Semanas del 7 al 20 de Julio

20 julio, 2008

Espero que Obama no coja a un viejo jefe de personal de la Casa Blanca como vicecandidato, porque dados los parecidos entre esta campaña y la última temporada del Ala Oeste, el pobre no acabaría muy bien. Eso si, garantizaría que el candidato que pertenece a una minoría y es impensablemente articulado y honesto ganara frente al vejestorio conservador, que ya es algo.

[Arriba, Arriba, Abajo, Abajo, Izquierda, Derecha, Izquierda, Derecha, B, A y Start]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a las Criticas Reconstructivas. Esta semana, dos en uno, por dos motivos: Uno, la primera semana era algo así como 10 veces más pesada que la segunda (sólo 3 comics en esta semana) y no me daba tiempo a hacer la primera a idem. Segundo, me voy de viaje en un par de horas por una semana, y quería dejarmelo todo al día antes de irme de un tirón. Lo cual significa que, por una vez, voy a estar al día, y de sobra. Lo asombroso es que ni siquiera he tenido que hacer más resumidas las reseñas.

Estas semanas, lo que tenemos es lo que queda de Panini del mes, y casi todo lo que queda de Planeta, se nota que también quieren irse de vacaciones. En cuanto a las cosas que no comento: Victoria Oscura ya se ha editado varias veces, y es lo típico de Loeb/Sale. Gotham Central la comenté en su día, y es excelente, además de preludio a cosas de 52, si eso te convence. Crisis en Tierras Multiples Vol.2 viene a ser como el primero, sólo de curiosidad histórica. Mr E son chorradas de Vertigo genérico derivativo del que puedes pasar bastante. Y Scalped… es una historia de crimen, juego y cosas así que transcurre en una reserva india en vez de Las Vegas como suelen ocurrir, que tiene buenas críticas (y es de las pocas series nuevas Vertigo que aún sobrevive, que ya es algo) pero no he leido porque el tema y estilo no me interesan en lo más remoto. El guionista es Jason Aaron, que hizo el número bueno reciente de Lobezno, por si ayuda.

Y… no comento novedades americanas ni nada más, porque se me echa el tiempo encima. Pasamos a lo que importa:

Batman Nº14: La primera historia deja claro que toda la etapa de Dini hasta ahora transcurre antes de que empiece la de Morrison. O eso, o el editor y todos los responsables la han cagado inmensamente, porque no hay otra manera de reconciliar la continuidad del Joker, que encaja dentro de cada etapa, pero no entre si. Buena historia del Joker, que es divertido, pero con enfoque y toques originales. Aún así, lo que más brilla es la relación entre Batman y Zatanna, que muestra una profunda amistada entre ambos, como poco, y como escribir un Batman que sea humano pero también Batman. Buen dibujo de Kramer, que hace muy bien al Joker. Desgraciadamente, la segunda historia es OTRA historia de relleno. Es decir, esta bien que si los guionistas no pueden entregar a tiempo, hagan algo para que haya un número de la serie ese mes, y al menos no corta a mitad de historias, pero debería haber una solución mejor que tanta historia irrelevante. En las series de Superman lo han llevado mejor. El guionista esta vez es John Rozum, que ha escrito cosas en la periferia de DC, pero nunca para el Universo DC de por si. Es una historia del Espantapájaros. Y eso es, realmente, usa todos los elementos habituales de este tipo de historias de los villanos de Batman. Al menos está hecho de manera más que competente, y el dibujo de Mandrake le da la atmósfera tétrica y casi sobrenatural que necesita. Podría ser bastante peor, hasta donde llega el relleno. Recomendado (8)

Capitán America Nº33: La historia continua, con los dos subargumentos principales juntandose por fin. Usa un montón de tópicos de James Bond y similares, pero tomados absolutamente en serio y sin la gracia. No es que sea malo, pero es lo de siempre, y no particularmente bien hecho, entre otras cosas por la lentitud. Es impensable que algo así tenga la fama que tiene. Buen dibujo y buen cliffhanger, al menos. Neutral (6)

Catwoman Nº5: Esta saga es la conclusión de varias de las tramas que llevan tiempo en la serie, como la Catwoman suplente, los villanos rusos y el policia que busca a Catwoman en plan Acab. También sirve para despedirse de Holly y mandarla a las zarpas de la Junta de Cuenta Atrás, que como siempre lo descoordinan con las demás series, pero eso no es culpa del pobre Pfeiffer. En todo caso, es otra manera más de DC de putearle. Al menos está bien justificado. Es una historia de acción bastante clara, pero al estilo Catwoman, donde argucias y mala leche son tan importantes para salvar el día como lo es la agilidad y la habilidad. Todo con un tono callejero y criminal que le va muy bien claro. Y aunque la historia sabe darle tensión y drama a algunos momentos, se hace bastante divertida en otros, porque en muchos aspectos no se toma en serio, lo que es algo casi necesario cuando usa a dos tópicos con patas que pasaron de moda hace 20 años como son Hoz y Martillo. Si hasta se llaman Boris y Natasha, por el amor de Dios. La manera de derrotar a los malos ridículos es bastante graciosa, claro. Y también el buen uso de otros malos por el camino. Y el poli se lleva su esperado merecido, que ya era hora. El recurso obvio con la hija de Selina ya empieza a ponerse repetitivo e inaguantable, pero con suerte Pfeiffer (por no hablar de la propia Selina) ya se habrá dado cuenta y lo arreglará pronto. Una buena muestra de lo bueno de la serie, con muy buen dibujo de Lopez. Muy Recomendado (9)

Flash Nº1: Realmente es una serie de la linea Universo DC, pero no considero eso parte del título. Lo gracioso es que entre el aspecto tan similar de todos los formatos y la portada homenaje, parece una recopilación del Flash clásico tanto como una del moderno. Esto empieza la reedición de la famosa etapa de Mark Waid en Flash, que es la que lanzó al guionista a la fama. La verdad es que es una de esas etapas que tienen mejor fama por haber sobresalido del montón en una mala época, que por ser especialmente memorables. Lo cual no quiere decir que no sea buena, especialmente al principio, pero tampoco es algo imprescindible que tengas que tener si no eres fan del personaje o del autor. El tomo empieza por la Biografía de Barry Allen, que es un especial de lujo que sacaron a mitad de la etapa, que hace las veces de una auténtica biografia (libro con ilustraciones, no comic) de Barry dentro del Universo DC, escrita por su viuda. Como introducción al personaje y la familia está bien (aunque dado que fue escrito después, cuenta cosas que pasarán después en la serie) pero si ya la conoces, dice más bien poco. Después viene Nacido Para Correr, que es el Año Uno de Wally West como Kid Flash. Una buena historia presentandonos la versión de Waid del personaje, como piensa y actua y ha ido madurando, y como aprende un poco a ser un héroe. Es el tipo de cosas que mejor funcionaban en esta serie, y se nota. Y después ya tocan las historias más normalitas que están bien para la época, pero que son poco más que convencionales, y más comparado con la reciente etapa de Johns. Un team-up con Aquaman que es algo soso. Una historia contra Abra Kadabra, que es más o menos lo mismo de siempre, pero con menos manipulaciones y más ataque directo. Un crossover con el Linterna Verde de Gerard Jones, que demuestra que aunque sabía escribir a Hal Jordan, sus aventuras dejaban que desear, porque hacía bastante de héroe genérico. Aunque la selección de un villano de cada héroe es inspirada, comparar esta versión del villano de LV con la reciente da pena. Un enfrentamiento de dos números contra el Alquimista. Y un especial con artistas varios celebrando el 50 aniversario del personaje, presentando a John Fox, el Flash del futuro, que es un tanto cutre y típico, incluso sin comparar a su versión posterior en DC Un Millón. El resultado es bastante claro: Son todo historias de Flash vs villano de turno, sin mucho que decir, aunque no sean malas. Dibujo que no está mal de Greg LaRoque. Recomendado (7)

Green Arrow Nº8: Final de la serie, antes de ser reconvertida en una serie de familia con una nueva dirección, no es que no haya sido una serie de la familia Flecha Verde desde hace años. El primer capítulo es sobre todo sobre el reencuentro entre Oliver y Dinah, con diálogo graciosillo durante la acción y después de… otro tipo de acción, que a veces casi se pasa de graciosillo, pero más o menos funciona, y queda hasta creible por parte de los personajes. Y después se va a la mierda en el último capítulo, con la clase de historia que hace llorar a Gail Simone. Probablemente no lo sabreis, porque el editor de Planeta odia a las mujeres fuertes, o quizá sólo a Simone, pero en Aves de Presa, se ha tirado años haciendo de manera creible una de las mujeres más poderosas y competentes del Universo DC, o de los comics en general. Aquí, Winick pasa de todo eso, y la mete en cliché horrible que tenía que haber sido jubilado hace años. Es decir, si, es la serie de Flecha Verde y no la suya, y la historia tiene que girar en torno a él, pero eso no significa que haya que convertir a su posible mujer en un puñetero accesorio, de manera vergonzosa y humillante. Y menos a manos de un villano tan mal escrito, y que encima, la propia Canario ya derrotó no hace mucho. Pero eso fue en una buena serie, que no se puede leer aquí, porque en vez de eso traen la mierda. La resolución de todo el argumento político, prometedor pero de ejecución muy chorra no está mal, con el drama ocultando las partes ridículas, pero la otra parte deja un sabor de boca horrible que no se va fácilmente. No pinta nada bien para la nueva serie, también escrita por Winick. Menos mal que es la despedida de McDaniel, que era una horrible elección para esta historia, porque aparte de los personajes deformes, ni siquiera sabe dibujar espadas, que son una parte central de la historia. En vez de puntiagudas, las hace como pistas de Scalextric. Es patético. Como este comic. Evitar a toda costa (2)

Green Arrow: Año Uno: Parte de la tanda de miniseries origen que ha sacado DC, y una de las pocas que tiene cierta razón de ser. Es el orígen de cómo Oliver Queen pasa de millonario playboy a superhéroe y defensor de las calles. Básicamente, es una versión ampliada a 6 números del viejo orígen de “Ollie naufraga en una isla y aprende a manejar arco y flechas”, pero ahora con motivación y villanos. Escribe Andy Diggle, más conocido por cosas como Perdedores o Hellblazer, así que no es de extrañar que esto no sea realmente una historia de superhéroes. Es más parecido a películas de acción como la Jungla de Cristal que a un comic de superhéroes, y si acaso, es menos fantástico que Jungla. Se adaptaría muy bien al cine, y casi nadie se daría cuenta de que es una adaptación de un superhéroe. Todo esto no es mala idea, la verdad, es un tono que ha funcionado con el personaje, y queda mejor mantenerlo simple que dedicarse a meter referencias a futuras historias como hacen en otros Años Uno. En cualquier caso, es una historia de acción, bastante bien hecha, con villanos muy malos, inocentes que rescatar, y Oliver aprendiendo a ser un héroe, y no sólo la parte de aprender una habilidad útil, también la parte interior. Las proezas de arquería casi quedan demasiado exageradas para una historia realista, pero se pueden tragar, incluso el orígen de la primera flecha trucada. Probablemente habría quedado mejor con un capítulo menos, y los villanos no son particularmente interesantes, son muy “mira que maaalos que somos, pero de manera que existe en el mundo real”, aparte de que es una historia bastante simple. Pero lo que hace, lo hace bien. Además, dibuja Jock, el compañero de Diggle en Perdedores, y su estilo le pega a este tipo de historia sucia y “realista”, que hace bien. Algo que le gustará a un posible público común de Perdedores y Flecha Verde, o quizá incluso enseñará algo a gente de sólo uno de ambos. Recomendado (8)

Green Lantern: Amanecer y Ocaso: ¿Sabes el éxito creativo y de público que está teniendo la franquicia de Linterna Verde recientemente? Pues esto es todo lo contrario. Es todo aquello de lo que Johns y compañía se han esforzado tanto, tanto, tanto en alejarse y deshacer. Además, es muy cínico por parte de Planeta al publicarlo, teniendo en cuenta que todo ha sido deshecho o directamente borrado. Tiene dos miniseries de Amanecer Esmeralda contandonos los comienzos de Hal Jordan como Linterna Verde. Solo que la saga de la serie actual que sigue a la siguiente va sobre eso también, pero en una versión muy, muy superior, post-Crisis Infinita. Esta es de finales de los 80, con todo lo que eso conlleva: Va de joder a los personajes lo más posible con defectos y problemas “realistas” que no pegan en absoluto, porque era la moda estúpida de la época. También demuestra porque la gente consideraba a Hal aburrido: Pese a que está dedicada a él, ninguno de los dos o tres guionistas sucesivos de las minis (lo cual nunca es buena señal, aunque sean buenos en otras circunstancias) logra hacerlo interesante, porque se dedican a darle defectos y angustia vital marveliana chapucera en vez de ir al concepto central del personaje para hacerle chulo como ha hecho Johns. Es patético. También lo es la manera de meter retroactivamente personajes posteriores sin venir a cuento, sobre todo a Guy. El villano de la primera miniserie es olvidable, y en la segunda Sinestro también deja mucho que desear. En definitiva, excepto el buen dibujo de Doc Bright, es bazofia olvidable de la época, que no tiene cabida aquí. Pero queda como una maravilla comparado con Ocaso Esmeralda, que es una de las peores historias que ha publicado DC en 70 años de historia. Es mierda de los 90, en su mayor expresión. Es una historia hecha a última hora por un guionista incompetente y un editor malvado, que tiene probablemente la transformación más chapucera e incomprensible de un héroe clásico en algo irreconocible, no es que eso pueda hacerse bien para empezar. A saber: Tiene a un héroe estable que, de repente, pese a haberlo aceptado en el número anterior, volviendose loco porque una ciudad en la que no vivía nadie importante para él ha sido destruida, y convirtiendose en un maníaco homicida. Acto seguido, se contradicen prácticamente todos y cada uno de los elementos establecidos en 30 años de historia de la franquicia, en escenas de acción de mierda, con melodrama barato, donde todos los personajes actuan como idiotas, y termina masacrandose gratuitamente a un montón de buenos personajes, por no hablar de todo lo que hace interesante al concepto… para pasarle la batuta al primer cretino que pasa por ahí, únicamente porque es la mascota del equipo creativo, y era la moda de la época. Todo con dibujo horripilante noventero, a base de malos diseños, mala anatomía, sangre, dientes apretados y babas. Un comic así no tiene sentido que se dedique esfuerzo y dinero a ser publicado, a menos que sea como ejemplo magistral de cómo no hacer algo. Es la antitesis de todo lo que están haciendo ahora, explica porque era imprescindible que lo hicieran, y aprender esa lección debe ser la única explicación cuerda de porque alguien puede querer leerlo.

Por último, para compensar un poco, viene una novela gráfica, el Testamento de Hal Jordan, que es el principio de la reconstrucción del concepto. Habría pegado más junto al tomo de Winick que publicaron hace unos meses. Lo bueno es que reconstruye Oa y la Bateria Central, y hasta empieza a resucitar a Kilowog, poniendo las primeras piedras para el regreso del Cuerpo. Lo malo… es el resto. Es una historia de Joe Kelly cuando ya empezaba a desbarrar, una historia muy larga a base de psicojerigonza sobre Hal y su relación con otros personajes que no sirve para nada (y menos ahora que está vivo) y no aporta nada, porque es sólo dar muchas vueltas a sentimientos y cosas así, pero sin ninguna verdadera emoción, todo con un argumento muy traido por los pelos. Hay una buena razón por la que nadie ha vuelto a mencionar como pasaron estas cosas. Y muy canónico no puede ser, teniendo en cuenta que Boodika aparece por ahí en vez de capturada por los Manhunters. No ayuda tampoco el dibujo, que junta a dos buenos dibujantes como Anderson y Sienkiewicz, pero los mezcla fatal, en un aspecto que ambienta bien, pero que todo elemento minimamente fantástico tiene una pinta horrible, cuando no es confuso del todo. Si querían rescatar buen material de Linterna Verde, que fuera además importante, deberían reeditar la genial etapa de Steve Englehart, en la que se basan la mayoría de las ideas que están usando actualmente, en vez de esta mierda. Evitar a toda costa (1)

Green Lantern: La Guerra de Sinestro Corps Nº4: Gran final de la saga, que se ha publicado muy deprisa, a cambio de que otra serie no chafe el final. Antes del verdadero final, hay un número de última hora de GLC, que es el debut del nuevo guionista, el exeditor Peter Tomasi. Tiene la estructura de un episodio de Perdidos, con acción en el presente intercalada con una serie de flashbacks que nos cuentan el orígen del protagonista de turno. La parte del presente es profundamente decepcionante, con el climático enfrentamiento entre Superman-Prime e Ion… que resulta no ser un combate, sino una paliza desigual donde uno de ellos no hace un carajo. Lo peor no es ni siquiera lo anticlimático que es, o que ni siquiera explican porque los poderes no parecen funcionar, es que ver a un psicópata repetitivo apalear a una cifra no tiene gracia. Al menos el dibujo de Gleason no está mal dentro de lo que cabe. El flashback ya es otra cosa, desarrollando bastante a Sodam Yat, y haciendo de Daxam un sitio bastante curioso, con una cultura que explica porque no han conquistado la galaxia a estas alturas. Buen dibujo de Ordway en ese parte, además, y esto ya hace que la etapa prometa un poco más. Entonces llega el gran final. Y se puede decir sin exagerar mucho que es uno de los finales más espectaculares y redondos a una gran saga de acción superheroica que jamás se han hecho. En cada página hay un momento asombroso y tremendamente chulo. Ivan Reis se luce con el dibujo, con composiciones con decenas de personajes reconocibles que enorgullecerían a Perez, con una fuerza enorme, y muchos detalles en los que fijarse. Cada Linterna Verde heroico tiene un gran momento donde muestran lo que valen. Cada trama del crossover llega a una gran conclusión que está a la altura, que lo ata todo y que probablemente abre aún más cosas. Cada uno de los villanos principales es derrotado solemnemente, de manera apropiada e imaginativa, con ironía cósmica o algo que parece perfectamente apropiado. Es todo asombroso, con momentos de “esto es genial”, de reirse o aplaudir de la gracia, con una gran emoción. Aunque probablemente lo más conmovedor es la conclusión al subargumento principal de la serie regular, el de Coast City, siguiendo con el tema principal de la serie, donde se define para siempre como algo memorable, vale la pena el precio de admisión de por si. Pero por si eso fuera poco de por si, luego están las páginas dibujadas por Ethan Van Sciver. No ya porque sean magnificas en el dibujo, sino porque sirven de prólogo y de primer vistazo a la tercera parte de la trilogía que Geoff Johns y él están haciendo con Linterna Verde. La gran cantidad de conceptos asombrosos que lanzan en esas pocas páginas quita el aliento, demuestran que lo tienen todo planeado con años de antelación, muestran que tienen ideas con infinidad de posibilidades (y en cuanto más te fijas en los detalles, más y más ves) y hacen que esperes ansioso el 2010, porque la Noche Más Oscura probablemente va a dejar en ridículo a esta saga. Que ahora que ha terminado, probablemente ha sido la gran saga del año, sin competencia. Como extra al final, hay parte del Secret Files que sacaron al terminar. No vienen las fichas de los Linternas Verdes (espero que las publiquen pronto, porque sería trágico dejarlas inéditas) pero vienen las de todos los demás conceptos parecidos. La mayoría no dicen nada nuevo, pero las fichas de los miembros del Cuerpo Sinestro, donde nos explican quienes son muchos de esos monstruos creados por Van Sciver que han aparecido a menudo en las escenas de muchedumbre, todas con dibujo nuevo, están bastante bien, y demuestran mucha imaginación y potencial para futuras historias. En general, inmejorable. Muy Recomendado (10)

Hitman Nº3: Final de la serie, y queda claro porque es una serie memorable. La primera saga es una burrada de acción que no estaría fuera de lugar en 2000 AD. Básicamente, es Tommy y amigos versus dinosaurios. No son peces zombies, pero también es tremendamente divertido. La siguiente tiene a Tommy y demás metidos en problemas con la mafia, pero en un cambio de tono, es una historia bastante dramática, donde el drama pega una buena emboscada. Como siempre, la relación entre los personajes, muy profunda a estas alturas, es excelente, y eso se nota mucho en este final, que hasta duele. El nº50 sirve de epílogo a esta saga, y es una de esas historias que transcurren en el futuro donde nos cuentan lo que pasó. Muy buen ejemplo de este tipo de historias. Después toca un último regreso a la comedia, con la última historia de Pack de Seis, Sección 8, y los científicos locos. Un absoluto desmadre que mezcla superhéroes chapuzas, científicos locos demenciales y dioses lovecraftianos, pero que sorprendentemente, logra hacer que hasta el destino final de un chiste como Pack importe y cause una sonrisa y emoción por dentro. Y entonces llega la saga final de la serie, Hora de Cerrar, que es un microcosmos de todo lo que hace a la serie grande: Acción, tiros, masculinidad, el poder de la camaradería y la amistad, sacrificio por lo que uno cree, una actitud y chulería increible y la inevitabilidad de un final trágico si sigues con la vida del mercenario. No esperes un final como el de Predicador, pero a su manera, es tan bueno y emotivo como aquel. Magistral, realmente, y si no te emocionas con el final tras leer toda la serie, no eres humano. Por último, se aprovecha para meter una miniserie que salió el año pasado, que transcurre durante el tomo anterior, que es un team-up con la LJA de la época. Asombrosamente, Ennis logra hacer creible que Tommy, un asesino, se alie con la Liga de la Justicia, y no quede incoherente con el tono de esta serie, ni con la moralidad del grupo. Más asombrosamente aún, logra contar una historia en la que Tommy salva el día, sin dejar en ridículo a la LJA. Bueno, no a los miembros importantes, al menos. De hecho, la escena final en el presente, con Superman contando la historia, es realmente buena, y demuestra que por mucho que odie a los superhéroes, Ennis si que capta al más importante de ellos. Toda la serie es una obra maestra, una destilación de todo lo que le gusta a Ennis y sabe hacer bien, sin todas las chorradas que le suelen acompañar. Esto es Garth Ennis haciendolo bien y tomandoselo en serio, y si tienes estos tres tomos, la mitad de su obra o más es redundante. Con que seas mínimamente fan suyo, o de este tipo de historias, tienes que agenciartelo, porque lo hace así de bien. Muy Recomendado (10)

Iron Man: Hipervelocidad: Ah, esto es otra cosa. Otra de las miniseries para tener algo del personaje, que sirven de antídoto ahora, y también para aprovechar el tirón de la película… ahora que la película salió hace meses y el DVD aún no ha salido. Gran estrategia de mercado la de Panini. Supongo que lo siguiente será sacar Especiales Navidad en Agosto. En fin, lo notable de esta miniserie es que está escrita por Adam Warren, que si lo piensas bien, con su afición por la alta tecnología, es perfecto para el personaje. Desde luego, deja absolutamente en ridículo a todo lo que ha pasado en su serie regular en sus últimos años. Si Ellis y demás ignorantes nos ponían, oh, cyborgs y armaduras controladas con el pensamiento como lo último en alta tecnología (ridículo en el Universo Marvel, que ha visto cosas mucho más avanzadas hace muchos años), o alternativamente la única manera de modernizar que han encontrado es transformar a Tony Stark en un puñetero cyborg, aquí Warren si que sabe hacerlo. Sin cambiar al personaje, le mete en un verdadero mundo de alta tecnología que es chulo, imaginativo, muy divertido y creativo, y realmente parece moderno en un universo que tiene androides hace décadas. De hecho, la premisa es una que ya se ha hecho con Iron Man un par de veces, pero Warren sabe hacerla fresca, enfocandola desde un sitio menos obvio. No sólo eso, sino que desarrolla esa alta tecnología en su propia subcultura alternativa, todo, como el título indica, a una velocidad de vértigo, en físico, argumento, y diálogo, donde parece que todo esté acelerado a base de drogas, pero en el buen sentido. Todo es hiper, vaya. Inteligencias Artificiales que juegan con sus propios recuerdos para mejorarse, SDVs renegados que se han modificado para estar a la moda, raves de androides modernos, virus informáticos con actitud de villana gótica, transportes de Shield especialmente diseñados para el combate, una armadura de Iron Man con avances que realmente quedan chulos… es todo a base de lanzar ideas chulas a toda velocidad, pero bien organizadas. Algunas de las cuales ya se vieron en su miniserie Livewires, que por una vez entiendo que no publicara Panini, porque no vendió nada. Todo con acción muy chula, y muy buena caracterización de Tony, pasando de las gilipolleces posteriores, y centrandose en su actitud chulesca, su altisima inteligencia (capaz de derrotar a IAs mucho más inteligentes que él simplemente siendo más astuto) y centrandose en una buena idea de hace un tiempo que malos guionistas han olvidado, que es que la mayor adicción de Tony no es el alcohol, es la armadura y lo que conlleva. Otro acierto fue que Warren no dibujara la miniserie, sino que lo haga el novato Brian Denham, que tiene un estilo más tradicional, pero que sabe conservar las partes chulas de los diseños de Warren, adaptandolas a un estilo americano. Muy buen dibujo, tiene futuro. Y una miniserie que gustará a fans del personaje y del autor, y que demuestra que se puede hacer mucho más con el primero de lo que se hace, y que el segundo está criminalmente infrautilizado. Muy Recomendado (9)

Jaquemate Nº4: Fin del crossover con los Outsiders, y queda claro que es una historia más importante para ellos, que cambian de dirección bastante tras esto, mientras que Jaquemate como mucho tendrá un par de consecuencias políticas o personales, pero nada fuera de lo habitual. También queda clara la diferencia abismal entre ambas series. El primer capítulo es de Jaquemate y está escrito por Rucka, y tiene buena caracterización y diálogo, que suena natural y apropiado para cada personaje, y hasta se avanzan cosas o se dicen cosas importantes. A veces es hasta gracioso y duro. El segundo es de Winick, y únicamente tiene a personajes pegandose con cosas o persiguiendo/siendo perseguidos, con diálogos graciosillos que son chorras más que otra cosa. La comparación no le hace ningún favor a Outsiders. No es que la historia en general sea particularmente buena. Un retorno a la Isla Oolong suena como una buena idea… hasta que ves que no tiene absolutamente nada de la gracia que tenía en 52. No tiene científicos locos, ni superciencia exagerada, ni nada interesante. Sólo una base de villanos con defensas genéricas. Y cuando aparece un personaje conocido, le pasa lo mismo, ha perdido la gracia (y la noción del tiempo, aparentemente, porque es imposible que haya pasado tanto tiempo… pero ese problema es permanente de Rucka, que cree que su serie es en tiempo real) y sólo queda sadismo que roza el racismo. Hablando de lo cual, otro de los capítulos va prácticamente todo de sadismo, y aunque al principio es bastante efectivo mostrandonoslo como algo malo, de manera hasta original, al final se pasa un poco. En cuanto a la conclusión, tiene sus partes interesantes sobre como llevan la estrategia y a que pueden recurrir, sobre todo los politiqueos de Jaquemate, y la aparición de cierto invitado, pero el final es un tanto decepcionante y anticlimático, donde no se resuelve ni pasa nada. En el dibujo, también hay una diferencia abismal. Bennett es elegante y queda chulo, es claro y hace personajes atractivos de ambos sexos, y diseños bastante impresionantes para los bichos (eso si, muchos de los elementos son reciclados de otros que ha hecho antes). Clarke es… todo lo contrario, y duele pasar de uno a otro. No es un crossover que haya salido muy bien, y desde luego, para lo que ha sido, no necesitaba 3 números de cada serie. Neutral (5)

JLA Nº11: Penúltimo número de Brad, ¿y lo utiliza para resolver alguna de las muchas tramas que ha ido abriendo? Y una leche, lo utiliza. Lo dedica enteramente a Flecha Roja y Vixen, en una de esas situaciones donde están atrapados y tienen que valerse por si mismos para sobrevivir. Hasta ahí bien, y son una buena elección, porque son de los menos desarrollados en la serie. Desgraciadamente, el concepto de Brad de “dedicar un número a un personaje” deja bastante que desear. Para empezar, los posibles subargumentos de los personajes no avanzan. Bueno, se menciona algo de los poderes de Vixen, pero eso tiene sus propios problemas porque primero, no dice nada que los lectores no supieramos, y segundo, no tiene ningún sentido dado como funcionan los poderes de Vixen. El totem le da los poderes de especies, no de individuos, así que no debería poder imitar los poderes de sus compañeros, excepto Superman. Tercero, no tiene ningún sentido que lo oculte de sus compañeros, es la típica estupidez en la que los personajes ocultan cosas para tener un misterio y un drama barato que no existiria si los personajes actuaran sensatamente. El otro gran problema es que realmente, no dice nada de estos personajes. Viendo toda la etapa, es asombroso como, pese a todo el tiempo que dedica a personajes hablando, lo poco que Brad desarrolla a los personajes, o incluso demuestra su personalidad. Y este es un ejemplo claro, donde pese a estar enteramente dedicado a dos personajes, no sólo no aprenden nada, sino que no aprendemos nada de ellos tampoco. Es un número que realmente, no sirve para nada. Lo único es que es un intento de contar una historia de manera original, y gana puntos por experimentalidad. La idea de tenerles atrapados en una cueva sin saber la orientación ni como salir, y juntar eso con la forma de las viñetas es bastante original y da para cosas inusuales. Por otro lado, no es muy interesante de ver, y a veces se hace confuso. Y aunque el dibujo de Gene Ha es muy bueno (y aunque no lo fuera, casi cualquiera es un alivio tras Benes), dadas las circunstancias, casi no se logra ver nada, y la mitad de cada página es un fondo negro, lo que roza la tomadura de pelo. Aún así, mejor fracasar en hacer algo interesante que tener éxito en hacer algo mediocre, supongo. No Recomendado (4)

Jóvenes Titanes Nº8: Número 50, y por tanto especial, en muchos sentidos. Primero, se va Beechen, y debuta su compañero de Cuenta Atrás, Sean McKeever. Lo cual suena como algo malo, hasta que te das cuenta de que dificilmente podía ir peor que Beechen, y que al menos McKeever demostró talento para escribir adolescentes en Centinela e Inhumanos en Marvel, además de en independientes. Segundo, es el debut de una nueva alineación, que por primera vez que salió la serie, está compuesta exclusivamente por adolescentes, sin monitores adultos. De hecho, es la primera vez desde hace muchisimo tiempo que un equipo de Titanes está compuesto exclusivamente por sidekicks o legados, volviendo a la idea original de la franquicia. Y una alineación muy buena que es, añadiendo dos héroes con serie propia, una que pega perfectamente en la serie y tiene ya conexiones con ella, y otro que es simplemente un personaje genial que necesita más exposición. El problema es como se llega a ella, donde los Viejos Titanes simplemente… se van. En el caso de Jericó (que ni siquiera aparece) y Cyborg se dan excusas muy pobres de porque se van (son sólo temporales) pero en el caso de los demás, ni siquiera eso. Simplemente dejan a los Jóvenes Titanes solos, sin que nadie reaccione a ello como nada raro, ni siquiera la hermana de uno de ellos. La falta de reacción y consecuencias coherentes asusta, y es algo que se está extendiendo por DC. Lo más gracioso es que Starfire aparece sin explicación pese a que hace números dijeron que estaba desaparecida. Lo irónico es que el número entero va de consecuencias a algo que ha pasado en otra serie, en concreto, la “muerte” de Bart Allen. Es un mejor elogio al personaje que el oficial en Cuenta Atrás (pero claro, ¿qué no es mejor que alli?), y algunas de las reacciones de los personajes son muy buenas, notablemente la de Destructora (sobre todo teniendo en cuenta el futuro posible que vimos tiempo atrás) y la de Miss Marciana. De hecho, ya se está formando una relación bastante potable entre los personajes, y no sólo entre los obvios, que es prometedor. La gracia extra del número es que el recordar a Bart sirve para tener a varios equipos creativos invitados en varias escenas de flashback. La primera es de los tiempos de Kid Flash, en lo que es como si fuera una historia perdida de los primeros números de esta serie, por Johns y McKone. Es una reiteración de ideas del primer año de la serie, con un Bart que aún actuaba sin pensar y se metía en problemas, pero que estaba claro lo mucho que le importaba el grupo y su papel en él. Sentimental y viejo territorio, pero está bien. Después tenemos una página de Bart como Impulso, por el que iba a ser el equipo creativo original de Young Justice, y… por bonito que sea ver a Nauck dibujar al grupo en esas encarnaciones otra vez, lo único que demuestra esto es la suerte que tuvimos de que DeZago no escribiera la serie. Intenta mucho ser gracioso y chorra, pero sólo consigue lo segundo. Pero al menos es agradable ver que recuerdan esa parte de su historia. Por último, hay una historia narrada por Flash sobre los Nuevos Titanes, que aunque no pega mucho (hay una excusa para comparar a los dos Kid Flash, pero poca), cualquier ocasión para tener una reunión de Wolfman y Perez, mientras se pueda, es buena. Da igual de que vaya, es bienvenida. A todo esto se le añade una escena donde se nos cuenta como se une Blue Beetle al grupo, que aunque es graciosa, no es ni de lejos tan buena como el número entero dedicado a eso en su colección propia, aunque desgraciadamente no podeis verlo hasta que Planeta no se digne a sacarla. Y varias escenas que desembocan en el final sobre la próxima saga, que promete mucho y pega muy bien como final a la historia. Lo peor del número es el dibujo de Randy Green, que afortunadamente durará menos aquí que en New X-Men. El estilo es apropiado, pero lo hace de manera muy chapucera, mal acabado e inconsistente. Pese a todo, no es mal comienzo para la etapa, a ver si enderezan una serie que está perdiendo rumbo últimamente. Recomendado (8)

JSA Nº8: Otro número dedicado a un personaje, y una de esas veces donde Johns hace su magia, y enlaza tan bien elementos dispares de historia en una magnífica historia personal, que resulta difícil creer que no estaba todo preparado desde el principio. Es decir, es posible que tuviera pensado hace cuatro años cuando le quitó los poderes a Jesse Quick, y hace dos cuando le pegó la paliza a Damage, el juntar a ambos, que además tienen una relación previa de ser compañeros de equipo en Titanes, y contar una historia donde ambos se enfrentan al responsable de esas tragedias. Pero la parte donde usa prácticamente cada elemento de la historia de Jesse, desde su primera aparición hasta elementos de los poderes y trajes de sus padres, para contar una historia coherente que explica perfectamente su comportamiento, desarrollo y hasta sirve como eco a lo que le pasa a Damage, lo que requiere es una ingeniería de personajes como se hacen pocas, y ese es el verdadero mérito de Johns. Logra hacer agradable a un personaje que solía ser bastante cargante, hacerla única cuando solía ser uno bastante derivativo y hacerla un digno personaje de dos legados distintos. No se dedica mucho espacio a su relación con Hourman, sólo se explica un poco y se deja ver que es algo que es obvio y no tiene mucho secreto, pero si a su relación de hermana mayor con Damage, que está muy bien montada, y con sus padres, que es la culminación de tramas que llevan pasando por varias series durante años. Todo lleva a una escena final con un simbolismo muy obvio, pero que queda perfectamente, y que acaba en una escena conmovedora. Muy sentimental casi rozando la ñoñería, pero funciona. Así es como se usa historia pasada, para construir una historia que no podría hacerse de otra manera, que puede leerse sin saber todo el castillo de naipes que hay debajo, pero si lo sabes apreciar, queda más impresionante. El dibujo del suplente oficial, Fernando Pasarín, es bastante bueno también. Muy Recomendado (9)

Marvel Gold: Capitán America Nº1: Normalmente no reseño cosas tan antiguas, y técnicamente esto no es una reseña, pero quería decir unas cuantas cosas. Esta es la famosa etapa de Stern y Byrne en la serie, que está considerada una de las mejores del personaje. Ciertamente, fue importante en su época, y es bastante buena para la época. La parte clave es “para la época”. Si, para la época, tiene mucha energía, algo de caracterización para el Capi y los secundarios y villanos que entonces no era tan habitual, y ciertamente, está mejor hecho, más entretenido, que muchos comics de la época. Pero no deja de ser un comic de superhéroes de principios de los 80, y no uno de los revolucionarios. Todo lo que se hace aquí se ha hecho después, y bastante mejor. Las historias son aventuras de acción de superhéroes bastante genéricas y obvias. La narración es de la vieja escuela, de la que ocupa tres veces más de lo que necesita porque te está contando cosas que puedes ver por el dibujo, con los personajes pensando ridiculamente lo que están haciendo. Y el Capi se tira páginas y páginas con monólogos internos que en el fondo no dicen nada. Cosas así. El dibujo de Byrne está muy bien, eso si. Pero realmente, esto es un comic que sirve sólo de curiosidad histórica, a menos que seas de los de “los comics de cuando era pequeño son los mejores, ra ra ra”. No esperes nada particularmente bueno para los estándares actuales. Para los estándares de los comics buenos actuales, quiero decir.

Ms Marvel: Marionetas: Continua la serie, con una nueva dirección por aquello de la Iniciativa, que aunque no muy original, al menos la hace más única y menos genérica. Eso ayuda, también el ignorar lo más posible lo de tratar de hacerla famosa que nunca salió bien, y también el que haya menos drama, que a Reed normalmente le sale exagerado y bordeando el ridículo de lo sobreescrito. Aquí hay más humor, y eso mejora la serie, pero mejoraría más que hubiera menos drama y Carol se tomase menos en serio las situaciones tan chorras en las que se mete, y lo mismo para el propio comic. En cualquier caso, dos historias aquí dentro. Una tiene a Ms Marvel y su equipo de apoyo enfrentandose a IMA, en medio de uno de sus eternos conflictos internos por el poder. Es una historia muy típica, la verdad, de nuevo, cualquier historia con MODOK tiene que o tomarse absolutamente en serio, o ser consciente de lo chorra que puede ser, las medias tintas no le ayudan en nada. Y lo mismo para IMA, sólo funcionan o cuando hacen tecnología realmente terrorífica, o cuando son conscientes de que son empollones casi inutiles vestidos con trajes chillones. Tenerlos como villanos típicos lo único que hace es hacerlos aburridos, que es lo que pasa aquí. Si quieres una buena historia de MODOK e IMA, pide que publiquen la excelente MODOK’s 11, que casi continua de esto. La segunda historia tiene lo mejor de la serie hasta ahora, lo cual tampoco es muy dificil. La idea es que alguien odia a Carol, y cuando tiene que montar un equipo de superhumanos para ayudarla, le dan a un personaje tan cutre que no apareció durante 12 años tras la cancelación de su serie, y al Hombre Máquina. Versión Warren Ellis, que parece ser que es canónica, pese a todas las cosas irreconciliables de Nextwave. Así que no sólo Ms Marvel tiene que cargar con el escuadron de perdedores, tiene que lidiar con alguien que sólo puede usar sus poderes a veces, y con un robot misántropo alcohólico. Es una idea buena y bastante divertida, sobre todo porque Reed escribe a Aaron igual que Ellis, pero como es en un entorno serio, resulta aún más gracioso, si cabe. Cada aparición suya es desternillante. Eso hace que la historia se vuelva bastante divertida. Al menos hasta que aparece el villano, entonces se tuerce. Reed es aparentemente de la escuela de pensamiento que piensa que todos los villanos son iguales, son todos malvados sin personalidad distinguible, así que pone a un villano que siempre ha tenido unas motivaciones muy concretas y casi disculpables, y lo convierte en un villano carcajeante genérico, con un modus operandi retorcido que bordea lo ofensivo. Porque claro, todos los hombres feos sin vida propia son pervertidos. Siguiendo con esos horribles estereotipos, Brian Reed, también lo son todos los guionistas que piensan que usar al puñetero Sonámbulo es una buena idea, y también son gordos y feos. Hay que jorobarse. También hay un subargumento un tanto extraño con algo que le está pasando casi aleatoriamente a Carol, que podría ser divertido, pero que tomandoselo de manera tan seca únicamente queda extraño y muy ligeramente curioso. En cualquier caso, es una pena que Reed no se tome la serie más en cachondeo, porque la parte de humor es la única que brilla en la serie, y tiene potencial para ser algo único, enfrascado en algo genérico. Buen dibujo de Lopresti. Neutral (6)

New X-Men Nº35: Segunda y última parte de la historia de respiro, y la verdad es que le ha sentado maravillosamente a la serie, sea algo hecho a propósito, o porque no podían empezar nueva historia de masacre antes del crossover. Cada personaje reacciona ante los traumas recientes de una manera distinta, de acuerdo con sus personalidades, que en algunos casos, es la primera vez en toda la etapa que muestran. La relación entre los chavales (o entre los chicos y los profesores, también bastante ausente en el último año y medio) también resulta bastante creible, y hasta le dan papeles apropiados a los personajes secundarios. Algunos de los personajes caen bien por primera vez, desde un par de secundarios bastante adorables hasta Santo, que pasa de ser un cachas tonto a un bientencionado tontisimo. Muy graciosa, pero apropiada para la edad, la manera de solucionar el problema de Josh. También hacen algo interesante con David, convirtiendolo un poco más en el Cifra del grupo, pero con más recursos. Y por fin sacan explicitamente del armario a Victor (que por cierto, ya podía ponerse de acuerdo el inutil traductor sobre si traduce su nombre o no), después de que los editores no le dejaran hacerlo a sus creadores. Y como las otras series, tiene un una escena de prólogo del crossover, para que todos contribuyan. El dibujo de Young también está bastante bien, estilizado, pero de manera que ayuda a hacer a los personajes creibles, y con buenos efectos de color y sombras. Una pena que toda esta mejora no vaya a servir para nada, ya que la serie se cancela tras el crossover (donde los protagonistas probablemente podrán hacer poco) y la siguiente serie de Kyle y Yost parece que va a ser toda de la variedad de masacres y reciclajes malos. Recomendado (8)

Nightwing: Artillería Pesada: La historia de Nitewing se resuelve, de la manera más obvia y menos interesante posible. Supongo que es en parte porque Dixon quiere dar una moraleja al respecto, ¿pero a alguien le sorprende ese tipo de moraleja? El resto del tomo son enfrentamientos varios con dos villanos. Uno de ellos es el ya conocido Torsión, y el otro es la de la portada, que usa el mismo poder y aspecto visual de la Capucha Escarlata de los Thunderbolts, que debutó un par de años antes. Dudo que sea una copia, pero aún así. De todas maneras, se agradece que Dixon tenga ideas originales para el aspecto visual de los villanos. Desgraciadamente, aparte de eso, su personalidad, modo de operar y todo lo demás es completamente genérico y sin nada de interés. No es malo, pero es acción muy repetitiva, con subargumentos personales muy ligeros y nada memorables que no van a ninguna parte. Al menos ahora tiene buenos dibujantes, como Zircher o un Land cuando sabía dibujar. Neutral (6)

Superman/Batman Nº10: Los malos guionistas se han ido, y ahora la serie se convierte en una antología rotativa durante un tiempo. El primer turno es para Alan Burnett, que al menos tiene cierta buena reputación en TV. Es un comienzo bastante convencional, con ambos protagonistas haciendo sus cosas, y una amenaza relacionada con ambos que aparece y va haciendo cosas de manera misteriosa, lo que hace que ambos se vean implicados. No está mal, pero tampoco es nada del otro mundo, y es normal ser escéptico dado el historial de la serie. Sobre todo porque la última página puede ir por algunos malos sitios. Pero bueno, al menos es una mejora clara con lo que había antes. El dibujo de Dustin Nguyen a veces tiene cierto atractivo, pero en las escenas con los protagonistas se nota que podía cuidarse mal, no están bien hechos del todo. Neutral (6)

Thunderbolts: Zemo: Miniserie de consolación para Fabian Nicieza tras echarlo de Thunderbolts, atando un cabo suelto de su etapa: El personaje central y más interesante. Desde luego, piensen lo que piensen los ignorantes, el trabajo que ha hecho Nicieza con el Barón Zemo es una de las mejores obras de desarrollo de un personaje que han hecho en la editorial, transformando un villano interesante pero simple, de manera lenta, cuidada y creible, en un personaje increiblemente complejo, que no es realmente ni héroe ni villano, sino que tiene una serie de motivaciones personales que hacen que actue de distintas maneras únicas en cada situación, siempre manteniendo arrogancia, genio y estilo. Esta miniserie va de explorar esa compleja motivación, y también de explorar a su familia, y como ha llegado al punto donde está, partiendo del primer Barón que ya vimos en Vengadores/Thunderbolts. La idea es tener a Zemo viajando en plan Quantum Leap por las vidas de sus antepasados, afectandolas y siendo afectado por ellas. Eso le sirve a Nicieza para contar una historia profunda y tremenda sobre la naturaleza del poder, como conseguirlo, mantenerlo y usarlo. Además, no sólo sirve de lección histórica sobre los orígenes de la Dinastía Zemo (de hecho, Nicieza quería que fuesen 12 números, uno por cada Barón, y como extra viene una lista al final con datos sobre todos, pero bastante tuvo con que le dieran esto) sirve de lección histórica, punto. No hay muchos comics (superheroicos, americanos o en general) que tengan como parte importante la reforma económica de Alemania en el Siglo XVII, y es probablemente algo de lo que necesitaríamos más. Más que una historia de superhéroes, de lo que realmente, no hay más que en cameos y de lo que no hay prácticamente elementos, es ficción histórica (con un toque de ciencia-ficción para tener la excusa), lo más cercano que tiene Marvel a cosas como Yo Claudio, lo cual lo hace uno de los comics más sofisticados y ambiciosos que ha hecho Marvel últimamente, pese a que está relegado a las cosas con fama de “tradicional”, mientras chorradas genéricas se creen más modernas y maduras. Hay que joderse. En cualquier caso, caracterización excelente, montaje histórico muy bueno, y una gran historia sobre el poder, de distintos tipos, y sobre si es posible escapar de la herencia de uno, sea genética o por crianza. Lo único malo es el subargumento que desemboca en el final, que aunque parte de una buena idea, se desarrolla a base de dos excesos con los que Nicieza siempre ha tenido problemas: La tecnojerigonza (explicaciones pseudo-científicas incomprensibles de las suyas) y la psicojerigonza, con dos personajes hablando de manera rimbombante y casi incomprensible para que parezca más grandilocuente, cuando realmente no hace falta, hasta ahora le iba bien sin eso. Pero quitando eso, hasta termina bien. El dibujo de Grummett, curiosamente, pese a que siempre le ponen en cosas de aspecto superheroico puro como Thunderbolts, está probablemente mejor en un drama histórico como este, más centrado en los personajes y en ambientarles cronológicamente, cosa que hace muy bien. Una pena que sea probable que el primer idiota que quiera usar a Zemo probablemente deshaga tan magno trabajo a lo largo de 10 años de desarrollo para tenerle de villano genérico, tal y como están las cosas en Marvel. Y una pena que Nicieza haya tenido que refugiarse en DC, donde aprecian a los buenos guionistas que no le siguen el rollo a las chorradas del editor y sus lacayos. Un final brillante para una etapa genial. Muy Recomendado (10)

Transmetropolitan Nº17: Empieza el Año 4, que es cuando la serie se empieza a convertir en un combate contra el Presidente malvado, en vez de una serie sobre periodismo y la naturaleza humana. Afortunadamente, el maniqueismo y la exageración del Sonriente apenas aparecen en este tomo, lo que ayuda bastante a hacer que aún sea bueno. Primero viene una historia de 3 números donde Spider, sus secundarios, y la población en general, se adaptan al nuevo status quo de Jerusalem como Periodista Clandestino. Algunas de las consecuencias son muy animadas y divertidas, otras son apropiadamente deprimentes. La idea es ver como Spider afecta al mundo, y también ver que la guerra continua, aunque sea de otra manera. A veces es un poco exagerado, pero en el buen sentido de la serie. Como suele ser habitual, mientras tanto hay más narración sobre elementos de la Ciudad enloquecedores y entrañables. La saga es en general de las buenas de la serie, que es mucho decir. Después tocan números sueltos. El primero es sobre prostitución infantil-adolescente y… realmente, es lo que puedes esperar de ese tipo de historias. Ni siquiera es una historia de Transmetropolitan, es Ellis hablando del tema, porque no hay ni un solo elemento futurista, todo es como en el presente. Muy sobrio y pasa mucho tiempo diciendonos lo malo que es, pero eso ya podías imaginartelo. Más interesante es cuando explora las causas, que aunque no estés del todo de acuerdo, es interesante, sobre todo ver que no lanza la culpa a los blancos más populares. Después vemos otro de esos capítulos que van de escenas sueltas donde Ellis nos cuenta diversas locuras que se le han ocurrido. En este caso, el tema es la gente loca de la Ciudad. Y si ya recogió una cantidad de locos increible en Bad World (una mini sólo sobre eso que hizó para Avatar) que era en el mundo real, imaginate en un futuro enloquecido. Muy divertido y con ideas muy chulas. Además, en algunos casos, es sólo gente que parece loca, pero no lo está, añadiendo una corriente de tristeza y lamento. Por último, se enlaza con el argumento principal, con un número que va de mostrarnos como el Sonriente está haciendo cosas malas y debe ser detenido. Ese no funciona bien, porque lleva a niveles de villano de caricatura que no resultan creibles. Tiene sus puntos buenos, como siempre en esta serie, pero no está a la altura. Y a lo largo de todo el tomo hay un subargumento muy ominoso sobre la salud de Spider, que está bien llevado, dejando claro que pasa algo sin machacar demasiado con eso. El dibujo de Robertson es excelente, como siempre. Por cierto, a ver si Planeta publica el tomo con los textos inéditos de Spider y las historias cortas, preferiblemente antes del final de la serie cuando ya sean antiguos. Muy Recomendado (9)

Ultimate Fantastic Four Nº25: Ha quedado bien la división entre números, porque estos dos quedan bastante bien como unidad aparte del resto de la saga. La historia cambia de dirección respecto al número anterior, y esto se convierte en una de esas historias donde los protagonistas están encerrados en un mundo falso y tienen que salir de él. Eso se mezcla con una de esas historias con un Mesias que quiere salvar el mundo a costa de su voluntad propia, y también con la historia original de Estela Plateada, esta vez con otro enfoque, pero que no queda mal. El problema de Carey en esta serie no son las ideas, que a menudo están bien, sino la ejecución. La manera de descubrir la verdad, escapar y rechazar el falso mundo está hecha de manera facilona que pasa de las ideas básicas de este tipo de historias, y no las sustituye particularmente por nada. Y así deambula hasta que la historia se resuelve sin que los protagonistas hagan mucho excepto desearlo. Hum. Ha sido una versión del Psico-Man mejor que la de verdad, menos de chiste, retocando el diseño e ignorando lo más posible el nombre. Eso si, como con los Pseudo-Nuevos Dioses, pierde la oportunidad de hacer versiones nuevas chulas de personajes menores del universo Marvel, con los “hermanos” de Estela Plateada, que habrían quedado mejor que las no entidades, y dudo mucho que vayan a hacerse de otra manera. Los diseños y ambientación alienígena de Ferry son muy buenos, al menos. Neutral (6)

Vengadores: Operación Tormenta Galáctica Nº1: Otra reedición, esta vez de un crossover cerrado de las series de Vengadores (y había muchas entonces) de principios de los 90, que es uno de los mejores que han hecho, y lo último bueno con la franquicia hasta que llegó Busiek. Pese a que involucra a 6 guionistas distintos, está muy bien montado, donde la historia fluye perfectamente de un capítulo a otro sin contradicciones, y más asombrosamente, logra hacer encajar series de tonos tan distintos como el Capitán America y Quasar en una misma historia sin que quede rebuscado, donde cada capítulo tiene una razón lógica para que el protagonista de la serie en cuestión tenga más protagonismo, sin que deje de avanzarse la trama principal ni se note mucho el cambio. Pero claro, no es de extrañar, teniendo en cuenta que buena parte del peso de la historia la lleva un monstruo de guionista y editor como era Mark Gruenwald, y ayuda que contribuyan talentos como Gerard Jones, Len Kaminski o incluso el que hizo la historia original en la que esta se basa, Roy Thomas. Para el que no lo sepa, esto es la Guerra Kree-Shi’ar, pero con un nombre más rimbombante como chiste respecto a acontecimientos reales de la época. (Casi me sorprende que no hayan hecho una secuela recientemente con el nombre de Libertad Infinita o algo así, pero supongo que en Marvel actualmente tienen menos cojones) En cualquier caso, el final de la historia es conocido, pero ver el desarrollo aún es interesante, con mucha intriga y misterio al principio, y un desarrollo que va sacando distintos elementos Marvel poco a poco, con historias bastante divertidas de cada personaje hasta que se pone en marcha la parte central de la guerra al final del tomo, que se vuelve bastante trepidante. Los buenos guionistas y el uso de todos los Vengadores disponibles compensa el par de malos guionistas y la alineación tan cutre que tenían los grupos en la época. Y también es buena la selección de dibujantes, con Greg Capullo cuando aún sabía dibujar, Pat Oliffe cuando estaba empezando, Jeff Johnson o Paul Ryan. Así se hace un crossover de este tipo. Recomendado (8)

Wonder Woman: El Ataque de las Amazonas Nº3: Un poco mejor que el mes pasado, pero eso es maldecir con un pobre halago. Sigue siendo muy mala, vamos. Al menos se desvela que hay un verdadero villano que tiene algo más de motivación y que tiene sentido que actue radicalmente. Hasta tiene algo de reflejo del mundo real, que supongo que era la idea detrás de este pestiño de crossover que se perdió en algún punto de la concepción. Pero eso no justifica toda la estupidez hasta que se llega a ese punto. Porque Hipólita ahora es una loca, y porque Artemisa y Filipo se quedan paradas y no hacen nada, pese a todas las escenas diciendonos que saben que lo que hacen es una locura, por no hablar de la transformación incomprensible de las Amazonas en locas con un puñado de armas mágicas en el bolsillo. El hecho de que como consecuencia de esto, todo drama con Wonder Woman se pierda, porque no son personajes, son piezas arbitrarias. Luego está el hecho de que resulta muy ridículo que, por mucha magia que tengan, las Amazonas representen una amenaza tan difícil de combatir, al menos para los superhéroes. Son ligeramente superhumanas con algo de magia y algún animal gigante, por el amor de Dios, la LJA puede con cosas esas todos los dias antes de almorzar. El mayor ridículo llega cuando en el capítulo de WW nos revelan la gran arma secreta de las amazonas, y es… algo demasiado ridículo para comentar aquí, pero la reacción ante la revelación es risa, no impresión. Los nuevos villanos del final arreglan un poco este problema, pero demasiado tarde. En cuanto a los superhéroes, ni uno sólo hace nada interesante. Es un desastre. En cuanto al crossover de Jóvenes Titanes (anterior al número de este mes) tiene el enorme problema de que tiene que cargar con que dos de las protagonistas hicieron algo monumentalmente estúpido sin razón alguna en el crossover. Así que cualquier intento de justificarlo no queda bien, sólo recuerda lo mala idea que es. Lo mismo va para el resto de elementos del crossover, la verdad. Es un número muy malo, con personajes actuando por exigencia del guión y teniendo que hacer cosas dictadas por otra serie, donde el único punto bueno es que resuelve rápidamente cosas que en cuanto antes pasen, mejor. El dibujo de Barrionuevo también es lo peor que han hecho, muy descuidado, y con escenas como la última página que resultan grotescas. El dibujo de Dodson y de Woods en las otras partes si que está bien, lástima que esté malgastado en esto. Evitar a toda costa (2)

World War Hulk: Gamma Corps: Lo bueno de hacer que los crossovers funcionen a base de miniseries derivadas es que puedes sacar más miniseries que van a vender, pero que tienen razón para existir: No incordiar a los equipos creativos de las series regulares. Lo malo es que también pueden salir algunas miniseries que son realmente morralla, como es este caso. Guerra Mundial Hulk es un crossover que no se presta albelgar muchas historias tangenciales, teniendo en cuenta que es un concepto terriblemente simple. Hulk llega a Nueva York y aplasta a sus enemigos, eso se cuenta en la serie principal. La mayoría de crossovers se han justificado con personajes metiendose en el camino de Hulk entre páginas, o haciendo cosas en la NY dominada por Hulk. Este es el primer caso, pero en vez de personajes establecidos, crea personajes nuevos para ello. La idea es ver al ejército tratando de inventarse una respuesta proporcional a la amenaza verde. Esa idea es buena, pero sabiendo que no van a tener influencia alguna en el crossover, queda muy gratuito. Pero cuando encima ves que está escrito por Frank “Mi currículum para empezar a escribir comics fue ser amigo de Quesada” Tieri, sabes que va a ser una pérdida de tiempo. Hay una razón por la que dejaron de darle series en Marvel, y es que no es precisamente bueno. La idea es crear un equipo de mutados gamma, todos variantes de personajes ya establecidos, para combatir a Hulk. Ahí terminan las buenas ideas. Los personajes son todos sacados de los mismos moldes de las anteriores series de Tieri, sobre todo Arma-X, de la que esto es un reciclaje: Tenemos sádicos manipuladores, sádicos violentos, y víctima que dan pena. No hay otro tipo de personajes. El organizador es un tópico horrible prácticmaente indistinguible del Director de Arma-X (y eso que era un personaje pre-existente, pero uno que ya era cutre) y los demás lo único que hacen es ser crueles entre si, o con otros, o quejarse de lo cruel que es todo. No hay espacio para otro tipo de caracterización. Es todo ver lo bestia y guay que es la historia. Es bastante triste, sorbe todo porque Tieri lleva haciendo lo mismo toda su carrera. Los otros personajes pre-existentes, casi irreconocibles, son de chiste. Y la aparición de Hulk… aparte de intrascendente, es lo peor escrito que está el personaje en todo el crossover. Mira que es fácil escribirlo, pues Tieri lo hace mal. Lo único redimible es el dibujo del tal Carlos Ferreira, que no está nada mal. Pero por lo demás, aunque seas fan de Hulk y estés siguiendo todo el crossover, puedes prescindir de esto, no sirve para nada. No Recomendado (3)

Y eso es todo. La semana que viene… Justicia sigue haciendo de lo suyo, Robin también, y Cuenta Atrás también, sea lo que sea eso. Además, tendremos las novedades de Norma, que dudo que sean muchas. Y quizá a Panini o Planeta les de por adelantar novedades, lo han hecho antes, así que estais avisados. Hasta entonces, a los que estén de vacaciones, que se lo pasen bien, a los demás, que no se derritan mucho. Nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: