Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, tocan los tomos de Panini. Excepto que una vez más, es una tanda exageradísima de tomos. 14 tomos, únicamente contando el material nuevo. Eso, obviamente, es demasiado para cualquiera. Recordemos que cuando empezaba, las remesas de los Salones del Comic, que eran las mayores del año y que considerabamos algo excepcional en cantidad, tenían menos material de lo que ahora tenemos en una semana “normal”. Así que, en el nombre de la cordura, esta semana sólo voy a comentar la mitad de los tomos, los de mutantes y de gente con pistolas (que basicamente son tres tomos de Lobezno, dos de Masacre y dos del Castigador, porque hay que sacarlo todo de golpe en vez de distribuirlo, obviamente) y el resto los comentaré la semana que viene, si no me he suicidado. Por otro lado, la semana que viene es Halloween, así que probablemente volvería como fantasma para escribirlo, como maldición.
Empecemos ya, que el tiempo apremia:

Generación Hope: El Futuro es una Palabra de Cuatro Letras

P: Traducción que no tiene ningún sentido, porque lo de las cuatro letras es una referencia a que en inglés, la mayor parte de palabrotas son de cuatro letras (shit, fuck, todas esas), y la idea es que el futuro es algo mal sonante, como parte de los temas de la serie. Pero eso en español se pierde completamente y queda sin sentido. Típico. No es que el título de la serie tenga mucho sentido tampoco. La idea es ser reminiscente de Generación-X, supongo, que fue la última serie de mutantes nuevos que tuvo algo de éxito, pero queda un título sin mucho sentido gramatical.

Esto es una nueva serie regular, que es el enésimo intento de lanzar una serie sobre nuevos mutantes adolescentes. Para ser una franquicia que va sobre la importancia de las nuevas generaciones, y que se basa en una metafora sobre la adolescencia, en los últimos años, han hecho un trabajo nefasto a la hora de presentar personajes nuevos, y casi todas las historias se han centrado en dar vueltas sobre las mismas dos docenas de personajes cada vez más viejos, mientras que los nuevos se masacran o se olvidan. De hecho, terminaron de cagarla cuando la propia editorial prohibió crear nuevos mutantes, que fue de un imbécil supremo. Afortunadamente, uno de los cambios de Advenimiento ha sido que puede volver a haber mutantes, y se puede salir de la espiral. Además, después del fracaso de Nuevos y Jóvenes X-Men, en Marvel han hecho un buen trabajo presentando esta serie. Al vincularlos con Hope y con toda la idea de que son la salvación de la raza mutante, les han dado un aire de importancia, y no de ser simplemente otra iteración más de Nuevos Mutantes. Y la presentación de la serie también ha sido muy avispada, partiendo de un crossover con cierto éxito, y usando una saga de la serie principal, Patrulla-X, (que además tuvo la ventaja de lograr que el guionista de esta serie, Kieron Gillen, gustara tanto con sus ideas que se quedó en la serie principal) como presentación de los personajes, haciendo que sirva de prólogo a esta serie, que continua directamente del final de esa saga, captando la atención del público objetivo. Si la serie fracasa, no será por no intentarlo.

A: Desde luego, es un gran acierto el que no sea la enésima Nuevos Mutantes/Generación X/Academia X… creo que a ese tipo de series ya les hemos sacado todo el jugo posible. Ésta no es la más reciente generación mutante sino la primera generación de una nueva raza mutante. Ha habido un punto de inflexión y esta “Generación Hope” tiene el teórico deber de reconstruir la raza mutante. Con lo cual el tópico de grupo de jóvenes en misión iniciática (tipo Academia Vengadores hoy en día) sigue cumpliéndose pero lo que es novedoso es el contexto.

P: Además, en vez de criarse en una escuela aislada, van a criarse en una isla-nación propia, donde son celebridades. Si eso es mejor o peor, tardará en verse. Igual que si la serie irá ampliandose con más nuevos mutantes, o si seguirá centrada únicamente en estas cinco luces.
El tomo empieza donde se quedó lo de las Cinco Luces en Patrulla-X, con 4 de ellos ya reclutados, y la primera historia es como reclutan al quinto. Como era de esperar, las cosas se complican, y se convierte en la primera historia de acción para el grupo. La idea de la historia, hay que admitir, recuerda mucho a Akira, tanto en idea como en algunas escenas visuales muy similares. (El guionista, Kieron Gillen, dice que se ha basado en una pelicula llamada Tetsuo, pero esa fue una de las inspiraciones de Akira, asi que estamos en las mismas) Pero bueno, si vas a copiar, al menos copia a los mejores, y de un terreno menos pisado.
De todas maneras, esa idea es únicamente el trasfondo para la verdadera historia, que es como reaccionan los protagonistas ante la amenaza, que sirve para presentarnos quienes son, y como van a ir cambiando al sacarles de sus vidas normales, y ponerles a ser misioneros mutantes. Y ahí es donde está la gracia de la serie.

A: Quizá es porque tengo Academia Vengadores demasiado reciente pero todo eso me suena a visto (inadaptación, autoodio, pánico a la acción, frivolidad…) y los personajes no me llaman la atención especialmente. En cuanto a la historia de la quinta luz, tenemos a un villano no especialmente original ni comprensible estirando enormemente su batalla. Adornado con una jerigonza artística que tampoco se desarrolla lo suficiente para poder resultar interesante.
P: Por mucho que me guste Academia Vengadores, creo que Gillen hace aquí un trabajo mejor presentando a los personajes (en un número sabes todo lo básico de cada uno de ellos, y su gancho que lo hace interesante), y los diálogos son mucho más graciosos y originales, claramente. También hay más variedad en personalidades, aunque eso es normal, ya que estos no tienen nada en común.
Kenji, en cuestión de poderes, es una versión orgánica de Warlock (o mejor dicho, realmente tecnorgánica, que Warlock nunca ha mostrado nada de orgánico), que es vistoso y versátil, al menos. En cuanto a personalidad, se nota que es de los personajes creados por Gillen (la mitad los creo Fraction), porque es un personaje que va enteramente sobre el arte, su naturaleza, y todo ese tipo de disquisiciones filosóficas, que eran la idea central del primer trabajo de Gillen, Phonogram. Al menos es original. La mitad de las veces no se entiende de que demonios habla, pero eso es probablemente intencionado. Se supone que es un capullo pretencioso, y puedes quedarte ahí si no te gustan los temas artisticos, pero debajo de todo eso, hay ideas bastante consistentes e interesantes.

A: Yo todavía no he visto nada debajo de la palabrería. De hecho, para ser un tipo tan artístico, los armatostes en los que suele convertirse son más bien parecidos a bichejos noventeros cuyos diseños eran prácticamente todo lo contrario al arte. Empieza a resultar más sugerente una vez que termina su primera aventura y de hecho, obviando su transfondo artístico que creo que ya es un caso perdido, le veo como uno de los personajes más ricos para desarrollar, dado que ahora mismo es de los poco que no es un-solo-rasgo.

P: El más interesante, o al menos el más original, es Teon. A simple vista, parecería otro Dientes de Sable o similares. Debajo de eso, resulta que es llevar la idea del personaje salvaje al siguiente extremo, donde literalmente piensa como un animal. (Por cierto, otra cagada de traducción… si Teon siempre se expresa en forma de verbos, la traducción de “mate” sería “aparearse” no “pareja”) Eso sirve para que su interacción sea completamente diferente a todos los demás personajes similares, y muy divertida, sobre todo en su interacción con los compañeros. Pero como se empieza a ver en la segunda parte del tomo, el personaje es más complejo de lo que parece, y va a servir para dar paso a exploración sobre la naturaleza de adaptaciones evolutivas al medio, o algo.

A: De momento está siendo utilizado sólo como recurso cómico pero obviamente nadie crearía a un personaje en un grupo tan pequeño sólo para eso. Así que tenemos que pensar que Teon esconde algo muy importante, que probablemente será vital para la serie y que, llegado el momento, dará la sorpresa en la situación más inverosímil.

P: Idie, sin embargo, es el personaje que más eclipsado queda. Básicamente, es Loba Venenosa cuando empezó, sólo que viene de una cultura que hoy en día en el mundo real es más retrograda que la presbiteriana de comic de hace 30 años. Así que básicamente se pasa el tomo sintiendose culpable, atemorizada y extrañada por todo. Tiene potencial, pero de momento, sólo da pena. En cuanto a los poderes, son una variante de unos poderes clásicos, de esos que me temo que con el tiempo, distintos guionistas acabarán reduciendo a “lanza hielo y fuego”, como le pasó a Tempestad, que tenía basicamente los mismos.

A: Realmente, entiendo que lo acaben simplificando porque probablemente el poder complejo tendrá un par de situaciones en los que su uso sea óptimo para la resolución, pero seguramente en la mayoría de los casos será un rompehuevos de “y ahora qué busco para que ésta tipa haga falta”. Por el resto, no es nada nuevo en un mutante el sentimiento de autoodio, culpabilidad y rechazo y empieza a ser peligroso que en cinco números no la hayan sacado de aquí. Porque tarde o temprano tendrá que superarlo y entonces… ¿qué nos quedará?

P: Gabriel tiene unos poderes tipicos, pero les añade dos variantes que aunque se han visto en otros sitios, nunca para un personaje protagonista. Las consecuencias de sus poderes pueden ser muy interesantes. En cuanto a personalidad, es el más normal de todos, y de los más divertidos, aunque sutilmente se ve sus verdaderas motivaciones sobre porque hace determinadas cosas.

A: De momento es el personaje más atractivo, probablemente porque está siendo el más gracioso, aunque en esto se le ve un poco forzado. La relación que empieza a establecer con otro personaje puede traer cosas muy interesantes, sobre todo en recordarnos que hay determinada gente que por muy poderosa que sea, sigue siendo una adolescente y lo peligroso que es eso. Lo de los poderes de Gabriel a mí todavía no me ha quedado muy claro, pero entiendo que esas derivaciones podrán ser exploradas y ser útiles en otra ocasión.

P: Laurie (¿no es la tercera nueva mutante con ese nombre en esta década? Ya puestos, ¿no es la tercera mutante azul y pelirroja que tenemos? Cuanta originalidad, Fraction) es el típico personaje de personalidad A, responsable hasta el extremo y que le da mil vueltas a todo, y por eso es una buena narradora para empezar. Por otro lado, sus rasgos de personalidad están muy vistos, incluido el ser una enciclopedia andante sobre superhéroes, pero los diálogos e interacción están hechos con suficiente gracia que se compensa. Eso si, los poderes son los menos originales, y el diseño es un poco feo.

A: El diseño: ya visto. Poderes: ya vistos. Personalidad: ya vista. Se salva porque es útil para servir como engranaje entre los demás personajes y para empezar a dar imagen de grandeza e impresión a los eventos (como lo que hacía Busiek tan ostentosamente con Justicia en los Vengadores).

P: Por supuesto, el centro de la serie es Hope, aunque el tiempo esté repartido entre todos los personajes. Y han hecho de Hope un personaje muy sólido, quedando claro que es hija de Cable sin que sea una copia suya en miniatura, usando el hecho de que viene de un futuro post-apocaliptico sin que la defina del todo, teniendo siempre en cuenta la carga que tiene como futura mesias sin tenerla agonizando sobre ello, y manteniendo el equilibrio entre responsabilidad y desobediencia que puedes esperar de alguien de su edad y personalidad en la situación en la que está.

A: Evidentemente, Hope se sabe muy importante y quiere ir de líder y arrasar con todo. El problema es que es joven, inexperta y está bastante desubicada. Así que por mucho que quiera ir a su bola necesita ayuda y apoyo. De ahí el equilibrio. Es una chica que va a por todas pero que no sabe cómo hacerlo.

P: Todo esto queda muy claro en la primera historia. Es una de esas donde los veteranos quieren solucionar la situación y dejan a los chavales apartados del peligro, pero los protagonistas hacen caso omiso y acaban salvando el día. La gracia es que pasa dos veces, primero la Patrulla-X a Hope, luego Hope a las luces. En cualquier caso, la escenas donde Hope se hace cargo definen muy bien lo que hace especial a Hope, y no es necesariamente sus poderes (aunque también se usan bien). Y las escenas de acción se hacen muy divertidas, sobre todo por las reacciones que tienen algunos protagonistas (Gabriel, Laurie, Teon y Logan, principalmente) durante el combate, completamente fuera de lugar, pero desternillantes.
Los otros dos números del tomo son mejores, transcurren enteramente en Utopía, y están centrados en los personajes, haciendo un gran trabajo de desarrollo. El primero es sobre todo explicarnos todo lo que hacía falta explicar sobre los protas, el segundo es verles estableciendose en sus nuevas vidas e interactuando con demás personajes de la isla mutante. El análisis del Dr. Némesis de los poderes de los protas, no sólo deja claro todo lo que necesario sobre los poderes mejor que un Handbook, como siempre que sale Nemesis, es para partirse de risa. Mientras que la escena con Emma, aparte de establecer de una vez que a los mutantes adolescentes todavía les dan clases, establece lo que distingue a estos protas del resto de alumnos. De momento es ambiguo, pero está claro que Hope tiene más influencia sobre ellos que simplemente gratitud por haberlos salvado, y tiene que ver con todo el rollo mesiánico. Los paralelismos con los apóstoles son sutiles, pero evidentes. Igualmente, hay una escena que deja claro que es una nueva generación, pues aparecen Xavier y Magneto, y queda claro que su manera de ver las cosas está muy desfasada. Pero también que Magneto es más listo y está sabiendo como adaptarse mejor, lo que es más peligroso.

A: Coincido en que son mucho mejores los dos últimos. La primera historia está totalmente lastrada por lo poco comprensible del personaje de Kenji: ni se entiende lo que hace con los poderes, ni lo que pretende ni el contraataque de Hope. A partir de la llega a Utopía hay muy buenos momentos en las interacciones con Cíclope, con la Reina Blanca o con Xavier (a mi que Magneto vuelva a ser colega de todos sin más sigue resultándome demasiado bizarra). Pero la reflexión que Hope hace a Xavier es de lo más interesante y aplica muy bien el cómo afecta todo lo que ha ido pasando estos años al viejo conflicto sobre la relación entre humanos y mutantes. Es una vuelta de tuerca que hace años que necesitaba ser hecha.

P: Bueno, realmente, nadie se fia de Magneto excepto Xavier (que era amigo suyo y se perdonaron en Legado, aparte de que sería hipocrita no hacerlo) y Hope, que no le ha conocido como villano desquiciado. Los demás únicamente le toleran porque Ciclope le ha ofrecido amnistía y le ha salvado la vida a Kitty.
El dibujo es de Salva Espín, y me alegro de que le hayan dado una serie con más futuro después de que le cancelaran Exiliados. Tiene un estilo muy moderno, lo que le pega a la serie, haciendo unos protagonistas muy animados y divertidos, pero sabiendo caracterizarlos bien, y distinguir bien entre adolescentes y adultos. Y los efectos de los poderes, sobre todo los de Kenji, son muy buenos. El último número lo dibuja el dibujante de relleno extraordinario y viejo colega de Gillen, Jamie McKelvie, y es tan bien muy bueno. Algo menos de vis cómica, pero más atractivo.

A: Este último tiene caras más manga pero me gusta bastante más que Espín, que tiene un trazo a veces demasiado sencillo, casi infantil. Quedan escenas un poco soft para estar en medio de una super batalla. Y los efectos de Kenji pueden estar currados pero el diseño global es especialmente feo y repugnante.

P: Se trata de ser feo y repugnante a propósito. Es una traducción bastante fiel de sus inspiraciones.
Una serie y unos protagonistas con mucho potencial, sobre todo si sigue por el camino del final del tomo y no del principio. Se nota bien pensado y es bastante divertido, al menos, y demuestra que Gillen es un gran hallazgo para Marvel y que la línea de mutantes está cada vez mejor encauzada. Muy Recomendado (9)

Lobezno Oscuro: Imperio

Como parte del relanzamiento de las series de Lobezno, aquí empieza la nueva serie de su hijo, dejando de tener la numeración de su padre, para empezar a tener la suya propia, lo cual es apropiado para el tema principal de la serie, por cierto. En el original, la serie se llama Daken: Lobezno Oscuro, porque aunque Daken no es un nombre muy bueno, es mucho mejor que la tontería de Lobezno Oscuro, y así pueden empezar a mover Daken como marca registrada propia y no como un derivado. Pero aquí, nos quedamos con el título tonto enteramente. Los guionistas son los mismos que la otra vez, Way y Liu, asi que es la misma serie a todos los efectos.

El problema es que hasta ahora, Daken había estado de enemigo de su padre, en Orígenes, o suplantando a su padre como el Lobezno de los Vengadores de Osborn, durante Reinado Oscuro, pero con ambas cosas terminadas, tiene que buscarse una dirección y razón de ser sin depender de otros. Eso es un problema, porque el personaje tiene más bien poco. Así que la serie tiene que dedicarse a Daken buscandose un objetivo en la vida, que es una manera de hacer del defecto una virtud. El problema es que, al menos en este tomo, no llega a mucho.

Primero tenemos dos números que son los últimos del volumen anterior (si te preguntas donde están los otros dos números que faltan, eran un crossover con Castigador y están en su último tomo, pero no te pierdes absolutamente nada), y van de establecer bastante bien la mentalidad y manera de ser de Daken, sin necesidad de recurrir a otros personajes. Son una buena presentación del personaje, y están bien al principio del tomo, mejor que el verdadero nº1, el problema es que son un poco redundantes. La idea es que Daken se cree totalmente superior al resto de la humanidad, no necesariamente por sus poderes (que es donde tendría algo de razón, siendo efectivamente inmortal) sino porque es un manipulador amoral. Ya sabes, es uno de esos cretinos inmaduros que se creen mejores por no tener moral, existen realmente, aunque no son tan exagerados. Al menos presentarnos una serie desde el punto de vista del personaje es original, y nos mete bien en su cabeza. El problema es que no va a ninguna parte. Daken hace de las suyas, creyendose mejor y manipulando, pero termina exactamente donde está. Hay una ligera corriente de que puede que se de cuenta de que esto no es del todo satisfactorio, pero ya está. Al cabo de un rato ya lo has pillado, y entonces sigue. Por cierto, aunque está bien que haya un personaje que es bisexual sin más complicaciones, estaría mejor si no cumpliera el cliché de ser un depravado.

Después empieza la nueva serie, y lo hace conectando con lo de Lobezno Se Va al Infierno. No, no se refiere a cuando el Loeb escribió la serie, lo dice literalmente, se refiere a la saga actual de Lobezno, que han extendido a toda la familia de series, para darle un empujón común a todas. Y en este caso, es una equivocación. Porque lo único que hace es invitar comparaciones con su padre, y que se noten los parecidos y no las diferencias, y en general, no escapar de la idea de que es una copia y está a la sombra de su padre. Al final, se supone que el personaje acaba llegando a la conclusión de que precisamente tiene que evitar eso (y es un buen primer paso que haya conseguido un traje propio, aunque no sea gran cosa) pero de momento, es palabrería, y no lo muestra. Esa parte del tomo acaba siendo contar la cara B que no necesitabamos saber de la historia principal, con Daken y Mística dando vueltas alrededor de la historia principal sin conseguir nada.

El problema más grave es que Daken realmente no hace nada en esos números. Se los pasa teniendo diálogo y narración pretenciosa, creyendose mejor que nadie, pero no haciendo realmente nada. Se supone que tenemos que admirar lo guay que es, pero no hace nada para demostrarlo, mucho menos para que nos lo creamos, y acaba siendo intragable, más que otra cosa. Hay una idea interesante para la dirección del personaje al final de la segunda historia… y entonces se contradice en la tercera. Que vuelve a tener de invitados a los 4 Fantásticos, que ya estuvieron en el primer tomo, en una historia que desafiaba la credibilidad entonces, y lo hace aún más ahora. Aparentemente, pese a que es un psicópata y públicamente un villano, los 4F confian plenamente en él y le tratan como un amigo de toda la vida. Decir que es forzado y poco creible es quedarse corto. Todo el número entonces es los 4F siendo idiotas por fiarse de él, y Daken riendose de ellos a sus espaldas y manipulandolos. La idea podría ser divertida, pero está hecha de manera tan forzada que en vez de quedar Daken como admirable por engañarlos, los otros quedan como tontos. Y por supuesto, no va a ninguna parte, como todo en esta serie. (Los títulos de las sagas son igualmente de pretenciosos e inútiles. Primero tenemos Imperio Acto 1, partes 1 a 3, y luego tenemos Imperio Acto 2, parte 1, pese a que es un número suelto, y el tomo se acaba ahí)

El dibujo de los dos primeros números es de Mico Pierfederici, y es sólido, aunque no tenga mucho detalle. En la nueva serie, el dibujante es Giuseppe Camuncoli, y considerando que a la vez es el dibujante oficial de Hellblazer, debe ser uno de los dibujantes actuales más rápidos. Y aunque las figuras no siempre están tan acabadas como deberían, y cuesta acostumbrarse un poco al estilo (es similar a Calafiore, por ejemplo), está bastante bien a la hora de contar las cosas. Eso si, por mucho que se empeñen en decirnos que Daken es hermoso, el dibujo no coincide, aparte de que con ese diseño, es imposible serlo. Pero es parte de la idea de la serie de empeñarse en tratar de convencernos de cosas a base de repetirlas, en vez de mostrar algo.

La serie tiene más potencial de lo que parece en un principio, pero la ejecución sigue siendo bastante pobre en general. A ver si cuando se vaya Way mejora. Neutral (5)

Patrulla-X Origenes Nº3

Tercer y último tomo recopilando varios especiales que nos cuentan los orígenes de varios personajes de la Patrulla-X, aunque técnicamente, sólo uno de estos 3 es de la Patrulla-X, supongo que se refiere a la línea en general y no al grupo en concreto. Personalmente, sigo asombrado con que Panini haya traducido el título para plantearme más cosas. En este tomo en concreto, los especiales tienen un tema, todos son producto de algunas de las versiones de Arma-X y todas esas chorradas, aunque no todos están conectados con Lobezno. Como te puedes imaginar, los tres tienen orígenes de lo más complicado, a base de contradicciones y retcons, así que es una tarea difícil resumir la historia, y además contar algo que sea una historia de verdad, y no una colección de flashbacks en plan enciclopedia. Al menos los tres especiales se esfuerzan en que quede como una historia, aunque eso no significa que sea necesariamente buena. Y los tres están escritos por guionistas actualmente importantes para la línea.

Primero toca Lobezno, y francamente, contar el orígen del personaje en 22 páginas es una locura, se supone que acaban de dedicar una serie de 50 números sólo a eso. Obviamente, era innecesario darle tantas vueltas, y si quitas toda la morralla y detalles, no es tan, tan complicada. Lo que hace Chris Yost, que si no en otra cosa, puedes confiar en que se haya leido la mayoría de sus apariciones, es resumir únicamente lo más importante para entender al personaje. Así que la primera mitad del número es una serie de flashbacks a los puntos más importantes de la historia del personaje. Son cosas que se han visto muchísimas veces, pero no suele verse todo junto y la selección de lo que es importante está bien pensada. La segunda mitad es la historia propiamente dicha, y es expandir la historia de cómo se unió Logan a la Patrulla-X. (Ignorando un poco los retcons recientes en Orígenes, pero no se le puede culpar) Realmente, lo último que necesitaba esa historia es añadirle una pelea tonta contra soldados genéricos, que además no encaja con como nos muestran normalmente a Canada en Alpha Flight y demás, pero que se le va a hacer, Yost no da más de si, es lo mismo que hizo en el especial de Coloso. Al menos sirve para darle un final temático a la historia: Los flashbacks del principio nos cuentan como no ha encajado nunca, termina con el final feliz de que por fin ha encontrado un hogar. Muy simple, pero es algo. El dibujo de Mark Texeira está bastante bien.

El segundo, claro, es de Dientes de Sable, y han puesto a un buen guionista, Kieron Gillen. Es una historia que también va saltando de escena en escena, pero lo que hace es ir mostrando como se va formando una historia a través de cada salto. Prácticamente todo está sacado de historias y referencias anteriores, no metiendose en las partes más complicadas, si cogiendo lo importante de cada, y expandiendo cuando es necesario. Parte de una escena contando casi por primera vez su verdadero origen, cuando empezó a ser un psicópata asesino, que es un buen ejemplo de cómo hacer este tipo de cosas, dejando claro que es horrible, pero sólo mostrando lo estrictamente necesario. A partir de ahí, la historia se centra en su relación con Logan, partiendo desde su primer encuentro, y llegando hasta la primera vez que los vimos juntos, con Dientes de Sable visitando a Logan todos los años en su cumpleaños, que es un trozo de historia muy chulo que se había olvidado. Y lo bueno es que Gillen no sólo logra contar una historia totalmente coherente a partir de todos los retazos que ha recogido (la mayoría escritos por Larry Hama en los 90, y hay que decir que milagrosamente, logra hacer que la tontería heredada de que les borraran la memoria a mitad de historia, para corregir un fallo de continuidad, juegue a su favor), y decirnos todo lo que hace falta saber sobre Creed, hace que logre ser divertido. Si, es un maníaco homicida, pero cuando se le escribe bien, como en sus primeras apariciones, tiene estilo y una chulería graciosa con respecto a Lobezno, y Gillen hace que eso brille. Hacía muchísimos años que nadie escribía una buena historia sobre el personaje, pero mira lo que pasa cuando pones a un guionista bueno. El dibujo de Dan Panosian funciona bien, pese a ser caricaturesco, o quizá gracias a eso, porque le da un tono más ligero y divertido, y no el de creerse muy serio que suelen tener estas historias.

Por último, está el de Masacre, escrito por Duane Swierczynski, que se dedica a hacer miniseries y especiales del personaje porque no le dan ninguna de sus muchas series regulares. Y es, francamente, una tontería. Tienes que tomarte todo el especial completamente a cachondeo, porque sigue lógica de comedia tonta y no de historia creible. La idea es que quieren hacer una película sobre Masacre, y le preguntan su vida para usarla, y así vemos varias versiones de ella, lo que dice él, y lo que ponen en pantalla. Por supuesto, Masacre es un chiflado, así que no te puedes creer nada de lo que dice (entre otras cosas, es muy posible que ni él mismo sepa la verdad), así que el especial no sirve en absoluto como palabra definitiva de su origen. No sólo se salta muchas cosas, contradice directamente cosas establecidas, como su infancia y su padre. Y como historia, tampoco funciona, porque son un montón de tonterías y gags que no tienen mucha gracia, ni siquiera en los que se mete con Hollywood, porque son chistes demasiado obvios. Y la supuesta parte seria que está camuflada hasta el final no funciona en absoluto, porque es poco y tarde. El dibujo de Leandro Fernández, que solía ser serio y realista, se adapta bastante bien al estilo desmadrado de la historia, así que al menos tienes eso.

Dado lo enrevesados que son los orígenes de los protagonistas, este tomo tiene más interés que los anteriores, y la historia de Dientes de Sable vale bastante la pena. Una lástima que apenas valga media de lo demás. Neutral (6)

X-23: El Sueño de la Muerte

Terminando con el relanzamiento de las series de Lobezno, la tercera serie de la línea es una serie regular para X-23. Así que, efectivamente, ahora tenemos series regulares de Lobezno, Lobeznito y Lobeznita, como Superman en la Edad de Plata. Sólo falta una serie para la Novia de Lobezno, Melita Garner. Pero bueno, es una mejora con respecto a tener tres series dedicadas a Lobezno. Ciertamente, mejor tener esto que Lobezno: Orígenes.

El problema con darle una serie a X-23 es que no está nada claro que hacer con el personaje. Pese a lo poco original del personaje, no puedes ponerla en historias genéricas de Lobezno. Bueno, puedes, pero sólo en las más aburridas y tontas que sólo tengan en cuenta elementos superficiales como los poderes. Pero no tiene una dirección clara, una situación para darle historias. Todas sus historias centradas en ella, o han ido de su origen como sus dos miniseries, o de dar vueltas sobre elementos de su origen como New X-Men, o como no-personaje que sólo sirve para pegar garrazos como Fuerza-X. Ninguna de estas ideas sirve, por unos motivos u otros. Así que hay que buscar que dirección darle al personaje. La solución que le da Marjorie Liu (si, poca originalidad, porque también escribe la serie hermana, pero por otro lado, al menos aquí no tiene a Way, y tiene experiencia tratando de buscarle razones de ser a personajes que no la tienen) es hacer que la serie vaya también del personaje buscando su dirección en la vida, porque no la tiene, sobre todo ahora que han clausurado su encarnación de Fuerza-X. Es tan buen punto de partida como cualquiera.

El primer número del tomo, sin embargo, aún no se mete con eso, porque no es de la serie regular, sino de los especiales dedicados a personajes femeninos que sacaron el año pasado. (Ya es triste que haya que hacer especiales para eso en vez de ser algo normal) El especial va de tratar una parte de la historia de X-23 que llevaba sin mencionarse desde hacía años, su participación en NYX. Para el que no lo recuerde, el debut en comic de X-23 fue en una miniserie de Quesada sobre mutantes callejeros donde el personaje era reinventado como una prostituta adolescente automutilante casi autista. En que demonios pensaba Quesada cuando hizo eso, nadie lo sabe, pero no es que sea precisamente conocido por buenas ideas artísticas. Vale que de por si la idea del personaje era ridícula (no es que ello les impidiera usarla un poco después, cuando dejaron de creerse modernos y artisticos), pero transformarla en prostituta era aún peor, y no es de extrañar que no se hubiera mencionado desde entonces. La manera de Liu de llevar todo esto es simplemente tratarlo como un periodo oscuro en el pasado de Laura, y tenerla revisitando a los protas de aquella serie, que son lo único bueno que recuerda de esa época. Le da algo de emoción al reencuentro, aunque no presente mucho a los personajes, precisamente porque están más por lo que representan para ella que lo que son de por si (que tampoco era gran cosa).

El resto del especial es, como puedes esperarte por el título del tomo, mucha narración a base de floritura pseudogóticas pretenciosas. Por otro lado, es una serie protagonizada por una adolescente vestida de negro permanentemente deprimida que se automutila. No se me puede ocurrir una serie donde esas florituras queden más apropiadas. Igualmente, el enemigo en esta historia es un viejo personaje creado por Nicieza, y los villanos de Nicieza solían expresarse también de manera pretenciosa, así que es apropiado. Es un villano interesante, aunque difícil de usar. Aquí lo que hace es servir para abrir paso a la clase de preguntas que llevarán a cambiar de dirección en la serie regular, más que nada, aunque es de suponer que tanto él como los personajes de NYX acabarán apareciendo más adelante en la serie. Como prólogo a la serie, no está mal, aunque pasa demasiado tiempo en desvaríos. El dibujo es en parte de Nuno Alves, que es similar al que tenía NYX pero peor, y en parte de Filipe Andrades, que es una especie de minimalismo casi abstracto que le pega a la historia, aunque quede casi como tomadura de pelo.

La serie regular empieza bastante bien, con un buen primer número que tiene a X-23 viviendo en Utopía, pero siendo incapaz de encajar realmente. Hay interacción muy buena con varios personajes. Con Infernal, viendo como ha quedado su posible relación desde que mutilaron al pobre. Con los demás estudiantes. (Aunque hay una escena un poco extraña donde hay estudiantes sin identificar que parece que han salido de la nada, no se si es que los autores no saben que los mutantes están contados). Con Cíclope. Y sobre todo, con Lobezno, y justamente, le echan en cara el hecho de lo primero que haya hecho al conocer a su pseudo-hija adolescente es meterla en un escuadrón de la muerte. (La verdad, deberían explorar en cuanto antes el hecho de que Logan, por mucha afición que tenga a hacer de mentor a chicas adolescentes, cuando realmente tiene la responsabilidad de ser el padre de una, lo hace fatal, mira no sólo a X-23, sino a Amiko) Es una buena introducción al personaje, a su dilema, y su conexión con el resto de personajes.

El siguiente número, como pasa con Daken, es enlazar la historia con la saga actual de Lobezno, pero a diferencia de Daken, está bien usado. Básicamente, es X-23 enfrentandose al Lobezno poseido demoníacamente. Lo bueno es que no es simplemente una pelea para rellenar, sino que sirve como la excusa para alejar a la protagonista de Lobezno y de Utopía, que es, francamente, lo mejor que podían hacer. Si la tienes cerca de Lobezno, queda demasiado como Lobezno Jr. Alejandola, puede buscarse su propia identidad, que es presumiblemente de lo que va la serie. Y si la excusa es algo forzada, al menos muestra bien como de traicionada y harta se siente Laura.

A partir de ahí, es tener a la protagonista buscandose la vida alejada del ambiente familiar. Curiosamente, Liu no la tiene sola, sino que le pone de nuevo mentor a Gambito. No parece una elección demasiado obvia, no tienen un pasado común, y Gambito no tiene mucha experiencia como mentor. Por otro lado, algo si que tiene, supongo que se identifica con ella porque ambos son personajes algo ambiguos de pasado oscuro, lado oscuro y un poco marginados incluso en la Patrulla-X, y ya puestos, Gambito estuvo casado con alguien entrenada para ser una asesina de pequeña, aunque sea algo que nunca han llegado a explorar. Hacen un buen equipo, porque sirve para que ambos se olviden de los pasados tan engorrosos y pesados que tienen, y en vez de eso, tenerles en papeles nuevos para ambos: Él como mentor pícaro, ella teniendo alguien que le da consejos pero que no le ordena cosas ni le da lecciones. Es una buena dinámica, y no se explora mal. Hay un número al final que casi no tiene argumento, es sólo ver como interactuan, con un argumento excusa que les dirige a la aventura del próximo tomo, que es divertido, aunque muy simple.

La aventura principal donde se meten sirve para tratar los temas básicos del orígen de X-23 (experimentos genéticos, crear vida como herramientas para los creadores y no como entidades con alma, abuso de niños sin hogar, etc…) pero sin volver a las tonterías de los proyectos de armas-x. En vez de eso, se utiliza una tontería distinta, a Mr. Siniestro, continuando con lo que hizo Carey en Legado, pero por un sitio nuevo. Al menos hace algo nuevo y diferente con un personaje y una idea que no son muy buenos. Pero se estira mucho, se da mucha vuelta, y al final acaba afectando a los protagonistas más bien poco. Y así es todo el tomo, algunas ideas interesantes, se esfuerza en hacer algo viable de la protagonista, que al menos cae bien aunque no tenga mucha personalidad, pero los argumentos son muy básicos, y no sobresale por ningún sitio.

El dibujo es principalmente de Will Conrad, que sobre todo ha hecho suplencias hasta ahora, y es competente, aunque sin mucha personalidad, ni detalle, y se nota que está muy ayudado por el color, y los trazos no dan mucho de si. David Lopez le ayuda en algunos números, y se nota una diferencia enorme. El último capítulo lo hace Sana Takeda, que estaba en Ms Marvel, y al menos tiene más personalidad y es más sólido, aunque la personalidad no queda necesariamente bien. Es más cuestión de gusto, supongo.

Esto es más de lo que se podía esperar del personaje, más o menos justifica su existencia, y supongo que sus fans, si es que los hay, estarán contentos, aunque no es suficiente para convencer a los demás. Neutral (6)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Masacre Corps: Masacrepocalipsis Now: Prefiero comermelo crudo a terminar de leermelo. Evitar a toda costa (1)

Punisher MAX: Bullseye: Similar al tomo anterior, pero centrado en un combate psicológico de thriller entre las versiones de Bullseye y el Castigador. Recomendado (8)

Punisher vs Universo Marvel: Castigador contra Marvel Zombies sin gracia, o contra versiones idiotas de personajes Marvel con aún menos gracia. Evitar a toda costa (2)

Y eso es todo por esta semana. Nos vemos la semana que viene, esta vez si, con Vengadores Muertos durante la Guerra del Caos, con décadas de historia entre Spiderman y los 4F, con el crossover entre Ojo de Halcón y Viuda Negra, y aventuras espaciales en Astonishing Thor. Y alguna cosa más, probablemente. Saludos desgarrados.

Anuncios

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, es todo DC. Un número razonable de novedades este mes (no veas que lujo no tener que hacer una millonada de reseñas), que es el antepenúltimo de la Era Planeta. Y no te creas que le queda mucho más a la Era actual de DC. Hablando de eso, por petición popular, y como esta semana hay más hueco libre (y aparentemente soy masoquista), en el podcast comentaré un poco las 52 nuevas series de DC después de haber tenido el dudoso placer de leerlas, y tratar de ver a donde nos lleva eso. A ver que os parece.

Una cosa curiosa sobre los comics de DC de este mes: Si cuentas, te darás cuenta de que algunos de estos incluyen la primera tanda de comics DC que son de 20 páginas en vez de 22. (El cambio fue en el mes donde las series tenian portada que era un pin-up y un logo, excepto Dia Mas Brillante, que tenia bula papal). Esto es probablemente un mal necesario para que los precios no suban, y puede hacer que los autores se esfuercen más. Pero lo suyo sería que en Planeta avisaran de que van a dar menos por el mismo dinero, como mínimo. Bueno, al menos vosotros estais avisados.

Por cierto, como estareis viendo, la página original en Fateback sigue sin arreglarse, porque me falla tanto el acceso FTP como la carga de archivos mediante el servidor web que ofrecen, y no se dignan a contestarme cuando les digo que lo arreglen. Así que me estoy planteando mover toda la página a otro servidor. Ahora todo el mundo usa servidores de blogs y tal, pero yo querría algo que me permitiese mantener el sistema actual de archivo, y donde pudiera subir todo el material antiguo de golpe a poder ser. Si alguien lee esto y se le ocurre alguna idea, soy todo oidos.

Dicho esto, pasamos al número razonable de reseñas:

 

 

 

 

 

 

Dia Mas Brillante Nº10

 

P: Empezamos el último tercio de la serie, y se nota. Aquí es donde empieza ya la resolución de la historia, y se puede ver en el tono de las historias. Aparte de que tenemos la primera conclusión de una de ellas, otra llega a un punto álgido, y además uno de los capitulos empieza en una secuencia bastante buena que resume donde andan casi todas las historias hasta ahora, incluyendo conectar bien con otras series, a modo de “hasta aquí lo que llevamos, a partir de aquí las cosas se ponen serias” que además avanza cosas, no sólo resume.

La historia que concluye es la de Hawkman y Hawkgirl. Tiene la batalla final contra la gran mala de la historia, la jamás mencionada antes madre de Hawkgirl, que sigue siendo un estereotipo de villana que lo único que quiere es ser mala. Claro, eso acaba teniendo relevancia con el tema de la historia, que es el amor, encarnado en un enorme bicho rosa llamado Depredador, porque son comics. Aún así, pese al intento de darle un tema y que no sea todo pegarse puñetazos (y la conexión con los Zafiros Estelares es un buen detalle, y presagiado desde el principio), sigue siendo una villana muy olvidable, y la manera de concluirla es una mezcla entre entelequias cósmicas y sobreliteralización de los temas.

 

A: Al menos sobre lo de Depredador se hace un chiste. Supongo que era imposible ignorarlo. El final puede que sea lo mejor de la historia pero más bien porque la historia ha sido bastante floja todo este tiempo. El final de la malvada es un final de malvado muy de película infantil, donde el malo cosecha lo que ha sembrado y nadie le libra de su destino final. Es simple, pero al menos funciona dentro de su simpleza. Lo peor es que ni Hawkman ni Hawkgirl tienen tampoco ningún gran momento dentro de su lucha final, que acaba con el tema que les ha perseguido siempre. Para ser un punto de inflexión tan grande no resulta nada épico a nivel de personajes. Aunque aún hay tiempo… o no.

 

P: La interacción durante la pelea al menos es divertidilla, aunque los diálogos de Tomasi sean muy simples. Y luego está el giro final, donde se enlaza con la historia de Deadman. Como giro es sorprendente, obviamente, y al menos da una sensación apropiada de tragedia, aunque está por ver si realmente sirve para algo, o es una tomadura de pelo para dar tensión dramática. Al final, la historia de los Halcones no ha funcionado. Es decir, ha demostrado que funcionan bien como pareja de aventureros trotamundos (aunque Shiera sigue sin ser necesariamente mejor que Kendra) y les ha quitado un muerto de encima. (Aunque está por ver si lo cambian por otra cosa similar al final) Por otro lado, la aventura en si ha sido mala, y ninguno de los elementos presentados bueno.

 

A: Partía con el reto de provocarme el más mínimo interés por estos personajes y se cierra sin lograrlo en absoluto. Ni siquiera con el cliffhanger porque me lo juego todo a tomadura de pelo.

 

P: El dibujo de Ardian Syaf con acabados de Joe Prado si que ha sido una revelación. Desde luego, mucho mejor que la suma de sus partes (ninguno de los dos era bueno por separado), ha quedado como un Ivan Reis jr, lo cual es un buen halago.

 

A: Ivan Reis son palabras mayores pero es verdad, ha dado bastante buen resultado.

 

P: Hablando de Reis, hace un buen trabajo, como siempre, en la parte de Deadman. Que llega a un climax en este número también. Es un final completamente apropiado para la historia, claramente apuntado por toda la historia hasta el momento. Por otro lado, es algo tan obvio, y que quiere ser emocional tan claramente a base de trucos típicos, que no logra serlo y queda más funcional que otra cosa.

 

A: Si, es verdad que usa recursos facilones pero bueno, alguno de ellos consigue llegar un poco en algún pasaje. Por el resto, se refleja bien lo dramático de las cosas inexorables que le pasan a Deadman. Y se consigue que este viaje que ha tenido haya servido para aportar algo al personaje.

 

P: Lo curioso es que lo que pasa con la Linterna Blanca a partir de entonces no es lo que uno esperaría necesariamente, y te hace plantearte si no han estado engañandonos todo este tiempo. Al menos, capta la atención para el final de la serie. Por otro lado, no tengo muy claro que la serie esté bien planeada: La misión cumplida de los Halcones no encaja con lo que les pidieron hace meses, ¿verdad?

 

A: Mmm pues no lo recuerdo exactamente. Pero sí, la historia del “Campeón de la luz blanca” hace un quiebro inesperado que crea bastante tensión dramática. Es muy fuerte para los halcones y también para Deadman. Y, además, replantea totalmente el argumento general. Es un fogonazo muy “a lo Perdidos”.

 

P: Por último, hay una breve escena de Firestorm, que es una buena salida para el cliffhanger del mes pasado. Obviamente, no han destruido el universo, pero lo que les ha pasado puede ser casi tan malo, y es una buena referencia a una historia pasada, que deja bastante claro quien es el malo de la historia. Y al menos esta vez hay excusa para que Clark no dibuje fondos.

 

A: Jajajajajaja. Vale, no había hecho esa última reflexión pero sí. Es una escena ínfima pero tampoco es que puedas dejar tan de lado la historia de Firestorm cuando ahora vemos que es, junto a la de Deadman, una de las que lleva el peso general de la historia y que eran el resto las que eran sólo temas personales de los protagonistas.

 

P: Dia Mas Brillante coge algo de velocidad de cara a la conclusión, aunque está por ver si la mantendrá, o pinchará como ha pasado otras veces. Neutral (6)

 

 

 

Green Lantern Nº17

 

Termina Nuevos Guardianes, la saga que ha abarcado casi todo el año siguiente de esta serie tras la Noche Más Oscura. La idea de la saga ha sido una carrera para encontrar las entidades que encarnan cada color y emoción del espectro emocional en el que se basa la serie. Eso ha permitido que por el camino no sólo se presenten estas 7 entidades (con un número dedicado a cada una, más o menos), se explore el representante de cada uno de los cuerpos, de por si y como interaccionan entre ellos (con suficiente éxito que en DC les van a dar serie propia, llamada Nuevos Guardianes, claro, aunque en el típico estilo DC moderno, han cambiado a la mitad de personajes) y se recupere uno de los villanos clásicos de la serie en una nueva encarnación.

 

El primer capítulo del número es el último de los dedicados a un color, en este caso el rojo. Es el debut en el presente del Carnicero, la entidad roja de la rabia, y dicho así, esto suena cada vez más como un manga. (Por cierto, ¿soy solo yo, o han desaprovechado una oportunidad buena de revelar que el Carnicero era el Cain que poseia a Vandal Savage durante Crisis Final? Es decir, allí Savage estaba poseido por una rabia roja que brillaba y todo, el origen del Carnicero era una referencia clara a Cain, y se supone que el Espectro se ha enfrentado y ha sido derrotado por ambos. No se si es casualidad o un plan que abandonaron, pero encajaba perfectamente) Es un número dedicado a Atrocitus, que ha sido uno de los personajes revelación del último par de años (otro al que le han dado serie propia ahora que en DC las dan por doquier), y es esencialmente una batalla a tres bandas entre Atrocitus, el Carnicero y el Espectro (que gracias a Dios, ya no lleva la barba ridicula) Los tres encarnan la venganza de alguna manera, y el enfrentamiento va de ver la diferencia entre los enfoques de los tres. Normalmente eso acaba en el dilema de justicia contra venganza, pero aquí no se hace exactamente eso, porque al fin y al cabo, ninguno de los tres tiene ningún problema en masacrar a los culpables sin miramientos. Así que la pelea es un poco más sutil. El Espectro y el Carnicero acaban no diferenciandose en mucho (excepto que el Espectro tiene pretensiones divinas), y como era inevitable dado lo que encarna, el Carnicero no tiene mucho como personaje más que un diseño vistoso. Pero ver como tratan con él no está mal, y la historia en el fondo es de Atrocitus, que acaba teniendo más profundidad de la que parecía al principio, que ya es algo.

 

El segundo capítulo es el final de Nuevos Guardianes, y es un todos contra Krona. Aunque realmente, no es un capítulo final en absoluto, es el final del primer asalto. Sobre todo, el número va de presentar la versión actual de Krona. En vez de la entidad cósmica obsesionada con poder o conocimiento que solía ser hasta ahora (recuerda lo pesado que se volvió en Trinidad, cuyo final se ignora completamente, por cierto, y eso que se suponía que se lo dictaron a Busiek para encjar con futuras series, pero ya sabes la planificacion tan buena de DC) es un Guardián del Universo desquiciado. Johns lo integra completamente en su nueva cosmología de la serie, y ahora está obsesionado con controlar las emociones, como una versión retorcida de los demás Guardianes, y además es la versión cósmica del socio fundador de la empresa que tuvo todas las ideas buenas pero al que echaron antes de empezar a ganar dinero. Se pasa el número con cambios de humor en plan bipolar y quejandose de que inventó todos los trucos que usan contra él, lo que hace bastante divertido lo que si no, sería simplemente gente lanzandose rayos de colores sin más. También hay buena interacción de los Nuevos Guardianes en combate, y un final inesperado, con un epílogo que enlaza con otro de los temas de la saga bastante bien.

 

Para terminar, hay un tercer capítulo, que es el prólogo a la Guerra de los Linternas Verdes, que es un crossover entre las tres series regulares que llevará ya al final de los volúmenes actuales. (Por cierto, el número menciona y transcurre tras el Dia Mas Brillante de este mes, el tomo de GLC que aún no ha salido, y un especial de historias jamás contadas de la Noche Mas Oscura que no han publicado pero que era espantosamente malo) La mitad del número es un flashback a la historia de Krona. Por un lado, es una pieza interesante de la historia de los Guardianes que Johns lleva montando años. Por otro lado, parece que ha pasado olímpicamente de la idea de que a Krona lo expulsaron por ver el origen del universo, que por mucho que no encaje con lo que está haciendo Johns ahora mismo, es una parte suficientemente importante de la mitología de la serie y de DC, por no hablar que en principio sigue siendo canónica, como para que ni se mencione. El resto del número es poner a todos los personajes en situación para el crossover, y dar un par de pistas del futuro. Crea cierta sensación de anticipación, aunque realmente como historia sea muy ligera. Se nota la reducción a 20 páginas, probablemente.

 

El dibujo de Doug Mahnke en los primeros capitulos sigue siendo muy bueno, visceral cuando tiene que serlo, limpio en los demás momentos, y muy creativo. El del último capitulo es uno de los únicos dos números que ha fallado Mahnke en los dos años que lleva en la serie, (y siempre en números preparados para ello) lo cual es un logro hoy día. Los flashbacks son de Ed Benes y son muy malos, aunque al menos las poses no son ridiculas (no hay mujeres, se entiende) mientras que la parte del presente es de Ardian Syaf, y está bien, aunque no tanto como en Dia Mas Brillante.

 

Quizá no sea tan buena como hace un par de años, pero se nota que Johns aún tiene cuerda para rato, y se agradece que vaya a ser de las pocas series que continuen el año que viene, porque es de las pocas buenas que tienen. Recomendado (8)

 

 

 

Green Lantern: Caballeros Esmeralda

 

A veces a Planeta le da por recuperar material antiguo al azar, y esto es uno de esos ejemplos. Quiero decir, dado que Linterna Verde es una de sus franquicias principales, es normal que busquen en el baul material antiguo para recuperar. ¿Pero no tendría más sentido recuperar material que no fuese completamente opuesto a absolutamente todo lo que es la serie actual, es decir, la que ha tenido éxito? ¿Por qué no reeditar el Linterna Verde de Englehart donde debutaban algunos de los personajes principales actuales como Guy Gardner, Kilowog o el Depredador, ademas de explorar mucho otros como John Stewart, los Guardianes, Zamaronas, Manhunters y demás, en historias en las que se basan en cierta medida las etapas actuales? Desde luego, es mejor que esto que no tiene nada que ver, y además tendría la ventaja añadida de ser buen material.

 

Porque este tomo tiene una saga de la etapa de Ron Marz en la serie, de allá por el 98. Estamos hablando de una etapa en la que liquidaron el concepto entero de Cuerpo de Linternas Verdes, se cargaron de una manera u otra a todos los personajes ya existentes, y los sustituyeron por un crio sin personalidad y un traje hortera. Las historias en vez de ser space operas sobre fuerza de voluntad o imaginación iban de mirarse al ombligo, imitar mal a Spiderman y enfrentarse a villanos con hombreras gigantes. Una de cada dos historias iba de un invitado diciendole a Kyle que era el mayor Linterna Verde de todos los tiempos o similares, pese a que no hacía nada para demostrarlo, y, sin exagerar, un tercio de las historias iba de rescatar algún viejo concepto añorado de la serie, solo para cargarselo o volverlo a quitar al final, con Marz siendo básicamente el matón de patio que le roba los juguetes a los niños, hace como si se los va a devolvar, y luego los manda de una patada a fuera del patio. Este tomo es una muestra de todo eso.

 

La idea es que Kyle viaja en el tiempo, y después de un viaje al futuro que transcurre antes de este tomo, acaba viajando al pasado y encontrandose con Linternas Verdes de verdad. Después de un enfrentamiento con Sinestro, que no tiene absolutamente nada del carisma, complejidad o interés que tiene ahora (es simplemente un villano acartonado que quiere dominar el universo y habla en estereotipos), Hal Jordan acaba viajando al presente. Y la historia va de cómo se adapta a ese presente distópico. Dos cosas señalables sobre eso: Uno, no es de extrañar que la gente piense que Hal Jordan es aburrido. ESTE Hal Jordan es muy aburrido, ciertamente. No tiene absolutamente ningún rasgo de personalidad excepto ser vagamente heroico. Obviamente, esto es para que el también anodino Kyle quede mejor en ocasión (Kyle tenía dos rasgos de personalidad, al menos, aunque los dos eran pesados), pero el problema es del guionista, que no sabe escribir al personaje (ni nada remotamente interesante, pero eso es aparte), no del personaje. Sólo hay que comparar con como lo escriben Johns, Englehart y otros guionistas que al menos ponen algo de esfuerzo. Lo otro, conectado con esto, es que todo es absolutamente obvio y predecible. Dejando aparte una escena estúpida de pelea gratuita en los comics malos al principio, el resto es tener a Hal visitando gente que conocia, quedandose extrañado por todo lo que ha cambiado, y saludando. Asi todo el rato, sin que eso sirva para decir nada nuevo de ninguno de los personajes. Simplemente presentar, saludar, y al final todo queda igual, que es básicamente de lo que fueron los 75 números de etapa.

 

Otras cosas reseñables del tomo: Obviamente, todo acaba siendo una excusa para que hasta el propio Hal diga que Kyle es un digno sucesor, como siempre, pese a que su caracterización casi entera en el tomo es lloriquear porque se siente inseguro ahora que hay un Linterna Verde de verdad. Jade aparece en una escena (habiendo perdido los poderes, claro, porque nadie debe hacerle competencia a KaraKangrejoKyle) y es en una escena sacada de un mal capitulo de Friends donde Kyle y ella se enrollan, porque eso es lo único que hacen los personajes femeninos en esta serie: Perder los poderes y enrollarse con Kyle porque es maravilloso. (Bueno, Carol Ferris hace una aparicion, y hace exactamente lo mismo, pero con Hal) También curioso es un crossover con la serie de Flecha Verde de la época, que tiene la gracia de que estaba protagonizada por el hijo del original. Así que, a diferencia de los números de la serie principal, al menos ofrece algo nuevo, que es la combinación verde que quedaba, la del Linterna clásico y el flecha nuevo. Desgraciadamente, la serie estaba escrita por Chuck Dixon, que en algunas cosas es aún peor que Marz (es decir, se puede decir muchas cosas malas de Marz, pero al menos no es un fascista obsesionado con pistolas y patadas), así que la aventura cuenta con villanos que no tiene ningún sentido que le opongan ninguna resistencia a alguien con un anillo de poder, como suele pasar en sus historias, y es de lo más de andar por casa y predecible que puedes esperarte.

 

Y luego está el final, donde tanto rollo resulta que es para nada, todo queda igual, y la mayor parte de escenas de la saga ni siquiera van a ninguna parte, porque ¿para que? El final también incluye un villano horriblemente malo que no tiene ningún sentido incluso dentro de las propias normas absurdas de la etapa y que sólo recuerda peores ideas. Una tontería predecible, que termina con más tocada de narices a los propios fans a los que se supone que atraia esto. Bueno, no, no termina con eso. Termina con un epilogo que supuestamente abria una nueva dirección para la serie. En realidad, por supuesto, no era nada de eso, era Marz y su editor restregandole por la cara otro juguete a los fans antes de romperlo en sus caras (mientras se rien y cuentan el dinero que han sacado a los idiotas, supongo) Vamos, lo típico de DC de la época.

 

El tomo ni siquiera puede tener un dibujante fijo. Parte la hace Paul Pelletier antes de ser famoso, y ya entonces estaba bien, aunque no impresionaba. Otra parte la hace el dibujante habitual de la época, Daryl Banks, que es aceptable, pero soso en los diseños y la acción. En general, todo es competente, pero nada llama la atención.

 

Esto es un comic altamente mediocre, que visto en contexto, es una muestra de cinismo repelente. Si eres fan de la serie actual, del concepto, ni se te ocurra comprarlo. Es tan opuesto a lo actual que si se toca con un comic moderno del personaje, se producirá una reacción en cadena que destruirá todos los alrededores. Lo que, probablemente, sea más agradable de leer que esto. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Joe el Bárbaro

 

P: A la espera de que saque la tercera parte de Seaguy (y ya que estamos, que aquí se dignen a sacar la segunda parte, que ya hace más de dos años), aquí sale otra miniserie de creación propia de Grant Morrison para Vertigo. A diferencia de otros autores famosos, Morrison no considera que sus trabajos con personajes de alquiler sean necesariamente menos personales o sofisticados que los de creación propia, y se nota. Por eso hace algunos de los mejores comics de superhéroes que hay, y mientras tanto, sus trabajos para Vertigo siguen usando algunos de los mismos temas, y aunque hay diferencias en tono y registro, no las hay más que entre, digamos, New X-Men y Batman Inc. De hecho, este comic es bastante más simple y directo que la mayoría de lo que ha hecho últimamente en Batman.

En esta miniserie de 8 números, Morrison prueba un género que no había tocado hasta ahora, el de la fantasía heroica. Concretamente, el subgénero de fantasía juvenil donde un adolescente normal acaba viajando a un mundo de fantasía y salvandolo. Claro, que lo hace a su manera. Lo referencia más parecida a esto es probablemente la Historia Interminable, para que te hagas una idea. (A decir verdad, es más parecido a una serie que solían poner los fines de semana por la mañana en Canal+ a mediados de los 90 que se llamaba la Odisea, pero dudo que os suene. Y si a alguien le suena, que me lo diga para confirmar que no la he soñado)

 

A: A mi no me suena, pero sin embargo si me vino también a la mente la Historia Interminable. Aunque aqui Morrison es más original y no es que un chico esté en su casa o en una buhardilla leyendo un libro y se transporte a otro mundo. Es que está en su casa y vive su propia casa como un mundo fantástico. Es el juego de las dos realidades paralelas (el perro de la casa es el monstruo del mundo fantástico, etc…) lo que le divierte a Morrison y en lo que centra su narración.

 

P: Si, es una historia donde la acción transcurre en dos universos y géneros a la vez. Una es una aventura completamente cotidiana de un chico sufriendo un ataque de hipoglucemia en su casa. La otra tiene al mismo chico, Joe, en una aventura de fantasía donde es el mesías de un reino al borde de la conquista de una invasión malvada. Y lo que pasa en un mundo se refleja en el otro. P: Si, esto trata uno de los temas tipicos de Morrison de las realidades dentro de realidades y de la ficción entremezclandose con la realidad. Sin embargo, a diferencia de Flex Mentallo y Siete Soldados, las realidades son más paralelas que anidadas. Y a diferencia de Sebastian O, no queda en ningún momento en duda cual es la realidad real. La única duda no es si el mundo fantástico es real, tampoco, en todo caso es si el mundo fantástico importa o no. Al fin y al cabo, si Joe lo está viviendo, tiene algún tipo de existencia, lo que enlaza con temas más recientes de Morrison sobre como la ficción afecta e informa la realidad. En cualquier caso, todo esto es analizar muy al fondo algo que es bastante simple.

 

A: Lo que ocurre al final y es lo único que estropea un poco la historia, es que Morrison se centra mucho en esa filigrana narrativa que es ir encajando los acontecimientos del mundo fantástico con los movimientos de Joe por su casa, pero al final lo que queda dentro de la historia es más bien poco. Las batallas en la realidad fantástica poco importan, no se explican bien, los personajes no calan y la historia no tiene giros ni momentos memorables más que ver cómo intersecciona con la vida real. Como historia, historia hay muy poco. Hay mucha habilidad narrativa, mucha originalidad y bastante imaginación (no tanta como en Seaguy pero a cambio se entiende algo de lo que pasa). Es verdad que la sensación mágica que desprende toda la historia cautiva lo suficiente para enmascarar el que no hay apenas historia en el fondo pero al final, como para Joe, la cruda realidad está ahí.

 

P: Bueno, los personajes principales del mundo fantástico tienen cada uno su personalidad bien definida, su historia, su desarrollo y su gran momento heroico. Otra cosa es que nada de eso sea sensacional, pero al menos cumplen los requisitos básicos de este tipo de historias de sobra. De todas maneras, la gracia de la fantasía es, por un lado, ver todo el mundo que se monta Morrison, transformando la casa de Joe en un mundo de fantasía muy chulo. Es decir, seguro que hiciste algo parecido de pequeño, sólo que aquí Morrison lo hace a lo grande, con habitaciones convertidas en reinos enteros (lástima que la traducción no conserve algunos de los juegos de palabras), la mascota de Joe transformada en su sidekick/guardaespaldas, sus juguetes en un ejército, etc…

Como siempre, Morrison va lanzando conceptos a toda pastilla, y algunos son muy chulos, como la ropa del armario transformada en las Chaquetas de la Muerte, o las metáforas del reino de la luz que se apaga, o todo el número con los inventores, donde se monta una civilización muy ingeniosa. Igualmente, algunos momentos con Chakk son muy heroicos, y algunos de los enanos son graciosos.

 

A: Como decía, ése es el mayor valor del comic, la originalidad con la que se crean los equivalentes fantásticos de los elementos de la casa. Verlo es super sugerente y si a mí me evoca nostalgia de la infancia (cosa no muy habitual), no me puedo imaginar lo que le fliparía a un niño.

 

P: La otra gracia del comic es una aplicación de una de las ideas centrales de Morrison: Mientras que algunos de sus contemporaneos se empeñan en hacer mundano lo fantástico, Morrison se esfuerza en lo contrario, en hacer fantástico, maravilloso y heroico lo mundano. Es muy complicado hacer que un viaje de veinte metros alrededor sea interesante, pero Morrison logra que sea literalmente épico. El esfuerzo casi sobrehumano que requiere que Joe se arrastre por la casa (y si alguna vez has tenido una bajada de azucar y has tenido que apañarte solo, está plasmado muy realistamente) está mostrado genialmente. Y como cada pequeño paso que da es equivalente a una hazaña, queda igual de satisfactorio que sus contrapartidas fantásticas, hasta llegar a un gran final que sería una trampa si no fuese porque encaja con el tema de la miniserie de idealizar heroicamente a los padres. En cuanto a Joe es un personaje que si bien es muy estándar para que cualquiera pueda identificarse con él, tiene reacciones suficientemente particulares como para hacerse divertido, como toda su actitud de incredulidad ante la fantasía, pero suficiente responsabilidad como para no abandonarles, por si acaso.

 

A: O su respeto reverencial por las ratas. El final tiene algún elemento cursi pero es lo suficientemente apropiado como para que encaje.

 

P: Uno de los elementos principales para que la historia funcione es el dibujo de Sean Murphy. Murphy ha hecho pocos comics hasta ahora, lo único que se han visto aquí son dos números de la anterior etapa de Hellblazer, pero definitivamente tiene futuro. Los diseños que hace son espectaculares, igual que la cantidad de detalle que es capaz de poner, sea real o fantástico. Hace algunas secuencias de acción maravillosas y bastante complicadas, algunas composiciones impresionantes, y le da una verdadera sensación de ser un espacio real a la casa de Joe, y también hace bien reconocibles las equivalencias entre los dos mundos. Y le da una ambientación perfecta a cada parte de la historia.

 

A: Me quito el sombrero realmente ante este tipo. Ya desde la imagen del primer número con el ejécito de Transformers y GIjoes me quedé alucinado con la capacidad de detalle y de trabajo que hay en cada viñeta. Se cuida mucho de dar muchos detalles de la casa de Joe para precisamente poder mostrarlos después en mundo fantástico y hacer la equivalencia mucho más visual. Y los ejercicios narrativos que Morrison plantea (las transiciones entre la percepción de los dos mundos) son más claros y nítidos de lo que cabría esperar para una cosa de este tipo. No sé si siempre será tan bueno este Murphy pero desde luego esta historia le iba como anillo al dedo.

 

P: Dos curiosidades sobre el dibujo. Una, que mientras que la mayoría de juguetes son genéricos o ligeramente alterados por cosas de derechos (como Optimus Prime u Ojos de Serpiente), hay muñecos de personajes DC que si que aparecen tal cual, y queda rarisimo ver a Superman o Batman de carne de cañón. Supongo que si alguna vez pasan esto a otra editorial deberan redibujarlo. La otra es que aunque la historia transcurre en el presente, porque hay cosas como móviles, los juguetes de Joe están todos sacados de los 80, supongo que como referencia nostálgica a toda la edad de oro de las películas de aventuras para todos los públicos de la época. La verdad, dado lo que tiene que retorcerse para que el móvil no resuelva la historia enseguida, podrían haber ambientado la historia entera en los 80.

Por cierto, que aunque algunos de los efectos están hechos especificamente para ser un comic, se podría hacer una adaptación a cine y quedaría una película magnífica para todos los públicos que sería un exitazo.

 

A: Totalmente, es que tengo clarísimo que cualquier niño que vea esto se pasará seis meses jugando a ser Joe. Al final todo el comic se reduce a eso, a que tiene encanto y a que tiene magia, cosa que soluciona cualquier otra de sus carencias.

 

P: Quiza no sea tan bueno como otras obras de Morrison, pero demuestra el rango que tiene, y quizá haya otro tipo de público al que le gustará bastante más. Y dentro de su género, está muy bien, y nos descubre a un gran hallazgo en el dibujo. Recomendado (8)

 

 

 

Jóvenes Titanes: Haciendo Amigos

 

Pensar en etapas como esta es como ver a un niño con una enfermedad terminal: Está empezando, pero sabes que se va a acabar en breve, y que va a dar igual lo que pase, porque no va a servir para nada. (Los Titanes han sido de los más afectados por el cambio de historia post-Flashpoint) Se nota lo triste que es cuando al final del primer capítulo hay una página de “vistazo al futuro”, y sólo se han llegado a cumplir la mitad antes del Fin. Claro, que no es la primera vez ni de lejos que pasa en DC recientemente, ni siquiera en Titanes.

 

Así que esta es la primera mitad de la etapa de JT Krul en la serie, que apenas va a durar un año antes de los relanzamientos masivos. Krul no se cubrió precisamente de gloria escribiendo a antiguos Titanes en la miniserie de Arsenal, con lo de los niños muertos, gatos de impacto, mutilaciones e impotencia. Esto es una notable mejora, pero aún hay mucho espacio hasta llegar a algo bueno. Nada más empezar, supongo que pensando que la serie ha ido dando tumbos desde que se fue Johns, es recuperar lo más posible la alineación original (quitando a Cyborg y Starfire que están en otras series, Robin porque ahora es Red Robin, y añadiendo a Destructora, que también viene de esa etapa) lo más rápido posible. Así que en una página de explicación se libra de todos los demás Titanes que estaban en la etapa anterior, en algunos casos con explicaciones que no tienen mucho sentido, y se trae otra vez a Rose, por razones similarmente peregrinas. Queda chapucero, la verdad, aunque no se le puede culpar por hacer una vuelta a los orígenes. Es lo que suele hacerse cuando las series han perdido el rumbo, y al menos tienen la dinámica ya hecha. Por otro lado, se pierde completamente la idea de que los Titanes están para entrenar superhéroes jóvenes (y el propio comic lo admite, al menos) así que queda como otra serie superhéroica indistinguible más, con unos personajes a los que se les ha dado muchas vueltas ya y por tanto son más difíciles de explotar.

 

Y desgraciadamente, en eso queda la serie, en una mezcla de culebrón malo, y acción superheroica muy mediocre. Aparte de un par de detalles ingeniosos, la caracterización de la mayoría de personajes es muy simplona, sin nada de química o de gracia, y generalmente reducidos a angustia adolescente baratera de hace décadas. Donde más se nota es en las relaciones, donde Krul está imitando los culebrones adolescentes televisivos horribles donde la única interacción posible en una pareja es o decirse que se quieren, o separarse por motivos que ni siquiera los propios personajes son capaces de entender (básicamente, palabrería que no significa absolutamente nada para disimular que no hay motivo real y que está únicamente para que haya drama culebrónico) Aparte de eso, el desarrollo de personajes es prácticamente nulo. Por otro lado, la parte de superhéroes es enfrentarse a hombres-lobo sin personalidad, a un intento enormemente cutre de hacer un pseudo-Hermano Sangre, y a un intento de crear villanos adolescentes a base de exagerar drama de instituto y darle muchisimas vueltas a los mismos temas, que acaba siendo muy pesado. A los villanos nada memorables se les une muy poco ingenio en las peleas, claro.

 

Lo único interesante del tomo es la única idea original, poner a Damian en el puesto de Robin del grupo, porque tenía que pasar. La motivación de Batman para esto tiene todo el sentido del mundo, admitiendo que sabe los problemas que probablemente va a dar. Damian no está bien escrito del todo (la verdad es que es bastante difícil de captar perfectamente como lo hace Morrison), teniendole en plan chulito, en vez de simplemente absolutamente convencido de que está en lo correcto siempre. Al menos conserva la manera formal de hablar, no como con Tomasi. El caso es que los únicos momentos divertidos son los de interacción entre Damian y el resto del grupo, e incluso eso daba para más de lo que hacen aquí. El subargumento desemboca en el último número del tomo, que es un crossover con Red Robin (está bien que no exageren la importancia del crossover como hacen con otras cosas, pero habría estado mejor anunciar un poco más que necesitas leer una historia de otro tomo, tal y como está aquí, empieza la historia a medias, y no te entererás de donde viene a menos que te fijes en un cartel en el fondo de unaa página), que sirve además de para reencontrar a Tim con sus amigos, para resolver un cabo suelto perdido por el camino hace dos cambios de guionista, el del Calculador raptando a Kid Eternity en venganza por la muerte de su hijo. No es un uso particularmente bueno del personaje tampoco, pero al menos resuelve uno de los cabos sueltos más gordos, y termina bien la idea de los dos Robins.

 

Para terminar, hay un especial dedicado a Wonder Girl, como parte de una tanda de especiales que sacó DC el enero pasado porque… por ningún motivo en especial, realmente. No dice realmente nada nuevo sobre Cassie, hay un subargumento muy tonto de pelea con su madre que se resuelve en seguida, y un enfrentamiento con un villano de Young Justice (que aún está esperando ser editada en España, a ver si se dejan de tonterías y la publica alguien) pero con los poderes mal escritos. Aunque realmente, el especial sirve para presentar a una futura nueva Titán, Solsticio. Que es de ascendencia de Oriente Medio, así que por supuesto, va vestida de las Mil y Una Noches. (Sabes que el personaje lo ha diseñado una mujer porque no va medio desnuda, eso si) Al menos no es estereotipica en personalidad, es simplemente anodina, la presentación no dice nada de ella excepto sus poderes, y apenas.

 

Lo mejor del tomo, con diferencia, es el dibujo de Nicola Scott, que es muy atractivo, le da la juventud necesaria a los protagonistas, y los llena de ellos y la acción de vida, y sabe hacer guapos a los titanes de ambos sexos. Es una pena que esté malgastado en una serie que no es muy buena, cuando hasta ahora había estado perfectamente emparejada con Gail Simone en tres series distintas. Pero supongo que esta serie la necesita más, porque no tiene ningún otro punto de interés. El crossover lo dibuja Georges Jeanty, y aunque no es malo, podría ser mucho mejor. Los que no lo conozcan de Buffy van a creer que es mucho peor de lo que realmente es, de lo mal que salen sus colaboraciones para DC. El dibujo de Adriana Melo en el especial de Wonder Girl si que es malo, en anatomía, pinta de bicho raro para la prota, y acción confusa.

 

Jóvenes Titanes sigue sin recuperarse de las malas decisiones que la llevan afectando desde hace años, y parece ser que no va a tener remedio. No Recomendado (4)

 

 

 

Red Robin Nº5

 

Continua la etapa de Nicieza en la serie, y se nota que al menos tiene ideas para la serie. No es otra serie más de una Batpersona combatiendo chorizos y villanos en Gotham o similares, es la historia de alguien que se toma en serio la idea de luchar contra el crimen de manera global, y la serie va tanto de los planes maquiavelicos de Tim para ello, como de sus aventuras superheroicas por todo el mundo ejecutando los planes. En otras palabras, es una idea muy similar a lo que está preparando Morrison en Batman Inc, pero con otra personalidad, así que encaja perfectamente con la dirección general de la línea sin ser redundante.

 

Precisamente, el primer número del tomo va de ver las consecuencias del Regreso de Bruce Wayne, y por eso únicamente lleva el tomo el sello de Batman Inc en la portada. La parte donde Tim se reencuentra con Bruce es muy buena, precisamente porque suelta toda la carga emocional que tiene que tener en poco espacio, sin darle demasiadas vueltas, para que no se vuelva ñoño. El resto del número, aprovechando que es un número que puede servir de entrada para otros lectores, es repasar distintos aspectos de la vida de Tim, y por supuesto, avanzarlos por sitios inesperados. Tim está muy bien caracterizado, de la mejor caracterización que ha tenido nunca, mezclando muy bien sus distintos aspectos: Inteligencia, intelectualidad, sentido del humor que no se toma a si mismo del todo en serio, ganas de aventura y sin olvidarse de que es un adolescente. Los secundarios también son buenas actualizaciones de viejos conocidos, con Anarkía como su propio Oráculo, Lince como su propia Catwoman (siempre con giros para que no sea una copia de los originales) y con el retorno de Cassandra Cain, bien rehabilitada en una nueva identidad que le pega más que Batgirl. Buena presentación, en general.

 

El segundo tomo continua los viajes y la lucha contra el crimen internacional, con un viaje a Rusia. Allí, se usa un elemento presentado en Crisis Final, y por una vez, se usa bien. Igualmente, Nicieza usa uno de los elementos presentados post-Crisis Infinita/52 que estaban muy chulos y con potencial para que jugaran otros guionistas, pero que se habían ignorado bastante, porque casi todo el mundo prefiere usar siempre las mismas tres ideas. Al menos aquí Nicieza se convierte en recuperador de buenas ideas recientes. En este caso, el viejo Titán Estrella Roja, en su encarnación de protector de Rusia. Como en las historias clásicas del personaje, acaba opuesto a un héroe que es amigo por motivos políticos, sólo que esta vez está bien actualizado, ya no es comunismo vs capitalismo, ahora es algo más moderno y complejo. Es un uso muy bueno del personaje (aunque alguien no parece terminar de entender bien sus poderes, no deberia poder volar o lanzar rayos sin encenderse) y de la situación en Rusia, con peleas y situaciones que no resultan gratuitas ni con salidas fáciles. Y un poco a lo James Bond, lo que siempre está bien.

 

El tercer número es una cosa extraña, porque transcurre en un mundo imaginario. Así que esencialmente tiene a Red Robin enfrentandose a versiones alteradas de amigos y enemigos, y es poco más que una excusa para hacer un desfile de cameos y de rediseños de personajes. Tiene algo de imaginación y de sustancia debajo de eso, porque si te fijas, muchas veces esas versiones reflejan lo que Tim piensa de determinados personajes. Y los diálogos son divertidos, al menos. Pero es un número superficial y de relleno en otros aspectos, me temo.

 

El último número continua en el tomo de Jóvenes Titanes de este mes, y ya podrían avisarlo en el tomo en algún sitio al empezar. Tal y como está, llegas a la última página y te encuentras con un cartel de “Continuará en Jovenes Titanes”, que a lo mejor no has comprado. Pero bueno, al menos han publicado las dos partes la misma semana, no como otras veces. La cosa es que realmente, las dos partes son bastante distintas, y si le segunda parte se puede leer sin esta (en este número nos dicen como se encuentra al villano), si sólo lees esta te quedas sin leer el cara a cara con el villano. Bueno, de momento, viendo lo que pasa en Titanes, tampoco te pierdes mucho. Así que este número en vez de centrarse en eso, va más de la investigación, que es interesante de por si. Y como se ve en la portada, un enfrentamiento con Catman, aprovechando la chula renovación que le han dado en Seis Secretos. No es tan bueno como en esa serie, pero no queda del todo como relleno tampoco, y hay un par de cameos que también son buenos.

 

El dibujo de Marcos To sigue siendo muy bueno. Muy agradable, claro y expresivo, haciendo buenas versiones reconocibles de todos los personajes que salen, y diviertendose mucho en el número del mundo virtual. Da gusto que al menos uno de los dibujantes nuevos de DC sea bueno y no una copia de otro.

 

Una buena serie que aporta algo un poco distinto al universo de Batman, y es una buena presentación aunque no hayas leido los tomos anteriores. Lástima que todo esto se vaya a ir al garete dentro de poco. Recomendado (8)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. Hay un par de reediciones que podía comentar, pero no hago ni aquí ni en el podcast (que, recordemos, irá entero sobre la nueva DC), así que la semana que viene. Que es otra semana cargada, porque son los tomos de Marvel: Las aventuras de la mesías mutante y sus apóstoles continuan en Generación Hope, los dos “hijos” de Lobezno debutan series propias, hay más orígenes de la Patrulla-X, se hace un repaso a la historia en Spiderman/Patrulla-X, la Guerra del Caos continua en un tomo dedicado a héroes muertos y las series de Ojo de Halcón y Viuda Negra mueren en un crossover con un nuevo Ronin. 52 Saludos.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. En este caso, un par de tomos de Panini que no son del Universo Marvel que se habían retrasado del mes pasado, por alguna razón, y la primera tanda de octubre, con todos los comics mensuales de Panini, y además. Esta vez todas las series de golpe en vez de divididas en dos semanas. Sigo sin entender porque algunos meses lo hacen de una manera y otros de otra. En cuanto al contenido, este mes tocan los primeros comics de Marvel de 2011, y se empiezan a ver dos iniciativas de la editorial de este año. Una es que este año se han tomado muy en serio lo de sacar menos miniseries (esa parte aún tardará en verse) pero a cambio, sacar más números al año de la mayoría de series regulares, algunas llegando a sacar 16 o 18. Así que de aquí en adelante habrá muchos números dobles como consecuencia de eso. La otra es la extraña iniciativa Punto 1, donde casi todas las series tendrán un número terminado en .1, que supuestamente sirven como punto entrada para que cualquier nuevo lector se enganche. Así que cuando comente esos números (e intentaré comentarlos todos), examinaré, aparte de lo habitual, si cumplen el cometido de ser accesibles o no.

Aparte de eso, es el primer aniversario de Alfredo como colaborador del Cuarto Muro (lo cual significa además que el noveno aniversario está a la vuelta de la esquina), cosa que le agradezco muchisimo, por si no está claro, ayuda mucho más de lo que parece. No tenemos mucho para celebrarlo, bastante con cumplir fechas de entrega, pero señalar que a partir de ahora dejamos de comentar la serie de Spiderman todos los meses (ya ha pasado un año, y a partir de ahora va a ser muy consistente), y a cambio, aparte de poder comentar más cosas la primera semana del mes, comentaremos todos los meses la serie regular de Batman, (lo cual significa que será uno de cada dos números, porque a partir de ahora será quincenal) que para algo irá cambiando también de autores a partir de ahora.

Oh, y aparentemente, Panini va a traducir Fear Itself como Miedo Encarnado. Bueno, al menos es una traducción.

Y con esto ya es suficiente introducción. Más comentarios en el podcast y en las muchas reseñas que siguen:

 

 

 

 

 

 

Astonishing X-Men Nº19

 

Joss Whedon. Warren Ellis. Y ahora, Daniel Way. Algo falla en esa progresión, y es la señal de que la idea de que esta es una serie que existe para contar historias con autores de lujo se ha ido a hacer gárgaras.

 

Así que a partir de ahora, esta va a ser la Serie Genérica de la Patrulla-X Nº2 (porque también tenemos X-Men, como recordaremos mas abajo), que se diferencia de la otra en que cada saga la hace un equipo creativo aleatorio, y que más o menos usan la alineación famosa de sus predecesores. En este caso, y durante los próximos números (más o menos, como veremos en un par de meses), tenemos a Daniel Way, que no se ha llenado de gloria precisamente en cosas como Lobezno: Origenes o Masacre, contando una historia bastante genérica de la Patrulla-X contra monstruitos.

 

A decir verdad, al menos Way intenta darle personalidad en dos puntos. Uno es hacer que la historia gire alrededor de Armadura, ya que al fin y al cabo, es el único personaje que es más o menos exclusivo de esta serie. Se le añade un elemento mágico a sus poderes que no pega mucho y se explora un poco su pasado familiar. Pero lo primero es usar el viejo tópico de que todos los personajes orientales tienen que estar conectados con el folklore del sitio, y lo segundo esta hecho prácticamente con molde, no tanto con emoción sino pasando por lo que se supone que tienen que decir en esta clase de situaciones. Y al final, está poco más que de excusa para que la Patrulla-X viaje a uno de sus sitios favoritos, Japón.

 

La otra idea es usar de villano a Mentallo, que es uno de esos curiosos villanos que son mutantes, pero que no se han cruzado realmente con la Patrulla-X antes porque pertenecen a la galería de villanos de otros. (Principalmente porque fueron creados como villanos de otros personajes, y sólo dijeron que eran mutantes años después en un Handbook para explicar porque tenían poderes de nacimiento) Algunos de estos están empezando a ser asimilados en Utopia, como Nekra, pero aún quedan algunos que son emparejamientos nuevos y frescos. Aunque la verdad, tampoco es que la Patrulla-X sea la primera vez que se enfrenta a un telépata. Y la caracterización de Mentallo aquí es bastante simplona y de la Edad de Plata, una pena después de la renovación chula que hizo Van Lente en MODOK’s 11.

 

Así que al final, tras algo de drama obligatorio pero no especialmente bueno con Hisako, y algo de tejemanejes para poner en marcha el argumento, resulta que la historia va de la Patrulla-X contra Kaijus. Es decir, monstruos gigantes japoneses tipo Godzilla y demás. De hecho, parece que van a usar a los de las películas, ligeramente modificados para que no sea denunciable. Eso puede ser divertido durante un número o dos, pero no es lo suficiente para una historia larga. Y es difícil fiarse de Way para pensar que tiene algo pensado más que peleas elementales y drama básico.

 

Probablemente lo más llamativo de esta saga es el dibujo, que es de Jason Pearson. Pearson era uno de esos dibujantes que saltó a la fama en los 90, y que prácticamente desaparecieron del mapa luego. Algo así como Paul Smith antes que él. Pero de vez en cuando vuelven para algún trabajo, no necesariamente muy publicitado, y este es uno de esos casos. Por un lado, la parte que es probablemente para la que le han cogido, la de divertirse dibujando monstruos gigantes rompiendo cosas, la hace muy bien, de sobra. Por otro lado, la parte de los personajes es más problemática, dandole demasiadas estilizaciones a los protagonistas, con un Lobezno que es más encogido que bajito, y una Hisako que tiene cara de naranja más que de japonesa.

 

Así que, esencialmente, relleno. Inofensivo, pero no promete particularmente nada. Neutral (6)

 

 

 

Batman Nº51

 

P: Para empezar la andadura quincenal, este número lleva un especial, titulado El Regreso, que sirve para lanzar la nueva dirección de las series de Batman, al menos durante el próximo año. (O en el caso de aquí, los próximos seis meses) Escribe Morrison, así que te puedes imaginar que sobre todo es prólogo a su nueva serie, Batman Incorporated, que será la serie central de la línea. (Aunque precisamente por eso, algunas de las ideas también se verán por otras series)

Buena parte del número es ver parte del nuevo status quo para Batman, y como va haciendo el montaje de lo que será Batman Inc. Como dejaba claro el final de la etapa anterior, por mucho que digan de Batman como solitario, realmente siempre se rodea de personas, y aquí es donde por fin deja de fingir otra cosa, y empieza a usar todos sus recursos a su disposición de manera activa. Así que durante el número se repasan los miembros principales de la Batfamilia, que hacen ahora, y en muchos casos, se les aportan ideas nuevas, donde cada una de ellas será una semilla para una historia distinta en la futura serie. Igualmente, también se usan otros recursos que tiene Bruce Wayne para ir luchando contra el crimen de distintas maneras.

 

A: Parece que Morrison emprende una especie de auditoría y racionalización de todos los elementos de Batman. Cojamos todos los recursos que tiene a su disposición, todos sus personajes satélites, todo lo que anda disperso y sin cohesión y pongámoslo todo a alimentar una maquinaria común y lógica. Se supone que Batman es una de las personas más inteligentes del mundo, lo raro es que no haya coordinado todo ésto antes. Creo que la idea es buena. Al menos plantearla. Si sale mal, al menos Bruce tendrá ya una razón para seguir actuando de otro modo. Ahora, no la tenía.

 

P: Batman Inc es una gran idea como extensión lógica del personaje. Si no te gusta, la puedes ignorar y usar a Batman como siempre, pero si te gusta, abre puertas para montones de historias y situaciones nuevas. Aquí se empieza a vislumbrar todo ese potencial, aunque de momento sólo sea presentación, y no sorprendentemente, Morrison tiene montones de ideas. Pero también hay espacio para la caracterización. La mayoría de personajes sólo aportan un poco y dan una pequeña muestra de su caracterización, porque la historia central va de Batman y Robin, padre e hijo, y ver como el retorno de Bruce afecta a la dinámica que Damian había establecido estos meses con Dick. La idea, por supuesto, es poder seguir teniendo la serie de Batman y Robin con Dick y Damian, pero está muy bien justificado, porque la personalidad más relajada de Grayson, como hermano mayor, es más compatible con Damian que la intensidad de su padre, precisamente porque se parecen demasiado. Al final, permite mantener una buena dinámica durante un tiempo más (aunque obviamente, tarde o temprano tendremos a padre e hijo como Batman y Robin) y le da un toque melancólico nuevo al personaje de Bruce Wayne, pero sin ser exageradamente melodramático. Por otro lado, es genial que al menos de momento, en DC no sean imbéciles y permitan tener dos Hombres Murcielago, porque lejos de ser confuso, ayuda a la historia, a la idea de tener a Batman en todas partes.

 

A: Lo bueno es que que sea un número de presentación no crea en absoluto imagen de relleno. Se aprovecha para ir presentando cosas nuevas (la nueva organización, los nuevos villanos), para reajustar las relaciones entre personajes y para darles buenos momentos a varios de ellos (especialmente Bruce, Damian y Alfred). Creo que tener a Dick Grayson como Batman ha salido tan bien o mejor de lo que se esperaba y resultaría ridículo romper con ello cuando puede convivir perfectamente con Bruce, dentro de una organización que pretende crear una franquicia del murciélago.

 

P: La otra idea del especial es presentar a los que serán los malos de los dos años que durará Batman Inc (que es, ahora si, el gran final de la etapa Morrison), que es una organización terrorista global en plan Hydra, llamada Leviatán. (Un poco desafortunado que en Guerreros Secretos ya haya una organizacion asi llamada Leviatán, en DC deberian haberle aceptado el otro nombre para el grupo) De momento, sabemos más bien poco de la organización, y lo que vemos es bastante estándar de este tipo de cosas. Pero al menos no se presenta mediante la bazofia habitual de lacayos genéricos, todo lo contrario. Se hace de manera mucho más insidiosa, más parecida a sus equivalentes reales, y demuestra porque van a ser enemigos dignos de Batman. De paso, se presentan dos personajes nuevos. Uno de momento parece un poco olvidable, pero el otro, que parece que será un malo importante, viene con un misterio intrigante incorporado. En cualquier caso, se nota que Morrison tiene pensada ya toda la historia. (E igualmente, que tanto Leviatán como Batman también tienen los planes hechos, y que poco está dejado al azar)

 

A: En pocas páginas da una idea bastante clara pero lo suficientemente misteriosa de lo que puede ser Leviatán. Aunque tampoco soy yo muy fan de estas organizaciones criminales descomunales y poderosísimas de las que no habíamos oído hablar hasta ahora. Conociendo a Morrison, supongo que tendrá algo más inteligente pensado detrás de ello.

 

P: Las escenas de acción donde se presentan a estos malos, sin embargo, podían haber sido mejores. La idea de los villanos está bien, pero como se presentan es convencional a lo sumo, y terriblemente confuso en el peor de los casos. Claro, que eso es en parte culpa del dibujo.

El dibujante del especial es David Finch, el último “gran fichaje” de DC, que dice todo lo que se puede decir sobre la dirección actual de DC. Finch no dibujará Batman Inc, afortunadamente, pero como va a hacer una nueva serie de Batman a partir de ahora (dibujando y “escribiendo”), el especial sirve también para presentarle a él con el personaje. Porque mira que es malo. Es como Silvestri, pero ligeramente más cuidado. Aparte de que todos sus personajes son feos e hipertrofiados y la sobreabundancia de rayas negras, todas las escenas están hechas muy chapuceramente, que hace que la mitad de las veces no se vea donde transcurre la acción, no se aprecien muchos detalles (cosa mucho peor en algo tan detallado como un guión de Morrison que en otros) y que las escenas de acción apenas se puedan descifrar. No en plan “no veo que está pasando”, en plan “espera, ¿cuantos personajes hay en escena y quien es quien?”. Menos mal que ya no colabora más con un guionista de verdad, pero no es precisamente buena carta de presentación para su serie.

 

A: Tampoco ayudan en la escena de acción esos diseños horribles de armaduras de Batman y Robin. En general, lo peor que hace Finch son las cosas mecánicas porque mira que son feas todas las cosas que salen en Waynetech, toda la tecnología de Leviatán… no es un dibujo que ayude especialmente a hacerte a la idea de que Batman Inc y Leviatán sean organizaciones modernas y punteras.

 

P: Su idea de moderno es “de 1995”. Claro, que también su idea de estilo, y lo que mola. Y aparentemente, la de DC en general.

El número también incluye una narración introductoria bastante farragosa que no aporta más bien nada, y unas páginas de “Como se hizo” que aclaran un poco algunas cosas que el dibujo no.

Un número de presentación con algunos problemas, pero que tienen pinta de solucionarse, y si lo hacen, con el potencial ya demostrado, pueden hacer de Batman Inc lo mejor de DC, otra vez. Recomendado (8)

 

 

 

Capitán America Nº9

 

Dos números este mes, como he dicho en la introducción. El primero es el final del Juicio de Bucky, que es la continuación lógica de las tramas que lleva escribiendo Brubaker desde… bueno, desde que empezó hace 6 años en la serie. Otra cosa no, pero la etapa Brubaker está quedando como una sola historia que va avanzando. Lástima que a veces tome rodeos que no son particularmente interesantes.

 

Como en este caso, que hay una historia interesante, el juicio de Bucky por sus crimenes cometidos como el Soldado de Invierno. Pero eso no sirve para tener acción, así que Brubaker ha tenido que añadirle a la saga una historia de acción que no tiene absolutamente nada que ver. Eso no sería tan malo si al menos sirviera para algo, pero no, sólo está para llenar páginas. Peor aún, es aburrida. Es un argumento que podría haberse hecho en un serial pulp de  los años 40, con el villano carcajeante y su plan para destruir, que es derrotado en el último segundo por los buenos. Pero se hace sin gracia, sin ironía (como la mayoría de imitadores modernos, que al menos le añaden ritmo y humor), sin personalidad y sin nada remotamente original. ¿Realmente creen que la manera de hacer el Capitán America en 2011 es que sea así de retro, pero en plan lento y más pesado porque así es más moderno?

 

Lo frustrante es que la parte interesante es buena. Habiendo dos Capitanes America, el resultado final no está claro del todo. Y se pueden hacer argumentos a favor de ambos veredictos. Si, los argumentos en contra no son buenos, pero tienen cierto sentido. Este juicio es la inversa de aquel número de Astro City donde se veian todas las excusas posibles para salir inocente en un universo superheroico. Además, tiene para un momento muy bueno para Bucky, cosa que tampoco pasa demasiado. Y el final es un doble engaño que funciona muy bien y pone las cosas interesantes para la siguiente historia. Lástima que esta parte venga pegada a la otra.

 

El otro número es el primero de los punto 1, en este caso, 615.1 porque esa numeración no es confusa en absoluto. Es un número protagonizado por Steve Rogers, y la idea es “oye, en serio, ¿no deberías volver a ser el Capitán America de verdad y dejarte de tonterías?”. Eso se hace mediante lo que suele pasar cada vez que el Capitán America ha dejado de serlo, presentar un Capi que no está a la altura y comparar. En medio de todo esto, hay un complot de villanos tradicionales de la serie, pero es lo de menos en esta historia, y al menos esta vez no se los toman tan en serio. Pero vamos, el conflicto central es la decisión del Capi. Al final, es un número de relleno porque la decisión no se va a tomar en un número suelto así, pero al menos el Capi falso se desarrolla como un personaje más o menos creible. El Capi está un poco en modo triste, que no es como mejor funciona, pero al menos no es un agonías como otras veces. Y el giro del final está bastante bien. Así que no es un mal número, en conjunto.

 

Pero como número punto 1 es nefasto. No es una buena presentación de la serie, porque no te presenta al supuesto protagonista de la serie, que es Bucky, que ni se menciona (por tanto, una referencia al final no se entenderá en absoluto si no has estado siguiendo la serie), y no te presenta el status quo de la serie. En parte porque la serie está en movimiento ahora mismo, pero eso es razón para no poner el número .1 en este momento, no para hacerlo mal. Si alguien pilla la serie en este punto, no va a saber que demonios esté pasando cuando el número siguiente vaya de algo completamente diferente a este. Igualmente, muy pocos de los personajes y elementos se presentan, y aunque algunos no necesitan presentación, otros si que podían haberse explicado un poco, como el personaje que aparece al final. Así que es un desastre, porque es un número que existe únicamente por un motivo, ser de presentación, y no lo consigue.

 

El dibujo del número normal es como siempre de Jackson “Butch” Guice, y es sólido, no está mal. La acción no es espectacular, pero está bien contada. Bernie Rosenthal no se parece absolutamente en nada a como era antes, pero no sabemos si es que han pasado de documentarse o si es que le ha sentado muy mal hacerse mayor. Lo curioso es comparar todo esto con el dibujo de Mitch Breittweiser en el otro número. Breitwesser tiene un estilo más ligero y más animado, y la verdad es que hacer que la historia se haga más divertida, más amena que las historias de acción habituales de Brubaker, siempre tan apagadas y ultraserias. Normalmente se ha dicho que los dibujantes oscuros de esta serie le pegan al tono que quiere Brubaker, pero se deberían plantear la posibilidad de poner gente con un tono distinto a ver si se anima un poco. (Por otro lado, Eaglesham no hizo mucho más divertida la miniserie de Super-soldado, así que puede que simplemente sea que Brubaker estaba más animado ese dia)

 

Así que despues de 6 años, el Capi de Brubaker sigue siendo lo mismo de siempre, pero eso también incluye sorpresas ocasionales, aunque no todas buenas. Recomendado (7)

 

 

 

Cuatro Fantásticos Nº45

 

P: Este es un número especial que vendió un montón, porque hace una de las pocas cosas que aún llaman la atención: Matar a un personaje importante. Esto es el final de Tres, la saga donde uno de los 4F muere. Esto podría sonar a algo completamente gratuito, pero no es un montaje publicitario editorial, es algo motivado argumentalmente y que estaba pensado en los planes de Hickman desde el principio. Que sirva para aumentar las ventas y llamar la atención para la renumeración y renombramiento temporal de la serie dentro de un par de meses (al fin y al cabo, ya no van a ser Cuatro Fantásticos), es una feliz coincidencia, claro.

La idea de Tres es que es donde todo el año y medio de etapa de Hickman, que había sido hasta ahora de presentar conceptos y situaciones, empiezan a moverse e interconectarse, y a afectar personalmente a los protagonistas. Así que durante los capítulos anteriores los protagonistas principales se ha tenido que dividir para afrontar cada uno grandes amenazas (bueno, se han tenido que dividir en 3 no en 4, por motivos que quedan claros en este número) relacionadas con las situaciones presentadas anteriormente. Y la idea es que uno de los protagonistas no sobrevivirá una de estos peligros que tiene que afrontar solo, propiciando la siguiente ronda de historias de la etapa.

 

A: Realmente, llevaba muchos números desconectado de esta serie y tenía grandes dudas sobre su ritmo y densidad. Volviendo ahora, reitero mi opinión. Las cosas apenas han avanzado desde entonces. Los argumentos están prácticamente donde estaban y sólo ahora parece que todo lo presentado empieza a servir para algo. No es que el resultado no sea bueno pero vamos, lo óptimo en estos casos es que, como para Ulises, lo importante no sólo sea el destino sino el viaje. Y además, no me parece que el resultado justifique lo suficiente un desarrollo tan lento y pausado. Ojo, no es que sea malo. Toda esta última saga está bien. Pero la misión de un año de historias no puede ser justificar la traca final. Tiene que tener sentido propio.

 

P: Yo creo que la mayoría de historias anteriores tenían suficiente caracterización y sensación de asombro como para justificarse por si solas, aunque si que es cierto que tienden a saber a poco individualmente y que se lee mucho mejor de un tirón.

En esta saga, la historia donde está claro que no va a morir el protagonista (por lo que le dijo la Valeria del futuro en un número anterior), la de Susan, es una vuelta de tornillo muy buena a la vieja idea de Atlantis. Tiene un par de sorpresas muy buenas, una exploración interesante de culturas distinta, y sobre todo, recordarnos lo duros que pueden ser Namor y la Mujer Invisible, que es algo que muchas veces se olvida. Una de las últimas reacciones de Sue ante Namor es genial. En este número, la conclusión es un poco abrupta, aunque por otro lado, deja la situación aún más interesante para el futuro.

 

A: Para mi, es lo mejor de este número (algo que dice poco del sacrificio épico, por otro lado). La interacción entre Susan y Namor es uno de los grandes clásicos de la serie y es una idea formidable sacándole partido teniendo a Susan como “observadora internacional” en un conflicto político en Atlantis con un cowboy marino como Namor, al que últimamente con lo de ser mutante se le estaban perdiendo sus viejos tics. Y mejor todavía, ese planteamiento que ya es muy bueno y ya genera situaciones y diálogos memorables, es sólo la primera capa. Al final nada es tan sencillo como parece. Y eso es todavía mejor.

 

P: La otra historia donde no muere nadie tenía un nivel mucho más épico, aunque igualmente, la conclusión es algo anticlimática. Al final parece que ha quedado únicamente un poco para despistar con la muerte y para cambiar algunos personajes de situación a otra mejor. No sin algunos buenos momentos, sobre todo del protagonista y de un personaje potencialmente genial.

 

A: Lo bueno que tiene es que juega con una serie de elementos interesantes todos bastante olvidados. Eso siempre es agradable de ver cuando se hace con cierta inteligencia y aquí está bien hecho. También es verdad que no aporta mucho más que resolver un tema enquistado que se tenía que solucionar de algún modo.

 

P: Por último, está la trama de la muerte. Da una verdadera sensación de batalla final con mucho en juego, y de hecho, todo el número juega muy bien con la tensión de “¿Quien morirá?”, entre otras cosas porque lograron que no se supiese de antemano, al menos originalmente. Hay cosas muy divertidas durante la batalla, un gran momento donde demuestran que Reed es más previsor de lo que parece y un par de momentos realmente emotivos. Por otro lado, la situación que lleva a la muerte, primero, está un poco rebuscada para que el personaje tenga que quedarse para hacer un último asalto. Y segundo, la tecnojerigonza que lleva a esa situación es virtualmente incomprensible, y es una pena, porque Hickman hasta ahora estaba haciendo un buen trabajo con el aspecto científico de la serie.

 

A: El sacrifico épico ni es especialmente épico ni especialmente sacrificio: no se genera una situación que exija especialmente la muerte de ese personaje y, en general, tampoco se entiende muy bien por qué tiene que morir nadie para solucionar ese entuerto. Por otro lado, es una muerte de relativamente fácil solución toda vez que ocurre fuera de cámara (aunque visualmente es uno de los mejores momentos).

 

P: En cuanto a la muerte en si… una vez te das cuenta de que tiene que morir prácticamente porque lo dice el guión, es un buen sacrificio heroico, con los elementos necesarios. Por otro lado, Hickman es inteligente, y tenga pensado resucitarlo en el nº600 o no, deja la muerte suficientemente ambigua como para que no haya que hacer cosas raras para resucitarlo. (A menos que realmente quisiera dejar claro que ha muerto, pero lo dudo. Y aunque fuese así, mejor este final en plan Murieron con las Botas Puestas, que los destripamientos gráficos tipo Ares o Damage)

 

A: Antes de terminar debo decir que hay una cosa que realmente tiene mérito que Hickman haya logrado y es un hito en 4F: lo más interesante son Susan y los niños. Por primera vez en la historia. Y no lo digo sarcásticamente, los otros personajes ya han tenido volteo suficiente y éste es un gran camino por explorar.

 

P: La Fundación Futuro es una gran idea, y están desarrollandolos muy bien. Y las cosas van a seguir así, porque en dos meses, a raiz de todo esto, la serie pasa a llamarse Fundación Futuro. (Claro, que en un año recobrará la numeración original con el nº600, mientras que la FF seguirá en su propia serie) La muerte, aunque sea temporal, también va a cambiar la dinámica de la serie y permitirá nuevas situaciones, que es para lo que está, al fin y al cabo. Es como cambiarle la identidad o los poderes a los héroes en solitario: Sabes que no va a durar, pero puede ser interesante ver que pasa mientras tanto. Y a lo mejor sale algo nuevo por el camino tipo USAgente o Superboy.

El dibujo de Steve Epting, aunque sea demasiado oscuro y realista para las partes más fantásticas y brillantes de la serie, para esta saga está bien. Para una historia que transcurre en las profundidaes abisales, en un planeta moribundo y en una invasión de la Zona Negativa, le pega bastante. Hace muy buena acción, desde luego. Y hace expresiones faciales muy buenas en algunos momentos. Mira el final de la escena de Namor y Sue, no necesita palabras.

 

A: No me quejo, aunque no me gusta el aspecto físico que les pone a Reed y a Johny. Supongo que no es el peor dibujante que podría tener esta saga pero, desde luego, no es el óptimo.

 

P: Aunque tenga algo de montaje publicitario, está bien atraer la atención a una de las series más sólidas de Marvel, que se nota que está alcanzando su potencial después de tiempo, y que va hacia adelante. Será muy interesante de ver en el futuro. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Incognito: Malas Influencias

 

Esta es la secuela de Incognito, una miniserie de creación propia de Ed Brubaker y Sean Philips para la línea de creación propia Icon de Marvel. Incognito salió hace un par de años, y era una especie de secuela espiritual de un trabajo anterior del duo, Sleeper. Ambas historias mezclan superhéroes y género negro, transcurren en el mundillo del hampa de su propio mundo de superhéroes, están contadas por un personaje moralmente ambiguo e iban de esa ambigüedad y de estar atrapado entre héroe y villano. Solo que mientras Sleeper tenía a un héroe, un agente secreto infiltrado en la supermafia y viendose cada vez más seducido por ese mundo, Incognito era lo contrario, un antiguo supercriminal en el programa de protección de testigos, tratando de convertirse en una persona honrada. Y fue una historia muy buena.

 

Pero también era una historia que no necesitaba realmente una secuela. Quedaba algún pequeño cabo suelto y un nuevo status quo al final, pero en general era una historia bastante cerrada. Pero bueno, aquí está la secuela, y la idea no es mala. Sigue del final de la mini original, y empieza con Zack Overkill convertido en héroe y trabajando para el equivalente de Shield. Y entonces, hay más parecidos con Sleeper, porque tiene que volver a usar los contactos con su antigua vida criminal, y como en la segunda parte de Sleeper, acaba no sabiendo si está trabajando para los buenos o los malos, para quien quiere trabajar realmente, o ya puestos, si hay realmente buenos y malos, o simplemente dos grupos ambiciosos usandole de peon en su guerra privada. Si leiste Sleeper, muchos de los elementos resultaran familiares. Por otro lado, hay una diferencia con Sleeper, y es que en vez de ser una tragedia donde una persona buena se va oscureciendo, es una historia más ambigua donde no está claro si Zack se va a redimir o si va a volver donde empezó, y si será por voluntad propia o por las circunstancias.

 

De todos modos, es una pena que Brubaker haya decidido volver por un terreno que ya hizo bien hace unos años, porque las partes más originales, sobre todo al principio, que van de Zack tratando de comportarse como una buena persona en contra de sus instintos, son las más divertidas y originales de la miniserie. El resto se parece bastante a otras cosas que ha hecho Brubaker, y tiene más sensación de ya visto. Lo cual no quiere decir que sea malo. El protagonista está muy bien desarrollado, ambiguo para que no esté claro lo que va a pasar, pero suficientemente humano para que caiga bien como protagonista. El mundo a su alrededor es una buena mezcla de arquetipos de mundos superheroicos, con supervillanos, agencias secretas, superciencia y demás, pero visto de una manera que queda original y no queda chorra en una historia oscura como esta. Hay buenos toques de humor, aunque se acaban pronto. La acción está bien. La trama se desenvuelve bastante bien, con una serie de revelaciones y mentiras que van moviendose a su ritmo, y las decisiones duras salen como tienen que salir, sin haber soluciones facilonas. El final no es malo, aunque no es tan bueno como el de la original.

 

El dibujo de Philips le da una gran ambientación a la historia, haciendo que inmediatamente tenga el tono necesario para la historia, pero pudiendo meter trajes rimbombantes y superpoderes sin que quede fuera de lugar. Pese a lo oscuro que es el color, no oscurece la acción. La única pega es que los personajes podrían ser un poco más expresivos, y sobre todo, más distintos fisicamente entre si. (Eso se nota mucho en todas las mujeres desnudas que salen, todas con el mismo molde)

 

Es una buena historia dentro de su extraño género. Lo que pasa es que se nota que es una secuela y que Brubaker ya lo ha hecho antes mejor. Recomendado (8)

 

 

 

Increibles Hulks Nº5

 

P: Esta es la conclusión del crossover de Increibles Hulks con la Guerra del Caos. Realmente, Guerra del Caos es una saga de Hercules a la que han añadido varios especiales y miniseries, y esta es la única serie regular que se cruza, por el sencillo motivo de que comparten guionista, Greg Pak. La conexión argumental es bastante fina: Hulk es amigo de Cho, que es uno de los héroes de Guerra del Caos, y poco más. Realmente, este crossover aporta más bien poco a la historia principal, donde por mucho que se esforzaran en hacer que los Hulks apareciesen en la batalla final, no conseguían nada. Si acaso, la mayor utilidad es explicar que demonios hacía el Dr Extraño durante esta enorme invasión mágica. (Lástima que el supuesto Hechicero Supremo actual estuviese durmiendo) Sin embargo, el crossover si que es de utilidad para esta serie. Usando los acontecimientos de la historia anterior para justificar que los Hulks no estén dormidos como los demás héroes, Pak básicamente juega con la idea de tener el infierno en la Tierra, y sobre todo, a los muertos codeandose con los vivos, no como zombies, sino como ellos mismos.

 

A: A priori, parece difícil encontrar la conexión para que esta historia resulte útil en la serie de Hulk, pero Pak no encuentra uno sino varios. Un par seguro que se le habrán ocurrido leyendo Noche Más Oscura, porque juegan con ese tipo de reencuentros tras la muerte (traumas de infancia incluidos) pero el más acertado es el de tener en cuenta la importancia que la Muerte había tenido para el elenco de secundarios de Hulk años atrás. A Peter David le tiene que haber encantado.

 

P: La ventaja de esto respecto a NMO o Necrosha es que los muertos conservan su libre albedrío (y una complexión sana, ya puestos). Los buenos siguen siendo buenos y los malos, malos. Lo cual permite reencuentros bastante más variados en argumento y emoción que simplemente enfrentarse contra sus antiguos seres queridos y oh, el drama. Entonces, la historia, en vez de una excusa para ese melodrama barato repetitivo, da para más, da para atar cabos sueltos como suelen hacer los fantasmas, despedirse, o ajustar cuentas. Realmente, muchas series podrían jugar con esa idea, y una con una historia tan rica como es Hulk, se puede explotar mucho. Y eso es lo que hace Pak. Estos tres números de crossover van de nadar enteramente en los 45 años de historia de Hulk. (Con mucho énfasis en la etapa de Peter David, como dices, pero para algo fue la más larga e importante) Es un poco autoindulgente, la verdad, y a saber si algo de esto resonará en lectores que no se sepan tanta historia, aunque al menos se esfuerzan bastante en explicar quien es quien y porqué importa.

 

A: Bueno, yo tampoco soy un experto en Jarella o Glenn Talbot y se entiende muy bien a qué vienen y qué provocan. Dan para muy buenos momentos. Y, sobre todo, Marlo. Tener a Marlo y Rick en danza otra vez si que evoca los mejores tiempos de David. Los diálogos (que ya no son malos con Pak) mejoran un 60% desde que entra Marlo en escena. De repente, se crea un entorno en el que todos los protagonistas empiezan a encajar: Bruce, Betty, Abominación, Rick, Marlo… todos aprovechan sus interconexiones de toda la vida.

 

P: Si, realmente, parece un grupo de familia y amigos con todas las conexiones románticas y amistosas que tiene ese tipo de cosas, que es la idea adecuada si estás escribiendo a los Hulks precisamente como una familia. Y el diálogo es bastante bueno y apropiado, manteniendo la diversión de los personajes modernos, y mejorando los personajes que murieron años antes.

El argumento es bastante simple, pero funciona bien. Es una carrera contra reloj primero, y una persecución y acorralamiento contra enemigos imposibles después, con varios giros, que da la suficiente sensación de desesperación. (Mejor que en la serie principal, porque aquí hay una sensación mucho mayor de quienes son los personajes y que pueden conseguir) La Abominación es una gran elección como villano, porque puede ser la mayor nemésis de Hulk, por el simple hecho de que es el que más daño personal ha logrado hacerle. Matarle gratuitamente fue la primera cagada del Loeb en la serie (porque incluso si te gusta la idea de Rick como Abominación, no hacía falta matar a Blonski para ello), y aquí al menos puede tener una gran última historia.

Además, permite una de esas situaciones que solo pueden pasar en comics, donde un personaje puede vengarse de su asesino. (Lastima que no esté el Hulk Rojo aquí, o podríamos tener una doble venganza así). El otro villano es una distracción decente, aunque no es tan bueno. Y como el macguffin, recoge un cabo suelto bastante rebuscado (Uno de la etapa de Pak, el otro de dos series distintas de David

 

A: Es curioso como Hulk ha pasado de ser un comic sobre un tipo condenado a una vida solitaria a ser un comic de equipo/familia. Y creo que esto ha enriquecido mucho la serie. En la etapa de David se jugaba mucho también con los secundarios pero el enfoque de Pak de “todos como supers” es muy original y está consiguiendo que funcione razonablemente bien (aunque haya nuevos personajes que no tienen demasiado sentido). Y parte del éxito consiste en la buena interacción entre personajes. Pero otra parte está en que domina bastante bien la estructura de las historias. Y este ha sido un buen ejemplo de narración progresivamente interesante, utilizando todos los elementos disponibles para complicar y enriquecer la historia.

 

P: Si, el final donde todo el mundo empieza a aportar su grano de arena a la conclusión es un buen climax tanto para la acción como para la emoción, igual que los varios vaivenes en la historia. No debería funcionar, porque hay demasiados elementos que salen muy apresuradamente en el último capítulo, pero le da suficiente emoción para que no te des cuenta. Por otro lado, ¿que personaje dices que no pega? Si te refieres a Korg, tiene gracia como el tio rarito que hay en todas las familias. Y Rick es precisamente, junto a Extraño y Cho, que también salen aquí, los únicos amigos que tiene Hulk.

 

A: Hombre, Betty como Hulka Roja no es de las mejores ideas del mundo. Ni Lyra como Hulka Salvaje seguramente.

 

P: Bueno, Lyra no está aquí, y tienes suerte de que no han metido también a la otra posible hija, la Escorpión. En cuanto a Betty, tiene que estar en la serie, y que sea una Hulka es la única manera de que no sea el eslabón debil. Además, si lo piensas bien, tiene sentido. Dado su pasado, ¿quien va a tener más rabia reprimida que ella? ¿Y no es ese el concepto basico de Hulk?

Terminando con esto, se le dan buenas despedidas a muchos personajes (aunque sigue siendo una pena que Doc Samson esté muerto, sobre todo de manera tan tonta), y el demonio en particular que exorciza Banner en esta historia es una parte importante en su desarrollo personal a ser un adulto y hombre de familia completo, que es de lo que va todo esto.

 

A: Hulk se ha hecho mayor.

 

P: Si, ese es el mejor resumen de la etapa de Pak. En la de David pasó de niño a adolescente, en esta de adolescente a adulto. Y como los adultos, tiene que afrontar sus responsabilidades. Y de eso va la siguiente historia, que empieza en el segundo capitulo del comic. Aunque realmente, eso está como excusa para el verdadero objetivo de la historia, que es ver las consecuencias de la Guerra del Caos. Asi que el número es básicamente un tour de Hulk por el nuevo Olimpo, que es básicamente el de siempre, excepto Hercules y Ares, por motivos arbitrarios. Bueno, y una idea nueva sobre el Olimpo en general, que es un buen giro a la vieja rivalidad entre olimpicos y asgardianos.

 

A: El número es básicamente relleno y un poco excusa para que Pak verbalice la explicación y las consecuencias de toda su “gran historia”. Pero como pasar, pasar, tampoco es que pase nada. Ni aquí ni en en la de complemento, ya puestos.

 

P: Básicamente, es Hulk pegandose contra personajes de los mitos grecorromanos. Sirve para tener a Hulk desmelenandose en peleas a una escala inmensa donde no tiene que contenerse y puede demostrar su nivel de poder. Asi que a los fans de Hulk realizando proezas y viendo splash pages de pelea, o de la mitologia, les gustará. Para los que quieran algo más de contenido, es decepcionante.

El dibujo de Pelletier, sin embargo, es impresionante. El nivel de poder que es capaz de mostrar, las burradas en cuestión de la cantidad de monstruos, sus diseños, o el daño que hacen, es impresionante. Pero también les da mucha humanidad a monstruos y humanos en los momentos personajes. Y es todo muy atractivo. Definitivamente, se ha convertido en uno de los dibujantes memorables de la serie.

 

A: Hay veces que me parece feo el acabado, pero tiene sentido dando que normalmente dibuja personajes y entornos muy feos. Pero hay que reconocerle su capacidad narrativa y creativa.

 

P: En cuanto a las historias de complemento, aquí vienen las dos últimas. La primera termina los archivos de Banner dedicados a cada miembro de su familia, en este caso dedicada al “Tio raro”, Korg el hombre de piedra de un sitio que no es Saturno. Escribe Brandon Montclare, novelista que debuta en comics aquí y en uno de los especiales de Guerra del Caos del mes que viene. Es un resumen de la vida de Korg y una pelea bastante tonta con Hulk. La conclusión a la que se llega es bastante decente, pero el camino para llegar allí no es gran cosa. Además, el dibujo de Simon Bisley, por famoso que sea, hace parecer a Hulk la versión tonta y queda fuera de lugar, y las escenas de pelea son todo menos imaginativas.

 

A: Me dio tanta pereza que me incitaba a saltarme páginas. Pero no lo he hecho y hago esta opinión tan breve porque creo que tú ya lo has dicho todo ¿eh?. Obviamente. Y concuerdo sobre todo con lo del dibujo feo y pesado.

 

P: La otra es totalmente de relleno, y se notaba que ya no sabían que poner. Escribe un novato llamado Williamson, y tiene al Banner/Hulk clásico en una historia típica en Rusia. No es un mal concepto, pero apenas intersecciona con el protagonista de la serie. Al menos el dibujo de Sana Takeda hace algunos efectos bonitos, aunque haga caras muy raras.

 

A: Ahi si que lo mejor es el dibujo. Porque queda bonito, básicamente. La historia ni merece ser reseñada. No aporta nada en absoluto ni tiene nada que decir ni que hacer con el personaje.

 

P: El crossover de estos dos meses ha aprovechado al máximo el potencial de la serie y de la etapa de Pak. Es de lo más recomendable para fans del personaje. Lástima que este número lleve también material que no es tan recomendable. Recomendado (8)

 

 

 

Iron Man Nº9

 

A pesar de que no fue precisamente un climax, la larga historia de Acero de Detroit terminó en el número anterior (aunque realmente, no concluia nada, sólo se quedaba aparcado hasta la próxima) y este número toca el nº500 de la serie. O mejor dicho, el que sería el nº500 de Iron Man si no hubieran renumerado 4 veces la serie, pero como es la moda en Marvel, han aprovechado el número redondo para volver a esa “numeración original”. Si hicieran lo mismo con las ediciones españolas, este sería el nº167. (Que es una numeración muy baja para más de 25 años, pero es que Iron Man ha tenido poca suerte en España desde finales de los 80 hasta la película)

 

Para celebrar el aniversario, este es un número doble, con la gracia de que la historia transcurre a dos tiempos. Una parte es en el presente, y tiene a Fraction volviendo al tema central de su primer tomo de la serie, el de cómo demonios controlar a la gente que le da mal uso a la alta tecnología, y a donde nos lleva eso. Tiene de invitado a Spiderman, con lo que parece más una secuela a ese tomo, ya que también hacían equipo al final del tomo. Tener a Spiderman le da un humor al número que se echaba bastante de menos en la serie, y en general tienen una buena química entre ellos. Eso si, queda rarísimo tener a Tony haciendo equipo tanto con Spiderman como con Peter Parker sin saber que son la misma persona. (Lo suyo habría sido justificarlo con el nuevo status quo de Spiderman A Lo Grande, pero Dios libre a los guionistas guays de Marvel de mencionar a las series de los guionistas que si que son buenos) La amenaza de por si no es muy peligrosa, pero es una idea chula, y un buen homenaje a un personaje que sufrió una muerte gratuita tontisima (escrita por, um, Matt Fraction), pero lo más interesante es lo que puede presagiar del futuro.

 

La otra parte transcurre varias décadas en el futuro. Si llevas tiempo leyendo Marvel, te habrás dado cuenta de que en ninguno de los muchos futuros posibles que se ven, Tony Stark tiene hijos. Esto fue algo intencionado por parte de los guionistas más importantes del personaje, Michelinie y Layton, como una parte importante del personaje de Tony. Tony tiene muchos protegidos, porque es esa clase de persona, pero no para dedicarse a tener un hijo, porque es otro tipo de responsabilidad. Su herencia en los futuros siempre la llevaban descendientes lejanos o sucesores, nunca descendientes directos. Bueno, pues ese es otro de los aspectos sutiles pero importantes que Fraction no parece entender del personaje, igual que se ha librado de muchos otros que hacían que funcionase. Así que tenemos uno de esos futuros donde Stark ha tenido dos hijos, uno bueno y otro malo, cada uno representando uno de los aspectos del personaje. Mientras, Tony tiene sus propios problemas. Es un futuro terrible, que representa las peores pesadillas de Tony, tal y como se han ido estableciendo a lo largo de la serie, con varios detalles de los últimos números yendo por el peor camino posible. (Los malos, por cierto, tienen cierto parecido a los malos que se vieron en el flashforward en Capitan America Renacimiento, pero no sabemos si es que va a ser el mismo futuro, o es un guiño y pista falsa) Dentro del esquema típico de historias en plan Regreso del Caballero Oscuro (donde el héroe envejecido tiene que hacer una última gran misión para salvar el mundo y sus sucesores tienen que ganarse la herencia) no está mal, aunque las partes de acción de los hijos a veces se vuelven confusas, y en general se podría haber explicado bastante mejor. Pero como capítulo final posible para la etapa, está bastante bien, y el paralelismo y enlace con la parte del presente es muy bueno.

 

El dibujo de la parte del presente es de Larroca, y es como siempre, demasiado oscuro y eso perjudica, y sus diseños podían ser mejores, pero más o menos cumple con la acción y los personajes. (Ayuda que no hay tanta cabeza parlante y por tanto no se nota tanto la fotorreferencia). Pero como aunque Larroca es rápido, no puede hacer un comic de 60 páginas en un mes (gran detalle hacer una historia realmente larga para el “aniversario”, por cierto, y menos cuando tendrá que hacer dos comics en algún mes posterior, la parte del futuro la hacen tres dibujantes distintos. Desgraciadamente, dos de ellos no son apropiados ni remotamente para una historia de ciencia-ficción. Carmine di Giandomenico, que hizo el anual del Mandarín hace unos meses, es demasiado sucio y confuso para este tipo de cosas. Y Nathan Fox, que hizo la miniserie aquella de Zodiaco el año pasado, es peor aún. El único que hace bien la acción es Haim Kano, que no está nada mal. Y Giandomenico hace bien las partes personales, pero no las de acción. Es una pena que una mala selección de dibujantes estropee la que podría ser una buena celebración. (En serio, es Iron Man, tienes que coger dibujantes elegantes, futuristas y de corte brillante y científico, no lo contrario). Como todos estos números redondos, incluye una galería con las portadas de los 500 números, que siempre es un gran detalle.

 

Un número que no tiene éxito del todo, pero aún así es una mejora y un encauzamiento para la serie. Recomendado (7)

 

 

 

Nemesis

 

Esto es el siguiente trabajo de creación propia de Mark Millar para la línea Icon (nada de la línea durante meses, y Panini saca dos a la vez, típico). La publicidad trata de vender esto como un anti-Batman, y algo de eso tiene, pero realmente, la inspiración es mucho más obvia: Busca Diabolik en internet, y luego me dices. (Fantomex también está basado en ese personaje y la inspiración común, que es Fantomás, pero al menos sus guionistas lo admiten, como en el Patrulla-X de este mes) El caso es que es un aventurero y mente maestra criminal que se dedica a cometer crimenes por diversión y donde es más listo y más habil que nadie, sin ninguna pretensión de otra cosa. Y está el tipico detective que intenta detenerle pero siempre va dos pasos por detrás. Es una fórmula vieja sin ningún giro nuevo, pero no hay nada de malo en sacarle el polvo y actualizarla.

 

El problema es que el que la “moderniza” es Millar. Y lo hace mediante lo que hace siempre. Ahora es cuando uno debería escandalizarse y quejarse de que hace apología de terrorismo, violencia, nihilismo y demás. Pero eso es lo que Millar quiere, llamar la atención. Hacer comics que únicamente van de llamar la atención a base de apelar a los bajos instintos del niño de 12 años en el interior de su público que se excita por oir palabrotas y ver mutilaciones porque es transgresor. Ver a ver cuantos supuestos tabues puede romper, en vez de molestarse en hacer una historia con sentido o personajes minimamente creibles. Oh, aquí el protagonista se parece muy, muy vagamente a Batman, pero viola y mata graficamente, mira como mola, ignora el resto, ignora que no hay resto. Es triste, y más triste aún que esto venda.

 

A decir verdad, hay algo de ingenio aquí, porque Millar siempre ha tenido ramalazos de ingenio, es el resto en lo que falla. Pero vamos, es tener a un personaje completamente vacio de protagonista (ni siquiera tiene el estilo y la clase de los ladrones de guante blanco protagonistas clásicos, esa alegría de hacer lo que uno quiere desafiando la sociedad que se supone que es la gracia… este Nemesis es simplemente un sádico, imposible que caiga bien a menos que uno sea un completo sociópata y misántropo), siendo siempre más listo que el resto del mundo, tenga sentido o no, y matando y torturando a otro montón de cifras sin personalidad que ni siquiera caen suficiente mal para que uno aprecie lo que les pasa. En una historia mejor, el par de giros que tienen ingenio quedarían bien, o alguna de las escenas de acción, o el dibujo de McNiven (que la verdad es que cada vez es más pobre, cada vez con más rayas, menos cuidado, y por algún motivo dando una sensación claustrofóbica que no capta bien la impresión que se supone que tiene que dar la acción). Pero aquí, nada de eso es interesante. Esto es un comic para mañacos. Peor aún, para mañacos que se creen mayores porque leen comics que dicen palabrotas y guarradas. No Recomendado (4)

 

 

 

X-Men Nº7

 

Empieza la segunda saga de la serie, y resulta que no va a ir siempre de la Patrulla-X enfrentandose a hordas de vampiros. También se van a enfrentar a hordas de otros monstruos nocturnos.

 

Aunque escribe el mismo guionista que la saga anterior, Victor Gischler, y hay una breve mención a la saga anterior (si quieres consecuencias, tendrás que comprar el tomo del mes pasado, aparentemente), parece que esta serie van a ser historias sueltas de la Patrulla-X contra el enemigo de turno, sin subargumentos, desarrollo o personajes fijos. Basicamente, es X-Men Team-Up, y recordemos los buenos momentos que nos han dado esas series, sobre todo cuando las escribía gente sin ideas.

 

Así que este mes, con la excusa de las relaciones públicas (y la mención de la relaciones publicas que presentaron en Patrulla-X es probablemente el único elemento original del número), la Patrulla-X viaja a Nueva York, que es un sitio poco explotado en Marvel, a buscar pelea con unos monstruos que han aparecido. Resulta que están conectados con Spiderman (de hecho, se podría decir que esto es una secuela de una historia reciente de Asombroso Spiderman, teniendo mismo villano y dibujante) así que, por supuesto, ahí aparece Spiderman, y hacen team-up para tratar con la situación. Fórmula totalmente básica de team-up estándar.

 

Y aunque realmente no es mala historia, eso tampoco la hace buena. Porque como suele pasar en los team-ups, es una historia muy genérica. Los hombres-x elegidos son de los más explotados que hay (al menos no coincide del todo con los de Astonishing), y la interacción entre ellos es barata y no es interesante. Spiderman no se hace particularmente divertido. Los villanos no son amenazadores, y la complicación que surge alredeor de ellos hacia el final tampoco suena que los vaya a hacer muy interesantes. En los dos números que hay aquí, realmente no ha pasado casi nada que se pueda señalar. En general, no parece que la historia pueda justificar mucho su existencia, y menos la duración que va a tener.

 

El dibujo de la saga es de Bachalo, así que al menos se están esforzando en que algo del comic sea llamativo. Ciertamente, hace algunos efectos con el color y con la forma de la acción de las páginas que son muy originales. Y algunos de sus diseños son originales. Pero tiene sus problemas de siempre, otros de los diseños y versiones de los personajes son bastante feos o poco apropiados, y hay muchas veces que no se sabe bien que demonios está pasando en las imágenes. Si, a veces hace un efecto de claustrofobia a propósito y lo hace bien, pero eso no te debería dificultar la claridad de la acción, y de todas maneras, pasa en otras escenas también.

 

Es triste que teniendo una serie principal que está siendo mejor que en muchos años con la dirección más clara en muchísimo tiempo, y muchas series secundarias muy buenas (Fuerza-X, Factor-X, Generación Hope), también haya demasiadas series de la Patrulla-X que no tienen ninguna razón de ser más que saturar el mercado. Y esto es un problema. Neutral (5)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Asombroso Spiderman Nº60: Historia prácticamente perfecta de Spiderman, con todo lo que puedas pedir y un gran final y dibujo. Muy Recomendado (10)

 

Guerreros Secretos Nº24: Muy buena presentación de personajes, lástima que no haya espacio para desarrollarlos más. Recomendado (8)

 

Lobezno Nº5: Buen final de la historia del infierno aunque algo predecible y con algún problema de dibujo. Recomendado (7)

 

Nuevos Vengadores Nº8: Una conversación estirada y una pelea de relleno. Neutral (6)

 

Patrulla-X Nº70: Historia muy divertida y con grandes ideas, lástima de dibujo que estropea un poco. Muy Recomendado (9)

 

Red: Alto Secreto: Precuela de Red, historia decente de acción en plan thriller. Recomendado (7)

 

Superman Nº53: La primera historia es la típica bazofia de mensaje barato y lloriqueo, la historia relleno sobre periodismo con muy mal dibujo. No Recomendado (3)

 

Thor Nº6: Penúltima parte de la historia, y es esperar a que se resuelva mágicamente. Neutral (6)

 

Vengadores Nº9: Discusión estúpida sobre algo que estaba ya acabado, y personajes siendo muy estúpidos por exigencia del guión para que el malo de Bendis quede bien. No Recomendado (3)

 

Vengadores: Cruzada de los Niños Nº2: Una vez dejas pasar un problema serio con los Vengadores, muy buena interacción entre los demás personajes. Recomendado (8)

 

Vengadores Secretos Nº9: Historia decente de Shield y Shang Chi, no mucho más. Recomendado (7)

 

X-Men: Legado Nº70: Buena historia de realidad alternativa con ideas chulas, y un misterio bastante intrigante. Recomendado (8)

 

 

 

Vaya, ha sido una semana de lo más positivo. Probablemente no durará la racha, porque la semana que viene toca DC: La primera de las historias termina en Dia Más Brillante, Nuevos Guardianes termina en Green Lantern, empieza nueva etapa para los Jóvenes Titanes, que además se cruza con Red Robin. Y Morrison ofrece algo completamente distinto con Joe el Bárbaro. Hasta entonces, Saludos Reptilescos.

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, tenemos las novedades de Panini, ¿y que tenemos? Pues nada menos que 12 tomos de material nuevo, más unos cuantos de reediciones (este mes con dos tomos de esos que reeditan cosas de los 90, porque hay que tirar la casa por la ventana). Lo mires como lo mires, es una auténtica burrada. En serio, ¿no han oido hablar de algo de una crisis? Y no de las divertidas. Si creen que el mercado puede aguantar un ritmo así, están muy equivocados, y como ha pasado con Planeta, esto va a tener que acabar reventando por alguna parte. (Lo curioso es que de todo lo que sale esta semana, no se puede realmente culpar a Panini por publicarlo, al menos según su estilo de publicación de publicar todo lo que saca Marvel que no sea un fracaso rotundo. La solución entonces pasa por organizarse mejor, dejar de publicar todo, o esperar a que Marvel deje de publicar tanto, que está empezando a pasar) La mayor parte de tomos de esta semana son parte de “eventos”, para mayor gracia.

Como hay tanto tomo, volvemos a hacer lo de otras veces de juntar dos semanas, para que de tiempo a todo, con el retraso que eso conlleva. Lo cual significa que también pillamos la última semana de novedades del mes, es decir, la de Norma y compañía. Poquitas cosas de Norma ahora que ya no tienen Wildstorm, y cosas de otras editoriales, un poco de cada, ofreciendo variedad. Veremos que pasa también con todo esto, estamos acercandonos a un punto de inflexión, claramente. O algo. Veremos dentro de un año, y compararemos.

Con esa nota tan ominosa empezamos. Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Cabeza de Tornillo y Otros Relatos Extraños

 

Esto es una colección de varias historias cortas escritas y dibujadas por Mike Mignola, sin nada que ver con Hellboy, pero publicadas también por Dark Horse. Todas son cortas, de fantasía, y completamente absurdas y desenfadadas. No son para todos los gustos, pero por las descripciones es fácil de saber si te van a gustar o no.

 

La principal es la del título, que tiene ya unos cuantos años, casi una década. Está protagonizada por Cabeza de Tornillo, que es exactamente lo que suena por el nombre: Una cabeza atornillable. Que se instala en un cuerpo mecánico, y se dedica a cumplir misiones para el Presidente Lincoln. O al menos, un cuadro con su cara. Misiones donde tiene que enfrentarse a cientificos locos con planes igualmente absurdos, porque si. Casualidad o no, puedes ver en esta historia las semillas de éxitos futuros como Umbrella Academy o Atomic Robo, porque tienen el mismo tono, donde el argumento es de historia de aventuras pulp, pero los detalles son completamente absurdos e imaginativos, y los personajes actuan como si fuese lo más normal del mundo. Es tan exagerado que se hace divertido, y las ideas son graciosas. Probablemente no daría para muchas más historias sin un poco más de argumento, pero como historia corta, está bien. Suficiente como para ganar un Eisner y que hicieran una adaptación a televisión.

 

Las demás historias son más cortas, algunas de las cuales apenas llegan a historia, más viñetas que otra cosa, como los Time Twisters de 2000 AD, pero más fantásticas. Una de estas es una variante del cuento de Jack y las Judías Mágicas, pero con un final (y ambientación, claro) completamente distinto. Gracioso, es básicamente un chiste contado en unas cuantas páginas. La otra historia que mencionan en la portada, la de la Serpiente y el Mago, coescrita por la hija pequeña de Mignola, es un cuento bonito entre una extraña amistad entre, bueno, lo que dice el título. Simple, y con un final un poco abrupto, pero efectiva. La siguiente, sobre brujas, es otra de un solo chiste, pero no llega a funcionar, porque ni es particularmente gracioso, ni una gran sorpresa. Después está el Prisionero de Marte, que es parte de la moda victoriana reciente, que lleva varios elementos de la ciencia-ficción de la época a un nivel absurdo, con un final bastante ingenioso y divertido. No se toma a si misma en serio pese a que podría perfectamente haberlo hecho con ese argumento, y eso le da un toque distintivo. Y finalmente está la Capilla de los Objetos Extraños, que es donde Mignola termina de dar rienda suelta a su imaginación, y aunque apenas es una historia, se hace perfectamente divertida mientras dura.

 

El dibujo de Mignola es lo de siempre: Oscuro, lleno de sombras, ambientación gótica, simple pero muy cuidado, muy imaginativo y con mucha personalidad. Pero curiosamente, en estas historias demuestra más rango, sabiendo cambiar de registro dependiendo de si la historia necesita más luz o más sombras, más absurdo o más seriedad, más retro o más atemporal. Ahí es cuando se diferencian los dibujantes con un estilo original, y los que realmente saben.

 

Lo dicho, no será para todos, pero a los que le guste lo extraño, lo absurdo, o simplemente Mignola, podrán encontrar aquí pequeñas joyas. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Crossed: Valores Familiares

 

Esta es la segunda miniserie de algo que intenta convertirse en una franquicia en Avatar. La primera mini la escribió Garth Ennis, pero ya no ha seguido con la serie, y esta segunda la escribe David Lapham. Transcurre en el mismo universo, pero con otros protagonistas, así que no hace falta haber leido la original.

 

La idea de Crossed es que es una serie de zombies, como es la moda, pero sin ningún elemento sobrenatural. Simplemente, hay una infección que vuelve a la gente en canibales imparables, no porque tengan habilidades superhumanas, sino porque no les importante absolutamente nada excepto matar y similares. A partir de ahí, era jugar con las ideas del género, pero deconstruyendolo un poco y viendo como sería mucho más duro de lo que suele verse en otros sitios. Esta miniserie es más como una aventura del oeste, con una familia huyendo por todas las llanuras y montañas americanas huyendo de los Cruzados.

 

Lo que pasa es que si tuviera que describir con una palabra este comic sería “asqueroso”. Y si tuviera que describirlo con otra, sería “muy”, porque el comic no tiene mucho más. Son varios números de los Cruzados siendo asquerosos hasta el punto de que deja de ser impactante y solo es desagradable, y los protagonistas, la mayor parte de los cuales son intercambiables, huyendo y siendo masacrados, hasta que la historia se acaba. Hay muy poco más. La protagonista es un personaje decente, pero tampoco se desarrolla mucho más que ser impresionante porque supera todas las cosas horribles que le pasan. Los demás personajes apenas se desarrollan, y cuando lo hacen, la mitad de las cosas pasan porque si. Hay intentos de darle un tema a la historia, cosas como “los humanos normales también pueden ser monstruos” o algunos farfulleos sobre la fe, pero acaban en nada. (Lo primero es completamente obvio, lo segundo… bueno, tener fuerzas para huir de una muerte horrible no es tener fe, es tener instinto de supervivencia).

 

El resto… es violencia y desnudos gratuitos. De todas las protagonistas femeninas, la gran mayoría acaban violadas, simplemente porque si. La mayor parte de la violencia es, obviamente, terriblemente gráfica, pero una vez pasan los primeros ejemplos, no sirven para nada. No es graciosa, no es impactante porque te desensibilizas, no es imaginativa, no aporta nada al guión. Está únicamente como táctica de choque, sacar tripas porque puedes hacerlo. Igual que los desnudos y las violaciones, simplemente porque si. Se supone que los cruzados matan y violan todo lo que se mueve, pero fijate que solo vemos violaciones a chicas atractivas. (Y si, está bien que se pueda tener sexo en comics americanos y todo lo que tu quieras, pero fijate que dos ejemplos que he comentado recientemente, han sido ambos de violaciones, y encima, especialmente asquerosas, en vez de presentar el sexo como algo normal o atractivo. Eso no es ser maduro, eso es estar jodido de la cabeza. Y me refiero al mercado en si, no a los guionistas en concreto)

 

Es una pena que sea un comic tan desagradable de mirar, porque el dibujo de Jacen Burrows es muy bueno. Es similar al viejo colaborador de Ennis, Steve Dillon, pero con algo más de fuerza. Es bueno con las situaciones normales, puede hacer burradas como el que más, y es correcto contando cosas, e incluso hace casi bien la anatomía, cosa rara en Avatar. Pero aquí está al servicio de violaciones y destripamientos la mayor parte del tiempo, y no queda una buena impresión.

 

Evita esto, no porque sea violento, sino porque es gratuitamente violento con poco debajo. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Guerra del Caos

 

P: Esto es el octavo y último volumen de Increible Hercules, donde Van Lente y Pak cierran la historia que tenían pensada desde el principio, más o menos. (Hay un cabo suelto que no han podido cerrar, pero porque tuvieron que reescribir el penúltimo tomo, luego lo explico) Sólo que para darle más bombo al asunto, en Marvel han decidido transformarlo en uno de estos mini-eventos que han lanzado

este año, con una mini central y varios especiales, miniseries y crossovers alrededor. Claro, que esta vez el evento no es de una familia en concreto como Hulk o Heroes Callejeros, así que los derivados serán bastante variados.

La idea de la historia es una que llevaba preparandose desde el segundo tomo de la serie (y en cierto modo, desde la primera miniserie de Ares, que es la que empezó todo este ciclo de historias olímpicas), y es el retorno de Amatsu-Mikaboshi, liderando un ejercito de dioses esclavos, para comerse a los dioses de la Tierra, y por extensión, a toda la creación. Por tanto, Hercules y Amadeus Cho, en los nuevos status quo donde quedaron al final del anterior tomo, tienen que detenerle, con la ayuda que puedan conseguir de los demás panteones, lo cual sirve para que sea la historia definitiva del duo que termina el viaje heroico que llevan ambos desde el principio. Hasta ahí bien, el problema es que si falta algo en esa descripción es una manera de encajar crossovers. Bueno, puedes justificar los de Thor y Alpha Flight, porque tienen dioses, pero ya está. Así que, como hemos visto en Hulks, tiene que aprovecharse una escena de la saga donde Mikaboshi ataca los infiernos para que puedan aparecer muertos en la Tierra y que se enfrenten a otros personajes. Lo cual tiene poco que ver con la saga, y se parece bastante a otros crossovers que hemos tenido recientemente. Y aunque la serie principal se esfuerza por encajar la mayoría de crossovers (hay un punto donde muchos de los protagonistas se separan para dejar hueco a los varios especiales, y los protas del resto aparecen en el último número para dar sensación de cierre), realmente, no acaban afectando a la historia en absoluto.

 

A: El tema del crossover era totalmente innecesario. Aquí los que realmente cuentan son los panteones de dioses, Hércules y Amadeus. El resto no aportan nada a la historia. Es más, ni siquiera se pretende que sean necesarios para la historia. Casi hace suponer que Van Lente no tenía pensado montar un crossover para el final de su historia pero ha tenido que encajarlo de algún modo, procurando que interfiriese lo menos posible.

 

P: Si, originalmente no era un crossover, fue algo que decidieron a última hora. De hecho, hay una miniserie pensada tan a última hora (la de la Patrulla-X) que ni llegan a mencionarla en la saga. (Originalmente también iba a haber un crossover con Atlas aprovechando la participación de Venus, pero Parker decidió cerrar la serie en vez de eso)

La cosa es que no sólo las historias derivadas no tienen ningun efecto en la historia, es que la mayor parte de elementos de la propia historia no tienen efecto en la historia. Por ejemplo, la Brigada Divina. La otra vez, cada uno se desarrollaba bastante y tenía su participación importante en la conclusión de la historia. Esta vez tenemos una nueva Brigada Divina (O Nueva Brigada Divina, porque son todos más famosos, y por tanto, con menos potencial para desarrollo, aunque no están exentos de él), ¿y que aportan a la historia? Realmente nada. Aparecen en portadas, hay un número entero dedicado a reclutarlos, pero al final no hacen nada, ni les pasa nada. Tienen algún momento bueno (y es un buen detalle que Galactus esté demacrado tras el Imperativo Thanos), pero sólo comen espacio.

 

A: Es que en general el tomo deja ver perfectamente lo que Van Lente tenía en mente como algo esencial y lo que no. Sabía perfectamente qué clase de final darle a Hercules y Amadeus. Sabía perfectamente qué clase de truco usar para derrotar al Rey del Caos. Sabía como volver a enfrentar a Hércules con Atenea. Pero le ha fallado darle una buena envoltura a todo eso. El resto de historia está como improvisada para poder simplemente hacer las cuatro cosas con las que quería cerrar etapa. Digamos que le han metido en un jardín de una envergadura que no le interesaba y lo ha resuelto con pereza para acabar centrándose en las dos cosas que le interesaba remarcar.

 

P: El problema central, diría yo, es que han perdido de vista no sólo la gracia del personaje de Hercules y la serie, sino de la mitología grecorromana en general. La cosa es que por muy dioses que fueran, sus aventuras eran similares a las de la gente normal. Pero aqui, se han pasado de cósmicos a la hora de presentarnos la gran amenaza. Esta vez, en vez de tener un malo que es un dios fisico con un gran ejercito (ejercito que se suponía que era la gran idea de la revancha, y que al final no ha tenido ninguna relevancia en la historia, sólo están para rellenar en el dibujo, son todos genéricos irrelevantes) es una mancha con cara (aunque sigue hablando en haiku, eso si), contra la que no se puede hacer nada. Igualmente, la manera de enfrentarse a él no depende en general de recursos o ingenio, sino de entelequias cósmicas. (Hercules tiene que pasar de ser el Super-Dios a ser el Dios de Dioses… um, ¿que? ¿Que significa cada cosa y que diferencia hay?) Y así. Al final todo sucede por exigencia del guión, o casi, y el elemento humano se pierde casi del todo.

 

A: Es verdad que la definición del villano y de sus poderes es muy vaga. Pero por otro lado hay una buena forma de derrotarle que sí que depende de ingenio y de recursos. Concretamente de tener el ingenio suficiente para recuperar un recurso que estaba ahi planteado desde hacer un montón de números. Ésa parece una de las cosas que Van Lente y Pak debían tener pensadas desde hace mucho tiempo. Y si, el villano y la forma en la que Hércules maneja esa especie de nuevos poderes son la peor parte de la historia. Pero son eso, el desarrollo obligado de una historia de la cual a Van Lente y Pak solo parece interesarles contar el final, como cierre apropiado de toda la etapa. Y, en ese sentido, creo que el final alcanza ese propósito.

 

P: La manera de derrotar al Rey del Caos está bien pensada (aunque es de las más comunes tratando a villanos demasiado poderosos), y las decisiones que tiene que tomar los dos protas son buenos momentos, sobre todo el momento donde Amadeus se da cuenta de la solución. Por otro lado, el conflicto con Atenea y demás panteón (o panteones) queda más falso, con menos drama.

Es en parte al otro problema de la historia. Para que la historia sea super-hiper-mega-cósmica, han tenido que hacer a un villano tan poderoso que es capaz de destruir el universo. Y cuando nada más empezar se carga cosas que sabes que no pueden permanecer rotas, ya sabes que la historia va a terminar con un botón de reset cósmico. Por tanto, ya desde el principio hace que te importe más bien poco lo que pase con los personajes en la historia, porque todo tiene que arreglarse al final a la fuerza. (De hecho, prácticamente lo único que está en duda es como acabará la amistad entre Herc y Cho) Y por supuesto, la manera de tratar las consecuencias es completamente aleatoria, con gente resucitando y otros que no, absolutamente por capricho editorial.

 

A: Si, es un poco Guantelete del Infinito en ese sentido. Pero insisto, eso es todo paja introductoria del fin de ciclo herculino que es lo único que le interesa a los guonistas. Todo el desarrollo de la “conquista” del Rey del Caos, todas las apariciones de personajes invitados como Thor o Estela Plateada, todos los efectos de la batalla… todo eso es irrelevante. Había que rellenar cinco números para que Van Lente y Pak pudiesen finalizar el planning que tenían para la serie.

 

P: Si, pero podría haberse hecho mejor. De hecho, leyendo los tomos anteriores, no se entiende que no se haya hecho mejor, siempre lo habían hecho muy bien antes.

Otro problema, que ha plagado toda la serie, es el del dibujo. Algunos han sido buenos, otros malos, pero ningún dibujante ha hecho dos tomos seguidos. Y para este último, no se les ha ocurrido otra cosa que cerrar el círculo trayendo de vuelta al primer dibujante de la serie, Khoi Pham, que si acaso, se ha vuelto aún peor desde entonces. Prácticamente todas las páginas parece que estén sin terminar, a base trazos sueltos coloreados. Las peleas son de todo menos épicas. Lo poco que se ve de expresión de los personajes son histrionismos. Las grandes imagenes de ejércitos o dimensiones destruyendose son una chapuza. Y en general es feo y confuso.

 

A: No tenía yo tan mal recuerdo de Khoi Pham pero realmente en este tomo es lamentable. Le quita casi toda la gracia expresiva a Amadeus Cho, los momentos amenazantes del Rey del Caos son una miseria, las peleas enormes no sólo no están coreografiadas sino que son borrones de personajes de fondo. Todo muy dejado.

 

P: Para terminar el tomo, hay una historia sobre las aventuras de Hercules en el otro universo durante Príncipe del Poder, que no está mal, tiene buen dibujo de Buchemi, pero no viene mucho a cuento. (En realidad, la idea original era que Principe del Poder tuviera, ademas de lo que ya vimos, las aventuras de Herc en ese universo, donde encontraría a la hermana de Amadeus. En Marvel cambiaron el plan y quedó ese cabo suelto, pero aún tenían esta historia hecha, que iba a ser la preview de la antologia de Llega la Edad Heroica) (Oh, y Panini no ha publicado los mensajes de Twitter entre Cho y Mikaboshi, y es una pena, porque eran muy graciosos)

 

A: ¿Es este tomo una buena conclusión de Hércules? Sí y no. Sí porque le da un final bonito y cerrado, además de hacer un giro completo desde el principio de la serie respecto a Hércules y Amadeus. No porque, pese a ello, el desarrollo de la historia no está para nada al nivel que la serie iba manteniendo. Así que sabor agridulce. Pero ha sido una gran serie.

 

P: Es una pena que el final no esté a la altura, porque Increible Herc ha sido consistentemente una de las mejores series de Marvel estos años. Pero no es del todo mala conclusión tampoco. (Aunque aparte, Pak/Lente van a continuar als aventuras de Hercules en un nuevo volumen completamente distinto… que ya ha sido cancelado, asi que a lo mejor no tenian que haberse molestado) Neutral (6)

 

 

 

Hulkas: La Caza del Hombre

 

Esto es una miniserie (originalmente pensado como el inicio de una serie regular, pero el sentido común prevaleció y lo cortaron a miniserie de 4 números, porque estaba claro que no podían mantener una tercera serie regular de los Hulks) protagonizada por el duo formado por Jennifer Walters, la Hulka original, y Lyra, la nueva Hulka hija de Hulk y Thundra. Si, ambas se llaman Hulka, han aprendido la lección correcta de DC y comprendido que pueden convertir los nombres en títulos y tener varios personajes con el mismo nombre sin necesidad de matar, quitar poderes o cambiar el nombre a uno de ellos inmediatamente (o borrar de la continuidad, como parece que va a hacer DC, que no aprenden sus propias lecciones). Esto continua de la historia de complemento del Increibles Hulks de este mes, que pone a Lyra de protegida de Jen y alejada de su padre, para explicar porque no participa con el resto de la familia, y de paso, tiene serie propia. Está escrita por Harrison Wilcox, que sólo había escrito anteriormente historias de complemento en Hulk, y que se metió porque fue ayudante del Loeb en Heroes, así que entre eso, que el personaje de Lyra no había terminado de cuajar y el título, el tomo no prometía mucho. Pero sorprendentemente, está bastante bien.

 

Wilcox elige un enfoque completamente distinto para Lyra. En su miniserie original, que no estaba mal, pero no estaba a la altura de lo normal para Van Lente, Lyra era prácticamente una versión adolescente de su madre, que siempre ha sido un personaje problemático, una mezcla entre una parodia tonta del feminismo radical y amazona post-apocaliptica estereotipica. Wilcox, sabiamente, abandona la mayor parte de detalles del futuro donde viene, y la pone teniendo que adaptarse a vivir como una adolescente normal. Lo bueno es que no se cae en la comedia tonta con el choque cultural. Lyra no se confunde al hacer cosas cotidianas como una idiota con “cómico” resultado. Entiende perfectamente las situaciones donde se mete, y sabe adaptarse lo suficiente si es necesario, la gracia es como reacciona a veces, o negandose a seguir el juego social (como su reacción a los chulitos que intentan ligar con ella) o señalando como son de tontas algunas costumbres sociales (como la supuesta diferencia entre ir en bikini y en ropa interior, que tampoco he terminado de entender nunca). A veces es muy graciosa, a veces simplemente hace que la protagonista caiga bien, el caso es que deja un personaje bastante desarrollado y agradable como prota, con el que a partir de ahora se puede jugar bastante. Puede que sea menos original que su anterior status quo como agente de ARMOR, pero le pega más.

 

Así que parte de la miniserie es ver como encaja Lyra en el ambiente de adolescente normal, especialmente de Instituto. Sigue algunas de las rutinas clásicas de “chica nueva en el colegio”, pero evita caer excesivamente en los estereotipos, o al menos, jugar un poco con ellos para que los personajes no se ciñan especialmente a los arquetipos de las películas y series americanas. Además, mantiene un cierto nivel de credibilidad en el tratamiento, las chicas malas son realistamente malas, como pueden ser en la vida real y no las exageraciones que puedan salir en Glee o lo que sea, y así todo. Por supuesto, lo gracioso es ver como reacciona Lyra, pero está bien que los secundarios se monten con un poco de esfuerzo. Hay algunos momentos buenos y entrañables con ellos. Por su parte, la Hulka original, ahora que ha solucionado sus problemas personales, está bien en el papel de mentora (tiene sentido, ya había tutorizado a una super-adolescente con problemas en la serie de Slott, aunque no es que esta miniserie mencione nada de todo eso) y tiene una buena interacción con Lyra, no haciendo de mamá ni de profesora estricta, sino más como una amiga mayor y modelo a seguir, que es precisamente lo que necesita Lyra y por eso las han juntado. Como siempre, el desparpajo y buen humor de Jen se hacen divertidos de leer, y funciona bien con el emparejamiento, siendo esencialmente una treintañera profesional de clase media-alta normal bastante alegre, que resulta que trabaja de superheroina, y no al revés, lo que le aporta normalidad a la nueva Hulka, y evita dramas baratos. No se hace mucho con ella como personaje individual (aunque hay una toma de contacto con su vida personal) pero da igual, porque no es su historia, y está muy bien hecha en su papel.

 

La otra parte de la miniserie es la de acción, y es una buena premisa conectando con las otras series: Mientras que Hulk Rojo le tiene acabando con los planes secretos, esta trata otro de los cabos sueltos de la Caida de los Hulks, en este caso, capturar a los miembros menos peligrosos de la Intel y sus aliados. Es una buena premisa para una miniserie, aunque no se que habrían hecho si fuese serie regular. En cualquier caso, la acción es divertida, con una buena interacción entre las dos protas, que siempre es lo mejor, y algunas situaciones interesantes e imaginativas. Algunos de los villanos dan para más que otros, eso si. El Mago es muy divertido y está bien usado, sus congéneres no están mal, pero el Pensador por ejemplo está poco aprovechado. (Y también hay un problema de coordinación bestial: El Mago es capturado aquí, y está con su personalidad clásica, pero está capturado desde hace más de un año en 4F con una personalidad evangélica totalmente distinta e incompatible. Y es muy difícil encajar todo esto antes de que empiece la etapa Hickman en 4F) Ambas partes de la miniserie se juntan coherentemente al final, en un final que es bastante bueno. También es algo abrupto, que es la única muestra de que esto probablemente iba a ser la primera saga de una serie regular que ha tenido que cerrarse rápidamente al convertirse en miniserie. Da igual, queda bien como final a la historia.

 

El dibujo es de Ryan Stegman, también novato que había hecho cosillas en Hulk y alguna otra, como uno de los mejores dibujos de Increible Hercules. Tiene un estilo ligeramente de dibujos animados, similar a Salva Espín y otros novatos, pero muy claro y agradable, con buena acción y mucha expresividad agradable para las protas. A ver si consigue más trabajos. Igual que Wilcox, la verdad.

 

Parecía una miniserie de relleno, pero como todo en la familia Hulk recientemente, es mejor de lo que parecía al principio, y bastante recomendable. Francamente, casi preferiría esto como segunda serie de Hulk que la del rojo. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Imposibles X-Force: La Sanción Apocalipsis

 

P: Por Dios. No sólo tenemos un título en spanglish, que siempre es una aberración lingüistica. Pero esta vez es que no tiene ningún sentido. X-Force significa Fuerza-X, que es un grupo, singular, y femenino. Pero el mono amaestrado que traduce estas cosas aparentemente cree que X-Force son los miembros del grupo, y por eso es masculino y plural. Aparentemente, Lobezno ahora es un X-Force (pronunciese equiscforce, aunque quizá debería ser equisforces). La única manera de ser más paleto que está portada es vivir encerrado en una granja y tirarte a tu hermana.

 

Esto es el relanzamiento de Fuerza-X, que cambia completamente de dirección tras Advenimiento, conservando únicamente la idea de que son el grupo de operaciones secretas de la Patrulla-X y algunos de los miembros. Pero las diferencias son muchas y claras. Esta vez tiene un guionista decente (en vez de Kyle y Yost está Rick Remender, cuyos trabajos en Marvel como Castigador no han sido gran cosa, pero tiene buena reputación anterior). Esta vez hay más variedad en los protagonistas, ya no son únicamente gente con cuchillas. (Ahora son gente con cuchillas y pistolas) La alineación no parece estar hecha al azar con personajes a los que no les pega en nada estar en un grupo de estas características. Esta vez no son redundantes entre si y cada uno aporta algo. Tienen más personalidad que ser o serios y duros o quejicas. La serie va de otra cosa que matanza gratuita de enemigos genéricos. Y aunque la premisa supuestamente es la misma, esta vez al menos se debate y explora la moralidad ambigua de tener un escuadrón de la muerte, en vez de simplemente usarlo como excusa para tener violencia estúpida y reciclar mal el pasado.

La alineación no está mal. Está Lobezno, como era de esperar, pero Remender lo pone en un segundo plano, usandose únicamente cuando hay que usarlo, como los mejores guionistas de la Patrulla-X. De la anterior alineación sigue Arc/ángel, y sigue con la doble identidad, pero esta vez el trauma que le conlleva se usa de manera bastante menos pesada. Se añade Mariposa Mental, a la que de todas maneras no estaban usando en ningún otro sitio, y recuperan la antigua relación entre ella y Warren, de manera que esta vez si resulta creible. Si, tienen cosas en común, niños ricos que han transformado corporalmente en máquinas de matar, pero esta vez te explican como conectan, en vez de decirnos que se parecen, y asumir que eso es suficiente. A estos hombres-X clásicos, para que no sea otra Patrulla-X, se unen dos elementos más ambiguos, que son Fantomex y Masacre, y ambos son buenas elección. Ambos aportan humor y ambigüedad moral que alivian la tensión de la serie. Y Fantomex también aporta mayor variedad de habilidades, estilo y sirve de agente provocador en un grupo de buenos o soldados obedientes. Además, ambos personajes están muy bien usados. Masacre suena por fin como él sin la narración múltiple tonta, y diciendo poco, pero lo poco es gracioso y alivia la tensión. Y Fantomex tiene toda la chulería y gracia que tiene que tener, aunque se pasan un poco con la extensión de los poderes.

 

A: Al contrario que tú, yo carezco de la referencia con la que compararlo. Así que, y cualquiera puede entenderlo, el primer número de un X-Force con Lobezno, Masacre y Mariposa Mental. Y un Ángel, que no es personaje-merchandising pero convertido en Arcángel, que tampoco tiene muy buena pinta. Ah, y el malo es Apocalipsis. Las mejores señas, vamos. Y sin embargo, sorprendentemente, después de dos capítulos medio de relleno, todo empieza a encajar bastante bien. La relación entre Warren y Betty no es el típico pasteleo. Masacre está en su mejor momento y con bromas muy divertidas. Lobezno ejerce el papel de liderazgo discreto que mejor le va. A Apocalipsis le han dado una buena vuelta para que tenga una aportación un poco novedosa. Y los poderes de todo el grupo se complementan de forma muy coreografiada para ir resolviendo las situaciones. Quizá con la pega de Fantomex que no sé si sus poderes están exagerados pero desde luego su uso satura desde el punto de vista narrativo, porque genera siempre la misma resolución de problema hasta que pierde toda la sorpresa y la efectividad.

 

P: La idea es que esta Fuerza-X se va a ir encargando de cabos sueltos de la Patrulla-X, de enemigos que andan sueltos y que son demasiado peligrosos para esperar a que ataquen de nuevo. Eso en la antigua serie se traducía en montones de variantes de matar fanáticos antimutantes sin rostro. Esta vez, van a ir por sitios más originales, y a hacer algo más con la vieja idea noventera de la proactividad. En este primer tomo, el malo es Apocalipsis. Pero en vez de tener al megalomano de siempre, Remender busca un enfoque bastante más original, basado en ideas ya establecidas, permitiendo que ya desde el principio sirva para jugar con la idea de la ambigüedad moral y las decisiones difíciles que está en el centro de la serie. La idea es que Apocalipsis aún no ha renacido del todo, y eso hace que la historia sea radicalmente distinta. (Aunque bien pensado, ¿no fue su última aparición con Milligan, y allí al final aún estaba vivo y secuestrado por los Celestiales? ¿Hemos de asumir que los Celestiales se lo cargaron? Y ya puestos, lo poco que vemos del Apocalipsis clásico está bastante mal usado, en plan conquistador del mundo y no alguien que quiere que haya lucha para que sobrevivan los más fuertes de cada especie)

 

A: El tema de escuadrón que mantiene a raya a villanos clásicos del mundo mutante es buena idea. Aunque tampoco está muy claro cómo encajan en este planteamiento un tipo que es mercenario y al que le da más bien igual este tema y otro que es vengador y ya está reaccionando a demasiados retos diarios como para sobrecargarse con nuevas misiones. La pareja Worthington-Braddock sí que funciona mejor como los Nick y Nora Charles del mundo mutante. Por otro lado, si vamos a jugar a ambigüedades morales tampoco ayuda mucho tener a gente que no es precisamente ambigua (Masacre y Fantomex son simplemente amorales, Betty no ha ofrecido nunca dudas de su integridad y para Ángel va a haber que jugar siempre a la esquizofrenia derivada de Arcángel) ni que el primer dilema al que se enfrenten sea probablemente el dilema moral más viejo y raído de la historia, a pesar de lo cual todos ellos parecen tener clara su postura desde el primer momento y el conflicto se produce entre ellos pero no dentro de ellos. Ellos no dudan (salvo uno, y es por lo que hemos mencionado). Si este grupo quiere jugar a ésto tendrán que matizarse mejor para no caer siempre en dos o tres modelos de resolución que se harán repetitivos.

 

P: La idea de la ambigüedad moral es más bien lo de “¿Hasta donde está dispuesto a llegar cada uno para salvar a los mutantes?”. Es decir, que cosas malas pueden hacer para un buen fin. Sabemos que Lobezno tiene un limite en ese sentido, pero es amplio, Betsy tiene un limite mucho más pequeño, y esta por ver en que punto de en medio cae Warren. Además, Masacre también tiene límites morales, solo que son más complicados porque está como una cabra, y no llegan a verse en el tomo. Y Fantomex da la impresión de que tiene algo de moralidad debajo de la fachada de egoismo, pero está por ver. En cualquier caso, lo interesante es ver como van a chocar esos puntos de vista, si unos convencen a otros, o si el grupo se va a la mierda. En este caso, el dilema está bastante bien pensado, y bien solucionado. La tensión es menos ver que decisión toma cada una, y más de ver quien se sale con la suya, y que pasa después, cierto. (Y para ver las consecuencias tendremos que esperar al siguiente tomo, también)

De todas maneras, buena parte del tomo, entre la presentación e interacción y el dilema, son largas secuencias de acción. No contra Apocalipsis, sino contra su viejo recurso de los Jinetes. Esta vez, muy sabiamente, Remender abandona la idea de meter personajes ya conocidos en los cuatro papeles (que era muy limitante y nos llevaba a tonterías como Fuego Solar como Hambre), y en vez de eso crea a cuatro personajes para ser los avatares de los cuatro conceptos, pero usando bastante más imaginación que lo obvio. (Hambre y Muerte no son esqueletos, Guerra no es un soldado, etc) Queda un grupo bastante imponente, que resulta creible como enemigo para un tomo entero (aunque ayuda que es una saga corta, no de las estiradas que tenemos en muchas otras series)

 

A: Pues francamente, a mí no me han gustado nada estos jinetes. Salvo Guerra, todos son perfectamente intercambiables. Quiero decir, el del tambor podría causar enfermedades y el que transmite a través de los metales podría transmitir hambre. Ya no digamos que Muerte mata a través de enfermedades con lo que podría ser también Peste. Y normalmente sus orígenes y traumas tampoco encajan con el concepto que encarnan. Y digo más, ni siquiera generan personajes interesantes. Sólo se juega un poco con Muerte. Mínimamente con Guerra. Peste es exótica por ser japonesa y Hambre pasa totalmente desapercibido y ni siquiera aporta a la batalla.

 

P: No digo que sean grandes personajes (mucha personalidad no tiene ninguno), pero al menos la presentación es imaginativa y sirven para tener buenas escenas de acción durante un par de números, que es para lo que están. Y al menos hemos salido de la copia de la idea de Angel-como-Muerte en la que llevaban atascados 15 años. Ahora, si dejasen de estar atascados en tener siempre los mismos 4 Jinetes…

El caso es que a todo esto, Remender añade un diálogo bastante bueno, y una caracterización que al menos, está cuidada. Y la historia tiene muchos pequeños detalles buenos, como la Cueva-X, la mención de los origenes de la vida real de Fantomex, las referencias históricas en los Jinetes, la mención del origen de la base de Apocalipsis…

 

A: Hay una escena con Masacre en el último número que justifica de por sí todo el tomo. La verdad, empieza muy flojo pero al final se nota que es una historia muy bien pensada y ensayada, con una buena reflexión detrás sobre cómo complementar y coordinar al grupo de personajes que maneja. Sólo por la impresión de estar trabajada, la historia vale la pena.

 

P: El dibujo de Jerome Opeña, que ya había colaborado con Remender en su primer trabajo, Fear Agent, y en Castigador, también sorprende bien. Pese al estilo oscuro (que al menos aquí pega), es claro contando las cosas, le da mucho detalle a los personajes porque no los baña en sombras, hace bien la violencia (y aunque aquí pega más, no es tan gratuita como en otros sitios) y hace buenos diseños. Los uniformes de Fuerza-X son una mejora respecto a los anteriores que eran muy sosos, por ejemplo.

 

A: Bah, es verdad que le imprime mucha fuerza a determinadas escenas. Pero no consigue convencerme la forma en que dibuja a determinados personajes, véanse Lobezno o Masacre. Sólo a Arcángel le tiene el punto pillado.

 

P: Mucho mejor de lo que se esperaba, y como hemos ido diciendo, de todos sus antecesores en muchos sentidos. Tiene potencial y muchas cosas buenas, y al menos ofrece algo distinto dentro de su mundillo. Recomendado (8)

 

 

 

Invencible: Todavía en Pie

 

Decimocuarto tomo de la serie (aunque es el equivalente al duodécimo de la edición original), y no sólo no parece que se esté gastando, sino que da la sensación completa de que Kirkman tiene muy claro hacia donde va, que cada capítulo es algo importante en la vida de Invencible, y que todo ha estado encaminado hacia donde está yendo.

 

Este número apenas tiene nada de la mezcla de vida cotidiana de Mark con su vida superheroica, ni el tono desenfadado de muchos otros tomos. En vez de eso, es prácticamente todo acción, y de la serie. Pero funciona, como contraste con lo habitual, y porque tiene un sentido y una utilidad para la serie, no es solo violencia sin sentido. El primer número es una cosa curiosa, y en parte un pequeño capricho por parte de Kirkman, y es lo que sería un gran crossover del Universo Image… si hubiera un Universo Image. Aparecen montones de superhéroes y similares que han aparecido en los 15 años de Image, la mayoría de los cuales ya no aparecen regularmente en ninguna parte, y cuyas series son imposibles de encajar en un universo coherente, porque no están pensadas para eso. Pero da igual, la gracia es hacer como si forman un Universo como los de Marvel y DC, y que si hay una gran amenaza, se pueden usar así. Y en vez de extenderse en una miniserie y muchos crossovers, se cuenta en un solo número. Así que vemos una historia en plan Crisis, con cambios rápidos, casi estroboscópicos (como decía Morrison en Crisis Final) mostrandonos peleas alrededor del mundo que van cambiando rápidamente, para darnos la sensación de gran pelea brutal en muchos frentes. Queda muy bien, porque es efectivo y rápido, y los vistazos rápidos a los distintos personajes quedan coloridos, disimulando que la mayoría de personajes no son muy buenos. La parte que es de Invencible propiamente dicha también está muy bien, sobre todo por lo que implica sobre el personaje. El problema de la historia (aparte de los problemas habituales de este tipo de historias donde la devastación a nivel global se ignora después) es que tiene un final muy anticlimático, donde no hay realmente un gran enfrentamiento final con los malos, ni son derrotados realmente por algo que hagan los buenos. Deja semillas con mucho potencial para futuras historias, por dos o tres sitios distintos, pero en este momento, deja el final algo cojo.

 

La mayoría del resto del tomo es un combate contra un solo villano. Está conectado con la Guerra Viltrumita, como una especie de aperitivo, y se presenta como la mayor pelea que ha tenido Invencible en su vida. (Con la idea de que si esto apenas lo puede sobrevivir, imaginate cuando venga un ejército como él) Es un poco aleatorio, porque supuestamente este gran malo de fin de temporada, o de pantalla, o la metáfora que quieras hacer es un personaje nuevo sin ninguna conexión emocional con el protagonista. Por otro lado, esa es parte de la idea, que es como enfrentarse a una pared indestructible, imposible de negociar y dar compasión. Y efectivamente, da la sensación de que es el combate de su vida, y que es imposible de ganar, ni con fuerza, ni palabras, ni ingenio (no es que tampoco use mucho eso, eso sería más cosas de otros personajes que están ausentes precisamente por el número anterior, añadiendo a la sensación de que es el peor día de la vida de Mark, porque cuando las cosas estaban mal, viene este tipo a pegarle cuando está en el suelo y que vayan aún peor). Hay un punto donde se vuelve un poco Bola de Dragón Z con muchos puñetazos que se vuelven redundantes, y quizá habría quedado mejor con un capítulo menos. Pero tampoco se llega a hacer pesado, la manera de contarlo para que de la sensación de desesperación está bien, y hay suficientes sorpresas para que no sea siempre lo mismo. Una de ellas es como se logra resolver el combate, y tiene un poquito de trampa y de sacarse una cosa de la manga, pero queda bastante satisfactorio pese a ser algo tramposo.

 

El capítulo final es el epílogo de tanta pelea, y toca ver las consecuencias de la montaña rusa emocional que ha sido el resto del tomo. Quizá podrían haberle dado más drama a ciertas cosas que pasan, pero en general se logra un buen equilibrio entre ser triste y hundirse en el melodrama. La relación entre los protagonistas sigue estando bien hecha, y como siempre, se da pie a futuras historias (incluida una miniserie de los Guardianes del Globo), en algunos casos, con pies muy, muy inquietantes, que pueden cambiar mucho la dirección de la serie, o prometer tragedias aún mayores en el futuro.

 

El dibujo de Ryan Ottley, como siempre, es bueno, dentro de lo estilizado que es le da suficiente emoción a los personajes, y le da peso y fuerza a la acción. Logra que los personajes de Image parezca que existan en la misma realidad con un mismo estilo, pese a que provienen de dibujantes con estilos radicalmente distintos (algunos de los cuales, desafiantes de las leyes físicas) y aunque hay sangre y violencia extrema, no queda asqueroso y gratuito como en otras series más famosas.

 

Es difícil recomendar la serie a estas alturas, porque ya depende en parte de la conexión emocional con los personajes, pero por otro lado, aunque te hayas perdido tomos, es muy fácil reengancharse. Y si la sigues, sigue siendo una de las series más sólidas del mercado. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Nuevos Mutantes Forever

 

Otro título en spanglish, hay que jorobarse. Esta es la tercera, y última miniserie de la línea Forever, es decir, las series donde autores de ciertas series de hace años continuan la serie donde se quedaron. En este caso, es Claremont volviendo a los Nuevos Mutantes en el punto donde se marchó de la serie en 1987 (y prometiendo volver en un año o así, cosa que nunca ocurrió, obviamente). Esta serie, vale la pena aclarar, aparte del concepto y el guionista, no tiene nada que ver con X-Men Forever. Son dos continuidades separadas, en épocas distintas. La verdad es que esta miniserie sonaba más prometedora que la de la Patrulla-X, por varios motivos. En Nuevos Mutantes se fue en un punto álgido donde aún parecía que tenía cosas que contar, mientras que en Patrulla-X llevaba años en decadencia cuando se fue. Y los Nuevos Mutantes se han explotado mucho menos que los Hombres-X, de hecho, tal y como eran en esta miniserie, apenas volvieron a verse antes de separarse y transformarse. Así que prometía, al menos para nostálgicos.

 

El problema es que el Claremont de hoy no es el Claremont de hace 25 años. Y para dejarlo claro, el tomo lleva los dos últimos números que hizo Claremont en la serie (bueno, descontando uno de relleno un tiempo después), y la comparación es tremenda y dolorosa. Hay muchísima más caracterización en los comics antiguos, mucho más material por número, más conflicto que enfrentarse a un malo carcajeante, los personajes parecen más reales como adolescentes con poderes… en general los comics antiguos parecen más modernos y son definitivamente más sofisticados que el material nuevo.

 

Un problema menor es que, como en XMF, en vez de hacer como si siguiera en la serie, se toma la licencia para ignorar que el resto del Universo Marvel existe. Así que aunque la miniserie empieza con Mancha Solar y Warlock habiendose largado a la miniserie de Ángeles Caidos, reaparecen enseguida, porque aparentemente, en este universo no llegaron a unirse a ese grupo, y de paso, se ignora el motivo por el que se mancharon, de manera que queda bastante tonto que no esté al principio. (Por esa misma, podría haberse traido de vuelta a Karma, pero no lo ha hecho, porque se nota que nunca tuvo nada que hacer con el personaje, en 50 números lo único que hizo fue volverla mala y gorda, y deshacer el cambio) Igualmente, el malo de la miniserie resulta ser el Craneo Rojo, en plan nazi conquistador, cuando en esa época estaba aparentemente muerto y realmente actuando en las sombras como empresario malvado en Capitán America, un uso, dicho sea de paso, infinitamente mejor que este.

 

Más grave es que Claremont realmente no tiene nada que decir de los personajes, nada que haga decir: “mira, se nota que tenía ideas para los personajes que llevaba 20 años queriendo contar”. Es una pena, porque Claremont dejó muchas dinámicas entre personajes abiertas (de romances y de otros tipos), y varios cabos sueltos, sobre todo con el Club Fuego Infernal, los Infernales, el de Magik y el Limbo, y el de Warlock y Cifra. En esta miniserie, sin embargo, pasa de todo eso. Bueno, no, ata un cabo suelto pequeño, una mención en el último número de que Selene podía ser abuela de Amara. Pero lo hace en su manera moderna, donde ni siquiera se molesta en revelarlo o explicarlo, lo toma como hecho consumado sin que nadie lo cuestione. Aparte de eso, en vez de recoger los temas interesantes que quedaban colgando, como toda la interacción con los Infernales, o con Magneto, o juntando ambos, con el CFI (que como se puede ver en los números antiguos, es lo mejor que tenían), o ir por los puntos fuertes de la serie de interacción adolescente creible… en vez de eso, toca la misma mierda que es lo único que sabe hacer ahora. Peleas absurdas contra villanos monodimensionales llenas de control mental.

 

La historia transcurre en la peor idea de toda su etapa de Nuevos Mutantes, la de Nueva Roma. Aparte de la tontería inherente de tener una colonia romana conservada mágicamente en el Amazonas, siempre ha sido un sitio bastante aburrido. Y peor, que no tiene absolutamente nada que ver con los Nuevos Mutantes. Una historia de 5 números de enfrentarse a nazis en la antigua Roma, es una historia mediocre del Capitán America o los Vengadores, no de Nuevos Mutantes. Da igual, porque la parte de Nueva Roma acaba tampoco usandose mucho, porque descontando la excusa para que estén los protagonistas y Selene, y algo de las ropas y decorados, da igual donde transcurra, ya que la historia va de enfrentarse a un villano que estaba anticuado hace 25 años, y poco más. (La excusa, presumiblemente, es la vieja idea de que los nazis huian a Sudamérica, porque era prácticamente el único sitio donde les acogían, pero eso no tiene nada que ver con nada, y es otra idea que caducó hace años) Y entonces, como Claremont hace años que no sabe hacer otra cosa, coge a uno de los protas y le aplica su uno-dos de control mental y transformación corporal. A partir de ahí, en vez de usarse al personaje, se usa el cliché de Claremont de siempre, resuelto mediante un Deus Ex Machina que es un personaje usando sus poderes de una manera nueva únicamente para eso. Que es lo único que hace ese personaje. Igual que la mayoría, que están únicamente para ser casi indistinguibles y usar sus poderes, con caracterización casi nula, incluida Selene, donde apenas siquiera se usa el hecho de que son enemigos aliados.

 

El dibujo de Al Rio es perfectamente competente, claro, e incluso un poco retro. No es malo, en absoluto, pero queda fatal comparado con los números antiguos, que recuerdan que descontando el primer año de la serie, los dibujantes de Nuevos Mutantes solían tener mucha más personalidad y sofisticación. Pero bueno, no es lo peor del tomo, ni de lejos.

 

Una serie que será una completa decepción para viejos fans de los Nuevos Mutantes, y algo inutil y malisimo para todos. La pena es que las tres series de la línea Forever hayan sido tan malas, porque se las hayan dado a guionistas que han degenerado muchisimo o nunca fueron buenos. Imaginate que hubieran aplicado la idea a etapas buenas cuyos guionistas aún no están seniles, como un Factor-X Forever o Hulk Forever de Peter David. Lástima que dado el fracaso de estas miniseries, no se vayan a hacer más. No Recomendado (3)

 

 

 

Tierra de Sombras: Luchadores Callejeros

 

Por fin terminamos con Tierra de Sombras, meses después de que vieramos realmente el final de la saga. Este tomo es un popurrí, porque es esencialmente “el resto”, miniseries y especiales que no iban en ninguno de los tomos anteriores. Lo único en común es que están protagonizados por personajes callejeros, que salen en Tierra de Sombras, y transcurren alrededor del crossover.

 

Primero tenemos una miniserie, Hijas de la Sombra, que cuenta lo que está haciendo la otra Hija del Dragón, Coleen Wing, durante todo esto. Básicamente, Daredevil le ofrece liderar su propio equipo femenino de ninjas, enlazando con revelaciones nuevas sobre su madre, de la que no habían hablado mucho hasta ahora. Está escrita por Jason Henderson, y es lo primero que vemos de él por aquí, aunque ha escrito alguna cosilla para Marvel, más para otras editoriales, y unas cuantas novelas. Y es una buena miniserie, que aprovecha muy bien, quizá el mejor uso, de la ambigüedad moral de Daredevil como líder de la Mano, porque usa la parte donde aún era bueno pero estaba tomando decisiones cuestionables, antes de convertirse en un demonio y que la historia fuese simplemente de buenos contra malos. La idea es que le permite a Coleen hacer justicia sin preocuparse de detalles legales o consecuencias, sólo tiene que ignorar la terrible sensación de que hay algo terriblemente mal en todo el trato.

 

Coleen está muy bien escrita, desarrollandola más que de costumbre, tanto como luchadora (convirtiendola por fin en el equivalente Marvel de Canario Negro en Aves de Presa) como personaje individual, en parte por la conexión con su madre, en parte por ponerla por fin en un papel donde puede lucirse en solitario, sin ser la novia de nadie, ni la compañera de nadie. Irónicamente, hace un trabajo mucho mejor de demostrar la amistad con Misty Knight, arreglando el desaguisado que hicieron Greymiotti en la anterior Héroes de Alquiler. El equipo de ninjas, la Uña (si, ya) no está mal. A simple vista son un conjunto de estereotipos japoneses, pero están bien diseñadas y presentadas, en general. El problema es que sólo dos de ellas tienen personalidades, las otras dos están completamente de adorno, pero al menos hay un conflicto decente entre los tres personajes principales, y deja potencial más allá de esta historia, que va por sitios esperados, pero bien. El dibujo de Ivan Rodriguez se nota un poco verde, con poco detalle y poco cuidado, pero con un fondo suficientemente sólido. El traje actual de Coleen queda bastante bien ahora que no lo dibujan vergonzosamente, por cierto.

 

Y después ya tocan especiales. Primero hay uno dedicado a Bullseye, porque en Marvel, estar muerto no impide que tengas comic propio. Sorprendentemente, Bullseye no resucitó durante Tierra de Sombras, pese a que el ritual mágico típico para hacerlo estaba a mano. Tarde o temprano ocurrirá, por supuesto, pero es una gran muestra de contención por parte de Marvel dejar descansar al personaje durante un tiempo, después de haberle tenido hasta en la sopa durante un par de años, así podrá volver a estar fresco. (No como otros, coff, Encapuchado, coff, Kingpin) Así que es buena idea por su parte dedicar un especial a celebrar al muerto, como suele pasar en estos casos, recordemos al Detective Marciano en Crisis Final, por ejemplo. El encargo le toca a John Layman, que es suficientemente listo como para pensar un enfoque original a esto. El razonamiento es que en este tipo de historias se suele recordar con cariño y respeto la vida del muerto. Pero claro, ¿quién demonios va a recordar así a un misántropo como Bullseye? A partir de ahí, sale una historia con una premisa audaz y divertida, buen desarrollo, que puede ser divertido con humor negro y a la vez tenso, y buen uso del protagonista heroico, en este caso, Ben Urich, al que no han usado mucho en todo esto, sorprendentemente. Un buen uso de la muerte de Bullseye, que tampoco necesita que hayas leido Tierra de Sombras para disfrutar. Y con bastante buen dibujo de Sean Chen, lo que significa que tenían confianza en todo esto, si le han asignado un dibujante veterano.

 

Más gratuito es el especial de Elektra, escrito por Zeb Wells, que debe ser el guionista oficial del personaje actualmente, porque también escribió su última miniserie. Y si aquella tenía una premisa decente y relativamente necesaria aunque acababa en nada, esta directamente empieza en nada, y sigue por ese camino. Básicamente, todo el número es una discusión entre Elektra y el Maestro Izo, donde tiene que decidirse si se involucra en Tierra de Sombras o no. Como pudiste leer la historia principal hace meses, sabes como va a terminar. (Y aunque se hubiera leido en orden, también era obvio) Así que todo el número es dar vueltas sobre un resultado obvio, y ni siquiera a través de argumentos o diálogos interesantes. Añadele pelea gratuita contra ninjas, porque es obligatorio, y una escena de homenaje a la última historia de Miller del personaje que no viene absolutamente a cuento de nada, y queda un número absolutamente innecesario, como mucho de lo que hace Wells. El dibujo de Emma Rios es bueno, al menos, aunque no tanto como otras cosas que ha hecho.

 

También es bastante gratuito el especial del Motorista Fantasma. La participación del Motorista en la saga estaba metida un poco con calzador, siendo un personaje demasiado sobrenatural y poderoso para el tono de la historia, estando únicamente para tener acción que al final no servía más que como distracción, y que encima requería que acabase controlado mágicamente por Kingpin, que es una idea terrible que pierde de vista buena parte del concepto del personaje y hace aún más poderoso gratuitamente a Kingpin, si puede sacarse recursos así del trasero. Este especial, escrito por Rob Williams (que era el guionista en espera del personaje… hizo varios especiales, y por fin le escribirá en serie propia con el próximo relanzamiento) pasa un poco de la tontería de Kingpin, y tiene al Motorista haciendo de las suyas contra ninjas y otra gente así durante el crossover. No tiene relevancia al crossover, y se nota que Williams no pilla la gracia del personaje como si que hacía Aaron. En vez de acción burra, le tiene como un justiciero estándar, que soluciona las cosas mediante magia. Además, el dibujo de Clayton Crain, que empezó el último relanzamiento del personaje, sigue siendo demasiado oscuro, confuso, y artificioso.

 

Por último, hay un especial de Spiderman, que dado que está escrito por Dan Slott, que es su guionista principal, y que involucra a un personaje que se va a convertir en secundario de la serie a partir de ahora, por no mencionar que tiene a uno de los villanos principales de la etapa, probablemente habría estado mejor dentro de los tomos de la serie principal. Este es uno de los casos donde si habría estado bien no hacer lo mismo que Marvel. En cualquier caso, es una buena idea para un especial, porque no sólo estaba Spiderman involucrado en todo el follón, se encuentra un enfoque para enlazar con acontecimientos de la serie regular, en este caso, que el Sr. Negativo quiere meterse en toda la guerra, ya que para algo es el señor del crimen del barrio de al lado de la Tierra de Sombras (y usa misticismo del pais de al lado de la Mano). Es un team-up entre Spiderman y Shang-Chi, que no es nada gratuito, porque aparte de que viene del mismo pais, son dos de los personajes de Marvel más dados a darle muchas vueltas al tema de la responsabilidad personal y ese tipo de introspección. Hay una buena comparación entre ambos personajes, aunque se nota más si conrtastas este especial con la miniserie del Sr. Negativo (que es otra que debería haber ido dentro de la serie regular). Pero sobre todo, hay diálogo divertidisimo entre ambos personajes (aunque diga cosas serias de fondo), y con los villanos, que es lo más importante. Está muy bien, es una buena presentación para la serie regular de Spidey en caso de que no la sigues, y tiene muy buen dibujo de Paulo Siqueira, al que deberían haber dejado en la serie.

 

Como suele pasar en las antologías, hay de todo, pero en este caso hay suficientes cosas buenas para recomendarlo a un público variado. Da gusto ver como en Marvel al menos se molestan en darle un mínimo alto de calidad a sus rellenos para aprovechar el tirón de los crossovers. Recomendado (7)

 

 

 

X-Factor: Sucedió en Las Vegas

 

Comienza la andadura de Factor-X en tomo, pero aparte del formato de la edición española, la serie sigue como hasta ahora. Es curioso, porque este tomo es una sola saga (que sobre todo pone semillas para otras historias futuras) asi que funciona mejor de un tirón que individualmente, aunque tenga un par de capítulos que son más cerrados.

 

El primer número es sobre todo de consecuencias de la saga anterior, que queda un poco lejos, pero se explica bien, e interacción entre la amplia plantilla de la serie. El cierre de la historia de Monet y Mordo es bastante bueno, y como siempre, Madrox y Layla son fascinantes, con Layla demostrando que es aún más inquietante ahora que es mayor. Pero la estrella del número es la relación entre Rictor y Estrella Rota. La renovación de Peter David de Estrella ha sido genial, cogiendo la idea de que ha sido creado para ser un luchador y una estrella, y haciendolo divertido en vez de un personaje de los 90. Y también ha recogido la idea de Nicieza de que originalmente no tenía una sexualidad definido, y lo que ha hecho es tenerle descubriendo su sexualidad, a base de convertirle en un personaje similar al Capitán Jack, que intenta ligar con todo lo que se mueve, pero de manera inocente. Lo cual pone las cosas complicadas con su relación con Rictor, al que esa parte no le convence. Lo interesante es que, pese a la naturaleza extraña de los personajes, es un dilema que por lo visto es relativamente común entre parejas gays. En este número se trata el tema, y está muy bien llevado, como exploración del tema y de los personajes. Y da para un gag genial en la gran sorpresa de la última página del capítulo.

 

La sorpresa es que se incorpora cierto personaje a la serie, porque eran pocos. El problema es que es un personaje que David nunca ha sabido escribir bien, y sigue pasando aquí, que es imposible de encajar con como es escrito en sus demás apariciones, en manera de hablar y actitud. De hecho, aquí queda un personaje bastante desagradable en vez del más inocente que es en otros sitios, y no es la primera vez. Parece que sólo lo use para generar drama, en vez de desarrollarlo como personaje. Pero bueno, al menos genera un drama interesante con otros de los personajes, tanto por lo que se dice como lo que no se dice. Además, David escriba de tal manera que no necesitas haber leido todas las tonterías que han hecho con el personaje en el último par de años. Si las has leido, entenderás más el contexto de lo que pasa, y verás venir algunas revelaciones antes, pero si no, la historia se entiende perfectamente, y las revelaciones se pueden entrever también. Con la pega de la mala caracterización de un personaje, por lo demás sigue siendo buen drama, bien montado.

 

Y luego está la historia principal, que empieza de subargumento, pero acaba ocupando la segunda mitad del tomo. Es un caso de detectives que parece típico, pero que se acaba complicando bastante. Involucra al único personaje cósmico de Marvel que Abnett y Lanning no habían usado, y la verdad es que pega bastante más aquí. El villano no parece pegar mucho en la serie, hasta que te das cuenta de las conexiones con al menos un personaje de la serie. La pega es que al principio cuando va en plan investigación de detective con misterio, y como subargumento, va bastante bien. Pero cuando se convierte en argumento principal y un enfrentamiento obvio con un villano excesivamente poderoso, se pierde buena parte de la gracia de la serie. Al principio, cuando simplemente es tener a Factor-X haciendo el tonto por Las Vegas, tiene gracia, aunque no avance mucho nada. Pero eso viene seguido por dos números casi enteros de pelea bastante aburrida, de los cuales el primero es casi todo de splash pages y se lee en un santiamén, y eso no sale tan bien, y acaba cansando, porque encima, entre otras cosas, para la mayor parte de personajes es únicamente hacer tiempo, y se quedan como estaban. Tiene algunos diálogos graciosos, y se abren un par de tramas interesantes al final con la conclusión, aunque por otro lado, hace que todo este rollo de historia sólo sea el primer acto de una historia mayor, lo que la hace parecer aún más vacia en contexto. De todas maneras, se nota cada vez más que David está escribiendo la serie con mucho ojo en la dirección a largo plazo. Por otro lado, lleva 6 años en la serie y no tiene pinta de parar (y milagrosamente, no le han tirado en los cientos de cambios de dirección de la línea) asi que se le puede permitir.

 

En medio de todo esto, hay un número de mientras tanto, donde vemos que hacen los miembros del grupo que no han ido a Las Vegas. En parte es seguir un subargumento del principio del tomo, (cuesta mantener el spoiler, pero es a petición de Peter David, aunque la contraportada lo chafe) que no está mal, aunque va lento y predecible. Confirma que Rictor es gay y no bisexual, que queda un poco raro en retrospectiva, pero esas cosas pasan también en realidad. El otro es una historia de Monet, aunque realmente, en vez de desarrollarla a ella, se presenta una nueva amenaza para más adelante. Queda medianamente interesante, y tiene un buen giro al final, que no invalida lo que era una idea decente hasta ese punto. Aunque queda un poco plano en cuestión de tensión, eso si.

 

En cuanto al dibujo, parte la hace el dibujante habitual, Valentine de Landro, que con su tono oscuro y cotidiano, le pega a la serie, aunque podría definir un poco mejor a los personajes y sus situaciones. La otra mitad, la parte de Las Vegas, la hace una nueva dibujante, Emanuela Lupacchino, que se va a alternar como dibujante ofiicial (para algo salen 18 números al año de la serie). Tiene un estilo más claro, más detallado, más expresivo y más bonito, aunque se pasa haciendo a todas las chicas demasiado exuberantes, digamos. Con algunas puede pasar, pero queda fatal con Layla, ya que la gracia de su diseño es que no era así. Pero en general está muy bien, y le sale buena acción, encima.

 

(A todo esto, ¿a alguien más le recuerda esta serie a Seis Secretos? Ambas series van de un grupo de marginados extraños que no son superhéroes necesariamente, y que incluyen líderes casi inmortales, tipos pelirrojos salvajes con espadas, tiradores infalibles, gigantones sobreprotectores, banshees, niñas inquietantes muy poderosas que fueron la solución de un crossover, relaciones homosexuales y embarazos extraños, entre otras cosas. Y ambas series vendían solidamente, con buenas críticas pero sin mucha fama)

 

El tomo empieza muy bien, y tiene muchas cosas buenas, pero no acaba siendo de las mejores sagas de la serie. Por otro lado, alternar entre muy bueno y decepcionante pero mejor que la media es habitual en la serie y en David, así que se puede decir que sigue como siempre. Recomendado (8)

 

 

 

X-Men: La Maldición de los Mutantes

 

La saga en si de la Maldición de los Mutantes ya ha terminado en la serie secundaria irrelevante de X-Men, pero aún queda todo el material derivado que Marvel sacó, en un intento de convencer al público de que la historia era algo importante y no una historia de relleno con pretensiones. No ha tenido mucho éxito, ya que la reacción ha sido generalmente de apatía, aunque de momento siguen tratando de convencer al público, sin mucho éxito, de que su relanzamiento de los vampiros mola y es importante. En cualquier caso, esto son varias miniseries y especiales, antes, durante y después la saga, cada una de su padre y de su madre, teniendo como único nexo común el que todas tienen mutantes y vampiros. Se pueden dividir esencialmente en tres: Una miniserie antológica de historias cortas de relleno de un mutante o dos contra vampiros (que realmente, no tiene nada que ver con la saga de la Maldición, aunque se supone que se enfrentan con tantos vampiros por que han emigrado a SF durante la saga), varios especiales que si que conectan con la saga y que cuentan misiones paralelas a la de la serie principal, y una miniserie de epílogo.

 

La miniserie de Vampiros vs Mutantes (que habría quedado bien como título de este tomo, sería totalmente descriptivo) sigue la manía reciente de las miniseries antológicas de mutantes, aunque es la última de momento. Las últimas miniseries fueron sorprendentemente buenas, y no parecían del todo gratuitas, porque hay docenas de personajes viviendo en Utopia, y en las series principales no tienen hueco para tratar a todos. En este caso, si que es totalmente gratuito, nadie necesitaba una miniserie a base de personajes de segunda enfrentandose a vampiros, pero al menos da juego a personajes que están un poco apartados de las series principales, y los equipos creativos no son todos novatos como hacen en otros casos. El más famoso es probablemente Peter David, que escribe una historia sobre Pícara encontrandose a un vampiro, que está más cercano al estándar clásico de dandy seductor que a los villanos genéricos (o antihéroes atormentados) que están de moda ahora. Está bastante bien, y usa bien las características personales de Picara, aunque David se cree que está jugando con las reglas de vampirismo de Buffy y no las clásicas, un error común últimamente. El dibujo de alguien con el nombre de Michele Bertilorenzi (y van…) está bastante bien. Otra historia de un autor bastante famoso es la de Howard Chaykin, escribiendo y dibujando, que va sobre Karma. Sorprendentemente, trata un elemento del pasado del personaje que nadie había mencionado en siglos, el hecho de que solía pesar una tonelada o así. Saca una historia bastante original de esa premisa, y los vampiros están bien aplicados como villanos, aunque la versión de Chaykin del personaje no termina de encajar con la del resto de sitios.

 

Otra vieja gloria que hace una aparición inesperada es Mike Barr, que prácticamente no ha hecho nada para Marvel, pero hace una historia sobre Ángel, que al menos trata de usar a los vampiros para decir algo sobre el personaje, en este caso, contrastar a los vampiros con la personalidad de Arcángel de Warren. Nada inesperado, pero al menos intenta hacer algo más que llenar sitio, aunque el dibujo de Padilla no es demsiado bueno. Otro Mike, Benson, hace una historia de Gambito, enfrentandose a lacayos genéricos, que resulta que son vampiros. A eso me refiero con lo de únicamente hacer hueco. Aunque aquí el dibujo de Texeira si que es bueno, sobre todo para este tipo de cosas. Después vienen dos británicos de 2000 AD que aún no han conseguido éxito en America, más que nada porque no han hecho nada especialmente bueno. Uno es el Rob Williams de antes, que cuenta una historia sobre Magneto, aprovechando a los vampiros para contar una historia sobre alguien que le conocía de joven, aunque sea viejo de narices. No está mal, y es un buen conflicto para el Magneto actual (aunque usa la manía habitual de que los personajes del pasado siempre usarán el actual nombre real de Magneto, da igual cual sea esta semana). Buen dibujo de Doug Braithwaite. El otro es Si Spurrier, al que luego volveremos a mencionar, que escribe una historia de Santo e Hisako contra una ballena vampiro. Como premisa de una comedia está bien, y el dibujo de Gabriel H Walta le pega al tipo de historia exagerada, pero el guión no llega a hacerlo suficientemente absurdo para que una premisa tan tonta funcione. También tenemos una historia de James Asmus, otro abonado a las historias de este tipo, que cuenta una historia de acción donde Vaina usa sus poderes contra vampiros. Usa bien al personaje, y tiene buen dibujo de Raney, pero no tiene absolutamente nada más que esa acción. Por último, Christopher Sequeira (nada que ver con el Paulo de arriba), que es un novelista que debuta aquí en comics, tiene una historia de Dazzler enfrentandose a vampiros que aún están atascados en la época disco. Es original y al menos está pensada para el personaje, pero no tiene mucho más que el chiste inicial. El dibujo de Sana Takeda está bien una vez te acostumbras a sus distorsiones. En conjunto, está antología no está ni de lejos a la altura de la anterior.

 

Entonces vienen los especiales. Primero hay uno de Tormenta y Gambito en una misión supuestamente importante para la serie principal. La premisa es buena: Si vas a tener una misión de caper, de dar un golpe, está bien usar a la pareja de ladrones ya establecida. Escribe Chuck Kim, que solia ser editor en DC, y recientemente ha estado escribiendo para Heroes en televisión. Y el resultado no es particularmente bueno, porque no parece tener nada que decir sobre los protas o su conexión con vampiros, y ya tiene mérito, teniendo en cuenta que Ororo estuvo a punto de ser la novia de Drácula. Además, pese a las posibilidades de hacer una buena historia de robo y fuga, en vez de eso, acaba siendo otra historia de pelea más contra monstruos olvidables. Encima, dibujada por Bachalo, al que no se le dan nada bien estas cosas. (Al menos se esfuerzan por darle credibilidad a estos especiales poniendo dibujantes famosos, algo es algo) Después hay uno sobre Blade por Duane Swierczynski. Es… lo de siempre de Blade desde la película, realmente. El dibujo de Tim Green no está mal. Una pena que no hayan publicado el especial de Spitfire, porque allí si que tenían a un gran Blade y un enfoque original al mundo de los vampiros. (Como en la serie madre, MI13, que dejaba en ridículo todo esto)

 

El otro especial es del Club X y como el anterior especial que les dieron durante un crossover, está escrito por el que debe ser su guionista oficial, Si Spurrier (de hecho, acaban de anunciar miniserie). Tiene una buena premisa, poner a los científicos tratando de desarrollar una cura para la plaga vampírica, y por supuesto, negandose a admitir que es algo mágico que no pueden entender, sobre todo el arrogante de Nemesis. Es una buena idea, y como siempre, hay diálogo muy divertido y buena caracterización. Pero esta vez la química entre ellos no es tan buena como otras veces, quizá porque ya no está la Bestia para hacer de contrapunto. Y la escena de pelea donde desemboca es un poco confusa y se hace larga, y no ayuda en nada que no lleguen a explicar que demonios es el malo. (Por el diseño parece ser un viejo villano de la Patrulla-X que no pinta absolutamente nada, pero que me aspen si explican algo al respecto) Buen dibujo atmosférico de Walta, aunque demasiado caricaturesco y confuso a veces.

 

Para terminar, está la miniserie de Lobezno y Júbilo, aunque obviamente, la historia es realmente de ella. Como en la miniserie de Lobezno y Kitty Pryde de hace años, que tiene varias similitudes con esta, ya que ambas van de Logan y una de sus sidekicks, e incluye un viaje al extranjero de donde vuelve cambiada y más madura. Escribe Kathryn Immonen, que hizo un desastre en la miniserie de Hada, aunque aquí al menos parece tener una idea más clara de lo que hay que conseguir. En este caso, la idea es ver que demonios hacen con el personaje de Júbilo ahora. El problema básico es que fue de los corderos sacrificiales del Dia M para demostrar que no, en serio, ha afectado a alguien más que a personajes de tercera. A partir de ahí, no han sabido que hacer con ella, primero transformandola en una heroína sin ningún parecido en Nuevos Guerreros, y ahora transformandola en vampira. Por supuesto, esto es consecuencia de otro problema, y es que lo único que tenía el personaje originalmente era que era la niña del grupo y una repelente hiperactiva, y con el tiempo dejó de poder hacer ese papel porque ha crecido y han entrado otros personajes, dejandola sin nada que la hiciese única. La solución de transformarla en algo que no se parece en nada parece completamente aleatoria y como ha pasado en casos similares (Mariposa Mental, Moonstar) donde no hacen que añadir más transformaciones al personaje complicandolo, al final sólo haces que quede más complicado, confuso y difícil de usar. De hecho, ya aquí es difícil de asumir que es el mismo personaje que hace 20 años, no suena igual, sólo tienes el nombre y las menciones a historia pasada.

 

Ignorando eso, y tomandose la historia como pieza individual, es decir, ver como se toma el transformarse en vampiro, y como reaccionan los demás mutantes a eso y viceversa, no está mal. Hay una buena idea sobre la hipocresía de la Patrulla-X tratando a Júbilo como una apestada por ser diferente, pero claro, también puedes ver su punto de vista de que es un peligro en potencia. Y por supuesto, lo único bueno de la idea de Júbilo como vampiro es que ahora tiene que controlar continuamente un ansia de sangre, lo cual le da más parecidos con su mentor Lobezno, así que pega más como sidekick suyo (aunque sea una sidekick emancipada a lo Red Robin). Así que buena parte del tomo es tener a Logan volviendo a acoger a Júbilo bajo su ala, sólo que esta vez le enseña cosas completamente distintas que la primera vez. Es una buena dinámica, e Immonen sabe meterla en una situación que da un poco de juego, aunque los adversarios no sean demasiado memorables. La otra parte es tenerla adaptandose a tratar de vivir como persona normal, sobre todo en Utopia, y sirve para tener buena interacción con un par de personajes. Los nuevos mutantes (que no Nuevos Mutantes, que es un nombre que deberían haber jubilado hace tiempo) se usan poco últimamente, y está bien que los usen aunque sea en miniseries, porque tienen mucho potencial. Además, está bien ver como interactua gente de distintas generaciones, no siempre por clases. El dibujo es de Phil Noto, así que además, está todo muy bien dibujado, bonito, agradable y claro. Y Júbilo parece reconociblemente asiática, que hacía tiempo que no pasaba. Así que no está mal como miniserie sobre el personaje, aunque plantee serias dudas sobre su viabilidad en el futuro.

 

En cuanto al tomo en general, de nuevo, hay de todo, aunque me temo que esta vez hay más mediocridad que cosas buenas, así que es difícil de recomendar más que a completistas, fans de Júbilo o a quien le haya gustado la historia principal. Neutral (6)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Academia Vengadores: El Gran Regreso del Hombre Gigante: Aparte del mal cambio de identidad del título, y que el gran villano de la portada no termina de funcionar, es otro gran tomo, con más desarrollo de los profesores, pero los alumnos siguen desarrollandose muy bien, viendo los distintos sitios por los que pueden acabar como villanos. Buenos tres dibujantes. Muy Recomendado (9)

 

Inhumanos: Marvel Knights: Historia lenta y que a veces se cree más sofisticada de lo que es, pero por lo general es una buena historia de intriga política. Recomendado (8)

 

Masacre: La Maldición de los Mutantes: Las típicas tonterías y chistes malos de Masacre junto a invitados varios, incluidos vampiros esta vez. Tiene un número un poco mejor epílogo de otra serie. No Recomendado (4)

 

Masacre: Tu Puedes Ser el Héroe: No se vuelve memorable hasta el final, con un número mítico (el de Masacre en un antiguo comic de Spiderman), pero tiene muchas cosas buenas (y alguna mala) y es el principio de la primera gran etapa del personaje. Recomendado (7)

 

Vengadores y el Guantelete del Infinito: Comic simplificado a base de humor fácil para niños sin la gracia de la historia original. No Recomendado (4)

 

Vengadores: Origenes: El primer número de los Vengadores, ampliado y algo mejorado, pero tampoco con nada brillante o memorable. Buen dibujo. Neutral (5)

 

 

 

Y eso es todo por este mes. Nos vemos la semana que viene con el Retorno de Batman, más Guerra del Caos en Hulks y la muerte de alguien en 4 Fantásticos. Saludos vampíricos.