Semanas del 2 al 29 de Noviembre

2 enero, 2010

Las Aguas de Marte han sido increibles. Y el Fin del Tiempo va a ser increible y descorazonador.

[La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte]

Hola a todos. Peter García. Críticas Reconstructivas. Noviembre. Tarde, muy tarde. Empecemos.

Este mes, Panini continua con lo suyo, que no es malo. Aparte de lo demás abajo, hay reediciones, la más interesante de las cuales es la del Escuadrón Supremo. Ya he hablado de esa excelente e histórica miniserie antes (ver hemeroteca), así que sólo añadir que se han portado bien añadiendo algunos extras al final. En cuanto a Planeta, hay demasiadas pocas novedades, y empieza a ser preocupante, aunque haga mi trabajo más fácil. Aparte de lo que comento más abajo, se empieza a reeditar la etapa de Superman de principios de década, que ya publicó Norma en su día y comenté entonces. Uno de sus guionistas principales es el Loeb, así que te puedes imaginar que no es recomendable. El resto, como siempre, aunque ojalá pudiera ir más al día para que no se escaparan cosas como seguro que se me están escapando.

Montones de novedades americanas este mes: En DC, continua la Noche Más Oscura, y aunque la historia principal está yendo bien, este es el primero de dos meses de crossovers en series múltiples, y te das cuenta del problema de este tipo de crossovers: Si, toda serie tiene muchas historias que contar con la premisa de que los muertos vuelven a la vida. Desgraciadamente, casi todas son esencialmente la misma historia, y queda repetitivo muy pronto. Además, no es que el nivel de muchas de las series participantes sea muy alto. Al menos se agradece que no haya ocupado una docena de series durante más de medio año como otros.

Siguiendo con cosas múltiples, los nuevos Especiales de 80 páginas de DC resultan no ser más que una antología de historias de prueba para nuevos autores, juntadas de manera increiblemente chapucera en una sola historia. Algunas historias no son malas, y es un objetivo loable, pero que lo anuncien y planteen así, ose esfuercen un poco en que quede coherente.

La única nueva serie (bueno, es miniserie, pero va a durar más que algunas regulares) es la de los Diez Grandes. Por fin, se deciden a explorar las buenas ideas de Morrison para los superhumanos chinos, y se la han dado a alguien que realmente se ha empollado cultura y mitología china, y se esfuerza en aprovechar las ideas y hacerlos únicos, en una historia diferente y que explora culturas. Un extraño ejemplo de miniserie DC no gratuita.

Gratuito es tener una nueva versión de Batman en el especial Batman/Doc Savage, que presenta un nuevo universo donde se relanzan los antiguos héroes de pulp. Lo peor es que se lo dan a uno de los fetichistas de las pistolas que hay ahora, y queda alguien que no es reconocible como Batman, pero lleva una pistola y por eso mola, o algo. Es una presentación flojita, en general, además.

Terminando con el UDC, en los márgenes, hay una miniserie de Lobo: Autopista hasta el Infierno, que aunque tenga de autor a un músico famoso, es lo mismo de Lobo de siempre.

Mientras, el cocreador de Lobo se encarga de terminar la historia de Authority que Morrison se dejó a medias hace años, y lo hace quitandole toda la gracia y originalidad que tenía antes. No se podía esperar otra cosa.

En Vertigo, Fábulas sigue en el camino de ser el nuevo Sandman con una miniserie de Cenicienta, con autores distintos de la serie regular. Pero si allí te gustaron las historias de Cenicienta como superespía, también te gustará esta.

Pasando a Marvel, terminaron los especiales de Reinado Oscuro: La Lista, y lo han planteado de manera engañosa. Realmente, ni es una historia, ni es particularmente importante para Reinado Oscuro. Lo que han sido son 8 anuales de 8 series distintas, con dibujantes llamativos, pero por lo demás, con la calidad e interés de las series individuales, no otra cosa.

Algo menos confuso es la nueva miniserie de Iron Man para coincidir con la película, Iron Man vs Latigazo, pero que transcurre en el Universo Marvel, pero no en el presente. Es una historia de Iron Man decente, sin toda la carga complicada que tiene el personaje desde hace tiempo.

Hablando de cosas que evitan cargas complicadas, hay una nueva miniserie de Deathlok, que lo que hace es reinventar el concepto original, contando una historia de un cyborg en el futuro, pero aplicando tópicos futuristas más, bueno, tópicos, en el sentido de presentes. Desgraciadamente, es el tipo de miniseries que hacía Marvel hace unos años, donde aparte de poca imaginación, si lees el anuncio, ya sabes todo lo que va a pasar en el primer tercio de la serie, por lo menos.

En reinvenciones menos drásticas, hay una miniserie de Extraño, con un nuevo status quo para el Doctor Extraño, menos interesante, pero con cierta gracia. Por supuesto, si toda miniserie sobre el personaje en la última década es una indicación, no tendrá continuidad alguna.

Volviendo a cosas relacionadas con la película de Iron Man, tenemos Viuda Negra: Origen Mortal, que es exactamente lo que dice el título: Un intento de aclarar el complicado origen del personaje. Afortunadamente, lo hace alguien que sabe, y queda algo coherente, que viene junto a una historia inteligente que explica porque el personaje mola.

El mismo guionista, Paul Cornell, aplica su magia británica a Dark X-Men, cogiendo una premisa un poco dudosa, y contando una historia muy divertida sobre una inversión del concepto de la Patrulla-X, con personajes demenciales y divertidos, lo cual tiene merito teniendo en cuenta todo el cutrerio y malas historias que tienen a sus espaldas.

Pero no tantas como tiene Mariposa Mental, y los autores de su nueva miniserie, y aquí en vez de darle la vuelta, las continuan. Hasta el punto que es un comic de paletos que es incapaz de acertar con la geografía del sitio donde transcurre. Pensaba que habíamos dejado atrás ese tipo de ignorancia, pero por lo visto no.

Volviendo a lo bueno, hay una nueva serie sobre SWORD, que habría tenido más sentido inmediatamente después de Invasión Secreta, si quieren que dure más de un año. Y será una pena si fracasa, porque no sólo tiene una premisa original distinta a otros comics de superhéroes, está muy bien, es muy divertida y juega muy bien con todo el universo Marvel.

Siguiendo con cosas espaciales, hasta las partes más lejanas de este universo, está Reino de Reyes, el siguiente capítulo de las historias cósmicas de Marvel de Abnett y Lanning. Entre las dos series regulares, dos miniseries y un especial, exploran muy bien las nuevas posibilidades abiertas por la Guerra de Reyes. El especial es inquietante, la miniserie de Inhumanos tiene buena política e intriga, y la de la Guardia Imperial es más problemática dado lo poco definido de los protas, pero también tiene buenas ideas.

Para terminar, la línea MAX relanza su serie del Castigador con el ridículo título de Punishermax (no, nadie lo entiende), que también es una reinvención del personaje en un entorno más realista. Dicho eso, está muy bien si te gustan ese tipo de cosas oscuras de crimen.

Y ahora, las reseñas, que no son pocas:

Asombroso Spiderman Nº37: Comienza la segunda de las grandes sagas que ocupan un par de meses y que avanzan las tramas más de la cuenta. Esta también está escrita por Romita JR, pero no está escrita por Slott, desgraciadamente, sino por el que es probablemente segundo al mando ahora mismo, que es Marc Guggenheim. La idea aquí es resolver varios misterios que llevan en danza todo el año. Uno, como el título indica (o al menos el título español, el americano era muy distinto y difícil de traducir, algo así como Destrucción de una Imagen Pública) es el de los asesinatos de los rastreadores araña. Se descubre la identidad, efectivamente, y lo que nos cuentan tiene cierto sentido, pero acaba siendo algo muy rebuscado, y que no se sabe bien a que viene excepto para tener un misterio y algo de drama. Otra cosa que se trata de trasfondo son las elecciones a alcalde, que mantienen cierta tensión. Pero lo más importante es el misterio de Amenaza, la nueva versión del Duende que lleva apareciendo, sobre todo en las historias de Guggenheim, y como afecta a la familia Osborn, y como consecuencia, a todo el mundo de Spiderman. La revelación tiene sentido, siendo la opción más lógica, aunque la explicación del origen y motivaciones no es particularmente original o interesante. De hecho, el personaje en si tampoco es gran cosa, la verdad. Lo interesante es como afecta la revelación a los Osborn, y como es un enfoque nuevo a la vieja idea del Duende Verde, aunque es más el potencial que lo que hace Guggenheim de momento con la idea. Entre todos estos desarrollos y revelaciones hay una historia donde Spiderman hace alguna cosa, pero no mucho, y no muy interesante. Tiene buen dibujo, y no está mal escrito del todo, pero tiene muy poco uniendo las distintas revelaciones y sorpresas. Además, hay una breve historia de complemento del mismo guionista con Spiderman en juicio, que es ingeniosa, pero tendría bastante más mérito si la misma idea no hubiese sido hecha en Daredevil hace unos años por su colega en estas series Bob Gale, y el final no estuviese sacado de Cadena Perpetua. Muy buen dibujo de Martin, eso si. Neutral (6)

Astro City: Vida en la Gran Ciudad: Por fin, vuelve una de las mejores series del mercado, coincidiendo con el regreso oficial de la serie en EEUU. Los derechos esta vez los tiene Norma, lo cual es apropiado, porque pega con el resto del material que está sacando Norma ahora (las series que eran el no va más a finales de los 90-principios de los 00) y además, Planeta no la trató bien en los últimos años, no continuando las reediciones, ni publicando el material que ha salido desde 2004. Con suerte, Norma reeditará el material antiguo rápidamente para que se pueda llegar en cuanto antes al material inédito. Estos son los 6 primeros números de la serie, la primera miniserie de 1996, de antes de pasarse a Wildstorm, que es donde sigue ahora. Para el que estuviera debajo de una piedra a finales de los 90, este es el gran trabajo de Kurt Busiek después de Marvels, y en el que va la mayoría de su ingenio y capacidad que a veces no se ve en sus trabajos para los personajes de compañías. Es una serie que transcurre en su propio universo superheroico, con sus 70 años de historia en tiempo real de superhéroes, paralelas a la historia real. Hay análogos de la mayoría de personajes famosos y arquetipos superheroicos, en general correspondiendo a la época en la que debutaron y se desarrollaron… así, hay héroes patrióticos en los 40, una nueva generación en los Edad de Plata, héroes más oscuros en los 80-90, héroes de segunda o tercera generación actualmente, y así. Sin embargo, en vez de ser simplemente Superman, Spiderman y demás con los nombres y trajes algo cambiados, son héroes originales, que se parecen claramente al personaje o personajes que los inspiraron, pero con sus propias idiosincrasias e ideas originales, de manera que pueden contarse historias que no dependen de que pilles la gracia, y quedan chulos de por si, porque Busiek tiene ideas de sobra para personajes. Se nota un esfuerzo enorme en darle una verdadera historia a Astro City y su mundo, con un montón de buenas ideas que se mencionan de pasada, que dan la sensación de ser un universo entero como el de Marvel y DC, que pueden ser semillas para futuras historias, o simplemente capturan la imaginación. Y todo eso sólo es el trasfondo. La idea de la serie es aplicar el enfoque personal de Marvels, en cada historia a un personaje distinto, contandonos una historia muy personal en primera persona a la vez que se explora el universo, basandose en una premisa muy buena cada vez.

Así, el brillante primer número está protagonizado por Samaritano, el Superman de AC, y es un tour de Astro City, con la gracia de que al contar la historia desde su punto de vista, lo que son las aventuras cotidianas de un superhéroe así se convierten en trágicas al ver que no tiene tiempo para disfrutar de lo que cualquiera disfrutaría de sus poderes, o de la vida normal, ya puestos. El segundo número es una exploración similar de los principios de la Edad de Plata, y esta vez es un giro a la idea del periodista que trata de hacer un reportaje sobre una aventura superheroica. El tercer número es otra idea genial que extraña que no se hubiera hecho antes, la de un criminal de medio pelo que descubre la identidad del equivalente de Spiderman, y no sabe exactamente que hacer con esa información, volviendo de cabeza varios tópicos del género. La cuarta es la historia menos exitosa, pues va de una compañera de trabajo de la prometida del equivalente a Johnny Storm, aunque realmente es una historia sobre el contraste entre la gran ciudad y el pueblo (o en este caso, el barrio marginal de Astro City donde viven los personajes sobrenaturales, que es una idea genial). El problema viene al final, pues toda la historia va en una dirección, y termina yendo en otra sin mucha motivación. Pero un ligero tropiezo ni se nota en un tomo tan sólido. El penúltimo número es la historia de un espía alienígena (no demasiado alejado de la Invasión Secreta, precisamente) tratando de decidir si aprobar la invasión de la Tierra, y poniendo la decisión en los hombros de un superhéroe, que aunque tiene toques de Daredevil, es una idea más original. Empieza siendo una historia muy Stanleesca sobre los méritos de la humanidad, pero tiene un final absolutamente genial, muy de la Dimensión Desconocida. Por último, hay una historia sobre un posible romance entre los equivalentes de Superman y Wonder Woman, que nos mete de manera muy bonita en ambos personajes y los mundos donde se mueven. Un juego de historias muy bueno. El dibujo siempre es de Brent Anderson, que aunque no es especialmente llamativo, siempre es sólido y cuenta perfectamente lo que hay que contar, da igual la época o estilo al que haya que parecerse, y presentando muy bien los diseños, sean suyos o de Alex Ross, que entonces hacía muy buenos diseños y portadas. Una de las grandes series, es una alegría que vuelva por aquí, y si no la pillaste en su momento, ahora es la hora. Muy Recomendado (10)

Batman: RIP: Tomo que lleva la saga que termina el primer acto de la etapa de Morrison en Batman, y que ha cambiado totalmente el status quo de la familia de series del personaje. Planeta, en su enorme competencia, ha chafado buena parte del contenido en otras series por haberse esperado tanto a publicarla, pero ellos sabrán. La saga armó cierto alboroto porque daba a entender que iba a ser la muerte de Batman. Sea eso cierto o no, la verdad es que es irrelevante, porque todo el mundo, Morrison el primero, sabe que esas cosas no duran. Lo mismo da que Batman muera o se vaya a tomarse unas vacaciones. Así que lo importante es la historia en si, no sus repercusiones. Y la historia en si es la culminación de todas las ideas que Morrison lleva montando un par de años en la serie, en forma de un ataque a conciencia de un grupo de villanos, el Guante Negro, contra Batman. Por supuesto, si has leido algo del Batman de Morrison, sabes que Batman tiene una respuesta para todo. Pero los malos también se las saben todas, y tienen muchas sorpresas preparadas para Bats. Y así todo. Se podría decir que esta es la versión de Batman de Born Again, pero con más fantasia y menos realismo, y hasta las cejas de drogas. Pero la idea central es la misma, es ver lo que hace de Batman, Batman, al quitarle todo lo que tiene. Como la mayoría de comics de Morrison, y a diferencia de la mayoría de otros autores, hay dos maneras de apreciar este comic: Una es a nivel técnico, captando los montones de referencias (no sólo a comics, también a cultura más general) y viendo lo bien que ha estructurado Morrison su historia, llena de pequeños elementos a lo largo de toda la etapa que forman algo mayor que la suma de sus partes, y otros muchos detalles técnicos que probablemente no notes a simple vista. Y la otra es simplemente disfrutar como un enano de un grupo de villanos elitistas que se componen de un mimo malvado y una gárgola parlante traman un plan tan tremendo que hace que Batman tenga que arrastrarse por un vertedero vestido de colores, con el puñetero Bat-Mito subido a la chepa y repartiendo leches mientras grita que es el Batman de Zur-En-Arrh. Sea como sea, es genial, y tiene algo para todos. Es una de las grandes historias de Batman, o lo será, y el único defecto que tiene, aparte de un final algo anticlimático que no resuelve todo lo que tendría que resolver (y aún eso es casi más culpa de cómo se ha vendido la historia que otra cosa) es el dibujo de Tony Daniel, que con sus muchas rayas, sus figuras planas, su poca narrativa y su falta de detalle y estética, perjudica la lectura bastante. Muy Recomendado (9)

Batman Nº28: Hay que joderse. Con la cantidad de material que Planeta ha metido en la edición española de Crisis Final que no aporta nada a la serie y que no debería estar ahí, estos dos números, que son crossovers oficiales de Crisis Final, escritos por el mismo guionista, y que han acabado en el tomo americano, los publican aparte. Es para pegarse de cabezazos contra la pared y no parar. Además, chafaron el final en el CF del mes pasado. Esto son los dos últimos números de Morrison en Batman, haciendo de puente entre RIP y Crisis Final. Y aunque el mes que viene hay un “¿Qué le pasó al Cruzado de la Capa?” que se supone que es el “final” simbólico de esta encarnación de Batman, este episodio en dos partes es el que realmente resume todo sobre Batman y le da una conclusión. En unas 50 páginas, Morrison hace tres cosas. Primero, plasmar definitivamente su idea de que todas las historias (en líneas generales) de Batman son canónicas y forman parte de una misma gran historia, contando una aventura que resume los 70 años de historia de Batman, tocando todos los momentos importantes y representantes de todas las etapas, y lo mejor, haciendo que quede como una narrativa que realmente tiene sentido como el resumen de una vida, y no como un puñado de historias de varios autores cada uno a la suya. En una sóla historia, Morrison captura la magia de la tan cacareada continuidad. Además, la manera en la que está presentada hace que da igual que sepas mucho o poco del personaje, vas a estar igual de confundido sobre los detalles (de hecho, probablemente confundirá a los enciclopedistas durante años), aunque la idea general se entiende con una lectura detenida. Hablando de eso, otro aspecto de esta historia es que es un misterio. No es realmente un misterio limpio, y además, el detalle con el que se resuelve el misterio se basa en un detalle de un comic de hace 45 años, pero es lo de menos. La cosa es que no es un resumen seco de la vida de Batman, sino que es parte de una historia más grande que de paso cuenta todo eso, y tiene varios giros muy imaginativos y chulos aparte del resumen, que le dan un ambiente de misterio y extrañeza que funcionan muy bien, mientras tanto el lector como el protagonista se dan cuenta de lo que pasa realmente. Por último, es también un crossover con Crisis Final, y como tal está muy bien encajado, sin ser gratuito, y además, aporta un elemento importante a la Crisis, que es por lo que debería haberse publicado allí. Si, al final resulta que la historia, y sobre todo la resolución, es muy similar al del Mr. Milagro de Morrison, pero es lógico teniendo en cuenta que tiene el mismo villano. El caso es que al final es un gran resumen de la vida de Batman, de lo que le hace el personaje que es y porque mola, además de tener un par de momentos absolutamente desternillantes, muchos toques ingeniosos, buen misterio y hasta horror, y una conclusión completamente perfecta y entrañable, volviendo a algo que se había introducido al principio de la historia y mostrandolo en otra luz (que ya hizo también brillantemente en RIP, ya puestos). Lo único malo es, de nuevo, el dibujo, y es para pegarse de cabezazos contra la pared que DC le ponga dibujantes novatos o malisimos a su serie estrella. En este caso, el tal Lee Garbett no es tan malo como Daniel, pero se nota que es novato, y que es flojo en algunos aspectos, aunque al menos no molesta. Imaginate esta historia dibujada por un buen dibujante, no hablemos ya de un Quitely que pudiera jugar con las viñetas o un Williams III que pudiera imitar cada estilo referenciado. Sería un clásico instantaneo. Tal y como es, es “simplemente” un final genial para la etapa. Muy Recomendado (10)

Bishop: Memorias del Futuro: El hecho de tener una miniserie dedicada a Bishop es algo que no inspira ninguna confianza, ya que toda miniserie previa sobre el personaje ha sido bastante horrible. Pero eso eran los 90, y al menos esta vez tiene la justificación de que, siendo el villano principal de Cable, no es una idea descabellada contar una historia explicando como ha llegado a ser. Escribe el mismo guionista, Dwierczynski, lógicamente. El mayor problema es que toda esta historia ya se contó en aquellas miniseries con más detalle. Y, sorpresa, los detalles de ambos orígenes no encajan. No sería tan grave contradecir comics olvidados de hace 10 años (aunque lo suyo si tratas de contar un origen es informarte sobre lo que se ha contado antes al respecto), pero es que el último capítulo toca volver a contar sus primeras apariciones en Patrulla-X, y los detalles tampoco encajan, pese a que hace referencia a esos números. ¿Para que demonios te molestas en hacer referencia a algo si no vas a hacerlo bien? Eso es chapucero, y además, engañoso, si vas a hacer algo, deberías hacerlo bien, y si no, no lo hagas. A decir verdad, algo de retcon es necesario, ya que la misma premisa actual de Bishop requiere ignorar la motivación original del personaje, detener al traidor aquel en la Patrulla-X, y el hecho de que su futuro no puede ser el futuro de la línea temporal habitual, precisamente porque impidió que pasara. Pero eso es algo que llevamos arrastrando desde Complejo de Mesías, y dado lo que está pasando en Cable, es posible que estén partiendo de la base de que lo que vemos aquí es el futuro cambiado. Excepto que si es así, no lo han mencionado, y eso no encajaría tampoco con otras cosas. Es un follón, pero independientemente de eso, tampoco es una gran historia. Hayas leido o no el material antiguo, la historia es bastante predecible y pisa terreno muy visto, aunque sólo hayas leido sus apariciones del último año. Lo único es que se esfuerza en explicar como es que ha llegado a convertirse en alguien tan obsesivo y ceporro en el presente con respecto a la niña Mesías (al fin y al cabo, si la mata, impedirá que los mutantes sean esclavizados, si, pero porque dejarán de existir) y al menos, su desarrollo en ese sentido está bien llevado, aunque sea a lo largo de una serie de tópicos. Y luego está el dibujo, que se trae a Larry Stroman de Factor-X, con todo lo que conlleva. A decir verdad, aquí está más apropiado que en aquella serie, y la verdad es que mejora a lo largo del tomo, llegando a ser casi aceptable, pero sigue siendo bastante deforme e inconsistente a ratos. Así que a fin de cuentas, es otra miniserie olvidable más de Bishop, aunque estés siguiendo Cable. No Recomendado (4)

Booster Gold Nº5: Sin Johns en la serie, es como ver a un muerto caminando. A decir verdad, la premisa puede dar para infinitas historias, a base de jugar con viajes en el tiempo y la historia de DC. Pero sin Johns para darle la chispa, la multitud de detalles, la caracterización humana, el humor y las tramas a largo plazo, la premisa y los protagonistas no son suficientes para mantener el nivel, y queda una versión muy descafeinada de la serie. Entre otras cosas, porque aquí tenemos dos (bueno, una y media) historias de relleno hasta que Jurgens pase a ocuparse del guión aparte del dibujo. Primero toca una historia de Chuck Dixon, la última que hizo para DC, y siendo Dixon, como no sabe hacer otra cosa, toca una historia de Batman y Batgirl. Da igual que ya hayamos tenido de eso recientemente. A decir verdad, es un ejemplo de historia de relleno competente, jugando con la premisa de los viajes en el tiempo, sin más. Alguien toca algo en el pasado, Booster y su hermana tratan de arreglarlo y se meten en follones. Tiene un par de momentos divertidos, y al menos aprovecha un par de cosas de los números anteriores y a unos villanos cutres. Decente, aunque de relleno, y se nota. La otra historia es de Rick Remender, y continua de sus números de Átomo, que fueron el mayor destrozo de una serie en pocos números desde Crepusculo Esmeralda, donde todo elemento bueno de la serie era destruido o resultaba que nunca había existido. Esto no es tan malo, pero tampoco es bueno. Da la sensación de que llegues a mitad de la historia, no explica la mitad de las cosas, y más que una historia es ver a Booster rebotando de una situación a otra sin mucho sentido. Lo asombroso es que la serie no haya sido cancelada después de esto, pero puedes abandonar el barco tu. No Recomendado (4)

Boys Nº4: Más de lo mismo, realmente, y a estas alturas ya sabrás si te parece algo bueno, o un montón de violencia y ganas de llamar la atención envueltas en un montón de cinismo y odio al resto de la industria. En este tomo, toca la versión en este mundo de la Patrulla-X, sólo que aquí son una cuasi-secta de gilipollas pervertidos. Cosa asombrosa, sin duda, sobre todo después de haber visto que las versiones del resto de superhéroes son lo mismo. Hay un par de puyas a elementos específicos de la franquicia, pero en general, es repetir el mismo chiste de mal gusto continuamente. Hay algo de trama al final, pero muy simple. Lo único reseñable es como continua la relación entre Huguie y la superheroina inocente, que es realmente dulce y mucho más humana y sincera de lo que se suele ver en películas/comics/etc. Eso si que es una muestra de lo que Ennis puede hacer cuando quiere. Pero no pega mucho en esta serie, entre otras cosas, porque dudo que el público objetivo, la clase de descerebrado que piensa que ver sangre y visceras porque si mola, aprecie todo eso. El dibujo de Robertson es muy bueno, en cualquier caso. Neutral (5)

Buffy: Lo Mejor de Tu Vida: Curiosamente, ese fue el subtítulo de uno de los primeros comics americanos que sacó Norma, hace 12 años. Siguiente tomo de la Octava Temporada de Buffy, con el que vuelve Joss Whedon con otra saga de 4 números. Que sería, ¿dos episodios de la serie de TV? Desgraciadamente, esta historia va enteramente de conectar la serie de Buffy con el primer comic que hizo Whedon, Fray. Si, Fray siempre ha sido un futuro del universo de Buffy, y hasta hubo una conexión con la aparición de la guadaña de Fray al final de la serie de TV, pero hay una diferencia entre ser un futuro potencialmente canónico en otro medio, y ser EL futuro, al que estas inevitablemente avocado. Entre otras cosas, indica que el final feliz de la serie de TV está destinado a irse a la mierda. Por no hablar de que la gran revelación de la historia es una repetición de una de las historias peor hechas de Buffy, que salió tan mal que se esforzaron en alejarse de ella una vez terminada. Volver a ver la idea de la que tanto costó salir, amplificada, sólo para tener un momento de drama personal en una historia que simplemente sería un crossover irrelevante es una metida de pata. Porque ahí está el otro problema de esta historia, y es que el mundo de Fray, y sus personajes, no son demasiado interesantes. Son un puñado de tópicos de futuros pseudoapocalípticos mezclados con un par de elementos de la mitología de la serie, cuya única gracia era el estilo de Whedon a la hora de escribir. Y por mucho que Whedon lo admita en forma de queja de Buffy, la jerga futurista es irritante. Así que un comic que es en buena parte un tour del mundo de Fray no es precisamente fascinante, y la parte que avanza las tramas y caracterización de los protagonistas no funciona. Aunque si te quedaste con ganas de más después de la prjmera miniserie, quizá te haga gracia volver a ver a los personajes y ver su historia avanzar unos centimetros. Lo peor de esa saga, de todas maneras, es el argumento que tienen que darle a Xander, Dawn y los secundarios mientras todo esto, que empieza divertido, pero acaba volviendose cada vez más ridículo y perdiendo toda credibilidad, entre otras cosas porque exagera uno de los problemas de esta continuación, que es la aparición de repente de elementos y personajes que sin presentación ni aviso previo resuelven la trama, sin importar que no vengan a cuento y no peguen con el tono. No se en que demonios piensa Whedon al hacer aparecer seres mitológicos de repente, saludar, e irse una vez cumplen su chapucera misión. Ni siquiera el ligero avance de la trama de los villanos funciona bien esta vez. Y el dibujo es del mismo que la mini de Fray, Karl Moliné, que aunque conserva el estilo, no está a la altura de Jeanty. De todas maneras, nada de esto es lo peor del tomo. Lo peor es el último número, que es otra historia autoconclusiva, pero esta vez de relleno. La idea es que hace unos años estuvo a punto de hacerse una serie de animación de Buffy, ambientada en la primera temporada. Se llegó a hacer un piloto de unos minutos y todo que se puede ver por ahí. Así que este número es una adaptación de ese piloto que puedes ver si buscas. Peor aún, está escrito por el Loeb. Así que te puedes imaginar el resto: Es un intento de imitar el estilo de la Primera Temporada de Buffy, pero sin la caracterización ni el desarrollo de personajes, y con los diálogos graciosos sustituidos por unos que intentan serlo y se caen de boca al no conseguirlo. Lo más gracioso, pero no intencionadamente, es la excusa para meter estas sobras que no vienen a cuento, que queda terriblemente forzado, y los intentos de justificarlo sólo hacen que se note más. Al menos el dibujo, en el estilo de Bruce Timm, imita muy bien el que iba a tener la serie de animación, aunque si lo tragas o no ya es gusto. Todo un traspies de tomo, esperemos que sólo sea eso. El problema es que aquí hay que esperar meses en vez de días para ver el siguiente capítulo. Neutral (5)

Capitán America Nº38: Termina la pelea genérica contra el villano genérico de los 50. Lo único interesante es el final donde rinden homenaje y cierran en condiciones la historia de la Antorcha Humana, que se merecía algo así como mínimo. Claro, que nada de esto probablemente servirá, dado que ya han anunciado una miniserie dedicada al personaje, y aunque probablemente Brubaker no sabía eso a estas alturas, no es que sea inocente de resucitar personajes que habían sido confirmados como muertos recientemente. Buen dibujo. Neutral (6)

Crisis Final Nº7: Como podía temerse, e incluso esperarse, Planeta vuelve a cagarla con la edición de la saga este mes, porque no han fallado ni una. O mejor dicho, acertado ni una. Pregunta de examen: Tienes dos especiales de Superman Beyond que forman una sola historia, y originalmente estaban pensados como un solo especial, pero los dividieron porque DC no quería un comic 80 páginas. Esa historia transcurre antes de Crisis Final Nº6. ¿Qué haces? A) Editas en el penúltimo número el Superman Beyond entero, y en el último los nº6-7, porque así habrá mayor consistencia, por no hablar de que la historia se podrá leer en orden. B) Publicas primero el nº6 y la primera mitad de SB, y luego el resto. Si has elegido la B, enhorabuena, no te importa la consistencia y que los lectores lean las cosas en orden, y por tanto, ya puedes editar comics DC en España. Además, Legion de 3 Mundos también transcurre antes de CF Nº6, aunque eso es menos importante. Pero bueno, no es que no se pueda entender del todo desordenado. Primero toca el penúltimo número de la miniserie, y es la conclusión de buena parte del entramado que ha montado Morrison. Es un número entero de pelea contra apuestas imposibles, con todos los héroes y villanos de DC teniendo algún momento heroico definitivo, con todas las múltiples tramas que ha ido presentando Morrison a lo largo de meses juntandose en un todo que encaja perfectamente. A veces parece que algunos elementos se han quedado un poco cortos, pero es todo tan asombroso y chulo, y en general está tan bien montado, que no molesta. La aportación final de Batman es sensacional, por ejemplo, y hasta Talky Tawny tiene su momento. Ni siquiera la cagada de planificación editorial que ha hecho que haya cuatro dibujantes distintos estropea la historia, porque al menos cada uno se ocupa de una escena distinta, y el cambio no queda muy irritante. Además, Marco Rudy, aunque es el eslabón débil, se parece bastante al escaso JG Jones, y muy apropiadamente, Doug Mahnke hace la escena final, que enlaza con Superman Beyond, que también dibuja.

Hablando de eso, SB es una parte de Crisis Final tan importante como la miniserie principal, por algo está escrita por Morrison, pero tiene sentido que se publicara aparte, porque en tono y estilo es muy distinta. Además, tiene la gracia de que una buena parte del comic está en 3D, y una cosa que Planeta ha hecho bien es conservar eso. Es uno de los primeros comics en 3D en los que esa gracia tiene sentido, si no la primera, gracias a un concepto genial de Morrison: Si un comic es un objeto en 2D que trata de representar una realidad en tres dimensiones, el paso lógico siguiente es que un comic en 3D represente una realidad en cuatro dimensiones (el concepto matemático de cuatro dimensiones, no gilipolleces como “la cuarta dimensión es el tiempo”). El resultado, además de apropiado, es impresionante, porque el efecto está muy bien hecho. En cuanto a lo que hay debajo, es uno de esos comics de Morrison donde a la primera te puedes perder un poco, pero que si lo lees detenidamente si se puede entender, y tiene más contenido de lo que parecía. Por un lado, es un viaje por el Multiverso protagonizado por Superman y varias contrapartidas suyas, que le da por fin a esta Crisis el aspecto multiversal de sus predecesoras. Le da la sensación de épica que abarca universos enteros, y permite que Morrison juegue con distintos universos, de nuevo lanzando montones de ideas que podrían explorarse mucho más, y definiendo muy bien a los otros Superhombres más allá de lo obvio de los OtrosMundos. Por otro lado, Morrison por fin llega a explicar su visión de cómo funciona el Multiverso, y si te paras a pensar un poco, es brillante, mezclando los viejos conceptos con conceptos más nuevos, ciencia real, algunas de sus ideas típicas, y sobre todo, conectando la realidad del Multiverso DC con la realidad de los lectores, de manera que tiene sentido literal sin salirse de la ficción. Por fin se sabe a que venían los Monitores, que son los demonios sombra y hasta porque se producen los cielos rojos, y su conexión con la Sangría de Wildstorm. Al final, es una historia sobre el poder de las historias, sobre lo especial que es Superman y el universo compartido viviente de DC, en una historia que es tan chula como para compensar lo complicada que es. Y visualmente es impactante también. Muy Recomendado (10)

Cuatro Fantásticos Nº23: Empieza la última historia de Millar, la del Maestro de Muerte, que llevaba viendose venir unos cuantos números. Siendo la primera parte de la saga, sigue la estructura típica de tener a los protagonistas haciendo vida normal y desarrollando sus cosas personales mientras la amenaza se cierne sobre ellos. Sólo que la parte personal logra no decir nada en absoluto sobre los protagonistas, al igual que prácticamente todo número de Millar hasta ahora. Lo único que hace es acercar la historia de la prometida de Ben hacia su predecible final, de la manera más obvia posible. La otra parte consiste en volver a decirnos lo que ya sabíamos del Maestro de Muerte: Es más malo que nadie, más poderoso que nadie, y sabes que todo eso es cierto porque Muerte le tiene miedo. Si, eso hará maravillas por el personaje de Muerte. Millar se pasa al hacer al malo ominoso y terrible, haciendolo poco interesante y ridículo, más que otra cosa. Su diseño tampoco ayuda, ya que bordea lo ridículo y lo siniestro, pareciendo más una parodia de este tipo de personajes. Por lo demás, el dibujo de Hitch es bueno, aunque demasiado panorámico (es decir, contando demasiado poco) para una historia que no lo merece. Neutral (5)

Cuatro Fantásticos: Reinado Oscuro Nº1: Otra de las miniseries de Reinado Oscuro, y esta tampoco es gratuito, sino que tiene un doble propósito, ambos consecuencia de que Millar esté ocupando la serie regular con sus tonterías. Primero, ver como afecta el Reinado Oscuro a los 4F, al fin y al cabo, son un grupo sancionado por la Iniciativa, y a Osborn no le hace gracia tener bajo su mando a gente que no puede controlar. Aunque si realmente fuera listo, les dejaría estar con la condición de que no le molesten, porque dudo que ni Osborn ni sus colegas estén capacitados para ocuparse de los problemas cósmicos de los que se ocupan los Richards. Sorprendentemente, tampoco les tratan de sustituir por unos 4 Fantásticos Oscuros controlados por el Dr. Muerte, a diferencia de lo que se ha hecho con todos los demás protagonistas importantes. Lo curioso, y positivo, es que esta parte es la menos importa en la miniserie, pues es sólo un argumento secundario, que se apaña temporalmente de manera divertida. Mejor, porque tampoco da para más, ya se trata mucho en otras series, y los 4F no van de eso. Lo importante de la mini es que es realmente el principio de la nueva etapa de la serie, escrita por Jonathan Hickman, del que ya hablo más abajo, así que a efectos prácticos, este es el comic importante de los 4 Fantásticos de este mes, y no lo de Millar. La idea central es volver al tema de los números antes de Millar de que Reed la cagó monumentalmente con todo el tema de la Guerra Civil (irónicamente, el “cerebro” detrás de esa guerra ha ignorado todo el tema en su etapa en la serie) y ahora tiene que tratar de ver que ha pasado, porque eso nos ha llevado a la situación actual, y sobre todo, como arreglarlo. Pero usando CIENCIA, y sin marginar a su familia. Lo bueno es que en vez de eso resultar en mucha filosofía barata y gente hablando o lamentandose, lo que nos lleva es a demostrarnos que Hickman capta la esencia de los 4 Fantásticos. Van de explorar universos maravillosos e imaginativos. Así que la busqueda de Reed nos lleva por una multitud de dimensiones alternativas a cada cual más original, y visita muchos sitios famosos del Universo Marvel. Mientras, para que no sea todo Reed, el resto de la familia se ve envuelta en su propio viaje espacio-temporal, que aunque cuesta un poco de explicar y entender, es tremendamente divertido. Y es que Hickman recuerda que la serie no sólo tiene que ser imaginativa, creativa y familiarmente entrañable, tiene que ser divertida. El dibujo de Sean Chen, que ahora está relegado a suplencias y miniseries, le va bien a la historia. Comienzo prometedor. Muy Recomendado (9)

Daredevil Nº45: Kingpin vuelve, y tiene que aliarse con Daredevil para vencer a un malo mayor. Terriblemente original, sin duda, no es que no haya sido hecho recientemente por varios guionistas, Brubaker incluido. Vale que a estas alturas es un recurso típico y no una idea original, pero aún así, queda repetitivo ahora mismo. Además, como ya ha pasado con otros personajes (Dr. Muerte, Darkseid como mencioné el mes pasado) si no paras de tener al villano importante aliandose con el héroe, acaba perdiendo toda la amenaza que pudiera tener. Y la amenaza de que esta va a ser la última historia de Kingpin queda ridícula, teniendo en cuenta precisamente que esta década hemos tenido ya 3 o 4 “últimas historias de Kingpin”, una precisamente de Brubaker. Esta serie no está nadando en ideas nuevas últimamente, no. No es que sea un mal número, teniendo en cuenta todo esto, con los distintos elementos de la vida personal avanzando según el habitual drama mientras se prepara la revancha contra la Mano y Chica Bullseye. Buen dibujo oscuro de Lark. Recomendado (7)

Green Arrow y Canario Negro Nº7: Por algún motivo han salido dos números en 3 meses. Mientras que de otras series no ha salido número en dos meses. Si alguien entiende a Planeta, que me lo explique. Esto es el final de la etapa de Winick en la serie, aunque está más dedicada a los secundarios que a los dos protas de la serie. Lo cual es lo de siempre en el caso de Canario Negro, ya que ha seguido siendo tratada como personaje de segunda en su supuesta serie, pero es nuevo en el caso de Oliver. Lo que tenemos es la conclusión del subargumento de Speedy y su posible nuevo novio, que es más o menos lo que se podía esperar, pero está bien hecho, y es una buena conclusión a la dirección del personaje desde que empezó Winick. Lo demás va sobre todo de relanzar al personaje de Connor Hawke, que consiste en hacerle prácticamente un personaje nuevo. Eso tiene sus pros y sus contras. Los pros son que así podrá ser más que una copia inferior de su padre, y con un poco de suerte dejará de tener el traje tan feo que tiene, o al menos se cambiará a un nombre que tenga sentido con su aspecto. Los contras son, aparte de que es muy arrogante por parte de Winick cambiar a un personaje que ha funcionado decentemente durante años simplemente porque si y de manera tan gratuita, que el resultado no es del todo reconocible como el personaje original, quitandole la parte que le hacía interesante, que es su entrenamiento y personalidad zen. Vale que se notaba que Winick no estaba muy interesado en el personaje, y por eso ha pasado de él bastante, pero hay mejores maneras de arreglar eso. Como no darle más comics para escribir a Winick, por ejemplo. Porque esta etapa, y ya puestos, la que venía de antes, aunque ha sido divertida a veces, ha hecho más mal que bien a los personajes, y muchas veces ha sido de lo más tonto que podías echarte en cara. Buen dibujo, eso si. (Y si quieres un ejemplo hilarante de los inconvenientes de ponerse a defender lo indefendible, hay un articulista de Planeta que suelta la perla de “Mal que le pese a sus detractores, Winick va a seguir siendo parte del futuro de DC”… excepto que no va a escribir ningún comic en 2010, si los tres primeros meses son una indicación) Neutral (6)

Guerreros Secretos Nº1: Nueva serie regular de Marvel, como spin-off de Invasión Secreta. Originalmente se iba a llamar Nick Furia y sus Comandos Aulladores, pero los genios de marketing de Marvel (los mismos que creen que poner “Nuevo” u “Oscuro” delante de todo título es buena idea) prefirieron esta referencia a viejos crossovers que no dice mucho. Es la serie dedicada a Furia y los chavales que debutaron en IS. Lo bueno es que no está escrita por el creador del grupo, Brian Bendis. Es decir, supuestamente es coguionista de la serie, pero eso es sólo simbólico y durará poco. En realidad, sólo pone las bases y el nombre para lanzar la carrera en Marvel de Jonathan Hickman. Hickman ya había hecho cosas con buena fama para editoriales pequeñas, sobre todo Image y una mini de Virgin que creo que se vio aquí, pero este es su gran debut en Marvel. Y es un comienzo interesante. Tiene un problema, y es que tiene que lidiar con los chavales creados por Bendis, que como suele pasar, no son particularmente originales ni interesantes. En vez de ignorar lo ya presentado y rehacer a los personajes de cero como hizo David con Layla Miller, la ruta que toma Hickman, al menos de momento, es no hacerles mucho caso. Hay una escena de presentación, pero únicamente nos dice los datos básicos que ya sabíamos, y no los desarrolla más. En vez de eso, se centra en las partes interesantes de la serie. Una de ellas es el único de los legados no creado por Bendis, el hijo de Ares, y le da una buena presentación que demuestra que tiene potencial. El resto del número es mostrarnos lo que va a ser el núcleo de la serie, y es Nick Furia. Mejor que eso, es recordarnos porque Furia es un personaje chulo, que junta todos los elementos impresionantes de los agentes secretos, que ha vivido de todo y está de vuelta de eso y más, que sabe los secretos de todo el mundo y que tiene planes de contingencia dentro de otros planes, aparte de tener su actitud colorida de siempre. Junto con eso, lo otro que tiene que presentarnos es su verdadera guerra secreta, que afortunadamente no tiene nada que ver con skrulls, Osborns u otras estupideces de Bendis, sino que es algo más apropiado para Furia. A decir verdad, se basa en un concepto difícil de hacer impresionante, pero se puede redimir si se hace bien. Igualmente, la gran revelación final sonaría a estupidez sin credibilidad e imposible de encajar con nada ya establecido si lo hiciera Bendis, pero Hickman quizá pueda hacer algo con eso. Es un buen número de presentación, en cualquier caso. Otra cosa sobre Hickman es que le encanta el diseño gráfico y el uso de organigramas y cosas similares como parte del texto, y se nota aquí. No hay otra serie Marvel con un diseño tan cuidado y sofisticado, y además, el comic está complementado con información adicional al final, con aspecto bastante original, que demuestra que Hickman se ha estudiado a los personajes y se ha montado un mundo complejo para la serie. (También había en Internet un organigrama que resume todo lo que ha planeado para la serie que tiene muy buena pinta) Por último, el dibujo de Stephano Caselli, que ha diseñado a los personajes y los presentó en Iniciativa y Vengadores, es bueno, y al menos en esta serie pega tener las luces apagadas. Una serie a vigilar. Recomendado (8)

Hulk Nº14: Si los dos últimos números eran peleas retro inofensivas, en este número el Loeb vuelve a las andadas, y todo en el comic se centra en demostrarnos como el Hulk Rojo es el más poderoso que hay, y el más duro, y el más malo, y el más molón, venciendo a gente que no tiene sentido que venza, sin ton ni son. Porque este comic no va de nada, y no tiene interés en desarrollar su supuesto misterio (¿apuestas a que el Loeb ni siquiera sabe quien es realmente el personaje?) ni nada, sólo en ver al Loeb haciendo el chulo con su personaje absolutamente vacio. Hay un intento de darle algo de drama al final, pero queda ridículamente fuera de lugar después de toda la chulería. Al menos el dibujo es bonito, aunque simple. Evitar a toda costa (2)

Incognito: Esto es otra colaboración de la línea Icon de Marvel (es decir, de creación propia) de Brubaker y Philips, en un descanso de Criminal. Criminal no la he comentado debido a una total falta de interés en el género, pero esto es otra historia. Es, en todos los sentidos, una secuela espiritual de Sleeper, la colaboración que hizo famoso al duo en los buenos tiempos de Wildstorm. Es la misma idea: Coger una premisa típica de género negro y policiaco, pero en un mundo con unos pocos superhumanos, principalmente supervillanos que colaboran con/contra sindicatos criminales y organizaciones secretas de defensa. Y contar la historia de un supervillano de moralidad gris atrapado entre esos dos mundos que tiene que tomar decisiones difíciles. Suena muy específico, pero es que realmente son muy parecidos. La diferencia es que aquí no es un espia infiltrado en la supermafia, es un antiguo miembro de la supermafia en el programa de protección de testigos, que es una idea tan brillantemente simple que extraña que no se le haya ocurrido antes a nadie. Así que se empieza por eso, con las situaciones típicas del antiguo criminal viendose obligado a vivir una vida normal sin recaer, pero se hace fresco y mucho más original, sin caer en lo mundano gracias al elemento de los superpoderes, que le dan una nueva dimensión tanto a su impotencia como a sus posibilidades en esa situación. No sólo eso, sino que Brubaker entonces tiene mucho más campo para ser imaginativo al inventarse una historia pasada para el protagonista de lo más curioso, bastante original, que es toda una historia con sus elementos de drama que bien podría haber sido una historia entera. No termina ahí, ya que luego la historia se va complicando conforme van añadiendose más tramas y más personajes, plantados sutilmente al principio de la historia, pero que se van desarrollando, dandole una buena complejidad a la historia, tanto en argumento como en desarrollo de los personajes, sobre todo del protagonista, que logran que sea atractivo como el “héroe” de la historia pese a ser un cabronazo. Al final no resulta una historia tan oscura como Sleeper, porque aunque viaja por un mundo bastante depravado (que choca apropiadamente con los nombres y trajes de supervillano), Zack no llega a estar nunca en la situación tan desesperada de Holden, y su historia parece más bien una versión distorsionada de un viaje heroico que la tragedia que era Sleeper. Lo cual no es un defecto, está bien ver que Brubaker tiene más de un tipo de historia que contar. La oscuridad está contrastada con diversión y alegría, aunque sea retorcida, y lo que se pierde por un lado se gana por otro. El dibujo de Philips es apropiadamente oscuro, pero es más limpio cuando se esfuerza realmente como en este comic que en otros trabajos, y es de lo más efectivo tanto en dar el tono apropiado para las escenas, como en las expresiones faciales y hasta en las escenas de acción. El color, sin embargo, es demasiado exagerado con el intento de dar el ambiente oscuro. Hay una diferencia entre ambientar usando tonos apagados y hacer que el comic sea monocromático. Pero vaya, un comic muy bueno para fans de los ambos géneros que fusiona. Ojalá Brubaker pudiera escribir la mitad de bien en el Universo Marvel. Muy Recomendado (10)

Iron Man & Máquina de Guerra Nº22: Fraction le da a su historia de Iron Man la sensación adecuada de que todo se está yendo a la mierda para Stark y sus secundarios, con todos los acontecimientos recientes y Osborn colaborando para destruir todo lo que ha construido. Buena sensación de inocencia perdida, y de desesperación por parte de los personajes, pero también con su parte positivo al ver como los planes de Tony siguen frustrando los planes de Norman. Buen dibujo de Larroca, dentro de su estilo quizá demasiado pseudorrealista. ¿Y realmente tiene que darle zarpas al Patriota de Hierro para que parezca más malvado? En cuanto a Máquina de Guerra, continua la violencia exagerada, aunque al tener a Ares de invitado, queda mejor, porque no se toma tan en serio a si misma. Bueno uso del personaje, siguiendo el tema de la guerra, y que le da a la misión del personaje algún matiz más. (Como por ejemplo, plantearse si no está yendo demasiado lejos, ese tipo de cosas) Buen dibujo de Manco en general, aunque a veces tiene tanta cosa en pantalla que no se ve bien, y algunos personajes le salen peor que otros. Recomendado (8)

JLA Nº25: Para celebrar el nº25 de la serie, McDuffie hace una historia bastante extraña. Sólo tiene a un par de miembros de la Liga, y lo que hacen es seguir el subargumento de Vixen, que en vez de ir por donde parecía con Brad, pega un giro enorme hacia la metaficción. Resulta que el responsable de las cosas raras que les están pasando a Vixen y Animal Man no es el Rey Sombra como parecía por la anterior portada, sino alguien de quien se disfrazó dicho Rey hace años, Anansi, el dios araña cuentacuentos. Eso enlaza con la historia con ambos personajes en el Animal Man de Morrison, y la verdad, es bastante curioso. Por un lado hay una discusión sobre ficción, metaficción y su importancia. Por otro, para celebrar el aniversario y hacer aparecer a toda la LJA, hay una escena de pelea gratuita, que por ser aniversario, tiene dibujantes múltiples, con la excusa de que esta realidad es mutable. Y por último McDuffie se escribe escribiendo Otros Mundos de los personajes. Esta última parte es bastante divertida y original, la primera no carece de su gracia, pero la central es un peñazo, y juntandolo, no llega a formar un todo con forma. Además, Anansi tiene un problema como villano al ser omnipotente, y es que no parece que estés leyendo una historia sobre personajes, porque sabes que todo lo que pasa es porque el villano (que en el fondo, es un avatar del guionista) lo quiere. Así que es una historia de marionetas siendo manejadas, y no de personajes. Que si lo ves en perspectiva, es lo que son todas las historias, y de eso va la discusión del principio, pero verlo tan claramente sin los engaños típicos te saca de la historia. En cuanto al dibujo, es una muestra del bifrontismo actual de DC: Por un lado hay muy buenos dibujantes colaborando, como Mahnke, Reis o Robertson, pero también malisimos como Benes, Churchill o Davis, y no pegan en absoluto. Extraño. Neutral (6)

JSA Nº21: Termina la historia de Power Girl y Tierra-2, y se nota que esta historia está coescrita por Alex Ross, porque tiene en el estilo cosas muy propias suyas y no de Morrison. Una es tener que explicarle lentamente el argumento a los más cortos de la clase, repitiendo detenidamente como si fuera una gran revelación lo que la mayoría ya tenía claro desde hace 3 años al final de 52. Es decir, el número tiene varias páginas dobles para explicar el nuevo Multiverso sin decir realmente nada que no estuviese dicho o pudiera decirse fácilmente. La otra es sacar un buen montón de personajes antiguos, y esperar que eso de por si ya sea suficientemente chulo como para que no se note que no se hace absolutamente nada con ninguno de ellos, y parecen más parte del decorado que personajes. Lo triste es que hay muchas posibilidades de interacción entre la SJA y la SJI, teniendo parientes y amigos que estan muertos en vez de vivos y viceversa, o muy cambiados, o incluso en algún caso dos versiones muy distintas del mismo personaje… pero Johns y Ross no explotan nada de todo eso. El mismo drama se habría sacado si hubiesen visto una foto del otro universo, y sólo hay una pelea genérica hasta que se resuelve la historia de manera obvia. ¿Ha venido todo esto a cuento de algo más que pasear la nostalgia gratuita? Porque ni ha aportado nada a los personajes de esta serie, ni ha sido minimamente convincente a la hora de hacer que de ganas de leer más aventuras de Tierra-2, que suena al lugar más aburrido del Multiverso. Lo único que tiene es la última página donde se vuelve a enlazar con lo de Gog, y el dibujo repartiendose a personajes de Eaglesham (Tierra-0) y Ordway (Tierra-2). No Recomendado (4)

JSA: Kingdom Come Especial: Compilación de tres especiales que van entre los nº21 y 22 de la serie regular, porque Gog sabe que la historia actual se está quedando corta después de un año sin parar, y lo que necesita son 3 capítulos más, por otros autores. Realmente, suena a sacapasta. Primero hay un especial dedicado al Superman de Kingdom Come, escrito y dibujado por Alex Ross. Y si has leido Kingdom Come y los últimos números de JSA, el especial no te dirá absolutamente nada nuevo. Es un largo repaso al pasado del Superman-KC, darle muchas vueltas a su estado mental actual al que ya le han dado muchas vueltas recientemente, y una conclusión que no concluye nada, entre otras cosas porque ya sabemos como tiene que terminar la historia, y que cualquiera lección que aprenda va a acabar como en la miniserie original. El dibujo es bonito, (aunque resulta curioso como ha cambiado en los últimos 15 años, ahora las composiciones son mucho más similares a los comics normales que las cinemáticas que usaba antes) pero no cuenta nada, no hay nada debajo, y tampoco es como para llenar tanta página con extras de “como se hizo”. El segundo especial es peor, porque está dedicado a Magog, y encima, está escrito por Peter Tomasi. Para empezar, tiene el problema de ser una historia de Magog, que fue creado únicamente como burla/ataque a Cable y los héroes violentos de los 90. Tomasi aquí, en vez de tratar de sacarle de eso, lo que hace es ignorar el hecho de que el personaje era una sátira y no fue hecho para tomarselo en serio, y se lo toma en serio, ignorando enteramente la misma idea central del comic en el que se basa. Lo que es especialmente absurdo teniendo en cuenta que el editor de Kingdom Come era… Peter Tomasi. Así que aquí tenemos un comic sobre un héroe exagerado y ultraviolento, un Castigador militar cyborg, pero tomado completamente en serio, como si fuera lo más lógico y normal del mundo, en vez de ridículo y preocupante. Pero Tomasi va un paso más alla. No sólo tiene un mal argumento, en su total falta de sutileza, de meter el mayor número de tópicos que causen una respuesta en el lector porque no se fia de sus habilidades o algo, queda aún más ridículo. Le da un origen secreto a Magog que, primero, le aleja del concepto simple de “militar con superpoderes” con el que lo crearon, añadiendo cábalas oscuras, porque no se puede ser un buen héroe noventero sin ellas. Mejor aún, está el resumen de su vida previa, donde Tomasi intenta batir el record de clichés sobre la infancia de los militares (“creció en los campos de Iowa con su perro y su hermano enfermo, y tuvo que sacar a su familia de la pobreza, y es descendiente de una familia de militares, y reaccionó ante los terroristas, y 11-S, y su mejor amigo muere, y…”). Para terminar de arreglarlo, es estúpido hasta en los pequeños detalles (en el mundo de este comic, si alguien muere envenenado en un rio, sus compatriotas siguen bebiendo del rio, porque Tomasi quiere dejarnos claramente que Africa es terrible y no sabe como hacerlo de manera lógica, o quizá piense que los africanos son tontos, quien sabe). Todo el comic está a un milimetro de ser una parodia de los comics violentos y pseudomilitares, hasta que te das cuenta de que no, de que va terriblemente en serio, y eso es terrorífico.

Por último, hay un tercer especial que no es más que un número más de la SJA de Johns, y a diferencia de los otros, si que es un capítulo vital en la saga de Gog. Además, lo bueno que tiene es que no se centra tanto en Gog y su dilema eterno, sino en las consecuencias de sus deseos en los varios protagonistas. Como se podía esperar, resultan ser del estilo Pata de Mono, pero de maneras bastante sutiles. Hay algunas buenas escenas con los distintos personajes adaptandose a sus nuevas circunstancias, aunque sobre todo está dedicado a Damage, y como le ha cambiado recuperar la cara. Esa parte es menos sutil, pero también va por algún sitio inesperado y tiene buena caracterización de la que no veiamos hace unos meses en la serie. Además, utiliza viejos personajes de Infinity Inc bastante mejor que el número de este mes de la serie regular. El final es apropiadamente ominoso, aunque algo decepcionante. Este especial y el anterior tienen buen dibujo del suplente oficial, Fernando Pasarín, que desgraciadamente no se va a quedar cuando se vaya Eaglesham. Para terminar, hay una historia corta por el duo Johns/Kolins dedicada a Starman, recapitulando bien su historia, y añadiendo buenos elementos nuevos, apropiadamente enloquecidos, aunque no se sabe si está plantando semillas para esta serie u otras del mosaico DC de Johns. Oh, y si el anual llevaba una foto pin-up de la SJA, este lleva una de la SJI, por Ordway, que muestra las diferencias: Los miembros de la SJI no muestran personalidad. Hay, eso si, dos miembros nuevos que pueden ser interesantes, pero que ni han mencionado en las historias. Si es una muestra de que tienen ideas para más historias, ojalá sean mucho mejores. En conjunto, es una pena que el especial importante vaya pegado a dos irrelevantes, uno de ellos malisimo. Neutral (6)

Lobezno Nº47: Termina el Viejo Logan, con un numero doble, que lleva el último capítulo en la serie regular, y el Especial conclusión. Que iba a ser un número de la serie regular, hasta que, ¡sorpresa!, se retrasó demasiado. ¿Cuándo fue la última vez que un comic de Millar no se retrasó, 2005? De hecho, el penúltimo número, el nº72, salió después del nº73, en un movimiento insólito (e increiblemente absurdo) por parte de Marvel, debido al retraso. Por su parte, los que si lo han hecho bien son Panini, sacando el final sólo dos meses después de que saliera en Marvel. Retrasos aparte, en la primera parte descubrimos porque el mundo se ha ido al garete: Se quedaron como Capitán America a Bucky Cyborg en vez de al de verdad, y claro, así les fue. Bromas aparte, el primer capítulo es el enfrentamiento final contra el Presidente Craneo vestido de Capitán Puerto Rico, y como confrontación climática donde Logan por fin se harta y recupera algo de su heroismo, no queda mal. Todo superficial sin apenas contenido debajo, pero ya se sabía que eso era a lo más que aspiraba. Y luego está el final, donde pasa lo que se veia venir que iba a pasar desde el principio, y toda la parte distópica de Marvel se abandona, afortunadamente, y la historia se convierte en lo que había en su interior, que es un western. Un western con tipos con garras y monstruos verdes, pero por lo demás, es exactamente el mismo argumento, tono y ambientación que muchos westerns. Sin Perdón es probablemente lo más cercano, pero vamos, es esa historia del antiguo héroe retirado que busca venganza. Empieza bastante bien, como una buena historia de venganza, con un gran momento cuando el viejo Lobezno definitivamente vuelve. Pero acaba degenerando, porque la sensación de venganza choca con la horrible tendencia de Millar de escandalizar a la audiencia, sobre todo cuando no es necesario y no aporta nada a la historia, sino al contrario, te saca de ella, porque ya no estás centrado en la venganza de Logan, estás centrado en lamentarte de que Millar siga creyendo que tiene que ser el más gamberro del mundo, ya que le dejan hacer cualquier aberración con cualquier personaje, y lo demuestra, sin ningún ingenio. Así que el buen ritmo que llevaba la historia se pierde en una orgía de tripas y “mira que guay que soy” completamente vacio. Y es una pena, porque estaba siendo un buen pastiche de western. El dibujo de McNiven es muy bueno, pero es una pena que no tenga más que hacer que dibujar visceras. Oh, y aparentemente el traductor no sabe que “primo primero” no es algo que exista en español, se dice “primo hermano”, como cualquier niño de primaria sabe. El problema no es ya que no contraten traductores que sepan inglés, como parecía que hacían, es que contratan traductores que no saben español. O son retrasados mentales. ¿Cómo se puede consentir esto? A esa gente no se le debería aprobar un examen de inglés, mucho menos pagarles por hacer esto “profesionalmente”. Al final, la saga ha acabado siendo como todo lo de Millar, potencial malgastado en sus tonterías de siempre. Neutral (6)

Madame Xanadu: Nueva serie de Vertigo, escrita por Matt Wagner (el de Grendel y Mage, entre otras), dedicada a la misteriosa pitonisa del Universo DC. De nuevo, Vertigo se queda con un personaje del Universo DC, y por tanto, no va a poder salir en el Universo DC mientras dure la serie (Busiek tuvo que reemplazarla por un personaje similar en Trinidad por eso), no sea que algún niño se aficione al personaje en un comic DC “para todos los públicos”, la siga hasta esta serie, vea la viñeta donde se le ven los pechos, y se traumatice. De todas maneras, el sentido común ha imperado en ese aspecto por lo demás: En este comic aparecen varios personajes importantes del Universo DC, sobre todo el Fantasma Desconocido, demostrando que pueden convivir en ambos sellos. Lo cual hace que esta serie tenga el honor de ser la primera serie de Vertigo en más de una década que existe explicitamente en el Universo DC, lo cual es un avance para la editorial en contra de los ridículos embargos de personajes que solían ocurrir hasta ahora. Todos estos comentarios no son gratuitos, por cierto, ya que el comic, sobre todo en el último par de números, se dedica especificamente a jugar con personajes e historia del Universo DC, lo que es algo nuevo para Vertigo, y hace que el argumento se parezca más a los que se publican en la otra línea, pese a que el tono sea muy Vertigo. Dicho eso, no esperes necesariamente que las revelaciones de esta serie se mencionen en otros sitios. Lo cual es probablemente bueno, teniendo en cuenta que contradice cosas de la serie del Espectro, que estaban mucho mejor en esa versión. De todas maneras, Wagner usa en líneas generales las ideas de Ostrander sobre el origen del personaje, lo que es bueno, tomandose licencias para contar su historia. La historia del tomo, por cierto, no es más que eso, el orígen de Madame Xanadu, ya que la gracia de la serie va a ser aprovechar que es inmortal para que cada historia transcurra en una época. El problema es que la historia se vuelve bastante repetitiva, y aunque cada capítulo transcurra en una época distinta, viene a ser más o menos la misma historia con distintos trajes: La protagonista es inocente y amable, trata de hacer lo correcto, pero los hombres/sociedad/universo no van a consentir que sea como quiere ser, y le joroban hasta que pierde lo que tiene. Repite en distintas épocas, con la única diferencia siendo que la protagonista se va volviendo más cínica y amargada después de cada iteración. Lo que no es mala historia, y explica porque se ha convertido en quien es ahora (aunque la verdad, la versión enigmática y cuya única motivación es entretenerse es más divertida de leer que cualquiera de las que se van viendo aquí), pero aparte de ser repetitiva, lo exagerado de cada conflicto, donde ella siempre es buenisima e inocente, y el resto del mundo es malisimo, porque representa a los hombres/sociedad/progreso frente a las mujeres/espiritus libres/naturaleza es de un pesado y manipulador que tira de espalda. Lo mejor de la serie es el dibujo de Amy Reeder Hadley, que es delicado y precioso, muy apropiado para el tono de la serie y el personaje. En general es bonito, pero el contenido deja que desear un poco. Recomendado (7)

Masacre: Reinado Oscuro: Que tiene poco o nada que ver con Reinado Oscuro, lo que es especialmente tonto por parte de Panini, teniendo en cuenta que futuros números si tendrán que ver. En realidad, es más de lo mismo que el tomo anterior, pero sustituyendo skrulls por lacayos genéricos, y un villano de segunda que se elige como adversario cualquiera para la segunda parte del tomo. Lo único llamativo es que parece que Way se ha leido Cable/Masacre, o al menos ha oido hablar de la serie (porque dado como escribe a Masacre, da la impresión de que lo que es leer, no ha leido nada, escribiendolo con personalidades múltiples de repente porque si), porque usa a Bob, Agente de Hydra, y no lo usa mal, como recurso cómico y especie de sidekick para Wade. Pero la cosa es que, como en el tomo anterior, nada es especialmente gracioso, sólo son un montón de escenas y diálogos chorras que intentan ser graciosos, y no lo son particularmente, sólo son exagerados, y entre entretenidos y vergonzosos. Al final, se hace aburrido, y si hay algo que Masacre no debería ser, es aburrido. El dibujo de Medina continua siendo exagerado también, pero no demasiado bueno, y al menos la suplencia la hace Barberi, que es del mismo estilo. Neutral (5)

Namor: Desde las Profundidades: Miniserie de Marvel Knights, lo que actualmente significa que es supuestamente un proyecto “serio” y no necesariamente superheroico, y que no es canónico. Algo así como aquella miniserie de Estela Plateada que pintó este mismo Essad Ribic. Dado el aspecto pintado y el tono, bien podría ser una adaptación de una película. Lo que no es realmente es una historia de Namor. Namor apenas aparece, y no llega ni a hablar, siendo el antagonista de la historia, o ni siquiera, una entidad, un concepto para que reaccionen los protagonistas. Los protagonistas son un grupo de exploradores que se sumergen para tratar de buscar a los legendarios Namor y su Atlántida (transcurre en un presente donde no hay superhéroes ni Namor se ha visto públicamente). Es una de esas historias donde lo que estén buscando es casi lo de menos, porque lo importante es como la busqueda va a afectando a los protagonistas, que se van volviendo progresivamente más locos de estar encerrados, y piensan que es todo culpa de Namor, que puede existir, o no. Un lento descenso a la locura, vaya, con misterio, tensión y cosas que quedan ambiguas. No es la primera historia de este estilo que se hace, se ha llevado a cine la idea varias veces. Lo que pasa es que es muy, muy lenta, y le deja tanto espacio para respirar al dibujo (casi todas las páginas son de 1 a 4 viñetas), que tampoco muestra cosas particularmente impactantes la mayoría del tiempo, que se cuenta en mucho más espacio del que necesita. Además, exceptuando el protagonista, ninguno de los otros personajes está muy desarrollado, y entre eso y el ritmo, para cuando llega el final, ya estás bastante aburrido de toda la situación. El guionista, Peter Milligan, está acostumbrado a intentar cosas diferentes, y eso está muy bien, pero no siempre funcionan, y este es uno de esos ejemplos, me temo. El dibujo es muy bonito, eso si. Neutral (6)

Nuevos Vengadores Nº47: Número 50 de la edición americana, y después de 4 años, lo de Nuevos ya va sobrando, especialmente cuando hay dos o tres series de Vengadores más nuevas. No es que tener títulos con sentido preocupe mucho a Marvel, o no cumplir lo prometido preocupe mucho a Bendis. Por lo primero, llamemosles Bendisores, y acabamos antes. Y en cuanto a lo segundo, la portada promete un enfrentamiento entre Bendisores e Impostores. Como viene siendo tradicional, eso no ocurre en el interior, porque Bendis nunca hace lo que dice que va a hacer, sino algo peor, o directamente nada. No empieza mal, con una escena de reacción lógica ante la aparición pública de los Impostores. Los diálogos repetitivos de Bendis molestan un poco, pero las conclusiones de los héroes tienen sentido. Y no termina mal, con un Vengador, prácticamente el único de verdad en este grupo, haciendo lo mejor que se puede hacer en este caso para contrarrestar la máquina de publicidad malvada de Osborn. Por supuesto, eso probablemente no servirá para nada, porque aún hay mucho Reinado Oscuro por delante, y no tiene sentido que no intenten atacar las ideas más tontas de Osborn (como que haya dos Hombres Arañas o Ms Marvel, fácilmente identificables como farsantes, entre otras muchas cosas), pero tiene cierto sentido para el personaje, que es la primera vez esta serie. Pero la parte de en medio es ridícula. El plan de los Bendisores consiste en ser unos completos idiotas y no haber aprendido nada de la Guerra Civil, al creer que atacar a los héroes oficiales va a conseguirles algo. Pero es que el plan de Osborn es casi tan idiota, desaprovechando una buena emboscada a base de lanzarle a los mismos idiotas de siempre a los héroes. Y aquí se mezcla la completa incapacidad de Bendis de escribir a los personajes que escribe, con su cabezonería al seguir escribiendo al grupito de villanos del Encapuchado sacado de un Handbook sin molestarse en entender que muchos de ellos no son músculo al que enviar a una pelea, y su absurdo fetichismo por las pistolas. El resultado es un puñado de villanos que tienen superpoderes o superarmas usando pistolas de mierda en vez de esas habilidades más utiles. Porque por supuesto, las balas tienen sentido contra gente como Ms Marvel o Cage. Ninguno de los villanos tiene el más mínimo atisbo de personalidad o no ser “lacayo genérico” en habilidades, y toda las peleas son absolutamente genéricas sin guión. Para terminar de arreglarlo, por ser el nº50, colaboran muchos dibujantes, todos amiguetes de Bendis o famosillos de Marvel. Excepto que son un montón de dibujantes de estilos bastamente distintos, haciendo una página de la misma escena de pelea. (Bendis ya hizo lo mismo en Daredevil Nº50, que quedó también mal, y no aprende) Así que aunque casi todos los dibujantes son buenos, a algunos no les pega este tipo de escena, como Gaydos y Maleev, y desde luego, quedan como un tiro al lado de páginas de gente como Hitch, McNiven o Horn (que lo hace fatal intentando contar escenas dinámicas, ya puestos). El resultado es una escena en la que no sólo los detalles cambian de una página a otra, los personajes y hasta el universo parecen completamente distintos cada página, y cualquier sensación de flujo o narrativa está ausente. Pero bueno, tampoco se podía esperar otra cosa. Es una celebración de 50 números de Bendisores, así que es apropiado que fracase a múltiples niveles, como toda la serie. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Vengadores: Reunión Nº2: Segunda mitad de esta miniserie, ya que parece ser que Panini va a probar el formato de 48 páginas para las miniseries. Está bien que experimenten, pero no creo que sea buena idea, porque los comics o están pensados para leerse de uno en uno o de tomo en tomo, no de dos en dos. Y el resultado ni es tan barato (relativamente) como un comic de 24 páginas ni te da una (supuesta) historia completa como un tomo. Veremos que pasa. En esta segunda mitad tenemos más o menos lo mismo que en la primera: Una buena historia de acción con una dinámica de posible pareja entre los protagonistas (como las mejores películas de este estilo) con la que Bendis apenas sueña con acercarse. Así es como se revitaliza a unos personajes y se usa bien su pasado para contar una historia y darles una buena posición en el Universo Marvel. Una lástima que Bendis vaya a ignorar todo esto, Clint vaya a volver a tener la estúpida identidad de ninja (que por supuesto Bendis no ha explicado ni justificado, excepto que le gustan los ninjas y no tiene ni idea del personaje, ni se molesta en explicar porque nadie hace lo que hace) y la traducción hace que se pierda el chiste del nombre de la organización de los protagonistas. (En inglés tenía las mismas iniciales que Vengadores Costa Oeste). Muy buen dibujo de Lopez, apropiado para una historia que necesita expresividad y atractivo en los protas. Muy Recomendado (9)

Patrulla-X Nº47: Retomamos la historia normal después de ser interrumpidos el mes pasado (por eso los anuales deberían publicarse por separado), que sigue básicamente dividida en dos partes. Una continua la historia de Coloso y los esclavistas, que ahora se reengancha con el resto de la Patrulla-X, y sirve para expandir un poco la situación del grupo, y ver que no es sólo un cambio de sitio, sino que su misión actual y su relación con el público es nueva y distinta, y pueden hacer más que esconderse hasta que ataquen villanos. El camino hacia la conclusión también tiene pinta de que va a ser catártico y tener buena vieja interacción. Pero lo mejor del número, de nuevo, es la parte del Club X (nombre que, por cierto, no es gratuito, sino una referencia histórica brillantemente apropiada), que sigue siendo la clase de cosa que realmente se le da bien a Fraction. Mezclar ciencia-ficción, aventura pulp y humor desmadrado es una buena fórmula, y aquí lo hace bien. El nuevo miembro este mes es aún más rebuscado que los anteriores, salido unicamente de una breve colección de los 70, pero renovado de manera muy divertida. Todo es terriblemente apropiado, divertido y genial, aunque la Bestia tiene razón, Dr. Nemesis es algo cansino, aunque desternillante. Muy buen dibujo de Dodson, mejor disfrutarlo mientras este. Cuando esta serie funciona, funciona. Muy Recomendado (9)

Poderosos Vengadores Nº22: Parte intermedia de la saga, y como suele pasar, esta es la parte tranquila dedicada a dejar clara la amenaza, y prepararse para ella mientras tenemos toda la interacción. La interacción entre los protagonistas es muy distinta a otras encarnaciones de los Vengadores, mucho más disfuncional, gracias a que Slott ha elegido una serie de personajes con una gran dinámica e historia común. Desde la arrogancia de Iron Man y como afecta eso a la falta de autoestima de Hank Pym, a la actitud decididamente diferente de otros héroes de USAgente y Hercules, al misterio de la Bruja Escarlata, al buen trabajo que hace con Mercurio, jugando con su historia lejana y más reciente para ponerle en el camino difícil de la redención. También continua la exploración del Universo Marvel, viendo como afecta a más que las series típicas. Y haciendo de Chthon una amenaza decente, pero a su vez dejando claro su punto débil. El diálogo no brilla tanto como en el número anterior, y el dibujo de Pham muestra cada vez más sus puntos flacos, sobre todo cuando tiene que hacer cosas mínimamente complicadas, pero en general cumple. Recomendado (8)

Scott Pilgrim: Su Vida y sus Cosas: Que salió el mes pasado, pero no me enteré entonces. Creo que también ha salido el segundo tomo, además, pero no lo he visto. Cosas de que no lo edite una de las editoriales grandes. Esto es una serie de tomitos en blanco y negro, originalmente publicados por Oni, que milagrosamente llegan aquí porque el año que viene va a haber película. Y va a haber película porque la serie ha sido un bombazo dentro del panorama independiente. Básicamente, es la serie que todos los chicos guays estan leyendo, y no es para menos. Si eres de cierta generación, de cierto tipo de gustos, que conforman buena parte de la población lectora de comics, es el comic perfecto. Es la historia del Scott Pilgrim del título, uno de esos perdedores simpáticos que tanto abundan como protagonistas en la última década, y como se va volviendo un poco menos pavo y metido en su mundo, y se va volviendo más adulto. Como buena parte de esas historias, eso pasa por conocer a la chica de sus sueños. Como muchas de esas, eso incluye algún objetivo a conseguir. A diferencia de la mayoría de esas historias, el objetivo para poder salir con Ramona Flowers, la chica en cuestión, es vencer a sus siete exnovios malvados en combate individual, que habitualmente sigue las reglas de los videjuegos de antaño. Si, suena un tanto absurdo, sobre todo porque significa que un comic que hasta la mitad es de vida cotidiana, empiece a tener rupturas aceptables con la realidad, empezando a seguir lógica de videjuegos sin previo aviso, con los personajes tomandoselo como lo más normal del mundo. Pero francamente, cuando llegas a ese punto estás tan metido en la historia que da igual, y es parte del encanto asombroso. Es decir, es un comic que es un 50% de ver como una serie de personajes muy creibles (es raro que un lector de una edad y modo de vida similar no vea a gente que conoce en Scott Pilgrim y sus amigos), muy bien desarrollados, con una larga historia muy bien planificada, tienen un buen desarrollo con diálogos absolutamente desternillantes. Y el otro 50% es a base de ser chulo, con nostalgia de viejos videojuegos, música y películas, que no sólo forman un trasfondo disfrutable para el comic, informan todo el comic, desde detalles visuales en el fondo hasta las rupturas con la realidad sensacionales antes mencionadas. El dibujo, dentro de su estilo que se podría definir cariñosamente como cutre, es muy expresivo y complementa perfectamente al guión, y a pesar del estilo simple y la falta de color, logra que los muchos personajes se puedan identificar fácilmente, que es algo que muchos no logran. Este no es un comic para todo el mundo: Tienes que tener cierta edad (o la mentalidad de esa generación, al menos), y tener cierto sentido del humor y ciertas sensibilidades. Podría compararlo a las películas de Kevin Smith, pero con menos guarradas y más videojuegos, pero se puede resumir más fácilmente: Si piensas que una batalla de las bandas convirtiendose en un combate en plan videojuego entre un protagonista que está completamente en la parra, y el exnovio malvado de su chica, que va acompañado de chicas-demonio que lanzan fuego en coreografias sacadas de Bollywood es ridículo, no te gustará el comic. Si piensas que suena asombroso, te encantará. Y querrás los otros cuatro volumenes, y esperarás la película, y se lo dejarás a tus amigos. Muy Recomendado (10)

Superman Nº30: Segunda parte de Nuevo Krypton, y tenemos dos capítulos que no podrían ser más distintos. Uno es un número de Action, de Geoff Johns, y las distintas tramas avanzan un poco, sin mucha sutileza precisamente sobre por donde va a ir el resto de la historia. Tiene un par de buenos momentos, como lo que hacen los kriptonianos con Juicio Final, o la interacción entre el General y Luthor, pero no tiene mucho más. Es interesante, de todas maneras, la presentación de los dos nuevos personajes al final. O mejor dicho, los que seguramente serán viejos personajes, en nuevas versiones de viejas identidades. Es una buena presentación de un misterio interesante, con buenos diseños, y unos poderes que probablemente son una pista falsa, pero aún así es un buen reciclaje. Buen dibujo de Woods, muy consistente con el de Guedes en el capítulo anterior. El otro capítulo es de James Robinson, y es una continuación del especial de Jimmy Olsen de hace un par de meses. En el título pone Adventure Comics, y eso es porque presenta uno de los subargumentos, bastante interesante, por cierto, sobre todo para viejos fans, que será principal en esa futura serie. Pero en realidad, es un especial de presentación del Guardián, contandonos quien es y como está mezclado con las tramas actuales, de cara a que sea un personaje muy importante en próximos números. Robinson presenta muy bien al personaje, dandole una personalidad, una vida y un concepto básico que le hace único, jugando con la historia pasada de manera clara para nuevos lectores, y enlazando bien con la trama enorme que están montando, dejando algo de hueco para momentos humanos. Buena presentación, y el dibujo del novato Pere Perez (que da la impresión de que se burlaban de pequeño de él en el colegio) es bueno. Recomendado (7)

Thor Nº20: Como sólo hay 3 números inéditos de Thor por publicar, debido a la lentitud de JMS (sus últimos números, de hecho), toca relleno. Así que durante el próximo par de meses, la serie de Thor no llevará a Thor, ni a nada relacionado en absoluto con sus argumentos y personajes actuales. En vez de eso, tendremos historias de Bill Rayos Beta, escritas por Kieron Gillen. Gillen es uno de los nuevos hallazgos de Marvel, que se ha hecho conocido con Phonogram, una serie bastante aclamada para Image, y va a escribir la serie después de JMS. (Lo cual significa que Fraction ha pasado a ser uno de esos guionistas que siempre son damas de honor y nunca novias, al igual que Oeming antes que él, o Kesel en 4F, que siempre hacen el relleno y los productos derivados, pero no les dan nunca la serie) Para empezar, tenemos aquí un especial, que para darle un poco de empuje, está anunciado como Epílogo de Invasión Secreta. Y aunque el crossover acabó cansando mucho, ya han pasado un par de meses, y la verdad es que al menos esta vez es apropiado. Siendo Bill un héroe cósmico, tiene sentido que se vea involucrado con lo que queda de los skrulls. Y dada su historia como protector y héroe legendario de una raza espacial, por no hablar de alguien con conexión con dioses (de hecho, va vestido como un dios que para él es alienígena, un detalle importante) tiene sentido verle metido en una historia que va precisamente sobre eso, sobre como ven los skrulls a sus divinidades, y a sus super-skrulls como protectores, viendo paralelismos entre Bill y el super-skrull de turno. Que, por cierto, tiene una selección de poderes divertida, y es sólo la segunda vez que se molestan en darle una personalidad. Así que es una historia más que decente sobre Bill, su misión en la vida, otras misiones en la vida y filosofías, algún concepto de ciencia-ficción mejor pensado que lo habitual en Marvel, y acción que no está mal. Gillen tiene un buen futuro, parece un acierto. El dibujo de Bereton es un poco suelto y disperso, pero cumple. Recomendado (8)

Thunderbolts Nº21: Segunda mitad de la historia de presentación de la nueva encarnación de los Thunderbolts. Aunque como presentación del grupo, es un poco pobre, la verdad. Realmente, va sobre Osborn, como la mitad de comics de Marvel de este mes, pero a diferencia de otros, este al menos se molesta en explicar como Osborn consigue el poder que tiene, sobre todo dada su historia, en vez de asumir que ha conseguido mágicamente más poder del que es lógicamente posible. Así que Diggle nos cuenta un plan ingenioso (algo transparente, pero menos que todo lo demás que rodea a la idea de Osborn como líder supremo de todo sin que nadie le diga nada) para librarse de todo lo malo que ha hecho últimamente como Duende Verde y de quien pueda declarar contra él. Eso está bien, pero a cambio, no nos dice prácticamente nada de los nuevos Thunderbolts. De hecho, se presenta un miembro más (que ya se vio en la portada spoiler del mes pasado) y si leiste su única aparición en 1995, sabes que es una buena elección, pero si no, no sabrás quien es ni a que viene. Los demás también son bastante pizarras en blanco, y de momento, Diggle no hace nada en vendernoslos como personajes, sea como villanos odiables o cabrones carismáticos. Al menos se atisba quienes van a ser los buenos de la serie, y que no va a ser todo nihilismo como antes. El dibujo de DeLaTorre es demasiado oscuro, para que no se note que no hay demasiado detalle ni fondo debajo. La etapa empezó bien, y tiene potencial, pero entre esto y que lo próximo va a ser ya un crossover, empieza a preocupar. Recomendado (7)

Ultimate Spiderman Nº34: Aparentemente, se me pasó el número anterior cuando tocaba. Casi mejor así. Aquí empieza el fin de la serie, que son crossovers con Ultimatum. Ultimatum, como diré más abajo, es una historia profundamente subnormal, pero alguna de sus ideas se puede usar de trasfondo para algo productivo. Así que el enfoque de Bendis es pasar bastante de las estúpidas circunstancias del crossover, y simplemente tomarse como hay una gran catástrofe cuyas razones no se llegan a poder entender, y ver como afecta eso a Spiderman y secundarios. El primer número, como suele ser habitual, tiene un último vistazo a la vida cotidiana antes de la catástrofe, con la habitual buena interacción con diálogos divertidos que ha traido Bendis a esta serie durante más de 100 números, y que a la larga no aportan nada en absoluto. Presenta bien a los personajes y es divertido, al menos. Eso nos lleva a la segunda parte, donde vemos la desesperación, terror y tensión de ver a los distintos protagonistas viviendo en la devastación sin saber que ha pasado, quien está vivo o que hacer. A diferencia del Loeb, e incluso de él mismo en otras series, no cree que matar gratuitamente a sus personajes aporte nada (como se nota que aquí los personajes son suyos y le dolería matarlos, no como en Marvel, y eso que allí son infinitamente más valiosos) y en vez de tener muertes absurdas, tenemos a los personajes reaccionando. Tan bien como se podía esperar de algo así, con buen dibujo de Immonen, en registro desenfadado y trágico. Recomendado (8)

Ultimatum: Miniserie-crossover que se supone que cambia para siempre el Universo Ultimate, dandole una nueva dirección y relanzando las series. Dios sabe que la línea Ultimate necesitaba un cambio, ya que hace tiempo que dejó de importar en líneas generales, cuando perdieron de vista que la idea era contar historias nuevas sin el peso de décadas de historia, basandose en los conceptos centrales, por autores de lujo. En vez de eso, los autores cada vez fueron de menor categoría, y las series empezaron a dedicarse a hacer remakes de historias famosas que dependían muchas veces de hacer guiños a las originales en vez de ser buenas historias de por si. Además, después de 8 años, ya empezaban a complicar su propia historia, pero eso era inevitable. Así que un cambio era necesario. Pero dejar que el “cerebro” detrás del cambio sea el Loeb, el peor guionista que tienen en Marvel, lo que asegura es que el cambio va a ser a peor. Y dada la reacción de audiencia e incluso los demás guionistas a Ultimatum, se ha confirmado. Porque este es un comic muy, muy malo. No sólo eso, es que es un comic muy malo que causa muchos cambios al Universo Ultimate, y todos son destructivos, todos son destruir cosas, matar a personajes, o dejarlos inutilizables. Es un comic que tiene un montón de muertes gratuitas que no cumplen absolutamente ningún propósito para la historia excepto que parezca más “importante”, que se producen sin ton ni son, sin ningún drama, simplemente como cuerpos calientes que sacrificar. Lo que hace es dar la impresión de que ninguno de estos personajes importan, que es lo peor que puedes hacer. Peor aún, algunas de las muertes son de un gore exagerado, y sin venir a cuento, a veces intenta hacer humor macabro asqueroso y de un mal gusto increible, en un comic que supuestamente es dramático. Es decir, ¿quién demonios piensa que ver a un villano convertirse repentinamente en canibal y comiendose a un héroe muerto es buena idea? Y no es la única estupidez así que hay. Pero es que todo en este comic es tremendamente estúpido, desde las muertes gratuitas y estúpidas, a lo que pasa por argumento, que en realidad son un montón de explosiones y muertes, acontecimientos “impactantes” que suceden sin ton ni son sin formar realmente una historia. La mayoría de personajes no tiene una personalidad definida, y los que la tienen, se parece más bien poco a la que podían tener antes, normalmente volviendose malvados o violentos simplemente porque si. Y cuando no, se vuelven o mucho más poderosos por exigencia del guión, y acto seguido, para que puedan ser derrotados, se vuelve completos subnormales, porque no habría otra manera de derrotarlos si no. (Observa como Magneto es golpeado por un arma de metal, que veia venir de lejos) Es estúpido y ridículo de principio a fin, es uno de los peores comics que se ha podido ver estos últimos años, y da vergüenza ajena que Marvel piense que esto pueda ser publicado, mucho menos ser la historia central del relanzamiento de la línea que supuestamente marca la pauta a seguir para la compañía. Si es así, a Marvel le esperan los años más oscuros de su historia. Evitar a toda costa (1)

Ultimatum: Ultimate Fantastic Four & X-Men: Título complicado de más, aunque estamos ya acostumbrados. Estos son los últimos números de esas dos series, que son canceladas con crossovers con Ultimatum, como parte del relanzamiento de la línea. Y a diferencia de Spiderman, estas dos no van a ser relanzadas después. Así que esto es un intento de hacer algo con los personajes mientras el Loeb se lo va cargando casi todo en la miniserie principal. La que peor lo tiene es UXM, por el mismo equipo creativo de sus números anteriores, ya que Ultimatum se centra más en ellos. Así que, con los personajes principales ocupados en esa historia, buena parte del crossover se dedica a contarnos lo que hacen secundarios y villanos de la serie (y un hombre-x, al menos) mientras tanto. El resultado es una historia de villanos “buenos” vs villanos “malos”, que sería más interesante si Coleite no eligiera a algunos de los villanos más soporiferos de la franquicia como adversarios, o si explorara un poco más a los personajes protagonistas, aunque claro, venían ya siendo bastante cutres y personalidad de antes. Al menos ata una cosa que había dejado suelta en números anteriores, y es algo diferente. Aparte de eso, se ven un poco las consecuencias de las muertes gratuitas del crossover, un poco más exploradas, pero no lo suficiente, y en el nº100, al menos tenemos a la Patrulla-X enfrentandose a algunos de los villanos olvidados del crossover principal, en una buena historia. Pero no es una buena salida para la serie, es un pegote, y sólo resulta apropiado en el sentido de que refleja que no sabían hacer con la serie desde hace años, como en este final. Dibujo competente de Brooks. Los números de U4F conservan el dibujante regular, pero tienen al guionista del anual reciente, Pokaski. Y como son cuatro números, aprovecha para dedicar un número a cada protagonista, haciendo una buena exploración de cada uno de ellos. Las historias son decentes, con una versión de Viaje Fantástico, muy apropiadamente, y poco más. El problema es que tiene mucho melodrama barato, y mucho relleno porque cualquier cosa importante depende de lo que pasa en otra serie. Además, el dibujo de Kirkham sigue siendo Liefeldesco. Una mala despedida de dos series que no eran mala idea, pero nunca estuvieron a la altura de su potencial, y llevaban años siguiendo por inercia en vez de porque alguien tuviera algo que decir. Aún así, se merecían algo mejor que terminar siendo pasto de un crossover tan malo. Neutral (6)

Vengadores Iniciativa: Vidas Ejemplares: Este tomo es probablemente la mayor estupidez que ha hecho Panini en sus 5 años de historia. Pese a que pone Vengadores Iniciativa, sólo dos de los 6 comics que hay aquí dentro son realmente de Iniciativa, que es apenas la mitad del tomo. Uno es un anual de la serie (realmente pone especial, pero es un anual en todo menos en el nombre) escrito ya por Gage en solitario, que continua el subargumento a largo plazo de la relación entre Komodo y Hardball, y la conexión de este último con Hydra. Es apropiado sacarlo de la serie regular, porque al haberse graduado, están fuera de la narrativa normal de la serie, que se centra en el Campamento de entrenamiento. Es una buena historia, que tiene un planteamiento típico, pero que en vez de ir por los sitios predecibles, va por sitios más inesperados, y mejor penados. Además, tiene buena caracterización y continua la idea de la serie de explicar como funciona la Iniciativa, siguiendo a estos dos graduados a sus nuevos equipos, y viendo como funcionan los equipos de estados cualquiera. El especial tiene una historia de complemento, que es la última colaboración de Slott en la serie, donde nos cuentan por fin el orígen de Trauma. De nuevo, buena elección, porque no quedaría bien estirado a un número entero o como subargumento, pero como historia corta, está bien, diciendonos todo lo que nos tiene que contar efectivamente, y preparando bien la revelación final. Resulta que Trauma tiene dos medio hermanas, entre otras cosas. Si este especial es como un número normal de la serie, es decir, avanza varios subargumentos, el otro especial es de relleno, realmente. Resulta que Marvel tiene una nueva serie de animación para niños, en la que han presentado un personaje nuevo, un tal Reptil, y le ha tocado a Iniciativa presentar su versión en comic. Reptil, la verdad, no es un personaje demasiado memorable, una versión limitada del Beast Boy de la competencia, con un origen cualquiera y una personalidad normalita. Pero Gage le saca partido a una premisa pobre y aprovecha para dos cosas: Una, echarle un vistazo más detallado a como funciona todo el proceso de reclutamiento y entrenamiento en la Iniciativa, y como funciona la interacción con entrenadores, compañeros y jefazos, antes de que todo cambie cuando Osborn esté al mando. (Los especiales transcurren entre el final de IS y que empiecen los cambios) La otra es atar un cabo suelto que una mala y estúpida serie se dejó abierto el año anterior, aprovechando de paso para tratar de contar una buena historia con unos personajes que suelen ser un tanto cutres, haciendolos algo más chulos. Que es lo que se le da bien a Gage, así que no le sale mal. Nada importante, pero queda una historia más que decente. El dibujo de ambos especiales es del que hasta ahora había sido el suplente de la serie, Steve Uy, y sigue siendo pobre en unos cuantos aspectos, pero cumple.

A partir de ahí, el tomo es discutible. Primero viene una historia de Marvel Comics Presents sobre el Supervisor, que aunque no aporta nada a la serie, al menos es de uno de sus protagonistas. Siendo de MCP, es una historia de relleno de un novato, un tal Zachary Sherman, dibujada por Pham, y es un ejemplo decente de la gracia del personaje, tomandole el pelo a sus actuales jefe. Inofensivo. Y luego está la estupidez gorda, que es que meten en el tomo los tres últimos números del Orden (lo que aquí llaman Campeones), pese a que son dos series completamente distintas con personajes, guionista, situación y estilo radicalmente distinto. Si, ambas son de la Iniciativa, pero también lo eran los 4F o los Thunderbolts, y el mismo sentido habría tenido juntar las series. Los números cuentan una buena historia, presentando a Zeke Stane (si, además de todo, lleva un montón de retraso, porque ya vimos sus apariciones posteriores en Iron Man hace meses) y explicando como está detrás de todos los problemas a lo largo de la serie, casuando alguno más, y aprovechando para cerrar las historias de los distintos protagonistas, y un poco las ideas de la serie. Es un final apresurado, pues la serie sólo duró 10 números, pero Fraction logra que parezca una historia entera, le sale bien, y el dibujo de Kitson es bonito. Lo mismo que el tomo anterior, vaya. Por separado, los componentes del tomo son todos buenos. Pero juntos, no es un comic, es un monstruo de Frankenstein. Si sigues ambas series, bueno, pero si no, tendrás que comprarte un tomo del que la mitad no te gusta y probablemente no entiendas (sobre todo si sólo sigues Iniciativa, porque llegarás a la historia de los Campeones casi al final, y no se explica tan bien como en el caso contrario) para seguir la historia de la serie que te gusta. Y ese es el tipo de cosas que no se deben permitir, o se llega a los viejos tiempos que en tantos sitios ha costado salir mucho tiempo. Recomendado (8)

Vengadores Oscuros Nº2: Como se podía esperar, de todo el potencial del grupo de Impostores presentado el mes pasado, no se ve nada este mes. Nada de ver como estos villanos se adaptan a fingir ser héroes, nada de ver si el público se los traga, prácticamente nada de ver como interacciona un puñado de psicópatas entre sí. En vez de eso, Bendis hace de las suyas. Hay una escena presentando a HAMMER, que no dice nada que no se haya visto en otras series, y que demuestra que Bendis tiene una imaginación, esfuerzo y atención al detalle nula. (Otros guionistas se inventan siglas originales y apropiadas para organizaciones que sólo van a aparecer una vez, Bendis es incapaz de inventarse unas para algo que va a salir en todo Marvel durante más de un año, ni es capaz de dejarle a alguien que si tenga ingenio) Hay varias escenas dedicadas a los villanos de la historia, que al menos tienen cierta conexión con su idea de la Cábala, pero que no son gran cosa, sobre todo porque incluyen al Dr. Muerte, que es un personaje que Bendis es incapaz de escribir bien. Y lo que queda son escenas de acción impersonales que demuestran que Bendis sigue sin saber escribir magia, y la usa para que pase cualquier cosa que le apetezca el guión. El dibujo de Deodato es apropiado. No Recomendado (3)

X-Factor Nº37: Segundo de los números que PAD promete que tienen un gran final impactante que nadie debe chafar en Internet. Y aquí David se perjudica a sí mismo, porque dado que a diferencia de otros, David juega limpio y da los elementos necesarios para que cualquiera lo entienda, si sabes que hay un final sorpresa, es bastante fácil verlo venir. De todas maneras, aunque lo adivines, sigue siendo muy buen final. Todo el número va de ver las consecuencias del final del número anterior, viendo como ha afectado eso a Madrox. Primero, se explica más a fondo los comos y porque de lo que le pasó al niño, y resuelve muchos interrogantes que surgían al leer la historia, incluso explicando cosas que no se sabía bien a que venían hace muchos números, demostrando que PAD lleva pensandose esto bien pensado desde hace mucho tiempo. Lo otro es que si durante toda la serie el núcleo ha sido la narración depresiva que le daba una ambientación oscura a la serie, en este número todo eso se lleva lógicamente hasta el siguiente nivel. Es muy raro que un comic de superhéroes logre plasmar tan fielmente la miseria y la desesperación como este, y encima, hacerlo de manera que quede ingenioso, ágil y divertido en vez de aburrido y mundano, gracias a la imaginación y los giros de frase hábiles del guionista. La secuencia final es simplemente una conversación entre dos personajes, pero tiene más drama y dice más sobre lo humano y lo divino, además de profundizar más sobre los personajes, que prácticamente cualquier otra serie en un año. Y después de haberte metido en ese viaje por la desesperación durante meses, la última página es completamente abrumadora. El dibujo de DeLandro está casi a la altura del de Raimondi. Muy Recomendado (10)

X-Force Nº13: Doble número este mes, para hacer hueco para el crossover el mes que viene. Y todo sigue siendo tan estúpido como siempre. Hay intentos terriblemente inapropiados de humor, con los protagonistas riendose como si de un chascarrillo de una mala comedia se tratase, de la mutilación de un personaje que no se lo merece. (Supongo que con tanto factor de curación se creen que todo el mundo es como ellos) Hay muerte gratuita de personajes olvidados, porque eso es lo único que saben hacer Kyle y Yost. Eso y coger malas ideas del pasado y reciclarlas, o peor, coger lo que originalmente fue un villano de chiste que se tomaba ironicamente, y tomarselo absolutamente en serio, no teniendo en cuenta lo ridículo que es, intencionadamente. Añadele el patético dibujo de Crain, que cuando se ve algo, son escenas que no fluyen de viñeta a viñeta, personajes que parecen maniquíes horribles en poses raras en vez de seres humanos, y en un caso, una extraña muñeca sexual, y queda un comic absolutamente horrible. Evitar a toda costa (1)

X-Men: Legado Nº47: Un comentario habitual sobre esta serie es que no es más que un clip show, una recopilación de grandes éxitos del pasado de la Patrulla-X. Este número cumple esa crítica al pie de la letra, ya que la mayoría no es más que Pícara revisitando escenas de buenas historias (y en un par de ocasiones, no tan buenas historias) del pasado. ¿Qué se supone que le tiene que decir eso a los viejos lectores excepto tocarles el órgano de la nostalgia y recordar que cualquier tiempo pasado fue mejor? (a menos que hayas evolucionado más allá de eso y sepas lo falso que es) ¿Qué se supone que tiene que decirle a los que no pillen la referencia y tengan a los protagonistas en escenas que no entienden y no vienen a cuento? No es que esté mal escrito, y el dibujo es bueno, pero es muy difícil de ver que pretende Carey con todo esto, si es que pretende algo más que volver a ver viejas historias, en cuyo caso, estarías mejor releyendolas que viendo una versión. Neutral (6)

X-Men/Spiderman: Que es la primera miniserie con esa combinación concreta, lo creas o no. Si recuerdas que hace unos años salió una miniserie de Spiderman y la Antorcha Humana donde cada capítulo nos contaba un team-up entre ellos en una época distinta, esto es la misma idea, pero con la Patrulla-X en vez de Torchi, y Gage en vez de Slott, que también es experto en la materia y la historia de los personajes, así que por ese lado no debería haber problema. El problema es que aquí si hay una trama que conecta los 4 capítulos. Eso no es malo de por si, el problema es que los villanos que elige Gage son malas elecciones. Uno porque es generalmente un mal personaje, y no logra mejorarlo, y el otro porque no se puede decir más de él que lo que ya se ha dicho. Además, la interacción entre Spidey y la Patrulla-X no tiene tanta química como la de los otros personajes, parcialmente porque en cada capítulo la alineación va variando, y en parte porque Gage tampoco dice mucho más sobre eso que “ambos son marginados, y por eso comparten cierta conexión”. Aunque al menos Gage se esfuerza bastante en mostrar como cambia la actitud de la Patrulla-X con el tiempo, en general, y con respecto a Spiderman en particular. Y más o menos en captar el espíritu de cada época, lo que también tiene sus inconvenientes. El primer capítulo es el mejor, es el de la Edad de Plata, y tiene a la Patrulla-X original conociendo a la plantilla clásica de secundarios de Spiderman en uno de esos cafes tan típicos de la época. Ahí es cuando dos villanos clásicos atacan. Es lo típico, pero Gage capta la gracia de la época, con una interacción divertida. Curiosamente, se salta los 70 y la Patrulla-X de Claremont/Byrne, quizá porque el Spidey de esa época no está tan demarcado, y el segundo capítulo pasa directamente a mediados de los 80, con el traje negro y la Patrulla-X inmediatamente después de la Masacre Mutante. El tema del número es toda la angustia vital y paranoia que sufrían los personajes en la época, y eso da para una interacción interesante. El argumento, sin embargo, no es gran cosa, otra pelea más contra los Merodeadores, no tan buena como las originales. El tercer capítulo nos lleva a los 90, y ese es el principal problema. Tiene a la encarnación de Harras de la Patrulla-X, y al puñetero Spiderman clon, y para colmo, los villanos son también representativos de la falta de imaginación de esa época. El resultado es una historia donde los protagonistas tienen más bien poca gracia, los villanos menos, y la historia es confusa y con poco sentido, y se resuelve de manera arbitraria y chapucera en vez de saliendo lógicamente de los personajes. El último capítulo nos lleva al presente, aunque no termina de sacarle partido a los estados actuales de los protagonistas. Se menciona el Dia M, aunque a la vez lo ignora un poco sacandose nuevos mutantes por necesidad, por ejemplo, y el retcon de Spiderman no permite que se note desarrollo. Lo peor, de todas maneras, es el villano de turno, que junta los problemas de los villanos de la historia, y le añade un concepto problemático, un diseño feo y un nombre rematadamente estúpido. Supuestamente es la conclusión del argumento enlazante de la miniserie que se ha ido fraguando durante años, pero termina desinflandose. El resultado es una mala historia de acción, que de lejos, resuelve lo poco de tema que tiene la miniserie, y de paso tiene una doble página muy bonita con todos los team-ups de Spidey y la Patru a lo largo de los años. Lo más destacable del tomo, de todas maneras, es el debut del dibujante Mario Alberti, que viene a ser algo así como una versión europea de Rick Leonardi, y que aunque parece algo confuso en la imagen global, sobre todo en las escenas de acción, es capaz de hacer unos dibujos de una gran belleza, plasmando muy bien los personajes y escenarios. Un hallazgo para Marvel. La miniserie en total, sin embargo, no está a la altura de lo que podría ser y falla bastante, aunque puede ser curiosa para fans de los personajes y su historia. Neutral (6)

Y eso es todo por este mes. Tendremos más el mes que viene. Como para el siguiente ya será enero, os deseo un Feliz 2010 a todos.

Anuncios

Una respuesta to “Semanas del 2 al 29 de Noviembre”

  1. Juny Walker Says:

    Fenomenal trabajo!!!! Muchas felicidades por el curro. ¿Has comentado el tomo de Flash y JLA?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: