Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas críticas, con fecha capicua. Es la semana del Salón del Comic de Barcelona, lo cual significa que hay un millón de novedades y comics que comentar, así que lo mejor es que empecemos cuanto antes, y… espera, espera un momento. Apenas hay comics que comentar. ¿Cómo puede ser eso? ¿Se han dado cuenta las editoriales de que es absurdo no sacar nada durante todo el año y luego sacarlo todo durante un par de ocasiones al año? Algo de eso hay, ciertamente, las cosas no están tan mal como cuando empecé con las reseñas hace 8 años. Panini pasa de Salones y saca una cantidad constante de tomos todos los meses, muy razonablemente. Ya han sacado los suyos de este mes (o la mayoría) asi que no aparecen esta semana. Igualmente, Norma saca más o menos lo mismo de siempre en cantidad, aunque con lanzamientos un poco más llamativos que de costumbre, que es como se deben de hacer las cosas. (No he tenido tiempo para leerlas, me temo, así que se quedan para la próxima semana) Pero el problema es Planeta, como tantas otras veces. Siguen pensando que tiene más sentido atiborrar el mercado un mes, y que haya hambre los demás. Pero es que encima, ahora han desistido de publicar comics nuevos. Hay exactamente dos tomos con material nuevo del Universo DC, y otros tantos de Vertigo. Eso es ridículo. Es menos de lo que saca Panini un mes normal. Pero hay una enorme cantidad de novedades. Pero son todo reediciones. Es decir, ¿para que publicar material nuevo, cuando pueden vivir de rentas? Total, ya está pagado, y ya se sabe que va a vender. Los que quieran material nuevo, que se joroben. Más aún, no sólo casi todas las novedades son material ya publicado en España, la mitad es material ya publicado por Planeta, en los últimos 5 años. Aparentemente, cuentan con que el público sea tan idiota como ellos y tenga memoria corta. (O alternativamente, que haya mucho público nuevo, pero sabemos que no es así) Así que llegará un punto donde no se publique nada nuevo, sólo reediciones de sus reediciones de las reediciones. Y en vez de Planeta, se cambiarán el nombre a Ouroboro. Acto seguido, el comic en España implotará, o alguien menos estúpido le quitará los derechos a Planeta, y habrá mucho regocijo.

Total, que esta semana, tres comics de Superman: Pasado, presente, y… bueno, no quiero decir futuro, porque si eso es el futuro, es mejor que DC no tenga futuro. Lo que si que hay, como no, son dos comics que van esencialmente de lo mismo, porque no basta con sólo publicar dos comics nuevos: Encima, tienen que ser iguales. Me desespero, en serio. Y antes de que contemple el suicidio, pasamos a comentar esos comics:

 

Origenes DC: Superman

Peter: Despues del Origen Secreto de Linterna Verde, Geoff Johns saca otra historia en el mismo plan, esta vez con Superman, y como miniserie independiente de 6 números, que es, en efecto, el final de su etapa en Action Comics, aunque haya salido con más de un año de retraso. La primera reacción al ver esto es: “¿Realmente necesitamos otro origen de Superman?” En serio, ¿hay alguien que no se lo sepa ya? Es decir, tuvimos un origen muy bueno, que aún no se ha superado, el Hombre de Acero de Byrne, en el 86. Vale, está anticuado en algunas cosas, la continuidad ha cambiado, y hace mucho de eso. Pero se podría decir lo mismo de Batman, y no están reescribiendo Año 1. Luego, tuvimos el Legado de Waid hace apenas 7 años. Vale, no era muy bueno, pasó sin demasiado bombo, y la continuidad ha vuelto a cambiar desde entonces. Así que, la idea, parece ser, es crear por fin un origen definitivo, que aune todas las versiones, deje clara la continuidad actual, dure muchos años, y si además puede ser, que sea bueno. Excepto que esto no cumple ninguno de los objetivos.

El más obvio es el de la continuidad. Ese tipo de cosas sólo le importa a un sector pequeño del público, pero cuando el propio objetivo del comic es aclarar que vale y que no vale, deberían al menos poner un poco de esfuerzo en montar una historia coherente para la encarnación actual del personaje. Al fin y al cabo, se supone que los anteriores orígenes no valen porque la historia ha cambiado. Y se supone que uno de los motivos para la Crisis Infinita era que había demasiadas contradicciones, y tras esa, iba a quedar una historia coherente de una vez. Y eso podría haber pasado, si los editores de DC no fuesen unos completos inútiles. Cada vez hay más inconsistencias, y ahora ya no hay excusa ni remedio a la vista, y sólo hace que queden retroactivamente como más tontos. Por poner ejemplos que vienen al caso: Se supone que la etapa de Busiek es post-Crisis Infinita, y se basa en la misma historia pasada que está miniserie. En ella, bastante razonablemente (porque Busiek hace las cosas para que tengan sentido y coherencia a la larga, no sólo para que queden bien en este momento), se dedicaba un número entero a contarnos el origen de Jimmy Olsen. Y allí, se decía que Jimmy no entró a trabajar en el Planet, siendo un crio, hasta que Superman no llevaba un tiempo en activo. Así que, por supuesto, aquí tenemos a Jimmy, con una edad similar a la que tiene en el presente, trabajando en el Daily Planet cuando Superman debuta. Eso es inepto por tres motivos distintos: Uno es que, joder, Johns sólo tenía que ser consistente con comics publicados desde 2006. Los comics anteriores al último cambio de historia podía saltarselos, sólo tenía que fijarse en los últimos 3 años… y ni eso ha sido capaz. Dos, que por poco listo que seas, te tienes que dar cuenta de que si Jimmy era ya mayor cuando debuta Superman, ahora debería estar rondando los 30, cosa que no le pega al personaje. Y tres, que eso contradice directamente OTRO comic reciente donde decían explicitamente que Jimmy tiene unos 23 años. Lo cual parece los mismos dos motivos anteriores, excepto que el guionista que estableció eso hace apenas un año fue un tal Geoff Johns. Si, por lo visto, es incapaz hasta de ser consistente consigo mismo. Como eso, hay varias, pero esta es la más llamativa. Jimmy está en el origen porque estaba en la película, tenga sentido o no. Ahí es donde se nota que Johns no está escribiendo un origen que tenga sentido o que recoja lo mejor de nada. Únicamente está haciendo homenaje a historias que le gustan, o enlazando con sus propias historias. Así que dentro de muy pocos años, cuando los homenajes múltiples a Smallville no sean recordados porque nadie recordará esa mierda de TV excepto como una mala pesadilla, y las referencias a la etapa de Johns de Action estén olvidadas, este origen no servirá para nada.

Al: Sabes que soy un auténtico ignorante en temas de Superman así que no he notado nada raro sobre la continuidad de este comic. Me tragaría lo que hiciese falta. Aunque sí se notan algunos guiños a Smallville y eso tiene tanto sentido como haber puesto a vivir juntos a Hombre de Hielo, Estrella de Fuego y Spiderman para hacer un guiño a una serie de televisión que nació y murió en lo que fue sólo un suspiro de la historia del Spiderman del comic. Y lo mismo será Smallville para Superman dentro de diez años. El comic es mucho más perdurable que las modas televisivas pasajeras.

P: Y luego están los problemas que tiene la miniserie como historia, independientemente de todas esas consideraciones. Una es que es tremendamente predecible porque, claro, es una historia que se ha contado un millón de veces. Y otra es que, aunque Johns tiene algunas buenas ideas, están aplicadas con una falta de sutileza increible. No puede simplemente insinuarlas, y dejar que el lector sea inteligente y las pille. Tiene que decirlas abiertamente, y repetirlas por si alguien no las pilló la primera vez. Es un defecto que se ha notado recientemente en cosas como Noche Más Oscura o Nuevo Kripton, pero aquí es aún más evidente. Igualmente, aunque algunas ideas para personajes y temas son buenas, otras son nefastas. Buena parte del comic es centrarse en la alienación de Superman, que ha sido el tema central del Superman de Johns, y no podía estar más equivocado con esa dirección. Superman no va de alienación. Superman va de todo lo contrario, de asimilación, de alguien que viene de fuera y se convierte en el mejor. Superman no puede ser un quejica que está siempre triste porque, aunque ha tenido una buena vida con una familia que le quiere, se siente raro porque es mejor que los demás. Tiene que ser alguien que está comodo con eso e inspira a los demás. Un poco de melancolía puede funcionar, pero no tanta chorrada para darle drama barato marveliano a un personaje que no lo necesita. Tu no tienes que sentirte identificado con Superman porque es raro y se siente inadaptado como tu. Para eso ya están Spiderman, la Patrulla-X, y demás personajes posteriores. Superman es quien tienes que querer ser tú. Y lo terrible es que Johns a veces parece que entiende eso, pero a veces lo olvida completamente. Además, que el viaje del Clark quejica al Superman seguro de si mismo ni siquiera está bien plasmado en esta historia. Simplemente… se le pasan las tonterías fuera de pantalla. Al menos hay aspectos del héroe en la juventud, y se nota un poco como crece al final, pero tampoco mucho.

A: Si, la verdad es que eso es un poco desagradable, porque la historia es mucho mejor con el Superman niño… y, sin mediar palabra, lo tenemos ya instalado en Metrópolis y dedicado al periodismo, sin mayor exploración de lo que ocurre por el medio… imagino que porque lo que se supone que va en ese hueco es Smallville.

P: No, la verdad es que no. Cualquier parecido entre Smallville y cualquier version de Superman, incluida esta, es coincidencia. Más bien es que ninguna otra version del origen cuenta esa parte, y Johns hace lo mismo.

A: En la parte infantil el hecho de la alienación funciona mucho mejor. Porque vale que Superman se acabará convirtiendo en un icono inspirador pero eso no quita que el hecho de descubrir su verdadera naturaleza tiene que ser traumático para cualquier niño. Yo creo que esa parte en concreto está bastante bien contada. Básicamente el primer número, porque el segundo ya tiene una bizarrada.

P: La miniserie mezcla la idea de Hombre de Acero de que cada número muestre un momento importante de la vida de Superman, en la primera mitad de la mini, con una estructura más tradicional de historia continuada en la segunda mitad. Te convenza o no la idea del Clark “oh Dios mio soy diferente y atormentado”, hay cosas que son francamente estúpidas en ese primer par de episodios. Y en general, están sacadas de Smallville, y/o de sitios peores. A johns no se le ocurre otra cosa que conservar la idea de hacer una analogia entre el despertar de la vision calorifica y tener erecciones. Es decir, la misma idea del despertar de los poderes mutantes, pero en menos sutil aún. Igualmente, Johns se fuerza a tener a Luthor y a Clark viviendo en Smallville a la vez porque tanto la serie de TV como los comics clásicos (de los que copia un montón de elementos… años de progreso para nada) los tenían de amigos de la infancia. Excepto que no pueden ser amigos, porque las versiones actuales adultas de Superman y de Lex nunca han sido amigos, y además, Luthor tiene que ser mayor porque ya estaba establecido en Metropolis cuando llega Clark. Así que hay un intento muy forzado de conservar la amistad, haciendo que, um, se encuentren un día de pequeños. Por lo demás, no le sirve absolutamente de nada a la historia que ambos vengan de Smallville, excepto un guiño estúpido. Y es una pena, porque la mejor parte de esa primera mitad de la historia es la de Luthor, y como emprende el camino a ser quien es. Básicamente, una versión del origen de los 80 con algunas ideas nuevas, que funciona bastante bien. Pero las escenas entre los dos son absurdas.

A: Si, los encuentros entre Lex y Clark son horriblemente forzados, donde además ni siquiera se implica que ninguno influya en el posterior desarrollo del otro, totalmente accesorios. Pero es una aproximación interesante de Luthor, como tío terriblemente ambicioso y frustrado por no poder dar rienda suelta a su genio en un sitio tan pequeño como Smallville.

P: No se si es intencionado o no, pero es mucho más fácil sentirse identificado con Lex que con Clark en esta parte. Y no creo que debiera ser así.

Luego, se nota el nepotismo de Johns para sus historias favoritas. Se dedica un número entero a volver a contarnos la primera aparición de la Legión de Superheroes. Mencionarles es lógico, porque tienen cierta importancia histórica. Incluso el retcon que metió de que son responsables de convertirle en héroe podría ser un poco tragable. Pero en serio, ¿un número para esto? Que encima, tiene lo peor de ambos mundos. Tiene los elementos chorras de los comics de los años 50. Pero también los elementos que ha metido Johns recientemente que no pegan, como tener el siglo XXX lleno de xenofobos y la Legión como poco popular, cuando nunca ha sido así. En serio, ¿para que cojones ha estado Johns rehaciendo la historia durante años para que la Legión clásica vuelva a existir con su continuidad intacta, si ahora la reescribe él? E igualmente, tiene que darle preferencia a sus propias historias, cuando se mencionan vistazos al futuro, que son todos a cosas que ha hecho él o tiene planeadas. Y sin embargo, otros momentos importantes del desarrollo de Superman apenas se mencionan, o se pasan rápidamente, como el debut de Krypto, que si eres un novato que intentas aprender sobre Superman con esto, ni entenderás. Esto es un comic para los que ya sepan del personaje, pero quieran que les vuelvan a contar lo de siempre reordenado. Oh, y como se veia venir desde hace tiempo, tienen que meter otra situación enormemente retorcida para poder tener a Clark de Superboy, pero a la vez que debute publicamente como Superman. Y todo porque Johns y sus congéneres tienen nostalgia de Superboy, por muy tonto que sea el concepto o contradictorio con lo que ellos mismos quieren contar.

A: Lo de la Legión sobra muchísimo. La verdad es que ignoro si es un elemento que lleva toda la vida ahí pero no pega nada. Estamos hablando de un chaval especial de pueblo que llega inocente a la gran ciudad. Meter por el medio un viaje al siglo XXX con un grupo de superhéroes estelares ya desvirtúa un poco ese origen “virginal” de Superman.

P: La Legion lleva desde el 58, pero aunque Superman siempre ha sido importante para la Legion, la Legion nunca fue importante para Superman. Por eso se quitó en el 86, y no pasó nada. Pero ahora, la nostaliga, ya se sabe. La idea es que la Legion inspira a Superman a ser un heroe, que a su vez inspirará a la Legión con su leyenda. Es una idea bonita, pero innecesaria, y le quita impetu al desarrollo de personaje. Hace que no sea un héroe porque cree que es lo correcto, sino porque está destinado a ello.

Y entonces llegamos a la segunda mitad, que tiene distintos defectos y virtudes. En la primera mitad, estaba el problema de que, excepto Clark y Lex, los demás personajes son cifras sin desarrollar. En la parte de adulto, como todo gira alrededor de esos dos y de Lois, y esos si que están bien escritos y desarrollados, al menos la caracterización funciona mejor. Las versiones de los tres son icónicas, fácilmente reconocibles y comprensibles, y tienen buena química entre ellos. Se ve enseguida porque Luthor odia a Superman y a Kent, e igualmente, porque Lois se ve atraida por ambas personalidades. El problema es que la manera de contar todo eso es, de nuevo, muy poco sutil. Byrne hizo lo mismo de manera más sutil hace 25 años, por Dios. Igualmente, las ideas para Metropolis y Lexcorp: Buenas ideas, te martillea con ellas hasta que las pilles una y otra vez.

A: La verdad es que el personaje que se lo lleva de calle en esta segunda parte es Lois Lane, es mucho más protagonista en estos números que Clark. Es el nexo de unión entre Superman, Clark Kent y Lex Luthor y la historia está lo suficientemente bien tejida para ir enlazando todo lo que hace falta decir de todos ellos. Puede pasarse de machacón pero, en serio, creo que menos que en NMO. Esto tiene la excusa para ser machacón de que debe mostrar a los personajes en su máxima claridad, quintaesenciales. Eso acaba haciéndolos muy evidentes a lo mejor, pero es que pretende colocar el zumo concentrado de Lex, Lois y Clark.

P: Me refiero a que te digan cosas como “Esto es Metropolis, NADIE mira hacia el cielo” para mostrarnos lo que es la ciudad pre-Superman. O las trescientas veces que tienen que enseñarnos que Rudy ya era un parasito antes de ser el Parasito. Cosas así.

Luego, la redacción del Planet es una mezcla entre los otros dos problemas: Es un 50% copiar la película original, 50% usar los mismos personajes que está usando en Action Comics, pero con guiños a como cambiarán en los próximos años. Es decir, que el periódico no sólo está poblado por caricaturas, encima, las mismas caricaturas duran años y años. (Es similar a lo que hizo en Linterna Verde: Origen Secreto, haciendo que su nuevo personaje, Atrocitus, fuese vital en el origen, y tuviera muchas referencias a las historias en curso en el presente… excepto que allí funcionaba mejor porque no estaba desplazando cosas más importantes) Y luego están los villanos. Para tener acción, Johns coge a dos de los villanos de segunda más importantes del personaje. El problema es que, para poder meterlos rapidamente en la historia y demostrar a la vez que Luthor es malo, tiene que involucrarle sus origenes, que es el típico cambio tonto de mala adaptación, que reduce los universos en vez de ampliarlos. La nueva versión del Parásito está chula, falta de sutileza aparte, y le da bastante más personalidad y trasfondo que de costumbre. Lo que pasa es que apenas sirve de distracción para la historia, y tampoco es que desemboque en una pelea demasiado buena. La nueva versión de Metallo le convierte en, esencialmente, un personaje distinto antes de transformarse en villano. No es que Corben fuera una persona interesante en el origen anterior, tampoco. Al menos esta vez funciona bien para esta historia, aunque no es un cambio que funcione bien a la larga. Y como villano, es como siempre, pero con un diseño peor.

Pero eso nos lleva al resto del argumento, de la acción de esa parte, y de las malas ideas en general. Y es que a Johns no se le ocurre otra cosa que incrustar su estúpida idea de “Sam Lane es Trueno Ross” con la que llevan machacando dos años en las series del presente, en el origen del personaje. Así que por si no tuvieramos poco teniendolo durante unos 100 comics recientes como Gran Malo de una sola idea, ahora tenemos a Trueno Lane odiando a Hulk, digo, a los aliens, y lanzando al ejército contra Superman, saltandose toda ley, porque… porque si. Da igual que no tenga sentido, que no pegue en Superman, que sean clichés, que sea repetitivo con lo de ahora, que sea un peñazo…

A: También cansa un poco ese tema, como ya hablábamos el otro día, de que todos los personajes importantes tengan que estar necesariamente interrelacionados. O sea, Clark Kent va a Metrópolis, trabaja en un medio, conocer a una chica y… precisamente el padre de la chica tiene que ser el general más malvado, furioso y poderoso del ejército estadounidense. Y convertirse en antagonista. Eso es cutre. Y sobre todo si ese antagonista tampoco tiene nada de especial. Ni utiliza su relación con el personaje ligado al héroe para hacer nada en especial. Y si reproduce fielmente, como señalas, una situación de décadas en otro cómic.

P: Y luego está el dibujo. Como en Action Comics, Johns está acompañado de Gary Frank, y su mutación de los últimos años hace que sea difícil de aguantar. Sobre todo, que todas sus mujeres tengan cara y cuerpo de modelo de fetiches drogadicta y anórexica. Pero en general, todos los personajes tienen caras enloquecidas, exageradas y extrañas. Y cuando tiene que crear diseños, generalmente apenas tienen imaginación ni gracia. ¿Su futuro de la Legión? Como el presente, apenas. ¿La alta tecnología de Lexcorp? Chatarra. Y así todo. Al menos cuenta bien la acción. Y es un buen detalle que el tomo incluya como poster desplegable la imagen que forman todas las portadas conectadas.

A: La cara de Clark es bastante siniestra por momentos. Hay veces que es un guiño a Christopher Reeve… pero veinte años después de rodar Superman. En general le sale una cara bastante siniestra, incluso de niño. Pero en otras ocasiones también es verdad que consigue unas escenas bastante logradas. En general, buen dibujo, creo.

P: La miniserie tiene buenas ideas y buenos momentos. El problema es que están mezclados con malas ideas y malas ejecuciones. Y tiene muchisimas malas decisiones a la hora de intentar ser un origen decente, mucho menos uno definitivo. No es un clásico, ni siquiera es bueno, es sólo un remedo de cosas antiguas y recientes que apenas funciona. Neutral (5)

 

 

 

Superman Nº47

Termina la Última Batalla de Nuevo Kripton, el crossover entre las series de Superman (excepto Action, que estaba ocupada con otra cosa) que sirve como penúltimo capítulo de toda la mega-historia que lleva contandose en estas series desde Nuevo Krypton o incluso antes. La idea aquí ha sido concluir todos los subargumentos, digamos, espaciales, de la etapa: Los politiqueos de Nuevo Kripton, la venganza de Brainiac, las ciudades embotellads, y todo lo de la Legión de Superheroes en el presente, incluido Mon-El. Es una buena manera de concluirlo todo, para dejar para la historia final únicamente un Nuevo Kripton vs Lane vs Familia Superman.

El problema es que no hacían falta 10 capítulos para esto. Como en muchos crossovers cerrados de este estilo, se podría coger el principio y el final, comprimir todos los capítulos del centro en uno sólo o directamente saltartelos, y no sólo se entendería bien, se leería mejor. Porque esto han sido un montón de números de los héroes pegandose entre si o contra robots aburridos, que no han servido absolutamente para nada. Típico crossover de los 90, de los que se supone que ya nos habíamos librado. De hecho, el primer capítulo de este número, el penúltimo de la saga, todavía es un ejemplo de todo eso. Sigue siendo un montón de gente pegandose los unos a los otros sin mucho objetivo inminente, aunque al menos queda un poco climático, porque se nota que el fin se acerca.

El siguiente capítulo es el final de la saga, y de la miniserie principal del mismo título, y tiene el climax, obviamente. Es un climax bastante estúpido, me temo. Tiene mucha acción y muchas explosiones, pero no consiguen casi nada. Como todo en esta historia, hay muchos muertos y destrucción, pero da igual, porque son todo de fondo, nada a personajes que tengan nombre o le importen a alguien. Parece que hay algunos personajes que sufren daños, pero está claro que son de mentira, porque son demasiado importantes para eso. Y efectivamente, o hay alguna trampa que se sacan del trasero, o se arregla igualmente mediante un Deus Ex Machina salido de ninguna parte, sin explicación de porque funciona ahora y no las miles de veces anteriores o posteriores. El resultado es un gran climax que suena falso y vacio, y peor, pesado, porque tanto rollo para tener tan poca historia, y encima, la manera de contarla es también con bastante poco espíritu, poca vida en los personajes, en hacer que parezca que están viviendo importante, o al menos, que tengan personalidades. Gates y sobre todo, Robinson, son capaces de cosas mejores, pero claro, lo que se les da bien son otro tipo de historias. Robinson está fatal siendo puesto en una historia de acción, cuando lo que se le da bien son historias de juego entre personajes más relajadas. Al menos los finales para distintos personajes y situaciones son buenos, pero ha costado demasiado llegar hasta ellos.

Y luego tenemos un número de Adventure Comics, que sirve de final y epílogo, no de esta saga, sino de dos cosas más antiguas: Una es la historia del Escuadrón de Espionaje de la Legión en el presente, y la otra es la historia de Mon-El en el presente. Si, el argumento principal del último año de Superman no se resuelve en esa serie, sino en una secundaria. Porque originalmente, la etapa iba a durar un año más, pero en DC decidieron que no estaba funcionando, y la cortaron casi sin avisar. Así que se nota que todo esto es James Robinson dandose prisa y atando el mayor número de sus cabos sueltos lo más deprisa que puede. El resultado es que muchas cosas quedan apresuradas sin apenas tiempo para justificarse o explicarse bien. Y hay otras que directamente se quedan colgando. (Y los vistazos al futuro no se han cumplido la mitad… incluido uno de los de Adventure, que Planeta se ha olvidado de publicar, donde nos contaban como Superboy y Mon rescataban a Soñadora… que con las prisas, se ha quedado sin rescatar, ooops) Es una maldita pena que haya pasado esto, porque aunque las otras series si que está bien que las corten ya, porque los puñeteros Nuevo Kripton y Lane ya han durado bastante, la historia de Mon-El y todo el mundo alrededor de él si que habría estado bien que tuviera más tiempo. Todas estas historias que se tienen que truncar y apenas ver como se cierran (algunas de las cuales se habían presentado tan sutilmente que a lo mejor ni las habías notado, como pasaba en Starman) habría sido mucho mejor verlas desarrollarse a su ritmo. Es una maravilla de la ingeniería argumental como ata tantas tan rápidamente, pero aún así, queda algo insatisfactorio y apresurado. Además, la parte emocional de la historia sufre mucho por eso. Obviamente, la historia de Mon-El iba a acabar siempre con él de vuelta a la Zona Fantasma, pero debería haber dolido más, ser más triste, en vez de la sensación de que ocurre por exigencia del guión y que Lar está haciendo las cosas por hacer que tiene este número. Aún así, no es un mal final… la pena es que podria haber sido un gran final, después de otro buen año de historias.

Los dibujantes esta vez son los rotativos de siempre: Pete Woods, que lo hace bastante bien en el gran final, aunque podría haberle dado más impacto. Bernard Chang en un par de sitios al principio y al final, que cumple bastante bien. Javi Pina haciendo una suplencia, que hace bien el actual estilo español de gente como Lopez o Saiz. Y Travis Moore en uno de los epilogos es un buen nuevo recluta, que pega dentro de este estilo, que es el otro estilo DC actual, el que no es una mierda. A ver si potencia este estilo europeo de esta gente, y no el pseudojimlee de la otra mitad.

Un final aceptable, pero podía haber sido mejor, si hubiera dedicado menos tiempo a peleas estúpidas, y más a lo que importa. Es un testamento a lo increiblemente inútiles que son los editores de DC y lo mal que llevan sus series, y no da buena espina para la gran conclusión de los próximos dos meses. Neutral (6)

Superman: Tierra 1

P: Lo bueno de la manía de las editoriales españolas de sacar comics muy similares a la vez, es que tienes para elegir. Si Superman: Origen Secreto no te ha gustado como origen de Superman… aqui tienes otro origen de Superman, que hará que el primero te guste en comparacion.

La idea de esta novela gráfica es empezar la línea Tierra 1 de DC, que básicamente, es el equivalente DC de la línea Ultimate Marvel. Un universo que empieza de cero con completa libertad y autores famosos. Eso no es mala idea de por si, en Marvel ha funcionado… bueno, en el sentido de que algunas de las series aún duran, y de vez en cuando, alguien les presta atención. Se suponía que la línea All-Star DC iba a ser algo parecido, pero acabó siendo únicamente dos miniseries para que Morrison y Miller pudieran hacer lo que les de la gana con Superman y Batman, respectivamente. Se supone también que esta es la línea para que gente que no ha leido comics antes se enganche. Excepto que, ¿no es eso admitir que las demás series no son accesibles? Entonces, ¿para que hacer un Origen oficial de Superman supuestamente comprensible con cualquiera, si a la vez estás sacando otro también para todos los públicos? ¿No es eso tremendamente redundante? Además, para ser algo supuestamente para lectores nuevos, se han lucido con el nombre de la línea. Se supone (aunque tampoco se han molestado en confirmarlo) que lo de Tierra 1 es porque este nuevo universo es el que está en el puesto 1 de los nuevos 52 universos del Multiverso DC (con el “normal” en el 0), que se habían reservado sospechosamente hasta ahora. Excepto que, por supuesto, los lectores nuevos no tendrán ni idea de que significa ese título, y como mucho será confuso. Y también será confuso para muchos lectores que no son nuevos, que o tampoco sabrán a que viene, o lo confundirán con la antigua Tierra-1 pre-Crisis. ¿Y como llamarán a las inevitables secuelas? ¿Tierra 2? ¿Tierra 1.2? Es engorroso y poco intuitivo.

A: Mmm bueno, yo lo tomo como “universo paralelo genérico”, tal cual como un Ultimate. En todo caso puede confundirse la Tierra-1 con la tierra de la continuidad normal y asumir que este retcon es canónico…

P: Lo más innovador de la línea no es nada de eso, sino el formato. Es la primera vez que una editorial grande lanza una serie importante en forma de novela gráfica sin que haya salido antes en comics individuales. (DC hace NGOs ocasionalmente, pero cosas puntuales sin continuidad) Eso es probablemente lo que hará que sea un comic importante cuando se vea en retrospectiva en el futuro. Es algo arriesgado por parte de DC. Al fin y al cabo, los comics mensuales existen para ir sufragando costes mes a mes, cosa que no pasa si publicas todo directamente en tomo. Es un modelo económico completamente distinto, y será interesante ver como avanza. De momento, ha sido la novela gráfica más vendida del año, pero claro, otros comics le han ganado en ventas contando los mensuales.

Uno podría decir que es un formato estúpido. Al fin y al cabo, si vas a publicar la novela gráfica en, por ejemplo, Junio, ¿porque no empezar a serializarla en enero? Asi tienes menos problemas de costes, contentas a los que les gusten las entregas mensuales, y la gente puede engancharse con un primer capítulo más barato. Y los que quieran el tomo, lo tendrán igualmente, haya o no comic mensual. Pero eso no tiene en cuenta algo que digo siempre y que a muchas editoriales y autores se les escapa. Y es que los comics no dan la misma impresión leidos de un tirón, que serializados con el tiempo. Requieren ritmos distintos, distribución de los climaxes y de la información para que haya suficiente cada entrega, etcetera… Los comics antiguos estaban demasiado pensados para la serialización, y se leen fatal de un tirón, con demasiada redundancia de un capítulo a otro. A muchos comics modernos les pasa lo contrario: Están demasiado pensados para leerse en tomo, y no se esfuerzan en que la historia avance lo suficiente cada entrega, y sea satisfactoria mes a mes. Hay guionistas que si que logran un buen equilibrio. Pero si no lo vas a conseguir, esta es la mejor solución. Si crees que lo mejor para la historia en conjunto es tener unas primeras 20 páginas donde no pasa nada pero que preparan el ambiente, en un tomo puede quedar bien, pero si publicaras esas 20 páginas en un comic suelto, sería un timo de comic vacio. Igualmente, al no tener que publicar la historia serializada, el autor puede poner los climax de la acción y de los personajes donde le de la gana, en vez de obligarse a tener al menos uno cada 22 páginas. Esto no quiere decir que sea el modelo del futuro necesariamente, pero es un argumento a favor.

A: Estoy de acuerdo. Comics pensados para tomo los lleva habiendo desde hace año, con la salvedad de que tenían que pasar por el trámite de ser publicados por partes, con el consiguiente mal sabor de boca para el lector. Permitir publicar directamente en tomo le ahorra ese trámite al lector. Por otro lado, comprar directamente el tomo en lugar de empezar por números individuales es el modelo que llevamos empleando los lectores españoles desde hace décadas, y los de otros países donde los comics unitarios americanos se publican directamente en tomos recopilatorios. Y no ha ido mal. No veo por qué va a ir mal la publicación directa de tomos en EEUU.

P: Preguntaselo a Marvel, que se empeñan en que el modelo no es sostenible, pese a ser la editorial nº1.

Entrando en este tomo en concreto, el encargado de renovar a Superman no es ni más ni menos que Joe Michael Straczynski. Hubo un día en que eso habría sido una buena noticia. Su Babylon 5 sigue siendo inigualada como novela sofisticada para televisión. Sus primeros comics, aunque algo lentos, estaban bastante bien, incluidos sus comienzos en Spiderman. Y más de una vez había escrito ensayos sobre lo mucho que significaba Superman para él y para el mundo, que demostraban que entendía bien al personaje. Pero entonces, ¿que ha pasado aquí? No se sabe bien, pero en los últimos años, JMS se ha vuelto irreconocible. Muchos de sus últimos comics han sido absolutamente terribles, y no puede culpar a los editores por todos. Además, ha demostrado una falta de profesionalidad suprema, ya que no sólo la mayoría de sus comics salen tarde; sin exagerar, la mayoría de sus comics de los últimos años se han quedado cortados a medias, sin terminar, a veces a mitad de historia, porque parece que JMS sea un niño con deficit de atención que empieza mil cosas, pero enseguida se aburre, se olvida de ellas, y se va a jugar con un juguete nuevo. De hecho, su etapa en Superman (el de verdad, en la serie regular mensual) ha sido una muestra de ambas cosas: Su etapa no sólo es malisima, sólo hizo 6 de los 12 números prometidos antes de largarse. Sabes, Straczynski, tu idolo Superman nunca haría eso. Bueno, tal y como lo escribes tú, tal vez.

En cuanto al tomo en si: Otra vez más, con sentimiento: ¿Para que necesitamos otro origen de Superman? El comic de más éxito de Superman de la última década, el anteriormente mencionado All-Star Superman, contaba el origen del personaje en una página, y dedicaba el resto a contar historias nuevas, que es lo interesante, para lectores viejos y nuevos. Al menos, a diferencia de Origen Secreto, aquí se saltan la parte de Smallville (y ambas se saltaron la de Krypton, afortunadamente), y empieza directamente con Clark Kent llegando a Metropolis. Así que le lleva 3 números de ventaja. La otra cosa buena es que Straczynski se toma en serio lo de contar una nueva versión del origen del personaje. Esto no está lleno de homenajes a comics antiguos, películas o series de televisión. Se cogen las ideas centrales, y se escribe lo que quiere con ellas, sea parecido o lo de siempre o no. Obviamente, la llegada al Planet es similar a los demás orígenes, pero otras cosas no. Lo más sorprendente es que no sólo Lex Luthor no es el malo, ni siquiera aparece en el tomo. Claro, que teniendo en cuenta que Luthor siempre es de lo más interesante de Superman, lo que se gana en originalidad se pierde en personajes interesantes.

A: La ausencia de Lex Luthor la podríamos soportar con un sustituto interesante. Pero por el amor de Dios, ¿qué clase de cosa es esta mezcla de Saw, Independence Day, El Cuervo y Enemigo Público? ¿De verdad era necesario contar esta historia? ¿Meter a este/os villanos aporta algo para Superman? ¿Pega realmente que la primera vez que Superman actúe como tal sea ante una amenaza de nivel planetario que no le deja otra opción? ¿Qué clase de Superman estamos creando? ¿Y qué clase de basura es éste villano, en serio?

P: Entiendo la idea general. Este comic, más que un comic, parece un intento de guión + bocetos para una nueva película de Superman. Por eso empieza de cero con un personaje joven, empieza lento hasta un climax, y a la hora de la acción, se usan villanos que parecen salidos de películas de Michael Bay. El problema es que esas películas que está imitando no son demasiado buenas.

A: Eso, me faltaba Transformers, también me la recordó en algún momento.

P: Entiendo que quiera hacer una gran amenaza para demostrar lo poderoso que es Superman. Se entiende que sea alienígena. Y se entiende incluso que sea un personaje nuevo, para no repetir lo mismo de siempre. Pero al final, está haciendo una versión mucho más cutre de Brainiac. Cutre en aspecto, personalidad, y manera de operar. Y luego está la revelación de su conexión con Kripton, que hace que un villano que era ya un remedo de varias cosas poco originales, tenga otro cliché más, de manera innecesaria para que tenga más carga emocional falsa. Superman no necesita esas revelaciones, al contrario. No necesita vengarse, ni tener que cargar con problemas de su planeta original para ser héroe ni funcionar.

Hablando del propio Superman, al menos aquí no es un quejica atormentado. Pero tampoco es ninguna otra cosa. Hay gente que piensa que Superman es aburrido. Eso es porque sólo ha leido malos comics de Superman. Superman bien escrito (de nuevo: All-Star, por ejemplo) es divertido, porque cualquier historia va de ver como inspira a los demás, como es siempre lo mejor que puede ser alguien mucho más de lo humanamente esperable (y eso requiere habilidad), y además, tiene un montón de poderes y juguetes de ciencia-ficción con los que jugar. Aquí, no tiene nada de eso. Es buena persona, sin duda. Y… um… ya está. Es una buena persona sin ningún otro rasgo de personalidad llamativo, y ni siquiera es alguien con el que se pueda empatizar, que se supone que es el objetivo de tener un Superman más joven y humano en una historia introspectiva, que es el supuesto objetivo de todo esto.

A: A decir verdad el tomo sólo tiene una idea principal: el miedo de Clark a revelarse al mundo y el peso que eso le supondrá llevar para siempre. Hay guionistas que resuelven eso en relatos cortos de 6 páginas. JMS necesita un tomo descomunal, con hordas de robots alienígenas y a Brandon Lee con alas metálicas para narrar un acontecimiento ínfimo (le podrían poner el reloj como a 24 porque no creo que transcurra más de un día) que, a través de una cosa tan discreta como la semidestrucción de la ciudad, catalice ese primer paso de Superman. Y ya está, no hay más. Bueno, sí. Perry White está bien escrito. Fin.

P: Supongo que la idea es que, como Superman es una figura mesiánica, contar un poco como sería la historia de tener un Jesucristo joven que sabe que va a ser crucificado. Excepto que, por supuesto, esa no es la parte interesante de la historia. La interesante es cuando supera eso. Esto está bien para humanizarlo un poco, pero no como toda la caracterización.

Los secundarios están bien escritos en general. Se nota que JMS trabajó en periodicos cuando era joven. Lo que pasa es que, igualmente, son los 3 de siempre, y hacen lo mismo de siempre, sin tener mucha personalidad memorable. Cumplen sus papeles, pero ya está, no tienen la chispa que pueden tener en otros comics o adaptaciones. Bueno, Jimmy Olsen es más divertido que en la mayoría de adaptaciones, porque es más aventurero. Excepto que eso no es nuevo, es como ha sido en los comics cuando se han molestado en usarlo bien. Sólo que en los comics se desenvuelve con aplomo entre aliens, gorilas, genios y otros problemas en los que se mete. En comparación, esquivar cascotes de ovnis es poca cosa.

Y el otro problema gordo es el que ha dicho Al. Que es irónicamente, el que se intentaba evitar con este formato. Por mucho que sea una historia pensada para el tomo… es un tomo bastante escaso. Apenas hay ideas. Las cosas tardan muchísimo en pasar. Y cuando pasan, son todas en páginas dobles aburridas. Es un tomo que se hace largo y se lee rápidamente, simultaneamente.

Parte de ese problema viene del dibujo. ¿No se suponía que esta línea iba de poner a estrellas? Entonces, ¿porque demonios ponen aquí a Shane Davis, un imitador malo de Jim Lee que no ha dibujado ninguna serie famosa hasta ahora? Ah, porque ahora en DC mandan Jim Lee y Bob Harras. Eso lo explica todo. Pero vamos, que Davis es malísimo, en el mismo estilo que toda la mierda salida de los 90 que ahora deambula por DC. Sus personajes son planos, sin vida, sin apenas expresividad, con mala anatomía y con exceso de rayas innecesarias. (Y que me expliquen porque Lois está interpretada por la hermana de Dexter Morgan. Ya es mala la fotorreferencia, pero si encima ponen a alguien que no pega nada…)

P: A la hora de contar la acción, fracasa en narrar bien cosas básicas, mucho menos grandes peleas explosivas. Y Al ya se ha burlado bastante de sus horripilantes diseños, que de verdad, dan vergüenza ajena. Quizá con un buen dibujante, tanta página doble y tanta lentitud habría funcionado, porque se habría disfrutado del paseo. Pero en DC ya no entienden de dibujo.

A: El tipo hace unas pinturitas muy vistosas como si fuese Alex Ross pero no, amigo, no eres Alex Ross. Y si no tienes su dibujo perfecto, no te quedes únicamente con su ritmo parsimonioso.

Así que tenemos un dibujo soso, lento y por debajo de las expectativas para una historia sosa, lenta y por debajo de las expectativas. A quienes nunca nos ha interesado Superman no lograrán meternos en el vicio con cosas como ésta, la verdad.

P: Un tomo lento, fatal dibujado, lleno de clichés y tópicos, sin nada que ofrecer a fans de Superman y muy poco para convencer a los que no lo son. En DC van a tener que esforzarse mucho para que esta Tierra 1 salga adelante. No Recomendado (3)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Green Lantern Nº14: El primer número es pelea, el segundo es más en la línea buena de la serie. Con una historia de complemento decente pero con mal dibujo. Recomendado (8)

Unwritten Nº3: Más de lo mismo, con un número experimental muy chulo.

Y si a esto le añades todos los tomos reedición (escucha el podcast o mira reseñas antiguas cuando salió la primera vez) ya está todo. Ha sido… decepcionante. La semana que viene estoy de vacaciones, así que volveremos en dos semanas con lo de Norma: Por fin material nuevo de Astro City, y también de Authority, entre otros. Y algún tomo más de Panini, como Iron Man Legado. Y además, comentaremos una película que saldrá, de nosequé de un tipo con un martillo. Que paseis buena Pascua. Saludos resucitados.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana toca principalmente el resto de lo que vino la semana pasada, principalmente, tomos de Panini/Marvel, aunque tampoco todos. Además, se añaden un par de series mensuales que no vinieron la semana pasada (pero no Factor-X, que ha sido cancelada como serie mensual. Debería estar más atento a esas cosas) y la típica entrada de Planeta/DC de principio de mes. Como todo son cosas más o menos interesantes, en principio vienen todas por escrito y ninguna en audio, pero no os acostumbreis. Veamos que hay:

 

 

 

 

 

 

Agentes de Atlas: Marcada por los Dioses

 

Este tomo es una miscelanea extraña, compuesta por varias historias sueltas, la mayoría escritas por el Jeff Parker de siempre, que tienen todo el material que queda por publicar entre el volumen 2 de la serie (el de Reinado Oscuro) y el tercero y último (el de la Edad Heroica). Son varias miniseries y especiales, y más o menos, cada una está protagonizada por un agente de Atlas individual, excepto Jimmy Woo, porque es el jefe y ha sido el central de las historias hasta ahora, y M-11, porque es un robot. Ninguna de ellas tiene que ver con la premisa original de la serie de tenerles liderando un imperio criminal, por desgracia.

 

La primera historia es la del título del tomo, y venía de complemento de la última saga de Hercules. Queda un poco raro publicarlo aparte y después, porque transcurre simultaneamente al Asalto a Nuevo Olimpo, y de hecho, vemos algunas escenas desde otro punto de vista, pero que se le va a hacer. Continua del argumento abierto en el anterior tomo de Atlas, con Venus teniendo que enfrentarse a la Venus original, es decir, la diosa Afrodita. Es lo único del tomo que es una historia de los Agentes de Atlas en pleno, aunque en el fondo, es una historia de Venus. Y es una historia de aventura con toques mitológicos, del montón. Se encuentran con varios bichos mitológicos, los vencen mediante mezcla de fuerza e ingenio. Muy estándar, aunque con algo de ingenio en la presentación. Lo mejor es el final, que es bastante divertido (y a alguno le gustara desmedidamente) y si que cambia un poco a uno de los personajes, por una vez. El dibujo es del dibujante regular actual, Gabriel Hardman, que se pasa de oscuro en estilo, pero logra ser atractivo y con grandes diseños.

 

La segunda era el complemento de Caida de un Vengador, también en el último tomo de Hércules, y es la única no escrita por Parker. Está escrita por Paul Tobin, y si sus trabajos para la línea Impact hubieran sido tan buenos como esto, ya estaría en primera. Es una historia maravillosa que va de Venus y Namora vendiendo todas las posesiones de Hercules, que son muchas. (Va antes de que Amadeus tome el control del Grupo Olimpo, obviamente) Empieza siendo una comedia muy divertida, pega un giro muy bueno hacia el drama duro, y termina siendo muy entrañable, encajando perfectamente con el personaje de Hercules y su mundo. Es mucho más su historia que la de Atlas, y debería haber estado en el tomo de esa serie y no de esta, pero es la única pega que tiene la historia. (Bueno, ¿en serio tienen los atlantes un tabú sobre el nudismo? Si habitualmente van casi desnudos) El dibujo de Reilly Brown está muy bien, también.

 

Namora tiene un especial (como parte de una serie de especiales del año pasado, en plan “que no tengamos ninguna serie regular protagonizada por mujeres no significa que seamos misóginos, mira, un montón de especiales femeninos”, de los que deberían publicar el de Spitfire, que era muy bueno) que la tiene bajo el mar teniendo uno de esos conflictos habituales para estos personajes. Al menos no usa el trillado “atrapado entre superficie y agua” del que están abusando con Aquaman. No es que nos diga nada nuevo de Namora, que es un personaje que tampoco es muy profundo (chiste no intencionado), pero al menos nos mete bien en su cabeza. El conflicto es bastante obvio (y más cuando tiene una situación de esas que es demasiado bonita para ser verdad… que queda peor aún porque eso que insinuan ya ha pasado de manera completamente distinta en otra serie, por culpa del desfase que lleva Panini) pero no se lleva mal. Y tiene muy buen dibujo de Sara Pichelli, por aquello de que uno de los autores sea hembra.

 

Después tenemos, por algún motivo (ha vendido menos que ninguna otra cosa en Marvel ese mes), una miniserie dedicada a Marvel Boy. (O el Uraniano, como lo llaman ahora… ¿realmente piensan que es mejor nombre? ¿No solía ser eso sinónimo de gay?) Excepto que en vez de explorar al personaje, su extraña existencia actual, o, Dios lo prohiba, que le pase algo nuevo, es una historia vieja. Es el origen del personaje, hasta que volvió a Urano para quedarse. Es decir, el origen que ya nos contaron cuando presentaron al personaje, pero ampliado a 3 números. El resultado es tan aburrido como puedas esperar, porque no se que manía tienen en los comics modernos de volver a contar los origenes de los personajes en plan lento, en vez de contar, no se, historias nuevas. Una de las gracias es que transcurre en los años 50, pero eso lo que nos lleva simplemente es a todos los elementos estándar de historias que transcurren en esa época, (Caza de brujas, hombres del gobierno, paranoia alien, etc…) sin ofrecer nada original, y los personajes también son estereotipos. El personaje es tan simplón como el inocente que no entiende el mundo que parece una caricatura, y por necesidad argumental, no puede cambiar. En vez de desarrollarse mejor la civilización de Urano, son también estereotipos, y en vez de aclararse las discrepancias con las distintas versiones establecidas, simplemente se repite la versión contradictoria que sabíamos. Lo único gracioso que tiene la mini es cuando se ponen a hacer pastiches de los comics originales de los 50, y las explicaciones de cómo se hicieron esos comics en el Universo Marvel. Y ambas cosas las hizo ya Karl Kesel hace años. Para colmo, el dibujo es de Felix Ruiz, al que ya vimos en Marvel Zombies 5. Y no se a quien demonios se le ha ocurrido poner a un imitador de Sienkiewicz a hacer un comic de ciencia-ficción retro de los 50, pero se merece un premio al despropósito.

 

Por último, hay una miniserie sobre el Hombre Gorila. Y es una historia de pulp, con todos sus elementos. Empieza muy bien, con una entradilla a lo James Bond absolutamente desmadrada, con un villano genial que parece salido de Hellboy o de Umbrella Academy. Si el comic hubiera ido todo en ese tono, habría sido fantástico. En vez de eso, es meramente bueno. Mezcla flashbacks de toda la vida de Ken (a diferencia de Marvel Boy, aquí si que hay que contar, pues Ken es como Logan, muy longevo y que ha estado en todas partes, y no nos habían contado nada de su vida pre-gorila), algunos bastante buenos como historia, otros simplemente vistazos de distintas épocas, que suenan tan bien que se podría hacer una historia entera de cada uno. Con una historia del presente, pero que también es puro pulp, una especie de Indiana Jones, pero con un protagonista gorila, y por lo tanto, mejor. Bastante divertida, y tiene buen dibujo de otro italiano novato más, Giancarlo Caracuzzo. (Ahora, si hubieran publicado el número de Masacre Team-Up que continuaba de esto, habría sido mejor)

 

Lo bueno de esto es que demuestra la variedad de historias y géneros que se pueden hacer con los Agentes de Atlas. Lo malo es que no se aprovechan algunas de las gracias, y que el nivel de las historias tiene altibajos. Aún así, Recomendado (7)

 

 

 

Astonishing X-Men Nº13

 

Empieza la tercera y última saga de Warren Ellis en la serie, pero el sistema de publicación es enrevesado de narices. Originalmente, Astonishing iba a ser la nueva serie principal de la Patrulla-X, sustituyendo al New X-Men de Morrison, con una nueva serie para que Joss Whedon pudiese lucirse. Excepto que la serie empezó a retrasarse en exceso, así que las demás series continuaron sin AXM, y la dejaron como una curiosidad histórica. Asombrosamente (nunca mejor dicho), pese a eso, la serie continuó tras Whedon, esta vez con otro famoso, Ellis, en el mismo plan de “va por detrás de las demás series y lo que pasa es irrelevante a grandes rasgos, pero es una serie de lujo porque la hacen famosos”. Y aunque la etapa apenas ha llamado la atención, y ha continuado con la tendencia a los retrasos múltiples, el concepto les ha debido de gustar en Marvel, porque han empezado toda una línea de miniseries Astonishing con esa misma idea. Logicamente, esta tercera saga de Astonishing es una de esas nuevas miniseries, con el subtitulo de Xenogenesis, para diferenciarla de la serie regular, que debido a los desmadres que llevan en Marvel, aún estaba publicando la saga que aquí vimos terminar el mes pasado, cuando empezaba esta. Pero para terminar de confundirlo todo, la serie regular de Astonishing va a continuar por separado, además, sólo que esta vez con autores bastante menos famosos, y, para confusión máxima, los números pares van a tener un equipo creativo, y los impares otro distinto. Si fuera más complicado, tendrías que usar un anillo decodificador para seguirlo.

 

Total, que esta es otra de estas historias autoconclusivas de gran idea como las dos anteriores de Ellis. Hay que concederle una cosa a Ellis, si le ponen a escribir historia de la Patrulla-X post-Dia M, escribe historias que usan el Dia M como punto de partida, en vez de centrarse en sus fetiches personales, ponerse a revisar continuidad de hace décadas porque no se le ocurre maneras de tirar hacia delante, pegarse contra vampiros o similares. La idea es que empieza a haber nacimientos aparentemente mutantes, y ahí va a ir la Patrulla-X a investigar. Aquí el hecho de que esta sea la serie opcional juega en contra de ella, porque obviamente, no van a arreglar a los mutantes en esta serie (y aunque se pudiera, sería una manera anticlimática), pero no deja de ser una premisa interesante, sea cual sea la pega que haya al final. (Una pega se menciona ya de antemano, pero Ellis la caga al mencionarla. Dice que no pueden ser mutantes porque las mutaciones se manifiestan en la adolescencia, no al nacer, pero eso, aún ignorando todo el rollo de Hope –y dado que esto es post-Complejo de Mesias, debería mencionarse también- no son ni de lejos los primeros mutantes que tienen poderes de nacimiento, de hecho, la primera saga de Factor-X iba precisamente de explicar que hay un subtipo de mutantes que son así, como Madrox o Rondador)

 

Dada la típica lentitud de Ellis, el número termina antes de llegar al lugar en cuestión (que curiosamente, es una referencia a las viejas historias de Jamie Delano en Capitán Britania, supongo que porque es de lo poco de Marvel que Ellis respeta y admira). Pero a diferencia de la primera saga, que tenía a los Hombres-X no haciendo mucho antes de empezar la historia, esta… bueno, realmente tampoco les tiene haciendo mucho, pero sirve para discutir un tema interesante. El pueblo con los nacimientos está en plena África, y el número va, sobre todo, de los distintos personajes discutiendo sobre territorialidad, y sobre la impresión que puede causar que un puñado de americanos blanquitos venga a arreglar los problemas de África. Aquí es donde Tormenta tiene por fin un papel importante, cosa que no ha tenido prácticamente desde que se la trajeron de vuelta del fiasco de su matrimonio con Pantera (que, por cierto, también es mencionado aquí, porque sigue existiendo, aunque pasen de él en las demás series). Y si, se menciona explicitamente que Ororo es medio americana, y en cualquier caso, es de un país africano completamente distinto al que van (a diferencia de la mayoría de guionistas, que piensan que toda África es lo mismo), pero también que aún así, es más cercana que el resto de la Patrulla-X, ya que al menos ha estado en una cultura vagamente parecida. (Al fin y al cabo, tu estarías más cercano de, no se, los ingleses que un puñado de japoneses, por poner un ejemplo) Es un tema interesante que tratar, y Ellis lo trata bien, adecuandolo a los personajes, no simplemente como charla moralizante.

 

El mayor problema es, como siempre, la lentitud. Como muchas de las cosas que hace Ellis, está escrito para leerse en tomo, no en números sueltos. Con una escena de presentación y explosiones silenciosas que ocupa varias páginas, varias páginas de pin-ups para presentar a los protas, y sólo charlas de antes de empezar, estaría bien para abrir boca como primer quinto de un tomo de 120 páginas, pero como una entidad independiente, deja que desear, porque se acaba casi antes de que empiece. Y es que mientras los comics se publiquen en entregas, hay que escribirlos para que se lean también bien en entregas, no sólo en el tomo inevitable. (Y manda narices que Panini publique mensualmente comics tan poco apropiados para el formato como este, y sin embargo, comics que funcionan perfectamente mes a mes como Academia Vengadores salgan en tomos. Pondrán todas las excusas de ventas que quieran, pero a veces hay que tomar decisiones con más ojo que ese)

 

El otro posible problema es el dibujo. Esta vez le toca a Kaare Andrews, que es definitivamente un buen dibujante. Pero también uno que cambia mucho su estilo según el encargo que le den. Y aquí, por algún motivo, ha decidido caricaturizar a los personajes, y encima, a unos más que otros. Los hombres parecen normales, lo que hace que como dibuja a las mujeres cante más. Emma Frost, aparte de hipersexualizada, que es lo habitual, tiene una anatomía absolutamente imposible, y ni siquiera atractiva, y Tormenta se queda cerca (aparte de tener la cresta ochentera que no tiene en las demás series, como licencia artística gratuita). Es una pena, porque la escena de presentación es en un estilo distinto que queda apropiadamente impactante, pero en un comic que es un 80% gente hablando, no poder tomarte en serio como personas a algunos de los interlocutores es un problema.

 

Hay ideas interesantes, y a lo mejor cuando termine la historia sale algo bueno. Pero de momento, no es satisfactorio, y es un problema de base, sobre todo de la editorial. Neutral (6)

 

 

 

Dia Mas Brillante Nº4

Peter: Continua la serie, y en este número empieza a afianzarse. Por un lado, la estructura cambia un poco. En vez de tratar de meter todas las historias en cada número, hay unas 3 en cada, de manera que en estos dos números que lleva la edición española, hay un avance de cada una de las 4 tramas normales de la serie, y un poco más de la principal, la de Deadman y el anillo blanco, que es comun a todos los números. Además, a estas alturas, ya empieza a estar bastante claro de que va cada una de las 5 historias. Y ya era hora, teniendo en cuenta que llevamos ya un cuarto de la serie.

 

Al: Desde luego avanza bastante la de Aquaman, luego un poco las de Deadman y Detective Marciano, casi nada la de los halcones y casi nada de la Firestorm.

 

P: Si, está claro en que historias están más involucrados los autores (o al menos, piensan cuales son más principales) y en cuales menos. Se nota mucho que tienen más que decir de unas que de otras, y al menos no tratan de estirar las otras para compensar. Lo cual no quiere decir que las que tienen más espacio lo merezcan, necesariamente. O quizá alguna de las otras tenga más importancia más adelante.

 

A: El problema ya no es que lo que se vaya narrando tenga más o menos relevancia, el problema es que algunas de las historias no están avanzando nada. La de los halcones por ejemplo, sólo nos enseña un cambio de escenario. No hay un nuevo elemento introducido en cada número. Ni siquiera hay un encaje muy bueno de las historias. No se parece nada a lo que fue 52.

 

P: Comparar con 52 es injusto y solo puede llevar a la locura y a la decepción. Pero si, no está funcionando mucho, ni las historias individuales ni como todo.

La de Aquaman explica bastante bien cual es el conflicto central de la historia, quienes son los villanos, que quieren, y porque están aquí y ahora. (Falta ver que pinta el nuevo Aqualad en esto, pero no es muy dificil de deducir) Los villanos de momento no parecen muy interesantes, y son un retcon relativamente innecesario de una vieja historia de la Edad de Plata. La idea es una que está bastante vista, y el conflicto que genera entre Aquaman y Mera parece un poco forzado, y no es tan terrible como habían hecho parecer hasta ahora. Al menos Johns no lo convierte en un melodrama tonto. Por otro lado, nada en los personajes sigue sin ser demasiado interesante, aunque está bien que metan a Aquaman en temas como en el de la escena de acción obligatoria de este mes. Muy apropiado, y muy inteligente por parte de Johns, porque se escribió antes de que pasara algo muy similar en la vida real el año pasado. Es la primera vez que habría hecho falta Aquaman en la vida real.

 

A: Como decíamos en los últimos 3 números, la historia de Aquaman está siendo, casi totalmente, una historia de Mera, donde se están introduciendo muchos más elementos y rasgos interesantes de ella que de él. Ahora, explicándonos cosas de su entorno y de su pasado. Que es verdad que no es que no haya pasado antes pero al menos encaja bien en ella y en algunas cosas que le han pasado recientemente.

 

P: ¿Tu crees que encaja? No es lo mismo ser una mujer dura y capaz e incluso una lider, que ser una asesina política. De hecho, no termina de encajar con la rabia que se supone que la llena. (Ni todo esto encaja con sus origenes originales, pero supongo que hay que suponer que sólo valen algunas cosas de cada continuidad, al azar, según les apetezca)

La historia de J’onn está claro que va de tenerle contra la nueva marciana con la resurrección de Marte de trasfondo. En este número, J’onn toma algunos pasos sensatos en la busqueda de la villana. Claro, que uno de ellos, mirar entre los marcianos blancos, es sensato únicamente si te olvidas de que murieron todos en una historia de LJA de Joe Kelly que todo el mundo ha ignorado. En serio, DC, ¿aún estais interesados en eso de la continuidad y el universo compartido y tal? Porque no lo parece. Aparte de eso… violencia gratuita. Esto empieza a parecer un chiste, donde cada vez que aparece la marciana, mata gráfica y horriblemente a civiles, sin venir absolutamente a cuento ni contar nada. Ojalá fuera señal de ser una parodia, pero no. E igualmente, se usa a otro personaje apropiado… que aparece sólo para ser torturado. Probablemente no sea grave, pero aún así, es fácil y tonto.

 

A: Jajaja. Ésta vez la violencia gratuita ha sido más gratuita que nunca. Especialmente porque ya es la cuarta vez que vemos al personaje hacer cosas así. Ya no tiene que demostrarnos nada. Por el resto, seguramente tenemos al mejor J’onn de los 4 números, el más auténtico y hasta empático. Y por lo menos es la primera vez que se le da un mínimo de emoción a este subargumento.

 

P: La parte de los Halcones está claro que va de perseguir a Hath-Set, de momento en el nuevo mundo al que han ido. Que con las islas flotantes y los animales humanoides, parece Thanagar, excepto que por alguna razón, Carter no menciona que le suena. En este número, simplemente exploran un poco, conocen que gente hay, y como no, se pegan con ellos. Es muy poco, es algo soso, y encima, la ambientación del sitio no captura la imaginación como debería, entre otras cosas porque no es nada nuevo, es bastante viejo para los personajes (o sus contrapartidas alienígenas, pero no nos metamos en continuidad extraña… demonios, todos los protas de la serie tienen continuidades enrevesadas, retconeadas y dificiles de entender)

 

A: Yo creo que la historia de los halcones es la peor de la serie, entre otras cosas porque sólo avanza un 1% cada número. Es como descargarse Lo que el viento se llevó con un modem de 56k. No se ve la luz al final del túnel, si es que hay final. En el capítulo de hoy: nos despertamos en un sitio, miramos a un lado y al otro y nos encontramos un problema. Ningún elemento más. Fin.

 

P: Igualmente, la de Firestorm tampoco avanza mucho, porque las dos tienen muy poquito espacio este mes. Pero esta, como es (presumiblemente de Johns), es más interesante. Entre otras cosas, tiene algo que contar sobre los dos protas. De los Halcones, no parecen tener nada que decir, sólo meterles en una aventura aburrida. En el caso de Firestorm, al menos tienen un viaje personal pensado para Jason y Ronnie, aunque sea obvio. Es la que tiene uno de los ganchos más interesantes (ver como aprenden a actuar juntos, es el mayor cambio de status quo en la serie), y la que tiene los misterios más intrigantes. ¿Cual es la revelación que mencionaban el mes pasado? ¿Que es la voz que oyen aqui? ¿Quien es el malo y que querrá? De momento, aún están presentando todo eso, pero no queda mal. La ejecución podría ser mejor, podría no ser tan obvia y con caracterización tan simplona, pero al menos son buenas ideas. Es triste que haya que conformarse con eso, especialmente en una serie con fama y un autor de primera, pero…

 

A: El tema un poco raro es que el misterio que ahora se avanza de cero otra vez tuvo un precedente hace un par de número cuando Átomo se metió en la cabeza de Ronnie. Podemos ver venir un poco lo que hay detrás y sin embargo los personajes parecen ignorar todas las pistas o situaciones llamativas que nosotros sí apreciamos. Pero sí, seguramente estos dos chicos sean los dos personajes, junto a Mera, que más evolucionados salgan de esta historia. Y por lo menos la escena tiene ritmo. Es la cuarta escena que nos presenta el mismo misterio, en el mismo punto de avance pero está bien narrada.

 

P: Creo que esa es la idea, que Jason y Ronnie están demasiado centrados en sus problemas como para apreciar lo que se les viene encima, y su historia va a ser como superan eso. (Igual que la historia de Deadman es aprender a vivir, la de Aquaman es dejar de ser un moñas, y las de los personajes de Tomasi… uh… )

Hablando de Deadman, lo suyo sigue siendo lo más interesante. La mitad va de explicar porque el anillo blanco no va resucitando a todos los muertos que se va encontrando por el camino. La explicación acaba siendo “porque al anillo no le da la gana”. Si eso acaba siendo parte de un plan mayor que explican, es justo. Si es simplemente exigencias del guión, y todo lo que le vaya pasando a Boston es “porque si, para que haya historia”, esta serie va a acabar siendo muy decepcionante. (Igual que si las historias al final no convergen). La otra mitad es una idea divertida. Si los anillos se activan ejerciendo la emoción correspondiente, es lógico que el blanco, que representa la vida, se active viviendo. Así que por ahí va la historia, que es obvio, pero al menos no es deambular aleatoriamente. La manera en la que se hace está bien, es la única que tiene ingenio en este comic. Empieza de manera muy portentosa, y luego pega un giro casi cómico hacia lo cotidiano, que le pega al personaje. Y termina prometiendo respuestas, que si se cumplen y no se están haciendo los interesantes, van a quedar bien.

 

A: La verdad es que juega con dos personajes brillantes, que son Deadman y Hank Hall que, bien usados, generan escenas geniales como las que hay en éste número. En general, Hank Hall tratando misterios sutiles y situaciones cósmicas delicadas es mortal de necesidad. Hay ingenio pero, de no haberlo, sería francamente triste. Y hay historia pero es que de no haberla, en la historia central que promete explicar toda la premisa de la serie, sería de juzgado de guardia.

 

P: El dibujo continua como hasta ahora: Reis y Gleason son impresionantes en estilos distintos. Syaf/Prado está bien, aunque no aporta nada imaginativo, y Clarke es bastante malo, y no se que hace alguien tan oscuro y feo en una historia tan superheroica y de ciencia-ficción.

 

A: Conque haya un 5% de Ivan Reis, el capítulo del dibujo está salvado.

 

P: La serie continua siendo bastante decepcionante, para ser de Johns, para ser la serie principal de DC, y para ser secuela de la Noche Más Oscura. El equilibrio entre las historias está bien, pero falta que individualmente avancen mejor, sean mejores en general, y se integren más. Neutral (5)

 

 

 

Ojo de Halcón/Pájaro Burlón: Fantasmas

 

P: Después del éxito de la miniserie que reunía a la pareja tras la resurrección de esta en Invasión Secreta, el mismo equipo creativo lanza una serie regular… que ha sido cancelada al final de este tomo, aunque los siguientes números se han publicado como miniseries. Aparentemente, el mercado ya ni aguanta spin-offs decentes de series famosas si no son “importantes” o hechos por famosos.

El emparejamiento de estos dos siempre ha sido buena idea. Aparte de la referencia obvia a Flecha Verde y Canario Negro (y es irónico que estos vuelvan cuando los otros se han separado) y la vaga conexión aviar, son dos luchadores cuerpo a cuerpo sin poderes que se basan en artilugios, expertos en lo suyo, y con caracteres fuertes y parecidos. Tienen mucha química. Funcionaron muy bien en la miniserie original de Gruenwald, pero cuando se los llevaron a los Vengadores, dejó de funcionar, porque la pareja se veia eclipsada entre gente más popular, sobre todo Pájaro Burlón, que en vez de complementar a Ojo de Halcón, quedaba redundante con él y con otros personajes similares. La solución de Jim McCann en la miniserie previa (que era su primer trabajo, y muy bien que le salió) fue tenerlos a ellos dos solos, actuando como pareja de espias, que para algo era la profesión de Bobbi. Y quedaba perfecto: En Marvel no tienen nada así, que combine buen espionaje, con elementos Marvel, con comedia romántica de diálogos rápidos. Además, como están jugando en el terreno de Pájaro, en vez de quedar eclipsada como segundona para su ex, quedaba como la principal, como la protagonista seria, con Clint como el musculos guapo y que parece tonto pero en realidad es muy bueno, que le pegaba también bastante. Era una fórmula muy buena.

 

A: Y sin embargo, esta serie empieza con una premisa un poco forzada. Quieren tener a una pareja de protagonistas super consolidada cuando no la hay. Sale de la nada un elenco patético de secundarios al que apenas nos presentan ni les dan cancha para que se luzcan (y casi se agradece) y luego introducen, de golpe, todo el background de los dos personajes que pueden. Es salir a la calle y ya se encuentran al archienemigo “histórico” de cada uno aliado con el del otro.

 

P: Parece ser que ahora que McCann contaba con más tiempo por ser una serie regular (ouch), ha decidido retroceder y mirar la historia de los personajes. Eso es un arma de doble filo. Por un lado, tratar su separación original es interesante, porque aparte de tenerla colgando, nos dice mucho sobre los personajes y su relación. Aunque inútiles posteriores (tipo Byrne) se olvidaron de los motivos de la separación y simplemente los tenían como exes genéricos que no se aguantan porque son cabezotas (generalmente, los mismos inútiles que usaban a Pájaro como heroina unútil genérica), la pelea original fue una idea muy buena de Englehart, porque era un conflicto sin malos ni buenos, y nada forzado, sino natural, porque venía de las diferencias básicas entre los personajes. Él es un superhéroe enteramente, y sigue las reglas del héroe a rajatabla. Ella es una espia metida a superheroina, y esos se rigen mediante una moralidad y reglas distintas que sólo a veces coinciden. Y como ambos se toman lo suyo tremendamente en serio, tenía que surgir el conflicto, era inevitable, y quedó muy creible. Generalmente, rescatar un conflicto que se abrió hace 23 años y se zanjó hace 17 sería una ridiculez retrograda. Pero el retcon del skrull impostor deshizo la reconciliación que cerraba la historia, y por mucho que el subnormal de Bendis haya escrito a Clint como el Castigador, es un conflicto que tiene que salir a la luz, o por lo de antes, o por algo nuevo. Y eso es el núcleo de la historia. Como el problema va a surgir, tratar la pelea original (que Bobbi mató, más o menos, al Jinete Fantasma), no queda mal. Lo que es algo exagerado es rescatar el fantasma de esa historia literalmente, con el propio Jinete Fantasma volviendo para causar la pelea.

 

A: Y eso está bastante bien. En general, el uso de la continuidad para las caracterizaciones es muy bueno. Maneja todo el pasado de los personajes con mucha naturalidad. Sus vínculos familiares, sus traumas pasados, sus actuaciones erráticas recientes. En general, consolida unas personalidades muy bien elaboradas con todos los elementos.

 

P: Si lo piensas mucho, el retorno del Jinete Fantasma es brillante. Se suponía que había sido exorcizado, pero en parte es porque lo que le retenía en la Tierra, vengarse de Pájaro, se había cumplido. Con la pareja junta otra vez, tiene sentido que haya vuelto a la Tierra a volver a cumplir su misión. Pero sólo si lo piensas mucho.

 

A: El problema es querer forzar todo para tener una especie de “universo Clint & Bobbi” como si fueran los mutantes o Spiderman. Realmente tienen 4 elementos en su pasado. Y no tienen un elenco de secundarios. Rescatar a lo loco a los dos archienemigos y crear de la noche a la mañana un equipo de Bobbi que además parece ideado en un 5 minutos para cumplir con la papeleta no genera ningún entorno.

 

P: Estás siendo muy duro con los secundarios. (Uno de los cuales ya se había presentado en la mini anterior) No están muy desarrollado, pero es una serie de espias. Los tipos que le crean los artilugios a James Bond y demás nunca se han desarrollado mucho, al menos no en la primera historia, y eo no significa que no deban existir. Al contrario, son de rigor en el género. Además, en parte gracias a la mucha expresividad del dibujo, en muy poquito espacio, sabemos bastante sobre la personalidad de cada uno de ellos, y te puedes hacer una idea bastante clara de que van. No son aburridos tampoco.

 

A: Son de rigor. No son de rigor que sean exactamente los mismos. Frenchie, Helen Mirren y una tarada de los explosivos. Pues fíjate tú. Super enriquecedor. No son los secundarios del Escuadrón Suicida exactamente.

 

P: Los secundarios del Escuadrón Suicida tampoco eran mucho en 6 números. (No había caido en los parecidos entre London y Helen Mirren, pero ahora que lo dices… Y dato curioso: Twitchy está basado, fisicamente y en personalidad, en el guionista de la serie) El personaje que si es importante y tiene tiempo para lucirse o caer es Dominic Fortune, que es el tercer personaje principal de la serie. Siendo un mercenario clásico de Marvel, (o quizá un heredero… es la versión joven que debutó en la infravalorada Sable & Fortune de hace unos años) más o menos pega, y cumple el importante papel del tercero en discordia para la pareja, para meter cizaña y ambigüedad moral, que también es de rigor, y está perfecto en el papel. A veces está demasiado metido en él, pero está bien.

 

A: Si, Fortune si que es un buen hallazgo para agregarle como secundario a la pareja. No sólo es, como tú dices, ideal para hacer triángulos amorosos, estratégicos y morales con los Barton sino que tiene bastante interés por sí mismo, en cuanto a historia y personalidad. Podría, de tener tiempo, llegar a desarrollar sus propios subargumentos. De hecho, en esta historia ya tiene bastante peso.

 

P: El mayor problema viene de los villanos. No porque sean mala elección, son buenas nemesis: Jinete Fantasma para Pájaro, por lo ya indicado. Y Fuego Cruzado para Ojo de Halcón, porque está obligado contractualmente a aparecer en todas las series de Halcón, y por tanto es su nemesis por defecto. Y no son malos villanos de por si, tampoco. Fuego incluso lleva unos lacayos sacados de una aparición perdida de los 90. No son tan divertidos como los Malabaristas Mortales, pero esos no habrían pegado en esta serie. El problema es que hace que se convierta en una historia demasiado típica de héroes contra villanos que buscan venganza. Va por los sitios más típicos. En vez de espionaje, son peleas contra lacayos para llegar al enemigo final. Y el conflicto interno de la pareja se convierte en conflicto externo contra los villanos que quieren separarlos.

 

A: Además de que la alianza entre ambos villanos está bastante, bastante cogida por los pelos. La idea era simplemente juntarlos a los dos, pese a que sean personajes totalmente distintos en registros casi opuestos.

 

P: Supongo que las diferencias son parte de la gracia del team-up. Pero es un equipo demasiado de tópico superheroico, de juntemos para vengarnos, que les hace actuar demasiado como supervillanos genéricos a personajes que no quieren serlo. (Bueno, Fuego Cruzado quiza si es un villano a lo James Bond, pero Jinete no) Es una pena, porque las partes de acción suelen ser bastante divertidas, con una secuencia en un museo muy, siento abusar de la comparación, pero muy Bond también. Es gracioso que Clint aún use la espada de Ronin, pero no es malo. La pega en esto, es que en vez de mezclar bien elementos de espionaje y de superheroes Marvel, hay escenas de acción que no usan elementos superheroicos (son buenas, pero podrían estar en cualquier peli) y escenas que son demasiado superheroicas, y por tanto demasiado manidas. Cuando la gracia era mezclar ambas cosas. (Eso pasa demasiado a menudo en estos comics)

 

A: Tampoco pilla muy bien el tono entre lo desenfadado y lo serio. Vale que se pueden alternar con cierta habilidad. Pero, a grandes rasgos, o vas de escenas de acción locas disparando desde coches en marcha o vas de auténtico drama psicológico donde las escenas de acción son catalizadoras de los problemas personales. Aquí tenemos un poco de todo. No es que haya drama y a veces alivios cómicos, es que no hay un camino claro.

 

P: Tiene una conclusión efectiva, al menos. Y sólo dura 5 números, con el sexto dedicado a ver las consecuencias, que están bastante bien, ahora que los villanos se han quedado a un margen. Es una pena que desemboque en lo que es esencialmente un crossover, que es el siguiente tomo. Otro problema de la serie es que usa demasiadas coincidencias rebuscadas para crear clichés. El retorno del Jinete es justificable por lo dicho antes, ¿pero justo que el Jinete Fantasma del presente tenga una hija adulta jamás mencionada anteriormente? Si nunca lo habían escrito como tan mayor. Lo mismo para los indicios sobre la familia de Bobbi, o la conexión con Fortune, o…

 

A: Lo de la conexión con Fortune canta muchísimo. Lo de la hija de Slade podría pasar, tampoco es que le hayamos conocido muy a fondo. El primer “encuentro casual” con ella es otra de esas cosas super-forzadas que introduce la historia. McCann tiene mucha prisa por crearles el entorno a los personajes y se precipita muchas veces.

 

P: Lo que está igual de bien que en la miniserie previa es el dibujo de David Lopez. Hace personajes muy atractivos, con mucho detalle en parafernalia, mucho cuidado en el lenguaje corporal, trabajandose mucho la acción… todo lo necesario, y más.

 

A: Bah, tampoco me gusta tanto. No es feo pero es algo simple y hay un par de escenas donde no se capta muy bien lo que está pasando por fallos de narración y (lo que es más grave) de perspectiva.

 

P: La serie prometía bastante, pero no ha llegado a ser tan buena. Aún así, es divertida, y le encantará a los fans de los personajes, y les gustará a los que quieran un buen comic de acción de este estilo. Recomendado (7)

 

 

 

Principe del Poder

 

Esta miniserie no es más que la continuación de la serie de Hercules, el séptimo volumen de Increible Hercules, de hecho. La idea original era continuar con la serie de Herc, y alternar las aventuras de Cho como Príncipe del Poder con las aventuras del obviamente no muerto Hercules donde quiera que estuviese mientras tanto, en un tomo más largo, pero los editores prefirieron mantener a Hercules aparte durante este tomo, aunque a cambio pusieron la miniserie decepcionante de la Caida de un Vengador del tomo pasado. Salimos perdiendo, pero no es grave.

 

La idea aquí es establecer a Amadeus Cho como héroe independiente, ahora que no está Hercules. Obviamente, la dinámica es distinta al tener un protagonista relativamente serio en vez del duo cómico que formaban Herc y Cho, pero el Amadeus actual tiene suficiente de ambos, de serio y de gracioso, de motivado y disperso, de héroe y de humano, para que no haya mucha diferencia con los tomos anteriores. A diferencia del quinto tomo, que eran dos historias separadas de ambos protagonistas, cambiando el estilo para que cada historia estuviese más adaptada a cada prota, esta tiene el mismo estilo que la mayor parte de la serie, sólo que con un protagonista en vez de dos. La única diferencia es ver las diferencias con las que Amadeus afronta el mismo tipo de retos en los que se metían Hercules y él, y sorprendentemente, la cantidad de mamporros no ha disminuido mucho, ya que aprovecha los recursos que tiene ya establecidos para poder aportar músculo además de cerebro como nuevo Príncipe del Poder.

 

Parte del nuevo status quo de Amadeus es tenerle como líder de la Fundación Olimpo, como se vio al final del tomo anterior. Realmente, eso acaba no ocupando mucha parte de la historia. Se ve un poco al principio como está usando sus recursos para sus objetivos, y como ha cambiado la manera de dirigir la compañía (en parte, en un par de páginas de texto y resumen muy divertidas), pero como el tomo tiene poco espacio y muchas cosas que contar, enseguida eso se deja un poco de lado para meterse en una aventura que ocupa la mayor parte del tomo. La aventura es una idea tremendamente divertida y apropiada para la serie. Pak y Van Lente rescatan del olvido a cierto grupo que hacía la friolera de 14 años que no aparecía, y era una pena, porque eran una idea muy chula. Cambian un poco el status quo que dejó su creador al final de su última aparición (el lider expulsado ha vuelto a mandar sin mucha explicación), y sólo usan a un par de personajes y el resto son lacayos, pero aún así, es un buen uso y preferible al limbo. De hecho, son una gran elección, porque tienen conexión mitológica, y porque el lider del grupo es un personaje genial como némesis para Cho, siendo una especie de versión malvada de él, tan divertido como astuto como irritante.

 

La historia donde se mete, es una competición entre los dos personajes, mediante una estructura clásica de carrera por conseguir los mcguffins, que queda mucho menos forzada de lo que debería debido a que está basada en mitología que solía funcionar así, y que sirve para que cada número explore una mitología distinta. Las grecorromanas y asgardianas son conocidas de sobra y tampoco se profundiza mucho en ellas por eso (aunque sirve para tener a Thor como estrella invitada, y queda muy bien, como contrapunto al equipo Cho-Herc, siendo ambos además los mejores amigos de Hercules, con reacciones lógicas al otro), pero la otra mitad sirve para explorar mitos que no se han visto mucho en Marvel: Una es la mitología egipcia, de las cuales hemos visto a dioses buenos y malos, pero nunca el mundo donde se desenvuelven y sus mitos. Pak Lente cuentan muy bien como funciona su mundo, lo usan aún mejor para extrapolar un uso moderno que queda muy chulo, y da para una aventura tremenda, y un combate muy divertido contra un dios egipcio que no había salido hasta ahora. La manera de derrotarle es genial. En el último número toca mitología hindú, que no se ha tratado en Marvel desde que usaron a esos dioses una vez en 1980 y hubo gente que se ofendió. Los dioses no se llegan a usar, pero si la mitología, e igualmente, queda muy chula a la vez que instructiva, y hay pocos comics que pueden decir eso. Mientras tanto, hay un subargumento con la ex de Amadeus, Delfin Gorgón, y si no pensabas que molaba hasta ahora, después de tenerla haciendo la versión mítica de la Jungla de Cristal (con coletero de la muerte incluido… tienes que verlo para pillarlo) te va a quedar claro porque es sensacional. Y el final pone los dientes realmente largos para la gran conclusión de la serie, la Guerra del Caos, que han ampliado a mini-evento. (Y hablando de eventos, si te preguntas por la conexión con la Edad Heroica… bueno, la historia va de Amadeus convirtiendose en Héroe, con mayúsculas. Pero además, hay una buena introducción a la serie y a esta saga donde Atenea compara la nueva Edad Heroica con la tradicion heroica que toda esta gente continua)

 

En el dibujo, repite Reilly Brown, que ya dibujó un par de tomos anteriores y lo hizo muy bien. Tiene un gran ojo para la comedia visual, algo vital en esta serie, pero también sabe hacer buena acción, muy clara pero con impacto, y diseños muy buenos para los distintos mundos míticos. Ojalá consiga una buena serie regular pronto. Y las onomatopeyas continuan siendo brillantes, claro.

 

Aunque no esté Hercules, sigue su espíritu, con gran diálogo, caracterización e interacción de personajes, brillante uso de mitologías, sorpresas y cosas que son simplemente mucho más chulas que la media. Una pena que le quede poco a una de las mejores de Marvel. Muy Recomendado (9)

 

 

 

X-Men Nº1

 

En 1991, X-Men Vol.1 Nº1 debutó, batiendo todos los records de ventas anteriores y posteriores, con autores de primera línea, y siendo uno de los comics más comentados del momento, obviamente. Veinte años después, debuta X-Men Vol.2, que… bueno, se puso en el primer puesto de ventas ese mes, pero menos de un año después, ni siquiera está en el Top 10, ni es la serie mutante más comentada, y prácticamente nadie conoce a los autores. Sólo tienen una cosa en común, y es que ninguno de los dos comics es particularmente bueno, ni ofrece nada nuevo o interesante.

 

Como dijimos el mes pasado, la gran idea detrás de esta serie, aparte de saturar el mercado, es tener a la Patrulla-X en plan superhéroes genéricos, enfrentandose a villanos y a situaciones que no tienen porque tener que ver con ellos, sin tener nada que ver con las historias que están llevando la línea en la serie principal y otras. Es decir, historias genéricas del montón, con un equipo creativo del montón (el guionista sólo ha escrito para la serie secundaria de Masacre, y tampoco lo ha hecho bien, imaginate). En Marvel se han vuelto locos si creen que esto va a llevar a algo bueno. Ni el mercado ni la franquicia están para aguantar 4 series principales de la Patrulla-X, y menos cuando dos de ellas, Astonishing y ésta, tienen la misma premisa de “historias aisladas de lo que pasa en la serie principal, pero no son irrelevantes, lo juramos”. Pero al menos Astonishing, de momento, tiene un buen equipo creativo de categoría, y se está esforzando en contar historias de la Patrulla-X.

 

La gran idea para la primera saga, como también se veia el mes pasado, es Patrulla-X vs. Vampiros. Esa es toda la gran idea: Coger algo que está de moda, un par de años después de su punto álgido, y lanzarlo contra una de sus franquicias, a ver si tiene éxito. Y como en Marvel no entienden de comedimiento, como hacen con todo, van a extender una saga de 6 números a varias miniseries y especiales, que puedes ver en los anuncios del final del número (páginas por las que te cobran, por cierto), porque obviamente, “mutantes versus vampiros” es una idea con tanto potencial, que puede extenderse durante números y números. Claro, que si lees este número, apenas parece que tengan ideas para los 6 números.

 

Lo más triste es que la premisa exacta de esta saga “los vampiros se espabilan, se agrupan, y lanzan un ataque contra un lugar geográfico concreto y contra sus superhumanos protectores” ya se hizo el año pasado, muchisimo mejor, en Capitán Britania y el MI13. Así que no sólo están repitiendo mal aquella historia, la está contradiciendo (recordemos que Dracula moría al final de esa. Gischler decidió resucitarlo el mes pasado sin explicación y con un traje hortera, sólo para volver a matarlo. ¿No habría sido más fácil tener al tal Xarus tomando el control debido el vacio de poder dejado por la muerte de Dracula en MI13?) Así que tenemos la misma idea de los vampiros unidos por un lider, con mejoras místicas, lanzando ataques terroristas y atacando especificamente a los héroes y tratando de convertir a alguno de ellos. Excepto que mientras que en MI13 jugaban limpio con las reglas de los vampiros, aquí se las cargan cuando les conviene (y encima, están tirando de la tontería de que los vampiros son inherentemente malvados, que no es como funcionan en Marvel, aparte de volverles robots genéricos en vez de seres individuales, es decir, menos interesantes de por si), en vez de explicarnos jugando limpio los recursos que tienen los vampiros, se los van inventando sobre la marcha, en vez de impresionar con ideas originales múltiples en la andanda inicial, es una sola tontería vista muchas veces, en vez de haber desarrollado de antemano a los protagonistas, tienes que traerte el conocimiento de ellos de casa, porque apenas caracterizan a tres en todo el gran número de presentación. Todo esto, por cierto, se aprecia que es cutre y soso aun sin comparar con la otra historia.

 

Lo único que puede aspirar a ser “importante” (ya sabes, el timo de Marvel y DC para que los fans tontos compren cualquier cosa) es que rescatan a la pobre Júbilo. Júbilo, dejando aparte méritos o defectos anteriores, es un personaje que andaba un poco perdido tras Generación-X, ya que se quedó sin grupo, y era demasiado mayor para ser el miembro junior de la Patrulla-X, así que no se les ocurrió otra cosa que ofrecerla como sacrificio al Dia M, ya sabes, una de los 2 o 3 personajes importantes a los que quitaron los poderes para tratar de vender que fue algo importante y que afectaba a personajes de verdad. Fue una cagada enorme, y prácticamente se cargó al personaje para nada. Desde entonces, sólo se había usado, casi irreconocible y como superheroina usando super-artefactos prestados, en el último volumen de Nuevos Guerreros, pero parece que hemos quedado en que esa serie no se va a mencionar jamás, así que aquí empieza como estaba antes, sin poderes y un poco perdida. Lo bueno es que la rescatan del limbo. Lo malo es que el papel que le han dado, no sólo no va a mejorar al personaje, sino que lo va a alejar más de la idea original y lo va a enrevesar más y hacerlo más difícil de usar. (Recuerda bastante a todo lo que llevan años haciendole a Mariposa Mental, que cada vez se hace más lioso y peor) De momento, ni siquiera está como personaje, está para generar drama hacia otros personajes, y ni siquiera eso se hace bien.

 

El dibujo es de Paco Medina, que hasta hace poco estaba también en Masacre, aunque en la serie principal. Si, en Marvel piensan que la misma gente que hace chorradas sin gracia en Masacre es apropiada para una historia superseria con vampiros. Obviamente, su estilo histriónico y deformado es completamente lo opuesto de lo necesario en una historia con vampiros, ataques terroristas, y gente a las puertas de la muerte lentamente. Sus personajes no hay quien se los crea, y cualquier intento de dibujar algo minimamente complicado se le va de las manos y apenas se entiende. Es bastante malo, pero al menos no está entorpeciendo algo mejor.

 

Añadele que en Panini te cobran por los anuncios del final, y tenemos un paquete de mierda, si me perdonas la expresión. La linea mutante se estaba recuperando con una mejor dirección y nivel con Advenimiento, así que supongo que han elegido esta serie para ofrecer una alternativa a la gente que cree que las demás series son demasiado buenas. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

X-Men Advenimiento: Revelaciones

 

Este tomo lleva, bajo el subtítulo de Revelaciones, todas las historias conectadas con Advenimiento, pero que no forman parte del crossover principal. Bueno, todas menos los crossovers con Factor-X, que ya se publicaron en esa serie. Y como son así de listos, en Panini no lo han publicado hasta después de que terminara el crossover. Si, técnicamente, salió a la vez que el capítulo final la semana pasada, pero habría tenido más sentido publicarlo antes del mes 3, que es cuando tocaba. Lo bueno es que puedes leer esto sin haber leido Advenimiento, y viceversa.

 

El tomo son dos historias muy distintas. Una es un especial dedicado al Club X, lo que siempre es bueno, ya que son la idea más chula que han tenido en la Patrulla-X desde hace tiempo, y siempre son divertidos. No está escrito por Fraction, por desgracia, pero el guionista es Si Spurrier, que no está mal. Os puede sonar de minis recientes de Estela Plateada o Motorista Fantasma, aunque más cercano a esto, ha escrito historias cortas en varias de las antologías recientes. Pero sus trabajos más importantes han sido para 2000 AD, y son de ciencia-ficción exagerada con humor negro, lo que le viene perfecto a este grupo de científicos. La historia explica que estaba haciendo el Club durante la parte final de Advenimiento, sobre todo, explicar como es que acaban fuera del campo de fuerza. Y Spurrier se monta una idea bastante buena para esa historia. Es más oscura que anteriores historias del grupo, pero sigue siendo muy divertida, gracias al humor que llevan los diálogos, sobre todo del ultracínico y quejica Dr. Nemesis. Pero le saca bastante personalidad a cada personaje, metiendose más en el cinismo de Nemesis aparte de para hacer chistes, contrastando los idealismos, cinismos y pragmatismos de los tres protagonistas (Jeffries si que está básicamente para hacer chistes y los poderes) y usando muy bien la idea original de Kavita Rao como alguien que quería curar a los mutantes, que no se había recordado recientemente. Es una historia muy divertida, que al principio parece que va a ir por un sitio típico, después resulta más original, y finalmente se vuelve más original aún, pero con los giros bien presagiados. El dibujo de Paul Davidson, siendo novato, es bastante apropiado a la historia, aunque podría mejorarse.

 

El resto del tomo es una miniserie escrita por Chris Yost, que no tiene realmente nada que ver con Advenimiento. Es decir, transcurre durante el crossover, y se usa para explicar porque sólo un grupo pequeño de hombres-x pueden participar en la historia, pero realmente, es algo que no tiene nada que ver, que podría haber transcurrido en cualquier otro momento, y nada de lo que pasa aquí afecta a Advenimiento, ni al revés. Es una excusa para que Yost vuelva a un sitio al que ya fue anteriormente, el Limbo de Magik. La idea es que Magik desaparece en el Limbo durante una pelea, y hay que enviar un equipo de rescate a por ella al Limbo. La verdad es que es un equipo bastante curioso, con sólo un par de elecciones obvias, y varios de los alumnos que no se usan demasiado, y las escenas donde se les elige tienen buena caracterización. Pero eso es lo único bueno de la miniserie.

 

El resto tiene el grave problema de que es una historia de Magik, de uno de estos guionistas malos imitadores de Claremont. Al igual que cuando Kyle y este Yost rescataron al tema en NXM, y cuando Cebulski lo continuo en la horrenda X-Infernus, todas han sido igual de malas. Los personajes van a un decorado cutre vagamente inspirado en el infierno, se enfrentan a bichos en plan videojuego con un bicho demoniaco más grande como enemigo final, y todo se resuelve mediante entelequias mágicas que no tienen que ver con nada. Es decir, el único objetivo de esta miniserie, por lo que se puede discernir, es arreglar el desaguisado que hicieron en las historias anteriores con lo de que Illyana tiene parte del alma de Hada, signifique lo que signifique tener un trozo del alma de alguien, que nunca se han molestado en explicar que es, y como se diferencia de tener una entera, o no tener, porque no se aprecia diferencia práctica en estas historias. Y se resuelve, como todo en esta miniserie, porque el guión dice que si, sin explicarse bien, y porque si sin más, anticlimáticamente. El resto son peleas sin caracterización. Eso, y un subargumento incomprensible donde Yost rescata un cabo suelto de uno de los protagonistas, sin explicar que es o de donde sale (Si no leiste media docena de números de X-Men hace unos años, estarás perdido), que habían ignorado en los últimos años. Parecía que lo iba a hacer para librarse también de eso y no tener que cargar a Carey con él, pero no, simplemente aparece, y se olvidan de él al final, como de casi todo, así que no ha servido para nada, como casi todo en esta miniserie. Encima, el dibujo es de Harvey Tolibao, que aunque está mejorando, y sus personajes ya no dan asco, siguen posando demasiado, y su acción sigue siendo enormemente confusa y anti-intuitiva, y muchas veces no se sabe bien que está pasando o donde.

 

Un tomo para completistas, porque aunque tiene una parte buena y útil, el resto es la típica miniserie basura mutante. Una pena que ambas cosas vayan juntas. Neutral (5)

 

 

 

Y el resto…

 

Espectacular Spiderman: La Vida Privada de Peter Parker: Ni lo suficientemente interesante como para reseñar al completo, ni vale la pena hacer un podcast solo para esto. Es parte de la línea Impact, con los últimos números de la primera serie de Spiderman, antes de relanzarla con el mismo guionista. (Ya puestos, podrían haber rescatado números anteriores escritos por Van Lente o David) Escribe Paul Tobin, mencionado más arriba, dibujan varios italianos, como no. Son historias simples autoconclusivas en su propia continuidad, con un Peter Parker adolescente. Agradables, y no están mal hechas, pero simples y con personajes que tampoco tienen la chispa de otras revisiones similares. Al menos no está reciclando las mismas historias y villanos de siempre. Y los dibujantes generalmemte son buenos. Para lo que es, Recomendado (7)

 

 

 

Y eso es todo. La semana que viene toca Salón del Comic. Eso son montones de novedades, ¿verdad? NO. Apenas hay. Así que tendremos el final de la Ultima Batalla de Nuevo Kripton en Superman, el Origen Secreto de Superman, y otro origen secreto de otro Superman en Tierra-1. Originales los chicos. Nos vemos.

Hola a todos, y bienvenidos a una nueva semana de estas críticas, que marca también nuevo formato. Como dijimos la semana pasada, Al ha tenido que recortar su participación significativamente (la culpa es de la sociedad) así que sólo va a reseñar uno o dos comics a la semana, mientras sigamos teniendo esa suerte. En principio, seguiré intentando mantener el formato actual de reseñar todas las novedades, nuevos equipos creativos e historias señalables de las series que están en marcha yo sólo por escrito (con lo demás en audio), aunque dado mi historial de tiempo y concentración, a saber cuanto dura. Deseadnos suerte.

Esta semana, se nota que ha empezado la primavera: Hace buen tiempo, la gente está más alegre, y las editoriales de comic se han revolucionado. Esta semana, han salido novedades de Panini, pero no las esperadas. Si, han salido las series mensuales (excepto la habitual Astonishing X-Men, la nueva X-Men, y por alguna insondable razón, Factor-X, que siempre ha salido la primera semana del mes… todo mutantes, curiosamente) pero también se han adelantado dos semanas los tomos. O algunos de ellos, al menos. ¿Qué significará eso? A saber. En cualquier caso, siguiendo con lo habitual en la etapa actual del Cuarto Muro de imponer una distribución lógica de las reseñas a comics que salen de manera ilógica, esta semana nos centramos en las series mensuales, y dejamos los tomos para la que viene. Asumiendo que para entonces no hayan salido setecientas cosas más, claro. Lo señalable esta semana, de todas formas, son casi todo mutantes, con el fin de Advenimiento y alguna cosa más. La única novedad es una miniserie, que es lo que vamos a comentar en equipo Al y yo, aparte del número del mes de Spiderman (la idea es comentar todos los números de Spiderman durante un año, como experimento). A saber:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Spiderman Nº54

 

Peter: Segundo mes donde no tenemos números de la serie regular de Spiderman, sino cosas variadas que se han ido acumulando porque en Marvel sacaban más material de la cuenta, y además hay que hacer tiempo para poner la serie al día. Este mes, varios números de la ya cancelada Telaraña de Spiderman, y el anual de este año. Hasta ahora, Telaraña tenía varias historias, donde la principal era de Fred Van Lente, y contaba una historia del pasado de un supervillano. A partir de este número, siguen varias historias y sigue Van Lente, pero le dejan hacer lo que quiere, aunque un poco al margen de la serie principal, todavía.

En este tomo tenemos una historia de varios números completa, que es una idea muy buena para Spiderman: Presenta a un nuevo villano, el Extremista, cuya visión del mundo está bastante de acuerdo con muchas interpretaciones de la filosofía (por así llamarlo) de Ayn Rand. Eso es apropiado, en parte porque el cocreador de Spiderman, Steve Ditko, es un seguidor ferviente de esa filosofía, con retórica muy parecida, aunque menos asesina, que sepamos. Y por otro lado, porque la filosofía de responsabilidad y de separar al mundo en blanco y negro es un gran contraste con la filosofía de Spiderman. (Que a su vez está conectado con la mentalidad de Ditko, obviamente)

 

Al: La verdad es que un tipo con esta filosofía (que es, básicamente, lo que interpreta de la de Ayn Rand quien va predispuesto a rechazarla) resulta una amenaza interesante para cualquier tipo de héroe. Por un lado para los héroes compasivos y comprensivos tipo Spiderman o Daredevil. Y por otro, valdría también para héroes más radicales tipo USAgente, para verse enfrentado a su caricatura.

 

P: El Extremista es practicamente una versión con superpoderes de Mr. A, que es una creación de Steve Ditko que servía únicamente para expresar sus puntos de vista randianos. (Básicamente, su Question, al 200%). Así que, esencialmente, son dos personajes de Ditko frente a frente, sin necesidad de mucha interpretación de ninguna filosofía. Es más bien dejar que se contraste lo que hizo Ditko en solitario, con lo que hizo junto a Lee y otros que siguieron en la dirección que no le gustaba a Ditko y por eso se fue de la serie. Pero estoy divagando. Es un villano bastante chulo, tengas en cuenta estos guiños a la historia real, o no. Un buen debate filosófico, y también un origen interesante, enlazando precisamente con otras modas raras de la misma época, pero en este caso, del otro lado del espectro político, los hippies. (Ironía intencionada, sin duda. No hay que olvidar que Van Lente es un estudioso de filosofía y de historia del comic, y ha escrito comics de investigación sobre ambos)

Otra cosa buena es que Van Lente enlaza con acontecimientos de la serie actual, para que esto no sea simplemente una historia de relleno. Se usa lo de que Peter esté en paro para darle un empleo temporal que es una idea muy divertida, y una buena adaptación de su viejo empleo para el día de hoy. Es demasiado chorra para largo plazo, pero para una historia, está muy bien.

 

A: Si, es una idea puntual que mola. Pero, para más a largo plazo, le saca partido a los secundarios de nuevo. Tanto a Flash como a J. Jonah Jameson o como, lo que es más sorprendente, a Michelle. Concretamente, el uso de Jonah es muy bueno, consigue el equilibrio difícil entre que sea un cabezota que se enajena con facilidad y evitar que se comporte como un auténtico imbécil. Es un tipo inteligente pero secuestrado por sus propias obsesiones, como en sus mejores historias.

 

P: Si, la otra cosa actual que se usa es lo del Alcalde Jameson. Realmente, es cosmético, se podría haber usado al Jameson periodista de siempre. Pero en cualquier caso, es una exploración muy buena del personaje, y se contrasta muy bien su moralidad con la del resto de personajes, dejando claros sus defectos, pero también sus virtudes. Y si, es una sorpresa, pero Van Lente explica mucho mejor al personaje de Michelle en una página, que en los 30 números que lleva apareciendo. Más sorprendente aún, por el hecho de que muchas de esas apariciones intragables eran del propio FVL. Se debía de estar reservando la explicación de porque es tan insoportable para esto.

El dibujo es de Nick Dragotta, que tiene un estilo hasta cierto punto similar a otros dibujantes actuales de Spiderman como Martin y Pulido (y por extensión, a Ditko), aunque con un toque un poco más underground. Queda muy bien, y los diseños del Extremista son bastante efectivos.

 

A: Bueno, de hecho sólo la mitad es de Dragotta. La otra mitad es de Javier Rodríguez, que es bastante peor. El diseño del Extremista es bastante visual pero no especialmente original. Tiene el típico velo/capucha sobre los ojos que tienen estos personajes juzgadores y misteriosos (Libra, Tribunal Viviente…)

 

P: En el número vienen también dos de las historias de complemento antes mencionadas. Una está escrita por Joe Casey, que tiene a Muñeca de Papel, una de las creaciones chulas recientes de Slott, atacando a Mary Jane (antes de volver a la serie) en un desfile de modelos, con Spiderman atrapado en medio. Como era de esperar, le sirve a Casey para hacer el chorra, y para burlarse de la sociedad. Es chorra, pero tiene buen dibujo de Jim Mahfood, un dibujante undeground muy bueno que ya hizo algún número de la añorada Tangled Web, y cuyo estilo es raro, pero le pega a una historia irreverente como esta.

 

A: No comparto la opinión, salvo en que es chorra. Le falta mucho para ser sátira social. Es un chiste cutre, estirado las suficientes páginas como para que se haga repetitivo. Y el dibujo de Mahfood es feo, amorfo y ostensiblemente difícil de seguir narrativamente. Ah, y no añoro Tangled Web, ya puestos.

 

P: Será que no tienes sensibilidades underground. No es que eso sea necesariamente malo. (Hubo cosas brillantes en Tangled, sea como sea)

La otra historia es otro de esos incomprensibles intentos de hacer unas Historias Jamas Contadas de Ben Reilly, que sólo le interesan a su creador DeMatteis. En esta, se mete una vida entera en Italia que no se había mencionado antes, sin dar ninguna razón de porque debe importar, entre otras cosas porque pasan los mismos estereotipos de siempre de historias así. El dibujo de Val Semeiks es bueno, pero debería poder dar más de si.

 

A: Lo peor es que estos retazos de Ben Reilly no están teniendo ninguna relación los unos con los otros ni ninguna intención de tejer ninguna historia por detrás. Son sólo historias tópicas que valdrían para otros muchos personajes, adjudicadas a Ben Reilly. Pues bueno.

 

P: El resto del número es el anual nº37 de Asombroso Spiderman, que son dos historias, ambas ambientadas en el pasado, por dos guionistas tirando a retro pero con un toque moderno, muy de finales de los 90. La primera, que tiene el tamaño de un comic normal, está escrita por Karl Kesel, y nos cuenta el primer encuentro entre Spiderman y el Capitán America. Ignoremos que hace un par de años ya contaron un primer encuentro incompatible con este en Classic Avengers. (En serio, ¿estan los editores dormidos?) La mayor parte de la historia es el típico team-up, pero con un grupo de villanos bastante curioso, diálogos divertidos, y un dilema en la resolución. Una fórmula simple, pero bastante bien depurada. Lo mejor, de todas maneras, es al final la impresión que se lleva cada personaje del otro, y como se ayudan mutuamente. La admiración de Spidey por el Capi es obvia, pero la decisión que este le inspira al Capitán es muy buena, y encaja muy bien.

 

A: Pse, pues fíjate que a mi ese final fue lo que menos me gustó. Estoy harto ya de que con team-ups retroactivos intenten explicarnos todos los sucesos importantes del universo marvel. Vale, esta encaja bien pero ya está bien de que no se pueda hacer una historia en el pasado sin pretender que ésta es la historia desconocida que lo cambió todo. Por el resto, la verdad es que la pelea y los malos son originales y, sobre todo, por lo bien que se desarrolla y lo inteligente de la resolución final. Y la escena entre el Capi y Spiderman es muy buena, y sirve sobre todo para definir a Spiderman, sobre todo a aquel Spiderman de los inicios tan dubitativo y que siempre acababa tomando la decisión correcta sin estar muy seguro de ello.

 

P: El dibujo es de Paulo Siqueira, que ya hizo recientemente números de Spiderman, y lo hace muy bien. Sólido y vistoso, con esa ambientación atemporal que hace que el comic no quede fuera de lugar ni transcurriendo junto a comics de los 60, ni ahora.

 

A: Si, francamente bueno. Y hace muy bien al Capi, un bien cada vez más escaso.

 

P: Por último, hay una historia algo más corta, que es una nueva Historia Jamás Contada de Spiderman, por el equipo creativo de aquella serie de mitad de los 90, Kurt Busiek y Pat Oliffe. La historia de Busiek (y con esto ya se ha agotado, de momento, todo su retorno a Marvel, y sus colaboraciones para las grandes) es una historia un poco más chorra, con un encuentro entre un Spiderman primerizo y Stan Lee. Teniendo en cuenta como escriben siempre a Lee en los comics, y de que van todas las historias antiguas de Spiderman, donde nunca puede ganar, te puedes imaginar el resto. Es una historia que se esfuerza mucho en ser divertida, pero lucha contra lo muy visto que esta absolutamente todo en ella. Realmente, Busiek estará mejor haciendo sus cosas propias, se le dan mucho mejor que cuando se adapta y se rebaja a escribir para cosas ya establecidas. El dibujo de Oliffe, sin embargo, es mejor que hace 15 años, y no era malo entonces.

 

A: Normalmente, las historias en las que hacen intervenir a Stan Lee siempre tienen un tufillo rancio. Y ésta, desgraciadamente, no escapa. Las HJCS originales cogían el tono clásico y lo mejoraban con aportaciones de la narrativa moderna. Ésta historia básicamente sólo pilla la primera parte y como aportación sólo mejora los diálogos (que tienen un par de toques graciosos). A Oliffe no consigo no amarle con locura, y eso que soy consciente de sus limitaciones. Pero siempre logra una ambientación genial.

 

P: Sin dejar de ser un número de relleno, este número ofrece suficientes cosas buenas, y suficientes conexiones en el equipo creativo, como para que no sea un pegote dentro de la serie. Lástima que no todas las historias sean igual de buenas que la principal. Recomendado (7)

 

 

 

Lobezno Nº64

 

Esto es el final de Lobezno: Orígenes, no porque haya sido cancelada por falta de ventas (no vivimos en un mundo tan ideal), sino porque Daniel Way ha contado la historia que tenía que contar. Eso significa que no sólo ha terminado una serie mala, sino que es el final del Lobezno de Way, en general. Aún hará unos cuantos números de la serie de Daken, pero lo que es Lobezno, ha terminado. Tomemosnos un momento para que el concepto cale hondo y nos invada una alegría enorme. Termina el Lobezno de Way. No hay mal que cien años dure. Etcetera.

 

Exageraciones aparte, han sido casi 5 años de una serie que ha sido consistentemente de las peores de Marvel durante todo este tiempo, y si no es la peor etapa del personaje, es porque tiene una competencia absurdamente enorme para el puesto. (Sin ir muy lejos, los números contemporaneos del Loeb en la otra serie hacían que Origenes pareciese buena en comparación) Además, tiene el inconveniente extra de que, si no la ignoran por completo, que bien puede pasar, perjudica al personaje simplemente por haber existido.

 

Recordemos que, originalmente, la serie existía en parte por el éxito de Lobezno: Origen, y en parte porque Logan recordaba por fin toda su vida tras Dinastía de M. Como consecuencia, una serie dedicada a su larga vida, parecía tener sentido. Y es cierto, por explotado que esté el personaje, una serie dedicada a contar aventuras de Lobezno durante su siglo y pico de vida tiene potencial, porque se pueden visitar multitud de épocas, géneros, sitios y personajes. Y aún podría hacerse, pero no es lo que decidieron hacer Marvel. Cometieron el error de… bueno, realmente, el error fue contratar a alguien tan malo como Way. Pero aparte de eso, el error de enfoque de la serie salía también del planteamiento, de que tenían que contar cosas “importantes”, que es la puñetera manía que permea desde hace años el mainstream del comic, de confundir “importante” con “interesante”, y de no darse cuenta de que las historias no son importantes de por si, es el tiempo el que decide si han sido importantes o no. Esforzarse en que sean importantes, sólo hace que sean una chapuza para llamar la atención, que la mayoría de las veces, acaba siendo deshecha y olvidadada al tiempo, y si no, mira lo que ha pasado con la mayoría de crossovers y montajes de hace años, y mira como lo que si ha calado, en general no venía de esos.

 

Volviendo al tema, lo que intentó Way es contar los acontecimientos secretos más importantes de la vida de Logan. El problema es que todo lo importante, todo lo señalable que le había llevado a ser quien es, ya había sido contado. Así que Way tuvo que inventarse una conspiración bizantina y retorcida que era la verdadera historia secreta detrás de todo lo que ya había sido establecido, tuviera sentido o no. Y a partir de ahí, fue repasando todos los elementos acumulados del pasado de Lobezno, y aplicandoles retcons absurdos e ideas bastante malas. Es decir, resulta que todo lo que le ha pasado a Lobezno es culpa de las manipulaciones secretas de un hombre lobo malvado misterioso casi idéntico a Logan pero más viejo y casi omnipotente, cuyo plan de décadas consistía en, um, esconderse y manipular a la gente hasta que Logan decidiese convertirse en su heredero, de alguna manera. Pero no llega a conseguirlo, porque Logan le descubre, le encuentra antes, y le empuja a la dimensión oscura porque Capa se pone detrás suya. Fin. ¿Realmente nadie en Marvel se dio cuenta de que esto era una mala idea como argumento de una serie de 50 números?

 

Al final, lo más probable es que todas estas chorradas de Rómulo y sus conspiraciones se ignoren por completo a la larga (aunque con lo malos que suelen ser los guionistas de Lobezno, que no extrañe tampoco que a Rómulo se le rescate ocasionalmente), y que lo único que se saque de esta serie es el personaje de Daken. Daken parecía una idea horrible, un intento malo de darle a Lobezno una nueva nemesis y número opuesto ahora que se han cargado a Dientes de Sable, mediante la original idea de que es su hijo perdido (el tercero hasta ahora, recordemos, contando a X-23, que es un personaje muy similar en origen) que quiere odiarle por razones que no tienen mucho sentido, pero que son su personalidad entera (siguiendo la moda actual de Marvel de villanos que son parientes perdidos cuya única motivación es vengarse de los parientes que no podían haber sabido que existían, no tienen personalidad, y son tratados como casi omnipotentes pese a ser un coñazo y una horterada. Ver también: Vulcano, Hiro-Kala) y encima, tiene un diseño bastante hortera. Sin embargo, tras darle serie propia, parece que le han dado una razón de ser y unos objetivos un poco menos limitados que odiar a su padre y ser como él pero en malo, así que es posible que tenga algo de alas una vez le suelte su creador. De todas maneras, tiene pinta de ser un Kyle Rayner: Alguien que tiene un poco de potencial, pero que no llegará a desarrollarse hasta que se vaya su creador y lo coja un guionista mejor que no esté tan enamorado de él y de la idea de demostrar que es el mejor en todo.

 

En cuanto a este número, Rómulo fue derrotado en el anterior, así que le toca a estos dos capítulos hacer de resumen y epílogo de la serie. Y efectivamente, resume todo lo malo de la serie. El objetivo no es malo del todo: Es tener a Logan repasando lo que le ha pasado, y dandose cuenta de que por fin puede ir en la dirección que quiera, ahora que no hay conspiraciones extrañas manipulandole. El problema es que eso está sepultado bajo 40 páginas de una mezcla entre sueños y alucinaciones, no se sabe bien, donde se repasan todas las tonterías de la serie, no se sabe bien porque, de manera descoyuntada, y sin ton ni son. Básicamente, es repetir cuando Logan estaba alucinando durante los números de Claremont/Lee de la Patrulla-X, pero sobre acontecimientos de esta serie, de manera más tonta y que no va a ninguna parte excepto a zanjar todo esto fácilmente. Lo único bueno que tiene, sin exagerar, es que se acaba.

 

Bueno, el dibujo de Will Conrad tampoco es malo. Es aceptable. La verdad es que, en general, el dibujo de la serie no ha sido malo, aunque los dos dibujantes que más han participado, Dillon y Braithwaite, no pegaban mucho en la serie, aparte de merecerse algo mejor.

 

Y ciertamente, el público también se merece algo mejor que una serie cuya única cosa buena es que se ha acabado por fin, y que probablemente se ignorará la mayor parte de su contenido. A ver si esto marca el principio de una era donde, si vamos a tener varias series de Lobezno o derivados, al menos cada una tenga una razón de ser distinta y digna. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Patrulla-X Nº64

 

Primer número post-Advenimiento, pero no es un número de la serie regular, ni sigue del final de Advenimiento. En vez de eso, es un especial que señala el comienzo de la nueva era para la Patrulla-X, enlazando con el comienzo de otra Era, la Heroica, y como ahora que todos los superhéroes son una gran familia, los personajes mutantes pueden interactuar libremente con personajes del resto de Marvel, en vez de estar en el ghetto, dentro y fuera de los comics. De todas maneras, está escrito por Fraction, así que es parte de la serie regular, como un anual, pero más corto, similar al especial Utopia de Factor-X de hace unos meses.

 

La idea está bastante bien: Son tres historias entrelazadas, pero separadas, cada una con un dibujante distinto, cada una protagonizada por uno de los protagonistas de la serie, y cada una es un team-up con un personaje de otra familia de Marvel, que sirve para avanzar la situación y mentalidad de cada uno de los protas, siempre con el tema de trasfondo de que las cosas están cambiando y una nueva era está empezando y hay muchas posibilidades. Está muy bien montado.

 

Una de las historias está dedicada a Ciclope, protagonista principal de la serie lo mires por donde lo mires, y le tiene en su nuevo lugar de veraneo para relajarse (bonita simetría con el final de Complejo de Mesías) y encontrandose con el Capitán America, que viene a charlar con él. Es una elección muy acertada, porque ambos están en situaciones muy similares: Ambos han pasado de ser líderes de un escuadrón de superhéroes, a ser los líderes absolutos de una entidad mucho mayor. Han pasado de tener simplemente la responsabilidad de vencer a supervillanos sin que muera nadie, a tener que decidir los destinos de un montón de gente, o incluso, especies enteras. La gracia está en contrastar como no sólo sus estilos de liderazgo son distintos (eso no se ve mucho aquí, pero si en el resto de series) sino como se toman personalmente esa responsabilidad. Eso acaba siendo, como no, una charla de Steve a Scott para que se tome las cosas menos a la tremenda, pero queda bien, porque Rogers tiene toda la razón, aunque Summers también tiene motivos para ser precavido, y no queda como un discurso condescendiente, sino como un consejo sincero de amigo, que demuestra porque el Capi es un buen lider para la Edad Heroica, (No necesariamente para la clase de cosas que hacía Nick Furia, y eso probablemente será un problema a la larga, pero eso será otra historia) aunque también porque eso no es necesariamente bueno para la Patrulla-X, o quizá si, pero en parte. El dibujo es de Whilce Portaccio, ahora uno de los dibujantes de la serie, y aunque tiene muchos defectos, al menos ya no hace la historia visualmente intragable como hacía antes.

 

Otra está dedicada a Hope, y va de desarrollarla más como persona en vez de cómo objeto a perseguir, proteger o admirar. La idea es que ella misma está harta de que la traten así, y lógicamente, se ve como se frustra por eso, y trata de convencer a los demás de poder actuar como un ser libre. Eso se hace mediante el examen de rigor por parte de Reed Richards a ver que demonios es realmente (spoiler: No dicen nada conclusivo). Aquí no hay mucha participación de los invitados, pero está bien este tipo de interacciones, y Fraction escribe una gran familia Richards. Es especialmente bueno su Franklin, que es un niño de 10 años, que actua como alguien de su edad, pero completamente acostumbrado a el tipo de situaciones raras de su familia. Y tiene una buena química con Hope (que es apenas 4 años mayor que él… puede tener futuro como emparejamiento, sabemos que a Frank le irán las pelirrojas Summers). El dibujo de Jaime McKelvie, que sigue arañando historias cortas y aquí allá, es muy bueno, y ojalá le den una buena serie fija en cuanto antes.

 

La tercera historia es menos importante, si quieres verlo así, pero es muy buena. Está centrada en la Bestia, que aunque se haya ido de la serie a Vengadores Secretos, por lo visto sigue perteneciendo a la plantilla de la serie, como el desertor por objección de conciencia. Es un encuentro con Molly Hayes, la niña mutante de Runaways, para recordarnos que los personajes aún existen aunque no tengan serie propia (y sus últimos números se cargaran media serie, justificando que se cancele hasta que encuentren a alguien que sepa escribirlos) y que no todos los mutantes buenos del mundo están en Utopia. Es una historia increiblemente dulce y encantadora entre dos personajes de lo más entrañable, pero tiene un contenido serio, sobre lo que significa realmente el Dia M a la larga, aunque sutilmente, Fraction nos cuenta no sólo las implicaciones, y como se ven desde fuera, sino como la manera de contarlas nos muestra el estado mental actual de Hank, más depresivo y pesmisita de la cuenta aunque conserve el humor. El dibujo es de Stephen Saunders, que ya dibujó a McCoy en Sword, y queda muy bien, ni se nota el diseño algo extraño que le da al personaje.

 

Como este especial es apropiado para los puntos fuertes de Fraction, demuestra que cuando no se mete en camisas de once varas con demasiados personajes o historias de acción basadas en continuidad horrible y dibujo vomitivo, es capaz de cosas muy buenas. A ver si en el futuro ofrece más cosas así. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Thor Nº36

 

Último número antes de la nueva etapa de Fraction, y también antes de que Panini haga una de sus renumeraciones gratuitas (sólo 3 años ha durado este volumen). Pero no es otro número de la etapa de Gillen, sino uno de esos especiales de relleno que preparaban en Marvel para los muchos meses en los que no había número de la serie regular de Thor. Si, Straczynski ya se marchó, y con él la razón de que hicieran falta estos números de relleno, pero aún tenían alguno guardado en un cajón por si acaso, como este. Este especial se llama la Rabia de Thor, y es una secuela del especial que salió el año pasado del Juicio de Thor, también escrito por Peter Milligan. Desgraciadamente, es el Milligan que no aporta su toque personal, sino el que hace cosas más o menos con molde.

 

Como el especial anterior, y los de Fraction antes que él, no está conectado con nada de la continuidad habitual de Thor, y bien podría ser de una de las encarnaciones anteriores de Thor y compañía, pero es lo de menos. Es una historia un poco más aproximada a los mitos clásicos, donde Thor era una mala bestia, aunque sin alejarse del todo de la estructura familiar de la versión de Marvel. Al fin y al cabo, aunque generalmente esté escrito como un santo, el Thor de Marvel empezaba castigado por su padre por ser un poco cabrito. Está bien ver de vez en cuando, en flashback, el Thor que se merecía la lección de humildad.

 

En cualquier caso, esta es una versión de Thor y los asgardianos más cercana a los mitos clásicos, en el sentido de que aunque son dioses por encima de los humanos, no viven en una ciudad en las nubes con poderes cósmicos, sino que son bastante más accesibles. La idea es que, después del juicio del especial anterior, Thor se ha cabreado con Odín y con Asgard, bastante justamente, y los ha mandado a la mierda, yendose a vivir con los humanos y a formar una familia, como si fuera un humano normal. Como suele pasar en este tipo de historias, eso no puede durar, y su pasado divino viene a llamar a la puerta un día. Te puedes imaginar por donde van los tiros a partir de entonces, es un tipo de historia bastante común, y más sabiendo como tiene que terminar.

 

Y teniendo en cuenta que es un tipo de historia bastante predecible, no es un mal ejemplo, y está bastante bien aplicado al personaje. Al fin y al cabo, es un dios al que le encanta ir con humanos, tenía que tener esta lección alguna vez. Y al menos la historia se cuenta en 32 páginas, en vez de extenderla a miniserie, donde habría quedado demasiado estirada. En un especial dice lo que tiene que decir, hay acción, hay drama, y se afecta al personaje, y cuando ya se ha dicho lo que se tenía que decir, termina. Deberían usar más este formato.

 

El dibujo esta vez es de Mico Suayan, que es uno de esos nuevos dibujantes europeos, con un estilo muy europeo, que no es tan obvio como suena (muchos dibujantes españoles tienen más influencias americanas que europeas, por ejemplo). Es similar al estilo de Djurdjevic en números anteriores de la serie, o el de Bianchi en el tomo de la semana pasada. Bastante apropiado para este tipo de historia, aunque como les pasa a sus congéneres, le pone demasiado énfasis a la vistosidad, y no suficiente a la claridad de narración.

 

Es un número de relleno, obviamente, y no es el mejor Milligan ni de lejos, pero para sus propios estándares, no está mal, y al menos intenta aportar algo. Recomendado (7)

 

 

 

Ultimate Misterio Nº1

 

Detrás de este título aberrante en spanglish, está la segunda parte de la trilogía de miniseries de 4 números que empezó en Ultimate Enemigo. Al menos esta vez el título es algo acertado, porque hay un misterio detrás de esto. Precisamente, quien o que es el enemigo que no llegó a verse en la primera miniserie. Al igual que la última vez que hubo una trilogía de miniseries así, hay cierta justificación para que no sean simplemente tres actos dentro de una miniserie más grande, y es que cada miniserie tiene un tono y unos protagonistas distintos, y da la impresión de que empiece de nuevo. (La anterior trilogía, Ultimate Galactus, tenía también la justificación de que cada miniserie tenía un dibujante distinto. Aquí son los mismos en todas, pero para compensar, las minis son más cortas y no se nota tanto el relleno propio de la línea Ultimate)

 

Eso tiene como ventaja que puedes engancharte bien con esta miniserie. Tiene la desventaja de que, aparte de que llevamos la mitad de la historia, y aún no hay sensación de urgencia y de que esté pasando algo catastrófico como anunciaban, se nota que la primera miniserie no sirvió para mucho. Fueron 4 números de Spiderman y los 4F siendo atacados por cosas de colores que no llegamos a saber de donde venían, y poco más. Pasaban un par de cosas importantes al final, pero no se les dedicaba el espacio suficiente, estaba todo en las explosiones misteriosas que no necesitaban tanto. Al menos aquí si que se tratan más las consecuencias de lo que pasó en la primera miniserie. De hecho, esa es una amplia mejora con respecto a la primera, y es que esto es Bendis jugando con lo que se le da bien, que es caracterizar a los personajes (bueno, a sus personajes). Cuando intenta meterse en acción y épica, le sale fatal, como en Enemigo.

 

Los protagonistas vienen por tres frentes. Uno son los 4 Fantásticos, que son los que dan continuidad con la mini anterior. Aunque siguen investigando la amenaza, es sobre todo ver consecuencias de lo que les pasó. Una es la muerte de Reed, que suena a buena idea porque cambia mucho la dinámica del grupo y da para explorar (por eso lo hicieron con los de verdad en los 90, y es una buena posibilidad para la muerte en el futuro cercano), aunque es de esas cosas que no pueden ser permanentes. Si lo son, es cambiar demasiado el concepto, por mucha línea Ultimate que sea. A menos que hayan desistido de tener unos Ultimate 4F y prefieran tener a los personajes sueltos como algo muy distinto, que es perfectamente posible. Lo mismo con la transformación de la Cosa: Como idea para un rato es curiosa, pero le quita la tragedia que es el centro del personaje, y no lo sustituye por nada interesante. Ahora es simplemente un tipo que brilla y poco más, el mismo concepto que la Antorcha Humana o tantos otros. Pero bueno, al menos es algo.

 

Otra es traer de vuelta a Spiderwoman, el clon femenino de Spidey que debutó en la saga del clon ultimate. Y resulta que es la idea de Ben Reilly, pero bien hecha. Es el clon que no encaja en la vida de Peter Parker porque ya está ocupada, y se tiene que buscar una nueva. Con la diferencia de que, no es simplemente una copia que nos da las mismas historias en otros sitios, sino que el cambio de sexo da para dar variaciones más importantes a las situaciones, aparte de que se puede aprovechar para tratar temas más amplios de diferencia de géneros. Aquí Bendis aprovecha todo esto, no con mucha profundidad, pero si diciendo algunas de las cosas que todo el mundo está pensando, y lanzando al personaje por nuevos sitios interesantes y apropiados. Y como siempre, los diálogos de ambos personajes, por separado o juntos, son muy divertidos. La historia donde están parece tener poco que ver con nada de lo demás, pero se supone que será de esas que convergiran más adelante.

 

Finalmente, hay un subargumento que recoge elementos de varias de las miniseries “importantes” previas del Universo Ultimate. Aparecen el Proyecto Pegaso y Ultimate Quasar, de Ultimate Power, pero realmente el protagonista es la versión Ultimate del Capitán Marvel, que debutó en Ultimate Galactus, y no volvió a aparecer. Era una buena idea, porque era una buena actualización del concepto original de Mar-Vell, que fue eclipsado por las aventuras cósmicas de Starlin, y en cualquier caso, no es redundante porque es de los pocos personajes que no resucitan en el Universo Marvel. Bendis, además, le añade una personalidad más original y más divertida, que se aleja de la original, pero en cierto modo, también pega, y lo más importante, es menos típica y da para mejores historias. Para terminar con el repaso, se encuentra con un personaje salido de Ultimate Orígenes, que lleva dando vueltas desde entonces en historias de Bendis sin saber bien a que viene, y se supone que es para esto. De momento, sigue siendo un misterio que advierte algo más grande, y francamente, Bendis va a tener que tener preparado algo muy interesante para justificar el par de años que lleva dando la lata con esto.

 

El dibujo sigue siendo de Rafa Sandoval, como en la mini anterior, y sigue estando muy bien, siguiendo el estilo de los dibujantes de Ultimate Spiderman, pero con cosas más fantásticas, que sabe hacer incluso mejor que las otras. Las expresiones faciales a veces le salen demasiado exageradas, pero por lo demás, es bueno, y a ver si sigue mejorando.

 

Hasta ahora, está siendo divertido, pero va a tener que ir a alguna parte aparte de pistas vagas e interacciones divertidas, y esa otra parte es la que se le da mal a Bendis. A ver que pasa en la otra mitad. Recomendado (8)

 

 

 

Vengadores: Guerras Asgardianas Nº1

 

P: Bajo ese titulo sacado de una saga de la Patrulla-X de los 80, se publica la miniserie de 5 números Avengers Prime, que viene a ser el equivalente en Marvel a la Trinidad de DC: Los tres héroes principales, o al menos, los de los Vengadores de verdad. Y si, eso incluye al Capitán America de verdad y no al cyborg, aunque aquí no vaya vestido de traje por motivos tontos.

La idea es que, entre que los tres héroes se juntaban en Asedio contra un enemigo común, y en la Edad Heroica ya vuelven a ser amigos para siempre, faltaba el hueco de la historia donde realmente hablan entre si, se perdonan y se ponen al día. Y eso se supone que es esta historia. El problema es que está escrita por Bendis, que aparte de ser uno de los responsables de cargarse lo que se está arreglando aquí, tiene dos problemas serios: Uno, que no sabe caracterizar bien a los personajes. Dos, que se pasa por el forro de la calva lo que estén haciendo los demás guionistas de Marvel, aunque sean los guionistas principales de los personajes que está usando. Ambas cosas quedan patente en este comic, pero sobre todo la segunda, porque parece evidente que Bendis no ha leido nada de Matt Fraction. (Y teniendo en cuenta que es el guionista principal de 2/3 de los protas de esta serie, y de la siguiente gran saga de Marvel, es grave) Primero, porque ya escribió una escena de Thor y Tony reconciliandose no muy compatible con esto. Y segundo y más importante, porque la idea principal de todo lo que ha hecho hasta ahora es que el Tony Stark de ahora no recuerda nada de lo que hizo desde antes de Guerra Civil, y por tanto, no es responsable de nada de eso. Y sin embargo, aquí tiene al Capi echandole la bronca por todo eso, como si fuese culpa suya, y Tony defendiendose, como si supiese de que demonios habla.

 

A: Y eso es especialmente grave. Porque vale que te saltes alguna caracterización. Pero una cosa tan radical como una amnesia es como para tener en cuenta a la hora de escribir tus escenas. Y, en todo caso, si la idea es arreglar toda la mieda de Guerra Civil, lo que no es una buena idea de ningún modo es una discusión con dos personajes comportándose como psicóticos, que era el gran error de GC. Así que tenemos a un tipo que se supone que es la encarnación del temple y el saber estar como el Capitán América completamente pasado de vueltas emprendiéndola a gritos con un compañero delante de otro compañero que está viviendo un drama. Absurdo. Y ala, ya está, ya hemos comentado todo el comic.

 

P: Esa es toda la parte que supuestamente tiene contenido del comic. Y efectivamente, es malísima. Pero no es todo el comic, o duraría 8 páginas en vez de 5 números. Lo que sigue es meterles en una aventura aleatoria donde, supuestamente, se olvidarán de sus diferencias mediante el viejo método de luchar juntos, y así volver a ser los mejores amigos del mundo. Es así de superficial. Así que el resto del número, como el título español chafa un poco, es tener a los tres Vengadores principales separados en varios sitios de Asgard, y metiendose en follones. A diferencia de lo anterior, donde tenía que mostrar caracterizaciones complejas, esto aún entra dentro de las capacidades de Bendis, y son principios de historia de acción/aventuras respetables. Claro, que con los años, Bendis ha demostrado que sabe empezar este tipo de historias, lo que no sabe es salir de ellas. Y para no terminar el comic sin cagarla otra vez, recupera a un personaje que llevaba años sin aparecer, y le borra décadas de desarrollo, volviendo a transformarle en un villano carcajeante en vez del personaje más ambiguo y complejo que lleva siendo desde los 90. Bendis: Peor que los 90.

 

A: Además de que cuando era un villano carcajeante nunca tuvo tanta entidad como para representar una amenaza de este calibre, sino que como mucho tenía un papel más o menos relevante en historias que le sobrepasaban. Y eso, las introducciones son respetables sobre todo porque son unas señoras introducciónes. Si recuerdas en comienzo de los Vengadores de Busiek, se establece una amenaza asgardiana en 15 páginas menos e implicando a 15 personajes más.

 

P: 40 personajes más, siendo pedantes. Y ya puestos, no es que ese villano no tuviera entidad o poder, es que nunca tuvo motivación para armar follones como estos. Supongo que el aumento de poder, como en el ejemplo que pones, estará justificado por algún elemento mágico. O quizá estoy siendo demasiado generoso con Bendis.

Lo único irreprochable de este comic es el dibujo de Alan Davis. Es una pena que, ahora que sólo trabaja en proyectos especiales, se le coja para uno tan tonto. Pero bueno, al menos tiene oportunidad para divertirse dibujando todo tipo de monstruitos asgardianos, acción retro, y por supuesto, la armadura clásica de Iron Man, que es la única que le gusta.

 

A: Se nota que el principal objetivo de este comic es tener a Davis volviendo a las andadas. Y en ese sentido se agradece.

 

P: Al menos la mini tiene un objetivo, pero es uno que hace fatal. Y demuestra que por mucha Edad Heroica, Bendis sigue siendo tan malo escribiendo a los Vengadores como en 2004. Por otro lado, si lo que quieres es ver a Davis dibujando peleas tontas, es tu comic. No Recomendado (3)

 

 

 

X-Men: Advenimiento Nº2

 

Oficialmente, este es el final de Advenimiento. Realmente, la historia terminó en los capítulos del mes pasado, y esto es un epílogo para ver como han quedado las cosas y preparar el camino para lo que viene después. Eso de por si ya es una mejora respecto a la anterior saga, que empezó todo esto, Complejo de Mesias, que terminaba abruptamente y dejando todo en el aire. Pero también hay mejoras importantes menos en la superficie. Por mucho que se empeñaran en que aquella saga lo iba a cambiar todo, en realidad fueron 12 números de buenos y malos persiguiendose y pegandose mutuamente, y lo único que cambiaba era que algunas cosas se rompían por el camino. La dirección de las series, lisiada críticamente desde el Dia M, seguía con los mismos problemas de antes, simplemente echando balones fuera con la idea de que la niña mesías quizá podía arreglar las cosas algún día, de alguna manera inexplicada. (También se pusieron las semillas de la mudanza a San Francisco y la idea actual del General Ciclope, pero eso no fue realmente hasta después del crossover) Aquí, si que hay una dirección nueva y prometedora (la última página se encarga de dejarlo claro) que va a permitir que las historias no sean reciclar permanentemente a los mismos personajes en historias cada vez más deprimentes. Igualmente, esta historia tenía una forma y una estructura mucho más clara que la de Complejo de Mesias. Ha tenido una estructura en 3 actos muy clara (cada mes un acto), con su propio tema y límites marcados, y sus climax y consecuencias. El primer mes era similar a Complejo, con persecuciones para coger a Hope. El segundo eran consecuencias del primero mientras se preparaba la batalla final, y el tercero era esa misma batalla. No todo estaba igual de bien escrito, pero en general, la historia tenía mucho más contenido, estaba mucho más centrada, y en general funcionaba mejor. También las series encajan más orgánicamente, con todos los protagonistas siendo habitantes de Utopia (a diferencia de la participación de Factor-X en Utopia, que se notaba forzada) y todos teniendo participación en el capítulo que les toca, generalmente. Si es por los cambios de guionistas (Fraction en vez de Brubaker, Wells en vez de David, el otro 50% sigue igual), del editor, o que simplemente se lo han montado mejor, es difícil de saber.

 

No es que no haya tenido defectos. Los villanos eran todos estereotipos tontos de anti-mutantes, resucitados de las peores historias de la franquicia (una especie de Peores Éxitos), y excepto Bastion y los Nimrods en el último acto (una especie de monstruos de final de juego, ya que estoy con analogia de otros medios), todos amenazas bastante pobres. La muerte de Cable estaba bastante bien hecha, emotiva, temáticamente apropiada, y daba una verdadera sensación de final para su historia. Pero eso hace que se note más que la de Rondador Nocturno es todo lo contrario, una muerte al azar porque había que matar a alguien cuya muerte resultara importante y afectara a mucha gente, aunque no tenga nada que ver con el personaje, simplemente porque no lo estaban usando casi. Igualmente, la puñetera moda de matar y mutilar gratuitamente a los personajes secundarios llama mucho la atención: Con dos muertes importantes, ¿realmente hacía falta matar gratuitamente a otro par de mutantes de tercera? ¿Realmente sirve para algo dejar coja a Karma? ¿No sería suficiente para dejar claro que esto va en serio tenerles heridos y convalecientes durante meses, en vez de algunos mutilados y el resto como si nada al número siguiente? Y realmente, ¿tienen que mutilar a Infernal en todos los crossovers? Esto se parece a lo de Riesgo y Superboy-Prime en DC, pero al menos allí va en cachondeo. Esos problemas, y algún otro, aparte, la historia ha funcionado bien. Muchas cosas que llevan hirviendo desde Complejo de Mesias llegan al punto de ebullición de manera apropiada. Hope y Bastion, claro, pero también el secreto de Fuerza-X, y la idea de que Cíclope se está metiendo en una dirección peligrosa y alienando a sus antiguos amigos.

 

Y este especial va de recoger todo eso, y de tirar hacia delante. Son cuatro historias, cada una correspondiente a una de las series que han participado en el crossover. La de Nuevos Mutantes, por Wells, usa la excusa de la mutilación de Karma para mostrarnos las consecuencias del crossover entre los heridos, y de paso, contarnos como se ve desde abajo todo lo que ha pasado. Eso da para buen juego de personajes y de interacciones entre ellos. El dibujo de Ibraim Robinson es aceptable.

 

La de X-Men: Legado, por Carey, nos cuenta las consecuencias que recibe Pícara por su participación en Advenimiento. Presumiblemente, eso afectará a la dirección del personaje y la serie, al menos durante los próximos meses. Lo más importante del segmento, sin embargo, es el funeral de Cable, con mucho sentimiento en el discurso por parte de Hope, todas las apariciones necesarias atendiendo el funeral… pero se echa de menos que sus demás amigos y seres queridos digan algo. El dibujo se Esaad Ribic es bastante bueno, y le da la solemnidad adecuada.

 

Kyle y Yost se despiden de su Fuerza-X, en una historia que va precisamente de su disolución como consecuencia de que se hiciera pública su existencia. Es una buena conclusión para la historia, con las consecuencias que tiene que tener. Por un lado, las públicas con Cíclope, de porque no es práctico que siga existiendo Fueza-X, por otro lado las privadas, con los motivos morales, en una buena escena entre Tormenta y Lobezno. Y entonces se presenta a la nueva Fuerza-X, de manera un poco forzada y no muy bien explicada, la verdad. Supongo que le pasan el muerto al siguiente guionista. De todas maneras, aunque la escena hubiese sido mejor, habría quedado mal igualmente, por culpa del dibujo de Land, que transforma algo que debería ser impresionante, en una mezcla de poses raras, perspectivas deformes, caras inhumanas y personajes irreconocibles. Si hay algo que hay que eliminar de la franquicia mutante, más que el Dia M, o el exceso de series redundantes, es a Land.

 

Por último, viene la parte más importante, que es la de Patrulla-X de Fraction. Son muchas escenas de personajes interactuando, muy bien escritas (aunque la parte de la Bestia es algo redundante… ¿Cuántas veces vamos a ver la escena donde Hank se marcha enfadado por la dirección que ha tomado Scott?), con algunas respuestas con respecto a Hope (pero no todas, desgraciadamente no se resuelve la más obvia de su conexión con Jean y/o el Fenix… aún así, hay una escena que deja claro que Emma ha notado la conexión, y no le ha sentado nada bien, sin necesidad de diálogo… muy bueno el dibujo de Dodson) y un final absolutamente perfecto. Es un final de “ya era hora, maldita sea”, que puede hacer que te salte una lágrima de alegría. Sea de alegría por los personajes, ya que Fraction ha llevado muy bien la transición de desesperación a esperanza, de manera que queda catártico… o sea alegría por los lectores, ya que por fin, la franquicia vuelve a prometer con una dirección nueva. Recomendado (8)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Capitán America Nº3: El plan de Zemo se revela, y resulta ser una idea bastante buena, insidiosa y ambiguamente moral, como debe ser. Buena ambientación y desarrollo, y uso de los recursos que tiene, mejor de lo que parecía. Recomendado (8)

 

Cuatro Fantásticos Nº39: La historia principal es un poco tonta, y el villano se manifiesta y es derrotado un poco abruptamente, pero sirve para que haya caracterización. Lo mejor son los subargumentos, que recogen distintas tramas presentadas hasta ahora, y las llevan a sitios de lo más interesante. El dibujo está mejorando. Recomendado (8)

 

Guerreros Secretos Nº18: Las tramas de los tres tiempos avanzan todas bien, y hay una pequeña gran revelación. O no. Recomendado (8)

 

Hulk Nº31: Termina la saga, y termina la etapa del Loeb, para regocijo general. Un número es pelea entre rojo y verde, y es un poco tonta, aunque tiene un buen final. El otro es Banner contra hijo, y es mucho mejor, una gran conclusión para el último par de años. Dibujo espectacular. Recomendado (7)

 

Iron Man Nº3: Más de lo mismo, que se hace algo pesado. Neutral (6)

 

Nuevos Vengadores Nº2: Pelea tonta de personajes bendisianos genéricos contra un negro gigante, y al final un par de giros. Podría ser peor. Neutral (6)

 

Ultimate Vengadores Nº6: Millar se lo toma un poco más en serio y sin muchas chorradas para escandalizar, y le sale mejor que de costumbre, con incluso desarrollo de verdad para algunos personajes. Neutral (6)

 

Vengadores Nº3: La mitad es pelea tonta, la otra mitad interacción tonta hasta que pasa la siguiente cosa aleatoria. No Recomendado (4)

 

Vengadores Secretos Nº3: Los villanos y la situación están mejor explorados esta vez, y la situación se hace más interesante. Recomendado (7)

 

X-Men: Legado Nº64: Nueva saga, con una selección curiosa de personajes. La historia no parece gran cosa de momento, y los villanos no funcionaron la vez anterior, pero quizá esta vez mejoren. Dibujo decente. Recomendado (7)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. La que viene tocan tomos: Ojo de Halcón y Pajaro Burlón debutan su nueva serie (que no ha ido mucho más allá), Amadeus Cho toma el control en Principe del Poder (que tampoco va a durar mucho más), tenemos el penúltimo tomo de Agentes de Atlas (estamos optimistas hoy) y se reunen varias miniseries y especiales derivados de Advenimiento en un tomo. Bueno, y en el Día Más Brillante seguiremos explorando el anillo blanco dichoso. Segundos saludos.