Es el tiempo de lo mejor y lo peor.

[Porrompompom]

Hola a todos, y bienvenidos a estas Críticas Reconstructivas, edición de Navidad. O lo que es lo mismo: Me surgieron tantas cosas que no pude terminar estas reseñas antes de Navidad, así que he podido acabarlas como he podido entre comidas, regalos y demás familia. Así que espero que todos hayais pasado una Feliz Navidad, y que si es posible, aún esteis pasandolo bien.

Esta semana, son los tomos de Panini, con una gran selección: Tres muy buenos, tres bastante potables y uno… que no es como los anteriores. Mucho que decir de casi todos ellos, así que teneis para rato. Por lo demás, sólo un comic de Planeta, y ni siquiera es del Universo DC. Se tomaron las vacaciones hace un mes, parece ser. Y no está claro hasta cuando van a durar. Así que sin más preámbulo, pasamos a lo que interesa.

O alternativamente, a los comics americanos: En Marvel, está Reino Oscuro, que es el equivalente este año a la Iniciativa. La idea tiene su gracia, pero tiene problemas lógicos que el especial de inicio, siendo Bendis, en vez de arreglar, estropea más. En general, una mierda de especial, en guión y dibujo (la versión de Namor se ha convertido en un chiste de Internet) que no da buena espina sobre que en Marvel vayan a hacer bien la idea.

Por otro lado, para aprovechar la película inminente, está Castigador: Zona de Guerra, que es el retorno de Ennis y Dillon al estilo de sus primeras historias con el personaje. Es decir, humor bruto. Más de lo mismo, si te gustó la primera vez.

En DC, lo único que tienen es un nuevo guionista para Flecha Verde y Canario Negro, que de momento no promete mucho.

Por último, lo mejor de la semana es la segunda miniserie de Umbrella Academy, Dallas, que es tan divertidamente genial e imaginativa como la primera. Un hallazgo para Dark Horse, y en Norma serán completamente imbéciles si no la publican en breve.

Ahora, los tomacos:

Cable & Masacre: Por fin, con años de retraso, continuan una de las mejores series de su momento, que dejaron de publicar tras su primer tomo porque… les dio la gana, ya que nadie se cree que fuera la única serie que no vende. Por supuesto, la serie ya ha sido cancelada y todo lo que consiguió ha sido deshecho, pero eso es lo de menos. Cuando a Fabian Nicieza la encargaron hacer una serie que juntara a estos dos personajes que ayudó a crear (básicamente, añadió prácticamente todo lo que son ahora en cuestión de personalidad, motivaciones e historia), parecía un caliz envenenado. Escribir a Masacre es relativamente fácil, se ha hecho bien muchas veces, sólo hay que hacer comedia absurda con un toque de tragedia (y vaya si Nicieza lo hace bien, tanto como los mejores, con escenas de lo más desternillante, desde su interacción con la Patrulla-X hasta sus monólogos sobre las chimichangas), pero Cable es un personaje que normalmente ha deambulado sin dirección interesante. Además, tiene que juntarlos en una serie pese a no tener ninguna razón argumental para ello. Milagrosamente, logra darle a la serie una dirección más sólida que prácticamente ningún otro comic de superhéroes, y hacer que el emparejamiento tenga sentido. Lo que hace es coger la idea de que Cable es una figura mesiánica que viene del futuro para salvarlo. Eso al principio quería decir que tenía vagas misiones ambiguas, y más tarde que tenía que detener a Apocalipsis, pero en estos momentos eso no se aplica, y se convierte en el género de moda de la primera mitad de los 90, el héroe muy poderoso que usa sus habilidades para cambiar el mundo, que a decir verdad, es algo que Nicieza lleva haciendo de una manera u otra desde sus primeros comics. En todo esto se ve metido Masacre, al principio mediante una excusa, para tener un contrapunto menos serio y que pueda tener acción más normal, pero conforme avanza la serie, se ve que ambos se necesitan: La utopía que está montando Cable en su isla le permite a Masacre tener esperanzas de redención y un lugar donde pertenecer, mientras que para Cable le sirve de herramienta primero, y de voz realista como contrapunto a su idealismo después. Es un gran montaje, y le permite a Nicieza explorar todos sus temas favoritos: Redención para gente que cree no tener esperanza, cambiar el mundo y hacer lo correcto, amistades inesperadas, además de sus recursos típicos de comedia debido a diálogos y situaciones exagerados, acción de mercenarios, uso de múltiples recursos del Universo Marvel, personajes olvidados (muchos de los cuales ya ha usado antes) y por supuesto, la tecnojerigonza que mueve casi todas las historias y que hasta él mismo admite que es absurda, pero más o menos se puede seguir. La primera historia del tomo es la que define a la serie. Originalmente iba a llamarse la Pasión de Cable, hasta que en Marvel se acojonaron de los abogados de Mel Gibson. Tiene a Cable, casi omnipotente desde el final de su antigua serie, haciendo de Mesías salvador del mundo. A diferencia de otras series que han intentado historias similares, desde la Authority hasta Thor, sopesa creiblemente los pros y los contras de hacer algo así, tiene a los que se oponen, buenos y malos, diciendo las cosas adecuadas, y tiene a Cable perfectamente consciente de porque esas cosas nunca funcionan a la fuerza, y explicando la única manera de que algo así pueda funcionar, que es a la larga. Eso hace de Cable un personaje de lo más fascinante, con un contenido bastante bien pensado. Y toda la intriga para detenerlo acaba siendo magnífica.

Esto continua en la siguiente historia, que originalmente iba a llamarse Contrato de Judas, hasta que en Marvel se acojonaron de los abogados de DC. Se supone que trata de Masacre siendo el Judas del Jesús que es Cable, pero en realidad es sobre todo una historia de Masacre como mercenario trotamundos a la vieja usanza, con la aparición de una buena nemesis de su anterior serie, y de un personaje muy divertido de otra serie de Nicieza. Es eso, divertido, con la parte seria de la serie sólo como trasfondo. Después toca otra historia de dos números protagonizada por Masacre, que parece que es de coña, pero resulta siendo bastante seria pese a las coñas (¡Chimichanga, chimichanga, chimichanga!) Va de Wade tratando de investigar un asesinato en Providence (y si, lo de investigar el primer asesinato en una utopia flotante ya lo hizo Nicieza en Thunderbolts, pero de manera muy distinta), a su manera completamente absurda, lo que desemboca en una parodia descacharrante del género detectivesco además de cierta satira política que hay que verla para creerla. Al menos hasta la mitad, después lo que parecía una comedia va por el camino sorpresa por el que nunca va ese tipo de historia, y cae como una tonelada de ladrillos sobre el lector y sobre los personajes, llevando a un final que hace a Masacre tan empatizable como los mejores números de Kelly. Por último, viene la saga Enema del Estado (ese nombre no la cambiaron, sorprendentemente), que no tiene muy claro de que va, probablemente porque acontecimientos fuera de la serie tuvieron que hacer que cambiara. Empieza con la presentación de un nuevo villano prometedor (algo así como el equivalente Marvel del Calculador) y parodiando la saga del nombre parecido de Lobezno, de manera un tanto cutre… pero entonces esa trama desaparece por completo hasta el epílogo. La historia entonces se convierte en un epílogo de la mierda de miniserie de X-Force de Liefeld, a base de buscar a Cable por el Multiverso, lo cual resulta bastante innecesario, y podrían haber pasado de hacerlo. Es decir, los mundos tienen sus cosas divertidas (sobre todo el mundo utópico, donde Cable viene a salvarnos de cosas como 12 versiones de CSI y 17 de Ley y Orden) y sirven para ilustrar de manera burda las múltiples facetas de Cable. Y al menos tiene un crossover con Dinastía de M que no es inutil, sino que ayuda a la historia porque ya iba de dimensiones alternativas. Y el resultado final sirve para poner a los dos protagonistas en una nueva dinámica. Pero tenía que haber una manera menos enrevesada y artificiosa para hacerlo, y que en el fondo, es una diversión de la dirección de la serie. Lo peor del tomo, pero no sin su gracia. El dibujo de todo el tomo (ah, dibujantes que pueden estar un año sin fallar, que especie tan rara) es de Patrick Zircher, que es consistentemente bueno haciendo desde acción cósmica hasta mercenaria, aparte de tener bastante bis cómica, y buen ojo para la tecnología. Un gran tomo que puede servir como un buen regalo de Navidad para fans de los personajes, de la buena comedia o de comics ligeramente sofisticados. A ver si no pasan otros tres años hasta que se publique el resto de números buenos de la serie en otro tomo. Muy Recomendado (10)

Exiliados Nº16: Esta serie lleva tanto retraso que en los números que quedan por publicar, la serie ha cambiado de guionista, ha sido cancelada, relanzada y cancelada otra vez. Este tomo tiene la conclusión del Tour Mundial. Primero, siguiendo con la temática de Peter David (y la repetición de un itinerario de su Capitán Marvel), se visita Futuro Imperfecto, un tiempo antes de la miniserie. Como suele pasar, Bedard no parece tener mucho que decir sobre ese universo, ya que lo que hace es repetir lo mismo que en el original, y usar al Maestro como aliado y enemigo, y una excusa para tener a dos Hulks malvados pegandose. Pero bueno, como pelea a varias bandas de dos números no está mal, y logra darle cierta tensión a la historia al final. Y luego, el final, que teoricamente es en el universo Heroes Reborn, pero es engañoso. El Capi amorfo de la portada no sale, porque realmente viajan a lo que pasó después, a esa Tierra convertida en Contra-Tierra post-apocalíptica con los Jovenes Aliados flotando en Attilan, como se vio en Thunderbolts. Eso tiene una importante ventaja, y es que es un decorado que es un elemento real del Universo Marvel y no una dimensión prescindible, pero no es suficientemente importante como para que no pueda ser sacrificada, así realmente hay tensión sobre lo que le pueda pasar a la Contra-Tierra. Así que la situación y los personajes se aprovechan (sobre todo la idea de Nicieza sobre los personajes que encarnan el Orden y el Caos), pero sobre todo es el combate final contra Proteo, que no está mal, y tiene una solución bastante ingeniosa. La saga ha sido formulaica y repetitiva, y más una excusa para viajar por sitios establecidos que otra cosa, pero supongo que tenía que pasar, y no se ha hecho mal del todo. Tras esto, toca un epílogo, no ya de la saga, sino mucho más. Es un número solemne sobre las repercusiones, ya que va de aprovechar que ahora tienen control sobre los viajes para ocuparse de los cuerpos de todos los Exiliados. Algo que no solo era necesario, sirve para atar y poner en reposo cosas de a lo largo de toda la serie. Además, hace que la muerte anticlimática de Mímico tenga algo de profundidad dramática. Si has estado siguiendo la serie desde el principio, es satisfactorio, y tiene algunos guiños con los mundos que visitan. Y aquí es donde si Panini tuviera sentido, se habría cortado el tomo, porque es un final de historia, y de hecho, estaba pensado para terminar la etapa Bedard. Pero por alguna razón injustificable, el tomo incluye el siguiente número, que empieza nueva historia. Tiene otra conclusión lógica del nuevo status quo, con uno de los protas volviendo a casa, y el resto acompañandole. Esto lleva a un team-up bastante genérico con los héroes nativos, que haría una historia bastante olvidable… hasta el giro final, que vuelve a poner las cosas interesantes. El dibujo del tomo está dividido entre Pelletier y Calafiore, siendo uno muy fluido y bonito, y el otro bastante efectivo y con buenos rediseños. No es la mejor serie ni la más original, pero es más que competente, con guiños para el viejo fan. Recomendado (7)

Hulka Nº8: Que ahora pasa a tener número en vez de subtítulo. ¿Hay algun criterio para que series son de una manera y cuales de otra, o es otra cosa arbitraria más de Panini? Cuando anunciaron que esta nueva etapa la escribiría Peter David, parecía una buena opción: Es un experto en la familia, y en escribir series graciosas con un trasfondo serio, que es lo que era esta serie. Desgraciadamente, aunque David sigue siendo un buen guionista, últimamente está tomando una serie de decisiones de lo más discutible. Por ejemplo, coger esta serie, que tenía muchos fans y buenas críticas, y como pensaba que no podía hacerlo tan bien como Slott, decidió cambiar completamente la serie, de manera que bien podría haber sido una distinta. Se pierde completamente el tono divertido y casi todo el humor, para tener miseria continua. Se pierden completamente todos los secundarios y la premisa del bufete de abogados, es más, Hulka deja completamente la profesión. Como consecuencia, ha cambiado de personalidad, y ahora en vez de animada es una amargada. Y la serie ya no está en el centro del Universo Marvel, está al margen. Todos estos cambios, por cierto, no se explican aquí, hay que esperar al siguiente tomo para tener una explicación. Es difícil justificar tanto cambio, si PAD no quería escribir la serie, que no la hubiera cogido en vez de cambiarla tanto. Además, ha transformado una serie que era un antídoto a todo lo deprimente y amargado de la Marvel actual, y la ha transformado en más de lo mismo. Con lo que David ha cumplido su misión de demostrar que lo que el público piensa de él no es cierto: Si, no es sólo capaz de cosas graciosas y desenfadadas (pero eso ya lo sabía todo el que haya leido la mitad de su obra y no sea un descerebrado, y francamente, David debería de dejar de escuchar a gente así en vez de quejarse de ellos pero dejar que le hagan reaccionar) y en contra de lo que se piensa a veces, no es sólo capaz de buenas ideas. No es que sea malo, pero tampoco está a la altura de lo que suele hacer David, ni siquiera sin compararlo con lo de Slott. La nueva profesión de Hulka no es especialmente interesante, es más una excusa para seguir teniendola en situaciones superheroicas pese a su nueva actitud. Toda la caracterización e interacción consiste en tener a Hulka muy amargada y diciendo lo mucho que odia todo y no le importa nada, lo cual se hace de lo más repetitivo, y no es tan profundo como el guión pretende ni de lejos. Tiene el humor negro para aliviar la tensión que suele hacer David en sus series más oscuras, pero al igual que la parte seria, no queda tan bien como en Ángel Caido, de lo que esto parece una versión más pobre. Desde luego, cuando hace humor de referencias a cultura popular o romper la cuarta pared no queda bien como en su otro tipo de series.

En cuanto a las historias, la primera es para mostrar la nueva profesión, pero no es muy buena, es una historia de acción bastante normalita y algo estirada, con solo un poco del toque PAD para salvarlo de la mediocridad. Después toca un número relajado para presentar más la situación, y aunque la parte de Hulka cae demasiado en la repetición y el no dar datos necesarios, va sobre todo sobre su nueva compañera, que si parece un personaje interesante, cuya historia la va a hacer aún más curiosa en próximas meses, y si que es una buena historia. Al final hay otra aventura mejor que la primera, que parece una historia típica al principio, pero se acaba volviendo divertida a base de tener a los personajes haciendo lo contrario a lo que esperas que hicieran en las historias convencionales. Aunque si captas lo que está haciendo David, empiezas a poder predecirlo a base de predecir lo contrario de lo típico. Aún así, muestra algo de potencial en la dirección, con algo más de fondo que ser deprimente. El dibujo es de Shawn Moll, que hizo algunos números de 52, y no es demasiado bueno, aunque al menos cumple con los personajes y con contar la historia. Como extra del nº25 hay una historia inexplicable sobre un exvillano cutre de Hulka, que empieza bastante bien como historia de un villano caido en malos tiempos tratando de renovarse, con cierto ingenio… y entonces degenera incomprensiblemente en una renovacion en plan noventero, donde se transforma en un personaje más duro, violento y con pinchos, con un nombre que es aún más estúpido por resultar moderno. Eso es el tipo de cosas que PAD suele parodiar, pero aquí parece ir totalmente en serio. Igualmente desconcertante es la última mini historia donde intenta imitar el tono metahumorístico de la serie de Byrne, pero haciendo referencia a la de Slott, pero de manera que no es graciosa ni hace más que tocarle las narices a Slott. Para terminar de tocar las narices, el status quo de esta serie no se parece en nada al que el personaje tiene en Hulk… porque aparentemente, Loeb tiene prioridad sobre el personaje, antes que el guionista de su propia serie que es infinitamente mejor que él. O eso, o directamente ni se molestan en admitir que esta serie existe. En cualquier caso, David debería plantearse seguir trabajando para un sitio donde le tratan como a una mierda. Peter David a veces tiene fallos, siempre los ha tenido, y esta serie parece uno de ellos, aunque no sea mala del todo. Pero es difícil recomendarla a fans de la etapa anterior. Recomendado (7)

Increible Hercules: Contra el Mundo: En un movimiento un tanto astuto, en vez de simplemente relanzar Hulk con un nuevo nº1, lo que ha hecho Marvel es usar la vieja serie de Hulk y su numeración para lanzar una nueva serie de Hercules, aprovechando el empujón que la serie recibió con WWH, y que Hercules al fin y al cabo ya había estado protagonizando los últimos números de la serie durante el crossover. Una buena maniobra, saliendose de la manía convencional de ir siempre a por el nº1 y a lanzar series nuevas al mercado y esperar que floten, que no parece haber funcionado mal, así que habría que tomar nota. La nueva serie está coescrita por el antiguo guionista de Hulk, Greg Pak, que cuando no está escribiendo lo que le mandan suele ser bueno, y por Fred Van Lente, nuevo recluta sacado de las independientes que ha hecho cosas francamente magníficas (su Action Philosophers es el comic didáctico más divertido de la década) que merece ser usado más en Marvel. Así que no es de extrañar que sea uno los éxitos críticos del año. Originalmente iba a ser una serie de los Renegados, el grupito que se formaba durante WWH, pero se dieron cuenta a tiempo de que era redundante con los otros muchos grupos de Marvel, así que decidieron hacer algo bastante menos visto en Marvel: La aventura de pareja de colegas. Por un lado el dios bravucón y superfuerte, fiestero pero con siglos de experiencia como héroe, por otro el adolescente superinteligente que se cree que lo sabe todo. Evitando tópicos, ni Hercules es necesariamente el musculo tonto al que hay que guiar, ni es el mentor con todas las respuestas, sino algo en medio, y Amadeus Cho todo lo contrario, no siempre hace lo más inteligente pese a su inteligencia, pero tampoco es el sidekick de Herc. Además, los dos tienen un pasado trágico, los dos tienen una enorme tendencia a cometer terribles errores debido a su arrogancia (en ese sentido, Hercules tiene mucho que enseñarle a Amadeus), Hercules tiene tendencia histórica a tener acompañantes heroicos, y Cho necesita un modelo a seguir, así que es un duo perfecto. Así que la serie se convierte en una película de carretera, con el duo recorriendo el Universo Marvel en un viaje que mezcla los mitos Marvel y los griegos.

Una buena parte de la serie son los flashbacks a los tiempos clásicos del protagonista, contando historias clásicas, y viendo como eso informa a la historia del presente. En este tomo tocan las consecuencias de la Guerra de Hulk, enfrentandose a Shield y la Iniciativa, pero de manera más inteligente que en toda la pesadez que hemos tenido desde Guerra Civil, con lealtades divididas por parte de Hercules y sus antiguos amigos, y el dilema de que pese a toda la retórica anti-sistema de Amadeus, pueden no estar viendo las cosas de la mejor manera. Además, tiene el mejor uso de Ares como vengador, pues aquí sigue siendo el antagonista, no habiendo cambiado su personalidad, sólo su manera de hacer las cosas, aprovechando el sistema para continuar su enemistad con su hermanastro. Pero no es sólo ya una aventura divertida, es que es de lo más desternillante, en plan exagerado. Con peleas explosivas a bordo del Helitransporte, Ares y Hercules golpeandose con aviones, o como Ares le toma el pelo a sus compañeros para justificar su vendetta contra Herc, por no hablar de toda la actitud bruta de los dioses, y lo borde e hiperactivo que es Amadeus. El dibujo es de Koi Pham, que ha mejorado desde sus números de Factor-X y hace bastante bien la acción, aunque aún sea descuidado en algunas cosas. Al final hay un especial Hercules vs Hulk, de los mismos guionistas, que realmente es una excusa para tener un flashback a una historia involucrando el resto de dioses, que además de estar bien de por si (aunque más normal que la historia principal), se nota que está estableciendo elementos para usar más adelante, porque esta es una de esas series que tiene una dirección clara ya pensada, y va montando los elementos poco a poco. El dibujo de varios autores, incluido Bob Layton (que hizo las también recomendables minis del personaje de los 80) es bastante bueno. Una aventura de colegas con toques mitológicos muy bien hecha y tremendamente divertida, de lo más recomendable de Marvel. Recomendado (8)

Solo Nº11: Dedicado a Sergio Aragonés. La mitad de las historia son del estilo de las que suele hacer en MAD y en sus otras colaboraciones, es decir, pequeños sketches cómicos. Graciosillos e inofensivos. Luego, hay un par de historias más serias: Una es autobiográfica, sobre sus primeros tiempos como inmigrante en EEUU, tratando de ganarse la vida. En algunas cosas, tiene los elementos típicos de ese tipo de historias, pero hecha con la gracia y el buen humor de Aragones, lo que la hace mejor que la media. La otra es aún más seria, es una leyenda de samurais (una de sus aficiones de siempre), y es bastante buena. Por último, la historia obligatoria con personajes DC está escrita, como no, por Mark Evanier. Como no, es de esas de “burlemonos de los que no entienden al personaje”, en este caso de Batman, que tiene un gran margen de malinterpretación. Un poco chorra para intentar tener mensaje, las dos partes no encajan bien, pero no está mal. En definitiva, a estas alturas ya deberías saber si te gusta o no el estilo de Aragonés, pero no se puede negar que es un clásico. Recomendado (8)

Thanos: La Saga del Infinito Nº2: Que contiene entera y exclusivamente la miniserie Busqueda de Thanos. Es probablemente lo mejor de todo esta saga con diferencia, porque Starlin se deja de tratar de caracterizar a héroes limitados o que no entiende, y de tratar de amoldarse a esquemas de gran lucha con supervillanos muy vistos, y se dedica a lo que realmente le gustaba y se le daba bien: Una historia enteramente dedicada a Thanos, a lo complejo y lo cabrón manipulador que es. La miniserie le tiene buscando las gemas del infinito para hacerse el guantelete dichoso, y para eso, se dedica a derrotar, ser mucho más listo, o directamente, humillar de maneras distintas y variadas a los Primigenios del Universo, viejos y pomposos conocidos del cosmos Marvel. Buena caracterización, situaciones y soluciones ingeniosas, y buena sensación de escala, de que juegan con conceptos y poder más allá de lo normal. Además, se lee bastante bien como historia suelta sin necesidad de leer el resto de la saga del infinito, que no está a la misma altura. Es probablemente también lo mejor que ha hecho Ron Lim, porque este tipo de cosas cósmicas van con sus puntos fuertes. Recomendado (8)

Vengadores Iniciativa: Muerto en Combate: Final del primer año, y es cuando Christos N. Gage empieza a coescribir la serie, y ambas cosas se notan, para bien. Muchisimas de las cosas presentadas anteriormente se entrelazan y juntan para formar algo mejor, y el coeficiente de ser asombroso se duplica. La saga del título va de los secretos oscuros y corrupciones de la Iniciativa estallandoles en la cara, desembocando en una de esas historias donde todo el mundo trata de detener al gran malo invencible, sin éxito. Una carnicería bien hecha, con buena acción, aunque lo interesante son todas las cosas que pasan por el camino. Como epílogo a esta saga están la consecuencias de esto, y una nueva dirección más clara y más de acuerdo a lo que prometía la Iniciativa en un principio. Además, es la conclusión de la historia de la primera clase de la serie, cerrando así muchas de las tramas de este año, cerrando círculo. A lo largo de todo esto, hay muchisimas cosas chulas, algunas nuevas, algunas donde semillas plantadas en números anteriores dan fruto: Máquina de Guerra por fin hace algo, explicandose porque apenas lo habían sacado, y nunca de cierta manera, y es asombroso. Aparece la segunda tanda de reclutas, que es una selección de personajes casi todos olvidados, pero que la mayoría tienen potencial. Especialmente el personaje que aparece en la portada del tomo, que está claro que va a tener mucha importancia, y es una gran selección por parte de los guionistas. Y no me refiero al Incorregible Hombre Hormiga, que es otro hallazgo brillante, esta vez por lo desternillante que lo hacen. (“Oh, Dios mio, he pisado a Mantarraya”) Y también está bien elegido el nuevo sargento entrenador, que tiene una buena dinámica inmediata con el resto de personajes. Se da otra pista sobre la identidad de Mutante Cero, y si conoces al personaje, está bastante claro quien es, y porque es una buena elección. La Iniciativa Sombra también tiene sus buenos momentos. Pero el grupo que sobresale son los antiguos Nuevos Guerreros, donde el hecho de que haya tantos en la serie acaba cobrando sentido, reinvindicando la vieja serie y personajes, y aclarando un par de cosas sobre ellos, especialmente los nuevos miembros. Además, está la primera vez que Sally Floyd hace algo bien, en una escena absolutamente desternillante y que tenía que ocurrir, aprovechando que por fin vemos reacciones variadas a los aspectos negativos de la Iniciativa. La historia de MVP llega a una buena conclusión, con multitud de elementos encajando muy bien, pero también llegan al final, o al menos a un punto y aparte, las historias de Hardball y Komodo (que queda muy emotiva, en lo bueno y en lo malo, y en retrospectiva sus primeras apariciones cobran más sentido) y la de Nube 9, que hace de paréntesis al primer año y cuando la ves en esa perspectiva, da mucha pena y muestra la espada de doble filo que es la Iniciativa. Hablando de lo cual, aquí por fin se explica como funcionan muchos aspectos de la Iniciativa que tendrían que haber estado claros desde el principio, desde la cadena de mando a la forma de los cursos, hasta, sobre todo, las diferencias entre registrarse, sacarse la licencia de superheroe, entrenarse para la Iniciativa, y un tipo de entrenamiento especial, que podría haberse explicado algo mejor.

Parte de esto viene en el número final, escrito en solitario por Gage, donde demuestra que la serie va a seguir funcionando perfectamente cuando Slott se vaya el año que viene. Es la historia de la tercera tanda de reclutas, donde se superan en elegir personajes olvidados (el más famoso es Prodigio de Slingers, que ha salido en menos de 20 comics, para que te hagas una idea), pero les sacan mucho partido a ellos y al personaje nuevo, que es una idea muy curiosa. Una historia autoconclusiva sobre como funcionaría de verdad un campo de entrenamiento para superhéroes no corrupto, haciendo muy buen uso de los recursos y personajes establecidos, que logra ser a ratos gracioso y entrañable. Por último, el dibujo en la saga principal de Caselli está muy bien, ha mejorado mucho, y hace la acción y la emoción muy bien. Además, el color empieza a ser más normal y tener una paleta menos restrictiva. El dibujo del suplente oficial, Steve Uy, en los otros dos números es bastante peor, cumpliendo con lo mínimo, de manera muy escueta, y ya le sobra. El color apagado y limitado también tiene que desaparecer. Esas molestias aparte, la serie ya muestra lo que prometía ser al principio, una de las mejores series de Marvel, en estado puro. Muy Recomendado (10)

What If: X-Men: Otra colección de varios de los especiales de What If que Marvel ha ido sacando anualmente, en este caso, uno de la tanda de cada año. Y ninguno precisamente bueno. Primero viene de la última tanda que versionaba historias famosas variadas, en este caso, la reciente historia sobre Vulcano conquistando el Imperio Shi’ar. Que no es precisamente un clásico, y entre eso y la miniserie continuación (escrita por el mismo que este número, Christopher “Sangresangresangre” Yost) no necesitabamos más historias sobre un personaje tan limitado como Vulcano. Pero en Marvel siguen empeñados en que es una superestrella (y van a seguir metiendolo por la garganta en varias series el año que viene, por desgracia) así que aquí está una miniserie donde se vuelve aún más poderoso, y… bueno, pasa exactamente lo mismo que en el 50% de los What If. Formulaico, absolutamente sin ningún interés, y encima, con una mierda de dibujo. Es el decepcionante retorno de Larry Stroman, antaño curioso dibujante de Factor-X, actualmente alguien que sólo dibuja inconsistentes figuras deformadas lanzadas al azar sobre fondos inexistentes. La siguiente historia es del año donde versionaban historias importantes, en este caso, la Era de Apocalipsis. Escribía Rick Remender, que ha hecho cosas aclamadas como independiente, pero cuyo único trabajo mainstream han sido unos números del nuevo Átomo, que han sido uno de los destrozos más rápidos y tontos de una serie desde Crepúsculo Esmeralda. La idea del especial es ver que habría pasado si Magneto también hubiera muerto (la otra combinación, si Magneto hubiera muerto solo, ya se hizo en su día). El resultado viene a ser una versión menos emocionante de X-Men: Omega, pero con algunos personajes cambiados, y más personajes no mutantes (incluido uno de esos personajes tan excesivamente poderosos que nunca tiene sentido que no participen en las grandes batallas por la Tierra). Mediocre y sin nada original. El dibujo de un tal Wilkins es casi aceptable.

Siguiendo con el desfile de los horrores, viene un especial de la primera tanda moderna, de 2004, escrito por Claremont, en su época en la que creia que dedicar una serie a gente tratando de explotar un trozo de roca yerma era buena idea. Esto es en la misma línea, que no sabes en que leches piensa: La idea, ver que habría pasado si Magneto no se hubiera peleado con Xavier, es prometedora, hasta que te das cuenta de que Matusalén pasa de la idea, igual que en el Excalibur antes mencionado, y lo que hace es contar lo mismo de siempre. Aparentemente, si Magneto no hubiese sido malo, todo estaría básicamente igual, excepto que algunos hombres-x se unieron antes o después que en la realidad normal, y algunos buenos se volvieron malos y viceversa, de manera completamente arbitraria. Se pelean, y todo acaba como siempre, encima, con cosas sin resolver con la promesa de contar más historias en este anodino mundo, promesa que afortunadamente Marvel, en un arranque de cordura, no le ha dejado cumplir. Es difícil saber si Claremont tenía alguna idea para esto, aparte de tener un universo propio con el que jugar barajando sus ideas de siempre al azar, pero probablemente no. Lo único bueno es el dibujo de Raney. Por último, y sin venir a cuento, viene el especial Wha… Huh?, que no es un What If, sino un What The… ? (porque no han usado ese nombre, quien sabe), es decir, un especial humorístico. Desgraciadamente, como ya demostró el especial Spiderham Guerra Civil, el concepto que tienen en Marvel del humor no coincide con ninguna concepción tradicional. Es todo una serie de gags que van desde una viñeta a 4 páginas, de los cuales, algunos son cosas bastante obvias y que apenas tienen gracia. Otras tienen a los guionistas (básicamente lumbreras como Bendis y Millar) defendiendose de ataques de los fans como si fueran crios. Y luego están las que directamente no tienen gracia porque no es que intenten tener gracia y no lo consigan, es que son cosas que no son graciosas ni ingeniosas ni nada. Dibujar a los Vengadores con barba no es gracioso ni tiene mérito, ni hace nada más que gastar espacio, por mucho que aparezca el guionista comentandolo de fondo. En muchos casos, encima, los “chistes” son en muchos casos chorradas pueriles de mal gusto, que la gente medianamente madura deja atrás a los 16 años. Básicamente, son 32 páginas de los peores chistes de final del Dolmen, por gente que supuestamente está por encima de eso. De nuevo, lo único decente es el dibujo de Mahfood, pero el material es tan malo que ni siquiera es capaz de hacerlo gracioso. Un tomo generalmente patético, del que lo unico bueno que se puede decir es que al menos están todos juntos y obligan a comprarte uno de ellos para comprar algo bueno. Evitar a toda costa (2)

Y eso es todo por este año, ya que dudo que en la semana que queda Planeta saque algo de lo que tiene pendiente (Para los que lleven la cuenta: Un Superman/Batman, un Batman, un Nightwing, un Catwoman y un Jóvenes Titanes, dos JLA y tres JSA). La próxima vez que nos veamos no se cuando será, pero mucho me temo que este año no habrá Retrospectiva del año por problemas de tiempo. Lo siento. Así que, hasta cuando sea que nos veamos con las reseñas de enero, que lo paseis bien, y tengais un Feliz Año Nuevo.

20 diciembre, 2008

Se acerca Navidad… muchas, muchas cosas por hacer.

[No te des la vuelta, no mires a otro lado, y ni siquiera parpadees]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, no hay muchas cosas. Alguno de los comics mensuales que quedaban de Panini (que con las cancelaciones de casi todas las que salían la segunda semana, y que todas las nuevas han ido a la primera, ya prácticamente no quedan en la segunda, en Panini no entienden muy bien lo de distribuir), y como es costumbre, las novedades de Norma se adelantan a esta semana para poder descansar en Navidades. Oh, y sale un comic de Planeta, de los que tenían atrasados hace meses. Está bien saber que no han abandonado del todo esa cosa de publicar comics. Vaya, a este ritmo, habrán publicado todo lo que tienen atrasado en febrero. (Si, hay muchos rumores y promesas, avisadme cuando algo de eso sea tangible)

Novedades americanas:

El mayor lanzamiento de la semana es probablemente Marvels: El Ojo de la Camara, la esperada secuela de Marvels, por Busiek y otro pintor. De momento, pisa el mismo terreno que la original, pero apunta a que va a decir cosas nuevas sobre la historia Marvel, la historia real y como interseccionan, además de una linea argumental personal distinta para Sheldon. Bien hecho, por supuesto.

Otra miniserie es X-Infernus, que es la continuación de la resurrección de Magik el año pasado en New X-Men. No tan malo como esta, pero bastante mediocre, derivativo, e incapaz de justificar su existencia.

Hablando de cosas dificiles de justificar que existen, X-Men: Noir, que es básicamente un Otros Mundos de la Patrulla-X, pero en los años 20 al estilo género negro. Es mucho mejor y más ingenioso de lo que merece, pero es difícil verlo como una historia con algo que decir, y no simplemente un juego de transplantar personajes a otras situaciones.

En DC, la única novedad es en Vertigo, uno de sus extraños revivals, esta vez del Tanque Encantado. Es buena opción para revivir, con la guerra como algo presente en la mentalidad actual, y una premisa tan absurda e incongruente que se puede aprovechar bastante. Desgraciadamente, hacen poco más que lo obvio con el concepto, en plan comedia burda. Difícilmente puede salir bien a partir de eso.

Y ahora, las críticas:

Authority: Prime: Como parte de la tanda de relanzamientos que Norma ya ha publicado aquí, y que fracasó, había relanzamientos de Wildcats y la Autoridad escritos por Morrison. Grant fue secuestrado por el Universo DC y no llegó a terminar ni la primera historia de cada, pero ya habían asignado a Christos Gage como su sustituto en la Autoridad, y empezado a escribir su primera saga, que sería una precuela a la de Morrison, explicando algún cambio en la alineación. Todo esto no llegó a hacerse cuando decidieron relanzar de nuevo la línea, pero como Gage realmente ha sustituido a Morrison como director de la línea, esa saga ha acabado haciendose como miniserie aparte. En algunos sentidos, es probablemente la historia más convencional que ha tenido la serie, sustituyendo el espectáculo de acción exagerada con acción superheroica normal. Por otro lado, como los últimos años y re-re-relanzamientos de la serie han demostrado, esa fórmula se ha vuelto casi imposible de hacer de lo gastada que está, así que un cambio de giro hacia lo convencional, por una vez, resulta hasta original. El argumento es de lo más convencional: Dos grupos de superhéroes se pelean y luego se alian para combatir a una amenaza mayor. Claro, que dada la actitud que tiene la Autoridad de querer controlarlo todo y a la mierda quien se ponga en su camino, el combate queda más justificado que en la mayoría de casos. Es casi lo contrario que una historia típica de la serie: En vez de tener a la Autoridad humillando al malo de turno, va más de bajarles los humos, tanto moralmente como en cuestión de acción. No es que Stormwatch les domine, pero ambos equipos están equilibrados, que es la primera vez que les pasa. (Y es justicia poética, pues la Autoridad sustituyó a Stormwatch originalmente, dentro y fuera de los comics) Normalmente la caracterización era secundaria, aquí la caracterización e interacción entre los dos grupos es tan importante como la acción. Y aquí la historia depende mucho de usar historia pasada, de manera creativa e inteligente. Es decir, no ya basarse en historias anteriores porque si, que también (el objeto por el que se pelean viene de los últimos números de Stormwatch vol.1) sino de cosas más orgánicas y lógicas, como que si dos personajes tienen una historia común, o parecidos temáticos, hacer referencia a ello, de manera lógica y que no queda forzado. Es algo que en Wildstorm no se hacía hace muchos años, más que nada porque estaban ocupados creando nuevas historias e ignorando las viejas mierdas. Pero ahora esas buenas ya son viejas, y queda para una historia pasada bastante potable. Es una historia de superhéroes convencional, y no se avergüenza de ello, pero como las mejores series actuales en ese estilo, es medianamente inteligente, con un buen uso de los personajes y su historia, uso creativo de las habilidades (diablos, espera a ver la explicación que da de las habilidades de la nueva y estúpida encarnación de Brubaker de Rose Tatoo como espíritu del amor) y con mucha mala lecha y macarradas que ha tenido la serie desde que la cogió Ellis, para no perder del todo el tono. Al final decae un poco con la pelea contra el gran villano, que Ellis ya hizo mejor, la verdad. Pero en general, es muy divertido, aunque sea simple. La otra gran elección del tomo es que dibuja Darick Robertson, en un raro regreso a los superhéroes, y es lo mejor que ha tenido en dibujo desde Quitely. Muy detallado, muy expresivo y muy divertido. Una serie de la Autoridad en este estilo no funcionaría, pero como una cosa aislada, sigue dejando claro que Gage es el que mejor sabe hacer este universo. Recomendado (8)

Buffy Cazavampiros: Lobos a las Puertas: La edición americana acaba de terminar la siguiente saga, así que va a haber largas esperas a partir de ahora. Este tomo empieza con otra historia suelta escrita por Whedon. Siguiendo con uno de los temas principales de la serie, va sobre lo aislada que se siente Buffy debido a su posición y responsabilidades. Pero como cada temporada, logra mostrar una nueva faceta de eso, y esta vez parece poco intuitiva, ya que ahora hay otros cientos de Cazadoras, pero aún así, Whedon logra justificar que siga pasandole. También se nos revela quien besó a Buffy en la primera historia de la temporada, y está muy bien llevado. Para que no sea todo hablar sobre emociones, también hay una escena de pelea, que es probablemente la mejor de la temporada hasta ahora, demostrando lo que vale el que parece ser el Gran Malo de la temporada. Y hay una pista sobre su identidad, que más vale sea para despistar. Oh, y también hay una escena absolutamente desternillante, que demuestra lo bien que maneja Whedon el formato comic, porque es el tipo de escena que no funcionaría en otro medio. Después ya viene la historia grande del título, y está escrita por Drew Greenberg, que fue escritor de varios capítulos, y editor de historias, en las dos últimas temporadas de la serie. No es de los mejores de la plantilla, pero al menos ya ha demostrado que conoce la serie. Los malos de la historia son, por primera vez en la temporada, vampiros, que ya tocaba. No es que sean un grupo particularmente memorable, pero si que tienen cierta personalidad y originalidad, y presentan una buena amenaza para el Comando de Cazadoras durante una historia. Dicho eso, realmente, el argumento de acción es lo de menos aquí, es sobre todo lo que hacen los protagonistas a raiz de esto, o a la vez que esto. La historia personal de Buffy durante la saga despertó cierta polémica, lo cual únicamente demuestra que hay gente estúpida por ahí. Es una conclusión lógica de cosas que llevaban pasando algún tiempo, es muy apropiado a la idea de mostrar a través de la protagonista situaciones que le suelen pasar a chicas jóvenes, y queda bastante realista, y plasma perfectamente un montón de emociones que salen al respecto, algunas buenas y otras malas, de manera muy humana. A la altura de las mejores situaciones románticas que ha tenido la serie. Buffy también acaba demostrando por primera vez que es una gran general, cuando la acción se pone dura, pero aún manteniendo la gracia. El resto de situaciones personales también son muy buenas, con el encanto y capacidad de hacerte sentir por los personajes que tiene la serie. El retorno de un personaje de un episodio de la serie parecía una mala idea porque no daba mucho de si como villano, pero como aliado a la fuerza y visto desde una perspectiva más cómica, es muy divertido, muy gracioso muy a su pesar. También vuelve Andrew, y como siempre, también es muy gracioso, y Greenberg logra mostrar que ha cambiado tras el final de la serie de TV, manteniendo un buen equilibrio entre que siga siendo alguien que vive en un mundo de ficción con prioridades y reacciones sólo tangencialmente parecidas a las normales, y hacerle competente como parte del equipo. También mantiene su gloriosa ambigüedad sexual. Y también tiene uno de los momentos más increiblemente estúpidos que han hecho en la serie, pero el guionista es consciente de que lo es, y logra camuflarlo a base de admitirlo y hacerlo gracioso. Por otro lado, hay otro momento al final que debería ser monumentalmente dramático y triste, pero parece más gratuito y cayendo en fórmula que otra cosa. Aunque bien puede ser que está preparando las cosas para algo más adelante. Pero bueno, en general, muy buena historia con mucho humor, acción y drama. El dibujo de Jeanty es muy agradable, muy claro, y clava los parecidos y las expresiones faciales, serias y cómicas. Muy Recomendado (9)

Capitán America Nº38: Más de lo mismo, realmente. Bucky tiene dudas sobre si hace bien su legado, y toca el enesimo invitado para decirle que tal lo está haciendo. Al menos ese personaje está mejor escrito que en la serie donde sale actualmente. Luego, los secundarios deambulan un poco, y no dicen mucho nuevo. El Craneo Rojo sigue siendo malvado y hablando de sus planes de siempre. Hay algo de acción irrelevante. Y un cliffhanger que, por supuesto, sirve para aplastar las pocas esperanzas que hubiera podido dar el número anterior, porque todo en esta serie tiene que ser oscuro y deprimente. Lo cual no pega en esta serie, pero al menos es una elección estilística corriente. Hacer la serie aburrida, repetitiva y casi inaguantable mensualmente porque apenas pasa nada cada número, dudo que sea consciente. Dibujo bueno pero muy oscuro. Neutral (5)

Outsiders Nº9: Otros dos especiales de los que preparaban la nueva dirección de la serie, que fue reemplazada por una nueva dirección diferente antes de empezar, que ya ha sido reemplazada por otra dirección diferente en EEUU. Es difícil mostrar emoción ante semejante desastre, y más teniendo en cuenta que estos especiales se suponía que tenían que salir a lo largo de un mes, pero aquí llevamos 5 meses y aun queda uno por verse. Como la otra vez, uno está conectado con argumentos de otras series, y el otro es una historia no conectada con nada, aunque anuncia un poco otra serie. La primera está hecha por el que iba a ser el nuevo equipo creativo de la serie, y está relacionada con la masacre estúpida de los Nuevos Dioses. Al menos aprovecha semejante tontería para contar una historia sobre personajes reaccionando entre ello en vez de tener simplemente a Nuevos Dioses apareciendo y muriendo de manera gratuita e inexplicable. Además, el personaje que muere aquí realmente merece morir, porque era una mala creación que nunca tenía que haber existido para empezar. Ese es uno de los problemas, sin embargo, que es un personaje muy malo, y arrastra la historia con su falta de interés y su plan estúpido. No ayuda que una de las dos protagonistas es Trueno, que tampoco es un gran personaje, y el otro es la nueva encarnación del Detective Marciano, aunque al menos Bedard lo escribe normalmente. Hay un intento de contar una historia personal centrada en Trueno, pero queda muy forzada y poca cosa. Y el epílogo con la selección queda muy forzado. Si esto es una indicación de lo que iba a hacer Bedard, tampoco se ha perdido mucho. Donde se ha ganado es en que Turnbull no dibuje la serie, porque es malo con ganas, a base de personajes deformes y perspectivas casi incomprensibles. La otra historia está hecha por un nuevo hallazgo de DC, el novelista G Willow Wilson, y el dibujante también es de mucho lujo para una serie de segunda, es Joshua Middleton, en una extraña aportación (es otra exclusiva que DC está aprovechando poco, pero tampoco da mucho más de si en cuestión de velocidad). Como la otra vez, la historia es del Outsider clásico, esta vez Metamorfo, con su nemesis habitual, y el otro personaje, en este caso el nuevo Aquaman, está poco más que de adorno. Bueno, y por conexión temática, porque la historia va sobre agua, pero eso nos lleva a la aparentemente absurda decisión de tener al héroe marino en una historia en el desierto. Wilson ha escrito largo y tendido sobre Medio Oriente, y se nota, porque la historia es una versión fantástica de la zona, con un conflicto bastante típico de allí. No está mal, aunque es un poco obvia, y se nota que el guionista quiere contar una historia sobre la región y no sobre los personajes. El dibujo es muy bonito. Y el epílogo parece estar preparando el terreno a una historia que no ha llegado a hacerse. Frustrante. Neutral (6)

Programme Nº2: Muchas páginas de varios superhumanos hablando sobre como han cambiado Estados Unidos y Rusia en los últimos 60 años, con ocasionales peleas entre ellos y destrucción en masa, bajo una iluminación oscura y monocromática. Decir que no será para todo el mundo es quedarse corto. Y desde luego, a veces se hace un poco pesada con tanto deambular sin que pase nada. Pero es ciertamente interesante, aunque a veces se haga algo pesada y difícil de seguir, esto último sobre todo por culpa del dibujo, que ambienta, pero oscurece demasiado. No es de lo mejor de Milligan, pero mejor que sus trabajos de alquiler. Recomendado (7)

Rising Stars: Intocable: Otro tomo más a base de exprimir una piedra, de sacar dinero con spin-offs absolutamente innecesarios de una historia que finalizó hace mucho y no es demasiado recordada. Es decir, JMS no está precisamente bien considerado ahora después de sus últimas cagadas, ya ni te cuento sus aprendices. Pero aquí está, de todas maneras, que no se diga que en Norma no se comprometen con el completismo. Afortunadamente, ya debe ser el último. La primera de las miniseries que lleva se llama Bright, y está dedicada al personaje de ese nombre. Es una de esas de rellenar un hueco en la serie principal que no hacía falta rellenar, en este caso, como entró en la policía y su primer caso importante. Si has leido Rising Stars, ya sabes todo lo que va a pasar, y aunque no, la dirección es tan obvia que está clara tras las primeras páginas. Nada en los personajes o en el caso lo elevan del nivel de formula olvidable. El dibujo es de Jurgens, que también es competente sin más, y a veces ni eso, ha hecho cosas bastante mejores. La otra mini es la del título, y es algo más interesante. Está protagonizada por Laurel Darkhaven (Dios, los apellidos apropiados tenían la sutileza de un martillo), que tuvo un papel más pequeño en la serie, y por tanto se le puede sacar algo más de partido, sobre todo porque dado que era un agente secreto, la mayor parte de su vida permaneció en secreto. Así que es una historia perfectamente competente sobre el mundo del espionaje, sobre como cambia a la gente el tener que hacer cosas malas por una supuesta buena causa, con el añadido de que la protagonista sabe que puede hacer mucho más. Así que es la historia de cómo pasa de ser la agente que es cuando la vemos por primera vez de mayor, a como es en su última aparición en la serie, con el inconveniente de que ya vimos su cambio de parecer final. Pero con esta historia queda un poco mejor motivado. Cinco números son excesivos para eso, de todas maneras, y hay muchas veces donde se nota el relleno y que no tiene nada que decir. La otra cosa buena es que tiene el mismo dibujante que el último acto de RS, el único bueno, es decir, Brent Anderson, en otra de sus esperas a que Busiek le de más guiones de Astro City. Pero vamos, en el fondo, aunque te gustara mucho Rising Stars, puedes pasar sin el tomo. Neutral (5)

Ultimate X-Men Nº17: Se acerca el final de la etapa Kirkman (y el final de la serie no está mucho después) y toca ir cerrando cosas. Antes de pasar al gran final, dedica un número a atar el subargumento del Rey Sombra y Tormenta. Relacionar al Rey con Ororo es una buena idea, porque en la continuidad normal ya tenían una cierta conexión histórica y geográfica. Kirkman va más allá, de todas maneras, y lo convierte en una parte integral de su historia pasada, y sorprendentemente, encaja. La buena idea es quitarle todos los aspectos cósmicos y fetiches de dominación que Claremont le fue añadiendo, (y también el pasado común con Xavier, porque es demasiada conexión) y centrarse en que es un mutante malvado egipcio que puede sobrevivir sin cuerpo. Hasta ahí bien, pero como Kirkman es así, acabe añadiendole un montón de referencias y versiones a otros elementos, algunos de los cuales funcionan bien (como alguien que es esencialmente una versión de Yukio) y otras que están únicamente como capricho nostálgico y que no pegan. Joder, acaba hasta metiendo a su puñetero Sonámbulo, pese a que es un personaje que nadie más que él ha recordado en 15 años. De todas maneras, es una historia sólida sobre Tormenta, en el fondo. La otra historia está mucho más dispersa y funciona mucho peor, con un puñado de personajes, de los cuales no ha logrado que importe ninguno, peleandose y esperando a que pase algo. La parte de la tensión entre Bishop y la Patrulla-X está mejor, y al menos esa historia está desarrollandose de manera interesante y con una dirección clara. Sigue siendo más un ejercicio en hacer remixes que otra cosa, pero al menos este mes se le nota algo más de esfuerzo. Este mes llega a la serie por unos meses Salva Larroca, que va rotando por todas las series Marvel de cierta entidad como una especie de comodín. Como siempre, lo hace bien, aunque no tan bien como otras cosas suyas recientes, y muchas veces se le nota poco detalle o muy apretado. ¿Y soy el único al que le molesta que en plano astral los personajes aparezcan desnudos pero sin genitales ni pezones? Si no puedes mostrarlos desnudos, tapalos, o que no estén desnudos, pero esta cosa a medias es ridícula. Recomendado (7)

Y con ese alegre pensamiento nos despedimos. La semana que viene, una excelente tanda de tomos de Panini: Porque vosotros lo pedisteis, Cable y Masacre. Bueno, yo lo pedí, al menos. Además, Hercules comienza su increible nueva serie, Hulka comienza la nueva y diferente (por no hablar de oscura) etapa de Peter David, e Iniciativa tiene Muerto en Combate, donde la emocion se pone al 11. En cuanto a Planeta, aún estamos esperando al JSA de octubre, JSA, JLA, Jovenes Titanes y Nightwing de noviembre, y todo menos Superman de diciembre. ¿Saldrá algo de eso? Se admiten apuestas. Hasta entonces, saludos.

Semana del 1 al 7 de Diciembre

12 diciembre, 2008

Fui a ver Quantum of Solace, y pensando en ella, llegué a un par de comparaciones con el mundo de los comics. Al igual que la mayoría de comics que comento, James Bond es una franquicia, y como ellas, tiene sus más y sus menos, y sus reinvenciones cuando ven que no funciona. La nueva etapa viene marcada por dos características reconocibles por los lectores de comics: Una, el empezar de cero la continuidad (aunque dada la poca continuidad que han tenido estas películas, no le ha importado prácticamente a nadie) y la otra es que están pasando su etapa “grim and gritty”. Adios a los cacharritos, a los villanos con planes y escenas de acción exagerados típicos de la serie, y parte del humor, hola a violencia y tramas supuestamente más “realistas”, aparte de conceptos nuevos para la serie como continuidad directa entre una película y la siguiente. La cosa es que, pese al mayor drama y seriedad (que no realismo, por mucho que lo intenten… sigue siendo muy alejado del mundo real, sólo que ahora tiene esa apariencia), conserva la chispa, el ingenio y el estilo de la serie, y por tanto, sigue siendo 007, que es una lección que los que renuevan series de comic deberían aprender. Personalmente, prefiero el viejo estilo, (voy a ver esas películas para divertirme con burradas, no para ver lo terrible que es el mundo) pero lo bueno de la franquicia Bond es que hay un estilo para cada fan, y sabes que tarde o temprano volverá a tocar uno que te guste, no hay que preocuparse.

Ya que estamos, ¿la pelicula/piloto de nueva serie de las Guerras Clon? Muy flojita. Sólo para niños o incondicionales.

[Agitado, no removido]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas, ahora a tiempo. Esta semana, las series mensuales de Panini, un buen montón, pero fáciles de comentar porque casi todo es mantener la dirección. Probablemente la tanda de reseñas de tamaño más consistente que he hecho en memoria reciente. 12 comics de 24 a 5 de más, así me gusta. Por su parte, nada de Planeta, no es que su negocio sea publicar comics regularmente, o algo. Si comprara comics en español, estaría preocupado y furioso. Afortunadamente, dejé de hacerlo precisamente para evitar esas cosas.

Volviendo con Panini, esta semana han sacado su plan editorial para el año que viene (no como otros, que tienes suerte si sabes que se supone que van a sacar dentro de dos meses… y tienes mucha suerte si sabes lo que realmente saldrá este) y todo es bueno: Van a publicar todo lo que ha sacado Marvel este año en formatos más o menos apropiados, más alguna cosa que se dejaron en años anteriores, y una buena selección de reediciones. Asi se hace.

Pasando a cuestiones de orden, para aquellos que me han dicho que la combinación de colores actual de esta página se hace difícil de leer, recordar que existe una copia del Cuarto Muro en forma de blog, en https://cuartomuro.wordpress.com, con una combinación más agradable a la vista, según me han dicho. Y hasta puedes enterarte cuando actualizo, creo. Decidme que os parece.

En el apartado de agrandar el ego de Peter, en el último par de meses gané un par de concursos: Uno fue el concurso de Spiderman: Bajo La Máscara, o al menos parte de él (por cierto, ¿para cuando los resultados de la parte de Zona Negativa? Tengo curiosidad de saber una de las respeustas, y ya hace un mes). El otro fue en el genial blog de Comics Should Be Good, donde identifique 54 de 60 viñetas distintas, cosa que me ha hecho ganar cinco tomos con bastante buena pinta. Muchas gracias a todos los responsables. Todo esto significa que este año ya he ganado tres concursos, cada uno de un territorio. No está nada mal, pero va a ser difícil de superar.

En las novedades americanas, una cosa clara: El final de Invasión Secreta. Por un lado, ha sido claramente mejor que los intentos anteriores de Bendis o sus amigos. Una idea sólida para un crossover, que ha afectado bien a todo el Universo sin descarrilar demasiado las series, y con crossovers bastante buenos (curiosamente, los buenos eran fácil de identificar, eran los que usaban ingeniosamente el concepto de los nuevos Super-skrulls, en vez de tener a los skrulls como villanos genéricos). Bien montado a la vieja usanza de DC. Pero la miniserie principal de por si ha dejado que desear, pues Bendis es muy malo para estas cosas, malo en acción, en diálogo y en temporización, y su ejecución no estaba a la altura de sus ideas, con un final que requería mucha estupidez. Sin embargo, la parte buena es que, por estúpida que haya sido la manera de llegar hasta allí, el nuevo status quo que queda tras esto, el Reino Oscuro, si que es una idea con mucho potencial, y con conceptos intrigantes y nuevas direcciones para series que prometen. Por primera vez en bastante tiempo, las series famosas de Marvel parecen energizadas y con direcciones frescas. Por supuesto, las posibilidades de que Bendis y amigos ejecuten bien la idea son pocas, pero un poco más debajo si que hay buenos guionistas que probablemente le sacaran provecho. 2009 va a ser curioso.

Asombroso Spiderman Nº26: Primero termina la historia de Peter Parker: Paparazzi, de manera no demasiado sorprendente, pero si satisfactoria y muy en el espíritu del personaje. La historia del nuevo DB si que va en una nueva dirección que tiene buena pinta. Y el misterio de Jackpot se resuelve parcialmente. El único problema de la historia es la polémica aparición de Mary Jane. Obviamente, Slott está divirtiendose a costa de los lectores y sus reacciones, dejandolos en vilo, pero aún así. Para aquel que haya leido a Spiderman durante los últimos 20 años, tener a MJ acostandose con otro da bastante repelús, sobre todo porque en ningún momento decidieron separarse voluntariamente. Además, las acrobacias para retrasar el reencuentro con Peter acaban quedando un poco rebuscadas. El dibujo de Martín sigue siendo muy bueno, ojalá se quede fijo en la rotación. Los otros dos números están escritos por Gale, y son una historia sobre el Apostador. El Apostador es una idea bastante divertida, muy lógica en el mundillo de supers Marvel, y esta historia es toda en ese tomo. Es una historia de crimen de baja estofa, pero en tono desenfadado, que le va muy bien a Spidey. Bastante divertido, bastante buen uso de conceptos y personajes (Gale logra hacer entretenidos a los Forzadores, lo cual es un logro en el Universo Marvel normal), le da una historia humana al Apostador (nada que no hayas visto en historias de bajo crimen, pero no está nada mal) y le da un giro al viejo “alguien se está haciendo pasar por Spiderman” bastante bueno. Oh, y a diferencia de muchos otros en Marvel, cuando Gale tiene que usar villanos intercambiables como morralla genérica, usa a personajes tan poco conocidos e irrelevantes que no va a contradecir nada de ellos al usarlos intercambiablemente. Al menos hay alguien que se esfuerza. A la rotación de dibujantes se une otra estrella, Mike McKone, (rebotado de DC, y con razón… tienen un gran fichaje como él, y únicamente le dan cuatro comics en todo un año, lo cual es desaprovecharlo, por buenos que fuesen) cuyo estilo plástico y ágil le viene que ni pintado a la serie. Un número muy divertido, así se hace. Recomendado (8)

Cuatro Fantásticos Nº12: Esta vez, el número está dedicado sobre todo al argumento de Reed y la Nueva Tierra, y es mejor por eso. Millar ha tratado ideas similares antes, pero este es un nuevo enfoque, y es el tipo de grandes ideas que necesita la serie. Casi todo el número es exponer la idea, y cuando Millar se deja de tonterías y se centra en exponer sus ideas de fantasía científica, es mucho mejor. En la tradición de las viejas historias de ci-fi en las que se inspira, el inconveniente de la idea es evidente, y queda un poco tonto que los supuestos supergenios no lo vean venir, pero al menos no tarda mucho en notarse. Una pena que haya tenido que recurrir a eso, por parte del género que sea. De todas maneras, la alta tecnología de todo esto hace la premisa un poco difícil de tragar: ¿Tienen la tecnologia para construir un duplicado exacto de la Tierra pero no para salvar la original? Reed sigue estando bien caracterizado, aunque la caracterización de Millar de Alyssa cae en lo típico de Millar de hacer a los personajes ultracínicos y cuya caracterización está centrada en un elemento supuestamente molón a costa de cualquier cosa vagamente parecida a un comportamiento humano. Es decir, entiendes porque Reed la dejó, pero no porque la aguantó algo de tiempo. Más en ese estilo está el subargumento de Johnny, que igualmente, parte de una idea buena, pero la caga con la caracterización que sustituye cualquier emoción reconocible por chorradas que te hacen detestar a los personajes, como siempre. El dibujo de Hitch es impresionante y muy detallado, y está gritando que lo publiquen en un formato más grande. Pero el comic tiene los defectos que lo lastran como podías esperar. Recomendado (7)

Daredevil Nº34: Especial que continua del anual que se publicó el mes pasado, que realmente es otro anual, pero no lo llamaron así porque en Marvel son completamente aleatorios sobre que especiales son anuales y cuales no. Aquí continua la historia de la Tarántula Negra, donde la gracia es ver a alguien tratando de hacer de héroe (o al menos, de justiciero heroico) pese a no estar hecho para ser un héroe ni en fondo ni en forma. Algo así como una versión callejera de los Thunderbolts originales. Esta vez, Brubaker gana más puntos por haberse documentado sobre la historia del personaje y usar elementos específicos sobre su historia, y hasta recordar que era superhumano, aunque sus habilidades siguen siendo reducidas porque si no, no pegaría con el tipo de historia que quiere. Es un personaje tan poco importante que colaría, si no fuese por la desafortunada coincidencia de que lo están usando paralelamente en Spidergirl, de manera más parecida a la original. Pero realmente, no importa. Como el anterior anual, va de las duras decisiones morales, y de ver como Carlos se esfuerza en hacer lo correcto pese a no tener mucha idea como hacerlo. Para eso está Daredevil, claro, justificando que esto aparezca bajo su nombre, aunque sólo sea un secundario, una especie de mentor. Buen dibujo de Samnee, que viene de hacer cosas en tonos similares para Oni. No es del todo una historia de Daredevil, pero es un buen spin-off en la misma órbita. Buena historia de crimen con algo de elementos superheroicos, esta es la clase de cosas que Brubaker debería hacer más y no la miseria derivativa en autopiloto que hace normalmente. Quizá sea el coguionista Ande Parks. Brubaker funciona mucho mejor con coguionistas hoy en día. Recomendado (8)

Hulk Nº3: El Hulk rojo se enfrenta a la nueva Abominación, con el estúpido nombre de Bomba-A (si, se pierde el juego de palabras al traducirlo, pero tampoco es una gran pérdida, es bastante malo). Te podrías preguntar porque Rick actua como la vieja Masa, cuando se supone que la doble personalidad es específica de Banner por sus problemas mentales. Pero claro, puestos a analizar y ser quisquillosos, también te darías cuenta de que el sistema de seguridad de la base no tiene ningún sentido. Ni realmente nada en este comic, es un comic estúpido para apagar el cerebro. Lo cual no sería tan malo, si primero, no estuviese tan mal hecho (¿De donde ha salido la nueva Abominacion? ¿Qué hace ahí? ¿Qué pretende el nuevo Hulk?) ya que, como suelen ser los comics de Loeb (y otros “famosos” de Marvel) es una sucesión de hechos que le parecen chulos a Loeb, sin ton ni son. Pero segundo y más grave, es que es un peñazo. Dos tipos grandes y aburridos se pegan durante un número. Con un hecho al final que promete más de lo mismo en el siguiente. Eso no mola, eso es insoportablemente aburrido, por muy vistoso que sea McGuiness. Aburrido y estúpido. No Recomendado (3)

Invasion Secreta Nº0: Otra tomadura de pelo de Panini, pero ya estamos tan acostumbrados a eso que es difícil cabrearse más de la cuenta. La primera parte es uno de esos resumenes en plan Marvel Saga, no ya de los prólogos a Invasión Secreta, sino de prácticamente todas las apariciones de los skrulls. Algunas que van a se relevantes con la saga o algún crossover, otras que ni eso. La mayor parte de cosas, si has estado leyendo Nuevos Vengadores y otras series así, ya las habrás visto, y la mayoría de las importantes también las habrás visto, en directo o de segunda mano, si llevas leyendo Marvel un poco de tiempo. Mucha información, pero es todo reciclado y que puedes encontrar mejor en otros sitios. Para que te hagas una idea, además, ese comic era gratuito originalmente. Después viene el plan editorial Panini 2009 que menciono más arriba, que debería ser gratuito. Por último, viene un letanía de entrevistas a los autores del crossover. Básicamente, es una mezcla de autoalabanzas y datos que vas a poder ver tu mismo en breve. Incluso si eso te interesara por algún motivo insondable, puedes obtener la misma información gratuitamente en Internet, con mejores entrevistadores (es decir, no pagados por Marvel). No hay absolutamente ninguna razón para comprar este timo. Ya sabes el refrán: Si te engañan una vez, la culpa es de ellos. Si te engañan más de una, la culpa es tuya, por gilipollas. Evitar a toda costa (1)

Iron Man Nº11: Los personajes pasan mucho tiempo sentados discutiendo el argumento, en vez de, no se, que pase algo con ese argumento. Parecía que la saga estaba empezando a coger ritmo en el último par de números, pero resulta que no. Es decir, ten a los protagonistas discutiendo para aumentar la tensión, pero acuerdate de, no se, que todo eso lleve a alguna parte, para la historia o los personajes. Aparte, teniendo en cuenta lo importantísimo que es Shield para la Marvel actual, ya podrían ponerse de acuerdo sobre como funciona a un nivel básico. ¿Se supone que es una organización internacional de la ONU como es desde los 90, nunca ha dejado de ser oficialmente y es en series buenas como Iniciativa? ¿O es algo que depende de EEUU como en esta y muchas otras series? Y en cualquier caso, ¿Qué hace su lider respondiendo ante un mierda de la Comisión como Osborn? Que no hace más que recordar lo estúpida que es la idea para empezar. Dibujo oscuro y sin personalidad. Esta es la clase de comic de Iron Man que Marvel tiene que dejar de publicar, ahora que la película ha recordado como hacer el personaje, y es una suerte que a los Knauf les quede poco. No Recomendado (4)

Jóvenes Vengadores Presenta Nº3: Este mes, dos por el precio de uno, con Wiccan y Veloz. Escribe Roberto Aguirre-Sacasa, que no tiene conexión con la familia, pero supongo que es porque es no oficialmente el encagado de la magia en Marvel, y lleva queriendo hacer una saga en plan Aniquilación con la magia desde hace años, pero su poca popularidad se lo impide. O quizá es porque es gay, como Wiccan y Heinberg, vete a saber. El problema con escribir a estos dos es que lo obvio sería ver si realmente son los hijos de la Bruja Escarlata y la Visión (cosa que no tiene mucho sentido tal y como lo pusieron… ¿Cómo iban a saber que tienen conexión con los Vengadores si nadie sabe que son sus hijos? Pero claro, poco en esta serie ha tenido sentido) que es lo primero que tenía pensado hacer Heinberg en la continuación de la serie. Pero como está demasiado ocupado escribiendo chorradas para TV como para continua sus comics durante 3 años, y en Marvel no tienen amor propio para plantarle cara a “famosos”, no se ha podido hacer nada al respecto. Pero se ve que por fin se han cansado de esperar a alguien que no se toma los comics como algo profesional (ni es particularmente bueno, pero eso es aparte) y han decidido que al menos pueden continuar las historias de los personajes no creados por Heinberg. Así que en este número, a menos que decidan contradecirlo después, nos confirman finalmente si realmente son los gemelos Maximoff o no, usando para eso a un villano relacionado con ellos en los viejos tiempos, que ya es algo. Tiene el problema de que como historia de los personajes no llega a mucho: Se pasan la historia buscando respuestas, y sólo obtienen algunas, y quedan un poco insatisfechos, y tampoco ha evolucionado la relación entre ellos. Pero por otro lado, la caracterización de ambos es buena (RAS encaja bien a Veloz como un Impulso con más mala leche) y al menos existe, y da respuestas, que tienen tanto sentido como podían tener. Si se cansan y le dan la serie a Aguirre, no perderían. El dibujo es de la novata Alina Urusov, que tiene un estilo similar a Middleton, muy agradable, que le va bien a la historia. A ver si en Marvel aprovechan. Recomendado (7)

Lobezno Nº36: Termina la historia de cazar a Mística, y tiene el problema que iba a tener la historia pasase lo que pasase, al final. La historia va de Lobezno finalmente hartandose de Mística y decidiendo ir a matarla. Pero Mística es un personaje demasiado importante para matar tan alegremente. Así que las opciones son que finalmente la maten, en cuyo caso nadie se lo va a creer, y es casi imposible que no resucite en un año o dos. O que Mística escape, lo que haría toda la historia bastante inútil y a Lobezno un incompetente. Así que a menos que se te ocurra un brillante tercer final que no tenga estos problemas y parezca rebuscado, es mejor no meterse en una historia así, porque va a quedar insatisfactoria al final. Sin dar muchos detalles, Aaron no logra salvar estos problemas. Intenta estar en el plato y en las tajadas y dar una solución ambigua, pero realmente, acaba cayendo en los problemas de una u otra solución, según como lo veas. Hasta ese punto, la historia sigue estando bien, con buena acción e intriga, una Mística inteligente y un Lobezno competente, y flashbacks que le dan algo más de textura a la historia. Pero no tiene tanta energía como la primera parte, y se vuelve un poco tonto al final (¿Hay alguna razón por la que Mística se pase todo el número final desnuda? No tiene razón dentro de la historia, y ni siquiera vale como homenaje a las pelis, porque le faltan las escamas). Buen dibujo de Garney, que ha recuperado el estilo que había perdido anteriormente. Pero esta saga ha quedado un poco fallida al final. Aún así, muy por encima de lo que nos tiene acostumbrada la serie, a ver si ponen más veces a Aaron en vez de a los idiotas de turno. Neutral (6)

Nuevos Vengadores Nº36: Queda un mes para Invasión Secreta, pero eso no impide que tengamos ya crossovers, para ir haciendo tiempo hasta que empiece. Y esta es la clase de crossover que se podrían ahorrar. No aporta nada realmente, y es esencialmente una pelea medio decente. No está del todo mal, pero ya empieza un problema que se veia venir, que los poderes de los nuevos super-skrulls son muy fluctuantes, porque si no, serían invencibles. Así que su habilidad cambia por exigencia del guión, no porque el guionista y el héroe se esfuercen en una manera inteligente de compensarlo. Por lo demás, es un supuesto número centrado en un personaje que Bendis se empeñó en meter en la serie pese a que no pega en absoluto, pero en el fondo, no dice nada nuevo sobre ella. Bendis es alérgico al desarrollo de personajes o algo. Lo único es un romance que empieza al final, que sería bonito si se basase en desarrollar a los personajes como humanos, y no en lanzarlos juntos al azar de repente. Lo único bueno es el dibujo del cocreador de Eco, David Mack, que aunque usa un estilo mucho más convencional que de costumbre, sigue siendo muy bueno. Y aquí acaba esta encarnación de Nuevos Vengadores, porque a partir del mes que viene la serie la secuestra el crossover, y después cambiará de dirección y alineación. Si, otra vez. Neutral (6)

Patrulla-X Nº36: Aquí ya se nota totalmente que la serie está haciendo tiempo hasta la nueva dirección en el nº500. La historia de Scott y Emma sigue el esquema tradicional de “la Patrulla-X investiga las cosas raras que ha causado el mutante de turno”, que parece que sólo está para llevarles a la ciudad y tenerles haciendo algo. Mientras, la de los chicos de la segunda generación es una de esas donde van a algún sitio y se meten en follones, pero sin toda la gracia que solía tener cuando Claremont. Los villanos son una extrapolación adecuada de cosas que hemos visto antes, pero no suenan más que a molestia. Lo interesante de este argumento, de todas maneras, es la caracterización de Coloso, tratando de explicar como es que sigue adelante pese a la improbable cantidad de putadas que le han ocurrido con los años. Y logra caracterizarlo bien y explicar su estado mental actual sin volverse melodramático, así que en ese sentido tiene éxito. Por tanto, pese a que el argumento no tiene mucho, la caracterización (y lo divertido de la idea del San Francisco hippie) salvan el número. Eso si, Brubaker recae en su falta de documentación de otras veces: ¿Por qué demonios es Emma la que reconoce al Celestial en SF y no Scott, pese a que Scott estuvo al lado de uno durante un montón de números en Factor-X? El dibujo de Choi es atractivo, pero tiene problemas con la anatomía y los personajes que parecen demasiado estilizados cuando intenta ser realista. Recomendado (7)

Poderosos Vengadores Nº11: Los Vengadores se enfrentan al Dr Muerte. O mejor dicho, Muerte actua como un gilipollas inmaduro hasta que la solución para derrotarlo viene del cielo cual deus ex machina. Bendis sigue empeñado en escribir cosas que no sabe, poniendo la estructura general de una historia de superhéroes clásica y mediocre, y entonces ejecutandola cagandola en todos y cada uno de los pasos, no poniendo nada de lo que las hace funcionar, y reemplazandolas con chorradas. Esta es, sin lugar a dudas, una de las peores apariciones del Doctor Muerte en sus 47 años de historia, lo cual tiene mérito. No, Brian Michael, Muerte no es un inutil pomposo que enmascara su inseguridad insultando a sus victimas indefensas para sentirse mejor. Está por encima de eso, de llamar putas a sus enemigas, únicamente lo haces así porque crees que mola y no sabes escribir más que un tipo de diálogos. Afortunadamente, es el fin de esta mierda, ya que los próximos números no tendrán nada que ver, y después de eso los Vengadores serán restaurados por Dan Slott. Demasiado tarde para Bagley, que harto de que le hagan dibujar estas gilipolleces, y para compensar a McKone arriba, se va a DC a dibujar algo que no insulte la inteligencia. Evitar a toda costa (2)

Punisher: Diario de Guerra Nº15: Otro número independiente dedicado a un personaje, en este caso al sidekick del Castigador, el villano anteriormente conocido como Rampage. Fraction compensa su mal uso de personajes de números anteriores documentandose muy bien para esta historia: No sólo se mencionan todas las apariciones anteriores del personaje, incluyendo la de la serie del Hombre Maravilla, se da una explicación de cómo conseguió tecnología derivada de Iron Man pese a que se supone que está extremedamente controlada, (que es más que lo que guionistas menores han hecho, que parecía que pegabas una patada y alguien había copiado esa tecnología, contradiciendo una de las bases del personaje) usando para eso un viejo personaje y cabo suelto, enlazado con otro viejo villano que sirve de antagonista para la historia. Bastante buena historia, haciendo de Clarke algo más que el sidekick chorra de números anteriores. Lástima de dibujo de Chaykin, que no sólo es feo y mal acabado, no le pega en nada al tono más superheroico de la historia, y encima, a veces es difícil de saber que está pasando, no hablemos ya de distinguir a los personajes. En serio, Chaykin tiene que volver a aprender a dibujar, esto no es aceptable en alguien que empieza, menos aún en una vieja gloria. Neutral (6)

Thor Nº9: Una nueva costumbre en Marvel es que cuando uno de sus equipos creativos respetados (normalmente un guionista mimado, porque si el dibujante falta simplemente le ponen uno de relleno como pasó aquí el mes pasado, pero hay equipos de guionista/dibujante que no quieren separar tampoco) no puede molestarse en sacar un comic ese mes, sacan un especial, normalmente de relleno, por otro equipo creativo, para rellenar el hueco ese mes, y no perder el tirón y las ventas. Es como el viejo método de los números de relleno en el cajón, pero sin insertarlo en la numeración y cronología de la serie, lo cual funciona mejor. Panini, por supuesto, la mete dentro de la numeración para que la gente pique. El caso es que como JMS es uno de esos guionistas que pasa mucho tiempo haciendo TV y cine, y si hace falta sacrifica sus compromisos previos con los comics si es necesario para escribirle algo a Clint Eastwood o lo que sea, esta serie necesita especiales a menudo. Mes si, mes no, de hecho. Así que el guionista más prolífico de Marvel, Matt Fraction, se convierte de hecho en el guionista suplente de Thor, con una trilogía de historias basadas en el Thor clásico, quizá incluso en una encarnación anterior a la clásica. Queda raro ver a Thor actuando como un bravucón inmaduro, pero claro, por algo tuvo que enseñarle humildad su padre en los primeros comics. Es una historia que si no está basada en un cuento de la mitología nórdica de verdad, lo parece. Pero en plan cañero (Fraction ha dicho que esta trilogía de especiales de Thor están hechos para ser escuchados con música metal, de hecho, los títulos están sacados de eso, y se nota). Así que si quieres una historia mitológica de acción bastante buena, o simplemente volver a ver la encarnación clásica de los asgardianos, es una buena elección. El dibujo de la primera historia es de Patrick Zircher, en su nuevo estilo más sucio y realista, y es impresionante. El dibujo de Khary Evans en la segunda no lo es tanto, y es más estilizado, pero también queda bien. El color es quizá demasiado oscuro, eso si. Ya que JMS está demasiado ocupado, Fraction es una gran elección para suplirle. Recomendado (8)

Thunderbolts Nº11: Es el mes de los especiales de relleno en series con títulos derivados del trueno. Con Ellis habiendo cumplido su trabajo de mercenario, le toca a Christos Gage hacer de puente entre su etapa y el nuevo equipo regular tras Invasión Secreta. Porque Dios libre a Marvel de darle a Gage, prácticamente el mejor guionista que tienen, una serie regular por méritos propios. Por lo pronto, hace 3 especiales, cada uno dedicado a una pareja temática de Thunderbolts. No escribe de los miembros que no pegan, Bullseye y Penitencia, porque Jenkins ya hizo uno sobre ellos. Este mes le toca a las Thunderbolts fundadoras que quedan, Piedra Lunar y Pájaro Cantor, que tienen una enemistad ya hecha y pese a su historia pasada, no podían ser más distintas. Y, joder, que diferencia cuando alguien se toma en serio a la serie y a los personajes. Ahora los protagonistas tienen personalidades que se desarrollan, y tienen historias, y esas historias influyen en los personajes, y los personajes tienen diferentes maneras de pensar y actuar entre ellos, y sus actos tienen consecuencias públicas (empiezan a tener en cuenta lo que piensa el público de ellos, lo cual no tenía sentido que no hiciesen antes, teniendo en cuenta que es un grupo financiado públicamente que va de criminales mutilando héroes) y privadas, y forman parte de un universo con más personajes que los que aparecen en el comic. Vamos, que tiene una lógica interna y externa, y unos personajes que no son de caricatura. Además, aunque es un comic con mucha mala leche, no es completamente nihilista donde los malos hacen lo que les da la gana, ganan y no sufren consecuencias, que ya era hora. La historia va del juego de poder entre las dos protagonistas por el liderazgo del grupo, una encarnando el tradicional método de liderazgo por méritos y hacer las cosas bien, la otra por manipulaciones y trapicheos. Y de cómo por mucho que manipules y juegues con lo peor de la gente, eso no siempre va a funcionar si se topa con alguien tan decidido como tu. Es decir, es donde Pájaro recupera su competencia después del destrozo que le habían hecho. Ahora que mezclan la mala leche y locura de esta encarnación de Thunderbolts con la caracterización sólida e inteligente uso de recursos que la serie solía tener, si que puede funcionar. Es decir, ya no es una comedia absurda sobre gente desagradable haciendose cosas desagradables y gente buena sufriendo, es una serie sobre el conflicto entre héroes tratando de hacer algo decente en una situación apestosa, y villanos tratando de mantener las cosas como están, que es infinitamente más prometedor. Oh, y otra cosa que mezcla, siguen cazando personajes sacados de los recovecos de Marvel (y del Capi de Gruenwald, ya puestos), pero esta vez como villanos y no como pringados que no tienen sentido. Buena historia, y para el que piense que Gage tiene menos mala leche que Ellis, que vean la puya que le lanza a Marvel por una cosa bastante estúpida que hicieron el año pasado. El dibujo de Brian Denham, de Hipervelocidad y Nova, es más similar al estilo de Zircher en el primer volumen, y funciona bastante bien. Así es como se hace la serie para que tenga un futuro, y a ver si le dan otra serie a Gage de una vez. Recomendado (8)

X-Factor Nº26: Seguimos teniendo a los personajes deambulando deprimidos y sin dirección reaccionando a los acontecimientos de las últimas historias, pero también hay un villano. Villano que nunca ha pegado para estos personajes y suele ser una pérdida de tiempo irritante que no viene a cuento, pero aquí más o menos pega con el humor negro de la serie, y con el hecho de que los propios protagonistas piensan que sus vidas no tienen sentido. La primera mitad del número tiene demasiado tono de “tenía estas ideas prometedoras, pero se han ido a la mierda por culpa de interferencia editorial”, donde en vez de concluirse, los personajes y el comic las abandonan anticlimáticamente. David sabe sacarle drama a esto, pero aún así, es una lástima. Después viene una escena increiblemente estúpida y rebuscada. David es perfectamente consciente de este hecho, y hace que los personajes se den cuenta de esto, pero eso no ayuda, por dos cosas: Una es la vieja máxima del crítico: “Si los personajes se quejan del argumento, algo va mal”. La otra es que si tu mismo admites que estás copiando algo tan insoportablemente malo como Apartamento Para Tres, estás jodido. Afortunadamente, es sólo una escena, y después vuelven a pasar cosas aleatorias de manera divertidilla. Todo el argumento, de hecho, es bastante tonto y aleatorio, pero el diálogo de David, y todo el tono y sensación que da la historia hace que no quede mal. Por su parte, estrenan dibujante regular, Valentino DeLandro, que es del mismo estilo que Raimondi, pero peor, menos atractivo y con peor lenguaje corporal y facial. Aún así, no es malo. Recomendado (7)

X-Force Nº2: Esto realmente parece un mal fanfiction de los Nuevos Mutantes. Se recicla un conflicto entre dos personajes que siempre ha ido de prejuicios como los que existen en la vida real, y de odios y miedos creibles y humanos, con encuentros que se hablaban como dos personas de verdad. Sólo que aquí se transforma en un conflicto entre un héroe sin personalidad y un villano carcajeante que sólo dice tópicos y quiere matar. Es lo mismo que con los Purificadores, que cogen la buena idea básica de la discriminación contra mutantes, y lo reduce a su exponente más obvio, trillado, aburrido y ridículo. Y siguiendo con el fanfiction, aparece al final un viejo villano de aquella serie, que tiene toda la pinta de que no va a tener nada de la amenaza que solía ser. El resto del número es más violencia sin sentido aburrida, y personajes sin personalidad hablando entre si. De lo peor. El dibujo de Crain sigue siendo muy artificioso y forzado, y de lo más oscuro en todos los sentidos. Y aparentemente basa a la Agente Morales en Penélope Cruz, lo cual es perturbador. Evitar a toda costa (2)

X-Men: Legado Nº36: La cantidad de flashbacks este número es menor, y va sobre todo sobre la parte del presente, acallando un poco la preocupación de que vaya a ser un serie únicamente a base de repetir escenas pasadas. El número va del conflicto ideológico entre Xavier y Magneto, y sirve para ilustrar el problema principal que han tenido siempre. Que excepto cuando escribían buenos guionistas (Claremont, Morrison y para de contar), por muchos números y números que se pasaran discutiendo sobre sus sueños, ideologías y demas entelequias abstractas, ninguno de los dos realmente hacía nada para cambiar la situación de los mutantes. Es decir, que nada de lo que hablan sirve para nada, y como consecuencia, dedicar un número a cosas que no sirven para nada dificilmente sirve para algo. O poniendolo de otra manera, Xavier y su Patrulla-X, y Magneto y sus Acólitos y otros mierdas, generalmente han sido como esas asociaciones que teóricamente van de algo, pero que acaban yendo únicamente de discutir sobre que van a hacer, y como, y quien es más fiel a los principios, que en hacer una mierda. Por supuesto, un buen guionista sabría sacarle partido a esto, y pondría esto como algo explícito y parte de la historia, mostrando que ambos son dinosaurios, como mostró Morrison. Y en defensa de Carey, algo de eso hace, y es posible que esa sea la dirección que vaya a tomar. Pero de momento, es mucho divagar sobre lo mucho que significan esas entelequias, y poco hacer. Al menos hay un conflicto más directo sobre que hacer con Xavier, y acaba solucionandose, así que al menos pasan cosas, aunque los flashbacks esta vez no aportan apenas nada. Y aunque los Acólitos son y siempre serán cutres, Carey les da distintas personalidades (ayuda que haya cogido a los pocos que las tenían de antemano) y puntos de vista. Y está bien volver a ver una versión cuerda de Magneto. En conclusión, que Carey está eligiendo bien que cosas explorar del universo mutante, pero no las está explorando bien del todo, de momento. Está depurando errores pasados en vez de arreglarlos. El dibujo de Eaton en las escenas del presente es bueno, el de Billy Tan en los flashbacks es patético. Neutral (6)

Y eso es todo. La semana que viene, el Capitán America Cyborg sigue enfrentandose a lacayos de Craneo Rojo, y Apocalipsis llega a Ultimate X-Men. Y a lo mejor si tenemos mucha suerte, nos portamos muy bien y se alinean las estrellas, Planeta sacará alguno de los comics que tiene pendientes. A saber: JSA y Outsiders de octubre, JLA, Jovenes Titanes y Nightwing de noviembre, por no hablar de los de diciembre, y los muchos tomos anunciados desde octubre que no han salido. Pero eh, si no los sacan, menos trabajo para mi. Ya veremos. Hasta entonces, saludos.

La película hecha para televisión de 24 demuestra que puede salirse de su formato típico y todavía funcionar, hasta cierto punto. No tiene ni el ambiente de terrorismo urbano ni la idea de todo en un día, pero mantiene la personalidad y el transcurrir en tiempo real, claro. No es que sea particularmente buena tampoco, siendo más bien una de esas películas que te machacan con lo terrible que es una situación del mundo real, pero al menos sabe reinventarse, lo que augura que aún tiene algo de mecha para su nueva dirección este invierno.

Y una curiosidad tonta: Ha tocado el “saca a Peter a que se compre ropa” de la temporada, y curiosamente he encontrado camisetas de personajes de comic en tiendas de ropa normal. He visto de DC, o de Jim Lee, o de dibujantes de los 70, pero aún así, mola.

[Se de oro]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, toca Expocomic. Lo curioso es que, mala organización del evento aparte, no es como otros años. Es decir, las editoriales no han sacado una mierda, al menos Planeta. No es que quiera las pasadas que tocan en el Salón del Comic o que venían otros años, pero esto es ridículo, menos que una semana normal. Pero claro, esto es sólo una señal de que algo anda realmente mal en Planeta. No es ya la edición aleatoria y desordenada de siempre, es mucho peor, es que no están cumpliendo ni siquiera lo que anuncian. De los tomos que prometen, sale la tercera parte, en meses aleatorios. Hay series de las que no han salido los números de octubre, mientras que de Superman ya sale el de diciembre, antes de que empiece el mes. Y no hablemos ya de Cuenta Atrás, aunque en ese caso, que no hayan salido números desde agosto es una bendición. Pero en serio, ¿qué coño es esto? ¿Es que vivimos en el puñetero tercer mundo? ¿Es que esto es un hobby que la gente hace en sus ratos libres por la voluntad? No, es, o se supone que es, un puñetero negocio serio de adultos, que mueve dinero y tiene que mantener unos mínimos de profesionalidad. Si cualquier otro medio (cine, televisión, cualquier otro tipo de edición en papel) incumpliera lo prometido de esta manera, sin explicación, sería el hazmerreir del mundo, y no durarían mucho más. Es absolutamente inaceptable, y dice muy poco de todos los implicados, incluidos los lectores, que exista esta situación. A menos, claro, que sea todo una indicación de un inminente recorte, como se rumorea en algunos círculos, en cuyo caso, en vista de la circunstancias, se merecen.

Cambiando de tercio, en el Dolmen de este mes, Peter David habla de la situación de Moore y las películas basadas en sus obras, y da totalmente en el clavo. Dice exactamente lo mismo que dije yo, pero lo expresa mucho mejor: Que aunque no justifica las estupideces que le han hecho las productoras de cine, y que puedeuna persona cuya última obra famosa va de hacer versiones porno de entrañables personaje de cuento no tiene donde sostenerse a la hora de criticar a la gente por adaptar sus obras. Por cierto, bien hecho al traductor que ha sustituido a Diego García, mantiene el mismo estilo, que sigue poniendo el listón muy por encima del resto de traductores de esta industria.

Si me permitís, un poco de publicidad: Si no estás contento con la distribución donde vives, o en vista de lo visto quieres pasarte a comprar en inglés a buen precio, pasate por http://www.astelcomics.com que no sólo tiene buenos precios, la lleva mi viejo amigo Miquel, que es de toda confianza.

Y ya que estoy con cosas que no vienen a cuento, si no pasa nada raro, podeis ver el nuevo logo de la página, diseñado por David Abadía. Decidme que os parece, y si os gusta más que el antiguo.

En las novedades americanas no hay series nuevas, pero hay dos cosas que comentar: Una es el final de Batman RIP, la traida y llevada gran saga de Morrison que cambia el panorama. La saga ha sido buena, pero el final no es precisamente satisfactorio. No ata la mitad de las cosas, y las que ata las hace de manera un poco atolondrada. Por supuesto, seguro que Morrison tiene ideas para seguir todo esto, pero el hecho de que no vaya a ser él el que vaya a llevar las consecuencias inmediatas hace que la nueva dirección de la línea de Batman sea preocupante.

Y luego están los especiales relacionados con Kingdom Come y con la saga actual de JSA. Y son lo que uno podía esperar por los autores: El de Johns es un número más de la serie, el de Tomasi es estirar mal ideas de Johns, y el de Ross es el único que va de reciclar Kingdom Come. Realmente, DC no debería tirar demasiado de la gallina de los huevos de oro, y no sacar demasiados especiales conectados con las cosas que hace Johns (y tres cuartos de lo mismo con Morrison) para no cagarla, porque no suelen estar a la altura. Mientras lo mantengan así, puede pasar.

Y ahora, novedades de aquí:

Booster Gold Nº1: Con algo de retraso, llega el mejor spin-off de 52, lease, prácticamente el único que está hecho por uno de los autores y que continua las ideas establecidas allí en vez de repetirlas o ignorarlas. Está coescrito por Geoff Johns, garantía de calidad, y por Jeff Katz, novato en esto de los comics, pero que a la vista de esto, habrá que observar en el futuro. Esencialmente es una miniserie de 12 números (la serie continuará con otros guionistas, pero para el caso da igual, sobre todo porque dudo que dure mucho más), pero que dan para mucho. Es de agradecer que no la publiquen en tomo, porque es de las series actuales que más contenido tienen por número y que más recompensan mensualmente. La premisa es brillante: Booster ahora viaja con Rip Hunter arreglando desaguisados en el tiempo, pero para que nadie pueda ir a por él, nadie debe saber que se ha convertido en un héroe de verdad, y deben pensar que sigue siendo un desastre. Así que funciona a doble nivel: Por un lado, sirve para explorar infinidad de situaciones de la historia del Universo DC (afortunadamente, no se convierte en un karaoke de historias famosas, sino que usa los viajes en el tiempo para contar historias nuevas en otros tiempos) pero por otro, como suele hacer Johns, tiene un fondo de caracterización y humanidad muy bueno, con Booster pudiendo tener la fama y el reconocimiento que siempre ha querido, pero teniendo que rechazarlo para hacer lo correcto. Todo esto se mezcla de manera maravillosa en las aventuras: El nº1 es un viaje al pasado de los Linternas Verdes, que no sólo usa muchos elementos de la historia de Sinestro y Guy Gardner, pero el propio Booster usa sus propios defectos para salvar el día, pudiendo identificarse con el ego de Sinestro, que usa para zafarse de él, y con el auto-odio de Guy, que usa para encauzarlo hacia su destino. Igualmente, el nº3 no es sólo un viaje histórico al oeste para encontrarse con Jonah Hex, sirve para explorar los problemas de Booster, y de paso, nos cuenta porqué perdió la capa que tenía en su primera aparición. Con toques, frases y giros de palabra de un genial que parece que las historias pasadas se hubieran hecho a propósito para esto. Lo mejor es que todo esto, además de divertido, es desternillante. Es decir, Johns a veces tiene cosas graciosas, pero juntarlo con Katz hace que sea una de las series más graciosas del mercado. Entre las puyas de Skeets (que tiene el mismo estilo que L-Ron en la vieja LJI, pero mejor), los follones de Booster y lo… indescriptible de Daniel Carter, que aquí es el pariente vago que todo el mundo tiene pero elevado al cubo, da para mucho. Aparte, volvemos a los misterios, con pistas sobre la identidad de Rip Hunter, y de no uno, sino dos villanos misteriosos.

Y por si todo esto fuera poco, los guiños y pistas que da Johns para los fans veteranos o espabilados son casi infinitos. Desde referencias a múltiples historias, a visiones en la corriente temporal de historias famosas, apropiadas o presagios del futuro, a puyas a mucha gente que se lo merece, desde los puñetazos a la realidad de Superboy-Prime a Cuenta Atrás (“No le prestes atención a Cuenta Atrás, concentrate en otro sitio”… ¿Qué más se puede decir?) hasta la estupidez e ignorancia de Brian Azzarello (que en Tales of the Unexpected se metió con los guionistas de 52 de manera que, como dicen aquí, demuestra que no tiene ni la más remota idea de nada que hayan escrito jamás). Y por supuesto, la ventaja de tener los comics planeados con tanta antelación y estar metido en todos los pasteles: Johns no sólo nos ofrece otra serie de viñetas de “el año que viene en Booster Gold” como en SJA y demás (aunque una no llegará a hacerse), nos ofrece otra pizarra de Rip Hunter con pistas de lo que va a pasar por DC. No se puede pedir más, es un festival de cosas chulas, con algo en lo que fijarse en cada página. Pero no todo son guiños para fans viejos, hay una buena historia muy divertida debajo. El dibujo es del creador del personaje, Dan Jurgens, y aunque ha visto tiempos mejores y no es especialmente impresionante, más o menos cumple. Tiene detalles visuales buenos de vez en cuando, como Skeets en el oeste u otras cosas que hace de fondo que aumentan la comicidad. Eso si, no queda nada bien que haya vuelto plano a Skeets. Por último, hay unas anotaciones añadidas en la edición española que son un bonito detalle, aunque haya muchas cosas que están incompletas o faltan directamente. Se que hay muchas series y poco dinero, pero en serio, prueba esto, no te arrepentirás, y son sólo cuatro números de estos. Muy Recomendado (10)

Fábulas: El Buen Príncipe: Esta es la saga más larga de Fábulas hasta la fecha, y quizá la más épica. Es decir, no es el gran final de la lucha contra el Imperio, pero las grandes peleas entre ejércitos mitológicos están aquí. Es la historia de Papamoscas, que en el estilo de los viejos cuentos e historias míticas, empieza siendo nadie, un humilde conserge, y acaba convirtiendose en el mayor héroe de la serie, gracias a una mezcla de inocencia, ingenuidad y simple heroismo, con algo de ayuda de un poder superior. Como Azul en Tierras Natales, saga con la que comparte varios paralelismos, a veces las cosas parecen demasiado fáciles gracias a las armas Deus Ex Machina que ha adquirido el protagonista, pero Willingham se las apaña para ponerle en aprietos y que el resultado no parezca que esté en absoluto decidido, además de que las armas que obtiene no han salido de la nada, sino que han formado parte del decorado desde el principio de la serie. De hecho, es muy satisfactorio ver la revelación de que un personaje de fondo que parecía una coña acaba siendo una parte importantísima de la historia, aparte de alguien muy conocido. Otra diferencia es el tipo de historia: Aunque ambas son epopeyas en las tierras natales que le dan un gran golpe al Adversario, mientras aquella era una misión de venganza y rescate, esta es de caridad y construcción, lo que le da un tono muy distinto a las historias, igual que las diferencias entre los protagonistas: Azul era un músico convertido en soldado, mientras que Moscas es un príncipe. El resultado de todo esto es una preciosa y emocionante historia que coge elementos de toda la serie, y los entrelaza de manera épica e ingeniosa, dandole continuaciones o finales apropiados a las historias de varios personajes, viajando por cantidad de localidades y situaciones de fábula, yendo por sitios inesperados pero bien enlazados, y en general, con grandes momentos y una gran conclusión que pone las cosas en una nueva situación muy interesante. Capaz de estremecer y emocionar en varios momentos. Y se lee mejor en tomo que en números sueltos, donde no queda estirado ni con cortes raros. El dibujo de Buckingham, como siempre, es maravilloso, con algunas páginas dobles de batalla que quitan el aliento, pero también bueno con momentos más tranquilos. Por último, hay un número donde vemos lo que están haciendo los personajes principales mientras todo esto, y como el mismo comic admite, es bastante absurdo. Pero es divertido, y con buena caracterización, aunque realmente no avance nada. El dibujo de Aaron Alexovich, un excelente autor independiente es un poco abocetado, pero bastante divertido. Uno de los mejores tomos de una de las mejores series. Muy Recomendado (10)

Fábulas Presenta a Jack: El Príncipe Malo: Si, estos dos tomos se cruzan temáticamente, por una vez la política de Planeta de sacar todo junto ha quedado bien, se leen bien a la vez. Aunque es probablemente mejor leer este antes, el único punto de unión (ligero y rebuscado como es) queda mejor así. De todas maneras, es en este tomo cuando la continuidad entre series se empieza a notar en serio. Principalmente porque es la primera vez que un argumento de la serie madre deja de aparecer allí, y se muda a esta serie. Lo cual es un poco frustrante si sólo sigues la otra, porque desaparece sin explicación después de haber sido un misterio recurrente durante casi tres años. Es el misterio de Kevin Thorn, el periodista que estaba investigando a las Fábulas. Y la resolución queda bastante mal, porque no sólo descarrila el argumento de la investigación que al final no lleva a ninguna parte, sino porque la explicación acaba involucrando conceptos nuevos de esta serie que ni se habían insinuado en Fabulas. Es un misterio mal hecho. Por otro lado, los conceptos que se abren y como se relacionan son intrigantes, y probablemente son parte de algo mayor que acabará involucrando ambas series. Eso es sólo un subargumento, de todas maneras. El argumento principal tiene a casi todos los protagonistas de la serie, incluido alguno nuevo, sentados en una situación de lo más extraña y reaccionando de maneras demenciales y contando historias. Es mucho más divertido que lo que suena, teniendo en cuenta la actitud de Jack y los demás, sus relaciones y lo raros que son todos y la mala leche acumulada. La situación en la que se meten hay que verla para creerla, de verdad. Y la historia que cuentan es el orígen secreto de Jack, que repasa algunos de los cuentos clásicos, pero añade un giro inesperado que es tan absurdamente genial como los mejores aspectos de mezclar cuentos con mala leche que ha hecho Willingham. Con una conclusión muy Jack, claro. Por último, hay un número suelto, que es otro flashback al pasado de Jack, esta vez, siguiendo con lo de que es todo Jack de todo cuento, toca Jack el de la Linterna, es decir, el tipo en el que basaron las calabazas de Halloween. Como el primer flashback de Jack en Fábulas (con el que esta historia acaba enlazando), empieza volviendo a contar un cuento clásico pero con la actitud del Jack moderno, pero luego acaba convirtiendose en otro tipo de historia. Básicamente, Jack acaba convirtiendose en una versión primitiva de John Constantine, lo cual no es moco de pavo. Claro, que la diferencia entre Jack y John es que la manera de Jack de escabullirse de sus follones acaba metiendole en follones más grandes después (a diferencia de John, que suele tenerlo todo controlado), pero esa es la gracia, y que a Jack no le importa hasta que ese después no llega. Mola que Vertigo tenga series dedicadas a dos versiones arquetípicas del timador (bueno, la otra gran diferencia es que John es básicamente altruista y Jack todo lo contrario, claro). Por último, en este tomo empieza algo que será fijo a partir de ahora, el dedicar una página en cada número a Babe el Buey Azul, que es un homenaje a Peanuts, a las tiras donde Snoopy se imaginaba que era un aviador o alguna otra cosa, pero de manera más exagerada, y es desternillante. Esto es en parte gracias a la bis cómica de Tony Akins, que complementa bien al humor y desparpajo de Willingham y Sturges. Las colaboraciones de viejos amigos Vertigo como Andrew Robinson y Russ Braun también están bien, dandole un toque espeluznante a los flashbacks. Muy Recomendado (9)

Sebastian O: Hubo una época a mediados de los 90, entre su debut revolucionario con Animal Man y Patrulla Condenada, y su retorno a la grandeza con la LJA en la que Morrison no pasó una buena época, con proyectos que no llamaban la atención, y la verdad, tampoco eran muy buenos. El propio Morrison se dio cuenta de que fallaba algo y se renovó como persona por completo. Esta miniserie inédita aquí, al igual que la deleznable Mata a Tu Novio, son proyectos Vertigo de esa época. La idea es simple: Imaginate que Oscar Wilde no hubiese languidecido en prisión, sino que hubiera escapado para vengarse de los que le encerraron. Y que la historia transcurriese en una época victoriana con tecnología futurista, es decir, una especie de steampunk. Eso es esta mini, tres números de un elitista amanerado en una historia de acción y fantasía de venganza contra el sistema, o mejor dicho, contra la panda de degenerados que lanzan contra él, mientras busca a quien le vendió. El mayor problema de la historia es que no hay a quien apoyar dentro de la historia. El único motivo por el que Sebastian O pueda caer bien es porque los malos a los que se enfrenta son aún peores que él. Pero como protagonista, deja mucho que desear, es un capullo superficial insufrible que no para de decir memeces del tipo “esto es deliciosamente decadente” y que le da más importancia a ir bien vestido que a la vida humana. Que, francamente, es una versión superficial y vacía de Oscar Wilde, que podría tener parte de eso, pero no era precisamente una persona vacía. Como historia de acción, no termina de cuajar, porque lleva un ritmo demasiado sedado, intencionadamente para pegar con la época. Como historia de venganza no funciona, porque es difícil meterse en la piel de semejante protagonista para disfrutar su venganza contra el sistema, por malo que fuera (y lo es, aún más que su contrapartida real, que se las traia) Por eso mismo, no funciona como historia de personajes, porque son todos estereotipos superficiales. Como continuación de los temas propios de Morrison sobre ficción y distintos niveles de realidad, es interesante, pero lo ha hecho mejor en otros sitios, y la historia se pasa todo el rato haciendo que esperes una revelación final que no termina de llegar. Como comedia tiene su gracia, eso si, con mucho estilo y giros de frase y puyas muy en el estilo ingenioso de Wilde. El dibujo es del veterano colaborador de Morrison desde Zenith, Steve Yeowell, y queda bastante bien, muy del estilo de Case en Doom Patrol. De lo peor de Morrison, pero aún así, es interesante pese a ser fallido. Y es que muchas veces, es mejor intentar hacer algo distinto y fracasar que tener éxito al ir a lo seguro. Recomendado (7)

Superman Nº19: Rotamos otra vez al Superman de Busiek, aunque cabe señalar que hay dos números suyos que se cruzaban con Cuenta Atrás que van cronológicamente antes que esto que aún no han publicado. Supongo que están intentando alejarse lo más posible de Cuenta Atrás, y no es para culparles, pero esa historia es de lo poco bueno relacionado que hicieron. Claro, que para ser estrictos con el orden, la saga de Superman y la Legion de Superheroes va después de Último Hijo, cuyo final aún no han publicado, por motivos cronológicos. Todas esas consideraciones apartes, esta historia va de reintroducir a la Reina Insecto, nada menos. La Reina Insecto era la identidad secreta de Lana Lang en la Edad de Plata, donde se convertía en una heroína con poderes de insecto mediante alguna excusa chorra, en historias aún más chorras. No es precisamente el tipo de cosas que quieres repetir hoy en día, pero parte de la gracia de renovar mitologías tan ricas como la de Superman es coger absurdos viejos conceptos y transformarlos en algo nuevo que haga referencia-homenaje al pasado pero funcione como una historia de verdad independiente en el presente. Eso le gusta mucho a Busiek, y eso hace aquí, buscandose una manera de hacer que la Reina Insecto sea Lana Lang sin cargarla con el peso incomódo de darle poderes realmente. Para más gracia, se ve que lo tenía preparado desde el principio, porque resulta que continua de un subargumento que ya se mencionó en su primera saga. Todo esto sirve para aprovechar para contar una historia centrada en Lana Lang, y desarrollarla como un personaje competente, digno de su nuevo status quo como jefe de Lexcorp, cosa que también se aprovecha. Esa parte esta bien hecha, con buena caracterización para Lana. La parte de la amenaza, por otro lado, es de invasor alienígena bastante estándar. Busiek le da algo de gracia, en parte por la actitud inexplicablemente altiva de la villana en cuestión, y sobre todo, haciendo su truco de edad de plata modernizada de coger un concepto para un villano que se basa en ciencia real, y exagerarlo para hacer villanos originales (lo hizo con la química con los Elementos del Mal, y lo hace aquí con entomología) que le den algo de caña a Superman. Que también está muy bien caracterizado, como siempre, con una de esas apariciones benéficas tan típicas de antaño. Por último, hay un subargumento con Chris, siguiendo su historia (ya que los guionistas que lo introdujeron lo tienen abandonado) pero que parece más bien pegada en esta historia por hacer algo que otra cosa. El dibujo es de Peter Vale, que debutó hace unos números, y lo hace bien, consistente con el estilo establecido por Pacheco. Todos los elementos que forman la historia están bien pensados, pero la historia que forman no es gran cosa, aunque no se pueda decir que es mala. Neutral (6)

Superman vs Predator: Otra de esas miniseries que salen a patadas desde los 90, donde se juntan al azar dos propiedades, normalmente una de comic y una de cine. Es asombroso que no llegaran al Superman vs Gremlins o el Archie vs Aliens. Este está escrito por David Michelinie, que escribió una de las series de Superman durante casi todos los 90, y por lo general, su etapa entró por una oreja y salió por la otra. Esto por tanto no sólo es representativo de este tipo de crossovers, es representativo de su etapa. Básicamente, si has visto una historia de Depredador, o una historia de Superman contra un villano alien, es como si hubieras leido esto. Realiza el esquema típico, sin ninguna variante. Hay una jungla, el Depredador acecha, Superman tiene un handicap muy conveniente para que la historia no termine demasiado pronto, se resuelve todo y fin. No está mal hecho, pero no tiene nada interesante que ver tampoco, es una historia competente de Superman. Lo más curioso es el dibujo de Alex Maleev, que es la última persona a la que esperarías haciendo una historia de acción sobre alienígenas, estando acostumbrado a hacer ficción criminal. No queda demasiado mal, aunque no es precisamente impresionante. Nada que ver a menos que seas muy fan de una de las dos propiedades. Neutral (6)

Y eso es todo. La semana que viene, tocan novedades de Panini, a saber: La División hace la Fuerza continua con la Patrulla-X y Factor-X sin saber que hacer, Lobezno y Fuerza-X sabiendo que hacer con los villanos, y X-Men: Legado… no está muy claro, la verdad. Thunderbolts y Thor tienen números de relleno, Castigador tiene un número dedicado a Rampage, Daredevil sigue con la Tarántula Negra, Iron Man sigue con intriga, Hulk sigue pegandose con gente, Spiderman se enfrenta a un impostor, 4 Fantásticos tiene más sobre la nueva Tierra, Poderosos Vengadores termina con el Dr. Muerte, y Nuevos Vengadores va abriendo boca para Invasión Secreta. Planeta, por su parte, tiene tantas cosas por sacar que da pereza enumerarlas todas. Aparezcan o no, aquí nos veremos.