La tercera temporada de Dexter mantuvo la calidad de las dos primeras, que no es algo que se pueda decir de todas las series. (Siento ser parco, pero es cosa del retraso)

[No puedes volver a casa. Pero por lo visto, puedes comprar aquí]

Hola a todos, y bienvenidos una semana, esto, mes más a estas Criticas Reconstructivas. Asumiendo que aún quede alguien ahí fuera. Aunque esto está siendo escrito después, son las reseñas correspondientes a Agosto, así que siendo tradicional, hay más bien pocas novedades. De hecho, novedades no hay prácticamente ninguna (exceptuando a Norma, ya que para ellos técnicamente es Septiembre), y lo que hay son sobre todo series en marcha, y reediciones.

Entre las reediciones, se encuentra el tomo final de Transmetropolitan (muy recomendable, ya lo comenté en su día) y el primero de los Invisibles (puede ser la obra más personal de Morrison, pero no es la mejor, y el primer tomo es de hecho el menos interesante), así como cosas de Panini tan recientes que esas etapas aún están en activo ahora o recientemente, y podeis encontrarlas fácilmente en el archivo. Lo de sacar en tomo material que salió recientemente en comic mensual es una técnica que funciona bien en EEUU, la cosa es, ¿funcionará también aquí? Si alguien tiene datos, que lo diga, tengo curiosidad.

Antes de pasar a los comics que han salido en EEUU, decir que la película de animación de Green Lantern es bastante mala. Aparte de los horribles diseños y ocasional mala animación, en vez de adaptar la reciente versión del origen del personaje de Geoff Johns que tanto éxito ha tenido, deciden inventarse una que logra ignorar prácticamente todos los elementos interesantes del concepto, y que sólo quede una space opera mala donde aliens se lanzan rayos hasta que uno de ellos gana.

Ahora, si, en las novedades, en DC, tenemos miniseries de la Noche Más Oscura. El principal problema es que todas tienen la misma idea básica, como suele pasar en los crossovers, y de momento no hay suficiente variación en ellas como para compensar que están haciendo lo mismo que Johns en la principal, pero peor. La de Superman aún es competente pero repetitiva, mientras que la de Batman ni siquiera se molesta en captar bien la personalidad del nuevo Robin, y la de Titanes además tiene dibujo horrible.

Siguiendo con Johns, su nueva serie es una nueva versión de Adventure Comics, donde continua algunos de sus subargumentos de Superman, principalmente los relacionados directa o indirectamente con la Legión de Superheroes. Una pena que vaya a durar poco en la serie, porque como siempre, es un buen comic de superhéroes que logra ser suficientemente único, y además, aprovecha muy bien el nuevo formato de 30 páginas de DC.

Mientras, las demás series de Superman se enlazan todas en un crossover, Nombre Código: Patriota, que demuestra que menos es más. Si, al menos no queda forzado sino que surge orgánicamente de las series. Por otro lado, se basa en malas ideas que demuestran ser peores en cuanto más se exploran, y en vez de centrarse en los puntos fuertes de cada serie y personaje, está descarrilando las series con una mala dirección única.

Por su parte, las series de Batman relanzan Batgirl, con una protagonista bastante potable bajo la máscara, y un comienzo que es vagamente competente, pero que no se molesta en darle nada ni remotamente único al personaje, ni siquiera los elementos que ya tenía anteriormente, que ni molestan en explicar. En vez de eso, cosas de superheroina típicas mezclada con la agonía típica del Batverso.

Un poco al margen dentro de esta familia está Batman: El Giro Ampliado (Widening Gyre), es un proyecto aparte de Kevin Smith, que como el que hizo anteriormente, es una historia normal de Batman, con alguna estupidez añadida.

La otra gran novedad curiosa del mes es la llegada de JMS a DC, con cuatro especiales que reinventan a otros cuatro viejos personajes de otra editorial absorbidos por DC. Todos son buenas presentaciones, sin más. El más original es la Red, que combina dos conceptos originales, cosa difícil de encontrar, y hace que quieras saber más del personaje. El Escudo es también una buena versión del concepto del supersoldado. Es fácil de ver porque estas dos series son las han sido elegidas para ser regulares. Infierno es un thriller decente (piensa en la Identidad Bourne, pero con poderes) pero es demasiado una pizarra en blanco que dependerá del proximo guionista. Y el Ahorcado es esencialmente un Espectro menos poderoso, que es un terreno que ya ha visitado hasta DC recientemente. En cualquier caso, ojalá tengan suerte.

Y demostrando que en algunos sitios no se vuelven vagos en agosto, otra nueva serie de DC: El tercer intento esta década de relanzar la Patrulla Condenada. Escrita por un tipo al que le han cancelado más series en menos de 20 números que a nadie en el mundo. Y no suelen ser joyas añoradas, precisamente. Así que te puedes imaginar como sale esto. En serio, ¿en que piensan? El complemento con los Hombres de Metal es repetir los mismos chistes de la LJI por los mismos de siempre, por otro lado.

Pasando a Marvel, la gran novedad es el relanzamiento de la línea Ultimate como… Ultimate Comics. Lo de los encargados de marketing de Marvel es crónico. La idea general parece ser ignorar lo más posible el Ultimatum del Loeb y sus estupideces, algo loable sin duda. Ultimate Comics Spiderman es lo mismo de siempre, pero con algo de cambio en el status quo para devolverle la chispa. Ultimate Comics Vengadores, sin embargo, es algo mucho más convencional de lo que eran los Ultimates, y casi ni se nota el toque Millar. Que cada uno deduzca si eso es bueno o malo.

Otro gran proyecto es el Proyecto Marvels, miniserie spin-off del Capitán America donde se dedican a hacer retcons a la Edad de Oro de Marvel similares a los que hicieron con el universo Ultimate. No está mal del todo, pero suena realmente innecesario.

Luego está la nueva etapa de Hulk, a partir del nº600 (no preguntes). Mientras el Loeb sigue con sus tonterías en la vieja-nueva serie (en serio, no preguntes), Pak vuelve a esta, que se convierte en una continuación de todo lo que ha estado haciendo antes. Y al menos es legible, que ya es algo. El complemento de la Salvaje Hulka es divertido, además.

Hablando de relanzamientos, la serie del Motorista Fantasma que Panini tiene olvidada continua en una miniserie titulada El Ciello Está en Llamas. Y el guionista toma la decisión acertada de no tomarselo en serio, y de hacer que sea una burrada detrás de otra a cada cual más exagerada y chula, incluyendo media docena de villanos olvidados memorables. Quizá lo mejor que se haya hecho nunca con el personaje.

Menos éxito tiene Modelos Inc, que es un revival de los viejos personajes de comics para chicas de los 50, pese a que no tienen absolutamente nada que decir. Incluye uno de los periódicos intentos de Marvel de salir en las noticiias usando algún famosillo de mierda de la TV americana como parte del comic.

Por último, Dominic Fortune es Chaykin haciendo lo que hace siempre. Y con eso queda todo dicho. Así que pasamos a las reseñas.

Angel: Tras la Caida Nº2: Interrumpimos su historia (que para colmo, aparentemente para Norma es anual) para contarnos lo que pasó entre el final de la serie de TV y el nº1. Independiente de la periodicidad, esto es mala idea, porque descarrilla el movimiento y la emoción que llevaba la serie hasta ahora. Está bien que cuente esto, pero habría sido mejor manera en flashbacks tipo Perdidos, o como historias de complemento de cada número, que no cortaran el hilo de la historia durante varios meses. O podría funcionar si las historias fuesen absolutamente brillantes, de manera que no eches de menos el presente, pero estas, siendo ideas de Whedon, que ya sabemos, porque sabemos como terminan estos flashbacks, y ejecuciones de un guionista novato que no es particularmente bueno como Lynch, no compensan. La historia más larga, con dos capítulos (que en el tomo, por alguna razón no justificada, siguen salteados en vez de juntarse) es la de Connor, adaptandose al infierno en la Tierra nada más ocurrir, y es una de las mejores, gracias a una narración interna con un concepto bastante curioso, comparando las maneras de actuar de cada uno de sus padres, y tratando de elegir a cual parecerse. El final de esa historia tiene el retorno de un viejo personaje de la serie que había dejado de aparecer temporadas atrás, porque los comics tienen que hacer reaparecer a todos los personajes que han aparecido en TV, da igual que su historia hubiera terminado, o lo poco que aporten porque ya hay demasiados personajes. Y aunque este personaje al menos se coloca en un puesto que no es redundante con otros, hay más bien poco parecido con el personaje que era antes. O lo que es lo mismo, huele a fanfiction, que es un problema que tiene esta serie. La segunda historia es sobre Spike e Illyria, y aunque no dice nada que no pudieras esperarte, vale la pena porque Lynch sabe escribir bien a Spike, y realmente convence como se le cae el alma al suelo cuando ve lo que le ha pasado a Illyria. Otra historia es sobre Lorne convirtiendose en uno de los señores de LA, y tiene la gracia de estar contada en rima narrada, como un cuento para niños, y eso la hace divertida, aunque la narración canse un poco. Además, tiene al único dibujante de verdad, nada menos que John Byrne, que ha encontrado refugio en IDW, y aunque no es lo que era, aún hay clases. La siguiente va sobre Wesley convirtiendose en el lacayo fantasma de Wolfram & Hart, y tiene algo de emoción con las trampas psicológicas que le ponen al pobre, que sigue sufriendo y sufriendo incluso después de muerto. También tiene muchas insinuaciones crípticas, que habrá que ver si van a alguna parte, y oimos por primera vez a los jefes de W&H, lo que les quita algo de mística. Y después están las historias más flojas, que se van volviendo progresivamente más irrelevantes. Hay una que cuenta como vampirizaron a Gunn y como llegó a tener su banda de vampiros, pero también tiene demasiadas pistas crípticas, y poca explicación ni caracterización. Hay una sobre Gwen, que deshace prácticamente todo lo que le pasó al personaje desde su primera aparición, para que vuelva a parecerse a Pícara, con la misma angustia vital. Incluye un personaje interpretado por Nathan Fillion, por alguna razón. Hay una sobre el puñetero pez telépata, que le hará mucha ilusión a Lynch porque su personaje ahora es canónico y cuenta y todo eso, pero sigue sin ser interesante, aunque al menos hay una revelación interesante sobre la historia. Y para terminar, hay una historia sobre un personaje incidental, que supuestamente está para contarnos el punto de vista del infierno de alguien de fuera de la serie, pero la historia es casi incomprensible, y al final no sabes bien que quería decir, si es que era algo. El resto de dibujantes son todos novatos de IDW, y una de dos, o son como Urru pero peores, es decir, bastante cutres, o tratan de ser fotorrealistas, y les sale forzado. En general, el dibujo es bastante malo, y las historias no tienen la chispa de la serie de TV. Difícil de recomendar más que a los muy fans. Neutral (6)

Asombroso Spiderman Nº34: Dos guionistas esta vez, de la vieja escuela. Primero hay una historia de dos números que es el debut en la serie de la primera nueva incorporación el equipo de guionistas arácnidos, Mark Waid. Waid lleva tiempo queriendo escribir Spiderman, y estuvo a punto en 2005, pero hubo problemas y sólo hizo la miniserie de Dinastía de M. Es una buena elección, aportando experiencia, habiendo trabajado en 52 con el mismo editor, y por otro lado, su manía de actuar como si nada hubiera pasado en Marvel desde los 60 hasta el pasado reciente se puede ver neutralizada por el resto de guionistas, que claramente no piensan así. Aún así, esta historia tiene un tono bastante clásico, o si quieres ser más benévolo, atemporal. Spiderman se ve atrapado en una situación cotidiana urbana que va horriblemente mal por culpa de un supervillano, y tiene que superarse para salvar a todo el mundo, con trasfondo sobre el triunfo del espiritu humano y todo eso. Por supuesto, como la portada indica, hay un homenaje a la famosa escena de Spidey levantando escombros, porque todos los guionistas están contractualmente obligados a hacer un homenaje a esa escena, especialmente los que están fijados en el pasado. Lo único que hace que esta historia no sea de relleno o que pudiera transcurrir hace años es que presenta a un nuevo secundario, que es una idea un poco extraña, pero habrá que ver lo que añade al drama culebrónico de la serie. Al menos Waid se apaña para que su revelación no contradiga lo anteriormente establecido. Una historia decente, aunque nada del otro mundo (el villano nunca lo ha sido, y no lo es aquí, desde luego), lo que es extraño, porque Waid suele irse a uno de los dos extremos. Lo mejor es el dibujo de Marcos Martín, que es muy bueno, le da una buena ambientación claustrofóbica a la historia con el uso del espacio, y aquí parece tener cierta influencia de Romita Jr, pero sin el exceso de rayas y formas de bloque. La otra historia es aún más retro si cabe. Está escrita por el veterano guionista de Spiderman, Roger Stern, que no forma parte del equipo de guionistas, pero que es bienvenido a escribir historias sueltas para la serie si quiere, por lo visto. Y esta si que es totalmente una historia de relleno que podría haber transcurrido en su primera etapa. Es el retorno de un villano que únicamente había aparecido en su mini de los Vengadores Costa Oeste hace 25 años, y aunque como esto indica, no es muy memorable, en personalidad y modo de operar le pega bastante a Spiderman. Es una historia bastante normal de Spidey tratando de detener a un villano de poca monta, conectado con algo de Tia May. Inofensiva, con muy buen dibujo de otro veterano (aunque no tanto) Lee Weeks, que realmente debería pasar de la reserva a ser uno de los dibujantes regulares. Recomendado (7)

Batman Nº25: Número de aniversario, aunque no tan completo como los otros. Es el final de Corazón de Silencio, donde Dini realiza un desesperado intento de hacer a Silencio interesante. Dado que Silencio es un tipo con vendas en la cara, creado por el Loeb, con una historia que es un completo retcon forzado y sus únicas habilidades son que supuestamente es muy listo, pero eso no se traslada a la página, Dini lo tiene bastante difícil. A decir verdad, aquí monta un plan que es bastante elaborado (pese a que es ridículo, en el mismo sentido que los planes de los villanos más locos de Batman son ridículos) a base de mezclar los elementos dispersos del personaje como ser una supuesta mente maestra, ser un médico y envidiar a Bruce Wayne. Incluso los vendajes resultan estar por un motivo, que es un añadido bastante interesante, y que le da por fin un gancho para distinguirlo de otros villanos genéricos. Así que el trabajo de rehabilitar a Silencio (bueno, habilitarle, realmente) más o menos si que ha salido bien, es un villano viable. Lo que sigue sin ser es particularmente entretenido de leer, tiene su plan exagerado, se carcajea un poco, y Batman le vence porque sigue siendo un idiota que no está a la altura. Como historia no está mal, pero no tiene mucho que decir, y las escenas protagonizadas por Silencio son probablemente las más aburridas. También es desafortunado que nada más perder su serie propia, Catwoman haya pasado de ser una heroína (o antiheroina, tanto da) a ser la damisela en apuros a la que le pasan cosas horribles para que el héroe reaccione. Un terrible cliché negativo para un personaje tan importante que se merece algo mucho mejor, y Dini debería avergonzarse, aunque al menos se molesta en darle caracterización que irá hacia alguna parte más adelante. Buen dibujo de Nguyen. Neutral (6)

Booster Gold Nº4: Final de la etapa de Johns/Katz, y francamente, podría perfectamente ser el final de la serie. Los personajes y la serie continuan, pero estos 12 números han sido una historia completa, y francamente, lo que venga después no va a tener ni punto de comparación. Este número es una magnífica conclusión para la etapa con mucho humor muy gracioso, buenas secuencias de acción superheroica, muy buen desarrollo emotivo de los personajes, y montones de guiños a los viejos fans, pero si no lo eres, aún tienes todo lo anterior para disfrutar. El primer capítulo tiene una reunión de la antigua Liga de la Justicia Internacional, que es principalmente para el disfrute de viejos fans, pero los guionistas lo han construido de tal manera que aunque no siguieras aquella serie (o si la seguías pero no tienes implicación emocional con ella porque no tenía personajes, tenía chistes malos con patas) logra ser emotiva y que importe, gracias a como explican quienes son y porqué importan. Es emotivo y triunfal ver a estos personajes reunidos y vindicando todo lo que les ha pasado, sin perder el humor. El segundo es el conflicto final con los Ladrones del Tiempo, que mezcla todos los elementos buenos de la serie, teniendo peleas muy chulas, momentos gloriosos para personajes que demuestran lo que vale, giros y revelaciones inteligentes, diálogo muy divertido, y en general, dandole uno o más momentos finales geniales a cada protagonista en cada parte de la pelea, sobre todo a Blue Beetle. Y por último está el epílogo, que siguiendo con la coña de los viajes en el tiempo, es el nº1000000, crossover con DC Un Millón, diez años después. Lástima que no hayan rizado el rizo usando el mismo diseño que aquellos crossovers. La parte del siglo 853 es pequeña, pero encaja bastante bien temáticamente, no sólo como vistazo a la historia DC, sino como parte de la conclusión del tema de Booster y su equilibrio entre hacer lo correcto y no recibir fama. Para ver todo lo que ha madurado, incluso, y para darle una patada más en el estomago antes del final feliz. Es un final genial, donde todos los elementos de los anteriores números que no habían llegado a una conclusión en el capítulo anterior, se juntan aquí como una serie de piezas de dominó, sólo que en vez de combates gloriosos, es para dar una serie de revelaciones y actuaciones a cada cual más emotiva y alegre, un antídoto a toda la oscuridad que permea la mayoría de comics de ahora. Los personajes se han ganado su final feliz, al fin y al cabo. Las revelaciones se podían de ver venir, pero siguen quedando muy bien, y dejan al personaje en un mejor sitio, incluso, para futuras historias. Hablando de las cuales, aparte de tener más pizarras con pistas, la etapa termina con otros cuatro vistazos al futuro, que desgraciadamente, demuestran que los futuros guionistas no tienen muchas ideas para la serie, siendo todo bastante mundano, o revisitar ideas fetiche de los respectivos guionistas (bueno, y uno de los cuatro vistazos del nº1 se repite, porque a Johns/Katz no les dio tiempo a meterlo… por cierto, que otro, el de Crisis Final, no se ha llegado a hacer por cambios de planes, aunque la reunión de la Liga se ha acabado haciendo de otra manera). Uno de los cuales será el dibujante, Dan Jurgens, que es un poco soso y descuidado a veces, pero no lo hace mal del todo. Muy Recomendado (10)

Capitán America Nº45: El Capi Cyborg se enfrenta a un villano tan de la Edad de Oro que da risa en vez de otra cosa. Sólo habla en frases estereotípicas de villano, y su única habilidad parece ser tener garras. Capi Cyborg le detiene gracias a sus inesperadas habilidades de cyborg. Si, esto es un comic que se merece premios, sin duda. La versión más aburrida de Batroc también anda por ahí, pero no hace mucho. Por lo demás, no pasa mucho en el número que no sea repetición de anteriores. Buen dibujo, pero no compensa lo mediocre que es el comic. Neutral (5)

Capitán America: Operación Renacimiento Nº2: La otra mitad de la primera etapa de Waid y Garney en la serie, que terminó por culpa de Heroes Reborn. Y aunque hacer eso fue una aberración, e hicieron muy bien en volver a cogerlos al terminar, la verdad es que este material tampoco es tan memorable. La caracterización del Capi no es mala, pero es muy simple, (tiene que estar saludando la bandera continuamente para distinguirlo de otros personajes, en vez de, no se, tener unos ideales elevados y actuar según ellos) al igual que la del resto de personajes (únicamente existen muy buenos, o muy malos, sin matices) y casi todo es acción superhéroica peliculera simple y sin muchas ideas. Casi todo el tomo es una historia de aventuras y acción por Europa donde el Capi tiene que ir sin su traje por una mala excusa que no se cree ni él, y como en el tomo anterior, va saltando de una escena a otra pegandose contra lacayos genéricos hasta que detiene el plan del malvado villano, que como en el tomo anterior, era un personaje que era único y divertido bajo Gruenwald, y que aquí es simplemente otro villano carcajeante sin más motivación que ser malo. Y el Presidente Clinton aparece prominentemente por lo dicho antes. Y luego está el último número, que es un team-up entre el Capi y Sharon, que es mitad pelearse con más soldados genéricos, y mitad decirse lo maravilloso que es el Capi y lo que representa en vez de, ya sabes, mostrarlo, con algo de romance descafeinado entre ellos. El dibujo de Garney es muy dinámico, y eso le va bien a las escenas de acción, pero en otras no lo hace tan bien. Su Sharon Carter tiene exactamente el cuerpo de una Barbie, con las mismas poses. Hay buenos comics del Capitán America que deberían ser reeditados, pero este no es uno de ellos. Llamó la atención en su día porque todo lo que había alrededor era mucho peor, pero no es especialmente memorable. Neutral (6)

Crisis Final Nº4: Planeta vuelve a hacer de las suyas. La primera mitad de este comic es el especial Testamento del Universo DC, escrito por Brad Meztler, que fue originalmente anunciado como uno de los especiales de Crisis Final que saldrían entre los nº3 y 4 de la miniserie principal, transcurriendo en el espacio entre esos números donde Darkseid conquista el mundo. Excepto que cuando finalmente salió, no llevaba el cartel de Crisis Final, ni la mencionaba por ningún lado. Porque es un comic escrito por Brad, que es incapaz de colaborar con nadie. Así que al más mínimo vistazo de este comic, sabes que no puede encajar en absoluto con Crisis Final, porque se basa en los héroes teniendo un último día tranquilo antes de la Crisis que se les avecina… excepto que la idea básica de CF es que esta vez no ven venir la Crisis, y para cuando se dan cuenta, ya está en marcha, y más importante, ya han perdido a tres de los héroes principales que no podrían estar en esta historia si transcurriese cuando se supone que transcurre. Así que es un pegote que no tiene nada que ver. Dejando aparte eso, la mitad del número está dedicado a escenas de los héroes principales visitando familia y amigos y teniendo supuestos encuentros emotivos. Si te gustaron las escenas personales de Crisis de Identidad, podrás tolerar esto, aunque en general, todo es demasiado obvio, y Brad sigue con su tendencia de encajar a personajes en papeles porque quiere escribir esos papeles y no a los personajes (por ejemplo, necesita un sacerdote confesando a una heroína, así que se saca a un personaje olvidado y le hace cura pese a que no encaja en nada con el personaje, y lo mismo para la chica, que contradice bastante lo que dicen de ella en la serie en la que sale). La otra mitad es cerrar uno de los subargumentos que se dejó a medias en JLA, y es para pegarse de cabezazos contra la pared. Es la historia de Geo-Fuerza contra Terminator, e intenta dos cosas. Una es tratar de hacer un tipo duro interesante de Geo-Fuerza, y bueno, más o menos lo consigue. La otra es supuestamente cerrar un cabo suelto de los Nuevos Titanes, del Contrato de Judas. Ya es ridículo dedicar una historia entera a un cabo suelto de un comic de hace 25 años, especialmente porque realmente sólo existe en la cabeza de Brad, es que en el proceso, logra no sólo contradecir detalles de esas historias, sino que mete un retcon que demuestra que no entendió la idea central de toda la historia. Así que los únicos que podían apreciar una historia que es esencialmente una referencia extendida a una historia antigua son aquellos que saben que es una estupidez en contexto. Es la clase de nostalgia estúpida que daña y da mal nombre a los comics. Lástima de buen dibujo desaprovechado de Kubert, otro dibujante famoso cuya exclusiva DC no ha aprovechado nada.

La otra mitad del comic es uno de los especiales de verdad, Crisis Final: Someteos, escrito también por Morrison. Es un capítulo importante para la saga principal, porque además de desarrollar el mundo bajo Darkseid, avanza un elemento importante para la resolución, aunque no lo termina de explicar bien. En cualquier caso, está bien como especial aparte, porque lleva un ritmo muy distinto al de la mini, mucho más pausado, dedicado a una sola historia y grupo de personajes y no a multitudes. Básicamente, es una historia dedicada a Relámpago Negro y al Hombre Tatuado, dos hombres de familia (tras los retcons y revelaciones, al menos) que son imágenes en el espejo uno del otro. Relámpago está muy bien elegido como protagonista, porque Morrison usa abundantemente todos sus aspectos: Hombre de familia, deportista (sólo hay que fijarse en muchas de las acciones que realiza contra los Justificadores) y sobre todo, profesor. Ahí va el mensaje central de la historia, que es una oda a la importancia de la educación, de pensar por uno mismo, de no dejarse llevar por lo que te han inculcado o ves en la calle sino tomar tus propias decisiones, de enseñar no a odiar sino a aceptar, y como eso no es sólo palabrería, es vital. De hecho, pese a toda la parafernalia cósmica superheroica, Crisis Final tiene un tema central mucho más claro y evidente que la mayoría de obras, que va al núcleo de, no sólo la idea del superhéroe, sino de muchos de los conflictos reales del presente, por no hablar de la humanidad en general. Puedes justificar hacer cualquier cosa mala y odiar porque te la han hecho antes o porque lo hace todo el mundo, hacer lo que te dicen y no pensar en ello porque es lo fácil y así no vas en contra del resto… o puedes resistir, pensar por ti mismo y hacer lo correcto, aunque sea lo más difícil, y parezca que no tiene futuro. Elegir vida en vez de anti-vida. El mensaje es brillante, muy aplicable hoy en día (no es coincidencia que los Justificadores aparezcan quemando el Origen de las Especies) y en general lo son todas las ideas. Lástima que la ejecución no esté a la altura. A veces el tema no es demasiado sutil, por necesario que sea, (a veces hay que tirar yunques, al fin y al cabo, y pese a todo, en vista de las discusiones por Internet, a veces ni así), el dibujo de Matt Clark es bastante malo, y el argumento en el fondo es bastante simple. Pero los temas y los detalles, como el final realmente estremecedor, elevan lo que sería una historia normalita. Lástima que esté mal emparejada. Recomendado (7)

Cuatro Fantásticos Nº20: Otro número de transición, y dos seguidos es realmente demasiado. La mitad de las cosas se podrían haber contado en la mitad de espacio, o son redundantes con cosas del mes pasado. Si estos dos números se hubiesen juntado, habría quedado un buen número. Pero la manía de estirar las cosas y que Hitch haga pin-ups llenos de espacio vacio les estropea. No es que, la verdad, el contenido de este número sea gran cosa, venga al ritmo que venga. El compromiso de Ben lleva a situaciones vagamente graciosas que te hacen sentir mal por la inminente tragedia. Lo de Johnny es lo mismo de siempre con distintos motivos. Y lo demás apenas avanza. Lo único es presentar más a los Maestros de Muerte, pero de nuevo, no dicen más que lo mismo que el mes pasado, pero en más espacio: Son muy malos, son malísimos, más que nadie jamás escrito, y tan poderosos como quiera el guión. El dibujo de Hitch es muy bueno, aunque debería fijarse más en los detalles distintivos. Y el resumen de números anteriores narrado por Valeria es buena idea, más series deberían hacer cosas así. Neutral (6)

Daredevil Nº42: El culebrón que es la vida de Matt Murdock va a peor, lo que no le sorprenderá a nadie. Lo bueno es que por una vez, lo que pasa es consecuencia de sus actos como tragedia clásica, en vez de que el universo le eche más cosas malas encima porque si, como suele pasar. Realmente, Matt debería irse con el Maestro Izo y meterse a monje. Por lo demás, como siempre en Brubaker, es un número lento que afloja en la segunda mitad, pero al menos tiene un buen cliffhanger. Buen dibujo dentro de lo oscuro. Recomendado (7)

Epicuro el Sabio: Reedición reciente de una serie de Piranha Press, que Zinco ya publicó en su día. Bueno, solo la mitad fue publicada, también lleva una historia nueva, y una historia en blanco y negro de una antología. Piranha no se recuerda ahora, pero era el antecesor de Vertigo como sello para adultos a finales de los 80, con un enfoque bastante más amplio y experimental, en vez del de Vertigo, que suele estar más enfocado a unos pocos géneros cerrados. Otra cosa de Piranha que se ha reeditado hace poco es Gregory, para que te hagas una idea, aunque esto es un poco más normal. Está escrita por William Messner-Loebs, que después escribiría etapas para Flash y Wonder Woman con recepciones variadas, y dibujada por Sam Kieth, antes de hacerse famoso y empezar a escribir sus propias historias. El comic trata sobre el Epicuro del título, que era un filósofo de la Grecia clásica, y básicamente, es una sátira sobre todo ese mundo. Sobre todo en los primeros capítulos, va de ir visitando filósofos famosos de la época, y demostrarnos lo ridículos que eran sus razonamientos para los estándares modernos, aunque si que es cierto que los que dicen cosas más sensatas, como Sócrates, no son ridiculizados tanto. Es bastante gracioso, en plan tira cómica, aunque el chiste mayor es que casi todo está basado en hechos y textos reales de la época. Posteriores capítulos amplian el espectro un poco más a parodiar mitos griegos famosos como el asalto a Troya o el viaje al Hades, pero también son graciosos, aunque no tanto como lo otro. Si tienes el sentido de humor adecuado, te encantará. Recomendado (8)

Fábulas Presenta a Jack: Americana: Que salió el mes anterior, pero no he podido pillarlo hasta ahora. Sigue la misma dinámica de la serie hasta ahora, con los protagonistas que han quedado de tomos anteriores (más Humpty Dumpty, que da para chistes nuevos, y Babe, el buey de Paul Bunyan, que se dedica a aparecer en pastiches de Snoopy) viajando a través de Americana, es decir, la tierra de las historias hechas en Estados Unidos, buscando un tesoro. Hay un poco de desconexión con respecto a la serie madre, ya que Americana tiene un aspecto y manera de ser bastante distinto a las Tierras Natales ya vistas allí (aunque eso puede tener que ver con la diferencia histórica entre el Viejo y el Nuevo Mundo) y en vez de estar invadida por el Adversario, tiene su tirano local, relacionado con los personajes de esta serie. En cualquier caso, Americana es un sitio de lo más curioso, con distintas regiones para cada arquetipo de ficción muy propiamente americana, desde el siglo XIX de las novelas de Mark Twain, hasta los años 20 de Al Capone, pasando por el Antiguo Oeste, claro, y por ahí aparecen personajes de novelas y mitos de esas épocas. La historia, como todas las de busqueda del mcguffin, no es más que una excusa para visitar todos estos sitios y hacer chistes al respecto, mientras los protagonistas se traicionan mutuamente y hacen todo ese tipo de cosas habituales de las aventuras donde pícaros tienen que buscar un tesoro. Bastante divertido, y el villano que se presenta es, pese a todo, bastante imponente, y con bastante potencial para la siguiente historia. El dibujo de Akins está bastante bien, tiene la vis cómica necesaria. Para llenar el tomo, hay un número bastante extraño que no tiene nada que ver con nada, con los protagonistas de la serie tratando de interpretar Hamlet. Es difícil saber a que viene, ya que es completamente de relleno y no avanza nada, y es una premisa completamente aleatoria, pero es graciosilla, si aguantas que los protagonistas principales hacen lo mismo de siempre, sobre todo Jack, y es más gracioso si conoces Hamlet, claro. Recomendado (8)

Gen13: World’s End: Tercera serie del relanzamiento de Wildstorm, que aún no ha sido cancelada, pese a las ventas nefastas casi en 4 dígitos. Está escrita por Scott Beatty, que había escrito cosillas para DC, normalmente secundarias en Batman, como Batgirl: Año Uno o Gotham Knights, aparte de ser el que provocó este apocalipsis. Lo que hace aquí es pasar bastante, si no de la premisa del fin del mundo, al menos de los comos y porqués. Mientras los protagonistas no miraban, el mundo se ha acabado, y ahora tienen que buscarse la vida en un mundo post-apocalíptico, sin mucho que ver con lo que está pasando en las otras series, excepto una mención del virus Warhol. Así que es sobre todo interacción entre el grupito, en una situación nueva, aunque al final se empiezan a encontrar personajes nuevos, algunos relacionados con su pasado. Los argumentos, la verdad, no son nada del otro mundo (ni de este), ni las cosas que se encuentran, lo bueno es sobre todo la interacción entre los personajes. Que tampoco es ni de lejos tan buena como con Simone, y la caracterización de Sarah es bastante mala, ya puestos. Graciosillo a veces, sin mucho más. El dibujo de Huddleston, tirando a lo que se suele ver en comics independientes (de donde viene, al fin y al cabo) le va bastante bien a la serie, aunque a veces se vuelve un poco feo. Al final hay un número, con dibujo de lo más indie, sobre Gen14, que tienen algo de potencial, pero no llega a ser suficiente para que ansies que tengan más protagonismo. Para terminar, hay otra historia de Gage, dibujada por Hairsine, en una inesperada colaboración, (¿No iba a ser la gran estrella? ¿Por qué a él dejan de llamarle por lento y a otros no?) que de nuevo, no es más que un repaso a quienes son los personajes, y prólogo para futuras historias. No es malo, pero ni de lejos va a revivir el moribundo universo Wildstorm. Neutral (6)

Green Arrow y Canario Negro Nº5: Más aventuras desenfadadas, esta vez contra un grupo de villanos nuevos, que bordean la linea entre lo ridículo y lo competente. Al menos la revelación final explica porque no pegan con lo que supuestamente son. Divertidillo si te gusta algo ligero y desenfadado con diálogo con algo de chispa y buen dibujo. Y una traducción bastante creativa de un chiste sobre una frase hecha en inglés. Recomendado (7)

Green Lantern Nº4: Por una vez, Planeta no sólo no ha tomado el pelo a los lectores, sino que ha arreglado una tomadura de pelo de DC. Este número contiene el especial de Rabia de los Linternas Rojas, que en EEUU fue anunciado como uno de los especiales de Crisis Final. Excepto que no tiene absolutamente nada que ver con Crisis Final, ni de refilón. De hecho, aunque tiene una nota editorial diciendo que transcurre en medio de la Crisis, cualquiera que lea ambas cosas y se fije lo más mínimo se dará cuenta de que no puede transcurrir donde dice, y de hecho, tiene que transcurrir después. Lo que es, es el comienzo de la siguiente saga de esta serie, que pone de manifiesto la Guerra de la Luz, y es el principio de la aceleración del camino hasta la Noche Más Oscura. Y siendo un especial del Linterna Verde de Johns que empieza una saga con el debut de un cuerpo de linternas malvadas, se parece bastante al especial de inicio de la Guerra del Cuerpo de Sinestro. Mientras varias tramas van ebullendo de fondo (y suenan de lo más interesante, como el interés de los Controladores en la luz naranja), los Linternas Rojas hacen su debut espectacular armando un gran follón. Como era de esperar, Johns se esfuerza en hacer a los Linternas Rojas algo diferente a los otros Cuerpos, pero con el color cambiado, sino que tienen una serie de reglas distintas, centrandose en la emoción que representan, en este caso la Rabia. Su arma principal es un poco repelente, pero tiene cierto sentido visual. Atrocitus, el líder, es un buen villano como representación de su concepto. Aquí es donde todo el rollo de Origen Secreto empieza a entenderse, ya que el haberlo presentado en esa saga hace que ahora tenga más sentido aquí, al igual que el haber desarrollado más la relación entre Hal y Sinestro hace que su conflicto aquí sea más dramático. Todo eso lleva a una buena presentación de acción, poniendo en marcha muchos elementos de manera rápida y explosiva, con un final muy chulo y de lo más intrigante, que si te fijas, se presagió en la primera parte del especial. La única pega es que no dibuja Reis, sino Shane Davis, que es uno de esos pseudo-Jim Lees que tanto les gustan ahora a DC y tratan de poner como la gran cosa, cuando la verdad es que son bastante malos. Si es cierto que sus Linternas Rojas tienen la pinta de malas bestias que deben tener, pero el resto de personajes no tienen buen aspecto, con todas las rayitas innecesarias, y en general el dibujo es plano, sin vida y con las situaciones no muy bien colocadas. La serie estrella de DC se merece algo mejor. Recomendado (8)

Hulk Nº11: Hay un chiste visual en la portada que en español no se pilla. Termina la división en dos historias. La primera son más puñetazos bobos hasta que llega de la nada el deus ex machina para arreglar la situación, y todo el mundo a casa. El dibujo de Adams ha visto momentos mejores. La segunda intenta ser algo más complejo, y por tanto, Loeb la caga más. Después de los inevitables puñetazos bobos, las protagonistas tienen que actuar como completas idiotas para que haya historia. Hay un intento de darle profundidad a un personaje, pero es risible dado lo poco que ha desarrollado a ese personaje Loeb. Y es posible que algo de esto sea relevante más adelante en vez de una excusa para que Cho dibuje a todas las mujeres famosas de Marvel, pero vete a saber. Evitar a toda costa (2)

Invasión Secreta Nº8: Lo mejor que se puede decir de esto es que al menos termina. Esta saga ha sido muy mala, lo cual no debería sorprender a nadie que haya estado siguiendo la carrera de Bendis en Marvel. No empezó mal, pero enseguida el potencial se malgastó y la serie se fue al cuerno. La preparadísima invasión acaba degenerando en un montón de hombrecitos verdes que abandonan sus planes y se olvidan de que tienen la capacidad de infiltrarse o poderes individuales, y simplemente se ponen en fila para que los héroes les peguen en Nueva York, en una historia que daba, siendo generosos, para 5 números. Los héroes, mientras tanto, tienen, si tienes suerte, un retazo de caracterización o momento individual cada 3 números, si eres de los 7 u 8 que le caen bien a Bendis. Absolutamente patético, pero lo peor es que, como han demostrado algunos excelentes crossovers, la idea central no era mala, pero Bendis ha pasado de ella, para centrarse en sus tonterías habituales, y la mierda que él cree que tienen que ser las historias de superhéroes, que sigue sin saber hacer, después de 5 años. En este número, un personaje más viejo que él muere gratuitamente (al menos no es Hercules, que moría una muerte aún más gratuita y estúpida en su idea original, que era aún peor que el resultado final, lo que sugiere que lo poco bueno de la miniserie es aportación editorial) hay más peleas tontas indistinguibles mal dibujadas hasta que ganan los buenos porque si, sin ningún dramatismo u ocurrencia, y hay un par de consecuencias. Alguna de ellas es una buena sorpresa, aunque no tenga mucho sentido, pero como siempre, Bendis la caga con otros detalles, siguiendo su manía de escribir a los héroes como gilipollas odiosos. Por supuesto, eso no es nada comparado con el epílogo, donde escribe al público del Universo Marvel como los mayores imbéciles del universo, de manera que, y eso es lo más gracioso, requiere que todo el mundo ignore una historia que escribió el propio Bendis hace unos años. Lo segundo más gracioso es lo ridícula que queda Marvel, con su intento de ser “relevante”, ha demostrado que no tiene ni idea de cómo funciona el mundo real (es decir, la nueva dirección del Universo Marvel va precisamente en dirección contraria a la que ha ido Estados Unidos realmente, y se nota, porque aparece Obama en una escena añadida a última hora que claramente estaba pensada para Bush). Profundamente estúpido. Lo peor es que la situación que se presenta al final (porque Dios prohiba que un crossover de Bendis termine en un final, y no un prólogo a otra historia) tiene bastante potencial, pero la manera de llegar a ella no tiene ningún sentido, y la única manera de que vaya a funcionar es que ignoren como hemos llegado hasta aquí. Bueno, eso y que los implicados en todo esto no lleven también el Reinado Oscuro, porque si no, lo más probable es que desaprovechen ese potencial también. Evitar a toda costa (2)

Invasión Secreta: Ms Marvel Nº2: Segunda tanda de crossovers de Ms Marvel con IS, porque total, la serie no tiene dirección ni ideas, y por tanto, no pierde mucho al prostituirse por ventas durante más de medio año. Notese la diferencia con Iniciativa más abajo, donde el crossover avanza tanto o más las historias a largo plazo de la serie. Aquí, sin embargo, lo único que tenemos es a Carol pegandose con skrulls y más skrulls y más skrulls durante 3 números. Que aparte de añadir más bien poco al crossover (simplemente rellenar lo que hace Ms Marvel desde que se queda a detener la primera invasión de Manhattan hasta la segunda), debería haberse publicado hace meses, pero eso es otra historia. Supuestamente es una especie de punto de inflexión para el personaje en su enfoque hacia el superheroismo, pero en el fondo es lo mismo de siempre, ponerse muy dura y darle vueltas a la misma narración de otras veces. Lo demás son muchas, muchas peleas contra skrulls genéricos. Al menos, a diferencia de su amiguito Bendis, tiene a los skrulls recordando que pueden cambiar de forma, y usando eso contra la protagonista, en el único punto donde la historia se pone interesante como historia de acción. Desgraciadamente, al igual que Bendis, tiene a los super-skrulls siendo idiotas y no usando los muchos poderes que se supone que tienen, que les darían una ventaja en las peleas (por no hablar de hacerlas mucho más entretenidas) en vez de tenerles pegandose y lanzando rayos últimamente. Obviamente, no hay super-skrulls temáticamente apropiados. Y cuando a Reed se le acaban las ideas tiene que recurrir a experimentos del libro de tópicos que ni vienen a cuento, en una tercera parte redundante y tonta. Al menos el epílogo promete una nueva dirección para la serie que puede que por fin le de una identidad única. Claro, que lo mismo parecía en los últimos dos cambios de dirección en los últimos dos años, así que tampoco se puede esperar mucho. El dibujo de Adriana Melo es bastante malo. No Recomendado (4)

Invasión Secreta: Primera Línea Nº5: Después de todo la lata que dieron en los números anteriores, Reed pasa de todo el planteamiento de película de catástrofes y sus personajes (excepto un epílogo obligatorio) y dedica este número a Ben Urich reaccionando al final de Invasión Secreta, que al menos tiene cierto interés. Después de recapitular el nº8 de IS, casi todo el número tiene a Ben reaccionando asqueado y resignado ante la estupidez de Marvel, er, del público del Universo Marvel, y tratando de hacer algo al respecto, poniendole en una buena posición de cara al Reinado Oscuro. Que se llegue a hacer algo con eso o no, ya será otra historia, pero de momento, esto no está mal. Aunque es tremendamente deprimente y miserable. El dibujo es extrañamente atmosférico, por parte de la misma gente que hizo los últimos números de Hulka. Si toda la mini hubiera sido así, quiza habría valido algo la pena, pero al menos este número es decente y aporta algo a la historia global. Neutral (6)

Invencible: Mi Marciano Favorito: Marciano en el viejo sentido de extraterrestre, no necesariamente de Marte, para seguir con los nombres de viejas telecomedias. Dos argumentos principales en el tomo. El primero es de acción, contra un villano que lleva algún tiempo dando vueltas por la serie, y es más o menos lo mismo de siempre cuando hay historias largas de acción en esta serie. Competente, con más violencia y vísceras que la media, y poco más. La otra parte está centrada en la relación entre Mark y su novia, y aunque es la historia habitual de adolescentes, está hecha suficientemente bien, con mucha sinceridad y poco melodrama artificial, así que queda bastante bien, si eso es lo que te gusta. Por lo demás, los varios subargumentos avanzan un poco, de manera interesante, pero poco. No es uno de los mejores tomos, pero no es malo, y es lo que ya sabes que te gusta si sigues la serie, con buen dibujo de Ottley. Recomendado (7)

Iron Man Nº19: Y otro crossover más con Invasión Secreta. Termina el cruce, y también la serie, aunque el mes que viene empieza serie de verdad de Máquina de Guerra en este mismo plan. Como se veia venir el mes pasado, este número tiene exactamente la misma idea que una historia de Hulka del mismo mes: El héroe americano se encuentra con los héroes rusos, que tienen órdenes de oponerse a las acciones claramente correctas del americano, pero al final el jefe de los rusos decide mandar a la mierda las órdenes y hacer lo correcto, ensalzando los valores individuales universales frente a las tonterías de los políticos. Ya es mala práctica editorial aprobar dos historias casi idénticas el mismo mes, pero lo realmente cutre es que en cada historia, el ruso que se revela es distinto: Allí era el más patriotero Guardián, aquí es el más apropiado para la serie Dínamo Escarlata. Esa parte está mejor hecha aquí, ya puestos. (Tampoco encaja muy bien la nueva Estrella Oscura, que aquí es como la original, mientras que allí tenía poderes distintos) Aparte de eso, hay más peleas contra los skrulls, que no están mal, y los super-skrulls no sólo son divertidos, resultan ser selecciones apropiadas. En definitiva, convence al mostrarnos a Rhodes como un protagonista suficientemente distinto de Iron Man como para tener una serie propia. Se explica también un poco como funciona su nuevo aspecto cyborg, aunque la explicación de cómo se quedó así se deja presumiblemente para la serie regular. Buen trabajo por parte de Gage al hacer este crossover de transición, mejor que en Thunderbolts. Buen dibujo de Chen. Recomendado (7)

JLA Nº22: Comienza por fin una saga que no es un crossover con otra serie, o va a remolque de algo que ha pasado en otro sitio. Quizá sería exagerado decir que es la primera historia donde MacDuffie realmente hace lo que quiere, ya que lo que hace realmente es continuar subargumentos de Brad, y ni siquiera de la manera que tenía pensada inicialmente, esto ya ha sufrido varias modificaciones editoriales. Uno de estos subargumentos es el de Vixen, que por fin pasa a primer plano, y tiene a Vixen actuando por fin como una adulta (es decir, sus poderes cambian de la noche a la mañana, ¿y decide no decirselo a sus compañeros cuyas vidas dependen de sus habilidades en combate? ¿Qué pensaban, que iban a echarla por algo de lo que no tiene culpa? ¿Es esto un club de adolescentes, Brad?), mientras que el resto del equipo reaccionan también como adultos y no como las reinas del drama forzado que podrían ser con muchos otros guionistas. Otro es el culebrón de Roy y Kendra, y es dar más vueltas sobre lo mismo, pero como adultos en vez de crios. La parte principal del número está dedicada a Tornado Rojo, y su problema eterno. Queda un poco raro ver todo el montaje que forman para darle un cuerpo nuevo, cuando otras veces se lo han dado sin muchos problemas, la verdad. Además, aunque MacDuffie caracteriza bien a Tornado y su vida familiar (y aparentemente practica sexo con su mujer, de la misma manera que las lesbianas, supongo, teniendo en cuenta su anatomía) se pasa mucho con su autocompasión. Vale que es herencia de Brad, pero ya ha habido mucha en este volumen, y te hace echar realmente de menos los tiempos de Young Justice (¿Para cuando, Planeta?) donde su aspecto trágico era el mismo, pero con mucho menos lloriqueo. El final del número era desgraciadamente inevitable, con la historia yendo por el sitio más predecible, lo que no sólo probablemente terminará con todo volviendo como estaba al principio, sino que además hace que todos los genios reunidos parezcan tontos al no ver venir algo que cualquier lector podía. Para colmo, vuelve Benes, y todo lo que no son poses forzadas sexistas y mala anatomía son rayas confusas y feas. MacDuffie podría hacer una buena Liga de la Justicia, y se ve de refilón, pero esto no lo es. Neutral (5)

JLA Clasificado: Aquello fue ahora, esto es entonces: Noveno y último tomo de JLA Clasificado. Primero tiene un número de un guionista novato, Andrew Kreisberg, sobre los seres queridos de la Liga de la Justicia sufriendo mucho porque no saben si van a volver de la misión de turno. Es una historia del pasado, y tiene a Wally West casado mientras que Lois no sabe la identidad de Clark. Considerando que la primera cosa pasó en 1998 y la otra en 1992, puedes ver el problema, y no es el único. Por el amor de Dios, si haces una historia de flashback, al menos trata de fijarte en los detalles básicos. Si no has podido molestarte en mirar cosas tan importantes de los personajes, ¿cómo puedes esperar que se le haga el más mínimo caso a lo que tengas que decir de ellos? Lastima, porque el dibujo de Paulo Sequeira es bastante bueno. La última historia, que empieza en el nº50 y dura 5 números, que reune al equipo de viejas glorias de Stern y Byrne. Como te puedes esperar es un comic bastante retro. Tiene un par de cosas curiosas: Una es que es una historia que, como sugiere el título, transcurre simultaneamente en dos tiempos, uno en los primeros años de la Liga, otro en el presente, o al menos, el pasado reciente en el que han transcurrido la mayoría de historias de esta serie. La otra son las motivaciones del villano, que son bastante curiosas al principio. Pero conforme avanza la historia, la novedad se pierde, y lo que queda es un alien grande y muuuy poderoso, que quiere conquistar el mundo, y la LJA tiene que detenerle en una pelea a puñetazos, dos veces distintas. Es decir, más o menos lo mismo que hemos visto recientemente en Trinidad con Convikt, pero sin todos los otros subargumentos para amenizar la cosa. Aquí lo único que hay para variar un poco es ver como ha cambiado el grupo con los años (antes estaban más verdes, y poco más) y un poco de tentación sobre si hacen lo suficiente, que se ha visto bastante y mejor (e incluye a los miembros de la Liga cambiando de aspecto para reflejar como son interiormente, que debe ser la quinta o la sexta vez que se hace esta década, no entiendo porque una cosa tan rebuscada le pasa tanto a estos personajes). El dibujo de Byrne, gracias a un buen entintado, es bastante sólido. Pero vamos, es una historia sólo para muy acérrimos, de relleno. Y es una pena que una serie con tanto potencial, para poder jugar con los personajes más famosos de DC de varias épocas con libertad, habiendo empezado tan bien y habiendo tenido algunas historias muy buenas (normalmente las que se pensaron antes) haya acabado siendo el hogar del relleno, y cancelada. Neutral (6)

Jóvenes X-Men Nº3: Termina la serie, y para esto, no deberían haberse molestado. Como grupo, los protagonistas han logrado ser la encarnación menos memorable del concepto de Hombres-X en entrenamiento. Individualmente, a prácticamente todos los personajes ya establecidos les pasa esta serie sin pena ni gloria sin afectarles apenas, y en el raro caso de que les afecte, no es para mejor (ver lo que le pasa a Arena). Los nuevos, mientras tanto, no llegan a desarrollar una personalidad, y resultan ser, o malos conceptos (Tinta, el mutante jamás mencionado con el poder de sacarse cualquier cosa de la piel, no importa como sea de deus ex machina, pero que resulta que no es un mutante, el mutante es el tatuador tampoco mencionado antes) o se quedan en un montón de menciones crípticas a una historia pasada que no llegan a formar un personaje. Como la nueva Cifra, cuyo nombre es terriblemente apropiado, porque no pasa de ser una cifra en vez de un personaje, aunque al menos tiene una explicación más o menos razonable para que no hubieramos oido hablar de ella. Por lo demás, esto es un batiburrillo de ideas, de las cuales ninguna llega a formarse del todo o a funcionar. Vale que la cancelación vino como sorpresa (no es común que una serie de mutantes se cancele tan pronto, pero claro, normalmente no combinan falta de personajes y autores famosos con nada particularmente atractivo en el contenido, y la línea ya no tira tanto como hace años) pero aún así. Los Hombres-Y no pasan de ser un nombre gracioso para algo que no llega ni a ser un concepto, sólo villanos olvidables. La historia paralela en el futuro sirve para darle un poco de conclusión a la serie, pero es confusa y genérica. Y lo demás son historias de superhéroes chapuzas, o remedos de historias pasadas mejor hechas. En el dibujo también hay batiburrillo, con un número de Oliver que no es demasiado bueno, y el resto de Sandoval, que si lo es, con las escenas del futuro por Acuña, que hace que resalten. Lo más chapucero es que aparte de que el material no era muy bueno, Guggenheim se ha tirado los 12 números presentando a los personajes, para luego no hacer nada con ellos porque la serie ha sido cancelada. Se podría decir que no es culpa suya, pero más bien se debería ver como una lección de porque no debes tirarte un puñetero año presentando tu serie, en vez de ofrecer algo tangible. Pero bueno, ha sido un fracaso de serie, en concepto y ejecución, y parece que en Marvel se han dado cuenta de lo mucho que la han cagado llevando lo de la nueva generación de hombres-x, y le van a dar un respiro. (Aunque por lo visto, Legado va a acabar recogiendo el concepto más adelante) Claro, que para sustituirlo, van a revivir la primera nueva generación de hombres-X, los Nuevos Mutantes, por motivos únicamente nostálgicos, que no se que es peor. No Recomendado (3)

JSA Nº18: Toca el primer anual de la serie, con el esperado retorno a Tierra-2 (o Nueva Tierra-2, mejor dicho), algo que llevaba esperandose desde que Johns plantó las semillas en 52. Siendo el retorno de un concepto que llevaba desaparecido casi 25 años, no es ninguna sorpresa que se base en buena parte en nostalgia, con todos los problemas que eso conlleva. Pero uno de los temas principales de la historia es también que no puedes volver a casa, y funciona tanto dentro como fuera de la historia. Si eras fan de Tierra-2, podrás volver a ver viejos personajes conocidos, pero Johns realmente no hace nada con la mayoría de ellos, y en general, la historia viene a demostrarte que las cosas ya no son las mismas. Y si no lo eras, la mayor parte de elementos no se explican, y al ver al resto, no verás donde estaba la gracia para empezar como para montar tanto alboroto. Principalmente porque la SJA se ha integrado perfectamente en la misma tierra que el resto de DC, y con mejores historias y personajes más desarrollados, mientras que la idea de los personajes envejeciendo en tiempo real se ha hecho mucho mejor en innumerables Otros Mundos y similares. Así que lo que queda es pura nostalgia porque sí. Es decir, como historia personal de Power Girl no está mal, ciertamente pega un giro interesante, aunque tarda mucho en llegar a él. Pero como presentación de Tierra-2 es bastante pobre. La Sociedad de la Justicia Infinity está poblada por un puñado de cifras de las que sólo se dice el nombre (si no eras fan de Infinity Inc) o los personajes tal cual estaban hace 25 años sin ningún cambio, ni siquiera los trajes nuevos que se vieron en 52, y ni un misero guiño o idea. Los únicos personajes que tienen desarrollo son Robin y la Cazadora, que son versiones muy inferiores a las normales, por no mencionar que son increiblemente horteras. Robin es como Nightwing, si le hubieras quitado todo el desarrollo interesante de los últimos 30 años y lo sustituyeras por angustia vital genérica, y la Cazadora y su historia son un terreno tan trillado que si metieras “hija de Batman” y “venganza” en un generador de historias, te saldría esta historia, quizá incluso con más gracia. (Johns hizo todas estas ideas, mucho mejor, en Titanes del Mañana, y allí tenía muchos, muchos más personajes e ideas) Nadie en la historia pasa de ser un tópico plano, pues no son sólo los diseños los que están anticuados 25 años, es toda su caracterzación, y todo el argumento, la verdad. Para colmo, la historia ni siquiera termina, y el misterio principal ni tiene visos de que vaya a responderse. El dibujo es igual de apropiadamente retro, es de Jerry Ordway, que dibujó a todos estos personajes en la época que esto homenajea, y diseños sosos aparte, está bien, excepto algunas expresiones faciales muy raras. Lo mejor del anual, de todas maneras, es un pin-up doble al final de Dale Eaglesham, donde los 25 miembros actuales del grupo posan para una foto, y en una simple imagen, plasma toda la gracia de la serie actual, que está ausente en este anual: Cada personaje tiene su personalidad distintiva y caracterización, cada uno en una postura que te describe su personalidad y su relación con alguno de los otros personajes, de manera que queda divertida y dice más de los personajes de lo que muchas series hacen en un comic entero. Va a ser una lástima cuando todo esto se acabe. Neutral (5)

Lobezno Nº44: Más de lo mismo, realmente. Una película de carretera de colegas, pero con protagonistas que supuestamente son conocidos, pero que en la práctica se parecen más bien poco a quienes se supone que son. Los detalles que rellenan la historia son terriblemente repetitivos: “Y aquí, un sitio con nombre de supervillano con restos de una batalla superheroica”. Repite varias veces. Ocasionalmente hay alguna idea graciosa, pero no lo suficiente como para rellenar el número. El dibujo de McNiven es bueno, aunque los diseños no son para tirar cohetes. Neutral (5)

Masacre: Invasión Secreta: Nueva serie del personaje, ahora que en Marvel han decidido que Cable y él pueden mantener series por separado. Pero en vez de darsela al cocreador del personaje que estaba teniendo éxito de crítica la última vez, cogen a Daniel Way. Si, eso va a salir bien. Way ya presentó su visión del personaje en Lobezno: Orígenes hace poco, y esto va en el mismo estilo, aunque en un tono enteramente cómico. Eso tiene dos problemas: El primero es que la versión de Way de Masacre se parece bastante poco a cualquier versión anterior del personaje (y teniendo en cuenta que esas versiones incluyen etapas muy bien consideradas casi universalmente, hay que tener narices para cambiarlo), sin explicación. La locura de Masacre siempre ha sido porque ve el mundo de manera un poco extraña, no porque tenga varias voces en la cabeza, cada una con una personalidad distinta. Aparte de un cambio gratuito, es que no es una mejora para el personaje, que ya funcionaba bien como estaba, y ahora es menos gracioso. Claro, que eso puede ser por el segundo problema: Que Way realmente no es gracioso. Prácticamente nada, por no decir nada de nada. No es que ya que no tenga ingenio, es que siempre va por la gracia fácil y predecible, y el tratar de ser chorra ridículo porque parece que cree que eso equivale a ser gracioso. Volviendo a los predecesores, normalmente esas etapas funcionaban porque metían a Masacre en una historia relativamente seria, que funcionaba mediante la lógica de comic serio habitual, donde Wade era el elemento que no encajaba ahí, porque jugaba con otras reglas, como una versión letal de Bugs Bunny. Eso es lo que lo hacía gracioso, aparte de que le escribían diálogos graciosos. Pero si toda la situación donde se mete es ya ridícula de por si, Masacre ya no destaca. Así que aquí tenemos a los skrulls actuando como idiotas ridículos de malos dibujos animados, porque es lo único que se le ocurre a Way. Se pueden hacer buenas historias de Masacre sin elementos serios, y se puede (de hecho, se debería) tomar a coña la Invasión, pero este comic no lo hace bien. Hablando de los skrulls, por supuesto no se usan originalmente, y no tiene realmente importancia en el crossover, excepto un elemento metido con calzador al final. El dibujo de Paco Medina va bien con el guión, porque también es demasiado caricaturesco e histriónico en vez de gracioso, y no demasiado bueno. Para rellenar el tomo, viene un especial de relleno, que es el principio de la avalancha de material del personaje debido a su aparición en cine. Está escrito por Mike Benson, el guionista de Caballero Luna, y es menos una historia de Masacre, y más una parodia de los reality shows como Supervivientes con Masacre apareciendo al final. Y de nuevo, no es particularmente gracioso, es más grotesco que otra cosa. Quizá si has visto los programas que parodia (en vez de hacer cosas más productivas con tu tiempo, como clavar clavos con la frente) sea más gracioso, pero aún así. El dibujo del novato Shawn Crystal si que tiene algo de gracia. Pero mucho me temo que si esto es una indicación, esta es una serie de evitar, hasta para fans del personaje. No Recomendado (3)

Nightwing Nº4: Primero termina la primera historia de Tomasi, con el enfrentamiento final con los villanos de Condor Negro. Una historia de acción decentilla, con un uso curioso de uno de los 10 Grandes (al menos no han caido aún en el olvido como todas las creaciones chulas de Morrison) y una conclusión personal que no está mal. La segunda historia es un crossover con Batman RIP, que dado la incomprensible manera de publicar de Planeta, chafa un buen cacho de la historia. Muy listos. Realmente, tras un par de páginas explicando porque Batman está ausente (de ahí el spoiler), es una historia de Nightwing metiendose en un follón en Gotham, dandole la oportunidad de revivir los viejos tiempos de su serie donde era un Batman de segunda. Nada reseñable en todo el número, me temo. Buen dibujo de Morales. Neutral (6)

Nuevos Guerreros: Invasión Secreta: Final de la serie en menos de dos años, y ya ha tardado demasiado. Realmente, sólo los dos primeros números son crossovers, y de nuevo, son crossovers inútiles para la saga en general, y que no aprovechan los conceptos. Lo único que hacen es ser carne de cañón genérica para los protagonistas. La única idea interesante, que podría haber redimido la historia, termina siendo la peor. Grievoux tiene la posibilidad de arreglar parte del destrozo que ha hecho Marvel con los Guerreros originales, por motivos que él mismo resume y dice que tienen todo el sentido del mundo, y la malgasta por absolutamente ninguna razón, de manera que nada de esto ha servido para nada, excepto tocarle las narices a los fans de la serie original, que probablemente son una proporción considerable de los pocos que compraban la serie. Por lo demás, tiene la gracia de ser primero un combate y luego un team-up con la Contra Fuerza, es decir, lo que queda de los Nuevos Guerreros originales, pero a lo sumo cuatro personajes de la docena y media tienen caracterización a lo largo de la historia, y el drama y el interés están ausentes. Encima, el dibujo de Turnbull es horripilante. Y luego está la historia final, que supuestamente cierra la historia de la serie. Pero en realidad es un auténtico desastre, que ilumina los defectos de la serie, y se inventa algunos nuevos, además. Así que como la idea de la serie supuestamente es rebelarse contra la Iniciativa, toca una historia que valide su punto de vista y les permita una victoria contra el sistema. Pero como esta serie es secundaria, por no decir ternaria (aparte de que para cuando sale esto, la Iniciativa con Stark como Führer de Hierro que demoniza esta serie ya ni existe, pero eso no es culpa de Grievoux), para poder darle una conclusión a todo esto, tienen que viajar al futuro. A un futuro distópico fascista, sacado del libro de tópicos más manidos que existen. Donde la Iniciativa y demás no es que se haya vuelto mala progresivamente, es que mágicamente se ha transformado en fascista sin explicación. Excepto que cuando tocan explicaciones, no tienen sentido. El plan de Donyell, por su parte, acaba no teniendo ningún sentido tampoco, las pistas que han ido dando no van a ninguna parte, y no consigue nada. Los personajes continuan siendo cifras indistinguibles, hasta el punto de que a la historia y al dibujo les cuesta seguir que personajes hay en la historia, porque podrías matar a la mitad, o reemplazarlos unos por otros, y no cambiaría nada. Demasiados personajes, ninguno de ellos excepto el protagonista desarrollados lo más mínimo, y decir que no tienen una conclusión es quedarse corto. La historia en el futuro, además, es típica, tonta, aburrida y larga. Y para colmo, Grievoux vuelve a cagarse en los Nuevos Guerreros originales, porque lo ha hecho poco a lo largo de la serie, y encima esta vez sin explicación de porque esto contradice todo lo anterior, tanto escrito por él como antes, únicamente para tener un giro sorpresa y un conflicto barato. El dibujo tampoco es muy bueno precisamente. Al final, esta serie no ha servido para nada, excepto para tocarle un poco las narices a fans de los personajes viejos y nuevos, y ha sido sorprendentemente mala, cargandose la posibilidad de escribir una buena serie sobre el grupo, y sobre el concepto original, que era bueno. Ojalá Grievoux tenga una buena carrera como actor, pero como guionista no tiene futuro. En cuanto a los Guerreros, los de esta serie volverán a la oscuridad hasta que alguien decida ignorar todo esto, y los de verdad podrán volver a ser bien escritos en Iniciativa. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Vengadores Nº44: Como se suponía que a estas alturas el crossover ya habría terminado, este número no es realmente una historia de Invasión Secreta, porque Bendis ya no tenía más historias que contar al respecto, por tangenciales y estiradas que fueran. Así que esto es un flashback sobre Luke Cage y Jessica Jones, que en la última página se conecta muy tangencialmente con algo que pasa al final de IS (en el sentido de que les pasa a Jones y Cage, no que tenga que ver con la historia principal, excepto temáticamente). Básicamente, es como un episodio inédito de Alias, lo que tiene la ventaja de que al menos ese tipo de historias detectivescas, Bendis si que sabe hacerlas. Una historia decente sobre Luke Cage, aunque tampoco mucho más. Lo más curioso es que no contradice lo que trataron del tema en la serie de Cage de los 90, y hasta le hace un guiño, cosa rara en Bendis. Buen dibujo, dentro de su estilo, del dibujante de Alias, Gaydos. Recomendado (7)

Patrulla-X Nº44: Aquí es donde empieza Matt Fraction en solitario, aunque algunas de las ideas probablemente aún sean de cuando colaboraba con Brubaker. Y la verdad es que se nota bastante la diferencia, es un comic más ágil y energético que cualquiera el último par de años. Es un número de transición con un montón de argumentos, a la antigua usanza. El principal continua de la potencialmente muy mala revelación del final del número anterior, y acaba siendo poco más que una manera rebuscada para que Dodson dibuje a un montón de mujeres-x sin necesidad de contexto. No vale mucho la pena. Otro está centrado en Coloso, que con un poco de suerte usará la nueva situación en San Francisco para tenerle haciendo otra cosa que quejarse. Vale que le han pasado muchas cosas horribles, pero es que parece que no hace otra cosa desde hace décadas. De momento es una introducción típica. Por su parte, las hermanas mutantes diabólicas continuan su reclutamiento, y demuestran que no son precisamente estrictas en lo de “mutantes”, y hace que pienses que es una asociación aleatoria con un nombre pegado para evocar conexión pasada más que otra cosa. Pero lo mejor es el subargumento con Bestia y Angel. La idea de por no sólo es buena, es necesaria para que la serie tenga un futuro, y ya iba siendo hora que hicieran algo así. Pero es que este capítulo en concreto es genial, recordando mucho a los primeros trabajos de Fraction como Cinco Puños de Ciencia, los que le hicieron llamar la atención. Con la excusa de reclutar a un viejo y casi desconocido personaje de un rincón recóndito del Universo Marvel, Fraction cuenta una pequeña historia de acción/ciencia-ficción pulp burra con montones de conceptos chulos y exagerados, y diálogo rápido, divertido y genial, más propio de un comic criticamente aclamado alejado del mainstream que de la Patrulla-X. Esta es la clase de cosas que uno desearía ver más de Fraction, mucho mejor que cualquier cosa en esta serie en mucho tiempo, y si siguiera así y le dejaran, podría convertirse en lo mejor de Marvel. De momento, da esperanza para la serie después de la saga anterior. También ayuda que este número tiene a un dibujante de verdad, que sabe narrar y dibujar distintos personajes en las poses que tocan, que normalmente le salen bien. Recomendado (8)

Poderosos Vengadores Nº19: Otro crossover con Invasión Secreta, esta vez dedicado, no a un personaje de esta serie, por supuesto que no. Ninguno ha estado dedicado a eso, porque a Bendis nunca le han importado, y esperar dos meses a que por fin pongan un dibujante que tenga el mínimo interés en los Vengadores va a ser una eternidad. No, está dedicado al Capitán Marvel skrull. Que ya tuvo una miniserie que decía todo lo que tenía que decir del personaje, que no era mucho, y que ya vimos como acababa en la miniserie principal hace un par de meses. Así que es un número con el falso Mar-Vell contandonos otra vez lo mucho que no se siente skrull, sino un héroe como el Capi de verdad, mientras hace las mismas escenas de acción que hemos visto muchas veces en los últimos 7 meses, no particularmente bien hechas. Hay un par de gracias con los super-skrulls, con poderes de un par de viejos equipos, pero probablemente serían cosa del dibujante, porque se comportan genericamente sin usar los poderes. Y el final se supone que tiene que motivar heroicamente a Noh-Varr para su nueva dirección a partir del crossover, pero no es nada convincente, y menos aún si recuerdas como lo escribían en su miniserie original, y no la versión descafeinada de Bendis y compañía. El dibujo de Pham es bastante flojo, también. No Recomendado (4)

Punisher: Diario de Guerra Nº23: Penúltimo número de la serie (y último coescrito con Remender, que no Reminder, como le ponen los simios tecleadores de Panini) y es el final no sólo de esta historia, sino de prácticamente todos los argumentos que hemos tenido a lo largo de la serie. También es crossover con Invasión Secreta, aunque esta vez está bastante mejor llevado, porque en vez de dedicar demasiado tiempo a Frank tiroteandose con skrulls genéricos, están como incordio secundario para complicar la pelea de verdad. Que es Castigador vs Rampage, cuando las cosas que han ido pasando a lo largo de la serie salen a la luz, y por una vez en la serie, es personal y logra tener ciertas emociones. Está lejos de las burradas ingeniosas de los primeros números de la serie, no sabemos si por el coguionista o que Fraction se ha gastado o está ocupado con sus otras series, pero al menos es satisfactorio. Y el final es un detalle bonito que hace que un número anterior quede mejor a la larga. Hasta el dibujo de Chaykin queda mejor esta vez, al no tener casi hacer planos de cerca, que se le dan peor. Recomendado (7)

Superman Nº27: Continua la historia de Brainiac, y aquí por fin aparece Brainiac propiamente dicho, y hace algo. Y lo que hace es ser terriblemente decepcionante. Es… un tipo verde y cachas. Eso es Brainiac. La parte de ser un cerebro computerizado prodigioso, que está en el mismo nombre, brilla por su ausencia. Es grande, es verde, es malo, y quiere matar a Superman a puñetazos. Aburrido, y a estas alturas, probablemente la versión más aburrida y menos amenazadora que han hecho desde la original. Si es que es hasta clavado al nuevo Hombre de Kriptonita, pero sin la gracia de ser radiactivo. La idea original que se vio en el flashforward del Action nº850 habría sido mucho mejor (aunque lo de “todas las versiones de Brainiac a la vez” se pareciera demasiado a lo que Busiek hizo con Ultron y Johns ha hecho con el Juguetero, que es probablemente por lo que no lo ha repetido). Al menos su motivación es original y explica lo de las ciudades embotelladas, pero esa gracia se acaba cuando empiezan los puñetazos. A partir de ahí, es una historia bastante anticuada de Superman contra una gran amenaza aburrida, con un plan que se supone que es terrible, pero que sabes que va a arreglarse. Johns es capaz de mucho mejor. Cuando hizo cosas así antes en la serie, se le echó la culpa a Donner, pero quizá sea Johns el que no es buena elección para Superman. Hay que tener en cuenta que los únicos números buenos de su etapa han sido los centrados a otros personajes como la Legión o el Juguetero. No es que no entienda al personaje, es que se empeña en escribir historias retro porque es lo que cree que tiene que contar, en vez de soltarse con conceptos nuevos como con otras series. El dibujo de Frank, diseño aparte, sigue siendo una mezcla de buena narración y acción, y personajes y primeros planos desastrosos. Neutral (6)

Thor Nº17: Número dedicado a Loki, que se está convirtiendo en la estrella de la serie, gracias a como está jugando Straczynski con sus manipulaciones. Hay una serie de retcons en la historia de Loki que se cuentan, que aunque no son necesarios, no quedan mal, siendo hasta cierto punto ingeniosos (aunque JMS ya ha usado esa técnica antes, fuera de Marvel, aunque no de esa manera exacta). Y en general es tenerle siendo un manipulador astuto y con mala leche, y poniendo en marcha planes bastante más amplios de lo que parece. Se pasa un poco tratando de no revelar algo que con tanta referencia críptica, está claro, pero aparte de eso, bastante bien. Queda incluso bien como un capítulo suelto, en vez de estirado y ligeramente insatisfactorio como habitualmente. Buen dibujo de Coipel, aunque no quede tan claro como debería en algunas escenas, al principio y al final (no ayuda que dos personajes tengan diseños bastante similares) Recomendado (7)

Thunderbolts Nº18: Después del mes de parón (por llevar coordinadas las series, no como otros, pero que realmente no habría chafado nada, estaba pensado así) empieza la etapa de Andy Diggle en la serie, que durará otro año. Como cambian las cosas, dos guionistas en 110 números, y ahora cuatro en no llega a 30. Diggle es más conocido por cosas más realistas, como Perdedores o Flecha Verde: Año Uno, pero también supo hacer aventuras espaciales en Adam Strange, así que no está necesariamente mal puesto en esta serie, que ya es bastante oscura y ambigua, además. Afortunadamente, parece que se la va a tomar en serio, no como su predecesor. Esto empieza un par de números de transición entre el viejo status quo y el nuevo, aprovechando que para cuando salieron estos comics, no había terminado Invasión Secreta en EEUU, así que aunque transcurren tras la saga, no podían mencionar mucho como quedan las cosas. Pero bueno, queda claro que los malos ahora tienen más poder, y eso no es gracioso, de hecho, no es nada bueno. Lo que hace Diggle es contarnos la historia desde el punto de vista de los pocos personajes que quedan en la serie a los que aún les importa un poco hacer lo correcto (y por una puñetera vez, se recuerda el grupo original y la vieja idea de que se suponía que iba de redención, y como haberse alejado de eso es puramente trágico), que van viendo como se les viene encima muy deprisa una tormenta de mierda. Así que con muy buena caracterización de los personajes que la tienen, vemos como los héroes reaccionan ante lo que está pasando, y como los villanos tratan de anticiparse a esas reacciones e impedir cualquier heroismo antes de que suceda. Por su parte, Osborn no chupa tanta cámara como en otros sitios, pero tiene su momento, no tan poco creible como en otras series, contra un personaje de la antigua encarnación de la serie. Al menos Diggle intenta mostrar que hay un intento de oposición legítima ante tanta tontería. Por lo demás, buena despedida de algunos personajes, buen uso y caracterización de ellos, y muy buena intriga vestida de superhéroes. Así se hace. El dibujo de De La Torre es del mismo estilo oscuro y sucio de Deodato, pero sin los problemas irritantes con la anatomía y las caras copiadas. Muy buen comienzo. Muy Recomendado (9)

Titanes Nº3: Cuando piensas que la serie no puede ir a peor, Winick se esfuerza y lo logra. Primero hay una mención obligatoria a la idea de “están atacando a todos los antiguos Titanes” con un personaje al azar siento atacado, pese a que no tiene sentido que ataquen a unos y a otros no, y sólo ha sido una mala excusa forzada para juntar a los Nuevos Titanes originales (y a Flecha Roja, porque si) cuando había razones mucho más naturales. Después de eso no pasa prácticamente nada en todo el número excepto que Winick demuestra que no entiende o no conoce nada de la serie, ignorando que Trigon lleva muerto 25 años (y no es que no sea parte de la historia de Raven utilizada tan recientemente como en los números de Johns) y encima, ni siquiera para usarlo como el gran villano, sino para demostrar que sus nuevos villanos son malisimos, porque pueden con él. Es decir, que no necesitaba a Trigon para nada, sólo lo ha usado para darles importancia a sus villanos nuevos mediante un cliché horrible. Estos villanos, cuando por fin aparecen, se podrían describir amablemente como bochornosos. El resto del número está dedicado a los protagonistas actuando estúpidamente como personajes de un mal culebrón. Si, tiene una explicación que actuen tan exageradamente, pero dado que es lo único que pasa en todo el número, y que la mayoría es la única caracterización (por llamarlo de algún modo) que reciben, no tiene excusa. Para colmo, el dibujo de Benitez (que ya jorobó un número de JLA hace poco) es directamente vomitivo. Evitar a toda costa (1)

Tomorrow Stories Vol.3: Tomo que no existe en EEUU, con dos especiales que salieron después de la serie regular, y un tercer especial que no es sólo de Tomorrow Stories, sino de todo el universo ABC, que ya publicó Planeta en su día, si no recuerdo mal. Lo más destacable de este último es una historia de Top10 que no está recopilada en el tomo de esa serie. Es una historia de mafiosos, con la gracia de que en ese universo, la mafia son vampiros, y es bastante graciosa. También hay una historia de Promethea, que es un homenaje al Pequeño Nemo, y como tal, graciosillo. Una historia de Johnny Future (de la segunda serie de Tom Strong) que imita las viejas series de ciencia-ficción de los 50. Y un falso documental de “Como se hizo”, que usa elementos de Tom Strong además de las otras series, que tiene también su gracia. Luego, el segundo de los otros dos especiales es un homenaje a los antiguos comics de la Liga de la Justicia y similares, con varios personajes de ABC en el papel de superhéroes, y no pasa de ser un pastiche. El resto de historias son más de lo mismo de Tomorrow Stories de los tomos anteriores. Cobweb imita pseudo-porno que ni es excitante como erotismo ni es gracioso como imitación. First American repasa en plan de coña un par de temas, aunque los chistes son muy obvios y burdos. Splash Brannigan es similar en el tipo de humor, aunque al menos al intentar ser más caricaturesco en vez de mordaz, no queda tan mal. Jack B. Quick sigue siendo genial, aunque la segunda historia se aleja un poco del estilo de aplicar literalmente la ciencia, y sufre por ello. Por último, Greyshirt vuelve a jugar originalmente con el formato, esta vez con un abecedario ilustrado, que es un emotivo homenaje al inspirador de la tira, Will Eisner. También hay algunos extras imitando las viejas revistas para todos los públicos en las que esto se inspira, que tienen algo de gracia como homenaje y poco más, como una buena parte de todo esto, la verdad. Para alguien que se hizo famoso por innovar, casi todos los últimos trabajos de Moore se basan demasiado en imitación y en guiños a los viejos lectores, y aún así, sigue siendo más aclamado que la gente que sigue haciendo cosas nuevas. (A decir verdad, la mitad del tomo está escrito por Steve Moore y no Alan, las peores historias, normalmente) Recomendado (7)

Transformers: War Within Nº2: Aprovechando que tienen suficiente material acumulado para sacar un tomo mensual ahora que están de moda con la película, no como la otra vez. Esta es la segunda (y última, porque la tercera miniserie se quedó a medias cuando el ladrón se cargó la compañía) miniserie contandonos las aventuras de la guerra civil de los Transformers en Cybertron. La diferencia con la anterior es que esta si que estaba pensanda para estar encajada en la difunta continuidad de los comics de Dreamwave, con cosas como que los Transformers con tres formas o los combinatorios son experimentos de Shockwave (horripilante idea, por cierto), así que no encaja con otras continuidades, si tal cosa te importa. Tiene la gracia, como hicieron en las continuidades originales a veces, de librarse temporalmente de Optimus y Megatron, lo que es buena idea, porque tienen a comerse demasiado espacio, y así el resto de personajes pueden tomar más protagonismo. Hay dos historias aquí, con dos tonos bastante distintos que chocan un poco. La primera es la más original, y es mostrarnos una parte de la guerra a la que no estamos acostumbrados, más compleja. En vez de dos bandos monolíticos, los Autobots y Decepticons están formados cada uno por muchos subgrupos más pequeños, que no siempre coinciden en métodos y objetivos. Sigue siendo algo muy alejado de una guerra real, pareciendose más a la versión para niños de una guerra de guerrillas, pero al menos el tono es algo distinto, y da para algunas escaramuzas decentes entre bandos. Además, tiene la idea bastante original de mostrar a los combinadores como el siguiente paso en las armas de guerra, metiendoles en una carrera armamentística. La otra idea es más habitual de Furman, y tiene otra gran amenaza robotica-mística (bastante similar a lo que está haciendo en IDW) contra la que los varios bandos tienen que unirse. En este caso es el Caido, creación de Furman que ha tenido tanto éxito que lo han incorporado a la segunda película. Curioso, porque no es más que un gran malo, con todos los clichés del gran malo poderoso que ha vuelto después de haber sido encerrado y tiene un plan para recuperar todo su poder y blablabla. Bueno, y que es un robot que está permanentemente llameando, lo cual es una imagen chula, hay que admitirlo. Así que esto es la típica aventura para detenerlo, de las que Furman ya ha hecho unas cuantas, que sobrepasa la parte más interesante de la guerra, aunque da para caracterización decente de varios personajes, sobre todo el siempre favorito Grimlock, y alguno menos usado como Jetfire. Lo típico de Furman, ya deberías saber si te gusta o no. El dibujo es curioso, porque es de Andy Wildman, el colaborador de Furman en el comic clásico, aunque con el coloreado de Dreamwave, se parece más al estilo de la casa que a su viejo estilo. Aún así, a los personajes se les nota más orgánicos y menos detallados que con Figueroa, por ejemplo. Neutral (6)

Ultimate X-Men Nº21: Último número antes de que se lo carguen todo en Ultimatum. Realmente es un anual de la serie, que continua del de U4F del mes pasado. Sin embargo, irónicamente, este capítulo es el más centrado en los 4F, mientras que el otro era el más centrado en la Patrulla-X. Cagadas de la edición bimestral. Así que el capítulo, coescrito por los dos guionistas de Heroes que van a cerrar estas series, es mucho menos una versión Ultimate de Dias del Futuro Pasado (de hecho, la Patrulla-X apenas tiene participación en esta parte) y mucho más un encuentro entre los 4F del presente y del futuro, viendo lo que ha ido mal en el futuro y que hacer al respecto. Las ideas sobre el futuro no son demasiado originales, pero no son malas, y hasta tienen alguna sorpresa genuina. Pero para tanta revelación supuestamente tremenda, la historia tiene muy poca vida, y en vez de llegar a un climax con elecciones difíciles, la situación simplemente se deshincha y todo el mundo vuelve a su casa, de manera que toda la historia no ha servido para nada excepto para jugar un poco con los personajes una última vez. Que, a decir verdad, ha sido el problema principal de las series Ultimate en los últimos años, y una de las cosas que les ha llevado a la inminente catástrofe. El dibujo, por su parte, es mediocre en la parte hecha por Peterson, que lo ha hecho mejor otras veces, y directamente subprofesional y patética en el caso de Eric Nguyen. Para llenar el número, Panini rescata de un cajón el nº1/2 de la serie (números cortos que regalaban en la Wizard hace años, para tocarle las narices a los completistas), que es de lo poco que hizo Geoff Johns para Marvel antes de pasarse exclusivamente a DC. Va de Mercurio y la Bruja Escarlata tratando de ser reclutados por la Patrulla-X tras revelarse contra su padre, y no tomandoselo precisamente bien. Una historia de acción decente, con buena caracterización de Mercurio. Ciertamente, profundiza más de lo que han hecho Millar u otros, aunque contradice la caracterización que le dieron luego en Ultimates. En cuanto al dibujo, demuestra lo muchisimo que ha mejorado Lopresti desde entonces hasta ahora. Oh, y como cosa curiosa, este número viene en el formato antiguo de los complementos, es decir, en las páginas centrales. Lo cual no es mala idea, excepto que lo normal cuando haces eso es al menos avisar que la historia se corta y continua en la página tal, en vez de cortar sin aviso como hacen los amateurs glorificados de Panini. Tanto que mejorar… Neutral (5)

Ultimates 3 Nº4: La miniserie realmente terminó el mes pasado, pero aquí tenemos un par de anuales que hizo el Loeb antes de reventarlo todo en Ultimatum. Primero viene uno del Capitán America (con un bonito homenaje como portada, que es más indicador de lo que parece), que realmente va sobre la versión Ultimate de Pantera Negra. Ya sabes, el personaje que apareció sin explicación, y del que no se molestó en explicar quien era o a que venía, ni pintaba nada. Son dos historias, la primera de las cuales nos cuenta su origen. Que es parecido al Pantera de verdad, pero quitandole las partes interesantes, y sustituyendolas por partes repetidas de personajes mucho más conocidos. No es precisamente una mejora. El dibujo es una extraña colaboración interior de Djurdjevic, que es bonita, aunque demasiado oscura. La otra historia tiene al Capi enterandose del origen, es decir, repitiendonos lo que acabamos de leer, y dejando las cosas como estaban al principio, de manera que te quedas con la sensación de que no sabes bien a que venía todo esto, porque ni siquiera hay un conflicto que dure nada, y Pantera continua siendo una completa pizarra en blanco sin que cambia nada. Buen dibujo malgastado de Sandoval. El otro anual es de Hulk (¿y desde cuando tienen anuales series que no existen?) y está dibujado por el frecuente colaborador sufridor McGuiness, que habría hecho Ultimates 4 si no hubiera habido cambio de planes. En realidad, es una historia de la Zarda, o Princesa Poder, de Supreme Power, atrapada en el universo Ultimate desde Ultimate Power, otra de las “brillantes” ideas del Loeb que nunca se supo a que venían, porque pasó de ellas como un niño con déficit de atención con sus juguetes. Algo muy común en sus comics, de hecho. Lo de dejarse cosas olvidadas, y los parecidos con algo hecho por un niño hiperactivo. Teniendo en cuenta que Zarda solía ir desnuda y no tenía ningún sentido de la propiedad, y que Ultimate Hulk es un canibal violador, te puedes imaginar el resultado de un encuentro entre ellos escrito por alguien del nivel de madurez del Loeb. Lo ha conseguido: Hay muchos comics malos ahí fuera, pero es todo un logro escribir uno que te da la misma vergüenza ajena y te quita las ganas de vivir como una película protagonizada por Warlon Mayans o Rob Schneider. Y este es el hombre que va a relanzar el universo Ultimate. Que, por cierto, por mucho cartelito que pongan, nada de esto tiene que ver con Ultimatum. Evitar a toda costa (1)

Vengadores Iniciativa: Invasión Secreta: Por que esta serie, que ofrece cada número más contenido que algunas series en cinco, se publica en tomo, de manera que no queda tan bien, mientras que series más lentas y concebidas para tomo (algunas que ni venden más que esta, como Thunderbolts) se publican mensualmente, es un misterio desafortunado. En este caso es una pena aún mayor, porque el tomo abarca toda la Invasión, desde antes del nº1 hasta el nº8, y se pierde el efecto de simultaneidad, hace ya muchos meses desde que pasaron las cosas del principio del tomo en el resto de series. Ha habido varios crossovers muy buenos con Invasión Secreta, pero este es probablemente el más importante, porque no sólo está muy bien, y logra avanzar los muchos subargumentos y desarrollar la Iniciativa tanto o más como una saga normal de la serie, le añade una dimensión o dos a la Invasión, contandote lo mismo, pero ampliado, de manera que podrías leer este tomo en vez de la miniserie principal, y no sólo te enterarías de todo lo importante, tendrías una historia mucho mejor. Todas las ideas de la invasión que allí hacen mal, aquí se hace bien. ¿Una infiltración inteligente que no revela toda su mano al principio y no se centra en un solo sitio? Aquí hay un skrull en cada estado, y se revelan en el momento más apropiado. ¿Un plan inteligente? Aquí vemos que los skrulls no son tan tontos, y vemos que tienen un plan de contingencia en caso de derrota, astutamente establecido en números anteriores. ¿Jugar con la intriga de quien es un skrull? Slott y Gage te engañan más de una vez, haciendote dudar de quien es un skrull, quien puede serlo y quien no, hasta casi el final, en vez de revelarlo todo de manera obvia al principio. ¿Usar bien a los super-skrulls? Hay un buen puñado, la mayoría buenas ideas y guiños graciosos (el que suplanta a alguien con poderes magnéticos es un super-skrull de la segunda generación de la Patrulla-X, el que suplanta a alguien de fuego y hielo es un super-skrull de Spiderman y sus Asombrosos Amigos, y así más) y los que tienen cierto protagonismo, usan sus poderes inteligentemente, por una vez. ¿Caracterización y desarrollo de personajes? Aquí no hay peleas genéricas ni personajes plantados sin hacer nada, todo momento desarrolla a los personajes de segunda y tercera de la historia, todos reciben caracterización, al menos un gran momento, y la mayoría están en un sitio distinto al terminar. Y si muere alguien, es heroicamente y después de haber hecho algo. Hasta los skrulls principales reciben más caracterización que en cualquier otro sitio.

En cuanto al contenido, son tres historias que se entrelazan y llegan al mismo final. Una es la historia de Cruzado, el skrull que se ha pasado al otro bando, que recibe un número bastante bueno dedicado a su historia personal que explora bastante bien no sólo al personaje, sino a la cultura skrull, y más adelante nos cuenta la Invasión desde un punto de vista más fresco y original, para terminar en un final irónico y brillante. Otra es la historia de la Iniciativa Sombra durante la Invasión, tratando de librarse del alto mando skrull, con una participación muy buena del siempre divertido Hombre Hormiga. Pero el plato principal es la historia del Hombre 3D, que primero es el único que ve la invasión (en un número reminiscente de Están Vivos, y tan genial o más) y después, uniendose al Equipo Mata Skrulls (y tiene mérito haber redimido a esta combinación de personajes, haciendolos mucho mejor que expertos como sus creadores, Busiek y Morrison, respectivamente), en un viaje de carretera demencial por todo EEUU, cazando a todos los infiltrados skrulls, lo que de paso sirve para desarrollar más la Iniciativa de los 50 Estados. Buena caracterización, momentos geniales, uso inmejorable de los conceptos del crossover, malabarismo con decenas de personajes y una buena exploración del universo Marvel, sigue siendo una de las mejores series de superhéroes. Lo unico malo es el dibujo. Caselli es bueno, pero se despide después de hacer sólo dos números. La mayoría del resto la hace Harvey Tolibao, que es bastante horrible, con poses forzadas, anatomía nefasta, una especie de plaga en la superficie de los personajes, e incapacidad de posicionar a los personajes en las escenas de pelea para que se sepa que demonios está pasando, lo que perjudica bastante. Hacia el final hay una colaboración de Steve Kurth que es mejor, pero en Marvel la han cagado con el dibujo de esta serie, y sólo hay que ver cuantos colaboran en el último capítulo para darse cuenta. Una pena, porque es de lo mejor de la temporada, descontando eso. Muy Recomendado (9)

X-Factor Nº34: Hay una clara mejora respecto al número anterior, y no es porque la historia sea mejor. Es porque ahora por fin se ve claramente lo que pasa, y los personajes no son montones de plastilina delante de manchas, sino que hay un dibujante que sabe lo que hace. DeLandro no es tan bueno como era Raimondi, y le falta mejorar la presentación, pero al menos es legible. Lo gracioso es que le ha pasado lo que a la mayoría de lectores, y no sabía que lo que había en la barbilla del malo era una barba ridícula, sino una barbilla como la de los skrulls, y así lo dibuja. Es lo peor de los malos dibujantes, su efecto dura incluso después de que se vayan. En cuanto a la historia, lo mejor es probablemente la confrontación con Valerie Cooper y el gobierno. Rictor tiene una escena graciosa con los agentes, pero lo mejor es el cara a cara entre Val y Theresa, que presenta a ambas con buena parte de razón y fuerza de personalidad, y además hace avanzar subargumentos por las duras y por las maduras, bastante bien. La parte contra la Iniciativa Karma sigue no estando especialmente inspirada en la parte del villano, por mucha retórica davidiana que tenga (ninguno de los villanos de la serie lo han sido desde el primer año, realmente) pero al menos su plan se vuelve más versátil, y da para buena interacción de los protagonistas, especialmente Madrox. Si, ya hizo la cosa impactante que hace aquí antes, en la primera etapa de David, pero queda bien. Y hay un detalle intrigante sobre Longshot que no está claro si es un descuido del dibujante, o si realmente David le está dando ambigüedad moral (a él y a los compañeros, por extensión) a propósito. Ahora que el dibujo no molesta, la serie vuelve a ser interesante. Recomendado (8)

X-Force Nº10: Proudstar se enfrenta al Oso Místico, villano de una famosa saga de los Nuevos Mutantes clásicos. Por supuesto, Kyle/Yost la cagan exageradamente. Primero, el bicho había sido destruido. Segundo, no tiene razón para estar por ahí y atacarle. Tercero, y relacionado, el Oso era un enemigo mágico de los Cheyenne, la tribu de Moonstar, no de los Apaches, la tribu de Proudstar, pero supongo que a los guionistas esa gente roja que viste raro les parecen todos iguales. Y sumando todo esto, y más importante, la historia original funcionaba, y es un clásico, porque el Oso Místico no era realmente un enemigo al que pegar. Era una figura sólo vagamente real, que apenas aparecía en pantalla, y eso, junto a que cuando hacía algo era terrorífico, es lo le hacía memorable, impresionante y terrorífico. Además, la historia transcurría prácticamente toda en una ambientación casi onírica, más simbólica que realista, (a la que ayudaba mucho el dibujo de Sienkiewicz) y el enfrentamiento con el Oso Místico no se regía mediante reglas reales, sino que simbolizaba como Dani afrontaba sus miedos de niña, y los superaba para convertirse en adulta, con la ayuda de sus amigos. Aquí, sin embargo, es un oso gigante al que Proudstar tiene que matar porque si. Y eso es por lo que uno es un clásico, y otro es una mala copia que jamás llegará a estar a millas del original, porque ni siquiera es capaz de entender lo que está imitando. En otra parte del comic, el Desvanecedor se une, y se acaba la diversión, pues el grupo ya pasa a, literalmente, masacrar versiones inferiores de villanos que una vez fueron impresionantes. Más simbólico de esta serie, imposible. Al menos el dibujo de Choi es una mejora, aunque sigue siendo un 50% de espacio negro innecesario. No Recomendado (3)

X-Men: Legado Nº44: Continua el crossover con Lobezno: Origenes. Y esta vez no se nota mucho la diferencia entre las dos series. En ambos episodios, por un lado están las partes con Daken, Sebastian Shaw y Miss Siniestra. Que aquí pasa de ser simplemente una idea ridícula, a dar bastante grima y asco. Lo cual no sería tan malo, si la idea fuese esa, pero me da la impresión que pretenden que sea atractiva, de alguna manera, que es lo realmente repelente. Aparte de eso, esa parte es una manipulación bastante obvia de los protagonistas, muy de villanos de andar por casa, aunque si que es verdad que Daken pega bastante con esa gente pseudo-Fuego Infernal. Lo cual no dice mucho de ellos, pero bueno. Todo esto desemboca en peleas bastante normalitas contra unos villanos olvidables. Que aparte de avanzar el plan de los verdaderos malos, sirve para contrastar a Xavier con Logan. Aunque como esa parte esta escrita por Way, Lobezno está en plan asesino total, que aunque entra dentro de las interpretaciones válidas del personaje (no suele matar cuando está con la Patrulla-X, pero es debatible si esto cuenta, igual que es debatible si los malos tiraban a matar, que es lo único que puede justificar que Logan haga lo mismo) hace que el conflicto entre ambos quede forzado. La otra parte es la de los flashbacks, que como no, corresponde al capítulo de Legado, y continuan el retcon bastante serio de porque se unió Lobezno a la Patrulla-X. La verdad, no chirría tanto como parecía en principio, y al menos justifica porque todos los retcons estúpidos sobre Rómulo no habían surgido antes. Los verdaderos motivos de Xavier para acogerlo son más sutiles, pero son también intrigantes, aunque sigan la tendencia de Carey de querer comerse la tarta y también quedarsela: Puede revelar todas las cosas malas sobre el pasado de Xavier que quiera, porque ahora ya no las recuerda y técnicamente no es responsable, y puede actuar ofendido y barrerlas bajo la alfombra. Pero bueno, probablemente le gustará a los fans de ambas series, porque hace bastante bien la media entre ambas. Buen dibujo de Eaton y de Deodato, que encajan bien, aunque el primero sea algo mejor. Neutral (6)

Y eso es todo, nos vemos el mes que viene (o en algún punto intermedio) con las novedades de septiembre, a ver si termina el retraso. Habrá más novedades, con Reinados Oscuros y tomos tamaño ladrillo DC. Nos vemos.

Anuncios