Criticas Reconstructivas: Semana del 24 al 31 de Julio

18 agosto, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Criticas Reconstructivas. Estas son las reseñas de la última semana de Julio, en pleno verano, y como en agosto se van las editoriales de vacaciones (bueno, excepto Panini, que viven en su propio plano de realidad aparte), es el último empujón antes de septiembre, asi que hay más que de costumbre. Pero justo me ha pillado en un momento con poco tiempo (me voy de viaje en breve) asi que tendré que ser escueto. Por un lado, hay otra pequeña tanda de novedades de Planeta. Está el Batman de este mes, que concluye el Regreso de Bruce Wayne, pero nos esperaremos al mes que viene a hablar de la saga en conjunto, así que se queda como una capsula al final (no tengo tiempo para hacer audio esta semana). Igualmente, sale el número de Green Lantern de agosto, adelantado por las vacaciones. Y salió un tomo de Green Arrow, pero se había agotado en la tienda cuando fui a echarle un vistazo, así que por eso y otras cosas, lo dejaremos para la semana que viene. Por otro lado, Norma saca sus novedades de verano, y es una avalancha de tomos de Wildstorm. Queda un poco raro que saquen cinco a la vez cuando a lo largo del año han ido sacando poquito cada mes, pero probablemente (y que alguien que esté más informado confirme o desmienta) sea porque se van a quedar sin los derechos y este es el sprint final. Al fin y al cabo, Wildstorm ya no existe, y sus personajen ya están siendo reabsorbidos en el Universo DC, así que no tiene sentido que los derechos los tengan editoriales distintas. (Aunque claro, Norma tuvo los derechos de Lobo cuando los del resto del Universo DC los tenía otra editorial, así que a saber) Así que, como no puedo hacer reseña de todo, pero no me parecía justo elegir o mandar todas al audio, he probado algo distinto, a ver que os parece.

Oh, y hay una película que comentar, o algo, también. Esta vez yo sólo, alguien no quería gastarse el dinero en verla. Así que pasamos ya a una tanda de reseñas un tanto extraña:

 

 

 

 

 

 

Ex Machina: Fin del Mandato

 

P: Como parte de la despedida de Wildstorm, este es el último tomo de una de las pocas series de autor que aún publicaban al final, Ex Machina. Ex Machina era la segunda, y última hasta la fecha, serie de autor de Brian K Vaughan, que hace unos años era la gran esperanza americana del mundo del comic, hasta que decidió largarse a hacer cine y TV. Asi que de momento, esto es lo último que ha escrito.

La idea era bastante chula: Es uno de esos mundos que es como la vida real, hasta que hay un único incidente que da poderes. A partir de ahí, sin embargo, no sólo las cosas siguen cumpliendo las leyes del mundo real, sino que el protagonista acaba abandonando la idea de ser un superhéroe, y metiendose en política. Asi que la serie era parte politica-ficción en plan Ala Oeste, parte deconstrucción del género superheroico (aunque bastante menos de lo que podias pensar) y parte drama/misterio de ciencia-ficción.

La parte de política es probablemente la más única en el mundo del comic (o en otros, ya puestos). La comparación con el Ala Oeste es apta hasta cierto punto: Va igualmente de ver como gente idealista se vuelve loca tratando de lidiar con incesantes problemas grandes y pequeños. La diferencia es que este comic es bastante menos idealista, y las cosas suelen acabar bastante mal.

 

A: Bueno, en el Ala Oeste tampoco todo les salía a pedir de boca y el presidente Bartlet tuvo que hacer cosas bastante sucias. La diferencia con Ex Machina es que Hundred, su teniente de alcalde y su jefa de gabinete están mucho más predispuestos a ser sucios desde el primer momento, aunque compartan objetivos idealistas éstos saben cómo se juega. Y por eso la parte política ha sido la mejor y más divertida de la serie mientras que el contrapunto superheroico o de ci-fi no ha pasado de ser flojo y, muchas veces, un estorbo para el culebrón político que el lector quería seguir.

 

P: La parte política tenía el problema a veces de que se volvia tan cínica que no sabías exactamente que tenía que decir sobre los temas que trataba cada vez, excepto que existen y que son complicados. (Que en algunos casos son complicados unicamente porque los americanos son idiotas) Eso y la tendencia de Vaughan a soltar anecdotas innecesarias en medio de los diálogos.

 

A: Siguiendo el esquema, la parte política tenía bastante buenos secundarios, tramas y giros. La parte superheroica tenía fundamentalmente a un secundario especialmente gastado y trillado y un montón de caos incomprensible y (probablemente gracias a Dios) nunca convenientemente explicado sobre el origen de los poderes de Hundred, totalmente innecesario. Y mucha violencia gratuita, porque si en la parte política hay que ser realista siendo cínico, en la parte de ci-fi hay que ser realista con tripas.

 

P: A decir verdad, no tengo muy claro como es de realista el gore que se empeñan en mostrarnos los autores de superheroes “modernos”, porque creo que el cuerpo humano no funciona asi. (Y considerando que Harris dibuja a base de tomar modelos… no, mejor no pensarlo)

En cualquier caso, la parte superheroica que dices tiene dos partes. Una, que sobre todo predomina al principio de la serie, es la superheroica en si. Es ver la carrera de Hundred como el superhéroe Gran Máquina, porqué no funcionó, y como eso vuelve para acosarle cuando es alcalde de Nueva York. Esa parte, que está contada sobre todo a base de flashbacks anacrónicos al comienzo de cada número (más cuatro especiales a lo largo de la serie), está muy bien. Es una buena deconstrucción de la idea de alguien montandose una identidad heroica en el mundo real. No sale bien, pero no se considera algo patético como hacen imitadores de Watchmen y cosas así.

 

A: Si, esa parte está bien. Aún hay un par de flashbacks más de esos en los últimos tomos y también funcionan. Vaughan tiene bien pensadas las muchísimas razones por las que intentar ser un superhéroe enmascarado es una muy mala idea y va encaminado con gran probabilidad al fracaso. Y lo reproduce de forma muy cómica, una especie de género bufo del superheroísmo que se ha intentado en otras ocasiones en comic mainstream con héroes novatos pero que nunca ha quedado tan realista ni tan contundente.

 

P: Por otro lado, no es tan cínico como para ponerlo como un desastre. Al fin y al cabo, la Gran Máquina salvó muchas vidas, y probablemente hizo más cosas buenas que haciendo cualquier otra cosa que podría hacer Hundred excepto meterse a política (y solo consiguió eso gracias a ser un superheroe, además) La deconstrucción es menos “los superhéroes no servirían en el mundo real” y más “intentar ser un superhéroe sería mucho más complicado y menos glamuroso de lo que pintan los comics” que es mucho mejor mensaje. Y un mensaje candente, además, ya que están empezando a salir aspirantes a superhéroes en la vida real, similares a la Gran Máquina excepto por los poderes.

 

A: Sí, es más bien eso. Está en los dos lados: ser superhéroe y ser alcalde de la capital del mundo puede parecer una flipada pero, al final, todo es más cutre. Me parece sensato y bien expresado.

 

P: Entrando un poco más en el tema de ciencia-ficción. tambien ha habido extrapolaciones bastante chulas de como reaccionaría el mundo ante alguien con superpoderes (superpoderes bastante originales, aunque no enteramente científicos), desde gobiernos hasta religiones, e igualmente, de como estos poderes afectan al protagonista. (Está la implicación, que no llegan a resolver, como tantas cosas que quedan ambiguas, de que el accidente que le dio los poderes dejó asexuado a Hundred, por ejemplo)

 

A: Y está la implicación que dejan sin resolver de si ha usado sus poderes de forma poco ética en su carrera política…

 

P: Y luego está la trama, que empieza siendo menor, pero que acaba siendo la principal, del origen de los poderes. Empieza siendo muy intrigante, con toques espeluznantes, y termina siendo muy escalofriante, aunque quizá demasiado fantasiosa, de manera abrupta, para el tono de la serie. Es decir, cuando esa parte se ha metido en las demás tramas de la serie (y lo hizo desde casi el principio), siempre ha quedado un poco fuera de lugar, como si una pelicula de terror/ciencia-ficción/serie b se infiltrara de repente en una historia que tiene un tono completamente distinto y más sutil y cuidado.

 

A: A mí me ha estropeado bastantes tomos esa historia. Probablemente hubiese sido mejor ignorar el origen de los puñeteros poderes y dedicarse a desarrollar. No es relevante y sólo ha conseguido meter un montón de personajes y tramas absurdas y desagradables por el medio. Y con eso llegamos al tomo actual, donde esa trama del origen de los poderes toma el control y el centro de la historia y donde la parte política se va de las manos…

 

P: Bueno, es que tenía que haber una trama central, no podía ser todo las aventuras de Hundred en la Mansion Grace. Hacía falta algún motivador para el resto de la historia, y como los poderes son el único otro elemento de la serie, tenía que venir de ahí. (Al menos Vaughan ha aprendido la lección de Y, y ha explicado bien el misterio ontológico detrás de la serie) El problema es que todas las subtramas de acción de la serie han sido virtualmente idénticas. Una de dos: O hay un asesino suelto en Nueva York (que puede o no estar conectado con Hundred y sus poderes) y hay que atraparlo, o pasa algo rarisimo (siempre relacionado con los poderes) y hay que pararlo.

 

A: Yo de hecho, me las confudo y confundo a los asesinos.

 

P: En los primeros casos, acababan fatal, porque siempre era la misma historia, muchas veces no aportaban nada, y además, no le pegaba nada a la serie. Es política, no un policiaco. La acción central de la historia la tenían que llevar personajes que no eran los principales, o ponerse rebuscados para que los principales los resolvieran. En los segundos casos, al menos servían para ir avanzando la trama, y eran ideas de terror o ci-fi que no estaban mal, pero seguían teniendo el problema de que eran todo variantes de la misma idea: Hundred tiene que dejar su puesto para investigar, lo detiene, descubre una pista de su origen, la princesa está en otro castillo. En este tomo, como hay que resolverlo todo, al menos no tiene ese último problema. Sigue más o menos el mismo esquema (los creadores de los poderes crean un asesino que hay que detener que causa un follón en NY, Hundred al rescate), pero todo tiene muchísima más sensación de finalidad y de relevancia, porque es el final, claro.

 

A: Y tiene mucho más sentido que Hundred intervenga personalmente. De todas formas, no me convence nada todo ese “misterio ontológico” como le llamas, detrás de los poderes de Hundred. Toda esa maraña fantástica si que no le pega en absoluto a la serie. Seguro que podrían haber existido otras alternativas que no rompiesen tanto el tono. Pero bueno, reconozcamos que el final está bien hilado, todo los personajes tienen una función para que las cosas sucedan como suceden y todo van encajando con precisión. ¿Problema 1? Lo dicho, el tono de la amenaza es demasiado extraño. ¿Problema 2? Las consecuencias de esto nos llevan a un final de la trama política donde se pierde toda la sutileza y el cinismo gracioso que la caracterizaban.

 

P: Es la explicación más científica que le podrían dar a los poderes. Es decir, los poderes no tienen sentido, pero la idea de exploradores/invasores a través del multiverso si que es bastante creible dentro de ciencia-ficción apegada a la realidad. Además, lo del multiverso lo lleva sembrando desde la segunda saga de la serie, asi que no sale de repente.

 

A: No digo que salga de repente, digo que para un superhéroe que vuela con un cohete, trata de ser realista y tiene aventuras callejeras, lo que menos le pegan son las amenazas interdimensionales.

 

P: Lo que pasa es que tener un combate final a base de tener un supervillano carcajeante secuestrando a la chica y esperando al heroe para cumplir un plan malévolo de invasion de monstruos queda fuera del tono de la serie hasta ahora.  Creo que es un poco la idea: Es algo extraño que rompe intencionadamente el realismo de la serie, y se carga todos los esquemas de vida real que había intentado tener Hundred. Por eso a partir de ahi empieza a tomar decisiones raras. Y por supuesto, es completamente intencionado que la situación final sea tan clásica superheroica, para que quede claro que Hundred está obligado a desempeñar el papel que ha intentado evitar, de la manera más directa posible. La gracia es que este argumento tan de comic luego tiene consecuencias realistas.

 

A: Y las consecuencias realistas recogen parte del semillero que Vaughan había ido diseminando a lo largo de la serie, con lo que todo encaja de forma muy lógica y muy brillante. Pero requiere pervertir totalmente a Hundred. Algo que, probablemente, también es lógico y realista pero descorazonador.

 

P: Yo creo que es la consecuencia de dos tendencias a lo largo de la serie. La primera es que Vaughan, que siempre ha sido cínico, se ha ido volviendo cada vez más desencantado conforme han pasado los años y la serie. De hecho, el número autobiográfico prácticamente lo confiesa: Era una historia de perro peludo a costa del propio Vaughan, donde en vez de salir en su propio comic en plan autoindulgente fue en plan autodestructivo. Y en ese tiempo, ha abandonado todo lo que se suponía que quería (ciudad, trabajo, contactos) y se ha montado una vida nueva. No quiero ponerme psicoanalítico, y tampoco es que sea un comic autobiográfico, pero algo de eso ha tenido que influir en el tono cada vez más negativo de la serie.

 

A: Dicho sea de paso, la última escena que sí implica a un personaje real deja de lado al realismo porque le atribuye un criterio mucho mejor del que demostró tener en la realidad.

 

P: La otra tendencia, es que al intentar ser realista, ha hecho que los personajes de la serie sean bastante desagradables. A lo largo de la serie, virtualmente todo personaje incidental que salia era un desperdicio de aire estúpido, lo cual dice mucho de lo que piensa Vaughan de sus conciudadanos y compatriotas. Pero es que los principales también solían tener muchisimos defectos, con la idea de que fueran “realistas” en vez de idealizados. Pero conforme ha ido avanzando la serie, los defectos han ido ganando, las virtudes se han ido perdiendo, y cuando llega el capítulo final, se han convertido todos en gente odiosa que apenas se parecen a como eran originalmente. ¿Es un comentario sobre como la politica pervierte a la gente? ¿O la edad? No se, el caso es que en vez de emocionarte con los finales de los protagonistas como pasaba en Y, en este caso, conforme vas viendo lo que les pasa, da la sensación contraria, de que menos mal que no los vas a volver más, dado como han acabado.

 

A: Probablemente es intencionado. Se han podrido, especialmente Hundred, y Vaughan lo narra muy bien. Es un final triste pero bien hecho y, probablemente, es el final que la serie tenía que tener.

 

P: Enlaza muy bien con la narración del primer número y las pistas de futuro que han ido dando a lo largo de la serie, al menos, pero de manera inesperada. Lo que es curioso, porque usa elementos de la vida real que aún no habían ocurrido cuando empezó la serie, asi que ha tenido que tener cierto grado de adaptabilidad en sus planes.

En cuanto al dibujo, Tony Harris no es tan bueno como en Starman, se ha vuelto más suelto, más desdibujado y más desagradable. Por otro lado, sigue dandole mucha personalidad a sus personajes, que parecen tener vida propia, y cuando tiene que dibujar la ciudad, o hacer composiciones extrañas, o escenas de brutalidad, o de ciencia-ficción, aún impacta mucho.

 

A: Lo que más me gustan son los personajes, perfectamente reconocibles y únicos. Por el resto, aunque sí pueda ser verdad que se ha difuminado un poco me parece u ntipo muy versátil. Si quieres escenas caseras, te las hace bien. Si quieres acción por lo aires, la hace. Si quieres vísceras, a tope con las vísceras. Ha sido un muy buen dibujante para una serie tan poliédrica.

Es el primer comic casi netamente político que leo y no contaba conque se pudiese adaptar también la temática al formato, máxime fusionándolo con el superheroico. En muchos casos ha sido pionera y en muchos será difícil de superar. Los defectos ya se han señalado pero no oscurecen lo suficiente el resultado final. Debe ser leída.

 

P: Tiene sus defectos, y no es tan buena como las otras dos grandes series de Vaughan, pero ha quedado bastante bien en conjunto, aunque no sea para todos los gustos. Iba a decir que es lo último que escribirá Vaughan, pero ya ha anunciado nueva serie para el año que viene, asique de momento, queda como buen punto y aparte en su carrera. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Los últimos días de la línea Wildstorm

 

Esto es una reseña un poco extraña, porque realmente es una elegía de la línea Wildstorm, que incorpora al final pequeñas reseñas de los últimos tomos que han salido esta semana. Pero dado que le tengo cierto apego como crítico a la línea (mi primer crítica seria fue del debut de Authority), vamos a ver exactamente que ha sido Wildstorm estos 15 años.

 

Wildstorm empezó como un estudio dentro de Image a mediados de los 90, basicamente una editorial dentro de una editorial, donde Jim Lee era dueño absoluto para que él y sus amigos crearan sus monstruosidades. Originalmente publicaban comics derivados de derivados, normalmente de Marvel, como WildC.A.T.S o Stormwatch (de ahí el nombre) y escoria similar. Pero con el tiempo, Lee demostró que era más espabilado como editor que como autor, y empezó a contratar gente buena para hacer algunas de sus series (notablemente, Alan Moore en WildCATS y Warren Ellis en Stormwatch) y a ofrecer un hogar a series de creación propia de otros autores, como Astro City. Eso hizo que DC le ofreciera a Lee comprar la editorial por una suma generosa, y Lee no dudó dos veces en mandar a la mierda lo que prometían en Image originalmente de ser independientes, y pasarse a lo que se suponía que era el enemigo. Y bien que le salió, aparte de la pasta que ha ganado, ha acabado convirtiendose en un caballo de troya y ahora es uno de los jefazos de DC y la está reformando a su imagen y semejanza. Pero a costa de dejarse su editorial por el camino.

 

Pasarse a DC fue un movimiento astuto, porque fue poco después del Gran Colapso de mediados de los 90, donde casi todo lo creado a principios de la década cerró. Así que pasarse a DC permitió que Wildstorm aguantara probablemente más que si hubiera estado en Image. Y en un principio, todo eran beneficios, porque al empezar, mantuvieron bastante independencia de la cupula editorial de DC. Basicamente, la editorial se componía de tres cosas: Una, seguir siendo uno de los hogares posibles para series de creación propia para autores famosos, ofreciendo una oferta mejor que el otro sello similar de DC, Vertigo, haciendo que tuviera una especie de sensación de lujo, aunque durante la mayor parte de la década, las únicas series importantes que haya publicado asi hayan sido Astro City y Ex Machina. Dos, un refugio para que Alan Moore hiciese comics como le diera la gana, con su linea ABC, usando la excusa de que al tener a Wildstorm de intermediario, no incumplía su promesa de no volver a trabajar para DC. (Que puede que le ayudara a dormir por las noches, pero al final no le protegió cuando importaba) Y tres, publicar 4 o 5 propiedades del antiguo Universo Wildstorm que creó Jim Lee en los 90.

 

Al empezar la década, Wildstorm tenía ventas decentes y era una querida de la crítica. Aparte de las dos lineas de autor, el Universo Wildstorm ofrecía series muy bien consideradas (con el mérito extra de estar basadas en conceptos por los que nadie daba un duro) y para un público más sofisticado que el resto de DC, como el Gen13 de Adam Warren, el Wildcats (sin los ridiculos puntos, gracias) de Joe Casey, Planetary de Warren Ellis y sobre todo, Authority de Ellis y Millar, que se convirtió en el buque insignia de la línea, y uno de los comics más influyentes de su época. Y ese fue el principio del fin. La etapa clásica de Authority terminó con un final bastante agridulce por culpa de intervención editorial por parte de DC, que marcó un mal precedente. Igualmente, la interferencia editorial acabó hartando a Moore, que acabó terminando sus series en ABC (cosa que probablemente habría pasado de todos modos, pero no de manera tan drástica) y la línea apenas fue un zombie sin él durante unos años. Las etapas clásicas antes mencionadas fueron acabandose. Wildstorm entonces intentó aprovechar el tirón de Authority, pero o fue demasiado tarde, o no supieron reproducir lo que hizo que funcionara la primera vez, o ambas cosas. El caso es que spin-offs e imitadores se pegaron un batacazo. Un intento posterior de reorganizar el Universo alrededor de la Autoridad, llevandolos a su extremo lógico y teniendoles conquistando el mundo, no funcionó, en parte porque la mayoría de equipos creativos no fueron muy buenos. Lo siguiente fue reposicionar la línea como una línea de superhéroes para lectores maduros, (a diferencia de Vertigo, que eran no superhéroes) pero de verdad, no en plan tetas y vísceras. Hubo buenas obras en eso, pero a estas alturas, el público y el zeitgeist ya habían abandonado a esas series, y sólo duró dos años con malas ventas.

 

Y a partir de ahí, vinieron varios intentos sucesivos y encadenados de relanzar las series, a cada cual con menos éxito de ventas y de publicidad que el anterior. A esas alturas, el Universo DC se había renovado con Crisis, 52 y demás, y Marvel también había incorporado muchas de las viejas ideas de Wildstorm, y la triste realidad era que muy poca gente prestaba ya atención a Wildstorm, independientemente de la calidad (que solía haberla) o de las innovaciones (que cada vez había menos, eso si). No ayudaba que los distintos intentos de relanzar la línea eran unicamente cambiar de autores y dirección a las mismas cuatro series de siempre. Y que DC, en el fondo, no parecía muy interesada en promover una línea con la que no sabían bien que hacer. Tres cuartos de lo mismo para su padre, Mr Lee. Eso quedó claro cuando en el siguiente relanzamiento, que iba a tener a la mayor estrella de DC, Grant Morrison, escribiendo las dos series principales, y a Jim Lee dibujando una de ellas, quedó abortado después de dos meses, cuando en DC decidieron que no, que era mejor que los autores de lujo empleasen su tiempo en series del Universo DC. Así que el resto de series, buenas, pero con equipos creativos de bastante menor envergadura, no tuvieron ninguna oportunidad. Ese relanzamiento también coincidió con que el Universo Wildstorm pasó a entrar oficialmente parte del Nuevo Multiverso de DC, pero eso sólo sirvió para hacerles un poco menos únicos, porque no se aprovechó en nada para promover Wildstorm.

 

El siguiente relanzamiento se notó ya que era desesperado y sin esperanza, porque la idea era que los héroes no logran evitar un apocalipsis, y el mundo se va a la mierda. Que es, exactamente, una señal de que el Universo está cerca de la muerte, porque es exactamente lo que había pasado anteriormente con otros universos a punto de morir como el Nuevo Universo o Marvel 2099. El resultado es que las cuatro series que quedaban, pese al cambio tan radical en el status quo, y que tenían equipos creativos que no eran malos, aunque tampoco excesivamente conocidos, tampoco hicieron nada especialmente llamativo. Así que, con la cancelación ya inevitable, el último año de las series ha tenido equipos creativos más pobres, siguiendo con la idea post-apocaliptica, y llevando a las series… ni siquiera a un gran final, pero al menos a un final para los personajes principales. (En los últimos años, Wildstorm también producía adaptaciones de videojuegos y otros medios, e irónicamente es de lo poco que ha sobrevivido de la línea al ser absorbida por DC, pero esa es otra historia)

 

Asi que este mes tenemos los últimos números de las series que han llegado hasta ahora. Un caso excepcional es Bienvenidos a Tranquility Nº4, que no tiene nada que ver con el resto. Esto fue uno de los lanzamientos de hace dos cambios de dirección de Wildstorm, una serie que nominalmente pertenecía al Universo Wildstorm, pero que realmente iba bastante a lo suyo sin nada que ver. Creada por Gail Simone (da gusto ver que alguna editorial española la aprecia), la idea era un pueblecito americano donde todos los habitantes son supers, o más concretamente, antiguos supers, porque básicamente está habitada por superhéroes jubilados y sus descendientes. En el especial Armageddon dieron una excusa para saltarse toda la trama post-apocalíptica, asi que este segundo volumen, una miniserie, pasa olímpicamente de todo eso y continua con lo suyo como si nada. Así que sigue siendo una mezcla entre pastiche nostálgico de antiguos géneros, misterio policiaco de pueblo pequeño, caracterización sólida y algunas ideas muy potentes para las partes superheroicas. Lo que pasa es que esta vez, se nota que Simone sabe que es el final, y va más de cerrar historias del primer volumen y darles nuevas vueltas de tuerca que de crear ideas nuevas, y gira mucho alrededor de una sola idea, que puede que funcione o que no. Y el dibujo de Horacio Domingues es peor que el de Googe en la primera serie, aunque en un estilo similar. Aún así, está bastante bien, y es el mejor de los cuatro tomos. Recomendado (8)

 

Ya en el universo Wildstorm post-apocalipsis, pero teniendo poco que ver con nada, está Gen13 Nº7. Con parte del grupo original yendose a las dos series principales, son sustituidos en parte por los Gen14 que debutaron en la etapa anterior. El problema es que ninguno de ellos tiene una personalidad o cualquier otro elemento memorable. Encima, escriben primero Adam Beechen, que no se cubrió precisamente de gloria cuando escribió Batgirl o Titanes en el UDC y despues Phil Hester, que visteis recientemente en Wonder Woman que no puede salvar una mala idea. Asi que es un puñado de nadies en una historia que únicamente recicla las mismas ideas post-apocalípticas de siempre, pero peor. Para colmo, dibujo algo llamado Cruddie Torian, que si no es el peor dibujante este mes con diferencia, es que las cosas están aún peor de lo que pensaba. Una manera triste de terminar una serie que empezó mal, pero etapas sorprendentemente buenas. Evitar a toda costa (2)

 

Y entonces tocan las dos series principales. La idea del último año es que todos los superhéroes que quedan en Wildstorm se dividen en dos grupos, uno que se va al espacio, otro que se queda en la Tierra. El equipo que se va al espacio está en Authority Nº4, aunque no consistente enteramente ni únicamente de la Autoridad. Los autores son Marc Bernardin y Adam Freeman, que habian escrito anteriormente la miniserie Highwaymen para Wildstorm, y poco más. Tienen que justificar que los héroes se vayan al espacio, y lo hacen de manera bastante pobre, y saltandose bastante de lo establecido por sus predecesores. La historia en el espacio es un reciclaje bastante malo de viejas ideas de ciencia-ficción y de la serie. Los últimos números los hace Tom Taylor, que viene de los comics de Star Wars, y al menos intenta darle un final a los personajes y a la serie, pero es demasiado poco y demasiado tarde. El dibujo de Al Barrionuevo (vaya, no hacen más que poner a los autores que salieron rebotados de Cuenta Atrás) es bastante flojo, y sus suplentes aun peores. Un final muy malo para una serie que empezó tan bien, pero por otro lado, es consistente con la dirección que ha llevado con los años. No Recomendado (4)

 

Por último, Wildcats Nº4 vuelve a ser el buque insignia de la línea en sus últimos días, y es la serie principal que zanja el universo entero. Escribe también Beechen, pero aquí lo hace considerablemente mejor. Aunque algunos personajes de Wildcats tienen bastante protagonismo, realmente la serie está protagonizada por el Universo Wildstorm entero, con los superhéroes que quedan organizandose en algo similar a una nueva versión de Stormwatch, para salvar lo que queda de mundo. Beechen realmente celebra toda la historia del universo Wildstorm, mencionando al menos una vez todo superhéroe que haya sido publicado dentro del Universo, algunos que ni se veian desde los tiempos de Image (hay una página doble con todos, y francamente, premio para el que los reconozca a todos, porque ni aún poniendo el nombre debajo). Siendo un final, Beechen no se molesta mucho en explicar quien es quien, ni siquiera los personajes menos conocidos (y habría venido bien, porque algunos elementos vienen de subargumentos de diversas series de hace años), pero se puede seguir sin tener un doctorado en Wildstorm. De hecho, pese a la cantidad de personajes que hacen cameos, la serie se centra en un puñado de personajes importantes que están bastante bien usados. Las situaciones son originales, dejando claro lo desesperada que es la situación, sin caer en tópicos absolutos de este tipo de historias. Y logra tener un conflicto final establecido en elementos anteriores que es, a la vez, un gran combate final, y un gran final esperanzador para la mayoría de personajes y la línea. El dibujo de Tim Seeley, que precisamente viene de Image, no es muy bueno (aunque consistente con los origenes de la serie, supongo) pero al menos el final lo hace Mike Miller que es decente. Sólo para fans de la línea, pero para esos, será satisfactorio. Recomendado (7)

 

Y hasta aquí llega Wildstorm. Fue lo peor, fue lo mejor, fue ignorable, fue ignorada y se acabó. Y ahora, ha sido absorbido por DC, y proximamente sus personajes serán recreados como parte del nuevo Universo DC, como tantas otras editoriales que anteriormente fueron compradas por DC. Y Jim Lee está riendose en su apartamento, está claro.

 

 

 

Green Lantern

 

Esta es la esperada película basada en uno de los actuales personajes estrella de DC. Empieza ya mal, ya que tiene 4 guionistas, y tres de ellos son penosos. Uno es nuestro viejo enemigo Marc Guggenheim, que tiende a ser echado de todos sitios por inutil, otro es un colaborador habitual suyo, y otro es Michael Green, que no está claro si la cagó más en Heroes o en Superman/Batman. El único decente es Michael Goldenberg, que si que ha hecho películas buenas, pero por lo visto, y si no me equivoco, escribió una versión anterior del guión que luego cambiaron los otros. El director ha hecho cosas decentes, pero es difícil redimir un mal guión, y más en un producto tan colectivo y de estudio como este. No es un producto de una visión creativa como las recientes de Batman, vaya.

 

La idea es coger en líneas generales el Origen Secreto que hizó recientemente Geoff Johns, y entonces añadirle un montón de elementos posteriores de los comics por motivos de impaciencia, y ya que están, hacer un montón de cambios para que la historia sea bastante más tonta y menos sutil. Pese a sus defectos, Johns al menos tiene un instinto muy bueno para saber hacer que sus ideas y sus grandes momentos reluzcan e impresionen. Y esta película lo que hace es cortarle las piernas a esos momentos e ideas. El Cuerpo de Linternas Verdes se presenta al principio de la película, para que no sea impresionante cuando Hal se los encuentra (se ve que el público se iba a aburrir si tenía que esperar media hora para ver aliens). La escena de la muerte del padre de Hal parece que va a adaptarse exactamente igual de los comics, pero entonces se añaden elementos para hacerla menos sutil, y el motivo por el que es importante para el personaje se olvida a mitad de película. La cabezonería de Hal se exagera hasta que parece más idiota de lo que es aceptable. El momento de recibir el anillo queda cutre en vez de majestuoso para poder tener escenas “graciosillas” sobre como hacer que funcione el anillo. Anillo que igualmente, funciona a veces si, a veces no, por exigencia del guión. Y así todo. A base de muchisimas cosas pequeñas, un argumento que es sólido de base, se vuelve bastante tonto.

 

El personaje de Hal Jordan se hace mal. No es culpa de Ryan Reynolds, que da el pego visualmente para lo que quieren en la película. Pero en vez de ser un cabezota centrado e intenso que resulta chulo precisamente por esa intensidad aunque resulte un idiota, que es como ha logrado Johns que funcione, le han convertido en el típico irresponsable que aprende una lección de las típicas películas americanas. Asi que en la primera mitad de la pelicula es un idiota, y en la segunda es genérico. Blake Lively está bien como Carol Ferris, han cogido el desarrollo moderno del personaje, y le han añadido aún más elementos positivos. En el fondo, es la chica del superhéroe, pero hecha con suficiente distinción para que no sea olvidable ni un cliché. De hecho, uno de los pocos momentos buenos de la película cuando está en la Tierra es cuando Hal trata de hacer de superhéroe imitando a las versiones peliculeras de Superman (fijate como está rodada la escena del balcón, e incluso los acordes de música) y Batman, y Carol no reacciona precisamente como se espera a eso. El resto de escenas de vida cotidiana (bueno, tan cotidiana como pueda ser la vida de un piloto de pruebas) de Hal son bastante mediocres. Han incluido a Carl Ferris y a los hermanos de Hal, por ser parte de la mitología, pero no hacen nada memorable (y el guión trata de incorporar elementos de Origen Secreto, pero no quedan bien explicados si no has leido el comic). El único que hace algo es Tom Kalmaku, que es un sidekick decente, aunque han cogido a un maorí en vez de un esquimal, porque aparentemente todos los extranjeros son iguales.

 

Las escenas con el Cuerpo de Linternas Verdes en Oa son bastante mejores. No son un alarde de imaginación, pero la presentación del Cuerpo está bastante bien hecha. Kilowog está clavado a los comics en aspecto y personalidad, y el entrenamiento es divertido. Tomar-Re (que en el original tiene voz de Geoffrey “Barbossa” Rush, y han captado algunos de sus movimientos muy bien) tiene también un papel bastante bueno, un buen homenaje a su importancia en los comics. Sus escenas son de las mas disfrutables, la verdad, de las pocas que captan la magia del concepto. Los cameos de montones de Linternas Verdes eran lo que podías esperar, pero eso en este caso es bueno. Sinestro es más problemático, ya que intentan captar la versión de Johns, pero no lo logran. Sinestro aquí aún es un Linterna Verde, pero aparte del nombre obviamente malvado y un par de momentos, no parece un dictador fascista en potencia en absoluto. Lo que es muy problemático, porque la película se empeña en dar pistas de que está pasandose al lado oscuro, pero nada en su comportamiento lo justifica. Lo cual hace que su paso a villano o quede muy mal explicado, o se cargue toda la gracia de cómo es en los comics, dependiendo de cómo vayan en la posible secuela. Igualmente, Mark Strong aporta menos a la actuación de Sinestro que dibujantes como Van Sciver o Reis. En cuanto a los Guardianes del Universo, tienen la misma tontería inescrutable que en los comics, pero no quedan muy ridículos, supongo. Tampoco impresionantes, ni de lejos.

 

En cuanto a los villanos, se pasan tratando de meter demasiado. Irónicamente, una de las cosas que funciona mejor que Origen Secreto es Hector Hammond, al que se le dedica bastante más tiempo que en el comic, donde estaba casi de pegote. La idea de que es un hombrecillo envidioso está muy bien hecha por el actor y el guión (aunque no con mucha sutileza tampoco), y queda como un villano divertido para Linterna Verde. El origen cambia un poco, pero es aceptable. Tim Robbins hace de su padre, pero tampoco aporta mucho. Y un personaje muy bueno de los comics DC, pero no de Linterna Verde, tiene un papel pequeño, que no se sabe a que demonios viene, porque no se parece en nada a los comics, en aspecto, trabajo o personalidad (aunque inconsistentemente, si en origen, aunque no lo pillarás si no has leido un par de comics de hace 20 años). El villano principal, no es Atrocitus, ni ninguno de los otros que han causado la muerte de Abin Sur en las distintas versiones del comic. En vez de eso, han cogido a Parallax, que es muy problemático, ya que lo único que tiene de interesante en los comics, no se puede usar en una primera película. Así que lo convierten en amenaza cósmica genérica. Para más confusión, lo fusionan con un segundo villano de los comics, aunque igualmente, parpadea y te lo perderás. Encima, no se les ocurre otra cosa para plasmarlo visualmente, que transformarlo en una nube cósmica devastadora. Si, es el Galactus de la peli de los 4F otra vez, no aprenden de las lecciones de los demás. Así que el malo de la historia es una entelequia aburridisima, que únicamente está para que haya una pelea final y los protagonistas completen su historia personal. Eso es decente, pero está en una historia con un hueco enorme donde debería haber un villano.

 

Los efectos en general son muy buenos. Los constructos y usos del anillo están plasmados perfectamente, y eso y el Cuerpo de LVs será probablemente lo único que capte la imaginación de los que no sean fans de los comics, sobre todo niños. Los diseños son más problemáticos, con un traje pasable, una máscara que queda como un pegote enorme, unas baterías que quedan menos memorables que las de los comics por intentar ser modernos, y un Oa que en vez de quedar impresionante queda apagado, porque aparentemente lo han confundido con Qward, o algo. Las escenas de acción fluyen bastante bien, la pega es que muchas son tontas.

 

Asi que, no ha sido un completo fracaso creativo, pero la lástima es que con los elementos que tiene, se podría haber hecho una película de acción muy buena, otro Iron Man. Pero ya sabes como es DC ahora, siempre eligiendo la peor opción. Se podría arreglar con una buena secuela, pero no está claro que vaya a suceder dado como ha ido esta primera película. Y es una pena, porque aunque la película no, el personaje si merece algo mejor.

 

 

 

Y el resto…

 

Batman Nº48: Termina el Regreso de Bruce Wayne, y esta vez no es un pastiche de ningún género o época. Bueno, si, en este caso, es ciencia-ficción superheroica, mezcla entre Kirby y ciencia-ficción más dura. Todo mezclado con el concepto central de Batman, que es el núcleo alrededor de el que gira toda la historia, claro. La mayoría de misterios ya se habían resuelto en números anteriores, así que esto es sobre todo conclusión, argumental y temática. Es un poco difícil de seguir, porque es una de las veces que Morrison intenta una manera experimental de contar las cosas, pero pese a lo extravagante, es una historia sólida de Batman. El dibujo es de Lee Garbett, al que ya pusieron en los crossovers con Crisis Final, y es una pena que se empeñen en ponerlo junto a dibujantes mucho mejores. Es decepcionante, y tiene problemas para contar las partes más complicadas. Recomendado (8)

 

Green Lantern Nº16: El cliffhanger del número anterior sirve sobre todo para darle a Hal la caracterización que había escaseado en el último par de números. Es una idea interesante, aunque está por ver que vaya a alguna parte. Se presenta a Proselita, la entidad añil, y es una idea curiosa, aunque tampoco muy inesperada. Más interesante es lo que se revela de la Tribu Indigo (aunque se veia ya venir por el final de la Noche Más Oscura), que es bastante espeluznante y abre una amplia serie de posibilidades. El cliffhanger del primer capítulo, que desemboca en la pelea que ocupa la mayor parte del segundo tiene el problema de que se le da más importancia de la que sabes que va a tener, y es repetir una idea que ya hicieron no hace mucho, pero con menos fuerza. Hay otro subargumento que puede prometer, según como se haga. Se conecta bien con la serie hermana. Larfleeze sigue siendo un buen recursos cómico. Y el cliffhanger del segundo capítulo si que es bastante bueno. Y se revela la identidad del malo de la saga, que aunque un poco tramposa, es una gran elección como villano, y Johns ha jugado limpio, se podía adivinar quien era sin haber leido nada anterior de LV. Muy buen dibujo de Mahnke. Recomendado (8)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana, siento que sea todo tan apresurado. La semana que viene, aparte del Flecha Verde que nos hemos dejado pendientes, empieza nueva etapa en Spiderman, y vendrán muchas otras cosas de Marvel, claro. Y hay otra película, esta vez la del Capitán America, a ver si es más como la de esta semana, o como la del mes pasado. Yo, por mi parte, me voy de viaje a Londres, a ver si me encuentro con el Doctor o con James Bond. Nos vemos en una semana, si todo va bien. Saludos verdes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: