¡Es temporada de series otra vez! (Para el que no esté acostumbrado, esta es la parte de las reseñas donde hablo de cosas que no son comics, incongruentemente antes de presentarme, imitando las entradillas de los programas de TV) Volviendo esta temporada está Fringe, cuya nueva temporada ya empieza a desarrollar más rápidamente su argumento principal secreto, aunque sigue mezclando partes aburridas de relleno (ahora menos) con otras más interesantes, de manera muy parecida a como se desarrolló Alias (a la cual copia en un giro esta temporada, por cierto, menos impactante si ya viste esa serie) También vuelve Heroes, ahora sin el Loeb, y la verdad es que esta es la temporada más prometedora desde la primera, porque por fin se han librado de la manía de repetir la misma estructura y problemas cada temporada, y se han decidido a tirar por sitios distintos, en general y con personajes individuales, que han recuperado algo de la vida que tenían. Incluso parece que han encontrado ideas más o menos nuevas para los más gastados como Nathan o Sylar, aunque habrá que ver si no se meten en callejones sin salida como otros años. Y otra serie que vuelve, aunque no se sabe si por mucho tiempo, es Dollhouse, que en típico estilo Whedon, mejora mucho en la segunda temporada, cuando se empiezan a poner realmente las cartas sobre la mesa. (Claro, que sabiendo como está el panorama televisivo, ¿por qué no puso el turbo y lo hizo antes? Vale que se necesita cierto tiempo conociento el status quo normal de los personajes antes de empezar a cambiarlo, pero el público tiene poca paciencia, y algunos de los primeros episodios eran tan aburridos como los primeros de Buffy, pero con protagonistas menos entrañables, por definición) Será una pena si la cancelan este año, porque tiene toda la pinta de que lo que se avecina es mucho mejor.

Como novedad está Flashforward, que sorprendentemente Cuatro está emitiendo casi en paralelo a la edición americana. No se como lo logran, pero ojalá se extienda la práctica. La serie está creada (bueno, se supone que es una adaptación de una novela, pero sólo conserva el concepto básico) por Shannon Braga, que hizo cosas de Star Trek y llevó la última temporada de 24, y por nuestro viejo conocido de los comics David Goyer. También participaba Marc Guggenheim, pero los ejecutivos televisivos han demostrado considerablemente mejor gusto que sus equivalentes en comic y le han echado en poco tiempo por no estar a la altura. El caso es que tiene una premisa muy interesante, y tienen bastantes ideas para hacer que dure al menos un par de temporadas sin necesidad de relleno o cambiar de dirección, con suficientes giros y sorpresas mientras tanto. Lo que pasa es que la ejecución de esas ideas no pasa de competente, y los personajes no son nada del otro mundo, todo ello de momento. Además, aunque se están calentando bastante la cabeza en pensar las ramificaciones del apagón, están ignorando el mayor agujero de todo esto: Es decir, si saben la fecha de las visiones del futuro que han visto durante el apagón, ¿por qué todo el mundo estaba haciendo vida normal en ese momento del futuro en vez de prepararse para ello? Pero ya veremos si lo tienen bien pensado o no con el tiempo.

Y por último, otra serie que vuelve, pero que es como si fuera nueva porque entre otras cosas, creo que no la había comentado antes, es Skins. Que es una serie británica que están emitiendo en Neox, y la verdad, la TV británica es a la americana como los autores de comics británicos son a los americanos. En este caso, es probablemente lo mejor que se ha hecho en series de adolescentes realistas desde My So-Called Life a mediados de los 90. Pasando completamente de todos los tópicos, melodramas y tonterías de los culebrones americanos, es un vistazo mucho más realista, pero tremendamente divertido, a como viven los adolescentes (o cierto tipo de adolescentes, al menos, aunque al menos hay variedad socio-económica), con personajes muy creibles y bien definidos, que se entienden muy bien aunque no siempre caigan bien. Además, evitan todas las trampas negativas de este tipo de series, cumpliendo la Regla de Peter de los Adolescentes en TV: La calidad de una serie es inversamente proporcional a la diferencia de edad entre los actores y los adolescentes que interpretan. Saben mezclar el drama y el humor, y no estiran las cosas innecesariamente. En dos temporadas cortas han dicho todo lo que tenían que decir de los personajes (y se han dado cuenta de que la época de instituto no puede durar para siempre, ni para actores ni para personajes, y llevarlos a la Universidad no funcionaría) y en la tercera temporada han cambiado completamente de personajes, de manera que ha resultado fresco y han contado cosas completamente distintas en vez de repetir lo mismo con otros personajes. Asi que se ha mantenido el nivel, y especial mención a tener las narices de no sólo hacer que uno de los personajes principales tenga síndrome de Asperger e investigar bien los síntomas, también presentarlo como un personaje positivo y agradable pese a sus problemas. A ver si en otros sitios se hace eco, y empezamos a tener más representación y conciencia pública positiva.

[Guaaaay]

Hola a todos, y bienvenidos una semana, er, mes, mas a estas Criticas Reconstructivas. Este mes tocan las cosas de septiembre, y llevo mucho retraso, así que seré breve en la introducción. Hay muchas cosas de Panini, pero afortunadamente van a ir sacando las novedades de Reinado Oscuro poco a poco, y este mes sobre todo hay tomos que no tienen que ver. Hay un par de tomos de cosas ya editadas en grapa, y como siempre, el que quiera saber que tal estan, que mire el archivo, pero en general no son recomendables. En cuanto a Planeta, es lo más curioso, porque realmente sacan muy pocas novedades, y menos aún de material moderno. Han pasado de sacarlo prácticamente todo a muy poco, y otras veces en septiembre han hecho avalancha de tomos. ¿Ha afectado por fin la recesión a Planeta? Y si es así, si hay que seleccionar lo que sacan más cuidadosamente, ¿realmente es mejor sacar cosas antiguas rebuscadas que modernas? Probablemente hay un par de cosas que no comento, pero si me acuerdo más adelante, ya las recuperaré. En cuanto a Norma, sigue más o menos como siempre, y por mi parte sigo ignorando sus reediciones de basura noventera. Y otras editoriales están empujando un poco más este otoño, lo cual siempre es bueno.

La gran noticia de este mes que debería comentar es el gran cambio que ha habido tanto en Marvel como en DC, con Marvel siendo comprada por Disney y DC transformandose en su propia división de Warner. Pero con el retraso que llevo, ya se ha dicho todo lo que se podía decir, y lo que está claro es que tardará en verse cualquier posible cambio. De todas maneras, Disney tiene divisiones como Miramax que son bastante adultas, así que si alguien está preocupado por una “Disneyficación” de Marvel, que se lo piense otra vez. Lo más normal es que mientras funcionen, dejen a la parte que hace los comics funcionar a su aire y los cambios se vean en las adaptaciones a otros medios, pero tampoco se puede descartar que a alguien se le crucen los cables en algún momento del futuro y quiera entrometerse. Pero ya iremos viendo, desde luego, las cosas se han puesto más interesantes.

Y en el terreno de esas adaptaciones precisamente, aunque ya habrá terminado de ponerla TVE1 para cuando leais esto, probablemente aún podreis pillar en Clan la última adaptación de Spiderman a TV, Espectacular Spiderman, que no es ya la mejor serie Marvel de animación que se ha hecho, es una de las mejores versiones de Spiderman, punto. En muchos sentidos una mejor adaptación a tiempos modernos del Spiderman clásico que Ultimate Spiderman (menos relleno, más avance y mucho mejor montado, aunque los diálogos no sean tan buenos), coge a los personajes, historias y conceptos básicos, y sabe captar lo que hacía que funcionasen y mezclarlo perfectamente. Todo gracias a Greg Weisman, que ya hizo probablemente la mejor serie de animación de los 90, Gargolas, y al que deberían rifarse las compañías de comics. Lo asombroso es lograr una serie que sea impactante teniendo que someterse a las absurdas restricciones televisivas (no puede mostrar muertes violentas en pantalla ni pistolas que disparen balas, así que puedes imaginarte lo que le ha costado contar el origen de Spiderman sin cargarselo) A ver si Disney interfiere un poco y aprueban una tercera temporada para la serie, porque es difícil que encuentren algo que sea mejor.

Ahora, novedades americanas: En DC, la mayor es Superman: Origen Secreto, donde Johns cuenta lo que dice en el título. Y bueno, no es una mala historia, y con tanto cambio es probablemente necesaria, pero es discutible si muchos de los nuevos cambios son realmente una mejora y no un capricho pasajero que habrá que cambiar otra vez más adelante.

Siguiendo de los especiales del mes pasado, salen dos series dedicadas a las renovaciones de los personajes del Círculo Rojo que DC ha comprado. Una, Escudo, es bastante buena, y la otra, Red, no está a la altura de la premisa, pero ambas al menos hacen algo distinto a otras series. Las historias de complemento, no tanto.

Y en el apartado de “Por el amor de todo lo que es bueno y puro, ¿por que?”, en DC deciden darle serie regular a Magog. Si, el personaje creado hace más de una década como parodia y ataque a un personaje que ya ni está de moda. Encima, tomandoselo en serio, y con un guionista normalmente nefasto. A veces te desesperas.

Para terminar un mal mes para DC, sale una miniserie sobre Tornado Rojo, que es una de esas miniseries de las que te puedes esperar todo lo que pasa dentro una vez lees el anuncio, como la última de este guionista. Encima, malgasta ideas de mejores guionistas, y es patético que cancelaran una miniserie hecha sobre el Weisman mencionado más arriba para hacer esto.

En Vertigo, al menos la nueva serie, Sweet Tooth, no es mala, aunque de momento no tiene un gancho en el concepto o ejecución como para llamar la atención, así que lo tiene cuesta arriba.

En Marvel, es un mes con un poco de todo. Sale, después de muchos retrasos, la nueva serie de Spiderwoman, que es terriblemente aburrida y una repetición de lo mismo de siempre de Bendis.

Siguiendo con el eterno reciclaje de viejos personajes, hay miniserie de la Antorcha, que no tiene realmente un motivo para existir nada más que resucitar a un personaje, y aunque decente, es bastante predecible y no sabe hacer bien a uno de los protagonistas.

Pero esa no es la decisión más incomprensible del mes. Esa es sacar la miniserie de Spiderman: La Saga del Clon, donde uno de los peores guionistas que ha tenido la editorial vuelve para contarnos la idea original que tenían para uno de los momentos más vergonzosos de la historia de la editorial. Si quieres saber lo que habría pasado, hay en internet una página que te lo cuenta, detalladamente, y de manera mucho más divertida. En serio, ¿a que viene esto ahora?

Mientras, en la línea Ultimate, siguen las decisiones raras, y contradicen nada más empezar el supuesto propósito de concentrar la línea haciendo que sólo salgan cosas importantes, con una miniserie de relleno sobre Iron Man, Ultimate Guerra de las Armaduras. Y curiosamente, acaba siendo una versión bastante apropiada de la historia original, aunque no mucho más.

A todo esto, terminó el crossover Utopia, que resultó ser una historia de la Patrulla-X más que otra cosa, y si que ha sido importante para la serie. Lo que pasa es que por buenas que sean las ideas de Fraction para la serie, la ejecución no está a la altura, y además, la premisa suena muy bien hasta que te das cuenta de que el hecho de que haya tan pocos mutantes se carga su credibilidad casi por completo. Tienen que arreglar eso si la serie va a tener algún futuro.

Por último, Strange Tales no es más que la versión Marvel de Bizarro Comics, pero en un formato más manejable: Autores raros e independientes haciendo historias extrañas de personajes Marvel. No le gustará a muchos, y no todas las historias salen bien, pero es bastante divertido si tienes el sentido de humor correcto. La historia de Hulk de Bagge es divertida también, aunque es difícil saber que tenía de polémica, porque es bastante normal dentro de lo que cabe.

Y después de todo esto, pasamos a las reseñas:

Asombroso Spiderman Nº35: De nuevo, una combinación de una historia de 2 números y una de 1. Se aprecia bastante que la nueva dirección de Spiderman se centre en historias cortas, en vez de las más estiradas de otras series “de moda” en Marvel. Dan más por número, y cuando tocan sagas largas, realmente lo valen. La historia grande este mes es de Dan Slott, y es donde nos cuenta por fin como es que Harry Osborn está vivo, y otros asuntos relacionados, más de un año después. Han tardado demasiado, pero es comprensible hasta cierto punto. Si hubieran dado la explicación nada más empezar la nueva etapa, no habría quedado bien con la idea de hacer un nuevo comienzo accesible, y reintroducirlo más adelante habría dejado sin buena parte de los subargumentos del principio de la nueva etapa. Lo malo es que al principio parecía que todos los cambios eran efecto de Un Dia Más, lo que habría sido una memez, pero al menos esto ya se explica aquí. Que es más de lo que se puede decir de otros misterios de la etapa. En fin, la explicación principal tiene tanto sentido como podía tener una resurrección de alguien que murió en pantalla hace años, pero al menos está basada en algo ya establecido, y tiene coherencia. Las otras explicaciones vienen como fichas de dominó de esta, y quedan bastante bien. En cuanto a la historia que sirve de excusa para contar todo eso, es una buena historia del Spiderman tradicional, mezclando problemas personales con superheroicos, de manera que vienen a ser lo mismo, gracias a la exagerada tendencia de que todo el mundo alrededor de Peter Parker tenga superpoderes o relación con alguien que los tenga. El villano pasa por lo que le suele pasar siempre, aunque mejor hecho y con un mejor final que de costumbre. La dinámica de los personajes es tan buena como ha podido ser antaño, con momentos que son emotivos y todo. Y siendo Slott, tiene cosas ocasionalmente desternillantes, como la conclusión sobre Peter y Spidey a la que llega Harry al final. El dibujo de McKone también está muy bien. La otra historia tiene al otro peso pesado, Mark Waid, y está narrada por Betty Brant, explorando y revitalizando a un personaje un tanto olvidado y maltratado. No hace nada especialmente innovador con el personaje, no lo redefine ni nada, pero si que te pone bien en su pellejo, y la hace bastante creible y empatizable, en una situación que no se ve mucho en los dramas porque la mayoría de la gente prefiere ir por cosas más fáciles, y de paso, es una buena exploración de los personajes y subargumentos de la serie mediante otros ojos. Bien hecho, con buen dibujo de Kitson. Y luego viene la historia de Spiderman y el Presidente Obama, que originalmente era complemento de este número. Así que si compraste el especial que sacaron hace unos meses para tener esta historia, enhorabuena, Panini te ha vuelto a tomar el pelo. Una historia muy cutre, además. Pero aparte de eso, si aún estás evitando la serie por manías por cosas que pasaron hace tiempo, es un buen momento para echarle un vistazo, y ver que es un buen comic de Spiderman al estilo tradicional, bien hecho, y sin ser una repetición directa del pasado. Recomendado (8)

Aves de Presa Nº1: Empieza la avalancha de tomos enanos enormes, que aparentemente es el formato del futuro, o eso piensa Planeta. Menudo futuro aguarda. Una de las cosas en el formato es esta serie bastante pedida. Excepto que los números que se pedían eran los de Gail Simone, (que fueron un gran éxito de crítica, volvieron a poner a los personajes en el mapa y eran una de las pocas series cuyas ventas aumentaban sin necesidad de crossovers o trucos, pero aparentemente en Planeta son alérgicos a ganar dinero) y tendrían que haberse publicado en su día, junto con las demás series de 2005-2006 que si publicaron. Pero bueno, aparentemente en Planeta no son misóginos después de todo, ya que si que van a publicar la serie, ahora que ha sido cancelada. Pero la van a publicar entera (o al menos hasta los números de Simone, asumiendo que no hagan como con sus números de Action, que se los saltaron, pero en Planeta no le tienen manía, que va), empezando por los primeros y mediocres años, por parte de ese rey de la mediocridad que tanto les encanta en Planeta, Chuck Dixon. A decir verdad, esta fue una de las mejores ideas de Dixon. Coger a dos personajes femeninos bastante maltratados (al menos Batgirl había sido reconvertida en un buen personaje, Oráculo, por Ostrander y Yale, pero Canario Negro languidecía bastante por aquella época, mediados de los 90) y convertirlas en protagonistas de su propia serie, hecha a la medida para Dixon, siendo una serie de aventuras/espionaje con Dinah como la protagonista de acción supercompetente y Barbara como la voz que controla la misión. Una premisa muy en plan serie de TV de acción de los 80, que es lo que le gusta a Dixon, y cuando protagonizaban especiales aperiódicos, en pequeñas dosis, era soportable. Pero cuando le dieron una serie regular, se empezaron a notar los defectos de Dixon de siempre. Las historias son siempre exactamente las mismas, misiones genéricas de MacGyver contra lacayos tontos, mercenarios o villanos cutres del tres al cuarto que si han vuelto a salir es como carne de cañón, premisas que requieren el toque más gracioso y exagerado de una película de James Bond para resultar chulas en vez de ridículas, y personajes planos (en personalidad, se entiende) cuya relación o personalidad no se explora prácticamente nada en todo el ladrillo de tomo. Hay alguna idea buena ocasional, pero sólo de vez en cuando, como parte de la mediocridad de siempre. Casi lo único reseñable es el dibujo de varios dibujantes conocidos sobre todo por dibujar chicas, como son Gary Frank (antes de tener los defectos que tiene ahora), Greg Land (cuando dibujaba en vez de calcar) o Matt Haley (cuando dibujaba, punto), y lo hacían bien. Hay una buena razón por la que buena parte de este material no está reeditado en EEUU, y ya le valdría a Planeta publicar material mucho mejor que si lo está (si quieren aventuras trotamundos bien hechas, ¿Por qué no el Manhunter clásico?) Neutral (6)

Batman Nº27: Vuelve por fin el Batman de Morrison, con números que deberían haberse publicado hace meses. No es un prólogo a Batman RIP, pese a lo que diga la portada, no está más conectado que el resto de la etapa. Es la aparición del Tercer Batman malvado, siguiendo una de las tramas a largo plazo de la etapa. El primer capítulo es precisamente eso, presentación del villano y la situación mientras avanza un subargumento personal con Bruce Wayne, y descontando un poco de la energía habitual de Morrison, podría haber sido un comic de Batman cualquiera. Y entonces termina ese primer capítulo, y las cosas se ponen raras. El segundo capítulo es un tanto difícil de seguir la primera vez, si no prestas mucha atención porque mezcla cuatro narrativas diferentes. Junta no una, no dos, sino tres experiencias extracorporales de Batman, con otro flashback que es la historia principal, que nos cuenta por fin lo que le pasó al asesino de los padres de Bruce Wayne. Es una pequeña historia de crimen y castigo que queda bien, y además, todo ello en conjunto forma parte de sacar adelante una de las ideas principales de Morrison para el personaje, que es hacer encajar todas las encarnaciones del personajes en una sola historia, recuperando y encajando de alguna manera las más vilipendiadas de los 50-60. Así que en una segunda lectura, es un número más interesante de lo que pueda parecer la primera vez, donde queda un poco aleatorio. Eso si, el dibujo de Daniel sigue siendo malo, y dificultando la lectura en vez de amplificando o al menos complementando las ideas de Morrison. Recomendado (7)

Black Summer: Glenat continua sacando las miniseries de Avatar, que es donde ciertos autores llevan las obras que en otras editoriales no les cogerían ni en pintura, aunque en los dos casos de Ellis de este mes, tampoco hay nada que no pudiera verse en los títulos más bestias de Marvel o DC. Como todo el mundo sabe, Ellis odia a los superhéroes. Como casi todo el mundo sabe, aunque no quiera admitirlo, Ellis no tiene principios, así que se dedica a escribir superhéroes mientras sigue proclamando que están acabados y que los guionistas deberían escribir otras cosas. Nada como predicar con el ejemplo. Al menos, a diferencia de lo que hace para Marvel, esto si que le importa un carajo, y se molesta en tomarselo un poco en serio. Sabes que ha puesto algo de empeño porque usa modificación corporal tecnológica, que es su principal fetiche ahora mismo. Se supone que quiere hacer ideas nuevas con los superhéroes, y esto empieza bien: En un mundo que sólo tiene un grupo de superhéroes y ningún supervillano, uno de ellos decide que el mayor criminal del mundo es el presidente de EEUU (es el verano del ’08, obviamente) y decide matarlo públicamente. Eso sería un buen punto de partida para una historia sobre la corrupción, la naturaleza del poder, y sobre si los problemas del mundo se pueden arreglar de una manera fácil y violenta, si eso cambia realmente algo. Desgraciadamente, aunque esos temas se mencionan de pasada, no es la historia que Ellis quiere contar, tal vez porque implicaría tener grados de ambigüedad moral, y Ellis, por mucho que critique el mainstream, escribe sus comics de manera tan maniquea como cualquier comic de superhéroes de los últimos 40 años. Tiene que haber un malo malísimo sin nada bueno, y la historia se acaba cuando se le derrota. Así que en vez de todo eso, la historia va realmente de un grupo de antiguos soñadores que querían cambiar el mundo siendo cazados por unos malos que tienen los recursos del gobierno americano. No muy diferente de Cla$$war, por cierto, en la dirección y en la manera de presentar unos pocos superhumanos como armas cuyos conflictos son mortales. Como tal, es una buena historia. Ellis juega bien la parte de los viejos soñadores habiendo despertado, y la lástima de que todo haya acabado en esto. Los personajes están bien desarrollados, o al menos, los que realmente tienen protagonismo, siempre dentro de los estándares del tipo de historia de “antiguos héroes que han credido salen del retiro”. La historia es rápida y emocionante, y tiene un buen final. Es una buena historia, simplemente, no está a la altura de la premisa, y no es nada nuevo. El dibujo es de JJ Ryp, que ya vimos aquí en Robocop, y hace bien la acción espectacular, aunque con exceso de destrozos flotantes en todas las escenas. Lo que no hace bien del todo es a los personajes, donde se nota que Avatar se solía dedicar al porno y los entrenaba para eso. Además, los diseños de los supers mezclan vida real y trajes de superhéroe de manera que a veces parecen Power Rangers. Juntando ambas cosas, es difícil distinguir unos personajes de otros a veces, sobre todo las dos chicas. Recomendado (8)

Buffy Cazavampiros Omnibus Nº3: Un montón de números de la serie original, que transcurren alrededor de la Segunda-Tercera Temporada, pero sin Angel o Angelus, o ninguno de los otros villanos recurrentes. Escritos por Andi Watson (el de Peleas de Enamorados) y Christopher Golden (especialista en adaptaciones de un medio a otro) y dibujados por, en general, escoria noventera, son historia genéricas de Buffy, captando el estilo de la serie, pero sin mucha gracia o nada que las haga memorables. Sólo para muy fanáticos. Neutral (6)

Capitán America Nº36: El Capi Cyborg y Namor se juntan para enfrentarse con otro villano del año del catapum, que tiene la complejidad de un botijo, y algo menos de originalidad. No se dice nada particularmente interesante en la interacción entre los protagonistas, tampoco. Pero bueno, al menos está decentemente hecho, y no hay nada particularmente tonto. Al menos Brubaker evita la pelea gratuita que parece prometer la portada. Buen dibujo. Neutral (6)

Crisis Final Nº5: Como no podía ser de otra manera, y por no dejar un número bien, Planeta vuelve a meter la pata este mes. En este caso, la cagada correspondiente es que el comic que meten en segundo lugar va antes que el que meten en el primer lugar. Debería ser obvio, teniendo en cuenta que uno es uno de los especiales que salieron entre los nº3 y 4 de Crisis Final, y si no, fijandose un poco en que la misma cronología de Mr Terrific, que sale en ambos, te lo dice, pero en Planeta pasan mucho de todo. Aparte del orden, aquí tenemos la primera colaboración de uno de los 3 guionistas que llevan la Crisis Final, que es Greg Rucka, que escribe el especial Crisis Final: Resistid. El hecho de que colabore con su viejo coguionista de Jaquemate, Eric Trautmann, debería ser una pista de que es prácticamente un epílogo de esa serie, pero cruzandose con la Crisis. Lo cual tiene sentido, ya que Jaquemate es una agencia que se dedica a combatir este tipo de catastrofes, así que verles reaccionar ante una Crisis es apropiado para ellos, y para contarnos un punto de vista global de la situación. Como el título indica, es una historia de resistencia heroica contra los malos que han ganado, con únicamente cuatro de los protagonistas de Jaquemate, más la improbable pareja del Peón Chasquidos Carr (y es desafortunado que esto se publique el mismo mes que Hourman, donde explicaban como perdía los poderes que aquí vuelve a tener sin explicación, pero esas cosas pasan) y Cheetah aguantando contra un mundo controlado por Darkseid y sus legiones. Es un tipo de historia clásica, y aunque obviamente sabemos que los buenos ganarán al final y no todo es tan desesperado, los guionistas saben vender la desesperación y heroicidad de los protagonistas. Para aquellos un poco desconcertados por el estilo innovador de Morrison en la serie principal, esto tiene también un estilo más convencional, que se centra más en los protagonistas. (Hay un elemento que no encaja bien con la mini principal, pero es pequeño) Carr y Cheetah tienen una interacción divertida, la relación entre Mr. Terrific y Sasha sigue siendo enternecedora, un elemento introducido inteligentemente en Jaquemate resulta ser la solución, se logra usar de manera que quede bien a unos personajes de los que todo el mundo se había hartado hace años, y el final es simplemente épico y emocionante. Además, el dibujo de Ryan Sook es muy bueno. Hablando de dibujo, en el nº4 de Crisis Final que va después, pese a que dejaron un mes de hueco, JG Jones no pudo seguir haciendo la serie a tiempo, y algunas escenas están dibujadas por Carlos Pacheco. Pese a que no tienen el mismo estilo, lo que hace que los tics de Pacheco se noten más en comparación, no encajan demasiado mal, y se mantiene el listón. En cuanto a la historia, habiendonos presentado la ambientación del mundo conquistado por Darkseid en los especiales anteriores, Morrison sigue con el ritmo acelerado de presentar escenas e ideas rápidamente y dejar que el lector relleno los huecos él solito, lo que es bastante impresionante. Habiendo presentado a los muchos personajes en números anteriores, ahora es cuestión de verles en una situación distinta, viendo lo que están haciendo un mes después de que Darkseid conquiste el mundo. Así que vamos rotando por los distintos puntos de conflicto y resistencia, con muchos momentos chulos de los héroes y villanos, con muy buen ritmo. Destacar sobre todo la genial escena de resistencia de Flecha Verde, y la imponente presentación final de Darkseid. Así se hace. Muy Recomendado (10)

Crisis Final: Venganza de los Villanos: Miniserie de 3 números que transcurre alrededor de los números 2 y 3 de Crisis Final. Lo curioso es que originalmente iban a ser cinco números y no iba a ser un cruce con CF, pero al final aprovecharon la conexión con Flash para subirse al carro. La verdad, se nota que fue un cambio a mitad del asunto, porque aún se nota el punto donde habrían terminado los dos primeros números si hubiesen sido cinco, y además, se nota que los elementos de Crisis Final no influyen hasta la segunda mitad de la miniserie, donde pasan demasiadas cosas a la vez y algunos subargumentos se pierden en el follón, mientras que en la primera mitad había mucho más espacio libre. Independientemente del crossover y sus circunstancias, esto es una mini que por un lado sirve de puente entre la primera etapa de Geoff Johns en Flash y la que se avecina, volviendo a la Galería de Villanos, que se notaba que era lo que más le gustaba de la serie, y que tenía más cosas que contar, como ya dije en su día. Además, también sirve de limpieza y arreglo del destrozo que han hecho otros guionistas con los personajes que definió tan bien, y que cagaron tanto en tan poco tiempo inútiles como Guggenheim o los de Cuenta Atrás. Manda narices que el guionista más importante de la editorial tenga que arreglar sus propios personajes porque en dos años que los ha dejado sueltos los ha cogido gente que es incapaz de leer (o de entender) sus historias.

El caso es que los Villanos vuelven de Salvación, están hartos de todo, y deciden vengarse de Guggenheim, er, Inercia, por haberles hecho actuar tan poco característicamente y haber matado a Kid Flash. Excepto que Inercia tiene sus propios planes. Y también los tiene Zoom, que se involucrado en la trama. Y también Flautista, recuperado de Cuenta Atrás, y tratando de hacer algo con la estúpida muerte del Tramposo, siguiendo la idea descarrilada de Johns de que no se había revillanizado, sino que se había infiltrado en los Villanos. A lo que hay que añadirle las maquinaciones de Libra, ya que todo esto transcurre en plena Crisis, con los Flashes ausentes. Así que es una historia exclusivamente de Villanos, en mayor o menor medida, y como todas las historias de Johns anteriores sobre ellos, es muy buena. Los cinco protagonistas tienen muy buena caracterización. Sobre todo Capitán Frio, que sigue siendo un personaje de lo más complejo, pero también Hechicero del Clima, que tiene mucho desarrollo aquí porque Johns no llegó a dedicarle un Perfil de Villano como a los otros, y también el nuevo Tramposo, que sirve para explicar la diferencia entre uno de los Villanos de verdad, y los que no lo son, entre aspirantes y legados. Esa diferencia también queda clara en una escena genial donde Johns recupera a los cutrisimos pseudo-Villanos de Gotham Underground para que la Galería de Villanos pueda machacarlos, que no sólo nos muestra perfectamente la mentalidad, modo de operar y porque mola la Galería, sino que demuestra como hacer bien una escena de acción brutal. (Bien: Villanos masacrando brutalmente a otros villanos que se lo merecen, con ingenio y de manera que la violencia quiera decir algo. Mal: Personajes destripando alegremente a personajes que no lo merecen, que curiosamente es un fallo que Johns ha cometido alguna vez) Incluye la mejor manera de rechazar una entrada de alguien que se cree sexy, de la historia. También hay buen trabajo con el resto de personajes de la historia, sobre todo con Inercia y Zoom, aunque es aquí cuando lo apresurado del final influye, y el prometedor subargumento de Flautista tiene que cortarse rápidamente sin llegar a mucho, y Libra queda ligeramente como un pegote en una historia que no le necesitaba, aunque tiene una buena participación, de todas maneras. Aún así, tiene un final de lo más satisfactorio para todos los implicados, de manera emocional y estructural, y deja en buen sitio a los protagonistas para la nueva serie. Bueno, excepto a los que estaban más gastados, que los quita del mapa, pero es comprensible. En el dibujo, Johns se reune con su viejo colaborador de Flash, Scott Kolins, y le da a la serie el estilo sucio y brutal que necesita, desarrollando bien los decorados industriales de Keystone. No es una miniserie necesaria para Crisis, pero si te gustaba Flash o te gustan los villanos, o las buenas historias de venganza, te gustará. Muy Recomendado (10)

Cuatro Fantásticos Nº21: Todos los subargumentos se ponen en pausa para una historia de respiro, si quieres ser generoso y no llamarla de relleno. ¿Recuerdas aquella historia de la etapa Byrne donde los 4F visitaban el pueblecito de la Tia Petunia? Pues algo muy similar, pero con bastante menos encanto, y el doble de aburrido, porque tarda el doble para contar lo mismo. Es todo un número de los 4F visitando un pueblecito de Escocia (presumiblemente porque Millar es de allí, o eso dice), y viendo lo rústico y pintoresco que es en su simpleza. Todo para llegar a una revelación que cualquiera que haya visto o leido una historia donde se visita un pueblecito aislado, y no sea un completo subnormal, podrá ver venir en la segunda página. Vale que esté dandole tensión, pero está dar tensión, y está esperarse tanto tiempo a que pase algo que el público ya se cansó hace tiempo, porque se podría haber conseguido lo mismo en la cuarta parte del espacio, y mejor. El dibujo de Hitch es muy bonito, pero pagar el precio de un comic para ver cuatro grandes imágenes de campo, no vale la pena. No Recomendado (4)

Daredevil Nº43: Todo un número de combate contra la Mano, Lady Bullseye y sus zombies, que es todo un cambio de ritmo agradable para esta serie en la última década. Al menos los personajes (o Brubaker, según lo quieras ver) admite que la Mano es poco más que un chiste, en vez de actuar como si fueran la cosa más terrible (o peor, más interesante) del mundo, como hacía Bendis. No consigue hacerlos temibles, pero al menos da el primer paso para arreglar el problema, que es admitir que existe. Un buen número de acción con diálogo útil en las peleas, con buen dibujo de Lark. Recomendado (7)

Doktor Sleepless: O Doktor Insomne, pero Glenat se niega a traducir nada, ni siquiera las docenas de neologismos que aparecen en este comic, de manera que a veces la mitad de las palabras están en inglés, lo que resulta ridículo. Al menos hay notas de traducción bastante útiles. Esta es la nueva serie regular donde Warren Ellis resumirá todos sus temas principales durante los próximos años, algo así como la sucesora de Transmetropolitan. Al igual que Transmet, tiene un protagonista que vuelve a la Ciudad, y viene a decirle al pueblo lo tontos que son, y como arreglar las cosas, de manera exagerada e histriónica, acompañado de una ayudante. A diferencia de Transmet, no transcurre en el futuro lejano sino muy cercano, tiene más énfasis en la parte científica siguiendo los intereses del autor (aunque tiene buena parte social también), y aunque la faceta pública de los protas es similar, la privada es bastante distinta, y es menos un avatar del autor (ni lo es de Hunter S. Thompson, ya puestos). En vez de un periodista, es un Doctor, científico pese a las apariencias, por aquello de que la serie va de ciencia. La gracia es que el protagonista era un intelectual normal que decía la verdad, pero nadie le hacía caso. Así que se ha reinventado como un personaje de comic, una caricatura, un científico loco llamado el Doktor Insomne, porque así la gente oirá lo que tiene que decir. Es una idea muy chula, y una que los guionistas británicos conocen bien de primera mano. Así que ahora escandaliza, hace extrañas declaraciones y le toca las narices al poder establecido, mientras extiende su mensaje de que la gente es estúpida y quejica. El mensaje es coger algo que está ahora de moda, quejarse de que el futuro no es lo que nos habían pintado (“¿Dónde está mi mochila-cohete?”, suele resumirlo) y decir que los que se quejan de eso son unos tontos por haberse creido lo que no eran, y no aprovechar la verdadera ciencia que debería parecernos futurista (en el comic son cosas aún no inventadas, aunque factibles, pero podrías decir lo mismo de Internet, o un Ipod). Y entonces, usar esa misma tecnología para seguir extendiendo su mensaje. No está a la altura de los primeros números de Transmetropolitan (pero claro, ¿qué lo está?) pero es bastante intrigante, divertido y lleno de ideas. Al menos las partes que van de eso, y del misterio de quien es realmente el Doktor, y que pretende conseguir. Las partes más alejadas de eso, que abundan en la segunda mitad del tomo, ya no son tan interesantes, siendo dramas más normales o disgresiones raras que si bien seguramente jugarán un papel más adelante, ahora no se sabe bien la relevancia. Y luego está el último capítulo, que se supone que nos cuenta el origen del Doktor. Y si lo que cuenta es verdad, me temo que hay otro paralelismo con Transmet, que la serie abandonará la parte interesante para convertirse en un “héroe oscuro vs malo malisimo que quiere destruirlo todo”, lo cual sería una pena, pero es a lo que nos tiene acostumbrados Ellis. En cuanto al dibujo, a Ellis se le ha acabado la suerte con los dibujantes, y le toca el novato Iván Rodriguez, que apenas parece preparado para un trabajo profesional. Muy pobre y soso, muy plano, similar a lo que era Tony Daniel hace unos años. Le quita gracia a la serie. También hay textos complementarios al final (y supuestamente en Internet) que se supone que ayudan a comprender mejor la historia, lo que es una buena idea. No se sabe si será la nueva gran obra de Ellis, o si es capaz siquiera de hacer una, pero es interesante de momento, y al menos le saca un poco de lo habitual. Recomendado (8)

Exiliados: Vuelta a Casa: Mira que es una portada fea. De hecho, es una portada fea a la que parece que hayan dejado reposar en orina un buen rato. Esto es, mas o menos, el final del volumen original de la serie. Excepto que significa más bien poco, porque aparte de que han dejado el nº100 para un siguiente tomo, por alguna insondable razón (el tomo americano lo incluia) y además, Claremont continuará en el volumen 2 tras la renumeración de la serie. Lo que para es que para coincidir con la renumeración, se dedica a atar cabos sueltos, es decir, librarse de los personajes ya establecidos de cualquier manera, y meter a los suyos propios, también de cualquier manera. El resultado es bastante forzado, por lo menos. Mientras pasa todo esto en los subargumentos, el argumento principal no parece interesarle mucho a Claremont tampoco, siendo poco más que una repetición del mundo del tomo anterior, con los personajes un poco barajados, pero con poco o nada que decir que no haya dicho inmediatamente antes. Una sola idea buena al principio, y ya. Quizá cuando Claremont tenga el equipo que él quiera, esto sea mejor, pero de momento, esto vuelve a ser lo que se podía temer del Claremont moderno, regurgitación de viejas ideas, avances incomprensibles y desarrollos arbitrarios. En cuanto al dibujo, Pelletier ya se largó a 4F, y en su lugar vuelve Clayton Henry a su primera serie, que no lo hace del todo mal, aunque le hace falta un poco de rango. Steve Scott sustituye decentemente también. No Recomendado (4)

Ghost Rider: Del Infierno al Paraiso: Al que dentro se le llama Motorista Fantasma, pero menos da una piedra. Después de tantos meses de reposo, de manera que parecía que habían desistido de la serie, continua la serie, sólo que esta vez ya no está Way, sino que empieza Jason Aaron, en su primera serie regular para Marvel. Y aquellos que hayan leido sus números en Lobezno, sabrán que pasar de algo escrito por Way a algo escrito por Aaron es subir varios niveles. Aaron abandona toda la tontería noventera del Motorista enfrentandose continuamente a los mismos demonios genéricos nada impresionantes, y toma una dirección bastante distinta, que le pega al personaje, y además juega con sus sensibilidades como guionista. La idea es que Johnny Blaze es un motorista, además, creado en la época en el que los viajes por carretera a través de America estaban de moda. Así que es apropiado que sus aventuras le tengan viajando por la America profunda, visitando pueblos pintorescos y bares de carretera, (algo así como una versión satánica de Autopista hacia el Cielo) donde acaba metiendose en follones que mezclan esa ambientación con problemas sobrenaturales, pero no en plan terrorífico o supervillanesco, sino tan rocambolesco como un motorista que es un esqueleto ardiente. Y si, Way intentaba algo parecido, pero acababa degenerando en lo de siempre. Aquí, Blaze se enfrenta a monjas asesinas y cosas así de exageradas, más propias de una película de serie B de esas que le gustan a Tarantino, que un comic de superhéroes. Exagerado, pero divertido, y el dibujo sucio y oscuro del novato Roland Boschi le va bien. Además, la última página promete que no va a ser todo “Motorista Fanatsma vs la cosa rara de turno”, sino que se prepara una historia mayor. Para terminar el tomo, hay un anual, escrito por Stuart Moore, que sólo hace cosas de relleno, y dibujado por Ben Oliver, que se parece más a la antigua dirección de la serie, con peleas con demonios y ángeles manipuladores. Dibujo decente y normal de Ben Oliver. Potencialmente divertido, si tienes el sentido del humor adecuado. Recomendado (7)

Hourman: Otra de esas series cortas recopiladas enteramente en otro tomazo enano, sólo que esta se entiende aún menos. Es una serie que recibió buenas críticas, pero tampoco es un clásico perdido, murió en dos años y no ha sido recopilada por DC. El personaje no es conocido, no pasó nada relevante al resto del Universo DC y los autores no son particularmente famosos. Al menos Rags Morales se hizo popular después con Crisis de Identidad, pero Tom Peyer pasó bastante al olvido tras esto. Y es una pena, porque este fue su trabajo más personal (aunque también tuvo bastante mano ancha en LEGION) y no le salió mal. Esta es una serie dedicada al Hourman robot presentado en la LJA de Morrison, desde DC Un Millon hasta que se marcha de SJA más o menos. Lo curioso es que es una serie muy similar al primer par de años del Capitán Marvel de Peter David: Un héroe de segunda generación novato y no humano se muda a la Tierra donde tiene que aprender a ser humano y un héroe conviviendo con un antiguo sidekick adolescente sin poderes cínico y amargado, que intenta recuperar a su exmujer antes de que el héroe se la lleve. Sólo que Peyer distribuye mejor el protagonismo entre Hourman y Chasquidos Carr, que son realmente coprotagonistas. Y aunque también tiene un tono humorístico, no es tan graciosa, aunque a cambio es más extraña. Así que tiene a los protagonistas alternando entre meterse en aventuras extrañas (normalmente relacionadas con viajes en el tiempo y/o la historia de la Liga, sobre todo su nemesis Amazo) y viviendo una vida suburbana seminormal en Happy Harbour. Lo primero es probablemente peor, ya que ninguno de los villanos es particularmente memorable, ni si quiera Amazo, que se hace más bien pesadito. Los viajes en el tiempo sólo a veces son ingeniosos en vez de confusos, (y eso que Peyer toma la necesaria precaución de limitar mucho los excesivos poderes del protagonista nada más empezar) y las situaciones son más extrañas que chulas, incluso cuando intenta imitar a Morrison y sus ideas desmadradas de DC Un Millón (y de nuevo, da mucho la lata con algunas ideas que no lo valen, como los LJAndroides). Como buena serie sobre generaciones de héroes, toca varios aspectos del legado de Hourman, aprovechando entre otras cosas que el protagonista está basado en el original (muerto por aquella época), lo que da para historias curiosas con su familia, aunque no llegan a cuajar bien, sobre todo cuando aparece el Hourman actual (y aquí se nota el mérito de Johns al reciclarlo, pues antes era bastante patético) La otra parte es más graciosa, con una buena caracterización de Chasquidos, comprensiblemente deprimente y cínico, que tiene una buena interacción con el extraño pero inocente Hourman. Eso acaba convirtiendose en una extraña comedia de situación donde Chasquidos envidia a Hourman, que a su vez envidia a su yo del futuro que lo hace todo mejor que él, mientras todos intentan llevarse a la chica de turno, y pasan tiendo tomando café junto a un demonio que adoptaron en el crossover con Día del Juicio. Se hace bastante divertido a veces, aunque no siempre tiene tanta chispa como podría tener. Y eso podría resumir toda la serie, la verdad. Es curiosa, pero no tanto como se podía decir, y no fue tanta pérdida que se cancelara, ni mucho menos lo que pasó después con el personaje, que nunca llegó a salir bien. El dibujo de Morales tampoco era tan bueno como ha sido después, aunque ya apuntaba bastante. Las ideas para las camisetas de Chasquidos son geniales. Recomendado (7)

House of Mistery: Espacio y Aburrimiento: Nueva serie de Vertigo, aunque suena más a vieja serie de Vertigo. Porque es un revival de una vieja propiedad de terror, y es de realismo mágico, dos cosas que componían el 80% de la producción de Vertigo de los 90. Además, está coescrita por Bill Willingham, que también colaboró con spin-offs de Sandman en su día. Por otro lado, su coescritor Matt Sturges y él también son la base de la franquicia de Fábulas, que es lo único que realmente está teniendo éxito en Vertigo ahora mismo, así que no es todo como antes. La idea aquí se basa un poco en la vieja serie de la Casa, que sirve como excusa para narrar historias de terror. Sólo que en vez de ocupar todo el comic excepto una introducción de Cain, resulta que Cain ha perdido la Casa, y lo que pasa con ella es realmente el centro de la historia, y los relatos de terror son historias cortas como extra. Resulta que la Casa del Misterio se ha convertido en una posada que conecta distintos mundos y tiempos, donde la gente pasa y cuenta sus historias, excepto el puñado de personajes protagonistas, que están atrapados allí permanentemente. Volviendo con la inspiración en Sandman, si, es como una serie regular dedicada a la Posada del Fin de los Mundos. Pero en cualquier caso, es una buena premisa para una serie parcialmente antológica. La parte fija, siguiendo con la tradición, nos presenta la Casa y sus habitantes mediante la perspectiva de una recién llegada, que tiene las reacciones lógicas a quedarse atrapada en un sitio tan extraño. Es un misterio ontológico, y la serie flotará o se hundirá a la larga dependiendo de que los guionistas tengan una buena explicación, y sepan añadir más cosas al misterio de que hacen ahí y como escapar para que no se estire demasiado. Al final empiezan a vislumbrarse cosas, aunque parecen ser también de la vieja escuela Vertigo de “cosas raras porque si”, pero principalmente, es establecer como funciona. Y gracias a que desarrolla bastante bien a los personajes, sobre todo a Fig, la protagonista principal, queda bien. El dibujo de Luca Rossi, no demasiado alejado del estilo casero de Fábulas, está bastante bien. En cuanto a las historias-dentro-de-la-historia, de momento son bastante buenas. La primera y la última son similares, con una narración que suena como una vida completamente normal, mientras que el dibujo nos muestra que es todo lo contrario, con elementos sobrenaturales que realmente son un poco inquietantes y que se meten bajo la piel. La segunda es también similar, pero en comedia en vez de terror, con un protagonista bastante curioso, que cumple con su trabajo cueste lo que cueste, aunque sea enfrentandose a enormes monstruos marinos. Graciosa, y tiene dibujo de Jill Thompson, de sobra conocida en Vertigo. La tercera es una historia de gangsters más normal, pero también buena. Y la última es un cuento de hadas adaptado a los tiempos modernos, con mucha mala leche. El resto de dibujantes no son demasiado famosos, tienen estilos muy variados y en general son bastante buenos también. En general, las historias cortas son probablemente lo más disfrutable de la serie. Una serie interesante, al menos de momento (puede irse al cuerno fácilmente, pero habrá que confiar en los guionistas, que se lo han ganado). Si eres fan de Fábulas o del viejo Vertigo, tienes que echarle un vistazo. Muy Recomendado (9)

Hulk Nº12: El Loeb decide que seguir demostrando que el Hulk rojo es más fuerte que nadie, avanzar el supuesto misterio de su identidad del que no han dado ni una pista, o en general, hacer algo que desarrolle lo que ridiculamente se pueden llamar argumentos o personajes de esta serie, no vale la pena. Porque eso implicaría que esta serie va de contar una historia, o hablar de unos personajes. Cuando en realidad va de contar los caprichos que tengan el Loeb o sus dibujantes, da igual que sean reciclados, no vengan a cuento, no tengan sentido, o no sean una historia propiamente dicha. Así que este es un número que va de reunir a los Defensores originales, en distintos puntos del pasado, (aunque en general de principios de los 70, que debe ser la época nostálgica del Loeb) y poco más. Básicamente, el número no tiene ningún propósito excepto el valor nostálgico, y el ver a McGuiness dibujando encarnaciones pasadas de los personajes. La excusa para todo esto es un recurso que se ha hecho tal cual muchisimas veces, y tendría que estar brillantemente hecho para no ser una repetición de historias pasadas. La idea completamente obvia que se presenta al final te convence de que no va a serlo. Irrelevante excepto a los más nostálgicos que quieran comics como los de hace 35 años pero más lentos, pero al menos es inofensivo. No Recomendado (4)

Increible Hercules: Amor y Guerra: Si el anterior tomo de la serie ya era muy bueno, este tercero consigue lo increible y hasta lo supera. Hay un gran montón de cosas en este tomo, y es una pena que no se publique mensualmente. Tiene mucha mitología grecorromana real (o bastante bien adaptada), desde las famosas pruebas de Hercules, el mito de Atlas, o como funcionan las Amazonas, entre otros mitos y leyendas. Tiene mitología marveliana, como un buen uso de los atlantes (dando un origen más completo a Atlantis, que más o menos encaja con lo mucho dicho antes), de Namor y la recién resucitada Namora y sus Agentes de Atlas, y varios otros personajes Marvel varios. Tiene una puya enorme a la Distinguida Competencia haciendo una propia versión del Ataque de las Amazonas que esta vez si que tiene sentido, y es impresionante, y tiene sus propias versiones de los mismos personajes, más de acuerdo con la mitología clásica, pero sin quedarse sólo en eso, si no contando una historia completa y accesible de por si. Y sorprendentemente, tiene un vistazo al tema del machismo, feminismo y relaciones de género bastante inteligente y cuidado, contando mediante un viejo elemento argumental que normalmente sería un tópico, una serie de discusiones sobre parecidos y diferencias de los sexos bastante complejas, aunque sea como trasfondo que no distrae de lo que es tanto una historia de acción como personal para los protagonistas. Y eso en un solo comic de 24 páginas, de los 5 que lleva el tomo. Aparte de todo esto, tiene lo habitual en la serie, que es la interacción brillante entre la bravuconería de Hercules y la arrogancia juvenil de Amadeus Cho, y como todo esto se ve afectado por lios de faldas, pasados en el caso de Hercules, presentes en el caso de Cho, que nos demuestra que no hay nada que haga reducir a un idiota a un genio como alguien atractivo del sexo opuesto. Incluye uno de los cambios de registro más brutales vistos en un comic, pasando de una de las mejores escenas de humor visual de todo el año a una golpe dramático brutal al lector en sólo dos páginas. Y por supuesto, con la acción chula de siempre, incluyendo las mejores onomatopeyas en todo el mercado. Una serie que hace reir, llorar, pensar y asombrarte, literalmente. Añadele que este tomo tiene el dibujo de Clayton Henry, que ha mejorado mucho y ahora mezcla estructura superheroica tradicional con humor visual animado, y tenemos lo mejor de todo el mes, claramente. Muy Recomendado (10)

Inmortal Puño de Hierro: Las Siete Ciudades Celestiales Libro 2: Extraña separación que ha hecho Panini de la serie, distinta a la americana. Pero claro, también es extraño sacar una serie directamente en formato gigante, casi tanto como partir una historia en dos, en estos dias de historias hechas para un tomo. Esto es el final de la etapa de Fraction y Brubaker, que la verdad, ha sido un poco corta, pero mejor dejarlo cuando estás en la cumbre, que quedarse si ya no tienes nada más que decir. En cualquier caso, han revitalizado al personaje, y tengan éxito o no sus sucesores (tanto artístico como comercial ), aquí queda la prueba. Buena parte del tomo es la segunda mitad de la saga del título, que son artes marciales mezcladas con fantasía a lo bestia. Por un lado, un torneo de luchadores desmadrado entre los campeones de las múltiples ciudades, por otro política mitológica y drama familiar ancestral con los líderes y demás puestos de K’un L’un, y por otro acción superheroica muy buena contra Hydra (por una vez bien usados) y su tren de la muerte. Todo muy bien hecho, con personajes bien desarrollados, una mitología bien montada, y sabiendo cuando mantener lentitud dramática y cuando acelerarse y exagerar, es decir, combinando lo que más le gusta a ambos guionistas. El resto del tomo es de Fraction en solitario, y para el que no conozca bien a ambos guionistas, se nota que la mayoría del peso y de la gracia de la serie ha sido suya, porque no se nota que se pierda nada. Uno es un número de “Tiempos Pasados”, dedicado a una de las antiguas Puños de Hierro, en este caso una reina pirata. Y es una historia de piratas orientales, y de fantasía, al estilo de aventuras, de lo más divertido. En un estilo parecido viene otro especial, dedicado al predecesor de Danny, Orson, que transcurre cuando era joven, y tiene la gracia de que no sólo es todo un comic que imita el estilo de los viejos pulps, cada capítulo es un género distinto, con un dibujante apropiado, desde misterio hasta western. Por último, hay un número de epílogo para la serie, que le da una nueva dirección a Danny y al resto de protagonistas, reconectando con sus secundarios con muy buenos momentos emotivos, y con una revelación final que le pone las cosas muy interesantes a su sucesor. El dibujo de David Aja en varios de los capítulos es muy bueno, y el del resto (incluyendo Kano, Pulido, Dragotta y hasta Heath en el especial) es bastante bueno también, encajando con el tono que toca. Un gran final para una etapa memorable. Muy Recomendado (10)

Invasión Secreta: Reinado Oscuro: Como suele hacer Marvel, esto es un especial que hace de puente entre el gran crossover y lo siguiente. En este caso, de Invasión Secreta tiene más bien poco, es todo prólogo y comienzo del Reinado Oscuro, que no es un crossover, sino más bien un nombre para la nueva dirección del Universo Marvel que va a abarcar muchas series, como fueron Diezmados o Iniciativa. (Como otras veces, también hay un especial antológico presentando series nuevas, aunque Panini va a publicar cada historia con su serie) Como con Iniciativa, es una idea con potencial, siempre que ignores la mala historia que nos ha llevado hasta aquí, y el poco sentido que tenía. Reinado Oscuro realmente es una mezcla de dos ideas globales de la última década de DC: Una es Presidente Luthor, y los parecidos son obvios. Puede que Osborn no sea Presidente de EEUU, pero igualmente le van a escribir como un villano super-inteligente y manipulador (excepto cuando de su archinemesis se trata, que le vuelve loco), acostumbrado a que todo salga como lo ha planeado, y terriblemente arrogante porque ahora es la persona más poderosa del planeta, y puede hacer lo que quiera, de manera casi legal y aprobada por el público. Francamente, la manera de escribir a Norman Osborn a partir de ahora se va a parecer más al Luthor de hace 10 años, pero bueno, es una buena personalidad, y está bien que al menos la aproveche alguien. La otra, que es en la que se centra este especial, es muy similar a Villanos Unidos. (Bendis lo define como una versión malvada de los Illuminati, y es cierto que hay paralelismos, pero funcionan de manera muy distinta, que la verdad, queda mejor, porque unos Illuminati son una idea para villanos, no para héroes) Osborn se forma una Cábala compuesta por algunos de los villanos más importantes, que a su vez le permite controlar prácticamente a todos los villanos, igual que hizo Luthor en VU. Ninguna de las dos ideas es original, pero DC no llegó a hacer mucho con ninguna de las dos, así que no está mal porque Marvel pruebe suerte. Por supuesto, el hecho de que tanto el guionista de este especial como el motor de la historia sea Brian Bendis no augura nada bueno, pero Marvel tiene suficientes buenos guionistas por debajo como para sacar historias buenas, aunque la historia principal no lo sea.

Este especial, de todas maneras, no es tan malo como se podía esperar. Es básicamente una conversación entre Norman y el resto de la Cábala (bastante bien elegida, con conexiones con todas las series importantes, variedad en el tipo de villanos, y mezcla de villanos clásicos, gente más ambigua como Namor o Frost, y un novato como Encapuchado que puede ser una mierda de personaje bajo Bendis, pero al menos tiene el papel importante de enlace con los supervillanos callejeros) donde les cuenta la premisa de la historia. Y la verdad, es una buena presentación. Pone bien a Osborn como el gran manipulador con la sarten por el mango, pero también explica bien porque a cada uno de los demás le conviene aceptar, y porque es buena idea, tanto para personajes como lectores. Es un poco seco, casi todo una breve charla de Osborn sin que los demás personajes actuen, pero teniendo en cuenta que Bendis escribe bien a Osborn pero probablemente a los demás no, mejor así. Hablando de eso, hay una escena al final donde, para atar un cabo suelto de otra serie y demostrar que Norman es maaalo, mata gratuitamente a un buen personaje, de manera que demuestra que Bendis no se ha molestado en leer ni una aparición suya. Ese es el Bendis que todos conocemos. No todo lo malo es culpa suya, de todas maneras. El dibujo es de Sean Philips, que es pésimo haciendo superhéroes, pero uno esperaría que una historia oscura sobre villanos hablando fuera más de su estilo. Sin embargo, su versión de Namor es la cosa más patética jamás vista, que parece más un borracho que vive en un trailer que Namor (en Internet se convirtió en un chiste decir a quien se parecía ese Namor, y cuando una de las respuestas solía ser Phil Collins, sabes que algo ha ido horriblemente mal) y el resto no es gran cosa tampoco. Por último, parece que Panini ha perdonado la vida a los lectores por sólo cobrar 2 euros por este comic. Excepto que sólo tiene 20 páginas de comic, y el resto son extras, material que la gran mayoría de gente no necesita. Hay una serie de fichas que identifican todos los infiltrados skrulls, lo cual puede ser interesante si no has comprado todos los crossovers, te interesan, y no te quieres molestar en mirarlo en Wikipedia. El resto son entrevistas sobre las nuevas series, que puedes encontrar mejor y gratis (legalmente) en sitios de Internet. Pero bueno, al menos aquí no cobran casi por la morralla que probablemente no te interesa. Neutral (6)

Iron Man & Maquina de Guerra Nº20: Ah, volvemos a los viejos “buenos” tiempos de los 2-en-1. Porque siempre han funcionado. Además, endosandole a una serie activa una que ya ha sido cancelada en EEUU. Teoricamente, serian buena pareja, protagonizadas por viejos amigos, ambos en armadura. En la práctica, tienen tonos muy distintos. Iron Man vuelve a la serie de Invencible Iron Man de Matt Fraction, que ahora es la única serie del personaje, y continua con la dirección de la primera saga, de destruir al personaje con vistas a rehacerlo de nuevo. Tiene un tono lento y metódico, sin un solo puñetazo, donde la tensión es verbal. El número va de consecuencias, con Empresas Stark hecha un asco y Osborn como sucesor de Stark en el gobierno, y viendo como afecta todo esto. Como Fraction es inteligente, pasa bastante de los elementos más estúpidos del final de Invasión Secreta (todo el mundo odiando a Stark porque creen, sin ninguna prueba, que apoyaba a los skrulls), dando a cambio una explicación bastante menos estúpida para ponerle a la fuga. Todo esto está muy bien, ya que permite dejar de tener a Tony como la figura de autoridad que todo el mundo odia, y tenerle como alguien que ha cometido errores y está en una mala situación, pero que va a usar su inteligencia y capacidad para jugar fuera de las reglas para volver a ser el héroe, en contra del Reinado Oscuro. Básicamente, mezcla los tipos de historias de “Stark la ha cagado y tiene que reconstruirse” y “Iron Man vs el complejo industrial-militar”, que son clásicos del personaje (y mucho mejor direcciones para el personaje que las de los últimos años), de una manera nueva y apropiada. Bastante bien hecha aquí, y con buen dibujo, aunque algo artificioso, de Larroca.

Y luego está la nueva serie de Máquina de Guerra, que incluye el nº1 y un prólogo de una de esas antologías de presentación. Darle una serie al personaje no es mala idea, teniendo en cuenta las películas, la cosa es como diferenciarla de la serie madre. La última vez que el personaje tuvo serie propia fue en los 90, y lo irónico es que en muchos sentidos, esta nueva parece más un producto de esa década. Teniendo “Guerra” en el nombre y muchos cañones, cierto grado de violencia es esperado, y tiene sentido que ambas series tengan al personaje viajando a paises del tercer mundo y ocupandose de problemas que otros no tratan. La perspectiva internacional y el tono paramilitar ya se presentaron en los números de Gage que supuestamente hacian de prólogo a esto, incluso. Pero mientras la serie de los 90 al menos le tenía como parte de una ONG, donde la violencia era el último recurso, aquí Rhodes es un justiciero asesino cuyo único objetivo en la vida es matar a la gente mala. Así, como suena. Hay gente mala en el mundo, y hay que matarla. Lo cual puede ser cierto, pero es de un simple que asusta. Y mientras los números de Gage, aparte de tenerle más equilibrado y heroico, le tenían como esencialmente un hombre en armadura, con sus partes cibernéticas como un handicap, aquí Pak lo convierte en un cyborg asesino, que se desmonta y reemplaza sus miembros por pistolones continuamente. Lo que le pasó a Rhodes para acabar así se explica, si por explicar entiendes una página de flashback que ni se molesta en explicar las circunstancias, ni como encaja con lo que se suponía que hacía en esa época. Ya que estamos, por alguna razón incomprensible, la ayudante que Gage le dio en sus números es reemplazada sin mucha explicación por un viejo personaje de Iron Man que no pega nada en ese papel. También aparece otro viejo conocido del personaje, este de manera que pega más, pero el intento de usarlo para darle el enfoque humano falla porque el protagonista se ha vuelto tan inhumano. Son muchas páginas de Maquina de Guerra masacrando gente y bichos de alta tecnologia marveliana con grandes pistolas, y aunque tiene algo de imaginación, cansa muy rápido. Además, si se supone que invocas tragedias del mundo real que otros comics no tocas (aunque sean versiones Marvelianas que implican robots o armas alienígenas en vez de convencionales), deberías esforzarte en hacer el comic un poco más complejo que los superhéroes normales, no menos. Greg Pak ha tenido éxito con Hulk y Hercules, pero esto tiene pinta de ser más un fracaso como Skaar. El dibujo de Leonardo Manco, siempre muy punk y sucio, le pega bastante al tono de la serie, hay que admitirlo. Recomendado (7)

JLA Nº23: Un número entero de la Liga de la Justicia contra Amazo, que bien podría haber estado escrito hace 20 años. Nada minimamente reseñable en el como, y requiere muchas coincidencias para que el combate no acabe rápidamente, para un bando u otro. Aún así, no sería tan malo si el dibujo de Benes no fuera tan absolutamente patético. Aparte de sus problemas habituales, aquí va un paso más allí, y lo que aporta son apenas bocetos llenos de rayitas que no forman formas, rellenas por color pobre. Y si no te lo crees, mira su Amazo, que parece que no está terminado de dibujar. La serie merece algo mejor que esto, que no es ni profesional. No Recomendado (4)

Jóvenes Titanes Nº5: Después de la estupidez del número anterior con el perro asesino (copia total de lo de Sobek en 52, pero en estúpido), continua el intento de renovar a los Titanes a base de más violencia y muerte, que ha terminado en la dimisión del guionista. Viva por las habilidades como editor de DiDio. Al menos el número anterior no fue un destrozo tan grande como parecía, aunque eso es problemático también. En general todo el drama queda artificial y forzado, y los personajes no actuan como personas que puedas entender, sino manipulados por el guión, como en las malas series. Casi da igual, porque la primera mitad del número va de reintroducir a un personaje que estaba muerto. Aparentemente, matar a un personaje original y resucitar a uno completamente derivado de otro es un cambio positivo. Sobre todo si el personaje resucitado tiene básicamente la misma personalidad y papel en el grupo que Destructora, que se acaba de ir, para poder tener otra vez las mismas historias sobre confianza y encajar en el grupo. La manera de presentarla usa un cliché horrible que además, es igual que otro que están usando en otra parte de DC, para colmo (a menos que sea el mismo, eso tendría más sentido, pero no quita que sea un tópico que no merece estirarse tanto). La otra parte es presentar una nueva nemesis para Wonder Girl, que está bien elegida, aunque no es un personaje interesante de momento, por mucho que roben escenas de películas de terror y de acción histórica para hacerle una amenaza. Además, deja claro el desperdicio que está siendo lo que han hecho con la pobre Cassie en el último par de años. El dibujo de Barrows es bueno, pero el de su suplente imitador no tanto, aunque al menos es consistente. No Recomendado (4)

JSA Nº19: Es una pena que entre la portada y los adelantos de hace un par de números, el giro final de este número se vea venir a la legua (aunque la gente astuta lo podría haber visto venir aún sin eso, en parte gracias al uso de modelos de Alex Ross). Así que todo el número es esperar en tensión a que pase, más que otra cosa, aunque al menos Johns le sabe dar un poco de tensión, dejando claro que es una consecuencia necesaria de estar haciendo algo que de alguna manera está mal. Lo que simplifica el dilema ético en el centro de la historia, que además, es uno que ya contó en el volumen anterior de la serie. Pero al menos Gog sigue siendo original y ambiguo. La interacción y desarrollo de personajes tampoco están a la altura habitual. Lo que si lo está es el dibujo de Eaglesham, tan bueno como siempre. Y hay una sorpresa buena en el epílogo, que continua la historia del anual, también con dibujo de Ordway, añadiendole por fin una idea original a la nueva Tierra-2. Bueno, dos, incluyendo el hecho de que aparentemente, aún están a principios de los 90, cronologicamente hablando, lo que explica algunas cosas y confunde otras. Recomendado (7)

Lobezno Nº45: Este es el número donde se explica que le pasó a Lobezno para acabar tan desmoralizado como estaba al empezar esta historia. Y no es de extrañar que acabara así, porque requiere no sólo que Logan actue como un tonto, sino que muchos otros personajes actuen como completos imbéciles e incompetentes. Básicamente, síndrome What If a tope, donde todos los personajes menos los protagonistas son prescindibles, y deben morir de maneras que nadie se cree por exigencia del guión y porque puedes. Quizá si eres averso a pensar un poco y te encanta ver a gente destripada, esto no te parecerá patético. Pero lo es. No Recomendado (3)

Ms Marvel: Reinado Oscuro: Por algún motivo, se dan prisa en sacar material de esta serie, pese a que es irrelevante, mientras que otras más urgentes llevan retraso. Tras Invasión Secreta, toca cambiar de nuevo la dirección de la serie, que no logra quedarse una durante más de unos meses. La idea aquí se supone que es tenerla a la deriva con lo del Reinado Oscuro, y tirar de sus raices militares. El resultado, me temo, siguiendo lo habitual en la serie, no es ni distintivo ni particularmente bueno. Y el baile de dibujantes es excesivo, incluso para los estándares actuales. El primer número tiene a Carol volviendo a la casa de sus padres, y es un montón de melodrama barato y recuerdos que no dicen nada. El dibujo de un tal Marcos Marz es pasable. Después toca un número de flashback a sus tiempos como soldado, y si eres un fan del porno de tortura, estarás de enhorabuena, porque es todo lo que es el puñetero número. El dibujo de Sequeira es bueno. El siguiente continua la historia, pero al menos se centra en algo que no sea ver como malos genéricos torturan a la protagonista, así que es simplemente mediocre en vez de horrendo. El dibujo de Melo no es demasiado bueno, sin embargo. Y luego para llenar el tomo hay dos especiales, mejor dicho, un especial y un anual. El especial tiene el retorno de un personaje que ya salio en un número anterior, y no es más que una excusa para que el dibujante, Giuseppe Camuncoli, dibuje escenarios y situaciones de fantasías varias, y Reed se divierta un poco con ello. Un poco chorra, pero lo único salvable del tomo. Por último hay un anual, y es un team-up olvidable con Spiderman, que tiene además la desgracia de estar dibujado por un mal imitador de Humberto Ramos, Mark Robinson. La serie sigue siendo una lacra para Marvel que no aporta nada y no sabe que hacer. No Recomendado (4)

Nuevos Vengadores Nº45: Primer número tras los infinitos meses de Invasión Secreta, y se dedica a dos cosas. Una es presentar la nueva alineación, y se hace con la inteligencia y cuidado habitual de Bendis. Un par de personajes anuncian que se unen al grupo porque si, sin molestarse en explicar quienes son (quizá se supone que los conoces porque tienen serie, o porque son tan plomazo que no hay nada que contar) ni que pintan. Y uno se va con una excusa muy pobre, que demuestra que al igual que el Dr. Extraño, estaba no porque Bendis tuviera o supiera contar algo de él, sino porque lo necesitaba como excusa para algo. El resto de personajes continuan, o no teniendo caracterización, o actuando como gilipollas de manera poco característica. Bendis no se molesta en darle una nueva dirección al grupo tampoco o una justificación para existir, siguen siendo un puñado de personajes aleatorios sin nada que hacer, de manera que ni siquiera encaja con sus otras series, por aquello de que son famosos. El resto del número se dedica a seguir el cabo suelto que dejó IS, de la hija de Cage y Jones. Lo cual implica que tenemos, oh si, más skrulls, porque nadie está harto de ellos. Al menos Luke es el único personaje que tiene algo de caracterización, aunque no sea gran cosa, y el final sea muy forzado. El dibujo de Billy Tan es también bastante malo. La peste de IS continua aquí, y con 3 series de Vengadores (4 si cuentas Iniciativa), sobra una, y está claro cual es. Evitar a toda costa (2)

NYX: Sin Camino a Casa: Miniserie secuela de una serie reconvertida en miniserie, 3 años después de esta, que es 4 después de que a alguien dejara de importarle. Originalmente la gracia eran los autores y el supuesto tono realista de la serie, pero la serie resultó no ser gran cosa, y los autores hace mucho que se largaron a pastos más verdes (incluyendo el de cargarse parte de la razón de ser de la serie, al menos en el caso de Quesada… aparentemente, el Dia M no les ha afectado en absoluto, y fijate que casualidad, pese a que el 99% de los mutantes han perdido los poderes, todos los protas de la serie los conservan… pero a nadie le importa que sean de los 200 mutantes que quedan) así que ahora tenemos una de esas secuelas que hacen en Marvel cuando ya nadie les va a prestar atención, con otros autores, y sin futuro. Así que para lo único que sirve casi es para presentar a los autores. Escribe Marjorie Liu, escritora relativamente joven de novelas románticas, y siendo el primer comic que escribe, aunque ya escribió una novela de la Patrulla-X. Y la verdad, es difícil saber si tendrá una buena carrera o no como guionista de comics, porque lo que hace aquí es sobre todo, imitar el estilo y tono de la serie anterior, pero un poco más depurado. Sólo que sin añadir ninguna idea nueva, no sabemos si a propósito o no. El resultado es un comic eminentemente soso. No se puede decir nada malo de él, pero tampoco nada bueno. Los protagonistas, sobre todo la prota principal, Kiden, no son malos personajes, pero no llegan a desarrollarse en personajes redondos o realmente interesantes. La historia es lenta, y no llega prácticamente a ningún sitio, simplemente librarse de una amenaza y un par de problemas, y reestablecer que se sienten muy unidos. Y el aspecto de mutantes se aprovecha más bien poco, y es una pena, porque es lo más curioso las pocas veces que se usa. Lo más llamativo quizá es el uso de un olvidado secundario de la Patrulla-X en un papel que aunque es apropiado, y está bien ver que no ha muerto, no pega mucho con lo último que sabíamos de que había desaparecido y no había manera de saber donde estaba. A cambio, se han librado de X-23, sin explicarlo realmente, por aquello de que intentan enterrar su pasado como prostituta. Lo mejor del tomo, de todas maneras, el dibujo de Kalman Andrasofsky, que es bastante bonito, en el mismo estilo que Middleton en la mini original. Pero vamos, nada llamativo, a menos que fueras muy fan de la serie original, aunque los autores si pueden ser algo a observar. Neutral (6)

Patrulla-X Nº45: Otro número de varias historias desconectadas. Una sigue siendo la de Coloso, que le hace un añadido moderno al pasado de Coloso que tiene sentido en el presente, y sirve para centrarse más en la mentalidad actual de Peter, en una historia que probablemente va a terminar en una buena ración de justicia para animarle, por una vez. La historia principal está centrada en Emma Frost, y afortunadamente pasa de todo el culebrón aburrido de las mujeres de Ciclope, para centrarse en como ve Emma su situación actual en su relación con Scott y con la Patrulla-X, ahora que Ciclope va de macho alfa superduro. Puede que Fuerza-X sea una mala serie, pero existe, y está bien ver las consecuencias obligatorias de su existencia aquí, en vez de ignorarlas. Buena historia sobre Emma, y el final queda bastante bien… asumiendo que estés siguiendo un poco del resto del Universo Marvel. Si no, quedará un poco confuso. Aparte de esto, se ve un poco de cómo se integran personajes de distintas series en la nueva base en San Francisco, que es algo que debería verse más, y continua el reclutamiento del equipo científico, esta vez recuperando un buen personaje mutante de otras series que ha sido muy maltratado en los últimos 12 años. Buen dibujo de Dodson, que demuestra que no necesita recurrir a poses tontas. Y gracias a Fraction, por demostrar que alguna serie Marvel (o al menos, alguna serie Marvel que Panini se digne a publicar mensualmente) aún recuerda que un comic de 22 páginas puede ofrecer mucho. Recomendado (8)

Poderosos Vengadores Nº20: Es el fin de una era: La era de los Vengadores siendo escritos por alguien que ni tiene idea de cómo hacerlo, ni le importa. Este es el último número de Bendis en la serie, a Dios gracias, que pasa a una nueva serie, Vengadores Oscuros, mientras que esta se va a convertir por fin en una de Vengadores de verdad. Este es un número de transición, dedicado al funeral de la Avispa. Sorprendentemente, no está dedicado a contarnos lo maravillosa que era Janet, lo cual es probablemente mejor, teniendo en cuenta que a Bendis no le importaba una mierda. Va de cómo reaccionan los demás personajes a su muerte, y a las circunstancias de alrededor. Es decir, que básicamente tiene a Hank Pym enfadandose por todas las desgracias que han causado los demás mientras estaba secuestrado. Pero también tenemos algo de aclaración de cómo van a funcionar los distintos grupos a partir de ahora, y a Norman Osborn actuando de una manera sorprendentemente civilizada. Mejor de lo que se podía esperar, aunque es más un enlace entre historias que una historia. Y luego viene algo que definitivamente no es una historia, sino que es oficialmente un prólogo. Y una tomadura de pelo, añado. En Marvel últimamente les ha dado por publicar especiales donde la mitad del material es nuevo y la mitad antiguo, para sacarle algo más de dinero a los lectores. Normalmente sólo te cobran un dólar más por 22 páginas de material que probablemente o tienes, o no te importa. Pero aquí llevaron la idea más allá, y para poder comprar 10 páginas de material nuevo, tienes que tragarte 40 de material antiguo. Con la excusa de Hank recordando a Jan, reeditan la primera aparición de la Avispa (que es un comic de los 60, con todo lo que eso conlleva, y virtualmente todo el contenido se ha vuelto a contar en flashbacks docenas de veces) y el infame número de Vengadores donde Hank, en plena crisis nervioso, le pegó por primera y única vez a Jan (que es bastante, bastante malo, y sin mucho sentido sin el contexto) que lo único que hace es recordar una mala historia que fue superada hace muchos años, pero que se empeñan en desenterrar una y otra vez pese a no venir a cuento. Quizá leerla realmente les quite las ganas de malinterpretarla. Alrededor de todo esto, Dan Slott escribe un prólogo a su próxima etapa relanzando a los Vengadores, a base de reinventar al personaje de Hank Pym con una nueva identidad y objetivos tan terriblemente apropiados como enloquecidos. Promete bastante, aunque es una pena que venga en este paquete tan desafortunado. Y el dibujo de Koi Pham, que se va a quedar en la serie, tampoco es para tirar cohetes, aunque al menos no mete la pata mucho si no le piden cosas más complicadas que gente hablando. Recomendado (7)

Powers: Después de 4 años y medio de ausencia, la serie que hizo famoso a Bendis vuelve a España, esta vez publicada por Panini, ya que Marvel es la que lleva ahora la serie (aunque estos son los últimos números de Image). Para que te hagas una idea del tiempo que ha pasado, estos números son de 2003, de cuando Bendis sólo hacia Ultimate Spiderman y Daredevil. Si ha pasado tanto tiempo es, al menos en parte, porque desde entonces, a la gente le ha dejado de importar en absoluto la serie. Es decir, dejaron de publicarla, y el público simplemente se olvidó, sin preguntar continuamente cuando iban a seguir, ni nada. De hecho, y más sorprendentemente, hace años que la serie desapareció del radar de los comentaristas de Internet, incluso. Uno lo achacaría a una reacción ante la bazofia que hace en Marvel, pero dicha bazofia si que es comentada regularmente, aunque sea para ponerla verde, sin embargo de Powers, ni un solo comentario en años. Y es desafortunado, porque en su peor momento, aún está por encima de casi todo lo que hace en Marvel actualmente, aunque si que es cierto que viendo la serie en perspectiva, algunos de los defectos de Bendis que ahora son evidentes, se podían ver antes. De hecho, hay defectos claros en este tomo, pero está en otra onda distinta que Invasión Secreta y demás basura, que es Bendis haciendo cosas que no sabe hacer. Es un mal tomo para reemprender la marcha, eso si, porque no es una historia típica de la serie, que es un policíaco en un mundo con superhéroes, sino que es el origen de los superheroes de la serie, abarcando varios milenios, y sólo tiene la ambientación y protagonistas habituales en el último capítulo. Así que, aunque por un lado es una historia accesible a nuevos lectores, por otro no te hace una idea de cómo será normalmente.

El primer capítulo es patético, de todos modos. Transcurre hace millones de años, y está protagonizado por primates. Si, es un comic de Bendis en el que no hay diálogo. No es que no se pueda hacer una buena historia así, pero esta no lo es. No sólo no pasa nada que no se pudiera contar en un prólogo de 3 páginas, la mayor parte del comic son asesinatos y violaciones entre simios. Si, varias páginas dedicadas a ver una violación. Brad, muerete de envidia, no puedes superar a Bendis en cuanto a mal gusto. (En los textos del final Bendis trata de defender la escena, con su nivel de madurez habitual de ceporro de instituto). El segundo número ya se mete más en la idea de ir recorriendo la historia, e ir viendo como se repiten los mismos conflictos, pero en distintos escenarios y géneros. En este caso, es una historia de espadas, brujería y bárbaros, en plan Conan. No es un ejemplo demasiado malo del género, y prepara bien los siguientes capítulos. El siguiente también tiene espadas y brujería, pero esta vez en plan leyendas orientales (Tigre y Dragón, o así), y es menos una representación de una historia típica del género, porque no hay casi acción, y más de la filosofía (o una versión bastante simplificada, la verdad), a la vez que muestra más claramente el conflicto de todo el tomo. El cuarto es de la Edad de Oro, y empieza como una típica historia de héroe enmascarado vs villano, hasta que tiene un giro oscuro apropiado para la serie y para lo que estaban contando hasta ese momento. Es probablemente el núcleo de todo el tomo, y explica bastante bien la mentalidad del protagonista y el villano, y el ciclo destructivo en el que están. El quinto enlaza todo esto ya con el presente, con un flashback a los 80, y los tiempos en el que el protagonista de la serie era un superhéroe junto con los otros ya conocidos. Desgraciadamente, aparte de esa información, no tiene mucho más, siendo sobre todo una escena de acción larga, con la violencia excesiva habitual de la serie. Y ahí termina el primer volumen de la serie. Con una saga de lo más curioso, pero que sólo es buena y original y ratos. El dibujo de Oeming parece que no pega con algo violento y que se cree maduro (sólo lo es a veces), pero su estilo caricaturesco se adapta bastante bien a cada época, y deja claro lo que hay que dejar claro. No es la serie maravillosa que se aclamaba al principio, pero está en una categoría aparte del resto de cosas de Bendis. Recomendado (8)

Proyect Superpowers Nº2: Fin del primer acto de la serie, y queda claro de que va. Se supone que es un revival de viejos personajes, con la idea de que han estado ausentes dentro de la historia, y tienen que volver, renovados después de haber sufrido cambios, para derrocar un gran mal que domina el mundo. Es una estructura clásica, (ver Black Summer más arriba) pero siempre funciona si se hace bien. El problema es que aquí no se hace bien. Se presenta una docena de personajes como si estuviesemos intimamente familiarizados con ellos, y es muy difícil que te importen las muchas vueltas que les dan a las cosas en vez de hacer nada, cuando están tan poco explicados y desarrollados. Y el gran mal es una conspiración vaga llena de tópicos y representada por una versión malvada de Ozymandias, pero sin el carisma. El dibujo es cada vez peor, con Sadowski haciendo cada vez menos. En vista de la enorme cantidad de material adicional al final mostrandonos los diseños de los personajes, antes y despues, y hablando de ellos, parece que este comic existe más para jugar con una serie de personajes tan olvidables que llevaban en el limbo décadas (y no tienen ni una sola idea única) o para ver los diseños de Ross, que para contar una historia. Es decir, para los fans de la Wizard, más que otra cosa. No Recomendado (4)

Punisher: Diario de Guerra Nº24: Último número, aunque la serie será relanzada por otra prácticamente igual en un par de meses. Primero hay un anual, de los que son un número de relleno extra-grande. Está escrito por Simon Spurrier, uno de los últimos hallazgos de Marvel, proveniente de 2000AD, aunque de momento sólo le tienen en cosas así. Y es toda una historia de relleno, con el Castigador enfrentandose a un nuevo supervillano con la peculiaridad de que hace que las cosas sean raras y vagamente surrealistas, lo que le dificulta las cosas a un protagonista tan serio y literal. La historia no tiene mucho, aunque sirve para que el dibujante, un tal Werther Dell’edera, se luzca. Vistoso, al menos. Y luego viene el verdadero último número de la serie, que es un epílogo de Fraction, no de los argumentos de la serie, que ya se resolvieron en la última saga, sino de los temas, volviendo al principio con una estructura circular. Así que volvemos a tener al Rino, y al Zancudo, más o menos, y a Frank planteandose la idea de ir detrás de los villanos de tercera. Como historia sobre el poco visto lado humano del Castigador, no está mal, tiene su parte entrañable sin ser ñoña, aunque ya podía haber llegado a esa epifanía antes. (Aparte de que es mala idea… los estúpidos acaban siendo más dañinos que los criminales a la larga). El dibujo de un tal Andy MacDonald es bueno. Una buena despedida a una serie que tenía una idea con potencial, pero que tras ser divertida un tiempo, degeneró mucho. Y no está muy claro que el relanzamiento vaya a arreglar los problemas. Recomendado (7)

Punisher: La Resurrección de Ma Gnucci: Última miniserie de Garth Ennis con el Castigador, y la verdad, es para aplaudirlo. No sólo ha estado más de 8 años con el personaje, que es más que ningún otro guionista, cogió un personaje gastado después de varios fracasos, y lo revitalizó, hasta el punto que ahora tiene dos series simultaneas, una de las cuales sostiene ella sola una linea entera de Marvel y es bastante aclamada. Básicamente, se ha convertido en el guionista que más será asociado con el personaje cuando se recuerde con el tiempo. Además, pese a la merecida fama que tiene Ennis de contar continuamente lo mismo, ha sabido cambiar a lo largo de los años su estilo en la serie para no gastarse más de la cuenta. Lo que empezó siendo comedia negra en los márgenes del Universo Marvel, se fue oscureciendo con el tiempo, hasta que fue relanzado en el “mundo real” con un tono muy serio y oscuro. Pero esa etapa, en la línea MAX para adultos, también ha terminado (y por lo visto, muy bien), y para hacer un último hurra, Ennis se reune con su colaborador en los primeros años de la serie, Steve Dillon, y vuelve a la historia y tono de su primera miniserie. No, pese a lo que diga Panini, no es parte de la serie MAX, es una miniserie aparte, secuela de la primera miniserie de 2000, usando el título que toca cuando hay una tercera serie del Castigador, Zona de Guerra. Así que si te gustaban los números de Ennis/Dillon, te gustará esto, ahora que han podido recargar fuerzas. A decir verdad, es algo menos exagerada y cómica que la miniserie original, con menos secundarios cómicos esperpénticos. Es más una historia seria, en la que hay situaciones que deberían ser ridículas, pero que los personajes no se toman como tal, sobre todo Frank “Cara de Palo” Castle. Básicamente, vuelven dos de los villanos de aquella primera maxiserie. Excepto que estaban muertos, sobre todo la Ma Gnucci del título. Da igual, todo tiene una explicación, aunque sea completamente absurda. Así que el Castigador tiene que librarse de los intentos de asesinato que le mandan, mientras trata de cazarlos a ellos. Todo esto es, obviamente, una excusa para tener situaciones y maneras de morir cada vez más exageradas. Para amenizar la situación, hay un par de secundarios. Como el Detective Soap ya fue explotado bastante en la serie regular, Ennis se trae a la otra detective de la miniserie, Molly Von Richtofen, que intenta tener su historia de superación de la adversidad de cualquier película de acción, mientras el argumento trata de humillarla lo más posible (aunque ni de lejos tanto como a sus contrapartidas masculinas, por aquello del doble rasero, y que no sería gracioso putear tanto a una minoría). Y para tener los chistes de humillación de todas maneras, Frank lleva consigo a un soplón que si recibe de lo lindo, en el estilo Ennis. Por su parte, Dillon plasma esto de manera que queda simultaneamente realista y humano, y completamente caricaturesco. Vamos, un retorno a los viejos tiempos, que aunque no es tan gracioso como la primera vez, está bien como despedida. Recomendado (8)

Robin Nº5: El cartel de Robin Rojo en la portada es más apropiado de lo que parece, teniendo en cuenta que esa va a ser una de las nuevas series post-Batman RIP. La idea aquí está bastante clara: Es ver a Tim tratando de desenvolverse él solo ahora que Batman ha desaparecido, con la perspectiva de ver como reacciona y eso le prepara para su nuevo papel una vez ocurra la supuesta muerte de Batman. Y Nicieza lleva bastante bien esa parte, como se podía esperar (es experto en hacer encargos de editores y crossovers, y sabe sacarles más partido que la mayoría de sus congéneres, que se limitan a lo obvio), con una visión del personaje que es a la vez la de siempre, pero con nuevas facetas que salen de la situación, y reflexiones apropiadas. El argumento alrededor de este desarrollo personal ya no es tan bueno, con un Jason Todd gastadísimo, una guerra de bandas ignorable, y el retorno de un viejo villano de la serie, que se supone que es la nemesis de Robin, pero que no está del todo allí. El dibujo de Williams es aceptable. Recomendado (7)

Stormwatch: World’s End: Última de las series relanzadas de Wildstorm tras el fin del mundo, y la primera que ya ha sido cancelada. Y después de 3 series, ya puedes imaginarte como va la serie. El mundo se ha ido al garete, y los protas tienen que hacer lo que pueden para salvar a la poca gente que queda viva. En este caso, los protas son Stormwatch, que han vuelvo a su encarnación más clásica (la de Ellis, que fue recuperada por Gage en los números pre-Fin del mundo de la serie, aunque los nuevos miembros que añadió han desaparecido) más Deathblow, que no pega mucho, pero es un personaje “clásico” de Wildstorm, y había que meterlo en algún sitio. Escribe Ian Edgington, que es un habitual de 2000 AD, y además escribió Establishment, una breve serie de Wildstorm que intentaba usar el estilo de Authority, sin mucho éxito. La organización de esa serie (una versión británica de Stormwatch, pero secreta y basada en personajes de cultura popular británica) aparecen aquí, aunque como secundarios sin los guiños constantes de aquella serie. Aparte de eso, tampoco hay mucho que rellenar, porque no hay mucho que no se haya visto en las otras series. Los personajes no son malos, pero ninguno está demasiado desarrollado (excepto Jackson King, que por alguna razón, va vestido en una armadura fea con una barba aún más fea, por lo visto sólo para cumplir una preview que había salido) y las aventuras tienen el tono y estilo parecido a las de Authority, pero con menos gracia, y con menos idea, aunque eso si, una perspectiva global más curiosa. Pero vamos, es normal que se haya pegado un batacazo: Las ideas son buenas, pero la ejecución no tiene garra. Tampoco la tiene el dibujo de Leandro Fernandez, que era más apropiado para las series más realistas de Rucka en las que ha colaborado, que para una serie de superhéroes post-apocalipticos, donde no queda muy bien. Como complemento, se malgasta el talento de Gage y de Trevor Hairsine en una mierda de personaje como es Dane, el lider de Wetworks, que son tan cutres que ni tienen historia tras el fin del mundo. Básicamente, sigue las peleas que se vieron en su especial de Armageddon, hasta que le toca ser reclutado para la reunión del Equipo 7 que nadie pidió. Lo único reseñable es el dibujo bastante bonito de cosas bastante feas. Decepcionante. Neutral (6)

Supergirl Nº1: Y otro tomazo que llevará una serie entera cancelada protagonizada por un personaje femenino y que empieza con dibujos de Gary Frank. Esta es la serie de la Supergirl de los 90, la encarnación del personaje que tuvieron en DC durante 15 años porque la nostalgia y el marketing les decían que tenían que tener una Supergirl, pese a que no podía ser la prima de Supergirl, ni nada directamente conectado con él. Es también la serie más longeva hasta ahora sobre una Supergirl, gracias a que estuvo escrita y controlada en su totalidad por Peter David, que aún así se quejaba de que la serie fuera un fracaso, en vez de verlo como en éxito. En serio, ¿qué esperaba? 81 números para una Supergirl que ni es la auténtica, y sin estar conectada con las series de Superman es un éxito rotundo. Claro, que si en Planeta quieren editar una serie completa de Peter David inédita, quizá deberían haber empezado por Young Justice, que tiene personajes más famosos, era más popular, y Norma empezó a publicarla, dejando a medias al público. Vale, Vid también empezó Supergirl, ¿pero cuanta gente recuerda eso? En cualquier caso, es una buena serie. El personaje al empezar era prácticamente inmanejable, con un origen enrevesadísimo, demasiados poderes y una personalidad difícil, así que David tomó una decisión muy propia suya, y en un número la transformó en un nuevo personaje con una nueva personalidad, poderes y orígen (curiosamente, el mismo que Halo de los Outsiders) sin contradecir lo anterior, pero podiendo ignorarlo de todas maneras. Ya que está, crea todo un entorno de sitios (incluyendo una “Boca del Infierno” debajo del pueblo donde transcurre la serie para explicar tanto suceso extraño, un año antes que Buffy) y secundarios (incluyendo alguna versión de viejos personajes de la Supergirl clásica, especialmente notable la versión de Comet el Super-Caballo, en serio) y a partir de ahí, toca jugar con ellos y con múltiples villanos e invitados del Universo DC. Si te gustó el Hulk de David, es bastante similar. Muy en el estilo de PAD, pero antes de volverse tan oscuro y a la vez tan dependiente de referencias populares y juegos de palabras como ahora (todo ello era notable ya entonces, pero no tanto, y tampoco es necesariamente malo ahora). Básicamente, son historias de uno o dos números, con un villano, normalmente ya existente de DC, que propicia un conflicto que normalmente da que pensar sobre un tema, mientras de fondo se desarollan subargumentos, normalmente de relaciones entre los protagonistas. Estructura tradicional, pero bien hecha, con la profundidad y humor habitual de David.

Entre los villanos que aparecen están Despero y los Extremistas (respetando sus estados al final de la LJI, no como hicieron después) o villanas de Superman apropiadas como Silver Banshee o Rampage. Entre las historias más llamativas hay una sobre la naturaleza de la vida usando como villano al simpático Chemo, buenos crossover con la Noche Final y Genesis que aprovechan el tema central de la serie (a cambio hay uno con algo llamado los Gigantes del Milenio, del que en cuanto menos se hable, mejor) y uno sobre la libertad de expresión con Acero de invitado que es brillante (“Tu libertad de estirar el puño termina en mi cara”, desde luego). Y en los personajes, está el chico malo satánico Buzz y su extraña relación con Supergirl, los padres de su identidad secreta, el genial periodista Cutter, y el misterioso niño llamado Wally, que empieza a ser una señal de la siguiente dirección de la serie. En cuanto al dibujo, empieza Gary Frank, que por aquel entonces era bastante bueno, sus caras no eran forzadas, no lo llenaba todo de rayitas y Supergirl y demás personajes femeninos no daban vergüenza. Hacia el final del tomo es sustituido por Leonard Kirk cuando estaba empezando, y ya era bastante bueno, más suave y menos definido que Frank, pero a cambio tiene menos tics. Eso si, tirón de orejas a Planeta, que de nuevo la han cagado, y los efectos de transparencia que salen de vez en cuando se ven pixelados, así que cuando hay alguien o algo translucido se ve fatal. En serio, ¿tan difícil es hacer las cosas bien? Y además, si no me equivoco, se han saltado un especial junto con Mary Marvel. Aparte de eso, es una buena serie que es agradable que hayan recuperado. Muy Recomendado (9)

Superman Nº28: Termina la saga de Brainiac, que empieza la cadena de acontecimientos que lleva al gran crossover del mes que viene que cambia totalmente las series de Superman. La verdad, esta nueva versión “verdadera” de Brainiac ha sido una enorme decepción. Es un tipo verde y enorme, que se supone que da mucho miedo, pero que lo único que hace es pegar puñetazos. Así que Superman le vence a base de pegar más puñetazos. Uh, vale. Esto es sub-Edad de Plata, por mucho que traten de venderlo como algo tremendo. Por lo demás, el gran acontecimiento que pasa en la segunda mitad del número habría sido más impactante si no se hubiera visto venir claramente desde hace meses, si no años, y el otro puede ser interesante, puede ser una enorme cagada, pero de momento es neutro. La manera de conectarlos es buena, eso si. Pero esta saga es un pinchazo para Johns, y sólo tiene el próximo crossover para recuperarse. Dibujo decente de Frank, con sus defectos habituales. El resto del número es un especial (realmente especial, más del doble de un comic normal) dedicado a Jimmy Olsen, donde investiga y empieza a destapar la misteriosa conspiración que se empezó a vislumbrar en la saga de Atlas, que resulta ser un entramado bastante complicado. Está escrito por Robinson, que para algo es el que ha presentado todo eso, y es un regreso al Robinson de antaño, al menos en estilo y algo de calidad. Es una buena historia de intriga, con Jimmy como un personaje serio pero bien desarrollado y no aburrido, investigando un misterio bastante intrigante. Y aunque el tono es de historias de intriga normales, Robinson no comete el error de hacer que las revelaciones sean mundanas, porque sabe que eso sería aburrido e irrelevante en el mundo de Superman. Aquí las revelaciones implican personajes olvidados de la continuidad DC, viajes en el tiempo y dimensiones y experimentos genéticos kirbianos. Robinson enlaza bastante bien elementos dispersos de DC en una conspiración creible, y aplica su vieja magia a reinventarlos, mezclando viejos conceptos y nuevas ideas. Hay varias ideas que podrían tener su propia miniserie aquí, pero quedan bien de por si. Y Robinson parece que haya hecho una apuesta sobre revivir personajes del First Issue Special, ya van tres personajes olvidados de esa serie, que no habían vuelto aparecer en las décadas desde su primera aparición, que revive. Si tiene un defecto, es matar gratuitamente a algunos buenos personajes para una historia que no lo necesitaba, aunque tampoco es la primera vez que hace algo así. El dibujo de Jesús Merino está bastante bien, sobre todo cuando se aleja de las cosas más superheroicas que se le dan peor, y usa más el juego de luces y sombras. Si las series de Superman se parecen más a esto, irán bien. Recomendado (7)

Thor Nº18: Otro número de relleno, debe ser un mes impar. Esta vez es un anual. Perdón, un Especial Tamaño Gigante. Perdón, un Especial Tamaño Dios. Marvel y sus nombres arbitrarios, aunque al menos esto tiene la excusa de ser un chiste. Es el último de los especiales de Fraction, al cual por desgracia, aún no le han dado la serie regular. Está dedicado a Skurge el Verdugo. El pobre Skurge solía ser un villano bastante cutre, hasta que tuvo la suerte de tener una muerte increiblemente memorable en la etapa de Thor de Simonson, donde alcanzó el respeto que no tuvo en vida, dentro y fuera del comic. Tanto respeto, que no se han atrevido a resucitarle, aunque ha habido intentos falsos, y sucesores. Fraction continua con el respeto, contando una historia alrededor de él, pese a que técnicamente no aparece. La idea es que algo raro pasa con como le recuerdan los asgardianos, y los protas habituales se alian para ver que es lo que está pasando. A partir de ahí, es una aventura típica por Asgard, con la gracia de que cada capítulo tiene un dibujante distinto, que aparte de estilos muy distintos, cada uno da una versión distinta de los personajes y situaciones, lo que resulta vistoso. Hasta el final, donde resulta que la explicación es un poco tonta (aunque habian dado pistas) y no tiene mucho sentido que pase justo ahora. Además, parece que los demás guionistas ya tienen permiso para hacer reaparecer a personajes asgardianos que JMS no está usando, como quieran. Que en este caso es, como si no hubieran muerto y renacido, lo que hace todo el rollo de los últimos años inutil. La selección de dibujantes tiene gracia, mezclando estilos tan dispares como los dibujos animados retro de Mike Allred o el estilo pintado de Doug Braithwaite, pasando por el más normal de Miguel Sepulveda. Pero aparte de esa gracia, no está a la altura de lo habitual de Fraction. Neutral (6)

Thunderbolts Nº19: Segunda mitad de la historia que limpia la encarnación anterior del grupo para presentar una nueva el mes que viene. Es un número de los Thunderbolts buenos versus los Thunderbolts malos, donde los malos son la mayoría, ya que los buenos consisten principalmente de Pájaro Cantor. Así que es una de esas historias donde el héroe superado en número juega al gato y al ratón con los malos, huyendo y tratando de escapar de ellos, a base de escondites y emboscadas. Un ejemplo bastante bueno de este tipo de historias, aprovechando más a Pájaro Cantor que los guionistas recientes, con un buen final que logra apretar todos los botones emocionales necesarios. Dibujo oscuro y genérico (dentro del estilo Marvel actual) pero no malo, de DeLaTorre. A ver que pasa cuando Diggle empiece su propia historia en vez de cerrar la de otros. Recomendado (8)

Transformers: El Origen de Megatron: Miniserie dentro de la continuidad actual de IDW, pero alejada de la mitología que está construyendo actualmente Furman, como principio de la idea de quitarle las riendas de la franquicia. Está escrito por un novato a los comics (es diseñador de videojuegos principalmente), Eric Holmes. Como el título indica, es el orígen del malo principal de la serie, contandonos como forma la rebelión contra los Autobots que acaba siendo los Decepticons. Usa la idea, que ya se había visto en material complementario, de que Megatron y demás solían ser gladiadores, y a partir de ahí surge una justificación moral para rebelarse, explicando que luchan contra el mando corrupto de los Autobots. Excepto que no pega. Es decir, estamos hablando de Transformers, y estamos hablando de Megatron. Un robot que va vestido con un casco nazi y cuya única personalidad es ser un tirano, que se enfrenta a un puñado de santurrones. Tratar de meterle ambigüedad moral a una franquicia tan simplista en ese sentido no pega. Al menos sin dar muchas más explicaciones y exploraciones que Holmes no da. Aún así, si dejas pasar eso, y lo ves como que Megatron y compañía simplemente se cansan de no ser ellos los que mandan cuando son los más fuertes, no queda mal. A veces, algo más simple es lo mejor. Así que en vez de ver como se transforman en personalidad hacia los personajes que ya conocemos (Megatron y Starscream ya son los de siempre, a diferencia de lo que se desarrolla Optimus Prime en War Within, que es la historia complementaria, que casi encaja en cuestión de continuidad), simplemente vemos como llegan a la posición tradicional de tener a los Autobots contra las cuerdas. Es menos ver la revolución en Cybertron, que podría dar para una serie regular, y más ver el viaje de los tres personajes conocidos, pero como tal, es decente. Nada que no pudieras esperarte si eres fan de la serie, y francamente, sólo los fans van a leer esto, pero es aceptable. El dibujo de Alex Milne, que ya ha trabajado en otras minis de Transformers, (aparte de haber sido el negro de Pat Lee durante una buena temporada) sigue el mismo estilo que las otras minis en Cybertron. Ya sabes como va. Neutral (6)

Wonder Woman Nº3: Empieza la Llegada del Olímpico, que es la larga saga que se supone que cambiará al personaje de manera similar a Nuevo Krypton y Batman: RIP para sus equivalentes masculinos, como se vio en CF Prólogo. Aunque no ha tenido ni de lejos tanta repercusión en otras series ni en fama, aunque las ventas se mantienen más constantes que en otras series que mantienen equipo creativo, como suele pasar con los comics de Simone. La idea aquí es que convergen dos acontecimientos cataclísmicos para la vida de Diana, que a su vez sirven para detonar prácticamente todo el status quo actual. Uno, el que más se ve en estos primeros capítulos, es la llegada de Genocidio, que es básicamente el equivalente en Wonder Woman de Juicio Final. De hecho, es demasiado parecida a Juicio Final, ya que como él, no es más que una cosa invencible que sólo quiere destruir, y por tanto, increiblemente aburrida. (También coinciden en tener un diseño algo ridículo, pero eso es otro problema distinto) Simone trata de sacarle algo de partido dandole algo de personalidad sádica, y sobre todo, mostrandonos su efecto en los personajes que arrolla a su paso, héroes o no, pero al final, son un montón de comentarios bien hechos de segunda mano, de algo que de primera mano no resulta tan impresionante. Aún así, los efectos en los personajes de la serie si que ponen nervioso, y pueden ser para bien, incluso, cuando toquen las consecuencias. Curiosamente, supongo que porque el Prólogo estaba escrito por Johns y no por Simone, dos elementos prominentes en él están casi ausentes. Uno es su origen en el genocidio, que casi mejor, y otro es la gran participación de la Sociedad, que se ve reducida aquí a tres villanos, y es una pena, aunque a cambio centra más la historia que ya tiene a muchos personajes. Hablando del prólogo, se nota también que lo hizo otro autor, porque no encaja cronológicamente con como se presentan aquí los dos argumentos principales. Porque el otro, el de los Dioses y los sustitutos de las amazonas, aún no ha empezado cuando empieza la saga, en vez de estar ya listo. Y ese argumento, aunque empiece de manera un tanto confusa (es difícil de encajar el retorno y encarnación de los Dioses Olímpicos aquí con sus recientes apariciones en Cuenta Atrás y demás, y aparte, es algo confuso de por si, por no hablar de que los trajes que llevan les sientan fatal, y es una pena que algun problema editorial impida que usen la versión de Rucka) promete bastante, dandole una nueva vuelta de tuerca a las amazonas, que de momento se presenta bastante bien. Ah, y se supone que el último capítulo es el primer número que se ve aquí de los “Rostros del Mal” (la campaña que decía que todas las series ese mes debían estar protagonizadas por uno de los villanos), pero Simone lo ignora casi por completo excepto por un par de páginas de narración, chica lista. En cuanto al dibujo, dejando aparte algunos diseños (otros, como las armaduras del trio de amazonas, son muy buenos) está muy bien, sabiendo hacer tanto humanidad, como mitología como superhéroes. Es difícil saber si la saga reavivará el interés por el personaje, pero de momento no lo hace, aunque la promesa sigue ahí. Recomendado (7)

X-Factor Nº35: Stroman dibuja unas páginas del número al principio, y son tan atroces como se podía esperar, pero afortunadamente son pocas, y tras eso se larga para no volver. Lo cual va a ayudar a la serie bastante. No es que Valentino Delandro sea particularmente bueno, pero al menos es consistentemente decente. Por su parte, David cierra la historia actual, de cara a la nueva dirección que empieza el mes que viene. Tiene algunas escenas de acción que no están mal, que llevan a un final que sería impredecible, si esto no fuera un comic de Peter David, que suele hacer tanto lo impredecible (o mejor dicho, hacer lo contrario a lo predecible) que casi se ve venir. Aún así, queda bien, sin ser un anticlimax. Dicho eso, el villano no ha cuajado demasiado, y no da demasiadas ganas de que vuelva. No es que esta serie se esté caracterizando por repetir villanos. Por su parte, la historia de Siryn y demás continua bien, aprovechando bien a los personajes. Recomendado (8)

X-Force Nº11: La historia del Oso Místico acaba teniendo un poco más de sentido, y ser menos aleatoria, aunque sigue teniendo muchos de los problemas que dije el mes pasado, entre ellos el de la nostalgia mal usada. Hablando de eso, lo que le pasa a Rahne tiene pinta de ir también por ese sentido. Puede que no, pero desde luego es un choque de tono terrible con el resto de la serie, como ha sido siempre el tener al personaje en ella. La historia principal es más violencia gratuita y dilemas morales tontos. Dibujo bueno de Choi, aunque sigue siendo demasiado oscuro. Neutral (5)

X-Men: Legado Nº45: Termina Pecado Original, y como era de esperar, ha sido mucho más una historia de Lobezno: Origenes que de Las Aventuras Llenas de Flashbacks del Profesor Xavier. Es decir, hay secundarios de Legado, Xavier juega un papel importante, y se trata la relación entre Logan y él, pero principalmente es una historia de padre e hijo, de Logan y Daken. Shaw y compañía han estado de adorno, y en esta parte se libran de ellos rápidamente para ir a lo importante de la historia. Que es tratar de rehabilitar a Daken en un personaje que le pueda interesar a alguien. La verdad, sigue siendo una pizarra en blanco donde han pegado elementos copiados de otros personajes, y actua más por exigencia del guión que porque tenga una personalidad discernible. Pero la dirección que le dan aquí al final al menos tiene algo de potencial para desarrollarlo en algo que no sea una versión malvada de Lobezno, así que al menos parece que el crossover ha servido para algo. Aunque no haya sido particularmente bueno. Dibujo decente de Eaton y Deodato. Neutral (6)

X-Men: Mundos Aparte: Que no te engañe el título, es una miniserie de Tormenta, pero así se supone que vende más. Tradicionalmente, las miniseries derivadas de la Patrulla-X siguen todas la misma fórmula: Se coge un personaje de la serie, se le mete en una aventura que puede tener que ver con algo de su pasado, o ni siquiera, se le enfrenta a un villano de los tiempos de Claremont que debería estar muerto y/o que hace lo mismo que ha hecho siempre, y al terminar, todo está como al principio. No sólo ha sido mala, no ha servido para nada, que es por lo que se les llama miniseries basura. Ya casi no se hace de esas, porque la franquicia no es la superpotencia que era, pero de vez en cuando se cuela alguna como esta. En este caso, al menos tiene la excusa de que pasa algo “importante” para justificar su existencia, lo que al menos es un intento, pero que no te engañe, no pasa nada relevante. Se supone que va de Ororo decidiendo donde está su responsabilidad principal, si con la Patrulla-X o con Pantera Negra, pero es una decisión falsa. Ya estaba conmutando entre los dos sitios (y series) antes de esta miniserie, y nada de lo que pasa en la miniserie hace que cambie algo de eso. Así que es otra miniserie que no sirve para nada. Excepto para llenar el hueco dejado por la serie de Pantera Negra antes de su relanzamiento, supongo. Dicho eso, ¿al menos el paseo en círculos es interesante? Pues el comic está escrito por Chris “I Love the 90s” Yost, así que te puedes imaginar que sigue bastante bien el esquema antes mencionado. El villano, aunque tiene una conexión pasada con Tormenta, no viene a cuento, no tiene explicación de porque ataca ahora, o que quiere aparte de “ser malo” (lo cual siempre ha sido uno de sus problemas, y una de las razones por la que debería haberse quedado muerto después de su primera gran aparición). La historia funciona principalmente a base de uno de los tópicos más manidos y explotados hasta la saciedad, sin ninguna gracia o tensión, y además, teniendo en cuenta que nada de lo que pueda hacer Tormenta puede afectar al malo, está claro que la historia sólo se va a resolver mediante algún Deus Ex Machina, y a poco que sepas de la situación, te puedes imaginar cual es. Por el camino, apenas hay caracterización más allá de lo básico, desaprovechandose el único elemento algo novedoso (Nehzno, el alumno mutante que vive en Wakanda, que en vez de estar como personaje está como excusa para el argumento) y siendo todo, a lo sumo, mediocre. Eso también se aplica al dibujo del novato Diogenes Neves, cuya Ororo parece que tiene dos globos del tamaño de su cabeza pegados al torso (que tiene unas dimensiones ridículas) como entidades aparte, y cuya capacidad de narración es similar a su anatomía. Un regreso a las malas miniseries de antaño, que supongo que era la idea. No Recomendado (3)

Y eso es todo por este mes. Nos vemos el que viene con las reseñas de octubre, a ver si puedo ir buscando una solución al retraso que llevo. Hasta cuando sea, saludos.

Anuncios