Fui al concierto del grupo tecnopop cuyo cantante fue editor de Marvel UK. No había mucha diferencia en el sonido, por ser tan electrónico, pero el montaje era espectacular.

[Ven, descansa un rato y corre con los perros esta noche, en los suburbios]

Hola a todos, bienvenidos a otra actualización con retraso más, esta vez, recopilando todo julio. A menos que esteis leyendo esto en el futuro, en cuyo caso, asumid desde vuestro extraño e incomprensible mundo que estoy salió a tiempo. Este mes, es verano, así que no hay mucho movimiento. En Panini hay muchos tomos, pero nada espectacular, mientras que las series regulares sobre todo están a la espera de que termine Invasión Secreta, y Thunderbolts está literalmente a la espera, este mes no hay número. En Planeta llevan cierto descontrol con lo que sacan (si bebieras un trago cada vez que pasa eso, morirías de cirrosis) y no hay muchos tomos este mes, lo cual es un alivio. Sólo salen cosas razonables, lo cual es toda una novedad. Y Norma, como hace la cosa rara de sacar en julio las novedades de agosto, (lo cual significa que las vacaciones se las toman en julio, no en agosto) no saca prácticamente nada.

Entre las cosillas que no comento, principalmente porque ya las comenté antes, esta una que se me olvidó el mes pasado: El mega-giga-tomo con toda la JLA de Morrison. El material oscila entre curioso y excelente, con dibujo mediocre, pero está claro que es un clásico que redefinió a la Liga de la Justicia durante una década o más. En cuanto a la edición, es de lo más completa, llevando todos sus números y especiales en la serie (sólo falta su saga en JLA Clasificado, pero es posterior y la sacó Planeta recientemente) y también material complementario de otros autores que es bastante útil, incluyendo una buena historia de Priest que estaba inédita. La edición es cutre, pero eso era de esperar, al menos la traducción no es vergonzosa. Lo que es demasiado es el formato. Podría pasarme la tarde haciendo chistes sobre que es un comic más gordo que ancho, que sirve de escalera, que si metes más densidad en un comic puede colapsarse en una singularidad que devorará el universo. Pero en serio, tiene más parecido con una guía telefónica que con un comic, y por bonito que quede, algo importante en un comic es que no sea incomodísimo de leer, que se pueda leer sin cansarse sin necesitar un atril, y en cualquier postura. Tiene que haber una solución mejor para publicar etapas completas.

Muchas novedades americanas este mes. La más sonada es la Noche Más Oscura, la tercera parte de la trilogía de Geoff Johns de Linterna Verde. Sólo que ha sido ampliada a crossover sobre todo DC, y se nota, se lee más como un gran crossover sobre la Liga de la Justicia y el resto de DC que sobre las Linternas. Y si te gustaron las anteriores partes de la trilogía, o en general Johns cuando hace las cosas que se la dan bien, te gustará, porque sigue abriendo terreno dentro de su línea. Se sigue pasando con el gore, que es su principal problema, pero siendo una historia de terror sobre los no-muertos, al menos aquí está justificado. Los crossovers hasta ahora, todos de Johns, son también buenos, incluyendo los especiales sobre la Guerra de la Luz.

La otra gran novedad de DC es Wednesday Comics (los comics de los miércoles), la nueva serie semanal de DC, esta vez corta, antológica, fuera de toda continuidad e imitando las tiras de prensa de una página de los periódicos. Siendo una antología enorme, hay de todo ahí dentro, pero la mayoría de los implicados son grandes autores. Por otro lado, el formato impide que se pueda hacer mucho con las historias, pero aún así hay algunas tiras buenas. Una lástima que la que hayan importado a los periódicos de verdad, la de Superman, sea patética, y se viera venir de lejos.

Sepultado entre estas novedades (y ya tiene guasa, teniendo en cuenta que la serie fue anunciada originalmente meses atrás, cuando no tenía tanta competencia) está Liga de la Justicia: Grita Justicia, el principio del relanzamiento de la LJA por Robinson que desembocará en cosas importantes más adelante. De momento, es una miniserie con un grupo aparte, con buenos personajes, pero con una premisa muy vista y terriblemente sobreescrito, serio hasta el ridículo. Robinson es capaz de mucho mejor, pero no está claro que vaya a conseguirlo otra vez, aunque escriba 7 comics de DC al mes (o quizá por culpa de eso)

También sepultado entre esto está el nuevo equipo creativo de Sociedad de la Justicia de America. Aprovecho para aplaudir al exguionista, Johns, que no sólo ha batido records al estar más de 100 números en la serie, ha mantenido una buena calidad y ventas, y la convirtió en una de las series emblema de DC, e hizo que sus personajes pasaran del olvido a algunos de los más populares de DC. Pero los nuevos no empiezan con buen pie, recurriendo a impactos gratuitos y situaciones dudosas para empezar. Ojalá mejore, pero la dirección que van a tomar es peligrosa, sobre todo para una serie en un momento tan crítico.

Mientras, en Vertigo, debuta Greek Street (Calle Griega), una nueva serie de Milligan que tiene como idea contar los mitos griegos en plan callejero moderno. Sólo que parece más interesada en cumplir tópicos de género negro que en ver porque las historias originales funcionaban. Puede remontar con el tiempo, de todas maneras.

Pasando a Marvel, su línea Ultimate ha terminado su renovación con Ultimatum, que no sólo ha sido uno de los peores comics que han hecho, también ha sido uno de los que más daño han causado a la larga, cargandose buena parte de lo que habían construido, para nada. Y no está claro que la línea se vaya a recuperar.

En el universo Marvel normal, los especiales para celebrar los nº600 de varias series clásicas están siendo celebraciones bonitas con extras, pero el premio se lo lleva el de Spiderman, que es el mayor comic de Spiderman con material enteramente nuevo que se ha hecho. No todas las historias de dentro son buenas, pero es una gran celebración de lo que es Spiderman.

La única serie nueva este mes es la segunda serie regular de Masacre: El Mercenario Bocazas. Si, una segunda serie de Masacre. Es tan necesaria y aporta tanto como podías esperar, pero al menos como comedia tonta es mejor que la otra serie, que es la que sobra.

También redundante es la nueva dirección de Skaar, que pasa a llamarse Hijo de Hulk y tiene un nuevo guionista y protagonista, que son, si cabe, más trillados y aburridos que lo anterior.

Mejor es la continuación de la serie de Puño de Hierro en los especiales de las Armas Inmortales, que mantienen la gracia y la chulada de artes marciales de la serie.

Para terminar con Marvel, hay una miniserie con el horrible título de Divas Marvel, que es un intento de hacer Sexo en Nueva York con superheroinas, y es tan patético como suena, con personajes incrustados en puestos que no les pegan para tener la serie, y mucha superficialidad y ñoñería pasando por drama.

Por último, por una vez menciono algo de Image, en este caso Chew (Masticar), una serie bastante curiosa sobre un detective que adquiere conocimientos sobre lo que come, que ha tenido bastante éxito en EEUU, y se lo merece. Divertida y original, ojalá llegue aquí.

Esta es la parte en las Críticas Reconstructivas donde pasamos a las reseñas:

Asombroso Spiderman Nº33: La historia principal este mes es de un número doble, y está escrita por Zeb Wells. Como la primera que hizo, es un team-up entre Spiderman y un “héroe” molón y cañero. En este caso, el Castigador. Y se parece bastante a todas las historias anteriores de Spiderman y el Castigador, donde ninguno aprueba los métodos del otro, pero tienen que ponerse de acuerdo en un punto medio para detener al malo de turno. Malo que en este caso es un villano antiguo no muy conocido, pero que sin explicación ha perdido buena parte de la potencia y la originalidad que tenía en sus apariciones en la última década o dos. El resultado es que es bastante cutre, en una historia bastante hecha con molde. Añadele que avanza poco o nada las muchas tramas de la serie, al igual que la otra historia de Wells, y te preguntas para que está realmente como guionista de la serie, si es el lastre que hace las historias de relleno. No es de extrañar que lo hayan relegado de posición. El dibujo de Paolo Rivera, eso si, está bastante bien. Todo lo que no tiene de interesante esta historia la tiene una historia corta intercalada escrita por Kelly que es un encuentro entre Jameson y uno de los personajes nuevos recientes. Bastante divertida, avanza más de uno de los subargumentos en curso (y si te fijas, más de los que parece) aunque sea difícil saber que es revelación y que es para despistar, y además tiene buena caracterización de JJJ. Buen dibujo de Kitson. Y entonces tenemos la morralla. Aparentemente, en Panini se están tomando la serie de Familia Spiderman como parte de las series de Spiderman, pese a que está compuesta casi exclusivamente de relleno. O quizá es que necesitan eso, el relleno, para poner la serie al día con las demás series (lleva adelanto) y que los números queden con historias completas. Sea como sea, hay dos historias de relleno. Una es de John Arcudi, y como suele pasar en este tipo de historias, es más la historia de un personaje que pasa por allí que de Spiderman. No está mal, tiene buen dibujo de Bachs, aunque el intento de manipular las emociones es obvio. La otra es lo contrario, es de Paul Benjamin, que hace cosas para todos los públicos, y es una historia graciosilla, más o menos, con dibujo apropiado de Semeiks. Para terminar, hay una historia de complemento de hace unos números bastante curiosa. En la vieja tradición de Spiderman haciendo equipo con humoristas de la TV americana (no hay más que recordar el que tuvo con la plantilla original de Saturday Night Live), es un team-up con el humorista político Stephen Colbert. Colbert es un tipo brillante, y su programa es un buen ejemplo de cómo informar, criticar y ser desternillante a la vez. (Lo más cercano aquí sería el programa del Gran Wyoming, pero muy lejos) Además, siempre que puede hace referencia a comics de superhéroes, sobre todo de Marvel (ha invitado a Quesada más de una vez, a raiz de las tácticas de choque pseudo-políticas como Guerra Civil) así que esto es un intento de continuar la conexión, y hacerle un poco la pelota, porque eso les encanta en la Marvel actual. La historia está escrita por Waid y dibujada por Pat Oliffe, y tiene a Colbert (el personaje que interpreta en su programa, no el de verdad) metido en una situación clásica de Spiderman, y viviendola a su manera, con Spidey de invitado. Lo que pasa es que asume que has visto el Informe Colbert alguna vez, y si no, no vas a pillar la mayoría de chistes. Por ejemplo, requiere que conozas el miedo irracional que le tiene Colbert a los osos. Pero si estas familiarizado con Colbert (y los episodios se pueden ver gratis legalmente en Internet) si que es bastante gracioso. Y como chorrada e intento de ser “relevante” y salir en las noticias, es mucho mejor que la historia de Obama, y además tiene más posibilidades de ser canónica. Neutral (6)

Authority: World’s End: Porque una palabra en inglés queda mejor como título que Fin del Mundo. Segunda de las series relanzadas de Wildstorm, y otra cuyo anterior relanzamiento por Morrison no llegó a nada, porque se canceló en el nº2 por los mismos motivos, aunque ahora lo va a continuar otro guionista. Pero esto ya es otra historia, y de las nuevas series, es la que más prometía, ya que está escrita por Abnett y Lanning, que han sido una gran revelación con las series cósmicas de Marvel. En Wildstorm les han dejado contradecir en algunos detalles al estado de los personajes que presentó Gage en Armageddon, lo cual es hacer trampas, pero les simplifica la vida bastante. La idea aquí es que la Autoridad ha fracasado por una vez al detener un apocalipsis, y ahora están tan hechos polvo como el mundo, derrotados y casi todos desaparecidos o lisiados. Eso aleja a la serie de su fórmula tradicional de grandes historias de acción, pero nadie había sabido hacerla bien desde Millar, al fin y al cabo. Como era de esperar, sin embargo, no ha sido el gran renacer de la propiedad en calidad o ventas, que parece que no va a llegar nunca. Pero al menos hace cosas nuevas con los personajes, y queda interesante y a veces ingeniosa. Los nuevos status quo de Apolo y Midnighter, y de Hawksmoor, son grandes ideas y descorazonadores, y todo esto hace que Chen sea útil e impresionante por una vez. La idea de los supervivientes del apocalipsis se ha hecho muchas veces, pero está bien llevada, porque se nota la desesperación de los protagonistas, y realmente, no se sabe a donde va a ir a parar todo esto. Además, viene con ideas chulas como No-Londres o el virus Warhol. Los argumentos principales no son tan interesantes, van más bien de dar vueltas tratando de sobrevivir y pasan cosas aisladas. Hacia el final, sin embargo, A&L hacen algo curioso, y recuerdan la cancelada serie de Establishment (afortunadamente, librandose de todos los pastiches de TV británica)para lanzar una nueva dirección que promete. El dibujo del también británico Simon Coleby no es impresionante, pero hace bien el ambiente de destrozos y desesperación. Como complemento, esta vez tenemos una historia de algo llamado Cybernary, que tuvo un par de miniseries en los 90, y se parece a Witchblade, pero en cyborg. Porque demonios Gage piensa que revivir semejante bazofia olvidada es buena idea, es imposible de saber. Aparentemente es por su conexión con Kaizen Gamorra, villano tradicional (y bastante muerto hasta ahora, y así estaba mejor) de Wildstorm, ya que la historia es sobre todo presentar su nueva amenaza. Y bueno, quizá esa amenaza sea buena, pero esta historia no, ya que va de dar vueltas hasta que en la última página se cansan y van en la dirección contraria. Lo peor que ha hecho Gage, y Woods no se merece estar en cosas tan malas. Recomendado (7)

Batman Nº24: Continua la saga dedicada a un villano creado por el Loeb, escrita por el guionista de Cuenta Atrás. Eso tiene buena pinta. A decir verdad, al menos aquí Dini está haciendo un buen esfuerzo de hacerle una mente maestra cruel, al ir enseñandonos como realiza los pasos de su plan, que se van revelando poco a poco. Es increiblemente exagerado y rebuscado, pero dentro del exagerado mundo de Batman, encaja. Y al menos le va dando sutilmente un tema a sus planes, en vez de tenerle simplemente como un villano genérico vestido de momia con gabardina. Por su parte, Batman está casi ausente en estos dos números, y la protagonista es Catwoman, que no está mal escrita, siguiendo algunas de sus historias recientes… hasta el final, que probablemente molestará a fans del personaje, y con razón. Buen dibujo de Nguyen. Neutral (6)

Batman y los Outsiders Nº3: Dixon aún está en esta serie, pero ya le queda poco. Casi todo el número son peleas irreseñables entre villanos cutres del montón sin nada interesante y protagonistas de lo más soso a los que no les pasa nada en los 3 números. Genérico y del montón. Llega a ser malo cuando nos presenta el gran nuevo miembro de los Outsiders, el ridiculamente llamado REMAC, que es como un OMAC (porque nadie está harto de ellos) pero rojo y grande, y demuestra que es poderoso a base de… lanzar un rayo y pegar un puñetazo. Impresionante, sin duda, en el universo del que viene Dixon. El último capítulo también tiene el regreso de Looker, de los Outsiders de los originales, que ignora su muerte en Crisis Infinita (aunque a decir verdad, no había sido confirmada) pero curiosamente, no que la transformaron en vampiro en la serie de los 90. Dos referencias a esa serie en un mismo mes, debe ser una señal de algo. El dibujo de Julián Lopez es bastante bueno, aunque los diseños sean olvidables. Neutral (5)

Capitán America Nº44: El malo de esta historia es Batroc, excepto que parece que Brubaker no haya leido nunca nada sobre él. O que le pareciera muy ridículo para su etapa ultraseria, y decidiera hacerlo más “realista”. En cualquier caso, ¿para que usar a un personaje clásico si no se va a parecer casi a como es? ¿Por qué no inventar uno nuevo o buscar uno más apropiado? Además, el mercenario serio pero inutil de aquí no tiene ni de lejos la gracia habitual de Batroc. Si quieres ver al personaje bien usado en una historia seria, puedes mirar la reciente mini de Union Jack. O si quieres ver como se hace bien un thriller de acción usando elementos del Universo Marvel. Volviendo a este comic, es lo de siempre, lento, no particularmente divertido o trepidante, y no destaca en nada como historia de acción o de los personajes. Buen dibujo. Neutral (6)

Clandestine Classic Nº2: Esto lleva la miniserie de X-Men y Clandestine, que fue una especie de premio de consolación que le dieron a Davis por haberle cancelado la serie, un año después, o así. No avanza realmente ninguna de las tramas de la serie, simplemente usa una de las muchas aventuras pasadas de la familia para enlazarla con la Patrulla-X en el presente, y juntar a ambos equipos. La excusa es uno de esos bichos gigantes llenos de tentáculos que salen de malos de virtualmente todo comic de Davis, pero vamos, está únicamente para causar situaciones en las que los dos grupos puedan interactuar, hasta que la combinación adecuada de situación y poderes lo solucionen todo. El resultado es un comic bastante divertido, aunque sobre todo por parte de la familia Destine, ya que la Patrulla-X estaba en una de sus versiones más sosas y anodinas de su historia, y no contribuian mucho en cuestión de personalidad. Claro, que aún así esto llamó bastante la atención en su día, porque algo de ingenio y diversión ya estaba muy por encima de lo que era habitual entonces. Pero vamos, una cosa divertidilla bien dibujada, si conoces a Davis o leiste el tomo anterior, ya sabes como va a ir. Recomendado (8)

Clandestine: El Regreso: Y esto es la nueva miniserie continuando la historia de los personajes. De momento es la única que ha salido, porque Davis es lento, y porque presumiblemente en Marvel quieren que alterne con cosas más comerciales. Y aunque es un revival de un comic de los 90, da la impresión de ser un comic retro. En parte porque Davis está actuando como si no hubiera pasado tiempo desde la serie original (lo cual significa que se pasa por el forro el paso del tiempo en el Universo Marvel, que existe aunque sea lento, a menos que los mellizos envejezcan lentamente por alguna razón) y pasa completamente de todo el panorama actual del Universo Marvel (casi mejor, porque las continuas apariciones de estrellas invitadas en la serie original tampoco aportaban mucho), pero por otra parte, porque el tipo de historia, y de ritmo, se nota algo anticuada, incluso comparada con los guionistas que no son de las corrientes de moda. Es algo similar a lo que ha pasado con otros guionistas de su generación, el más notable siendo Claremont, que han perdido la innovación y se han quedado desfasados, pero al menos Davis no se ha quedado con una serie de tics irritantes. Lo que si hace es escribir la miniserie para que sirva de presentación para nuevos lectores, lo que tiene la ventaja de que es completamente accesible si ni has oido hablar de la serie antigua (lo cual aquí no sirve para nada, porque ha sido reeditada inmediatamente antes y lo normal sería empezar por eso antes, pero aún en EEUU, con reediciones más o menos accesibles a la vez, esta práctica queda algo anticuada también) pero tiene la desventaja de que si leiste la serie antigua, mucha de las cosas que pasan, que están para presentar a los personajes, relaciones y situaciones, ya te sonarán, de haberlas visto mejor hechas. Y en vez de ver como las relaciones avanzan y los misterios pasados se desvelan, como habrás estado esperando 15 años, nada de eso pasa, y es lógicamente decepcionante. En vez de eso, hay una confrontación con nuevos villanos que no son particularmente memorables, y en un movimiento nostálgico terriblemente autoindulgente (y claremontiano, ya que estamos), un buen cacho de la historia se dedica a revisitar la saga de las Dimensiones Alternativas de Excalibur de principios de los 90, que confundirá a los que no la hayan leido (no en el sentido de no entender que pasa, sino en el de “¿a que demonios viene?”) y los que la leyeran, saben que si hay una saga estirada que perdió la gracia que no necesitaba más capitulos, es esa. No aporta nada en absoluto ni a Clandestine ni a un comic de hace 20 años, y hace que una historia que sería divertida pese a todo, pierda. El dibujo es muy bonito, pero eso ya lo sabías. Ojalá la próxima historia esté más a la altura de las expectativas, y Davis demuestre que no lo ha perdido del todo. Recomendado (7)

Crisis Final Nº3: Vale, esto es batir un nuevo record. No en lo que es el comic que contiene: Continua Crisis Final, con muchas escenas y subargumentos cambiando rápidamente, que de momento no es una Crisis muy cósmica (aunque algo de eso se empieza a intuir aquí, en un prólogo a una historia paralela), pero da una buena panorámica de todas las partes del Universo DC. Puedes pensar que las versiones de Morrison de los personajes sufren una cierta desconexión con las versiones del resto de guionistas, pero eso no quita que sean interpretaciones válidas y fieles a sus historias y conceptos centrales. Además, en la mayoría de los casos, quedan mejor aquí, así que la pregunta es porque el resto no los escriben de manera parecida, especialmente a los personajes menos importantes que brillan aquí bastante más que normalmente. Y a diferencia de otras grandes sagas DC, esta historia no necesita conocimiento ni implicación emocional para pillarlo todo y que te haga gracia. En cuanto al argumento, los héroes por fin se dan cuenta de que está pasando algo grave y tratan de reaccionar, sin darse cuenta de que los malos ya han ganado, como aquel que dice. Eso le da una muy buena sensación de terror inminente y de tensión que no se suele ver en los comics de superhéroes. Además, es en este punto en el que las tramas dispares del anterior par de capítulos empiezan a tomar forma, y empieza a notarse como son parte de un gran todo, que es algo clásico en Morrison que siempre queda impresionante. Y como siempre, todo el mundo que sale, desde Flecha Verde hasta Frankenstein tiene momentos geniales. Y ahora que la historia ha llegado al punto importante, de inflexión, las cosas están de lo más intrigante que nunca. Como este es el final de la primera parte de Crisis Final, es el último número dibujado entero por JG Jones, y sigue siendo magnífico, expresando bien la enorme cantidad de detalles que Morrison le da a cada página, con muy buenas composiciones y situaciones impresionantes. Hasta ahí todo bien, y entonces viene la otra mitad del comic de la edición de Planeta. Que es otra vez el nº1 de Crisis Final, pero en blanco y negro y sin texto. La sensación al verlo fue de completo asombro ante semejante tomadura de pelo. Si, hay gente a la que un “corte del director” así le puede resultar interesante. Pero es un público muy reducido, y siempre se ofrecen como algo opcional, o extra, o llevando algo más (de hecho, originalmente, esto iba acompañado del guión y los otros extras del nº1). Pero tal cual, te están cobrando casi el precio de un comic entero por una versión incompleta comic que ya tienes. Como el público le consiente estas cosas a Planeta, nunca lo entenderé. Asumiendo que el timo no afecte a tu juicio del comic completo, es decir, juzgando únicamente el comic y no su 50% de lastre, Muy Recomendado (9)

Cuatro Fantásticos Nº19: Termina la historia de la “Muerte de la Mujer Invisible”, aunque es más bien un epílogo atando cosas y preparando otras cosas. El funeral del título es una buena escena, aunque Millar se pasa de gracioso haciendo que Sue se refiera a la muerta en primera persona pese a que no tiene mucho sentido. La escena con Valeria empieza a desarrollar una buena idea, la mejor de Millar y que va a alterar la dinámica del grupo más que cualquier otra cosa en muchos años. La escena de Ben indica el mayor problema del número, y es que es lenta y no avanza casi nada. ¿Realmente hacía falta una página doble de Spiderman posando que no viene a cuento a la historia? En vez de, no se, usar esas dos páginas para algo relacionado con la serie y no para que Hitch haga posters. Y luego está la escena con el Dr. Muerte, que tiene su gracia como idea, pero demuestra que Millar es otro de los guionistas modernos que no saben escribir del todo bien a Muerte. No es un bravucón que haga amenazas vacias, ni cosas así. Claro, que la escena sirve también para avanzar el malo final de la etapa, que es otro de los personajes que Millar nos trata de convencer de que son muy, muy, muy malos a base de sadismo gratuito. Aunque la presentación es tan exagerada que hace gracia, así que al menos eso tiene, asumiendo que pretenda que vaya en coña. El dibujo de Hitch es como siempre, problemas de chupar cámara y diseños aparte. Recomendado (7)

Daredevil Nº41: Algo de avance en el culebrón interminable de Matt Murdock, pero sobre todo el número va de avanzar la amenaza de Lady Bullseye. El mayor problema que tiene, aparte del obvio de ser Lady Bullseye e ir vestida de lo que parece ser pintura corporal, es que está aliada con la Mano. Y la Mano son un puñetero chiste. Brubaker probablemente lo sabe, y por eso todo esto va de tratar de aumentar su amenaza antes del inevitable combate, con cosas como presentarlos a un personaje nuevo que nos jura y perjura que esta vez son peligrosos. Pero aún así, siguen siendo un chiste. La interacción con el personaje nuevo es divertida, así que es algo. Y el movimiento de los malos al final tiene algo de impacto, aunque realmente, todo lo que está haciendo Lady Bullseye con la Mano parece una repetición de las recientes apariciones de Elektra como jefa de la Mano, pero sin el factor personal. Buen dibujo a oscuras. Neutral (6)

Hulk Nº10: De nuevo, el comic está dividido en dos historias. Y de nuevo, ambas son de gente sin personalidad pegandose unos contra otros de la manera más sosa posible, y prometiendonos que al menos tendremos otro mes más de esta pesadez. Y la versión de Loeb del Hulk-Banner es una mala idea y ya la hizo antes. Al menos el dibujo es bonito. No Recomendado (3)

Hulka Nº10: Pese al cartel de Invasión Secreta en la portada, ni son todos los crossovers con IS de Hulka (ya se publicó el principio en Factor-X) ni todo lo que hay aquí son crossovers, al contrario, sólo lo son los dos primeros capítulos, el resto es el final de la serie. El crossover continua tanto de Factor-X como de Nova (¡crossover triple!), con Hulka y Jazinda capturando al Talismán y encontrandose por fin con el Super-Skrull original. Importante para IS no es, de hecho, la historia del Talismán no termina realmente y se queda como un cabo suelto, pero si es importante para esta serie, y para el Super-Skrull. La primera mitad son más aventuras con comedia física y de juegos de palabras, como ha estado haciendo David en esta serie, pero la segunda parte pasa a temas más serios y profundos, como también ha estado haciendo David en esta serie. Pero esta vez van sobre la familia skrull y no sobre los traumas de Jen, así que queda mucho más fresco. Y la verdad, es uno de los mejores números de su etapa, con muy buena caracterización para padre e hija, sin que los demás personajes queden como un pegote, temas de honor, deber y familia bien tratados, y un buen final. Hasta ahí bien, pero en la siguiente historia, PAD junta demasiadas cosas malas. No se le ocurre otra cosa que usar a las Liberadoras que están apareciendo ahora mismo en Hulk, por aquello de conectar series y aprovechar el tirón, sin darse cuenta de lo mala alineación que es. Es decir, Hulka y la Mujer Invisible son personajes desarrollados, pero Valquiria y Thundra son cifras sin más personalidad que ser tipas duras, o peor, estereotipos, aparte de no parecerse en nada a versiones anteriores. Al menos aplica algo de inteligencia, y le da un significado al nombre de Liberadoras. (Loeb se lo puso como homenaje a una historia de los Vengadores de los 60 que era un intento de tratar la liberación de la mujer, bastante bochornoso, la verdad, pero así es la nostalgia, especialmente cuando no tiene cerebro) Pero ahí está otro de los problemas. David dice tener una regla donde cuando han pasado 10 años de un comic, es como si hubiera caducado, y ya no cuenta. Así que se siente libre de contradecirlo, o como aquí, repetirlo. Eso serviría como excusa en los viejos tiempos cuando los lectores iban renovandose más rápido, y sobre todo, antes de que se popularizaran los tomos recopilatorios, y los comics estuvieran al alcance perpetuamente. Especialmente cuando son comics que se han hecho clásicos como su Hulk. ¿Recuerdas cuando Hulk fue a un pseudo-Iraq durante la 1º Guerra del Golfo, que en vez de Saddam tenía un tirano graciosillo pero igual de malo? Pues esto es la misma historia, sólo que en vez de volver a pseudo-Iraq (¿Demasiado visto? ¿Demasiado polémico?) van a pseudo-Birmania. Pero el tirano graciosillo es el mismo, incluido mismo aspecto y nombre casi igual. Si no leiste Hulk, simplemente es algo cargante, pero si lo leiste, y no creo que haya muchos lectores de Hulka de David que no hayan leido el recientemente recopilado Hulk de David, queda como una repetición caradura. Al menos la historia va por sitios distintos, si no necesariamente buenos. La primera parte de la historia es la misma de siempre que un héroe americano se encuentra con “superhéroes” de un pais oriental (la hicieron hace poco en 52 con los chinos) y aunque vagamente basado en la realidad, es predecible y ligeramente tonto. Además, algunos de los adversarios son increiblemente ridículos en 2008, otro de los regalos del Loeb fuera de control. Aparte, intenta tirar de la emotividad del lector demasiado. La parte final de la historia es la mejor, de nuevo, una vez pasas lo irritante del malo, pues es un duelo de inteligencia y visión del mundo entre Hulka y él, que revela buenas verdades sobre la naturaleza del poder, aunque sea por encima, y también sobre Hulka. Con una solución buena e ingeniosa, pero no facilona. El dibujo de todo esto es de los mismos que el crossover con Factor-X, y una vez pasas algo de la distorsión del estilo, está bien.

Entonces vendría lo que es en todos los sentidos un anual de la serie (excepto que por las ventas, decidieron sacarlo como un especial… ¿tiene eso algo de sentido?) que Panini pone al final del tomo por razones incomprensibles. Es un team-up con las Liberadoras, las Guardianas de la Galaxia, y un par de personajes más, uno de los cuales es una sorpresa ver otra vez tan pronto. Pero es un follón de historia que intenta ir de temas completamente distintos, algunos sin venir a cuento, y acaba no haciendo bien ninguno de ellos. Por un lado, tiene la historia de las protagonistas atrapadas en una situación curiosa y buscandose la vida en ella, que no está mal, aunque David se pasa con sus gracias típicas con juegos de palabras y referencias pop. Eso viene con una supuesta nueva motivación de un viejo villano que no se llega a explicar. Pero resulta que no es el villano, que es un personaje nuevo de lo más pesado con un extraño parecido a Terrax. Con todo personajes femeninos parece que la historia va a ir sobre mujeres de algún modo… excepto que al final resulta que no, y la explicación resulta ser una estupidez enorme. Al final la motivación podría ser interesante, excepto que se explica en una página y se resuelve a la siguiente a base de esoterismo cósmico, y encima el malo detrás del malo resulta ser una mala parodia de una serie de DC, y es todo un follón impresentable, más o menos como esta frase. El dibujo de Asrar, que viene de Image, tiene un estilo parecido a McKone, y está bien. Y entonces viene el final de la serie, donde David tiene que atar sus cabos sueltos a toda prisa, a base de darle al botón de reset, más que nada. Como tampoco hay muchos subargumentos, en vez de un resumen de lo que habría sido como hizo Slott, simplemente hay una historia que resulta en dejarlo todo como estaba. El villano titular es el Hombre-Elefante que reintrodujo hace un par de tomos, pero aparte de algo de ironía, su función es únicamente tener a alguien a quien pegar. En realidad el villano son los prejuicios, tratando una consecuencia de Invasión Secreta que ninguna otra serie parece que vaya a tratar, porque todas se están librando de los skrulls que ya tenían. Todo esto sirve para terminar el viaje de Hulka a lo largo de la etapa, del punto bajo práctico y emocional donde estaba al principio, a un sitio donde pueda ser usada como siempre. Se nota que David tenía pensado un viaje más largo, porque se soluciona abruptamente, y usando como reconexión con la humanidad a un grupo de chicas que acaba de conocer, y que ni siquiera hemos visto como se han hecho amigas. Pero tiene un buen uso de un personaje de Slott, y el final de la historia de Jazinda y Hulka si que es bueno, y es imposible no sentirse mal por Jaz en su situación, porque no sólo pasa en la vida real y acaba mal, creedme, sino que dado como funcionan las cosas en los comics, va a acabar mal con seguridad. Y el único subargumento que quedaba, el del misterioso grupo de gente detrás de los problemas de Hulka, se resuelve en la última página mediante un chiste-guiño al lector y un juego de palabras que no se puede traducir bien, que no encaja ni explica nada. Decepcionante, pero supongo que era difícil otra cosa en las circunstancias. El dibujo es de Steve Scott, que no había aparecido en cerca de una década, y está bien, en el estilo del resto de la etapa. Hablando de la etapa, no ha sido de lo mejor de David, ni a la altura de lo de Slott, pero ha tenido sus cosas buenas. 5 años de una serie de Hulka son un logro, a ver que pasa ahora que el personaje pasa a la órbita de Hulk y tendrá que competir con otras Hulkas. Recomendado (7)

Invasión Secreta Nº7: Los skrulls se pegan contra los héroes y villanos terrestres como si fueran un grupo de pandilleros de barrio. Porque cuando tienes una flota de naves con tecnología para arrasar la Tierra cien veces, lo lógico es decidir la guerra con una pelea a puñetazos. Y aparentemente, los skrulls ni siquiera usan la capacidad para cambiar de forma, o los poderes que se supone que tienen los super-skrulls, simplemente se pegan y lanzan el ocasional rayo. Pero es lo que pasa cuando le das a escribir un crossover de superhéroes y ciencia-ficción a un escritor de crimen que cree que las pistolas y los ninjas son lo más guay del mundo, y que no ha escrito una sola historia buena de superhéroes en su vida. Lo raro sería que saliese otra cosa. Por supuesto, todo tipo de inteligencia o motivación en los skrulls, como se vislumbraba al principio de la historia, se ha abandonado por completo. El resultado son páginas y páginas inútiles de gente pegandose, que no aporta nada a los personajes, no es divertido, y ni siquiera es bonito, porque carece de coreografia o detalle, y además Yu la dibuja bastante mal. Y el par de cosas que pasan en la historia que no la hacen absolutamente un número de relleno, son malas ideas. Basura. Evitar a toda costa (2)

Invasión Secreta: Inhumanos: La última de las miniseries del crossover, y la única que va de personajes que no tienen serie propia. Pero tiene sentido que tengan su propia miniserie, porque un elemento de toda la Invasión que el resto de series había ignorado, incluido el “cerebro” detrás de todo, es que Rayo Negro había sido suplantado por un skrull. ¿No debería tener eso enormes consecuencias en los Inhumanos y sobre todo en Medusa? Por supuesto, y con cierto retraso, aquí las vemos. Como ellos mismos admiten, ignoran bastante todo lo que pasó en Guerra Silenciosa, para mejor, pues meten a los personajes, a la raza entera, en una dirección más cósmica, más épica, y más fiel a sus raices, que les llevará directamente a la saga cósmica del año que viene, la Guerra de Reyes. (Si, “Guerra” es el equivalente Marvel de “Crisis” en DC) Escribe Joe Pokaski, otro guionista más de Heroes, pero lo hace mejor que todos sus colegas hasta ahora. En vez de dedicarse exclusivamente a Inhumanos pegandose con skrulls como la mayoría de crossovers, tiene un argumento más complejo, que realmente ocupa sus cuatro números. Los Inhumanos tienen que atacar a los skrulls y liberar a su rey, y los skrulls por su parte todavía tienen planes puestos para acabar con los Inhumanos. Pero además, vemos como afecta toda la situación a la Familia Real, como altera su equilibrio de poder y disposición, y como les lleva a realizar una serie de alianzas estratégicas y un plan para acabar con todo esto. Lo que por el camino les lleva a una serie de busquedas o misiones intermedias, que son bastante arbitrarias y están para que Pokaski se divierta usando a los Inhumanos en aventuras de ciencia-ficción, y logra que sea suficientemente divertido como para compensar lo rebuscado. En cierto sentido, es apropiado que sea la primera historia en hacer referencia a la miniserie de Inhumanos de Pacheco, porque tiene cierto parecido, pero bastante mejor hecha. Y al igual que esa, evita las mismas situaciones trilladas de la gran mayoría de historias de los Inhumanos. Y las reemplaza con más que decente acción espacial, buena caracterización de los protagonistas (sobre todo de Medusa, que por fin actua como una reina y una entidad propia, y no la chica que va siempre con Rayo Negro o hay que rescatar) y una puesta a punto para los Inhumanos que los hace una fuerza a tener en cuenta que realmente impresiona. Hay incluso algún uso inteligente de los poderes de los super-skrulls, siempre buena señal. En cuanto al dibujo, es de Tom Raney, que es muy atractivo, y hace buenas escenas de acción y escenarios espaciales. Recomendado (7)

Invasión Secreta: Primera Línea Nº4: Exactamente lo mismo que en los números anteriores, un peñazo repetitivo. No Recomendado (4)

Iron Man Nº18: No es tan cañero como el final del número anterior, pero era difícil serlo. Después de repartir leches en el espacio a la flota skrull (menos mal que al menos un guionista se acuerda de que existen) con un mecha, la historia pasa a algo menos asombroso. Sigue aportando algo a la Invasión Secreta en general, y nos cuenta el frente de la invasión en la Unión Soviética. Bueno, en Rusia, pero desde que el Loeb metió las zarpas, su supergrupo viste, se llama y actua como si la Unión Soviética no hubiera caido nunca, porque [inserte aquí el chiste que quieras sobre Loeb y Marvel]. De hecho, resulta curioso ver como la vida real afecta a los comics, ya que después de más de una década con los rusos actuando como aliados, ahora vuelven a actuar como malos, o al menos como idiotas que causan cosas malas. En cualquier caso, si te resulta familiar la historia de este comic, es porque tiene exactamente el mismo argumento que el Hulka de este mismo mes. Y en EEUU salieron también simultaneamente, así que es muy improbable que alguien copiara a alguien. ¿Pero cual es la probabilidad de dos guionistas pensando la misma historia con los mismos adversarios en el mismo mes? ¿Y porque no se dio cuenta uno de los editores e hizo algo para evitar el bochorno? En cualquier caso, aquí la historia trata de tratar temas menos complejos, simplemente es una historia de guerra entorpecida por politiqueos, pero la acción es bastante mejor, y el centrarse en la mentalidad de Rhodes funciona bastante bien. Y tiene unos cuantos super-skrulls divertidos. Buen dibujo de Chen. Recomendado (8)

Iron Man: La Llegada del Mandarín: Y otra miniserie del pasado más. Eso no sería malo, si al menos contaran historias nuevas que transcurren en el pasado. ¿Pero de que demonios sirve volver a contar una historia que ya ha sido contada? Supongo que la idea aquí es sacar algo de Iron Man que pueda ser accesible por cualquiera, ya que la serie regular está en un lugar demasiado alejado de la versión icónica de la película, pero no se yo si una historia retro es la respuesta. En este caso, tenemos a Joe Casey volviendonos a contar el primer encuentro de Iron Man con el Mandarín. Casey es un guionista frustrantemente inconsistente, y sus trabajos contandonos historias de los primeros días de los personajes Marvel han oscilado por un rango bastante amplio de calidad. Esta no es de las mejores. La verdad, los primeros 15 años de Iron Man no estaban precisamente llenos de buenas historias e ideas, y esto no hace más que recordarlo. Además, la historia se centra en el Mandarín, lo cual también es problemático de por si. Es una buena nemesis para Iron Man sobre el papel, porque representa el número inverso de Iron Man en muchos sentidos (comunista vs capitalista, pasado vs futuro, oriental vs occidental, señor feudal vs empresario, etc) y en cada época y guionista se han centrado en una u otra. Lo que pasa es que el personaje en el fondo de todo eso es un clon de los villanos de amenaza amarilla de hace más de medio siglo (ver Fu-Manchu, Ming y demás) que son un horrible cliché, sin motivación más que querer conquistar o destruir, con planes increiblemente complicados y bizantinos, y que son imposibles de tomarse en serio sin una buena renovación. Y Casey no se la da. Así que son varios números de un Iron Man muy retro y sin mucha gracia enfrentandose a un villano anticuado y nada convincente en una historia demasiado antigua para su bien, y sin nada de ingenio o ideas para amenizarlo todo. Lo que hay, por alguna razón, son remedos de la historia original que la enrevesan innecesariamente (como la aparición de Dinamo Escarlata, que no tiene mucho sentido ahora que se supone que esto no transcurre en época de la Unión Soviética) y a la vez un retcon para meter en la historia a Temugin, el hijo reciente del Mandarín, pese a que aporta más bien poco. En cuanto al dibujo de Eric Cañete, que tiene cierta gracia, aunque a veces es demasiado caricaturesco. En serio, si hay un personaje al que no le pega un estilo donde todos los hombres tienen hombros del tamaño de armarios es a Iron Man. Innecesario, y no es retro con encanto. Es decir, Iron Man se supone que va de mirar hacia delante, no hacia atrás. Neutral (6)

Jaquemate Nº6: A todos los efectos, es el final de la serie (hay una saga más, pero es de otra gente, no tiene nada que ver con esto, y es una completa basura) aunque habrá un epílogo en Crisis Final. Dos historias en este tomo: La primera es de dos partes, y está centrada en Mademoiselle Marie, no sólo la actual, sino en todo el legado del nombre a lo largo de los siglos, contado en una historia presente intercalada con los flashbacks pertinentes en plan Perdidos. Siguiendo con las referencias televisivas, la parte del presente es tener a Tautin en una misión personal en solitario en plan Jack Bauer, y la comparación no es gratuita, porque Tautin demuestra la misma personalidad, deber y recursos y dureza impresionantes. Los flashbacks tienen la parte emocional, donde nos cuentan lo que ha sacrificado para llegar a donde está el presente, y como se relaciona eso con la historia de Mademoiselle Marie, y es bastante conmovedor y épico. Aparte de esto, se nos presenta la nueva realeza blanca, y son todos excelentes elecciones sacadas de comics pseudo-políticos de los 80 (y además, cementan que cada bando esté dominado por un continente o región) con mucho potencial para cambiar la dinámica de la serie, que desgraciadamente, no se va a ver. El dibujo de Chris Samnee es bastante bueno, del estilo realista que requieren estas historias de espías de Rucka, pero algo más suave para que encaje con el resto de la serie. Por último, la saga final, Enroque, es una buena conclusión para la serie, al igual que en Shadowpact más abajo, con la gran amenaza que lleva gestandose durante toda la serie (en este caso, Kobra) haciendo su movimiento final, y Jaquemate teniendo que usar todos sus recursos desesperadamente para impedirlo. Rucka y Trautmann se pasan un poco con lo de Kobra, que aparte de tener demasiados planes dentro de planes dentro de planes, abarcan quizá demasiado para ser un puñado de pringados vestidos de serpiente con algo de magia. Pero tragandote eso, es una gran batalla final, y se nota que es una pelea entre dos organizaciones y no entre grupos de héroes y villanos. Casi todos los protagonistas aportan algo útil a la situación, los recursos que se han ido presentado a lo largo de la serie son usados y explotados, hay más de un par de momentos donde se nota la desesperación de la situación, se aprovecha muy bien el universo DC en personajes y detalles, y tiene un buen final. Además, por fin se presentan las traidas y llevadas Torres. Por un lado, son un grupo (sacado de rincones de lo más recónditos de la historia de DC) bastante chulo, versátil y verles en acción en plan Equipo A es bastante divertido. Por otro lado, no parecen ni de lejos tan terribles y peligrosos como todo lo que habían insinuado. El dibujo de Bennett es muy bueno. Una pena que no dejaran que Trautmann continuara la serie en solitario, y que hayan tenido que cancelar una buena y única serie como esta. Ojalá los personajes no caigan en el olvido en la inevitable próxima reestructuración de las organizaciones de espionaje de DC, y que la carrera de Trautmann despegue. Muy Recomendado (9)

JLA Nº21: Esto es un crossover con Crisis Final, que curiosamente no se anuncia en portada, pese a que Planeta le ha puesto el cartel de crossover a cosas que no lo eran. Oh, bueno. Es un prólogo al nº1 de CF, que sale con dos meses de retraso porque a Planeta le importa una mierda todo. Es otra de esas historias donde se coge un comic importante y se expanden ligeramente las ideas y acontecimientos de manera innecesaria. En este caso, se nos presenta detalladamente a la Llama Humana, el villano cutre y olvidado del Detective Marciano que Morrison escarbó para un papel importante en CF Nº1. McDuffie nos cuenta lo que ha estado haciendo desde su única aparición anterior, y más sobre su vida y habilidades, pero francamente, nada de eso es una sorpresa tras leer Crisis Final. Y tampoco es una gran historia personal ni lo hace mejor personaje. También se presenta a Libra antes de tiempo, y aquí si que no se dice absolutamente nada nuevo. Casi lo más relevante es que se atan los puntos entre las apariciones de J’onn J’onzz al final de Salvation Run y al principio de Crisis, pero es media página que no es nada que no pudieras imaginarte. Lo más interesante del número, sin embargo, no está relacionado con el crossover. Es la primera escena, que tiene de nuevo a la Trinidad hablando en una mesa, pero esta vez está bien hecho. McDuffie no sólo los caracteriza bien, sino que menciona todos los subargumentos de la serie, y todas las cagadas heredadas de Brad y de otros, y si no las arregla, al menos admite que están ahí, y se burla de ellas con un gran sentido del humor. De hecho, es una escena desternillante y que humaniza muy bien a los protas, además de atar cabos. Ojalá McDuffie pudiera hacer más cosas de estas en vez de tratar tonterías de otros autores. La otra cosa buena del número es el dibujo de Pacheco, el segundo dibujante de Crisis Final, que como siempre es muy bueno. Y te hace darte cuenta de lo mucho que sufre esta serie al no tener un dibujante decente. No es un número necesario para Crisis, pero es recomendable sólo por la primera escena. Recomendado (7)

Jóvenes Titanes Nº4: Es el principio del fin para la serie, como ya se irá viendo. Primero hay un número divertidillo, el último en mucho tiempo, con un team-up entre Chico Diablo y Blue Beetle, que quieren convertirse en uno de esos duos clásicos como el verde y el verde o el azul y el dorado, contra Onda de Choque, uno de esos villanos del montón que ya habia salido hace un par de números, (aunque con otro traje, ambos antiguos) y que es apropiado, porque debutó contra Diablo Azul. La actuación del villano es decente, pero lo mejor es la interacción entre los dos protas, y que se avancen dos cosas que ya tocaban: Beetle uniendose oficialmente al grupo, y Diablo superando los traumas con los que lleva desde que reapareció, tras todo lo que le ha pasado. Su nuevo traje no es necesariamente mejor, pero se ve porque lo han hecho. El dibujo de Rodriguez es del mismo estilo que Barrows, pero peor. Y entonces Dan DiDio empieza a editar la serie, y la serie se va al retrete. En serio, es como si DiDio (y McKeever, quizá, aunque vete a saber) hubiera querido autoparodiarse, y hacer un número dedicado enteramente a todas las cosas que critican a DC desde que Didio tomó el control, pero amplificadas. En este número, se recupera un viejo personaje de los Superamigos (¡nostalgia!) pero en vez de ser algo inocente y divertido es todo lo contrario (¡nostalgia mal aplicada!) y después de varias escenas de los Titanes actuando como completos idiotas en más de un sentido (¡estupidez! ¡mala caracterización!) termina en muerte gratuita (¡muerte gratuita de personajes con potencial!) de manera explicitamente sangrienta (¡gore gratuito!). Ni a propósito, oye. No sólo el número es de mal gusto, estúpido y sólo sirve para matar personajes, la primera mitad ya se hizo mejor en Cuenta Atrás a Crisis Infinita, y el final ya se hizo mucho mejor en 52, entre otras cosas porque se hacía con tiempo y no requería estupidez por parte de nadie. McKeever es capaz de cosas buenas, pero si esto es una indicación de por donde van a ir las cosas (y dado que ha acabado dimitiendo, debe serlo) aquí no van a haber de esas. El dibujo de Barrows es bueno normalmente. No Recomendado (4)

JSA Nº17: Gog continua siendo alegre y ayudando a la humanidad. La verdad es que es refrescante ver a un dios actuando de manera amigable en vez de las típicas. Encaja mejor con el concepto de un dios benevolente. De todas maneras, este tipo de historias, con un dios viniendo a ayudar a la humanidad, pueden ir por tres caminos distintos, en orden de interes: Que el dios resulte tener objetivos malvados detrás de su supuesto altruismo, que realmente ofrezca cosas buenas pero a un precio demasiado alto para la humanidad, o que realmente sea altruista y ofrezca cosas buenas sin coste pero que la humanidad las rechace porque no está preparada (que es lo que pasó con el falso dios en Infinity Inc que se cargaron hace unos números). La cuarta opción, que sea bueno y acepten sus regalos y cambien el mundo no puede pasar, obviamente, en un universo compartido. Está claro por lo que pasa al final que va a ser una de esas cosas, aunque aun no está claro cual de ellas. En cualquier caso, Johns y Ross llevan bien la ambigüedad, ya que aunque lo que hace Gog tiene cierto toque siniestro, es perfectamente posible que sea la suspicacia de protagonistas y lectores y no una intención malvada. Por otro lado, como ya pasó en la primera mitad de la saga, a la historia le iría bien ir más deprisa, ya que en dos números, apenas se ha avanzado la presentación de Gog, y da la impresión de que podría haberse contado en un solo número si se quitara el relleno. Es decir, hay varias escenas de los superhéroes interactuando, y no están mal escritas, pero no aportan demasiado. El final si que pone las cosas interesantes, al menos, y parece que nos lleva a uno de las cosas que se anunciaron hace un par de números. El dibujo este mes es del suplente oficial Pasarín, y aunque no maneja tan bien las expresiones corporales como Eaglesham, hace un buen trabajo. Recomendado (7)

Lobezno Nº43: Más cinismo y humor tonto con versiones futuristas paletas de personajes Marvel pegadas a una historia de acción normalita. Buen dibujo. Neutral (5)

Lobezno: Destino Manifiesto: Con la excusa de lo de Destino Manifiesto, toca otra miniserie de Lobezno, porque eso es lo que el mundo necesita. Sin embargo, esto es más curioso de lo que parece. Escribe Jason Aaron, y teniendo en cuenta que fue el último en escribir la serie regular de Lobezno y que va a escribir su nueva serie, esto viene a ocupar el lugar de la serie regular durante unos meses mientras esta se dedica a contarnos las paridas de Millar. Lo de Destino Manifiesto es porque la historia tiene a Logan trasladandose a San Francisco y obteniendo un nuevo status quo, pero eso es todo lo que tiene que ver con el resto de la línea, no aparecen otros personajes. Lo que es, con la excusa de viajar a SanFran, es un homenaje a las películas de artes marciales de los 70 y principios de los 80, notablemente Gran Golpe en la Pequeña China y similares. Así que es Logan metido entre muchas artes marciales, misticismo oriental, mafia asiática, dojos de nombres curiosos, senseis duros pero generosos, y todo ese tipo de cosas. Lo bueno es que no se toma a si mismo en serio, que es una receta para el desastre, sino que va hasta cierto punto en cachondeo, usando los elementos típicos, pero conscientemente de que son típicos, pero con suficiente sentido del humor para que no aburran. Y los diálogos son a veces bastante graciosos. Además, aunque hasta cierto punto Lobezno está siendo usado como protagonista genérico de acción, su relación con Japón le da cierta conexión, y tanta testosterona le pega. Ah, y reaparecen unos personajes de los comics de artes marciales de los 70, en un buen papel. El dibujo de Segovia no es demasiado bueno, le cuesta contar cosas básicas y a veces es desagradable y confuso, pero si que tiene energia para la acción. A los fans de las películas de artes marciales les gustará mucho, y al menos es lo único decente de Lobezno en varios meses a la redonda. Recomendado (8)

Nuevos Vengadores Nº43: No hay Vengadores, pero tenemos una historia centrada al Encapuchado, que al menos es uno de los personajes principales de la serie, y pasan cosas relevantes. Básicamente, le tiene dandose cuenta de la invasión, previamente a su participación en la miniserie principal. Como siempre, todos los villanos que trabajan para el Encapuchado son cifras que bien podrían sustituirse por chorizos idénticos, (excepto la que ha sido ascendida a juguete sexual del Encapuchado, pese a que tiene más bien poco sentido) pero eso es crónico. Al menos Bendis justifica que uno de ellos esté ahí pese a estar muerto y no ser un supervillano, ahora sólo quedaría que lo hiciese con los varios otros que deberían estar muertos o no estarían ahí por otros motivos que sabría cualquiera que hubiese leido sus fichas en vez de simplemente mirado los dibujos y elegido personajes al azar. En fin, una historia bastante mediocre y llena de tópicos, como todo lo que está haciendo Bendis con el Encapuchado, aunque la revelación final, si bien no encaja del todo con su origen, abre las puertas a posibilidades interesantes. Dibujo feucho de Pham. Neutral (5)

Otro Bando: Anunciada desde hace tiempo, esta miniserie Vertigo fue el primer trabajo de Jason Aaron, antes de convertirse en un prolífico guionista en Marvel y Vertigo. Es una historia de guerra, en concreto de la guerra de Vietnam. Así que no te sorprenderá mucho que vaya sobre que la guerra es mala, sobre pérdida de la inocencia y dado el título, sobre que todos los soldados son iguales en ambos bandos. Si, es una de esas historias. La gracia (y tampoco es del todo original) es contarnos la historia desde dos puntos de vista paralelos, (pero sin paralelismos excesivos forzados) uno de un soldado americano, otro vietnamita, de la misma edad y personalidades similares. La parte del soldado americano la habrás visto de manera muy similar otras veces, en cosas como la Chaqueta Metálica, desde el entrenamiento del infierno hasta la camadería entre soldados, el miedo cuando llegas al campo de batalla, el horror que te encuentras y el preguntarte porqué. La parte original está en el otro bando, contandonos más o menos eso mismo, pero desde una perspectiva diferente e interesante. Se cuentan cosas curiosas sobre la cultura de Vietnam de la época, y como se parece y diferencia de la americana (bueno, de la occidental en general). Y aunque seguro que puedes encontrar novelas y películas que te cuenten la guerra desde el lado de los vietnamitas, es un enfoque suficientemente fresco como para que resulte interesante, especialmente al hacer el contraste. No hay grandes revelaciones, y los mensajes están claros y transparentes desde el principio, pero se cuentan suficientes pequeñas cosas de interés. Los personajes no tienen mucha vida propia, están más para presentarnos su situación, para ser una representación del soldado cualquiera más que unos personajes de por si, y no queda nada mal. Y el final si que tiene cierto impacto, y no sólo por lo gráfica que se vuelve la historia conforma avanza. Hablando de eso, dibuja Cameron Stewart, en un paso de la fantasía al realismo similar al que hizo Darick Robertson, que tiene un estilo parecido, al pasar a Transmetropolitan. A veces es un poco sangriento de más, pero es muy bueno. Si te gusta el subgénero de historias del Nam, que no es algo demasiado tratado en comics (curioso, teniendo en cuenta lo americanos que son) es un buen ejemplo. Recomendado (8)

Patrulla-X Nº43: La Patrulla-X contra Émpata y sus poderes de manipulación emocional. La verdad, Émpata es un personaje que da para mucho más como manipulador que como un villano burdo como aquí, por mucha excusa que den. Aún así, es un combate divertidillo gracias al uso de Fraction de los personajes, los diálogos y hasta los recuadros informativos. Por otro lado, no se en que diablos están pensando con la idea en general. Si, como excusa para tener a la Patrulla estableciendose en su nueva encarnación contra un villano olvidable tiene un pase, pero como parte de algo mayor, es bastante lamentable. Porque de momento sólo está siendo un mal reciclado de ideas viejas, y la revelación del final (incluso aunque no sea verdad) no hace más que reabrir una serie de malas ideas que estaban mejor muertas y olvidadas, sin tener posiblemente nada bueno que sacar de todo esto. Sería una terrible lástima que con un guionista tan progresista, esta serie se convierta en la misma bazofia que sólo mira hacia atrás del resto de la línea. Oh, y la Hermandad femenina está realmente escarbando al fondo del barril con los reclutas, aunque supongo que es mejor que ir por lo obvio. Y luego está el dibujo de Land, que sigue siendo patético, donde es imposible saber lo que los personajes están sintiendo por las caras que ponen, porque no se corresponden, y hay joyas como personajes hablando mientras tienen los dientes apretados, como si estuvieramos en los 90. No Recomendado (4)

Poderosos Vengadores Nº18: Este mes, no sólo no tenemos a un solo Vengador en ninguna de las dos series de Vengadores, ni siquiera hay un solo secundario, villano o subargumento de esta serie en ninguna de las dos. Lo que demuestra una vez más que no le interesa lo más mínimo a Bendis, y que todo irá mucho mejor en un par de meses cuando se larguen y pongan a alguien apropiado. Esto es la segunda parte de algo que no es un comic de Vengadores en absoluto, es un episodio piloto disfrazado de Guerreros Secretos, la nueva serie de Nick Furia y sus chavales nuevos. Por no ser, no es apenas ni un crossover con Invasión Secreta, porque no revela nada importante sobre la trama del crossover (ni siquiera “importante” para los estándares de estos cruces). Es la primera misión de los chavales, con una escusa de un skrull, pero sabemos que no va a haber una revelación importante. Lo que es en realidad es un ejemplo de cómo va a funcionar el entrenamiento y la manera de actuar de Furia y su equipo, en plan espionaje ultrasecreto, pero sin una organización oficial para darles recursos, sólo pudiendose fiar de ellos mismos en situaciones donde nada es lo que parece. Un poco escaso, como todo lo de Bendis, pero no es un mal ejemplo de este tipo de historias. Diría que hace que la nueva serie prometa, excepto que va a tener que arreglar el problema grave de que los protagonistas nuevos no son particularmente interesantes, y como era de esperar, Bendis no se ha molestado en darles personalidades o vidas individuales. El dibujo es Stephano Casselli, el de Iniciativa, que será el dibujante de la serie, y sabes que lo va a hacer bien cuando en una sola página de presentanción, el equipo tiene mucha mejor pinta que en todo lo que los han dibujado hasta ahora. Además, el color es más apropiado que en Iniciativa. Recomendado (7)

Primer Vuelo del Águila Fantasma: Miniserie de la línea MAX, que es algo que ya no vemos demasiado a menudo. Claro, que es de Ennis, que hasta ahora estaba levantando la línea él solo. En teoría, es una historia sobre el Águila Fantasma, que es un aviador de la 1º Guerra Mundial que había aparecido como (¿Adivinas?) fantasma en el presente en algún comic viejo que otro. En la práctica, es que a Ennis le apetecía hacer un comic sobre aviación en la IGM (curiosamente, Panini lo saca al mes siguiente de que Planeta sacara algo muy similar… ¿contraprogramación?), y como en Marvel son así, prefieren ponerle el nombre de una vieja propiedad que tenían en un cajón para renovar la marca registrada y sacarle brillo a la propiedad intelectual, en vez de dejar que Ennis les cree una nueva, con lo que tendrían más riqueza de propiedades, pero tendrían que pagarle derechos si se vuelve a usar. Pero bueno, en la práctica, a los lectores les da igual. Si has leido las historias de guerra de Ennis para Vertigo y demás, te puedes hacer una buena idea de cómo es esta. Si no, bueno, da igual, es un comic muy Ennis, en general. Va sobre el horror de la guerra, el honor de los soldados, lo estirados y repelentes que son los mandamases, la camadería entre soldados, lo británicos que son los británicos, batallas sangrientas y épicas, y humor cruel y sádico por en medio, normalmente sexual. La gracia de que transcurra en la Primera y no en la Segunda Gran Guerra hace que tenga un poco de terreno menos explorado (por Ennis, y por la cultura popular, en general) y la verdad es que cuenta cosas bastante interesantes sobre los inicios de la aviación militar y sobre la guerra que no son demasiado conocidos, lo que eleva el comic de “lo de siempre de Ennis” (que tampoco es necesariamente malo). En cuanto al dibujo, es de Chaykin, y por una vez, su estilo exagerado y de machote le pega a la historia, aunque eso si, cuesta distinguir a unos personajes de otros, teniendo en cuenta que todos tienen el mismo traje (lógico), peinados similares (típico de la época) y las mismas caras (típico de dibujantes como Chaykin). Recomendado (8)

Punisher: Diario de Guerra Nº22: Por tercer año consecutivo, el Castigador llega al crossover cuando ya está terminando. Desgraciadamente, es una muestra de cómo ha degenerado esta serie, que no tenemos pistolas lanzando cuchillos, ni villanos comiendose misiles de bazookas, ni nada realmente inventivo. La serie se ha vuelto seria y aburrida desde que llegó Remender, que es lo peor que puedes hacer en una historia que va de enfrentarse a hombrecillos verdes. No es el momento de ponerse serio, es el momento de ponerse ultraexagerado, es la única manera de que funcione. Pero no, tiene skrulls como carne de cañón genérica, que no sólo apenas usan las gracias de los super-skrulls, ni siquiera se molestan en cambiar de forma. Si, si los usaran el Castigador estaría jodido, pero esa no es la cuestión. Si leiste el primer año de la serie, sabes que Frank puede elevarse a la altura de las circunstancias, y las posibilidades de hacer combates divertidos entre un bestia super-armado y los skrulls casi se escriben solas. Pero nada, aquí tenemos al Castigador aburrido contra villanos que se dejan, mientras avanza el subargumento con Rampage, que no estaría mal en otro momento, pero a estas alturas ya es poco y tarde. Dibujo decente, al menos se ha ido Chaykin. No Recomendado (4)

Robin Nº4: Crossover con Batman RIP, chafando cosas de esa saga que aquí ni se ha empezado a publicar, ni se han publicado los números previos. Gran coordinación, pero no se podía esperar otra cosa. Dixon abandona la serie a mitad de historia por peleas con los editores, y francamente, es para mejor. No sólo se libra DC de su mediocridad, ponen aquí para sustituirle a Fabian Nicieza, que ya ha demostrado de sobra que sabe escribir bien a adolescentes, y escribió muy bien al personaje en Trinidad. Además, tiene experiencia escribiendo para grandes franquicias donde te dictan lo que tienes que hacer continuamente. Y desde luego, no es buena señal que su primer número sea un crossover con otra serie, que va exclusivamente de contar lo que está haciendo Robin entre páginas de Batman. Lo bueno es que se puede leer la historia perfectamente sin haber leido RIP, porque resume todo lo que necesitas saber. Lo malo es que chafa casi toda la historia, claro. En un intento de seguir no sólo las ideas de Morrison, sino también su estilo, el crossover entrelaza dos historias distintas en dos tiempos distintos: Robin y Nightwing haciendo tiempo mientras Batman se busca a si mismo durante 52, y Robin y Spoiler (la única aportación positiva de Dixon, y ahora que ha vuelto, ya se ha podido ir) buscando a Batman durante RIP. Sufre de lo que la mayoría de crossovers de este tipo, que no puede pasar nada excepto dar más detalles sobre lo que pasa en la serie principal, pero al menos Nicieza escribe buena interacción entre Robin y su familia, y explica bastante bien lo que no se ha visto en otros sitios, como todo esto está afectando a Tim, en personalidad y manera de actuar. Además, esta saga está escrita por Joe Bennett, que ya hizo lo de 52, y es mucho mejor que el dibujante de RIP. Una amplia mejora respecto a antiguos crossovers y números de Robin, aunque no sea necesario para los que sigan Batman. Recomendado (7)

Runaways: Error Fatal: Empieza el tercer volumen de la serie, y este es el punto donde la serie dejó de ser especial. Era una serie con una voz tan única que iba a ser difícil continuarla sin Vaughan, pero al menos con Whedon cogieron a alguien con sensibilidades parecidas y de lujo. Aquí, sin embargo, ponen a alguien que no ha demostrado saber hacer ninguno de los géneros implicados. El elegido es Terry Moore, que se hizo famoso con Strangers in Paradise, que es realista, seria y sobre adultos, es decir, todo lo contrario de esto. Eso no quería decir que lo fuera a hacer mal, pero mirar unas cuantas escenas del tomo si. Los diálogos han perdido toda la gracia y frescura, y son del montón, excepto cuando Moore se esfuerza demasiado por ser gracioso, entonces es triste. Los personajes han perdido todos una dimensión, y son los estereotipos que se esforzaban en evitar al principio. Peor, se han vuelto estáticos, y no avanzan en toda la historia. Los argumentos son típicos y sosos, y además, siguen la moda actual de estirar una historia simple a más números de los que necesita (Vaughan contó esencialmente la misma historia en 2 números) Lo que queda es una historia de aventuras medianamente graciosa, pero del montón, que no tiene la gracia ni la personalidad ni aprovecha el potencial de los personajes. Y el final, aparte de un desperdicio, es clavado al final de Jóvenes Vengadores. En cuanto al dibujo, la verdad es que Humberto Ramos le pega más a esta serie que todos sus otros trabajos recientes, aunque sigue siendo demasiado exagerado. Sólo hay que compararle con un caricaturista sutil como Alphona, que si que podía hacer a los personajes distinguibles, y darles lenguaje corporal y expresiones variadas y reconocibles como humanas, mientras que Ramos sólo puede ser exagerado y a veces hasta grotesco, aunque sea superficialmente divertido. A menos que seas muy fan del grupo y te puedas conformar con una versión aguada, puedes considerar la serie como acabada. No en vano Moore solo ha durado 3 números más, y no está claro que la serie vaya a durar mucho más con su sustituta. Neutral (5)

Shadowpact: La Edad Ignea: Final de la serie (cancelada en dos años como casi todas las post-Crisis Infinita) pero al menos el grupo y sus componentes han obtenido cierta notoriedad en DC, y quizá no vuelvan al olvido (al de verdad, no al bar) tras esto. Primero termina la historia en la otra dimensión, y termina siendo otra historia centrada en Nightmaster, a base de espada y brujería. La historia puede ser de andar por casa, pero Sturges (ahora ya el guionista único) le mete suficientes toques divertidos, en la interacción entre personajes, (con un buen uso de uno de los secundarios) y en la situación del reino donde van, para que vaya bien. Mientras, nos cuentan más de lo que necesitabamos saber sobre el Detective Chimpancé. (Y si, los furries existen en la vida real, pero obviamente no pueden llegar a esos extremos, aunque por tu cordura no busques lo que hacen realmente) Tras esto, ya toca la historia final de la serie, con el villano cuya llegada se ha estado presagiando toda la serie, y que además, como suelen pasar en este tipo de cosas, es la amenaza para la que se creo el Pacto Sombra, recogiendo la idea de que no fue una asociación fortuita durante Crisis sino una nueva iteración de algo que lleva ocurriendo milenios. Lo que si te paras a pensar, te explica sutilmente porque se llama Pacto Sombra. Siendo una gran amenaza mística, la historia va menos de peleas y más de preparativos, decisiones y simbolismo, y la verdad es que funciona bastante bien. Sturges le echa narices y añade una docena de personajes nuevos en esta última historia, pero logra mantener el equilibrio entre adornos que no molestan y personajes que hacen algo útil, y algunos de ellos son conceptos inspirados. Aparte de eso, todos los personajes tienen su buen último momento heroico (excepto Diablo Azul, que siendo el más desarrollado de todos, tiene bastante más protagonismo y su propia historia entrelazada, acortando un poco el subargumento en el que estaba para que encaje en la historia final, pero cerrandola bastante bien) y en general se cierra la historia bien, de manera que queda como el fin de una historia y no como una que se ha cancelado de repente. La escena final es genial, por cierto. En el dibujo, se siguen alternando Derenick y Winslade, que tienen estilos bastante poco parecidos, (hasta el color es muy distinto) pero al final te acostumbras. En parte porque Winslade es bastante bueno y Derenick no está tan mal y exagerado (o es apropiadamente exagerado) como en Trinidad. No es una gran pena que se cancele la serie, pero ha valido la pena mientras ha durado. Recomendado (8)

Supergirl: Fantasmas de Krypton: Serie que lleva un montón de retraso, pese a que hace un año era de las más adelantadas iban. Para que te hagas una idea, el número de Supergirl que se publicó el mes pasado en Superman no va después de este tomo, va después del siguiente. Así que ya sabes que todo esto no va acabar en nada señalable. Esta es la primera mitad de la etapa de Kelley Puckett en la serie (excepto el primer número, que incomprensiblemente se publicó en el tomo anterior) y al menos parece tener un mejor ojo para la caracterización de la protagonista. Suena como la están escribiendo en otras series, es decir, alguien que realmente suena a pariente de Superman y no una malcriada repelente. También está ignorando completamente todos los retcons estúpidos de sus predecesores sobre su origen y poderes, lo que será contradictorio, pero desde luego es aplaudible. Puckett también tiene una idea curiosa como motor para la historia, pero está sepultada por las otras cosas menos interesantes que intenta contar y llevar esa historia por sitios algo bobos. Desde luego, no es tan confuso y disperso como el primer número. Pero el primer par de números no van de nada, sólo repasar lo básico del personaje, y tener un combate largo y no demasiado inspirado con una nueva versión de un villano “clásico” de Supergirl. (En realidad es bastante olvidable, y originalmente era enormemente cutre, pero es que es lo único que la Supergirl original tenía como galería de villanos que alguien recuerde) El combate tiene alguna cosa buena cuando se ponen de hablar, y enfatiza bastante bien la personalidad de Kara y su actitud ante todo esto, pero a cambio, Reactron no es más que una cifra de la que ni nos dicen ni origen ni historia ni nada, hasta el punto que no sabemos si es el mismo personaje que pre-Crisis, y si no, quien o que es exactamente. Lo que no es necesariamente malo en un villano de relleno, pero si dedicas un número entero a un personaje, quizá deberías desarrollarlo algo. Después de eso viene el número donde se presenta la idea central, y funciona bien. Pero después de algunas reacciones lógicas, la historia se sale de madre, con un viaje en el tiempo que es la peor solución posible al dilema por muchas razones, y peor, nos lleva a una historia plagada de todos los tópicos posibles de este tipo de historias, y no particularmente bien hechos. Si la historia no ha descarrilado de todo aquí, desde luego ha pillado un buen bache. El dibujo es bonito, sobre todo en comparación con lo que solía tener la serie. Neutral (5)

Superman Nº26: Vuelta a la normalidad, y a dos episodios de Action en cada número. Esto es el comienzo de la saga de Brainiac, que llevará a grandes cambios en las series de Superman, incluida la marcha de Johns. La idea es relanzar a Brainiac con una nueva versión Post-Crisis Infinita, como han ido haciendo con los demás villanos de Superman. El método para hacerlo es una mezcla entre el paradigma actual de “todo lo anterior ha valido” (aunque los detalles no se explican, y tienen que haber cambiado de alguna manera, porque se menciona la versión post-Crisis como la primera, pero también aparecen las pre-Crisis) y el recurso facilón de que esta es la versión verdadera y las anteriores eran versiones inferiores, de manera muy parecida a lo que hizo Morrison con Starro. De esta manera, Johns puede reinventara Brainiac y escribir su primera aparición en el presente, sin borrar la anterior. Tramposo, pero respetuoso, al menos. La nueva versión no llega a aparecer aún, simplemente vemos a sus lacayos (versiones cutres de la mejor versión, la de los 80) y sus acciones (básicamente, una versión actualizada de la actuación más famosa de la versión original, pero contada como algo mucho más horroroso) para darle anticipación al debut del personaje. Y si, por como lo describen y lo que hace, da la impresión de ser toda una amenaza. Lo que no da la impresión de momento es de ser ni remotamente interesante u original, simplemente un conquistador alienígena genérico con máquinas que lanzan rayos y destrozan cosas, y los combates preliminares con Superman son bastante aburridos (aunque el último al menos tiene un detalle interesante para gente que sepa de DC). Aparte de esta presentación y la lección de historia (que tiene una buena escena entre Superman y Supergirl, al menos), el primer capítulo tiene exactamente la misma fórmula que el primero de Superman y la LSH: Empezamos con escenas de Clark en el Planet, que se interrumpe a mitad para ir a enfrentarse a un robot de Brainiac. Sólo que aquí la escena en el Daily Planet sirve para presentarnos a toda la plantilla de secundarios que ya se anticipó en los extras del número anterior, que recoge lo mejor de cada etapa de Superman. Pero esta presentación lo único que hace es repetirnos el rasgo básico de cada personaje de la manera más evidente posible, normalmente a base de malos intentos de comedia. Y las escenas con los Kent, aunque entrañables, también están presagiando lo que va a pasar de manera nada sutil. En cuanto al dibujo de Frank, hace bien la acción, pero la mayoría de personajes sufren mucho bajo sus rayitas innecesarias, anatomía dudosa y expresiones incomprensibles, aparte de que sus Brainiacs parecen enclenques en vez de imponentes. Se le nota esfuerzo, pero esto no está funcionando de momento. Neutral (5)

Superman/Batman Nº21: Por fin, termina la saga de la kriptonita. Y es una historia de Superman con más bien poco Batman. Sobre todo, es una escena de acción olvidable. Pero termina en una escena con Lana que se supone que es muy dramática y el principio de algo mayor, pero contradice bastante lo que han hecho recientemente con ella en Superman, (¿Se supone que esta serie es canónica o no?) que era infinitamente mejor que esto, que parece no entender cosas básicas. El dibujo de Davis sigue siendo malo. La saga ha sido muy mala, por muchos motivos, y no pinta bien el futuro de esta serie mientras siga Green. No Recomendado (3)

Superman/Batman: Los Mejores del Mundo: Asombrosamente, no salio a la vez que la otra miniserie de Superman y Batman, sino que sale un tiempo despues para que a los que le gustara aquella miniserie hayan tenido tiempo como para tener dinero y ganas de probar más en ese estilo. ¿Estrategia más sensata, o es que esto se retraso de la idea original? Sea como sea, esto es una miniserie de 10 números, escrita por Karl Kesel, que ahora está bastante retirado de escribir, pero que cuando salió esto hace 10 años era uno de los que llamabas para cosas retro pero sólidas, sobre la relación entre Superman y Batman, con cada número contando un encuentro anual entre los dos personajes. Cuanto de esto sigue siendo canónico, ahora que se supone que ambos han sido los mejores amigos para siempre desde el principio en vez de ir aprendiendo a respetarse con los años, es discutible, pero es lo de menos. Es una buena idea para una miniserie, aprovechando cada número para explorar un aspecto distinto de los universos e historias de ambos personajes, y contrastarlos si hace falta. Así que se repasan los comienzos difíciles, como empiezan a colaborar, el debut de Robin, la interacción con Jimmy Olsen, la locura de los 50, las heroinas secundarias que aparecen en los 60-70, el tono más serio y los nuevos villanos en la edad de bronce, los cambios en la época de Crisis, la muerte de Jason Todd, la historia del universo de bolsillo, las sustituciones en los 90, y ya el presente. Todo son aventuras típicas (en general, no imitan el tono de cada época) con algún emparejamiento de villanos o alguna amenaza temática sobre lo que se trate ese año, pero como suele hacer Kesel, le suele echar imaginación y cuenta algo interesante sobre la situación a mano, con buena caracterización. La excusa para que se junten todos los años, que es una linea argumental que abarca toda la miniserie, es un poco rebuscada y más que juntar todas las historias dispersas en una sola, distrae. En cuanto al dibujo, el dibujante principal, Johnson (¿), como puedes ver en la portada, no narra mal, pero su estilo feo, sucio, apagado y mundano no le pega en nada a Superman, y tampoco demasiado a Batman. Es decir, Superman no es un tipo feo y delgado. Los demás dibujantes son del mismo estilo, por desgracia. Pero si dejas pasar estos problemas, y eres un fan de explorar la historia de los personajes y sus personalidades, no está mal. Recomendado (7)

Thor Nº15: Se avanzan un poco más los subargumentos de los asgardianos renacidos en Oklahoma, y no están mal, pero nada que llame la atención. Pero el núcleo del número tiene a Thor hablando con un fantasma, lo que demuestra dos cosas: Una, que JMS no se da cuenta de que el tiempo Marvel no funciona como el normal, y dos, que va a quedar un poco ridículo en menos de un año por creerse la propaganda de Marvel. Pero bueno, la escena tiene algo de buena caracterización, al menos por parte de Thor (por parte del otro personaje cae en el error provinciano de muchos guionistas) pero sobre todo, es una excusa para criticar a los políticos y a los comentaristas políticos americanos, porque no hay nada que Straczynski no pueda usar como excusa para subirse a un púlpito a predicar. No es que no tenga su parte de razón, por supuesto. Pero no queda bien, en cualquier caso. Y si ya es malo que la serie salga bimestralmente y que avance tan lenta, perder el tiempo en esto ya es infernal, y la serie es casi insoportable mes a mes. Neutral (5)

Transformers Spotlight Nº2: Otro tomo de historias dedicadas a Transformers sueltos dentro de la nueva continuidad de IDW, con la novedad de que esta vez no todas las historias son de Furman. Este solo hace 3 de las historias: La primera está dedicada a Soundwave, y casi inevitablemente, tiene que transcurrir en los 80, ya que su forma de camuflaje no encajaría en el presente. De hecho, probablemente los lectores de menos de 20 años ni siquiera sepan que es si la ven. Así que transcurre en el 84, en una historia que tiene más de un homenaje/referencia a la continuidad original. Es una historia decente de Soundwave tratando de buscarse la vida en una situación complicada a base de manipulación, y está entre las mejores historias de Transformers que por una vez no van de la guerra entre los dos bandos sino de la infiltración. El dibujo de Matere es consistente con el resto de la serie. Las otras dos historias vuelven a las tramas principales de la serie de miniseries, siendo básicamente continuación de la historia empezada en Stormbringer. Primero hay una que presenta la versión en esta continuidad de Galvatron, que aquí es su propio personaje en vez de una versión futura de Megatron, así que por una vez, es viable como un personaje de por si. Aparte de esa distinción, sigue siendo el mismo villano en lo esencial, es decir, un completo lunático imposible de detener. Así que queda una buena historia de acción y presentación, que además avanza el misterio místico de fondo de este nuevo universo. Esto también avanza en el número dedicado a Optimus Prime, que como es un personaje de sobra conocido, va más sobre la historia oculta de los Primes (en lo que es probablemente la primera aparición de alguno de los predecesores que sólo se habían mencionado por nombre) y como esto se conecta con la amenaza cósmica inminente. Buena construcción de un universo y caracterización, y un combate decente con otro villano casi indestructible, en este caso el debut de los robots combinatorios, con probablemente el menos utilizado, de los últimos días de la serie original. Los dibujos de Guidi y Figueroa, los dos dibujantes más afiliados a Furman actualmente, son bastante buenos dentro del estilo moderno de Transformers. Y luego están las historias con otros guionistas, que aunque transcurren en el mismo universo, no forman parte de la misma historia. Una es de Kup, escrita por el veterano dibujante de IDW Nick Roche, y es un ejemplo de cómo cargarse un personaje simplemente porque si. Es decir, hay cientos de Transformers sin personalidad definida que podrían haberse puesto en el papel protagonista, no se comprende porque ha puesto a uno que si que tenía un puesto establecido. Además, que se lo carga simplemente para tener un giro “sorprendente” en una historia de terror predecible que no parece comprender muy bien como funcionan los robots. El dibujo es más similar al de un comic de zombies que a uno de Transformers, y aunque intencionado, no le pega a los protagonistas. Por último, Stuart Moore escribe una historia que continua de su Vengadores/Transformers, que afortunadamente está inédita aquí, pese a que es imposible que transcurran en el mismo universo. Está protagonizada por Ramjet, que resulta que no es sólo un Starscream de segunda en diseño, también lo es en personalidad. Es decir, que se dedica a tener planes de usurpar el poder de Megatron, pero de manera más inutil, aunque parezca más inteligente. No está mal como ese tipo de historia, aunque el final nunca está en entredicho, y ni Ramjet ni su plan llegan a ser tan interesantes como se supone que tienen que ser. El dibujo de Musso no está mal dentro del estilo de bloques enormes, aunque le falta algo. Una pena las historias que no son de Furman, porque las suyas están recuperando su viejo estilo. Recomendado (7)

Ultimate Fantastic Four Nº31: Termina la etapa de Mike Carey, con una pelea bastante olvidable contra unos villanos inmensamente cutres y una mierda de dibujo. Francamente, y aunque el dibujo insoportable tiene su parte de culpa, la etapa de Carey no ha sido buena, no ha aportado nada a la serie y apenas se ha visto del potencial de guionista y personajes. Lo que demuestra que Carey debería dedicarse a series propias de Vertigo, que le salen mucho mejor que estas cosas, y que si en Marvel no tienen nada mejor para esta serie, mejor cancelarla como van a hacer. Pero antes vendrán un par de historias, la primera de las cuales es un anual que se cruza con de UXM del mes que viene. Es algo así como la versión Ultimate de Días del Futuro Pasado, excepto que se parece más bien en poco, y tiene un impacto emocional nulo. En vez de eso, aprovecha la estructura general de “algo malo ha pasado (en este caso, se supone que la inminente Ultimatum) y todo se ha ido al carajo, y aquí vienen versiones futuras al presente a tratar de impedirlo”. La historia empieza decentemente, con algunas ideas curiosas para la Patrulla-X futura que aparece y algunas buenas reacciones. Pero luego degenera con una revelación de lo más chorra que pone de villano al personaje más aburrido y mascado de Marvel, pero en plan múltiple, y peleas tontas. El dibujo es decente. No Recomendado (3)

Ultimate Spiderman Nº30: Quizá el relanzamiento de la línea le venga bien a esta serie, porque da la impresión de que se ha gastado con el tiempo, y que Bendis se está repitiendo y ya no sabe a donde ir ya. O quizá sea porque está tratando de adaptar un videojuego adaptación del comic, que es una mala idea por razones obvias. En cualquier caso, todo lo que hay en este número son cosas ya vistas y ya hechas antes. No están mal hechas, pero dan esa sensación de dejá vu nada agradable. La situación con el clon de Gwen tiene potencial, pero lo más probable es que acabe de la manera fácil. Buen dibujo de Immonen, al menos. Recomendado (7)

Ultimates 3 Nº3: Termina la miniserie, y es más o menos tan mala como se podía esperar. Muchas peleas tontas entre muchos personajes, sin pararse a explicarnos quienes son o porque debería importarnos. Básicamente, han sido 5 números de pelea continua, sin nada de caracterización, con muerte de personajes con potencial y gore gratuitos, con sólo pausas para introducir más personajes y explicaciones innecesarias o estúpidas. Al menos se explica que la Valquiria de aquí es la misma que la medio desnuda del Volumen 2. No es que se explique como ha pasado de una versión a otra, ni nada. En cuanto a la explicación de a que ha venido todo esto, hay 3 distintas, cada una en rápida sucesión, e incluyen personajes que no habian sido presentado antes, estupideces y cosas que no sabes exactamente a que vienen. Suena a que primero se escribió la historia y luego se trató de pensar la explicación, porque es una chapuza, pero con el Loeb nunca se sabe. Uno de los peores comics en las estanterías, y el hecho de que esto vaya a ser la base del futuro universo Ultimate hace que pierdas toda la esperanza en la línea. Evitar a toda costa (2)

Veneno: Orígen Oscuro: Otra de esas miniseries que salen aleatoriamente de vez en cuando. En este caso es el orígen de Eddie Brock, el Veneno original, porque nadie lo ha pedido, no tiene particularmente que ver con ningún comic actual (si, Eddie volvió hace poco en Spiderman, pero con una identidad y motivación distinta) y no va a contar nada nuevo, ya que el orígen nos lo sabemos. Será para celebrar su aniversario. Además, escribe Zeb Wells, que es de la gente que hace Spiderman ahora, pero es uno de los eslabones débiles. Así que acabas con cosas como que, pese a que esto está basado en comics antiguos y va enteramente de hacer referencias a historias pasadas, tiene cagadas como que la exmujer de Eddie sea negra, cuando siempre ha sido blanca. Dicho todo eso, no es una mala historia. El principio es la parte más nueva, que es la juventud de Eddie antes de su origen, y Wells hace un buen trabajo presentando los rasgos de personalidad que le llevan a convertirse en Veneno, es decir, el tomar siempre atajos en vez de hacer las cosas bien, el echarle siempre la culpa a los demás de sus defectos, y hasta su fe cristiana. Esa parte es un buen añadido a la historia del personaje. El resto ya es terreno más pisado. Primero toca el ver la cagada con la identidad del Comepecados que le lleva a perder su empleo de periodista, contada con más detalle que otras veces, desde su punto de vista, y está bien hecho. Y después ya toca volver a contar su primera aparición en el presente en Spiderman, desde su punto de vista, pero en plan extendido, y si ya leiste la historia original, no aporta realmente nada. Y si no la leiste, tampoco te va a decir mucho, ya que la historia se basaba en el misterio y peligro que imponía Veneno la primera vez, no su personalidad, que es bastante simple y repetitiva, y eso se pierde al volver a contarlo desde su punto de vista. Además, es una historia de hace 20 años, caray. Además, esto hace que la miniserie no termine de funcionar como historia en general, ya que tiene un principio, un desarrollo, y no termina realmente. Es decir, es un origen, y obviamente no se le puede dar un final definitivo, pero el transformarle en Veneno no hace que te sientas ni bien ni mal por el personaje, ni que le haya transformado en nada… realmente, el viaje personal de Eddie termina cuando se encuentra el simbionte, el resto es repetir todo el rato lo mismo. En el dibujo, han cogido a Angel Medina, y por una vez es una buena elección, ya que es lo más parecido que puedes encontrar al dibujante de la historia original (decir creador sería exagerar mucho) Todd McFarlane. Otra cosa es que tragues sus exageraciones, pero al menos la historia se puede seguir bien. La primera mitad de la mini es un añadido interesante, pero en general, sigue dando la impresión de ser innecesaria de esta clase de proyectos. Neutral (6)

Vengadores/Invasores Nº1: Primera mitad de otra de las miniseries de Ross y Krueger. Pese a que el comic lo hace Marvel y todos sus personajes son suyos, tiene un cartel de la compañía Dynamite. Deben ser los dueños de Ross y Krueger. Hablando de estos dos, empezaron haciendo revivals de personajes de los 60-70, y ahora se decian a personajes de los 40. A este ritmo, acabaran haciendo un revival de Yellow Kid. Bromas aparte, esto es la primera mitad de una miniserie de 12 números donde los Invasores de los 40 viajan al presente. La mini no tiene que ver con todo lo que está pasando en las series regulares, pero si que aprovecha el status quo actual (bueno, pre-Invasión Secreta) para darle un giro interesante a la premisa del viaje en el tiempo y aprovechar el estado de Marvel: Desde el punto de vista de los Invasores, la Marvel actual es un futuro distópico. A decir verdad, la idea funcionaría mejor con los personajes de los 60, ya que pese a todo, las cosas no están tan mal comparadas con una guerra mundial, y cosas como que el Capi este muerto tendrían más impacto cuando ha tenido tiempo para convertirse en leyenda que no cuando está empezando. Y también habría quedado mejor si se hubieran esperado un año. Pero aún así, es una buena idea para una historia de viaje en el tiempo, y demostrar que la situación es mala es mejor que quejarse o ignorarla. De momento, la historia no se centra en como han llegado los Invasores al presente, sino en verles interactuar con el presente, y es mejor así, ya que las partes que realmente avanzan la historia hacia el final, con la aparición de villanos, son muy superheroicas antiguas de la vieja escuela. Es mucho más interesante ver como los Invasores reaccionan ante como ha cambiado el mundo, como han cambiado los superhéroes, y como han cambiado ellos mismos o sus conocidos. Siendo un comic tan superheroico, los cambios en la sociedad en 60 años, que son más grandes que realmente cualquier cosa de Guerra Civil, se tratan bastante menos que las partes superheroicas, pero supongo que eso está menos gastado, y que son gente muy rara. Hay oportunidades desaprovechadas (habría sido divertido ver que cara se les ponía si descubrían la identidad y origen del Espadachín cuando se enfrentan a los Thunderbolts, por ejemplo) pero la interacción y reacciones de los personajes en general están bien, y de eso va este comic. El dibujo es de Sadowski, pero por cosas del entintado, es bastante peor que cuando estaba en JSA. Recomendado (7)

X-Factor Nº33: Un número bastante flojo para los estándares de la serie, en parte por el dibujo poco claro y agradable, (ah, ¿se supone que lo que tiene el malo en la barbilla es una barba ridícula en vez de una barbilla skrull? Con Stroman es difícil de saber) en parte porque es sólo tener a los protagonistas dando vueltas mientras el villano les manipula. Está bien tener villanos inteligentes, pero está mejor si tienen algo debajo de los planes y la arrogancia. Los protagonistas tienen diálogos divertidos por el camino, al menos. Oh, y los malos son la Fundación Karma. Está bien que Peter David haya dejado de inspirarse en Angel y haya pasado a inspirarse en algo actual, como Perdidos. Neutral (6)

X-Force Nº9: Un número más ligero que de costumbre, en el sentido de que no hay matanzas ni villanos siendo malos como único rasgo de personalidad, así que es más tragable que los números hasta ahora. Es una persecución del Desvanecedor (en su nuevo y hortera look lleno de tatuajes, porque cuando tu profesión requiere pasar desapercibido, llevar marcas identificativas es lo más inteligente… Dios nos libre de los dibujantes que rediseñan según modas horteras), y aunque sería exagerar decir que es divertido, porque en esta serie está prohibido sonreir, al menos no se hace pesado. Se une un nuevo miembro que con suerte le añadirá algo de levedad a la serie, y que si que pega en el tono. Milagrosamente, no lleva garras, aunque lleva pistolones, que es casi tan molón y cañero. En cuanto al final, se usan inteligentemente los poderes, en plan villano o al menos gente gris cruzado una línea… lo que estaría bien si al menos alguien se diera cuenta de que lo que están haciendo es una burrada horrible y que se están pasando, pero ese tipo de análisis de la moralidad está probablemente más allá de lo que es esta serie, que va de hacer cosas malas porque decimos que son necesarias y molan, y ya está. El dibujo, aparte de muy oscuro, no está mal. Neutral (6)

X-Men: Legado Nº43: Empieza Pecado Original, un crossover entre esta serie y Lobezno: Orígenes, y como la serie de Lobezno está ocupada con El Viaje del Tio Logan por Paletolandia 2050, los lectores de esta serie van a tener que tragarse varios comics de Daniel Way, quieran o no. Para eso sirve tener las series coordinadas cronologicamente. En fin, esto tiene un comic entero de Orígenes que es ligeramente un prólogo a la historia que realmente no era necesario para lectores de Legado, y después viene el especial de inicio del crossover (es la última moda de Marvel, cuando hay un crossover entre 2 o 3 series, empezarlo con un especial más caro) hecho a medias entre los equipos creativos de ambas series. La idea aquí, la verdad, es bastante decente, y apropiada para ambas series: Siguiendo con el tema de Legado de repasar la vida de Xavier, toca repasar su relación con Lobezno. Pero a su vez, Lobezno sigue con el incordio de su nuevo hijo, y quiere llevarselo a Xavier a ver si puede arreglarlo, de alguna manera. Lo cual es buena idea, porque desde luego, Daken necesita un buen arreglo, y admitirlo es el primer paso. Al menos es hacer algo con él que no es repetir las mismas historias que hacía Dientes de Sable, pero peor. Excepto… que ya hicieron esa historia con Dientes de Sable, pero fue independientemente de Lobezno y fue un desastre, así que vale la pena intentarlo otra vez. Lo que pasa es que en este número, no hay mucho más rescatable. El número de Orígenes es repasar cosas del pasado que virtualmente todos los lectores se sabrán de carrerilla, y aunque no fuera así, tampoco valía la pena dedicar tanto a tiempo en una dramatización con tan poca cosa. El especial tiene aún más repaso, pero también tiene material nuevo en el presente y pasado. El del presente es lo más o menos evidente (Logan se encuentra con Charlie, Daken con los secundarios de Legado, que compiten por ser más ridículos que él) pero es pasable. El del pasado es un gran retcon, y habrá que ver por donde tira antes de saber si es una cagada o no. El dibujo de Eaton y Segovia es como siempre, decente dentro del estilo deodatesco que tienen ahora en Marvel, pero la historia queda a medio camino entre Way y Carey, es decir, algo por encima de mediocre, como mucho. Así que a los fans de esta serie no debería hacerles mucha gracia. No Recomendado (4)

Y eso es todo. Nos vemos en unas semanas con más de lo mismo. Cuidaos.

Anuncios

No estoy deseando que venga esto nada en absoluto.

[Si puedo descubrir motivo, tal vez pueda volver a casa]

Hola a todos, bienvenidos al mes 2 de las Criticas Reconstructivas: Poniendose al Dia 2009. Ahora nos toca el mes de Junio, con unas cuantas novedades, pero en comparación con el mes anterior, es bastante tranquilo. De hecho, es tranquilo comparado con el resto el año. ¿Descanso post-Salon, o es que las cosas se empiezan a normalizar? Lo sabremos con el tiempo.

Entre las novedades que no comento, así la única de la que puedo decir algo es el As Enemigo de Ennis. Que como la mayoría de historias de Ennis es muy buena, pero que ya reseñé en su día en mi primer año. Y… ya está. Así que aprovecho el espacio para recomendar la serie de animación de Batman: Brave & Bold (aquí el Intrépido Batman, por alguna razón) que emiten los fines de semana por la mañana (pero no demasiado por la mañana) en TVE1. Es muy diferente de las otras series y del Batman actual de los comics, es más la versión de los años 60 que no tenía traumas y luchaba seria, pero alegremente, contra villanos exagerados, alienigenas y gorilas. Suena ridículo, pero al no tomarse demasiado en serio, queda bastante divertido, y usa muy bien toda la maravilla del Universo DC gracias al formato de tener un héroe invitado distinto cada semana (excepto el resto de fundadores de la Liga de la Justicia, que están embargados o algo así).

Y ahora, pasamos a las novedades americanas: En DC, lo más llamativo este mes es el relanzamiento de las series de Batman. La gran novedad es Batman & Robin, el retorno de Morrison a Batman, y su reunión con Quitely, dejando en ridículo su anterior etapa en el personaje. Dinámico, creativo, compacto y divertido, es Batman para el siglo XX!, o alguna otra bobada rimbombante. Pero en serio, es recomendable. Igualmente, la otra novedad principal es el relanzamiento de Detective Comics, que al igual que su serie hermana Action, deja de estar protagonizada por el personaje importante, e intenta algo distinto. En este caso, se convierte en la esperada serie de Batwoman, y es otra delicia, que logra que todo lo que hace, parezca nuevo.

Por su parte, la antigua serie principal, Batman, pasa a ser la serie mediocre que sigue haciendo lo mismo de siempre, pero en cutre, y queda brutalmente claro en comparación con las otras.

Después está Robin Rojo, que es aún peor, mezclando todos los peores estereotipos de estas series con las ideas más machacadas y gastadas. Y con una premisa que sabes que no va a ir a ningún sitio, por definición.

Y luego están las dos series de Paul Dini: Sirenas de Gotham, protagonizada por varias de las mujeres de Gotham al borde de la ley, que no está mal si te gusta como ha escrito anteriormente a los personajes, aunque la premisa sea forzada, y el dibujo no vaya de lo mismo que el guión. La otra es Calles de Gotham, que va del resto del universo de Batman, y aún es pronto para saber como va a ir, pero al menos parece competente.

Y esta serie, al igual que las antes mencionadas Action y Detective, tienen la otra novedad de DC de este mes, las nuevas historias de complemento. Lo bueno que tienen es que las pocas páginas al mes obligan a la mayoría a no dormirse en los laureles y aprovechar el espacio. Desgraciadamente, la de Capitán Átomo en Action no es de esas, que logra ser casi indescifrable. La de Question en Detective, por el contrario, es lo que se podía esperar del personaje y su creador, y pega muy bien. Luego, Manhunter en Gotham, es exactamente lo mismo que solía ser la serie antes, es decir, nada bueno. Parecido, Blue Beetle en Booster Gold es igual que los últimos números de su serie, buenos, pero no tanto como los que se han visto aquí. Por su parte, la división de Green Arrow y Black Canary en una historia para cada personaje sólo deja más claro no sólo lo mala que es la serie, sino lo mal que el guionista escribe a Canario. Y el serial de Destructora en Jóvenes Titanes es como todas las historias centradas en ella recientemente en la serie, algo pesadas y repetitivas.

Y ya en novedades menos anunciadas, la miniserie de JSA vs Kobra es exactamente un cruce entre JSA y Jaquemate, y por tanto recomendable.

Pasando a Marvel, este mes tenemos el crossover entre Patrulla-X y Vengadores Oscuros, Utopía. Pese al mal dibujo y los problemas de premisa que tienen los mutantes hace años, y gracias a no tener a Bendis, es una saga bastante buena, que aprovecha bien las direcciones de ambas series para hacer explotar cosas que llevaban tiempo fraguandose.

Siguiendo con el Reinado Oscuro y mutantes, la serie de Lobezno pasa a llamarse Lobezno Oscuro (no, en serio, ¿de quien fue la brillante idea?) y logra no ser tan mala como uno podía esperar dado que continua de Origenes. Al menos hace al protagonista más tragable, aunque si eso lleva a una buena historia, quizá sea demasiado decir.

Siguiendo con Reinado Oscuro, salen más y más miniseries, y empiezan a notarse los problemas de creatividad de Marvel, porque son casi todas iguales. La del Siniestro Spiderman tiene exactamente la misma premisa que la del Ojo de Halcón Oscuro del mes pasado (al menos Lobezno y Ms Marvel, que parten de ideas similares, van por sitios distintos) pero peor hecha. Y luego, las miniseries de Zodiaco, Legión Letal y Mr Negativo, van las tres de lo mismo: Un villano o grupo de villanos resistiendo valientemente contra el Reinado de marras. ¿No tienen más ideas? Al menos de la de Mr. Negativo continua con subargumentos de la serie de Spiderman, y es en esencia, 3 números extra de la serie. Pero las otras dos son igual de innecesarias, y mientras Legión Letal al menos intenta presentar a los personajes con diferentes motivaciones que resultan hasta heroicas, la de Zodiaco es un ejemplo más de “guionista que se cree muy chulo presentando a un personaje nuevo que pretende vender como lo más guay del mundo a base de masacrar y humillar a personajes establecidos y hacer cosas muuuuy malas”, e irá por el mismo camino que todas esas.

Ya en otras cosas, Bill Rayos Beta es otra miniserie del personaje, pero que está vez tiene una dirección bastante interesante, pero que tiene el problema de que el guionista no parece haber pensado bien en las consecuencias de esa idea, así que es difícil que vaya a acabar bien a menos que tenga pensado un final brillante.

Runaways tiene nuevo equipo creativo, y aunque mejor que el anterior (al menos los personajes recuperan algo de la gracia) comete un error horrible al final del primer número, que no indica nada bueno. A estas alturas, quizá sea ya demasiado tarde para la serie.

Y para terminar, X-Men Forever, de la que ya hablé largo y tendido en uno de los podcasts. Al menos, Claremont no va por ninguno de los sitios predecibles, y no es una fiesta de nostalgia, pero siendo Claremont haciendo lo que le da la gana, da la impresión de que enseguida va a ir divagando por sitios que no se sabe bien a que vienen y porque cree que son una buena idea. En serio, pasa más tiempo metiendose en un extraño misterio que presentando quienes son los personajes o cual es su situación en ese momento. Pero bueno, a estas alturas, poco nuevo se puede decir de Claremont.

Así que es a estas alturas cuando paso a las reseñas de verdad. Sea:

1985 Nº3: El primer número es, en buena parte, los villanos siendo muy malos y depravados. Porque no puede ser de otra manera en un comic de Millar, no hay otra manera de decir “mira lo serio y terrible que soy”. Lo peor es que encaja lo suyo de siempre en todos los villanos clásicos que usa, sin importar que buena parte de ellos no son de esa clase. ¿Para que demonios se esfuerza en poner a los personajes como eran en 1985 (y no siempre consiguiendolo, todo sea dicho) si luego no se van a molestar en usar las cosas básicas de los personajes? Por otro lado, los elementos Marvel, están de adorno, en el fondo. Pero eso no quita que la parte que está dedicada a las peleas contra las villanos sean tontas y pesadas en vez de dar sensación de asombro. En cuanto a la conclusión, bueno, está claro que Millar intenta contar la típica historia metafórica que tanto gusta en Hollywood, pero no le sale del todo bien, y el supuesto final climático y entrañable queda poco motivado y cínico. Pero no es extraño en Millar, ya puestos. En cuanto al dibujo, no está mal, y el efecto con los colores y el estilo para diferenciar el mundo real y el otro queda muy bien, pero a Edwards no le salen bien los personajes ya establecidos. Ni se ha molestado en saber como son algunos, alguien debería decirle que Jarvis no es un señor con pelo. Nadie edita estas cosas, por lo visto. En fin, una obra más de Millar que venía con mucho bombo y platillo pero que ha terminado no siendo gran cosa. Neutral (5)

Asombroso Spiderman Nº32: Dos historias muy distintas esta vez. Primero, un número escrito por Guggenheim, dedicado a Flash Thompson. Siguiendo con la dirección actual de darle nuevas direcciones a los personajes clásicos basandose en su pasado, esta vez le ha tocado a Flash volver a enrolarse en una guerra estúpida. (Por supuesto, queda de lo más incompatible tener la Guerra de Iraq a la vez que la Guerra contra los Hombrecillos Verdes del Espacio, pero eso es problema crónico de Marvel y sus risibles intentos de ser “realista” y “relevante”) Así que toca un número de esos sobre el valor de los soldados en la guerra, oh si. Afortunadamente, libre de cualquier politiqueo, no es de esa clase de historias. Es sobre lo valientes que son los soldados, y como Thompson aprendió a serlo de Spiderman, y de paso sirve para hablar de su relación con Spidey en ambas identidades, y sobre su vida en general. De todas maneras, dependerá mucho de la tolerancia que tengas sobre estas historias de soldados. Y luego está el final, que se supone que tiene que impactarte, pero que no se te puede culpar si te ries un poco. En serio, ¿cuántas desgracias tienen que acumularle al pobre personaje? Es como si los guionistas lo usaran para vengarse de los cachas de sus institutos, o algo así. Lo peor es que esta va a ser difícil de deshacer, más que cuando le dieron daños cerebrales. El dibujo de Kitson es bastante bueno, eso si, y no puede usar sus atajos habituales. El resto del comic es el debut de la nueva adquisición al equipo de guionistas arácnido, Joe Kelly. Kelly habría parecido una elección perfecta para Spiderman cuando era el guionista de Masacre hace 10 años, pero sus últimos trabajos con superhéroes en DC no eran precisamente buenos. De momento, está en algún sitio por en medio. La historia va de reestablecer a Cabeza de Martillo como amenaza después de que lo mataran estúpida y gratuitamente en Guerra Civil (que es lo que acabará pasando con todas las muchas muertes gratuitas, y porque no deberían hacerlas). Primero viene una historia de la antología Spiderman Family donde lo reviven y cuentan su historia. Es una buena mezcla de historia y pastiche de películas de gangsters, y le situa en una buena situación. Y luego está la historia propiamente dicha, contra Spiderman, que no es gran cosa, la verdad. Una batalla con mafiosos y un villano del montón, con la única gracia la de algunos diálogos. Con el problema extra del dibujo de Chris Bachalo, que es confuso y vago, no haciendole ningún favor a la historia. Realmente, Bachalo tiene que irse de la serie, no le pega nada, y las dos historias que lleva han sido de las peores. Neutral (6)

Batman Nº23: ¿Qué demonios planea hacer Planeta con Batman? La serie de Morrison lleva ya bastantes meses de retraso, las demás series ya están llegando a los números paralelos a Batman: RIP pese a que no hemos visto los números que van antes, la etapa debería terminar antes del final de Crisis Final, y aún así siguen sin sacar números. ¿Tienen un plan para ponerse al día sacando sagas de un tirón, o va a pasar como siempre que saldrán las cosas desordenadas chafandose mutuamente por culpa de la incompetencia evitable? En fin, mientras la serie importante continua sin publicarse, aquí tenemos más números de la otra serie. Primero toca el último de los números autoconclusivos, dedicado al Acertijo y su reforma. Básicamente, va de tenerle afrontando las cosas malas que ha hecho en el pasado, pero aunque era algo que tenían que mencionar en algún momento, pero acaba no sirviendo para nada. El Acertijo no parece particularmente arrepentido, continua con lo suyo, y a nadie le importa, ni siquiera a Batman. Pero bueno, al menos lo intenta, el misterio no es malo, y tiene un par de momentos buenos. El otro capítulo es el comienzo del final de Dini en Detective Comics, con su primera saga larga, paralela a RIP. La idea es recuperar a Silencio y tratar de hacerle el villano importante que siempre prometieron que iba a ser. No debería molestarse. Silencio es un mal personaje, en parte porque todas sus apariciones han sido en malos comics, en parte porque no tiene nada. Su nombre no dice nada, su aspecto es olvidable (un tipo en gabardina y vendas no es precisamente memorable o amenazador), y no tiene nada en habilidades, modus operandi o personalidad que le haga destacar. Lo único que lo diferencia de cualquier aspirante a mente maestra del tres al cuarto es la conexión personal con Batman, pero eso no da para mucho, especialmente cuando las únicas habilidades que tienes para aprovechar eso son pistolas y la habilidad de hacer planes enrevesados que no funcionan. Cuando en las series de Superman de los 90 vieron que su villano cutre que habían metido con calzador como amigo de infancia de Clark no funcionaba, lo mataron y prometieron no volver a usarlo. Pero en las series de Batman no son tan listos, y es dudoso que el guionista de Cuenta Atrás pueda salvar al personaje. (Golpe bajo, lo se, pero no van a ser todas las culpas para los demás) En este número… pues pasa exactamente eso. Silencio da vueltas preparando alguna cosa u otra, pero de momento sigue siendo tan olvidable como siempre. Por otro lado, hay escenas con Batman y Catwoman que tendrían más sentido si Planeta hubiera publicado los últimos números de la serie de Selina. Es decir, ¿pueden publicar docenas de miniseries basura que fracasaron estrepitosamente pero dejan colgada una serie regular de cierta trascendencia que aún vendía algo más? ¿De que narices van? ¿O es la misoginia otra vez? En cualquier caso, no se puede decir que el comic sea malo, pero tampoco gran cosa, se nota que es la serie B. El dibujo de Nguyen no está mal, pero alguien debería decirle que Oráculo no es como él la dibuja. Neutral (6)

Batman Confidencial Nº2: Segunda historia del pasado, y continuan tratando de contar historias “importantes”, esta vez con el supuesto primer encuentro con el Joker. Y digo supuesto, porque dudo que sea considerado oficial, porque no encaja mucho con nada. Escribe Michael Green, el guionista actual de Superman/Batman, lo que no es garantía de nada. Y es un intento de mezclar distintos aspectos del Joker, pero sin nada de la gracia de ningunos. Empieza tratando de darle un origen definitivo, lo cual es una mala idea para empezar. Para que quede más clara lo mala idea que es, después le da las cicatrices en la boca de la película, que no ha tenido en los comics antes, y deja claro como se las ha hecho y lo que le traumatiza eso, dejando claro que lo que entendían bien en la película sobre el orígen y motivaciones del Joker, que funciona mejor con misterio y dudas que dejando claros los traumas. Tras dedicar mucho tiempo a contar mucho peor lo que ya se ha contado, toca el encuentro con Batman, y no tiene ni gracia como las historias clásicas, ni resulta amenazador como las modernas, ni ingenioso, ni un número opuesto para Batman, ni nada. Intenta algo, pero es un remedo de historias mejores, y en general, no es ni siquiera un primer encuentro apropiado, es una historia genérica de Batman vs el Joker, olvidable, que no dice nada sobre los personajes. Añadiendo a lo malo está el dibujo de Dennys Cowan. Cowan solía ser bueno, pero ha ido degenerando progresivamente, y ahora es algo horrible. Usar muchas rayas y tinta oscura para causar efecto está bien, pero cuando no queda absolutamente nada de talento debajo de esos trucos, tenemos esto: Un Joker que parece anoréxico y patético más que otra cosa, un Batman que es poco más que una mancha negra inconsistente, y unos decorados que son poco más que borrones. Esto no llega a ser ni dibujo profesional. Lo más triste de todo esto es que DC ya publicó recientemente una historia que hacía bien lo que está intenta, por Brubaker y Mahnke, así que esto no es sólo malo, es redundante y absurdo. Evitar a toda costa (2)

Cable Nº2: Segundo número, y es más de lo mismo que el primero. El futuro es malo en plan Mad Max, Cable es muy duro, y usa todos sus recursos de viejo soldado para proteger a la niña. Mientras, Bishop es casi tan duro y con recursos, pero enfocados fanáticamente en matar a la niña. Así que ambos se persiguen en plan coyote y correcaminos por el tiempo y los escenarios post-apocalípticos. Al principio parece que Swierczynski no entiendo bien los viajes en el tiempo, ya que al principio parece que usa los tiempos como sitios a los que se puede viajar donde el tiempo transcurre paralelamente, pero más adelante si que usa más inteligentemente el concepto, por aquello de que el que está en el pasado tiene tiempo infinito para preparar trampas, y el que viaja en el tiempo tiene todo el tiempo del mundo antes de llegar a donde quiere llegar. Podría usarse mejor, pero no se usa mal. Relacionado con esto, buena parte del segundo capítulo no continua con las aventuras futuribles de Cable, sino que nos cuenta lo que está haciendo Cíclope mientras tanto: Tener mucha ansiedad porque no sabe si ha hecho lo correcto al enviar a la niña con Cable al futuro, ni si ha muerto/morirá y por eso no ha vuelto. Es una buena idea, porque es una reacción muy apropiada para Cíclope ante la situación (y bastante lógica, teniendo en cuenta lo antes mencionado de los viajes del tiempo) y sirve además para repasar otros aspectos y problemas de toda esta premisa, y para evaluar como ha evolucionado como personaje Cíclope últimamente (esto de la angustia vital era más propio del “viejo” Scott, y logra que el “nuevo” parezca el mismo personaje de antes en vez de un personaje completamente distinto) y su relación con Emma (que por cierto, ¿no es llamativo como una buena proporción de las escenas de los dos transcurre en el dormitorio o similares?). Da mucha vuelta, pero queda bien. Pero más vueltas da el anual que termina este número, que supuestamente tiene la gracia de contarnos la historia desde el punto de vista de Bishop, pero que no nos dice nada nuevo sobre él, y al final es esencialmente la misma historia que habíamos visto antes, pero con peor dibujo, de Lashley. El de Olivetti es mejor, dentro de sus idiosincrasias. La serie sigue siendo interesante, pero si sigue avanzando tan poco aún en dosis trimestrales (y da la horrible impresión de que va a ser así porque no va a poder pasar nada importante hasta el siguiente corssover) va a perder el interés rápidamente. Neutral (6)

Capitán America Nº44: Comienza nueva aventura, ahora que por fin ha terminado la historia que llevaba en la serie… bueno, casi 4 años, si quieres ser estricto. Y habiendo dejado eso atrás, Brubaker tampoco parece tener mucho que contar tampoco. Esta vez el malo es Batroc, y predeciblemente, Brubaker trata de hacerlo más serio, y por tanto se vuelve más mundano y aburrido. Brubaker sigue sin pillarlo. Por supuesto, esto es parte de una trama mayor, pero de momento no tenemos más datos. Mientras, el protagonista no hace más bien nada, y su relación con la Viuda sigue sin tener ningún sentido. (¿Se supone que ha conocido a Bucky Cyborg hace décadas? ¿Y no se le ocurrió mencionarselo al Capi?) Básicamente, más o menos la misma fórmula lenta y ligeramente aburrida que en Daredevil, sólo que al menos allí le pega más al personaje. Buen dibujo, eso si, aunque muy oscuro. Neutral (6)

Capitán America: Operación Renacimiento Nº1: Esto es una reedición de los primeros números de Mark Waid en Capitán America, de 1995, su primer trabajo para Marvel. Esta etapa tuvo cierta fama, pero fue sobre todo porque en comparación con la Marvel de aquella época, que era un 90% de mierda inmunda, cualquier cosa parecia buena. También ayuda que venía después de la larga etapa Gruenwald, que empezó con algunas de las mejores historias del personaje, pero terminó con historias bastante malas. La cosa es que mientras Gru al menos trataba de hacer cosas nuevas, y de contar cosas sobre de que iba el personaje, Waid aplica su habitual “nada de lo ocurrido en Marvel desde que se fue Kirby hasta el año pasado ha ocurrido”, y se nota. Hereda el status quo del Capi a las puertas de la muerte, pero enseguida lo resuelve y tira por una historia que bien podría haberse publicado en los 60, si no antes. El Craneo Rojo pasa de ser un manipulador que trata de aprovechar los excesos capitalistas de America para corromperla desde dentro, a ser un villano carcajeante simplón en armadura con planes de dominación mundial cósmica. El otro malo es Adolf Hitler, tomado supuestamente en serio. El Capi está como héroe de acción genérico, los malos son lacayos genéricos con un plan de los que ya no se hacen, y todo se basa en un elemento de 30 años atrás, que para tocar más las narices, contradice cosas que pasaron con ese elemento 20 años atrás. Oh, y simplemente porque si, resucita a Sharon Carter después de más de 10 años muerta y olvidada, simplemente porque no le gustó su muerte, pero sin embargo, le cambia completamente la personalidad y la química con el Capi, que ahora está transplantada de la que Waid le dio a Flash y su novia. Por su parte, el dibujo de Garney era bastante bueno para le época, bastante ágil y dinámico, pero tampoco estaba muy depurado. En fin, no es malo, como historia de acción tonta está bien y tiene sus momentos, pero no está ni de lejos a la altura de su fama, y hay otras cosas que probablemente merecerían ser reeditadas antes. Neutral (6)

Capitán Britania y el MI13 Nº2: Segundo tomo de los tres que será la serie, porque el público es estúpido, por lo visto. Si el primero presentaba la premisa de la serie y lo básico de los personajes, ahora que ya están asentados toca explorar las relaciones entre ellos, y diversas cosas pendientes interesantes de su historia pasada. Así que ahora que los personajes ya han sido presentados, sin prisa y sin confundir a nuevos lectores, se puede recordar que la mujer del Capi anda desaparecida en otra dimensión, que la exnovia de Wisdom acaba de morir, que la espada de ébano no es lo que parece como se vio en Pantera Negra, y que todos los vampiros resucitaron en la serie de Blade, lo que afecta familiarmente a Spitfire. Pero no se menciona por mencionar, sino para establecer subargumentos y pistas de futuras historias. Así es como se usa la historia pasada, la continuidad. Hablando de Blade, se une al grupo (es británico, aunque nadie se acuerde) y altera la dinámica del grupo de manera inesperada. Además, Cornell logra que un personaje que normalmente funciona en un tono más oscuro, tétrico y menos fantástico, encaje bien en esta serie, y además sea más chulo que nunca. En cuanto al argumento principal, se coge la idea del tomo anterior de que han escapado demonios, y se juega con ello, sacandose un villano nuevo, conectado con otros antiguos, y dándole un nuevo giro a una vieja situación de las aventuras fantásticas. También tiene el retorno del Capitán Midlands de la mini de Wisdom (aunque con otro tono que descoloca), tiene un final descorazonador inesperado, y la página de prólogo a la próxima historia es sensacional. Lo bueno de todo esto es que Cornell no sólo no va por los tópicos estúpidos, tampoco por las situaciones estándar que evitan los tópicos estúpidos, sino que va un paso más allá, haciendo que los personajes sean conscientes de lo que se suele hacer en esas situaciones, y haciendo entonces algo más inteligente. Además, se trabaja mucho los pequeños detalles, algunos imperceptibles. Es una delicia tener guionistas que se esfuerzan, y realmente hacen falta más así, y no sólo en los comics. En fin, que un comic de superhéroes muy bien hecho, como ya demostró el primer tomo, con muy buen dibujo de Leonard Kirk, al que le salen muy bien los diseños del villano, sus escenarios y los detalles. Muy Recomendado (10)

Crisis Final Nº2: Aquí empiezan a mezclar comics de Morrison que son realmente de Crisis Final, con morralla irrelevante de otra gente, pese a que además de que la historia se pensó sin ellos, tienen un tono y estilo que no pega en nada con lo de Morrison. En DC fueron listos y respetuosos, y recopilaron todo lo de Morrison en un tomo, y lo del resto en otro, pero aquí conceptos como esos son alienígenas. Bueno, Zinco si hacía cosas parecidas, pero compararles con Planeta es como comparar Kennedys con Bushes. En cualquier caso, el nº2 de Crisis Final de Morrison es más o menos como el primer número: Muchas escenas rápidas y cortas cambiando rápidamente de una a otra, no dejando que pare el ritmo nunca. En vez de tener aún batallas cósmicas, va aumentando la tensión lentamente, pero es maravilloso, porque te das cuenta de que en vez de una amenaza cósmica invencible que los héroes no saben si van a poder vencer, da la impresión de que el plan de Darkseid ya está bastante avanzado, y los superhéroes están a punto de perder a lo grande sin haberse dado cuenta siquiera de que están en peligro. No es que sea un comic relajado, ya empiezan a pasar cosas importantes, e impactantes, e incluso momentos de acción para que no sea todo preparación. Como siempre, hay ideas geniales, momentos para aplaudir, para reirse, para que se te pongan los pelos de punta, giros de frase brillantes y muy buen uso de personajes de primera, segunda y cuarta categoría. En cuanto a la página final, se sabía ya que veia venir, y pienses lo que pienses de la idea, la manera de presentarla no tiene desperdicio. El dibujo de JG Jones es muy bueno, rico y lleno de detalles, como el guión. Y luego está el especial Requiem. Por un lado, se entiende la intención de DC al hacer el especial: La muerte del Detective Marciano fue abrupta e insatisfactoria, y aunque eso pega con el tipo de historia que Morrison quiere contar, es una despedida de lo más cutre para un personaje tan importante. Por otro lado, todos sabemos que va a resucitar, probablemente el año que viene, así que es disculpable si no le dedican más espacio. Aún así, aquí hay un especial dedicado a despedirse del personaje, escrito por Tomasi, que para algo editó su serie de los 90. Básicamente, hace lo que uno podía esperar de una despedida de un personaje, hecho competentemente. J’onn tiene una escena de muerte bastante más larga, para que parezca que murio de manera más digna, pero ignora completamente que ser más o menos fuerte o tener más o menos éxito contra los villanos no es lo que hace a un buen personaje o superhéroe. Queda como un pegote, hecho con la sutileza y violencia gratuita típica de Tomasi, que sólo quiere decir “eh, mi personaje es muy fuerte, y si lo han vencido es porque han hecho trampa, o me enfado”. Después viene un resumen de la vida y milagros del personaje, que empieza bien, con lo típico, pero acaba degenerando en un exceso de exposición de datos absolutamente irrelevantes cuando se pone a resumir varias sagas elegidas al azar de la serie del personaje. Se supone que esta escena también nos cuenta que personajes son más cercanos a J’onn, excepto que mete más de alguna pata, y elige personajes con los que apenas ha tenido interacción en vez de otros muchos más cercanos a él, y olvida otras cosas importantes. Y al final viene la otra parte necesaria, la de hacer la elegía y tener a los amigos despidiendose, llorando y enfadandose, y esa si que está bastante bien hecha, con sentimiento y todo. El dibujo es de Doug Mahnke, que es una gran selección, porque es el dibujante secundario de esta saga, y además, dibujó la serie de J’onn. En cualquier caso, un pegote de especial, aunque se puede debatir su necesidad y que vale la pena. Muy Recomendado (9)

Cuatro Fantásticos Nº18: Termina la historia, más o menos, y todo se resuelve de manera convencional. Aún así, está bien hecho, que es más de lo que suele hacer Millar en este tipo de historias. Todo el mundo aporta algo, la familia se usa bien, los enemigos son más que cifras (bueno, algunos, otros siguen sin estar muy desarrollados) y el final es satisfactorio y justificado, por una vez. Millar sigue sin entender bien a Galactus, pero eso es menor. Oh, y por lo visto, esto está conectado con la saga de Lobezno de más abajo. Buen dibujo de Hitch, aunque ya no deslumbra como antes. No está mal, pero no va a captar a nadie que no fuera ya seguidor de los 4F, que presumiblemente era la intención. Recomendado (7)

Cuenta Atrás a Crisis Final Nº11: Venga, que ya queda poco. En este tomo, termina el mes 10 y tenemos todo el mes 11. Con lo bien que habría quedado con un tomo por historia… bueno, en realidad no, habría seguido siendo malísimo. En el primer capítulo, Graymiotti terminan su historia, a base de tener a un puñado de personajes sueltos deambulando por la historia sin hacer nada (y en algunos casos, olvidandose de algunos de ellos) hasta que se resuelve por exigencias del guión. Es una mierda, pero hay que darle puntos por la manera de destruir Apokolips, que es tan completamente ridícula que al final acaba hasta siendo genial. Y después viene la historia final de Beechen, que se supone que resuelve la historia de Karate Kid y el Gran Desastre. Excepto que decir que resuelve algo es ser bondadoso con esta historia. Preguntas básicas como “¿Por qué Karate Kid?”, “¿Cómo funciona todo esto?” o “¿A que demonios viene todo esto?” apenas se intuyen, y a veces ni se plantean. Tiene un giro inesperado, pero una vez que te das cuenta de él, no hay absolutamente nada redimible en esta historia. Todos los protagonistas estan absolutamente de adorno, pasando por la historia como pollos sin cabeza sin aportar absolutamente nada ni que esta les aporte nada, hasta que se aburren de ella y se marchan a mitad. La muerte de Karate Kid ocurre fuera de pantalla de la manera menos dramática posible, y la muerte de Una (Si, son spoilers, pero Planeta ya los chafó hace un par de meses, quejaos a ellos) es parte de una secuencia tan imposiblemente estúpida y ridícula que hay que verla para creerla. Involucra un caniche con un cuchillo como una amenaza seria. No, no estoy de broma, ojalá lo estuviera. Serían un desperdicio estas muertes, excepto que los personajes ya estaban muertos antes, y esta historia ha logrado no darles ni un ápice de interés, personalidad o historia (en serio, ni se molestaron en explicar quienes eran o que hacían allí) en 40 puñeteros números, así que es difícil lamentarse de algo. Y todo este rollo es para terminar con un homenaje a Kirby que ni siquiera era necesario. ¿Sabes el chiste del tipo que va a buscar al perro de un amigo, le pasan miles de cosas malas por el camino, y al final resulta que el perro no se había perdido? Pues esto es el equivalente en comic a ese chiste, un comic que no sólo es malísimo, sino que se esfuerza en ser completamente inutil por el camino. Se dice que una buena historia es aquella en la que todo elemento aporta algo a la historia, y todo aporta algo a los personajes y viceversa. ¿Qué se puede decir de una historia que es exactamente lo contrario? Excepto, ¿quién fue el listo que se aprobó esto? ¿Y se atrevio a firmar con su nombre y todo? El dibujo tiene la habitual mezcla de mediocridad (Derenick, Magno) y talento malgastado (Norton, con lo que este tomo coincide con la mitad del dibujo de Trinidad), con la gracia de que Starlin contribuye a un capítulo, supongo que porque aún no se había cagado metafóricamente lo suficiente en Kirby mientras intenta “homenajearlo”. Uno de los peores comics del año, con diferencia. Evitar a toda costa (1)

Cuenta Atrás a Crisis Final Nº12: Por fin, termina la miniserie, para el alivio de todos. Pero no podía simplemente terminar, tanto en DC como en Planeta tienen que esforzarse en cagarla más antes de terminar para dejar el listón bien bajo. Esto es el último mes de la serie, con tres números de “resolución” que le tocaron a McKeever, y un epílogo de Dini, por simetría. La resolución es del único subargumento que quedaba, el de Jimmy Olsen, con el combate final con Darkseid. Bueno, final antes de que sea el malo de Crisis Final, porque no hay nada para que un personaje esté fresco para tu gran saga como usarlo continuamente en los meses anteriores. Pero en cualquier caso, lo lógico habría sido hacer un combate final de cualquier manera y haberse ido a casa, que habría sido cutre pero inofensivo. Pero no, aquí los genios tienen que seguir metiendola de maneras que jamás sospecharías. Como lo que pasa con Mary Marvel. La historia de Mary en esta serie, aunque mal hecha y desmotivada, tenía una forma que sonaba bien sobre el papel: Chica poderosa que pierde los poderes, va demasiado lejos para recuperarlos, se da cuanta de que se ha corrompido, rechaza los poderes que le han corrompido, demuestra su valía sin necesidad de poderes, y como premio recupera los que tenía al principio. Simple, efectivo, y ya se había terminado de contar. Pero por lo visto eso no encajaba con los planes para Crisis Final (que tenían en la mesa desde antes de empezar esta serie, hay que señalar) y nada más empezar el tomo, sin venir a cuento, y contradiciendo y haciendo completamente inútiles más de 40 números de esta puñetera serie, Mary decide volverse malvada otra vez. Simplemente porque si. Pese a que ya tenía los poderes que le ofrecen junto a ser malvada. ¿Pero que ********* es esta mierda? Tras eso, ya toca la pelea olvidable entre los protagonistas que quedan de la serie y Darkseid y Mary, pero entonces se vuelve incomprensiblemente incompetente otra vez. ¿Recuerdas el montón de excremento que fue la Muerte de los Nuevos Dioses? Lo comprendería si no. En cualquier caso, esa miniserie nos contaba, muy mal, la muerte de Darkseid. ¿Adivinais que hay aquí? Si, la muerte de Darkseid… completamente distinta e incompatible a la de MdlND. ¿Pero que cojones? Entiendo que quieran ignorar una miniserie tan mala, pero por el amor de todos los dioses, si estás contando una historia que interconecta varias series, ¿no sería algo básico asegurarte de que no cuentan dos versiones distintas de lo mismo? ¿Especialmente si es el supuesto gran final importantísimo? Supongo que eso explica porque el asesino de los Nuevos Dioses no se ha revelado en esta serie, quedandose como un agujero enorme sin explicar si no leias la otra, se ve que los guionistas no lo han sabido. Pero francamente, deberían expulsar a todos los editores involucrados en esto, y reemplazarlos por simios amaestrados, es imposible que lo hagan peor, y al menos no tendríamos a gente cobrando por no hacer su trabajo. En una nota más desenfadada, Olsen resulta que es únicamente importante por motivos completamente rebuscados, y termina convirtiendose en el Chico Tortuga Gigante para enfrentarse a un Darkseid gigante en plan Godzilla. No, en serio. Entre eso y la escena donde se encuentra uno de los mejores usos jamás vistos para Kyle Rayner (ser usado como arma contundente contra otros héroes) le da a uno la impresión de por muy serio que parezca, alguien, quizá McKeever, quizá Giffen, sabe que esto es absolutamente estúpido y se lo está tomando a cachondeo, porque no hay otra explicación. Hablando de dibujo, si bien no es el mejor trabajo de ninguno de ellos, el haber colaborado en esto es desperdiciar el talento de Igle, Williams, Kollins y Derenick (bueno, no demasiado en este último caso).

Y luego viene el capítulo final, que francamente, hace que uno se plantee que todo el mérito de las series de animación de Batman y demás es de Bruce Timm. Porque aquí Dini tiene poca excusa. Incluso si eres generoso y asumes que todas las ideas le venían dictadas de arriba, no hay excusa para escribir algo tan cutre, cuando cualquiera minimamente competente podría haberlo hecho mejor, y no estoy exagerando. Se supone que ata los cabos sueltos y nos dice como han quedado todos los protagonistas. En la práctica, lo que demuestra es para lo poco que ha servido todo esto. El final de Jason Todd nos dice específicamente que no ha aprendio nada en toda la historia, y todo el rollo de Robin Rojo no venía a cuento. Kyle y Donna se han quedado igualmente exactamente igual, y tienen una última escena ridícula con los Monitores, que es algo así como un ratón amenazando un dinosaurio, y sabes que va a ser ignorada completamente a partir de ahí. Lo peor es que en vez de servir para preparar una cosa que necesitaba Crisis Final con los Monitores, la contradice. Luego, la escena de Jimmy también demuestra que no ha servido para nada (y los guionistas de Superman se apresuraron en decir que no piensan mencionarlo jamás), entre otras cosas porque nadie jamás querrá volver a ver a Forager. No hay un epilogo para KK y Una, porque estaban de adorno, pero hay un epílogo con OMAC que logra no explicarse en lo más mínimo, hasta el punto en el que ni dicen en que tierra transcurre. El de Mary Marvel ata un cabo suelto con Black Adam, y demuestra lo estúpida que era toda la idea, además de también contradecir como debería quedar en Crisis Final. El de Flautista simplemente resetea al personaje. Y la escena final con Holly y Harley, aparte de dejar nuevamente claro que no venían a cuento, es la cosa más sosa y desprovista de significado que puede haber para la conclusión de una historia de 51 números. Es como si Dini ni se estuviera molestando, lo que no me extrañaría. Así que al final, esta maxiserie ha sido un supuesto prólogo a Crisis Final, excepto que una buena parte no tenía nada que ver, una parte directamente contradice a Crisis Final, en espíritu y detalles, y las pocas cosas que tenía que haber preparado para Crisis Final, no las ha hecho bien. Y sin embargo, ha sido una serie lenta, pesada y repetitiva, que a los personajes que no ha jodido los ha dejado igual, que todo lo que ha introducido ha sido una mala idea mientras que las pocas ideas buenas que tenía las ha desaprovechado, que ha tenido un buen montón de spin-offs malísimos e innecesarios, que no se molestaba en explicar detalles básicos para entender lo que pasaba por historia, que ha tenido más cantidad de momentos estúpidos que cualquier otro comic a este lado de Jeph Loeb, que era incapaz de hacer bien las escenas más básicas, que ha sido terriblemente inconsistente y ha logrado contradecir continuamente a otros comics anteriores, posteriores y simultaneos. Uno de los comics más horribles de toda la década, a todos los implicados debería caerseles la cara de vergüenza, y es una marca negra para DC que les va a costar superar, a menos que aprendan de sus muchos errores.

Para rematar la jugada, habiendo dejado claro que esto debe ser ignorado para leer y disfrutar Crisis Final y no tiene nada que ver con Morrison, ¿qué pone de complemento Planeta al final? Material inédito de Crisis Final de Morrison, por supuesto. No vayan a ponerlo en vez de toda la morralla que están poniendo en aquella miniserie, y que esta se pueda ignorar por completo. Es el libro de bocetos de Crisis Final, pero es mucho más interesante que la mayoría de su género. Una parte es simplemente eso, diseños y sobre todo rediseños de personajes, por Morrison y Jones, pero van con tantas notas acompañando a los personajes y explicandolos, que se vuelve interesante de por si, especialmente porque parte de eso ni se llegará a ver más que de pasada. Pero el premio es la segunda parte, donde Morrison nos cuenta la historia completa de los superhéroes de Japón del Universo DC, que originalmente la pensó para 52, pero que va a acabar siendo usada en CF. Excepto que apenas se verá el 10% de todo esto. Y aún así, Morrison ha creado todo un mini-universo lleno de ideas y conceptos, la mayoría de los cuales sólo se van a ver en una página. Te hace pensar que se podría hacer una serie mensual ilimitada sólo con notas de ideas descartadas de Morrison, y aún así sería mejor que la mayoría de comics en las estanterías. Desde luego, estas páginas tienen más ideas, y además, ideas buenas, que un año entero de la mayoría de series actuales, que al fin y al cabo, la mayoría se dedican a reciclar viejas ideas, o a estirar una sola. En cualquier caso, es una mezcla brillante de cultura popular japonesa, elementos superheroicos DC y las ideas locas de Morrison, y da una pena infinita que Morrison no vaya a poder desarrollarlas, y que nadie más las desarrolle tampoco. Una mierda que venga junto a esta mierda de comic, pero eso sólo eleva el comic a un Evitar a toda costa (2)

Daredevil Nº40: La primera reacción al leer esto es “¿Otra vez?” pero luego resulta no ser una repetición de lo mismo de hace unos números, afortunadamente. Aparte de eso, la relación con Dakota se desarrolla bastante bien, y el resto de la trama avanza un poco por varios sitios. El dibujo está bien dentro de su estilo. El problema, al igual que en CA ahí arriba, es que el resultado al final no es suficiente, y es algo aburrido. Probablemente se leerá mucho mejor de un tirón, pero no se está publicando de un tirón, y se juzga de acuerdo a eso. Neutral (6)

Exiliados: Enemigos de las Estrellas: Algún día se aclararan si los tomos van por número o por nombre. Es difícil mostrar el más mínimo entusiasmo ante esto teniendo en cuenta que el equipo creativo que empieza en este tomo logró cancelar el primer volumen de la serie, logró también cancelar el siguiente volumen, y el tercer volumen, ya con otra gente, también acaba de ser cancelado. Así que todo lo que le espera a esta serie son cancelaciones y más cancelaciones, de ahí lo del poco entusiasmo. El otro motivo es que el equipo creativo que aquí comienza es Chris Claremont escribiendo, como parte de la política actual de Marvel de tener a todo el mundo contento a base de mantener a Claremont alejado del Universo Marvel habitual. Así el puede jugar con los personajes que quiera, hacerles lo que quiera, machacar sus tres ideas de siempre todo lo que quiera, que sus fans lo disfruten, y los demás puedan pasar de él. Lo cual está bien, excepto desde el punto de vista artístico, cuando a Claremont le das tanta libertad, suele hacer cosas que no son precisamente buenas. (Y desde el punto de vista económico, no tiene tantos fans acérrimos como para mantener una serie que no esté llena de personajes famosos, pero esa es otra historia) Y esto es un ejemplo. Curiosamente, empieza con más o menos los mismos personajes que le dejó Bedard, añadiendo a Mariposa Mental (que entre lo que le costó empezar a Claremont, y el retraso que lleva Panini con esta serie, ya hace años que desapareció del Universo Marvel para venirse aquí) y empezando a escribir a los ya existentes de manera más propia suya, es decir, con más angustia vital. Además, se nota bastante en que personajes está más interesado (pista: mutantes). Y entonces después de dar vueltas tontamente durante casi dos números, toca su primera misión propiamente dicha, y es muy, muy Claremont, en lo malo. No es ya que todos los personajes que salen sean los suyos de siempre (excepto uno que no había podido escribir, que mete como archienemigo de Mariposa, y por una vez, es un reciclaje que no es mala idea), es que, aún teniendo la excusa de las realidades alternativas para poder enfrentar a héroes contra héroes de manera lógica, no la usa, y vuelve, como no, como se podía esperar/temer/apostar sobre seguro, a los controles mentales. Si, es otra puñetera historia más de control mental, donde los Exiliados se enfrentan a sus amigos controlados mentalmente, tienen que luchar contra el control mental y… bueno, ya lo sabes, ya lo has leido 1001 veces, y no hay nada aquí que destaque con respecto a las anteriores. El universo que visitan no es más que un vehículo para las ideas de Claremont de siempre, los personajes son los de siempre y hacen lo de siempre, y la historia es la de siempre. Y hay fallos en la resolución de la historia que se podían haber solucionado fácilmente si alguien se hubiera molestado en revisar la historia. El dibujo de Pelletier es bonito, aunque está malgastado aquí. Pero vamos, un comic sólo para los que no se hayan hartado ya de Claremont, porque es lo mismo de siempre. No Recomendado (4)

Flash: Dinero Rápido: Esto es el penúltimo tomo del enésimo relanzamiento fallido del personaje, el de Flash como familia nuclear. Teniendo en cuenta que el siguiente relanzamiento, que si que ha tenido éxito, está a la vuelta de la esquina y fraguandose ahora mismo en Crisis Final, esta serie queda como algo secundario, pero ese es el precio de vivir y morir según la historia famosa de turno. Mientras tanto, Waid se ha largado de esta serie en vista del éxito, y para sustituirle, en esta historia tenemos a Tom Peyer. Peyer no es muy conocido aquí, pero en DC era uno de los guionistas más socorridos en la segunda mitad de los 90, que todos sus colegas decían que llegaría lejos, pero inexplicablemente no lo consiguió. Aquí se le ha visto en cosas como la miniserie de Flash y Linterna Verde coescrita con Waid, que además de amigo suyo, tiene un estilo bastante similar: Imaginate a Waid, pero algo menos retro y con un humor más marcado y con mala leche, y constante comentario político-social, y tienes a Peyer, así que es buena elección para sustituirle aquí. Así que tenemos un buen guionista, y un buen status quo para Flash que aún tiene mucho por explorar, debería ir bien, ¿no? El problema, irónicamente, es el contrario que el del tomo anterior de Waid. Si aquel tenía muy pocas ideas para muchos números, este tiene demasiadas ideas para el espacio que tiene. No es que tener muchas ideas sea algo malo, al contrario, muchas series y guionistas necesitarían precisamente más de eso, el problema es que aquí Peyer empieza a usar una idea como tema principal, pero antes de haberlo podido desarrollar bien, salta a otra, y luego a otra, y al final queda una historia que no sabe bien de que va, porque ha ido cambiando de tema como si tuviera déficit de atención, y al final no ha aprovechado bien ninguna. Claro, que el problema puede ser en parte que hubiera problemas editoriales, porque originalmente la etapa iba a durar más, y al menos un pegote editorial hay, del puñetero Club Lado Oscuro (que interrumpe la historia durante un rato, aunque al menos no demasiado, y no se mete en el mismo circo que los otros crossovers). Sea de quien sea la culpa, empieza con el tema del título, con Wally teniendo que buscarse la vida economicamente hablando para mantener a su familia. El tema de Wally y el dinero es algo que ya se había tratado, pero ahora al tener familia le da un enfoque nuevo. Lo malo de esto es que enseguida se pueden pensar soluciones más fáciles que como se calienta la cabeza aquí, pero al menos es algo, y al menos esa historia más o menos se ata al final… despues de haber desaparecido varios capítulos antes. Luego está el supuesto villano de la historia, Vuelco, que es una idea bastante chula (el nombre en inglés, Spin, es una palabra que se usa para describir lo que hacen políticos y otra gente importante a la hora de manipular las noticias para que suenen más favorables a los que ellos quieren, normalmente para quedar mejor… si, es el comentario político obligatorio de Peyer) tanto en poderes como modo de operar como el significado… pero antes de la mitad de la historia, acaba convirtiendose en algo completamente distinto, y desaparece sin dejar rastro. Una pena porque sonaba como un buen añadido a los villanos de Flash. Y después la historia cambia de dirección en 180 grados, y pasa a estar dedicada a los hijos de Flash, en una historia que queda bastante forzada y arbitraria, y que sabes como va a terminar, aunque al menos tiene buena caracterización de los personajes. El resultado, al final, es una historia con buenas ideas y elementos, pero que no forman un todo sólido. Y el dibujo de Freddie Williams no es demasiado bueno, no sabiendo mostrar bien cosas vitales para la historia. Una pena que esto no haya sido un resurgir para Peyer, porque podría haberlo sido. Neutral (6)

Green Arrow y Canario Negro Nº4: Se presenta un nuevo personaje, uno de esos ladrones encantadores, que está en el límite entre caradura e inaguantable. El cliffhanger del número anterior se resuelve inmediatamente, con una revelación que lo hace simultaneamente menos y más ridículo, por distintos motivos. El resto del número es una persecución y busqueda por distintos sitios y situaciones, también bastante absurdo. Pero esa es la cosa de esa historia: Es completamente ridícula, pero gracias al sentido del humor y de la diversión que tiene, sobre todo en los diálogos e interacciones, se puede aguantar si te metes en la situación. El único problema es que este tono es completamente opuesto al de los números anteriores, que precisamente eran los que provocaban esa historia. Pero si puedes pasar eso, y te gusta el sentido del humor algo forzado de Winick, no está mal. Mucho mejor que todos los trabajos recientes donde se ponía serio, y el dibujo de Chiang es muy disfrutable. Recomendado (7)

Green Lantern Nº3: Termina Origen Secreto, y esta vez no hay apenas pistas que avancen la trama del presente. Lo que hace es terminar el viaje de iniaciación de Hal, de manera efectiva. Cuando hagan la película de Linterna Verde, ya tienen todo el trabajo hecho. Se resuelven las muchas tramas, grandes y pequeñas de la miniserie, de manera que todas colaboran o en la historia de madurar de Hal, o de presentar como funciona el mundo de los Linternas, o en dejar a los personajes en las situaciones que les hemos visto luego. También se explican unas cuantas cosas sobre los mitos que ahora tienen más sentido, aunque simultaneamente, Johns sigue actuando como si algunos cambios recientes han sido así siempre (sobre todo los relacionados con los Guardianes, como que sean pocos, mixtos y sin nombre) que es un cambio retroactivo muy grande que abre muchas incognitas, aunque no a los lectores a los que probablemente está más destinado esto. El dibujo de Reis es maravilloso, sea en las espectaculares escenas de acción contra Atrocitus, o los momentos más calmados en Coast City. Una historia de origen muy buena, cuyo único problema es haber cortado la historia del presente, que estaba siendo muy emocionante, durante muchos meses. Muy Recomendado (9)

Hulk Nº9: Más peleas sin ton ni son. La primera mitad es probablemente lo menos imaginativo que se podía hacer con el concepto de Wendigo, y en vez de hacerlo más amenazador como debería, queda más chapucero y de chiste que nunca. La otra historia tiene a Hulka eligiendo a unas compañeras de manera completamente aleatoria y rebuscada sin molestarse en explicar quien demonios son (o ya puestos, como se explica su aparición aquí… ha habido que esperar a que en los libros de fichas den explicaciones rebuscadas y poco intuitivas para que tenga sentido) y todo para tener estúpidas escenas de pelea contra el puñetero Hulk rojo, que son, como puedes imaginar, exactamente lo mismo que los últimos números. El dibujo de Arthur Adams y Frank Cho en cada historia es muy bonito, eso si, y no se puede acusar a Loeb de no escribir lo que le gustan a sus dibujantes, pero por muy bonito que quede y lo bien que se lo pasen los dibujantes, el contenido es escaso y estúpido, y no compensa mirar algo bonito pero tonto. Evitar a toda costa (2)

Invasión Secreta Nº6: El sonido que oyes es el agumento abandonando completamente toda forma y coherencia, y estrellandose estrepitosamente. Tenemos a los skrulls, que se supone que tienen miles de recursos, tecnología super-avanzada, la capacidad de infiltrarse donde sea, y llevan planeando el ataque durante años. Así que, ¿qué es lo que hacen cuando su primer ataque, que consiste en presentarse y pedirle a los humanos que se rindan tras haber acabado con una pequeña parte de su sistema de defensa? Pues abandonar todo tipo de plan, estrategia o inteligencia, y dirigirse desarmados a un descampado para pegarse contra los superhéroes americanos, como si fuesen dos pandillas rivales. Aparentemente, son tan estúpidos que no tenían un plan excepto “causar dos explosiones, raptar a un par de personas, y esperar que se rindieran”. Por el amor de Dios, ya sabíamos que Bendis es absolutamente incapaz de escribir historias de superhéroes, mucho menos de acción, pero esto es mucho más incompetente de lo esperado, y después de haber empezado tan bien. Aparentemente, piensa que tener páginas y páginas de los mismos personajes de siempre pegandose aleatoriamente y sin sentido contra bichos verdes, encima dibujadas por Yu, al que no se le da nada bien eso, es suficiente como conclusión para una gran saga, y los lectores son tan tontos que van a tragarse eso en vez de, ya sabes, un final de verdad. A decir verdad, hay un par de pequeños momentos bueno (uno grandioso para Nick Furia, que es casi el único que no ha actuado como un idiota en esta saga, aunque su plan de contigencia sólo ha funcionado porque los skrulls son incompetentes… es decir, ¿un puñado de chavales novatos con poderes del montón y pistolas? ¿Asi esperaba cargarse a un ejército invasor?) y al menos se molesta, por fin, en admitir que hay otros paises fuera de EEUU y series que no son las suyas, pero poco y tarde, y el abandono con dejadez de otras tramas interesantes, de la manera más chapuza posible. Patético, pero tendría que haberse visto venir. No Recomendado (3)

Invasión Secreta: Primera Linea Nº3: Sigue siendo como una película de desastre mediocre, pero con los skrulls como la amenaza que aparece más bien poco. Predecible, no particularmente desarrollado ni interesante, no dice nada de la invasión, y el final se pone estúpido. El dibujo es decente, al menos. No Recomendado (4)

Invasión Secreta: X-Men: Otra miniserie donde vemos como afecta la Invasión a unos personajes famosos que no van a interrumpir sus series por el crossover, lo cual está muy bien. Esta miniserie tanto explica algo necesario sobre la Invasión, como deja claro otra tontería por parte de los skrulls: Los mutantes son una parte importante de la defensa superhumana del planeta, con historia de derrotar alienígenas. ¿Por qué demonios no han preparado nada contra ellos? Con tanto mutante, algunos de los cuales no se conocen mucho, meter un infiltrado o tres sería lo lógico. Pero nada, aparentemente Shield merece decenas de infiltrados, pero la Patrulla-X ninguno. Idiotas, no es de extrañar que les peguen una paliza. Así que esto es menos la invasión de la Patrulla-X, y más la invasión de San Francisco, donde sorpresa, está la Patrulla-X. (También deberían estar los Eternos, lo cual hace a los skrulls el doble de mal informados, pero la historia pasa de eso) En cualquier caso, explica lo que están haciendo durante todo el follón. Escribe Carey, que en Legado no ha tenido ocasión aún de usar el nuevo status quo de la Patrulla-X, y la verdad, lo usa mejor de lo que Fraction y Brubaker lo han usado en la serie principal. Tiene a Cíclope como un verdadero general afrontando la invasión con inteligencia, usando bien todos los recursos a mano, usando a todos los mutantes que tiene de manera estratégica y apropiada para cada situación, e incluso tomando las decisiones difíciles que se deben tomar en las guerras sobre hasta donde está dispuesto a llegar. Incluido un buen uso de Fuerza-X, y todo. Es decir, todo lo contrario de lo que está siendo el crossover principal. Excepto en que los skrulls son igual de genéricos y bobos (no aprovecha la gracia de los super-skrulls con poderes apropiados, siempre mala señal), lo que le quita la mitad de la gracia a la historia. Y la escena final con los skrulls no tiene ningún sentido. Y el subargumento con Rondador Nocturno empieza interesante, pero como siempre, al final no resulta un intento de profundizar en los skrulls, sino un recurso argumental para resolver la historia. Pero bueno, tener la mitad de una buena historia de acción bélica con superpoderes es mejor que nada, los que quieran ver el potencial que tiene la serie actual lo podrán comprobar, y el dibujo de Cary Nord es bastante bueno. Recomendado (7)

Iron Man Nº17: ¿Recuerdas que durante World War Hulk la serie de Hulk dejó de estar protagonizada por él y pasó a ser la serie de Hercules, mientras que Hulk obtuvo una nueva serie que empezaba por el nº1? Pues esto viene a ser más o menos lo mismo, sólo que la nueva serie de Invencible Iron Man ya empezó, y la serie de Máquina de Guerra al final no va a conservar la numeración de esta. Pero es la misma idea, durante Invasión Secreta, la serie de Iron Man pasa a ser una serie de Máquina de Guerra. Está escrita por Christos Gage, que seguía escribiendo cualquier chorrada que le daban en Marvel porque se negaban a darle las series que se merece más que muchos otros, y que ya había coescrito al personaje en Iniciativa. Como el subtítulo de “Arma de SHIELD” indica, Rhodey es el arma secreta de Tony en caso de todo vaya mal, así que aquí toca activarle y mandarlo a volar en pedazos a skrulls. Lo que es probablemente el uso más apropiado de un militar vestido con un traje lleno de cañones. La historia podria degenerar fácilmente en la clase de tontería violenta vacia de muchos otros crossovers, pero aunque no es un comic precisamente complejo, Gage al menos lo hace divertido y bien hecho. Nos da una narración bastante buena del protagonista que lo hace convincente y atractivo, los villanos también son competentes y una amenaza apropiada (a diferencia de otros, se acuerda de que tienen una flota, y por supuesto, hay super-skrulls con poderes inteligentemente seleccionados), y lleva un ritmo ágil y dinámico. Hay varias ideas chulas en ambos bandos, una buena estrategia, buena acción y tecnología, y hasta un buen uso de un personaje olvidado de una mala serie con cierta conexión con el protagonista. Pero lo mejor es la última página, que es de un macarra absolutamente genial, y vende el comic entero. El dibujo por una vez no es de un novato, sino de Sean Chen, que ya demostró que sabía hacer la clase de acción de alta tecnología y velocidad en su etapa de Iron Man hace 10 años. No es una parte vital del crossover, pero te demuestra como hacerlo. Muy Recomendado (9)

JLA Nº20: Un número autoconclusivo centrado en Flash, para explicarnos porque pese a que se unió al grupo al final de la etapa de Brad, no había aparecido hasta ahora. No es que sea una cuestión que preocupara mucho a nadie, entre otras cosas porque no siempre todos los miembros participan en todas las misiones, y además, si que ha estado apareciendo con ellos en otras series. Pero oye, si es lo que McDuffie quiere contar, asumiendo que sea cosa suya, no pasa nada, porque se justifica. Es un team-up entre Flash y Wonder Woman, aunque principalmente, está centrado y narrado por Flash, al viejo estilo Waid, y Diana está para representar al resto de la Liga. La narración es bastante buena, te mete bastante bien en la cabeza de Wally y en su rutina y manera de ver las cosas, los motivos y conclusiones que debaten los dos personajes son convincentes, y hay que aplaudir a McDuffie por explicar científicamente una habilidad de Flash que la mayoría de gente explica anticientíficamente. A ver si no tenemos a otro guionista dando la explicación incorrecta en el futuro próximo. Esa parte del número está bien, pero la otra parte, que es un enfrentamiento con la vieja villana Reina Abeja y sus nuevos lacayos, los viejos enemigos de Wally, la Colmena (un emparejamiento curioso salido de Villanos Unidos), es de lo más olvidable, y se resuelve no porque los héroes sean hábiles o listos, sino porque los villanos son idiotas. Durante un par de meses, la serie va a tener dibujantes de lujo, supongo que para compensar el horror habitual, y este mes toca Ethan Van Sciver. Como siempre, es bastante impresionante, aunque en esta historia no le hacen hacer cosas tan impactantes como cuando lo emparejan con Johns, como en su próximo retorno a Flash. Así que está malgastado un poco, en esta historia que no es mala, pero tampoco es nada del otro mundo. Neutral (6)

JSA Nº16: Empieza la segunda mitad de la saga de Kingdom Come. Si, aun queda la mitad, pese a que parece que lleve una eternidad. Pero afortunadamente, a partir de aquí la historia cambia a una dirección bastante distinta. Aparece el verdadero Gog, y se nos cuenta su origen, confirmando lo que se había dejado entrever, su conexión con toda la mitologia kirbiana, en una página doble bastante impresionante de Alex Ross. Se confirma que el “Gog” de los números anteriores era falso y no venía a cuento, lo que es buena señal, porque era un petardo y está bien que confirmen que nos hemos librado de él, aunque confirma que realmente no necesitabamos tantos números al respecto. En cuanto al verdadero Gog, lo bueno es que presenta un desafio bastante distinto al que están acostumbrados los superhéroes en sus historias habituales. No va de pegarse, o de explorar fisicamente algo, o de descifrar un puzzle, sino tratar de averiguar exactamente de que va el gigante, y cual es la mejor manera de actuar. El resultado es un enfoque que hace una historia distinta, de momento. Por su parte, Gog es refrescantemente distinto a lo que se podía esperar por su presentación, lo que también es bueno, y lo que hace aquí es intrigante, inquietante y curioso, e incluso divertido (¿Realmente no oye a Terrific, o le está fastidiando a propósito?) El final es una buena sorpresa, que señala bastante por donde van a ir los tiros, (y más en conjunto con los vistazos al futuro del mes pasado) con cierta posibilidad de cliché. En cualquier caso, el mayor defecto del número es que para darle la sensación de misterio a Gog, avanza bastante lento, y la mayoría de los muchos protagonistas de la serie hacen poco o nada. Lo que no es crítico para la historia una vez, pero sí si se va acumulando. El dibujo este mes es de Fernando Pasarín, y hace que casi no se eche de menos a Eaglesham. No hace tan expresivos a los protagonistas, pero la sonrisa inquietante de Gog si que la clava. Recomendado (8)

Lobezno Nº42: Empieza la tan traida y llevada nueva saga de Mark Millar en Lobezno. Lo curioso es que es la primera vez que se hace algo así, cortar una serie regular para dedicar varios números a una historia de un futuro posible sin ninguna relación con el presente. Lo que se ha hecho siempre es sacar eso como miniserie aparte, aprovechando el tirón de un nº1, y en la serie regular meter relleno o lo que sea. Pero supongo que ya hay bastante relleno en los infinitos especiales del personaje, y ya hay una serie regular en Lobezno: Orígenes (que por tanto, ahora mismo es la serie principal, por terrible que suene), o simplemente es un capricho de Millar. En cualquier caso, mejor así, aunque quede raro. Sea como sea, esto es lo que podría haber sido un Lobezno: El Fin, excepto que ya hicieron uno de esos. La idea es que es el futuro, los villanos han ganado (que es la premisa de la mitad de las historias de Millar, claro, en este caso, una versión post-apocalípstica de Wanted) y Lobezno es un viejo retirado y amilanado. Es la vieja idea de western, del antiguo pistolero retirado que se niega a volver a disparar, hasta que las circunstancias le obligan a ello. No es un papel que uno asociaría con Logan, pero dada su historia y personalidad, no es mala idea tampoco. Lo que pasa es que, como siempre, Millar se pasa, y exagera la idea hasta el punto de que el personaje que vemos al principio no se parece en nada a Lobezno, lo que es llevar la idea demasiado lejos hasta donde no es creible. Pero bueno, en general es una buena idea, mandando a Logan en un viaje por la America post-apocalipsis, y sobre todo, no empezando con los garrazos, que están muy vistos, sino yendo aumentando la tensión poco a poco, hasta que llegue el punto en el que Logan no aguante más y se lie a dar zarpazos. Hasta ahí bien, el problema es cuando Millar empieza a rellenar el futuro con personajes y situaciones, que es cuando aparecen sus tonterías de siempre, de “mira que malo y molón que soy”. Así que el futuro es una mierda, los malos son todos seres horribles y han ganado, los buenos ya no existen, y los pocos que quedan han decaido y se han corrompido hasta ser irreconocibles, y la America parece sacada del peor libro de estereotipos de paletos del sur que te puedas imaginar, supongo que porque esa es la imagen que Millar tiene del pais, lo que explicaría porque escribe como escribe. Así que tenemos cosas como una familia de Hulks paletos que sólo quieren pegar y violar, porque no es una idea que Millar haya hecho antes (lo más triste es que la idea era originalmente de World War Hulk, ya que Millar pensaba que un puñado de hijos bastardos de crecimiento acelerado de Hulk habrían mejorado la historia… afortunadamente, el editor hizo su trabajo por una vez) y todo en ese plan desagradable. Es incapaz de decidir si está contando una historia seria y dramática o una comedia chorra, y no funciona como ninguna de las dos. Así que en vez de un buen western post-apocalíptico, queda uno que hace que te lamentes. En cuanto el dibujo, Millar se reune con su colaborador de Guerra Civil, Steve McNiven, y de nuevo, queda bonito y malgastado. Sólo si tienes mucho aguante a las manías de Millar. Neutral (6)

Máquina de Guerra: El Origen Nº2: Dos tomos de material antiguo en un mes, se ve que se están quedando sin material nuevo. Esto es la segunda mitad de la historia, con el nacimiento de Máquina de Guerra propiamente dicho. Empieza con Rhodey todavía como Iron Man y director de Empresas Stark (aunque ya con la armadura de combate) tratando de hacer el papel de Tony y enfrentandose a villanos clásicos (o nuevos de corte clásico) pero a su manera, que es menos cerebral y más directa. Bastante divertido, sobre todo en el contraste con la manera de hacer tradicional. Mientras tanto, continua el psicodrama de Tony en su sueño criogénico, que dice algunas cosas interesantes sobre el personaje. Entonces vuelve Tony, con una idea bastante única en cuestión de uso de armaduras (que después se ha usado de vez en cuando) en una historia más convencional. Y termina con el confrontamiento entre los dos amigos, que es lo que propulsa a Jim a convertirse en héroe independiente. Todos aquellos escribiendo a Stark como un capullo deberían leer esto, ya que son los inicios de Stark como persona detestable (que continuaron hasta mitad de los 90 donde se lo cargaron, despues lo redimieron duranto unos años, y ahora ha vuelto) pero al menos se comprende porque lo hace, y se arrepiente, y queda humano. Lo peor del tomo, de todas maneras, es el dibujo de Kevin Hopgood, que si no es tan malo como otras cosas de los 90, tampoco es bueno, y lo que podrían ser buenas escenas de acción y tecnología quedan bastante cutres. Pero aún así, es una buena historia de Iron Man, que no es algo demasiado común. Recomendado (7)

Metal Men: Con cierto retraso, esto es una miniserie que relanza a los personajes a partir de las ideas de Morrison para ellos en 52. Está escrita y dibujada por Duncan Rouleau, que es más conocido como dibujante (participó en el Superman de más abajo, por ejemplo) aunque ya ha hecho cosas como autor completo en Image y así. Como dibujante, Rouleau solía tener una cosa a su favor, que es mucha energía, y dos graves problemas: Uno que tenía graves problemas de anatomía (si, es un caricaturista y no tiene que hacer anatomía realista, pero hay una diferencia entre caricaturizar y dibujar cosas deformes con muy vago parecido a humanos, sobre todo si tienes que dibujar personajes reconocibles) y otro que tenía serios problemas de narrativa, donde a veces no sabías exactamente que pasaba en la página, y a veces es que ni siquiera identificabas que objetos habia en la página y como estaban situados entre si. En estos 10 años la verdad es que ha mejorado bastante, y dado que es una serie sobre robots, el primer problema tampoco sería grave, al contrario, les viene bien la fluidez, pero el segundo aún asoma la cabeza de vez en cuando. Pero es que además, esos problemas también se aplican a como escribe. Los personajes no tienen mucha humanidad ni muestran mucho desarrollo, sino que están a merced del argumento. Y más importante, el comic tiene un montón de energía, un montón de ideas que suenan bien lanzadas a alta velocidad… pero es un follón donde tienes que releer cada escena tres veces para entenderla bien, y aún así cuesta ver como encaja con otras escenas (no hablemos ya con otras series, porque llevaría a la locura). Francamente, un guionista que no tiene demasiada experiencia escribiendo no debería intentar escribir una historia asíncrona que transcurre en tres tiempos distintos y encima tiene viajes en el tiempo. Es apropiado que esto tenga ideas de Morrison, porque es un ejemplo de cómo serían los comics de Morrison si alguien sin su talento y disciplina tratara de escribirlos: Un desastre. Y es una pena, porque Rouleau tiene buenas ideas para los Hombres de Metal (aunque no los use mucho como personajes ni a ellos ni a Magnus), crea a villanos geniales (como los Death Metal Men, que es un chiste que el traductor no ha pillado… quizá Rouleau debería haberles llamado Heavy Metal Men, que además sería un chiste doble) y cuando logras descifrar lo que está pasando, te da la impresión de que podría ser una buena historia, pero el resultado final no lo es. Bueno, también hay malas ideas, como lo que pasa al final (En serio, ¿Veridio? ¿Otra vez, y sin explicar el chiste?) pero eso es aparte. Un experimento fallido, y ya es raro que Planeta publique esto en vez de cosas mejores y probablemente más seguras, como la también vagamente derivada de 52, miniserie del Escuadrón Suicida. ¿Para cuando esa? Neutral (6)

Nightwing Nº3: Más sobre el ejército de soldados zombies voladores, aunque afortunadamente hay más elementos, porque no dan para tanto. El plan del malo incluye un uso interesante de un personaje de 52, y en cuantos más personajes de Morrison se salven del olvido, mejor. También se mezcla todo esto con villanos clásicos de Batman, que por un lado tiene cierto sentido, pero por otro, son villanos que se han usado demasiado muy recientemente, y más uso aún lo único que hacen es quemarlos más, en vez de dejarlos descansar. No deberían revertir su última situación tan rápido, como ocurre aquí. Aún así, es un comic generalmente competente, sin mucho más. Buen dibujo de Morales. Neutral (6)

Nuevos Vengadores Nº42: Un número entero dedicado a contarte que hacian los skrulls durante Dinastía de M. ¿Y que hacían los skrulls durante Dinastía de M? Pues absolutamente nada. Ala, ya te he ahorrado dos euros. Mal dibujo, encima. Evitar a toda costa (2)

Patrulla-X Nº42: La Patrulla-X se enfrenta al Culto del Fuego Infernal, que pese al nombre chulo, son los mismos idiotas antimutantes de siempre, pero con unos líderes sadomasoquistas que no hacen que quede más moderno y maduro, sino ligeramente ridículo e incómodo. Si, el CFI siempre ha tenido esas connotaciones, pero a veces es mejor insinuar que enseñar, y además, aquí está desconectado completamente del resto del concepto. Todo esto sirve para jugar con la interacción entre los protagonistas, pero quitando un par de buenos momentos con Hada y algún otro, y que al menos se molestan en darle una presentación a otro viejo hombre-x que vuelve (con un traje que si no es más feo que todos sus anteriores, lo compensa siendo mucho más aburrido e indistinguible), tampoco es gran cosa. Si le añades el “dibujo” de Land, que se niega rotundamente a contar lo que le pide la historia, o las poses y cuerpos que deberían tener los personajes, tenemos un desastre. A ver si pasa esta saga y vemos si es sólo un bache para Fraction-Brubaker. Neutral (5)

Poderosos Vengadores Nº17: Un número entero dedicado a Hank Pym. Considerando que Bendis lo odia y no lo entiende en absoluto, es una proposición de lo más alegre. Al final, resulta no ser más que una explicación de inconsistencias sobre el skrull que le ha suplantado, lo cual es una sorpresa agradable, ya nadie esperaba esa clase de atención a la consistencia en Marvel, al menos en comics de Bendis. También está la interesante insinuación de que la inestabilidad mental de Hank puede ser una ventaja en esta situación, pero desgraciadamente, no va a ninguna parte, así que quizá fuera una excusa y no una idea consciente de Bendis. El dibujo de Pham es tirando a mediocre. No Recomendado (4)

Punisher: Diario de Guerra Nº21: Termina la saga, y el número es sobre todo una racionalización muy larga de porque el Castigador no ha matado a Puzzle, cuando ha matado al resto de sus villanos. Queda rebuscado y forzado, si es que le concedes que tenga sentido en absoluto. Y el final hace que haya servido para aún menos. Bah. Se atan cosas en la periferia, pero ninguna es más que lo evidente. La serie empezó siendo tonta pero divertida, pero últimamente ha decaido por completo en simplemente tonta, quizá porque coescribe Remender, o porque la atención de Fraction ha ido a otros sitios. Y encima el dibujo sigue siendo feo. No Recomendado (3)

Skaar: Hijo de Hulk: Esto es la continuación de la historia que Greg Pak empezó en Planeta Hulk, de alguna manera. La idea es que pese a todo el rollo que dieron con eso, el planeta Sakaar sobrevivió al final de Planeta Hulk, y pese a todo, el hijo de Hulk y Caiera nació, se ha vuelto adulto enseguida por necesidades del guión, y lleva el incómodo nombre compuesto de Skaar. A partir de ahí, son muchos números de recorrer lo que queda del planeta. Es decir, repetir Planeta Hulk, pero sin las partes interesantes. En vez de ser Espartaco, es un comic de bárbaros tipo Conan, sólo que con bichos más grandes, y un protagonista más grande, bestia, con bastante menos personalidad, y muchas menos palabras, incluso. Son muchas, muchas páginas de Skaar matando cosas en silencio casi completo, y metiendose en situaciones estándar con personajes no particularmente memorables, y se hace bastante repetitivo y aburrido. Al final las cosas se ponen un poco más interesante con el regreso de un personaje de la historia original, y un conflicto más complicado que ver como se va a matar al bicho de turno, pero no llega a estar tampoco a la altura del original. Por otro lado, hay una historia de complemento sobre otro de los personajes de la serie, que sirve para contar más sobre la historia y situación actual del planeta, y aunque no tiene el problema de la acción repetitiva, tiene también el problema de que el mundo parece una colección de elementos estándar sacados al azar de un libro de rol que otra cosa. El dibujo de los viejos veteranos de Hulk, Planeta o no, Garney y Pagulayan, está bien para lo que es, al menos. Pero a menos que seas un gran fan del género, o te gustara muchísimo la historia original, esto será una decepción aburrida. No Recomendadol (4)

Superman Nº25: Otro especial para celebrar un número parcialmente redondo, que en el panorama actual, es para celebrarlo. Y francamente, es mejor sistema para evitar retrasos que el de “algunos números son dobles completamente al azar” de Panini. Es similar a los especiales que hacía Forum para celebrar aniversarios, con cuatro números. Tres de ellos son de Superman, y son el resto de la saga que empezó el mes pasado, la primera de Robinson. Y la verdad, no es muy buena. No por necesariamente ningún defecto propio de Robinson, sino porque al menos esta vez, ha elegido una muy mala idea para la historia. Toda la historia es una gran pelea a puñetazos entre Superman y Atlas. Eso casi nunca es buena idea para una historia de cuatro números, porque se hace repetitivisimo. Pero si encima tu villano es tan aburrido como es Atlas (es decir, hay un motivo por el que no volvió a aparecer desde su primera aparición, por mucho Kirby que fuese), el resultado es de lo más monótono y soso que te puedas echar en cara. Es un tipo fuerte que grita y se cree el mejor. Esa es toda la complejidad del personaje. El flashback largo que hay a su origen realmente para lo único que sirve es para mostrarnos que ya era así de aburrido antes, y que proviene de la tierra de los clichés de fantasía sin ni una sola idea original. Y la explicación de cómo ha llegado al presente incluye la presentación de otra amenaza mayor para más adelante, que es un tópico mucho mayor, más gastado y hecho hasta la saciedad, y que no pega nada en Superman. Toda esa parte es malísima, y es para preocuparse. No es que todo sea malo, por otro lado. Robinson generalmente escribe bien a los personajes (aunque Superman sigue sonando algo raro), la escena con Lana donde cambia su status quo necesariamente en una gran escena, el final del tercer capítulo queda muy bien, hace un buen trabajo rehabilitando personajes que heredaba (¡Krypto es un buen chico!) y metiendo alguno de otros sitios (aunque el Titán que se une a los secundarios se vuelva más inaguantable de lo que era, probablemente más de lo que pretendía el guionista) y hasta el subargumento con Lois no termina mal pese a haber empezado teniendola demasiado pasivo-agresiva sin venir a cuento. Pero vamos, todo esto no compensa la mala historia principal, y como el resto de la etapa vaya a ser así, no va a salir nada bueno. El dibujo de Guedes si que es bueno, y el homenaje a Kirby en el flashback está muy logrado.

El otro número que tenemos en este especial es un número de Supergirl, el primero de una nueva etapa, y está aquí porque los números siguientes son crossovers con las otras series de Superman, y no iban a publicarlo suelto. Por supuesto, Supergirl ha tenido unos 5 equipos creativos en tres años, ninguno memorable, pero este tiene pinta de que va a cambiar esa tendencia. Escribe Sterling Gates, que es esencialmente el ayudante de Geoff Johns, así que está claro que la serie va a estar más enlazada con las series hermanas, y con ideas más en el estilo de Johns, o incluso alguna suya o de Robinson. La idea aquí es hacer un poco de borrón y cuenta nueva con Supergirl, y presentarla como un personaje mejor que en el resto de la serie, basandose en las mejores interpretaciones del personaje en apariciones aquí y allá. Así que todas las malas ideas se olvidan, y se tiene a la chica siendo la adolescente agradable definitiva (o al menos intentandolo) a la vez que se esfuerza en estar a la altura del ejemplo de su primo. Tiene drama adolescente, entre esto y lo de sus dos mundos, pero en vez de tenerla quejandose continuamente como hasta ahora y nadando en angustia vital pesada, la tiene haciendo cosas para resolverlo, como una versión menos segura de Superman. Esto le sirve para repasar su relación con varios personajes DC, y termina dandole un nuevo status quo prometedor y apropiado, con un mentor, y una némesis de lo más única (y no me refiero a la villana con la que se pega en el número, aunque esta también está bien como villana recurrente) Nada de esto está especialmente bien hecho (es la primera serie regular de Gates, y aún no es tan bueno) pero si pone unas semillas sólidas, y al menos Kara parece un personaje al que uno le parece seguir. También ayuda el nuevo dibujante, Jamal Igle, que es muy bueno, con escenas de acción bien montadas, muy buenas expresiones faciales, y una Supergirl que es preciosa, tiene un lenguaje corporal de una chica de verdad en vez de ser un maniquí para poses, y va vestida de manera que no da vergüenza ajena. Para cerrar el especial, vienen unas páginas del anual de Action de hace unos meses, que nos resumen varios elementos del status quo actual de Superman con buen dibujo de Steph Roux. El más revelador es el del Planet, que parece que va a ser un all-star de todas las épocas. Un especial bien montado, lástima que no todo lo que haya dentro sea bueno. Neutral (6)

Superman/Batman Nº20: Superman se enfrenta a un clon de Juicio Final, ¡pero con pinchos de kriptonita! Porque el original no era suficientemente amenazador, vamos a hacerlo más terrible, para vencerlo 15 páginas después. Tan excesivo y tonto como suena, y el final intenta ser muy serio y tremendo, pero es una bobada, y lo sería aunque esto encajase de alguna manera con el resto de series. Mediocre dibujo de Davis. No Recomendado (3)

Superman: Regreso a Krypton: Tomo com dos sagas de la etapa de Loeb/Kelly y compañía de principios de la década, que Norma no llegó a sacar. La idea es tener a Superman volviendo a Krypton, y descubriendo que no es como él pensaba. Es decir, que no viaja a la versión post-Crisis estéril de Byrne, sino una más similar a la de la Edad de Plata. Claro, que la pregunta de que versión de Krypton es la válida ahora es completamente irrelevante, porque el origen de Superman, y por consiguiente, como es Krypton, ha sido revisada no una, sino dos veces (una el Legado de Waid, otra la versión actual post-Crisis Infinita de Johns) borrando lo anterior. Así que nada de este tomo es relevante en absoluto (bueno, es cuando se reintrodujo a Krypto, pero es la versión irritante de Loeb que no pegaba y que tanto se está esforzando Robinson en arreglar, y además, también le han revisado el origen de manera que esto no cuenta) y tiene que vivir o morir por sus propios méritos. Que la verdad, no son muchos. La primera historia es una aventura en plan ciencia-ficción retro (piensa en Adam Strange o Flash Gordon, y no estarás muy desencaminado) con Kal-El y Lois de protagonistas, y es divertidilla hasta cierto punto, pero se hace larga, los escenarios no son gran cosa más que ci-fi cutre retro, y el final no es satisfactorio. Pero aún así es mejor que la segunda parte, que aparte de innecesaria, pierde la poca gracia que tenía la primera. Se toma demasiado en serio para una historia que tiene a un puñetero super-perro, y es un montón de chorradas con otra versión alternativa de Brainiac (una muy similar ya había ocupado 3 o 4 meses de las series el año anterior) y mucho villano olvidable y poco contenido sepultado entre mucha pelea tonta. Es fácil culpar de los problemas al Loeb, pero algunos capítulos de esto los hacía un Johns bastante más joven, que aún así debería haber sabido hacer algo mejor. Claro, que otra parte del problema es el dibujo, ya que por aquella época no tenían un control de calidad en las series de Superman, y se nota. El dibujante que no tenía un estilo caricaturesco o manga que no pegaba en absoluto en Superman, como McGuiness, era directamente horrible. Es todo una fluctuación de deformidades en cada capítulo, que va degenerando progresivamente hasta que no se ve lo que está pasando a veces. Un producto olvidado de una época olvidable, no deberían haberse molestado. No Recomendado (4)

Thor Nº15: Primera regla básica si eres asgardiano: Nunca, nunca, NUNCA escuches a Loki. Incluso si dice la verdad, la está usando para manipularte para sus propios fines. Pues este número está dedicado a Balder incumpliendo esa regla, cortejando el desastre, por tanto. Francamente, a estas alturas debería ser más listo que eso, pero supongo que parte de ser un dios es no aprender de los errores. Y la verdad es que Loki usa astutamente la verdad para sembrar el desasosiego, aunque a veces se le ve el plumero. La revelación que nos cuenta, basada en los mitos de verdad, encaja bastante bien, y abre las puertas para nuevas dinámicas. Le falta un poco de contenido por número, pero es intrigante. Buen dibujo de Coipel. Recomendado (7)

Thunderbolts Nº17: Final del crossover con Invasion Secreta, de la etapa de Gage, y de la encarnación actual del grupo, ya puestos. Es un número más flojo que el anterior, ya que la parte propiamente dicha del grupo en el crossover concluye enseguida, y el resto es volver a contar escenas de la miniserie principal desde el punto de vista de los Thunderbolts, con detalles ampliados. Mejor que la mini principal, pero tampoco mucho mejor, con pocos momentos divertidos ni de buena acción. Lo único bueno son algunas conclusiones de la interacción entre personajes, que atan bien relaciones que llevan toda la etapa moviendose. La parte de Osborn desafía un poco la credibilidad, pero lleva haciendolo desde que empezó la etapa. El dibujo es normalito como mucho. Mejor que terminen ya con esta etapa, nunca funcionó bien artísticamente, porque eran demasiados elementos distintos tirando cada uno por su parte, sin mucho sentido. Pero es asombroso como ha pasado a ser una de las series más importantes de Marvel, de una manera u otra, que ya es algo. Neutral (6)

Titanes Nº2: El verdadero nº1 de la serie, que resulta ser la parte 2 de una historia. Muy tonto y noventero. Es decir, ¿no debería ser un nº1 el principio de una historia, por definición? Aunque en el fondo, el número anterior resulta ser completamente irrelevante, podría haberse hecho en un par de páginas de este número, y de hecho, se resume así. Al menos la selección arbitraria de personajes del especial no ha sido tan maltratada como parecía, los únicos muertos son los que habrían muerto de todos modos. Pero la manera de masacrarlos a base del gran villano de Judd Winick de 2008, el rayo que cae del cielo, queda aún más estúpida si cabe, ya que parece que ni hubiera pensado la identidad del malo, porque no parece tener que ver una cosa con otra. Hablando de lo cual, la identidad del malo suena como lo menos original posible, y miedo da ver a Winick usandolo. Por lo demás, Winick usa la estructura habitual de este tipo de reconstrucciones de grupos, la vieja amenaza que ataca a viejos miembros en sus situaciones respectivas y tienen que juntarse una vez más para detenerlo, pero la hace fatal. No ayuda que esa estructura ya se hizo con los Titanes, en JLA/Titanes, infinitamente mejor. La vieja amenaza aquí ni se ve, mucho menos es amenazadora. En vez de atacar a una selección lógica de Titanes, atacan a un puñado de novatos que no tienen que ver, y al grupo de Wolfman/Perez… excepto que en vez de atacar a Jericó, que era del grupo, atacan a Flecha Roja, que no lo era, únicamente porque a Winick le gusta un personaje y el otro no. Y aunque al menos las situaciones en las que están los personajes encajan con donde estaba cada uno (bueno, excepto el instituto de Raven, que no encaja con su miniserie, pero es probablemente debido al retraso de esta), la manera de presentar a los personajes es muy discutible. No da suficiente información sobre ellos para lectores nuevos, y los viejos se darán cuenta inmediatamente de lo descafeinados que están, por culpa de los mediocres diálogos, el exceso de narración y pensamiento de exposición que no aporta nada, y en general, los horrorosos intentos de ser realista e imitar a Wolfman. Es tan incompetente que ni siquiera termina las escenas, las empieza de manera lenta y pesada, y las abandona a medias cuando se aburre. Y luego está el dibujo de Ian Churchill. Oh, Dios, el dibujo de Churchill. Todas sus mujeres comparten la misma cara. No el modelo de cara, la misma expresión facial. Que además es de mirada vacia y morros que no podrías encontrar ni tras una mala cirujía plástica. La anatomía y poses de todas también coinciden en la misma basura más propia de una muñeca hinchable que de una persona. Y sus hombres no son tan vergonzosos, pero tienen problemas similares menos acentuados. Los villanos son un poco mejores, pero cuando tiene que coreografiar a más de dos personajes la caga, y no sólo cuando es en batalla, también cuando están quietos. En fin, un desastre, como todo lo que está siendo la serie hasta el momento. ¿Quién demonios pensó que esto era buena idea? Evitar a toda costa (2)

Transformers: Confrontación: Coincidiendo con la segunda película (que no planeo ver, ya tuve bastante Michael Bay con la primera, gracias), aquí sale otra miniserie que forma parte de la serie actual de IDW. A diferencia de la última, esta continua de la primera, y transcurre en la Tierra con los personajes más clásicos (aunque al final salen un par un poco posteriores), y el status quo clásico de la guerra secreta entre Autobots y Decepticons en la Tierra. Furman intenta hacerlo un poco más vistoso y complejo que otras veces, pero es esencialmente lo mismo de siempre de todas las series de Transformers. Por supuesto, siendo Furman, enseguida quiere mostrar que hay algo más interesante entre el conflicto Autobots-Decepticons, mostrando un tercer bando, y también una pista de los conflictos cósmicos que tanto le gustan, aunque parece que por una vez no va a ser Unicron. Decentemente hecho, y algunos elementos casi parecen frescos gracias a una perspectiva casi original o haberlos guardado hasta el segundo capítulo, pero vamos, básicamente es para fans de los Transformers, viejos o nuevos. Que es exactamente lo que tiene que ser, por otro lado. El dibujo de EJ Su está bien para el estilo de la serie. Recomendado (7)

Trinidad Nº1: Esto es la tercera serie semanal de DC, y la última de momento que va a durar un año entero. Hay bastantes diferencias con las dos anteriores: Aquellas tenían un equipo de guionistas turnandose los números, aquí sólo hay dos guionistas: Kurt Busiek, que piensa la historia en general y escribe las historias principales, y su viejo amigo Fabian Nicieza, que escribe las historias secundarias a partir de las ideas del otro. Si aquellas tenían muchos dibujantes alternandose, esta tiene sólo cuatro: Mark Bagley, estrenandose en DC, que hace todas las historias principales de 12 páginas sin faltar ninguna, y el equipo de McDaniel, Derenick y Norton turnandose en las secundarias. Si aquellas tenían varias historias paralelas que se iban entrelazando, esta tiene básicamente una sola historia, protagonizada por la Trinidad de héroes principales de DC, aunque en las historias secundarias veamos a otros protagonistas explorando aspectos distintos de la misma trama. Si aquellas iban de los personajes menos conocidos de DC tomando protagonismo, esto es lo contrario de 52, una serie explicitamente sobre los más famosos, aunque por el camino aparezca también todo el mundo. Y si las otras prometían ser muy importantes para el Universo DC, de una manera u otra, esto es todo lo contrario, es una historia completamente autoconclusiva, sin conexiones con ninguna otra historia presente, sólo Busiek jugando con los juguetes de DC antes de que con la Crisis Final dejen de estar en un estado tan icónico. El resultado, es algo que no es tan bueno como 52, pero tampoco tan malo como Cuenta Atrás. Lo cual deja un amplio margen de calidad, todo hay que decirlo. Pero bueno, al menos están probando algo distinto.

La cosa es, si los trabajos recientes de Busiek en DC con superhéroes tradicionales te gustaron, (como aquella saga en JLA, que esto continua en varios aspectos) te gustará. Si te parecieron aburridos, probablemente esto también te lo parecerá. No es que sea malo: Busiek es incapaz de hacer un comic mal hecho según cualquier criterio objetivo. Pero es que cuando se mete a dedicar demasiadas páginas de peleas tradicionales de héroes contra villanos, o similares, queda bastante anticuado, bastante visto y no capta precisamente la atención. Además, hay aspectos de la historia, como el monstruo alienígena invencible (que no sólo es casi igual que el que salió en Superman, hasta tiene prácticamente el mismo nombre, aunque al menos tiene un origen distinto), lo que pasa con Linterna Verde (mezclado con un personaje que fue un rollo la primera vez, y sigue siendolo) y algunas peleas que se vuelven mucho más larga de lo que necesitan, que son casi inaguantables. Lo cual no quiere decir que no haya cosas buenas en el tomo, que es el primer acto (o tercio, que ya puestos, juega en su contra, ya que 17 números seguidos se hacen más dificil de digerir que en dosis más pequeñas) de la serie: Todos los personajes están bien caracterizados, y ocasionalmente tienen algún buen momento. La historia va de explorar lo que hace único, y los parecidos y diferencias y simbolismos de la Trinidad, y dice cosas bastante interesantes a ratos, sobre todo hacia el final. Los villanos principales, la Troika, son medianamente interesantes (aunque el misterio de la identidad de uno de ellos se estira demasiado cuando es evidente, y más si leiste la susodicha saga de JLA) y se agradece que no hayan cogido a los obvios Luthor y Joker, sino algo más simbólico. El uso del Sindicato del Crimen y la Tierra inversa sigue siendo divertido, con cameos divertidos, y una escena muy buena que demuestra porque la Liga siempre les ganará. Por su parte, en las historias escritas por Nicieza, cuando no le toca escribir algo pesado como lo escrito ahí arriba, hay cosas bastante buenas, sobre todo cuando escribe personajes de Batman (incluyendo algunos de los mejores diálogos entre Nightwing y Robin, y una buena historia del nuevo Acertijo) que confirman que es una gran elección para esas series, y también un buen trabajo con un grupo nuevo de villanos bastante divertido y curioso, y con más de un secundario y terciario olvidado bien aprovechado. Y ya en general, se nota que tienen la historia bien planeada y pensada, y que abarca a todo el Universo DC, y juegan bien con un montón de aspectos suyos. Pero claro, es eso, que es simplemente jugar, más que hacer, o contar, nada nuevo sobre todos esos personajes y sitios, y a veces hace falta más que simplemente ver lo bonitos que son esos personajes antiguos y tratar de imitar esas viejas historias. En cuanto al dibujo, Bagley y Norton lo hacen bastante bien, sólidos como tienen que ser, mientras que McDaniel depende mucho de lo que le toque dibujar (a veces su estilo queda bien, a veces fatal) y Derenick (que es el único dibujante que ha estado en las tres series semanales) es demasiado exagerado y descoordinado, y se nota mucho al compararle con el disciplinado Bagley. Recomendado (7)

Ultimate X-Men Nº20: Especial con los últimos 3 números de la serie regular antes del crossover que acabe con la serie. Desgraciadamente, y la verdad es que no es una sorpresa viniendo de un guionista de Heroes, es un follón confuso, donde trama salen de la nada, tramas desaparecen sin resolución, elementos se mencionan y se olvidan, y se intentan contar demasiadas cosas a la vez, sin que ninguna llegue a contarse bien. Y aparentemente, esta versión de Alpha Flight son todos personajes de la Patrulla-X de una manera u otra, lo cual parece un desperdicio, pero francamente, todo el universo Ultimate se va a ir al garete en breve, es difícil preocuparse por cosas así, o los cambios arbitrarios que le están haciendo a algunos personajes. Hay alguna idea interesante aquí y allá, pero en general, es un follón. El dibujo de Brooks es mejor que otras veces, al menos no tiene las mismas poses infinitas de agonía, pero a veces se vuelve algo confuso. No Recomendado (3)

Ultimates 3 Nº2: Un puñado de personajes se enfrenta a otro puñado de personajes durante 30 páginas, ninguno de los cuales tiene el más mínimo rastro de caracterización o motivación (o presentación, en la mayoría de casos), con diálogos y acciones más estúpidas que en una película de Michael Bay. Es como volver a leer Youngblood. Después toca un flashback de varias páginas que no dice nada particularmente nuevo, y un final que sería chapucero en otra serie, pero dado donde está el listón de Jeph Loeb, ni se nota. El dibujo no es muy bueno, pero podía ser peor. Muy malo, y es imposible que no lo sepan en Marvel. Evitar a toda costa (2)

Umbrella Academy: Suite Apocaliptica Tercer Acto: Final de la miniserie, y se nota que Way tiene pensado que esto sea una serie de miniseries, porque aunque la amenaza momentánea, la suite apocalíptica en cuestión, es detenida, los subargumentos personales realmente no concluyen, sólo avanzan a su siguiente situación, y se dejan entrever más cosas en el pasado y el futuro para explorar más adelante. Da gusto ver a guionistas que tienen tantas ideas, y cosas pensadas desde el principio. Aún así, como capítulo, es un final satisfactorio, donde todo lo importante encaja, y hasta pequeños elementos del primer capítulo resultan tener un papel, pero con suficientes cosas que quedan colgando para picar para la continuación. Por lo demás, sigue siendo una mezcla maravillosa de argumento superheroico básico, ideas enloquecidas, humor que se toma las cosas más raras del universo como si fueran lo más normal del mundo, y relación familiar disfuncional. Pero ahora con más incesto y más sangre de la esperada, la verdad. Divertido y muy bien hecho, si Way alguna vez se cansa de la música, tiene un futuro brillante como escritor a tiempo completo. El dibujo de Ba también es una maravilla para este tipo de cosa, le toque dibujar escenas más divertidas o más brutales. Un gran comienzo para Way como escritor de comics, y para la serie, aún estas a tiempo de engancharte, que no te eche atrás que venga de un famoso o que no sea de los personajes de siempre. Muy Recomendado (10)

Wildcats: Fin del Mundo: Y aquí empieza el relanzamiento de la línea Wildstorm, después del apocalipsis. Por un lado, al menos han tenido las narices de cargarselo todo como no pueden en otros sitios (al fin y al cabo, el universo Wildstorm tal y como era, tampoco es una gran pérdida) para hacer un tipo de historias que no ofrece otro sitio. Por otro lado, lo de causar una catástrofe es un recurso que ya se ha usado antes en otras líneas que no iban bien (Nuevo Universo, 2099) y nunca ha servido para salvar a la línea, que inevitablemente es cancelada por completo después de este último recurso. La línea Wildstorm aún no ha sido cancelada, pero dadas las ventas (prácticamente las únicas series de DC que venden cuatro cifras) y el hecho de que después de un año vayan a cambiar a todos los equipos creativos por otros menos famosos aún (aparte de que tiene toda la pinta de que están reconvirtiendo Wildstorm en el sello de DC que hace adaptaciones de otros medios) indica que no le debe faltar mucho. Pero bueno, aunque no tenga mucho futuro, quizá se pueda hacer algo bueno durante un tiempo, con autores que aunque no son famosos, son más que sólidos, en este caso, Christos Gage, que hizo un muy buen trabajo con Stormwatch en el penúltimo relanzamiento Wildstorm. Lo gracioso de todo esto es que pese a que las series son lanzadas en una nueva dirección, la elección de protagonistas es de lo más conservadora. En este caso, tenemos a todos los Wildcats originales supervivientes, más los que quedan de Moore, más el par de personajes conectados con historia antigua que protagonizaron lo de Revelaciones. Además, siendo Gage, que se tiene empollado todo el universo Wildstorm, se usan elementos de todas las encarnaciones del grupo (excepto el único número del relanzamiento abortado de Morrison/Lee, que no es canónico) tanto en la situación de los personajes como en sus interacciones, pero sin que quede inaccesible para los que no hayan leido nada de la serie. Si acaso, se pasa por el otro lado, pues el último capítulo es un resumen de toda la complicada y enrevesada historia de Marlowe, que la verdad, en en su mayoría innecesario, porque no dice nada nuevo para los que se la sepan, y la mayor parte de lo que se dice no es necesario para los que no.

Aparte de eso, el tomo es la historia de un grupo de superhéroes que son un pequeño oasis de civilización en el mundo post-apocalíptico (gracias a lo que queda de la Corporación Halo de la etapa Casey) y tratan de salvar a cuanta más gente les sea posible, mientras se plantean si todo eso es sostenible o sirve de algo a largo plazo, todo ello mientras se enfrentan a los problemas más superhumanos de la catástrofe, hay drama interno inevitable, un viejo amigo les propone una solución pragmática pero no del todo ética (Gage hace casi bien la idea de que sea claramente el malo, pero de una manera que es comprensible y con su parte de razón, aunque se pasa un poco al hacerlo bestia para tener pelea, que no le pega al personaje, le pega más el frio pragmatismo de las primeras escenas) y empiezan a aparecer viejos villanos. No es tan bueno como otros trabajos de Gage, la verdad, en parte por la cutrez de algunos personajes y situaciones que hereda, en parte porque el equilibrio entre la futilidad de la situación y el que los héroes consigan algo es muy difícil de llevar, y en parte por culpa suya, por exagerar demasiado algunas situaciones hacia el melodrama, aunque otras queden bien y hasta divertidas. Por su parte, el dibujo de Neil Googe parece menos apropiado aquí que en Tranquility, siendo una serie bastante más seria, y aunque no lo hace mal en las situaciones tranquilas, cuando tiene que mostrar la devastación o escenas impactantes, no queda como debería. Para terminar, viene el primero de los seriales cortos de Gage (para algo es el cerebro de todo esto) sobre personajes olvidados de Wildstorm, cada uno saliendo al final de cada serie durante un mes, pero que aquí los pondrán enteros, cada uno al final de un tomo de una serie distinta aleatoriamente. Es una buena idea, explorar más aspectos del mundo post-apocalíptico, y de paso viendo que ha sido de viejos personajes, en lo que probablemente será su último hurra antes de la cancelación final. En este caso está protagonizada por Slayton, el antiguo Backlash (uno de los personajes más populares de Wildstorm originalmente, por incomprensibles razones) y básicamente la idea es enseñarnos lo increiblemente duro que es, en plan película de acción, pero más aún porque se enfrenta a elementos superhumanos. Básicamente es super-Bruce Willis. Y, bueno, es más o menos convincente, aunque a veces se pasa. Pero está bien que la historia vaya a formar parte de algo mayor. En total, no está mal, puede ser interesante para fans del grupo o gente interesada en la nueva dirección, aunque tampoco va a ser una gran pérdida cuando termine. Recomendado (7)

Wonder Woman Nº2: Superman y Batman tienen series mensuales. Pero aquí, no sólo Wonder Woman no tiene una serie bimestral como los supuestamente menos icónicos Linterna Verde o Flecha Verde, está reducida a tener una serie trimestral como nadies como los Outsiders o Booster Gold. ¿Por qué demonios es eso? Aunque claro, siendo Planeta y escribiendo Simone, lo sorprendente es que se publique en absoluto. Pero bueno, aquí tenemos primero el final de la saga de los Confines del Mundo, y es sobre todo un número de Diana enfrentandose a un demonio gigante. Tiene algo de gracia, sobre todo al final, y al menos Simone trata de darle algo de significado, y hace cosas decentes con el destino de los distintos bárbaros y el subargumento con Nemesis. Pero no ha sido una buena historia, ha sido demasiado el tipo de historia pseudo-mitológica en la que uno piensa cuando piensa en los aspectos más aburridos del personaje. El dibujo de Lopresti al menos ha estado bastante bien. Los otros dos capítulos son otra historia entera, y si que son lo que uno esperaría de Wonder Woman por Gail Simone: Una historia llena de humor y humanidad. Empieza avanzando el cortejo de Diana y Nemesis, que aparte de seguir haciendo a este un personaje más tragable y similar a como era originalmente, también reestablece la relación entre Diana y su madre después de todas las tonterías del año pasado. Esencialmente, es una versión exagerada del “el novio conoce a la futura suegra”, pero muy buen hecho, con humor, buena caracterización y sobre todo, muy fiel a los personajes y evitando completamente los tópicos peliculeros de estas situaciones. Tras esto, viene el meollo de la historia, que es sobre un intento de hacer una película de Wonder Woman. Lo que sigue es, para empezar, un brutal ataque completamente merecido a como Hollywood pervierte completamente todo material original que pilla para meterlo en un molde para el mínimo común denominador, y también a como suelen tratar a las mújeres, incluso las supuestamente protagonistas y fuertes. (Y habiendo estado involucrada en adaptaciones a pantalla, sabe de lo que habla) De paso, también mete una puya directa a todos los pervertidos fetichistas (como por ejemplo Jim Lee) que creen que las heroinas deberían llevar tacones en vez de un calzado sensato, así que a tomar nota. Junto a todo esto, hay una villana que Simone creo como villana para WW, pero que aún no se había enfrentando individualmente a ella, y logra no repetir sus apariciones anteriores gracias al nuevo enfoque cinematográfico, que queda bastante divertido. A la diversión de Diana reaccionando con incredulidad a tanta locura hay que añadirle escenas muy divertidas con sus ayudantes gorila, que se están convirtiendo en secundarios geniales. Y más allá de todo esto, también hay un subargumento más serio y profundo que toca el tema de Wonder Woman como modelo a aspirar, relacionado con la posición de la mujer en la familia y el mundo, y todo eso, y logra ser emotivo y decir cosas apropiadas sin que parezca forzado o un sermón. Añadele buen dibujo de Chang, muy similar a Lopresti, y tenemos una historia muy buena de Wonder Woman, que no se puede decir todos los días. Si la etapa continua como esto, ira muy bien. Muy Recomendado (9)

X-Factor Nº32: Pasado el crossover, toca seguir estableciendo a los personajes. Darwin continua siendo el centro de la historia, pero no hace mucho, así que sigue siendo algo neutral. Lo curioso es que el verdadero Longshot también hace aparición, con una justificación de lo más traida de los pelos. Pero claro, es un personaje cuya conexión con la serie también está traida por los pelos. Ni siquiera es mutante, y sólo se unió a la Patrulla-X la primera vez como favor a la editora de la serie para promocionar a su personaje. No tiene ninguna conexión con ninguno de los protagonistas, ni con la idea de la serie. Así que es un pegote. Pero claro, dado que la serie es una mezcla ecléctica de personajes que lo único que tienen en común es que son raros y no tienen otro sitio a donde ir, no queda tan fuera de lugar. Y PAD aprovecha para usarlo en un papel que suele haber en todas sus series, la del extraño que no entiende o se rige por las convenciones normales de actuar y hablar, y llama la atención sobre los defectos que estas tienen. Lo que le funciona a un alienígena inocente amnésico, aunque David le escribe menos inocente que de costumbre y más en las nubes, lo que es un buen cambio (y la amnesia le ayuda a no tener que meterse en los berenjenales de su complicada historia pasada) Así que PAD se divierte con su personalidad y poderes al interaccionar con los demás personajes. Están los diálogos con juegos de palabras que tanto le gustan, y también alguna otra cosa. El argumento de momento parece del montón, pero le sabe dar un par de giros buenos. El único problema es, de nuevo, el dibujo de Larry Stroman. No le queda mucho en la serie, pero mientras tanto, va a estar molestando bastante. Los personajes son cosas deformes que encima son inconsistentes de una viñeta a otra, los fondos y mayoría de objetos son manchas de color, y apenas se percibe lo que pasa en algunas escenas. Es terriblemente incompetente, y perjudica la lectura bastante. Recomendado (7)

X-Force Nº8: Número dedicado a consecuencias de la primera historia, centrado sobre todo en agonía vital, y en un dilema moral muy mal hecho. Aparentemente, Cíclope se fia arbitrariamente de algunas personas pero de otras no en cuestión de mantener el secreto de la existencia del grupo. Y después de todo el número con un dilema imposible, al final se saca de la manga una solución diferente que debería habersele ocurrido al principio. Pero eso no es lo peor, lo peor es la secuencia final, de los subargumentos/villanos de la historia, que son literalmente un listado de las peores ideas de 15 años de series de mutantes, que merecidamente habían sido cerradas y olvidadas, resucitadas porque si. Joder, Kyle y Yost, hay un motivo por el que todas esas ideas se solucionaron de manera cerrada y ni se habían vuelto a mencionar en muchos años, a diferencia de lo que se suele hacer en Marvel. Es porque eran muy malas ideas. Es como si odiaran a buena parte del público y quisieran tocarle las narices a propósito, o se hubieran propuesto elegir las peores ideas a propósito. El dibujo es mucho más oscuro de lo que necesita ser, pero no siempre malo. Evitar a toda costa (2)

X-Men: Destino Manifiesto: Otra miniserie antológica igual que la de la División hace la Fuerza, sólo que esta vez es lo contrario, va de los personajes estableciendose en sus nuevos papeles en San Francisco. El problema es que la mayoría de historias son de novatos no muy buenos y empeñados en reciclar mal el pasado, así que en vez de tener historias contando algo nuevo sobre los personajes, tenemos sobre todo muchas historias de los protagonistas quejandose. Di lo que quieras de Fraction, pero al menos no cae en eso. La historia principal al menos se aleja un poco de eso, está escrita por Carey, y sigue cabos sueltos de su etapa en X-Men con una historia dedicada al Hombre de Hielo, que anda bastante desaparecido desde Complejo de Mesías. Es una historia un tanto retorcida sobre Bobby y otro personaje sorpresa, pero que cuando pasas lo rebuscado de algunas cosas, explora bastante bien a los dos personajes, sobre todo al otro. Eso si, realmente los editores no están para nada, ya que apenas unos meses después de dedicar varios números a matar a un personaje, reaparece aquí sin ni siquiera explicación. ¿Para que se molestan? Muy buen dibujo de Mike Ryan. Las demás historias son bastante repetitivas. El editor pasado a escritor mediocre Cebulski tiene primero una historia sobre Karma, que es sobre todo un repaso a su historia, identificando un problema consistente en su vida y tratando de sacarlo a la palestra como un problema a tratar. La pega de eso es que era algo que común a su primera década de historias, que ya no se ha aplicado a su última década en la que dejó de ser una pelota para guionistas y personajes y pasó a ser un personaje de verdad, así que hacerla retroceder sólo para tener drama no es bueno. El dibujo de Yardin es decente pero con problemas en las caras. Su otra historia es sobre Mercurio de los jóvenes hombres-X o como sea aquí y ahora, y de nuevo, coge algo que era equilibrado y creible y lo exagera melodramáticamente, en este caso, como se toma el estar hecha de metal. Bajo los guionistas originales, su familia aún la quería pero se sentía incómoda, lo que suena realista, pero aquí aparentemente la odian, porque en el universo donde la mayoría de guionistas de la línea existen, no hay sutileza o medias tintas. El dibujo de Coelho no está mal. Yost es tres cuartos de lo mismo: Su primera historia es sobre Emma, y sale lloriqueando porque no encaja con el resto de la Patrulla-X. Si, si has leido algún comic sobre el personaje sabrás donde está el problema. El dibujo es mejor de lo que se esperaba de Paco Díaz, está evolucionando bien. La otra historia es bastante mejor de lo que suele ser Yost, porque aunque también va de drama y depresión continua, al menos va a alguna parte con eso. Tiene por fin reacciones a la “muerte” de Kitty, en este caso en Coloso, que es el peor que se lo ha tomado, aparte de por lo obvio, porque siempre le pasan estas cosas. Lo bueno de la historia es que en vez de degenerar en quejidos como suele ser habitual por estos lares, tiene a Peter entrando en el equivalente emocional de un pantallazo azul, y a sus amigos tratando de animarlo sin éxito. Una historia simpática, y a diferencia de las otras, con auténtico contenido emocional, aunque el final no se traduce bien. Incluso el dibujo de Ramos se tranquiliza un poco y no queda del todo fuera de lugar.

Por el contrario, el novato absoluto James Asmus cuenta esencialmente la misma historia, pero con Rondador, y tiene el melodrama agónico que puedes esperar. Una pena, y dibujo malgastado de Miyazawa. Asmus también hace una historia sobre Tabitha, que es un intento de tomarse en serio su implante de personalidad en Nextwave, con un villano que sólo había salido una vez en un anual en 1993, y que encima usa mal. Obviamente, es un desastre ridículo, porque no estaba pensado para eso ni tiene sentido. El dibujo de un tal Burnham al menos es consistente con Nextwave. Y luego están los guionistas de una historia cada uno. Skott Young hace una del Juggernaut, que básicamente lo situa en su status quo clásico de no ser mala persona, pero tampoco un héroe, sino un follonero, que es como mejor funciona. El dibujo es de Panosian, pero imitando a Young, bastante mejor que su estilo normal. Guggenheim y Paquette, por su parte, contribuyen lo que es en todos los sentidos una historia de Jóvenes X-Men, y debería haber ido en esa serie. Es el origen de Graymalkin, y es lo que podías esperar de lo que han dicho en la serie regular. Tieri, como no podía ser de otra manera, contribuye una historia dedicada a un villano, en este caso Avalancha, y no ha debido de entender bien el status quo nuevo de la Patrulla-X, porque cuando aparecen suenan más como la mafia que como gente que está montando un refugio para mutantes. El dibujo de Oliver es decente. Por último, Kieron Gillen, nuevo recluta en Marvel venido de las independientes, hace una historia de Dazzler, que va justo antes de su reincorporación al grupo este mes, y no es más que un repaso a la vida del personaje, y la obligatoria escena de pelea para demostrar poderes y actitud. Sólo necesaria si no conoces al personaje, pero el dibujo de una tal Pichelli está bien. En definitiva, una serie de historia que la mayoría son innecesaria, y en general no son muy buenas, así que sólo para los fans acérrimos. No Recomendado (4)

X-Men: Legado Nº42: Un número dedicado a repasar todas las cosas malas que ha hecho Xavier a lo largo de la historia. La cosa es que aunque Carey se ve obligado a mencionar todo eso, porque es parte de lo que va la serie (de Xavier y de repasar el pasado), no parece tener mucho que decir sobre todo eso excepto “vale, pasó, pero dejemoslo atrás y miremos adelante”. Claro, que todas esas cosas pasaron en los comics que no eran de Claremont ni Morrison, así que es comprensible que pasen de eso. Curiosamente, el único error que parece que van a explorar es uno que es nuevo, un retcon para explicar una omisión grave de Claremont y sucesores, que tiene bastante sentido, y ya era hora que trataran. Así que entre eso, y aclarar las cosas con la Patrulla-X, queda un número bastante justificado, si no particularmente entretenido. Dibujo tirando a flojo. Para fans a la larga, Recomendado (7)

Y eso es todo por este mes. Nos vemos con las novedades de Julio, en algún momento. Hasta entonces, disfrutad de las vacaciones, los que podais.