Criticas Reconstructivas: Semana del 2 al 8 de Mayo

12 mayo, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estás críticas. Esta semana, empezamos mayo, y como siempre, con los comics mensuales, de Panini (hay un par de Planeta, pero los dejamos para la próxima semana). Sólo que esta vez, al menos en la tienda de aquí, sólo han venido algunos. No ha venido el relanzamiento de Thor, ni las dos Patrullas-X que el mes pasado salieron la segunda semana, pero tampoco series que hacía tiempo que se habían pasado a la primera, como Capitán America o Guerreros Secretos. Y además, también se han dejado Bendisores. No la habrán cancelado sin avisar, ¿verdad? No caerá esa breva. Supongo que a nadie más le importa la distribución de series más que a mi, pero ey, de alguna manera tengo que rellenar este párrafo. De todas maneras, hay cosas de sobra esta semana, así que pasamos a ellas:

Asombroso Spiderman Nº55

Peter: Y llegó el día esperado y/o temido. Lo que han hecho bien en Panini es publicar, por una vez, un tomo que es una historia entera sin extras. Así que, quien quiera evitar esta historia, puede hacerlo sin consecuencias (y al revés también, supongo, asumiendo que alguien quiera tener sólo esto) Estamos hablando, claro está, de que éste es el número donde por fin se nos explica, dos años y medio después, que pasó entre Un Dia Más, y el Nuevo Día, Es decir, las circunstancias del divorcio/anulación del matrimonio de Spiderman, y de paso, el misterio de la identidad que volvió a ser secreta. Daba la impresión de que ninguno de los guionistas regulares quería encargarse de semejante caliz envenenado, y por eso lo han estado dejando pasar durante tanto tiempo, y ninguno de ellos hace este número. O alternativamente, Quesada estaba ansioso por contarlo él, y por eso han esperado a que tarde los años que tarda en hacer cualquier comic. Sea como sea, es una espada de doble filo. Por un lado, si, era algo que había que contar tarde o temprano, porque es una parte importante de la historia del personaje que han estado esquivando mucho tiempo. Por otro lado, Slott y compañía se han esforzado mucho en dejar atrás el espectro de las malas ideas que dieron lugar a esta etapa, y lograr ser juzgados por sus propios méritos, así que volver atrás a una polémica que sólo les ha perjudicado no les conviene. Podrían haber publicado esto como miniserie aparte, supongo, pero entonces caeríamos en la trampa habitual de las editoriales de hacer spin-offs gratuitos que el editor de Spiderman ha tratado de evitar desde que empezó la etapa. Total, que es una situación sin solución ganadora.

Mucho se ha dicho sobre la decisión de anular el matrimonio de Peter Parker, pero lo importante es que, en el fondo, Quesada tenía razón. El matrimonio ha sido una lacra que ha tenido el personaje durante dos décadas. Es decir, piensa en esos 20 años, y piensa cuantas historias buenas ha habido de Spiderman. Las puedes contar con los dedos de las manos. Más aún, ¿cuantas de ellas se podrían haber contado con un Spiderman soltero? La gran mayoría, si no todos. Y ahora piensa cuantas malas historias ha habido, y recuerda que estamos hablando de una época en la que ha habido 3-4 comics de Spiderman al mes. Por supuesto, el factor más importante es que por lo general los guionistas y editores han sido malos. Pero es mucha casualidad que justo la calidad bajase cuando se casó, y que haya mejorado cuando ha dejado de estar casado. Y es que, cualquiera que tenga la más remota idea del personaje, se dará cuenta del problema. Buena parte de la gracia de Spiderman es ver como no para de tener problemas personales, emocionales y románticos. Si lo tienes casado permanentemente, buena parte del drama de su vida personal se acaba. Es evidente. Por supuesto, un matrimonio viene con su propio juego de dramas. El problema es que esos ya se gastaron hace años, y desde entonces no han hecho más que repetirse. Y hay está el problema: No es que casar a Spiderman fuera mala idea necesariamente, lo que lo es es la cabezonería de que sea algo irrompible y permanente, a diferencia de, no se, todo otro acontecimiento en el mundo de los comics. Si sabes que van a estar juntos por siempre jamás, pierde el poco drama que puede quedarle. (Y ya puestos, casarle con una supermodelo fue aún más estúpìdo, porque le quita la otra fuente de drama personal, el del dinero. Aparte de que se cargó completamente a Mary Jane, que pasó de ser una mujer independiente a la mujer genérica del héroe) Lo más irónico de todo esto son todos los cabezones que han pillado la rabieta tonta por la separación y que argumentan que en Marvel están en contra del cambio. No, perdona nene, los que estais en contra del cambio sois vosotros. Spiderman lleva casado 20 años, eso es la mitad de su puñetera historia. Ya iba siendo hora de cambiar y dejar paso a historias nuevas. Además, de paso, la gente podría dejarse de tonterías sobre Peter Parker creciendo con los lectores. No crece con vosotros, crece a la cuarta parte de velocidad que vosotros. Cuando esteis viejos y seniles, seguirá siendo joven. Ahora mismo tiene veintitantos, que es una edad perfectamente razonable para estar soltero.

Al: Bueno, estoy medianamente de acuerdo. La fórmula del matrimonio (o, al menos del matrimonio con Mary Jane) estaba agotada y daba ya muy poco margen para las subtramas originales. Pero también voy a ser un poco cabezón con rabieta: no me vale el argumento de que buena parte de la gracia de Spiderman era su encadenamiento de problemas sentimentales o de dinero y que el matrimonio con MJ los anulase. Vale, eso puede ser buena parte de la gracia del Spiderman… de los 60 y 70. Si la vida de un personaje evoluciona como la de una persona, cosas que son leit motiv y constantes absolutas en una etapa vital desaparecen o dan un giro absoluto en otro. No significa que no se puedan hacer buenas historias con Spiderman cambiando aquel esquema clásico. No significa que Peter Parker no avance y sus historias no puedan dejar de centrarse en no tener trabajo o en no tener novia y que su esencia sea ser un perdedor fracasado. Igual que el del matrimonio, ese esquema también puede agotarse (y ya lo ha hecho en buena medida) y tampoco me lo trago como esencia invariable del personaje de la que no hay que salirse. Hay Spiderman sin eso igual que lo habrá sin matrimonio y sin Mary Jane.

P: No, la esencia no es que sea un perdedor fracasado, pero tiene que poder serlo un poco. Tiene que poder perder, y que el lector se lo crea. Si tiene una estabilidad romántica y económica, no hay drama, y Spiderman está muerto en esencia. Y era muy dificil hacer eso estando casado obligatoriamente, sin que quede más irresponsable y perdedor de la cuenta.

A: Pero ese argumento llevado al límite significaría que ningún personaje de ficción puede estar casado.

P: Spiderman no es Superman, al que le pega tener una vida estable de casado, con una novia inevitable. Tiene que tener la duda, aunque le vaya bien durante un tiempo, o a la larga. No todos los personajes de ficcion son Spiderman. Algunos ya fueron creados casados o al menos emparejados: Los Richards, los Dibny, etc… Y otros han encajado bien en una pareja estable porque les pega ser el americano medio, como pueda ser Superman o Flash. Pero a otros como Spiderman o Batman, no les pega. (Hablando de Flash, lo que he dicho arriba de la ironía/hipocresía de los fans, va tanto o más para los fans de Wally West como Flash. Pero más de eso en un par de semanas)

El problema grave de todo esto ha sido el cómo salir de la situación. En un mundo ideal, simplemente se separarían porque Mary Jane no puede pasarse la vida esperando a ver si su marido se muere dando brincos por ahí en vez de sentar la cabeza, que es algo que la mayoría de guionistas han tenido que ignorar, porque acababa no teniendo mucho sentido. Pero como no vivimos en un mundo ideal, tenemos esa misma conclusión, pero mediante un camino de lo más enrevesado y estúpido para llegar allí. Aparentemente, tener un Spiderman divorciado envejecería demasiado a Spiderman (¿más que casado?) y no enviaría un buen mensaje al público. (Pero aparentemente, casarse a los 22 años y no estar nunca en casa porque estás jugandote la vida si. Americanos…) Matar a Mary Jane sería aún peor, y nos dejaría sin un buen personaje, además. Así que la idea brillante que se le ocurrió a Joe Quesada fue deshacer retroactivamente el matrimonio. No es la primera vez que se sugiere algo asi. Waid, Morrison y otros sugirieron una amnesia global para deshacer el matrimonio de Superman hace unos años, por ejemplo. Algo así habría sido una solución viable. Pero estamos hablando de Joe “Gordo Cabron” Quesada, el mismo genio que pensaba que obligar a no tener mutantes nuevos era buena idea. Así que en vez de una tragedia que les obliga a olvidar, se meten en un complicado cambio de la historia (porque esos siempre acaban bien, y si no que se lo pregunten a DC), y encima, elegido a voluntad por los protagonistas. Que no sería tan malo, sino fuera porque se hace mediante hacer un pacto con Mefisto. Recapitulemos: No pueden divorciar a Spiderman, porque Spiderman divorciado es moralmente inaceptable. Pero Spiderman que hace pactos con Satanás es aceptable y chachi. De verdad que me gustaría saber que procesos mentales llevan a semejantes conclusiones.

A: Bueno, no leí y esa historia y toco de oído, pero ¿y qué gana Mefisto metiéndose en el matrimonio de lo que viene a ser un humano normal y corriente sin ninguna vinculación con lo sobrenatural? ¿también estaría dispuesto a divorciar retroactivamente a la vecina del sexto del edificio de tía May?

P: Es que asi hace desaparecer un amor puro y bendito que mejoraba el mundo. Porque aparentemente, sólo los matrimonios se quieren de verdad. Y si no estás casado, aunque todo lo demás sea igual, la relación no cuenta y es fácil de separar. Así, como suena.

A: Y sólo si el matrimonio protagoniza un comic, porque no tenemos constancia de que Mefisto deshaga matrimonios anónimos que se lo solicitan simplemente por el placer de hacer el mal. No, no, Mefisto es un demonio comprometido con el espectáculo y sólo deshace matrimonios de personajes protagonistas.

P: Claro, igual que el Dia M, que sólo dejaba sin poderes a los que no eran famosos.

El caso es que tanta tontería no puede llevar a nada bueno. Y más cuando la idea era que el trato con Mefisto cambiara retroactivamente miles de cosas del pasado de Spiderman. Incluso pensaron en resucitar a Gwen Stacy. Pero al final prevalecieron las cabezas más frias, y no se hizo nada de eso. Se tiró hacia adelante varios meses, y todos los cambios (identidad secreta otra vez, Harry vivo, separación, incluso cambio de casa) han resultado cosas que pasaron a posteriori tras el pacto satánico, no como consecuencia. Así que se podía vivir sin volver a mencionarlo jamás, y tratar de hacer como si esa tontería no les hubiera hecho un daño considerable a lo que es un buen relanzamiento por lo demás (daño que habría sido más leve, sin duda, si la separación no hubiese sido tan tonta) Excepto que Quesada no puede dejar las cosas estar, ¿verdad? Así que aqui viene a escribir Un Momento en el Tiempo, saga de 4 números donde explica por fin que pasó después de un Dia Más y el pacto demoníaco de marras. En su defensa, esa tontería no se menciona, y vemos simplemente el cambio retroactivo que hizo, y lo que pasó después en el presente.

A: Si, ayuda mucho la ausencia de Mefisto para que la historia no dé tanto asco. Y hay que decir que, para estar basada en la sarta de premisas horrendas en las que se cimienta (no sólo el pacto demoníaco sino también el desenmascaramiento público, los Illuminati y un montón de mierda), al final no queda una historia especialmente mala sino que sale del paso con bastante decencia.

P: Bueno, dados los antecedentes que tiene, y las historias malas con las que se compara, con que sea una historia con lógica interna y una conclusión ya sería maravillosa en comparación. El problema es que es una historia bastante inutil. Intenta 4 cosas: Explicar el cambio de continuidad en la boda. Explicar el cambio de continuidad de Tia May. Explicar el retorno de la identidad secreta. Y explicar la ruptura de Peter y Mary Jane. Los dos últimos, que son las dos cosas relevantes al presente, no tienen nada que ver con las anteriores, y bien podrían haberse contado hace meses como parte de las historias regulares. (De hecho, la separación más o menos se contó cuando volvió Mary Jane) Y las otras dos podríamos haberlas ignorado, sólo molestaría a los muy maníaticos y casi viviríamos mejor los demás. De hecho, ojalá alguno de los guionistas regulares hubiese escrito esas partes, porque habrían sido mejores seguro. La parte de la separación es una larguisima escena de esas que se supone que son sentimentales y dramáticas, pero en realidad sólo lo parecen y en el fondo son ñoñas. Porque en vez de personas actuando según sus sentimientos y personalidades, son marionetas justificando sus decisiones mediante clichés vagos. No queda emocional, queda falso y ñoño.

A: Bueno, podría haber sido mejor pero a fin de cuentas esa escena es sólo el marco para contar las otras tres y para ponerle a todo un punto y final. La razón que se aduce al final para que no sigan juntos es razonable pero no se explica de ningún modo que se haya llegado a esa conclusión ahora y no en cualquier otro momento.

P: Exigencia del guión, obviamente. Igual que lo de la identidad secreta. Al final, resulta que la explicación es… la más obvia y que todo el mundo había pensado en un principio, porque es la que ya había pasado exactamente con otros personajes. Que tendría sentido, si no fuera porque contradice caracterizaciones de los implicados en tiempos recientes. Obviamente, esto era absolutamente necesario (un Spiderman sin identidad secreta, viviendo en una mansión de lujo y aislado de todos sus amigos si que no es Spiderman, mucho más que si está casado, soltero, divorciado o gay), pero no se a que venía tanto misterio cuando al final la explicación era un Deus Ex Machina usando a los mismos elementos de siempre.

A: Es que tampoco había otra forma de hacerlo. Lo que nunca tenía que haber pasado era la revelación de identidad, precisamente porque era un callejón sin salida. Esto queda forzado y absurdo, porque a los colaboradores necesarios no les pega acceder a esto por razones tan poco cósmicas y tan prosaicas. Pero es que tampoco había ninguna otra salida.

P: Siguiendo con los acontecimientos recientes, está la parte donde se explica que pasó en la historia cambiada tras la revelación de la identidad, es decir, porque Tia May no murió. Y la explicación… ¿has leido What If alguna vez? Pues exactamente eso. Te dice que pasó lo contrario, y se cuenta rápidamente, sin emoción, y de manera totalmente evidente.

A: De hecho, toda la diferencia es “un poco de amor”. No es que el diferente contexto (que tampoco es tan diferente, realmente) desencandene una serie de consecuencias lógicas que acaban desembocando en una conclusión distinta. No, al parecer es que si Peter no está casado con MJ tiene un poco más de amor que darle a su anciana tía.

P: Y luego está la parte que más interesará y que más ocupa, pese a que realmente, es la más irrelevante. Y es la de la boda. Quesada decide contar la explicación de manera muy curiosa: Vuelve a contar la boda, pero con los detalles cambiados. Y cuando digo que vuelve a contarla, lo digo en serio. Usa el dibujo y diálogos del anual donde se produjo la boda originalmente. ¿Muestra de respeto? ¿Tocada de narices “profanando” lo que se están cargando? ¿Pereza para rellenar páginas con una historia ya hecha? Quien sabe. El caso es que demuestra que ese comic no estaba demasiado bien escrito, para empezar. Era un tostón.

A: Por otro lado la historia de cómo al final no se produce la boda si que encaja perfectamente en esa esencia de Spiderman que comentabas como tipo desastroso y perdedor. A Spiderman le pega cagarla de esa forma, siendo un pardillo a la hora de afrontar decisiones importantes y rematándolo con una casualidad patética.

P: Si, la gracia es hacer una secuencia de esas de ” a falta de un clavo, se perdió el reino”. Y vamos viendo como una nimiedad desencadena en algo gordo. Es una idea graciosa, y queda patético en el buen sentido. Se tarda demasiado en llegar a la conclusión, como todo en este comic, pero el problema aquí no es tanto la longitud, como que el desarrollo para llegar a la conclusión a partir de la

premisa no se hace interesante en absoluto. No es divertido ni emocionante ni dice nada de los personajes. Simplemente es, para llegar a una conclusión. Una conclusión, que al final, ¿que más da que se llame matrimonio o no? La idea es que todo es absolutamente igual, hasta el punto de que mencionan que se fueron de viaje de novios y todo.

A: Jejeje, si, al final es todo para evitar ese tabú absurdo sobre el divorcio. Pero bueno, tampoco era cuestión de que empezasen a cambiar un montón de cosas y luego tener un cristo de continuidad por culpa de la Crisis en las Telarañas Infinitas.

P: No lo digas ni en broma.

En cuanto al dibujo, la parte del pasado lejano que no es reedición, la hace Paolo Rivera, en un estilo más normal, menos pintado y más retro de lo que suele hacer. Y la verdad, es muy bueno, en un estilo similar al de otros dibujantes actuales de esta serie como Martín o Pulido. No pega del todo con el de Ryan en el original, pero da igual, así se notan las diferencias.

A: Consigue un buen equilibrio entre nostalgia y ambientación. En general, es un detalle absurdo pero me gusta que no se intenten modernizar los flashbacks. Me gusta lo delirante que es que Peter se recuerde… hace diez años yendo en traje azul a la universidad y a bares de beatniks.

P: Algún dia alguien tratará de dar una explicación seria a a todo eso, y hará que todos lloremos, ya verás. La parte del presente la hace también Joe Quesada, y… bueno, recordemos que es un dibujante criado en los 90. Así que todo está a oscuras, sin fondos, y con personajes hechos de alguna especie de pasta blanda que hace que sean inconsistentes de una página a otra, pero muy exagerados, eso si. Asi que, ¿es peor dibujando, escribiendo o editando?

A: En este caso concreto, editando, más que nada porque su edición pretérita ha desembocado en su guión y si dibujo presentes. Y porque el resultado final, que es el Spiderman de este mes, no es tan malo como estúpido fue lo que ocurrió hace un año. Y porque este comic tiene el extraño mérito de ser un colofón no especialmente ridículo de la idea editorial más ridícula de Marvel de los últimos años.

P: Una manera no del todo estúpida de explicar algo estúpido e innecesario. Puedes saltartelo a menos que seas un maniatico del completismo. Y lo bueno es que ya podemos mirar hacia adelante sin volver a mencionar esto jamás. No Recomendado (4)

Hulk Nº32

Último número de la serie, pero no continua las aventuras de las Masas verdes o rojas. Eso será en el relanzamiento del mes que viene, o en un tomo dentro de unos meses, respectivamente. En vez de eso, toca uno de los especiales de What If que Marvel lleva sacando a razón de media docena todos los inviernos desde mediados de los 00, y que Panini va publicando anárquicamente cuando necesitan meter relleno en alguna serie. Este es de la penúltima tanda, la de 2009, donde todos los especiales tenían dos historias, y estaban hechos mayoritariamente por novatos. Generalmente, todos seguían una moda que empezó en la serie de los 80-90, que es dedicar las historias alternativas a finales alternativos de las grandes sagas o crossovers de turno. En este caso, retrocedemos 3 años para tener dos finales alternativos a la Guerra Mundial de Hulk. Y son muy What If, con todo lo que eso implica.

El problema más grave es que los guionistas están pasando completamente de la idea central de World War Hulk. La idea es que Hulk estaba completamente justificado en querer vengarse de los Iluminati, aunque lo llevara demasiado lejos, y sólo es derrotado por una traición interna. Era un tipo distinto de gran saga donde los buenos y los malos no estaban tan claros, y hacer una versión alternativa sonaba muy interesante, porque te quedabas con las ganas de ver que habría hecho Hulk si hubiese ganado. No habría sido lo mismo que si gana un villano de verdad. Podría haber sido una gran historia de Hulk, viendo que pasa cuando consigue todo lo que quiere (en la Tierra, no en otro planeta como en Planeta Hulk), a ver si la caga o no. Pero en vez de eso, los guionistas de este comic han decidido no hacer nada remotamente interesante, y aplicar la misma fórmula de todos los What Ifs donde hay una gran amenaza, para bostezo de los lectores.

La primera historia está escrita por el exeditor Mike Raicht, que apenas ha escrito un par de comics antes. (Y tampoco es que fuera muy buen editor, estaba cuando Austen en la Patrulla-X) No se le ocurre otra cosa que en vez de contar un final alternativo a WWH, cuenta un final distinto de Invasión Secreta, con la excusa de que las defensas de los superhéroes terrestres estaban débiles por culpa de que Hulk ganara su guerra. El resultado es una historia exactamente igual que todas las que ha habido a patadas en What Ifs antiguos, hechas con plantilla. Como pueden hacer lo que les da la gana, todos mueren como borregos. Y al final tenemos un puñado de personajes sueltos de Marvel como resistencia contra los malos, que mueren como carne de cañón hasta que el protagonista salva el día. Sólo que encima, aquí esto se hace mediante un deus ex machina que no viene a cuento y no tiene que ver con nada de la historia. Es de los peores que han hecho, y mira que en la serie de los 90 había historias malas similares.

La segunda es más corta, no llega al tamaño de un comic normal, y está escrita por Michael Gallagher. No es lo primero que hace Gallagher para Marvel, a lo mejor lo recordais porque escribía los comics de Alf o la segunda mitad de la serie de los Guardianes de la Galaxia de los 90, donde ambas cosas eran mejores de lo que podias esperar, sin ser tampoco maravillas. Desde entonces ha estado escribiendo comics de Sonic, lo creas o no. Y… bueno, el hecho de que no haya escrito más cosas tras estos What Ifs, como otros rescatados de los 90 similares (Dan Slott, por ejemplo), te puede dar una idea de que no han salido muy bien. La premisa es lo que habría pasado si Thor se hubiera metido en la Guerra de Hulk, cosa que no pasó por casualidad, porque el relanzamiento de Thor empezó justo antes de WWH. Si JMS no se hubiera negado, seguro que lo habrían enlazado de alguna manera. El resultado esta vez no es una catástrofe donde mueren todos, menos mal, pero tampoco es nada imaginativo. Tenemos una enorme pelea entre Hulk y Thor, de esas que hemos visto un montón, y termina de la manera más obvia posible. Es predecible, y se queda muy corto a la altura de decirnos algo de los personajes y de las implicaciones de la historia. No es tan mala como la historia principal, al menos.

Gallagher también ofrece unas páginas de humor al final, como en todos los What Ifs de esa tanda, y como hacían también en la serie de finales de los 80 (que en Forum se saltaban los muy sosos). Mucho me temo que no son muy graciosas. No se porque teniendo a un humorista gráfico que es capaz de hacer comedia/parodia de los personajes Marvel como es Chris Giarusso (el de Mini-Marvels, que en Panini no nos han traido aquí… ¿para que tener humor ingenioso sobre los personajes cuando se pueden tener tópicos ridículos sobre los lectores?), pasan de él y ponen a gente sin gracia.

En cuanto al dibujo, ¿recuerdas a mediados de los 90, después de Marvels, cuando decidieron coger a cualquiera que pintara, aunque no lo hiciese bien, para imitarle en miniseries similares? Pues lo mismo hacen aquí, para terminar con el revival de los 90 que es este comic. Son bastante malos, me temo, imaginate mezclar a Ross con Olivetti, pero en chapucero. Por supuesto, ambos dibujantes son italianos. Aparentemente, los crian en un laboratorio en los sotanos de Panini.

No sólo es un número de relleno, es relleno particularmente malo y olvidable, y además noventero. Evitar a toda costa (2)

Lobezno Nº65

Otra serie que termina esta semana, para ser relanzada el mes que viene. En este caso, con Origenes terminada el mes pasado, y Arma-X terminando este mes, tiene cierto sentido relanzar la serie española para coincidir con el nuevo Lobezno Nº1 americano. (Falta la anterior serie llamada Lobezno a secas, que ahora es Lobezno Oscuro y protagonizada por Daken, pero esa también terminará en breve cuando publiquen un último tomo, aunque será relanzada como Daken a secas. ¿No os parece que en Marvel se están volviendo cada vez más y más enrevesados con los títulos y numeraciones?)

Esto lleva el último número de Lobezno: Arma-X, aunque realmente no termina nada. El Lobezno de Jason Aaron continuará el mes que viene, ahora como Lobezno a secas. Al fin y al cabo, estaba siendo la serie principal, aunque llevara el subtítulo, que sólo perjudicaba. Pero en vez de un final, es un epílogo, no de esta serie, sino de Advenimiento. A Aaron siempre le toca atar en su serie cabos sueltos de estos crossovers que se le han pasado a los demás. Con Complejo de Mesías fue cazar a Mística (lástima que pasaran de eso) y aquí es ver las consecuencias de la muerte de Rondador Nocturno. Logan era de sus mejores amigos, y es a quien más ha afectado la muerte (aparentemente, Ororo, Peter y Kitty pasan, porque los guionistas están ocupados no caracterizandola o centrandoles únicamente en su relación, respectivamente), así que es una buena idea. Al menos, le sacará partido a una muerte innecesaria y gratuita.

Lo obvio habría sido tener a Logan amargado en un bar recordando a su amigo. Pero eso está muy visto, y además, Aaron ya hizo algo similar el año pasado. En vez de eso, Logan está amargado, si, y recuerda a Kurt (Pero afortunadamente, no cae en el recurso barato del episodio recopilación televisivo donde los flashbacks son a historias que ya hemos visto. Es a escenas nuevas, que transcurren a lo largo de los años), pero de una manera más original. La idea es que se lee el testamento de Kurt, y allí le pide a Logan un último favor. La historia es Logan acordandose de su viejo amigo mientras cumple con esa misión. Así que de manera simple pero efectiva, se cumple muy bien la parte de recordar a Rondador Nocturno emotivamente.

Pero Aaron va más allá con la historia, y enlaza con uno de sus temas recurrentes con el personaje de Lobezno (de hecho, ya se mencionaba en su primer trabajo profesional, que fue una historia de complemento en la serie de Lobezno en 2001), que es el tema de la fe. Completamente apropiado, claro, ya que era una de las diferencias entre ambos personajes: Uno era un beato, el otro un ateo. Así que la historia, además de nostalgia triste, resulta que va sobre la fe, y el viaje se convierte en una especie de viaje espiritual para Logan. Es un poco cliché, pero es apropiado para Rondador Nocturno, sobre todo el final, que recuerda que era más complejo de lo que parece. Funciona muy bien como historia suelta, y es la mejor historia de este tipo desde los Primer/Segundo/Tercer Tributo que hizo Peter David hace años. La única pega es la dirección que parece querer tomar Aaron con el personaje, que parece implicar que hacer tener fe a alguien que no cree consiste en convencerle, como si no se le hubiera ocurrido antes, y no se trata de eso. Pero de momento, sin poder juzgar la dirección futura, la historia es buena.

El dibujo es de Ron Garney, que se despide de la serie. Y esta ha sido la serie donde se ha recuperado del bajón de calidad que tuvo cuando estuvo en DC hace unos años. Lo hace bien con los protagonistas, también con los momentos dramáticos, y sabe hacer graciosa visualmente la misión de Lobezno sin que quede irreal. A ver si le dan algo bueno tras esto.

Como no todo puede ser bueno, el número está complementado por uno de esos especiales aleatorios que sacan continuamente sobre Lobezno. (A decir verdad, ahora están disminuyendo, como parte de la nueva política de Marvel de no publicar tanta bazofia gratuita) Este está escrito por Frank Tieri, que ya nos amenizó varios años la vida con una de esas etapas típicas de Lobezno (es decir, horrendas), y en teoría va de Lobezno vs Wendigo. En la practica, es una de esas historias que estaban de moda cuando Tieri se fue de Lobezno, es decir, en plena etapa Jemas. Es decir, una de esas que va de personajes civiles que no tienen nada que ver, no son interesantes ni volverán a verse jamás, que parece que transcurre en el mundo real, y que sólo aparece el protagonista hasta el final, después de que no pase nada durante muchas páginas. Es un ejemplo de lo bien que estamos sin ese tipo de historias, aunque a decir verdad, este no es precisamente uno de los mejores ejemplos de ellas. La premisa es tonta, los protagonistas irritantes, y la solución es obvia. Ni siquiera el dibujo de Gulacy es bueno a estas alturas.

Un buen final para lo mejor que se está haciendo con Lobezno en muchos años, y para el personaje de Rondador, que promete para el próximo relanzamiento. Una pena que en Panini lo hayan juntado con un lastre. Recomendado (8)

Patrulla-X Nº65

Después del intermedio del mes pasado, continuamos con las consecuencias de Advenimiento, con la primera parte de las Cinco Luces. El título de la saga sonaba enigmático, pero cuando se reveló lo que significaba en la última página de Advenimiento, fue un gran momento. No sólo cambiaba completamente el juego, que se dice, era la conclusión emocional de los últimos tres años, donde todas las agonías que ha sufrido la Patrulla-X desde que empezó la historia de Hope resulta que si que han servido para algo y han recompensado su fe. Era un final perfecto, y ahora le toca a Fraction, que para algo es el guionista central, ver que pasa después.

La idea de la saga parece bastante evidente: En cada número se va a uno de los puntos donde han aparecido las luces en Cerebro, y reclutar al nuevo mutante correspondiente. A partir de ahí, es usar la imaginación con estos nuevos mutantes, y las situaciones en las que van a estar metidos cuando los encuentren. Que es algo, el poder presentar personajes nuevos, que no se puede sobrevalorar como es de importante para el futuro de la franquicia. Tras el Dia M, no sólo se había aniquilado toda posibilidad de usar a los mutantes como metáfora de cualquier cosa (especialmente la de “los mutantes como adolescentes, porque sufren cambios raros en la pubertad y tienen ideas nuevas para el futuro no comprendidas por los adultos”, que era el centro de la serie originalmente, pero aparentemente Quesada y compañía eran incapaces de verlo), al no poder haber personajes nuevos (descontando ideas rebuscadas que no han tenido éxito como las que metieron en Jovenes X-Men), las series se habían convertido en un círculo de usar siempre a los mismos personajes en una espiral de reciclaje que sólo llevaba a la extinción, literalmente. Ahora, por fin hay posibilidades de contar historias nuevas con personajes nuevos, que uno pensaría que una compañía que sirve de granja para propiedades intelectuales, consideraría como una prioridad.

Además, la saga también sirve para algo muy inteligente. Las series nuevas, sobre todo con personajes nuevos, lo tienen cuesta arriba para sobrevivir en el mercado actual, y Jovenes X-Men precisamente me remito, entre otras muchas. Las únicas soluciones que suelen funcionar son, o poner autores famosos, o enlazarlas con algún evento “importante”. Así que para aprovechar eso, esta saga es esencialmente un piloto de incógnito para la futura serie de Generación Hope, que estará protagonizada por Hope y las Cinco Luces, y estará escrita por Kieron Gillen, que además también es el futuro guionista de Patrulla-X, y esta saga es no oficialmente su debut, ya que muchas ideas son suyas, sobre todo las correspondientes a los nuevos personajes. Es un gran golpe por parte de Marvel, usando un crossover y una de las series de más éxito para lanzar una serie que dificilmente iba a vender si no, y de paso, lanzar la carrera de Gillen, que lo merece, y habría costado más si la hubieran lanzado independientemente.

Todo esto se nota en este número, ya que está mucho más centrado en los personajes nuevos que en los antiguos. Los antiguos tienen su participación, y hay un par de subargumentos que avanzan con ellos, como el de Kitty, pero sobre todo, es la historia de Hope y de la primera de las nuevas mutantes (que no Nuevos Mutantes, confusamente). Lo de Hope tiene dos misiones: Una es aclarar dudas sobre su parentesco, y la otra es permitirle actuar en una historia que no vaya de estar perseguida o considerada como una mesías. Lo del parentesco limita las posibilidades sobre su origen, pero aún deja abierta las puertas a que sea algo exótico (en vez de simplemente la hija de dos personas normales que ha resultado ser la reencarnación del Fenix o algo asi, aleatoriamente, como suele pasar con los mesias). Y lo otro, al menos empieza a darle dimensiones extra al personaje y sacarla del modo habitual de tenerla en plan de guerra o impactada por todo, que es necesario si va a ser un personaje importantisimo en muchas series. Pero aún hay que trabajarlo más. En cuanto al nuevo personaje, por ser la primera, es el ejemplo más normal. Los poderes son bastante normales, y la situación es la típica de no saber que demonios está pasando, pero que no tenga buena pinta. Es la vieja fórmula, pero hacía mucho que no se hacía, así que es lógico que se empiece por ahí, queda fresco, sobre todo porque Fraction añade una complicación extra a esta nueva generación. Es dificil de saber como será de interesante el personaje, y eso es una pega si esta saga va de vendernoslos, pero eso será un problema más adelante, y se puede tener fe (ja, ja) a estas alturas y confiar en que tienen ideas para más adelante. Eso si, no se quien la habrá diseñado, pero manda narices que le hayan dado un diseño prácticamente igual al de otra mutante joven actual. En serio, ¿nadie se ha dado cuenta de que les han salido dos personajes prácticamente iguales sin ninguna conexión?

El mayor problema del número es el dibujo, donde después de debutar durante Advenimiento, seguimos teniendo a Whilce Portaccio. No es tan malo como hace unos años, pero sigue siendo bastante malo, con una anatomía atroz, y un mal concepto de cómo narrar las cosas. Al menos ya no lo llena todo de rayas y confusión. Pero manda narices que una de las series más importantes de Marvel tenga 3 dibujantes, y dos sean tan malos.

Aunque el comic de por si es simplemente algo más que competente, la dirección promete mucho, y eso es probablemente lo importante. Recomendado (7)

Shield Nº1

P: Esto es el comienzo de una serie insólita, por muchos motivos. El primero es que se publique en España en este formato. Ahora mismo, Panini sólo publica en formato comic series de personajes y autores muy conocidos que vayan a tener unas ventas decentes seguras. Pero esta serie no tiene un título precisamente famoso, y ni un sólo protagonista conocido. ¿Están asumiendo que Hickman es capaz de venderla únicamente por su nombre? Ojalá fuera así, pero no creo que esté en ese punto, aunque sea bueno. O precisamente por ser bueno. Lo otro es que es una serie “de autor”, o lo más cercano que se puede tener dentro del Universo Marvel. Es decir, los personajes son de Marvel (o de dominio público, como veremos), pero está pensada con un principio, desarrollo y final, por un sólo guionista que la ha creado él solito, y donde podrá hacer lo que quiera con total libertad. Es algo muy raro en Marvel (o DC), pero bueno sin duda.

Y como la última vez que hicieron algo así en Marvel, con Milligan en Fuerza-X, se ha cogido un título ya conocido, pero el interior tiene poco o nada que ver con ese nombre pre-existente. No, este comic no va de agencias de la ley, contraespionaje, ni sale Nick Furia. Para eso ya está la otra serie de Hickman, Guerreros Secretos (con la que sin duda acabará conectando… de hecho, Hickman está montandose todo un mini-universo propio interconectado entre sus series. Fijate que Nathaniel Richards aparece en este número, y también en el 4F de este mes, donde además, mencionan un acontecimiento futuro de esta serie). No, esta serie no tiene nada que ver con la SHIELD ya conocida. Como mucho, con un predecesor histórico con el que comparte el nombre. En vez de eso, es una serie experimental que trata de combinar historia real con elementos del Universo Marvel, con la filosofía particular de Hickman para montarse un entramado de lo más curioso. Es dificil saber como va a ser la serie sólo leyendo este número. No es que sea de esos modernos donde no pasa nada. Hay un montón de escenas donde se presentan montones de elementos y situaciones. Lo que no está claro es como van a desarrollarse o conectarse entre si.

A: Si, realmente llegas al final enormemente desconcertado pero, y ése es el mérito de Hickman, con muchas ganas de ver más. Tiene elementos que no me gustan mucho (una sociedad secreta que está detrás de todo….. ¿OTRA?) pero tiene cosas verdaderamente fascinantes y que alguien tenía que contar. No era posible que antes de los Invasores no hubiese habido más elementos superpoderosos, alienígenas o cósmicos interactuando con la Tierra, ni que no hubiesen afectado a elementos de la historia. Introducir ésto no es excesivo y conspiranoico sino bastante lógico y normal. No es como decir que Hitler fue un skrull pero sí que es factible en el universo marvel que en muchos acontecimientos históricos que han llegado con lagunas a nuestro conocimiento actual hubiesen intervenido estos elementos.

P: Más que los responsables de todo, son los responsables de que todo haya ido normalmente. No parecen implicar que estén controlando el mundo en plan Illuminati, más bien han hecho la labor de mantener a raya lo superhumano como hacen los superhéroes ahora, pero en secreto. Algo así como una versión Marvel histórica de Planetary o de los Hombres de Negro. Este número nos cuenta el origen de la organización, y algunos ejemplos de aventuras suyas a lo largo de la historia. No se sabe si están simplemente para dar color o si se desarrollaran más adelante, pero quedan chulos y fascinantes, mezclando bien historia y elementos Marvel, a veces sutilmente. (Aunque tiene mucho riesgo de retcons peligrosos, como uno que parece que hacen aquí a Galactus)

A: Sí, esa es la escena más impresionante pero también la que más problemas de continuidad plantea.

P: En esa parte se usan varios personajes históricos del mundo real. Eso siempre es peligroso, pero de momento, queda bastante bien. Al fin y al cabo, Leonardo Da Vinci es lo más cercano que hemos tenido en la vida real a un Reed Richards. Queda bien que en el Universo Marvel, donde son posibles cosas más fantásticas, fuera aún más asombroso.

A: Con toda lógica, Leonardo da Vinci tenía que haber sido el primer supergenio científico, que si no llegó a las cotas de Reed, Stark o Pym es porque nació demasiado pronto. Hasta ahí, tener a Leonardo da Vinci como héroe del renacimiento, me parece una idea brillante.

P: La segunda parte del número transcurre ya en el siglo XX, y nos presenta los que probablemente serán los protagonistas de la serie, y el conflicto principal, o uno de ellos. Eso se hace mediante el típico novato que se ve metido en este mundo y lo va descubriendo a la vez que nosotros, Lo que pasa es que aquí nos quedamos bastante a oscuras sobre casi todo lo que pasa al final del número.

A: Tampoco es que sea exactamente a la vez, porque sólo hay un par de escenas con él y pasan tres años de una a la otra, no está funcionando exactamente como alter ego del lector…

P: En parte, porque Hickman se habría podido explicar un poco mejor. Se presenta a mucha gente, pero no sabemos mucho a que vienen aún, Presumiblemente lo sabremos en un número o dos, pero de momento queda algo confuso. De hecho, aparecen dos interesantes personajes Marvel que no se terminan de identificar bien. Y el otro defecto es que no llegamos a saber nada sobre ninguno de los personajes como seres humanos, como quienes son o que personalidad tienen. Algunos son heroicos, otros son enigmáticos o confusos, pero no podemos llegar a empatizar con ninguno de momento. Eso si, la falta de humanidad se compensa con la mentalidad general de la serie, que continua el humanismo científico que Hickman ya ha mostrado en 4 Fantásticos. Que el hombre puede y debe usar la ciencia para salvar al mundo y mandar a la mierda profecías del fin del mundo y chorradas así. Es la idea central de los superhéroes, pero bien aplicada y enfocada de manera algo distinta.

Todo esto (el humanismo, la mezcla de cultura general y popular, las muchas ideas por número, la presentación algo confusa que tendrá sentido luego, la interconexión entre serie) hace que este comic recuerde aún más al estilo de Morrison, y lo digo como cumplido. Lo único es que a Hickman le falta depurarlo un poco, y darnos algo más de personaje e historia a la que agarrarse.

A: Si, Morrison estructura mucho mejor. Un primer número de Morrison funciona como la maquinaria de un reloj, con todo perfectamente estudiado. Esto ha sido un poco más a lo loco. Pero en nivel de ideas geniales concentradas, yuxtapuestas y a punto de explotar sí se parecen.

P: En cuanto al dibujo, es de Dustin Weaver, que anteriormente había dibujado Star Wars en Dark Horse, y cosas sueltas en la línea mutante (como la mini prólogo a Guerra de Reyes). Ha mejorado muchísimo, con unos diseños muy, muy chulos, sobre todo para la tecnología, y un estilo claro y eficaz, similar al de Jimmy Cheung.

A: Es muy trabajador, nada vago. Hace unas dobles páginas espectaculares, curradísimas. En la que aparece Galactus es super impresionante y otras muchas grandes escenas tienen el toque perfecto de grandilocuencia gracias a cómo las dibuja Weaver.

P: Para terminar, la edición española lleva el Corte del Director (nombre estúpido para un comic, pero ya sabemos que ahora las editoriales de comics las lleva gente que querría hacer cine), que incluye sobre todo bocetos y diseños para los distintos personajes con comentarios. Es curioso, pero no como para cobrarte extra obligatoriamente. Oh, y como en todos los nº1 de Hickman, hay un par de páginas informativas donde demuestra su pasión por el diseño gráfico, que son tan impactantes por lo bien montadas que están, como por lo difíciles que son de entender.

Un número prometedor, con muchas ideas buenas y potencial. No está del todo bien expresado ese potencial, y probablemente las ideas fascinan más que llegan a ser una buena historia, pero eso puede que se arregle con el tiempo. De momento, siendo optimistas, Muy Recomendado (9)

Ultimate Spiderman Nº7

Número anterior a un aniversario que se han sacado de la manga en Marvel, donde termina la historia que nos presenta a la versión Ultimate del Camaleón. Resulta extraño que hayan tardado casi 10 años en presentar a uno de los primeros enemigos de Spidey, pero ey, estaban ocupados usando a Kingpin como malo cada dos historias.

En principio, esta parece ser una de esas historias donde se hacen pasar a Spiderman y arruinan su reputación. Que son tan típicas que ya se habían hecho en Ultimate y todo. En vez de eso, el Camaleón va más allá, y suplanta realmente a Peter Parker, en sus dos identidades. (Curiosamente, esto se hizo hace muy poco con el Spiderman normal, pero allí no se daba cuenta de la identidad secreta, así que no queda redundante) El resultado es muy divertido, viendo como alguien despiadado se aprovecha de la situación de Peter, que obviamente, si no tuviera sus escrúpulos, podría dar para mucho más de lo que da. La reacción del Camaleón a su extraña vida es graciosa. Pero como reacciona su familia y amigos cuando se dan cuenta de la situación, eso es terrorífico, y también da para cambiar situaciones que no habrían cambiado sin ese catalizador.

La idea para este Camaleón es diferente al original, pero funciona bastante bien, pudiendose hacer algunas de las mismas historias. Aunque el origen se deja vago, la idea es muy similar a lo que hicieron con el Parásito en Superman hace unos años, que la verdad es que acabó siendo un personaje parecido. Una buena “ultimización”, vaya.

Y luego está la parte de lo que está haciendo Peter mientras tanto. Es una situación en la que ha estado también el de verdad al menos un par de veces, pero la diferencia en edad y guionista hace que vaya de manera distinta. Muy buena interacción y diálogos, de los que hace Bendis cuando quiere y sabe (es decir, cuando no está en Vengadores ni nada que se le parezca), con un par de sorpresas en la solución del dilema.

El dibujo sigue siendo de David Lafuente, y aquí demuestra que no está funcionando como tiene que funcionar. Los personajes a veces son demasiado exagerados para ser tomados en serio, y la acción a veces queda ridícula. Hay una escena donde alguien se supone que es herido mortalmente, y parece de chiste. No es que sea mal dibujante, pero aquí no está quedando bien, debería comedir su estilo caricaturesco, para empezar.

El mes que viene se retoma la numeración original y empieza una nueva dirección. Pero de momento, esto nos ha demostrado que la serie está bien como está, con Bendis sabiendo hacer bien aún lo de siempre, aunque haya pasado 10 años con lo mismo. Muy Recomendado (9)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Cuatro Fantásticos Nº40: Número doble con una historia completa que da pistas ominosas del futuro, rescata a un personaje importante de los 80-90 de manera apropiada para la etapa (aunque mete retcons bastante complicados) y se divierte jugando con elementos del pasado. El dibujo va mejorando, y la etapa va formando cada vez mejor forma, aunque sigue siendo preparación. Recomendado (8)

Iron Man Nº4: Sigue siendo lento, aunque las aventuras de Tony Stark tienen cierta gracia. Eso si, Larroca tiene que dejar de dibujar a los personajes de manera que sean irreconocibles. Neutral (6)

Ultimate Misterio Nº2: Se revela el malo de la serie, y es impactante, pero de momento parece algo forzado y gratuito, a la espera de una explicación que lo justifique (o no). Las tramas van encajando bien de manera emocionante, eso si, y tiene buen dibujo. Recomendado (8)

Vengadores Nº4: Un número casi entero de hacer tiempo hasta el par de páginas finales, con muchas páginas de batalla vacía que ni siquiera se hacen impresionantes por culpa de la poca imaginación de Romita Jr, personajes que son poco más que maniquís, y unos villanos apenas explicados. No Recomendado (4)

Vengadores: Guerras Asgardianas Nº2: Por otro lado, esto está siendo mejor, ya que al menos los tres protagonistas tienen caracterización particular y apropiada, y una historia para cada uno, que sin ser particularmente originales, se mueven bien. Y el dibujo es bonito. Recomendado (7)

Vengadores Secretos Nº2: Termina la primera saga, y ha sido bastante escasa presentando a los personajes (Las Aventuras de Steve Rogers y sus comparsas, se podria llamar) o haciendo algo interesante con la amenaza y la premisa. Neutral (6)

X-Men Legado Nº65: El cliffhanger del mes pasado resulta ser una distracción, pero el resto del número es desarrollo sólido de los personajes, aunque la historia es típica. Recomendado (7)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, empieza nueva etapa para Thor, empieza la Guerra de los Superhombres en Superman, y en el Dia Más Brillante tenemos la gran explicación de todo. Y ya veremos si vienen tomos de Planeta, y en ese caso, cuantos y cuales. Nunca se sabe. Sea como sea, nos veremos en una semana, más o menos. Saludos satánicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: