Hola a todos, bienvenidos una semana más. ¿Qué tal va el verano? ¿Pasando calor y esperando el fin del mundo? La semana pasada no vino nada, pero para compensar, esta han venido los tomos de Panini. (Y también los de Norma, pero dejemoslos para la semana que viene) Y como en Panini pasan completamente de la manera de actuar convencional, sacan una avalancha de tomos, nada menos que 10 de ellos. Asi que si alguien echa de menos los especiales verano, al menos aquí tiene un montón de material veraniego donde elegir. Es la mezcla de títulos habitual, incluido alguno que ni comento porque es demasiado. Abajo están la mayoría de ellos comentados, y el resto van al podcast. Hablando de podcasts, podeis escuchar ya el comentario del Previews de este mes, con especulaciones varias. Y ya.

Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Hulk Rojo: Tierra Quemada

 

P: Esta es la continuación de la serie conocida como Hulk a secas, es decir, la protagonizada por el Hulk Rojo, como bien indica la edición española. Aparentemente, se va a quedar con ese nombre tan tonto, pero es que tampoco hay mucha alternativa. Al menos dentro del comic no le llaman el mote aún más tonto de Rulk.

El encargado de redimir semejante tontería de personaje es Jeff Parker, que ya ha demostrado una buena trayectoria con Atlas y Thunderbolts. Y su misión principal en esta serie parece ser deshacer, arreglar o directamente pedir perdón por todo lo que hizo el Loeb en los dos años anteriores de serie. Tarea difícil, sin duda. Con el Loeb (al menos hasta la ultima saga, que estaba pensada junto a más guionistas), la serie iba de un Hulk Rojo que era un personaje unidimensional cuya única personalidad era querer ser más duro y chulo que nadie, pegandole palizas a todo el mundo, tenga sentido o no, para demostrar que era el mejor. Este tomo viene a ser casi lo contrario. Si antes no tenía una personalidad, al menos ahora la tiene (y una identidad, y unos motivos de ser). No es muy detallada, porque es un personaje bastante taciturno, pero al menos ahora se calla. Si antes simplemente deambulaba por ahí pegando, ahora tiene un objetivo claro. Y si antes se pegaba porque si y siempre ganaba, ahora hay motivos para las peleas, y mediante recorte de poderes y aplicación de sentido común, las peleas están bastante más equilibradas. Sigue teniendo el nivel de fuerza de una Masa, obviamente, pero no más allá. El resultado es que todas las tonterías que ha hecho desde que se convirtió en Hulk vuelven para morderle el culo.

 

A: Vale, ahora viene la visión no-tan-optimista. Desde que empezamos a hacer comentarios conjuntos de todo lo que he tenido lo que leer lo que siempre me ha dado más pereza han sido las distintas series y contraseries de Hulk. Este tomo no ha sido en absoluto una excepción. Con Loeb Hulk Rojo era un recurso argumental abusivo y fácil pero que al menos tenía gancho y cierto misterio. El misterio fue resuelto con el resultado, discutible, que tenemos. Hulk Rojo es Trueno Ross. Vale, pues con el misterio resuelto el personaje no tiene que aumentar un 5%, tiene que aumentar un 150%. Tener a Trueno Ross convertido en una némesis roja de Hulk y perder el tiempo en team-ups con Iron Man, Thor y Namor en aventuras conseguidas mediante un hiperconveniente generador automático de amenazas no parece la mejor forma de aprovechar la nueva situación que ha dejado Loeb en herencia. Tenemos 5 números de Hulk Rojo que podría haber protagonizado perfectamente el Hulk de siempre en cualquiera de sus encarnaciones. Sólo tiene que pegarle a bichos y a héroes. Y participar refunfuñando en misiones que no le importan. No veo yo el gran avance.

 

P: Bueno, este es un Hulk inteligente, y usa la inteligencia en muchas ocasiones, esa es la diferencia con el Hulk clásico. Y sólo tiene una personalidad en vez de dos, no hay diferencia psicologica entre sus dos formas, y además, no tiene la rabia reprimida de Banner (ni el genio) y tiene una personalidad marcial. Eso lo diferencia de la versión actual de Hulk. Asi que justifica su existencia.

La idea aquí es que Ross quiere reformarse, así que accede a redimirse trabajando para el gobierno, convirtiendose en el arma secreta de Steve Rogers. Es bastante similar a la otra serie de Parker, Thunderbolts, pero es un status quo lógico para el personaje. Le permite seguir haciendo lo que le gusta, pero con una jerarquia completamente distinta. Tiene una idea también bastante interesante de presetar a Ross como un militar retirado y explorar como no suelen tener otra misión en la vida que tratar de volver al servicio, que es algo que no se suele tratar y es apropiado.

La otra idea, que es la da nombre al tomo y de eso va, es que antes de derrotarles en Caida de los Hulks, la Inteligencia dejó planes secretos para destruir el mundo en caso de que fracasaran. Es una locura, pero es la clase de cosa que te puedes esperar de gente como el Lider o MODOK. Asi que ahí va Hulk Rojo en misión, porque tiene conexiones con los malos, es poderoso, y es prescindible.

 

A: El generador automático de misiones tiene sentido pero no deja de ser un recurso fácil para tener al Hulk Rojo haciendo cosas no demasiado interesantes. En general, quitando el que no tiene una personalidad dicotomizada, es muy parecido al Hulk Gris, incluso en la forma de hablar. Aunque en teoría sea marcial y disciplinado en lugar de un granuja como era el Hulk gris. Ninguno de los 5 primeros números del tomo hace el más mínimo aporte sobre el personaje ni sobre su relación con Banner. No creo que quisiéramos a Ross convertido en Hulk para ésto.

 

P: El problema grave del tomo es que la mitad del espacio está dedicado a peleas largas y bobas con/contra héroes Marvel que no aportan nada. Vale que el público de la serie, tal y como ha sido, probablemente lo que quiere es eso, peleas de ese estilo. Pero no significa que tenga que rebajarse a ese nivel. Es decir, no están mal hechas. Los personajes están bien caracterizados. Hay motivos lógicos para las peleas (bueno, en el caso de Namor, el motivo lógico es que Namor es bastante irracional, pero como siempre). Tienen consistencia interna con las habilidades y poderes, y se concluyen bien. El problema es que no dicen nada sobre los personajes, ni avanzan la trama de la serie (aparte de darle humildad al prota) ni son especialmente imaginativas.

Los dos siguientes números son una mejora, y ya son lo que uno podía esperar un poco más de la serie. También tienen estrellas invitadas (que es una muleta de la que Parker también abusó en Agentes de Atlas… pero claro, cuando dejó de usarla le cancelaron la serie, asi que…), pero esta vez son de la serie hermana de los Hulks, así que queda mucho más orgánico. Y mejor aún, en vez de pelea porque si, son más bien team-ups, que está menos visto y da para más. (Vale, algunas de las anteriores también tenían team-up, pero después de perder el tiempo con combate de rigor) Así que permite cosas más interesantes. Ver como Ross se adapta a ser uno entre iguales. Ver como se alia con sus antiguos enemigos y ellos reaccionan ante él. Ver parecidos y diferencias con otros héroes gamma. Y sobre todo, ver a dos bichos tecnicolor pegandose contra dinosaurios gigantes, porque si tienes una serie sobre Hulks, y la idea es hacerla divertida, esa es la clase de cosa que tienes que hacer. Y en parte por la actitud, en parte por como enfoca Parker el nivel de acción y la escala, se hace divertido.

 

A: La verdad es que el viaje a Isla Monstruo está muy logrado. Y es la historia que mejor funciona como historia simple de acción alocada. Sorprendemente, se explora más la relación entre Rick y Ross que la de Banner y Ross. Ésa queda más para el último número y ahí si está bien hecha, aunque es sólo un destello en medio de un montón de locuras que, esta vez sí, son muy divertidas.

 

P: Aunque sólo es una escena, hay una gran presentación de una nueva versión de un viejo villano (hacia el final del tomo, Parker empieza a montar la galería de villanos de la serie de cara al siguiente tomo) que suena bien y suficientemente diferente como para compensar que sea alguien que ya hemos tenido recientemente y bastante.

 

A: Si, es una buena presentación, me hizo gracia lo educado que era.

 

P: El último número es otra historia. Tiene el regreso de Ed McGuiness, y Parker decide lo que decidió el Loeb la ultima vez que colaboró con él en Superman/Batman. si lo que hace bien McGuiness es dibujos animados exagerados, hagamos algo así. Así que en vez de tomarselo en serio, Parker decide escribir un comic enormemente ridículo y chorra. Pero a diferencia de cuando el Loeb escribía la serie es perfectamente consciente de que es ridículo y chorra. Y más aún, está orgulloso de ello. Así que el resultado es divertidisimo. Es como meter a los Hulks en una historia de Superman de la Edad de Plata, pero con sentido del humor moderno. Si te describen el argumento, suena estúpido, pero dentro de la historia, tiene su coherencia interna que queda natural, es un derroche de imaginación (y de uso de recursos, a los viejos fans les encantará ver los personajes que se rescatan aquí) y es tremendamente divertida, a la vez que caracteriza muy bien a los personajes. Porque esa es la clave de hacer comics así: Tomate a cachondeo las situaciones, pero en serio a los personajes. Si haces eso, funciona.

 

A: Por fin en seis números de Hulk Rojo codo con codo con Banner se explora un poco esta unión contra natura (aunque en este caso en lugar de codo con codo están… ejem), de una forma que queda bien. Y en el medio de una sucesión de payasadas muy divertida que además……. ¡qué cojones! ¡Sale el Hombre Imposible! Creo que no hay que dar más explicaciones.

 

P: El dibujo de McGuiness en esta historia es perfecto, claro. Es una pena que muchas veces pierda el tiempo en comics tontos o que se toman demasiado en serio, porque está perfecto para esta clase de cosas.

En el resto del tomo, Parker vuelve a colaborar con el dibujante de Atlas, Gabriel Hardman. Es bastante bueno, y sabe hacer buena escala para la acción y los monstruos. Aunque como pasaba antes, es demasiado serio, oscuro y realista para una serie que aspira a ser rimbombante y exagerada. Pero lo que hace, lo hace bien.

 

A: Desde luego, los monstruos están muy conseguidos. Y Rick Jones como Bomba A no debe ser una cosa especialmente sencilla de dibujar. Namor y Thor también salen muy bien parados así que sí, aprobamos a Hardman.

 

P: Como la otra serie de Hulks, esta es de momento de 30 páginas (aunque no durará mucho, el formato no ha tenido éxito), así que lleva complemento. En los tres primeros números es una historia de Bomba-A, que enlaza con la principal,  (excepto en Panini, que la han puesto al final y queda desordenado… idiotas) y es una historia de acción normalita, sólo amenizada un poco por la actitud de Rick. El dibujo de Mark Robinson es demasiado estilizado.

 

A: El dibujo es muy cartoon. La historia es divertida porque Rick es divertido pero, francamente, sigo teniendo muchas más reservas ante el concepto “Rick como Bomba-A” incluso que ante “Ross como Hulk Rojo”.

 

P: Es la clase de cosa que está bien durante un rato. Total, una de las gracias de Rick es que ha pasado por toda situación concebible, asi que “durante dos años fue la Abominación” suena como algo normal en su curriculum.

 

A: Pero Rick hace diez años estaba encaminado a algo mucho más grande. Busiek le adjudicó la Fuerza Destino, era como un ser super especial en el universo. Y ahora es un bicho gamma más. No termino de verlo.

 

P: Aparentemente, tenemos que fingir que no recordamos nada de eso. Claro, que nadie recordó los poderes de Rick entre la Guerra Kree-Skrull y Siempre Vengadores (casi 30 años despues), asi que es lo normal. Desde entonces, ha sido compañero/custodio de Genis, millonario y fundador de un grupo de apoyo para ex-superheroes adolescentes. El tipico carrusel que es la vida de Rick.

En la otra historia, Parker se propone su tarea más complicada hasta la fecha, que es tratar de redimir uno de los momentos más tontos de la historia reciente del comic. Hablamos, por supuesto, de cuando Hulk Rojo le pegó un guantazo al Vigilante. Y aunque tratar de hacer que el Universo Marvel sea consistente es loable, esa es la clase de cosa que es tan singularmente subnormal que es mejor fingir que nunca ocurrió. Al fin y al cabo, era casi un guiño al lector más que otra cosa. Pero aquí Parker trata de tomarselo en serio, y parece que sólo va a cagarla más. Porque una cosa es escribir mal al Vigilante en cachondeo, y otra en serio. De momento, contradice cosas establecidas desde siempre de los Vigilantes. El dibujo de Ben Oliver es aceptable.

 

A: Rollazo cósmico infumable. Los Vigilantes actuando como los Guardianes de Linterna Verde. Y no hay cosa más odiosa que los Guardianes de Linterna Verde. La historia que trata de contar es vagamente comprensible. Espero que se olviden pronto de ésto.

 

P: El tomo empieza flojo, pero va mejorando, y acaba siendo divertido. Si Parker sigue así, esta puede ser una serie a la que prestar atención, o como poco, una que no queda redundante con la otra serie de Hulk. Recomendado (8)

 

 

 

Jóvenes Aliados: Mañana no, ahora

 

La primera de las nuevas series que comentaremos esta semana que han durado menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Esto es otro de los intentos de crear una nueva serie de superhéroes adolescentes. Sólo que esta vez, en vez de crear un equipo nuevo (casi imposible en el mercado) o revivir un viejo concepto (prácticamente todos se han intentado recientemente), la idea es crear un nuevo grupo de personajes ya conocidos. El nombre es uno ya existente (y de hecho, dos de los personajes tienen conexión con él) pero es tan poco conocido que usarlo no sirve para atraer público, únicamente para renovar la marca registrada. A efectos prácticos, es un nuevo grupo.

 

El creador es Sean McKeever, que ya escribió un grupo de superhéroes adolescentes en Jóvenes Titanes, y fue un desastre, pero allí tenía el problema de escribía lo que le ordenaban los editores. Aquí puede hacer más o menos lo que quiera, y debería servir para demostrar realmente si sabe o no. McKeever lleva desde que volvió a Marvel preparando esta serie: A Bucky y a Spidergirl ya las presentó en una miniserie (publicada aquí precisamente como prólogo a esto), de Estrella de Fuego escribió un especial hace poco poniendola a punto (que aquí se publicó junto a la penosa Marvel Divas) y a Gravedad lo creó en 2005 en una miniserie, aunque la nueva dirección para el personaje la presentó en una historia de Tiempo de Heroes, que si que era un prólogo directo a esta serie, porque también presentaba a uno de los villanos de este tomo.

 

Los Jóvenes Aliados originales eran un grupo de chavales aventureros de los años 40 a los que pertenecieron los Bucky y Toro originales, de ahí la conexión. Más cercano fue el revival que hizó Fabian Nicieza del nombre como parte de unos especiales de la Contra-Tierra, donde eran un grupo de luchadores por la libertad adolescente con conceptos nuevos muy interesantes para viejos nombres, liderados por la Bucky de Heroes Reborn. (Que puede ser o no la misma de esta serie… McKeever lo toma como que si e incluso hace una mención a esas historias, pero la historia donde Bucky terminaba en la Tierra normal actuaba como si fuera otra… es lo que pasa cuando la historia la escriben criaturas como el Loeb) Era una idea muy buena con unos buenos personajes, y fue una pena que no les dieran serie propia, aunque al menos su historia continuó en Thunderbolts y Exiliados. Esta serie hereda a Bucky y nos presenta a la versión de la Tierra Marvel normal de ese Toro, pero por lo demás no tiene nada que ver, y es un concepto y unos personajes con bastante menos potencial que los otros. La idea es que son un grupo de superhéroes adolescentes (o de veintipocos, como es el caso de Angelica) previamente establecidos pero no de primera, que acaban juntandose al azar sin necesidad de mentores ni una organización de fondo, y acaban haciendose amigos, y tratando de llegar a adultos y demostrar que su generación vale. Es decir, exactamente el mismo concepto que los Nuevos Guerreros originales, pero para los 00, con una nueva alineación. (Por tanto, ya van dos maneras distintas por las que esta serie le debe a Fabian Nicieza) Si no hubiera sido porque el nombre ya está siendo usado y ahora lleva unas connotaciones particulares, a la serie le habría pegado incluso más ese nombre. No es que usen el nombre de Jóvenes Aliados en este comic.

 

De hecho, la serie tiene un concepto un poco más original, pero sólo se puede vislumbrar en las entrevistas, porque como suele pasar actualmente, se tarda 5 números en contar la primera aventura del grupo, y en el siguiente se cancela la serie, así que no se llega a ver si habría sido una serie de grupo adolescente o algo un poco más original, porque sólo tenemos una larga historia de origen y un número de descanso y consecuencias. Y como tal… no está mal, pero no es nada que justifique mucho su existencia. En parte es porque la primera historia dura demasiado. Pero sobre todo es porque la caracterización, interacción y diálogos no están mal, en general, pero tampoco son nada del otro mundo. Hay ideas decentes para los personajes (la alienación de Bucky/Nómada al cambiar de mundo y el mayor trauma porque hay un tipo igual que su ex pero que no la conoce, el pasado y situación relativamente original de Toro, la idea de que Estrella no sabe exactamente por donde tirar con su vida como corresponde a alguien de su edad y también alguien que ha sido llevado por muchas direcciones por muchos guionistas e incluso la nueva actitud de Gravedad, que si escribiera cualquier otro parecería un cambio demasiado drástico, pero siendo su creador, se le puede dar el beneficio de la duda, aunque es a la vez interesante e irritante) y en general caen bien (excepto Gravedad, lo cual es irónico porque originalmente era uno de los pocos superhéroes sin traumas que había y esa era su gracia, pero supongo que es intencionado) pero no se llegan a explorar mucho en la larga historia de origen.

 

En vez de eso, hay mucha pelea, que no está mal, pero nunca es lo que se le ha dado bien a McKeever. Y luego están los villanos. Tienen el genial nombre de Bastardos del Mal, que tiene más gracia en inglés donde bastards significa tanto bastardos como cabrones, pero bueno. Aparte de eso, como te puedes imaginar por el nombre, son villanos de segunda generación. En principio parecen parte de la moda actual de sacarse hijos perdidos de villanos clásicos que son copias jóvenes, pero a diferencia de otros (hola, Bendis y sus Guerreros Secretos, entre otros), McKeever es inteligente y piensa en lo que hace, y sabe que es imposible que villanos que obtuvieron sus poderes en los 10-12 años que llevan los superhéroes Marvel tengan hijos con poderes. Sólo por eso ya merece puntos. También está bien que no sean copias de sus padres en poderes y personalidades, (Bueno, la “Electra” si, pero es porque una versión ya había debutado en Spidergirl) sino que tengan más variedad. No llegan a ser personajes muy desarrollados, pero al menos son distinguibles entre si, e importa un poco lo que les pase al final. El malo final está menos desarrollado, eso si, no puedes soltar un personaje nuevo casi al final de la historia y esperar que tenga éxito. Total, que no son los nuevos Señores de Jovenes Vengadores, pero tampoco son olvidables del todo. Por otro lado, su manera de operar es interesante, porque en parte es la clase de nihilismo y masacre gratuita de muchos villanos modernos, pero al menos estos lo justifican filosóficamente y como seña de identidad generacional. Esa parte es interesante, aunque no deja de ser pintura, y para que haya contraste de ideas con los protas, pero por otro lado, acaba siendo “somo malos porque si” con un acabado más moderno. Y las peleas contra ellos no son malas, pero tampoco destacan mucho.

 

El último número es bastante mejor, porque va de interacción entre personajes, que se le da mejor al guionista. Va sobre todo de explorar los problemas de identidad de Angelica, y está bien llevado, manteniendo un personaje bastante fuerte sin necesidad de caer en estereotipos. También tiene un buen uso de Emma Frost como invitada. En principio parece revisitar todo el tema de que Emma fue mala con Angelica hace siglos, pero afortunadamente, McKeever no es tonto, y está claro que es agua pasada. En vez de eso, es algo bastante más lógico, con Emma queriendo reclutar a Angelica para Utopia porque es de las pocas mutantes buenas que no están allí, y aunque la animosidad previa entre ellas se nota, no va de saquear el pasado sino de tomar decisiones futuras. Las relaciones entre Nómada, Toro y Araña también se llevan bastante bien por sitios que prometían, pero ahí se quedarán probablemente. (La manera de que Araña se cambie el nombre a Spidergirl es graciosa y tonta, aunque hay cosas peores, como el hecho de que no tenga mucho sentido de que siga siendo igual de competente y acrobática ahora que no tiene poderes, y que ahora sea una heroína muy genérica) Y al final tiene un buen final, pero se quedan muchas cosas en el aire. (De hecho, la decisión de la cancelación debió de ser bastante repentina, porque se había anunciado un nº7 que iba de presentar la nemesis de Toro que se entreveia en su origen)

 

El dibujo es de David Baldeón que ya hizo Nómada, y esto lo hace igual de bien. Los personajes son bonitos y expresivos, la acción es ágil, los diseños son buenos. A ver si la próxima vez le dan algo que dure un poco más.

 

No es una mala historia, y probablemente habría merecido más tiempo (aunque la historia continuará en la típica miniserie epílogo de las que hacen en Marvel, y el grupo seguirá saliendo en otras series) pero tampoco es algo que sea especialmente recomendable excepto a fans de los personajes o del género de drama adolescente. Recomendado (7)

 

 

 

Namor: El Primer Mutante

 

He aquí otro intento (fallido) de darle serie propia a Namor. La verdad es que parecía buen momento para darle serie propia. Hace tiempo del último intento. Su contrapartida DC, Aquaman, está recuperando la relevancia actualmente. Y sobre todo, Namor se ha convertido en una pieza importante del Universo Marvel reciente, con participaciones importantes en Reinado Oscuro y más recientemente, en la Patrulla-X. Así que parecía un buen momento para hacer una serie aprovechando todo eso, las conexiones con distintos sitios de Marvel, sobre todo Utopia, y la idea de Namor como Rey de un pais que practicamente ni existe ahora mismo, como es Atlantis.

 

En vez de eso, tenemos esto. Escribe Stuart Moore, que en los últimos años no ha hecho más que historias de relleno en distintos sitios, la última una historia bastante mala al final de la anterior serie de Iron Man. Moore, y/o sus editores, son espabilados, y saben que es difícil vender una serie con un personaje de segunda sin autores famosos de por si. Así que han decidido hacer el truco habitual, que es enlazar con un crossover. De paso, demostrando que ese truco sólo funciona si se hace bien (la serie no ha durado ni un año). El problema nº1 es que han elegido un crossover que ha tenido muy poco éxito, el de la Maldición de los Mutantes, es decir, la saga actual de la nueva serie de X-Men con mutantes vs vampiros. El debut de la serie aún tuvo algo de atención, pero los crossovers han pasado desapercibidos (en parte porque se nota que era una saga de una sola serie estirada artificialmente por explotación editorial) y las críticas no han sido precisamente buenas y la serie ha pasado rápidamente a un segundo plano. Así que imaginate sus derivados. El problema nº2 es que han elegido la peor manera de aprovechar el tirón: Si lees la historia principal, no necesitas leer esta serie (apenas hay una mención) y a esta serie el crossover le perjudica bastante, porque en vez de leer una historia sobre Namor y Atlantis, lees una historia sobre vampiros que aporta más bien poco.

 

Y ese es el principal problema de este tomo. Que dice poco o nada de Namor. Mira que se pueden hacer cosas con su personalidad, con la idea de que es un rey, con la idea de que Atlantis ahora son refugiados tratando de reconstruirse, con los distintos tratados y alianzas con Utopia y otros, o en general con la distinta cultura que tienen en Atlantis. En vez de eso, enfrentrarse a vampiros durante 5 números. Lo único medianamente interesante es que nos explican como ven los atlantes a los vampiros y a la magia, pero ocupa muy poquito del tomo, y un poco de exploración de lo duro que es ser el rey, pero eso no es nuevo, y en el fondo, no profundiza nada. Y por algún motivo, se coge a uno de los mutantes en entrenamiento y se le intenta poner de nuevo sidekick de Namor, pero apenas se hace nada con el personaje, ni siquiera explicar quien es. Por lo demás, Atlantis sigue siendo un sitio subdesarrollado (y encima, Moore pasa bastante de la idea de que están reconstruyendose, y parece que Atlantis sea la misma ciudad que lleva siglos, quitandole la única idea nueva), Namor está en modo genérico aburrido, los villanos son igual de cutres que en la serie principal, y la aventura es del montón y olvidable.

 

El dibujo es de Ariel Olivetti. Como siempre, sus personajes son hipertrofiados, pero eso la verdad es que le pega a Namor, y al menos los demás personajes son más normales. Y los fondos brillan por su ausencia, pero eso aquí no es tan problemático, porque transcurre bajo el agua. Lo que si es problemático es que Olivetti, como muchos otros, es incapaz de comprender que si una serie transcurre bajo el agua, no puedes tenerla como si transcurriera en Tierra, pero cambiando los fondos a azul. Por un lado, tiene que haber sensación de que los personajes están permanentemente humedecidos, cosa que ignora por completo. Y por otro lado, los personajes esencialmente deberían estar flotando o volando continuamente, y eso se debería reflejar siempre en como se mueven los personajes, y también en como se diseña Atlantis. Olivetti pone alguna concesión a esto y tiene a los personajes ocasionalmente flotando y con el pelo movido, pero sigue sin dar sensación de transcurrir bajo el agua. El número que hace Andres Guinaldo es mejor en algunos aspectos, pero tiene también problemas.

 

Un crossover innecesario con una mala serie, que logra ser aún más innecesario y olvidable. No es de extrañar que haya fracasado. No Recomendado (4)

 

 

 

Nuevos Mutantes: La Caida de los Mutantes

 

Este es el último tomo de la etapa de Zeb Wells en la serie, que si no otra cosa, ha logrado que sobreviva más que los anteriores intentos de revivir a los personajes. Y lo ha hecho básicamente a base de nostalgia. La nostalgia sigue en este tomo, o incluso aumenta: El título es una referencia a una vieja historia de la serie original (aunque el título real es la Caida de los Nuevos Mutantes), aunque realmente no tiene que ver con aquella historia. Casi mejor, porque no era muy buena. Lo que si que hace es rescatar un cabo suelto de otro crossover, que sorprendentemente, había pasado 20 años sin resolución ni mención alguna. Y de paso, resuelve otro par de cosas relacionadas que se han ido arrastrando por el camino.

 

El tomo la verdad es que empieza fatal, con las consecuencias horribles que le dejó Advenimiento a esta serie: Karma con una pierna biónica (que es de un aparatoso que alucinas, pese a que la Patrulla-X tiene a un puñetero tecnomorfo en nómina). Warlock volviendose bulímico. (No, en serio, eso es una cosa que pasa en el comic, explicitamente) Todo el mundo traumatizado. Villanos nuevos en plan duro y grotesco masacrando gente. Rescatando ideas de malas historias recientes. Es un comienzo horrible, la verdad.

 

Y entonces la historia mejora bastante. La interacción entre los personajes no está mal a lo largo del número, aunque no se hace tan bien como en las historias muy, muy similares que se hicieron en Nuevos Titanes hace 25 años. Además, en principio, otra historia más en el puñetero Limbo parecía tan bienvenida como un tiro en la cabeza. Para empezar, es algo que le pega bastante poco para una serie derivada de la Patrulla-X y sólo se arrastra por conexiones claremontianas ancestrales. Para seguir, la gran mayoría de historias allí han sido malisimas y muy similares. Y para colmo, en el último par de años hemos tenido unos 3 viajes ya al puñetero sitio, la última hace apenas unos meses, ninguna buena. Así que sonaba horrible volver al Limbo. Pero Wells logra salvar la situación, haciendo que la historia no sea una repetición de la misma fórmula de siempre. Esta vez no se lo toman como un remedo del infierno, sino como una dimensión alienígena. No una particularmente interesante, pero al menos no son los mismos clichés de siempre. La historia no va entelequias místicas entre demonios indistinguibles (aunque hay un poco de eso en los mcguffins) sino que los villanos están más desarrollados y tienen unos objetivos más discernibles. En definitiva, el Limbo está usado como trasfondo para una historia nueva, no como una camisa de fuerza que obliga a usar siempre la misma fórmula.

 

Los villanos al menos son originales. Empieza como un cliché muy tonto sobre militares, pero se acaba convirtiendo en otra cosa, donde al menos las partes más enloquecidas de sus planes se justifican porque están bastante locos, con razón. Son un montón de villanos, y como consecuencia (el número les venía prefijado, aunque podrían haber matado a alguno fuera de pantalla) algunos de ellos acaban no teniendo ni nombre, mucho menos una entidad definida. Únicamente son carne de cañón con diseños vistosos a juego. Pero hay 3 o 4 que si que tienen nombre, poderes y personalidades definidos, y sirven como buena nemesis para los protagonistas. Wells se pasa haciendolos a todos obviamente malvados y sin ninguna otra motivación que el mal (con una notable excepción, que es un concepto bastante fascinante, hay que decir) pero como villanos de ese tipo, al menos quedan bastante imponentes y peligrosos, con un toque de imaginación.

 

Aunque la historia, como indica un poco el título, va de meter a los Nuevos Mutantes en su mayor reto hasta ahora. Meterles en una pelea en la que tienen que tomar decisiones difíciles, de adultos, que pueden ser peor que la enfermedad, y aún así, afrontar que a lo mejor no pueden ganar. Es una especie de historia de paso a la madurez que le pega bastante a la serie, y al menos le da a la serie un poco más de temática que los anteriores tomos, que eran de “vamos a juntarlos porque fueron compañeros hace 25 años”. Se desaprovecha un poco la idea de que toda esta situación viene de un error que cometieron hace años (Aunque realmente, es más bien responsabilidad y culpa de Ciclope y otros de los mayores, y ellos son los que deberían sentirse culpables. No es que sea probable que se acabe tratando el tema, dado que los acontecimientos en las series de mutantes tienden a estar desconectados del resto de las series si no es un crossover, aunque fueran cosas que deberían ser obvias. Por ejemplo, ¿acaso hemos visto las reacciones de Illyana y Kitty a sus respectivas resurrecciones? ¿No debería haber sido algo importante para ellas dado que son mejores amigas?) pero las decisiones que afrontan y que tienen que tomar los protas están bastante bien. Hay un par de personajes que continuan estando muy poco desarrollados como Magma o Warlock, este último ni siquiera participa en la historia. Y las versiones de Cifra y de Magik siguen pareciendose muy poco a los personajes clásicos, lo cual queda un poco irritante en una serie tan dedicada precisamente a hacer referencia a las viejas historias donde se nota mucho la diferencia por contraste, por mucha explicación que hayan dado para los cambios. (Con Magik se supone que es, supuestamente, según interpretes las malas historias anteriores, un personaje distinto, y no queda del todo mal, porque al fin y al cabo, la historia de la Magik original tuvo un final, así que es sensato contar la historia de un personaje nuevo similar en vez de la alternativa. Con Cifra si que es más cagada, porque aúnque Wells usa inteligentemente los poderes –esta vez no hay tonterías como tenerle siendo un gran luchador unicamente porque puede predecir los movimientos de los demás -, está perdiendo completamente de vista la gracia del personaje original, que era un chico completamente normal que no tenía ningún tipo de habilidad útil en combate. En vez de eso, Wells lo ha convertido en Spock, que es perder de vista la gracia) Pero los demás personajes si que se usan bastante bien, en más de un sentido. Y Wells logra que su etapa se cierre bastante bien, con un final que usa y ata los elementos pendientes de su primera saga. No se termina de explicar del todo bien la conclusión, pero al menos se evita bastante bien el deus ex machina a base de haber presentado desde el principio las soluciones.

 

El dibujante de este tomo es Leonard Kirk, que es uno de esos holandeses errantes que tienen en Marvel, a los que mandan de un lado para otro sin un hogar fijo. En su caso, parece que se ha quedado en las series de mutantes, y al menos le suelen mandar cosas de calidad. Esto no es tan bueno como su último trabajo, Patrulla-X Oscura, pero está bien. No imaginarías en principio que alguien con un estilo tan clarito pudiera hacer bien horror, pero ya hizo cosas bastante horribles en PXO y en MI13, y queda igual de bien aquí. De hecho, las cosas horribles contrastan mejor en este estilo donde todo lo demás es bonito. También hace muy bien a los personajes y la acción, claro, pero eso siempre. La serie desde luego gana teniendo un buen dibujante.

 

Mejor que los tomos anteriores, Wells logra terminar bien su etapa en una historia con problemas, pero que sin duda gustará a fans de los personajes. Recomendado (8)

 

 

 

Vengadores: Supervisor

 

P: Otro de los títulos engañosos de Panini, en inglés la miniserie de 4 números se titulaba Supervisor a secas. Añadir Vengadores es engañoso, porque aunque el personaje debutó en esa serie hace treinta años, los Vengadores apenas aparecen en tres páginas de este tomo, y de refilón.

El Supervisor parece una elección extraña para que le den miniserie propia. No es ni siquiera un héroe de tercera. Es un villano de tercera, recurrente, pero no demasiado famoso o trascendente. Pero es un buen personaje, y ha tenido protagonismo reciente en Vengadores Iniciativa y Asedio, así que se puede aprovechar el tirón. Y demonios, ya tuvo otra miniserie antes, a principios de los 00. La cosa del Supervisor es que es de los pocos villanos de los 80 que se han convertido en recurrentes, y lo ha hecho por mérito propio, por tener un concepto sólido debajo, y no por nostalgia como los veteranos. De hecho, por tener, tiene dos conceptos sólidos debajo: Sus poderes de imitación de movimientos, y el hecho de que se dedique a ganar dinero entrenando a los lacayos de otros villanos en vez de arriesgarse con planes propios. Cualquiera de esos dos conceptos serían suficientes para desarrollar un buen personaje, pero el Supervisor junta ambos, y les añade una personalidad divertida y un buen diseño de George Perez. No extraña que haya medrado. La otra vez que le dieron una miniserie, la cagaron, porque decidieron quitarle uno de los elementos que le hacía único, el de sus academias, y dejandolo únicamente como un mercenario. También cometieron el error de tratar de “modernizarlo” a base de volverle más serio y darle un traje menos rimbombante, cosa que era un error. El personaje funciona precisamente porque aunque por debajo es muy pragmático, tiene un exterior colorido que funciona bien contra cualquier superhéroe.

Esta miniserie la escribe Fred Van Lente, abonado a miniseries de villanos (recordemos Sr Negativo, y la inédita aquí MODOK’s 11), así que está claro que no va a tratar de volverlo más “realista”, sea lo que sea eso. Al contrario, coge todos los elementos ya establecidos del personaje, y los lleva un paso más allá. Como siempre, Van Lente es consciente de que estos personajes se mueven en un mundo ridículo, pero eso no significa que no puedas tomarte en serio a las personas que hay debajo de los trajes y nombres chorra. La cosa es que que los personajes reaccionen creiblemente a vivir en un mundo así. Y por otro lado, Van Lente se lo pasa bomba añadiendo aún más elementos ridículos pero que quedan completamente a juego dentro del Universo Marvel. Igualmente, la miniserie, en el fondo, es una historia de espias tipo Caso Bourne, (continuando de donde lo dejó en el prólogo en Tiempo de Heroes) pero con supervillanos en vez de criminales normales. Pero eso no significa que no se pueda jugar tanto con los poderes de Supervisor, como con su historial como profesor de lacayos, aunque no ejerza durante la historia. La idea central es que después de 30 años nunca nos han contado el origen del personaje, y ya iba siendo hora. Bueno, en su primera aparición nos dijeron que era un tipo normal que descubrió sus poderes, y decidió montarse un negocio criminal. Logico, pero mundano como origen. Más importante, no nos cuenta el origen de sus poderes. La primera reacción, si no dicen nada, es asumir que los poderes son naturales, y por tanto es un mutante. Excepto que nunca lo han mencionado como tal, y uno pensaría que eso es importante dado que ahora están contados. Así que tiene que ser algo más.

 

A: Supervisor es uno de esos personajes de culto que lleva años teniendo fans acérrimos por ninguna razón en concreto o por las que tú has mencionado. Simplemente, el personaje mola. Es algo que salta a la vista desde que lo conoces. Es más, sigue molando pese a algunas cagadas cometidas con él. Lleva 30 años sobreviviendo como uno de los favoritos de los fans. Sin tener origen ni casi nada de background. Así que, esencialmente esta miniserie es una deuda pendiente: resolver el origen del personaje. Y el resultado global es que donde teníamos un personaje interesante y miserioso, ahora tenemos un personaje mucho más interesante pero aún mucho más misterioso. Sin que eso signifique que no se desvelen cosas.

 

P: Lo que hace Van Lente es añadir una tercera idea a las dos que ya teníamos. Eso es peliagudo: Por un lado, es una idea que podría habersela dado a un personaje nuevo, y habría quedado muy bien. Y al añadirle retcons, hay algunas historias pasadas del personaje que no terminan de encajar. (Sus apariciones en Masacre, por ejemplo) Por otro lado, la idea nueva encaja muy bien con la manera de actuar del Supervisor, y como ya hemos dicho, le da por fin un origen, y uno bastante bueno, además. Con la gracia extra por parte de Van Lente de que, si no te gusta, está hecho para que posteriores guionistas puedan ignorarlo si así lo desean, o seguir jugando con esta capa extra que le ha añadido al personaje. (Dicho eso, el nombre real del Supervisor es una de esas cosas que es demasiado retro para su propio bien, y podrían haberselo ahorrado) El origen de por si es típico (bueno, dentro de la ciencia Marvel), pero las consecuencias que nos revelan de sus poderes son una serie de ideas geniales, y Van Lente las desarrolla excelentemente. Tanto la parte logística que conlleva tener los handicaps que tiene, como la parte dramática, que es más dura en cuanto más lo piensas, y más dado lo bien que te van dando las revelaciones poco a poco.

 

A: Es que la gran esencia de la miniserie es la estructura de la narración, que es inmejorable. El origen del Supervisor implica tres o cuatro datos que son revelados en un orden tal que la historia gana en cada página más tensión, más intriga y más sentido. El resultado queda tremendamente compacto, habiendo tocado todas las implicaciones y con final demoledor. Conste que la narración, a pesar de que el texto del dorso del tomo dice que recuerda al Caso Bourne, a mí me ha parecido mucho más del estilo de Memento. Nada es igual que al principio para el espectador, pero todo sigue exactamente igual para el personaje (en la narración interna, claro).

 

P: Pero si crees que esto es un thriller psicológico oscuro, estás equivocado. Hay muchos elementos de eso, pero son el trasfondo. En la superficie, es una aventura en el Universo Marvel protagonizada por un tipo que lleva una calavera de goma en la cabeza. Van Lente sabe que eso tienes que poder hacerlo divertido, y vaya que si lo hace. En un thriller, sabes que el prota no está en peligro hasta el final, o al menos hasta que descubra el misterio. Por tanto, las peleas están únicamente de relleno entre revelación y revelación. La solución de Van Lente para hacer que sean memorables es calentarse la cabeza y lanzarle al Supervisor una oleada de conceptos tan chorras como imaginativos, donde el mayor peligro es que le maten de vergüenza. Y queda absolutamente genial. No sólo usa maravillosamente el hecho de que haya entrenado a viejos conocidos como IMA o Hydra, se inventa un buen puñado de asociaciones similares más, a cada cual más absurda. Y también crea al Don de los Muertos, el señor del crimen de Mexico que alterna ser un estereotipo con una estrella del rock. Eso sin mencionar al villano final de la historia o a (y no estamos de broma) el pueblo lleno de Hitlers. Es todo delirante, un completo desmadre, pero funciona, en gran parte dado que la actitud del protagonista es probablemente la de cualquier tipo racional al encontrarse todo esto. Y aún así, la mayoría de estos conceptos encajan perfectamente dentro de la locura que es el Universo Marvel. Y si alguno no funciona, como en las mejores comedias no pasa mucho, porque tienes otro gag a la vuelta de la esquina.

 

A: Además, que la ventaja es que estas peleas no son puro relleno porque, además de ser super divertidas y originales (el pueblo lleno de Hitlers hubiese justificado por sí mismo la miniserie), van sirviendo como metas volantes de la narración, como diversos hitos que van sirviendo para irnos contando partes del origen del Supervisor que están relacionadas con ellos (máscara, origen de poderes…).

 

P: Por supuesto, los diálogos tienen la gracia y chispa (tanto en broma como en serio) que suele tener Van Lente. Y las escenas de acción son muy buenas, en parte por estos diálogos y conceptos, en parte porque hace un uso excelente de los poderes del Supervisor.

A esto le ayuda mucho el dibujo de Jefté Palo. Ya le habiamos visto en alguna saga de Pantera Negra y Caballero Luna, pero aquí es donde merece saltar a la fama. Aparte de que los diseños de los nuevos personajes son perfectos, y pese a que su estilo es ligeramente oscuro y caricaturesco, los personajes tienen una claridad cristalina en acciones y caracterización. Sabe hacer comedia visual bien, cosa que muchos no pueden (o recurren demasiado a exageraciones), y las escenas de acción son una maravilla. No se si será idea suya o de Van Lente, pero se sacan una nueva manera de denotar visualmente los poderes del Supervisor que está muy bien, y resulta perfecta en la pelea final.

 

A: Es curioso, que, como dices, el estilo de Palo es bastante oscuro (y, personalmente, ni siquiera me gusta mucho como dibuja a Supervisor) y aun así sea capaz de dibujar perfectamente personajes de coña como el Don de los Muertos o la Inquisición sin despeinarse ni que quede extraño. Es una combinación exitosa, porque haber puesto a un dibujante más colorido a lo mejor hubiese quitado ambiente a las escenas que son más de thriller. Y otra cosa que tanto guionista como dibujante manejan perfectamente es saber darle la relevancia y el impacto narrativo y visual necesarios a los momentos con revelaciones sorprendentes. Todos y cada uno de ellos son un puñetazo en la cara. Efecto perfecto.

 

P: Asi que, Alfredo, Fred Van Lente: ¿Gran guionista, o el mejor guionista nuevo de Marvel?

 

A: Hombre, es que Slott también se las trae. Pero a Slott me falta verle en un producto tan cerrado y compacto y con la libertad de movimientos (prácticamente está reinventando al personaje) que ha tenido Van Lente en esta mini.

P: Bien, ya somos más en el Culto de Van Lente. A ver si podemos convencer a Panini de que publique MODOK’s 11, o al menos a Marvel para que le den una puñetera serie de verdad, que la merece.

En serio, esta serie te hará reir, te emocionará, te hará decir “como mola”, y encima, revela un origen secreto, asi que es “importante”. Tiene todo lo que puedes pedir. Uno de los comics del año. Muy Recomendado (10)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Steve Rogers, Supersoldado: Aventura de acción del montón, al estilo de la serie regular, pero menos oscura gracias al dibujo de Eaglesham. Recomendado (7)

 

Tierra de Sombras: Sangre en las Calles: Aventura de misterio callejero de cuatro segundones durante el crossover, aunque principalmente protagoniza Misty Knight. No está mal en ese plan. Recomendado (7)

 

X-Campus: Comic italiano que reinterpreta a la Patrulla-X clásica como adolescentes con poderes pero no superheroicos. No es un ejemplo particularmente bueno de ninguna de las dos cosas. Neutral (6)

 

 

 

Y esto es para lo que hemos tenido tiempo esta semana. Nos vemos la semana que viene con Batman. Si, sólo Batman, pero es suficiente, ¿no crees? Saludos supervisores.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas. Estas reseñas llegan un poco tarde, porque estuve de viaje en Londres. No, no tuve absolutamente nada que ver con los disturbios. Nada en absoluto, no señor. Cualquier cosa que podais haber oido es desinformación.

Y como suele pasar cuando viajo (ya os contaré algún dia), vuelvo y ha pasado algo. En este caso, no algo grave, pero si importante para nuestro mundo del comic. Y es que, como seguro que ya habreis oido, Planeta dejará de publicar comics DC en 2012, y una pequeña editorial, Catálogo del Comic, cogerá los derechos. Se podrían decir muchas cosas sobre el tema (podría decir que en Planeta se lo merecen, porque llevamos advirtiendoles de que la estaban cagando hace mucho), pero de momento voy a seguir las mismas medidas que cuando los anteriores grandes cambios de derechos de 2004-05, y a no hacer especulaciones ni declaraciones hasta que sepamos más sobre lo que ha pasado y va a pasar. Entre otras cosas, porque hay muchos rumores sobre las editoriales en cuestión, y hará falta tiempo y estudio para ver que tienen de cierto. Más información sobre todo lo anterior en el podcast de esta semana, como siempre.

De momento, lo que tenemos aquí es la típica andanada de Panini de principios del mes, con los sospechosos habituales, de los cuales, como siempre, recogemos algunos de los que suenan más interesantes (en el sentido de poder decir nuevas cosas de ellos, no en el sentido de que sean interesantes de leer) para comentar aquí, y el resto, al podcast. También tenemos un tomo de Planeta que quedó retrasado del mes anterior, y la película de la semana, la última ya de la ronda de este año, si no me equivoco. Así que es una semana bastante completa.

Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Spiderman Nº58

 

P: Empieza nueva etapa para la serie. De hecho, lo pone en la portada. Sin embargo, pese a que cambia (parcialmente) de guionista, dibujantes, dirección y distribución de páginas y contenido, la serie continua la numeración. Sin embargo, Iron Man que mantuvo absolutamente todo, fue renumerada hace unos meses. Quien entienda a Panini, que los compre.

Esto es el comienzo de la nueva y brillante etapa para Spiderman, el siguiente paso después de la de múltiples guionistas rotativos y tres números al mes. Esta vez, seguiremos con una sola serie (al menos de momento), y sólo dos números al mes. Pero serán números de 30 páginas (al menos de momento), y la gracia es que tendrá un único guionista. El guionista es, por supuesto, Dan Slott. Slott no sólo era el guionista “principal” por asi decirlo de la etapa anterior, también ha escrito algunas de las mejores historias de Spiderman de las dos últimas décadas, así que tiene mucho sentido ponerle como amo y señor del personaje, con libertad para desarrollar a Spiderman y su mundo como hizo con Hulka y demás. Y en este primer número, hace una gran presentación. La idea es coger a Spiderman y todos sus secundarios, y lanzarlos a todos en direcciones nuevas, manteniendo lo que funciona desde siempre, pero con nuevas ideas, basadas en las historias ya establecidas, pero enfocadas de nuevas maneras. Es decir, lo que se tiene que hacer en estos casos.

 

A: Y lo mejor es que todo, pese a ser en gran parte novedoso e innovador da la sensación de caer de cajón, de ser el siguiente paso lógico. Es más, algunas cosas dan la sensación de ¿¿cómo no se le había ocurrido esto antes a nadie?? Eso es lo más grande de Slott, que controla tan bien los elementos del personaje y de su entorno que lo hace encajar con total naturalidad. Tía May, Robbie, Gata Negra… todos están en su sitio con la particularidad de que muchos llevaban años sin estarlo o al menos sin estarlo tanto. Y no es que sea un back to the basics bruto en plan nostálgico, es mucho más hábil porque incorpora e interioriza todos los cambios últimos que ha vivido el personaje (por ejemplo ser miembro de los Vengadores) y explora las repercusiones lógicas de todo ello.

 

P: La idea central, y de donde sale el titulo de la primera saga, “A Lo Grande”, es hacer que las cosas le vayan bien por una vez tanto a Peter Parker como a Spiderman. Por supuesto, eso no quiere decir que no haya drama y todo sea de color de rosa: Sin duda esto acabará llevando a una caida, y ya desde el principio está claro que va a haber dificultades, pero serán nuevas, no reciclar las viejas. La idea central más específica es darle a Peter un nuevo trabajo, esta vez relacionado con sus aptitudes científicas. No es la primera vez que se ha hecho (se hizo en los 90, y en cierta manera con la basura de JMS), pero el problema de las otras veces es que al hacerlo se olvidaba completamente el resto de secundarios que tenía en el Bugle y demás y no los reemplazaban por nada. Esta vez no. Esta vez el nuevo trabajo de Peter encaja perfectamente con su personalidad y su modo de vida (asi que no tendrá que abandonarlo a las primeras de cambio como pasó con lo de ser profesor), y ofrece muchas posibilidades interesantes en cuestión de nuevos secundarios y situaciones… pero el Daily Bugle sigue estando ahí, por ejemplo. Y más interesante que nunca.

Igualmente, que otros “guionistas” obliguen a que Spiderman sea el mejor amigo del resto de superhéroes no es ignorado, sino que se usa también como parte de la historia, como parte de la idea de que todo le va bien a Spiderman, al menos de momento. Así que en vez de quitarle elementos y convertirle en un anexo a los Vengadores como anteriormente, añade secundarios y conexiones. El nuevo trabajo es una idea brillante. Viene con muchas buenas ideas, pero sobre todo, le pega a Peter. No puedes ponerlo en un trabajo aburrido, tiene que ser uno que pueda compaginarse con su vida como Spiderman. Y asi lo hace, de paso, explicando porque no ha funcionado otras veces como cientifico: Explicitamente, tiene que ser Spiderman para que funcione. Y la verdad, tiene sentido.

 

A: Es que lo que no tenía ningún sentido es que el talento de un tipo que con 15 años consiguió diseñar unos lanzarredes fuese desaprovechado durante años, a pesar de que tiene un montón de contactos en el mundo científico y tecnológico, además de un entorno (si algo bueno trajo JMS fue la transformación de Tía May en un personaje de verdad) que es consciente en gran medida de ese talento. Que Peter continuase trabajando a duras penas como fotógrafo era lo que no tenía ningún sentido. Y, como inteligentemente observa Slott, la relación con el Bugle no la tiene por qué perder por no trabajar allí. Tampoco Daredevil trabaja con Ben Urich.

 

P: La explicacion de porque no habia aprovechado su talento como cientifico hasta ahora es sutil, pero brillante. Peter necesita empujones, en más de un sentido. Además, el contacto utiliza a un secundario mejor de lo que había usado en siglos. Y sirve para darle unas escenas buenisimas a Tia May también.

Pero no acaba ahí, ni mucho menos. Vale que son números gordos, pero estos son algunos de los comics más densos que he visto en todo el año. Además de presentar el nuevo status quo de Peter y dar varias escenas de acción, se presentan, sin exagerar, varias docenas de secundarios, estableciendo su conexión con Peter/Spiderman y muchas veces, entre ellos. Muchas veces, avanzando tramas. Conociendo a Slott, no me extrañaria que en estas páginas haya puesto semillas para los siguientes 25 números, fácilmente.

 

A: Se presentan y se recuperan y se entrecruzan. Creo que vamos a ver a un gran Flash, dejando ya de una vez las historias autocompasivas. Y a lo mejor Slott es el guionista que consigue hacer interesante a Betty Brant. Y me encanta la aparición de Randy Robertson con mención incluida a Kevin el queso enamoradizo.

 

P: Hay muchisimas menciones a distintas historias pasadas de Spiderman, pero bien hechas, sin que haga falta pillar la referencia. Igualmente, Slott escribe una gran Gata Negra (con mucha quimica con Spiderman aunque no sea sexual) y Norah Winters (sorprendentemente). Y asume el reto de explorar más a Carlie, ahora que es la novia oficial. Y dentro de los secundarios, aparentemente también podemos considerar a los villanos, porque parece que Slott va a tener a muchos villanos clásicos como personajes recurrentes. En muchos casos, recoge el trabajo hecho recientemente en ellos (sobre todo en el Desafio) y los lanza en nuevas direcciones.

 

A: Lo mejor de Carlie es la manera que encuentra de que sea un enorme quebradero de cabeza para Peter. Es decir, Peter ha tenido MUCHA suerte hasta ahora con su entorno totalmente despistado e incapaz de atar cabos entre las identidades (aunque siempre tiene una situación de riesgo cíclica)… ¿pero podrá mantener esa suerte teniendo una novia detective?

 

P: Claro, que si fuera más listo y honrado, le diría la verdad en cuanto la relación se vuelva más seria. Es decir, es normal que tenga aprensión tras todo lo que pasó recientemente, ¿pero como se supone que protege a sus seres queridos no saber el peligro que corren por conocerle? Tiene más sentido decir la verdad, en cuanto esté seguro que la persona es de confianza.

 

A: Hombre, con las novias siempre te puedes dejar, acabar muy mal y que te la quieran jugar. Ya sabemos como son esas cosas.

 

P: Eso es un problema que va a tener que tratar Slott pronto si no quiere que la relación quede falsa, o Peter como un cretino. Y más ahora que por culpa de Bendis, los Bendisores saben su identidad. Es decir, ¿Spiderwoman es de fiar y su novia no?

Volviendo a los villanos, otro éxito es el nuevo (o no) Duende. Con Osborn fuera de juego, tiene sentido recuperar a su identidad sucesora. Sólo que Slott, en vez de repetir la misma idea hecha muchas veces, y hacer que la identidad sea un misterio, y el villano una mente maestra, es algo bastante distinto. Muy peligroso, y muy divertido. Requiere algo que puede parecer una falta de respeto para un par de personajes, pero al menos está basada en historias anteriores. Y mejor un buen personaje en activo que dos en el limbo, como estaban hasta ahora.

 

A: No entiendo muy bien como encaja con la historia anterior (alguna especialmente reciente) del nuevo Duende pero mira, me da igual. Porque gracias a esto tenemos a un villano cojonudo, además con unos enlaces muy peligrosos con gente muy cercana a Peter. Y lo suficientemente perturbado para hacerlo divertido y aterrador al mismo tiempo.

 

P: Y todo esto, con el diálogo gracioso y con chispa que siempre ofrece Slott, un ritmo excelente, y mucha imaginación en todas las situaciones, tanto personales como de acción.

Esto sería un comic perfecto de Spiderman… si no fuera por el dibujo. La idea es tener un equipo de dibujantes, para poder hacer tanta página mensual. De momento van a ser tres. Los otros dos (Martin y Casselli) suenan bien, pero el tercero, el que hace este número, es Humberto Ramos. Y no es una buena elección.

 

A: Nunca es una buena elección. No sé cómo Slott lo ha tolerado. Destroza lo que toca. Hay que reconocer que hay una cosa en concreto que hace bien: a Spiderman. Pero el resto es lamentable: Jonah Jameson, Tía May, el Duende…. todo es una cosa horrible y deforme.

 

P: A decir verdad, está mejor que en Iniciativa. El tono de esta serie, más cómico y ligero, le pega más. Y hace que los civiles sean distintivos, dandoles aspectos y ropa de calle apropiados para sus personalidades. Sabe darle expresiones adecuadas (aunque histrionicas) a los personajes. Y narra de manera relativamente clara en las escenas que no son muy complicadas. Pero en cuanto le piden algo complicado, es dificil saber si los personajes van o vienen. Sus distorsiones quedan muy desagradables en muchos personajes. Y en general su estilo no le va bien a la serie, es demasiado exagerado y alejado del trasfondo de realidad que tiene que tener Spiderman. Aparte de ser relativamente feo.

 

Aqui no acaba todo. Panini va a seguir con la idea de meter complemento en la serie. (Con lo bien que habria quedado pasar la serie a 64 páginas) Como no hay más material de Spiderman propiamente dicho que meter, de momento lo que hacen es meter una miniserie de un personaje relacionado. Lo bueno es que no parece tan de relleno como otros complementos anteriores. Esta vez ponen una miniserie de 5 números sobre Osborn. Lo sensato habría sido pasar de Norman durante un par de años para que el público descanse de él, después de haberle tenido hasta en la sopa durante un año y medio. Pero en Marvel no saben dejar las cosas estar. Al menos no deshacen el final de Asedio y repiten ideas, sino que van en una dirección nueva. La idea, que ya se vio en Academia Vengadores y se ve también en Spiderman, es que Osborn puede estar en la cárcel y sin un puesto de poder oficial, pero su influencia aún existe. Además, se ve a si mismo como un prisionero político, injustamente encerrado por haber hecho lo correcto, y esperando a que al mundo le entre la cordura y le liberen, sin prisas. Todo esto son ideas muy buenas y con potencial para historias (aunque mejor si pasan un par de años hasta que salga realmente). La cosa es como hacer una historia centrada en Osborn mientras tanto, sobre todo si (presumiblemente) tiene que acabar con él todavia encerrado.

 

A: Utiliza una cosa muy inteligentemente que es el gran problema que le causa al gobierno el encierro y el juicio contra un criminal que llegó a ser una de sus más altas instancias. Y a partir de ahi, utiliza a Osborn como el típico manipulador que sabe que la gente a su alrededor está desesperada por no saber qué hacer con él. La verdad es que es una historia bastante buena, e introduce elementos y personajes muy interesantes, pero coincido en que es demasiado pronto (aunque eso se justifique argumentalmente con las urgencias legales).

 

P: Escribe Kelly Sue DeConnick, que ha hecho cosas aqui y alla por Marvel, y la idea es ver la vida de Osborn en la cárcel. Por un lado, los problemas que tiene el gobierno tratandole. Y por otro, los problemas que puede tener (o no) haciendose dueño del cotarro. Asi puede tener una historia con un objetivo que ganar sin que quede forzado, a diferencia de si el objetivo fuera escapar. La parte de los politiqueos que mencionas está bien, aunque se nota un poco que está forzada. Más interesante es la parte de la cárcel. En vez de tenerle en la típica carcel rodeado de otros villanos conocidos, como en Thunderbolts, deciden meterle en una cárcel nueva con villanos nuevos, con los que poder jugar mucho más a fondo. Y se les da una buena presentacion.

El dibujo es de Emma Rios, que también hemos visto en cosillas (curioso, equipo creativo enteramente femenino, sobre personaje masculino) y tiene un estilo oscuro y ligeramente estilizado, reminiscente de Becky Cloonan y dibujantes underground/Vertigo similares. Le pega bastante a la historia.

 

A: Pegar le pega pero no me gusta nada, la verdad. Expresiones faciales muy desagradables. Mucho mejor el dibujo de la historia de complemento.

 

P: La historia de complemento la dibuja Jaime McKelvie, que aparentemente es el dibujante oficial en Marvel para historias de complemento que van de gente hablando. (Ver Iron Man este mes, tambien) Está muy bien, pero está desaprovechado, debería tener una serie fija.

El guionista es Warren Ellis, que sería una sorpresa, hasta que recuerdas que la versión actual de Norman Osborn es parcialmente culpa suya. Es muy divertido volver a ver como lo escribe. De todas maneras, no es su historia, es el origen de uno de los villanos nuevos de la mini. Y es un origen muy bueno para esta clase de villanos, con mucha mala leche y un par de giros.

 

A: Y un leit motiv muy retorcido y enfermizo que hace al personaje bastante único.

Posiblemente el mejor comic de Spiderman de la última década. Y es un episodio piloto. Nuff said, supongo.

 

P: Si solucionan un poco lo del dibujo, será una de las mejores etapas de Spiderman de todos los tiempos. E incluso la edición española está funcionando. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Dia Más Brillante Nº8

 

P: Este mes, sólo tenemos dos historias, prácticamente una por cada número componente de la edición española, así que la historia está mucho más centrada. No quiere decir que sea necesariamente buena, pero al menos estructuralmente es sólido.

 

A: Bueno, y como se centran en la probablemente peor historia del conjunto y en la probablemente mejor, pues por ahí van los tiros de resultados, como era de esperar.

 

P: El primer número está dedicado a la historia de Hawkman y Hawkgirl, y… bueno, si esa historia fuera un videojuego, sería el equivalente a lo que parece la fase final, excepto que luego resulta que hay una más después. Es decir, se produce el conflicto principal contra los malos, y se resuelve parcialmente, pero no termina sino que se transmuta, de alguna manera. El problema es que es una mala historia. Esta escrito como si fuese un gran combate épico, pero no hay nada debajo que lo haga emocionante, o interesante, o que resuene minimamente. El comienzo debería ser la parte emocionante donde los valientes rebeldes se organizan para derrotar al imperio malvado. Excepto que Tomasi no se ha molestado en desarrollar nada a ninguno de los dos bandos del conflicto, así que no importa una leche lo que les pase. Podría al menos haber sido una batalla divertida, pero tampoco se molesta en coreografiar nada más que ver dos ejercitos pegandose, sin ni siquiera darnos una sensación de la escala de la guerra. Ni siquiera exploran bien la única idea buena hasta ahora de todo esto, que es tener a Carter en plan Espartaco. Más allá de una splash page con una buena imagen visual de entrada, está totalmente vacio de contenido.

 

A: Es relleno hasta el conflicto principal… salvo cuando lees el conflicto principal. Que es cuando te parece relleno de la batalla del principio. O algo.

 

P: El conflicto personal, entre los Halcones y sus archinemesis (o cual sea el plural de la palabra) es aún peor. Porque no sólo no logra tener nada del impacto emocional que debe tener, bordea el insulto a la inteligencia. Está todo tan lleno de tópicos que prácticamente podrías escribirlo tú, excepto cuando pasan cosas de manera tan chapucera que no te lo esperabas, porque no puedes imaginarte que fuera tan tonto. Es un enfrentamiento con dos villanos de pantomima que parecerían anticuados en la Edad de Plata, pero como ahora somos modernos, se le añade más sexo y violencia para compensar las faltas graves de profundidad, con lo que queda aún peor. Y el retcon que le hace a la historia de los Halcones no ayuda precisamente a una historia ya enrevesadisima de por si. El final es lo único medianamente interesante, pero porque enlaza con acontecimientos y elementos de otra serie que si que es buena, no por otra cosa.

 

A: El retcon no estoy capacitado para pillarlo, pero el resultado es que dos personajes que siempre me han causado rechazo, ahora me causen el doble y además tengan un origen de mierda. Mira que no podía estar bien hecha una historia de dos tipos que llevan años muriendo a manos del mismo personaje teniendo con él su enfrentamiento definitivo. Pues hay que empeñarse para que todo quede tan plano, gris y aburrido. El final, por lo inesperado, es lo único que merece la pena ser visto. A ver si esa nueva dirección endereza un poco esta trama.

 

P: Al menos parece estar cerca de terminarse y no estuvo molestando con una escena cada número como ha pasado con otras. Están haciendo los malabares bien con las historias.

El otro número está dedicado a la historia de Deadman. (Y de Paloma que ahora parece estar de sidekick oficial. No está mal, total, tampoco la usan demasiado en Aves de Presa aparte que de que no lo vemos aquí. Aunque no se aprovecha tampoco mucho la gracia conceptual del personaje sin Halcón) La idea es que siguen buscando al elegido por la Bateria Blanca, sin tener muy claro como. El primer intento es un buen uso de recursos de DC, y sirve para recordar que existe cierto personaje de los 90, al que le van a dar una nueva serie dentro de poco. Se nota que Johns es jefazo en DC, sabe como jugar con la publicidad.

 

A: Si, es una gran forma de insertar un trailer y que aporte algo a la historia. La verdad es que la idea de Deadman y Paloma buscando entre los candidatos a ser el elegido hubiese dado para otras buenas escenas pero en cierto modo esa búsqueda se zanja aquí rápidamente. Pero por lo menos con una buena historia donde los dos personajes que participan son bien utilizados.

 

P: La idea central del número es una que tiene sentido dentro del comic, pero no mucho fuera. Y es meter al recién resucitado Batman (en su primera aparición tras volver) en la historia. Hasta cierto punto tiene sentido, ya que si esta serie va de seguir al Universo DC en general (cosa que tampoco está haciendo mucho, pero bueno) y a los resucitados en particular, es lógico involucrar al resucitado más famoso de DC. Y sirve también como secuela de su participación en Noche Más Oscura, y para ponerse al día si has leido todo eso pero no lees Batman. Y tiene sentido, dado todo esto, que Deadman le considere candidato. Pero los lectores saben que no puede ser el elegido, en parte porque realmente no ha muerto y resucitado, en parte porque obviamente, no le van a dar poderes a Batman. Johns sabe todo esto, y lo tiene en cuenta. Y resulta que la aparición de Batman está únicamente por obligación contractual, y no está más que como excusa para hacer avanzar más la historia de Deadman, de manera un poco arbitraria.

 

A: En cualquier caso, tiene todo el sentido que la reaparición de Batman tenga un papel en la historia de Deadman. Haber ignorado el acontecimiento hubiese supuesto que perdiese bastante verosimilitud esa búsqueda del candidato. No podían ignorar a Batman como candidato. Con lo cual, dado que había que zanjar ese tema por exigencias del guión, al menos se aprovecha para tener el momento donde la búsqueda se reorienta (el que Deadman viva una epifanía personal ya es algo un poco más accesorio pero no es mala y queda bien).

 

P: El número acaba siendo un estudio del personaje de Deadman, al puro estilo Geoff Johns, donde se cogen los elementos básicos de su personalidad actual, y se nos cuenta su historia pasada para explicarnos como y porque ha acabado siendo así (o en este caso, enseñandonos que más o menos ha sido así siempre). Como suele pasar, marca demasiado los elementos importantes para que los noten los más lentos de la clase, pero está bastante bien hecho, y desde luego, justifica perfectamente que Boston no sólo haya tenido una segunda oportunidad para vivir, también que se quedara hecho un fantasma la primera vez incluso tras cazar a a su asesino. A partir de ahí, está claro que la historia de Deadman es completamente su viaje personal, y que la parte supuestamente interesante, la de la busqueda del Elegido blanco, va a ir avanzando a trompicones e manera supeditada a la otra. Al menos es una manera de que la Bateria Blanca no vaya actuando de manera arbitraria por exigencia del guión como al principio, sino que vaya de algo.

Como la otra historia, está también conecta al final con otra serie, aunque esta vez presumiblemente continuará en esa otra serie y no aquí. Y es un desarrollo lógico y chulo de los acontecimientos y un buen uso de la interconexión de series, aunque queda un poco mal si sólo lees una de las dos series quincenales de DC.

 

A: Parafraseando a aquel capítulo del Ala Oeste “Let Batman be Batman”… ante los hechos dados, Batman simplemente actúa como tiene que actuar. Y verlo tan claramente expuesto te hace esbozar una sonrisa porque ves que Johns le conoce muy bien. En cuando a Deadman, le conozco muy poco pero me da la impresión de que probablemente es el acercamiento más intenso que ha tenido en años. Johns le debe tener cariño también para hacer tan protagonista a un personaje que lleva tanto tiempo languideciendo sin pena ni gloria.

 

P: Es uno de esos personajes que se han desarrollado muy poco, porque generalmente, o hacen de estrella invitada, o sus historias son más bien las historias de los invitados con los que interactua. Lo cual es lógico, dada su misión de psicopompa, y que los muertos tienden a evolucionar poco. Está bien tenerle siendo él el ayudado por otros, para variar.

Este mes sólo hay dos dibujantes, y es muy curioso compararlos. Por un lado, comparar los parecidos: Se parecen bastante, lo curioso es que Ardian Syaf en otras series (GLC) no se parece en nada a Ivan Reis, así que es todo cosa de Joe Prado, el que le hace los acabados, que es compañero de estudio de Reis. Nunca infravalores el acabado, es la lección. Por otro lado, las diferencias. Estéticamente, se parecen bastante. Pero se nota quien es el maestro, y quien es el novato. La acción aerea en Mundo Halcón puede ser muy dinámica, pero no quita el aliento como las acrobacias más simples que hace Reis con Deadman. Igualmente, aunque ambos hacen personajes bonitos, los de Reis tienen mucha más humanidad y expresión.

 

A: Yo la verdad ni había visto el parecido. Pero eso viene de mi devoción absoluta hacia Ivan Reis y la creencia de que nadie puede acercársele ni remotamente. La página en la que aparece Batman ante Deadman la colgaría en mi pared como póster. Y sólo es una de tantas.

 

P: Asi que la historia de Deadman y la estructura general, un acierto. La de Hawkman, un fracaso. No hace falta decir quien es probablemente responsable de cada parte. Neutral (5)

 

 

 

Green Arrow Vol.2 Nº1

 

P: Relanzamiento gratuito de la serie de Flecha Verde, y enesimo intento de relanzar al personaje, esta vez con el tirón de dos historias “grandes”: Todo el rollo de Requiem por la Justicia y demás por un lado, y Dia Más Brillante por otro. Porque aparentemente, las editoriales no pueden relanzar sus personajes de segunda sin enlazarlos con crossovers. Claro, que también es culpa del público por dejarse convencer de este tipo de cosas, ya que una vez pasa el tirón del crossovers, las ventas caen en picado. (Claro, que muchas veces, como en el caso de la serie anterior, es tambien porque es material muy malo)

Este tomo tiene a Flecha Verde en un nuevo status quo, como consecuencia de dos cosas: Una es la estupidez del final de su serie anterior, con Oliver ilógicamente expulsado de su propia ciudad. La otra es la idea de que la Bateria Blanca ha hecho crecer un bosque en medio del agujero que dejó Prometeo en medio de Star City. Consecuencia: Oliver ahora vive en el bosque. Asi que, esencialmente, la idea es llevar la inspiración de Flecha Verde en Robin Hood al extremo, y tenerle como protector de su propio Bosque de Sherwood, por las buenas o por las malas.

 

A: Y aqui viene la gran noticia: es innovador hacer un cambio de status quo para generarle un nuevo entorno al personaje. Pues bien amigos, no sirve de nada cuando el nuevo entorno y status quo son una mierda sin interés alguno. Apostad cuanto puede dar de sí un Oliver Queen encerrado en un bosque con el Príncipe Valiente como secundario principal. Todos apostaríamos nuestros hogares en contra. Krul, con dos cojones, tira para adelante.

 

P: Eso es lo que pasa cuando escribe JT Krul, que es el mismo individuo que escribio el final de la serie anterior (por no hablar de la mierda de Arsenal), que no ha hecho aún nada bueno, y no se entiende porque DC se empeña en darle series aún así. La premisa, aunque forzada, al menos es original. Desde luego, no hay otro superheroe con un bosque como cuartel de operaciones, y le pega a un Robin Hood moderno liberal defender un bosque de los malvados a su alrededor, sean chorizos o ricos explotadores. Lo que pasa es que a partir de ahi, Krul no hace nada ni remotamente original, o interesante con la situación.

 

A: Hombre, es que haría falta un Morrison para exprimir eso más de diez números. Y aquí en el tercero ya hay que recurrir a estrellas invitadas.

 

P: Al menos Krul no abusa de la conexión con el Dia Mas Brillante. Enlaza con un par de sucesos en esa serie (principalmente, otros superheroes viniendo a ver que pasa con el bosque, aunque también otro par de escenas que hemos visto en la serie principal) pero no los estira demasiado. Eso si, tampoco aporta nada ni a esas escenas, ni esas escenas a esta serie. Y muy probablemente, si no has leido Dia Mas Brillante, no entiendas la mitad de lo que está pasando. La situación hasta ahora si que se explica un poco mejor, aunque no llega a justificar el estado mental actual de Oliver. Por otro lado, el personaje está escrito como quejica atormentado genérico, asi que no hay nada minimamente complejo que explorar.

 

A: Una cosa que me llama la atención (y no he leido mucho Flecha Verde) es que rescate traumas… de su infancia. Y traumas de toda la vida. Quiero decir, tiene que haber superado eso ya seiscientas veces. O si no lo ha superado, tiene que tener al menos una mínima construcción sobre ello. Es que parece que se pone ahora a pensar sobre ello por primera vez. Si me suena raro a mí, no quiero pensar lo que pueda notar un fan de Flecha Verde. Es como si tuviésemos un comic nuevo de Batman donde un día se hunde porque recuerda que mataron a sus padres.

 

P: Y sin embargo, los traumas recientes que le han llevado a donde está ahora apenas se tratan. Vale que era tan malos que mejor olvidarlos, pero se supone que están ahí. Y sin embargo… nada. Al menos se podía tratar lo de si es un asesino o no, pero ni eso. Quiza es que va tratando sus problemas en orden cronologico, y aun no ha llegado.

 

A: Tampoco los amigos que van a visitarle le hacen ni una mínima referencia a ello, así que como para recordarlo. Ni el caballero artúrico con el que vive (true story) saca el tema.

 

P: Hablando de los secundarios, tampoco son para tirar cohetes. El caballero que dices, Galahad, parece sacado de un género completamente distinto. De todas maneras, en el Universo DC HAY caballeros artúricos trasnochados. Pero sin embargo, en vez de eso que sería medio interesante, aquí tenemos una versión cutre del Rey Pescador de la pelicula. Ves venir la revelación desde que aparece, aunque no tenga sentido que sea tan obvia en el Universo DC. Y aparentemente, sólo existe para decir perogrulladas.

 

A: Y para que Oliver no pare de reprocharle lo mismo una y otra vez sin que él acierte a dar ninguna respuesta.

 

P: La villana principal es un personaje nuevo, que nada más empezar, ya hace sonar las alarmas de chorrada forzada. Al final no es para tanto, y en vez de un cliché estúpido, resulta no ser nada en particular. Aparte de tener un aspecto que resulta entre ridículo y poco creible.

Lo que queda es alguna escena de acción que no es mala, pero está hecha con molde. Mucha agonía y rasgarse las vestiduras. Y supuestamente tratar como funciona Star City, pero de manera tan alejada de algo verosimil que no aporta nada.

 

A: Ojo, que lo que es la historia tampoco es tan terrible. Planteamiento, nudo y desenlace (bueno, a medias) sin nada especialmente estúpido en lo que es la propia historia. Lo malo es todo el contexto y la constatación de que el resultado que se ha sacado no justifica lo que se ha hecho con el personaje.

 

P: Para terminar de arreglarlo, dibuja Diogenes Neves, que es de esos dibujantes nuevos tipo Stephen Segovia o Koi Pham que mezclan malas influencias de los 90 con otras más modernas. El resultado es algo que intenta ser impactante, pero que a menudo queda poco claro, histérico y recargado.

 

A: Sin embargo el dibujante del último número es bastante mejor. Aunque me da la impresión de que hace a Ollie demasiado joven. Se supone que ya es un tipo maduro y llevan tiempo dibujándole así.

 

P: Es que Mayhew dibuja a todo el mundo muy maquillado y “realista”, y por eso queda así. Da la impresión de ver a maniquies tratando de actuar. Las imagenes individuales son bonitas, pero no queda un todo bueno. Mejor que Neves si que es, claro.

 

A: El resumen es: coges a un personaje que, bueno, tiene sus pros y sus contras pero está ahí. Lo destrozas. Lo conviertes en un asesino y en un paria. Te cargas todo su entorno. Y todo ello para cambiarlo a un status totalmente carente de posibilidades, con un sólo secundario de mierda. Y con una villana de mierda para la que ni siquiera hacían falta estas alforjas.

 

P: Mediocre, forzado, y, como suele pasar, da igual porque se deshará todo después del siguiente tomo. No Recomendado (3)

 

 

 

Superman Nº51

 

Después del prólogo a la etapa de Joe Straczynski del mes pasado (que, recordemos, tenía a Superman deprimido porque una mujer aleatoria le echaba la bronca por no solucionar todos los problemas individuales de toda la humanidad en vez de defenderlas de super-amenazas, y eso le hacía ponerse a andar por America), empieza la etapa propiamente dicha. Y en algunos sentidos, no es tan mala como parecía por el prólogo (cosa fácil), pero en otros sentidos es aún peor.

 

La parte no tan mala es que, al menos, no tenemos un retorno al Superman emo indeciso quejica de la etapa de Azzarello o del reciente Wednesday Comics, ni es un intento a lo O’Neil de darnos lecciones filosofico-sociales a base de darle leccioncitas al protagonista como si se acabara de caer de un guindo. En vez de eso, tenemos a un Superman bastante decidido y seguro de si mismo, con todas las respuestas, como una especie de sabio zen ambulante, o casi como Jesucristo. Si no fuera por la tontería de tenerle paseando por America (por sabio que sea, sigue sin ser un uso particularmente bueno de sus habilidades, aparte de la cosa de centrarle en America, porque Dios nos libre de avanzar desde los años 50, y que Superman no vea del mundo más allá de su pais de adopción), no sonaría del todo mal. En principio.

 

El problema es que una vez miras la ejecución, es una versión horrible de Superman. ¿Has visto por Internet portadas y trozos de historias de Superman de la Edad de Plata donde esencialmente, es un Supercapullo que se dedica a fastidiar a los humanos porque puede? Pues esto es más o menos una versión moderna de todo eso. Pero sin la gracia. La gente se le acerca a hacerle preguntas, y en vez de contestarles, sale por la tangente. Se encuentra con alguien que está a punto de tener un ataque al corazón, y en vez de perder un minuto en acercarle a un hospital, simplemente le dice “eh, ve a un hospital”. Cuando hace algo, y le critican por eso, su respuesta es “eh, no es problema mio, que los demás se apañen”. Y termina con uno de los despliegues de hipocresia mas grande que se haya podido ver en alguien que no sea un político, pero luego volveremos a eso.

 

Y luego está el supuesto mensaje que nos quiere contar Straczynski, que aparentemente es lo más importante aquí. Es tan importante que tiene que retorcer enormemente a Superman para poder contar lo que quiere contar. Uno esperaba que volviera a contar sus mismas moralejas que lleva contando 15 años. Eso habría sido tragable. Pero aquí, el mensaje es confuso, cuando no es completamente idiota. Empieza con una de las escenas más defensivas que jamás he visto, donde JMS presenta a un periodista que le dice a Superman las preguntas y quejas obvias que todo el mundo dijo cuando oyó la premisa de esta historia, y otras mucho más tontas. En un personaje obviamente irritante y desagradable. Así desprestigia a todos sus críticos directamente. (Irónicamente, el periodista se parece visualmente mucho al propio JMS. ¿Coincidencia, guiño, o hasta el dibujante piensa que esto es tonto?)  La respuesta de Superman, por otro lado, está hecha únicamente a base de perogrulladas y tópicos que no significan nada. Como cada vez que habla en este comic. En una escena se compara a si mismo con Thoreau, excepto que Thoreau en el ejemplo que pone, defendia unos principios claros. Y esta versión de Superman defiende… uh, no se sabe. ¿Inmiscuirse en los asuntos de los demás? ¿No inmiscuirse demasiado? ¿Pegar a los criminales sin importar las consecuencias? Ciertamente, no defiende nada de Verdad o Justicia. Hay una escena decente donde impide un suicidio (aunque aún así logra ser un capullo mientras tanto), pero esa escena ya se hizo mejor recientemente en JSA y All-Star Superman, y es estándar del personaje, no muestra nada filosófico. ¿Lo demás? Superman siendo un capullo. Demostrando que como es más poderoso, tiene la razón. Y dandonos perlas como “hay que arreglar lo tuyo, lo de los demás que se apañe solo” (dicho después de echar a unos camellos de un barrio para que se vayan a otro), o “habeis elegido un mal momento para emigrar aquí”, dicho a refugiados alienígenas. Repito: Superman. Poniendo pegas. A emigrantes de otro planeta. Porque aparentemente, el Superman de Straczynski no representa unos ideales, representa a la America de hoy, es decir, un puñado de idiotas.

 

En cuanto al dibujo, Eddy Barrows es bueno, como siempre. Aunque a veces parece que no se esté tomando muy en serio la historia: Su Superman a veces parece enloquecido o idiota en vez de lo que se supone que tiene que parecer por el diálogo. Si es porque Barrows se está rebelando contra la tontería, o si es que simplemente no sabe como plasmar escenas tan tontas, no está claro.

 

No sé que es más triste: Que Superman esté tan mal escrito, o que JMS, que solía ser buen guionista y alguien que transmitía mensajes filosóficos muy buenos, ahora transmita tantas tonterías. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Vengadores Nº7

 

Después de la primera saga, que fue un montón de cameos gratuitos y uso escaso o malo de los protagonistas, comienza la segunda saga de la serie, porque aparentemente esta va a ser una de esas series que sólo existen a base de historias largas y estiradas. A decir verdad, este número tiene la parte de descansar entre sagas, asi que no queda tan mal. Sirve para recordar los supuestos argumentos a largo plazo de la serie, como la formación del grupo, lo del Hombre Maravilla (sigue estando irreconocible y que parezca que se ha vuelto loco) y un intento de desarrollar a los personajes. Excepto que todos tienen serie propia, así que hay poco que decir de ellos. Sólo puede desarrollar la interacción entre ellos, y lo único que hace es reciclar su propia miniserie de la Trinidad de Vengadores. Oh, y el único personaje sin serie, Noh-Varr, ahora tiene una novia. Por supuesto, tenemos que fingir que ya tenía una novia en su primera aparición, que ha desaparecido sin mención alguna. Porque aparentemente, Bendis no debe haber leido la miniserie de presentación del personaje, lo que explicaría porque no se parece en nada.

 

Pero nada de esto importa, porque el número realmente no va de eso. ¿Y de que va? ¿Va del Hulk Rojo? Al fin y al cabo, sale prominentemente en portada. Pues no. Sólo sale en una escena. No se explica de donde demonios viene, que hace ahí, o ya puestos, quien demonios es. Nada de conectar con su serie propia (que veremos aquí la semana que viene, y es mucho mejor de lo que esperarías por esto), Dios le libre o explicar que hace en Vengadores. O parecer minimanente interesante, o útil. Pero así son las cosas en esta serie.

 

Porque lo central de este comic no son los Vengadores. No, es el villano. Otra vez. Porque Bendis parece tener más que decir de los villanos que de los héroes. Y tampoco tanto. Pero no sería tan grave si no fuera este villano. Es un villano que Bendis ya ha escrito antes. De hecho, lo ha escrito durante años. De hecho, prácticamente ha sido el protagonista de una serie durante años. Pese a que Bendis no sabía escribirlo, ni para que se pareciese a como era antes de él, ni para hacerlo minimamente interesante o complejo. Hasta que por fin, terminaron su historia, y hubo mucho regocijo. Se le dio un gran final a toda su historia. (No escrito por Bendis, claro, sino por un guionista de verdad) Ahora, lo que haria alguien sensato sería dejarlo estar. Incluso si piensas que es un personaje maravilloso que escriben brillantemente, lo suyo sería dejarlo descansar un tiempo. En parte porque así no lo quemas, y la gente lo cogerá con más ganas cuando vuelva. Y en parte porque, joder, a los Vengadores les ha costado sangre, sudor y lagrimas meterle entre rejas. Se supone que está es la serie de los Vengadores, y tienen que parecer competentes y caernos bien. En vez de eso, el villano importante sale libre impunemente y sin explicación a los dos dias. Por tanto, los héroes son unos completos inútiles que son incapaces de conseguir que se haga justicia. Genial. Lo mires por donde lo mires, es mala idea.

 

Además, la historia donde se mete tampoco suena particularmente bien. Bendis por fin recoge una trama que empezó en 2007 y no habia vuelto a mencionar, a lo Claremont. Pero no fue una idea demasiado buena entonces, y menos ahora. Aparte de que dificilmente puede acabar en una buena historia dadas las circunstancias, y de que está reviviendo el espectro de una horrible idea que se suponía que era una de esas que habíamos dejado atrás con la Edad Heroica (pero aparentemente, Bendis pasa de eso)… la manera de continuarlo hace parecer a ciertos personajes unos completos idiotas, además de ignorar bastante lo que está ocurriendo en el mismo sitio en otra serie mucho mejor. Bravo.

 

El dibujo de Romita Jr continua siendo horrible cuando tiene que hacer personajes conocidos (como el Hombre Maravilla, que parece una figura humanoide desintegrandose) aunque está bien cuando tiene que hacer fondos y arquitectura. Supongo que porque no importa que esté hecha a base de bloques poligonales.

 

Oh, y también continua el complemento de texto con la historia de los Vengadores. Esta vez habla de Ultron y la Visión. Es sorprendentemente positivo con la Visión (para ser el mismo tio que se lo cargó y olvidó sin miramientos), aunque como siempre, se caga en Hank Pym injustamente. E ignora los datos que le da la gana, como el retcon de las pautas cerebrales de Ultron, o más importante, que Pym no fue el primero que creo Inteligencia Artificial, y no pasó nada, maldito ludista.

 

(Mmm… Bendis es malvado, cerrado de mente, calvo, patético y odia a Hank Pym. Así que esencialmente, es una versión real de Cabeza de Huevo. Le viene bien el nombre)

 

Las típicas tonterías de siempre, sólo que cada vez resultan más tontas, si cabe, aunque sea porque ahora las series que ignora a su alrededor son mucho mejores. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Capitan America: Primer Vengador

 

P: La última de las películas presentando a los Vengadores (antes de la peli del grupo del año que viene) y la última adaptación de superhéroes de este año. Y no creo que sea mucha sorpresa decir que es una enorme mejora respecto a la peli de hace 20 años. Esta vez, dirige Joe Johnston, que ya había hecho una pelicula-adaptación de comic con una estetica y ambientación similar (Rocketeer) y escriben los que adaptaron a pelicula los libros de Narnia, asi que al menos tienen experiencia adaptando material a cine. Se nota que esta vez no hay una multitud de guionistas, porque es una película mucho más consistente que las demás de este año.

La idea es ir a lo que hace único al personaje, para no repetirse con otros. Asi que lo que han hecho es hacer que transcurra en la Segunda Guerra Mundial. Por supuesto, es la 2GM de los pulps y peliculas de aventuras, pero al menos se justifica bastante, porque es un Universo Marvel. La ciencia está explicitamente más avanzada, asi que Hydra es un mayor peligro que el resto de nazis, y hace falta gente especial para combatirles, mientras el ejercito normal combate al resto de nazis, explicando como coexiste esta fantasía con la realidad. Y de paso, como es que la ciencia está tan avanzada en el presente… ya lo estaba en los 40. (Tanto Nueva York como los nazis tienen proyectos que no llegaron a hacerse en la realidad, por ejemplo)

Otra cosa que deja claro que esto es un Universo Marvel es que, más que en las anteriores peliculas, que tienen pequeñas referencias mutuas o se enlazan mediante Shield, está ya enlaza explicitamente con las demás, con elementos de Iron Man y de Thor siendo una parte importante del argumento.

 

A: Coincide con X-Men Primera Clase (y no con Thor) en que todos los cambios del comic a la versión cinematográfica son para mejor. Que el Cubo Cósmico de Cráneo Rojo sea un objeto mágico asgardiano es útil para enlazar con Thor (y te permite reproducir escenas clásicas del cómic sin dar explicaciones enrevesadas y muy poco verosímiles sobre el Cubo). La versión de Bucky tiene mucho más sentido que en los comics y cumple la misma función, el motivo por el que se crea un disfraz es mucho más lógico y da el mismo resultado. Cuando se adapta y se reforma siempre es para bien, para que todo encaje mejor y no para deshacer la esencia del personaje. Eso es algo que las últimas películas de Marvel están sabiendo hacer muy bien.

 

P: La historia es el origen del Capitan America, y su vida en la Guerra. Es una historia bastante estándar, pero está bien desarrollada y contada. Empieza con una versión muy buena de su transformación en supersoldado, recogiendo todos los elementos clásicos (y basandose bastante en la miniserie de Nicieza del 91, incluyendo un par de referencias directas) El Capitán America en general está muy bien hecho. Aparte de que el efecto para la transformación de enclenque a semidios es una maravilla, Chris Evans (que se está abonando a las pelis de comics) hace muy bien la determinación e inocencia que necesita el personaje. Y está muy bien escrito, como alguien absolutamente puro e idealista, pero sin ser un plasta. Está muy bien también que por una vez podamos tener un personaje que crece gradualmente sin necesidad de agonizar por algo y tener que aprender una Lección Importante. Hay una lección importante en la historia, pero es el personaje el que la da, y funciona bien.

 

A: Si, lo esencial lo demuestran entre el Capi y el profesor Erskine: lo que hace a Steve el supersoldado perfecto es que no es un matón ni un sádico, es un buen tipo que sabe lo que es recibir leches y se controla mucho más al darlas. Un tipo que no disfruta usando la fuerza ni peleando pero lo hace porque siente que es su deber. Eso está perfectamente reflejado durante toda la peli, y a pesar de que todas las pelis de superhéroes te quieren dejar claro en todo momento cuán héroe es el protagonista, el Capi tiene un tono distinto porque tiene que tenerlo. Es de una integridad conmovedora (incluso conservan que sea un pardillo con las mujeres, cosa que sirve para unas escenas cómicas algo menos afortunadas).

 

P: Otra cosa muy de agradecer es el poco americanismo que tiene la pelicula. Si, es el Capitan AMERICA, y hay mucha propaganda, pero la pelicula no va de eso (y de hecho, queda como un poco ridicula). El Capi y demás no son mejores por ser americanos, sino porque son mejores, punto, que sus enemigos. Quitale la bandera del traje, y podria ser un heroe de cualquier pais. Asi que queda bien.

 

A: De hecho, rehuyen las escenas ridículamente épicas (ya descontando el tono patriota). No hay grandes momentos de vergüenza ajena en la peli y a cambio hay muchos momentos de distensión donde se ríen bastante de sí mismos. Que se hayan alejado de la grandilocuencia es otro puntazo. Es un gran tipo, lo has dejado claro. Y sus enemigos son nazis. No creo que haga falta mucho más énfasis en nada.

 

P: Las escenas con el Capi como héroe de propaganda son muy divertidas, y muy bien ambientadas para la época. Además que justifican muy bien que acabe de superhéroe de colores, más o menos. Y hay una buena transición a la parte más seria de la película un poco después. Igualmente, las escenas de entrenamiento también son bastante graciosas, aunque se pasen mucho con los chistes sobre lo flojucho que es Steve pre-suero.

 

A: Realmente, el ser débil no implica necesariamente que seas torpe, que es lo que implican durante todas esas escenas.

 

P: Considerando la lista de enfermedades y defectos que le sacan en la revisión médica, tampoco me extraña que sea un inutil total, fisicamente hablando. Por cierto, ¿me lo parece a mi, o es el Dr. Erskine exactamente el mismo personaje que Yinsen en Iron Man?

 

A: Todavía no he visto la peli de Iron Man (aunque las veré antes de Vengadores, obviamente), pero creo que en esta peli Erskine funciona muy bien y tiene un papel de mentor y de valedor de Rogers mucho más valioso que en la historia original, donde no pasaba de ser un científico totalmente genérico. Haberle puesto algo de humanidad lo hace funcionar como personaje y no contaba con ello, la verdad.

 

P: Cierto. También está muy bien Peggy Carter, que sirve para que el Capi tenga algo que echar de menos en el pasado, pero también como contacto con algo de vida real. Además, es un personaje terriblemente competente de por si, que se defiende muy bien ella sola, y cae en poquitos de los topìcos de las novias de superheroes.

 

A: Por cierto, leyendo después de ver la peli me enteré de que en el universo Marvel la han retconeado como tía en lugar de hermana de Sharon, cosa que me parece totalmente lógica y despeja mis dudas sobre qué pensaban hacer en la peli si introducían a Sharon en el presente. Pero sí, esta Peggy Carter funciona y tampoco las escenas de amor son épicas ni grandilocuentes (hasta el topicazo de la del beso es mucho menos penosa que, por ejemplo, en Thor). Son concesiones al blockbuster que hay que hacer, pero aquí se salvan dignamente.

 

P: Tia abuela, a decir verdad. Y no me cabe duda de que haran algo muy similar en las películas.

Tommy Lee Jones hace del General Phillips, que era importante en los comics originales, pero apenas se ha mencionado posteriormente. Y con una actuación similar a la que hizo en Men in Black, se lleva las mejores frases de la película, de calle.

 

A: Versátil el actor, versátil el personaje. A veces es recurso cómico, a veces centro dramático y funciona en las escenas de acción. Y hace en chiste con HYDRA que alguien tenía que hacer.

 

P: Dominic Cooper hace de Howard Stark haciendo de Leonadro DiCaprio haciendo de Howard Hugues. Que funciona mejor de lo que suena. Hay suficiente de su hijo (cronología difícil, pero no imposible) para que sea divertido, pero no lo suficiente como para robar el protagonismo a los demás.

A: Aunque sea forzar la máquina, es una manera excelente de imbricar desde ya a los personajes de Los Vengadores. Que Howard Stark haya tenido que ver con el armamento (incluido el escudo) del principal soldado del ejército americano, siendo el referente de la industria del armamento y de la tecnología es insultantemente lógico. Y que funcione como un playboy es esencial.

 

P: Los Comandos Aulladores tienen muy poquito espacio, pero lo que tienen, lo clavan. La actitud, la competencia, hasta el aullido. Dum Dum Dugan está clavado. Los demás, son una mezcla extraña de miembros multirracial que casi parece más los Halcones Negros, (y aparentemente, el boina roja no es Pinkerton, es Union Jack) pero no queda mal. Y ya que estamos, porque no dicen nombres, el Aullador negro es Gabe Jones, como en los comics, no Nick Furia. Asi que por lo visto han sacrificado la conexión de Furia con el Capi en aras de no tener que hacer inmortal/longevos a demasiados personajes.

 

A: Gracias a Dios, saturarían el límite de lo verosímil. La presencia de los Comandos, contra lo que pensaba antes de ver la peli, no estorba sino que tienen un papel perfecto. De hecho, la primera aparición de Dugan es genial, no puedes más que compadecerte de los que no conocen el comic por no disfrutar de ese momento. Lo de la mezcla de razas y nacionalidades en plan Benneton queda un poco raro, a veces parecen más la guerrilla de Top Secret que los Comandos. Pero no, el negro es Gabe Jones y no “Café au-lait”.

 

P: En cuanto a los villanos, Hugo Weaving vuelve a ser un Smith, y vuelve a ser un personaje de comic desfigurado tras experimentos. Pero esta vez es Craneo Rojo, que aquí es un aspirante a superhombre niestzchiano, muy apropiadamente. Le añade una segunda dimensión, y al menos, si no es complejo, le dan un aire de estilo y chulería.

 

A: Es curioso porque todo lo que le añaden (superación del nazismo, obsesión con la mitología) o lo acabó teniendo en los comics o le pega incluso más. Weaving clava a un malo malísimo con un mínimo de carisma y de entidad propia, aunque la verdad es que el efecto de la cara de Cráneo Rojo es bastante pobre.

 

P: Ironicamente, el efecto de “lleva maquillaje para ocultar el craneo rojo” está mejor hecho y es más inquietante.

Arnim Zola (interpretado por un actor que sonara a fans de Harry Potter y Doctor Who) no tiene mucho que ver con el de los comics (aunque hay un guiño visual), y no está mucho más que para ser el Igor de Craneo, pero está bien como se le nota en la cara lo claro que tiene que su jefe está como una cabra.

 

A: Casi ni lo tomé como personaje. Pero ya que Cráneo tenía que tener un científico jefe, qué menos que ponerle ese nombre como guiño. Realmente, es mucho menos sádico y macabro que el Zola verdadero.

 

P: En cuanto a Hydra, son como en los comics, pero con un traje mucho menos ridículo (aunque se pasan un poquitin en hacerlo moderno). Siguen siendo unos mierdas, pero de manera más creible. Y las armas y vehiculos que usan son una pasada, todo hay que decirlo.

 

A: Simplemente por conseguir presentar a HYDRA como algo no ridículo, esta película ya se lleva todo el crédito del mundo. Excepcionalmente meritorio. Tienen el slogan, tienen el modus operandi, pero carecen del cutrerío inherente. No se le puede pedir más.

 

P: Las escenas de acción, sin ser particularmente originales, están suficientemente bien hechas para hacerse divertidas. Son rápidas, claras, y cumplen como tienen que cumplir. La pelea final con Craneo se hace algo más larga, pero compensa teniendo un bien final, y si acaso, un mejor final para la carrera del Capi que los comics.

 

A: Tampoco se entretienen demasiado. Son geniales las que narran a grandes rasgos escenas de guerra con el Capi y los Comandos cargándose las bases de HYDRA. Y la que lleva a la escena ineludible con Bucky está muy bien también.

 

P: Bucky cumple el papel que siempre tendrá que cumplir. Pero la manera en que lo hacen funciona mejor, en retrospectiva. No necesitas tener al Capi con el shock de viajar en el tiempo y el del amigo muerto a la vez. Hablando de eso, la historia termina contandonos como despierta en el presente, y esa parte está muy bien hecha… excepto que termina de manera muy abrupta. Vale que sabemos que continuará en Vengadores, pero se pasa de un final cerrado muy bueno, a un final abierto que no llega a terminarse satisfactoriamente.

 

A: Bueno, no noté yo tanto eso… una vez que ves que se va a despertar en el presente ya casi das por hecho que es para hacerle un prólogo a Vengadores. La única duda ue yo guardaba era si su descongelación la reservaban para Vengadores pero una vez visto que se narra aquí, era de esperar un cliffhanger.

 

P: Por cierto, esta vez en vez de un epilogo post-creditos que enlace con otras peliculas, directamente hay un trailer de Vengadores. Dejo al gusto de cada uno si eso es mejor o peor.

Por supuesto, la pelicula tiene muchos guiños a los comics (sobre todo en la Expo y en las escenas de propaganda del Capi), aunque el trailer del final será probablemente lo que más gritos de fanboy cause.

Asi que, ¿como de recomendable es esta pelicula, y como de emocionados estamos ante unos Vengadores por Joss Whedon el año que viene?

 

A: Bastante y mucho respectivamente (creo).

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

 

Astonishing X-Men Nº17: Termina la saga, y tiene una escena final muy buena, pero antes sólo ha habido peleas tontas. Decepcionante. Neutral (6)

 

Capitan America Nº7: Todo va más o menos según lo predecible sin más. Neutral (6)

 

Cuatro Fantasticos Nº43: Queda clara la estructura de la saga, y las cosas se ponen muy ominosas por todos los frentes. Muy buen uso de todo el terreno que ha ido preparado Hickman, y de Namor. Muy Recomendado (9)

 

Guerreros Secretos Nº22: Buena conclusión, con varias sorpresas y dando bien la sensación de colapso, aunque no de estar cerca del final. Una cosa es algo decepcionante, pero lo compensa con un buen epílogo. Dibujo decente. Recomendado (8)

 

Increibles Hulks Nº3: Buena conclusión con buena caracterización de los protas y decisiones díficiles, aunque Pak hace algo de trampa sacandose parte de la solución de la manga. Buenos complementos y dibujo. Recomendado (8)

 

Iron Man Nº7: Por fin hay acción, y no está mal. El dibujo tiene problemas. El complemento es una buena historia sobre Pepper con mejor dibujo. Recomendado (7)

 

Lobezno Nº3: Las partes del infierno son muy divertidas, las de la Tierra no están mal. Recomendado (7)

 

Nuevos Vengadores Nº6: Final casi incomprensible que sólo sirve para estropear a un personaje. La mayoría de personajes siguen estando de adorno. No Recomendado (4)

 

Patrulla-X Nº68: Empieza nueva saga, con una amenaza muy interesante, y un buen regreso de un viejo villano. También un regreso extraño de un héroe convertido en villano. Sería una buena historia si no fuera por el “dibujo” de Land. Recomendado (7)

 

Thor Nº4: Pasa algo muy importante, pero no queda impresionante. Queda todo muy vacio, tanto la amenaza como los desarrollos. Neutral (5)

 

Ultimate Muerte Nº1: Parte final de la trilogia, y tiene el problema grave de que gira en torno a un villano que no es creible. Ni su amenaza es gran cosa descontando sus diseños. Hay cosas decentes con los protas, al menos. Neutral (5)

 

Ultimate Vengadores Nº8: La chulería y sangre gratuita habituales, dentro de una historia decente de superhéroes contra vampiros, donde los protas son un poco inutiles de más. Dibujo decente. Neutral (6)

 

Vengadores Guerras Asgardianas Nº5: Final satisfactorio, descontando que Cabeza de Huevo se pasa caracterizaciones por donde quiere. Neutral (6)

 

Vengadores Secretos Nº7: Perfectamente aceptable historia de espionaje-artes marciales con superhéroes. Es decir, de Shang-Chi. Recomendado (7)

 

X-Men Nº5: Algunas ideas muy buenas sobre como se enfrenta la Patrulla-X a vampiros, pero dentro de una historia que no se sostiene. Y con malos detalles visuales. Neutral (6)

 

X-Men Legado Nº68: La primera historia es un gran ejercicio de desarrollo de moralidad ambigua y difícil en la situación compleja actual. Buen dibujo. La segunda es hacer tiempo hasta un crossover a base de confusión y poco más. Mal dibujo. Recomendado (7)

 

 

 

Y hasta aquí esta semana, que ya ha durado bastante. Nos vemos la semana que viene con tomos: El otro Hulk continua su serie en rojo, Tierra de Sombras tiene miniserie sobre segundonres, Namor empieza una breve serie, y el Supervisor, de entre todos los personajes, tiene miniserie propia con su origen. Una de estas es excelente, adivina cual. Con esa adivinanza os dejo. Británicos saludos.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Criticas Reconstructivas. Estas son las reseñas de la última semana de Julio, en pleno verano, y como en agosto se van las editoriales de vacaciones (bueno, excepto Panini, que viven en su propio plano de realidad aparte), es el último empujón antes de septiembre, asi que hay más que de costumbre. Pero justo me ha pillado en un momento con poco tiempo (me voy de viaje en breve) asi que tendré que ser escueto. Por un lado, hay otra pequeña tanda de novedades de Planeta. Está el Batman de este mes, que concluye el Regreso de Bruce Wayne, pero nos esperaremos al mes que viene a hablar de la saga en conjunto, así que se queda como una capsula al final (no tengo tiempo para hacer audio esta semana). Igualmente, sale el número de Green Lantern de agosto, adelantado por las vacaciones. Y salió un tomo de Green Arrow, pero se había agotado en la tienda cuando fui a echarle un vistazo, así que por eso y otras cosas, lo dejaremos para la semana que viene. Por otro lado, Norma saca sus novedades de verano, y es una avalancha de tomos de Wildstorm. Queda un poco raro que saquen cinco a la vez cuando a lo largo del año han ido sacando poquito cada mes, pero probablemente (y que alguien que esté más informado confirme o desmienta) sea porque se van a quedar sin los derechos y este es el sprint final. Al fin y al cabo, Wildstorm ya no existe, y sus personajen ya están siendo reabsorbidos en el Universo DC, así que no tiene sentido que los derechos los tengan editoriales distintas. (Aunque claro, Norma tuvo los derechos de Lobo cuando los del resto del Universo DC los tenía otra editorial, así que a saber) Así que, como no puedo hacer reseña de todo, pero no me parecía justo elegir o mandar todas al audio, he probado algo distinto, a ver que os parece.

Oh, y hay una película que comentar, o algo, también. Esta vez yo sólo, alguien no quería gastarse el dinero en verla. Así que pasamos ya a una tanda de reseñas un tanto extraña:

 

 

 

 

 

 

Ex Machina: Fin del Mandato

 

P: Como parte de la despedida de Wildstorm, este es el último tomo de una de las pocas series de autor que aún publicaban al final, Ex Machina. Ex Machina era la segunda, y última hasta la fecha, serie de autor de Brian K Vaughan, que hace unos años era la gran esperanza americana del mundo del comic, hasta que decidió largarse a hacer cine y TV. Asi que de momento, esto es lo último que ha escrito.

La idea era bastante chula: Es uno de esos mundos que es como la vida real, hasta que hay un único incidente que da poderes. A partir de ahí, sin embargo, no sólo las cosas siguen cumpliendo las leyes del mundo real, sino que el protagonista acaba abandonando la idea de ser un superhéroe, y metiendose en política. Asi que la serie era parte politica-ficción en plan Ala Oeste, parte deconstrucción del género superheroico (aunque bastante menos de lo que podias pensar) y parte drama/misterio de ciencia-ficción.

La parte de política es probablemente la más única en el mundo del comic (o en otros, ya puestos). La comparación con el Ala Oeste es apta hasta cierto punto: Va igualmente de ver como gente idealista se vuelve loca tratando de lidiar con incesantes problemas grandes y pequeños. La diferencia es que este comic es bastante menos idealista, y las cosas suelen acabar bastante mal.

 

A: Bueno, en el Ala Oeste tampoco todo les salía a pedir de boca y el presidente Bartlet tuvo que hacer cosas bastante sucias. La diferencia con Ex Machina es que Hundred, su teniente de alcalde y su jefa de gabinete están mucho más predispuestos a ser sucios desde el primer momento, aunque compartan objetivos idealistas éstos saben cómo se juega. Y por eso la parte política ha sido la mejor y más divertida de la serie mientras que el contrapunto superheroico o de ci-fi no ha pasado de ser flojo y, muchas veces, un estorbo para el culebrón político que el lector quería seguir.

 

P: La parte política tenía el problema a veces de que se volvia tan cínica que no sabías exactamente que tenía que decir sobre los temas que trataba cada vez, excepto que existen y que son complicados. (Que en algunos casos son complicados unicamente porque los americanos son idiotas) Eso y la tendencia de Vaughan a soltar anecdotas innecesarias en medio de los diálogos.

 

A: Siguiendo el esquema, la parte política tenía bastante buenos secundarios, tramas y giros. La parte superheroica tenía fundamentalmente a un secundario especialmente gastado y trillado y un montón de caos incomprensible y (probablemente gracias a Dios) nunca convenientemente explicado sobre el origen de los poderes de Hundred, totalmente innecesario. Y mucha violencia gratuita, porque si en la parte política hay que ser realista siendo cínico, en la parte de ci-fi hay que ser realista con tripas.

 

P: A decir verdad, no tengo muy claro como es de realista el gore que se empeñan en mostrarnos los autores de superheroes “modernos”, porque creo que el cuerpo humano no funciona asi. (Y considerando que Harris dibuja a base de tomar modelos… no, mejor no pensarlo)

En cualquier caso, la parte superheroica que dices tiene dos partes. Una, que sobre todo predomina al principio de la serie, es la superheroica en si. Es ver la carrera de Hundred como el superhéroe Gran Máquina, porqué no funcionó, y como eso vuelve para acosarle cuando es alcalde de Nueva York. Esa parte, que está contada sobre todo a base de flashbacks anacrónicos al comienzo de cada número (más cuatro especiales a lo largo de la serie), está muy bien. Es una buena deconstrucción de la idea de alguien montandose una identidad heroica en el mundo real. No sale bien, pero no se considera algo patético como hacen imitadores de Watchmen y cosas así.

 

A: Si, esa parte está bien. Aún hay un par de flashbacks más de esos en los últimos tomos y también funcionan. Vaughan tiene bien pensadas las muchísimas razones por las que intentar ser un superhéroe enmascarado es una muy mala idea y va encaminado con gran probabilidad al fracaso. Y lo reproduce de forma muy cómica, una especie de género bufo del superheroísmo que se ha intentado en otras ocasiones en comic mainstream con héroes novatos pero que nunca ha quedado tan realista ni tan contundente.

 

P: Por otro lado, no es tan cínico como para ponerlo como un desastre. Al fin y al cabo, la Gran Máquina salvó muchas vidas, y probablemente hizo más cosas buenas que haciendo cualquier otra cosa que podría hacer Hundred excepto meterse a política (y solo consiguió eso gracias a ser un superheroe, además) La deconstrucción es menos “los superhéroes no servirían en el mundo real” y más “intentar ser un superhéroe sería mucho más complicado y menos glamuroso de lo que pintan los comics” que es mucho mejor mensaje. Y un mensaje candente, además, ya que están empezando a salir aspirantes a superhéroes en la vida real, similares a la Gran Máquina excepto por los poderes.

 

A: Sí, es más bien eso. Está en los dos lados: ser superhéroe y ser alcalde de la capital del mundo puede parecer una flipada pero, al final, todo es más cutre. Me parece sensato y bien expresado.

 

P: Entrando un poco más en el tema de ciencia-ficción. tambien ha habido extrapolaciones bastante chulas de como reaccionaría el mundo ante alguien con superpoderes (superpoderes bastante originales, aunque no enteramente científicos), desde gobiernos hasta religiones, e igualmente, de como estos poderes afectan al protagonista. (Está la implicación, que no llegan a resolver, como tantas cosas que quedan ambiguas, de que el accidente que le dio los poderes dejó asexuado a Hundred, por ejemplo)

 

A: Y está la implicación que dejan sin resolver de si ha usado sus poderes de forma poco ética en su carrera política…

 

P: Y luego está la trama, que empieza siendo menor, pero que acaba siendo la principal, del origen de los poderes. Empieza siendo muy intrigante, con toques espeluznantes, y termina siendo muy escalofriante, aunque quizá demasiado fantasiosa, de manera abrupta, para el tono de la serie. Es decir, cuando esa parte se ha metido en las demás tramas de la serie (y lo hizo desde casi el principio), siempre ha quedado un poco fuera de lugar, como si una pelicula de terror/ciencia-ficción/serie b se infiltrara de repente en una historia que tiene un tono completamente distinto y más sutil y cuidado.

 

A: A mí me ha estropeado bastantes tomos esa historia. Probablemente hubiese sido mejor ignorar el origen de los puñeteros poderes y dedicarse a desarrollar. No es relevante y sólo ha conseguido meter un montón de personajes y tramas absurdas y desagradables por el medio. Y con eso llegamos al tomo actual, donde esa trama del origen de los poderes toma el control y el centro de la historia y donde la parte política se va de las manos…

 

P: Bueno, es que tenía que haber una trama central, no podía ser todo las aventuras de Hundred en la Mansion Grace. Hacía falta algún motivador para el resto de la historia, y como los poderes son el único otro elemento de la serie, tenía que venir de ahí. (Al menos Vaughan ha aprendido la lección de Y, y ha explicado bien el misterio ontológico detrás de la serie) El problema es que todas las subtramas de acción de la serie han sido virtualmente idénticas. Una de dos: O hay un asesino suelto en Nueva York (que puede o no estar conectado con Hundred y sus poderes) y hay que atraparlo, o pasa algo rarisimo (siempre relacionado con los poderes) y hay que pararlo.

 

A: Yo de hecho, me las confudo y confundo a los asesinos.

 

P: En los primeros casos, acababan fatal, porque siempre era la misma historia, muchas veces no aportaban nada, y además, no le pegaba nada a la serie. Es política, no un policiaco. La acción central de la historia la tenían que llevar personajes que no eran los principales, o ponerse rebuscados para que los principales los resolvieran. En los segundos casos, al menos servían para ir avanzando la trama, y eran ideas de terror o ci-fi que no estaban mal, pero seguían teniendo el problema de que eran todo variantes de la misma idea: Hundred tiene que dejar su puesto para investigar, lo detiene, descubre una pista de su origen, la princesa está en otro castillo. En este tomo, como hay que resolverlo todo, al menos no tiene ese último problema. Sigue más o menos el mismo esquema (los creadores de los poderes crean un asesino que hay que detener que causa un follón en NY, Hundred al rescate), pero todo tiene muchísima más sensación de finalidad y de relevancia, porque es el final, claro.

 

A: Y tiene mucho más sentido que Hundred intervenga personalmente. De todas formas, no me convence nada todo ese “misterio ontológico” como le llamas, detrás de los poderes de Hundred. Toda esa maraña fantástica si que no le pega en absoluto a la serie. Seguro que podrían haber existido otras alternativas que no rompiesen tanto el tono. Pero bueno, reconozcamos que el final está bien hilado, todo los personajes tienen una función para que las cosas sucedan como suceden y todo van encajando con precisión. ¿Problema 1? Lo dicho, el tono de la amenaza es demasiado extraño. ¿Problema 2? Las consecuencias de esto nos llevan a un final de la trama política donde se pierde toda la sutileza y el cinismo gracioso que la caracterizaban.

 

P: Es la explicación más científica que le podrían dar a los poderes. Es decir, los poderes no tienen sentido, pero la idea de exploradores/invasores a través del multiverso si que es bastante creible dentro de ciencia-ficción apegada a la realidad. Además, lo del multiverso lo lleva sembrando desde la segunda saga de la serie, asi que no sale de repente.

 

A: No digo que salga de repente, digo que para un superhéroe que vuela con un cohete, trata de ser realista y tiene aventuras callejeras, lo que menos le pegan son las amenazas interdimensionales.

 

P: Lo que pasa es que tener un combate final a base de tener un supervillano carcajeante secuestrando a la chica y esperando al heroe para cumplir un plan malévolo de invasion de monstruos queda fuera del tono de la serie hasta ahora.  Creo que es un poco la idea: Es algo extraño que rompe intencionadamente el realismo de la serie, y se carga todos los esquemas de vida real que había intentado tener Hundred. Por eso a partir de ahi empieza a tomar decisiones raras. Y por supuesto, es completamente intencionado que la situación final sea tan clásica superheroica, para que quede claro que Hundred está obligado a desempeñar el papel que ha intentado evitar, de la manera más directa posible. La gracia es que este argumento tan de comic luego tiene consecuencias realistas.

 

A: Y las consecuencias realistas recogen parte del semillero que Vaughan había ido diseminando a lo largo de la serie, con lo que todo encaja de forma muy lógica y muy brillante. Pero requiere pervertir totalmente a Hundred. Algo que, probablemente, también es lógico y realista pero descorazonador.

 

P: Yo creo que es la consecuencia de dos tendencias a lo largo de la serie. La primera es que Vaughan, que siempre ha sido cínico, se ha ido volviendo cada vez más desencantado conforme han pasado los años y la serie. De hecho, el número autobiográfico prácticamente lo confiesa: Era una historia de perro peludo a costa del propio Vaughan, donde en vez de salir en su propio comic en plan autoindulgente fue en plan autodestructivo. Y en ese tiempo, ha abandonado todo lo que se suponía que quería (ciudad, trabajo, contactos) y se ha montado una vida nueva. No quiero ponerme psicoanalítico, y tampoco es que sea un comic autobiográfico, pero algo de eso ha tenido que influir en el tono cada vez más negativo de la serie.

 

A: Dicho sea de paso, la última escena que sí implica a un personaje real deja de lado al realismo porque le atribuye un criterio mucho mejor del que demostró tener en la realidad.

 

P: La otra tendencia, es que al intentar ser realista, ha hecho que los personajes de la serie sean bastante desagradables. A lo largo de la serie, virtualmente todo personaje incidental que salia era un desperdicio de aire estúpido, lo cual dice mucho de lo que piensa Vaughan de sus conciudadanos y compatriotas. Pero es que los principales también solían tener muchisimos defectos, con la idea de que fueran “realistas” en vez de idealizados. Pero conforme ha ido avanzando la serie, los defectos han ido ganando, las virtudes se han ido perdiendo, y cuando llega el capítulo final, se han convertido todos en gente odiosa que apenas se parecen a como eran originalmente. ¿Es un comentario sobre como la politica pervierte a la gente? ¿O la edad? No se, el caso es que en vez de emocionarte con los finales de los protagonistas como pasaba en Y, en este caso, conforme vas viendo lo que les pasa, da la sensación contraria, de que menos mal que no los vas a volver más, dado como han acabado.

 

A: Probablemente es intencionado. Se han podrido, especialmente Hundred, y Vaughan lo narra muy bien. Es un final triste pero bien hecho y, probablemente, es el final que la serie tenía que tener.

 

P: Enlaza muy bien con la narración del primer número y las pistas de futuro que han ido dando a lo largo de la serie, al menos, pero de manera inesperada. Lo que es curioso, porque usa elementos de la vida real que aún no habían ocurrido cuando empezó la serie, asi que ha tenido que tener cierto grado de adaptabilidad en sus planes.

En cuanto al dibujo, Tony Harris no es tan bueno como en Starman, se ha vuelto más suelto, más desdibujado y más desagradable. Por otro lado, sigue dandole mucha personalidad a sus personajes, que parecen tener vida propia, y cuando tiene que dibujar la ciudad, o hacer composiciones extrañas, o escenas de brutalidad, o de ciencia-ficción, aún impacta mucho.

 

A: Lo que más me gustan son los personajes, perfectamente reconocibles y únicos. Por el resto, aunque sí pueda ser verdad que se ha difuminado un poco me parece u ntipo muy versátil. Si quieres escenas caseras, te las hace bien. Si quieres acción por lo aires, la hace. Si quieres vísceras, a tope con las vísceras. Ha sido un muy buen dibujante para una serie tan poliédrica.

Es el primer comic casi netamente político que leo y no contaba conque se pudiese adaptar también la temática al formato, máxime fusionándolo con el superheroico. En muchos casos ha sido pionera y en muchos será difícil de superar. Los defectos ya se han señalado pero no oscurecen lo suficiente el resultado final. Debe ser leída.

 

P: Tiene sus defectos, y no es tan buena como las otras dos grandes series de Vaughan, pero ha quedado bastante bien en conjunto, aunque no sea para todos los gustos. Iba a decir que es lo último que escribirá Vaughan, pero ya ha anunciado nueva serie para el año que viene, asique de momento, queda como buen punto y aparte en su carrera. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Los últimos días de la línea Wildstorm

 

Esto es una reseña un poco extraña, porque realmente es una elegía de la línea Wildstorm, que incorpora al final pequeñas reseñas de los últimos tomos que han salido esta semana. Pero dado que le tengo cierto apego como crítico a la línea (mi primer crítica seria fue del debut de Authority), vamos a ver exactamente que ha sido Wildstorm estos 15 años.

 

Wildstorm empezó como un estudio dentro de Image a mediados de los 90, basicamente una editorial dentro de una editorial, donde Jim Lee era dueño absoluto para que él y sus amigos crearan sus monstruosidades. Originalmente publicaban comics derivados de derivados, normalmente de Marvel, como WildC.A.T.S o Stormwatch (de ahí el nombre) y escoria similar. Pero con el tiempo, Lee demostró que era más espabilado como editor que como autor, y empezó a contratar gente buena para hacer algunas de sus series (notablemente, Alan Moore en WildCATS y Warren Ellis en Stormwatch) y a ofrecer un hogar a series de creación propia de otros autores, como Astro City. Eso hizo que DC le ofreciera a Lee comprar la editorial por una suma generosa, y Lee no dudó dos veces en mandar a la mierda lo que prometían en Image originalmente de ser independientes, y pasarse a lo que se suponía que era el enemigo. Y bien que le salió, aparte de la pasta que ha ganado, ha acabado convirtiendose en un caballo de troya y ahora es uno de los jefazos de DC y la está reformando a su imagen y semejanza. Pero a costa de dejarse su editorial por el camino.

 

Pasarse a DC fue un movimiento astuto, porque fue poco después del Gran Colapso de mediados de los 90, donde casi todo lo creado a principios de la década cerró. Así que pasarse a DC permitió que Wildstorm aguantara probablemente más que si hubiera estado en Image. Y en un principio, todo eran beneficios, porque al empezar, mantuvieron bastante independencia de la cupula editorial de DC. Basicamente, la editorial se componía de tres cosas: Una, seguir siendo uno de los hogares posibles para series de creación propia para autores famosos, ofreciendo una oferta mejor que el otro sello similar de DC, Vertigo, haciendo que tuviera una especie de sensación de lujo, aunque durante la mayor parte de la década, las únicas series importantes que haya publicado asi hayan sido Astro City y Ex Machina. Dos, un refugio para que Alan Moore hiciese comics como le diera la gana, con su linea ABC, usando la excusa de que al tener a Wildstorm de intermediario, no incumplía su promesa de no volver a trabajar para DC. (Que puede que le ayudara a dormir por las noches, pero al final no le protegió cuando importaba) Y tres, publicar 4 o 5 propiedades del antiguo Universo Wildstorm que creó Jim Lee en los 90.

 

Al empezar la década, Wildstorm tenía ventas decentes y era una querida de la crítica. Aparte de las dos lineas de autor, el Universo Wildstorm ofrecía series muy bien consideradas (con el mérito extra de estar basadas en conceptos por los que nadie daba un duro) y para un público más sofisticado que el resto de DC, como el Gen13 de Adam Warren, el Wildcats (sin los ridiculos puntos, gracias) de Joe Casey, Planetary de Warren Ellis y sobre todo, Authority de Ellis y Millar, que se convirtió en el buque insignia de la línea, y uno de los comics más influyentes de su época. Y ese fue el principio del fin. La etapa clásica de Authority terminó con un final bastante agridulce por culpa de intervención editorial por parte de DC, que marcó un mal precedente. Igualmente, la interferencia editorial acabó hartando a Moore, que acabó terminando sus series en ABC (cosa que probablemente habría pasado de todos modos, pero no de manera tan drástica) y la línea apenas fue un zombie sin él durante unos años. Las etapas clásicas antes mencionadas fueron acabandose. Wildstorm entonces intentó aprovechar el tirón de Authority, pero o fue demasiado tarde, o no supieron reproducir lo que hizo que funcionara la primera vez, o ambas cosas. El caso es que spin-offs e imitadores se pegaron un batacazo. Un intento posterior de reorganizar el Universo alrededor de la Autoridad, llevandolos a su extremo lógico y teniendoles conquistando el mundo, no funcionó, en parte porque la mayoría de equipos creativos no fueron muy buenos. Lo siguiente fue reposicionar la línea como una línea de superhéroes para lectores maduros, (a diferencia de Vertigo, que eran no superhéroes) pero de verdad, no en plan tetas y vísceras. Hubo buenas obras en eso, pero a estas alturas, el público y el zeitgeist ya habían abandonado a esas series, y sólo duró dos años con malas ventas.

 

Y a partir de ahí, vinieron varios intentos sucesivos y encadenados de relanzar las series, a cada cual con menos éxito de ventas y de publicidad que el anterior. A esas alturas, el Universo DC se había renovado con Crisis, 52 y demás, y Marvel también había incorporado muchas de las viejas ideas de Wildstorm, y la triste realidad era que muy poca gente prestaba ya atención a Wildstorm, independientemente de la calidad (que solía haberla) o de las innovaciones (que cada vez había menos, eso si). No ayudaba que los distintos intentos de relanzar la línea eran unicamente cambiar de autores y dirección a las mismas cuatro series de siempre. Y que DC, en el fondo, no parecía muy interesada en promover una línea con la que no sabían bien que hacer. Tres cuartos de lo mismo para su padre, Mr Lee. Eso quedó claro cuando en el siguiente relanzamiento, que iba a tener a la mayor estrella de DC, Grant Morrison, escribiendo las dos series principales, y a Jim Lee dibujando una de ellas, quedó abortado después de dos meses, cuando en DC decidieron que no, que era mejor que los autores de lujo empleasen su tiempo en series del Universo DC. Así que el resto de series, buenas, pero con equipos creativos de bastante menor envergadura, no tuvieron ninguna oportunidad. Ese relanzamiento también coincidió con que el Universo Wildstorm pasó a entrar oficialmente parte del Nuevo Multiverso de DC, pero eso sólo sirvió para hacerles un poco menos únicos, porque no se aprovechó en nada para promover Wildstorm.

 

El siguiente relanzamiento se notó ya que era desesperado y sin esperanza, porque la idea era que los héroes no logran evitar un apocalipsis, y el mundo se va a la mierda. Que es, exactamente, una señal de que el Universo está cerca de la muerte, porque es exactamente lo que había pasado anteriormente con otros universos a punto de morir como el Nuevo Universo o Marvel 2099. El resultado es que las cuatro series que quedaban, pese al cambio tan radical en el status quo, y que tenían equipos creativos que no eran malos, aunque tampoco excesivamente conocidos, tampoco hicieron nada especialmente llamativo. Así que, con la cancelación ya inevitable, el último año de las series ha tenido equipos creativos más pobres, siguiendo con la idea post-apocaliptica, y llevando a las series… ni siquiera a un gran final, pero al menos a un final para los personajes principales. (En los últimos años, Wildstorm también producía adaptaciones de videojuegos y otros medios, e irónicamente es de lo poco que ha sobrevivido de la línea al ser absorbida por DC, pero esa es otra historia)

 

Asi que este mes tenemos los últimos números de las series que han llegado hasta ahora. Un caso excepcional es Bienvenidos a Tranquility Nº4, que no tiene nada que ver con el resto. Esto fue uno de los lanzamientos de hace dos cambios de dirección de Wildstorm, una serie que nominalmente pertenecía al Universo Wildstorm, pero que realmente iba bastante a lo suyo sin nada que ver. Creada por Gail Simone (da gusto ver que alguna editorial española la aprecia), la idea era un pueblecito americano donde todos los habitantes son supers, o más concretamente, antiguos supers, porque básicamente está habitada por superhéroes jubilados y sus descendientes. En el especial Armageddon dieron una excusa para saltarse toda la trama post-apocalíptica, asi que este segundo volumen, una miniserie, pasa olímpicamente de todo eso y continua con lo suyo como si nada. Así que sigue siendo una mezcla entre pastiche nostálgico de antiguos géneros, misterio policiaco de pueblo pequeño, caracterización sólida y algunas ideas muy potentes para las partes superheroicas. Lo que pasa es que esta vez, se nota que Simone sabe que es el final, y va más de cerrar historias del primer volumen y darles nuevas vueltas de tuerca que de crear ideas nuevas, y gira mucho alrededor de una sola idea, que puede que funcione o que no. Y el dibujo de Horacio Domingues es peor que el de Googe en la primera serie, aunque en un estilo similar. Aún así, está bastante bien, y es el mejor de los cuatro tomos. Recomendado (8)

 

Ya en el universo Wildstorm post-apocalipsis, pero teniendo poco que ver con nada, está Gen13 Nº7. Con parte del grupo original yendose a las dos series principales, son sustituidos en parte por los Gen14 que debutaron en la etapa anterior. El problema es que ninguno de ellos tiene una personalidad o cualquier otro elemento memorable. Encima, escriben primero Adam Beechen, que no se cubrió precisamente de gloria cuando escribió Batgirl o Titanes en el UDC y despues Phil Hester, que visteis recientemente en Wonder Woman que no puede salvar una mala idea. Asi que es un puñado de nadies en una historia que únicamente recicla las mismas ideas post-apocalípticas de siempre, pero peor. Para colmo, dibujo algo llamado Cruddie Torian, que si no es el peor dibujante este mes con diferencia, es que las cosas están aún peor de lo que pensaba. Una manera triste de terminar una serie que empezó mal, pero etapas sorprendentemente buenas. Evitar a toda costa (2)

 

Y entonces tocan las dos series principales. La idea del último año es que todos los superhéroes que quedan en Wildstorm se dividen en dos grupos, uno que se va al espacio, otro que se queda en la Tierra. El equipo que se va al espacio está en Authority Nº4, aunque no consistente enteramente ni únicamente de la Autoridad. Los autores son Marc Bernardin y Adam Freeman, que habian escrito anteriormente la miniserie Highwaymen para Wildstorm, y poco más. Tienen que justificar que los héroes se vayan al espacio, y lo hacen de manera bastante pobre, y saltandose bastante de lo establecido por sus predecesores. La historia en el espacio es un reciclaje bastante malo de viejas ideas de ciencia-ficción y de la serie. Los últimos números los hace Tom Taylor, que viene de los comics de Star Wars, y al menos intenta darle un final a los personajes y a la serie, pero es demasiado poco y demasiado tarde. El dibujo de Al Barrionuevo (vaya, no hacen más que poner a los autores que salieron rebotados de Cuenta Atrás) es bastante flojo, y sus suplentes aun peores. Un final muy malo para una serie que empezó tan bien, pero por otro lado, es consistente con la dirección que ha llevado con los años. No Recomendado (4)

 

Por último, Wildcats Nº4 vuelve a ser el buque insignia de la línea en sus últimos días, y es la serie principal que zanja el universo entero. Escribe también Beechen, pero aquí lo hace considerablemente mejor. Aunque algunos personajes de Wildcats tienen bastante protagonismo, realmente la serie está protagonizada por el Universo Wildstorm entero, con los superhéroes que quedan organizandose en algo similar a una nueva versión de Stormwatch, para salvar lo que queda de mundo. Beechen realmente celebra toda la historia del universo Wildstorm, mencionando al menos una vez todo superhéroe que haya sido publicado dentro del Universo, algunos que ni se veian desde los tiempos de Image (hay una página doble con todos, y francamente, premio para el que los reconozca a todos, porque ni aún poniendo el nombre debajo). Siendo un final, Beechen no se molesta mucho en explicar quien es quien, ni siquiera los personajes menos conocidos (y habría venido bien, porque algunos elementos vienen de subargumentos de diversas series de hace años), pero se puede seguir sin tener un doctorado en Wildstorm. De hecho, pese a la cantidad de personajes que hacen cameos, la serie se centra en un puñado de personajes importantes que están bastante bien usados. Las situaciones son originales, dejando claro lo desesperada que es la situación, sin caer en tópicos absolutos de este tipo de historias. Y logra tener un conflicto final establecido en elementos anteriores que es, a la vez, un gran combate final, y un gran final esperanzador para la mayoría de personajes y la línea. El dibujo de Tim Seeley, que precisamente viene de Image, no es muy bueno (aunque consistente con los origenes de la serie, supongo) pero al menos el final lo hace Mike Miller que es decente. Sólo para fans de la línea, pero para esos, será satisfactorio. Recomendado (7)

 

Y hasta aquí llega Wildstorm. Fue lo peor, fue lo mejor, fue ignorable, fue ignorada y se acabó. Y ahora, ha sido absorbido por DC, y proximamente sus personajes serán recreados como parte del nuevo Universo DC, como tantas otras editoriales que anteriormente fueron compradas por DC. Y Jim Lee está riendose en su apartamento, está claro.

 

 

 

Green Lantern

 

Esta es la esperada película basada en uno de los actuales personajes estrella de DC. Empieza ya mal, ya que tiene 4 guionistas, y tres de ellos son penosos. Uno es nuestro viejo enemigo Marc Guggenheim, que tiende a ser echado de todos sitios por inutil, otro es un colaborador habitual suyo, y otro es Michael Green, que no está claro si la cagó más en Heroes o en Superman/Batman. El único decente es Michael Goldenberg, que si que ha hecho películas buenas, pero por lo visto, y si no me equivoco, escribió una versión anterior del guión que luego cambiaron los otros. El director ha hecho cosas decentes, pero es difícil redimir un mal guión, y más en un producto tan colectivo y de estudio como este. No es un producto de una visión creativa como las recientes de Batman, vaya.

 

La idea es coger en líneas generales el Origen Secreto que hizó recientemente Geoff Johns, y entonces añadirle un montón de elementos posteriores de los comics por motivos de impaciencia, y ya que están, hacer un montón de cambios para que la historia sea bastante más tonta y menos sutil. Pese a sus defectos, Johns al menos tiene un instinto muy bueno para saber hacer que sus ideas y sus grandes momentos reluzcan e impresionen. Y esta película lo que hace es cortarle las piernas a esos momentos e ideas. El Cuerpo de Linternas Verdes se presenta al principio de la película, para que no sea impresionante cuando Hal se los encuentra (se ve que el público se iba a aburrir si tenía que esperar media hora para ver aliens). La escena de la muerte del padre de Hal parece que va a adaptarse exactamente igual de los comics, pero entonces se añaden elementos para hacerla menos sutil, y el motivo por el que es importante para el personaje se olvida a mitad de película. La cabezonería de Hal se exagera hasta que parece más idiota de lo que es aceptable. El momento de recibir el anillo queda cutre en vez de majestuoso para poder tener escenas “graciosillas” sobre como hacer que funcione el anillo. Anillo que igualmente, funciona a veces si, a veces no, por exigencia del guión. Y así todo. A base de muchisimas cosas pequeñas, un argumento que es sólido de base, se vuelve bastante tonto.

 

El personaje de Hal Jordan se hace mal. No es culpa de Ryan Reynolds, que da el pego visualmente para lo que quieren en la película. Pero en vez de ser un cabezota centrado e intenso que resulta chulo precisamente por esa intensidad aunque resulte un idiota, que es como ha logrado Johns que funcione, le han convertido en el típico irresponsable que aprende una lección de las típicas películas americanas. Asi que en la primera mitad de la pelicula es un idiota, y en la segunda es genérico. Blake Lively está bien como Carol Ferris, han cogido el desarrollo moderno del personaje, y le han añadido aún más elementos positivos. En el fondo, es la chica del superhéroe, pero hecha con suficiente distinción para que no sea olvidable ni un cliché. De hecho, uno de los pocos momentos buenos de la película cuando está en la Tierra es cuando Hal trata de hacer de superhéroe imitando a las versiones peliculeras de Superman (fijate como está rodada la escena del balcón, e incluso los acordes de música) y Batman, y Carol no reacciona precisamente como se espera a eso. El resto de escenas de vida cotidiana (bueno, tan cotidiana como pueda ser la vida de un piloto de pruebas) de Hal son bastante mediocres. Han incluido a Carl Ferris y a los hermanos de Hal, por ser parte de la mitología, pero no hacen nada memorable (y el guión trata de incorporar elementos de Origen Secreto, pero no quedan bien explicados si no has leido el comic). El único que hace algo es Tom Kalmaku, que es un sidekick decente, aunque han cogido a un maorí en vez de un esquimal, porque aparentemente todos los extranjeros son iguales.

 

Las escenas con el Cuerpo de Linternas Verdes en Oa son bastante mejores. No son un alarde de imaginación, pero la presentación del Cuerpo está bastante bien hecha. Kilowog está clavado a los comics en aspecto y personalidad, y el entrenamiento es divertido. Tomar-Re (que en el original tiene voz de Geoffrey “Barbossa” Rush, y han captado algunos de sus movimientos muy bien) tiene también un papel bastante bueno, un buen homenaje a su importancia en los comics. Sus escenas son de las mas disfrutables, la verdad, de las pocas que captan la magia del concepto. Los cameos de montones de Linternas Verdes eran lo que podías esperar, pero eso en este caso es bueno. Sinestro es más problemático, ya que intentan captar la versión de Johns, pero no lo logran. Sinestro aquí aún es un Linterna Verde, pero aparte del nombre obviamente malvado y un par de momentos, no parece un dictador fascista en potencia en absoluto. Lo que es muy problemático, porque la película se empeña en dar pistas de que está pasandose al lado oscuro, pero nada en su comportamiento lo justifica. Lo cual hace que su paso a villano o quede muy mal explicado, o se cargue toda la gracia de cómo es en los comics, dependiendo de cómo vayan en la posible secuela. Igualmente, Mark Strong aporta menos a la actuación de Sinestro que dibujantes como Van Sciver o Reis. En cuanto a los Guardianes del Universo, tienen la misma tontería inescrutable que en los comics, pero no quedan muy ridículos, supongo. Tampoco impresionantes, ni de lejos.

 

En cuanto a los villanos, se pasan tratando de meter demasiado. Irónicamente, una de las cosas que funciona mejor que Origen Secreto es Hector Hammond, al que se le dedica bastante más tiempo que en el comic, donde estaba casi de pegote. La idea de que es un hombrecillo envidioso está muy bien hecha por el actor y el guión (aunque no con mucha sutileza tampoco), y queda como un villano divertido para Linterna Verde. El origen cambia un poco, pero es aceptable. Tim Robbins hace de su padre, pero tampoco aporta mucho. Y un personaje muy bueno de los comics DC, pero no de Linterna Verde, tiene un papel pequeño, que no se sabe a que demonios viene, porque no se parece en nada a los comics, en aspecto, trabajo o personalidad (aunque inconsistentemente, si en origen, aunque no lo pillarás si no has leido un par de comics de hace 20 años). El villano principal, no es Atrocitus, ni ninguno de los otros que han causado la muerte de Abin Sur en las distintas versiones del comic. En vez de eso, han cogido a Parallax, que es muy problemático, ya que lo único que tiene de interesante en los comics, no se puede usar en una primera película. Así que lo convierten en amenaza cósmica genérica. Para más confusión, lo fusionan con un segundo villano de los comics, aunque igualmente, parpadea y te lo perderás. Encima, no se les ocurre otra cosa para plasmarlo visualmente, que transformarlo en una nube cósmica devastadora. Si, es el Galactus de la peli de los 4F otra vez, no aprenden de las lecciones de los demás. Así que el malo de la historia es una entelequia aburridisima, que únicamente está para que haya una pelea final y los protagonistas completen su historia personal. Eso es decente, pero está en una historia con un hueco enorme donde debería haber un villano.

 

Los efectos en general son muy buenos. Los constructos y usos del anillo están plasmados perfectamente, y eso y el Cuerpo de LVs será probablemente lo único que capte la imaginación de los que no sean fans de los comics, sobre todo niños. Los diseños son más problemáticos, con un traje pasable, una máscara que queda como un pegote enorme, unas baterías que quedan menos memorables que las de los comics por intentar ser modernos, y un Oa que en vez de quedar impresionante queda apagado, porque aparentemente lo han confundido con Qward, o algo. Las escenas de acción fluyen bastante bien, la pega es que muchas son tontas.

 

Asi que, no ha sido un completo fracaso creativo, pero la lástima es que con los elementos que tiene, se podría haber hecho una película de acción muy buena, otro Iron Man. Pero ya sabes como es DC ahora, siempre eligiendo la peor opción. Se podría arreglar con una buena secuela, pero no está claro que vaya a suceder dado como ha ido esta primera película. Y es una pena, porque aunque la película no, el personaje si merece algo mejor.

 

 

 

Y el resto…

 

Batman Nº48: Termina el Regreso de Bruce Wayne, y esta vez no es un pastiche de ningún género o época. Bueno, si, en este caso, es ciencia-ficción superheroica, mezcla entre Kirby y ciencia-ficción más dura. Todo mezclado con el concepto central de Batman, que es el núcleo alrededor de el que gira toda la historia, claro. La mayoría de misterios ya se habían resuelto en números anteriores, así que esto es sobre todo conclusión, argumental y temática. Es un poco difícil de seguir, porque es una de las veces que Morrison intenta una manera experimental de contar las cosas, pero pese a lo extravagante, es una historia sólida de Batman. El dibujo es de Lee Garbett, al que ya pusieron en los crossovers con Crisis Final, y es una pena que se empeñen en ponerlo junto a dibujantes mucho mejores. Es decepcionante, y tiene problemas para contar las partes más complicadas. Recomendado (8)

 

Green Lantern Nº16: El cliffhanger del número anterior sirve sobre todo para darle a Hal la caracterización que había escaseado en el último par de números. Es una idea interesante, aunque está por ver que vaya a alguna parte. Se presenta a Proselita, la entidad añil, y es una idea curiosa, aunque tampoco muy inesperada. Más interesante es lo que se revela de la Tribu Indigo (aunque se veia ya venir por el final de la Noche Más Oscura), que es bastante espeluznante y abre una amplia serie de posibilidades. El cliffhanger del primer capítulo, que desemboca en la pelea que ocupa la mayor parte del segundo tiene el problema de que se le da más importancia de la que sabes que va a tener, y es repetir una idea que ya hicieron no hace mucho, pero con menos fuerza. Hay otro subargumento que puede prometer, según como se haga. Se conecta bien con la serie hermana. Larfleeze sigue siendo un buen recursos cómico. Y el cliffhanger del segundo capítulo si que es bastante bueno. Y se revela la identidad del malo de la saga, que aunque un poco tramposa, es una gran elección como villano, y Johns ha jugado limpio, se podía adivinar quien era sin haber leido nada anterior de LV. Muy buen dibujo de Mahnke. Recomendado (8)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana, siento que sea todo tan apresurado. La semana que viene, aparte del Flecha Verde que nos hemos dejado pendientes, empieza nueva etapa en Spiderman, y vendrán muchas otras cosas de Marvel, claro. Y hay otra película, esta vez la del Capitán America, a ver si es más como la de esta semana, o como la del mes pasado. Yo, por mi parte, me voy de viaje a Londres, a ver si me encuentro con el Doctor o con James Bond. Nos vemos en una semana, si todo va bien. Saludos verdes.