Criticas Reconstructivas: Semana del 21 al 27 de Febrero

3 marzo, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana es la última de febrero, y toca todo lo que no es Panini/Marvel. Pero como Norma bate algún tipo de record y no saca nada que sea ni minimamente reseñable, es, básicamente, todo de Planeta/DC. Incluyendo más de dos series mensuales, cosa increible. Y un comic que ni es Batman, crossover o Vertigo. El no va más.

 

Una noticia triste de la que hay que hablar, es que esta semana murió Dwayne McDuffie, mucho más joven de lo que tocaba. Quizá le conocierais por su primer trabajo que fue ser creador y guionista de las cuatro miniseries de Control de Daños, que no sólo eran bastante divertidas, eran un concepto único y original que aún es utilizado de vez en cuando por otros guionistas. O quizá le recordeis porque fue el creador y guionista de la versión de los 90 de Deathlok, que es la mejor versión que se ha hecho del personaje. Más recientemente, puede que le vierais en etapas de 4 Fantásticos y Liga de la Justicia de America, que si bien no llegaron a ser tan buenas como podían ser porque tenían que seguir demasiadas directrices editoriales, si que se notaba un gran esfuerzo a la hora de arreglar destrozos con los personajes que había heredado, y hacerlo mucho mejor que sus predecesores. Menos conocida aquí fueron sus obras que más importancia tuvieron, que fueron las de la línea de comics Milestone, ya que creó las cuatro series principales de la línea: Icon, Static, Hardware y Blood Syndicate, que duraron 4 años con muy buenas críticas, y una de ellas logró hasta adaptarse a televisión. Y últimamente, a lo mejor le habeis visto en televisión, habiendo sido el guionista principal de las últimas temporadas de Liga de la Justicia (de las adaptaciones de DC que mejor aceptación han tenido), de las dos últimas series de Ben 10 (bastante mejores de lo que podías esperar de una serie para niños) y de las adaptaciones a película de animación de JLA Tierra 2 y de All-Star Superman. Como guionista, siempre demostró una inteligencia y cultura bastante superior a la media de los guionistas americanos. Es decir, ¿de cuantos podías esperar una serie divertida basada en como funcionan trabajadores de la construcción (Control de Daños) o una serie cuyo protagonista no sólo tenía ideas políticas definidas, eran ideas contrarias a la del autor y aún así estaba tratado con respeto e inteligencia (Icon)? Era un innovador y alguien que hacía las cosas porque creia que tenía que hacerlas no porque era lo que convenían: Al fin y al cabo, fue el responsable de crear y mantener Milestone, una línea de comics dedicada a dar más diversidad racial y socioeconómica de superhéroes, y no sólo lo logró, lo hizo de manera que no dejaba fuera a nadie, que trataba temas de manera mucho más compleja que casi ningún comic de la época, y que empezó las carreras de muchos autores famosos como JH Williams III, Chris Batista, Jamal Igle, John Paul Leon, Tommy Lee Edwards, ChrisCross o Chris Sotomayor. Fue el segundo guionista afroamericano que logró escribir comics para una editorial grande, y siempre estuvo luchando contra el racismo institucionalizado en la industria, aunque eso le metiera en problemas. De hecho, siempre estaba luchando por lo que creia y metiendose en problemas por luchar por alguna causa u otra, recordemos que hablar sin tapujos sobre el proceso editorial es lo que hizo que le echaran de JLA. Pero es que McDuffie siempre trató con respeto a los fans, tratando de acercarse a ellos, estableciendo el mayor contacto a través de su página donde hablaba de cualquier tema con ellos, y si había que admitir errores en sus comics o series de TV, o justificar lo que habían hecho, lo hacía. Y por lo visto, también era una persona encantadora, pero después de ver todo lo que hizo, no me extraña en absoluto, y me creo todas las cosas buenas que han dicho todos los que conocían de él, mucho más que de otros. El mundo del comic no sólo ha perdido a un buen guionista y editor, ha perdido a uno de los pocos que se parecía un poco a los superhéroes que escribía, y eso es una tragedia.

 

 

 

 

 

Bueno, empezamos ya, o no empezaremos nunca:

 

 

 

 

 

 

Batman Nº43

 

Peter: Aunque faltan comics de Morrison por publicar que van antes, y aunque el final de la historia ya lo chafaron el mes pasado, aquí comienza el Regreso de Bruce Wayne, que es la otra cara de la continuación de la historia de Batman de Morrison tras Batman RIP y Crisis Final. La historia continua del final de Crisis Final, y la idea es tener a Bruce Wayne amnésico atrapado en el pasado. Cada número le tiene en un tiempo, donde Bruce tiene que buscarse la vida mientras trata de volver al presente. Suena vagamente parecido a los Otrosmundos tipicos de distintas épocas, excepto que no es simplemente ver el Batman de las cavernas, el Batman pirata, etc. Es una historia continua que se va desarrollando, y va encajando con pistas que se han dado en el presente, y afortunadamente, Morrison tampoco abusa del recurso obvio de trasladar a todos los personajes típicos del universo de Batman a la época, ni de llenarlo todo de personajes ya conocidos.

 

Al: En este caso, supongo (porque hay que echarle imaginación) que la historia se mueve mucho más en un plano simbólico. El problema es que todo el comic está destinado a sostener ciertas metáforas pero empezamos la casa por el tejado y lo que apenas hay es historia en un primer nivel. Pasan un par de cosas poco vistosas, y podemos hablar de uno o dos detalles y de una o dos escenas impactantes.

 

P: Para empezar, este es el número más simple, que simplemente presenta la situación y la fórmula. Además, siendo de la prehistoria, tiene que adaptarse al tipo de aventuras protagonizadas por cavernícolas que, por definición, no pueden ser muy complejos. Así que acaba siendo una historia de acción bastante simple, pero que deja vislumbrar cosas más complejas de fondo. Uno podría decir que esto se aleja demasiado de lo que debería ser una historia de Batman. Y de ese error precisamente va esto: Va de quitarle a Batman todos los elementos superficiales, y recursos típicos, y ver si el concepto central, la leyenda, el mito, sigue siendo válido en cualquier contexto, por alejado que sea del normal. Que es algo que funciona a dos niveles claro: A nivel de la historia, con Bruce Wayne habiendo perdido su identidad, y viendo si puede recrear a Batman de la nada en un mundo completamente distinto, y como historia, viendo como Morrison recrea los elementos esenciales de Batman en un tipo de historia completamente distinta de la acción callejera.

 

A: En ese sentido funciona bastante bien. La historia, pese a ser de cavernícolas, tiene el toque batmaniano suficiente como para pasar claramente por historia del personaje. Por otro lado, aunque apenas pasa nada, tampoco se hacen largas las cuarenta y pico páginas. Para el contenido sobraban la mitad pero Morrison narra genial y consigue darle ritmo a toda la extensión.

 

P: No son cuarentaypico, son 38, que Planeta cobra como si fueran las 44 habituales. Los proximos numeros seran de 30, por cierto, veremos como hace Planeta para cobrar de más.

Hay muchos pequeños detalles bonitos, montandose un lenguaje y una cultura para los cavernícolas que encuentran a Batman, metiendo detalles y símbolos sutiles batmanianos en los sitios más sencillos e insospechados, y diciendo más de lo que parece en diálogos lo más simples posible. También hay un buen enlace con la mitología DC y la propia de Morrison, pues el número no sólo continua del final de Crisis Final, también del principio, siendo una secuela de aquella brillante escena con Anthro, Vandal Savage, y el fuego como primera arma superheroica.

 

A: Hay detalles, hay guiños, pero sigue siendo más un ejercicio de ingenio que una historia de verdad. Al menos sienta unos cimientos para una miniserie que promete ser interesante. Lo será si sabe llegar más allá del juego de las referencias al que juega este episodio.

 

P: Hay muchos elementos que no sabe bien a que viene en el diálogo que tienen toda la pinta de ser pistas de cosa futura. Y los dos epílogos dicen claramente que vienen cosas más complejas: Uno ya nos muestra que en el siguiente número las cosas son más complicadas, y el otro, que le da mucha tensión a la historia, es un gran gancho, que además enlaza con las otras series de DC.

 

A: Es un gran epílogo, aunque requiere que los personajes hablen de forma deliberadamente críptica. Pese a ello, es una escena super potente, sobre todo por el contexto en el que tiene lugar. En general, esto es la primera pieza del nuevo puzzle de Morrison. No descarto que, una vez termine la historia, una relectura de este número lo haga aparecer como una genialidad.

 

P: Lo que está claro que es bueno es el dibujo de Chris Sprouse. Es la primera colaboración de Sprouse con Morrison, y ojalá no sea la última. Es claro, brillante, capta perfectamente lo que quiere decir Morrison, incluso con detalles más complicados, y no hace que montones de páginas de hombres en taparrabos queden aburridas. Y su Bruce Wayne es imponente.

 

A: Y su Vandal Savage. Sprouse lo hace genial y es el responsable de las contadas escenas potentes que ofrece la historia. El peso de la narración recae sobre la habilidad de Sprouse y lo cumple con creces.

 

P: Un comienzo interesante, aunque peculiar. Si fuera otro guionista, quizá prometería menos, pero no sólo Morrison ha demostrado que sabe lo que hace, también ha evitado muchos de los tópicos que se podía esperar en la historia. Recomendado (8)

 

 

 

Dia Mas Brillante Nº2

P: Que realmente es el nº1 de la serie (o los nº1-2, para ser exactos), y donde empezamos a ver de que va la serie realmente. Y está claro de que va: De contarnos las aventuras de la mitad de los resucitados al final de la Noche Más Oscura, aunque con dos variantes muy distintas. Por un lado, está la historia de Deadman y el anillo blanco, que aparte de explorar un poco sobre la vida de Boston Brand, va a ser el hilo unificador de todas las tramas del Dia Mas Brillante (de esta serie y las demás) y la que realmente tratará el tema de la Bateria Blanca, y el porqué han resucitado los 12. El resto, es una serie de la Liga de la Justicia de America, o al menos, de los miembros clásicos que no tienen serie propia, por separado, en historias distintas donde cada uno persigue sus cosas por separado, aunque tengan alguna situación común, como el ver que hacen con su vida tras resucitar, o arrastrar consencuencias de su tiempo como Linternas Negras. El resultado es algo similar a 52, sólo que si le quitabas todos los elementos que tenía innovadores la serie en formato, temporización, y conexión entre las tramas. Si descuentas lo de Deadman, te quedan 4 historias que avanzan un poquito cada quincena, que bien podrían haber sido 4 miniseries sueltas.

 

A: Me gusta más el formato entrelazado que el de las 4 miniseries. Y sin embargo tengo una pega que ponerle a cómo está empezando Día más Brillante. Una cosa es que las diferentes tramas vayan avanzando muy poquito a poco. Otra, es que el comic sólo ofreza esa colección de pequeños avances y no aproveche nada la oportunidad para (salvo quizá con Deadman) explorar un poco a los personajes que utilizan. De momento tenemos misterios sobre el matrimonio Hawkman-Hawkwoman, Firestorm, Detective Marciano o Aquaman pero apenas se está diciendo nada más sobre ellos que el planteamiento de esta serie de situaciones.

 

P: Creo que los guionistas están asumiendo que los personajes son de sobra conocidos, y que no necesitan presentarlos, o explicar porque son interesantes. Lo cual es una cagada enorme, siendo personajes como Aquaman o Hawkwoman, que no son precisamente favoritos. O quizá es que asumen que ya los presentaron bastante en la Noche Más Oscura. Pero si, es un problema serio el que puede tener el planteamiento de la serie, que se entrevee por eso: En vez de desarrollar una historia en condiciones a partir de los personajes, se les ha ocurrido una gran idea para cada personaje, la han dividido en x puntos argumentales, y cada número en el que salgan avanzará uno de esos puntos y ya está. Es todo lo contrario de 52 (y siento las comparaciones, pero compartiendo formato y uno de los guionistas, son evidentes), donde cada escena de cada número era una historia autoconclusiva que no sólo avanzaba tramas, decía algo de los personajes, y se esforzaba por tener un estilo distinto a las que les rodeaba. Siguiendo con la comparación con 52, aquí es un poco más difícil separar quien escribe cada escena, aunque ya se puede empezar a vislumbrar quien escribe cada cosa, porque aunque Tomasi intenta imitar el estilo de Johns, se suele quedar bastante corto: Diálogos mucho menos trabajados, situaciones con más tópicos y personajes más planos. Y sobre todo, muchísima violencia mucho más gratuita. Es decir, en estas 48 páginas, hay dos escenas enteras de dos páginas que van, las dos, de presentarnos al villano de cada historia, y las dos, consisten únicamente en tenerles matando a los primeros inocentes que pasan por delante, de manera gráfica y sangrienta. Aparentemente, lo único que necesitamos saber de los villanos es que son muuuuy malos y violentos. Mira que malos y violentos que son, que matan gente. Fijate lo mucho que nos importan los personajes incidentales sin nombre, el drama que crean. Es simplemente patético, es la tendencia actual de DC a tonterías así, que ya ha degenerado a niveles que parecen autoparodia. Desde luego, la escena del malo de Aquaman es completamente ridícula, incluso tomada de por si. (Por lo visto ambas escenas son de Tomasi, y menos mal, porque sería para perderle todo respeto a Johns si no)

 

A: Pues la verdad, apenas soy capaz de distinguir qué escena podría ser de cuál, salvo las que tienen a Deadman y a Hal Jordan, que intuyo que son de Johns porque llevan el peso de la historia. Pero desde luego, hay demasiadas escenas poco brillantes como para pensar que Johns no es responsable de nada de ésto. En general, la historia está en horas bajas y no es sólo el efecto Tomasi.

 

P: La parte de Aquaman, descontando la violencia gratuita del villano, tiene pinta de ser de Johns, más que nada porque es el que se esforzó en rescatar al personaje en Noche Más Oscura. Son sobre todo secuencias de acción, pero están bien pensadas, enlazando con temas del mundo real relacionados con el mar para quitarle a Aquaman la fama de cutre, sin pasarse de profundizar demasiado en esos temas para que se queden como irresolubles. No queda mal, y al menos no tienen al Aquaman llorica del nº0, pero aún les queda si quieren hacerle alguien que pueda mover una serie sólo. Y lo único que tiene de trama hasta ahora es mitad intento de ser bestia a base de visceralismo gráfico, mitad resucitar algo que parecía superado, que sólo es medio intrigante.

 

A: Bueno, los piratas amenazando niñas inocentes que pasaban por allí no son un recurso especialmente elaborado y poco cutre. Si me hubieses dicho que esa escena es de Tomasi me lo hubiese creído perfectamente. Por el resto, Aquaman sigue sin parecer interesante y no lo confundamos conque el misterio que presenta la historia si que puede causar curiosidad. Creo que el misterio está bien planteado, no así el personaje que sigue sin tener un rasgo propio mínimamente cautivador y, una vez más, sigue dependiendo del carisma de su mujer Mera, que está siendo el personaje revelación del último año.

 

P: Hey, tenían piratas somalíes como villanos meses antes de que empezaran a salir en las noticias. Al menos tienen algo de vista puesta en las noticias reales, antes de que se vuelvan trilladas.

La historia del Detective Marciano es de Tomasi, seguro y confirmado, y aparte de la escena de ultraviolencia gratuita, va de exactamente lo mismo de lo que han ido todas y cada una de las historias en solitario del Detective Marciano, durante toda su historia. Esta es la quinta o la sexta vez, y ya es de chiste. Es la tercera vez que requiere reescribir su origen de nuevo, encima. Y todo para presentar un personaje que no tiene pinta de ser buena idea, si todo lo que tienen para mostrar de que va es la escena de presentación. El personaje de J’onn está bien escrito, para algo Tomasi fue editor de su última serie, pero un personaje tan flemático necesita gente interesante a su alrededor para que brillen, sino, quedan sosos. Aquí únicamente tiene un poco de melancolía barata, que más o menos funciona, pero por poco. Y la dirección para el personaje brilla por su ausencia. Está como siempre.

 

A: Es más, si esa escena de presentación del villano que dices tiene que ver con el retcon del origen (y no con alguna conexión con la del villano de Aquaman como me había parecido a mi), realmente tiene muy poco sentido que tenga que ocurrir necesariamente ahora y que no tuviese lugar antes de la muerte y resurrección de J’onn.

 

P: La historia de Hawkman y Hawkwoman sería lógico que fuese de Johns, que para algo escribió su serie anteriormente, aunque mi instinto me dice que suena a Tomasi. Puedo estar equivocandome como con la de Aquaman, pero no lo creo. En cualquier caso, parte de una buena premisa, tenerles afrontando directamente el problema de la maldición de las muertes y reencarnaciones, en vez de tenerles agonizando sin cesar al respecto. Y nos dice todo lo que necesitamos saber de ellos para empezar: Son durisimos, experimentadisimos y enamorados. Hasta ahí bien. El problema es que la ejecución de la historia a partir de ahí no tiene ninguna sorpresa, nada que resalte en nada. Villanos sin nombre ni entidad vapuleados sin imaginación durante páginas sin decirnos nada de los personajes, hasta que toca el siguiente punto “importante” de final de número. (De nuevo, mi teoría es que es Tomasi rellenando a su manera un argumento que le ha comentado Johns. Pura especulación, pero encaja con la manera de trabajar de ambos)

 

A: Un punto importante que realmente podría haber sido el comienzo de la escena de estos números y no el final. No es que se haya avanzado nada en especial para que lleguen a enfrentarse a su enemigo, simplemente se ha metido un poco de relleno por el medio. Es realmente un coñazo pero no puedo jurar que no me estoy dejando llevar por mis prejuicios hacia los personajes protagonistas.

 

P: Luego está Firestorm, que suena totalmente a Johns, ya que se esfuerza mucho en dar una moraleja temática apropiada para los personajes, más de lo que es necesario. Los problemas que da la fusión entre Ronnie y Jason no son sutiles, pero al menos da la impresión de estar contando una historia que va a alguna parte y va sobre algo, no como las otras. El problema es que la parte de los personajes era ya evidente en los episodios previos (y mira que acabamos de empezar), y la parte del misterio donde se meten es únicamente dar pistas de que va a pasar algo, y no hacer que pase nada realmente. Es demasiado poco, si no podían avanzar aún la trama, deberían haber puesto algo más a cambio.

 

A: Era el único comentario que iba a hacer. Los personajes en su sitio, tanto los integrantes del Firestorm como el profesor Stein, e incluso el Átomo. Pero el misterio es que no nada de sí, ni es nada intrigante ni misterioso. No hay la menor pista salvo esa atmósfera de que algo gordo puede estar pasando. En este sentido, la historia de Aquaman sí está mucho mejor planteada, con unas circunstancias realmente misteriosas y una pequeña idea de por dónde pueden venir los tiros, acertada o no. Alguna pista o elemento familiar que incite a empezar a comerse la cabeza. Con Firestorm no tenemos nada de ésto, sino un simple “espera un mes para ver lo que pase”.

 

P: Y luego está Deadman, que siendo la central, es de Johns por narices. La idea de ver a Deadman adaptandose a estar vivo, y no tener ni idea de como está muy bien, aunque en este número apenas se ve. En vez de eso, acaba reducido a algo muy similar a lo que era cuando estaba muerto, pero con más inacción aún, para que pueda hacer de narrador/unificador. Aún así, no está mal. Lo que pasa es que los sitios a los que viaja tampoco son demasiado interesantes. Uno es otro de los subargumentos, que supongo que es necesario argumentalmente para ver como interseccionan, pero no aporta mucho. Y otro es volver a contar una escena del Green Lantern de este mes, que da una buena sensación de abarcar el Universo DC, pero no necesitaba tanta repeticion. El cliffhanger, sin embargo, si que está chulo. Al menos uno de 5 tenía que estar bien.

 

A: Cliffhanger perfecto. Ya dije con el anterior número que la sola idea de tener un cambio de estatus con Deadman vivo justificaba la totalidad del crossover y que hasta podría haber sido la idea-chispa que iniciase todo. De momento no le tenemos haciendo muchas cosas, pero sigue siendo el que más promete y el único que está teniendo cierto desarrollo además de misterio.

 

P: En cuanto al dibujo, cada trama tiene un dibujante distinto, excepto uno que dibuja dos distintas. Y sorprendentemente para ser la DC actual, la mayoría son buenos.

 

A: Diria que el más flojo es el de la escena de Firestorm del segundo número. El resto no me han llamado la atención, y eso solo puede estar bien. Salvo Ivan Reis, claro, que siempre sorprende para bien.

 

P: El dibujante principal y que se dedica sólo a esto es Ivan Reis, que dibuja las historias estrella, las de Deadman y Aquaman. Y como siempre, es espectacular, y hace que realmente esto parezca un Dia Brillante. Pat Gleason, socio de Tomasi en GLC (y proximamente en Batman y Robin) dibuja al Detective Marciano, y es bastante impresionante también, muy expresivo y con mucha imaginación. Ardian Syaf, que es el nuevo dibujante de GLC, con acabados de Joe Prado, se encarga de los Halcones, y es como tener una versión ligeramente inferior de Reis. Ciertamente, mejores que la suma de sus partes, porque ninguno de los dos es particularmente bueno por separado. El que la caga es Matthew Clark, al que a lo mejor recordareis del volumen 2 de Alpha Flight de finales de los 90. Se encarga de Firestorm, y sus dibujos consisten en abusar de sombras para no tener que dibujar decorados, pegarle patadas a la anatomía, sólo hacer caras de agonía y llenarlo todo de rayas innecesarias. Esto ya es más DC de hoy.

 

A: Una buena idea. Un buen dibujo. Personajes buenos, malos y regulares. Algunos misterios. Un pobre desarrollo. Hay ingredientes suficientes para el triunfo y para el fracaso. O peor, para que la totalidad de la miniserie tenga el tono mediocre de este episodio.

 

P: Una decepcion tras Noche Mas Oscura, como todas estas series semanales/quincenales despues de 52. Un montón de elementos, algunos buenos, que no llegan a encajar en una buena historia. Si llegará a ser una buena historia, o al menos una parte, todo es posible, pero de momento es sólo para los que tengan mucho apego a DC y a Johns. Neutral (6)

 

 

 

Green Lantern Nº13

P: Primer número tras la Noche Más Oscura, que empieza la siguiente saga de la serie, Nuevos Guardianes (nada que ver con los personajes de Millenium que usaron el nombre antes), que ocupará los siguientes 10 números de la serie. Y la verdad, después de 5 años, Johns ya tiene una fórmula para este tipo de historias que le funciona bien: Se ven las consecuencias de la última gran saga, se presenta la siguiente gran amenaza, se resuelven un par de misterios mientras se presentan muchos más, y aparece el primer obstáculo nuevo mientras vemos que hacen los distintos protagonistas. Es decir, lo mismo de siempre, pero Johns ha creado un universo suficientemente rico, y parece tener suficientes ideas como para que no quede repetitivo, y tiene suficientes pelotas en el aire como para que resulte divertido. Una de las ideas centrales es seguir las aventuras de los miembros centrales de los 7 cuerpos de colores, que por unos motivos u otros siguen en la Tierra tras NMO. Así que, en cierto modo, durante este año, esta va a ser una serie de grupo, o mejor dicho, de “no-grupo”, basado en estos 7 personajes, y las circunstancias que hacen que sus vidas sigan cruzandose

 

A: Cosa que es especialmente genial cuando dos de ellos son Sinestro y Hal Jordan. Johns lleva magistralmente esa relación de entre odio, desprecio y respeto que existe entre los dos personajes. Atrocitius y Saint Walker apenas si tienen una idea tras ellos. Carol Ferris de momento tiene poco interés pero Johns se está esforzando en darle entidad. Y Larfleeze de momento es un recurso cómico pero un recurso cómico genial. La sola interacción entre todos ellos y el desarrollo de los que están a medias daría por si mismo para sostener la serie un año o más, pero además aquí hay historia y misterios. Unos relacionados precisamente con esa gran idea que han sido los siete cuerpos.

 

P: Con la excepción de los dos humanos (y al menos la relación entre Hal y Carol no se pone muy culebrónica), va sobre todo de ver como reaccionan ante la Tierra, y cual es su siguiente paso. Atrocitus y Larfleeze reaccionan como se podía esperar, y es tremendamente divertido. Sinestro continua siendo tremendo con su mezcla de cara seria y cinismo divertido. Lo de Saint Walker si me pareció una bonita sorpresa. Aporta poco a la historia porque está haciendo algo muy valioso, y algo además de lo que nadie se acuerda tras los crossovers, y seguro que a nadie se le habría ocurrido como consecuencia de la Noche Más Oscura, pero que es perfectamente apropiado para él. No todo va a ser acción o choques culturales. También se enlaza bien con el resto del Universo DC, viendoe consecuencias en otros personajes y dando pie a historia en otro par de series. Lo que si estaría bien es que hubieran explicado un poco mejor lo que ha pasado con los Cuerpos tras la NMO. ¿Como sobreviven las Zafiros Estelares sin la Batería Central? ¿Que les pasará a los Linternas Azules ahora que sus Guardianes se han ido? ¿Sigue el Cuerpo de Sinestro en Korugar? Da un poco la impresión de que Johns se haya cansado de ellos a medias para pasar al siguiente juguete.

La otra mitad es dar pistas del futuro, y con Johns, a diferencia de muchos otros, si te puedes fiar de que la mayoría vayan a llegar a buen puerto. Además, se nota que Johns ahora es el que coordina y da ideas para la mayoría de series: Igual que el Dia Mas Brillante marca direcciones para media docena de series, aquí hay una escena intrigante (que ya se presagiaba en el poster del mes pasado) que marca la dirección de las tres series de Linterna Verde para el próximo año. También está la presentación del nuevo Gran Malo de la serie, en una escena que aunque en el fondo son casi todo frases crípticas (y hay dos candidatos probables a ser el malo, que han sido mencionados en estas series recientemente, aunque uno de los cripticismos parece apuntar a otro lado), le da una buena sensación de misterio y asombro.

 

A: Mira que son fáciles de odiar las escenas crípticas de villanos pero en este caso Johns la lleva genial, crea un verdadero misterio, sobre todo porque el objetivo que persigue es realmente ambicioso y da miedo que acabe en manos de algún malo, sea el que sea.

 

P: Y la otra idea, como se vio en el número anterior, es tratar lo que quedaba por ver del espectro emocional, las entidades de colores. Que va a dar para una busqueda del mcguffin más que interesante (entre otras cosas porque estos mcguffins tienen vida propia) y para seguir tratando el tema de las emociones, pero desde otro enfoque, y dando más ideas.

 

A: Al contrario que en DMB, aqui Johns si que sabe estructurar la historia y dosificar el misterio. Se generan muchos enigmas pero hay una historia por debajo, hay un desarrollo de personajes y hay creatividad para crear escenas, diálogos y situaciones de calidad, impactantes, divertidas y originales. Bueno, y los misterios avanzan mucho más rápidamente que en DMB. O quizá no, tal vez los enigmas están mucho más lejos de resolverse, pero el ritmo al que se les dan vueltas o se les añaden nuevos ingredientes es mucho mayor.

 

P: Otra cosa espectacular es el dibujo de Mahnke, que se vuelve incluso mejor. Los decorados de la escena de presentación del malo son una pasada, y algunos de los constructos de los anillos tienen un detalle impresionante, aunque sea en otro estilo que el de Reis. También hay elementos muy brutos de ciencia-ficción y acción. Y puede ser sucio sin dejar de ser colorido.

 

A: Es algo más oscuro que Reis. Un poco menos brillante y bonito. Pero controla a la perfección a todos los personajes y las claves necesarias para presentarlos, hacer sus escenas efectivas y darles su toque adecuado.

 

P: Linterna Verde continua siendo una de las series estrellas de DC y demostrando lo que vale Johns, sin gastarse con los años. Y que dure. Muy Recomendado (9)

 

 

 

SJA Nº2

 

P: Esto es una miniserie aparte de la serie regular, JSA vs Kobra, y es la última vez que podreis ver a la SJA en su alineación entera (de hecho, algo anticuada, tiene gente que ya no está como Amazing Man, Hawkman o el pobre Damage) y escrita en condiciones, porque a partir de aquí, empiezan a cargarselo todo. Está escrita por Eric Trautmann, que hizo un gran trabajo coescribiendo los últimos números de Jaquemate, pero que no ha tenido mucho éxito con la editorial después, y es una pena. Esto es, en cierto modo, una continuación de Jaquemate, pues no sólo continua el duelo entre la agencia y Kobra (con la SJA por medio porque Mr Terrific pertenece a ambos) sino que también resuelve el cabo suelto relacionado con Jaquemate que quedó en el especial de Crisis Final: Resistid que también hizo Trautmann junto con Rucka. La idea aquí es, siguiendo con lo que hicieron en Jaquemate, renovar a Kobra, haciendo que deje de ser una organización terrorista genérica de carne de cañón tipo Hydra, y pasen a ser terroristas que sean realmente peligrosos. Más concretamente, va de darles un lider en condiciones, que no han tenido desde que el Kobra original murió en SJA hace unos años. Para ello, en un especial prólogo que no han publicado aquí, se convertía en el nuevo Kobra al hermano gemelo bueno muerto del Kobra original, lo que parecía algo rebuscado, retorcido y que no pegaba. Pero no tienes que saber nada de eso aquí.

 

A: Aquí yo veo dos problemas fundamentales. El primero es que todo bascula sobre un enfrentamiento y duelo personal entre Mr. Terrific y Kobra que no está basado en nada en concreto. Tú me dirás si en Jaquemate los habían convertido en némesis pero desde luego, si lo hicieron, aquí no se ha sabido transmitir y el duelo entre Terrific y Kobra resulta tan efectivo como si fuese entre Kobra y Sandman. No se justifica y no transmite nada. No es el encuentro de dos opuestos ni éstas cosas que tan bien resultan. Lo único que podría resultar sería un duelo de genios. Pero otra cosa que no funciona en esta historia es la idea de que Kobra está siguiendo un plan genial. ¿En serio? Las supuestas “trampas” que les hace Kobra se van explicando de forma lineal y simplona. No hay ningún momento de “Dios, qué listo es Kobra, cómo nos ha engañado”. Hay una serie de trucos que Terrific va cazando en tiempo real y la percepcion de Kobra como inteligente se basa en que el resto de personajes no crean a Terrific y actúen como imbéciles.

 

P: La rivalidad entre ellos es nueva, aunque sus organizaciones sean viejas rivales. La idea, como apuntas, es tener un duelo de supergenios, uno heroico y el otro malvado, cada uno con una vasta organización a su disposición, y ver como juegan el uno contra el otro, y contrastar sus maneras de actuar. Es un buen punto de partida. El problema es la manera en que se desarrolla el duelo. Kobra va ganando la mayor parte de los combates, porque el guionista está de su parte, básicamente. Puede sacarse los recursos que haga falta de la manga, por rebuscados que parezcan, y por eso cuesta detenerle. Se parece en eso a las peores temporadas de 24. Pero aún así, ver como Terrific trata de contrarrestar las tácticas de Kobra resulta interesante, sobre todo ver como trata de anular la ventaja que tienen los malos al ser más despiadados.

 

A: Por poner un ejemplo gráfico, al principio de la historia Kobra roba un teletransportador, lo que le va sirviendo para escapar de todas las peleas posteriores y alargar el duelo. Un duelo que, insisto, no impacta nada. Terrific le pilla el juego enseguida, más que nada porque la táctica de distracción de “aparentar buscar exactamente lo contrario de lo que se busca” no es especialmente inteligente porque, precisamente, en cuanto sepan que le estás engañando, van a ir a por la opción clara, que es la exactamente opuesta. Como ocurre en éste caso. Y Kobra sigue, por lo tanto, sin parecer ningún genio. Es cruel y despiadado pero vamos, lo normal.

 

P: Está la idea de como trata de escapar de la sombra de su hermano y hacer las cosas mejor, el problema es que cuando escribían bien al Kobra original, era prácticamente indistinguible de este. Pero bueno, algunos de los elementos que usa si están bien presagiados de antemano, dando pistas de lo que va a hacer sin que quede obvio. No todos, pero algunos. Otro problema es que para que Kobra parezcan terroristas de verdad, tienen que causar un número exagerado de bajas civiles. Al menos se trata con seriedad como si fueran atentados reales, y no se recrean en ellos como el gorno de otros comics DC. Pero aún así, parece excesivo en número, y sobre todo, hace parecer demasiado incompetentes a los héroes.

 

A: Pse, se trata con tanta seriedad que hay una viñeta barata de una de las heroínas inclinando la cabeza y sollozando “…toda esa gente…” que es, literalmente, la escena prohibida para contextos de este tipo si quieres parecer serio. Luego hay otro problema, y es que las relaciones entre los héroes tampoco están muy bien cimentadas. Primero, Power Girl está caracterizada como una dama de hierro super seria y responsable. Supongo que porque cualquier atisbo de no idoneidad como líder en un personaje de esas características físicas sería inmediatamente calificado como machista. Pero bueno, nos tragamos a la Power Girl directora general. ¿Y su relación con Terrific? Por más viñetas en claroscuro que nos enchufes demostrando cómo se está enfriando su relación (y expresando directamente “se está enfriando nuestra relación”, no se logra transmitir de ningún modo cómo surge eso. En todo caso el por qué, pero es totalmente forzado porque discrepancias a la hora de organizar una operación matemáticamente no puede ser la primera vez que surjan.

 

P: La idea es que Terrific es el líder de Jaquemate, y Power Girl es la lider de SJA, y eso les da un conflicto de intereses: Ella quiere que actuen como superhéroes, él quiere que actuen como espias, ella se cabrea y cree que está tratando de usurpar su papel porque fue lider antes que ella. Es un conflicto bastante lógico. Eso desemboca, sin embargo, en que Terrific tiene razón siempre y Power Girl no, pero claro, él es uno de los hombres más listos del planeta y ella es una cabezona, así que tiene cierto sentido. Y al menos eso se resuelve a mitad de la miniserie.

 

A: No, si el conflicto es bastante lógico, pero no se desarrolla de una forma nada sutil. Te lo sueltan y, de repente, ya están suspicaces el uno con el otro. Cuando, siendo el conflicto tan obvio, ellos mismos deberían detectarlo, sobreponerse a ello y afrontarlo de otra manera.

 

P: La otra cosa es que realmente, los únicos personajes de la miniserie son Kobra, Mr. Terrific y Power Girl. El resto son herramientas. Eso limita un poco la perspectiva de la historia, sobre todo si al final no profundizan tanto en ninguno de los tres. Por otro lado, aunque estén únicamente de soldados, Trautmann si que hace muy bien una cosa con la Sociedad de la Justicia, que es utilizarlos a todos, y utilizarlos apropiadamente. Cada uno de los 20 miembros aporta algo a la acción y tiene su momento para brillar, que es más de lo que hacen en la serie regular. Realmente parecen una sociedad de guerreros.

 

A: Sí, eso está bien. Pero tampoco todos ¿no? Recuerdo alguna escena de Sandman, de Jakeem, de Flash, de Centinela, de Damage, de Wildcat, de Stargirl… es que realmente tiene muchísimos. No es que no mole tener tantos personajes, pero a veces puede que estorben. De hecho, por ejemplo, Jakeem Thunder, demasiado poderoso para algunas escenas, no aparece hasta que es estrictamente necesario.

 

P: Considerando que Jakeem ha estado ausente de más de la mitad de historias de SJA desde que entró, precisamente porque es un Deus Ex Machina viviente, tampoco es para quejarse. (De hecho, esta es su última aparición, tras esto desaparece sin explicación) Ah, otra cosa buena es el uso de superciencia, y sobre todo, de elementos típicos de DC, usados como recursos cotidianos, tanto por terroristas como por los buenos, que era uno de los puntos fuertes de Jaquemate. Y al final, otra cosa mala, y es que la historia realmente no termina, no llega a una conclusión. No hay un enfrentamiento final, simplemente, se corta tras impedir el último plan dentro de un plan de Kobra. Lo cual no estaría mal si fuese el primer acto de una serie, o un grupo de miniseries, pero como historia suelta, queda inconcluso y anticlimático.

El dibujo es de Don Kramer, que ya dibujó la serie regular durante un par de años. Lo hacía muy bien entonces y lo hace igual ahora, dandole mucha fuerza a la acción y a los personajes, pero sabiendolos hacer coloridos y con sustancia. A ver si no desaparece otra vez, porque DC necesita más dibujantes como él.

 

A: Concuerdo. Hace a Kobra muy amenazador, sobre todo desenmascarado. Y hace muy grandiosos a los héroes. Tanto a Terrific como a los figurantes que les rodean.

 

P: Al final, es una miniserie que intenta algo interesante, pero se queda a medias. Aún así, es recomendable para fans de Jaquemate y de SJA, porque entre otras cosas, es la última historia de ambos grupos tal y como los conocemos, Recomendado (7)

 

 

 

Marvel Zombies 5

 

P: Esta es la quinta y última entrega de la serie de Marvel Zombies, o al menos de la serie numerada, ya que ha habido otras miniseries y especiales de la franquicia aparte. Las dos primeras minis fueron comedias negras de Robert Kirkman, a base de repetir continuamente los mismos chistes de tener a superhéroes Marvel transformados en zombie comiendose su universo. Las siguientes han sido historias de acción con toques de comedia (la 3) y horror (la 4) de Fred Van Lente, con superhéroes de segunda enfrentandose a los zombies, que esta vez están invadiendo el Universo Marvel normal. Esta sigue en el tono de las dos anteriores, recogiendo cabos sueltos de ambas, quizá un poco más cercana a MZ3, que fue la mejor de todas.

La idea, sin embargo, es llevar el concepto un paso más allá, y en vez de el Universo Marvel invadido por versiones zombies de personajes Marvel, que está muy visto, tiene a un grupito de protagonistas (incluyendo al Hombre Maquina, de MZ3, y explicando porque Yocasta no le mencionaba en Vengadores) visitando otros universos invadidos por zombies. P: Que sirve para excusa para observar, no sólo distintos tipos de zombies existentes en la ficción (cada uno con un nombre homenaje a la historia de donde han salido) sino distintas épocas y géneros del Universo Marvel. Una especie de Crisis en Zombies Infinitos, si lo quieres ver así. El resultado es que, con la historia de los Marvel Zombies originales cerrada en otras de las miniseries, y con la idea de los Marvel Zombies llevada a su limite extremo aquí (y deconstruida al final, como veremos), queda claro que ya se ha contado todo lo que se puede contar con la franquicia, y este debería ser el final definitivo. No lo será, pero como si lo fuera.

 

A: Je. Desde luego el final tiene suficiente entidad como para cerrar una época. Lo que sí, este formato de historias de zombis sí podría haber dado más de sí. Me ha gustado mucho (aunque depende del número) el sistema, se parece bastante a Exiliados aunque con una única amenaza en todos los mundos (zombis) pero con una mayor riqueza y originalidad en los mundos y tiempos paralelos visitados.

 

P: Los protagonistas son el Hombre Máquina, que no es tan bestia como en apariciones anteriores por motivos argumentales, pero sigue siendo un personaje cómico exagerado apropiado para acción bestia, con un toque de humanidad más serio en el fondo. Va acompañado, incomprensiblemente, del Pato Howard, al que la verdad, deberían haber jubilado cuando murió Gerber. No sólo no tiene sentido que lo manden en una misión tan peligrosa cuando nunca le ha interesado hacer de superhéroe, es que va completamente en contra del estilo de historias que le define, y además, tampoco es que use apenas ninguno de sus elementos propios de personalidad, la mayor parte de las veces está de personaje serio que podrían ser muchos otros. Hay un tercer personaje que se une al grupo, que es más interesante, aunque lo justo. Y la idea de Van Lente de ARMOR se sigue usando bien, igual que la participación de Morbius siguiendo de MZ4, aunque a esas les faltaba un poco de espacio al final.

 

A: El tema de ARMOR y Morbius se despacha en un par de escenas del principio pero al menos logran una excusa argumental que tiene medio sentido. El Hombre Máquina me ha encantado, no le veía desde que era el clásico robot (amén de la interpretación de tío brasas que hicieron de él en Tierra-X) y no tenía ni idea de que ahora era un personaje tan genial. Lleva totalmente el peso de la historia. Y Howard, curiosamente, no está de recurso cómico sino de payaso serio que es paradójicamente divertido porque es serio siendo un pato.

 

P: La versión actual de Aaron “Hombre Maquina” Stack a lo Bender es cosa de Warren Ellis en la demencial Nextwave.

El primer capitulo es el Oeste, y la idea es enfrentar a los protas con los viejos pistoleros del Universo Marvel, en plan zombie. La gracia es que estos zombies son la versión original (bueno, la original de cine, la original de verdad era del vudú, y si vio en MZ4), muertos que se levantan de las tumbas, no un virus. Y funciona muy bien con la ambientación de la época. Otra buena elección es no coger como protagonistas a ninguno de los personajes del Oeste típicos, sino uno más olvidado del que aún no se habia hecho versión moderna, permitiendo poder contar una historia con cierto peso para el personaje. Es una buena historia con principio y fin, independientemente de los zombies y superhéroes. Y además, Van Lente se divierte metiendo sus habituales detalles culturales, con una buena ambientación mencionando elementos propios de la America del siglo XIX que no suelen verse mucho, pero de manera más graciosa.

 

A: Zombis entre un montón de señoras puritanas. Lo mejor es que la historia está muy bien hilada, estableciendo primero unas cosas, dando un par de giros con sentido y centrando a los personajes en el punto exacto para rematar al final y tener la conclusión que Van Lente busca, sumarse un nuevo miembro del equipo.

 

P: La segunda transcurre en el futuro de Killraven, y tiene el problema de que tiene que usar personajes de Killraven. Son tan aburridos y llenos de clichés tontos como siempre, aunque Van Lente le saca cierto horror a los marcianos y sus asquerosas prácticas con los humanos, y a los dilemas morales en los que se mete la resistencia. Y la escena final es muy divertida. Aquí, sin embargo, la parte de los zombies casi se olvida. Supuestamente son homenajes a 28 Dias Despues (y Aaron se burla del concepto, precisamente), pero sólo aparecen en una escena confusa, cuando el resto del número parece que están hablando de otros zombies distintos.

 

A: Una escena confusa pero deliberadamente bestia, que mola. Descontando el final, éste es el mejor número. Se construye muy bien el modo de derrotar a los marcianos, haciendo un uso muy inteligente de las personalidades de Hombre Máquina y de Killraven, y de todo el contexto que les rodea. Seguramente es de las historias que han hecho algo más interesante con Killraven y su grupillo, dejando bien clara la moralidad con la que viven en una situación tan extrema.

 

P: La tercera historia es en Camelot, usando al Caballero Negro y demás, aunque lo que es realmente, es un homenaje al Ejercito de las Tinieblas de Sam Raimi, con el Darkhold (inexplicablemente traducido) en vez del Necronomicon, y Aaron en vez de Ash. Tiene algo de gracia viendo como reaccionan los protas ante los nativos y viceversa, pero aparte de eso y la acción, no tiene mucho más. La escena final está muy bien, eso si, con un elemento introducido previamente volviendo de manera inesperada pero apropiada.

 

A: Es la peor historia con diferencia. El tipo de zombis no tiene apenas gracias, los personajes de la época son totalmente intrascendentes (salvo quizá el Caballero Negro, pero se pasa paralizado toda la historia), la forma de derrotar no está especialmente bien traída, no hay ningún giro interesante y los tres protagonistas están totalmente desaprovechados. Sólo hay un detalle bueno con el tema religioso. Por el resto, es el peor número, incluso con el peor dibujo.

 

P: El nº4 es el más ambicioso porque intenta mezclar muchísimas cosas: Es el número cyberpunk, así que tiene toda esa estética de cuero negro, oscuridad y jerga noventera. Pero Van Lente no se ha quedado en imitación de esa época, sino que ha decidido modernizarla, usandola al puro estilo ciencia-ficción para hablar del presente, añadiendole elementos que son claras referencias a las descargas de archivos ilegales como películas y series (de hecho, una de las partes centrales es una referencia a Perdidos, aunque suficientemente general como para que pueda pillarla cualquiera). Y a eso le añade algo de los 80, muy bien elegido, y es que precisamente el Hombre Maquina tuvo una miniserie en un futuro cyberpunk, antes de que estos se pusieran de moda. Así que el número también es una referencia a eso, lo que permite además tratar el tema del romance entre Aaron y Yocasta, ya que al fin y al cabo, empezó en esa miniserie. Y para complicarlo un poco más, el nombre (que no la idea, que es relativamente nueva) del tipo de zombie del capítulo es una referencia (mal traducida, claro) a un proyecto científico real. El resultado de tantos elementos (combinado con el dibujo, que luego mencionamos) hace que sea el número más confuso de seguir, aunque cuando se pilla, es el que tiene las ideas más chulas y más intrigantes, y el que tiene el mayor desarrollo de los personajes como personas.

 

A: Es muy completo. Tiene una encarnación muy original de los zombis (con una escena de presentación que sí es terrorífica). Tiene una estructura narrativa fresca, hace fluir la historia muy ágilmente. Tiene un conflicto personal de uno de los protagonistas, con planteamiento, nudo y un desenlace con intensidad emocional y narrativa. El ambiente está perfectamente cogido y hasta el título es genial.

 

P: El último número es el anti-Millar. (No se si será intencionado, pero Mark Millar creó a los Marvel Zombies en Ultimate 4F, así que es apropiado) La mayoría de comics de Millar van de presentarnos a alguien que es un completo perdedor, que se supone que simboliza al lector, pero en vez de dar pena, se esfuerza en hacerlo lo más desagradable e irredimible posible. Y al final, ocurren desgracias desagradables, y los malos siempre ganan y no sirve de nada ser bueno porque el mundo apesta y el idealismo es para niños. Es bazofia vacia disfrazada de escandalo para llamar la atención. Pues este comic es exactamente lo contrario. Transcurre en “Tierra-Prima”, es decir, el mundo “real”, y el protagonista es un Marvel Zombie, en todos los sentidos. Empieza exactamente como los comics de Millar: El protagonista es un lector de comics, un perdedor y un gilipollas. “¿Te sientes identificado? Pues eres todo eso.” Y entonces se dedica a poner al personaje en situaciones en las que si escribiera Millar, o uno de sus imitadores, o si esto fuera la miniserie original, pasarían cosas desagradables y horribles y se supone que son graciosas. Y entonces, decide evitarlas. O pasan cosas desagradables y nos muestran que, oye no, no son graciosas, son horribles. O se da la oportunidad de hacer algo realmente malo, pero se logra evitar, porque de eso van no sólo los comics de superhéroes, toda la ficción heroica en general. No de ceder ante los impulsos básicos, sino de ensalzar el espiritu humano. Por supuesto, se siguen burlando del protagonista, y hay humor negro a su costa, pero nunca se olvida el núcleo de humanidad que muchos otros guionistas abandonan, y que se supone que está en todos. Y eso es lo que hace que la historia funcione perfectamente, y además, acabe con la franquicia de Marvel Zombies, porque ha dejado el concepto en ridiculo, lo ha deconstruido. Añadele la página final, donde aparecen los protagonistas (que no hacen casi nada en este número, porque realmente su historia terminó en el anterior, este es el final de la serie en general) y señalan punto por punto todos los problemas de lógica interna que tenía la miniserie original, y han acabado por completo con la serie, pero muy bien.

 

A: Realmente no señalan los problemas de lógica interna de la miniserie original sino de casi todas las historias de zombis del mundo. Pero bajando del nivel supranarrativo, la historia, además, es cojonuda. Uno de los mejores monólogos introspectivos de los últimos años, sobre todo por el contexto que tiene, que no es el habitual de tipo encerrado ocultándose de los zombis. Se llevan muy bien las luchas internas del protagonista y los razonamientos y decisiones que va aplicando. Toda la evolución mental en un periodo de tiempo tan corto está llevada de una forma absolutamente lógica y natural. Y el final es totalmente climático. Y el final tiene un clímax brutal, con una escena muy descorazonadora que remueve al lector.

 

P: Alguna de las criticas son únicas a la miniserie original, donde se comian el mundo entero en un tiempo que no era fisicamente posible, ni consistente con lo que nos mostraban. Pero tomada como historia independiente y no como reacción a nada, es muy buena, igualmente.

La mini tuvo problemas de dibujante, cosa que no suele pasar a mitad de una miniserie, pero no sólo lo arreglaron sin retrasos, al final quedó bien. La primera mitad la dibuja Haim Kano, que tiene un buen estilo superheroico sólido, haciendo que los aspectos de horror destaquen más porque están tomados realistamente, que hace que inquieten más. También hace un trabajo muy bueno con las expresiones de los dos protagonistas con caras tan poco usuales. El final es de Fernando Blanco, que es similar, aunque algo más exagerado y caricaturesco, y no lo hace mal. Además, mete el que es posiblemente el primer guiño a Superlópez en un comic Marvel. El número de cyberpunk es de un tal Felix Ruiz (equipo creativo español completo), que tiene un estilo muy a lo Sienkiewicz que le pega bastante al número, aunque debería haber sido menos confuso y suelto. Y como guinda, hay dos estrellas invitadas: Frank Brunner, dibujante clásico de Marvel, colabora una página vital para el último número, y Mike Kaluta, un clásico de la fantasía que está volviendo a los comics tras muchos años, hace parte del número medieval.

 

A: El único número donde el dibujo es un problema es el medieval, porque Ruiz es sucio y extraño pero eso es algo que consigue pegar mucho más con la estética futurista y distópica que con el mundo de caballero y espada del tercer episodio. Ahí se hace verdaderamente cuesta arriba.

 

P: Al final, se va a cumplir que las miniseries impares son siempre mejores que las pares. Un tomo muy divertido y con muchas cosas buenas diversas, para fans del humor negro, de la acción, y del Multiverso Marvel. Y como ya hemos dicho, es el final espiritual de los Marvel Zombies, por muchos motivos. Recomendado (8)

 

 

 

Red Robin Nº3

 

P: Este es el último tercio de la etapa, que ha durado un año, de Christopher Yost en esta serie. Que es la serie del antiguo Robin, Tim Drake, pero ahora con otra identidad (que nunca ha tenido mucho sentido, dado que es un traje que se trajo Jason Todd de otro universo, pero es lo que había) y marchandose por su cuenta. Siendo del guionista de X-Force, no es de extrañar que los primeros números fueran horrorosos, y consistieran en Tim (ahora Wayne, porque aparentemente es más importante homenajear al padre reciente que él mismo cree que está vivo que al padre de verdad que le crio durante 16 años y está realmente muerto) actuando como un gilipollas agresivo e irracional, discutiendo y pegandose con sus amigos y familia en vez de hablar como personas, y siendo un personaje oscuro e inaguantable que viajaba por el mundo en historias aburridisimas junto al villano más explotado recientemente de Batman, Ra’s Al Ghul, sus planes-entelequias que no van a ninguna parte (en plan Mr Siniestro y gente asi en los mutantes de los 90) y personajes mucho más cutres.

En este tomito (supuestamente iba a ser un nuevo formato de 96 páginas, pero al final se quedó en nada) termina el viaje y va de Red Robin volviendo a casa, reencontrandose con la Bat-familia y dejando las cosas de manera similar a como estaban. Dejando aparte que eso hace que los números anteriores no sirvieran para nada, lo bueno es que las cosas están mejor que antes, pero tampoco mucho.

 

A: Y todo esto con una narración tan suave como rascar una pizarra con las uñas. Uno puede seguir la premisa general porque Tim (en serio, cuesta un montón asumir que este personaje es el Tim Drake de siempre) no para de verbalizar una y otra vez todo lo que pasa por su mente, por si a alguien no le ha quedado claro.

 

P: Parte de este tomo es aclarar como está la relación entre Tim y los demás héroes de Gotham. Y eso hace, de la manera más simplona y fácil posible. En la mayoría es hacer las paces, excepto con Damian. Pero ya está, todo es absolutamente obvio. No se adentra en lo más mínimo en quienes son los personajes, cuale es su relación más allá de “amigo”, “hermano” o “ex-novia”, o porque su situación estaba como estaba. Los diálogos son igualmente simplones y sin personalidad. Es todo, a lo sumo, mediocre. Se puede hacer mucho mejor, y virtualmente todas las demás series de Batman lo están haciendo ahora.

 

A: Es excesivamente obvio y forzado. La escena con Superboy da hasta vergüenza ajena. Y luego, lo que es la acción tampoco vale un duro. Como dices, el plan de Ra’s al Ghul no va a ninguna parte, lo que no ayuda demasiado a la trama. Tampoco es que el plan tenga mucho que ver con lo que ocurre durante los dos números centrales, que son simplemente persecuciones genéricas contra Tim y Stephanie.

 

P: Encima, es un Ra’s Al Ghul completamente mezquino, muy alejado del villano que es despiadado, pero también noble, idealista y pragmático. Aquí, es un villano de chiste que sólo quiere venganza, y que lanza a villanos del montón contra los héroes mientras pontifica y se cree muy serio con monólogos a oscuras, y se frustra cuando su plan absurdo no consigue nada. Los villanos, por su parte, se supone que son de la Liga de Asesinos, pero en realidad son todo lacayos genéricos, sin una personalidad entre todos ellos, sin ni una sola idea original, si nada interesante, y encima, para ser asesinos son de lo más incompetente.

 

A: Te venden a la Liga de Asesinos como un grupo capaz de hacer superhombre a un niño de diez años y luego resulta que son casi más torpes que los operarios de IMA o HYDRA.

 

P: Bueno, los que entrenaron a Damian son la facción de Talia. Estos son los de Ra’s Al Ghul. Por lo visto, estos son mucho más inutiles, no es de extrañar que Morrison esté ignorando que existen. (Dada la gran coordinación entre series, no se mencionan mutuamente nunca)

Si hay algo bueno en este tomo es el nuevo dibujante de la serie, Marcus To, que es un hallazgo. Apropiadamente, es similar a Manapul, el dibujante de la serie de Superboy. Es muy claro, muy agradable, con estilo, y sabe contar bien las peleas acrobáticas. Y destaca aún más en comparación con la mierda de dibujante que tiene el número de cruce con Batgirl que lleva el tomo.

 

A: Desde luego, es un dibujo muy bonito. Sabe hacer a Tim un personaje agradable y se esfuerza porque el uniforme de Red Robin sea capaz de diferenciarse un poco del del Doctor Medianoche. Las escenas de splash page son todas muy bonitas, como para póster.

 

P: Aunque ya no está dañando al personaje, la serie sigue siendo mediocridad absoluta. Afortunadamente, Yost deja de molestar tras esto, y van a traerse a Nicieza, que ya demostró que sabía escribir al personaje. A ver si hace de las suyas y arregla el desaguisado que han hecho con Red Robin. No Recomendado (3)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

 

Asilo Arkham: Locura: Típica historia de persona normal que acaba afectada por los villanos de Arkham, pero bien llevada y plasmada por Sam Kieth. Recomendado (8)

 

Cosa del Pantano de Mark Millar Nº2: Millar por entonces se lo tomaba en serio (aunque hay toques bestias de cinismo, sobre todo en los dos números de respiro, sobre todo en el cómico), y esto es coger elementos de todas las etapas de la Cosa del Pantano, y llevar la historia a un gran final. Tiene sus problemas, como que el personaje cambia radicalmente demasiado al empezar la última saga, pero en general es una buena historia del personaje, y del género. Recomendado (8)

 

Egipto: Historia de un cretino que viaja misteriosamente al Egipto de los faraones, por Milligan. Ciertamente curiosa, aunque no llega a desarrollarse tan bien como se podía esperar. Recomendado (7)

 

Freakangels Nº1: Historia de ciencia-ficción post-apocaliptica/steampunk sobre adolescentes con superpoderes, por Ellis. El planteamiento está muy bien, pero de momento los personajes no son muy agradables, y en el tomo no pasa prácticamente nada y no llega a ver nada de emoción. Buen dibujo. Echale un vistazo en www.freakangels.com a ver si te gusta. Neutral (6)

 

Hellblazer de Milligan Nº4: Historia con Shade el Hombre Cambiante de invitado, que auque está en plan emo, funciona incluso si no leiste su serie. Buen uso de la magia y locuras raras aplicadas a temas humanos, como bien hacen Hellblazer y Milligan. Muy Recomendado (9)

 

Superman Nº45: La mayor parte son más puñetazos sin sentido, pero hay una buena historia de Braniac 5 y su familia al principio. Lástima que esté sepultada en un crossover tonto. Neutral (6)

 

All-Star Superman: Adaptación a película de dibujos animados. No está todo el comic, pero lo que está, que es el 75% del contenido y el 90% de las intenciones, está igual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: