Criticas Reconstructivas: Semana del 25 al 31 de Octubre

2 noviembre, 2010

 Hola a todos, bienvenidos otra semana estas críticas, con una edición un tanto especial. Celebramos el primer mes de esta nueva etapa, que está funcionando bastante bien. Celebramos Halloween y Todos los Santos, con algunas cosas bastante monstruosas. Y celebramos el 8º Aniversario del Cuarto Muro. 8 años (casi) ininterrumpidos comentando todo el comic mainstream. Ni yo me lo creo.

Al: Ni yo me creo que ya te conocia cuando abriste la página.

P: Normalmente me pondría a echar la vista atrás, recapitular, y asombrarme de como ha pasado el tiempo, pero ahora no es momento de eso, sino de mirar hacia adelante. Porque, como todos los años por estas fechas, es el Salón del Manga. Eso para algunos significa disfrazarse y hacer el payaso con los amigos. Para los sufridos como nosotros, significa reseñas un buen montón de comics, ya que,  algo incongruentemente, las editoriales aprovechan para sacar comics americanos también. Bueno, la editorial, Planeta, Panini se mantiene al margen de esas cosas, y Norma está un poco en las últimas. El problema con Planeta es que se han dado cuenta de sacar un montón de basura que no conoce nadie de golpe era un fracaso comercial. Bien por ellos por darse cuenta de lo obvio años despues del resto. Pero como son así de listos, en vez de empezar a ser juiciosos y sólo sacar cosas arriesgadas si se cree que tienen potencial (más abajo mencionamos algunos candidatos) la solución de Planeta ha sido que sólo van a sacar lo que saben que va a vender. Así que lo que sacan esta semana se compone únicamente de 3 cosas: Crossovers, Batman y Vertigo. Es como volver a lo que hacía Norma.

En vista de este panorama tan triste, dejemos de lamentarnos, y pasemos a ver si hay cosas que son seguras y además buenas. Veamos:

Batgirl Nº1

 

P: La última de las nuevas series de la nueva dirección de Batman (ya que parece que no van a sacar Azrael, lo que es una pena, porque es bastante buena), es un nuevo intento de relanzar el concepto de Batgirl, después de cagarla con la anterior. El encargado es Bryan Q. Miller, uno de los guionistas principales actuales de Smallville y guionista del anterior tomo de Jóvenes Titanes, y ninguna de las dos cosas inspira confianza precisamente. Aunque realmente, vete tu a saber si algo de esto es idea suya, no me extrañaría si no.

A: A mi tampoco, no es precisamente una idea innovadora ni original. Ha salido de la máquina de hacer salchichas de las series de Batman. Heroina nueva, mentora que ha sido bat-algo, identidad secreta, bla, bla, bla….

P: Exacto, parece que a Miller le han dado el remite de “escribe una heroina estándar”, y eso es exactamente lo que ha hecho. Este es el tomo de presentación, y sigue exactamente todos los pasos que siguen estas historias (bastante más típicas en Marvel, excepto la parte donde pertenece a un gremio) Tenemos la presentación en acción de quien es, la presentación de quien es en su vida civil (incluyendo uno o dos subargumentos sobre posibles secundarios y novios), peleas fáciles contra villanos de segunda, la primera pelea difícil, el team-up donde se aprende, el momento donde la caga y duda de si lo hace bien, el número donde viene el Héroe a dar su aprobación o no, etc… Lo que no hay en ningún momento es una justificación de porque esta serie existe. ¿Que ofrece que no ofrezcan otras? Demonios, no ofrece justificación de porque existe el personaje, aparte de porque hay una marca registrada que cubrir.

A: Y eso es otro problema, vamos a tener que empezar a plantearnos si al final toda la poblacion del planeta va a acabar cubriendo bat-vacantes. Oye, al nuevo Robin lo ha entrenado la Liga de Asesinos, Batman se entrenó durante años pero ¿me estás diciendo que cualquier chuca de instituto puede coger un disfraz y pelearse contra gente que le dispara a la cabeza? ¿Y salir ilesa?. Entonces, una de dos, o alguien ha entrenado demasiado o es que esta tipa es totalmente irreal.

P: A decir verdad (y eso lo menciona el comic, aunque de pasada), esta Batgirl lleva haciendo de heroina desde los 14 años, y durante un tiempo se entrenó con Batman. 

A: Con todo y con eso me parece demasiado. Spiderman pudo empezar a pelear siendo un chavalín y sin apenas experiencia pero tenía superpoderes que le ponían por encima del resto. Y sus primeras historias (y más las revisiones que se han hecho después) enfatizaban mucho más la precariedad de lo que hace esta Batgirl. Vale, mencionan que Oráculo tiene alguna duda sobre si debe exponer a una niña a tanto peligro, pero luego las cosas le salen maravillosamente bien. 

P: Tiene años de práctica. Más que los Robins cuando empezaron, de hecho.

A: Los Robins al menos iban con Batman.

P: Más que Batwoman, ya puestos.

A: Touché.

P: Pero eso nos lleva a otro problema, el de redundancia. Es una bat-heroina en entrenamiento, como Robin. Es una antigua sidekick de Batman de diecimuchos años, como Red Robin. Es una batchica, como Batwoman. Va con Oráculo como las Aves de Presa. En serio, ¿que demonios ofrece que no sea redundante con el resto de la Batfamilia? ¿Que aporta a un grupo que ya tiene demasiados componentes? A decir verdad, tener una heroina relativamente novata que va a la Universidad (lo cual indica que tiene 18, por lo que Tim Drake también los tiene, aunque no se atrevan a mencionarlo… igual que Supergirl) y tiene una vida normal cubre un hueco que ahora mismo no cubre ninguna otra serie de DC. Eso casi justifica la existencia de la serie, pero sólo un poco.

A: Solo un poco porque no hay ninguna paralelamente pero ha habido muchas a lo largo del tiempo. Tampoco es que su entorno sea especialmente singular, de hecho es bastante spidermaniano. La madre que no se entera de nada y está a punto de pillarla porque ella ¡cuelga su uniforme en el armario! (hija mía, te mereces lo que te pase), una compañera que la desprecia, un chico que le gusta… Y luego viene la parte Equipo A para desarrollar la historia. En vez de secuestrar a la hija de un granjero es al padre de un compañero. Y de ahi surge una historia que realmente no vale un duro, porque solo es una excusa para enseñarnos como se va iniciando la nueva Batgirl, establecer un poco su relación con Oráculo y los sentimientos que despiertan en ambas, y ver un poco la reacción en Batman (a decir verdad, las conversaciones entre Batman y Oráculo son lo más interesante). No es que esté mal hecho, pero tampoco lo suficientemente bien como para que valga la pena leer una historia que suena a ya leída desde la página dos.

P: Todos los secundarios civiles son del montón. Los secundarios superheroicos son mejores. Oráculo está bien usada, y como esto es DC, aprovechan para darle una aprendiz a Oráculo, que no es del todo mala idea. Al menos justifica un poco una horrible historia del año pasado (y teneis suerte de que la mini de Oráculo donde empezaba esto esté inédita, era mala de narices) Igualmente, la nueva Batgirl es entretenida de leer, cuando no se ponen superdramáticos, pero no está especialmente definida. Apenas hay motivación aparte de “quiero ser heroina porque está bien”, apenas hay rasgos de personalidad aparte de los estándares en este tipo de héroes.

A: La trama no está nada trabajada. Ni es original el planteamiento, ni el desarrollo está bien construído. Empieza porque sí y acaba porque sí, no hay puzzle alguno. Pero realmente, como decíamos, solo está como excusa para meter diálogos y situaciones entre los murciélagos. Funcionan bastante bien las relaciones Batgirl-Oráculo, Batman-Oráculo y Batgirl-Robin, y se consiguen situaciones y diálogos divertidos, con sentido y entretenidos. Pero sigue sabiendo a poco. Oh y hay un momento de esos de “Batgirl va saltando aleatoriamente por la ciudad y justo se para al lado de un bar donde está su compañero de clase hablando del lío en el que está metido” que valdría para no sacarlo de la imprenta.

P: Lo más llamativo es que a diferencia de otros (ver más abajo un par de ejemplos), Miller si que capta bastante bien a Damian, el nuevo Robin. Es un cabrito arrogante que se cree mejor que nadie. Lo cual es gracioso, pero no porque él intente ser gracioso. Él intenta ser serio. Toda la interacción Robin-Batgirl es muy divertida.

A: Si, pero tampoco van a estar sacando a Robin constantemente en esta serie, con lo cual no sé por donde van a seguir, no sé exactamente qué recursos puede explotar. El poco potencial que tiene va más bien de mano de Oráculo, imagino.

P: Le queda la interacción más obvia y con más que decir, que por eso supongo que se la han dejado para más adelante: El reencuentro con el ex-novio. (Estamos evadiendo la identidad de la chica porque sería un Spoiler, aunque realmente la revelan nada más empezar el tomo) En cuanto al dibujo, dibuja Lee Garbett, que hizo los crossovers de Batman con Crisis Final. El estilo no es muy alejado del de Tony Daniel, pero muestra como sería si la gente con ese estilo supiera dibujar decentemente. No tiene mucho detalle ni es muy bonito, pero al menos cumple.

A: La verdad es que es difícil tener una opinión muy clara porque oscila bastante de episodio a episodio, supongo que porque le ponen diferentes colaboradores. Tiene altibajos pero sí, es aceptable. Y creo que a la protagonista le ha pillado ya el truco.

P: En cuanto al traje definitivo de Batgirl (no el de la portada, pero si se ve en la contraportada, creo), la idea general está bien, aunque con demasiado morado, pero le sobran los detalles modernos en plan traje de neopreno que se han puesto de moda desde Ultimates. No pegan con el resto de la linea.

A: Nada que hacer contra el de Batwoman, por otra parte.

P: No es una serie particularmente mala, pero tampoco tiene nada prácticamente interesante, a menos que seas bastante fan de la Batfmilia, del personaje, o de este tipo de superheroismos adolescentes. Neutral (6)

Batman: Vida después de la Muerte

P: Lo bueno de tener muchas series dentro de una línea es que ofrecen alternativas. Por ejemplo, en Batman & Robin, Morrison está ofreciendo una excelente renovación del concepto de Batman y su universo a la vez que es fiel a sus bases, mientras crea una trama a largo plazo compleja y multifacética, muy original, muy divertida y con muy buen dibujo. Y en Batman, tenemos la alternativa.

Supuestamente, esta serie nos ofrece aventuras de Dick Grayson como Batman en solitario, sin Robin. En la práctica, es la “otra” serie, la que no importa, porque todo lo importante pasa en la principal. Peor aún, después de unos primeros números escritos por Winick (que publicaron aquí dentro de la serie madre, al menos han dejado de hacerlo), esto está escrito y dibujado por Tony Daniel. Daniel, recordemos, aparte de cagar los últimos números del Batman de Morrison como dibujante, ya hizo como autor completo la absolutamente vomitiva e innecesaria Batalla por la Capucha (basicamente, el Cuenta Atrás para la Crisis Final que es Batman y Robin), y también alguna basura para Image en los 90. Así que la gran idea de DC es poner en Batman a alguien que quiere ser MacFarlane.

A: Vaya, yo no tenia ese contexto en el que enmarcarlo. Al leerlo, más bien me ha dado otra impresión, la de que el guionista pretende evitar hacer historias muy revolucionarias que puedan hacer percibir al Batman Grayson como flor de un día. Parece que la intención es conseguir consolidarlo y hacer esto a través de darle historias completamente normalitas. Ni crisis ni leches, una historia de crimen en Gotham totalmente estándar, destacando algunos puntos que hacen a Batman Grayson distinto de Batman Wayne pero sin agitarlo demasiado no vaya a ser que se mosqueen los puristas. ¿Problemas? Uno, muy esencial. Que a Daniel se le da muy mal mostrar la faceta de Batman detective, que es fundamental. Y todo el desarrollo de las pesquisas del caso y la propia revelación de la identidad del villano, están desarrolladas de una forma muy torpe y causan muy poco efecto de historia de misterio y suspense.

P: Estamos hablando de un comic cuyo villano principal es una versión negra de Craneo Rojo, pero vestido de manera que parece salido de una rave gótica, y que tiene como lacayos a dos extras de Spawn. Y esto no va en plan de coña o exagerado, se supone que va totalmente en serio y terrorífico. Si esa no es tu primera señal de alerta de que algo va horriblemente mal, revisalo. El villano, por cierto, no tiene absolutamente nada excepto ser malo, muy malo, porque es malo. Y gustarle mucho al guionista, así que aparece mucho, siendo malo, y no siendo derrotado, porque es malo y listo, lo cual lo demuestra escapando de Batman porque este se vuelve tonto e inutil para que haya historia. La revelación de la identidad de este nuevo Máscara Negra sería una buena idea (y explicaría muchas cosas de muchas malas historias, si se hiciese bien) si estuviese minimanente explicado o se hubiera dado alguna pista previa (hubo en especiales inéditos aquí, pero no cuenta)

A: A eso iba, no hay ninguna evolución de esa “investigación”, con datos nuevos que den pistas, o que engañen al lector… es como un boceto de historia de Agatha Christie antes de que la señora planificase la estructura. Y una cosa especialmente penosa que hay por el medio es una muerta totalmente anticlimática que al parecer es desgarradora para Batman pero que al lector no le puede dar más igual.

P: Ninguno de los personajes de esta historia está suficientemente definido como para que algo de lo que les pase le importe a alguien. Excepto Dick, que por supuesto, en vez de ser el adulto maduro de B&R, está en plan agonía dubitativo, porque Dios nos libre de no ir por el camino fácil hecho un millón de veces, tenga sentido o no, sea plomazo o no. Pero para mala caracterización, la de Robin. A Daniel le pasa lo mismo que a Tomasi: O no han leido ninguna aparición del personaje, o no saben leer. Con que leas una escena de B&R te darás cuenta de que es la persona que más se toma en serio todo del mundo. No hace bromas, no es un graciosillo. No es tan difícil de entender, aunque aparezca en comics que te obliguen a pensar. El dibujo de Daniel, por supuesto, es atroz, con diseños y personajes feisimos, de esos que están permanentemente agarrotados y llenos de rayasy que cambian de complexión de página a página y con una capacidad de narrar casi nula. Esto no merece ni publicarse, mucho menos en una serie importante.

Lo único algo aceptable del tomo son un par de capítulos al final que se alejan de todo esto. Es una historia centrada en el Acertijo y su actual ambigüedad, y al menos tiene una historia y un par de personajes un poco más desarrollados. Y tiene un dibujante de verdad, Guillem March, que aunque tiene sus tics, en general es atractivo y claro.

A: Y sobre todo, hay mucho más detective en ese caso. Aunque tendría muchas pelotas que no hubiese enigmas en una historia con ese villano. Me gusta el planteamiento del misterio, el desarrollo es algo más caótico.

P: Pero en definitiva, una muy mala etapa y un tomo muy malo. Y lo peor es que no sólo seguirá tras un breve descanso, sino que habrá 3 series de Batman más, asi que te puedes imaginar el control de calidad que tiene DC. Evitar a toda costa (2)

Batman/Superman: Familia

 

P: Esta miniserie, realmente titulada Los Mejores del Mundo, es una idea bastante buena: Como tanto las series de Superman como las de Batman han sufrido muchos cambios en el último año, aprovechar para team-ups nunca hechos entre ambas familias, de manera que no sólo se ven nuevas interacciones, se presentan a los nuevos personajes para los que sólo lean una de las dos líneas. (Aunque realmente, es más una mini de Superman que de Batman. No sólo el guionista, Sterling Gates, es el de Supergirl, los dibujantes vienen casi todos de las Super-series, y pasa una cosa relativamente importante para ellas, y no para las de Batman)

A: Es un buen repaso-actualización para ver quién es quién y qué está haciendo hoy en día. Caracteriza mal a Robin, una vez más, pero también da un repaso a los villanos y planta las semillas de la relación de Superman con el nuevo Batman, protagonizando un primer team-up que ya dentro de la historia ellos mismos perciben como un hito. Y lo que es más importante y le falta por ejemplo a Batgirl. Hay una trama. Querer hacer situaciones y diálogos con los personajes no implica renunciar a que haya una trama. Y además la historia se va presentando poco a poco, cada paso conduce a otro, cada villano está interrelacionado con otro y todo tiene sentido dentro del plan final del villano principal. Es un esquema clásico pero oye, si lo haces bien, funciona bien. Aunque no es que no haya algún fallo de coherencia, si yo fuese policía, me aseguraría dos veces de no dejar cosas de valor directamente en manos de un muñeco viviente claramente identificable como propiedad de un villano.

P: Aunque no en todos los comics pueden pasarle cosas “importantes” a los protagonistas, si que deberían al menos decirse cosas sobre ellos durante la historia, aunque sea durante las peleas. Es sorprendente como muchos comics se olvidan de cosas básicas como esta, pero aquí, Gates, que es un guionista competente al menos, ofrece eso como mínimo. El argumento no tiene mucho más que team-ups entre villanos de las dos familias que van resultando ser parte de una trama cada vez mayor, que a la vez se va volviendo cada vez más ridícula (aunque dado el tono desenfadado de la historia, más cercano a Superman clásico que al moderno o a Batman, no queda del todo fuera de lugar), pero sirve de excusa para los team-ups heroicos.

El primer capítulo tiene un team-up con mucho sentido si lo piensas: Ambos son hijos adoptivos de los héroes principales. Pero ninguno es sidekick, ni legado de las identidades de sus padres, sino que han heredado las identidades de sitios más raros. Ambos van un poco al margen del resto de la familia con su propia misión. Y mientras Nightwing tiene un traje feo, Red Robin tiene un nombre tonto. (En serio, se llama el Petirrojo Rojo, con un traje menos rojo que el que llevaba cuando era Petirrojo a secas. Eso es lo que pasa cuando cambias a los personajes por edicto editorial como guiño a una historia famosa en vez de por motivos orgánicos) Por otro lado, dados los problemas de dirección y personalidad de ambos personajes (uno es un niño de 10 años envejecido mágicamente hasta ser adulto, el otro se ha vuelto gilipollas por exigencias del mal guión), es con el que menos tiene para trabajar Gates, ya que ninguno de los personajes ahora mismo tiene una personalidad a la que agarrarse bien. Tim es huraño, Chris es inocente, poco más. Así que es probablemente el team-up más genérico.

A: Apenas conozco a Nightwing ni las últimas circunstancias de Tim Drake (no lo veía desde Justicia Joven y cosas le habrán pasado) asi que no puedo evaluar la coherencia en sus caracterizaciones. Pero que ofrecen muy poco jugo, eso se ve a leguas. De hecho, a Nightwing ni lo conocía cuando apareció y sigo sin conocerle en absoluto. Y eso que narra un rato su historia. No ha calado en mí.

P: Eso es porque Rucka no se ha molestado en desarrollarlo. Literalmente, pasó de ser un niño con personalidad de niño, a ser un personaje caracterizado única y exclusivamente por estar enamorado de su compañera (que, recordemos, es una adulta, pero eso es otro asunto desagradable) Así que es normal que aquí lo único que haga es intentar rescatarla (toma segunda implicación desafortunada)

La segunda es todo lo contrario, son personajes que no tienen absolutamente nada en común, y ahí está la gracia. Son Guardián, que es un poli definido por querer hacer cumplir la ley y poner orden. Y Robin, definido por creer que es el mejor en todo, que tiene razón siempre y criado sin ningún respeto por las autoridades normales. Obviamente, es el emparejamiento más divertido. Y aunque Damian tampoco habla como con Morrison, al menos la caracterización está en el campo adecuado. La historia, con Guardian queriendo hacer de superhéroe estándar, mientras Robin le estropea los planes haciendo lo que le da la real gana es todo menos un team-up típico, y es muy divertida. Es parecida a Arma Letal, pero más desmadrado a aún.

A: Normalmente la historia “joven sabelotodo que pasa de lo que le mandan” tiene como autoridad a un padre, una madre o un mentor. Pero claro, tener como autoridad a LA autoridad potencia bastante el efecto. Sobre todo cuando eres tan jodidamente genio que le estás sacando las castañas del fuego a la autoridad que quiere disciplinarte. No es que Guardián tenga nada de especial pero en este caso es “el serio” de los dúos cómicos. El resultado es muy divertido. Como decías antes, Robin no tiene que ser un graciosillo, con lo cual aquí fallan. Pero al menos hacen un falso-Robin-graciosillo que realmente tiene chispa. El dibujo, sin embargo, es el peor de la mini, parece muy poco profesional y estropea especialmente a Robin, que parece un personaje de Rugrats. Tampoco hace bien a Parásito.

P: Por muy divertido que sea Robin, puedes comprender que Guardian quiera pegarle unos azotes. (Por cierto, pensandolo mejor, si que tienen mucho en común: Ninguno de los dos tiene sentido del humor. Ambos han nacido en tubos de ensayo, son más jóvenes de lo que parecen, y tienen traumas paternos como consecuencia) El dibujo de estos dos primeros capítulos es en ambos casos del equipo de dibujantes suplentes de Superman: Julian Lopez y Fernando Dagnino. Ambos tienen estilos similares, común a muchos dibujantes hispanos recientes. Pero como dice Al, Dagnino hace una versión inferior del estilo de Lopez.

La tercera historia tiene un team-up obvio: El primer encuentro entre las dos chicas de las familias, Supergirl y Batgirl, un duo apropiado, porque sus predecesoras eran amigas, tienen la misma edad, y según el 50% de los dibujantes, son exactamente iguales físicamente. Siendo el mismo guionista que el de la serie regular de Supergirl, está claro que Kara está muy bien escrita, pero también lo está Batgirl. La interacción entre ambas queda muy natural, son la clase de gente que ves enseguida que van a hacerse amigas muy rápido. Y toda su actitud ante la historia, no tomandosela en serio, está muy bien. (Aunque lo mejor es como trata Kara a Damian, aunque eso sea más del cuarto capítulo)

A: Cruza a un par de personajes más como Oráculo y Catwoman por aquello de no dejar a nadie fuera. Las chicas hacen buen equipo y escenifican bastante bien el contraste entre la super-familia y la bat-familia. Tienen el problema de lidiar con la parte más ridícula de la historia, pero como ya llevan de broma bastante rato no se hace violento.

P: También dibuja el regular de Supergirl, Jamal Igle, haciendo de esto prácticamente un número más de esa serie. Pero Igle es muy bueno, así que sin problemas. De hecho, si la serie de Supergirl se dedicara más a esto, que se nota que es lo que hace bien Igle, en vez de a drama barato de Nuevo Kripton o conspiraciones estúpidas de otras series, sería mucho mejor serie.

Por último, tenemos el primer team-up entre Superman (aunque vaya vestido de villano) y el nuevo Batman, al menos con esa identidad. De nuevo, Gates capta bien las voces de los personajes, y escribe sus relaciones de manera creible. No hay drama, sólo hacer lo que ambos saben hacer, justificando así que Kal sea Superman con o sin capa, y que Dick sea un Batman digno.

A: Además refleja muy bien una cosa muy natural como es que, consciente o inconscientemente, para Dick significa mucho tener el respaldo expreso y la aprobación de Superman en esta nueva etapa como Batman. Obviamente, Kal es un referente heroico para todos y más para Dick que ha vivido de cerca la relación que mantenían Bruce y Superman.

P: Y a la vez, Superman es Superman, y trata a Dick con todo el respeto del mundo, como si fuera Batman, no un sustituto, no comparandole todo el rato. Porque eso es lo que hacen las personas auténticas. También hay un buen momento con las dos familias reunidas al final. Ninguno de los villanos está escrito complejamente, todos se han hecho mejor, pero cumplen con su cometido y no están mal escritos. Y el final logra ser satisfactorio aunque tenga el epílogo de “continuará en las mil series de Superman”. El dibujo de este último capítulo es de Phil Noto, que normalmente solo hace portadas para cosas como Supergirl, y es muy bonito, y efectivo.

A: El dibujo (y sobre todo la amenaza) dan el aspecto al número de ser casi un capítulo de dibujos animados, finalmente queda como una colorida y bonita revisión y puesta a punto de las dos familias de personajes más importantes del Universo DC. Una especie de libro de estilo: así es como son, así es cómo actúan. Ahora, a usarlos y a avanzar.

P: Una buena muestra de como están ahora los personajes y como usarlos bien, en una historia ligera y desenfadada pero bien hecha. Recomendado (8)

Fabulas Presenta a Jack: Las Nuevas Aventuras de Jack & Jack

 

P: Esto es el primer tomo de Jack de las Fabulas tras el crossover entre las series que resolvía prácticamente todos los argumentos de la serie hasta ahora. Con prácticamente todos los Literales y su metaficción fuera del escenario, ¿tienen Willingham y Sturges más ideas para Jack y compañía? No está muy claro. Antes de ver eso, de todas maneras, toca uno de los habituales números de respiro en Fábulas, que en esta serie suele ser una aventura de tiempos pasados de Jack en algún genero, en alguna aventura disparatada. Con la novedad de que este número lo escribe Chris Roberson, un escritor nuevo en los comics que ahora es el tercer guionista de la franquicia (despues hará miniseries de Cenicienta) Este número es un pastiche de las aventuras en la Selva de Tarzanes, Mowglis y compañía, pero con Jack y su poco heroismo y mucha capacidad para meterse en problemas. Y la verdad es que es bastante más divertido que anteriores historias así, manteniendo el mismo tono.

A: El número de relleno es bastante gracioso, sacándole partido a toda la fanfarronería de Jack. Tiene varios chistes ingeniosos, aunque también algunos muy evidentes. Por definición no puede ser la historia tópica, porque el protagonista difiere mucho de ser ningún héroe. La trama se soluciona bien y encaja bastante bien en el mundo de Fábulas. Y uno de los personajes es un peluche. +10 por ello.

P: Si, algunos chistes son obvios, pero Roberson los lleva con tanta dedicación que acaban siendo graciosos. La historia tiene lo que sería una premisa típica, pero al tener a Jack de prota, las situaciones cambian bastante. Los demás protas son bastante divertidos, y es divertido ver quien es quien (sobre todo porque la mayoría no son de dominio público, y no pueden ser nombrados directamente, como Chita). Y con un par de referencias sutiles, hace que no parezca simplemente relleno, sino que tenga un papel en el entramado que es el universo de Fábulas. Parece que Roberson es mejor añadido a la franquicia que Sturges. El dibujo del suplente habitual Tony Akins es también divertido dentro del estilo habitual.

En cuanto al resto del tomo, es un poco decepcionante en comparación, aunque sea del equipo regular. La serie se había basado en tener su propia mezcla de personajes de cuentos, y representantes de conceptos literarios para que Jack interactuara e hiciese su juego. Pero con los segundos quitados de en medio después del atracón metaficticio del crossover (aunque hay un guiño de despedida divertido al principio) y los primeros dispersados, la serie se convierte en una pizarra en blanco. Lo cual está bien como punto de partida, pero Sturges y Willingham (sospecho que mucho más el primero que el segundo, dado el estilo) no añaden cosas nuevas interesantes para llenar ese hueco.

A: Bueno, yo carezco del punto de referencia, porque no había seguido esta serie hasta ahora. Pero, aunque puede ser que haya perdido respecto a anteriormente, me parece una historia bastante resultona. Y aquí ya aíslo el fetichismo de que el co-protagonista sea un búho de madera. Creo que se contrastan bastante bien las historias de ambos Jacks, dejando claras sus grandes diferencias de carácter de un modo divertido. Y aunque la historia del viejo Jack es de moraleja obvia, la personalidad del protagonista y de su acompañante y los diálogos la hacen bastante divertida. Y la parte de Jack Frost, superado un comienzo un tanto formulaico me parece que genera una situación que se resuelve con bastante ingenio y unos toques humorísticos muy de agradecer.

P: Las diferencias de personalidad ya habian quedado claras en el tomo anterior, y tendrían gracia si les viesemos contrastados en situaciones parecidas. Pero tal y como están aquí, son dos historias sin nada que ver, compartiendo espacio porque ninguna de las dos serían satisfactorias individualmente. El problema es que juntas, tampoco lo son del todo. La gracia de las series de Fabulas siempre ha sido la mezcla de géneros, y el darle giros nuevos a viejos personajes y conceptos. Cuando intentan hacer un género o tipo de historia en serio, siempre les queda bastante peor. Y ese es el problema con las aventuras de Jack Junior. Quizá tengan algo interesante pensado a la larga, pero de momento son historias de aventura heroica fantástica, con un protagonista novato, pero genérico. Es decir, no es tan inaguantable como su padre, que era un problema de su serie, pero se han ido al otro extremo y es demasiado soso. Y las aventuras en las que se mete parecen campañas de un juego de rol. Verle afrontar todo esto desde una perspectiva inocente y completamente de cero tiene algo de gracia, pero no la suficiente. Ah, ¿y el buho mecánico? Mola, pero está sacado de Furia de Titanes (la original, no la cosa reciente)

A: Pues seguramente tengas razón en que parte de una premia más limitada de lo que podrían hacerlo los episodios anteriores, pero creo que las armas que tiene las usa muy bien. Toda la aventura de Jack con las bestias tiene un desarrollo muy original, con puntazos muy divertidos y diálogos y situaciones si no brillantes, bastante efectivas. Y, por supuesto, un búho mecánico que hace mejorar la cosa.

P: En cuanto a las aventuras de Jack Senior, tiene aún menos con lo que reaccionar que antes. Únicamente una nueva situación personal, que es una idea graciosa, pero se gasta enseguida. En general, acaba en tenerle abusando repetidamente de Gary y creyendose mejor de lo que es, es decir, lo de siempre. No es de extrañar que pase a ser el secundario de la serie, si tienen tan poco que decir de él.

A: El dibujo me parece perfecto para la serie, una habilidad narrativa espectacular y facilidad para el humor. Me encanta el aspecto de los monstruos del bosque, unas bestias divertidas sin ser ridículas. El del número de relleno tiene también alguna de esas virtudes pero es más tosco.

P: Russ Braun va mejorando poco a poco, y resulta bastante imaginativo, y con muy buen ojo para las escenas de humor. Su participación directa en el número, a lo Looney Tunes es un toque genial, por cierto. Y ya puestos, las tiras cómicas de Babe siguen siendo un respiro muy divertido, en vez de gastarse. La nueva dirección de la serie no empieza mal del todo, y es posible que lectores que se cansaran de la anterior puedan apreciarla más ahora. Pero tiene problemas de dirección que pueden ser gordos a largo plazo, y que haya pasado a bimestral en Estados Unidos no es muy tranquilizador. Recomendado (7)

Jovenes Titanes: Noche Más Oscura

P: Como viene siendo habitual, este tomo sólo lleva dos números de crossover, y los demás son números normales de la serie, que como lleva complemento, hace que el tomo sea un batiburrillo de tres cosas bastante distintas. Lo bueno del crossover es que no es una repetición de la miniserie de NMO: Titanes de hace unos meses (la portada es una tomadura de pelo, ninguno de esos Linternas Negras aparece dentro). Las malas son que escribe el mismo inepto, JT Krul (proveniente de basura de tetas y culos) y está protagonizada por los personajes más explotados de toda la franquicia, Deathstroke y familia.

A: Y cuidado, porque el crossover, siendo aberrante, es lo mejor del tomo. Por lo menos usa a una retahíla de zombis que, juntos, hacen posible hacer un repaso bastante general a la historia familiar de Deathstroke y todas sus implicaciones. Con lo que no encaja es con la premisa general del crossover, porque la importancia que pueda tener Deathstroke para villanos intergalácticos se me escapa.

P: La idea, no explicada del todo, es que Nekron envia Linternas Negras contra todos los posibles defensores de la Tierra, y Deathstroke ha demostrado más de una vez que es capaz de estar a la altura de crossovers espaciales. Eso está justificado, tanto como pueda estarlo algo en este crossover. Al menos las conexiones emocionales con los LN están justificadas: Muchos muertos queridos quieren matarle. El crossover, precisamente, ilustra todo lo que ha ido mal con el personaje desde que empezó el Reinado de Didio. Originalmente era un mercenario con sentido del honor. Eso es un buen punto de partida. Con el tiempo fue adquiriendo bagaje personal que hacía que actuara como héroe o villano según su pasado con ciertos personajes. Pero últimamente han exagerado todo eso hasta la esquizofrenia. En los últimos años, Deathstroke es un ejemplo del reverso oscuro de la continuidad, un personaje que cada vez que aparece es para recordar historias mejores del pasado. Así que en vez de un personaje complejo, o es un supervillano más peligroso y listo que nadie que odia a todos los superhéroes con los que se ha enfrentado (y aún así, no aprovecha que sabe sus identidades secretas) o está definido por sus varios hijos (a los cuales también han destrozado a gusto… en cuanto menos se hable del destrozo que han hecho con Jericó, deshaciendo todo el esfuerzo que hizo Johns en redimirlo y demostrando que no tienen ni idea de que hacer con él, mejor) y toda la aparición va de alguna rocambolesca confrontación con ellos que lo acaba dejando todo igual. Esta es de las segundas. Al final, por mucho que le echen en cara todos los errores que ha cometido con su familia y amigos en el pasado, el personaje sigue igual, así que nada de esto ha servido más que para recordar historias del pasado (algunas horrendas, otras mejores que recuerdan lo malas que son las demás). Y el par de cosas que se ponen de semillas posibles para el futuro… esto son los Titanes de Didio. Esta misma historia descarrila las direcciones anteriores de más de un personaje. ¿Que te juegas a que se deshacen o ignoran la próxima vez que los veas? Y como crossover con la Noche, misma fórmula de siempre, y como la mayoría, solución final sacada del trasero.

A: Y tras toda esta bilis, el resto del tomo, que merece la misma o más. ¿Sabéis estos anuncios de “lo mejor de los 60, los 70 y los 80”?. Pues esto es al revés, con lo peor de cada etapa. Por si el villano noventero Holocausto y su diseño no justificaban lo suficiente haber secuestrado el comic en imprenta, tenemos un remake de las peores historias de barrio de el Halcón en comics del Capi de los 70 encarnadas en un personaje de jovencito negro listo y rebelde muy ochentero. Y una historia sobre un virus letal. Para quien no lo sepa, historia sobre virus letal significa en el 80% de los casos que la trama podría ser usada para un telefilme de sobremesa de fin de semana. Todo esto aderezado con una ausencia absoluta de ritmo narrativo y la inanidad absoluta de todos los personajes. Se supone que el personaje gracioso es la nueva Capitana Átomo pero vamos, ni por esas. Sobreactúa.

P: A decir verdad, Obus (la “Teniente Átomo”) se supone que es la dura del grupo que está a regañadientes pero lentamente aprende a apreciar a sus compañeros, lo que antes era Destructora. Los graciosos son otros, supuestamente. Que no hayas captado eso es parte de lo mal escrito que está este comic.La guionista de este tomo (que apenas ha durado un año en la serie, aunque su sustituto es el Krul de arriba, asi que imaginate) es Felicia Henderson. El tomo anterior fue su debut en comics, aunque ya había escrito TV. Episodios de Fringe (generalmente buena, pero esa serie ya nos dio a Kriesberg) y escoria como Gossip Girl, que explica muchas cosas.

A: Apuesto a que los personajes de Gossip Girl estaban mucho mejor caracterizados. O al menos, algo más. Porque cuando te enfrentas a personajes que parten con el handicap de ser ridículas versiones teen de grandes héroes, si en algo tienes que redoblar el esfuerzo es en hacerles distintos y especiales. Tal esfuerzo se me escapa si es que lo ha habido en algún momento. 

P: Señalar que Henderson es negra, lo cual puede tener que ver con que le hayan puesto a hacer esta saga. Resumiendo: Se supone que esa una saga centrada en Static, el personaje de Milestone que metieron hace dos tomos sin molestarse en explicar quien era. Para el que no lo sepa, Milestone fue un sello de DC (pero con derechos de propiedad para los creadores) de mediados de los 90, que tenía como objetivo tener una alternativa más étnica (lease, negra, por lo general) en autores, personajes y temática a lo blanquitos y de clase media-alta que suelen ser los comics de superhéroes. Suena mal, pero como tenía muy buenos autores, tuvo muy buenas críticas. Y muy pocas ventas, así que pasó al olvido. Hasta que hace un par de años, Didio le prometió recuperar a los personajes a cambio de poder meterlos en el Universo DC. El pobre McDuffie (creador de la linea) no sabía lo que hacía. El resultado fue una saga de la LJA (inédita aquí) bastante mala donde se presentaban como héroes genéricos, un especial donde se ataban cabos sueltos de las series originales que DC reescribió por la cara, y esto, que se supone que recupera personajes y situaciones de Static, el Spiderman de Milestone, y su personaje más popular (tuvo una serie de TV hace unos años). Excepto que en vez de dar interés por el personaje, hace todo lo contrario. No tiene nada de la gracia y sinceridad de la serie original, los personajes son reducidos a caricaturas, y todo es simple y estúpido. El villano, Holocausto (que precede a su homónimo de Marvel por unos años) era un villano complejo, pese a las pintas que lleva. Y aquí es un matón gigante superpoderoso inaguantable. Y así con todo. Es como si hicieran una secuela de Watchmen donde los protas son un grupo de superheroes que se pegan con Ozymandias transformado en el calamar gigante del final. El hecho de que Henderson vaya a escribir una serie de Static el año que viene hace que esto sea aún más triste, si cabe. En cuanto al resto del grupo, están de adorno durante la saga. Es una maldita lástima, porque con el añadido de dos miembros más durante la historia, queda una alineación muy buena, reminiscete de la original, pero siendo aún más una LJA Jr. Y aún así, todo ese potencial se pierde, porque virtualmente ningún personaje hace nada que no sea pegarse y tener caracterización de lo más obvia patatera.

A: En serio, había una historia del Halcón enfrentándose a un jefecillo mafioso de Harlem en el Capi de los 70 que era casi punto por punta ésta, aunque evitaba el virus letal y toda esta tralla. Por supuesto, en los 70 era más rompedor incidir reiteradamente en lo negros que son todos que hoy. Ya despellejados los personajes, la trama es de risa estruendosa, narrada con la habilidad mínima, con una pelea totalmente estándar con no una sino dos apariciones en-el-ultimo-momento totalmente predecibles y con una forma de acabar con el villano que… dios… es de Stan Lee como poco.

P: Ojalá entre Hudlin y esto, en las editoriales se den cuenta de que porque uno sea negro, no significa que mágicamente sepa escribir bien historias de negros, o al menos de negros de una clase social distinta (moraleja aplicable a otras razas y estratos sociales, pero esto es lo más habitual). Entre otras cosas, se requiere, como mínimo, si no experiencia personal, talento. Después de esto, la historia de complemento de Destructora, que llega aquí a su final, es un respiro. El problema es que McKeever (que, recordemos, escribe esto como consolación después de que se fuera de la serie principal porque Didio reescribió completamente sus últimos números, dejando algo inaguantable… no es que le haya ido mucho mejor tras salir rebotado a Marvel) ya hizo de Rose la protagonista principal de casi un año de historias de Titanes, y la idea de la chica mala que se debate entre ser buena y mala pero acaba siendo buena la ha gastado mucho. Al menos en las otras historias tenía secundarios y subargumentos interesantes.

A: Aquí está tan desesperado que llega al recurso fácil de la escena donde a la protagonista se le hace escoger entre su muerte o la de niños inocentes. Eso es claudicar. Y que nadie lo sienta como ningún spoiler porque os puedo asegurar que, llegados a ese punto de la historia, ya no os va estar importando un carajo lo que pase.

P: Ese es un buen recurso en el que poner a un antiheroe. El problema es que queda poco motivado, y sabes el resultado de antemano. 

A: Por no hablar de que el villano no vale un duro, los inocentes son unos cualquiera y, en ese punto de la historia, la protagonista no sabes muy bien ni quien es y solo quieres que solo queden dos páginas más.

P: Los personajes no están muy desarrollados, pero al menos esta historia, a diferencia de las otras, es una historia de verdad. Es decir, con una protagonista que tiene que tomar unas decisiones, y eso le afecta como persona. No sale bien, pero al menos McKeever está intentando hacer algo, no como los otros.

A: Y no hay virus mortales ni negros de dos metros y medio con chaquetas rojas y amarillas y torso al aire. Oh, y rastas.

P: Eso siempre es un punto a favor. Pero en general, todo el aspecto visual de esa historia está bien. Es el primer trabajo en una de las dos grandes de Yildiray Cinar (debutó en Causas Nobles para Image) y es perfectamente competente. 

A: Bennet en la historia principal sólo me gusta alternativamente. Hay escenas un poco confusas, aunque así y todo, con el cambio de dibujante en el último número se sale perdiendo. Menos Holocausto, que sale ganando un bigote espontáneo.

P: Bennett dibuja casi todo el resto del tomo, y en general es atractivo, aunque con dos problemas. Muchas veces se vuelve confuso, sobre todo en las peleas, y abusa de las poses de tetas y culos. Al menos son tetas y culos creibles y atractivas, pero aún asi, se pasa. Pero bueno, al menos comprende elementos básicos de anatomía, estilo, perspectiva y narrativa, que es más de lo que se puede decir de la plaga de dibujantes salidos de los 90 que invade DC, como el tal Jose Luis (nunca te fies de nadie sin apellido) que hace el último número. Por otro lado, es apropiado para el contenido del comic, que ya es algo. No es de extrañar que Bennet se largue a pastos más verdes. Esta continua siendo una de las peores series de DC, da igual el guionista, así que va a resultar que el problema es editorial. Evitar a toda costa (2)

Noche Mas Oscura: Relatos

 

P: Este comic recopila diversos crossovers relativamente importantes para la Noche Más Oscura. Lo absurdo es que la mitad, los Relatos de los Cuerpos, es un comic previo al crossover que debería haberse publicado antes, porque es buena introducción a personajes importantes durante la saga, mientras que los otros dos son parte de la tanda de series canceladas resucitadas por un mes durante la Noche Mas Oscura, en concreto, las dos más importantes para seguir la serie principal. Todo ello escrito o por Geoff Johns, o por su imitador de segunda, Peter Tomasi. La idea de los Relatos es que son varias historias de 8 páginas, cada una con un dibujante distinto, centradas en un personaje de cada uno de los 7 cuerpos de colores. Excepto del verde, que había dos historias. No, no se te han olvidado, Planeta se las ha saltado, incomprensiblemente, por los mismos no-motivos por los que publica las cosas desordenadas. (Dado que ambas historias eran de Tomasi y de personajes que usa en Cuerpo de Linternas Verdes, la otra opción lógica habría sido publicarlas en uno de los dos tomos recientes de esa serie. Pero tampoco. Quizá las publique en el próximo, cuando los traumas personales que presentan ya se han resuelto durante la Noche Mas Oscura)

El Relato del Cuerpo de Linternas Rojas está escrito por Johns, y cuenta el origen de Bleez, la única chica que se había visto en las escenas del Cuerpo. Es bastante predecible, pero supongo que esa es la idea, que todos ellos tienen más o menos el mismo origen trágico.

A: Creo que es el peor de todos los relatos. Pese a que visualmente es muy bonito, para contar una historia terrible transmite mucho menos que por ejemplo el origen de Karu-Sil que Johns había hecho para la miniserie de Sinestro Corps. Un personaje que simboliza la rabia tendría que tener escenas más impactantes y contundentes. Pero vamos, que si, para pillar el concepto sirve.

P: Tiene 3 problemas: Uno de cronologia (que no sería grave si no fuese el mismo guionista contradiciendose), otro típico de la serie de hacer que toda cultura alienígena sea como una cultura terrestre aunque no tenga sentido, y tercero, que aunque el dibujo de Barrows es bueno, no sabe vender la idea de que Bleez era inigualablemente hermosa, ni de lejos.

A: Porque por supuesto el canon de belleza humano es universal. Realmente, habría sido mucho más fácil hacer a una alien con forma de patata y decirnos que era la más bella de todos los tiempos, con unos criterios que nosotros lógicamente no podemos apreciar. Pero tenía que ser humanoide, como el 90% de los diseños. Oh, y por supuesto, las humanoides guapas le parecen guapas a cualquier alien. 

P: Ese problema, amplificado, es el problema central del Cuerpo de Zafiros Estelares (no sólo se restringen a hembras, sino a hembras que cumplan con el canón de belleza humano actual), aunque se medio justifica porque las Zamaronas ponen las restricciones que quieren (igual que los Guardianes buscan voluntad y heroicidad, o Atrocitus busca odio a Sinestro en concreto) y son así de arbitrarias. La historia de este Cuerpo también es de Johns, y es contarnos la vida y razón de ser de la Zafiro Estelar principal, Carol Ferris. Parte de ello es recapitular historias viejas, pero luego va más allá, y ahonda en el personaje bastante. Carol, como muchas novias de héroes, estaban definidas únicamente por su relación con un hombre. Obviamente, eso ahora queda horrible, y Johns, en vez de cambiar el personaje (o peor, como el caso de Jean Loring que mencionaremos luego), usa eso para jugar a su favor. Si, Carol está definida por Hal, pero va a usar eso no para ser la damisela en apuros, o la novia, o la villana, sino una heroina, tan sacrificada y heroica como cualquiera. Así que ironicamente, pese a seguir estando definida por Hal, es la primera vez que es un personaje por si misma.

A: Y realmente éste es el mejor de todos los relatos. Limpia, brilla y da esplendor como sólo hacen los buenos guionistas. Coge el background de un personaje, lo agita, lo hace coherente y saca las conclusiones lógicas. Además está narrado de una forma muy intensa, con Carol luchando contra sí misma para resistirse a volver a ser un Zafiro Estelar y tomando finalmente una actitud con mucho sentido. Consigue que no sólo que el nuevo/recuperado estatus de Carol Ferris tenga sentido con su trayectoria, sino más bien que esta historia dé cierto sentido completo a toda su trayectoria. Y además dejar claros los rasgos definitorios del cuerpo de Zafiros Estelares y del anillo violeta. Un gran trabajo de Johns, desde luego.

P: Creo que hay otro mejor, pero si, está muy bien. y el dibujo de Gene Ha es muy bueno, como siempre. Y luego está la presentación de Johns de la Tribu Indigo. Hacer experimentos es bueno, sobre todo en una antología, pero dedicarle lo que es, esencialmente, un número silencioso, a la primera aparición de unos personajes, no es una gran idea, y eso le pasa a esta historia. Antes no sabíamos nada de la Tribu, al terminar la historia, sabemos poco más. Vale que eso hace que sean misteriosos, pero realmente, ¿no había una mejor manera de conseguirlo que escribiendo una historia deliberadamente obtusa? Porque está claro que la historia tiene sentido en la cabeza de Johns (de hecho, funciona mejor gracias al desorden, se entiende más habiendo leido el debut de la Tribu en la Noche Mas Oscura), pero no sobre el papel.

A: El problema no es sólo que mantenga la incógnita sobre la tribu, que incluso tienen su gracia como personajes deliberadamente oscuros, silenciosos y misteriosos. El problema es que tampoco deja claro cómo funciona el anillo añil ni que características tiene, ni siquiera qué emoción maneja. Con lo cual, se han perdido todos los objetivos que tenían estas historias cortas.

P: Se puede entrever que pueden duplicar las habilidades de otros cuerpos (ya que la compasión es más o menos empatizar con las emociones de otro) pero no encaja mucho con sus acciones en la historia. El dibujo de Rags Morales, eso si, es muy bueno también, y los diseños de la Tribu Indigo son divertidos. Ojalá se prodigara más, como todos los de esta antología.

La historia del Agente Naranja y su Cuerpo la hace Tomasi, y cuenta el origen de uno de los más visualmente llamativos, Blume, la cabeza gigante. Tiene un concepto bastante bueno (no se si será idea suya o de Johns), aunque por supuesto, inconsistente (si, simbólicamente devora riquezas, pero si es capaz de alimentarse de oro, también debería de, no se, piedras)

A: Je, había pensado en eso también. De todas formas yo creo que este tipo de relatos (como el de los Azules o los dos de los Verdes que no incluye Planeta) casi podemos verlos como mitos bíblicos. Una especie de fábulas, una mitología creada a para envolver el concepto del Arcoiris Emocional. Por eso a veces pueden ser simples o tener detalles incoherentes, son como parábolas.

P: Se puede contar una fábula con moraleja y simbolismo y que tenga sentido logico, no son incompatibles.

A: No es que sea una excusa para presentar un personaje con poderes que no se sostienen, pero quiero decir que lo tengo menos en cuenta. Y por el resto, la historia del Agente Naranja es otra de las mejores. Es la más mitológica en el sentido de que crea una historia con moraleja fácil sobre el sentimiento que inspira el anillo naranja, pero lo hace con mucha efectividad.

P: Si, básicamente eso. El dibujo es de Tom Mandrake, al que en principio no esperarías ver en algo de ci-fi, pero como ya hemos dicho, es más un mito del espacio, y como tal, le viene muy bien al tipo que tan bien lo hizo en Espectro, con mucha atmósfera, y muchas imagenes que quedan bien. La otra historia de Tomasi es la del Cuerpo de Sinestro, aunque más bien es de su rival. Más que un origen, es una historia de la infancia de Mongul Jr (que, no casualmente, fue creado por Tomasi) que también tiene problemas cronológicos. (¿Era niño cuando casi todas las apariciones de su padre? ¿No hace eso que sea un adolescente ahora y que pegara un estirón muy rápido?) pero no son los graves. Los graves son, primero, que esto tiene poco que ver con el personaje tal y como aparece en el presente. Y segundo, que no dice nada nuevo del personaje. Quiere ser como su padre, básicamente. Pero eso ya estaba claro en el hecho de que es absolutamente indistinguible de él en todos los aspectos. Aparte de eso, es un tostón de historia.

A: Hombre, con ocho páginas da poco tiempo a ser tostón. Más bien creo que, como del Cuerpo Sinestro ya estaba contado casi todo: oirgen, características de su anillo, modus operandi… la historia amarilla era un folio en blanco, con lo que se han divertido cogiendo a un personaje que les hace gracia y enseñándonos su infancia. Con poca fortuna, eso sí. Ni un gran dibujo.

P: El dibujo de Samnee a mi si me parece bueno. La elección del personaje es porque es creacion de Tomasi, y le ha convertido durante un año en protagonista de CLV, le interese a alguien o no. Lo irónico es que el hecho de que Mongul diera un golpe de estado al Cuerpo de Sinestro es casi lo único de lo que ha hecho Tomasi en la serie que se menciona explicitamente en la serie principal… y se menciona para dejar claro que Mongul es un mierda comparado con Sinestro. Lo cual es cierto, claro, por mucho espacio que le dedique Tomasi, sigue siendo plano como un folio. Hubiera sido mejor inventarse un origen para las docenas de Soldados de Sinestro con nombre.

A: Y luego está el origen de Saint Walker, el máximo representante de los Linternas Azules. En otra historia también muy de creación mitológica. Es tópica, es casi bíblica, pero desde luego transmite con mucha fuerza la motivación del personaje, del cuerpo y de los anillos. A lo mejor no es brillante pero es certera. Cumple los objetivos de forma rotunda.

P: Es una historia que resultará familiar a cualquiera que haya leido la Biblia o mitos similares, pero está suficientemente bien hecha, y tiene una idea central profunda y universal como para que no importe. Sabes como va a terminar, pero usa los elementos familiares para hacer de Walker una figura mesiánica universal. Y Johns sabe tocar los puntos emocionales muy bien. El dibujo es de Jerry Ordway, y es de lo mejor que le he visto. La verdad es que cuando se aleja de los superhéroes, lo hace mejor. Sus detalles del mundo natal de Walker están muy bien conseguidos, y hace que lo que pasan sus habitantes (Al, te odio por meterme en la cabeza que se parecen a Earthworm Jim) resulte dramático en vez de chorra. Realmente, la selección de dibujantes es muy buena, porque DC tiene buenos dibujantes a su disposición. Lo cual hace más absurdo que cada vez más contraten a dibujantes muy malos. Sólo hay que comparar cualquiera de los dibujantes de estas historia con la mierda de dibujo de la portada triple de la mini.

El resto del tomo lo llenan dos de los especiales publicados entre los nº6 y 7 de la mini principal. El chiste es “resucitar” 8 series canceladas diversas por un número más. Aquí van las dos “importantes”, o al menos, escritas por los dos guionistas de siempre. (Si quieres saber del resto: Escuadron Suicida va en otro tomo más abajo, Question supongo que saldrá en un tomo dedicado al personaje próximamente, Starman se publicará el resto de la serie cuando el infierno se congele o los subnormales de Planeta decidan publicar una de las mejores series de DC, y si no publican las otras tres, Catwoman, Shazam y una del Oeste, nadie se pierde nada) Tomasi escribe una continuación de la serie del Fantasma Desconocido de los 70, excepto que no se parece en nada a aquella serie. Lo único es que como en la vieja serie, el Fantasma no es el protagonista principal, y lo único que hace son cosas vagas por exigencia del guión. (Se mencionan los 4 origenes posibles del personaje, porque hacer una referencia a una historia de Moore es más importante que entender la historia original. La idea era que eran 4 leyendas posibles, no que los cuatro fueran origenes válidos de verdad. Hablando de Tomasi haciendo referencia gratuita a Moore, la historia de Mongul implicaba que “Para el Hombre que lo Tenía Todo” vuelve a ser canónica) En esencia, lo que hace el especial es contarnos lo que están haciendo los personajes mágicos de DC, o al menos algunos de ellos, durante el crossover. Se parte de la escena con el Espectro en el nº2, y supuestamente se explica en que ha estado ocupado durante 4 números. Acaba siendo relleno, más que nada.

A: Puro relleno. Evidentemente no dice nada del personaje porque nunca se dice nada de ese personaje salvo que es serio y solemne. Y para rebajar un poco la solemnidad, va con Diablo Azul de recurso cómico. Y luego la historia va de los personajes mágicos que giran a su alrededor (Espectro y Deadman) con doble ración de “resístete al mal”. Vale que en ambos casos esto tiene mucha más justificación que en el resto de historias de zombis de NMO. Pero vamos, que es más de lo mismo dos veces en el mismo comic.

P: La otra mitad de la historia continua la historia de Deadman empezada por Tomasi en NMO: Batman, y acaba siendo realmente el protagonista de la historia, que se centra en su mitología sobre todo. El enfrentamiento con los Linternas Negras sigue la fórmula típica, excepto una cosa mejor y una peor de lo normal. La peor, como paso en Batman, es que Tomasi no ha comprendido lo de que solo resucita gente con conexion emocional con los superhumanos, y aquí hay un puñado de nadies como carne de cañón Linterna Negra. En serio, ¿tan dificil es entender las cosas bien, Tomasi, siendo colega del guionista en cuya ola vas montado? Lo mejor es que la manera de resolverlo, por una vez, se basa en usar inteligentemente conceptos previamente establecidos de los personajes. Así que tiene mejor final que muchos crossovers, aunque haya sido básicamente irrelevante. Oh, y como todos los recursos cómicos de Tomasi, Diablo Azul intenta ser gracioso. Lo intenta. El dibujo es del novato Ardian Syaf, que seguirá a Tomasi a secuelas del crossover, y es competente, al menos, siguiendo el estilo visual de las historias principales.

Por último, Johns recupera la serie de los 60 de Átomo y Hawkman (uno de los primeros intentos de juntar dos series moribundas a ver si se salvan) en lo que es, prácticamente, el Noche Más Oscura nº6,5. Al igual que el NMO: Flash, tiene una narración inicial que explica quien es Ray Palmer mientras es reclutado por la Tribu Indigo, que resume muy bien su vida y porque hace lo que hace, de manera que tiene emoción en vez de quedar seco.

A: Creo que es lo mejor que hace Johns en el número. Hacer una buena síntesis de lo que ha sido Átomo durante su vida y de por qué encaja perfectamente en la Tribu Índigo. Otra de esas veces en las que se hila todo con racionalidad, y las relaciones que se desatan con los Linternas Negras inciden más en todas esas características que hacen que Átomo sea buen fichaje para los añiles.

P: Por otro lado, el tener a Hawkman en el título es más por importancia histórica que otra cosa (podrían haber resucitado Espada del Atomo, ya que el Atomo Añil va vestido casi igual que entonces, pero la idea era tener un par de series de cada década, y de los 80 ya habia), ya que solo juega un papel pequeño en la historia.

A: De todas formas, Johns sigue haciendo un poco confuso todo el tema de la Tribu, y el dibujo en ese sentido no ayuda mucho porque en ocasiones hace difícil entender no tanto lo que hacen los personajes, sino el funcionamiento de los anillos.

P: Se entiende mucho mejor que en la otra historia, pero claro, en parte es porque lo de imitar otras luces se explicó en la miniserie principal. De todas maneras, si que ahondan un poco más en como funcionan. El conflicto principal, de todas maneras, es hacer que Ray deje atrás de una vez por todas el fantasma de Jean Loring. En típico estilo de la DC de Didio, es un personaje inocente, la ex de Ray, a la que convirtieron en villana loca sin otra motivacion que estar loca porque no sabian que hacer con ella, y que siguieron sacando una y otra vez sin saber que hacer con ella. Tan mala era su última aparición que moría, y no se molestaban en mencionarlo. Supongo que Johns ha decidido que el personaje está demasiado roto como para que incluso él lo arregle, y decide cerrarlo, ya que es demasiado estúpido para sacarlo de nuevo en esas condiciones, y sería un lastre si se ignora. La ejecución es la fórmula de siempre, aunque ligeramente mejor hecha. El resto del número es la parte importante para el crossover, y se lee como tal: Es frenética, da una buena impresión de estar en medio de una guerra desesperada, y la parte que avanza la historia es un buen final, que sabes que va a dar una de esas grandes escenas en el próximo capítulo. Así que más o menos logra cierto equilibrio entre contar una historia con algo de conclusión, y que sea un capítulo en una historia más grande.

A: Realmente me sorprende que pasen cosas tan importantes en un número que no pertenece a la miniserie principal pero si, el aporte está muy bien estructurado, crea un ambiente de batalla muy conseguido y tiene sentido que esté sucediendo en un aparte, separado del resto. 

P: El dibujo se suponía que era de Ryan Sook, pero como no ha terminado un comic a tiempo en años, lo sustituye a mitad el suplente eterno, Fernando Pasarín. El paso de muy bueno a simplemente bueno no se nota mucho.

En conjunto, no es un tomo imprescindible para seguir el crossover, pero si que aporta lo suficiente, en contenido y calidad, (aunque estaría mejor sin Tomasi) como para que interese a los fans de Noche Mas Oscura y/o Linterna Verde. Es una muestra de como hacer bien este tipo de cosas, y que aún saben hacer cosas decentes en DC. Recomendado (8)

Seis Secretos: Noche Mas Oscura

 

P: Este tomo tiene más proporcion de crossover que otros (3 de 5 numeros), y es uno de los mejores crossovers, porque el aspecto de crossover es secundario. Lo principal, aparte de avanzar las tramas de la serie, es ser un mini-revival de la añorada Escuadrón Suicida. Que, lo digo y lo repetiré hasta que se solucione, es absolutamente trágico que no se haya reeditado (de hecho, editdo los 50 números que hay inéditos en España), cuando se han reeditado cosas mucho, mucho peores, de esa misma época, de antes y de después. En serio, que venga alguien y se atreva a decirte a la cara, en serio, que cosas como All-Star Squadron o Outsiders merecen publicarse más, o que vayan a vender más, porque no se lo cree nadie. Es una de las mejores series que han hecho en la historia de DC (para más explicación, hay un artículo en otra parte del Cuarto Muro), y aunque no tiene muchos personajes conocidos, toda la conexión con otras historias hace que sea más comercialmente viable que otras cosas que han sacado. En DC ya han corregido el error y están empezando a reeditarla. Ojalá pase lo mismo aquí, pero me temo que dado el panorama, hayan desaprovechado la oportunidad de publicarla, publicando un montón de bazofia cuando aún se arriesgaban a sacar cosas que no iban a vender mucho o nada. Desde aquí, maldigo a Planeta.

A: Tenía dos cosas cuya coincidencia en un comic es rara y muy celebrable: una premisa con potencial y talento para explotar ese potencial. Fue capaz de ir renovándose lo suficiente para no agotarse. Y tampoco descuidó sus aspectos esenciales. Todo el mundo podía morir en cualquier momento, nunca se olvidó la esencia de la serie ni se traicionó pero eso tampoco motivó un estancamiento. Con suerte, si Seis Secretos llega lejos, podremos ver otro ejemplo.

P: La primera historia es una pequeña muestra de todo eso. Es un número entero dedicado a Deadshot, escrito por John Ostrander. Deadshot, que no era nadie, fue convertido por Ostrander en un favorito de los fans, y obtuvo suficiente fama para haber tenido dos miniseries y haber salido en varias series de TV. Este número precisamente se basa en las ideas que presentó Ostrander sobre el personaje en su excelente primera miniserie, inédita en este miserable pais. Es poco más que una charla con el Padre Craemer (otro gran personaje de aquella serie, aunque ese al menos se ha visto aqui en Espectro), pero no sólo cuenta todo lo que se debe saber sobre Deadshot, se explica porque últimamente se ha vuelto aún más nihilista, se ve como le ha afectado la desaparicion de Batman (que curiosamente no se trató cuando vimos afectaba a Bane y Catman) y en general se cuenta una historia dura, pero con una compejidad de personajes y emociones muy alta, que muy rara vez se ve en comics de superhéroes, sin dejar de haber momentos bestias graciosos para que no sea todo serio.

A: Esto es una cosa que Ostrander solía hacer en Escuadrón Suicida, centrar un número en un personaje y conseguir, de forma muy efectiva, meterte en su mente y ver los acontecimientos generales desde su perspectiva concreta. Aquí además está narrado de una forma muy vistosa, con viñetas en rojo mostrando las orgías de violencia que Deadshot se monta en su mente. Y la conversación con el padre Craemer es un gran ejercicio de diálogo, no es la clásica exposición de caracterización con tropezones. Deadshot es un cínico y sólo le dice a Craemer la mitad de lo que piensa. Y a su vez el cura es muy listo y sabe entrever lo que hay detrás y cómo se relaciona eso con vivencias que han ocurrido recientemente (la ausencia de Batman).

P: De nuevo, es una pena que no se haya publicado la mini de Deadshot aquí, no porque no se entienda esto sin ella, al contrario, sino porque te chafa las revelaciones brutales de ella. Igualmente, no necesitas haber leido nada del Escuadron para entender el crossover, pero te chafa muchas de las muertes a lo largo de la serie. El crossover está escrito por Ostrander y Simone, un duo imparable, abarca dos numeros de 6S y el especial del Escuadron Suicida que he mencionado antes, y realmente los muertos que se alzan son secundarios en una historia donde lo principal es el inevitable enfrentamiento entre ambos grupos (Inevitable porque Simone ha dicho varias veces que se inspiró mucho en el Escuadron para hacer esta serie)

A: No necesitaba haberlo dicho la verdad. Villanos a medio reformar con Deadshot de por medio en misiones de moralidad cuestionable. En cuanto al número resucitado de Escuadrón Suicida es gracioso, porque no funciona casi nada como especial sino más bien como un capítulo más de la historia, es como si hubiese habido un Seis Secretos 17 y medio. La presencia del resucitado Escuadrón está igualmente diseminada por todos los números. Y también las de los zombis, que tienen un papel muchísimo más secundario que en el resto de cruces. Salvo el encuentro entre Violinista y Virtuosa que era demasiado obvio para dejarlo pasar, apenas hay momentos donde los personajes muertos interactúen con los vivos. Es un potencial desaprovechado, pero supongo que con una historia tan cargadita de contenido, era lo menos prioritario si se quería evitar además ser redundante con lo hecho en otras series.

P: El Escuadrón Homicida (¡je!) tiene un par de momentos graciosos, pero están como enemigos imparables cualquiera, no se aprovechan ni explican la mayoría de sus identidades, excepto un par de muertes recientes. La idea de los miembros muertos del Escuadrón volviendo como zombies ya se hizo mejor en la serie original. Por otro lado, casi mejor. Así se ahorran repetir otra vez más toda la fórmula del crossover. (Tiene una resolución rebuscada como otros, pero ya está) Y dado lo cínicos que son en esta serie, los jueguecitos psicológicos no iban a tener efecto con nadie. Puede que todos odien a Waller, pero a ella le da igual. Lo único que se pierde es algo del potencial en los combates, pero ya está. Por cierto, ¿no es terriblemente apropiado que estemos comentando historias de no-muertos en Halloween?

A: Bah, últimamente hay comics de zombis todos los meses del año. Con respecto a Waller a lo mejor me he perdido parte de su evolución reciente pero me da la impresión de que ya la han pasado totalmente de rosca. Antes era una tipa dispuesta a conseguir ciertos objetivos por los medios que fueran pero con algunos valores, ahora es una persona totalmente carente de principios ni de nada. 

P: Si, en sus últimas apariciones se ha vuelto completamente de las que hacen que sus fines justifiquen cualquier medio. En la historia que he mencionado antes, lamentaba tener que enviar a morir a tanta gente, la de ahora probablemente ni piense eso. Eso es culpa de otros guionistas que la han llevado por ese camino, y Ostrander y Simone están siguiendo esa caracterización. Al menos aquí suena igual que originalmente, y es igual de impresionante. Estamos hablando de un nivel de recursos y planificación como el de Batman. Viniendo de un personaje visualmente único en los comics, y creado en los 80, para que veas el mérito que tiene. Hablando de descarrilamientos, por fin se menciona en esta serie algo de Carrera a la Salvación, donde el Escuadron enviaba a villanos a un gulag espacial. Es comprensible que Simone ignorara completamente esa serie, ya que se cargaba la relación entre los Seis Secretos, pero está bien que mencionen al menos que Waller no ha pagado por aquello. 

A: Hay muchas cosas. Los 6 Secretos (con una nueva recluta recién incorporada), el Escuadrón, las maquinaciones de Waller, y sin embargo es increíble lo bien hiladas que están, calculando muy bien el ritmo de los cambios de escena y manteniendo el nivel de interés en todos ellos. Casi todos generan algo importante para la resolución de la historia y todos dan momentos memorables a sus protagonistas. A mí me ha encantado la lucha a muerte entre Catman y Tigre de Bronce, quizá es lo que menos aporta finalmente a la historia, pero define a lo bruto (nunca mejor dicho) a los personajes.

P: Es genial lo bien equilibrados que están ambos equipos. Nadie en ninguno de los dos se lo pone fáciles a los otros. Todos son la leche, todos demuestran que son una burrada de personajes en habilidades, personalidad o ambos, y aunque uno gane un combate, el otro no desmerece. Y si, la pelea Catman vs Tigre es 50% brutalidad, 50% desmadre, 100% disfrute. Incluso se avanzan cosas de la serie. Continua la retorcida relación entre Bane y Scandal con la peor interrogación por parte del padre de una chica antes de una cita que hayas podido ver. Se revela la identidad del nuevo Sinsonte, que es un giro muy bueno y que promete de cara al futuro. Y por lo visto, la Casa de los Secretos que usan de base es la los comics de los 60 y Vertigo (aunque esa parte probablemente no la pillará nadie, porque aparece sin venir a cuento un personaje de la Casa de los Secretos original, sin explicación, que queda muy raro) En fin, que aunque no recupere algunas cosas de la serie original (todas las complejas tramas políticas, o el realismo sucio, por ejemplo), de manera más superheroica, es un buen revival del Escuadrón Suicida, con todo el ingenio, las burradas, el humor negro y los personajes chulos de la original.

Casi todo esto está dibujado por el nuevo dibujante regular de la serie, Jim Calafiore, y parece que aquí ha encontrado donde encajar. Aunque a veces aún falla en algunas cosas, su estilo angular y oscuro le pega a la serie. Nicola Scott hace su excelente trabajo habitual en su despdida, antes de irse a Wonder Woman.

A: Me gusta mucho Calafiore, no sólo es que pegue con la serie sino que tiene bastantes virtudes propias. Eso sí, sus zombis son especialmente repulsivos.

P: Como deben ser. En la mayoría de series, los Linternas Negras no parecen muertos, parecen personas con maquillaje cutre. Hablando de gente con maquillaje cutre, el único número del tomo que no tiene nada que ver con esto es la presentación del nuevo miembro del grupo, que es una creación de Simone que se ha visto aquí, aunque no mucho (casi todas sus apariciones fueron en Aves de Presa, que por supuesto, están inéditas aquí, porque Planeta nunca publica las mejores series de cada época. La Jasmine de la otra historia también salía en Aves de Presa, por cierto) Esta historia es de las más flojas de la serie, ya que el argumento no tiene tanta gracia, ni tanto tema profundo como números anteriores. Aún así, Simone hace un buen trabajo presentando al personaje para el que no la conozca, y porque es simultaneamente buena y mala elección para el grupo. La misión inicial, uno de esos ejemplos necesarios de pequeñas misiones donde por una vez cobran, es también brutal, pero de manera que dice algo, aunque se haya hecho antes, no es ser visceral porque si. (lo contrario del resto de DC, donde las visceras se ven mucho más, pero no significan nada, ni sirven para nada)

A: Sirve para darse una idea de cómo es el día día de los Seis Secretos. Y yo creo que en ese sentido va también la nueva recluta. Todos en el grupo son perros viejos que ya no se sorprenden por nada. Tener a una jovencita inexperta aunque especialmente espabilada y casi tan cínica y manipuladora como sus compañeros crea una nueva perspectiva que le da más dimensión a los actos del grupo. Y si va hacia adelante una relación que insinúan con Muñeco de Trapo, promete mucho.

P: Promete pesadillas, pero de las buenas. El dibujo de ese número es de un tal Silva, y es un poco malo. Ni siquiera logra mantener las proporciones y la perspectiva consistentes. Se nota como perjudica un mal dibujante. No es el mejor tomo de la serie, porque no ahonda mucho en las relaciones disfuncionales de los personajes ni los temas más complejos de los tomos anteriores, pero en lo que son las burradas imaginativas, la acción que te atrapa y el humor negro muy bueno, sigue teniendo pocos iguales. Muy Recomendado (9)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Chew: Gusto Internacional: Más o menos igual que el primer tomo, una comedia detectivesca con toques de fantasía divertida e imaginativa. Recomendado (8)

Cosa del Pantano de Mark Millar Nº1: La primera mitad es un batiburrillo de Vertigo genérico y usar mal las ideas de Moore. La otra son historias bastante imaginativas, a medio camino entre Morrison y el Millar actual. Neutral (6)

Green Lantern Corps: Noche Más Oscura: La cara B del crossover, intentando hacer el mismo tipo de historia, pero quedandose corta. Recomendado (7)

Heroe al Cuadrado Nº4: Buena conclusión para esta comedia romántica superheroica. Recomendado (8)

Wildcats: World’s End Nº3: Buena conclusión de la etapa, con buenas reflexiones sobre la naturaleza del poder y algo para cada protagonista. Recomendado (8)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, no descansamos (aunque quizá salga un poco más tarde que de costumbre), porque tocan las novedades de Panini. Tendremos Asedio en Thor, Utopia en Factor-X, Vengadores en Lobezno y varios autores en Spiderman. Nos vemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: