Semanas del 16 al 29 de Junio

5 julio, 2008

Empieza la temporada televisiva de verano. De lo único interesante (o visible) está el debut de Dexter en Cuatro. Es el siguiente paso en la evolución de personajes tipo Castigador, donde no sólo mata indeseables en su identidad secreta, además lo disfruta. Es un vistazo bastante fascinante a la mente de una psicología bastante alejada de la humanidad normal, pero que a diferencia de otras series más normales, tiene un código moral bastante desarrollado. El hecho de que eso esté metido en la típica fórmula de investigación policial es un problema, pero se diferencia mucho de toda esa morralla que plaga las ondas. Si puede evitar caer en la repetición, quedará una buena serie.

[Creo que voy a empezar a poner aquí alguna frase sacada de cultura popular cada semana, según me venga en mente]

Hola a todos, soy Peter Garcia, y llego tarde a estas Criticas Reconstructivas. La vida real a veces se interpone en tu camino y pierdes una semana, pero parece que ya estoy recuperando el ritmo. Esta semana, bueno, estas dos semanas, los tomos de Panini del mes, que son una buena selección, ciertamente a mucha distancia de la de Planeta, lo que queda de los comics mensuales de dicha editorial, y las cosas de Norma. No comento todas, porque algunas son más de lo mismo, y ya llevo bastante de por si. Espero que no se me olvide nada interesante que comentar. Es una buena tanda de comics por lo general, limpia el mal sabor de boca que dejaron las últimas.

En el apartado de malas noticias que deberían de dejar de ser tan comunes, esta semana ha muerto Michael Turner. Piense lo que uno piense de cómo dibujaba, no cabe duda de que era todo un profesional, que se dedicaba en cuerpo y alma a su trabajo porque le gustaba (estuvo firmando y haciendo dibujitos en convenciones aún estando muy enfermo) y que pese a ser una gran estrella y tener su propia editorial, no se le subio a la cabeza, sino que siguió portandose bien con colaboradores y empleados, que nunca decían más que cosas buenas que él. Una lástima.

Oh, y por si alguien ha oido rumores inventados por fans que no tienen ni idea, y sin fundamento, Dan DiDio no se va a ninguna parte, al menos de momento. Puede que no lo haga del todo bien, ni en ventas ni desde luego artísticamente, pero tampoco está fracasando estrepitosamente, y eso es lo que hace falta para un cambio así. Y si es lo que estás esperando, realmente, ¿quién te dice que no pondrán a alguien peor?

No hay muchas novedades americanas esta semana. En Marvel, se lanza la nueva serie de Eternos, que va básicamente de coger las ideas de Gaiman y extenderlas unos centimetros hacia delante, sin mucho que decir, no es que la miniserie original tampoco tuviera mucho aparte de la idea central. Si hay algo interesante en el relanzamiento, aún no lo han sacado.

Luego, como principio del gran cambio que preparan para la línea Ultimate, debuta Ultimate Origenes, donde Bendis nos cuenta las conspiraciones que unen los orígenes de todos los personajes. Si esa idea te parece intrigante, te gustará, si no, te valdrá con leer con extraña curiosidad un resumen.

Y en DC la novedad es su tercera serie semanal, Trinidad, donde parecen haber aprendido de los errores del pasado, al no parecerse en lo más mínimo a la segunda. Es una sola historia escrita por un solo buen guionista, sin interferencias, conexiones o crossovers, con un buen dibujante fijo en la historia principal y tres dibujantes más o menos decentes y un buen coguionista en complementos que cuentan una parte distinta de la historia principal. Está bien montado y bien escrito, aunque como pasa con muchos de los comics de superhéroes “normales” de Busiek, no se hace especialmente animado pese a contar con buenas ideas. Puede ponerse más interesante con el tiempo, de todas maneras.

Y ahora, las novedades de aquí:

Aniquilación: Conquista Nº2: Continua la saga, esta vez con las primeras de las miniseries prólogo. Extrañamente, tenemos una miniserie y media, en vez de tener dos completas, que seria lo lógico teniendo cuatro de ellas. La que tenemos completa es la de Quasar, que es una muestra de cómo tontería editorial puede jorobar lo que podría ser una buena historia. Ambas Aniquilaciones han tenido una buena parte de “renovar a tal personaje porque el editor iluminado de turno ha tenido una idea”, y esto es una acumulación de las peores. Mataron al Quasar original, que era un personaje bastante único (esencialmente, un pensador y pacifista bien adaptado, básicamente el opuesto de lo que está de moda ahora en Marvel) de manera tonta, y le endosaron el puesto a la hija del Capitán Marvel, que aunque tiene cierta gracia retorcida, no le ha sentado bien a ninguno de los aspectos. Phylla se ha convertido en una nueva Kyle Rayner, heredera de un puesto que le quitaron al personaje clásico de manera cutre y tonta, y que ha sustituido a un personaje definido por uno más bien poco definido y estereotípico. Además, es la misma idea, un personaje que ahora mismo tiene como único elemento de personalidad ser un legado, y tener angustia vital por estar a la altura de su legado dual, y hasta la miniserie termina con la escena de Kyle de los 90 por antonomasia, alguien diciendole que está a la altura de su herencia, porque si. Además, las reglas de las bandas cuánticas, definidas muy bien y explicitamente por Gruenwald en la serie original, aquí se las van inventando sobre la marcha, según le conviene a la historia, y en general, haciendolas una copia del anillo de Linterna Verde, en vez del algo más original que eran. Luego está la relación entre la prota y Dragón Lunar, que era una idea brillante (Phylla se ha ligado a una titaniana como su padre, y Dragón Lunar por fin ha logrado tirarse a un Quasar) pero que aquí le absorbe toda la vida a los personajes, notablemente a Dragón, que ha perdido todos sus rasgos identificativos que la hacían interesante, para ser únicamente la novia de Quasar, en una relación que de tanto que intentan que sea romántica, casi queda babosa. Para tocar las narices, pese al espacio que ocupa, no pueden ponerlas besandose, porque en Marvel son unos retrogrados de mierda, por prejuicios o cobardía, que no se que es peor. Por si Dragón Lunar no tuviera poco, al editor anormal de turno no se le ocurre otra cosa que darle un cambio aleatorio y absurdo (que Gage valientemente intenta justificar basandose en historia antigua, antes de rendirse y decir que pasa porque si) que convierte al personaje en algo extraño y casi inusable, que realmente no afecta a la historia, porque, textualmente “me parecía chulo”. Así es como se produjeron tantas ideas de los 90… En cuanto al argumento, está basado en Juana de Arco, con una joven caballero en una misión de salvación siguiendo una voz divina en su cabeza. No es un mal planteamiento, pero no está precisamente bien hecho. Dejando aparte los problemas con los personajes, la busqueda tiene muy poco contenido, con las protas siguiendo un rastro a traves de mundos que no tienen nada de particular, enfrentandose a bichos genéricos, y a un villano clásico que aunque es buena elección, termina siendo demasiado poderoso y sólo lo derrotan mediante un deus ex machina que se sacan de la manga. El final de la busqueda también tiene sus problemas, al ser una revelación que no significará nada si no sabes de Marvel cósmico… y si sabes, ves los posibles problemas, aparte de que la otra opción obvia habría tenido más sentido. La revelación de donde proviene la voz es buena, eso si. Pero francamente, es dificil entender que un guionista generalmente tan bueno como Gage haga una miniserie tan mala. Si, las malas ideas editoriales influyen mucho, pero hay muchisima diferencia con lo demás que ha hecho, es la primera cosa realmente mala que hace. No ayuda el dibujo de Mike Lilly, proveniente de independientes, que parece salido de los 90, a base de malas poses, rayitas y composiciones confusas e inexplicables. Noventástico, en todos los sentidos.

La miniserie que empieza es de Starlord, la única aportación de Giffen a esta saga, después de haber disfrutado renovando al personaje en la primera parte. La idea es hacer una versión espacial de los Doce del Patíbulo y similares, con un comando improvisado de personajes espaciales de Marvel en una misión suicida contra la Falange. Es una idea que a Giffen le gusta mucho, pero la diferencia, quizá por tener un editor fuerte, es que no es una completa mierda incomprensible como sus esfuerzos anteriores (su breve y horrible encarnación del Escuadrón Suicida, y sus aún peores Comandos Aulladores) Por supuesto, tiene los tics habituales de Giffen, como el humor que a veces no tiene gracia y a veces está fuera de lugar, y el hecho de que algunos de los personajes tienen poco parecido con encarnaciones pasadas, y mucho menos hay explicación de cómo han pasado de sus versiones anteriores a estas (excepto Starlord, donde Giffen por fin lo explica, años después de cambiarlo a algo irreconocible) Es una selección muy divertida e improbable de personajes, de todas maneras, sacados de varias décadas y de los lugares más recónditos, desde antiguas Vengadoras a monstruos pre-Marvel, pasando por animales parlantes y adaptaciones de muñecos. Y la aventura es divertida, con una buena sensación de que las cosas están muy negras para esta gente y que están resignados a ello, con una interacción rara y divertida. Además, Giffen no sólo se contiene con las muertes gratuitas de buenos personajes, mata a uno de los pocos personajes existentes que realmente merecía morir, sin contemplaciones. Eso tiene que valer para algo. El dibujo de Timothy Green no es malo, pero aún está algo verde. Estas miniseries están saliendo tan variadas como las anteriores, en tono y calidad. No Recomendado (4)

Buffy Cazavampiros Octava Temporada: El Largo Camino a Casa: Empieza la continuación de la serie de culto, en comics ya que no hay que aguantar los caprichos de los actores ni las cadenas. A decir verdad, no es que tuvieran ideas sin usar al terminar la serie, lo de “octava temporada” es para dejar claro que es una continuación oficial, no como otros comics o novelas, sino como si fuesen más capítulos de la serie de TV, que continuan las vidas de los protagonistas, montada como la serie, con Whedon dando la idea general y escribiendo algunos capítulos (todo este tomo, para empezar) y un equipo selecto escribiendo el resto. El cambio de medio viene con dos problemas probables: Uno es que no cuentas con los actores, y su manera de expresar emociones y decir las gracias era una parte importante de la serie. Eso es muy dificil de superar, y desde luego, la manera de transmitir el diálogo típico de Whedon pierde un poco en texto en vez de con las voces de los actores. La parte de las emociones se conserva mejor, porque el dibujante elegido, Georges Jeanty (que hizo American Way, vista aquí hace poco), aparte de hacer a los personajes muy reconocibles sin caer en el fotorrealismo, sabe hacerlos expresivos. El otro problema también es visual, aunque no es culpa del dibujante. La cosa es que uno de las ventajas de los comics es que no tienes presupuesto, sólo te detiene la imaginación. Eso aquí juega un poco como inconveniente, porque en TV si tenían presupuesto, y eso hacía que los monstruos y la magia tuviesen un aspecto concreto y hasta cierto punto cercano a la realidad. Pero como aquí no, de repente empiezan a aparecer monstruos mucho más exagerados, y otras cosas así, que quedan un poco desconectadas de la ambientación que solía tener el universo. Parece un sitio algo distinto, aunque por otro lado, tienen más posibilidades. Y luego está la premisa de la temporada. La idea de la serie siempre ha sido ver a una chica y a sus amigos ir creciendo, con la parte mágica sirviendo como metáfora y complemento a los problemas que afrontan los jóvenes al crecientes. Pero aunque los personajes fueron creciendo y metiendose en situaciones distintas cada temporada, siempre mantenía un pie en la realidad. En esta temporada, que transcurre un año y medio o dos después del final de la serie, sin embargo, se ha abandonado cualquier parecido con la vida real. Ahora Buffy y compañía forman parte de una organización paramilitar de cazavampiros con cuarteles generales secretos a nivel internacional. Desde luego, no se puede estar más alejado de experiencias normales, y eso perjudica a la serie. No es que Whedon se haya olvidado completamente de temas que resuenen con el núcleo de la serie, de poder femenino y de crecer hasta ser adulto, al contrario. Los subargumentos personales son muy buenos, saliendo de experiencias pasadas sin ser repeticiones, con los personajes teniendo que actuar como verdaderos adultos al tener que entrenar a una nueva generación, y echando de menos los viejos días desenfadados (de ahí el título), y con Buffy sintiendose a la vez más acogida y más aislada ahora que hay muchas más Cazadoras. Esa parte está muy bien. Pero la premisa actual de la serie, y la dirección, la hace mucho menos única, es simplemente otra serie de superhéroes, o de héroes de acción, con un desarrollo bueno de personajes.

Y luego está la selección de personajes. Una buena idea es ir reintroduciendo a los protagonistas principales poco a poco, para darles suficiente espacio a sus nuevas situaciones. Esta es esencialmente una historia del trio principal, con papelitos para los otros principales para ir abriendo boca, (no para las Potenciales de la última temporada, esas las ignoran, esencialmente) y presentación de personajes nuevos que pueden ser importante. Pero luego están los regresos de secundarios y terciarios de la serie. Es otro arma de doble filo del no depender de actores, puedes recuperar a cualquier personaje para cualquier papel. Pero se puede caer en la tentación de sobreutilizar personajes que funcionaban mejor apareciendo esporádicamente, o que realmente no tiene mucho sentido que reaparezcan y sólo lo hacen por capricho. El mayor problema aquí son los personajes que reaparecen como villanos. Uno es alguien que, a decir verdad, ya se veia dirigirse a ese camino a lo largo de la serie, pero que cuyo paso al lado oscuro queda desmotivado y chapucero, de manera que ahora es un malo genérico que es malo porque le gusta, con una serie de habilidades muy poco definidas. Y luego está la cagada del otro villano, que es un momento de “¿En que está pensando Whedon?”. No sólo cumple un horrible tópico de los comics que generalmente Buffy evitaba, lo hace para reabrir una historia que estaba cerrada y bien cerrada. Y de paso, crea una contradicción bastante evidente con capítulos anteriores. Todo para darnos un villano que la verdad, no es nada interesante, aspecto raro aparte. Eso perjudica bastante este retorno, al menos en la segunda mitad de la historia, que va de eso. La dirección general y el enemigo que parece que va a tener la temporada (al menos hasta el inevitable giro donde se revele el verdadero malo… y ya se dan pistas intrigantes de que hay algo así detrás) si que parece una buena idea, tanto de manera práctica, como por lo que significa temáticamente para la serie. Pero bueno, dejando a un lado los problemas, es un comic de Whedon y de Buffy, y por tanto tiene diálogos brillantes y desternillantes, y la caracterización de los protagonistas es maravillosa, es como reencontrarse con viejos amigos, que han cambiado un poco, pero siguen siendo las mismas personas geniales que eran. Hay misterios interesantes, los personajes nuevos no parecen malos, por fin hacen algo original y apropiado con Dawn, deshacen una cosa de la última temporada de Angel que probablemente es para mejor, y hasta meten un cameo jugoso de los dos vampiros de esa serie. Y luego está el nº5, que es una historia autoconclusiva, que en vez de ir de los protagonistas (aunque tienen cameos) va de una nueva chica, basandose en un concepto presentado en los primeros números, para contar una historia sobre lo que significa ser una Cazadora, las responsabilidades que eso lleva, y como conecta con otra serie de cosas más profundas, sobre la feminidad, y en general pertenecer a algo. Una buena historia autoconclusiva (con el problemilla de que parece pertenecer a una mitología distinta como he dicho antes) con contenido y un final triste pero positivo. El dibujo de Paul Lee, que dibujaba la anterior serie no canónica de Buffy, también es bueno. La traducción, aunque mejor que la horripilante de la serie de TV, tiene sus problemas, principalmente que el traductor no parece pillar las referencias a la serie, con una frase al final de capítulo que es una referencia a uno de los mejores cliffhangers de la serie, que no traducen bien. Y es una serie que necesita un traductor que sea fan, porque es un comic hecho especificamente para fans de la serie, no para cualquiera, y se nota mucho. Recomendado (8)

Campeones: Iniciativa: Si te preguntas porque no te suena una serie con ese nombre en la Marvel actual, es porque no hay ninguna. Esta serie originalmente iba a llamarse Campeones, siguiendo con la idea de la Iniciativa reciclando nombres de grupos, hasta que los genios legales de Marvel se dieron cuenta de que habían perdido los derechos de publicación del nombre. Así que pasó a llamarse el Orden, que es el nombre que usó una versión malvada de los Defensores en una mini de hace 5 años, lo que no suena muy bien. Por eso tienen todos una O enorme en el pecho, es su inicial y su logo. Pero en Panini piensan que los lectores son tontos y no se van a dar cuenta, y prefieren cambiarle el nombre. Porque ponerle un nombre de un comic irrelevante que fracasó durante apenas un año hace 30 años, y que sólo recordaran vejestorios y enciclopedistas aguerridos es tan importante que compensa el cambiar los nombres y mentirle a los lectores. Supongo que piensan que los lectores pensaran que la O es de CampeOnes. Lo siguiente será llamar Dan Defensor a Daredevil por aquello de la nostalgia para cuatro jubilados, pero la analogía no sirve, porque aquel nombre al menos conservaba las iniciales. Nombre aparte, la idea original de Mark Millar cuando presentó al grupo en Guerra Civil de cara a hacer una serie nueva era que fuesen versiones modernas y creadas artificialmente de los dioses griegos. Eso aún se puede ver en el primer capítulo, donde los personajes tienen un código asignado a un dios. Pero cuando Fraction recibió la serie, decidió pasar bastante de esa idea, e inventarse a los personajes como le parecía, lo cual es probablemente mejor. Su idea más bien es ver al grupo como una mezcla entre Strikeforce Morituri y X-Statix: Orientados a la celebridad, pero con un limite temporal que viene con los poderes, que puede reducirse mucho. En la práctica, queda como una versión más tradicional de X-Statix, es decir, un grupo de superhéroes cuya gracia es que son famosos, y funcionan como tal, dependiendo de su imagen pública y respondiendo ante ellos.

Y es bastante buena, Fraction es uno de los mejores nuevos fichajes de Marvel, y está lleno de ideas nuevas chulas y giros a las viejas. Los capítulos tienen un enfoque interesante, cada uno está narrado en forma de entrevista al personaje central del número, que sirve para conocer bien a los personajes, en historia y personalidad, y además de original resulta a veces bastante divertido. El último número tiene un entrevista a Namor, que sale de invitado, y es una de las mejores apariciones recientes, haciendole muy arrogante y antagonizando a los protagonistas, siguiendo con su nuevo status quo, pero en vez de tenerle como un salvaje hiperexcitable, le da una inteligencia tranquila, lo que le hace mucho más interesante y amenazador, sin quitarle su nobleza y heroismo, desde su punto de vista. Una de las mejores visiones del personaje, y si la mantuvieran, tendría un gran futuro. Los protagonistas también están bien desarrollados, una mezcla de arquetipos de famosos del mundo real adaptados a superhumanos, pero todos con algún elemento humano que los aleja del tópico. Las aventuras son desmadradas, en el buen sentido, con villanos que van desde réplicas nucleares de antiguos villanos soviéticos hasta Vagazombies (¡zombies vagabundos!), pasando por extrañas bandas de chicas con superpoderes. El diálogo tiene chispa, con algunos momentos muy graciosos. Y la parte de la opinión pública está muy bien llevada, con los dos organizadores del grupo aguantando estoicamente todas las catástrofes de relaciones públicas que va sufriendo el grupo, mientras tratan de hacer algo bueno con todo eso. En cuanto al aspecto visual, dibuja Kitson, que es sólido. El problema que tiene es que los diseños que hace son exactamente los mismos que en todas sus series anteriores, lo que hace la mayoría de esos diseños repetitivos, y muchos de ellos, algo sosos. El número que sólo tiene bocetos suyos y dibujos de Evans es nefasto, eso si. Y sólo quedan 3 números para la cancelación, (lo que es una pena, pero también es comprensible) ese tomo va a quedar fatal, podrían haberlo publicado la serie entera, ya puestos. Muy Recomendado (9)

Capitan America Nº32: Esta serie normalmente va lenta y cuenta en dos números lo que se podría contar en uno, pero esto es ridículo. Un número entero dedicado a contarnos OTRA VEZ la historia de Bucky. Como si fuera algo nuevo, o que no hubieran contado antes en esta serie. Si, hay un porqué para eso… pero no hace falta dedicar tantas páginas a repetir cosas conocidas para el giro final, que no está hecho de manera particularmente buena. Oh, y por fin se acuerdan de que el Dr. Fausto estaba muerto, aunque no llegan a explicar como sobrevivió a un tiro en la cabeza (cosa que pasó en Nómada, justo después de una historia con el mismo argumento que este número, pero mucho mejor hecho, y con información nueva en los flashbacks, pero claro, tenía un guionista mucho mejor que Brubaker) o se recuperó de su parálisis anterior, supongo que porque no hay explicación. Ni porque lleva una de las barbas más estúpidas jamás vistas. Los subargumentos son mejores que la historia principal, pero es lo mismo que siempre, avanzar un milimetro la historia. Buen dibujo, al menos. Neutral (5)

Exiliados: Viajeros del Tiempo: Por fin, después de dos años, la serie enlaza con el tomo que sacaron sobre Dinastía de M, en plan revival de los tiempos mozos de Forum cuando publicaban las cosas desordenadas y te destripaban los dos siguientes años de la serie porque si. Este es el punto de inflexión de la serie, donde nos explican por fin la verdad detrás de la premisa de la serie, y porque ha estado actuando raro últimamente. Dadas las inconsistencias que había acumulado con los años, era difícil que hubiera una explicación satisfactoria, y como era de esperar, recurren al “todo lo que creias estaba equivocado”, pero el resultado más o menos tiene sentido. Bueno, excepto que la explicación de las actuaciones erráticas del Agente Temporal no encaja con la cronología, ya actuaba raro antes del punto donde dicen aquí que empieza. En cuanto a la historia en si, es una larga pelea en movimiento contra un enemigo invencible. Y pese a que dura 3 números, no se hace estirada, porque aparte de dedicar tiempo para todas las explicaciones, aprovecha bien todos los recursos de los protagonistas, y todos los elementos de ese tipo de historias: Todo el mundo lanzandose a la desesperada, el momento de “yo le detendré”, el momento donde ves que nadie puede detenerle, alguien usando algún recurso oculto o sacrificandose… pero es mejor la manera de detenerle al final, que es mucho más ingeniosa, explicando por fin para que querían a Pico, y usando bien un elemento obvio a su disposición. Buen dibujo de Sakakibara, que se despide de la serie. Pero lo mejor de la saga es que deja a los Exiliados con una nueva dirección que les limita mucho menos las opciones, pero permitiendoles seguir con la gracia de las tierras alternativas. El primer viaje de la nueva etapa es a un mundo muy divertido, que es un homenaje a las historias japonesas de monstruos gigantes, pero usando los conceptos Marvel equivalentes. Tiene un planteamiento muy original, y lleva a un encuentro muy gracioso con un antagonista con una gran personalidad. Además, ahora que tienen infinitas variaciones de los infinitos conceptos Marvel, Bedard tiene un infinito campo para jugar, y se nota que disfruta haciendolo. Y vemos consecuencias lógicas tanto de la saga anterior como de sagas de años atrás, ahora que por fin pueden resolverse esos cabos sueltos. Un gran trabajo de ingeniería y de resolver y relanzar, por parte de Bedard, que le hacía falta a la serie. Buen dibujo del verdadero dibujante de la serie, Calafiore, que aunque hace humanos demasiado angulares, los monstruos le quedan muy bien. Recomendado (8)

Green Lantern Nº7: Otros dos especiales de la Guerra del Cuerpo Sinestro, ambos dedicados a Heraldos del Guardián del Cuerpo, y curiosamente, ambos dedicados a variantes de Superman. El primero, escrito por Alan Burnett (guionista de las series de animación de DC, que se viene a colaborar en los comics como están haciendo otros de sus colegas), es sobre el Superman Cyborg. Es un especial un poco innecesario, la verdad. La mitad es resumir su historia, que Johns resumió en mucho menos espacio hace unos meses. No queda excesivamente mal, y le da algo de drama, pero es algo que la mayoría ya sabría. La narración en todo el especial lo único que hace es reiterar la gran idea como motivación del personaje que Johns ya expresó mucho más sucintamente para decir lo mismo hace unos números. El resto es una escena grotesca que intenta ser simbólica pero no tiene mucho sentido, y acción competente, incluyendo una escena que evoca el anuncio famoso de hace unos meses, pero no tiene realmente un final, porque es un especial de relleno para desarrollar, más que otra cosa. El dibujo del tal Patrick Blaine… se nota que ha estado en Image, es exagerado, y no necesariamente en un buen sentido.

El otro especial tiene al propio Geoff Johns volviendo al personaje de Superboy-Prime (perdón, Superman-Prime, no sea que haya que pagar a los Siegel por usar un puñetero nombre) e intentando demostrar que merece la pena volver a él después de haber dado tanto la lata con él hace relativamente poco. La historia, que es doble, tiene dos partes. Una son flashbacks a su origen, revisitando el DC Comics Presents que lo presentaba, con dibujo de Jerry Ordway, que es a quien llaman cuando hay que evocar algo de esa época. La idea es hacer al personaje alguien con quien se pueda empatizar, por todo lo que le ha pasado. No es una mala historia, pero por mucha pena que de Prime en esta parte, es imposible que caiga bien teniendo en cuenta lo que ha hecho en Crisis y ahora. Al menos justifica bien que colabore con Sinestro. La parte del presente, con buen dibujo de Pete Woods, es tener a Superman-Prime vs el Universo DC, round 2. Desgraciadamente, los héroes del Universo DC no parecen haber aprendido de la experiencia, y siguen pensando que tirarse en mogollón contra alguien invencible es buena idea. Al menos esta vez no hay muertes innecesarias, pero si que hay un momento sangriento de muy mal gusto, que desgraciadamente hará reir a quien tenga humor negro. Pese a eso, la pelea tiene algunos momentos muy chulos, pero tiene el problema de que sabes que no es el final de la historia, sobre todo porque transcurre en paralelo al final del último capítulo de la otra serie, y ya sabes como termina. La cosa es que Johns no termina de decidirse entre si hay que tomarse a Prime como una figura trágica o patética. El flashback intenta ser trágico, como un niño que sólo quiere que todo vuelva a ser como antes, y cuando se lo toman en serio como amenaza. Pero en el presente, más bien van por otro lado, con una nueva interpretación del personajes. Prime es un niño con cuerpo de adulto que quiere que todo sea como antes, y que solía leer comics de DC… básicamente, Johns reinterpreta al personaje como Fanboy-Prime, un avatar omnipotente de cierto tipo de fan virulento, que disfruta masacrando personajes (total, ve a la gente que no es de su universo como ficticios) y se queja especialmente de cambios de traje y sustitutos “que no son los personajes verdaderos”. Es un enfoque muy original, y hace que resulte divertido ver como se pelean con él, en vez de irritante. Así que hasta cierto punto hace funcionar al personaje, pese a sus fallos. Para rellenar, hay otro Relato del Cuerpo de Sinestro, escrito por el novato Sterling Gates y dibujado también por Ordway, sobre uno de los miembros que presentó Van Sciver en el especial, que francamente, sólo con esos diseños ya podrías llenar una antología de terror. No es tan bueno como los anteriores, pero si que es una idea única y tétrica, que ya es algo. Recomendado (7)

Incorregible Hombre Hormiga: Cancelado: ¿Qué se puede decir de un tomo que ya te lo dice todo en la portada? Por cierto, que el chiste de la portada es incorrecto, la mayoría de personajes que salen nunca han llegado a tener serie propia que cancelar. Todo el tomo es ver como Eric oscila entre ser un completo cretino, y casi una buena persona. Pero no intentando pasar de una cosa a otra en plan redención… simplemente alternando, como le pasa a alguna gente. La verdad es que Kirkman encuentra un buen equilibrio entre ambos, de manera que queda como una personalidad consistente en vez de esquizofrénica. Eric es a veces algo inaguantable, pero lo compensa con los pocos momentos buenos, y rodeandolo de gente peor, además de que muestra cierto crecimiento a lo largo de la serie. En este tomo, se desarrolla una relación, que no va por caminos necesariamente convencionales, y al final tiene hasta algo de emotividad, aunque no siempre la esperada. Entabla cierta amistad/antagonismo/camaraderia (es complicado, dado el tipo de gente que son) con cierto viejo entrañable enemigo de Spiderman. Se rescata un concepto Marvel muy chulo, y se le mete como entorno de la serie, aunque los secundarios sean todos personajes nuevos, incluyendo uno que Kirkman ya presentó en una antologia. No es una mala idea. Hay un crossover con Guerra Mundial Hulk, que aunque tarde para salvar la serie, e irrelevante para el crossover, tiene cierta gracia, e importa para el desarrollo del personaje. Por último, tenemos el conflicto final que viene preparandose desde el principio de la serie, que como acción es normalito, pero cierra bien varias de las situaciones y temas de la serie. Oh, y es el segundo comic este mes donde una pelea se resuelve jugando a la Wii. Curioso. El dibujo de Phil Hester, y de Cory Walker (que ya colaboró con Kirkman en Invencible) es bueno, dentro de un estilo ligero y de animación moderna. Ha sido una serie curiosa, ciertamente diferente, y aunque no ha sido demasiado buena, ha tenido muchos puntos buenos. Y es un personaje original, pese a que no se merece el papel y el traje es horrible, así que supongo que se justifica que vaya a pasar a ser parte de la plantilla de otra serie. Recomendado (7)

Iron Man: Inevitable: Una de las miniseries que sacaron para llenar el hueco mientras la etapa de Ellis no salía, que ahora tiene la ventaja de ofrecernos un Iron Man que no era un fascista militar. Escribe Joe Casey, así que es una mezcla entre algo de nostalgia y recuperación de elementos tradicionales, y algunas ideas progresistas. Ciertamente, es lo más parecido al Iron Man tradicional que hemos tenido en mucho, mucho tiempo, muy reminiscente de la insuperada etapa Michelinie/Layton: Tony Stark como playboy (con chica de turno, por supuesto, que tiene mucha importancia) con algunos traumas, pero que en general quiere usar su tecnología para mejorar a la humanidad y que nadie abuse de ella, con juguetitos chulos (desgraciadamente, le endosan la chorrada del extremis, pero la ignoran cuanto pueden) y por supuesto, versiones mejoradas de villanos clásicos. Donde cada uno representa una buena nemesis temática para el personaje, un aspecto o una reacción a la tecnología o el desarrollo industrial. Además, en plan postmoderno que le gusta a Casey, uno de ellos es únicamente un supervillano porque le gusta la idea, porque está siguiendo un arquetipo memorable, y si no cumple todos los aspectos, no tiene gracia. De hecho, parte del argumento es observar estos arquetipos de héroe y villano, lo que representan, y más concretamente, lo que representa Iron Man, tanto para Stark como para el mundo, y ver a donde nos lleva eso. A veces se pasa de pretencioso con eso, pero al menos es interesante y tiene un tema, y de ahí viene el título de la mini. Es una buena historia para los personajes, y tiene algo de acción interesante, con usos inteligentes de la tecnología disponible (a diferencia de otros), sin repetir historias hechas varias veces antes (a diferencia de otros), pero sin perder de vista la idea del personaje (a diferencia de… esos mismos). El dibujo de Frazer Irving es lo opuesto al mundo arcaico de Klarion, pero tampoco es extraño a la tecnología, dado que viene de 2000 AD. Su estilo es quizá demasiado minimalista para este tipo de historia, con tecnología que apenas parece mecánica y muchisimas sombras y colores pastel pero apagados (aparte de que los nuevos diseños del Maestro Espia y el Fantasma quedan fatal con otros dibujantes, como se ha visto), pero es elegante. Un agradable respiro para el personaje, para los fans que estén hartos de lo que están haciendo con el pobre ahora. De todas maneras, ¿no habría sido más inteligente sacarlo cuando la película, genios de Panini? Recomendado (8)

Jenny Sparks: La Historia Secreta de Authority: Miniserie que hizo Millar en su temporada en la serie, así que tiene sentido que Norma la reedite. Pero mientras la etapa de Millar en la serie principal era divertida de manera tonta, esto es simplemente tonto. Son cinco números de Jenny Sparks metida retroactivamente y con calzador en distintas épocas históricas y compartiendo de alguna manera aventuras con los demás personajes del grupo, tenga sentido y consistencia con apariciones anteriores o no, normalmente no. Así que son varios números de hacer guiños a la historia del siglo XX, con Jenny Sparks matando a mucha gente y tirandose a muchos personajes históricos. En historias sin mucha gracia descontando los guiños y alguna idea que otra. Muy alejado de la Autoridad en tono, pero también en calidad. Ideas tan absurdas hay que tomarselas mucho más a lo bestia, tratar de tenerlas medio en serio no les ayuda, y menos cuando la parte seria es tan superficial como lo que suele hacer Millar. El dibujo es bueno, pero el estilo de McCrea es muy alejado del de Quitely y demás, más caricatura, menos impresión. Neutral (5)

JSA Nº7: Número más tranquilo después de empezar con dos sagas seguidas, con dos historias secuela de dichas historias. La de la portada de Eaglesham es ver una de las consecuencias de la Saga del Relámpago. Esencialmente, es un anuncio de futuras historias de Geoff Johns con respecto a la SJA y sobre todo, Superman y la Legión de Superhéroes, a base de los desvarios proféticos de Starman. Al menos eso está colocado en una escena muy entrañable entre dos viejos amigos de adolescencia que se han reencontrado recientemente, hecho más triste por el hecho de que a uno de ellos se le ha ido la cabeza. Caracteriza muy bien la compasión de Superman, a ver si Johns explota más eso y menos la nostalgia y traumas de Action, y Starman logra ser un personaje de verdad entre las pistas y non sequiturs chorras, que da pena además de gracia. La parte de la portada de Ross presenta a otro nuevo miembro (que, según la portada, parece muy bien dotado… no podrán acusarle de sexismo) que siguiendo con lo que está haciendo Johns, tiene su propio enfoque de los legados y las familias, y es ciertamente diferente del resto del grupo, y prácticamente del resto de superhéroes. Es un buen planteamiento para un personaje, viendo consecuencias que normalmente no se tratan de algunos poderes, y haciendolo dramático y emotivo sin recurrir a la angustia insoportable de su predecesor. Tiene un final muy bonito. Y aunque la escena de pelea es chorra y genérica, tiene un par de toques desternillantes. El dibujo de Eaglesham es una delicia, le da tanta vida y emoción a los personajes… Recomendado (8)

Justicia Nº10: Gran pelea entre buenos y malos. Con los buenos vestidos en chillonas armaduras, que parecen más una excusa para vender muñequitos y libros de diseños de Ross que la justificación traida de los pelos para llevar semejantes engendros. Y ni se molestan en identificar a los malos, que excepto los más famosos, ocupan papeles genéricos. Por lo demás, lo habitual en esta serie, incluyendo que no tienen ni idea de escribir al Hombre Elástico, lo que no sorprende en el caso de Krueger, pero si en Alex “Mr Edad de Plata” Ross. Neutral (6)

Midnighter Nº3: Giffen coge la serie, y como hace muchas veces, la arruina. Empieza con una premisa moderadamente interesante de Midnighter tratando de averiguar quien era antes de que le transformaran en la máquina de matar viviente que es. Desgraciadamente, esa parte no va a ningún lado interesante, y prácticamente a ningún lado, punto. El resto es tener a Midnighter en peleas genéricas, contra malos genéricos, o peor, muy similares a malos cutres a los que la Autoridad ya se ha enfrentado antes en historia cutres, sin ninguna gracia en la personalidad del protagonista, y ningún ingenio en la violencia gratuito. Es todo completamente genérico y sin vida. ¿Recuerdas cuando hicieron serie de Lobo y perdía la poca gracia que le quedaba al chiste original a base de repetición y aguamiento? Pues lo mismo. No Recomendado (4)

New X-Men Nº34: Cielos, esto es… no es malo en absoluto. La etapa de Kyle y Yost ha consistido en una serie de masacres de niños una detrás de otra, normalmente basadas en algún reciclaje cutre de ideas de Claremont. Eso además de repetitivo y deprimente, no dejaba espacio para darle apenas caracterización a los personajes. Pero como ahora tienen dos números en los que no pueden empezar nada porque después toca el crossover que cierra la serie, tienen que dedicarlos por una vez a los personajes. Y la verdad es que no lo hacen mal. Claro, como consecuencia de toda la mierda a la que han sometido a los protagonistas durante el último par de años, lo único que pueden hacer los chavales es reaccionar en shock a todo lo que han pasado. Pero Kyle y Yost al menos los caracterizan como adolescentes creibles, tanto en sus reacciones individuales como en su manera de actuar como grupo, dandole reacciones y personalidades distintas a cada uno, no sólo a los principales, sino también a la plantilla de alumnos no disfrazados que aún quedan de la etapa anterior. Hay varias escenas muy divertidas, como las reacciones completamente insensibles pero consistentes de Santo a varias de las cosas que han pasado, la reacción de todo el mundo a la angustia existencial de Josh y varias cosas así. No es que no tenga problemas, la relación entre los personajes más famosos es probablemente la peor y un tanto incomprensible (sobre todo comparado con la mejor caracterización que tenía con sus creadores, en vez de la casi inexistente actual) y un subargumento prometedor buscando al mutante más joven resulta no tener sentido cuando descuentan las opciones más obvias de otras series (y también demuestra que el traductor no tiene ni idea de Marvel, pero eso ya nos lo imaginabamos). Pero en general, esto es lo que debería haber sido la serie desde el principio, en vez de masacres y gente gritando y lloriqueando. Una pena que no lo hayan hecho antes, ahora ya es demasiado tarde. Mejor tarde que nunca, de todas maneras. Y el dibujo estilizado de Young no queda mal en absoluto, dandole más personalidad a los personajes, sin exagerar sus reacciones dentro de su estilo ya exagerado, y con un efecto de color bastante chulo. En cuanto al complemento, parece que va a seguir el esquema de siempre, esta vez visitando un lugar que tenía un enorme cabo suelto, precisamente de las tonterías de esta serie… y entonces tiene un giro terrorífico, que debería verse venir, pero eso no quita que sea impactante. Probablemente no servirá para nada, pero al menos se hace interesante el camino. Buen dibujo. Recomendado (7)

Superman Nº14: Pasamos a tener dos números de Action durante dos números, pero en vez de dos capítulos de una historia, vamos a tener dos tramas separadas. Una la de Action de Johns(/Donner), la otra de Busiek haciendo tiempo mientras los otros se ponían al día, con lo que son esencialmente más números de Superman, con Cuenta Atrás añadida. Este primer número, (que realmente es de Superman, no de Action) sin embargo, pese a lo que ponga en la portada, no tiene absolutamente nada que ver con CA, a Dios gracias. Bueno, a menos que cuentes que sale Jimmy Olsen, pero entonces la mitad de comics de Superman lo serían. Es la historia del orígen Post-Crisis Infinita de Jimmy Olsen, que transcurre cuando Superman ya lleva cierto tiempo en activo y presenta a un Jimmy muy pequeño, para que tenga sentido que sólo tenga veintipocos pese a que Superman lleva casi 15 años de carrera. Mezcla elementos de sus anteriores origenes, pero haciendo también cosas nuevas, siguiendo la pauta que están haciendo con todo en Superman. El argumento es de lo más convencional, y puedes verlo venir desde el principio. La gracia es que es casi una historia de Astro City, donde el hecho de que la historia y los malos sean tan genéricos es casi irrelevante, porque va sobre la interacción entre los personajes y como se afectan unos a otros. Y la verdad, explica bien porque funciona la amistad entre Superman y Jimmy, y que le aporta el chaval al superhéroe, siguiendo con la interpretación actual de que tanto Superman como Clark son ambas un poco fachadas para la verdadera persona. Buena historia, y el dibujo de Leonardi está más acertado que en otras suplencias recientes. La otra historia empieza la segunda y última saga de Johns-Donner en la serie, esta vez siguiendo la pista que dieron en el anual sobre el retorno de Mundo Bizarro. Claro, que eso significa que hay que volver a una visión más clásica e inteligente de Bizarro que la de Último Hijo, que es una mejora, pero queda inconsistente teniendo en cuenta que escriben los mismos y no dan realmente una explicación. De hecho, no busques mucha explicación a lo que pasa, son cosas alucinantemente absurdas de la Edad de Plata, pero supuestamente con profundidad moderna. Pero el resultado queda como algo que no es ni chicha ni limona. Es todo tan sedado y apagado que no se pueden disfrutar los conceptos absurdos porque apenas hay y no se exageran lo suficiente, y todo es demasiado chorra para tomarse bien la supuesta tragedia de Bizarro. Y desde luego, a ambas cosas les perjudica mucho la maldita lentitud de la etapa, supongo que por ser “cinemático”, se olvidan de que un comic mensual se lee por cachos, y no puedes tener un primer tercio donde no pasa nada, porque se hace insoportable. Y es una pena, porque al menos aquí las ideas sobre Bizarro tienen potencial. El dibujo esta vez es de Eric Powell, el del Bruto, que le pega bastante a una historia sobre Bizarro, mezclando caricaturas con una textura y peso, y una ambientación con sombras. Recomendado (7)

Superman/Batman Nº9: Termina la historia, gracias a Dios. Al menos al final si que ha resultado ser una historia de Superman y Batman. A cambio, ha resultado no ser una historia de los Hombres de Metal, pese a lo que parecía al principio. Tienen su momento aquí, pero son indistinguibles, y no se usa ninguna de las gracias de los personajes. Los Hombres de Metal son una delicia para guionistas visuales y dibujantes imaginativos porque tienen infinitas posibilidades de configuración, pero aquí el talento brilla por su ausencia, y no se aprovecha lo más mínimo. En cuanto a la parte de los protagonistas… es volver a machacar un tema que ya había sido zanjado. No sólo eso, uno que necesitó una macrosaga crossover para que fuera puesta atrás, y en las series de verdad si que han mantenido. Hace a Batman parecer aún más estúpido. Y el villano es ridículo en vez de amenazador, lo cual es comprensible teniendo en cuenta que la mitad del concepto se basa en algo muy gastado recientemente, y la otra mitad algo tan gastado que los guionistas de Superman llevan reservandolo años para relanzarlo en condiciones. Oh, y los guionistas demuestran tener más bien poca idea de lo que están escribiendo, encima: Batman no creó a los OMAC, creo al Hermano Ojo. Joder, si vas a hacer una secuela innecesaria y absurda de una historia famosa de hace un par de años, al menos molestate en leerla. El dibujo es una mierda y hecho por un ladrón. Detestable. Evitar a toda costa (2)

Wisdom: Miniserie inesperada, en el sentido en el que un oasis es inesperado. Está escrita por Paul Cornell, que es uno de los guionistas de Doctor Who. Doctor Who hace lo mismo que intentan muchos comics, pero mucho mejor, y todos deberiais verla, así que ahí está tu recomendación ya para empezar. Está protagonizada por una versión des-Ellisizada de Pete Wisdom, que aún es un agente secreto al que las cosas le importan más de lo que parece, pero ahora es mucho mas sociable y empático, y oculta sus emociones menos en cinismo y más en cumplir con el deber. El resultado, aunque algo alejado de la interpretación original, es un protagonista mucho mejor. La idea es que el jefe de una division de la inteligencia británica, el MI13, que es la que se encarga ahora de tratar los temas sobrenaturales. Su plantilla incluye a un hada cabreada, el Capitán Mid-Lands (imaginate al Capitán America Ultimate, si fuese de un pueblo inglés, y hubiese envejecido normalmente) y John el Skrull, que formaba parte de lo Beatles skrulls, que iban a invadir Gran Bretaña en los 60, hasta que se dieron cuenta de que preferían la fama y el dinero. Va todo en ese plan. Juntos se enfrentan a invasiones de Avalón y el pueblo de las hadas, gigantes, dragones y Jack el Destripador, entre otros. Pero todo de la manera más desmadrada e imaginativa posible, tomando las historias típicas, mencionandolas, usando elementos pero retorciendolos lo más posible para hacer algo nuevo y con una actitud genial. Y con soluciones que nunca dependen de machacar al enemigo, sino en ser más listo que él o buscar una solución, que es otro elemento que comparte con Doctor Who (igual que la estructura de números sueltos donde una pequeña trama acaba explotando al final del penúltimo número en una gran amenaza para el último capítulo donde se usan todos los elementos anteriores), porque no son americanos que solucionen las cosas primariamente a puñetazos y tiros. De hecho, todo el comic transpira espíritu británico, y gira en torno a eso, además de la actitud de los protagonistas de sellar sus sentimientos para poner cara valiente y cumplir el deber cueste lo que cueste, todas las amenazas giran en torno a mitología británica, pero también de la actitud moderna hacia ella y por extensión, a toda su tradición, que es una mezcla entre verse avergonzados por ella y admirarla sin admitirlo. Puedes entender bien la mentalidad británica con este comic.

Pero sólo es una parte, otra es ver los conceptos alucinantes que se saca Cornell, y como adapta viejos conceptos, y como extrapola la manera de jugar con ellos que tienen los expertos dentro de un universo donde esas cosas existen, que normalmente es desternillante. (“Tenemos que invadir Avalón. No comais nada, no saqueis nada de ninguna piedra, no os caseis con nada”) Cosas chulas, alucinantes y desternillantes hay a montones. Además, se desarrolla muy bien personajes que podrian ser un chiste (bueno, algunos, Midlands no, sólo es un chiste, y John da para un poco más sólo, pero es una pasada si pillas los chistes, que deberías) que lleva a un final realmente descorazonador como pocos. Y por si te interesa, Cornell no ignora que está en el Universo Marvel, al contrario, se lo conoce muy bien, con apariciones importantes de personajes que puede que no supieras que tienen conexión con Reino Unido, referencias a las antiguas organizaciones similares al MI13 (incluida una versión inexplicablemente distinta de Alistaire Stuart, pero supongo que está en su derecho… ¿de donde crees que salió el nombre de WHO?) y a la historia de Wisdom con el Excalibur original, pero sin necesitar saber nada de eso. El dibujo del primer par de capítulos es de Trevor Hairsine, curioso teniendo en cuenta que lo venden como estrella y esta es una serie sin publicidad. En cualquier caso, es excelente y recuerda mucho a Hitch en Autoridad. Pero como Hairsine no puede con comics mensuales, o trimestrales si me apuras, los demás los hace Manuel Garcia, con un estilo similar a Hairsine, y a millas de otros trabajos anteriores, que queda casi igual de impresionante. Lo único raro de todo esto es que sea de la linea MAX, porque no fue concebido como tal, y no tiene realmente motivos: Apenas hay lenguaje malsonante, no hay violencia más gráfica que en series normales, no hay desnudos, y las escenas de sexo son muy suaves y del mismo estilo de las que salen en DC. Supongo que es otra muestra de la mojigatería hipócrita de Marvel. Dejando aparte eso, esta es una serie sin publicidad ni famosos ni crossovers, así que no venderá un carajo. Pero pasa de eso, y suelta alguna mierda de crossovers para comprar esto, porque vale muchísimo tu dinero y tiempo. Es la clase de comic que haría Warren Ellis si fuese menos cínico y realmente apreciara los conceptos y personajes asombrosos con los que juega sin gustarle. Además, de aquí va a salir la continuación de Excalibur, de tanto que impresionó a Marvel. por si quieres “importancia”. Muy Recomendado (10)

Hulk: Para empezar, decir que es una amplia mejora respecto a la anterior versión, no es que eso fuese muy dificil. Como aquella ya nos contó una historia de origen (aunque no sigue exactamente la historia de aquella, el origen es algo más sensato, aunque sigue sin tener la fuerza del original del comic) esta es el siguiente paso, con el status quo clásico de Banner como fugitivo buscando una cura, y su pasado volviendo para morderle el culo. También se abandona toda la parte de indagar psicológicamente sobre lo que representa Hulk y como se relaciona eso con sus traumas mentales. Simplemente, es la historia de un hombre tratando de controlar su rabia, casi como una maldición. El argumento es muy básico y se puede predecir completamente tras ver el trailer o las primeras escenas, pero no está mal hecho. Quizá demasiadas escenas de persecución de Banner en las que escapa por los pelos, y los militares a veces actuan como idiotas para que haya historia, no es que eso sea algo inesperado. Norton hace una buena versión de Banner, torturado y hastiado, pero se ve su determinación en cualquier escena. Un poco dificil tragarselo como científico, pero no es demasiado problema. Liv Tyler como Betty continua la tradición de las películas de comics de usar a las actrices más guapas de Hollywood, aunque ni su interpretación ni su papel son particularmente memorables. Realmente, está unicamente para apoyar a Banner. Hurt como General Ross está bien, haciendo el papel de siempre en los comics, obsesivo sin degenerar en caricatura. Roth como Emil Blonsky (que aquí es británico como el actor, con una justificación breve para explicar que tenga nombre ruso, ya que ya no cuela lo de “espía ruso”) está muy bien, con un origen muy distinto para la Abominación, pero que va a la idea central del personaje, la obsesión con la fuerza, como inversión del protagonista. El aspecto es algo raro, parecido a la versión Ultimate de la Abominación por camino de Mr. Hyde, pero no queda mal como versión retorcida de Hulk. Hulk que, por cierto, tiene un aspecto mucho mejor que en la otra película, y queda bastante vistoso y creible. Las peleas visualmente son muy buenas, aunque las ideas sólo sean competentes. En cuanto a la versión de Hulk, es la clásica que es pura rabia, pero con una mentalidad de niño inocente cuando no está enfadado, pero sin las chorradas. También tiene cierto protagonismo otro personaje importante del universo de Hulk, como sorpresa a mitad, escondido mediante otro nombre que será familiar a los que leyeran cierta etapa reciente, y una última escena que le prepara para una posible secuela. No paran ahí los guiños a los fans, hay otro par de frases y referencias que serán fáciles de captar, está la habitual aparición de Stan Lee, menos graciosa que lo habitual, y hasta aparece un personaje que probablemente se supone que es Doc Samson, aunque haga el papel que otro personaje tenía en los comics. En cuanto al epílogo, esta vez está antes de los créditos, y probablemente tendrá a todo el mundo emocionado por el futuro. Por cierto, que dejan claro desde las primeras escenas que estas películas transcurren en un universo compartido, en los créditos del principio ya hay referencias a Shield y a Industrias Stark. En definitiva, un paso en la dirección correcta, y aunque no es gran película ni un saco de diversión, no está nada mal, y tiene suficientes cosas para mantener la atención.

Y con esto terminan las primeras reseñas del verano. Nos vemos la semana que viene con la invasión paniniana de rigor: Especie en Peligro termina en las Patrullas-X y Factor-X, que terminan sus historias respectivas de cara al crossover, mientras Lobezno sigue combatiendo fantasmas, o algo. Poderosos Vengadores termina de una vez con lo de Ultron, mientras que Nuevos espera a que se ponga al dia para poder avanzar. Iron Man tiene misterio y viejos villanos, Thor tiene más historias sacadas de las noticias, Daredevil tiene más drama callejero, Thunderbolts sigue tratando de convencernos de malas ideas, Guerra Mundial Hulk continua en sus propias series y en Castigador, Cuatro Fantásticos comienza la última saga de McDuffie, Ultimate Power continua las peleas a base de photoshop, Ultimate Vision continua buscando un propósito, en más de un sentido, Ultimate Spiderman sigue con la Muerte de un Duende, y el Spiderman “de verdad” empieza una nueva mañana. ¿Valdrá la pena tanto follón para esto? Volved la semana que viene para descubrirlo si no quereis mirarlo vosotros mismos. Hasta entonces, saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: