Hola. Si habeis cometido el error de comprar Cuenta Atrás (a Crisis Final), os habreis dado cuenta de que es una sucesión de escenas bastante formulaicas y repetitivas. Así que si quereis dejar de gastaros dinero en esta chorrada, o si nunca lo hicisteis pero teneis curiosidad en ver este descarrilamiento, aquí teneis la fórmula que se ha usado para generar la mayoría de escenas de la serie, al menos durante la primera mitad o así. Simplemente sustituye las partes genéricas por diálogos atroces, apariciones malisimas de invitados, y añade pretenciosidad y varias viñetas de intriga sobre que personaje aparecerá el siguiente, que resultará irrelevante. Y recuerda siempre que en caso de duda, que ninguno de los personajes tenga nada de desarrollo creible, y que cada escena en vez de fluir a la siguiente, simplemente sea olvidada. Así que aquí sigue, la fórmula de Cuenta Atrás, que no es la Ecuación de la Anti-Vida, pero puede causar locura igualmente:

Darkseid: Manipulo todo lo que pasa mediante mi tablero de ajedrez cósmico. Soy cósmico, así que no te molestes en entender como.

La Busqueda de Ray Palmer:

Los Monitores: Oh, tenemos que ponernos de acuerdo sobre como tratar a las anomalías entre universos.

Solomonitor: ¡Matemoslos a todos con nuestros pistolones cósmicos!

Bob el Monitor: Mientras los demás monitores se ponen de acuerdo, busquemos a Ray Palmer por el Multiverso, mi equipo de rechazados sin nombre de superhéroe. Empecemos por este mundo.

Jason Todd: Soy rebelde porque el mundo me ha hecho así, y lanzo amenazas e insultos por eso.

Donna Troy: Oh, Jason, en el fondo no eres tan malo.

Kyle Rayner: ¿Por qué Donna no me quiere?

Habitantes del mundo en cuestión una vez son rescatados o derrotados: Lo siento, Ray Palmer no está aquí, visitad el siguiente mundo.

Monarca: De repente soy malvado, me he sacado un ejército del trasero y conquistaré el Multiverso. Unios a mi.

Precursora: Continuará en un spin-off.

Los Monitores: Oh, tenemos que ponernos de acuerdo sobre como tratar a las anomalías entre universos.

Jimmy Olsen Debe Morir:

[Jimmy Olsen está a punto de morir varias veces, pero le salvan unos misteriosos poderes con extraños parecidos a algunos de la Edad de Plata.]

Jimmy Olsen: ¿Por qué estos poderes no aparecen cuando yo quiero? ¿Qué será lo que los desencadena?

Nuevo Dios genérico: Ah, muero gratuitamente.

Jimmy Olsen: Me pregunto que causará estos poderes.

[Jimmy Olsen demuestra que es completamente inútil en el uso de los poderes, y que mágicamente sabe cosas que no debería saber]

Jimmy Olsen: Me pregunto si todo esto estará conectado.

Personaje relacionado con el Cuarto Mundo: Ven conmigo y te ayudaré.

Jimmy Olsen, periodista: Me pregunto si todo esto tiene algo que ver con el Cuarto Mundo.

Sobre el Hombre Caerá un Gran Desastre:

Karate Kid: No tengo personalidad ni historia discernible.

Una: No tengo personalidad, historia ni habilidades discernibles.

Karate Kid: Tengo una enfermedad mortal incurable en el siglo XXXI. Veamos si la ciencia del siglo XXI la puede curar.

Personaje vagamente relacionado con conceptos de Jack Kirby: No, pero quizá tengais más suerte en la próxima parada. Por cierto, todo esto tiene que ver con algo llamado Gran Desastre.

Una: Si, este comic.

Seducción de la Inocente:

Mary Marvel: Mi familia me ha abandonado sin poderes por ninguna razón comprensible. Ahora estoy enfadada con el mundo.

Black Adam: Ten los mios, total, no los estoy usando.

Mary Marvel Negra: Bwa-ha-ha. Ahora soy malvada, enseño las bragas y me salen poderes nuevos por exigencia del guión.

Personaje místico: Si quieres te ayudo a usar tus grandes poderes sin ningún parecido a los de Black Adam.

Mary Marvel Negra: ¡No! ¡No necesito a nadie! Bwa-ha-ha.

Eclipsa: Soy un villano con la cara de la tipa que mató a una amiga tuya. Unete a mi y haremos cosas malas.

Mary Marvel Negra: Vale.

Villanos Desafiantes:

Galeria de Villanos: Pese a que siempre hemos pensado que matar héroes está por debajo nuestra, e incluso algunos de nosotros estabamos reformados, hemos matado a Flash.

[Todos son capturados, excepto Tramposo y Flautista, que escapan del Escuadrón Suicida encadenados]

Tramposo: Insulto homofóbico en forma de chiste “hilarante”.

Flautista: Eres un idiota y tienes que madurar.

Villano o héroe oscuro de turno: Preparaos para ser capturados o ejecutados.

[Tramposo y Flautista escapan mediante una maniobra de mala comedia de Abbott y Costello, que demuestra que Tramposo tiene medio cerebro como mucho]

Aventuras Amazónicas:

Holly Robinson: Oh, un albergue para chicas. Me quedaré un rato.

Atenea: Bienvenida al Albergue Amazonas. Por favor, ignora el Ataque de las Amazonas de ahí afuera. Te presento a la directora.

Harley Quinn: Hola-holita. Las actividades para hoy son yoga, relajamiento, juramento de fidelidad y lucha con espadas con desmembramiento. ¿Quieres una toga o un traje de amazona?

Holly: Esto no es sospechoso EN ABSOLUTO.

Y eso más o menos resume buena parte de Cuenta Atrás. Conforme se acerca el final, deja de usarse la fórmula, pero se vuelve aún peor, si cabe. Pero hasta entonces, espero que esto os sirva. Saludos.

¿Gran viaje o el mejor viaje? En cualquier caso, un consejo: Si te encuentras gente ignorante en tu camino, que nunca entenderá de que van las cosas, y que no hace más que interponerse en tu camino, simplemente ignorales lo más posible, y después demuestrales porque están tan dramáticamente equivocados. Y recuerda que vivir bien es la mejor venganza.

[Estamos en guerra con Eurasia. Siempre hemos estado en guerra con Eurasia]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a las Criticas Reconstructivas. Esta semana, más bien poquita cosa, porque es fin de mes en verano, y eso significa únicamente novedades de Norma y resquicios de Planeta, y además, pocos. Encima, una selección un tanto cutre. No hay mucho que comentar de Norma, la verdad, lo demás es lo mismo de siempre.

Una curiosidad que ha salido, publicado por una de las editoriales pequeñas es Magical Mistery Moore, un tomo que adapta a comic varios poemas y canciones de Alan Moore. Bastante extraño y esotérico, pero curioso si te interesa esa parte de la obra del barbas.

Aprovechando el poco trabajo, y para ahorrarme un poco de trabajo en las futuras reseñas de la serie, además de para sacarle algo de diversión a tanta tontería, he escrito una plantilla de argumentos de Cuenta Atrás, con la que puedes generar prácticamente todas las escenas de la serie hasta ahora. Está aquí, echadle un vistazo y decidme si os ha gustado. A lo mejor más adelante completo con un resumen del final, para los que hayan querido evitarla sabiamente.

Ahora, novedades americanas, con las que llevo cierto retraso. Estúpida distribuidora. No son muchas:

En DC, por aquello de la película, salen una serie de especiales del Manicomio del Joker, dedicadas a los villanos de Batman, por distintos autores. Los primeros no dicen mucha cosa nueva, la verdad, pero a lo mejor a gente más aficionada les gusta.

Por su parte, en Wildstorm, toca el último trabajo de Dixon antes de largarse, Storming Paradise, que es una historia “realista” de guerra. Más o menos lo que podrías esperar de este tipo de cosas.

En Marvel, sale la nueva dirección del Escuadrón Supremo, por Howard Chaykin. Y lo hace cargandose virtualmente todo lo que había montado (y dejado a medias) JMS y perdiendo de vista todas las ideas centrales de la serie, sustituyendola por estereotipos que se han visto muchas veces antes. Maravilloso.

En algo más ligero, una miniserie de la Gata Infernal, que es muy desenfadada y hasta chorra, pero bastante divertida, y con buen dibujo. Quizá necesiten más cosas como estas y menos reinventar la rueda.

Ahora, pasamos a lo de siempre:

Cuenta Atrás a Crisis Final Nº3: La mayoría de las cosas ya están resumidas y queda claro porque son estúpidas en el generador de argumentos, así que partamos de ahí. La parte del Monitor y su séquito cumple totalmente el esquema, pero dejando aparte lo formulaico que es, la falta de caracterización y lo cutre de los sitios, al menos es inofensiva. Y usa bien, aunque poco, al nuevo Átomo, lo que es un punto bueno, porque un poco de algo bueno es mejor que Planeta, digo, que nada. La de Jimmy esta vez no va de explorar que está pasando, sino de ver que hace con sus nuevos poderes, y son varias escenas de comedia. No está mal como punto de partida, pero tiene el problema de que no son muy graciosas. Y el chiste se repite bastante. La parte de Mary Marvel es peor. Empieza decentemente con una aparición de un personaje relanzado por Dini, pero después empieza a hacer aguas cuando Mary en vez de seguir un progreso coherente, actua por exigencia del guión. Además, el elemento principal de la historia obvio desde hace meses por el anuncio aparece un par de veces sin realmente hacer nada, solo haciendo espacio. Al menos la muerte gratuita de Nuevos Dioses de este mes está en esta parte, lo que la hace algo menos monótona. Las estrellas invitadas en ambas partes están bien elegidas, muy típicas de Dini también. Y luego viene la parte de los villanos, que cumple varias veces la fórmula. La dirección es buena, sobre el papel es una historia interesante… pero Dios, la ejecución. No sólo es repetitiva, las escapadas de los protagonistas se basan exclusivamente en una mezcla de sacarse cosas de la manga y que sus captores se vuelven cada vez más tontos, llegando a una escena final que es la cosa más tonta de la serie hasta ahora, por mucha diferencia. Es una pena, porque los invitados de la escena merecen mucho mejor en su primera aparición post-52. De hecho, todos los invitados de esta parte merecen algo mucho mejor, incluida la Dinidea de turno. En cuanto a Karate Kid, su historia por fin empieza, alcanzando el final de la Saga del Relámpago. Lo cual significa que la Saga del Relámpago transcurre dentro del Ataque de las Amazonas, lo cual es completamente imposible, y una muestra más de la completa descoordinación de esta serie, lo cual no es de extrañar teniendo en cuenta que edita un conocido inutil como es Mike Carlin. Columna del Universo DC, los cojones. En fin, se nos resuelve el misterio de LJA con la presentación del otro Legionario… que no se molestan en presentar para los que no sean fans de la Legión, y para los que lo sean, causa más dudas que otra cosa. Realmente, está de pegote, porque no aporta nada. KK al menos tiene una escena que demuestra sus habilidades. Desgraciadamente, toda la escena demuestra los múltiples problemas de premisa absurda de esta parte. El invitado de turno es una buena idea, y sigue una enemistad que es una gran idea presentada en Aves de Presa (este es el mes de las buenas ideas de Simone que Planeta no quiere que leas, aparentemente) aunque la ejecución deja que desear, como es norma. Es decir, sabes que esa parte la escribe Graymiotti cuando a) aparecen sus puñeteros Luchadores por la Libertad que a nadie más interesan y b) aparece la SJA con un gran fallo de continuidad (aparece Atom-Smasher, que hace años que no es miembro). Por último, la parte de Holly aún está presentando la historia, y conectando con Ataque de las Amazonas. De momento es razonablemente ominoso, pero puede torcerse fácilmente. Oh, y hay una escena con Darkseid para decirnos lo malo que es Darkseid (ver: cosas obvias) y presentarnos un nuevo protagonista que puede tener potencial, pero dado como van en esta serie, probablemente es mucho pedir.

En cuanto al dibujo, Carlos Magno es atroz, Dennis Calero es demasiado oscuro y estático para este tipo de historias y queda fatal, Manuel García es un poco flojo, Calafiore está bien, y también lo está Jesús Saiz. No pegan mucho entre si, además. Como extra, tenemos por fin el final de la Historia del Multiverso DC, que es de chiste. Dedica dos capítulos a recapitular otra vez Crisis Infinita y 52, porque nadie las ha leido. Especialmente gracioso el hecho de que Jurgens mencione la merecida muerte de Waverider, pese a ser irrelevante, sólo porque es su niño mimado. Y después viene la parte supuestamente interesante, donde los Monitores pasan aún más tiempo discutiendo entre ellos de manera redundante con los peñazos que ya hemos visto en la historia principal… pero además, añaden datos sobre como funciona el nuevo Multiverso que deberían habernos explicado allí. Están explicados chapuceramente y parecen malas ideas en general, pero al menos hacer que este complemento sea algo menos un desperdicio de tiempo y espacio de todos los implicados. Que sigue siendolo, la verdad. ¿En que estaban pensando? Al menos Jurgens, aunque no dibuja demasiado bien, se molesta en distinguir unos Monitores de otros. No Recomendado (4)

Freshmen IV: Cuatro meses desde el anterior tomo, ya ni me acordaba de que existía. Este es el final de la segunda miniserie, diga lo que diga Norma, y es lo último que se ha publicado hasta un especial este verano. El tomo empieza con una serie de escenas superheroicas bastante típicas, pero luego después de la mitad cambia bastante, y se vuelve bastante trágico. Va a la idea central de universitarios teniendo que afrontar sus traumas en un terreno desconocido y teniendose únicamente los unos a los otros, pero amplificada con raros elementos superheroicos. Las situaciones a veces son demasiado exageradas o aleatorias para una historia que en el fondo va en serio, y queda raro ir tan en serio tras lo chorra que era la premisa de la serie, pero las emociones y conclusiones de los personajes en general están bastante bien. Tiene sus cosas graciosas también, sobre todo la revelación sobre el personaje imaginario, que acaba siendo un tanto espeluznante. Una pena que el dibujo de Conrad no sólo no esté a la altura de Kirk, ni siquiera sea a veces competente, degenerando por momentos. Recomendado (7)

Justicia Nº11: Se acerca el final, y los héroes se enfrentan a los villanos. Aún más. Tiene momentos un tanto tontos, sobre todo en las armaduras chorras, los giros que deberían venir niños pequeños pero que sorprenden a los personajes, y algunas caracterizaciones. Pero lo más decepcionante probablemente es como quedan los grandes momentos respecto a lo que ha pasado recientemente en el Universo DC normal. La pelea entre el Capitán Marvel y Black Adam es típica y queda muy pobre ver esta encarnación comparada a todo lo que ha hecho Johns recientemente con el personaje. Pero mucha más mala suerte para el número es tener un combate climático entre Linterna Verde y Sinestro, el mismo mes que el final de la Guerra del Cuerpo Sinestro… compararlos mínimamente solo lleva a enormes carcajadas. Supongo que Geoff Johns es el peor enemigo de esta serie. El dibujo de Ross está bien, pero no es tan impresionante como en trabajos anteriores. Neutral (5)

Robin Nº5: La etapa de Beechen empezó fatal, luego fue demostrando promesa, y ahora se relaja en una comoda mediocridad olvidable. La primera mitad es una historia de Robin metido en una guerra de bandas de lo más convencional, donde ninguno de los protagonistas es precisamente memorable, y alguno es un tanto cutre, la verdad. Al menos le da algo más de motivación y profundidad a los personajes entre los tiros. Puntos de menos por mala coordinación, entre otras cosas, por el cameo de Batgirl como villana… pese a que ya se ha publicado la historia de Titanes donde la curan. La siguiente historia es una de esas en plan Spiderman clásico, con el prota tratando de hacer un encargo normal, y saliendole complicaciones en su identidad heroica. El recado es algo bastante personal, y una buena idea que le añade drama a una historia que sería convencional de otro modo. No está mal. Por último, un subargumento de hace números vuelve para transformarse en otro tipo de historia. De momento suena a chiste, pero habrá que ver por donde tira. El dibujo de Williams está bien dentro de su estilo, y hace un buen Robin. Neutral (6)

Stormwatch Nº3: Final de la serie, al menos hasta el próximo relanzamiento de la línea. ¿Y sabes que? Exceptuando el dibujo inconsistente y bastante pobre de Andy Smith (al menos ya no es un clon de Bart Sears, sino que es mejor, gracias por los pequeños favores), es bastante, bastante bueno. No sólo es una buena historia de superhéroes mezclados con policías (lástima que las mezclas originales de géneros no tengan éxito), desarrolla el Universo Wildstorm en algo que vale la pena seguir leyendo. La primera historia es una visita al satélite de Stormwatch Prime que acaba convirtiendose en un misterio de “¿Cuál de los sospechosos ha sido?”. Básicamente, es una excusa para presentarnos la renovación que ha hecho Gage del Stormwatch clásico, cogiendo los supervivientes del equipo de Ellis y metiendo algunas versiones nuevas de personajes anteriores. Lo asombroso es que, pese a lo increiblemente cutre de la mayoría de diseños y nombres, casi todos los personajes que presenta resultan interesantes, y tienen al menos una idea original debajo. No era un revival que el mundo necesitara, pero es mejor de lo que tiene derecho a ser. Buena interacción entre ambos equipos de Stormwatch, tanto atando cosas viejas como desarrollando nuevas, y una solución inteligente al misterio que tiene sentido y no se carga a nadie permanentemente. La otra historia nos habla de antiguas generaciones de Stormwatch, que dado que estableció Ellis, ha existido y tenido superhumanos durante décadas. El chiste es que vemos a algunos de los personajes de los 80, que mezclan los excesos cutres de los superhéroes de la época con los de la moda y cultura popular (principalmente música) también de la época. Y son geniales, de manera conscientemente ridícula. Especialmente bueno el Nuevo Romántico, sobre todo la reacción de las protagonistas ante sus poderes. Esta vez es otro tipo de historia de policías, la caza del asesino, y tiene el problema de que la revelación surge de repente y sin casi venir a cuento. Pero eso lo compensa lo que viene después, que es donde los protagonistas se ponen las pilas para un gran combate final, que usa muy bien los recursos a su disposición, en un final brutal, que ata bien las historias de los varios personajes y sirve como conclusión satisfactoria a la serie. Una pena que haya durado poco, pero ha servido para demostrar que Chris Gage sabe hacer bien casi cualquier cosa, y que lo hayan mandado a relanzar casi en solitario el Universo Wildstorm. Probablemente no tendrá éxito de ventas, pero en vista de esto, al menos será divertido. Muy Recomendado (9)

Plis, plas, la semana que viene más. Y tendremos el comienzo de Complejo de Mesias en las series de mutantes, Lobezno volviendo a los Origenes, Spiderman con el segundo nuevo dia, los Cuatro Fantásticos con más problemas futuros, Daredevil con más Mr Miedo, Iron Man sigue con el misterio del Mandarín, Thor sigue despertando asgardianos, ambas series de Vengadores tienen simbiontes, Thunderbolts empieza un motín, Punisher empieza nueva saga, y tanto Ultimate Power como World War Hulk terminan. Nos vemos.

Espero que Obama no coja a un viejo jefe de personal de la Casa Blanca como vicecandidato, porque dados los parecidos entre esta campaña y la última temporada del Ala Oeste, el pobre no acabaría muy bien. Eso si, garantizaría que el candidato que pertenece a una minoría y es impensablemente articulado y honesto ganara frente al vejestorio conservador, que ya es algo.

[Arriba, Arriba, Abajo, Abajo, Izquierda, Derecha, Izquierda, Derecha, B, A y Start]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a las Criticas Reconstructivas. Esta semana, dos en uno, por dos motivos: Uno, la primera semana era algo así como 10 veces más pesada que la segunda (sólo 3 comics en esta semana) y no me daba tiempo a hacer la primera a idem. Segundo, me voy de viaje en un par de horas por una semana, y quería dejarmelo todo al día antes de irme de un tirón. Lo cual significa que, por una vez, voy a estar al día, y de sobra. Lo asombroso es que ni siquiera he tenido que hacer más resumidas las reseñas.

Estas semanas, lo que tenemos es lo que queda de Panini del mes, y casi todo lo que queda de Planeta, se nota que también quieren irse de vacaciones. En cuanto a las cosas que no comento: Victoria Oscura ya se ha editado varias veces, y es lo típico de Loeb/Sale. Gotham Central la comenté en su día, y es excelente, además de preludio a cosas de 52, si eso te convence. Crisis en Tierras Multiples Vol.2 viene a ser como el primero, sólo de curiosidad histórica. Mr E son chorradas de Vertigo genérico derivativo del que puedes pasar bastante. Y Scalped… es una historia de crimen, juego y cosas así que transcurre en una reserva india en vez de Las Vegas como suelen ocurrir, que tiene buenas críticas (y es de las pocas series nuevas Vertigo que aún sobrevive, que ya es algo) pero no he leido porque el tema y estilo no me interesan en lo más remoto. El guionista es Jason Aaron, que hizo el número bueno reciente de Lobezno, por si ayuda.

Y… no comento novedades americanas ni nada más, porque se me echa el tiempo encima. Pasamos a lo que importa:

Batman Nº14: La primera historia deja claro que toda la etapa de Dini hasta ahora transcurre antes de que empiece la de Morrison. O eso, o el editor y todos los responsables la han cagado inmensamente, porque no hay otra manera de reconciliar la continuidad del Joker, que encaja dentro de cada etapa, pero no entre si. Buena historia del Joker, que es divertido, pero con enfoque y toques originales. Aún así, lo que más brilla es la relación entre Batman y Zatanna, que muestra una profunda amistada entre ambos, como poco, y como escribir un Batman que sea humano pero también Batman. Buen dibujo de Kramer, que hace muy bien al Joker. Desgraciadamente, la segunda historia es OTRA historia de relleno. Es decir, esta bien que si los guionistas no pueden entregar a tiempo, hagan algo para que haya un número de la serie ese mes, y al menos no corta a mitad de historias, pero debería haber una solución mejor que tanta historia irrelevante. En las series de Superman lo han llevado mejor. El guionista esta vez es John Rozum, que ha escrito cosas en la periferia de DC, pero nunca para el Universo DC de por si. Es una historia del Espantapájaros. Y eso es, realmente, usa todos los elementos habituales de este tipo de historias de los villanos de Batman. Al menos está hecho de manera más que competente, y el dibujo de Mandrake le da la atmósfera tétrica y casi sobrenatural que necesita. Podría ser bastante peor, hasta donde llega el relleno. Recomendado (8)

Capitán America Nº33: La historia continua, con los dos subargumentos principales juntandose por fin. Usa un montón de tópicos de James Bond y similares, pero tomados absolutamente en serio y sin la gracia. No es que sea malo, pero es lo de siempre, y no particularmente bien hecho, entre otras cosas por la lentitud. Es impensable que algo así tenga la fama que tiene. Buen dibujo y buen cliffhanger, al menos. Neutral (6)

Catwoman Nº5: Esta saga es la conclusión de varias de las tramas que llevan tiempo en la serie, como la Catwoman suplente, los villanos rusos y el policia que busca a Catwoman en plan Acab. También sirve para despedirse de Holly y mandarla a las zarpas de la Junta de Cuenta Atrás, que como siempre lo descoordinan con las demás series, pero eso no es culpa del pobre Pfeiffer. En todo caso, es otra manera más de DC de putearle. Al menos está bien justificado. Es una historia de acción bastante clara, pero al estilo Catwoman, donde argucias y mala leche son tan importantes para salvar el día como lo es la agilidad y la habilidad. Todo con un tono callejero y criminal que le va muy bien claro. Y aunque la historia sabe darle tensión y drama a algunos momentos, se hace bastante divertida en otros, porque en muchos aspectos no se toma en serio, lo que es algo casi necesario cuando usa a dos tópicos con patas que pasaron de moda hace 20 años como son Hoz y Martillo. Si hasta se llaman Boris y Natasha, por el amor de Dios. La manera de derrotar a los malos ridículos es bastante graciosa, claro. Y también el buen uso de otros malos por el camino. Y el poli se lleva su esperado merecido, que ya era hora. El recurso obvio con la hija de Selina ya empieza a ponerse repetitivo e inaguantable, pero con suerte Pfeiffer (por no hablar de la propia Selina) ya se habrá dado cuenta y lo arreglará pronto. Una buena muestra de lo bueno de la serie, con muy buen dibujo de Lopez. Muy Recomendado (9)

Flash Nº1: Realmente es una serie de la linea Universo DC, pero no considero eso parte del título. Lo gracioso es que entre el aspecto tan similar de todos los formatos y la portada homenaje, parece una recopilación del Flash clásico tanto como una del moderno. Esto empieza la reedición de la famosa etapa de Mark Waid en Flash, que es la que lanzó al guionista a la fama. La verdad es que es una de esas etapas que tienen mejor fama por haber sobresalido del montón en una mala época, que por ser especialmente memorables. Lo cual no quiere decir que no sea buena, especialmente al principio, pero tampoco es algo imprescindible que tengas que tener si no eres fan del personaje o del autor. El tomo empieza por la Biografía de Barry Allen, que es un especial de lujo que sacaron a mitad de la etapa, que hace las veces de una auténtica biografia (libro con ilustraciones, no comic) de Barry dentro del Universo DC, escrita por su viuda. Como introducción al personaje y la familia está bien (aunque dado que fue escrito después, cuenta cosas que pasarán después en la serie) pero si ya la conoces, dice más bien poco. Después viene Nacido Para Correr, que es el Año Uno de Wally West como Kid Flash. Una buena historia presentandonos la versión de Waid del personaje, como piensa y actua y ha ido madurando, y como aprende un poco a ser un héroe. Es el tipo de cosas que mejor funcionaban en esta serie, y se nota. Y después ya tocan las historias más normalitas que están bien para la época, pero que son poco más que convencionales, y más comparado con la reciente etapa de Johns. Un team-up con Aquaman que es algo soso. Una historia contra Abra Kadabra, que es más o menos lo mismo de siempre, pero con menos manipulaciones y más ataque directo. Un crossover con el Linterna Verde de Gerard Jones, que demuestra que aunque sabía escribir a Hal Jordan, sus aventuras dejaban que desear, porque hacía bastante de héroe genérico. Aunque la selección de un villano de cada héroe es inspirada, comparar esta versión del villano de LV con la reciente da pena. Un enfrentamiento de dos números contra el Alquimista. Y un especial con artistas varios celebrando el 50 aniversario del personaje, presentando a John Fox, el Flash del futuro, que es un tanto cutre y típico, incluso sin comparar a su versión posterior en DC Un Millón. El resultado es bastante claro: Son todo historias de Flash vs villano de turno, sin mucho que decir, aunque no sean malas. Dibujo que no está mal de Greg LaRoque. Recomendado (7)

Green Arrow Nº8: Final de la serie, antes de ser reconvertida en una serie de familia con una nueva dirección, no es que no haya sido una serie de la familia Flecha Verde desde hace años. El primer capítulo es sobre todo sobre el reencuentro entre Oliver y Dinah, con diálogo graciosillo durante la acción y después de… otro tipo de acción, que a veces casi se pasa de graciosillo, pero más o menos funciona, y queda hasta creible por parte de los personajes. Y después se va a la mierda en el último capítulo, con la clase de historia que hace llorar a Gail Simone. Probablemente no lo sabreis, porque el editor de Planeta odia a las mujeres fuertes, o quizá sólo a Simone, pero en Aves de Presa, se ha tirado años haciendo de manera creible una de las mujeres más poderosas y competentes del Universo DC, o de los comics en general. Aquí, Winick pasa de todo eso, y la mete en cliché horrible que tenía que haber sido jubilado hace años. Es decir, si, es la serie de Flecha Verde y no la suya, y la historia tiene que girar en torno a él, pero eso no significa que haya que convertir a su posible mujer en un puñetero accesorio, de manera vergonzosa y humillante. Y menos a manos de un villano tan mal escrito, y que encima, la propia Canario ya derrotó no hace mucho. Pero eso fue en una buena serie, que no se puede leer aquí, porque en vez de eso traen la mierda. La resolución de todo el argumento político, prometedor pero de ejecución muy chorra no está mal, con el drama ocultando las partes ridículas, pero la otra parte deja un sabor de boca horrible que no se va fácilmente. No pinta nada bien para la nueva serie, también escrita por Winick. Menos mal que es la despedida de McDaniel, que era una horrible elección para esta historia, porque aparte de los personajes deformes, ni siquiera sabe dibujar espadas, que son una parte central de la historia. En vez de puntiagudas, las hace como pistas de Scalextric. Es patético. Como este comic. Evitar a toda costa (2)

Green Arrow: Año Uno: Parte de la tanda de miniseries origen que ha sacado DC, y una de las pocas que tiene cierta razón de ser. Es el orígen de cómo Oliver Queen pasa de millonario playboy a superhéroe y defensor de las calles. Básicamente, es una versión ampliada a 6 números del viejo orígen de “Ollie naufraga en una isla y aprende a manejar arco y flechas”, pero ahora con motivación y villanos. Escribe Andy Diggle, más conocido por cosas como Perdedores o Hellblazer, así que no es de extrañar que esto no sea realmente una historia de superhéroes. Es más parecido a películas de acción como la Jungla de Cristal que a un comic de superhéroes, y si acaso, es menos fantástico que Jungla. Se adaptaría muy bien al cine, y casi nadie se daría cuenta de que es una adaptación de un superhéroe. Todo esto no es mala idea, la verdad, es un tono que ha funcionado con el personaje, y queda mejor mantenerlo simple que dedicarse a meter referencias a futuras historias como hacen en otros Años Uno. En cualquier caso, es una historia de acción, bastante bien hecha, con villanos muy malos, inocentes que rescatar, y Oliver aprendiendo a ser un héroe, y no sólo la parte de aprender una habilidad útil, también la parte interior. Las proezas de arquería casi quedan demasiado exageradas para una historia realista, pero se pueden tragar, incluso el orígen de la primera flecha trucada. Probablemente habría quedado mejor con un capítulo menos, y los villanos no son particularmente interesantes, son muy “mira que maaalos que somos, pero de manera que existe en el mundo real”, aparte de que es una historia bastante simple. Pero lo que hace, lo hace bien. Además, dibuja Jock, el compañero de Diggle en Perdedores, y su estilo le pega a este tipo de historia sucia y “realista”, que hace bien. Algo que le gustará a un posible público común de Perdedores y Flecha Verde, o quizá incluso enseñará algo a gente de sólo uno de ambos. Recomendado (8)

Green Lantern: Amanecer y Ocaso: ¿Sabes el éxito creativo y de público que está teniendo la franquicia de Linterna Verde recientemente? Pues esto es todo lo contrario. Es todo aquello de lo que Johns y compañía se han esforzado tanto, tanto, tanto en alejarse y deshacer. Además, es muy cínico por parte de Planeta al publicarlo, teniendo en cuenta que todo ha sido deshecho o directamente borrado. Tiene dos miniseries de Amanecer Esmeralda contandonos los comienzos de Hal Jordan como Linterna Verde. Solo que la saga de la serie actual que sigue a la siguiente va sobre eso también, pero en una versión muy, muy superior, post-Crisis Infinita. Esta es de finales de los 80, con todo lo que eso conlleva: Va de joder a los personajes lo más posible con defectos y problemas “realistas” que no pegan en absoluto, porque era la moda estúpida de la época. También demuestra porque la gente consideraba a Hal aburrido: Pese a que está dedicada a él, ninguno de los dos o tres guionistas sucesivos de las minis (lo cual nunca es buena señal, aunque sean buenos en otras circunstancias) logra hacerlo interesante, porque se dedican a darle defectos y angustia vital marveliana chapucera en vez de ir al concepto central del personaje para hacerle chulo como ha hecho Johns. Es patético. También lo es la manera de meter retroactivamente personajes posteriores sin venir a cuento, sobre todo a Guy. El villano de la primera miniserie es olvidable, y en la segunda Sinestro también deja mucho que desear. En definitiva, excepto el buen dibujo de Doc Bright, es bazofia olvidable de la época, que no tiene cabida aquí. Pero queda como una maravilla comparado con Ocaso Esmeralda, que es una de las peores historias que ha publicado DC en 70 años de historia. Es mierda de los 90, en su mayor expresión. Es una historia hecha a última hora por un guionista incompetente y un editor malvado, que tiene probablemente la transformación más chapucera e incomprensible de un héroe clásico en algo irreconocible, no es que eso pueda hacerse bien para empezar. A saber: Tiene a un héroe estable que, de repente, pese a haberlo aceptado en el número anterior, volviendose loco porque una ciudad en la que no vivía nadie importante para él ha sido destruida, y convirtiendose en un maníaco homicida. Acto seguido, se contradicen prácticamente todos y cada uno de los elementos establecidos en 30 años de historia de la franquicia, en escenas de acción de mierda, con melodrama barato, donde todos los personajes actuan como idiotas, y termina masacrandose gratuitamente a un montón de buenos personajes, por no hablar de todo lo que hace interesante al concepto… para pasarle la batuta al primer cretino que pasa por ahí, únicamente porque es la mascota del equipo creativo, y era la moda de la época. Todo con dibujo horripilante noventero, a base de malos diseños, mala anatomía, sangre, dientes apretados y babas. Un comic así no tiene sentido que se dedique esfuerzo y dinero a ser publicado, a menos que sea como ejemplo magistral de cómo no hacer algo. Es la antitesis de todo lo que están haciendo ahora, explica porque era imprescindible que lo hicieran, y aprender esa lección debe ser la única explicación cuerda de porque alguien puede querer leerlo.

Por último, para compensar un poco, viene una novela gráfica, el Testamento de Hal Jordan, que es el principio de la reconstrucción del concepto. Habría pegado más junto al tomo de Winick que publicaron hace unos meses. Lo bueno es que reconstruye Oa y la Bateria Central, y hasta empieza a resucitar a Kilowog, poniendo las primeras piedras para el regreso del Cuerpo. Lo malo… es el resto. Es una historia de Joe Kelly cuando ya empezaba a desbarrar, una historia muy larga a base de psicojerigonza sobre Hal y su relación con otros personajes que no sirve para nada (y menos ahora que está vivo) y no aporta nada, porque es sólo dar muchas vueltas a sentimientos y cosas así, pero sin ninguna verdadera emoción, todo con un argumento muy traido por los pelos. Hay una buena razón por la que nadie ha vuelto a mencionar como pasaron estas cosas. Y muy canónico no puede ser, teniendo en cuenta que Boodika aparece por ahí en vez de capturada por los Manhunters. No ayuda tampoco el dibujo, que junta a dos buenos dibujantes como Anderson y Sienkiewicz, pero los mezcla fatal, en un aspecto que ambienta bien, pero que todo elemento minimamente fantástico tiene una pinta horrible, cuando no es confuso del todo. Si querían rescatar buen material de Linterna Verde, que fuera además importante, deberían reeditar la genial etapa de Steve Englehart, en la que se basan la mayoría de las ideas que están usando actualmente, en vez de esta mierda. Evitar a toda costa (1)

Green Lantern: La Guerra de Sinestro Corps Nº4: Gran final de la saga, que se ha publicado muy deprisa, a cambio de que otra serie no chafe el final. Antes del verdadero final, hay un número de última hora de GLC, que es el debut del nuevo guionista, el exeditor Peter Tomasi. Tiene la estructura de un episodio de Perdidos, con acción en el presente intercalada con una serie de flashbacks que nos cuentan el orígen del protagonista de turno. La parte del presente es profundamente decepcionante, con el climático enfrentamiento entre Superman-Prime e Ion… que resulta no ser un combate, sino una paliza desigual donde uno de ellos no hace un carajo. Lo peor no es ni siquiera lo anticlimático que es, o que ni siquiera explican porque los poderes no parecen funcionar, es que ver a un psicópata repetitivo apalear a una cifra no tiene gracia. Al menos el dibujo de Gleason no está mal dentro de lo que cabe. El flashback ya es otra cosa, desarrollando bastante a Sodam Yat, y haciendo de Daxam un sitio bastante curioso, con una cultura que explica porque no han conquistado la galaxia a estas alturas. Buen dibujo de Ordway en ese parte, además, y esto ya hace que la etapa prometa un poco más. Entonces llega el gran final. Y se puede decir sin exagerar mucho que es uno de los finales más espectaculares y redondos a una gran saga de acción superheroica que jamás se han hecho. En cada página hay un momento asombroso y tremendamente chulo. Ivan Reis se luce con el dibujo, con composiciones con decenas de personajes reconocibles que enorgullecerían a Perez, con una fuerza enorme, y muchos detalles en los que fijarse. Cada Linterna Verde heroico tiene un gran momento donde muestran lo que valen. Cada trama del crossover llega a una gran conclusión que está a la altura, que lo ata todo y que probablemente abre aún más cosas. Cada uno de los villanos principales es derrotado solemnemente, de manera apropiada e imaginativa, con ironía cósmica o algo que parece perfectamente apropiado. Es todo asombroso, con momentos de “esto es genial”, de reirse o aplaudir de la gracia, con una gran emoción. Aunque probablemente lo más conmovedor es la conclusión al subargumento principal de la serie regular, el de Coast City, siguiendo con el tema principal de la serie, donde se define para siempre como algo memorable, vale la pena el precio de admisión de por si. Pero por si eso fuera poco de por si, luego están las páginas dibujadas por Ethan Van Sciver. No ya porque sean magnificas en el dibujo, sino porque sirven de prólogo y de primer vistazo a la tercera parte de la trilogía que Geoff Johns y él están haciendo con Linterna Verde. La gran cantidad de conceptos asombrosos que lanzan en esas pocas páginas quita el aliento, demuestran que lo tienen todo planeado con años de antelación, muestran que tienen ideas con infinidad de posibilidades (y en cuanto más te fijas en los detalles, más y más ves) y hacen que esperes ansioso el 2010, porque la Noche Más Oscura probablemente va a dejar en ridículo a esta saga. Que ahora que ha terminado, probablemente ha sido la gran saga del año, sin competencia. Como extra al final, hay parte del Secret Files que sacaron al terminar. No vienen las fichas de los Linternas Verdes (espero que las publiquen pronto, porque sería trágico dejarlas inéditas) pero vienen las de todos los demás conceptos parecidos. La mayoría no dicen nada nuevo, pero las fichas de los miembros del Cuerpo Sinestro, donde nos explican quienes son muchos de esos monstruos creados por Van Sciver que han aparecido a menudo en las escenas de muchedumbre, todas con dibujo nuevo, están bastante bien, y demuestran mucha imaginación y potencial para futuras historias. En general, inmejorable. Muy Recomendado (10)

Hitman Nº3: Final de la serie, y queda claro porque es una serie memorable. La primera saga es una burrada de acción que no estaría fuera de lugar en 2000 AD. Básicamente, es Tommy y amigos versus dinosaurios. No son peces zombies, pero también es tremendamente divertido. La siguiente tiene a Tommy y demás metidos en problemas con la mafia, pero en un cambio de tono, es una historia bastante dramática, donde el drama pega una buena emboscada. Como siempre, la relación entre los personajes, muy profunda a estas alturas, es excelente, y eso se nota mucho en este final, que hasta duele. El nº50 sirve de epílogo a esta saga, y es una de esas historias que transcurren en el futuro donde nos cuentan lo que pasó. Muy buen ejemplo de este tipo de historias. Después toca un último regreso a la comedia, con la última historia de Pack de Seis, Sección 8, y los científicos locos. Un absoluto desmadre que mezcla superhéroes chapuzas, científicos locos demenciales y dioses lovecraftianos, pero que sorprendentemente, logra hacer que hasta el destino final de un chiste como Pack importe y cause una sonrisa y emoción por dentro. Y entonces llega la saga final de la serie, Hora de Cerrar, que es un microcosmos de todo lo que hace a la serie grande: Acción, tiros, masculinidad, el poder de la camaradería y la amistad, sacrificio por lo que uno cree, una actitud y chulería increible y la inevitabilidad de un final trágico si sigues con la vida del mercenario. No esperes un final como el de Predicador, pero a su manera, es tan bueno y emotivo como aquel. Magistral, realmente, y si no te emocionas con el final tras leer toda la serie, no eres humano. Por último, se aprovecha para meter una miniserie que salió el año pasado, que transcurre durante el tomo anterior, que es un team-up con la LJA de la época. Asombrosamente, Ennis logra hacer creible que Tommy, un asesino, se alie con la Liga de la Justicia, y no quede incoherente con el tono de esta serie, ni con la moralidad del grupo. Más asombrosamente aún, logra contar una historia en la que Tommy salva el día, sin dejar en ridículo a la LJA. Bueno, no a los miembros importantes, al menos. De hecho, la escena final en el presente, con Superman contando la historia, es realmente buena, y demuestra que por mucho que odie a los superhéroes, Ennis si que capta al más importante de ellos. Toda la serie es una obra maestra, una destilación de todo lo que le gusta a Ennis y sabe hacer bien, sin todas las chorradas que le suelen acompañar. Esto es Garth Ennis haciendolo bien y tomandoselo en serio, y si tienes estos tres tomos, la mitad de su obra o más es redundante. Con que seas mínimamente fan suyo, o de este tipo de historias, tienes que agenciartelo, porque lo hace así de bien. Muy Recomendado (10)

Iron Man: Hipervelocidad: Ah, esto es otra cosa. Otra de las miniseries para tener algo del personaje, que sirven de antídoto ahora, y también para aprovechar el tirón de la película… ahora que la película salió hace meses y el DVD aún no ha salido. Gran estrategia de mercado la de Panini. Supongo que lo siguiente será sacar Especiales Navidad en Agosto. En fin, lo notable de esta miniserie es que está escrita por Adam Warren, que si lo piensas bien, con su afición por la alta tecnología, es perfecto para el personaje. Desde luego, deja absolutamente en ridículo a todo lo que ha pasado en su serie regular en sus últimos años. Si Ellis y demás ignorantes nos ponían, oh, cyborgs y armaduras controladas con el pensamiento como lo último en alta tecnología (ridículo en el Universo Marvel, que ha visto cosas mucho más avanzadas hace muchos años), o alternativamente la única manera de modernizar que han encontrado es transformar a Tony Stark en un puñetero cyborg, aquí Warren si que sabe hacerlo. Sin cambiar al personaje, le mete en un verdadero mundo de alta tecnología que es chulo, imaginativo, muy divertido y creativo, y realmente parece moderno en un universo que tiene androides hace décadas. De hecho, la premisa es una que ya se ha hecho con Iron Man un par de veces, pero Warren sabe hacerla fresca, enfocandola desde un sitio menos obvio. No sólo eso, sino que desarrolla esa alta tecnología en su propia subcultura alternativa, todo, como el título indica, a una velocidad de vértigo, en físico, argumento, y diálogo, donde parece que todo esté acelerado a base de drogas, pero en el buen sentido. Todo es hiper, vaya. Inteligencias Artificiales que juegan con sus propios recuerdos para mejorarse, SDVs renegados que se han modificado para estar a la moda, raves de androides modernos, virus informáticos con actitud de villana gótica, transportes de Shield especialmente diseñados para el combate, una armadura de Iron Man con avances que realmente quedan chulos… es todo a base de lanzar ideas chulas a toda velocidad, pero bien organizadas. Algunas de las cuales ya se vieron en su miniserie Livewires, que por una vez entiendo que no publicara Panini, porque no vendió nada. Todo con acción muy chula, y muy buena caracterización de Tony, pasando de las gilipolleces posteriores, y centrandose en su actitud chulesca, su altisima inteligencia (capaz de derrotar a IAs mucho más inteligentes que él simplemente siendo más astuto) y centrandose en una buena idea de hace un tiempo que malos guionistas han olvidado, que es que la mayor adicción de Tony no es el alcohol, es la armadura y lo que conlleva. Otro acierto fue que Warren no dibujara la miniserie, sino que lo haga el novato Brian Denham, que tiene un estilo más tradicional, pero que sabe conservar las partes chulas de los diseños de Warren, adaptandolas a un estilo americano. Muy buen dibujo, tiene futuro. Y una miniserie que gustará a fans del personaje y del autor, y que demuestra que se puede hacer mucho más con el primero de lo que se hace, y que el segundo está criminalmente infrautilizado. Muy Recomendado (9)

Jaquemate Nº4: Fin del crossover con los Outsiders, y queda claro que es una historia más importante para ellos, que cambian de dirección bastante tras esto, mientras que Jaquemate como mucho tendrá un par de consecuencias políticas o personales, pero nada fuera de lo habitual. También queda clara la diferencia abismal entre ambas series. El primer capítulo es de Jaquemate y está escrito por Rucka, y tiene buena caracterización y diálogo, que suena natural y apropiado para cada personaje, y hasta se avanzan cosas o se dicen cosas importantes. A veces es hasta gracioso y duro. El segundo es de Winick, y únicamente tiene a personajes pegandose con cosas o persiguiendo/siendo perseguidos, con diálogos graciosillos que son chorras más que otra cosa. La comparación no le hace ningún favor a Outsiders. No es que la historia en general sea particularmente buena. Un retorno a la Isla Oolong suena como una buena idea… hasta que ves que no tiene absolutamente nada de la gracia que tenía en 52. No tiene científicos locos, ni superciencia exagerada, ni nada interesante. Sólo una base de villanos con defensas genéricas. Y cuando aparece un personaje conocido, le pasa lo mismo, ha perdido la gracia (y la noción del tiempo, aparentemente, porque es imposible que haya pasado tanto tiempo… pero ese problema es permanente de Rucka, que cree que su serie es en tiempo real) y sólo queda sadismo que roza el racismo. Hablando de lo cual, otro de los capítulos va prácticamente todo de sadismo, y aunque al principio es bastante efectivo mostrandonoslo como algo malo, de manera hasta original, al final se pasa un poco. En cuanto a la conclusión, tiene sus partes interesantes sobre como llevan la estrategia y a que pueden recurrir, sobre todo los politiqueos de Jaquemate, y la aparición de cierto invitado, pero el final es un tanto decepcionante y anticlimático, donde no se resuelve ni pasa nada. En el dibujo, también hay una diferencia abismal. Bennett es elegante y queda chulo, es claro y hace personajes atractivos de ambos sexos, y diseños bastante impresionantes para los bichos (eso si, muchos de los elementos son reciclados de otros que ha hecho antes). Clarke es… todo lo contrario, y duele pasar de uno a otro. No es un crossover que haya salido muy bien, y desde luego, para lo que ha sido, no necesitaba 3 números de cada serie. Neutral (5)

JLA Nº11: Penúltimo número de Brad, ¿y lo utiliza para resolver alguna de las muchas tramas que ha ido abriendo? Y una leche, lo utiliza. Lo dedica enteramente a Flecha Roja y Vixen, en una de esas situaciones donde están atrapados y tienen que valerse por si mismos para sobrevivir. Hasta ahí bien, y son una buena elección, porque son de los menos desarrollados en la serie. Desgraciadamente, el concepto de Brad de “dedicar un número a un personaje” deja bastante que desear. Para empezar, los posibles subargumentos de los personajes no avanzan. Bueno, se menciona algo de los poderes de Vixen, pero eso tiene sus propios problemas porque primero, no dice nada que los lectores no supieramos, y segundo, no tiene ningún sentido dado como funcionan los poderes de Vixen. El totem le da los poderes de especies, no de individuos, así que no debería poder imitar los poderes de sus compañeros, excepto Superman. Tercero, no tiene ningún sentido que lo oculte de sus compañeros, es la típica estupidez en la que los personajes ocultan cosas para tener un misterio y un drama barato que no existiria si los personajes actuaran sensatamente. El otro gran problema es que realmente, no dice nada de estos personajes. Viendo toda la etapa, es asombroso como, pese a todo el tiempo que dedica a personajes hablando, lo poco que Brad desarrolla a los personajes, o incluso demuestra su personalidad. Y este es un ejemplo claro, donde pese a estar enteramente dedicado a dos personajes, no sólo no aprenden nada, sino que no aprendemos nada de ellos tampoco. Es un número que realmente, no sirve para nada. Lo único es que es un intento de contar una historia de manera original, y gana puntos por experimentalidad. La idea de tenerles atrapados en una cueva sin saber la orientación ni como salir, y juntar eso con la forma de las viñetas es bastante original y da para cosas inusuales. Por otro lado, no es muy interesante de ver, y a veces se hace confuso. Y aunque el dibujo de Gene Ha es muy bueno (y aunque no lo fuera, casi cualquiera es un alivio tras Benes), dadas las circunstancias, casi no se logra ver nada, y la mitad de cada página es un fondo negro, lo que roza la tomadura de pelo. Aún así, mejor fracasar en hacer algo interesante que tener éxito en hacer algo mediocre, supongo. No Recomendado (4)

Jóvenes Titanes Nº8: Número 50, y por tanto especial, en muchos sentidos. Primero, se va Beechen, y debuta su compañero de Cuenta Atrás, Sean McKeever. Lo cual suena como algo malo, hasta que te das cuenta de que dificilmente podía ir peor que Beechen, y que al menos McKeever demostró talento para escribir adolescentes en Centinela e Inhumanos en Marvel, además de en independientes. Segundo, es el debut de una nueva alineación, que por primera vez que salió la serie, está compuesta exclusivamente por adolescentes, sin monitores adultos. De hecho, es la primera vez desde hace muchisimo tiempo que un equipo de Titanes está compuesto exclusivamente por sidekicks o legados, volviendo a la idea original de la franquicia. Y una alineación muy buena que es, añadiendo dos héroes con serie propia, una que pega perfectamente en la serie y tiene ya conexiones con ella, y otro que es simplemente un personaje genial que necesita más exposición. El problema es como se llega a ella, donde los Viejos Titanes simplemente… se van. En el caso de Jericó (que ni siquiera aparece) y Cyborg se dan excusas muy pobres de porque se van (son sólo temporales) pero en el caso de los demás, ni siquiera eso. Simplemente dejan a los Jóvenes Titanes solos, sin que nadie reaccione a ello como nada raro, ni siquiera la hermana de uno de ellos. La falta de reacción y consecuencias coherentes asusta, y es algo que se está extendiendo por DC. Lo más gracioso es que Starfire aparece sin explicación pese a que hace números dijeron que estaba desaparecida. Lo irónico es que el número entero va de consecuencias a algo que ha pasado en otra serie, en concreto, la “muerte” de Bart Allen. Es un mejor elogio al personaje que el oficial en Cuenta Atrás (pero claro, ¿qué no es mejor que alli?), y algunas de las reacciones de los personajes son muy buenas, notablemente la de Destructora (sobre todo teniendo en cuenta el futuro posible que vimos tiempo atrás) y la de Miss Marciana. De hecho, ya se está formando una relación bastante potable entre los personajes, y no sólo entre los obvios, que es prometedor. La gracia extra del número es que el recordar a Bart sirve para tener a varios equipos creativos invitados en varias escenas de flashback. La primera es de los tiempos de Kid Flash, en lo que es como si fuera una historia perdida de los primeros números de esta serie, por Johns y McKone. Es una reiteración de ideas del primer año de la serie, con un Bart que aún actuaba sin pensar y se metía en problemas, pero que estaba claro lo mucho que le importaba el grupo y su papel en él. Sentimental y viejo territorio, pero está bien. Después tenemos una página de Bart como Impulso, por el que iba a ser el equipo creativo original de Young Justice, y… por bonito que sea ver a Nauck dibujar al grupo en esas encarnaciones otra vez, lo único que demuestra esto es la suerte que tuvimos de que DeZago no escribiera la serie. Intenta mucho ser gracioso y chorra, pero sólo consigue lo segundo. Pero al menos es agradable ver que recuerdan esa parte de su historia. Por último, hay una historia narrada por Flash sobre los Nuevos Titanes, que aunque no pega mucho (hay una excusa para comparar a los dos Kid Flash, pero poca), cualquier ocasión para tener una reunión de Wolfman y Perez, mientras se pueda, es buena. Da igual de que vaya, es bienvenida. A todo esto se le añade una escena donde se nos cuenta como se une Blue Beetle al grupo, que aunque es graciosa, no es ni de lejos tan buena como el número entero dedicado a eso en su colección propia, aunque desgraciadamente no podeis verlo hasta que Planeta no se digne a sacarla. Y varias escenas que desembocan en el final sobre la próxima saga, que promete mucho y pega muy bien como final a la historia. Lo peor del número es el dibujo de Randy Green, que afortunadamente durará menos aquí que en New X-Men. El estilo es apropiado, pero lo hace de manera muy chapucera, mal acabado e inconsistente. Pese a todo, no es mal comienzo para la etapa, a ver si enderezan una serie que está perdiendo rumbo últimamente. Recomendado (8)

JSA Nº8: Otro número dedicado a un personaje, y una de esas veces donde Johns hace su magia, y enlaza tan bien elementos dispares de historia en una magnífica historia personal, que resulta difícil creer que no estaba todo preparado desde el principio. Es decir, es posible que tuviera pensado hace cuatro años cuando le quitó los poderes a Jesse Quick, y hace dos cuando le pegó la paliza a Damage, el juntar a ambos, que además tienen una relación previa de ser compañeros de equipo en Titanes, y contar una historia donde ambos se enfrentan al responsable de esas tragedias. Pero la parte donde usa prácticamente cada elemento de la historia de Jesse, desde su primera aparición hasta elementos de los poderes y trajes de sus padres, para contar una historia coherente que explica perfectamente su comportamiento, desarrollo y hasta sirve como eco a lo que le pasa a Damage, lo que requiere es una ingeniería de personajes como se hacen pocas, y ese es el verdadero mérito de Johns. Logra hacer agradable a un personaje que solía ser bastante cargante, hacerla única cuando solía ser uno bastante derivativo y hacerla un digno personaje de dos legados distintos. No se dedica mucho espacio a su relación con Hourman, sólo se explica un poco y se deja ver que es algo que es obvio y no tiene mucho secreto, pero si a su relación de hermana mayor con Damage, que está muy bien montada, y con sus padres, que es la culminación de tramas que llevan pasando por varias series durante años. Todo lleva a una escena final con un simbolismo muy obvio, pero que queda perfectamente, y que acaba en una escena conmovedora. Muy sentimental casi rozando la ñoñería, pero funciona. Así es como se usa historia pasada, para construir una historia que no podría hacerse de otra manera, que puede leerse sin saber todo el castillo de naipes que hay debajo, pero si lo sabes apreciar, queda más impresionante. El dibujo del suplente oficial, Fernando Pasarín, es bastante bueno también. Muy Recomendado (9)

Marvel Gold: Capitán America Nº1: Normalmente no reseño cosas tan antiguas, y técnicamente esto no es una reseña, pero quería decir unas cuantas cosas. Esta es la famosa etapa de Stern y Byrne en la serie, que está considerada una de las mejores del personaje. Ciertamente, fue importante en su época, y es bastante buena para la época. La parte clave es “para la época”. Si, para la época, tiene mucha energía, algo de caracterización para el Capi y los secundarios y villanos que entonces no era tan habitual, y ciertamente, está mejor hecho, más entretenido, que muchos comics de la época. Pero no deja de ser un comic de superhéroes de principios de los 80, y no uno de los revolucionarios. Todo lo que se hace aquí se ha hecho después, y bastante mejor. Las historias son aventuras de acción de superhéroes bastante genéricas y obvias. La narración es de la vieja escuela, de la que ocupa tres veces más de lo que necesita porque te está contando cosas que puedes ver por el dibujo, con los personajes pensando ridiculamente lo que están haciendo. Y el Capi se tira páginas y páginas con monólogos internos que en el fondo no dicen nada. Cosas así. El dibujo de Byrne está muy bien, eso si. Pero realmente, esto es un comic que sirve sólo de curiosidad histórica, a menos que seas de los de “los comics de cuando era pequeño son los mejores, ra ra ra”. No esperes nada particularmente bueno para los estándares actuales. Para los estándares de los comics buenos actuales, quiero decir.

Ms Marvel: Marionetas: Continua la serie, con una nueva dirección por aquello de la Iniciativa, que aunque no muy original, al menos la hace más única y menos genérica. Eso ayuda, también el ignorar lo más posible lo de tratar de hacerla famosa que nunca salió bien, y también el que haya menos drama, que a Reed normalmente le sale exagerado y bordeando el ridículo de lo sobreescrito. Aquí hay más humor, y eso mejora la serie, pero mejoraría más que hubiera menos drama y Carol se tomase menos en serio las situaciones tan chorras en las que se mete, y lo mismo para el propio comic. En cualquier caso, dos historias aquí dentro. Una tiene a Ms Marvel y su equipo de apoyo enfrentandose a IMA, en medio de uno de sus eternos conflictos internos por el poder. Es una historia muy típica, la verdad, de nuevo, cualquier historia con MODOK tiene que o tomarse absolutamente en serio, o ser consciente de lo chorra que puede ser, las medias tintas no le ayudan en nada. Y lo mismo para IMA, sólo funcionan o cuando hacen tecnología realmente terrorífica, o cuando son conscientes de que son empollones casi inutiles vestidos con trajes chillones. Tenerlos como villanos típicos lo único que hace es hacerlos aburridos, que es lo que pasa aquí. Si quieres una buena historia de MODOK e IMA, pide que publiquen la excelente MODOK’s 11, que casi continua de esto. La segunda historia tiene lo mejor de la serie hasta ahora, lo cual tampoco es muy dificil. La idea es que alguien odia a Carol, y cuando tiene que montar un equipo de superhumanos para ayudarla, le dan a un personaje tan cutre que no apareció durante 12 años tras la cancelación de su serie, y al Hombre Máquina. Versión Warren Ellis, que parece ser que es canónica, pese a todas las cosas irreconciliables de Nextwave. Así que no sólo Ms Marvel tiene que cargar con el escuadron de perdedores, tiene que lidiar con alguien que sólo puede usar sus poderes a veces, y con un robot misántropo alcohólico. Es una idea buena y bastante divertida, sobre todo porque Reed escribe a Aaron igual que Ellis, pero como es en un entorno serio, resulta aún más gracioso, si cabe. Cada aparición suya es desternillante. Eso hace que la historia se vuelva bastante divertida. Al menos hasta que aparece el villano, entonces se tuerce. Reed es aparentemente de la escuela de pensamiento que piensa que todos los villanos son iguales, son todos malvados sin personalidad distinguible, así que pone a un villano que siempre ha tenido unas motivaciones muy concretas y casi disculpables, y lo convierte en un villano carcajeante genérico, con un modus operandi retorcido que bordea lo ofensivo. Porque claro, todos los hombres feos sin vida propia son pervertidos. Siguiendo con esos horribles estereotipos, Brian Reed, también lo son todos los guionistas que piensan que usar al puñetero Sonámbulo es una buena idea, y también son gordos y feos. Hay que jorobarse. También hay un subargumento un tanto extraño con algo que le está pasando casi aleatoriamente a Carol, que podría ser divertido, pero que tomandoselo de manera tan seca únicamente queda extraño y muy ligeramente curioso. En cualquier caso, es una pena que Reed no se tome la serie más en cachondeo, porque la parte de humor es la única que brilla en la serie, y tiene potencial para ser algo único, enfrascado en algo genérico. Buen dibujo de Lopresti. Neutral (6)

New X-Men Nº35: Segunda y última parte de la historia de respiro, y la verdad es que le ha sentado maravillosamente a la serie, sea algo hecho a propósito, o porque no podían empezar nueva historia de masacre antes del crossover. Cada personaje reacciona ante los traumas recientes de una manera distinta, de acuerdo con sus personalidades, que en algunos casos, es la primera vez en toda la etapa que muestran. La relación entre los chavales (o entre los chicos y los profesores, también bastante ausente en el último año y medio) también resulta bastante creible, y hasta le dan papeles apropiados a los personajes secundarios. Algunos de los personajes caen bien por primera vez, desde un par de secundarios bastante adorables hasta Santo, que pasa de ser un cachas tonto a un bientencionado tontisimo. Muy graciosa, pero apropiada para la edad, la manera de solucionar el problema de Josh. También hacen algo interesante con David, convirtiendolo un poco más en el Cifra del grupo, pero con más recursos. Y por fin sacan explicitamente del armario a Victor (que por cierto, ya podía ponerse de acuerdo el inutil traductor sobre si traduce su nombre o no), después de que los editores no le dejaran hacerlo a sus creadores. Y como las otras series, tiene un una escena de prólogo del crossover, para que todos contribuyan. El dibujo de Young también está bastante bien, estilizado, pero de manera que ayuda a hacer a los personajes creibles, y con buenos efectos de color y sombras. Una pena que toda esta mejora no vaya a servir para nada, ya que la serie se cancela tras el crossover (donde los protagonistas probablemente podrán hacer poco) y la siguiente serie de Kyle y Yost parece que va a ser toda de la variedad de masacres y reciclajes malos. Recomendado (8)

Nightwing: Artillería Pesada: La historia de Nitewing se resuelve, de la manera más obvia y menos interesante posible. Supongo que es en parte porque Dixon quiere dar una moraleja al respecto, ¿pero a alguien le sorprende ese tipo de moraleja? El resto del tomo son enfrentamientos varios con dos villanos. Uno de ellos es el ya conocido Torsión, y el otro es la de la portada, que usa el mismo poder y aspecto visual de la Capucha Escarlata de los Thunderbolts, que debutó un par de años antes. Dudo que sea una copia, pero aún así. De todas maneras, se agradece que Dixon tenga ideas originales para el aspecto visual de los villanos. Desgraciadamente, aparte de eso, su personalidad, modo de operar y todo lo demás es completamente genérico y sin nada de interés. No es malo, pero es acción muy repetitiva, con subargumentos personales muy ligeros y nada memorables que no van a ninguna parte. Al menos ahora tiene buenos dibujantes, como Zircher o un Land cuando sabía dibujar. Neutral (6)

Superman/Batman Nº10: Los malos guionistas se han ido, y ahora la serie se convierte en una antología rotativa durante un tiempo. El primer turno es para Alan Burnett, que al menos tiene cierta buena reputación en TV. Es un comienzo bastante convencional, con ambos protagonistas haciendo sus cosas, y una amenaza relacionada con ambos que aparece y va haciendo cosas de manera misteriosa, lo que hace que ambos se vean implicados. No está mal, pero tampoco es nada del otro mundo, y es normal ser escéptico dado el historial de la serie. Sobre todo porque la última página puede ir por algunos malos sitios. Pero bueno, al menos es una mejora clara con lo que había antes. El dibujo de Dustin Nguyen a veces tiene cierto atractivo, pero en las escenas con los protagonistas se nota que podía cuidarse mal, no están bien hechos del todo. Neutral (6)

Thunderbolts: Zemo: Miniserie de consolación para Fabian Nicieza tras echarlo de Thunderbolts, atando un cabo suelto de su etapa: El personaje central y más interesante. Desde luego, piensen lo que piensen los ignorantes, el trabajo que ha hecho Nicieza con el Barón Zemo es una de las mejores obras de desarrollo de un personaje que han hecho en la editorial, transformando un villano interesante pero simple, de manera lenta, cuidada y creible, en un personaje increiblemente complejo, que no es realmente ni héroe ni villano, sino que tiene una serie de motivaciones personales que hacen que actue de distintas maneras únicas en cada situación, siempre manteniendo arrogancia, genio y estilo. Esta miniserie va de explorar esa compleja motivación, y también de explorar a su familia, y como ha llegado al punto donde está, partiendo del primer Barón que ya vimos en Vengadores/Thunderbolts. La idea es tener a Zemo viajando en plan Quantum Leap por las vidas de sus antepasados, afectandolas y siendo afectado por ellas. Eso le sirve a Nicieza para contar una historia profunda y tremenda sobre la naturaleza del poder, como conseguirlo, mantenerlo y usarlo. Además, no sólo sirve de lección histórica sobre los orígenes de la Dinastía Zemo (de hecho, Nicieza quería que fuesen 12 números, uno por cada Barón, y como extra viene una lista al final con datos sobre todos, pero bastante tuvo con que le dieran esto) sirve de lección histórica, punto. No hay muchos comics (superheroicos, americanos o en general) que tengan como parte importante la reforma económica de Alemania en el Siglo XVII, y es probablemente algo de lo que necesitaríamos más. Más que una historia de superhéroes, de lo que realmente, no hay más que en cameos y de lo que no hay prácticamente elementos, es ficción histórica (con un toque de ciencia-ficción para tener la excusa), lo más cercano que tiene Marvel a cosas como Yo Claudio, lo cual lo hace uno de los comics más sofisticados y ambiciosos que ha hecho Marvel últimamente, pese a que está relegado a las cosas con fama de “tradicional”, mientras chorradas genéricas se creen más modernas y maduras. Hay que joderse. En cualquier caso, caracterización excelente, montaje histórico muy bueno, y una gran historia sobre el poder, de distintos tipos, y sobre si es posible escapar de la herencia de uno, sea genética o por crianza. Lo único malo es el subargumento que desemboca en el final, que aunque parte de una buena idea, se desarrolla a base de dos excesos con los que Nicieza siempre ha tenido problemas: La tecnojerigonza (explicaciones pseudo-científicas incomprensibles de las suyas) y la psicojerigonza, con dos personajes hablando de manera rimbombante y casi incomprensible para que parezca más grandilocuente, cuando realmente no hace falta, hasta ahora le iba bien sin eso. Pero quitando eso, hasta termina bien. El dibujo de Grummett, curiosamente, pese a que siempre le ponen en cosas de aspecto superheroico puro como Thunderbolts, está probablemente mejor en un drama histórico como este, más centrado en los personajes y en ambientarles cronológicamente, cosa que hace muy bien. Una pena que sea probable que el primer idiota que quiera usar a Zemo probablemente deshaga tan magno trabajo a lo largo de 10 años de desarrollo para tenerle de villano genérico, tal y como están las cosas en Marvel. Y una pena que Nicieza haya tenido que refugiarse en DC, donde aprecian a los buenos guionistas que no le siguen el rollo a las chorradas del editor y sus lacayos. Un final brillante para una etapa genial. Muy Recomendado (10)

Transmetropolitan Nº17: Empieza el Año 4, que es cuando la serie se empieza a convertir en un combate contra el Presidente malvado, en vez de una serie sobre periodismo y la naturaleza humana. Afortunadamente, el maniqueismo y la exageración del Sonriente apenas aparecen en este tomo, lo que ayuda bastante a hacer que aún sea bueno. Primero viene una historia de 3 números donde Spider, sus secundarios, y la población en general, se adaptan al nuevo status quo de Jerusalem como Periodista Clandestino. Algunas de las consecuencias son muy animadas y divertidas, otras son apropiadamente deprimentes. La idea es ver como Spider afecta al mundo, y también ver que la guerra continua, aunque sea de otra manera. A veces es un poco exagerado, pero en el buen sentido de la serie. Como suele ser habitual, mientras tanto hay más narración sobre elementos de la Ciudad enloquecedores y entrañables. La saga es en general de las buenas de la serie, que es mucho decir. Después tocan números sueltos. El primero es sobre prostitución infantil-adolescente y… realmente, es lo que puedes esperar de ese tipo de historias. Ni siquiera es una historia de Transmetropolitan, es Ellis hablando del tema, porque no hay ni un solo elemento futurista, todo es como en el presente. Muy sobrio y pasa mucho tiempo diciendonos lo malo que es, pero eso ya podías imaginartelo. Más interesante es cuando explora las causas, que aunque no estés del todo de acuerdo, es interesante, sobre todo ver que no lanza la culpa a los blancos más populares. Después vemos otro de esos capítulos que van de escenas sueltas donde Ellis nos cuenta diversas locuras que se le han ocurrido. En este caso, el tema es la gente loca de la Ciudad. Y si ya recogió una cantidad de locos increible en Bad World (una mini sólo sobre eso que hizó para Avatar) que era en el mundo real, imaginate en un futuro enloquecido. Muy divertido y con ideas muy chulas. Además, en algunos casos, es sólo gente que parece loca, pero no lo está, añadiendo una corriente de tristeza y lamento. Por último, se enlaza con el argumento principal, con un número que va de mostrarnos como el Sonriente está haciendo cosas malas y debe ser detenido. Ese no funciona bien, porque lleva a niveles de villano de caricatura que no resultan creibles. Tiene sus puntos buenos, como siempre en esta serie, pero no está a la altura. Y a lo largo de todo el tomo hay un subargumento muy ominoso sobre la salud de Spider, que está bien llevado, dejando claro que pasa algo sin machacar demasiado con eso. El dibujo de Robertson es excelente, como siempre. Por cierto, a ver si Planeta publica el tomo con los textos inéditos de Spider y las historias cortas, preferiblemente antes del final de la serie cuando ya sean antiguos. Muy Recomendado (9)

Ultimate Fantastic Four Nº25: Ha quedado bien la división entre números, porque estos dos quedan bastante bien como unidad aparte del resto de la saga. La historia cambia de dirección respecto al número anterior, y esto se convierte en una de esas historias donde los protagonistas están encerrados en un mundo falso y tienen que salir de él. Eso se mezcla con una de esas historias con un Mesias que quiere salvar el mundo a costa de su voluntad propia, y también con la historia original de Estela Plateada, esta vez con otro enfoque, pero que no queda mal. El problema de Carey en esta serie no son las ideas, que a menudo están bien, sino la ejecución. La manera de descubrir la verdad, escapar y rechazar el falso mundo está hecha de manera facilona que pasa de las ideas básicas de este tipo de historias, y no las sustituye particularmente por nada. Y así deambula hasta que la historia se resuelve sin que los protagonistas hagan mucho excepto desearlo. Hum. Ha sido una versión del Psico-Man mejor que la de verdad, menos de chiste, retocando el diseño e ignorando lo más posible el nombre. Eso si, como con los Pseudo-Nuevos Dioses, pierde la oportunidad de hacer versiones nuevas chulas de personajes menores del universo Marvel, con los “hermanos” de Estela Plateada, que habrían quedado mejor que las no entidades, y dudo mucho que vayan a hacerse de otra manera. Los diseños y ambientación alienígena de Ferry son muy buenos, al menos. Neutral (6)

Vengadores: Operación Tormenta Galáctica Nº1: Otra reedición, esta vez de un crossover cerrado de las series de Vengadores (y había muchas entonces) de principios de los 90, que es uno de los mejores que han hecho, y lo último bueno con la franquicia hasta que llegó Busiek. Pese a que involucra a 6 guionistas distintos, está muy bien montado, donde la historia fluye perfectamente de un capítulo a otro sin contradicciones, y más asombrosamente, logra hacer encajar series de tonos tan distintos como el Capitán America y Quasar en una misma historia sin que quede rebuscado, donde cada capítulo tiene una razón lógica para que el protagonista de la serie en cuestión tenga más protagonismo, sin que deje de avanzarse la trama principal ni se note mucho el cambio. Pero claro, no es de extrañar, teniendo en cuenta que buena parte del peso de la historia la lleva un monstruo de guionista y editor como era Mark Gruenwald, y ayuda que contribuyan talentos como Gerard Jones, Len Kaminski o incluso el que hizo la historia original en la que esta se basa, Roy Thomas. Para el que no lo sepa, esto es la Guerra Kree-Shi’ar, pero con un nombre más rimbombante como chiste respecto a acontecimientos reales de la época. (Casi me sorprende que no hayan hecho una secuela recientemente con el nombre de Libertad Infinita o algo así, pero supongo que en Marvel actualmente tienen menos cojones) En cualquier caso, el final de la historia es conocido, pero ver el desarrollo aún es interesante, con mucha intriga y misterio al principio, y un desarrollo que va sacando distintos elementos Marvel poco a poco, con historias bastante divertidas de cada personaje hasta que se pone en marcha la parte central de la guerra al final del tomo, que se vuelve bastante trepidante. Los buenos guionistas y el uso de todos los Vengadores disponibles compensa el par de malos guionistas y la alineación tan cutre que tenían los grupos en la época. Y también es buena la selección de dibujantes, con Greg Capullo cuando aún sabía dibujar, Pat Oliffe cuando estaba empezando, Jeff Johnson o Paul Ryan. Así se hace un crossover de este tipo. Recomendado (8)

Wonder Woman: El Ataque de las Amazonas Nº3: Un poco mejor que el mes pasado, pero eso es maldecir con un pobre halago. Sigue siendo muy mala, vamos. Al menos se desvela que hay un verdadero villano que tiene algo más de motivación y que tiene sentido que actue radicalmente. Hasta tiene algo de reflejo del mundo real, que supongo que era la idea detrás de este pestiño de crossover que se perdió en algún punto de la concepción. Pero eso no justifica toda la estupidez hasta que se llega a ese punto. Porque Hipólita ahora es una loca, y porque Artemisa y Filipo se quedan paradas y no hacen nada, pese a todas las escenas diciendonos que saben que lo que hacen es una locura, por no hablar de la transformación incomprensible de las Amazonas en locas con un puñado de armas mágicas en el bolsillo. El hecho de que como consecuencia de esto, todo drama con Wonder Woman se pierda, porque no son personajes, son piezas arbitrarias. Luego está el hecho de que resulta muy ridículo que, por mucha magia que tengan, las Amazonas representen una amenaza tan difícil de combatir, al menos para los superhéroes. Son ligeramente superhumanas con algo de magia y algún animal gigante, por el amor de Dios, la LJA puede con cosas esas todos los dias antes de almorzar. El mayor ridículo llega cuando en el capítulo de WW nos revelan la gran arma secreta de las amazonas, y es… algo demasiado ridículo para comentar aquí, pero la reacción ante la revelación es risa, no impresión. Los nuevos villanos del final arreglan un poco este problema, pero demasiado tarde. En cuanto a los superhéroes, ni uno sólo hace nada interesante. Es un desastre. En cuanto al crossover de Jóvenes Titanes (anterior al número de este mes) tiene el enorme problema de que tiene que cargar con que dos de las protagonistas hicieron algo monumentalmente estúpido sin razón alguna en el crossover. Así que cualquier intento de justificarlo no queda bien, sólo recuerda lo mala idea que es. Lo mismo va para el resto de elementos del crossover, la verdad. Es un número muy malo, con personajes actuando por exigencia del guión y teniendo que hacer cosas dictadas por otra serie, donde el único punto bueno es que resuelve rápidamente cosas que en cuanto antes pasen, mejor. El dibujo de Barrionuevo también es lo peor que han hecho, muy descuidado, y con escenas como la última página que resultan grotescas. El dibujo de Dodson y de Woods en las otras partes si que está bien, lástima que esté malgastado en esto. Evitar a toda costa (2)

World War Hulk: Gamma Corps: Lo bueno de hacer que los crossovers funcionen a base de miniseries derivadas es que puedes sacar más miniseries que van a vender, pero que tienen razón para existir: No incordiar a los equipos creativos de las series regulares. Lo malo es que también pueden salir algunas miniseries que son realmente morralla, como es este caso. Guerra Mundial Hulk es un crossover que no se presta albelgar muchas historias tangenciales, teniendo en cuenta que es un concepto terriblemente simple. Hulk llega a Nueva York y aplasta a sus enemigos, eso se cuenta en la serie principal. La mayoría de crossovers se han justificado con personajes metiendose en el camino de Hulk entre páginas, o haciendo cosas en la NY dominada por Hulk. Este es el primer caso, pero en vez de personajes establecidos, crea personajes nuevos para ello. La idea es ver al ejército tratando de inventarse una respuesta proporcional a la amenaza verde. Esa idea es buena, pero sabiendo que no van a tener influencia alguna en el crossover, queda muy gratuito. Pero cuando encima ves que está escrito por Frank “Mi currículum para empezar a escribir comics fue ser amigo de Quesada” Tieri, sabes que va a ser una pérdida de tiempo. Hay una razón por la que dejaron de darle series en Marvel, y es que no es precisamente bueno. La idea es crear un equipo de mutados gamma, todos variantes de personajes ya establecidos, para combatir a Hulk. Ahí terminan las buenas ideas. Los personajes son todos sacados de los mismos moldes de las anteriores series de Tieri, sobre todo Arma-X, de la que esto es un reciclaje: Tenemos sádicos manipuladores, sádicos violentos, y víctima que dan pena. No hay otro tipo de personajes. El organizador es un tópico horrible prácticmaente indistinguible del Director de Arma-X (y eso que era un personaje pre-existente, pero uno que ya era cutre) y los demás lo único que hacen es ser crueles entre si, o con otros, o quejarse de lo cruel que es todo. No hay espacio para otro tipo de caracterización. Es todo ver lo bestia y guay que es la historia. Es bastante triste, sorbe todo porque Tieri lleva haciendo lo mismo toda su carrera. Los otros personajes pre-existentes, casi irreconocibles, son de chiste. Y la aparición de Hulk… aparte de intrascendente, es lo peor escrito que está el personaje en todo el crossover. Mira que es fácil escribirlo, pues Tieri lo hace mal. Lo único redimible es el dibujo del tal Carlos Ferreira, que no está nada mal. Pero por lo demás, aunque seas fan de Hulk y estés siguiendo todo el crossover, puedes prescindir de esto, no sirve para nada. No Recomendado (3)

Y eso es todo. La semana que viene… Justicia sigue haciendo de lo suyo, Robin también, y Cuenta Atrás también, sea lo que sea eso. Además, tendremos las novedades de Norma, que dudo que sean muchas. Y quizá a Panini o Planeta les de por adelantar novedades, lo han hecho antes, así que estais avisados. Hasta entonces, a los que estén de vacaciones, que se lo pasen bien, a los demás, que no se derritan mucho. Nos vemos.

Terminó la temporada de Muchachada Nui, que normalmente tiene mucho ingenio, pero tiene un problema de actitud muy común: La mayoría de sketches se basan en referencias a cultura popular, normalmente de los 80… pero pese a que no existirían sin todo eso, y se nota que saben muchísimo sobre ella, tienen que proyectar la actitud de “eh, pero realmente nos parece ridícula y no nos la tomamos en serio, y si hacemos referencia es en plan irónico y para reirnos, no porque realmente nos guste” que es una actitud tóxica y repelente que se extiende prácticamente a todo el fandom español, y si no mira casi cualquier blog. Porque aparentemente, aquí no se puede disfrutar sinceramente de algo a lo que has dedicado años, eso no es cínico y nihilisa, y te hace un friqui y no puedes codearte con los niños guays. O algo. Es triste.

Pero a lo que iba, en el último capítulo de la temporada, tuvieron un sketch que era realmente memorable. Además de la parte de versión absurda de una fórmula estándar, y las referencias raras a cultura popular de antaño, tenía una parte seria y más profunda de lo habitual, sobre como el futuro prometido nunca llegó, (que, curiosamente, es uno de los temas a los que ahora le da vueltas Warren Ellis) con la melancolía adecuada. Claro, que como dicen en el sketch, al menos no ha llegado uno de esos otros futuros que se prometían. Y si lo piensas bien, ¿no es un miniordenador conectado por el aire a otros ordenadores con capacidad de almacenaje infinita que son prácticamente un recipiente de toda la cultura humana casi tan asombroso como naves espaciales, y mucho más que unos miseros coches voladores? En cualquier caso, felicidades por haber conseguido una obra que funciona a más niveles de lo habitual.

[Algún dia vendrá una verdadera lluvia que limpiará las calles de la verdadera escoria]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana es principio de mes, así que toca avalancha de Panini. Afortunadamente, sólo comics mensuales esta vez. Curiosamente, con un par de excepciones, todas las demás series (y estamos hablando de casi dos decenas) están a mitad de historia, así que hay más bien poco que decir que la mayoría. La mitad de los comics son de menos de 48 páginas, lo que también es de agradecer. Algún respiro me tenía que tocar.

Así que pasaremos rápido a las novedades americanas, que también son pocas: DC únicamente saca una nueva serie Vertigo, Madame Xanadu, donde vuelven al viejo recurso de relanzar viejos personajes místicos poco conocidos en plan artístico. Desde luego, el dibujo es muy bonito. Pero el guión de Wagner parece una recopilación de tópicos sobre lo inocentes y buenos que eran los seres mágicos que estaban en armonía con la naturaleza y lo malo que era el hombre normal, todo muy sobreescrito y relleno de toques de “oh, referencias a prácticas de magia de verdad”. Parece una vuelta a las malas andadas de Vertigo.

La otra novedad es que comienza la etapa de James Robinson en Superman. Y aunque tiene cosas en común con su Starman (los diálogos y disgresiones sobre secundarios), está a otro nivel, realmente. Tiene cosas que pueden acabar estar bien, pero de momento no ha sido gran cosa. De todas maneras, como próximamente las series van a entrelazarse, probablemente las cosas cambiarán mucho en el futuro.

Hablando de vuelta a las andadas, Millar se reune con McNiven en Lobezno, en una saga que tiene a un Logan anciano en un western post-apocalíptico, tirando de un montón de recursos a los que Millar ha recurrido muchas veces. Es una serie de momentos únicamente hechos para demostrar lo gamberro que es Millar, que ya cansa, y cualquier intento de seriedad fracasa al mezclarlo con tanta tontería y el hecho de que toda la premisa es bastante difícil de creer.

Y también en Marvel, empiezan las miniseries-crossover con Invasión Secreta, con Runaways/Jóvenes Vengadores, porque la otra vez salió tan bien. La verdad, es una miniserie que parece que únicamente existe por obligación, porque ambos grupos tienen skrulls (dos de las 5 series Marvel que tienen skrulls buenos como protagonistas, todos pensados antes del crossover) más que porque tengan algo que decir de los personajes, que no, porque no tiene la gracia de ninguna de las series. De todas maneras, Invasión Secreta hasta ahora parece el tipo de crossover que solía hacer DC: Una premisa central simple pero con muchas aplicaciones, una miniserie principal dedicada sobre todo a unos pocos personajes que aunque tiene defectos es divertida, y una serie de crossovers que se pueden entender sin necesidad de leer nada más, simplemente aplicando el concepto central, donde cada guionista puede hacer lo que le da la gana, y la calidad depende de la calidad normal de la serie. (Capitán Britania y Hercules son excelentes, otras, no tanto) La única diferencia son los crossovers como miniseries, que son buena idea, y que va a durar 8 meses en vez de un par, lo cual es probablemente excesivo. Mientras, Crisis Final está siendo algo completamente distinto, que es una historia asombrosa, muy distinta y muy Morrison, y autoconclusiva. Y todo el mundo contento. Bueno, hasta que alguien la cague.

Novedades normales, activadas:

Asombroso Spiderman Nº0: Esto es un número que hicieron de presentación del Nuevo Dia de Spiderman, originalmente presentado en el Dia del Comic Gratis (algo que nunca ocurrirá aquí porque… ¿te imaginas a estas editoriales regalando algo? Yo tampoco) del año pasado. Estaba bastante claro que era una preview de la nueva dirección, aunque hubo gente que no se dio cuenta en su momento, en parte quizá porque cambiaron algunos diálogos para disimular. Está hecho por los dos autores más llamativos del nuevo equipo, Dan Slott y Phil Jimenez, así que el diálogo es divertido y el dibujo es muy bonito, claro. Es lo que se puede esperar, una historia típica de Spiderman, para dar una sensación del tono, del status quo y de los secundarios de la nueva etapa. El argumento es la chorrada típica, Spiderman en plan Caperucita llevandole una tarta a su Tia (no, en serio, es así de retro), y metiendose en problemas con la ley y con un nuevo villano, de paso, con escenas de presentación de otros personajes que tendrán relevancia en la etapa. Tiene muchas cosas retro bastante vistas (la última página es una repelente vuelta atrás), pero por otro lado, es bastante, bastante divertido, la interacción con el nuevo villano es muy graciosa, y realmente parece un comic de Spiderman. También lleva un montón de extras, contando las decisiones que llevaron a todo esto, el plan que presentaron para la nueva dirección, y un montón de bocetos, dibujos e ideas de los nuevos personajes que van a ir apareciendo. Como prueba del nuevo estilo está muy bien, leyendolo probablemente te quedará bastante claro si es para ti o no. Si planeas comprar números de la serie regular para probar, no vale la pena, porque será redundante. Y si eres completista tendrás que comprarlo, claro, es parte de la nueva etapa, aunque no pase nada importante. Recomendado (8)

Asombroso Spiderman Nº21: Esto si que no lo entiendo. Panini ha renumerado todas sus series, en la gran mayoría de los casos por motivos absurdos, o directamente sin motivos. Y sin embargo, en el mayor relanzamiento de Spiderman de más de una década, que rompe del todo con lo anterior, ¿conserva la numeración? ¿Alguien lo entiende? Además, ahora Spiderman sólo lleva 6 meses de distancia con la edición americana, mientras que el resto de serie lleva 9, aunque supongo que no les importa. En fin, Un Dia Más pasó, y pese a todos sus problemas, lo que aquí tenemos es algo muy distinto, así que debe ser juzgado por sus propios méritos, pese a como hemos llegado hasta aquí. Para empezar, el tener una sola serie que sale 3 veces al mes (¿trisemanal?) es una gran idea, así todas las historias serán principales y sin inconsistencias, con varios guionistas escribiendo coordinados y colaborando en una sola dirección, en vez de ir cada uno por su cuenta contradiciendose o repitiendose o haciendose la competencia. Además, así la edición española dejará de tener los problemas que siempre ha tenido, ahora llevará 3 capítulos de una misma serie sin rellenos ni cortes. La selección de autores tiene sus peculiaridades, pero eso ya irá viendose. De momento, tenemos al director y guionista principal de la serie, Dan Slott, que es una gran elección. No sólo ha demostrado que sabe escribir perfectamente a Spiderman, tiene la mentalidad adecuada para una vuelta a la gloria clásica. Lástima que su afinidad por la historia no se pueda aplicar, por aquello de que se la han cargado y tal. Pero bueno, la idea aquí es una vuelta a los orígenes, tratando lo más posible de escribir un comic de Spiderman de los 70 sin ignorar el hecho de que es un vienteañero y de que transcurre en el presente. Eso nos lleva a viejos status quo que era mejor haber dejado atrás, como Peter viviendo con su Tia May que piensa que no es responsable (aunque al menos eso queda claro que es patético), el maldito Osborn sacado de hace 35 años, el posible triángulo amoroso que es completamente obvio nada más empezar, y en general lo forzado que es revertirlo todo a como era hace décadas. Por otro lado, es una fórmula que funcionó muy bien durante muchos años, y tiene cierto sentido volver a todos esos elementos básicos que se habían perdido y seguir a partir de ahí, en vez de tener que buscarse la vida con el status quo inviable que le habían dejado al personaje en los últimos años. Así que tenemos una historia con un Spiderman alegre, con problemas personales y de dinero pero que no son graves, que no depende de otros superhéroes, con una identidad secreta y mala fama pero no demasiado mala, una serie de secundarios sólidos, un sistema de apoyo de familia, amigos y trabajo, Tia May haciendo de figura materna y metiendose en problemas con supervillanos, los amigos metiendole en problemas personales, el Daily Bugle con sus propios problemas derivados de las cosas que hace Jameson, (esa es probablemente la parte más original, aunque ya hicieron algo parecido con el Daily Planet), acusaciones injustas, nuevos villanos, mafiosos metiendose en problemas, villanos que se acercan a él en ambas identidades, mala suerte, ironía cósmica y mucho humor y aventura. Es lo de siempre en líneas generales, pero se nota que Slott sabe hacerlo, que tiene ideas sobre como hacerlo bien, y sobre todo, tiene mucha energia, y hace que parezca fresco y brillante pese a ser más viejo que el granito.

Para lanzar la dirección, esta primera saga tiene de dibujante invitado a Steve McNiven, en su primer trabajo desde Guerra Civil, y da gusto verle hacer algo que no es odioso. Es muy bueno, claro, y le pega bien al personaje y al tono brillante de la historia. Además, los otros tres guionistas colaboran con otros tres dibujantes en 3 historias de complemento sobre secundarios. Guggenheim presenta a lo que puede que sea un nuevo personaje, o quizá un viejo personaje en una nueva identidad, aunque el chiste del nombre es intraducible. No dice mucho más que la idea básica, que habrá que ver en acción para juzgar, porque dificilmente puede ser lo más obvio. El dibujo de Land tiene sus problemas de siempre. Gale cuenta una historia sobre Tia May, demostrando que aunque ya no sea la confidente de su sobrino, no ha perdido la actitud que ha tenido en los buenos comics de los últimos años, y se luce. Si aún justificará que siga coleando. El dibujo de Winslade queda un poco extraño. Por último, Wells nos cuenta una historia de Osborn, donde al menos parece que el personaje no va a ir por una repetición de sus dos argumentos que siempre se repetían en los viejos tiempos, sino por una nueva, más moderna y basada en lo que esa clase de gente ha pasado a significar en el último par de décadas. Intrigante, al menos. No está mal el dibujo de Deodato, y es interesante contrastar con Thunderbolts. Por último, hay una doble página dibujada por Romita Jr donde se nos explica el status quo actual de muchas cosas. Porque siempre es buena señal que tengan que explicarte que cosas de las que has leido valen y cuales no. No es mal comienzo, pese a todo, y si algo ha recuperado, es la sensación de diversión, de frescura y de energia. Ahora sólo les falta tener algo nuevo que decir. Y luego está el hecho de que prácticamente todo esto, con un par de cambios, se podría haber hecho sin deshacer el matrimonio, pero las decisiones editoriales estúpidas ya son otra historia. Recomendado (8)

Cuatro Fantásticos Nº7: Empieza la última historia de McDuffie, y es un retorno a la primera y al asunto de la psicohistoria y los planes de Reed y demás para cambiar el mundo. Es un buen uso de ciencia Marvel para explorar ideas sobre cambiar el mundo, y como el futuro es imposible de precedir, muy bien aplicado a la familia extendida de los Cuatro Fantásticos y a sus personalidades. Intrigante y bien hecho, aunque tiene el problema de que estas cosas es difícil que lleven a alguna parte a la larga, porque ese tipo de cambios serían demasiado. Es más, ya la última escena hace sospechar que no todo es lo que parece. De todas maneras, de momento, va bien. Muy buen dibujo de Pelletier para lo que son esencialmente escenas de gente hablando, vendiendo los cambios en los personajes. En cuanto al complemento, sigue siendo una historia divertida al estilo clásico, con humor, aliens amenazadores y uso de recursos del Universo Marvel, con dibujo bonito. Nada insospechado, pero está bien. Recomendado (8)

Daredevil Nº29: A esta serie le está pasando lo mismo que al Capitán America de Brubaker, pero más deprisa, que la mayoría de los números son indistinguibles del anterior, siendo todo reiteraciones del protagonista principal a oscuras pegandose con villanos genéricos y hablando de vez en cuando con los secundarios, pero sin avanzar prácticamente nada cada vez. Se vuelve repetitivo y no muy interesante, aunque los elementos que lo componen no sean malos de por si. En cuanto al complemento, sigue siendo la historia de siempre, en este caso el punto donde Jack Murdock termina de tocar fondo y se levanta, incluyendo el origen de Daredevil. Son todo cosas que ya sabíamos, en algunos casos hasta habíamos visto las escenas concretas, pero están metidas en una buena narrativa que te hace que te importe el protagonista. Buen dibujo de Di Giandomenico. Recomendado (7)

Iron Man Nº6: Volvemos a los Knauf con un número doble que pone en marcha su segunda historia, aunque en realidad es continuación de la primera. Como aquella, tiene más bien poco de Iron Man, y más de Tony Stark investigando una serie de sucesos intrigantes vagamente relacionados. Como historia de Iron Man deja mucho que desear, pero como thriller con alta tecnología, no está mal. Lo que se investiga le da cierto uso a la idea de la Iniciativa, con la presentación de uno de los equipos, siguiendo el esquema de Slott de dos miembros nuevos por uno ya conocido. El ya conocido es una transformación de un personaje de chiste en un superhéroe estándar, que puede parecer darle respeto a un personaje olvidado, pero más bien es quitarle un elemento desenfadado único al Universo Marvel para transformarlo en algo serio visto mil veces, que es algo que pasa con deprimente frecuencia. El caso en el que están metidos es interesante, sobre todo en su conexión con un viejo villano. Otras partes, relacionadas con el Mandarín y así, también son vagamente curiosas. Pero todo tiene el problema de que se empeñan mucho en darle vueltas a lo terrible que es todo esto, una y otra vez, en vez de explicar porque debería importarnos alguno de esos personajes que están en peligro. Es todo muy lento, deprimente y sombrio, aunque tenga buenas ideas debajo. Buen dibujo, con algunos problemas de diseño y de demasiada oscuridad de De La Torre. Recomendado (7)

Juez Dredd: Los Archivos Completos Nº2.1: Empiezan las historias famosas, en este caso la primera gran saga, la de la Tierra Maldita. Desgraciadamente, dos de los capítulos más divertidos no están incluidos porque no se pueden reeditar. Estúpidos abogados que no saben reconocer una parodia protegida por la ley. Va de Dredd teniendo que atravesar el desierto casi radioactivo que hay fuera de Mega-City 1, y encontrandose todo tipo de locuras, a veces parodias y versiones exageradas de elementos de la cultura americana (principalmente familias de paletos agresivos y fans de las motos, que luego se harían recurrentes) y a veces encontrandose burradas más normales, como Satanus, que es algo así como una versión malvada del Dinosaurio Diabólico, que luego acabaría apareciendo en otras series de 2000 AD, en un extraño caso de interacción entre seriales. Todo muy agresivo y exagerado, pero divertido al estilo impasible de esta serie, y memorable. Muy buen dibujo de Bolland y de McMahon. Recomendado (8)

Lobezno Nº31: Termina la historia de Guggenheim, menos mal. Son muchas escenas de Lobezno enfrentandose a espadazos contra malos místicos, tanto el puñetero ángel de la muerte, como a un villano que lleva muerto 25 años y que no había razón en el cielo o en el infierno para resucitar a estas alturas, no ya porque cague una historia clásica, sino porque hacerlo para transformarlo en un guerrero espadachín místico es algo así como lo peor que se te podía ocurrir, y más como adversario de Lobezno, al que estas cosas le pegan como un tiro. Añadele un montón de bobadas sobre cosas místicas que se supone que son profundas pero son una chorrada, y un final que es una mala idea, y Guggenheim realmente se está cubriendo de gloria, lo que no pinta bien para Spiderman. Al menos parece que esto acaba con las resurrecciones milagrosas de Lobezno, (es posible, no es que nada esté muy claro en esta historia) pero arreglar un problema que uno mismo ha causado no tiene premio. El dibujo de Chaykin más o menos pega para esto, pero tampoco es para tirar cohetes. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Vengadores Nº31: Como la otra serie de Vengadores lleva retraso por culpa de Cho, y esta historia está pensada para cruzarse con la segunda de aquella serie, interrumpimos la emisión para contar una historia sobre la Capucha y sus criminales, mientras las series se ponen en paralelo. Es obvio que Bendis intenta contar una historia en el estilo de las películas de criminales y mafiosos, donde resultan intrigantes y atractivos pese a ser malos. Tiene el mismo tono y la misma clase de diálogo y escenas. Desgraciadamente, se le olvida la parte de hacerles interesantes. La idea básica no es mala, dejando a un lado el hecho de que Capucha no se parece en nada al personaje que era. Pero la ejecución… para demostrarnos que Capucha es malo, recurre a un viejo tópico sádico, que Bendis exagera tanto que en vez de resultar aterrador y una gran amenaza, parece un ejercicio en sadismo. El resto de villanos de la historia, pese a lo interesantes que son algunos, no reciben caracterización. Y parte de la historia se pierde en un tiroteo absurdo. Tenía potencial, y algo se ve, pero está malgastado, como suele ser habitual en las veces que Bendis tiene una buena idea. Además, seguimos con uno de sus problemas endémicos, pero con arrogancia y dejadez amplificada: No sólo la reunión de supervillanos incluye gente que lleva muerta años o que su personalidad o el hecho de que no se consideran villanos impediría ir a una reunión de ese tipo (que si quieres ser muy generoso, se podría justificar con skrulls o lo que sea), también hay personajes que están actuando como héroes o similares en series apareciendo a la vez que esta serie. En serio, ¿hacen algo los editores en Marvel aparte de forzar ideas estupidas a los guionistas que no son enchufados? El dibujo de Yu la verdad es que le pega a este tipo de historias, excepto las escenas con el Deathlok, que ya puestos, es imposible saber que versión es y de donde ha salido, porque sólo llevaría a la locura. Y la portada es completamente engañosa para vender a los idiotas, pero eso es de esperar. Neutral (6)

Patrulla-X Nº31: Termina la historia, y teniendo en cuenta que tenemos crossover el mes que viene, no extrañará que todo quede como al principio. Los Morlocks no han demostrado ser interesantes en absoluto, y todo queda como estaba. Al menos cada uno de ellos ha tenido algo de desarrollo a lo largo de la historia, lo que pone a esta saga por encima de Genesis Mortal y el puñetero rollo del espacio, que ya es algo. Y la última escena es muy prometedora. Buen dibujo de Larroca, aunque las caras quedan a veces muy forzadas. En el complemento, Yost básicamente nos cuenta la respuesta obvia a toda la historia, donde nos dicen porque nada de lo anterior no va a funcionar: Exigencia del guión, y no se le puede hacer nada. Decepcionante, ¿pero que se podia esperar? Buen dibujo de DiVito. Neutral (6)

Poderosos Vengadores Nº6: Por fin termina la puñetera historia de Ultron, donde sigue siendo la versión más aburrida jamás escrita del personaje, y es derrotado sin ninguna imaginación y de manera obvia. Más curiosos son los epílogos. El de Vigía es intrigante y puede ir por un par de sitios muy distintos pero que al menos darán para algo, que ya es mucho para el personaje. El de Ms Marvel y el Hombre Maravilla es una agradable referencia a la serie de la primera, que es prácticamente la única serie Marvel que Bendis admite que existe, porque es de un amigo suyo. El de los Pym sigue con la tradición de Bendis de escribirlos como gente horrible que no se parece en nada a la relación y personalidad madura que siempre han tenido. Y los puñeteros bocadillos de pensamiento son cada vez más irritantes, haciendo que todos los protagonistas suenen como imbéciles. Esta serie no prometía, y la primera historia sólo lo ha confirmado, a ver que pasa en la siguiente. Buen dibujo, al menos. No Recomendado (4)

Punisher: Diario de Guerra Nº10: Crossover con Guerra Mundial Hulk, que no parecería algo que pegase (descontando el hecho de que ambas series van de Guerra) hasta que te das cuenta de que eso va la serie: El Castigador no sólo mata chorizos, mata a cualquier tipo de personas malas, y si esas personas malas son alienígenas que han invadido Manhattan, pues maldita sea, se adaptará a las circunstancias y encontrará maneras de matarlos, porque es el maldito Castigador. Es una manera de ver al personaje, que es la esencia de esta serie. Y si una de las gracias de los comics es que puedes meter cualquier idea burra y exagerada y hacer que parezca natural, Fraction entiende eso perfectamente, y se divierte con un número que es enteramente a base de hacer el bruto, y le queda muy bien, de manera que sólo puedes hacer en comics. Es decir, estamos hablando de un comic donde el protagonista acaba armado con pistolas que lanzan cuchillos. Pistolas. Que. Lanzan. Cuchillos. Es difícil ser más comic que eso, y es raro que no se le hubiera ocurrido a alguien antes. Va todo en ese plan, a base de Frank siendo así de macarra y disfrutandolo, contra bichos alienígenas, y el dibujo exagerado de Olivetti le va a la perfección. No todos los comics deberían ser así, pero los que lo son, si lo hacen bien como Fraction, son tan recomendables como otros más serios. A los puristas del personaje no les gustará, pero que les den, ya ha habido suficientes cientos de historias del Castigador contra gente con pistolitas. Muy Recomendado (9)

Thor Nº4: Esencialmente, lo mismo que el número pasado, pero sin pegarse con Iron Man: Thor visita un lugar donde hay problemas graves en el mundo real, y trata de ayudar a la vez que vemos porque no puede arreglarlo todo, y al final recibe como premio más asgardianos renacidos. Un poco formulaico, la verdad. Además, no sólo tiene a JMS poniendose a prédicar desde el púlpito como suele hacer de manera demasiado evidente, lo hace con un tema que ya hizo, prácticamente igual, hasta el diálogo, en Escuadrón Supremo. Además, por muy profundo y dramático y revelador que se ponga Straczynski, no para de recurrir a tópicos en vez de hacer una verdadera historia que trate seriamente y profundamente el tema. Las reacciones de Thor son apropiadas, de todas maneras, aunque se echa de menos que no mencione que ya trató todo esto en la etapa de Jurgens y recibió moralejas parecidas. Y el final promete, ya que parece que van a usar la inteligencia para evitar la repetición de la fórmula. Mejor, porque ya puestos, ya hicieron algo bastante parecido con estos mismos personajes hace 10 años en los Dioses Perdidos. Buen dibujo de Coipel. Recomendado (7)

Thunderbolts Nº6: La mayor parte del número está dedicado a Penitencia, así que es literalmente un número doloroso y de darse cabezazos contra la pared. Es un número de Doc Samson en sesión de terapia con Robbie, pero lo sorprendente es que Ellis se lo toma absolutamente en serio. Pasa bastante de los elementos más exagerados y estúpidos del personaje, y lo reduce a un pobre chaval que se siente culpable por cosas que no son culpa suya, y ha recurrido a estupideces psicológicas como método de torturarse y aceptar toda esa culpa. Es un primer paso, y probablemente el único posible (a menos que recurras a influencias externas o cosas asi) para deshacer toda esta tontería. Un esfuerzo admirable, todo sea dicho, aunque leerlo no tenga mucha gracia. Aparte de eso, hay una escena donde los dos únicos miembros cuerdos (y teniendo en cuenta que uno es el Hombre Radiactivo, es mucho decir) discuten bastante bien el estado del grupo, aunque tiene el problema de que las personalidades de esos dos y su interacción no se parece mucho a como era con Nicieza, donde era más consistente. Y luego hay otras dos bombas de relojería, la que están preparando los villanos, y la locura de Osborn, que Ellis está preparando muy bien y de manera divertida. El dibujo de Deodato tiene sus problemas, pero no queda mal para este tipo de historias de gente hablando cuando te acostumbras a las caras referenciadas. Recomendado (7)

Ultimate Power Nº4: Llega el último tercio, escrito por Jeph Loeb, que es recibido con la misma alegría que un herpes. Primero está la explicación de lo que ha pasado hasta ahora, que no es mala en absoluto, sea de quien sea idea. Pero después degenera en aún más peleas absurdas entre personajes sin personalidad, con personajes calcados de otros sitios que parecen colorformas, sin ninguna imaginación o sentido. Y para terminar de arreglarlo, Loeb se caga bastante en el legado de Mark Gruenwald, ¿Por qué no? Profundamente estúpido. Evitar a toda costa (2)

Ultimate Spiderman Nº24: Que chafa el final de Ultimate Power, más o menos. ¿Tanto costaba coordinar mejor las series sacando la otra miniserie un puñetero mes antes? Realmente, esto en muchos sentidos no es más que una repetición de otra de las historias anteriores del Duende Verde, lo que es problemático, porque indica que a Bendis se le están acabando las ideas si empieza a repetirse. Lo cual no sería raro después de más de 100 números. Claro, que el argumento de esta historia viene de un proyectado segundo videojuego de la serie, así que eso a lo mejor lo explica. De todas maneras, Bendis le da algo de originalidad a base de hacer variantes, como un distinto agente de Shield colaborando con Spidey, o con su compañera a bordo de la aventura, aparte de que la confrontación con Norman le pilla de manera distinta. Y tiene chispa, claro, como siempre, sea como sea el argumento. Muy buen dibujo de Immonen, en acción y los personajes expresandose. Recomendado (8)

Ultimate Vision Nº2: Termina la historia, afortunadamente. El personaje sin personalidad, motivación o poderes definidos se enfrenta a una versión cutre de Ultimate Galactus, y a Ultimate IMA y MODOK, a base de hacer explotar cosas de tecnología y poco más. Hay un intento de contar una historia sobre un secundario, pero es muy elemental. Muy poco que reseñar, es una miniserie basura sin ideas. Eso si, al menos evita el tópico horrible con la aparición del Halcón. Y la última página tiene gracia, eso si. Buen dibujo de Peterson, aunque tenga que lidiar con el horroroso diseño del protagonista. No Recomendado (4)

World War Hulk Nº4: Hulk vs Doctor Extraño Demoníaco, en plan burro. Esa parte es acción bestia, bien si te gustan esas cosas. El resto del número es seguir con la ambigüedad de quien tiene razón. Por un lado, se nos exponen los muchos fallos de los “héroes”, sobre todo desde que empezaron a escribirlos como cretinos. Por otro lado, el final del número deja claro que si Hulk no era un monstruo, está empeñado en transformarse en uno. El resultado es que resulta muy difícil saber a quien apoyar, si es que se puede apoyar a alguien en esta historia. Realmente, no quieres que gane nadie. Todo muy emocionante, eso si, y al menos no insulta la inteligencia ni está mal montado como otros crossovers, pero dependerá mucho de cómo termine. El dibujo de Romita le va muy bien. Y luego está la historia de complemento, que va de explorar como funciona realmente la mente de Hulk. Y lo que hace básicamente es dejar clara una cosa muy importante sobre el personaje, que ya se había dicho y es lo que tiene sentido, y manda definitivamente a la mierda de la que nunca deberían haber salido las mierdas de Bendis. Muy buena exploración del personaje, a partir de demostrar lo mucho que mola Amadeus Cho, que es la gran sorpresa de esta historia. Buen dibujo de Pagulayan. Recomendado (8)

World War Hulk: Primera Linea Nº4: La parte de los periodistas sigue siendo tan inútil como siempre, diciendo cosas obvias o que ya se ven en la serie principal, pero más despacio y como si fueran grandes revelaciones. Bachs es capaz de algo mejor también. La parte de la investigación revela el misterio, y resulta no ser una mala solución, y la verdad es que la interacción entre Korg y el policia no ha quedado mal. Esa historia no ha sido particularmente necesaria de contar, pero no ha sido mala, y nunca está de más darle trabajo a Adlard. Por último, Jenkins demuestra que es consciente de lo mucho que ha conseguido que el público odie a su Mary Sue, y las dos páginas cómicas son hacer chistes al respecto. No son particularmente graciosos, pero se agradece que Jenkins se lo tome con buen humor en vez de ponerse a la defensiva. Neutral (6)

X-Factor Nº21: Termina la historia del Aislacionista, y la verdad, para tanta presentación y alboroto que le ha dado David, ha quedado decepcionante. Vale, es probablemente sólo un primer asalto, y la idea central es buena (un mutante que está en contacto con el resto de mutantes, lo que le vuelve loco, así que el Dia M le ha venido de perlas, y quiere rematar la faena para dejar de oirlos en su cabeza, lo que le hace el enemigo perfecto para el grupo, aparte de tratar el tema de unidad vs aislamiento) pero esta historia concreta tiene muchos agujeros. Presenta un plan que al final no acaba yendo a ninguna parte, pese a que era interesante. Y todo su plan montado durante tantos números acaba siendo derrotado tontamente no porque haya un elemento con el que no ha contado (que lo hay, y acaba sirviendo únicamente como recurso para resolver esta historia, en vez de la infinidad de cosas interesantes que podrían haber salido de ahí, que es otro elemento que tiene pinta de haber sido abandonado por el próximo crossover y cambio de dirección editorial, que manda narices) sino porque no tiene ni idea de usar las decenas de poderes que tiene. Es decir, está claro que David se ha pasado dandole todos los poderes de todos los mutantes que quedan, lo cual es una pasada inmanejable, aunque no cuentes que algunos de ellos ya tienen poderes casi inmanejables. ¿Pero me está diciendo que teniendo una cantidad grande de poderes muy destructivos, no se le ocurren maneras de usarlos excepto depender de los poderes de Forja para sacarse aparatitos del culo que hacen cualquier cosa? ¿No hay algo más simple para eliminar a Factor-X que inventarse un teleportador al Ártico en vez de usar los montones de poderes destructivos a su disposición? Y si tiene esas habilidades, ¿no será más fácil construirse un bloqueador mental que esos planes terriblemente enrevesados? Y como esa, muchas cosas pasan por conveniencia. Hablando de potencial desaprovechado, lo mismo para el subargumento de Siryn y M, en vez de tratarse temas interesantes, resulta ser todo otra manipulación más del hipercomplicado plan en plan Rude Goldberg de Huber. No es que no haya cosas buenas en la historia, el diálogo como siempre es bueno (aunque la escena de los congelados podría haber sido mejor) y la escena de Layla está a la altura habitual. Pero se espera más de David. Desgraciadamente, ahora llega un crossover para descarrillar la serie lo más posible, porque es su destino. En el complemento, como ya no les qudaba historia, había que llenar con algo, así que se saca un montaje en parte de más callejones sin salida que no llegaron a usar, en parte de ideas curiosas que le apetecía meter, todo para llegar a un final que no tiene mucho que ver, pero que en retrospectiva parece de lo más obvio. Es una historia entre divertida y triste, pero sus razones de ser son un poco transparentes y tramposas, como toda esta historia. Recomendado (7)

X-Men Nº31: Todo el mundo se pasa el número mirando el reloj esperando a que empiece el crossover y pueda pasar algo. Bueno, no del todo, pero casi. Con la alineación y dirección de la serie demolida por la saga anterior, el número va de reabsorber lo poco que queda del grupo en el grupo central, y esencialmente acabar con las divisiones para tener un solo grupo unificado para el crossover. Así que esa plantilla ampliada se pasa el rato tratando las consecuencias de esa saga y mirando al posible futuro. Al menos Ciclope reacciona a la aparente muerte de su hijo, porque Carey no es como el idiota de Brubaker que no le tuvo reaccionando a la muerte gratuita de su padre. Mientras, los villanos, que van a seguir dando la lata en el mismo crossover, hacen lo mismo. No se avanza mucho nada, como era de esperar, pero es mejor pasarse de espacio tratando las consecuencias y reacciones de las historias importantes, que ignorandolas, como es la moda actual en Marvel. El dibujo de Mike Choi es un increible alivio para los ojos cansados por el dibujo deforme y confuso de la serie. Si te preguntas porque hay dos historias de complemento, es porque en EEUU el número de New X-Men se retrasó, y pasaron el capitulo 16 aquí para que no se leyeran fuera de orden. Porque Marvel, a diferencia de Panini, se preocupa porque los lectores lean las cosas en orden. A diferencia de Panini, son profesionales en vez de mierdas. Supongo que Complejo de Mesias también lo publicarán desordenado. Las historias de Carey, además, se leen bien como una sola, que desgraciadamente es una chorrada enorme que sólo nos recuerda malas ideas recientes y da excusas arbitrarias. Buen dibujo de Eaton, realmente los dibujantes de la historia han sido impecables y consistentes. Pero Especie en Peligro ha sido una pequeña tomadura de pelo, a base de visitar recursos del universo mutante que tendrían que haberse tratado en las series principales años antes, repetir el mismo esquema una y otra vez a base de callejones sin salida, para acabar con un final que más o menos dice “sabemos que no tiene sentido, pero no vamos a revertir el Dia M por edicto editorial, te jodes” y tratar de darle importancia a una idea tan mala que los propios guionistas la ignoraron lo más posible. Ha tenido toques buenos, y el intento de contar una historia de la Bestia se agradece, así como que parezca por fin que hay una dirección clara para la linea, pero no ha salido precisamente bien. Lo que es mal presagio para lo que viene a continuación… Recomendado (7)

X-Men: Complejo de Mesías: Especial que da comienzo al crossover de las series mutantes de este año, que no es el primero en una década como anuncian (el último fue Los Doce, hace 8 años) pero si que hace bastante. Generalmente, los crossovers grandes cerrados no son buenas ideas porque lo único que hacen es fastidiar a los guionistas individuales, pero en este caso es algo que afecta de manera importante a todas las series y la idea es darle una nueva dirección a la línea, que la necesita urgentemente. Porque no te confundas, ahora mismo estas series no tienen ni dirección ni razón de ser, y necesitan una vitalmente si no quieren estar para siempre dando vueltas sin contar nada. Así que este crossover era algo bastante necesario, de alguna manera. La estructura recuerda mucho a la de la Canción del Verdugo, cambiando Fuerza-X por New X-Men, y añadiendo este especial de inicio. Hasta el argumento tiene ciertos parecidos, con muchos protagonistas principales comunes en situaciones parecidas, además de que parece que va a ir también de tener a gente persiguiendo a otra gente en carrera desesperada. Este especial, escrito por Brubaker, sin embargo, no tiene mucho que contar. La mitad es contarnos el punto de partida del crossover, que si has leido lo más mínimo de los anuncios, ya sabes, y repetirnos continuamente lo importante que es, y tener a los protagonistas hablando mucho sin decir nada. Lo que puedes esperar de Brubaker, relleno. La otra mitad es presentarnos las primeras complicaciones, incluyendo a los adversarios. Tiene además algunos problemas de lógica, donde la Patrulla-X no hace algunas de las preguntas y soluciones evidentes, y se sorprende por cosas que no debería teniendo en cuenta los últimos acontecimientos. Es un prólogo, en el que no pasa prácticamente nada, y teniendo en cuenta que el siguiente capítulo también será de Brubaker y presumiblemente irá a la misma velocidad, deberían haber unido ambos capítulos en un capítulo ligeramente mayor, y habría quedado mucho, mucho mejor. Porque además, este especial que apenas causa intriga y emoción con su escasez de argumento tiene el dibujo horroroso de Marc Silvestri, con su infinidad de rayas superfluas, su desconocimiento de anatomía, y sus poses antinaturales en pin-ups horrendos. El crossover aún puede estar bien, pero este comienzo no, puedes pasar sin él. No Recomendado (4)

E-e-e-eso es todo amigos. La semana que viene: New X-Men aún está antes de este crossover, el Capitán America sigue con Bucky Cyborg Otra Vez Zombie, Batman continua haciendo magia con Zatanna, JLA tiene un número dedicado a Flecha Roja y Vixen, Jóvenes Titanes celebra el nº50 con una nueva alineación, la Guerra del Cuerpo Sinestro tiene su gran final, y tendremos que aguantar más Ataques de Amazonas y Cuentas Atrás. Oh, y aún estamos esperando el Catwoman del mes pasado, por alguna razón. Nos vemos, no falteis.

Empieza la temporada televisiva de verano. De lo único interesante (o visible) está el debut de Dexter en Cuatro. Es el siguiente paso en la evolución de personajes tipo Castigador, donde no sólo mata indeseables en su identidad secreta, además lo disfruta. Es un vistazo bastante fascinante a la mente de una psicología bastante alejada de la humanidad normal, pero que a diferencia de otras series más normales, tiene un código moral bastante desarrollado. El hecho de que eso esté metido en la típica fórmula de investigación policial es un problema, pero se diferencia mucho de toda esa morralla que plaga las ondas. Si puede evitar caer en la repetición, quedará una buena serie.

[Creo que voy a empezar a poner aquí alguna frase sacada de cultura popular cada semana, según me venga en mente]

Hola a todos, soy Peter Garcia, y llego tarde a estas Criticas Reconstructivas. La vida real a veces se interpone en tu camino y pierdes una semana, pero parece que ya estoy recuperando el ritmo. Esta semana, bueno, estas dos semanas, los tomos de Panini del mes, que son una buena selección, ciertamente a mucha distancia de la de Planeta, lo que queda de los comics mensuales de dicha editorial, y las cosas de Norma. No comento todas, porque algunas son más de lo mismo, y ya llevo bastante de por si. Espero que no se me olvide nada interesante que comentar. Es una buena tanda de comics por lo general, limpia el mal sabor de boca que dejaron las últimas.

En el apartado de malas noticias que deberían de dejar de ser tan comunes, esta semana ha muerto Michael Turner. Piense lo que uno piense de cómo dibujaba, no cabe duda de que era todo un profesional, que se dedicaba en cuerpo y alma a su trabajo porque le gustaba (estuvo firmando y haciendo dibujitos en convenciones aún estando muy enfermo) y que pese a ser una gran estrella y tener su propia editorial, no se le subio a la cabeza, sino que siguió portandose bien con colaboradores y empleados, que nunca decían más que cosas buenas que él. Una lástima.

Oh, y por si alguien ha oido rumores inventados por fans que no tienen ni idea, y sin fundamento, Dan DiDio no se va a ninguna parte, al menos de momento. Puede que no lo haga del todo bien, ni en ventas ni desde luego artísticamente, pero tampoco está fracasando estrepitosamente, y eso es lo que hace falta para un cambio así. Y si es lo que estás esperando, realmente, ¿quién te dice que no pondrán a alguien peor?

No hay muchas novedades americanas esta semana. En Marvel, se lanza la nueva serie de Eternos, que va básicamente de coger las ideas de Gaiman y extenderlas unos centimetros hacia delante, sin mucho que decir, no es que la miniserie original tampoco tuviera mucho aparte de la idea central. Si hay algo interesante en el relanzamiento, aún no lo han sacado.

Luego, como principio del gran cambio que preparan para la línea Ultimate, debuta Ultimate Origenes, donde Bendis nos cuenta las conspiraciones que unen los orígenes de todos los personajes. Si esa idea te parece intrigante, te gustará, si no, te valdrá con leer con extraña curiosidad un resumen.

Y en DC la novedad es su tercera serie semanal, Trinidad, donde parecen haber aprendido de los errores del pasado, al no parecerse en lo más mínimo a la segunda. Es una sola historia escrita por un solo buen guionista, sin interferencias, conexiones o crossovers, con un buen dibujante fijo en la historia principal y tres dibujantes más o menos decentes y un buen coguionista en complementos que cuentan una parte distinta de la historia principal. Está bien montado y bien escrito, aunque como pasa con muchos de los comics de superhéroes “normales” de Busiek, no se hace especialmente animado pese a contar con buenas ideas. Puede ponerse más interesante con el tiempo, de todas maneras.

Y ahora, las novedades de aquí:

Aniquilación: Conquista Nº2: Continua la saga, esta vez con las primeras de las miniseries prólogo. Extrañamente, tenemos una miniserie y media, en vez de tener dos completas, que seria lo lógico teniendo cuatro de ellas. La que tenemos completa es la de Quasar, que es una muestra de cómo tontería editorial puede jorobar lo que podría ser una buena historia. Ambas Aniquilaciones han tenido una buena parte de “renovar a tal personaje porque el editor iluminado de turno ha tenido una idea”, y esto es una acumulación de las peores. Mataron al Quasar original, que era un personaje bastante único (esencialmente, un pensador y pacifista bien adaptado, básicamente el opuesto de lo que está de moda ahora en Marvel) de manera tonta, y le endosaron el puesto a la hija del Capitán Marvel, que aunque tiene cierta gracia retorcida, no le ha sentado bien a ninguno de los aspectos. Phylla se ha convertido en una nueva Kyle Rayner, heredera de un puesto que le quitaron al personaje clásico de manera cutre y tonta, y que ha sustituido a un personaje definido por uno más bien poco definido y estereotípico. Además, es la misma idea, un personaje que ahora mismo tiene como único elemento de personalidad ser un legado, y tener angustia vital por estar a la altura de su legado dual, y hasta la miniserie termina con la escena de Kyle de los 90 por antonomasia, alguien diciendole que está a la altura de su herencia, porque si. Además, las reglas de las bandas cuánticas, definidas muy bien y explicitamente por Gruenwald en la serie original, aquí se las van inventando sobre la marcha, según le conviene a la historia, y en general, haciendolas una copia del anillo de Linterna Verde, en vez del algo más original que eran. Luego está la relación entre la prota y Dragón Lunar, que era una idea brillante (Phylla se ha ligado a una titaniana como su padre, y Dragón Lunar por fin ha logrado tirarse a un Quasar) pero que aquí le absorbe toda la vida a los personajes, notablemente a Dragón, que ha perdido todos sus rasgos identificativos que la hacían interesante, para ser únicamente la novia de Quasar, en una relación que de tanto que intentan que sea romántica, casi queda babosa. Para tocar las narices, pese al espacio que ocupa, no pueden ponerlas besandose, porque en Marvel son unos retrogrados de mierda, por prejuicios o cobardía, que no se que es peor. Por si Dragón Lunar no tuviera poco, al editor anormal de turno no se le ocurre otra cosa que darle un cambio aleatorio y absurdo (que Gage valientemente intenta justificar basandose en historia antigua, antes de rendirse y decir que pasa porque si) que convierte al personaje en algo extraño y casi inusable, que realmente no afecta a la historia, porque, textualmente “me parecía chulo”. Así es como se produjeron tantas ideas de los 90… En cuanto al argumento, está basado en Juana de Arco, con una joven caballero en una misión de salvación siguiendo una voz divina en su cabeza. No es un mal planteamiento, pero no está precisamente bien hecho. Dejando aparte los problemas con los personajes, la busqueda tiene muy poco contenido, con las protas siguiendo un rastro a traves de mundos que no tienen nada de particular, enfrentandose a bichos genéricos, y a un villano clásico que aunque es buena elección, termina siendo demasiado poderoso y sólo lo derrotan mediante un deus ex machina que se sacan de la manga. El final de la busqueda también tiene sus problemas, al ser una revelación que no significará nada si no sabes de Marvel cósmico… y si sabes, ves los posibles problemas, aparte de que la otra opción obvia habría tenido más sentido. La revelación de donde proviene la voz es buena, eso si. Pero francamente, es dificil entender que un guionista generalmente tan bueno como Gage haga una miniserie tan mala. Si, las malas ideas editoriales influyen mucho, pero hay muchisima diferencia con lo demás que ha hecho, es la primera cosa realmente mala que hace. No ayuda el dibujo de Mike Lilly, proveniente de independientes, que parece salido de los 90, a base de malas poses, rayitas y composiciones confusas e inexplicables. Noventástico, en todos los sentidos.

La miniserie que empieza es de Starlord, la única aportación de Giffen a esta saga, después de haber disfrutado renovando al personaje en la primera parte. La idea es hacer una versión espacial de los Doce del Patíbulo y similares, con un comando improvisado de personajes espaciales de Marvel en una misión suicida contra la Falange. Es una idea que a Giffen le gusta mucho, pero la diferencia, quizá por tener un editor fuerte, es que no es una completa mierda incomprensible como sus esfuerzos anteriores (su breve y horrible encarnación del Escuadrón Suicida, y sus aún peores Comandos Aulladores) Por supuesto, tiene los tics habituales de Giffen, como el humor que a veces no tiene gracia y a veces está fuera de lugar, y el hecho de que algunos de los personajes tienen poco parecido con encarnaciones pasadas, y mucho menos hay explicación de cómo han pasado de sus versiones anteriores a estas (excepto Starlord, donde Giffen por fin lo explica, años después de cambiarlo a algo irreconocible) Es una selección muy divertida e improbable de personajes, de todas maneras, sacados de varias décadas y de los lugares más recónditos, desde antiguas Vengadoras a monstruos pre-Marvel, pasando por animales parlantes y adaptaciones de muñecos. Y la aventura es divertida, con una buena sensación de que las cosas están muy negras para esta gente y que están resignados a ello, con una interacción rara y divertida. Además, Giffen no sólo se contiene con las muertes gratuitas de buenos personajes, mata a uno de los pocos personajes existentes que realmente merecía morir, sin contemplaciones. Eso tiene que valer para algo. El dibujo de Timothy Green no es malo, pero aún está algo verde. Estas miniseries están saliendo tan variadas como las anteriores, en tono y calidad. No Recomendado (4)

Buffy Cazavampiros Octava Temporada: El Largo Camino a Casa: Empieza la continuación de la serie de culto, en comics ya que no hay que aguantar los caprichos de los actores ni las cadenas. A decir verdad, no es que tuvieran ideas sin usar al terminar la serie, lo de “octava temporada” es para dejar claro que es una continuación oficial, no como otros comics o novelas, sino como si fuesen más capítulos de la serie de TV, que continuan las vidas de los protagonistas, montada como la serie, con Whedon dando la idea general y escribiendo algunos capítulos (todo este tomo, para empezar) y un equipo selecto escribiendo el resto. El cambio de medio viene con dos problemas probables: Uno es que no cuentas con los actores, y su manera de expresar emociones y decir las gracias era una parte importante de la serie. Eso es muy dificil de superar, y desde luego, la manera de transmitir el diálogo típico de Whedon pierde un poco en texto en vez de con las voces de los actores. La parte de las emociones se conserva mejor, porque el dibujante elegido, Georges Jeanty (que hizo American Way, vista aquí hace poco), aparte de hacer a los personajes muy reconocibles sin caer en el fotorrealismo, sabe hacerlos expresivos. El otro problema también es visual, aunque no es culpa del dibujante. La cosa es que uno de las ventajas de los comics es que no tienes presupuesto, sólo te detiene la imaginación. Eso aquí juega un poco como inconveniente, porque en TV si tenían presupuesto, y eso hacía que los monstruos y la magia tuviesen un aspecto concreto y hasta cierto punto cercano a la realidad. Pero como aquí no, de repente empiezan a aparecer monstruos mucho más exagerados, y otras cosas así, que quedan un poco desconectadas de la ambientación que solía tener el universo. Parece un sitio algo distinto, aunque por otro lado, tienen más posibilidades. Y luego está la premisa de la temporada. La idea de la serie siempre ha sido ver a una chica y a sus amigos ir creciendo, con la parte mágica sirviendo como metáfora y complemento a los problemas que afrontan los jóvenes al crecientes. Pero aunque los personajes fueron creciendo y metiendose en situaciones distintas cada temporada, siempre mantenía un pie en la realidad. En esta temporada, que transcurre un año y medio o dos después del final de la serie, sin embargo, se ha abandonado cualquier parecido con la vida real. Ahora Buffy y compañía forman parte de una organización paramilitar de cazavampiros con cuarteles generales secretos a nivel internacional. Desde luego, no se puede estar más alejado de experiencias normales, y eso perjudica a la serie. No es que Whedon se haya olvidado completamente de temas que resuenen con el núcleo de la serie, de poder femenino y de crecer hasta ser adulto, al contrario. Los subargumentos personales son muy buenos, saliendo de experiencias pasadas sin ser repeticiones, con los personajes teniendo que actuar como verdaderos adultos al tener que entrenar a una nueva generación, y echando de menos los viejos días desenfadados (de ahí el título), y con Buffy sintiendose a la vez más acogida y más aislada ahora que hay muchas más Cazadoras. Esa parte está muy bien. Pero la premisa actual de la serie, y la dirección, la hace mucho menos única, es simplemente otra serie de superhéroes, o de héroes de acción, con un desarrollo bueno de personajes.

Y luego está la selección de personajes. Una buena idea es ir reintroduciendo a los protagonistas principales poco a poco, para darles suficiente espacio a sus nuevas situaciones. Esta es esencialmente una historia del trio principal, con papelitos para los otros principales para ir abriendo boca, (no para las Potenciales de la última temporada, esas las ignoran, esencialmente) y presentación de personajes nuevos que pueden ser importante. Pero luego están los regresos de secundarios y terciarios de la serie. Es otro arma de doble filo del no depender de actores, puedes recuperar a cualquier personaje para cualquier papel. Pero se puede caer en la tentación de sobreutilizar personajes que funcionaban mejor apareciendo esporádicamente, o que realmente no tiene mucho sentido que reaparezcan y sólo lo hacen por capricho. El mayor problema aquí son los personajes que reaparecen como villanos. Uno es alguien que, a decir verdad, ya se veia dirigirse a ese camino a lo largo de la serie, pero que cuyo paso al lado oscuro queda desmotivado y chapucero, de manera que ahora es un malo genérico que es malo porque le gusta, con una serie de habilidades muy poco definidas. Y luego está la cagada del otro villano, que es un momento de “¿En que está pensando Whedon?”. No sólo cumple un horrible tópico de los comics que generalmente Buffy evitaba, lo hace para reabrir una historia que estaba cerrada y bien cerrada. Y de paso, crea una contradicción bastante evidente con capítulos anteriores. Todo para darnos un villano que la verdad, no es nada interesante, aspecto raro aparte. Eso perjudica bastante este retorno, al menos en la segunda mitad de la historia, que va de eso. La dirección general y el enemigo que parece que va a tener la temporada (al menos hasta el inevitable giro donde se revele el verdadero malo… y ya se dan pistas intrigantes de que hay algo así detrás) si que parece una buena idea, tanto de manera práctica, como por lo que significa temáticamente para la serie. Pero bueno, dejando a un lado los problemas, es un comic de Whedon y de Buffy, y por tanto tiene diálogos brillantes y desternillantes, y la caracterización de los protagonistas es maravillosa, es como reencontrarse con viejos amigos, que han cambiado un poco, pero siguen siendo las mismas personas geniales que eran. Hay misterios interesantes, los personajes nuevos no parecen malos, por fin hacen algo original y apropiado con Dawn, deshacen una cosa de la última temporada de Angel que probablemente es para mejor, y hasta meten un cameo jugoso de los dos vampiros de esa serie. Y luego está el nº5, que es una historia autoconclusiva, que en vez de ir de los protagonistas (aunque tienen cameos) va de una nueva chica, basandose en un concepto presentado en los primeros números, para contar una historia sobre lo que significa ser una Cazadora, las responsabilidades que eso lleva, y como conecta con otra serie de cosas más profundas, sobre la feminidad, y en general pertenecer a algo. Una buena historia autoconclusiva (con el problemilla de que parece pertenecer a una mitología distinta como he dicho antes) con contenido y un final triste pero positivo. El dibujo de Paul Lee, que dibujaba la anterior serie no canónica de Buffy, también es bueno. La traducción, aunque mejor que la horripilante de la serie de TV, tiene sus problemas, principalmente que el traductor no parece pillar las referencias a la serie, con una frase al final de capítulo que es una referencia a uno de los mejores cliffhangers de la serie, que no traducen bien. Y es una serie que necesita un traductor que sea fan, porque es un comic hecho especificamente para fans de la serie, no para cualquiera, y se nota mucho. Recomendado (8)

Campeones: Iniciativa: Si te preguntas porque no te suena una serie con ese nombre en la Marvel actual, es porque no hay ninguna. Esta serie originalmente iba a llamarse Campeones, siguiendo con la idea de la Iniciativa reciclando nombres de grupos, hasta que los genios legales de Marvel se dieron cuenta de que habían perdido los derechos de publicación del nombre. Así que pasó a llamarse el Orden, que es el nombre que usó una versión malvada de los Defensores en una mini de hace 5 años, lo que no suena muy bien. Por eso tienen todos una O enorme en el pecho, es su inicial y su logo. Pero en Panini piensan que los lectores son tontos y no se van a dar cuenta, y prefieren cambiarle el nombre. Porque ponerle un nombre de un comic irrelevante que fracasó durante apenas un año hace 30 años, y que sólo recordaran vejestorios y enciclopedistas aguerridos es tan importante que compensa el cambiar los nombres y mentirle a los lectores. Supongo que piensan que los lectores pensaran que la O es de CampeOnes. Lo siguiente será llamar Dan Defensor a Daredevil por aquello de la nostalgia para cuatro jubilados, pero la analogía no sirve, porque aquel nombre al menos conservaba las iniciales. Nombre aparte, la idea original de Mark Millar cuando presentó al grupo en Guerra Civil de cara a hacer una serie nueva era que fuesen versiones modernas y creadas artificialmente de los dioses griegos. Eso aún se puede ver en el primer capítulo, donde los personajes tienen un código asignado a un dios. Pero cuando Fraction recibió la serie, decidió pasar bastante de esa idea, e inventarse a los personajes como le parecía, lo cual es probablemente mejor. Su idea más bien es ver al grupo como una mezcla entre Strikeforce Morituri y X-Statix: Orientados a la celebridad, pero con un limite temporal que viene con los poderes, que puede reducirse mucho. En la práctica, queda como una versión más tradicional de X-Statix, es decir, un grupo de superhéroes cuya gracia es que son famosos, y funcionan como tal, dependiendo de su imagen pública y respondiendo ante ellos.

Y es bastante buena, Fraction es uno de los mejores nuevos fichajes de Marvel, y está lleno de ideas nuevas chulas y giros a las viejas. Los capítulos tienen un enfoque interesante, cada uno está narrado en forma de entrevista al personaje central del número, que sirve para conocer bien a los personajes, en historia y personalidad, y además de original resulta a veces bastante divertido. El último número tiene un entrevista a Namor, que sale de invitado, y es una de las mejores apariciones recientes, haciendole muy arrogante y antagonizando a los protagonistas, siguiendo con su nuevo status quo, pero en vez de tenerle como un salvaje hiperexcitable, le da una inteligencia tranquila, lo que le hace mucho más interesante y amenazador, sin quitarle su nobleza y heroismo, desde su punto de vista. Una de las mejores visiones del personaje, y si la mantuvieran, tendría un gran futuro. Los protagonistas también están bien desarrollados, una mezcla de arquetipos de famosos del mundo real adaptados a superhumanos, pero todos con algún elemento humano que los aleja del tópico. Las aventuras son desmadradas, en el buen sentido, con villanos que van desde réplicas nucleares de antiguos villanos soviéticos hasta Vagazombies (¡zombies vagabundos!), pasando por extrañas bandas de chicas con superpoderes. El diálogo tiene chispa, con algunos momentos muy graciosos. Y la parte de la opinión pública está muy bien llevada, con los dos organizadores del grupo aguantando estoicamente todas las catástrofes de relaciones públicas que va sufriendo el grupo, mientras tratan de hacer algo bueno con todo eso. En cuanto al aspecto visual, dibuja Kitson, que es sólido. El problema que tiene es que los diseños que hace son exactamente los mismos que en todas sus series anteriores, lo que hace la mayoría de esos diseños repetitivos, y muchos de ellos, algo sosos. El número que sólo tiene bocetos suyos y dibujos de Evans es nefasto, eso si. Y sólo quedan 3 números para la cancelación, (lo que es una pena, pero también es comprensible) ese tomo va a quedar fatal, podrían haberlo publicado la serie entera, ya puestos. Muy Recomendado (9)

Capitan America Nº32: Esta serie normalmente va lenta y cuenta en dos números lo que se podría contar en uno, pero esto es ridículo. Un número entero dedicado a contarnos OTRA VEZ la historia de Bucky. Como si fuera algo nuevo, o que no hubieran contado antes en esta serie. Si, hay un porqué para eso… pero no hace falta dedicar tantas páginas a repetir cosas conocidas para el giro final, que no está hecho de manera particularmente buena. Oh, y por fin se acuerdan de que el Dr. Fausto estaba muerto, aunque no llegan a explicar como sobrevivió a un tiro en la cabeza (cosa que pasó en Nómada, justo después de una historia con el mismo argumento que este número, pero mucho mejor hecho, y con información nueva en los flashbacks, pero claro, tenía un guionista mucho mejor que Brubaker) o se recuperó de su parálisis anterior, supongo que porque no hay explicación. Ni porque lleva una de las barbas más estúpidas jamás vistas. Los subargumentos son mejores que la historia principal, pero es lo mismo que siempre, avanzar un milimetro la historia. Buen dibujo, al menos. Neutral (5)

Exiliados: Viajeros del Tiempo: Por fin, después de dos años, la serie enlaza con el tomo que sacaron sobre Dinastía de M, en plan revival de los tiempos mozos de Forum cuando publicaban las cosas desordenadas y te destripaban los dos siguientes años de la serie porque si. Este es el punto de inflexión de la serie, donde nos explican por fin la verdad detrás de la premisa de la serie, y porque ha estado actuando raro últimamente. Dadas las inconsistencias que había acumulado con los años, era difícil que hubiera una explicación satisfactoria, y como era de esperar, recurren al “todo lo que creias estaba equivocado”, pero el resultado más o menos tiene sentido. Bueno, excepto que la explicación de las actuaciones erráticas del Agente Temporal no encaja con la cronología, ya actuaba raro antes del punto donde dicen aquí que empieza. En cuanto a la historia en si, es una larga pelea en movimiento contra un enemigo invencible. Y pese a que dura 3 números, no se hace estirada, porque aparte de dedicar tiempo para todas las explicaciones, aprovecha bien todos los recursos de los protagonistas, y todos los elementos de ese tipo de historias: Todo el mundo lanzandose a la desesperada, el momento de “yo le detendré”, el momento donde ves que nadie puede detenerle, alguien usando algún recurso oculto o sacrificandose… pero es mejor la manera de detenerle al final, que es mucho más ingeniosa, explicando por fin para que querían a Pico, y usando bien un elemento obvio a su disposición. Buen dibujo de Sakakibara, que se despide de la serie. Pero lo mejor de la saga es que deja a los Exiliados con una nueva dirección que les limita mucho menos las opciones, pero permitiendoles seguir con la gracia de las tierras alternativas. El primer viaje de la nueva etapa es a un mundo muy divertido, que es un homenaje a las historias japonesas de monstruos gigantes, pero usando los conceptos Marvel equivalentes. Tiene un planteamiento muy original, y lleva a un encuentro muy gracioso con un antagonista con una gran personalidad. Además, ahora que tienen infinitas variaciones de los infinitos conceptos Marvel, Bedard tiene un infinito campo para jugar, y se nota que disfruta haciendolo. Y vemos consecuencias lógicas tanto de la saga anterior como de sagas de años atrás, ahora que por fin pueden resolverse esos cabos sueltos. Un gran trabajo de ingeniería y de resolver y relanzar, por parte de Bedard, que le hacía falta a la serie. Buen dibujo del verdadero dibujante de la serie, Calafiore, que aunque hace humanos demasiado angulares, los monstruos le quedan muy bien. Recomendado (8)

Green Lantern Nº7: Otros dos especiales de la Guerra del Cuerpo Sinestro, ambos dedicados a Heraldos del Guardián del Cuerpo, y curiosamente, ambos dedicados a variantes de Superman. El primero, escrito por Alan Burnett (guionista de las series de animación de DC, que se viene a colaborar en los comics como están haciendo otros de sus colegas), es sobre el Superman Cyborg. Es un especial un poco innecesario, la verdad. La mitad es resumir su historia, que Johns resumió en mucho menos espacio hace unos meses. No queda excesivamente mal, y le da algo de drama, pero es algo que la mayoría ya sabría. La narración en todo el especial lo único que hace es reiterar la gran idea como motivación del personaje que Johns ya expresó mucho más sucintamente para decir lo mismo hace unos números. El resto es una escena grotesca que intenta ser simbólica pero no tiene mucho sentido, y acción competente, incluyendo una escena que evoca el anuncio famoso de hace unos meses, pero no tiene realmente un final, porque es un especial de relleno para desarrollar, más que otra cosa. El dibujo del tal Patrick Blaine… se nota que ha estado en Image, es exagerado, y no necesariamente en un buen sentido.

El otro especial tiene al propio Geoff Johns volviendo al personaje de Superboy-Prime (perdón, Superman-Prime, no sea que haya que pagar a los Siegel por usar un puñetero nombre) e intentando demostrar que merece la pena volver a él después de haber dado tanto la lata con él hace relativamente poco. La historia, que es doble, tiene dos partes. Una son flashbacks a su origen, revisitando el DC Comics Presents que lo presentaba, con dibujo de Jerry Ordway, que es a quien llaman cuando hay que evocar algo de esa época. La idea es hacer al personaje alguien con quien se pueda empatizar, por todo lo que le ha pasado. No es una mala historia, pero por mucha pena que de Prime en esta parte, es imposible que caiga bien teniendo en cuenta lo que ha hecho en Crisis y ahora. Al menos justifica bien que colabore con Sinestro. La parte del presente, con buen dibujo de Pete Woods, es tener a Superman-Prime vs el Universo DC, round 2. Desgraciadamente, los héroes del Universo DC no parecen haber aprendido de la experiencia, y siguen pensando que tirarse en mogollón contra alguien invencible es buena idea. Al menos esta vez no hay muertes innecesarias, pero si que hay un momento sangriento de muy mal gusto, que desgraciadamente hará reir a quien tenga humor negro. Pese a eso, la pelea tiene algunos momentos muy chulos, pero tiene el problema de que sabes que no es el final de la historia, sobre todo porque transcurre en paralelo al final del último capítulo de la otra serie, y ya sabes como termina. La cosa es que Johns no termina de decidirse entre si hay que tomarse a Prime como una figura trágica o patética. El flashback intenta ser trágico, como un niño que sólo quiere que todo vuelva a ser como antes, y cuando se lo toman en serio como amenaza. Pero en el presente, más bien van por otro lado, con una nueva interpretación del personajes. Prime es un niño con cuerpo de adulto que quiere que todo sea como antes, y que solía leer comics de DC… básicamente, Johns reinterpreta al personaje como Fanboy-Prime, un avatar omnipotente de cierto tipo de fan virulento, que disfruta masacrando personajes (total, ve a la gente que no es de su universo como ficticios) y se queja especialmente de cambios de traje y sustitutos “que no son los personajes verdaderos”. Es un enfoque muy original, y hace que resulte divertido ver como se pelean con él, en vez de irritante. Así que hasta cierto punto hace funcionar al personaje, pese a sus fallos. Para rellenar, hay otro Relato del Cuerpo de Sinestro, escrito por el novato Sterling Gates y dibujado también por Ordway, sobre uno de los miembros que presentó Van Sciver en el especial, que francamente, sólo con esos diseños ya podrías llenar una antología de terror. No es tan bueno como los anteriores, pero si que es una idea única y tétrica, que ya es algo. Recomendado (7)

Incorregible Hombre Hormiga: Cancelado: ¿Qué se puede decir de un tomo que ya te lo dice todo en la portada? Por cierto, que el chiste de la portada es incorrecto, la mayoría de personajes que salen nunca han llegado a tener serie propia que cancelar. Todo el tomo es ver como Eric oscila entre ser un completo cretino, y casi una buena persona. Pero no intentando pasar de una cosa a otra en plan redención… simplemente alternando, como le pasa a alguna gente. La verdad es que Kirkman encuentra un buen equilibrio entre ambos, de manera que queda como una personalidad consistente en vez de esquizofrénica. Eric es a veces algo inaguantable, pero lo compensa con los pocos momentos buenos, y rodeandolo de gente peor, además de que muestra cierto crecimiento a lo largo de la serie. En este tomo, se desarrolla una relación, que no va por caminos necesariamente convencionales, y al final tiene hasta algo de emotividad, aunque no siempre la esperada. Entabla cierta amistad/antagonismo/camaraderia (es complicado, dado el tipo de gente que son) con cierto viejo entrañable enemigo de Spiderman. Se rescata un concepto Marvel muy chulo, y se le mete como entorno de la serie, aunque los secundarios sean todos personajes nuevos, incluyendo uno que Kirkman ya presentó en una antologia. No es una mala idea. Hay un crossover con Guerra Mundial Hulk, que aunque tarde para salvar la serie, e irrelevante para el crossover, tiene cierta gracia, e importa para el desarrollo del personaje. Por último, tenemos el conflicto final que viene preparandose desde el principio de la serie, que como acción es normalito, pero cierra bien varias de las situaciones y temas de la serie. Oh, y es el segundo comic este mes donde una pelea se resuelve jugando a la Wii. Curioso. El dibujo de Phil Hester, y de Cory Walker (que ya colaboró con Kirkman en Invencible) es bueno, dentro de un estilo ligero y de animación moderna. Ha sido una serie curiosa, ciertamente diferente, y aunque no ha sido demasiado buena, ha tenido muchos puntos buenos. Y es un personaje original, pese a que no se merece el papel y el traje es horrible, así que supongo que se justifica que vaya a pasar a ser parte de la plantilla de otra serie. Recomendado (7)

Iron Man: Inevitable: Una de las miniseries que sacaron para llenar el hueco mientras la etapa de Ellis no salía, que ahora tiene la ventaja de ofrecernos un Iron Man que no era un fascista militar. Escribe Joe Casey, así que es una mezcla entre algo de nostalgia y recuperación de elementos tradicionales, y algunas ideas progresistas. Ciertamente, es lo más parecido al Iron Man tradicional que hemos tenido en mucho, mucho tiempo, muy reminiscente de la insuperada etapa Michelinie/Layton: Tony Stark como playboy (con chica de turno, por supuesto, que tiene mucha importancia) con algunos traumas, pero que en general quiere usar su tecnología para mejorar a la humanidad y que nadie abuse de ella, con juguetitos chulos (desgraciadamente, le endosan la chorrada del extremis, pero la ignoran cuanto pueden) y por supuesto, versiones mejoradas de villanos clásicos. Donde cada uno representa una buena nemesis temática para el personaje, un aspecto o una reacción a la tecnología o el desarrollo industrial. Además, en plan postmoderno que le gusta a Casey, uno de ellos es únicamente un supervillano porque le gusta la idea, porque está siguiendo un arquetipo memorable, y si no cumple todos los aspectos, no tiene gracia. De hecho, parte del argumento es observar estos arquetipos de héroe y villano, lo que representan, y más concretamente, lo que representa Iron Man, tanto para Stark como para el mundo, y ver a donde nos lleva eso. A veces se pasa de pretencioso con eso, pero al menos es interesante y tiene un tema, y de ahí viene el título de la mini. Es una buena historia para los personajes, y tiene algo de acción interesante, con usos inteligentes de la tecnología disponible (a diferencia de otros), sin repetir historias hechas varias veces antes (a diferencia de otros), pero sin perder de vista la idea del personaje (a diferencia de… esos mismos). El dibujo de Frazer Irving es lo opuesto al mundo arcaico de Klarion, pero tampoco es extraño a la tecnología, dado que viene de 2000 AD. Su estilo es quizá demasiado minimalista para este tipo de historia, con tecnología que apenas parece mecánica y muchisimas sombras y colores pastel pero apagados (aparte de que los nuevos diseños del Maestro Espia y el Fantasma quedan fatal con otros dibujantes, como se ha visto), pero es elegante. Un agradable respiro para el personaje, para los fans que estén hartos de lo que están haciendo con el pobre ahora. De todas maneras, ¿no habría sido más inteligente sacarlo cuando la película, genios de Panini? Recomendado (8)

Jenny Sparks: La Historia Secreta de Authority: Miniserie que hizo Millar en su temporada en la serie, así que tiene sentido que Norma la reedite. Pero mientras la etapa de Millar en la serie principal era divertida de manera tonta, esto es simplemente tonto. Son cinco números de Jenny Sparks metida retroactivamente y con calzador en distintas épocas históricas y compartiendo de alguna manera aventuras con los demás personajes del grupo, tenga sentido y consistencia con apariciones anteriores o no, normalmente no. Así que son varios números de hacer guiños a la historia del siglo XX, con Jenny Sparks matando a mucha gente y tirandose a muchos personajes históricos. En historias sin mucha gracia descontando los guiños y alguna idea que otra. Muy alejado de la Autoridad en tono, pero también en calidad. Ideas tan absurdas hay que tomarselas mucho más a lo bestia, tratar de tenerlas medio en serio no les ayuda, y menos cuando la parte seria es tan superficial como lo que suele hacer Millar. El dibujo es bueno, pero el estilo de McCrea es muy alejado del de Quitely y demás, más caricatura, menos impresión. Neutral (5)

JSA Nº7: Número más tranquilo después de empezar con dos sagas seguidas, con dos historias secuela de dichas historias. La de la portada de Eaglesham es ver una de las consecuencias de la Saga del Relámpago. Esencialmente, es un anuncio de futuras historias de Geoff Johns con respecto a la SJA y sobre todo, Superman y la Legión de Superhéroes, a base de los desvarios proféticos de Starman. Al menos eso está colocado en una escena muy entrañable entre dos viejos amigos de adolescencia que se han reencontrado recientemente, hecho más triste por el hecho de que a uno de ellos se le ha ido la cabeza. Caracteriza muy bien la compasión de Superman, a ver si Johns explota más eso y menos la nostalgia y traumas de Action, y Starman logra ser un personaje de verdad entre las pistas y non sequiturs chorras, que da pena además de gracia. La parte de la portada de Ross presenta a otro nuevo miembro (que, según la portada, parece muy bien dotado… no podrán acusarle de sexismo) que siguiendo con lo que está haciendo Johns, tiene su propio enfoque de los legados y las familias, y es ciertamente diferente del resto del grupo, y prácticamente del resto de superhéroes. Es un buen planteamiento para un personaje, viendo consecuencias que normalmente no se tratan de algunos poderes, y haciendolo dramático y emotivo sin recurrir a la angustia insoportable de su predecesor. Tiene un final muy bonito. Y aunque la escena de pelea es chorra y genérica, tiene un par de toques desternillantes. El dibujo de Eaglesham es una delicia, le da tanta vida y emoción a los personajes… Recomendado (8)

Justicia Nº10: Gran pelea entre buenos y malos. Con los buenos vestidos en chillonas armaduras, que parecen más una excusa para vender muñequitos y libros de diseños de Ross que la justificación traida de los pelos para llevar semejantes engendros. Y ni se molestan en identificar a los malos, que excepto los más famosos, ocupan papeles genéricos. Por lo demás, lo habitual en esta serie, incluyendo que no tienen ni idea de escribir al Hombre Elástico, lo que no sorprende en el caso de Krueger, pero si en Alex “Mr Edad de Plata” Ross. Neutral (6)

Midnighter Nº3: Giffen coge la serie, y como hace muchas veces, la arruina. Empieza con una premisa moderadamente interesante de Midnighter tratando de averiguar quien era antes de que le transformaran en la máquina de matar viviente que es. Desgraciadamente, esa parte no va a ningún lado interesante, y prácticamente a ningún lado, punto. El resto es tener a Midnighter en peleas genéricas, contra malos genéricos, o peor, muy similares a malos cutres a los que la Autoridad ya se ha enfrentado antes en historia cutres, sin ninguna gracia en la personalidad del protagonista, y ningún ingenio en la violencia gratuito. Es todo completamente genérico y sin vida. ¿Recuerdas cuando hicieron serie de Lobo y perdía la poca gracia que le quedaba al chiste original a base de repetición y aguamiento? Pues lo mismo. No Recomendado (4)

New X-Men Nº34: Cielos, esto es… no es malo en absoluto. La etapa de Kyle y Yost ha consistido en una serie de masacres de niños una detrás de otra, normalmente basadas en algún reciclaje cutre de ideas de Claremont. Eso además de repetitivo y deprimente, no dejaba espacio para darle apenas caracterización a los personajes. Pero como ahora tienen dos números en los que no pueden empezar nada porque después toca el crossover que cierra la serie, tienen que dedicarlos por una vez a los personajes. Y la verdad es que no lo hacen mal. Claro, como consecuencia de toda la mierda a la que han sometido a los protagonistas durante el último par de años, lo único que pueden hacer los chavales es reaccionar en shock a todo lo que han pasado. Pero Kyle y Yost al menos los caracterizan como adolescentes creibles, tanto en sus reacciones individuales como en su manera de actuar como grupo, dandole reacciones y personalidades distintas a cada uno, no sólo a los principales, sino también a la plantilla de alumnos no disfrazados que aún quedan de la etapa anterior. Hay varias escenas muy divertidas, como las reacciones completamente insensibles pero consistentes de Santo a varias de las cosas que han pasado, la reacción de todo el mundo a la angustia existencial de Josh y varias cosas así. No es que no tenga problemas, la relación entre los personajes más famosos es probablemente la peor y un tanto incomprensible (sobre todo comparado con la mejor caracterización que tenía con sus creadores, en vez de la casi inexistente actual) y un subargumento prometedor buscando al mutante más joven resulta no tener sentido cuando descuentan las opciones más obvias de otras series (y también demuestra que el traductor no tiene ni idea de Marvel, pero eso ya nos lo imaginabamos). Pero en general, esto es lo que debería haber sido la serie desde el principio, en vez de masacres y gente gritando y lloriqueando. Una pena que no lo hayan hecho antes, ahora ya es demasiado tarde. Mejor tarde que nunca, de todas maneras. Y el dibujo estilizado de Young no queda mal en absoluto, dandole más personalidad a los personajes, sin exagerar sus reacciones dentro de su estilo ya exagerado, y con un efecto de color bastante chulo. En cuanto al complemento, parece que va a seguir el esquema de siempre, esta vez visitando un lugar que tenía un enorme cabo suelto, precisamente de las tonterías de esta serie… y entonces tiene un giro terrorífico, que debería verse venir, pero eso no quita que sea impactante. Probablemente no servirá para nada, pero al menos se hace interesante el camino. Buen dibujo. Recomendado (7)

Superman Nº14: Pasamos a tener dos números de Action durante dos números, pero en vez de dos capítulos de una historia, vamos a tener dos tramas separadas. Una la de Action de Johns(/Donner), la otra de Busiek haciendo tiempo mientras los otros se ponían al día, con lo que son esencialmente más números de Superman, con Cuenta Atrás añadida. Este primer número, (que realmente es de Superman, no de Action) sin embargo, pese a lo que ponga en la portada, no tiene absolutamente nada que ver con CA, a Dios gracias. Bueno, a menos que cuentes que sale Jimmy Olsen, pero entonces la mitad de comics de Superman lo serían. Es la historia del orígen Post-Crisis Infinita de Jimmy Olsen, que transcurre cuando Superman ya lleva cierto tiempo en activo y presenta a un Jimmy muy pequeño, para que tenga sentido que sólo tenga veintipocos pese a que Superman lleva casi 15 años de carrera. Mezcla elementos de sus anteriores origenes, pero haciendo también cosas nuevas, siguiendo la pauta que están haciendo con todo en Superman. El argumento es de lo más convencional, y puedes verlo venir desde el principio. La gracia es que es casi una historia de Astro City, donde el hecho de que la historia y los malos sean tan genéricos es casi irrelevante, porque va sobre la interacción entre los personajes y como se afectan unos a otros. Y la verdad, explica bien porque funciona la amistad entre Superman y Jimmy, y que le aporta el chaval al superhéroe, siguiendo con la interpretación actual de que tanto Superman como Clark son ambas un poco fachadas para la verdadera persona. Buena historia, y el dibujo de Leonardi está más acertado que en otras suplencias recientes. La otra historia empieza la segunda y última saga de Johns-Donner en la serie, esta vez siguiendo la pista que dieron en el anual sobre el retorno de Mundo Bizarro. Claro, que eso significa que hay que volver a una visión más clásica e inteligente de Bizarro que la de Último Hijo, que es una mejora, pero queda inconsistente teniendo en cuenta que escriben los mismos y no dan realmente una explicación. De hecho, no busques mucha explicación a lo que pasa, son cosas alucinantemente absurdas de la Edad de Plata, pero supuestamente con profundidad moderna. Pero el resultado queda como algo que no es ni chicha ni limona. Es todo tan sedado y apagado que no se pueden disfrutar los conceptos absurdos porque apenas hay y no se exageran lo suficiente, y todo es demasiado chorra para tomarse bien la supuesta tragedia de Bizarro. Y desde luego, a ambas cosas les perjudica mucho la maldita lentitud de la etapa, supongo que por ser “cinemático”, se olvidan de que un comic mensual se lee por cachos, y no puedes tener un primer tercio donde no pasa nada, porque se hace insoportable. Y es una pena, porque al menos aquí las ideas sobre Bizarro tienen potencial. El dibujo esta vez es de Eric Powell, el del Bruto, que le pega bastante a una historia sobre Bizarro, mezclando caricaturas con una textura y peso, y una ambientación con sombras. Recomendado (7)

Superman/Batman Nº9: Termina la historia, gracias a Dios. Al menos al final si que ha resultado ser una historia de Superman y Batman. A cambio, ha resultado no ser una historia de los Hombres de Metal, pese a lo que parecía al principio. Tienen su momento aquí, pero son indistinguibles, y no se usa ninguna de las gracias de los personajes. Los Hombres de Metal son una delicia para guionistas visuales y dibujantes imaginativos porque tienen infinitas posibilidades de configuración, pero aquí el talento brilla por su ausencia, y no se aprovecha lo más mínimo. En cuanto a la parte de los protagonistas… es volver a machacar un tema que ya había sido zanjado. No sólo eso, uno que necesitó una macrosaga crossover para que fuera puesta atrás, y en las series de verdad si que han mantenido. Hace a Batman parecer aún más estúpido. Y el villano es ridículo en vez de amenazador, lo cual es comprensible teniendo en cuenta que la mitad del concepto se basa en algo muy gastado recientemente, y la otra mitad algo tan gastado que los guionistas de Superman llevan reservandolo años para relanzarlo en condiciones. Oh, y los guionistas demuestran tener más bien poca idea de lo que están escribiendo, encima: Batman no creó a los OMAC, creo al Hermano Ojo. Joder, si vas a hacer una secuela innecesaria y absurda de una historia famosa de hace un par de años, al menos molestate en leerla. El dibujo es una mierda y hecho por un ladrón. Detestable. Evitar a toda costa (2)

Wisdom: Miniserie inesperada, en el sentido en el que un oasis es inesperado. Está escrita por Paul Cornell, que es uno de los guionistas de Doctor Who. Doctor Who hace lo mismo que intentan muchos comics, pero mucho mejor, y todos deberiais verla, así que ahí está tu recomendación ya para empezar. Está protagonizada por una versión des-Ellisizada de Pete Wisdom, que aún es un agente secreto al que las cosas le importan más de lo que parece, pero ahora es mucho mas sociable y empático, y oculta sus emociones menos en cinismo y más en cumplir con el deber. El resultado, aunque algo alejado de la interpretación original, es un protagonista mucho mejor. La idea es que el jefe de una division de la inteligencia británica, el MI13, que es la que se encarga ahora de tratar los temas sobrenaturales. Su plantilla incluye a un hada cabreada, el Capitán Mid-Lands (imaginate al Capitán America Ultimate, si fuese de un pueblo inglés, y hubiese envejecido normalmente) y John el Skrull, que formaba parte de lo Beatles skrulls, que iban a invadir Gran Bretaña en los 60, hasta que se dieron cuenta de que preferían la fama y el dinero. Va todo en ese plan. Juntos se enfrentan a invasiones de Avalón y el pueblo de las hadas, gigantes, dragones y Jack el Destripador, entre otros. Pero todo de la manera más desmadrada e imaginativa posible, tomando las historias típicas, mencionandolas, usando elementos pero retorciendolos lo más posible para hacer algo nuevo y con una actitud genial. Y con soluciones que nunca dependen de machacar al enemigo, sino en ser más listo que él o buscar una solución, que es otro elemento que comparte con Doctor Who (igual que la estructura de números sueltos donde una pequeña trama acaba explotando al final del penúltimo número en una gran amenaza para el último capítulo donde se usan todos los elementos anteriores), porque no son americanos que solucionen las cosas primariamente a puñetazos y tiros. De hecho, todo el comic transpira espíritu británico, y gira en torno a eso, además de la actitud de los protagonistas de sellar sus sentimientos para poner cara valiente y cumplir el deber cueste lo que cueste, todas las amenazas giran en torno a mitología británica, pero también de la actitud moderna hacia ella y por extensión, a toda su tradición, que es una mezcla entre verse avergonzados por ella y admirarla sin admitirlo. Puedes entender bien la mentalidad británica con este comic.

Pero sólo es una parte, otra es ver los conceptos alucinantes que se saca Cornell, y como adapta viejos conceptos, y como extrapola la manera de jugar con ellos que tienen los expertos dentro de un universo donde esas cosas existen, que normalmente es desternillante. (“Tenemos que invadir Avalón. No comais nada, no saqueis nada de ninguna piedra, no os caseis con nada”) Cosas chulas, alucinantes y desternillantes hay a montones. Además, se desarrolla muy bien personajes que podrian ser un chiste (bueno, algunos, Midlands no, sólo es un chiste, y John da para un poco más sólo, pero es una pasada si pillas los chistes, que deberías) que lleva a un final realmente descorazonador como pocos. Y por si te interesa, Cornell no ignora que está en el Universo Marvel, al contrario, se lo conoce muy bien, con apariciones importantes de personajes que puede que no supieras que tienen conexión con Reino Unido, referencias a las antiguas organizaciones similares al MI13 (incluida una versión inexplicablemente distinta de Alistaire Stuart, pero supongo que está en su derecho… ¿de donde crees que salió el nombre de WHO?) y a la historia de Wisdom con el Excalibur original, pero sin necesitar saber nada de eso. El dibujo del primer par de capítulos es de Trevor Hairsine, curioso teniendo en cuenta que lo venden como estrella y esta es una serie sin publicidad. En cualquier caso, es excelente y recuerda mucho a Hitch en Autoridad. Pero como Hairsine no puede con comics mensuales, o trimestrales si me apuras, los demás los hace Manuel Garcia, con un estilo similar a Hairsine, y a millas de otros trabajos anteriores, que queda casi igual de impresionante. Lo único raro de todo esto es que sea de la linea MAX, porque no fue concebido como tal, y no tiene realmente motivos: Apenas hay lenguaje malsonante, no hay violencia más gráfica que en series normales, no hay desnudos, y las escenas de sexo son muy suaves y del mismo estilo de las que salen en DC. Supongo que es otra muestra de la mojigatería hipócrita de Marvel. Dejando aparte eso, esta es una serie sin publicidad ni famosos ni crossovers, así que no venderá un carajo. Pero pasa de eso, y suelta alguna mierda de crossovers para comprar esto, porque vale muchísimo tu dinero y tiempo. Es la clase de comic que haría Warren Ellis si fuese menos cínico y realmente apreciara los conceptos y personajes asombrosos con los que juega sin gustarle. Además, de aquí va a salir la continuación de Excalibur, de tanto que impresionó a Marvel. por si quieres “importancia”. Muy Recomendado (10)

Hulk: Para empezar, decir que es una amplia mejora respecto a la anterior versión, no es que eso fuese muy dificil. Como aquella ya nos contó una historia de origen (aunque no sigue exactamente la historia de aquella, el origen es algo más sensato, aunque sigue sin tener la fuerza del original del comic) esta es el siguiente paso, con el status quo clásico de Banner como fugitivo buscando una cura, y su pasado volviendo para morderle el culo. También se abandona toda la parte de indagar psicológicamente sobre lo que representa Hulk y como se relaciona eso con sus traumas mentales. Simplemente, es la historia de un hombre tratando de controlar su rabia, casi como una maldición. El argumento es muy básico y se puede predecir completamente tras ver el trailer o las primeras escenas, pero no está mal hecho. Quizá demasiadas escenas de persecución de Banner en las que escapa por los pelos, y los militares a veces actuan como idiotas para que haya historia, no es que eso sea algo inesperado. Norton hace una buena versión de Banner, torturado y hastiado, pero se ve su determinación en cualquier escena. Un poco dificil tragarselo como científico, pero no es demasiado problema. Liv Tyler como Betty continua la tradición de las películas de comics de usar a las actrices más guapas de Hollywood, aunque ni su interpretación ni su papel son particularmente memorables. Realmente, está unicamente para apoyar a Banner. Hurt como General Ross está bien, haciendo el papel de siempre en los comics, obsesivo sin degenerar en caricatura. Roth como Emil Blonsky (que aquí es británico como el actor, con una justificación breve para explicar que tenga nombre ruso, ya que ya no cuela lo de “espía ruso”) está muy bien, con un origen muy distinto para la Abominación, pero que va a la idea central del personaje, la obsesión con la fuerza, como inversión del protagonista. El aspecto es algo raro, parecido a la versión Ultimate de la Abominación por camino de Mr. Hyde, pero no queda mal como versión retorcida de Hulk. Hulk que, por cierto, tiene un aspecto mucho mejor que en la otra película, y queda bastante vistoso y creible. Las peleas visualmente son muy buenas, aunque las ideas sólo sean competentes. En cuanto a la versión de Hulk, es la clásica que es pura rabia, pero con una mentalidad de niño inocente cuando no está enfadado, pero sin las chorradas. También tiene cierto protagonismo otro personaje importante del universo de Hulk, como sorpresa a mitad, escondido mediante otro nombre que será familiar a los que leyeran cierta etapa reciente, y una última escena que le prepara para una posible secuela. No paran ahí los guiños a los fans, hay otro par de frases y referencias que serán fáciles de captar, está la habitual aparición de Stan Lee, menos graciosa que lo habitual, y hasta aparece un personaje que probablemente se supone que es Doc Samson, aunque haga el papel que otro personaje tenía en los comics. En cuanto al epílogo, esta vez está antes de los créditos, y probablemente tendrá a todo el mundo emocionado por el futuro. Por cierto, que dejan claro desde las primeras escenas que estas películas transcurren en un universo compartido, en los créditos del principio ya hay referencias a Shield y a Industrias Stark. En definitiva, un paso en la dirección correcta, y aunque no es gran película ni un saco de diversión, no está nada mal, y tiene suficientes cosas para mantener la atención.

Y con esto terminan las primeras reseñas del verano. Nos vemos la semana que viene con la invasión paniniana de rigor: Especie en Peligro termina en las Patrullas-X y Factor-X, que terminan sus historias respectivas de cara al crossover, mientras Lobezno sigue combatiendo fantasmas, o algo. Poderosos Vengadores termina de una vez con lo de Ultron, mientras que Nuevos espera a que se ponga al dia para poder avanzar. Iron Man tiene misterio y viejos villanos, Thor tiene más historias sacadas de las noticias, Daredevil tiene más drama callejero, Thunderbolts sigue tratando de convencernos de malas ideas, Guerra Mundial Hulk continua en sus propias series y en Castigador, Cuatro Fantásticos comienza la última saga de McDuffie, Ultimate Power continua las peleas a base de photoshop, Ultimate Vision continua buscando un propósito, en más de un sentido, Ultimate Spiderman sigue con la Muerte de un Duende, y el Spiderman “de verdad” empieza una nueva mañana. ¿Valdrá la pena tanto follón para esto? Volved la semana que viene para descubrirlo si no quereis mirarlo vosotros mismos. Hasta entonces, saludos.