Semana del 15 al 21 de Diciembre

30 diciembre, 2008

Es el tiempo de lo mejor y lo peor.

[Porrompompom]

Hola a todos, y bienvenidos a estas Críticas Reconstructivas, edición de Navidad. O lo que es lo mismo: Me surgieron tantas cosas que no pude terminar estas reseñas antes de Navidad, así que he podido acabarlas como he podido entre comidas, regalos y demás familia. Así que espero que todos hayais pasado una Feliz Navidad, y que si es posible, aún esteis pasandolo bien.

Esta semana, son los tomos de Panini, con una gran selección: Tres muy buenos, tres bastante potables y uno… que no es como los anteriores. Mucho que decir de casi todos ellos, así que teneis para rato. Por lo demás, sólo un comic de Planeta, y ni siquiera es del Universo DC. Se tomaron las vacaciones hace un mes, parece ser. Y no está claro hasta cuando van a durar. Así que sin más preámbulo, pasamos a lo que interesa.

O alternativamente, a los comics americanos: En Marvel, está Reino Oscuro, que es el equivalente este año a la Iniciativa. La idea tiene su gracia, pero tiene problemas lógicos que el especial de inicio, siendo Bendis, en vez de arreglar, estropea más. En general, una mierda de especial, en guión y dibujo (la versión de Namor se ha convertido en un chiste de Internet) que no da buena espina sobre que en Marvel vayan a hacer bien la idea.

Por otro lado, para aprovechar la película inminente, está Castigador: Zona de Guerra, que es el retorno de Ennis y Dillon al estilo de sus primeras historias con el personaje. Es decir, humor bruto. Más de lo mismo, si te gustó la primera vez.

En DC, lo único que tienen es un nuevo guionista para Flecha Verde y Canario Negro, que de momento no promete mucho.

Por último, lo mejor de la semana es la segunda miniserie de Umbrella Academy, Dallas, que es tan divertidamente genial e imaginativa como la primera. Un hallazgo para Dark Horse, y en Norma serán completamente imbéciles si no la publican en breve.

Ahora, los tomacos:

Cable & Masacre: Por fin, con años de retraso, continuan una de las mejores series de su momento, que dejaron de publicar tras su primer tomo porque… les dio la gana, ya que nadie se cree que fuera la única serie que no vende. Por supuesto, la serie ya ha sido cancelada y todo lo que consiguió ha sido deshecho, pero eso es lo de menos. Cuando a Fabian Nicieza la encargaron hacer una serie que juntara a estos dos personajes que ayudó a crear (básicamente, añadió prácticamente todo lo que son ahora en cuestión de personalidad, motivaciones e historia), parecía un caliz envenenado. Escribir a Masacre es relativamente fácil, se ha hecho bien muchas veces, sólo hay que hacer comedia absurda con un toque de tragedia (y vaya si Nicieza lo hace bien, tanto como los mejores, con escenas de lo más desternillante, desde su interacción con la Patrulla-X hasta sus monólogos sobre las chimichangas), pero Cable es un personaje que normalmente ha deambulado sin dirección interesante. Además, tiene que juntarlos en una serie pese a no tener ninguna razón argumental para ello. Milagrosamente, logra darle a la serie una dirección más sólida que prácticamente ningún otro comic de superhéroes, y hacer que el emparejamiento tenga sentido. Lo que hace es coger la idea de que Cable es una figura mesiánica que viene del futuro para salvarlo. Eso al principio quería decir que tenía vagas misiones ambiguas, y más tarde que tenía que detener a Apocalipsis, pero en estos momentos eso no se aplica, y se convierte en el género de moda de la primera mitad de los 90, el héroe muy poderoso que usa sus habilidades para cambiar el mundo, que a decir verdad, es algo que Nicieza lleva haciendo de una manera u otra desde sus primeros comics. En todo esto se ve metido Masacre, al principio mediante una excusa, para tener un contrapunto menos serio y que pueda tener acción más normal, pero conforme avanza la serie, se ve que ambos se necesitan: La utopía que está montando Cable en su isla le permite a Masacre tener esperanzas de redención y un lugar donde pertenecer, mientras que para Cable le sirve de herramienta primero, y de voz realista como contrapunto a su idealismo después. Es un gran montaje, y le permite a Nicieza explorar todos sus temas favoritos: Redención para gente que cree no tener esperanza, cambiar el mundo y hacer lo correcto, amistades inesperadas, además de sus recursos típicos de comedia debido a diálogos y situaciones exagerados, acción de mercenarios, uso de múltiples recursos del Universo Marvel, personajes olvidados (muchos de los cuales ya ha usado antes) y por supuesto, la tecnojerigonza que mueve casi todas las historias y que hasta él mismo admite que es absurda, pero más o menos se puede seguir. La primera historia del tomo es la que define a la serie. Originalmente iba a llamarse la Pasión de Cable, hasta que en Marvel se acojonaron de los abogados de Mel Gibson. Tiene a Cable, casi omnipotente desde el final de su antigua serie, haciendo de Mesías salvador del mundo. A diferencia de otras series que han intentado historias similares, desde la Authority hasta Thor, sopesa creiblemente los pros y los contras de hacer algo así, tiene a los que se oponen, buenos y malos, diciendo las cosas adecuadas, y tiene a Cable perfectamente consciente de porque esas cosas nunca funcionan a la fuerza, y explicando la única manera de que algo así pueda funcionar, que es a la larga. Eso hace de Cable un personaje de lo más fascinante, con un contenido bastante bien pensado. Y toda la intriga para detenerlo acaba siendo magnífica.

Esto continua en la siguiente historia, que originalmente iba a llamarse Contrato de Judas, hasta que en Marvel se acojonaron de los abogados de DC. Se supone que trata de Masacre siendo el Judas del Jesús que es Cable, pero en realidad es sobre todo una historia de Masacre como mercenario trotamundos a la vieja usanza, con la aparición de una buena nemesis de su anterior serie, y de un personaje muy divertido de otra serie de Nicieza. Es eso, divertido, con la parte seria de la serie sólo como trasfondo. Después toca otra historia de dos números protagonizada por Masacre, que parece que es de coña, pero resulta siendo bastante seria pese a las coñas (¡Chimichanga, chimichanga, chimichanga!) Va de Wade tratando de investigar un asesinato en Providence (y si, lo de investigar el primer asesinato en una utopia flotante ya lo hizo Nicieza en Thunderbolts, pero de manera muy distinta), a su manera completamente absurda, lo que desemboca en una parodia descacharrante del género detectivesco además de cierta satira política que hay que verla para creerla. Al menos hasta la mitad, después lo que parecía una comedia va por el camino sorpresa por el que nunca va ese tipo de historia, y cae como una tonelada de ladrillos sobre el lector y sobre los personajes, llevando a un final que hace a Masacre tan empatizable como los mejores números de Kelly. Por último, viene la saga Enema del Estado (ese nombre no la cambiaron, sorprendentemente), que no tiene muy claro de que va, probablemente porque acontecimientos fuera de la serie tuvieron que hacer que cambiara. Empieza con la presentación de un nuevo villano prometedor (algo así como el equivalente Marvel del Calculador) y parodiando la saga del nombre parecido de Lobezno, de manera un tanto cutre… pero entonces esa trama desaparece por completo hasta el epílogo. La historia entonces se convierte en un epílogo de la mierda de miniserie de X-Force de Liefeld, a base de buscar a Cable por el Multiverso, lo cual resulta bastante innecesario, y podrían haber pasado de hacerlo. Es decir, los mundos tienen sus cosas divertidas (sobre todo el mundo utópico, donde Cable viene a salvarnos de cosas como 12 versiones de CSI y 17 de Ley y Orden) y sirven para ilustrar de manera burda las múltiples facetas de Cable. Y al menos tiene un crossover con Dinastía de M que no es inutil, sino que ayuda a la historia porque ya iba de dimensiones alternativas. Y el resultado final sirve para poner a los dos protagonistas en una nueva dinámica. Pero tenía que haber una manera menos enrevesada y artificiosa para hacerlo, y que en el fondo, es una diversión de la dirección de la serie. Lo peor del tomo, pero no sin su gracia. El dibujo de todo el tomo (ah, dibujantes que pueden estar un año sin fallar, que especie tan rara) es de Patrick Zircher, que es consistentemente bueno haciendo desde acción cósmica hasta mercenaria, aparte de tener bastante bis cómica, y buen ojo para la tecnología. Un gran tomo que puede servir como un buen regalo de Navidad para fans de los personajes, de la buena comedia o de comics ligeramente sofisticados. A ver si no pasan otros tres años hasta que se publique el resto de números buenos de la serie en otro tomo. Muy Recomendado (10)

Exiliados Nº16: Esta serie lleva tanto retraso que en los números que quedan por publicar, la serie ha cambiado de guionista, ha sido cancelada, relanzada y cancelada otra vez. Este tomo tiene la conclusión del Tour Mundial. Primero, siguiendo con la temática de Peter David (y la repetición de un itinerario de su Capitán Marvel), se visita Futuro Imperfecto, un tiempo antes de la miniserie. Como suele pasar, Bedard no parece tener mucho que decir sobre ese universo, ya que lo que hace es repetir lo mismo que en el original, y usar al Maestro como aliado y enemigo, y una excusa para tener a dos Hulks malvados pegandose. Pero bueno, como pelea a varias bandas de dos números no está mal, y logra darle cierta tensión a la historia al final. Y luego, el final, que teoricamente es en el universo Heroes Reborn, pero es engañoso. El Capi amorfo de la portada no sale, porque realmente viajan a lo que pasó después, a esa Tierra convertida en Contra-Tierra post-apocalíptica con los Jovenes Aliados flotando en Attilan, como se vio en Thunderbolts. Eso tiene una importante ventaja, y es que es un decorado que es un elemento real del Universo Marvel y no una dimensión prescindible, pero no es suficientemente importante como para que no pueda ser sacrificada, así realmente hay tensión sobre lo que le pueda pasar a la Contra-Tierra. Así que la situación y los personajes se aprovechan (sobre todo la idea de Nicieza sobre los personajes que encarnan el Orden y el Caos), pero sobre todo es el combate final contra Proteo, que no está mal, y tiene una solución bastante ingeniosa. La saga ha sido formulaica y repetitiva, y más una excusa para viajar por sitios establecidos que otra cosa, pero supongo que tenía que pasar, y no se ha hecho mal del todo. Tras esto, toca un epílogo, no ya de la saga, sino mucho más. Es un número solemne sobre las repercusiones, ya que va de aprovechar que ahora tienen control sobre los viajes para ocuparse de los cuerpos de todos los Exiliados. Algo que no solo era necesario, sirve para atar y poner en reposo cosas de a lo largo de toda la serie. Además, hace que la muerte anticlimática de Mímico tenga algo de profundidad dramática. Si has estado siguiendo la serie desde el principio, es satisfactorio, y tiene algunos guiños con los mundos que visitan. Y aquí es donde si Panini tuviera sentido, se habría cortado el tomo, porque es un final de historia, y de hecho, estaba pensado para terminar la etapa Bedard. Pero por alguna razón injustificable, el tomo incluye el siguiente número, que empieza nueva historia. Tiene otra conclusión lógica del nuevo status quo, con uno de los protas volviendo a casa, y el resto acompañandole. Esto lleva a un team-up bastante genérico con los héroes nativos, que haría una historia bastante olvidable… hasta el giro final, que vuelve a poner las cosas interesantes. El dibujo del tomo está dividido entre Pelletier y Calafiore, siendo uno muy fluido y bonito, y el otro bastante efectivo y con buenos rediseños. No es la mejor serie ni la más original, pero es más que competente, con guiños para el viejo fan. Recomendado (7)

Hulka Nº8: Que ahora pasa a tener número en vez de subtítulo. ¿Hay algun criterio para que series son de una manera y cuales de otra, o es otra cosa arbitraria más de Panini? Cuando anunciaron que esta nueva etapa la escribiría Peter David, parecía una buena opción: Es un experto en la familia, y en escribir series graciosas con un trasfondo serio, que es lo que era esta serie. Desgraciadamente, aunque David sigue siendo un buen guionista, últimamente está tomando una serie de decisiones de lo más discutible. Por ejemplo, coger esta serie, que tenía muchos fans y buenas críticas, y como pensaba que no podía hacerlo tan bien como Slott, decidió cambiar completamente la serie, de manera que bien podría haber sido una distinta. Se pierde completamente el tono divertido y casi todo el humor, para tener miseria continua. Se pierden completamente todos los secundarios y la premisa del bufete de abogados, es más, Hulka deja completamente la profesión. Como consecuencia, ha cambiado de personalidad, y ahora en vez de animada es una amargada. Y la serie ya no está en el centro del Universo Marvel, está al margen. Todos estos cambios, por cierto, no se explican aquí, hay que esperar al siguiente tomo para tener una explicación. Es difícil justificar tanto cambio, si PAD no quería escribir la serie, que no la hubiera cogido en vez de cambiarla tanto. Además, ha transformado una serie que era un antídoto a todo lo deprimente y amargado de la Marvel actual, y la ha transformado en más de lo mismo. Con lo que David ha cumplido su misión de demostrar que lo que el público piensa de él no es cierto: Si, no es sólo capaz de cosas graciosas y desenfadadas (pero eso ya lo sabía todo el que haya leido la mitad de su obra y no sea un descerebrado, y francamente, David debería de dejar de escuchar a gente así en vez de quejarse de ellos pero dejar que le hagan reaccionar) y en contra de lo que se piensa a veces, no es sólo capaz de buenas ideas. No es que sea malo, pero tampoco está a la altura de lo que suele hacer David, ni siquiera sin compararlo con lo de Slott. La nueva profesión de Hulka no es especialmente interesante, es más una excusa para seguir teniendola en situaciones superheroicas pese a su nueva actitud. Toda la caracterización e interacción consiste en tener a Hulka muy amargada y diciendo lo mucho que odia todo y no le importa nada, lo cual se hace de lo más repetitivo, y no es tan profundo como el guión pretende ni de lejos. Tiene el humor negro para aliviar la tensión que suele hacer David en sus series más oscuras, pero al igual que la parte seria, no queda tan bien como en Ángel Caido, de lo que esto parece una versión más pobre. Desde luego, cuando hace humor de referencias a cultura popular o romper la cuarta pared no queda bien como en su otro tipo de series.

En cuanto a las historias, la primera es para mostrar la nueva profesión, pero no es muy buena, es una historia de acción bastante normalita y algo estirada, con solo un poco del toque PAD para salvarlo de la mediocridad. Después toca un número relajado para presentar más la situación, y aunque la parte de Hulka cae demasiado en la repetición y el no dar datos necesarios, va sobre todo sobre su nueva compañera, que si parece un personaje interesante, cuya historia la va a hacer aún más curiosa en próximas meses, y si que es una buena historia. Al final hay otra aventura mejor que la primera, que parece una historia típica al principio, pero se acaba volviendo divertida a base de tener a los personajes haciendo lo contrario a lo que esperas que hicieran en las historias convencionales. Aunque si captas lo que está haciendo David, empiezas a poder predecirlo a base de predecir lo contrario de lo típico. Aún así, muestra algo de potencial en la dirección, con algo más de fondo que ser deprimente. El dibujo es de Shawn Moll, que hizo algunos números de 52, y no es demasiado bueno, aunque al menos cumple con los personajes y con contar la historia. Como extra del nº25 hay una historia inexplicable sobre un exvillano cutre de Hulka, que empieza bastante bien como historia de un villano caido en malos tiempos tratando de renovarse, con cierto ingenio… y entonces degenera incomprensiblemente en una renovacion en plan noventero, donde se transforma en un personaje más duro, violento y con pinchos, con un nombre que es aún más estúpido por resultar moderno. Eso es el tipo de cosas que PAD suele parodiar, pero aquí parece ir totalmente en serio. Igualmente desconcertante es la última mini historia donde intenta imitar el tono metahumorístico de la serie de Byrne, pero haciendo referencia a la de Slott, pero de manera que no es graciosa ni hace más que tocarle las narices a Slott. Para terminar de tocar las narices, el status quo de esta serie no se parece en nada al que el personaje tiene en Hulk… porque aparentemente, Loeb tiene prioridad sobre el personaje, antes que el guionista de su propia serie que es infinitamente mejor que él. O eso, o directamente ni se molestan en admitir que esta serie existe. En cualquier caso, David debería plantearse seguir trabajando para un sitio donde le tratan como a una mierda. Peter David a veces tiene fallos, siempre los ha tenido, y esta serie parece uno de ellos, aunque no sea mala del todo. Pero es difícil recomendarla a fans de la etapa anterior. Recomendado (7)

Increible Hercules: Contra el Mundo: En un movimiento un tanto astuto, en vez de simplemente relanzar Hulk con un nuevo nº1, lo que ha hecho Marvel es usar la vieja serie de Hulk y su numeración para lanzar una nueva serie de Hercules, aprovechando el empujón que la serie recibió con WWH, y que Hercules al fin y al cabo ya había estado protagonizando los últimos números de la serie durante el crossover. Una buena maniobra, saliendose de la manía convencional de ir siempre a por el nº1 y a lanzar series nuevas al mercado y esperar que floten, que no parece haber funcionado mal, así que habría que tomar nota. La nueva serie está coescrita por el antiguo guionista de Hulk, Greg Pak, que cuando no está escribiendo lo que le mandan suele ser bueno, y por Fred Van Lente, nuevo recluta sacado de las independientes que ha hecho cosas francamente magníficas (su Action Philosophers es el comic didáctico más divertido de la década) que merece ser usado más en Marvel. Así que no es de extrañar que sea uno los éxitos críticos del año. Originalmente iba a ser una serie de los Renegados, el grupito que se formaba durante WWH, pero se dieron cuenta a tiempo de que era redundante con los otros muchos grupos de Marvel, así que decidieron hacer algo bastante menos visto en Marvel: La aventura de pareja de colegas. Por un lado el dios bravucón y superfuerte, fiestero pero con siglos de experiencia como héroe, por otro el adolescente superinteligente que se cree que lo sabe todo. Evitando tópicos, ni Hercules es necesariamente el musculo tonto al que hay que guiar, ni es el mentor con todas las respuestas, sino algo en medio, y Amadeus Cho todo lo contrario, no siempre hace lo más inteligente pese a su inteligencia, pero tampoco es el sidekick de Herc. Además, los dos tienen un pasado trágico, los dos tienen una enorme tendencia a cometer terribles errores debido a su arrogancia (en ese sentido, Hercules tiene mucho que enseñarle a Amadeus), Hercules tiene tendencia histórica a tener acompañantes heroicos, y Cho necesita un modelo a seguir, así que es un duo perfecto. Así que la serie se convierte en una película de carretera, con el duo recorriendo el Universo Marvel en un viaje que mezcla los mitos Marvel y los griegos.

Una buena parte de la serie son los flashbacks a los tiempos clásicos del protagonista, contando historias clásicas, y viendo como eso informa a la historia del presente. En este tomo tocan las consecuencias de la Guerra de Hulk, enfrentandose a Shield y la Iniciativa, pero de manera más inteligente que en toda la pesadez que hemos tenido desde Guerra Civil, con lealtades divididas por parte de Hercules y sus antiguos amigos, y el dilema de que pese a toda la retórica anti-sistema de Amadeus, pueden no estar viendo las cosas de la mejor manera. Además, tiene el mejor uso de Ares como vengador, pues aquí sigue siendo el antagonista, no habiendo cambiado su personalidad, sólo su manera de hacer las cosas, aprovechando el sistema para continuar su enemistad con su hermanastro. Pero no es sólo ya una aventura divertida, es que es de lo más desternillante, en plan exagerado. Con peleas explosivas a bordo del Helitransporte, Ares y Hercules golpeandose con aviones, o como Ares le toma el pelo a sus compañeros para justificar su vendetta contra Herc, por no hablar de toda la actitud bruta de los dioses, y lo borde e hiperactivo que es Amadeus. El dibujo es de Koi Pham, que ha mejorado desde sus números de Factor-X y hace bastante bien la acción, aunque aún sea descuidado en algunas cosas. Al final hay un especial Hercules vs Hulk, de los mismos guionistas, que realmente es una excusa para tener un flashback a una historia involucrando el resto de dioses, que además de estar bien de por si (aunque más normal que la historia principal), se nota que está estableciendo elementos para usar más adelante, porque esta es una de esas series que tiene una dirección clara ya pensada, y va montando los elementos poco a poco. El dibujo de varios autores, incluido Bob Layton (que hizo las también recomendables minis del personaje de los 80) es bastante bueno. Una aventura de colegas con toques mitológicos muy bien hecha y tremendamente divertida, de lo más recomendable de Marvel. Recomendado (8)

Solo Nº11: Dedicado a Sergio Aragonés. La mitad de las historia son del estilo de las que suele hacer en MAD y en sus otras colaboraciones, es decir, pequeños sketches cómicos. Graciosillos e inofensivos. Luego, hay un par de historias más serias: Una es autobiográfica, sobre sus primeros tiempos como inmigrante en EEUU, tratando de ganarse la vida. En algunas cosas, tiene los elementos típicos de ese tipo de historias, pero hecha con la gracia y el buen humor de Aragones, lo que la hace mejor que la media. La otra es aún más seria, es una leyenda de samurais (una de sus aficiones de siempre), y es bastante buena. Por último, la historia obligatoria con personajes DC está escrita, como no, por Mark Evanier. Como no, es de esas de “burlemonos de los que no entienden al personaje”, en este caso de Batman, que tiene un gran margen de malinterpretación. Un poco chorra para intentar tener mensaje, las dos partes no encajan bien, pero no está mal. En definitiva, a estas alturas ya deberías saber si te gusta o no el estilo de Aragonés, pero no se puede negar que es un clásico. Recomendado (8)

Thanos: La Saga del Infinito Nº2: Que contiene entera y exclusivamente la miniserie Busqueda de Thanos. Es probablemente lo mejor de todo esta saga con diferencia, porque Starlin se deja de tratar de caracterizar a héroes limitados o que no entiende, y de tratar de amoldarse a esquemas de gran lucha con supervillanos muy vistos, y se dedica a lo que realmente le gustaba y se le daba bien: Una historia enteramente dedicada a Thanos, a lo complejo y lo cabrón manipulador que es. La miniserie le tiene buscando las gemas del infinito para hacerse el guantelete dichoso, y para eso, se dedica a derrotar, ser mucho más listo, o directamente, humillar de maneras distintas y variadas a los Primigenios del Universo, viejos y pomposos conocidos del cosmos Marvel. Buena caracterización, situaciones y soluciones ingeniosas, y buena sensación de escala, de que juegan con conceptos y poder más allá de lo normal. Además, se lee bastante bien como historia suelta sin necesidad de leer el resto de la saga del infinito, que no está a la misma altura. Es probablemente también lo mejor que ha hecho Ron Lim, porque este tipo de cosas cósmicas van con sus puntos fuertes. Recomendado (8)

Vengadores Iniciativa: Muerto en Combate: Final del primer año, y es cuando Christos N. Gage empieza a coescribir la serie, y ambas cosas se notan, para bien. Muchisimas de las cosas presentadas anteriormente se entrelazan y juntan para formar algo mejor, y el coeficiente de ser asombroso se duplica. La saga del título va de los secretos oscuros y corrupciones de la Iniciativa estallandoles en la cara, desembocando en una de esas historias donde todo el mundo trata de detener al gran malo invencible, sin éxito. Una carnicería bien hecha, con buena acción, aunque lo interesante son todas las cosas que pasan por el camino. Como epílogo a esta saga están la consecuencias de esto, y una nueva dirección más clara y más de acuerdo a lo que prometía la Iniciativa en un principio. Además, es la conclusión de la historia de la primera clase de la serie, cerrando así muchas de las tramas de este año, cerrando círculo. A lo largo de todo esto, hay muchisimas cosas chulas, algunas nuevas, algunas donde semillas plantadas en números anteriores dan fruto: Máquina de Guerra por fin hace algo, explicandose porque apenas lo habían sacado, y nunca de cierta manera, y es asombroso. Aparece la segunda tanda de reclutas, que es una selección de personajes casi todos olvidados, pero que la mayoría tienen potencial. Especialmente el personaje que aparece en la portada del tomo, que está claro que va a tener mucha importancia, y es una gran selección por parte de los guionistas. Y no me refiero al Incorregible Hombre Hormiga, que es otro hallazgo brillante, esta vez por lo desternillante que lo hacen. (“Oh, Dios mio, he pisado a Mantarraya”) Y también está bien elegido el nuevo sargento entrenador, que tiene una buena dinámica inmediata con el resto de personajes. Se da otra pista sobre la identidad de Mutante Cero, y si conoces al personaje, está bastante claro quien es, y porque es una buena elección. La Iniciativa Sombra también tiene sus buenos momentos. Pero el grupo que sobresale son los antiguos Nuevos Guerreros, donde el hecho de que haya tantos en la serie acaba cobrando sentido, reinvindicando la vieja serie y personajes, y aclarando un par de cosas sobre ellos, especialmente los nuevos miembros. Además, está la primera vez que Sally Floyd hace algo bien, en una escena absolutamente desternillante y que tenía que ocurrir, aprovechando que por fin vemos reacciones variadas a los aspectos negativos de la Iniciativa. La historia de MVP llega a una buena conclusión, con multitud de elementos encajando muy bien, pero también llegan al final, o al menos a un punto y aparte, las historias de Hardball y Komodo (que queda muy emotiva, en lo bueno y en lo malo, y en retrospectiva sus primeras apariciones cobran más sentido) y la de Nube 9, que hace de paréntesis al primer año y cuando la ves en esa perspectiva, da mucha pena y muestra la espada de doble filo que es la Iniciativa. Hablando de lo cual, aquí por fin se explica como funcionan muchos aspectos de la Iniciativa que tendrían que haber estado claros desde el principio, desde la cadena de mando a la forma de los cursos, hasta, sobre todo, las diferencias entre registrarse, sacarse la licencia de superheroe, entrenarse para la Iniciativa, y un tipo de entrenamiento especial, que podría haberse explicado algo mejor.

Parte de esto viene en el número final, escrito en solitario por Gage, donde demuestra que la serie va a seguir funcionando perfectamente cuando Slott se vaya el año que viene. Es la historia de la tercera tanda de reclutas, donde se superan en elegir personajes olvidados (el más famoso es Prodigio de Slingers, que ha salido en menos de 20 comics, para que te hagas una idea), pero les sacan mucho partido a ellos y al personaje nuevo, que es una idea muy curiosa. Una historia autoconclusiva sobre como funcionaría de verdad un campo de entrenamiento para superhéroes no corrupto, haciendo muy buen uso de los recursos y personajes establecidos, que logra ser a ratos gracioso y entrañable. Por último, el dibujo en la saga principal de Caselli está muy bien, ha mejorado mucho, y hace la acción y la emoción muy bien. Además, el color empieza a ser más normal y tener una paleta menos restrictiva. El dibujo del suplente oficial, Steve Uy, en los otros dos números es bastante peor, cumpliendo con lo mínimo, de manera muy escueta, y ya le sobra. El color apagado y limitado también tiene que desaparecer. Esas molestias aparte, la serie ya muestra lo que prometía ser al principio, una de las mejores series de Marvel, en estado puro. Muy Recomendado (10)

What If: X-Men: Otra colección de varios de los especiales de What If que Marvel ha ido sacando anualmente, en este caso, uno de la tanda de cada año. Y ninguno precisamente bueno. Primero viene de la última tanda que versionaba historias famosas variadas, en este caso, la reciente historia sobre Vulcano conquistando el Imperio Shi’ar. Que no es precisamente un clásico, y entre eso y la miniserie continuación (escrita por el mismo que este número, Christopher “Sangresangresangre” Yost) no necesitabamos más historias sobre un personaje tan limitado como Vulcano. Pero en Marvel siguen empeñados en que es una superestrella (y van a seguir metiendolo por la garganta en varias series el año que viene, por desgracia) así que aquí está una miniserie donde se vuelve aún más poderoso, y… bueno, pasa exactamente lo mismo que en el 50% de los What If. Formulaico, absolutamente sin ningún interés, y encima, con una mierda de dibujo. Es el decepcionante retorno de Larry Stroman, antaño curioso dibujante de Factor-X, actualmente alguien que sólo dibuja inconsistentes figuras deformadas lanzadas al azar sobre fondos inexistentes. La siguiente historia es del año donde versionaban historias importantes, en este caso, la Era de Apocalipsis. Escribía Rick Remender, que ha hecho cosas aclamadas como independiente, pero cuyo único trabajo mainstream han sido unos números del nuevo Átomo, que han sido uno de los destrozos más rápidos y tontos de una serie desde Crepúsculo Esmeralda. La idea del especial es ver que habría pasado si Magneto también hubiera muerto (la otra combinación, si Magneto hubiera muerto solo, ya se hizo en su día). El resultado viene a ser una versión menos emocionante de X-Men: Omega, pero con algunos personajes cambiados, y más personajes no mutantes (incluido uno de esos personajes tan excesivamente poderosos que nunca tiene sentido que no participen en las grandes batallas por la Tierra). Mediocre y sin nada original. El dibujo de un tal Wilkins es casi aceptable.

Siguiendo con el desfile de los horrores, viene un especial de la primera tanda moderna, de 2004, escrito por Claremont, en su época en la que creia que dedicar una serie a gente tratando de explotar un trozo de roca yerma era buena idea. Esto es en la misma línea, que no sabes en que leches piensa: La idea, ver que habría pasado si Magneto no se hubiera peleado con Xavier, es prometedora, hasta que te das cuenta de que Matusalén pasa de la idea, igual que en el Excalibur antes mencionado, y lo que hace es contar lo mismo de siempre. Aparentemente, si Magneto no hubiese sido malo, todo estaría básicamente igual, excepto que algunos hombres-x se unieron antes o después que en la realidad normal, y algunos buenos se volvieron malos y viceversa, de manera completamente arbitraria. Se pelean, y todo acaba como siempre, encima, con cosas sin resolver con la promesa de contar más historias en este anodino mundo, promesa que afortunadamente Marvel, en un arranque de cordura, no le ha dejado cumplir. Es difícil saber si Claremont tenía alguna idea para esto, aparte de tener un universo propio con el que jugar barajando sus ideas de siempre al azar, pero probablemente no. Lo único bueno es el dibujo de Raney. Por último, y sin venir a cuento, viene el especial Wha… Huh?, que no es un What If, sino un What The… ? (porque no han usado ese nombre, quien sabe), es decir, un especial humorístico. Desgraciadamente, como ya demostró el especial Spiderham Guerra Civil, el concepto que tienen en Marvel del humor no coincide con ninguna concepción tradicional. Es todo una serie de gags que van desde una viñeta a 4 páginas, de los cuales, algunos son cosas bastante obvias y que apenas tienen gracia. Otras tienen a los guionistas (básicamente lumbreras como Bendis y Millar) defendiendose de ataques de los fans como si fueran crios. Y luego están las que directamente no tienen gracia porque no es que intenten tener gracia y no lo consigan, es que son cosas que no son graciosas ni ingeniosas ni nada. Dibujar a los Vengadores con barba no es gracioso ni tiene mérito, ni hace nada más que gastar espacio, por mucho que aparezca el guionista comentandolo de fondo. En muchos casos, encima, los “chistes” son en muchos casos chorradas pueriles de mal gusto, que la gente medianamente madura deja atrás a los 16 años. Básicamente, son 32 páginas de los peores chistes de final del Dolmen, por gente que supuestamente está por encima de eso. De nuevo, lo único decente es el dibujo de Mahfood, pero el material es tan malo que ni siquiera es capaz de hacerlo gracioso. Un tomo generalmente patético, del que lo unico bueno que se puede decir es que al menos están todos juntos y obligan a comprarte uno de ellos para comprar algo bueno. Evitar a toda costa (2)

Y eso es todo por este año, ya que dudo que en la semana que queda Planeta saque algo de lo que tiene pendiente (Para los que lleven la cuenta: Un Superman/Batman, un Batman, un Nightwing, un Catwoman y un Jóvenes Titanes, dos JLA y tres JSA). La próxima vez que nos veamos no se cuando será, pero mucho me temo que este año no habrá Retrospectiva del año por problemas de tiempo. Lo siento. Así que, hasta cuando sea que nos veamos con las reseñas de enero, que lo paseis bien, y tengais un Feliz Año Nuevo.

Anuncios

Una respuesta to “Semana del 15 al 21 de Diciembre”

  1. DKnight Says:

    Excelentes críticas como de costumbre, Doctor.
    Coincido completamente con las apreciaciones de Hércules y la Iniciativa que me han gustado mucho. Desde la excelente Agente X, no publicada quien sabe por qué en España, espera el regreso más o menos constante del Supervisor, así que estoy contento.

    Felices fiestas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: