Semanas del 4 de Febrero al 2 de Marzo

12 abril, 2008

Hola a todos. Continuamos con el super-retrasado repaso de las reseñas de estos meses. Esta vez, febrero, obviamente.

Antes de nada, repasar un poco la situación actual. Este mes, Panini adelanta otro mes respecto a la edición americana, dejandolo en 9, que es todo un record en España. Generalmente es buena idea, aunque les de menos margen de maniobra, y no es que la cagaran planificando a un año vista. Montones de series regulares bien publicadas (descontando cagadas habituales concretas, pero eso parece inevitable en España), muchas otras en tomos, y reediciones de cosas buenas de los 80, y cosas famosas discutibles de la última década. Lo que deberían mirar es la selección de miniseries, habiendo publicado muchas malas cuando se han dejado muy buenas, y la mayoría con repercusiones, como Beyond, Wisdom, Union Jack o Agentes de Atlas. Por su parte, Planeta… es terriblemente inconsistente. Las series que publican mensualmente están bien y bien coordinadas. Pero son pocas, y el resto se publican aleatoriamente, a trompicones, cuando y como les da la gana. Siguen continuando con sus atracones sobre personajes, que van en contra de toda sabiduría convencional, y los fundamentos más básicos y obvios de marketing. Su criterio de selección parece consistir en un dardo y una venda, ya que no se explica la cantidad de bazofia que sacan, y sin embargo que algunas de las mejores series con diferencia del momento como Aves de Presa, Átomo o Blue Beetle no las publiquen. Las reediciones, lo mismo o peor. Es fantástico que reediten tanta cosa (aunque se pasan con el volumen, es inconcevible que alguien pueda intentar comprar todo interesante que sacan), y algunas cosas son auténticos clásicos, pero otras son muy discutibles. Con tanta chorrada de los 90, ¿donde está Starman, que es probablemente lo mejor que sacó DC en la década? ¿Por qué recuperan tanta cosa de finales de esa década que a nadie le importa y no terminan con Young Justice? ¿Por qué no usar como criterio que algo sea de un buen autor en vez de que coincida el personaje con el último relanzamiento presente? Es frustrante.

Pasando a cosas más concretas, novedades que no reseño por unos motivos u otros: Norma edita un tomo con los tres especiales cruce de Planetary (con Authority, con Batman, y el de JLA, que no es canónico). Todos ya editados, los dos últimos los comenté en su día. Y aunque no son importantes para la serie, son todos de Ellis, y todos ideas chulas con cosas muy buenas. El de JLA es más flojo, pero hasta Ordway lo hace muy bien, aunque no esté a la altura de Jimenez y Cassaday en los otros.

También sacan la serie ya cancelada de Deathblow, del ya cancelado último relanzamiento de Wildstorm. Y es más o menos lo que uno podía esperar de Deathblow y de Azzarello, gente pegandose tiros sin ton ni son, de manera lenta y aburrida. No es 100 Balas, precisamente.

En Panini, reeditan tanto el principio de la etapa de Miller en Daredevil, como su Hombre Sin Miedo, la posterior mini no canónica con el origen del personaje. El material es muy bueno, aunque el formato no es el mejor en el que lo han publicado. También sale un tomo con material aleatorio del Capitán America, que no recomendaría particularmente, no porque sea malo, sino porque son historias que no tienen nada que ver, empotradas en un tomo caro.

Oh, y también sacan Criminal, la serie de creación propia de género negro puro de Brubaker y Philips. Personalmente, el género no me gusta, así que no la he leido (aparte de que si Bruabker quiere que pruebe sus caprichos, debería no hacerlo tan mal en los otros trabajos que le dan de comer) Se habla maravillas de ella, de todas maneras, así que ya sabes, si te gusta el género.

Planeta, por su parte, empieza a reeditar la Wonder Woman de Perez, aprovechando que en DC se han cargado prácticamente todos sus cambios. Eso se llama sinergia. El dibujo, obviamente, es excelente, y la versión del personaje, realmente, es la mejor que ha habido. Si te gusta la mitología y ese tipo de acción, es recomendable. La saga de este mes de Cosa del Pantano es también excelente, incluso si no te gusta el terror. A partir de ahí, es más fantasía y ciencia-ficción en el Universo DC.

Novedades americanas, poquitas este mes:

En Marvel, la más llamativa es el retorno de Clandestine, la serie creada por Alan Davis, que vuelve como si no hubiera pasado tiempo. Un buen comienzo para viejos y nuevos lectores, de una serie divertida y original.

Aunque probablemente lo que más atención llame sea la llegada de Millar y Hitch a Cuatro Fantásticos, y es lo que podías esperar. Una historia típica de los 4F, pero con los toques de “que moderno y borde que soy, y como molo por eso” de Millar, y el dibujo de Hitch.

Millar también saca otro de sus proyectos de creación propia, esta vez Kick-Ass, con JRjr. Parte de una premisa bastante buena, pero la ejecución parece la típica de Millar de hacerse el guay mencionando cosas famosas, haciendo al protagonista lo más patético y miserable posible, y viendo a gente horrible siendo desagradable entre si.

Como antídoto a todo esto, DC saca Tiny Titans, serie para todos los públicos sobre versiones infantiles de los Titanes, en plan tira cómica. Gracioso, para todos los públicos, y con cierto encanto para un rato.

Y en otras editoriales, Dynamite saca el nuevo proyecto de Ross y cia, Proyecto Superpoderes, que sigue la última moda, la del grupo de superhéroes de la Edad de Oro que reaparecen en el presente. Y aunque estas historias siempre tienen cosas comunes, esta empieza bastante bien, que ya es bastante.

Y aunque no es un comic, comentar la película de animación que adapta Liga de la Justicia: La Nueva Frontera, de DC. Es una adaptación casi tan buena como Sin City, donde prácticamente todas las escenas que han podido adaptar están idénticas, y de todo el material que han tenido que cortar por espacio, queda al menos alguna mención, cameo o guiño. La animación es muy buena, con colaboración de Cooke y otros similaes, como era de esperar. Algunas escenas, como la escena final, quedan hasta mejor que en comic. El resultado es una película de dibujos animados que es francamente mejor que casi todas las adaptaciones de imagen real.

Y ahora, pasamos a las novedades de verdad:

52 Nº39: Otra idea chula para portada que chafa el final del número. Además, el cartelito de abajo miente, Montoya no aparece en este número. Cambios de última hora, supongo, pero revela quien era la figura de final del número pasado. Aquí termina el tercer cuarto de la serie, y la Balada de John Henry entra en su recta final, al igual que la serie en general. Y en este número, se ponen las cosas ya listas para la batalla final, a base de una serie de revelaciones que ponen las cosas muy mal para la familia Irons y sus aliados. La tensión de que las cosas se acercan al inevitable conflicto y el peligro que corre Natasha están bien, así como las revelaciones, que estaban cuidadosamente preparadas si sabías mirarlas. Y de verdad, no se podía esperar nada bueno de alguien llamado Hannibal Bates, como queda claro aquí. Lo único es que no parece que prácticamente todo lo que ha sido la historia del Proyecto Hombre Comun haya influido mucho, y vaya acabar siendo una pelea no muy complicada de buenos contra malos. Waid también nos trae el regreso, tras unas semanas, del Magical Mistery Tour de Ralph Dibny, que esta vez visita Atlantis para conectar con la transformación de Aquaman en su nueva etapa, que ya se presagió en el nº18. La aparición queda ambigua y algo confusa, de todas formas. Pero eso es el guiño, lo importante es ver a Ralph seguir haciendo el ritual y como eso le va afectando, y logra darle algo de tristeza a algo tan arbitrario como la caza de objetos que forma el argumento. Luego, en la Isla de los Científicos Locos, Morrison no hace mucho con los Cuatro (bueno, Tres) Jinetes esta semana, sino que tiene más interacción demencial entre los villanos, incluyendo avances de lo de “El Tiempo Está Roto”, otro par de subargumentos a largo plazo que está claro que tienen que conectar con todo esto pero hasta ahora no estaba claro como, y la declaración de lo que ha estado haciendo el Profesor Magnus todas estas semanas, y lo que pretende hacer con ello, que promete ser muy divertido. Está demostrando que es un genio, de maneras sutiles. Por último, de ahí pasamos a la Familia Adam, que repasa la historia hasta ahora otra vez, y hace que empiece ya el drama que llevará al final de la historia. Todo muy ominoso. Y a estas alturas todo esta ya a simple vista, y más o menos se pueden adivinar todos los misterios de la serie y como va a acabar cada historia, si te has ido fijando, que es un testamento de una serie bien construida. Desgraciadamente, el dibujante invitado esta semana es Andy Smith, que se ha librado un poco de su influencia de Bart Sears (para parecerse más a la homogeneidad de esta serie), pero sigue siendo inconsistente y flojo, sobre todo para los estándares de la serie. El origen esta semana es de Mr. Terrific, que resume bien el origen que le dio Ostrander y los añadidos que ha hecho Johns, que dejan un origen muy sólido y directo. Eso si, curiosamente, no menciona a su precedesor, que uno esperaría que fuese algo importante. El dibujo es de Ethan Van Sciver, que no tiene ninguna conexión particular con el personaje, excepto que ambos molan. Recomendado (8)

52 Nº40: Comienza el último cuarto de la serie, y con ello la recta final, y comienzan a cerrarse las historias. Para empezar, tenemos el primer final, el de la Balada de John Henry, la historia de Acero. La historia ha sido, como en la historia de su homónimo (mencionada especificamente en el título de este número, y en una escena al final), un conflicto entre el hombre tradicional, ganandose las cosas con esfuerzo y sudor, contra la máquina, el hacer las cosas deshumanizadamente aplicando la tecnología para tomar atajos sin importar a quien perjudiques. Es un conflicto que resuena tanto ahora como en el siglo XIX, y estaba perfectamente representado en John Henry Irons y Luthor como los antagonistas, con el alma de Natasha y el público de Metropolis en juego. Por supuesto, al final se demuestra quien tiene razón, y los Irons terminan su viaje de descenso y recuperación de manera apropiada. Visto como final puramente de acción y de conclusión de emoción visceral, es un buen final. Es como una pelicula de acción, o incluso un videojuego, donde se aplican muchos de los elementos de la historia para solucionar el problema a base de acción, algo de astucia y frases chulas en el momento oportuno. Curiosamente, es uno de los pocos momentos de la serie donde se cambia de guionista a mitad de una secuncia, y se nota un montón cuando se pasa de los diálogos tradicionales de Waid (el encargado principal de la historia) a los más originales de Morrison (que colaboró ocasionalmente al principio, y vuelve para darle simetría), que hacen el combate final entre Acero y Luthor más divertido, con diálogos realmente demenciales para Lex. El problema es cuando miras el final en perspectiva respecto al resto de la historia, y ves todas las posibilidades desaprovechadas, y contradicciones. ¿Realmente cual era el plan de Luthor con el Proyecto Hombre Común? Porque lo que ha hecho al final no justifica todo el montaje. ¿Realmente cuales eran sus inconvenientes? Porque el que se pueda apagar apenas ha servido al final (y la manera de apagarlos es inconsistente entre este número y los anteriores), la fecha de caducidad que se presentó tan terriblemente en Acción de Gracias no ha servido absolutamente para nada (no ha caducado para Infinity Inc, al fin y al cabo) y la pega adicional que se menciona aquí no viene a cuento y tampoco pega con lo que sabemos. La mayoría de Infinity Inc son cifras sin personalidad o con un solo rasgo que apenas han servido para nada. Y al final, una historia intrigante de manipulación mediática y social ha degenerado en una pelea a puñetazos (que en algunos casos resulta increible hasta para el género) con un supervillano loco que quiere conquistar el mundo. Es decepcionante de por si, y mucho más teniendo en cuenta que por Superman Un Año Después, este es el canto de cisne de la encarnación de Lex Luthor como empresario manipulador. No es tan patético como la última vez que cayó en desgracia, porque al menos esta vez tiene cierto estilo y sentido, pero es un cambio definitivamente para peor, aunque venga de buenos guionista. Es una pena que esta historia, que empezó lenta (y aburrida en comparación con las demás en algunos momentos) pero ha tenido muchos momentos buenos haya acabado siendo menos que la suma de sus partes. Con suerte los demás finales serán mejores.

No hay origen esta semana, porque el final ocupa 21 páginas seguidas, todo un record, y la últimas 2 van para la escena obligatoria de otro argumento, en este caso el de Kahndaq, donde se empiezan a ver las consecuencias dramáticas que se podían esperar tras los dos últimos números, y la tragedia por fin se mueve en otra dirección. El dibujo es del Segundo Dibujante Oficial, Chris Batista, que hace escenas de acción superheroica limpias, claras y efectivas, con mucha fuerza cuando toca, y hasta un bonito homenaje al diseñador del protagonista, Jon Bogdanove. Recomendado (8)

52 Nº41: Como la portada multifacética indica, este es un número de transición con un poco de varias historias, acercandose todas hacia el final, donde cada protagonista debe encontrar lo que busca, sea un sitio, un objeto o a si mismos. La parte más importante es la de Rucka, la que anunciaron equivocadamente hace una quincena. Es el comienzo del tercer acto de Questoya. El primero era Montoya tocando fondo y Question empezando a entrenarle, el segundo fue la última misión de Vic Sage, y esta tercera es la transformación de Reneé en… bueno, algo que era bastante evidente desde hace tiempo. Este número es el punto de inflexión, entrenandose física y espiritualmente en Nanda Parbat con ayuda de los viejos amigos de Charlie y alguna estrella invitada. Tiene un exceso de pseudo-filosofia y psicojerigonza que a veces resulta aplastante y algo barato, pero en general la dirección es buena, y tiene momentos que resuenan bastante bien sin necesitar toda la palabrería. Además, Wonder Woman por fin aparece en la serie, y obviamente Rucka escribe su parte, en lo que es la verdadera conclusión de su etapa con el personaje, contandonos un poco de lo que ha aprendido en estos meses, y enlazando con su nuevo status quo en su nueva serie. Está hecho con más sutileza que todo el rollo que dieron con Sacrificio, y por tanto funciona bastante mejor. Luego, Waid lleva al Magical Mistery Tour de Ralph Dibny a su última parada antes del final, y sirve para ver el punto hasta el que ha llegado el personaje, y resume los temas de la trama (que en la magia nunca se consigue nada a cambio de nada, y que los que hacen tratos con fuerzas más grandes de lo que pueden manejar acaban mal parados) para prepararlo para lo que seguramente será una decisión difícil en el final. Además, se rescata a un viejo villano, y se vuelve a un cabo suelto de hace medio año para resolverlo, cuando ya nadie lo esperaba, pese a que dieron la pista de que iban a hacerlo en su día. Se nota cierto toque Morrison en la escena. Hablando de Grant, su parte esta semana deja claro que en esta Odisea en el Espacio, Ulises es Animal Man, porque la parte de los otros dos poco más o menos termina ya. Es space opera decente, aunque tiene caracterización bastante buena, especialmente para Adam Strange, que va al centro del personaje. Y un final muy chulo, con la aparición estelar magnífica de una de las mejores creaciones de Alan Moore, aunque la portada más o menos la chafe. El dibujo es de Giuseppe Camuncoli, al que habían tenido hasta ahora en cosas de Wildstorm como Armageddon, y es un poco estilizado para la norma en esta serie, y a veces las expresiones son demasiado exageradas y los detalles lo contrario, no se ven del todo, pero no es malo del todo.

El origen esta semana es de Starfire, ahora que ha quedado claro que realmente ha estado en esta serie de adorno, porque no ha pintado prácticamente nada, más que en un par de escenas, y en general podría haber sido sustituida por muchos otros personajes. Waid resume bien su origen, pero no dice nada más a partir de que se une a los Nuevos Titanes y sale con Nightwing, ni siquiera el hecho de que su familia ha muerto y su planeta ha reventado unas tres veces. El dibujo es de Joe Benitez, supongo que porque como procede de Image, se asocia con dibujar mujeres medio desnudas, y es tan patético como te puedes esperar de alguien así, con un horrible estilo pseudo-McFarlane y unas proporciones en las cabezas terriblemente erroneas. No todos podían ser buenos, pero… Recomendado (8)

52 Nº42: Portada chula, pero tiene unos cuantos spoilers. Como se veia venir, llegamos al final de otra de las tramas, esta vez el Magical Mistery Tour de Ralph Dibny. Y así es como se termina una historia, maldita sea. Toda la historia ha ido del precio de la magia, de que nada viene gratis, y de que las decisiones que se toman para conseguir cosas vienen para atormentarte, y el final da varias lecciones al respecto, donde todos los protagonistas se llevan lo que merecen, o al menos lo que se han ganado estos meses. También ha sido la historia de la busqueda de Ralph, y hasta donde le ha llevado, y llega a una conclusión muy satisfactoria. De los tres finales posibles (Sue resucita, Sue no resucita y Ralph lo acepta, Sue y Ralph se reunen en la muerte), sale el que era probablemente el mejor dada las circunstancias. Y es un final maravillosamente estructurado, como corresponde a una verdadera historia de misterio, de detectives, como esto debe ser, todo lo contrario a la historia que metió a los personajes en esta situación. Se resuelven varias incognitas y cabos sueltos de toda la historia, todos los pasos hasta ahora juegan un papel en la resolución, a veces inesperado, y todos los elementos de la resolución se presentaron de manera limpia y clara para que se pudiera resolver (bueno, excepto un detalle, pero es menor). Pero gracias a un par de hábiles juegos de manos, por ser de magia, la mayoría de las revelaciones no eran demasiado obvias más que en retrospectiva, de manera que conservan su impacto cuando aparecen, y mejoran en segunda lectura. Y pese al tono oscuro y deprimente que ha tenido la historia, termina de manera optimista y heroica, donde hay sacrificio, pero al final el héroe gana, y lo hace siendo más listo, más hábil y más bueno que los demás, teniendo al Hombre Elástico demostrando lo que vale por una vez, como detective, como superhéroe y como hombre. Hay momentos de decir hurra con él, de alegrarse por él, y de sentir pena de él, como debe ser en una buena historia. Lástima que el final se haya deshecho en otras series de Un Año Después, pero eso no es culpa de Waid. La escena obligatoria aparte esta semana es de Rucka, continuando la transformación de Montoya de manera ya directa y definitiva. Y además, se tiene a un dibujante invitado de excepción, Darick Robertson, estrenando su exclusiva para DC y saltandose un poco los bocetos de Giffen y el estilo de la casa para demostrar su mucha habilidad, fluidez y expresividad, que queda maravillosamente en esta historia a la vez tétrica y animada, fantástica pero centrada en los personajes. Los personajes vibran, los escenarios y detalles están logrados, y hasta cierto personaje creado por Waid tiene la mejor pinta que jamás ha tenido, con mucha diferencia. Terminando con el festival Waid, el orígen esta semana es de Flecha Verde, resumiendo bien la historia y de que va el personaje, aunque no mencione ninguna conexión con otros personajes, aunque sea vital. Dibuja su encargado actual, Scott McDaniel, a su manera. Muy Recomendado (10)

Anita Blake, Cazavampiros: Placeres Prohibidos: Para que luego no digais que no hago sacrificios por vosotros. Esta es la serie bandera de Dabel Bros, una pequeña editorial que pasó a editar Marvel durante un tiempo, antes de que la sociedad se disolviese y Marvel se quedara con sus series. Es parte del intento de Marvel de publicar cosas más allá de los superhéroes, pero en vez de inventandoselas, adaptando novelas. En este caso, de fantasía. En el caso de esta serie, una serie de novelas pseudogóticas sobre vampiros, orientado a chicas. Y si eso hace que suenen algunas alarmas en tu cerebro, aciertas. Cuando alguien se burla de ese subgénero por ser malas fantasías sobre vampiros para niñas que no se atreven a comprar verdadera literatura erótica, piensa en cosas como estas. Cuando alguien se hace una idea equiovocada de Buffy sin verla, está pensando en algo así. Es un conjunto de clichés malos, ambientación excesivamente seria para tanta tontería, personajes que se creen muy elegantes y atractivos cuando son ridículos, peleas tontas, y montones de otras chorradas. Es muy malo, y el único consuelo es que esto adapta la primera novela, antes de que la serie se vuelva un festival erótico, que en este plan, con esta caracterización tan profunda y creible y este fetichismo de colmillos y ropa de anticuario, tiene que ser muy desagradable. Y más con el dibujo de Brett Booth, que viene del campamento de Jim Lee, y se nota. Si quieres saber más sobre esto, Chris en el Super-Blog Invencible descuartiza la serie a gusto, echadle un vistazo, es el blog de comics más descacharrante de la red. Evitar a toda costa (2)

Astonishing X-Men Nº11: Sólo queda un número inédito, y el final no va a estar para una fecha razonable para que no haya un parón ni de coña. Aparte de eso, la historia sigue su cauce, y llega el punto donde los héroes revelan su plan y empiezan el contraataque. Whedon usa un truco que ya hizo en la última temporada de Buffy, y le sale muy bien, realmente elevando a Cíclope a la categoría de buen general que rara vez ha tenido. Está tan bien ejecutado, que el resto de problemas de la historia ni se notan, y tiene algunos momentos de acción y diálogo realmente chulos. El dibujo de Cassaday viene a ser lo mismo. Muy Recomendado (9)

Batman Nº9: La primera historia es una cosa extraña, porque no es un comic en absoluto, es una novela ilustrada. Lo que importa es la prosa, y el dibujo acompaña un poco, pero se podría ignorar perfectamente, entre otra cosas porque esta hecho cutremente por ordenador por John Van Fleet, y el número de imágenes que aportan algo son más bien pocas. En cuanto al contenido del texto, es el relanzamiento de Morrison del Joker, despues de haberlo tirado a la basura en su primer número. La interpretación de Morrison del Joker es muy buena, cogiendo cosas de la Broma Asesina, de su Asilo Arkham, y alguna idea nueva extrapolada de cosas que ya sabíamos, que da una versión casi definitiva del Joker, que explica sus diferentes conductas, porque hace muchas de las cosas que hace, porque es la nemesis de Batman y porqué volverse el Joker es prácticamente la reacción más sensata posible a su origen. Aparte de hacerle hasta cierto punto escalofriante, y darle una buena perspectiva a su relación con Harley Quinn. La manera en la que se cuenta la historia, sin embargo, es algo espesa y tarda un rato en ir al grano y empezar lo interesante, y no parece que gane mucho al contarse así y no en comic, sobre todo porque la prosa de Morrison, en el estilo concreto que ha elegido para historia, no es gran cosa. Pero bueno, es lo que tiene Morrison, que siempre puedes contar con que experimente, y lo que tienen los experimentos es que no siempre salen bien del todo. El capítulo de Detective este mes es OTRO número de relleno, esta vez por Stuart Moore, que hizo el tercer tomo de JSA Clasificado, y otras cosas inéditas no tan malas. Es más una historia de Robin que de Batman, la verdad, y tiene ese problema, que no sólo ya hay una serie mensual de Robin, ya hicieron una historia bastante similar recientemente. Es la primera mitad de una historia de tipo estándar, decente sin más, con buen dibujo de Kramer. Como contraste con la historia más experimental de Batman, forma un equilibrio, o un incordio, según la perspectiva. Recomendado (7)

Batman/Spirit: Este cruce es el preludio a la nueva serie de Spirit que ha hecho DC. Francamente, la idea de hacer más Spirit es cuestionable, ya que por mucho que quieras rendir homenaje a Eisner, Spirit era Eisner. El personaje era lo de menos, era la excusa para que Eisner contara una serie de historias y jugara con el formato. Así que por muy bueno que sea Cooke y el mucho cariño que le tenga al material original, esto parece el equivalente en comic de una banda homenaje a los Beatles, que es algo que tiene gracia una vez y ya está. La idea de darle trabajo a Jeph Loeb es cuestionable de por si, además. El resultado aquí, de momento, es mundanamente predecible. Transcurre en un mundo desenfadado y caricaturesco donde los criminales son feos y malos, pero no particularmente letales, que se reunen en convenciones, y Batman y Spirit son los héroes típicos, algo distintos en métodos que al final se alian porque en el fondo son iguales, que derrotan a los malos usando puñetazos, ingenio y algo de humor. Es todo terriblemente retro y entrañable, mientras tengas afecto por ese tipo de historias clásicas. Si no, podrás apreciar el dibujo muy bonito de Cooke, y poco más. Neutral (6)

Bienvenidos a Tranquility Nº2: Termina la primera saga, y se desvela quien es el asesino de Mr Articulado y porqué. Los comos y porqués tienen perfecto sentido, y muchos de los elementos introducidos a lo largo de la historia, algunos desde el primer número, acaban jugando un papel vital en la resolución. Es un ejemplo clásico de cómo montar bien una historia, y un gran trabajo. La historia fluye bien, con un final bien climático. Los personajes son divertidos y muestran profundidad y humanidad, y aunque muchos están basadas en arquetipos, Simone les sabe dar toques originales o ver de maneras algo distintas. Y ocasionalmente tiene momentos muy graciosos, cosa que siempre hace. Además, viene el número siguiente, que demuestra más rango, con varias historias cortas, contandonos cosas sobre distintos personajes, en distintos tonos. Buen dibujo de Googe, cuyo estilo animado y exagerado le va a la serie, y sabe adaptarse a los distintos pastiches, demostrando que sabe anatomia y distintos estilos, sólo que prefiere el suyo exagerado por alguna razón. Un gran comienzo, y es una pena que esta serie pase tan desapercibida entre tantas inferiores. Muy Recomendado (9)

Caballero Luna: Sol de Medianoche: Segundo tomo, y empieza a parecer que Huston sólo tiene un chiste para la serie. El chiste es que el Caballero Luna es como Batman, si fuese un completo lunático ultraviolento. En este tomo, el Caballero Luna es un lunático completo que mutila violentamente a villanos. No tiene mucho más. Los villanos tienen algo de grotesco particular, pero todo acaba en lo mismo, en impactar, de manera sobreescrita, y poco más. Lo otro es el enlace con la Guerra Civil y secuelas (es de agradecer, eso si, que Panini no aproveche para poner el cartelito de crossover gratuito como en Marvel), que se resume en tener a Spector mandando a la mierda a ambos bandos, que es probablemente la cosa más sensata que hace en todo el tomo. Finch tiene alguna cosa impactante de vez en cuando, pero en general lo que suele aportar es exceso de rayas y escenas confusas. Una sóla idea y gastandose rápidamente, parece que esta serie no da para más. Neutral (6)

Capitán America Nº28: Más ir de un lado para otro con algo de desarrollo de las tramas. Se une un protagonista más a la lista de personajes persiguiendose unos a otros, aunque este viene acompañado de un retcon que no tiene mucho sentido, como todo lo del rollo de Bucky no-tan-Zombie Cyborg. Por lo demás, lo habitual en esta serie. Neutral (6)

Cuatro Fantásticos Nº2: Continuamos con las secuelas de comics que incomprensiblemente no se han publicado en España. Por un lado, la miniserie que presentaba al personaje de Gravedad y lo que le pasaba después en Beyond, que continua aquí de una manera bastante chula, que también conecta con otras cosas que han pasado recientemente en la parte cósmica de Marvel. Y por otro lado, los especiales epílogo de Aniquilación, donde Estela Plateada y Polvo Estelar se quedaban oficialmente como Heraldos de Galactus. No es que necesites haber leido todo eso para entender esta historia, pero estaría bien poder ver los antecedentes directos. La mayor parte del número es una batalla cósmica, con la idea de que los Cuatro Fantásticos están terriblemente fuera de su nivel en esta ocasión. Lo mejor es ver a McDuffie escribir la versión de Priest de Pantera Negra, la mejor con mucha diferencia, que en vez de un chiste o un estereotipo es un cabrón que está diez pasos por delante de todo el mundo, y ver como eso contrasta radicalmente con como actuaba Reed. La historia de los Richards también continua, demostrando que siguen siendo protagonistas de la serie aunque no sean miembros, que es la mejor manera de proceder. Buen dibujo de Pelletier. Mientras, la serie de la Cosa de acerca a su fin en un número que resuelve la situación con Alicia de manera muy satisfactoria y entrañable. El resto de la historia son coñas y acción con la estrella invitada de rigor (esto es un Marvel Two-in-One encubierto, al fin y al cabo), que están un poco vistas aunque sean algo graciosillas. Y la página final no tiene sentido, pero se puede pasar por ser una coña. El dibujo de Dwyer le va muy bien a la serie. Una pena que sólo quede un número, pero al menos ahora no hay tanta diferencia entre las dos series. Recomendado (8)

Daredevil Nº24: Pobre Gladiador, desde Miller todos los guionistas de Daredevil le han tenido chantajeado, engañado o manipulado para que vuelva a ser malo en contra de su voluntad. Son muy, muy poco originales, y ya podían inventarse algo nuevo para él después de 20 años. Pero bueno, al menos Brubaker va un poco más lejos en esta historia, con una serie de giros donde no está claro lo que está pasando realmente, pero están bien llevados. Es una historia tradicional de Daredevil con un buen misterio de fondo, y cierto estilo, que ya es bastante. Buen dibujo de Lark. Recomendado (8)

Detective Marciano Nº2: Otro de esos tomitos tan masivos que si los tiras al suelo haces un agujero, terminando la serie del personaje. Primero viene una historia corta con la SJA, presentando a los personajes de Apokolips en esta serie. Historia superheroica decente, usando bien los conceptos, y muy bien al prota. Después viene una saga dedicada a los años que la linea temporal móvil ha dejado en blanco en la historia de J’onn, teniendo en cuenta que eso ahora le coloca en la Tierra durante toda la vida de los héroes actuales. Se corre el peligro de abusar de los retcons, y dar la sensación de que J’onn ha estado en todos los momentos importantes, lo que canta un poco como traido por los pelos, pero hasta cierto punto funciona, porque se coge personajes apropiados y añade detalles que no son importantes en vez de cargarse las historias de los personajes: Son Superman, por ser también alien, Linterna Verde (Abin Sur esta vez) más o menos por lo mismo,Batman por ser también un detective, y el Espectro por… ser muy poderoso y también redefinido por Ostrander, supongo. A decir verdad, esta última es floja, abusando de las cosas que se llevaron bien en aquella magnífica serie, y la de LV también es una historia muy tonta, pero las otras dos son buenas historias sobre los personajes, cada una en su tono. Después toca revisitar los tiempos de la LJI, en una historia sobre la adicción de J’onn a las Oreo, y es completamente absurda y chorra, pero eso es apropiado para la época en la que se basa. Tiene su gracia, al menos, y sirve para algo, lo que ya le pone por encima de muchas aquellas historias. Muy apropiado el dibujo de Mahnke allí.

Después la serie pilla un bache con OTRA historia enfrentandose a supervivientes marcianos, que son bastante pesados, en una historia de aventuras a un nivel que no le pega a la serie, además. Y los añadidos que hace a la historia del Universo DC son muy cuestionables y malas ideas. Después viene una historia extraña tratando la diferencia psicológica entre J’onn y John Jones, usando a Etrigan, que desemboca en un análisis sobre cual es más real, y como ha afectado ese cambio a J’onn. Tiene cosas interesantes, aunque se ve metido en una trama menos interesante por el camino, y el resultado final hace al personaje menos único. Mandrake se despide de la serie tras haberle dado un tono y estilo muy bueno, pese a los muchos cambios, y lo hace escribiendo la siguiente historia, más de terror, con un tono bastante apropiado para el personaje, y aunque es algo chorra, tiene un buen final. Entonces viene una de las mejores sagas de la serie, si no la mejor, dedicada al pasado de J’onn en Marte, desarrollando de manera compleja y bien pensada la cultura de una raza telepática, multiforme y pacifista, explicando algunas contradicciones y elementos del personaje, incluyendo porque es un “Manhunter”, en muchos sentidos. Logra darle a su origen una tragedia mucho mayor que la habitual, que es mucho. También se amplia la conexión con Apokolips, que explica a que venían las apariciones anteriores, aunque de nuevo tanta nueva interconexión pasada quede algo forzada. El dibujo de esta saga es de Barreto, como la mini del mes pasado, y es igual de bueno. Termina con una historia atando varios cabos sueltos, personajes y temas de la serie de manera efectiva. Buen dibujo de Igle. En definitiva, no es la mejor serie de Ostrander ni mucho menos, y tenía algunos puntos flacos bastante evidentes, pero es una serie sólida que coge todos los elementos del personaje y los amplia bien, demostrando que es buen personaje. Lástima que haya salido en un momento en el que hay tantísima cosa compitiendo. Aparte de que no es precisamente la mejor elección para estrenar el formato, eso debería haber sido algo excelente, no ligeramente por encima de la media como esto. Recomendado (7)

Doctor Extraño: El Juramento: Uno de los ocasionales intentos de recordar que el Dr Extraño existe, y más señalable, uno de los cada vez más raros trabajos de Brian K Vaughan en personajes que no son suyos, o en comics, ya puestos. Afortunadamente, no es un intento de reinventar al personaje, es simplemente hacer una buena historia del personaje, haciendo alguna cosa interesante y algo original con él. Es menos esotérico y más centrado en la realidad de lo que suele ser el personaje, lo cual es bueno, porque ese es un problema que suelen tener sus historias. Aquí la amenaza es apropiada para el personaje, pero toda esa magia sigue unas reglas comprensibles que no se van por las ramas. Y más que de hacer gestos y solucionar mágicamente cosas, va de tomar decisiones difíciles como persona, lo cual da para conflictos mucho más comprensibles e interesantes. El villano es una buena nueva nemesis para Extraño, basado en elementos conocidos, y un buen opuesto. Pero mejor aún es su nueva compañera, basandose en el rescate que hizo Bendis de la Enfermera de Noche, pero desarrollandola mucho más como personaje y como heroína, convirtiendola en una aventurera (a la fuerza) y sparring verbal a la altura del Doctor. Es un duo genial y muy apropiado, y por supuesto, Vaughan les da unos diálogos muy buenos. El único problema de la serie es que al transcurrir en un universo compartido, sabes que cierto final que dan como posible no va a ocurrir, así que la historia se vuelve un poco predecible a veces porque sabiendo lo que no va a pasar, sabes lo que va a pasar. Al menos no va del todo por el final condescendiente. El dibujo es de Marcos Martín, y aunque no se si merece el formato gigante, ciertamente es bonito. Las imágenes vibran, todo tiene mucha personalidad, y hay una escena con una colección de villanos clásicos del personaje que impresiona. Un buen comic para disfrutar sin requerir un compromiso mayor, de los que debería haber más. Muy Recomendado (9)

Fábulas: Lobos: Continua la serie regular, con un tomo más corto que de costumbre. Todo el tomo gira alrededor del nº50, que es un punto de inflexión en la serie en varios aspectos. Como el título hace sospechar, la historia empieza con la prometida busqueda de Bigby por parte de Mowgli, que tiene que ser una de los usos más inspirados de personajes tradicionales que ha hecho Willingham últimamente. Toda la narración de Mowgli y su modo de operar es muy chula e intensa, aprovechando al máximo la idea del hombre feroz y salvaje con más en común con los lobos que con los hombres, operando como agente en el mundo moderno. El final de esa parte es bastante inesperado, porque no cae en ninguno de los tópicos ni lugares típicos por los que podía ir la historia, y sin embargo tiene un final sensato, pero melancólico. Entonces llega el nº50, que es lo más satisfactorio emocionalmente que puede ser para el que lleve leyendo la serie desde el principio: Hay reuniones largo tiempo esperadas, hay cosas que recuerdan a la primera historia pero con una nueva perspectiva, hay acción muy chula con un personaje siendo brutalmente genial, hay buen uso de todo lo que se ha desarrollado hasta ahora, analogías sociopolíticas, una solución inteligente a un problema de los últimos años, mucha emoción y emotividad, y un final de cuento de hadas, como corresponde. Y muy buen dibujo de Buckingham, claro. La última historia trata sobre el como se logró parte de las hazañas del número anterior, y lo que pasa después, como parte de la historia estratégica/bélica/de espionaje a largo plazo de la serie. La protagonista es la espía principal de la serie, Cenicienta. El resultado final se parece más a una historia de aventuras fantásticas que a Alias, la verdad, pero eso no es malo. Palidece en comparación a las historias anteriores, como suele pasarle a las historias sueltas de spotlight de esta serie, que suelen ser algo olvidables, pero tiene sus momentos. Buen dibujo de Shawn McManus, viejo conocido de Vertigo, a la altura del regular. Oh, y además viene con un par de mapas muy chulos, todo un detalle. Muy Recomendado (10)

Gen13 Nº2: Dos comics de Simone en un mes, pensé que jamás lo vería (y si del editor de Planeta fuese, jamás lo vería). En este tomo (que se pasa al formato de 3 números de las demás series Wildstorm de Norma, aunque no queda mal esta vez, precio aparte) los protagonistas siguen como fugitivos, aunque esta vez el énfasis no se pone en los villanos que les persiguen, sino en las cosas que se encuentran, y como esta panda de inadaptados tan distintos se convierte en una familia. Y aunque a veces se pase con el dramatismo, Simone realmente hace creible y entrañables a los personajes, que es algo que nunca se había logrado en casi 15 años de historia del grupo (bueno, Warren más o menos, pero fue de manera más secundaria y sutil). Simone realmente clava la sensación de ser adolescente, sentirse raro y solo en el mundo, y no tener absolutamente a nadie más en quien confiar que en otros adolescentes similares, y toda la melancolía, angustia y alegría que eso conlleva. Es fantástico. Los personajes brillan con personalidad, centrandose en la inocencia de Caitlin, el otro tipo de inocencia de Roxy, el desparpajo demencial de Eddie y el único elemento identificativo que solía tener Sarah. El primer número es una excusa para tener a Caitlin en plan reina de la selva, pero es muy superior a lo que suelen ser este tipo de historias, con mucho humor y personalidad aparte de la acción selvática. Dibuja Alvin Lee (el dibujante de Agente X, otra maravillosa serie de Simone inédita en España, y van…) que está bastante bien, y no abusa de… bueno, no hace como Frank Cho, para entendernos. Además, hay igualdad de sexos, por fin. El segundo es una excusa para que los protagonistas interactuen idílicamente, que desemboca en una buena ocasión para desarrollar a algunos secundarios al final. Y el tercero es un encuentro con la ausente Autoridad, donde se exploran bastante bien los pros y los contras de su actitud, y como por muy progres que sean, le parecen vetustos a unos adolescentes. La pelea también es divertida, claro. El nuevo dibujante regular es Carlo Barberi, que ya estuvo en Nuevos Mutantes, y es una mejora respecto a Caldwell. Es agradable y clarito, pero a la serie le vendría bien un guionista que no caricaturizara tanto, y diera expresiones faciales más creibles y variadas. Mucho mejor de lo que tiene derecho a ser, imaginate lo que haría Simone con personajes más sólidos. Muy Recomendado (10)

Green Lantern Nº5: Último número antes de que empieza la fiesta con la Guerra del Cuerpo de Sinestro. De hecho, esta saga tenía historias de complemento presentando a varios miembros de ese Cuerpo, pero aquí las publicarán como parte del crossover, dejando en este número las tres partes de la historia principal, que realmente es el prólogo de algo mayor. Es el relanzamiento del personaje de Zafiro Estelar, que se veia venir desde que Johns se cargó sin piedad a la anterior encarnación en una viñeta de Crisis Infinita. La verdad es que, en esta encarnación, el personaje sigue sin ser terriblemente interesante, y es más un incordio para hacer avanzar los lios románticos de Hal mientras hay algo de pelea. No es que la pelea no tenga un par de momentos chulos, con Hal siendo tan bruto como siempre, pero como villano, esta Zafiro Estelar tiene más bien poco, lo que hace que el final sea buena idea. El triángulo amoroso detrás de esto tiene algo más de gracia, aunque el desarrollo de Vaquera la haga un tanto inaguantable, al contrario que el de Carol Ferris. Pero la parte interesante es la del origen de los Zafiros Estelares, que al estilo Johns, coge lo que ya sabiamos, corta algunas cosas por lo sano (aparentemente, la Crisis Infinita ha cambiado bastante algunas partes de la historia de las Zamaronas, por no decir todo lo que han hecho desde los 80), da una versión que tiene bastante sentido histórico y temático, y lo usa como punto de partida de algo mayor. Hasta ahora el Zafiro Estelar no era más que una versión cutre de la Linterna Verde, y redundante. Tras las revelaciones de aquí, no sólo tiene sentido temático, se abre una nueva idea que tiene un potencial inmenso, y va a poner las cosas muy, muy divertidas en los próximos meses o años en la serie. El dibujo de Daniel Acuña es… curioso. Lo que le da el aspecto único y extraño es el coloreado pastel, que es hasta cierto punto apropiado para una historia que se basa en energia rosa chillón. A veces se hace un poco cargante, de todas maneras. Los personajes y la acción si están bien hechos, aunque la manía de Acuña con los pechos gigantes es un poco irritante, sobre todo después de que Reis presentara a la nueva Zafiro Estelar con un tamaño normal, que es algo tan inusual que compensaba el diseño del traje. Recomendado (7)

Green Lantern: El Poder de Ion: Aunque esto sólo se publica por ser “el mes Ion” o alguna gilipollez ridicula que no significa nada semejante, al menos continua la etapa que se dejó Norma a medias. Aún quedan unos números después, de todas formas, aunque casi nada reseñable. Esto es material de cuando Winick aún escribía bien, aunque desgraciadamente, es de cuando la franquicia de Linterna Verde aún estaba hecha un asquito, aunque las primeras piedras de la reconstrucción se ponen aquí. Leyendo esto, queda claro lo mucho que ha mejorado la serie desde entonces, ya que en vez de ser una gran serie cósmica con multitud de personajes y conceptos, era una serie mundana sobre cuatro tipos y un adultolescente que creia cuyo único elemento reseñable como superhéroe era que en vez de crear guantes de boxeo verdes con el anillo, creaba boxeadores enteros. Cualquier tiempo pasado para DC no fue mejor, ni mucho menos. Al menos Winick escribe un Kyle interesante como persona, el primero en hacerlo. La idea aquí es darle a Kyle poder ilimitado, y ver que pasa cuando se lo das a alguien equilibrado y sin ansias de poder o conquista. El resultado evita la mayoría de lugares comunes en este tipo de historia, lo cual es de agradecer. Los mecanismos para llegar a eso son enrevesados y se basan en una historia inédita, así que es mejor no darle muchas vueltas, además, esa parte del comienzo es la más floja del tomo. La mayoría de villanos en la historia son olvidables villanos de esta etapa, algunos buenas ideas que no llegaron a cuajar, pero la mayoría desastres, ya puestos. El fuerte de Winick, a cambio, son las relaciones creibles entre personajes. Por el camino, hay un número dedicado a reconstruir a John Stewart (donde Winick empieza a hacer gala de su futuro chapucerismo, metiendo un montón de elementos nuevos a su pasado, pero olvidandose de muchos de los importantes, incluyendo a su mujer y mentora) que hace su cometido, aunque se pasa de obvio al intentar ser profundo. También se hace algo similar con Jade, pero al centrarse más en la relación de la pareja, queda más creible. Y una bonita actualización de la situación de Terry. De todas maneras, el centro de la historia es ver a Kyle tratar sus nuevos poderes, llegar a la conclusión habitual de este tipo de historias de manera menos melodramática, y ver a Kyle cambiar por el camino. Esta es la historia donde Kyle deja de ser el niñato que había sido durante casi toda una década, y pasa a convertirse en un superhéroe y un adulto de verdad, en parte a base de tratar uno de los temas psicoemocionales traumáticos que le gustan a Winick, en parte quitandose de una vez el horripilante traje de cara de cangrejo y poniendose uno que parece de Linterna Verde. Bastante bien hecho en ese sentido, mucho mejor de lo que se puede esperar históricamente de personaje y autor. Buen dibujo de Eaglesham en la mayoría de números, aunque no tan bueno ni de lejos como en SJA. Recomendado (8)

Ion Nº1: Esto, por otro lado, es todo lo contrario. Es decir, no se les ocurre otra cosa que darle una miniserie a Kyle Rayner, y que la haga el mismo tipo que hizo de él un personaje inaguantable durante 7 años, Ron Marz. Toda la etapa Marz de KaraKangrejoKyle consistía en tres cosas: a) Destruir o humillar cualquier elemento del Cuerpo de Linternas Verdes, b) Hacer que todas las chicas se tiraran encima de Kyle, y c) Tener a todos los personajes establecidos diciendole a Kyle que es el más mejor de los Linternas Verdes, haga lo que haga, que era el único tema y centro de la serie. Oh, y enfrentarse a villanos olvidables, pero eso era secundario. Afortunadamente, la primera cosa ya no le dejan hacerla, pero todo lo demás sigue siendo el nucleo de esta historia, por desgracia. Para empezar, irónicamente, si lees el tomo original de Ion, ves que su nueva transformación en Ion no tiene ningún sentido ni parecido con la otra. Luego, pese a que se pasan todo el tomo machacando con lo especial, único y poderoso que es Kyle-Ion, lo único diferente que parece tener del resto de LVs es que no necesita anillo (igual que Alan) y que no puede controlar sus constructos, lo cual no le hace precisamente impresionante. Pero así es todo el tomo, y todo lo que suele hacer Marz: Repetir una y otra vez una misma idea, que ni siquiera es buena, en vez de mostrarla, ya que la historia no hace lo más mínimo para venderla. Aparte de esto, tenemos muchas y muchas páginas de Kyle con angustia vital y no sabiendo que hacer, recordandonos sus desgraciados orígenes de intento de hacer un personaje Marvel, pero sin tener ni idea de lo que los hacía interesantes. Añadele una serie de escenas confusas que no se sabe bien a que vienen con villanos cutres, y por supuesto, siendo un comic de Marz, una historia cuasi-misógina donde aparece un personaje femenino que inmediatemente se ve prendado de Kyle, y tenemos una mierda de comic sin ninguna razón para existir, y varias por las que no. Es un montón de nada, con un protagonista inaguantable poco definido, un argumento nada creible que no va a ninguna parte, y una trama que apenas avanza, y lo hace sólo mediante tangentes nada interesantes. Muy malo de por si, pero comparado con la serie regular, es aún más patético. El dibujo de Greg Tocchini, que ya hizo la miniserie aquella del joven Thor, al menos no está mal, dentro del estilo con muchos colores vibrantes enmascarando dibujo normalito. Y aunque la cara estrellada copiada del Capitán Marvel es fea, al menos no es la Cara de Cangrejo. No Recomendado (3)

Iron Man: Director de Shield Nº1: Esta es la primera vez que el personaje tiene serie propia desde 2000, cuando la etapa Busiek. A ver si entre el empujón que le han dado recientemente y la película, esta vez dura. Aunque los Knauf llevaban un par de historias en la serie, aquí empieza etapa nueva, post-Guerra Civil. Para empezar, tienen el terrible problema de que, por mucho que se empeñen editores y otros patanes, Iron Man era el malo de Guerra Civil, y a los ojos del público, se ha vuelto un villano. Los Knauf, por unos motivos u otros, ignoran todo esto, lo cual les pone las cosas más fáciles porque pueden ignorar todo lo que ha pasado y seguir escribiendole como un héroe, pero no queda bien en el contexto global, porque no sólo el personaje es odiado, sigue siendo escrito como el malo en otras series en el mismo estante. Dejando aparte esto, la idea es tener a Tony Stark no como presidente de una empresa, sino como director de Shield, con diferentes preocupaciones. No es la primera vez que se hace algo así: Tony ya fue Secretario de Defensa en una excelente etapa inédita aquí. Pero hay muchas diferencias: Aquello era un cargo público que no era tan distinto de una empresa, mientras que una agencia de defensa es algo más sucio y secreto, y no es algo para lo que esté tan bien preparado. Aquello estaba tratado con cierto realismo sin ser aburrido, mientras que esto va a los mismos tópicos de pegar tiros a terroristas, sin aportar nada divertido. Y allí se usaba para desarrollar al personaje de Stark, mientras que aquí no tiene mucha personalidad, ni el encanto que solía tener. Es una serie bastante anodina, que no tiene ni la gracia tradicional de Iron Man, ni nada particularmente interesante de Shield, y sobre todo, no se aprovecha apenas como entran en conflicto ambas, al poner a alguien tan radicalmente diferente al cargo de Shield, que ni cambia las cosas ni se ve en problemas para adaptarse, ni nada. En vez de eso, tenemos a Iron Man, lider de Shield, que se enfrenta a terroristas cutres, en un intento de thriller de espias bastante pobre, sin prácticamente nada intrigante ni interesante, sólo acción y revelaciones lentas que no aportan nada. El dibujo de Roberto de la Torre es normalito, igual que cuando estaba en Ms Marvel. Un relanzamiento pobre, pero era de esperar. Neutral (5)

Iron Man: El Hombre de la Máscara de Hierro: Es comprensible que reediten material del personaje, aunque esta no es precisamente la mejor opción. Es un comic escrito por el Quesadilla, cosa que queda clara al leerlo, porque tiene muchas cosas en común con las “grandes ideas” que el tipo ha tenido como Editor en Jefe: Parte de una idea original y que podría ser buena, la expande sin tener mucha idea de lo que hace o del personaje, masacra a personajes establecidos gratuitamente por el camino, y llega a un final que no tiene mucho sentido, y deja las cosas peor de cómo estaban, con nostalgia absurda incluida. No es tan malo como muchas otras cosas que han venido después, y se hace interesante a ratos, pero tampoco es bueno. El dibujo de Chen si que está bien, al menos. Neutral (6)

Hulka: Planeta sin Hulk: Penultimo tomo de Slott en la serie, y el más flojo con diferencia, me temo. El título ingenioso que casi se cruza (o al menos usa bien la continuidad entre series) con Hulk y las portadas imitando a Steranko son de lo mejor de la historia, la verdad. Igual que la Guerra Civil se ha cargado buena parte de la gracia del Universo Marvel mediante edicto editorial, esta serie pierde buena parte de su gracia cuando Hulka es reclutada por Shield por edicto de Herr Stark. Los paralelismos son obvios, y está claro que Slott lo considera como algo malo, pero eso no justifica cuatro números tan flojos, que pasan del núcleo de la serie sobre abogados y superhéroes. En vez de eso, lo que hay son muchas peleas a la vieja usanza (es decir, chorras y aburridas), nuevos secundarios no muy buenos (uno de los cuales tiene un nombre que es un chiste que no han traducido, encima) y un montón del Führer de Hierro siendo malvado. Alegría. Tiene algún momento gracioso en las peleas, sobre todo el team-up con Lobezno, lo creas o no. Hacia el final hay escenas con los secundarios del bufete que están a la altura de siempre, aunque sean cortas. Hay varios de los guiños típicos a los lectores veteranos, incluido un ejercicio complicado para el lector excesivo. Se avanza algo del tema recurrente de la dualidad en duelo de ambas personalidades de la protagonista. Y ver a Hulka plantandole cara al dictador de lata tiene gracia, sobre todo porque enlaza con cosas en otras series, pero que hayamos llegado al punto donde ver como humillan a uno de los principales héroes de la casa sea algo bueno es patético, por mucho que Slott lo escriba como si fuera Satán. Y recordar malas ideas sin arreglarlas no ayuda, sólo perjudica. Muy decepcionante, porque aunque tiene cosas buenas de las que suele tener esta serie, están alrededor de un mal desvio forzado, y una historia tradicional. Es la diferencia entre lo que suele ser esta serie, una buena serie con ideas originales, y la mediocridad retro que algunos quieren y otros creen que estos comics buenos son, sin haberla leido. Dibujo decente de Burchett, eso si. Neutral (6)

JLA Nº6: Termina la primera historia, y es más o menos lo que uno podía esperar de Metzler. Oh, tiene cierto sentido, lo que lo pone por encima de Crisis de Identidad, y tiene que ver con la historia hasta ahora, lo que lo hace más consistente que su saga de Flecha Verde, pero sigue sin gran cosa. Es un montón de pelea contra Solomon Grundy inteligente (una idea divertida que no se aprovecha mucho… ahora podría ser cualquiera) y Amazo, que se resuelve sin mucho ingenio, pero en vez de eso, con mucha sangre y visceras. Añadele un montón de lloriqueos de Tornado Rojo sustituyendo caracterización de verdad y pasando por una historia personal, y tienes un resumen de cómo hace las cosas Metzler. También aparece el que se supone sera el undécimo miembro del grupo, en una escena bastante incomprensible. El dibujo de Benes sigue siendo malo. No Recomendado (3)

JLA Clasificado: Historia Secreta, Fe Sagrada: Para dejar claro cuanto tiempo lleva esto en un cajón, salió el año pasado, pero el Linterna Verde aún es Kyle, y aparce Faith, el incomprensible personaje que metió Kelly en su etapa y desapareció igual de rápido que apareció. De todas maneras, da igual, no es que haga mucho aquí. No es que esta historia sirva para nada: Es Howard Chaykin tratando de hacer superhéroes, que ni se le da bien ni le gusta, y se nota. Imaginate la historia de hace un par de tomos, la de Gail Simone, de la LJA contra un gobierno corrupto con super-armas (si, son así de originales, una serie para contar historias sobre cualquier cosa de la Liga, y sacan dos iguales). Quitale toda la originalidad, ingenio, humor y caracterización. Añadele escenas tontas, y a la Liga actuando menos competente que de costumbre y tomandose cosas habituales como una sorpresa amenazadora, porque Chaykin es de esos guionistas que no saben mucho sobre el género y los personajes y se creen que están haciendo algo nuevo. No añadas nada de lo que hacía interesante a Chaykin en sus buenos tiempos (no puede evitar hacer algo de política internacional, pero en este caso no pasa de ser más complejo que “los dictadores son malos, pero hay que consentirlos porque no queda otro remedio”). Y tenemos una historia muy olvidable, que hace que esta serie parezca más un vertedero de historias de relleno que una oportunidad para que guionistas se luzcan jugando con los personajes. El dibujo de Killian Plunkett no está mal, en el mismo estilo que tenía Mahnke por esta época. No Recomendado (4)

JSA Nº3: Afortunadamente, no han usado la portada de Ross de este número, que aparte de tener a Ciclón con una constitución distinta a la que tiene en el interior, nos dejaba claro que no lleva ropa interior. Ejem. Pese a la plantilla tan grande que tiene, esta serie logra meter tanto material para tantos personajes en un solo número, que deja a prácticamente todas las demás series de grupo del mercado en ridículo. En este número, se revela la identidad del villano principal, y tiene mucho sentido, y tocaba tarde o temprano como malo en esta serie, aunque es una pena que haya tocado cuando, después de haber pasado unos años más relajado, vuelve a estar sobreutilizado. Buena presentación, en cualquier caso. Los lacayos también causan la mejor impresión posible para ser algo tan visto como supernazis, ya que parecen una amenaza creible, y además es muy disfrutable cuando los héroes les zurran. Lo que hace Hawkman es genial, aunque la mejor frase no se ha traducido bien. También se demuestra como hacer carne de cañón si realmente la necesitas, y otro viejo miembro hace una reaparición espectacular, con un nuevo aspecto y modo de operar bastante único y apropiado. Cada uno de los nuevos protas sigue teniendo su buen desarrollo (aunque no se explica más sobre las revelaciones de Starman del mes pasado), con una buena sorpresa al final. Y el ritmo de la historia es muy bueno, sin rellenos, sin parecer apresurado, y con sensación de emoción a la vieja usanza. El dibujo de Eaglesham es maravilloso, en acción, en lo detallados y expresivos de distintas maneras que son los personajes, y en todo en general. Muy Recomendado (10)

Justicia Nº6: Aunque lo de “los villanos ayudan al mundo públicamente” tiene una página, está claro que no es más que una excusa para las peleas. Es posible que esta serie haya tenido sus mejores momentos demasiado pronto, porque estamos a mitad, y los villanos ya hicieron su ataque devastador, y más de 6 números para el contraataque de los héroes parece demasiado para no perder el impulso. Aunque es posible que Ross y Krueger tengan aún algún as en la manga. En este número aparecen más personajes clásicos, por ejemplo. Pero vaya, este número es avanzar las situaciones de los números anteriores, y ninguna va por sitios nuevos, y en algunos casos se vuelve un poco repetitiva. Sobre todo la parte con Hiedra Venenosa, que es el típico “lucha contra el control mental” que está muy visto. Aún mantiene algo de emoción en las situaciones, pero menos. Buen dibujo pintado de Ross (sobre los lápices de Braithwaite, que siempre se me olvida, porque casi no se nota la diferencia), aunque las perspectivas a lo grande no siempre encajan bien con el tipo de escenas. Neutral (6)

Lobezno Nº26: Esto vuelve a deambular hacia el reino de lo estúpido. El primer capítulo termina con Rojo Omega, que no sólo es tan pesado como siempre, su historia ni se llega a concluir en condiciones. Lo que si hace Way es intentar matar a un personaje con décadas de historia en una historia que ni le va ni le viene sólo porque si para hacer más importante a una nueva creación, que es lo más cutre y miserable que se puede hacer. Afortunadamente, como no es Bendis ni uno de sus amigos, no le han dejado, pero aún así. El segundo capítulo es la presentación de ese nuevo personaje, y aparte de tener un diseño de lo más horroroso, es la idea menos original posible, habiendose hecho de manera casi igual dos veces recientemente, y siendo un enorme cliché. Way no le añade nada realmente interesante en todo el número que lo saque de eso, por mucho que se esfuerce con los paralelismos con Lobezno. Y la última página es de chiste, de verdad. Dillon dibuja bien las partes más realistas de espías, pero las de acción no, y está terriblemente malgastado. Evitar a toda costa (2)

New X-Men Nº30: Bien, esto es incomprensible. Aparentemente, Kyle y Yost son grandes fans de los Nuevos Mutantes originales, y pese a que nada más llegar echaron a las tres Nuevas Mutis que había en la serie y que tenía sentido que estuviesen aquí, no se les ocurre otra cosa que traer de vuelta a Magik sin venir a cuento. Eso es tan mala idea que no se sabe ni por donde empezar. No tiene nada que ver con la serie, ya que ninguno de los protagonistas tiene conexión con ella, y además, los temas del personaje de magia no pegan en absoluto en la serie. Luego, Magik es un caso insólito dentro de Marvel, de un personaje con una historia con principio, desarrollo y fin. Su historia ya se contó y terminó, y dificilmente se pueden contar más cosas sobre ella sin caer en la redundancia, aparte de deshacer todo en lo que se basa. Y eso es lo más cutre de todo esto, que los guionistas no quieren contar una historia, quieren hacer de fanboys feroces que quieren recuperar la superficie de lo que leian de pequeños, sin darse cuenta de que no sólo no se puede, es que los elementos que realmente hacían que funcionase, están completamente ausentes en esta bazofia. En serio, ¿recuperar a un personaje cuya última aparición fue hace 19 años y su historia terminó allí, cuando tienen a tantos personajes con potencial en esta serie muertos de risa? Hay que joderse. La coña es que al menos los guionistas anteriores de la serie dejaron una manera fácil de resucitar al personaje pero dandole otro enfoque (la versión de Dinastía de M), pero aquí los genios en vez de usarla (bueno, la mencionan, pero de manera casi incomprensible) vuelven a la vieja versión sin explicación. El primer número aquí es presentar toda la historia pasada y nueva, y la ejecución sería decente, si lo que contasen no tuviese todos esos problemas. Lo único bueno es que las partes de flashback están dibujadas por Niko Henrichon, de los Leones de Bagdad, que está muy por encima del material. El segundo capítulo ya es el despropósito, con los chavales OTRA VEZ atacados por bichos que pueden con ellos, terminando con – ¿Adivinas? -, si, más niños muertos y mutilados. No se si Kyle y Yost quieren que la reacción sea “Oh, no”, pero la reacción es más bien “¿Otra vez más? Tienen que estar de coña”, si no es apatía. O quizá, echar otro trago. Pero claro, hacer un juego de beber cada vez que matan a un niño en esta misera serie es la manera más rápida hacia un coma etílico. Además, aquí también empieza a dibujar Skottie Young, que ciertamente hace un Limbo bastante impactante y alienígena, pero sus estilizaciones en los protagonistas no quedan tan bien, y mucho menos le pegan al tono tan serio que se supone que tiene todo esto. Evitar a toda costa (2)

Nightwing Nº3: El primer capítulo continua la historia de Nightwing contra los nuevos villanos, y no es particularmente interesante. La mayor parte de la acción está dedicado a los Novios, que aunque no son malos villanos, no son tan interesantes como para ocupar todo el número. Buen dibujo de Igle, al menos. El resto del número es un anual, dedicado, como muchos este año, a contar historias inéditas del año perdido. Desgraciadamente, le han dado el anual a Marc Andreyko, el de Manhunter. Y como se podía esperar, fracasa en todos sus cometidos, y va más allá, hasta el punto de ser vagamente insultante. La idea central se suponía que era explicar que demonios pasó con la proposición de matrimonio que le hizo Dick a Barbara Gordon en su último número antes del final de Crisis Infinita, y porqué no se ha vuelto a mencionar Un Año Después. Por supuesto, el verdadero motivo es que se iban a cargar a Dick en Crisis, y por tanto iba a ser irrelevante, y no pudieron cambiarlo cuando la sensatez se impuso y lo indultaron a última hora. Y como las series regulares pasaron del tema, se creo este anual para resolver este detalle. Dicho esto, ¿dedica Andreyko el anual a explicarnos porque han roto el compromiso y se han separado? Joder, no, eso tendría sentido. Lo dedica a una serie de flashbacks de la relación metida con calzador en la continuidad entre Robin y Batgirl, de manera que demuestra que no sólo no tiene ni la más remota idea de escribir a Dick Grayson (o a un hombre con algo de principios), tampoco tiene mucha idea sobre los detalles básicos de las historias que está trastocando. Joder, una de las cosas básicas de cualquier historia sobre los personajes, o flashback a esa époga, era que Barbara era unos años mayor que Dick, que era un crio cuando ella ya estaba en la Universidad. Pero Andreyko es incapaz de documentarse lo más mínimo (ver también: Cualquier número de Manhunter). También hay un flashback a los tiempos de Nuevos Titanes que sabes que no puede tener sentido si has leido lo más mínimo de la relación entre Nightwing y Starfire en esa época. Ya puestos, la cronología de este anual no encaja con la de la Batfamilia en Crisis Infinita y 52, ¿pero que se podía esperar? Por supuesto, al final no se da ninguna explicación convincente de porque cortan. Simplemente, al final, después de toda una serie de escenas que no tiene nada que ver, simplemente dicen que pasan, porque si. Cualquier parecido con una relación humana creible es casualidad. Lo más lamentable es que el anual está dibujado por Joe Bennett, que hace un trabajo impresionante, y por culpa de haber estado dibujando esta chorrada, no pudo dibujar un par de números más de 52, que se lo habrían merecido mucho más. No Recomendado (3)

Nightwing: Un Caballero en Bludhaven: Si no lo había hecho ya, este es el punto en el que la recuperación de material antiguo de Planeta se fue al garete. Es decir, ¿Nightwing de Chuck Dixon? Que pasa, ¿no tenían acceso al Linterna Verde de Marz o al Superman de Escrito en Comité? Fueron varios años de Chuck Dixon escribiendo las mismas dos o tres historias que lleva haciendo 20 años, una y otra vez, da igual que personajes tenga, o a cuantos haga simultaneamente porque eran los 90 y necesitaban guionistas obedientes que no cambien nada ni intenten nada original. Este es el comienzo de todo, donde Dixon despoja fuera de pantalla a Nightwing de todo lo que le hacía interesante en Nuevos Titanes, olvida los 30 años que pasó conviviendo con superhumanos, y lo convierte en Batboy Jr, donde toda su vida gira alrededor de Batman, o ser como Batman. Así que en este tomo se muda a Bludhaven que es la jamás antes mencionada ciudad vecina de Gotham que es, um, igual que Gotham, pero sin los elementos de personalidad más distintivos. Se presenta al jefe mafioso de turno, que es como Kingpin, pero sin los elementos de personalidad más distintos. Se presentan villanos menores y secundarios, que están sacados del molde de historias de polis y cacos de cualquier película mala directa a televisión. Nightwing es el protagonista genérico, como Batman, pero menos amargado, haciendolo todo como Batman pero sin la gracia, y sin ninguna personalidad evidente. La parte de la identidad secreta es totalmente anódina. Y sobre todo, hay acción, acción, acción, porque de eso van los comics de Chuck Dixon. Gente pegandose, nada más. Chuck Dixon es el Chuck Norris de los comics, en todos los sentidos, y con eso ya tienes todo lo que debes saber sobre esto. Y habrá que aguantar 8 tomos de estos. Jesús. El dibujo es de McDaniel, y es curioso ver como ha evolucionado, en algunas cosas ahora es mejor (menos cosas propias de los 90, más claro) en otras es peor (sus personajes parecían menos enanos chepados). En serio, ¿Quién pensó que esto es buena idea? No Recomendado (4)

Nuevos Vengadores Nº26: Esto… es algo mejor de lo que nos tiene acostumbrados Bendis, la verdad. Parte es tener la inevitable confrontación entre ambos equipos de Vengadores, y al menos los personajes que tienen alguna caracterización están escritos como gente tratando de hacer lo correcto y no idiotas a los que les gusta pelearse, lo cual es un cambio agradable. Además, la manera de tener a ambos grupos separados tiene sentido, y hasta las escenas tienen algo de drama que no suena falso. Y Bendis le da un papel bastante chulo a Puño de Hierro. Luego está la la parte de ver en flashback también como se montó el grupo, que no está mal tampoco. Se explica la identidad de Ronin, y… bueno, al menos esta vez es un personaje mencionado en la serie y al que le cabe el traje, pero sigue sin tener sentido que lleve la identidad, y la única manera de adivinar la identidad era ver que no había más candidatos posibles. Al menos no lo han estirado mucho. Lo que queda es el combate contra Elektra y la Mano. Por supuesto, Bendis continua creyendose que son algo más que un chiste, y por tanto, no logra sacarlos de eso, aunque al menos la parte de Elektra tiene algo de gracia. El dibujo de Yu es mejor de lo que ha sido otras veces, aunque aún tiene rayas innecesarias que incordian. Sigue teniendo los tics horribles de diálogo intercambiable y otros problemas, y a lo mucho es decente, pero es una mejora para Bendis en esta serie, que ya es bastante. Recomendado (7)

Omega Flight: Alfa y Omega: Otro spin-off de Guerra Civil, y este parece específicamente diseñado para no gustarle a nadie. Es decir, es una nueva versión de Alpha Flight, pero tiene tantos miembros de Alpha Flight como de Fuerza de Choque, lo cual sería un terrible augurio de por sí, ya puestos. Alpha Flight, recordemos, fue masacrado en la escena de muerte más tonta e inutil de la historia de los comics, al menos para personajes con más años de historia que las carreras de todos los responsables de esa historia juntos. El único consuelo era que al ser tan tonta y fuera de pantalla, podrían haber sobrevivido. Pero no, este comic se esfuerza por insultar a los fans del grupo original, que son buena parte del único público que podría estar interesado en esto, al confirmar que todos murieron por nada excepto uno. Para añadir sal a la herida y cagarse más en los fans, la Iniciativa (aparentemente, Canadá es el estado nº51 de EEUU, o algo) continua demostrando que es malvada e imbécil al endosar al asesino del grupo antiguo como el nuevo Guardián, poniendo a un inutil de compañero a los amigos y parientes de sus víctimas. Es tan estúpido que desafia toda comprensión, y la única explicación es querer darle royalties al amigo Bendis por usar a un personaje de “creación” suya (aunque como en el caso de Layla Miller, no tiene ningún elemento de la pizarra en blanco original), lo cual es simplemente patético.

En cuanto al grupo que queda, sigue en la noble tradición de grupos como los Campeones, los Nuevos Defensores y Fuerza de Choque de ser una colección de héroes de segunda cuya misión es hacer de superhéroes y ya está. Eso siempre acaba bien. En teoria, la idea es que muchos villanos escapan de EEUU por el registro (lo cual no tiene ningún sentido, ya que ellos ya eran criminales, que pasa, ¿van a encarcelarlos más duramente por no registrarse además de matar gente?) y por eso debe haber un Flight (con el nombre del equipo que casi mató a varios de ellos en su día porque… eh, no le busques sentido a nada en esta mierda, casi se enorgullece en no tenerlo) para hacer frente a eso. Pero eso siempre ha ocurrido, y de todas maneras, a efectos prácticos, la serie va de… combatir supervillanos americanos. Asombrosamente original. Joder, al menos el volumen 2 pretendía ser un drama paranoico a lo Expediente-X, y el tercero una comedia. Este a lo más que aspira es a hacer lo mismo que ya hacen un puñado de series. Y ni siquiera lo hace bien. Además de la premisa rematadamente estúpida, ninguno de los protagonistas tiene demasiada personalidad, o, ya sabes, un subargumento propio donde se desarrolla, cambia o algo, más allá del típico “esto no me gustaba pero ahora me gusta” que es algo así como obvio en una historia de origen de grupo. ¿Y las aventuras? Se enfrentan a la jodida Escuadra de Demolición. Joder, porque han aparecido poco en los últimos años. Porque no hay ningún guionista sin ideas que los haya usado como muleta cuando se necesita un villano genérico. Joder, Vaughan lo sabía, y por eso los usó como chiste durante unas páginas, porque es para lo más que dan. Pero aquí duran dos jodidos números enteros. Es de chiste. Y después toca enfrentarse a demonios genéricos, en una historia que aspira a épica, pero se queda corta, y se convierte en una historia de Billy Rayos Beta, que está aquí únicamente porque Oeming ya escribió una miniserie sobre él (inédita aquí, claro, porque no apestaba) y quería continuarla. Es probablemente lo único bueno del tomo, porque ignora todas las demás estupideces durante un rato. Lo que más pena da es el tiempo que malgastó Kollins en dibujar esto, no es de extrañar que decidiera volver a DC tras esto. Y dado que esto es una versión profundamente estúpida del Grupo de Héroes Genérico, que sólo existe porque alguien quería relanzar a Alpha Flight sin tener ni idea y el amiguito de los jefes necesitaba trabajo, no es de extrañar que pasara de serie regular a miniserie, porque ya es mucho más de lo que merece. Evitar a toda costa (2)

Outsiders Nº5: Termina la historia del Doctor Sivana, y se resume casi entero en tener a Sivana burlandose de los protagonistas, y a su lacaya completamente genérica, irrelevante y hortera pegandose con los Outsiders. También hay una explicación de un supuesto plan maestro detrás de toda la serie hasta ahora, que está un poco traido por los pelos, e ignora bastante todo lo que ha pasado con esos protagonistas en Crisis Infinita y 52. Supongo que es apropiado, porque comparar esta versión de Sivana con la de 52 da mucha pena, de tanto que deja en ridículo a esto. Un recurso al final también contradice a 52, aunque en este caso es culpa de ellos. Estirado y con mucha pelea tonta, es el equivalente “moderno” de los comics aburridos y descerebrados de antaño, pero con horripilante dibujo que ni se molesta en terminar de Ron Randall (que ha hecho cosas bastante mejores) y de Pop Mahn (que… no). Evitar a toda costa (2)

Patrulla-X Nº26: Hablando de juegos de beber, tampoco recomiendo beber cada vez que Brubaker (alias la Furia) mate a un personaje establecido con décadas de historia simplemente porque si. Muleta estúpida de guionista chapuza que no tiene otra manera de llamar la atención y darle peso a su mediocridad de historia, por eso las cosas que hace Brubaker en Marvel nunca llegarán a la altura de las cosas que hizo antes. A esta historia le ha venido bien los acelerones que ha pegado Panini, porque se han ventilado una larguisima y estirada historia de un año en sólo 8 meses. Que es bastante, pero no tanto. La historia ha tenido muchos problemas: Para empezar, no es una historia de la Patrulla-X, es una space opera con la Patrulla-X incrustada dentro por motivos históricos. La mayor parte de la historia han sido peleas genéricas sin interés. El malo es una creación pobre, con habilidades vagamente definidas y personalidad plana, ambas cosas que cambian por exigencia del guión. El argumento no es muy bueno, basandose en personajes tan coñazo como los Shi’ar, repetir historias concluidas hace muchos años, y politiqueos sacados de una mala producción de Julio Cesar donde no hay dinero para extras. (Es significativo que pese al título, el Imperio Shi’ar ni caiga ni ascienda… los únicos que hacen eso son los cuatro pringados aburridos de siempre, en plan chiste… ¿este imperio super-avanzado cambia completamente de política porque un chiflado apuñale a otro? ¿Por qué los malos guionistas se empeñan en poner a civilizaciones avanzadas actuando de manera que hasta los humanos dejamos atrás hace siglos?) Tiene al puñetero Korvus, con su personalidad estereotipica y su espada que desafia leyes de la fisica y del buen gusto. No tiene particularmente buenos momentos con casi ninguno de los protagonistas. Y encima, este final, aunque tiene un elemento que tiene bastante sentido, queda bastante anticlimático, con cosas que pasan únicamente para resolver la historia, y una muerte para darle impacto a la historia porque no se le ocurría una buena manera. Es todo muy chapucero. Además, el final no es del todo satisfactorio, aunque partes de los status quo que quedan al final tienen potencial para futuras historias. El dibujo de Tan tiene cosas buenas, y cosas también chapuceras. No Recomendado (4)

Poderosos Vengadores Nº1: Segunda serie de Vengadores, que no es algo que sea tradicionalmente una buena idea, pero aquí tiene cierto sentido: La idea de los Vengadores es que son los Héroes Más Poderosos de la Tierra, por eso dividirlos es mala idea (No tiene sentido tener dos Mitades de los Heroes Mas Poderosos, o a un grupo B haciendo de muerto). Pero ahora tras la Guerra, los Vengadores se han dividido temáticamente en un grupo callejero que tiene poco de Vengadores, así que tiene sentido hacer un segundo grupo de Vengadores que sea más parecido a los tradicionales. Lo que suena absurdo es darle esta segunda serie al mismo tipo que se cargó la encarnación de los Vengadores como esta, y que ya está escribiendo a los otros. ¿No tendría más sentido darsela a otro guionista para ofrecer algo distinto a los que no aguanten a Bendis? ¿Sobre todo porque Bendis ha demostrado no saber escribir este tipo de historias ni a estos personajes? En fin. El resultado es, más o menos, lo que se podía esperar. La alineación es decente, pero los únicos personajes que no son intercambiables son Stark y Ms Nombre Estupido, er, Marvel. Y las personalidades que tienen son de cabrones manipuladores, que aparte de desagradable, no tiene que ver con las de sus series propias. Además, Bendis sigue con sus manías personales absurdas, con un par de alcohólicos que han estado a punto de matar a decenas de personas borrachos creyendose en posición para juzgar y considerar a un apestado a alguien que lo peor que ha hecho es pegar a su mujer durante una crisis nerviosa provocada por sus poderes. Realmente, Bendis necesita leer algo sobre los personajes que escribe para tener idea de lo que habla, buscarse un sistema de valores mejor, mucha terapia, o las tres cosas. Reclutar a Ares como miembro es buena idea tras su miniserie, pero la manera de hacerlo se basa en la mierda antes mencionada.

Los diálogos siguen siendo igual de irritantes y repetitivos, pero hay una novedad: Bendis experimenta, usando bocadillos de pensamiento (porque esta serie tiene superhéroes coloridos enfrentandose a supervillanos y por eso es retro, o algo), con la gracia de que nos dicen lo que está pensando cada personaje en cada momento, normalmente mientras habla y dice algo completamente opuesto. Es una idea graciosa y original la primera vez, pero tiene pinta de que va a volverse igual de repetitiva a la larga. Y aparte de gente siendo desagradable y repetitiva, hay peleas aleatorias contra supervillanos, que son gente pegandose entre si, sin más. Y el choque de tonos es brutal: La serie intenta en apariencia ser una serie de superhéroes colorida y clásica, pero está protagonizada por gente odiosa, y Bendis ignora la contradicción, pide que nos lo tomemos como si eso fuera normal en vez de chirriante. Es un grave problema que está teniendo Marvel tras Guerra Civil. Oh, y un final donde se presenta al malo de la primera historia, que es una idea horrible, que parece más una excusa para que Cho dibuje sus fetiches más que otra cosa. Hablando de Cho, el dibujo es bonito, pero su manía con poner en poses a las chicas y dibujarlas de manera hiperneumática es repelente. Más o menos lo que podías esperar de Bendis haciendo este tipo de cosas, pero podría ser peor, supongo, al menos es vagamente competente. No Recomendado (4)

Punisher: Diario de Guerra Nº5: Esta es la parte de la película de acción donde el héroe se infiltra dentro de los malos para destruirlos desde dentro, y entonces hay complicaciones. Sigue las guias de este tipo de historia bastante fielmente, pero Fraction sabe añadirle burradas propias del Castigador y del Universo Marvel para hacerlo divertido. Diversión sin pensar mucho, pero bien pensada. El dibujo exagerado de Olivetti le va bien. Recomendado (7)

Rising Stars: Nacido del Fuego: Una de las únicas cosas decentes que han hecho en Top Cow, es esta serie de creación propia de Joe Michael Straczynski, su primer comic tras hacerse famoso (antes ya había hecho alguno, como un Nuevos Titanes que publicó Zinco en su día). Es una de esas historias donde aparece un puñado de personas con superpoderes de manera más o menos realista, en un mundo que por lo demás es normal, que ahora se están poniendo de moda en TV. Es un precursor de Poder Supremo, sólo que esta la planeo entera desde el principio y no se la dejó a medias cuando se cansó, porque JMS entonces tenía integridad. Es una historia bastante bien montada, con una dirección muy clara, unos personajes bien desarrollados, y un tema de la responsabilidad del poder muy adecuado. Y JMS sabe empezar lento e ir introduciendo las cosas poco a poco, ambientando la situación para que parezca que algo trascendente está pasando poco a poco. Desgraciadamente, se pasa. En este tomo hay por lo menos tres números contando el orígen de los Especiales y la historia detrás, que es bastante redundante entre si, no es tan interesante como para eso, y hace que la historia, que empieza lenta de por si, se ralentice aún más. Es una pena, porque una vez pasas toda la parte pesada, y te das cuenta de que pese a como comienza con la investigación de un asesinato de un Especial por parte del otro y aprovechando eso para presentarnos a los demás en presente y pasado, no es una copia de Watchmen (lástima que JMS usara el mismo recurso para empezar), es una historia bastante buena y muy interesante, y la manera en la que termina y las cosas explotan, hizo que el segundo volumen se pusiera el doble de emocionante. La otra lástima es la mierda de dibujo Top Cow que le dieron, que es feisimo, es incómodo de mirar, y muchas veces confunde más que ayuda. Un experimento un poco fallido, pero interesante, es comprensible que lo reediten. Recomendado (7)

Runaways Nº11: Ah, esto es otra cosa. La historia sigue siendo relativamente convencional de este tipo de historias de pegar un golpe y huir, pero los detalles y los diálogos esta vez son geniales. Desde la reacción al Castigador que no es en absoluto la habitual, hasta la reacción a los ninjas, mucho más apropiada que en Nuevos Vengadores (“Esto es mucho más que la cantidad habitual de ninjas”), es divertido de principio a fin. Además, el misterio de la saga se vuelve más intrigante, y el final manda a la historia en una dirección bastante más inesperada y con posibilidades. Sigue siendo muy distinto a como lo hacia Vaughan, pero ahora no se le echa de menos. Y el dibujo de Ryan sigue siendo maravilloso, tanto en la manera de mostrar la acción, lo bien que quedan sus modelos para cada personaje, y las expresiones faciales, sean serias o cómicas. Muy Recomendado (9)

Shadowpact: La Conspiración del Pentáculo: Por fin llega la serie regular del grupo, una eternidad después de cuando habría sido conveniente para aprovechar el tirón del Día de Venganza. Aquella miniserie tenía el problema de tener una mala historia, pero personajes divertidos, pero en esta serie Willingham tiene más libertad para hacer lo que le da la gana, así que va un poco mejor. La primera historia nos cuenta lo que ha estado haciendo el Pacto Sombra durante el año de 52, pero desgraciadamente, no encaja con la aparición del grupo en dicha serie. De hecho, el apaño que hacen al final lo único que hace es liar la cronología aún más. Y la primera escena del segundo número no encaja con nada del Universo DC actual, ya puestos, Willingham podría haberse documentado mejor. Pero bueno, la historia va del Pentáculo, el grupo opuesto al Pacto Sombra (donde Willingham tanto explica como subvierte un poco la idea del equipo compuesto de versiones malvadas de los protas), que son un grupo bastante chulo. Algunos tienen un diseño bueno, otros una idea buena, otros tienen potencial como villanos de por si, y uno abre una historia para uno de los protas. Y como villanos, su actuación y plan es escalofriante y muy bien presentado, y son una amenaza creible. Aún así, el Pacto los derrota sin necesidad de hacer trampas, simplemente aprovechando sus habilidades y recursos. Tiene momentos memorables, aunque no define mucho a los personajes. Después tenemos al Pacto adaptandose a su nuevo status quo, en una historia divertida a ratos, como todo el tomo. Tras eso viene una historia con unos villanos menos conseguidos y más pesados, y se nota la diferencia, aunque la interacción entre los protagonistas, y la manera de actuar no exactamente igual que la de los héroes habituales, muy propio de Willingham, la salva de la monotonía. Por último, toca un número dedicado a Ragman, que aprovecha bastante bien la idea tan chula de su capa de harapos como mezcla de purgatorio y almacen de habilidades. Una buena historia, y las chicas del equipo necesitarían una así en breve (Nightmaster y el Detective Chimpancé son los pseudojefes y se desarrollan más, y Diablo Azul tuvo su número a mitad de la primera saga, pero se lo han dejado para el siguiente tomo por alguna razón) El dibujo se anunció que iba a ser también de Willingham, pero es tan lento que sólo hizo dos números, muy buenos, eso si. El resto está dibujado por una combinación de Cory Walker (de Invencible), Steve Scott (que ha dibujado muchas cosas sueltas, pero no puede dedicarse enteramente al dibujo por ser bombero, Tom Derenick y Shawn McManus, otra vez. Todos son buenos y de estilo parecido, excepto Derenick, que es grotesco y exagerado de una mala manera noventera, y cambia los diseños de los malos. No es una serie maravillosa, pero es sólida, y con un toque algo distinto gracias al humor e imaginación de Willingham. Recomendado (8)

Spiderman Nº16: La historia “principal”, es decir, la de Asombroso, continua siendo lo mismo que el mes pasado: Spiderman está enfadado, y es oscuro y emo, y le rompe huesos a la gente y amenaza con matar a los malos. Oh, que maduro y de los 80. En cosas más interesantes, el “complemento”, que en realidad supera a la otra parte en 3 a 1, es la penúltima saga de Sensacional, y tiene la “gracia” de que el título revela desde el principio el misterio de quien es el villano responsable. Aparte de eso, la gracia es hacer aparecer a múltiples versiones de Spiderman, pero al menos Aguirre-Sacasa tiene la decencia de no hacer que sean clones. Es una historia un poco extraña, porque realmente no es una historia de Spiderman, sólo está en ella porque aleatoriamente han salido dobles suyos, pero eso es más que nada una coña que no tiene nada que ver con el verdadero argumento. Es más bien la historia de esos dobles y lo que los ha creado, y aunque no es mala, no termina de funcionar como debería. Más melodrama que drama, supongo. Medina afortunadamente deja la serie tras el primer capítulo, y lo sustituye Ramón Bachs, que hace un buen trabajo, aunque está notablemente peor que en otros trabajos recientes. No Recomendado (4)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº10: Dos números este mes, para acercarse al final. Parte del número es presentarnos mejor al líder de los Errantes, lo que es una buena idea, ya que como en la Legión durante el primer año, el lider es el único con personalidad, y los demás son masa intercambiable. Además, como se trata de la versión nueva del Señor del Relámpago, se aprovecha para darnos la nueva versión del origen de los hermanos Ranzz (aunque Waid pase de explicarnos como cambió Ayla de poderes, igual que pasa de darle una personalidad), que es la misma de siempre, aunque con un nuevo elemento en la personalidad de Mekt, que hace que el conflicto con los Errantes tenga una parte bastante interesante. La otra parte es tenerles ya enfrentandose directamente a los primeros malos clásicos de esta encarnación de la serie, los Dominadores, que la verdad, son una raza de aliens tecnófilos genérica. El resultado es que, de nuevo, la acción no es demasiado interesante, aunque las decisiones de los líderes, que son los que llevan el peso de la historia, y como tienen éxito o fracaso, si que tienen algo de gracia, y van por sitios que no son los más obvios. Oh, y la manía de Planeta de mandar a las notas al pie las traducciones de cosas que deberían traducir llega aquí a níveles ridículos, cargandose buena parte de la curiosa referencia a 52 en esta serie. Buen dibujo de Kitson, aunque sin nada que llame la atención. Lo mejor, de todas formas, es el emotivo homenaje al difunto Dave Cockrum en la sección de correo, señalando lo importante que sea en esta serie, porque aún hoy, muchos de los diseños actuales están basados en su trabajo, igual que en Patrulla-X. Recomendado (7)

Superman Nº9: Planeta se salta unos números para seguir con la continuación de Último Hijo en Action y no perder el ritmo. Lo suyo sería publicar el último capítulo el mes que viene, pero aún no ha salido, 8 meses después, así que la historia se quedará cortada al menos durante 3 meses, si no más. A DC debería caersele la cara de vergüenza. No es que Planeta se luzca… la gracia de este número era que, como Johns y Donner querían hacer cosas distintas y divertidas en su etapa, tendría partes en 3D, para verlas con unas gafas que regalaban. Si no querías la gracia, había una edición sin ellas algo más barata, aunque el comic perdía mucho, porque estaba diseñado para 3D. Pero en Planeta no dan elección, ya que sólo han publicado el comic sin 3D, de manera que el resultado es un comic bastante pobre, de Superman metido en una sopa de colores extraños mientras le pasan cosas un poco tontas. Desde luego, lo que revelan en este número de la Zona Fantasma lo único que hace es cargarse aún más la idea de un Krypton destruido y que no es ridículo, es decir, acercándonos lo más posible a los 60. Hacer un revival de Superman 2 en las partes de Zod tampoco es algo precisamente bueno. Lo único interesante es el final, que aunque también tiene algo de Superman 2, se hace con suficiente gracia como para prometer un combate chulo en el capítulo final… si sale antes de que se acabe el calendario maya en 2012, claro. La otra serie tampoco se luce este mes, ya que siguen las historias de relleno, y esta es la única que es verdaderamente de relleno, que no aporta nada a la serie. Es un team-up entre Superman y Wonder Woman (ya que WW le venía bien aparecer de vez en cuando, dados los retrasos similares en su serie), sin mucha gracia. Es decir, se crea un nuevo villano que es apropiado como antagonista de ambos personajes, ambos están bien escritos, y se trata algo de los temas comparativos entre ambos… pero la historia es bastante de andar por casa, anticuada y el villano no tiene nada interesante a partir de la premisa. Es un número de relleno a la vieja usanza, vaya. El dibujo de Barreto, sin embargo, es bueno dentro de su estilo, mucho mejor que en Nuevos Titanes. Neutral (6)

Superman/Batman Nº26: Termina la saga, que ya era hora. La idea de tener a “todos los superhéroes aliens de DC” desfilando, aparte de no tener sentido, no sirve absolutamente de nada, ni siquiera para divertirse con los cameos. Si ves la bonita portada de Jimenez, ya has visto más de lo que hay en el interior. Al final todo acaba en la inesperada (porque sale sin avisar y sin venir a cuento, más que nada) aparición del verdadero villano detrás de todo. Y decir que el resultado es cutre, es quedarse corto. Es un villano de los de más entidad de DC, y aquí queda ridículo, con un plan absurdo, y que al final no presenta ninguna amenaza, y es derrotado de manera chapucera porque se olvida de que tiene poderes y hay que acabar la historia. Es un desastre completo, incluido el horripilante dibujo de Clark, que ni logra ser consistente de viñeta a viñeta. Esta serie tiene pocas razones para existir, pero con historias como esta, tiene muchas para NO existir. Evitar a toda costa (1)

Thunderbolts Nº1: Comienza la etapa de Ellis en la serie, que va más o menos de cagarse en todo lo que era la serie. Es Ellis a sueldo, es decir, escribiendo algo que él mismo admite que no le gusta, así que empezamos bien. La premisa parte de Guerra Civil, es decir, transformar a los Thunderbolts en una copia del Escuadrón Suicida, pero sin la gracia. Sólo que aquí se va más allá, y llega a niveles de gilipollez galopante: El líder oficial, sin supervisión de Herr Stark ni nadie (pese a que fue idea suya, y la idea se suponía que era tenerles controlados) es Norman Osborn. Con el que se pasaron un año para demostrar públicamente que era un chorizo. Aparentemente, nadie se queja de eso. La idea, además, no es que hagan de superhéroes, o ni siquiera que hagan misiones sucias secretas. La idea es tenerles cazando superhéroes no registrados. De nuevo, nadie, en el gobierno, en el público, entre otros superhéroes, ve nada malo en tener a un grupo de psicópatas asesinos reconocidos cazando a gente inocente y rondando libres. Además, la idea no es tomarnoslo como algo trágico, es aceptarlo como algo chulo o gracioso. No hay palabras para describir lo inconcebible que es la premisa. Obviamente, Ellis se lo toma a cachondeo, y la idea es ver lo ridículo que es todo, reirnos de lo estúpido que es el público por tragarselo, hacer el tonto con lo ridículos que son los personajes (por eso tienen una base, nave y slogan basados en una vieja serie de TV para niños, porque es un concepto para niños pero en plan adulto, ¿captas el chiste?) y reirse cuando los Thunderbolts machacan a héroes de cuarta y los mutilan. Porque tener a sociopatas cuya única personalidad es ser malvado siendo malos entre si y haciendole daño a héroes es divertido, sobre todo si se hace sin nada de ingenio o humor, sólo ser desagradable por ser desagradable. Es patético. Por supuesto, cualquier parecido entre los viejos Thunderbolts con esto, en personalidad o status quo, es pura coincidencia. Todo el complejo desarrollo y originalidad que tenían, está ausente, bien podrían ser personajes nuevos, o haber sido transplantados desde hace 10 años. Los únicos premios de consolación de todo esto es que los personajes que masacran son olvidadísimos que no habían aparecido en más de una década, por tanto no importa usarlos como carne de cañón, y encima, están bastante bien escritos, definitivamente mejor que muchos personajes más famosos actualmente, ya que son tomados en serio como héroes. (Resulta curioso que Ellis sea prácticamente el único guionista en Marvel que entiende como se hace la carne de cañón, pero supongo que algo de profesionalidad tiene) Y parece tener el mismo desprecio hacia el Personaje Más Estúpido Del Mundo, ya que aunque se lo han endosado, lo ignora sumariamente en estos dos números. El dibujo de Deodato le pega al tono de la serie, la verdad, pero sigue haciendo anatomía grotesca y tiene otros problemas. Además, se le suma la manía de Ellis de usar modelos, y queda muy fuera de lugar y ridículo ver a Osborn con cara de Tommy Lee Jones porque sí, por ejemplo. Otra mala idea de Marvel, que se están luciendo. No Recomendado (4)

Ultimate X-Men Nº12: Con Xavier muerto, toca la versión Ultimate de esas veces que el grupo se ha quedado sin el Profesor X, notablemente la primera vez con el grupo original. Cable es una mejora considerable respecto a Grotesko como asesino, al menos. La primera mitad es ver a los distintos personajes de la serie reaccionando ante lo que ha pasado, y no está mal hecho en absoluto. La segunda mitad va de ver la nueva dirección de la serie tras eso, y la verdad es que sea algo temporal o permanente, es una buena idea, y sirve para cambiar las cosas pero manteniendo las ideas centrales. Además, al estilo clásico al que aspira Kirkman (más parecido, irónicamente, a la competencia en DC a la Patrulla-X de los 80 que a la propia Patrulla), hay multitud de subargumentos desarrollandose bien, convergiendo o divergiendo, y la presentación de un par de versiones nuevas de conceptos clásicos. Una es un poco preocupante, pero habrá que ver. Puede no ser un comic maravilloso, y existe por existir más que por otra cosa, pero al menos se nota que Kirkman tiene un plan y una dirección, y ahora es interesante. Buen dibujo de Paquette que le pega al estilo tradicional de la serie. Recomendado (7)

Vengadores: Iniciativa: Momento Heroico: Parece ser que en Panini pretenden imitar a Norma en lo mano: Primero los precios elevados no proporcionales, ahora los tomitos ridículos de 3 números. Ya podían imitarles en los criterios de selección de calidad. Aparte de un título ridiculamente largo, esta serie parece un intento de Marvel de confundir lo más posible a los lectores, porque no se debe confundir con Poderosos Vengadores o Nuevos Vengadores, que tienen carteles de Iniciativa practicamente iguales que este, o con el especial Iniciativa del mes pasado, o con cualquiera de las otras series donde pone el cartel de Iniciativa pese a no venir a cuento… Ya puestos, el título es muy engañoso a propósito, porque esto no es ni en lo más remoto una serie de Vengadores. Hay tres antiguos Vengadores como protagonistas, de los que no son famosos y por eso no están en las series principales y se va a poder hacer algo interesante con ellos (aunque el traductor cometa una cagada de auténtico inutil con uno de ellos), pero ninguna otra relación. Es la oportunidad de Slott de hacer una serie “importante” y famosa, y de jugar con todo el universo Marvel, personajes famosos, poco conocidos, olvidados y ultra-desconocidos, como muestra la maravillosa portada doble con docenas de personajes (alguno de los cuales no debería estar ahí, pero bueno). La premisa es una de las pocas buenas ideas de Guerra Civil, el establecimiento de supergrupos repartidos por todo EEUU, y un campamento de entrenamiento para licenciar superhéroes. Desgraciadamente, el espectro del horrible crossover pesa sobre la serie, que de momento parece un poco esquizofrénica, y no se pone de acuerdo sobre su tono o de que va: Si va de héroes bien intencionados que quieren formar héroes para que no sean un peligro. O si va de bastardos corruptos que quieren crear un super-ejercito a cualquier precio. No sólo la serie no parece ponerse de acuerdo en si va de una cosa u otra, y cambia de tono completamente según que aspecto toque, es que a veces es el mismo personaje el que hay que tomarse de una manera u otra, y no es compatible. No es posible tomarse como un héroe a un personaje en una escena, y que en la siguiente esté consintiendo cosas horriblemente antiéticas y colaborando con nazis. Y no parece que tenga una doble lectura, porque Slott no es precisamente sutil con lo de que son malvados (por el amor de Dios, el nazi se llama Barón Von Blitzschlag, y está sacado del libro de clichés nazis, acento exagerado incluido) Presumiblemente la serie irá dirigida hacia un punto donde los héroes derrocan a los elementos corruptos, pero si es así, debería esforzarse más en hacer incómodos a los héroes ante la situación actual (o explicar porque la aguantan sin hacer nada, al menos) y tratar de explicar porque los corruptos son así, en vez de hacer que oscilen entre buenos y malos según la escena. (Aparte de que esta serie y las demás no parecen ponerse de acuerdo sobre que conlleva registrarse, quien tiene que entrenarse, para que sirve, quien manda en la Iniciativa, etc, pero era de esperar, dada la mala coordinación y lo peor pensadas que están las ideas a nivel editorial en Marvel)

Es una pena este defecto general, porque el entramado del Campamento Hammond (nombre genial, por cierto), y Slott tiene muchisimo campo para jugar con las ideas, y se está montando una plantilla muy buena de protagonistas y secundarios. En este tomo, no juega mucho con ellos, ya que va sobre todo de los instructores (grandes elecciones en general) y los nuevos reclutas, que son personajes nuevos, con invitados relativamente famosos en papeles pequeños, y el resto son cameos. El primer número presenta a los personajes nuevos, la mayoría ideas interesantes y chulas. El sargento entrenador tiene una conexión interesante con otra serie de Slott, por ejemplo, que hace pensar que acabará siendo menos irritante que su presentación. Está contado desde la perspectiva de una de las nuevas, Nube 9, y es una buena presentación, con un final sorpresa. Además, Nube es bastante encantadora, al menos. El segundo está centrado en Chaqueta Amarilla, y tiene el problema antes mencionado, que Slott se empeña en alternar entre tenerlo como héroe y prácticamente un psicópata, que es inconsistente, aparte de desagradable a estas alturas. La historia es bastante mediocre, además. Y el tercero es otro “mira que desagrables son en la Iniciativa”, con los invitados quejandose de lo malos que son sin que nadie se de por aludido. Está centrado en Komodo, que es de momento una de las dos nuevas que es un legado, y al menos ella está bien desarrollada, aunque la historia con Spiderman no sea gran cosa. Al menos el tono oscila un poco más hacia la tragedia, en vez de “Mira que bonito que es todo, ignora las mil cosas evidentemente inmorales que hacemos”. El dibujo de Stefano Caselli, de Jovenes Vengadores/Runaways, es bonito y expresivo, y hace reconocibles a los muchos protagonistas. Lástima de color apagado que hace todo más raro de lo que debería. Una serie con muchisimo potencial, pero que en este tomo apenas empieza a desarrollarlo. Recomendado (7)

Vimanarama: La tercera de la trinidad de miniseries de 3 números de Morrison para Vertigo, y la menos popular, por razones evidentes: Es la menos interesante de todas, y la que menos intenta. Es una premisa tradicional, la del chico con poca autoestima ni perspectivas de futuro que se ve metido en una batalla apocalíptica y tiene que salvar al mundo y quedarse con la chica. Sólo que esto siendo de Morrison, el apocalipsis incluye exagerados monstruos sacados de mitologías orientales que casi nadie conoce ni utiliza en este tipo de historias, y elementos de fantasía mezclada con ciencia-ficción como sólo él sabe hacerlos, a lo grande. Además, la parte “realista” de la serie, antes de que aparezca la fantasía, es bastante única, ya que no sólo transcurre en una familia hindú, que no es algo que se suela ver en comics (o películas) americanas, no está occidentalizado en absoluto, al menos para ser una familia que vive en Gran Bretaña. Por ejemplo, el protagonista acepta como un hecho su matrimonio concertado, en vez de rebelarse contra las tradiciones familiares. En cualquier caso, todo está hecho con un sentido del humor muy bueno, sea el comienzo más típico de una comedia romántica, como las reacciones de Ali ante el superhéroe antediluviano algo racista que quiere llevarse a su novia o toda la manera de tratar que monstruos preislámicos intenten comerse el mundo. Y aunque sea una historia ligera, los personajes son sólidos, y como era de esperar, usa algunos de los temas profundos de Morrison, aunque sea de pasada. El dibujo es del criminalmente infrautilizado Philip Bond, que ya colaboró con Morrison en Invisibles y Mata a Tu Novio, y es una delicia: No sólo dibuja muy bien, sean escenas realistas o de fantasía brutal, aporta mucho al humor de la historia, dandole vida a los protagonistas, y rellenandolo todo con detalles sutiles que expanden el interés de cada escena, todo muy bien montado (alucinante el baile tipo Bollywood que se forma accidentalmente en una de las primeras escenas) Y los super-diseños, en plan “¿Y si Kirby se hubiese visto influido por arte de oriente medio?” son una pasada. Más ligero que otras cosas de Morrison, pero bueno en su estilo. Muy Recomendado (8)

Wonder Woman: Un Año Después: Por fin toca el relanzamiento del personaje tras Crisis Infinita, que desgraciadamente es, junto a Flash, uno de los grandes desastres de DC de la temporada. En DC no aprendieron la lección de Marvel, y contrataron a Allan Heinberg para esto. Como era de esperar, los meses pasaron, y los números dejaron de aparecer, porque algunos de los guionistas de televisión no parecen entender que la profesionalidad también se aplica a medios no dirigidos a patatas cocidas. Aparte de que Heinberg no es precisamente Whedon o Lindelof. Así que después de 16 meses para sacar 6 números, las ventas se hundieron como una piedra, lo cual no es de extrañar. El contenido tampoco es precisamente para tirar cohetes: Todo el rollo con el personaje durante Crisis y 52 resulta que era una excusa para darle a Wonder Woman otra vez una identidad secreta. Mucho trabajo para algo que no es necesariamente la mejor idea del personaje, pero bueno, no pasa nada por probar tras tanto tiempo, aunque sea una de esas cosas a las que se vuelve por antigüedad más que otra cosa, como otros cambios post-IC. El problema son las justificaciones e ideas de Heinberg, que son malisimas. Para empezar, si todo el rollo era hacer a Diana más humana y cercada al hombre de a pie, ha elegido probablemente la profesión menos indicada para ello, ya que tiene menos contacto con gente normal que cuando era embajadora. (Johns hizo mucho más para humanizarla en una viñeta en Linterna Verde que Heinberg en todo el tomo… aquí es exactamente igual que antes, pero sin la gracia de ser una embajadora con una gran presencia) Luego, la identidad secreta es un mal chiste de por si (básicamente, está igual de escondida que la de Clark Kent, pero con el añadido de que esto no es una convención establecida durante décadas, y de que es mucho más ridículo que un día aparezca una tipa exactamente igual que una figura famosisima, y encima se llame exactamente igual, lo que es jodidamente estúpido, por muy retro que sea) pero hace de los secundarios un chiste mucho peor, ya que si son tan incompetentes como para no reconocer a una mujer despampanante al ponerse unas gafas y recogerse el pelo, sin ni siquiera cambiarse el nombre, han elegido la peor profesión posible. Es patético, y mira que podrían haber puesto cualquier excusa mágica, que habría sido adecuada, pero nada. El caso es que es todo es cambiarlo todo de la manera más chapuza posible para que sea igual que en una historia famosa de hace 30 años que ni siquiera era buena, más bien era bazofia condescendiente y prácticamente misógina. Esa esa clase de relanzamiento mirando hacia atrás, que hace que se la peguen con lo que tienen delante.

La historia aparte de eso no es para tirar cohetes, tampoco: Prácticamente toda es tener a Wonder Woman enfrentandose a villanos con trajes nuevos, uno detrás de otro, durante 5 números. Los trajes nuevos son bonitos, y alguno tiene hasta alguna idea nueva, pero algunos están bastante gastados recientemente. Las peleas no son malas, pero son mucha explosión y poco contenido, sin mucha imaginación. Y en el capítulo final empiezan a aparecer villanos de debajo de las piedras sin ton ni son, aunque al menos no se necesita más que la mínima información que da para seguir la pelea. Ni siquiera los diálogos tienen la chispa que es lo único salvable de otras cosas de Heinberg. Además, aunque Diana y los personajes más famosos están moderadamente bien escritos, otros son un desastre: La sustituta de Wonder Woman no tiene personalidad y está sólo para quedar mal en comparación, no usando nada de sus poderes o inteligencia. Y se recupera a un viejo personaje chulo como secundario, sólo que Heinberg parece que no ha leido ninguna aparición del personaje, porque ha pasado de ser un profesional serio sin humor a un guaperas graciosete horripilante si ningún parecido. Es una acumulación de cagadas que hay que verla para creerla. El dibujo de Dodson es muy bonito, pero no me extraña que haya vuelto a Marvel, si lo único que le dan para dibujar son cosas como estas. Oh, y el anual (lo que iban a ser los nº5-6, antes de que se cansaran de esperar a Heinberg y continuaran la serie sin el final de la primera saga, lo cual fue un buen apaño a una vergonzosa situación) tiene una historia de complemento con una premisa muy ridícula, que resume la vida de Wonder Woman sin aportar mucho, con dibujo de Gary Frank que… no es precisamente el más indicado a estas alturas para dibujar mujeres, la verdad. No Recomendado (3)

X-Factor Nº16: En algún momento, esta serie ha pasado de ser una serie de detectives de género negro a un grupo de superhéroes urbano. Lo cual no importa mucho cuando las historias se centran en los personajes y su interacción, pero en esta historia que va de enfrentarse a villanos, se nota lo que se pierde al volverse más convencional. No ayuda que la Célula-X, que parecía una buena idea el mes pasado (un grupo de ex-mutantes actuando como verdaderos terroristas contra el gobierno que creen que les ha quitado los poderes) aquí pasa a ser un grupo de supervillanos más. Además, está compuesto por una panda de personajes rescatados de la oscuridad de los 90, a cada cual más cutre y olvidable y que merecían perder los poderes y pasar al olvido, y no ser rescatados con nuevas habilidades aún más cutres e improbables. Todo eso es un lastre en lo que es, por lo demás, una gran serie, que continua con diálogos y escenas muy buenas con los protas cuando no están enfrentandose a villanos chorras. Y Layla Miller continua robando el show, siendo el único elemento original en esta historia, siempre brillante. La parte de Mercurio es la única de los villanos que promete, al menos. La otra cosa mala es el dibujo del novato Koi Pham, que es como Coipel antes de aprender a dibujar, con escenas muy poco claras, diseños y personajs feos, enfoques incómodos, y falta de detalle y exceso de rayitas. Recomendado (7)

X-Men Nº26: Enfrentamiento esotérico con un villano muy extraño más o menos basado en ideas de Morrison. En algunos momentos cuesta de seguir, y se estira demasiado para que Bachalo haga pin-ups de cosas raras e incomprensibles en vez de contar una historia que cabría en menos. Tampoco ayuda que prácticamente toda la historia funciona porque el guión lo dice así en vez de surgir naturalmente. El malo amenaza a miles de personas porque si, causa cierto efecto en los protagonistas porque si de manera distinta, y puede ser detenido aleatoriamente con una solución que se saque un protagonista de la manga porque si. Los cambios que eso causa en algunos protas hacen que al menos la historia no sea inútil, pero la manera de lograrlo es chapucera, y si Carey quería conseguir algo más con esta saga aparte de cambios aleatorios para una futura historia, no lo ha logrado. Neutral (5)

Y eso es todo por este mes. Nos vemos en breve, espero, con el mes siguiente, que será otra burrada ridícula de comics. Hasta entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: