Criticas Reconstructivas: Semanas del 12 al 25 de Septiembre

6 octubre, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, tenemos las novedades de Panini, ¿y que tenemos? Pues nada menos que 12 tomos de material nuevo, más unos cuantos de reediciones (este mes con dos tomos de esos que reeditan cosas de los 90, porque hay que tirar la casa por la ventana). Lo mires como lo mires, es una auténtica burrada. En serio, ¿no han oido hablar de algo de una crisis? Y no de las divertidas. Si creen que el mercado puede aguantar un ritmo así, están muy equivocados, y como ha pasado con Planeta, esto va a tener que acabar reventando por alguna parte. (Lo curioso es que de todo lo que sale esta semana, no se puede realmente culpar a Panini por publicarlo, al menos según su estilo de publicación de publicar todo lo que saca Marvel que no sea un fracaso rotundo. La solución entonces pasa por organizarse mejor, dejar de publicar todo, o esperar a que Marvel deje de publicar tanto, que está empezando a pasar) La mayor parte de tomos de esta semana son parte de “eventos”, para mayor gracia.

Como hay tanto tomo, volvemos a hacer lo de otras veces de juntar dos semanas, para que de tiempo a todo, con el retraso que eso conlleva. Lo cual significa que también pillamos la última semana de novedades del mes, es decir, la de Norma y compañía. Poquitas cosas de Norma ahora que ya no tienen Wildstorm, y cosas de otras editoriales, un poco de cada, ofreciendo variedad. Veremos que pasa también con todo esto, estamos acercandonos a un punto de inflexión, claramente. O algo. Veremos dentro de un año, y compararemos.

Con esa nota tan ominosa empezamos. Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Asombroso Cabeza de Tornillo y Otros Relatos Extraños

 

Esto es una colección de varias historias cortas escritas y dibujadas por Mike Mignola, sin nada que ver con Hellboy, pero publicadas también por Dark Horse. Todas son cortas, de fantasía, y completamente absurdas y desenfadadas. No son para todos los gustos, pero por las descripciones es fácil de saber si te van a gustar o no.

 

La principal es la del título, que tiene ya unos cuantos años, casi una década. Está protagonizada por Cabeza de Tornillo, que es exactamente lo que suena por el nombre: Una cabeza atornillable. Que se instala en un cuerpo mecánico, y se dedica a cumplir misiones para el Presidente Lincoln. O al menos, un cuadro con su cara. Misiones donde tiene que enfrentarse a cientificos locos con planes igualmente absurdos, porque si. Casualidad o no, puedes ver en esta historia las semillas de éxitos futuros como Umbrella Academy o Atomic Robo, porque tienen el mismo tono, donde el argumento es de historia de aventuras pulp, pero los detalles son completamente absurdos e imaginativos, y los personajes actuan como si fuese lo más normal del mundo. Es tan exagerado que se hace divertido, y las ideas son graciosas. Probablemente no daría para muchas más historias sin un poco más de argumento, pero como historia corta, está bien. Suficiente como para ganar un Eisner y que hicieran una adaptación a televisión.

 

Las demás historias son más cortas, algunas de las cuales apenas llegan a historia, más viñetas que otra cosa, como los Time Twisters de 2000 AD, pero más fantásticas. Una de estas es una variante del cuento de Jack y las Judías Mágicas, pero con un final (y ambientación, claro) completamente distinto. Gracioso, es básicamente un chiste contado en unas cuantas páginas. La otra historia que mencionan en la portada, la de la Serpiente y el Mago, coescrita por la hija pequeña de Mignola, es un cuento bonito entre una extraña amistad entre, bueno, lo que dice el título. Simple, y con un final un poco abrupto, pero efectiva. La siguiente, sobre brujas, es otra de un solo chiste, pero no llega a funcionar, porque ni es particularmente gracioso, ni una gran sorpresa. Después está el Prisionero de Marte, que es parte de la moda victoriana reciente, que lleva varios elementos de la ciencia-ficción de la época a un nivel absurdo, con un final bastante ingenioso y divertido. No se toma a si misma en serio pese a que podría perfectamente haberlo hecho con ese argumento, y eso le da un toque distintivo. Y finalmente está la Capilla de los Objetos Extraños, que es donde Mignola termina de dar rienda suelta a su imaginación, y aunque apenas es una historia, se hace perfectamente divertida mientras dura.

 

El dibujo de Mignola es lo de siempre: Oscuro, lleno de sombras, ambientación gótica, simple pero muy cuidado, muy imaginativo y con mucha personalidad. Pero curiosamente, en estas historias demuestra más rango, sabiendo cambiar de registro dependiendo de si la historia necesita más luz o más sombras, más absurdo o más seriedad, más retro o más atemporal. Ahí es cuando se diferencian los dibujantes con un estilo original, y los que realmente saben.

 

Lo dicho, no será para todos, pero a los que le guste lo extraño, lo absurdo, o simplemente Mignola, podrán encontrar aquí pequeñas joyas. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Crossed: Valores Familiares

 

Esta es la segunda miniserie de algo que intenta convertirse en una franquicia en Avatar. La primera mini la escribió Garth Ennis, pero ya no ha seguido con la serie, y esta segunda la escribe David Lapham. Transcurre en el mismo universo, pero con otros protagonistas, así que no hace falta haber leido la original.

 

La idea de Crossed es que es una serie de zombies, como es la moda, pero sin ningún elemento sobrenatural. Simplemente, hay una infección que vuelve a la gente en canibales imparables, no porque tengan habilidades superhumanas, sino porque no les importante absolutamente nada excepto matar y similares. A partir de ahí, era jugar con las ideas del género, pero deconstruyendolo un poco y viendo como sería mucho más duro de lo que suele verse en otros sitios. Esta miniserie es más como una aventura del oeste, con una familia huyendo por todas las llanuras y montañas americanas huyendo de los Cruzados.

 

Lo que pasa es que si tuviera que describir con una palabra este comic sería “asqueroso”. Y si tuviera que describirlo con otra, sería “muy”, porque el comic no tiene mucho más. Son varios números de los Cruzados siendo asquerosos hasta el punto de que deja de ser impactante y solo es desagradable, y los protagonistas, la mayor parte de los cuales son intercambiables, huyendo y siendo masacrados, hasta que la historia se acaba. Hay muy poco más. La protagonista es un personaje decente, pero tampoco se desarrolla mucho más que ser impresionante porque supera todas las cosas horribles que le pasan. Los demás personajes apenas se desarrollan, y cuando lo hacen, la mitad de las cosas pasan porque si. Hay intentos de darle un tema a la historia, cosas como “los humanos normales también pueden ser monstruos” o algunos farfulleos sobre la fe, pero acaban en nada. (Lo primero es completamente obvio, lo segundo… bueno, tener fuerzas para huir de una muerte horrible no es tener fe, es tener instinto de supervivencia).

 

El resto… es violencia y desnudos gratuitos. De todas las protagonistas femeninas, la gran mayoría acaban violadas, simplemente porque si. La mayor parte de la violencia es, obviamente, terriblemente gráfica, pero una vez pasan los primeros ejemplos, no sirven para nada. No es graciosa, no es impactante porque te desensibilizas, no es imaginativa, no aporta nada al guión. Está únicamente como táctica de choque, sacar tripas porque puedes hacerlo. Igual que los desnudos y las violaciones, simplemente porque si. Se supone que los cruzados matan y violan todo lo que se mueve, pero fijate que solo vemos violaciones a chicas atractivas. (Y si, está bien que se pueda tener sexo en comics americanos y todo lo que tu quieras, pero fijate que dos ejemplos que he comentado recientemente, han sido ambos de violaciones, y encima, especialmente asquerosas, en vez de presentar el sexo como algo normal o atractivo. Eso no es ser maduro, eso es estar jodido de la cabeza. Y me refiero al mercado en si, no a los guionistas en concreto)

 

Es una pena que sea un comic tan desagradable de mirar, porque el dibujo de Jacen Burrows es muy bueno. Es similar al viejo colaborador de Ennis, Steve Dillon, pero con algo más de fuerza. Es bueno con las situaciones normales, puede hacer burradas como el que más, y es correcto contando cosas, e incluso hace casi bien la anatomía, cosa rara en Avatar. Pero aquí está al servicio de violaciones y destripamientos la mayor parte del tiempo, y no queda una buena impresión.

 

Evita esto, no porque sea violento, sino porque es gratuitamente violento con poco debajo. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Guerra del Caos

 

P: Esto es el octavo y último volumen de Increible Hercules, donde Van Lente y Pak cierran la historia que tenían pensada desde el principio, más o menos. (Hay un cabo suelto que no han podido cerrar, pero porque tuvieron que reescribir el penúltimo tomo, luego lo explico) Sólo que para darle más bombo al asunto, en Marvel han decidido transformarlo en uno de estos mini-eventos que han lanzado

este año, con una mini central y varios especiales, miniseries y crossovers alrededor. Claro, que esta vez el evento no es de una familia en concreto como Hulk o Heroes Callejeros, así que los derivados serán bastante variados.

La idea de la historia es una que llevaba preparandose desde el segundo tomo de la serie (y en cierto modo, desde la primera miniserie de Ares, que es la que empezó todo este ciclo de historias olímpicas), y es el retorno de Amatsu-Mikaboshi, liderando un ejercito de dioses esclavos, para comerse a los dioses de la Tierra, y por extensión, a toda la creación. Por tanto, Hercules y Amadeus Cho, en los nuevos status quo donde quedaron al final del anterior tomo, tienen que detenerle, con la ayuda que puedan conseguir de los demás panteones, lo cual sirve para que sea la historia definitiva del duo que termina el viaje heroico que llevan ambos desde el principio. Hasta ahí bien, el problema es que si falta algo en esa descripción es una manera de encajar crossovers. Bueno, puedes justificar los de Thor y Alpha Flight, porque tienen dioses, pero ya está. Así que, como hemos visto en Hulks, tiene que aprovecharse una escena de la saga donde Mikaboshi ataca los infiernos para que puedan aparecer muertos en la Tierra y que se enfrenten a otros personajes. Lo cual tiene poco que ver con la saga, y se parece bastante a otros crossovers que hemos tenido recientemente. Y aunque la serie principal se esfuerza por encajar la mayoría de crossovers (hay un punto donde muchos de los protagonistas se separan para dejar hueco a los varios especiales, y los protas del resto aparecen en el último número para dar sensación de cierre), realmente, no acaban afectando a la historia en absoluto.

 

A: El tema del crossover era totalmente innecesario. Aquí los que realmente cuentan son los panteones de dioses, Hércules y Amadeus. El resto no aportan nada a la historia. Es más, ni siquiera se pretende que sean necesarios para la historia. Casi hace suponer que Van Lente no tenía pensado montar un crossover para el final de su historia pero ha tenido que encajarlo de algún modo, procurando que interfiriese lo menos posible.

 

P: Si, originalmente no era un crossover, fue algo que decidieron a última hora. De hecho, hay una miniserie pensada tan a última hora (la de la Patrulla-X) que ni llegan a mencionarla en la saga. (Originalmente también iba a haber un crossover con Atlas aprovechando la participación de Venus, pero Parker decidió cerrar la serie en vez de eso)

La cosa es que no sólo las historias derivadas no tienen ningun efecto en la historia, es que la mayor parte de elementos de la propia historia no tienen efecto en la historia. Por ejemplo, la Brigada Divina. La otra vez, cada uno se desarrollaba bastante y tenía su participación importante en la conclusión de la historia. Esta vez tenemos una nueva Brigada Divina (O Nueva Brigada Divina, porque son todos más famosos, y por tanto, con menos potencial para desarrollo, aunque no están exentos de él), ¿y que aportan a la historia? Realmente nada. Aparecen en portadas, hay un número entero dedicado a reclutarlos, pero al final no hacen nada, ni les pasa nada. Tienen algún momento bueno (y es un buen detalle que Galactus esté demacrado tras el Imperativo Thanos), pero sólo comen espacio.

 

A: Es que en general el tomo deja ver perfectamente lo que Van Lente tenía en mente como algo esencial y lo que no. Sabía perfectamente qué clase de final darle a Hercules y Amadeus. Sabía perfectamente qué clase de truco usar para derrotar al Rey del Caos. Sabía como volver a enfrentar a Hércules con Atenea. Pero le ha fallado darle una buena envoltura a todo eso. El resto de historia está como improvisada para poder simplemente hacer las cuatro cosas con las que quería cerrar etapa. Digamos que le han metido en un jardín de una envergadura que no le interesaba y lo ha resuelto con pereza para acabar centrándose en las dos cosas que le interesaba remarcar.

 

P: El problema central, diría yo, es que han perdido de vista no sólo la gracia del personaje de Hercules y la serie, sino de la mitología grecorromana en general. La cosa es que por muy dioses que fueran, sus aventuras eran similares a las de la gente normal. Pero aqui, se han pasado de cósmicos a la hora de presentarnos la gran amenaza. Esta vez, en vez de tener un malo que es un dios fisico con un gran ejercito (ejercito que se suponía que era la gran idea de la revancha, y que al final no ha tenido ninguna relevancia en la historia, sólo están para rellenar en el dibujo, son todos genéricos irrelevantes) es una mancha con cara (aunque sigue hablando en haiku, eso si), contra la que no se puede hacer nada. Igualmente, la manera de enfrentarse a él no depende en general de recursos o ingenio, sino de entelequias cósmicas. (Hercules tiene que pasar de ser el Super-Dios a ser el Dios de Dioses… um, ¿que? ¿Que significa cada cosa y que diferencia hay?) Y así. Al final todo sucede por exigencia del guión, o casi, y el elemento humano se pierde casi del todo.

 

A: Es verdad que la definición del villano y de sus poderes es muy vaga. Pero por otro lado hay una buena forma de derrotarle que sí que depende de ingenio y de recursos. Concretamente de tener el ingenio suficiente para recuperar un recurso que estaba ahi planteado desde hacer un montón de números. Ésa parece una de las cosas que Van Lente y Pak debían tener pensadas desde hace mucho tiempo. Y si, el villano y la forma en la que Hércules maneja esa especie de nuevos poderes son la peor parte de la historia. Pero son eso, el desarrollo obligado de una historia de la cual a Van Lente y Pak solo parece interesarles contar el final, como cierre apropiado de toda la etapa. Y, en ese sentido, creo que el final alcanza ese propósito.

 

P: La manera de derrotar al Rey del Caos está bien pensada (aunque es de las más comunes tratando a villanos demasiado poderosos), y las decisiones que tiene que tomar los dos protas son buenos momentos, sobre todo el momento donde Amadeus se da cuenta de la solución. Por otro lado, el conflicto con Atenea y demás panteón (o panteones) queda más falso, con menos drama.

Es en parte al otro problema de la historia. Para que la historia sea super-hiper-mega-cósmica, han tenido que hacer a un villano tan poderoso que es capaz de destruir el universo. Y cuando nada más empezar se carga cosas que sabes que no pueden permanecer rotas, ya sabes que la historia va a terminar con un botón de reset cósmico. Por tanto, ya desde el principio hace que te importe más bien poco lo que pase con los personajes en la historia, porque todo tiene que arreglarse al final a la fuerza. (De hecho, prácticamente lo único que está en duda es como acabará la amistad entre Herc y Cho) Y por supuesto, la manera de tratar las consecuencias es completamente aleatoria, con gente resucitando y otros que no, absolutamente por capricho editorial.

 

A: Si, es un poco Guantelete del Infinito en ese sentido. Pero insisto, eso es todo paja introductoria del fin de ciclo herculino que es lo único que le interesa a los guonistas. Todo el desarrollo de la “conquista” del Rey del Caos, todas las apariciones de personajes invitados como Thor o Estela Plateada, todos los efectos de la batalla… todo eso es irrelevante. Había que rellenar cinco números para que Van Lente y Pak pudiesen finalizar el planning que tenían para la serie.

 

P: Si, pero podría haberse hecho mejor. De hecho, leyendo los tomos anteriores, no se entiende que no se haya hecho mejor, siempre lo habían hecho muy bien antes.

Otro problema, que ha plagado toda la serie, es el del dibujo. Algunos han sido buenos, otros malos, pero ningún dibujante ha hecho dos tomos seguidos. Y para este último, no se les ha ocurrido otra cosa que cerrar el círculo trayendo de vuelta al primer dibujante de la serie, Khoi Pham, que si acaso, se ha vuelto aún peor desde entonces. Prácticamente todas las páginas parece que estén sin terminar, a base trazos sueltos coloreados. Las peleas son de todo menos épicas. Lo poco que se ve de expresión de los personajes son histrionismos. Las grandes imagenes de ejércitos o dimensiones destruyendose son una chapuza. Y en general es feo y confuso.

 

A: No tenía yo tan mal recuerdo de Khoi Pham pero realmente en este tomo es lamentable. Le quita casi toda la gracia expresiva a Amadeus Cho, los momentos amenazantes del Rey del Caos son una miseria, las peleas enormes no sólo no están coreografiadas sino que son borrones de personajes de fondo. Todo muy dejado.

 

P: Para terminar el tomo, hay una historia sobre las aventuras de Hercules en el otro universo durante Príncipe del Poder, que no está mal, tiene buen dibujo de Buchemi, pero no viene mucho a cuento. (En realidad, la idea original era que Principe del Poder tuviera, ademas de lo que ya vimos, las aventuras de Herc en ese universo, donde encontraría a la hermana de Amadeus. En Marvel cambiaron el plan y quedó ese cabo suelto, pero aún tenían esta historia hecha, que iba a ser la preview de la antologia de Llega la Edad Heroica) (Oh, y Panini no ha publicado los mensajes de Twitter entre Cho y Mikaboshi, y es una pena, porque eran muy graciosos)

 

A: ¿Es este tomo una buena conclusión de Hércules? Sí y no. Sí porque le da un final bonito y cerrado, además de hacer un giro completo desde el principio de la serie respecto a Hércules y Amadeus. No porque, pese a ello, el desarrollo de la historia no está para nada al nivel que la serie iba manteniendo. Así que sabor agridulce. Pero ha sido una gran serie.

 

P: Es una pena que el final no esté a la altura, porque Increible Herc ha sido consistentemente una de las mejores series de Marvel estos años. Pero no es del todo mala conclusión tampoco. (Aunque aparte, Pak/Lente van a continuar als aventuras de Hercules en un nuevo volumen completamente distinto… que ya ha sido cancelado, asi que a lo mejor no tenian que haberse molestado) Neutral (6)

 

 

 

Hulkas: La Caza del Hombre

 

Esto es una miniserie (originalmente pensado como el inicio de una serie regular, pero el sentido común prevaleció y lo cortaron a miniserie de 4 números, porque estaba claro que no podían mantener una tercera serie regular de los Hulks) protagonizada por el duo formado por Jennifer Walters, la Hulka original, y Lyra, la nueva Hulka hija de Hulk y Thundra. Si, ambas se llaman Hulka, han aprendido la lección correcta de DC y comprendido que pueden convertir los nombres en títulos y tener varios personajes con el mismo nombre sin necesidad de matar, quitar poderes o cambiar el nombre a uno de ellos inmediatamente (o borrar de la continuidad, como parece que va a hacer DC, que no aprenden sus propias lecciones). Esto continua de la historia de complemento del Increibles Hulks de este mes, que pone a Lyra de protegida de Jen y alejada de su padre, para explicar porque no participa con el resto de la familia, y de paso, tiene serie propia. Está escrita por Harrison Wilcox, que sólo había escrito anteriormente historias de complemento en Hulk, y que se metió porque fue ayudante del Loeb en Heroes, así que entre eso, que el personaje de Lyra no había terminado de cuajar y el título, el tomo no prometía mucho. Pero sorprendentemente, está bastante bien.

 

Wilcox elige un enfoque completamente distinto para Lyra. En su miniserie original, que no estaba mal, pero no estaba a la altura de lo normal para Van Lente, Lyra era prácticamente una versión adolescente de su madre, que siempre ha sido un personaje problemático, una mezcla entre una parodia tonta del feminismo radical y amazona post-apocaliptica estereotipica. Wilcox, sabiamente, abandona la mayor parte de detalles del futuro donde viene, y la pone teniendo que adaptarse a vivir como una adolescente normal. Lo bueno es que no se cae en la comedia tonta con el choque cultural. Lyra no se confunde al hacer cosas cotidianas como una idiota con “cómico” resultado. Entiende perfectamente las situaciones donde se mete, y sabe adaptarse lo suficiente si es necesario, la gracia es como reacciona a veces, o negandose a seguir el juego social (como su reacción a los chulitos que intentan ligar con ella) o señalando como son de tontas algunas costumbres sociales (como la supuesta diferencia entre ir en bikini y en ropa interior, que tampoco he terminado de entender nunca). A veces es muy graciosa, a veces simplemente hace que la protagonista caiga bien, el caso es que deja un personaje bastante desarrollado y agradable como prota, con el que a partir de ahora se puede jugar bastante. Puede que sea menos original que su anterior status quo como agente de ARMOR, pero le pega más.

 

Así que parte de la miniserie es ver como encaja Lyra en el ambiente de adolescente normal, especialmente de Instituto. Sigue algunas de las rutinas clásicas de “chica nueva en el colegio”, pero evita caer excesivamente en los estereotipos, o al menos, jugar un poco con ellos para que los personajes no se ciñan especialmente a los arquetipos de las películas y series americanas. Además, mantiene un cierto nivel de credibilidad en el tratamiento, las chicas malas son realistamente malas, como pueden ser en la vida real y no las exageraciones que puedan salir en Glee o lo que sea, y así todo. Por supuesto, lo gracioso es ver como reacciona Lyra, pero está bien que los secundarios se monten con un poco de esfuerzo. Hay algunos momentos buenos y entrañables con ellos. Por su parte, la Hulka original, ahora que ha solucionado sus problemas personales, está bien en el papel de mentora (tiene sentido, ya había tutorizado a una super-adolescente con problemas en la serie de Slott, aunque no es que esta miniserie mencione nada de todo eso) y tiene una buena interacción con Lyra, no haciendo de mamá ni de profesora estricta, sino más como una amiga mayor y modelo a seguir, que es precisamente lo que necesita Lyra y por eso las han juntado. Como siempre, el desparpajo y buen humor de Jen se hacen divertidos de leer, y funciona bien con el emparejamiento, siendo esencialmente una treintañera profesional de clase media-alta normal bastante alegre, que resulta que trabaja de superheroina, y no al revés, lo que le aporta normalidad a la nueva Hulka, y evita dramas baratos. No se hace mucho con ella como personaje individual (aunque hay una toma de contacto con su vida personal) pero da igual, porque no es su historia, y está muy bien hecha en su papel.

 

La otra parte de la miniserie es la de acción, y es una buena premisa conectando con las otras series: Mientras que Hulk Rojo le tiene acabando con los planes secretos, esta trata otro de los cabos sueltos de la Caida de los Hulks, en este caso, capturar a los miembros menos peligrosos de la Intel y sus aliados. Es una buena premisa para una miniserie, aunque no se que habrían hecho si fuese serie regular. En cualquier caso, la acción es divertida, con una buena interacción entre las dos protas, que siempre es lo mejor, y algunas situaciones interesantes e imaginativas. Algunos de los villanos dan para más que otros, eso si. El Mago es muy divertido y está bien usado, sus congéneres no están mal, pero el Pensador por ejemplo está poco aprovechado. (Y también hay un problema de coordinación bestial: El Mago es capturado aquí, y está con su personalidad clásica, pero está capturado desde hace más de un año en 4F con una personalidad evangélica totalmente distinta e incompatible. Y es muy difícil encajar todo esto antes de que empiece la etapa Hickman en 4F) Ambas partes de la miniserie se juntan coherentemente al final, en un final que es bastante bueno. También es algo abrupto, que es la única muestra de que esto probablemente iba a ser la primera saga de una serie regular que ha tenido que cerrarse rápidamente al convertirse en miniserie. Da igual, queda bien como final a la historia.

 

El dibujo es de Ryan Stegman, también novato que había hecho cosillas en Hulk y alguna otra, como uno de los mejores dibujos de Increible Hercules. Tiene un estilo ligeramente de dibujos animados, similar a Salva Espín y otros novatos, pero muy claro y agradable, con buena acción y mucha expresividad agradable para las protas. A ver si consigue más trabajos. Igual que Wilcox, la verdad.

 

Parecía una miniserie de relleno, pero como todo en la familia Hulk recientemente, es mejor de lo que parecía al principio, y bastante recomendable. Francamente, casi preferiría esto como segunda serie de Hulk que la del rojo. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Imposibles X-Force: La Sanción Apocalipsis

 

P: Por Dios. No sólo tenemos un título en spanglish, que siempre es una aberración lingüistica. Pero esta vez es que no tiene ningún sentido. X-Force significa Fuerza-X, que es un grupo, singular, y femenino. Pero el mono amaestrado que traduce estas cosas aparentemente cree que X-Force son los miembros del grupo, y por eso es masculino y plural. Aparentemente, Lobezno ahora es un X-Force (pronunciese equiscforce, aunque quizá debería ser equisforces). La única manera de ser más paleto que está portada es vivir encerrado en una granja y tirarte a tu hermana.

 

Esto es el relanzamiento de Fuerza-X, que cambia completamente de dirección tras Advenimiento, conservando únicamente la idea de que son el grupo de operaciones secretas de la Patrulla-X y algunos de los miembros. Pero las diferencias son muchas y claras. Esta vez tiene un guionista decente (en vez de Kyle y Yost está Rick Remender, cuyos trabajos en Marvel como Castigador no han sido gran cosa, pero tiene buena reputación anterior). Esta vez hay más variedad en los protagonistas, ya no son únicamente gente con cuchillas. (Ahora son gente con cuchillas y pistolas) La alineación no parece estar hecha al azar con personajes a los que no les pega en nada estar en un grupo de estas características. Esta vez no son redundantes entre si y cada uno aporta algo. Tienen más personalidad que ser o serios y duros o quejicas. La serie va de otra cosa que matanza gratuita de enemigos genéricos. Y aunque la premisa supuestamente es la misma, esta vez al menos se debate y explora la moralidad ambigua de tener un escuadrón de la muerte, en vez de simplemente usarlo como excusa para tener violencia estúpida y reciclar mal el pasado.

La alineación no está mal. Está Lobezno, como era de esperar, pero Remender lo pone en un segundo plano, usandose únicamente cuando hay que usarlo, como los mejores guionistas de la Patrulla-X. De la anterior alineación sigue Arc/ángel, y sigue con la doble identidad, pero esta vez el trauma que le conlleva se usa de manera bastante menos pesada. Se añade Mariposa Mental, a la que de todas maneras no estaban usando en ningún otro sitio, y recuperan la antigua relación entre ella y Warren, de manera que esta vez si resulta creible. Si, tienen cosas en común, niños ricos que han transformado corporalmente en máquinas de matar, pero esta vez te explican como conectan, en vez de decirnos que se parecen, y asumir que eso es suficiente. A estos hombres-X clásicos, para que no sea otra Patrulla-X, se unen dos elementos más ambiguos, que son Fantomex y Masacre, y ambos son buenas elección. Ambos aportan humor y ambigüedad moral que alivian la tensión de la serie. Y Fantomex también aporta mayor variedad de habilidades, estilo y sirve de agente provocador en un grupo de buenos o soldados obedientes. Además, ambos personajes están muy bien usados. Masacre suena por fin como él sin la narración múltiple tonta, y diciendo poco, pero lo poco es gracioso y alivia la tensión. Y Fantomex tiene toda la chulería y gracia que tiene que tener, aunque se pasan un poco con la extensión de los poderes.

 

A: Al contrario que tú, yo carezco de la referencia con la que compararlo. Así que, y cualquiera puede entenderlo, el primer número de un X-Force con Lobezno, Masacre y Mariposa Mental. Y un Ángel, que no es personaje-merchandising pero convertido en Arcángel, que tampoco tiene muy buena pinta. Ah, y el malo es Apocalipsis. Las mejores señas, vamos. Y sin embargo, sorprendentemente, después de dos capítulos medio de relleno, todo empieza a encajar bastante bien. La relación entre Warren y Betty no es el típico pasteleo. Masacre está en su mejor momento y con bromas muy divertidas. Lobezno ejerce el papel de liderazgo discreto que mejor le va. A Apocalipsis le han dado una buena vuelta para que tenga una aportación un poco novedosa. Y los poderes de todo el grupo se complementan de forma muy coreografiada para ir resolviendo las situaciones. Quizá con la pega de Fantomex que no sé si sus poderes están exagerados pero desde luego su uso satura desde el punto de vista narrativo, porque genera siempre la misma resolución de problema hasta que pierde toda la sorpresa y la efectividad.

 

P: La idea es que esta Fuerza-X se va a ir encargando de cabos sueltos de la Patrulla-X, de enemigos que andan sueltos y que son demasiado peligrosos para esperar a que ataquen de nuevo. Eso en la antigua serie se traducía en montones de variantes de matar fanáticos antimutantes sin rostro. Esta vez, van a ir por sitios más originales, y a hacer algo más con la vieja idea noventera de la proactividad. En este primer tomo, el malo es Apocalipsis. Pero en vez de tener al megalomano de siempre, Remender busca un enfoque bastante más original, basado en ideas ya establecidas, permitiendo que ya desde el principio sirva para jugar con la idea de la ambigüedad moral y las decisiones difíciles que está en el centro de la serie. La idea es que Apocalipsis aún no ha renacido del todo, y eso hace que la historia sea radicalmente distinta. (Aunque bien pensado, ¿no fue su última aparición con Milligan, y allí al final aún estaba vivo y secuestrado por los Celestiales? ¿Hemos de asumir que los Celestiales se lo cargaron? Y ya puestos, lo poco que vemos del Apocalipsis clásico está bastante mal usado, en plan conquistador del mundo y no alguien que quiere que haya lucha para que sobrevivan los más fuertes de cada especie)

 

A: El tema de escuadrón que mantiene a raya a villanos clásicos del mundo mutante es buena idea. Aunque tampoco está muy claro cómo encajan en este planteamiento un tipo que es mercenario y al que le da más bien igual este tema y otro que es vengador y ya está reaccionando a demasiados retos diarios como para sobrecargarse con nuevas misiones. La pareja Worthington-Braddock sí que funciona mejor como los Nick y Nora Charles del mundo mutante. Por otro lado, si vamos a jugar a ambigüedades morales tampoco ayuda mucho tener a gente que no es precisamente ambigua (Masacre y Fantomex son simplemente amorales, Betty no ha ofrecido nunca dudas de su integridad y para Ángel va a haber que jugar siempre a la esquizofrenia derivada de Arcángel) ni que el primer dilema al que se enfrenten sea probablemente el dilema moral más viejo y raído de la historia, a pesar de lo cual todos ellos parecen tener clara su postura desde el primer momento y el conflicto se produce entre ellos pero no dentro de ellos. Ellos no dudan (salvo uno, y es por lo que hemos mencionado). Si este grupo quiere jugar a ésto tendrán que matizarse mejor para no caer siempre en dos o tres modelos de resolución que se harán repetitivos.

 

P: La idea de la ambigüedad moral es más bien lo de “¿Hasta donde está dispuesto a llegar cada uno para salvar a los mutantes?”. Es decir, que cosas malas pueden hacer para un buen fin. Sabemos que Lobezno tiene un limite en ese sentido, pero es amplio, Betsy tiene un limite mucho más pequeño, y esta por ver en que punto de en medio cae Warren. Además, Masacre también tiene límites morales, solo que son más complicados porque está como una cabra, y no llegan a verse en el tomo. Y Fantomex da la impresión de que tiene algo de moralidad debajo de la fachada de egoismo, pero está por ver. En cualquier caso, lo interesante es ver como van a chocar esos puntos de vista, si unos convencen a otros, o si el grupo se va a la mierda. En este caso, el dilema está bastante bien pensado, y bien solucionado. La tensión es menos ver que decisión toma cada una, y más de ver quien se sale con la suya, y que pasa después, cierto. (Y para ver las consecuencias tendremos que esperar al siguiente tomo, también)

De todas maneras, buena parte del tomo, entre la presentación e interacción y el dilema, son largas secuencias de acción. No contra Apocalipsis, sino contra su viejo recurso de los Jinetes. Esta vez, muy sabiamente, Remender abandona la idea de meter personajes ya conocidos en los cuatro papeles (que era muy limitante y nos llevaba a tonterías como Fuego Solar como Hambre), y en vez de eso crea a cuatro personajes para ser los avatares de los cuatro conceptos, pero usando bastante más imaginación que lo obvio. (Hambre y Muerte no son esqueletos, Guerra no es un soldado, etc) Queda un grupo bastante imponente, que resulta creible como enemigo para un tomo entero (aunque ayuda que es una saga corta, no de las estiradas que tenemos en muchas otras series)

 

A: Pues francamente, a mí no me han gustado nada estos jinetes. Salvo Guerra, todos son perfectamente intercambiables. Quiero decir, el del tambor podría causar enfermedades y el que transmite a través de los metales podría transmitir hambre. Ya no digamos que Muerte mata a través de enfermedades con lo que podría ser también Peste. Y normalmente sus orígenes y traumas tampoco encajan con el concepto que encarnan. Y digo más, ni siquiera generan personajes interesantes. Sólo se juega un poco con Muerte. Mínimamente con Guerra. Peste es exótica por ser japonesa y Hambre pasa totalmente desapercibido y ni siquiera aporta a la batalla.

 

P: No digo que sean grandes personajes (mucha personalidad no tiene ninguno), pero al menos la presentación es imaginativa y sirven para tener buenas escenas de acción durante un par de números, que es para lo que están. Y al menos hemos salido de la copia de la idea de Angel-como-Muerte en la que llevaban atascados 15 años. Ahora, si dejasen de estar atascados en tener siempre los mismos 4 Jinetes…

El caso es que a todo esto, Remender añade un diálogo bastante bueno, y una caracterización que al menos, está cuidada. Y la historia tiene muchos pequeños detalles buenos, como la Cueva-X, la mención de los origenes de la vida real de Fantomex, las referencias históricas en los Jinetes, la mención del origen de la base de Apocalipsis…

 

A: Hay una escena con Masacre en el último número que justifica de por sí todo el tomo. La verdad, empieza muy flojo pero al final se nota que es una historia muy bien pensada y ensayada, con una buena reflexión detrás sobre cómo complementar y coordinar al grupo de personajes que maneja. Sólo por la impresión de estar trabajada, la historia vale la pena.

 

P: El dibujo de Jerome Opeña, que ya había colaborado con Remender en su primer trabajo, Fear Agent, y en Castigador, también sorprende bien. Pese al estilo oscuro (que al menos aquí pega), es claro contando las cosas, le da mucho detalle a los personajes porque no los baña en sombras, hace bien la violencia (y aunque aquí pega más, no es tan gratuita como en otros sitios) y hace buenos diseños. Los uniformes de Fuerza-X son una mejora respecto a los anteriores que eran muy sosos, por ejemplo.

 

A: Bah, es verdad que le imprime mucha fuerza a determinadas escenas. Pero no consigue convencerme la forma en que dibuja a determinados personajes, véanse Lobezno o Masacre. Sólo a Arcángel le tiene el punto pillado.

 

P: Mucho mejor de lo que se esperaba, y como hemos ido diciendo, de todos sus antecesores en muchos sentidos. Tiene potencial y muchas cosas buenas, y al menos ofrece algo distinto dentro de su mundillo. Recomendado (8)

 

 

 

Invencible: Todavía en Pie

 

Decimocuarto tomo de la serie (aunque es el equivalente al duodécimo de la edición original), y no sólo no parece que se esté gastando, sino que da la sensación completa de que Kirkman tiene muy claro hacia donde va, que cada capítulo es algo importante en la vida de Invencible, y que todo ha estado encaminado hacia donde está yendo.

 

Este número apenas tiene nada de la mezcla de vida cotidiana de Mark con su vida superheroica, ni el tono desenfadado de muchos otros tomos. En vez de eso, es prácticamente todo acción, y de la serie. Pero funciona, como contraste con lo habitual, y porque tiene un sentido y una utilidad para la serie, no es solo violencia sin sentido. El primer número es una cosa curiosa, y en parte un pequeño capricho por parte de Kirkman, y es lo que sería un gran crossover del Universo Image… si hubiera un Universo Image. Aparecen montones de superhéroes y similares que han aparecido en los 15 años de Image, la mayoría de los cuales ya no aparecen regularmente en ninguna parte, y cuyas series son imposibles de encajar en un universo coherente, porque no están pensadas para eso. Pero da igual, la gracia es hacer como si forman un Universo como los de Marvel y DC, y que si hay una gran amenaza, se pueden usar así. Y en vez de extenderse en una miniserie y muchos crossovers, se cuenta en un solo número. Así que vemos una historia en plan Crisis, con cambios rápidos, casi estroboscópicos (como decía Morrison en Crisis Final) mostrandonos peleas alrededor del mundo que van cambiando rápidamente, para darnos la sensación de gran pelea brutal en muchos frentes. Queda muy bien, porque es efectivo y rápido, y los vistazos rápidos a los distintos personajes quedan coloridos, disimulando que la mayoría de personajes no son muy buenos. La parte que es de Invencible propiamente dicha también está muy bien, sobre todo por lo que implica sobre el personaje. El problema de la historia (aparte de los problemas habituales de este tipo de historias donde la devastación a nivel global se ignora después) es que tiene un final muy anticlimático, donde no hay realmente un gran enfrentamiento final con los malos, ni son derrotados realmente por algo que hagan los buenos. Deja semillas con mucho potencial para futuras historias, por dos o tres sitios distintos, pero en este momento, deja el final algo cojo.

 

La mayoría del resto del tomo es un combate contra un solo villano. Está conectado con la Guerra Viltrumita, como una especie de aperitivo, y se presenta como la mayor pelea que ha tenido Invencible en su vida. (Con la idea de que si esto apenas lo puede sobrevivir, imaginate cuando venga un ejército como él) Es un poco aleatorio, porque supuestamente este gran malo de fin de temporada, o de pantalla, o la metáfora que quieras hacer es un personaje nuevo sin ninguna conexión emocional con el protagonista. Por otro lado, esa es parte de la idea, que es como enfrentarse a una pared indestructible, imposible de negociar y dar compasión. Y efectivamente, da la sensación de que es el combate de su vida, y que es imposible de ganar, ni con fuerza, ni palabras, ni ingenio (no es que tampoco use mucho eso, eso sería más cosas de otros personajes que están ausentes precisamente por el número anterior, añadiendo a la sensación de que es el peor día de la vida de Mark, porque cuando las cosas estaban mal, viene este tipo a pegarle cuando está en el suelo y que vayan aún peor). Hay un punto donde se vuelve un poco Bola de Dragón Z con muchos puñetazos que se vuelven redundantes, y quizá habría quedado mejor con un capítulo menos. Pero tampoco se llega a hacer pesado, la manera de contarlo para que de la sensación de desesperación está bien, y hay suficientes sorpresas para que no sea siempre lo mismo. Una de ellas es como se logra resolver el combate, y tiene un poquito de trampa y de sacarse una cosa de la manga, pero queda bastante satisfactorio pese a ser algo tramposo.

 

El capítulo final es el epílogo de tanta pelea, y toca ver las consecuencias de la montaña rusa emocional que ha sido el resto del tomo. Quizá podrían haberle dado más drama a ciertas cosas que pasan, pero en general se logra un buen equilibrio entre ser triste y hundirse en el melodrama. La relación entre los protagonistas sigue estando bien hecha, y como siempre, se da pie a futuras historias (incluida una miniserie de los Guardianes del Globo), en algunos casos, con pies muy, muy inquietantes, que pueden cambiar mucho la dirección de la serie, o prometer tragedias aún mayores en el futuro.

 

El dibujo de Ryan Ottley, como siempre, es bueno, dentro de lo estilizado que es le da suficiente emoción a los personajes, y le da peso y fuerza a la acción. Logra que los personajes de Image parezca que existan en la misma realidad con un mismo estilo, pese a que provienen de dibujantes con estilos radicalmente distintos (algunos de los cuales, desafiantes de las leyes físicas) y aunque hay sangre y violencia extrema, no queda asqueroso y gratuito como en otras series más famosas.

 

Es difícil recomendar la serie a estas alturas, porque ya depende en parte de la conexión emocional con los personajes, pero por otro lado, aunque te hayas perdido tomos, es muy fácil reengancharse. Y si la sigues, sigue siendo una de las series más sólidas del mercado. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Nuevos Mutantes Forever

 

Otro título en spanglish, hay que jorobarse. Esta es la tercera, y última miniserie de la línea Forever, es decir, las series donde autores de ciertas series de hace años continuan la serie donde se quedaron. En este caso, es Claremont volviendo a los Nuevos Mutantes en el punto donde se marchó de la serie en 1987 (y prometiendo volver en un año o así, cosa que nunca ocurrió, obviamente). Esta serie, vale la pena aclarar, aparte del concepto y el guionista, no tiene nada que ver con X-Men Forever. Son dos continuidades separadas, en épocas distintas. La verdad es que esta miniserie sonaba más prometedora que la de la Patrulla-X, por varios motivos. En Nuevos Mutantes se fue en un punto álgido donde aún parecía que tenía cosas que contar, mientras que en Patrulla-X llevaba años en decadencia cuando se fue. Y los Nuevos Mutantes se han explotado mucho menos que los Hombres-X, de hecho, tal y como eran en esta miniserie, apenas volvieron a verse antes de separarse y transformarse. Así que prometía, al menos para nostálgicos.

 

El problema es que el Claremont de hoy no es el Claremont de hace 25 años. Y para dejarlo claro, el tomo lleva los dos últimos números que hizo Claremont en la serie (bueno, descontando uno de relleno un tiempo después), y la comparación es tremenda y dolorosa. Hay muchísima más caracterización en los comics antiguos, mucho más material por número, más conflicto que enfrentarse a un malo carcajeante, los personajes parecen más reales como adolescentes con poderes… en general los comics antiguos parecen más modernos y son definitivamente más sofisticados que el material nuevo.

 

Un problema menor es que, como en XMF, en vez de hacer como si siguiera en la serie, se toma la licencia para ignorar que el resto del Universo Marvel existe. Así que aunque la miniserie empieza con Mancha Solar y Warlock habiendose largado a la miniserie de Ángeles Caidos, reaparecen enseguida, porque aparentemente, en este universo no llegaron a unirse a ese grupo, y de paso, se ignora el motivo por el que se mancharon, de manera que queda bastante tonto que no esté al principio. (Por esa misma, podría haberse traido de vuelta a Karma, pero no lo ha hecho, porque se nota que nunca tuvo nada que hacer con el personaje, en 50 números lo único que hizo fue volverla mala y gorda, y deshacer el cambio) Igualmente, el malo de la miniserie resulta ser el Craneo Rojo, en plan nazi conquistador, cuando en esa época estaba aparentemente muerto y realmente actuando en las sombras como empresario malvado en Capitán America, un uso, dicho sea de paso, infinitamente mejor que este.

 

Más grave es que Claremont realmente no tiene nada que decir de los personajes, nada que haga decir: “mira, se nota que tenía ideas para los personajes que llevaba 20 años queriendo contar”. Es una pena, porque Claremont dejó muchas dinámicas entre personajes abiertas (de romances y de otros tipos), y varios cabos sueltos, sobre todo con el Club Fuego Infernal, los Infernales, el de Magik y el Limbo, y el de Warlock y Cifra. En esta miniserie, sin embargo, pasa de todo eso. Bueno, no, ata un cabo suelto pequeño, una mención en el último número de que Selene podía ser abuela de Amara. Pero lo hace en su manera moderna, donde ni siquiera se molesta en revelarlo o explicarlo, lo toma como hecho consumado sin que nadie lo cuestione. Aparte de eso, en vez de recoger los temas interesantes que quedaban colgando, como toda la interacción con los Infernales, o con Magneto, o juntando ambos, con el CFI (que como se puede ver en los números antiguos, es lo mejor que tenían), o ir por los puntos fuertes de la serie de interacción adolescente creible… en vez de eso, toca la misma mierda que es lo único que sabe hacer ahora. Peleas absurdas contra villanos monodimensionales llenas de control mental.

 

La historia transcurre en la peor idea de toda su etapa de Nuevos Mutantes, la de Nueva Roma. Aparte de la tontería inherente de tener una colonia romana conservada mágicamente en el Amazonas, siempre ha sido un sitio bastante aburrido. Y peor, que no tiene absolutamente nada que ver con los Nuevos Mutantes. Una historia de 5 números de enfrentarse a nazis en la antigua Roma, es una historia mediocre del Capitán America o los Vengadores, no de Nuevos Mutantes. Da igual, porque la parte de Nueva Roma acaba tampoco usandose mucho, porque descontando la excusa para que estén los protagonistas y Selene, y algo de las ropas y decorados, da igual donde transcurra, ya que la historia va de enfrentarse a un villano que estaba anticuado hace 25 años, y poco más. (La excusa, presumiblemente, es la vieja idea de que los nazis huian a Sudamérica, porque era prácticamente el único sitio donde les acogían, pero eso no tiene nada que ver con nada, y es otra idea que caducó hace años) Y entonces, como Claremont hace años que no sabe hacer otra cosa, coge a uno de los protas y le aplica su uno-dos de control mental y transformación corporal. A partir de ahí, en vez de usarse al personaje, se usa el cliché de Claremont de siempre, resuelto mediante un Deus Ex Machina que es un personaje usando sus poderes de una manera nueva únicamente para eso. Que es lo único que hace ese personaje. Igual que la mayoría, que están únicamente para ser casi indistinguibles y usar sus poderes, con caracterización casi nula, incluida Selene, donde apenas siquiera se usa el hecho de que son enemigos aliados.

 

El dibujo de Al Rio es perfectamente competente, claro, e incluso un poco retro. No es malo, en absoluto, pero queda fatal comparado con los números antiguos, que recuerdan que descontando el primer año de la serie, los dibujantes de Nuevos Mutantes solían tener mucha más personalidad y sofisticación. Pero bueno, no es lo peor del tomo, ni de lejos.

 

Una serie que será una completa decepción para viejos fans de los Nuevos Mutantes, y algo inutil y malisimo para todos. La pena es que las tres series de la línea Forever hayan sido tan malas, porque se las hayan dado a guionistas que han degenerado muchisimo o nunca fueron buenos. Imaginate que hubieran aplicado la idea a etapas buenas cuyos guionistas aún no están seniles, como un Factor-X Forever o Hulk Forever de Peter David. Lástima que dado el fracaso de estas miniseries, no se vayan a hacer más. No Recomendado (3)

 

 

 

Tierra de Sombras: Luchadores Callejeros

 

Por fin terminamos con Tierra de Sombras, meses después de que vieramos realmente el final de la saga. Este tomo es un popurrí, porque es esencialmente “el resto”, miniseries y especiales que no iban en ninguno de los tomos anteriores. Lo único en común es que están protagonizados por personajes callejeros, que salen en Tierra de Sombras, y transcurren alrededor del crossover.

 

Primero tenemos una miniserie, Hijas de la Sombra, que cuenta lo que está haciendo la otra Hija del Dragón, Coleen Wing, durante todo esto. Básicamente, Daredevil le ofrece liderar su propio equipo femenino de ninjas, enlazando con revelaciones nuevas sobre su madre, de la que no habían hablado mucho hasta ahora. Está escrita por Jason Henderson, y es lo primero que vemos de él por aquí, aunque ha escrito alguna cosilla para Marvel, más para otras editoriales, y unas cuantas novelas. Y es una buena miniserie, que aprovecha muy bien, quizá el mejor uso, de la ambigüedad moral de Daredevil como líder de la Mano, porque usa la parte donde aún era bueno pero estaba tomando decisiones cuestionables, antes de convertirse en un demonio y que la historia fuese simplemente de buenos contra malos. La idea es que le permite a Coleen hacer justicia sin preocuparse de detalles legales o consecuencias, sólo tiene que ignorar la terrible sensación de que hay algo terriblemente mal en todo el trato.

 

Coleen está muy bien escrita, desarrollandola más que de costumbre, tanto como luchadora (convirtiendola por fin en el equivalente Marvel de Canario Negro en Aves de Presa) como personaje individual, en parte por la conexión con su madre, en parte por ponerla por fin en un papel donde puede lucirse en solitario, sin ser la novia de nadie, ni la compañera de nadie. Irónicamente, hace un trabajo mucho mejor de demostrar la amistad con Misty Knight, arreglando el desaguisado que hicieron Greymiotti en la anterior Héroes de Alquiler. El equipo de ninjas, la Uña (si, ya) no está mal. A simple vista son un conjunto de estereotipos japoneses, pero están bien diseñadas y presentadas, en general. El problema es que sólo dos de ellas tienen personalidades, las otras dos están completamente de adorno, pero al menos hay un conflicto decente entre los tres personajes principales, y deja potencial más allá de esta historia, que va por sitios esperados, pero bien. El dibujo de Ivan Rodriguez se nota un poco verde, con poco detalle y poco cuidado, pero con un fondo suficientemente sólido. El traje actual de Coleen queda bastante bien ahora que no lo dibujan vergonzosamente, por cierto.

 

Y después ya tocan especiales. Primero hay uno dedicado a Bullseye, porque en Marvel, estar muerto no impide que tengas comic propio. Sorprendentemente, Bullseye no resucitó durante Tierra de Sombras, pese a que el ritual mágico típico para hacerlo estaba a mano. Tarde o temprano ocurrirá, por supuesto, pero es una gran muestra de contención por parte de Marvel dejar descansar al personaje durante un tiempo, después de haberle tenido hasta en la sopa durante un par de años, así podrá volver a estar fresco. (No como otros, coff, Encapuchado, coff, Kingpin) Así que es buena idea por su parte dedicar un especial a celebrar al muerto, como suele pasar en estos casos, recordemos al Detective Marciano en Crisis Final, por ejemplo. El encargo le toca a John Layman, que es suficientemente listo como para pensar un enfoque original a esto. El razonamiento es que en este tipo de historias se suele recordar con cariño y respeto la vida del muerto. Pero claro, ¿quién demonios va a recordar así a un misántropo como Bullseye? A partir de ahí, sale una historia con una premisa audaz y divertida, buen desarrollo, que puede ser divertido con humor negro y a la vez tenso, y buen uso del protagonista heroico, en este caso, Ben Urich, al que no han usado mucho en todo esto, sorprendentemente. Un buen uso de la muerte de Bullseye, que tampoco necesita que hayas leido Tierra de Sombras para disfrutar. Y con bastante buen dibujo de Sean Chen, lo que significa que tenían confianza en todo esto, si le han asignado un dibujante veterano.

 

Más gratuito es el especial de Elektra, escrito por Zeb Wells, que debe ser el guionista oficial del personaje actualmente, porque también escribió su última miniserie. Y si aquella tenía una premisa decente y relativamente necesaria aunque acababa en nada, esta directamente empieza en nada, y sigue por ese camino. Básicamente, todo el número es una discusión entre Elektra y el Maestro Izo, donde tiene que decidirse si se involucra en Tierra de Sombras o no. Como pudiste leer la historia principal hace meses, sabes como va a terminar. (Y aunque se hubiera leido en orden, también era obvio) Así que todo el número es dar vueltas sobre un resultado obvio, y ni siquiera a través de argumentos o diálogos interesantes. Añadele pelea gratuita contra ninjas, porque es obligatorio, y una escena de homenaje a la última historia de Miller del personaje que no viene absolutamente a cuento de nada, y queda un número absolutamente innecesario, como mucho de lo que hace Wells. El dibujo de Emma Rios es bueno, al menos, aunque no tanto como otras cosas que ha hecho.

 

También es bastante gratuito el especial del Motorista Fantasma. La participación del Motorista en la saga estaba metida un poco con calzador, siendo un personaje demasiado sobrenatural y poderoso para el tono de la historia, estando únicamente para tener acción que al final no servía más que como distracción, y que encima requería que acabase controlado mágicamente por Kingpin, que es una idea terrible que pierde de vista buena parte del concepto del personaje y hace aún más poderoso gratuitamente a Kingpin, si puede sacarse recursos así del trasero. Este especial, escrito por Rob Williams (que era el guionista en espera del personaje… hizo varios especiales, y por fin le escribirá en serie propia con el próximo relanzamiento) pasa un poco de la tontería de Kingpin, y tiene al Motorista haciendo de las suyas contra ninjas y otra gente así durante el crossover. No tiene relevancia al crossover, y se nota que Williams no pilla la gracia del personaje como si que hacía Aaron. En vez de acción burra, le tiene como un justiciero estándar, que soluciona las cosas mediante magia. Además, el dibujo de Clayton Crain, que empezó el último relanzamiento del personaje, sigue siendo demasiado oscuro, confuso, y artificioso.

 

Por último, hay un especial de Spiderman, que dado que está escrito por Dan Slott, que es su guionista principal, y que involucra a un personaje que se va a convertir en secundario de la serie a partir de ahora, por no mencionar que tiene a uno de los villanos principales de la etapa, probablemente habría estado mejor dentro de los tomos de la serie principal. Este es uno de los casos donde si habría estado bien no hacer lo mismo que Marvel. En cualquier caso, es una buena idea para un especial, porque no sólo estaba Spiderman involucrado en todo el follón, se encuentra un enfoque para enlazar con acontecimientos de la serie regular, en este caso, que el Sr. Negativo quiere meterse en toda la guerra, ya que para algo es el señor del crimen del barrio de al lado de la Tierra de Sombras (y usa misticismo del pais de al lado de la Mano). Es un team-up entre Spiderman y Shang-Chi, que no es nada gratuito, porque aparte de que viene del mismo pais, son dos de los personajes de Marvel más dados a darle muchas vueltas al tema de la responsabilidad personal y ese tipo de introspección. Hay una buena comparación entre ambos personajes, aunque se nota más si conrtastas este especial con la miniserie del Sr. Negativo (que es otra que debería haber ido dentro de la serie regular). Pero sobre todo, hay diálogo divertidisimo entre ambos personajes (aunque diga cosas serias de fondo), y con los villanos, que es lo más importante. Está muy bien, es una buena presentación para la serie regular de Spidey en caso de que no la sigues, y tiene muy buen dibujo de Paulo Siqueira, al que deberían haber dejado en la serie.

 

Como suele pasar en las antologías, hay de todo, pero en este caso hay suficientes cosas buenas para recomendarlo a un público variado. Da gusto ver como en Marvel al menos se molestan en darle un mínimo alto de calidad a sus rellenos para aprovechar el tirón de los crossovers. Recomendado (7)

 

 

 

X-Factor: Sucedió en Las Vegas

 

Comienza la andadura de Factor-X en tomo, pero aparte del formato de la edición española, la serie sigue como hasta ahora. Es curioso, porque este tomo es una sola saga (que sobre todo pone semillas para otras historias futuras) asi que funciona mejor de un tirón que individualmente, aunque tenga un par de capítulos que son más cerrados.

 

El primer número es sobre todo de consecuencias de la saga anterior, que queda un poco lejos, pero se explica bien, e interacción entre la amplia plantilla de la serie. El cierre de la historia de Monet y Mordo es bastante bueno, y como siempre, Madrox y Layla son fascinantes, con Layla demostrando que es aún más inquietante ahora que es mayor. Pero la estrella del número es la relación entre Rictor y Estrella Rota. La renovación de Peter David de Estrella ha sido genial, cogiendo la idea de que ha sido creado para ser un luchador y una estrella, y haciendolo divertido en vez de un personaje de los 90. Y también ha recogido la idea de Nicieza de que originalmente no tenía una sexualidad definido, y lo que ha hecho es tenerle descubriendo su sexualidad, a base de convertirle en un personaje similar al Capitán Jack, que intenta ligar con todo lo que se mueve, pero de manera inocente. Lo cual pone las cosas complicadas con su relación con Rictor, al que esa parte no le convence. Lo interesante es que, pese a la naturaleza extraña de los personajes, es un dilema que por lo visto es relativamente común entre parejas gays. En este número se trata el tema, y está muy bien llevado, como exploración del tema y de los personajes. Y da para un gag genial en la gran sorpresa de la última página del capítulo.

 

La sorpresa es que se incorpora cierto personaje a la serie, porque eran pocos. El problema es que es un personaje que David nunca ha sabido escribir bien, y sigue pasando aquí, que es imposible de encajar con como es escrito en sus demás apariciones, en manera de hablar y actitud. De hecho, aquí queda un personaje bastante desagradable en vez del más inocente que es en otros sitios, y no es la primera vez. Parece que sólo lo use para generar drama, en vez de desarrollarlo como personaje. Pero bueno, al menos genera un drama interesante con otros de los personajes, tanto por lo que se dice como lo que no se dice. Además, David escriba de tal manera que no necesitas haber leido todas las tonterías que han hecho con el personaje en el último par de años. Si las has leido, entenderás más el contexto de lo que pasa, y verás venir algunas revelaciones antes, pero si no, la historia se entiende perfectamente, y las revelaciones se pueden entrever también. Con la pega de la mala caracterización de un personaje, por lo demás sigue siendo buen drama, bien montado.

 

Y luego está la historia principal, que empieza de subargumento, pero acaba ocupando la segunda mitad del tomo. Es un caso de detectives que parece típico, pero que se acaba complicando bastante. Involucra al único personaje cósmico de Marvel que Abnett y Lanning no habían usado, y la verdad es que pega bastante más aquí. El villano no parece pegar mucho en la serie, hasta que te das cuenta de las conexiones con al menos un personaje de la serie. La pega es que al principio cuando va en plan investigación de detective con misterio, y como subargumento, va bastante bien. Pero cuando se convierte en argumento principal y un enfrentamiento obvio con un villano excesivamente poderoso, se pierde buena parte de la gracia de la serie. Al principio, cuando simplemente es tener a Factor-X haciendo el tonto por Las Vegas, tiene gracia, aunque no avance mucho nada. Pero eso viene seguido por dos números casi enteros de pelea bastante aburrida, de los cuales el primero es casi todo de splash pages y se lee en un santiamén, y eso no sale tan bien, y acaba cansando, porque encima, entre otras cosas, para la mayor parte de personajes es únicamente hacer tiempo, y se quedan como estaban. Tiene algunos diálogos graciosos, y se abren un par de tramas interesantes al final con la conclusión, aunque por otro lado, hace que todo este rollo de historia sólo sea el primer acto de una historia mayor, lo que la hace parecer aún más vacia en contexto. De todas maneras, se nota cada vez más que David está escribiendo la serie con mucho ojo en la dirección a largo plazo. Por otro lado, lleva 6 años en la serie y no tiene pinta de parar (y milagrosamente, no le han tirado en los cientos de cambios de dirección de la línea) asi que se le puede permitir.

 

En medio de todo esto, hay un número de mientras tanto, donde vemos que hacen los miembros del grupo que no han ido a Las Vegas. En parte es seguir un subargumento del principio del tomo, (cuesta mantener el spoiler, pero es a petición de Peter David, aunque la contraportada lo chafe) que no está mal, aunque va lento y predecible. Confirma que Rictor es gay y no bisexual, que queda un poco raro en retrospectiva, pero esas cosas pasan también en realidad. El otro es una historia de Monet, aunque realmente, en vez de desarrollarla a ella, se presenta una nueva amenaza para más adelante. Queda medianamente interesante, y tiene un buen giro al final, que no invalida lo que era una idea decente hasta ese punto. Aunque queda un poco plano en cuestión de tensión, eso si.

 

En cuanto al dibujo, parte la hace el dibujante habitual, Valentine de Landro, que con su tono oscuro y cotidiano, le pega a la serie, aunque podría definir un poco mejor a los personajes y sus situaciones. La otra mitad, la parte de Las Vegas, la hace una nueva dibujante, Emanuela Lupacchino, que se va a alternar como dibujante ofiicial (para algo salen 18 números al año de la serie). Tiene un estilo más claro, más detallado, más expresivo y más bonito, aunque se pasa haciendo a todas las chicas demasiado exuberantes, digamos. Con algunas puede pasar, pero queda fatal con Layla, ya que la gracia de su diseño es que no era así. Pero en general está muy bien, y le sale buena acción, encima.

 

(A todo esto, ¿a alguien más le recuerda esta serie a Seis Secretos? Ambas series van de un grupo de marginados extraños que no son superhéroes necesariamente, y que incluyen líderes casi inmortales, tipos pelirrojos salvajes con espadas, tiradores infalibles, gigantones sobreprotectores, banshees, niñas inquietantes muy poderosas que fueron la solución de un crossover, relaciones homosexuales y embarazos extraños, entre otras cosas. Y ambas series vendían solidamente, con buenas críticas pero sin mucha fama)

 

El tomo empieza muy bien, y tiene muchas cosas buenas, pero no acaba siendo de las mejores sagas de la serie. Por otro lado, alternar entre muy bueno y decepcionante pero mejor que la media es habitual en la serie y en David, así que se puede decir que sigue como siempre. Recomendado (8)

 

 

 

X-Men: La Maldición de los Mutantes

 

La saga en si de la Maldición de los Mutantes ya ha terminado en la serie secundaria irrelevante de X-Men, pero aún queda todo el material derivado que Marvel sacó, en un intento de convencer al público de que la historia era algo importante y no una historia de relleno con pretensiones. No ha tenido mucho éxito, ya que la reacción ha sido generalmente de apatía, aunque de momento siguen tratando de convencer al público, sin mucho éxito, de que su relanzamiento de los vampiros mola y es importante. En cualquier caso, esto son varias miniseries y especiales, antes, durante y después la saga, cada una de su padre y de su madre, teniendo como único nexo común el que todas tienen mutantes y vampiros. Se pueden dividir esencialmente en tres: Una miniserie antológica de historias cortas de relleno de un mutante o dos contra vampiros (que realmente, no tiene nada que ver con la saga de la Maldición, aunque se supone que se enfrentan con tantos vampiros por que han emigrado a SF durante la saga), varios especiales que si que conectan con la saga y que cuentan misiones paralelas a la de la serie principal, y una miniserie de epílogo.

 

La miniserie de Vampiros vs Mutantes (que habría quedado bien como título de este tomo, sería totalmente descriptivo) sigue la manía reciente de las miniseries antológicas de mutantes, aunque es la última de momento. Las últimas miniseries fueron sorprendentemente buenas, y no parecían del todo gratuitas, porque hay docenas de personajes viviendo en Utopia, y en las series principales no tienen hueco para tratar a todos. En este caso, si que es totalmente gratuito, nadie necesitaba una miniserie a base de personajes de segunda enfrentandose a vampiros, pero al menos da juego a personajes que están un poco apartados de las series principales, y los equipos creativos no son todos novatos como hacen en otros casos. El más famoso es probablemente Peter David, que escribe una historia sobre Pícara encontrandose a un vampiro, que está más cercano al estándar clásico de dandy seductor que a los villanos genéricos (o antihéroes atormentados) que están de moda ahora. Está bastante bien, y usa bien las características personales de Picara, aunque David se cree que está jugando con las reglas de vampirismo de Buffy y no las clásicas, un error común últimamente. El dibujo de alguien con el nombre de Michele Bertilorenzi (y van…) está bastante bien. Otra historia de un autor bastante famoso es la de Howard Chaykin, escribiendo y dibujando, que va sobre Karma. Sorprendentemente, trata un elemento del pasado del personaje que nadie había mencionado en siglos, el hecho de que solía pesar una tonelada o así. Saca una historia bastante original de esa premisa, y los vampiros están bien aplicados como villanos, aunque la versión de Chaykin del personaje no termina de encajar con la del resto de sitios.

 

Otra vieja gloria que hace una aparición inesperada es Mike Barr, que prácticamente no ha hecho nada para Marvel, pero hace una historia sobre Ángel, que al menos trata de usar a los vampiros para decir algo sobre el personaje, en este caso, contrastar a los vampiros con la personalidad de Arcángel de Warren. Nada inesperado, pero al menos intenta hacer algo más que llenar sitio, aunque el dibujo de Padilla no es demsiado bueno. Otro Mike, Benson, hace una historia de Gambito, enfrentandose a lacayos genéricos, que resulta que son vampiros. A eso me refiero con lo de únicamente hacer hueco. Aunque aquí el dibujo de Texeira si que es bueno, sobre todo para este tipo de cosas. Después vienen dos británicos de 2000 AD que aún no han conseguido éxito en America, más que nada porque no han hecho nada especialmente bueno. Uno es el Rob Williams de antes, que cuenta una historia sobre Magneto, aprovechando a los vampiros para contar una historia sobre alguien que le conocía de joven, aunque sea viejo de narices. No está mal, y es un buen conflicto para el Magneto actual (aunque usa la manía habitual de que los personajes del pasado siempre usarán el actual nombre real de Magneto, da igual cual sea esta semana). Buen dibujo de Doug Braithwaite. El otro es Si Spurrier, al que luego volveremos a mencionar, que escribe una historia de Santo e Hisako contra una ballena vampiro. Como premisa de una comedia está bien, y el dibujo de Gabriel H Walta le pega al tipo de historia exagerada, pero el guión no llega a hacerlo suficientemente absurdo para que una premisa tan tonta funcione. También tenemos una historia de James Asmus, otro abonado a las historias de este tipo, que cuenta una historia de acción donde Vaina usa sus poderes contra vampiros. Usa bien al personaje, y tiene buen dibujo de Raney, pero no tiene absolutamente nada más que esa acción. Por último, Christopher Sequeira (nada que ver con el Paulo de arriba), que es un novelista que debuta aquí en comics, tiene una historia de Dazzler enfrentandose a vampiros que aún están atascados en la época disco. Es original y al menos está pensada para el personaje, pero no tiene mucho más que el chiste inicial. El dibujo de Sana Takeda está bien una vez te acostumbras a sus distorsiones. En conjunto, está antología no está ni de lejos a la altura de la anterior.

 

Entonces vienen los especiales. Primero hay uno de Tormenta y Gambito en una misión supuestamente importante para la serie principal. La premisa es buena: Si vas a tener una misión de caper, de dar un golpe, está bien usar a la pareja de ladrones ya establecida. Escribe Chuck Kim, que solia ser editor en DC, y recientemente ha estado escribiendo para Heroes en televisión. Y el resultado no es particularmente bueno, porque no parece tener nada que decir sobre los protas o su conexión con vampiros, y ya tiene mérito, teniendo en cuenta que Ororo estuvo a punto de ser la novia de Drácula. Además, pese a las posibilidades de hacer una buena historia de robo y fuga, en vez de eso, acaba siendo otra historia de pelea más contra monstruos olvidables. Encima, dibujada por Bachalo, al que no se le dan nada bien estas cosas. (Al menos se esfuerzan por darle credibilidad a estos especiales poniendo dibujantes famosos, algo es algo) Después hay uno sobre Blade por Duane Swierczynski. Es… lo de siempre de Blade desde la película, realmente. El dibujo de Tim Green no está mal. Una pena que no hayan publicado el especial de Spitfire, porque allí si que tenían a un gran Blade y un enfoque original al mundo de los vampiros. (Como en la serie madre, MI13, que dejaba en ridículo todo esto)

 

El otro especial es del Club X y como el anterior especial que les dieron durante un crossover, está escrito por el que debe ser su guionista oficial, Si Spurrier (de hecho, acaban de anunciar miniserie). Tiene una buena premisa, poner a los científicos tratando de desarrollar una cura para la plaga vampírica, y por supuesto, negandose a admitir que es algo mágico que no pueden entender, sobre todo el arrogante de Nemesis. Es una buena idea, y como siempre, hay diálogo muy divertido y buena caracterización. Pero esta vez la química entre ellos no es tan buena como otras veces, quizá porque ya no está la Bestia para hacer de contrapunto. Y la escena de pelea donde desemboca es un poco confusa y se hace larga, y no ayuda en nada que no lleguen a explicar que demonios es el malo. (Por el diseño parece ser un viejo villano de la Patrulla-X que no pinta absolutamente nada, pero que me aspen si explican algo al respecto) Buen dibujo atmosférico de Walta, aunque demasiado caricaturesco y confuso a veces.

 

Para terminar, está la miniserie de Lobezno y Júbilo, aunque obviamente, la historia es realmente de ella. Como en la miniserie de Lobezno y Kitty Pryde de hace años, que tiene varias similitudes con esta, ya que ambas van de Logan y una de sus sidekicks, e incluye un viaje al extranjero de donde vuelve cambiada y más madura. Escribe Kathryn Immonen, que hizo un desastre en la miniserie de Hada, aunque aquí al menos parece tener una idea más clara de lo que hay que conseguir. En este caso, la idea es ver que demonios hacen con el personaje de Júbilo ahora. El problema básico es que fue de los corderos sacrificiales del Dia M para demostrar que no, en serio, ha afectado a alguien más que a personajes de tercera. A partir de ahí, no han sabido que hacer con ella, primero transformandola en una heroína sin ningún parecido en Nuevos Guerreros, y ahora transformandola en vampira. Por supuesto, esto es consecuencia de otro problema, y es que lo único que tenía el personaje originalmente era que era la niña del grupo y una repelente hiperactiva, y con el tiempo dejó de poder hacer ese papel porque ha crecido y han entrado otros personajes, dejandola sin nada que la hiciese única. La solución de transformarla en algo que no se parece en nada parece completamente aleatoria y como ha pasado en casos similares (Mariposa Mental, Moonstar) donde no hacen que añadir más transformaciones al personaje complicandolo, al final sólo haces que quede más complicado, confuso y difícil de usar. De hecho, ya aquí es difícil de asumir que es el mismo personaje que hace 20 años, no suena igual, sólo tienes el nombre y las menciones a historia pasada.

 

Ignorando eso, y tomandose la historia como pieza individual, es decir, ver como se toma el transformarse en vampiro, y como reaccionan los demás mutantes a eso y viceversa, no está mal. Hay una buena idea sobre la hipocresía de la Patrulla-X tratando a Júbilo como una apestada por ser diferente, pero claro, también puedes ver su punto de vista de que es un peligro en potencia. Y por supuesto, lo único bueno de la idea de Júbilo como vampiro es que ahora tiene que controlar continuamente un ansia de sangre, lo cual le da más parecidos con su mentor Lobezno, así que pega más como sidekick suyo (aunque sea una sidekick emancipada a lo Red Robin). Así que buena parte del tomo es tener a Logan volviendo a acoger a Júbilo bajo su ala, sólo que esta vez le enseña cosas completamente distintas que la primera vez. Es una buena dinámica, e Immonen sabe meterla en una situación que da un poco de juego, aunque los adversarios no sean demasiado memorables. La otra parte es tenerla adaptandose a tratar de vivir como persona normal, sobre todo en Utopia, y sirve para tener buena interacción con un par de personajes. Los nuevos mutantes (que no Nuevos Mutantes, que es un nombre que deberían haber jubilado hace tiempo) se usan poco últimamente, y está bien que los usen aunque sea en miniseries, porque tienen mucho potencial. Además, está bien ver como interactua gente de distintas generaciones, no siempre por clases. El dibujo es de Phil Noto, así que además, está todo muy bien dibujado, bonito, agradable y claro. Y Júbilo parece reconociblemente asiática, que hacía tiempo que no pasaba. Así que no está mal como miniserie sobre el personaje, aunque plantee serias dudas sobre su viabilidad en el futuro.

 

En cuanto al tomo en general, de nuevo, hay de todo, aunque me temo que esta vez hay más mediocridad que cosas buenas, así que es difícil de recomendar más que a completistas, fans de Júbilo o a quien le haya gustado la historia principal. Neutral (6)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Academia Vengadores: El Gran Regreso del Hombre Gigante: Aparte del mal cambio de identidad del título, y que el gran villano de la portada no termina de funcionar, es otro gran tomo, con más desarrollo de los profesores, pero los alumnos siguen desarrollandose muy bien, viendo los distintos sitios por los que pueden acabar como villanos. Buenos tres dibujantes. Muy Recomendado (9)

 

Inhumanos: Marvel Knights: Historia lenta y que a veces se cree más sofisticada de lo que es, pero por lo general es una buena historia de intriga política. Recomendado (8)

 

Masacre: La Maldición de los Mutantes: Las típicas tonterías y chistes malos de Masacre junto a invitados varios, incluidos vampiros esta vez. Tiene un número un poco mejor epílogo de otra serie. No Recomendado (4)

 

Masacre: Tu Puedes Ser el Héroe: No se vuelve memorable hasta el final, con un número mítico (el de Masacre en un antiguo comic de Spiderman), pero tiene muchas cosas buenas (y alguna mala) y es el principio de la primera gran etapa del personaje. Recomendado (7)

 

Vengadores y el Guantelete del Infinito: Comic simplificado a base de humor fácil para niños sin la gracia de la historia original. No Recomendado (4)

 

Vengadores: Origenes: El primer número de los Vengadores, ampliado y algo mejorado, pero tampoco con nada brillante o memorable. Buen dibujo. Neutral (5)

 

 

 

Y eso es todo por este mes. Nos vemos la semana que viene con el Retorno de Batman, más Guerra del Caos en Hulks y la muerte de alguien en 4 Fantásticos. Saludos vampíricos.

Anuncios

2 comentarios to “Criticas Reconstructivas: Semanas del 12 al 25 de Septiembre”

  1. Tricky Says:

    Hola Peter, ¿para cuando el podcast especial comentando los 52 nuevos números de DC?

    Muchas gracias y un saludo.

  2. albertoreilly Says:

    La semana que viene, aprovechando que no habrá mucho más que decir en el podcast.

    Espero no decepcionar.

    Peter


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: