Criticas Reconstructivas: Semana del 11 al 17 de Abril

19 abril, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas críticas, con fecha capicua. Es la semana del Salón del Comic de Barcelona, lo cual significa que hay un millón de novedades y comics que comentar, así que lo mejor es que empecemos cuanto antes, y… espera, espera un momento. Apenas hay comics que comentar. ¿Cómo puede ser eso? ¿Se han dado cuenta las editoriales de que es absurdo no sacar nada durante todo el año y luego sacarlo todo durante un par de ocasiones al año? Algo de eso hay, ciertamente, las cosas no están tan mal como cuando empecé con las reseñas hace 8 años. Panini pasa de Salones y saca una cantidad constante de tomos todos los meses, muy razonablemente. Ya han sacado los suyos de este mes (o la mayoría) asi que no aparecen esta semana. Igualmente, Norma saca más o menos lo mismo de siempre en cantidad, aunque con lanzamientos un poco más llamativos que de costumbre, que es como se deben de hacer las cosas. (No he tenido tiempo para leerlas, me temo, así que se quedan para la próxima semana) Pero el problema es Planeta, como tantas otras veces. Siguen pensando que tiene más sentido atiborrar el mercado un mes, y que haya hambre los demás. Pero es que encima, ahora han desistido de publicar comics nuevos. Hay exactamente dos tomos con material nuevo del Universo DC, y otros tantos de Vertigo. Eso es ridículo. Es menos de lo que saca Panini un mes normal. Pero hay una enorme cantidad de novedades. Pero son todo reediciones. Es decir, ¿para que publicar material nuevo, cuando pueden vivir de rentas? Total, ya está pagado, y ya se sabe que va a vender. Los que quieran material nuevo, que se joroben. Más aún, no sólo casi todas las novedades son material ya publicado en España, la mitad es material ya publicado por Planeta, en los últimos 5 años. Aparentemente, cuentan con que el público sea tan idiota como ellos y tenga memoria corta. (O alternativamente, que haya mucho público nuevo, pero sabemos que no es así) Así que llegará un punto donde no se publique nada nuevo, sólo reediciones de sus reediciones de las reediciones. Y en vez de Planeta, se cambiarán el nombre a Ouroboro. Acto seguido, el comic en España implotará, o alguien menos estúpido le quitará los derechos a Planeta, y habrá mucho regocijo.

Total, que esta semana, tres comics de Superman: Pasado, presente, y… bueno, no quiero decir futuro, porque si eso es el futuro, es mejor que DC no tenga futuro. Lo que si que hay, como no, son dos comics que van esencialmente de lo mismo, porque no basta con sólo publicar dos comics nuevos: Encima, tienen que ser iguales. Me desespero, en serio. Y antes de que contemple el suicidio, pasamos a comentar esos comics:

 

Origenes DC: Superman

Peter: Despues del Origen Secreto de Linterna Verde, Geoff Johns saca otra historia en el mismo plan, esta vez con Superman, y como miniserie independiente de 6 números, que es, en efecto, el final de su etapa en Action Comics, aunque haya salido con más de un año de retraso. La primera reacción al ver esto es: “¿Realmente necesitamos otro origen de Superman?” En serio, ¿hay alguien que no se lo sepa ya? Es decir, tuvimos un origen muy bueno, que aún no se ha superado, el Hombre de Acero de Byrne, en el 86. Vale, está anticuado en algunas cosas, la continuidad ha cambiado, y hace mucho de eso. Pero se podría decir lo mismo de Batman, y no están reescribiendo Año 1. Luego, tuvimos el Legado de Waid hace apenas 7 años. Vale, no era muy bueno, pasó sin demasiado bombo, y la continuidad ha vuelto a cambiar desde entonces. Así que, la idea, parece ser, es crear por fin un origen definitivo, que aune todas las versiones, deje clara la continuidad actual, dure muchos años, y si además puede ser, que sea bueno. Excepto que esto no cumple ninguno de los objetivos.

El más obvio es el de la continuidad. Ese tipo de cosas sólo le importa a un sector pequeño del público, pero cuando el propio objetivo del comic es aclarar que vale y que no vale, deberían al menos poner un poco de esfuerzo en montar una historia coherente para la encarnación actual del personaje. Al fin y al cabo, se supone que los anteriores orígenes no valen porque la historia ha cambiado. Y se supone que uno de los motivos para la Crisis Infinita era que había demasiadas contradicciones, y tras esa, iba a quedar una historia coherente de una vez. Y eso podría haber pasado, si los editores de DC no fuesen unos completos inútiles. Cada vez hay más inconsistencias, y ahora ya no hay excusa ni remedio a la vista, y sólo hace que queden retroactivamente como más tontos. Por poner ejemplos que vienen al caso: Se supone que la etapa de Busiek es post-Crisis Infinita, y se basa en la misma historia pasada que está miniserie. En ella, bastante razonablemente (porque Busiek hace las cosas para que tengan sentido y coherencia a la larga, no sólo para que queden bien en este momento), se dedicaba un número entero a contarnos el origen de Jimmy Olsen. Y allí, se decía que Jimmy no entró a trabajar en el Planet, siendo un crio, hasta que Superman no llevaba un tiempo en activo. Así que, por supuesto, aquí tenemos a Jimmy, con una edad similar a la que tiene en el presente, trabajando en el Daily Planet cuando Superman debuta. Eso es inepto por tres motivos distintos: Uno es que, joder, Johns sólo tenía que ser consistente con comics publicados desde 2006. Los comics anteriores al último cambio de historia podía saltarselos, sólo tenía que fijarse en los últimos 3 años… y ni eso ha sido capaz. Dos, que por poco listo que seas, te tienes que dar cuenta de que si Jimmy era ya mayor cuando debuta Superman, ahora debería estar rondando los 30, cosa que no le pega al personaje. Y tres, que eso contradice directamente OTRO comic reciente donde decían explicitamente que Jimmy tiene unos 23 años. Lo cual parece los mismos dos motivos anteriores, excepto que el guionista que estableció eso hace apenas un año fue un tal Geoff Johns. Si, por lo visto, es incapaz hasta de ser consistente consigo mismo. Como eso, hay varias, pero esta es la más llamativa. Jimmy está en el origen porque estaba en la película, tenga sentido o no. Ahí es donde se nota que Johns no está escribiendo un origen que tenga sentido o que recoja lo mejor de nada. Únicamente está haciendo homenaje a historias que le gustan, o enlazando con sus propias historias. Así que dentro de muy pocos años, cuando los homenajes múltiples a Smallville no sean recordados porque nadie recordará esa mierda de TV excepto como una mala pesadilla, y las referencias a la etapa de Johns de Action estén olvidadas, este origen no servirá para nada.

Al: Sabes que soy un auténtico ignorante en temas de Superman así que no he notado nada raro sobre la continuidad de este comic. Me tragaría lo que hiciese falta. Aunque sí se notan algunos guiños a Smallville y eso tiene tanto sentido como haber puesto a vivir juntos a Hombre de Hielo, Estrella de Fuego y Spiderman para hacer un guiño a una serie de televisión que nació y murió en lo que fue sólo un suspiro de la historia del Spiderman del comic. Y lo mismo será Smallville para Superman dentro de diez años. El comic es mucho más perdurable que las modas televisivas pasajeras.

P: Y luego están los problemas que tiene la miniserie como historia, independientemente de todas esas consideraciones. Una es que es tremendamente predecible porque, claro, es una historia que se ha contado un millón de veces. Y otra es que, aunque Johns tiene algunas buenas ideas, están aplicadas con una falta de sutileza increible. No puede simplemente insinuarlas, y dejar que el lector sea inteligente y las pille. Tiene que decirlas abiertamente, y repetirlas por si alguien no las pilló la primera vez. Es un defecto que se ha notado recientemente en cosas como Noche Más Oscura o Nuevo Kripton, pero aquí es aún más evidente. Igualmente, aunque algunas ideas para personajes y temas son buenas, otras son nefastas. Buena parte del comic es centrarse en la alienación de Superman, que ha sido el tema central del Superman de Johns, y no podía estar más equivocado con esa dirección. Superman no va de alienación. Superman va de todo lo contrario, de asimilación, de alguien que viene de fuera y se convierte en el mejor. Superman no puede ser un quejica que está siempre triste porque, aunque ha tenido una buena vida con una familia que le quiere, se siente raro porque es mejor que los demás. Tiene que ser alguien que está comodo con eso e inspira a los demás. Un poco de melancolía puede funcionar, pero no tanta chorrada para darle drama barato marveliano a un personaje que no lo necesita. Tu no tienes que sentirte identificado con Superman porque es raro y se siente inadaptado como tu. Para eso ya están Spiderman, la Patrulla-X, y demás personajes posteriores. Superman es quien tienes que querer ser tú. Y lo terrible es que Johns a veces parece que entiende eso, pero a veces lo olvida completamente. Además, que el viaje del Clark quejica al Superman seguro de si mismo ni siquiera está bien plasmado en esta historia. Simplemente… se le pasan las tonterías fuera de pantalla. Al menos hay aspectos del héroe en la juventud, y se nota un poco como crece al final, pero tampoco mucho.

A: Si, la verdad es que eso es un poco desagradable, porque la historia es mucho mejor con el Superman niño… y, sin mediar palabra, lo tenemos ya instalado en Metrópolis y dedicado al periodismo, sin mayor exploración de lo que ocurre por el medio… imagino que porque lo que se supone que va en ese hueco es Smallville.

P: No, la verdad es que no. Cualquier parecido entre Smallville y cualquier version de Superman, incluida esta, es coincidencia. Más bien es que ninguna otra version del origen cuenta esa parte, y Johns hace lo mismo.

A: En la parte infantil el hecho de la alienación funciona mucho mejor. Porque vale que Superman se acabará convirtiendo en un icono inspirador pero eso no quita que el hecho de descubrir su verdadera naturaleza tiene que ser traumático para cualquier niño. Yo creo que esa parte en concreto está bastante bien contada. Básicamente el primer número, porque el segundo ya tiene una bizarrada.

P: La miniserie mezcla la idea de Hombre de Acero de que cada número muestre un momento importante de la vida de Superman, en la primera mitad de la mini, con una estructura más tradicional de historia continuada en la segunda mitad. Te convenza o no la idea del Clark “oh Dios mio soy diferente y atormentado”, hay cosas que son francamente estúpidas en ese primer par de episodios. Y en general, están sacadas de Smallville, y/o de sitios peores. A johns no se le ocurre otra cosa que conservar la idea de hacer una analogia entre el despertar de la vision calorifica y tener erecciones. Es decir, la misma idea del despertar de los poderes mutantes, pero en menos sutil aún. Igualmente, Johns se fuerza a tener a Luthor y a Clark viviendo en Smallville a la vez porque tanto la serie de TV como los comics clásicos (de los que copia un montón de elementos… años de progreso para nada) los tenían de amigos de la infancia. Excepto que no pueden ser amigos, porque las versiones actuales adultas de Superman y de Lex nunca han sido amigos, y además, Luthor tiene que ser mayor porque ya estaba establecido en Metropolis cuando llega Clark. Así que hay un intento muy forzado de conservar la amistad, haciendo que, um, se encuentren un día de pequeños. Por lo demás, no le sirve absolutamente de nada a la historia que ambos vengan de Smallville, excepto un guiño estúpido. Y es una pena, porque la mejor parte de esa primera mitad de la historia es la de Luthor, y como emprende el camino a ser quien es. Básicamente, una versión del origen de los 80 con algunas ideas nuevas, que funciona bastante bien. Pero las escenas entre los dos son absurdas.

A: Si, los encuentros entre Lex y Clark son horriblemente forzados, donde además ni siquiera se implica que ninguno influya en el posterior desarrollo del otro, totalmente accesorios. Pero es una aproximación interesante de Luthor, como tío terriblemente ambicioso y frustrado por no poder dar rienda suelta a su genio en un sitio tan pequeño como Smallville.

P: No se si es intencionado o no, pero es mucho más fácil sentirse identificado con Lex que con Clark en esta parte. Y no creo que debiera ser así.

Luego, se nota el nepotismo de Johns para sus historias favoritas. Se dedica un número entero a volver a contarnos la primera aparición de la Legión de Superheroes. Mencionarles es lógico, porque tienen cierta importancia histórica. Incluso el retcon que metió de que son responsables de convertirle en héroe podría ser un poco tragable. Pero en serio, ¿un número para esto? Que encima, tiene lo peor de ambos mundos. Tiene los elementos chorras de los comics de los años 50. Pero también los elementos que ha metido Johns recientemente que no pegan, como tener el siglo XXX lleno de xenofobos y la Legión como poco popular, cuando nunca ha sido así. En serio, ¿para que cojones ha estado Johns rehaciendo la historia durante años para que la Legión clásica vuelva a existir con su continuidad intacta, si ahora la reescribe él? E igualmente, tiene que darle preferencia a sus propias historias, cuando se mencionan vistazos al futuro, que son todos a cosas que ha hecho él o tiene planeadas. Y sin embargo, otros momentos importantes del desarrollo de Superman apenas se mencionan, o se pasan rápidamente, como el debut de Krypto, que si eres un novato que intentas aprender sobre Superman con esto, ni entenderás. Esto es un comic para los que ya sepan del personaje, pero quieran que les vuelvan a contar lo de siempre reordenado. Oh, y como se veia venir desde hace tiempo, tienen que meter otra situación enormemente retorcida para poder tener a Clark de Superboy, pero a la vez que debute publicamente como Superman. Y todo porque Johns y sus congéneres tienen nostalgia de Superboy, por muy tonto que sea el concepto o contradictorio con lo que ellos mismos quieren contar.

A: Lo de la Legión sobra muchísimo. La verdad es que ignoro si es un elemento que lleva toda la vida ahí pero no pega nada. Estamos hablando de un chaval especial de pueblo que llega inocente a la gran ciudad. Meter por el medio un viaje al siglo XXX con un grupo de superhéroes estelares ya desvirtúa un poco ese origen “virginal” de Superman.

P: La Legion lleva desde el 58, pero aunque Superman siempre ha sido importante para la Legion, la Legion nunca fue importante para Superman. Por eso se quitó en el 86, y no pasó nada. Pero ahora, la nostaliga, ya se sabe. La idea es que la Legion inspira a Superman a ser un heroe, que a su vez inspirará a la Legión con su leyenda. Es una idea bonita, pero innecesaria, y le quita impetu al desarrollo de personaje. Hace que no sea un héroe porque cree que es lo correcto, sino porque está destinado a ello.

Y entonces llegamos a la segunda mitad, que tiene distintos defectos y virtudes. En la primera mitad, estaba el problema de que, excepto Clark y Lex, los demás personajes son cifras sin desarrollar. En la parte de adulto, como todo gira alrededor de esos dos y de Lois, y esos si que están bien escritos y desarrollados, al menos la caracterización funciona mejor. Las versiones de los tres son icónicas, fácilmente reconocibles y comprensibles, y tienen buena química entre ellos. Se ve enseguida porque Luthor odia a Superman y a Kent, e igualmente, porque Lois se ve atraida por ambas personalidades. El problema es que la manera de contar todo eso es, de nuevo, muy poco sutil. Byrne hizo lo mismo de manera más sutil hace 25 años, por Dios. Igualmente, las ideas para Metropolis y Lexcorp: Buenas ideas, te martillea con ellas hasta que las pilles una y otra vez.

A: La verdad es que el personaje que se lo lleva de calle en esta segunda parte es Lois Lane, es mucho más protagonista en estos números que Clark. Es el nexo de unión entre Superman, Clark Kent y Lex Luthor y la historia está lo suficientemente bien tejida para ir enlazando todo lo que hace falta decir de todos ellos. Puede pasarse de machacón pero, en serio, creo que menos que en NMO. Esto tiene la excusa para ser machacón de que debe mostrar a los personajes en su máxima claridad, quintaesenciales. Eso acaba haciéndolos muy evidentes a lo mejor, pero es que pretende colocar el zumo concentrado de Lex, Lois y Clark.

P: Me refiero a que te digan cosas como “Esto es Metropolis, NADIE mira hacia el cielo” para mostrarnos lo que es la ciudad pre-Superman. O las trescientas veces que tienen que enseñarnos que Rudy ya era un parasito antes de ser el Parasito. Cosas así.

Luego, la redacción del Planet es una mezcla entre los otros dos problemas: Es un 50% copiar la película original, 50% usar los mismos personajes que está usando en Action Comics, pero con guiños a como cambiarán en los próximos años. Es decir, que el periódico no sólo está poblado por caricaturas, encima, las mismas caricaturas duran años y años. (Es similar a lo que hizo en Linterna Verde: Origen Secreto, haciendo que su nuevo personaje, Atrocitus, fuese vital en el origen, y tuviera muchas referencias a las historias en curso en el presente… excepto que allí funcionaba mejor porque no estaba desplazando cosas más importantes) Y luego están los villanos. Para tener acción, Johns coge a dos de los villanos de segunda más importantes del personaje. El problema es que, para poder meterlos rapidamente en la historia y demostrar a la vez que Luthor es malo, tiene que involucrarle sus origenes, que es el típico cambio tonto de mala adaptación, que reduce los universos en vez de ampliarlos. La nueva versión del Parásito está chula, falta de sutileza aparte, y le da bastante más personalidad y trasfondo que de costumbre. Lo que pasa es que apenas sirve de distracción para la historia, y tampoco es que desemboque en una pelea demasiado buena. La nueva versión de Metallo le convierte en, esencialmente, un personaje distinto antes de transformarse en villano. No es que Corben fuera una persona interesante en el origen anterior, tampoco. Al menos esta vez funciona bien para esta historia, aunque no es un cambio que funcione bien a la larga. Y como villano, es como siempre, pero con un diseño peor.

Pero eso nos lleva al resto del argumento, de la acción de esa parte, y de las malas ideas en general. Y es que a Johns no se le ocurre otra cosa que incrustar su estúpida idea de “Sam Lane es Trueno Ross” con la que llevan machacando dos años en las series del presente, en el origen del personaje. Así que por si no tuvieramos poco teniendolo durante unos 100 comics recientes como Gran Malo de una sola idea, ahora tenemos a Trueno Lane odiando a Hulk, digo, a los aliens, y lanzando al ejército contra Superman, saltandose toda ley, porque… porque si. Da igual que no tenga sentido, que no pegue en Superman, que sean clichés, que sea repetitivo con lo de ahora, que sea un peñazo…

A: También cansa un poco ese tema, como ya hablábamos el otro día, de que todos los personajes importantes tengan que estar necesariamente interrelacionados. O sea, Clark Kent va a Metrópolis, trabaja en un medio, conocer a una chica y… precisamente el padre de la chica tiene que ser el general más malvado, furioso y poderoso del ejército estadounidense. Y convertirse en antagonista. Eso es cutre. Y sobre todo si ese antagonista tampoco tiene nada de especial. Ni utiliza su relación con el personaje ligado al héroe para hacer nada en especial. Y si reproduce fielmente, como señalas, una situación de décadas en otro cómic.

P: Y luego está el dibujo. Como en Action Comics, Johns está acompañado de Gary Frank, y su mutación de los últimos años hace que sea difícil de aguantar. Sobre todo, que todas sus mujeres tengan cara y cuerpo de modelo de fetiches drogadicta y anórexica. Pero en general, todos los personajes tienen caras enloquecidas, exageradas y extrañas. Y cuando tiene que crear diseños, generalmente apenas tienen imaginación ni gracia. ¿Su futuro de la Legión? Como el presente, apenas. ¿La alta tecnología de Lexcorp? Chatarra. Y así todo. Al menos cuenta bien la acción. Y es un buen detalle que el tomo incluya como poster desplegable la imagen que forman todas las portadas conectadas.

A: La cara de Clark es bastante siniestra por momentos. Hay veces que es un guiño a Christopher Reeve… pero veinte años después de rodar Superman. En general le sale una cara bastante siniestra, incluso de niño. Pero en otras ocasiones también es verdad que consigue unas escenas bastante logradas. En general, buen dibujo, creo.

P: La miniserie tiene buenas ideas y buenos momentos. El problema es que están mezclados con malas ideas y malas ejecuciones. Y tiene muchisimas malas decisiones a la hora de intentar ser un origen decente, mucho menos uno definitivo. No es un clásico, ni siquiera es bueno, es sólo un remedo de cosas antiguas y recientes que apenas funciona. Neutral (5)

 

 

 

Superman Nº47

Termina la Última Batalla de Nuevo Kripton, el crossover entre las series de Superman (excepto Action, que estaba ocupada con otra cosa) que sirve como penúltimo capítulo de toda la mega-historia que lleva contandose en estas series desde Nuevo Krypton o incluso antes. La idea aquí ha sido concluir todos los subargumentos, digamos, espaciales, de la etapa: Los politiqueos de Nuevo Kripton, la venganza de Brainiac, las ciudades embotellads, y todo lo de la Legión de Superheroes en el presente, incluido Mon-El. Es una buena manera de concluirlo todo, para dejar para la historia final únicamente un Nuevo Kripton vs Lane vs Familia Superman.

El problema es que no hacían falta 10 capítulos para esto. Como en muchos crossovers cerrados de este estilo, se podría coger el principio y el final, comprimir todos los capítulos del centro en uno sólo o directamente saltartelos, y no sólo se entendería bien, se leería mejor. Porque esto han sido un montón de números de los héroes pegandose entre si o contra robots aburridos, que no han servido absolutamente para nada. Típico crossover de los 90, de los que se supone que ya nos habíamos librado. De hecho, el primer capítulo de este número, el penúltimo de la saga, todavía es un ejemplo de todo eso. Sigue siendo un montón de gente pegandose los unos a los otros sin mucho objetivo inminente, aunque al menos queda un poco climático, porque se nota que el fin se acerca.

El siguiente capítulo es el final de la saga, y de la miniserie principal del mismo título, y tiene el climax, obviamente. Es un climax bastante estúpido, me temo. Tiene mucha acción y muchas explosiones, pero no consiguen casi nada. Como todo en esta historia, hay muchos muertos y destrucción, pero da igual, porque son todo de fondo, nada a personajes que tengan nombre o le importen a alguien. Parece que hay algunos personajes que sufren daños, pero está claro que son de mentira, porque son demasiado importantes para eso. Y efectivamente, o hay alguna trampa que se sacan del trasero, o se arregla igualmente mediante un Deus Ex Machina salido de ninguna parte, sin explicación de porque funciona ahora y no las miles de veces anteriores o posteriores. El resultado es un gran climax que suena falso y vacio, y peor, pesado, porque tanto rollo para tener tan poca historia, y encima, la manera de contarla es también con bastante poco espíritu, poca vida en los personajes, en hacer que parezca que están viviendo importante, o al menos, que tengan personalidades. Gates y sobre todo, Robinson, son capaces de cosas mejores, pero claro, lo que se les da bien son otro tipo de historias. Robinson está fatal siendo puesto en una historia de acción, cuando lo que se le da bien son historias de juego entre personajes más relajadas. Al menos los finales para distintos personajes y situaciones son buenos, pero ha costado demasiado llegar hasta ellos.

Y luego tenemos un número de Adventure Comics, que sirve de final y epílogo, no de esta saga, sino de dos cosas más antiguas: Una es la historia del Escuadrón de Espionaje de la Legión en el presente, y la otra es la historia de Mon-El en el presente. Si, el argumento principal del último año de Superman no se resuelve en esa serie, sino en una secundaria. Porque originalmente, la etapa iba a durar un año más, pero en DC decidieron que no estaba funcionando, y la cortaron casi sin avisar. Así que se nota que todo esto es James Robinson dandose prisa y atando el mayor número de sus cabos sueltos lo más deprisa que puede. El resultado es que muchas cosas quedan apresuradas sin apenas tiempo para justificarse o explicarse bien. Y hay otras que directamente se quedan colgando. (Y los vistazos al futuro no se han cumplido la mitad… incluido uno de los de Adventure, que Planeta se ha olvidado de publicar, donde nos contaban como Superboy y Mon rescataban a Soñadora… que con las prisas, se ha quedado sin rescatar, ooops) Es una maldita pena que haya pasado esto, porque aunque las otras series si que está bien que las corten ya, porque los puñeteros Nuevo Kripton y Lane ya han durado bastante, la historia de Mon-El y todo el mundo alrededor de él si que habría estado bien que tuviera más tiempo. Todas estas historias que se tienen que truncar y apenas ver como se cierran (algunas de las cuales se habían presentado tan sutilmente que a lo mejor ni las habías notado, como pasaba en Starman) habría sido mucho mejor verlas desarrollarse a su ritmo. Es una maravilla de la ingeniería argumental como ata tantas tan rápidamente, pero aún así, queda algo insatisfactorio y apresurado. Además, la parte emocional de la historia sufre mucho por eso. Obviamente, la historia de Mon-El iba a acabar siempre con él de vuelta a la Zona Fantasma, pero debería haber dolido más, ser más triste, en vez de la sensación de que ocurre por exigencia del guión y que Lar está haciendo las cosas por hacer que tiene este número. Aún así, no es un mal final… la pena es que podria haber sido un gran final, después de otro buen año de historias.

Los dibujantes esta vez son los rotativos de siempre: Pete Woods, que lo hace bastante bien en el gran final, aunque podría haberle dado más impacto. Bernard Chang en un par de sitios al principio y al final, que cumple bastante bien. Javi Pina haciendo una suplencia, que hace bien el actual estilo español de gente como Lopez o Saiz. Y Travis Moore en uno de los epilogos es un buen nuevo recluta, que pega dentro de este estilo, que es el otro estilo DC actual, el que no es una mierda. A ver si potencia este estilo europeo de esta gente, y no el pseudojimlee de la otra mitad.

Un final aceptable, pero podía haber sido mejor, si hubiera dedicado menos tiempo a peleas estúpidas, y más a lo que importa. Es un testamento a lo increiblemente inútiles que son los editores de DC y lo mal que llevan sus series, y no da buena espina para la gran conclusión de los próximos dos meses. Neutral (6)

Superman: Tierra 1

P: Lo bueno de la manía de las editoriales españolas de sacar comics muy similares a la vez, es que tienes para elegir. Si Superman: Origen Secreto no te ha gustado como origen de Superman… aqui tienes otro origen de Superman, que hará que el primero te guste en comparacion.

La idea de esta novela gráfica es empezar la línea Tierra 1 de DC, que básicamente, es el equivalente DC de la línea Ultimate Marvel. Un universo que empieza de cero con completa libertad y autores famosos. Eso no es mala idea de por si, en Marvel ha funcionado… bueno, en el sentido de que algunas de las series aún duran, y de vez en cuando, alguien les presta atención. Se suponía que la línea All-Star DC iba a ser algo parecido, pero acabó siendo únicamente dos miniseries para que Morrison y Miller pudieran hacer lo que les de la gana con Superman y Batman, respectivamente. Se supone también que esta es la línea para que gente que no ha leido comics antes se enganche. Excepto que, ¿no es eso admitir que las demás series no son accesibles? Entonces, ¿para que hacer un Origen oficial de Superman supuestamente comprensible con cualquiera, si a la vez estás sacando otro también para todos los públicos? ¿No es eso tremendamente redundante? Además, para ser algo supuestamente para lectores nuevos, se han lucido con el nombre de la línea. Se supone (aunque tampoco se han molestado en confirmarlo) que lo de Tierra 1 es porque este nuevo universo es el que está en el puesto 1 de los nuevos 52 universos del Multiverso DC (con el “normal” en el 0), que se habían reservado sospechosamente hasta ahora. Excepto que, por supuesto, los lectores nuevos no tendrán ni idea de que significa ese título, y como mucho será confuso. Y también será confuso para muchos lectores que no son nuevos, que o tampoco sabrán a que viene, o lo confundirán con la antigua Tierra-1 pre-Crisis. ¿Y como llamarán a las inevitables secuelas? ¿Tierra 2? ¿Tierra 1.2? Es engorroso y poco intuitivo.

A: Mmm bueno, yo lo tomo como “universo paralelo genérico”, tal cual como un Ultimate. En todo caso puede confundirse la Tierra-1 con la tierra de la continuidad normal y asumir que este retcon es canónico…

P: Lo más innovador de la línea no es nada de eso, sino el formato. Es la primera vez que una editorial grande lanza una serie importante en forma de novela gráfica sin que haya salido antes en comics individuales. (DC hace NGOs ocasionalmente, pero cosas puntuales sin continuidad) Eso es probablemente lo que hará que sea un comic importante cuando se vea en retrospectiva en el futuro. Es algo arriesgado por parte de DC. Al fin y al cabo, los comics mensuales existen para ir sufragando costes mes a mes, cosa que no pasa si publicas todo directamente en tomo. Es un modelo económico completamente distinto, y será interesante ver como avanza. De momento, ha sido la novela gráfica más vendida del año, pero claro, otros comics le han ganado en ventas contando los mensuales.

Uno podría decir que es un formato estúpido. Al fin y al cabo, si vas a publicar la novela gráfica en, por ejemplo, Junio, ¿porque no empezar a serializarla en enero? Asi tienes menos problemas de costes, contentas a los que les gusten las entregas mensuales, y la gente puede engancharse con un primer capítulo más barato. Y los que quieran el tomo, lo tendrán igualmente, haya o no comic mensual. Pero eso no tiene en cuenta algo que digo siempre y que a muchas editoriales y autores se les escapa. Y es que los comics no dan la misma impresión leidos de un tirón, que serializados con el tiempo. Requieren ritmos distintos, distribución de los climaxes y de la información para que haya suficiente cada entrega, etcetera… Los comics antiguos estaban demasiado pensados para la serialización, y se leen fatal de un tirón, con demasiada redundancia de un capítulo a otro. A muchos comics modernos les pasa lo contrario: Están demasiado pensados para leerse en tomo, y no se esfuerzan en que la historia avance lo suficiente cada entrega, y sea satisfactoria mes a mes. Hay guionistas que si que logran un buen equilibrio. Pero si no lo vas a conseguir, esta es la mejor solución. Si crees que lo mejor para la historia en conjunto es tener unas primeras 20 páginas donde no pasa nada pero que preparan el ambiente, en un tomo puede quedar bien, pero si publicaras esas 20 páginas en un comic suelto, sería un timo de comic vacio. Igualmente, al no tener que publicar la historia serializada, el autor puede poner los climax de la acción y de los personajes donde le de la gana, en vez de obligarse a tener al menos uno cada 22 páginas. Esto no quiere decir que sea el modelo del futuro necesariamente, pero es un argumento a favor.

A: Estoy de acuerdo. Comics pensados para tomo los lleva habiendo desde hace año, con la salvedad de que tenían que pasar por el trámite de ser publicados por partes, con el consiguiente mal sabor de boca para el lector. Permitir publicar directamente en tomo le ahorra ese trámite al lector. Por otro lado, comprar directamente el tomo en lugar de empezar por números individuales es el modelo que llevamos empleando los lectores españoles desde hace décadas, y los de otros países donde los comics unitarios americanos se publican directamente en tomos recopilatorios. Y no ha ido mal. No veo por qué va a ir mal la publicación directa de tomos en EEUU.

P: Preguntaselo a Marvel, que se empeñan en que el modelo no es sostenible, pese a ser la editorial nº1.

Entrando en este tomo en concreto, el encargado de renovar a Superman no es ni más ni menos que Joe Michael Straczynski. Hubo un día en que eso habría sido una buena noticia. Su Babylon 5 sigue siendo inigualada como novela sofisticada para televisión. Sus primeros comics, aunque algo lentos, estaban bastante bien, incluidos sus comienzos en Spiderman. Y más de una vez había escrito ensayos sobre lo mucho que significaba Superman para él y para el mundo, que demostraban que entendía bien al personaje. Pero entonces, ¿que ha pasado aquí? No se sabe bien, pero en los últimos años, JMS se ha vuelto irreconocible. Muchos de sus últimos comics han sido absolutamente terribles, y no puede culpar a los editores por todos. Además, ha demostrado una falta de profesionalidad suprema, ya que no sólo la mayoría de sus comics salen tarde; sin exagerar, la mayoría de sus comics de los últimos años se han quedado cortados a medias, sin terminar, a veces a mitad de historia, porque parece que JMS sea un niño con deficit de atención que empieza mil cosas, pero enseguida se aburre, se olvida de ellas, y se va a jugar con un juguete nuevo. De hecho, su etapa en Superman (el de verdad, en la serie regular mensual) ha sido una muestra de ambas cosas: Su etapa no sólo es malisima, sólo hizo 6 de los 12 números prometidos antes de largarse. Sabes, Straczynski, tu idolo Superman nunca haría eso. Bueno, tal y como lo escribes tú, tal vez.

En cuanto al tomo en si: Otra vez más, con sentimiento: ¿Para que necesitamos otro origen de Superman? El comic de más éxito de Superman de la última década, el anteriormente mencionado All-Star Superman, contaba el origen del personaje en una página, y dedicaba el resto a contar historias nuevas, que es lo interesante, para lectores viejos y nuevos. Al menos, a diferencia de Origen Secreto, aquí se saltan la parte de Smallville (y ambas se saltaron la de Krypton, afortunadamente), y empieza directamente con Clark Kent llegando a Metropolis. Así que le lleva 3 números de ventaja. La otra cosa buena es que Straczynski se toma en serio lo de contar una nueva versión del origen del personaje. Esto no está lleno de homenajes a comics antiguos, películas o series de televisión. Se cogen las ideas centrales, y se escribe lo que quiere con ellas, sea parecido o lo de siempre o no. Obviamente, la llegada al Planet es similar a los demás orígenes, pero otras cosas no. Lo más sorprendente es que no sólo Lex Luthor no es el malo, ni siquiera aparece en el tomo. Claro, que teniendo en cuenta que Luthor siempre es de lo más interesante de Superman, lo que se gana en originalidad se pierde en personajes interesantes.

A: La ausencia de Lex Luthor la podríamos soportar con un sustituto interesante. Pero por el amor de Dios, ¿qué clase de cosa es esta mezcla de Saw, Independence Day, El Cuervo y Enemigo Público? ¿De verdad era necesario contar esta historia? ¿Meter a este/os villanos aporta algo para Superman? ¿Pega realmente que la primera vez que Superman actúe como tal sea ante una amenaza de nivel planetario que no le deja otra opción? ¿Qué clase de Superman estamos creando? ¿Y qué clase de basura es éste villano, en serio?

P: Entiendo la idea general. Este comic, más que un comic, parece un intento de guión + bocetos para una nueva película de Superman. Por eso empieza de cero con un personaje joven, empieza lento hasta un climax, y a la hora de la acción, se usan villanos que parecen salidos de películas de Michael Bay. El problema es que esas películas que está imitando no son demasiado buenas.

A: Eso, me faltaba Transformers, también me la recordó en algún momento.

P: Entiendo que quiera hacer una gran amenaza para demostrar lo poderoso que es Superman. Se entiende que sea alienígena. Y se entiende incluso que sea un personaje nuevo, para no repetir lo mismo de siempre. Pero al final, está haciendo una versión mucho más cutre de Brainiac. Cutre en aspecto, personalidad, y manera de operar. Y luego está la revelación de su conexión con Kripton, que hace que un villano que era ya un remedo de varias cosas poco originales, tenga otro cliché más, de manera innecesaria para que tenga más carga emocional falsa. Superman no necesita esas revelaciones, al contrario. No necesita vengarse, ni tener que cargar con problemas de su planeta original para ser héroe ni funcionar.

Hablando del propio Superman, al menos aquí no es un quejica atormentado. Pero tampoco es ninguna otra cosa. Hay gente que piensa que Superman es aburrido. Eso es porque sólo ha leido malos comics de Superman. Superman bien escrito (de nuevo: All-Star, por ejemplo) es divertido, porque cualquier historia va de ver como inspira a los demás, como es siempre lo mejor que puede ser alguien mucho más de lo humanamente esperable (y eso requiere habilidad), y además, tiene un montón de poderes y juguetes de ciencia-ficción con los que jugar. Aquí, no tiene nada de eso. Es buena persona, sin duda. Y… um… ya está. Es una buena persona sin ningún otro rasgo de personalidad llamativo, y ni siquiera es alguien con el que se pueda empatizar, que se supone que es el objetivo de tener un Superman más joven y humano en una historia introspectiva, que es el supuesto objetivo de todo esto.

A: A decir verdad el tomo sólo tiene una idea principal: el miedo de Clark a revelarse al mundo y el peso que eso le supondrá llevar para siempre. Hay guionistas que resuelven eso en relatos cortos de 6 páginas. JMS necesita un tomo descomunal, con hordas de robots alienígenas y a Brandon Lee con alas metálicas para narrar un acontecimiento ínfimo (le podrían poner el reloj como a 24 porque no creo que transcurra más de un día) que, a través de una cosa tan discreta como la semidestrucción de la ciudad, catalice ese primer paso de Superman. Y ya está, no hay más. Bueno, sí. Perry White está bien escrito. Fin.

P: Supongo que la idea es que, como Superman es una figura mesiánica, contar un poco como sería la historia de tener un Jesucristo joven que sabe que va a ser crucificado. Excepto que, por supuesto, esa no es la parte interesante de la historia. La interesante es cuando supera eso. Esto está bien para humanizarlo un poco, pero no como toda la caracterización.

Los secundarios están bien escritos en general. Se nota que JMS trabajó en periodicos cuando era joven. Lo que pasa es que, igualmente, son los 3 de siempre, y hacen lo mismo de siempre, sin tener mucha personalidad memorable. Cumplen sus papeles, pero ya está, no tienen la chispa que pueden tener en otros comics o adaptaciones. Bueno, Jimmy Olsen es más divertido que en la mayoría de adaptaciones, porque es más aventurero. Excepto que eso no es nuevo, es como ha sido en los comics cuando se han molestado en usarlo bien. Sólo que en los comics se desenvuelve con aplomo entre aliens, gorilas, genios y otros problemas en los que se mete. En comparación, esquivar cascotes de ovnis es poca cosa.

Y el otro problema gordo es el que ha dicho Al. Que es irónicamente, el que se intentaba evitar con este formato. Por mucho que sea una historia pensada para el tomo… es un tomo bastante escaso. Apenas hay ideas. Las cosas tardan muchísimo en pasar. Y cuando pasan, son todas en páginas dobles aburridas. Es un tomo que se hace largo y se lee rápidamente, simultaneamente.

Parte de ese problema viene del dibujo. ¿No se suponía que esta línea iba de poner a estrellas? Entonces, ¿porque demonios ponen aquí a Shane Davis, un imitador malo de Jim Lee que no ha dibujado ninguna serie famosa hasta ahora? Ah, porque ahora en DC mandan Jim Lee y Bob Harras. Eso lo explica todo. Pero vamos, que Davis es malísimo, en el mismo estilo que toda la mierda salida de los 90 que ahora deambula por DC. Sus personajes son planos, sin vida, sin apenas expresividad, con mala anatomía y con exceso de rayas innecesarias. (Y que me expliquen porque Lois está interpretada por la hermana de Dexter Morgan. Ya es mala la fotorreferencia, pero si encima ponen a alguien que no pega nada…)

P: A la hora de contar la acción, fracasa en narrar bien cosas básicas, mucho menos grandes peleas explosivas. Y Al ya se ha burlado bastante de sus horripilantes diseños, que de verdad, dan vergüenza ajena. Quizá con un buen dibujante, tanta página doble y tanta lentitud habría funcionado, porque se habría disfrutado del paseo. Pero en DC ya no entienden de dibujo.

A: El tipo hace unas pinturitas muy vistosas como si fuese Alex Ross pero no, amigo, no eres Alex Ross. Y si no tienes su dibujo perfecto, no te quedes únicamente con su ritmo parsimonioso.

Así que tenemos un dibujo soso, lento y por debajo de las expectativas para una historia sosa, lenta y por debajo de las expectativas. A quienes nunca nos ha interesado Superman no lograrán meternos en el vicio con cosas como ésta, la verdad.

P: Un tomo lento, fatal dibujado, lleno de clichés y tópicos, sin nada que ofrecer a fans de Superman y muy poco para convencer a los que no lo son. En DC van a tener que esforzarse mucho para que esta Tierra 1 salga adelante. No Recomendado (3)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Green Lantern Nº14: El primer número es pelea, el segundo es más en la línea buena de la serie. Con una historia de complemento decente pero con mal dibujo. Recomendado (8)

Unwritten Nº3: Más de lo mismo, con un número experimental muy chulo.

Y si a esto le añades todos los tomos reedición (escucha el podcast o mira reseñas antiguas cuando salió la primera vez) ya está todo. Ha sido… decepcionante. La semana que viene estoy de vacaciones, así que volveremos en dos semanas con lo de Norma: Por fin material nuevo de Astro City, y también de Authority, entre otros. Y algún tomo más de Panini, como Iron Man Legado. Y además, comentaremos una película que saldrá, de nosequé de un tipo con un martillo. Que paseis buena Pascua. Saludos resucitados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: