Criticas Reconstructivas: Semana del 4 al 10 de Julio

20 julio, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas, donde tratamos de buscarle algún sentido a las locuras que desatan semanalmente en nuestras tiendas. Esta semana, ya están las novedades de Planeta, ya que tienen prisa por irse de vacaciones. Afortunadamente, son poquitas, y menos aún las que son realmente nuevas, así que podremos comentarlas todas sin tardar demasiado. Bueno, menos el tomo de Starman, que va al audio, porque hay mucho que decir, pero nada nuevo. Espero que el hecho de que no haya reseña escrita no haga que pase desapercibida, porque es de lo mejor que podemos ver ahora mismo, con diferencia. Y también hay un reedición, pero poco más. En lo que si que comentamos más abajo, hay dos finales de Willingham, uno bastante mejor que el otro.

Y poco más, sólo decir que echo de menos los especiales verano de antaño. Antes, se asumia que el público tenía más tiempo libre en verano, cosa lógica, y se sacaban más comics para aprovechar esa realidad. Ahora, como las editoriales ya no hacen las cosas para las necesidades de los lectores, sino para las suyas propias, apenas salen cosas en verano, porque ya han trabajado en los meses que les convenia porque había Salones o tonterías así. Y si el publico tiene más tiempo libre, pues que se moleste en buscar cosas de meses anteriores, o que se compre un libro, a las editoriales les da exactamente igual todo. Es triste.

Y ahora, las reseñas:

 

 

 

 

 

Cowboys & Aliens

 

Esta miniserie, publicada aquí en el formato de bolsillo que se está empezando a popularizar, es de 2001, pero se publica ahora porque van a sacar en breve una película basada en ella. Está escrita por Fred Van Lente, años antes de que empezara en Marvel, basado en una idea de la misma gente que creo y vendio el comic en el que se basó Men in Black. Básicamente, la idea era hacer el comic como excusa para venderlo y que hicieran una película, y al final les ha funcionado. Aunque Van Lente apenas ha visto dinero ni acreditación de todo esto, para que veas que en las editoriales pequeñas te pueden tratar peor que en las grandes (y si no, que se lo pregunten a los que trabajaron para Dreamwave)

 

La idea es bien simple, y está practicamente descrita enteramente en el título: Alienígenas invaden la Tierra en el Antiguo Oeste. Asi que indios y vaqueros tienen que poner a un lado sus diferencias para detener la invasión. Ahí dos maneras de plantearse esta premisa: Una serie a la manera más típica de los comics, mandando a la mierda el tratar de mantener la ambientación, y haciendo locuras a lo bestia, donde no importa que tenga sentido del todo, porque mola. La otra es tratar de tomarselo en serio, ignorando el detalle de que si intentas tomarte minimamente en serio la premisa, no tiene ningún sentido que los humanos sean capaces de oponer resistencia a unos invasores tan avanzados. Esa es la manera típica de las películas de Holywood, y adivinando cual han elegido, puedes imaginarte porque esto fue concebido más como una película que como un comic.

 

Van Lente trata de tapar los agujeros argumentales de la premisa, pero sólo logra disimularlos. También trata de desarrollar unos personajes creibles, y una amenaza que suene peligrosa pero no invencible. Eso último más o menos se logra, y se agradece ver, sobre todo, que los alienígenas no son un bloque homogéneo sino que hay diferencias de opiniones entre ellos. Y los protagonistas al menos son distinguibles entre si, y evitan la mayoría de estereotipos. Hasta ahí lo bueno. Lo malo… bueno, realmente no es malo, es mediocre. Pero es todo lo demás. El resto de situaciones, momentos personales y de desarrollo de la historia son totalmente predecibles, siguen un esquema básico, y no llegan a despuntar en ningún momento ni bien ni mal. No hay nada con demasiada imaginación, ni diálogos con chispa extra, ni más desarrollo que lo básico. Es exactamente lo que podías esperar, del montón. Si es porque es lo que le pidieron, o porque Van Lente era novato, no se sabe. Pero encaja perfectamente con la mentalidad de película veraniega tonta que permea este comic, excepto que al menos se esfuerza un poco más en los detalles.

 

Por poner el ejemplo más obvio, el subtexto de la historia es que los alienígenas están intentando hacer a los nativos de la Tierra lo que los europeos hicieron a los nativos americanos. Es un paralelismo obvio, y Van Lente en su historia ni se molesta en mencionarlo, de lo claro que está, deja que el paralelismo hable por si sólo, excepto en una página donde obligatoriamente alguien señala la ironía. Sin embargo, el tomo lleva un prólogo no escrito por Van Lente, sino añadido a posteriori por el tal Rosengerg, que es el que propuso y vendió todo esto, que va únicamente de machacar esa idea obvia, ese paralelismo, durante 8 páginas, hasta que los más tontos de la clase lo han pillado, y entonces sigue y sigue hasta que en vez de ser dramático es agónico. Y esa es la diferencia entre los guionistas profesionales y los de Hollywood.

 

El dibujo es de un tal Luciano Lima, que es bastante competente, pero de nuevo, sin más. Eso si, sus alienigenas son completamente de serie B, o al menos, de la versión moderna de serie B, es decir, algo sacado de una peli directa a video o videojuego mediocre. Sin mucha creatividad, vaya, son todo cosas ya vistas. El prólogo lo dibuja Dennis Calero, que al menos es mejor que cuando estaba en Factor-X, pero también puede influir el coloreado.

 

Nada que ver en particular por aquí, más que como curiosidad histórica. Así que tampoco esperaría mucho de la película. Neutral (6)

 

 

 

Dia Mas Brillante Nº7

 

P: Llegamos a la mitad de la serie, y al menos, si no otra cosa, las cuatro historias ya están metidas en marcha, con el héroe o heroes enfrentandose al villano de turno. La excepción es la de Deadman, pero es porque no parece ser una historia de acción, sino únicamente de descubrimiento personal. Al menos parece ir encaminada de alguna manera también. Por supuesto, cuanto de esto acabará importando, teniendo en cuenta el reinicio que va a hacer DC, está en el aire. De momento, Detective Marciano y Firestorm tienen pinta de que van a cambiar demasiado.

Este número la verdad es que es de los más sólidos de la serie (al menos el primero americano), probablemente porque tiene pinta de estar escrito por un solo guionista, Johns. Desde luego, la parte de Firestorm tiene todos los tics de diálogo y caracterización suyos, incluyendo frases que doblan como guiño y como frase chula.

 

A: La verdad es que de los pequeños y mínimos pasos que se han ido dando en esta historia de Firestorm, éste es el único número en el que ha pasado algo interesante. El villano por fin demuestra algo, porque hasta ahora ha sido “oscura amenaza genérica”. Y aunque al principio parece el típico ser monstruoso que es muy mortal y tiene que dar mucho miedo, Johns ayuda metiéndole elementos de humor.  Tampoco es que sea especialmente único. Hemos visto más villanos mortíferos con toques de humor. Pero mira, a estas alturas de coñazo se agradece cualquier cosa. Y la verdad es que al menos en las escenas de este número funciona bastante bien.

 

P: Lo último que necesitaba el universo era volver a los Linternas Negras, después de la paliza que dieron el año pasado. Y sin embargo, Johns parecia divertirse demasiado con el Firestorm Linterna Negra enfocandolo como un macarra que se cree moderno, y ha decidido resucitarlo. Y curiosamente, funciona. En parte porque Firestorm es uno de esos personajes que es potencialmente poderosisimo pero se contiene, asi que sirve como buen villano. En parte porque avanza el tema de que el peor enemigo de los componentes del personaje son ellos mismos. Y en parte, porque Johns tiene más idea para él que “Firestorm malvado zombie”. Es decir, habla en plan molón, tiene hombreras enormes, se llama Deathstorm, por el amor de Dios… está claro que el personaje es su parodia personal de los 90.

 

A: Creo que 20 años después, las parodias de los 90 ya se han convertido, en sí mismas, en un topicazo. Pero funciona igual.

 

P: Funciona porque aunque no pilles o no te guste el aspecto de parodia, también funciona como historia seria. Y es más sutil que la mayoría, y es apropiado para el personaje, ya que fue un poco noventero y moderno en su día, así que es una especie de “la moda que llevabas cuando eras joven vuelve de la tumba para vengarse”. Asi que el argumento de Firestorm está bastante bien, con un villano que se hace divertido, y una amenaza que resulta creible y va aumentando de ritmo muy bien. Incluso el siguiente paso que se da al final, que debería parecer muy visto, queda dramático y que parezca que aumentan las apuestas aún más. Es la única historia donde está pasando eso.

 

A: Bueno, va aumentando de ritmo muy bien… en este número. Porque llevábamos diez macerando la no-sorpresa de que el villano fuese el Linterna Negra de Firestorm.

 

P: Eh, aun queda la “sorpresa” de quien es su jefe. No hay muchos candidatos, la verdad. Pero ahora que sabemos que esto es en cierto modo una parodia de los comics de los 90, tiene más sentido que la dibuje Scott Clark, que no pintaba nada junto a dibujantes mucho mejores. Temáticamente, está apropiado. La cosa es que en este número, no queda del todo mal, la verdad es que hace algunos juegos de sombras que están bastante bien. Y el diseño de Deathstorm es divertido a su manera. También hay una doble página muy chula, pero es probablemente cosa del guión, porque la gracia está en la composición. La ejecución no es para tirar cohetes.

 

A: Ya, y mira que debe haberse agotado el margen para diseñar personajes oscuros con cara de calavera. Pero aún sale del paso.

 

P: Para dar más sensación de historia al comic, y que no sean simplemente cachos de dos o tres historias grapados juntos, el numero tiene una temática común, de padres e hijos. No es ni remotamente original, ni añade mucho a los personajes, pero es algo. (La pena es que lo único nuevo, lo del Profe Stein como figura paterna de Ronnie es desafortunado, porque es de los pocos héroes que ya tiene un padre biológico decente, que era parte importante de su serie. Pero la moda en DC es ignorar los detalles únicos para ir a lo obvio y simple). La otra historia principal es la de Aquaman, con Aqualad teniendo tres posibles figuras paternas peleandose con él. No es una mala historia de acción, aunque es más sorprendente lo que no pasa (algo malo muy típico) que lo que pasa. Claro, que otra cosa que no pasa es darle algo de interés o personalidad al nuevo Aqualad, pero aún hay tiempo. De momento están ocupados tratando de hacer creibles a veteranos como Aquaman, Mera y Manta Negra. La cosa es, que efectivamente, quedan como personajes competentes, pero eso ya lo eran, pese a su fama. Lo que no se les da son elementos únicos.

 

A: He de decir que coincido. Mira que tiene mala fama Aquaman pero en el combate de este número con Manta Negra a mi me han dado el pego totalmente como némesis interesantes. La resolución de la pelea es muy de película americana pero el nudo de la lucha refleja bastante bien a los dos antagonistas. De hecho, alucino conque Manta Negra sea un villano tan carismático y temible. Pero lo es.

 

P: Eh, como se empeña en repetir continuamente en esta historia, es el predecesor de los villanos modernos de DC de Johns y demás. Fue el primero en matar a un niño, muchos años antes de que tuvieramos al Dr. Luz violando y a Superboy-Prime mutilando niños. A la pelea le ayuda el genial dibujo de Reis, claro. Que también dibuja la contribución obligatoria de Deadman de este mes. En principio parece simplemente para recordar que está ahí, pero la verdad es que trata una pregunta que era obvio que se preguntasen, aunque acabe siendo una pista falsa, y al menos se visitan viejos poco conocidos. Ojalá se hubiera desarrollado y conectado mejor la idea.

 

A: No creo que hasta ahora nunca se hubiese hecho de Deadman un personaje entrañable. Quizá curioso y hasta simpático pero nunca con esta humanidad. Y está conectando muy bien con Paloma en ese sentido. Por otro lado ¿qué sentido tiene que Linterna Negra de Deadman sea mucho más cadavérico? Deadman ya era un muerto. Cuando cambió fue cuando pasó al otro lado.

 

P: Es simbólico de que ha abandonado su parte humana y solo es un zombie, no como el Deadman de verdad… o es simplemente para diferenciarlos. Tu decides. (La justificación simbólica ya la usaron Waid y Ross en Kingdom Come, asi que al menos hay antecedentes)

Y entonces llegamos a la parte que no funciona, la de J’onn. Empieza bien, en el primer capítulo, con una escena climática que paraleliza bastante bien la escena final de Firestorm. Pero ese acontecimiento intrigante no se explica ni se sigue en el siguiente capítulo, dedicado casi enteramente a él, que va de tenerle enfrentandose a D’Kay. La primera mitad es un combate absolutamente típico, porque D’Kay no tiene nada interesante como villana, asi que oirla hablar no se hace divertido, está obviamente loca, asi que está claro desde el principio que no va a convencer a J’onn, y no es más poderosa que él, asi que no es terriblemente amenazadora. Así que es un combate sin ningún tipo de elemento interesante. Pero la segunda parte es aún peor. ¿Porque demonios los malos guionistas se empeñan en dedicar espacio a situaciones que cualquier lector sabe que son falsas, tratando de fingir que es un secreto? Sobre todo porque aparte de pasar algo imposible, estamos tratando con una telépata como villana. Ya es malo que J’onn se lo crea, pero gastar paginas en una ilusión burda…

 

A: Si, la intervención de ciertos personajes que obviamente no pueden estar ahi ni comportándose de ese modo es una pérdida de tiempo bastante burda. Pero ojo con la telépata, porque la siguiente jugada a pesar de ser una trampa y todo lo que quieras desencadena una escena final que la verdad es que queda cojonuda.

 

P: Esa idea ya se ha hecho antes, de hecho, es una de las dos únicas ideas que tienen los guionistas con el pobre J’onn. Lo único bueno de todo esto es lo bien que plasma las secuencias Gleason, hace unos paisajes impresionantes, y al final mueve una cantidad de detalle de manera increiblemente fluida. Una pena que sea una chorrada.

 

A: La historia era mala, es mala y será mala porque tiene un argumento de mierda. Pero bueno, si por lo menos le meten algún truco narrativo curioso nos hacen la vida más fácil mientras pasamos esas páginas que van entre el resto de historias medianamente interesantes. En cualquier caso, es bien triste que le hayan dado la oportunidad de relanzar al Detective Marciano a un guionista que le subestima de una manera tan insultante.

 

P: Pues Tomasi es un gran fan del personaje. El problema es que es muy mediocre escribiendo. Es alguien cuya única experiencia se basa en leer comics, y se nota. Sus ideas son únicamente meter a los personajes en situaciones estándar hechas mil veces, porque cree que es asi como se hacen las cosas, y cuando tiene que rellenarlas con ideas, caracterización o diálogo decente, no sabe.

La serie demuestra que aún puede tener elementos interesantes, y el primer capítulo demuestra como hacerse más o menos bien. Esta por ver si seguirán por ahí, o volverán con los defectos. Recomendado (7)

 

 

 

Jack de Fabulas: Fin

 

Bueno, esta es una manera de terminar una serie, sin duda.

 

Con nada de margen con respecto a la edición americana (el tomo también sale en EEUU este mes), llega el fin de Jack de Fabulas, con el nº50 de la serie. No se acaba por malas ventas, al contrario, era una de las mejores vendidas de Vertigo. Pero Sturges y Willingham se han acabado cansando de la serie, y han decidido que hasta aquí han llegado. Y se nota. La serie nunca fue tan buena como Fábulas, ni de lejos, porque en vez de una serie coral estaba centrada en un protagonista principal, que era básicamente de una sola idea (tiene muchisimo morro, y se mete en aventuras picarescas de las que nunca sale mal parado, pero tampoco mucho mejor) y la gracia se gastó rápido. En su defensa, se montó su propio elenco de secundarios y situaciones, relacionados con los de la serie principal, pero suficientemente distintos para tener su propia gracia. El problema es que, al igual que el protagonista, eran personajes bastante planos y estáticos, que no evolucionaban ni mostraban facetas ocultas, a diferencia de los de Fábulas. El caso es que, funcionaran mejor o peor, lo que estaba claro es que la mayor parte de las tramas de la serie y de los personajes se ataron entre el Gran Crossover de Fábulas y la saga anterior, y todo este último la serie ha estado dando tumbos, tratando de reinventarse por completo a base de sacarse un protagonista principal nuevo y mandando a Jack y al resto a un segundo plano o a un cajón.

 

Pero o los guionistas se han cansado, o han visto que se han quedado sin ideas, o siempre fue su idea cerrar al poco tiempo de terminar las tramas principales. El caso es que con este tomo, se vuelve a todos los secundarios que quedaban en la serie (los que no se largaron a otro universo con los Literales al final del crossover), se nos cuenta que ha sido de ellos durante 3 números, y se les preparara para el Gran Final. Las que más historia tienen son las Hermanas Página, ya que, entre otras cosas, son las que aún tenían un subargumento pendiente en vez de haber terminado su historia del todo. Su historia es sobre todo una historia de acción y de dar el golpe, con la gracia de que las protagonistas en vez de ser los pistoleros habituales, son tres bibliotecarias psicóticas con un bebé a cuestas. De nuevo, pasa como con casi todo en esta serie, que está bien para un chiste, pero cuando se intenta estirar, se ve que no hay nada más debajo, y se agota rápidamente. Y este chiste ya está bastante agotado.

 

Jack Frost, protagonista de los dos últimos tomos, tiene bastante menos participación esta vez, y no es casualidad que precisamente esta vez quede mejor. En vez de tenerle en el papel de héroe genérico de aventuras, básicamente se le tiene a su sidekick y a él contando todo lo que les pasó desde la última vez. Eso permite que lancen un montón de ideas divertidas para situaciones y mundos, sin tener que molestarse en desarrollar una historia decepcionante alrededor de ellas como en el anterior tomo. Por su parte, el Jack original y Gary participan a base de transformarse en una tira cómica de las de chiste por página, lo cual es bastante apropiado, ya que la situación donde están no da realmente para otra cosa. De hecho, uno diría que los personajes nunca han sido más complejos que unos Garfield cualquiera. Pero bueno, le sacan un par de gags graciosos a lo que es esencialmente el mismo chiste una y otra vez. Y luego vienen el resto de personajes, que como no abarcan mucha historia cada uno de ellos, y su status quo actual tampoco se había explotado mucho, cansan bastante menos, aunque sean igual de planos. Incluso las aportaciones obligatorias de Babe ya se notan cansadas, habiendo hecho el chiste definitivo hace unos números. La interacción de las Fábulas del restaurante con los mundanos es bastante graciosa, y también parte de la participación de John el Perverso, que cada vez se parece más, intencionadamente, a cierto guionista de comics psicópata, con marioneta-serpiente y todo. Y al final del penúltimo número, se ve como convergen todos, de cada al gran final, en una escena que queda bastante emocionante, como suelen ser estas cosas.

 

Y entonces llega el final. Lo habitual en estas situaciones habría sido atar las historias de cada personaje de manera apropiada, dandole a cada uno un momento para lucirse, y enviandoles a un final apropiado para su historia personal, féliz o no. Pero Sturges y Willingham han optado por algo bastante distinto. En vez de eso, todo se corta de manera abrupta, llegando a un anticlimax completamente deliberado, supongo que porque piensan que es apropiado para una serie que, en cierto modo, siempre ha ido un poco de ser gamberros, tomar el pelo y saltarse las normas. No es que sea un final vacio, está hecho enteramente de splash pages, que en plan similar a la Muerte de Superman, van siendo cada vez imágenes más y más grandes, y cada vez más bestias. Como historia de por si, está bastante bien, para ser acción tonta con mala leche. El problema es que como final para la serie y los personajes, es probable decepcionante. Pero claro, esa es probablemente la idea, así que es difícil de culpar a los guionistas por ello, y hay que concederles que al menos han sido valientes. Y ellos mismos admiten que si Willinghan necesita más adelante a alguno de estos personajes en Fábulas, será fácil de ignorar todo esto. Oh, y la última escena es muy apropiada, aunque estuvo mejor cuando la hicieron en Hellblazer hace 20 años. Es apropiado, eso si.

 

El dibujo de Tony Akins, con ayuda de Russ Braun en el final, para que participen los dos dibujantes oficiales de la serie, está bastante bien, al mismo nivel de siempre, que si nunca ha llegado al nivel de la serie principal, siempre ha estado a la altura de esta serie, captando el sentido de humor y del delirio que necesita, de sobra. A ver que trabajo consiguen ahora, porque merecen seguir en activo.

 

Un final que probablemente decepcionará a muchos, pero en cualquier caso, se notaba que era ya hora de cerrar la serie, y mejor esto que estirarla más allá de su esperanza de vida natural como pasa otras veces. Ahora, lo suyo sería reemplazarla por otra serie dentro del universo Fabules, o mejor, serie de miniseries con distintos personajes y estilos, para que no pase lo mismo. (Aunque no necesariamente con Sturges, cuyos trabajos son cada vez peores, la verdad) Recomendado (7)

 

 

 

JSA Nº4

 

P: Este es el primer tomo de la etapa de Bill Willinghan en solitario en la serie. Y cuando digo “primer”, quiero decir único. Recordemos que el tomo anterior estaba coescrito por Sturges y él y servia de prólogo tanto a esta etapa como al spin-off JSA All-Stars. Pero esta etapa ha sido un fracaso tan rotundo que sólo ha durado un tomo. Y después viene otra etapa desastrosa, que también ha sido cancelada en EEUU, y la serie con ella. Así que cuando decía hace meses que la SJA se acabó cuando se fue Johns, tenía más razón de la que podía parecer en un principio.

Con la división en dos equipos, esta serie se ha quedado con los personajes clásicos, más Relámpago y Mr. America, por algún motivo. Y si la otra serie va de entrenar a la nueva generación a ser proactivos y modernos, esta serie se ha quedado como… la serie de los vejestorios que hacen lo de siempre, aparentemente. Se han quedado sin una de las gracias que es que entrenan a la nueva generacion (Una alumna no es una generación), y han quedado como los viejos en comparación, aunque la otra serie suene (y sea) fatal. Lo cual es motivo de sobra para que la división sea mala idea. El caso es que lo que ha quedado en esta serie es un grupo de superhéroes genérico, cuyo único rasgo propio son conexiones con la Segunda Guerra Mundial, lo que les hace parecer aún más arcaicos. Así que empezamos mal. Bueno, empezamos mal cuando el tomo anterior fue tan malo como fue, pero se le podía dar el beneficio de la duda a Willingham pensando que era culpa de Sturges. Pero parece que tenía su buena parte de responsabilidad también, viendo esto.

 

A: En serio, ni me dio tiempo a plantearme que el problema pudiese venir de la selección de personajes. Joder, tienes a Mister Terrific, tienes a Wildcat, tienes a Doctor Fate, a Doctor Medianoche… vale, también tienes a personajes que no suelen valer un duro como Jay Garrick o Centinela. Pero eso, que es lo de menos. Las historias son tan terriblemente burdas que ninguno de estos personajes se las merecen.

 

P: ¿Centinela? Sigh, malditos 90. En cualquier caso, ni siquiera Relámpago ni Mr America se las merecen. Es decir, son personajes sin desarrollar, pero Willingham logra no usar ninguno de sus rasgos de personalidad ya establecidos, que tiene mérito. En vez de eso, genéricos, y Mr America parece tener una personalidad completamente distinta y años más joven, encima. Mientras, como era de temer, Willingham se olvida casi por completo de que este Dr. Destino no es el clásico, sino un personaje nuevo creado por Gerber que no funcionaba igual, entre otras cosas porque es nuevo en todo esto. Pero no es el único.

Hablando ya de las historias, el tomo lleva dos bastante distintas. La primera es corta, de dos números, y es prácticamente de relleno, o si quieres ser caritativo, de toma de contacto. Como se han quedado sin premisa para la serie, Willingham intenta enfocarla en plan grupo de amigos que se meten en aventuras desenfadadas, un poco en plan LJI. No es necesariamente una mala idea, del todo, pero está muy mal hecha, así que da igual. Empieza con unos intentos bastante terribles de humanizar a los protas a base de ser graciosos. Entonces aparece un villano, qeu hasta ahora habian logrado que todas sus apariciones fueran buenas, precisamente porque cada vez que aparecia era con bombo e importancia. Aquí repaarece como Pedro por su casa, sin explicar como ha vuelto del supuesto final definitivo donde le dejaron la última vez, con la más vaga de las justificaciones y motivaciones, y con un plan y una actitud que dan risa en vez de amenaza. Pierde completamente el nivel que le habían logrado dar como villano durante años. Y todo para tener unas escena de comedia patéticas.

 

A: De verdad que parece un comic de los 60 pero de los peores. Es decir, el villano que es super inteligente y se quiere infiltrar da el máximo cantazo en las dos primeras oportunidades que tiene. Y los héroes sabios y veteranos le descubren…. ¿¿¿porque tienen detectores??? ¿estamos de coña? Al parecer, el resto era perfectamente normal. Cuesta dar crédito a que la historia sea en serio.

 

P: No se si la historia es en serio, pero incluso una historia que es cómica tiene que tener un mínimo de credibilidad que esta historia no tiene. Este villano entonces se saca uno de los recursos estándar, el de dividir a los héroes en situaciones individuales adaptadas para cada uno. Excepto que no se molestan en explicar porque hace eso. Y aunque algunas de las situaciones son ingeniosas, todo hay que decirlo, otras son las de siempre, y alguna otra es, otra vez, de esas cosas que resultan idiotas al intentar ser graciosas.

 

A: Joder, es que Willingham a veces parece que tiene diez años. Tanto en esta historia como en la siguiente, para tener las situaciones que quiere, organiza una historia totalmente absurda e hiperconveniente que le de exactamente la foto que quiere tener. Y luego, con esa situación que tanto ansiaba… tampoco hace nada interesante. Delirante.

 

P: Lo único decente es el dibujo de Travis Moore, que ya vimos en Ultima Batalla de Nuevo Kripton. Tiene un estilo claro y agradable que le va bien a la serie. Le falta un poco de definición y fuerza, pero puede ganarlo con algo de práctica y mejor entintado. Pero que sea en un sitio mejor, por favor. (No está anunciado en los próximos proyectos de DC, y es una pena)

 

A: Bueno, la verdad es que pega bastante con series de toque cómico, al estilo JLI que se pretendía aquí… y que no se logró.

 

P: Y luego viene la saga de la portada, que es la que continua con la historia del huevo de Obsidiana y el puñetero Karnevil, que Willingham se lleva a todas sus series de DC. Y es volver otra vez con los malditos nazis. Por el amor de Dios, estamos en 2011, la 2GM termino hace 65 años, ¿realmente crees que es buena idea tener aun nazis queriendo reconstruir el 3º Reich, en una historia completamente en serio? Es decir, si, la SJA tiene historia con ellos, pero no puede quedarse ahí permanentemente. Al menos al Capitán America lo enfrentan a terroristas modernos.

Nada más empezar, Willingham vuelve con las mismas cagadas que en el tomo anterior, asi que no me extrañaria que fueran culpa suya. Una es que de repente, aparece un ejercito de supervillanos que no se molestan en caracterizar individualmente, en explicar quienes son, y que la mitad tienen una pinta realmente ridícula. (Es decir, ¿Capitán Asesinato? ¿Conde Berlín?) Y se supone que hay que tomarselos en serio como amenaza. Increible.

 

A: Ah, yo es que estaba asumiendo que esta gente venía de otra historia anterior y no que, sin comerlo ni beberlo, tengamos a unos Power Rangers Nazis.

 

P: Algunos de ellos son personajes conocidos, de hecho, Capitan Nazi, Dragon Blanco y Baronesa Blitzkrieg estuvieron en la primera saga de este volumen. Pero allí al menos se molestaban en explicarnos quienes son, y estaba claro que eran pringados al mando de un villano más interesante. El resto es carne de cañón nueva.

 

A: Adobada con todo tipo de tópicos nazis y germanos.

 

P: Barón Gestapo. Capitán Esvástica. En serio. En 2010. Alucina.

 

A: Y aun tienen los huevazos de hacer un chiste sobre los nombres de los personajes… ¡¡se los has puesto tú!! ¡¡hace 10 páginas!!

 

P: La otra cagada es lo que decias antes de la seguridad. En el tomo anterior, Karnevil se infiltra en el grupo porque no se molestaron en investigar ni lo mas minimo los datos de sus nuevos reclutas. Parecia que habian solucionado eso con los escáneres mágicos de la primera historia del tomo… y entonces los supernazis les pillan en bragas con algo aún más estúpido, si cabe.

 

A: Para que los lectores lo entiendan, esto es como si el Caballo de Troya hubiese sido una caja con “Peligro, troyanos” escrito en la tapa.

 

P: Y entonces la historia va a más. Se convierte en la clase de historia que es muy difícil de hacer bien, porque es de esas que por definición, se autoanulan. Asi que como mucho, pueden aspirar a ilustrarnos algo interesante sobre los personajes, o al menos, ser divertida mientras dura. Obviamente, esta no logra nada de eso ni remotamente. Volviendo con los nazis… no debería extrañar viniendo con alguien con la mentalidad de Willingham, pero aparentemente, en su mundo, nazi significa “aquel que es malvado porque piensa algo que no me gusta”. Así que en esta historia, los nazis conquistan el mundo a base de promover el odio contra los superhumanos. Y una vez los derrotan, todo el mundo se vuelve nazi, incluidos los americanos. En serio, pensaba que no era posible, pero han logrado caracterizar mal a los nazis. No hay palabras para describir lo increiblemente idiota que es todo esto. Como trivializa algo serio, y a la vez, trata de hacer serio algo profundamente estúpido.

 

A: Primero, para que la historia funcione hay que hacer unos malabarismos que al propio autor le dan vergüenza ajena. Bueno, y los atlantes tampoco pudieron intervenir porque… mmm…. bueno, pasemos a otra cosa. Y los Linternas Verdes pues también perdieron los poderes porque…. obviamente puede haber una máquina que haga perder poderes porque “poderes” es una cosa científicamente objetivable y homologable, ya tengas implantes biónicos, branquias con las que has nacido, seas un alienígena con un cuerpo que responde así al Sol, tengas un objeto cósmico… todo eso son “poderes” y obviamente puede haber un artilugio que los anule todo por igual y se quede en ese nivel tan obvio y no… yo que sé, pare marcapasos o destruya órganos transplantados o… mate ovejas. En serio, ¿¿qué cojones??

 

P: Bueno, siendo abogado del diablo, el aparato que usan es mágico en parte, y la magia funciona así, por simbolismos, no por lógica. Eso no quita que, descontando una escena buena, el resto de superhumanos jueguen al juego tipico de What If de “todo aquel que no es protagonista se vuelve completamente inutil”, de manera cada vez más exagerada, hasta una escena descomunalmente tonta. (Y eso descontando qeu algunos personajes ni deberían estar en esas escenas, pero eso puede ser culpa del dibujante.)

 

A: Y eso, después de usar el “willinghimizador” que coge al mundo normal y lo convierte de forma totalmente aleatoria en la situación que quiere el guionista, pues ala, ya tenemos esa situación. Esperamos que, pese a lo absurdo de la forma de alcanzarla, el guionista tenga una gran idea para desarrollarla Y… ay dios mío. No se me ocurre nada más alejado del concepto “épica” que la chapuza que viene a partir de aquí. Y podéis asumir que Willingham quería épica. Porque lo dice, más que nada.

 

P: Usa un montón de recursos habituales en historias que se supone que son hiperdramáticas, épicas y lacrimógenas, algunas de resistencias contra el imperio en general, otras de enfrentarse a nazis y pseudonazis en concreto. Y entonces… bueno, y entonces lo que viene es un What If del montón, la verdad. (Recordemos, es un mundo donde sin superhumanos, una docena de supernazis ha conquistado el mundo, que no sólo no ha puesto practicamente resistencia, se ha vuelto nazi también… aunque claro, aqui nazi aparentemente solo significa odiar a los superhumanos y obedecer al Fuhrer de turno, asi que da igual)

 

A: También tienes que meterte con los negros. Pero como sólo hay un negro, pues es fácil.

 

P: A decir verdad, los nazis que vemos son todos bastante arios. Pero en ningun momento se nos dice que se discrimine o se envie a campos a los que no sean caucasicos. Ahí está lo que digo de trivializar cosas serias. ¿Para que usar nazis si los reduces a caricaturas de dibujos animados para niños que evitan los temas incómodos que conllevan?

 

A: Ni tienen otro tipo de pensamiento totalitario más que seguir enfervorizadamente a un líder. Que es algo que se puede hacer perfectamente en otros contextos no nazis. De hecho, las ejecuciones públicas, que se ponen como ejemplo máximo, no son una cosa particularmente característica de los nazis.

 

P: Tampoco se podia esperar mucho conocimiento político de Willingham. En cualquier caso, todo esto, como uno podía esperar, al final es para nada, para absolutamente nada. Vemos a algunos héroes haciendo lo típico en estas historias, y al final se resuelve como se podía esperar. Y la mayor parte de la SJA no ha pintado nada en su propia historia.

 

A: No, eso es lo peor, que Willingham ni siquiera aspira a escribir una historia épica de la JSA en los Días del Futuro Pasado. Es que esto es lo que hubiésemos tenido si le hubiésemos dejado a Willingham escribir Kingdom Come. Es su historia épica definitiva sobre el universo DC. Perturbador.

 

P: Y hay dos epílogos que no son tan malos después de todo esto, pero que me irritan desproporcionadamente. Uno es tratar de darle significado a la historia dandole algo nuevo a Mr Terrific… excepto que para eso, ignora completamente que tiene novia desde hace años. Vale que todo el mundo está ignorando Jaquemate, pero no hasta este punto. La otra es una escena con Obsidian. Vale que probablemente Willingham lo haga con buena intención, pero demuestra lo equivocada que es su mentalidad acerca de todo. A ver, si alguien negro saliera de un coma y llamara a su padre por telefono, ¿haria una broma sobre que se ha “curado” de ser negro? Por supuesto que no, a nadie se le ocurriria algo tan estúpido. Pues lo mismo con ser gay.

 

A: Bueno, conozco gays que harían esa broma. Pero pocos que la convirtiesen en el chiste central de una página de cómic. Con esas dos viñetas tan ridículas.

 

P: Y luego está el dibujo. No era particularmente bueno cuando lo firmaba Carlos Pacheco, y sigue sin serlo ahora que se llama Jesus Merino. Es decir, vale que era su entintador habitual (y fijate, mejoró cuando se separaron), pero es que está copiando fielmente el Pacheco de 1996, defectos incluidos.

 

A: Yo nunca fui nada fan de Pacheco, de hecho solía detestarle hasta que he tenido que admitir que en estos últimos años ha evolucionado mucho. Merino no. Así que me remito a mi opinión de toda la vida sobre Pacheco.

 

P: Hombre, narra mejor que Pacheco cuando empezaba, que por aquel entonces sólo hacía viñetas grandes confusas. Pero tiene los mismos problemas de poses forzadas, de demasiada angularidad en los trazos y de que todo el mundo está poniendo permanente cara de asco, a lo que se añade exceso de rayas.

 

A: No son muy malas historias de la JSA. Son malas historias en general. La JSA sólo tiene la desgracia de haber pasado por allí mientras Willingham soñaba con magos que organizan peleas uno-por-uno y con nazis que tienen la máquina de hacer mundos-sin-superpoderes. Pobres.

 

P: Ya que hemos hablado de nazis, como decia Woody Allen del Holocausto, lo malo es que los records estan para ser superados. Y lo peor no es que este comic sea infame, es que lo que queda de la SJA antes de desaparecer del mapa de DC es la JSA-Force, perdon, All Stars, y la etapa de Guggenheim, que pueden, si cabe, ser peor que esto. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Aventuras en la Brigada del Rifle: Reedición de una miniserie de guerra absolutamente absurda y desternillante. Muy Recomendado (10)

 

Starman Nº3: Practicamente perfecto. Muy Recomendado (10)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. Nos vemos la que viene, si todo va bien, con los tomos de Panini: La Tierra de Sombras nos presenta a un nuevo Hombre Poder, Spiderman presenta dos miniseries sobre heroinas, Punisher presenta a Frankenstein, el futuro nos presenta un nuevo nuevo Deathlok, y la línea “Astonishing” nos presenta a Spiderman y Lobezno, porque obviamente no salen en suficientes comics al mes. Saludos willinghamizados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: