Dos semanas y contando…

[Mi nombre es Ozymandias, rey de reyes. Mirad mis obras, oh poderosos, y desesperaos]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a las Críticas Reconstructivas. Esta semana, algunos comics mensuales de Planeta (de más de un mes, de hecho) y los muchos tomos de Panini, incluyendo tres comics de Aniquilación. Aparentemente, es oficial: La doctrina comercial de los comics españoles es sacar el mayor número de comics relacionados a la vez. El día que se colapsen, lo tendrán merecido.

No hay mucho más que contar esta semana. Hubo algún problema con el foro del Cuarto Muro, por culpa de escoria con spam, pero ya parece haberse solucionado, aunque sea con bajas.

Poco tiempo esta semana, así que dejamos las novedades americanas para la siguiente, y pasamos ya a lo nuestro:

Aniquilación: Drax: Siguiendo con la costumbre de Planeta, aquí va un comic que tendría que haberse publicado hace unos dos años, porque transcurre antes que la primera Aniquilación. No es realmente parte de Aniquilación, salió antes de que planearan la saga, pero explica como se transformó de su aspecto y poderes tradicionales a la versión actual que parece copiada del protagonista de God of War. Y cuando digo “explica” quiero decir que vemos la transformación. Porque esto es un comic de Keith Giffen, y como pasa siempre, los personajes se transforman en lo que les da la gana a Giffen, da igual que no tenga ningún parecido con personalidad, caracterización o historia anterior, a veces ni siquiera en lo más básico. Al menos en el caso de Drax da una excusa parcial para el cambio. Y la verdad es que es un buen cambio, sacandolo del molde cósmico que solía tener, y pasando de la idea reciente de que era imbécil, y centrandose en la idea de que es un Destructor: Quizá no tan poderoso como otros, pero muy astuto y centrado exclusivamente en destruir. A mano o con cuchillos, porque mola. Como consecuencia de este buen cambio, y de una historia centrada y protagonizada por nadies, Giffen logra esquivar los muchos problemas que suelen tener sus comics sin coguionistas, y le sale bastante bien. La historia es una especie de Jungla de Cristal, pero a lo grande: Los terroristas son villanos alienígenas de varios rincones de Marvel, el edificio es todo un pueblecito, y el héroe es mucho más cínico y bestia que lo típico en una peli de acción. Y tiene de sidekick a Cammie, la niña con la que luego aparecía en Aniquilación, pero aquí funciona mejor, porque hace más que estar fuera de lugar y hacer comentarios sarcásticos repelentes. Aquí es el personaje del punto de vista, y aparte de ser borde tiene una parte seria casi sociopática más interesante. Si que es cierto que, en general, todos los personajes, incluido Drax, se pasan de bordes y cinícos, porque eso le encanta a Giffen, pero aparte de eso, todo va bien: Personajes suficientemente bien definidos, buena acción espectacular que empieza lenta y acaba en buenas ejecuciones, todo el mundo actuando de manera lógica (que no inteligente, porque no todos lo son) y algunas veces donde la historia se separa del molde. El dibujo es de Mitch Breittweiser, al que vimos el mes pasado en Capitan America: Los Elegidos, y está bien: Hay mucha oscuridad, pero aquí, a diferencia de en otras series Marvel, le pega y ayuda a la ambientación. Recomendado (8)

Aniquilación: Conquista Nº4: Y si ahí teníamos el principio, aquí tenemos el final. Al menos de las aniquilaciones, porque de esto saldrá una nueva serie regular, y Abnett y Lanning van a escribir el crossover cósmico del año que viene. Pero eso será en el futuro, de momento tenemos la saga principal de Conquista propiamente dicha. Y sigue la misma fórmula que su predecesora: Guerra en varios frentes contra un enemigo imparable y su ejército, con varios héroes, algunos inesperados, moviendose desesperadamente para detener el plan final. Bien hecho, de manera bastante trepidante y emocionante, con una buena sensación de escala y grandes momentos emotivos de vez en cuando. Se revela el malo detrás de la Falange, y si la historia ya se parecía a la de Robotica en la Legion, ahora se parece aún más, pues el malo jefe es la contrapartida marveliana más cercana, y su objetivo final y manera de derrotarlo tiene ciertas similaridades. Pero bueno, era una buena historia la primera vez, y tiene suficientes diferencias, sobre todo en los héroes y contexto, para que no sea un reciclado directo. Es probablemente la segunda mejor aparición de ese villano, y logra aumentar su potencial como amenaza aún más que la primera, lo cual probablemente hará esto imposible de superar. En cuanto a los héroes, la mayoría se superan y están bien usados, aunque la nueva versión de Adam Warlock no parece una buena idea, en plan “ignoremos todo lo que hizo Starlin, es decir, toda aparición interesante del personaje” (que no es coincidencia, el editor prácticamente admitió que intentan ignorar a Starlin lo más posible, lo cual suena más a politiqueos despreciables que a un justificable odio por lo malo que se ha vuelto ahora, ya que ignoran también sus cosas clásicas) y encima, volverle más oscuro, angustioso y moderno, Dios nos libre de las malas direcciones editoriales. Hablando de malas ideas y cagarse en Starlin, se mata gratuitamente a un personaje muy bueno y único, después de haberlo machacado de otras maneras, que es algo que resulta estúpido y completamente innecesario. Una pena, porque son puntos negros en lo que sería por lo demás una buena historia. Eso y que parte de la solución sale de la serie de Nova sin avisar. Pero aparte de eso, una buena historia de superhéroes cósmicos, que no cambia el panorama como la primera parte, pero tampoco se carga tantas buenas cosas porque si, sino que las consolida. Muy buen dibujo de Raney. Pinta bien para los Guardianes de la Galaxia que saldrán de esto. Recomendado (8)

Avengers Classic: ¿Recuerdas Classic X-Men? Era una serie que reeditaba historias clásicas de la Patrulla-X, con una historia corta de complemente nueva hecha ex profeso en cada número. Pues un par de décadas después, esto es lo mismo, pero con los Vengadores desde el principio. No es una fórmula que haya tenido mucho éxito, ya que apenas ha durado un año, y eso que es una serie bastante barata de producir. Supongo que historias nuevas de autores variados pero no particularmente famosos no son suficiente para compensar material tan antiguo y que tampoco era particularmente bueno (lo bueno de Vengadores no empezó hasta más adelante) En este tomo que recopila las historias cortas (que por cierto, ya podían reeditar las de Classic X-Men) tenemos: En los cuatro primeros números, el equipo creativo es McDuffie y Oeming, que es una gran elección. Hacen lo que se solía hacer en este tipo de historias: Contar la cara B, las escenas personales paralelas a las historias principales que no llegamos a ver. Un poco redundante con Año Uno, pero están bien. También hay una historia extra en el nº1, escrita por Stan Lee, con la rimbombancia habitual sobre lo importante del momento. Dibujo divertido de Maguire. Los siguientes 6 números están escritos por el nuevo en comics Macon Blair, y son menos evidentes. Primero una historia dibujada por Jorge Lucas ambientada en la 2º Guerra Mundial, con un casi primer encuentro entre el Capi y Thor. Evidente, pero no mala. Oeming vuelve a dibujar las dos siguientes, una sobre la Avispa, que es una historia bastante tonta, pero tampoco se podía hacer mucho con la caracterización que tenía entonces. La otra es más curiosa, echando un vistazo a la alineación original de los Señores del Mal, atrapados en otra dimensión tras la historia principal. Es una comedia un poco burda, pero es graciosilla para una historia corta. El dibujante retro Dragotta colabora en una historia sobre Rick Jones que está bastante bien, yendo precisamente por lo contrario de lo que uno podía esperar de una historia donde vemos como le ha cambiado ir con superhéroes. Juan Doe dibuja una historia entre escenas del nº9, con el Hombre Maravilla, que realmente no aporta nada más que rellenar una elipsis del original. El mismo dibujante hace una historia bastante más ingeniosa, contandonos una historia oculta del combate contra Inmortus de la historia principal, que tiene un buen giro al final. Quizá contradiga revelaciones posteriores, pero poco importa. Tom Beland, que ya mencioné hace un par de semanas, escribe la siguiente historia, con la primera charla entre el Capi y Spiderman. Tiene algún problema de caracterización, pero en general es muy buena conversación. El dibujo de Kano también es bueno, más normal que el resto. Por último, Bob Burden, creador de los éxitos indys Flaming Carrot y Mistery Men, con dibujo otra vez de Doe, nos cuenta una historia cómica bastante chorra y tonta sobre unos topoides. Y Aragonés incluye una de sus viñetas cómicas también. En conjunto, es una colección extraña, con un contenido y estilo, sobre todo al dibujo (generalmente caricaturescos) que se parece más bien poco a las historias originales. Pero, entre la variedad de las historias, aunque ninguna es una gema involvidable, algunas valen la pena, sobre todo si tienes mono de los Vengadores de verdad, puede servir para que los fans del grupo aguanten hasta el año que viene. Oh, y una portada muy bonita de Arthur Adams con todos los Vengadores habidos y por haber… y algunas de los cutres añadidos recientes están tapados casi enteramente. Je. Recomendado (7)

Catwoman Nº6: Crossover con el Ataque de las Amazonas, que parece ser una plaga que no se acaba nunca. Afortunadamente, Pfeiffer parece ser perfectamente consciente de los problemas de “su” historia, y esto evita la mayor parte de los problemas y las partes más rematadamente estúpidas. Tiene como malas a las Bana, las amazonas renegadas terroristas, y a Catwoman como agente especial de Batman para detener un atentado, pero las cosas se complican moral y prácticamente para Selina. De hecho, el crossover se usa como trasfondo para una historia que casi se podría haber contado igual sin él, que es como se deben hacer estas cosas. Queda una buena historia mezcla de superhéroes e intriga en plan 24, siguiendo con la variedad consciente de géneros de esta serie. Supongo que con esto Pfeiffer se ha redimido un poco. El tercer capítulo lanza al personaje en una nueva dirección con Selina afrotando el elefante en la habitación: Que los hijos de superhéroes suelen acabar bastante mal por el peligro que corren, sobre todo con identidades no excesivamente secretas como la suya. La solución es inteligente, aprovechando los recursos a disposición que muchas veces no se usan, con un par de giros buenos, y buen drama sin caer en excesos. Aunque lo más curioso es el “¿Ahora que?” que queda al final del número, porque no es el final de la serie. Muy buen dibujo de López. Muy Recomendado (9)

JLA Nº14: Los pocos héroes que quedan se enfrentan a los villanos, y ninguno de ambos bandos aprovecha sus habilidades al máximo, o la pelea se acabaría rápidamente. Nada especialmente malo, pero predecible y muy de andar por casa. Hay un detalle curioso, vemos a un miembro del Cuerpo Sinestro que no vimos en el crossover. El dibujo de Benes es tan mediocre, feo y sin detalle como puedes esperar de él… y más en plan pin-up de lo esperado, con una doble página central dedicada exclusivamente a mostrarnos a las componentes femeninas del grupo atadas con el pecho hacia delante. Está claro a que público se dirige Benes, pero no creo que sea el mismo que pretende McDuffie. Neutral (5)

Jóvenes Titanes Nº9: Con la primera mitad de “Los Titanes del Mañana… hoy”, que es McKeever desarrollando a su manera una vaga idea que dejó Johns en una servilleta antes de irse. La verdad es que la saga original fue probablemente el punto álgido de su etapa, y merece una secuela, invirtiendo la dirección de la visita, sobre todo por el drama inherente en tener vivos a Superboy y a Kid Flash. Hace un poco de trampa al no dejar claro que modelo de viaje en el tiempo están usando (si el futuro ha cambiado y puede cambiar o no, según lo cual el tema de las resurrecciones tiene más importancia o menos) y borrando muchos elementos de la otra vez, pero la idea es buena, la del conflicto ideológico entre las dos versiones de Titanes, actualizadas de manera quizá demasiado conveniente. La situación se prepara para dividirse en grupitos como en los viejos team-ups, pero con la gracia de que en cada grupito, aparte del conflicto externo contra el villano de turno (una idea bastante útil para sacar una amenaza suficientemente seria) hay un conflicto interno entre los protagonistas y sus contrapartidas. McKeever se las apaña para hacer cada conflicto distinto, pese a que todos son similares, yendo cada uno a un elemento en concreto de cada personaje, en vez de 5 iteraciones de lo mismo. Y es bastante divertido. El cliffhanger del primer capítulo es uno de los mejores momentos de Robin en la serie, que ya tocaba, y el del final del número tiene una pinta realmente divertida, poniendo de un tirón todos los cameos y guiños que la historia original metía a lo largo de los capítulos. El dibujo del primer capítulo es del supuesto nuevo dibujante regular, Ale Garza, que bate algún record de permanencia al abandonar la serie tras el número. Es para bien, porque el sustituto temporal, Jamal Igle, tiene el estilo clásico pero muy sólido que la serie necesita, más que el caricaturesco de Garza. Recomendado (8)

Marvel Zombies 2: Después de una saga de presentación, una miniserie, un especial y una miniserie crossover, por lo visto no han tenido suficiente, y toca una secuela, por el mismo equipo creativo. Era de esperar, teniendo en cuenta que la original vendió mucho más de lo esperado, sobre todo debido a decenas de portadas múltiples, que demuestran que los Zombies del título no se refieren sólo a los protagonistas del comic… ni son los únicos que necesitan cerebros. La cosa es que la miniserie original era una repetición continua del mismo chiste macabro: Personajes conocidos como zombies comiendose unos a otros y haciendo comentarios supuestamente graciosos al respecto. Cinco números era mucho para tan poco chiste, ¿pero otros cinco? Es demasiado estirar, y se nota, no tiene ni la poca gracia de la original. Los mismos chistes, pero ahora en plan desesperado, que ya ni impactan ni hacen gracia ni nada. Es decir, ya se comieron el mundo y hasta a Galactus, ¿a dónde puedes ir ahora? A ningún lado, lo único que hacen es dar vueltas. Para más desesperación, tiene el subtítulo de Guerra Civil, pese a que no tiene nada que ver con el crossover excepto que los zombies se pelean entre si. Encima, hay un intento de tomarselo en serio y darle drama a la historia, que fracasa miserablemente cuando te has tomado a cachondeo la muerte de millones de personas antes. Y resulta aún más ridículo cuando uno de los protagonistas principales es un horrible personaje de los 90 que estaba mejor olvidado. El dibujo de Philips tiene las mismas cualidades de siempre. Pero lo más probable es que a menos que la primera serie te pareciese muy brillante, ya te habrás inmunizado a estas alturas. No Recomendado (3)

Nova: Sapiencial: Por fin, la serie tiene la oportunidad de contar una historia sin cruzarse con otras series. Excepto que no es así, porque la historia continua del crossover con Aniquilación: Conquista, y el final del tomo continua en el tomo de la saga principal de esta semana. No es que eso esté señalado en algún sitio… no anunciar crossovers de dudosa importancia (como el tomo de Drax también de esta semana) está bien, pero tampoco hay que pasarse por el otro lado. Supongo que anunciarle demasiados crossovers perjudicaría a esta serie más que no hacerlo. La primera saga continua la idea de Nova infectado y perseguido por Drax y Gamora, pero va sobre todo de presentar el Sapiencial del título. Es una idea de ciencia-ficción Marvel bastante chula para un sitio, la verdad, incluido su cuidador, el Sr. Cosmo. Desgraciadamente, el argumento que Abnett y Lanning le han puesto no es gran cosa, teniendo a Nova enfrentandose a los típicos grupos de aliens olvidables que AbLan suelen presentar de vez en cuando en sus series. El número de epílogo donde se enfrenta finalmente a sus perseguidores también es mucho ruido para tan pocas nueces, aunque tiene algo más de contenido dramático. No es que sean malos, pero no están a la altura de lo esperado. Después toca, curiosamente, un anual (pese a que generalmente, la orden editorial es que sólo las series que venden bastante pueden tener anuales, el resto tienen “especiales”) que es una idea un poco extraña: Por un lado, repasa el orígen de Nova, de la serie original, pero con algunos cambios extraños y un tanto arbitrarios, como hacer a su novia de la época una gótica. Por otro lado, nos da uno de esos posibles futuros que se quedarán invalidados en breve, pero que aún así pueden dar pistas de futuros acontecimientos. Y además, usa todo eso como excusa para resolver una tercera cosa. El resultado queda un poco inconexo, aunque parte de esa sensación sea a propósito. De todas maneras, el repaso al origen es bastante pesado incluso si no eres familiar con él, y el futuro no es demasiado original. El dibujo del novato Wellington Alves está bien, y pega al tono ya establecido de la serie. Al final viene la mejor historia, donde AbLan se redimen porque ofrecen muchas cosas que ya era hora que pasasen: Para empezar, es una solución a Conquista que tiene sentido que a alguien se le ocurra. Luego, demuestra que al menos un equipo de guionistas en Marvel conoce la diferencia entre Falange y Tecnarquía, y su historia. Como parte de eso, tiene el esperado retorno de cierto viejo favorito (que parecía que iba a aparecer antes en la saga, pero era un engaño) después de no haber hecho ni una sola aparición en 8 años, y lo hace devolviendolo a su concepto original, que no se veia hace 17 años. Y además, nos presenta la cultura y lugar de donde viene, que no se había visto nunca. Y esta vez si que lo hacen bien, haciendo por fin buena ciencia-ficción, mostrando una cultura alien que no funciona como la humana, sino como algo aparte, pero que tiene sentido partiendo de su concepto básico. Además, logran un difícil equilibrio, devolviendo al personaje a sus orígenes, pero habiendo madurado con los años, equilibrando lo bueno que tenía con desarrollo de personaje. Y la situación en la que se mete, y el conflicto moral con Nova es una idea muy apropiada. Estos dos numeros los dibuja Paul Pelletier entre 4F y Guardianes, y son muy buenos. Sobre todo porque dibuja bien a los invitados, que es muy difícil, porque es un diseño muy complicado que requiere mucha imaginación. Esto se parece mucho más al potencial de la serie, una pena que no siempre lo alcance. Recomendado (7)

Operación Tormenta Galáctica Nº3: Empieza bastante bien, dentro del mismo estilo que tenía hasta ahora, con aventuras en varios frentes cada vez más desesperadas para detener una catástrofe. Bueno, excepto la parte del Capitán America, que por ser el 400, en vez de avanzar la historia aprovecha la excusa para hacer una celebración del personaje. Es buena, demostrando la buena caracterización que le daba Gruenwald que se echa de menos, pero corta el ritmo de la historia. Que se recupera después, para irse al garete al final, por ser los 90. La pelea entre hermanos en el penúltimo capítulo tiene su excusa, pero queda demasiado como pelea gratuita entre idiotas que prefieren arrasarlo todo antes de discutir como adultos, lo cual es especialmente sangrante en la Visión, más aún está versión ultralógica y horrible. Pero lo peor es el capítulo final, donde Harras aplica la misma mierda a la que sometía a las series mutantes en la época, con personajes actuando arbitrariamente y en contra de sus caracterizaciones pasadas, sólo para tener controversia, violencia, conflicto y angustia vital gratuita. Aquí empiezan una de las series de momentos bajos de los Vengadores de los que le costó mucho recuperarse, por desgracia. El resultado final era prometedor, aunque con el tiempo dio para más historias malas que buenas, antes de que lo deshicieran en menos de 10 años. Dibujo sorprendentemente bueno para la época, sobre todo el de Capullo en Quasar. Neutral (6)

Pantera Negra: Pequeños Hombrecitos Verdes: Como no hay carro al que Hudlin no se suba, esta vez se sube al de los skrulls, pese a que no tiene nada que ver con Invasión Secreta. Lo bueno es que como la saga ha salido bastante antes que el crossover, el público probablemente aún no estará tan harto de los puñeteros bichos verdes como lo estará el año que viene. Lo malo es que tampoco aprovecha la gracia de los skrulls, la de la infiltración y la paranoia, sino que los tiene más como aliens genéricos, el tipo de interpretación que los devaluo antes de esto. La idea es que como Pantera y señora AUN están en los 4F, pese a que en su propia serie se fueron hace muchos meses (están tan desesperados que tienen que atraer ventas de 4F, que tampoco es un superventas), pues esta serie sigue funcionando como un Grandes Exitos de los 4 Fantásticos. Primero viene una historia de cierto villano del grupo, que funciona exactamente como todas sus historias, igual de predecible y de tratar de contar algo profundo sin realmente contarlo, como hacen siempre los chapuzas. Y la otra es tener al grupo en el mundo skrull basado en la America gangsteriana de los años 20. Muy carente en ideas, y no es particularmente una buena historia de los 4 Efe, aunque al menos no están mal escritos, ni siquiera Pantera, que está mucho más centrado ahora que Hudlin puede dejarle los chistes y las chorradas a Ben y a Johnny. El dibujo de Portela, Divito y alguien con dos nombres y dos apellidos es sólido. Y al menos sólo quedan dos sagas hasta la cancelación, y sólo una es de Hudlin. Neutral (5)

World War Hulk El Dia Después: Guerreros: Bajo este complicado título está una miniserie donde Greg Pak continua las aventuras de los compañeros de guerra de Hulk durante las dos últimas sagas, que ahora se han quedado sin Hulk. La idea es ver que hacen ahora que han perdido su misión y aquello que les daba un objetivo y les juntaba. A juzgar por lo que pasa en esta historia, la respuesta parece ser “meterse en historias típicas de Hulk” porque la historia tiene a un villano habitual de Hulk, y les ayuda un viejo secundario del personaje que no aparecía hace 22 años. Y… bueno, esa es la cosa. Pese a lo poco convencional del origen del grupo, la historia es de superhéroes de lo más convencional: Se apoyan pese a sus diferencias y el mundo de fuera que les odia, buscan su lugar bajo el sol y para eso vencen al villano (tristemente genérico, y es una pena, porque da para más) y… no tiene mucho más, la verdad. Los personajes están bien, pero todo lo que les pasa más o menos es repetición de lo que ya se vio en Planeta Hulk o en WWH. De hecho, por alguna razon, hay historias de complemento contandonos los orígenes de los personajes, pese a que dudo que haya mucha gente que lea esto que no haya leido sus presentaciones. Y varias de las resoluciones dependen de usar la magia de algunos personajes, o la ciencia de otros, de manera que todo se soluciona convenientemente, en vez de fluir lógicamente de un sitio a otro. Pero vamos, no es mala historia, y los personajes están bien hechos, pero tampoco tiene nada que destaque, que salga del molde, o los defina de manera que sean especialmente únicos como para querer más aventuras de ellos. Buen dibujo de Kirk, y Sandoval en las historias de complemento va mejorando. Neutral (6)

La semana que viene… Superman/Batman continua las chorradas en Apokolips, Batman continua la Resurrección de Ra’s Al Ghul, Green Lantern nos presenta a los Alpha Lanterns, la secuela de Kingdom Come continua en SJA y Outsiders continua con sus especiales. Auqnue es más probable que no todas esas cosas vengan, si es que viene alguna. Oh, y aún estamos esperando el Cuenta Atrás de Septiembre, pero a lo mejor ha ocurrido un milagro y Planeta ha decidido sacarnos de nuestras miserias y no publicarlo jamás. Se puede soñar. Aparte de todo eso, es el Sexto Aniversario del Cuarto Muro, que probablemente celebraré… de ninguna manera. De todas maneras, hasta entonces.

Anuncios

Me he cortado el pelo. Es mi mayor cambio de estilo desde hacía 10 años o más. Tiene algo de mejor aspecto, aunque sigue siendo largo.

Las cosas que digo cuando no tengo nada interesante que decir…

[¡Carrusel!]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estás Críticas Reconstructivas. Esta semana, alguna cosilla de Panini, y la venganza de Planeta. Excepto que es un desastre, porque mezcla series y tomos tanto de septiembre como de octubre… pero aún quedan números y tomos de septiembre por sacar. Pero bueno, Planeta lleva muchos años acostumbrando a su público a esta falta de profesionalidad, así que es lo de siempre. Y no, la excusa que hayan puesto no vale, si realmente les importara lo habrían visto venir.

Entre las cosas que han salido y no comento, porque vienen con plástico y no tengo los originales a mano: Batman: Momentos Decisivos es una miniserie sobre varios momentos importantes en su historia, uno por número. Algunos buenos como los de Rucka, otros no como el de Dixon. El último número de los tomos de Arkham lleva la miniserie del propio manicomio, que fue el resurgir de la carrera de Dan Slott, y también donde empezó a ser conocido Ryan Sook, dos autores que valen mucho. Buena miniserie, muy distinta de lo que puedes esperar de Slott. Por último, algo llamado Brujas, que fue una serie de Vertigo de hace unos años que duró nada antes de ser cancelada, sin autores famosos, y que no se que narices hacen publicandola, pues pasó sin pena ni gloria, y parecía de un Vertigo genérico que tira de espaldas.

Dejemos novedades americanas de lado esta semana y pasemos a lo bueno:

Batman Nº16: Con algo de retraso, empieza la Resurrección de Ra’s Al Ghul, un crossover que tiene dos grandes inconvenientes de entrada: El primero es que un crossover, con todo lo que conlleva. El segundo es que realmente, el título no sólo te chafa la idea central, te dice casi todo. Porque no tiene mucho, desde luego no para varios meses cruzandose por varias series. Además, para tocar más las narices, en este número además del primer capítulo propiamente dicho, vienen no uno sino dos prólogos, porque había que llenar los anuales de este año con algo. Primero el de Batman, escrito por Peter Milligan, que ahora que está en DC, vuelve a mezclar sus trabajos más personales con trabajos únicamente para cobrar un cheque. Claro, que la otra vez que Milligan escribió a Batman, salió mejor de lo que suele ser el Milligan comercial, pero tenía mejores circunstancias. Aquí no tiene libertad, lo que tiene que hacer es contar el orígen de Ra’s Al Ghul. Y hace lo que haría cualquier persona inteligente: Coger el orígen definitivo, el de la novela gráfica Nacimiento del Demonio, y copiarlo casi entero. Lo cual significa que simultaneamente es una buena historia y una tomadura de pelo: Si no te lo sabes, lo disfrutarás, pero si eres fan veterano de Batman, estás pagando por algo que ya tienes. Vale, hay un subargumento aparte de eso, pero no va a ninguna parte, porque lo único que hace es recordar la posición en la que están los protagonistas al empezar el crossover. El dibujo de David Lopez está muy bien, eso si. Luego viene el de Robin, que es sólo la historia de complemento. Es otra historia que no hace nada más que dar vueltas con cosas que ya sabemos y no avanzar ni resolver nada, sólo chorradas mentales con una justificación pobre. Escrito por Champagne, el tipo al que llaman en DC cuando tienen que hacer una historia de relleno que requiere saber sobre los personajes pero que no tenga por ser buena (ver tambien 3º Guerra Mundial). Buen dibujo del bastante desaparecido Jason Pearson. En cuanto al número de Batman de Morrison que realmente empieza la saga, va sobre todo de presentar a todos los protagonistas y poner a cada uno en su camino. Y menuda selección curiosa, aparte de los habituales y los esperados en una historia de Ra’s, Morrison saca a un personaje de artes marciales de otra serie de la época, y hasta a un grupito cuya única aparición había sido en la primera aparición de Hiedra Venenosa hace 42 años. Cuando Morrison se pone en plan enciclopédico, está a la altura de los mejores. El argumento parece bastante similar al otro crossover de sub-universo de este año, Complejo de Mesías, pero persiguiendo la resurrección del título en vez de un bebe mesiánico, pero esta empieza con mucho más movimiento, y bastante divertido, y aunque obviamente no está a la altura de lo habitual en Morrison, es mejor que muchisimos crossovers. Lo malo es la llegada del nuevo dibujante, Tony Daniel, que aunque ha mejorado algo respecto a Jovenes Titanes y Flash, sigue siendo un refugiado de los 90, con figuras planas, malas composiciones y en general bastante poco atractivo. Muy decepcionante, y le quita mucho a la presentación de la serie. Un comienzo algo problemático dadas las circunstancias. Neutral (6)

Capitán America Nº36: Continua el debut del nuevo Capitán America Cyborg Duro y Violento, con más negro y pistolas. Lo asombroso es que Brubaker no le haya roto ya la espalda y le haya sustituido por un pirado en armadura. El número es un intento de tener al protagonista teniendo que afrontar un tipo de conflicto de los complicados, de los que uno no puede derrotar a puñetazos, tanto en la situación inmediata como en la grande. Y entonces, como todo en esta puñetera serie, acaba degenerando en puñetazos estúpidos contra lacayos genéricos, que es la muleta a la que Brubaker recurre cuando no sabe que hacer, que es a menudo. Al menos para el próximo número parece que vamos a tener villanos más definidos, aunque dado como acaba todo lo que parece prometer en esta serie, nunca se sabe. Buen dibujo. Neutral (6)

Flash Nº4: Si no otra cosa, la existencia de esta edición está justificada porque por fin, después de 12 años, los lectores españoles podrán leer el final de la saga Calor Muerto, que Zinco dejó a medias cuando fueron y se quedaron sin los derechos de DC. El tomo empieza con un encuentro bastante mediocre con Frances Kane, reducida a una loca sin personalidad. Después toca crossover con Underworld Unleashed (el crossover que inexplicablemente se dejó Planeta) que no le sale tan bien a Waid como la mini principal, es un team-up bastante mundano con el Capi Marvel contra el villano remozado de turno. Entonces empieza Calor Muerto, que aunque no está mal, (y uno de los dos números de Impulso con los que se cruza es brillante, dandole un inesperado drama a la comedia de instituto con poderes que solía ser… esa si que es una etapa corta que merece reeditarse) ilustra los problemas que va a tener cada vez más la serie: Va a estar poblada enteramente por velocistas, lo cual se vuelve cada vez más repetitivo (especialmente porque cada nuevo velocista es menos original) y en vez de calentarse la cabeza en usar los poderes originalmente, cada vez se convierte en magia que se usa como Deus Ex Machina. Los poderes hacen lo que le da la gana a Waid para que haya situación, y todo acaba resolviendose de la misma manera, Wally se mete en la Fuerza de Velocidad, y se justifica que pase lo que tiene que pasar para solucionar la historia mediante alguna abstracción. Básicamente, el mismo final que en Velocidad Terminal, que fue hace apenas unos números, pero más insatisfactorio. Oh, y se mata gratuitamente a un viejo personaje, pero al menos da para una buena escena. Después viene una saga bastante curiosa a dos tiempos. La parte protagonizada por Wally está bastante bien, y es un giro original de este tipo de historias. La otra parte lo único que hace es demostrar los problemas que tenía Waid escribiendo a los villanos de verdad de Flash, teniendo que recurrir por cuarta vez en tres años al mismo villano plomazo, matando gratuitamente a un buen personaje y sacando una versión cutre y moderna de otro, todo chorradas que afortunadamente vengó Johns después. Tiene alguna cosa buena cuando no están con los villanos, al menos. A partir de aquí, Jimenez, que lo había hecho bastante bien, deja la serie (y pasa a ser un vago y perder su carrera como consecuencia, lo que debería pasarle a muchos otros) También empieza a coescribir el editor Brian Augustyn, y se nota la mala influencia, aquí es cuando la serie empieza a entrar en clara decadencia. Entonces toca otro pesado crossover, esta vez con la Noche Final, que está bien, aunque es lo obvio dado el crossover, lo mismo que en la mayoría de series ese mes. Por último, una historia en dos partes que usa un poco mejor la Galería de Villanos (los que Waid no había masacrado, al menos) en una historia interesante, aunque predecible. Empieza a dibujar Paul Ryan, en uno de sus últimos trabajos en las grandes, y demuestra que es una lástima, porque era muy sólido. Quizá algo estático para esta serie, eso si. Recomendado (7)

New X-Men Nº38: Final del camino, y final de Complejo de Mesias, aunque el verdadero final lo publicaran la semana pasada. Y precisamente eso deja claro que podrían haber cortado perfectamente la participación de esta serie y estos personajes, y el crossover habría quedado mejor. No pasa prácticamente nada en el número, excepto justificar de cualquier manera que los alumnos acaben en la pelea final. Hay una escena explicando un par de cosas de otro subargumento, pero se hace manera cutre, rebuscada y poco creible, y de todas maneras, habrían cabido en otros capítulos, que no es que estuviese a rebosar. Lo demás es justificar que el grupito esté al final aunque no pinten nada, y lo mismo para el Depredador X, que aparte de una idea poco inspirada, no tiene nada que ver con la historia, y está solo para rellenar. Al menos los Purificadores, con los que perdieron el tiempo en capitulos anteriores, que también eran cutres, tenían cierta conexión con la historia. ¿Pero esto? Chorradas para rellenar. El dibujo de Ramos no le pega ni con cola a un número que se supone que es de pelea seria, aparte de ser difícil de seguir y feo. Y lo peor es que estas chorradas ocupan el último número de la serie. Si, después de más de cuatro años de servicio y haber creado de las pocos personajes nuevos de cierta durabilidad, en Marvel ni siquiera se molestan en darle un número de despedida para atar nada. En vez de eso, parte de un crossover que no les afecta directamente. Pero claro, encaja con como Marvel ha rtatado la serie desde el principio: Empezó con una premisa prometedora, pero con los editores mangoneandola lo más posible. Después se la dieron a un par de energúmenos a los que no le importaba, y se convirtió en las Aventuras de Lobezna y la Carne de Cañón, con más enfásis en reciclar mal historias antiguas que en los propios personajes. Así que un final de mierda es consistente con como han tratado la serie desde el principio. Ahora, Kyle y Yost se marchan a la nueva y violenta (oh, Dios) Fuerza-X, mientras que algunos de los personajes se van al enésimo intento de Marvel de relanzar el concepto de “equipo de mutantes jóvenes” en Jóvenes X-Men. Ninguna de las dos cosas suena precisamente prometedora, pero claro, eso no es nada nuevo. No Recomendado (4)

Nightwing: Atando Cabos: Por fin, termina la etapa Dixon, y por tanto esta edición. Esto empalma con el principio de la etapa Grayson, que empezó a publicar Norma, que empezaba bastante mejor, aunque luego degenerará mucho. La mayor parte del tomo está dedicado a enfrentarse al malo olvidable de turno, que esta vez es de lo más ridículo, el típico pistolero criminal, pero con toques sadomaso gratuitos. Ridículo, estirado y lo de siempre. Dibujo flojito de McCarthy. Y después vienen un par de números sueltos que dejaron aparcados en tomos anteriores: Uno es una historia de texto ilustrada que es de lo mejor de la serie, es decir, decente y que hace lo de siempre con visos de imaginación, y hasta McDaniel estaba inspirado, supongo que porque se salía de la rutina. La otra nos cuenta la vida e historia de Tad, el aspirante a Nightwing de antes en la etapa, y está bastante bien para lo que es esta serie, con más caracterización y menos chorradas de lo habitual. Buen dibujo más oscuro y apropiado. Y con esto terminan 70 números de repetir una y otra vez lo mismo, no hacer nada con el personaje, secundarios subdesarrollados a los que tampoco les pasa nada, villanos olvidables y muchas, muchas, muchas peleas repetitivas y tontas. No es de extrañar que prácticamente todo lo de la serie se haya ignorado o volatilizado. ¿Con que basura olvidable de los 90 llenará Planeta el hueco mientras siguen sin publicar Starman o Young Justice? Neutral (5)

Runaways Nº16: ¿Pero que cojones es esto? Es decir, está claro lo que es, a menos que cometas el error de comprarlo a ciegas. En Marvel últimamente están sacando unos especiales usando el formato Marvel Saga, es decir, el equivalente en comic a un clip show: Hacer un resumen de la historia hasta ahora a base de páginas y viñetas de los números correspondientes, para que la gente se pueda poner al día. La cosa es que se anuncian como tal, y no se ponen como un número más de la serie para que los pringados se la compren, pese a que no viene material nuevo. Además, la sacan en su momento, y no como los caraduras inútiles de Panini, que sacan el resumen de la etapa Vaughan para poner al dia antes de la etapa de Whedon… después de la etapa de Whedon. Asnos. En cuanto al contenido… es un resumen de comics que probablemente ya has leido, con los dibujos originales encogidos, y narrando Molly, que por mucho que se esfuerce Mindy Owens (una fan que hizo una página web sobre la serie, y por eso la han cogido para esto) no tiene la gracia que suele tener, y acaba volviendose bastante pesada conforme avanza. La escena de introducción está escrita por el editor CB Cebulski (el mismo que ignoró lo que pasó en esta serie cuando hizo la miniserie de Excelsior) y es tan mediocre como se puede esperar de algo así, y está dibujada por el nuevo dibujante de la serie, Humberto Ramos, así que al menos te puede servir de prueba: Si el hecho de que los personajes sean difícilmente reconocibles, por eso de que tienen todos caras de sapo y están increiblemente exagerados no te da ganas de vomitar, a lo mejor aguantas la nueva serie, que aún tardará mucho en llegar. Pero vamos, esto es una tomadura de pelo, un engaño para idiotas y para los incautos que se compren las cosas a ciegas, con toda la mala intención del mundo por parte de Panini. Que al menos sirva para que los lectores aprendan a mirar las cosas antes de comprarlas. Evitar a toda costa (1)

Supergirl y la Legión de Superhéroes: La Busqueda de Cósmico: Es un poco difícil que a uno le importe lo que pase aquí teniendo en cuenta que los creadores y único motivo para relanzar la serie se han largado, y como consecuencia, a esta encarnación no le queda mucho, al menos como principal, teniendo en cuenta lo de aquí abajo. Se nota la diferencia. Pero bueno, mientras se espera al final, toca una historia del encargado oficial de etapas de relleno en DC, Tony Bedard (ver también Supergirl, Aves de Presa) que si no otra cosa, cumple el remite de terminar por fin la historia de cómo Supergirl vino y volvió al siglo XXXI. El título es muy tramposo, porque es una de esas historias en las que el lector sabe algo que los personajes no, y saben que están perdiendo el tiempo, lo que es algo frustrante. Así que la historia va de los personajes buscando algo que sabemos que no van a encontrar, pero metiendose en otras aventuras por el camino. Los que hayan leido los números de Bedard en Exiliados sabrán como va esto: Conoce bien a los personajes, sabe escribir, remezcla aceptablemente la continuidad pasada con la que juega, y no está mal. Pero tampoco hay nada que destaque especialmente, que sea memorable o una pena que te pierdas. Los Legionarios no son irritantes y tienen rasgos de personalidad, pero tampoco demasiado. Las situaciones que se encuentran no están mal, pero son situaciones estándar de superhéroes sin mucho giro. Y las versiones de viejos conceptos son medianamente originales, pero ahora que se pueden comparar con las clásicas por partida doble se nota que son sólo un remedo inferior. Lo de Winath desafía la credibilidad y el tono del universo, el debut de un antiguo Legionario (que curiosamente, lleva por separado los trajes de sus dos continuidades pasadas) no tiene la gracia que suele tener y en vez de eso tiene un tópico, y el villano principal es un poco estereotípico. A cambio, el humor que suele tener la serie viene dado por el debut de Tenzil Kem, en una versión que tiene los mejores aspectos de las anteriores, y algunos nuevos. El tomo tiene otro gran defecto, y es que después de un primer número aceptable de Sharpe, el resto está dibujado por Dennis “Luces apagadas” Calero. No se en que demonios piensan en DC al coger a un dibujante cuyo estilo está pensado para cosas oscuras, quietas y realistas y ponerlo precisamente en la serie más fantástica y colorida que tienen. El resultado es un desastre, a los personajes no se les reconoce o parecen muy cutres, a veces no se ve lo que pasa, los pocos fondos son manchas oscuras, y en general queda fatal. Neutral (6)

Superman Nº17: Continua Superman y la Legión de Superheroes, y ahora que ya ha entrado en materia, es otra cosa. La idea central, de la Tierra del futuro convertida en un infierno xenófobo, aparte de tristemente creible dado como lo presenta Johns (con no pocos paralelismos con el presente), sirve como oposición temática perfecta a los conceptos centrales tanto de la Legión como de Superman. Y el mismo concepto de los Super-Rechazados montandose su propio grupo es una extrapolación muy astuta de la mentalidad de club privado que siempre ha tenido de fondo la Legión. Eso le sirve en este número para dedicarles tiempo y hacer que den bastante pena, a la vez que resultan bastante espeluznantes, cada uno a su manera. Es asombroso el juego que le da Johns a personajes que habían aparecido una o dos veces, en algunos casos sin caracterización. Por otro lado, a algunos de los Legionarios apenas les da caracterización, se nota la diferencia entre los que juegan un papel de verdad y los que no. Pero al menos cada Legionario hace algo, se reintroducen bien para nuevos lectores, y a los que son importantes, se les caracteriza muy bien con ideas apropiadas y variadas. Incluyendo a dos viejos conocidos uniendose al grupo (que ya era hora en uno de los casos), un par de misterios interesantes y por supuesto, Brainiac 5 siendo genial. Johns hace algo de trampa, teniendo ausente de manera muy conveniente a los Legionarios más poderosos o que podrían resolver las cosas demasiado fácilmente. Por lo demás, la historia es trepidante, con la sensación de verdadera amenaza contrarreloj que le pone las cosas muy difíciles a los protagonistas, de manera que quedan más impresionantes cuando logran salir adelante, y muchas buenas ideas. Aunque a veces da un par de vueltas de más, y hace trampa con el cliffhanger en el primer capítulo. La mayor losa al cuello de la saga es el dibujo de Gary Frank: La acción y el diseño del futuro no están mal, y los chicos son pasables, pero la pinta de modelos horteras anoréxicas y drogadas de las chicas da verdadero asco, y las muchas rayitas no quedan nada bien. Recomendado (8)

Ultimate X-Men Nº16: Empieza con un combate perfectamente decente entre la nueva Patrulla-X y Fenris, con una conclusión que malgasta la posibilidad de ir por el camino reciproco al universo Marvel normal. Y entonces a Kirkman le vuelve a dar un ataque de fanboyitis, y la historia, medianamente interesante como es, se convierte en un batiburrillo de remezclas de historias de los 90 de las series mutantes, lanzando conceptos que no fueron precisamente buena idea la primera vez (por eso casi todos han desaparecido) y Kirkman no parece tener una gran idea para ninguna de ellas que justifique reciclarlas. Lo peor es que coge ideas bien renovadas de sus predecesores y las estropea metiendolas en los moldes de sus encarnaciones originales, pese a que no pega o está muy visto. El resultado es bastante desastre, aunque la trama de fondo sea más o menos decente, los detalles son todos bastante miserables. Realmente, todos estaremos mejor cuando Kirkman se dedique al noble arte de las creaciones propias a tiempo completo. Buen dibujo, eso si. No Recomendado (4)

Y eso es todo. La semana que viene tocan los tomos de Panini, y de septiembre aún estamos esperando Catwoman, Jóvenes Titanes y Cuenta Atrás, aunque a lo mejor vienen cosas completamente distintas, conociendoles. Hasta entonces, nos vemos.

Fui a ver el concierto de REM en Murcia, y como era de esperar, fue una pasada. 27 canciones (varias del nuevo disco, y una mezcla entre los grandes éxitos y una variedad de canciones un poco más oscuras… con 6 del Automatic For The People, el disco más famoso, y ninguno del anterior al actual) que fueron 2 horas sin parar. Con Michael Stipe no parando prácticamente en ningún momento de moverse, entretener al público y ser simplemente genial. A veces no parece humano, sino aun alienígena que ha venido a ayudarnos mediante la música. Algo así como Estela Plateada, pero con un micrófono en vez de una tabla cósmica. Y lo que mejor resume todo fue la frase que dijo, no me cabe duda que sinceramente, al presentar su vieja canción Driver 8 (cuyo título usó Grant Morrison para una de las personalidades de Crazy Jane en la Patrulla Condenada… pero claro, ¿alguien ha visto alguna vez juntos a Stipe y a Morrison? Como mínimo, son avatares de la misma genialidad): “Esta canción es sobre el potencial y los ideales a los que puede llegar nuestro país… ideales que vuestro país encarna ahora en 2008”. Oh, si.

[¿Cuál es la frecuencia, Kenneth?]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas vuestras Críticas Reconstructivas. Esta semana, tenemos los comics mensuales de Panini, o la mayoría, al menos. 10 comics de 24 páginas frente a 6 de 48, parece ser que el formato estándar por fin ha ganado terreno a los formatos artificiales de Panini. A ver si dura. Mientras, no sale ninguno de los comics mensuales que quedaban de septiembre de Planeta. Aparentemente, están cambiando el equipo de intermediarios que se encarga de las series. ¿Significa eso que serán menos inútiles? En cualquier caso, lo único que sale es el número de Clasicos Legión de Superheroes de agosto, que se había retrasado por problemas de materiales, supongo que del especial cómico de la Legión de Héroes Sustitutos. Que por cierto, pese a que lo ponen al final del tomo, debería leerse al principio, al menos.

No hay mucho que añadir esta semana, así que, novedades americanas: En DC, la única novedad está en Vertigo, la miniserie Grandes Éxitos, sobre una versión superheroica de los Beatles. Es interesante, aunque vive y muere sobre todo en los guiños y paralelismos al cuarteto famoso. En Marvel, también toca homenaje, pero esta vez La Era del Vigía lo que es, es un homenaje a las historias de Superman de la Edad de Plata. Divertido en plan retro (es de Jeff Parker), pero te hace preguntarte a que viene eso ahora, sobre todo en Marvel. Por último, también tienen una de esas miniseries fuera de continuidad de Marvel Knights, Namor: Las Profundidades, que es un retroceso a los tiempos de Jemas donde teníamos primeros números donde no pasaba nada excepto lo que ya sabíamos, reintroducido como si fuera algo que no hubieramos visto nunca. El dibujo es muy bonito, y quizá Milligan tenga algo que decir después, pero de momento es un montón de nada.

Ahora, novedades de aquí:

Asombroso Spiderman Nº24: Toca el último guionista del equipo original del Nuevo Dia de Spiderman. Se trata de Zeb Wells, que hizo algunas historias bastante graciosas de Spiderman antes de que todo se fuera a la mierda, pero sus últimos trabajos han sido, bueno, eso. Y aunque no lo hace mal del todo, que ya es una mejora, no tiene mucha chispa, y más en comparación con los otros tres guionistas. Empieza ya con una mala señal, que es tener porque si a Lobezno de invitado, lo cual es tedioso de por si, y más si trae memorias del horrible último par de años. Por no decir que, como el 99% de los casos, es innecesaria. Después está el hecho de que realmente es una historia de relleno, que excepto una página o dos, no sigue ninguno de los subargumentos del nuevo equipo creativo, y corta el ritmo y sensación de dirección que tenía. Pero es que tomandola de por si, no es más que una serie de escenas de acción contra unos villanos no particularmente memorables (¿y que fue de las declaraciones de que Spiderman no funcionaba bien con elementos sobrenaturales? ¿Tres meses y ya se contradicen a si mismos? ¿No pueden Wacker y Slott decirle a Wells que es una mala idea?) en las que Spiderman hace de superhéroe convencional. Algo de gracia y de situaciones originales, pero no las suficientes para llevar tres números. El dibujante invitado de la saga es Chris Bachalo, y en algunos momentos, se nota que la historia está pensada para que pueda hacer composiciones curiosas, con mucho espacio negativo y saltarse la estructura de viñetas. Lo cual es bueno, porque Bachalo es un dibujante para el que tienes que escribir, intentar meterle en una historia convencional es un desastre, como hemos visto recientemente en X-Men. El resultado es algo que juega con sus puntos fuertes, y es mucho más vistoso y hasta claro. Se vuelve un poco monótono al final, con tanto espacio en blanco y bichos made in Bachalo, de todas maneras. No es malo, especialmente dado todo lo que ha pasado Spiderman, pero tampoco está a la altura de las esperanzas que tiene que cumplir este relanzamiento. Neutral (6)

Cuatro Fantásticos Nº10: Una última historia de relleno para coordinar cronológicamente con las otras series, antes de pasar a formato 24 páginas con el principio de la etapa Millar/Hitch. Es uno de esos especiales aleatorios que saca Marvel de algunas series a veces sin ton ni son, (antes los llamabamos anuales, y según el editor o como sople el viento, a veces también lo hacen ahora) esta vez escrito por Tom Beland, autor de la serie independiente autobiográfica Malas Ventas. También ha hecho un par de historias cortas de Spiderman hace un par de años y una para uno de los especiales de Stan Lee hace un par de meses. El resultado es mucho más lo que puedes esperar de una historia de relleno de los 4F que de un autor independiente. Tiene al grupo discutiendo como una familia, le da muchas vueltas a la angustia vital de Ben como suele ser habitual, pasan cosas raras, resulta que hay un villano típico detrás, y se resuelve a tiempo de volver a casa. Parecía que iba a empezar siendo algo más divertido, pero degenera en demasiados quejidos por parte de Ben a mitad, y en una aventura chorra al final (no, ese villano ya no funciona como amenaza seria, aunque no sea mal personaje… al menos Beland se molesta en darle una motivación razonable). Y francamente, no tiene mucha gracia, en diálogos e interacción, o en la fantasía que investigan, que es la manera de hacer brillar este tipo de historias. Además, cae un poco en el horrible estereotipo de poner a los extranjeros como idiotas que creen que cosas habituales son una señal de los dioses, o algo así, que no me esperaba de algo así, y menos de un comic que supuestamente también salía con una edición en español en el original. El dibujo de alguien con el obvio seudónimo de Juan Doe es curioso, tirando a dibujos animados, pero le pega bien a la historia. Pero aparte de eso, nada que ver aquí. A ver que pasa el mes que viene. No Recomendado (4)

Daredevil Nº32: Toca un anual, pero escrito por Brubaker, así que no es de relleno. Eso si, es un cambio de tercio, que justifica que sea una historia suelta. Es, de entre todas las cosas, una historia dedicada a Tarántula Negra. Un personaje creado en los 90 que nunca pareció especialmente memorable, pero que ha acabado con bastante protagonismo no en una, sino en dos series. (También es un secundario recurrente en Spidergirl) Eso no es algo malo, porque el hecho de que fuera una pizarra bastante en blanco le permite a Brubaker desarrollarlo bastante a su albedrio. La idea aquí es ver que pasa con un villano que intenta reformarse tras salir de la cárcel, pero no tiene las alternativas de convertirse en héroe (lo cual ignora una de las clausulas de la Iniciativa que se han visto en otras series, pero realmente, hay más series que las ignoran que las que no) pese a que quiere seguir siendo un aventurero disfrazado de alguna manera, porque no sabe (ni quiere) hacer otra cosa. Aparte de otros problemas que se van sumando. Y la verdad es que la mezcla entre un argumento más original, el salirse de la rutina de lanzar miseria sobre el protagonista (no es que Tarántula no las pase canutas, pero de una manera distinta y más merecida que Matt) y el tener que contar una historia completa en 40 páginas (más guionistas modernillos tipo Brubaker deberían verse obligados a esto, mejoran mucho) hacen una buena historia, bastante mejor que la serie regular. Resulta creible, tanto en las circunstancias como lo que hace el protagonista y como interactua con Daredevil, y llega a un final apropiado que no era obvio. Recuerda a las historias de crimen de Brubaker buenas, pero con menos nihilismo. El dibujo es de Leandro Fernandez, colaborador habitual de Rucka, y le va bastante bien. Muy Recomendado (9)

Hulk Vol.6 Nº1: Primera serie mensual del personaje con Panini, y si no cuentas engendros de 48 páginas, la primera esta década. Y con esto ya tenemos series mensuales de todos los personajes centrales de Marvel, que es la primera vez que pasa en… a decir verdad, es posible que no haya pasado nunca. Que tiempos vivimos. Desgraciadamente, el relanzamiento es de Jeph Loeb, lo cual es garantía de… bueno, de nada bueno ni remotamente. Lo cual es especialmente sangrante, teniendo en cuenta que han quitado a alguien que lo estaba haciendo bastante bien como era Pak. Pero así es Marvel. La premisa central que se intuye por este primer número no es mala: Aparece un nuevo Hulk y los viejos conocidos tienen que ver quien es y lidiar con él, lo cual lleva a un giro obvio pero apropiado al final del primer número. Por supuesto, no es la primera vez que se hace, ya lo hizo Al Milgrom, de entre todo el mundo, en los 80, pero nadie ha acusado nunca a Loeb de original. El problema son todos y cada uno de los detalles de la ejecución. Para empezar, aparece Hulka colaborando con Iron Man y compañía, como si no les odiara a muerte, contradiciendo la misma idea central de la etapa actual de la serie. No hay nada para generar buena voluntad que ignorar lo que está pasando en las series hermanas. Pero en Marvel no les importa el respeto a las buenas series, les dejan hacer a los cretinos mimados lo que les de la gana. Siguiendo con las malas señales, Loeb recurre, como no, a uno de los peores clichés para presentar a un personaje: El hacer que quede como más peligroso matando a un personaje establecido. No es que fuera un gran personaje, pero era importante, y merece algo mejor que ser carne de cañón para una estupidez de historia, que no demuestra nada sobre el nuevo Hulk, sólo demuestra la falta de imaginación y perspectiva del guionista. La manera de matarlo también es increiblemente ridícula, elevada a un nivel de estupidez aún mayor cuando la revelación se supone que es algo impactante, en vez de risible. Después están los adversarios del número. No se si es que Loeb no se ha recuperado nunca de sus “días de gloria” escribiendo Commando, pero la Guerra Fría terminó, y la Unión Soviética ya no existe. No lo sabrías por este comic. O quizá simplemente es falta de imaginación, que es algo muy evidente en este comic. En cualquier caso, apenas pasa nada en este número, porque casi todo está dedicado a una pelea innecesaria y estúpida, de las que se burlan en otras series. Y… bueno, y en general no hay nada bueno que decir de esto, excepto el dibujo de McGuiness, que dentro de su estilo, que más o menos le pega a la historia, está bastante bien. Pero en general, es una mierda de comic. Claro, que tampoco se podría esperar otra cosa. Evitar a toda costa (2)

Iron Man Nº9: La portada es apropiada por una vez. El número empieza con más escenas tediosas de Tony sentado en una habitación hablando, pero al menos en la segunda mitad empiezan a pasar cosas. El plan del Mandarín se revela, y empieza a ser una amenaza de verdad y prometer algo interesante… pero a estas alturas, después de un comienzo tan lento y pesado, es difícil que pueda salvar la historia. Pero al menos parece haber despertado de su letargo. El dibujo de De La Torre es típico Marvel 2008, oscuro y poco reseñable, que hace parecer mundana la alta tecnología del título. Neutral (6)

Jóvenes Vengadores Presenta Nº1: Como Heinberg sigue demasiado ocupado como para molestarse en escribir los comics que se comprometió a escribir, y en Marvel son demasiado mierdas como para poner a un sustituto de verdad, como harían en cualquier otro caso, pues toca miniserie de relleno para que haya algo del grupo este año. Es una manera de tapar el hueco, pero en serio, Quesada. Eres el único al que se le cae la baba porque escriba un guionista de series de televisión mediocres, para los lectores Heinberg no es nadie, no les va a importar una mierda que pongais a otro guionista, mientras lo haga bien (o incluso si no). Lo único que haces así es quedar en ridículo y perder dinero, y probablemente, la ocasión, porque es difícil de recuperar el impulso que tenía la serie al principio. Pero bueno, ellos sabrán. Mientras tanto, esto es una miniserie con un número dedicado a cada miembro del grupo, cada uno escrito por un guionista apropiado, donde como no pueden avanzar las relaciones entre ellos, lo que se hace es explorar su relación con sus respectivos legados. En primer lugar tenemos a Patriota, y escribe el guionista actual del Capi, Brubaker. Con el Capi muerto, el papel de mentor en este caso recae en Bucky Cyborg (antes de ser el Capitán America Oscuro y Moderno), con el que ya tuvo interacción en un especial anterior. Y la verdad, es que es una buena historia, centrandose en el hecho de que Elijah ha caido en el puesto de héroe de legado por herencia y un vago deber cívico, pero no tiene demasiado asumido su papel en el legado, o su creencia en todos los valores que se supone que tiene que encarnar, lo cual es comprensible teniendo en cuenta que es nieto del pseudo-Capitán America que fue tratado como una mierda por ser negro. Así que toca una exploración de todo eso y como afecta al personaje, que la verdad, no sólo es más profundo que lo que hizo su creador en 13 números y lo define mejor, también es bastante mejor que lo que suele hacer Brubaker con estos personajes. Hasta hace a Bucky Cyborg más fácil de tragar, y extrañamente, muestra que entiendo lo que significa el Capi, pese a que en su serie suele hacer lo contrario. Oh, y por fin alguien se acuerda de que al llamarse Patriota, está invocando el legado de un segundo héroe de los 40, que ya era hora. Demuestra que los personajes pueden sobrevivir perfectamente sin su creador, a ver si en Marvel se lo creen. El dibujo en este capítulo es de Paco Diaz, que suele estar ligado a héroes adolescentes, pero hace un trabajo bastante mejor que en Nuevos Guerreros, más coherente y con menos exageraciones, complementando la historia en vez de distraer de ella. Recomendado (8)

Lobezno Nº34: Termina la historia de Lobezno en la 2º Guerra Mundial. En buena parte, es la típica historia de nazis de comic, que queda un poco fuera de lugar con el tono ultraserio que pretende Way. La continuada insistencia de poner a Bucky en cada escena como un salvaje ultraviolento es cada vez más ridícula. Al igual que la manía de extender la estúpida conspiración a todas las situaciones de la vida de Logan, da igual donde vaya. Y la revelación de Logan como antiguo villano, en situaciones donde no tiene ningún sentido y contradice las mismas historias que referencia directamente hacen de esto algo intragable, como suele pasar con comics de Daniel Way. Lo que no augura nada nuevo para el personaje que aparece en la última página. Afortunadamente para Dillon, tras esta saga se queda libre para ir a dibujar algo donde no malgaste su talento. No Recomendado (3)

Nuevos Vengadores Nº34: Con el anual que termina la historia del Encapuchado y su banda, por ahora. Es una buena tradición a recuperar lo de terminar historias en anuales, y le sirve a Bendis para contar lo que otros guionistas cuentan en un número, al tener el doble de espacio. Casi todo el número es más peleas estúpìdas entre un puñado de héroes todos con los mismos poderes y manera de actuar, y un puñado de villanos que independientemente de habilidades, personalidad o modus operandi anterior, todos o pegan puñetazos o disparan con pistolas. Porque eso es lo único que existe en el universo de Bendis, aparentemente. Sustituye a todos los villanos por matones genéricos y tendrías la misma historia, lo cual te hace preguntarte para que narices usó a los villanos en primer lugar, excepto para hacer parecer más impresionante algo que no lo es, aunque supuestamente lo sea. En cualquier caso, después de mucha tontería, la historia se resuelve mediante un deus ex machina, con Bendis admitiendo que no sabe usar a uno de los personajes que él mismo ha metido en la serie, y sacandolo de la partida para que no estorbe. Una chapuza total. Al final pasa otra cosa con uno de los únicos dos personajes con personalidad y desarrollo de la serie, que puede ser interesante, al menos. El dibujo de Yu sigue consistiendo en muchas rayitas feas y poca claridad. No Recomendado (3)

Patrulla-X Nº34: Empieza el último mes de Complejo de Mesias, y este capítulo es una de esas historias donde los lectores saben quien es el malo, pero los personajes no, lo que lo hace simultaneamente frustrante e intrigante. La revelación de Bishop como el traidor, aparte de irónica, tiene sus pros y sus contras. Por un lado, dada su caracterización original, no es extraño que sea capaz de cualquier cosa si cree que está justificada. Por otro lado, es difícil de encajar su futuro con uno que provenga del Dia M y el nacimiento de un Mesias, por no hablar de que técnicamente, no puede ser el suyo, divergió cuando Onslaught si no antes, tendría que ser uno increiblemente parecido, con Dia M pese a que la Patrulla-X murió. En cualquier caso, es una manera interesante de revitalizar al personaje, aunque habría estado mejor si lo hubiesen reintroducido antes, en vez de salir de repente con esta revelación sin haber participado en el último año de series o partes anteriores del crossover. Por lo demás, la historia avanza bastante bien, con cuatro bandos distintos persiguiendo al niño mesiánico, y cada uno recurriendo a medidas cada vez más desesperadas, con buena tensión. La actitud de Cíclope de ordenar que disparen a matar sigue siendo difícil de creer, eso si. El dibujo de Tan no está mal. Recomendado (7)

Poderosos Vengadores Nº9: Obviamente, Bendis no sabe escribir al Dr. Muerte. Así que la mitad del tiempo simplemente es un bravucón bocazas, la otra mitad es incapaz de controlar sus propios artilugios como parte de su plan malvado. Así que la parte donde se enfrentan a él es bastante patética y forzada. El resto son escenas de acción sin guión para que Bagley se entretenga, que son bonitas pero aburridas. De hecho, lo único que tiene esto, por mucha diferencia, es el dibujo, con buenos efectos al principio y al final (la escena del principio dibujada por Djurdjevic en su estilo habitual, que queda muy vistoso) que son lo único vagamente interesante del número. No Recomendado (3)

Punisher: Diario de Guerra Nº13: En otras series, Fraction estará usando bien a los personajes que utiliza, pero en esta serie es todo lo contrario. En este número, termina la historia de Kraven, que ahora es un pirado que ha perdido sus últimos años de desarrollo, mientras por el camino un puñado de villanos perfectamente utilizables son humillados o masacrados por hacer un chiste fácil repetitivo. Mientras, en un subargumento, Fraction recupera a un buen personaje, y le quita todo lo que la hacía interesante en personalidad básica y modo de operar, para poder forzarla con calzador en un papel en el que podía meter a una docena de personajes o crear uno nuevo más apropiado. Fraction es capaz de cosas mucho mejores, pero necesita contenerse o un editor mejor. La pelea con los animales y el cazador ni siquiera es particularmente divertida o impresionante, aunque no esté mal si desenchufas el cerebro. El dibujo de Scott Wegener, cocreador de la genial serie independiente Atomic Robo, es bueno, aunque más apropiado para comedias de acción aún más exageradas. Neutral (5)

Thor Nº7: La parte de buscar a los dioses perdidos y de verles integrarse en Oklahoma se aparca de momento para que JMS pueda tener más números dedicados a charlas filosóficas fuera de la realidad. Así que si te gustó esa parte del primer número y el anterior, te encantará este número. Si no… bueno, al menos se explican varias dudas que han ido surgiendo con la resurrección de Thor y Asgard, y se deja más claro porque la dirección de la serie tiene que ser diferente a lo que ha pasado antes. No está mal para este tipo de historias, aunque puede hacerse algo pesado. (Y uno esperaría que una serie sobre Thor tuviese algo más de acción o de aventura) Puntos por explicar la paradoja del gato de Schroedinger. El dibujo este mes es de Marco Djurdjevic, que hace un hueco en su trabajo de dibujar indistintamente la mitad de las portadas de Marvel para hacer un doble ataque dibujando interiores este mes. Aunque aquí en vez del estilo pintado de las portadas, lo que hace es imitar bastante bien el estilo de Coipel en esta serie, aunque más descuidado y con algunos problemas. Y un personaje se sale bastante del modelo, aunque es justificable. De todas maneras, esta bien que muestre rango. Recomendado (7)

Thunderbolts Nº9: Esta serie tendrá sus problemas, pero un número que dedica una larga primera escena a un soliloquio demente de Tommy Lee Osborn que incluye cosas como “Nota a mi mismo: Dictar desnudo más a menudo. Hace que las ideas fluyan mejor” y “Sabía que no limpiar este traje sería una buena idea: Huele a muerte, rubias y victoria” y sigue así durante varias páginas, no es otra cosa que brillante, de una manera absurda. Además, la sensación de que la mierda está llegando al ventilador y que este manicomio llevado por los locos se va a derrumbar está muy bien. Por no hablar de que la estupidez del mismo concepto de Penitencia sigue derrumbandose y hasta se justifican algunos de los comportamientos extraños de los protagonistas, pero no todos. El dibujo de Deodato no está mal. Muy Recomendado (9)

Ultimate Iron Man II Nº1: Segunda mitad del orígen de Iron Man. La verdad, resulta difícil juzgar sin prejuicios el comic teniendo en cuenta las declaraciones de Orson Scott Card, que son la cosa más demente y alejada de la realidad que se ha podido leer desde Dave Sim. Afortunadamente, no hace falta tener en cuenta nada de eso, porque la miniserie tiene sus propios problemas. Realmente no necesita 10 números, y se nota, podría haber empezado en este número sin muchos problemas, o haber resumido el peñazo de miniserie anterior en un solo número anterior. Realmente, no se necesitaba nada, porque Bendis y Millar ya le había dado un origen que funcionaba perfectamente, y que esta cantidad de chorradas no hacen más que contradecir. Es decir, ¿Tony Stark como agente del gobierno americano en armadura con Rhodey como sidekick? ¿Cómo puedes encajar eso con el personaje tal y como ha sido concebido en el presente? La versión Ultimate de Obadiah Stane también tiene su origen por fin en esta parte, y es igualmente decepcionante. Si, es un número opuesto para Stark, pero dado lo pobre que es esta versión de Stark (no toma una sola decision sino que va a remolque de las circunstancias), Stane es aún más cutre, por lo mismo. Al final todo depende del gobierno manipulando todo, que supongo que encaja con las paranoias personales de Card. Aún tomandolo como cosa independiente, es mediocre, pesado y lleno de tópicos. El dibujo de Ferry está bien, pero ni los diseños de las armaduras ni ninguna otra cosa destaca, supongo que porque no hay nada interesante que dibujar. No Recomendado (4)

X-Factor Nº24: Buena parte del número está dedicado al final del viaje futuro de Madrox y Layla, que avanza tanto tramas de esta serie como del crossover, para que ambos grupos de lectores estén satisfechos. Parece que PAD ha evitado lo que le pasó en la similar Canción del Verdugo. Se explican las motivaciones de Bishop, y resultan bastante comprensibles, aunque dificiles de encajar con anteriores visiones de su futuro. La conclusión del viaje es impactantemente dramática, dura y muy bien hecha, y deja a los personajes cambiados… y si has estado siguiendo la serie, es bastante probable por donde va a ir uno de los cambios a la larga. Después de eso, se trata de poner a todos los bandos en posición para la batalla final, con una buena sensación de que va a pasar algo tremendamente relevante, que es lo que mejor ha logrado este crossover, aunque la mayoría de cambios hayan sido accidentales. En este número hay otro par de esos cambios, uno que parece un final tremendamente chapucero para un personaje (aunque probablemente sea apropiado) y otro que sirve para darle su mejor participación de Lobezno en el crossover, como David ya hizo en la Canción del Verdugo. Hay otros paralelismos con el número de Lobezno, Cable y Bishop de Factor-X en esa saga, por cierto. Buen dibujo de Eaton. Recomendado (8)

X-Men Nº34: Último número antes de que la serie cambie de nombre y de dirección. Es el final de Complejo de Mesias, pero quizá no deberías leerlo, porque Panini no ha publicado aún el penúltimo capítulo porque os odia. En realidad, puedes pasar sin el capítulo, porque apenas ha pasado nada importante entre Factor-X y esto, lo que dice mucho de la importancia de New X-Men. El número es una gran batalla campal entre todos los bandos de la historia, y milagrosamente, especialmente dibujando Bachalo, no es un follón difícil de seguir, sino todo lo contrario: Prácticamente todos los personajes tienen un papel, y logran resolverse prácticamente todas las tramas de acción del crossover, y de la saga anterior de X-Men. Además, es un buen número de acción, punto. (Gente como Bendis o incluso Brubaker debería aprender de Carey, que no es tan distinto en tono a ellos, pero sabe hacer estas cosas en vez de fracasar miserablemente) Lo malo es que una vez la parte de acción se resuelve bien, y los personajes principales tienen su momento de clímax dramático hacia el que ha ido encaminado todo el crossover, surge algo de repente, únicamente para darle un final triste a la historia. Y entonces se declara un cambio aleatorio más, para que el crossover tenga significado, que no tienen absolutamente ningún sentido, y aparece sin explicación apresuradamente en la última página… por no hablar de otro cambio inexplicable y apresurado más en la última viñeta. Eso estropea lo que era un buen final para el crossover. En cuanto al crossover en si, los paralelismos con la Canción del Verdugo son muchos, aparte de la estructura y personajes principales. Ambos han ido sobre todo de tener a los personajes persiguiendose unos a otros, y los únicos cambios han venido porque algunos villanos han sido detenidos por el camino, y algunos héroes han cambiado o han cambiado sus relaciones entre sí, más que un cambio real en su universo. Después de tanto rollo, el bebe mesiánico (del que, por cierto, hay una pista de su identidad aquí, que hace las cosas más interesantes) no ha cambiado absolutamente nada, simplemente ha sido una excusa para que los personajes se persigan y peguen durante 13 números. Pero aunque ha habido muchos fallos por el camino, ha logrado mantener interés y atención todas las semanas durante 3 meses, sabiendo subir la atención pese a que en la mayoría de capítulos no pasaba mucho. Pero sobre todo, lo que ha hecho es darle una sacudida a las series, a veces artifical o mal concebida, pero que definitivamente lanza a las series ya existentes en nuevas direcciones, y da excusas para nuevas series, que pueden revitalizar el panorama, aunque no todas tengan buena pinta. A ver que hacen ahora con todo esto. Recomendado (7)

Y eso es todo. La semana que viene, el Nuevo Capitán America Oscuro continua su debut, Ultimate X-Men continua el remix de Kirkman de historias de los 80 y 90, la gorda canta en New X-Men y Runaways toma el pelo a los lectores menos espabilados con un timo. Además, de septiembre, aún estamos esperando Batman, Catwoman, Jóvenes Titanes, Legión de Superheroes y Cuenta Atrás, aunque eso último casi se lo pueden ahorrar. Hasta entonces, aquí estaré.

Más televisión para todos: Cuatro está emitiendo la segunda temporada de Dexter, que sigue manteniendo la calidad de la primera, metiendonos muy bien en la piel de un psicópata asesino que es más moral y humano de lo que muchos, incluido él mismo, quieren admitir. Mientras, en EEUU, ha empezado la tercera temporada de Heroes, que desde luego, empieza con un ritmo mucho mejor que la segunda, dispuesta a recuperar la energía de la primera. De todas maneras, queda claro que va a tener más o menos la misma estructura que otros años y usar la misma bolsa de trucos (prácticamente todos sacados de comics de superhéroes) y eso no va a cambiar, tanto si te gustó o no.

Para aquellos que tengan el Canal Sci-Fi, han empezado a emitir los lunes Doctor Who, la más popular serie británica, y uno de los mitos de la ciencia-ficción televisiva. Y esta nueva versión es una excelente serie, que probablemente le encantará a cualquier fan de los comics (Paul Cornell, el de Wisdom, escribe algunos episodios, para que te hagasn una idea del estilo) y aparte, es la prueba científica de que puedes hacer algo brillante y accesible usando continuidad que se remonta a décadas pasadas sin necesidad de ignorarla o empezar de cero, simplemente usandola como trasfondo no necesario para entender lo nuevo.

Y no exactamente TV, pero casi, es el Blog Musical del Dr. Horrible, que vi hace semanas, pero se me olvidó comentar. Básicamente, es lo que hizo Joss Whedon durante la huelga de guionistas del año pasado, una mini-película musical para internet, con el orígen de un supervillano. Desternillante, maravillosamente interpretado (por Neil Patrick “Doogie Howser” Harris, y los dos viejos conocidos de la última temporada de Buffy, Felicia Day y Nathan Fillion, este también de su Firefly) y con un fondo emocional mucho más impactante de lo que puedes esperar al principio, es Whedon muy en forma. Trata de conseguirlo… de alguna manera.

[¡Fantástico!]

Hola a todos. Bienvenidos a otro dos-en-uno de estas críticas reconstructivas. Siento que salgan a trompicones y con retraso, pero son muchas cosas, y el tiempo escasea. A ver si me lo administro mejor. Esta semana, tenemos varias cosas: Los tomos de Norma, que cada vez se centran más en adaptaciones de otros medios, y cada vez traducen peor, les he pillado un par de malas traducciones de frases hechas bastante básicas. Algunas cosas de Planeta, pero que se ha dejado algunos números y tomos para lo que técnicamente será el mes que viene. ¿Qué les ha pasado, se han tomado vacaciones largas? Y un increible montón de tomos de Panini. Por lo menos 13, que es una enorme burrada, lo mires por donde lo mires, no siendo un Salón ni otro acontecimiento especial. Y eso que solían ser los moderados. Afortunadamente, entre tanta cosa, tampoco hay tanta buena, así que elegir no es tan difícil, si se hace bien.

Entre esos tomos, hay uno que no comento, el que reedita los primeros números de la primera serie regular de Ennis en el Castigador. El material ya lo comenté en su día, es bueno y lo que puedes esperar, pero lo realmente señalable es el artículo introductorio, escrito por mi buen amigo y antiguo colaborador de esta página, Alberto Morán, en lo que espero sea el principio de una productiva carrera colaborando con las editoriales. Echadle un vistazo y comprobad que escribe bastante mejor que yo, aunque en este caso se pase de serio y dramático en lo que es, en esencia, una comedia. Al menos llama al personaje Castigador, como debe ser.

Hablando de gente que escribe bien, Paul O’Brien, una de mis inspiraciones como crítico de comics, ha decidido abandonar su página de reseñas y pasarse a hacerlas en forma de blog menos formal. Una pena, pero supongo que le vendrá mejor. La cosa es, ¿queda algún otro crítico que escriba en forma de página-columna estática, o soy el único que no lo hace en forma de blog? (Bueno, tengo un blog, pero únicamente reproduce las columnas conforme van saliendo) ¿Debería modernizarme? Dudo que lo haga, entre otras cosas me parece más fácil de manejar así, pero está bien saber que opinais.

Volviendo a los tomos que no comento, Norma reedita Hard Boiled, novela gráfica de los 90 por Miller y Darrow, bastante al estilo europeo. Si siempre has querido leer Blade Runner, pero con mucha acción ultraviolenta, es el comic para ti. Una burrada, pero muy divertida.

Ahora, si no se me olvida nada (y lo siento si me dejo algo), novedades americanas: En DC, la idea brillante de esta quincena es DC: Decisiones, una miniserie sobre las elecciones presidenciales, y los distintos personajes eligiendo bando. Por supuesto, cualquier parecido con la realidad es coincidencia, pues el candidato conservador es un ser humano decente de inteligencia normal e ideas que no son absolutamente demenciales, pero es lo que pasa cuando tienes “parcialidad”. Tan desastroso como pueda sonar, teniendo en cuenta que coescriben dos guionistas de ideologías opuestas, y el liberal encima es Judd Winick, con personajes prestados adquiriendo ideologías opuestas a las que tienen en sus series regulares para que haya historia.

En Marvel, también tienen sus ideas peregrinas: Revivir un grupo cutre que nadie recuerda como Big Hero 6, de la mano de ese moderno guionista con el dedo en el pulso de la juventud como es Claremont. El resultado te lo puedes esperar, lo mismo de siempre.

También tenemos en los mutantes Manifiesto Destino, una miniserie sobre la nueva dirección de la Patrulla-X, pero centrandose en algunos de los personajes que no caben en la serie central. Es decente, pero no tiene la misma energía que la relanzada serie principal.

Y luego, el nuevo encargo de Greg Pak es Magneto: Testamento, una miniserie dedicada a contarnos el orígen del personaje. La pregunta acuciante es: ¿Por qué? Realmente, no hay mucho nuevo que contar, excepto darle un nombre real de verdad. En cualquier caso, es una historia sobre el Holocausto, con un final que ya conoces. Eso debería decirte si es el tipo de historia que quieres leer, pero la verdad es que está bien hecha, dentro de ese género, aunque no diga nada nuevo.

Siguiendo con Magneto, sale Dinastía de M: Guerra Civil (o quizá al revés, pero sería demasiado estúpido), que no es un cruce entre dos horribles historias a ver cual es peor, sino otra historia sobre el (inexistente) pasado del mundo de la Dinastía de M, por Chris Gage. Como la del año pasado, es mucho mejor que la original, y de lo que merece ser, y si te lo tomas como un What If, está bastante bien.

Por último, decir que si el final del número más reciente de Nova es lo que parece ser, Abnett y Lanning se han ganado muchos nuevos amigos. Como debe ser.

Ahora, lo de aquí:

24: Historias Nº1: Siguiendo con la tendencia de Norma y de IDW de sacarle dinero, er, sacar comics basados en licencias de otros medios, toca de una de las mejores series de TV, para ocupar el hueco que este año ha dejado la huelga de guionistas. Bueno, es una casualidad, pero aún asi. Aparte de los problemas típicos de las adaptaciones, el problema de adaptar 24 en concreto es que no hay una buena manera de adaptar el truco del tiempo real a un medio sin tiempo como es la historieta. Lo que hacen es hacer que todo el comic transcurra en 24 horas, con un contador de tiempo que aparece de vez en cuando, pero eso sólo le da la parte superficial, el ritmo es el de un comic normal. Escriben dos novatos, y son tres especiales sueltos que transcurren entre temporadas. El primero transcurre antes de empezar la serie, y es una misión con Jack, Nina y el jefe del principio, en suelo extranjero. Es una historia de acción bastante convencional, sin muchos de los giros y burradas que hacen que la serie destaque. El segundo transcurre poco después de la segunda, pero no trata el cliffhanger que luego ignoraron en la tercera. Es otra historia genérica, aunque tiene un par de diálogos graciosos. Ambas están dibujadas por Renato Guedes (que está haciendo Superman), que hace que Bauer y compañía se parezcan a sus actores, pero sin forzarlo demasiado. Le da bien el tono de la serie, y es muy bueno. Por último, un tercer especial, que también transcurre entre la segunda y la tercera, con Jack infiltrado en los Salazar, ya está mejor, teniendo más de los dilemas éticos, situaciones peliagudas y traiciones que caracterizan a la serie. No está a la altura de cuando la serie funciona, pero se parece. El dibujo esta vez es de un tal Manny Clark, que no es ya que sea fotorrealista, es que da la impresión de que ha cogido fotos de los actores, y ha hecho el comic con un collage de ellas. El resultado es ridículo. En cualquier caso, es un comic que no es más que para muy incondicionales de la serie. Neutral (6)

Agentes de Atlas: Una de esas miniseries que no venden nada pero que son queridas de la crítica, y es una alegría ver que Panini empieza a preocuparse por ellas, aunque sea con retraso. Supongo que es porque han anunciado serie regular para el año que viene. A ver si Beyond o Union Jack caen pronto. Escribe Jeff Parker, que normalmente está relegado a las series para niños, pero que aquí demuestra que es capaz de bastante más. La idea es coger al puñado de superhéroes olvidados de Atlas (el nombre que tenía Marvel en los 50), que ya se había juntado como unos falsos Vengadores en un par de flashbacks modernos, y relanzarlos en el presente, pero manteniendo el sabor de pulp y aventura rara de la época. Y con mucha personalidad y humor. El resultado es algo que tiene vagamente una forma superheroica, de “reunir a los viejos compañeros”, pero de una manera aventurera trotamundos que debe más a James Bond y a otros géneros antiguos que a, digamos, los Vengadores. Con personajes muy variopintos y muy diferentes, incluyendo un hombre gorila sarcástico, una diosa del amor, un robot inexcrutable y alguien muy, muy alienígena en muchos sentidos. Y un villano de los clásicos de toda la vida, que lo abarcan todo, pero con muchos giros en su personalidad y varios objetivos y planes. Si la miniserie tiene un problema es que la mucha historia acumulada de los personajes hace que cada vez que introducen a uno, no sólo tienen que contar historia pasada, tienen que meter varios retcons por cada personaje (esto es lo que pasó… excepto que no, pasó esto otro), en algunos casos contradiciendo buenas historias anteriores gratuitamente, lo que es problemático por distintos motivos para viejos y nuevos lectores. (Y ya tiene coña que resuciten a dos personajes aquí cuando en Marvel acaban de matar estúpidamente a sus versiones superiores posteriores, pero eso no es culpa de Parker) Pero por lo demás, es un gran relanzamiento de personajes, muy divertido, y bastante diferente y refrescante en el panorama actual. El dibujo de Leonard Kirk es claro, agradable y muy apropiado. Como extra, el tomo lleva un número de los mismos autores de la versión juvenil de Vengadores, donde también salen los Agentes de Atlas, que estan igual, aunque sea otra continuidad. Se nota que el público objetivo es distinto, porque es una historia más simplona y menos mordaz, y luego está la alineación tan chorra de los Vengadores, pero bueno, no molesta demasiado, aunque decepciona tras la miniserie. Muy Recomendado (9)

Batman: Año 100: Poco hay más irritante que cuando un autor “alternativo” se “digna” a rebajarse y escribir un personaje comercial, y promete hacer algo jamás visto para enseñarle lo que vale la pena a los fans descerebrados… y entonces hace lo mismo que siempre, y demuestra que el autor en vez de ser tan “artístico”, debería haberse molestado en leer un poco lo básico. O eso, o que tiene mucho, mucho morro. Caso típico: Este. Paul Pope es un autor de esos que no suele trabajar en el mainstream, y prometió algo diferente con esta mini, hace unos años. ¿El resultado? Una historia que transcurre en un futuro caótico, donde Batman vuelve tras muchos años desaparecido, y debe enfrentarse a los macarras que andan suelto, y a la vez, a las fuerzas del orden. Espera, ¿que comic estoy describiendo, este, o el que es probablemente el comic más famoso de Batman? Básicamente, esta historia fue mucho mejor cuando se llamaba el Retorno del Caballero Oscuro, hace 20 años. Tenía mucha más fuerza y dinamismo, en guión y dibujo. Por no hablar de más claridad y más ideas. En serio, no es una copia total, pero es que las partes que son diferentes, tampoco aportan nada reseñable. Neutral (6)

Batman/Fantasma Errante: Era mejor la traducción de Fantasma Desconocido, porque le pegaba mucho más a su frase favorita de “soy sólo un desconocido”, pero mira. Esto es otro de esos especiales de Batman que tanto se prodigaban en los 90 que a nadie le importa o recuerda, pero que Planeta se empeña en sacar, por alguna razón. Como muchos de ellos, está escrito por Alan Grant. En este caso, es un team-up de los de toda la vida: Hay una amenaza en territorio de Batman, pero de la temática del Fantasma, y uno ayuda al otro, mientras intentan superarse a enigmático y brusco. Todo muy típico, aunque no está mal, y el dibujo de Arthur Ranson es bueno. Por cierto, el aspecto del Fantasma es algo distinto de lo habitual y más aburrido, porque lo cambiaron para una miniserie Vertigo, y hubo que tragarselo durante unos años por culpa del estúpìdo edicto editorial de “hay que tragarse cualquier estupidez que hagan en Vertigo con personajes DC pese a que ellos ignoran el Universo DC lo más que pueden”. Recomendado (7)

Buffy Cazavampiros: No Tienes Futuro: Segundo tomo de la octava temporada oficial de la serie, que sale demasiado rápido después del primero. Al fin y al cabo, en EEUU aún está publicandose en grapa lo que será el cuarto tomo, así que en breve el tiempo entre tomos será mucho mayor, como ha pasado con Ex Machina. Pan para hoy, hambre para mañana, la política de algunas editoriales. En cualquier caso, tiene la primera saga no escrita por Whedon, pero está en buenas manos: Brian K. Vaughan, que no sólo es un excelente guionista de comics, ahora se ha convertido en un gran guionista-colaborador en equipo de series de TV, así que sabe desenvolverse en ambos mundos, y sus trabajos ya han demostrado su afición por Buffy. Lo curioso es que esta no es una historia protagonizada por Buffy, sino por Faith, y en menor medida, por Giles. Así, astutamente, van contando historias de más aspectos del universo de Buffy, sin tener que ceñirse a sacar a los personajes principales un minimo por episodio (aunque salen en algunas escenas). Además, en el buen estilo de las temporadas clásicas el “episodio” cuenta una historia autoconclusiva con su propio villano que avanza subargumentos personales pero también avanza la trama principal de fondo. El problema es la idea central: Para empezar, el nuevo status quo para Faith que se implicaba al final de la serie original (y que habría servido si le hubieran dado un spin-off) se tira en las primeras páginas y se vuelve a… no mucho, la verdad. Lo que nos lleva al problema, que es que la historia se basa demasiado en repetir el viejo conflicto entre Buffy y Faith, que ya se ha machacado demasiado (era lo único del personaje hasta que volvió en Angel, y ya entonces fue un alivio tenerla como un personaje que no va únicamente de eso, da pena que vuelvan otra vez más sobre ese terreno pisado) y tiene menos sentido ahora que hay cientos de Cazadoras. Ese es el único problema de la historia. Vaughan hace buenos diálogos (aunque no tan memorables como otras veces), clava las voces de los personajes y sus personalidades, el par de villanos es memorable dentro del estilo de la serie, ampliando mágicamente dos tipos de gente real muy repelente (es increible lo despreciable que hace a la villana central, y no sólo por lo malvado), y las tramas avanzan bien y dejan a los personajes en un buen sitio para futuras historias. Es sólo que el conflicto central es repetir algo muy visto. Para terminar el tomo, vuelve Whedon con una historia central basada en la interacción entre los dos pares de personajes principales. Básicamente, sirve para contestar a muchas preguntas sobre lo que le ha pasado a los personajes en los meses anteriores, y de paso, dar algunas pistas sobre lo que va a pasar. El conflicto central no es más que una excusa (aunque encaja mejor el tono de la serie de TV con el nuevo presupuesto infinito del comic), pero las respuestas son intrigantes, y la interacción entre los personajes es muy buena, como siempre, sabiendo sacar nuevas direcciones para ellos que o son nuevas, o son nuevas variantes de las viejas, como llevan haciendo toda la serie. El dibujo de Jeanty sigue siendo muy bueno, con expresiones muy apropiadas, mucho detalle en el lenguaje corporal y ropas distintivas, y muy fluido en las peleas. Recomendado (8)

Capitán America: Los Elegidos: Que originalmente iba a ser un “Capitán America: El Fin”, hasta que decidieron terminar al personaje en la serie normal, y habría quedado confuso. Escribe David Morrell, el escritor de la novela en la que se basó Rambo (que hay que señalar, poco tiene que ver con la fama que han adquirido las películas siguientes) por lo cual parece casi hasta apropiado. Y la verdad es que es mejor “final” para el personaje que la bazofia que han hecho Brubaker y compañía. Al menos es un final digno, y hasta cierto punto apropiado para el personaje (o una concepción de él, al menos) y sus temas. La pena es que es de lo poco bueno que se puede decir de la historia. Decir que la historia está estirada es quedarse corto: Podría haberse contado perfectamente en la mitad del espacio, o incluso menos. El relleno para llegar a 6 números no es precisamente fascinante. En cuanto a la historia, como podía esperarse, es una historia de guerra. Es una guerra bastante neutral, no se mete en follones sobre lo que están haciendo y porqué, sólo importa, como suele ser en estos casos, las intenciones y el valor de los soldados, que encarna el de America y por extensión el mundo, etc… Va menos de pegar tiros que de estar en una situación dura por el bien común. Ahí entra el Capi, versión icónica (es decir, simplemente el orígen como supersoldado, nada de Vengadores u otros superhéroes en esta historia, está ambientada en el mundo real, más o menos) y la cosa va de ver como inspira al soldado protagonista, y todo lo que significa y tienen en común, pese a que el Capi está muerto, o quizá no. Con un par de misterios sobre lo que está pasando realmente, que empiezan interesantes, pero se hacen obvios o pesados al cabo de un rato. La cosa es que aparte del estiramiento, te tiene que gustar mucho la idea central sobre el valor de los soldados, porque es prácticamente todo lo que te ofrece la miniserie. Una y otra vez. Una idea válida, pero tampoco tiene mucho que ofrecer para tanto rollo. El dibujo de Mitch Breitweiser (que hizo la mini de Drax que no publicaron aquí) es bueno y ambienta bien la historia, similar a lo que hizo Cassaday hace un par de relanzamientos del personaje. Una pena lo mal que ha salido, habría quedado bien como un especial. Pero es de esperar dado el respeto que tienen en Marvel por su personaje fundador. No Recomendado (4)

Exiliados Nº15: Por fin, después de dos años, Panini continua la Gira Mundial (por los mundos, no por el mundo… debería ser Intermundial) que empezó con Dinastía de M. Repiten las páginas de epílogo de eso, por alguna razón. Aquí tenemos las siguientes tres paradas, (que parece un homenaje a Mark Gruenwald y Peter David por la selección) todas universos o futuros alternativos ya conocidos, en algunos casos divergiendo de los ya conocidos, en otros aportando un capítulo más a sus historias. La cosa es que aquí queda clara la fórmula de la saga: Los Exiliados llegan a un mundo persiguiendo a Proteo. Se nos presenta el mundo y algunos de sus personajes famosos. Proteo encuentra un nuevo huesped. Todos se pelean, y pasamos a otro mundo, llevandonos a algún habitante. Repite el proceso otras tantas veces. No es mala idea para una saga del grupo, usando su nuevo status quo y aprovechando algo obvio que era raro que no se hubiera usado ya, los mundos conocidos. Y aún así, la fórmula no termina de funcionar, en parte por notarse demasiado. A la tercera iteración, ya se hace repetitiva y predecible. El primer destino es el viejo Nuevo Universo, que no es muy conocido por aquí. Bedard nos pone de invitados a 3 de los 4 conceptos supervivientes de la linea, cambiando a Psi-Force por el menos exitoso Máscara Nocturna. Algunas cosas tienen su gracia, como seguir bien el tono de tener un personaje omnipotente como Starbrand que actua creiblemente como una persona normal, (aunque sea a base de copiar una escena de la serie original) y papeles apropiados para Justicia o Máscara. Pero la participación de DP7 chirría mucho, ya que se tira casi un número entero en recrear una situación de uno de los primeros números de la serie únicamente como homenaje y decir lo mucho que molaban… y entonces los utiliza como superhéroes típicos que pierde completamente toda la gracia y originalidad que les daba Gruenwald. Demasiada nostalgia que muy poca gente recordará, para nada. Buen dibujo de Pelletier, diseños ochenteros incluidos. Después se visita el 2099, principalmente los Spiderman y Hulk de la época, aunque realmente, va sobre todo de enseñar el futuro corporativista retorcido en el que transcurren. Eso le sirve a Bedard para darle gracia a la situación, llevando a la distopía a sus extremos más absurdos, lo cual es bueno, porque los personajes en si no son gran cosa. Tiene menos nostalgia (porque en serio, ¿nostalgia por el 2099?) pero aún así mete varios guiños, como usar la conexión Justicia-Spiderman 2099 pre-establecida por David. Por último, se visita el mundo del Escuadrón Supremo, y es una cagada. El grupo actua como siempre que no son los protagonistas (es decir, como idiotas para que haya peleas con los héroes de turno) y todas las situaciones e ideas brillantes que se quedaron a medias en su último especial se van a la mierda, porque si. Todo para una historia de lo más tonto. Una lástima. Buen dibujo de Calafiore en estas dos historias, excepto en los trajes del Escuadrón. Pero bueno, dejando aparte lo repetitivo, hay alguna cosa original en el tomo, como algo importante que le pasa a uno de los protagonistas de siempre (de manera anticlimática y algo pobre), o el reclutamiento de un viejo conocido, muy apropiado, con un buen uso de las nuevas habilidades del Panopticon y otro universo ya conocido. Así que, pese a sus problemas, una historia divertida para fans del Multiverso Marvel. Recomendado (7)

Flash Nº3: Empiezan los números publicados por Zinco en su día. Primero toca el debut y origen de Impulso. Impulso es un gran personaje, una de las pocas creaciones que valen la pena de los 90, pero en esta primera saga, apenas se ve nada de lo que luego le hizo interesante. La mayor parte de la historia le tiene como un objeto a perseguir, y no empieza a mostrar de que va hasta el final. Estos números también reintroducen a Max Mercury, que tiene un buen origen y es original dentro de los velocistas, aunque el rollo pseudomístico que trae acaba cansando bastante. Hay una historia normalita con Abra Kadabra como malo otra vez. Un nº0 donde se trata de arreglar el desaguisado de Hora Cero, y volver a contar de que va el personaje, lo que queda un poco redundante después de que Waid haya dedicado bastante tiempo a hacer eso mismo. Entonces viene Velocidad Terminal, la gran saga que lleva al nº100, que lo cambiaría todo, etcetera. Obviamente, Wally no murió en la saga, spoilers. Parece un chiste, pero es más que eso: En su momento fue una saga emocionante, y la verdad es que está bien escrita. El problema es que, en retrospectiva, empezó el molde que seguiría Waid en los siguientes años en la serie, que se volvería cada vez más repetitivo y peor con el tiempo: Parece que va a pasar algo terrible, pero al final Wally usa sus poderes en plan Deus Ex Machina y salva el día. La serie se vuelve menos de usar los poderes ingeniosamente, y más de usar la puñetera Fuerza de la Velocidad como recurso mágico para arreglarlo todo. Y los trescientos Flashes como secundarios están bien como familia, pero en la parte de aventura se vuelven redundantes. Tras eso, hay algunos números con villanos olvidables (incluida la última aparición del Mongul original antes de su muerte, demostrando que se había convertido en un chiste), y un extraño caso de Waid acordandose de que Flash tiene una Galeria de Villanos memorable (otro de sus grandes fallos… para que veas, el personaje había sido creado 6 años antes, y ese es su primer encuentro) en un combate bastante chulo con el Amo de los Espejos. En cuanto al dibujo, Wieringo hace los primeros números muy bien, y entonces la serie se convierte en la cantera de los autores españoles, con toda la primera hornada colaborando: Pachecho, Larocca y Jiminez [sic]. Y la verdad, que malos eran cuando eran novatos. Oscar Jimenez, que es el que se queda como fijo, al menos se nota que mejora hacia el final, y la verdad es que es bastante dinámico, al menos. Pero vamos, este tomo ahora es más curiosidad histórica que algo que valga realmente la pena. Recomendado (7)

Invencible: Tres es Multitud: No es exactamente la traducción adecuada, pero pega. (Y de hecho, la traducción más adecuada sería una referencia a una de las cosas más irritantes que se han hecho en televisión, lo cual no debería extrañar viniendo de Kirkman) Buena parte del tomo está dedicada al triángulo entre Atom Eve, Invencible y su novia, y se hace de una manera clara, sin tonterías ni tópicos y agradable. Y entonces un subargumento de acción de números anteriores ataca, y le da la vuelta a las cosas bastante bien. El giro personal a un viejo recurso de este tipo de historias está muy bien, y la pelea anterior es muy divertida. Hasta hay un cameo de la otra serie buena de Kirkman. Los acontecimientos con los secundarios también están bastante bien, sobre todo la nueva situación de dos de ellos. Después hay un número que es parte de un crossover donde intentaban montar un supergrupo juntado a los héroes más importantes de Image: Como todos los intentos de hacer un universo cohesivo de Image, sobre todo a base de un crossover, es mediocre y genérico. El capítulo final vuelve a lo bueno, avanzando un argumento a la larga en lo que parecía simplemente una excusa nostálgica. Por lo demás, tan bien como siempre, aunque quede un poco escaso en comparación con otros tomos. Buen dibujo de Oatley. Recomendado (8)

Legión de Monstruos: Recopilación de varios especiales con historias sueltas sobre múltiples personajes de terror de los 70, con autores variopintos, que han pasado sin pena ni gloria. Hay de todo, aunque ninguna puede hacer mucho con su personaje, dado el poco espacio y relevancia. La del Hombre Lobo está escrita por Carey, y es una historia típica, pero decente del personaje. La lástima es el dibujo en plan calcado de revistas de Land, que va completamente en contra del tono de la historia, aparte de sus muchos problemas propios. Skottie Young escribe y dibuja una del Monstruo de Frankenstein, que es un tanto extraña, pero divertida dentro de su estilo. El poco conocido Brendan Cahill (que hizo una buena mini de Marta Plateada y Dominic Fortune hace poco) hace una buena historia de Morbius, con buen drama sobre su premisa y un buen giro final, y dibujo apropiadamente oscuro de Gaydos. Siguiendo con vampiros, Cebulski cuenta una sobre Lilith, y demuestra que sabe más bien poco sobre el personaje. No es buena, y el dibujo de Finch no ayuda. El colaborador de este en Caballero Luna, Charlie Huston, cuenta una historia sobre el Hombre-Cosa, que, como siempre, es la historia de los humanos que se lo encuentran. Surrealista y sin un contenido de fondo como solía tener el personaje, pero divertida e impactante, con un uso muy original y vistoso del personaje. Klaus Janson aporta el toque clásico dibujando la historia. Ted McKeever hace enteramente una historia sobre algo que es supuestamente el Zombie de Marvel (que no el Marvel Zombie), pero que en realidad es un zombie cualquiera y… no tiene mucho sentido, pero tiene humor negro, como suele pasar con sus cosas. Es un gusto adquirido. También raro y difícil, de un autor independiente enteramente, es la historia de la Momia de Jonathan Hickman, que es… bueno, estructuralmente, no se parece mucho a un comic. Ni el personaje a la encarnación de Marvel. Pero es curioso si puedes descifrarlo, al menos. Para terminar, Robin Furth (que comparte con Fiona Avery el dudoso honor de haber conseguido un trabajo escribiendo por haber sido ayudantes de un escritor famoso, en este caso Stephen King) y un tal Andrasofski nos cuentan una historia de Satana, que bien podría haber salido de los 90, siendo como es una sucesión de tetas, culos y violencia gratuita. Podria haber sido peor, podría haber sido como Brujas, el último intento de relanzar a esta gente. Lo cual se puede decir también del tomo entero: Un experimento noble, juntar a autores de renombre variado relanzando personajes olvidados, aunque como pasa en muchos experimentos, no ha sido del todo exitoso. Neutral (6)

Marvel Monsters: Marvel Team-Up Nº2: Termina la serie que era únicamente para que Robert Kirkman pudiera escribir los caprichos que quisiera. Y teniendo en cuenta que sus caprichos incluyen un número entero de homenaje al jodido 1991, protagonizado por esos dos grandes personajes que necesitan más atención, Lobezno y Cable (y que para más inri, ni siquiera se molesta en acertar en el status quo de ciertos personajes en esa época), eso no es nada bueno. Siguiendo con caprichos, empieza con un número que existe únicamente como anuncio de Invencible, pues va de tenerle visitando el Universo Marvel. Aparte de lo descarado, es una historia divertida, que no hace más que poner en evidencia la gran diferencia entre las series propias de Kirkman y en las que juega con cosas de otros. Y eso que no tiene todas las cosas buenas de Invencible. Es como un número de esa serie, de todas maneras, incluso en el dibujo, y apropiadamente, coincide en cronologia con el tomo de este mes. Después tenemos una historia bastante estúpida, protagonizada por un grupo de héroes olvidados y algunos novatos. Es una de esas historias donde vencen a los héroes importantes, y tenemos que simpatizar con los que no tienen ninguna oportunidad de ganar. Excepto que Kirkman no lo sabe hacer bien, y si ganan es por exigencia del guión, y porque el malo alterna entre imposiblemente competente y completamente inutil, porque le da la gana al guionista o la historia se acabaría. Eso y que es difícil de empatizar con un puñado de personajes de cuarta cuando Kirkman ni siquiera se molesta en explotar sus ideas centrales, o darles personalidad más que un par, y ni siquiera cuando ya tenía una buena, como el caso del personaje principal, Bola Veloz. Añadele lo cutre del villano y sus recursos, y que acaba, porque si, en un 2099 que creo Kirkman para unos especiales, que es tan cutre que su personaje principal se llama Mutante y es tan genérico y poco imaginativo como suena, y es una historia bastante, bastante mala. El dibujo de Paco Medina tampoco es bueno. Después Kirkman se despierta un poco y se deja de indulgir su fanboy malvado interno, y se dedica a lo que sabe: Contarnos la historia de superhéroes novatos aprendiendo, con un giro o dos. Como en Invencible, el protagonista es un remedo juvenil (en este caso, de Linterna Verde), pero tiene otras circunstancias, y está bien desarrollado. La pena es que parece imbécil, al no usar las miles de posibilidades que la propia historia nos dice que tiene su anillo de poder, porque… es imbécil. O el guionista un chapuzas, según como seas de generoso. Empieza bastante bien, de todas maneras, aunque no tan bien como Invencible, claro, y degenera al final cuando toca pelea y meterse más en el Universo Marvel, y cosas cutres que hizo Kirkman en la serie. El personaje es un intento muy bueno de dar diversidad de cierto tipo a Marvel, por cierto, auqnue sale el tiro por la culata al final. Por último, un par de números donde prácticamente todos los subargumentos de la serie coinciden para un gran final… que no es gran cosa, y no es más que una pelea del montón, pero se agradece el intento. El dibujo de Andy Kuhn es aceptable. Pero es una serie olvidable, que lo único que ha hecho es servir para que Slott saque un par de cosas para series suyas, pero eso lo hace con todo, incluso con mediocridades como esta. Kirkman hace poco montó un follón proclamando que los guionistas deberían irse de las compañías grandes y escribir sus propios personajes. Era una gilipollez (todos los famosos que quieren ya hacen eso, alternandose con trabajos para Marvel/DC que tambén disfrutan) pero si esto es una muestra, si Kirkman lo cumple, tanto Marvel como él saldrán ganando. Neutral (5)

Marvel/Top Cow 2008 Nº2: Basura genérica con mierdas derivativas como protagonistas, un guionista que cuando no es odioso es simplemente mediocre, y un patético ladrón como dibujante. Ya sabes como va. Evitar a toda costa (2)

Midnighter Nº4: Giffen continua, y de nuevo, no es gran cosa. ¿Recuerdas la última historia de Millar en la Autoridad donde mandaban un super-asesino a acabar con ellos? Pues imaginatelo sin gracia y creatividad, y ya tienes buena parte del argumento de este comic. Lo demás son más peleas, y mucho sadismo, pero sin nada de la imaginación maníaca que debe tener el personaje. Muy olvidable. Esta serie no ha sido cancelada, le han hecho la eutanasia. No Recomendado (3)

Nightwing: Instinto Asesino: Lo mismo de siempre, ya sabes. Peleas, peleas, peleas, villanos aburridos, no pasa nada con los protagonistas, etcetera. Para más coña, al final tenemos un crossover con las demás series de Batman, que lo único que hace es interrumpir la serie con algo que no viene a cuento. También hay un crossover similar con la Ultima Carcajada, aunque afortunadamente, no han publicado el crossover entero. El dibujo de Trevor McCarthy no es muy bueno, aunque los suplentes si lo son. Neutral (5)

Picara: No Me Olvides: Segunda mitad de la corta serie propia de Pícara, que hace tanto tiempo que debería haberse publicado, que no sólo vimos las consecuencias en X-Men, ya han sido deshechas hace tiempo. ¿Por qué narices publican esto ahora? Más importante, ¿por qué demonios no lo publicaron cuando tocaba? En fin, el problema principal de darle una serie propia a Pícara es que no es un personaje creado para tener historias en solitario, no tiene algo que genere historias de por si. El concepto vale para ser parte de un grupo, pero no para buscarse historias sola. Los guionistas de esto son conscientes, pero como están sólo para una historia, pasan de calentarse la cabeza y buscarle uno, simplemente la meten en una historia suelta relacionada con su pasado. En este caso, el normalmente competente Bedard (es su semana, por lo visto) cuenta una historia que se remonta a los tiempos de Pícara como miembro de la Hermandad de Mutantes Diabólicos. El problema es que, aunque al final hay un cambio interesante de status quo para el personaje (que luego ignoraron bastante en la serie principal, lo cual le hace a uno preguntarse que para que tanto follón), la historia no tiene nada que decir sobre el personaje en si. Nada de arrepentimiento ni reacción sobre su época como villana al confrotarse con ella, más bien lo barren como han hecho siempre. Tiene un misterio interesante, y mete al personaje en un par de situaciones curiosas. Hace algo con Fuego Solar, que no es algo que se pueda decir todas las décadas. Le saca las castañas del fuego a Bendis y explica porque Samurai de Plata vuelve a ser villano (el resto de villanos que usó mal serán skrulls, supongo) Pero por lo demás, es una historia de superhéroes bastante convencional, sin mucha gracia en lo que pasa en los personajes, y con algunas ideas interesantes que no se llegan a desarrollar del todo. Y es una pena, porque habría sacado al personaje del estancamiento en el que lleva décadas. Buen dibujo de Karl Moline, el de Fray y de Derec Donovan, el de la también breve serie de Júbilo. Pero puedes ignorarla si no eres muy completista. Neutral (6)

Programme Nº1: Trabajo para Wildstorm de Peter Milligan, de creación propia (o eso parece), pero de superhéroes. Pero bueno, si eres fan de sus cosas más personales, que eso no te afecte, el problema de Milligan es cuando trabaja con series ya definidas, no con superhéroes, y de todas maneras, esta es una de esas historias de “mundo real hasta que aparecen un par de superhumanos que lo cambian todo” que todo guionista británico ha hecho alguna vez desde los 80, no una tradicional. La idea es que los superhumanos son el equivalente de Armas de Destrucción Masiva, que no es una idea precisamente nueva, pero la gracia es la cronología: Como la mayoría de ADM, y la mayoría de superhumanos de este tipo, son un reducto de la Guerra Fría… lo cual hace que choquen bastante cuando son despertados en el presente. Ahí está el giro original de la historia. Eso y que, como era de esperar, los superhombres de ambos bandos están como una cabra, y es difícil saber por donde van a tirar. Así, la historia se alterna entre verles reaccionando a su entorno y decidiendo que hacer, y sobre todo, ver a personas normales, generalmente los encargados de tratar con catástrofes de estas, tirandose de los pelos y entrando en pánico ante la situación. Es una idea chula, pero la ejecución no siempre funciona. Las escenas con los supers están bien, porque son la parte central e interesante. Pero las escenas de los civiles… no tanto. No son tan interesantes como para dedicarle tanto espacio a su vida, sobre todo cuando están pasando cosas más interesantes fuera del bunker. La historia se hace lenta y más pesada de lo que debería. Pero sólo un poco, aún se puede leer bien. La otra cosa es el dibujo, que es de CP Smith, que dibujó la breve serie de Invasores de hace unos años, y que es bastante particular. En muchos casos, las páginas son manchas casi monocromas en las que se ven definidas algunas figuras. Eso funciona bastante bien en algunas escenas, como la emergencia del superhombre ruso sobre un espectacular fondo rojo, claro. Pero en las de la gente normal hablando, prácticamente lo único que tenemos son figuras humanoides sobre fondos negros y sombras, que aunque seguro que es un efecto deliberado, no es precisamente vistoso, y acaba contribuyendo bastante a que esas escenas cansen. Aún así, hay suficientes cosas interesantes aquí, veremos que pasa en la segunda mitad, que puede salvar o cargarse la historia. Recomendado (7)

Promethea Nº5: Unos cuatro años desde que la serie terminara en EEUU, y desde que el tomo anterior se publicara aquí por primera vez, llega aquí el último tomo de la serie. Y creo que se pueden decir claramente dos cosas: Una, que las cosas que Moore y Williams hacen con la mezcla de guión y dibujo son una obra de arte, completamente originales y únicas, y que quitan el aliento. La otra es que la historia que cuentan es una colección de chorradas enorme. Empieza como una historia de verdad, con Sophie retirada como Promethea, sólo que en una inversión de este tipo de cosas, en vez de tener que volver a la acción para salvar el día, es lo contrario. Entonces, en un choque de tonos bastante grande, pero intencionado, aparecen Tom Strong y familia, y después el resto de héroes de ABC, por aquello de que esta historia termina con la colaboración de Moore con ese universo, por no decir con él. Y entonces las cosas se vuelven tontas. Tocan varios números sobre el inminente fin del mundo, con todo el mundo repitiendo una y otra vez que es inevitable, como si eso fuera compatible con la mentalidad de los superhéroes, o de cualquiera que sepa como van estas cosas. (Ya lo decía Morrison en Zatanna como reacción a esta mentalidad negativa: “¿El fin del mundo? No mientras yo esté aquí”). Por el camino, eso si, se atan bastante bien las historias de los varios personajes secundarios de la serie. Y entonces… ¿uh? El fin del mundo no resulta ser nada. Ni siquiera de manera simbólica como al final de Invisibles, que en retrospectiva, era una historia muy similar a esta, pero mucho mejor hecha, en lo que ha contado de fondo. Es más similar al final que hizo Millar en su Cosa del Pantano, que tuvo la misma reacción de encojimiento de hombros. La sensación al leer este penúltimo número es, “¿Tanto rollo para esto?”. Y entonces, como bis, Moore dedica el número final a seguir dando la lata con sus chorradas místicas indigeribles y absurdas. Que permean el resto del tomo, pero una cosa es mezclarlas con una historia de verdad, y otra lanzarlas sin procesar al lector. No es un comic, es una disertación ilustrada. Eso si, el resultado final es muy bonito, las páginas del nº32 se combinan para formar una sóla imagen, que en el tomo viene como desplegable aparte, un gran detalle por parte de DC y Norma. En cualquier caso, muy bonito, pero el contenido deja que desear, y es una pena, porque durante el primer año la serie si que logró una mezcla maravillosa entre historia, lecciones sobre conceptos e innovación artística. No me voy a molestar en ponerle una puntuación, a estas alturas ya debes saber que clase de arte piensas que esto es.

Solitarios: La Vida Secreta de los Superheroes: Como muestra de que no todas las miniseries olvidadas con personajes y autores poco conocidos son pequeñas joyas a recuperar, tenemos esto. Solitarios es el nuevo nombre, que no tiene ningún sentido (casi todos los protagonistas son gente que siempre ha estado en un grupo, incluido ahora) de Excelsior, el grupo de antiguos héroes adolescentes que debutó en Runaways. Se ve que se olvidaron de pedirle permiso a Stan. Escribe CB Cebulski, cuyos créditos como guionista son bastante pobres (chorradas como Cuentos de Hadas: X-Men) aunque más cercanamente, era el editor de Runaways cuando el grupo debutó, y fue realmente el que tuvo la idea. Lo que explica que Vaughan pasara de ellos después, no le interesaba. Lo que no justifica que se pase por el forro aquella historia: ¿Recuerdas que terminaba con Rick Jones como patrocinador del grupo que se transformaba en un grupo de superhéroes que ayudaba a otros héroes más jovenes? Pues ni una puñetera mención a nada de eso, y el hecho de que una miniserie de un grupo que sólo ha aparecido una vez contradiga esa aparición, pese a que el guionista la editó, es una señal horrible. Pero es que el comic en si es peor. Cebulski no parece aclararse sobre de que va el grupo. La idea ahora es que no quieren hacer de superhéroe, porque eso es malo, por motivos que no se molesta en explicar. Excepto cuando hacen de superhéroes. Pero aparentemente, eso también implica no usar los poderes de otras maneras, aunque sean poderes naturales, lo cual es aberrante, y no funciona como parte de la analogía de “superheroismo como droga” que Cebulski introduce cutremente, y que le falla en los parecidos varias veces. También le falla el hecho de que no explica porque tienen razón o no en hacer esas cosas. Pero va más allá. Los personajes vienen sacados del molde de jóvenes de Dawson Crece, donde principalmente existen para quejarse sobre lo angustiosa y traumática que es su vida, o para enrollarse al azar entre ellos. Excepto cuando se vuelven malvados porque sí, que esa es otra. Cualquier atisbo de desarrollo más allá de personalidades básicas va a base de clichés de ese tipo. Y la única idea interesante para uno de los personajes, ni siquiera se molesta en decirla del todo. Y no puede ser enteramente por la maldad y estupidez de Marvel.

Luego está el hecho de que pese a que Cebulski dedica un número entero a algo que pasó en una viñeta de un número de Lobezno (o si quieres ser generosos, en una serie de 12 números que nadie leyó), contradice algunas de las cosas básicas de Halcón Oscuro. Joder, si revives personajes que nadie recuerda, al menos molestate en saber como van, y desde luego, no a cargartelos porque sí. Pero eso no es nada, comparado con el hecho de que Cebulski, muy optimistamente, escribe como si fuese el principio de una serie, y no una miniserie que dificilmente va a tener continuación. Y ahí es donde se nota la diferencia con un guionista que sabe lo que hace. Alguien que sabe, puede dejar cosas abiertas para secuelas, pero si es una miniserie, ata las historias y los misterios. Cebulski sin embargo, pasa muchísimo. El argumento principal no se resuelve. Más grave, se presentan dos personajes nuevos. ¿Se molesta en explicar quien demonios son? Joder, no. Tenemos que conformarnos con conexiones incomprensibles con personajes de hace décadas (follones terribles, en un caso) que tampoco se explican. Y no es que los personajes sean precisamente interesantes, precisamente, hacen cosas únicamente por exigencia del guión, y no tienen una idea o personalidad a la que llamar suya. Lo cual las hace mejores que la villana principal, que es todo eso, pero además irritante. Un desastre, vamos. Lo único que redime un poco del fracaso total a esto es el dibujo de Karl Moliné, (si, otra vez, es una de esas coincidencias raras que pasan en este pasi) que hace distinguibles a los personajes incluso sin trajes, con personalidad y aspecto propio. Bueno, eso y las brillantes portadas, todas homenajes de Pearson a películas de John Hughes, que son lo más brillante que hay dentro del género de adolescentes, que deberías ver si te interesa lo más mínimo. Pero eso lo único que hace es que la miniserie quede aún peor en comparación, al mostrarse brutalmente lo poco definidias que están las relaciones y los personajes. No Recomendado (3)

Spiderman/Red Sonja: ¿Recuerdas el encuentro entre ambos personajes en Marvel Team-Up hace casi 30 años? Quizá no, porque no pueden reeditarlo actualmente. En cualquier caso, esto viene a ser lo mismo, pero de manera mucho más larga, sin gracia y con Veneno. Un remedo de un remix, en otras palabras. Con dibujo mediocre. No Recomendado (3)

Spike: Muñecos Siniestros: Muy… astuto por parte de Norma, el seguir sacando miniseries derivadas de Angel de las “no canónicas”, después de haber empezado a publicar la continuación “oficial”, para confundir al personal. Tiene el mismo equipo creativo que Angel: Tras la Caida, eso si. Pero cumple al 100% el mayor tópico negativo de las adaptaciones de otro medio: ¿Recuerdas el episodio de la Hora de las Sonrisas, donde Angel se transformaba en teleñeco? ¿Recuerdas que gracia? Era primero porque era una idea valientemente original, y segundo, porque no se quedaba ahí, tenía muchas otras cosas después, graciosas y serias. Porque tenía un gran equipo de guionistas. Esto… no. Es coger el chiste principal (Angel transformado en muñeco) y repetirlo una y otra y otra vez, hasta que sea gracioso, maldición. Excepto que no llega a serlo nunca, porque el chiste ya fue hecho, y no tiene más que ofrecer. Más bien lo contrario, hace que acabes harto de él. Y ese es el problema con este tipo de cosas. Al menos Lynch escribe un buen Spike, y el dibujo es mejor que en Angel, hace marionetas mejor que humanos. Pero puedes pasar de esto perfectamente, estarás mejor. No Recomendado (4)

Superman/Batman Nº12: La parte de los villanos pasa a segundo plano, lo cual es bueno, porque sigue siendo una visión bastante ridícula de Darkseid y compañía, teniendo como colegas a cualquieras como el Espantapájaros. El número lo que va realmente es del forzado romance entre Batman y una olvidada nueva diosa, que no es ni mas ni menos que la mujer de Orion. Si, es una de esas cosas que no mencionan mucho. Es una de esas historias donde la chica cura al chico tras una batalla hasta que está suficientemente fuerte como para volver. Competente, pero sabes como va, y sobre todo, como va a terminar, dados los dos personajes implicados. Buen dibujo de Nguyen, cada vez mejor. Oh, y la portada originalmente era algo más sugerente pero la censuraron. Anda que… Neutral (6)

Thunderbolts Presenta Penitencia: Dolor Sin Fin: ¿Puedes pronunciar ese título sin reirte? No, yo tampoco. En Marvel se dieron cuenta rápidamente de lo imposiblemente ridículo que era el personaje y su “oh, sufro mucho, y eso me hace profundo”, y han intentado ignorarlo lo más posible, sobre todo de esta miniserie ya comisionada antes de ver la reacción al personaje, sus apariciones en Thunderbolts han ido de decir lo ridículo que es y tratar de arreglarlo, y hasta el editor en jefe ha prometido que se librarán de él pronto. Pero en Panini no son conscientes de eso (ni de nada), y no sólo publican esto a lo grande, le dan un nuevo subtítulo que lo único que hace es demostrar que no saben cuando algo es ridículo y estúpido. En cuanto al contenido, es tan triste y de una sola (mala) idea como puedes imaginarte. Penitencia sufre y es muy duro. Así que se vuelve rebelde, y se pega con gente durante cinco números hasta vengarse de alguien de quien ya se habían vengado. Por el camino no muestra ningún desarrollo o personalidad, sólo reacciones de lo más exageradas y chorras, y para que quede claro que es un comic que está para sacar dinero y no contar una historia, los personajes con los que se enfrenta son de lo más aleatorio, incluido Lobezno. Ninguno de ellos aporta nada significativo. El dibujo de Gulacy es aceptable, pero no más. No es tan malo como Guerra Civil: Primera Linea, ¿pero que podría serlo? Sigue siendo muy malo, y se agradece mucho que Jenkins no haya escrito nada más para Marvel hasta el momento. Evitar a toda costa (2)

Transformers Nº3: Más de dos años después de la primera miniserie sobre los personajes clásicos, Norma decide continuar con su edición. En vez de, no se, haberlo hecho cuando salió una puñetera película sobre ellos. No se si es que en Norma viven en una cueva y no supieron que salió una película, o simplemente no saben nada de marketing. Tampoco es lo único incomprensible de esta edición. Es decir, lo lógico habría sido ponerse a publicar la serie actual, que empieza de cero (tiene un principio), se desarrolla a lo largo de varias miniseries actuales (un nudo) y va a alguna parte (tendrá, muy probablemente, un final). Más importante, está escrita por Simon Furman, el único buen guionista que han tenido los personajes, y no fue publicada por una compañía que desapareció porque el presidente era un ladrón hijo de perra que la expolió. Eso serían todos buenos motivos. Pero no para Norma, que prefiere publicar una miniserie que se publicó hace media década, hecha por un ladrón, y cuya historia se quedó a medias poco después. Ellos sabrán. Lo bueno es que pese a lo que pueda parecer por la portada, no escribe Pat Lee, si a eso lo llamas escribir. Lo malo es que el guionista es un novato, cuya única razón para hacer esto es que trabajaba para IDW y le gustaban mucho los Transformers. En cualquier caso, no es tan malo: Se sale de las chorradas de fanboy inexplicables de la primera miniserie, y de su repetir lo mismo de siempre pero con ridículas conspiraciones añadidas. En vez de eso, va a lo interesa: La lucha eterna entre dos razas de robots. Y lo hace mediante una idea bastante original, que no se había visto con estos personajes (una parecida se hizo en Beast Wars, pero las circunstancias eran distintas) pero que saca a los personajes de hacer lo mismo de siempre, y sirve para reintroducir bien viejos robots en nuevos papeles. La ejecución de la idea, sin embargo, no es gran cosa. El giro sorpresa se ve venir completamente desde el principio, y hace parecer idiotas a varios de los protagonistas, sobre todo. Varias de las confrontaciones son un poco forzadas. Y luego, realmente pasando las ideas, no hay nada en los personajes y las escenas que destaque. Se nota que es de alguien que no escribe profesionalmente. Pero bueno, al menos es una mejora. También lo es el dibujo, no porque Lee aprendiera, sino porque ya no dibuja humanos, y sus robots al menos son decentes, si te gusta el estilo en plan bloque con perspectivas extrañas. Aceptable para fans acérrimos de los personajes, pero los más exigentes que se esperen a ver si algún día llegan a lo bueno. Neutral (5)

Un-Men: Saca el engendro que llevas dentro: Serie que ha sido cancelada en un año, y no ha recibido particularmente buenas críticas. Porque demonios la publica Planeta, habría que preguntarle. Pero habría que preguntarles tantas y tantas cosas… En teoria, el título indica un spin-off de la Cosa del Pantano clásico, porque los no-hombres eran enemigos del personaje creados por su archienemigo. En la práctica, es una tomadura de pelo, porque no tienen nada que ver, es una de esas veces que en Vertigo creen que un lazo apócrifo con un concepto DC olvidado va a darle importancia a una serie que tiene poco donde sostenerse. Escribe un tal John Whalen, y la idea es que hay una reserva de monstruos y deformidades en plena America, y cuando se comete un asesinato, las autoridades envian a un agente a investigar. La premisa es buena, la elección de un albino como el protagonista (por tanto, está a medio camino entre normales y rarezas) es inspirada, y parte de la ambientación es buena: Cuando empieza la miniserie, la idea es que los deformes son ciudadanos como cualquier otros, sólo que tienen que vivir aislados por culpa de sus rarezas, y eso ha hecho que su sociedad sea un poco distinta. Parece que la serie va a ir de explorar esa sociedad, y como la gente vive en ella, desde la perspectiva del Agente Killcrop. Desgraciadamente, al guionista se le va la cabeza, y en vez de enseñarnos a gente creible con aspectos ficticios, lo que hace es desvelar que no, que realmente la mayoría están como una cabra, y en realidad es un mundo controlado por un científico loco y pierde toda credibilidad. Se convierte en una exploración de un sitio donde la gente es raro y actua raro, y de manera no demasiado original, básicamente, una historia de acción contra un malo. Al final, tiene más bien poco que decir, y es una pena, porque se podrian haber sacado cosas bastante interesantes, que a veces se vislumbraban. Por ejemplo, el reality show sobre el pueblo es preocupantemente creible, que sabes que serían capaces de hacer en el mundo real. El dibujo de Mike Hawthorne es bueno, al menos, con diseños muy creativos para los habitantes del pueblo, pero que mantienen un pie en la realidad, lo que los hace más impactantes. No Recomendado (4)

Vengadores: Operación Tormenta Galáctica Nº2: La historia se desarrolla bastante bien, dedicandole espacio a tres frentes distintos, incluido el que se queda en casa. Por supuesto, algunos capítulos son mucho mejores que otros (el de Quasar es muy divertido y también el del Hombre Maravilla, mientras que Thor son peleas sin más y Vengadores tiene tonterías tipo mutante) pero en general es una buena historia, bien montada y que se desarrolla bien para tanto capítulo, con bastante buen dibujo para la época. Recomendado (8)

What If: Civil War y otras sagas: Como el año pasado, la tanda de What Ifs de este año va de finales distintos para sagas famosas. La grande es, por supuesto (y siguiendo la tradición de la serie de los 90 de hacer lo mismo con cada crossover que salía) es la de Guerra Civil. Que tiene la ventaja de que, eh, es imposible ser peor que el original. Lo cual no significa que no lo intenten. La primera está escrita por Grevioux, el de Nuevos Guerreros, así que ya empezamos mal. Básicamente, tiene el síndrome What If, donde si cambais algo, muere gratuitamente todo el mundo, y sale todo mal. Es decir, un montón de chorradas que en varios casos, tienen poco sentido, para que los lectores se reconforten y piensen que Guerra Civil fue algo bueno, porque habría sido peor si los héroes hubiesen tomado el camino más lógico. Patético, y el dibujo de un tal Gustavo no ayuda. La otra historia es de Gage, y sigue el tono del especial que hizo que fue prácticamente lo único bueno del crossover. Los personajes actuan razonablemente, y todo se resuelve bien. El problema aquí es el contrario: Aunque habría sido lo mejor a la larga si se hubiera hecho realmente (y tiene muchisimo más sentido), resumido aquí no es precisamente fascinante. Y encima dibuja Tolibao, que ya fastidió el anual de Iron Man que escribió Gage hace poco. Para colmo, hay una introducción bastante patética de Brubaker. Es la maldición de la Guerra Civil, que sigue en pie. Relacionado, pero mucho mejor, está el What If de la otra gran saga de ese año, la que si era legible, Aniquilación. Escribe David Hine, que ahora sólo hace cosas de estas. Básicamente, interrumpe las gilipolleces en la Tierra para hacer una gran batalla cósmica que abarca todo el Universo Marvel en vez de sólo una subsección. Es todo muy obvio, y un poco de síndrome What If si que tiene, pero al menos es una gran batalla épica, que no está nada mal. Dibuja un tal Suayan, muy del estilo de las portadas recientes de Marvel. Y luego está el de Desunidos. Empieza bien, con un par de personajes haciendose algunas de las preguntas correctas que debería hacerse hecho cualquiera con dos dedos de frente después de vivir semejante retahila de sucesos absurdos, es decir, que muchas de las cosas no tenían sentido. Y entonces… oh, Dios, entonces. Si creias que no podía haber una revelación final más absurda, incompatible con un personaje y que salga más del culo del guionista sin avisar que la de Brian Michael, te equivocabas. Jeff Parker generalmente es buen guionista, pero esto es ridículo. No es de extrañar que Lopresti se haya ido a DC si le hacen dibujar cosas como estas. No es un buen paquete, precisamente. No Recomendado (3)

Y eso es todo por esta semana, que no es poco. La semana que viene… aún estamos esperando a que Batman empiece la Resurreccion de R’as Al Ghul, a que Catwoman se meta en un follón muy grande y a que los Jóvenes Titanes tengan a los Titanes del Mañana Hoy, además de más futuro en Supergirl y la Legión de Superheroes, y más gilipolleces en Cuenta Atrás. Aparte de eso, son las novedades de Panini: Complejo de Mesias termina, Lobezno termina de mostrarnos lo duro que era Bucky, Iron Man seguirá yendo de gente hablando en habitaciones oscuras, Thor tendrá al protagonista durmiendo, Thunderbolts tiene más locura, Poderosos Vengadores tiene al Dr Muerte mientras Nuevos termina la pelea contra el Encapuchado, Daredevil tiene un anual con la Tarántula Negra, Diario de Guerra del Castigador termina con Kraven, 4 Fantásticos tiene un especial de relleno, y Spiderman tiene a Lobezno de invitado. Se acabó lo de diferenciarse de la etapa anterior. Además, tenemos más orígenes improbables en Ultimate Iron Man II, nueva miniserie de Jovenes Vengadores y nueva serie de Hulk. ¿Cuál de ellas apesta lo indecible? Pista: Es la que tiene el guionista que ha escrito cosas que sólo dementes podrían escribir. No, me refiero a comics, no a declaraciones, esa es otra de las novedades. Hasta entonces, que espero que no tarde mucho, nos vemos.