Semana del 27 de Octubre al 2 de Noviembre

9 noviembre, 2008

Pasó la noche de elecciones, y el cambio ganó. Gracias y enhorabuena a todos lo que lo hicieron posible. Y a todos aquellos que pensaban que no era posible, queda demostrado una vez más que la esperanza y el esfuerzo lo consiguen. Así que puedes seguir sentado no haciendo nada para mejorar las cosas justificandote que el mundo es una mierda y nada de lo que hagas va a cambiarlo, o puedes tratar de hacer algo. Puede que no lo consigas, pero es mejor intentarlo que ser un cínico amargado.

Si no otra cosa, esto habrá demostrado a todos los racistas, los idiotas, los manipuladores, los paletos follacerdos, los fanáticos fetichistas de la Biblia y los codiciosos que la (de momento) mayor potencia del mundo no es enteramente suya. Y eso es causa de celebración. Así que aprovecho este espacio para decirles un sincero “Que os jodan, habeis perdido”, muy, muy merecido.

Claro, que ahora empieza la parte difícil. Porque una cosa es ser una persona honrada y carismática, que cree en las cosas correctas y que es capaz de transmitirlas. Y otra es arreglar el enorme desaguisado que 8 años de gilipollez y codicia rampante han dejado en Estados Unidos. Barack Obama va a tener que rodearse de gente muy inteligente para poder hacer algo, y más vale que lo haga, porque es la mejor (y casi última) que tienen de salvar esta crisis antes de que vaya a peor. O algo.

Como comentario más desenfadado… ya tenemos al primer Presidente negro, empieza a parecer que vivimos en un futuro de ciencia-ficción. Entre eso y los aparatos mágicos que te conectan con cualquier parte del mundo a traves del aire y te permiten acceder a un receptáculo de la mayor parte del conocimiento humano, casi no se echan de menos las mochilas-cohete y los coches voladores.

[Si que podemos]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, es el Salón del Manga, aunque hay que decir que ya no es lo que era, ya no hay tanta avalancha como antaño. O quizá si lo hay, y lo que ha cambiado es que en los meses normales suele haber lo mismo, y ya no se nota la diferencia. Quizá un poco de ambas. Esta vez tenemos 4 tomos de Planeta-UDC, 4 de Planeta-Vertigo, y 4 de Norma. Haciendo un total de 11 de DC de alguna manera u otra. Los temas de la semana son política, muy apropiadamente, y empezar con premisas interesantes cuyo potencial se desaprovecha.

Hay alguna cosa más que ha salido que no comento, pero muy poco. Una es un tomo que recoje las varias historias de Batman vs Predator… que son tan rebuscadas como suenan.

Se me olvidó comentarlo hace un par de semanas, pero la serie de Nuevos Titanes ya ha alcanzado la segunda serie de Zinco, con el retorno de Perez. Es decir, que vuelve lo bueno. Desgraciadamente, irá perdiendo de aquí hasta que dedican cortarla, que espero que sea antes de la Cacería de los Titanes, o al menos, poco después. (Ahí es cuando se pone realmente mal)

Gracias a todos los que me felicitaron por el aniversario de la página. A propósito de eso, he recibido algunos comentarios sobre el aspecto de la página, y que deja un poco que desear. No soy un fan de cambiar por cambiar, sobre todo si algo funciona. Pero si algunos leyendo esto creen que realmente hay algún problema (que cuesta leer, que es poco clara, lo que sea, pero que sea algo justificable) que me lo diga, y me proponga que cambios debería hacer para solucionarlo. Si me convencen, los usaré.

Por cierto, que el contador que he puesto es un juguetito bastante divertido. Es asombroso la cantidad de información que puedes sacar con algo así, parece hasta inmoral. Entre las cosas curiosas: Los lectores de la página usan más Internet Explorer que Firefox (¡bien!), sólo una muy pequeña proporción usa MacOs o Linux (doble bien, y ya me estoy temiendo mensajes de protesta al respecto) y lo más curioso es que prácticamente todos los visitantes o están en la costa (o cercano) o en Madrid, pero no en el centro. Hay un anillo bastante amplio alrededor de Madrid sin lectores del Cuarto Muro. ¿Qué pasa por la España profunda, no hay lectores de comics, no hay gente en Internet o que? Lo que no me ha sorprendido es que Alicante sea la tercera ciudad con más visitantes tras Madrid y Barcelona, hace años que se que tiene una proporción de fandom muy elevada para la población. Seguiré informando si veo más detalles completamente irrelevantes y que probablemente sólo me interesen a mi.

Ahora, novedades americanas:

En DC, la gran cosa es el nuevo impulso a las series de Superman, con una saga similar a lo que Johns ya hizo el año pasado con las series de Linterna Verde. Ciertamente, las series ahora tienen mucha energía y muchas cosas ocurriendo, algunas grandes sorpresas. No todas son necesariamente buenas ideas, sobre todo las que vienen de la parte de James Robinson de las series, pero Johns más o menos les da lustre. Lo más llamativo es el nuevo equipo creativo de Supergirl, ahora más integrada con las otras series, que puede que por fin encuentre su sitio, con una Supergirl mucho más centrada y con la que se puede empatizar.

Por otro lado, tenemos Superman y Batman vs Vampiros y Hombres-Lobos que es… bueno, lo que puedes esperar. Está bien que recuperen a un veterano de Valiant tras años sin trabajar, pero no en eso.

Mientras, en Vertigo, relanzan al Soldado Desconocido, pero como suelen hacer, con apenas ningún parecido con el original. Es una prometedora historia sobre guerra y paz, ambientada en el presente real, con su parte de acción, que espero que haga que tenga una oportunidad.

Mientras, en Marvel, sale una miniserie derivada del Motorista Fantasma, de la que es mejor no decir el título por ser un poco spoiler. Sólo decir que hará que viejos fans del personaje estén contentos, continuando con el tono actual de la serie regular.

También sale una miniserie llamada X-Men: Mundos Aparte, que aunque el título no te lo diga, va sobre Tormenta, teniendo que elegir entre el mundo mutante y el de Pantera Negra, lo que combinado con el relanzamiento de la serie de este, te puede dar una idea de por donde van los tiros. Es un esfuerzo bastante mediocre de llegar allí, en cualquier caso.

Y ya puestos, como Lobezno únicamente tiene tres series a su nombre este mes, más todas las series de grupo donde sale, ¿por qué no una más? Así que aprovechando la enésima renovación de la línea, sale Lobezno: Manifiesto Destino, que es… una historia típica de Lobezno. No tan mala como algunas de las cosas que hemos sufrido recientemente, pero nada que merezca existir de por si.

Una última reflexión antes de pasar a las novedades de aquí. Ya que hablamos de política, resulta curioso que las dos grandes sagas de este año tengan un trasfondo relacionado con la situación política actual. El de Invasión Secreta es un poco confuso (se supone que hay paralelismos entre los skrulls en la Tierra y los americanos en Iraq, pero los parecidos se acaban muy pronto) pero el de Crisis Final da más en el clavo. En cualquier caso, se agradece que reflejen los tiempos que corren.

52: Los Cuatro Jinetes: Empiezan a llegar los spin-offs de 52, desgraciadamente, empiezan por el más innecesario. Hacer una continuación de la Isla de los Científicos Locos es una buena idea: Es un concepto muy divertido al que se le solía sacar partido, y dejaron a los personajes abiertos a más historias. Desgraciadamente, no van por ahí los tiros. La isla Oolong tiene un papel, pero los científicos locos son genéricos y serios, sin la gracia ni el toque que les daba Morrison. Lo que tenemos es una secuela basura®. Ya sabes: Una que en vez de aportar nada nuevo, lo único que hace es coger la misma historia que el original, deshacer el final y volver a contarla, pero sin la gracia ni el interés. Así que aquí vuelven los Cuatro Jinetes de Apokolips. Sólo que sin nada de la amenaza ni gloria que tenían en 52. La idea es que esta vez se invierten las tornas, y tienen que derrotarles los héroes ausentes en 52, la Trinidad. Vale, pero no justifica no tener ni una sola idea nueva aparte de eso. Tiene otro gran problema, y es que está escrita por Keith Giffen. Eso daría cierta continuidad con la serie semanal, excepto que Giffen no escribió en la serie, y le pasa como siempre que no tiene un coguionista o una presencia editorial fuerte controlandole: Que se deja llevar por sus peores impulsos, y el resultado final es una mierda. Ver también: Toda su carrera en los 90. Así que aquí tenemos dos de sus sellos característicos: Personajes actuando como cualquier cosa excepto como están definidos normalmente (No, Batman no dice cosas como “Ca-lla-te, tu”, por ejemplo) acompañado de completa ignorancia de lo que ha pasado antes por un lado. Y jerigonza incomprensible para explicar que narices pasa, que en este caso acompaña toda la explicación de cómo los Jinetes se recrean, funcionan y se destruyen, que acaba siendo casi arbitraria y muy, muy alejada de su aparición original. (Aparte de que las explicaciones comprensibles son de lo más estúpido: Aparentemente, la forma de Sobek como cocodrilo era sólo un disfraz, porque un dios de Apokolips no tendría forma de cocodrilo… así que nos revelan su verdadera forma: De chacal. Eso aparentemente tiene sentido el universo paralelo habitado por Giffen, donde contradecir todo lo establecido sobre un personaje porque no te has molestado en leer sobre él es algo de lo que estar orgulloso en entrevistas) Y así todo. Una mala imitación de una buena historia, mala caracterización de los protagonistas, acción estirada e incomprensible, no se aporta nada absolutamente positivo, es todo un rollo que intenta ser serio pero tiene la credibilidad de una película de zombies, cosas incomprensibles como personajes apareciendo de repente sin venir a cuento… una mierda, pero es lo que puedes esperar de una secuela cínica comisionada editorialmente, y lo que puedes esperar de Giffen en solitario. El dibujo al menos es de uno de los dibujantes oficiales de 52, Pat Oliffe, pero no es tan bueno como otras veces: Los malos no son impresionantes, más bien lo contrario, y a veces hay mucha raya de más. Realmente, deberían evitar los spin-offs de 52 que no estén hechos por sus creadores. Evitar a toda costa (2)

Amenaza Roja: Después de American Way, llega otra miniserie de Wildstorm por un autor no conocido en comics, que transcurre en su propio universo, que mezcla superhéroes de nueva creación con política de los 50-60. Un género muy, muy concreto para especializarse, pero al menos intentan algo ligeramente distinto y profundo que lo habitual. Los autores esta vez son un grupo curioso: Para empezar, son tres coguionistas escribiendo a la vez, algo bastante inusual en comics. Es algo menos inusual en TV, de donde vienen todos ellos: Dos de ellos, Bilson y DeMeo escribíeron en la serie de Flash (también relanzaron el último comic del personaje, pero no hablaremos más de eso) y el otro es Adam Brody, que era uno de los protagonistas de OC, donde salía la hija de Bilson. Más apropiadamente, es un gran fan de los comics de superhéroes, y eso se trasladaba a su personaje en OC. Una combinación de lo más raro, hay que admitir. Tienen una buena idea para una historia: Básicamente, la historia parte de lo mismo que le pasó a la SJA en los 50, donde la Caza de Brujas y el McArthismo les obligaron a abandonar antes que ceder ante semejante fascismo, sólo que aquí sólo hay un superhéroe, y acaba metiendose en problemas en vez de retirarse. O lo que es lo mismo, y más apropiado a nuestros tiempos y quizá a que les aprobaran la idea: Como Guerra Civil, pero con el protagonista teniendo integridad y sentido común. Hasta ahí bien, buena premisa, con los recurrentes temas de hacer lo correcto y luchar contra el poder establecido y la opinión pública si estos están equivocados, aunque esto te cueste sacrificio personal, algo que debería estar en el núcleo de la ficción heroica, y que es tan apropiado hoy como cuando transcurre la historia. La ambientación de la época también está bien, bastante creible, y bastante claro en que se parece y diferencia al presente. Los personajes, aunque no particularmente originales, están desarrollados lo suficiente para que importe lo que les pase. La pega es que la historia una vez parte del principio, es bastante típica. El héroe trata de hacer lo correcto, pero cada vez lo tiene más difícil. Se busca un sidekick, y tienen diferencias de opiniones, enfocando distintas maneras de enfrentarse a la opresión. Pero todo esto acaba envuelto en una conspiración de los agentes del gobierno tipicos de este tipo de historias, y sabes perfectamente por donde va a ir todo más o menos hasta el final. A decir verdad, los hombres-g conspirando son casi una necesidad en la época, y al menos el final no es el más obvio, y tiene su parte inspiradora. Pero partiendo de la premisa, se podría haber hecho algo más, o al menos algo mejor que una historia típica de superhéroes con un trasfondo político. Aún así, es algo. El dibujo de Ordway es apropiado: No sólo está vinculado con héroes de los 40 (la SJA de antes), le da a la serie el tono de superhéroes retro que necesita, pero también sabe darle mucha humanidad y vida a los civiles y al mundo cotidiano donde transcurre. Más que apropiado para la historia. Que no se a que público está dirigido (los fans sólo de superhéroes son reacios a probar cosas nuevas, y los de cosas experimentales son reacios a probar superhéroes, y en general ninguno suele probar cosas sin autores o personajes famosos) pero que no está mal en absoluto pese a todo. Recomendado (7)

Bite Club: Miniserie Vertigo, que ha llegado a tener una secuela, escrita por Chaykin y su antiguo ayudante Tischman, que aún no han escrito nada bueno juntos. Es una de esas historias que están de moda recientemente, que van sobre vampiros, pero quitandole la mayor parte de elementos más sobrenaturales y de fantasía, y los tienen más bien como gente con algunas características peculiares, viviendo en un mundo bastante normal. En este caso, es una historia de mafiosos, con la gracia de que la familia de turno además de italoamericana es vampiroamericana. A partir de ahí, vienen un montón de tópicos de historias de este tipo, con una serie de personajes típicos, y siendo Chaykin, mucha violencia y sexo, sea necesario o no. No es precisamente los Soprano, ni True Blood, por poner dos componentes televisivos en los que puedes desglosar la mini, ninguna de las dos partes tiene precisamente imaginación, ni llegas a creerte a los personajes, aunque tampoco es que sean malos. Pero nada que atraiga mucho, a menos que seas muy fan del género. El dibujo de David Hahn, que hizo un número de Fábulas entre otras cosas inéditas, si que está muy bien, metiendo a los vampiros en un mundo que es real, pero atractivo. Neutral (6)

Faker: Miniserie de creación propia de Vertigo escrita por Mike Carey, para que no parezca del todo que se ha vendido a Marvel. Realmente, se agradece, es mucho mejor en estas cosas. Es una miniserie sobre el concepto de identidad y lo que significa hoy en día, protagonizada por un grupo de universitarios que se van de borrachera un día, y al despertar empiezan a pasar cosas raras. Es una premisa de esas raras que hacen ocasionalmente en Vertigo, que suena interesante inmediatamente cuando te la cuentan, y está muy bien. El misterio y los temas que conlleva también están muy bien, bien tratados y bastante interesantes de leer. Y la interacción entre los protagonistas realmente parece real y familiar si conoces a un grupo de estudiantes que comparten piso. Por otro lado, aunque su interacción sea familiar, los protagonistas casi sin excepción resultan de lo más desagradable, y muchas veces en vez de desear ver lo que les pasa, lo que deseas es que mueran horriblemente. Pero ese no es el mayor problema de la mini. El mayor problema es que después de la primera mitad muy interesante, que va de presentar y explorar a los personajes y a su situación extraña, que es una buena historia sobre personajes… la excusa argumental para la premisa toma control, y de repente y sin avisar, la historia hace un giro tonal de 180º y se convierte en una aventura sobre escapar y enfrentarse de una conspiración del gobierno. El sonido que oyes zumbar puede ser del giro tan rápido que da la historia, o puede ser el ruido de todo el interés de la historia saliendo volando por la ventana. Se convierte en una serie de tópicos uno detrás de otro, y pierde el enfoque y la gracia que tenía la primera mitad. Pierde toda credibilidad, porque el principio tenía un elemento fantástico en una historia por lo demás mundana… y entonces se convierte en una historia fantástica llena de cosas poco creibles, y chirría mucho. No se entiende si es que Carey no sabía como terminar la historia, o que realmente quería contar una historia de acción después de pegarsele la tontería mutante, o que, pero se pierde el potencial de la historia, que apenas se ve después de las persecuciones contra estereotipos de militares malvados. El dibujo es del Hombre-Vertigo Jock, un poco más suelto y ambiguo que en Perdedores, pero sigue ambientando bien y haciendo composiciones originales. Un comic interesante, pero fallido al final. Neutral (6)

Flash Nº5: La primera historia tiene una premisa curiosa y divertida, y Waid/Augustyn le sacan cierto partido. También sacan la renovación que recientemente había hecho Peter David de un viejo villano, que estaba muy bien. Todo esto desemboca en una historia muy problemática: Por un lado, Waid se enmienda un poco después de la enorme cagada de matar a la Galeria de Villanos a lo tonto en Underworld Unleashed. Por otro lado, de nuevo, demuestra que no sabe escribirlos y mejor que no lo intente. Además, la conclusión de la saga es simultaneamente una mala repetición del final de esa serie, y de otras historias de esta misma etapa. Los Villanos vuelven en un especial propio más adelante en el tomo, que se pasa por el lado contrario: Si normalmente los malos guionistas los tratan como villanos intercambiables ignorando sus caracterizaciones individuales y distintos grados de reforma, aquí los hacen demasiado blandos y reformados, y sin distinguirlos demasiado tampoco. Tiene algo de esfuerzo en los personajes (no en la historia, que no les pega nada) sobre todo en Tramposo, pero comparado con lo que ha hecho Johns queda muy soso. Después de la chapuza, Waid se toma un merecido descanso, y se va a hacer algunos números de LJA intercambiandose con Morrison (y su ayudante de aquella época, un tal Millar, que realmente es el que hace mucha parte del trabajo en algunas cosas) que viene durante un año a esta serie. La primera saga va de presentar un nuevo villano y meter a Wally en una situación complicada. Ambas son ideas chulas, aunque la historia es más bien convencional para Morrison, aunque con toques ingeniosos. Más divertido e ingenioso es el siguiente número, sacandole partido a su reinvención del Amo de los Espejos. Después viene una historia mucho más tranquila y personal sobre el Flash original y su némesis el Pensador (que muere pese a que ya había muerto 10 años antes, pero que se le va a hacer) que está bastante bien. Después viene un crossover con Linterna y Flecha Verde de la época, que lo único que hace es demostrarnos lo malas que eran las encarnaciones de esas series en los 90: Una historia poca cosa, con villanos muy cutres (y contradiciendo cosas de este mismo tomo) y muy mal investigado, lo que es probablemente culpa de la mitad mala de la ecuación. Por último viene otra saga con una premisa muy original propia de Morrison, muy de ciencia-ficción y apropiada para el personaje, con la creatividad y grandes conceptos cósmicos, pero un fondo humano, que tan bien se le dan. Por primera vez en la etapa, hay un tomo entero con el mismo dibujante, el profesional y consistente Paul Ryan, que es muy sólido y efectivo, aunque algo estático. Recomendado (7)

Gen13 Nº4: ¡Es la serie muerta que camina! Por alguna razón, en vez de cortar la serie hasta el próximo relanzamiento cuando se ha ido su relanzador como han hecho con las demás, esta serie ha seguido una saga más en plan zombie. Esta vez escrita por Simon Oliver, el de Exterminadores. El resultado es lo que suele pasar con Gen13 cuando no tiene un guionista con una voz fuerte y particular para el grupo, o en general, lo que pasa con las series de Wildstorm después de una buena etapa que renueva a los personajes: Queda un zombie, un cascarón sin vida de algo que no debería haber sido bueno pero lo fue un tiempo. Así que en esta saga tenemos a los protagonistas, que sin la chispa de Simone, vuelven a ser los personajes planos de antaño, mudandose a la gran ciudad, y teniendo aventuras de lo más predecible y típico, que no les cambian en absoluto ni nos dicen nada sobre ellos. Conspiraciones del gobierno. Gente que sólo quiere utilizarlos y se ve venir a la legua. Cosas así. Y sobre todo, nada de imaginación, de uso creativo de los personajes, o de química entre los protagonistas. El dibujo es mediocre, como mucho, y también se le nota la falta de chispa. (Es curioso volver a ver a Kevin West, de los Guardianes de la Galaxia de los 90, por cierto) Esta es una serie que realmente debería haber sido cancelada, y veremos si podrá recuperar algo de gracia cuando la nueva dirección de Wildstorm. No Recomendado (4)

Green Arrow y Canario Negro Nº1: Nada como un título en spanglish. Este es el relanzamiento de la serie de Flecha Verde, esta vez compartida con su señora, por aquello de que es tan importante como él, aunque él sea más famoso, por eso va delante en el título. Desgraciadamente, el primer año va a seguir estando escrito por Judd Winick, que no se cubrió precisamente de gloria escribiendo a la chica en la serie antigua. En un movimiento incomprensible que indica que los responsables de esto no entienden muy bien algunos conceptos básicos, este nº1 no es un punto de partida, sino que pilla una historia a medias. Aparentemente, ni el guionista ni el editor comprenden el concepto de que un nº1 debería, no se, ser un comienzo, para que uno pudiera engancharse. Buena suerte captando nuevos lectores, genios. A decir verdad, el número explica todo lo que necesitas saber, que tampoco es mucho (Oliver se volvió malo en la noche de bodas, Dinah tuvo que matarlo), pero aún así. Además, eso pone al primer capítulo en una complicada situacion, ya que no sólo tiene que ir de algo que pasó antes de la serie, no presenta como va a ser el status quo de la serie, por aquello de que la mitad de los supuestos protagonistas están muertos. Todo lo contrario de lo que debería ser un número de presentación, vaya. Dejando parte todo eso, otra manera de describir el primer número es “obvio”. Completamente obvio, de hecho. Las reacciones de los personajes a la premisa son obvias. La revelación hacia la que va todo el número es obvia. Y luego está la parte que además de obvia es de subnormal profundo: Hay una escena que va de varios personajes ofreciendole sus condolencias a Canario. Todos son amigos y superhéroes… excepto uno que no es ninguna de esas cosas y no pinta nada. Es como uno de esos juegos de “una de estas cosas no es como las demás”, pero aparentemente, ni al personaje le parece raro hasta días después, ni al guionista le parece que tendría que parecernos raro. Eso no sería tan incomprensiblemente tonto si no fuera porque ese personaje apareció recientemente en un buen puñado de series como villano. Y que además, lo último que sabíamos personajes y lectores es que habían desaparecido. Y de nuevo, nadie implicado en esto pensó que eso debería ser sospechoso o contradictorio. Aparentemente, la moda es continuar historias de otras series y a la vez, esperar que nadie se de cuenta de que las estás contradiciendo. Esto ni siquiera es lo peor: Lo peor es que esa historia no le gustó a nadie sobre la faz de la Tierra, porque no tenía ni pies ni cabeza, y lo único bueno que tenía es que terminaba de manera más o menos concluyente, evitandonos más dolor. Pero se ve que no fue suficiente sadismo para Didio y sus lacayos, que no parecen captar cuando algo es mala idea ni cuando se lo dicen a la cara, y están tan enamorados de sus malas ideas que siguen machacandonos con ellas. El resultado es que todo este comic va sobre esa mala idea, una perversión e idiotización de un concepto antaño interesante, que no pinta nada ni sirve para nada. Hay algunos diálogos graciosos, Winick sigue siendo capaz de eso de vez en cuando, pero el argumento entero es ridículo y estúpido, lo más posible. No es un comienzo prometedor, por decirlo suavemente. Lo único que salva el comic un poco es el maravilloso dibujo de Cliff Chiang, de la añorada Gotham Central. Decir que es un desperdicio malgastarlo en esta serie es quedarse corto, porque es una delicia, que hace agradable y ligero ver la sarta de tonterías que es este comic. No Recomendado (3)

Superman: Presidente Lex: Muy apropiado para esta semana. Lástima que ese sea el único motivo para publicarlo, porque es una recopilación de unos números no muy buenos de una etapa mediocre, olvidada y borrada que empezaban una historia que no fue a ninguna parte. Lo más triste es que Luthor fue mejor presidente que lo que salió en realidad en 2000. El tomo es una recopilación de historias de las series de Superman durante la campaña y las elecciones. Empieza por un Secret Files que explica como empezó la candidatura y como eligió a su suplente en Lexcorp. También intenta valientemente justificar la estupidez e ignorancia de Jeph Loeb al no molestarse en mirar que Al Ghul significa “del demonio” y no “cabeza”, pero no lo consigue. Después vienen una serie de historias con poca relación con todo el tinglado, pero que mencionan las elecciones en algún momento, o en las que Luthor participa un poco. Bastante flojas y olvidables, aunque Lex robe sus pocos momentos, como siempre. Después viene la elección en si, que es bastante predecible, y no sólo porque sabes como termina: Lex hace su habitual rutina de superioridad y arrogancia, y Superman se siente impotente y se queja mucho, porque era la moda. Eso se extiende durante el último par de capítulos, y se acaba sin que pase realmente nada. Algún momento bueno por parte de Luthor, pero poco más. Todo esto sería inútil, pero no tan malo, si no fuera por la horripilante selección de dibujantes. Algunos son buenos dibujantes dentro de su estilo, pero su estilo es demasiado caricaturesco y exagerado para Superman, que parece un muñeco repollo más que otra cosa, y todo parece de chiste. Otros son directamente nefastos. El colmo es en uno de los últimos capítulos donde cada dibujante hace una página, y algunas las hace escoria como Liefeld, Churchill o Rouleau, a cada cual más deforme, anatómicamente imposible, con perspectiva jodida y además, contradictorios en estilo unos de otros. Neutral (5)

Transformers Nº4: Termina la segunda miniserie, aunque a estas alturas ya estaba claro que no era una historia aislada sino que estaba preparando la serie regular. Que apenas duró un año antes de que Pat Lee expoliara la compañía. Es importante tenerlo siempre presente. Esta es la parte donde la premisa interesante de la mini, que los bandos en la Tierra descubren que la guerra en Cybertron terminó hace siglos y tienen que afrontarlo, se va a la mierda, como era de esperar por las pistas nada sutiles del número anterior, y se convierte en el típico buenos contra malos. Supongo que era mucho pedir algo más complicado de un guionista de Transformers que no se llame Simon Furman. El problema grave no es ese, es que algunos de los Autobots tienen que ser escritos como idiotas para que no se den cuenta del plan del malo y tener historias. Eso lleva a cosas mucho forzadas, como el supuesto combate final heroico, que es difícil que importe a un lector a menos que pille cosas como la revelación final que es un guiño a una característica del muñeco original. Alguna cosa divertidilla en la acción de los rebeldes, como la aparición de los Destructores, viejo grupo memorable de los comics británicos, pero poco más. Con perspectivas confusas y extrañas. Nada excepto para los muy fans de los Transformers que no exijan mucho, y no les importe apoyar a un criminal. No Recomendado (4)

Transmetropolitan Nº18: Otro comic apropiado para las elecciones, aunque este es bastante mejor. Aquí es donde queda claro que cualquier tipo de comentario real sobre política, o cualquier tipo de matiz o tono de gris ha salido por la ventana, y lo que queda es un duelo entre el heroico periodista renegado Spider Jerusalem y el malvadísimo Presidente Sonriente. Por supuesto, esto es consecuencia de que en su larga y exitosa carrera, Ellis ha sido absolutamente incapaz de escribir un solo villano con matices de gris, todos han sido puro negro, puramente malvados y cuya única motivación es hacer el mal. Es irónico que por mucho que Ellis despotrique de los superhéroes, sus obras personales como esta acaben degenerando en una fantasía de poder mucho más obvia y maniquea que la práctica totalidad de las historias de superhéroes, pero así son los hipócritas que se lo tienen muy creido. No es que esto sea malo, ni mucho menos, pero que no te engañe diciendote que es otra cosa que una versión idealizada de lo que el guionista ama teniendo que derrotar a una versión demonizada de lo que odia. En este tomo, Spider se enfrenta simultaneamente a los elementos y al último plan del Sonriente, en una historia realmente tensa y muy bien presentada. Después viene una parte muy dramática con una revelación sobre Spider que aumenta la trepidación y la inmediatez de la amenaza, de cara al último año de la serie. Esa parte está hecha de manera muy madura y muy efectiva. “Eso es una fecha límite, y esas sabemos cumplirlas”. Y entonces viene el triunfo y la tragedia, cuando tanto héroes como villanos hacen su siguiente movimiento, y vemos sus repercusiones. Un poco exagerado, pero hasta cierto punto creible, con muchos momentos emocionantes. Todo, por supuesto, con el desternillantemente exagerado diálogo de Ellis y el genial dibujo de Robertson. No es lo que era, pero está bien para lo que es. Muy Recomendado (9)

Vertigo Pop: Tokyo: Vertigo Pop fue una serie de miniseries de hace unos años que supuestamente iban de explorar la cultura de una ciudad famosa internacionalmente. Digo supuestamente porque la que ya había publicado Norma aquí en su día, la de Londres, aunque excelente, tenía poco que ver con la premisa. Esta es más lo que dice en la etiqueta: Es una exploración de las distintas subculturas extrañas del Japón urbano moderno, vista, como no, desde la perspectiva de un extranjero que se muda allí. Premisa típica, pero la idea de explorar una cultura extranjera es muy loable, sobre todo considerando la cantidad de historias que no van de nada que hay, y el medio de la historieta es más apropiado de lo que uno podía esperar para ello. Eso en la teoría. En la práctica, Jonathan Vankin (editor de Vertigo y autor del Witching que se publicó hace poco y algún que otro libro) no termina de explorar todo esto, al menos no en serio. Empieza bien, metiendote en la piel del gaijin protagonista, y como ve las distintas cosas raras de la cultura japonesa, centrandose en algunos aspectos concretos. Pero luego no hace nada serio con ello, y acaba convirtiendose en una comedia absurda a base de persecuciones enloquecidas implicando, como no, a la yakuza y a colegialas vestidas extrañamente que quieren ser famosas. Es divertido, pero se echa de menos el tono más interesante del principio. De todas maneras, buena parte del atractivo de la mini es el dibujo del tristemente fallecido Seth Fisher, que está a un nivel distinto: Con un nivel de detalle casi de George Perez, pero con el nivel de imaginación e invención de Frank Quitely, una capacidad de construir un mundo vivo y muy vistoso increible. Te da la sensación de entrar en un Japon de otro mundo, con elementos propios del país pero sin copiar el estilo de nadie, todo muy divertido. Hay que verlo para entenderlo, realmente. Así que es una premisa loable, que nos da una comedia de aventura y enredo con un dibujo único. Recomendado (8)

Wildstorm: Armageddon: La situación de Wildstorm es desesperante. Relanzaron la línea como superhéroes poco convencionales para adultos. Fracasó. A mitad de eso intentaron darle impulso haciendo que la Autoridad conquistara America. Fracasó. Después decidieron tirar la casa por la ventana y relanzar todas las series con una mezcla de autores de éxito y muy populares. Fracasó, en parte porque de las dos series principales sólo salieron 3 números en conjunto, porque todo el tiempo de Morrison fue ocupado por el Universo DC, porque en DC general, Wildstorm les importa un bledo. Una pena, porque fue un relanzamiento de gran calidad, en general. El caso es que ahora todas las series han sido canceladas, otra vez, con vistas a relanzarlas una vez más, que dadas las ventas, tiene pinta de ser la última. Esta miniserie (realmente, una colección de especiales temáticos) es el principio de una trilogía para presentar la nueva situación del universo. El encargado de las ideas es Christos Gage, que hizo algunas de las mejores historias del anterior relanzamiento, y al que han puesto al cargo de reimaginar una linea entera, cuando en DC y en Marvel ni le dan una misera serie para él solo. Algo va terriblemente mal aquí si pasan esas cosas. Pero bueno, como el título indica, esto va del fin del mundo, con la típica idea de un protagonista del presente visitando un futuro post-apocalíptico para tener que impedirlo. El resultado sería varias historias en plan Dias del Futuro Pasado, donde la gracia es ver como han cambiado las cosas para los protas en ese futuro. Excepto… excepto que dado todo el esfuerzo en estos especiales de dar un status quo viable para todas estas series, y que es sólo el principio de una trilogía que promete muchos cambios, tiene toda la pinta que no son sólo OtrosMundos, sino pilotos de las futuras encarnaciones de cada serie, lo cual hace que tenga muchas más agallas y sea mucho más interesante como concepto.

En cualquier caso, visto como historias sueltas o como vistazo de cosas por venir, hay muchas cosas que disfrutar aquí: Gage no se corta lo más mínimo en mostrar el verdadero horror de una Tierra después de un Apocalipsis, con las cosas realmente desesperadas, y con suficientes elementos en lo que ha ido mal para que cada serie pueda jugar en un género distinto sin ser repetitivo ni caer en excesivos tópicos. Y aunque todas las series tienen el mismo tono de desesperación, cada especial está hecho a medida de cada serie. Los de la Autoridad y Wildcats van de ver como el mundo ha cambiado, y como eso ha cambiado a algunos de los protagonistas, que están en situaciones muy difíciles. Tienen buenas escenas y dilemas éticos y prácticos. El de Tranquility, sin embargo, va de lo contrario, de ver como pese a todo, se han esforzado en que el Armageddon no les cambie, y logra mezclar bien el tono desenfadado de Simone y la nueva situación. Además, da una explicación para un posible retorno de la serie sin que tenga que estar vinculado al resto de cambios. El de Gen13 es el más flojo, ya que tiene a los personajes relativamente intactos, e involucrados en la versión post-apocalíptica de otros viejos personajes, de manera un tanto manida. Al menos Gage escribe bien a los chavales. El de Wetworks es probablemente la mejor historia del grupo que he leido, que no es mucho. Básicamente, ignora lo más posible los muchos elementos repelentes de la serie, y se centra en ponerlos como cazadores de monstruos en un mundo que ha sido dominado por los monstruos, y aunque los personajes involucrados son olvidables, la historia no se hace pesada. Por último, el especial de Stormwatch, aunque nos presenta el nuevo status quo del grupo principal, es sobre todo un epílogo del Stormwatch PHD de Gage, dandole finales apropiados para todos sus protas, y un úlltimo hurra emotivo al grupo. Muy satisfactorio. El dibujo es distinto en cada especial, pero casi todos de gente implicada recientemente en Wildstorm y de estilos parecidos, excepto el más visceral de Badeaux en Wetworks y el más oscuro de Fernandez en Stormwatch. Ninguno es demasiado bueno, y tienen defectos a tutiplen, pero más o menos son consistentes en el tono. Probablemente este relanzamiento también fracasará, pero mientras dure, está bien llevado, bien hecho y tiene pinta de ser un valiente intento. Recomendado (8)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, todos los comics mensuales de Panini, ya sabeis como van. Y de Planeta aún estamos esperando Batman, Robin y Outsiders. Nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: