Primero un Presidente y ahora parece que vamos a tener un Doctor negro. Los tiempos están cambiando.

[Dame una sierra]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, muchisimos tomos, de hecho, es un adelanto de Expocomic, con los tomos de todas las compañías excepto Planeta. Panini nos trae dos historias de flashback, dos historias de cazadores de vampiros, dos cosas Marvel nada maravillosas por parte de Brian Reed, y otros dos tomos que no cumplen la regla de las editoriales españolas de “saca cosas similares todas a la vez”. Mientras, Norma, que es la única que usa un criterio sensato, saca cuatro tomos, increiblemente distintos unos de otros.

Por último, Glenat empieza a sacar tomos de Avatar, lo cual merece explicarse un poco más detenidamente. Avatar solía ser una editorial que publicaba comics porno-gore que daría vergüenza que te vieran quemando, no ya comprando. Pero en un arranque de genio, aprovecharon su política de publicar cualquier tipo de contenido para convertirse en la editorial que publica el material de creación propia hecho por autores famosos (principalmente británicos, principalmente Ellis y Ennis) que las editoriales grandes no se atreven a publicar. A veces se pasan un poco con lo ofensivo, pero en general suelen ser cosas bastantes buenas, y es genial que Glenat haya decidido publicarlas. A ver si duran más que otros intentos de publicar cosas de Avatar, que quedaron en poco.

Una cosa que debería haber comentado hace un par de semanas: El nuevo coleccionable de Batman, el Caballero Oscuro. Que por alguna incomprensible razón, se ha empezado a publicar en octubre, en vez de en verano, cuando se publicó la película cuyo tirón se supone que tiene que aprovechar. (Pero que en Planeta hagan cosas incomprensibles no es nuevo. Ni lo son los retrasos inexcusados, pues aún hay comics de octubre por publicar, y no hablemos ya del desfase que hay con los tomos. ¿Nadie les ha dicho nada por esta falta de cumplir lo prometido y lo mínimo requerido?) El caso es que el coleccionable está publicando Tierra de Nadie, que parece una extraña elección (el status quo se parece más bien poco a ninguna versión conocida de Batman) pero en el fondo es buena, porque es del poco material de Batman donde puedes sacar bastantes números seguidos con buena calidad. Pierde un poco en la segunda mitad, sobre todo porque meten números de otras series (principalmente escritos por Dixon, con lo que conlleva) pero en general es una buena historia, y un buen antecesor de las historias planeadas y repartidas por varios guionistas que empiezan a estar de moda.

Ahora, novedades americanas: Primero, un repaso a lo que está pasando con Crisis Final. La miniserie central está siendo algo muy distinto de lo que uno puede esperar de una Crisis, es prácticamente más una historia de horror con superhéroes, y desde luego, es más una lucha contra una conquista que una crisis cósmica. Pero esa decepción aparte, está siendo muy chula, como las historias de Morrison en ese estilo. Igualmente, los especiales Someteos y Resistid han sido buenas historias en ese tono (Resistid ha sido de hecho un excelente número final de Jaquemate por Rucka), mientras que el especial Rabia de los Linternas Rojas ha sido un anual de Linterna Verde que aunque bueno, no tiene nada que ver con Crisis Final. Y las miniseries relacionadas están siendo todas buenas en su estilo, con mayor o menor conexión con la principal. Pero lo que es inexcusable son los retrasos que está sufriendo, con ninguno de los comics a partir de octubre cumpliendo sus fechas prometidas, en algunos casos por más de un mes. Es decir, solamente es el principal lanzamiento del año que afectará de alguna manera a todo el universo DC cuando termine. ¿No debería haber sido la principal prioridad de los editores que saliera a tiempo? ¿No deberían haberse planteado antes si los dibujantes podrían terminar a tiempo dadas sus velocidades y la complejidad de lo que tienen que dibujar, o alternativamente, haber puesto soluciones antes? O en su defecto, haberlo retrasado todo desde el principio en vez de pegar un corte en medio. En serio, ¿estan los editores, especialmente Didio, para algo más que para sugerir direcciones que joden las series?

Cambiando de tercio, con algo que se ha retrasado desde que se anunció, pero que han sido inteligentes y se han esperado a que la dibujante terminara para publicarla (que debería ser la norma para todas las miniseries, no sólo para las que no importan) está la mini de la nueva Terra, que ya fue presentada en un número de Supergirl. Y es una historia genérica y sin nada particularmente llamativo excepto el bonito dibujo de Conner. Lo cual es una mejora respecto a antiguos trabajos de Graymiotti.

Siguiendo con piedras, Sargento Rock: El Batallón Perdido es una historia de guerra por el Tucci que menciono más abajo. Y es… una historia de guerra a la antigua usanza, por si te gustan esas cosas.

Volviendo a superhéroes, y a posibles retrasos, Batman: Cacofonía es la nueva miniserie de Kevin Smith, enfrentando a Batman con su villano Onomatopeya. Y es un conjunto de los peores excesos de Smith, que va más de soltar guarradas y cosas que suenan muy adultas cuando realmente son infantiles, para llamar la atención, y que no se note lo mala que es la historia de fondo. Sinceramente espero que sus peliculas no hayan perdido tanto como sus comics.

Cambiando de compañía pero siguiendo con retrasos y guionistas de otros medios con mucha más fama en Wizard de la que merecen, viene Ultimatum, el gran crossover que cambiará el universo Ultimate… por Jeph Loeb. El primer número es simplemente destruir cosas y matar a personajes gratuitamente para que sea IMPORTANTE y dramático, por lo demás, carente de contenido. No es que se esperara algo mejor.

Por último, Adam: La Leyenda de la Maravilla Azul es una miniserie que mezcla la mini original del Vigía con la miniserie reciente American Way, pero sin la gracia de ninguna de las dos. La idea seria buena si fuese más original, pero la ejecución… (es lo mismo con los Nuevos Guerreros del mismo guionista)

Por último, para terminar en una buena nota, Iron Man: El Fin está hecho por los que realmente definieron al personaje, y es todo lo que se puede desear en una historia asÍ: Resumir el concepto central, lo que hace que funcione el personaje, y llevarlo a un extremo lógico, en poco espacio. Uno de los mejores especial del Fin, y una de las mejores caracterizaciones de Stark en años, de lejos.

Pasamos a los tomos:

24: Anochecer: Otro comic de la franquicia, esta vez algo más “importante”, por así decirlo. Anochecer es el nombre de la operación secreta en la que participaban Jack Bauer y el futuro presidente Barack, er, David Palmer, que era lo que acababa propiciando el argumento de la primera temporada, cuando uno de los malos sobrevivía y volvía para vengarse. Esta es la clase de historia de rellenar huecos de la serie de TV para la que están los spin-offs en otros medios. Desgraciadamente, tiene los mismos problemas que los otros especiales que sacaron, lo que tampoco debería ser sorpresa, porque tiene las mismas circunstancias y los mismos guionistas: Sabemos como termina. Sabemos que personajes importantes pueden morir, es decir, ninguno. Sobre todo, se pierde la gracia del tiempo real, que es lo que distingue la serie de cualquier otra de acción. Todo eso se junta en que la tensión y giros que marcan el éxito de la serie están ausentes en este comic. Lo que queda es una historia de acción e intriga, que no es mala, pero tampoco es nada del otro mundo, sin la garra que tiene la serie madre. El dibujo de Jean Diaz hace a los personajes reconocibles, sin pasarse de fotorreferenciado, y cumple aunque sea algo artificioso. Sólo para muy fans de la serie que siempre hayan querido saber toda la historia pasada. Neutral (6)

303: No, no es una secuela de 300, es una de las miniseries de Garth Ennis para Avatar. Es un thriller de acción muy violento. Básicamente, parte de una de sus historias de guerra, esta vez, saliendose de lo habitual, una moderna, y se convierte en una aventura de venganza de un ex-militar. Por el camino tenemos mucha acción muy desagradable visualmente, y varias reflexiones de las que suele hacer sobre la naturaleza de la guerra, los soldados, etcetera. Pero con mucho menos diálogo que de costumbre, es más una historia de acción silenciosa a ratos que otra cosa. Pero está bien si te gusta ese tipo de historias intensas, con el toque Ennis serio. El dibujo es del dibujante que usan siempre en Avatar para acompañar a los autores de renombre, Jacen Burrows, y podría estar perfectamente en una de las grandes, porque es bastante bueno. Pena que sea en blanco y negro. Recomendado (7)

Ángel Caido Nº9: Vale, esto es raro. Básicamente, PAD interrumpe su serie durante un par de números, porque esta historia saca a Lee de Bete Noire y no parece tener nada que ver con ninguna de las tramas de la serie, para meterla en un crossover con, de entre todo el mundo, Shi. Shi es un personaje creado por Billy Tucci, que es una extraña mezcla entre ninja guerrera medio vestida (pero de las buenas, es decir, no especialmente descocada o sexualizada) y mitología cristiana (que queda rarísima con el aspecto oriental) que lleva siendo una excusa para hacer pin-ups desde hace 15 años, aunque como es de esperar, no se ha movido mucho desde que terminaron los 90. Supongo que la idea del crossover es hacer que el pequeño grupo de fans de cada serie se enganche a la otra, pero francamente, son estilos tan dispares, que dudo que haya mucho enlace entre los dos grupos. La historia empieza desde el punto de vista de cada personaje, para que los fans del otro la conozcan. Y hay una gran diferencia entre el cinismo ingenioso de Lee y la mentalidad inocentona típica de guerrera que cree en su misión de Shi, que queda bastante trillada en comparación, aparte de lo ridículo del concepto. El personaje de por si al menos no parece inaguantable como le suele pasar a otras guerreras de este estilo, al menos escribiendo David, así que es algo. De todas maneras, una vez ambos personajes se cruzan, la cosa se vuelve aún más rara: El argumento es un viaje típico en busca de un objetivo místico, con todos los elementos habituales de este tipo de historias. Shi actua como los personajes típicos en estas historias. Lee, por otro lado, se niega a aguantar tanta tontería, y se salta todas las reglas de los héroes en estas situaciones, y actua de manera contraria a lo que puedes esperar, aprovechando además para burlarse de la inocencia de Shi y de su fe, ya que si la versión de Dios de Ángel Caido es cierta, y ella le conoce de primera mano, entonces Shi cree en cosas bastante equivocadas. Así que el comic, en vez de leerse como un team-up entre Ángel Caido y Shi, más bien parece “Ángel Caido se pitorrea de Shi”, lo que queda mucho más divertido y original, aunque dudo que cumpla el objetivo de atraer lectores a Shi. Al final hay algo de poner en su sitio a Lee para que Shi no quede tan mal, y queda bien, pero en general el tono es ese, y la idea es ver como se aleja el Ángel (y por tanto, Peter David) de las normas convencionales, lo que hace que la historia al menos valga para algo. El dibujo es bastante bueno, sin caer en tonterías sexistas, y sacandole partido a los elementos tópicos de la mitología oriental. Recomendado (8)

Batman Nº17: Segunda parte de la Resurrección de Ra’s Al Ghul, con números de las dos series de los Robins, con una particularidad curiosa: Ambas tienen guionistas de relleno durante este crossover, y ambos son guionistas que son capaces de cosas muy buenas, normalmente orientadas a unos mismos temas muy interesantes, pero que cuando han trabajado para grandes franquicias, han escrito trabajos controlados por los editores que no están ni de lejos a la altura de lo que hacen cuando tienen libertad, más bien son bastante malos. Usarlos aquí para hacer capítulos de una historia de encargo es desperdiciarlos, aunque supongo que apreciaran el dinero y el que se acuerden de ellos. Robin sigue lo típico en trabajos de encargo de Milligan: Completamente genérico, que cumple lo que le mandan, pero sin mostrar nada de su personalidad o estilo. Nightwing también hace lo propio de Nicieza: El guión es lo que le mandan, pero al menos le añade algo de su gracia habitual en los diálogos a Nightwing, en su enfrentamiento con las tres villanas olvidadas. En cuanto al argumento, es similar a Complejo de Mesias, el crossover equivalente de la competencia, con varios bandos persiguiendose unos a otros buscando unos objetivos, y peleandose cuando coinciden. Generalmente está bien, excepto las escenas entre Robin y Damian, que son de un forzado horrible para tener melodrama barato, con un Tim muy mal caracterizado para tener la chorrada. El dibujo de Williams en Robin está bien, y el de Kramer en Nightwing está muy bien. Recomendado (7)

Blackgas: Otra miniserie de Avatar, esta vez es Warren Ellis haciendo una historia de zombies. Y eso te dice básicamente todo lo que tienes que saber sobre este comic. Sigue bastante los esquemas de las historias de zombies, al menos hasta dos tercios de la historia. Pero tiene el sentido del humor, del horror, el diálogo y las explicaciones de ciencia-ficción propias de Ellis. Y va tan lento como un zombie, claro. Lo bueno es que Ellis sabe hacer bien el aspecto de horror de la historia, y de la desesperación, y que te creas a los personajes en la situación. Además, acaba sacandose situaciones más originales al final, y ampliar la sensación de horror a otra escala. El final es un poco exagerado hasta un nivel casi tonto, pero al menos es original. En general, le sabe dar una capa nueva al viejo esquema, para los que les guste ese tipo de historias, y para los que les tengan algo de aprecio pero estén cansados de siempre lo mismo. El dibujo es de Max Fiumara, que después se ha pasado a Vertigo, y le da una buena ambientación a la historia, pero claro, mucha parte del comic son muchas sombras rodeando más bien pocos dibujos, lo que es algo de trampa y cansa. Recomendado (7)

Blade Nº2: Fin de la serie, porque pese a que las películas tienen éxito, Marvel es incapaz de sacar una serie del personaje que no sea cancelada en un año o menos. Claro, que en eso influye lo malas que han sido todas, con ejemplos como una fiesta de gore por Marc Andreyko o una de Bart Sears que es de los peores comics que jamás ha publicado Marvel. En esa compañía, hasta Guggenheim sale ganando, aunque no sea por mucho. A decir verdad, este tomo es un poco mejor que el anterior, aunque también se basa sobre todo en Blade siendo muy duro y haciendo lo mismo de siempre en el mismo tipo de peleas contra vampiros con la misma personalidad de siempre, persiguiendo los mismos objetivos de siempre. Al menos le da cierta variedad con algunos ejemplos concretos de villanos y situaciones que lo hacen un poco más ameno y que tenga algo más de significancia para el personaje. También hay dos cambios que pueden parecer chulos a simple vista, pero que son cada vez más estúpidos conforme piensas en ellos. Uno más o menos lo chafa la portada, y no añade nada al personaje. El otro puede dar para alguna historia interesante, pero se nota que Guggenheim no se ha parado a pensar ni un segundo en la logística del asunto, porque las consecuencias serían muchísimo más exageradas de lo que muestra, hasta un punto absurdo. Claro, que viniendo de Marc “Regeneración a partir de huesos mondos” Guggenheim, no es de extrañar. Además, probablemente es de mala educación hacer un cambio tan grande al final de una serie cancelada sin poder tratar las consecuencias, endosandoselas a otros guionistas futuros. Por otro lado, en cada número hay una parte de flashback dedicada a la juventud de Blade. Posibles problemas cronológicos aparte, está bastante bien, y aporta a la historia del personaje, con un buen final. El dibujo de Chaykin es feo y oscuro, aunque en cierto modo le pega a la serie. Podría ser mejor, de todas maneras, Chaykin era capaz de más. Las portadas de Djurdjevic son de las mejores de las dos o trescientas que ha hecho este año (en serio, ¿no parece que está dibujando la mitad de las portadas de Marvel?), más que nada porque es de las pocas ocasiones en las que no son aburrídisimas a base de gente posando. Ya que es capaz de algo más original, deberían dejarle, y darse cuenta en Marvel de que una portada tiene que atraer la atención, y mil portadas todas iguales no hacen precisamente eso (aparte de la dificultad de distinguir unas de otras, que esa es otra). Neutral (6)

Capitán Marvel: Tras su inexplicable resurrección sin venir a cuento, y sin ninguna idea de que narices hacer con el personaje porque en Marvel hacen primero las cosas y luego se preguntan porqué las han hecho, le ha tocado a Brian Reed hacer algo con el personaje, lo cual, teniendo en cuenta lo que está haciendo con su personaje derivado Ms Marvel, no pinta especialmente bien. Lo bueno es que al menos, Reed (o probablemente, otra persona) ha encontrado un enfoque original para el personaje y su miniserie. Los inconvenientes son que tiene más bien poco que ver con la idea inicial (casi mejor, verla desarrollada por Jenkins que es el que hizo el Retorno podría haber sido insoportable) y que, una vez sabes la idea, ya sabes todo lo que la mini tiene que ofrecer. De hecho, simplemente diciendo que hay una idea que no se puede revelar, ya te la puedes ver venir. Pero es una buena idea que tenían que hacer en algún sitio, y dadas las circunstancias del Universo Marvel, queda creible. Pero lo interesante del tomo se queda ahí: La revelación está bien tratada, pero se ve venir a lo lejos. Sin embargo, ninguno de los temas que deberían tratarse sobre el personaje, se ignoran completamente, no importa como sean de obvios: Uno esperaría que si alguien resucita, debería visitar a antiguos amigos y a su novia, y de paso descubrir que tiene un porrón de hijos que no llegó a conocer, pero no, aparentemente no funciona así en el mundo de Reed, donde los personajes no tienen vida propia ni acciones con consecuencias, se pasan todo el tiempo haciendo de superhéroes genéricos, teniendo aburridos monólogos internos y volviendo a argumentos ancestrales que ya estaban superados. La cosa es que pese a todo el mirarse al ombligo de la miniserie, tampoco se trata el hecho de que está condenado a volver al pasado para morir, o buscar soluciones a eso, que se supone que es el puñetero concepto central. Ni se trata lo de que es el alcaide de la Carcel 42, lo cual es probablemente buena idea dado lo mala idea que era, pero no deja de quedar chapucero. En vez de eso, hay un subargumento bastante estúpido sobre una secta que no va a ninguna parte. Y poco más, son muchas páginas para muy poco. Realmente, puedes sacar todo lo interesante de la mini leyendo un resumen de una linea en internet. Buen dibujo de Lee Weeks, al menos. Neutral (5)

Chronicles of Wormwood: Titulo que no está traducido por… tontería, supongo. Es otra miniserie de Ennis y Burrows para Avatar, y el tema y el argumento resultarán muy familiares a quienes hayan leido Predicador, que serán la mayoría. Si, es otra historia que toma como real toda la mitología judeocristiana, pero de manera irreverente y un tanto blasfema, que pone bien al mensaje concreto de Jesucristo pero va básicamente de mandar a la mierda a Dios y al Demonio, con una Iglesia Católica depravada como mala, y un protagonista con poderes místicos que lo único que quiere es librarse de los poderes superiores. Con montones de blasfemias, referencias sexuales, gore y ataques a quien le caiga mal a Ennis, pero ocasionales momentos de ternura y humanidad, como en todos sus otros comics. Pero pese a que pisa terreno que ya ha pisado otras veces, la manera de reordenar los elementos y presentarlos es altamente divertida. El protagonista del comic es el Anticristo, pero en la manera en la que van estas cosas, es la persona más normal de todo el comic, con algunos defectos y poderes mágicos, pero básicamente un buen tipo, que sólo quiere tener una vida normal. Desgraciadamente, su padre quiere que se encargue del trabajo para el que le había preparado, lease, provocar el Apocalipsis. Así que en el fondo, es la historia de un hombre rebelandose contra el plan que su padre le ha preparado, que de manera bastante literal, también representa el librarse de las ataduras e imposiciones de las religiones. A eso se le añade el papel importante de la Segunda Venida de Jesús, que no ha salido como nadie esperaba, y que irónicamente, es el mejor amigo del protagonista. No es muy sorprendente que, pese a lo blasfemo que le pueda parecer a algunos, (es el que aparece en la portada, y admitelo, si viviera en el presente, es probable que tuviese ese aspecto) en el fondo se le trata con mucho respeto, y es el personaje que mejor sale parado en la historia. Añadele también un conejo parlante, un Papa peleón y guarro, Juana de Arco, bastantes ataques a la religión y a la televisión (muy merecidos, por cierto) y alguna ocasional buena reflexión sobre la religión, el sentido de la vida y la amistad, con un protagonista muy bien desarrollado y relaciones muy humanas, y tenemos una buena historia. Muy graciosa, claro, pues a Ennis no se le acaban las maneras de hacer estas cosas ocasionalmente desternillantes, aunque sea de manera juvenil. Tiene algún problema lógico (Si el protagonista sabe que existe el cielo y no es mal sitio, y hasta puede visitarlo, ¿qué le importa que maten a gente?) pero es probablemente una de esas cosas en las que no hay que pensar mucho. A diferencia de las otras minis de Avatar, esta es a color, y Barrows luce muy bien, en las partes fantásticas y hasta en las humanas. Muy Recomendado (9)

Inmortal Puño de Hierro: Las Siete Ciudades Celestiales: Es curioso que los guionistas hayan hecho con el concepto del personaje básicamente lo mismo que Johns ha hecho con Linterna Verde, esto es, ampliar la idea del protagonista a 7 distintos del mismo tipo, incluso incorporando a un antiguo número opuesto como otro de los 7. Es una de esas cosas que pasan a veces entre Marvel y DC, y que es mucho más probable que sea evolución paralela que copia indirecta. La serie es una muestra de mezclas que resultan en algo mejor que la suma de las partes. Desde luego, para ser un comic de Brubaker y Fraction, es mejor que lo que cualquiera de los ha hecho para Marvel (de hecho, no parece en absoluto hecho por Brubaker, no hay muertes gratuitas, ni tipos oscuros pegandose tiros ni agonía vital barata ni nada… tiene mucho más de la originalidad fantástica y la alegría de vivir de Fraction). Aparte de eso, mezcla muy bien oriente y occidente, cosa apropiada para el protagonista, un artista marcial blanquito y rubio. Por un lado, la idea central de un torneo de artes marciales entre distintos luchadores con habilidades místicas que provienen de su entrenamiento está totalmente sacada de la cultura popular de oriente, hasta tiene los movimientos especiales con nombres rimbombantes (aunque al menos aquí no los gritan estúpidamente en voz alta, por lo general). Por otro lado, el comic tiene unas influencias pulp impresionantes, de hecho, un par de capítulos del tomo (uno de ellos un anual) van de historias de antiguos Puños de Hierro, cada una de un género antiguo, sean piratas o detectives. La cosa es que no sólo mezclan todas estas cosas muy bien, las hacen con tanto estilo, con tanta gracia y en general, tan chulas, que aunque no te gusten esos géneros, te enganchan. Con acción chula, con muchos conceptos asombrosos, con muchos personajes multifacéticos bien diseñados, con varios bandos y traiciones que no son nada evidentes, y con una historia que se extiende en el tiempo. Y por supuesto, con el dibujo muy bueno de David Aja principalmente, pero también de un gran puñado de dibujantes invitados. De lo mejor en su estilo. Muy Recomendado (9)

Ms Marvel Nº5: Que no tiene subtítulo o número en la portada, así que he puesto lo primero que se me ha ocurrido. En Panini realmente deberían plantearse darle una nomenclatura consistente a sus tomos. En este número, Ms Marvel se enfrenta a muchos aliens genéricos. Mientras tanto, ella misma es una heroína genérica, en situaciones sin ningún interés. Lo único es que sus poderes van fluctuando gratuitamente, que no es precisamente una buena direccion para el personaje, Busiek los estabilizó por buenas razones. Pero claro, él también le daba personalidad y un papel más único. Aquí tenemos un comic genérico y aburridísimo, sólo puntuado por alguna explicación que no sirve nada a la larga, algunas tonterías, y de vez en cuando, alguna escena divertida con los secundarios, sobre todo el impagable Hombre Máquina. Y una escena final que nos lleva a Invasión Secreta, que promete darle algo de interés a la serie. El dibujo de Lopresti está bien, lo que le ha ganado graduarse a Wonder Woman, aunque sus aliens no tengan mucha gracia tampoco. No Recomendado (4)

Spiderman: Un Gran Poder: Miniserie escrita por David Lapham, que sigue intentando hacer algo decente en Marvel, después de intentos fracasados anteriores, mientras intenta ganar dinero para algún día volver con Balas Perdidas. Esta vez es una historia de flashback a los primeros tiempos, pero a diferencia de, por ejemplo, la mini de Amazing Fantasy de Busiek de hace unos años, esta transcurre aún antes, justo en medio del origen de Spiderman, tras obtener sus poderes pero antes de que muera Tio Ben. Es decir, antes de que tenga su moraleja y se convierta en superhéroe. Te puedes imaginar ya uno de los problemas de esto: No sólo sabemos como va a terminar la historia, es una historia sobre un Spiderman que no tiene las características que le definen, y que a decir verdad, es un poco inaguantable. Aparte de eso, la historia la sabes, es simplemente ampliar una historia simple que el mundo entero se sabe de carrerilla, con Peter siendo un capullo y no pasandosele hasta después de la historia, es decir, no cambia ni aprende nada. La historia de por si, aparte de eso, es muy simple y boba, bastante predecible, y los nuevos personajes que aparecen son bastante estereotípicos. Y encima, encaja como un pegote en la historia que corresponde. No añade nada a la historia de Spiderman, y no es particularmente buena historia de por si. El dibujo es de Tony Harris, para no quedarse de brazos cruzados mientras espera a que Vaughan le pase más guiones de Ex Machina (la televisión es más importante que compromisos previos en comics, obviamente, de ese pie cojea) y es bastante peor que allí. Tiene los peores defectos de su estilo, con poses y caras raras, y trazo inconsistente. Más grave, Harris no parece haberse documentado en el aspecto que Tio Ben se supone que tiene que tener, o ha decidido que es tan guay que va a cambiarle el diseño retroactivamente después de 45 años y tres películas, que no se que es peor. Es decir, mal dibujo se puede aguantar hasta cierto punto, pero darle un aspecto completamente distinto a uno de los personajes de comic más conocidos es bastante imperdonable. Por su parte, Lapham será mejor que se centre en trabajos propios como su nueva serie para Vertigo, porque le salen mucho mejorn que sus cosas con personajes establecidos. No Recomendado (4)

Thanos: La Saga del Infinito Nº1: Una cosa un poco extraña para reeditar, pero las hay peores. A principios de los 90, cuando Jim Starlin ya no era tan bueno como antaño, pero aún no estaba acabado, en Marvel le cogieron para continuar sus épicas cósmicas. Así que eso hace, resucitar su saga de Thanos de los 70, en la mayoría de los casos literalmente, porque se cargó a casi todos los protagonistas al final. Lo hace en la única serie cósmica que tenía Marvel, Estela Plateada, con el que Starlin no tenía mucha experiencia, pero que está tan atormentado como sus personajes habituales, así que le pegaba. De todas maneras, al menos aquí, la historia va bastante poco de Estela, que es simplemente el espectador en el desfile de personajes y conceptos propios de Starlin. Así que tenemos varios números de Thanos presentandose y explicando como ha resucitado y cual es su nueva misión en la vida, que es una nueva variante de su vieja obsesión con la Muerte, que es probablemente lo mejor del relanzamiento (los protagonistas e historias de Starlin emperaron con respecto a sus historias originales, pero sus villanos, o al menos antiheroes como Thanos, mejoraron mucho, con más ambigüedad y complejidad). Después viene una historia con el Hombre Imposible, vagamente relacionada, que estaría bien si Steve Englehart no hubiese hecho básicamente la misma historia apenas unos meses antes. (La etapa Englehart, por cierto, era un tipo de space opera con un tono bastante distinto, más de abarcar imperios y muchas razas, y en varios sentidos, mejor). Después viene el retorno de Drax el Destructor en su nueva encarnación como retrasado mental, que es más original que la original, pero que a la larga era peor por ser más limitada, y en el fondo, no era más que una repetición de lo que solía hacer el Hulk tradicional en Defensores. Y después se tiene el número más dedicado a Estela, que es el más pesado, centrado mucho en mirarse al ombligo, pero que tampoco está mal. El dibujo de Ron Lim queda bastante bien, es cuando mejor ha quedado, haciendo esos personajes no humanos y su energía cósmica. No es lo mejor de Starlin, pero está muy por encima de sus trabajos actuales, y ciertamente saciarán las ansias de lo cósmico para aquellos que se lo perdieran la primera vez. Y esta vez al menos le llaman por el nombre por el que lo conoce todo el mundo. Recomendado (7)

Tom Strong Libro 6: Final de la serie, pues Moore clausura el universo ABC para largarse cabreado de DC. La primera historia es todo un lujo, porque está escrita por el veterano escritor de fantasía Michael Moorcock (y curiosamente, Wildstorm no le da ni la mitad de publicidad que otros le dan a fichajes menos famosos). No es ninguna sorpresa que vaya de viajes entre universos, y que una vez en otro universo, la historia sea más bien un pastiche de un viejo género. Tampoco sorprende que esté, por tanto, conectado con el Multiverso de Moorcock, con la aparición de cierta famosa espada. Divertidillo si te gustan esa clase de cosas, y el dibujo de Ordway hace muy bien el tono retro necesario. Joe Casey escribe una historia sobre Pneuman que empieza siendo bastante curiosa, pero que luego termina siendo una de Viaje Fantástico. Como suele hacer Casey, parece original, pero en el fondo es lo de siempre. Pero bueno, aceptable, y el dibujo de Oliver está bien. Entonces vienen las historias finales de los dos ayudantes de Moore en ABC: Una de Steve Moore (más antiguo mentor que ayudante), que es otro homenaje más a viejos pulps, y dependerá mucho de tu apreciación previa por esas cosas. El dibujo de Gulacy es temáticamente apropiado. Luego, Hogan, que es el que más historias de ABC ha escrito después de Moore, ata un subargumento de un número anterior, dandole un final feliz a unos secundarios, que resulta hasta un poco emotivo. En el dibujo vuelve Sprouse, y es muy bonito, claro. Por último, Sprouse se une a Alan Moore para reunir el equipo creativo original de la serie para una última historia, que además sirve para dar el carpetazo final al universo ABC. En un movimiento insólito en la línea, es un crossover con la última historia de Prometea, donde vemos ese “fin del mundo” desde la perspectiva de Tom Strong y familia. Y la verdad, aquí que tiene menos pseudo-filosofía, y está más centrado en los personajes, queda hasta mejor. Moore ata todo lo que hay que atar de la serie, cerrando las tramas recurrentes a lo largo de la serie, y las relaciones entre personajes, de manera reflexiva y tranquila, evocando nostalgia, tranquilidad y una sensación de paz y conclusión. Muy buena historia y conclusión para la serie. Serie que a lo largo de media década (aunque aquí haya sido más bien una entera) ha sido una buena resurrección de los viejos pulps e historias de aventuras, pero modernizadas y mezcladas con algo de superhéroes, que siempre ha sido divertida, y a veces hasta genial, y probablemente quedará como algo memorable, aunque menor en comparación con sus hermanas. Recomendado (8)

Union Jack: Que realmente recopila dos miniseries que se publicaron con 10 años de diferencia, muy diferentes entre sí. Aparte de distintos equipos creativos (la primera está escrita por Ben Raab, y fue la primera muestra de que no era malo del todo, la segunda es de Christos Gage, lo cual suele ser buena señal) cada una va de un aspecto completamente distinto del personaje. La primera, que salió hace exactamente 10 años, va del aspecto histórico de Union Jack, lo cual significa sus antecesores, la familia Falsworth, y sobre todo, vampiros. Eso podría ser aburrido y terreno manido, pero Raab sabe darle un nuevo giro a todo el drama familiar de superhéroes bastante apropiado, y tiene un par de buenas ideas para los legados del personaje, y para los villanos. Lo que queda es una historia en plan aventura pulp, con drama añadido, y ambas partes hechas de manera más que competente. Lo más destacable, de todas maneras, es el dibujo de John Cassaday, antes de hacerse famoso con Planetary, que también coescribe. No es tan bueno ni adaptable como es ahora, pero ya era bastante bueno.

La miniserie reciente, por su parte, se desembaraza de toda la parte vampírica, porque, admitamoslo, es una curiosidad histórica que se le pegó al personaje como característica principal y se acabó convirtiendo en una lacra en vez de un aspecto más. Al fin y al cabo, la idea de Union Jack es que es el héroe aventurero de Gran Bretaña, no un cazavampiros. Así que en ese aspecto se basa la mini, en ese y en el que la encarnación actual es específicamente el héroe del pueblo (lease, la clase obrera) y no sólo de los ricos y poderosos, que es un tema mucho más tipicamente británico que los puñeteros vampiros. De hecho, toda la mini está nadando en britanidad, lo que es de agradecer, sobre todo viniendo de un guionista americano. La idea de la mini, de todas maneras, es una versión superheroica y británica de 24. La cosa es que, a diferencia de muchos otros cerca de él, Gage sabe hacer bien este tipo de acción. Por supuesto, en el Universo Marvel, en vez de terroristas normales, lo que da miedo son supervillanos actuando como terroristas, en vez de armas de destrucción masiva son super-armas, y cosas así. Y el enfoque de los villanos es el perfecto: No son lacayos genéricos para ser golpeados como hacen muchos en Marvel, cada uno tiene su personalidad y su manera de operar, y hay que usar diferentes métodos para derrotarles. Lo mejor es que la mayoría son personajes olvidados y hasta cutre, pero Gage sabe como renovarlos: No haciendoles tener masacres gratuitas, ni dandoles pistolas o cambiandoles lo que eran antes por algo más molón. Lo que hace es ir al concepto central y ver lo que se puede aprovechar. Así, los cutrísimos Malabares Mortales demuestran ser pelígrosos simplemente tomandose en serio sus habilidades (al fin y al cabo, son más o menos las mismas que Bullseye, y él es peligroso) y hasta se recicla al merecidamente olvidado Fasaud (un villano bastante vergonzoso de un número de 4F de hace 20 años) simplemente teniendo en cuenta que un empresario árabe despiadado con poderes electromagnéticos sería muy peligroso y apropiado si le quitas las partes más ridículas de su primera aparición. Lo mismo pasa con los héroes, por ejemplo, presentando a un nuevo Caballero Árabe, que es básicamente Sayid Arrah (de Perdidos) con el equipo del original y pintas menos vergonzosas, y queda muy bien. Con todo eso, básicamente se monta una historia de acción, con todo lo chulo de los superhéroes y de 24, el heroismo insospechado, la acción a lo bestia, los planes y contraplanes, revelaciones malvadas y sacrificios heroicos. No es perfecto, alguna de las cosas chirría un poco, sobre todo la interacción entre el Caballero y Sabra, que es un tópico que se vuelve irritante muy pronto, pero en general está muy bien, y de lo mejor en ese estilo que han hecho en Marvel últimamente. El dibujo es de Mike Perkins, que ya hizo una historia de acción en Londres en Capitán America hace poco, y le sale muy bien. Recomendado (8)

Wildstorm: Revelations: Que no se ha traducido por… ya sabes. Como el nombre apocalíptico indica (aunque como suele pasar, no es del todo correcto… Apocalipsis es Revelación, en singular) esto es la segunda parte de la trilogía que relanza el universo Wildstorm, en plan bestia. Hay diferencias claras con la primera, Armageddon, para peor. La primera es que ya no escribe Gage, sólo da ideas, que se encarga de plasmar Scott Beatty, que no es malo, pero no es lo mismo. Y luego, que de apocalípsis tiene poco, no aparece hasta el epílogo, y de aquella manera. La sensación de que se va a acabar el mundo inminentemente y que las cosas están muy mal que tenía Armageddon, está ausente. No hay sensación de agobio, de armageddon inminente, de que lo que pase sea importante, lo que es mortal para algo cuyo objetivo se supone que es eso. Lo que es, es una historia de tres mujeres salidas de varias series de Wildstorm (que encarnan bastante bien la trinidad clásica de doncella/madre/anciana, aunque tengas que poner a Savant como anciana, cuando es más joven que Nemesis) visitando distintos lugares, con la excusa de buscar pistas sobre el futuro que se avecina. El resultado es un tour por el universo Wildstorm y sus lugares y personajes emblemáticos, para verlos por última vez antes de que todo cambie. La verdad es que Beatty y Gage no parecen tener mucho que decir sobre los lugares que se visitan (aparte de que algunos son viejos conceptos que tampoco dan mucho de sí), pero a su favor, la interacción entre las tres protagonistas (incluida la normalmente inaguantable Nemesis) es bastante divertida, y como van toreando a los distintos personajes e infiltrandose o escapando, cada vez de una manera distinta, también lo es. Casi tanto como para compensar los otros problemas de la historia. El dibujo de Wes Craig tiene algunos problemas, pero al menos cuenta la historia más o menos bien. Oh, y el tomo también lleva la primera aparición y origen de la nueva Backlash… pero por alguna incomprensible razón, va al final del tomo, en vez de presentar a la protagonista antes de la historia principal. Hay que estar tonto. Pero bueno, es de los mismos, y dibuja Ivan Reis. Como parte de un gran evento no da la talla, pero como historia sobre el universo Wildstorm para viejos fans o gente que quiera reengancharse, no está mal. Que ese público exista, ya es otra cuestión. Recomendado (7)

X-Men: Primera Clase Nº2: Con el principio de la serie regular, que ya ha sido cancelada. Eso es lo que pasa por llevar retraso. Esta es una serie con un enfoque muy peculiar (se podría decir que equivocado) porque cae bastante entre dos terrenos. Es un vistazo a la encarnación original de la Patrulla-X, con caracterización e interacción entre personajes moderna (a diferencia de la inexistente o hecha con molde de los comics originales) pero que transcurre decididamente en algo como la Edad de Plata, con el tipo de situaciones que quedarían algo ridículas en comics modernos, con villanos y bichos apareciendo de repente cerca de los protagonistas, sin mucha explicación que estar ahí para tener una aventura. Ahí se nota que es una serie orientada sobre todo para un público bastante joven, pero volviendo a lo de no ser ni chicha ni limona, pese a estar enfocado así, no la ponen bajo la bandera de Aventuras Marvel que abarca el resto de series de ese estilo. Lo más frustrante es que se supone que eso es para que la serie sea canónica, pero aunque usa elementos de los comics originales (algunos como guiños a los lectores veteranos, como Bernard el Poeta) tiene demasiadas cosas que hacen la continuidad irreconciliable. Supongo que todo esto ha contribuido a su cancelación. (Aunque haya dado para dos spin-offs, a cada cual más absurdo) Primero tenemos un especial con tres historias, las tres curiosas e incluso un poco raras, que sobre todo, van de darle espacio a sus dibujantes de lujo (Nowlan, Smith y la increible imitación de Allred de Dragotta) para hacer el tipo de cosas que se les dan bien. Divertidas. Después viene la serie propiamente dicha, que tiene el mismo tipo de historias que el anterior tomo: Principalmente chorras y olvidables, pero con algo de gracia en los personajes y su interacción, sobre todo el número que va de Hank y Bobby yendose de viaje. Por otro lado, el número con Hulk es una de las versiones más aburridas de “héroes se enfrentan al Hulk tonto” que se pueden hacer. El dibujo de Roger Cruz es apropiado para el tipo de historia, aunque podría mejorar, y el número dibujado por la debutante Julia Bax es mejor. Por último, hay una serie de tiras cómicas un tanto chorras, y una historia corta sobre la Bruja Escarlata un tanto insultante para el personaje (ya sabes, el estereotipo de que todos los no americanos son paletos, hecho mucho peor que en los 60, que ya es decir), ambas con dibujo bonito de Coleen Cover (una autora independiente conocida tanto por sus comics para niños como por sus comics porno… no, yo tampoco lo entiendo) Para lectores jóvenes o que quieran algo simple, Marvel debería darle a Parker más oportunidades de hacer cosas como Agentes de Atlas en vez de esto. Neutral (6)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene toca Expocomic, es decir, novedades de Planeta. Si tengo suerte, habrá muchas reediciones y ediciones de material antiguo, y tendré que escribir poco. Si teneis suerte, publicarán material reciente del bueno que aún no han publicado. Si nadie tiene suerte, publicarán los tomos de Cuenta Atrás que tienen atrasados. Sea como sea, nos vemos.

Anuncios

No hay nada como hablar de política para que la gente comente. Para compensar, esta semana, algo completamente irrelevante: Vi un poco de, brrr, Plutón BRB Nero, y era lo que se podía esperar: Una astracanada, patética y sin gracia. Si quieres ver una serie de ciencia-ficción en plan parodia afeccionada cutre, pero muy graciosa e inteligente, harías bien en buscar las varias temporadas de Enano Rojo. Los británicos si que saben.

[¡El horror, el horror!]

Hola a todos, bienvenidos a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, mejor dicho, estas dos semanas (siento el retraso, pero las circunstancias, ya se sabe… y me temo que puede seguir pasando), tocan series mensuales, principalmente las de Panini. Varias novedades en ello, aunque el tema en las no novedades es “números en los que no pasa prácticamente nada, porque en Marvel les encanta el relleno”. Mientras, en Planeta continuan llevando un desfase tremendo, y salen comics de noviembre, cuando faltan algunos de octubre. La profesionalidad, reluce. 16 comics de 24 páginas frente a 10 más grandes, la normalidad se está reestableciendo.

Desde la celebración del aniversario, he recibido bastantes más comentarios que lo habitual, os lo agradezco a todos. (También agradezco a Alberto que pusiera un enlace en sus reseñas en la Zona Negativa a estas, devolvedle el favor visitandolas, puede que no informe tanto, pero escribe mejor que yo) Algunas ideas para el aspecto de la página, que quizá ponga en práctica proximamente. Eso si, tened paciencia si tardo en responder a todo, ando muy mal de tiempo. Que no os impida escribir, de todas maneras, todo se lee y será contestado.

Otra cosa que me quitará tiempo es que, si nada raro lo impide, estaré en el próximo Expocomic en poco más de una semana. Así que si alguien quiere preguntarme algo, regalarme muestras gratis de sus obras, invitarme a tomar algo, vengarse de ofensas reales o imaginadas, o simplemente conocerme y decir hola, ya sabe como ponerse en contacto.

Cambiando de tema a algo que no soy yo mismo, después del interesante argumento original de WWH, Tom Brevoort ha puesto en su blog el de Guerra Civil. Algunas cosas son peores que el resultado final, algunas (muchas) son mejores. Pero lo que queda claro por como está escrito, es que se entiende porque Millar está encajando tan bien en Hollywood: Tiene la misma mentalidad que la gente de los grandes estudios: Él mismo admite que se dirige a un mínimo común denominador, que intenta hacer las cosas lo menos complejas y más tontas posibles para que los lectores no tengan que esforzarse en pensar, y en general, escribe únicamente para ser molón. Lo cual no es ninguna sorpresa, pero es curioso ver como queda tan claro en sus propias palabras.

No hay novedades americanas esta semana (es decir, vinieron, pero ninguna interesante para comentar), así que pasamos ya al meollo del asunto:

Asombroso Spiderman Nº25: Quinto mes de la nueva etapa, y como cada guionista ya ha tenido su saga de 3 números para demostrar un estándar, ahora toca ir mezclando. Esta vez un número suelto y dos números de una saga de tres, así que los tomos empiezan a no tener historias enteras, lo que era inevitable. El número suelto es el retorno de Bob Gale para terminar su historia de Freak. Y es como el resto de aquella historia, una historia de acción competente, con un villano que cumple y poco más, diálogo y caracterización divertida de Spidey, algún subargumento interesante y una solución medianamente original. Sólo que esta vez no dibuja Jimenez, sino que entra en la rotación (o como invitado, no está muy clara la diferencia aún) Barry Kitson, que no es tan bueno, pero cumple perfectamente. La otra historia tiene otra vez al guionista principal, Dan Slott, y se nota que tiene más energía que las demás. Presenta dos nuevas villanas, que son dos ideas originales, muy diferentes del resto de villanos pero apropiadas, relevantes al mundo de hoy sin ser un reciclado de ideas anteriores o terriblemente obvias. Una simplemente es muy divertida, y la interacción con Spiderman es genial. La otra es parte de la historia central de la saga, que enlaza con el resto de ideas de la saga: Una nueva extrapolación moderna para el trabajo clásico de Peter ahora que el Bugle se ha reconvertido en algo “moderno”, que además, enlaza de más de una manera con otros de los subargumentos que están desarrollando de fondo en la serie. En típico estilo Slott, un montón de elementos acaban interconectandose de manera inesperada muy bien montada, y sorprende. Eso da para acción original, divertida y algo espeluznante contra la villana, situaciones personales difíciles para Peter, y algunas pistas y avances intrigantes para los subargumentos. Algunas cosas como la moraleja y algo de la caracterización son algo obvias, pero en general está bien. Y la última página es, claramente, una tocada de narices de Slott a los fans, para darles que hablar (o que gritar, en algunos casos) y que se calienten la cabeza con las posibles interpretaciones. Je. La otra cosa genial de esta saga es el dibujo de Marcos Martín, que ya demostró en la reciente mini del Dr Extraño que es un digno sucesor de Ditko, que no sólo dibuja de manera bonita, expresiva y energética, hace unas composiciones maravillosas. Pese a los problemas de la etapa, cosas como estas hacen que se pueda apreciar como lo que venden. Recomendado (8)

Capitán America Nº37: El Capitán America contra la Escuadra Serpiente. Desgraciadamente, es la aburrídisima y patética versión original (bueno, una actualización, pero dado que Brubaker ni se molesta en darles personalidad, historia o nada que les saque de cifras reemplazables, da lo mismo quienes sean) en vez de la superior y original versión de Gruenwald. Lo cual se aplica a casi todo en esta etapa, ya puestos. Lo único que Brubaker usa bien de Gruenwald es a Calavera, y la parte que redime el número es un combate entre Capi Cyborg y él, que no está mal, dentro de lo que cabe, y sirve para un poco más que perder tiempo. También hay una conclusión moderadamente buena a los temas del número anterior, y algo de interacción humana para Bucky. Por último, una revelación final que por desgracia, tiene toda la pinta de ser Brubaker jugando con los lectores. El dibujo de relleno de De la Torre es tan bueno como Epting, lo cual es sorprendente teniendo en cuenta que en Iron Man es peor. Un comic aceptable, pero que tenga la fama que tiene continua siendo ridículo. Neutral (6)

Cuatro Fantásticos Nº11: La serie pasa a 24 páginas, pero eso obviamente no es lo más llamativo este mes. Eso sería el debut del equipo creativo de Ultimates en la serie, que uno esperaría que merece más un relanzamiento de cero que el último, pero mira. Pese a lo bien que vendió y el follón que montó Ultimates, ésta no han logrado ni meterla en el Top20 ni que hablen mucho de ella. Aquí si que parece estar vendiendo bien, si sirve de algo. Pero aquí estamos para hablar de la calidad. Y… es un choque de estilos, debido a la extraña relación amor-desprecio de Millar por el material original. Por un lado, Millar obviamente aprecia los comics clásicos y su sensación de asombro y creatividad maravillosa, y algo de eso sabe hacer. Por otro lado, está su maldito cinismo donde se lo toma a cachondeo (porque eso no sería “guay”) y se niega a hacer nada que no sea superficial y dedicado exclusivamente a lo moderno y radical y molón que es. Así que el resultado es algo que por un lado no trata de reinventar la rueda, pero por otro lado le da una nueva cara en plan Millar. Es muy similar al comienzo de la etapa Waid, pero reemplazando la humanidad profunda que tenía aquella por superficialidad que se cree muy guay. Como aquella vez, Johnny ha revertido a ser un malcriado, pero esta vez es en plan Millar, así que es un veinteañero mocoso descerebrado completamente repelente e inaguantable, más una parodia (intencionada o no, quien sabe) que un personaje. Ben, por su parte, está más animado que de costumbre, lo cual sería de agradecer si no fuera porque ahora tiene la personalidad de un personaje Millar, y en vez de ser entrañable se dedica a hacer dobles sentidos sexuales. Muy molón, Millar. Sue, por su parte, vuelve a tomar la iniciativa, lo que también está bien, con una idea que no está mal, aunque en algunas cosas suena más como algo salido de la primera mitad del siglo XX que del XXI. Además, como es habitual entre los guionistas mimados, se pasa por el forro todo lo que está pasando en la serie de Hulka. Porque Peter David sigue trabajando para la gente que permite que le hagan eso continuamente, no se comprende. Por último, el argumento de Reed parece ser el principal de esta primera historia, con el regreso de un personaje presentado hace unos años (originalmente Millar iba a usar un personaje nuevo, hasta que vio que Claremont ya había creado un personaje así, y sabiamente decidió usarlo, aunque siendo como es, le ha cambiado la personalidad un poco, y no para mejor) que viene con una idea de ciencia-ficción prometedora, y una interacción que no está mal, aunque tenga algunos problemas de caracterización, como no. El número, en total, es presentar esas cuatro direcciones para cada personaje, más una escena inicial de aventura para presentar el tono de la serie, que hace el trabajo bastante bien. Esa escena, y la presentación del final, es donde Hitch se desmelena y demuestra el espectáculo del que es capaz, ya que el resto son escenas de gente hablando, que aunque las hace bonitas, no son lo que el público ha venido a ver. Pero bueno, el dibujo es muy bonito, y el comic tiene ideas interesantes, pero a cambio tiene la típica actitud repelente de Millar, sus chorradas (como el hecho de que se empeñe en todo momento en venderte lo mucho que molan sus ideas en vez de dejar que hablen por si mismas, como cuando tiene a un personaje diciendonos lo desternillante que es una de las ideas, cuando a) no, no lo es y b) de hecho, es algo monumentalmente estúpido y el tipo de cosas que siempre salen más y un genio como Reed debería darse cuenta) y su falta total de humanidad y profundidad a cambio de superficialidad. Tu verás si eso es lo que quieres. Recomendado (7)

Daredevil Nº33: Matt repasa y asume todo lo que le ha pasado en números anteriores y… nada más, realmente. Como aquel que dice, no pasa nada en todo el número, no se presentan ideas, no avanza ninguna historia. Y tampoco aprendemos nada nuevo sobre los personajes, ni cambian ni nada. Es todo mucha atmósfera deprimente, y aunque está bien pararse a reflexionar y dar ambiente, esto es pasarse. El dibujo está bien, lo curioso es que con tanta oscuridad, prácticamente ni se nota que este mes dibuja Azaceta, que pega más aquí que en Capitán Marvel, aunque sigue siendo algo chapuza. Neutral (6)

Hulk Nº2: Principalmente, una larga escena de acción demostrando lo bruto que es el Hulk rojo. Nada particularmente bien hecho, pero tampoco nada estúpido, y por tanto, mejor que lo que suele hacer Loeb. Básicamente inofensivo. La revelación final es una vuelta de tuerca que ya se ha visto, pero no sería tan malo si no fuera por el nombre tan tonto que tiene el nuevo personaje. El dibujo de McGuiness está bien, aunque a veces es demasiado exagerado. Neutral (5)

Hulk: Futuro Imperfecto: Prácticamente todo personaje famoso tiene al menos una historia autoconclusiva, que puedes darle leer a cualquiera y puede entenderla y disfrutarla, y resume perfectamente los temas del personaje. Obviamente, se convierte en una de las historias más míticas, por excelencia, del personaje. Esta es la de Hulk. Hulk siempre ha ido de Banner enfrentandose a si mismo, a su lado oscuro, y esto le da un giro de tuerca terrorífico. Si, transcurre en un trillado futuro post-apocalíptico, con sus cosas tipo Mad Max, pero David hace que no importe, centrando la historia en el conflicto personal, externo e interno, entre Hulk y el Maestro, que está muy, muy bien hecho. Y por supuesto, el dibujo de George Perez es delicioso, y repleto de pequeños guiños, como la famosa sala de trofeos de Rick Jones. No hay mucho más que decir, entre otras cosas porque ya es la tercera vez que se edita aquí (la última hace 5 años en el coleccionable), pero es una de las mejores historias del personaje, y también de las mejores de Peter David en este estilo. Una pena que la reproducción de este tomo no sea tan buena como la original, ya podían esforzarse más en Panini. (Oh, y echadle un vistazo al artículo introductorio, hecho por mi colega Alberto Moran. Incluso termina mencionando una cosa a la que llamé la atención hace unas semanas) Muy Recomendado (10)

Iron Man Nº10: Iron Man vs Mandarín, parte 1. Básicamente, a base de lanzarse rayos. Los Knauf tienen un don, pues después de varios números aburridos de gente hablando, ahora llega la parte que debería ser emocionante… pero acaba siendo casi igual de aburrida. No le dan emoción, ni originalidad en la ejecución, ni personalidad al enfrentamiento. Pasa y poco más. Dibujo normalito de De La Torre que tampoco vende el combate. Neutral (5)

Jovenes Vengadores Presenta Nº2: Este mes le toca a Hulkling, al que realmente le deberían cambiar el nombre, porque es un nombre estúpido, y no sólo porque el personaje no tenga nada que ver con Hulk. Capitán Marvel Junior sería hasta mejor. La idea aquí es aprovechar la resurrección arbitraria del Capitán Marvel durante Guerra Civil, escrita por el mismo pringado al que le ha tocado escribir su miniserie, Brian Reed. Mar-Vell ha reaparecido y se ha encontrado con la improbable situación de que mientras estaba muerto le han salido no uno, ni dos, sino tres hijos postumos. La miniserie pasa de todo esto pese a que sería obvio tratarlo, así que al menos va a visitar a uno de ellos en este número. La cosa es que una vez sabes esta idea central (padre e hijo que no se conocían se encuentran y ninguno de los dos sabe reaccionar bien), ya sabes todo lo que tiene que ofrecer el número. Realmente no nos dice nada más de Teddy, y aunque supuestamente es algo importante para el personaje, no parece nada que le afecte, ni tiene impacto emocional por mucho melodrama que le den a la narración. Más bien cumple los pasos obvios, y ya, que es lo que podías esperar de Reed. La última página, eso si, da una pista de que al menos han decidido que hacer con el Capitán Marvel, y suena bien. El dibujo de Harvey Tolibao, que hizo el anual de Iron Man hace unos meses es mediocre, feo y con mala anatomía. Esta miniserie realmente es aleatoria. No Recomendado (4)

Juez Dredd: Archivos Completos Nº2.2: Dos historias clásicas, esta vez. Primero termina la historia de la Tierra Maldita que empezaba en el tomo anterior, con Dredd siendo muy burro y sobreviviendo en un desierto nuclear lleno de cosas y gente rara. La otra es “El Día que la Ley Murió”, que es lo que pasa cuando Dredd vuelve finalmente a Mega-City 1. Es la primera de varias historias con Dredd no como el poder establecido, sino como el rebelde contra el sistema corrupto, lo cual le hace un protagonista más simpático que de costumbre, aunque la situación también de para algo de comentario político. Es Dredd clásico, ya deberías saber como va, acción, gente muy bruta, y futurismo oscuro con humor macabro. Bien para lo que es y la época. Con toda una flota de dibujantes memorables, desde Bollando a Gibbons, pasando por McCarrthy. Recomendado (7)

Lobezno Nº35: Volvemos a la serie de verdad, y toman la buena decisión de asignarle esta saga a Jason Aaron, que hizo un número bastante bueno hace unos meses. La idea es hacer una saga que enlace con lo de “La División Hace la Fuerza”, es decir, las consecuencias de Complejo de Mesías. Siguiendo con la nueva dirección de la Patrulla-X de mandar a hombres-x en misiones de moralidad dudosa, la historia va de Lobezno enviado a buscar a Mística y acabar con su amenaza de una vez por todas. Dejando aparte que eso no encaja del todo con lo último que le pasó al personaje en el crossover (pero tampoco se puede esperar mucho de esta gente), esto es eminentemente sensato desde el punto de vista de los personajes, y además sirve para poner a Lobezno en el tipo de historias que le van bien, además de jugar con el pasado común de ambos personajes. Esto último se ve en una serie de flashbacks, que no aportan mucho y añaden más follón al complicado pasado de Logan. Pero la parte del presente si funciona bien, siendo una buena historia de espionaje, de acción e intriga, usando bien a ambos adversarios peligrosos. (Y parece que iban en serio con lo de rebajar los poderes a un nivel sensato, aquí ya no parece ser invencible) Como en la fenecida serie de Mística (y si te gusta esto, deberías buscar números atrasados de esa), a los recursos habituales de este tipo de historias, se añade la gracia de que Mística puede ser, literalmente, cualquier personaje en una escena, y eso lleva a un juego con el lector de adivinar donde está Mística, y del guionista jugando con el lector, que Aaron hace bien. El dibujo de Ron Garney recupera parte de la calidad que había perdido en sus últimos trabajos, y está bien. Un raro ejemplo de hacer algo bien con el personaje. Recomendado (8)

Nuevos Vengadores Nº35: Como el dibujo de Michael Gaydos indica, es un número dedicado a Jessica Jones y su relación con Cage. Pobre Gaydos, en Marvel prácticamente no le usan para otra cosa que para rememorar los tiempos de Alias. Una pena, porque sigue haciendo bien comics de gente hablando a oscuras (lo cual describe un tercio de la producción de Marvel). De nuevo, como otros comics de esta semana, es una sola idea, que sería un subargumento decente dentro de una historia mayor, estirado a un número entero. (Hay un subargumento de un par de páginas, pero es tan fascinante como ver como se seca la pintura) Las reacciones están mejor hechas que de costumbre para Bendis, probablemente porque principalmente escribe a los pocos personajes que le importan (o entiende, vete a saber) un poco, y está bien ver a los Vengadores fascistas actuando razonablemente por una vez. Y la idea de la Invasión Secreta funciona bien aquí, porque dependiendo de quien sea un skrull, las decisiones de los personajes pueden cobrar interpretaciones alternativas. Pero es muy poca cosa, y tampoco está tan bien hecho para justificarlo. Neutral (6)

Patrulla-X Nº35: Con X-Men transformada en algo completamente distinto, y Astonishing en pausa, esta serie, como debe ser, pasa a convertirse en la serie principal y la que marca la dirección para las demás. Eso convierte a Brubaker en el jefe de la línea (aparte de los posibles editores/titiriteros) lo cual no es exactamente prometedor dado el último par de años. Y la nueva dirección resulta… no tener ninguna dirección, y hacer tiempo hasta la verdadera nueva dirección en el nº500. Eso funciona bien para esta serie, que se dedica a usar el tiempo para ver las consecuencias de Complejo de Mesías, pero queda un poco tomadura de pelo teniendo en cuenta que la “nueva dirección” prometida por los ubicuos carteles de “La División Hace la Fuerza” no existe. Pero bueno, aquí funciona bien, con los personajes (esta vez todos los importantes bajo un mismo techo, en vez de con divisiones arbitrarias entre series… aunque de momento sólo vemos al equipo de AXM, menos Bestia más Angel y Rondador) reaccionando de manera coherente y en su momento a los cambios, que es algo que se echaba de menos en todas las remodelaciones anteriores, y un paso en la dirección correcta. La parte central del número está dedicada a Scott y Emma, y trata de explicar un poco la aparentemente ridícula decisión unilateral que se tomó al final del crossover. Sigue siendo un final tonto, y tiene sus problemas (¿Nadie le dijo nada a Ciclope? ¿Ni siquiera Emma?) pero aquí se empieza a ver que tiene un porqué, en una escena que está bastante bien. Brubaker logra un buen equilibrio entre el Scott cerrado de toda la vida y su nueva actitud más dura y proactiva, de manera que la nueva actitud quede consistente con su caracterización anterior. Igualmente, logra tenerle a Emma y a él relajandose y pasandoselo bien sin que quede una pérdida de tiempo ni demasiado empalagoso. Para compensar, la dosis de miseria viene de la mano de Coloso, que por fin reacciona a la desaparición de Kitty. Más vale tarde que nunca, supongo, y no es que sea culpa de esta serie, tuvieron que esperar a que terminara AXM (y al final se rindieron y chafaron el final en EEUU, y que se joda Whedon por no molestarse en escribir el final a tiempo). Eso sirve para enseñarnos la vieja interacción entre amigos del equipo clásico, que también se echaba de menos, y queda bien. Por último, hay un cliffhanger donde aparece la que será la aventura de próximos números, que parece no tener que ver con nada, pero parece curiosa si no otra cosa. El dibujo de Mike Choi es superficialmente atractivo, aunque en cuanto más te fijas, más artificioso queda, y tiene sus problemas de anatomía disfrazados. Es difícil saber a donde va todo esto, pero de momento, como respiro, está bien, y es una buena señal. Recomendado (7)

Poderosos Vengadores Nº10: Iron Man, Doctor Muerte y Vigía viajan al pasado. Realmente, es un viaje en el tiempo, porque es la clase de historia que hacían hace 30 años, pero con menos gracia si cabe, y más estirada: No sirve para nada, no nos dice nada del presente ni el pasado ni su contraste, no hay acción divertida, no hay emoción, no hay nada. Sólo personajes visitando el pasado para que veamos personajes con trajes viejos, hasta que se les ocurre la solución obvia para volver. El referirse a la historia clásica donde Iron Man y Muerte se quedaban atrapados en el pasado sólo atrae comparaciones odiosas, ya que aquella, hace 25 años, tenía más caracterización, ideas y emoción en 3 páginas cualquiera que esta en todo el número. Lo único que tiene es el dibujo de Bagley, que aparte de estar bien de por si, hace el efecto curioso de parecer un comic retro en las escenas del pasado. Eso es un recurso para acompañar algo, que no sirve de nada si no hay nada a lo que acompañar y dar efecto. Es como tener a una gran orquesta de acompañamiento de un sordo tarareando. Tedioso, inútil e inexplicable. Evitar a toda costa (2)

Punisher: Diario de Guerra Nº14: Esta siempre ha sido una serie de humor burdo. Así que el cambio de tono que acompaña el cambio de estilo de dibujo al de Chaykin (muy oscuro y poco definido) le pega como una patada a la serie, y más si el número se basa en una referencia a números anteriores. En un número anterior bastante estúpido, el Castigador volaba a varios villanos de tercera, incluido al Gibón. Eso, primero, demuestra una vez más que Fraction no tiene ni puñetera idea de los personajes a los que escribe, porque el Gibón nunca ha sido un supervillano, o al menos no ha hecho ningún crimen como para merecerse eso, pero por lo visto Fraction pertenece a la gente guay que considera a todos los personajes menos a sus favoritos intercambiables, o no se puede molestar en investigar sobre ello. (O eso, o no tiene ni idea del Castigador y cree que va matando a inocentes si están en el sitio adecuado, pero apunta más a lo primero) Segundo, este es un número narrado en plan género negro sobre el puñetero Gibón, un villano ridículo de chiste. Que es relanzado en plan oscuro y atormentado, hay que jorobarse. Sin rastro de comedia o ironía, siendo precisamente el tipo de comic oscuro y serio al que esta serie proporcionaba la alternativa, el soplo de aire fresco, y casi la parodia. Como historia de género negro sobre un personaje en los márgenes del mundo criminal del Castigador… es más o menos aceptable, si ignoras los elementos fantásticos chocantes que no pegan. Pero es una decepción en esta serie, y una muestra más de que Chaykin estropea lo que toca. Que por cierto, su dibujo es peor que nunca, aún más feo, lleno de rayas y a medio terminar que nunca. No Recomendado (4)

Robin Nº6: Termina la etapa Beechen, y es más de lo mismo. Sobre todo, se termina la historia de Dodger y el grupo de villanos con los que se ha asociado. La historia de Dodger empezó de manera prometedora, como un aspirante a sidekick irritante a otro sidekick, pero ha terminado degenerando en una historia de venganza bastante trillada. Al menos Beechen ha mantenido la idea de que es un crio que no sabe donde se mete, sea aspirante a héroe o villano. El resto de villanos (incluidos los que ya aparecieron en la etapa de Willingham) no dan para mucho, aunque al menos se pone esfuerzo en el principal. La aparición de invitados en el último capítulo está bien hecha, igual que el plan de Robin. La parte de historia personal de Tim tiene una cosa buena, pero termina igual de olvidable que en el resto de una etapa. Y la verdad, así es como será recordada, o más probablemente, sólo por haber jodido a Batgirl. El dibujo de Williams está bien dentro de su estilo. Para rellenar el número, viene la historia principal del anual de este año. Está escrito por Keith Champagne, lo cual indica que va a ser una historia de relleno flojita. Coincide con Halloween (un poco tarde aquí, pero casi) y tiene a Robin investigando un caso relacionado. No es malo, pero nada que no se haya hecho muchas veces con Batman y similares, sin nada de gracia. El dibujo de Derec Donovan (antiguamente Aucoin) está bien. Neutral (6)

Superman Nº18: Final de Superman y la Legión de Superheroes, y se puede decir que Johns ha logrado con la Legión clásica lo que Renacimiento hizo para Linterna Verde. No sólo ha rescatado al grupo y su entorno, los ha restaurado a una encarnación clásica, pero con ideas nuevas para que no sea todo nostalgia, y bien presentados para lectores nuevos. En este número, le toca relanzar a la Legión de Héroes Sustitutos. Lo cual parecería pasarse, porque aún hay muchos Legionarios de verdad que no han recibido mucha presentación o ninguna. Pero la presentación de los Subs no es sólo muy buena, es temáticamente muy apropiada, e ilustra la idea central de la saga y del grupo, en el contraste entre lo que hicieron los Subs al ser rechazados por la Legión, y lo que hizó la Liga de la Justicia de la Tierra. Igualmente, la comparación entre la motivación de Polar y la de Superman cuando estaba creciendo, que va todo a alimentar el concepto central de la Legión, y hacerlo muy empatizable, y además, justificar y explicar la mucha importancia y necesidad, no ya de Superman para la Legión, sino de la Legión para Superman. Total, que la versión de los Sustitutos es genial, porque Johns no cae en ninguna de las dos trampas al revivir gente así: Ni son patéticos y de chiste (como en encarnaciones clásicas) ni se han transformado mágicamente en supercompetentes. Siguen siendo una panda un poco cutre, pero se esfuerzan en sacarle el máximo partido a lo que tienen, y lo hacen bastante bien. Pero son de todo menos convencionales, y sus defectos y curiosidades son desternillantes. (Eso se extiende hasta los útiles textos de presentación, que aquí tienen sentido del humor. El de Clorofila dice “Puede controlar el crecimiento de las plantas, y dice que se comunica con ellas, cosa que realmente no puede hacer”) Johns hasta recupera a un personaje de una sola página de hace décadas para conectarlo con sus historias de Linterna Verde, y queda muy bien. Mucha buena caracterización y momentos aquí para este grupito y para los villanos (de hecho, más que para la mayoría de Legionarios, hasta explican que ha sido de los Subs que no están, cosa que no han hecho con los legionarios ausentes, supongo que porque Johns se guarda todo eso para su siguiente historia). Todo acaba en una gran pelea final con Terráqueo, muy emocionante e inspiradora, con grandes momentos para muchos personajes. Y la última página indica que otro elemento más pre-Crisis ha vuelto a la continuidad, pero de una manera más aceptable (y probablemente más admisible legalmente). El dibujo de Frank es mejor en este capítulo, aun tiene exceso de rayas en alguna parte, y las chicas aún repelen un poco, pero tiene buenas escenas. Y como extra, si te han gustado los avances del futuro que ha puesto Johns en sus otras series, como el anuncio de la Noche Mas Oscura en GL, aquí viene otro, que iguala o supera ese, demuestra lo muy a largo plazo que prepara las cosas (ya se hicieron referencias en la Saga del Relámpago) y promete ser un sueño hecho realidad para ambos autores y para muchos fans. Excelente en lo que es, y lo que promete. Muy Recomendado (10)

Superman/Batman Nº14: En serio, ¿a que demonios venía esta saga? Supongo que para arreglar un percibido desarreglo con Darkseid y hacer algo con una Nueva Diosa antes de que la estupidez editorial se los cargue a todos, pero que tiene que ver eso con Superman o Batman es difícil de explicar. Toda la historia de Batman y Bekka es inutil, porque aparte de saber que no va a ir a ninguna parte, si no hay elementos sobrenaturales, no tiene ninguna credibilidad, y si los tiene, no tiene sentido que Batman no se de cuenta. La “relación” resultante queda completamente falsa y traida de los pelos, y no importa lo más mínimo excepto ser irritante, lo que es una pena, porque mal escrita no está. La parte de Superman… oh, Dios, es aún peor. Tiene a Darkseid y a Desaad actuando como villanos de dibujos animados para niños, con toda la estupidez y estereotipos resultantes. Eso es especialmente sangrante cuando se supone que estamos en una cuenta atrás a una gran saga con Darkseid como villano, pero esto hace todo lo contrario que aumentar su peligro. Lo cual es aún más estúpido, teniendo en cuenta que la zarpa de Cuenta Atrás afecta a la última página. El dibujo de Nguyen es lo único bueno de todo esto. Alan Burnett es mejor que esto, pero sea por los motivos que sea, aquí se ha lucido. Evitar a toda costa (2)

Thor Nº8: La parte de Thor y Odín llega a su conclusión obvia tras darle muchas vueltas. Está bien hecho, con una relación tan creible como nunca entre los dos protas, y un final apropiadamente épico… pero hace bastante redundante el número anterior, ya que todo pasa en este. Podría haberse hecho en la mitad de espacio. La otra parte también va lenta, y da vueltas antes de llegar a la revelación final, que también es un buen giro. Como siempre, sería una buena serie si llevara un ritmo mejor. El dibujo de Djurdjevic (el Sienkiewicz de los ’00) es decepcionante para lo que es el bombo que le han dado en Marvel, dandole la mitad de sus portadas. Parece una versión empeorada de Oliver Coipel, con los fallos que corrigió hace tiempo, y una versión bastante poco impresionante de Surtur. Recomendado (7)

Thunderbolts Nº9: Fin de la etapa Ellis. Todo se resuelve, algunas cosas de manera más sorprendente que otra, pero en general de modo efectivo, y con su parte de ingenio. La solución para librarse de los malos tiene mucha mala leche, y se explica un poco el destrozo con el Espadachín. El duelo de voluntades entre Osborn y Pájaro está muy bien, demostrando las agallas que han desarrollado ambos. La parte de Penitencia se ve perjudicada por tener que mantener el status quo, pero al menos ha hecho que tenga un poco más de sentido. Pero vamos, esa es la cosa: 12 números, y todo está virtualmente como al principio. Ellis no ha hecho nada con los personajes o con la serie, excepto explicar su nuevo status quo: Un status quo que ha sido transformar una serie que iba de personajes muy complejos y que iba evolucionando continuamente a unos personajes planos y a veces de chiste, una premisa que no tiene ningún sentido, y que no va de otra cosa que hacer humor negro y burradas de acción. Es decir, como el cambio de Vengadores de verdad a Nuevos Vengadores. Se ha perdido mucho, y han dado poco a cambio, aunque no sea un completo desastre. Pero como vende porque tiene a famosos, ¿a quien le importa todo lo que ha perdido? A ver que hacen los siguientes guionistas, y si les importa hacer algo o les dejan. Recomendado (7)

Ultimate Fantastic Four Nº27: Termina la presentación de la nueva versión del Fantasma Rojo y sus Supersimios. La historia de por si no es gran cosa, pero las ideas de Carey para versionar a los personajes tienen bastante gracia, y los personajes están lo suficientemente desarrollados como para llevar la historia. El dibujo de Brooks también está bien, sobre todo en los diseños de los rusos, aunque Dinamo y Titanio parecen Transformers. Y entonces llega el desastre completo. A Carey no se le ocurre otra cosa que volver a su puñetera versión de Thanos, es decir, Darskeid, y sus Nuevos Dioses. Y básicamente, repite lo mismo que la otra vez, que fue hace apenas un año. Muy poco inspirado, pero eso no es lo peor. Lo peor es el dibujo de Tyler Kirkham, si se le puede llamar dibujo, que es completamente incompetente en anatomía, perspectiva o cualquier tipo de detalle o presentación, como una versión muy mala de Silvestri, de la casa Top Cow. Es vomitivo, por debajo de nivel de publicación, y definitivamente de lo peor en las estanterías. Hunde completamente una historia que no tenía tampoco mucho a donde agarrarse, y hace un comic doloroso. No Recomendado (4)

Ultimate Iron Man II Nº2: La historia se resuelve, de manera tremendamente aburrida y sin ninguna imaginación, ni nada de lo que esperas en un comic de Iron Man. Más gravemente, no nos dice nada del origen de Iron Man, el personaje no sufre ninguna transformación, ni se pone en camino a ser lo que es luego, ni nada. Es simplemente una aventura de cuando era joven, que ni siquiera coincide con como ha sido presentado el personaje después. En serio, ¿a quien se le ocurrió aprobar esto? ¿O en general pedirle que escriba a un viejo senil? En cuanto el dibujo, Ferry no puede terminarlo, y por algun motivo cogen un dibujante cuyo estilo no puede ser más alejado, que es Leonardo Manco. Claro, que con el coloreado tan poderoso de esta serie, la diferencia se nota mucho menos de lo que podías pensar. No Recomendado (3)

Ultimate Spiderman Nº26: Como respiro después de todo el drama y acción de los últimos números, toca una de esas historias que tan bien se le dan a Bendis, simplemente de interacción entre adolescentes. Con algo de cuando la serie era team-up, pero mejor. La idea no es otra que hacer la versión Ultimate de Spiderman y sus Asombrosos Amigos, lo que suena tan absurdo que es impresionante en su audacía. Pero Bendis lo ha montado de manera que tiene hasta sentido y no es simplemente una referencia graciosa. La versión de Estrella de Fuego requiere una casualidad considerable, pero también la requería el personaje en la continuidad original. El resultado son dos números simplemente de un grupo de adolescentes interactuando, primero como gente normal, después como gente con superpoderes, pero en cualquier caso, muy creibles como chavales, de manera muy divertida y con emociones palpables pero sin caer en bobadas. Sin dramas baratos para tener melodrama, todo fluye naturalmente dado las personalidades, con reacciones muy razonables. La manera de presentar el origen y la reacción inmediata a unos nuevos poderes es de las versiones más creibles y agradables que han hecho del tema, y es una vez más, un testamento a lo destrozado que está el Universo Marvel normal que este tipo de historia tan básicas ya no se pueden hacer allí. El final promete que el resto de la historia será más superheroica, pero hasta aquí, es muy bueno en este otro estilo. Immonen captura la misma energía y gracia que solía tener Bagley en estas historias, aunque cueste un poco distinguir a dos de los protagonistas. Muy Recomendado (10)

World War Hulk El Dia Después: Control de Daños: Esta miniserie (publicada en grapa en vez de en tomo, algo aplaudible para el bolsillo) viene como consecuencia de dos cosas. Una es que pese a que la Guerra Mundial de Hulk era técnicamente el evento Marvel del año, realmente no estaba diseñada para afectar al Universo Marvel como los de otros años, así que inmediatamente tras la mini, todo tenía que estar como antes. La otra es que Dwayne McDuffie volvía a estar en posición de colaborar con Marvel. El primer trabajo profesional de McDuffie, a finales de los 80, precisamente fue la primera miniserie de Control de Daños, que tenía una premisa genial: Si los superhéroes siempre destrozan Nueva York en sus peleas, ¿cómo es que siempre está todo intacto? Ese era el cometido de Control de Daños, una empresa de gente normal que se dedica a arreglar los desaguisados que causan los superhéroes en tiempo record. La mini original era un soplo de aire fresco, conceptos y personajes nuevos, un sentido del humor muy agudo, muy buen uso de los entresijos del Universo Marvel vistos desde una nueva perspectiva (antecesor de todas las series experimentales de ese estilo que se han hecho últimamente) y bastante cuidada a nivel de inteligencia y credibilidad en las maniobras legales y prácticas, que no es algo que abunde en la ficción popular. El par de secuelas, que no llegaron a verse por aquí, fueron perdiendo parte de la gracia, y a los personajes prácticamente no se les volvió a ver. Pero aprovechando que alguien tiene que arreglar los destrozos de WWH para que no se noten en las demás, series, aquí viene una nueva mini, y McDuffie recupera toda la gracia de la original, y cumpliendo el mismo cometido que la primera vez: Ofrecer una alternativa inteligente a todo el melodrama barato y tonto de Marvel. En cuanto más cambian las cosas, más siguen igual. Haciendo mención e incorporando en el argumento todos los cambios que han hecho otros guionistas a Control de Daños como agradecimiento, y jugando en el Universo Marvel actual post-registro. Por un lado, tiene toda una serie de puyas muy bien metidas a un montón de gente que se lo merece, desde la actitud general de los superhéroes (el primer número se titula “¿Qué ha pasado con toda la diversión del mundo?”, declaración de principios total), al exceso de crossovers (ver las páginas de “la historia hasta ahora”, que han hecho bien en conservar porque son desternillantes), a su actitud frente a las historias pasadas, a cosas más concretas como la estupidez del concepto de Penitencia (y ya van tres guionistas que lo dicen), de la actitud pro/anti-registro, de lo que pasó con Control de Daños durante Guerra Civil (hola, Guggenheim, vete al infierno), del tratamiento de Goliat (incluyendo notar como es que nadie se dio cuenta de lo inapropiado que es llamar Tom a su sobrino) e incluso a la administración Bush. Por otro lado, tiene mucho humor basado en los personajes, y en sus intentos de cumplir su trabajo, teniendo que lidiar con situaciones cada vez más raras y absurdas. La del tres es genial y muy divertida, y además, por el camino, se recicla un personaje de WWH en una nueva encarnación muchísimo más divertida. Todo esto, con una maravillosa actitud, muy neoyorquina (todo el comic tiene esa atmósfera) de no rendirse nunca, y aguantar todo lo que les echen, además de buenos politiqueos administrativos (algo que no ves en comics habitualmente) y hasta buena nostalgia. El dibujo es de Salva Espín, que es novato, pero mezcla bien el estilo moderno de gente como McNiven con el más caricaturesco y humorístico de Ernie Colon en la mini original, cuyo efecto capta bastante bien pese a la diferencia de estilos. Dale una oportunidad, es lo mejor que ha salido del crossover y es barato. Muy Recomendado (9)

X-Factor Nº25: Número de consecuencias de Complejo de Mesias, como no. Factor-X tiene el problema de que por culpa del crossover se ha quedado sin dos de sus miembros, aparte de que realmente, se quedó sin premisa antes de empezar la serie por el Diezmo. PAD, en vez de verse restringido por esto, lo usa a su favor. ¿Qué se ha quedado sin Rahne por motivos ridículos y una excusa que no tiene sentido? Lo usa a su favor, no molestandose en explicar el porqué, y usandolo como una cosa mala más que le ocurre arbitrariamente a los protagonistas. Así que todo el número es tener a los protagonistas deambulando sin rumbo y adaptandose muy mal a los muchos cambios negativos que han sufrido, lo que irónicamente, le da un rumbo a la historia. Un número entero de misería y depresión, pero muy bien hecho, con diferentes reacciones, todas muy humanas, y una narración oscura muy envolvente. Con momentos muy chulos, y sin caer en tópicos. Hay una revelación en la primera página que indica que PAD hizo trampa hace algunos números, eso si. Muy buen dibujo, atractivo y expresivo, de Raimondi. Y atención a los carteles de fondo, algunos son pistas del próximo argumento, y otro es una referencia a la tercera temporada de Doctor Who, lo cual es admirable de por si. Muy Recomendado (10)

X-Force Nº1: Cosas que el mundo del comic no necesitaba: – Otro comic de Kyle y Yost, después del destrozo que hicieron con New X-Men. – Una nueva versión de Fuerza-X, teniendo en cuenta que nunca ha podido mantener una premisa durante más de un par de años, y excepto escasas excepciones, historicamente ha sido un mal comic. – Un comic que promete ir de violencia, sangre y ser oscuro y proactivo, igualito que en los 90. – Otro comic con Lobezno todos los meses. – Un comic cuyos protagonistas son todos salvajes y tienen garras o en su defecto, cuchillos (¡el sueño humedo de los fans de Image en sus tiempos!) – Un comic que para que pueda funcionar tenga que transformar personajes complejos como la pobre Loba Venenosa en todo lo contrario, porque si no no les funcionaría su estúpida premisa. – Comics donde toda la caracterización es actitud y angustia vital. – Comics cuya premisa entera es estúpida, y se basa en mala caracterización de personajes establecidos (te puedes tragar la nueva actitud de Cíclope y que promocione un equipo de asesinos, pero la manera de ejecutar la idea es monumentalmente estúpida, incluyendo reclutar niñas para eso, y para que haya más drama y secretismo, que oculte la verdad de su novia telépata, que aparte de parecer imposible y no ser precisamente moral, es patentemente absurdo porque de entre todos los hombres-x, ella es probablemente la que más aprobaría algo así) – Más historias aún sobre mierda como los Purificadores, que no sólo son villanos genéricos de una sola idea repetitiva y pesada, son una simplificación ignorante y estúpida de un tema complejo. – Recuperar villanos de los 90. – Coger ideas de Claremont y quitarles toda la gracia y la idea original de manera que son sólo un patético fantasma de lo que eran. – Comics donde el sentido común está tan ausente que se basan en un equipo secreto de Hombres-X vestido con una enorme x liderado por su miembro más famoso. – Y comics con dibujo oscurisimo hecho por ordenador que queda completamente artificial y falso, como hace Crain, aunque comparado con el guión, no es tan malo. Básicamente, un montón de mierda que nadie necesitaba, un zombie de los malos viejos tiempos de los 90 que vuelve a acechar a una línea ya bastante jodida de por sí, que por otro lado se está esforzando en hacerlo mejor. El único consuelo es que aunque esta mierda exista y venda, con los años se olvidará y quedará relegada al baul de artefactos que da vergüenza recordar de su época, como le paso a sus antecesores. No Recomendado (3)

X-Men: Legado Nº35: A partir de este número, esta serie deja de ser un comic sobre la Patrulla-X como grupo. Lo cual es la mejor decisión, porque el grupo realmente no necesita 3 series. De hecho, 15 años de experiencia apenas dan muestras de que necesite dos series. Así que durante el siguiente año y medio, la serie va a llamarse así, Carey va a seguir escribiendo y va a ser una serie dedicada al Profesor Xavier. Lo cual es problemático, teniendo en cuenta que le metieron una bala en la cabeza al final de Complejo de Mesias, en una escena que parecía un pegote al final. Claro, que su cuerpo desaparecía en la última viñeta, cosa que era fácil que no te dieras cuenta, porque era una secuencia muy mal montada. La consecuencia de todo esto es que de momento, tenemos a un puñado de personajes cutres de tercera (aunque al final del número aparece uno más prometedor) viendo flashbacks sobre Xavier como si fueran películas caseras. Y eso no va a parar ahí: Por lo que parece, esta va a ser una serie mitad flashback, mitad presente, aunque en este número más bien sea 80-20%. Si eres de aquellos a los que le encanta nadar en referencias a comics pasados, este será tu comic, porque va a ir sobre todo de eso. La clave de hacer comics así para que salgan bien es que cualquiera pueda entenderlos (que en este caso, más o menos), y que cualquiera pueda saber a que vienen los flashbacks, porque sean para construir una historia en el presente basandose en el pasado, y no simplemente un ejercicio en mirarse al ombligo de manera que sólo pillen las referencias los fans viejos. Esto último realmente no lo consigue, porque es repasar escenas que los fans veteranos ya han visto, y cuya relevancia no será del todo aparente para los que no sean veteranos. Hay indicios de que estos flashbacks tienen un propósito, con indicaciones de una conspiración de fondo y de que van a establecer una pauta de personalidad para Xavier basandose en cosas pasadas, pero hay que mirar a fondo y sabiendo para darte cuenta. De todas maneras, da algo de esperanzas para el futuro de la serie, de que a lo mejor no va a ser sólo un ejercicio de indulgencia para fanboys, y además, se nota que Carey se ha empapado en el material al que hace referencia, lo cual es notable e inesperado en un guionista modernillo. (Contrasta con Lobezno: Orígenes, por ejemplo) El dibujo de Eaton en las escenas del presente es bastante bueno, pero la guinda es que en este número, los flashbacks los hace Romita Jr, que dada su relación de tanto tiempo con la Patrulla-X, hace que parezca inmediatamente retro. (También ayuda que uno de los flashbacks sea una reposición de un flashback que dibujo él mismo la primera vez, cuando Lobdell) Bien montado, pero si es algo que valga la pena montar, habrá que ir viendolo en próximos números. Recomendado (7)

Eso es todo, por ahora. La semana que viene: Historias del pasado en X-Men: Primera Clase y Spiderman: Un Gran Poder, vampiros en Blade y Union Jack, cosas retro en Ms Marvel y Capitán Marvel, y el torneo de las 7 Ciudades Celestiales empieza en Inmortal Puño de Hierro. Además, aún estamos esperando al Batman, SJA y Outsiders de Octubre, aparte de lo que les de la gana sacar en noviembre. Hasta entonces, nos vemos.

Pasó la noche de elecciones, y el cambio ganó. Gracias y enhorabuena a todos lo que lo hicieron posible. Y a todos aquellos que pensaban que no era posible, queda demostrado una vez más que la esperanza y el esfuerzo lo consiguen. Así que puedes seguir sentado no haciendo nada para mejorar las cosas justificandote que el mundo es una mierda y nada de lo que hagas va a cambiarlo, o puedes tratar de hacer algo. Puede que no lo consigas, pero es mejor intentarlo que ser un cínico amargado.

Si no otra cosa, esto habrá demostrado a todos los racistas, los idiotas, los manipuladores, los paletos follacerdos, los fanáticos fetichistas de la Biblia y los codiciosos que la (de momento) mayor potencia del mundo no es enteramente suya. Y eso es causa de celebración. Así que aprovecho este espacio para decirles un sincero “Que os jodan, habeis perdido”, muy, muy merecido.

Claro, que ahora empieza la parte difícil. Porque una cosa es ser una persona honrada y carismática, que cree en las cosas correctas y que es capaz de transmitirlas. Y otra es arreglar el enorme desaguisado que 8 años de gilipollez y codicia rampante han dejado en Estados Unidos. Barack Obama va a tener que rodearse de gente muy inteligente para poder hacer algo, y más vale que lo haga, porque es la mejor (y casi última) que tienen de salvar esta crisis antes de que vaya a peor. O algo.

Como comentario más desenfadado… ya tenemos al primer Presidente negro, empieza a parecer que vivimos en un futuro de ciencia-ficción. Entre eso y los aparatos mágicos que te conectan con cualquier parte del mundo a traves del aire y te permiten acceder a un receptáculo de la mayor parte del conocimiento humano, casi no se echan de menos las mochilas-cohete y los coches voladores.

[Si que podemos]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, es el Salón del Manga, aunque hay que decir que ya no es lo que era, ya no hay tanta avalancha como antaño. O quizá si lo hay, y lo que ha cambiado es que en los meses normales suele haber lo mismo, y ya no se nota la diferencia. Quizá un poco de ambas. Esta vez tenemos 4 tomos de Planeta-UDC, 4 de Planeta-Vertigo, y 4 de Norma. Haciendo un total de 11 de DC de alguna manera u otra. Los temas de la semana son política, muy apropiadamente, y empezar con premisas interesantes cuyo potencial se desaprovecha.

Hay alguna cosa más que ha salido que no comento, pero muy poco. Una es un tomo que recoje las varias historias de Batman vs Predator… que son tan rebuscadas como suenan.

Se me olvidó comentarlo hace un par de semanas, pero la serie de Nuevos Titanes ya ha alcanzado la segunda serie de Zinco, con el retorno de Perez. Es decir, que vuelve lo bueno. Desgraciadamente, irá perdiendo de aquí hasta que dedican cortarla, que espero que sea antes de la Cacería de los Titanes, o al menos, poco después. (Ahí es cuando se pone realmente mal)

Gracias a todos los que me felicitaron por el aniversario de la página. A propósito de eso, he recibido algunos comentarios sobre el aspecto de la página, y que deja un poco que desear. No soy un fan de cambiar por cambiar, sobre todo si algo funciona. Pero si algunos leyendo esto creen que realmente hay algún problema (que cuesta leer, que es poco clara, lo que sea, pero que sea algo justificable) que me lo diga, y me proponga que cambios debería hacer para solucionarlo. Si me convencen, los usaré.

Por cierto, que el contador que he puesto es un juguetito bastante divertido. Es asombroso la cantidad de información que puedes sacar con algo así, parece hasta inmoral. Entre las cosas curiosas: Los lectores de la página usan más Internet Explorer que Firefox (¡bien!), sólo una muy pequeña proporción usa MacOs o Linux (doble bien, y ya me estoy temiendo mensajes de protesta al respecto) y lo más curioso es que prácticamente todos los visitantes o están en la costa (o cercano) o en Madrid, pero no en el centro. Hay un anillo bastante amplio alrededor de Madrid sin lectores del Cuarto Muro. ¿Qué pasa por la España profunda, no hay lectores de comics, no hay gente en Internet o que? Lo que no me ha sorprendido es que Alicante sea la tercera ciudad con más visitantes tras Madrid y Barcelona, hace años que se que tiene una proporción de fandom muy elevada para la población. Seguiré informando si veo más detalles completamente irrelevantes y que probablemente sólo me interesen a mi.

Ahora, novedades americanas:

En DC, la gran cosa es el nuevo impulso a las series de Superman, con una saga similar a lo que Johns ya hizo el año pasado con las series de Linterna Verde. Ciertamente, las series ahora tienen mucha energía y muchas cosas ocurriendo, algunas grandes sorpresas. No todas son necesariamente buenas ideas, sobre todo las que vienen de la parte de James Robinson de las series, pero Johns más o menos les da lustre. Lo más llamativo es el nuevo equipo creativo de Supergirl, ahora más integrada con las otras series, que puede que por fin encuentre su sitio, con una Supergirl mucho más centrada y con la que se puede empatizar.

Por otro lado, tenemos Superman y Batman vs Vampiros y Hombres-Lobos que es… bueno, lo que puedes esperar. Está bien que recuperen a un veterano de Valiant tras años sin trabajar, pero no en eso.

Mientras, en Vertigo, relanzan al Soldado Desconocido, pero como suelen hacer, con apenas ningún parecido con el original. Es una prometedora historia sobre guerra y paz, ambientada en el presente real, con su parte de acción, que espero que haga que tenga una oportunidad.

Mientras, en Marvel, sale una miniserie derivada del Motorista Fantasma, de la que es mejor no decir el título por ser un poco spoiler. Sólo decir que hará que viejos fans del personaje estén contentos, continuando con el tono actual de la serie regular.

También sale una miniserie llamada X-Men: Mundos Aparte, que aunque el título no te lo diga, va sobre Tormenta, teniendo que elegir entre el mundo mutante y el de Pantera Negra, lo que combinado con el relanzamiento de la serie de este, te puede dar una idea de por donde van los tiros. Es un esfuerzo bastante mediocre de llegar allí, en cualquier caso.

Y ya puestos, como Lobezno únicamente tiene tres series a su nombre este mes, más todas las series de grupo donde sale, ¿por qué no una más? Así que aprovechando la enésima renovación de la línea, sale Lobezno: Manifiesto Destino, que es… una historia típica de Lobezno. No tan mala como algunas de las cosas que hemos sufrido recientemente, pero nada que merezca existir de por si.

Una última reflexión antes de pasar a las novedades de aquí. Ya que hablamos de política, resulta curioso que las dos grandes sagas de este año tengan un trasfondo relacionado con la situación política actual. El de Invasión Secreta es un poco confuso (se supone que hay paralelismos entre los skrulls en la Tierra y los americanos en Iraq, pero los parecidos se acaban muy pronto) pero el de Crisis Final da más en el clavo. En cualquier caso, se agradece que reflejen los tiempos que corren.

52: Los Cuatro Jinetes: Empiezan a llegar los spin-offs de 52, desgraciadamente, empiezan por el más innecesario. Hacer una continuación de la Isla de los Científicos Locos es una buena idea: Es un concepto muy divertido al que se le solía sacar partido, y dejaron a los personajes abiertos a más historias. Desgraciadamente, no van por ahí los tiros. La isla Oolong tiene un papel, pero los científicos locos son genéricos y serios, sin la gracia ni el toque que les daba Morrison. Lo que tenemos es una secuela basura®. Ya sabes: Una que en vez de aportar nada nuevo, lo único que hace es coger la misma historia que el original, deshacer el final y volver a contarla, pero sin la gracia ni el interés. Así que aquí vuelven los Cuatro Jinetes de Apokolips. Sólo que sin nada de la amenaza ni gloria que tenían en 52. La idea es que esta vez se invierten las tornas, y tienen que derrotarles los héroes ausentes en 52, la Trinidad. Vale, pero no justifica no tener ni una sola idea nueva aparte de eso. Tiene otro gran problema, y es que está escrita por Keith Giffen. Eso daría cierta continuidad con la serie semanal, excepto que Giffen no escribió en la serie, y le pasa como siempre que no tiene un coguionista o una presencia editorial fuerte controlandole: Que se deja llevar por sus peores impulsos, y el resultado final es una mierda. Ver también: Toda su carrera en los 90. Así que aquí tenemos dos de sus sellos característicos: Personajes actuando como cualquier cosa excepto como están definidos normalmente (No, Batman no dice cosas como “Ca-lla-te, tu”, por ejemplo) acompañado de completa ignorancia de lo que ha pasado antes por un lado. Y jerigonza incomprensible para explicar que narices pasa, que en este caso acompaña toda la explicación de cómo los Jinetes se recrean, funcionan y se destruyen, que acaba siendo casi arbitraria y muy, muy alejada de su aparición original. (Aparte de que las explicaciones comprensibles son de lo más estúpido: Aparentemente, la forma de Sobek como cocodrilo era sólo un disfraz, porque un dios de Apokolips no tendría forma de cocodrilo… así que nos revelan su verdadera forma: De chacal. Eso aparentemente tiene sentido el universo paralelo habitado por Giffen, donde contradecir todo lo establecido sobre un personaje porque no te has molestado en leer sobre él es algo de lo que estar orgulloso en entrevistas) Y así todo. Una mala imitación de una buena historia, mala caracterización de los protagonistas, acción estirada e incomprensible, no se aporta nada absolutamente positivo, es todo un rollo que intenta ser serio pero tiene la credibilidad de una película de zombies, cosas incomprensibles como personajes apareciendo de repente sin venir a cuento… una mierda, pero es lo que puedes esperar de una secuela cínica comisionada editorialmente, y lo que puedes esperar de Giffen en solitario. El dibujo al menos es de uno de los dibujantes oficiales de 52, Pat Oliffe, pero no es tan bueno como otras veces: Los malos no son impresionantes, más bien lo contrario, y a veces hay mucha raya de más. Realmente, deberían evitar los spin-offs de 52 que no estén hechos por sus creadores. Evitar a toda costa (2)

Amenaza Roja: Después de American Way, llega otra miniserie de Wildstorm por un autor no conocido en comics, que transcurre en su propio universo, que mezcla superhéroes de nueva creación con política de los 50-60. Un género muy, muy concreto para especializarse, pero al menos intentan algo ligeramente distinto y profundo que lo habitual. Los autores esta vez son un grupo curioso: Para empezar, son tres coguionistas escribiendo a la vez, algo bastante inusual en comics. Es algo menos inusual en TV, de donde vienen todos ellos: Dos de ellos, Bilson y DeMeo escribíeron en la serie de Flash (también relanzaron el último comic del personaje, pero no hablaremos más de eso) y el otro es Adam Brody, que era uno de los protagonistas de OC, donde salía la hija de Bilson. Más apropiadamente, es un gran fan de los comics de superhéroes, y eso se trasladaba a su personaje en OC. Una combinación de lo más raro, hay que admitir. Tienen una buena idea para una historia: Básicamente, la historia parte de lo mismo que le pasó a la SJA en los 50, donde la Caza de Brujas y el McArthismo les obligaron a abandonar antes que ceder ante semejante fascismo, sólo que aquí sólo hay un superhéroe, y acaba metiendose en problemas en vez de retirarse. O lo que es lo mismo, y más apropiado a nuestros tiempos y quizá a que les aprobaran la idea: Como Guerra Civil, pero con el protagonista teniendo integridad y sentido común. Hasta ahí bien, buena premisa, con los recurrentes temas de hacer lo correcto y luchar contra el poder establecido y la opinión pública si estos están equivocados, aunque esto te cueste sacrificio personal, algo que debería estar en el núcleo de la ficción heroica, y que es tan apropiado hoy como cuando transcurre la historia. La ambientación de la época también está bien, bastante creible, y bastante claro en que se parece y diferencia al presente. Los personajes, aunque no particularmente originales, están desarrollados lo suficiente para que importe lo que les pase. La pega es que la historia una vez parte del principio, es bastante típica. El héroe trata de hacer lo correcto, pero cada vez lo tiene más difícil. Se busca un sidekick, y tienen diferencias de opiniones, enfocando distintas maneras de enfrentarse a la opresión. Pero todo esto acaba envuelto en una conspiración de los agentes del gobierno tipicos de este tipo de historias, y sabes perfectamente por donde va a ir todo más o menos hasta el final. A decir verdad, los hombres-g conspirando son casi una necesidad en la época, y al menos el final no es el más obvio, y tiene su parte inspiradora. Pero partiendo de la premisa, se podría haber hecho algo más, o al menos algo mejor que una historia típica de superhéroes con un trasfondo político. Aún así, es algo. El dibujo de Ordway es apropiado: No sólo está vinculado con héroes de los 40 (la SJA de antes), le da a la serie el tono de superhéroes retro que necesita, pero también sabe darle mucha humanidad y vida a los civiles y al mundo cotidiano donde transcurre. Más que apropiado para la historia. Que no se a que público está dirigido (los fans sólo de superhéroes son reacios a probar cosas nuevas, y los de cosas experimentales son reacios a probar superhéroes, y en general ninguno suele probar cosas sin autores o personajes famosos) pero que no está mal en absoluto pese a todo. Recomendado (7)

Bite Club: Miniserie Vertigo, que ha llegado a tener una secuela, escrita por Chaykin y su antiguo ayudante Tischman, que aún no han escrito nada bueno juntos. Es una de esas historias que están de moda recientemente, que van sobre vampiros, pero quitandole la mayor parte de elementos más sobrenaturales y de fantasía, y los tienen más bien como gente con algunas características peculiares, viviendo en un mundo bastante normal. En este caso, es una historia de mafiosos, con la gracia de que la familia de turno además de italoamericana es vampiroamericana. A partir de ahí, vienen un montón de tópicos de historias de este tipo, con una serie de personajes típicos, y siendo Chaykin, mucha violencia y sexo, sea necesario o no. No es precisamente los Soprano, ni True Blood, por poner dos componentes televisivos en los que puedes desglosar la mini, ninguna de las dos partes tiene precisamente imaginación, ni llegas a creerte a los personajes, aunque tampoco es que sean malos. Pero nada que atraiga mucho, a menos que seas muy fan del género. El dibujo de David Hahn, que hizo un número de Fábulas entre otras cosas inéditas, si que está muy bien, metiendo a los vampiros en un mundo que es real, pero atractivo. Neutral (6)

Faker: Miniserie de creación propia de Vertigo escrita por Mike Carey, para que no parezca del todo que se ha vendido a Marvel. Realmente, se agradece, es mucho mejor en estas cosas. Es una miniserie sobre el concepto de identidad y lo que significa hoy en día, protagonizada por un grupo de universitarios que se van de borrachera un día, y al despertar empiezan a pasar cosas raras. Es una premisa de esas raras que hacen ocasionalmente en Vertigo, que suena interesante inmediatamente cuando te la cuentan, y está muy bien. El misterio y los temas que conlleva también están muy bien, bien tratados y bastante interesantes de leer. Y la interacción entre los protagonistas realmente parece real y familiar si conoces a un grupo de estudiantes que comparten piso. Por otro lado, aunque su interacción sea familiar, los protagonistas casi sin excepción resultan de lo más desagradable, y muchas veces en vez de desear ver lo que les pasa, lo que deseas es que mueran horriblemente. Pero ese no es el mayor problema de la mini. El mayor problema es que después de la primera mitad muy interesante, que va de presentar y explorar a los personajes y a su situación extraña, que es una buena historia sobre personajes… la excusa argumental para la premisa toma control, y de repente y sin avisar, la historia hace un giro tonal de 180º y se convierte en una aventura sobre escapar y enfrentarse de una conspiración del gobierno. El sonido que oyes zumbar puede ser del giro tan rápido que da la historia, o puede ser el ruido de todo el interés de la historia saliendo volando por la ventana. Se convierte en una serie de tópicos uno detrás de otro, y pierde el enfoque y la gracia que tenía la primera mitad. Pierde toda credibilidad, porque el principio tenía un elemento fantástico en una historia por lo demás mundana… y entonces se convierte en una historia fantástica llena de cosas poco creibles, y chirría mucho. No se entiende si es que Carey no sabía como terminar la historia, o que realmente quería contar una historia de acción después de pegarsele la tontería mutante, o que, pero se pierde el potencial de la historia, que apenas se ve después de las persecuciones contra estereotipos de militares malvados. El dibujo es del Hombre-Vertigo Jock, un poco más suelto y ambiguo que en Perdedores, pero sigue ambientando bien y haciendo composiciones originales. Un comic interesante, pero fallido al final. Neutral (6)

Flash Nº5: La primera historia tiene una premisa curiosa y divertida, y Waid/Augustyn le sacan cierto partido. También sacan la renovación que recientemente había hecho Peter David de un viejo villano, que estaba muy bien. Todo esto desemboca en una historia muy problemática: Por un lado, Waid se enmienda un poco después de la enorme cagada de matar a la Galeria de Villanos a lo tonto en Underworld Unleashed. Por otro lado, de nuevo, demuestra que no sabe escribirlos y mejor que no lo intente. Además, la conclusión de la saga es simultaneamente una mala repetición del final de esa serie, y de otras historias de esta misma etapa. Los Villanos vuelven en un especial propio más adelante en el tomo, que se pasa por el lado contrario: Si normalmente los malos guionistas los tratan como villanos intercambiables ignorando sus caracterizaciones individuales y distintos grados de reforma, aquí los hacen demasiado blandos y reformados, y sin distinguirlos demasiado tampoco. Tiene algo de esfuerzo en los personajes (no en la historia, que no les pega nada) sobre todo en Tramposo, pero comparado con lo que ha hecho Johns queda muy soso. Después de la chapuza, Waid se toma un merecido descanso, y se va a hacer algunos números de LJA intercambiandose con Morrison (y su ayudante de aquella época, un tal Millar, que realmente es el que hace mucha parte del trabajo en algunas cosas) que viene durante un año a esta serie. La primera saga va de presentar un nuevo villano y meter a Wally en una situación complicada. Ambas son ideas chulas, aunque la historia es más bien convencional para Morrison, aunque con toques ingeniosos. Más divertido e ingenioso es el siguiente número, sacandole partido a su reinvención del Amo de los Espejos. Después viene una historia mucho más tranquila y personal sobre el Flash original y su némesis el Pensador (que muere pese a que ya había muerto 10 años antes, pero que se le va a hacer) que está bastante bien. Después viene un crossover con Linterna y Flecha Verde de la época, que lo único que hace es demostrarnos lo malas que eran las encarnaciones de esas series en los 90: Una historia poca cosa, con villanos muy cutres (y contradiciendo cosas de este mismo tomo) y muy mal investigado, lo que es probablemente culpa de la mitad mala de la ecuación. Por último viene otra saga con una premisa muy original propia de Morrison, muy de ciencia-ficción y apropiada para el personaje, con la creatividad y grandes conceptos cósmicos, pero un fondo humano, que tan bien se le dan. Por primera vez en la etapa, hay un tomo entero con el mismo dibujante, el profesional y consistente Paul Ryan, que es muy sólido y efectivo, aunque algo estático. Recomendado (7)

Gen13 Nº4: ¡Es la serie muerta que camina! Por alguna razón, en vez de cortar la serie hasta el próximo relanzamiento cuando se ha ido su relanzador como han hecho con las demás, esta serie ha seguido una saga más en plan zombie. Esta vez escrita por Simon Oliver, el de Exterminadores. El resultado es lo que suele pasar con Gen13 cuando no tiene un guionista con una voz fuerte y particular para el grupo, o en general, lo que pasa con las series de Wildstorm después de una buena etapa que renueva a los personajes: Queda un zombie, un cascarón sin vida de algo que no debería haber sido bueno pero lo fue un tiempo. Así que en esta saga tenemos a los protagonistas, que sin la chispa de Simone, vuelven a ser los personajes planos de antaño, mudandose a la gran ciudad, y teniendo aventuras de lo más predecible y típico, que no les cambian en absoluto ni nos dicen nada sobre ellos. Conspiraciones del gobierno. Gente que sólo quiere utilizarlos y se ve venir a la legua. Cosas así. Y sobre todo, nada de imaginación, de uso creativo de los personajes, o de química entre los protagonistas. El dibujo es mediocre, como mucho, y también se le nota la falta de chispa. (Es curioso volver a ver a Kevin West, de los Guardianes de la Galaxia de los 90, por cierto) Esta es una serie que realmente debería haber sido cancelada, y veremos si podrá recuperar algo de gracia cuando la nueva dirección de Wildstorm. No Recomendado (4)

Green Arrow y Canario Negro Nº1: Nada como un título en spanglish. Este es el relanzamiento de la serie de Flecha Verde, esta vez compartida con su señora, por aquello de que es tan importante como él, aunque él sea más famoso, por eso va delante en el título. Desgraciadamente, el primer año va a seguir estando escrito por Judd Winick, que no se cubrió precisamente de gloria escribiendo a la chica en la serie antigua. En un movimiento incomprensible que indica que los responsables de esto no entienden muy bien algunos conceptos básicos, este nº1 no es un punto de partida, sino que pilla una historia a medias. Aparentemente, ni el guionista ni el editor comprenden el concepto de que un nº1 debería, no se, ser un comienzo, para que uno pudiera engancharse. Buena suerte captando nuevos lectores, genios. A decir verdad, el número explica todo lo que necesitas saber, que tampoco es mucho (Oliver se volvió malo en la noche de bodas, Dinah tuvo que matarlo), pero aún así. Además, eso pone al primer capítulo en una complicada situacion, ya que no sólo tiene que ir de algo que pasó antes de la serie, no presenta como va a ser el status quo de la serie, por aquello de que la mitad de los supuestos protagonistas están muertos. Todo lo contrario de lo que debería ser un número de presentación, vaya. Dejando parte todo eso, otra manera de describir el primer número es “obvio”. Completamente obvio, de hecho. Las reacciones de los personajes a la premisa son obvias. La revelación hacia la que va todo el número es obvia. Y luego está la parte que además de obvia es de subnormal profundo: Hay una escena que va de varios personajes ofreciendole sus condolencias a Canario. Todos son amigos y superhéroes… excepto uno que no es ninguna de esas cosas y no pinta nada. Es como uno de esos juegos de “una de estas cosas no es como las demás”, pero aparentemente, ni al personaje le parece raro hasta días después, ni al guionista le parece que tendría que parecernos raro. Eso no sería tan incomprensiblemente tonto si no fuera porque ese personaje apareció recientemente en un buen puñado de series como villano. Y que además, lo último que sabíamos personajes y lectores es que habían desaparecido. Y de nuevo, nadie implicado en esto pensó que eso debería ser sospechoso o contradictorio. Aparentemente, la moda es continuar historias de otras series y a la vez, esperar que nadie se de cuenta de que las estás contradiciendo. Esto ni siquiera es lo peor: Lo peor es que esa historia no le gustó a nadie sobre la faz de la Tierra, porque no tenía ni pies ni cabeza, y lo único bueno que tenía es que terminaba de manera más o menos concluyente, evitandonos más dolor. Pero se ve que no fue suficiente sadismo para Didio y sus lacayos, que no parecen captar cuando algo es mala idea ni cuando se lo dicen a la cara, y están tan enamorados de sus malas ideas que siguen machacandonos con ellas. El resultado es que todo este comic va sobre esa mala idea, una perversión e idiotización de un concepto antaño interesante, que no pinta nada ni sirve para nada. Hay algunos diálogos graciosos, Winick sigue siendo capaz de eso de vez en cuando, pero el argumento entero es ridículo y estúpido, lo más posible. No es un comienzo prometedor, por decirlo suavemente. Lo único que salva el comic un poco es el maravilloso dibujo de Cliff Chiang, de la añorada Gotham Central. Decir que es un desperdicio malgastarlo en esta serie es quedarse corto, porque es una delicia, que hace agradable y ligero ver la sarta de tonterías que es este comic. No Recomendado (3)

Superman: Presidente Lex: Muy apropiado para esta semana. Lástima que ese sea el único motivo para publicarlo, porque es una recopilación de unos números no muy buenos de una etapa mediocre, olvidada y borrada que empezaban una historia que no fue a ninguna parte. Lo más triste es que Luthor fue mejor presidente que lo que salió en realidad en 2000. El tomo es una recopilación de historias de las series de Superman durante la campaña y las elecciones. Empieza por un Secret Files que explica como empezó la candidatura y como eligió a su suplente en Lexcorp. También intenta valientemente justificar la estupidez e ignorancia de Jeph Loeb al no molestarse en mirar que Al Ghul significa “del demonio” y no “cabeza”, pero no lo consigue. Después vienen una serie de historias con poca relación con todo el tinglado, pero que mencionan las elecciones en algún momento, o en las que Luthor participa un poco. Bastante flojas y olvidables, aunque Lex robe sus pocos momentos, como siempre. Después viene la elección en si, que es bastante predecible, y no sólo porque sabes como termina: Lex hace su habitual rutina de superioridad y arrogancia, y Superman se siente impotente y se queja mucho, porque era la moda. Eso se extiende durante el último par de capítulos, y se acaba sin que pase realmente nada. Algún momento bueno por parte de Luthor, pero poco más. Todo esto sería inútil, pero no tan malo, si no fuera por la horripilante selección de dibujantes. Algunos son buenos dibujantes dentro de su estilo, pero su estilo es demasiado caricaturesco y exagerado para Superman, que parece un muñeco repollo más que otra cosa, y todo parece de chiste. Otros son directamente nefastos. El colmo es en uno de los últimos capítulos donde cada dibujante hace una página, y algunas las hace escoria como Liefeld, Churchill o Rouleau, a cada cual más deforme, anatómicamente imposible, con perspectiva jodida y además, contradictorios en estilo unos de otros. Neutral (5)

Transformers Nº4: Termina la segunda miniserie, aunque a estas alturas ya estaba claro que no era una historia aislada sino que estaba preparando la serie regular. Que apenas duró un año antes de que Pat Lee expoliara la compañía. Es importante tenerlo siempre presente. Esta es la parte donde la premisa interesante de la mini, que los bandos en la Tierra descubren que la guerra en Cybertron terminó hace siglos y tienen que afrontarlo, se va a la mierda, como era de esperar por las pistas nada sutiles del número anterior, y se convierte en el típico buenos contra malos. Supongo que era mucho pedir algo más complicado de un guionista de Transformers que no se llame Simon Furman. El problema grave no es ese, es que algunos de los Autobots tienen que ser escritos como idiotas para que no se den cuenta del plan del malo y tener historias. Eso lleva a cosas mucho forzadas, como el supuesto combate final heroico, que es difícil que importe a un lector a menos que pille cosas como la revelación final que es un guiño a una característica del muñeco original. Alguna cosa divertidilla en la acción de los rebeldes, como la aparición de los Destructores, viejo grupo memorable de los comics británicos, pero poco más. Con perspectivas confusas y extrañas. Nada excepto para los muy fans de los Transformers que no exijan mucho, y no les importe apoyar a un criminal. No Recomendado (4)

Transmetropolitan Nº18: Otro comic apropiado para las elecciones, aunque este es bastante mejor. Aquí es donde queda claro que cualquier tipo de comentario real sobre política, o cualquier tipo de matiz o tono de gris ha salido por la ventana, y lo que queda es un duelo entre el heroico periodista renegado Spider Jerusalem y el malvadísimo Presidente Sonriente. Por supuesto, esto es consecuencia de que en su larga y exitosa carrera, Ellis ha sido absolutamente incapaz de escribir un solo villano con matices de gris, todos han sido puro negro, puramente malvados y cuya única motivación es hacer el mal. Es irónico que por mucho que Ellis despotrique de los superhéroes, sus obras personales como esta acaben degenerando en una fantasía de poder mucho más obvia y maniquea que la práctica totalidad de las historias de superhéroes, pero así son los hipócritas que se lo tienen muy creido. No es que esto sea malo, ni mucho menos, pero que no te engañe diciendote que es otra cosa que una versión idealizada de lo que el guionista ama teniendo que derrotar a una versión demonizada de lo que odia. En este tomo, Spider se enfrenta simultaneamente a los elementos y al último plan del Sonriente, en una historia realmente tensa y muy bien presentada. Después viene una parte muy dramática con una revelación sobre Spider que aumenta la trepidación y la inmediatez de la amenaza, de cara al último año de la serie. Esa parte está hecha de manera muy madura y muy efectiva. “Eso es una fecha límite, y esas sabemos cumplirlas”. Y entonces viene el triunfo y la tragedia, cuando tanto héroes como villanos hacen su siguiente movimiento, y vemos sus repercusiones. Un poco exagerado, pero hasta cierto punto creible, con muchos momentos emocionantes. Todo, por supuesto, con el desternillantemente exagerado diálogo de Ellis y el genial dibujo de Robertson. No es lo que era, pero está bien para lo que es. Muy Recomendado (9)

Vertigo Pop: Tokyo: Vertigo Pop fue una serie de miniseries de hace unos años que supuestamente iban de explorar la cultura de una ciudad famosa internacionalmente. Digo supuestamente porque la que ya había publicado Norma aquí en su día, la de Londres, aunque excelente, tenía poco que ver con la premisa. Esta es más lo que dice en la etiqueta: Es una exploración de las distintas subculturas extrañas del Japón urbano moderno, vista, como no, desde la perspectiva de un extranjero que se muda allí. Premisa típica, pero la idea de explorar una cultura extranjera es muy loable, sobre todo considerando la cantidad de historias que no van de nada que hay, y el medio de la historieta es más apropiado de lo que uno podía esperar para ello. Eso en la teoría. En la práctica, Jonathan Vankin (editor de Vertigo y autor del Witching que se publicó hace poco y algún que otro libro) no termina de explorar todo esto, al menos no en serio. Empieza bien, metiendote en la piel del gaijin protagonista, y como ve las distintas cosas raras de la cultura japonesa, centrandose en algunos aspectos concretos. Pero luego no hace nada serio con ello, y acaba convirtiendose en una comedia absurda a base de persecuciones enloquecidas implicando, como no, a la yakuza y a colegialas vestidas extrañamente que quieren ser famosas. Es divertido, pero se echa de menos el tono más interesante del principio. De todas maneras, buena parte del atractivo de la mini es el dibujo del tristemente fallecido Seth Fisher, que está a un nivel distinto: Con un nivel de detalle casi de George Perez, pero con el nivel de imaginación e invención de Frank Quitely, una capacidad de construir un mundo vivo y muy vistoso increible. Te da la sensación de entrar en un Japon de otro mundo, con elementos propios del país pero sin copiar el estilo de nadie, todo muy divertido. Hay que verlo para entenderlo, realmente. Así que es una premisa loable, que nos da una comedia de aventura y enredo con un dibujo único. Recomendado (8)

Wildstorm: Armageddon: La situación de Wildstorm es desesperante. Relanzaron la línea como superhéroes poco convencionales para adultos. Fracasó. A mitad de eso intentaron darle impulso haciendo que la Autoridad conquistara America. Fracasó. Después decidieron tirar la casa por la ventana y relanzar todas las series con una mezcla de autores de éxito y muy populares. Fracasó, en parte porque de las dos series principales sólo salieron 3 números en conjunto, porque todo el tiempo de Morrison fue ocupado por el Universo DC, porque en DC general, Wildstorm les importa un bledo. Una pena, porque fue un relanzamiento de gran calidad, en general. El caso es que ahora todas las series han sido canceladas, otra vez, con vistas a relanzarlas una vez más, que dadas las ventas, tiene pinta de ser la última. Esta miniserie (realmente, una colección de especiales temáticos) es el principio de una trilogía para presentar la nueva situación del universo. El encargado de las ideas es Christos Gage, que hizo algunas de las mejores historias del anterior relanzamiento, y al que han puesto al cargo de reimaginar una linea entera, cuando en DC y en Marvel ni le dan una misera serie para él solo. Algo va terriblemente mal aquí si pasan esas cosas. Pero bueno, como el título indica, esto va del fin del mundo, con la típica idea de un protagonista del presente visitando un futuro post-apocalíptico para tener que impedirlo. El resultado sería varias historias en plan Dias del Futuro Pasado, donde la gracia es ver como han cambiado las cosas para los protas en ese futuro. Excepto… excepto que dado todo el esfuerzo en estos especiales de dar un status quo viable para todas estas series, y que es sólo el principio de una trilogía que promete muchos cambios, tiene toda la pinta que no son sólo OtrosMundos, sino pilotos de las futuras encarnaciones de cada serie, lo cual hace que tenga muchas más agallas y sea mucho más interesante como concepto.

En cualquier caso, visto como historias sueltas o como vistazo de cosas por venir, hay muchas cosas que disfrutar aquí: Gage no se corta lo más mínimo en mostrar el verdadero horror de una Tierra después de un Apocalipsis, con las cosas realmente desesperadas, y con suficientes elementos en lo que ha ido mal para que cada serie pueda jugar en un género distinto sin ser repetitivo ni caer en excesivos tópicos. Y aunque todas las series tienen el mismo tono de desesperación, cada especial está hecho a medida de cada serie. Los de la Autoridad y Wildcats van de ver como el mundo ha cambiado, y como eso ha cambiado a algunos de los protagonistas, que están en situaciones muy difíciles. Tienen buenas escenas y dilemas éticos y prácticos. El de Tranquility, sin embargo, va de lo contrario, de ver como pese a todo, se han esforzado en que el Armageddon no les cambie, y logra mezclar bien el tono desenfadado de Simone y la nueva situación. Además, da una explicación para un posible retorno de la serie sin que tenga que estar vinculado al resto de cambios. El de Gen13 es el más flojo, ya que tiene a los personajes relativamente intactos, e involucrados en la versión post-apocalíptica de otros viejos personajes, de manera un tanto manida. Al menos Gage escribe bien a los chavales. El de Wetworks es probablemente la mejor historia del grupo que he leido, que no es mucho. Básicamente, ignora lo más posible los muchos elementos repelentes de la serie, y se centra en ponerlos como cazadores de monstruos en un mundo que ha sido dominado por los monstruos, y aunque los personajes involucrados son olvidables, la historia no se hace pesada. Por último, el especial de Stormwatch, aunque nos presenta el nuevo status quo del grupo principal, es sobre todo un epílogo del Stormwatch PHD de Gage, dandole finales apropiados para todos sus protas, y un úlltimo hurra emotivo al grupo. Muy satisfactorio. El dibujo es distinto en cada especial, pero casi todos de gente implicada recientemente en Wildstorm y de estilos parecidos, excepto el más visceral de Badeaux en Wetworks y el más oscuro de Fernandez en Stormwatch. Ninguno es demasiado bueno, y tienen defectos a tutiplen, pero más o menos son consistentes en el tono. Probablemente este relanzamiento también fracasará, pero mientras dure, está bien llevado, bien hecho y tiene pinta de ser un valiente intento. Recomendado (8)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, todos los comics mensuales de Panini, ya sabeis como van. Y de Planeta aún estamos esperando Batman, Robin y Outsiders. Nos vemos.

En una semana veremos si hay esperanza o no.

[Y para que conste, el momento en el que dijiste “Crimen, pues vaya” fue cuando decidí que iba a pegarte una paliza]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Una semana de relleno, con un par de cosas de Planeta que no son ni de lejos todas las que quedan, y una cosa rezagada por ahí. Obviamente, se están reservando para la semana que viene. Pero esta semana es especial por ser el Sexto Aniversario del Cuarto Muro. Seis años, que se dice pronto, pero dentro de Internet es mucho tiempo, y en general es mucho tiempo para haber estado haciendo lo mismo semana tras semana (casi) sin parar. Muchas cosas han cambiado en el mundo del comic desde entonces, el panorama editorial es distinto (aunque igual de incompetente, pero publicando mucho más), mucha competencia y colegas han aparecido y desaparecido en este tiempo, y hasta mi estilo ha cambiado, pero creo que he mantenido un nivel constante. Supongo porque en otros aspectos, me he mantenido también constante, o al menos he hecho un círculo completo. No he conseguido todo lo que planeaba (y es algo frustrante ver que gente con mucho menos trabajo logra más reconocimiento, pero supongo que es consecuencia de estar bastante alejado del resto del mundillo… o quizá apesto, no lo se) pero he conseguido bastante de todas maneras. No se lo que pasará en el futuro, pero haber llegado hasta aquí ya es todo un logro. Me temo que no voy a poder hacer una retrospectiva del año como solía hacer, pero al menos espero retocar algunas cosillas en la página. Mientras tanto, el que quiera regalarnos algo, o al menos felicitarlo, que lo haga, se recibirá con gusto. Y gracias a todos por leer, y sobre todo, por hacer saber que lo haceis, sin eso probablemente habría colgado los bártulos hace tiempo.

Venga, ahora, novedades americanas: Vixen es una miniserie sobre la miembro de la LJA por un novelista que está escribiendo para Vertigo, pero ni así logra despertar mucho interés por el personaje, sobre todo porque cumple el esquema típico de las minis de personajes diseñados para ser partes de grupo.

Titanes del Terror (no, en serio) es una miniserie derivada de la principal, y no hace falta mirar los créditos para saber que DiDio es el editor directo, porque tiene todas las características de los comics donde mete sus zarpas: Violencia gráfica y muertes gratuitas de personajes que ni se han molestado en presentar, mucha angustia y “oh, que terrible y duro es todo” terriblemente adolescente, malas ideas que no terminan de morir y cualquier buena idea del guionista oscurecida por todo esto. Es un milagro que haya guionistas que puedan hacer cosas buenas en DC con gente como es mandando, supongo que el ser un niño mimado tiene sus ventajas.

Aunque empezó hace un par de meses de repente durante un crossover, es buen momento para mencionar que Robin tiene un nuevo guionista, Fabian Nicieza, y es probablemente la vez que la serie más ha brillado con ideas, dirección y buena caracterización y diálogo en su historia. En serio, la diferencia es brutal, pero no es mucha sorpresa.

Con Moore casi retirado, Top 10 Temporada 2 tiene a la segunda mejor opción: Los mismos dibujantes, ahora ocupandose también del guión. Obviamente, no es tan buena como la original, cosa que sería imposible, pero al menos mantiene la gracia y el espíritu, que ya es bastante.

Curiosamente, dado lo que se publicó aquí la semana pasada, sale Marvel Zombies 3, pero la sorpresa es mayor cuando te das cuenta de que esta secuela si que está bien. Lo que hace contar una historia de verdad con protagonistas, imaginación, personajes variados, más de un chiste… y librarse de Kirkman. Una comedia de acción/terror bastante divertida, con uso muy variopinto de varias ideas Marvel.

Ahora, novedades de aquí:

Green Lantern Nº9: Último número hasta que relancen en unos meses, para arreglar la descoordinación que se les quedó entre series al publicar aceleradamente la Guerra Sinestro (¿Les habría matado publicarla un poco después, o en 6 números?) Esta es una saga que por un lado nos cuenta consecuencias del crossover mencionado, y abriendo boca a base de preparar el camino para la tercera parte de la trilogía, la Noche Más Oscura. Una cosa curiosa es que en esta saga la serie ya no va sobre Hal Jordan, sino sobre todo el Cuerpo de Linternas Verdes (o al menos los que no son protagonistas en la otra serie) y su universo, con Hal y John como personajes punto de vista. La saga es una de esas historias donde Johns rellena el comic lo más posible del tipo de cosas que le han consagrado: Decenas de subargumentos, nuevas ideas y direcciones para cada uno de los personajes, consecuencias de historias anteriores, muchas pistas de lo que va a pasar, y mucha cosa chula, pero asombrosamente, sin perder de vista que está contando una historia sobre personajes. Sea la llegada de una nueva facción de Linternas Verdes, (los Linternas Alfa del título, que son una genial idea como extrapolación de la interpretación de los Linternas como cuerpo de policía espacial, originalmente de Morrison pero desarrollada por Johns) la revelación de la segunda de las nuevas leyes, la introducción en la serie como personajes notables de varios LVs olvidados en papeles apropiados (como prometia el Secret Files), el atar cabos sueltos del Cuerpo Sinestro, la revelación de la nueva situación de Sinestro, la revelación de un nuevo elegido del anillo amarillo que tiene mucho sentido, las pistas sutiles de a donde lleva la nueva dirección de los Guardianes y lo que conlleva, más caracterización para el normalmente marginado John Stewart, caracterización para muchos otros Linternas Verdes segundones, y avances inrtigantes de no ya uno o dos, sino tres de los nuevos colores de linternas, hacen que este comic tenga de todo, en una historia muy sólida, con suficiente información para que lectores recientes puedan entenderlo todo, pero que aporta un poco más a los que lleven más tiempo. Con Reis descansando entre dos sagas largas, esta la dibuja el también fluido y davis-esco Mike McKone, en uno de sus pocos trabajos este año, demostrando que en DC han sido bastante tontos por sacarle muy poco partido a su exclusivo, incomprensiblemente. En general es muy bueno, pero tiene sus problemas en la interpretación de personajes: Sus diseños para los Linternas Alfa son de esos que quedaran horribles con cualquier otro dibujante porque tienen demasiados adornos de su propio estilo (y son feos, pero eso es probablemente intencionado, porque como demuestra una escena, tienen que resultar inquietantes en aspecto y concepto) y en otros se ha pasado el modelo del personaje por el trasero: Tomar-Tu es un hombre-pajaro y tiene pico en vez de boca, no una nariz rara encima de la boca como aquí. Son pequeñas cosas, pero distraen de lo que es por lo demás un buen trabajo. Pero vamos, en general, Johns lo logra otra vez, y demuestra que no piensa dormirse en los laureles tras el éxito de la Guerra Sinestro, sino que mantiene el nivel y el ritmo. Muy Recomendado (10)

Jingle Belle: Que sería más apropiado que saliese alrededor de Navidad, pero estamos hablando de un comic editado por Dolmen: Ya es bastante para ellos que salga en el semestre correcto. Pero bueno, esta bien que sigan con su selección aleatoria y aperiódica de material curioso. Esta vez, una serie de especiales que hizo Paul Dini con varios dibujantes, primero para Oni (editorial de la que realmente deberían sacar más cosas) y luego por Dark Horse. Es una comedia, prácticamente dibujos animados de la vieja usanza en comic, sobre la hija adolescente mimada y traviesa de Papa Noel, metiendose en problemas a ella, a su familia y a quien pilla por en medio. Es una de esas cosas que depende de tu sentido del humor, te hará mucha gracia, o dirás “vale, se que esto tiene que tener gracia, pero no me la hace”. Tiene que gustarte esa clase de dibujos animados de mucha comedia visual y de enredos. Dini empezó su carrera con Tiny Toons, y esa quizá sería tan buena referencia como cualquier otra. En cualquier caso, está bien hecho para lo que es, y el dibujo es bastante mono, aunque se nota el cambio de estilo de caricatura según la historia. Recomendado (7)

Superman/Batman Nº13: La parte de Batman continua siendo muy extraña, porque es un romance que sabemos como va a acabar, y hasta los personajes saben que no es de verdad, pero eso no les impide actuar como si lo fuera. Queda muy forzado. Al menos explican la relación pasada de Bekka con Orion. La de Superman es aún más obvia y tonta, y no llega a ninguna parte. Y la versión de Darkseid y compañía sigue siendo patética. El dibujo es Nguyen es generalmente bueno. Pero realmente, ¿para que existe esta saga? ¿O esta serie? No Recomendado (4)

World of Warcratf: Adaptación del famoso videojuego de rol online, al que no he jugado nunca, aunque su predecesor de estrategia es uno de los muy pocos juegos a los que he jugado en la última década. Los comics basados en videojuegos no suelen ser muy habituales y hay razones para ello: Muchos no tienen tanto argumento para adaptar, y lo que funciona en un medio interactivo no funciona en uno narrativo. En el caso de Warcraft se amplifican: En los Warcraft originales había toda una historia épica, pero no la pueden o quieren avanzar desde que salió World, y la gracia de de WoW no es precisamente la historia, sino el jugar en el mundo. La solución para compensar la falta de las gracias habituales de estos videojuegos es precisamente coger ese mundo, y dejar que el guionista juegue en él con sus propios personajes. Y eso hace Walt Simonson, que no es precisamente un extraño a la fantasía heroica. Desgraciadamente, ya no es lo que era, o está muy restringido por la licencia, porque es una historia de fantasía prácticamente de pinta por números: El héroe marginado que tiene un misterioso pasado y destino, que se encuentra con otro grupo de marginados de distingas especies que se juntan para combatir a la fuerza a los villanos que les oprimen y luego escapan para más aventuras. Cada personaje es un tipo y raza del mundo del Warcraft, y cada uno es un tipo habitual en este tipo de historias, sin mucha o ninguna sorpresa. Y esa última frase define perfectamente este comic. No es que sea malo, no es estúpido, ni los clichés son tan evidentes, porque Simonson es un profesional, pero tampoco hay ningún gran ingenio implicado. Pak hizo bastante mejor la misma idea exacta en Planeta Hulk, por ejemplo. El dibujo del novato Ludo Lullabi (que me sorprenderia que no fuese un seudónimo) también tiene sus problemas: No narra mal, pero a veces es algo confuso. Pero más importante, para una serie que se supone que tiene que ser de una dureza y tosquedad casi realista, es demasiado caricaturesco, y los personajes demasiado exagerados y ligeros, casi de chiste. Y luego están los diseños vergonzosos para las guerreras, pero eso es heredado de los diseñadores sin vida propia del videojuego. Sólo para muy incondicionales del juego o del género. Neutral (5)

Sólo era eso, realmente. No es un record de corto, pero casi. La semana que viene… bueno, aún estamos esperando los Batman, Robin y Outsiders de este mes. Pero sobre todo, serán las novedades del Salón del Manga 2008, que probablemente serán una avalancha por parte de Planeta, y quizá alguna cosa extra. Espero que Planeta siga como hasta ahora y saque reediciones, muchas reediciones, mucho material antiguo. Me hará la vida más fácil. Hasta entonces, tened una buena semana.