Cuenta Atrás…

Hola a todos, soy Peter García, y esto son las Críticas Reconstructivas. Esta semana… muy poca cosa, porque ambas editoriales ya sacaron la artillería pesada en las pasadas, dejando muy poco para las dos últimas. Sólo tenemos lo que quedaba remoloneando de Planeta, que al menos en las cosas del presente, son bastante decepcionantes.

Así que sin más dilación, paso a comentar las novedades americanas, que son mucha:

En DC, varias miniseries no muy importantes: Cazadora: Año Uno, hace lo que dice en la lata, un origen del personaje, bien contado, pero ya sabido y algo Batman light. La Guerra que el Tiempo Olvidó es una incomprensible nueva miniserie por Bruce Jones, que no es tan mala como otras cosas que ha hecho, y al menos intenta hacer un género distinto que se le da mejor, pero tampoco es particularmente bueno, y las posibilidades de que acabe bien son remotas. Y siguiendo con incomprensibles, Rann-Thanagar: Guerra Santa, es un refrito de ideas con la que llevan dando la lata en DC hace tiempo, e ideas con las que lleva dando la lata Starlin durante décadas. Nada inspirado, ni interesante.

En Marvel también tiene algunas miniseries similares: Sueño Americano es el enésimo spin-off de Spidergirl con historias simples y competentes, esta vez con la sucesora del Capitán America, como alternativa a la Marvel normal. Lo que podías esperar. También en el futuro, y enfocada a un sector específico del público está GeNext, que es una especie de secuela a X-Men: El Fin, con la siguiente generación de Hombres-X en el futuro, por el Abuelo Claremont. No tan malo como otras cosas suyas, es su estilod e siempre, pero competente y con menos repetición por tener que usar personajes nuevos. Y siguiendo con caprichos, el siguiente de Alex Ross y amigos es Vengadores/Invasores, que de momento tiene una premisa curiosa que puede dar para algo más que nostalgia, pero no ha ofrecido aún nada más que lo obvio, y está por ver si lo hará en el casi año que dura. Y la Invasión Secreta sigue, y la primera miniserie spin-off donde vemos como afecta a personajes famosos que no quieren perder números de su serie en esto es Cuatro Fantásticos: Invasión Secreta. Como la última vez que Aguirre-Sacasa escribió al grupo, se nota que esto es la serie B sin importancia, pero al menos no cuenta una mala historia secundaria.

Pero Marvel también saca una trinidad de nuevas series regulares interesantes: También cruzandose con IS está el primer número de Capitán Britania y el MI13, sustituyendo a Excalibur, y siendo secuela de la excelente Wisdom. Y sigue en ese mismo plan, una serie que mezcla superhéroes muy bien hechos (y usando bien su historia) con espionaje, mitologia y cultura británica. El mejor crossover con IS con diferencia de momento, y un comienzo de lo más prometedor y chulo.

Otra que empieza bien es Guardianes de la Galaxia, que no transcurre en el futuro (aunque hay conexión), sino que está protagonizada por los supervivientes de Aniquilación Conquista. Tiene una buena selección de personajes (aunque, como viene siendo habitual, algunos son interpretaciones algo libres), es bastante divertido, quizá hasta demasiado graciosilla, y presenta buena acción cósmica a gran escala.

Algo distinta pero también prometedora es Invencible Iron Man, que no es ni más ni menos que una serie de Iron Man como Dios manda, para que la pueda disfrutar alguien que haya visto la película, o simplemente quiera ignorar todas las chorradas que le han metido en los últimos años al personaje y quiera centrarse en lo que le hacía chulo para empezar. Y Fraction lo hace bastante bien, captando la alta tecnologia, chuleria millonaria pero también alta moralidad que debería tener el personaje y hace tiempo que no tiene.

Terminando, para aprovechar más el tirón de la peli, el propio director de la peli, y el diseñador de la armadura, Adi Granov, hacen una miniserie, Iron Man: Viva Las Vegas, que tampoco está mal.

Y ahora, las novedades de aquí:

Cuenta Atrás a Crisis Final Nº1: Segunda serie semanal de DC, que aquí se publicará en tomos y usando numeración normal en vez de hacia atrás, para hacer la gracia con el título. Y la verdad es que, dejando aparte cosas como que sea semanal, dure un año, tenga un equipo de guionistas y dibujantes, a Keith Giffen (aunque aún no en este tomo) y media docena de tramas entrelazadas sobre personajes segundones de DC, no tiene nada que ver con 52. Mientras que aquello era un vistazo a un año ya pasado, cerrado y autoconclusivo, esto es un prólogo al crossover del año que viene (con la estupidez de que realmente no tiene nada que ver… Morrison pensó su historia primero, y esto son una serie de tramas que supuestamente van hacia allí, pero que en la práctica tienen poco o nada que ver) que se conecta con varios acontecimientos de las series regulares y un puñado de miniseries basura. Mientras que aquella transcurría en tiempo real, esta transcurre como un comic normal. Mientras que aquella tenía a cuatro de los mejores guionistas del mainstream haciendo más o menos lo que les daba la gana, y escribiendo cada uno las escenas de los personajes que mejor se les daba, aquí tenemos a cuatro guionistas de los cuales, el mejor es bueno pero en cosas distintas a estas (Sean McKeever) o simplemente competente (Tony Bedard) y el resto son, siendo generosos, mediocres (Beechen y sobre todo, Graymiotti), haciendo cada uno un número al menos, pero siendo únicamenet peones siguiendo las ordenes de Paul Dini, que en realidad está siguiendo las ideas de Dan DiDio y las voces en su cabeza. Si aquella avanzaba 2-4 tramas cada semana, en escenas cerradas donde siempre pasaba algo relevante, en esta hay casi siempre 5 tramas distintas, avanzando virtualmente nada muchas de ellas cada semana, dejandolo insatisfactoriamente porque no has leido historias, has leido cachos que no sirven para nada. Y si allí teníamos varios tipos distintos de historia, haciendose de manera experimental, donde todos los protagonistas sufrían algún tipo de viaje de desarrollo importante, aquí todas las historias van del protagonista o protagonistas yendo de situación aleatoria en situación aleatoria guiados por el guión, muchas veces de manera arbitraria o que no entienden, a base de misterios y mas misterios de los que no se pueden resolver, donde la única gracia es que alguna vez rara se interconectan, y se supone que convergen al final. Los dibujantes parecen peores también, y en vez de homogeneizados por los bocetos de Giffen, simplemente están todos peores que otras veces. Bueno, y la gran diferencia era que 52 solía ser buena como poco, mientras que esto… no. Eso en general.

Concretamente en este tomo… el primer número es uno de 3 escritos por Dini, y tiene la gracia de que es el único que parece más o menos una sola historia temáticamente, en vez de varios cachos cortados, y más o menos presenta bien varias de las tramas. El resto ya se empiezan a meter en la fórmula, sin casi distinción entre un guionista y otro, aunque aún tienen algunas escenas de presentación que quedan bien. La idea general de la serie es muy típica, con un villano clásico y una presentación muy ominosa, pero que no dice nada concreto y son todo signos vagos de que viene algo muy tremendo. La que parece la trama principal es donde por fin sabemos a que vienen todas las apariciones irritantes de los Monitores durante el último año. Y empezamos mal, teniendo en cuenta que pese a que esas pistas decían que Nightwing iba a ser uno de los protagonistas, por lo de “debería de estar muerto”, pero aquí ha sido reemplazado por Jason Todd, que ya puestos, tiene una personalidad completamente distinta a todas las apariciones tras su resurrección. Lo cual no estaría mal, porque es menos irritante, pero entre la falta de explicación por el cambio, y el hecho de que le traten como a un justiciero en vez de cómo a un psicópata peligroso queda bastante inconsistente. Los Monitores, por su parte, siguen siendo prácticamente indistinguibles y sin ser interesantes, además de que su nivel de poder queda algo absurdo (¿se supone que tienen poderes cósmicos? ¿Entonces porque van por ahí usando pistolones?) Al menos se explica un poco mejor de que van. Y la excusa para meterles en la Busqueda de Ray Palmer queda chula, enlazandose con algo de la trama general ya establecido para que no quede tan aleatorio. Eso si, lo de matar porque si a un personaje de tercera que ni se molestan en presentar simplemente para empezar con un bang es una chorrada. Aun asi, esta parte tiene algo de potencial, pese a las cagadas. Otra historia que parece importante es la Jimmy Olsen, que empieza bastante bien, la verdad. Tiene problemas, tambien empieza con la muerte de un personaje relativamente importante para llamar la atencion, y Jimmy sabe algo que no deberia saber, y no se sabe si es algo intencionado u otra cagada. Pero por lo demas, la escena de presentacion es interesante, y cuando se descubre la gracia de la historia, es un momento chocante y bastante divertido, empezando un misterio prometedor. El otro misterio tambien es interesante, y se presenta bien, aunque empiece algo mas grande, que se desarrollara en una miniserie que tiene muy mala pinta, pero ya veremos.

La historia de Mary Marvel tiene una premisa que seria aceptable, si no implicara que, por exigencias del guion, el resto de la Familia Marvel se estan comportando como gilipollas sin explicacion. Ademas, mas que en las otras historias, se nota que los personajes de esta historia estan muy poco caracterizados, teniendo unicamente un elemento de personalidad, que si tienes suerte, se basara en su personalidad establecida, no en este caso. Mary aquí es un personaje de una sola idea, apenas desarrollada. Dejando aparte el mal punto de partida, y lo poco sutil de la presentacion, empieza a ir por sitios interesantes, con un buen uso del primer sitio que se visita, y un siguiente paso que recupera a un personaje muy bueno de manera que queda muy bien… pero en una cagada de coordinacion que por una vez es de DC y no de Planeta, se nos chafa el dinal de una miniserie que aun no ha salido. Sigh. La historia de los Villanos de Flash empieza muy mal, con una ignorancia casi absoluta sobre los personajes, especialmente de las excelentes versiones de Johns. Alli nos decian que la Galeria no tolera drogas… ¿adivinas que aparecen haciendo aquí, porque si? También queda muy chapuza que en una historia sobre que Flautista y Tramposo han alternado entre héroes y villanos, tengan a Ola de Calor echandoles la bronca por eso, cuando él también se reformó a la vez. Una vez dejas atrás eso, sin embargo, mejora mucho, con una escena buena que caracteriza muy bien a ambos protas, explicando su extraña situación, recordando la redención de Flautista y la ambigüedad moral de Tramposo, que continua en otra escena también bastante decente donde eso se pone en práctica. Una de las pocas cosas bien hechas de la historia, una pena que venga precedida por cosas mucho peores. Por último, hay una quinta historia donde se cumple lo prometido de que esta serie va a enlazarse con acontecimientos presentes del Universo DC, transcurriendo en paralelo a la Saga del Relámpago en JLA-JSA… de la peor manera posible. Si no la estás leyendo, las escenas son casi incomprensibles. Si la has leido, no te aportan nada en absoluto. Y en cualquier caso, son mini-escenas que no aportan nada, aún no se sabe nada sobre el protagonista, mucho menos de que va a ir su historia, como si estuviese esperando a que terminase el crossover, en un mal uso de la coordinación entre series. En cuanto el dibujo, la serie parece colonizada por hispanos. Dos de ellos de estilos similares, Jesus Saiz y David Lopez, hacen buenos trabajos, aunque no tanto como en cosas anteriores, mientras que Carlos Magno (que suena como si fuese a conquistar Europa en el siglo IX más que como dibujante) lo hace de manera absolutamente horripilante. El único no hispano, Jim Calafiore, en su primer trabajo en DC tras años de Marvel, lo hace bien, cuando te acostumbras a su estilo con algo de exceso de ángulos y rayas.

Para terminar de fastidiar, tenemos los dos primeros capítulos del primer complemento, que aquí en vez de la Historia del Universo, es la del Multiverso. Lo cual sería interesante, si fuese la historia del Multiverso DC actual. Pero estamos hablando de una historia de Dan Jurgens, así que en vez de tener sentido, nos cuenta la historia del antiguo Multiverso. El que fue destruido hace 20 años. Así que son varias páginas de resumenes de historias que dejaron de existir hace dos décadas, que ya no son relevantes, y en algunos casos, nunca lo fueron (¿Realmente hace falta resumir cada cruce entre la LJA y la SJA, Dan?). Encima, mal contado y mediocremente dibujado. Patético. La serie en general no es patética, tiene algunas ideas buenas, y algunas cosas que tienen algo de promesa o quedan bien, pero hay tanta cagada y mala ejecución, que es dificil de pensar que vaya a acabar bien. Y eso sin comparar con 52, que entonces si que es profundamente decepcionante. Neutral (6)

JSA Nº6: No sabeis la suerte que teneis por tener las portadas de Jimenez, en DC eran las minoritarias por 1 frente a 10 de las mierdas. Esto es una mejora clara respecto al capítulo de JLA por varias cosas, aunque se pueden resumir en que Johns sabe escribir y se esfuerza, y Brad no. Al menos hay algunos momentos de caracterización buenos, con diálogos que no son risibles y si que iluminan algo sobre personalidades o avanzan algo. Hay un conflicto, que da para una doble página de pelea que queda bastante bien. Y la trama realmente avanza, con explicaciones varias de que es la Legión de Superhéroes, quienes son los Legionarios y porque debería importarle a los que no los conozcan, y aclaraciones sobre algunas cosas extrañas para los que los conocieran de antaño, incluyendo el origen de Starman, que es un retcon, pero uno que le pega. Y a diferencia de la LJA, es una historia que es relevante a la SJA porque es importante para Starman. Pero también tiene varios de los problemas de fondo de la saga en general. Sigue sin haber malos en la historia, y el conflicto en este número es, en el fondo, una chorrada. Toda la historia consiste en un “Vamos a visitar estos sitios tan chulos y rescatar a estos viejos personajes”, pero ni Brad ni siquiera Johns, al menos aquí, hacen ni chulos los sitios ni demuestran porque la Legión mola para los que no sean ya fans. Una vez termina la busqueda, no hay nada más que nostalgia, y un misterio críptico que puede o no ser interesante, porque no sabemos lo suficiente para juzgar. Por supuesto, si eres fan de la Legión de Superhéroes clásica, ver todo esto será como un canto de sirena, y la verdad, con ser algo de fan de DC, las cosas que se insinuan (Johns vuelve a atacar con uno de sus “tengo pensadas miles de ideas para renovar a estos personajes más adelante, y voy dando pistas”, como ya ha hecho en Linterna Verde y otras) tienen una pinta impresionantemente prometedora (y eso que modificaron una página para no revelar una de las mejores ideas, pero se puede deducir por el diálogo)… pero eso será en el futuro. Como anuncio está bien, como historia, no tanto. Y encima termina en una mala serie. Eso si, el dibujo de Eaglesham es una maravilla, la pelea muy chorra luce gracias a el, igual que otras cosas. Neutral (6)

Superman/Batman Nº8: Esto continua siendo un maldito desastre. Al menos ya tiene cierto sentido que sea una historia de Superman y Batman, y no una historia de los Hombres de Metal con ellos de invitados. Menos mal, porque como historia de los Hombres de Metal es bastante patética: Un concepto tan inocente y divertido de la Edad de Plata, relanzado por un visionario como Morrison lo último que necesita es el enfoque que le dan aquí de copiar a la Patrulla-X y tenerles atormentados porque son temidos y odiados. ¿Quién demonios pensó que eso era buena idea? No es que se aprovechen mucho los personajes, encima. Hablando de malas ideas, tampoco se les ocurre otra que revivir una idea con la que dieron muchisimo la lata, pero que ya está cerrada, y la propia historia original iba de lo necesario que era que se acabase, y la verdad, las historias actuales de Batman se basan precisamente en eso. Aparte, dudo que nadie quiera volver a ver esas cosas en concreto. Añadele otra chapuza, la típica de los guionistas malos que sólo añaden elementos gratuitos para llamar la atención y hacer tiempo, y el horripilante dibujo del criminal Pat Lee (y es deleznable por parte de DC que pusieran en la lista negra a un buen guionista simplemente por mentir, mientras que siguen contratando a este mierda dibujante pese a haber causado desfalco y expolio) y tenemos una mierda de comic, sin más. Lo que no es nada nuevo en esta serie. Evitar a toda costa (1)

Yuck-Yick-Yack. Eso es todo por esta semana. La que viene, son las cosas de Norma (que tendrán una serie regular de Wildstorm o dos, alguna reedición de lo mismo, alguna reedición más independiente, y alguna cosa curiosa, seguramente… al menos una editorial que distribuye racionalmente las novedades, aunque haga lo de todas de sacarlo todo de golpe una vez al mes) y poco más. Nos vemos.

Vi los web-episodios de Perdidos… no valen particularmente la pena, la verdad.

Hola a todos, soy Peter Garcia, y esto son las Críticas Reconstructivas. Esta semana, no hay descanso… con todas las series mensuales apiñadas en las dos primeras semanas, todos los tomos se apilan esta semana, para no dejar descansar el bolsillo. Mirandolo por el lado bueno, las dos semanas siguientes serán relajadas.

Entre las cosas que salen que no comento… sale un Showcase enorme sobre el Capitán Marvel, que son historias de los 40 hechas para niños. Si crees que te van a gustar, probablemente estés equivocado. De todas maneras, es una cosa de una sola ocasión, y son verdaderamente históricos, asi que no hace daño a nadie.

Y también reeditan Bloody Mary, una obra de Ennis y Ezquerra que ya comenté cuando la sacó Norma hace años. No está mal, pero tampoco es de sus mejores cosas serias.

En otras cosas, sacan una miniserie de Elric, con su creador, Michael Moorcock contando su origen, con dibujo nada menos que de Simonson. Si eres fan de esa fantasía heroica, te gustará, pero no la recomendaría a los no iniciados.

Y en otra franquicia, empiezan a sacar Star Wars: Legado, que se sale un poco de los típicos comics de Star Wars porque marca terreno nuevo, más de un siglo después de las películas. Tiene el problema de que el mundo en que transcurre viene a ser más o menos el que había al principio de la película original, con equivalentes y todo, pero tiene como gracia que el prota está a medio camino entre Luke y Han, en vez de algo más tradicional. Y Ostrander es buen guionista, aunque se le note que actua con muchas restricciones. Una pena que no le den trabajo en cosas con más libertad.

No hay novedades americanas, las veremos la semana que viene. Así que pasamos al follón:

52: III Guerra Mundial: Que habría más tenido sacarla a la vez que cuando la susodicha Guerra salía en 52, y no semanas después cuando la serie ya ha terminado. Lo peor es que podrían haberlo sacado cuando tocaba si lo hubieran sacado con las novedades del Salón, así que no habrían tenido que trastocar su formula cuadriculada que no son capaces de modificar. Simios estúpidos. Esto no es parte de verdad de 52, sus creadores no tienen nada que ver, y se nota. Esto es una miniserie, o cuatro especiales, según se mire, que en teoría amplían la incorrectamente llamada Tercera Guerra Mundial, ya que les parecía poco contarla en 24 páginas de 52 para algo tan “importante”. Pero eso resulta ser sólo un objetivo, porque el otro es que como en 52 se centraron más en contar sus historias propias, en opinión de los editores, había cabos sueltos de Un Año Después que quedaban sin resolver, así que esta miniserie se usa como excusa para eso. Eso tiene dos inconvenientes de entrada: Uno, que aunque en algunos casos los cambios resultan lógicos como consecuencia de la Guerra (los héroes salen de su retiro para la ocasión) en muchos queda como una terrible casualidad, que montones de cosas sin conexión pasen en la misma semana porque si. El otro es que la historia es una serie de escenas, en muchos casos inconexas, sobre distintos personajes, en vez de una verdadera historia. El guionista de la primera mitad es Keith Champagne, que ya demostró que sabe hacer historias que le vienen de arriba de manera medio decente en sus números de relleno en SJA, y el de la otra es John Ostrander, cuyos trabajos de encargo siempre han sido mucho peores que los demás, por mucha diferencia, y se nota, es lo peor que ha hecho desde sus miniseries mutantes en los 90. Aparte de las escenas varias, hay dos temas principales a lo largo de la miniserie. El primero, más desarrollado en lo de Champagne, es ver como la rabieta de Black Adam hace que a lo largo del mundo, normales y supers se pongan en pie de guerra y veamos como eso va afectando simultaneamente en muchos sitios. Hay un par de escenas bastante buenas sobre eso al principio, sobre todo al final del primer capítulo, pero después se abandona, por desgracia. La otra es la historia del Detective Marciano, obviamente desarrollada por su antiguo guionista, Ostrander, y ver como pasó a ser el skrull carahuevo de Un Año Después. Uno de los problemas es que ignora la explicación parcial que dieron en 52, con lo de Jaquemate. Explica donde ha estado después, y comienza bien con su encuentro con Adam… y entonces se va al garete. De manera incomprensible, el encuentro se usa como excusa para que J’onn abandone su humanidad, lo que le permite a Ostrander ponerle a despedirse de los secundarios y situaciones de su antigua serie, pero de manera muy forzada. Y entonces viene el último capítulo, que es volver a contarnos la batalla final de 52 nº50, pero desde el punto de vista de J’onn, de manera que no aporta prácticamente nada nuevo, porque sabes que la guerra se resolvió de otra manera… pero eso, de manera absolutamente arbitraria e inexplicable, le transforma en su nuevo aspecto, de repente. Aparte de eso, el número amplia un poco esa parte con más peleas, y algo más de diálogo entre la reunión de héroes, pero nada señalable. El resto del tomo son escenas de Adam causando violencia aleatoria en puntos al azar del globo por ninguna razón en absoluto, y tenerle peleandose con héroes varios, o ver a otros héroes en cosas que no tienen nada que ver. Oh, y algo de conexión con la historia de Booster Gold en 52, que es gracioso, pero poco más.

Una escena de combate es con Padre Tiempo y SHADE, que tiene cierto sentido, pero que parece que únicamente sirve para explicar el cambio de rostro de Tiempo entre 7 Soldados y Tio Sam, que aparte de un detalle insignificante, ya se explicó de mejor manera en la miniserie. Otra escena buena es la que explica como Firestorm consigue su nuevo otro yo de 1AD, que es también completamente innecesario, pero como escena de reacción al follón no está mal. Después toca una escena con nada que ver prácticamente incomprensible donde vemos a Jason Todd vestiendose de Nightwing, como aparecía en esa serie 1AD, que además de hacer referencia a algo que no le gustó a nadie y ya ha sido ignorado, ni siquiera explica nada, sólo le vemos ya cambiado. Es decir, no sólo esto no es una historia que sólo sirve para contar retazos para atar continuidad, lo hace de manera que ni siquiera explica nada, hiciera falta o no. No se en que narices están pensando, tanto autores como editores. Seguimos con lo incomprensible, contandonos cuando vuelve Supergirl al presente, pero sin contarnos de donde viene, porqué, absolutamente nada de contexto para el que no siga sus aventuras en el futuro, y encima, en una escena que no se entiende aunque hayas leido todas sus apariciones. Alucinante. Vemos una con Batgirl que empieza a explicar su paso al lado oscuro, pero tiene problemas cronológicos, y es redundante con lo que ya han dicho en Titanes. Vemos a Harvey Dent haciendo de héroe, que no viene a cuento, pero al menos se entiende. A Donna Troy vistiendose de Wonder Woman, que viene a cuento, pero no sirve para nada más que señalar eso. Después volvemos a las escenas incomprensibles, en una que nos cuenta como Aquaman se transformó en el Morador de las Profundidades… pese a que ya lo habíamos visto transformado 12 semanas antes en 52. Aparentemente, ni siquiera pueden ponerse de acuerdo en la continuidad en una historia que va de eso. La manera de conseguirlo es completamente arbitraria también, ya puestos. Después vienen dos combates con los Jóvenes Titanes, en alineaciones que no encajan con las cronologías que nos habían dado en 52 y Titanes (aunque a decir verdad, tampoco encajaban mucho entre si, y se supone que es una emergencia… pero eso no justifica que haya un Titan que no salía en la lista de Titanes de 52) y que sólo sirve para tener las típicas muertes gratuitas de Titanes en los crossovers, que son muy, muy cutres y en vez de impactar se nota que es gore gratuito. Uno de los muertos es el único de los Titanes nuevos que no había tenido ningún papel en 52 y Titanes, así que era bastante obvio y el otro es un personaje veterano que merecía algo mucho mejor. Luego toca una escena de Manhunter, que para ser consistentes con la serie, no tiene ningún sentido, que en medio de una supuesta guerra, los personajes estén dedicandose a cosas irrelevantes. Como explicación del cambio de papel de Kate también es anticlimático. Lo más decepcionante del tomo es el retorno de Ostrander al Escuadrón Suicida, en una escena en la que ni siquiera aparece el Escuadrón, que es lo más doloroso. En vez de verle escribir una escena chula con el prometido Escuadrón ampliado contra Black Adam, que podría haber sido sensacional, tenemos una escena perdida como prólogo al rescate de Rick Flag en Jaquemate, que no aporta absolutamente nada, aunque sea agradable volverle a ver escribiendo a Waller y a Tigre. Sigh.

Y para terminar de meter el dedo en la llaga, en vez de un final decente, termina con un epílogo con los puñeteros Monitores diciendo sus vagas chorradas crípticas, y encima haciendo que creas que esté justificado el gastarte tu dinero en esto, diciendo que no es nada comparado con el siguiente timo de “gran historia” que viene enseguida. Es decir, termina con un anuncio de algo que no tiene nada que ver en vez de con un final. En cuanto al dibujo, el Cuarto Dibujante Oficial de 52, Pat Oliffe, hace su última colaboración entera para la serie, y le sale muy bien. Otro capítulo lo hace un colaborador de 52, Andy Smith, que lo hace significativamente peor, con cosas bastante flojitas y hasta incomprensibles. El tercero lo hace otro colaborador de 52 y futuro fijo de Cuenta Atrás, Tom Derenick, que es exagerado y a veces desagradable, pero de fondo no está mal. Y el único nuevo es el tal Jad Jackson, que no lo hace mal en el capítulo final. No Recomendado (3)

Amelia Mola: El Mundo Se Ha Vuelto Loco: Mi contribución aperiódica a cosas fuera del mainstream. Esto es un tomito que empieza a publicar una serie a base de historias cortas, que ha ganado varios premios de comics para lectores jóvenes. Es muy en plan tira cómica, en formato y tipo de dibujo. Va sobre Amelia, una preadolescente que tiene que mudarse de la ciudad a vivir en el campo con su tía, y como se adapta a la vida allí, con las típicas situaciones de esa edad, pero más enfocado hacia las locuras hiperactivas y exageradas de los chavales, aunque de vez en cuando tiene cosas más serias sobre la situación de Amelia, pero sin dejar de ser agradable y optimista. Desenfadado y divertido, a veces bastante gracioso, con protagonistas con mucho encanto, y algo de profundidad, es un gran comic para niños, pero también para adolescentes y adultos, asumiendo que este tipo de historias sobre niños no les echen para atrás, que no debería, porque es un buen ejemplo de cómo hacerlos. Recomendado (8)

Espectro Nº3: Festival de Ostrander, parece ser. Termina la serie, y es una muestra de lo genial que es, y el respeto que consiguió de DC por eso, que a Ostrander le dejaron terminarla cuando quiso, y le prometieron conservar el final del personaje, que siguen conservando 10 años después, y los que quedan. Las series con las que han hecho eso se pueden contar con los dedos. El tomo empieza con la maldición de America, que es una historia que va de tratar los problemas históricos de America y como ha tratado a sus minorías y similares, pero con un catalizador mágico para que haya una historia de acción como excusa para esas cosas. El formato es un poco repetitivo y obvio, la verdad, pero la manera de Ostrander de tratar temas de discriminación histórica y actual contra negros, mujeres, homosexuales e indios están muy bien. Aunque son mejores las partes donde se baja del púlpito y nos cuenta como eso afecta a los protagonistas, como la relación de Corrigan con negros y gays (especialmente señalable es su reacción ante los gays, teniendo en cuenta la época de la que viene, y la manera de Craemer de darle una lección al respecto) o la de Xanadu, a la que se le abren los ojos en su historia correspondiente. Por el camino también hay una historia de piratas fantasma bastante chula, y un cruce con la Noche Final, donde el Espectro tiene un papel muy apropiado, sin cortar la conexión con la saga. El final de la historia es más una historia de superhéroes, aunque con reglas algo distintas dados los superpoderes mágicos implicados, pero como tal está bastante bien. La conclusión final sobre como America va a recuperar su espiritu a partir de ahora, aunque inspiradora, es demasiado optimista, y es comprensible que la nueva versión del Tio Sam que queda prácticamente no se volviera a usar. Después de un número de descanso muy divertido con el Joker, tratando de nuevo el tema de cómo castigar a alguien que no es consciente de sus actos, aparte de otro tema divertido alrededor, viene otra saga temática. Tenemos una investigación en el pasado de Corrigan y su inocencia o culpabilidad, mientras el Espectro investiga la diferencia entre la justicia legal y la verdadera justicia de manera muy catártica, pero también dificil. Ambas cosas coinciden en un final que lleva al Espectro al limite, que también es muy bueno.

El último interludio trata de hacer justicia a un viejo personaje injustamente tratado por Conway, donde Ostrander resuelve y redime por fin, 30 años después, el asesinato de Mr Terrific. Es también la presentación del nuevo Mr Terrific, y aunque un elemento del personaje de aquí se ha abandonado, el resto de las cosas que le han hecho un personaje tan solicitado ahora las puso Ostrander. Por último viene la saga final, donde las historias terminan de profundizar tanto en el concepto de religión, como en el alma del protagonista. Eso lleva al protagonista a explorar distintos conceptos de “Dios” en el Universo DC, desde la jerarquía infernal de Sandman (en una extrañísima referencia a la serie no Vertigo), dioses mitológicos, la Fuente del Cuarto Mundo (aprovechando el crossover Genesis), Gea y hasta dioses alienígenas. Por supuesto, los debates filosóficos son aún más interesantes, y las respuestas a ellos, aunque ambiguas, son brillantes en lo simples y útiles que son. (Especialmente memorable es la reacción del Padre Craemer al dilema de Descartes: “Jim, te quiero como a un hermano, pero eres la persona más egocéntrica que existe. Quieres reducir a toda la existencia a una ilusión únicamente para alimentar tus neurosis”) Y con una gran tranquilidad y paz de espiritu, llega a un final perfecto, donde Jim Corrigan se retira tras casi 60 años dando guerra, atando todos los cabos sueltos de su vida. Un gran viaje personal como rara vez se ve en los comics, con una gran exploración de temas teólogicos, filosóficos, y del Universo DC. El dibujo de Mandrake también es perfecto para la historia. Si Ostrander no era uno de los grandes antes de esto, lo es con esta obra (y el hecho de que la escribiera en la época en la que su mujer murió lo hace aún más impresionante… aunque probablemente le sirvió para tratar temas al respecto). Disfrutalo. Muy Recomendado (10)

Hellblazer presenta La Brigada de las Gabardinas: Por alguna razón incomprensible, Planeta rescata una miniserie Vertigo, de los tiempos en los que Vertigo estaba en su momento menos original. Es decir, cuando no paraban de volver al pozo de Gaiman, con cosas hechas con molde. En este caso, tenemos a los protagonistas de los Libros de la Magia, que eran todos expertos en magia, como grupo de superhéros mágicos, más o menos. Escrito por Ney Rieber, que es uno de esos guionistas Vertigo de esa época que han desaparecido virtualmente, y con razón. Esto es un desastre, y no ya sólo por la premisa de cuatro tipos que tienen prácticamente el mismo aspecto estereotípico que parece una parodia de si mismo. Es el hecho de que pese a creerse muy mayor por ser de Vertigo, y por eso no puede tener algunos de los aspectos divertidos de los personajes, realmente actua como una historia de superhéroes normalita. Y más grave, ni siquiera se molesta en presentar a los puñeteros personajes, ni siquiera al que no salía en los Libros de la Magia (quitan al Dr. 13, porque no era tan genérico y parte del molde como los otros). Si no conoces al Dr. Oculto, personaje que ha aparecido a lo mejor 5 veces en una década, estás jodido, porque Rieber ni se molesta en presentarlo por nombre. De todas maneras, da igual, porque está como mago genérico, al igual que el Fantasma Desconocido, que aparte de tener un look más soso, aquí no tiene nada de su pompa y estilo habitual. Mr E sólo tiene como personalidad el destrozo que le hizo Gaiman en Libros, pero exagerado y queda patético. Y ni siquiera Constantine está a sus estándares habituales. A esta panda de tópicos se le mete en una historia de superhéroes típica, pero en vez de resolverse a puñetazos, se resuelve a base de entelequias arbitrarias y chorradas místicas. Y el malo es un viejo villano muy curioso, que ha sido mucho mejor usado en comics para todos los públicos antes y después. Lo único bueno de este tomo es el dibujo de Ridgway, muy atmosférico y con cosas impactantes. No Recomendado (4)

Hitman Nº1: Por fin Planeta publica una serie que era terriblemente injusta que estuviese inédita en gran parte en España, al igual que lo es que no esté casi recopilada en EEUU. Es la otra gran obra maestra de Garth Ennis tras Predicador. Descontando el anual de Demon donde presentan al personaje, que es divertido sin más, el resto ya fue publicado por Norma en su día. Pero resumiendo, es la historia de un asesino a sueldo con superpoderes (aunque casi nunca los usa, porque a Ennis no le gustan), que vive en Gotham (aunque después de la primera historia, prácticamente no hay conexión con Batman y demás, a Dios gracias) pero que pese a ser un asesino, tiene su propio código moral, y tiene un círculo de amigos y secundarios muy bien explorado. Así que es una mezcla entre ultraviolencia a tiros, chula y exageradamente divertida, contra todo tipo de cosas humanas, superhumanas y demoníacas, y caracterización muy humana entre Tommy y sus amigos pistoleros en el típico bar. Es lo que suele hacer Ennis, pero sin caer en las tonterías degenerativas en las que a veces cae, y haciendo lo que hace bien, pero muy bien. Enseguida te caen bien y te crees la amistad de Tommy con Nat, Ringo y demás, y la acción no va por los chistes fáciles habituales, sino que además lanza conceptos muy divertidos, como los demonios patrones de las armas, que son los que mueven la primera historia. Oh, y para empezar, este tomo tiene apariciones estelares: Batman, al que se le toma en serio, y CaraCangrejo Kyle, al que… no, obviamente. De hecho, es desternillante como se burlan de los superhéroes cutres en esta serie, pero a la vez Ennis no va por lo fácil, y trata en serio a los que lo merecen. El dibujo de John McCrea es también lo mejor que ha hecho, caricaturesco cuando tiene que serlo, pero serio en otros momentos. Muy Recomendado (9)

Hulka: Otra Yo, Otra Tu: No han sabido traducir el chiste del título. Las buenas noticias son que no es un tomo miserable de 3 números con un precio excesivo como parecía que iba a ser. Las malas es que para rellenar hasta cuatro números han incluido la primera aparición de Hulka, que aparte de completamente innecesaria, es malisima, y sólo sirve para mostrar el increible mérito que han tenido gente como Stern, Byrne y Slott por sacar un buen personaje de eso. Este es el final de la etapa Slott, que se larga a hacer de guionista principal de Spiderman, porque desgraciadamente, gente como Bendis puede hacer 666 series al mes, pero Slott solo dos. La etapa de Slott ha sido un relanzamiento genial del personaje y una de las mejores series de Marvel en estos años, sobreviviendo contra todo pronóstico y sin nada de publicidad, simplemente con su calidad y simpatía. Siendo una de las pocas series que se acuerdan de que una de las claves de los superhéroes es que son divertidos y que tienen un enorme fondo en su universo de fantasía con el que jugar, con una caracterización y secundarios muy cuidados, ha dado lo que puede ser la versión definitiva del personaje, y uno de los enfoques más obvios que a nadie se le había ocurrido, una serie de abogados en un mundo con superpoderes, jugando de manera divertida e ingeniosa con todos los conceptos raros que hay en el Universo Marvel. A veces cayendo en detalles que van únicamente a los fans muy metidos en el tema, pero con ideas generales que puede pillar y disfrutar cualquiera. El último tomo fue decepcionante porque abandonaban todo esto, pero estos últimos números vuelven a lo que hicieron a la serie grande, con gusto. El primer número está dedicado al último juicio de la etapa, en este caso del Líder. Obviamente, siendo un juicio escrito por Slott, es divertido ver como se usan historias anteriores como pruebas y declaraciones, pero la idea central sin embargo es como el argumento de la defensa afecta a Hulka y a su tema constante de la diferencia entre sus dos personalidades, que es una idea muy buena. Aparte, toda la actitud del Lider durante el juicio, como supervillano profesional, es genial. El siguiente número es donde Slott ata a toda velocidad todos los subargumentos de la serie, cerrando las historias personales de todos los secundarios. Se nota muchisimo que es un final acelerado y que cada una de esas historias iba a dar para más espacio que los resumenes que dan aquí, pero la manera en la que se las ingenia para meterlo todo de manera que quede orgánico y no forzado tiene bastante gracia. Además, alguna de las historias no parecía que fuera a dar para algo muy interesante si las exploraban, así que es perfectamente posible que sea parte de la coña y no tuviera pensado expandirlo más. Los dos mejores finales son los de Pug y Asombroso Andy, cuya historia era entrañable hasta ahora, y llegan ambas a un final que es a la vez optimista y descorazonador, muy bien logrados. Curiosamente, ambas son historias que está claro que Slott va a querer continuar porque dejan cosas abiertas.

Para terminar, el último número por fin resuelve el chiste recurrente de que Hulka no se acostó con el Juggernaut, pero en vez de ir por la manera obvia (el hecho de los comics de Chuck Austen deben ser ignorados, como norma) lo hace dando una explicación universal a prácticamente todos los fallos de continuidad de Marvel. Como es de esperar, no es una explicación precisamente seria, y Slott es completamente consciente de que nadie más la va a usar, pero eso es parte del chiste. Es un guiño a los lectores, como parte de su actitud frente a la obsesión de los fans por la continuidad y los detalles: Por un lado escribe cosas para ellos porque tiene ese mismo cariño, pero por otro lado, abronca a algunos por tomarse las cosas demasiado en serio y ponerse histéricos por detalles tontos. Así que básicamente, si esta explicación hace que el Universo Marvel tenga más sentido en tu cabeza, y los pasados y futuros fallos de caracterización o historia no te molesten tanto, fantástico. Si te parece una chorrada, bien, estás leyendo la serie equivocada, y quizá el Universo equivocado. Es una buena solución, de todas maneras, muy ingeniosa, incluso usando un sitio ya conocido, y los ejemplos que dan de errores arreglados por esto pegan bien, incluido uno del propio Slott con los Jovenes Vengadores. Merecidas puyas a quienes se lo merecen, también. Por supuesto, eso no es todo, ya que todo esto no es más que una excusa para tener a Hulka resolviendo sus traumas personales, de manera bastante buena, y dejandola en una situación fácil de manejar para el próximo guionista, que por cierto, es presentado en uno de los pocos chistes que no tienen mucha gracia en el tomo. La última página es a la vez un final feliz y uno muy agridulce, que es muy difícil de hacer así de bien. El dibujo de Burchett le pega al tono cómico de la serie. Y así termina la etapa, y aunque se le echará de menos, Slott tiene todo el Universo Marvel para jugar ahora. De hecho, uno de los epílogos es un prólogo a una enorme saga cósmica que Slott lleva preparando años, que no te extrañe que acabe siendo el gran crossover de dentro de dos años. Muy Recomendado (9)

JLA Clasificado: El Cuarto Paralelo: Esta semana también es el festival de Dan Slott, aparentemente. Esta historia estaba originalmente planeada para seguir a la de Busiek en la anterior serie regular de la LJA, antes de que Crisis Infinita cambiara los planes, así que lleva un tiempo en un cajón. Desgraciadamente, pasó tanto tiempo, que Slott firmó exclusiva con Marvel antes de terminarlo, y la ejecución del final de la historia cayó en manos del dibujante, Dan Jurgens, lo cual es muy significativo. La historia parte de una idea muy original y chula para un nuevo villano para la Liga de la Justicia, una especie de nueva versión del Dr Destino, con un nombre y aspecto muy chulo. El primer número es el origen del personaje, que te mete muy bien en su piel, y lo hace creible y agradable pese a ser un villano, y se divierte con las posibilidades imaginativas de sus poderes. Entonces viene la parte más original del tomo, y es que las siguientes 3 partes no son capítulos secuenciales, sino como el título indica, paralelos, y no es un truco narrativo, realmente tienen que ser contados así dado de que va la historia, pero aún así, la historia avanza. Una historia es una buena presentación del villano con piel de cordero, que es interesante. La segunda es probablemente la mejor, porque es el tipo de historia que no puedes contar en las series normales, pero está hecha con un gran cuidado, inteligencia en el uso de recursos y personajes y caracterización que esperarias de una historia normal. La tercera cae un poco en el tópico de este tipo de historias donde todo pasa de manera demasiado fácil, aunque el combate entre el Rey Rojo y la Liga de la Justicia tiene sus cosas muy buenas. Y entonces viene la conclusión, donde la historia se colapsa sobre si misma, y se nota mucho el paso de Slott a Jurgens. Jurgens, aparte de hacer el peor dibujo que se le ha visto (y reutiliza el diseño del Existente para un personaje, que aparte de feo de por si da arcadas si lo reconoces), no parece tener mucha idea de cómo va la historia, y eso que hace los diálogos de media historia (que se nota, no tienen la chispa habitual de Slott, o del primer capítulo) y el argumento del final a partir de, supuestamente, las ideas originales. Aparecen personajes en el dibujo en escenas que no aparecen en el resto de escenas alrededor y no se mencionan en el resto de la historia. Personajes y recursos presentados al principio para tener importancia al final apenas se usan, o desaparecen casi sin explicación. Y el final es un follón donde el villano de repente se vuelve idiota y estereotipico, y es derrotado tontamente por eso, en vez de por los elementos bien establecidos en los primeros capítulos. Un pequeño desastre, y es una pena, porque empezaba como una gran historia, aunque al menos los primeros dos tercios son buenos, y hasta se pueden leer como buenas historias de por si, al menos. Un tomo que demuestra tanto lo bueno que es Slott, lo malo que es Jurgens, y lo mucho que importa la ejecución en la realización de un comic. Recomendado (8)

Justicia Nº9: Parte del número es tener un Capitán Marvel versus Black Adam, y queda muy decepcionante esta versión de Adam cuya única personalidad es ser malo, en comparación con todo lo que hemos visto últimamente. Pero claro, eso mismo se puede decir de todos los personajes, malos y buenos, en esta serie, con una personalidad mucho más plana y sin matices, y de un solo elemento de poderes y personalidad. Es lo que pasa cuando se es demasiado retro y haces un comic que va intencionadamente de volver a unas versiones antiguas de los personajes. En un par de personajes es una mejora, pero en la mayoría no. Aparte, hay más peleas redundantes entre héroes y otros héroes controlados mentalmente, que podrían haberse ahorrado. Hay un par de escenas buenas… y luego está el final, que parece más un anuncio para una línea de muñecos (o de un libro de diseños horteras de Ross) que una idea lógica, y desde luego, es demasiado chorra para su propio bien. Quizá en otro tono podría funcionar, pero en el plan superserio y solemne por el que tiran Ross y Krueger queda ridículo. Neutral (6)

Namor: Revolución: Miniserie relanzando al personaje, escrita por Cherniss y Johnson, el duo que escribio la miniserie aquella de Powerless hace tres años. Como muchas de las series con un cartel de “la Iniciativa” en la portada, no tiene nada que ver con la Iniciativa, lo que debería ser evidente por el hecho de que Namor no es americano. Como muchas de esas series, sin embargo, lo que quiere decir es que se ve afectada por consecuencias de la Guerra Civil, y la verdad es que para ser una serie que transcurre fuera de la jurisdiccion del Acta de Registro, se basa en usar conceptos que se presentaron en el crossover, desde los más obvios, como las células durmientes atlantes, Nitro como prisionero de guerra y Stark como el Führer de Hierro, hasta algunas más rebuscadas como los nuevos Thunderbolts. Tiene una buena premisa, centrandose en lo más interesante del personaje, que es el hecho de que es un monarca absoluto de un reino fantástico, encajado en un mundo moderno con superpoderes. Así que tiene que combatir a amenazas contra su trono desde dentro, que le consideran demasiado pacifista, y contra su pais desde fuera por considerarle una amenaza. Eso le lleva a visitar o enfrentarse a varios viejos aliados, y nuevos enemigos. Hasta ahí bien. El problema es que para ser una historia parcialmente política, el nivel de complejidad es bastante pobre. Y tampoco hacen a los jugadores nada interesantes. Los atlantes conspiradores no tienen ninguna personalidad ni plan político remotamente interesante, sólo aparecen mágicamente de la nada para incordiar. Y la tensión política con EEUU se basa en el pais siendo un monolito antagonista que en vez de practicar verdadera política o diplomacia, simplemente lanza ataques contra Atlantis. Namor está bien hecho entre todo esto, con una mezcla de rey con la cabeza clara y su agresividad típica cuando se le provoca, sabiendo pasar de una a otra según la situación lo requiera, y actuando como un rey guerrero a la antigua usanza con palabras y hechos, que son los mejores momentos de la miniserie. Que pena que una buena caracterización y enfoque para el personaje esté en una historia donde el resto de los elementos son mediocres. El final es bastante interesante, aunque está por ver si van a alguna parte con todo esto, o simplemente están inventandoselo sobre la marcha. El dibujo de Briones es bastante mediocre y descuidado la mayor parte del tiempo, aunque tiene alguna cosa buena en las peleas, y el hecho de que su Namor esté basado visualmente en el de Byrne es un buen toque. Neutral (6)

New Excalibur: Dos Capitanes y un Destino: Final de la serie, y la sensación general es de “¿Y a que ha venido todo esto?”. Porque la serie ha sido una serie genérica de superhéroes arbitrariamente elegidos de la cantera mutante, en historias recicladas de otras cosas claremontianas. O lo que es lo mismo, un puñado de personajes sin mucha gracia deambulando sin dirección entre claremontadas. No ha tenido razón de existir, excepto ver a Claremont haciendo versiones cutres de otras cosas que ya hizo. Esta última saga se basa en la única idea interesante que ha tenido en la serie, la de Albión. La idea es que Albión es una contrapartida del Capitán Britania que en vez de elegir el amuleto en su origen como estaba pensado, elegía la espada, y se quedaba decepcionado porque los demás sean unos blandengues pacifistas que prefieren la razón a la espada. Así que acaba formando su Cuerpo de Capitanes Britania alternativo compuesto de gente como él, incluyendo a la Capitana Britania de los Vengadores de Austen, redimiendo a un personaje muy cutre de paso. El tomo empieza contandonos el origen, y dejando aparte una aparición forzada de los esclavistas gordos que Claremont no para de sacar, hasta aquí, todo bien. Otro buen detalle es como se sigue la continuación de lo de Nocturna, que no se ha curado mágicamente sino que tiene una rehabilitación creible y con consecuencias. Y entonces, el tomo se va al garete. La ambigüedad moral de Albion, que era la gracia del concepto, que quiere lo correcto pero mediante métodos discutibles, desaparece, y se convierte en un villano que quiere conquistar Inglaterra. El resultado es tener como malos a unos villanos genéricos, y encima, por culpa de aplicar mal la premisa, son todos indistinguibles (y mira que hay posibilidades teniendo el Multiverso donde jugar… pues no, todos iguales). Encima, los otros malos son los puñeteros dobles malvados de la Patrulla-X con los que Claremont ha estado machacando toda la serie, y que no son ni originales ni interesantes, y menos después de haber dados tantas vueltas con ellos. Y lo peor es que es una maldita saga de 7 números, que es excesivo hasta para los estándares actuales, que se vuelve pesada y estirada, cada vez más, hasta que sólo quieres que se acabe, porque son un montón de escenas de pelea repetitivas y sin gracia, incluyendo los tópicos claremontianos inevitables (¡Dobles malvados! ¡”Lucha contra el control mental del enemigo”! ¡Ganar mediante fuerza de voluntad y charlas!) y encima, la mecánica de los planes de los malos y como derrotarlos es confusa, y cuando se entiende, no tiene ningún sentido y es contradictoria. (¿Hacerle eso a Londres no causa más consecuencias? ¿En serio?) Un desastre de final, que explica porque la serie ha sido cancelada, y no será recordada, igual que su predecesora. Queda una miniserie epílogo que se cruza con Exiliados, aunque a saber como lo hacen en Panini, teniendo en cuenta el retraso de años que lleva Exiliados. Y no hagas caso a las gilipolleces de Panini… esta serie y Exiliados no se fusionan. Más bien los personajes de esta serie se desperdigan por varias, y la única que se lleva dos es su sucesora, Capitán Britania y el MI13, que continua de la excelente miniserie de Wisdom, así que el futuro promete. No Recomendado (3)

Nightwing Nº4: El primer número termina por fin la historia de los Novios, y lo hace de una manera que es dificil de saber a que viene. Consiste en Nightwing juntandose con un grupo de superhumanos absolutamente genéricos que no vienen mucho a cuento, en una serie de escenas de acción de lo más mediocre. Porqué pensó Nightwing que eso era una buena idea, no se entiende. La siguiente historia vuelve a la fuente de la que todos los guionistas de Nightwing beben, el flashback a los tiempos en los que era Robin, que es lo menos original y más retrogrado para el personaje que hay, porque va de definirlo por quien era en vez de quien es. Afortunadamente, estos van del periodo final, que estuvo escrito por el propio Wolfman, asi que tiene cierto sentido. Y más importante, es sólo una pequeña parte de la saga. Claro, que la idea central de la saga consiste en presentar una versión nueva de un personaje que Wolfman creó en los Nuevos Titanes, precisamente como contrapartida de Nightwing, así que algo de reciclado hay. Es todo convencional, y que se ha visto antes en esta y otras series, pero no se puede decir que esté mal hecho. Y tiene dibujo perfectamente sólido de Jamal Igle, que hace un buen rediseño para el antagonista de la historia. Neutral (6)

Nightwing: El Lado Más Oscuro de la Justicia: Sólo hay que comparar lo de más arriba con esto. Allí el paso de Robin a Nightwing era la decisión madura de un joven de salir de la sombra de su padre y buscarse una vida propia, con caracterización humana y creible, además de ser la historia original. Aquí es el padre siendo un capullo incomprensible y tratando a su hijo adoptivo como una mierda, y este sintiendose inadecuado y angustiado al respecto desde entonces, para tenerle siendo un Batboy patético a la sombra de su papa toda su vida. Si eso no te demuestra porque la versión original y actual es infinitamente superior a esta rescatada del pozo negro de los 90, nada lo hará. Básicamente, toda la serie es tenerle siendo un “casi Batman, pero no” en vez de un personaje de verdad, a base de cruces con otros Batpersonajes (o Superman, que es casi lo mismo) para compararle con Batman. Eso, y acción repetitiva y aburrida. Y reintroducir a Barbara Gordon retroactivamente como su gran amor, cuando no se habían visto en 20 años de comics, y se basa únicamente en algo de interacción antes de que la mayoría de lectores actuales hubieran nacido. Patético, y el dibujo no es gran cosa. No Recomendado (4)

Pantera Negra: Marvel Zombies: La serie cambia completamente de tono y dirección, porque nunca ha tenido claro el suyo. En teoría era una serie de política-ficción sobre Wakanda, pero no ha parado de meterse en tangentes para hacer cruces con otras series o sacar invitados, y este el ejemplo más exagerado. Con Pantera y señora uniendose a los 4 Fantásticos, la serie se convierte en la otra serie de los 4 Fantásticos, contandonos un par de aventuras del grupo en este tomo, entre aventuras de la serie principal. La cosa es que aunque Pantera y Tormenta tienen un papel importante en la historia, siendo los jefes del grupo, siguen siendo historias de los 4 Fantásticos, no de Pantera Negra con algunos invitados. De hecho, la idea principal es algo que le pega bastante a los 4F. También es una premisa de lo más absurdo, y si quieres ser cínico, de lo más comercialmente explotativa. Es una secuela de la primera miniserie de Marvel Zombies (lo que significa, si te paras a pensar, que el universo Marvel y el Ultimate ahora están a un universo de distancia, lo que no augura nada bueno), con los Zombies-Galactus. Como punto extra, la historia transcurre en el mundo de los skrulls, que sea intencionado para aprovechar la nueva fama de los skrulls o no, no ayuda, porque todo el mundo va a estar harto de los hombrecitos verdes muy pronto. Pero vamos, es más triste que sea una historia no sólo basada en una serie que es un chiste, se base en el chiste cuando ya ha degenerado en otro chiste aún más chorra. Encima, aunque se ve claramente que son personajes ridículos de chiste, se toman como una amenaza seria, lo cual, por decirlo suavemente, no pega. Aún teniendo en cuenta todo eso, no es una historia particularmente buena de los 4 Fantásticos, va más de ir dando vueltas por el mundo skrull hasta que la historia termina sin que los protagonistas hagan nada, lo cual es bastante patético. Al menos Hudlin se acuerda de que Johnny solía estar casado con una skrull. Hay otra historia al final con los 4F combatiendo a bichos, pero sigue sin estar muy inspirada, y menos en comparación con la serie principal. El dibujo de Francis Portela no está mal, al menos. No Recomendado (4)

Poder de Shazam!: Aparentemente, en Planeta desconocen como funcionan los signos de puntuación en español, o es que les da igual. Esto es una reedición de la novela gráfica que ya publicó Zinco hace más de una década, que es el nuevo origen del Capitán Marvel en la continuidad de la época, que puede que aún se conserve en la continuidad actual, o puede que no, o puede que si pero con algún cambio. Quien sabe. Está escrita y dibujada por Jerry Ordway, en un estilo pintado que es bastante más impresionante que su estilo habitual. Ordway sería el encargado del personaje durante casi todos los 90, ya que de esto salió una serie que escribió entera, y ha sido el encargado de renovar los conceptos de la familia Marvel e integrarlos en el Universo DC, así que casi toda la interacción entre ambos universos se basa en buena parte en su obra, y esto es el comienzo. De momento, nos cuenta el orígen, y las nuevas versiones del Capi, el mago Shazam, el Dr. Sivana y Black Adam, que es lo básico. Todas las versiones tienen respeto y cariño por los originales, pero un poco actualizadas, que es como se tienen que hacer estas cosas. El orígen del Capi es más o menos lo de siempre, pero bien contado, con una buena dinámica entre el héroe y el mentor, una razonable introducción de una nueva historia familiar de Billy más realista para justificar su status quo, y una revelación muy buena al final al respecto. Sivana quizá se toma demasiado en serio para un personaje que nunca lo ha sido, pero se mantiene al margen la mayor parte de la historia, y no queda del todo mal. Y luego está Black Adam, que es presentado como una gran amenaza, pero que no es ni de lejos tan interesante como ha sido luego, porque está controlado por su descendiente presente, y es un chorizo del tres al cuarto con superpoderes en vez del villano noble que ha sido después. La pelea por tanto es competente, pero poco más. Lo bueno que tiene es el tono, que si bien no es el desenfadado que tenían los comics originales (que sin embargo si ha recapturado la versión reciente de Jeff Smith), no es ni de lejos tan oscuro como podías esperar de los 90, al contrario. No sólo Ordway tiene mucho respeto por los personajes, tiene claro que tiene que ser una serie ligera, con héroes muy brillantes y positivos, que viven en un mundo que mantiene cierto optimismo aunque pasen algunas cosas malas. Lo que es bastante refrescante, la verdad. Por lo demás, normal, con buen dibujo. Recomendado (7)

Punisher: Barracuda: Miniserie derivada de la versión MAX del Castigador, protagonizada por un villano de la serie, que ha tenido la increible potra de no morir al final de la historia. La serie actual del Castigador de Ennis va mortalmente en serio, pero Ennis siempre tiene sitio para chistes violentos, así que aquí viene una miniserie en ese plan, para quitarse el gusanillo. Y es… es algo que has visto muchísimas veces en comics de Ennis, desde Furia hasta Predicador. Barracuda es un gangster negro, que es un enorme estereotipo de los gangster negros, prácticamente ofensivo. Es guarro, bestia y bastante idiota. Aún así, es un asesino bastante bueno, así que le encargan hacer de guardaespaldas del hijo blandengue y tontito de un mafioso importante, en medio de una guerra de bandas a varias bandas. Si has leido algún comic de Ennis, te puedes imaginar el resto. Evidentemente, tiene reflexiones sobre el compañerismo y como experiencias duras han unido a hombres duros y odiosos, pero como el protagonista es un villano, eso no impide que se traicionen si es necesario. El resto son tiros y chistes bestias y guarros. Es algo que probablemente hayas visto ya, y mejor, pero si aún así no has tenido suficiente, ya sabes. Dibuja Goran Parlov, que hizo algunos números de Y, y lo hace bastante bien. Neutral (6)

Superman/Shazam!: Primer Trueno: Por otro lado, y siguiendo con la tónica de Planeta de sacar la misma semana obras contradictorias, aquí tenemos como no hacer al Capitán Marvel. Esta miniserie se supone que nos cuenta el primer encuentro entre ambos personajes, y si leiste el encuentro que ya escribió Winick entre ambos durante Crisis Infinita, sabes que no puedes esperar mucho. Tiene una cosa buena, y es la interacción entre ambos personajes, que es muy agradable y hasta entrañable, lo que puedes esperar en el primer encuentro entre un niño y su idolo, que es casi tan inocente como él. Desgraciadamente, el resto del tomo no está igual de bien hecho, ni de lejos. Para empezar, la versión de Sivana es patética. En 52 nos han demostrado como escribir al personaje conservando su idiosincrasia de científico loco (del cual es prácticamente el molde) pero haciendolo creible y divertido con guiones actuales. Aquí, no, aquí Winick pasa de todo lo que le hace el personaje original que era, y copia a Wolfman-Byrne, transformando un científico loco en un empresario corrupto, que le pegaba a Luthor, pero a un troll chorra como el DOCTOR Sivana le queda ridículo, y más cuando encima hace que salga en una escena con Luthor, dejando claros los parecidos. Luego Winick hace que el conflicto de acción central sea contra las versiones clásicas de dos villanos que ha usado recientemente, y por mucho que se empeñe en decir que son amenazas, aquí son dos villanos ridículos de pantomima, con talones de aquiles absolutamente evidentes, que queda muy tonto como caen en ellos. Y luego Winick termina de cagarla, teniendonos uno de esos “¿Matará el protagonista al villano en venganza?”… con el Capitán Marvel. El Capitán Marvel, repito, el personaje cuyo concepto principal es ser inocente y bonachón. En que están pensando para darle a alguien que disfruta oscureciendo y haciendo “mayores” a los personajes como es Winick al personaje más inocente que tienen, no lo se. Y porque, después de demostrar que no sabe escribirlo, le dejan relanzarlo, está fuera de la comprensión. Vale, el tomo tiene otra cosa buena, que es el dibujo de Josh Middleton, en el único partido que le han sacado a su exclusiva (DC no se está luciendo aprovechando sus dibujantes estrellas exclusivos, precisamente), que lo hace todo muy bonito y frágil, lo que le pega a las escenas inocentes de Supes y el Capi por las nubes, pero no a las escenas de acción, o a la oscuridad estúpida. Hay que jorobarse, con lo que le pega el personaje al estilo de Middleton, y no aprovecharlo. No Recomendado (4)

Transmetropolitan Nº16: La reedición de la serie continua en tomos como los americanos, pero conservando la numeración de la serie mensual. Primero tenemos una de las trilogías de números sueltos, y es una de las más memorables. Primero viene el número absolutamente brillante donde Ellis se busca otros colaboradores que no son Robertson para contar distintas adaptaciones mediáticas de la vida de Spider, y también sus sueños. La adaptación manga para niños por Lea Hernandez es una condensación domesticada de las ideas de la serie desternillante. La película para televisión con un Spider heroico saneado, dibujada en plan serio por Kieron Dwyer, capta perfectamente como mucha gente se queda con la superficie. La fantasía de venganza de Frank Quitely es literalmente brutal, y la pesadilla de Eduardo Risso nos deja claro de manera horripilante lo que tortura mentalmente a Spider, y con razón. En cuanto a la adaptación de Bryan Hitch… sin palabras, directamente. El siguiente número es uno de los paseos de Spider por la ciudad con narración acompañando (una narración ilustrada más que un comic, pero con dos dibujos por página para no quedar tan escaso) y es bueno, con buenas sensaciones tanto positivas como negativas, aunque algunas cosas ya las hemos visto en la serie. El tercero es un número dedicado a las Apestosas Ayudantes en su día libre de Spider, aunque pese a eso, la historia sigue girando en torno a él, tal es su gravedad personal. Muy divertido, pero con buenos momentos serios, y caracterizando muy bien tanto a las chicas como a su relación con su jefe y su carisma personal. La otra mitad del tomo es la saga Escarba Hondo, que es el final del segundo acto de la serie, por así decirlo, donde Spider lanza su primer asalto contra el Presidente Sonriente. Elementos de toda la serie hasta ahora se juntan cuando Jerusalem empieza a derribar las piezas de dominó, y vemos un Spider mucho más furioso y desesperado, en una historia llena de momentos grandiosos y victoriosos, pero también cosas realmente oscuras en la oposición para compensar. Y prácticamente, la serie podría haber terminado aquí, porque hasta aquí aún se mantiene cierto equilibrio, pero los dos años que quedan son simplemente una batalla entre los heroicos periodistas rebeldes contra el malvadisimo presidente. Pero de momento, esto es genial. Muy Recomendado (10)

Vengadores: Iniciativa: World War Hulk: Ah, Panini, me defraudais. Dada la revelación del final de tomo, podríais haber añadido un “:Invasión Secreta” a la cadena, para tener el título más absurdamente largo a base de subtítulos de la historia. Este tomo es una amplia mejora respecto al primero, ya que arregla, o al menos ignora, los problemas de esquizofrenia moral del primero. Aquí la Iniciativa es una base para entrenar superhéroes más o menos con buenas intenciones, pero hay unos elementos oscuros que estropean las cosas con sus tejemanejes. Así si que funciona. Es una mezcla de buena caracterización de multitud de personajes, muchos cameos y recursos de la historia Marvel, misterios varios y algunas ideas menos convencionales de funcionar. Los dos primeros números son cruces con Guerra Mundial Hulk, que a decir verdad, tienen sentido, porque se supone que la Iniciativa se hizo para combatir cosas de esas. Lo que no tiene sentido es que no la usen en la serie principal, pero Slott lo arregla metiendolos entre las escenas con un par de papeles importantes, enlazando también con el crossover de Iron Man en una especie de continuidad en la sombra. Siguiendo con el enfoque del tomo anterior, el primer capítulo se centra en Hardball, en una trama medianamente interesante, sobre todo por como intersecta con el resto. El personaje, sin embargo, no se llega a desarrollar más allá de lo esperado cuando lo presentaron, aunque su situación tiene potencial. La segunda historia se centra en Trauma, y en el conflicto entra la mentalidad militarista de convertirlo todo en arma y el enfoque menos habitual en superhéroes de usar las habilidades de maneras más imaginativas. Pero lo chulo es la presentación de la Iniciativa Sombra, que es un concepto que tenía que existir (y se parece más al Escuadrón Suicida que la copia directa que son los Thunderbolts) y que está compuesto por personajes de lo más interesante. A decir verdad, algunos quedan mejor si los conoces de antemano, y no son precisamente famosos, pero algo se intuye por la presentación, y viene con misterios de los interesantes. (La identidad de Mutante Cero, por cierto, se puede adivinar si te fijas en las pistas que dan, pero piensas en personajes fuera de las series de mutantes) El número tiene buenas escenas de acción contra Hulk y sus compinches, y se empiezan a desarrollar a los reclutas secundarios ya establecidos, así como un buen uso de la premisa de una de las series hermanas. Ambas cosas se juntan en el siguiente número, que es de resolver un “¿Quién ha sido?”, donde el hecho de que haya tantos reclutas antiguos Nuevos Guerreros cobra sentido, y pasa una cosa con Guantelete que probablemente todo el mundo lleva esperando desde que apareció. Por supuesto, como es su número, está dedicado a presentar otras facetas de él, y a hacerlo agradable para el lector. Algunos de los intentos de humanizarlo son demasiado obvios, pero al final si que da la impresión de ser algo más que un pseudo-antagonista a quien odiar. Buena caracterización de los protas, tanto principales como secundarios, y una resolución al misterio que tiene sentido, en retrospectiva. El dibujo de Steve Uy es demasiado simple y pobre, sin embargo, y ni siquiera suficientemente claro.

El siguiente número tiene el honor de ser la última aparición de Spiderman antes de Un Día Más. Es casi la presentación de Slott como guionista principal del personaje, y por supuesto, tiene buenas frases y puyas para toda la situación en la que se ha metido, y es una historia divertida, con villanos adecuados. Lo extraño es que pasa algo supuestamente importante para el personaje al final. Es una buena solución a una cagada reciente, la verdad, pero plantea dos cuestiones: Una, que realmente debería aparecer en Spiderman, no aquí. Dos, que dado como va a ser UDM, no está nada claro que vaya a servir para algo, pero Slott sabrá. Aparte de eso, el número está dedicado a las Arañas Escarlatas, para el cabreo de Spiderman, y la revelación de sus identidades tiene sentido, a menos que estuvieras esperando personajes relacionados con Spiderman y no con esta serie. Bueno, hay una conexión temática, que te dan como pista enmascarada como chiste al principio, bastante gracioso. Dejando aparte los problemas, una historia divertida tanto de Spiderman como de avance de un par de tramas de esta serie. El dibujo de Caselli es cada vez mejor, muy expresivo y con buenos diseños y escenas de acción. Por último toca el anual, que en un buen uso del formato, son varias historias de orígenes secretos de varios de los personajes nuevos, con la temática de conspiraciones de fondo. Además, entra a coescribir Chris Gage, que es como juntar el hambre con las ganas de comer. La primera historia es el orígen de Guantelete, que más que nada presenta un nuevo misterio, probablemente relacionado con algo que se ha visto e Hulka. Muy buen dibujo de Larroca, mejor que en sus oscuros y fotorrealistas demás trabajos recientes. Después viene el orígen de Armería, que es menos sobre esa revelación, y más sobre lo que pasó después, que es trágico, y munición para una futura historia. Buen dibujo de Henry, que pega mejor con el tono de la serie de lo que parecía. Después viene el de Hardball, que es la mayor sorpresa, y viene con una serie de secretos que demuestran que su actual trayectoria no es nada nuevo. Puede ser tanto el origen de un héroe como de una tragedia. Lástima de dibujo de Uy. Después toca el origen de MVP, que no aporta mucho que no se pudiera imaginar. El dibujo de Feister no está mal. Por último, se presenta uno de los equipos de la Iniciativa, una nueva encarnación de un grupo clásico, que parecen interesantes, pero la gracia está en la revelación del final, muy ominosa, con una buena mezcla de tono entre chorra y amenazador que le pega más a los personajes que uno ultraserio. El dibujo de Scherberger es de novato. Todo presentaciones de nuevas historias, pero intrigan para seguir la serie por algo más que por los muchos personajes. Muy Recomendado (9)

Wonder Woman: El Ataque de las Amazonas: Tomo que sirve de prólogo al crossover DC de este año, del mismo título. El primer número es del mismo guionista pringado que esa miniserie, Will Pfeiffer, y empieza como un número de relleno, con Wonder Woman ayudando a una persona normal en una mala situación, en el tipo de cosas que le pegan específicamente al personaje. Al final, sin embargo, se instaura un concepto nuevo bastante bueno, que es una buena extrapolación del concepto de Wonder Woman, y queda bien que esté implicada. Busiek lo hizo antes con su análogo en Astro City, eso si. Buena historia, en general. Y luego viene la nueva guionista, que continua con el desastre absoluto que ha sido el relanzamiento del personaje. No es ya sólo que su historia no sea más que una excusa generada por los editores para un crossovers. Es que la escritora, Jodi Picoult, proveniente del mundo de la literatura, no parece tener mucha idea del personaje, o de escribir una buena historia, ya puestos. Aparentemente, según Picoult, Diana aparentemente acaba de caerse de un guindo y acaba de llegar a America, y no sabe como usar una gasolinera. Lo cual, ya puestos, no sólo la hace como una paleta recién llegada que no es, también la hace completamente idiota. Pero no es algo único en este comic. Némesis sigue su transformación en un imbécil incompetente que sólo sirve para intentar ligarse a Diana y ponerse en peligro. Y encima, además de tener el estúpido status quo de tener a Diana trabajando para la agencia de inteligencia más incompetente del mundo, que no reconoce que la agente secreta bellisima de metro noventa que ha aparecido de la nada a la vez que Wonder Woman volvía de un año sabático y que se llama Diana como Wonder Woman ES Wonder Woman, encima, en vez de tratar de no prestarle atención a semejante estupidez como haría cualquier persona cuerda, tienen que centrarse en ella, dandole aún vueltas al rollo de Maxwell Lord que ya explotaron hasta la saciedad y dejaron atrás hace tiempo (hasta hubo una historia de Manhunter sobre eso un año después) y poniendo a Diana a capturar a, um, Diana para su interrogación. Es de un idiota que asusta. Si esto te parece poco, encima el villano de la historia es el mismo de la historia anterior, con un plan similar al de esa misma historia. ¿Tan poco original es Picoult? ¿Tanto pasan los editores que son incapaces de decirle que no repita la misma historia que el guionista anterior? (Eso no pueden decirselo, ni fallos básicos en caracterización, pero obligarle a meterse en un crossover si… alguien debería ser despedido) Es muy malo, como puedes imaginarte, y encima ni siquiera termina, es todo un “continuará en Ataque de las Amazonas”, que parece que va a ser deshacer un montón de cosas que han hecho recientemente con el personaje, pero para hacerlas de nuevo de manera más tonta. El dibujo de Terry Dodson, y de Drew Johnson, volviendo al personaje, es muy bueno, pero es lo único bueno de esos números. Evitar a toda costa (2)

Y eso es todo. La semana que viene, más tonterías con los Hombres de Metal en Superman/Batman, la Saga del Relámpago continua en JSA, y es el comienzo del fin… comienza la Cuenta Atrás a la Crisis Final. Así de ominosamente me despido, saludos.

El piloto de la nueva serie del Coche Fantástico… no muy bueno, pero tampoco se podía esperar otra cosa. KITT tampoco mola tanto como antes, pero en general viene a ser parecido. La aparición de Michael Knight fue un buen detalle, eso si.

Elaborando en lo que dije de REM la otra semana, ahora que he tenido tiempo para asimilar las letras… el nuevo disco, Accelerate, sigue siendo tan político como el anterior, Around the Sun, al menos en el significado concreto (las canciones de REM suelen tener un significado superficial general, y otro más profundo concreto). La diferencia es que en Sun las canciones tenían un tono de derrotismo y decepción tras las elecciones de 2004, mientras que este es de rabia y de “os vais a enterar” después de las elecciones de 2006, y de cara al cambio en 2008.

Hablando de música, fue a la Night of the Proms, una cosa muy curiosa, donde actuaban varias viejas glorias (Simple Minds, OMD, Alan Parsons Project y hasta Miguel Rios) usando como acompañamiento una orquesta clásica completa. Era muy curioso, y en general dieron un espectáculo musical muy bueno.

Hola a todos, soy Peter Garcia, y esto son las Críticas Reconstructivas. Esta semana, unos pocos comics, la mayoría de DC… pero se ha juntado una selección de manera que aunque pocos, dan para escribir mucho. Aviso: La reseña de Runaways contiene una larga diatriba sobre la incompetencia de las editoriales. Y es una pena que me haya salido así, porque después del párrafo vitriólico, viene una de las mejores reseñas que he hecho ultimamente, análizando el texto en vez de simplemente comentarlo y dar un juicio de valor.

Otra aviso: Terminé de reseñar 52, y cumplí con mi propósito de no haber fallado ni una semana. Ojalá pudiera decir lo mismo de la edición de Planeta, pero al menos cumplieron en las últimas semanas. De todas maneras, parece que no les ha gustado el experimento del comic semanal. En cuanto a mi, que no os extrañe que amplie un poco las explicaciones de mis comentarios de 52, en su página aparte. Que no os extrañe tampoco si no lo hago, es que no he tenido tiempo.

Novedades americanas: La principal es Universo DC nº0. Anunciaban que era un puente entre Cuenta Atrás y Crisis Final, de ahí el título… pero de eso no tiene nada. También la anunciaban como un punto de acceso para los que no estén puestos en el Universo DC. Y no lo es, de hecho, algunas escenas son impenetrables si no estás familiarizado con las series. Lo que es, son una serie de prólogos-anuncio de las próximas sagas importante de DC, o en algunas series principales o en miniseries de Crisis Final. Y como tal, realmente dan la impresión de que van a ser cosas chulas, y el especial tiene momentos buenos de por si, y logra tener un tema y unos detalles recurrentes que lo unifican como algo más allá de una serie de escenas introductorias.

Y luego, una curiosidad: El Escarabajo Azul, es decir, un número de la serie de Blue Beetle, que aprovechando que el personaje es de familia hispanoparlante, han publicado en español, para reacción negativa del tipo de gente que te puedes imaginar (y no, no tienen razón, el comic lleva una traducción detrás por si no te aclaras) El español está revisado por Sergio Aragonés, así que queda como una extraña mezcla de español, mejicano y algunos elementos que no usa nadie como los pronombres. No es embarazoso, al menos, es bastante aceptable. Y la excusa para usarlo está bien. El número en si no está mal, aunque no es tan bueno como la etapa inmediatamente anterior, que fue una de las mejores etapas de un comic de superhéroes de los últimos años.

Y ahora, novedades de aquí:

52 Nº52: Después de un año… el final. La portada es un homenaje a la del nº1 para tener simetría, (aunque Black Adam y el Profesor Magnus siguen siendo marginados, supongo que porque no son superhéroes per se) pero con el cambio emotivo de que en vez de los restos de la Trinidad, tenemos un homenaje a los caidos en la serie. Bonito y con clase. El título también es un apropiado homenaje a una famosa historia de los Titanes, que no han traducido correctamente. La historia principal del número es la conclusión de lo de “El Tiempo Está Roto”. Esa historia tiene dos cosas que resolver: La historia personal de Booster Gold, y la revelación de los 52, y ambas se resuelven en una gran batalla a traves del tiempo y los universos contra un hiperinsecto devorador universal, que es una idea que Morrison ya tenía para su Hipercrisis que no llegó a hacer la última vez que estuvo en DC. De hecho, este número se parece en estructura bastante al final del prólogo a aquella historia, Kingdom, que nada casualmente era de Waid, aunque haciendo bien todo lo que aquella hacía mal. La parte personal está muy bien hecha: Toda la historia de Booster ha sido tenerle tratando de conseguir fama siendo un héroe, habiendo olvidado como ser realmente un héroe. Así que en esta parte final, habiendo abandonado su identidad y reputación, logra por fin ser el héroe que quería ser. Simple, pero muy eficaz, sobre todo con el giro irónico que dan al final a lo de la fama. Además, todos los elementos del personaje que han sido reintroducidos a lo largo de la serie, como no podían ser menos en una historia tan bien montada y con tanta atención al detalle, juegan un papel en esta historia, desde su pasado como viajero en el tiempo, a su amistad con Skeets y Blue Beetle (dos momentos muy emotivos), a su pasado con Rip Hunter y su antepasado, hasta, y hay que verlo para creerlo, su pasado como jugador de futbol americano, en una escena donde para darle estructura circular, la manera de salvar el día referencia una frase del primer número. Es la historia definitiva del personaje. La parte de las 52… como se dijo en el número anterior, cierto añorado concepto DC ha vuelto, aunque de manera más limitada, y como se ve aquí, algo cambiada. Ha sido un misterio limpio, hasta casi obvio en retrospectiva. Y aunque el concepto tiene posibilidades de hacerse mal y confuso, como todo, abre muchas posibilidades para muchos tipos de historias, y por eso vale la pena. La presentación de varias de las 52 es genial, muchos de los conceptos son suficientemente intuitivos para que los entienda cualquiera, pero si sabes algo de historia DC (o recuerdas aquella horrenda Historia de DC de complemento) verás muchas cosas curiosas e interesantes, más en cuanto más te fijas, que pueden dar para muchas historias en el futuro. Toda la historia es una pasada a alta velocidad, mezcla de lanzar conceptos, acción chula y finales emotivos, con una conclusión muy apropiada para el villano.

Es la historia más colaborativa de la serie, con todos los guionistas de esta trama: Geoff Johns presenta la situación con su estilo habitual, reencontrandose con su antiguo colaborador Mike McKone, que estrena su regreso a DC como invitado de excepción para este final, haciendo gran acción cósmica y efectos chulos con las 52. Morrison hace la siguiente sección, lanzando conceptos a toda velocidad con diálogo chulo exagerado, así que le pega volver a tener de dibujante a Justiniano, que le da a la historia el toque dinámico y acelerado que necesita, además de cambiar bien de registro cuando toca presentar varias de las 52. Por último, Waid nos da el sólido final, con la despedida del Tercer Dibujante Oficial de la serie, Eddie Barrows, que hace su mejor trabajo en la serie, soltandose más la melena con cosas como una doble página que resume todas las historias de la serie. Sensacional. Pero ahí no acaba la cosa, para celebrar el final, hay epílogos de todas las historias de la serie (excepto del trio espacial, que ya se resolvió bien la semana pasada), cada uno por un guionista, añadiendo detalles o resolviendo realmente las historias, con giros brillantes donde toda la oscuridad de la serie se evapora, y todo el mundo tiene su final feliz y apropiado, como corresponde a guionistas que entienden tan bien el género. Lástima que el número no tuviera 52 páginas, porque además de apropiado, habrían resuelto un par de cosas más que se quedaron el tintero. El primer epílogo es de Geoff Johns, y nos recuerda donde se han quedado Acero y sobrina (no había nada que añadir después de tantos epílogos) y después pasa a Black Adam: Se ve una consecuencia de la Tercera Guerra Mundial que enlaza con cosas que se han mencionado en Jaquemate, se explica que pasa con cierto elemento dejado de lado… y vemos que aún ahora, Adam sigue siendo más duro que nadie, en un detalle genial que hay que verlo, simplemente. Dibuja el Cuarto Dibujante, Pat Oliffe, despidiendose de la serie. Después viene Mark Waid, y en tan sólo dos páginas, redime completamente, no ya toda la historia del Hombre Elástico en esta serie, sino todo lo que le han hecho a los pobres Dibny en estos últimos años. Es un final absolutamente perfecto, rehabilitando el concepto y añadiendo algo más, y si no se te salta una lágrima o se te corta el aliento de la emoción, es que no tienes alma. Dibuja muy bien el que terminó su historia, Darick Robertson. Luego le toca el turno a Grant Morrison, que en una página vuelve a ser un dios benevolente con Booster Gold, y explica como ha quedado Magnus tras su escape, aunque le faltaba un poco de detalle. Se despide aquí el Segundo Dibujante, Chris Batista, que lo hace bien, pero es una pena que no pudiera despedirse con un número entero como los demás (Oliffe al menos hizo uno de los especiales de la 3GM). Por último, McKone se alía con Greg Rucka para el epílogo de Question, que viene con una sorpresa optimista e inesperada entre tanta oscuridad, con un final simbólico y genial que cierra la serie usando un gran momento de simetría que cierra el círculo.

Y así termina la primera serie larga semanal que hacen en el mainstream moderno. Ha hecho muchas cosas diferentes, y ha sido un éxito en muchos niveles, que es algo que se agradece. Ha cumplido la periodicidad, y ha sido recompensada en ventas. Ha sido una buena historia de cada personaje, renovando acertadamente una serie de segundones y contando una gran historia de cada uno, que da ganas de leer más historias, pero que si no lees más, al menos te has llevado una historia completa. Ha sido un repaso y revisión bastante bueno del Universo DC, dejando en ridículo otras cosas parecidas. Ha estado muy bien estructurada, con cantidad de misterios y tramas que se desarrollaban inteligente y cuidadamente, y montones de detalles que se aprecian mucho mejor en una lectura cuidada o segunda lectura, con variedad de temas y leitmotifs de fondo, dandole algo de profundidad. Ha experimentado con la forma, con la idea del tiempo real, y no poder usar algunos de los recursos habituales como los continuará y la forma habitual de sagas, y ha salido muy bien. Igualmente, han jugado con el formato, mezclando 7 historias distintas más o menos entrelazadas en una gran historia finita, conectada con otras historias pero autoconclusiva. Y han jugado con la autoría, argumentando en conjunto pero alternandose la escritura concreta, trayendo una manera de escribir similar a la de las series de TV al comic, pero mejor adaptada. Igualmente, gracias a las maravillosas portadas de JG Jones y al gran trabajo de Keith Giffen haciendo los bocetos, ha mantenido un aspecto bastante consistente, con cuatro dibujantes principales más que decentes, y dibujantes invitados que han variado, pero que normalmente han cumplido y más. Y en general, ha sido una gran historia, pero no se podía esperar menos de Johns Waid-Ruckinson, que prácticamente están sosteniendo DC ellos solos. Saldrán otras series semanales, y saldrán spin-offs, y la mayoría no valdrán la pena, pero esta serie quedará en la historia. Muy Recomendado (10)

Batman Nº12: Especial primer aniversario (o casi), con dos historias muy especiales. La primera celebra el nº666, y es de apropiada temática demoníaca. Es la continuación de la trama a largo plazo que está llevando Morrison sobre los 3 fantasmas de Batman, y a su vez, como el nombre indica, de la historia de Damian, pero con la gracia de que transcurre años en el futuro. No es otro reciclado del Retorno del Señor de la Noche, Morrison es más original que eso, es un futuro que bien podría seguir teniendo sus series regulares, con sus secundarios y galería de villanos (similar a lo que hiz con DC Un Millón), a su vez familiares y distintos, al igual que el protagonista. Es una historia de Batman distinta, con un Batman distinto, y parte de la gracia es ver precisamente las diferencias entre los dos, o mejor dicho, entre los tres, contando al Batman falso. Y ver quien es realmente el Batman demoníaco es otra gracia importante, sobre todo al final. El resto es ver como ha desarrollado Morrison el mundo del Batman del futuro (interesante, aunque tampoco lleno de conceptos brillantes que te hagan querer saber más) y además, cierta conexión con las tramas y misterios del presente que hacen que no sea simplemente una diversión de un número. Buen dibujo de Andy Kubert, en su último número de la serie antes de irse a… um… en serio, ¿qué llevan haciendo los Kubert todo el año? Son las exclusivas peor aprovechadas que se han visto.

Los otros tres números son una historia completa y autoconclusiva (aunque al estilo puzzle de Morrison, acabará teniendo trascendencia futura) que es más lo que uno podía esperar de Morrison. Siguiendo con su teoría de que todas las etapas de Batman realmente le ocurrieron, rescata un extraño concepto de una historia de los 50, que era un club de imitadores de Batman de varios paises, y los mete en una historia de misterio en plan Diez Negritos, con una serie de trampas y trucos a medio camino entre planes de supervillano retro y de sádico moderno y sofisticado. Los distintos hombres murciélago de varias naciones son geniales y están muy bien desarrollados, con sus propios traumas, manías, trucos, maneras de actuar e incluso se han inventado el tipo de aventuras y enemigos a los que combaten. En general, los desarrolla a todos como si fueran personajes que llevan años protagonizando historias. Más aún, aunque esté claro porque ninguno de ellos llegó a ser un héroe de primera, todos demuestran distintos tipos de heroismo y competencia a lo largo de la historia. Logra hacerlos entrañables a la vez que patéticos, excepto a los que hace chulos a la vez. El misterio del asesino está muy bien llevado y no es predecible aunque tiene sentido, y sus trampas son geniales, una mezcla entre trucos de novela de Agatha Christie, de trampas del Batman de la TV de los 60 y de burradas más modernas. Y por supuesto, está lleno de los habituales conceptos geniales y frases de diálogo memorables típicas de Morrison, más que hasta ahora en esta serie. Igual de reseñable es su nueva colaboración con JH Williams III, que debería ser nombrado tesoro nacional. No sólo dibuja muy bien, hace unas puestas en escena memorables, juega con la forma de la página como nadie (en serio, puedes quedarte mucho rato simplemente observando la composición de página, no ya el dibujo) y vuelve a hacer el truco de 7 Soldados, donde cada uno de los imitadores está dibujado en el estilo de un dibujante distinto, según le parezca apropiado (Caballero en el de McGuiness, que para algo presentó al personaje en JLA Clasificado, Gaucho en el estilo lleno de testosterona de Chaykin, el Jefe tiene el toque retro de Rude, el Mosquetero parece sacado de los autores británicos que vinieron en los 80, y así), sin que ninguno parezca fuera de lugar, y todos peguen con el estilo normal de Williams y el de misterio de la historia. Glorioso, y aunque no se si será la mejor historia de Batman en muchos años como se ha dicho por ahí, si que es la primera de la que digo Muy Recomendado (10)

Capitán America Nº31: Empiezan a pasar cosas a un ritmo menos lánguido, por fin. Hay una escena de pelea decente entre Bucky Zombie y Calavera y un puñado de pringados, los distintos personajes persiguiendose unos a otros convergen por fin, y hay un par de revelaciones y cosas que tenían que pasar. Una de las revelaciones parece mala caracterización del Capi, pero eso no es nada nuevo con Brubaker. El plan de los villanos empieza a ser más retorcido que lo que se estaba viendo hasta ahora, y más que parece que se va a volver, lo que le da algo de emoción a una serie que realmente la necesita. Pero vamos, la serie sigue haciendo cosas bastante típicas en series de héroes de acción, pero con cara más seria y ritmo más pesado. Buen dibujo de Epting. Neutral (6)

Green Arrow Nº7: El primer capítulo termina la historia de Capucha Roja. Y donde digo “termina”, quiero decir, “Capucha Roja se va, y queda todo igual que cuando empezó”. Toda la historia parece no haber sido más que una excusa para que Winick vuelva a escribir el personaje y trate de convencernos de lo que mola, porque el personaje sigue exactamente igual sin explicar nada, y no ha servido de nada para los protas de la serie. En teoría, el enfrentamiento entre Jason Todd Resucitado y Mia era para contrastar ambos sidekicks y darle algo de consejo retorcido a Speedy, pero en la práctica más que consejo es demostrar lo pirado y amargado que está Todd. Hay una escena divertida entre Batman y Flecha Verde, eso si, comparando las tonterías que les hizo Denny O’Neil a cada uno. El segundo capítulo empieza la última saga de la serie, donde todos los enemigos que ha hecho Oliver en este año se ponen de acuerdo para tirarle el mundo encima. Las manipulaciones políticas siguen siendo mucho más tontas de lo sofisticado y serio que se cree Winick (y resulta dificil tomarse en serio a un personaje llamado Nudocerdo, pero eso es accidental) pero en un plano más superheroico, no está mal del todo, teniendo en cuenta lo simple que es todo en esta serie. El dibujo de McDaniel está bien para el primer capítulo que es de acción, pero en el segundo degenera, cada vez más feo y exagerado, con estilizaciones que molestan porque no se parecen en nada a lo que tiene que dibujar. Neutral (6)

Green Lantern: La Guerra de Sinestro Corps Nº2: Dos números de cada serie de las que forman el crossover, contandonos dos frentes distintos en la guerra, aunque con temática común, cada una con sus protas habituales. En Linterna Verde, la pelea es en Qward contra ParaCangrejo, y es una buena historia de superhéroes. El combate Hal-Parallax es una revancha esperada y abre viejas heridas, y la verdad es que queda como un villano bastante terrorífico. El primer capítulo queda lento después de un comienzo tan potente, repasando cosas que ya se han visto, pero recobra la velocidad en el segundo, con una escena de caballería genial y un contraataque igual de escabroso de los malos. Buena acción, y caracterización de camadería entre Linternas, con un buen cliffhanger. Además, la trama de los Guardianes empieza a ser bastante ominosa, y la escena entre los Guardianes de Sinestro le da en una sóla página más caracterización al CyberSuperman que los anteriores 10 años. Ahora por fin es un personaje comprensible e interesante. El dibujo de Reis es impresionante. Por su parte, Cuerpo de Linternas empieza siendo la hermana pequeña eclipsada, pero coge también un buen ritmo después. El primer número es un encuentro entre Sinestro y su sucesora como LV de su planeta, que nos explica bastante bien la mentalidad de Sinestro, y avanza la trama de la marginación y recuperación de Natu por ser una LV. Además, sigue muy bien la idea central temática de las series de que el miedo es el peor enemigo de la sociedad, que hace que una sociedad acabe transformandose en aquello que teme precisamente por temerlo exageradamente. El resto empieza la Batalla por Mogo, que es una gran batalla épica entre los dos Cuerpos, centrandose en los personajes ya establecidos. Hay algunos momentos emotivos muy buenos con los LVs protagonistas de la saga anterior triunfando a la desesperada, y el combate entre Kilowog y su número opuesto, Arkillo, es glorioso (“¿A quien le importan unos cuantos muertos más?” “¿Qué a quien le importan? ¡A mi me importan!” Creeme, es más emocionante leyendolo). Además, queda claro que tanto reciclar de Moore en el primer año de la serie no era por falta de ideas, era por una idea concreta que se va viendo de fondo y aún más ominosa que lo que planean los Guardianes. Y además, ahora están mejor usadas: Es decir, ¿un combate épico entre un planeta viviente y una ciudad-destructor consciente, ambos armados con cientos de soldados con el arma más poderosa del universo basada en emociones primarias? Dudo que haya mucha ciencia-ficción que llegue a ese nivel de chulada cósmica colosal. El dibujo de Pat Gleason, aunque no tan bonito y detallado como sus compañeros, sabe hacer brutales a los aliens y las peleas enormes, que es lo importante. La cagada es que pese a tenerle en todo el tomo anterior, aquí sólo dibuja parte del número… y la otra parte la hace Angel Unzueta, que ha vuelto del exilio del que nunca debió salir, porque es bastante malo, y comparado con el resto del crossover, es bastante patético. El final, que tendría que ser un cliffhanger impactante (que, curiosamente, continua algo de la otra serie), ahora queda bastante ridículo y sin emoción. Pero si ese es el único defecto de este comic, sale bastante bien parado. Muy Recomendado (10)

JLA Nº9: Tercera parte de la Saga del Relámpago, y ya está claro de que va la saga, y también está claro uno de los problemas. La idea es presentar de nuevo a la encarnación clásica de la Legión de Superhéroes (más o menos como estaba cuando la Crisis en Tierras Infinitas, con algún pequeño cambio), mediante una de esas historias como en los viejos tiempos donde la SJA y la LJA se dividen en equipos para buscar a los Legionarios perdidos en distintos sitios chulos del Universo DC. Vale, está fusilado del encuentro SJA-LJA donde buscaban a los 7 Soldados de la Victoria, pero no es mala fórmula para una historia. El problema es que, al menos Brad, no da ninguna razón para que nada de esto importe. Normalmente la ficción, y más la heroica, se define porque hay algún conflicto que los protagonistas tienen que superar, presumiblemente mediante algún esfuerzo. Aquí, sin embargo, apenas hay conflicto, y no hay ningún esfuerzo. Descontando la escena donde buscan a Soñadora en Arkham en capitulo 2, encontrar a los Legionarios ha requerido el mismo esfuerzo que bajar al super de la esquina a por la compra, lo cual no es precisamente dramático ni interesante. Simplemente llegan a un sitio, dicen unas palabras mágicas, y la escena se termina. Con tres quintos de la historia pasados, no ha habido ningún conflicto real, y los que parecen los villanos de la historia apenas se acaban de reunir y no han actuado en contra de los héroes aún (son una elección curiosa de villanos, al menos, y se da un origen curioso a uno de ellos después de muchos años, al menos) y no da la sensación de que la historia ha pasado de la mitad, más bien parece que aún está empezando, pero lo más probable es que no vaya a despegar. No funciona como historia, lo cual no es de extrañar siendo Brad, pero se esperaría más de algo coescrito por Johns. Lo único medianamente interesante es el misterio de cómo han llegado los Legionarios hasta el presente, que parece ser lo que mueve la historia, pero no han hecho nada por hacer interesante el misterio si no te interesaban los personajes ya. Lo que queda es ver las interacciones entre equipos y sitios, pero siendo un comic de Brad, son más bien desastrosas. No presenta en absoluto a los Legionarios que se encuentran, que aquí son un tópico y una cifra incomprensible respectivamente. La primera escena no va de nada, excepto darnos una revelación sobre Vixen que no parece tener ningún sentido. Y la segunda escena nos cuenta lo que un par de personajes estuvieron haciendo en 52, añade una revelación que no viene a cuento, y termina con una escena que es rematadamente estúpida fuera de la Edad de Plata. Es decir, no, ningún ser humano que no sea subnormal va a confundir a una persona con la estatua que tiene detrás, aunque con mal dibujo no se diferencie. Hablando del dibujo… es mierda, pero a eso ya estamos acostumbrados. No Recomendado (3)

Jóvenes Titanes Nº7: La primera historia termina la historia de los Titanes Este, que no se sabe bien si es porque Johns se ha largado a medias y ha dejado a Beechen a terminarla o porque, pero degenera muchísimo en el final. El combate entre ambos grupos empezó interesante, con unos villanos bien desarrollados y momentos para cada personaje, pero aquí todo acaba en un follón de pelea a base de dar vueltas a base de puñetazos indiferentes, y muy poca resolución de nada con los Titanes Este, de los que prácticamente se olvidan en este número, en vez de resolver sus historias. Lo único reseñable es un gag gracioso con la Hija del Joker, algo de resolución cutre con Batgirl (y resulta irónico, o quizá apropiado, que la termine de redimir el mismo que se encargó de volverla villana) y sobre todo, la revelación de porque Exterminador ha preparado todo este montaje absolutamente bizantino, que le devuelve algo de la personalidad que solía tener antes de que se volviese un pirado. También se enlaza la aparición de Inercia con lo que está haciendo en Flash, y aunque no hace mejor el comic, está bien que haya interacción sutil entre series sin necesidad de hacer crossovers, ayuda a fomentar el espiritu del universo compartido.

Y después, viene como hacerlo mal. Aunque los que realmente lo han hecho mal son los macacos amaestrados de Planeta. Son tan cuadriculadamente imbéciles que sacan los comics siempre la misma semana (bueno, menos cuando sufren retrasos al azar), aunque el retrasarla una puñetera semana o dos permitiria que los puñeteros comics se pudiesen leer en su puñetero orden. Así que aquí tenemos un número que transcurre después del comienzo de Cuenta Atrás, y que ya en su primera página te chafa el final sin avisar. Es de un ridiculo y un descuidado absurdo que teniendo las series coordinadas al mes, que requiere bastante esfuerzo, las cosas se publiquen de todas formas desordenadas, porque no se preocupan en ver si publican las semanas en orden. Y teniendo en cuenta la importancia que la interconexión entre series va a tener, y lo mal que lo están haciendo (no es ni la primera vez ni la segunda que lo hacen recientemente), no veo un buen futuro a nada de esto. En cuanto al comic… es apropiado tener el cruce, aparte de porque escribe uno de los guionistas de Cuenta Atrás, porque lo que pasa en esa escena del primer número tiene que ver con dos Titanes, y además dos que han aparecido en la serie, aunque no sean protagonistas. Por un lado, se recuerda a uno de ellos, aunque se hace fatal, sin explicar quien es o porque debería importarle a nadie, aunque al menos está bien ver las consecuencias. Por otro lado, tenemos una revancha con Jason Todd, aunque compararlo con su aparición en Crisis Infinita (por no hablar de su aparición en Flecha Verde esta misma semana) lo único que hace es demostrar como ha cambiado de repente de personalidad y actitud. Aquí en vez de ser un villano psicópata peligroso es un niñato rebelde. Y por agradable que sea verle humillado, el cambio queda irritante. Hay algo de interacción decente entre los Titanes pasados y presentes, pero poquita cosa. No es nada que te haga querer leer Cuenta Atrás, y no parece estar en esta serie más que por necesidad. Lo mejor del número es sin duda el dibujo de Chris Batista, que está absolutamente perfecto en esta serie, dibujando perfectamente a adolescentes, con buen drama y humor. Desgraciadamente, es su único número, en un movimiento tonto por parte de DC. Y si ese era de un exdibujante de 52, ell otro capítulo es de un futuro dibujante de Cuenta Atrás, Al Barrionuevo, que la verdad no lo hace muy bien, con figuras inconsistentes y algo feas y escenas confusas. Neutral (5)

New X-Men Nº33: Termina la historia de Magik, y al final ha resultado que no ha servido para nada. Bueno, Kyle y Yost han podido seguir indulgiendo su sadismo masacrando niños sin tener que reducir aún más la plantilla, un par de personajes han sufrido cambios superficiales y dos de los secundarios se unen al grupo, pero eso podría haber pasado en cualquier historia con un villano. Se explica porque Magik no se parece a otras versiones, y tiene el combate con Belasco que no llegó a tener en la historia original porque Inferno fue por un sitio distinto de la idea original de Claremont, pero se hace todo de una manera muy obvia. Además, se nota que es una historia que no tiene nada que ver con la serie cuando la conclusión de la historia depende de la aparición de repente de un personaje de otra serie que no se había mencionado en toda la historia, y ni siquiera se resuelve. Es una chapuza de historia nostálgica que contradice aquello de lo que tienen nostalgia, que no es más que un prólogo a otra historia, que ni siquiera es de esta serie. El tipo de cosas que le dan mala fama a los comics de empresa. Dibujo curioso de Young, que está bien menos cuando tiene que hacer momentos más humanos. En el complemento se visita un sitio que había aparecido en varias historias de Nicieza y que resulta curioso y apropiado para la historia, pero que termina siendo otro callejón sin salida. Parece que se está estableciendo una horrible pauta donde Especies en Peligro resulta ser una larga sucesión de “Bestia(s) va a un sitio conocido, no encuentra respuestas, vuelta al principio” que es formulaico y pesado, aparte de un timo. Oh, y para rellenar, luchan contra unos robots que parecen primos de Scud, el Asesino de usar y tirar, que no le pegan a la historia. No Recomendado (3)

Runaways Nº14: Hablando de cagadas editoriales… Es malo que un famosillo como Whedon se comprometa a hacer unos miseros 6 números de una serie de culto, y no logre sacarlos en más de un año. (14 meses y contando) Es aún más caradura si tienes en cuenta que en ese tiempo ha sacado un comic de Buffy, que no ha faltado un solo mes, lo que insinua que no se está tomando exactamente en serio este trabajo. Es muy caradura e incompetente que en Marvel, teniendo en cuenta la historia previa de Whedon sacara la saga sin asegurarse de que iba a terminar, no ya en la fecha acordada, sino en el año acordado. Es de un incompetente que roza la comprensión que, teniendo en cuenta experiencias pasadas, en Panini decidieran empezar a publicar la saga en enero, sabiendo que salvo un milagro, no iban a poder publicarla entera mensualmente. (Habían sacado dos números en 6 meses, y quedaban dos por publicar, no es una cuenta muy difícil, ni siquiera para el nivel subnormal medio de los editores españoles) Pero lo que es el colmo de la caradura es que cuando se ha cumplido lo que todos sabiamos, que llegamos a la parte 5 y no hay parte 6 a la vista, en la página editorial, el simio de turno diga que el último número se retrasará “debido a imprevistos”. Lo único imprevisto aquí es que tengan el morro de decir semejante trola. Cualquiera con dos dedos de frente y que sepa algo de lo que está hablando sabía que no iban a poder publicarlo a tiempo. Señor encargado de Panini, mireme a los ojos, y digame eso otra vez, a ver si se atreve. Porque o es usted un completo mentiroso, o un completo inutil, o probablemente, ambos. De verdad que no entiendo como el público aguanta esta cantidad de mierda. Y no sólo va por esto, va por lo de Planeta más arriba, por las traducciones de mierda, y más. Puede que sean tonterías en el gran esquema de las cosas, pero uno no debería pagar porque le tomaran por gilipollas unos incompetentes cuando por un poquito más de esfuerzo y ningún gasto más, se podrían hacer las cosas bien, que es lo más cachondo de esto. Se empieza tolerando estas cosas, y acabas con George W Bush de presidente y aceptandolo porque no tienes costumbre de buscar alternativas mejores.

Oh, el comic entre manos. Dejando a un lado que no va a terminar antes de verano, es una buena historia. La idea central es que como los Fugitivos se han definido durante toda la serie como adolescentes en contraposición con los malvados adultos, es interesante mandarlos a una época donde el concepto de adolescente no se había inventado aún, y a su edad ya eran considerados adultos. ¿Qué dice eso de ellos y de su visión del mundo? Es una idea muy buena, pero Whedon no le ha sacado todo su potencial, centrandose más en introducir dos docenas de personajes nuevos y un conflicto con los padres viajeros en el tiempo de Gert, que era algo que tenía que pasar tarde o temprano. Lo bueno de mezclar tanta cosa es que lleva un ritmo mucho mejor que Astonishing X-Men, donde hay muchisimo material por número y de relleno no tiene nada. Lo malo es que los conceptos más interesantes de la historia luchan por el espacio con los más convencionales. Hay una escena brillante con la niña que se encontraron antes en la saga que le da un vuelco a las preconcepciones sobre por donde va a ir la historia, y mezcla tanto el choque cultural general como lo anteriormente dicho de la separación adolescentes-adultos magistralmente. (Sin embargo, demuestra que aunque Whedon haya logrado que digan la palabra “homosexual”, en Marvel siguen prohibiendo ver a dos chicas besandose, aunque esté claro lo que están haciendo. Pueden enseñar cabezas reventandose, sin embargo. Marvel encarna todo lo malo de Estados Unidos, poco más o menos) Hay una escena similar con Nico sobre este tema, que además es una buena escena superheroica que parece que va a desarrollar el personaje por sitios interesantes. Las partes con Victor son más típicas, y sería un romance bueno si no hubiese salido tan de repente. Y luego está la parte de acción, que parece una mezcla entre Guerra Civil y Bandas de Nueva York, que como escena de pelea brutal está muy bien, pero tiene el inconveniente de que acabamos de conocer a estos personajes, y por tanto, verles morir tiene poco impacto, aparte de que es un desperdicio haberlos creado para morir tan rápidamente. Igualmente, la parte de los Yorkes, aunque queda bien, apenas recibe espacio, aunque quizá estén preparandolos para ser enemigos recurrentes, en cuyo caso, es una buena presentación. El caso es que es un comic muy bueno, pero que podría haber sido excelente, lo cual como queja, no es precisamente grave. Y el dibujo de Ryan, aunque no está tan cuidado como en meses anteriores (se nota que los meses de espera no fueron por el dibujante) sigue siendo precioso. Lástima que no vayamos a ver el final el mes que viene o el otro. Muy Recomendado (10)

Ultimate Fantastic Four Nº24: Presentando la versión Ultimate de la llegada de Estela Plateada, con el ligero inconveniente de que ya hicieron la llegada de Galactus el año pasado. Lo que ha hecho Carey con este handicap es separar ambos conceptos: Ultimate Galactus era la parte donde una fuerza incomprensible con la que no se puede razonar ni pelear viene a comerse la Tierra. Ultimate Estela Plateada es la del heraldo entre lo humano y lo divino que viene pregonando la llegada de Dios, o casi. Que en vez de comerse la Tierra, quiero algo más insidioso y ambiguo. La pega es que el villano de los 4F que han puesto como sustituo de Galactus no inspira precisamente asombro o amenaza, y menos habiendo conservado el nombre chorra y la mayor parte del diseño retro-kirbiano de la versión original, por mucho que se esfuerce Ferry. Pero bueno, tanto la llegada del heraldo como la del ente en si con su plan están bien hechas. Ultimate Estela Plateada viene a ser como el original, pero con menos quejas y efectos más modernos, y con Carol Danvers en el papel de Alicia, por alguna razón. Y la amenaza del villano es una un poco diferente de lo habitual, que da para algo que está pisado, pero menos. Se aprovecha por fin uno de los pocos personajes Ultimate nuevos, la hermanita de Reed. Y el dibujo tiene una buena ambientación esotérica. Recomendado (7)

Y eso es todo. La semana que viene, tocan tomos: La Tercera Guerra Mundial aparece por fin, dos semanas después de que pudiera importarle a nadie. Hay un par de tomos pasados sobre el Capitán Marvel. Nightwing de Dixon sigue dando la murga. Transmetropolitan vuelve en tomos, y también se rescata la extraña Brigada de las Gabardinas. Y mientras la vieja serie del Espectro termina, la excelencia continua con Hitman. Nos vemos.

Comentarios al margen: Tanto la cuarta temporada de House como la de Perdidos están siendo tan buenas como cualquiera de las anteriores, sobre todo en Perdidos, donde no sólo están las cosas más claras, están consiguiendo hacer algo más complejo que cualquier otra serie, y lo está haciendo sensacionalmente. House simplemente ha sabido darle cosas nuevas a su vieja fórmula sin perder casi frescura, que ya es bastante.

Si te parece deprimente el panorama del mundo del comic, el mundo musical es aún peor. Al menos en comic hay algunas cosas buenas en el mainstream. En la música, el mainstream está compuesto esencialmente de mierda, y es muy raro encontrar algo decente. Lo triste es que escondidas por ahí, se hacen muchas cosas buenas (más en EEUU, donde algunas son casi mainstream, pero no llegan aquí) pero no llegan a oirse entre toda la mierda. Curiosamente, la única cosa buena que se ha oido recientemente es el nuevo disco de REM, Accelerate. La verdad es que lo han hecho muy bien, después de unos cuantos discos flojitos a finales de los 90, con el último par de discos han vuelto a ser lo que eran, que son muy buenos, con mucha marcha y letras muy acertadas. Y por lo menos aquí ha vendido muy bien, más que la basura de turno, lo que da algo de esperanza.

Y… ganó quien tenía que ganar. Espero que no la caguen ahora. Y también: ¡Obama 2008!

Hola a todos, soy Peter Garcia, y esto son las Críticas Reconstructivas. Es la primera semana después de la maratón, ¿y se ponen a descansar las editoriales? Se ponen leches. 20 comics esta semana. Menos mal que son todo series en curso, y salen relativamente rápido. Por cierto, olvida lo que dije el mes pasado de la coordinación de los crossovers: Los muy cretinos de Panini están publicando Especies en Peligro desordenas, sacando ahora las partes 1, 2 y 4, y dejandose la 3 para otra semana. Estúpidas editoriales españolas cuadriculadas, a las que les importa más no cambiar sus mierdas de esquemas aleatorios que publicar las series en condiciones.

Novedades americanas (si, por fin me llegaron) de todo el mes:

Terminó Cuenta Atrás y… es muy mala. Es muy mala como historia, es muy mala en su absurda ejecución, es muy mala en sus nulas consecuencias para tanto rollo, es muy mala como serie semanal, y es muy mala como enlace con el resto del Universo DC. Lo más triste es que sus sucesores probablemente van a ser muy buenos, pero esto les ha cortado el momento. A ver si aprenden la lección en DC, y dejan hacer a los buenos autores en vez de seguir las ideas estúpidas de DiDio.

Hablando de ideas estúpidas… Winick empieza a escribir una serie sobre los Titanes clásicos. Y es tan estúpida, adolescente y basada en repetir mal las ideas antiguas que pudes esperar, con muy mal dibujo para terminar de arreglarlo.

En un intento de sacarle algo de partido cuando ya nadie hace caso a esas cosas, tenemos DC/Wildstorm: Guerra de Sueño, que es un crossover pelea entre los personajes principales de ambos sellos de DC, al margen de las series regulares y sus historias. Y es más o menos lo que podías esperar de algo así.

Siguiendo con Wildstorm, la parte final de la trilogía que renueva su universo otra vez es Numero de la Bestia. La cosa es que empieza con un concepto que no parece tener nada que ver con la historia global, pero al menos parece interesante, si bien no del todo original. Muy buen dibujo, al menos.

En Marvel también terminan cierta trilogía, aprovechando cierta película, con Iron Man: Legado de Muerte, el último de los combates/team-up entre el Latas y el Doctor Muerte, escrito por el equipo definitivo del personaje, Michelinie y Layton. Es una historia un tanto retro, obviamente, y no es tan buena como sus predecesoras, pero al menos da gusto ver al personaje bien escrito en algún comic actual.

Pero la gran novedad de abril sin duda es Invasión Secreta, el gran crossover de Marvel de este año. Y la verdad es que es un comienzo sorprendentemente bueno. Por una vez, Bendis ha logrado empezar una historia con un buen ritmo de acción y sorpresas, sin caer en tonterías, sino detonando bombas que había ido escondiendo por todo el Universo Marvel, y da una buena sensación de que está pasando algo grande. Hay diálogos y caracterizaciones irritantes, por supuesto, la página final tiene sus problemas, y hay muchas posibilidades de que algunas cosas no acaben nada bien, pero de momento, cabe la posibilidad de que esto no sea una mala historia, que es algo casi inconcebible dado quien lo hace.

Y ahora, las novedades de aquí:

52 Nº51: Muy apropiada la portada, en plan poster propagandistico ruso con Tornado Rojo, ya que el concepto de robot viene de esa zona. Es una composicion muy buena, juntando el concepto de que se acaba la serie y el secreto de los 52 a la vez. Se acerca el final, y el número va de atar cabos sueltos, y preparar las cosas para el Gran Final la semana que viene. Una buena parte del numero es Morrison terminando su Odisea en el Espacio. La historia ha sido una version de la Odisea clásica, en el espacio del Universo DC, con un trio de protagonistas bastante curioso. Más curioso fue que, a diferencia de las otras historias, tuvo su climax y gran batalla final al final del segundo acto, dejando todo el tercer acto para repercusiones y ver como vuelven a casa. Ahí es cuando se notó que Adam Strange y Starfire estaban realmente de adorno (de hecho, a Starfire se le podria haber sustituido por muchos otros personajes, y no habría cambiado nada… de hecho, es la única protagonista de 52 que no tiene una historia de desarrollo personal) y vuelven antes a casa, revelando al Ulises de la historia como Animal Man, con su propio camino personal, que termina en este numero, mientras vemos epilogos de los viajes de los secundarios. Los paralelismos con la Odisea le han servido a Morrison para hacer un truco, junto con la escena metaficticia del mes pasado y hacer creer que la historia iba a ir por un lado no muy propio de él. En este número, sin embargo, Morrison demuestra el cariño que le tiene a Buddy y a su familia, en una escena absolutamente maravillosa y entrañable, sin volverse ñoña. Al contrario, con una frase genial y una viñeta muy graciosa y simple, muestra perfectamente la magia de la serie. Aún asi, mantiene la tensión todo el numero, pensando que en cualquier momento se puede no alcanzar el final feliz. Eso si, el final de Starfire no encaja muy bien con lo que dijeron de ella en Titanes. Adam Strange tambien tiene su epilogo con final feliz, que es la primera vez desde que empezaron a dar la lata con tanto rollo de guerra que alguien ha recordado la idea original tan genial de Rann, y queda muy bien. Tambien se explica por fin que es el Ojo Esmeralda de Ekron, y también todo lo de la religión del Triple Dios Pez, en una escena como epílogo al subargumento de Lobo que es un giro muy bestia y propio de él, que lo devuelve a las andadas de manera genial. Cambiando de tercio, Johns escribe una escena que es, simultaneamente, epílogo de la Tercera Guerra Mundial, de la historia de Ralph Dibny, avance de varias cosas de los Jóvenes Titanes y conclusión del subargumento de la ausencia de la Trinidad. Se repasan las bajas de los especiales, se confirma la muerte de Ralph, se da una versión mejor del Culto de Kon-El que era lo que tenían pensado en un principio (aunque el hecho de que no le puedan llamar Superboy canta mucho), se explica por fin muy bien el cambio de traje de Robin, se enlaza con la nueva alineación de los Titanes, y con como quedan los tres héroes principales al principio de Un Año Despues, que ahora ya es Una Semana Después. Todo muy efectivo.

Para terminar, volviendo a Morrison, se resuelve el misterio en el espacio, lo que vieron los héroes perdidos en el espacio al final de Crisis Infinita, que aunque ha servido de excusa para que persiguieran el trio espacial, resulta que no era una parte importante de esa historia. Lo importante estaba en la cabeza de Tornado Rojo, que de manera muy curiosa y original, ha ido deambulando por varias de las tramas de la serie, y algún subargumento propio, hasta que se descubre que su verdadero objetivo es revelar los 52. La revelación es sutil y aun no se explica, pero es más o menos lo que uno se podía imaginar, que tiene mucho potencial. En la escena, se enlaza con algo de Liga de la Justicia Un Año Después (aunque se queda en el tintero la aparición del Infierno Rojo, mencionado en la otra punta de la serie para que apareciese aquí), y se da muy buena impresión de ser un combate desesperado con todo en juego contra un villano al que no hay manera de detener. La revelación del malo final es genial, por varios motivos: Resuelve dos misterios que llevan en la serie prácticamente desde el principio, que resultan encajar perfectamente, con pistas que en retrospectiva resultan obvias. Y el momento de la revelación en si es horroroso y brutal, de la manera genial y absurdo-cósmica que tanto le gusta a Morrison y que es el tono de esta serie. Y la tensión de cara al final hace que la semana de espera se haga larga. En el dibujo, se despide el Primer Dibujante de la serie, Joe Bennett, que no hace simetría dibujando el último número de la serie, pero si dibuja el último número sin dibujantes múltiples de la serie. A estas alturas, no hace falta decir que hace un trabajo magnífico, en la caracterización de los personajes, los varios tonos serios y cósmicos, y algunas imágenes impactantes, como el retorno a la Tierra o la presentación del gran malo. Además, habiendo hecho un número de cada 5 en esta serie, ha demostrado que es uno de los pocos dibujantes buenos y puntuales que tienen en DC. Por último, terminan los orígenes, con, apropiadamente, el de la Liga de la Justicia de America. La primera página explica el origen del grupo, y la otra el resto, la mitad con la expansion del grupo a lo largo de los años, la otra con la alineación actual. Más o menos cuenta todo lo importante, y elige sabiamente contar simplemente que sus encarnaciones han variado al igual que la alineación, con ejemplos de varias épocas, que tratar de mencionar alguna de las encarnaciones intermedias concretas. Señalables son dos cosas: Primero, que la formación original Post-Crisis Infinita parece ser una fusión de las dos continuidades anteriores, que queda un poco raro, pero es para contentar a todo el mundo. Segundo, que cuenta a Geo-Fuerza como miembro actual, que es más explicación que la que ha dado Meztler. El dibujo es de Ivan Reis porque… bueno, porque cualquiera es mejor que Benes, que sería la opción más obvia, y tienen estilos parecidos. Sólo queda una semana, y es dificil hacer un final a la altura, aunque si alguien puede, es este equipo. Muy Recomendado (10)

Cuatro Fantásticos Nº5: Los Cuatro, bueno, Cinco Terribles contra los Cuatro, bueno, Seis Fantásticos. Realmente, el combate está dedicado a la Mujer Invisible, y a enseñarnos que no es un personaje que está de adorno y no hace nada, sino que es, a su manera, la más dura de los cuatro, y claramente, sus poderes son los más diversos y peligrosos si uno se calienta la cabeza un poco. Buena paliza de un grupo de supervillanos, que se lo merece. Y la manera de reconstruir a Klaw es divertida. Curiosamente en esta época de sagas cerradas, el número no termina con esa historia, sino que se enlaza con el principio de la siguiente aventura, que es algo que ya prácticamente no se ve. Pega con el tono clásico de esta serie, que le va bien, y realmente, es una de esas cosas que es únicamente retro por accidente: No hay ninguna razón para mo estructurar las sagas así excepto moda, así que recuperarlo no es simplemente nostalgia. La otra historia que comienza va de amenazas espaciales, que le va bien a la serie, y la amenaza se presenta bien para abrir boca. El dibujo de Pelletier es bastante, bastante bueno, y cada vez se parece más a Bagley. No se acaba aquí, volvemos a tener complemento, en este caso una miniserie sobre los 4F y Spiderman. Está escrita por Jeff Parker, el de Primera Clase, que es uno de los buenos guionistas divertidos que han reclutado recientemente en Marvel, aunque lo más llamativo es que, desgraciadamente, es el último trabajo completado por el difunto Mike Wieringo. Es una historia divertida muy tradicional, con aliens invadiendo la Tierra, los 4F teniendo que arreglarlo, y Spidey metiendose por en medio y haciendo sus gracias. ¿Es algo que se ha visto antes? Si, pero está bien hecho, es divertido, y se nota que Parker capta a los personajes y lo que les hizo tener éxito en primer lugar, que no se puede decir de todo el mundo. Francamente, y sin exagerar, comics como estos hacen mucho más por recordar porque uno lee comics y para intentar convencer a gente joven de leerlos que toda la bazofia adolescentemente nihilista, sensacionalista y vacia que se cree muy mayor e importante que permea el mercado, sobre todo en Marvel. Por supuesto, el dibujo de Wieringo es perfecto para este tipo de cosas. Ambos comics son un buen antídoto para toda la gente deprimida y amargada a oscuras que tarda 6 meses en ir al supermercado de la esquina a pelearse con sus amigos, del resto de Marvel. Recomendado (8)

Daredevil Nº27: Como por ejemplo, aquí la prueba nº1. Si, Daredevil tiene una larga tradición de pasarlas moradas y ser oscuro y “realista”. Pero cuando Miller hizo famoso el enfoque, solía mezclar la oscuridad con cierto humor, y ya puestos, con ideas nuevas. Esto es simplemente ver a Daredevil ser miserable por cuadragésimosegundo número consecutivo, en una historia donde hace lo mismo de siempre. No está tan mal hecho como otros de sus contemporaneos, al menos aquí Brubaker sabe contar una historia, pero joder, acaba siendo aburrido y deprimente. Buen dibujo de Lark, al menos en esta serie pega tener las luces permanentemente apagadas. Siguiendo la tradición Panini, tenemos una historia de complemento, esta vez, alucina, una miniserie sobre la vida de Batallador Murdock, el padre de Matt. Quien puede haber pensado que eso era una idea atractiva, no lo se, pero está escrito por Zeb Wells, que tiene cierta tradición en eso de “¿Pero a quien se le ha ocurrido esto?”. A decir verdad, la historia de Murdock es buena, y es un personaje sólido dentro del arquetipo de “tipo duro pero bueno de barrio que cayó en una mala situación” pero eso es porque ya ha sido definido y su historia explicada bastante a lo largo de los años. El resultado es una historia que bien podría ser el principio de una de esas películas del Bronx de Robert DeNiro, que presenta bien el ambiente, al personaje, y lo duro que es todo eso y las situaciones donde se mete. Bastante bien hecho para lo que es, pero el problema es ese, que es una historia que a grandes rasgos ya sabemos. Dibuja y coescribe Carmine di Giandomenico, que es un nuevo recluta de Marvel que ha hecho especiales y cosas sueltas, y la verdad es que es bastante bueno. Recomendado (7)

Iron Man Nº4: Iron Man apenas está en este comic, que es una consecuencia de escribir un crossover con una miniserie donde el prota de esta serie está encerrado durante varios meses. El número realmente está centrado en Dum Dum Dugan, director en funciones de Shield, y ver que narices hace en medio de una crisis cuando su recién nombrado jefe está desaparecido en combate. Es una buena idea, y Gage se centra sobre todo en la clase de decisiones difíciles que tiene que tomar alguien en la posición de Stark, que es la primera vez que lo venden bien desde que comenzó todo este fiasco. Gage también escribe bien la aparición de Hulk, y a todos los personajes que salen, incluido, como no, teniendo en cuenta lo mucho que sabe del Universo Marvel, a Clay Quartermain, como agente especialista en Hulk, que es lógico que aparezca. En general, todo está bien hecho, y lleno de detalles inteligentes y apropiados. La única pega es que no es una historia completa. Es una cara b de una historia distinta, que ni siquiera afecta a esta serie, viene y continua en otra serie distinta sin nada que ver, y se nota al leer que es un cacho de historia y no una historia completa. Muy buen dibujo de Guice. Se nota que Gage sabe lo que escribe, pero ojalá le dieran algo mejor para hacer. Neutral (6)

Lobezno Nº29: Volvemos a la serie principal, con un número suelto. Está escrito por Jason Aaron, que es un autor de género negro, que ha escrito un par de cosas en ese tono bastante aclamadas para Vertigo, que ahora ha sido captado para Marvel. Y si este número es una indicación, se entiende la fama que ha cogido. Es un buen número, pero comparado con lo que suelen meter en esta serie, es maná del cielo. Es similar a las historias que solían hacer en esta serie cuando editaba Alonso y estaba en Marvel Knights, pero mejor. Hay dos maneras de hacer bien las historias de relleno. Una es centrarse en un aspecto poco habitual del personaje. La que usa Aaron es la otra, centrarse en un personaje nuevo, y a través de él, contarnos algo del protagonista por como interactua con él. Es la historia de un tipo normal… cuyo trabajo actual consiste en asegurarse de que Lobezno no escape de la cárcel donde le ha atrapado el malo de turno. La trampa es ingeniosa, y gracias a Dios, se basa en una interpretación cuerda de la regeneración de Lobezno. La gracia de la historia es enseñarnos lo peligroso que es Logan, no sólo por el nivel de seguridad al que está sometido debido a sus poderes y ferocidad, sino por su conocimiento de la naturaleza humana aprendido a lo largo de los años. Es similar a la historia que hizo Millar en su último número, pero mucho mejor hecha. El protagonista del número está desarrollado creiblemente para ser de un solo número, y la manera en la que Lobezno va metiendose en su cabeza no sólo te la crees, acaba pareciendo inevitable. Un buen final, además, no yendo por el camino fácil, sino con un Logan que tiene mucha humanidad debajo de la violencia y la chulería. Son historias como esta las que te recuerdan porque Lobezno es un personaje que se volvio tan famoso para empezar, y no toda la basura violenta que se cree importante que ha permeado su serie durante los recientes años. Bueno, hay un epílogo absurdo que va de conectar el argumento con Lobezno: Orígenes, pero mejor ignorarlo, es tan estúpido como te imaginas. El dibujo lleno de testosterona y suciedad de Chaykin por una vez le pega a la historia, excepto por la aparición ocasional de una mujer, que es vomitiva. De segunda historia tenemos un anual, que es donde tiran ahora las historias innecesarias. El guionista es Gregg Hurwitz, que es otro autor del mismo estilo que también va a heredar Castigador. La idea es similar a la de la otra historia, pero lo hace significativamente peor, fallando donde Aaron acertaba. Para empezar, no es una historia de Lobezno: Es una historia donde Lobezno sale en un par de escenas y hace un papel genérico. Es una historia de crimen sobre un tipo que se mete en problemas y lo acaba pagando. La cosa es que no está particularmente bien desarrollado como personaje, sino que más bien es una recopilación de escenas y situaciones del género, y acaba predeciblemente sin mucho misterio. Lo típico, y no es algo bueno. El dibujo es de Frusin, colaborador habitual de Azzarello, que sabe hacer este tipo de cosas. Un buen emparejamiento de historias por tema, pero sólo una es buena. Recomendado (7)

Nuevos Vengadores Nº29: Empezamos con un flashback que demuestra que Bendis no tiene ni la más remota idea de escribir al Capitán America, y se cree que está escribiendo al de Ultimates. Encantador. Después la tontería sigue, con Ojo de Halcón siguiendo con el traje de Ronin porque… a Bendis le apetece. Hay una chorrada que intenta justificar el nombre, pero aunque tuviera sentido, no explica que narices hace con armas que no sabe usar en vez de con el arco y flechas con las que sabe hacer cosas útiles. ¿Bendis se molesta minimamente en escribir cosas que tienen sentido? Hay algo más de discusión sobre skrulls que empieza ya a cansar porque no va a ninguna parte, y pasamos a algo completamente distinto. Es una historia de supervillanos en plan historia de crimen, donde Bendis trata de hacer guay a un aspirante a sucesor de Kingpin. Y lo hace recuperando a un personaje que sólo había aparecido dos veces, e ignorando completamente la personalidad y situación que tenía allí. Genial. La escena, como era de esperar, tiene a los varios supervillanos como mafiosos genéricos desagradables, en vez de aprovechar nada a los personajes. Pero se cree muy mayor porque imita a novelas y películas para mayores, pese a que está vacio de contenido, y por eso mola. Después de unos números sorprendentes, esto es más lo que uno podía esperar de Bendis en Vengadores. El dibujo de Yu está bien para el ambiente, aunque podría cuidar bastante más el acabado. No Recomendado (3)

Patrulla-X Nº29: Los Morlocks hacen de las suyas, y son tan tediosos como siempre. Tienen el añadido sorpresa de otro viejo personaje, que aunque técnicamente no ha perdido los poderes, actua como si no los tuviese, o se hubiera vuelto idiota del todo. Hay una aparición estelar ligeramente divertida, el subargumento de Xavier y Rondador avanza un poco y enlaza con la historia principal, y no termina demasiado mal. Pero sigue siendo un número un poco inútil y aburrido. Buen dibujo de Larroca. En el complemento, vuelven Carey y Perkins, y la historia llega al punto importante, donde se convierte en un team-up entre la Bestia y su contrapartida malvada, y aparte del objetivo de deshacer el Dia M, va a ir de algo más interesante, contrastar a ambos personajes, y explorar los limites de la moralidad en la ciencia y cuando pueden ser contraproducentes. Da una buena impresión de estar cruzando una raya trágica, y es la única manera interesante de usar a un personaje que probablemente debería haber sido retirado hace tiempo. Neutral (5)

Poderosos Vengadores Nº4: Ey, Ultrona habla. Al menos Bendis se molesta en hacerla un personaje y no una excusa para pelearse y dibujar chicas desnudas. Desgraciadamente, sigue sin tener ni idea de escribir ni a Ultron, ni a una gran amenaza. Es decir, tener a todo el mundo hablando sobre lo terrible que va a ser lo que va a hacer no hace que parezca una amenaza, y menos con ese aspecto. Para eso uno debería, quiza, ponerle haciendo algo que realmente parezca peligroso. Claro, que la última vez que lo intentó masacró gratuitamente a buenos personajes, así que casi mejor que ni intenté escribir bien lo que le toca. El resto del número es más pelearse contra autómatas de manera aburrida y de relleno… a decir verdad, son autómatas en ambos bandos, ya que ninguno de los Vengadores muestra personalidad. Bueno, excepto Ares, pero ni siquiera es la que solía tener, es más bien Super-Conan, que es divertido, pero poco parecido con el personaje. Como era de esperar, por cierto, los bocadillos de pensamiento empiezan a ser tan irritantes como los diálogos de Bendis. Y una de dos, o Bendis la ha cagado de nuevo, o el Hombre Maravilla es un skrull y sus compañeros muy idiotas (ambas cosas son terriblemente posibles), ya que no debería poder usas sus poderes sin llenarse de bolitas Kirby. El dibujo de Cho sigue siendo bonito, aunque no muestre la amenaza por ningún lado. Evitar a toda costa (2)

Punisher: Diario de Guerra Nº8: Final de la historia del Aborrecedor, y Frank cumple lo prometido, como podías esperar. El Castigador y sus aliados atacan a la base de los malos, y nos divertimos viendo como masacran neonazis, que siempre es bueno. Mientras, el Aborrecedor trata de actuar como un supervillano pomposo, arrogante y exagerado, para lo que le va a servir. Todo muy exagerado, caricaturesco y tonto, pero bien hecho y divertido, como le gusta a Matt Fraction. Buen dibujo de Olivetti, que realmente son unos dibujos animados con pintura de realismo para engañar. Recomendado (8)

Spiderman Nº19: El fin de una era. En Asombroso, tenemos a Peter rasgandose las vestiduras y agonizando sobre el coma de Tia May, y poco más. Esta el drama, está el melodrama, y luego está esto. Intenta ser emotivo y profundo, pero queda falso y forzado, aparte de que a estas alturas, después de dar tanto la lata, y estando claro lo que va a pasar, es imposible tragarse nada esto. Buen dibujo de Garney, que merece alguna clase de premio por haber dibujado Spiderman durante más de un año, y en vez de dibujar lo que uno asociaría con el personaje, ha dibujado todas las chorradas que Straczynski le ha lanzado. Y así termina la etapa de Joe Michael Straczynski en Spiderman, que empezó bastante bien, recuperando el interés tras unos años horribles para el personaje y haciendo algunas cosas buenas, pero que con el tiempo acabó degenerando en algunas de las peores historias e ideas que ha sufrido el personaje, que hacían parecer que nadie tenía ni idea sobre Spiderman, porque lo alejaban de todo lo que le hacía funcionar. No será bien recordado, y es una lástima, porque demostró que era capaz de algo mejor. También termina Sensacional Spiderman, que es una serie que ha pasado sin pena ni gloria, ha sido “la otra serie” que exceptuando su primer año por Millar, no hizo nada que a nadie le importase. La etapa de Roberto Aguirre-Sacasa no ha sido la peor, pero tampoco ha sido particularmente buena. Este último número es su mejor historia, haciendo algo similar a la historia principal, pero de manera más original y menos burda. Tiene a la conclusión lógica de Peter y su mala suerte crónica, que es tenerle recriminandole al universo todas las judiadas que le ha hecho pasar, y el universo poniendole en su lugar, pero también ofreciendo algo de esperanza. Un poco obvio, pero una buena reflexión, con buena caracterización, preguntas lógicas y respuestas sabias. Y al menos tiene un final optimista, que es algo que ya no vemos mucho en Marvel. Al dibujo computerizado de Crain cuesta acostumbrarse, sobre todo su versión de Parker, pero le da un toque de fuera de la realidad que le va bien a la historia.

Para llenar el hueco este mes, tenemos un What If de la tanda de este año, que salio hace apenas 3 meses, que es un final alternativo de, entre todas las cosas, el especial Spiderman/Lobezno de 1987. A decir verdad, es una de las mejores historias que se han escrito de Spiderman, una deconstrucción brutal del personaje que muestra que pasa si lo sacas de su entorno habitual y tratas de meterlo en una situación menos fantástica (también vendió una burrada para la época, y pese a todo eso, no le han vuelto a dar a Oswley/Priest otra oportunidad de escribir al personaje… imbéciles integrales y rencorosos) pero aún así queda raro ver una historia basada en eso ahora que prácticamente nadie la recuerda, sobre todo porque el resto de especiales son de historias mucho más recientes. Escribe Jeff Parker, así que no es de extrañar que sea uno de los What Ifs buenos. La mayoría de historias alternativas degeneraban, o bien en que todo quede como siempre, o bien en una masacre gratuita. Las buenas, sin embargo, nos dan un status quo que nunca podría pasar oficialmente porque cambiaría demasiado lo básico, pero que tiene sentido e ilustra algo interesante del personaje. Esta es una de ellas, donde la historia termina de manera distinta, y acaba metiendo a Spiderman en el mundo del espionaje. El de verdad, no las chorradas de Shield. La gracia es que, por raro que suene, el personaje acaba encajando en ese mundo tanto o más que lo que encajaba en el mundo real, sin tener que equilibrar sus dos vidas, que es una buena extensión tanto de la idea del personaje como de la de la historia original. Es una buena historia de espionaje con superhéroes, también. El dibujo de Clayton Henry es más cercano al de los superhéroes coloridos, pero ha adquirido suficiente rango últimamente como para no desentonar mucho, aunque habría pegado alguien más sombrío. Pero agradable como es esto, es un paréntesis de lo importante, que es que con este mes se acaba, no ya las series satélite concretas de Spiderman, sino el formato de varias series de Spiderman, cada una con su equipo creativo e historias, que ha durado 32 años, desde que salió Espectacular Spiderman. Para la mayoría de lectores, es lo único que ha existido, lo que lo hace un hito. La cosa es que, aunque la variedad hacía más probable que al menos un equipo creativo fuese bueno, durante la mayor parte del tiempo, no había razón creativa para que hubiesen varias series, porque las historias de una serie bien podrían ir en otra, eran indistinguibles como serie (hay excepciones donde cada serie tenía un tono distinto, pero claro, hay excepciones a lo de que tuvieran historias distintas, o guionistas distintos, y ninguna duró demasiado) así que quizá venga bien un cambio. Si el cambio en concreto va a salir bien o no, está por ver, pero ya hablaremos de eso. De momento, termina una época, el último en salir de las series de Spiderman que apague las luces. Recomendado (7)

Superman Nº12: Número doble (es decir, con cuatro números) para celebrar el primer aniversario. Excepto que el primer aniversario sería el mes que viene, pero bueno, tampoco se podía esperar mucho. Curiosamente, en mis tiempos hacía falta llegar al nº100 para tener un especial aniversario de 96 páginas con portada de Pacheco. Que por cierto, por alguna razón extraña, la portada no es ninguna de las portadas interiores, y por el encuadre chapucero, se nota que ni es una portada. Apropiadamente, esto son las cuatro siguientes partes de Camelot Cae, todas menos el gran final. Y si no te gustó la premisa de los números anteriores, aunque el tema de si Superman hace demasiado se mantiene de fondo, y Arion aparece bastante, la historia tiene muchos otros elementos para ir haciendola amena mientras tanto, que al final acaban convergiendo. Tenemos discusiones sobre el dilema de Arion bastante buenas, tenemos a Arion siendo arrogante y pomposo, tenemos hasta una explicación de porque hubo cameos del Arión clásico en Crisis Infinita pese a estar muerto (cuando la mayoría de guionistas simplemente ignoran esa clase de cameos), tenemos un gran combate contra Sujeto 17 que es más interesante que la primera vez y plantea otro dilema a Superman, tenemos a Zatanna (muy bien dibujada con su pinta de 7 Soldados) ayudando a combatir grotescas amenazas místicas, la continuación de algunos subargumentos anteriores, el debut de personajes presagiados en la visión futura de números anteriores, al Bromista haciendo de las suyas tras su reciente renovación y validando los números de intermedio, el drama monetario de Lana y Lexcorp, escenas familiares con los Kent-Lane, algunos cameos divertidos, una última aparición divertida de los Nuevos Dioses antes de que empiecen a masacrarlos, la aparición de un nuevo grupo bastante bien montado que es una idea bastante lógica con un líder que es un legado inesperado pero chulo, y reacciones lógicas de otros personajes DC a todo esto que no degeneran en peleas absurdas, sino en reacciones maduras de adultos con algo de tensión, y la revelación de quien es el malo de la historia es perfectamente lógica en vez de un giro inesperado para sorprender. La parte central de la historia son escenas de acción, que no es lo que mejor se le da a Busiek. Es decente, pero no mucho más. La gracia son todos los elementos que mezcla, algunas cosas originales, la premisa interesante, y la muy buena caracterización y narración que le da a Supes. Muy buen dibujo de Pacheco (simplemente bueno en algunas escenas más flojas donde se acerca demasiado a los personajes y quedan planos o con muchas rayas) con algunas escenas de acción impresionantes. Y un Clark clavado a Brandon Routh. Recomendado (8)

Thor Nº2: Otro número que comienza muy lento, con una escena muy pausada que no aporta mucho. Las cosas mejoran en la segunda mitad, donde Straczynski establece como va a ser la interacción entre la nueva Asgard y sus vecinos, con una escena muy buena. Tampoco cae en el recurso fácil de escribir a los americanos profundos como imbéciles, que sería irritante por muy estadisticamente probable que sea. Y termina lanzando a Thor en la dirección de la serie, que le da marcha al asunto en vez de dormirse en los laureles. La actitud de Thor es refrescante en Marvel, alguien que no está amargado, y está dispuesto a lanzarse en aventuras optimistas y a hacer un cambio positivo a base de diálogo. Quien lo diría. Bastante buen dibujo de Coipel. Esto es un relanzamiento que empieza a verificar la publicidad. Neutral (6)

Thunderbolts Nº4: Oh, Dios, en vez de un número de la serie regular, toca un especial para rellenar. Por Paul Jenkins. Dedicado al Personaje Más Estúpido del Mundo. Tan buen personaje que es su creación, que prácticamente ni aparece en todo el número, que está más bien dedicado a Bullseye. Lo que significa que el especial está mal colocado cronológicamente, encima. En fin, Bullseye es un psicópata asesino, y eso aparentemente es divertido (aunque a decir verdad, su actitud de burla frente a Penitencia tiene cierta gracia), y hace lo que hace siempre. El blanco este mes es otro personaje del final de la etapa de Gruenwald en Capi America, le deben haber pasado a Jenkins la misma lista de “personajes que no aparecen desde los 90” que a Ellis. Desgraciadamente, pese a que tiene potencial humorístico, está usado genéricamente. En cuanto menos se hable de las escenas con Penitencia, mejor, porque son tan no intencionadamente risibles como antes. ¿Es que no se dan cuenta? Dibujo competente de Lieber, que es lo único competente aquí. No Recomendado (3)

Ultimate Power Nº2: El primer capítulo es el último de Bendis, y resulta ser un “como hemos masacrado Escuadrón Supremo”. La premisa original de la serie se va al garete, para tener una historia de catástrofe bastante mediocre. La mala ejecución y el dibujo fotocopiado le quitan el horror que podría tener. Y Bendis no parece tener ni idea de la serie que está escribiendo: Halcón Nocturno aquí es un Batman que pertenece al grupo y tiene un laboratorio supersofisticado y la Princesa Poder es una heroína a lo Wonder Woman, ningún parecido con los de la serie. Es patética, y más comparado con el siguiente capítulo, que como está escrito por su creador, tiene una caracterización completamente distinta. El primer capítulo de Straczynski es algo mejor, se nota al menos más caracterización y algo más de complejidad. Pero sigue siendo muy lento, donde la historia avanza más bien poco, y al final es una historia de superhéroes bastante normal pero en lento, en vez de algo más complejo y sofisticado. Y eso siendo generosos. No Recomendado (4)

Ultimate Spiderman Nº23: Primer número entero de Immonen, donde empieza una saga con el ominoso nombre de Muerte de un Duende. Curiosamente, aparecen Ultimate Patsy Walker, y alguien con un traje muy similar al de la Gata Infernal, pero no son la misma. La historia empieza con drama de instituto del que se le da bien a Bendis, con una de esas situaciones extrañas en la que meten los profes americanos a sus estudiantes que suelen salir en las series de TV, que da para una interacción bastante divertida con MJ, Peter y Kitty Pryde. De hecho, la llegada de Kitty al instituto es una gran idea, y la mejor consecuencia de la saga actual de UXM. Después pasamos a la parte del Duende de la historia, y funciona bien porque pese a mantenerse el diseño a lo Hulk del personaje, la clave es su inteligencia como Osborn. Y pese a ser su cuarta aparición, sigue manteniendose fresco a base de no actuar como un villano tradicional, sino siendo más astuto y realista, e inventandose nuevas situaciones inteligemente puñeteras para sus enemigos. Bastante divertido y gracioso a veces, como suele pasar. El dibujo de Immonen está a medio camino entre su estilo Nextwave y el que tenía en UXM, y aunque podría tener un acabado más bonito y sólido como antes, le va bastante bien a la serie. Puede que cueste acostumbrarse al cambio, pero una vez lo haces, te das cuenta de que es bueno, y le va bien a la interacción adolescente expresiva y a la acción monstruosa. Muy Recomendado (9)

World War Hulk Nº2: Los héroes tratan de emplear todos sus recursos para detener al invasor, y no les va muy bien. A decir verdad, hay muchos recursos y personajes que no se usan, pero probablemente son rebuscados. Dentro de los personajes y recursos típicos, si que se usan bien, y Pak enseña bien el nivel de amenaza de Hulk y su gente, y lo desesperados que están los “héroes” al intentar detenerle. Y a diferencia de otros, justifica bien porque el Vigia no se involucra y resuelve todo. Buena historia de “los héroes luchan desesperadamente contra el malo”, con buenos momentos tanto de héroes al rescate como de “oh, Dios, si ha podido con eso, está todo perdido”, de aplaudir cada vez que entra alguien en la lucha. Eso si, sigue siendo algo esquizofrénico: La historia generalmente se lee con los humanos como buenos y Hulk como el malo, pero deja claro que los Illuminati siguen siendo unos hijos de perra que no merecen apoyo. Y ese intento de ambigüedad no le pega a una historia de peleas. Impresionante dibujo de Romita Jr. En el complemento, en vez de seguir con las aventuras de los Renegados, tenemos una de esas historias de estructura paralela donde vemos lo que le va pasando a dos personajes con ciertos parecidos, en este caso, amigos de Hulk, y vemos parecidos y diferencias. Pasa algo importante con uno de los aliados de Hulk, cabe señalar, y el otro personaje habría sido absurdo que no apareciese. Buena historia agridulce de ambos personajes que los desarrolla bien. Como Frank se ha largado a DC, este número lo dibuja Leonard Kirk, que realmente debería tener una serie regular, aunque este no sea uno de sus mejores trabajos. No está mal tampoco. Es un comic de peleas, pero hace bien lo que hace, que es más de lo que suelen hacer estos crossovers. Recomendado (7)

World War Hulk: Primera Linea Nº2: Tres historias distintas esta vez. La primera continua intentando ser una reflexión seria sobre el periodismo durante una invasión de gladiadores alienígenas, y obviamente, no funciona. Gracias a los inaguantables protagonistas, de hecho, es un peñazo. Buen dibujo de Bachs. La segunda es algo más interesante, y desarrolla más a los compañeros de guerra de Hulk, que no se usan mucho en la serie principal. De hecho, algo importante le pasa a uno de ellos. Mejor que el periodismo chorra de la otra historia, este es un policiaco, sólo que la víctima es un alienígena. Un poco relajado para estar en medio de una “guerra”, pero no está mal hecho, la interacción entre humanos y aliens queda bien, y un par de giros en la investigación son casi ingeniosos. Le pega el dibujo de Martinbrough, proveniente de Gotham. Por último, hay unas historias supuestamente de humor, pero que realmente no tienen gracia, son sólo chorras y absurdas. Especialmente doloroso, ya que en Marvel han demostrado que saben hacer humor y parodias tanto de la Iniciativa como de Hulk… pero esto no lo es. Es Paul Jenkins, al fin y al cabo. No Recomendado (4)

X-Factor Nº19: Es una pena que Huber sea tan claramente un villano, porque el plan que propone aquí a los héroes suena bastante bien, una buena extrapolación de cómo funciona el mundo real a la situación de los mutantes. Pero eso haría algo original, creible y optimista con la línea, que no sería tenerles pegarse con malos y quejarse, y no podemos tener eso. Como compensación, la misión de Theresa y Monet es una idea genial, una adaptación de una situación terroríficamente malvada del mundo real, adaptada brillantemente al concepto de mutantes. Da miedo que haya gente que entrene niños para extender el odio de esa manera. La misión en si, de todas formas, lo usa más de trasfondo que otra cosa, de momento, aunque da para una escena divertida y algo catártica. Eso si, David mete la pata al presentar a los malos, ya que usa como si fuera un mercenario amoral a alguien que era todo lo contrario. Es un fallo de documentación por debajo de lo que nos tiene acostumbrado David. El otro mercenario es un buen regreso. Puestos a quejarse, Rahne sigue estando mal caracterizada, su actitud en esta historia no encaja en nada con sus creencias tal y como habían sido presentadas siempre, sin explicación, porque la visión de David del personaje siempre ha tenido problemas de encajar con las demás. Para compensar, la escena con Layla es genial, pero de una manera inesperada. Y hay muchos giros de diálogo y escenas geniales. Y siguiendo con lo que está haciendo últimamente, la narración temática en este número es dura y cínica, pero muy buena, inteligente y apropiada. Muy buen dibujo de Raimondi. En el complemento, se repasa la vida de la Bestia Oscura en la Era de Apocalipsis, y la vida y destino de los Grey. No avanza nada hasta la última página, y parece exposición casi innecesaria más que otra cosa. Muy Recomendado (9)

X-Men Nº29: Vale, esto está mejorando bastante. Los villanos empiezan a tener bastante más personalidad, y ahora que se empieza a ver su plan, tiene bastante sentido. Es un buen plan, y Carey los sabe hacer eficaces pero algo moralmente ambiguos… mientras que a la vez, hace que el contraataque de la Patrulla-X sea aún más eficaz e inteligente, usando astutamente sus recursos para compensar que les superan en número y poder. Hasta se usan bien conceptos cutres y olvidados del subuniverso mutante. Bien jugado. Eso si, tiene la extraña consecuencia de que el número está protagonizado principalmente por todo el mundo excepto los supuestos titulares de la serie, pero no es que fueran una buena alineación para empezar. Y Carey escribe mejor a unos, y al menos esta serie existe, no como la de otros. Una lástima el horrible dibujo de Ramos, que confunde algunas escenas, y hace feas y ridiculas otras. En el complemento, Gage demuestra que es uno de los guionistas más inteligentes de Marvel, o al menos de los que más se esfuerzan porque las historias tengan sentido interno, y por fin, tras casi dos años, explica una de las mayores tonterías inconsistentes del Dia M: Como puede ser que algunos exmutantes no sean mutantes, cuando aún tienen las mutaciones físicas. La explicación, obviamente, es “No, no tiene sentido”, pero no queda mal, porque se presenta como un problema que frustra también a los protagonistas, y no algo que aceptan pese a ser estúpido. Lo que ganarían las historias si gente como Gage las llevara… Bueno dibujo de Eaton. Recomendado (7)

Iron Man: Resulta paradójico que sacando una película que capte tan bien al personaje, en Marvel lo estén tratando tan mal, y esté en una encarnación que no se parezca en nada a esto. No es que sea la primera ni la segunda vez que lo hacen. (La primera vez, cuando la Patrulla-X, hizo que echaran a gente, pero no caerá esa breva esta vez) Los actores y sus versiones de los personajes son, en general, muy buenos. Robert Downey Jr está perfecto en el papel de Tony Stark, que está clavado al del comic, en aspecto y evolución en todas sus facetas. Gwyneth Paltrow no sólo está adorable como Pepper Potts, captan perfectamente la interacción entre ambos personajes en comics clásicos y la etapa Busiek, donde está claro que están hechos el uno para el otro, pero es más importante lo mucho que él la necesita como la única influencia cuerda en su vida. Terrence Howard hace un Jim Rhodes que no se parece mucho al del comic, excepto la conexión con los aviones y que es el único amigo sincero de Tony, pero está bien. Jeff Bridges hace un Obadiah Stane creiblemente malvado, más similar al de la versión Ultimate que al original, que es una buena nemesis, y su transformación en Quincallero es muy similar a la de Iron Man nº200. Hasta el propio director, Jon Favreau, hace unas apariciones apropiadas como Happy Hogan. El orígen es básicamente el del comic, pero transplantado a Oriente Medio como en la última actualización del comic.. s bastante creible, y el horror de la placa pectoral (exactamente la idea, pero con ciencia un poco más moderna y más visual) es impactante. La versión de Yinsen es muy buena, es un personaje bien desarrollado, que no sólo sirve para ayudar a Tony con su origen en el sentido de construir la armadura, también en el sentido de darle el impulso de transformarse de despojo en héroe. El equivalente sin nombre de Wong Chu no está mal, aunque también hay una posible referencia al Mandarín, como en la etapa Byrne, de momento sólo un cameo. La armadura gris no sólo está como homenaje al origen del comic, tiene sentido, y tiene un buen equilibrio entre parecer rudimentaria y ser impactante. El cambio de mentalidad de Stark al volver a la civilización (una de las mejores ideas que han tenido en el comic, aunque allí fuera a posteriori gracias a Mantlo) es el núcleo moral de la película, su “gran poder conlleva una gran responsabilidad”, y está muy bien llevado. La cosa es que, pese a ese cambio tan drástico, el personaje de Stark sigue siendo el mismo… pero ves como poco a poco su arrogancia se va transformando en madurez y heroismo, pero sigue siendo un millonario playboy. El conflicto de la película es el básico de los comics, instaurado por Michelinie/Layton, y es que Tony es el único industrialista que no es malvado, y para colmo, el ejército,aunque tiene buenas intenciones, es bastante idiota. Eso es lo que lleva a las peleas, que son, en general, bastante impresionantes. Su debut como Iron Man, como superhéroe, es muy catártico e inspirador. La armadura definitiva, basada en el diseño actual de Granov, está muy bien hecha, y sus recursos quedan muy bien, aunque quizá tenga algún artilugio de más a lo Inspector Gadget. Los juguetitos de tecnología, algo imprescindible en una película de esta clase, son todos muy chulos y te dejan con ganas de más. Las escenas de construir y probar la armadura tienen algunos de los momentos más graciosos de la peli. Oh, y hasta aparece Jarvis, mezclado con cierto concepto de la etapa Kaminski para que no sea redundante con cierto otro mayordomo. La pelea final tiene un par de defectos, pero en general está bien. Y el final es muy bueno, con un giro inesperado. En general, es una película que hace bien todo lo que tienen que hacer bien este tipo de historias, que se niega a caer en los recursos fáciles y tontos en los que sería muy fácil caer, que sabe ser graciosa cuando tiene que serlo, seria e inspiradora cuando tiene que serlo, y dejar boquiabierto con efectos cuando toca, sin caer en ñoñerías, humor burdo o tópicos fáciles. Y aunque he hecho mucho hincapie en las influencias de los comics (y esperate a los guiños: La música de la serie de dibujos aparece un par de veces, cierto logo famoso de cierta organización hace acto de presencia, los colores de cierta armadura son otro guiño, y hasta un modelo de tecnología al que se enfrenta Iron Man tiene el nombre del villano Latigazo) es una película que le encantará a los que no hayan leido los comics, pero le guste este tipo de pelis, que son muchos. La mejor película de superhéroes fuera de las grandes franquicias, y de las mejores en general, no es de extrañar que haya tenido éxito y vayan a hacer secuelas. Ve a verla, y quedate hasta después de los créditos, por pesado que sea, porque hay una escena de medio minuto que hará que los lectores de comics estén pegando saltitos de emoción en cada frase, e intrigue a los demás.

Y eso es todo, espero que lo hayais disfrutado. La semana que viene, termina 52. Probablemente habrá más cosas, ¿pero que más da? Termina 52, y va a ser una de las reseñas más largas que he escrito. Temblad.