Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, tocan las novedades de Panini, es decir, los tomos. No es una locura como en algunos meses anteriores, pero sigue habiendo unos cuantos. Variedad de temas, y variedad de calidad también. Teneis un comentario completo de todas, o aquí, o allí. También salió el número de Batman del mes, pero irá con la siguiente tanda de reseñas, que ya había bastante. Y como ya va haciendose tarde, pasamos directamente a las reseñas.

Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Spiderman Presenta a Jackpot/Gata Negra

 

Otro tomo con dos miniseries de 3 números derivadas de Spiderman, como la de Anti-Veneno e Hijo Americano. El tema esta vez es mujeres de Spiderman. Y como la otra vez, cada miniserie es de su padre y de su madre, con lo único en común en que las protagonistas son chicas conectadas a Spiderman, pero a menos que seas completista, probablemente sólo te interesará una de las dos.

 

La primera es de la Gata Negra, y es de las pocas miniseries que están justificadas. No porque pase nada importante en ella, que no lo es. Como puedes notar por el hecho de que está miniserie transcurra durante la Cacería Macabra (si, en Panini siguen publicando los tomos a destiempo, que sorpresa), y no hayas necesitado saber que existe para leer la historia principal, no cambia nada importante. Se ve un poco más de los Kraven y se zanja un poco la relación entre la Gata y la Araña, pero poco más. Pero lo interesante es que al menos ofrece un tipo de historia distinta de las habituales. Es decir, la Gata Negra es una ladrona, sirve como excusa para contar una historia de pegar el golpe, de robos, que es algo que habitualmente no se puede ver en otra serie Marvel. DC al menos tuvo durante 15 años una serie de Catwoman, que es la original, para eso, pero Marvel ni siquiera. (De hecho, uno de los problemas de la olvidada primera miniserie de la Gata de los 90 era que ni siquiera se molestaba en eso, era superheroica basura de la época) Así que al menos ofrece algo distinto.

 

La encargada de escribir la miniserie es Jen Van Meter, que aparte de ser también mujer, ya escribió una buena historia de villanos cometiendo un gran golpe en el segundo tomo de JSA Clasificado. Escribe una buena Gata Negra, dandole carácter y personalidad que no sea únicamente hacer comentarios sexuales, expandiendo su personalidad, haciendola hábil y extracompetente en lo suyo, jugando con su moralidad un poco ambigüa, y dandole un rival apropiado. Tiene todos los elementos necesarios para el género y el personaje, y los hace más que competentes, así que gustará a fans de ambos. Porque no le dan más trabajo a Van Meter es algo que no entiendo. Además, dibuja Javier Pulido, con un estilo muy similar al de Martin en la serie regular (y que ya hizo a Catwoman en un modo muy similar) que está muy bien. Javi Rodriguez le sustituye en algunas páginas, y no queda fuera de lugar tampoco.

 

La otra miniserie es harina de otro costal. Está dedicada a Jackpot, personaje creado por Marc Guggenheim en la serie regular, y que virtualmente sólo ha escrito él, porque a nadie más le interesa. Esta miniserie también la escribe él, por los mismos motivos. La gracia del personaje originalmente era jugar con la idea de que podía ser Mary Jane secretamente. Pero eso era rematadamente estúpido, y cuando se descubrió que no era nadie interesante y que los parecidos eran bastante rebuscados, se quedó sin nada que aportar a Spiderman. Era una superheroina genérica, donde lo único que tenía era que hacía de legado de una superheroina aún más genérica que murió nada más aparecer. Apenas tiene personalidad, no tiene nada en status quo, poderes o apariencia que no la haga completamente genérica (al menos originalmente tenía un traje chorra pero vistoso de Phil Jimenez, pero ahora ni eso) y son tres números de aguantar un aburrimiento infinito en peleas aburridas y subargumentos personales aún menos inspirados. Encima, el dibujo de Adriana Melo (que habia hecho cositas para DC) es también bastante malo en el estilo malo de Marvel actual, y nos ofrece a la peor versión que jamás ha habido de Boomerang, no sólo porque Guggenheim le roba toda personalidad que podía tener y le convierte en un bruto sádico, pero también visualmente. (Es decir, ha cambiado la armadura por un traje negro que parece de sadomaso, se ha hinchado de esteroides y parece que se va a tumbar por su propio peso en cualquier momento, y sus bumerangs parecen cuchillas curvas en vez de otra cosa). Vamos, que no hay ninguna razón de ser para esta miniserie aparte de que querían hacerle un favor a Guggenheim y su creación ahora que han abandonado la serie regular, y pensaron que podrían vendersela a completistas de Spiderman. (O colarsela con otra bastante mejor como ha hecho Panini) Hay también un par de historias de complemento de Telaraña de Spiderman que quedaban por publicar, también por el mismo guionista, que son algo mejores, porque al tener menos espacio no se andan tanto por las ramas, tienen algo más de propósito y el dibujo de Tana Sakeda no apesta. Pero tampoco compensan.

 

Comprate una miniserie buena y llevate una mala de regalo no suena del todo bien, ¿verdad? Asi que es difícil de recomendar esto más que a completistas. Maldito Panini, podrían haber hecho dos tomos con las historias de Telaraña en vez de uno. Neutral (5)

 

 

 

Astonishing Spiderman y Lobezno

 

Otro tomo con una miniserie de la breve línea Astonishing (que parece haberse desvanecido del mapa después de un gran lanzamiento el año pasado), que se suponía que eran historias grandes con buenos equipos creativos que podian leerse independientemente de las series actuales pero que no por eso dejaban de ser canónicas. En este caso, esta está escrita por Jason Aaron, que poco a poco va conquistando Marvel, pero más concretamente, está escribiendo Lobezno actualmente, así que puedes contar con que, al menos, la historia tenga repercusiones de algún tipo en esa serie. Y efectivamente, se deja un cabo suelto para seguir más adelante que probablemente le encantará a los fans de atar cabos sueltos por tontos que fueran. Por cierto, que siguiendo su política de descontrol, este tomo sale aquí apenas un par de meses después de que terminara de publicarse en EEUU (dibuja un Kubert, así que iba lenta), cuando no había prisa en sacarlo, mientras que otros tomos salen con bastante retraso con respecto a lo que les tocaría, como el otro de Spiderman de más arriba. Sigh.

 

Desde que ambos entraron en los Vengadores, ha habido un cierto movimiento en emparejar a Spiderman y Lobezno, por aquello de que son probablemente los dos personajes individuales más famosos de Marvel, y ambos van un poco de marginados dentro del mundo de los superhéroes pese a la cantidad de amigos y team-ups (por no hablar de apariciones al mes) que tienen ambos. Básicamente, es un intento de convertirlos en unos Mejores del Mundo de Marvel. Lo que es algo totalmente forzado, claro, pero por otro lado, también lo es juntar a Superman y Batman si les quitas el contexto histórico, así que no tiene porque salir del todo mal. Al menos en esta historia, Aaron no ha intentado hacerlos amigos de toda la vida, que sería lo peor que podría hacer, porque se notaría lo forzado que es. En vez de eso, los ha convertido en la extraña pareja. Es decir, son conocidos que no se llevan particularmente bien, y que se ven obligados a hacer equipo aunque no quieran, y ahí va surgiendo una amistad reticente. Puede que no encaje del todo con otras acepciones de la amistad, pero tiene más sentido. Tener a Logan en el papel del cascarrabias a lo Jack Lemmon y a Peter en el de Walter Matthau encaja muy bien con sus personalidades y dinámicas generales, y además, es muy divertido.

 

Y de eso va la miniserie, sobre todo, de divertirse y hacer el tonto mientras se juega con las locuras posibles en el Universo Marvel, y con la química entre los dos protas. La premisa es chorra a más no poder: Spiderman y Lobezno se ven envueltos sin querer en una serie de saltos a traves del tiempo, a cada cual más arbitrario que el anterior, y tienen que sobrevivir en distintos periodos de tiempo y situaciones absurdas mientras intentan también no matarse entre ellos. Esta última parte es una dinámica clásica, pero funciona con estos personajes, y está muy bien hecha. La otra va de ver como Hickman tiene una imaginación enorme y se va sacando conceptos divertidos uno detrás de otro. Desde el retorno del Orbe, que es aún más ridículo si cabe que en Motorista Fantasma, hasta Muerte el Planeta Viviente, pasando por la Pistola Fenix, la tribu del Dinosaurio Diabólico, o el malo nuevo terriblemente divertido, que es un macarra con un bate que hace viajar en el tiempo con un sidekick enano (que es muchísimo mejor que lo que suena, entre otras cosas porque suena fatal) El resultado es una historia que no para en ningún momento, y que si no te gusta una idea, da igual, dentro de poco habrá más, y llevadas de manera que provocan carcajadas habitualmente.

 

Claro, que conforme avanza la historia, resulta que si que hay un porqué detrás de tanto viaje. Resulta que hay un villano conocido detrás de todo esto. Es uno de esos villanos que sólo se deben usar muy de vez en cuando y en circunstancias muy determinadas (no en historias serias, por ejemplo, ni genéricas), pero que si se hace bien, resulta tremendamente divertido. Y desde luego, Aaron se lo pasa bomba con el personaje, que por primera vez en bastante tiempo, resulta tronchante. Además, su implicación en todo esto justifica la aparente aleatoriedad de la historia, con lo que puede considerarse precisamente un comentario sutil sobre este tipo de cosas. Y aunque la historia parezca bastante intrascendente, en la manera en que se resuelve y en como es de ligera, tiene más de trasfondo de lo que parece. El desarrollo de Lobezno está claro, pero el de Spiderman es más peliagudo. En principio parece simplemente un intento de darle un final serio y dramático, pero con mucho humor negro apropiado para un personaje al que le suele salir todo mal… pero si lo piensas bien, tiene aún más mala leche por parte del guionista, y es incluso más triste. Lo asombroso es que no queda fuera de lugar en una historia tan chorra como esta (la presentación de un villano futuro para Lobezno queda más como pegote), entre otras cosas porque puedes pasar de la parte seria si sólo quieres reirte.

 

El dibujo es de Adam Kubert, y es muy bueno, como suele pasar. Como ha mejorado desde que empezó precisamente con Lobezno hace 15 años. Es muy fluido, muy atractivo, capaz de meter mucho detalle en muy poco espacio, tiene la expresividad necesaria para una comedia como esta, y sabe cuando contenerse para que el humor sea sutil, y cuando exagerarlo. Su visión de muchos de los personajes es muy buena. La única pega es más problema de la edición, que al ser en un tomo tapa dura de lujo de estos que tanto les gusta a Panini (porque $$$), algunas páginas cuestan de leer, porque hay muchas páginas dobles estructuradas como una página simple (es decir, donde tienes que leer la hilera superior de viñetas de las dos páginas antes de pasar a la hilera de abajo en la primera página y asi) y la división de página tan marcada del formto hace que cueste. Pero nada grave cuando te acostumbras.

 

Debido al tipo de historia cómica que es, quizá no le guste a todo el mundo, pero como historia básicamente de relleno, es tremendamente divertida, y bastante más pensada de lo que parece. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Punisher: Frankencastle: Las Piezas Perdidas

 

Si, tiene un subtítulo con otro subtitulo. Se les ha ido completamente de las manos lo de los subtitulos. Claro, que los créditos simplemente ponen “Punisher Nº4”, pero mi norma es llamarle lo que pone en la portada, y en la portada no viene número, asi que…

 

Esto es el final de la etapa del Castigador como Frankencastle, y además, el final del volumen actual del personaje. La idea de Frankencastle (basicamente, el Castigador transformado en monstruo de Frankenstein, al menos le pega el nombre) ha sido totalmente absurda, pero no tan mala como sonaba al principio. Si, aleja al personaje completamente de su entorno como justiciero callejero y lo convierte en otra cosa. Pero oye, si quieres tener esa versión del personaje, ya tienes la versión MAX que siguen sacando paralelamente, por no mencionar toneladas de comics anteriores del Castigador pegando tiros a mafiosos. No está mal variar durante un rato, y aunque no sea exactamente el Castigador, sigue siendo Frank Castle, de manera temáticamente apropiada, porque nos demuestra que es tan bestia y decidido que sigue su misión más allá de la tumba. Y hasta cierto punto, continua con la idea del último par de series de ver como reacciona Frank a interaccionar con el Universo Marvel: En este caso, tarde o temprano se enfrenta a alguien más poderoso que él (lastima que cogieran a alguien tan mierda y no realmente a un Conde Nefaria o asi) y se lo carga sin miramientos, pero eh, es el Universo Marvel, así que hay maneras de continuar pese a eso.

 

Lo que pasa es que Remender, como suele pasarle, no llega a aprovechar la premisa. En el tomo anterior, donde debutaba la idea, tenía a Frankencastle contra cazadores de monstruos enloquecidos, y no llegaba a aclararse sobre si pretendía ser una historia seria y creible o un desmadre. Asi que no llegaba a ser tan divertida como sería si se desmadrase, pero una serie con el Castigador en plan Frankenstein tampoco puede tomarse en serio, al menos con el nivel de profundidad que le da Remender. Y lo mismo para en este tomo. Los dos primeros números son historias sueltas de Frank, una vez ha pasado el shock inicial y los apuros anteriores, adaptandose a su nueva situación. Tienen un tono melancólico que es dificil de encajar con la premisa del personaje. Definitivamente, no la aprovecha, y tener al Castigador con angustia vital no funciona. Parece atascado en una situación sin saber que hacer, más que otra cosa.

 

Más interesante es la historia siguiente, que es la inevitable revancha con Daken. Aunque lo más interesante es que, como es un crossover con su serie (que estaba haciendo tiempo hasta el relanzamiento que le han dado junto a la de su padre… por cierto, que han quedado dos números sueltos de esa serie), sirve para contrastar entre los guionistas que en el fondo son decentes (como Remender, aunque sus trabajos para Marvel dejen que desear) y los que no (como Daniel Way, aunque le ayude Marjorie Liu). Sólo hay que comparar los diálogos de Daken al pelearse con Frankencastle: Ambos intentan caracterizarlo como un chulo que usa la palabra para humillar verbalmente y descolocar a su adversario. Pero mientras en los números de Punisher, Remender le tiene haciendo eso a base de atacar todo su sistema de valores de manera sutil y ridiculizando su manera de ver el mundo, en los números de Lobezno Oscuro, Way le tiene… con diálogos estereotípicos de tipo duro, y sobre todo, insinuaciones sexuales típicas de crios. Y con eso todo queda dicho sobre Daniel Way, la verdad. En cualquier caso, el primer capítulo es un cara a cara entre ambos con esos problemas. El segundo mejora bastante, y además es divertido como acción. El tercero añade otro elemento, y es la clase de comic estúpido donde únicamente hay conflicto porque los personajes actuan como estúpidos por exigencia del guión. Y el cuarto es bastante satisfactorio (sobre todo porque humilla a Daken, incluido a Frank diciendo lo que todo el mundo piensa del look de Daken) hasta las últimas páginas, al menos, donde no puede terminar como debe porque la serie de Daken debe continuar.

 

Por último, hay un número que va de hacer que se recupere el status quo. El método para hacerse es algo que ya se había presentado en números anteriores, y tiene sentido dentro de la lógica del universo, aunque queda muy anticlimático. El resto del número trata de jugar con elementos del Universo Marvel, pero no llega a hacer nada realmente con ellos. Y la parte que es supuestamente seria sobre lo que está pasando interiormente Castle durante todo esto, no queda precisamente creible. Finalmente hay una escena de “vuelta a la normalidad” del personaje, que efectivamente, nos muestra que todo vuelve a la normalidad: Es decir, aburrido.

 

El dibujo es un cachondeo, porque el único dibujante que repite número es Stephen Segovia, que es el que hace Lobezno Oscuro. Ha mejorado bastante desde la última vez, la verdad. Los demás, hacen un número cada uno. Roland Boschi lo hace bastante bien, aunque no hace tan buenos monstruos como en Motorista Fantasma. Jefte Palo le da buena ambientación a otro capítulo, aunque no le pegue del todo. Tony Moore hace acción muy divertida en el crossover, y Paco Diaz no tanto. Daniel Bereton pone un color con acuarelas muy bonito en su capítulo, aunque queda demasiado retro para la serie. Y Andrea Mutti se pasa de feo en el epílogo.

 

Y hasta aquí llega esta serie, aunque como suele pasar, la etapa de Remender tendrá una miniserie que servirá de final, más adelante. Pero lo que es la serie, no ha funcionado, pese a las ideas originales. Neutral (6)

 

 

 

Tierra de Sombras: Power Man

 

P: La miniserie en tomo de Tierra de Sombras de este mes no es un cruce con otra serie como las anteriores, sino que sigue una venerada tradición: La de usar un crossover para presentar a un personaje nuevo. Generalmente, sigue siendo la mejor manera de hacer que alguien les preste atención, aunque la clave está en que no quede forzado. En este caso, obviamente, no es una miniserie necesaria para Tierra de Sombras, es irrelevante. Y la historia podría haberse hecho sin el enlace con Tierra de Sombras: Sólo se usa como trasfondo para el origen y para darnos uno de los villanos de la serie. Pero dado que por fuerza tiene que transcurrir en el mismo mundo donde se mueven Daredevil y demás superhéroes callejeros de Marvel tiene sentido establecer una conexión. Se le da más importancia a cierto acontecimiento de la serie de DD al implicarlo con este origen, y se usa muy bien la idea de tener a la Mano como lacayos justicieros de Daredevil que tratan de seguir sus ordenes bienintencionadas, pero muy a su manera.

 

A: Además, el origen no es gratuito sino que no podría haberse producido sin determinados hechos recientes de historia Marvel: no sólo ese acontecimiento de la serie de DD que es el desencadenante, sino la evolución actual del personaje de Luke Cage y el hecho de que Puño de Hierro tenga ahora una escuela de artes marciales. A raíz de todo eso puede aparecer el nuevo Power Man, por lo que en ese sentido queda perfectamente hilado y suple el hueco de héroe adolescente que ya han dejado los que lo fueron en su día. Quizá lo que menos natural queda es precisamente querer entroncar la historia de este nuevo héroe con el climax principal de Tierra de Sombras. Se ve un poco forzado tener a Puño de Hierro alternando entre las dos escenas principales y la Bestia, ese villano de mierda de la miniserie, le pega muy poco a un personaje que quiere tener tono de héroe callejero.

 

P: Afortunadamente, la Bestia de la Mano no participa realmente en esta historia. Solo ninjas de los tradicionales, y no son los malos principales.

La idea es que con tanto desarrollo reciente, Cage ya ni es el Hombre Poder, ni el Heroe de Alquiler, asi que por ambos lados ha dejado un hueco que puede recoger un nuevo personaje. El nombre no es gran cosa, pero conserva la marca registrada. Pero el puesto de Héroe de Alquiler callejero si que es interesante, y viene bien revisarlo despues de 30 años (usos recientes del nombre eran muy distinto

El nuevo Hombre Poder, Victor Alvarez, recuerda un poco al nuevo Blue Beetle: Héroe adolescente minoritario con una familia normal alrededor de él, que hereda más o menos accidentalmente un legado, y que lo aprovecha sin llegar a definirlo enteramente. Es decir, tiene conexiones tanto con Cage como con Puño, pero no es un hijo perdido ni una versión mini de uno de ellos. El traje igualmente recuerda lo suficiente al original sin dejar de ser moderno. Los poderes no son una copia de alguno anterior, aunque en el intento de que sean originales quedan un poco libremente definidos. En cuanto a la personalidad y entorno, tienen algunos clichés, pero nada grave, y Victor tiene suficiente actitud como para que sea divertido ver como interacciona con sus predecesores sin tomarselos en serio, pero no demasiada como para ser irritante como protagonista. Lo mismo para sus secundarios. Y ocupa un lugar con bastante potencial dentro de la demografía de los héroes Marvel.

 

A: Los poderes son bastante chorras, sobre todo cuanto más intentan explicar su origen (sobre todo por ahora), pero el resultado (fuerte, ágil, etc…) es el más útil para héroe mercenario con misiones genéricas de todo tipo. El entorno si que es bastante cliché, aunque tiene gracia el enlace de su padre con Cage. Realmente Van Lente le ha puesto empeño a conseguir enlazar muy bien esta serie con viejos personajes y conceptos de Powerman & Iron Fist que llevaban décadas en el tintero. De ahí se pueden rescatar muchas cosas y seguro que sabe sacarles partido. Con lo cual, Vic es el heredero de los viejos héroes de alquiler sin ser necesariamente un “Young Justice” e ir totalmente paralelo. Por ahí, el equilibrio está muy bien cogido. Es un nuevo personaje que hererda el entorno de los anteriores (que han evolucionado de formas variopintas y ahora tienen otros contextos) pero se enfrenta a él de una forma diferente porque es un perfil totalmente distinto al de Luke o al de Danny.

 

P: Lo más divertido y lo más gracioso del tomo es ver como Van Lente (que es un maestro en eso) rescata a los viejos enemigos de la serie original de Hombre Poder, los desempolva y se los lanza a los protagonistas. Y cuando digo que los desempolva, no es que los modernice: Al contrario, siguen siendo exactamente igual que en los 70, igual de cutres y chorras, sólo que ahora los héroes y el comic (y probablemente, ellos también) saben lo chorras que son. Y lo exageran aún más. El resultado llega a ser desternillante, aunque se pierde algo con la traducción (“Soy chulo de mente” es gracioso, pero no tanto como el original, y lo mismo para los slogans de Lanza) y un par de chistes como el de Mr Pez solo se pillan si leiste su aparicion original (o chistes en internet al respecto)

Por cierto, ya que estoy metiendome con la traduccion, si tienes un personaje llamado Nightshade, que no tiene nada que ver con sombras, pero si con quimica… ¿no tendría más sentido traducir el nombre con la acepción de una hierba venenosa, que no con la literal de Sombra Nocturna? Pero vamos, sólo si sabes inglés o te molestas en que lo que traduces suene bien.

 

A: Hombre, en este caso corres el riesgo de confundirla con una actriz porno, pero vistas las pintas que lleva tampoco sería especialmente disparatado.

 

P: Es un comic que es una reconstrucción de la blaxplotation, era inevitable. Claro, que dejando aparte el color (nunca mejor dicho) que aportan los viejos villanos, tiene poco que ver con aquello. De hecho, el tema de la raza se obvia casi por completo, afortunadamente, y lo que se trata un poco más es el tema de las clases sociales, viendose sobre todo el tema de abandonar las raices (que es lo que le echa en cara a Cage) o luchar por ellas.

 

A: En ese sentido, encaja bastante bien con la temática de Tierra de Sombras y con Daredevil como fiel protector de su barrio, hasta el punto de que se la ido de las manos. Victor también quiere ser un superhéroe de barrio, pero sacándose unos duros y con un nivel de enajenación mucho menor. Vida propia y todo eso.

 

P: El caso es que deja claro que no hay respuestas fáciles, pero tampoco sin agonizar sobre los problemas. ¿Hace bien Cage en irse a la zona rica a luchar con los Vengadores, o deberia haberse quedado en el barrio? ¿Hace bien Victor en cobrar? ¿Hacia bien su padre en tratar de reformarse dejando a su familia de lado? Queda ambiguo, pero sin machacar las cuestiones.

El resto de la historia es usar todo ese trasfondo para contarnos el viaje heroico de este nuevo Hombre Poder. En este caso, viaje de aspirante a héroe a héroe de verdad. Y es a mitad camino Luke Cage, con la parte de aprendiendo a defender el barrio, y parte Puño de Hierro, aprendiendo las típicas lecciones espirituales de las artes marciales. Está bastante bien llevado.

El dibujo es de Mahmud Asrar, que debutó en Dynamo 5 en Image, y aqui habiamos visto en algun número de Nova y alguna cosa más. Es bastante sólido, cuenta bien la acción, y le da el tono adecuado de chapucería y color a los viejos villanos. Y no se si es suyo o no, pero el nuevo Hombre Poder tiene un buen diseño.

 

A: Vale tanto para escenas de lucha y combate como para las comunes y caseras de vida civil y creo que es ambivalencia es el requisito esencial para este tipo de series, aunque el acabado sea mejorable.

 

P: Por último, como muchos nº1 de Marvel, viene con varias páginas de información (texto con imagenes intercaladas de viejos comics) sobre los personajes y su vida hasta ahora. No es necesario en absoluto para entender la historia, pero ya que lo pones, ¿no tendría más sentido que estuviese delante de la historia?

 

A: Je. Lo que hay que decir es que como resumen biográfico es brillante y narrado de una forma muy divertida. Encaja perfectamente con esa idea de “asumir la ridiculez de aquellos tiempos” que destila el comic.

 

P: Eso es, un comic sólido de acción. aderezado con el humor que siempre hay en los comics de Van Lente, sobre todo con los villanos, buen uso de los invitados y las habilidades, y una buena actitud para el protagonista, que sin ser extremadamente complejo, al menos muestra potencial. Ni es un héroe típico, ni un joven negro enfadado, sino que está a medio camino.

 

A: Eso, muchas caracterización y sobre todo un buen uso de Luke y de Danny… como secundarios. Como personajes que pasan por allí para interactuar con el protagonista, pulirle y dar contraste. No sé como va a ir esto de aquí en adelante pero al menos Puño de Hierro tiene pinta de que va a seguir saliendo, y como personaje secundario y maestro de este nuevo héroe, que es un rol que le va estupendo.

 

P: De aquí saldrá otra miniserie, esa de Hombre Poder y Puño de Hierro, esta vez como aprendiz y maestro. Lo cual nos lleva a que tendremos a un negro teniendo que llamar “master” a un blanco, con lo cual ya empieza con una situación intencionadamente incomoda y prometedora. Recomendado (8)

 

 

 

P: Y ahora, un breve comentario de los dos tomos que reeditan material antiguo de los Vengadores. Material que en ambos casos ya se ha publicado tres veces en España (una a color en comic, una en blanco y negro en pequeño, una en tomo normal a color), pero bueno. Uno lleva la mitad de la primera etapa de Shooter en Vengadores, con los números justo antes de la Saga de Korvac. Incluye enfrentamientos clásicos con el Segador, Gravitón, Ultron y el Conde Nefaria, además de dos números de relleno olvidables de Bill Mantlo antes de que Shooter le obligara a no escribir basura continuamente.

 

A: Supongo que, como tantos otros, no se puede decir que estos comics hayan resistido especialmente bien el paso de 30 años. Pero eso no quita que no sean de lo mejor de su época. Las historias con Ultrón y Nefaria son las primeras sagas de Shooter donde ya se empieza a hacer una narración moderna, son perfectamente equiparables a las de Busiek (también porque Busiek es muy clasicote). No hablo con absoluta objetividad porque la saga de Korvac siempre ha sido mi historia favorita de los Vengadores y eso irradia todo lo que la circunda (salvo los fill-ins de Mantlo que son para darles de comer aparte). La historia del juicio a Simon y a Visión puede quedar un poco ridícula hoy en día (que los Vengadores se presten al paripé de un lunático, vamos) pero es el germen de una relación entre personajes que ha sido esencial y central durante décadas para los Vengadores. Y lo ha sido porque se planteó de una forma ocurrente e interesante desde el comienzo. Por eso Ultrón sigue molando. Y Nefaria sigue molando. Porque hubo estas historias. Puestos a leer comics clásicos de Vengadores yo empezaría mucho antes por estos que por la guerra Kree-Skrull o la saga de la Madonna Celestial que son historias clásicas pero episódicas, que no han generado un canon (exceptuando secuelas directas) y no se han convertido en modelo de historias de los Vengadores. Estas historias, con el cénit en lo de Korvac, son la esencia de los Vengadores. Y se coció aquí. Sólo falta George Pérez como dibujante definitivo.

 

P: Perez sólo hace un par de las historias del tomo, pero Byrne y Sal Buscema hacen también un buen trabajo con el resto. La cosa es que, con la excepción de Kang y alguna cosa más, todos los elementos clásicos de los Vengadores están en este tomo. Y más aún, virtualmente todos los buenos usos de estos personajes y elementos en años siguientes se basaban bastante directamente en estas historias. La caracterización y dinámica de los Vengadores cuajó del todo aquí, y todas las apariciones importantes de los villanos del tomo posteriores han sido secuelas de estas (demonios, Busiek escribió secuelas de las cuatro historias principales). Sin desmerecer las cosas buenas que hicieron Thomas y Englehart, esta fue la primera etapa de Vengadores moderna, escrita con sensibilidades parecidas a las actuales, y se nota. Aparte de la importancia histórica, tienen un poco más que las típicas aventuras superheroicas, y por eso son vitales para fans del grupo, aunque luego las ideas se hayan hecho mejor.

 

El otro tomo es el Asalto a la Mansión de los Vengadores, la saga culmen de la etapa Stern de Vengadores, y sin duda la mejor historia del grupo en los 80. Durante mucho tiempo tuvo la fama de ser la mejor, punto, y aunque hay un par que pueden competir, esta si que se puede leer aún sin haber envejecido mal. No es que no tenga importancia histórica (aunque en este caso, no tanto en los Vengadores, que no han hecho secuelas realmente, sino en Thunderbolts, que se basa originalmente en gran medida en esta historia… de hecho, la caracterización de prácticamente toda la docena y media de villanos de esta historia ha quedado como la definitiva), pero funciona como historia de por si. Es ver lo que pasa cuando los supervillanos actuan inteligentemente y se toman las cosas en serio, y como los Vengadores están a punto de perder y tienen ponerse las pilas aún más que de costumbre. Queda una épica muy buena e inteligente, con muy buen dibujo de John Buscema.

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Capitán America: El Primer Vengador: Comic de la línea para niños, con una historia principal simple pero divertido, e historias de complemento más flojas y olvidables. Neutral (6)

 

Capitan America: Servir y Proteger: Principio de la segunda etapa de Waid, con cosas buenas y cosas tontas, aunque no pasa de historia de acción divertida. Recomendado (7)

 

Deathlok el Demoledor: Remake del personaje original sin nada que ver ninguno de las 9 versiones anteriores, y es un montón de ultraviolencia tonta y vacia. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, termina Ex Machina, termina todo el Universo Wildstorm, ya puestos, termina el Regreso de Bruce Wayne (spoilers: Bruce Wayne vuelve) y empieza una cosa, la nueva serie de Flecha Verde. No es la única cosa verde de DC, también tendremos la película de Linterna Verde. ¿Merecerá la fama y la publicidad? Lo sabremos en unos días. Hasta entonces, saludos a cachos.

Anuncios

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas, donde tratamos de buscarle algún sentido a las locuras que desatan semanalmente en nuestras tiendas. Esta semana, ya están las novedades de Planeta, ya que tienen prisa por irse de vacaciones. Afortunadamente, son poquitas, y menos aún las que son realmente nuevas, así que podremos comentarlas todas sin tardar demasiado. Bueno, menos el tomo de Starman, que va al audio, porque hay mucho que decir, pero nada nuevo. Espero que el hecho de que no haya reseña escrita no haga que pase desapercibida, porque es de lo mejor que podemos ver ahora mismo, con diferencia. Y también hay un reedición, pero poco más. En lo que si que comentamos más abajo, hay dos finales de Willingham, uno bastante mejor que el otro.

Y poco más, sólo decir que echo de menos los especiales verano de antaño. Antes, se asumia que el público tenía más tiempo libre en verano, cosa lógica, y se sacaban más comics para aprovechar esa realidad. Ahora, como las editoriales ya no hacen las cosas para las necesidades de los lectores, sino para las suyas propias, apenas salen cosas en verano, porque ya han trabajado en los meses que les convenia porque había Salones o tonterías así. Y si el publico tiene más tiempo libre, pues que se moleste en buscar cosas de meses anteriores, o que se compre un libro, a las editoriales les da exactamente igual todo. Es triste.

Y ahora, las reseñas:

 

 

 

 

 

Cowboys & Aliens

 

Esta miniserie, publicada aquí en el formato de bolsillo que se está empezando a popularizar, es de 2001, pero se publica ahora porque van a sacar en breve una película basada en ella. Está escrita por Fred Van Lente, años antes de que empezara en Marvel, basado en una idea de la misma gente que creo y vendio el comic en el que se basó Men in Black. Básicamente, la idea era hacer el comic como excusa para venderlo y que hicieran una película, y al final les ha funcionado. Aunque Van Lente apenas ha visto dinero ni acreditación de todo esto, para que veas que en las editoriales pequeñas te pueden tratar peor que en las grandes (y si no, que se lo pregunten a los que trabajaron para Dreamwave)

 

La idea es bien simple, y está practicamente descrita enteramente en el título: Alienígenas invaden la Tierra en el Antiguo Oeste. Asi que indios y vaqueros tienen que poner a un lado sus diferencias para detener la invasión. Ahí dos maneras de plantearse esta premisa: Una serie a la manera más típica de los comics, mandando a la mierda el tratar de mantener la ambientación, y haciendo locuras a lo bestia, donde no importa que tenga sentido del todo, porque mola. La otra es tratar de tomarselo en serio, ignorando el detalle de que si intentas tomarte minimamente en serio la premisa, no tiene ningún sentido que los humanos sean capaces de oponer resistencia a unos invasores tan avanzados. Esa es la manera típica de las películas de Holywood, y adivinando cual han elegido, puedes imaginarte porque esto fue concebido más como una película que como un comic.

 

Van Lente trata de tapar los agujeros argumentales de la premisa, pero sólo logra disimularlos. También trata de desarrollar unos personajes creibles, y una amenaza que suene peligrosa pero no invencible. Eso último más o menos se logra, y se agradece ver, sobre todo, que los alienígenas no son un bloque homogéneo sino que hay diferencias de opiniones entre ellos. Y los protagonistas al menos son distinguibles entre si, y evitan la mayoría de estereotipos. Hasta ahí lo bueno. Lo malo… bueno, realmente no es malo, es mediocre. Pero es todo lo demás. El resto de situaciones, momentos personales y de desarrollo de la historia son totalmente predecibles, siguen un esquema básico, y no llegan a despuntar en ningún momento ni bien ni mal. No hay nada con demasiada imaginación, ni diálogos con chispa extra, ni más desarrollo que lo básico. Es exactamente lo que podías esperar, del montón. Si es porque es lo que le pidieron, o porque Van Lente era novato, no se sabe. Pero encaja perfectamente con la mentalidad de película veraniega tonta que permea este comic, excepto que al menos se esfuerza un poco más en los detalles.

 

Por poner el ejemplo más obvio, el subtexto de la historia es que los alienígenas están intentando hacer a los nativos de la Tierra lo que los europeos hicieron a los nativos americanos. Es un paralelismo obvio, y Van Lente en su historia ni se molesta en mencionarlo, de lo claro que está, deja que el paralelismo hable por si sólo, excepto en una página donde obligatoriamente alguien señala la ironía. Sin embargo, el tomo lleva un prólogo no escrito por Van Lente, sino añadido a posteriori por el tal Rosengerg, que es el que propuso y vendió todo esto, que va únicamente de machacar esa idea obvia, ese paralelismo, durante 8 páginas, hasta que los más tontos de la clase lo han pillado, y entonces sigue y sigue hasta que en vez de ser dramático es agónico. Y esa es la diferencia entre los guionistas profesionales y los de Hollywood.

 

El dibujo es de un tal Luciano Lima, que es bastante competente, pero de nuevo, sin más. Eso si, sus alienigenas son completamente de serie B, o al menos, de la versión moderna de serie B, es decir, algo sacado de una peli directa a video o videojuego mediocre. Sin mucha creatividad, vaya, son todo cosas ya vistas. El prólogo lo dibuja Dennis Calero, que al menos es mejor que cuando estaba en Factor-X, pero también puede influir el coloreado.

 

Nada que ver en particular por aquí, más que como curiosidad histórica. Así que tampoco esperaría mucho de la película. Neutral (6)

 

 

 

Dia Mas Brillante Nº7

 

P: Llegamos a la mitad de la serie, y al menos, si no otra cosa, las cuatro historias ya están metidas en marcha, con el héroe o heroes enfrentandose al villano de turno. La excepción es la de Deadman, pero es porque no parece ser una historia de acción, sino únicamente de descubrimiento personal. Al menos parece ir encaminada de alguna manera también. Por supuesto, cuanto de esto acabará importando, teniendo en cuenta el reinicio que va a hacer DC, está en el aire. De momento, Detective Marciano y Firestorm tienen pinta de que van a cambiar demasiado.

Este número la verdad es que es de los más sólidos de la serie (al menos el primero americano), probablemente porque tiene pinta de estar escrito por un solo guionista, Johns. Desde luego, la parte de Firestorm tiene todos los tics de diálogo y caracterización suyos, incluyendo frases que doblan como guiño y como frase chula.

 

A: La verdad es que de los pequeños y mínimos pasos que se han ido dando en esta historia de Firestorm, éste es el único número en el que ha pasado algo interesante. El villano por fin demuestra algo, porque hasta ahora ha sido “oscura amenaza genérica”. Y aunque al principio parece el típico ser monstruoso que es muy mortal y tiene que dar mucho miedo, Johns ayuda metiéndole elementos de humor.  Tampoco es que sea especialmente único. Hemos visto más villanos mortíferos con toques de humor. Pero mira, a estas alturas de coñazo se agradece cualquier cosa. Y la verdad es que al menos en las escenas de este número funciona bastante bien.

 

P: Lo último que necesitaba el universo era volver a los Linternas Negras, después de la paliza que dieron el año pasado. Y sin embargo, Johns parecia divertirse demasiado con el Firestorm Linterna Negra enfocandolo como un macarra que se cree moderno, y ha decidido resucitarlo. Y curiosamente, funciona. En parte porque Firestorm es uno de esos personajes que es potencialmente poderosisimo pero se contiene, asi que sirve como buen villano. En parte porque avanza el tema de que el peor enemigo de los componentes del personaje son ellos mismos. Y en parte, porque Johns tiene más idea para él que “Firestorm malvado zombie”. Es decir, habla en plan molón, tiene hombreras enormes, se llama Deathstorm, por el amor de Dios… está claro que el personaje es su parodia personal de los 90.

 

A: Creo que 20 años después, las parodias de los 90 ya se han convertido, en sí mismas, en un topicazo. Pero funciona igual.

 

P: Funciona porque aunque no pilles o no te guste el aspecto de parodia, también funciona como historia seria. Y es más sutil que la mayoría, y es apropiado para el personaje, ya que fue un poco noventero y moderno en su día, así que es una especie de “la moda que llevabas cuando eras joven vuelve de la tumba para vengarse”. Asi que el argumento de Firestorm está bastante bien, con un villano que se hace divertido, y una amenaza que resulta creible y va aumentando de ritmo muy bien. Incluso el siguiente paso que se da al final, que debería parecer muy visto, queda dramático y que parezca que aumentan las apuestas aún más. Es la única historia donde está pasando eso.

 

A: Bueno, va aumentando de ritmo muy bien… en este número. Porque llevábamos diez macerando la no-sorpresa de que el villano fuese el Linterna Negra de Firestorm.

 

P: Eh, aun queda la “sorpresa” de quien es su jefe. No hay muchos candidatos, la verdad. Pero ahora que sabemos que esto es en cierto modo una parodia de los comics de los 90, tiene más sentido que la dibuje Scott Clark, que no pintaba nada junto a dibujantes mucho mejores. Temáticamente, está apropiado. La cosa es que en este número, no queda del todo mal, la verdad es que hace algunos juegos de sombras que están bastante bien. Y el diseño de Deathstorm es divertido a su manera. También hay una doble página muy chula, pero es probablemente cosa del guión, porque la gracia está en la composición. La ejecución no es para tirar cohetes.

 

A: Ya, y mira que debe haberse agotado el margen para diseñar personajes oscuros con cara de calavera. Pero aún sale del paso.

 

P: Para dar más sensación de historia al comic, y que no sean simplemente cachos de dos o tres historias grapados juntos, el numero tiene una temática común, de padres e hijos. No es ni remotamente original, ni añade mucho a los personajes, pero es algo. (La pena es que lo único nuevo, lo del Profe Stein como figura paterna de Ronnie es desafortunado, porque es de los pocos héroes que ya tiene un padre biológico decente, que era parte importante de su serie. Pero la moda en DC es ignorar los detalles únicos para ir a lo obvio y simple). La otra historia principal es la de Aquaman, con Aqualad teniendo tres posibles figuras paternas peleandose con él. No es una mala historia de acción, aunque es más sorprendente lo que no pasa (algo malo muy típico) que lo que pasa. Claro, que otra cosa que no pasa es darle algo de interés o personalidad al nuevo Aqualad, pero aún hay tiempo. De momento están ocupados tratando de hacer creibles a veteranos como Aquaman, Mera y Manta Negra. La cosa es, que efectivamente, quedan como personajes competentes, pero eso ya lo eran, pese a su fama. Lo que no se les da son elementos únicos.

 

A: He de decir que coincido. Mira que tiene mala fama Aquaman pero en el combate de este número con Manta Negra a mi me han dado el pego totalmente como némesis interesantes. La resolución de la pelea es muy de película americana pero el nudo de la lucha refleja bastante bien a los dos antagonistas. De hecho, alucino conque Manta Negra sea un villano tan carismático y temible. Pero lo es.

 

P: Eh, como se empeña en repetir continuamente en esta historia, es el predecesor de los villanos modernos de DC de Johns y demás. Fue el primero en matar a un niño, muchos años antes de que tuvieramos al Dr. Luz violando y a Superboy-Prime mutilando niños. A la pelea le ayuda el genial dibujo de Reis, claro. Que también dibuja la contribución obligatoria de Deadman de este mes. En principio parece simplemente para recordar que está ahí, pero la verdad es que trata una pregunta que era obvio que se preguntasen, aunque acabe siendo una pista falsa, y al menos se visitan viejos poco conocidos. Ojalá se hubiera desarrollado y conectado mejor la idea.

 

A: No creo que hasta ahora nunca se hubiese hecho de Deadman un personaje entrañable. Quizá curioso y hasta simpático pero nunca con esta humanidad. Y está conectando muy bien con Paloma en ese sentido. Por otro lado ¿qué sentido tiene que Linterna Negra de Deadman sea mucho más cadavérico? Deadman ya era un muerto. Cuando cambió fue cuando pasó al otro lado.

 

P: Es simbólico de que ha abandonado su parte humana y solo es un zombie, no como el Deadman de verdad… o es simplemente para diferenciarlos. Tu decides. (La justificación simbólica ya la usaron Waid y Ross en Kingdom Come, asi que al menos hay antecedentes)

Y entonces llegamos a la parte que no funciona, la de J’onn. Empieza bien, en el primer capítulo, con una escena climática que paraleliza bastante bien la escena final de Firestorm. Pero ese acontecimiento intrigante no se explica ni se sigue en el siguiente capítulo, dedicado casi enteramente a él, que va de tenerle enfrentandose a D’Kay. La primera mitad es un combate absolutamente típico, porque D’Kay no tiene nada interesante como villana, asi que oirla hablar no se hace divertido, está obviamente loca, asi que está claro desde el principio que no va a convencer a J’onn, y no es más poderosa que él, asi que no es terriblemente amenazadora. Así que es un combate sin ningún tipo de elemento interesante. Pero la segunda parte es aún peor. ¿Porque demonios los malos guionistas se empeñan en dedicar espacio a situaciones que cualquier lector sabe que son falsas, tratando de fingir que es un secreto? Sobre todo porque aparte de pasar algo imposible, estamos tratando con una telépata como villana. Ya es malo que J’onn se lo crea, pero gastar paginas en una ilusión burda…

 

A: Si, la intervención de ciertos personajes que obviamente no pueden estar ahi ni comportándose de ese modo es una pérdida de tiempo bastante burda. Pero ojo con la telépata, porque la siguiente jugada a pesar de ser una trampa y todo lo que quieras desencadena una escena final que la verdad es que queda cojonuda.

 

P: Esa idea ya se ha hecho antes, de hecho, es una de las dos únicas ideas que tienen los guionistas con el pobre J’onn. Lo único bueno de todo esto es lo bien que plasma las secuencias Gleason, hace unos paisajes impresionantes, y al final mueve una cantidad de detalle de manera increiblemente fluida. Una pena que sea una chorrada.

 

A: La historia era mala, es mala y será mala porque tiene un argumento de mierda. Pero bueno, si por lo menos le meten algún truco narrativo curioso nos hacen la vida más fácil mientras pasamos esas páginas que van entre el resto de historias medianamente interesantes. En cualquier caso, es bien triste que le hayan dado la oportunidad de relanzar al Detective Marciano a un guionista que le subestima de una manera tan insultante.

 

P: Pues Tomasi es un gran fan del personaje. El problema es que es muy mediocre escribiendo. Es alguien cuya única experiencia se basa en leer comics, y se nota. Sus ideas son únicamente meter a los personajes en situaciones estándar hechas mil veces, porque cree que es asi como se hacen las cosas, y cuando tiene que rellenarlas con ideas, caracterización o diálogo decente, no sabe.

La serie demuestra que aún puede tener elementos interesantes, y el primer capítulo demuestra como hacerse más o menos bien. Esta por ver si seguirán por ahí, o volverán con los defectos. Recomendado (7)

 

 

 

Jack de Fabulas: Fin

 

Bueno, esta es una manera de terminar una serie, sin duda.

 

Con nada de margen con respecto a la edición americana (el tomo también sale en EEUU este mes), llega el fin de Jack de Fabulas, con el nº50 de la serie. No se acaba por malas ventas, al contrario, era una de las mejores vendidas de Vertigo. Pero Sturges y Willingham se han acabado cansando de la serie, y han decidido que hasta aquí han llegado. Y se nota. La serie nunca fue tan buena como Fábulas, ni de lejos, porque en vez de una serie coral estaba centrada en un protagonista principal, que era básicamente de una sola idea (tiene muchisimo morro, y se mete en aventuras picarescas de las que nunca sale mal parado, pero tampoco mucho mejor) y la gracia se gastó rápido. En su defensa, se montó su propio elenco de secundarios y situaciones, relacionados con los de la serie principal, pero suficientemente distintos para tener su propia gracia. El problema es que, al igual que el protagonista, eran personajes bastante planos y estáticos, que no evolucionaban ni mostraban facetas ocultas, a diferencia de los de Fábulas. El caso es que, funcionaran mejor o peor, lo que estaba claro es que la mayor parte de las tramas de la serie y de los personajes se ataron entre el Gran Crossover de Fábulas y la saga anterior, y todo este último la serie ha estado dando tumbos, tratando de reinventarse por completo a base de sacarse un protagonista principal nuevo y mandando a Jack y al resto a un segundo plano o a un cajón.

 

Pero o los guionistas se han cansado, o han visto que se han quedado sin ideas, o siempre fue su idea cerrar al poco tiempo de terminar las tramas principales. El caso es que con este tomo, se vuelve a todos los secundarios que quedaban en la serie (los que no se largaron a otro universo con los Literales al final del crossover), se nos cuenta que ha sido de ellos durante 3 números, y se les preparara para el Gran Final. Las que más historia tienen son las Hermanas Página, ya que, entre otras cosas, son las que aún tenían un subargumento pendiente en vez de haber terminado su historia del todo. Su historia es sobre todo una historia de acción y de dar el golpe, con la gracia de que las protagonistas en vez de ser los pistoleros habituales, son tres bibliotecarias psicóticas con un bebé a cuestas. De nuevo, pasa como con casi todo en esta serie, que está bien para un chiste, pero cuando se intenta estirar, se ve que no hay nada más debajo, y se agota rápidamente. Y este chiste ya está bastante agotado.

 

Jack Frost, protagonista de los dos últimos tomos, tiene bastante menos participación esta vez, y no es casualidad que precisamente esta vez quede mejor. En vez de tenerle en el papel de héroe genérico de aventuras, básicamente se le tiene a su sidekick y a él contando todo lo que les pasó desde la última vez. Eso permite que lancen un montón de ideas divertidas para situaciones y mundos, sin tener que molestarse en desarrollar una historia decepcionante alrededor de ellas como en el anterior tomo. Por su parte, el Jack original y Gary participan a base de transformarse en una tira cómica de las de chiste por página, lo cual es bastante apropiado, ya que la situación donde están no da realmente para otra cosa. De hecho, uno diría que los personajes nunca han sido más complejos que unos Garfield cualquiera. Pero bueno, le sacan un par de gags graciosos a lo que es esencialmente el mismo chiste una y otra vez. Y luego vienen el resto de personajes, que como no abarcan mucha historia cada uno de ellos, y su status quo actual tampoco se había explotado mucho, cansan bastante menos, aunque sean igual de planos. Incluso las aportaciones obligatorias de Babe ya se notan cansadas, habiendo hecho el chiste definitivo hace unos números. La interacción de las Fábulas del restaurante con los mundanos es bastante graciosa, y también parte de la participación de John el Perverso, que cada vez se parece más, intencionadamente, a cierto guionista de comics psicópata, con marioneta-serpiente y todo. Y al final del penúltimo número, se ve como convergen todos, de cada al gran final, en una escena que queda bastante emocionante, como suelen ser estas cosas.

 

Y entonces llega el final. Lo habitual en estas situaciones habría sido atar las historias de cada personaje de manera apropiada, dandole a cada uno un momento para lucirse, y enviandoles a un final apropiado para su historia personal, féliz o no. Pero Sturges y Willingham han optado por algo bastante distinto. En vez de eso, todo se corta de manera abrupta, llegando a un anticlimax completamente deliberado, supongo que porque piensan que es apropiado para una serie que, en cierto modo, siempre ha ido un poco de ser gamberros, tomar el pelo y saltarse las normas. No es que sea un final vacio, está hecho enteramente de splash pages, que en plan similar a la Muerte de Superman, van siendo cada vez imágenes más y más grandes, y cada vez más bestias. Como historia de por si, está bastante bien, para ser acción tonta con mala leche. El problema es que como final para la serie y los personajes, es probable decepcionante. Pero claro, esa es probablemente la idea, así que es difícil de culpar a los guionistas por ello, y hay que concederles que al menos han sido valientes. Y ellos mismos admiten que si Willinghan necesita más adelante a alguno de estos personajes en Fábulas, será fácil de ignorar todo esto. Oh, y la última escena es muy apropiada, aunque estuvo mejor cuando la hicieron en Hellblazer hace 20 años. Es apropiado, eso si.

 

El dibujo de Tony Akins, con ayuda de Russ Braun en el final, para que participen los dos dibujantes oficiales de la serie, está bastante bien, al mismo nivel de siempre, que si nunca ha llegado al nivel de la serie principal, siempre ha estado a la altura de esta serie, captando el sentido de humor y del delirio que necesita, de sobra. A ver que trabajo consiguen ahora, porque merecen seguir en activo.

 

Un final que probablemente decepcionará a muchos, pero en cualquier caso, se notaba que era ya hora de cerrar la serie, y mejor esto que estirarla más allá de su esperanza de vida natural como pasa otras veces. Ahora, lo suyo sería reemplazarla por otra serie dentro del universo Fabules, o mejor, serie de miniseries con distintos personajes y estilos, para que no pase lo mismo. (Aunque no necesariamente con Sturges, cuyos trabajos son cada vez peores, la verdad) Recomendado (7)

 

 

 

JSA Nº4

 

P: Este es el primer tomo de la etapa de Bill Willinghan en solitario en la serie. Y cuando digo “primer”, quiero decir único. Recordemos que el tomo anterior estaba coescrito por Sturges y él y servia de prólogo tanto a esta etapa como al spin-off JSA All-Stars. Pero esta etapa ha sido un fracaso tan rotundo que sólo ha durado un tomo. Y después viene otra etapa desastrosa, que también ha sido cancelada en EEUU, y la serie con ella. Así que cuando decía hace meses que la SJA se acabó cuando se fue Johns, tenía más razón de la que podía parecer en un principio.

Con la división en dos equipos, esta serie se ha quedado con los personajes clásicos, más Relámpago y Mr. America, por algún motivo. Y si la otra serie va de entrenar a la nueva generación a ser proactivos y modernos, esta serie se ha quedado como… la serie de los vejestorios que hacen lo de siempre, aparentemente. Se han quedado sin una de las gracias que es que entrenan a la nueva generacion (Una alumna no es una generación), y han quedado como los viejos en comparación, aunque la otra serie suene (y sea) fatal. Lo cual es motivo de sobra para que la división sea mala idea. El caso es que lo que ha quedado en esta serie es un grupo de superhéroes genérico, cuyo único rasgo propio son conexiones con la Segunda Guerra Mundial, lo que les hace parecer aún más arcaicos. Así que empezamos mal. Bueno, empezamos mal cuando el tomo anterior fue tan malo como fue, pero se le podía dar el beneficio de la duda a Willingham pensando que era culpa de Sturges. Pero parece que tenía su buena parte de responsabilidad también, viendo esto.

 

A: En serio, ni me dio tiempo a plantearme que el problema pudiese venir de la selección de personajes. Joder, tienes a Mister Terrific, tienes a Wildcat, tienes a Doctor Fate, a Doctor Medianoche… vale, también tienes a personajes que no suelen valer un duro como Jay Garrick o Centinela. Pero eso, que es lo de menos. Las historias son tan terriblemente burdas que ninguno de estos personajes se las merecen.

 

P: ¿Centinela? Sigh, malditos 90. En cualquier caso, ni siquiera Relámpago ni Mr America se las merecen. Es decir, son personajes sin desarrollar, pero Willingham logra no usar ninguno de sus rasgos de personalidad ya establecidos, que tiene mérito. En vez de eso, genéricos, y Mr America parece tener una personalidad completamente distinta y años más joven, encima. Mientras, como era de temer, Willingham se olvida casi por completo de que este Dr. Destino no es el clásico, sino un personaje nuevo creado por Gerber que no funcionaba igual, entre otras cosas porque es nuevo en todo esto. Pero no es el único.

Hablando ya de las historias, el tomo lleva dos bastante distintas. La primera es corta, de dos números, y es prácticamente de relleno, o si quieres ser caritativo, de toma de contacto. Como se han quedado sin premisa para la serie, Willingham intenta enfocarla en plan grupo de amigos que se meten en aventuras desenfadadas, un poco en plan LJI. No es necesariamente una mala idea, del todo, pero está muy mal hecha, así que da igual. Empieza con unos intentos bastante terribles de humanizar a los protas a base de ser graciosos. Entonces aparece un villano, qeu hasta ahora habian logrado que todas sus apariciones fueran buenas, precisamente porque cada vez que aparecia era con bombo e importancia. Aquí repaarece como Pedro por su casa, sin explicar como ha vuelto del supuesto final definitivo donde le dejaron la última vez, con la más vaga de las justificaciones y motivaciones, y con un plan y una actitud que dan risa en vez de amenaza. Pierde completamente el nivel que le habían logrado dar como villano durante años. Y todo para tener unas escena de comedia patéticas.

 

A: De verdad que parece un comic de los 60 pero de los peores. Es decir, el villano que es super inteligente y se quiere infiltrar da el máximo cantazo en las dos primeras oportunidades que tiene. Y los héroes sabios y veteranos le descubren…. ¿¿¿porque tienen detectores??? ¿estamos de coña? Al parecer, el resto era perfectamente normal. Cuesta dar crédito a que la historia sea en serio.

 

P: No se si la historia es en serio, pero incluso una historia que es cómica tiene que tener un mínimo de credibilidad que esta historia no tiene. Este villano entonces se saca uno de los recursos estándar, el de dividir a los héroes en situaciones individuales adaptadas para cada uno. Excepto que no se molestan en explicar porque hace eso. Y aunque algunas de las situaciones son ingeniosas, todo hay que decirlo, otras son las de siempre, y alguna otra es, otra vez, de esas cosas que resultan idiotas al intentar ser graciosas.

 

A: Joder, es que Willingham a veces parece que tiene diez años. Tanto en esta historia como en la siguiente, para tener las situaciones que quiere, organiza una historia totalmente absurda e hiperconveniente que le de exactamente la foto que quiere tener. Y luego, con esa situación que tanto ansiaba… tampoco hace nada interesante. Delirante.

 

P: Lo único decente es el dibujo de Travis Moore, que ya vimos en Ultima Batalla de Nuevo Kripton. Tiene un estilo claro y agradable que le va bien a la serie. Le falta un poco de definición y fuerza, pero puede ganarlo con algo de práctica y mejor entintado. Pero que sea en un sitio mejor, por favor. (No está anunciado en los próximos proyectos de DC, y es una pena)

 

A: Bueno, la verdad es que pega bastante con series de toque cómico, al estilo JLI que se pretendía aquí… y que no se logró.

 

P: Y luego viene la saga de la portada, que es la que continua con la historia del huevo de Obsidiana y el puñetero Karnevil, que Willingham se lleva a todas sus series de DC. Y es volver otra vez con los malditos nazis. Por el amor de Dios, estamos en 2011, la 2GM termino hace 65 años, ¿realmente crees que es buena idea tener aun nazis queriendo reconstruir el 3º Reich, en una historia completamente en serio? Es decir, si, la SJA tiene historia con ellos, pero no puede quedarse ahí permanentemente. Al menos al Capitán America lo enfrentan a terroristas modernos.

Nada más empezar, Willingham vuelve con las mismas cagadas que en el tomo anterior, asi que no me extrañaria que fueran culpa suya. Una es que de repente, aparece un ejercito de supervillanos que no se molestan en caracterizar individualmente, en explicar quienes son, y que la mitad tienen una pinta realmente ridícula. (Es decir, ¿Capitán Asesinato? ¿Conde Berlín?) Y se supone que hay que tomarselos en serio como amenaza. Increible.

 

A: Ah, yo es que estaba asumiendo que esta gente venía de otra historia anterior y no que, sin comerlo ni beberlo, tengamos a unos Power Rangers Nazis.

 

P: Algunos de ellos son personajes conocidos, de hecho, Capitan Nazi, Dragon Blanco y Baronesa Blitzkrieg estuvieron en la primera saga de este volumen. Pero allí al menos se molestaban en explicarnos quienes son, y estaba claro que eran pringados al mando de un villano más interesante. El resto es carne de cañón nueva.

 

A: Adobada con todo tipo de tópicos nazis y germanos.

 

P: Barón Gestapo. Capitán Esvástica. En serio. En 2010. Alucina.

 

A: Y aun tienen los huevazos de hacer un chiste sobre los nombres de los personajes… ¡¡se los has puesto tú!! ¡¡hace 10 páginas!!

 

P: La otra cagada es lo que decias antes de la seguridad. En el tomo anterior, Karnevil se infiltra en el grupo porque no se molestaron en investigar ni lo mas minimo los datos de sus nuevos reclutas. Parecia que habian solucionado eso con los escáneres mágicos de la primera historia del tomo… y entonces los supernazis les pillan en bragas con algo aún más estúpido, si cabe.

 

A: Para que los lectores lo entiendan, esto es como si el Caballo de Troya hubiese sido una caja con “Peligro, troyanos” escrito en la tapa.

 

P: Y entonces la historia va a más. Se convierte en la clase de historia que es muy difícil de hacer bien, porque es de esas que por definición, se autoanulan. Asi que como mucho, pueden aspirar a ilustrarnos algo interesante sobre los personajes, o al menos, ser divertida mientras dura. Obviamente, esta no logra nada de eso ni remotamente. Volviendo con los nazis… no debería extrañar viniendo con alguien con la mentalidad de Willingham, pero aparentemente, en su mundo, nazi significa “aquel que es malvado porque piensa algo que no me gusta”. Así que en esta historia, los nazis conquistan el mundo a base de promover el odio contra los superhumanos. Y una vez los derrotan, todo el mundo se vuelve nazi, incluidos los americanos. En serio, pensaba que no era posible, pero han logrado caracterizar mal a los nazis. No hay palabras para describir lo increiblemente idiota que es todo esto. Como trivializa algo serio, y a la vez, trata de hacer serio algo profundamente estúpido.

 

A: Primero, para que la historia funcione hay que hacer unos malabarismos que al propio autor le dan vergüenza ajena. Bueno, y los atlantes tampoco pudieron intervenir porque… mmm…. bueno, pasemos a otra cosa. Y los Linternas Verdes pues también perdieron los poderes porque…. obviamente puede haber una máquina que haga perder poderes porque “poderes” es una cosa científicamente objetivable y homologable, ya tengas implantes biónicos, branquias con las que has nacido, seas un alienígena con un cuerpo que responde así al Sol, tengas un objeto cósmico… todo eso son “poderes” y obviamente puede haber un artilugio que los anule todo por igual y se quede en ese nivel tan obvio y no… yo que sé, pare marcapasos o destruya órganos transplantados o… mate ovejas. En serio, ¿¿qué cojones??

 

P: Bueno, siendo abogado del diablo, el aparato que usan es mágico en parte, y la magia funciona así, por simbolismos, no por lógica. Eso no quita que, descontando una escena buena, el resto de superhumanos jueguen al juego tipico de What If de “todo aquel que no es protagonista se vuelve completamente inutil”, de manera cada vez más exagerada, hasta una escena descomunalmente tonta. (Y eso descontando qeu algunos personajes ni deberían estar en esas escenas, pero eso puede ser culpa del dibujante.)

 

A: Y eso, después de usar el “willinghimizador” que coge al mundo normal y lo convierte de forma totalmente aleatoria en la situación que quiere el guionista, pues ala, ya tenemos esa situación. Esperamos que, pese a lo absurdo de la forma de alcanzarla, el guionista tenga una gran idea para desarrollarla Y… ay dios mío. No se me ocurre nada más alejado del concepto “épica” que la chapuza que viene a partir de aquí. Y podéis asumir que Willingham quería épica. Porque lo dice, más que nada.

 

P: Usa un montón de recursos habituales en historias que se supone que son hiperdramáticas, épicas y lacrimógenas, algunas de resistencias contra el imperio en general, otras de enfrentarse a nazis y pseudonazis en concreto. Y entonces… bueno, y entonces lo que viene es un What If del montón, la verdad. (Recordemos, es un mundo donde sin superhumanos, una docena de supernazis ha conquistado el mundo, que no sólo no ha puesto practicamente resistencia, se ha vuelto nazi también… aunque claro, aqui nazi aparentemente solo significa odiar a los superhumanos y obedecer al Fuhrer de turno, asi que da igual)

 

A: También tienes que meterte con los negros. Pero como sólo hay un negro, pues es fácil.

 

P: A decir verdad, los nazis que vemos son todos bastante arios. Pero en ningun momento se nos dice que se discrimine o se envie a campos a los que no sean caucasicos. Ahí está lo que digo de trivializar cosas serias. ¿Para que usar nazis si los reduces a caricaturas de dibujos animados para niños que evitan los temas incómodos que conllevan?

 

A: Ni tienen otro tipo de pensamiento totalitario más que seguir enfervorizadamente a un líder. Que es algo que se puede hacer perfectamente en otros contextos no nazis. De hecho, las ejecuciones públicas, que se ponen como ejemplo máximo, no son una cosa particularmente característica de los nazis.

 

P: Tampoco se podia esperar mucho conocimiento político de Willingham. En cualquier caso, todo esto, como uno podía esperar, al final es para nada, para absolutamente nada. Vemos a algunos héroes haciendo lo típico en estas historias, y al final se resuelve como se podía esperar. Y la mayor parte de la SJA no ha pintado nada en su propia historia.

 

A: No, eso es lo peor, que Willingham ni siquiera aspira a escribir una historia épica de la JSA en los Días del Futuro Pasado. Es que esto es lo que hubiésemos tenido si le hubiésemos dejado a Willingham escribir Kingdom Come. Es su historia épica definitiva sobre el universo DC. Perturbador.

 

P: Y hay dos epílogos que no son tan malos después de todo esto, pero que me irritan desproporcionadamente. Uno es tratar de darle significado a la historia dandole algo nuevo a Mr Terrific… excepto que para eso, ignora completamente que tiene novia desde hace años. Vale que todo el mundo está ignorando Jaquemate, pero no hasta este punto. La otra es una escena con Obsidian. Vale que probablemente Willingham lo haga con buena intención, pero demuestra lo equivocada que es su mentalidad acerca de todo. A ver, si alguien negro saliera de un coma y llamara a su padre por telefono, ¿haria una broma sobre que se ha “curado” de ser negro? Por supuesto que no, a nadie se le ocurriria algo tan estúpido. Pues lo mismo con ser gay.

 

A: Bueno, conozco gays que harían esa broma. Pero pocos que la convirtiesen en el chiste central de una página de cómic. Con esas dos viñetas tan ridículas.

 

P: Y luego está el dibujo. No era particularmente bueno cuando lo firmaba Carlos Pacheco, y sigue sin serlo ahora que se llama Jesus Merino. Es decir, vale que era su entintador habitual (y fijate, mejoró cuando se separaron), pero es que está copiando fielmente el Pacheco de 1996, defectos incluidos.

 

A: Yo nunca fui nada fan de Pacheco, de hecho solía detestarle hasta que he tenido que admitir que en estos últimos años ha evolucionado mucho. Merino no. Así que me remito a mi opinión de toda la vida sobre Pacheco.

 

P: Hombre, narra mejor que Pacheco cuando empezaba, que por aquel entonces sólo hacía viñetas grandes confusas. Pero tiene los mismos problemas de poses forzadas, de demasiada angularidad en los trazos y de que todo el mundo está poniendo permanente cara de asco, a lo que se añade exceso de rayas.

 

A: No son muy malas historias de la JSA. Son malas historias en general. La JSA sólo tiene la desgracia de haber pasado por allí mientras Willingham soñaba con magos que organizan peleas uno-por-uno y con nazis que tienen la máquina de hacer mundos-sin-superpoderes. Pobres.

 

P: Ya que hemos hablado de nazis, como decia Woody Allen del Holocausto, lo malo es que los records estan para ser superados. Y lo peor no es que este comic sea infame, es que lo que queda de la SJA antes de desaparecer del mapa de DC es la JSA-Force, perdon, All Stars, y la etapa de Guggenheim, que pueden, si cabe, ser peor que esto. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Aventuras en la Brigada del Rifle: Reedición de una miniserie de guerra absolutamente absurda y desternillante. Muy Recomendado (10)

 

Starman Nº3: Practicamente perfecto. Muy Recomendado (10)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. Nos vemos la que viene, si todo va bien, con los tomos de Panini: La Tierra de Sombras nos presenta a un nuevo Hombre Poder, Spiderman presenta dos miniseries sobre heroinas, Punisher presenta a Frankenstein, el futuro nos presenta un nuevo nuevo Deathlok, y la línea “Astonishing” nos presenta a Spiderman y Lobezno, porque obviamente no salen en suficientes comics al mes. Saludos willinghamizados.

Hola a todos. Esta semana, empezamos Julio, y como siempre, tenemos los comics mensuales de Panini. Es posible que también viniera algún tomo de Planeta, pero los dejamos para la semana que viene. En principio, de Planeta sólo comentamos el Superman, que es muy similar a otro comic de esta semana, el Spiderman: Ambos son especiales que incluyen un número americano gigante que es un gran final de la etapa que ha abarcado los últimos 2-3 años, además de un trozo de historia anterior que quedaba coleando, y una historia de relleno que han metido por la cara. Comparar ambos números sirve además para comparar bastante efectivamente como hacen las cosas ahora en Marvel y en DC. Para completar un poco la semana hay un par de reseñas más, que no es mucho, pero es que todas las demás series están a mitad de historia.

Por cierto, este mes en Marvel, la mayoría de series tenían una portada alternativa con el tema de vampiros (coincidiendo con la chorrada de historia actual en X-Men), así que la mayoría de series Panini de este mes las tienen de pin-up al final. Y ahí es donde se distinguen los buenos portadistas de los malos: Los que no ponen ningún esfuerzo simplemente han cogido una portada ya conocida y le han añadido colmillos, o han hecho un pin-up del prota más palido que de costumbre. Los buenos se han calentado un poco más la cabeza, aunque la verdad es que era difícil hacer algo con una idea tan poco imaginativa (que es básicamente la misma que la que ya machacaron con los zombies en años recientes). Me ha hecho gracia especialmente la de Iron Man.

Ahora si, pasamos a las reseñas:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Spiderman Nº57

 

Peter: El primero de los dos fines de etapa, en este caso, la del Nuevo Dia de Spiderman. También lleva algo de morralla inconsecuente, por desgracia. Para empezar, hay un número de What If, (escrito por Mark Sable, que solo habia escrito una miniserie no muy buena en DC) que como siempre, está de pegote. Al menos es lógico que lo publiquen ahora, porque es un final alternativo de una historia reciente de esta etapa, la Caceria Macabra. Los buenos What Ifs mantienen consistente al personaje principal, y lo exploran de maneras que no se puede en la continuidad normal por unos motivos u otros. Pero el personaje sigue siendo reconocible aunque sus situaciones cambien. Un ejemplo de esto fue el What If de Spiderman del año pasado, el de Spiderman vs Lobezno donde acababa de espia. Esto es todo lo contrario. Esto es una historia donde Spiderman hace algo poco caracteristico, pero que se puede considerar como justificable en el momento… y entonces, en vez de explorar logicamente las consecuencias según su personalidad, se va todo a la mierda, se vuelve al personaje en un loco para que haya drama barato y más violencia, muertes y cambios gratuitos.

 

Al: Ademas de que si vas a provocar un cambio tan radical e inexplicable en un personaje necesitas más tiempo para narrarlo e intentar ir justificando el viraje poco a poco y sutilmente. Pero si aun encima tienes poco tiempo y largar semejante chapuza a toda máquina pues, en fin…

 

P: Encima, el dibujo es de Paul Azaceta, que sería buena elección, porque dibujó la historia original, pero aquí los problemas que tenía entonces se han multiplicado: Los dibujos parecen a medio terminar, no se reconoce a casi ninguno de los personajes (lo cual es grave cuando tienen que disfrazarse unos de otros) y la mitad de las veces no sabes exactamente que está pasando.

 

A: Destaca una escena donde están todos en el suelo sin saber si están vivos, muertos, quién ha matado a quién, quién ha sobrevivido… porque la escena anterior no aclara nada y la viñeta en cuestión confunde todavía más

 

P: Después tenemos una historia que quedaba suelta, la principal de los últimos números de Telaraña de Spiderman (serie que ha sido un invento que no ha funcionado). Como la anterior, está escrita por Van Lente (es su última saga en la serie, digamos) y está conectada sutilmente con esa anterior. Es, sobre todo, un team-up entre la Gata Negra y Mary Jane. Van Lente no se ha lucido escribiendo a las mujeres de la serie anteriormente, pero aquí, sin abandonar del todo los tópicos (no es que parezcan tener otra cosa que pensar excepto cosas superficiales o Spiderman), al menos tienen más personalidad, y tienen una interacción divertida entre ellas. Y resultan competentes, está bien que rescaten ellas a Spiderman para variar.

 

A: La verdad es que es muy buena idea hacer un team-up entre estas dos chicas, porque seguramente son las dos parejas con más personalidad que ha tenido Spiderman y las más capaces de llevar el peso de una historia. Problemas: Gata Negra conserva la nueva personalidad de especie de ninfómana transtornada que le dieron hace meses, el mefistazo anula buena parte del potencial de la dirección, y la villana es una mierda y una idea bastante tonta. Con todo y con eso, el carisma de las dos chicas y el encaje de Peter en la historia salvan el experimento.

 

P: Lo de la caracterización de la Gata es parte de la especie de misoginia que ha rondado por la serie ultimamente, al menos con algunos de los guionistas. Y la villana es ridicula, pero creo que es intencionado, aunque tiene un origen serio, es tan hortera y exagerada que creo que la idea no es tomarsela en serio. Es una buena idea para un villano, en cualquier caso, y también para sus lacayos.

 

A: Mmm es del nivel de la banda criminal de mimos de Jenkins de gracioso y de interesante.

 

P: Ouch. Tiene otro problema, y es que intenta ser una historia divertida y desenfadada, y para eso necesita un dibujo ágil y fresco. En vez de eso, tiene a un tal Pepe Larraz, que no se de que infierno ha salido, pero debe volver allí. Es terrible, con enormes problemas de anatomía y perspectiva, además de estilo.

 

A: Lo de la perspectiva es sangrante pero, por otro lado, tiene alguna escena de movimiento y de impacto bastante conseguida. En general es un dibujante bastante malo pero tiene algún destello.

 

P: Y llegamos ya al número final de la etapa actual, el nº647, con lo que han sido una centena de números de Asombroso Spiderman, exactamente a 3 números al mes, todo un logro que parecía imposible de conseguir. Y siguiendo con la idea de hacer las cosas por todo lo alto, si la etapa empezó con un especial con historias de todos los guionistas, este final es un especial con despedidas de todos tambien. Van Lente (basandose en ideas de Slott, que para algo es el principal) escribe la historia principal, que trata de cerrar todos los cabos sueltos de la etapa, pero también de hacer repaso a todo lo que ha pasado en ella, y a servir del otro extremo simbólico a la primera historia. Y es lo mejor que ha hecho en la serie, con diferencia. Hay muchísimos pequeños detalles muy buenos, desde las multiples referencias a la historia simétrica a esta (incluido el mismo villano, Turbo, que sigue siendo muy divertido), a los disfraces de cada secundario en la fiesta del final, que son todos absolutamente perfectos para la personalidad de cada uno, o como guiño, hasta el hecho de que termine con la imagen opuesta de cómo empezó el primer número. Igualmente, hay muchas referencias a toda la etapa que quedan muy bien, pero sobre todo, lo mejor es que todos los personajes tienen un final apropiado, y la historia principal se cierra de una manera que resulta lógica para los personajes y abre nuevas posibilidades para la siguiente etapa.

 

A: Y por lo menos se le da una conclusión personal a Peter Parker, tomando una determinación que significa un cambio en su forma de ser y de pensar, y un cambio motivado por todo lo que ha ido sucediendo en esta etapa. En ese sentido, el cierre es perfecto y consigue casi justificar unitariamente toda la etapa (aunque ha tenido muchas cosas por el medio que no han tenido nada que ver).

 

P: El dibujo es de Max Fiumara, que hizo algunos de los últimos números de la etapa. Su estilo es demasiado oscuro y extraño para Spiderman, pero lo ha ido mejorando con el tiempo, y para esta historia que casi no tiene acción, no queda nada mal (la acción sigue sin salirle bien, me temo)

 

A: Personalmente, no me gusta. Hace unas caras muy feas. Y es especialmente triste cuando te destrozan así a una dulzura como Carlie.

 

P: Esta historia tiene un epilogo escrito por Zeb Wells. Wells, descontando su ultima historia, que estaba bien, sólo ha escrito en esta etapa episodios glorificados de Marvel Team-Up. Pero esta mini-historia si que está muy bien, pareciendo que va a ir por un sitio, y entonces pegando un giro de 180º, que presenta nuevas direcciones muy interesantes para el futuro, y es en general, muy satisfactorio  Algo se hace bien cuando el psicópata es el que te cae bien en la historia. El dibujo es de Michael Del Mundo, un novato al que inexplicablemente han puesto a dibujar portadas, pero la verdad es que lo hace bastante bien. De nuevo, no en un estilo apropiado para Spiderman, pero para la historia pega.

 

A: Cinco páginas totalmente intensas. Y me encanta esa sensación que transmite de la inexorabilidad de ser un Osborn. Es fascinantemente perturbador. Sin embargo, el dibujo no me gusta. Vale, tiene el tono oscuro y siniestro pero otro podría hacerlo y no tener una anatomía tan deforme.

 

P: Después toca historia de relleno, por parte de Bob Gale, que hizo un par de historias de calidad variable y practicamente desaparecio del mapa durante buena parte de la etapa. En esta estúpida historia, Gale trata de convencernos de que los sindicatos de trabajadores son entidades malvadas que premian a los vagos y perjudican a los trabajadores honrados. Y con honrados se refiere a ricos, supongo. Eso lo hace mediante chistes que ya eran viejos antes de que la gente ganara los derechos que tanto se esfuerza en criticar. En una historia de relleno que no tiene nada que ver con nada de la etapa, bueno, que aparece el Alcalde Jameson. En serio, si esto es lo mejor que puede ofrecer, que se vuelva a los años 50 que tanto parecen gustarle.

 

A: La historia es mala de narices pero permíteme que no comparta el diagnóstico social. Yo creo que lo que muestra es cómo decisiones políticas arbitrarias pueden provocar incentivos totalmente contraproducentes en la población. De hecho, no aparece ningún sindicato en la historia.

 

P: No se como lo habran traducido, pero los trabajadores vagos ponen como excusa para no trabajar las normas de la union de trabajadores (es decir, sindicato), al menos en el original.

 

A: Sí, se menciona en un momento, pero nada extraordinario. El operario viene a decir que no quiere ser un esquirol trabajando más de lo que le permiten las normas de la alcaldía. Y tampoco creo que esta lógica perversa, aunque caricaturesca y ramplona, esté tan sumamente lejos de la realidad.

 

P: Sea como sea, lo peor es que esta historia si que tiene muy buen dibujo, por parte de Karl Kesel. Es más conocido como entintador o incluso como guionista, pero debería prodigarse más como dibujante, porque lo hace muy bien.

 

A: Solo por el nivel de detalle que alcanza en los planos generales, renunciando a la vagancia general de los dibujantes de Spiderman para hacer panorámicas de ciudad (cuando en el caso de Spidey es estrictamente necesario), a Kesel deberían ficharlo de forma temporal.

 

P: Mark Waid, que ha oscilado bastante en calidad a lo largo de la etapa, pero que no ha estdo mal en general, no se molesta más que en hacer un chiste de una página, que es una referencia al musical de Spiderman, pero con chistes muy, muy tontos. Se esperaba un poco más. Su viejo colega Barry Kitson dibuja como siempre. Excepto que no podreis leer esta página, porque a los inútiles de Panini se les ha olvidado ponerla en el tomo, pese a que está en el índice. Se nota el cuidado que ponen.

Joe Kelly, cuyas historias fueron bastante nefastas, ata un cabo suelto de sus historias, en concreto uno de los personajes a los que dedicó más tiempo, Norah Winters. El grave problema de la historia es que Norah es una insoportable, Y es una historia que intenta ser entrañable y emotiva sobre un personaje insoportable. Se entiende lo que quiere hacer Kelly, pero no llega a funcionar, porque, bueno, que le den a Norah y lo que le pase. Se puede hacer un personaje repelente y que caiga bien al publico, pero para eso tienen que admitir en el comic que es repelente, no tomarla como una santa. Y encima, no traducen bien ni el chiste principal.

 

A: Joe Kelly estaba un poco borracho cuando hizo esto, ¿verdad? Hay una página donde se narra una cosa atropelladamente en tres viñetas que queda totalmente indescifrable. No se sabe como se salta de una escena a otra de ninguna manera. O sea, lo puedes intuir es pero es la peor narración ever. En cuanto a los personajes, mal por Norah pero bien por Peter, que una vez más queda como el tío bonachón y majete que es.

 

P: No, Kelly ahora escribe asi siempre. Bueno, a lo mejor siempre esta borracho, quien sabe. Lo único bueno es que Kelly se reune con su colaborador de Soy una Matagigantes, Ken Niimura. De nuevo, su estilo que parecen trazos de niños no parece adecuado para Spiderman, pero sin embargo, queda muy bien en la historia, dandole el aspecto entrañable que no puede el guión.

 

A: Norah va un poco disfrazada de Scott Pilgrim pero lo más gracioso es su versión de Spiderman, para ser tan caricaturesco le sale muy bien y le sabe dar mucha expresión a un personaje sin cara.

 

P: Todo el mundo debería ir disfrazado de Scott Pilgrim.

Marc Guggenheim vuelve para despedirse pese a que ya se habia marchado oficialmente hace meses, en una historia que es una secuela de la única historia con éxito que escribió (recordemos que los personajes de sus historias ni aparecen en este numero, por buenos motivos), la de Flash Thompson. Y es una historia sobre el valor e inspiracion real de los soldados americanos y zzzz….

 

A: Por no ser original hasta se llama Héroe Americano. Por lo menos hay una parte del diálogo entre Spiderman y Flash que capta bastante bien a los dos. El resto, coñazo impenitente.

 

P: Tiene buena caracterización, pero está en medio de repetir la misma idea lacrimogena facil de la otra vez. Y tiene buen dibujo de Graham Nolan, que por lo visto sólo dibuja comics cuando hay eclipse de luna. En serio, podria prodigarse más, apenas ha hecho nada en los ultimos 10 años.

 

A: De hecho, dibuja como un artista de los 80. Bien, pero algo antiguo.

 

P: Es que es de los 80. Estuvo de moda entonces.

Finalmente, el guionista principal, y a partir del mes que viene, único, Dan Slott, nos da un repaso por los tres años de etapa, mediante una de esas historias en plan Rosencratz y Guilderstein, es decir, donde se nos cuenta otra vez la historia principal, desde el punto de vista de un personaje menor. Es una idea divertida, que sirve como celebración de la etapa, pero también como historia en si. El dibujo de Adam Archer, que tambien es novato, está bastante bien, sobre todo para comedia.

 

A: Es una historia super divertida, que además sabe hacer encajar perfectamente al personaje en todos los hitos de esta etapa, en alguno de una forma especialmente graciosa (la saga del bebé de Harry del mes pasado). Y el dibujo muy natural y muy divertido.

 

P: Y asi termina la etapa. Desde luego, ha sido un logro editorial enorme: Ha logrado sacar tres numeros al mes durante tres años sin faltar (o compensando los retrasos), más dos anuales, varios especiales, e incluso miniseries y maxiseries aparte optativas. Y todo ello manteniendo equipos creativos, sin relleno en historias, y poco en el dibujo que ha mantenido casi siempre un nivel muy alto. Editorialmente, ha sido una proeza, pero claro, es Stephen Wacker, que ya lo logró en 52. Igualmente, pasar de varias series a una sola serie trimestral ha sido un gran acierto. Apenas hay números que parezcan irrelevantes, está todo mucho más centrado, da mucha más sensación de historias planeadas que se van desarrollando. En cuanto a los argumentos, de lo del matrimonio ya hablamos largo y tendido hace un par de meses y no vale la pena repetirlo. Pero, teniendo que ver con eso o no, el mayor exito creativo de la etapa ha sido revivir el mundo de secundarios tan rico que solia tener Spiderman, que era uno de sus puntos más fuertes, y que había sido practicamente inexistente en estas últimas dos décadas (¿Coincidencia? Tu decides), renovarlo y ampliarlo. No sólo Peter Parker vuelve a tener un mundo de gente más o menos normal a su alrededor, son buenos personajes, que además, van cambiando y evolucionando, de manera mucho más definitiva de lo que nunca podrá el protagonista principal. Por primera vez en muchisimos años, da la sensación de que puede pasar cualquier cosa, y de hecho pasa. Tia May casada, Jameson como alcalde, nuevos personajes con éxito…Se ha notado muchisimo. Y en parte gracias a eso, el personaje de Peter Parker se ha notado mucho más vivo y más real que nunca. Igualmente, en la parte superheroica, también se ha hecho un gran esfuerzo en crear nuevos personajes, sobre todo villanos, algunos de los cuales tienen mucho potencial. Y de reciclar bien los viejos. Y aunque no todo ha salido bien, en general también la parte de acción y aventura ha mejorado bastante.

 

A: Yo me quedo con tres ejemplos de la etapa: la tía May, que por fin se ha convertido en un personaje con entidad y subargumentos propios; Mysterio, que en la saga que se le dedica ejemplifica lo mejor de esta etapa y del reescubrimiento del valor del Spiderman clásico y de su elenco de villanos y en tercer lugar el Señor Negativo, como ejemplo de cómo esta nueva etapa también ha sabido avanzar, crear personajes nuevos y muy llamativos, que continúan la tradición y aportan cosas nuevas a la historia. Ha habido un montón de cosas más pero creo que con esas tres cosas nos hacemos una idea de qué ha significado Un Nuevo Día.

 

P: Y que sorpresa, esos dos últimos elementos han sido propiedad casi exclusiva de Dan Slott. Asi que la etapa que empezará el mes que viene, con una sola visión creativa que es precisamente este guionista que ha sido el mejor de los 7 con diferencia, no puede sino ir a mejor. Una buena despedida (con alguna falta) que promete cosas aún mejores. Recomendado (8)

 

 

 

Superman Nº50

 

P: Para celebrar el nº50, Planeta tiene un número especial, que no del todo casualmente, lleva un número especial de aniversario americano, y otras cosas. Entre ellas, el final de la Guerra de los Superhombres. Es decir, que este especial es el final de toda la historia de Nuevo Kripton que lleva ocupando esta serie los últimos dos años. De hecho, si se mira más, cierra la etapa que empezó con la primera historia de Johns, la de Zod, es decir, de casi todo el volumen actual de Planeta.

Lo de Nuevo Kripton me temo que no ha funcionado. Habia buenas ideas y talento, pero no ha cuajado, como suele pasar con ideas hechas entre muchos y con dictado editorial, que es una lección que se suponía que habían aprenido en las series de Superman despues de los desastres de los 90, pero por lo visto no. El problema es que las dos ideas centrales, la del General Trueno Lane, y la de Nuevo Kripton, eran lo menos interesante con diferencia. Ambas tenían potencial, pero se hicieron muy mal, cayendo sobre todo en el tópico de tener dos bandos obviamente controlados por gente inestable que inexplicablemente tiene el poder, por ilogico que sea, para que haya conflicto. El resultado es que, al menos llegados hasta este punto, no hay personajes en ninguno de los dos bandos: Son todos caricaturas malvadas que hay que detener. En el caso de Nuevo Kripton es tirar el intento de desarrollar el sitio que ha ocupado mucho espacio este último año, pero por otro lado, nunca llego a ser creible como cultura, no fue mas que un conglomerado de tópicos de ci-fi mala. En el caso de Lane y sus operaciones negras, por tonto que sea transformar a Lane en Trueno Ross y lo poco que pegue eso en el mundo de Superman, al menos Robinson montó un entramado interasante y competente… que apenas se usa en este capitulo final.

 

A: En general, es bastante una historia clásica de halcones y palomas, un poco a lo Patrulla-X antigua, con gente buena intentando mantener la razón y evitar genocidios y linchamientos por parte de la masa enfurecida. No es novedoso y no hacía falta todo este despliegue con muchas otras potencialidades (recuperar el mundo natal de Superman) para contar eso.

 

P: Mas bien me parece lo contrario. La idea general era recuperar Kripton de alguna manera para decir algo sobre lo importante que es Superman mas alla de sus poderes.., y el rollo de Lane lo añadieron para tener conflicto. En cualquier caso, no ha funcionado, ya que lo unico que han dicho de Superman era obvio desde el principio, la idea general de la paz y la prevision no se sostiene porque todo el mundo esta actuando como unos idiotas facilmente manipulables, y en cualquier caso, lo único que ha añadido, al final, es que no de pena que Superman sea el ultimo superviviente de Kripton (mas o menos) porque no es un sitio que se haya de echar de menos. Lo único que se ha hecho de manera interesante es la renovacion de algunos secundarios, o heroes que han tenido oportunidad de brillar con la ausencia de Superman, o los villanos rebuscados que componen el Proyecto 7334.

Y ahi viene el problema de esta miniserie y de este número en concreto. Habiendose librado de toda la morralla, y habiendo puesto todo en su sitio, este es el gran número de gran batalla final de la Familia Superman contra kriptonianos y militares renegados. Es la culminación de dos años de historias a lo largo de cuatro series mensuales. Y sólo le han dado 22 páginas para atar todo eso. Decir que el resultado queda apresurado y comprimido es quedarse corto. Ya fue malo en el capitulo anterior donde una de las protas se sacrificaba en 5 paginas, y Luthor recuperaba su status quo habitual en media página. Pero aquí tenemos una serie de subargumentos que han durado literalmente años, cerrados practicamente fuera de pantalla. El feudo entre Guardian y Alias: Asesino lleva preparandose dos años enteros, con numeros enteros de anticipacion… se resuelve en menos de una pagina. Igualmente, las revanchas entre Supergirl y Superwoman, y entre Aceto y Atlas, que llevaban mas de un año… se resuelven en una o dos viñetas, sin dialogo ni explicacion. No es decepcionante, es el siguiente nivel.

 

A: Bueno, son historias que yo desconocía totalmente, pero al menos lo de Guardian y lo de los personajes que se quedan atrapados en la zona fantasma son argumentos que cualquiera ve claramente que están totalmente despachados en dos patadas.

 

P: La pena es que en lineas generales, es una buena historia. Se logran atar todos los cabos sueltos (Nota: Si notas que falta uno grave, el de Mirabai y Zatara, es porque se cerraba en el serial de Capitan Atomo que se publico de complemento en Action Comics, y que en Planeta se han negado a publicar pese a que es parte importante de todo este tinglado) efectivamente, logra darle un papel importante a todos los jugadores, hay una buena estrategia y montaje… pero todo muy apresurado. Es una buena historia… de 80 paginas, metida en 22. Y es una maldita pena que DC, habiendo estirado tanto esta historia al principio, y de hecho, habiendonos contado la super-estirada Ultima Batalla de Nuevo Kripton hace dos meses, para el gran final solo le haya dejado tan poco espacio. Vale que era mejor cortar pronto que seguir los 6 meses que originalmente iba a tener la historia (aunque por otro lado, nunca es buena señal cuando se reescriben historias preparadas hace tiempo a última hora), pero ya podian haber estructurado mejor el final. En vez de eso, es la mentalidad actual de DC de “no ha funcionado, olvidemoslo y pasemos a otra cosa” que impide que casi nada funcione.

 

A: La verdad, para un absoluto ignorante de la historia de Superman ha quedado como una historia bastante pobre. Me puedo imaginar lo que les habrá parecido a los verdaderos fans de Superman que tenían ganas de ver esta historia bien desarrollada y le tienen cariño a los personajes.

 

P: Con el dibujo pasa algo parecido: Eddy Barrows está bastante bien, le da fuerza a la historia (aunque algo histriónico… pero claro, Zod y compañía son muy histriónicos), pero se le nota algo apresurado, y sobre todo, tiene que ser sustituido en algunas escenas por un suplente que no da la talla. Al menos se dividen por escenas.

 

A: En concreto, las primeras páginas son super borrosas y hacen temer lo peor (debe ser el suplente). Ya más avanzado el comic, la cosa mejora y hay un par de escenas bastante buenas.

 

P: Pasado esto, toca el nº700 de Superman (ah. numeraciones altas, os echaremos de menos) que es un especial con un formato practicamente igual que el 600 de Wonder Woman. Es una antologia de historias un poco mas cortas que un comic normal. La principal es la despedida del actual guionista de la serie, James Robinson. Lo de Robinson ha sido dantesco, porque ha estado dos años escribiendo Superman, y solo es el septimo comic o asi de la etapa donde realmente sale Superman. Claro, que esos números fueron de los peores de la etapa, y mejoró bastante cuando no salía, así que por designio o no, la idea tan poco intuitiva ha salido bien. Dicho eso, esta es su última oportunidad de escribir a Superman en su serie. En este caso, tiene el inconveniente de servir como epilogo a Nuevo Kripton. Lo bueno es que se da por zanjado, y simplemente es una escena de reestablecer lo basico de Superman ahora que ha pasado todo eso. Lo malo es que simplemente es eso, reestablecer a Superman y a Clark-Lois, sin nada original, ni de la chispa que Robinson tiene cuando hace las cosas bien.

 

A: Y es una cosa que hasta a Robinson le da pereza porque pocas historias he visto con tanto relleno y tan evidente como ésta. Las escenas pasan poquito a poquito, con viñetones grandes para ir llenando página. Y al final pues bueno eso, nos queremos, te he echado de menos bla bla bla. Sobra hasta Parásito.

 

P: Escena de pelea obligatoria. El dibujo de Bernard Chang, habitual en Supergirl, no está mal, aunque no pega del todo en algo tan icónico.

 

A: La verdad es que hace unas caras muy bonitas y tal. A mí me ha gustado pero si, puede que no sea su contexto más apropiado.

 

P: Después tocan las historias para ir rellenando. Esta vez, es una historia de Dan Jurgens escribiendo y dibujando, que es un team-up con el Robin original cuando estaba empezando. Es divertidilla, aunque dentro de lo retro-chorra que suele tener Jurgens. Al menos logra un buen equilibrio entre hacer un Batman serio, pero que hace a su manera de padre para Robin.

 

A: Si, tiene ese tonillo de historia desenfadada de los 60, y hasta la conclusión es el típico chistecillo jocoso un poco rancio. Pero dentro de ese subgénero que cada uno estimará más o menos, está bastante bien. Y los personajes no parecen gilipollas ni sobreactuados, lo que es una mejora en una historia estilo retro-edad de plata.

 

P: No es tan Edad de Plata, hay caracterización. Eso la hace más Edad de Bronce. Y al menos está la idea graciosa de tener a Batman como el padre estricto, con Superman como el tio que consiente al niño. El dibujo es igual que los últimos trabajos de Jurgens, como Booster Gold. Antiguo, pero competente, con el unico defecto que hace a Dick demasiado mayor.

Para seguir rellenando, como había poco, viene una historia del Especial de 80 Paginas de Superman del año pasado. Al menos no lo han metido entero. Estos especiales basicamente son los libros de pruebas de DC, a base de historias de relleno de uno o dos autores novatos. En este caso, un ex-editor llamado Sean Ryan. Es una de esas historias que son sobre Superman, pero no de Superman. Es decir, va de distintos personajes hablando sobre el personaje y lo que significa y les influye, más o menos. Pero aqui se le va demasiado la mano, y al final no queda muy claro que quieren decir exactamente, más allá de la idea general obvia.

 

A: Ni siquiera. Yo es que no conseguí sacar nada en limpio de ésto. En todo caso más que una historia de inspiración es una especie de Marvels de “cómo convive con Superman la gente de la calle” con un par de escenas cotidianas. Es tan breve e insulso que es hasta difícil calificarlo.

 

P: El dibujo es de Clayton Henry, que viene de Marvel (ya habia hecho los complementos de Adventure Comics, que tambien se han saltado aqui, y eso que son de Johns), que es bueno, aunque igualmente, queda un poco raro en Superman.

Y al final, como en Wonder Woman, hay un prólogo de la nueva (y ultima) etapa/saga de la serie. Como en WW, estará escrita por Joe Michael Straczynski, al menos hasta que se aburra en unos meses y la deje tirada. Y como en WW, es una completa basura que se basa en una idea estúpida y remasticada. Recordemos que hace solo 4 años, una de las ideas centrales de Crisis Infinita fue que el personaje de Superman se había estropeado porque en los años recientes había dejado de actuar y se había convertido en un quejica. Crisis se supone que arregló eso… pero en DC no aprenden de sus propias lecciones, y volvemos a Superman no haciendo más quejarse y agonizar. Anticipemos, aunque sea trampa, que cuando JMS se deje la historia a medias, su sucesor, en vez de continuar con las ideas de JMS, diga lo que digan los creditos, lo que hara sera pegar un giro de 180º y explicar porque la historia hasta ese momento era estupida. Eso no es precisamente un buen augurio.

Y recordemos, más lejos, uno de los momentos más estupidos de la historia del comic. Cuando a Linterna Verde de repente se le apareció un Negro Aleatorio, que le echó la bronca porque ayudaba a los pieles azules y no a los pieles negras. Es uno de los peores momentos de más de 100 años de historia del comic, en parte porque pese a ser malisimo, una generacion de criticos lo consideró algo bueno unicamente porque mencionaba el tema de la raza, empezando la falacia de “mencionar algo serio hace que una historia sea automaticamente buena, da igual la calidad” y lo de “aburrido=serio=bueno” que tantisima mierda nos ha dado todas estas décadas. Pero aparte de eso, es estupido de por si, no ya por estar increiblemente mal escrito, sino porque cualquiera con medio dedo de frente habría respondido algo asi como “Imbecil senil, mi trabajo es salvar la Tierra y otros 3000 planetas mas. Pero bueno, puedo perder el tiempo dando de comer a pobres y minorias, mientras mueren miles de millones en Alfa Centauri que solo yo podria salvar con mi anillo. Si, eso, la proxima vez que lancen un rayo destructor contra la Tierra, que lo pare otro, yo estoy haciendo algo IMPORTANTE”. Dicha historia estupida, que hace que uno quiera convertirse en un Republicano racista solo para que no le asocien con tanta estupidez, practicamente destruyó al personaje de Linterna Verde, porque a partir de entonces, se le quedó la merecida fama de idiota. Esta historia no va a arruinar a Superman, entre otras cosas porque nada de eso valdrá en un año, pero no es menos idiota.

 

A: No es que casi todos los personajes no hayan tenido este tipo de historias de “interés humano” pero en todos los casos son estúpidas. Y en todos los casos es estúpido que los héroes no respondan que no es su responsabilidad arreglar todos los problemas de todo el mundo (Morrison se lo hizo decir clarísimamente en JLA: Nuevo Orden Mundial) y que el individuo debe hacerse responsable de su propia vida y no confiarlo todo a los héroes. Eso ya en el plano ético. En el plano logistico, como apuntas, es estúpido que Superman no le responda a esta mujer que el problema que le presenta lo podría haber resuelto mucha otra gente mientras que los retos a los que se enfrenta Superman le requieren a él en concreto. Pero lo más grave de todo es que esta historia de mierda no la firma un guionista novato de relleno sino Joe Michael Straczynski, que hace diez años era el gran gurú que iba a reconstruir el comic de superhéroes. Es verdad que ha ido de decepción en decepción pero es duro que haya caído hasta este punto.

 

P: Bueno, estamos hablando del mismo tipo que escribio crossovers de Guerra Civil donde Spiderman pensaba que era buena idea desenmascarse publicamente, donde Iron Man mandaba a la carcel a la gente por llevarle la contraria, y donde Reed Richards decia que, sabes que, lo que a mi me gusta es el mcarthismo. El problema serio aqui es que DC se ha convertido en algo asi como el sitio a donde van los despojos de Marvel, y encima, los aupan como la mayor y mejor novedad del mundo.

Y esto es una mala historia y una mala idea, a todos los niveles. Es la clase de historia que se cree profunda porque es terriblemente seria y trata temas del mundo real, cuando es insoportablemente estúpida, doblemente por creerse tan seria. Por mucho que JMS quiera tratar temas serios, no va a poder decir nada sobre ellos si se hace tan mal. Porque es una historia donde la gente actua como idiotas, y los demas personajes les dan la razón en vez de no ser idiotas ellos tan bien. Es decir, la version 2010 de Negro Aleatorio al menos tiene excusa para aparecer y decir tonterías, porque está afectada emocionalmente. Lo que no tiene sentido es que Superman se vea afectado por algo tan tonto, y que ni siquiera es la primera vez que oye. Pero aún dandole el beneficio de la duda, se puede aceptar que Superman se vea afectado. Pero no porque la Madre Aleatoria tenga razón, que obviamente no la tiene. Es porque acaba de superar un trauma bastante gordo, con su padre muriendo primero, y despues sus tios y resto de paisanos resucitando y muriendo. Eso es suficiente para mandar a cualquiera a una depresión. Lo que no tiene sentido es que vaya a hablar con sus amigos, y en vez de decirle esto mismo, le den la razón como a los tontos cuando empieza a farfullar tonterías sobre reconectar con el pueblo.

Y aquí está el problema aún más gordo. No es ya que JMS no tenga ni idea de Superman porque crea que debe ser Dios y arreglarlo todo, da igual que no sea posible, logistica o eticamente. Eso al menos es una historia que puede ser interesante. Que ya se ha hecho muchas veces, y con Superman, y es otro de los motivos por los que esto no debería afectarle, porque ya se ha demostrado porque no puede hacerlo. El problema es que no entiende algo tan básico como el personaje, y es que no está alejado de la humanidad ni remotamente. (Al menos hasta el año pasado que se alejo fisicamente) Cualquiera que haya escrito decentemente al personaje, y eso incluye guionistas recientes como Busiek o Johns, sabe perfectamente que Clark es un tipo de Kansas que viaja allí cada dos por tres, y puede hablar con sus paisanos perfectamente de tu a tu. Igual con Clark en Metropolis, igual las muchas veces que Superman se para a ayudar a civiles en cosas cotidianas. Eso es algo importante del personaje que suele estar en todas sus encarnaciones no estúpidas, pero que JMS parece ser incapaz de comprender. Pero claro, tambien parece ser incapaz de comprender que es alguien maduro que supera sus problemas haciendo cosas y mirando optimistamente en vez de deprimirse y esconderse, asi que…

 

A: Se supone que la consecuencia “logica” a esta chorrada sería, en todo caso, un Superman hiperactivo resolviendo hasta la extenuación problemas personales de miles de personas por todo el mundo. Y sin embargo cuando se le acusa injustamente de ser pasivo, el Superman de JMS se vuelve taciturno y… más pasivo. Si, seguro que pasear por el parque evitará un montón de tragedias humanas.

 

P: Lo peor de todo esto, es que no es Straczynski escribiendo a Superman. Es Straczynski escribiendo a Straczynski, usando a Superman como excusa. Por eso la historia no le pega en nada en absoluto al personaje. (Y es una pena, porque recuerdo que hace años escribió un ensayo que definia perfectamente al personaje… pero claro, hace años, JMS sabia escribir) Esta es una acusación habitual, pero en este caso, es facilmente demostrable. Esta historia va de Superman buscandose a si mismo a base de viajar a pie por America resolviendo problemas. Igual que Midnight Nation, que iba de un prota buscandose a si mismo a base de viajar a pie por America. Igual que uno de los subargumentos de Babylon 5 era el Dr. Franklin buscandose a si mismo a base de viajar a pie por Babylon 5 resolviendo problemas. Igual que cuando era joven, Joe Michael Straczynski se encontró a si mismo viajando por San Diego y resolviendo… no se, algo. Una cosa es tener temas recurrentes, y otra es contar siempre la misma puñetera historia, cada vez peor, y de manera menos apropiada. JMS ha logrado adquirir sindrome de Claremont el doble de rapido el doble de fuerte.

 

A: Tenemos el fin apresurado y chapucero de una época en Superman y el inicio pausado y estúpido de otra. Y en medio, dos juguetitos intrascendentes. No es tan malo como suena, pero no podría recomendarlo.

 

P: Tiene algo malo para todos. Si quieres el final de etapa, es decepcionante, y viene con relleno y el principio de algo mucho peor. Si quieres probar la nueva etapa, es estupida, apenas empieza, y tienes relleno y el final de algo que no tiene que ver. Y si simplemente quieres a Superman, tienes otro montón de gente atando sus historias, y al personaje muy mal escrito al final. Pero da igual, porque en DC no tienen ni idea de lo que están haciendo, o no les importa, y en unos meses directamente van a tirar la toalla. No Recomendado (4)

 

 

 

Ultimate Spiderman Nº8

 

Este número contiene el nº150 americano de Ultimate Spiderman. Y si estás pensando, “espera, ¿no reiniciaron la serie hace poco?” estás en lo cierto, pero han aprovechado el número semirredondo para recuperar la numeración original, lo cual no está mal, porque realmente tampoco habia mucha razón para renumerar, ya que la serie tampoco había cambiado tanto, pero era la directiva de la línea entera en ese momento. Pero el penúltimo relanzamiento de la línea no ha funcionado (¿Relanzar las series girando alrededor del Loeb y sin ninguna idea nueva no ha funcionado? Que asombro y sorpresa) así que a la mierda, se vuelve a la numeración original. Pero si estás pensando, “espera, ¿no van a volver a relanzar la serie dentro de poco?” también estás en lo cierto. Pero bueno, no es la primera vez que Bendis recupera la numeración original de una serie para cargarsela y relanzarla unos números después.

 

Para celebrar el “aniversario” (a decir verdad, aniversario de verdad, la serie y la linea cumplieron 10 años poco antes) tenemos un número a base de varias historias de team-up con Spiderman, que nos van contando distintos personajes, todas escritas por Bendis, claro, pero con distintos dibujantes. Los narradores son los tres Vengadores (o Ultimates, en este caso) principales. El Capitán America demuestra que su versión Ultimate no se parece al de verdad y es un cascarrabias, porque va de lo mucho que le irrita Spiderman, en un team-up incómodo contra una versión no muy imaginativa de unos enemigos suyos habituales del universo normal. La idea no es del todo mala, aunque quede raro viniendo del personaje, pero no llega a hacerse bien del todo. El dibujo de Jaime McKelvie está muy bien, eso si, no se porque demonios no le dan ya una serie regular.

 

La de Iron Man es realmente una historia de Spiderman en la que aparece Tony Stark, porque no llega a hacer mucho. El villano si que es de Iron Man, eso si. Es una historia más desmadrada y divertida, aunque sea bastante estándar también, y se salte la poca ciencia que tiene Iron Man por el forro. El dibujo de Joelle Jones es bastante bueno, con un estilo propio, pero que no se sale del todo de lo apropiado para una historia de superhéroes normal. Y la de Thor es una historia que se ha visto muchas veces en Marvel Team-Up, con un villano que, de hecho, sólo aparece en team-ups de este estilo, con la clase de formato que permite a dos personajes con niveles de poder tan dispar como Spidey y Thor colaborar en una historia. El dibujo de Skottie Young es muy curioso, pero su estilo sólo funciona bien a veces, en las partes más fantásticas.

 

A esto hay que añadirle una historia de Spiderman en solitario, completamente estándar de principio de aventura, contra un villano de tercera que indica que realmente están rebuscando en el barril de personajes, por el supuesto dibujante oficial, David LaFuente. No está mal, pero es muy típica. Y todo está contado en una historia dibujada por la otra dibujante oficial, Sara Piccheli, que es de lo mejor del lote, y es un debate entre estos tres personajes y la Directora Danvers sobre que hacer con Spiderman. Sobre todo es excusa para contar todas estas historias, aunque se supone que la gracia es que cada una nos da un punto de vista distinto sobre Spiderman, cada uno una faceta del personaje. Pero como idea, no llega a cuajar, porque no dice suficiente sobre el personaje. Y el debate sale de repente con muy poca motivación de que se trate ahora y no en otro momento. Pero nos lleva a un nuevo status quo al final, al menos mientras dure la serie, que puede ser interesante. O puede ser una cagada enorme, porque como demuestra este número, esta serie funciona peor cuando está en modo team-up, con superheroismo estándar (que es lo que peor se le da a Bendis, al fin y al cabo), en vez de las interacciones entre adolescentes que es lo mejor de la serie, y esta nueva dirección promete más de lo que se le da mal.

 

Si te gustaron anteriores historias de team-up de esta serie, es más en ese estilo. Y si no, bueno, pasa una cosa importante y el dibujo no es malo. Recomendado (7)

 

 

 

Vengadores Secretos Nº6

 

Después del número autoconclusivo que contaba la historia del Nick Furia falso, comienza la segunda saga de la serie. Esta vez, en vez de una aventura espacial de ciencia-ficción, es una historia de espías y artes marciales. Y, ¡que sorpresa!, se le da mucho mejor a Brubaker que la anterior. Lo que no se entiende es porque se empeña en escribir tipos de historia o géneros que no se le dan bien, cuando está claro lo que quiere hacer realmente, o por lo menos, lo que sabe. La cosa es que la serie está medio preparada para ese tipo de historias, con viejos amigos suyos que van en ese género como el Capi, la Viuda y Sharon Carter, o similares como el Caballero Luna, y una supuesta premisa de misiones secretas, pero entonces se va con la tangente con personajes más poderosos que no sabe escribir bien, y un tipo de historia que a lo sumo, hace de manera aceptable pero sin inspiración.

 

Así que en esta historia, los personajes más poderosos como Maquina de Guerra están ausentes. Eso le permite a Brubaker ignorar el hecho de que ya no puede usar a Nova (que siempre fue una elección extraña, porque tendría que haber sabido desde el principio que estaba ocupado con su serie y aventuras en el espacio, aunque no supiera lo que iba a pasar en el Imperativo Thanos de antemano), aunque lo suyo sería al menos mencionarlo en algún momento. A cambio, mete dos nuevos agentes, aunque no está claro si se van a quedar como fijos. Ambos son personajes de aventuras secretas y artes marciales: Shang-Chi, que viene con el argumento, y el Príncipe de los Huérfanos, que Brubaker se trae de la fenecida Inmortal Puño de Hierro. Esto está muy bien, no sólo porque pega en la serie, sino porque permite que los personajes nuevos presentados en IPH, las Armas Inmortales, no caigan en el olvido, como suele pasar con la mayoría de personajes de nueva creación.

 

En cuanto a la historia, es la típica de Shang-Chi, con el mismo villano de siempre y los mismos planes de siempre, pero en plan grande, porque forma parte de una conspiración mayor, e igualmente, los héroes también actuan con más recursos. Por lo demás, se presentan bien a los personajes, con una buena secuencia de acción, los villanos parecen suficientemente interesantes y con recursos secretos, aunque no sean muy originales, y Brubaker hace un buen trabajo ambientando la historia y dar la sensación de que esté pasando algo potencialmente peligroso en vez de enfrentamientos con ninjas estándar.

 

El dibujo de Deodato también está mucho más apropiado para este tipo de historias. En una historia de peleas y espias queda mucho mejor tanta sombra que en una historia de acción espacial, e igualmente, con personajes más normales y artes marciales, su versión extraña del realismo es mucho más adecuada. Sigue teniendo algún problema de estaticidad, pero por lo general cumple.

 

Esto es probablemente un paso en la dirección adecuada, o al menos, la dirección que le va mejor a Brubaker, porque la premisa (poco definida como está) puede dar para muchas cosas diferentes, pero no con este guionista. Recomendado (7)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Astonishing X-Men Nº16: La premisa de la aventura se olvida para dedicar un número a un combate contra un villano de la misma etapa que cada vez que se recupera va a peor. No muy inspirado. Neutral (5)

 

Capitan America Nº6: Mucho torturarse por la revelación del número anterior, cuando no es para tanto. Nada particularmente original o inesperado. Neutral (6)

 

Cuatro Fantásticos Nº42: De fondo hay un tono ominoso, y distintos subargumentos van avanzando y poniendose de lo más interesante (enlazando bien con cosas pasadas y presentes), pero sobre todo es un número dedicado a Ben Grimm, y es entrañable y muy divertido. Dibujo más apropiado que de costumbre. Muy Recomendado (10)

 

Guerreros Secretos Nº21: Buen cara a cara entre héroes y villanos, con una gran secuencia de pelea. Recomendado (8)

 

Increibles Hulks Nº2: Mejora bastante respecto al número anterior, con una pelea muy bien hecha, y luego buena caracterización de los protas, interacción y elecciones difíciles. El dibujante cambia, pero sigue siendo bueno. Las historias de complemento pasan a ser antología de la familia con autores poco conocidos, buena idea que no termina de funcionar. Recomendado (8)

 

Iron Man Nº6: O podrías saltartelo, y no notarías la diferencia. No Recomendado (4)

 

Lobezno Nº2: La situación de Logan se pone muy interesante, mientras que en la Tierra las cosas no caen en lo predecible del todo y se usa bien a los personajes. Dibujo voluble. Le encantará a fans del personaje, pero es asequible para los demás. Recomendado (8)

 

Nuevos Vengadores Nº5: Los personajes se pasan todo el rato hablando de tonterías que no se entienden bien. No Recomendado (3)

 

Patrulla-X Nº67: La historia de las Cinco Luces termina (aunque continuará en su propia serie) con la presentación de un personaje que es un giro curioso a un poder habitual. La historia va sobre todo de un golpe de vuelta en Utopía, y es bastante divertido. Lástima que el dibujo aminore el disfrute. Recomendado (7)

 

Shield Nº2: Muchas ideas curiosas, y buenas imágenes, pero es casi imposible de seguir como historia ahora mismo. Dependiendo de si le das el beneficio de la duda, Recomendado (7)

 

Thor Nº3: La trama principal apenas avanza, e igualmente, podrías saltarte el número y ni lo notarías. Pero hay otra trama que si cambia drásticamente, y promete renovar bien a un viejo personaje, aunque de momento sólo se presenta. Neutral (6)

 

Vengadores Nº6: Termina la primera saga, y resulta que casi todos los Vengadores han estado de adorno, igual que casi todos los invitados, y casi toda la historia ha sido relleno soso. Al menos uno de los villanos está medianamente bien escrito. Evitar a toda costa (2)

 

Vengadores: Guerras Asgardianas Nº4: Penúltimo capítulo decente, aunque con alguna tontería. Neutral (6)

 

X-Men Nº4: El comic se empeña en decirnos que se acerca un enfrentamiento terrible, pero es incapaz de hacerlo ni remotamente creible. Ni hace bien lo demás que intenta. No Recomendado (3)

 

X-Men: Legado Nº67: Termina una historia, y es lo que se podía esperar sin sorpresas. Empieza otra, y dentro de lo poco que intenta Carey, está bien. Recomendado (7)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. La que viene, si no cambia nada, tendremos cosas de Planeta: Día Más Brillante llega a la mitad, JSA tiene una saga sobre nazis (que originales) y Jack de Fábulas se harta de este mundo y se termina. Veremos que se puede decir de todo esto en una semana. Saludos superarácnidos.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana tocan las novedades de Planeta/DC del mes, aunque salieran la semana anterior (y dado el retraso que llevo, hace dos semanas, más bien), que al menos por una vez son un número razonable y una mezcla razonable de novedades y reediciones. Además, hay remanentes de Panini/Marvel, y están las novedades de Norma/Wildstorm, que al menos de momento, son bastantes para ser un sello ya inexistente. La mayoría de las reseñas esta semana irán en podcasts, para compensar que llevaba un par de semanas con todo en texto, porque he tenido un par de semanas sin mucho tiempo, y además, de todo lo que va al podcast ya he hablado más o menos antes. Hablando de podcasts, espero que hayas oido el comentario del Previews de Septiembre, con mucho sobre la nueva DC (moderadamente vitriólico, incluso) y las Retro-Criticas, que al final han sido de Junio del 86.

Antes de empezar, una última cosa, de la clase de comentarios que van también en podcasts, pero que es suficiente importante para que quede escrito: Mencionar la triste muerte de Gene Colan esta semana, que no por verse venir (llevaba tiempo enfermo, aparte de ser mayor, claro) ha sido menos dura. Al menos vivió lo suficiente para ver los homenajes que se le hicieron en el último par de años. Y demostró una dedicación impresionante, habiendo publicado su última historia hace apenas dos años. Puede que las veces que le pusieron a hacer superheroes no salieran muy bien, porque no era muy apropiado allí, pero cuando hacía heroes urbanos oscuros como Daredevil o Batman, horror como en Tumba de Dracula y muchas antologías, o incluso cotideanidad con toques de humor surrealista como Howard el Pato (su trabajo de mayor éxito, sin duda) era un maestro, estando muy por delante de la mayoría de sus contemporaneos en muchos aspectos, y creando un estilo único que marcó época. Además, fue pionero en hacer novelas gráficas originales, y cocreo importantes personajes como dos de los primeros superheroes negros, el Halcón y Blade. Se le echará de menos.

 

Pasando a cosas más alegres, lo que tenemos esta semana:

 

 

 

 

 

 

Chew: Solo Postres

 

P: Esto es el tercer volumen de Chew, serie revelación de Image del año pasado, con ventas extremadamente sólidas para ser una serie no superheroica de creación propia. Escribe John Layman, que hizo cosas en Marvel hace años como Dinastia de M: 4F y asi, pero que no se prodigaba mucho desde entonces. La idea es que esto transcurre en un futuro muy cercano (o un presente alternativo, no está muy claro), donde por culpa de la gripe aviar, se prohibio el comercio y consumo de carne de ave. (Si, la premisa se ha quedado como una referencia cultural pasada de moda, pero da igual, porque toda la premisa de la serie es ligeramente absurda y a mucha honra) La idea es que la carne de ave ahora es considerada algo asi como la bebida en la America de los años 20-30, con todo un mercado negro del tema, y el protagonista, Tony Chu (el titulo por tanto es un juego de palabras sutil) es un agente federal que investiga crimenes relacionados con el asunto. Hasta ahí parecería un comic de detectives relativamente normal, pero no empieza a rayar lo absurdo de la situación de la serie. La gracia es que Tony tiene uno de esos poderes psicométricos que le permiten saber el pasado de un objeto… excepto que necesita comerselo para que funcionen. Lo cual es util para su trabajo, pero terriblemente desagradable para el resto de su vida. Y eso es sólo la punta del iceberg, porque en el mundo de la serie hay más gente con poderes similares (la posible novia es una critica culinaria con el poder de describir comidas tan bien que te transmite el sabor, por ejemplo) e incluso algunos elementos de ciencia-ficción ligera que aparecen de vez en cuando, como algo de ingenieria genética, o que el compañero de Tony es una especie de cyborg. Todo esto resulta en una serie que sigue las pautas generales de una serie de detectives, pero transcurre en un mundo absurdo e imaginativo donde los casos por tanto son más graciosos y originales que en la mayoría de series. Y aunque no se toma del todo en serio con respecto a como funciona el mundo y tiene mucho sentido del humor, los personajes si se toman y desarrollan en serio.

 

A: La verdad es que el tono de la serie está perfectamente pillado. No es un humor de carcajadas (aunque tiene detalles) pero sí una simpatía general, que hace que la narración fluya de forma muy agradable. Los diálogos entre Chu y su compañero cyborg, por ejemplo, están muy logrados. Y casi todos los episodios tienen algún detalle de absurdez totalmente genial de por medio. Y luego como historia policial funciona sin mayores problemas. Realmente parece que los poderes de Chu podrían anular todo tipo de historia de misterio, pero Layman sabe introducir variables que hacen las resoluciones un poco más complejas. Hay mucho juego con el tema de espías y traiciones, y un uso interesante de la diferente utilidad, para el bien o para el mal, que se le puede dar a los poderes de Chu, que comparte con su peor enemigo.

 

P: A diferencia de los dos tomos anteriores que contaban historias largas como es la moda, este es todo lo contrario, son 5 historias autoconclusivas que nos muestran como funciona el mundo de la serie, con varias de las ideas absurdas sobre la comida en ese mundo que a lo mejor no daban para una historia larga, pero que a su vez avanzan subtramas, como es de ley. La primera tiene una premisa absolutamente delirante, aunque por lo demás, es un perfecto número de introducción a la serie (hecho intencionadamente, sin duda), un ejemplo de historia estándar presentando todos los elementos de la serie. Lo hace muy bien, definitivamente. Y el chiste final como conclusion del número es muy bueno.

 

A: El argumento suena un poco a Ace Ventura (yo creo que habia una historia exactamente igual en los dibujos animados, de hecho). Pero bueno, es una excusa para ver en que tipo de casos alimenticios puede estar metido el departamento de Chu y para mostrarnos la relacion que tiene con su novia. Y es verdad que vale totalmente como introducción, porque para mi lo fue y lo he pillado todo sin problema.

 

P: La segunda tiene una premisa que aunque menos absurda sobre el papel, en la práctica resulta aún más cómica. No se llega a explorar tanto porque se acaba metiendo en otra trama, y podría haber quedado mejor, pero no está mal.

 

A: La segunda vale la pena solo por la doble página presentación de POYO el gallo sanguinario. El resto es un poco una historia de infiltrados en negocios ocultos, con un par de juegos narrativos. También vale como ejemplo de casos para la unidad, y la resolución de la situación que se plantea al principio está muy bien. No va mucho más allá como historia, pero POYO se gana él solito el aprobado.

 

P: ¡POYO presidente!

La tercera historia, aparte de girar en torno a una comida que en español tiene un nombre un tanto desafortunado (aunque asi queda más gracioso), realmente resulta no ir sobre lo que se está investigando, sino sobre la trama general de la serie, y hace que el tomo pegue un giro hacia el drama. Es un buen giro, y demuestra que Layman ha construido un universo con personajes sólidos en un año y que tiene la historia planeada para varios años más, y sólo estamos empezando a verla. Los villanos que parecían de chiste al principio resulta tener más de lo que eran, e incluso personajes que parecían de adorno resultan ser importantes.

 

A: Yo creo que es mejor número del tomo. Tiene el mejor ejemplo de conceptos absurdos y el mejor de giro hábil de guión y de historia policial. Eso si, Layman desgrana muy poco a poco los detalles de la trama secundaria. Una vez que te vende la mejor parte, cuando quieres más carnaza, te quedas con las ganas.

En el siguiente episodio, por ejemplo, se juega mucho con el villano principal, dándole entidad real y consiguiendo que sea muy respetable y atemorizador. Y sin embargo, en el quinto número se hace un pequeño lapso (que supongo que se subsanará en el siguiente). Entiendo la idea de crear expectación, pero el problema es cuando creas tanta sobre una subtrama que al lector le dan ganas de avanzar a toda mecha por lo que presentas después, buscando la continuación de la subtrama e ignorando más de lo debido el resto de la narración.

 

P: El último número es el único que no es de detectives (aunque el anterior tenía una parte dedicada al romance del prota), y tiene a Tony visitando a su familia en Acción de Gracias (asi que al menos mantiene el tema de la comida). Es una comedia, obviamente, pero con un tono menos absurdo que las anteriores veces, y más centrado en los personajes. Y sin embargo, es más comedia directa que el resto, porque si Tony ya es un pupas normalmente, ver como le trata su familia da para mucho más humor a costa del protagonista. La mayoría es fácil, pero funciona bien. Y además, sirve para seguir con otro de los temas del tomo, que es que el pobre tiene más traumas e historias en su pasado de lo que parece.

 

A: Una cosa que además, se presenta muy bien, a través de cómo su nueva novia los va descubriendo y reaccionando. Cosas terribles, pero con el tonillo de humor que nunca se pierden.

 

P: El tomo termina presentandonos dos misterios, uno personal y el otro explosivo y absurdo, uno del pasado y otro del presente, que dejan con bastantes ganas de más. No se si es buena idea terminar el tomo con esas incognitas, pero maldición, es intrigante.

 

A: Yo desde luego me quedo con muchas ganas del siguiente y no sólo por el cliffhanger sino porque realmente, he descubierto una serie bastante interesante por la que, en principio, no daba un duro.

 

P: Si llevais escuchando mi podcast desde que empezó, vereis que yo si que apostaba por ella antes de que saliera. Algo a tener en cuenta. Autobombo aparte, es una serie bastante buena, de las mejores series nuevas recientes. Y nos falta hablar del dibujo de Rob Guillory, que surgió de la nada, y además de no fallar ni un mes, está perfecto en la serie. Es la clase de estilo que no pegaría en un comic de superhéroes u otros géneros, pero aquí no se puede imaginar a alguien distinto. Es similar a Philip Bond o Jim Mahfood, aunque algo más sucio y oscuro. Caricaturiza un poco a los personajes, pero le da suficiente realidad al mundo para que te lo tomes en serio. Es muy expresivo. Y sobre todo, tiene una bis cómica inmensa, sea expresando a los personajes o diseñando cosas vistosas como POYO. Parte de la risa que causa la serie es gracias a él.

 

A: Es la clase de dibujo que te dice al primer vistazo “esto te va a hacer gracia”. Y cumple. Y narra bien, además. Las escenas de POYO son espectaculares. O los enlaces entre escenas.

 

P: Lo dicho, que le eches un vistazo, que merece que continue el éxito y llegue a cumplir los 5-6 años que tiene proyectados Layman para la serie. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Madame Xanadu Nº4

 

Esto es el último tomo de la serie Vertigo de Madame Xanadu de Matt Wagner. Este tomo es el más parecido a la versión original de Madame Xanadu. A parte de transcurrir casi en el presente, y tenerla ya como la pitonisa que ayuda a la gente desesperada con problemas mágicos, como en la antología original donde aparecía, no es la protagonista, sino la herramienta para contar la historia del personaje del mes que viene a pedirle ayuda. Así que de alguna manera, es indicativo de que Wagner ha terminado de contar su historia sobre la vida de Madame y llegado hasta el final, y parece orgánico, en vez de una cancelación. En cuanto a las historias, están enlazadas temáticamente, ya que cada una está dedicada a uno de los cinco sentidos (más uno extra al final) y casi todas tienen protagonista femenina, siguiendo con la temática pseudo-feminista de la serie. Cada historia también está dibujada por una dibujante de fuera del mundo del comic, como gracia extra. El problema es que la temática “feminista” no acaba yendo a ninguna parte ni diciendo nada positivo más que ser ligeramente sexista, mientras que las seis historias siguen todas una fórmula bastante marcada, que se acaba haciendo repetitiva, donde la protagonista desarrolla una habilidad exagerada relacionada con uno de los sentidos que hace su vida imposible.

 

La primera historia transcurre en los 60 y es la de la vista. Es una premisa de terror clásica, pero está bastante bien hecha. Logra ser inquietante y perturbadora, y bien podría haber sido una historia de una antología de terror normal, porque Madame Xanadu tampoco hace mucho. Tiene un final fácil, pero tampoco se podía mucho más en el espacio que tenía. El dibujo es de una novata, Marley Zarcone, con un esilo reminiscente al de Becky Cloonan, que está bastante bien y perfecto para Vertigo.

 

La segunda historia es prácticamente igual que la primera, sólo que el protagonista oye cosas en vez de ver cosas. A decir verdad, pese a que la estructura de la historia es muy similar, van de cosas distintas. Mientras que la anterior iba de que hacer con algo que podría ser bueno o malo pero definitivamente te daba posibilidades, sobre el libre albedrio y todo eso, aquí solo hay problemas, y va sobre si se puede confiar en las personas. Es aún más desagradable y tétrica que la anterior, y tiene un final distinto, así que no queda del todo repetitivo. El dibujo es de una artista de ilustraciones, que con el nombre de Laurenn McCubbin, suena terriblemente pretenciosa. Como uno se podía esperar de alguien así, las ilustraciones individuales son bonitas, pero no se mueven ni viven bien.

 

La tercera va sobre el olfato, y se sale de la fórmula. Va de un niño que huele mal y por eso el mundo le rechaza. Es una historia un tanto extraña, que va casi más de metáfora e imaginación que de ser una historia que tomarse literalmente. La moraleja es completamente obvia, y el estilo es difícil de tragar, pero tiene un buen final, y el dibujo de Chrissie Zullo (a la que hemos podido ver antes en las portadas de Cenicienta) es muy curioso, aunque también cuesta un poco acostumbrarse.

 

La cuarta historia es la del tacto, y no tengo muy claro si transcurre también en los 60, o en el presente, porque no hay manera humana de saber que está pasando en la mayoría de páginas. Dibuja una tal Celia Calle, que mezcla la manera de dibujar a base de esbozos sin terminar en fondos sepia indistinguibles de Ashley Wood, con el “estilo” deforme y desagradable que está de moda en algunas revistas de moda o gilipolleces semejantes. A decir verdad, es apropiado para la historia, porque precisamente va del mundo de la moda, y de tener aspectos deformes y desagradables que se hacen pasar por modernos… pero incluso si fuese una decisión consciente de hacer esa clase de comentario metatextual, sigue siendo un dibujo patético y asqueroso que impide no ya disfrutar de la historia, sino saber que demonios está pasando en ella. Una pena, porque es la que tiene más participación de Madame Xanadu como algo más parecido a una heroína tradicional.

 

La quinta historia, obviamente, es la del gusto, y es una coincidencia curiosa que salga la misma semana que Chew, porque tiene una premisa muy similar. Excepto que aquí la habilidad está mucho más fuera de control, y llevada a niveles demenciales. No es tanto terror como tortura psicológica de una protagonista, pero es quizá la historia más completa, porque es la que más desarrolla a los personajes (viendo el final, se entiende porqué) y está muy bien ambientada en el movimiento hippie. Además, el dibujo de Marian Churchland, que ya había hecho cosas en Image, es precioso, similar al de la dibujante regular, pero incluso mejor.

 

La última historia va del “sexto sentido”, la percepción extrasensorial, y por tanto está dedicado a la maestra de esto, la propia Madame Xanadu. Básicamente, es un número de conclusión para la serie, haciendo de puente entre esta serie y sus apariciones previas en series del Universo DC. Tiene un buen epílogo con referencias a varias de las historias anteriores, y define bien al personaje, aunque por otro lado, es demasiado obvia, y demuestra lo que decía antes, que Wagner no ha logrado hacer nada coherente y nuevo con el personaje. El dibujo de Amy Reeder continua siendo muy bueno, eso si, estará perfecta en la nueva serie de Batwoman.

 

Entonces, la serie es cancelada, y con eso, se finiquita la idea de meter a los personajes mágicos de DC en Vertigo como si fuera un ghetto. Es decir, ¿realmente esta serie necesitaba estar en Vertigo para algo? Tenía un par de desnudos en más de dos años que no eran necesarios en absoluto, y aunque había violencia y cosas desagradables, hoy en día hay cosas peores en la línea de superhéroes de DC. Realmente no necesitaba estar en la línea con el sello de lectores adultos. Lo cual es irónico, porque esta es probablemente una serie más centrada en lectores adultos, ya que no va de arreglar las cosas con violencia, sino que era más cerebral y emocional, era una serie de drama y terror, no de acción y aventura. Pero por otro lado, era una serie del Universo DC, donde no sólo aparecían personajes del lado mágico del Universo DC, incluso también del lado superheroico como el Detective Marciano. Lo que nos lleva a que la división de personajes entre Vertigo y el resto del Universo DC era arbitraria y contraproducente, y es un gran paso adelante por parte de DC el haberla abolido. Así, cada cosa será lo que tiene que ser. Vertigo por fin se quitará los resquicios de su patética encarnación de los 90 que iba de tratar de imitar a Moore, Gaiman y compañía haciendo magias y reinvenciones “adultas” de personajes de DC de tercera, y podrá ser un sello para series de autor para adultos sin nada que ver con superhéroes. Mientras que los personajes mágicos de DC podrán aparecer en cualquier serie del Universo DC, sea superheroica, o sean cosas más terroríficas o esotéricas, que pueden existir sin necesidad de estar en un ghetto aislado con un sello de prohibido. Que es precisamente lo que va a hacer DC este septiembre, y de hecho, la propia Madame Xanadu aparecerá no en una, sino en dos series. A ver si es de las pocas ideas buenas que ha tenido DC este año. Recomendado (8)

 

 

 

Red Robin Nº4

 

P: La pesadilla ha terminado, y la serie pasa a tener por fin un guionista decente. En este caso, Fabian Nicieza, consiguiendo por fin serie fija en DC/Batman después de 2 años de suplente. Nicieza ya escribió los últimos números de la anterior serie de Robin, y siempre pareció que tenía planes a largo plazo para el personaje, y ahora por fin ha logrado volver para retomarlos.

En este tomo, Nicieza hace muy bien dos cosas imprescindibles para la serie y el personaje: Una es darle una personalidad definida y diferente de los demás personajes DC (adolescentes y batmanianos) y la otra es darle a la serie una dirección distinta a las demás series cercanas. Yost lo que hizo en el segundo caso es tenerle como buscador internacional de un misterio, pero eso era limitado. Aquí, Nicieza mantiene lo de internacional, aunque como secundario, pero amplia sus horizontes en cuestión de misión. Y le da una personalidad mucho más definida, y sobre todo, relaciones mucho más creibles con sus secundarios e invitados. La idea es que cada Robin es más parecido a un aspecto de Batman: Dick era el acrobata y hombre de acción superheroica, Damian es el super-preparado inhumano, Jason era el psicopata… y Tim es el detective, el cerebral. Y a partir de ahí, de esa idea básica del personaje desde un principio que a veces se olvida, reconstruye su vida entera con una dirección.

La idea, que tampoco es nueva en comics de Nicieza, es hacer que Tim sea proactivo, y use sus recursos intelectuales y económicos para detener a sus adversarios antes de que ataquen. Así que a partir de ahí, se va a convertir en un juego de gato y ratón con los villanos, desde sus dos identidades, de una manera que queda muy distinta a la de Batman, pero familiar a este Robin. Lo más gracioso es que aparte de esta manera de enfocar la lucha contra el crimen, Tim enfoca su vida personal de la misma manera exactamente. Que, la verdad, tampoco es nuevo para él, siempre ha afrontado todo cerebralmente, pero solia no ir a ninguna parte porque tenia un guionista conservador. Ahora se lleva más lejos y más sofisticadamente. El caso es que es muy gracioso ver como Tim afronta el llevarse bien (o al menos, coexistir) con Damian o manejar su vida amorosa de la misma manera estructurada y planificada que el buscar a sus enemigos escapados.

 

A: Vaya, la verdad es que me desconciertas porque por mis ojos había pasado poco más que una historia de relleno de Robin, no fui capaz de ver ese cambio de enfoque crucial. Pero ahora que lo dices si, hay bastante de ese intento de definir a Tim como alguien especialmente racional que organiza su vida cerebralmente. Por el resto, yo sólo percibí una historia no especialmente estructurada de héroe contra villano. Un par de polis corruptos, un villano con premisa interesante que tampoco se desarrolla demasiado…

 

P: El caso concreto de heroe vs villano de este tomo no es una maravilla, pero es que los villanos de Robin en general nunca han sido para tirar cohetes. La cosa es que sirve de ejemplo de la nueva manera de actuar de Red Robin.

 

A: En general, parece que Nicieza ha tenido bastante poco tiempo para esta historia porque se caracteriza por construir la estructura narrativa mucho mejor y aquí realmente hay pocos cabos que se atan y ese tipo de cosas. La historia transcurre sin más, no es que encaje perfectamente como un puzzle precisamente.

 

P: Si que se nota que está preparando elementos para la larga, hay muchas escenas de coger elementos y personajes y dejarlos en situación de ser usados más adelante. De hecho, el malo principal, Anarkia, que es de por si una especie de anti-Robin, no sólo se presenta como posible nemesis, también como posible secundario. La pena es que no se desarrolle a fondo.

 

A: Me refiero a la propia estructura interna de la historia. Parece escrita de un tirón, sin plantear estructuras del tipo “esto que menciono al principio vuelve a aparecer por sorpresa aquí”.

 

P: Al menos dentro de este tomo. Que no te extrañe que cosas mencionadas una vez en este tomo acaben reapareciendo en futuros números. A fin de cuentas, sólo son 4 números, ni siquiera los 6 a los que estamos acostumbrados actualmente a que sean una historia.

Otra cosa que hace Nicieza muy bien, (y tampoco es sorpresa, fue de lo más divertido de Trinidad) es la interacción entre la familia Batman. Los diálogos son muy buenos, con chispa y humor, pero también caracterización creible. Dick y Tim suenan como hermanos, pero también Damian suena como el mocoso irritante que es el único que sabe sacar de las casillas a Tim, como muchos hermanos. Igualmente, es quizá el Damian que más se parece al de Morrison en personalidad y pautas de diálogo.

 

A: Damian es un personaje muy difícil de hacer sin deslizarse por lo poco sutil y tiene mucho mérito cogerle un tono humano a la par que lo histriónico que tiene obligación de ser. Tim y Dick son mucho más fáciles de hacer humanos y precisamente por eso corren el riesgo de ser intercambiables. Por eso también es de valorar el lograr perfilarlos independientementes.

 

P: El resto de secundarios y villanos si que son más intercambiables, y es una pena, porque con los personajes principales y la dirección general, Nicieza hace un gran trabajo.

En el dibujo, DC se trae a un tal Marcus To de Aspen, y… sorprendentemente, es muy bueno. Eso ha sido toda una sorpresa. En vez de la basura esperada, lo hace muy bien dentro del estilo que ya tenía la serie, ágil, fresco y energético, pero agradable con los personajes.

 

A: Y mira, le da una cara a Tim. Porque es duro pero han pasado años sin que Tim tenga un rostro definido, básicamente valía cualquier chico joven moreno. Creo que este dibujante por fin le pone unos rasgos faciales reconocibles, a ver si los consolida.

 

P: Un buen comienzo, que si no es una gran historia, al menos si que hace un gran trabajo definiendo al personaje. Pero no se podía esperar menos de Nicieza. La pena es que esto solo vaya a durar un año, y después todo se vaya al garete por completo. Recomendado (8)

 

 

 

Supergirl: Mundo Bizarro

 

Esto es el final de la etapa de Sterling Gates en la serie, que es realmente la última etapa en serio de la serie, porque lo que queda son etapas abortadas, números de relleno, y entonces… relanzamiento, y vete a saber. La etapa de Gates ha sido una pena, porque aunque estaba claro que tenía ideas bastante claras y decentes para el personaje (el primero en tenerlas en su historia moderna), pero ha acabado siendo saboteado por la dirección editorial, que le ha forzado a dedicar buena parte de su etapa a crossovers, más crossovers, y un status quo bastante pobre que no era el que quería escribir (el de Nuevo Kripton). Al final, la dirección para el personaje ha sido buena pero apenas se ha usado o se va a usar, y Gates ha quedado marcado definitivamente como uno de esos pringados mangoneados por los editores en vez de despuntar. Es decir, de 26 números que ha estado en la serie, sólo ha podido escribir unos 10 con sus propias ideas, y la mayoría fueron, o el primer número (si, su etapa fue interrumpida por un crossover en su segundo mes, que en retrospectiva fue un presagio diabólico) o este tomo.

 

En este tomo, habiendo terminado ya todo el rollo de Nuevo Kripton, y con las series de Superman en nuevas direcciones individuales, supuestamente Gates puede ya contar las historias que él quería. Excepto que aún tiene que lidiar con las consecuencias. (Pese a que aún no hemos visto el final de la Guerra de los Superhombres… joder, Planeta, ¿tanto costaba esperarse un mes y que saliera ordenado?) Y las consecuencias son horribles. Es decir, cualquiera que conozca a Supergirl, al concepto básico, como se suele ver en otros medios, fuera de continuidad o incluso imágenes promocionales, es que es un personaje divertido e inocente. Así que no se porque demonios se empeñan los guionistas de DC en hacerla un personaje deprimente y triste. Tenerle con algo de tristeza de trasfondo debido a ser huerfana es una cosa, y tener un poco de angustia existencial es casi inevitable siendo adolescente, pero tal y como la han dejado, tenemos a una Supergirl que acaba de ver morir a toda su especie, incluidos sus padres, después de acabar de recuperarles milagrosamente. ¿En serio creian que eso era buena idea para el personaje? Obviamente, la pobre está deprimida en este tomo por culpa de todo eso, aunque se recupera con asombrosa facilidad, lo que permite que los niveles de angustia no se vuelvan tóxicos. Quizá no sea lo más creible, pero es mejor zanjar el tema lo más posible, porque ya se le ha dado demasiadas vueltas al tema y ha ocupado básicamente toda la etapa. Sin embargo, la idea más interesante que ha presentado Gates, la que parecía que iba a ser central, la de la identidad secreta de Linda Lang, apenas se usa en todo el tomo, igual que no se ha usado durante la etapa. Es triste. Y aún hay otro elemento malo de Nuevo Kripton que se arrastra en esta saga, pese a que se intenta barrer todo eso lo más posible.

 

El tomo son tres historias separadas. La primera y más larga es la del título, que es un regreso a Mundo Bizarro, con la presentación de la Supergirl Bizarro. Bueno, la versión actual, ya hubo una versión en la serie de los 90, pero eso eran las versiones antiguas de Bizarro y de Supergirl. Hay distintas maneras de hacer historias de Bizarro: La más fácil, popular y que suele salir mejor es tomarselo como comedia, porque es una idea bastante absurda. Otra es en plan terror como en los 90, porque es una especie de monstruo de Frankenstein. Y otra, basada en esa, es ir a por el drama, como en All-Star Superman. Aquí, Gates elige la peor opción, que es quedarse en medio. Tiene la idea absurda de Mundo Bizarro, donde las cosas transcurren al revés, pero no aprovecha el potencial cómico, pese a lo chorras que son las ideas. Empieza como una historia de terror, pero no logra hacer nada terrorífico con la Chica Bizarro, que no resulta precisamente amenazadora. Y al final intenta ser dramático, pero no logra que los personajes importen lo suficiente como para ello. Así que fracasa bastante en aprovechar el potencial de la historia, y queda como una historia de acción muy normalita, sólo compensada ligeramente por ser la historia donde Supergirl deja de estar permanente deprimida, y por algún gag visual.

 

La segunda historia es un anual, ya anunciado durante la Ultima Batalla de Nuevo Kripton, sobre Supergirl y la Legión de Superheroes. Y de nuevo, te planteas para que están los editores en DC aparte de para cargarse historias, y si planean algo con algo de antelación en DC. Porque la referencia futura a este anual era que Supergirl ya había tenido aventuras con la Legión que no recuerda, y que nos las explicarían aquí. Excepto que esta historia transcurre en el presente, es decir, después de aquella historia, y no implica amnesia. ¿Qué ha pasado aquí? Inconsistencias aparte, la idea es restaurar la historia de Supergirl como Legionaria que había antes de Crisis en Tierras Infinitas, igual que han restaurado la historia de Superman. Claro, que eso en teoría sería simplemente decir que las historias pasaron tal y como se vieron la primera vez, y ya está. Pero en vez de eso, parece que pasaron versiones nuevas de esas historias. Se entiende en parte, porque eran muy chorras y era una versión distinta de Supergirl, pero no ayuda a hacer las cosas menos confusas, desde luego. El caso es que esto es simultaneamente una versión nueva de la historia donde Kara se una a la Legión, y una posterior con una villana de nombre bastante memorable (que también se actualizó, más o menos, en la serie de los 90). Como la otra vez, lo mejor de la historia es la interacción entre Kara y Brainiac 5. Claro, Brainiac 5 suele ser lo mejor de todas las historias recientes de la Legión, pero en este caso es más interesante porque da para ver otras facetas del personaje, actualizando muy bien la dinámica entre ellos de la Edad de Plata. El argumento es un follón, y un batiburrillo de ideas a medio hacer, sin usarse mucho a los demás Legionarios, pero la idea de los dos protas, y de la paradoja de Supergirl en el futuro si que está bastante bien.

 

Por último, hay una historia de dos números que más o menos ata las historias que quedaban de la serie, e incluso los temas generales. Parte de la historia es la idea estúpida antes mencionada, que es la de Superwoman. Ha sido una tontería enorme, transformar a un secundario clásico como es Lucy Lane en una supervillana caricaturesca. Es decir, Lucy nunca ha sido un personaje precisamente complejo ni muy interesante, pero al menos tenía algo de personalidad. Ahora, aparte de haber borrado buena parte de sus historias (bueno, no queda de todo claro si siguen existiendo su matrimonio y su hijo, aunque probablemente ya de igual), es un personaje de una sola idea, odiar a Superman y asociados. No es precisamente una buena idea, y haber dedicado casi un tercio de la etapa a una idea tan floja (acompañada de un origen casi inexistente y poderes y aspecto muy derivativos) no ha ayudado en absoluto. En este tomo se la intenta humanizar, teniendola por fin en un cara a cara con su hermana, pero la conclusión acaba siendo que no tiene remedio y que es mejor olvidarse. La otra historia ata por fin el feudo entre Supergirl y Cat Grant, precisamente a base de humanizar a Cat, y tiene más éxito, porque al menos es una antagonista con más de una dimensión y unas motivaciones humanamente creibles. Como era de esperar, para humanizarla, se rescata la terrible idea de los 90 de la muerte de su hijo, dandole un giro de tuerca ahora que sabemos que no la mató el Juguetero exactamente (porque eso sería estúpido, claro). Pero el malo acaba resultando demasiado ridículo para ser tomado en serio como el terror psicológico que Gates pretende (aparte, no termina de encajar con el nuevo origen del Juguetero, ¿verdad? ¿Qué pasa aquí?), así que no termina de funcionar bien. Al menos la historia personal de Kara y Cat si que concluye bien, aunque predeciblemente, con un buen final temático simétrico para la etapa.

 

El dibujo del tomo tiene a Jamal Igle, que lo hace muy bien, el mejor que ha dibujado al personaje (descontando super-estrellas tipo Perez) desde que lo recrearon, y ojalá consiga un buen trabajo tras esto. Bernard Chang también continua haciendo un gran trabajo como suplente, con un par de chistes visuales con el Mundo Bizarro geniales (buscad al Bizarro Arsenal, por ejemplo). Y en el anual, Matt Camp, que es novato, lo hace bien en un estillo similar, y una parte de la historia la hace Marco Rudy, que es apropiada, porque tiene un tono a lo Crisis Final, y es curioso ver como ha aprendido a hacer composiciones de pagina tipo Morrison él solo.

 

Es una pena que no se le hayan dado más oportunidades a una etapa con potencial, aunque la verdad es que este tomo tiene demasiados problemas para recomendarlo pese a eso. Neutral (6)

 

 

 

Wednesday Comics

 

Esto es la cuarta serie semanal de DC (que llega con bastante retraso, es anterior al Dia Mas Brillante), y la última, por lo que parece. Pero no se parece absolutamente en nada a las anteriores. Esta no dura un año/52 números, sólo duró tres meses, 12 números. Esta no forma parte de la continuidad normal de DC, sino que son historias con completa libertad, sin estar conectadas con nada anterior o posterior. Esta no trata de contar una historia (aunque compuesta de varias historias entrelazadas) sino que cada una de las 15 historias son independientes completamente. Consecuentemente, cada una tiene un autor o autores distintos, casi siempre de lujo. Y la diferencia principal, no ya con sus predecesoras, sino con el resto de comics del mercado, es que no usa un formato comic. Originalmente, usaba un formato de periodico, de manera que cada historia tenía una página a la semana (más o menos, como dos páginas de comics normales, asi que al final casa historia completa dura el equivalente a un comic de 24 páginas), imitando precisamente las páginas de tiras de comic de los periódicos de los domingos (de ahí la referencia del título, sólo que cambiada a Comics de los Miércoles, porque es cuando salen en EEUU los comics… si, tienen fechas fijas de salir las cosas, es una utopia), aunque en tomo queda grapado.

 

La idea es que esta es una antologia “artistica”, similar a Bizarro Comics o Strange Tales, pero con autores más mainstream. Basicamente, dale a un equipo creativo famoso un personaje de DC para que juegue durante unas páginas. El resultado, sobre todo dada la variedad de personajes DC, es una mezcla de géneros, con historias que intentan ser más superheroicas tradicionales, otras que intentan ser ejemplos normales de otros géneros, otras que intentan imitar las viejas tiras cómicas de aventuras, y otras que son más de experimentación artística. Generalmente, la intención no es decir algo sobre los personajes en cuestión, sino más desarrollar músculos artísticos, sea hacer historias para que se luzca el dibujo, sea tratar de hacer un tipo especifico de historia o experimentación. Así que es una de esas antologías que van sobre todo dirigidas a fans de los autores, y de la experimentación artística. Y como suele pasar en estos casos, hay de todo.

 

La primera historia es de Batman, y reune a Azzarello y Risso, el equipo creativo de 100 Balas, que ya colaboraron en una breve etapa de Batman hace unos años. Es básicamente lo mismo que la otra vez: Una historia en plan género negro y mucha gente mala con pistolas de esas que les encanta a los dos, con muy poco Batman, y demasiado oscuro y amargado.

 

Después tenemos el retorno de Kamandi, con un Dave Gibbons que escribe pero no dibuja. Como suele pasar en estos casos, es decente, pero sin mucha imaginación ni nada que destaque. Es hacer un homenaje extendido a las ideas de Jack Kirby, que queda bonito porque eran ideas vistosas y está dibujado maravillosamente por Ryan Sook, pero ya está.

 

La mayor cagada es la historia de Superman, especialmente porque consiguieron que la serializaran en un periódico importante, y por tanto, la impresión que dieron ante el gran público es que los comics de DC son una mierda. (Lo que no es una impresión del todo falsa, pero en este caso tenían muchisimas cosas mejores donde elegir) No se de quien fue la idea de poner en Superman a John Arcudi, que lo poco que ha escrito bueno han sido deconstrucciones viciosas de los superhéroes, pero así de genios son en DC. Así que es un regreso a 2005, a la mierda que se suponía que Crisis Infinita había dejado atrás, con un Superman que se pasa la mayor parte de su historia literalmente quejandose, lloriqueando y siendo inutil. Todo tomandose lo más en serio y amargamente posible. Y no ayuda que dibuja Lee Bermejo, con su estilo cuasirrealista que hace que quede lo menos digno posible, porque intenta parecer artistico, pero queda patético. Esta historia resume buena parte de los problemas actuales de DC actuales.

 

Volviendo a la normalidad, un diseñador de cine llamado Dave Bullock escribe y dibuja una historia de Deadman (que parece que ahora está en todas partes), que es básicamente una aventura normal del personaje, de las que se mete en problemas místicos. Pero es divertida y con buen dibujo, así que no está mal.

 

Kurt Busiek por fin logra volver a escribir a Linterna Verde (recordemos que debutó escribiendo una historia del Cuerpo hace más de 25 años), y nos recuerda porque antes de Geoff Johns, la gente creia que Hal Jordan era aburrido. Porque si le quitas la caracterización más exagerada que le ha dado (o la más profunda que le daba Englehart y gente asi), es un personaje totalmente plano y genérico. Es decir, es un maldito piloto de pruebas sin miedo, no debería ser tan soso, por definición. Busiek siempre es peor cuando intenta ser retro en vez de tratar de hacer cosas nuevas, y esto es un ejemplo de sus peores tendencias, donde intenta escribir un comic de la Edad de Bronce, y lo consigue, con todas sus consecuencias negativas. Al menos el dibujo de Joe Quiñones es muy bonito, pero se echa de menos más imaginación.

 

Uno de los mayores lujos es que Neil Gaiman se digna a escribir una de las historias, sobre Metamorfo, curiosamente. A decir verdad, ya demostró haber leido los comics originales del personaje cuando usó en Sandman a su olvidadisima sidekick la Chica Elemento. La ironía (o madurez por parte de Gaiman, quien sabe) es que en vez de la historia deprimente, nihilista y emo que nos endosó aquella vez, toca algo divertido e imaginativo. Ayuda que esté dibujada por Mike Allred, que es el maestro de la diversión e imaginación que encarnaba la serie original de Metamorfo de los 60, de los que, por supuesto, también es un gran fan. Es casi la única tira que en vez de contar una historia continuada, ofrece algo distinto en cada entrega, como muchas tiras cómicas, y es tremendamente imaginativa y divertida.

 

Al pasar la página, la tortilla da la vuelta, y tenemos la otra historia malísima del tomo. Es la de los Jóvenes Titanes, escrita por el editor Eddie Berganza (uh-oh, eso siempre es mala señal) y dibujada por uno de los diseñadores de la serie de animación del grupo, Sean Galloway. Desgracidamente, no tiene la gracia que podía tener aquella serie. Supuestamente es la encarnación actual del grupo (bueno, la de hace un par de años con Diablo Rojo y Escarabajo Azul, que el grupo cambia más de alineación que DC de continuidad), pero cambiada aleatoriamente en aspectos, incluidos algunos trajes. Es la que más intenta ser una historia de superhéroes normal, pero es completamente estúpida, pasando aleatoriamente de una situación a otra sin explicación, y con caracterización y diálogos malisimos. Hay una razón por la que se dejó de transformar a los editores en guionistas cuando salimos de los 90, y esta es la prueba.

 

La siguiente historia tiene de título Aventuras Extrañas, y por tanto, está protagonizada por Adam Strange, que era el protagonista más famoso de aquella vieja antologia. Está hecha por Paul Pope, al que aquí hemos visto en cosas como 100% o Batman Año 100, y sigue en lineas similares a la primera. Muchas ideas de ciencia-ficción que suenan bien, pero están presentadas de manera un poco obtusa y difícil de seguir, y más o menos lo mismo para el dibujo, que es demasiado sucio y feo para algo que debería ser brillante y estilizado como es el mundo retrofuturista de Rann. Pero al menos en cuestión de historia si está en las lineas generales correctas.

 

Graymiotti se reunen con su colaboradora de Power Girl, Amanda Conner, y cuentan una historia de su contrapartida, Supergirl. Y por una vez, hay alguien en DC que tiene la idea acertada sobre el personaje. Y es ser inocente y absolutamente adorable, y aún asi una heroína. A veces la historia se pasa un poquito de boba e inocentona, y supongo que por eso en DC no tiran más por ahí, porque tienen el trauma horrible adolescente de rechazar completamente todo lo que les pueda hacer parecer “para niños”, y tratar de ser lo más “adultos” posibles, que sólo les hace parecer más inmaduros. (Seguro que has visto a chavales de 13 o 14 años haciendo ese tipo de cosas continuamente, pues eso es lo que parece DC ahora. Excepto que ya pasaron por eso hace 20 años y supuestamente lo superaron, asi que es peor, es como si alguien volviera a pasar por esa fase a los veintitantos. Es simplemente triste) En cualquier caso, al menos es bonito y agradable.

 

Dan DiDio nos sorprende con una historia que no es completa basura (y no me estoy metiendo con el de manera gratuita por sus direcciones editoriales… teneis suerte de que sus Outsiders no lleguen a España, porque son lo peor de DC, que ya tiene mérito) sobre los Hombres de Metal, curiosamente, que uno pensaría que es lo contrario de la mentalidad de ser supermayores, oscuros y realistas que le ha dado a DC. Pero no, es una historia completamente normal, si no muy imaginativa (una pena, porque esa siempre ha sido la gracia de los personajes) del grupo, sin las reinvenciones de los últimos años. Y tiene buen dibujo de Jose Luis Garcia-Lopez, que de deberia prodigar más, aunque su estilo tan realista no le pega del todo a estos personajes más caricaturescos. Asi que no es un éxito precisamente, pero para los estándares de Didio, una maravilla.

 

Otro ilustrador de una variedad de géneros, Ben Caldwell, escribe y dibuja una historia de Wonder Woman. Es una historia de acción y aventuras bastante normalita, donde, como ya hemos quedado que pasa con esta clase de gente, la gracia es que tiene un dibujo bastante bueno, siendo reconocibles los personajes pese a la estilización que usan.

 

Los Kubert colaboran en una historia, por supuesto, del Sargento Rock. Dibuja el patriarca Joe, como siempre, y lo curioso es que no escribe él, sino que escribe el hijo que está en Marvel, Adam, que no ayuda en el dibujo. En cualquier caso, da igual, porque es una historia completamente estándar de las modernas del personaje, con buen dibujo, como los últimos intentos.

 

Karl Kerschl, que desaparecio hace unos años después de impresionar con un nuevo estilo en Flash, vuelve al personaje, escribiendo y dibujando, es una de las historias más interesantes. Tiene al Flash clásico, Barry Allen, en una historia que aprovecha y actualiza las gracias únicas de la serie original, que es el uso de ciencia “realista”, muchisima imaginación desenfrenada, y un personaje más cerebral (que no es sinonimo de aburrido, a menos que seas un palurdo anti-intelectual). Es una historia que juega mucho con el formato y con otras cosas, que cuesta un poco de seguir al principio, pero es muy divertida cuando la pillas, y demuestra un trabajo que pocas tienen. Con muy buen dibujo, claro, que le pega mucho al personaje. Si había que darle la serie a un dibujante, ya podían habersela dado a Kerschl.

 

Walt Simonson no tiene un protagonista, sino dos, Catwoman y Etrigan el Demonio, pero no llega a aprovechar mucho la gracia de ninguno de los dos personajes. No es que sea una mala historia, pero es un poco olvidable, como su último trabajo, Hawkgirl. Eso si, el dibujo de Brian Stelfreeze (que si viviera en un mundo de comics de superheroes, se habría transformado en una mezcla entre Coloso y el Hombre de Hielo) está muy bien.

 

Por último, Kyle Baker escribe y dibuja una historia de Hawkman, que se olvida de centrarse en las distintas versiones del personaje o cual de ellas es, y en vez de eso, lo utiliza como excusa para contar una historia desmadrada. No está mal, pero se nota, de nuevo, que la historia es una excusa para dibujar la clase de cosas que le apetecía dibujar a Baker.

 

Es dificil de recomendar esta serie, porque son muchas cosas separadas, pero sobre todo es experimental, variada, y centrada en lucir dibujo, y sólo unas pocas historias son lo que se podría decir buenas de verdad. Si esa es la clase de cosas que te interesa, y te suenan bien algunos de los nombres, te gustará. Se supone que estaba en proyecto una secuela, pero a saber que pasa ahora. Esto es, precisamente, lo contrario a la nueva dirección de DC: Autores famosos menos habituales en vez de los mismos mediocres de siempre. Estilos nuevos o atemporales en vez de reciclar las últimas dos décadas. Y centrarse en versiones clásicas de los personajes en vez de reinventar la rueda. Veremos que lección aprenden esta vez. Recomendado (7)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Astro City: Edad Oscura Libro 2: La historia personal de los protas llega a una conclusión que pierde parte de la gracia del tomo anterior por estar mucho más vista, con un climax que no es muy bueno, pero una buena conclusión. El resto de detalles del universo de Astro City siguen siendo geniales. Buen dibujo y buenos diseños, aunque falta un extra en el tomo. Recomendado (8)

 

Authority Nº0: Que lleva todo el volumen 2 de Stormwatch, no algo de la Autoridad, solo coinciden algunos protagonistas, y solo en algunos momentos. Pero da igual, porque es material absolutamente excelente, de lo mejor que ha hecho Ellis, y de lo mejor de superhéroes de los 90. Muy Recomendado (10)

 

Batgirl Nº2: La historia principal no es muy buena, porque tiene que atar cabos sueltos de series muy malas. Al menos se resuelve positivamente. La siguiente historia es bastante mejor, y la última es tremendamente divertida. Más como eso, por favor. Al menos hasta que DC se libre del guionista y de la protagonista en breve. Neutral (6)

 

Batman Nº47: Toca pastiche de género negro y detectives, pero sobre todo es una historia que ata un montón de elementos, sean del resto de la etapa de Morrison, de otras cosas de Morrison y de otras cosas de Batman, en un todo que encaja perfectamente, además con un gran estilo, un gran cliffhanger y muy buen dibujo. Muy Recomendado (10)

 

Batman: Sombra del Murcielago Nº1: Estupideces de los 90 que estaban mejor inéditas. Evitar a toda costa (2)

 

Green Lantern Nº15: Un número dedicado a cada color y entidad emocional, con buena presentación y desarrollo, sin caer en fórmula obvia. Muy Recomendado (9)

 

Hellblazer Nº5: Historia centrada en la nueva pareja de John y su inminente boda. No está del todo alejado de una historia de superheroes, pero mezclada con los elementos habituales de Hellblazer, funciona muy bien. Y tiene dibujo interior de Bisley. Muy Recomendado (9)

 

REBELS Nº3: Termina la saga de Starro, con un buen final muy bien preparado e incluso épico. Como en Planeta son asi, tambien lleva el principio de la siguiente historia, que va de Vril Dox usando las mismas técnicas que usó para la guerra en la paz, y queda aún mejor. Dibujo decente. Muy Recomendado (9)

 

Venganza del Caballero Luna: Edad Heroica: Varios team-ups con distintos héroes, en general no muy buenos, pero el de Vengadores Secretos es mejor que esa serie hasta ahora. Dibujo confuso pero no malo del todo. Neutral (6)

 

Patrulla-X: Origenes Nº2: Origenes de los fundadores de la Patrulla-X (excepto Angel, por lo que sea), que en general cuentan bien la historia de cada uno desde descubrir poderes hasta unirse al grupo. Algunas mejores que otras, algunas tienen más que decir sobre los personajes (Ciclope) que otras (Hombre de Hielo). En general, no dicen nada nuevo. Recomendado (7)

 

Green Lantern: Emerald Knights: Pelicula de animación en DVD, que ignora la película anterior, para contar varias historias basadas en historias de los comics. Algunas mejor adaptadas que otras, y algunas eran historias bastante buenas para empezar (incluidas las de Moore, que no vienen acreditadas porque alguien es un psicopata). No está mal, pero no tiene comparación con los comics.

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. La que viene, empieza Julio, y tendremos, entre otras cosas, dos especiales con finales de etapa y comienzos de la siguiente, con morralla añadida en la edición española. Es decir, los números del mes de Superman y Spiderman. Y poco más, porque todo lo demás está a mitad de historia. Saludos sensoriales.