para juzgar y considerar a un apestado a alguien que lo peor que ha hecho es pegar a su mujer durante una crisis nerviosa provocada por sus poderes. Realmente, Bendis necesita leer algo sobre los personajes que escribe para tener idea de lo que habla, buscarse un sistema de valores mejor, mucha terapia, o las tres cosas. Reclutar a Ares como miembro es buena idea tras su miniserie, pero la manera de hacerlo se basa en la mierda antes mencionada.

Los diálogos siguen siendo igual de irritantes y repetitivos, pero hay una novedad: Bendis experimenta, usando bocadillos de pensamiento (porque esta serie tiene superhéroes coloridos enfrentandose a supervillanos y por eso es retro, o algo), con la gracia de que nos dicen lo que está pensando cada personaje en cada momento, normalmente mientras habla y dice algo completamente opuesto. Es una idea graciosa y original la primera vez, pero tiene pinta de que va a volverse igual de repetitiva a la larga. Y aparte de gente siendo desagradable y repetitiva, hay peleas aleatorias contra supervillanos, que son gente pegandose entre si, sin más. Y el choque de tonos es brutal: La serie intenta en apariencia ser una serie de superhéroes colorida y clásica, pero está protagonizada por gente odiosa, y Bendis ignora la contradicción, pide que nos lo tomemos como si eso fuera normal en vez de chirriante. Es un grave problema que está teniendo Marvel tras Guerra Civil. Oh, y un final donde se presenta al malo de la primera historia, que es una idea horrible, que parece más una excusa para que Cho dibuje sus fetiches más que otra cosa. Hablando de Cho, el dibujo es bonito, pero su manía con poner en poses a las chicas y dibujarlas de manera hiperneumática es repelente. Más o menos lo que podías esperar de Bendis haciendo este tipo de cosas, pero podría ser peor, supongo, al menos es vagamente competente. No Recomendado (4)

Punisher: Diario de Guerra Nº5: Esta es la parte de la película de acción donde el héroe se infiltra dentro de los malos para destruirlos desde dentro, y entonces hay complicaciones. Sigue las guias de este tipo de historia bastante fielmente, pero Fraction sabe añadirle burradas propias del Castigador y del Universo Marvel para hacerlo divertido. Diversión sin pensar mucho, pero bien pensada. El dibujo exagerado de Olivetti le va bien. Recomendado (7)

Rising Stars: Nacido del Fuego: Una de las únicas cosas decentes que han hecho en Top Cow, es esta serie de creación propia de Joe Michael Straczynski, su primer comic tras hacerse famoso (antes ya había hecho alguno, como un Nuevos Titanes que publicó Zinco en su día). Es una de esas historias donde aparece un puñado de personas con superpoderes de manera más o menos realista, en un mundo que por lo demás es normal, que ahora se están poniendo de moda en TV. Es un precursor de Poder Supremo, sólo que esta la planeo entera desde el principio y no se la dejó a medias cuando se cansó, porque JMS entonces tenía integridad. Es una historia bastante bien montada, con una dirección muy clara, unos personajes bien desarrollados, y un tema de la responsabilidad del poder muy adecuado. Y JMS sabe empezar lento e ir introduciendo las cosas poco a poco, ambientando la situación para que parezca que algo trascendente está pasando poco a poco. Desgraciadamente, se pasa. En este tomo hay por lo menos tres números contando el orígen de los Especiales y la historia detrás, que es bastante redundante entre si, no es tan interesante como para eso, y hace que la historia, que empieza lenta de por si, se ralentice aún más. Es una pena, porque una vez pasas toda la parte pesada, y te das cuenta de que pese a como comienza con la investigación de un asesinato de un Especial por parte del otro y aprovechando eso para presentarnos a los demás en presente y pasado, no es una copia de Watchmen (lástima que JMS usara el mismo recurso para empezar), es una historia bastante buena y muy interesante, y la manera en la que termina y las cosas explotan, hizo que el segundo volumen se pusiera el doble de emocionante. La otra lástima es la mierda de dibujo Top Cow que le dieron, que es feisimo, es incómodo de mirar, y muchas veces confunde más que ayuda. Un experimento un poco fallido, pero interesante, es comprensible que lo reediten. Recomendado (7)

Runaways Nº11: Ah, esto es otra cosa. La historia sigue siendo relativamente convencional de este tipo de historias de pegar un golpe y huir, pero los detalles y los diálogos esta vez son geniales. Desde la reacción al Castigador que no es en absoluto la habitual, hasta la reacción a los ninjas, mucho más apropiada que en Nuevos Vengadores (“Esto es mucho más que la cantidad habitual de ninjas”), es divertido de principio a fin. Además, el misterio de la saga se vuelve más intrigante, y el final manda a la historia en una dirección bastante más inesperada y con posibilidades. Sigue siendo muy distinto a como lo hacia Vaughan, pero ahora no se le echa de menos. Y el dibujo de Ryan sigue siendo maravilloso, tanto en la manera de mostrar la acción, lo bien que quedan sus modelos para cada personaje, y las expresiones faciales, sean serias o cómicas. Muy Recomendado (9)

Shadowpact: La Conspiración del Pentáculo: Por fin llega la serie regular del grupo, una eternidad después de cuando habría sido conveniente para aprovechar el tirón del Día de Venganza. Aquella miniserie tenía el problema de tener una mala historia, pero personajes divertidos, pero en esta serie Willingham tiene más libertad para hacer lo que le da la gana, así que va un poco mejor. La primera historia nos cuenta lo que ha estado haciendo el Pacto Sombra durante el año de 52, pero desgraciadamente, no encaja con la aparición del grupo en dicha serie. De hecho, el apaño que hacen al final lo único que hace es liar la cronología aún más. Y la primera escena del segundo número no encaja con nada del Universo DC actual, ya puestos, Willingham podría haberse documentado mejor. Pero bueno, la historia va del Pentáculo, el grupo opuesto al Pacto Sombra (donde Willingham tanto explica como subvierte un poco la idea del equipo compuesto de versiones malvadas de los protas), que son un grupo bastante chulo. Algunos tienen un diseño bueno, otros una idea buena, otros tienen potencial como villanos de por si, y uno abre una historia para uno de los protas. Y como villanos, su actuación y plan es escalofriante y muy bien presentado, y son una amenaza creible. Aún así, el Pacto los derrota sin necesidad de hacer trampas, simplemente aprovechando sus habilidades y recursos. Tiene momentos memorables, aunque no define mucho a los personajes. Después tenemos al Pacto adaptandose a su nuevo status quo, en una historia divertida a ratos, como todo el tomo. Tras eso viene una historia con unos villanos menos conseguidos y más pesados, y se nota la diferencia, aunque la interacción entre los protagonistas, y la manera de actuar no exactamente igual que la de los héroes habituales, muy propio de Willingham, la salva de la monotonía. Por último, toca un número dedicado a Ragman, que aprovecha bastante bien la idea tan chula de su capa de harapos como mezcla de purgatorio y almacen de habilidades. Una buena historia, y las chicas del equipo necesitarían una así en breve (Nightmaster y el Detective Chimpancé son los pseudojefes y se desarrollan más, y Diablo Azul tuvo su número a mitad de la primera saga, pero se lo han dejado para el siguiente tomo por alguna razón) El dibujo se anunció que iba a ser también de Willingham, pero es tan lento que sólo hizo dos números, muy buenos, eso si. El resto está dibujado por una combinación de Cory Walker (de Invencible), Steve Scott (que ha dibujado muchas cosas sueltas, pero no puede dedicarse enteramente al dibujo por ser bombero, Tom Derenick y Shawn McManus, otra vez. Todos son buenos y de estilo parecido, excepto Derenick, que es grotesco y exagerado de una mala manera noventera, y cambia los diseños de los malos. No es una serie maravillosa, pero es sólida, y con un toque algo distinto gracias al humor e imaginación de Willingham. Recomendado (8)

Spiderman Nº16: La historia “principal”, es decir, la de Asombroso, continua siendo lo mismo que el mes pasado: Spiderman está enfadado, y es oscuro y emo, y le rompe huesos a la gente y amenaza con matar a los malos. Oh, que maduro y de los 80. En cosas más interesantes, el “complemento”, que en realidad supera a la otra parte en 3 a 1, es la penúltima saga de Sensacional, y tiene la “gracia” de que el título revela desde el principio el misterio de quien es el villano responsable. Aparte de eso, la gracia es hacer aparecer a múltiples versiones de Spiderman, pero al menos Aguirre-Sacasa tiene la decencia de no hacer que sean clones. Es una historia un poco extraña, porque realmente no es una historia de Spiderman, sólo está en ella porque aleatoriamente han salido dobles suyos, pero eso es más que nada una coña que no tiene nada que ver con el verdadero argumento. Es más bien la historia de esos dobles y lo que los ha creado, y aunque no es mala, no termina de funcionar como debería. Más melodrama que drama, supongo. Medina afortunadamente deja la serie tras el primer capítulo, y lo sustituye Ramón Bachs, que hace un buen trabajo, aunque está notablemente peor que en otros trabajos recientes. No Recomendado (4)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº10: Dos números este mes, para acercarse al final. Parte del número es presentarnos mejor al líder de los Errantes, lo que es una buena idea, ya que como en la Legión durante el primer año, el lider es el único con personalidad, y los demás son masa intercambiable. Además, como se trata de la versión nueva del Señor del Relámpago, se aprovecha para darnos la nueva versión del origen de los hermanos Ranzz (aunque Waid pase de explicarnos como cambió Ayla de poderes, igual que pasa de darle una personalidad), que es la misma de siempre, aunque con un nuevo elemento en la personalidad de Mekt, que hace que el conflicto con los Errantes tenga una parte bastante interesante. La otra parte es tenerles ya enfrentandose directamente a los primeros malos clásicos de esta encarnación de la serie, los Dominadores, que la verdad, son una raza de aliens tecnófilos genérica. El resultado es que, de nuevo, la acción no es demasiado interesante, aunque las decisiones de los líderes, que son los que llevan el peso de la historia, y como tienen éxito o fracaso, si que tienen algo de gracia, y van por sitios que no son los más obvios. Oh, y la manía de Planeta de mandar a las notas al pie las traducciones de cosas que deberían traducir llega aquí a níveles ridículos, cargandose buena parte de la curiosa referencia a 52 en esta serie. Buen dibujo de Kitson, aunque sin nada que llame la atención. Lo mejor, de todas formas, es el emotivo homenaje al difunto Dave Cockrum en la sección de correo, señalando lo importante que sea en esta serie, porque aún hoy, muchos de los diseños actuales están basados en su trabajo, igual que en Patrulla-X. Recomendado (7)

Superman Nº9: Planeta se salta unos números para seguir con la continuación de Último Hijo en Action y no perder el ritmo. Lo suyo sería publicar el último capítulo el mes que viene, pero aún no ha salido, 8 meses después, así que la historia se quedará cortada al menos durante 3 meses, si no más. A DC debería caersele la cara de vergüenza. No es que Planeta se luzca… la gracia de este número era que, como Johns y Donner querían hacer cosas distintas y divertidas en su etapa, tendría partes en 3D, para verlas con unas gafas que regalaban. Si no querías la gracia, había una edición sin ellas algo más barata, aunque el comic perdía mucho, porque estaba diseñado para 3D. Pero en Planeta no dan elección, ya que sólo han publicado el comic sin 3D, de manera que el resultado es un comic bastante pobre, de Superman metido en una sopa de colores extraños mientras le pasan cosas un poco tontas. Desde luego, lo que revelan en este número de la Zona Fantasma lo único que hace es cargarse aún más la idea de un Krypton destruido y que no es ridículo, es decir, acercándonos lo más posible a los 60. Hacer un revival de Superman 2 en las partes de Zod tampoco es algo precisamente bueno. Lo único interesante es el final, que aunque también tiene algo de Superman 2, se hace con suficiente gracia como para prometer un combate chulo en el capítulo final… si sale antes de que se acabe el calendario maya en 2012, claro. La otra serie tampoco se luce este mes, ya que siguen las historias de relleno, y esta es la única que es verdaderamente de relleno, que no aporta nada a la serie. Es un team-up entre Superman y Wonder Woman (ya que WW le venía bien aparecer de vez en cuando, dados los retrasos similares en su serie), sin mucha gracia. Es decir, se crea un nuevo villano que es apropiado como antagonista de ambos personajes, ambos están bien escritos, y se trata algo de los temas comparativos entre ambos… pero la historia es bastante de andar por casa, anticuada y el villano no tiene nada interesante a partir de la premisa. Es un número de relleno a la vieja usanza, vaya. El dibujo de Barreto, sin embargo, es bueno dentro de su estilo, mucho mejor que en Nuevos Titanes. Neutral (6)

Superman/Batman Nº26: Termina la saga, que ya era hora. La idea de tener a “todos los superhéroes aliens de DC” desfilando, aparte de no tener sentido, no sirve absolutamente de nada, ni siquiera para divertirse con los cameos. Si ves la bonita portada de Jimenez, ya has visto más de lo que hay en el interior. Al final todo acaba en la inesperada (porque sale sin avisar y sin venir a cuento, más que nada) aparición del verdadero villano detrás de todo. Y decir que el resultado es cutre, es quedarse corto. Es un villano de los de más entidad de DC, y aquí queda ridículo, con un plan absurdo, y que al final no presenta ninguna amenaza, y es derrotado de manera chapucera porque se olvida de que tiene poderes y hay que acabar la historia. Es un desastre completo, incluido el horripilante dibujo de Clark, que ni logra ser consistente de viñeta a viñeta. Esta serie tiene pocas razones para existir, pero con historias como esta, tiene muchas para NO existir. Evitar a toda costa (1)

Thunderbolts Nº1: Comienza la etapa de Ellis en la serie, que va más o menos de cagarse en todo lo que era la serie. Es Ellis a sueldo, es decir, escribiendo algo que él mismo admite que no le gusta, así que empezamos bien. La premisa parte de Guerra Civil, es decir, transformar a los Thunderbolts en una copia del Escuadrón Suicida, pero sin la gracia. Sólo que aquí se va más allá, y llega a niveles de gilipollez galopante: El líder oficial, sin supervisión de Herr Stark ni nadie (pese a que fue idea suya, y la idea se suponía que era tenerles controlados) es Norman Osborn. Con el que se pasaron un año para demostrar públicamente que era un chorizo. Aparentemente, nadie se queja de eso. La idea, además, no es que hagan de superhéroes, o ni siquiera que hagan misiones sucias secretas. La idea es tenerles cazando superhéroes no registrados. De nuevo, nadie, en el gobierno, en el público, entre otros superhéroes, ve nada malo en tener a un grupo de psicópatas asesinos reconocidos cazando a gente inocente y rondando libres. Además, la idea no es tomarnoslo como algo trágico, es aceptarlo como algo chulo o gracioso. No hay palabras para describir lo inconcebible que es la premisa. Obviamente, Ellis se lo toma a cachondeo, y la idea es ver lo ridículo que es todo, reirnos de lo estúpido que es el público por tragarselo, hacer el tonto con lo ridículos que son los personajes (por eso tienen una base, nave y slogan basados en una vieja serie de TV para niños, porque es un concepto para niños pero en plan adulto, ¿captas el chiste?) y reirse cuando los Thunderbolts machacan a héroes de cuarta y los mutilan. Porque tener a sociopatas cuya única personalidad es ser malvado siendo malos entre si y haciendole daño a héroes es divertido, sobre todo si se hace sin nada de ingenio o humor, sólo ser desagradable por ser desagradable. Es patético. Por supuesto, cualquier parecido entre los viejos Thunderbolts con esto, en personalidad o status quo, es pura coincidencia. Todo el complejo desarrollo y originalidad que tenían, está ausente, bien podrían ser personajes nuevos, o haber sido transplantados desde hace 10 años. Los únicos premios de consolación de todo esto es que los personajes que masacran son olvidadísimos que no habían aparecido en más de una década, por tanto no importa usarlos como carne de cañón, y encima, están bastante bien escritos, definitivamente mejor que muchos personajes más famosos actualmente, ya que son tomados en serio como héroes. (Resulta curioso que Ellis sea prácticamente el único guionista en Marvel que entiende como se hace la carne de cañón, pero supongo que algo de profesionalidad tiene) Y parece tener el mismo desprecio hacia el Personaje Más Estúpido Del Mundo, ya que aunque se lo han endosado, lo ignora sumariamente en estos dos números. El dibujo de Deodato le pega al tono de la serie, la verdad, pero sigue haciendo anatomía grotesca y tiene otros problemas. Además, se le suma la manía de Ellis de usar modelos, y queda muy fuera de lugar y ridículo ver a Osborn con cara de Tommy Lee Jones porque sí, por ejemplo. Otra mala idea de Marvel, que se están luciendo. No Recomendado (4)

Ultimate X-Men Nº12: Con Xavier muerto, toca la versión Ultimate de esas veces que el grupo se ha quedado sin el Profesor X, notablemente la primera vez con el grupo original. Cable es una mejora considerable respecto a Grotesko como asesino, al menos. La primera mitad es ver a los distintos personajes de la serie reaccionando ante lo que ha pasado, y no está mal hecho en absoluto. La segunda mitad va de ver la nueva dirección de la serie tras eso, y la verdad es que sea algo temporal o permanente, es una buena idea, y sirve para cambiar las cosas pero manteniendo las ideas centrales. Además, al estilo clásico al que aspira Kirkman (más parecido, irónicamente, a la competencia en DC a la Patrulla-X de los 80 que a la propia Patrulla), hay multitud de subargumentos desarrollandose bien, convergiendo o divergiendo, y la presentación de un par de versiones nuevas de conceptos clásicos. Una es un poco preocupante, pero habrá que ver. Puede no ser un comic maravilloso, y existe por existir más que por otra cosa, pero al menos se nota que Kirkman tiene un plan y una dirección, y ahora es interesante. Buen dibujo de Paquette que le pega al estilo tradicional de la serie. Recomendado (7)

Vengadores: Iniciativa: Momento Heroico: Parece ser que en Panini pretenden imitar a Norma en lo mano: Primero los precios elevados no proporcionales, ahora los tomitos ridículos de 3 números. Ya podían imitarles en los criterios de selección de calidad. Aparte de un título ridiculamente largo, esta serie parece un intento de Marvel de confundir lo más posible a los lectores, porque no se debe confundir con Poderosos Vengadores o Nuevos Vengadores, que tienen carteles de Iniciativa practicamente iguales que este, o con el especial Iniciativa del mes pasado, o con cualquiera de las otras series donde pone el cartel de Iniciativa pese a no venir a cuento… Ya puestos, el título es muy engañoso a propósito, porque esto no es ni en lo más remoto una serie de Vengadores. Hay tres antiguos Vengadores como protagonistas, de los que no son famosos y por eso no están en las series principales y se va a poder hacer algo interesante con ellos (aunque el traductor cometa una cagada de auténtico inutil con uno de ellos), pero ninguna otra relación. Es la oportunidad de Slott de hacer una serie “importante” y famosa, y de jugar con todo el universo Marvel, personajes famosos, poco conocidos, olvidados y ultra-desconocidos, como muestra la maravillosa portada doble con docenas de personajes (alguno de los cuales no debería estar ahí, pero bueno). La premisa es una de las pocas buenas ideas de Guerra Civil, el establecimiento de supergrupos repartidos por todo EEUU, y un campamento de entrenamiento para licenciar superhéroes. Desgraciadamente, el espectro del horrible crossover pesa sobre la serie, que de momento parece un poco esquizofrénica, y no se pone de acuerdo sobre su tono o de que va: Si va de héroes bien intencionados que quieren formar héroes para que no sean un peligro. O si va de bastardos corruptos que quieren crear un super-ejercito a cualquier precio. No sólo la serie no parece ponerse de acuerdo en si va de una cosa u otra, y cambia de tono completamente según que aspecto toque, es que a veces es el mismo personaje el que hay que tomarse de una manera u otra, y no es compatible. No es posible tomarse como un héroe a un personaje en una escena, y que en la siguiente esté consintiendo cosas horriblemente antiéticas y colaborando con nazis. Y no parece que tenga una doble lectura, porque Slott no es precisamente sutil con lo de que son malvados (por el amor de Dios, el nazi se llama Barón Von Blitzschlag, y está sacado del libro de clichés nazis, acento exagerado incluido) Presumiblemente la serie irá dirigida hacia un punto donde los héroes derrocan a los elementos corruptos, pero si es así, debería esforzarse más en hacer incómodos a los héroes ante la situación actual (o explicar porque la aguantan sin hacer nada, al menos) y tratar de explicar porque los corruptos son así, en vez de hacer que oscilen entre buenos y malos según la escena. (Aparte de que esta serie y las demás no parecen ponerse de acuerdo sobre que conlleva registrarse, quien tiene que entrenarse, para que sirve, quien manda en la Iniciativa, etc, pero era de esperar, dada la mala coordinación y lo peor pensadas que están las ideas a nivel editorial en Marvel)

Es una pena este defecto general, porque el entramado del Campamento Hammond (nombre genial, por cierto), y Slott tiene muchisimo campo para jugar con las ideas, y se está montando una plantilla muy buena de protagonistas y secundarios. En este tomo, no juega mucho con ellos, ya que va sobre todo de los instructores (grandes elecciones en general) y los nuevos reclutas, que son personajes nuevos, con invitados relativamente famosos en papeles pequeños, y el resto son cameos. El primer número presenta a los personajes nuevos, la mayoría ideas interesantes y chulas. El sargento entrenador tiene una conexión interesante con otra serie de Slott, por ejemplo, que hace pensar que acabará siendo menos irritante que su presentación. Está contado desde la perspectiva de una de las nuevas, Nube 9, y es una buena presentación, con un final sorpresa. Además, Nube es bastante encantadora, al menos. El segundo está centrado en Chaqueta Amarilla, y tiene el problema antes mencionado, que Slott se empeña en alternar entre tenerlo como héroe y prácticamente un psicópata, que es inconsistente, aparte de desagradable a estas alturas. La historia es bastante mediocre, además. Y el tercero es otro “mira que desagrables son en la Iniciativa”, con los invitados quejandose de lo malos que son sin que nadie se de por aludido. Está centrado en Komodo, que es de momento una de las dos nuevas que es un legado, y al menos ella está bien desarrollada, aunque la historia con Spiderman no sea gran cosa. Al menos el tono oscila un poco más hacia la tragedia, en vez de “Mira que bonito que es todo, ignora las mil cosas evidentemente inmorales que hacemos”. El dibujo de Stefano Caselli, de Jovenes Vengadores/Runaways, es bonito y expresivo, y hace reconocibles a los muchos protagonistas. Lástima de color apagado que hace todo más raro de lo que debería. Una serie con muchisimo potencial, pero que en este tomo apenas empieza a desarrollarlo. Recomendado (7)

Vimanarama: La tercera de la trinidad de miniseries de 3 números de Morrison para Vertigo, y la menos popular, por razones evidentes: Es la menos interesante de todas, y la que menos intenta. Es una premisa tradicional, la del chico con poca autoestima ni perspectivas de futuro que se ve metido en una batalla apocalíptica y tiene que salvar al mundo y quedarse con la chica. Sólo que esto siendo de Morrison, el apocalipsis incluye exagerados monstruos sacados de mitologías orientales que casi nadie conoce ni utiliza en este tipo de historias, y elementos de fantasía mezclada con ciencia-ficción como sólo él sabe hacerlos, a lo grande. Además, la parte “realista” de la serie, antes de que aparezca la fantasía, es bastante única, ya que no sólo transcurre en una familia hindú, que no es algo que se suela ver en comics (o películas) americanas, no está occidentalizado en absoluto, al menos para ser una familia que vive en Gran Bretaña. Por ejemplo, el protagonista acepta como un hecho su matrimonio concertado, en vez de rebelarse contra las tradiciones familiares. En cualquier caso, todo está hecho con un sentido del humor muy bueno, sea el comienzo más típico de una comedia romántica, como las reacciones de Ali ante el superhéroe antediluviano algo racista que quiere llevarse a su novia o toda la manera de tratar que monstruos preislámicos intenten comerse el mundo. Y aunque sea una historia ligera, los personajes son sólidos, y como era de esperar, usa algunos de los temas profundos de Morrison, aunque sea de pasada. El dibujo es del criminalmente infrautilizado Philip Bond, que ya colaboró con Morrison en Invisibles y Mata a Tu Novio, y es una delicia: No sólo dibuja muy bien, sean escenas realistas o de fantasía brutal, aporta mucho al humor de la historia, dandole vida a los protagonistas, y rellenandolo todo con detalles sutiles que expanden el interés de cada escena, todo muy bien montado (alucinante el baile tipo Bollywood que se forma accidentalmente en una de las primeras escenas) Y los super-diseños, en plan “¿Y si Kirby se hubiese visto influido por arte de oriente medio?” son una pasada. Más ligero que otras cosas de Morrison, pero bueno en su estilo. Muy Recomendado (8)

Wonder Woman: Un Año Después: Por fin toca el relanzamiento del personaje tras Crisis Infinita, que desgraciadamente es, junto a Flash, uno de los grandes desastres de DC de la temporada. En DC no aprendieron la lección de Marvel, y contrataron a Allan Heinberg para esto. Como era de esperar, los meses pasaron, y los números dejaron de aparecer, porque algunos de los guionistas de televisión no parecen entender que la profesionalidad también se aplica a medios no dirigidos a patatas cocidas. Aparte de que Heinberg no es precisamente Whedon o Lindelof. Así que después de 16 meses para sacar 6 números, las ventas se hundieron como una piedra, lo cual no es de extrañar. El contenido tampoco es precisamente para tirar cohetes: Todo el rollo con el personaje durante Crisis y 52 resulta que era una excusa para darle a Wonder Woman otra vez una identidad secreta. Mucho trabajo para algo que no es necesariamente la mejor idea del personaje, pero bueno, no pasa nada por probar tras tanto tiempo, aunque sea una de esas cosas a las que se vuelve por antigüedad más que otra cosa, como otros cambios post-IC. El problema son las justificaciones e ideas de Heinberg, que son malisimas. Para empezar, si todo el rollo era hacer a Diana más humana y cercada al hombre de a pie, ha elegido probablemente la profesión menos indicada para ello, ya que tiene menos contacto con gente normal que cuando era embajadora. (Johns hizo mucho más para humanizarla en una viñeta en Linterna Verde que Heinberg en todo el tomo… aquí es exactamente igual que antes, pero sin la gracia de ser una embajadora con una gran presencia) Luego, la identidad secreta es un mal chiste de por si (básicamente, está igual de escondida que la de Clark Kent, pero con el añadido de que esto no es una convención establecida durante décadas, y de que es mucho más ridículo que un día aparezca una tipa exactamente igual que una figura famosisima, y encima se llame exactamente igual, lo que es jodidamente estúpido, por muy retro que sea) pero hace de los secundarios un chiste mucho peor, ya que si son tan incompetentes como para no reconocer a una mujer despampanante al ponerse unas gafas y recogerse el pelo, sin ni siquiera cambiarse el nombre, han elegido la peor profesión posible. Es patético, y mira que podrían haber puesto cualquier excusa mágica, que habría sido adecuada, pero nada. El caso es que es todo es cambiarlo todo de la manera más chapuza posible para que sea igual que en una historia famosa de hace 30 años que ni siquiera era buena, más bien era bazofia condescendiente y prácticamente misógina. Esa esa clase de relanzamiento mirando hacia atrás, que hace que se la peguen con lo que tienen delante.

La historia aparte de eso no es para tirar cohetes, tampoco: Prácticamente toda es tener a Wonder Woman enfrentandose a villanos con trajes nuevos, uno detrás de otro, durante 5 números. Los trajes nuevos son bonitos, y alguno tiene hasta alguna idea nueva, pero algunos están bastante gastados recientemente. Las peleas no son malas, pero son mucha explosión y poco contenido, sin mucha imaginación. Y en el capítulo final empiezan a aparecer villanos de debajo de las piedras sin ton ni son, aunque al menos no se necesita más que la mínima información que da para seguir la pelea. Ni siquiera los diálogos tienen la chispa que es lo único salvable de otras cosas de Heinberg. Además, aunque Diana y los personajes más famosos están moderadamente bien escritos, otros son un desastre: La sustituta de Wonder Woman no tiene personalidad y está sólo para quedar mal en comparación, no usando nada de sus poderes o inteligencia. Y se recupera a un viejo personaje chulo como secundario, sólo que Heinberg parece que no ha leido ninguna aparición del personaje, porque ha pasado de ser un profesional serio sin humor a un guaperas graciosete horripilante si ningún parecido. Es una acumulación de cagadas que hay que verla para creerla. El dibujo de Dodson es muy bonito, pero no me extraña que haya vuelto a Marvel, si lo único que le dan para dibujar son cosas como estas. Oh, y el anual (lo que iban a ser los nº5-6, antes de que se cansaran de esperar a Heinberg y continuaran la serie sin el final de la primera saga, lo cual fue un buen apaño a una vergonzosa situación) tiene una historia de complemento con una premisa muy ridícula, que resume la vida de Wonder Woman sin aportar mucho, con dibujo de Gary Frank que… no es precisamente el más indicado a estas alturas para dibujar mujeres, la verdad. No Recomendado (3)

X-Factor Nº16: En algún momento, esta serie ha pasado de ser una serie de detectives de género negro a un grupo de superhéroes urbano. Lo cual no importa mucho cuando las historias se centran en los personajes y su interacción, pero en esta historia que va de enfrentarse a villanos, se nota lo que se pierde al volverse más convencional. No ayuda que la Célula-X, que parecía una buena idea el mes pasado (un grupo de ex-mutantes actuando como verdaderos terroristas contra el gobierno que creen que les ha quitado los poderes) aquí pasa a ser un grupo de supervillanos más. Además, está compuesto por una panda de personajes rescatados de la oscuridad de los 90, a cada cual más cutre y olvidable y que merecían perder los poderes y pasar al olvido, y no ser rescatados con nuevas habilidades aún más cutres e improbables. Todo eso es un lastre en lo que es, por lo demás, una gran serie, que continua con diálogos y escenas muy buenas con los protas cuando no están enfrentandose a villanos chorras. Y Layla Miller continua robando el show, siendo el único elemento original en esta historia, siempre brillante. La parte de Mercurio es la única de los villanos que promete, al menos. La otra cosa mala es el dibujo del novato Koi Pham, que es como Coipel antes de aprender a dibujar, con escenas muy poco claras, diseños y personajs feos, enfoques incómodos, y falta de detalle y exceso de rayitas. Recomendado (7)

X-Men Nº26: Enfrentamiento esotérico con un villano muy extraño más o menos basado en ideas de Morrison. En algunos momentos cuesta de seguir, y se estira demasiado para que Bachalo haga pin-ups de cosas raras e incomprensibles en vez de contar una historia que cabría en menos. Tampoco ayuda que prácticamente toda la historia funciona porque el guión lo dice así en vez de surgir naturalmente. El malo amenaza a miles de personas porque si, causa cierto efecto en los protagonistas porque si de manera distinta, y puede ser detenido aleatoriamente con una solución que se saque un protagonista de la manga porque si. Los cambios que eso causa en algunos protas hacen que al menos la historia no sea inútil, pero la manera de lograrlo es chapucera, y si Carey quería conseguir algo más con esta saga aparte de cambios aleatorios para una futura historia, no lo ha logrado. Neutral (5)

Y eso es todo por este mes. Nos vemos en breve, espero, con el mes siguiente, que será otra burrada ridícula de comics. Hasta entonces.