Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas críticas. Esta semana, como suele pasar, han venido todos los tomos de Panini y Planeta. Hemos elegido Panini esta semana y Planeta la que viene, pero probablemente haremos lo contrario otros meses, de seguir así. Este mes, parece que se ha recobrado un poco la cordura, y las editoriales, sobre todo Planeta, publican un número razonable de tomos. Pero Panini, que este mes sólo publica cosas de fama y ventas escasas (será el tema del mes), tiene una cagada enorme. Iba a decir que algo inaudito, pero realmente, Planeta lleva haciendo cosas así desde que empezó a publicar DC, y creo que incluso Panini ha hecho ya cosas así. Ya es malo que lleven tal descontrol (o un criterio estúpido de control) con las series, y lleguemos a la situación estúpida de que haya una serie, en concreto, Caballero Luna, de la que no sacan tomos hace 5 meses (y antes de eso, no sacaron nada en un año), y ahora saquen dos tomos seguidos el mismo mes, que dado como publicar las cosas aquí, significa tener dos tomos que salen exactamente a la vez. Pero dada la manera de publicar aún más arbitraria de Panini, que saca todos los tomos una semana, excepto 1 o 2 al azar que salen la semana siguiente, resulta que uno de los dos tomos saldrá la semana que viene. Solo que son tan zopencos que el tomo que saldrá la semana que viene es el que transcurre primero de los dos. ¿Tan dificil es no publicar las cosas desordenadas? ¿Tan dificil es fijarse un poco en lo que se está haciendo, y como lo van a ver los lectores?

 

Para oir más enfados mios sobre las tonterias de las editoriales de comic, no os perdais el podcast de esta semana. No hay criticas en podcast, en vez de eso, tenemos el comentario del previews habitual, esta vez con un especial de 3 horas sobre la nueva DC. Prometo tanto insultos como comentarios más comedidos y pensados. Y mientras tanto, aquí están los comics de la semana:

 

 

 

 

 

 

Agentes de Atlas: El Retorno del Hombre Tridimensional

 

Después de dos tomos de miniseries, Atlas vuelve con una nueva serie regular (titulada Atlas a secas), que solo ha durado 5 números. Marvel le ofreció a Parker otra oportunidad a la serie enlazando con Guerra del Caos, pero Parker decidió que mejor dejarlo cuando aún podía, y por tanto este es el final de las series de los Agentes de Atlas. Al menos ha podido terminar la historia como ha querido.

 

La idea de esta historia es curiosa: La idea de los Agentes de Atlas como grupo viene de un número de What If  que reunia a varios personajes de Marvel de los 50 en unos “Vengadores de 1958”. La existencia del grupo como Vengadores se probó como falsa en Siempre Vengadores, pero los personajes individualmente aún existian, y a partir de ahí, Parker decidió continuar la historia del grupo en la primera miniserie de AA, con dos diferencias: Ya no se llamaban Vengadores (y uno no puede evitar pensar que si hubieran decidido llamar a la serie Vengadores como quería el editor, habría durado más, pero es lo que pasa cuando tienes principios) y faltaba uno de los miembros, el Hombre 3D, ya que Parker decidió que no pegaba en la serie, porque no era un personaje real de la Atlas (la Marvel de los 50), sino un personaje creado en los 70 y metido retroactivamente en los 50. Además, era demasiado superheroico para el estilo de la serie, mientras que los demás protas estaban más sacados de otros géneros tipo pulp. Pero ahora han decidido cerrar el círculo, y meter igualmente al Hombre 3D en la serie.

 

Y aunque el Hombre 3D original aparece en la historia, el que se une es el actual, el antiguo Triatlón, que se suponía que se fue a la Skrull Kill Krew tras su estancia en Iniciativa, pero el inutil que escribió a la SKK pasó de él, y lo dejó sin nada que hacer. Y aunque es el personaje principal y punto de vista del lector, sigue sin ser un personaje con una personalidad particularmente interesante, y es un problema. Se añaden más retcons aún a su origen y el de su predecesor, que como con otros retcons de esta serie, se supone que encajan con lo que ya sabíamos, pero es dificil de compaginar los detalles. Por otro lado, la ampliación de sus poderes de visión le hace más versátil, y los añadidos al origen sirven para hacer una buena historia. El título también confirma como se lee el nombre del personaje, y aunque en principio suena algo ridículo (es decir, ¿es que no son tridimensionales todos los hombres?) luego acaba teniendo más sentido de lo que parece.

 

El tomo tiene sus problemas: El primer número se esfuerza demasiado en ser un número de presentación, y se basa en establecer el misterio de la existencia de los Agentes de Atlas, cuando todos sabemos, incluso si no has leido la serie, que realmente existen y de que van, así que se hace pesado y muy lento. Luego, se abandona prácticamente por completo una de las partes más interesantes de la serie, la idea de que son héroes fingiendo ser villanos y controlando una gran organización malvada. En vez de eso, acaba siendo una historia de superhéroes bastante más convencional, y aunque no está mal como tal, es una pena que una premisa tan buena se haya aprovechado tan poco este par de años que ha durado la serie. Igualmente, una cosa en la que la serie ha sido demasiado retro, es que los personajes han permanecido muy estáticos, y prácticamente ninguno ha cambiado a lo largo de la serie. Vale que no están diseñados para eso, pero siendo tan poco conocidos, se podría arriesgar un poco con ellos. Sólo hay un cambio/revelación aquí, y aunque no es mala idea, visualmente no llega a quedar del todo bien. Volviendo a la historia en concreto, aunque la idea para los villanos está bien, muy apropiada para la paranoia cincuentera en la que se basa la serie, el cómo funcionan sus poderes se lleva de manera inconsistente, donde teoricamente deberian ser omnipotentes, excepto cuando no lo son, por exigencia del guión.

 

Por otro lado, una vez pasa el escollo del principio, es una aventura en plan pulp con paranoia y ciencia-ficción que no está mal. Algunos momentos de los personajes, sobre todo Mr. Lao, están muy bien. Y la conclusión es excelente, tanto la revelación de los verdaderos motivos de los malos, como la solución final que le dan, como la conclusión emocional de los personajes, donde todos tienen buena caracterización y un último gran momento. Y un homenaje a la historia original que he mencionado antes. Y hace una cosa original con el formato, mezclando páginas de historieta con páginas de texto, que hacen avanzar más rápido las partes más pesadas de la historia (aunque es posible que se tuvieran que añadir porque cancelaron la serie, y había que meter demasiadas cosas en el último número, no me extrañaría)

 

El tomo lleva otras historias aparte de la principal, que estaban de complemento. Hay un prólogo que es una buena presentación, aunque es muy genérico. Hay una historia de flashback a los 50 que también está hecha con molde y no aporta nada, aunque sea gracioso ver la versión original del grupo. Y está la única historia dedicada al Robot Humano, que era el único al que no se le había dedicado una, que es sobre todo repasar su origen ya establecido, pero queda bien. El problema de todo esto es que, descontando el prólogo (que formaba parte de la antología de presentación de la Edad Heroica que he mencionado otras veces) están mal colocadas. Van donde se publicaron originalmente, de manera que cortan la historia principal para contar cosas que no tienen nada que ver, varias veces, en vez de estar todo al principio o al final como quedaría bien. (Este problema también estaba en la edición americana, por desgracia)

 

El dibujo del tomo se lo reparten el dibujante regular, Gabriel Hardman, y le ayuda un novato, Ramón Rosanas. Hardman tiene el estilo más oscuro y sucio, que queda bien en las primeras partes del tomo que van más de misterio, pero no tanto en las de acción más superheroicas. Mientras que Rosanas es al revés, es más colorido, suave y superheroico, y encaja mejor en la serie en general, aunque tenga un poco menos de fuerza. Pero ambos son más que aceptables.

 

Un buen final para una serie que ha estado bien, aunque siempre daba la sensación de que podía ser mejor. En cualquier caso, al menos Parker ha podido hacer lo que ha querido con la serie, y despedirse cuando aún estaba a tiempo. Pero los Agentes de Atlas seguirán apareciendo por Marvel, seguro, de hecho, habrá una historia de ellos en el crossover del año que viene. Recomendado (8)

 

 

 

Caballero Luna: Tierra de Sombras

 

Este es el segundo tomo del Caballero Luna que toca este mes. La serie que empezó en el tomo de hace unos meses fue cancelada en el otro tomo de este mes (el que no saldrá hasta la semana que viene), y aquí tenemos una de esas continuaciones en miniserie que tanto les gusta ahora a los de Marvel. Pero está bien que le den numerosas oportunidades a las series de peores ventas con este tipo de miniseries con un gancho extra para ver si la serie sobrevive un poco, o al menos se puede estirar un poco más la serie (recordemos que esto se conseguía gracias a que las miniseries en Marvel eran más caras que las series regulares, al menos hasta este año) Esta vez, el gancho es el crossover con Tierra de Sombras, pero realmente, esta es la siguiente saga de la serie del Caballero Luna, sólo que en el capítulo central, se usa la gran pelea contra Daredevil como excusa para avanzar la trama, pero podría haber sido cualquier otra cosa. (Ahora es cuando debería quejarme de que se publiquen todas las minis y crossovers con Tierra de Sombras después de la saga principal y se lea todo desordenado, pero francamente, los crossovers tienen tan poco que ver con la miniserie principal, que da igual el orden en que se lean. Claro, que entonces debería quejarme de que haya tanto crossover gratuito innecesario, pero vamos, el crossover se ha usado como excusa para lanzar varias miniseries de héroes callejeros, y no ha funcionado mal como tal)

 

La premisa de la miniserie es buena y una extensión lógica de la dirección del personaje de los últimos años: En este último volumen, Marc Spector ha logrado dejar de estar chiflado y de hacerle caso a Khonshu cuando le dice que sea su avatar ultraviolento. Vuelve a ser un Caballero Luna razonable e independiente con una vida personal normal. ¿La solución de Khonshu? Elegir a otro chiflado para que sea su nuevo Caballero Luna. Idea estándar, pero que siempre funciona para tener un buen conflicto externo e interno. Además, el nuevo Caballero Luna resulta ser un personaje conocido, sutilmente mencionado antes, que queda perfecto en el papel (una vez ignoras que había muerto en su última aparición, claro)

 

Además, tiene una cosa buena, y es que como es una miniserie, sólo dura 3 números, que es una buena duración para estas historias, en vez de estirarse a más, incluso el doble, que es lo que habría pasado casi seguro si hubiera sido parte de una serie regular. No veas la cantidad de historias modernas que se beneficiarían de durar menos. La mini sigue una estructura clásica que le va bien a la duración: El primer número establece la premisa, presentando a ambos protagonistas y sus historias, viendo el nuevo status quo de Spector con Khonshu cómicamente tratando de convencerle de su rollo sin éxito, y empezando el reclutamiento del nuevo. El segundo tiene a ambos Caballeros actuando por separado, hasta que la Tierra de Sombras hace que entren en conflicto obligatoriamente. Y el tercero tiene el conflicto en si.

 

El problema es que, aunque es una buena idea, Gregg Hurwitz no le saca todo el partido que debería. La definición y dirección de los personajes está bien, pero no llega a profundizarse mucho en ellos, sustituyendose profundidad por ultraviolencia y tácticas de impacto. El nuevo Caballero tiene más bien poco además de estar loco y ser violento, lo cual es apropiado para el papel, pero hace que sus escenas se vuelvan repetitivas rápidamente. Ni siquiera está loco o es violento de una manera divertida, como pasaba con Spector al principio del volumen anterior. Igualmente, el enfrentamiento con él es el típico combate entre un héroe y su contrapartida negativa, hecha bastante con molde, como casi todo el tomo. Y es una pena, porque la historia tenía potencial para más, pero el guionista no es muy bueno y no daba más de si.

 

El dibujo es de Bong Dazo, al que hemos visto recientemente en cosas de Masacre, y aquí continua siendo violento, pero de manera más seria. Es del mismo estilo que otros dibujantes de esas series, como Medina o Brooks, y es sucio y descuidado, pero al menos va mejorando. Pero muchas veces las escenas y personajes quedarían bastante mejor con un personaje que los definiera mejor. A veces ni siquiera se distingue al bueno del malo, que es algo en lo que habría que esforzarse mucho más.

 

Para rellenar el tomo, porque Marvel no puede sacar tomos de menos de 4 comics, viene un número de la serie original del Caballero Luna de 1981, por el equipo clásico de Moench y Sienkiewicz, elegido porque es un team-up entre el Caballero y Daredevil. Nada que ver en argumento o tono con todo esto, es decir, se enfrentan al Bufón y la historia termina con ambos protas riendose. Es lo que pasaba por héroes callejeros en la época, no malo por entonces, pero muy anticuado. Aunque es curioso ver como Sienki aún era un clon barato de Neal Adams, pero a veces despuntaba con indicios de su estilo posterior.

 

Un intento fallido de una buena idea, y lo último de esta encarnación del personaje. La próxima vez, será una versión muy, muy distinta, por un tal Bendis. Neutral (6)

 

 

 

Capitán America y Pantera Negra: Banderas de Nuestros Padres

 

Aunque Hudlin ya no escriba Pantera Negra, aún tiene suficiente tirón en Marvel como para que le den una última miniserie sobre el personaje. En este caso, el primer encuentro de Wakanda con extranjeros en tiempos modernos, que es un team-up entre el Capitán America y el abuelo de T’Challa durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Claro, que esta no es la primera vez que se cuenta esa historia. Ya se contó en un número de la serie de Pantera Negra de Priest, tristemente inédito en España. Allí, se explicaba este primer encuentro, con un enfrentamiento justificado, donde ambos personajes se escribian muy bien, ambos grandes guerreros y nobles personas, ninguno mejor que el otro (aunque T’Chanda tenia la ventaja geografica, claro) y llegaban a respetarse mutuamente. Asi, se explicaba un poco más la historia de Wakanda, y además, incluso se explicaba un punto oscuro de la historia de Marvel, concretamente, de donde salió el vibranium para el escudo del Capitán America.

 

Esta historia se basa en aquella, al menos en principio, pero peor hecha. Todo es más violento y agresivo, sobre todo los wakandanos. T’Chanda habla y parece mucho menos inteligente y con menos presencia, siendo más un guerrero salvaje que un rey intelectual que también es un gran guerrero. El Capi tiene que quedar peor, para que Pantera Negra quede mejor. Se ignora completamente el detalle del vibranium, y sin embargo, si que se añade un guiño de esos tontos e innecesarios, “explicando” de donde saca la idea de que su siguiente escudo sea redondo. Y sobre todo, es un comic mucho menos inteligente y complejo. La historia original explicaba, usando referencias a elementos sociopolíticos reales de la guerra, porque Wakanda era neutral en la guerra, algo inteligente y único. Aquí, la historia acaba convirtiendose en la enésima iteración de “Pantera Negra y amigos defiende Wakanda de invasores malvadisimos”, en este caso, nazis. Es muy tonto en comparación, pero vamos, ilustra la diferencia de siempre entre la versión suprema de Priest, y las tonterías que pensabamos haber dejado atrás que nos ha traido Hudlin.

 

Así que una vez pasa el enfrentamiento inicial donde nos cuentan lo durisimos que son los wakandanos, tocan varios números de enfrentamiento a los villanos nazis de siempre, con robots gigantes y todo, siendo todo un estereotipo de hace décadas. No es especialmente malo, pero es mediocre y anticuado. Con mucha violencia y racismo por parte de los malos, porque es un comic antisutil. Y se justifica muy, muy poco como encaja esto con lo que pasó después. Los supernazis no mueren porque tienen que aparecer en otros comics posteriores, aunque no tenga sentido que sobrevivan. Wakanda permanece sin descubrir durante décadas pese a que todo el mundo sabía que existia… porque si. Aparecen los puñeteros Comandos Aulladores, pese a que no pintan nada en la historia, porque a Hudlin le apetece. También hay narración, de esa desde el punto de vista de alguien normal, en este caso, de uno de los primeros soldados negros en recibir honores… haciendo que la historia vaya de raza, cuando no debería. La historia original iba de imperialismo, que es algo mucho más interesante, menos trillado, y más apropiado. De nuevo, Hudlin nos machaca con la falacia de que un negro americano y uno de Wakanda tienen que tener cosas en comun por su raza, pese a venir de culturas radicalmente opuestas. Al menos el comic nos dice que eso no es necesariamente cierto, lo cual es progreso para Hudlin, pero es que no quedaba bien sacar el tema como posibilidad. (El como trataban a otras razas en el ejercito americano es un tema interesante también, pero este no es el lugar para eso) Hay una cosa graciosa, aunque demuestra que el comic no sabe si va en serio o no, y es que se rescata a uno de esos villanos de la Edad de Oro que alguien en Internet encontró en una reedición y se convirtió en una estrella de Internet, pese a haber aparecido en un solo comic. Es el Hombre Tigre Sin Brazos, que es exactamente lo que dice su nombre, y si, es tan absurdo como suena. Pero no creo que alguien tan evidentemente chorra mejore convirtiendole en un racista al que le gusta comer negros. Pero así va todo en esta historia.

 

El dibujo es de Denys Cowan, que ya dibujó una miniserie de Pantera en los 90, aunque su estilo se ha vuelto mucho más suelto desde entonces. Descontando ese estilo más sucio, no está nada mal, cuenta bien lo que hay que contar, aunque no se esfuerza mucho en que sea vistoso, en narración o en diseños.

 

No es gran cosa, la verdad, y está ampliando mal algo mucho mejor, pero por otro lado, es bastante mejor que comics recientes de Pantera Negra, incluidos algunos del propio Hudlin. Y ya se va de Marvel, además. Neutral (5)

 

 

 

Masacre: Compañeros del Alma

 

Esto es el segundo tomo (de tres) de la tercera serie regular de Masacre, del extraño boom de Masacre de finales de los 00, Masacre Team-Up. Como en el tomo anterior, cada historia es de su padre y de su madre, con autores distintos, y cada una una historia autoconclusiva de Masacre junto a un personaje Marvel. Lo único que tienen en común es que en general son historias desenfadadas, y que en general no hay autores famosos, y se centra más en personajes poco conocidos en vez de los de siempre, lo cual es de agradecer.

 

La primera historia es de Ivan Brandon, que ha escrito miniseries de DC como Escape, inéditas aquí, y es un team-up con el Castigador. O mejor dicho, con su encarnación actual de Frankencastle. Y basicamente, es repetir el argumento del primer tomo de Frankencastle, pero con Masacre como añadido. Llega al refugio para monstruos, y ayuda a Frank y compañía a defenderlo. Pero con menos gracia que la historia original, porque es menos original, y como suele pasar en la mayor parte del tomo, porque intenta demasiado ser gracioso sin llegar a serlo. Y usa mal a Xemnu, asumiendo que el oso de peluche gigante blanco sea él. El dibujo de Sanford Green es demasiado caricaturesco para este tipo de historia, aunque no es malo.

 

La segunda es una de las mejores, escribe Rob Williams, que hemos visto en cosas como Motorista Fantasma, pero sobre todo, viene de 2000 AD, es decir, es británico. Y eso es importante, porque es un team-up con el Capitán Britania. La excusa es una que me extrañaba que no hubieran usado en los últimos 20 años, recuperar a la nemesis del Capi, el Maestro Asesino. Eso es en parte porque estaba muerto, y con una gran muerte, pero eso no les ha detenido antes. (No, no lo resucitan, tranquilo) Pero en el fondo, eso es una excusa para hacer chistes a costa de la percepción que tienen los británicos de los americanos y (sobre todo) viceversa, a base de un aparato que potencia los estereotipos que acompañan a todo eso. El resultado es muy gracioso, sobre todo porque a diferencia del humor habitual en las series actuales de Masacre, no son los mismos chistes fáciles de siempre. Eso si, si no sabes mucho de cultura británica, parte del efecto se pierde, y la traducción también quita parte de la gracia, inevitablemente. El dibujo de Matteo Escalera está bastante bien, y sabe hacer chistes visuales.

 

David Lapham, que pese a ser un querido de la crítica no hace más que cosas de relleno en Marvel, escribe un team-up entre Masacre y Satana. La premisa es potencialmente divertida, pero gasta todos los chistes muy rápido muy pronto, y se queda en nada enseguida. Además, se vuelve demasiado chorra con chistes muy fáciles. Al menos justifica argumentalmente que Satana vaya vestida con su vergonzoso traje de los 70 otra vez, nadando y guardando la ropa a la vez. El dibujo es de Shawn Crystal, que ya colaboró en el tomo anterior, y es del mismo estilo que el dibujo de la serie regular, pero peor.

 

La siguiente historia es una de esas donde un autor sigue machacando con su personaje fetiche pese a que nadie más le interesa. En este caso, Frank Tieri y Mr. X. Mister X es un personaje de una sola idea, un asesino chulito que se cree el mejor, y funcionó precisamente en Thunderbolts porque era un irritante para los demás personajes, hasta que decidieron librarse de él. (Más vale que esto transcurra antes, porque sería hacer parecer demasiado inutiles a todos los héroes si vuelve a estar libre después de la gloriosa derrota final que sufrió alli) La idea de tener a ambos personajes combatiendo por ser el mejor, pese a que Masacre le da igual, no es mala, pero se ve mezclada con una historia inutil que sirve de excusa y que queda fatal. Y con una parte de team-up donde ambos personajes compiten matando a un montón de lacayos genéricos de distintos géneros, que también queda en nada. Como, realmente, toda la historia. Los únicos gags buenos son visuales, por parte de un tal Chris Staggs, que no lo hace mal, en un estilo más personal que los tres anteriores.

 

La penúltima la escribe James Asmus, al que sólo ponen en historias de relleno (recordemos el team-up Patrulla-X/Runaways), y es una pena, porque es bastante bueno, al menos con comedias. Esto es un team-up con el Hombre Máquina, que aunque tiene su aspecto y personalidad moderno, vuelve a tener, por alguna razón (porque es gracioso, supongo) su trabajo original de agente de seguros. Pero tomado tan en cachondeo exagerado como se toma ahora al personaje en general. El resultado funciona bastante bien, porque por una vez, es el acompañante y no Masacre el que roba el escenario, y así el protagonista no queda como el más raro y el que tiene que hacer las gracias, y al comederse más, cuando le toca ser gracioso, es gracioso. Y X-51 siempre es gracioso, al menos en pequeñas dosis. Un desmadre de historia, que además, usa bastante mejor al villano de turno que muchas historias recientes suyas. El dibujo es de otro novato (esto es el Marvel Try-Out Book, por lo visto), Micah Gunnell, y está bastante bien, con un estilo clásico pero capaz de caricatura.

 

La última es otro de esos números, como el primero del tomo anterior, que no debería haberse publicado aquí. Porque es un team-up con el Hombre Gorila, de los Agentes de Atlas, que continua de la miniserie reciente del personaje, atando un cabo suelto de aquella, y también escrito por Jeff Parker, claro. Así que habría pegado mucho mas en aquel tomo. Pero bueno, esto es el clásico encuentro donde los héroes primero se pelean y luego se alian contra el malo. Excepto que dado lo absurdo que es Masacre, es todo un desmadre, y se justifica la pelea. El combate entre Ken y Wade acaba siendo como el equivalente moderno de las peleas entre Bugs Bunny y el Pato Lucas, pero con armas aún más grandes y locas. Y el malo es Borgia Omega, pero tomado menos en serio aún que en su debut, y el resultado es también genial. Y encima, Masacre suena como la versión clásica y no la reciente, un extra positivo. El dibujo es de Stephen Sanders, el de Sword, y es muy bueno para este tipo de historias.Todo el humor de Agentes de Atlas está concentrado aquí, y si vas a echar de menos la serie porque termina esta semana, echale un vistazo a este número.

 

Un tomo bastante mejor de lo que se esperaba, demostrando distintas maneras de cómo hacer que Masacre funcione… y algunas de cómo no. Recomendado (7)

 

 

 

Spiderman: Fiebre

 

Peter: Esto es una miniserie de tres números, de esas en plan Marvel Knights, es decir, con un autor haciendo básicamente lo que le da la gana, sin conectar en nada con las series regulares. En este caso, el autor completo es Brendan McCarthy, dibujante y diseñador británico que tiene fama de ser raro y genial. Algo asi como el Morrison de los dibujantes. Pero también escribe, y es aún más raro. A lo mejor lo recordais del último número de la antologia Solo de DC.

La historia es un claro homenaje a Steve Ditko, y por tanto, es un team-up entre Spiderman y el Dr. Extraño, y la idea general es una que ya se ha hecho otras veces, incluso en team-ups con Extraño: Spiderman visitando una dimensión mágica donde es un pez fuera del agua. Recordemos un Historias Jamas Contadas, o la novela gráfica Hooky.

 

Al: Yo cada vez soy menos partidario de este formato de “le damos a un autor underground a unos personajes mainstream para que haga sus rareces”. Pse, pues no, para hacer ese tipo de cosas ya hay una línea de comics, si vas a hacer superhéroes me parece estupendo que le imprimas tu sello personal pero desde luego no vas a tener contento al que se comprar un comic de Spiderman y Doctor Extraño ofreciéndole una historia totalmente surrealista que tiene poco que decir sobre los personajes (y lo poco que dice debería ser totalmente ignorado y olvidado si queremos que no tenga consecuencias más absurdas). Esta claro que es magnífico que las editoriales se arriesguen y que hay que probar de todo, pero personalmente cada vez reniego más de estos experimentos. Esto podría haber ido en aquel Relatos Extraños que comentamos hace unos meses… y entre las historias menos destacadas.

 

P: ¿Tu crees? Es decir, no es una historia sobre los protagonistas, pero si que es apropiado como historia de los protagonistas. Es el tipo de aventuras apropiada del Doc como ayuda mística donde maneja la situación, y Spiderman es el amo de los team-ups donde trata de adaptarse al género del otro personaje donde no termina de encajar. Creo que es una formula clasica, pero hecha con un estilo diferente. Ademas, esta claro que es una historia hecha intencionadamente para esos personajes (el homenaje a Ditko, entre otras cosas), no una idea de McCarthy donde ha insertado a Spiderman. Lo que pasa es que el estilo del autor es tan marcado, que supera al estilo de los protagonistas.

 

A: No, si no digo que no tenga nada que ver con los personajes. Digo que al autor no le apetece trabajar con esos personajes en serio, sólo usarlos de forma anecdótica para meterlos en sus propias dinámicas. No es un tipo que realmente tuviese ideas sobre Doc y Spiderman y le diesen la oportunidad de plasmarlas. Como homenaje a Ditko, sin embargo, si que funciona bastante mejor, porque si que añade casi todo el tipo de cosas que le encantaría escribir y dibujar a Ditko. En una mezcolanza muy extraña pero se identifica la inspiración ditkiana.

 

P: Y el guiño de la última escena es divertido.

 

A: Probablemente lo mejor.

 

P: Pero vamos, si. Hay un argumento, pero es poco más que una excusa para meter a los protagonistas, sobre todo a Spiderman, en situaciones extrañas en una situación aún más extraña. En la historia hay ideas, pero generalmente son de usar y tirar. Es sobre todo ver a los protas a reaccionar a situaciones raras, y disfrutar, si eres de ese gusto, de los diseños e imaginación de McCarthy. Y vaya imaginación: En el comic americano no hay andie que haga unos diseños y composiciones tan imaginativos. Y aunque son raros de narices, son muy vistosos, y sobre todo, son claros de seguir, no se hacen confusos.

 

A: Vaya. En esto si que no coincidimos para nada. A mi el dibujo se me hizo enormemente confuso y farragoso (sorprendentemente, incluso más en la parte narrada en la Tierra que en los mundos psicodélicos extradimensionales). Lo que sí es es imaginativo. Hay unos diseños super originales (aunque también algunos lamentables como esos dos perros que consolidaron mi rechazo por el comic) y los mundos extradimensionales propios del Doctor Extraño están super vistosos, partiendo del estilo Ditko pero llevándolo hasta más lejos, en algunos momentos parece más de Bitelchús.

 

P: Está bien que hagas esa comparación, porque otra cosa buena que tiene el comic es que no se toma en serio a si mismo. Toda la situación es absurda, y el comic es completamente consciente de ello. Así que los monstruos vienen con sentido del humor incorporado, que hace que la historia sea mas divertida y más ligera, cosa importante en algo así.

 

A: Si, los toques de humor son lo más de agradecer, además los toques cómicos con hordas extradimensionales de comedores de almas no están especialmente vistos.

 

P: Como, de nuevo, hay que rellenar el tomo con algo más para llegar a 96 páginas, otra vez se mete una reedición, en este caso del anual nº2 de Asombroso Spiderman, que es el primer encuentro entre Spiderman y Extraño. Al menos es apropiado. Por lo demás… es un comic de Lee y Ditko. Queda todo dicho.

 

A: Ojo que, a mi modo de ver, Ditko mitigaba mejor que Kirby la simpleza de las historias de Stan Lee. Sobre todo cuando estaba el Doctor Extraño incorporado. Las historias viejas de los Strange Tales, siendo comics arcaicos, siempre tienen algún detalle curioso. Y este anual entra en ese criterio. Además de tener una de mis portadas favoritas de todos los tiempos.

 

P: Como podeis ver por la reseña, dependiendo de tu apreciacion por este estilo de comics, será algo divertido con toques de genialidad, o una chorrada estrambótica. Pero al menos intenta algo distinto, y solo por eso ya justifica de sobra su existencia. Recomendado (8)

 

 

 

Y el resto…

 

Thunderbolts: Justicia como el Rayo: Esto es el primer año de Thunderbolts, en un solo Extra Superheroes de esos. Hay una cagada en la edición, y es que falta un número de Spiderman Team-Up que era realmente como un número de la serie. (Se introduce un elemento que resulta ser vital en el final del tomo, por ejemplo) Por lo demás, es un tomo excelente, de lo mejor de la Marvel de los 90, y no es de extrañar que no sólo sea la única serie de después del 91 que aún siga en pie, es el único concepto nuevo de los últimos 20 años que ha logrado aguantar con serie propia, ya en su 14º año. Y todo eso es en buena parte gracias a este tomo, aunque luego haya ido incluso a mejor. O como dice Alfredo: “La primera etapa de Thunderbolts de Busiek tengo la impresión de que ha envejecido peor que, por ejemplo, la etapa posterior de Nicieza, que tenía desarrollos y tramas más complejas. Esto era el 97 y los comics de superhéroes necesitaban un back to the basics tan radical que casi se comprende que a veces se pasasen de frenada. Pero todo ello queda compensado por lo brillante de la premisa y por la habilidad para ejecutarla, consiguiendo elaborar personajes creíbles de lo que antes eran meros espantajos (en algunos casos, casi literalmente como Mimi Aulladora). Y consiguiendo, además, que la transición entre sus viejos yoes y sus estatus actuales quede natural, teniendo en muchos casos que darle sentido retroactivo a muchos comportamientos y acciones absurdas que esos villanos habían lucido en apariciones previas. Todo eso está hecho con muchísima inteligencia. Y la prueba de ello es que, más de diez años después, esos cambios se han consolidado.” Y además, buen dibujo de Bagley, aunque ha mejorado mucho desde entonces. Si no tienes esto, no eres un buen fan de Marvel. Muy Recomendado

 

Vengadores: Por Derecho Divino: Esto es el comienzo de la reedición de material de Vengadores que no se habían reeditado desde los 80. Es decir, lo que viene justo después de la Biblioteca Marvel y de la 2ª Edición de Forum, aunque este tomo aún tiene cosas que si se reeditaron. Este tomo es la segunda etapa de Jim Shooter en la serie (aunque por alguna razón falta el primer número, que presenta la alineación), y comparado con la primera, fue una cagada monumental. Varios personajes se vuelven locos, malvados o mueren sin explicación o justificación. La única caracterización es a base de histrionismos, y es casi una competición a ver cual de los personajes es más irritante. Y las aventuras no sólo son tontas, estarían sacadas de la Edad de Plata si no fuera porque los Vengadores acaban como completos inútiles en casi todas. Así que supongo que todo eso hace que sea una especie de predecesor a la etapa de Bendis. Tiene importancia histórica, porque lleva la infame caida en desgracia de Chaqueta Amarilla (que si la lees, ves que se ha sacado de contexto después), la muerte de Drax, la primera villanización de Dragón Lunar, y el momento donde los Vengadores fundadores se revelan sus identidades secretas. Pero son comics realmente terribles.

 

 

 

Y eso es todo. Todas las reseñas aquí, así que no quedan para un podcast. Pero como ya he dicho al principio, si quereis podcast, teneis horas de comentario del previews de septiembre. Y la semana que viene tocarán las Retro-Criticas, y podeis elegir si preferis que sean del 86 o del 91. Enviadme un mensaje decidiendo si eso. Por lo demás, la semana que viene tendremos comics que a lo mejor ya no valdrán de aquí a un año en Supergirl y Batgirl, muchas revelaciones detectivescas en Batman, más entidades de colorines en Linterna Verde, e historias variadas gigantes en Wednesday Comics. Además, más origenes de la Patrulla-X, más Caballero Luna, más locura comestible en Chew, y la segunda mitad de la Edad Oscura en Astro City. Y ahora, me voy a ver que se cuece por las calles de la ciudad esta semana. Saludos explosivos.

Anuncios

Hola a todos. Esta semana es la habitual semana tranquila que tenemos muchos meses, donde ya han salido los comics mensuales, pero aún no han salido los tomos de ninguna editorial. Así que tenemos el único comic mensual de Planeta de la segunda semana (los de Panini se adelantaron a la primera semana este mes, como hacen a veces, recordemos) y algún tomo de editoriales pequeñas, que debió salir hace alguna semana, pero no pude mirar con tanto follón.

Como hay poquito material para hacer un podcast, los comentarios habituales del final los pongo aquí. El coleccionable de esta quincena de Heroes Marvel es de la Viuda Negra, que lleva sus historias en Amazing Fantasy de los 70 y en Marvel Fanfare de los 80. Siempre es una mala señal cuando el texto de la contraportada sólo habla de los dibujantes y ni menciona a los guionistas, y esta es una excepción. Si, tiene gran dibujo de Buscema y de Perez, pero las historias son bastante flojitas, especialmente las de Amazing Fantasy.

El otro tomo que no voy a comentar formalmente, por ser considerado un clásico, y merecidamente, pero del que quiero comentar alguna cosa, es el tercer volumen de Cerebus, Iglesia y Estado (la primera mitad de la historia, para ser exactos… y teniendo en cuenta que este tomo son ya 30 números, te puedes imaginar que es una laaarga historia), que muchos consideran la mejor de la serie (ciertamente tiene los momentos más famosos) y uno de los mejores comics de los 80. Ciertamente, es una historia muy buena, muy divertida, sobre el poder y como llevarlo, aunque es demasiado cómica para tomarsela del todo en serio (sobre todo si tienes como personajes a gente vestida de Lobezno, Red Sonja o Groucho Marx, como reducto de los orígenes paródicos de la serie que chocan con el tono más serio que tenía la serie a estas alturas), pero sobre todo impresiona el nivel de experimentación de la serie. No sólo el atrevimiento de escribir una historia que dura 60 números, con números enteros dedicados a disgresiones de la trama o que avanzaban muy lentamente (en muchos aspectos, es el antepasado de muchos estilos actuales, sobre todo de la decompresión moderna de Bendis y similares), también en el aspecto, haciendo muchos distintos experimentos formales en la presentación, en la composición de página y viñeta, que generalmente dan para unos impresiones muy buenas y únicas. (Este es también el tomo donde empezó a tener a Gerhard como ayudante en los fondos y escalas de grises, y se nota, mejora mucho el aspecto visual, mucho menos monótono) Y todo esto a principios de los 80, es triste que no se haya avanzado mucho desde entonces. No le gustará a todo el mundo, pero es definitivamente una obra muy importante para el comic americano, y ya era hora que se pudiese ver aquí.

 

Y ahora, el resto:

 

 

 

 

 

 

Dia Mas Brillante Nº6

 

Peter: Después de la mejora del numero anterior, volvemos a tener tres historias completamente separadas sin apenas conexión, ni siquiera temática. Al menos, con la dirección ya establecida, están yendo más deprisa, y están llegando, o ya han llegado, al conflicto principal. (Precisamente falta la de Hawkman, que ya había establecido el conflicto)

La mayor parte del número es de Aquaman (con una aparición obligatoria de Deadman al principio que es su única aparición y no pinta nada), y es sobre todo el debut del nuevo Aqualad, y el principio del combate contra los malos de la historia. El origen de Aqualad es más o menos lo que se podía preveer, aunque al menos se han contenido con la identidad de la madre, para que no quede culebrónico del todo. Por otro lado, queda más chapucero, en parte porque no es nadie, en parte porque tienen que hacer una justificación muy extraña para que tenga los poderes.

 

Al: Más que nada es chapucero por la forma de contarlo “hijo, te teníamos oculto esto desde hace años” “oh dios ya no puedo confiar en vosotros” bla bla bla. Muy ultra topicazo. Pero yo creo que en esa parte lo mejor es Manta Negra, que realmente consigue dar bastante sensación de amenaza, lo que no suele pasar muy a menudo con enemigos de Aquaman.

 

P: En cuanto al personaje, este se supone que es su debut, pero de momento es totalmente una pizarra en blanco. Es el tipico personaje al que la situación le supera, logicamente, pero su reacción es de carencia absoluta de personalidad. Al menos no es irritante, pero de momento no hay nada en él que haga que quieras ver más. Y es una pena, porque en la serie de dibujos animados si es interesante.

 

A: La manera de verse los poderes es chula, por lo menos. Visualmente no es un personaje que vaya a pasar desapercibido y por algo se empieza.

 

P: Manta Negra es peligroso, desde luego, pero siempre lo ha sido, para algo empezó la moda de las muertes de familiares de heroes antes que nadie en DC. Los xebelianos de momento no son más que atlantes, con todo el aburrimiento que conlleva. El que ha sido una sorpresa es el padre adoptivo de Aqualad, ha hecho más de lo que esos personajes suelen hacer. Y aunque toda la historia está hecha con molde, y sin demasiada fuerza, hay cosas que siempre quedan bien, como el gran momento heroico de Aquaman. Y sorprende que hayan mostrado contención con la violencia gratuita, por una vez.

 

A: A mí el momento que más me ha gustado es la aparición por sorpresa y agresiva de Manta Negra. Me parece brutal de narración y visualmente. Me adelanto a pedir aplausos para Ivan Reis por esa escena.

 

P: Y todo ese comedimiento brilla por su asuencia en la historia del Detective Marciano. Se nota el diferente guionista. Aquí, han abusado tanto de la mala, D’Kay, que ya no impresiona. En este número, masacra gratuitamente a personajes sin nombre, porque si. Eso tiene que hacerla más impresionante, pese a que ya sabiamos que era capaz anteriormente. Incomprensible.

 

A: Jejeje, ni siquiera masacra, ya camina entre ellos masacrados asumiendo guionista y dibujante que los propios asesinatos ya casi ni nos van a impactar.

 

P: ¿En serio, PORQUE? Esto ya parece autoparodia. Si no, no se explica. El resto de esa trama parte de una buena idea: Al igual que Aquaman, J’onn decide tomarse en serio su misión de la entidad blanca. Así que si tiene que quemar un bosque, lo mejor es empezar por el enorme bosque que ha crecido de repente en mitad de Star City. Que además, sirve para visitar otra de las series afectadas por el Dia Mas Brillante, que se supone que es la idea de la serie. Eso sirve para explorar el status quo actual de Flecha Verde. El problema es que la situación actual de Flecha Verde es bastante mala. Tiene un planteamiento completamente forzado por exigencia del guión. Que entonces afecta a J’onn de manera distinta que a otros personajes por mayor exigencia del guión. De ahí se supone que hay que sacar desarrollo de los personajes, pero en realidad es exposición que no dice nada, o perogrulladas facilonas. Y termina no habiendo conseguido nada, ni para el protagonista de esta serie porque ha sido una perdida de tiempo, ni para Oliver, porque no puede pasarle nada fuera de su estupida serie.

 

A: Hombre, el protagonista de esta serie se pasa la mitad de las páginas comportándose de forma irracional, sin que se explique muy bien por qué. La cuestión es que pasa medio número con Oliver, J’onn y el bosque, termina el número y seguimos sin saber nada más ni de Oliver ni de J’onn ni del bosque.

 

P: Por último, de Firestorm si que descubrimos muchas cosas, aunque no de los personajes en si. Por fin sabemos el retcon, perdón, el secreto de Firestorm. Y es algo así como el tercer retcon completo de su origen. Vale que su origen es tonto, pero funciona bien en su sencillez: Dos personas distintas tienen que juntarse y convivir para ser un héroe. No necesita nada más. Aquí, Johns añade una carga extra al personaje para que parezca más importante, y queda completamente innecesario, (ya hicieron algo parecido con Damage, y mira de lo que le ha servido) además de igualmente ridículo en la pseudo-ciencia que el origen original a su modo. Y la pega que le añade a los personajes es innecesaria, porque ya tienen conflicto natural entre ellos, no hace falta añadir otro que sabes que no se va a cumplir.

 

A: Bueno, tenemos la resolución al “misterio” que acompaña a Firestorm desde el principio de Día más Brillante y que siempre estuvo claro que iba a ser ésto. Lo otro, la nueva premisa que obliga a Jason y Ronnie a llevarse bien es bastante chorra y probablemente exagerada pero desde luego puede llevar a situaciones extremas e interesantes si se hace bien.

 

P: La revelación del villano parece bastante obvia (especialmente porque se vio en el nº0 en el vistazo al futuro), y debería sonar como lo último que la serie necesita… pero da la impresión de que el villano no va a ser genérico, sino que va a ser divertido de una manera concreta. Más le vale, porque esta historia tiene potencial, pero de momento está sin tocar.

En cuanto al dibujo, Reis está perfecto en lo que hace, Gleason hace cosas muy imaginativas con lo suyo, aunque no diga nada, y Clark deja que desear en su parte, con mala anatomia y reacciones faciales, aunque al menos la escena final tiene energía.

 

A: Con Reis simplemente hay que quitarse el sombrero y disfrutar. Con Gleason disfrutar a secas. Clark lo tenía fácil para ser lo mejor de su historia pero ni así.

 

P: La serie sigue flojeando bastante, y es una pena, porque tiene potencial para más. Neutral (5)

 

 

 

Juez Dredd: Origenes

 

Siguiendo con la publicación aleatoria del personaje de comic más famoso de Gran Bretaña, el Juez Dredd (no sólo salen los tomos cuando les da la gana, salen en el orden que quieren… en el último año hemos seguido la edición del material desde el principio en los 70-80, pero también tuvimos un tomo con una de las historias más famosas, de los 90), llega por primera vez una saga reciente, del 30º aniversario del personaje en 2007. Entiendo que la publiquen, tuvo bastante buena acogida y explica bastante bien la historia, pero no quita que la edición sea un poco caótica. Pero claro, siempre ha sido asi con 2000 AD en España, y aunque sea una pena, es mejor que nada, que es lo que tenemos habitualmente.

 

Pese al título, este no es el orígen del Juez Dredd. La verdad, tampoco tiene mucho: Fue creado para ser el Juez perfecto, y lo consiguió, no se ha desarrollado mucho. Lo único era lo de su gemelo que acabó siendo malvado, pero esa historia ya se contó. En vez de eso, el orígen es de algo más interesante, que es todo el sistema cuasi-fascista de jueces en el que se desarrolla la serie. Es una gran idea, porque es la parte más fascinante de la serie, un futuro bastante oscuro que no llega a ser distópico del todo, y que da para muchos tipos de historias, desde satira hasta humor negro, pasando por acción general. Dredd, en el fondo, es únicamente el punto de vista por el que vemos este mundo, que nunca cambia, y normalmente sólo está para añadir acción o un punto de vista duro pero ligeramente empático. Y ese papel hace también en su participación en la historia.

 

El tomo está escrito por John Wagner, cocreador del personaje, y el guionista que más le ha escrito a lo largo de las décadas. Empieza con un prólogo, que es una historia estándar de acción de Dredd, persiguiendo a unos perps (criminales) y a un mcguffin (explicitamente mencionado como tal en la historia). Nada del otro mundo, pero da una idea de la normalidad en la serie antes de que empiece lo interesante, y justifica el resto de la historia. Podía haber durado menos, eso sí. En cualquier caso, sirve para enviar a Dredd y un grupo de jueces a la siempre divertida Tierra Maldita (el territorio radiactivo fuera de Mega-City 1), donde empieza realmente la historia.

 

Una cosa que ha hecho bien Wagner es no hacer como hacen Marvel y DC cuando tienen que contar orígenes, que simplemente cuentan la historia del pasado, y ya está. Eso tiene el defecto de que estás contando una historia que ya sabes como termina, y es dificil preocuparse mucho por los personajes, y por lo que pasa, porque sabes a grandes rasgos lo que va a pasar. Aquí, la historia de los Jueces la va contando Dredd mientras van persiguiendo un caso relacionado con el pasado que va narrando. Así, no sólo hay una historia con unos personajes en el presente que podemos seguir con normalidad, el estilo de narración también permite mucha más fluidez, sin detenerse en las partes más aburridas (en Dredd la caracterización es a grandes rasgos y a servicio del argumento, y no tendría sentido algo más introspectivo) y con comentario en retrospectiva que hace que ese relato tenga una verdadera sensación histórica. A fin de cuentas, no es la historia de unos personajes solo, es la historia del mundo entero donde transcurre la serie.

 

Y es una buena historia. La idea general ya se había contado algunas veces (de hecho, Wagner ha cogido las distintas menciones y las ha atado en un todo consistente si se podía, al estilo Gruenwald o Morrison), pero contada enteramente queda muy bien. Es una mezcla de sátira política muy bestia y exagerada con otra más fina y sutil. Al fin y al cabo, estamos hablando de una historia que va a terminar con un regimen autocrático… y eso se supone que son los buenos, y los democráticos los malos. Lo interesante es ver como se acaba llevando a una situación así. Habitualmente, cuando vemos el fin de la democracia, es algo ominoso y terrible (ver las precuelas de la Guerra de las Galaxias, por ejemplo), pero aquí acaba siendo casi la salvación del sistema, haciendole una eutanasia a un sistema moribundo. Se justifica muy bien la existencia del sistema de jueces, como lo que se merece el mundo, pero sin dejar de lado el subtexto de que es algo malo en el fondo. Y eso se hace contando además una buena historia personal, la del Juez Fargo, que es el padre del sistema, y con muchos secundarios bien llevados, incluidos los propios Dredd y Rico de jovencitos. Es una historia que logra ser terrible y dramática, sin ser más gráfica de lo que necesita. Es decir, es violenta, pero menos que algunos comics Marvel y DC de hoy, y causa mucho más efecto.

 

La parte del presente es la mezcla de varios géneros que suelen tener las historias de la Tierra Maldita: Aquí es una mezcla de western, bélica y ciencia-ficción. Empieza siendo un desmadre con las típicas ideas exageradas de la serie, pero poco a poco se va volviendo más dramática, llegando a una conclusión muy efectiva de los temas y la trama de flashback. Pega un pequeño bajón en medio, cuando toca acción más exagerada y sin sentido contra un villano que intenta ser demasiado dramático para ser demasiado de chiste, pero remonta con el final tan genial que le dan. Y se desarrolla medianamente bien a los otros Jueces, pese a que son difíciles de distinguir. Hasta Dredd tiene la mezcla perfecta de lealtad ciega en el sistema, pero suficiente sentido común y sensibilidad para saber lo malo que es lo que suele hacer, y queda claro en el final.

 

El dibujo de la historia principal es de Carlos Ezquerra, creador gráfico del personaje, y es la elección perfecta. Aparte de por motivos históricos, porque es perfecto mostrando la dureza de los personajes y su mundo, el mantener completamente la cara seria y el casirrealismo sucio da igual la cantidad de burradas que tenga que dibujar, la ambientación fea pero no desagradable y la acción bruta que queda desagradable, pero comedida. El prólogo lo dibuja Kev Walker, al que estamos viendo ahora en Thunderbolts, y estaba mucho más apropiado aquí. Aún así, se nota que es un estilo peor que Ezquerra, más oscuro y desagradable, que también pega para la serie, pero no igual.

 

A los fans de la serie les encantará, pero también es un tomo perfecto para engancharte, porque tiene una gran muestra de todos los elementos que la han hecho famosa. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana, como veis, ha sido bastante ligera. Porque nos prepara para la siguiente, donde tendremos las series C de Marvel: Un segundo tomo de Masacre Team-Up (que es la serie C de Masacre), otro de Pantera Negra, esta vez con el Capitán America, otro de X-Men Origenes, y no uno sino dos tomos del Caballero Luna, por si fuera poco. Lo único que suena interesante es Spiderman Fiebre, y más por el dibujo experimental que por otra cosa. Y atentos, porque la semana que viene y la otra habrá podcasts interesantes. Saludos judiciales.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas. Esta semana empezamos Junio, y con ello, todos los comics mensuales de Panini a mogollón. Aparentemente, cada mes piensan sacar las cosas de una manera, simplemente para no aburrirse. Por supuesto, nada de esto es la noticia más sonada de estas semanas, pero más sobre eso la semana que viene. De momento, vamos a ver que nos ofrece Panini/Marvel con sus series de siempre, más algo que si que se ha comentado más, que es la nueva peli de la Patrulla-X. Es curioso como esta semana es totalmente paralela a la primera del mes pasado, con reseñas también de Spiderman, Hulk, Lobezno, algo de Hickman, algo Ultimate y algo de la Patrulla-X. Que encontrareis aquí abajo:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Spiderman Nº56

 

Peter: Penultimo número de la etapa actual multiguionista de Spiderman, con una saga relativamente larga, que es la última colaboración en solitario del guionista que quedaba, Mark Waid. La idea de la saga, Origen de la Especie, es continuar con los subargumentos de la mayoría de sagas largas de esta etapa, la verdad, desde Nuevas Maneras de Morir hasta Hijo Americano. Es decir, hablar de los Osborn y su familia extendida diversa.

 

Al: Básicamente hay una idea de planteamiento, nudo y desenlace bien clara, que además va destinado a deshacer un entuerto viejo y a darle al final un nuevo status a Harry. El problema es que todo el desarrollo de ese esquema, por decirlo finamente, es una mierda.

 

P: Con Norman Osborn fuera del mapa por Asedio (y sigue quedando raro que eso haya pasado fuera de esta serie, sin apenas mención), queda su legado, pero sobre todo, queda su(s) hijo(s) y demás familia, sobre todo la pseudo-Duende de Lilli “Amenaza” Hollister. La idea es bien simple: Nace el hijo de Lily. Distintos personajes lo quieren. Así que acaba convirtiendose en excusa para tener a un buen montón de supervillanos de Spiderman persiguiendo al niño-McGuffin. P: Esto, de hecho, sirve como excusa para usar a todo supervillano que ha aparecido estos tres años de etapa, que queda bastante divertido. (De hecho, una idea preliminar para la historia era que fuesen los 666 Siniestros, lo cual suena bien, pero no muy realizable en la práctica)

 

A: En un planteamiento de “caravana de villanos” que parece sacado de un comic de Stan Lee de los 60 (lo está, de hecho, reconocido por el propio Waid). Donde villanos que tendrían cosas mejores que hacer se unen simplemente por aquello de figurar, con los motivos más peregrinos y con figuras poderosas derrotadas en dos viñetas para poder seguir sacando más personajes. Un poco cutre.

 

P: Que sea una estructura clásica no significa que sea malo. Es un argumento excusa para hacer aparecer villanos y tener peleas, pero eso tampoco es necesariamente malo. De hecho, que la idea sea capturar un objeto en vez de matar a Spiderman hace que sea más original y ágil que las típicas peleas. Hay más posibilidades para giros y para movimiento. Y la motivación de los villanos es clara: Dinero, por lo general, o poder/venganza ofrecido por uno de los personajes que busca al niño. Es una excusa general, pero vale para la historia.

 

A: Hay un cliffhanger bueno. Uno. Tienes que saber a cuál me refiero. El resto es paja, y despachada.

 

P: Estás siendo muy crítico con la historia. Tener a Spiderman persiguiendo y siendo perseguido por un montón de supervillanos a toda velocidad por las calles de Nueva York es divertido. ¿Sirve para un objetivo argumental? No, pero la acción casi nunca sirve, y al menos esto tiene más imaginación que simplemente pegarse. Y aunque muchas veces es repetir el mismo tipo de idea, se suele hacer bastante divertido, y hay un buen uso de algunos villanos, sobre todo de los menos conocidos. Y da la oportunidad de que algunos de ellos y sobre todo Spiderman usen el cerebro además de los puños y poderes.

 

A: No me ha parecido especialmente divertido. Y hay una parte especialmente ridícula que es tener a Spiderman montado en cólera y siendo brutal con los villanos (en serio ¿no acaba de pasar en otra historia?) por motivos menores por los que no lo hizo en otras ocasiones.

 

P: Realmente, sólo tenemos la palabra de los villanos en lo de que es brutal. No me parecía que estuviese en plan violento como en la Caceria Macabra, simplemente un poco hasta las narices y mandando a la porra a los villanos sin muchos miramientos (sólo están zarandeados, no heridos)

El personaje de Lilly se despacha sin decir mucho, pero por otro lado, es una creación de Guggenheim que nunca fue muy interesante. Y se pone en una nueva situación a Harry, terminando su renacimiento, que está bien. No hay mucho más en el apartado de la vida privada de Spiderman, pero eso se deja para el número final del mes que viene, se supone.

 

A: Bueno, como derivado del divorcio satánico, tenemos una vieja escena de enredo “cita-en-la-que-Peter-desaparece” que consigue introducir otro elemento de tensión en la historia. También es un back to the basics pero mejor hecho.

 

P: El dibujo de Azaceta si que es penoso. Primero, que su estilo más sucio y “realista” no le pega en nada a una historia con un desfile de villanos coloridos y persecuciones a gran velocidad. Quedan fatal, y lo menos dinámicas posible, contribuyendo mucho a que la historia no funcione como debería. Y segundo, es que ni siquiera lo que supuestamente se le debería dar bien con su estilo le sale bien. Las personas normales en situaciones normales también le salen fatal. Carlie está monstruosa, por ejemplo.

 

A: No oculto que es posible que el dibujo tan feo haya sido parcialmente causante de mi desapego para esta historia. Pero creo que es comprensible. Es muy borroso y desagradable.

 

P: Para terminar, toca la más corta de las tres historias que quedan por publicar de Telaraña de Spiderman. Son 11 páginas de resumen de la vida del Dr. Octopus, aprovechando la participación importante que tiene en la historia principal. Pero a diferencia de las anteriores historias de villanos de Telaraña, de Van Lente, donde se nos contaba algo nuevo del pasado del villano que servía además para ilustrar quien es y lo que hace, esto es simplemente un resumen de la miniserie que contaba su origen, por Roger Stern. Si leiste la mini, nada nuevo, y si no, pues está bien, pero tampoco hay nada que no pudieras imaginarte. Eso si, el dibujo es mejor que anteriores cosa de Phillippe Briones.

 

A: A decir verdad retconea un poco, porque las primeras veces que Ock iba a la cárcel se le podían quitar sus brazos mecánicos y almacenarlos en un bunker en lugar de esposárselos como aquí. Pero si, la historia personal es la misma. Bien narrada, pero una mera puesta al día.

 

P: Es una historia un poco tonta, si, y probablemente le habría venido tomarse menos en serio (influiría en eso también tener un dibujante mejor y más apropiado) y durar un poco menos, pero creo que es divertida. Mejor que otras de Waid.  Con serios problemas de dibujo, eso si. Neutral (6)

 

 

 

Cuatro Fantásticos Nº41

 

Esto es el comienzo de Tres, la saga que tanta publicidad ha traido sobre la serie. Básicamente, uno de los Cuatro Fantásticos morirá, y encima, será el final de la serie, al menos de momento. La verdad, hay que concederle esto a Hickman y a Marvel, han logrado atraer mucha atención sobre la serie y aumentar las ventas sin necesidad de crossovers ni montajes así. Por otro lado, matar a alguien siempre ha sido un truco fácil para aumentar las ventas a corto plazo (y si no que se lo pregunten a Superman), y aquí demuestran que aún funciona si se monta bien. Pero por otro lado, no sólo aquí va a atraer atención sobre una buena serie, da la impresión de que la muerte no va a ser un montaje publicitario para aumentar las ventas, sino algo orgánico y necesario (sea temporal o supuestamente permanente) para la trama de la serie, que se nota mucho que está muy pensada y planificada, con años de antelación.

 

Además, da para entretenerse pensando quien va a ser el difunto. El número anterior dejó claro que no iba a ser Sue. Podría ser Ben, que viene a ser el alma del grupo, y sería una ironía dolorosa curarle y hacerle feliz sólo para matarle, pero ya murió hace poco, cuando Waid, y además, está apareciendo en Bendisores. Ninguna de esas dos cosas es impedimento necesariamente (mira lo que ha pasado con Nova), pero lo hace menos probable. Más probable sería que fuese Johnny, que afectaría emocionalmente más a todos, siendo el hermano pequeño del grupo, y siendo el unico que nunca ha abandonado los 4 Fantásticos de manera fija. Y es el que menos está usando Hickman, así que no se perdería mucho. Pero a lo mejor es que tiene planes para él más adelante. Mientras que a Reed ya lo ha usado mucho en el año y medio que llevamos, de hecho, ha sido el protagonista de la serie, como aquel que dice. A lo mejor es porque sabe que se va a librar de él, y por eso ha aprovechado para usarlo antes. Desde luego, la dinámica del grupo cambiaría mucho sin el cerebro y papá, y sería muy distinto teniendo a Valeria como la única genio. Y si, DeFalco ya mató a Reed, pero de eso hace más de 15 años. Sea como sea, todos tienen posibilidades para contar historias nuevas, no simplemente llamar la atención.

 

Este número, la verdad, no parece tener mucho que ver con nada de eso, al menos de momento. Pero si que marca algo importante, diría que este es el número donde Hickman termina de presentar elementos y poner el camino, y es cuando va a empezar a jugar con ellos, cada vez más rápido. Y lo que se empieza a ver, tiene una pinta muy chula, viendo como las distintas tramas y personajes empiezan a interconectarse, y a arrastrar consecuencias inesperadas, y moviendo más de lo que parece en principio. El Dr. Muerte de esta realidad y del presente aparece por primera vez en la serie, y sea por accidente feliz o designio, utiliza muy bien el status quo en el que se quedó a final de la Caida de los Hulks. Muy bien por la coordinación entre series. También promete el retorno de un personaje desaparecido hace 15 años, que suena muy bien. Pero lo más interesante es como eso interactua con una consecuencia de la primera historia de Hickman, y un elemento de la segunda historia, que desemboca en un pacto faustiano que puede cambiar completamente la dinámica de la serie. De nuevo, no es la primera vez que pasa algo vagamente similar, pero la manera de hacerlo está muy bien, y asombra lo bien montado que está, donde está quedando claro que nada en estos números ha sido gratuito.

 

El resto del número es recordarnos que existen las Cuatro Ciudades Legendarias (pero no empieza la Guerra entre ellas, digan las tonterías que digan en los anuncios de Panini), y presentarnos a los 4F en acción en una de ellas, quizá por última vez. Una aventura cualquiera, pero supongo que es la idea, echar un último vistazo a eso antes de que ya no se pueda. Y luego está la escena final, que si que hace que pienses que alguien va a salir mal parado, porque aunque nadie lo hubiera pensado, una consecuencia de otro elemento de números anteriores puede acabar enfadando mucho a alguien a quien nadie quiere ver enfadado. Queda muy ominoso, que es lo que necesita esta historia.

 

Otra cosa llamativa este mes es que debuta nuevo dibujante, que seguirá en la serie incluso cuando cambie de título y se renumere. Es Steve Epting, y lo que han hecho parece una tontería por parte de Marvel. Teniendo a alguien colorido, alegre, imaginativo y fantasioso como es Dale Eaglesham en esta serie, que necesita precisamente a alguien así, y a alguien oscuro, realista y comedido como es Epting en Capitán America, que necesita alguien así (al menos bajo Brubaker), ¿qué hacen en Marvel? Intercambiarlos, claro. Así que tendremos a Eaglesham en una miniserie del Capi de Brubaker y a Epting aquí, cuando estarían mucho mejor al revés. El resultado: Epting es bueno, claro, hace un trabajo sólido con los personajes, y es claro narrando. Pero todo queda demasiado oscuro en estilo, demasiado serio y seco, y sin nada de imaginación fantástica. No es nada apropiado para la serie. Claro, que esa puede ser parte de la idea, plasmar como el mundo de los 4F se va a volver más oscuro, pero aún así, los guiones de Hickman son mucho más imaginativos de lo que Epting puede expresar, así que es más probable que sea un mal movimiento editorial y no algo deliberado.

 

Un comienzo lento, pero muy, muy intrigante, y eso que está empezando a coger movimiento. Si sigue así, cuando lo coja del todo, será imparable. Recomendado (8)

 

 

 

Increibles Hulks Nº1

 

Nueva serie, que realmente es la serie del Increible Hulk, a la que le han cambiado el nombre. Tras la Caida de los Hulks, el Hulk rojo se queda la serie de Hulk a secas, que se verá en tomos, y Pak continua en ésta, que hasta que termine su etapa de aquí a un año, serán dos números al mes (y números de 32 páginas durante los primeros meses, además) y estará dedicada a Hulks en plural.

 

De toda la vida, uno de los elementos básicos de Hulk ha sido que gritaba que quería estar solo. Pero como en la vida real, generalmente la gente que dice esas cosas no quiere estar sólo realmente, es que está harto de que la gente no le comprenda y le fastidie, cuando lo que quieres realmente es estar entre gente que te comprenda y te acepte. Y la gracia de estos últimos años de Hulk, desde que está Peter David (y cuando no ha venido algún Byrne o algún Loeb a interrumpir y joder), es que Hulk ha ido creciendo. La versión original de Hulk era un niño, y como tal pegaba rabietas, y no entendía a los adultos, que tampoco le entendían a él. El Hulk gris era el preadolescente, que ya no es tan inocente, quiere que salga todo a su manera, y ha descubierto que puede ser cruel, y eso le impide formar conexiones reales con la gente, porque está permanentemente a la defensiva. El Hulk verde oscuro que debutó a finales de la etapa David es ya el adolescente puro: Habla poco, está furioso con el mundo pero lo manifiesta más con una rabia interior que pegando gritos… y es el primero que realmente encuentra su grupo de gente rara como él. Sólo que, siendo Hulk, en vez de una tribu urbana, eran un puñado de guerreros alienígenas. Y ahora, después de todo lo que ha pasado en la etapa Pak, Hulk se encuentra en un nuevo papel: Ahora no sólo tiene amigos, por la magia de los comics, también tiene una familia de Hulks como él, hijos incluidos. Y la serie va a ir, precisamente, de si es capaz de aguantar tener una familia, o si va a ser demasiado inmaduro y autodestructivo como para estar entre sus iguales y ser feliz.

 

La historia comienza con un picnic de la Familia Hulk, lo cual es tan extraño que resulta gracioso. (Es una pena que no esté Lyra, la otra hija de Hulk. Supongo que es un añadido editorial que a Pak no le ha hecho gracia y no pega en su historia, pero aún así, queda raro haberse librado de ella sin explicación) Pero no es relajado, sino que enseguida hay un conflicto que quedaba pendiente de la Caida de los Hulks, que es el reencuentro entre Bruce/Hulk y Betty/Hulka Roja. Aclara cosas sobre ella que el Loeb no se había molestado en explicar, sobre como funciona su dualidad entre sus dos formas (similar a la versión de Slott de Hulka, aunque algo más diferenciada) y presenta el drama central entre la pareja para que no sea todo feliz. El caso es que lleva a un buen conflicto, pero no llega a resolverse, porque entonces llega la trama principal de la historia. Excepto que no empieza en ese número, tenemos que tener estrellas invitadas y un asomo de pelea gratuita (que afortunadamente no llega a haber) mientras se hace tiempo a que empiece la pelea de verdad el próximo mes. Y poco más. Es una pena, porque hay personajes buenos, y con una interacción muy bien escrita, una buena dinámica, pero no llega a aprovecharse mucho en el número, pese al espacio que tiene.

 

En cuanto al argumento que vamos a tener en la saga, como se veia venir hace tiempo, por las historias de complemento, es que llega Hiro-Kala, el otro hijo de Hulk, a la Tierra. No es mala idea sobre el papel: Pese a lo duro que se creia, Skaar en el fondo era un niño bueno, y no muy diferente de su padre, así que estaba claro que iban a acabar haciendo las paces. Esta es la historia de lo que pasa cuando viene otro hijo, también en plan destructor, pero aún más poderoso, y que probablemente no se pueda curar con un abrazo. ¿Qué hará Hulk entonces? Es potencial para una posible buena idea. El problema es que Hiro-Kala, además de un pegote retroactivo, no es un buen personaje. Después de dos miniseries y una historia de complemento en varias partes, las dos historias de complemento en este número (coescritas por Pak, y por Scott Reed, el de las anteriores) lo define bastante mejor. Lo bueno es que no necesitas haber leido todas esas tonterías anteriores. Pero el personaje sigue siendo poco más que Vulcano 2.0, un hijo retroactivo con enormes poderes energéticos vagos cuya única personalidad es ser un crio petulante que cree que el mundo le debe todo, y que va a cobrarselo a base de lanzar rayos. Y lo peor, todo el mundo reacciona ante ello dejandole como el ganador que tiene razón. En este número al menos se le intenta dar más motivación, y una situación un poco más compleja que antes, pero quizá sea demasiado tarde. O al menos se salvará en próximos números al ser una historia que no le tiene de protagonista sino de antagonista. Ya veremos. En cualquier caso, deberían haberle dedicado menos espacio a Hiro-Kala, que no tiene arreglo, y más a los verdaderos protagonistas de la serie.

 

El dibujo en la historia principal es de Tom Raney, que va saltando de un lado a otro por Marvel, pero que hace bien lo que le mandan. Hace unos Hulks con mucha fuerza, y muy expresivos. El de la otra historia es un tal Brian Ching, y no lo hace mal para ser novato.

 

Una buena premisa para dirección de la serie, y se ven las cosas buenas, aunque esta historia en concreto no funcione del todo. Recomendado (7)

 

 

 

Lobezno Vol.5 Nº1

 

P: Otro relanzamiento de Lobezno, (el tercero desde que empecé el Cuarto Muro) pero al menos este tiene cierto sentido, porque en EEUU también se relanzó. La idea era que habían montado tal follón con las series de Lobezno (con la serie original transformada en serie de Daken, la serie terciaria siendo la principal, y Origenes siendo una mierda y habiendo terminado), así que mejor relanzar con una visión más clara. Así que se cancelan todas, y se relanzan series con direcciones más claras. En principio, una serie principal para Lobezno, que a partir de ahora será lo único que lleve la serie española, más series para Daken y para X-23, que se verán aquí más adelante. (Claro, que no contentos con hacerlo bien, han sacado poco después una segunda serie de Lobezno, que veremos como publican aquí)

Esta serie no es más que una continuación de Lobezno: Arma-X, que era la otra serie regular que habíamos tenido aquí en el último año. Como Jason Aaron estaba haciendo un trabajo sorprendentemente bueno con el personaje (sorprendente porque los comics de Lobezno suelen ser malo, no es sorprendente porque los de Aaron suelen ser muy buenos), se convierte en el guionista principal. La gracia de la etapa de Aaron ha sido coger un concepto principal sólido que no necesita que sepas nada de las miles de historias pútridas del pasado del personaje, y metiendo a Lobezno a hacer el bestia en él, mezclandolo con buen desarrollo de personajes, y en general, un concepto tan innovador para la serie como escribir bien.

En esta nueva serie, el concepto es quizá lo más problemático. La idea es que un grupo de villanos ha enviado el alma de Logan al infierno. Así que la historia tiene dos partes: Por un lado, ver a Lobezno en el infierno. Por otro, ver lo que está pasando con su cuerpo mientras tanto. (Pista: Nada bueno) Hay una tercera parte, que es más original, a la que llegaremos luego.

 

A: Es curioso poder subdividir el número en tres partes porque realmente el contenido es bien exiguo. Sí, es verdad, hay esas dos escenas. Ninguna de las dos malas. Pero es que es una intro. Lo que se plantea aquí podría plantearse en cinco páginas y el cliffhanger del final ser la página donde va el título de la historia. Es un caramelito promocional pero presenta bien poco como para ser el número 1 de una serie.

 

P: El problema es que la idea parece una mezcla de conceptos que ya se han hecho no hace mucho. Lo de Lobezno controlado por los malos se hizo en el Enemigo del Estado de Millar en 2006, y lo de Lobezno en la otra vida lo hizo Marc Guggenheim poco después.  Claro, que ninguno de esos dos guionistas era particularmente bueno, así que se tiene la oportunidad de hacer esas ideas mejor, y con más sustancia de fondo. El problema es que no está muy claro si habrá más que contar al respecto que demostrar como Lobezno es imparable, y como tiene muchos pecados por los que expiar, pero aún así es mejor que si no tiene alma. Concretamente, en este número primero hay una historia corta, parte de una de esas antologías de presentación de nuevas series de Marvel, en este caso, todas las nuevas series relacionadas con Lobezno. Lo único que hace es presentar el concepto principal de Lobezno en el Infierno. Queda un poco redundante leido todo de golpe.

La historia principal del nº1 es más larga de lo normal, pero aún asi, se hace un poco corta. Realmente, no llega a contar mucho más que el punto de partida de estas dos ideas. Sólo vemos como llega Logan al infierno, y es una buena recepción, aunque nada fuera de lo común. El historial de Aaron con demonios hace que pienses que va a ser brutal en próximos números, se espera. La otra parte se hace de manera que ocupa mucho más espacio, y usando un recurso que no suele ser bueno: El reintroducir un viejo personaje sólo para tenerlo como carne de cañón para vender la amenaza de turno. Es decir, es Lobezno, sabemos que es peligroso. Vale que está bien que lo demuestren, pero es un recurso muy fácil. Por otro lado, es un personaje que no aparecía hace años, casi no había aparecido en total (y únicamente en comics y pelis de Lobezno, es decir, ninguna gran cosa) y al menos Aaron le da buena caracterización y un buen final antes de cargarselo. Si vas a hacer el recurso fácil, al menos se hace bien. No necesitaba tanto espacio, de todas maneras.

 

A: De hecho, ese personaje soso y gris sale más que el propio Lobezno en todo el cómic. Y tampoco es muy productivo emplear tiempo y narración en darle la caracterización que nunca tuvo para destruirle.

 

P: Catch-22. Si no lo desarrollas, a nadie le importa que muera. Si lo desarrollas, parece que ha sido para nada. La solución es no matar fácilmente a personajes, claro.

El resto del comic está dedicado a algo más interesante. Y es a presentar a los villanos de la historia, con el satánico nombre de la Mano Derecha Roja. En principio son nuevos personajes (aunque no me extrañaría que resulten tener conexiones pasadas, aún no cuentan el origen), y de momento sólo tienen tres cosas: Quieren venganza, tienen recursos, y son gente muy extraña. Esto último juega a su favor, ya que descontando las pintas increiblemente raras que tienen, no habría nada que los distinguiera de cualquier otro grupo de villanos genéricos que quieren venganza. Al menos aquí son curiosos de ver, y parece que Aaron va a darles más desarrollo que simplemente tipos con armas que quieren vengarse.
A: Si, no han tenido mala pinta para nada. Y tiene mérito hacer un villano de Lobezno que se diferencie de otro anterior.

 

P: Y a estos villanos se les ve mezclados con los secundarios de la serie. Tener a secundarios en Lobezno ya es un paso adelante. Una es su actual novia, Melita, que empieza con una escena absolutamente genial, que es lo que debería hacer cualquier superhéroe que tiene novia (en vez de gilipolleces peligrosas como no decirle la verdad) y continua dandole personalidad y fuerza pese a estar de damisela en apuros. Y a los villanos se les junta con los secundarios de la serie. La otra es otro personaje que ya ha usado Aaron en la serie antes, y está muy bien usado, y promete una dinámica muy divertida, porque nunca se sabe por donde va a salir. Es un personaje que funciona mucho mejor como gris que como villano, y Aaron lo entiende bien.

 

A: Lo de la novia de Lobezno es una grata sorpresa no solo porque sea especialmente inteligente para el formato “novia de heroe” sino totalmente sorprendente para el formato concreto “novia de Lobezno”. Refrescante. La otra es probablemente, el factor de este número 1 que más te incita a querer leer el número 2.

 

P: Para terminar el número, hay una historia de complemento, que sirve para contarnos que los malos están atacando a aún más antiguos conocidos de Lobezno. Está dedicada a uno de esos conocidos (que supongo que lo atacan por conexiones familiares con otro personaje, porque no son precisamente amigos), y como hace su último asalto contra los malos. Es difícil de juzgar por sus propios méritos. Por un lado, es un personaje que siempre ha sido bastante cutre y maltratado. Por otro, tiene suficiente historia como para matarlo así de fácilmente, en una historia que ya ha tenido su cordero sacrificial, además. Si Aaron tiene algo más pensado para él más adelante, es una cosa, pero si no, no viene a cuento. Otra vez que Aaron tira de crédito. Al menos es un buen último combate. Se usa un truco chulo, no mostrarnos a los villanos, porque da igual: Lo importante de la historia es lo que está pensando el protagonista y como lo está llevando, y los adversarios no importan, sólo que son apabullantes.

El dibujo de esa historia es de un tal Jason Latour, que tiene un estilo similar a CP Smith (que ha dibujado varios números de estas series). Minimalista, con pocos trazos, y muchas sombras y colores, funciona bien para la historia, aunque podía tener más detalle y más definición.

El dibujo de la historia principal es de Renato Guedes, traido de las series de Superman, en el afan de Marvel de dejar a DC sin dibujantes buenos. Guedes hasta ahora había estado en series más bonitas y agradables, por así decirlo, dedicado a paisajes y escenas emotivas, así que no parecía el más apropiado para esta serie. Pero aquí demuestra que si que puede hacer violencia si es necesario, y le queda bien. Hace un buen Lobezno, un infierno que realmente es grotesco, acción chula, y los villanos desde luego son imaginativos.

 

A: Si, y con el cuerpo de Lobezno poseido en la otra historia también hace un muy buen trabajo. Consigue que dé bastante miedo en varias escenas. También le imprime tensión a las escenas de gente inocente sufriendo. Un buen dibujo.

 

P: El comic tiene buenas ideas, pero muchas de ellas depende de que Aaron sepa llevarlas a buen puerto en vez de por caminos fáciles peores. Pero se ha ganado la confianza, así que se puede decir que es un comienzo con promesa. Recomendado (7)

 

 

 

Ultimate Vengadores Nº7

 

Empieza la tercera miniserie de las cuatro que van a hacer, y por una vez, aquí queda mejor renumerar cada una, que no continuar la numeración como está haciendo Panini, porque cada una tiene a unos protagonistas distintos, y no parecen tener que ver unas con otras.

 

La idea esta vez es simple: Vengadores vs vampiros. Es gracioso que Millar se haya estado quejando porque le hayan copiado la idea en la nueva serie de X-Men, porque este no es precisamente un concepto original como para que no se le pueda ocurrir a dos personas por separado. Es decir, no es que sea la primera vez que se han enfrentado superhéroes a un ejército de vampiros, ni que les han intentado convertir. Además, dado como lo enfoca Millar aquí, convirtiendo a superhéroes en vampiros, si acaso es repetir su idea de los Marvel Zombies (superhéroes transformados en monstruos sobrenaturales como villanos), sólo que pillada cuando está empezando.

 

La pena de este comic, y la mayoría de intentos recientes de Millar, es que hay un comic de superhéroes decente aunque estándar, al que, para ser más molón y original, se le ha añadido un 80% de cosas que Millar cree guays. Así que los personajes son reconocibles como los de verdad, excepto que dicen más palabrotas, son más desagradables con los demás, y están más obsesionados con el sexo. Aparentemente, en el mundo de Millar, eso sustituye a tener ideas originales, o desarrollar a los personajes con personalidades de verdad. Es triste, porque podría ser mejor, o al menos, menos irritante, pero no quiere, y seguirá así, mientras haya gente que se trague tanta chorrada. Al menos las ventas de sus comics Ultimate han bajado notablemente. A ver si resulta que sus comics venden por el dibujo.

 

En esta historia, se presenta a la versión Ultimate de Blade. Es como el de verdad, pero a lo Millar, es decir, chulo y putero, como casi todos sus personajes. También hay otro momento en plan “vamos a ignorar al Loeb”, donde Millar quiere usar a Daredevil. Excepto que el Loeb se lo cargó gratuitamente en Ultimatum. ¿La solución de Millar? Inventarse un nuevo Daredevil, que excepto por el nombre, es idéntico al original en sus primeros días, e ignorar lo más posible todo lo anterior. Sería gracioso, si no fuera tan triste que se llegue a esa situación. Siguiendo con el reciclar viejos diseños de la Marvel normal que no se han usado en el Universo Ultimate, aparece la armadura original de Iron Man, aunque a saber de donde ha salido. Y el nuevo Hulk tiene el aspecto, o del Hulk fusion, o del Banner Jr de Millar, y la verdad es que una idea graciosa, aunque por supuesto, como no es un misántropo y se parece a la opinión que tiene Millar de sus lectores (eso se dice explicitamente, por cierto, por si te quedaba alguna duda de que Millar odia a sus fans, o al menos disfruta diciendo que lo hace) en vez de a lo que él cree que quieren ser, es tomado en burla. Oh, y aparece el Capitán America, y Millar logra hacerlo más desagradable que en Ultimates, que ya es difícil. El argumento no es malo, tampoco es gran cosa, pero es una historia de acción decente (desde luego, usa a los vampiros mucho mejor que X-Men), pero está empeorada notablemente por estos problemas con los protagonistas y como se los toma el guionista.

 

El dibujo es de Steve Dillon, que dibujó un anual de los Ultimates de Millar hace años. El estilo de Dillon no pegaría para el estilo habitual de blockbuster de esta serie, pero esta es una historia más oscura y callejera, de vampiros en callejones, con violencia más sangrienta y natural, así que pega bastante bien. Y habiendo colaborado tanto con Ennis, está acostumbrado a dibujar misántropos violentos.

 

No son las chorradas de siempre, pero casi. Y es una pena. Neutral (5)

 

 

 

X-Men: Primera Generación

 

P: Quinta película basada en la Patrulla-X, y primera en una nueva dirección. El problema de esta franquicia es que la tercera peli dejó la tierra quemada, en más de un aspecto. Así que han decidido hacer precuelas en vez de reiniciar, como han hecho otros, lo cual es valiente y decidido, al menos. Hicieron la de Lobezno, y se planeó hacer una de Magneto, pero en vez de eso, han decidido ampliar el concepto, y hacer una entera sobre la juventud de Magneto y Xavier, que es un conflicto con mucho potencial. Además, esta vez han elegido bien al director, y han cogido a Matthew Vaughn, que ya ha demostrado que sabe adaptar bien comics con Stardust y Kick-Ass. La idea para el argumento, además, es de Bryan Singer, el cerebro de las dos primeras películas, y aunque hay un mogollón de guionistas acreditados, el guión final lo ha hecho el director, y eso siempre es bueno. Y se nota, se nota que es una película con una visión clara, y muy centrada, nada dispersa, pese a la cantidad de personajes que tiene. Es como volver a las dos primeras pelis.

 

A: La verdad es que para mi ha sido toda una pasada. No entré en el cine con tan buenas expectativas y salí alucinando. La estructura está totalmente pensada y conseguida. Nada sobra, nada falta. Los acontecimientos se van sucediendo con una facilidad asombrosa, engarzando perfectamente todos los conflictos y los detalles personales de los personajes. Una ingeniería narrativa bestial.

 

P: Como en ellas, toda la película gira en torno al conflicto central de ser mutante, y lo que eso significa. Aquí, en vez de angustia vital, y odio fácil de los humanos, es sobre todo decidir como usar los poderes, y para que. Si los conviertes en maldición, herramienta o arma. Y eso está presente tanto en el conflicto interno como en el externo. El interno está centrado especialmente en un triángulo emocional (que no amoroso, y es refrescante ver una película que no gira innecesariamente en torno a un romance, aunque hay elementos sutiles de él en todas las direcciones del triángulo), entre Xavier, Magneto y Mistica, viendo como los tres se convierten en lo que serán luego, y como todos tratan de convencer a los demás de su postura. Como en las primeras películas, esos son los protagonistas de verdad, y todos los demás están para facilitar el argumento, y reflejar otros aspectos del tema central, pero en pequeño. No tienen el mismo nivel de desarrollo, pero tampoco se presentan como protagonisats, sino como secundarios.

 

A: A decir verdad, poder reescribir la historia de los personajes a posteriori y endosarles el pasado que mejor te convenga es una gran ventaja. Te da el margen de poder introducir unas interrelaciones inexistentes en los comics y que permiten que la historia cierre un círculo con mucha más facilidad. Aquí todos los cambios que se han hecho respecto a la continuidad del universo Marvel normal han sido para mejor y repercuten en que la historia tenga más fuerza.
P: Obviamente, la mezcla de personajes es un poco extraña, porque no pueden usar a los que se presentaron en las otras, a menos que fueran muy longevos o mayores. Así que la plantilla está compuesta por una mezcla de personajes de todas las décadas y procedencias muy variopintas. Pero funciona bien. Porque en vez de coger a los personajes de comic y tratar de escribir una historia cerrada alrededor de ellos, lo que han hecho es ver que personajes podrían pegar para la historia que quieren contar, y entonces tratar de usar la mayor parte de elementos de sus contrapartidas de comic.

La otra parte de la película es la de acción, y aún así, no es completamente vacia: Se usa un contexto histórico (precisamente aquel en el que se creo el comic, principios de los 60) para hacer que los temas de la Patrulla-X resuenen mejor. Aquí la Patrulla-X, además de un concepto de ciencia-ficción, simbolizan la nueva generación que va a cambiar el mundo en esa década. Además, se mete en medio de un acontecimiento del mundo real, que sirve precisamente para contrastar las viejas ideas humanas con las nuevas mutantes, y pega muy bien, además de enlazar con la vieja idea de que los mutantes son los “Hijos del Átomo”. (Claro, que hacer que la peli transcurra en los 60, aunque apropiado, hace que algunos personajes sean demasiado mayores o demasiado viejos para lo establecido en las otras, y queda raro que en 40 años no haya pasado nada significativo con la raza mutante, pero…)  Y otra gracia añadida de que transcurra en los 60, es que en argumento y estética, hace que la parte de acción/aventura de la peli sea un homenaje a las pelis y series de espias de la época, tipo James Bond, Vengadores y demás, lo cual queda tremendamente divertido. (Y es incluso apropiado para el villano de la historia)

 

A: Meter a los mutantes en el contexto de la crisis de los misiles (mejor aún: meterles como partícipes y parcialmente responsables) es el gran hallazgo de esta película. Doble argumento y doble tensión. Y doble encaje: ir atando la propia historia de Xavier y Magneto y la del desarrollo de la crisis. Y es un evento especialmente útil para visualizar las relaciones humanos-mutantes y mutantes-humanos. No sé quién tuvo la idea de hacer este coctel pero el resultado es espectacular. A: Por otro lado, creo que tampoco se han esforzado mucho en hacer encajar la precuela con las otras pelis. Hay unos cuantos detalles muy evidentes, otros que son guiños (Xavier y Magneto jugando al ajedrez) y luego incoherencias totales que ni se molestan en explicar, como que Alex Summers tenga la misma edad que tendrá su hermano mayor dentro de 40 años.

 

P: Nadie te dice que en esta continuidad, Alex Summers sea hermano de Scott. Igual que queda demostrado que la chica que parecía Emma Frost en Lobezno no puede ser Emma. En general, tomando las peliculas como su propia entidad, encaja perfectamente con las dos primeras, y algo peor con las otras dos. (Es imposible de encajar lo que pasa con Xavier en esta peli con como sale en aquellas)

Y ahora, hablemos de los personajes:

Xavier es exactamente como te lo podrías imaginar de joven, excepto que tiene una parte humorística inesperada que queda muy bien y no está fuera de lugar. Está muy bien desarrollado, aunque sea el que menos cambia a lo largo de la película por motivos obligatorios. Y James McCavoy está perfecto, parece el Xavier de los comics con pelo, no el protagonista de Wanted.

 

A: Si, esa parte de ligoncete universitario no la veía yo mucho en Xavier pero es igual, es un añadido positivo. Igual que su relación fraternal con Mística. Todo aporta a darle más verosimilitud al personaje y a explicar mejor el por qué de su postura en el tema de las relaciones con los humanos.

 

P: Las dos escenas de presentación de Xavier y Mística, como niños y como adultos, son geniales, cada una en su estilo. (Entrañable y gracioso, respectivamente)

La escena de presentación de Magneto, es volver a contar la de la primera película, con tanta fidelidad que parece el mismo metraje. Pero no es gratuito, además de presentar la idea central del personaje, sirve para empalmar con la presentación del villano, y con el debut de Magneto en el presente, recuperando la genial, pero poco usada idea de los comics de que fue un cazanazis antes de ser malo. El resto de su historia es lo que te puedes esperar por los comics y por como ha acabado en las secuelas, pero está muy bien hecho igualmente. Y aunque Michael Fassbender no se parece a McKellan ni al de los comics, si que tiene el carisma y (ejem) magnetismo que tiene que tener. Es un poco mayor que lo que se supone que es el personaje, eso si.

 

A: Se refleja totalmente el espíritu de Magneto, el Magneto de los mejores comics en los que no es ni bueno ni malo sino todo lo contario y le comprendes y le detestas alternativamente. Todo eso aderezado con secuencias increíbles como la de la cantina en Argentina, donde demuestra lo inequívocamente molón que es.

 

P: Mística se parece poco a la de las otras pelis (aparte del maquillaje), pero eso se aprovecha, porque como nunca ha tenido indicios de origen (ni mucha personalidad, en las peliculas), es la que más se puede desarrollar. Y está muy bien, porque aunque Xavier y Magneto son los centros del dilema de la peli, la que refleja el dilema es ella. Todo el núcleo emocional de la peli es suyo, (descontando el pseudo-romance de los protas) y lo lleva muy bien. Da mucha pena, es muy humana, tiene unos defectos muy creibles que no la hacen desagradable, y tiene un desarrollo muy bueno que hace que quede muy bien cuando empieza a parecerse a la del presente. Jennifer Lawrence está adorable en el papel, además.

 

A: No la conocía, pero es una gran actriz. Y sí, nunca lo hubiese dicho, pero Mística se acaba convirtiendo en un elemento central para contar la historia y para presentar el conflicto principal en el que se basa toda la idea de X-Men. Mención especial al guiño con Rebecca Romjin.

 

P: Kevin Bacon hace del malo de la historia, que tiene el nombre, poderes y parafernalia de un villano clásico de la serie, pero con otros elementos añadidos para la ocasión. El resultado es un villano de James Bond con superpoderes. No es muy profundo, pero tiene estilo y gracia. Y sirve para darle otra dimensión al conflicto moral de la historia.

 

A: Sirve sobre todo para hacer más fácil el contraste de los conflictos interiores previos de los protagonistas con el gran conflicto racial y evolutivo que domina la historia propiamente dicha. Es bastante malo de opereta pero tiene un par de escenas espectaculares y es creíble y razonable en su forma de actuar.

 

P: Los humanos son la otra punta de este conflicto, y es de agradecer que sean bastante razonables en todo esto. Sólo vemos a militares y hombres del gobierno, pero hay suficiente variedad de reacciones creibles. Hay un buen uso retroactivo del General Striker, y hay un personaje que no entiendo que no hayan aprovechado para llamarle Fred Duncan.

 

A: Pero es Oliver Platt, con lo cual todos salimos ganando. Me gustan mucho los militares americanos y soviéticos que están presentes en la escena del clímax, creo que son los que dan más verosimilitud a las dos historias: la histórica y la ficticia.

 

P: Si, estuvieron muy bien. Y se nota que sabían que esos personajes, aunque sólo iban a aparecer 5 minutos, iban a tener importancia, porque pusieron a Michael Ironside a hacer de uno de ellos. Metida en todo esto está Moira MacTaggert, cuyo único parecido con la del comic (aparte del físico, más o menos) es que es una vieja amiga de Xavier. (Otra inconsistencia con X3, allí era doctora) No tiene mucho, la verdad, pero lo que hace, lo hace bien.

Luego está la Patrulla-X Primera Clase de por si. La mayoría son un rasgo de personalidad y unos poderes, pero como en las otras películas, era lo más que se podía esperar. El único que si que tiene desarrollo es la Bestia, y también está muy bien. Le falta el sentido del humor y cultura que tiene en los comics y en X3, pero supongo que lo desarrolla con el tiempo. Está bien que hayan puesto a Nicholas Hoult (Tony en las primeras temporadas de Skins) en el papel, porque es muy buen actor. A ver si despega su carrera.

 

A: Es genial que, en su aspecto original sea tan cutre y poco llamativo como lo era la Bestia en los primeros comics de X-Men. A decir verdad, en la peli es un personaje mucho más útil de lo que lo era en aquellas historias. Y se reserva el papel de catalizador del conflicto de Mística y de “wrong choice” en el dilema. Pena que lo que son sus propios poderes no sean especialmente útiles para la escena de acción que se plantea, con lo que queda un poco anulado (aunque no más que la pobre Mística).

 

P: El resto: A Kaos le ha tocado la parte del que está traumatizado por los poderes incontrolables, aunque al menos no machacan con ello y lo supera rápidamente. Han logrado hacer que queden bien sus poderes en imagen real, lo cual es un logro, teniendo en cuenta que era un efecto 2D dificil de traducir a 3D.

 

A: Y luego funciona como la nota discordante y rebelde que tiene que haber en un equipo. El tema de sus poderes ayuda a que las escenas de entrenamiento funcionen mejor, porque realmente es el que consigue un mayor avance. Junto con Banshee, claro.

 

P: Banshee es… bueno, es irlandés, supongo. O irlandés-americano, porque todos los alumnos son americanos (lo cual limita aún más las posibilidades de que personajes usar, claro) No tiene mucha personalidad, pero es graciosillo, y han adaptado bien los poderes a imagen real.

 

A: De hecho, en una de sus escenas de vuelo sobre el océano fue donde más tuve la sensación que se tiene en las buenas pelis de superhéroes de: “Dios, nunca creí que pudiese ver esto tan bien hecho en imagen real”.

 

P: Una elección más curiosa es la de Angel, no Warren, sino la chica creada por Morrison. Pero queda bien, porque tiene poderes faciles de hacer, y sirve para tener un personaje que no es heroico, pero tampoco es mala persona, así hay variedad de personalidades. Y la actriz da la sensación de pobreza del personaje, aunque tenga las medidas habituales de Hollywood y no las del comic.

 

A: Si, a mi también me extrañó (no más que Darwin) pero tiene ese toque barriobajero para darle una extracción distinta a los personajes. Y es un personaje lo suficientemente no querido por los fans como para hacer con él lo que te dé la gana. Tenía que haber alguno que hiciese lo que hace ella.

 

P: Darwin es una elección aún más rara, pero supongo que es porque los poderes le gustaron a alguien que hacía la película. Cumple su papel, supongo, aunque lo podrían haber hecho muchos otros.

Cambiando de bando, está Emma Frost, que básicamente, hace lo que hacia Mística en las dos primeras películas. Tal cual, personalidad (o falta de ella, incluida). Es una pena, porque al igual que pasaba con Mistica, en los comics son personajes mucho más complejos, sobre todo ahora. Pero supongo que es está basada en la Frost de su primera aparición, cuando era una villana más y no tenía el interés que tuvo después. Está interpretada por January Jones, que pega el salto de los 50 de Mad Men a estos 60, y le queda muy bien. La verdad es que visualmente da la talla, aunque parezca mayor.

 

A: No tiene la complejidad de Emma Frost pero capta el estilo. Y eso no está influido por mi adoración total por January Jones. Lo que queda un poco feo es como muestran su tranformación en diamante. Con los buenos efectos que tiene la peli, no entiendo como esto tiene un acabado tan serie B.

 

P: No tengo muy claro que un diamante de metro setenta con forma de persona pueda quedar menos cutre.

Hay dos villanos más, pero francamente, han escarbado al fondo del barril con ellos. Uno de ellos es el merodeador Marea (interpretado por un español), que tiene toda la pinta de que primero crearon al personaje, y luego vieron que personaje de comic se parecía vagamente para ponerle el nombre. Y el otro es, de entre todos los personajes de 48 años de historia, uno que solo ha aparecido en una saga de la peor etapa de esos años, Azazel. ¿En que pensaban? Supongo que en que querían hacer un Rondador Nocturno malvado, y es lo que más se parecía. Porque si no, no se explica. Por lo demás, ¿recuerdas a Sapo y Dientes de Sable en la primera peli? Pues lo mismo. Nada de personalidad o historia, pero sirven como obstrucción, y con efectos chulos de poderes para escenas de acción que quedan bien.

 

A: Bueno, querrán implicar la paternidad de Rondador una vez más. Por como se desarrolla la historia tendría sentido. Marea está porque sus poderes eran perfectos para un par de escenas, únicamente. No se parece especialmente al del comic.

 

P: Por lo demás, hay varias referencias retroactivas a futuras películas y a algunas cosas del comic (sobre todo de las primeras), que quedan muy bien. Incluido el origen del nombre X-Men, que es gracioso. Y luego está el Cameo, que es perfecto. En general, un paquete muy, muy logrado, para fans del comic o de las primeras pelis.

 

A: He ido a verla con una persona totalmente ajena a los comics. Ambos salimos encantados. Creo que es la prueba del nueve de que está bien hecha. La aplaudo totalmente.

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Astonishing X-Men Nº15: Se explica bien la idea de los niños y del malo, y aspecto aparte, si que es consistente con apariciones pasadas. Buen conflicto central, pero se dispersa rápidamente. Neutral (5)

 

Capitán America Nº5: Buena caracterización del Barón Zemo, que redime números anteriores. Buen plan en general, pero la ejecución es anticlimática. Recomendado (7)

 

Guerreros Secretos Nº20: Las cosas se aceleran muy rápido, quizá demasiado, y se preparan bien para un gran combate decisivo. Recomendado (8)

 

Iron Man Nº5: Buen cara a cara a varios niveles entre Tony y Sasha Hammer, que por fin acelera las cosas. El dibujo sigue teniendo problemas. Recomendado (7)

 

Nuevos Vengadores Nº4: Más hacer tiempo mientras pasa poco y no muy bueno. No Recomendado (4)

 

Patrulla-X Nº66: La presentación de las Cinco Luces empieza a adquirir una pauta, pero es interesante, y los personajes prometedores, así que cumple el objetivo. Los subargumentos son buenos. Lástima que siga con mal dibujo. Recomendado (8)

 

Superman Nº49: Historia rápida y bien montada, que se esfuerza muchísimo en cerrar ingeniosamente personajes y situaciones. La pena es que queda muy apresurado, pero no podía hacerse mejor con las instrucciones que tiene. Buen dibujo. Recomendado (7)

 

Thor Nº2: En típico estilo Fraction, la historia se desinfla y no avanza mucho más que en el primer capítulo. Neutral (6)

 

Vengadores Nº5: Se explica por fin la historia, pero no es gran cosa. Lo único interesante es un añadido del editor, que además es una copia total de 52. Dibujo feo. No Recomendado (4)

 

Vengadores: Guerras Asgardianas Nº3: Clásico fin del segundo acto, con reunión, pelea y revelación del conflicto final. Típico, pero bien hecho. Recomendado (7)

 

Vengadores Secretos Nº5: Número autoconclusivo, explicando de donde ha salido el doble de Nick Furia, y que es la conspiración a la que pertenece. No es fascinante, pero no está mal. Mejor dibujo que de costumbre. Recomendado (7)

 

X-Men Nº3: El cliffhanger del número anterior se resuelve fuera de pantalla en otra serie, y resulta no haber sido para tanto. Lo demás es (más) tonto o predecible. No Recomendado (3)

 

X-Men Legado Nº66: Más o menos lo que se podía esperar. Neutral (6)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. Nos vemos la semana que viene con el Dia Más Brillante, y… poco más, probablemente. A menos que los tomos de DC se adelanten, que vete a saber. En cualquier caso, mejor así, así recupero el retraso de esta semana. Saludos sesenteros.

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, avalancha de tomos de Panini, muchos más de los que una persona cuerda puede absorber en una semana. Afortunadamente, nadie me ha acusado nunca de estar cuerdo, así que más abajo tendreis un intento de comentar el mayor número de tomos posibles, pero alguno se ha tenido que quedar para el podcast. Por cierto, el tema de este mes parece ser “miniseries que transcurren antes de Asedio, porque no podemos molestarnos en publicar las cosas ordenadas”. Fantástico. También hay alguna cosa de Norma, incluido ATOMIC ROBO. Y como voy mal de tiempo y mis circunstancias son enloquecidas, pasamos ya a las reseñas. Si quereis oir más desvaríos, ya sabeis, podcast. (Tengo que hacerle publicidad de alguna manera)

Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Atomic Robo y Otras Rarezas

 

¡Vuelve Atomic Robo! Eso siempre es causa de celebración, sobre todo comparado con muchas de las cosas que tengo que comentar. Este es el cuarto volumen de la serie, y es lo contrario del volumen anterior. Si el tomo anterior tenía una sola amenaza, pero en distintos tiempos, y así veiamos distintas épocas en la vida de Robo, este tiene un solo tiempo con distintas amenazas, una en cada número. Así que el tomo viene a ser una semana en la vida de Atomic Robo (allá por finales de los 90), que para él es cotidiano, pero para cualquier otro sería algo lleno de asombro y rarezas. Así que es la mezcla habitual de humor, imaginación, animaladas y reimaginación de viejos elementos de acción y ciencia-ficción de manera fresca y con ciencia aplicada.

 

El primer número es el más cotidiano, por así decirlo, es incluso un número de presentación. Bajo el recurso veterano del “primer dia del novato”, vemos la vida en Tesladyne desde los ojos de alguien nuevo, y vemos lo desmadrada que es la ciencia de acción. Es una gran presentación de todos los elementos de la serie: El enfoque activo a la ciencia, la manera de explicar de manera relativamente plausible los elementos fantásticos (en este caso, vampiros), el tomarse lo absurdo y terrorifico como algo cotidiano, Jenkins… todo funciona muy bien. En este caso, es la versión Atomic Robo del asedio de un edificio cerrado por parte de un ejército de monstruos, sólo que aquí los monstruos tienen las de perder. En vez de ser terror, es comedia, claro. El final tiene un elemento un poco extraño, pero es Clevinger preparando un elemento para más adelante, además de seguir el tema de fondo de “Robo no puede explicarlo todo, por mucho que se empeñe”.

 

El segundo es un viaje a Japón, así que tenemos la versión de esta serie de los kaiju (Godzilla y demás, vamos) y los super-sentai (Power Rangers, vaya). Como siempre, en este universo existen todos los géneros más o menos fantásticos, pero a su manera, teóricamente más plausible y mejor planteada. En este caso, ambos géneros tienen un origen específico que tiene bastante sentido (buento, tanto como lo tiene algo en esta serie), aunque a Robo no se lo parezca. O como dice él: “¿Para que tenemos la ley cuadrado-cubo?”. Es una historia divertida, en parte gracias a ver como se toma Robo como hacen las cosas en Japón, y no tomandose muy en serio todos los elementos obligatorios de las películas y series japonesas que se empeñan en cumplir, y que Clevinger parodia.

 

Pero lo mejor es el tercer número, que tiene el esperado retorno de la némesis de Robo (o eso le gustaría creer a él), el Dr. Dinosaurio. Es una precuela a su primera aparición en el número gratis que metieron en un tomo anterior (es lo bueno de tener una serie que va saltando en el tiempo), contando su primer encuentro. Y es tan desmadrado y desternillante como se podía esperar. Es una fórmula cómica perfecta, con el Dr. Dinosaurio tratando de actuar como un villano científico de comic de la manera más ilusionada posible, y Robo tratando de explicarle detenidamente porque no funciona y porque todo lo que hace es estúpido. A lo que el Dr. Dinosaurio no le hace caso, claro, porque es estúpido. Pero aún así es competente como molestia como para durar un número como incordio. Y todo el diálogo entre ambos durante ese rato es brillante, igual que las ideas enloquecidas del Doctor. En serio, si no te carcajeas varias veces en este comic, comprate un sentido del humor.

 

Por último, viene un capítulo final bastante más serio, con el retorno de alguien que si que tiene un poco más de nombre como para ser la némesis de Robo. Queda un poco anticlimático, porque no es un número de acción, es un número mucho más tranquilo, que va más de investigar y explorar científicamente, en vez de acción y aventura. Corta un poco el viaje enloquecido que era la miniserie, aunque el problema está en que no llega a resolverse del todo, más que la idea de por si. Probablemente es una idea que se seguirá en posteriores miniseries, que se nota que Clevinger tiene muchas ideas de futuro (o pasado, según), pero aunque la idea es buena, no llega a ser satisfactoria de por si. Cierra bien la idea de la miniserie de ser la semana de presentación del novato, al menos.

 

Para terminar, el tomo lleva varias historias cortas que han aparecido en la página web de la serie. Sobre todo son aventuras desmadradas, incluida otra aparición del Dr. Dinosaurio, pero hay alguna más seria, como la que explica de donde viene todo el presupuesto para tanta ciencia loca. La pena es que los dibujantes de estas historias, en general, no están a la altura.

 

El que si está a la altura es Scott Wegener en la mini principal, siendo brillante en lo que hace. Los diseños tienen el toque perfecto entre comedia y acción, la acción es clara e impresionante dentro de su estilo, pero sobre todo, la gran bis cómica. No sólo Robo sigue siendo uno de los personajes más expresivos en el mundo del comic pese a no tener casi rasgos faciales, el Dr. Dinosaurio es desternillante simplemente con mirarlo.

 

Sigue siendo de lo mejor del mercado, y ojalá que dure. Por favor, que le den trabajo a Clevinger en Marvel y DC para que pueda seguir financiando esto, y compradlo para que Norma siga publicandolo. Muy Recomendado (10)

 

 

 

Daredevil: Tierra de Sombras

 

Peter: Esto no sólo es la siguiente saga de Daredevil, en Marvel han aprovechado para convertirlo en uno de sus mini-eventos, que son la moda este año. Es decir, tipo Asedio: Miniserie principal que es lo único importante, más varios especiales, miniseries y crossovers, afectando a una familia de series, pero sin desmadrarse. Excepto que esto supuestamente afecta a las series callejeras, pero apenas hay de eso. Spiderman va por su cuenta, el Castigador aún más, y Bendisores va oficialmente con las de Vengadores, pese a que son esencialmente el 80% de los protas de esta serie. Así qeu ha acabado siendo una saga principal, crossovers en Daredevil y varias cosas gratuitas. Igualmente, el intento de tener un grupo de “héroes callejeros” de protagonistas rechina. Algunos tiene sentido que aparezcan, porque son amigos de Daredevil o tienen experiencia con ninjas como Lobezno. Que básicamente, son los Bendisores (e igualmente, la excusa de porque participan estos y no los Vengadores, aunque sean muy parecidos, no queda creible). Pero otros personajes no pintan mucho. De hecho, toda la aparición del Motorista Fantasma es completamente gratuita, involucra una mala comprensión de como funciona, y está sólo para tener un momento de “oh mierda” que luego ni llega a servir para nada.

 

Al:  Si, con el Motorista me pasó que me estaba imaginando que debía estar resultando esencial en las partes del crossover que no van en el tomo. Pero, al parecer, ni eso. El Caballero Luna puede pegar más pero realmente tampoco hace absolutamente nada útil para la historia.

 

P: Ni eso. Los crossovers van totalmente al margen y estan escritos a posteriori.

La idea de la miniserie es buena, y es la extensión lógica de lo que llevaba la etapa de Andy Diggle, y por extensión, toda la espiral que heredó de Brubaker y qeu empezó con Bendis. La vida de Matt Murdock se ha vuelto tan horrible, que ha decidido que está harto de todo, y que es buena idea convertirse en lider de la Mano y tomar el control de la Cocina del Infierno. Si no hace otra cosa, al menos nos saca de la espiral eterna de “Matt conoce a chica, Kingpin y Bullseye le hacen la vida imposible, DD pierde chica, DD se venga, derrocan a Kingpin, que se va para siempre pero luego vuelve, vuelta a empezar” con el que llevamos 10 años, 25 si contamos que lo inventó Miller y Nocenti esencialmente lo continuó.

 

A:  De hecho, como historia de “héroe se sitúa en el filo de la navaja y pierde la noción del bien y del mal” está bastante mejor enfocada que la media, porque pone a Matt ante un dilema que no es de fácil solución y de los que vemos todos los días: ¿intentamos domar a la bestia y ponerla de nuestro lado o será la bestia la que nos arrastre a nosotros si le tendemos la mano? (entiéndase bestia en un sentido más amplio que la que sale en el comic y, desde luego, que Hank McCoy).

 

P: El problema es que, como suele pasar siempre que tenemos una premisa así, con un héroe caminando un sitio gris, la mayoría de guionistas acaban acobardandose, y no explorando las posibilidades. (curiosamente, la miniserie de Question de hace 3 años dejaba a la prota en la misma situación, y su siguiente aparición, mismo guionista y todo, la deshacía sin explicación) Empieza bien, como dices, porque no es una idea necesariamente mala. Al fin y al cabo, si la Mano son como las cucarachas, que nunca desaparecen hagas lo que hagas, mejor tenerles controlados y tratando de hacer el bien. El conflicto parecía estar en si se iban a dejar transformar en buenos si eso va en contra de su filosofia, o si iban a corromper a Matt a base de ponerle en situaciones difíciles. Esa sería una gran historia. Pero no es la historia que Diggle (y Marvel) quiere contar. Así que al poco de empezar, se convierte en algo completamente distinto. Resulta que los demás héroes tienen razón, lo que está haciendo Daredevil es malo sin ambigüedades, y hay que detenerle. Y la historia se convierte en una guerra donde los héroes tratan de detener a DD y la Mano por varios frentes, agonizando porque se enfrentan a su amigo. Es decir, algo muy visto, y encima, que termina en uno de los grandes clichés de los comics de superhéroes.

 

A:  Bueno, pero el final (debido al planteamiento inicial) deja una puerta abierta que sigue dejando margen para explotar en el personaje. Daredevil queda con pecado que purgar.

 

P: Pero por el camino, sólo hemos tenido una historia de buenos contra malos. Que no es algo malo de por si, pero si en comparación con lo que habría podido ser, y pretendía ser al principio. Además, con la pega de que la mayoría de los malos no tiene más aparte de ser malos (es lo que tienen los ninjas, y es apropiado que para ello hayan rescatado a unos villanos de Daredevil de los 90) y la mayoría de buenos son los típicos personajes sobre-explotados de siempre que tampoco tienen mucho distintivo. Y encima, está el puñetero Kingpin. Es decir, está bien usado, y tal, pero es el Kingpin. Sólo fue hace dos años donde prometieron que se iba de la ciudad por siempre jamás, y ya está incordiando otra vez. Y es la tercera vez que pas ese ciclo esta década. Y encima, en la saga prometen que volverá. Llega un punto donde, por bueno que sea, deberían dejarle descansar y darle una oportunidad a otro. Estaría bien una maldita saga de Daredevil sin el Kingpin, la verdad.

 

A:  Sobre todo porque realmente no es en absoluto necesario para contar esa historia. Su aparición es más para ir planteando el desarrollo posterior, pero no hace falta para que suceda prácticamente nada de lo que pasa en Tierra de Sombras. Y otro personaje al que no entiendo es al inspector de policía. ¿Quién te crees que eres, el comisario Gordon? Si no tienes ni una maldita buena escena. Ni una maldita escena útil. En doce cómics. Quizá una y quién lleva el peso ni siquiera es él. Y ni que estuviésemos faltos de policías protagonistas como para tener que inventar uno anodino.

 

P: Lo único interesante es lo que pasa con los secundarios de Daredevil, que estaban en posiciones interesantas cuando el argumento aún prometían, y se desarrollan bien aquí. Allí si que hay sorpresas, traiciones y traiciones dobles, redención y momentos chulos que son propios para los personajes.

 

A:  Bueno, yo realmente agradecería que llegase algún guionista que no caracterizase a Foggy como un idiota. Porque vale, es bastante idiota. Pero tampoco se merece estar siempre en una posición tan humillante.

 

P: Todo esto último, por cierto, se desarrolla menos en la mini principal de Tierra de Sombras, y más, sobre todo, en los crossovers con la serie de Daredevil. Que, como suele pasar, se entrelazan con la historia principal explorando lo que hacen algunos protas, y Panini, como algo nuevo e ingenioso, ha insertado a cachos según corresponde cronológicamente. Esta manera de publicarlo, aunque hace que el tomo sea gigantesco, y que los interesados en el Tio Garras y otros invitados tengan que tragarse mucho sobre secundarios de DD, hace que la historia quede bastante más desarrollada que el festival de espadazos y puñetazos que es la mini principal por si sola. Por otro lado, a lo mejor son demasiados números de crossover, y aunque a veces tiene cosas muy buenas, otras veces se pasan muchas páginas pesadas sin nada interesante. Sobre todo, como dice Al, con los personajes no superheroicos, como Foggy o el Comisario que se parece sospechosamente a Gordon.

 

A:  Por otro lado, Dakota y Becky sí que están bien. Sobre todo Dakota. Y Ben Urich, cuando finalmente sale, como suele hacer, se lleva el peso de la narración.

 

P: Por último, el tomo también incluye, ¿porque no?, un especial epílogo de la saga, viendo como afecta el final a todos los secundarios de la serie (también coescrito, como los crossovers, por Diggle y Anthony Johnston, que ha escrito cosas buenas para Oni) y es otra historia con momentos personales buenos, y un montón de relleno que al final no te dice nada, aunque parezca que fuera a decirlo.

 

A:  Por lo menos tiene un momento bueno con Matt y otro con Urich. A cambio nos tenemos que comer al Kingpin y el resto de banalidades, pero bueno. No es lo peor del tomo ni de broma.

 

P: El dibujo de la mini principal es de Billy Tan, que ha mejorado bastante. Sigue sin estar demasiado depurado ni atractivo, pero al menos sabe contar escenas de acción de manera dinámica. (el nuevo traje de DD es un poco excesivo, sea de quien sea culpa)

 

A:  Me hace gracia que el traje para crear un Daredevil malvado esté inspirado en aquel traje de mierda que tuvo en los 90, cuando DD era bueno de bondad pero malo de calidad.

 

P: El de los crossovers, por Roberto de la Torre y Marco Checchetto continua dentro de la misma linea que lleva la serie desde Maleev, y está bien para lo que es, si te gusta lo oscuro y opresivo.

 

A:  A mí me gusta lo oscuro y opresivo si se trata de la Cocina del Infierno. Creo que Maleev le dio el tono definitivo a la serie, soy partidario de que se continúe por ahí…

Una buena idea, un desarrollo mediocre. Pero sigue siendo una buena historia. Y un crossover Marvel con DD en el centro, que hacía tiempo que no se veía. No me quejo.

 

P: Tiene una buena premisa, pero no acaba siendo ni de lejos tan bueno como podría ser. Ni necesitaba ser un crossover. Pero como historia de Daredevil no es mala, y al menos parece terminar un capítulo en la vida del personaje. Recomendado (7)

 

 

 

Guerra de Muerte

 

Pese a que no lo ponga en ningún sitio, esto es la continuación de la serie regular de Pantera Negra, siguiendo con la política de Marvel de continuar sus series canceladas en miniseries que tratan de llamar la atención un poco en vez de darlas por imposibles. En este caso, es un poco tomadura de pelo, pero no se les puede culpar por intentarlo. Es decir, el conflicto entre Pantera Negra y el Dr. Muerte llevaba preparandose durante todo el último volumen de la serie. (Por cierto, que esto tiene que transcurrir antes que la Caida de los Hulks, porque Muerte aún tiene todo su cerebro, lo que no está claro es si transcurre antes o después que Asedio) Así que dedicarle una miniserie como colofón de ese argumento no es mala idea. Igualmente, meter a los 4F tiene sentido, son las nemesis de Muerte y amigos de T’Challa. Incluso la Patrulla-X, debido a la conexión con Tormenta. Lo que es más forzado es cierto otro personaje que Marvel se empeña a meter en todas partes últimamente, bajo la incomprensible creencia de que ayuda en las ventas, pero es algo menor. Igualmente, tratar de vender esto como una gran saga no es muy cierto, realmente es una saga de Pantera Negra con estrellas invitadas, que sólo afecta a Pantera Negra. Pero bueno, al menos no le dieron varios especiales y miniseries innecesarios como a otras, y oye, logró mejorar las ventas ligeramente como para que le dieran otra miniserie después, que no todo el mundo logra.

 

El problema es que esta miniserie sigue escrita por Jonathan Maberry, como los tomos anteriores de Pantera. Y por tanto, sigue siendo bastante mala. La idea es buena, una guerra entre Wakanda y Latveria, dos sofisticados paises ficticios. Daría para una gran historia de espionaje, politica e ingenio, en las manos adecuadas. De hecho, en la serie de Pantera de Priest hubo una saga donde eso casi pasaba, y era magistral. Pero no aquí. Aquí se desperdician todas las posibilidades. Ninguno de los dos sitios parece un lugar real y creible, ni los personajes que lo pueblan parecen de verdad. Los wakandanos son todos idiotas que se dejan llevar uniformemente por el primero que se nombre lider. Los únicos recursos los tienen personalmente los líderes, el resto del pais está compuesto únicamente por los personajes famosos y masas sin nombre ni cualidades.

 

Igualmente, la pelea no acaba siendo entre gente inteligente con muchos recursos establecidos. En vez de eso, se basa en lanzar gente con poderes o armas de un sitio a otro, hasta que unos pueden a otros. Eso no es una historia, es una excusa para tener peleas. Los intentos de tener movimientos y contra-movimientos en realidad no sirven para nada. Y la supuesta gran solución no es que esté desmotivada, es que no viene a cuento que se use en ese momento y no en otro, sin explicación, además. Que por muy impactante que sea, hace de Wakanda un sitio menos único. Pero claro, estamos hablando de una miniserie donde por lo visto se trata de hacer la mitologia de Wakanda lo menos única posible, reduciendo el pais a un puñado de idiotas tribales, a T’Challa como alguien medio tonto, a la supuesta otra protagonista como un cifra, al puesto de Pantera Negra como algo lo más devaluado posible, y el 95% de los invitados estelares son intercambiables. Y el resto es hacer peor cosas que se han usado antes.

 

Encima, el dibujo es de Scott Eaton. Eaton empezó siendo horripilante en los 90, pero en cosas recientes como X-Men Legado parecía haberse reformado. Sin embargo, esto es un paso atrás o dos, siendo terriblemente confuso y feo. Si parecía que se empezaba a parecer a Pelletier, aquí sin embargo se parece más al otro estilo de Marvel, al malo, de Segovia, Pham y compañía.

 

Sigue sin haber nada interesante que ver en Pantera Negra, aunque la premisa sonara interesante. No Recomendado (3)

 

 

 

Jóvenes Aliados: Nómada

 

Otro tomo que sale tarde: Esto salía inmediatamente después de la historia del personaje en el nº600 del Capitán America, y de eso hace un año. De hecho, la mitad del tomo son historias de complemento de los siguientes números de la serie del Capi, de los que ya se han publicado la mayoría. Para mayor hilaridad, en Panini piensan que el tomo venderá mejor con el supertítulo de Jóvenes Aliados, que es el grupo al que pertenecerá Nómada en la Edad Heroica y que tiene el mismo guionista… excepto que Jovenes Aliados ha fracasado, sólo ha durado 6 números, y francamente, no son más conocidos que Nómada. ¿Por qué demonios piensan que va a vender más con ese título? Puestos a ponerles un título que no estaba en original, haber puesto Capitán America: Nomada, que sería más conocido y más verídico, incluso.

 

Esto son las historias de la Bucky de Heroes Reborn, ahora atrapada en el Universo Marvel normal. Claro, que si recuerdas sus apariciones que no eran una mierda, la Tierra de Heroes Reborn acabó en el sistema solar de la Tierra-Marvel como la Contra-Tierra, y estaba hecha una distopía, con Bucky como una luchadora por la libertad, precisamente como parte de otros Jóvenes Aliados. Que es, francamente, mucho más interesante que nada en este tomo, pero que se le va a hacer. Aparentemente, tenemos que ignorar todo eso, porque la mierda inmunda que iba antes de esto (de la que no hablaremos jamás) también lo hacía. O según el Handbook, a lo mejor es una contrapartida alternativa. Sea como sea, la chica Bucky ahora está en la Tierra normal, y pasa a llamarse Nómada. Que no tiene mucho sentido, porque no viaja de lugar en lugar, pero bueno, aparentemente heredar nombres es más importante que hacer que tengan significado. En un mundo ideal, esta Bucky seguiría siendo Bucky, y el Soldado de Invierno sería el nuevo Nómada, adoptando una premisa más original que ser un sidekick crecido. No, borra eso, en un mundo ideal, Bucky seguiría muerto, Nómada sería Jack Monroe, la chica Bucky no habría sido creada por Liefeld, y ambos todavía estarían escritos por Nicieza.

 

El guionista del tomo es Sean McKeever, especialista en superhéroes adolescentes, que viene a que le den una nueva oportunidad después de lo mal que acabó su estancia con los Jóvenes Titanes en DC. Y está claro que este es uno de los intentos periódicos de crear un comic de heroinas adolescentes para lectoras jóvenes que tenemos a menudo. No creo que conectar un comic de ese estilo con continuidad enrevesada de hace 10-15 años sea buena idea, pero por lo menos McKeever hace que el comic se entienda bastante bien pasando de todo el lastre que llevaba. Sólo hay que saber que es una superheroina de otro universo que acaba atrapada en el normal. Y ese es el único gancho de la historia, el tenerla viviendo en un mundo que no es el suyo, sin casa (debe ser la primera heroína adolescente sin hogar de Marvel, aunque eso más o menos acaba solucionandose) y con contrapartidas de gente que conoce. Como status quo al menos es diferente, y es gracioso como lleva Bucky el estar aislada y sin techo, de manera más positiva y con pocas de las agonías que se puede esperar. Lo del cambio de universo transcurre todo de manera bastante obvia, aunque tiene una idea que está bastante bien con respecto a uno de los secundarios de su mundo. Y su interacción con los héroes Marvel normales es exactamente lo que te puedes imaginar.

 

Por lo demás, es una serie bastante genérica, que suele pasar con McKeever. Personaje agradable, secundarios apropiados pero nada del otro mundo, argumento que no tiene mucho más que permitir la interacción de personajes, y unos villanos nada amenazadores. Es decir, aquí recupera viejos villanos de DeMatteis, que nunca han sido particularmente buenos, pero no quedan mal contra el personaje. Pero su plan es ridículo hasta para los estándares de Marvel. O al menos, para unos villanos que parecen tener un poquito de categoría. Es decir, la idea, como la mayoría de series de este estilo, es tener una serie en plan Buffy, con la adolescente que compagina vida normal de instituto con una identidad secreta combatiendo el mal. Pero aquí se pasan de hacerlo parecido, con el mal estando también en el Instituto, con sus propios supervillanos que quieren controlar a los estudiantes. Es demasiado camp para una serie que no va completamente en cachondeo.

 

El tomo lleva, aparte de la miniserie principal que presenta todo esto, un par de historias que se publicaron de complemento en el Capitán America, como parte de la Gran Iniciativa Fracasada de los Complementos de 2010. (En serio, ¿cobrar un dólar más por material con autores y personajes distintos que probablemente no te interese? ¿Cómo pensaron que podía fallar? Excepto que no funcionó las otras veces que se había intentado, quiero decir) La primera es un team-up con la nueva amiga que hace en la miniserie, la nueva Spidergirl (entonces aún Araña, con sus poderes y traje originales). Como siempre, la interacción entre ellas es divertidilla, pero no desarrolla nada en particular. Y la segunda historia podría ser interesante, pero el dibujo de Filipe Andrade hace que sea dificil de aguantar.

 

En el resto del tomo, el dibujo es de David Baldeón, al que ya vimos en algún número de Blue Beetle (eso si que demostraba como hacer una serie de superhéroes adolescentes), y está perfecto, con mucha agilidad, claridad y atractivo. Ha debido de cuajar, porque se irá con McKeever a Jóvenes Aliados.

 

Una serie inofensiva, pero nada particularmente recomendable tampoco. Y dado que es un personaje muy poco conocido, no se exactamente a quien va recomendado, ya que el supuesto público objetivo tiene cosas parecidas mejores. Recomendado (7)

 

 

 

Marvel Divas

 

No se debe juzgar a un libro por su portada, y ciertamente, este comic no es tan malo como su título y la vergonzosa portada sugieren. Tampoco es nada bueno, así que tampoco se puede quejar uno si la portada echa atrás a alguien. Esto es un intento de hacer una miniserie con personajes Marvel en plan “Sexo en Nueva York”. Definitivamente, tiene sexo y Nueva York. Pero ese no es el problema. El problema es básico. Esta basada en una serie completamente estúpida, que se centra en cuatro protagonistas que son unas descerebradas superficiales que no tienen nada interesante en sus vidas, y por tanto todos sus “problemas” giran normalmente en torno a chorradas desproporcionadas. Pero aquí se intenta meter a superheroinas en ese papel, y no encaja, porque la misma idea de los superhéroes es que son gente que tiene cosas importantes en su vida, un altruismo y un heroismo que es bastante contrario a tanta superficialidad y tontería, por mucho que se mezcle habitualmente con culebrones. (Luego está el tema de a que público se creen que va dirigido esto, porque el típico público masculino de Marvel no está interesado en cosas así aunque estuvieran bien hechas, y el público femenino de estas cosas no se acercaría a un kilometro de esa portada, ni probablemente a una tienda de comics, pero eso es aparte)

 

Así que la idea es meter a cuatro personajes de Marvel en el molde de Sexo en Nueva York, y es tan forzado como suena. Para empezar, no existia un grupo de chicas así (o no se les ha ocurrido), y han tenido que meter a cuatro personajes aleatorios de su padre y de su madre, y hacer que sean mágicamente amigas como si se conociesen toda la vida para que haya serie. Pese a que casi ninguna se conocía, y no tienen absolutamente nada en común. Porque aparentemente, tener el mismo género es suficiente para hacerse amigas del alma, por eso los 3000 millones de mujeres del mundo son amigas. Obviamente, queda forzado y falso, porque en ningún momento te crees que sean amigas. De ellas, la única que queda bien es la Gata Negra, porque ya era hedonista y superficial de antemano, así que tenerla en ese plan pega. Su historia aquí es secundaria, es continuar su última relación, en el Spiderman de este mismo guionista, (si, esta miniserie va antes del retorno de la Gata a la vida sexual de Spiderman, es una de las retrasadas que he mencionado al principio) y es el tipico culebrón que se cree maduro pero es una pesadez. Al menos las razones para las peleas son razonables y no tonterías. Lo que no tiene ningún sentido son las nuevas habilidades que tiene de garras retráctiles en plan Lobezno. No se de donde las han sacado, pero si es un invento nuevo intencionado, es una idea horrenda.

 

Tampoco queda del todo mal Gata Infernal, al fin y al cabo, Patsy Walker empezó como protagonista de comics para niñas. Aquí tiene el papel de heroína principal, con la cabeza sobre los hombros, pero manteniendo sus caracteristicas históricas. Lo bueno es que su vida ha sido tan rara que se puede usar en multitud de registros, incluida una dramedia estrogenada. Al fin y al cabo, tiene un ex literalmente infernal, y su relación con Daimon Hellstrom es uno de los conflictos principales de la miniserie. Es una idea graciosa y apropiada, aunque la ejecución no sea gran cosa, con un Daimon más inmaduro que de costumbre (es decir, siempre ha sido un gilipollas, es parte de su ser, pero…) y dar muchas vueltas a cosas zanjadas, con un final entre gracioso y tonto.

 

La que queda fatal es Monica “No tengo nombre-código porque Genis siempre me los quitaba y nadie recuerda el último que me pusieron” Rambeau, que no tiene ningún parecido al personaje en sus apariciones anteriores. Ni siquiera a las de Nextwave, que eran una versión simplificada e intencionalmente estupidizada del personaje. Solía ser seria, responsable y centrada en su trabajo y hacer lo correcto. Aquí, es el típico personaje que pese a ser ya mayor es increiblemente inmadura en su relación con el sexo opuesto, en plan “mira que soy moderno”, y para colmo, toda su historia gira en torno a un romance gratuito (lo único en común que tienen es ser negros, aparentemente), sin química y sin nada de sentido común o emoción.

 

El núcleo emocional de la historia es Estrella de Fuego, retirada desde la Guerra Civil. Y aunque su historia está basada en acontecimientos del pasado del personaje, si no lees esas menciones o te dicen el nombre, jamás la reconocerías como Angelica Jones. Le hacen un cambio de look bastante completo sin explicación (lo más asombroso es que cuando hacen flashbacks a historias pasadas, el dibujante se ha documentado y pone los trajes correctos, pero con el peinado y cara actual de Estrella. En serio, ¿qué?) y la ponen en el papel de ingenua tímida, que a lo mejor era cuando empezó, pero no ha sido hace muchos años. Al menos su historia no gira alrededor de un hombre, pero sigue siendo muy “es un tema femenino, en serio”.  Su historia va de coger una vieja idea del personaje que se arregló hace tiempo, desarreglarla, exagerarla, y convertirla en un drama de película del mediodía. Sería mejor si la historia tuviera algo que decir que no fuese obvio, o se molestara en darle más personalidad a Angelica que dar pena. El tomo también lleva un especial sobre el personaje que sacaron como parte de la tanda de especiales de personajes femeninos del año pasado. No pega mucho en este tomo, porque está escrito por Sean McKeever, como prólogo a su serie de Jóvenes Aliados, donde será una de las protagonistas, y va sobre todo de dejar atrás todos los lastres del pasado, incluida esta miniserie. De hecho, se pasa intencionadamente el número evitando a las protas del tomo, lo cual suele ser una señal. McKeever si que escribe bien al personaje, es reconocible como la joven de la generación-x que se come mucho la cabeza y tiene que encontrar su lugar, y todo eso. Recoge bien todas las partes de su pasado, y la reconstruye bastante bien, motivandola para volver a ser una heroína con motivaciones creibles, aunque la manera de conseguirlo usa un par de elementos muy típicos. Pero vamos, si vas a hacer un drama femenino, esta es la manera de hacerlo, consiguiendo algo parecido a emociones y reflexiones reales, y no cayendo en tonterías prácticamente sexistas como tener a las protagonistas sólo sabiendo hablar de hombres. (Es desafortunado que la miniserie esté escrita por Roberto Aguirre-Sacasa, que es gay, perpetuando el horrible estereotipo de que los gays sólo pueden ofrecer este tipo de tonterías superficiales, igual que perpetua estereotipos sobre mujeres)

 

El dibujo de un tal Tonji Zonjic no tiene ningún parecido con la portada, y de hecho, está bastante bien, en un estilo no demasiado alejado del de Javier Pulido o Marcos Martín, que le va bien a este tipo de historia. Estiliza demasiado algunas cosas, pero supongo que es apropiado. El de Emma Rios en el especial de Estrella es mejor, también bastante suave, pero muy atractivo, y sabe hacer acción también. Y hace que el traje original de Estrella no parezca del todo cutre, lo cual es un mérito y necesario, si se van a empeñar en que lo vuelva a usar.

 

Me siento ligeramente más sexista y homófobo después de leer este comic, así que no creo que haya cumplido su objetivo. Se pueden hacer comics centrados en mujeres, e incluso que se centren en sus vidas privadas y no en acción, pero no es esto. (Demonios, McKeever lo hizo en su Spiderman/Mary Jane, deberían haberle dado a él esta miniserie) No Recomendado (4)

 

 

 

Punisher Max: Kingpin

 

Esto es un relanzamiento de cero de la serie del Castigador de la línea para adultos Max. Casi lo único que queda de la línea, lo único regular, de hecho. Pero está bien que siga existiendo. Esto no tiene nada que ver con la larga serie anterior, principalmente de Ennis, ni con la versión del personaje del Universo Marvel que tiene su propia serie y está hecho un monstruo de Frankestein actualmente. Hay que concederselo a Marvel, justifican bastante bien que haya dos series del Castigador, porque ofrecen cosas completamente distintas. Les faltaba hacer lo mismo con Masacre y con la Patrulla-X. Y está escrita por Jason Aaron, y si ha sabido hacer cosas buenas con Lobezno, podrá salir de la sombra de Ennis aquí.

 

Esta serie empieza realmente de cero. Transcurre en un mundo normal, sin nada superheroico ni sobrenatural, y el Castigador ha empezado a hacer de las suyas. La idea, de todas maneras, no es centrarse en él. Frank Castle es exactamente igual que con Ennis, ultraviolencia y todo. Pero esa versión ya la hemos visto muchas veces. Así que la idea original de Aaron es contar la historia desde el punto de vista de los villanos. Así que no es la historia del Castigador, es la historia de Kingpin. Pero no la historia de Kingpin como el gran jefazo viendose amenazado, esto también se ha contado. (aunque a decir verdad, enfrentarle al Castigador en vez de a Daredevil o Spiderman tiene cierta originalidad. Alguna vez ha pasado, pero no suele pasar, entre otras cosas porque no pegaría con la tendencia de las series del Castigador de matar a los villanos) En vez de eso, es la historia de cómo Wilson Fisk se convierte en Kingpin. Que es una buena idea para una serie, sobre todo con la moda de historias de mafiosos que hay ahora. (a decir verdad, ya hubo un intento en 2003, pero fracasó estrepitosamente, entre otras cosas porque no era muy buena) Así que vemos como un lacayo gordo, a base de ser más listo y más cafre que nadie, y aprovechando la existencia del Castigador como hombre del saco para los mafiosos, va trepando rápidamente hasta convertirse en el capo de Nueva York.

 

Obviamente, es algo poco creible, pero es que no es una serie creible. No transcurre realmente en el mundo real, sino en el “mundo real” de las comedias negras exageradas. Es decir, nada más empezar, a uno de los malos le sacan los ojos de las órbitas a base de estrangularse como si de un personaje de dibujos animados se tratase, sólo que con anatomía realista. Y el chiste es que sigue hablando con los ojos fuera de las cuencas como si no pasara nada, porque es gracioso. Y así va todo en este comic. De hecho, entre ese tono ultraviolento-gracioso y el dibujo común, parecería que siguiera escribiendo Garth Ennis. Sólo sabes que no es él porque no hay menos chistes sobre violaciones y religión. Pero como comic en esa linea del Castigador de Ennis (el de Marvel Knights, no el serio MAX), es muy gracioso. El Castigador está tomado en serio, y la gracia es lo bruto que es. El Kingpin es amenazador, y la gracia es… bueno, también lo bruto que es, y lo maquiavélico. (Los mafiosos a su alrededor son idiotas, pero eso es otro requisito en este tipo de comedias) Pero ambos personajes tienen su parte seria, con Frank no siendo tan imposiblemente invencible como otras veces (otro parecido con la mini original de Ennis, mandan a un asesino especializado con una gracia particular), y con Fisk teniendo una parte personal bastante seria que funciona muy bien aunque la veas venir, y no choca con el humor, principalmente porque su parte personal se mantiene completamente al margen de la comedia. Se nota que Aaron es un guionista que sabe, y sabe hacer el equilibrio bien.

 

El dibujo, como he aludido antes, es de Steve Dillon, el de la serie de Marvel Knights, y lo hace igual de bien que entonces. Suficientemente realista para que los personajes sean creibles y la violencia sea impactante, pero capaz de ser suficientemente expresivo para que quede gracioso. Esta es la clase de cosa que se le da bien, y lo demuestra.

 

Si te gustó el primer Castigador de Ennis, es lo más cercano que se ha hecho, pero volviendo a ser fresco. No es muy profundo (y probablemente estaría mejor como una historia limitada, entre otras cosas porque la ascensión de Kingpin ya ha terminado con el tomo, aunque dejen un gancho directo para la siguiente historia), pero es desternillante si tienes el sentido del humor adecuado, y muy bien hecho. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Thunderbolts: Nuevo Jefe

 

Nueva dirección para la serie, aunque se mantiene el guionista del tomo anterior, Jeff Parker. La nueva dirección es una mezcla entre la serie original, con parte de aquella plantilla y el tema de la posible redención seductora de villanos, y la dirección reciente en plan Escuadrón Suicida (de hecho, más Escuadrón Suicida que nunca… no sólo son villanos trabajando para el gobierno en misiones peligrosas, tienen también héroes vigilandoles, y funcionan desde una cárcel) No es la primera vez en esta serie, ya se hizo algo muy similar con los Redentores durante la etapa Nicieza, pero no duró mucho. De todas maneras, hay muchas diferencias con estas inspiraciones, como para no ser derivativa. Hay muchísimas diferencias de tono con Escuadrón Suicida, no es tan violenta, oscura, cínica y política, es más un comic de superhéroes convencional en ese sentido, aunque con una ambientación peculiar. Y aunque comparte con la etapa clásica de la serie personajes, el tema de la redención, el uso de recursos y personajes variopintos y rebuscados de Marvel, la caracterización compleja (hasta cierto punto, al menos… por lo menos, son suficientemente ambiguos como para no saber cuando van a hacer lo correcto y cuando no, y por distintos motivos) y los cliffhangers impactantes para capturar la atención, no tiene la enorme densidad, los misterios y juegos de identidades, ni el buceo en historias antiguas. Sustituye todo eso por tratar de ser lo más chulo posible, y funciona bastante bien en ese sentido.

 

Una de las ideas nuevas es tener a Luke Cage en el puesto de jefe y ejemplo a seguir, similar a lo que fue Ojo de Halcón en la serie original (de hecho, volverle a traer fue una de las ideas que se barajó, cuando no se sabía si Cage iba a sobrevivir al final de Bendisores). Temáticamente, es apropiado, al tener experiencia con las cárceles y con redimirse. Y Parker demuestra como escribir al personaje bien, no como otros. Deja claro rápidamente que es un tipo duro y chulo en su presentación, pero también tiene sentido del humor, y una manera única de tomarse las cosas. No es un estereotipo, ni un Mary Sue al que todos admiran, es algo más equilibrado y que queda bien. Las historias no giran alrededor de él aunque sea el “famoso” y el jefe. Por lo demás, el grupo es sobre todo una mezcla entre antiguos miembros del grupo, y personajes apropiados para la serie de una manera u otra. Están todos los fundadores del grupo excepto Zemo y, por algún motivo, Atlas. La mayoría están reformados y actuan de vigilancia, y de momento, no tienen mucho desarrollo, pero está bien que se mantenga la evolución que les han dado todos estos años. Luego está Piedra Lunar, donde hay que asumir todo el retroceso que ha sufrido los últimos años, pero al menos Parker escribe bien esa versión. Es inteligente y manipuladora para sus propios fines, pero la gracia esta vez es que sus compañeros están sobre aviso. Está Fantasma, para tener representación de la última etapa, que ha demostrado que es un gran personaje y un excelente recurso cómico, y sorprendentemente, es de los que más se está desarrollando. Se añade el Juggernaut, que lleva ya muchos años como muchos de los Thunderbolts, siendo entre bueno, malo y neutral, y encaja perfectamente, asumiendo sus últimas apariciones, y teniendole en el puesto de neutal que originalmente solía tener Atlas. También se pone a Calavera, ahora que es famoso por ser un magnicida, y aunque no parece una buena elección dentro de la serie, se da una buena racionalización. Y es un personaje muy chulo que le da una buena química al grupo, teniendo a alguien que sabes que no se va a reformar. Y por último está la elección rara, que es el Hombre-Cosa, que no parece una elección lógica para el grupo, siendo casi más parte del mobiliario que un personaje, pero eso se usa a su favor, adaptando un poco sus poderes de manera que queda como un añadido muy divertido. Además de esto, el que la serie transcurra en una cárcel permite que haya muchos secundarios, además de todos los presos (aunque deberían usar a más personajes con nombre), al nuevo alcaide de la Balsa, que era uno de los personajes que aún no habíamos visto en la Edad Heroica, con consecuencias graves de su última aparición, pero demostrando que aún así, queda incluso mejor que nunca. Así que es una plantilla de personajes muy buena.

 

En cuanto a las historias, Parker usa una estructura muy curiosa que no se usa mucho en comics, aunque si se usaba en las primeras temporadas de la serie de TV Alias. Al menos en este tomo, la mayoría de historias duran un solo número, pero terminan en un cliffhanger, que se resuelve en las primeras páginas del siguiente, y entonces se pasa a otra cosa. Es una estructura intrigante, y se aprecia mucho que las cosas no se estiren, pero por otro lado, algunos de esos cliffhangers son algo tramposos. Y en 7 números, dos son esencialmente iguales. En cuanto a las distintas historias: Empieza con un prólogo de una antología, que sirve para presentarnos a Luke Cage y demostrar lo chulo que es. Funciona bien así. Después un buen número de presentación con un gran cliffhanger. El siguiente número termina de contarnos una cosa que está muy bien, y es lo bien pensada que tienen la seguridad de la Balsa. Claro, que eso hará que quede más ridículo cuando alguien decida reventarla más adelante, o tener a algunos de sus villanos saliendo como Pedro por su casa (como ha pasado con Jaquemate), pero de momento, está bien tener una cárcel en Marvel que no es un chiste. Después viene la otra cara del crossover con la Academia Vengadores, y así es como se hace este tipo de cosas. La historia se puede leer pefectamente de manera independiente. No explican porque se da la alarma, pero da igual, porque esta historia va de ver como reaccionan los Thunderbolts a dicho intento de fuga. Y lo hacen demostrando las dos gracias de la serie: Tomando distintas decisiones según sus motivaciones, y siendo muy, muy chulos y muy duros. Pero en el buen sentido, que no queda forzado. Después toca más drama de cárceles, que si bien es algo tópico, al menos es único en comics de superhéroes. Tras eso va otra misión, que si bien no tiene una amenaza muy interesante, es un buen uso de un cabo suelto de otra serie, y hace que los personajes se usen bien y de cierta sensación buena de ahogo y claustrofobia. Y por último, y aunque no venga anunciado en portada, toca un crossover con Tierra de Sombras, que igualmente, se puede leer perfectamente sin leer nada más, y queda orgánico. Tiene que ver con la participación de Cage en aquella historia, por ser un héroe callejero, y aunque los Thunderbolts no lo son, si se meten en la clase de misiones sucias que les pegan. Además, sirve para tener al grupo funcionando sin el jefe. El ritmo baja un poco a mitad, porque al fin y al cabo, los malos son ninjas y sólo se puede hacer algo decente con ellos hasta cierto punto, pero tiene un buen final.

 

El nuevo dibujante es Kev Walker, conocido aquí por Marvel Zombies 3 y 4. Su estilo es hosco y algo grotesco, pero esa suciedad y fealdad pega, hasta cierto punto, con una serie sobre villanos en la cárcel. Puede que los personajes sean algo feos, pero sabe transmitir fuerza y personalidad, y hacer algunas situaciones muy impactantes. Por otro lado, podría añadir más detalle a ciertas cosas, y tratar de respetar más diseños pre-establecidos. Los prisioneros son todos genéricos indistinguibles en vez de conocidos (y Juggernaut tiene la misma cara que la mayoría de ellos), la nueva armadura de Mach-5 es una lata con alas, (y aprovecha muy poco al Arreglador) y aunque la exageración de las curvas de Piedra Lunar es probablemente intencionada por motivos convincentes, Walker no parece entender nada a Pájaro Cantor. Aparte de que fisicamente se parece poco a como era, la tiene lanzando sus constructos sónicos por las manos en vez de por la boca, que no tiene sentido. Los dos últimos números los hace Declan Shalvey, obviamente también de las islas británicas, y dentro de un estilo similar, aunque tiene algo menos de personalidad, también carece de muchos de esos defectos. En general, el dibujo está bien, aunque requiere acostumbrarse, y hay cosas que tienen que mejorarse.

 

Es un buen comienzo. Hay mucho potencial en personajes y situaciones, y sin duda se irá desarrollando con el tiempo, sobre todo si le añaden argumentos y villanos más interesantes. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Nuevos Ultimates: Típicas tonterías del Loeb. Evitar a toda costa (2)

 

Patrulla-X: La Guerra de Magneto: Una serie de historias del 99 de una mala etapa mandada por los editores que no merecía ser reeditada ni fue a ninguna parte. No Recomendado (4)

 

Viuda Negra: El Nombre de la Rosa: Típica historia de espías sin mucho gancho. Buen dibujo, aunque no le va ser tan oscuro. Neutral (6)

 

Wild Works de Warren Ellis: Cuatro miniseries cortas e independientes sobre temas recurrentes de Ellis. Dos ya se han publicado antes, otra es de tiros sin mucha gracia, y otra es una comedia de ciencia-ficción y persecuciones absurda con muy buen dibujo. Para muy fans de Ellis. Recomendado (7)

 

X-Men Forever: Grito de Venganza: Los que no sean zombies de Claremont se darán cuenta de los muchos, muchos, muchos defectos recurrentes en esta serie, siempre lo mismo. Menos mal que queda poco. No Recomendado (4)

 

 

 

Y eso es todo por este mes. Nos vemos con el comienzo del siguiente, con nuevos volumenes familiares de Hulk y de Lobezno, casi el final de una etapa en Spiderman, y seguro que algo de Vengadores. Y con un comentario de la nueva peli de la Patrulla-X, sin duda. En una semana o algo más. Saludos atrasados.