Semana del 16 al 22 de Marzo

30 marzo, 2009

Realmente no se que poner aquí… (Seguro que luego se me ocurrirá algo interesante que debería haber puesto)

[Sólo es cuestión de tiempo…]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas críticas. Esta semana, alguna cosilla de Planeta, y sobre todo, los tomos de Panini. Aparte de lo que comento más abajo, sale un tomo recopilando la primera saga de Astonishing X-Men, que no esta nada mal, con algunos extras, pero no demasiados.

Y sin más dilación, pasamos a las novedades americanas: En DC toca renovación de sus dos principales personajes. Action Comics tiene nuevos protagonistas y equipo creativo, y de momento es bastante interesante. Mientras, Superman pasa a una nueva miniserie que tiene una premisa interesante, pero que se basa en un montón de tópicos predecibles.

Mientas, las series de Batman están suspendidas temporalmente, y en su lugar aparece Batalla por la Capucha, donde se relata el cambio de dirección para las series. Y no es tan desastroso como sonaba, pero sigue siendo una serie por mandato editorial que una vez has visto el anuncio, has visto casi todo. Los especiales paralelos tienen casi mejor pinta, sobre todo el de Nicieza.

Aparte de esto, hay una miniserie de, entre todo el mundo, Solomon Grundy, que es para que el dibujante esté contento más que otra cosa. Aburrida y sin mucho propósito, me temo.

Y luego está Aventuras Extrañas, que continua la serie de miniseries cósmicas de Starlin, que no es tan mala como las anteriores, pero sigue siendo un remedo malo de cosas que ya ha hecho antes, usando a personajes que no termina de entender.

Pasando a Marvel, su faceta cósmica tiene mucho mejor pinta, con Guerra de Reyes, que viene a ser algo así como Aniquilación 3, pero mejorando con respecto a las anteriores si cabe, con mucha épica espacial y emoción con multitud de personajes.

Siguiendo con los varios eventos de Marvel, empieza la lenta avalancha de miniseries de Reino Oscuro, con la de 4 Fantásticos, que tiene el interés añadido de que la escribe el futuro guionista de la serie regular. Y promete bastante, pese a que tiene que tratar con un puñado de malas ideas, parece que entiende bastante bien la serie.

Y un epílogo tardío de Invasión Secreta es Nuevos Vengadores: Reunión, protagonizado por una pareja de personajes muy castigados, con un intento de recapturar la gracia que tenían antaño. Y algo se consigue, pero el guionista podría mejorar bastante.

Por último, una miniserie antológica, Hulk: Mundos Rotos, a base de historias varias de Hulks de distintos universos, no ha estado mal, más que nada por una buena selección de autores apropiados.

Y ahora, las reseñas:

Batman Nº20: Termina la Resurrección de Ra’s Al Ghul, que entre unas cosas y otras, ha durado mucho más de lo aguantable. Y el capítulo final es un follón representativo del resto de la historia, con un montón de personajes pegandose de leches hasta que Ra’s soluciona su historia, y todo el mundo se va a casa. A decir verdad, es muy similar al final de Complejo de Mesias, que también tenía un formato muy similar de personajes persiguiendo objetivos y pegandose con cambios de bando por en medio. Sólo que mientras que CM mantenía cierto dinamismo y pasaban cosas por el camino, aquí ni eso. Si, Ra’s tiene un nuevo status quo al final, pero ya está, el resto de personajes se han quedado igual y sólo han estado para hacer relleno mientras tanto. Lo peor es que además de no servir para casi nada, ni siquiera han sido peleas y vueltas divertidas, o con personajes desarrollados. En este número, son peleas tontas genéricas con palabrería en lugar de caracterización, acciones arbitrarias, y lo peor que puedes tener en un número de acción, dibujo horrible del resto de Image Ryan Benjamin. Entre Cuenta Atrás y esto, Paul Dini está perdiendo todo el crédito que podía haber conseguido en su carrera. El otro número es un epílogo de la saga, y Dini se redime un poquito, contando una historia bastante mejor de Batman reaccionando al nuevo status de Ra’s. Lo que hace que el crossover parezca aún más inútil, pero que se le va a hacer. Al menos este tiene buena caracterización y reacciones de los dos protas. Y el nuevo dibujante es Dustin Nguyen, que es bastante bueno dentro de su estilo. A ver si el mes que viene, con cada guionista volviendo a lo suyo, la serie remonta, porque el crossover ha sido un fracaso y un bache. Neutral (5)

Cuenta Atrás a Crisis Final Nº7: Segundo número en tantas semanas, porque Planeta nos odia. Como la serie no es suficientemente mala y la edición no ha tenido cagadas apenas, en vez de contar la segunda mitad de la serie al mismo ritmo que la edición americana, que es como está pensada, sólo vienen aquí parte de los números del mes 7, pero si vienen dos especiales irrelevantes más de la Busqueda de Palmer, que debería haber ido aparte. Pero bueno, da igual, no es que el comic sea menos malo por eso. En este número, en vez de rotar los seis argumentos de la serie, está sobre todo dedicado al gran malo que hizo aparición del final del tomo anterior. Las buenas noticias son que no es otra iteración del mismo concepto que han usado como malo en el último par de crossovers. Las malas son que es la misma iteración, a la que le han quitado toda humanidad y todo guiño interesante, y sólo ha quedado un elemento de personalidad: El ser extremadamente irritante. Así que son cerca de 20 páginas de un tipo irritante omnipotente masacrando personajes a los que no habíamos visto nunca y que no nos importan una mierda, sin ningún tipo de drama, humor o interés. Únicamente es un desperdicio. Pero por si eso fuera poco, no termina ahí, porque después vienen otras 20 páginas de el mismo cretino torturando a un par de personajes, y machacandonos una y otra vez la misma idea que quedó clara hace años, y demostrandonos lo mala idea que es todo esto, sin aportar nada nuevo excepto irritación ante todo esto. Oh, y parte del número se dedica a recapitular la historia hasta ahora. Los lectores que no tengan muerte cerebral recordaran que el apenas un mes antes ya hubo un número dedicado a eso, y no es que la serie haya estado precisamente repleta de contenido, de todas maneras. Es simplemente incomprensible que alguien pueda creer que esto es buena idea, y lo más triste es que este número tan patético está escrito directamente por Paul Dini, que siempre ha estado sobrevalorado, pero con esto se puede defender un caso de que ahora es un guionista a evitar, porque ni siquiera un mal argumento dictado editorialmente justifica esto. En cuanto a los demás subargumentos: Se supone que algunos iban a intersectar, pero o queda chapucero, o irrelevante. El de Mary Marvel llega a un punto de inflexión, pero es tan gratuito y repentino como todo en esa historia. Jimmy no hace nada digno de mención, los Villanos tratan de ponerse serios con una escena de acción que no termina de funcionar pero al menos no es estúpida… y luego está lo de Karate Kid, que vuelve a mostrar lo incomprensiblemente chapucero que es todo esto. De manera arbitraria, el tour por los remedos de Kirby llega a un punto (cogiendo un cabo suelto de otra serie que no se explica, por cierto) donde al menos parece que va a haber algo interesante, aunque sea una pelea emocionante contra un villano poderoso… y acto seguido, en tres páginas, la situación se resuelve literalmente mediante un personaje (que por cierto, no se explica quien es ni de donde leches ha salido, y no sólo en esta serie, en general) sacandose un cacharro del bolsillo sin explicación que casualmente detiene al malo superpoderoso. El equivalente moderno al Bat-repelente de tiburones, pero en serio. La mandíbula te llega al suelo, como todo en esta bazofia.

Y luego están los dos especiales de la Busqueda, que demuestran tres cosas: Que son irrelevantes y que deberían haberse publicado aparte. Que en DC no tienen ni puñetera idea de que hacer con el Multiverso y deberían dejarselo a Morrison que es el único que tiene ideas originales. Y que quien lleve editorialmente todo esto no tiene ni una sola idea original ni pensamiento a largo plazo, porque teniendo únicamente 52 universos no se les ocurre otra cosa que ocuparlos con historias que ya han sido contadas, y encima, que son todas la misma, “¿Y si Batman fuese un… ¿”, en este caso, vampiro y habitante de la época victoriana, respectivamente. Estas dos historias no son historias de los personajes, ni realmente historias, son trailers de comics de hace más de una década, que ni siquiera fueron particularmente originales la primera vez. Al menos han cogido al dibujante y al guionista, respectivamente, de los originales. Pero en serio… no. Simplemente, no. Evitar a toda costa (1)

Exiliados Nº17: Último número de Bedard, y por tanto, último antes de que venga Claremont y la serie se transforme en Claremont Comics. A estas alturas, realmente, estaba planeado que Claremont ya hubiese empezado, pero como tuvo baja forzosa, Bedard tuvo que quedarse unos cuantos números más de lo previsto, a última hora. Así que todo este tomo, después del epílogo general de toda la etapa del tomo anterior, es tener a Bedard y a los protagonistas dando tumbos sin dirección en historias más o menos genéricas. La primera es sin duda la más divertida: Los bichos que llevan a los Exiliados han echado al grupo original, y los han sustituido por una versión compuesta únicamente de Lobeznos, porque el Tio Garras mola. Lo cual sirve a la vez para burlarse de la tontería de Marvel de tener al personaje en una docena de comics al mes (que hace tiempo que ya se convirtió en autoparodia) y para contar una historia divertida con varias versiones de Lobezno, algunas mucho más exageradas y chorras que otra (está el Lobezno Zombie, para que te hagas una idea, y no es la versión más chorra) La misión y su mundo son bastante tontos, la verdad, pero es lo de menos, la historia va de los Lobeznos haciendo el tonto un rato, y como tal, es divertida. La siguiente historia ya vuelve a ser más genérica. Es una de esas historias que se basan en entelequias cósmicas, que ocurren y se resuelven mediante bichos incomprensibles lanzando energía y solucionando las cosas arbitrariamente, y el mundo es tan poco original como invertir los papeles de bueno y malo de dos personajes. Mientras tanto, los Exiliados lo único que hacen es pegarse contra la Guardia Imperial, en su papel habitual de burros sin personalidad a los que vapulear. El dibujo de Pelletier en estos números es bueno, sobre todo en las escenas de multitudes, como la de las docenas de Logans. Después toca el primer y último anual de la serie, que empieza con uno de esos conceptos originales que venden la historia en una frase (Exiliados vs antiguos Exiliados). Desgraciadamente, Bedard no llega a hacer mucho con la idea más que algunas peleas, sin aprovechar casi la posible interacción, y con una resolución facilona y con poco sentido. Curiosamente, el villano resulta ser de un anual distinto de Vengadores del que hace homenaje. El dibujo de Tom Raney no es de lo mejor que ha hecho, pero no está mal, y queda bien en la historia porque se parece bastante a McKone, el dibujante del equipo original. Por último, toca un número de despedida. Pero Bedard ya hizo un número de epílogo y despedida cinco números antes. Asi que hace un número nostálgico basado en dos de los miembros originales, sacandole drama a todo lo que han perdido en los casi 100 números que llegan. Sentimental, pero queda un poco vacio, el otro número de despedida estuvo mejor. En definitiva, la etapa de Bedard no ha estado mal, ha sabido llevar una serie tan difícil de hacer sin caer en fórmula, aunque nunca ha llegado a destacar. Aunque lo más triste es la despedida no de Bedard, sino de Calafiore, que pese a no haber sido nunca el dibujante regular, ha dibujado como suplente más números que nadie, con diferencia (37 de 89 números), y su marcha (a DC, porque en Marvel le han tratado fatal, el anual lo iba a dibujar y se lo quitaron a última hora) marca el final de una época en la serie. Este es el verdadero final del volumen 1 de Exiliados, a partir del próximo tomo empezará el siguiente: Todo Claremont, todo el tiempo. Neutral (6)

Hulka Nº9: Segundo tomo de la cancelada Hulka de Peter David y es una mejora respecto al primero, empezando la reconstrucción de la vida y la vieja actitud de Hulka, a la vez que va explicando como se llegó a esa situación. Aunque realmente, el comic es una sucesión de escenas de Hulka en la cárcel, y un montón de otras cosas deprimentes (es irónico que Peter David empezará su tendencia actual de series oscuras y deprimentes para que no le encasillaran como un guionista cómico, y ahora esté aún más encasillado como todo lo contrario) El primer número es un pequeño retorno a la profesión legal, pero de manera más seria que en la etapa anterior, tratando las consecuencias de una historia del tomo anterior que normalmente estas historias barren debajo de la alfombra. Eso no está mal, aunque realmente la historia va de hacer a Hulka replantearse un poco su nueva dirección, y de paso, explicar como es que colabora con Iron Man en Hulk como si esta serie no existiese. El segundo número explica por fin como la deshabilitaron legalmente, y es una buena historia, que tiene mucho sentido y encaja con la personalidad y dirección del personaje, además de tener dos revelaciones impactantes en el cómo. El tercero continua el misterio del tipo del tomo anterior, que enlaza con el número anterior, y logra no ir por ninguno de los sitos predecibles. Y el último termina esto, pero más en plan pelea, con el Increible Hercules de invitado (que transcurre entre cerveza y cerveza, como dicen en su tomo) y un final desternillante. Todo esto con el humor negro y sarcástico que se gasta David últimamente, buena caracterización de gente muy cínica y dura que oculta un gran dolor, y buenos giros duros como los que no sueles ver en otras series. El dibujo es de Val Semeiks, que hizo el final del tomo anterior, y no está mal, aunque es un poco descuidado. No es lo mejor de David, pero empieza a tener su propia identidad después de Slott y ser suficientemente interesante de por si. Recomendado (8)

Increible Hercules: Invasión Sagrada: Y aquí está lo realmente bueno. Si el anterior tomo era bueno, este es aún mejor, pese a ser un crossover con Invasión Secreta. Primero viene un número donde aparecen los Eternos, y Pak y Van Lente le sacan mucho mejor partido a su nuevo status quo que en su serie, aprovechando los parecidos entre Hercules y el eterno Gilgamesh, en una historia que abre potencial para futuras historias, además de incorporan a Atenea como una de las protagonistas, con una interacción muy divertida con Herc y Amadeus y la mejor versión del personaje que he visto (“¿Qué es eso?” “Idiotas, en su habitat natural”). Todo esto sirve de prólogo a la saga del título, que es uno de esos crossovers que si no lo lees, la historia global se entiende perfectamente, pero que si lo lees, la historia cobra un mayor sentido (y viceversa, esto puede leerse sin lo de Bendis) Es una idea lógica: Si la Invasión es una guerra santa, ¿quién es el Dios de los skrulls, que tanto decir que ama la gente, pero no han dado ningún detalle sobre él? Pues aquí se nos explica quien es (incluso usando la única mención anterior en toda la historia de los skrulls de religión, en una historia corta de un anual) y se manda a Hercules y a un grupito de dioses de distintos panteones Marvel a detenerle en el plano divino antes de que haga el equivalente metafísico de la invasión secreta. El resultado es una historia chulísima, como unos Argonautas cósmicos, con increible caracterización para los varios personajes (no sólo muy buen desarrollo de los protas, como la mezcla de madurez heroica y garrulería de Herc y la de inteligencia e inmadurez de Cho, también de los invitados, cogiendo cabos sueltos que alguien tenía que recoger de Ares, Omega Flight y Eternos), situaciones de lo más asombroso (incluido un sorprendentemente buen uso de un viejo villano y el modus operandi de los dioses skrulls), peleas impresionantes, uso inmejorable de la historia Marvel y de la mitología, una de las mejores revelaciones de un infiltrado skrull, y la clara sensación de que todo esto no está sino empezando una historia aún mayor que los guionistas tienen pensada. Es un comic genial, hasta en los pequeños detalles, como muchos guiños visuales, onomatopeyas curradas (¿Cuándo fue la última vez que un comic hacía que te fijases en ella?) y la mejor página de resumen del mercado, currada más que algunos comics enteros. A todo esto le ayuda que este tomo lo dibuja Rafa Sandoval, que ya colaboró con Pak en Guerreros, y que es una gran mejora respecto a Pham en el anterior, muy vistoso, creativo y a veces impresionante. Sólo por este crossover, ya casi está justificada la Invasión Secreta, y en cualquier caso, una de las mejores series de Marvel, claramente. Muy Recomendado (10)

JSA Nº13: Vale, quizá sea porque Ross coescribe, pero esta saga está perdiendo fuelle rápidamente. Al final del número anterior parecía que las cosas se ponían emocionante con la revelación y puesta tras la pista del villano de la historia. Pero aunque aparece en este número, no toca aún combate con él, ni realmente se avanza casi nada por esa parte, la Sociedad simplemente se sienta en vez de ir tras él, perdiendo ritmo. Eso es malo, pero es que el otro argumento del número anterior, el de los nuevos miembros, tampoco se desarrolla. Hay un par de escenas con un par de ellos que son bastante predecibles, y gracias. No, en vez de seguir los argumentos interesantes que han quedado de manera intrigante, el número dedica otro número más al drama de Superman-22. Que no nos dice absolutamente nada nuevo que los otros dos números que ya le dedicaron no nos dijeran: Referencias a Kingdom Come, y a lo deprimido que está porque su vida se fue al carajo. ¿Realmente no tienen nada más que hacer con el personaje? Hay otros 24 personajes en esta serie que se merecen más el espacio y este mes apenas han tenido hueco, sabeis. Lo único interesante, si te van esas cosas, es la conexión entre varias series que están usando argumentos similares sobre dioses (Hercules en Wonder Woman y Wonder Girl, y el asesino de Nuevos Dioses en Cuenta Atrás, que queda en ridículo al ver que aquí están haciendo la misma idea, pero mejor). Y la última página parece anticlimáticamente confusa, hasta que te paras a pensar en lo que significa, que si que es curioso (y no, no es Thanos el que aparece aunque se le parezca). Este mes toca suplencia en el dibujo, de Fernando Pasarín, y aunque no le da tanta vitalidad y personalidad a los personajes, está perfectamente bien. Pero el número no deja de ser un bache, y dado lo larga que es la historia, un par más y descarrilará. Neutral (6)

Pantera Negra: Regreso a África: La serie por fin deja de contar historias aleatorias de los 4 Fantásticos para, como dice el título, volver a lo que solía hacer: Contar las mismas historias que ya contó Christopher Priest en el volumen anterior, pero peor. Primero viene un anual que nos cuenta un futuro posible para la serie. Normalmente las historias deben juzgarse de por si y no comparando con otras, pero aquí la comparación demuestra lo que falla. La historia que hizo Priest (a estas mismas alturas de la serie) era un Retorno del Caballero, con T’Challa teniendo que salir de su retiro para una misión, lo que servía para contarnos como han cambiado con el tiempo distintos personajes, desarrollarlos de manera que no podía normalmente y así ilustrar cosas sobre ellos, y dar pistas de por donde podían ir las cosas en el futuro de la serie. Hudlin, sin embargo, no hace de eso. Los personajes están prácticamente igual, y la historia no tiene ningún conflicto ni pasa nada. La mitad es contarnos lo que ha pasado hasta entonces, que es la extensión lógica del “Wakanda es mejor que el resto del mundo” simplista de Hudlin, donde ganaron la guerra y mágicamente todo se volvió mejor. Por el camino en la explicación se demuestra que Hudlin no teme en demostrar que no tiene ni idea (o no le importa escribir mal) a cualquier otro personaje (blanco, claro) para que los suyos queden bien. Patético. La otra mitad de la historia es contar una leyenda africana que no es que esté mal, pero realmente no pinta mucho en la historia. Si, tiene paralelismos, pero son de lo más obvio y repetitivo de lo mismo. Un desperdicio de anual, (es decir, se titula “Black to the Future”, ¿qué podías esperar?) y el dibujo descuidado, deforme y noventero de Stroman y Lashley no ayuda. El resto del tomo es una historia que es obligatoria en toda serie de Pantera, que es el enfrentamiento con su archinemesis que no es Klaw, Killmonger, el único tipo al que T’Challa no ha podido vencer, su número opuesto. Hudlin tiene un buen enfoque para el enfrentamiento, que es tanto una amenaza física para Pantera como guerrero como una amenaza geopolítica para el rey de Wakanda. La ejecución es un poco chapucera y simple, como todo en esta serie, pero al menos esta vez la idea es buena y no hace nada especialmente estúpido. Hasta la caracterización y uso de protas, invitados y secundarios olvidados es más o menos acertada. Y hay un enlace no anunciado con Invasión Secreta, que funciona mejor que si lo anuncias en grande en la portada. Otra cosa buena es el dibujo de Francis Portela (que ya trabajó en la patética Heroes de Alquiler y la divertidísima MODOK’s 11, que deberían publicar aquí), en el estilo McNiven, que debería tener una serie regular ya. La buena noticia al final es que es la última historia de Hudlin en la serie (quedan crossovers con IS, pero con otro guionista). La mala es que Hudlin relanzará la serie a final de año, y es poco probable que el ligero atisbo de talento en este comic pese más que sus defectos, pero nunca se sabe. Neutral (5)

Spidergirl Nº4: La serie que se niega a morir acude a su cita anual, y aunque este volumen y el siguiente ya han sido cancelados en EEUU, la serie va a continuar en un nuevo formato, así que tiene cuerda para rato. A estas alturas, poco se puede decir de la serie, que se ha mantenido bastante consistente durante una década, aunque si que es verdad es que este tomo es más flojo que los anteriores, con mucho énfasis en un montón de villanos o personajes grises, la mayoría de los cuales tienen historias muy enrevesadas y no son tan interesantes como DeFalco cree, que es algo que le pasa a veces. Al final acabó dandose cuenta y fue una de las razones para relanzar la serie, pero mientras tanto, quedan estas historias. May sigue siendo una protagonista encantadora y creible, y tiene gracia verla a ella y su interacción con amigos y enemigos, pero los culebrones personales han perdido energía y dirección. Y las partes superheroicas van casi más de un montón de personajes, la mayoría de los cuales vienen de la etapa de DeFalco en Spiderman en los 90, y por mucho espacio que les dedique, no se hacen mágicamente más interesantes si parten de un concepto pobre, como en el caso de Kaine. Hay un subargumento interesante con otro de esos personajes que no llegó a desarrollar la otra vez, Tarántula Negra, como posible mentor oscuro de Spidergirl, pero para todo el espacio que ocupa, no llega a ir a ninguna parte. Al final hay una historia autoconclusiva sobre la hija de Electro (que gracias al cielo, no se llama Electra) que es más lo que tendría que ser la serie. El dibujo de Frenz es bueno y consistente, y el par de colaboraciones del dibujante original Pat Oliffe demuestran que ha mejorado aún más. La serie puede no morir ni a tiros, pero en este punto, me temo que ha perdido fuelle. Neutral (6)

Superman/Batman Nº17: Segunda parte de la busqueda de la kriptonita, y Green ya pierde el potencial que podía tener el primer número. En este número, Superman viaja al fondo del mar a buscar kriptonita, y se encuentra con el nuevo Aquaman. Hasta aquí bien. Pero por lo visto, Green no ha leido un puñetero número de la serie de este Aquaman, ni se ha molestado ni siquiera en leer un resumen. Vale que la mayoría de guionistas lo han ignorado completamente, pero al menos no lo usan sin saber lo que están haciendo, que es vago, chapucero y una falta de respeto a la serie que aún estaba en marcha cuando salió esto. En su serie, el personaje era un chaval casi-humano que descubre todo el mundo submarino y aprende a ser un héroe. Aquí, sin embargo, Green lo trata, no ya como al Aquaman original, sino como Namor. Así que es un quejica arrogante y pomposo que defende “sus oceanos”. En serio, que un guionista de TV se crea por encima del material como para rebajarse a leer algo de lo que tiene que leer es una mierda que casi se espera, ¿pero no están los editores para algo? De todas maneras, como historia de Namor, es bastante mala también, con personajes actuando irracionalmente para que haya un conflicto barato y estúpido. El dibujo de Davis también es muy malo, y la armadura de Superman, aunque lógica en concepto, tiene un diseño bastante feo. Evitar a toda costa (2)

X-Men: Las Historias Jamás Contadas Nº1: Reedición en dos tomos de las historias de complemento de Classic X-Men. CXM fue una reedición que hicieron a finales de los 80 de la Patrulla-X de Claremont, que para darle valor añadido y picar a la gente, además de los números antiguos, llevaba (al menos hasta la Muerte de Fenix, justo donde encajaba con Forum) historias nuevas de complemento. La mayoría estaban escritas por Claremont, que por entonces aún quería y podía mantener control sobre la franquicia, y hasta casi el final, todas las dibujaba el ilustrador (y colega de Claremont en obras como Marada) que es uno de esos autores que pese a que han hecho muy poquitos comics, todo el mundo tiene en muy alta estima, por buenos motivos. Son todo historias cortas, centradas en uno o dos de los protagonistas de la serie en esa época, centradas en caracterización y momentos humanos más que otra cosa, pero eso está bien, porque es lo que se le da mejor a Claremont, al fin y al cabo. Algunas de las historias son de rellenar huecos históricos, a veces argumentales, a veces personales, dado que por esa época la caracterización era aún muy rudimentaria y no se llegó a explorar las reacciones de los personajes a cosas que deberían haberse explorado más. Entre estas está la primera, que cuenta momentos perdidos al principio y al final del debut de la Nueva Patrulla-X, una de Ororo adaptandose a la civilización, el funeral de Ave de Trueno, un vistazo más detallado al origen de Fénix, la ascensión de Shaw al liderazgo del Club Fuego Infernal y la primera mención de la conexión Dientes de Sable-Lobezno, donde a estas tres historias han vuelto tanto Claremont como otros guionistas después. Algunas son un poco obvias, pero generalmente están bastante bien, con buena ambientación y personajes. Las otras parecen de relleno, que van normalmente de un protagonista encontrandose al personaje del mes y contando una historia sobre él que sirve para contar cosas también sobre el protagonista (la estructura estándar de los números de relleno, vaya), aunque hay un par más originales, como una historia silenciosa de Jean, o una donde Logan y Kurt empiezan a hacerse amigos, que también se ha referenciado después. Pese a ser de relleno, estas historias son hasta mejores que las otras, con muy buena caracterización y siendo capaz de dar bastante impacto emocional en muy poquito espacio. El dibujo de Bolton es muy bueno, claro, añadiendo al impacto. Aparte de esto, hay otras dos historias bastante más recientes, pero que también transcurren en esa época: Son dos historias publicadas en dos Giant-Size recientes, como material nuevo aparte de reediciones, una de Claremont, y otra de Whedon. La de Whedon es un reciclaje que no dice nada nuevo de esos viejos tiempos, la de Claremont (con Leonardi) tiene un poco más de contenido, pero poco, (el mayor problema de ambas se ve al compararlas con las otras: Las otras exploraban elementos de los personajes que no se llegaron a ver la primera vez, están sólo repiten los mismos conflictos básicos que si se machacaban en los 70) aunque lo más reseñable es que la de Whedon tiene una extrañísima ocurrencia de estar dibujada por Neal Adams, nada menos. Escribir buenas historias de 8 páginas es muy difícil y es extremadamente raro en los comics americanos, pero este tomo es una muestra de cómo se hace bien. Si eres fan de Claremont o de la Patrulla-X, tienes que tenerlo. Muy Recomendado (9)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, o cuando logre sacar las reseñas, tendremos más Cuenta Atrás jodiendo la marrana por partida doble, el primer tomo de Superman Confidencial, más Spoiler en Robin, el debut de la serie regular de Wonder Woman, el final del Flash de Waid, el siguiente tomo del Cuerpo de Linternas Verdes, más Titanes del Terror en Jóvenes Titanes, más villanos teniendo problemas en Salvation Run, y consecuencias de eso en Jaquemate. Además, hay western en Jonah Hex, space opera en Transformers y… cosas muy raras en Umbrella Academy, una nueva serie que hay que ver para creer. Todo eso y más, de aquí a Semana Santa. Hasta entonces, ya sabeis donde estoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: