Hola a todos. Después de la calma viene la tempestad, y eso es lo que tenemos esta semana. Esta semana ha venido, básicamente, todo. Los comics mensuales que quedaban de Panini, los tomos de Panini, y los de Planeta. Que no son pocos. En el caso de Panini, es porque sacan unos diez todos los meses, pero en el caso de Planeta, sacan todo lo que no han sacado en todo lo que llevamos de año. Así que el mes cargado ha resultado ser este, y no el del Salón del Comic, por alguna razón. Como no se puede con todo, nos dejamos los tomos de Marvel para la semana que viene. Aún así, son muchas cosas, así que alguna que se lo merecía se va a quedar para el podcast y pasarse muy rápido. (Por cierto, en Planeta no parecen aclararse sobre si sus tomos llevan numeración o subtitulo. Algunos llevan una cosa, otros la otra, otros las dos. Está bien ver como aprenden lo malo de Panini)

Lo que me deja claro todo esta situación es que hay algo que va horriblemente mal en como se plantean las editoriales españolas esto de publicar comics. La idea original de todo esto es que tu ibas a tu tienda, y todas las semanas podías tener uno o varios comics nuevos (ya según tus gustos y riquezas) con los que pasar el rato la semana. Si alguna semana no venía nada que te interesara, siempre podías probar algo nuevo. Actualmente, eso se ha ido a la mierda bastante. Puede que vayas a la tienda una semana y no haya absolutamente nada nuevo. Y que vayas a la siguiente que haya tanto que no puedas permitirtelo todo, o tengas que volverte loco para elegir (y eso en el caso optimista de que encuentres todo, y puedas dejarte cosas para la semana siguiente y no vayan a desaparecer). No parece un buen modelo que se pueda sostenter indefinidamente, precisamente. Pero ellos sabrán lo que hacen.

Oh, y una puntualización. Planeta no sacó comic gratis en el Dia apropiado, pero si que se las han apañado para que el Mundo regale el principio de Green Lantern Origenes, lo cual es una iniciativa maravillosa, y una gran elección como comic a regalar. Ha quedado Panini como la que pasa de todo. Es el problema de ser los que mandan, y haberlo sido durante años.

Esta semana tenemos:

 

Booster Gold Nº3

Comienza nueva etapa para la serie que, milagrosamente, aún no ha sido cancelada, ni aquí ni en EEUU, pese a que todas las demás a su alrededor han mordido el polvo. Con Jurgens fuera de la serie, al menos de momento (volverá dentro de un año), la serie pasa a un equipo creativo muy identificado también con el personaje, Keith Giffen y JM DeMatteis. Así que esta serie ha sido escrita por el que hizo renacer al personaje, luego por su creador, y ahora por los que lo hundieron en la miseria. La idea es más intuitiva de lo que parece, de todas maneras. Para aprovechar el tirón del Día Más Brillante, el próximo año de la serie va a estar conectado con Liga de la Justicia: Generación Perdida, que para algo está protagonizada por Booster. Pero como esa serie, como veremos, no es nostálgica, usa a los viejos personajes de la LJI, pero en plan moderno, esta es la serie para los que si que quieran nostalgia de aquellos días, y que mejor para eso que sus guionistas originales.

La clave está en conseguir un equilibrio entre imitar y ensalzar los viejos tiempos, y ser consistente con el presente ofreciendo algo más que nostalgia. Y al menos, a diferencia de los anteriores intentos de estos dos (cosas como Anteriormente Conocidos como Liga de la Justicia, donde pasaban completamente de toda caracterización e historia pasada o presente de los personajes… igual que cuando estaban en la serie original), aquí si que logran integrar a los personajes tal y como son ahora en su estilo de comedia. El Booster Gold que escriben es un Booster maduro, que aunque no es perfecto, se esfuerza en ser mejor héroe y tratar de tomarse las cosas en serio. Lo cual es un problema porque nadie más le toma en serio. Lo cual no sólo nos da un personaje más complejo que el chiste que solían tener antes, también da para más posibilidades de comedia, que es algo que les ha costado décadas, pero que por fin han aprendido. El primer par de números del tomo, por tanto, son relativamente serios, con Booster tratando de usar los recursos que tiene en esta serie para detener a Maxwell Lord, sin éxito. Por supuesto, está el humor en los diálogos habitual de Giffen-DeMatteis, empezando con la típica misión de viaje en el tiempo de esta serie, pero hecha a su manera, para poner en situación. Pero no lo exageran demasiado, y mezclado con una trama más seria, funciona bien.

Pero claro, eso tiene un problema, y es que la dirección no puede durar. La historia de la antigua Liga contra Max ya se está contando en Generación Perdida, y ya dura bastante. No necesita contar más en esta serie, no quedaría bien hacer una cara B redundante, pero tampoco puede pasar a después. Así que la solución es contar un desvio en el que se ha metido Booster antes de meterse de pleno en la otra serie. Y la idea es que si les han contratado para tener nostalgia de la LJI, vamos a tener nostalgia. Así que el resto del tomo es Booster visitando los tiempos de la vieja Liga, y metiendose en una aventura a la antigua usanza. Pero de antes de que la serie se volviera demasiado tonta, de cuando las aventuras aún tenían una forma creible y los personajes se podían tomar un poco en serio, aunque los villanos y situaciones sean algo absurdos. Lo bueno es que se toma a los héroes en serio la mayor parte del tiempo: Si, hacen el tonto a veces, pero eso es porque son amigos y se sienten cómodos. Pueden actuar en serio si hace falta, y dejan claro que no son idiotas ni inútiles. (La pena es que no aprovechen más el poder usar a Mr Milagro y a Barda vivos… pero claro, siempre los escribieron aún más planos que a los demás) Por lo demás, es el mismo estilo de historias de la LJI, graciosillas, a veces más chorras que graciosas, con diálogo que puede ser gracioso, pero también irritante por lo repetitivo. Pero se nota que han mejorado desde entonces en el equilibrio. Y si quieres nostalgia, se visitan varios elementos de la DC de finales de los 80 y principios de los 90, incluido un favorito de Giffen, Invasión. (Aunque, si la historia de Daxam post-Crisis Infinita ha cambiado, y los daxamitas nunca han salido de su planeta, ¿Cómo demonios derrotaron a la Alianza Alienígena? Ah, los problemas de cambiar la historia a cachos)

Si hay un problema en la manera de escribir de Giffen que te das cuenta con el tiempo, y que da bastante asco, es la misoginia rampante. Un par de veces puede ser casualidad, pero cuando miras el tomo entero (o la etapa entera antigua), y te das cuenta de que todas las mujeres adultas que salen tienen un rasgo común en todas sus aportaciones, y es que son unas histéricas que sólo saben interactuar con los protagonistas mediante violencia física o verbal, te das cuenta de que los guionistas o no saben, o no quieren escribir mujeres como seres humanos de verdad. Si, sus hombres suelen ser también estereotipos, pero suelen ser estereotipos distintos. Las mujeres son todos el mismo por ser mujeres, da igual quienes sean. Es todo parte de la odiosa mentalidad de machitos inmaduros, de “esto es un club sólo para chicos, las chicas abstenerse a menos que sea para enseñar carne”, que permea a menudo el mundo del comic, y es una pena que aún todavía se extienda a comics que podrían ser buenos como este. Pero es lo que pasa cuando sigues contratando a guionistas que se criaron en tiempos más primitivos.

El dibujo del tomo viene de dos dibujantes que no sólo han colaborado ya en la serie, ambos dibujaron a Booster en 52 (que lejano queda aquello ya, ¿verdad?). Uno es Batista, que como siempre, es muy bueno, y su gran expresividad recuerda mucho a Maguire, que es lo mejor que podía pasar. El otro es Oliffe, que tampoco lo hace mal.

Le gustará a los fans de la LJI, incluso a los que piensen que la serie se gastó muy pronto. A los fans de esta serie hasta ahora, sin embargo, puede no gustarles, aunque al menos se han esforzado por encontrar un término medio. Recomendado (7)

 

 

 

Fábulas: Rosa Roja

En Planeta se están dando prisa con esta serie. La serie lleva únicamente 5 números más en America, y el tomo correspondiente americano salió el mes pasado. Es más, a diferencia de toda la serie hasta ahora, esto no es una traducción del tomo original, es que Planeta ha recopilado los números correspondientes por su cuenta. Así que no tiene los posibles extras o textos que pueda tener el tomo original, ni la portada. Y todo por querer tener una prisa que no es, en absoluto, necesaria. (Y ya puestos, el traductor la vuelve a cagar. Hay un punto donde se hace un juego de palabras con la palabra duelo. Así que se menciona el significado de combate, y otro… sólo que el incompetente del traductor deja la traducción intacta, con el otro significado que tiene en inglés, pero que no lo tiene en español. Es especialmente tonto, porque se podría haber usado el otro significado que tiene duelo, en español, el de luto, pero eso habría implicado pararse un momento a pensar, saber lo que estas haciendo, y mirar un diccionario. Y no podemos tener eso en Planeta, aparentemente. Así que ahora es cuando reto al traductor a un duelo de traductores. El que gane, se queda con el puesto. Si alguien sabe quien es, que se lo comente)

La mayor parte de este tomo tiene una saga que se titula como él, que está dedicada a la protagonista en cuestión. Nos cuenta su origen, y como sale por fin de la depresión en la que está desde que murió el Chico de Azul. La parte del origen es un buen ejemplo de retcons e ingeniería de historias, cogiendo los varios cuentos y versiones de Blancanieves y empalmandolos para dar una historia coherente de por si, y con lo que hemos visto después en Fábulas. Lo cual tiene mérito, teniendo en cuenta que el cuento de Blancanieves y Rosarroja no tiene nada que ver con el clásico de Blancanieves y los 7 Enanitos, que no menciona una hermana para nada. La pena es que no encaje absolutamente del todo: La versión de cómo Rosa va a vivir con Blanca y el Príncipe no encaja del todo con como se presentó en la novela gráfica. Pero da una buena explicación no sólo de cómo encaja todo, también de porque Rosa es como ha sido hasta ahora, y su enemistad con su hermana. Tiene, sin embargo, los problemas habituales que tiene esta serie cuando cuenta historias basadas en los cuentos originales, que nunca son tan buenas como las que transcurren después, porque la gracia de la serie es verles interactuar en situaciones nuevas. Volver a contar los cuentos, aunque sea con añadidos y partes más modernas, siempre es más simplón, con cosas que pasan aleatoriamente, y personaje excesivamente exagerados como para ser creibles. Es decir, como en los cuentos.

La otra parte de la saga es ver como se arregla el caos político que hay en la Granja. Eso, como siempre, tiene más de los brillantes politiqueos de Willingham en la serie, con muy buena interacción, diálogos y salidas ingeniosas que son obvias en retrospectiva. Tiene muchos grandes momentos, sobre todo cuando Rosa termina su viaje personal y prepara su nueva posición en la serie. (Eso si, deja un misterio en el aire sin dar ni una sola pista al respecto, lo cual es más cruel que de costumbre) Y luego está el nº99, que va enteramente de contarnos como está la situación con el Sr. Oscuro, y darle intriga al inevitable encuentro en el nº100. Dedicarle un número entero a eso funciona muy bien, haciendo que quede terriblemente ominoso (sobre todo en una secuencia muy buena al final, donde queda apropiado que todo esto sea un número de aniversario, porque hay muchas referencias a historias anteriores, de una manera muy original) pero a su vez, que ambos bandos parezcan muy igualados.

Y entonces llega el nº100, que en la tradición de esta serie de tomarse las cosas especiales como realmente especiales, y de tratar de añadir el mayor número de detalles y juegos para los lectores, es uno de los mejores números de aniversario que se han hecho en mucho tiempo. 100 números, 100 páginas de contenido. La edición original era como uno de los antiguos especiales prestigio. La historia principal, que ocupa como dos comics normales por lo menos, es el gran enfrentamiento contra el Señor Oscuro, y es una auténtica pasada. Tiene toda la sensación de gran combate que la derrota del Adversario en el nº75 no llegó a tener, montones de pequeños detalles previamente introducidos explotando, y es una auténtica montaña rusa de emociones. Hacia el final hay un giro brutal, que sólo podía verse venir porque Willingham jugó limpio, y dejó un par de pistolas sin disparar. El resultado es que las cosas se quedan en la situación más nueva y problemática que han tenido los protagonistas desde el principio, abriendo paso a muchas nuevas historias interesantes, pero sin que el número deje de leerse como un final, en vez de quedarse abierto como el último par de tomos. El número también incluye un buen final para un personaje, uno triste para otro, una llegada muy presagiada, y un personaje terciario se convierte en importantísimo (de manera similar a como pasó con Apestoso, perdón, Brock Corazón Azul) de una manera sorprendente pero muy apropiada. La charla que le da Nieves al personaje es brillante, por cierto, y pienso usarla en la vida real cualquier día de estos con alguien similar que conozco. Es una historia redonda.

Pero no acaba ahí la cosa, hay un montón de extras. Hay dos historias cortas “normales”. Una es sobre los tres ratones ciegos, y es el mismo chiste repetitivo de siempre que aparecen. La otra es sobre Pulgarcita, y presenta un par de personajes, pero no llega a hacer nada con ellos. Si tiene algún propósito más que presentar cosas para futuras historias, se me escapa. Y luego vienen las cosas más originales. Hay una historia de prosa, que además de la novedad del formato (aunque no es la primera vez… hay una novela de prosa de Fábulas que es parte de la serie, y que Planeta debería publicar proximamente, aunque no se si les veo por la labor) tiene la gracia de que los autores se intercambian los papeles: está escrita por Buckingham, con ilustraciones de Willingham. No está mal, se hace un poco lenta, pero resulta ser más importante de lo que parece al final. Luego, vuelven las Preguntas Candentes, y como la otra vez, son chorraditas, algunas menos graciosas que otras, con buen dibujo. La gracia esta vez es que las preguntas las han hecho lectores famosos de Fábulas, incluyendo la futura Maria Hill de Vengadores, una de las voces de Futurama, y el villano más creible de True Blood. Y para terminar, hay planos de varios sitios de la serie, un juego de tablero, e incluso un recortable de los personajes principales, para que si eres mañoso te hagas un teatro de figuritas. ¿Cuántos otros comics te dan eso además de una gran historia?

Dichas figuras, al igual que la historia principal y la saga central, las hacen todas Mark Buckingham, que es un extraño caso de un dibujante que se ha vuelto más rápido con el tiempo, sin perder calidad. Sólo decir que es maravilloso en un montón de registros, pero vamos, como siempre. Incluso intenta un estilo nuevo con las tintas en el nº100, que queda aún más impresionante. El dibujo de Iñaki Miranda en el nº99 también es bueno, con un par de páginas muy impactantes, y los demás dibujantes que ayudan en el 100 también tienen un nivel de calidad muy superior al de la media de DC o Marvel. Demonios, las Preguntas Candentes tienen colaboraciones de gente que se prodiga tan poco  como Hugues o Johnson, además de Williams III.

La saga de Rosa Roja es buena, siguiendo lo habitual de la serie, pero el nº100 saca el tomo de escala. Así se hace. Muy Recomendado (10)

Flash: La Infame Muerte de los Villanos

Peter: Esto es el comienzo de la nueva serie regular de Flash protagonizada por Barry Allen, con una historia bastante ajetreada. Le costó salir debido a los retrasos de la miniserie anterior, Renacimiento, algunos números se han retrasado bastante por problemas de dibujante y guionista, y al final se ha terminado en el nº12 para ser relanzada tras el crossover que surgirá de la serie, Flashpoint. Así que esto es la mitad de la serie. Más de la mitad, de hecho, porque lleva los 8 primeros números. Porque no distribuirlos 6 y 6, o 7 y 5 que es como tendría sentido argumentalmente, y se ha hecho en EEUU, nadie lo sabe.

Estos retrasos han causado un problema a la hora de organizar la serie. La idea de Johns es seguir una estructura similar a la de Linterna Verde: Primero Renacimiento, luego un año planteando la premisa básica y los principales personajes, antes de lanzarse a lo grande con situaciones más cósmicas, más personajes, y un crossover al final del segundo año. El problema es que, con tanto retraso, sólo va a haber este tomo de plantear las bases (y aún así, ya empiezan las pistas sobre Flashpoint), y se va a pasar enseguida a volver a los temás más cósmicos de Renacimiento, en vez de situaciones más normales, como las que tenía preparadas originalmente Johns que se vislumbraron en Renacimiento (cosas con Grodd, Kadabra y tal). Claro, que si lo que te gusta más es toda la parte de los muchos velocistas, la Fuerza de la Velocidad y los viajes en el tiempo, eso no será un problema. Al fin y al cabo, la serie de LV mejoró cuando pasó a dedicarse a Sinestro y los Cuerpos de colores en vez de la vida de Hal en la Tierra. Pero la Fuerza de Velocidad no ha funcionado tan bien como el espectro emocional.

Sea como sea, este tomo va de dar un ejemplo de historia típica del nuevo-viejo Flash, aunque se vayan vislumbrando otras cosas. Para empezar, como en Linterna Verde, hay un Secret Files, que resume bastante bien lo necesario sobre el personaje y su situación. El problema es que no dice nada más, y si leiste Renacimiento, es todo redundante, y hace parecer a Barry demasiado agonías.

Al: Esa parte es lo peor del tomo, ese momento de “estamos todos contigo, amigo” es un poco penosa. Pero bueno, no pondré pegas porque es un suspiro y luego empieza lo bueno.

P: Después viene ya la primera saga, de 6 números, como es la tradición moderna. Tradición contra la que antes Johns se revelaba, pero ahora es un ejecutivo vendido, o algo. Como ya hemos dicho, va de presentar la nueva premisa de la serie, y es una idea tan brillante que es raro que no se le haya ocurrido a nadie antes. La idea es que Barry Allen ha vuelto, obviamente. Eso resulta que es una buena idea. Si, deshacer muertes legendarias es malo, blablabla. Pero lleva pasando siempre, seguirá pasando siempre, y eso no hace que el comic original de la muerte sea retroactivamente peor. Además, Supergirl resucitó hace años, y no he visto a niñatos crecidos quejandose por eso. Además, es una extensión lógica de todo lo que llevaba pasando con la franquicia de Flash hace años. Por mucho éxito relativo que tuviera Wally como Flash (y estamos hablando de un personaje que en 20 años ha tenido 4 personalidades radicalmente distintas y 5 status quo distintos, lo cual no es señal de ser un buen personaje bien definido, precisamente), al final estaba definido como “el sucesor de Barry”, y la mitad de sus historias por lo menos iban de tenerle escapando de la sombra de Barry y siendo su propia persona. Una y otra vez. Se hacía repetitivo, y una vez dejaron eso atrás un poco, no sabían bien que hacer con él. Así que tiene cierto sentido saltarse el intermediario y contar historias de Barry. Total, no paró nunca de salir en la serie. Por supuesto, esto siendo el mundo del comic, hay gente con muy poco sentido de la perspectiva y/o madurez que se queja de eso como si fuera una afrenta personal. Lo gracioso es la ironía en los comentarios típicos: “Estan echando todo hacia atrás”. Excepto que los que son incapaces de ver más allá de su nostalgia son los que se quejan de Barry. Al fin y al cabo, Wally lleva siendo Flash 25 años,  que es casi lo que muchos fans llevan vivos. No está mal cambiar de vez en cuando, aunque sea para ver que tal. A lo mejor Barry no es aburrido de por si, sino porque murió antes de que le escribieran guionistas modernos. Pero hay gente que es incapaz de ver eso, y se sienten amenazados si su personaje no es el único o el mejor y principal. (Es similar a lo que pasó con Hal y Kyle, pero allí era más exagerado el cambio, y las quejas duraron menos porque en DC lo llevaron mejor). Es decir, Wally sigue siendo un Flash, porque Johns no es un idiota, y no va a cargarselo como hacen muchos otros en su lugar (recordemos que lo escribió muy bien durante años). Porque no sea el Flash principal un tiempo, o incluso no aparezca mucho un año o dos, no va a pasar nada, Barry estuvo muerto 25 años, y nadie hizo boycott a Flash por eso, o al menos no había tanto idiota suelto haciendose oir. (Claro, que en DC ya podrían haber publicado las historias de complemento de Wally que iba a llevar esta serie originalmente, que quitaron después de haber prometido, pero bueno.)

A: Puedo compartir más o menos esa reflexión pero no se aplica para nada a este tomo, que es una historia buena que hubiese funcionado exactamente igual sustituyendo a Barry por Wally. No era necesario Barry para casi nada.

P: Ahi está la cosa. Ambos tienen los mismos poderes. Tienen personalidades diferentes, ambas con sus pros y contras y dependiendo mucho del guionista. Pero las historias que se pueden contar con ellos son diferentes. Wally tenía lo de ser un legado, y poco más, hasta que recientemente le dieron hijos, pero eso desgraciadamente no funcionó por algún motivo para el público. Barry, aparte de la cosa de la resurreccion (que durará poco, esperemos), tiene algo único y muy aprovechable: Y es que es un policía forense. Que es, para el que sepa algo de fuera del mundo del comic, algo que ahora mismo está de moda. Hay como una docena de series de TV que van sobre eso. Lo absurdo es que DC no haya querido aprovechar ese filón hasta ahora. Antiguamente, los comics aprovechaban el zeitgeist cultural de otros medios, pero ahora cada vez más se centran únicamente en otros comics. Dejando eso al margen, me resulta rarisimo que no hayan propuesto hace años una serie de TV en plan Smallville sobre Barry Allen. Sería facilisima de vender: CSI: Keystone. Como CSI, pero en un mundo con superciencia. Se vende solo. Y eso es un poco de lo que va esta serie, porque sólo se puede hacer con Barry y no con Wally, y porque es buena idea ahora mismo tenerle en danza. Y esta saga es un ejemplo de eso, que resulta intrigante de por si: Barry tiene que investigar el asesinato de un villano, donde las cosas no son lo que parecen. Que además, gracias a un giro al final del nº1, enlaza con el otro tema de la serie, el tiempo.

A: En cuanto al resto, e independientemente de la disyuntiva Barry/Wally, la historia está super bien estructurada. Los misterios se resuelven con lógica, las dudas que te pueden crear las va resolviendo la propia historia muy adecuadamente… y los villanos están por partida doble. Y con el Capitán Boomerang. Dios, es que esta historia hubiese funcionado hasta con Jesse Quick.

P:  La parte superheroica de la saga funciona muy bien. Tiene un buen misterio que se resuelve justamente (se podría haber preparado mejor la solución, pero al menos no es predecible), presenta un grupo de personajes chulos, tiene muy buen uso de habilidades, y tiene a la Galería de Villanos, que siempre hace que las historias de Flash brillen. La parte de investigación forense, afortunadamente no se mete en detalles, sino simplemente en como afecta a temas y caracterización. Tiene una idea muy buena, que es darle una personalidad a Central City, como la ciudad de las prisas, con Barry como el último reducto y salvador de hacer las cosas con calma y bien, con la ironía que conlleva. El problema es que esa parte es muy, muy obvia. Sabes todo lo que va a pasar, y no está hecho precisamente con sutileza, que es un problema cada vez más frecuente en los comics de Johns. Igualmente, todos los secundarios de Barry en la comisaria son tópicos o cifras, lo cual es un problema. (Presumiblemente, pasara como en LV y acabaremos dejandolos atrás)

A: Eh, eran peores los secundarios de Ojo de Halcón y Pájaro Burlón y los defendías a capa y espada. Lo que está claro es que estos no tienen ninguna perspectiva de futuro (ni siquiera Iris, casi). Pero vamos, es que los verdaderos secundarios (o hasta protas) de Flash son la galería de villanos ¿qué más quieres?

P: Y luego está la parte de Barry como persona, que por desgracia sigue en la linea de Renacimiento. Como solucionan que haya estado desaparecido años es ingenioso, aunque lo toman como si llevara más tiempo (dada la cronologia DC, no puede ser más de 6 años, así que no debería impresionarle la cultura de internet y los moviles) Pero aunque Renacimiento solucionó tenerle quejandose por haber resucitado, sigue estando demasiado presente el retcon de Johns de que es huerfano y eso le atormenta. Vale que probablemente se acabará solucionando (la serie va de viajes en el tiempo, al fin y al cabo), pero no es algo que el personaje necesite. Funcionaba sin ser otro héroe traumatico atormentado. Especialmente si todo eso se hace de manera tan pesada y repetitiva como aquí, que parece que todo sobre él tiene que ir directamente o indirectamente sobre que es huérfano. La relación con Iris está bien, este es un personaje que si funciona bien casado, pero hay poco en ella aparte de ser la mujer de Barry que le apoya. (Por cierto, ¿Es que todas las mujeres de DC casadas con superhéroes tienen que ser periodistas?)

A: Eso es que los superhéroes son los nuevos futbolistas. La verdad es que vemos más bien poco de vida privada de Barry en este tomo. Sin embargo sí vemos mucho uso de su relación con la línea temporal e incluso de la relación que su profesión puede tener que ver con ésto. La verdad es que no he leido lo suficiente de Flash estos años como para juzgarlo pero ¿con Wally no se le daba tanta relevancia a ésto, verdad?

P: Wally era todo lo contrario. No tenía profesión, era sólo ser superhéroe y tener novia/esposa. Era un handicap que tenía que tuvo que arreglar Johns. Claro, que si no vemos que Barry tenga vida privada es porque por lo visto, no tiene vida privada.

Hay otro problema en la saga, y es apropiado para Flash: Se lee muy rápido. En tomo se disimula más, pero hay números con muy poco contenido, todo páginas dobles de la ciudad y escenas de demostrar velocidad. Hay giros, pero no para 6 números, para 4 a lo sumo 5.

A: Si, pero es un estiramiento al estilo Flash. Es dinámico y no repetitivo. Ves que se ha contado en más espacio de lo razonable pero tampoco es que nunca paren de pasar cosas o de haber escenas interesantes. No sale nunca la sensación de “joder, no está pasando nada”. En todo caso, cuando terminas cada capítulo sale la sensación de “Vale, pensándolo friamente, no ha pasado casi nada”.

P: Exacto.

Los otros dos números recuperan una tradición del Flash de Johns que siempre sale bien, que son los Perfiles de Villano. El primero es del resucitado Capitán Boomerang, que también tiene una participación chula en la saga anterior, que le hace destacar con respecto a la Galeria en vez de ser uno más. Y enlaza con el Dia Más Brillante, además. Como con sus antiguos compañeros, es una narración en flashback de los momentos más importantes de su pasado: Infancia, origen, y lo más importante hasta el presente. Y mientras, en el presente, en plan Perdidos, su vida avanza de manera apropiada para las tendencias que se ponen de manifiesto en los flashbacks.

A: También hay que decir que es una personalidad y/o trayectoria vital creada a partir de sus poderes/modus operandi. Esto es como los villanos clásicos que casualmente tenían un apellido que concordaba con sus poderes (precisamente ahora, por supuesto, no me sale ningún ejemplo). Le han construído a Boomerang el contexto que más paralelo pudiese resultar. No es que esté mal (porque está muy bien) pero canta.

P: Realmente no, la historia no es nueva, Johns simplemente la ha adaptado al tema. Tiene otro problema, y es que la mitad del número no es más que volver a contar el origen del personaje que ya dio Ostrander en Escuadrón Suicida, pero con menos sutileza. Es decir, ¿era realmente necesario volver a contar el funeral de su madre tal cual, excepto que aquí termina con una decapitación gratuita? La temática con los boomerangs si que me gustó, no me parecía tan forzada como con otros, porque al fin y al cabo, él elige a los boomerangs, no es una coincidencia. Y le da más tema que lo que tenía hasta ahora de “es un perdedor, pero se ha esforzado en no ser un perdedor completo, que es lo que iba a ser”. La parte del presente está muy bien, también.

El otro perfil es del nuevo Gran Malo de la serie, el Profesor Zoom, y es quizá el mejor que ha hecho Johns hasta ahora. A diferencia de los otros, está contado enteramente en flashbacks, y ni siquiera llega hasta que se convierte en Flash-Reverso, se corta justo antes. No sabemos si porque habrá segunda parte, o porque lo demás es como se ha contado en otros comics, bastante enrevesado. En vez de eso, nos cuenta su vida, infancia, juventud y como se convirtió en un tipo tan malo antes de tener poderes. Y es absolutamente genial. Define muy bien un futuro que sin ser negativo, tiene problemas que pueden a afectar a alguien con la mentalidad del joven Thawne, de manera adecuada a los temas del presente de la serie. Define perfectamente al personaje de Thawne, y explica completamente como puede acabar tan tarado como es de mayor. Pero lo mejor es la explicación. mediante un truco muy ingenioso, que una vez lo entiendes, no sólo queda muy bien, hace que Thawne te de mucha pena a la vez que queda absolutamente odioso. Es una gran tragedia, que demuestra que ser un hombre hecho a si mismo no es algo necesariamente bueno.

A: Esto si que es un tipo que se crea su propio destino, de forma literal. Me parece una historia genial como autobiografía y una historia genial como relato corto de ciencia-ficción. De hecho, lo mejor es que ambas cosas se condicionan mutuamente. Eobard Thawne es una personalidad creada gracias a lo que su genio científico le permite hacer… y consigue dar mucho, mucho miedo pese a ser un miserable.

P: El dibujo de la historia principal es de Francis Manapul, que ya sorprendió en el tomo de Superboy del año pasado, pero aquí ya se ha vuelto impresionante del todo. Es capaz de hacer imagenes emotivas y bonitas con los personajes, acción tremenda y muy clara aunque sea muy complicada, trucos muy chulos con la velocidad, buenos diseños, y panoramicas impresionantes de Central City, muy a lo Gil Kane. Lo mismo se aplica al color, que también hace cosas bastante espectaculares, y aunque a veces sea muy monocromático, sabe ser colorido cuando toca.

A: Composiciones de página bestiales, también. Sin embargo Scott Kolins… antes no era tan triste ¿no?

P: Kolins hace el resto de números, y ha modificado un poco su estilo, ahora es menos expresionista, pero sigue siendo bastante único. Yo creo que su nuevo estilo pega más para esta serie, más en sintonía con Manapul, y más apropiado para una historia que necesita menos histrionismos como la de Zoom.

Por último, el tomo lleva algunas fichas del Secret Files que no dicen nada nuevo si has leido algo del Flash de Johns, y un avance de la próxima gran saga de DC, Flashpoint (que ya se empieza a vislumbrar en la historia principal también, de manera intrigante, y que incorpora bien otras cosas que estan pasando en DC) Flashpoint, por este anuncio, parece una idea que se ha hecho ya unas cuantas veces, pero quien sabe, a lo mejor Johns puede darle giros y visiones originales. No sería la primera vez.

A: Vale, ha vuelto el Flash de siempre pero de momento en lo que menos se nota es en el protagonista. Pero tenemos historias dinámicas, corrientes temporales y villanos en su máximo esplendor. De momento, me quedo muy satisfecho.

P: Tiene sus problemas, pero es una buena serie, que cada vez hay menos en DC, y con unos objetivos muy concretos que hace que el universo de Flash se revitalice. Recomendado (8)

JSA: Mala Hierba

Abandonen la esperanza todos los que entren aquí. Este es el primer tomo tras la etapa de Geoff Johns, y como suele pasar cuando Johns deja una serie en la que lleva tiempo, (ver: Jóvenes Titanes, Flash) las cosas se van al infierno. Es más, no sólo Johns llevaba casi una década en la serie, prácticamente no existía antes de que él cogiera al grupo, así que literalmente la ha redefinido para una generación entera. Obviamente, los personajes han quedado tan identificados con él, que cualquier cambio va a quedar raro, pero hay guionistas que han conseguido parecerse en historias de relleno o apariciones estelares anteriores. No es justificación para mandarlo todo a la mierda como pasa aquí, y que parezca una serie completamente distinta, cuando habria sido mejor intentar parecerse. A lo mejor si lo hubieran hecho mejor no habría pasado nada, pero esto ha sido un desastre. ¿Cómo ha sido de desastre? Aquí empiezan dos guionistas, Willingham y Sturges, los de Jack de Fábulas y Pacto Sombra. La idea era que tras esto, la serie se dividiera en dos, con una para cada guionista. Pues bien, la serie derivada ya ha sido cancelada, al otro guionista le han tirado de la serie en menos de un año, y ninguno de los dos está escribiendo nada en el Universo DC ahora mismo. Así de bien ha ido. Además, el tomo gira en torno al puñetero Magog, en un intento de DC de venderlo como el gran hallazgo de la temporada (la ironía se puede ver brillar desde la Luna, teniendo en cuenta que fue creado como burla de un tipo de personajes, y aquí está, 15 años después, siendo ese tipo de personaje absolutamente en serio… al menos Johns le dio ambigüedad y lo retiró a tiempo, cosa que por supuesto ignoran aquí), para luego darle una serie propia… serie que no duró ni un año. Y toda esa dirección ha sido abortada, y ya podemos ver al personaje lanzado en otra dirección este mismo mes en LJGP. Vale que esto es en parte porque Planeta lleva mucho retraso con esta serie (y visto lo visto, podían haberse ahorrado toda esta etapa… una pena que piensen que esto aún va a vender, a diferencia de cosas mejores con las que no se arriesgan), pero aún así, deja claro el descontrol editorial que llevan en DC en general, y con estos personajes en particular.

Una cosa que notas enseguida en este tomo es la falta de caracterización. Sigue habiendo una burrada de personajes (aunque algunos como Jakeem Thunder, Sandman o Atom-Smasher desaparecen sin explicación, y otros reaparecen sin explicación igualmente, como Magog), pero la caracterización escasea, incluso comparado con los peores números de Johns. Demonios, cuando los villanos tienen más caracterización que los héroes (y no es porque sean menos, hay un montón también), es un problema. La mayor parte del tiempo unos personajes son indistinguibles de otros. Y los que no son, son clichés. Para colmo, no sólo hay un personaje sacado de lo peor de los 90 que es Magog como centro del drama, convierte a toda la serie en una mala serie de mutantes de esa misma época. Aparentemente, ahora la única manera que tienen de relacionarse los personajes es gritandose o pegandose, y por supuesto, todos con los dientes apretados. Es malo de narices, y lo peor es que lo es de una manera que uno esperaba que se hubiese extinguido. Encima, eso lleva a la división del grupo. Dividir el grupo es problemático, pero puede servir para darle más espacio a los personajes si se hace bien. Aquí, no se hace bien. Si, la Sociedad se dividió en dos anteriormente, pero en vez de recoger ese debate que estaba más o menos zanjado, se abre otro sin mucha justificación, sólo que esta vez no se resuelve, por exigencias del guión. Y los personajes son divididos completamente al azar, sin tener en cuenta historias pasadas, o explicarse nada. Para colmo, se añaden aún más personajes a la Sociedad, uno de los cuales es una creación nueva bastante repelente (tiene cosas interesantes, pero no queda bien aquí) y el otro es el Dr. Destino, que esta únicamente como deus ex machina, ignorando las diferencias con sus predecesores que estableció Gerber cuando lo creo.

El argumento es casi peor. La idea de todo el comic es un ataque a dos bandas contra la SJA, y cada uno hace parecer a los protagonistas más tontos que el otro. Uno es un ataque de un grupo masivo de supervillanos. A favor de los guionistas, no son los típicos villanos que salen en todas las Sociedades/Ligas de la Injusticia. En contra, es bastante nepotista, ya que el 90% son todo personajes creados por uno de ellos, o que el que los ha usado más recientemente es uno de ellos. Algunos de ellos son personajes bastante divertidos, pero no lo sabrías por este comic, ya que dejando aparte un poco de interacción entre ellos que es graciosa, por lo demás son carne de cañón para peleas sin ton ni son que se desarrollan sin mucho pensar y se solucionan por decreto. Las cosas empiezan mal cuando un grupo de casi 20 personas se le aparece de repente a la SJA delante de sus narices sin que les vean venir sin ninguna explicación. Podrían haberse molestado en explicar que estaban camuflados por alguno de sus poderes, pero ¿para que explicar nada? Y así va todo el comic, donde todo pasa porque si sin explicación, y en cuanto más piensas, más agujeros encuentras. Si los villanos pueden inutilizar tan fácilmente a Obsidian (aunque sin explicar como, claro), ¿por qué no lo capturaron entonces, en vez de armar todo el follón que montan? Pero lo peor llega en el argumento de Mr. Terrific. Aparentemente, el tercer hombre más listo del mundo y experto en artes marciales y espionaje, es incapaz de ver como alguien sin poderes le ataca por la espalda, igualmente que es incapaz de darse cuenta como alguien se infiltra en su cuartel general de la manera más tonta posible. Uno esperaría que hubiera una explicación de cómo es que el malo se ha saltado todas las medidas de seguridad, ya establecidas u obvias… pero no, aparentemente, según Willingham-Sturges, ¿qué medidas de seguridad? No hay nada como una historia que va de tener peleas y dramas para solucionar un problema, que antes de que llegaran los nuevos guionistas no existía. Es patético, todo lleno de tópicos fáciles y tontos, y profundamente estúpido.

El dibujo es de Jesús Merino. Merino solía ser entintador de Pacheco, y se nota. Es una imitación casi perfecta de Pacheco… el problema es que es el Pacheco de hace más de 10 años, cuando aún no sabía dibujar bien del todo. Así que tiene una buena estructura, pero la llena toda de rayas innecesarias, tiene poses muy forzadas (exactamente las mismas de Pacheco, lo cual queda fantasmagórico), y tonterías noventeras como los mencionados dientes apretados y poses violentas cuando no hacen falta. Así que no es del todo bueno, y a veces molesta. Si evoluciona como lo hizo su mentor, puede ser bueno. El problema es que resulte que Pacheco evolucionó porque dejó de entintarle Merino. Esperemos que no.

Para terminar de arreglar el tomo, viene un Especial de 80 Páginas del grupo. O lo que es lo mismo, una antología de autores poco conocidos, empaquetados en un formato para que los fans de la serie se los traguen de un tirón. Algo así como Marvel Comics Presents, pero de un mismo tema. Como este fue de los primeros Especiales de estos que sacaron en la época moderna, aún se esforzaban un poco, y aún hay algún autor establecido, y además, lleva una historia global que trata de justiciar las historias diversas aleatorias que lo forman. Lo gracioso (o mejor dicho, triste), es que la historia global acaba siendo una pobre excusa para anunciar los acontecimientos de la historia principal del tomo… pero en Planeta lo publican al final del tomo. Bravo. Empiezo a pensar que lo hacen a propósito, que intentan publicar el mayor número de cosas desordenadas como una especie de apuesta enfermiza, porque si no, no tiene explicación. (A decir verdad, el tomo fue publicado después de la otra saga, y aunque el contenido va claramente antes, coordinaron tan mal las historias, que los protagonistas cambian de una a otra, y en alguna hay un personaje que no podría estar allí) El tomo incluye una historia bastante buena, de Mr America nada menos que por James Robinson, en plan Tiempos Pasados de Starman, con el mejor dibujo que le he visto a Neil (4 Fantásticos) Edwards. Felicia (Jóvenes Titanes) Henderson tiene una historia bastante tonta de Ciudadano Acero, donde lleva demasiado lejos una metáfora forzada, con buen dibujo de Renato Guedes, al que deberían usar más en DC. Kevin (Nuevos Guerreros) Grievoux ofrece una historia sobre Amazing Man, que parece haberse colado por un desagüe (y es una pena, es infinitamente mejor que Magog, por ejemplo), que tiene una buena idea para él, pero la caga en la ejecución, además de ignorar el origen establecido del personaje para darle otro más estereotípico. (Dios libre a un personaje étnico de tener un origen que no tenga que ver con su etnia) Jerry Ordway escribe y dibuja la historia más “importante” del tomo, porque es donde nos cuentan por fin el origen del nuevo Wildcat, que por lo visto se le olvidó contar a Johns y nadie se había dado cuenta hasta ahora. No es de extrañar que no le dieran mucha importancia, porque no es gran cosa, pero para no ser muy imaginativo, está contado de manera divertida. La otra buena historia del tomo es una sobre Ciclón por Jen (JSA Clasificado) Van Meter, que es divertida y entrañable. Porque demonios no le dan la serie a ella que demuestra saber escribir a los personajes, no lo entiendo. El dibujo de Merino es mucho mejor aquí, así que probablemente el entintador tenga mucha culpa. Por último, hay una historia muy curiosa sobre Damage (si, esta serie lleva mucho retraso), por Zander (Top 10) Cannon, que resume bien su historia y mentalidad, mejor que Johns, la verdad. El dibujo de Scott Hampton es muy curioso. Una pena que llegue tarde para el personaje, pero está bien a título póstumo.

Una horrible nueva dirección para la serie, que demuestra la dejadez y tontería que ahora mismo tienen en DC. Ni siquiera el par de historias cortas compensan nada. Evitar a toda costa (2)

Liga de la Justicia: Generación Perdida Nº1

Esto es el primer tercio de la otra serie quincenal que dura un año de DC, que salía las semanas alternas al Día Más Brillante. A diferencia de DMB, esta no abarca todo el Universo DC, ni tiene varias tramas ni nada. Es simplemente una historia normal, pero que queda mejor publicandose a ritmo doble y durando sólo un año. Es una buena idea, y una que las editoriales editoriales en general deberían mirar más profundamente. A fin de cuentas, ¿Qué historias no se beneficiaría de salir más a menudo? Es lo que están haciendo en Marvel con Spiderman y con Hulk, y en menor medida sustituyendo el exceso de miniseries por sacar dos números al mes de varias series a menudo.

Esto es el retorno de la Liga de la Justicia Internacional, pero como he dicho en la reseña de Booster Gold, no es una serie nostálgica. No es una comedia como la vieja serie de Giffen y DeMatteis. Los tiempos pasados, pasados están, y en DC han decidido, razonablemente, hacer algo nuevo con personajes de segunda que son queridos por un sector del público y no están siendo muy usados, en vez de reducirlos a carne de cañón. La idea es jugar con que son segundones, a su favor: La LJI tenía a pesos pesados como Batman o el Detective Marciano, pero esos están ahora ocupados. Así que le toca a los héroes que no tenían serie propia y que no eran clásicos, los más identificados con esa época, buscarse la vida solos, en una historia que funciona precisamente porque son los segundones, incluso dentro del Universo DC. Como nadie espera nada de ellos, son los únicos que pueden detener al resucitado Maxwell Lord (muy astuto enlazar con la serie importante de este año, añadiendo atención a una serie que no la habría tenido porque no tiene personajes famosos). Los guionistas también son segundones, por así decirlo. Son precisamente dos por los que casi nadie da un duro: Keith Giffen, que fue el cocreador de la LJI, pero que no ha tenido ni un solo éxito en más de 15 años, y Judd Winick, que ha pasado de ser uno de los mimados de DC a alguien que no tiene ninguna serie regular. Todo por merecidas razones, claro. Pero Giffen es capaz de cosas buenas cuando tiene un buen coguionista y un editor fuerte, y Winick hizo cosas buenas hace años. Así que es sorprendente, pero no del todo, que la combinación haga algo bueno. Veremos que pasa en el resto de la historia, que Winick se quedará solo.

El mayor problema de esta historia es el personaje central, que además es el villano, Max Lord. Es un personaje muy difícil, porque lo han traido demasiado de un lado para otro con los años. Empezó como un millonario corrupto, que acababa convirtiendose en buena persona. Entonces se convirtió en el mecenas de la Liga, y por extensión, en una caricatura como todos ellos. Con los años, guionistas posteriores acabaron transformandolo en un villano de esos que quiere conquistar el mundo por su propio bien. Tras un intento nostálgico de ignorar todo eso, vino Crisis Infinita donde lo convirtieron en uno de los Grandes Malos, siendo un manipulador peligrosisimo que quiere acabar con los metahumanos. Y entonces se lo cargaron, y es uno de los pocos personajes que está mejor muerto, porque es tan peligroso, que no tiene sentido que esté vivo sin ser una amenaza constante desatendida. Además, su muerte fue merecida, apropiada e icónica. Pero con la excusa del Dia Más Brillante, aquí está otra vez. Lo cual, si para una sola buena historia cerrada, puede estar bien. Si siguen dando la lata con alguien malvado que ha cometido todo tipo de perrerías, y que aún así nunca lo detienen y vuelve una y otra vez cada vez con una repetición más cutre de la misma idea (ver: Superboy-Prime, Juicio Final, Black Adam, y probablemente en el futuro, el Anti-Monitor), va a ser una gran cagada. De momento, no pinta muy bien. Si, dejan muy claro que es un villano peligroso e imparable, pero con sus poderes, eso es fácil. El problema es que no queda muy claro cual de las versiones es. Intentan presentarlo como alguien con el que se puede simpatizar, pero eso no encaja con las cosas horribles que le ponen haciendo. Nada más empezar la serie, mata porque si a dos civiles, en un alarde muy DC de “tener a un personaje matando gratuitamente para ver lo maaaalo que es”, que no encaja ni con la mentalidad de salvar a la humanidad de los supers, ni la de salvar al mundo, ni con la cantinela que dice durante todo el tomo de ser el bueno. Al final, queda un personaje muy esquizofrénico, que no se sabe bien que pretende (obviamente, se supone que es un misterio, pero da la impresión de que se lo está inventando sobre la marcha en vez de ser un plan que no entendemos) y que parece más lo que uno podía esperar de los guionistas, una chapuza que con un poco de esfuerzo (haciendole hacer cosas únicamente de villano bienintencionado, o escribiendole como psicótico enteramente) podrían hacer que funcionara mucho mejor.

Hay otro problema menor, y es una reminiscencia de la vieja Liga de Giffen, que como digo más arriba, estaba llena de estereotipos vergonzosos. Durante la historia aparece un nuevo Rocket Red, y al igual que Dmitri hace 20 años, es un estereotipo tonto de ruso, que no sabe hablar bien (equivocandose en palabras básicas pese a que sabe bien la gramática), es comunista, no entiende bien las situaciones y en general parece el bobalicón simple estereotipico. Su predecesor daba vergüenza hace 20 años, y este la da ahora en tiempos supuestamente más avanzados, y más en una serie que por lo demás, es terriblemente seria, así que canta más. Otros problemas pequeños incluyen que no entienden muy bien como funcionan los saltos cuánticos del Capitán Átomo (aunque para ser honestos, han mareado tanto al personaje últimamente, que vale cualquier cosa. Por cierto, si no te explicas como encaja esto con la última vez que le viste, es porque en Planeta no han publicado su serial de Action Comics donde explicaba como volvía al presente y a la normalidad, los muy inútiles) y se cargan todo el buen trabajo de Rucka y Trautmann en Jaquemate, convirtiendolos de la organización inteligente y sofisticada que era, en la típica pseudo-Shield con mala seguridad e infiltrada fácilmente por corruptos obvios. Era de esperar, pero aún así es una pena. Por lo demás, las caracterizaciones están muy bien, y encajan bastante bien con las situaciones y personalidades de cada personaje. Las dos chicas, Fuego y Hielo, tienen mucho menos protagonismo que los hombres, pero al menos tienen caracterización, lo cual es un progreso para ellas bajo Giffen.

Quitando todo eso, la serie tiene muchas cosas buenas. Tiene una premisa muy buena, y es que como se vio en Dia Mas Brillante nº0, Max le hace un lavado de cerebro a todo el planeta, y los únicos que pueden detenerle son sus antiguos compañeros. El problema es que no sólo tienen que detener al humano más peligroso del planeta sin ayuda de los pesos pesados, tienen a todo el mundo en contra, mientras Max no para de ir varios pasos por delante de ellos manipulando las situaciones. La miniserie empieza francamente bien, viendo las consecuencias de lo que ha hecho Max, que pegan muy fuerte a los personajes en lo personal en una serie de situaciones terribles que les aislan del resto del mundo. Y aunque es una pena deshacer los buenos status quo que tenían la mayoría de personajes (Hielo por fin con Guy, Fuego como agente de Jaquemate, Capitán Atomo como el superhéroe de las fuerzas aereas… excepto Booster, en su caso su status quo actual juega a favor de la serie), esa parte es devastadora y está muy bien hecha. A partir de ahí, es un ejemplo bien hecho de ese tipo de aventuras de “los héroes en desventaja contra todo el mundo”, que siempre quedan bien para que apoyemos emocionalmente a los perdedores y demuestren lo que valen. Con buen desarrollo para los cinco protas (hay melodrama, pero está dentro de los niveles aceptables, y hay cosas que realmente impactan emocionalmente), buen uso del universo DC en general, y un buen ritmo, con la antigua Liga viajando por todo el mundo, encontrandose con los distintos escollos sacados de distintas partes de DC que les va lanzando Lord. El sexto capítulo corta un poco la línea, siendo un número casi de relleno que sólo sirve para dejar claras las escalas que se están jugando y poco más, pero al ritmo doble que va la serie, se puede perdonar. Y más si se cumple la misión que le asigna la Entidad Blanca a Maxwell Lord, eso puede hacer que se perdone casi cualquier cosa.

Como en las demás series semanales o quincenales, hay varios dibujantes, en este caso, 3 dibujantes que se van alternando sin ningún criterio en concreto, más o menos como en 52. Precisamente el dibujante principal de 52, Joe Bennett, repite aquí, y es bastante bueno, aunque a veces se pasa fetichizando a las mujeres. De Wonder Woman se traen a Aaron Lopresti, que se ha vuelto muy sólido también. Y para terminar se traen a Fernando Dagnino de las series de Superman, que no es tan bueno como los otros, pero cumple, y los tres mantienen un estilo bastante consistente, agradable y colorido. Se nota que es han esforzado para que la serie salga bien.

Tiene sus defectos, y está claro que es algo completamente distinto que la LJI, pero eso es algo bueno. Una buena oferta, que no sólo es una segunda oportunidad para personajes de segunda, también para los guionistas. Y ha tenido éxito, va a haber serie regular al terminar. Recomendado (8)

Wonder Woman: Odisea

Vuelve Wonder Woman a Planeta, aunque se han saltado la segunda mitad de la etapa de Gail Simone. Es perfectamente posible que la serie vendiera menos que cosas menos famosas como Booster Gold que han seguido publicandose, y no sea parte de una mania personal de alguien en Planeta contra las mujeres en general o Simone en particular (¿las otras veces que no han publicado cosas suyas cuando publicaban todo lo demás alrededor? Coincidencias) Todo es posible.

Supuestamente, esto empieza una nueva etapa para el personaje con mucho bombo y platillo. El problema es que está escrito por ese bastión de la integridad y el compromiso que es Joe Michael Straczynski. Que hizo los primeros 5 números del año que se había comprometido a escribir… y entonces se larga dejando la serie tirada. Menos mal que no es algo que suela hacer… bueno, excepto en Superman, a la vez que esto. Y en Escuadrón Supremo. Y en Thor. Y en el Libro de las Almas Perdidas. Y… um… en serio, ¿por qué alguien cree que va a terminar algo de lo que empieza? Total, que el resto de la saga la va a escribir Phil Hester (más conocido como dibujante de cosas como Flecha Verde, pero también escribió cosas antes), supuestamente siguiendo ideas de JMS, pero es un poco dudoso. Y la nueva dirección se acabará en un año sin tener repercusiones, obviamente, pasando sin pena ni gloria.

Además, es una elección terrible para escribir al personaje, al menos tal y como lo ha hecho. Lo normal es que si te dan a escribir a un personaje, cojas lo ya establecido, lo adaptes un poco a tu estilo si quieres, y partas de allí. Pero aparentemente, a JMS no le interesaba el personaje, y ha escrito algo que se parece poco o nada a Wonder Woman. En vez de seguir con las aventuras del personaje, hace una historia de esas donde el tiempo ha cambiado, y nada de lo que conoces sirve. Supuestamente, el cambio de historia es parte del argumento, pero al menos en este tomo, se pasa bastante de eso, y se toma enteramente como una revisión de cero. Las demás series han reaccionado, lógicamente, ignorando al personaje lo más posible (aunque en el tomo de Flash se intuye que es algo temporal). Así que te puedes olvidar de toda la mitología del personaje, de todas las amazonas y enemigos, y de todo lo que es Wonder Woman en cuestión de personaje y entidad. El resultado es un personaje completamente distinto, que sólo se parece en nombre, algunas habilidades y que tiene que ver con mitología grecorromana. Es más drástico que una versión Ultimate o una adaptación a imagen real, y uno se pregunta: ¿En serio, para que? ¿Cómo capricho de un guionista con ínfulas que ni siquiera puede molestarse en terminar la historia? ¿Cómo intento de subir las ventas de una serie de medio nivel, que no ha funcionado, porque no tiene absolutamente nada con lo que atraer suficientes lectores para compensar los que has alienado con el cambio?

Lo peor es que, encima, aquello con lo que sustituyen a Wonder Woman no es precisamente bueno. Es una colección de clichés, a cada cual más manido, sin ni una sola idea buena, y nada bien hechos tampoco. La adulta serena y fuerte es sustiuida por una adolescente insegura a medio camino entre Buffy y Xena, pero sin la parte de mundo real de la primera, la historia pasada trágica de la segunda, ni el humor de ambas. Acaba siendo una cifra sin personalidad. Peor, una cifra sin personalidad en una serie de aventuras sin parar que no van de nada, únicamente enfrentarse a una sucesión de villanos, a cada cual más visto y manido. Una organización paramilitar secreta que quiere acabar con los protagonistas. ¿Dónde se habrá visto eso antes? Oh, en prácticamente cualquier serie de cualquier medio. Hechos con molde. Igualmente, todos los monstruos mitológicos son terriblemente aburridos, especialmente si los comparas con la competencia, Increible Hércules, donde si han sabido hacer divertida y fresca la misma mitología. Es todo una mezcla de acción y aventuras sosas y sin espiritu, con una serie de tópicos mal hechos sobre la familia y estar sola contra el mundo, y un misterio y tramas que no se desarrollan. Cuando llega Hester, al menos la historia muestra un poco más de originalidad, con villanos con algo de personalidad y acción un poco más pensada, pero sigue siendo bastante del montón.

El dibujo es de Don Kramer, y es bastante bueno, aunque los diseños no son especialmente destacable, la mezcla de mitología y mundo real le sale menos que la suma de las partes. Lo más señalable es el nuevo traje de Wonder Woman. Está diseñado por Jim Lee, y se nota, porque tiene muchos elementos de los 90 (no de los comics de la época, de moda hortera de la época) y manías raras. ¿A que demonios viene la ridícula chaqueta enana? ¿El collar que parece de esclavo? ¿Los zapatos que tienen que ser incomodísimos? La cosa es que una vez le quiten todos esos detalles tontos que parecen de modelo y no de guerrera, no queda un mal traje. No es tan fácilmente reconocible como el clásico, y supongo que por eso no durará, pero podría haber sido mucho, mucho peor, sobre todo viniendo de Lee.

El tomo también lleva el nº600 de Wonder Woman, que suena raro, porque la serie hasta ahora sólo llevaba dos dígitos, pero han cogido una idea de Marvel, (en su defensa, fue idea de los fans originalmente, no de DC) y han sumado las numeraciones de todas las series hasta ahora. Es la idea correcta, si siguen tratando de demostrar que WW es parte de una trinidad a la misma altura que Superman y Batman, es lógico que también tenga una serie con numeración alta (además, de manera serendípica, los números de aniversario de los tres personajes coincidieron el mismo mes, y dieron para especiales similares). Y no es una renumeración tramposa, Wonder Woman realmente lleva 600 comics consecutivos, está bien tener un número que lo demuestre.

El especial está compuesto por varias historias cortas. La primera es la mejor con diferencia, con una mezcla perfecta de viejo y nuevo, con Simone escribiendo y George Perez dibujando. Y demuestra todo lo bueno que tiene el personaje, de lo que JMS ha pasado. Que es una gran guerrera, segura de si misma, pero también compasiva, y sobre todo, capaz de inspirar a otros de muchas maneras distintas. Es una gran historia que resume los temas de poder femenino de la serie: Empieza con una historia que junta a un montón de personajes femeninos de DC, de manera justificada. Si, eso ya lo hizo Jimenes en su etapa, la gracia es que la mayoría de estos personajes no estaban entonces, porque casi todos son de creación posterior a esa historia. Básicamente, demuestra la cantidad de buenos personajes femeninos que ha creado DC en la última década (bueno, y también está Manhunter) y que es algo de lo que estar orgulloso. Además, guionista y dibujante dan sopas con ondas a prácticamente todos los demás que intentan cosas similares, porque en menos de 8 páginas, logran meter montones de pequeños detalles, en guión y dibujo, que caracterizan perfectamente a cada personaje. Pero la historia no acaba ahí, los temas de la serie se resumen de manera aún más explícita, en una escena final que ata un cabo suelto bastante gordo de los últimos años efectivamente. El personaje debería ser mayor, pero aparte de eso, es perfecto. Es una maldita lástima que una guionista que entiende tan bien al personaje y que le pone tanto esfuerzo haya sido reemplazada por… esto que tenemos en el tomo.

Después tenemos una historia de Diana y Power Girl por el equipo creativo de la serie de esta última, que es una historia cómica de esas que no tienen ninguna gracia y que se basa en los personajes actuando de manera poco característica o tonta para que funcione. Dibujo muy bonito, eso si. Y tenemos una historia por Louise Simonson y Eduardo Pansica, que parece un homenaje a la Wonder Woman pre-Crisis, porque rescata a un villano de un comic de esa época, y es enormemente mediocre. Intenta hablar de la conexión Superman-WW, pero no llega a decir nada. Al menos el dibujo es decente, y han cogido a otra guionista para escribirla, que manda narices que en 70 años de historias no haya habido más. Después hay una serie de pin-ups, algunos bastante mejores que otros, y en general bastante sosos (Aquí está Wonder Woman posando… aquí también… y aquí), pero al menos la mayoría no la objetifican ni dan vergüenza. La mayoría. La única imagen que destaca, y es para quitarse el sombrero, es la aportación obligatoria de Jimenez, de doble página, que hace una de sus complejas composiciones habituales, resumiendo todos los elementos de la Wonder Woman moderna.

Un tomo esquizofrénico, porque tiene una celebración de todo lo bueno del personaje… pero la mayoría del tomo es todo lo contrario, es cargarselo para no poder nada bueno en su lugar. Otra de las ideas maravillosas de DC, que se dedica a dispararse a si misma últimamente. Neutral (5)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Astonishing X-Men Nº14: Número lento donde no pasa nada, excepto una revelación final, que por culpa de la traducción, no se entiende, y además tiene un viejo personaje completamente transformado de manera irreconocible. No Recomendado (4)

Batman Nº46: Buen western, con todos los elementos habituales bien hechos, y encajando bien con el enorme puzzle que ha montado Morrison. Una pena que el dibujo esté hecho con prisas y sea lo peor que ha hecho Jeanty. Recomendado (8)

Capitán America Nº4: El Barón Zemo vuelve a ser una caricatura carcajeante. Tiene acción decente y un plan medianamente inteligente, pero sigue siendo una decepción. Neutral (5)

Guerreros Secretos Nº19: Termina la saga, y el flashback es una buena historia de acción, pero lo realmente chulo y dramático es la parte del presente donde se recuerda a los caidos y se ven las consecuencias. Recomendado (8)

Nuevos Vengadores Nº3: Persecución un poco tonta contra un negro gigante, divertida pero vacia. Más una revelación final que es un engaño o una tontería. Neutral (5)

Starman Nº2: Este tomo ya lleva enteramente material nuevo. COMPRA. Muy Recomendado (10)

X-Men Nº2: La parte de la infección es una trampa tonta en vez de algo inquietante, los vampiros a los que se enfrentan son carne de cañón tonta en acción mala, y el cliffhanger no es ni de lejos tan impactante como se cree. No Recomendado (4)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene tocan los tomos de Panini y de Norma: Daredevil tiene su gran saga de este año con Tierra de Sombras, Thunderbolts empieza nueva etapa prometedora, Viuda Negra empieza una serie de muy corta duración, el Castigador empieza una nueva serie MAX que presumiblemente durará más, la chica Bucky vuelve en Nómada, las aventuras de Pantera Negra continuan en la Guerra de Muerte, y Divas Marvel es… es algo. Pero nada de eso importa, porque hay un nuevo tomo de Atomic Robo. Esperad todas o algunas de esas reseñas, en algún punto de las próximas semanas, porque dada tanta cosa, no tengo muy claro que vaya a ser puntual. Saludos centenarios.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, lo esperado era que hubieran salido todos los comics mensuales que quedaban por venir de Panini este mes. Pero como a estas alturas ya cada editorial saca las cosas cuando les da la gana sin avisar, no tenemos eso. Lo único que ha venido es el nº1 de la nueva serie de Thor, que habría tenido más sentido más cerca de la película, pero bueno. Lo bueno para mi es que lo que pensaba comentar era únicamente eso y los dos comics mensuales de Planeta que me dejé la semana pasada, así que aquí están las tres reseñas escritas, y me ahorro hacer podcast esta semana. No hay mal que por bien no venga.

Hay otra cosa interesante que comentar esta semana, sin embargo. Y es que este pasado sábado fue el Día del Comic Gratis. Es la versión española de una iniciativa que lleva ya años funcionando en Estados Unidos, donde un día de abril o mayo, normalmente en fin de semana y coincidiendo con el estreno de una película basada en un comic (ahí se les ha ido por una semana a los españoles), se regalan una serie de comics especialmente cedidos por las editoriales para ese fin, en las librerías especializadas. Solían ser reediciones, pero en los últimos años, las editoriales americanas han ido más allá, y hasta han ofrecido material nuevo por autores de primera, como los capitulos 0 de Spiderman: Nuevo Dia o la Noche Más Oscura. España, por supuesto, es diferente, y las editoriales principales han demostrado que son grandes compañías, haciendo lo que hacen las grandes compañías: No hacer nada que no saque beneficios máximos de la manera más barata y fácil posible, y que le jodan al público, presente o posible. Así que nada de comics grátis de Planeta o Panini, por supuesto. Tienen su público, ¿y para que aumentarlo? Lo sangraran hasta que muera, porque comprarán todo lo que saquen, por mal editado y repetido que sea. En vez de eso, tenemos a las editoriales pequeñas haciendo el esfuerzo. Lo más interesante lo saca Aleta, que tiene un número de Brit, una de la creaciones de Robert Kirkman, que aún no se había publicado en España, para mayor gracia. No es un mal comic en absoluto, es divertido y una buena presentación del estilo de la serie, aunque quizá habría sido mejor un número de Invencible, que es su serie más popular. Dolmen la caga un poco más, ofreciendo el primer número de su reedición de Savage Dragon. Que es un comic de Image de 1992. Así que ni ofrecen algo bueno, ni que se parezca a lo que se publica hoy en día (aunque en DC se esfuercen por parecerse cada vez más). Pero bueno, al menos se han esforzado. Y Ediciones B ofrecen un comic de Mortadelo y Filemón de los 70. Hrm. Probablemente es de lo mejor y más popular que tengan, aunque no se a cuanto público nuevo que no los conozca ya van a llegar. Muy bien para todos los implicados, y muy mal para los que no. A ver si la iniciativa va a mejor el próximo año.

Y ahora, reseñas:

Día Más Brillante Nº5

Peter: El primero de estos dos números es especial, por dos motivos. Uno, nos explica por fin el porque de las 12 resurrecciones que son el núcleo del Dia Más Brillante. Dos, en vez de usar el formato habitual de cortar y pegar cachos de 3-5 historias distintas que no tienen nada que ver al azar, realmente es una sola historia que va afectando a las distintas sub-historias, no sólo las 5 de esta serie (que además, avanzan sutilmente todas), sino las que continuan en las demás series (la mayoría de las cuales no se están publicando aquí, y es una pena, porque las escenas de este número se ven también desde el otro lado en las otras series respectivas) Pero no preocupaos, que el siguiente capítulo vuelve a la fórmula habitual, por desgracia.

Al: Oh si, la sensación de coherencia del primer número se agradece muchísimo. Por fin se ve un poco de relación entre las historias yuxtapuestas, se arroja algo de luz (nunca mejor dicho) sobre los conflictos de todas y hacia dónde van y hay un par de escenas muy buenas de caracterización, sobre todo de Deadman y, especialísimamente, de Hank Hall, que en este capítulo está brillante.

P: La idea central es explicarnos el porqué de las resurrecciones, y sus extrañas circunstancias, y se hace bastante bien. Se explican los retrocesos a Linterna Negra (y que son temporales y condicionales, afortunadamente), se da un objetivo a la serie aparte de tener a superhéroes deambulando por sus vidas, y se da un objetivo general mayor al que tienen que converger. Se supone que cada uno de los 12 tiene una misión que cumplir, y que todas son facetas de algo mayor. Por supuesto, como suele pasar, se dan de una manera algo críptica para mantener el misterio, pero algunas suenan realmente interesantes, sobre todo si están bien planeadas de antemano y no se van a improvisar.

Las de Aquaman y los Halcones no son de calentarse la cabeza mucho, ya que son simplemente seguir con la trama en la que están metidos y ganar. La del Detective Marciano es más moralmente ambigua, enlaza con otra serie, y hace que su imagen en el poster del nº1 tenga más sentido. Y la de Firestorm, junto con lo que pasa en el presente en este número, presenta por fin al malo de la historia, y un poco de que va a ir su aventura en esta serie, aunque podría explicarse algo mejor.

A: A decir verdad, la de J’onn es la única que da la sensación de “ajá, todo empieza a encajar”. Aunque personalmente, la misión que más me ha gustado es la de Maxwell Lord, que tiene que impedir que ocurra cierto futuro conocido.

P: Dos de las otras están conectadas, son muy sospechosas con respecto a los planes de la Linterna Blanca, y tienen pinta de que se verán en esta serie y no en otras. La de Jade revela quien es el gran malo de proximos numeros de LJA, la de Flash-Reverso es evidente en retrospectiva… y la de Max, si se cumple, justifica totalmente su existencia, y la de toda esta serie. En serio. Por último, la de Deadman es la central de esta serie, pero era de esperar. Igualmente, su participación en el comic es muy divertida, mezclando tanto barullo cósmico con cosas más mundanas, que se supone que es la gracia de la historia, lo de vivir la vida. Y su interacción con Paloma está poniendose muy bien, sobre todo por lo que conlleva con respecto a Halcón.

A: Joder, es que Halcón está insuperable en este número. No tenía ni idea de lo grande que era este personaje.

P: A decir verdad, tienes que darle la gracia a Johns por eso. Durante casi toda su existencia fue un pesado insoportable. La gracia es usar eso como virtud, claro. Y dejar la relación con Paloma como algo platónico, al menos de momento.

Y entonces, con el siguiente número, volvemos a estar en piloto automático. (Aunque lo más probable, por la manera de escribir y distribución de los personajes, es que el primer capítulo sea practicamente todo Johns, el segundo practicamente todo Tomasi, lo que explica muchas cosas)

A: El gran problema del segundo es mi halconofobia in crescendo. 14 páginas de esos dos coñazos, aunque salgan con animalitos que hablan, tienen que ser necesariamente insufribles, a pesar de que hay al menos un elemento interesante. Sorprendentemente, la parte de Detective Marciano es mucho más interesante, y tiene un buen cliffhanger final que te hace atar cabos con el número anterior.

P: La parte de J’onn es repetir otra vez lo que sabíamos desde el primer número. Oh, Dios Mio, hay una marciana malvada, ¡Que. Sorpresa! No es que no haya pasado unas diez veces antes. Aparte de que este puñetero comic, igual que Cuenta Atrás, se empeña en volver a contarnos a los lectores lo que ya sabemos, como si fuera novedad. Mierda de malos guionistas. Lo único interesante es el final, que enlaza con el número anterior y con otra serie. A ver si eso va mejor, aunque sea porque no tiene a la marciana verde gore.

La parte de Carter y Shiera tiene el problema de que es mala de por si. Hath-Seth es un estereotipo sin nada remotamente interesante, y aquí resulta que viene acompañado de otro personaje que, aunque un misterio, tiene pinta de ser otro estereotipo aún mayor, si cabe. Mientras, una de las heroinas más duras de DC hace de damisela en apuros, hay que joderse. Por su parte, Carter debería tener potencial entrenando a los animales antropoides a ser un ejército en plan Espartaco, que le pegaría mucho y era buena idea… pero en este número no tenemos nada de eso. Tenemos volver a contarnos lo que ya sabemos. En serio, ¿tan dificil es estructurar bien una historia alrededor de la única idea buena que tienes?

A: Me cansan, me cansan… mitología del palo y personajes totalmente aburridos explicándome unos entresijos cósmicos que no me interesan. Prefería doce marcianas locas más.

P: Urgh.

En cuanto al dibujo, los cuatro dibujantes regulares siguen haciendo el mismo buen trabajo de siempre. La gracia aquí son las composiciones de las revelaciones de las distintas misiones. En parte, mosaicos muy bonitos por parte de Reis, con cada uno de los resucitados en un chulo traje de Linterna Blanca. (Que también se ven en un mosaico formado por todas las portadas de series con resucitados de ese mes, que ojalá publiquen entero proximamente, porque era muy bueno) En parte, una escena de cada una de las otras series, dibujada por el dibujante de las series correspondientes (Bagley de JLA en el caso de Jade, Manapul de Flash en el caso de Zoom, etc… excepto Osiris, que en vez del inutil de dibujante de Titanes, tiene a Mike Mayhew, lo cual es una amplia mejora)

A: A mí es que Reis sigue maravillándome, y aquí vuelve a hacer espectacularmente lo que hizo en Noche más Oscura, dándole muchísima fuerza a los cuerpos de colores. Todos los Linternas Blancas son impresionantes y todas las escenas de Halcón, Paloma y Deadman son totalmente preciosas.

P: Este numero tiene un buen ejemplo de lo que podría ser esta serie si se hiciese bien… y luego, un retorno a la normalidad. Aún así, pone las cosas interesante y da un poco de esperanza, que después de un tercio de la serie, parecía perdida. Recomendado (8)

Superman Nº48

P: Esto es el comienzo de la Guerra de los Superhombres, la miniserie que cierra completamente todas las tramas de los últimos años de las series de Superman: En concreto, desde el regreso de Nuevo Kripton, pero en lineas generales, incluso desde antes. La miniserie sustituye a todas las series de Superman de ese mes, está escrita por los dos guionistas que quedaban (Robinson y Gates) y dibujada por una selección del equipo que se rotaba todas esas series. Lo ridículo es que en DC hayan decidido publicar el nº0 de esta saga, una especie de resumen de la situación hasta ahora, como su número del Dia del Comic Gratis. Se supone que esos comics están para atraer a público nuevo. Y no se me ocurre peor idea para eso que atraerles a la escena final de una historia complicadisima que lleva publicandose dos años. Es totalmente contraproducente, como hacer un trailer de los últimos 10 minutos de una película. Pero en DC siguen empeñados en sólo pensar que existen sus fans de siempre, por alguna razón suicida. Y así les va. Asi que. ¿sirve este número como presentación para el que no lleve leyendo 5 series de Superman estos años?

A: A ver, a lo mejor no me atraería a comprar la serie, pero por lo menos sí que es un buen resumen, porque me ha dejado más o menos claro el escenario de estos últimos tiempos. Sólo en el número 1 han empezado a desarrollarse cosas que sí que ya no entiendo de dónde salen.

P: Ese es el problema, que en teoría, saben lo que tienen que hacer, es decir, presentar la situación para el que no siga las series. Para eso está el nº0, que es el número grátis, incluido aquí como primer capítulo, resumiendo todo en plan Secret Files. El problema es que luego en el nº1, ya no están escribiendo para esos lectores nuevos. Están escribiendo para los que llevan leyendo las series años. Lo cual, por otro lado, es normal. Es la conclusión de años de trabajo, es normal que usen dos docenas de personajes principales, cada uno con sus subtramas, y hagan referencias a diferentes hechos que aquí llegan a detonar. Lo que no tiene sentido es tratar de fingir que eso le interesará a alguien que haya leido todo eso.

El nº0 cumple bastante bien su misión. La mitad es simplemente resumen seco en plan Secret Files, con distintos dibujantes, algunos famosos, haciendo la página correspondiente a cada bando de la guerra. Eso será útil para nuevos, e inútil para los que hayan seguido las series. La otra mitad es poner cada pieza en su sitio, que también sirve para recordarnos/presentarnos que protagonistas va a haber. Eso está bastante bien, porque da una buena sensación de trepidación de antes de un conflicto, sienta bien las bases, y además, avanza cosas, concretamente, le da el empujón definitivo a los dos conflictos que van a formar esta Guerra, el de los kriptonianos, y el del General Trueno Lane.

A: Lo peor para mi es que esos dos conflictos están basados en dos ideas que no me gustan nada. Una, es esa cosa absurda de que los kriptonianos estén liderados por alguien claramente maligno como Zod (bueno, es la misma idea que Norman Osborn como alto cargo del Pentágono). La otra, es esa idea de que tenga que el gran malo tenga que ser precisamente el padre de Lois. Odio cuando abusan de que todos los personajes tengan que estar necesariamente relacionados entre sí. ¿Tan raro sería que el militar maligno fuese un general cualquiera? ¿Hace falta que sea el padre de Lois? ¿Superman no podría haberse casado con una mujer cuya familia no fuese peligrosa?

P: Si, pero lo retconearon a que no. De todas maneras, todo esto lleva incordiandonos dos años, al menos se supone que esta saga terminará con todo eso. La cosa es que las series de Superman han sido buenas cuando no tenían que tratar con esos dos problemas gordos de base. Eso las arrastraba, por lo plano de los personajes y lo poco creible de sus posiciones. Se han esforzado mucho en tratar de hacerlas creibles: Al presentar a los kriptonianos como superseres a la que no le importan las leyes humanas, y a los militares como paranoicos que atacan primero en cuanto se ven amenazados, se supone que justificaron que pusieran a los lunáticos al mando. Y Zod, desde la perspectiva de los kriptonianos, es un héroe de guerra. Aún así, es difícil de tragar, sobre todo al principio. Lo poco creible es que esos dos llegaran al poder al empezar. Ahora que debido a malentendidos y extremismo se ha derramado sangre por ambos lados, queda lógico que se vaya a la guerra y nadie haga caso a la gente sensata que quiere impedirla. Se supone que esa es la tragedia de todo eso. Pero podría haberse empezado mejor.

El nº1 empieza la Guerra en si, aunque de momento, no hay mucha guerra de por si. En vez de eso, vemos como se avanza hacia el conflicto, y entonces uno de los bandos hace algo que cambia completamente el juego, basandose en algo que prepararon hace unos meses. Es impactante, todo hay que decirlo, y las últimas páginas son dramáticas.

A: Si, es un buen comienzo. Tiene cierto sentido y provoca que todos los personajes actuén para que siga la historia, pero con lógica.

P: El problema es que queda muy forzado. Tiene el problema que ha tenido Nuevo Kripton siempre, que son profunda y terriblemente estúpidos. Sólo pasa lo que pasa porque tienen que tomar siempre la decisión más estúpida posible, y aparentemente, todos sus poderes y superciencia no sirven absolutamente de nada. Pero claro, esta miniserie es algo que se hizo deprisa y corriendo, porque decidieron abortar las tramas, que iban a durar unos meses más, y cerrarlas todas rápidamente para pasar a la nueva dirección de JMS. Así que mucho me temo que esta no va a ser la única conclusión que va a quedar forzada, cosas que van a pasar porque si, porque es dramático y rápido, y personajes que van a ver resueltos sus años de historia en una o dos páginas apresuradas. Y es una pena, y una chapuza. Deberían haber hecho toda esta historia más corta, o haberla dejado que siguiera naturalmente. (No es que esto sea nuevo, en Ultima Batalla de Nuevo Kripton tambien se resolvieron asi de rápido cosas como la Legión en el presente o los kriptonianos durmientes)

El dibujo del nº0, aparte de los pin-ups (algunos mejores que otros obviamente, aunque no son los mejores trabajos de nadie implicado) es de Eddy Barrows, y es perfectamente sólido, aunque algo histriónico. El de Jamal Igle en el nº1 es muy bueno, como siempre.

A: Mucho mejor el del número 1. El del 0, es duro decirlo, pero parece un poco noventero.

P: DC es muy noventera ahora mismo.

Como principio de un ejercicio de hacer borrón y cuenta nueva, es tan bueno como podía esperarse. El problema son todas las cosas que han llevado hasta aquí, y que intente ser todas las cosas que intenta ser, que no son buenas. Neutral (6)

Thor Vol.6 Nº1

P: Esto es el comienzo de la nueva etapa de Thor, y como a Panini le gustan más las renumeraciones que un lapiz a un tonto, toma otro nº1, aunque la serie americana sigue la numeración por el nº600 y pico. El encargado de escribir esta nueva etapa es Matt Fraction, que hacía tiempo que estaba en cola para el puesto de guionista, habiendo escrito varias miniseries y especiales durante la etapa Straczynski, que la verdad, tenían mejor acogida muchas veces que la etapa oficial. Como este es uno de esos números de preparación, no se puede saber del todo como va a ser la etapa, pero de momento, parece que va a seguir el status quo de Straczynski, sólo que con nuevos argumentos, tirando más por el aspecto cósmico de la serie que por el mitológico.

A: La verdad, no es que de demasiado la impresión de que Fraction llevase tiempo queriendo escribir la serie. No es uno de esos números donde ves como el guionista plantea ya una serie de conceptos e ideas que parece que tenga trabajadas. Más bien parece que ha empezado a improvisar. Hay una cosa interesante y es que ha reflexionado sobre los nueve mundos y el conflicto que puede generar el que Asgard esté dentro de la Tierra. Pero aparte de eso hay pocas ideas nuevas para Thor, para Balder o para el resto. Y hay la presentación de unos villanos que salen completamente de la “Guía de villanos tópicos”.

P: La idea importante central es una idea chula basada en la idea de JMS de desplazar Asgard a la Tierra. Aquí Fraction, igual que Bendis en Guerras Asgardianas, está recogiendo consecuencias que JMS no pensó o ignoró, y queda bastante bien. Toda la escena donde se presenta la teoría es bastante divertida, además. El problema es que cuando se empieza a ver en acción esa idea, con la presentación de los malos… si, son terriblemente genéricos y olvidables, al menos de momento. Recuerdan a los cutres villanos de la primera saga de Jurgens. Habrá que ver si Fraction tiene alguna buena idea escondida más adelante, o si van a ser trolls con pistolas espaciales como aquí unicamente.

A: Me encanta el darwinismo latente en los diseños, la necesidad crea al órgano. Nunca hemos visto una raza pacífica que lleve cuchillas en los brazos y las usen para cortar hortalizas… siempre las tienen las razas de asesinos sanguinarios.

P: La idea de ir más por el estilo cósmico Kirby en vez de tanta mitología como recientemenet es un buen cambio de ambiente, aunque no pegue tanto, pero tiene que hacerse mejor.

A: Por otro lado, tenemos a Thor yendo de personaje serio y razonable, con sentimientos y también con la responsabilidad de liderar. No es un bárbaro primario como en la peli, así que puede sorprender a algunos de los nuevos lectores que hayan sido captados por el cine. La relación con Donald Blake a lo Capitán Marvel no sé hace cuánto la tiene pero creo que me he perdido varios capítulos para entender cómo hemos llegado hasta este punto desde el viejo “golpea el palo y serás Thor” de los Journey into Mistery.

P: El resto del número es ver que están haciendo algunos de los asgardianos típicos, presumiblemente los que van a protagonizar los primeros números, como consecuencia de Asedio. Eso da para algunos momentos buenos. La dualidad Thor-Blake es un invento de Straczynski que lleva desde que se trajo a Asgard a la Tierra, todo con la idea de humanizar a los dioses. Es un poco innecesario, pero no funciona mal. Es decir, la identidad secreta no era necesaria y por eso la quitaron, pero esto es un giro nuevo que está bien para un rato. En cualquier caso, la caracterización de Thor es de lo mejor del número. La verdad es que Fraction clava bastante bien las caracterizaciones, haciendo a los dioses grandes sin ser pomposos, y humanos sin ser mundanos. La pena es que el argumento de momento no de para mucho. Pero sólo está empezando.

A: A lo mejor tener a Don Blake está bien para eso, para poner negro sobre blanco los problemas personales de Thor (como su relación con Sif) sin necesidad de tener al dios bajándose a ese terreno tan personal.

P: Un motivo por el que esta saga va a ser probablemente más relajada y sin muchos cambios, aparte de para no romper rápidamente con la etapa anterior, es que Fraction se los guarde precisamente para dentro de unos meses cuando lance nueva serie y un gran crossover basado en Thor para coincidir con la peli.

La otra gran novedad es el dibujo, donde ponen de nuevo dibujante a Pascual Ferry, que llevaba en la reserva un tiempo. Ferry es, desde luego, impresionante en muchas cosas. Tiene imagenes verdaderamente espectaculares. Aunque sus diseños para los nuevos personajes tienen el problema de algunos dibujantes famosos, y es que son siemrpe los mismos… los de los nuevos malos recuerdan a los de los Nuevos Dioses de Ultimate 4F (y llevan las malditas luces de neón que están de moda ahora, tengan sentido o no), o a un juego de rol genérico. Y su Thor, aunque este comic sea del año pasado, recuerda más al de la peli que al de los comics.

A: Hace tiempo que les da por ponerle a Thor esa cota de malla que vale, es coherente con su entorno, pero hace que se parezca menos al clásico. En general, Pascual Ferry ha mejorado un montón en estos últimos años.

P: No es un mal comienzo para la etapa. Tiene sus cosas buenas, y se nota que Fraction sabe escribir al personaje. Pero la primera saga al menos, no suena particularmente interesante. Veremos como se desarrolla. Recomendado (7)

Y eso es todo por esta semana, fijate que rápido hemos terminado. La semana que viene, vendrán los comics de Panini que mencioné la semana pasada, más los tomos, que incluyen la saga Tierra de Sombras de Daredevil, una nueva dirección para Thunderbolts, Pantera Negra haciendo el tonto con el Dr. Muerte, otra negra, la viuda, haciendo de las suyas, y otras mujeres marvel haciendo el tonto en Marvel Divas. O no. A lo mejor sólo sale parte de eso. O nada. O sale lo de Planeta, o parte. Es lo bueno de vivir aquí al margen de leyes y normas, cada semana es una sorpresa. Veremos que sorpresa tenemos la semana que viene. Saludos gratuitos.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estás críticas. Esta semana, empezamos mayo, y como siempre, con los comics mensuales, de Panini (hay un par de Planeta, pero los dejamos para la próxima semana). Sólo que esta vez, al menos en la tienda de aquí, sólo han venido algunos. No ha venido el relanzamiento de Thor, ni las dos Patrullas-X que el mes pasado salieron la segunda semana, pero tampoco series que hacía tiempo que se habían pasado a la primera, como Capitán America o Guerreros Secretos. Y además, también se han dejado Bendisores. No la habrán cancelado sin avisar, ¿verdad? No caerá esa breva. Supongo que a nadie más le importa la distribución de series más que a mi, pero ey, de alguna manera tengo que rellenar este párrafo. De todas maneras, hay cosas de sobra esta semana, así que pasamos a ellas:

Asombroso Spiderman Nº55

Peter: Y llegó el día esperado y/o temido. Lo que han hecho bien en Panini es publicar, por una vez, un tomo que es una historia entera sin extras. Así que, quien quiera evitar esta historia, puede hacerlo sin consecuencias (y al revés también, supongo, asumiendo que alguien quiera tener sólo esto) Estamos hablando, claro está, de que éste es el número donde por fin se nos explica, dos años y medio después, que pasó entre Un Dia Más, y el Nuevo Día, Es decir, las circunstancias del divorcio/anulación del matrimonio de Spiderman, y de paso, el misterio de la identidad que volvió a ser secreta. Daba la impresión de que ninguno de los guionistas regulares quería encargarse de semejante caliz envenenado, y por eso lo han estado dejando pasar durante tanto tiempo, y ninguno de ellos hace este número. O alternativamente, Quesada estaba ansioso por contarlo él, y por eso han esperado a que tarde los años que tarda en hacer cualquier comic. Sea como sea, es una espada de doble filo. Por un lado, si, era algo que había que contar tarde o temprano, porque es una parte importante de la historia del personaje que han estado esquivando mucho tiempo. Por otro lado, Slott y compañía se han esforzado mucho en dejar atrás el espectro de las malas ideas que dieron lugar a esta etapa, y lograr ser juzgados por sus propios méritos, así que volver atrás a una polémica que sólo les ha perjudicado no les conviene. Podrían haber publicado esto como miniserie aparte, supongo, pero entonces caeríamos en la trampa habitual de las editoriales de hacer spin-offs gratuitos que el editor de Spiderman ha tratado de evitar desde que empezó la etapa. Total, que es una situación sin solución ganadora.

Mucho se ha dicho sobre la decisión de anular el matrimonio de Peter Parker, pero lo importante es que, en el fondo, Quesada tenía razón. El matrimonio ha sido una lacra que ha tenido el personaje durante dos décadas. Es decir, piensa en esos 20 años, y piensa cuantas historias buenas ha habido de Spiderman. Las puedes contar con los dedos de las manos. Más aún, ¿cuantas de ellas se podrían haber contado con un Spiderman soltero? La gran mayoría, si no todos. Y ahora piensa cuantas malas historias ha habido, y recuerda que estamos hablando de una época en la que ha habido 3-4 comics de Spiderman al mes. Por supuesto, el factor más importante es que por lo general los guionistas y editores han sido malos. Pero es mucha casualidad que justo la calidad bajase cuando se casó, y que haya mejorado cuando ha dejado de estar casado. Y es que, cualquiera que tenga la más remota idea del personaje, se dará cuenta del problema. Buena parte de la gracia de Spiderman es ver como no para de tener problemas personales, emocionales y románticos. Si lo tienes casado permanentemente, buena parte del drama de su vida personal se acaba. Es evidente. Por supuesto, un matrimonio viene con su propio juego de dramas. El problema es que esos ya se gastaron hace años, y desde entonces no han hecho más que repetirse. Y hay está el problema: No es que casar a Spiderman fuera mala idea necesariamente, lo que lo es es la cabezonería de que sea algo irrompible y permanente, a diferencia de, no se, todo otro acontecimiento en el mundo de los comics. Si sabes que van a estar juntos por siempre jamás, pierde el poco drama que puede quedarle. (Y ya puestos, casarle con una supermodelo fue aún más estúpìdo, porque le quita la otra fuente de drama personal, el del dinero. Aparte de que se cargó completamente a Mary Jane, que pasó de ser una mujer independiente a la mujer genérica del héroe) Lo más irónico de todo esto son todos los cabezones que han pillado la rabieta tonta por la separación y que argumentan que en Marvel están en contra del cambio. No, perdona nene, los que estais en contra del cambio sois vosotros. Spiderman lleva casado 20 años, eso es la mitad de su puñetera historia. Ya iba siendo hora de cambiar y dejar paso a historias nuevas. Además, de paso, la gente podría dejarse de tonterías sobre Peter Parker creciendo con los lectores. No crece con vosotros, crece a la cuarta parte de velocidad que vosotros. Cuando esteis viejos y seniles, seguirá siendo joven. Ahora mismo tiene veintitantos, que es una edad perfectamente razonable para estar soltero.

Al: Bueno, estoy medianamente de acuerdo. La fórmula del matrimonio (o, al menos del matrimonio con Mary Jane) estaba agotada y daba ya muy poco margen para las subtramas originales. Pero también voy a ser un poco cabezón con rabieta: no me vale el argumento de que buena parte de la gracia de Spiderman era su encadenamiento de problemas sentimentales o de dinero y que el matrimonio con MJ los anulase. Vale, eso puede ser buena parte de la gracia del Spiderman… de los 60 y 70. Si la vida de un personaje evoluciona como la de una persona, cosas que son leit motiv y constantes absolutas en una etapa vital desaparecen o dan un giro absoluto en otro. No significa que no se puedan hacer buenas historias con Spiderman cambiando aquel esquema clásico. No significa que Peter Parker no avance y sus historias no puedan dejar de centrarse en no tener trabajo o en no tener novia y que su esencia sea ser un perdedor fracasado. Igual que el del matrimonio, ese esquema también puede agotarse (y ya lo ha hecho en buena medida) y tampoco me lo trago como esencia invariable del personaje de la que no hay que salirse. Hay Spiderman sin eso igual que lo habrá sin matrimonio y sin Mary Jane.

P: No, la esencia no es que sea un perdedor fracasado, pero tiene que poder serlo un poco. Tiene que poder perder, y que el lector se lo crea. Si tiene una estabilidad romántica y económica, no hay drama, y Spiderman está muerto en esencia. Y era muy dificil hacer eso estando casado obligatoriamente, sin que quede más irresponsable y perdedor de la cuenta.

A: Pero ese argumento llevado al límite significaría que ningún personaje de ficción puede estar casado.

P: Spiderman no es Superman, al que le pega tener una vida estable de casado, con una novia inevitable. Tiene que tener la duda, aunque le vaya bien durante un tiempo, o a la larga. No todos los personajes de ficcion son Spiderman. Algunos ya fueron creados casados o al menos emparejados: Los Richards, los Dibny, etc… Y otros han encajado bien en una pareja estable porque les pega ser el americano medio, como pueda ser Superman o Flash. Pero a otros como Spiderman o Batman, no les pega. (Hablando de Flash, lo que he dicho arriba de la ironía/hipocresía de los fans, va tanto o más para los fans de Wally West como Flash. Pero más de eso en un par de semanas)

El problema grave de todo esto ha sido el cómo salir de la situación. En un mundo ideal, simplemente se separarían porque Mary Jane no puede pasarse la vida esperando a ver si su marido se muere dando brincos por ahí en vez de sentar la cabeza, que es algo que la mayoría de guionistas han tenido que ignorar, porque acababa no teniendo mucho sentido. Pero como no vivimos en un mundo ideal, tenemos esa misma conclusión, pero mediante un camino de lo más enrevesado y estúpido para llegar allí. Aparentemente, tener un Spiderman divorciado envejecería demasiado a Spiderman (¿más que casado?) y no enviaría un buen mensaje al público. (Pero aparentemente, casarse a los 22 años y no estar nunca en casa porque estás jugandote la vida si. Americanos…) Matar a Mary Jane sería aún peor, y nos dejaría sin un buen personaje, además. Así que la idea brillante que se le ocurrió a Joe Quesada fue deshacer retroactivamente el matrimonio. No es la primera vez que se sugiere algo asi. Waid, Morrison y otros sugirieron una amnesia global para deshacer el matrimonio de Superman hace unos años, por ejemplo. Algo así habría sido una solución viable. Pero estamos hablando de Joe “Gordo Cabron” Quesada, el mismo genio que pensaba que obligar a no tener mutantes nuevos era buena idea. Así que en vez de una tragedia que les obliga a olvidar, se meten en un complicado cambio de la historia (porque esos siempre acaban bien, y si no que se lo pregunten a DC), y encima, elegido a voluntad por los protagonistas. Que no sería tan malo, sino fuera porque se hace mediante hacer un pacto con Mefisto. Recapitulemos: No pueden divorciar a Spiderman, porque Spiderman divorciado es moralmente inaceptable. Pero Spiderman que hace pactos con Satanás es aceptable y chachi. De verdad que me gustaría saber que procesos mentales llevan a semejantes conclusiones.

A: Bueno, no leí y esa historia y toco de oído, pero ¿y qué gana Mefisto metiéndose en el matrimonio de lo que viene a ser un humano normal y corriente sin ninguna vinculación con lo sobrenatural? ¿también estaría dispuesto a divorciar retroactivamente a la vecina del sexto del edificio de tía May?

P: Es que asi hace desaparecer un amor puro y bendito que mejoraba el mundo. Porque aparentemente, sólo los matrimonios se quieren de verdad. Y si no estás casado, aunque todo lo demás sea igual, la relación no cuenta y es fácil de separar. Así, como suena.

A: Y sólo si el matrimonio protagoniza un comic, porque no tenemos constancia de que Mefisto deshaga matrimonios anónimos que se lo solicitan simplemente por el placer de hacer el mal. No, no, Mefisto es un demonio comprometido con el espectáculo y sólo deshace matrimonios de personajes protagonistas.

P: Claro, igual que el Dia M, que sólo dejaba sin poderes a los que no eran famosos.

El caso es que tanta tontería no puede llevar a nada bueno. Y más cuando la idea era que el trato con Mefisto cambiara retroactivamente miles de cosas del pasado de Spiderman. Incluso pensaron en resucitar a Gwen Stacy. Pero al final prevalecieron las cabezas más frias, y no se hizo nada de eso. Se tiró hacia adelante varios meses, y todos los cambios (identidad secreta otra vez, Harry vivo, separación, incluso cambio de casa) han resultado cosas que pasaron a posteriori tras el pacto satánico, no como consecuencia. Así que se podía vivir sin volver a mencionarlo jamás, y tratar de hacer como si esa tontería no les hubiera hecho un daño considerable a lo que es un buen relanzamiento por lo demás (daño que habría sido más leve, sin duda, si la separación no hubiese sido tan tonta) Excepto que Quesada no puede dejar las cosas estar, ¿verdad? Así que aqui viene a escribir Un Momento en el Tiempo, saga de 4 números donde explica por fin que pasó después de un Dia Más y el pacto demoníaco de marras. En su defensa, esa tontería no se menciona, y vemos simplemente el cambio retroactivo que hizo, y lo que pasó después en el presente.

A: Si, ayuda mucho la ausencia de Mefisto para que la historia no dé tanto asco. Y hay que decir que, para estar basada en la sarta de premisas horrendas en las que se cimienta (no sólo el pacto demoníaco sino también el desenmascaramiento público, los Illuminati y un montón de mierda), al final no queda una historia especialmente mala sino que sale del paso con bastante decencia.

P: Bueno, dados los antecedentes que tiene, y las historias malas con las que se compara, con que sea una historia con lógica interna y una conclusión ya sería maravillosa en comparación. El problema es que es una historia bastante inutil. Intenta 4 cosas: Explicar el cambio de continuidad en la boda. Explicar el cambio de continuidad de Tia May. Explicar el retorno de la identidad secreta. Y explicar la ruptura de Peter y Mary Jane. Los dos últimos, que son las dos cosas relevantes al presente, no tienen nada que ver con las anteriores, y bien podrían haberse contado hace meses como parte de las historias regulares. (De hecho, la separación más o menos se contó cuando volvió Mary Jane) Y las otras dos podríamos haberlas ignorado, sólo molestaría a los muy maníaticos y casi viviríamos mejor los demás. De hecho, ojalá alguno de los guionistas regulares hubiese escrito esas partes, porque habrían sido mejores seguro. La parte de la separación es una larguisima escena de esas que se supone que son sentimentales y dramáticas, pero en realidad sólo lo parecen y en el fondo son ñoñas. Porque en vez de personas actuando según sus sentimientos y personalidades, son marionetas justificando sus decisiones mediante clichés vagos. No queda emocional, queda falso y ñoño.

A: Bueno, podría haber sido mejor pero a fin de cuentas esa escena es sólo el marco para contar las otras tres y para ponerle a todo un punto y final. La razón que se aduce al final para que no sigan juntos es razonable pero no se explica de ningún modo que se haya llegado a esa conclusión ahora y no en cualquier otro momento.

P: Exigencia del guión, obviamente. Igual que lo de la identidad secreta. Al final, resulta que la explicación es… la más obvia y que todo el mundo había pensado en un principio, porque es la que ya había pasado exactamente con otros personajes. Que tendría sentido, si no fuera porque contradice caracterizaciones de los implicados en tiempos recientes. Obviamente, esto era absolutamente necesario (un Spiderman sin identidad secreta, viviendo en una mansión de lujo y aislado de todos sus amigos si que no es Spiderman, mucho más que si está casado, soltero, divorciado o gay), pero no se a que venía tanto misterio cuando al final la explicación era un Deus Ex Machina usando a los mismos elementos de siempre.

A: Es que tampoco había otra forma de hacerlo. Lo que nunca tenía que haber pasado era la revelación de identidad, precisamente porque era un callejón sin salida. Esto queda forzado y absurdo, porque a los colaboradores necesarios no les pega acceder a esto por razones tan poco cósmicas y tan prosaicas. Pero es que tampoco había ninguna otra salida.

P: Siguiendo con los acontecimientos recientes, está la parte donde se explica que pasó en la historia cambiada tras la revelación de la identidad, es decir, porque Tia May no murió. Y la explicación… ¿has leido What If alguna vez? Pues exactamente eso. Te dice que pasó lo contrario, y se cuenta rápidamente, sin emoción, y de manera totalmente evidente.

A: De hecho, toda la diferencia es “un poco de amor”. No es que el diferente contexto (que tampoco es tan diferente, realmente) desencandene una serie de consecuencias lógicas que acaban desembocando en una conclusión distinta. No, al parecer es que si Peter no está casado con MJ tiene un poco más de amor que darle a su anciana tía.

P: Y luego está la parte que más interesará y que más ocupa, pese a que realmente, es la más irrelevante. Y es la de la boda. Quesada decide contar la explicación de manera muy curiosa: Vuelve a contar la boda, pero con los detalles cambiados. Y cuando digo que vuelve a contarla, lo digo en serio. Usa el dibujo y diálogos del anual donde se produjo la boda originalmente. ¿Muestra de respeto? ¿Tocada de narices “profanando” lo que se están cargando? ¿Pereza para rellenar páginas con una historia ya hecha? Quien sabe. El caso es que demuestra que ese comic no estaba demasiado bien escrito, para empezar. Era un tostón.

A: Por otro lado la historia de cómo al final no se produce la boda si que encaja perfectamente en esa esencia de Spiderman que comentabas como tipo desastroso y perdedor. A Spiderman le pega cagarla de esa forma, siendo un pardillo a la hora de afrontar decisiones importantes y rematándolo con una casualidad patética.

P: Si, la gracia es hacer una secuencia de esas de ” a falta de un clavo, se perdió el reino”. Y vamos viendo como una nimiedad desencadena en algo gordo. Es una idea graciosa, y queda patético en el buen sentido. Se tarda demasiado en llegar a la conclusión, como todo en este comic, pero el problema aquí no es tanto la longitud, como que el desarrollo para llegar a la conclusión a partir de la

premisa no se hace interesante en absoluto. No es divertido ni emocionante ni dice nada de los personajes. Simplemente es, para llegar a una conclusión. Una conclusión, que al final, ¿que más da que se llame matrimonio o no? La idea es que todo es absolutamente igual, hasta el punto de que mencionan que se fueron de viaje de novios y todo.

A: Jejeje, si, al final es todo para evitar ese tabú absurdo sobre el divorcio. Pero bueno, tampoco era cuestión de que empezasen a cambiar un montón de cosas y luego tener un cristo de continuidad por culpa de la Crisis en las Telarañas Infinitas.

P: No lo digas ni en broma.

En cuanto al dibujo, la parte del pasado lejano que no es reedición, la hace Paolo Rivera, en un estilo más normal, menos pintado y más retro de lo que suele hacer. Y la verdad, es muy bueno, en un estilo similar al de otros dibujantes actuales de esta serie como Martín o Pulido. No pega del todo con el de Ryan en el original, pero da igual, así se notan las diferencias.

A: Consigue un buen equilibrio entre nostalgia y ambientación. En general, es un detalle absurdo pero me gusta que no se intenten modernizar los flashbacks. Me gusta lo delirante que es que Peter se recuerde… hace diez años yendo en traje azul a la universidad y a bares de beatniks.

P: Algún dia alguien tratará de dar una explicación seria a a todo eso, y hará que todos lloremos, ya verás. La parte del presente la hace también Joe Quesada, y… bueno, recordemos que es un dibujante criado en los 90. Así que todo está a oscuras, sin fondos, y con personajes hechos de alguna especie de pasta blanda que hace que sean inconsistentes de una página a otra, pero muy exagerados, eso si. Asi que, ¿es peor dibujando, escribiendo o editando?

A: En este caso concreto, editando, más que nada porque su edición pretérita ha desembocado en su guión y si dibujo presentes. Y porque el resultado final, que es el Spiderman de este mes, no es tan malo como estúpido fue lo que ocurrió hace un año. Y porque este comic tiene el extraño mérito de ser un colofón no especialmente ridículo de la idea editorial más ridícula de Marvel de los últimos años.

P: Una manera no del todo estúpida de explicar algo estúpido e innecesario. Puedes saltartelo a menos que seas un maniatico del completismo. Y lo bueno es que ya podemos mirar hacia adelante sin volver a mencionar esto jamás. No Recomendado (4)

Hulk Nº32

Último número de la serie, pero no continua las aventuras de las Masas verdes o rojas. Eso será en el relanzamiento del mes que viene, o en un tomo dentro de unos meses, respectivamente. En vez de eso, toca uno de los especiales de What If que Marvel lleva sacando a razón de media docena todos los inviernos desde mediados de los 00, y que Panini va publicando anárquicamente cuando necesitan meter relleno en alguna serie. Este es de la penúltima tanda, la de 2009, donde todos los especiales tenían dos historias, y estaban hechos mayoritariamente por novatos. Generalmente, todos seguían una moda que empezó en la serie de los 80-90, que es dedicar las historias alternativas a finales alternativos de las grandes sagas o crossovers de turno. En este caso, retrocedemos 3 años para tener dos finales alternativos a la Guerra Mundial de Hulk. Y son muy What If, con todo lo que eso implica.

El problema más grave es que los guionistas están pasando completamente de la idea central de World War Hulk. La idea es que Hulk estaba completamente justificado en querer vengarse de los Iluminati, aunque lo llevara demasiado lejos, y sólo es derrotado por una traición interna. Era un tipo distinto de gran saga donde los buenos y los malos no estaban tan claros, y hacer una versión alternativa sonaba muy interesante, porque te quedabas con las ganas de ver que habría hecho Hulk si hubiese ganado. No habría sido lo mismo que si gana un villano de verdad. Podría haber sido una gran historia de Hulk, viendo que pasa cuando consigue todo lo que quiere (en la Tierra, no en otro planeta como en Planeta Hulk), a ver si la caga o no. Pero en vez de eso, los guionistas de este comic han decidido no hacer nada remotamente interesante, y aplicar la misma fórmula de todos los What Ifs donde hay una gran amenaza, para bostezo de los lectores.

La primera historia está escrita por el exeditor Mike Raicht, que apenas ha escrito un par de comics antes. (Y tampoco es que fuera muy buen editor, estaba cuando Austen en la Patrulla-X) No se le ocurre otra cosa que en vez de contar un final alternativo a WWH, cuenta un final distinto de Invasión Secreta, con la excusa de que las defensas de los superhéroes terrestres estaban débiles por culpa de que Hulk ganara su guerra. El resultado es una historia exactamente igual que todas las que ha habido a patadas en What Ifs antiguos, hechas con plantilla. Como pueden hacer lo que les da la gana, todos mueren como borregos. Y al final tenemos un puñado de personajes sueltos de Marvel como resistencia contra los malos, que mueren como carne de cañón hasta que el protagonista salva el día. Sólo que encima, aquí esto se hace mediante un deus ex machina que no viene a cuento y no tiene que ver con nada de la historia. Es de los peores que han hecho, y mira que en la serie de los 90 había historias malas similares.

La segunda es más corta, no llega al tamaño de un comic normal, y está escrita por Michael Gallagher. No es lo primero que hace Gallagher para Marvel, a lo mejor lo recordais porque escribía los comics de Alf o la segunda mitad de la serie de los Guardianes de la Galaxia de los 90, donde ambas cosas eran mejores de lo que podias esperar, sin ser tampoco maravillas. Desde entonces ha estado escribiendo comics de Sonic, lo creas o no. Y… bueno, el hecho de que no haya escrito más cosas tras estos What Ifs, como otros rescatados de los 90 similares (Dan Slott, por ejemplo), te puede dar una idea de que no han salido muy bien. La premisa es lo que habría pasado si Thor se hubiera metido en la Guerra de Hulk, cosa que no pasó por casualidad, porque el relanzamiento de Thor empezó justo antes de WWH. Si JMS no se hubiera negado, seguro que lo habrían enlazado de alguna manera. El resultado esta vez no es una catástrofe donde mueren todos, menos mal, pero tampoco es nada imaginativo. Tenemos una enorme pelea entre Hulk y Thor, de esas que hemos visto un montón, y termina de la manera más obvia posible. Es predecible, y se queda muy corto a la altura de decirnos algo de los personajes y de las implicaciones de la historia. No es tan mala como la historia principal, al menos.

Gallagher también ofrece unas páginas de humor al final, como en todos los What Ifs de esa tanda, y como hacían también en la serie de finales de los 80 (que en Forum se saltaban los muy sosos). Mucho me temo que no son muy graciosas. No se porque teniendo a un humorista gráfico que es capaz de hacer comedia/parodia de los personajes Marvel como es Chris Giarusso (el de Mini-Marvels, que en Panini no nos han traido aquí… ¿para que tener humor ingenioso sobre los personajes cuando se pueden tener tópicos ridículos sobre los lectores?), pasan de él y ponen a gente sin gracia.

En cuanto al dibujo, ¿recuerdas a mediados de los 90, después de Marvels, cuando decidieron coger a cualquiera que pintara, aunque no lo hiciese bien, para imitarle en miniseries similares? Pues lo mismo hacen aquí, para terminar con el revival de los 90 que es este comic. Son bastante malos, me temo, imaginate mezclar a Ross con Olivetti, pero en chapucero. Por supuesto, ambos dibujantes son italianos. Aparentemente, los crian en un laboratorio en los sotanos de Panini.

No sólo es un número de relleno, es relleno particularmente malo y olvidable, y además noventero. Evitar a toda costa (2)

Lobezno Nº65

Otra serie que termina esta semana, para ser relanzada el mes que viene. En este caso, con Origenes terminada el mes pasado, y Arma-X terminando este mes, tiene cierto sentido relanzar la serie española para coincidir con el nuevo Lobezno Nº1 americano. (Falta la anterior serie llamada Lobezno a secas, que ahora es Lobezno Oscuro y protagonizada por Daken, pero esa también terminará en breve cuando publiquen un último tomo, aunque será relanzada como Daken a secas. ¿No os parece que en Marvel se están volviendo cada vez más y más enrevesados con los títulos y numeraciones?)

Esto lleva el último número de Lobezno: Arma-X, aunque realmente no termina nada. El Lobezno de Jason Aaron continuará el mes que viene, ahora como Lobezno a secas. Al fin y al cabo, estaba siendo la serie principal, aunque llevara el subtítulo, que sólo perjudicaba. Pero en vez de un final, es un epílogo, no de esta serie, sino de Advenimiento. A Aaron siempre le toca atar en su serie cabos sueltos de estos crossovers que se le han pasado a los demás. Con Complejo de Mesías fue cazar a Mística (lástima que pasaran de eso) y aquí es ver las consecuencias de la muerte de Rondador Nocturno. Logan era de sus mejores amigos, y es a quien más ha afectado la muerte (aparentemente, Ororo, Peter y Kitty pasan, porque los guionistas están ocupados no caracterizandola o centrandoles únicamente en su relación, respectivamente), así que es una buena idea. Al menos, le sacará partido a una muerte innecesaria y gratuita.

Lo obvio habría sido tener a Logan amargado en un bar recordando a su amigo. Pero eso está muy visto, y además, Aaron ya hizo algo similar el año pasado. En vez de eso, Logan está amargado, si, y recuerda a Kurt (Pero afortunadamente, no cae en el recurso barato del episodio recopilación televisivo donde los flashbacks son a historias que ya hemos visto. Es a escenas nuevas, que transcurren a lo largo de los años), pero de una manera más original. La idea es que se lee el testamento de Kurt, y allí le pide a Logan un último favor. La historia es Logan acordandose de su viejo amigo mientras cumple con esa misión. Así que de manera simple pero efectiva, se cumple muy bien la parte de recordar a Rondador Nocturno emotivamente.

Pero Aaron va más allá con la historia, y enlaza con uno de sus temas recurrentes con el personaje de Lobezno (de hecho, ya se mencionaba en su primer trabajo profesional, que fue una historia de complemento en la serie de Lobezno en 2001), que es el tema de la fe. Completamente apropiado, claro, ya que era una de las diferencias entre ambos personajes: Uno era un beato, el otro un ateo. Así que la historia, además de nostalgia triste, resulta que va sobre la fe, y el viaje se convierte en una especie de viaje espiritual para Logan. Es un poco cliché, pero es apropiado para Rondador Nocturno, sobre todo el final, que recuerda que era más complejo de lo que parece. Funciona muy bien como historia suelta, y es la mejor historia de este tipo desde los Primer/Segundo/Tercer Tributo que hizo Peter David hace años. La única pega es la dirección que parece querer tomar Aaron con el personaje, que parece implicar que hacer tener fe a alguien que no cree consiste en convencerle, como si no se le hubiera ocurrido antes, y no se trata de eso. Pero de momento, sin poder juzgar la dirección futura, la historia es buena.

El dibujo es de Ron Garney, que se despide de la serie. Y esta ha sido la serie donde se ha recuperado del bajón de calidad que tuvo cuando estuvo en DC hace unos años. Lo hace bien con los protagonistas, también con los momentos dramáticos, y sabe hacer graciosa visualmente la misión de Lobezno sin que quede irreal. A ver si le dan algo bueno tras esto.

Como no todo puede ser bueno, el número está complementado por uno de esos especiales aleatorios que sacan continuamente sobre Lobezno. (A decir verdad, ahora están disminuyendo, como parte de la nueva política de Marvel de no publicar tanta bazofia gratuita) Este está escrito por Frank Tieri, que ya nos amenizó varios años la vida con una de esas etapas típicas de Lobezno (es decir, horrendas), y en teoría va de Lobezno vs Wendigo. En la practica, es una de esas historias que estaban de moda cuando Tieri se fue de Lobezno, es decir, en plena etapa Jemas. Es decir, una de esas que va de personajes civiles que no tienen nada que ver, no son interesantes ni volverán a verse jamás, que parece que transcurre en el mundo real, y que sólo aparece el protagonista hasta el final, después de que no pase nada durante muchas páginas. Es un ejemplo de lo bien que estamos sin ese tipo de historias, aunque a decir verdad, este no es precisamente uno de los mejores ejemplos de ellas. La premisa es tonta, los protagonistas irritantes, y la solución es obvia. Ni siquiera el dibujo de Gulacy es bueno a estas alturas.

Un buen final para lo mejor que se está haciendo con Lobezno en muchos años, y para el personaje de Rondador, que promete para el próximo relanzamiento. Una pena que en Panini lo hayan juntado con un lastre. Recomendado (8)

Patrulla-X Nº65

Después del intermedio del mes pasado, continuamos con las consecuencias de Advenimiento, con la primera parte de las Cinco Luces. El título de la saga sonaba enigmático, pero cuando se reveló lo que significaba en la última página de Advenimiento, fue un gran momento. No sólo cambiaba completamente el juego, que se dice, era la conclusión emocional de los últimos tres años, donde todas las agonías que ha sufrido la Patrulla-X desde que empezó la historia de Hope resulta que si que han servido para algo y han recompensado su fe. Era un final perfecto, y ahora le toca a Fraction, que para algo es el guionista central, ver que pasa después.

La idea de la saga parece bastante evidente: En cada número se va a uno de los puntos donde han aparecido las luces en Cerebro, y reclutar al nuevo mutante correspondiente. A partir de ahí, es usar la imaginación con estos nuevos mutantes, y las situaciones en las que van a estar metidos cuando los encuentren. Que es algo, el poder presentar personajes nuevos, que no se puede sobrevalorar como es de importante para el futuro de la franquicia. Tras el Dia M, no sólo se había aniquilado toda posibilidad de usar a los mutantes como metáfora de cualquier cosa (especialmente la de “los mutantes como adolescentes, porque sufren cambios raros en la pubertad y tienen ideas nuevas para el futuro no comprendidas por los adultos”, que era el centro de la serie originalmente, pero aparentemente Quesada y compañía eran incapaces de verlo), al no poder haber personajes nuevos (descontando ideas rebuscadas que no han tenido éxito como las que metieron en Jovenes X-Men), las series se habían convertido en un círculo de usar siempre a los mismos personajes en una espiral de reciclaje que sólo llevaba a la extinción, literalmente. Ahora, por fin hay posibilidades de contar historias nuevas con personajes nuevos, que uno pensaría que una compañía que sirve de granja para propiedades intelectuales, consideraría como una prioridad.

Además, la saga también sirve para algo muy inteligente. Las series nuevas, sobre todo con personajes nuevos, lo tienen cuesta arriba para sobrevivir en el mercado actual, y Jovenes X-Men precisamente me remito, entre otras muchas. Las únicas soluciones que suelen funcionar son, o poner autores famosos, o enlazarlas con algún evento “importante”. Así que para aprovechar eso, esta saga es esencialmente un piloto de incógnito para la futura serie de Generación Hope, que estará protagonizada por Hope y las Cinco Luces, y estará escrita por Kieron Gillen, que además también es el futuro guionista de Patrulla-X, y esta saga es no oficialmente su debut, ya que muchas ideas son suyas, sobre todo las correspondientes a los nuevos personajes. Es un gran golpe por parte de Marvel, usando un crossover y una de las series de más éxito para lanzar una serie que dificilmente iba a vender si no, y de paso, lanzar la carrera de Gillen, que lo merece, y habría costado más si la hubieran lanzado independientemente.

Todo esto se nota en este número, ya que está mucho más centrado en los personajes nuevos que en los antiguos. Los antiguos tienen su participación, y hay un par de subargumentos que avanzan con ellos, como el de Kitty, pero sobre todo, es la historia de Hope y de la primera de las nuevas mutantes (que no Nuevos Mutantes, confusamente). Lo de Hope tiene dos misiones: Una es aclarar dudas sobre su parentesco, y la otra es permitirle actuar en una historia que no vaya de estar perseguida o considerada como una mesías. Lo del parentesco limita las posibilidades sobre su origen, pero aún deja abierta las puertas a que sea algo exótico (en vez de simplemente la hija de dos personas normales que ha resultado ser la reencarnación del Fenix o algo asi, aleatoriamente, como suele pasar con los mesias). Y lo otro, al menos empieza a darle dimensiones extra al personaje y sacarla del modo habitual de tenerla en plan de guerra o impactada por todo, que es necesario si va a ser un personaje importantisimo en muchas series. Pero aún hay que trabajarlo más. En cuanto al nuevo personaje, por ser la primera, es el ejemplo más normal. Los poderes son bastante normales, y la situación es la típica de no saber que demonios está pasando, pero que no tenga buena pinta. Es la vieja fórmula, pero hacía mucho que no se hacía, así que es lógico que se empiece por ahí, queda fresco, sobre todo porque Fraction añade una complicación extra a esta nueva generación. Es dificil de saber como será de interesante el personaje, y eso es una pega si esta saga va de vendernoslos, pero eso será un problema más adelante, y se puede tener fe (ja, ja) a estas alturas y confiar en que tienen ideas para más adelante. Eso si, no se quien la habrá diseñado, pero manda narices que le hayan dado un diseño prácticamente igual al de otra mutante joven actual. En serio, ¿nadie se ha dado cuenta de que les han salido dos personajes prácticamente iguales sin ninguna conexión?

El mayor problema del número es el dibujo, donde después de debutar durante Advenimiento, seguimos teniendo a Whilce Portaccio. No es tan malo como hace unos años, pero sigue siendo bastante malo, con una anatomía atroz, y un mal concepto de cómo narrar las cosas. Al menos ya no lo llena todo de rayas y confusión. Pero manda narices que una de las series más importantes de Marvel tenga 3 dibujantes, y dos sean tan malos.

Aunque el comic de por si es simplemente algo más que competente, la dirección promete mucho, y eso es probablemente lo importante. Recomendado (7)

Shield Nº1

P: Esto es el comienzo de una serie insólita, por muchos motivos. El primero es que se publique en España en este formato. Ahora mismo, Panini sólo publica en formato comic series de personajes y autores muy conocidos que vayan a tener unas ventas decentes seguras. Pero esta serie no tiene un título precisamente famoso, y ni un sólo protagonista conocido. ¿Están asumiendo que Hickman es capaz de venderla únicamente por su nombre? Ojalá fuera así, pero no creo que esté en ese punto, aunque sea bueno. O precisamente por ser bueno. Lo otro es que es una serie “de autor”, o lo más cercano que se puede tener dentro del Universo Marvel. Es decir, los personajes son de Marvel (o de dominio público, como veremos), pero está pensada con un principio, desarrollo y final, por un sólo guionista que la ha creado él solito, y donde podrá hacer lo que quiera con total libertad. Es algo muy raro en Marvel (o DC), pero bueno sin duda.

Y como la última vez que hicieron algo así en Marvel, con Milligan en Fuerza-X, se ha cogido un título ya conocido, pero el interior tiene poco o nada que ver con ese nombre pre-existente. No, este comic no va de agencias de la ley, contraespionaje, ni sale Nick Furia. Para eso ya está la otra serie de Hickman, Guerreros Secretos (con la que sin duda acabará conectando… de hecho, Hickman está montandose todo un mini-universo propio interconectado entre sus series. Fijate que Nathaniel Richards aparece en este número, y también en el 4F de este mes, donde además, mencionan un acontecimiento futuro de esta serie). No, esta serie no tiene nada que ver con la SHIELD ya conocida. Como mucho, con un predecesor histórico con el que comparte el nombre. En vez de eso, es una serie experimental que trata de combinar historia real con elementos del Universo Marvel, con la filosofía particular de Hickman para montarse un entramado de lo más curioso. Es dificil saber como va a ser la serie sólo leyendo este número. No es que sea de esos modernos donde no pasa nada. Hay un montón de escenas donde se presentan montones de elementos y situaciones. Lo que no está claro es como van a desarrollarse o conectarse entre si.

A: Si, realmente llegas al final enormemente desconcertado pero, y ése es el mérito de Hickman, con muchas ganas de ver más. Tiene elementos que no me gustan mucho (una sociedad secreta que está detrás de todo….. ¿OTRA?) pero tiene cosas verdaderamente fascinantes y que alguien tenía que contar. No era posible que antes de los Invasores no hubiese habido más elementos superpoderosos, alienígenas o cósmicos interactuando con la Tierra, ni que no hubiesen afectado a elementos de la historia. Introducir ésto no es excesivo y conspiranoico sino bastante lógico y normal. No es como decir que Hitler fue un skrull pero sí que es factible en el universo marvel que en muchos acontecimientos históricos que han llegado con lagunas a nuestro conocimiento actual hubiesen intervenido estos elementos.

P: Más que los responsables de todo, son los responsables de que todo haya ido normalmente. No parecen implicar que estén controlando el mundo en plan Illuminati, más bien han hecho la labor de mantener a raya lo superhumano como hacen los superhéroes ahora, pero en secreto. Algo así como una versión Marvel histórica de Planetary o de los Hombres de Negro. Este número nos cuenta el origen de la organización, y algunos ejemplos de aventuras suyas a lo largo de la historia. No se sabe si están simplemente para dar color o si se desarrollaran más adelante, pero quedan chulos y fascinantes, mezclando bien historia y elementos Marvel, a veces sutilmente. (Aunque tiene mucho riesgo de retcons peligrosos, como uno que parece que hacen aquí a Galactus)

A: Sí, esa es la escena más impresionante pero también la que más problemas de continuidad plantea.

P: En esa parte se usan varios personajes históricos del mundo real. Eso siempre es peligroso, pero de momento, queda bastante bien. Al fin y al cabo, Leonardo Da Vinci es lo más cercano que hemos tenido en la vida real a un Reed Richards. Queda bien que en el Universo Marvel, donde son posibles cosas más fantásticas, fuera aún más asombroso.

A: Con toda lógica, Leonardo da Vinci tenía que haber sido el primer supergenio científico, que si no llegó a las cotas de Reed, Stark o Pym es porque nació demasiado pronto. Hasta ahí, tener a Leonardo da Vinci como héroe del renacimiento, me parece una idea brillante.

P: La segunda parte del número transcurre ya en el siglo XX, y nos presenta los que probablemente serán los protagonistas de la serie, y el conflicto principal, o uno de ellos. Eso se hace mediante el típico novato que se ve metido en este mundo y lo va descubriendo a la vez que nosotros, Lo que pasa es que aquí nos quedamos bastante a oscuras sobre casi todo lo que pasa al final del número.

A: Tampoco es que sea exactamente a la vez, porque sólo hay un par de escenas con él y pasan tres años de una a la otra, no está funcionando exactamente como alter ego del lector…

P: En parte, porque Hickman se habría podido explicar un poco mejor. Se presenta a mucha gente, pero no sabemos mucho a que vienen aún, Presumiblemente lo sabremos en un número o dos, pero de momento queda algo confuso. De hecho, aparecen dos interesantes personajes Marvel que no se terminan de identificar bien. Y el otro defecto es que no llegamos a saber nada sobre ninguno de los personajes como seres humanos, como quienes son o que personalidad tienen. Algunos son heroicos, otros son enigmáticos o confusos, pero no podemos llegar a empatizar con ninguno de momento. Eso si, la falta de humanidad se compensa con la mentalidad general de la serie, que continua el humanismo científico que Hickman ya ha mostrado en 4 Fantásticos. Que el hombre puede y debe usar la ciencia para salvar al mundo y mandar a la mierda profecías del fin del mundo y chorradas así. Es la idea central de los superhéroes, pero bien aplicada y enfocada de manera algo distinta.

Todo esto (el humanismo, la mezcla de cultura general y popular, las muchas ideas por número, la presentación algo confusa que tendrá sentido luego, la interconexión entre serie) hace que este comic recuerde aún más al estilo de Morrison, y lo digo como cumplido. Lo único es que a Hickman le falta depurarlo un poco, y darnos algo más de personaje e historia a la que agarrarse.

A: Si, Morrison estructura mucho mejor. Un primer número de Morrison funciona como la maquinaria de un reloj, con todo perfectamente estudiado. Esto ha sido un poco más a lo loco. Pero en nivel de ideas geniales concentradas, yuxtapuestas y a punto de explotar sí se parecen.

P: En cuanto al dibujo, es de Dustin Weaver, que anteriormente había dibujado Star Wars en Dark Horse, y cosas sueltas en la línea mutante (como la mini prólogo a Guerra de Reyes). Ha mejorado muchísimo, con unos diseños muy, muy chulos, sobre todo para la tecnología, y un estilo claro y eficaz, similar al de Jimmy Cheung.

A: Es muy trabajador, nada vago. Hace unas dobles páginas espectaculares, curradísimas. En la que aparece Galactus es super impresionante y otras muchas grandes escenas tienen el toque perfecto de grandilocuencia gracias a cómo las dibuja Weaver.

P: Para terminar, la edición española lleva el Corte del Director (nombre estúpido para un comic, pero ya sabemos que ahora las editoriales de comics las lleva gente que querría hacer cine), que incluye sobre todo bocetos y diseños para los distintos personajes con comentarios. Es curioso, pero no como para cobrarte extra obligatoriamente. Oh, y como en todos los nº1 de Hickman, hay un par de páginas informativas donde demuestra su pasión por el diseño gráfico, que son tan impactantes por lo bien montadas que están, como por lo difíciles que son de entender.

Un número prometedor, con muchas ideas buenas y potencial. No está del todo bien expresado ese potencial, y probablemente las ideas fascinan más que llegan a ser una buena historia, pero eso puede que se arregle con el tiempo. De momento, siendo optimistas, Muy Recomendado (9)

Ultimate Spiderman Nº7

Número anterior a un aniversario que se han sacado de la manga en Marvel, donde termina la historia que nos presenta a la versión Ultimate del Camaleón. Resulta extraño que hayan tardado casi 10 años en presentar a uno de los primeros enemigos de Spidey, pero ey, estaban ocupados usando a Kingpin como malo cada dos historias.

En principio, esta parece ser una de esas historias donde se hacen pasar a Spiderman y arruinan su reputación. Que son tan típicas que ya se habían hecho en Ultimate y todo. En vez de eso, el Camaleón va más allá, y suplanta realmente a Peter Parker, en sus dos identidades. (Curiosamente, esto se hizo hace muy poco con el Spiderman normal, pero allí no se daba cuenta de la identidad secreta, así que no queda redundante) El resultado es muy divertido, viendo como alguien despiadado se aprovecha de la situación de Peter, que obviamente, si no tuviera sus escrúpulos, podría dar para mucho más de lo que da. La reacción del Camaleón a su extraña vida es graciosa. Pero como reacciona su familia y amigos cuando se dan cuenta de la situación, eso es terrorífico, y también da para cambiar situaciones que no habrían cambiado sin ese catalizador.

La idea para este Camaleón es diferente al original, pero funciona bastante bien, pudiendose hacer algunas de las mismas historias. Aunque el origen se deja vago, la idea es muy similar a lo que hicieron con el Parásito en Superman hace unos años, que la verdad es que acabó siendo un personaje parecido. Una buena “ultimización”, vaya.

Y luego está la parte de lo que está haciendo Peter mientras tanto. Es una situación en la que ha estado también el de verdad al menos un par de veces, pero la diferencia en edad y guionista hace que vaya de manera distinta. Muy buena interacción y diálogos, de los que hace Bendis cuando quiere y sabe (es decir, cuando no está en Vengadores ni nada que se le parezca), con un par de sorpresas en la solución del dilema.

El dibujo sigue siendo de David Lafuente, y aquí demuestra que no está funcionando como tiene que funcionar. Los personajes a veces son demasiado exagerados para ser tomados en serio, y la acción a veces queda ridícula. Hay una escena donde alguien se supone que es herido mortalmente, y parece de chiste. No es que sea mal dibujante, pero aquí no está quedando bien, debería comedir su estilo caricaturesco, para empezar.

El mes que viene se retoma la numeración original y empieza una nueva dirección. Pero de momento, esto nos ha demostrado que la serie está bien como está, con Bendis sabiendo hacer bien aún lo de siempre, aunque haya pasado 10 años con lo mismo. Muy Recomendado (9)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Cuatro Fantásticos Nº40: Número doble con una historia completa que da pistas ominosas del futuro, rescata a un personaje importante de los 80-90 de manera apropiada para la etapa (aunque mete retcons bastante complicados) y se divierte jugando con elementos del pasado. El dibujo va mejorando, y la etapa va formando cada vez mejor forma, aunque sigue siendo preparación. Recomendado (8)

Iron Man Nº4: Sigue siendo lento, aunque las aventuras de Tony Stark tienen cierta gracia. Eso si, Larroca tiene que dejar de dibujar a los personajes de manera que sean irreconocibles. Neutral (6)

Ultimate Misterio Nº2: Se revela el malo de la serie, y es impactante, pero de momento parece algo forzado y gratuito, a la espera de una explicación que lo justifique (o no). Las tramas van encajando bien de manera emocionante, eso si, y tiene buen dibujo. Recomendado (8)

Vengadores Nº4: Un número casi entero de hacer tiempo hasta el par de páginas finales, con muchas páginas de batalla vacía que ni siquiera se hacen impresionantes por culpa de la poca imaginación de Romita Jr, personajes que son poco más que maniquís, y unos villanos apenas explicados. No Recomendado (4)

Vengadores: Guerras Asgardianas Nº2: Por otro lado, esto está siendo mejor, ya que al menos los tres protagonistas tienen caracterización particular y apropiada, y una historia para cada uno, que sin ser particularmente originales, se mueven bien. Y el dibujo es bonito. Recomendado (7)

Vengadores Secretos Nº2: Termina la primera saga, y ha sido bastante escasa presentando a los personajes (Las Aventuras de Steve Rogers y sus comparsas, se podria llamar) o haciendo algo interesante con la amenaza y la premisa. Neutral (6)

X-Men Legado Nº65: El cliffhanger del mes pasado resulta ser una distracción, pero el resto del número es desarrollo sólido de los personajes, aunque la historia es típica. Recomendado (7)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, empieza nueva etapa para Thor, empieza la Guerra de los Superhombres en Superman, y en el Dia Más Brillante tenemos la gran explicación de todo. Y ya veremos si vienen tomos de Planeta, y en ese caso, cuantos y cuales. Nunca se sabe. Sea como sea, nos veremos en una semana, más o menos. Saludos satánicos.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas, después del parón de las vacaciones y de que no he parado por casa hasta recientemente. En esta entrega toca el resto de Abril: Las cosas de Norma (que parece que ha cogido el viejo modelo de Planeta de guardarse las novedades para los Salones) y alguna mas de esas editoriales pequeñas, más lo que quedaba de Panini, más la llegada del Dios del Trueno a la gran pantalla. Como siempre, las cosas más interesantes las tendremos aquí, las demás, generalmente continuaciones de series en curso, van en el podcast. Siento el retraso y la brevedad, pero es eso o nada. A saber:

 

Astro City: La Edad Oscura Libro 1

 

Peter: Después de reeditar todo lo anterior, Norma saca por fin el primer tomo de material enteramente nuevo de Astro City desde 2007(?). Y es la primera mitad de la historia más larga de Astro City hasta la fecha, que llevaba preparandose muchos años. De hecho, más de lo que se podía esperar, porque la idea original de esta historia fue concebida originalmente a mitad de los 90, sólo que entonces no iba a ser una historia de Astro City, sino una secuela de Marvels. Al final no se hizo porque Ross no quiso, y Busiek acabó transformando la idea central en una historia para Astro City. (Irónicamente, para cuando se ha hecho un Marvels 2, esto ya estaba en curso, así que hubo que inventarse otra historia distinta para una secuela.

A diferencia de la secuela de verdad, Ojo de la Cámara, esta no iba a continuar la vida del reportero Phil Sheldon, sino que tiene dos narradores distintos. Pero si que tiene en común que empieza cronológicamente donde se quedó Marvels, al final de la Edad de Plata, en los 70. Y como Marvels, nos cuenta como va cambiando el universo superheroico desde el punto de vista de un(os) civil(es) que lo van viendo desde la periferia, aunque conectados con el mundillo en cierta manera. Que es, más o menos, lo que lleva haciendo Astro City desde el principio. Porque hay muchos parecidos entre estas dos obras, y muchas diferencias con el resto de cosas que hace Busiek. Se nota que, mientras que cuando hace trabajos por encargo para franquicias, aunque le salgan bien, en el fondo está siguiendo unos esquemas muy marcados, y lo unico que está haciendo es jugar con unos personajes y conceptos. Mientras que aquí se nota que tiene más que contar, profundiza mucho más en personajes, temas, y manera de contarlos.

Al: Se han intentado muchas veces hacer historias de vivencias de gente de la calle en mundos superheroicos pero finalmente o acababan siendo meros puntos de arranque para otra historia de superhéroes más o no profundizaban lo suficiente o eran una mierda. Sólo teníamos Marvels, que acertó en el sentido de no crear una nueva historia sino algo que resulta mucho más efectivo: coger grandes eventos del universo Marvel (la llegada de Galactus, la muerte de Gwen…) y mostrarlos desde la perspectiva de la calle. Y no sólo en el sentido facilón de uh, como admiro a los héroes, soy un niño y me prendo fuego para parecerme a la Antorcha Humana. No. Sino haciendo lo que es realmente interesante que es ver cómo cambia la sociedad cuando existe un puñado de personas superpoderosas, completamente fuera del alcance del ciudadano medio, que libran batallas que uno no puede ni aspirar a comprender. Desde ese punto de partida, Marvels podría haber sido una serie eterna, porque hay mil vetas que explorar con ese planteamiento. La historia de los hermanos Williams está muy bien pensada para tratar otras cuantas, y que yo sepa Busiek llevaba como mínimo 12 años planeando meterla en Astro City.

P: Hay dos cosas importantes en esta historia entrelazadas, aparte de los muchos toques de color de desarrollo del universo Astro City. Una es el tema de trasfondo. Si Marvels iba de la Edad de Plata, del asombro y la inocencia, y como termina, esta historia, igual que Ojo de la Cámara, trata de lo que va después, de como se oscureció el mundo. No se llama Edad Oscura por nada. Resulta curioso ver como la Edad Oscura del título no son los 80, cuando el “grim and gritty”, ni los excesos de los 90, que son las épocas con las que la mayoría de la gente asociaría el concepto con el mundo de los comics. Pero hay que recordar que los 70 fue la época donde empezaron a tratarse por primera vez temás más oscuros, polémicos y realistas, y se notó en mucha series. Fue el debut del Castigador, el primer “héroe” que mata, y del Linterna Verde/Flecha Verde y la conciencia social. Además, hay otro motivo importante por el que los 70 fueron una “Edad Oscura” (que por otro lado, como veremos, abarca hasta los 80, con Miller y demás), y tiene que ver con sacar la cabeza del reducido mundo de los comics, y ver como conecta con el mundo real. En cierto modo, esos comics eran consecuencia de la situación política y social de la America de la época. Estamos hablando, claro, de la época de Nixon y el Watergate, y la polémica con la Guerra de Vietnam. La época donde America perdió la inocencia que se había empeñado en conservar, y se empezó a desconfiar de la autoridad, y también de los propios sueños de la época hippie de los 60. En pocas palabras, el mundo de los comics, como muchas otras veces (aunque algunos se empeñen en lo contrario), es un buen reflejo del mundo real, y esta historia va de ver como ambas cosas conectan. Esto ya se empezó a ver en el capítulo final del tomo anterior, también en esta época, donde presentaban al trasunto del Castigador, el Caballero Azul, y aquí se amplía. Dicho eso, el tema se queda de trasfondo, Busiek es sutil y no te machaca en la cabeza con ello, a diferencia de los comics de la época (o muchos de ahora, ya puestos) No hay largos discursos sobre problemas sociales o Nixon como supervillano, gracias a Dios.

A: Es que para hablar del espíritu de la época no hace falta que Nixon sea el líder del Imperio Secreto. De hecho, la comparación con Marvels se ve muy bien no sólo en los héroes sino también en los protagonistas “civiles”. Phil Sheldon, en Marvels, se desesperaba por la ingenuidad de la gente que o bien admiraba a los héroes o los temía leyendo el Bugle, dándole un sustrato muy creíble y sociológico a la esquizofrenia absurda con la que los comics de los 60 presentaban a la gente de la calle, a veces como fanboys, a veces como turbas con antorchas. Aquí, la gente ya ha visto muchos héroes, haciendo una cosa y la contraria. A veces buenos, a veces malos. A veces los que creían buenos eran lo contrario y viceversa. Con lo cual el público se ha vuelto cínico y cabrón. Sólo quiere espectáculo y que, a la hora de la verdad, los superhéroes les ahorren preocupaciones, descargando en ellos toda su responsabilidad. ¿Alguien puede dudar de que esto es un fiel reflejo de lo que sería el mundo real con héroes?

P: La otra parte importante de esta historia son los protagonistas, que es en el fondo, la principal. El resto es trasfondo. Y es una idea bastante chula. En vez de un narrador, son dos narradores entrelazados. Dos hermanos con un incidente trágico común relacionado con los superhéroes que les marca de pequeños, pero que les manda por caminos distintos de mayores. Como suele pasar, uno acaba de policía, el otro de caco. (Que era, de hecho, el subtítulo original de la historia) Lo bueno es que Busiek no pierde el tiempo contandonos los detalles habituales de como se convierte uno en policía o en chorizo. Eso se da más o menos por supuesto. Salta directamente a las situaciones donde se van metiendo los dos protagonistas, juntos o por separado, y las decisiones difíciles que tienen que tomar. En ese sentido, sería una historia sólida aunque transcurriera en un mundo “real”. Pero brilla cuando interacciona con el mundo de los supers. Por supuesto, los hermanos Williams tienen sus opiniones de ellos, pero en vez de centrarse en contarnos como los ven, eso queda en segundo plano mientras vemos como afectan a sus vidas.

A: De hecho, y es lo más brillante a la hora de encarnar la misión de la historia, el hecho de que uno se haya convertido en poli y otro en ladrón tiene que ver con las diferentes formas de asumir la existencia de los héroes. Por el resto, los personajes como tal están bien pero tampoco son para tirar cohetes. Charles es un poco más potable, Royal es demasiado caricaturesco. Pero vamos, lo esencial es que a través de ellos se nos van planteando un montón de situaciones en las que vemos cómo la existencia de héroes y el progresivo oscurecimiento de los mismos van afectando a los ciudadanos normales, sean polis o ladrones.

P: Royal empieza siendo un poco caricaturesco, pero acaba teniendo más profundidad. Hace el papel típico de hermano bueno para nada que siempre está metido en problemas, pero acaba siendo bastante más espabilado que el típico chorizo, en más de un sentido. Hablando de eso, efectivamente, es una elección brillante estas profesiones. Si, los reporteros dan para narrar bien aventuras superheroicas, pero polis y ladrones están metidos en el meollo. ¿Cuantas veces hemos visto a Spiderman y demás interferir en el trabajo de la poli? ¿O miles de chorizos anonimos cruzandose con ellos? No es la primera vez que se cuenta una historia desde su punto de vista, pero raras veces de manera tan extensa. Por poner un ejemplo, volviendo al Caballero Azul, es genial ver como ven los polis al Castigador de turno, y también como su mera existencia cambia radicalmente el mundo criminal barriobajero.

A: O ver cómo los polis se corrompen más facilmente sabiendo que, en el fondo, la seguridad pública apenas ya depende de ellos.

P: Todo esto es el plato principal. El acompañamiento, como siempre, es menos importante, pero es lo más ingenioso, y lo que quizá le guste a fans de superhéroes más tradicionales. Y es ver como Busiek sigue desarrollando el universo de Astro City, tanto personajes viejos como nuevos. Como siempre, logra que sea un sitio que parece real, que parece que hayamos pillado una serie que lleva cientos de números a sus espaldas a medias, aunque de manera totalmente accesible. Da la verdadera impresión de que cada personaje tiene su origen, vida, aliados y enemigos propios que se han estado viendo mes a mes en un universo paralelo. Además, dada la manera anacrónica en la que funciona la serie, Busiek va desarrollando el universo hacia atrás de manera muy chula. Algunos personajes estaban igual, otros cambiados de manera natural, y aparte hay personajes totalmente nuevos, igual que si compararas Marvel o DC hoy con la de los 70. Además, se avanzan cosas de las que se dieron pistas posteriormente. Personajes únicamente mencionados a posteriori aparecen por fin. Personajes que ya vimos en otros flashbacks se desarrollan más ahora que se tiene más espacio. Y por fin, tras casi 15 años, se explica lo que pasó con el Agente de Plata. O casi, seguirá en los próximos tomos. En cualquier caso, es muy triste, saber como termina sólo ayuda a la tragedia, y está a la altura de la espera.

A: No me extraña que Busiek haya tardado 12 años en tejer todo esto, porque combina el plasmar todos los planes que tenía para Marvels II con narrar buena parte del origen de Astro City que tenía pensado por otro lado. Al final los dos objetivos convergen de una forma totalmente natural. Y contar el origen del Diácono se convierte en parte principal de conocer la historia de Royal Williams y de observar cómo las bandas de criminales ingenuas con jefe grotesco y cómico pasaban a mafias oscuras y serias de verdad.

P: Otra gracia es simplemente ver las nuevas ideas para personajes que se saca Busiek, que son simplemente muy chulas. En serio, despues de ver por fin a los Apolo 11, ¿quien no querría leer al menos una miniserie sobre ellos? Y como eso, varios. Busiek pone tanta atención al detalle, que cada pequeña mención hace que quieras leer la historia ficticia acompañante. Y luego está la gracia extra de esta miniserie, de que como originalmente era una historia de Marvel, aunque cambiada, puedes jugar a ver que elementos Marvel eran cuales en la historia original. Por ejemplo, el destino del Agente de Plata resulta estar basado en una parte no muy conocida del Capitán America de Englehart. De todas maneras, como siempre, los personajes y situaciones de Astro City, en vez de estar basados en un personaje Marvel o DC concreto, están basados en cosas más generales. Por ejemplo, está claro que Starfighter es un héroe cósmico a lo Starlin, o que lo que le pasa al Ángel Callejero en esta historia es que ha empezado a estar escrito por Frank Miller, entre muchas otros.

A: O que a Astro City también llega la moda de los héroes kung-fu con problemas paternofiliales.

P: El dibujo de Brent Anderson es exactamente igual que en los 40 números anteriores. Muy sólido, con suficiente expresividad para los personajes y vistosidad para la acción, aunque no sea genial en esos dos aspectos. Lo que si son geniales son los diseños de los muchos personajes, apropiados para los distintos estilos y géneros de donde salen, por parte de Anderson y de Ross.

A: Hay más creatividad que calidad en el resultado final, pero supongo que es lo importante para una historia de estas características.

Conclusión final: Busiek podría haber escrito un largo artículo reflexionando sobre lo que supuso el cambio de estilo de los comics en los años 70 pero ha preferido convertirlo en una historia de cómic y se lo agradecemos mucho, porque lo construye muy bien, porque lo narra muy bien y porque aprovecha para tocar el poco exprimido tema del punto de vista de la gente común con mucha inteligencia.

P: Marvels fue muy buena, Astro City es generalmente excelente, así que la intersección de ambas es lo que se podía esperar: Algo que aunque un poco predecible y visto, es un retorno al Busiek de los buenos tiempos. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Authority: El Año Perdido

Normalmente no me meto con Norma tanto como con las otras editoriales porque suelen hacer ediciones bastante razonables y fieles a las originales, pero aquí se han pasado muchísimo. En el sentido de que se les podría acusar seriamente de publicidad engañosa. En la portada aparece acreditado Grant Morrison como el único guionista… excepto que Morrison sólo escribe dos de los 12 números que componen el tomo. El resto están escritos por Keith Giffen sin ni siquiera continuar las ideas de Morrison. Vale que comparar a Morrison con Giffen es como comparar caviar con boñigas, los únicos parecidos es que son negros y vienen de animales, pero maldita sea, si quieres llamar la atención, pon los nombres de los dos guionistas en portada, que al menos es no llevar a engaño. Poner únicamente como guionista al que hace únicamente un 17% del tomo es prácticamente fraude.

El caso es que esto iba a ser el principio de un gran relanzamiento de Wildstorm allá por 2006. No el del fin del mundo, el anterior, el que también nos dio Gen13 y Tranqulity de Simone y el Stormwatch de Gage. Morrison iba a ser el otro “arquitecto” de este relanzamiento, escribiendo las series principales, Authority y Wildcats, relanzandolas a su manera, volviendo un poco a las ideas centrales, pero actualizadas para el presente o en una nueva dimensión. Pero Morrison acabó mordiendo más de lo que podía tragar, y entre Batman, 52, Crisis Final y sus propias cosas, no tenía tiempo para todo, y en DC decidieron que el Universo DC era más importante, y que si había que abandonar algo, que le dieran mucho a Wildstorm. No es de extrañar que el sello haya muerto, con ese tratamiento. De Wildcats sólo se llegó a hacer un número, que parece que se va a quedar sin publicar aquí, porque no ha sido continuado ni recopilado. De esto salieron 2 números, y hace un par de años, decidieron terminar la historia con un equipo creativo completamente distinto, que supongo que, de alguna manera, es mejor que nada. Al menos cierra la historia. (Igual que Gage también hizo una miniserie del grupo explicando las diferencias entre la Autoridad en esta saga y como quedaba al final de la anterior serie, la de Brubaker, que originalmente iba a ser la segunda saga de esta serie)

La idea de Morrison para la serie, como siempre, era coger el concepto central y llevarlo en una nueva dirección lógica. La Autoridad iba de un grupo de superhumanos ridiculamente poderosos que se autoproclaman salvadores del mundo. A veces eso les enfrentaba a amenazas que tratan de estropear el mundo, a veces al poder establecido, que no estaba interesado en que viniera alguien a arreglarlo. Pero, ¿Qué pasaría si no hubiera un poder establecido comparable? Es decir, hay muchos comics, desde Escuadrón Supremo en adelante, que van de superhumanos tratando de salvar el mundo usando su poder, pero el status quo siempre tiene defensores similares. ¿Qué pasa si no los tiene? Es decir, ¿Qué pasa si metes a la Autoridad en el mundo real, sin ningún otro superhumano ni supertecnología ni nada comparable? ¿Qué pasaría si apareciesen mañana en tu ventana? Es una idea fascinante, que por supuesto, juega con las ideas habituales de Morrison de que el mundo real es un eco patético del fantástico, además de con los temas centrales de la Autoridad. El problema, claro, es que la historia se queda cortada cuando estaba empezando. De hecho, tiene un comienzo muy experimental: La Autoridad prácticamente no aparece en el primer número. En vez de eso, va a presentar “Tierra-Prima”, el mundo real donde va a transcurrir la historia, y sus personajes. Y lo hace mostrando que es el sitio más aburrido del multiverso. En serio, el número entero es lento y tedioso, dejandonos desesperanzadoramente claro que el mundo real es aburrido y soso. Por tanto, es un número en el que la idea es admirable, pero esa misma idea hace que el número sea pesadisimo de leer. El segundo número ya es otra cosa, yendo de la reacción de los protagonistas a este mundo, y debatiendo sobre si deben meterse o no. Les caracteriza bien y el dilema está muy bien llevado, con un gran cliffhanger final. No es nada impresionante, de hecho, es probablemente el comic de Morrison que menos suena a Morrison de todos los que ha hecho recientemente, pero era una dirección intrigante y atractiva para la serie y para recuperar la gracia que una vez tuvieron… que probablemente no llegará a verse nunca, y es una maldita lástima.

Y entonces coge la serie Giffen. Giffen es un viejo amargado al que le da igual todo, y generalmente, cuando no tiene un editor duro o un coguionista, tiende a dispersarse y escribir tonterías incoherentes y autoindulgentes, pasando por completo de todo a su alrededor. Así que en cuanto empieza con esta serie, el cambio de dirección es tan brusco que si fuera un coche, te habría roto el cuello. Aparte de que el nivel de sofisticación en la manera de contar la historia baja, cosa inevitable por la diferencia de estilos entre los guionistas, es que abandona por completo tanto el tema como la premisa de la historia. Más bien acaba pareciendose a lo que hizo el propio Giffen en Midnighter, o a otras historias de relleno anteriores en Authority. Lo del mundo real se olvida por completo, resulta que no era lo que parecía, y la serie se convierte en un viaje de la Autoridad por distintos universos. Queda brusco y decepcionante, por decir algo. Según Giffen, es que no le gustaba la idea central de la serie. Pero claro, ¿entonces porque demonios coge la serie? Más aún, ¿Por qué demonios le ofrecen la serie en DC, para empezar? De hecho, ¿Por qué le siguen ofreciendo tanto trabajo a Giffen en DC, si todo lo que toca es fracaso comercial y tampoco tiene buenas críticas?

Tomado de por si, tampoco es demasiado bueno, aunque varía, al menos cada universo tiene un estilo distinto. La resolución de la primera historia es al menos un giro original y da para una buena conclusión, aunque da demasiadas vueltas para llegar allí. Una pena que tenga el espectro de lo que podría haber sido, porque no es del todo mala historia. Después hay un número que va sobre todo de violencia gráfica y es bastante tonto. Y después, la historia va sobre todo del grupo encontrandose versiones alternativas de ellos mismos, que es probablemente lo menos original que podrían hacer. (Además, tampoco es la primera vez que se enfrentan a una Autoridad malvada, ni la segunda) Al menos en un par de los capítulos, parece que Giffen tiene una idea pertinente a la serie. Al fin y al cabo, la serie va sobre los peligros de la autoridad… tenerles encontrandose a contrapartidas donde se les ha ido de las manos y se han convertido en dictadores es una buena idea. El problema es que Giffen se salta la moralidad ambigua, y acaba haciendo a las contrapartidas directamente malvadas, de manera que toda la parte interesante se pierde, y se convierte en un simple combate de buenos contra malos. Dos veces. Luego vienen un par de números que son en plan Liga de la Justicia Internacional, de hecho, se traen a JM Dematteis como coguionista. Basicamente, es un team-up jocoso con una Autoridad que es más tradicionalmente heroica, a base de tomarse a cachondeo las reglas de los team-ups de grupos y demás elementos estándar, y como suele pasar, alterna entre cosas graciosas e incluso ingeniosas, y chistes fáciles malos. Y termina con un número de volver a casa y consecuencias, excepto que no ha pasado nada reseñable como para darle vueltas durante 20 páginas, y acaba siendo un número de no hacer nada y ser de perogrullo. Es decir, decepcionante, como casi todo el tomo.

En cuanto al dibujo, los números de Morrison los hacía Gene Ha, que le da al comic el estilo realista que la serie necesita, y logra alterar su estilo para que los protagonistas queden sutilmente fuera de lugar. En el primero número se usan muchos trucos para dar la sensación de pesadez y claustrofobia necesaria (¿Por qué Morrison es casi el único que usa la estructura de página y viñeta para dar efecto?), y en el segundo ya hay más espacio y queda muy chulo en contraste. Desgraciadamente, se va con Morrison, y ponen un desfile de dibujantes, la mayoría novatos, para sustituirle (que por supuesto, no vienen acreditados en la portada, los estafadores de Norma ni siquiera ponen un “Y otros”) Darick Robertson hace los dos primeros, y es de lo peor que ha hecho, no se sabe si por las prisas o por el entintado. Lo mismo va para Brian Stelfreeze, que hace otros dos. Ordway lo hace bien en el número final. Y el resto oscilan entre lo aceptable como los de la historia cómica, y lo horrible en las otras.

Una amplia decepción, aparte de un timo. Pero es lo que se ha dicho de todo sobre Authority desde su serie original. Descanse en paz. Neutral (6)

Iron Man Legado: La Guerra de los Hombres de Hierro

 

Para coincidir con la segunda película del personaje, Marvel sacó una segunda serie del Hombre de Hierro. La serie sólo ha durado un año, lo que debería haber hecho que se plantearan mucho si sacar la avalancha de material de Thor y del Capitán America que están sacado esto este año, pero eso es aparte. El caso es que sacar una segunda serie del personaje es algo complicado, porque entraría en problemas de competencia, coordinación y redundancia con lo que está haciendo Fraction actualmente con la serie. La idea obvia habría sido sacar una serie de Máquina de Guerra, que para algo debutaba en la peli, pero Marvel ya había sacado una serie del personaje el año anterior y había fracasado, así que no era plan de intentarlo otra vez tan rápido. (Y sin embargo, lo intentan con personajes menos de actualidad como el Castigador… y han sacado otra serie de Rhodes este año, dejando claro que no tienen el don de la oportunidad precisamente)

La solución que se les ocurrió es bastante astuta, y es hacer una serie que transcurra en el pasado del personaje, cada historia en una época. Algo así como un Iron Man Clasificado o Confidencial, pero con un equipo creativo fijo. En otros personajes sería algo gratuito que aún quedaría redundante. Pero en el caso del Hombre de Hierro, el personaje ha cambiado radicalmente con respecto a como era antes: Ya no es un playboy millonario relativamente desenfadado al mando de una gran compañía con una enorme plantilla de secundarios, ya no tiene una identidad secreta, y encima ahora es una especie de cyborg. Aparte de la gracia de que cada historia puede tener una armadura distinta según la época. El encargado de escribir la serie es Fred Van Lente, que no sólo es bueno, se tiene la historia Marvel suficientemente estudiada para poder hacer historias en el pasado sin cagarla con la cronología. (De hecho, que yo haya notado, no hay ninguna cagada en esta historia, de hecho, juega con una rivalidad que estaba muy activa en el momento en el que transcurre la historia). Y además, tiene cultura y capacidad de investigar de sobra, cosa apropiada para una serie que debería usar conocimientos de tecnología y sociopolítica, que muchos guionistas no tienen.

Y de hecho, de eso va esta primera historia. Transcurre alrededor de 2002, justo antes de que Tony revelara su identidad públicamente, es decir, el último punto donde aún tenía el status quo clásico. Y en vez de ser una historia simple de Iron Man enfrentandose a supervillanos o saboteadores industriales, es una historia más en plan Guerra de las Armaduras, tratando las consecuencias globales de la tecnología que usa Stark en las armaduras, y las consecuencias de tener a un justiciero patrocinado por una compañía americana metiendo las narices en asuntos de otros paises. Es decir, yendo al núcleo de la serie del personaje, y tirando hacia sitios nuevos con él. Y es uno de los mejores ejemplos de este tipo de historias, tratando el tema desde una perspectiva original, usando situaciones muy similares a las que ocurren en el mundo real pero extrapoladas a la superciencia de Marvel, usando bien elementos conocidos del universo Marvel, y dejando claro que no hay soluciones fáciles para este tipo de problemas, pero que Tony Stark es suficientemente inteligente y previsor como para implementar las soluciones difíciles. Es decir, lo contrario a como lo han escrito en años recientes, y es genial ver a un Iron Man reconocible bien escrito.

Lo curioso es que es una historia de calidad progresiva, donde cada capítulo es mejor que el anterior. El primer capitulo es bastante decepcionante, pareciendo un remedo malo de la Guerra de las Armaduras con muchos tópicos. El segundo aclara algunos de los puntos tontos, y demuestra que la historia es más compleja de lo que parecía a simple vista. El tercero desarrolla bastante mejor a los antagonistas, y añade más complejidades. El cuarto tiene peleas muy divertidas, y tiene al protagonista demostrando por fin de lo que es capaz. Y el quinto junta todo esto en un gran final, satisfactorio de manera argumental y emocional, que encima, incluso le da una buena explicación al título, que es algo que rara vez pasa en estas series con subtítulo. (Y también introduce un elemento muy bueno a la larga, que desgraciadamente dudo que se vuelva a mencionar)

El mayor problema del tomo, más que el comienzo flojo, es el dibujo. Dibuja Steve Kurth, al que hemos visto en Iniciativa y en Fuerza Fantástica, que es del estilo de dibujantes mediocres que están proliferando actualmente en Marvel en miniseries y números de relleno. Es terriblemente inconsistente, su tecnología parece chapucera en vez de impresionante, y su acción lo mismo además de ser un poco confusa. No es apropiado para una serie regular importante, pero parece que esta serie no está considerada importante en Marvel.

Y es una maldita pena, que como suele pasar, la mejor serie languidezca sin publicidad y malos recursos como Kurth, y fracase rápidamente, mientras todo está centrado en lo famoso que es peor. Y que uno de los mejores guionistas como es Van Lente no tenga una serie regular para él sólo que no esté condenada a fracasar, mientras que muchos otros con menos éxitos a sus espaldas tengan oportunidad mejores. Pero bueno, al menos ha podido hacer este tomo, que no está nada mal, y recordara los buenos tiempos y el potencial del personaje. Recomendado (8)

 

 

 

Loki: Dios de las Mentiras

Terminando de momento con la avalancha de novedades para coincidir con la película, toca una de esas miniseries que hacen de vez en cuando en Marvel donde en vez de contar algo nuevo, simplemente repasan todo lo ya conocido de un personaje. Ah, la ventajas de tener décadas de historias, te puedes ahorrar tener ideas nuevas. En este caso, es una de esas que nos cuentan el origen del villano, muy similar a lo que hizo Brubaker con el Doctor Muerte, por ejemplo. El encargado es Roberto Aguirre-Sacasa, al que últimamente sólo ponen en encargos editoriales que va a dar un poco lo mismo pongan a quien pongan.

Básicamente, lo que hace Aguirre no es contar una historia que defina a Loki. En vez de eso, cada número nos va contando sus historias más famosas. Historias de la mitología, no de los comics, esta es otra de las historias recientes de Thor que sólo usa los elementos asgardianos, y no los de superhéroe en la Tierra moderna, que uno pensaría que es contraproducente, ya que se supone que la mezcla es la gracia de la serie, pero ellos sabrán. Así que, en esencia, es volver a contar mitos nórdicos de hace 1000 años, sólo que con los aspectos y personalidades de las versiones de comic, y tratando de desarrollar un poco al personaje mientras se cuenta todo esto.

Y poco más hay que decir de la miniserie, la verdad. Si no te sabes los mitos, no es mal sitio para que te los cuenten, están bien ilustrados, pero ya está. Es como leer un resumen en un libro, pero con dibujos. El dibujo es de Sebastian Fiumara, al que vimos hace poco en Spiderman, y aquí tiene mucha más libertad y un estilo mucho más propio y vistoso, que queda muy bien para las burradas mitológicas que hay que contar. Mientras, la parte que no es simplemente contar lo mismo, la de la caracterización de Loki y su relación con Thor, Odin y demás, no pasa de decir lo mismo de siempre sin profundizar nada, sin decir nada nuevo. Para los que se sepan las historias, va a ser una repetición de cosas dichas una y otra vez. Si quieres ver como desarrollar bien esos temas desde el punto de vista de Loki, ya le dieron una buena miniserie hace años Rodi y Ribic, que creo que han reeditado hace poco. Neutral (5)

Masacre Corps: Reunión

Cosas de las que que no necesitamos más, ni por asomo: Otra serie de Masacre. Una miniserie prólogo a otra serie de Masacre. Una serie que continue la horripilante Masacre: El Mercenario Bocazas. Más Zombies Marvel. Versiones en niño de personajes establecidos. Parodias malas de otros comics. Y sobre todo, sobre todo, comics dibujados por Rob Liefeld. Esto tiene todo eso y más, así que te puedes imaginar el resto de la reseña. Evitar a toda costa.

¿No? Bueno, lo explicaré un poco más. Esto es de cuando en Marvel tenían la absurda idea de que saturar el mercado de comics de Masacre era una idea razonable y cuerda, pese a que ninguno era particularmente bueno ni vendían particularmente bien. Así que cogieron a Victor Gischler, que escribía la segunda serie de Masacre, y le dieron otra serie de Masacre más (aunque en su ligera defensa, acabó sustituyendo a esa segunda serie, la del Mercenario Bocazas, que ya pusimos a caldo hace unos meses) Lo bueno, si quieres verlo así, es que no es otra serie más de Masacre haciendo el tonto. Lo malo es… bueno, es todo lo demás, pero concretamente, que la idea no es precisamente buena. La idea es hacer un equipo de Masacres, (o un Cuerpo, como coña con el Cuerpo de Linternas Verdes, supongo que por eso está incongruentemente medio en inglés) donde todos son Masacre, es decir, contrapartidas de distintas dimensiones de Wade Wilson. De paso, sirve de parodia de toda la idea típica de hacer derivadados femeninos, infantiles y demás de los personajes, tipo familia Superman… excepto que como suele pasar, las parodias sólo funcionan si tienen gracia o si tienen algo que decir. Si no, es simplemente hacer lo mismo, pero en chorra, y ni tiene gracia, ni es divertido, ni es interesante, ni nada. Es una repetición de los mismos chistes fáciles, manidos y baratos una y otra vez.

El primer número nos presenta a Lady Masacre, la versión femenina de Masacre que ya había aparecido en Mercenario Bocazas. Es igual que Masacre, pero en chica. Esa es toda la idea. No tiene muchos chistes sexistas, gracias al cielo por los pequeños favores, pero es que tampoco tiene muchos chistes. Es una historia mala de Masacre sin imaginación, sólo que algunas cosas están en feminino, estereotípico o no. Encima, está dibujada por Rob Liefeld, que… [censurado para no recibir una multa por obscenidad]

El segundo nos presenta a Masacre Kid, que es exactamente lo que suena. Una versión de Masacre que es un niño. La historia es del mismo estilo que las historias de los Bebes-X, donde se supone que tener versiones en niño de la Patrulla-X es inherentemente gracioso, y no hay que molestarse en tener caracterización o ideas. Así que es Masacre y un par de mutantes más como niños (el resto de personajes conocidos son adultos, por alguna razón) teniendo una aventura que es mezcla entre elementos propios y clichés de comedias de niños y adolescentes. La gracia se acaba enseguida, y el dibujo de Whilce Portaccio no tiene ni de lejos la ligereza y gracia necesaria para una historia así. ¿Esto que es, un revival de lo peor de Image?

El tercero nos presenta, oh Dios, al Perro Masacre, y si no habías perdido las ganas de vivir a estas alturas, esto te rematará. Es contar el origen de Masacre, pero en perro. Es decir, como una mala comedia protagonizada por un animal, que hace que esas películas para niños similares parezcan buenas. Y sin embargo, el dibujo pega un giro de 180º, y después de esos engendros, ahora toca uno bueno, Philip Bond. No entiendo porque no se prodiga más, y mucho menos porque lo poco que ha hecho este año es esta bazofia. No es lo mejor que ha hecho, pero es mejor de lo que se merece este comic.

El cuarto demuestra que no hay chiste gastado que no se pueda sobreexplotar, y recupera a la cabeza del Masacre zombie, que debería haber muerto en Marvel Zombies 4, pero no, sigue coleando (es un decir) en su tercera serie. Obviamente, no tiene la gracia que tenía originalmente, y es una historia que al menos no es tan tonta como las demás, pero tampoco es nada reseñable, es como la serie anterior. Precisamente, Gischler colabora con el dibujante de aquella serie y con el que vuelve a encontrarse en X-Men, Paco Medina, que es más o menos aceptable.

Y el capítulo final es el que junta a todos estos esperpentos y les convierte en un grupo, con una excusa usando un par de esos personajes cósmicos Marvel que siempre sirven cuando tienen que pasar cosas arbitrarias por exigencias del guión. El resultado es un comic tan malo que hay que verlo para creerlo, usando chistes tan malos y tan tontos que los he visto en series de dibujos animados de hace años, mucho mejor hechos. Es un comic que se cree que simplemente ser ridículo o hacer observaciones obvias pero en exagerado es gracioso. Pero no es tan fácil, y ser chorra sin ser gracioso es lo peor que puedes ser, sólo quedas ridículo. Además, hace que Kyle Baker pierda su tiempo en esto, apliquese lo mismo que con Bond, aunque a decir verdad, no es la primera vez que Baker hace algo así.

Lo peor de todo es que esto no termina aquí, esto es el prólogo a una serie entera sobre este grupo, que piadosamente, sólo ha durado un año. Pero vamos, cualquier cosa que le de trabajo a Rob Liefeld ya entra dentro de la categoría de crímenes contra la humanidad, y esto va más allá. Evitar a toda costa (1)

True Blood: Secretos Inconfesables

Siguiendo con lo que está haciendo Panini de publicar cosas que esperarías que publicaran otras editoriales, le toca a a una de las adaptaciones de otros medios que forman casi por completo la alineación de comics de IDW. En concreto, el que creo que va a ser su actual lider de ventas, ahora que van a perder a Angel, la otra gran franquicia vampírica televisiva que tenían.

Esto es un comic basado en la serie de True Blood, o Sangre Fresca, que empezó hace 3 años a emitirse en la cadena privada HBO, y que aquí ha sido emitida por Cuatro, creo. En principio parecería que existe para aprovechar el tirón de Crepúsculo, pero aparte de que la pensaron antes de que Crepúsculo se convirtiera en fenómeno, tiene más parecidos con, digamos, Buffy, que con Crepúsculo, aunque las tres tengan un romance entre una jovencita y un vampiro en su núcleo. Además, tiene dos ventajas importantes: Una que está basada en una serie de libros previos (y mejores) que Crepúsculo, y dos, que la serie ha sido adaptada por Alan Ball, el genio detrás de American Beauty y Dos Metros Bajo Tierra, así que te puedes imaginar, es bastante buena. El romance no es nada ñoño, los personajes y su universo están muy bien desarollados sin caer en tópicos místicos (al contrario, va más de desarrollar el mundo de la America profunda, muy parecido al normal excepto por algunos seres sobrenaturales) y tiene muchas cosas que decir y no se ha gastado enseguida.

Esta adaptación a comic tiene una ventaja también con respecto a otras adaptaciones, y es que como la de Angel antes que ella, tiene un argumento hecho por el creador de la serie, el propio Ball. No escribe él, escriben David Tischman (que ha escrito cosas para TV y comic antes, ninguna de ellas buena) y Mariah Huenner (que es novata), que también están escribiendo los últimos números de Angel, pero supongo que un buen argumento puede compensar que lo ejecuten guionistas que no son buenos. Y aunque, a diferencia de Angel, no puede contar la continuacion de la serie, porque sigue en antena, si que puede contar secretos importantes (hasta cierto punto) del pasado de los personajes, que según dice Ball en la introducción, cuentan como canónicos para la serie. Así que ahí tienes tu excusa si eres fan de la serie de TV.

Esta miniserie transcurre entre la segunda y tercera temporada de la serie (o si quieres ser exacto, antes de las escenas finales de la segunda temporada, donde el final feliz se revienta), y se presenta a un nuevo tipo de bicho místico para tener una excusa para juntar a todos los protagonistas de la serie, y que cada uno cuente un secreto de su pasado. El planteamiento es un poco forzado, y el villano demasiado conveniente, pero le da una buena ambientación y excusa para la historia, con una conclusión aceptable. Lo importante, de todas formas, son los distintos flashbacks de los personajes, y como reaccionan los demás ante estas revelaciones, y eso si que está a la altura de la serie.

El flashback de Sookie nos da más detalles de cómo era de pequeña y dando más pistas de cómo murieron sus padres, que es algo que sorprendentemente no se ha tratado mucho en la serie. La idea central es muy típica, pero los detalles sobre como era la relación de Sookie con su familia por aquella época están muy bien, y la verdad, dejan claro que Sookie está mejor huérfana. El de Bill es similar a otros flashbacks que ya hemos visto de él, porque lo bueno de que los vampiros no envejezcan es que es fácil hacer flashbacks con ellos. Lo malo es que no cambian, y esto simplemente nos cuenta un punto intermedio entre dos puntos de su pasado donde sabemos que no ha cambiado. El de Jason obviamente va de sexo, y aunque no cuenta como perdió la virginidad, si que cuenta la primera vez que tuvo una experiencia impactante. Y siendo Jason, es algo terriblemente escandaloso. Lo bueno es que no se trata de manera sórdida, sino al contrario, de manera dramática, sin caer en el melodrama. A veces da una impresión algo mojigata típica americana, cosa poco propia de Ball, pero es un tema que ya ha tratado otras veces, y al igual que aquí, ha dado argumentos a favor del punto de vista conservador, de las poquísimas veces que se puede ver un argumento convincente para el tema. El flashback de Bill es de los más interesantes, porque hay mucho de su pasado que no sabemos, y nos cuenta más de cómo se crio como hombre-perro fugitivo cuando era adolescente. Es una historia de esas que si te pillan bien te pueden hacer llorar, y si no, te puede parecer un poco manipuladora de sentimientos. Luego, Tara no nos cuenta nada que no supieramos, sobre lo horripilante que era la borracha de su madre. Lafayette menciona cronológicamente por primera vez a su madre, aunque creo que acababa de aparecer mientras salía el comic, y es una historia dura, aunque predecible, sobre como fue salir del armario con una madre pirada. Por último, la de Eric da varias pistas sobre futuras tramas posibles, y es la más típica de novela de vampiros, obviamente, aunque con buen estilo. Finalmente, las reacciones de los personajes a las distintas historias es muy buena, lo que se podía esperar de cada personaje, suenan como tienen que sonar, que es lo importante.

En cuanto al dibujo, cada parte la hace un dibujante distinto. La parte del presente la hace David Messina, uno de los veteranos de la plantilla de IDW, que ya había hecho cosas de Angel para ellos. Es aceptable y los personajes son bastante reconocibles, aunque a veces es muy estático. Las demás historias las hacen novatos, muchos de ellos italianos (¡la invasión no se acaba en Marvel, se extiende!), relativamente mediocres pero tragables, excepto un flashback que lo hace Elena Casagrande, que actualmente está en Marvel, que es bastante buena.

Una buena adaptación, con todos los elementos que necesita algo así, incluida participación del creador de la serie y elementos importantes que le dan legitimidad, y buena captura de los personajes. No es de extrañar que haya tenido éxito para más miniseries. Recomendado (7)

Thor

P: Esto es el debut cinematográfico del personaje (bueno, de la versión Marvel, al menos), como parte de la gran saga de películas interconectadas de Marvel que van a ir a parar a la película de los Vengadores del año que viene. La verdad es que en Marvel se lo han montado bien. Una de las gracias de sus comics siempre ha sido el universo compartido, y están logrando adaptar esa gracia al cine. Aunque sea inventando un modelo de películas interconectadas que prácticamente no tiene predecedente, lo cual es un gran detalle. Lo bueno es que hasta ahora, las películas se pueden ver por separado sin perderte nada, aunque ganan si las ves en conjunto. Nada complicado, pero innovador a su manera.

A: Bueno, yo no he visto Iron Man y no he notado que me estuviese perdiendo nada, aunque sale SHIELD y hablan de Stark y todo eso. Y sí, realmente es una cosa muy pionera lo del universo interconectado entre pelis, suerte que tienen de que ahora cualquier peli de superhéroes barra con todo porque si no a ver quien hace ese proyecto a largo plazo de Vengadores.

P: Más que suerte es algo calculado, no se habrían atrevido de no saberlo seguro. Por cierto, que ya se rumorea que están preparando la siguiente tanda de películas para después de 2012. Lo suyo sería integrar otras partes de Marvel, pero de momento no tienen los derechos.

En cualquier caso, tomada de por si, la película prometía. Las anteriores pelis en este universo han estado bastante bien, y tiene un director con muy buena fama como es Kenneth Branagh. Branagh es conocido sobre todo por adaptar obras de Shakespeare, así que adaptar la mezcla de mitologia nordica con lenguaje shakespeariano de los comics de Thor parecía apropiado.

Los guionistas eran otro cantar: El guión en si está hecho en parte por dos guionistas de series de TV de ciencia-ficción que son perfectamente aceptables, pero en parte por el mismo que hizo cosas como 4 Fantasticos 2 y Mi Super-Ex-Novia. Y la historia está coescrita por el tipo que masacró Soy Leyenda, y por nuestro viejo amigo Joe Michael Straczynski, que al menos tiene práctica con Thor, aunque no se ha lucido precisamente recientemente. Aparte, cinco guionistas, (más vete tu a saber cuanta gente más ha metido la zarpa…) no suenan a una historia con algo que contar, sino más a producto creado por comité. (Y encima, los “consultores creativos” de Marvel con Quesada y Bendis, que no suena precisamente bien)

Y el resultado es precisamente lo que podías esperar de algo así. Coge bastante bien las ideas de los comics y las adapta para que queden bien en otro medio, hasta ahí han aprendido. Pero como historia, está demasiado metida en la fórmula de películas de acción de Hollywood, sin la chispa que han tenido otras películas de superhéroes.

A: Puff… luego hablamos de la adaptación del comic que creo que es bastante buena pero como valor cinematográfico… dios mío. Hay demasiadas escenas y demasiados momentos ridículos de por medio como para poder salir satisfecho del cine. Por momentos da vergüenza ajena, hay determinadas escenas que parece que son obligatorias de blockbuster pero ni siquiera se molestan en hacerlas menos formulaicas hay personajes que parecen parodias y escenas de acción que podrían ser de un capítulo de Power Rangers.

P: La pelicula está delimitada en tres actos bien marcados, siguiendo una estructura clásica. La primera es la preparación, y está bien que le dediquen tanto tiempo. Es la parte más directa, porque es la que transcurre enteramente en Asgard. En efecto, ese trozo es de aventura-fantasía, y como tal, no está mal. Presenta bien todos los elementos, la acción y la gran escala están bien hechos. Los personajes no tienen mucho, pero por otro lado, tampoco se podía esperar otra cosa. Tampoco es que los personajes fueran particularmente complejos en los originales.

A: Yo asumo que los diálogos y situaciones en Asgard tienen que ser obligatoriamente pomposos y rimbombantes pero en esa parte yo creo que llega a saturar. Los diálogos pasan de la nada al clímax forzado y hay alguna situación que les daba pereza justificar más así que directamente la fuerzan porque sí. Porque vale que Thor sea muy impetuoso, pero la que monta en diez minutos…

P: Es que si no fuera tan bestia, no se justificaria que su padre le castigara. Además, eso realmente es de los mitos originales. (Aunque claro, en los mitos originales todo el mundo es asi de bestia, y no tienen el codigo caballeresco que tienen Odin y demás asgardianos en los comics y en esta pelicula)

La segunda parte es la de Thor llegando a la Tierra, y tu tolerancia de esa parte dependerá del aguante que tengas de las partes graciosillas de ese tipo de películas. La dirección de la historia es completamente obvia, así que sólo queda el como está hecha. Y se sostiene sobre todo por la química y la gracia de los actores en sus papeles, y por los momentos ocasionales donde el humor de “pez fuera del agua” de Thor en Midgard llega a ser gracioso. (En su defensa, es mucho más sutil y menos exagerado de lo que podría ser)

A: Realmente hay un par de detalles bastante graciosos en el rollo “visitante” de Thor, pero es que realmente esa parte pivota únicamente sobre eso, no es un trasfondo para otras cosas que se estén diciendo sobre el personaje o la trama. Es la parte de “chistes”. Y la química entre ellos, pues funciona con Jane Foster porque Natalie Portman te haría amar a Hitler si lo interpretase (y estaría guapa) pero sus sidekicks se gastan bastante más, especialmente la niñata repelente que da como un reloj de cuco los chistes de rigor.

P: La chica que dices podría haber sido mucho más repelente. A mi me hizo gracia hasta cierto punto, pero probablemente es porque me encanta la actriz (es la de Nick y Nora y la lista de musica). Pero si, por mucho que se suponga que los civiles son los que humanizan toda esta historia de dioses, habría estado mejor dedicarles menos tiempo. O desarrollarlos mejor.

Y la parte final es la resolución de todos los conflictos, de acción o dramáticos. La acción, de nuevo, es estándar sin nada particularmente imaginativo, pero al menos es todo internamente consistente, y queda muy vistoso. La parte dramática… bueno, el romance es totalmente superficial, y sólo queda bonito debido a circunstancias externas, si acaso. Y por supuesto, dada la obsesión de Hollywood con los dramas de padres e hijos, el conflicto principal es de Odin y sus hijos, y es un poco mejor que lo demás, aunque tampoco nada que no puedas predecir desde el principio excepto por un par de detalles. Pero bueno (y ya se que es conformarse con poco) al menos no es aburrida o tonta como muchas otras pelis similares.

A: Pues el drama shakespeariano de padres e hijos es lo único de contenido que Branagh le mete a la peli. El final de la historia de la familia de Odín es la mejor parte del final, porque lo que es el combate y el romance en la tierra es, con diferencia, lo más ridículo de la peli. Es la parte que da ganas de echarse las manos a la cara. Y es una pena que la peli esté tan sazonada de esos momentos de “facepalm” porque la estructura de la historia está muy bien pensada y hubiese funcionado bien con una ejecución un poco más seria.

P: Es decir, que tiene buena dirección, pero mal guión, así en lineas generales. Y es que por mucho que hayan convencido al público de lo contrario, el director no lo es todo ni mucho menos.

Ahora, pasando a las adaptaciones: En general, la versión de Asgard es la de los comics, es decir, una extraña mezcla entre mitología nórdica, ciencia-ficción, y moralidad superheroica (o del Rey Arturo, si lo quieres ver así). Las partes más mágicas de Asgard se dejan de lado, y lo que queda es un reino de fantasía en otra dimensión con algunos cacharros mágicos o pseudo-científicos. O si quieres verlo de otra manera, es mucho más el Thor de Lee-Kirby, que el de Simonson. Espiritualmente, está clavado al de los comics clásicos, y visualmente, da la misma sensación de impresión, aunque modernizada un poco. No se si será la mejor decisión, pero la han hecho lo mejor que se puede, de sobra.

A: Sólo tengo dos pegas: el cofre de los antiguos inviernos que parece un cacharro de Babylon 5 y los gigantes de hielo que tienen una imagen excesivamente obvia de malas bestias con ojos rojos. Por el resto, la verdad es que la imagen a vista de pájaro de Asgard es impresionante, el puente de arco iris es menos ridículo que en los comics y la pinta de los asgardianos está bastante lograda (aunque cuando alguno baja a la Tierra se ve más ridícula). Es verdad que obvian parte de la mitología que le encantaría a Simonson (Hela, el Valahalla…) y que podrían haber hecho más guiños asgardianos (enanos, Balder…) pero nada de lo puesto está mal puesto. Una versión bastante decente de algo que, en principio, se presta como víctima perfecta para hacer una chapuza ridícula.

P: Bueno, los gigantes de hielo siempre han sido malas bestias. Al menos aquí son más humanoides que en los comics. Y el Cofre de los Antiguos Inviernos sigue con la estética de toda la película de presentar todos los artefactos mágicos como cosas que parecen de ciencia-ficción, dentro del tema que mencionan (de pasada) de que magia y ciencia son lo mismo.

Thor es curioso, porque es una mezcla entre el normal y la versión Ultimate. Tiene el traje del normal (la versión actual de Coipel, que la verdad es que queda mejor que a la mayoría de dibujantes) y todo su origen y personalidad, pero tiene la cara del Ultimate, y también la situación básica donde le meten. Por lo demás, es el de siempre: Un tipo bueno con mal genio y cuya solución para todo es golpearlo hasta que se cae, y con traumas paternos. Algo aburrido, pero tampoco daba para mucho más. El tal Hemsworth está clavado como el personaje, en todo lo bueno y lo malo.

A: A mí me recordó bastante más al Ultimate, sobre todo físicamente y por el contexto terrestre, pero es verdad que el traje clásico le queda muy bien, uno de los pocos uniformes de superheroe que no son humillantes si los reproduces fielmente en el mundo de carne y hueso. Por el resto de acuerdo, Hemsworth clavado como un Thor soso, simplón y primario pero, precisamente por ello, fiel al original.

P: Odin tiene su papel de siempre de padre de los hijos pródigos, pero está bien escrito. No se cabrea irracionalmente por nada, y tiene más o menos la sabiduría que tiene que tener, que son los problemas que ha tenido muchas veces en los comics. La relación con los hijos está bastante bien, e incluso queda chulo cuando le toca hacer acción. Además, está interpretado por Anthony Hopkins, que aunque esté enconsertado, le da la gravedad necesaria al personaje.

A: Hace el papel de tipo grande venido a menos en su vejez que lleva haciendo sin cesar estas últimas décadas, pero en este caso encaja muy bien. A Odín le pega mucho la grandilocuencia aunque sea forzada, pero con todo y con eso tiene un par de momentos en los que pega gritos sin más y luego tiene una escena un poco penosa con reminiscencias de Star Wars… no es malo pero Hopkins tendría que haber dado un Odín muchísimo mejor. Se desperdicia en esas escenas facilonas de rigor donde quieren meter una intensidad que no llega.

P: Loki está muy bien, con una complejidad mayor que de costumbre. En vez del manipulador que siempre está tramando algo en su provecho, aquí es manipulador, pero no tienes claro de antemano cuando está siendo egoista y cuando altruista, porque mezcla ambas cosas. Hace que sea más creible que le aguanten los demás asgardianos. A cambio, se ahonda más en los típicos traumas familiares, pero bueno, eso también está de trasfondo en los comics, y al menos así es menos estereotipico. Hiddleston está muy bien como el personaje, visualmente está clavado, realmente parece artero y da la sensación de inteligencia necesaria. La pena es que no hayan conservado el humor que suele tener, seguro que le habría salido muy bien.

A: Al pobre le hacen exagerar demasiado las expresiones, en esa manía de la peli por recalcar lo obvio veinte veces. Pero por el resto el personaje de Loki está genial, tienes razón en que es mucho más explicable que le toleren en Asgard con esta forma de actuar bastante más ambigua. Creo que Loki salva a la peli de ser excesivamente simple y plana, a lo que tienden en resto de elementos. Supongo que Brannagh ha disfrutado con él. Extraño que el pulidor de matices que hizo una labor tan concienzuda con el resto de la peli permitiese la presencia de un villano que no es un malo malísimo.

P: Heimdall causo cierto revuelo porque cogieron a un actor negro, pero estos asgardianos son extradimensionales y no vikingos, así que la raza es lo de menos. (Si quieres poner pegas, fijate en el flasback a los vikingos de verdad, verás que son todos morenos) Fisicamente es distinto que en los comics, pero impresiona. Y el personaje es como en los comics, es decir, poco más que parte del mobiliario

A: ¡¡Stringer Bell!! Hubiese aplaudido la elección de Idris Elba hasta para hacer de Thor, lo tengo en altísima estima desde The Wire. Y a lo mejor por ese condicionante Heimdall es de lo que más me ha gustado de la película. Es impresionante, maneja bien su propio conflicto, tiene de los mejores momentos dramáticos y de los momentos más impactantes en general. Lo de cómo convoca al puente, pues eso, un poco Star Trek también, pero si era intencionado…

P: Sif es la chica de Kyle XY, y está clavada al personaje de los comics, al menos fisicamente. Una pena que no actue igual de bien. O que el personaje no tenga nada de caracterización, realmente. En algún momento se intuye el triángulo amoroso con Thor, pero se queda en nada, debió quedarse en el borrador.

A: Mejor, la fórmula “cualquier chica que salga en la peli tiene que estar enamorada del héroe” hubiese sido demasiado tópica incluso para ésto. Por el resto si, es guapa pero da bastante igual. No tiene ningún momento propio pero tampoco hace el ridículo como los 3 Guerreros.

P: Hablando de los 3 Guerreros, son otros que están por estar. No tienen historia propia, sólo hacen relleno. Y aunque queda clara la personalidad básica de cada uno de los tres (y visualmente están muy conseguidos, aunque Fandrall sea la cuarta parte y Hogun sea japones) no se aprovechan casi, ni siquiera como recurso cómico.

A: En los comics a veces no tienen gracia pero nunca dan vergüenza ajena. Aquí, Volstagg varias veces. Fandral no tiene ninguna personalidad y Hogun me vale que sea asiático pero hubiese tenido gracia pese a ello mantenerle su personalidad de “el torvo” y no convertirlo en un sensei cualquiera.

P: En cuanto al resto de Asgard, falta Balder inexplicablemente, supongo que porque no había hueco. Aparece Frigga, interpretada por Rene Russo nada menos, que hace más que en el 99% de los comics de Thor. Y hay también apariciones y menciones más o menos importantes de varios otros elementos mitológicos.

A: Se menciona el Valhalla en una ocasión, que yo recuerde, pero nada más…

P: Aparece toda la parafernalia de Odin: Gungnir, Slepnir, los dos cuervos…

Natalie Portman hace de la Dra. Jane Foster, en el nombre, al menos. En realidad no tiene nada que ver con el personaje de los comics, y casi mejor así. Al menos esta versión si que parece que pueda tener cosas que le hagan interesante para Thor aparte de ser guapa. Se hace curioso ver a Portman en papeles de adulta, y un poco desastrosa, por cierto.

A: Es un personaje de chica caótica a lo Bridget Jones que está de moda en las comedias románticas pero mezclada con el rollo científico. La verdad, le pega más a Thor tener a este personaje como pareja que a un cliché rancio de enfermera objeto. Y muy bueno mantener el guiño a la encarnación del Thor de los 60.

P: Hay varios guiños: La “aparición” de Donald Blake, una referencia visual a Viaje al Misterio, el tipico cameo de Stan Lee, y también de JMS, precisamente en una escena sacada de sus comics…

Y luego hay algo a medio camino entre el cameo y un papel importante, y es que uno de los Vengadores debuta antes de tiempo en esta película. Es un momento muy chulo para los fans de los comics, aunque no se como se quedaran los que no lo pillen. En cualquier caso, parece que tiene la personalidad del personaje original, y el aspecto y profesión de la Ultimate.

A: Yo fui al cine con gente que no pilló la referencia y no les pareció especialmente extraño. A mí fue el guiño que más me gustó.

P: Lo que si queda un poco como pegote es toda la parte de Shield. Vale que están para tener conflicto en la parte central de la peli, y que así van poniendo ladrillos para el universo compartido, pero queda un poco fuera de lugar, y más importante, nada más empezar ya han caido en el cliché que tardaron años en conseguir en los comics de ser obstructivos y completamente inútiles.

El Agente Coulson de Iron Man también vuelve, y es lo único salvable, aunque sigo sin entender porque no le han dado un nombre basado en personajes similares de los comics como Jasper Sitwell.

A: No había otras muchas formas de introducir a SHIELD en una historia de Thor, en todo caso usando el mismo papel que tienen en la versión Ultimate. Del agente me encanta cuando Thor le llama “hijo de Coulson”, je.

P: Y finalmente, como en toda esta línea de peliculas, hay un epílogo tras los interminables créditos que hará las delicias de los fans, porque sirve de prólogo a la vez de Capitán America y de Vengadores, poniendo los dientes largos.

A: El cimiento estaba bien hecho. La forma de adaptar el comic a una historia de peli era inteligente, los personajes y los conflictos estaban en su sitio, visualmente estaba todo bastante logrado (nos hemos olvidado del Destructor, pero consigue hacer muy respetable un diseño que tampoco parecía traspasable al 3D) y luego falla como una escopeta de feria a la hora de ejecutarlo, porque cae en todos los topicazos hollywoodienses, lo cual no tiene porque ser malo si no caes en TODOS y en todos ellos de la forma más ridícula posible: el sacrificio épico con la musiquilla épica y a cámara lenta, el beso, el desplome en escena… todo con una teatralidad propia de guiñoles y muy anticlimático. Hay demasiados momentos de vergüenza ajena y agachando la cabeza no se ve bien una peli que, por el resto tenía ingredientes para haber salido bien.

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Batman Nº45: Buena historia de piratas, enlazando muy bien con historias del pasado y la trama general de la serie, complicada pero muy buena cuando atas cabos. Muy buen dibujo de Paquette. Recomendado (8)

Boys Nº7: Historia mucho más entrañable y emotiva de lo que podías esperar de la serie. La primera mitad es comedia bastante buena, la segunda mitad cambia el juego de buena manera. Buen dibujo. Muy Recomendado (9)

Freakangels Nº2: Como el tomo anterior, es anticlimático y con muy poco conflicto. Los personajes están bien desarrollados y presentados, pero no hay historia realmente en todo el tomo. Recomendado (7)

Irredeemable Nº2: Se explica mejor porque el Plutoniano se hartó de todo, y el conflicto no es del todo una repetición del tomo anterior, pero tampoco va mucho más allá. Recomendado (7)

Y eso es todo, que ya es bastante, espero que se aprecie aunque llegue tarde. La semana que viene empieza Mayo con muchos comics mensuales: Debuta una nueva versión de Shield distinta a todas las anteriores, terminan las series de Lobezno y Hulk con epílogos y rellenos respectivamente, empiezan las Cinco Luces en Patrulla-X, termina la historia del Camaleón en Ultimate Spiderman y por fin, para bien y para mal, se explica todo el rollo del divorcio místico y la identidad secreta en Spiderman. Además, empieza el fin en Superman, con la llegada de la Guerra de los Superhombres. No falteis, en principio nosotros no faltaremos. Saludos atronadores.