Criticas Reconstructivas: Semana del 16 al 22 de Mayo

26 mayo, 2011

Hola a todos. Después de la calma viene la tempestad, y eso es lo que tenemos esta semana. Esta semana ha venido, básicamente, todo. Los comics mensuales que quedaban de Panini, los tomos de Panini, y los de Planeta. Que no son pocos. En el caso de Panini, es porque sacan unos diez todos los meses, pero en el caso de Planeta, sacan todo lo que no han sacado en todo lo que llevamos de año. Así que el mes cargado ha resultado ser este, y no el del Salón del Comic, por alguna razón. Como no se puede con todo, nos dejamos los tomos de Marvel para la semana que viene. Aún así, son muchas cosas, así que alguna que se lo merecía se va a quedar para el podcast y pasarse muy rápido. (Por cierto, en Planeta no parecen aclararse sobre si sus tomos llevan numeración o subtitulo. Algunos llevan una cosa, otros la otra, otros las dos. Está bien ver como aprenden lo malo de Panini)

Lo que me deja claro todo esta situación es que hay algo que va horriblemente mal en como se plantean las editoriales españolas esto de publicar comics. La idea original de todo esto es que tu ibas a tu tienda, y todas las semanas podías tener uno o varios comics nuevos (ya según tus gustos y riquezas) con los que pasar el rato la semana. Si alguna semana no venía nada que te interesara, siempre podías probar algo nuevo. Actualmente, eso se ha ido a la mierda bastante. Puede que vayas a la tienda una semana y no haya absolutamente nada nuevo. Y que vayas a la siguiente que haya tanto que no puedas permitirtelo todo, o tengas que volverte loco para elegir (y eso en el caso optimista de que encuentres todo, y puedas dejarte cosas para la semana siguiente y no vayan a desaparecer). No parece un buen modelo que se pueda sostenter indefinidamente, precisamente. Pero ellos sabrán lo que hacen.

Oh, y una puntualización. Planeta no sacó comic gratis en el Dia apropiado, pero si que se las han apañado para que el Mundo regale el principio de Green Lantern Origenes, lo cual es una iniciativa maravillosa, y una gran elección como comic a regalar. Ha quedado Panini como la que pasa de todo. Es el problema de ser los que mandan, y haberlo sido durante años.

Esta semana tenemos:

 

Booster Gold Nº3

Comienza nueva etapa para la serie que, milagrosamente, aún no ha sido cancelada, ni aquí ni en EEUU, pese a que todas las demás a su alrededor han mordido el polvo. Con Jurgens fuera de la serie, al menos de momento (volverá dentro de un año), la serie pasa a un equipo creativo muy identificado también con el personaje, Keith Giffen y JM DeMatteis. Así que esta serie ha sido escrita por el que hizo renacer al personaje, luego por su creador, y ahora por los que lo hundieron en la miseria. La idea es más intuitiva de lo que parece, de todas maneras. Para aprovechar el tirón del Día Más Brillante, el próximo año de la serie va a estar conectado con Liga de la Justicia: Generación Perdida, que para algo está protagonizada por Booster. Pero como esa serie, como veremos, no es nostálgica, usa a los viejos personajes de la LJI, pero en plan moderno, esta es la serie para los que si que quieran nostalgia de aquellos días, y que mejor para eso que sus guionistas originales.

La clave está en conseguir un equilibrio entre imitar y ensalzar los viejos tiempos, y ser consistente con el presente ofreciendo algo más que nostalgia. Y al menos, a diferencia de los anteriores intentos de estos dos (cosas como Anteriormente Conocidos como Liga de la Justicia, donde pasaban completamente de toda caracterización e historia pasada o presente de los personajes… igual que cuando estaban en la serie original), aquí si que logran integrar a los personajes tal y como son ahora en su estilo de comedia. El Booster Gold que escriben es un Booster maduro, que aunque no es perfecto, se esfuerza en ser mejor héroe y tratar de tomarse las cosas en serio. Lo cual es un problema porque nadie más le toma en serio. Lo cual no sólo nos da un personaje más complejo que el chiste que solían tener antes, también da para más posibilidades de comedia, que es algo que les ha costado décadas, pero que por fin han aprendido. El primer par de números del tomo, por tanto, son relativamente serios, con Booster tratando de usar los recursos que tiene en esta serie para detener a Maxwell Lord, sin éxito. Por supuesto, está el humor en los diálogos habitual de Giffen-DeMatteis, empezando con la típica misión de viaje en el tiempo de esta serie, pero hecha a su manera, para poner en situación. Pero no lo exageran demasiado, y mezclado con una trama más seria, funciona bien.

Pero claro, eso tiene un problema, y es que la dirección no puede durar. La historia de la antigua Liga contra Max ya se está contando en Generación Perdida, y ya dura bastante. No necesita contar más en esta serie, no quedaría bien hacer una cara B redundante, pero tampoco puede pasar a después. Así que la solución es contar un desvio en el que se ha metido Booster antes de meterse de pleno en la otra serie. Y la idea es que si les han contratado para tener nostalgia de la LJI, vamos a tener nostalgia. Así que el resto del tomo es Booster visitando los tiempos de la vieja Liga, y metiendose en una aventura a la antigua usanza. Pero de antes de que la serie se volviera demasiado tonta, de cuando las aventuras aún tenían una forma creible y los personajes se podían tomar un poco en serio, aunque los villanos y situaciones sean algo absurdos. Lo bueno es que se toma a los héroes en serio la mayor parte del tiempo: Si, hacen el tonto a veces, pero eso es porque son amigos y se sienten cómodos. Pueden actuar en serio si hace falta, y dejan claro que no son idiotas ni inútiles. (La pena es que no aprovechen más el poder usar a Mr Milagro y a Barda vivos… pero claro, siempre los escribieron aún más planos que a los demás) Por lo demás, es el mismo estilo de historias de la LJI, graciosillas, a veces más chorras que graciosas, con diálogo que puede ser gracioso, pero también irritante por lo repetitivo. Pero se nota que han mejorado desde entonces en el equilibrio. Y si quieres nostalgia, se visitan varios elementos de la DC de finales de los 80 y principios de los 90, incluido un favorito de Giffen, Invasión. (Aunque, si la historia de Daxam post-Crisis Infinita ha cambiado, y los daxamitas nunca han salido de su planeta, ¿Cómo demonios derrotaron a la Alianza Alienígena? Ah, los problemas de cambiar la historia a cachos)

Si hay un problema en la manera de escribir de Giffen que te das cuenta con el tiempo, y que da bastante asco, es la misoginia rampante. Un par de veces puede ser casualidad, pero cuando miras el tomo entero (o la etapa entera antigua), y te das cuenta de que todas las mujeres adultas que salen tienen un rasgo común en todas sus aportaciones, y es que son unas histéricas que sólo saben interactuar con los protagonistas mediante violencia física o verbal, te das cuenta de que los guionistas o no saben, o no quieren escribir mujeres como seres humanos de verdad. Si, sus hombres suelen ser también estereotipos, pero suelen ser estereotipos distintos. Las mujeres son todos el mismo por ser mujeres, da igual quienes sean. Es todo parte de la odiosa mentalidad de machitos inmaduros, de “esto es un club sólo para chicos, las chicas abstenerse a menos que sea para enseñar carne”, que permea a menudo el mundo del comic, y es una pena que aún todavía se extienda a comics que podrían ser buenos como este. Pero es lo que pasa cuando sigues contratando a guionistas que se criaron en tiempos más primitivos.

El dibujo del tomo viene de dos dibujantes que no sólo han colaborado ya en la serie, ambos dibujaron a Booster en 52 (que lejano queda aquello ya, ¿verdad?). Uno es Batista, que como siempre, es muy bueno, y su gran expresividad recuerda mucho a Maguire, que es lo mejor que podía pasar. El otro es Oliffe, que tampoco lo hace mal.

Le gustará a los fans de la LJI, incluso a los que piensen que la serie se gastó muy pronto. A los fans de esta serie hasta ahora, sin embargo, puede no gustarles, aunque al menos se han esforzado por encontrar un término medio. Recomendado (7)

 

 

 

Fábulas: Rosa Roja

En Planeta se están dando prisa con esta serie. La serie lleva únicamente 5 números más en America, y el tomo correspondiente americano salió el mes pasado. Es más, a diferencia de toda la serie hasta ahora, esto no es una traducción del tomo original, es que Planeta ha recopilado los números correspondientes por su cuenta. Así que no tiene los posibles extras o textos que pueda tener el tomo original, ni la portada. Y todo por querer tener una prisa que no es, en absoluto, necesaria. (Y ya puestos, el traductor la vuelve a cagar. Hay un punto donde se hace un juego de palabras con la palabra duelo. Así que se menciona el significado de combate, y otro… sólo que el incompetente del traductor deja la traducción intacta, con el otro significado que tiene en inglés, pero que no lo tiene en español. Es especialmente tonto, porque se podría haber usado el otro significado que tiene duelo, en español, el de luto, pero eso habría implicado pararse un momento a pensar, saber lo que estas haciendo, y mirar un diccionario. Y no podemos tener eso en Planeta, aparentemente. Así que ahora es cuando reto al traductor a un duelo de traductores. El que gane, se queda con el puesto. Si alguien sabe quien es, que se lo comente)

La mayor parte de este tomo tiene una saga que se titula como él, que está dedicada a la protagonista en cuestión. Nos cuenta su origen, y como sale por fin de la depresión en la que está desde que murió el Chico de Azul. La parte del origen es un buen ejemplo de retcons e ingeniería de historias, cogiendo los varios cuentos y versiones de Blancanieves y empalmandolos para dar una historia coherente de por si, y con lo que hemos visto después en Fábulas. Lo cual tiene mérito, teniendo en cuenta que el cuento de Blancanieves y Rosarroja no tiene nada que ver con el clásico de Blancanieves y los 7 Enanitos, que no menciona una hermana para nada. La pena es que no encaje absolutamente del todo: La versión de cómo Rosa va a vivir con Blanca y el Príncipe no encaja del todo con como se presentó en la novela gráfica. Pero da una buena explicación no sólo de cómo encaja todo, también de porque Rosa es como ha sido hasta ahora, y su enemistad con su hermana. Tiene, sin embargo, los problemas habituales que tiene esta serie cuando cuenta historias basadas en los cuentos originales, que nunca son tan buenas como las que transcurren después, porque la gracia de la serie es verles interactuar en situaciones nuevas. Volver a contar los cuentos, aunque sea con añadidos y partes más modernas, siempre es más simplón, con cosas que pasan aleatoriamente, y personaje excesivamente exagerados como para ser creibles. Es decir, como en los cuentos.

La otra parte de la saga es ver como se arregla el caos político que hay en la Granja. Eso, como siempre, tiene más de los brillantes politiqueos de Willingham en la serie, con muy buena interacción, diálogos y salidas ingeniosas que son obvias en retrospectiva. Tiene muchos grandes momentos, sobre todo cuando Rosa termina su viaje personal y prepara su nueva posición en la serie. (Eso si, deja un misterio en el aire sin dar ni una sola pista al respecto, lo cual es más cruel que de costumbre) Y luego está el nº99, que va enteramente de contarnos como está la situación con el Sr. Oscuro, y darle intriga al inevitable encuentro en el nº100. Dedicarle un número entero a eso funciona muy bien, haciendo que quede terriblemente ominoso (sobre todo en una secuencia muy buena al final, donde queda apropiado que todo esto sea un número de aniversario, porque hay muchas referencias a historias anteriores, de una manera muy original) pero a su vez, que ambos bandos parezcan muy igualados.

Y entonces llega el nº100, que en la tradición de esta serie de tomarse las cosas especiales como realmente especiales, y de tratar de añadir el mayor número de detalles y juegos para los lectores, es uno de los mejores números de aniversario que se han hecho en mucho tiempo. 100 números, 100 páginas de contenido. La edición original era como uno de los antiguos especiales prestigio. La historia principal, que ocupa como dos comics normales por lo menos, es el gran enfrentamiento contra el Señor Oscuro, y es una auténtica pasada. Tiene toda la sensación de gran combate que la derrota del Adversario en el nº75 no llegó a tener, montones de pequeños detalles previamente introducidos explotando, y es una auténtica montaña rusa de emociones. Hacia el final hay un giro brutal, que sólo podía verse venir porque Willingham jugó limpio, y dejó un par de pistolas sin disparar. El resultado es que las cosas se quedan en la situación más nueva y problemática que han tenido los protagonistas desde el principio, abriendo paso a muchas nuevas historias interesantes, pero sin que el número deje de leerse como un final, en vez de quedarse abierto como el último par de tomos. El número también incluye un buen final para un personaje, uno triste para otro, una llegada muy presagiada, y un personaje terciario se convierte en importantísimo (de manera similar a como pasó con Apestoso, perdón, Brock Corazón Azul) de una manera sorprendente pero muy apropiada. La charla que le da Nieves al personaje es brillante, por cierto, y pienso usarla en la vida real cualquier día de estos con alguien similar que conozco. Es una historia redonda.

Pero no acaba ahí la cosa, hay un montón de extras. Hay dos historias cortas “normales”. Una es sobre los tres ratones ciegos, y es el mismo chiste repetitivo de siempre que aparecen. La otra es sobre Pulgarcita, y presenta un par de personajes, pero no llega a hacer nada con ellos. Si tiene algún propósito más que presentar cosas para futuras historias, se me escapa. Y luego vienen las cosas más originales. Hay una historia de prosa, que además de la novedad del formato (aunque no es la primera vez… hay una novela de prosa de Fábulas que es parte de la serie, y que Planeta debería publicar proximamente, aunque no se si les veo por la labor) tiene la gracia de que los autores se intercambian los papeles: está escrita por Buckingham, con ilustraciones de Willingham. No está mal, se hace un poco lenta, pero resulta ser más importante de lo que parece al final. Luego, vuelven las Preguntas Candentes, y como la otra vez, son chorraditas, algunas menos graciosas que otras, con buen dibujo. La gracia esta vez es que las preguntas las han hecho lectores famosos de Fábulas, incluyendo la futura Maria Hill de Vengadores, una de las voces de Futurama, y el villano más creible de True Blood. Y para terminar, hay planos de varios sitios de la serie, un juego de tablero, e incluso un recortable de los personajes principales, para que si eres mañoso te hagas un teatro de figuritas. ¿Cuántos otros comics te dan eso además de una gran historia?

Dichas figuras, al igual que la historia principal y la saga central, las hacen todas Mark Buckingham, que es un extraño caso de un dibujante que se ha vuelto más rápido con el tiempo, sin perder calidad. Sólo decir que es maravilloso en un montón de registros, pero vamos, como siempre. Incluso intenta un estilo nuevo con las tintas en el nº100, que queda aún más impresionante. El dibujo de Iñaki Miranda en el nº99 también es bueno, con un par de páginas muy impactantes, y los demás dibujantes que ayudan en el 100 también tienen un nivel de calidad muy superior al de la media de DC o Marvel. Demonios, las Preguntas Candentes tienen colaboraciones de gente que se prodiga tan poco  como Hugues o Johnson, además de Williams III.

La saga de Rosa Roja es buena, siguiendo lo habitual de la serie, pero el nº100 saca el tomo de escala. Así se hace. Muy Recomendado (10)

Flash: La Infame Muerte de los Villanos

Peter: Esto es el comienzo de la nueva serie regular de Flash protagonizada por Barry Allen, con una historia bastante ajetreada. Le costó salir debido a los retrasos de la miniserie anterior, Renacimiento, algunos números se han retrasado bastante por problemas de dibujante y guionista, y al final se ha terminado en el nº12 para ser relanzada tras el crossover que surgirá de la serie, Flashpoint. Así que esto es la mitad de la serie. Más de la mitad, de hecho, porque lleva los 8 primeros números. Porque no distribuirlos 6 y 6, o 7 y 5 que es como tendría sentido argumentalmente, y se ha hecho en EEUU, nadie lo sabe.

Estos retrasos han causado un problema a la hora de organizar la serie. La idea de Johns es seguir una estructura similar a la de Linterna Verde: Primero Renacimiento, luego un año planteando la premisa básica y los principales personajes, antes de lanzarse a lo grande con situaciones más cósmicas, más personajes, y un crossover al final del segundo año. El problema es que, con tanto retraso, sólo va a haber este tomo de plantear las bases (y aún así, ya empiezan las pistas sobre Flashpoint), y se va a pasar enseguida a volver a los temás más cósmicos de Renacimiento, en vez de situaciones más normales, como las que tenía preparadas originalmente Johns que se vislumbraron en Renacimiento (cosas con Grodd, Kadabra y tal). Claro, que si lo que te gusta más es toda la parte de los muchos velocistas, la Fuerza de la Velocidad y los viajes en el tiempo, eso no será un problema. Al fin y al cabo, la serie de LV mejoró cuando pasó a dedicarse a Sinestro y los Cuerpos de colores en vez de la vida de Hal en la Tierra. Pero la Fuerza de Velocidad no ha funcionado tan bien como el espectro emocional.

Sea como sea, este tomo va de dar un ejemplo de historia típica del nuevo-viejo Flash, aunque se vayan vislumbrando otras cosas. Para empezar, como en Linterna Verde, hay un Secret Files, que resume bastante bien lo necesario sobre el personaje y su situación. El problema es que no dice nada más, y si leiste Renacimiento, es todo redundante, y hace parecer a Barry demasiado agonías.

Al: Esa parte es lo peor del tomo, ese momento de “estamos todos contigo, amigo” es un poco penosa. Pero bueno, no pondré pegas porque es un suspiro y luego empieza lo bueno.

P: Después viene ya la primera saga, de 6 números, como es la tradición moderna. Tradición contra la que antes Johns se revelaba, pero ahora es un ejecutivo vendido, o algo. Como ya hemos dicho, va de presentar la nueva premisa de la serie, y es una idea tan brillante que es raro que no se le haya ocurrido a nadie antes. La idea es que Barry Allen ha vuelto, obviamente. Eso resulta que es una buena idea. Si, deshacer muertes legendarias es malo, blablabla. Pero lleva pasando siempre, seguirá pasando siempre, y eso no hace que el comic original de la muerte sea retroactivamente peor. Además, Supergirl resucitó hace años, y no he visto a niñatos crecidos quejandose por eso. Además, es una extensión lógica de todo lo que llevaba pasando con la franquicia de Flash hace años. Por mucho éxito relativo que tuviera Wally como Flash (y estamos hablando de un personaje que en 20 años ha tenido 4 personalidades radicalmente distintas y 5 status quo distintos, lo cual no es señal de ser un buen personaje bien definido, precisamente), al final estaba definido como “el sucesor de Barry”, y la mitad de sus historias por lo menos iban de tenerle escapando de la sombra de Barry y siendo su propia persona. Una y otra vez. Se hacía repetitivo, y una vez dejaron eso atrás un poco, no sabían bien que hacer con él. Así que tiene cierto sentido saltarse el intermediario y contar historias de Barry. Total, no paró nunca de salir en la serie. Por supuesto, esto siendo el mundo del comic, hay gente con muy poco sentido de la perspectiva y/o madurez que se queja de eso como si fuera una afrenta personal. Lo gracioso es la ironía en los comentarios típicos: “Estan echando todo hacia atrás”. Excepto que los que son incapaces de ver más allá de su nostalgia son los que se quejan de Barry. Al fin y al cabo, Wally lleva siendo Flash 25 años,  que es casi lo que muchos fans llevan vivos. No está mal cambiar de vez en cuando, aunque sea para ver que tal. A lo mejor Barry no es aburrido de por si, sino porque murió antes de que le escribieran guionistas modernos. Pero hay gente que es incapaz de ver eso, y se sienten amenazados si su personaje no es el único o el mejor y principal. (Es similar a lo que pasó con Hal y Kyle, pero allí era más exagerado el cambio, y las quejas duraron menos porque en DC lo llevaron mejor). Es decir, Wally sigue siendo un Flash, porque Johns no es un idiota, y no va a cargarselo como hacen muchos otros en su lugar (recordemos que lo escribió muy bien durante años). Porque no sea el Flash principal un tiempo, o incluso no aparezca mucho un año o dos, no va a pasar nada, Barry estuvo muerto 25 años, y nadie hizo boycott a Flash por eso, o al menos no había tanto idiota suelto haciendose oir. (Claro, que en DC ya podrían haber publicado las historias de complemento de Wally que iba a llevar esta serie originalmente, que quitaron después de haber prometido, pero bueno.)

A: Puedo compartir más o menos esa reflexión pero no se aplica para nada a este tomo, que es una historia buena que hubiese funcionado exactamente igual sustituyendo a Barry por Wally. No era necesario Barry para casi nada.

P: Ahi está la cosa. Ambos tienen los mismos poderes. Tienen personalidades diferentes, ambas con sus pros y contras y dependiendo mucho del guionista. Pero las historias que se pueden contar con ellos son diferentes. Wally tenía lo de ser un legado, y poco más, hasta que recientemente le dieron hijos, pero eso desgraciadamente no funcionó por algún motivo para el público. Barry, aparte de la cosa de la resurreccion (que durará poco, esperemos), tiene algo único y muy aprovechable: Y es que es un policía forense. Que es, para el que sepa algo de fuera del mundo del comic, algo que ahora mismo está de moda. Hay como una docena de series de TV que van sobre eso. Lo absurdo es que DC no haya querido aprovechar ese filón hasta ahora. Antiguamente, los comics aprovechaban el zeitgeist cultural de otros medios, pero ahora cada vez más se centran únicamente en otros comics. Dejando eso al margen, me resulta rarisimo que no hayan propuesto hace años una serie de TV en plan Smallville sobre Barry Allen. Sería facilisima de vender: CSI: Keystone. Como CSI, pero en un mundo con superciencia. Se vende solo. Y eso es un poco de lo que va esta serie, porque sólo se puede hacer con Barry y no con Wally, y porque es buena idea ahora mismo tenerle en danza. Y esta saga es un ejemplo de eso, que resulta intrigante de por si: Barry tiene que investigar el asesinato de un villano, donde las cosas no son lo que parecen. Que además, gracias a un giro al final del nº1, enlaza con el otro tema de la serie, el tiempo.

A: En cuanto al resto, e independientemente de la disyuntiva Barry/Wally, la historia está super bien estructurada. Los misterios se resuelven con lógica, las dudas que te pueden crear las va resolviendo la propia historia muy adecuadamente… y los villanos están por partida doble. Y con el Capitán Boomerang. Dios, es que esta historia hubiese funcionado hasta con Jesse Quick.

P:  La parte superheroica de la saga funciona muy bien. Tiene un buen misterio que se resuelve justamente (se podría haber preparado mejor la solución, pero al menos no es predecible), presenta un grupo de personajes chulos, tiene muy buen uso de habilidades, y tiene a la Galería de Villanos, que siempre hace que las historias de Flash brillen. La parte de investigación forense, afortunadamente no se mete en detalles, sino simplemente en como afecta a temas y caracterización. Tiene una idea muy buena, que es darle una personalidad a Central City, como la ciudad de las prisas, con Barry como el último reducto y salvador de hacer las cosas con calma y bien, con la ironía que conlleva. El problema es que esa parte es muy, muy obvia. Sabes todo lo que va a pasar, y no está hecho precisamente con sutileza, que es un problema cada vez más frecuente en los comics de Johns. Igualmente, todos los secundarios de Barry en la comisaria son tópicos o cifras, lo cual es un problema. (Presumiblemente, pasara como en LV y acabaremos dejandolos atrás)

A: Eh, eran peores los secundarios de Ojo de Halcón y Pájaro Burlón y los defendías a capa y espada. Lo que está claro es que estos no tienen ninguna perspectiva de futuro (ni siquiera Iris, casi). Pero vamos, es que los verdaderos secundarios (o hasta protas) de Flash son la galería de villanos ¿qué más quieres?

P: Y luego está la parte de Barry como persona, que por desgracia sigue en la linea de Renacimiento. Como solucionan que haya estado desaparecido años es ingenioso, aunque lo toman como si llevara más tiempo (dada la cronologia DC, no puede ser más de 6 años, así que no debería impresionarle la cultura de internet y los moviles) Pero aunque Renacimiento solucionó tenerle quejandose por haber resucitado, sigue estando demasiado presente el retcon de Johns de que es huerfano y eso le atormenta. Vale que probablemente se acabará solucionando (la serie va de viajes en el tiempo, al fin y al cabo), pero no es algo que el personaje necesite. Funcionaba sin ser otro héroe traumatico atormentado. Especialmente si todo eso se hace de manera tan pesada y repetitiva como aquí, que parece que todo sobre él tiene que ir directamente o indirectamente sobre que es huérfano. La relación con Iris está bien, este es un personaje que si funciona bien casado, pero hay poco en ella aparte de ser la mujer de Barry que le apoya. (Por cierto, ¿Es que todas las mujeres de DC casadas con superhéroes tienen que ser periodistas?)

A: Eso es que los superhéroes son los nuevos futbolistas. La verdad es que vemos más bien poco de vida privada de Barry en este tomo. Sin embargo sí vemos mucho uso de su relación con la línea temporal e incluso de la relación que su profesión puede tener que ver con ésto. La verdad es que no he leido lo suficiente de Flash estos años como para juzgarlo pero ¿con Wally no se le daba tanta relevancia a ésto, verdad?

P: Wally era todo lo contrario. No tenía profesión, era sólo ser superhéroe y tener novia/esposa. Era un handicap que tenía que tuvo que arreglar Johns. Claro, que si no vemos que Barry tenga vida privada es porque por lo visto, no tiene vida privada.

Hay otro problema en la saga, y es apropiado para Flash: Se lee muy rápido. En tomo se disimula más, pero hay números con muy poco contenido, todo páginas dobles de la ciudad y escenas de demostrar velocidad. Hay giros, pero no para 6 números, para 4 a lo sumo 5.

A: Si, pero es un estiramiento al estilo Flash. Es dinámico y no repetitivo. Ves que se ha contado en más espacio de lo razonable pero tampoco es que nunca paren de pasar cosas o de haber escenas interesantes. No sale nunca la sensación de “joder, no está pasando nada”. En todo caso, cuando terminas cada capítulo sale la sensación de “Vale, pensándolo friamente, no ha pasado casi nada”.

P: Exacto.

Los otros dos números recuperan una tradición del Flash de Johns que siempre sale bien, que son los Perfiles de Villano. El primero es del resucitado Capitán Boomerang, que también tiene una participación chula en la saga anterior, que le hace destacar con respecto a la Galeria en vez de ser uno más. Y enlaza con el Dia Más Brillante, además. Como con sus antiguos compañeros, es una narración en flashback de los momentos más importantes de su pasado: Infancia, origen, y lo más importante hasta el presente. Y mientras, en el presente, en plan Perdidos, su vida avanza de manera apropiada para las tendencias que se ponen de manifiesto en los flashbacks.

A: También hay que decir que es una personalidad y/o trayectoria vital creada a partir de sus poderes/modus operandi. Esto es como los villanos clásicos que casualmente tenían un apellido que concordaba con sus poderes (precisamente ahora, por supuesto, no me sale ningún ejemplo). Le han construído a Boomerang el contexto que más paralelo pudiese resultar. No es que esté mal (porque está muy bien) pero canta.

P: Realmente no, la historia no es nueva, Johns simplemente la ha adaptado al tema. Tiene otro problema, y es que la mitad del número no es más que volver a contar el origen del personaje que ya dio Ostrander en Escuadrón Suicida, pero con menos sutileza. Es decir, ¿era realmente necesario volver a contar el funeral de su madre tal cual, excepto que aquí termina con una decapitación gratuita? La temática con los boomerangs si que me gustó, no me parecía tan forzada como con otros, porque al fin y al cabo, él elige a los boomerangs, no es una coincidencia. Y le da más tema que lo que tenía hasta ahora de “es un perdedor, pero se ha esforzado en no ser un perdedor completo, que es lo que iba a ser”. La parte del presente está muy bien, también.

El otro perfil es del nuevo Gran Malo de la serie, el Profesor Zoom, y es quizá el mejor que ha hecho Johns hasta ahora. A diferencia de los otros, está contado enteramente en flashbacks, y ni siquiera llega hasta que se convierte en Flash-Reverso, se corta justo antes. No sabemos si porque habrá segunda parte, o porque lo demás es como se ha contado en otros comics, bastante enrevesado. En vez de eso, nos cuenta su vida, infancia, juventud y como se convirtió en un tipo tan malo antes de tener poderes. Y es absolutamente genial. Define muy bien un futuro que sin ser negativo, tiene problemas que pueden a afectar a alguien con la mentalidad del joven Thawne, de manera adecuada a los temas del presente de la serie. Define perfectamente al personaje de Thawne, y explica completamente como puede acabar tan tarado como es de mayor. Pero lo mejor es la explicación. mediante un truco muy ingenioso, que una vez lo entiendes, no sólo queda muy bien, hace que Thawne te de mucha pena a la vez que queda absolutamente odioso. Es una gran tragedia, que demuestra que ser un hombre hecho a si mismo no es algo necesariamente bueno.

A: Esto si que es un tipo que se crea su propio destino, de forma literal. Me parece una historia genial como autobiografía y una historia genial como relato corto de ciencia-ficción. De hecho, lo mejor es que ambas cosas se condicionan mutuamente. Eobard Thawne es una personalidad creada gracias a lo que su genio científico le permite hacer… y consigue dar mucho, mucho miedo pese a ser un miserable.

P: El dibujo de la historia principal es de Francis Manapul, que ya sorprendió en el tomo de Superboy del año pasado, pero aquí ya se ha vuelto impresionante del todo. Es capaz de hacer imagenes emotivas y bonitas con los personajes, acción tremenda y muy clara aunque sea muy complicada, trucos muy chulos con la velocidad, buenos diseños, y panoramicas impresionantes de Central City, muy a lo Gil Kane. Lo mismo se aplica al color, que también hace cosas bastante espectaculares, y aunque a veces sea muy monocromático, sabe ser colorido cuando toca.

A: Composiciones de página bestiales, también. Sin embargo Scott Kolins… antes no era tan triste ¿no?

P: Kolins hace el resto de números, y ha modificado un poco su estilo, ahora es menos expresionista, pero sigue siendo bastante único. Yo creo que su nuevo estilo pega más para esta serie, más en sintonía con Manapul, y más apropiado para una historia que necesita menos histrionismos como la de Zoom.

Por último, el tomo lleva algunas fichas del Secret Files que no dicen nada nuevo si has leido algo del Flash de Johns, y un avance de la próxima gran saga de DC, Flashpoint (que ya se empieza a vislumbrar en la historia principal también, de manera intrigante, y que incorpora bien otras cosas que estan pasando en DC) Flashpoint, por este anuncio, parece una idea que se ha hecho ya unas cuantas veces, pero quien sabe, a lo mejor Johns puede darle giros y visiones originales. No sería la primera vez.

A: Vale, ha vuelto el Flash de siempre pero de momento en lo que menos se nota es en el protagonista. Pero tenemos historias dinámicas, corrientes temporales y villanos en su máximo esplendor. De momento, me quedo muy satisfecho.

P: Tiene sus problemas, pero es una buena serie, que cada vez hay menos en DC, y con unos objetivos muy concretos que hace que el universo de Flash se revitalice. Recomendado (8)

JSA: Mala Hierba

Abandonen la esperanza todos los que entren aquí. Este es el primer tomo tras la etapa de Geoff Johns, y como suele pasar cuando Johns deja una serie en la que lleva tiempo, (ver: Jóvenes Titanes, Flash) las cosas se van al infierno. Es más, no sólo Johns llevaba casi una década en la serie, prácticamente no existía antes de que él cogiera al grupo, así que literalmente la ha redefinido para una generación entera. Obviamente, los personajes han quedado tan identificados con él, que cualquier cambio va a quedar raro, pero hay guionistas que han conseguido parecerse en historias de relleno o apariciones estelares anteriores. No es justificación para mandarlo todo a la mierda como pasa aquí, y que parezca una serie completamente distinta, cuando habria sido mejor intentar parecerse. A lo mejor si lo hubieran hecho mejor no habría pasado nada, pero esto ha sido un desastre. ¿Cómo ha sido de desastre? Aquí empiezan dos guionistas, Willingham y Sturges, los de Jack de Fábulas y Pacto Sombra. La idea era que tras esto, la serie se dividiera en dos, con una para cada guionista. Pues bien, la serie derivada ya ha sido cancelada, al otro guionista le han tirado de la serie en menos de un año, y ninguno de los dos está escribiendo nada en el Universo DC ahora mismo. Así de bien ha ido. Además, el tomo gira en torno al puñetero Magog, en un intento de DC de venderlo como el gran hallazgo de la temporada (la ironía se puede ver brillar desde la Luna, teniendo en cuenta que fue creado como burla de un tipo de personajes, y aquí está, 15 años después, siendo ese tipo de personaje absolutamente en serio… al menos Johns le dio ambigüedad y lo retiró a tiempo, cosa que por supuesto ignoran aquí), para luego darle una serie propia… serie que no duró ni un año. Y toda esa dirección ha sido abortada, y ya podemos ver al personaje lanzado en otra dirección este mismo mes en LJGP. Vale que esto es en parte porque Planeta lleva mucho retraso con esta serie (y visto lo visto, podían haberse ahorrado toda esta etapa… una pena que piensen que esto aún va a vender, a diferencia de cosas mejores con las que no se arriesgan), pero aún así, deja claro el descontrol editorial que llevan en DC en general, y con estos personajes en particular.

Una cosa que notas enseguida en este tomo es la falta de caracterización. Sigue habiendo una burrada de personajes (aunque algunos como Jakeem Thunder, Sandman o Atom-Smasher desaparecen sin explicación, y otros reaparecen sin explicación igualmente, como Magog), pero la caracterización escasea, incluso comparado con los peores números de Johns. Demonios, cuando los villanos tienen más caracterización que los héroes (y no es porque sean menos, hay un montón también), es un problema. La mayor parte del tiempo unos personajes son indistinguibles de otros. Y los que no son, son clichés. Para colmo, no sólo hay un personaje sacado de lo peor de los 90 que es Magog como centro del drama, convierte a toda la serie en una mala serie de mutantes de esa misma época. Aparentemente, ahora la única manera que tienen de relacionarse los personajes es gritandose o pegandose, y por supuesto, todos con los dientes apretados. Es malo de narices, y lo peor es que lo es de una manera que uno esperaba que se hubiese extinguido. Encima, eso lleva a la división del grupo. Dividir el grupo es problemático, pero puede servir para darle más espacio a los personajes si se hace bien. Aquí, no se hace bien. Si, la Sociedad se dividió en dos anteriormente, pero en vez de recoger ese debate que estaba más o menos zanjado, se abre otro sin mucha justificación, sólo que esta vez no se resuelve, por exigencias del guión. Y los personajes son divididos completamente al azar, sin tener en cuenta historias pasadas, o explicarse nada. Para colmo, se añaden aún más personajes a la Sociedad, uno de los cuales es una creación nueva bastante repelente (tiene cosas interesantes, pero no queda bien aquí) y el otro es el Dr. Destino, que esta únicamente como deus ex machina, ignorando las diferencias con sus predecesores que estableció Gerber cuando lo creo.

El argumento es casi peor. La idea de todo el comic es un ataque a dos bandas contra la SJA, y cada uno hace parecer a los protagonistas más tontos que el otro. Uno es un ataque de un grupo masivo de supervillanos. A favor de los guionistas, no son los típicos villanos que salen en todas las Sociedades/Ligas de la Injusticia. En contra, es bastante nepotista, ya que el 90% son todo personajes creados por uno de ellos, o que el que los ha usado más recientemente es uno de ellos. Algunos de ellos son personajes bastante divertidos, pero no lo sabrías por este comic, ya que dejando aparte un poco de interacción entre ellos que es graciosa, por lo demás son carne de cañón para peleas sin ton ni son que se desarrollan sin mucho pensar y se solucionan por decreto. Las cosas empiezan mal cuando un grupo de casi 20 personas se le aparece de repente a la SJA delante de sus narices sin que les vean venir sin ninguna explicación. Podrían haberse molestado en explicar que estaban camuflados por alguno de sus poderes, pero ¿para que explicar nada? Y así va todo el comic, donde todo pasa porque si sin explicación, y en cuanto más piensas, más agujeros encuentras. Si los villanos pueden inutilizar tan fácilmente a Obsidian (aunque sin explicar como, claro), ¿por qué no lo capturaron entonces, en vez de armar todo el follón que montan? Pero lo peor llega en el argumento de Mr. Terrific. Aparentemente, el tercer hombre más listo del mundo y experto en artes marciales y espionaje, es incapaz de ver como alguien sin poderes le ataca por la espalda, igualmente que es incapaz de darse cuenta como alguien se infiltra en su cuartel general de la manera más tonta posible. Uno esperaría que hubiera una explicación de cómo es que el malo se ha saltado todas las medidas de seguridad, ya establecidas u obvias… pero no, aparentemente, según Willingham-Sturges, ¿qué medidas de seguridad? No hay nada como una historia que va de tener peleas y dramas para solucionar un problema, que antes de que llegaran los nuevos guionistas no existía. Es patético, todo lleno de tópicos fáciles y tontos, y profundamente estúpido.

El dibujo es de Jesús Merino. Merino solía ser entintador de Pacheco, y se nota. Es una imitación casi perfecta de Pacheco… el problema es que es el Pacheco de hace más de 10 años, cuando aún no sabía dibujar bien del todo. Así que tiene una buena estructura, pero la llena toda de rayas innecesarias, tiene poses muy forzadas (exactamente las mismas de Pacheco, lo cual queda fantasmagórico), y tonterías noventeras como los mencionados dientes apretados y poses violentas cuando no hacen falta. Así que no es del todo bueno, y a veces molesta. Si evoluciona como lo hizo su mentor, puede ser bueno. El problema es que resulte que Pacheco evolucionó porque dejó de entintarle Merino. Esperemos que no.

Para terminar de arreglar el tomo, viene un Especial de 80 Páginas del grupo. O lo que es lo mismo, una antología de autores poco conocidos, empaquetados en un formato para que los fans de la serie se los traguen de un tirón. Algo así como Marvel Comics Presents, pero de un mismo tema. Como este fue de los primeros Especiales de estos que sacaron en la época moderna, aún se esforzaban un poco, y aún hay algún autor establecido, y además, lleva una historia global que trata de justiciar las historias diversas aleatorias que lo forman. Lo gracioso (o mejor dicho, triste), es que la historia global acaba siendo una pobre excusa para anunciar los acontecimientos de la historia principal del tomo… pero en Planeta lo publican al final del tomo. Bravo. Empiezo a pensar que lo hacen a propósito, que intentan publicar el mayor número de cosas desordenadas como una especie de apuesta enfermiza, porque si no, no tiene explicación. (A decir verdad, el tomo fue publicado después de la otra saga, y aunque el contenido va claramente antes, coordinaron tan mal las historias, que los protagonistas cambian de una a otra, y en alguna hay un personaje que no podría estar allí) El tomo incluye una historia bastante buena, de Mr America nada menos que por James Robinson, en plan Tiempos Pasados de Starman, con el mejor dibujo que le he visto a Neil (4 Fantásticos) Edwards. Felicia (Jóvenes Titanes) Henderson tiene una historia bastante tonta de Ciudadano Acero, donde lleva demasiado lejos una metáfora forzada, con buen dibujo de Renato Guedes, al que deberían usar más en DC. Kevin (Nuevos Guerreros) Grievoux ofrece una historia sobre Amazing Man, que parece haberse colado por un desagüe (y es una pena, es infinitamente mejor que Magog, por ejemplo), que tiene una buena idea para él, pero la caga en la ejecución, además de ignorar el origen establecido del personaje para darle otro más estereotípico. (Dios libre a un personaje étnico de tener un origen que no tenga que ver con su etnia) Jerry Ordway escribe y dibuja la historia más “importante” del tomo, porque es donde nos cuentan por fin el origen del nuevo Wildcat, que por lo visto se le olvidó contar a Johns y nadie se había dado cuenta hasta ahora. No es de extrañar que no le dieran mucha importancia, porque no es gran cosa, pero para no ser muy imaginativo, está contado de manera divertida. La otra buena historia del tomo es una sobre Ciclón por Jen (JSA Clasificado) Van Meter, que es divertida y entrañable. Porque demonios no le dan la serie a ella que demuestra saber escribir a los personajes, no lo entiendo. El dibujo de Merino es mucho mejor aquí, así que probablemente el entintador tenga mucha culpa. Por último, hay una historia muy curiosa sobre Damage (si, esta serie lleva mucho retraso), por Zander (Top 10) Cannon, que resume bien su historia y mentalidad, mejor que Johns, la verdad. El dibujo de Scott Hampton es muy curioso. Una pena que llegue tarde para el personaje, pero está bien a título póstumo.

Una horrible nueva dirección para la serie, que demuestra la dejadez y tontería que ahora mismo tienen en DC. Ni siquiera el par de historias cortas compensan nada. Evitar a toda costa (2)

Liga de la Justicia: Generación Perdida Nº1

Esto es el primer tercio de la otra serie quincenal que dura un año de DC, que salía las semanas alternas al Día Más Brillante. A diferencia de DMB, esta no abarca todo el Universo DC, ni tiene varias tramas ni nada. Es simplemente una historia normal, pero que queda mejor publicandose a ritmo doble y durando sólo un año. Es una buena idea, y una que las editoriales editoriales en general deberían mirar más profundamente. A fin de cuentas, ¿Qué historias no se beneficiaría de salir más a menudo? Es lo que están haciendo en Marvel con Spiderman y con Hulk, y en menor medida sustituyendo el exceso de miniseries por sacar dos números al mes de varias series a menudo.

Esto es el retorno de la Liga de la Justicia Internacional, pero como he dicho en la reseña de Booster Gold, no es una serie nostálgica. No es una comedia como la vieja serie de Giffen y DeMatteis. Los tiempos pasados, pasados están, y en DC han decidido, razonablemente, hacer algo nuevo con personajes de segunda que son queridos por un sector del público y no están siendo muy usados, en vez de reducirlos a carne de cañón. La idea es jugar con que son segundones, a su favor: La LJI tenía a pesos pesados como Batman o el Detective Marciano, pero esos están ahora ocupados. Así que le toca a los héroes que no tenían serie propia y que no eran clásicos, los más identificados con esa época, buscarse la vida solos, en una historia que funciona precisamente porque son los segundones, incluso dentro del Universo DC. Como nadie espera nada de ellos, son los únicos que pueden detener al resucitado Maxwell Lord (muy astuto enlazar con la serie importante de este año, añadiendo atención a una serie que no la habría tenido porque no tiene personajes famosos). Los guionistas también son segundones, por así decirlo. Son precisamente dos por los que casi nadie da un duro: Keith Giffen, que fue el cocreador de la LJI, pero que no ha tenido ni un solo éxito en más de 15 años, y Judd Winick, que ha pasado de ser uno de los mimados de DC a alguien que no tiene ninguna serie regular. Todo por merecidas razones, claro. Pero Giffen es capaz de cosas buenas cuando tiene un buen coguionista y un editor fuerte, y Winick hizo cosas buenas hace años. Así que es sorprendente, pero no del todo, que la combinación haga algo bueno. Veremos que pasa en el resto de la historia, que Winick se quedará solo.

El mayor problema de esta historia es el personaje central, que además es el villano, Max Lord. Es un personaje muy difícil, porque lo han traido demasiado de un lado para otro con los años. Empezó como un millonario corrupto, que acababa convirtiendose en buena persona. Entonces se convirtió en el mecenas de la Liga, y por extensión, en una caricatura como todos ellos. Con los años, guionistas posteriores acabaron transformandolo en un villano de esos que quiere conquistar el mundo por su propio bien. Tras un intento nostálgico de ignorar todo eso, vino Crisis Infinita donde lo convirtieron en uno de los Grandes Malos, siendo un manipulador peligrosisimo que quiere acabar con los metahumanos. Y entonces se lo cargaron, y es uno de los pocos personajes que está mejor muerto, porque es tan peligroso, que no tiene sentido que esté vivo sin ser una amenaza constante desatendida. Además, su muerte fue merecida, apropiada e icónica. Pero con la excusa del Dia Más Brillante, aquí está otra vez. Lo cual, si para una sola buena historia cerrada, puede estar bien. Si siguen dando la lata con alguien malvado que ha cometido todo tipo de perrerías, y que aún así nunca lo detienen y vuelve una y otra vez cada vez con una repetición más cutre de la misma idea (ver: Superboy-Prime, Juicio Final, Black Adam, y probablemente en el futuro, el Anti-Monitor), va a ser una gran cagada. De momento, no pinta muy bien. Si, dejan muy claro que es un villano peligroso e imparable, pero con sus poderes, eso es fácil. El problema es que no queda muy claro cual de las versiones es. Intentan presentarlo como alguien con el que se puede simpatizar, pero eso no encaja con las cosas horribles que le ponen haciendo. Nada más empezar la serie, mata porque si a dos civiles, en un alarde muy DC de “tener a un personaje matando gratuitamente para ver lo maaaalo que es”, que no encaja ni con la mentalidad de salvar a la humanidad de los supers, ni la de salvar al mundo, ni con la cantinela que dice durante todo el tomo de ser el bueno. Al final, queda un personaje muy esquizofrénico, que no se sabe bien que pretende (obviamente, se supone que es un misterio, pero da la impresión de que se lo está inventando sobre la marcha en vez de ser un plan que no entendemos) y que parece más lo que uno podía esperar de los guionistas, una chapuza que con un poco de esfuerzo (haciendole hacer cosas únicamente de villano bienintencionado, o escribiendole como psicótico enteramente) podrían hacer que funcionara mucho mejor.

Hay otro problema menor, y es una reminiscencia de la vieja Liga de Giffen, que como digo más arriba, estaba llena de estereotipos vergonzosos. Durante la historia aparece un nuevo Rocket Red, y al igual que Dmitri hace 20 años, es un estereotipo tonto de ruso, que no sabe hablar bien (equivocandose en palabras básicas pese a que sabe bien la gramática), es comunista, no entiende bien las situaciones y en general parece el bobalicón simple estereotipico. Su predecesor daba vergüenza hace 20 años, y este la da ahora en tiempos supuestamente más avanzados, y más en una serie que por lo demás, es terriblemente seria, así que canta más. Otros problemas pequeños incluyen que no entienden muy bien como funcionan los saltos cuánticos del Capitán Átomo (aunque para ser honestos, han mareado tanto al personaje últimamente, que vale cualquier cosa. Por cierto, si no te explicas como encaja esto con la última vez que le viste, es porque en Planeta no han publicado su serial de Action Comics donde explicaba como volvía al presente y a la normalidad, los muy inútiles) y se cargan todo el buen trabajo de Rucka y Trautmann en Jaquemate, convirtiendolos de la organización inteligente y sofisticada que era, en la típica pseudo-Shield con mala seguridad e infiltrada fácilmente por corruptos obvios. Era de esperar, pero aún así es una pena. Por lo demás, las caracterizaciones están muy bien, y encajan bastante bien con las situaciones y personalidades de cada personaje. Las dos chicas, Fuego y Hielo, tienen mucho menos protagonismo que los hombres, pero al menos tienen caracterización, lo cual es un progreso para ellas bajo Giffen.

Quitando todo eso, la serie tiene muchas cosas buenas. Tiene una premisa muy buena, y es que como se vio en Dia Mas Brillante nº0, Max le hace un lavado de cerebro a todo el planeta, y los únicos que pueden detenerle son sus antiguos compañeros. El problema es que no sólo tienen que detener al humano más peligroso del planeta sin ayuda de los pesos pesados, tienen a todo el mundo en contra, mientras Max no para de ir varios pasos por delante de ellos manipulando las situaciones. La miniserie empieza francamente bien, viendo las consecuencias de lo que ha hecho Max, que pegan muy fuerte a los personajes en lo personal en una serie de situaciones terribles que les aislan del resto del mundo. Y aunque es una pena deshacer los buenos status quo que tenían la mayoría de personajes (Hielo por fin con Guy, Fuego como agente de Jaquemate, Capitán Atomo como el superhéroe de las fuerzas aereas… excepto Booster, en su caso su status quo actual juega a favor de la serie), esa parte es devastadora y está muy bien hecha. A partir de ahí, es un ejemplo bien hecho de ese tipo de aventuras de “los héroes en desventaja contra todo el mundo”, que siempre quedan bien para que apoyemos emocionalmente a los perdedores y demuestren lo que valen. Con buen desarrollo para los cinco protas (hay melodrama, pero está dentro de los niveles aceptables, y hay cosas que realmente impactan emocionalmente), buen uso del universo DC en general, y un buen ritmo, con la antigua Liga viajando por todo el mundo, encontrandose con los distintos escollos sacados de distintas partes de DC que les va lanzando Lord. El sexto capítulo corta un poco la línea, siendo un número casi de relleno que sólo sirve para dejar claras las escalas que se están jugando y poco más, pero al ritmo doble que va la serie, se puede perdonar. Y más si se cumple la misión que le asigna la Entidad Blanca a Maxwell Lord, eso puede hacer que se perdone casi cualquier cosa.

Como en las demás series semanales o quincenales, hay varios dibujantes, en este caso, 3 dibujantes que se van alternando sin ningún criterio en concreto, más o menos como en 52. Precisamente el dibujante principal de 52, Joe Bennett, repite aquí, y es bastante bueno, aunque a veces se pasa fetichizando a las mujeres. De Wonder Woman se traen a Aaron Lopresti, que se ha vuelto muy sólido también. Y para terminar se traen a Fernando Dagnino de las series de Superman, que no es tan bueno como los otros, pero cumple, y los tres mantienen un estilo bastante consistente, agradable y colorido. Se nota que es han esforzado para que la serie salga bien.

Tiene sus defectos, y está claro que es algo completamente distinto que la LJI, pero eso es algo bueno. Una buena oferta, que no sólo es una segunda oportunidad para personajes de segunda, también para los guionistas. Y ha tenido éxito, va a haber serie regular al terminar. Recomendado (8)

Wonder Woman: Odisea

Vuelve Wonder Woman a Planeta, aunque se han saltado la segunda mitad de la etapa de Gail Simone. Es perfectamente posible que la serie vendiera menos que cosas menos famosas como Booster Gold que han seguido publicandose, y no sea parte de una mania personal de alguien en Planeta contra las mujeres en general o Simone en particular (¿las otras veces que no han publicado cosas suyas cuando publicaban todo lo demás alrededor? Coincidencias) Todo es posible.

Supuestamente, esto empieza una nueva etapa para el personaje con mucho bombo y platillo. El problema es que está escrito por ese bastión de la integridad y el compromiso que es Joe Michael Straczynski. Que hizo los primeros 5 números del año que se había comprometido a escribir… y entonces se larga dejando la serie tirada. Menos mal que no es algo que suela hacer… bueno, excepto en Superman, a la vez que esto. Y en Escuadrón Supremo. Y en Thor. Y en el Libro de las Almas Perdidas. Y… um… en serio, ¿por qué alguien cree que va a terminar algo de lo que empieza? Total, que el resto de la saga la va a escribir Phil Hester (más conocido como dibujante de cosas como Flecha Verde, pero también escribió cosas antes), supuestamente siguiendo ideas de JMS, pero es un poco dudoso. Y la nueva dirección se acabará en un año sin tener repercusiones, obviamente, pasando sin pena ni gloria.

Además, es una elección terrible para escribir al personaje, al menos tal y como lo ha hecho. Lo normal es que si te dan a escribir a un personaje, cojas lo ya establecido, lo adaptes un poco a tu estilo si quieres, y partas de allí. Pero aparentemente, a JMS no le interesaba el personaje, y ha escrito algo que se parece poco o nada a Wonder Woman. En vez de seguir con las aventuras del personaje, hace una historia de esas donde el tiempo ha cambiado, y nada de lo que conoces sirve. Supuestamente, el cambio de historia es parte del argumento, pero al menos en este tomo, se pasa bastante de eso, y se toma enteramente como una revisión de cero. Las demás series han reaccionado, lógicamente, ignorando al personaje lo más posible (aunque en el tomo de Flash se intuye que es algo temporal). Así que te puedes olvidar de toda la mitología del personaje, de todas las amazonas y enemigos, y de todo lo que es Wonder Woman en cuestión de personaje y entidad. El resultado es un personaje completamente distinto, que sólo se parece en nombre, algunas habilidades y que tiene que ver con mitología grecorromana. Es más drástico que una versión Ultimate o una adaptación a imagen real, y uno se pregunta: ¿En serio, para que? ¿Cómo capricho de un guionista con ínfulas que ni siquiera puede molestarse en terminar la historia? ¿Cómo intento de subir las ventas de una serie de medio nivel, que no ha funcionado, porque no tiene absolutamente nada con lo que atraer suficientes lectores para compensar los que has alienado con el cambio?

Lo peor es que, encima, aquello con lo que sustituyen a Wonder Woman no es precisamente bueno. Es una colección de clichés, a cada cual más manido, sin ni una sola idea buena, y nada bien hechos tampoco. La adulta serena y fuerte es sustiuida por una adolescente insegura a medio camino entre Buffy y Xena, pero sin la parte de mundo real de la primera, la historia pasada trágica de la segunda, ni el humor de ambas. Acaba siendo una cifra sin personalidad. Peor, una cifra sin personalidad en una serie de aventuras sin parar que no van de nada, únicamente enfrentarse a una sucesión de villanos, a cada cual más visto y manido. Una organización paramilitar secreta que quiere acabar con los protagonistas. ¿Dónde se habrá visto eso antes? Oh, en prácticamente cualquier serie de cualquier medio. Hechos con molde. Igualmente, todos los monstruos mitológicos son terriblemente aburridos, especialmente si los comparas con la competencia, Increible Hércules, donde si han sabido hacer divertida y fresca la misma mitología. Es todo una mezcla de acción y aventuras sosas y sin espiritu, con una serie de tópicos mal hechos sobre la familia y estar sola contra el mundo, y un misterio y tramas que no se desarrollan. Cuando llega Hester, al menos la historia muestra un poco más de originalidad, con villanos con algo de personalidad y acción un poco más pensada, pero sigue siendo bastante del montón.

El dibujo es de Don Kramer, y es bastante bueno, aunque los diseños no son especialmente destacable, la mezcla de mitología y mundo real le sale menos que la suma de las partes. Lo más señalable es el nuevo traje de Wonder Woman. Está diseñado por Jim Lee, y se nota, porque tiene muchos elementos de los 90 (no de los comics de la época, de moda hortera de la época) y manías raras. ¿A que demonios viene la ridícula chaqueta enana? ¿El collar que parece de esclavo? ¿Los zapatos que tienen que ser incomodísimos? La cosa es que una vez le quiten todos esos detalles tontos que parecen de modelo y no de guerrera, no queda un mal traje. No es tan fácilmente reconocible como el clásico, y supongo que por eso no durará, pero podría haber sido mucho, mucho peor, sobre todo viniendo de Lee.

El tomo también lleva el nº600 de Wonder Woman, que suena raro, porque la serie hasta ahora sólo llevaba dos dígitos, pero han cogido una idea de Marvel, (en su defensa, fue idea de los fans originalmente, no de DC) y han sumado las numeraciones de todas las series hasta ahora. Es la idea correcta, si siguen tratando de demostrar que WW es parte de una trinidad a la misma altura que Superman y Batman, es lógico que también tenga una serie con numeración alta (además, de manera serendípica, los números de aniversario de los tres personajes coincidieron el mismo mes, y dieron para especiales similares). Y no es una renumeración tramposa, Wonder Woman realmente lleva 600 comics consecutivos, está bien tener un número que lo demuestre.

El especial está compuesto por varias historias cortas. La primera es la mejor con diferencia, con una mezcla perfecta de viejo y nuevo, con Simone escribiendo y George Perez dibujando. Y demuestra todo lo bueno que tiene el personaje, de lo que JMS ha pasado. Que es una gran guerrera, segura de si misma, pero también compasiva, y sobre todo, capaz de inspirar a otros de muchas maneras distintas. Es una gran historia que resume los temas de poder femenino de la serie: Empieza con una historia que junta a un montón de personajes femeninos de DC, de manera justificada. Si, eso ya lo hizo Jimenes en su etapa, la gracia es que la mayoría de estos personajes no estaban entonces, porque casi todos son de creación posterior a esa historia. Básicamente, demuestra la cantidad de buenos personajes femeninos que ha creado DC en la última década (bueno, y también está Manhunter) y que es algo de lo que estar orgulloso. Además, guionista y dibujante dan sopas con ondas a prácticamente todos los demás que intentan cosas similares, porque en menos de 8 páginas, logran meter montones de pequeños detalles, en guión y dibujo, que caracterizan perfectamente a cada personaje. Pero la historia no acaba ahí, los temas de la serie se resumen de manera aún más explícita, en una escena final que ata un cabo suelto bastante gordo de los últimos años efectivamente. El personaje debería ser mayor, pero aparte de eso, es perfecto. Es una maldita lástima que una guionista que entiende tan bien al personaje y que le pone tanto esfuerzo haya sido reemplazada por… esto que tenemos en el tomo.

Después tenemos una historia de Diana y Power Girl por el equipo creativo de la serie de esta última, que es una historia cómica de esas que no tienen ninguna gracia y que se basa en los personajes actuando de manera poco característica o tonta para que funcione. Dibujo muy bonito, eso si. Y tenemos una historia por Louise Simonson y Eduardo Pansica, que parece un homenaje a la Wonder Woman pre-Crisis, porque rescata a un villano de un comic de esa época, y es enormemente mediocre. Intenta hablar de la conexión Superman-WW, pero no llega a decir nada. Al menos el dibujo es decente, y han cogido a otra guionista para escribirla, que manda narices que en 70 años de historias no haya habido más. Después hay una serie de pin-ups, algunos bastante mejores que otros, y en general bastante sosos (Aquí está Wonder Woman posando… aquí también… y aquí), pero al menos la mayoría no la objetifican ni dan vergüenza. La mayoría. La única imagen que destaca, y es para quitarse el sombrero, es la aportación obligatoria de Jimenez, de doble página, que hace una de sus complejas composiciones habituales, resumiendo todos los elementos de la Wonder Woman moderna.

Un tomo esquizofrénico, porque tiene una celebración de todo lo bueno del personaje… pero la mayoría del tomo es todo lo contrario, es cargarselo para no poder nada bueno en su lugar. Otra de las ideas maravillosas de DC, que se dedica a dispararse a si misma últimamente. Neutral (5)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Astonishing X-Men Nº14: Número lento donde no pasa nada, excepto una revelación final, que por culpa de la traducción, no se entiende, y además tiene un viejo personaje completamente transformado de manera irreconocible. No Recomendado (4)

Batman Nº46: Buen western, con todos los elementos habituales bien hechos, y encajando bien con el enorme puzzle que ha montado Morrison. Una pena que el dibujo esté hecho con prisas y sea lo peor que ha hecho Jeanty. Recomendado (8)

Capitán America Nº4: El Barón Zemo vuelve a ser una caricatura carcajeante. Tiene acción decente y un plan medianamente inteligente, pero sigue siendo una decepción. Neutral (5)

Guerreros Secretos Nº19: Termina la saga, y el flashback es una buena historia de acción, pero lo realmente chulo y dramático es la parte del presente donde se recuerda a los caidos y se ven las consecuencias. Recomendado (8)

Nuevos Vengadores Nº3: Persecución un poco tonta contra un negro gigante, divertida pero vacia. Más una revelación final que es un engaño o una tontería. Neutral (5)

Starman Nº2: Este tomo ya lleva enteramente material nuevo. COMPRA. Muy Recomendado (10)

X-Men Nº2: La parte de la infección es una trampa tonta en vez de algo inquietante, los vampiros a los que se enfrentan son carne de cañón tonta en acción mala, y el cliffhanger no es ni de lejos tan impactante como se cree. No Recomendado (4)

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene tocan los tomos de Panini y de Norma: Daredevil tiene su gran saga de este año con Tierra de Sombras, Thunderbolts empieza nueva etapa prometedora, Viuda Negra empieza una serie de muy corta duración, el Castigador empieza una nueva serie MAX que presumiblemente durará más, la chica Bucky vuelve en Nómada, las aventuras de Pantera Negra continuan en la Guerra de Muerte, y Divas Marvel es… es algo. Pero nada de eso importa, porque hay un nuevo tomo de Atomic Robo. Esperad todas o algunas de esas reseñas, en algún punto de las próximas semanas, porque dada tanta cosa, no tengo muy claro que vaya a ser puntual. Saludos centenarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: