Criticas Reconstructivas: Semanas del 11 al 24 de Julio

29 julio, 2011

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, tocan las novedades de Panini, es decir, los tomos. No es una locura como en algunos meses anteriores, pero sigue habiendo unos cuantos. Variedad de temas, y variedad de calidad también. Teneis un comentario completo de todas, o aquí, o allí. También salió el número de Batman del mes, pero irá con la siguiente tanda de reseñas, que ya había bastante. Y como ya va haciendose tarde, pasamos directamente a las reseñas.

Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Spiderman Presenta a Jackpot/Gata Negra

 

Otro tomo con dos miniseries de 3 números derivadas de Spiderman, como la de Anti-Veneno e Hijo Americano. El tema esta vez es mujeres de Spiderman. Y como la otra vez, cada miniserie es de su padre y de su madre, con lo único en común en que las protagonistas son chicas conectadas a Spiderman, pero a menos que seas completista, probablemente sólo te interesará una de las dos.

 

La primera es de la Gata Negra, y es de las pocas miniseries que están justificadas. No porque pase nada importante en ella, que no lo es. Como puedes notar por el hecho de que está miniserie transcurra durante la Cacería Macabra (si, en Panini siguen publicando los tomos a destiempo, que sorpresa), y no hayas necesitado saber que existe para leer la historia principal, no cambia nada importante. Se ve un poco más de los Kraven y se zanja un poco la relación entre la Gata y la Araña, pero poco más. Pero lo interesante es que al menos ofrece un tipo de historia distinta de las habituales. Es decir, la Gata Negra es una ladrona, sirve como excusa para contar una historia de pegar el golpe, de robos, que es algo que habitualmente no se puede ver en otra serie Marvel. DC al menos tuvo durante 15 años una serie de Catwoman, que es la original, para eso, pero Marvel ni siquiera. (De hecho, uno de los problemas de la olvidada primera miniserie de la Gata de los 90 era que ni siquiera se molestaba en eso, era superheroica basura de la época) Así que al menos ofrece algo distinto.

 

La encargada de escribir la miniserie es Jen Van Meter, que aparte de ser también mujer, ya escribió una buena historia de villanos cometiendo un gran golpe en el segundo tomo de JSA Clasificado. Escribe una buena Gata Negra, dandole carácter y personalidad que no sea únicamente hacer comentarios sexuales, expandiendo su personalidad, haciendola hábil y extracompetente en lo suyo, jugando con su moralidad un poco ambigüa, y dandole un rival apropiado. Tiene todos los elementos necesarios para el género y el personaje, y los hace más que competentes, así que gustará a fans de ambos. Porque no le dan más trabajo a Van Meter es algo que no entiendo. Además, dibuja Javier Pulido, con un estilo muy similar al de Martin en la serie regular (y que ya hizo a Catwoman en un modo muy similar) que está muy bien. Javi Rodriguez le sustituye en algunas páginas, y no queda fuera de lugar tampoco.

 

La otra miniserie es harina de otro costal. Está dedicada a Jackpot, personaje creado por Marc Guggenheim en la serie regular, y que virtualmente sólo ha escrito él, porque a nadie más le interesa. Esta miniserie también la escribe él, por los mismos motivos. La gracia del personaje originalmente era jugar con la idea de que podía ser Mary Jane secretamente. Pero eso era rematadamente estúpido, y cuando se descubrió que no era nadie interesante y que los parecidos eran bastante rebuscados, se quedó sin nada que aportar a Spiderman. Era una superheroina genérica, donde lo único que tenía era que hacía de legado de una superheroina aún más genérica que murió nada más aparecer. Apenas tiene personalidad, no tiene nada en status quo, poderes o apariencia que no la haga completamente genérica (al menos originalmente tenía un traje chorra pero vistoso de Phil Jimenez, pero ahora ni eso) y son tres números de aguantar un aburrimiento infinito en peleas aburridas y subargumentos personales aún menos inspirados. Encima, el dibujo de Adriana Melo (que habia hecho cositas para DC) es también bastante malo en el estilo malo de Marvel actual, y nos ofrece a la peor versión que jamás ha habido de Boomerang, no sólo porque Guggenheim le roba toda personalidad que podía tener y le convierte en un bruto sádico, pero también visualmente. (Es decir, ha cambiado la armadura por un traje negro que parece de sadomaso, se ha hinchado de esteroides y parece que se va a tumbar por su propio peso en cualquier momento, y sus bumerangs parecen cuchillas curvas en vez de otra cosa). Vamos, que no hay ninguna razón de ser para esta miniserie aparte de que querían hacerle un favor a Guggenheim y su creación ahora que han abandonado la serie regular, y pensaron que podrían vendersela a completistas de Spiderman. (O colarsela con otra bastante mejor como ha hecho Panini) Hay también un par de historias de complemento de Telaraña de Spiderman que quedaban por publicar, también por el mismo guionista, que son algo mejores, porque al tener menos espacio no se andan tanto por las ramas, tienen algo más de propósito y el dibujo de Tana Sakeda no apesta. Pero tampoco compensan.

 

Comprate una miniserie buena y llevate una mala de regalo no suena del todo bien, ¿verdad? Asi que es difícil de recomendar esto más que a completistas. Maldito Panini, podrían haber hecho dos tomos con las historias de Telaraña en vez de uno. Neutral (5)

 

 

 

Astonishing Spiderman y Lobezno

 

Otro tomo con una miniserie de la breve línea Astonishing (que parece haberse desvanecido del mapa después de un gran lanzamiento el año pasado), que se suponía que eran historias grandes con buenos equipos creativos que podian leerse independientemente de las series actuales pero que no por eso dejaban de ser canónicas. En este caso, esta está escrita por Jason Aaron, que poco a poco va conquistando Marvel, pero más concretamente, está escribiendo Lobezno actualmente, así que puedes contar con que, al menos, la historia tenga repercusiones de algún tipo en esa serie. Y efectivamente, se deja un cabo suelto para seguir más adelante que probablemente le encantará a los fans de atar cabos sueltos por tontos que fueran. Por cierto, que siguiendo su política de descontrol, este tomo sale aquí apenas un par de meses después de que terminara de publicarse en EEUU (dibuja un Kubert, así que iba lenta), cuando no había prisa en sacarlo, mientras que otros tomos salen con bastante retraso con respecto a lo que les tocaría, como el otro de Spiderman de más arriba. Sigh.

 

Desde que ambos entraron en los Vengadores, ha habido un cierto movimiento en emparejar a Spiderman y Lobezno, por aquello de que son probablemente los dos personajes individuales más famosos de Marvel, y ambos van un poco de marginados dentro del mundo de los superhéroes pese a la cantidad de amigos y team-ups (por no hablar de apariciones al mes) que tienen ambos. Básicamente, es un intento de convertirlos en unos Mejores del Mundo de Marvel. Lo que es algo totalmente forzado, claro, pero por otro lado, también lo es juntar a Superman y Batman si les quitas el contexto histórico, así que no tiene porque salir del todo mal. Al menos en esta historia, Aaron no ha intentado hacerlos amigos de toda la vida, que sería lo peor que podría hacer, porque se notaría lo forzado que es. En vez de eso, los ha convertido en la extraña pareja. Es decir, son conocidos que no se llevan particularmente bien, y que se ven obligados a hacer equipo aunque no quieran, y ahí va surgiendo una amistad reticente. Puede que no encaje del todo con otras acepciones de la amistad, pero tiene más sentido. Tener a Logan en el papel del cascarrabias a lo Jack Lemmon y a Peter en el de Walter Matthau encaja muy bien con sus personalidades y dinámicas generales, y además, es muy divertido.

 

Y de eso va la miniserie, sobre todo, de divertirse y hacer el tonto mientras se juega con las locuras posibles en el Universo Marvel, y con la química entre los dos protas. La premisa es chorra a más no poder: Spiderman y Lobezno se ven envueltos sin querer en una serie de saltos a traves del tiempo, a cada cual más arbitrario que el anterior, y tienen que sobrevivir en distintos periodos de tiempo y situaciones absurdas mientras intentan también no matarse entre ellos. Esta última parte es una dinámica clásica, pero funciona con estos personajes, y está muy bien hecha. La otra va de ver como Hickman tiene una imaginación enorme y se va sacando conceptos divertidos uno detrás de otro. Desde el retorno del Orbe, que es aún más ridículo si cabe que en Motorista Fantasma, hasta Muerte el Planeta Viviente, pasando por la Pistola Fenix, la tribu del Dinosaurio Diabólico, o el malo nuevo terriblemente divertido, que es un macarra con un bate que hace viajar en el tiempo con un sidekick enano (que es muchísimo mejor que lo que suena, entre otras cosas porque suena fatal) El resultado es una historia que no para en ningún momento, y que si no te gusta una idea, da igual, dentro de poco habrá más, y llevadas de manera que provocan carcajadas habitualmente.

 

Claro, que conforme avanza la historia, resulta que si que hay un porqué detrás de tanto viaje. Resulta que hay un villano conocido detrás de todo esto. Es uno de esos villanos que sólo se deben usar muy de vez en cuando y en circunstancias muy determinadas (no en historias serias, por ejemplo, ni genéricas), pero que si se hace bien, resulta tremendamente divertido. Y desde luego, Aaron se lo pasa bomba con el personaje, que por primera vez en bastante tiempo, resulta tronchante. Además, su implicación en todo esto justifica la aparente aleatoriedad de la historia, con lo que puede considerarse precisamente un comentario sutil sobre este tipo de cosas. Y aunque la historia parezca bastante intrascendente, en la manera en que se resuelve y en como es de ligera, tiene más de trasfondo de lo que parece. El desarrollo de Lobezno está claro, pero el de Spiderman es más peliagudo. En principio parece simplemente un intento de darle un final serio y dramático, pero con mucho humor negro apropiado para un personaje al que le suele salir todo mal… pero si lo piensas bien, tiene aún más mala leche por parte del guionista, y es incluso más triste. Lo asombroso es que no queda fuera de lugar en una historia tan chorra como esta (la presentación de un villano futuro para Lobezno queda más como pegote), entre otras cosas porque puedes pasar de la parte seria si sólo quieres reirte.

 

El dibujo es de Adam Kubert, y es muy bueno, como suele pasar. Como ha mejorado desde que empezó precisamente con Lobezno hace 15 años. Es muy fluido, muy atractivo, capaz de meter mucho detalle en muy poco espacio, tiene la expresividad necesaria para una comedia como esta, y sabe cuando contenerse para que el humor sea sutil, y cuando exagerarlo. Su visión de muchos de los personajes es muy buena. La única pega es más problema de la edición, que al ser en un tomo tapa dura de lujo de estos que tanto les gusta a Panini (porque $$$), algunas páginas cuestan de leer, porque hay muchas páginas dobles estructuradas como una página simple (es decir, donde tienes que leer la hilera superior de viñetas de las dos páginas antes de pasar a la hilera de abajo en la primera página y asi) y la división de página tan marcada del formto hace que cueste. Pero nada grave cuando te acostumbras.

 

Debido al tipo de historia cómica que es, quizá no le guste a todo el mundo, pero como historia básicamente de relleno, es tremendamente divertida, y bastante más pensada de lo que parece. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Punisher: Frankencastle: Las Piezas Perdidas

 

Si, tiene un subtítulo con otro subtitulo. Se les ha ido completamente de las manos lo de los subtitulos. Claro, que los créditos simplemente ponen “Punisher Nº4”, pero mi norma es llamarle lo que pone en la portada, y en la portada no viene número, asi que…

 

Esto es el final de la etapa del Castigador como Frankencastle, y además, el final del volumen actual del personaje. La idea de Frankencastle (basicamente, el Castigador transformado en monstruo de Frankenstein, al menos le pega el nombre) ha sido totalmente absurda, pero no tan mala como sonaba al principio. Si, aleja al personaje completamente de su entorno como justiciero callejero y lo convierte en otra cosa. Pero oye, si quieres tener esa versión del personaje, ya tienes la versión MAX que siguen sacando paralelamente, por no mencionar toneladas de comics anteriores del Castigador pegando tiros a mafiosos. No está mal variar durante un rato, y aunque no sea exactamente el Castigador, sigue siendo Frank Castle, de manera temáticamente apropiada, porque nos demuestra que es tan bestia y decidido que sigue su misión más allá de la tumba. Y hasta cierto punto, continua con la idea del último par de series de ver como reacciona Frank a interaccionar con el Universo Marvel: En este caso, tarde o temprano se enfrenta a alguien más poderoso que él (lastima que cogieran a alguien tan mierda y no realmente a un Conde Nefaria o asi) y se lo carga sin miramientos, pero eh, es el Universo Marvel, así que hay maneras de continuar pese a eso.

 

Lo que pasa es que Remender, como suele pasarle, no llega a aprovechar la premisa. En el tomo anterior, donde debutaba la idea, tenía a Frankencastle contra cazadores de monstruos enloquecidos, y no llegaba a aclararse sobre si pretendía ser una historia seria y creible o un desmadre. Asi que no llegaba a ser tan divertida como sería si se desmadrase, pero una serie con el Castigador en plan Frankenstein tampoco puede tomarse en serio, al menos con el nivel de profundidad que le da Remender. Y lo mismo para en este tomo. Los dos primeros números son historias sueltas de Frank, una vez ha pasado el shock inicial y los apuros anteriores, adaptandose a su nueva situación. Tienen un tono melancólico que es dificil de encajar con la premisa del personaje. Definitivamente, no la aprovecha, y tener al Castigador con angustia vital no funciona. Parece atascado en una situación sin saber que hacer, más que otra cosa.

 

Más interesante es la historia siguiente, que es la inevitable revancha con Daken. Aunque lo más interesante es que, como es un crossover con su serie (que estaba haciendo tiempo hasta el relanzamiento que le han dado junto a la de su padre… por cierto, que han quedado dos números sueltos de esa serie), sirve para contrastar entre los guionistas que en el fondo son decentes (como Remender, aunque sus trabajos para Marvel dejen que desear) y los que no (como Daniel Way, aunque le ayude Marjorie Liu). Sólo hay que comparar los diálogos de Daken al pelearse con Frankencastle: Ambos intentan caracterizarlo como un chulo que usa la palabra para humillar verbalmente y descolocar a su adversario. Pero mientras en los números de Punisher, Remender le tiene haciendo eso a base de atacar todo su sistema de valores de manera sutil y ridiculizando su manera de ver el mundo, en los números de Lobezno Oscuro, Way le tiene… con diálogos estereotípicos de tipo duro, y sobre todo, insinuaciones sexuales típicas de crios. Y con eso todo queda dicho sobre Daniel Way, la verdad. En cualquier caso, el primer capítulo es un cara a cara entre ambos con esos problemas. El segundo mejora bastante, y además es divertido como acción. El tercero añade otro elemento, y es la clase de comic estúpido donde únicamente hay conflicto porque los personajes actuan como estúpidos por exigencia del guión. Y el cuarto es bastante satisfactorio (sobre todo porque humilla a Daken, incluido a Frank diciendo lo que todo el mundo piensa del look de Daken) hasta las últimas páginas, al menos, donde no puede terminar como debe porque la serie de Daken debe continuar.

 

Por último, hay un número que va de hacer que se recupere el status quo. El método para hacerse es algo que ya se había presentado en números anteriores, y tiene sentido dentro de la lógica del universo, aunque queda muy anticlimático. El resto del número trata de jugar con elementos del Universo Marvel, pero no llega a hacer nada realmente con ellos. Y la parte que es supuestamente seria sobre lo que está pasando interiormente Castle durante todo esto, no queda precisamente creible. Finalmente hay una escena de “vuelta a la normalidad” del personaje, que efectivamente, nos muestra que todo vuelve a la normalidad: Es decir, aburrido.

 

El dibujo es un cachondeo, porque el único dibujante que repite número es Stephen Segovia, que es el que hace Lobezno Oscuro. Ha mejorado bastante desde la última vez, la verdad. Los demás, hacen un número cada uno. Roland Boschi lo hace bastante bien, aunque no hace tan buenos monstruos como en Motorista Fantasma. Jefte Palo le da buena ambientación a otro capítulo, aunque no le pegue del todo. Tony Moore hace acción muy divertida en el crossover, y Paco Diaz no tanto. Daniel Bereton pone un color con acuarelas muy bonito en su capítulo, aunque queda demasiado retro para la serie. Y Andrea Mutti se pasa de feo en el epílogo.

 

Y hasta aquí llega esta serie, aunque como suele pasar, la etapa de Remender tendrá una miniserie que servirá de final, más adelante. Pero lo que es la serie, no ha funcionado, pese a las ideas originales. Neutral (6)

 

 

 

Tierra de Sombras: Power Man

 

P: La miniserie en tomo de Tierra de Sombras de este mes no es un cruce con otra serie como las anteriores, sino que sigue una venerada tradición: La de usar un crossover para presentar a un personaje nuevo. Generalmente, sigue siendo la mejor manera de hacer que alguien les preste atención, aunque la clave está en que no quede forzado. En este caso, obviamente, no es una miniserie necesaria para Tierra de Sombras, es irrelevante. Y la historia podría haberse hecho sin el enlace con Tierra de Sombras: Sólo se usa como trasfondo para el origen y para darnos uno de los villanos de la serie. Pero dado que por fuerza tiene que transcurrir en el mismo mundo donde se mueven Daredevil y demás superhéroes callejeros de Marvel tiene sentido establecer una conexión. Se le da más importancia a cierto acontecimiento de la serie de DD al implicarlo con este origen, y se usa muy bien la idea de tener a la Mano como lacayos justicieros de Daredevil que tratan de seguir sus ordenes bienintencionadas, pero muy a su manera.

 

A: Además, el origen no es gratuito sino que no podría haberse producido sin determinados hechos recientes de historia Marvel: no sólo ese acontecimiento de la serie de DD que es el desencadenante, sino la evolución actual del personaje de Luke Cage y el hecho de que Puño de Hierro tenga ahora una escuela de artes marciales. A raíz de todo eso puede aparecer el nuevo Power Man, por lo que en ese sentido queda perfectamente hilado y suple el hueco de héroe adolescente que ya han dejado los que lo fueron en su día. Quizá lo que menos natural queda es precisamente querer entroncar la historia de este nuevo héroe con el climax principal de Tierra de Sombras. Se ve un poco forzado tener a Puño de Hierro alternando entre las dos escenas principales y la Bestia, ese villano de mierda de la miniserie, le pega muy poco a un personaje que quiere tener tono de héroe callejero.

 

P: Afortunadamente, la Bestia de la Mano no participa realmente en esta historia. Solo ninjas de los tradicionales, y no son los malos principales.

La idea es que con tanto desarrollo reciente, Cage ya ni es el Hombre Poder, ni el Heroe de Alquiler, asi que por ambos lados ha dejado un hueco que puede recoger un nuevo personaje. El nombre no es gran cosa, pero conserva la marca registrada. Pero el puesto de Héroe de Alquiler callejero si que es interesante, y viene bien revisarlo despues de 30 años (usos recientes del nombre eran muy distinto

El nuevo Hombre Poder, Victor Alvarez, recuerda un poco al nuevo Blue Beetle: Héroe adolescente minoritario con una familia normal alrededor de él, que hereda más o menos accidentalmente un legado, y que lo aprovecha sin llegar a definirlo enteramente. Es decir, tiene conexiones tanto con Cage como con Puño, pero no es un hijo perdido ni una versión mini de uno de ellos. El traje igualmente recuerda lo suficiente al original sin dejar de ser moderno. Los poderes no son una copia de alguno anterior, aunque en el intento de que sean originales quedan un poco libremente definidos. En cuanto a la personalidad y entorno, tienen algunos clichés, pero nada grave, y Victor tiene suficiente actitud como para que sea divertido ver como interacciona con sus predecesores sin tomarselos en serio, pero no demasiada como para ser irritante como protagonista. Lo mismo para sus secundarios. Y ocupa un lugar con bastante potencial dentro de la demografía de los héroes Marvel.

 

A: Los poderes son bastante chorras, sobre todo cuanto más intentan explicar su origen (sobre todo por ahora), pero el resultado (fuerte, ágil, etc…) es el más útil para héroe mercenario con misiones genéricas de todo tipo. El entorno si que es bastante cliché, aunque tiene gracia el enlace de su padre con Cage. Realmente Van Lente le ha puesto empeño a conseguir enlazar muy bien esta serie con viejos personajes y conceptos de Powerman & Iron Fist que llevaban décadas en el tintero. De ahí se pueden rescatar muchas cosas y seguro que sabe sacarles partido. Con lo cual, Vic es el heredero de los viejos héroes de alquiler sin ser necesariamente un “Young Justice” e ir totalmente paralelo. Por ahí, el equilibrio está muy bien cogido. Es un nuevo personaje que hererda el entorno de los anteriores (que han evolucionado de formas variopintas y ahora tienen otros contextos) pero se enfrenta a él de una forma diferente porque es un perfil totalmente distinto al de Luke o al de Danny.

 

P: Lo más divertido y lo más gracioso del tomo es ver como Van Lente (que es un maestro en eso) rescata a los viejos enemigos de la serie original de Hombre Poder, los desempolva y se los lanza a los protagonistas. Y cuando digo que los desempolva, no es que los modernice: Al contrario, siguen siendo exactamente igual que en los 70, igual de cutres y chorras, sólo que ahora los héroes y el comic (y probablemente, ellos también) saben lo chorras que son. Y lo exageran aún más. El resultado llega a ser desternillante, aunque se pierde algo con la traducción (“Soy chulo de mente” es gracioso, pero no tanto como el original, y lo mismo para los slogans de Lanza) y un par de chistes como el de Mr Pez solo se pillan si leiste su aparicion original (o chistes en internet al respecto)

Por cierto, ya que estoy metiendome con la traduccion, si tienes un personaje llamado Nightshade, que no tiene nada que ver con sombras, pero si con quimica… ¿no tendría más sentido traducir el nombre con la acepción de una hierba venenosa, que no con la literal de Sombra Nocturna? Pero vamos, sólo si sabes inglés o te molestas en que lo que traduces suene bien.

 

A: Hombre, en este caso corres el riesgo de confundirla con una actriz porno, pero vistas las pintas que lleva tampoco sería especialmente disparatado.

 

P: Es un comic que es una reconstrucción de la blaxplotation, era inevitable. Claro, que dejando aparte el color (nunca mejor dicho) que aportan los viejos villanos, tiene poco que ver con aquello. De hecho, el tema de la raza se obvia casi por completo, afortunadamente, y lo que se trata un poco más es el tema de las clases sociales, viendose sobre todo el tema de abandonar las raices (que es lo que le echa en cara a Cage) o luchar por ellas.

 

A: En ese sentido, encaja bastante bien con la temática de Tierra de Sombras y con Daredevil como fiel protector de su barrio, hasta el punto de que se la ido de las manos. Victor también quiere ser un superhéroe de barrio, pero sacándose unos duros y con un nivel de enajenación mucho menor. Vida propia y todo eso.

 

P: El caso es que deja claro que no hay respuestas fáciles, pero tampoco sin agonizar sobre los problemas. ¿Hace bien Cage en irse a la zona rica a luchar con los Vengadores, o deberia haberse quedado en el barrio? ¿Hace bien Victor en cobrar? ¿Hacia bien su padre en tratar de reformarse dejando a su familia de lado? Queda ambiguo, pero sin machacar las cuestiones.

El resto de la historia es usar todo ese trasfondo para contarnos el viaje heroico de este nuevo Hombre Poder. En este caso, viaje de aspirante a héroe a héroe de verdad. Y es a mitad camino Luke Cage, con la parte de aprendiendo a defender el barrio, y parte Puño de Hierro, aprendiendo las típicas lecciones espirituales de las artes marciales. Está bastante bien llevado.

El dibujo es de Mahmud Asrar, que debutó en Dynamo 5 en Image, y aqui habiamos visto en algun número de Nova y alguna cosa más. Es bastante sólido, cuenta bien la acción, y le da el tono adecuado de chapucería y color a los viejos villanos. Y no se si es suyo o no, pero el nuevo Hombre Poder tiene un buen diseño.

 

A: Vale tanto para escenas de lucha y combate como para las comunes y caseras de vida civil y creo que es ambivalencia es el requisito esencial para este tipo de series, aunque el acabado sea mejorable.

 

P: Por último, como muchos nº1 de Marvel, viene con varias páginas de información (texto con imagenes intercaladas de viejos comics) sobre los personajes y su vida hasta ahora. No es necesario en absoluto para entender la historia, pero ya que lo pones, ¿no tendría más sentido que estuviese delante de la historia?

 

A: Je. Lo que hay que decir es que como resumen biográfico es brillante y narrado de una forma muy divertida. Encaja perfectamente con esa idea de “asumir la ridiculez de aquellos tiempos” que destila el comic.

 

P: Eso es, un comic sólido de acción. aderezado con el humor que siempre hay en los comics de Van Lente, sobre todo con los villanos, buen uso de los invitados y las habilidades, y una buena actitud para el protagonista, que sin ser extremadamente complejo, al menos muestra potencial. Ni es un héroe típico, ni un joven negro enfadado, sino que está a medio camino.

 

A: Eso, muchas caracterización y sobre todo un buen uso de Luke y de Danny… como secundarios. Como personajes que pasan por allí para interactuar con el protagonista, pulirle y dar contraste. No sé como va a ir esto de aquí en adelante pero al menos Puño de Hierro tiene pinta de que va a seguir saliendo, y como personaje secundario y maestro de este nuevo héroe, que es un rol que le va estupendo.

 

P: De aquí saldrá otra miniserie, esa de Hombre Poder y Puño de Hierro, esta vez como aprendiz y maestro. Lo cual nos lleva a que tendremos a un negro teniendo que llamar “master” a un blanco, con lo cual ya empieza con una situación intencionadamente incomoda y prometedora. Recomendado (8)

 

 

 

P: Y ahora, un breve comentario de los dos tomos que reeditan material antiguo de los Vengadores. Material que en ambos casos ya se ha publicado tres veces en España (una a color en comic, una en blanco y negro en pequeño, una en tomo normal a color), pero bueno. Uno lleva la mitad de la primera etapa de Shooter en Vengadores, con los números justo antes de la Saga de Korvac. Incluye enfrentamientos clásicos con el Segador, Gravitón, Ultron y el Conde Nefaria, además de dos números de relleno olvidables de Bill Mantlo antes de que Shooter le obligara a no escribir basura continuamente.

 

A: Supongo que, como tantos otros, no se puede decir que estos comics hayan resistido especialmente bien el paso de 30 años. Pero eso no quita que no sean de lo mejor de su época. Las historias con Ultrón y Nefaria son las primeras sagas de Shooter donde ya se empieza a hacer una narración moderna, son perfectamente equiparables a las de Busiek (también porque Busiek es muy clasicote). No hablo con absoluta objetividad porque la saga de Korvac siempre ha sido mi historia favorita de los Vengadores y eso irradia todo lo que la circunda (salvo los fill-ins de Mantlo que son para darles de comer aparte). La historia del juicio a Simon y a Visión puede quedar un poco ridícula hoy en día (que los Vengadores se presten al paripé de un lunático, vamos) pero es el germen de una relación entre personajes que ha sido esencial y central durante décadas para los Vengadores. Y lo ha sido porque se planteó de una forma ocurrente e interesante desde el comienzo. Por eso Ultrón sigue molando. Y Nefaria sigue molando. Porque hubo estas historias. Puestos a leer comics clásicos de Vengadores yo empezaría mucho antes por estos que por la guerra Kree-Skrull o la saga de la Madonna Celestial que son historias clásicas pero episódicas, que no han generado un canon (exceptuando secuelas directas) y no se han convertido en modelo de historias de los Vengadores. Estas historias, con el cénit en lo de Korvac, son la esencia de los Vengadores. Y se coció aquí. Sólo falta George Pérez como dibujante definitivo.

 

P: Perez sólo hace un par de las historias del tomo, pero Byrne y Sal Buscema hacen también un buen trabajo con el resto. La cosa es que, con la excepción de Kang y alguna cosa más, todos los elementos clásicos de los Vengadores están en este tomo. Y más aún, virtualmente todos los buenos usos de estos personajes y elementos en años siguientes se basaban bastante directamente en estas historias. La caracterización y dinámica de los Vengadores cuajó del todo aquí, y todas las apariciones importantes de los villanos del tomo posteriores han sido secuelas de estas (demonios, Busiek escribió secuelas de las cuatro historias principales). Sin desmerecer las cosas buenas que hicieron Thomas y Englehart, esta fue la primera etapa de Vengadores moderna, escrita con sensibilidades parecidas a las actuales, y se nota. Aparte de la importancia histórica, tienen un poco más que las típicas aventuras superheroicas, y por eso son vitales para fans del grupo, aunque luego las ideas se hayan hecho mejor.

 

El otro tomo es el Asalto a la Mansión de los Vengadores, la saga culmen de la etapa Stern de Vengadores, y sin duda la mejor historia del grupo en los 80. Durante mucho tiempo tuvo la fama de ser la mejor, punto, y aunque hay un par que pueden competir, esta si que se puede leer aún sin haber envejecido mal. No es que no tenga importancia histórica (aunque en este caso, no tanto en los Vengadores, que no han hecho secuelas realmente, sino en Thunderbolts, que se basa originalmente en gran medida en esta historia… de hecho, la caracterización de prácticamente toda la docena y media de villanos de esta historia ha quedado como la definitiva), pero funciona como historia de por si. Es ver lo que pasa cuando los supervillanos actuan inteligentemente y se toman las cosas en serio, y como los Vengadores están a punto de perder y tienen ponerse las pilas aún más que de costumbre. Queda una épica muy buena e inteligente, con muy buen dibujo de John Buscema.

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Capitán America: El Primer Vengador: Comic de la línea para niños, con una historia principal simple pero divertido, e historias de complemento más flojas y olvidables. Neutral (6)

 

Capitan America: Servir y Proteger: Principio de la segunda etapa de Waid, con cosas buenas y cosas tontas, aunque no pasa de historia de acción divertida. Recomendado (7)

 

Deathlok el Demoledor: Remake del personaje original sin nada que ver ninguno de las 9 versiones anteriores, y es un montón de ultraviolencia tonta y vacia. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene, termina Ex Machina, termina todo el Universo Wildstorm, ya puestos, termina el Regreso de Bruce Wayne (spoilers: Bruce Wayne vuelve) y empieza una cosa, la nueva serie de Flecha Verde. No es la única cosa verde de DC, también tendremos la película de Linterna Verde. ¿Merecerá la fama y la publicidad? Lo sabremos en unos días. Hasta entonces, saludos a cachos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: