Criticas Reconstructivas: Semana del 10 al 16 de Octubre

22 octubre, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas Críticas Reconstructivas. Esta semana, es todo DC. Un número razonable de novedades este mes (no veas que lujo no tener que hacer una millonada de reseñas), que es el antepenúltimo de la Era Planeta. Y no te creas que le queda mucho más a la Era actual de DC. Hablando de eso, por petición popular, y como esta semana hay más hueco libre (y aparentemente soy masoquista), en el podcast comentaré un poco las 52 nuevas series de DC después de haber tenido el dudoso placer de leerlas, y tratar de ver a donde nos lleva eso. A ver que os parece.

Una cosa curiosa sobre los comics de DC de este mes: Si cuentas, te darás cuenta de que algunos de estos incluyen la primera tanda de comics DC que son de 20 páginas en vez de 22. (El cambio fue en el mes donde las series tenian portada que era un pin-up y un logo, excepto Dia Mas Brillante, que tenia bula papal). Esto es probablemente un mal necesario para que los precios no suban, y puede hacer que los autores se esfuercen más. Pero lo suyo sería que en Planeta avisaran de que van a dar menos por el mismo dinero, como mínimo. Bueno, al menos vosotros estais avisados.

Por cierto, como estareis viendo, la página original en Fateback sigue sin arreglarse, porque me falla tanto el acceso FTP como la carga de archivos mediante el servidor web que ofrecen, y no se dignan a contestarme cuando les digo que lo arreglen. Así que me estoy planteando mover toda la página a otro servidor. Ahora todo el mundo usa servidores de blogs y tal, pero yo querría algo que me permitiese mantener el sistema actual de archivo, y donde pudiera subir todo el material antiguo de golpe a poder ser. Si alguien lee esto y se le ocurre alguna idea, soy todo oidos.

Dicho esto, pasamos al número razonable de reseñas:

 

 

 

 

 

 

Dia Mas Brillante Nº10

 

P: Empezamos el último tercio de la serie, y se nota. Aquí es donde empieza ya la resolución de la historia, y se puede ver en el tono de las historias. Aparte de que tenemos la primera conclusión de una de ellas, otra llega a un punto álgido, y además uno de los capitulos empieza en una secuencia bastante buena que resume donde andan casi todas las historias hasta ahora, incluyendo conectar bien con otras series, a modo de “hasta aquí lo que llevamos, a partir de aquí las cosas se ponen serias” que además avanza cosas, no sólo resume.

La historia que concluye es la de Hawkman y Hawkgirl. Tiene la batalla final contra la gran mala de la historia, la jamás mencionada antes madre de Hawkgirl, que sigue siendo un estereotipo de villana que lo único que quiere es ser mala. Claro, eso acaba teniendo relevancia con el tema de la historia, que es el amor, encarnado en un enorme bicho rosa llamado Depredador, porque son comics. Aún así, pese al intento de darle un tema y que no sea todo pegarse puñetazos (y la conexión con los Zafiros Estelares es un buen detalle, y presagiado desde el principio), sigue siendo una villana muy olvidable, y la manera de concluirla es una mezcla entre entelequias cósmicas y sobreliteralización de los temas.

 

A: Al menos sobre lo de Depredador se hace un chiste. Supongo que era imposible ignorarlo. El final puede que sea lo mejor de la historia pero más bien porque la historia ha sido bastante floja todo este tiempo. El final de la malvada es un final de malvado muy de película infantil, donde el malo cosecha lo que ha sembrado y nadie le libra de su destino final. Es simple, pero al menos funciona dentro de su simpleza. Lo peor es que ni Hawkman ni Hawkgirl tienen tampoco ningún gran momento dentro de su lucha final, que acaba con el tema que les ha perseguido siempre. Para ser un punto de inflexión tan grande no resulta nada épico a nivel de personajes. Aunque aún hay tiempo… o no.

 

P: La interacción durante la pelea al menos es divertidilla, aunque los diálogos de Tomasi sean muy simples. Y luego está el giro final, donde se enlaza con la historia de Deadman. Como giro es sorprendente, obviamente, y al menos da una sensación apropiada de tragedia, aunque está por ver si realmente sirve para algo, o es una tomadura de pelo para dar tensión dramática. Al final, la historia de los Halcones no ha funcionado. Es decir, ha demostrado que funcionan bien como pareja de aventureros trotamundos (aunque Shiera sigue sin ser necesariamente mejor que Kendra) y les ha quitado un muerto de encima. (Aunque está por ver si lo cambian por otra cosa similar al final) Por otro lado, la aventura en si ha sido mala, y ninguno de los elementos presentados bueno.

 

A: Partía con el reto de provocarme el más mínimo interés por estos personajes y se cierra sin lograrlo en absoluto. Ni siquiera con el cliffhanger porque me lo juego todo a tomadura de pelo.

 

P: El dibujo de Ardian Syaf con acabados de Joe Prado si que ha sido una revelación. Desde luego, mucho mejor que la suma de sus partes (ninguno de los dos era bueno por separado), ha quedado como un Ivan Reis jr, lo cual es un buen halago.

 

A: Ivan Reis son palabras mayores pero es verdad, ha dado bastante buen resultado.

 

P: Hablando de Reis, hace un buen trabajo, como siempre, en la parte de Deadman. Que llega a un climax en este número también. Es un final completamente apropiado para la historia, claramente apuntado por toda la historia hasta el momento. Por otro lado, es algo tan obvio, y que quiere ser emocional tan claramente a base de trucos típicos, que no logra serlo y queda más funcional que otra cosa.

 

A: Si, es verdad que usa recursos facilones pero bueno, alguno de ellos consigue llegar un poco en algún pasaje. Por el resto, se refleja bien lo dramático de las cosas inexorables que le pasan a Deadman. Y se consigue que este viaje que ha tenido haya servido para aportar algo al personaje.

 

P: Lo curioso es que lo que pasa con la Linterna Blanca a partir de entonces no es lo que uno esperaría necesariamente, y te hace plantearte si no han estado engañandonos todo este tiempo. Al menos, capta la atención para el final de la serie. Por otro lado, no tengo muy claro que la serie esté bien planeada: La misión cumplida de los Halcones no encaja con lo que les pidieron hace meses, ¿verdad?

 

A: Mmm pues no lo recuerdo exactamente. Pero sí, la historia del “Campeón de la luz blanca” hace un quiebro inesperado que crea bastante tensión dramática. Es muy fuerte para los halcones y también para Deadman. Y, además, replantea totalmente el argumento general. Es un fogonazo muy “a lo Perdidos”.

 

P: Por último, hay una breve escena de Firestorm, que es una buena salida para el cliffhanger del mes pasado. Obviamente, no han destruido el universo, pero lo que les ha pasado puede ser casi tan malo, y es una buena referencia a una historia pasada, que deja bastante claro quien es el malo de la historia. Y al menos esta vez hay excusa para que Clark no dibuje fondos.

 

A: Jajajajajaja. Vale, no había hecho esa última reflexión pero sí. Es una escena ínfima pero tampoco es que puedas dejar tan de lado la historia de Firestorm cuando ahora vemos que es, junto a la de Deadman, una de las que lleva el peso general de la historia y que eran el resto las que eran sólo temas personales de los protagonistas.

 

P: Dia Mas Brillante coge algo de velocidad de cara a la conclusión, aunque está por ver si la mantendrá, o pinchará como ha pasado otras veces. Neutral (6)

 

 

 

Green Lantern Nº17

 

Termina Nuevos Guardianes, la saga que ha abarcado casi todo el año siguiente de esta serie tras la Noche Más Oscura. La idea de la saga ha sido una carrera para encontrar las entidades que encarnan cada color y emoción del espectro emocional en el que se basa la serie. Eso ha permitido que por el camino no sólo se presenten estas 7 entidades (con un número dedicado a cada una, más o menos), se explore el representante de cada uno de los cuerpos, de por si y como interaccionan entre ellos (con suficiente éxito que en DC les van a dar serie propia, llamada Nuevos Guardianes, claro, aunque en el típico estilo DC moderno, han cambiado a la mitad de personajes) y se recupere uno de los villanos clásicos de la serie en una nueva encarnación.

 

El primer capítulo del número es el último de los dedicados a un color, en este caso el rojo. Es el debut en el presente del Carnicero, la entidad roja de la rabia, y dicho así, esto suena cada vez más como un manga. (Por cierto, ¿soy solo yo, o han desaprovechado una oportunidad buena de revelar que el Carnicero era el Cain que poseia a Vandal Savage durante Crisis Final? Es decir, allí Savage estaba poseido por una rabia roja que brillaba y todo, el origen del Carnicero era una referencia clara a Cain, y se supone que el Espectro se ha enfrentado y ha sido derrotado por ambos. No se si es casualidad o un plan que abandonaron, pero encajaba perfectamente) Es un número dedicado a Atrocitus, que ha sido uno de los personajes revelación del último par de años (otro al que le han dado serie propia ahora que en DC las dan por doquier), y es esencialmente una batalla a tres bandas entre Atrocitus, el Carnicero y el Espectro (que gracias a Dios, ya no lleva la barba ridicula) Los tres encarnan la venganza de alguna manera, y el enfrentamiento va de ver la diferencia entre los enfoques de los tres. Normalmente eso acaba en el dilema de justicia contra venganza, pero aquí no se hace exactamente eso, porque al fin y al cabo, ninguno de los tres tiene ningún problema en masacrar a los culpables sin miramientos. Así que la pelea es un poco más sutil. El Espectro y el Carnicero acaban no diferenciandose en mucho (excepto que el Espectro tiene pretensiones divinas), y como era inevitable dado lo que encarna, el Carnicero no tiene mucho como personaje más que un diseño vistoso. Pero ver como tratan con él no está mal, y la historia en el fondo es de Atrocitus, que acaba teniendo más profundidad de la que parecía al principio, que ya es algo.

 

El segundo capítulo es el final de Nuevos Guardianes, y es un todos contra Krona. Aunque realmente, no es un capítulo final en absoluto, es el final del primer asalto. Sobre todo, el número va de presentar la versión actual de Krona. En vez de la entidad cósmica obsesionada con poder o conocimiento que solía ser hasta ahora (recuerda lo pesado que se volvió en Trinidad, cuyo final se ignora completamente, por cierto, y eso que se suponía que se lo dictaron a Busiek para encjar con futuras series, pero ya sabes la planificacion tan buena de DC) es un Guardián del Universo desquiciado. Johns lo integra completamente en su nueva cosmología de la serie, y ahora está obsesionado con controlar las emociones, como una versión retorcida de los demás Guardianes, y además es la versión cósmica del socio fundador de la empresa que tuvo todas las ideas buenas pero al que echaron antes de empezar a ganar dinero. Se pasa el número con cambios de humor en plan bipolar y quejandose de que inventó todos los trucos que usan contra él, lo que hace bastante divertido lo que si no, sería simplemente gente lanzandose rayos de colores sin más. También hay buena interacción de los Nuevos Guardianes en combate, y un final inesperado, con un epílogo que enlaza con otro de los temas de la saga bastante bien.

 

Para terminar, hay un tercer capítulo, que es el prólogo a la Guerra de los Linternas Verdes, que es un crossover entre las tres series regulares que llevará ya al final de los volúmenes actuales. (Por cierto, el número menciona y transcurre tras el Dia Mas Brillante de este mes, el tomo de GLC que aún no ha salido, y un especial de historias jamás contadas de la Noche Mas Oscura que no han publicado pero que era espantosamente malo) La mitad del número es un flashback a la historia de Krona. Por un lado, es una pieza interesante de la historia de los Guardianes que Johns lleva montando años. Por otro lado, parece que ha pasado olímpicamente de la idea de que a Krona lo expulsaron por ver el origen del universo, que por mucho que no encaje con lo que está haciendo Johns ahora mismo, es una parte suficientemente importante de la mitología de la serie y de DC, por no hablar que en principio sigue siendo canónica, como para que ni se mencione. El resto del número es poner a todos los personajes en situación para el crossover, y dar un par de pistas del futuro. Crea cierta sensación de anticipación, aunque realmente como historia sea muy ligera. Se nota la reducción a 20 páginas, probablemente.

 

El dibujo de Doug Mahnke en los primeros capitulos sigue siendo muy bueno, visceral cuando tiene que serlo, limpio en los demás momentos, y muy creativo. El del último capitulo es uno de los únicos dos números que ha fallado Mahnke en los dos años que lleva en la serie, (y siempre en números preparados para ello) lo cual es un logro hoy día. Los flashbacks son de Ed Benes y son muy malos, aunque al menos las poses no son ridiculas (no hay mujeres, se entiende) mientras que la parte del presente es de Ardian Syaf, y está bien, aunque no tanto como en Dia Mas Brillante.

 

Quizá no sea tan buena como hace un par de años, pero se nota que Johns aún tiene cuerda para rato, y se agradece que vaya a ser de las pocas series que continuen el año que viene, porque es de las pocas buenas que tienen. Recomendado (8)

 

 

 

Green Lantern: Caballeros Esmeralda

 

A veces a Planeta le da por recuperar material antiguo al azar, y esto es uno de esos ejemplos. Quiero decir, dado que Linterna Verde es una de sus franquicias principales, es normal que busquen en el baul material antiguo para recuperar. ¿Pero no tendría más sentido recuperar material que no fuese completamente opuesto a absolutamente todo lo que es la serie actual, es decir, la que ha tenido éxito? ¿Por qué no reeditar el Linterna Verde de Englehart donde debutaban algunos de los personajes principales actuales como Guy Gardner, Kilowog o el Depredador, ademas de explorar mucho otros como John Stewart, los Guardianes, Zamaronas, Manhunters y demás, en historias en las que se basan en cierta medida las etapas actuales? Desde luego, es mejor que esto que no tiene nada que ver, y además tendría la ventaja añadida de ser buen material.

 

Porque este tomo tiene una saga de la etapa de Ron Marz en la serie, de allá por el 98. Estamos hablando de una etapa en la que liquidaron el concepto entero de Cuerpo de Linternas Verdes, se cargaron de una manera u otra a todos los personajes ya existentes, y los sustituyeron por un crio sin personalidad y un traje hortera. Las historias en vez de ser space operas sobre fuerza de voluntad o imaginación iban de mirarse al ombligo, imitar mal a Spiderman y enfrentarse a villanos con hombreras gigantes. Una de cada dos historias iba de un invitado diciendole a Kyle que era el mayor Linterna Verde de todos los tiempos o similares, pese a que no hacía nada para demostrarlo, y, sin exagerar, un tercio de las historias iba de rescatar algún viejo concepto añorado de la serie, solo para cargarselo o volverlo a quitar al final, con Marz siendo básicamente el matón de patio que le roba los juguetes a los niños, hace como si se los va a devolvar, y luego los manda de una patada a fuera del patio. Este tomo es una muestra de todo eso.

 

La idea es que Kyle viaja en el tiempo, y después de un viaje al futuro que transcurre antes de este tomo, acaba viajando al pasado y encontrandose con Linternas Verdes de verdad. Después de un enfrentamiento con Sinestro, que no tiene absolutamente nada del carisma, complejidad o interés que tiene ahora (es simplemente un villano acartonado que quiere dominar el universo y habla en estereotipos), Hal Jordan acaba viajando al presente. Y la historia va de cómo se adapta a ese presente distópico. Dos cosas señalables sobre eso: Uno, no es de extrañar que la gente piense que Hal Jordan es aburrido. ESTE Hal Jordan es muy aburrido, ciertamente. No tiene absolutamente ningún rasgo de personalidad excepto ser vagamente heroico. Obviamente, esto es para que el también anodino Kyle quede mejor en ocasión (Kyle tenía dos rasgos de personalidad, al menos, aunque los dos eran pesados), pero el problema es del guionista, que no sabe escribir al personaje (ni nada remotamente interesante, pero eso es aparte), no del personaje. Sólo hay que comparar con como lo escriben Johns, Englehart y otros guionistas que al menos ponen algo de esfuerzo. Lo otro, conectado con esto, es que todo es absolutamente obvio y predecible. Dejando aparte una escena estúpida de pelea gratuita en los comics malos al principio, el resto es tener a Hal visitando gente que conocia, quedandose extrañado por todo lo que ha cambiado, y saludando. Asi todo el rato, sin que eso sirva para decir nada nuevo de ninguno de los personajes. Simplemente presentar, saludar, y al final todo queda igual, que es básicamente de lo que fueron los 75 números de etapa.

 

Otras cosas reseñables del tomo: Obviamente, todo acaba siendo una excusa para que hasta el propio Hal diga que Kyle es un digno sucesor, como siempre, pese a que su caracterización casi entera en el tomo es lloriquear porque se siente inseguro ahora que hay un Linterna Verde de verdad. Jade aparece en una escena (habiendo perdido los poderes, claro, porque nadie debe hacerle competencia a KaraKangrejoKyle) y es en una escena sacada de un mal capitulo de Friends donde Kyle y ella se enrollan, porque eso es lo único que hacen los personajes femeninos en esta serie: Perder los poderes y enrollarse con Kyle porque es maravilloso. (Bueno, Carol Ferris hace una aparicion, y hace exactamente lo mismo, pero con Hal) También curioso es un crossover con la serie de Flecha Verde de la época, que tiene la gracia de que estaba protagonizada por el hijo del original. Así que, a diferencia de los números de la serie principal, al menos ofrece algo nuevo, que es la combinación verde que quedaba, la del Linterna clásico y el flecha nuevo. Desgraciadamente, la serie estaba escrita por Chuck Dixon, que en algunas cosas es aún peor que Marz (es decir, se puede decir muchas cosas malas de Marz, pero al menos no es un fascista obsesionado con pistolas y patadas), así que la aventura cuenta con villanos que no tiene ningún sentido que le opongan ninguna resistencia a alguien con un anillo de poder, como suele pasar en sus historias, y es de lo más de andar por casa y predecible que puedes esperarte.

 

Y luego está el final, donde tanto rollo resulta que es para nada, todo queda igual, y la mayor parte de escenas de la saga ni siquiera van a ninguna parte, porque ¿para que? El final también incluye un villano horriblemente malo que no tiene ningún sentido incluso dentro de las propias normas absurdas de la etapa y que sólo recuerda peores ideas. Una tontería predecible, que termina con más tocada de narices a los propios fans a los que se supone que atraia esto. Bueno, no, no termina con eso. Termina con un epilogo que supuestamente abria una nueva dirección para la serie. En realidad, por supuesto, no era nada de eso, era Marz y su editor restregandole por la cara otro juguete a los fans antes de romperlo en sus caras (mientras se rien y cuentan el dinero que han sacado a los idiotas, supongo) Vamos, lo típico de DC de la época.

 

El tomo ni siquiera puede tener un dibujante fijo. Parte la hace Paul Pelletier antes de ser famoso, y ya entonces estaba bien, aunque no impresionaba. Otra parte la hace el dibujante habitual de la época, Daryl Banks, que es aceptable, pero soso en los diseños y la acción. En general, todo es competente, pero nada llama la atención.

 

Esto es un comic altamente mediocre, que visto en contexto, es una muestra de cinismo repelente. Si eres fan de la serie actual, del concepto, ni se te ocurra comprarlo. Es tan opuesto a lo actual que si se toca con un comic moderno del personaje, se producirá una reacción en cadena que destruirá todos los alrededores. Lo que, probablemente, sea más agradable de leer que esto. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Joe el Bárbaro

 

P: A la espera de que saque la tercera parte de Seaguy (y ya que estamos, que aquí se dignen a sacar la segunda parte, que ya hace más de dos años), aquí sale otra miniserie de creación propia de Grant Morrison para Vertigo. A diferencia de otros autores famosos, Morrison no considera que sus trabajos con personajes de alquiler sean necesariamente menos personales o sofisticados que los de creación propia, y se nota. Por eso hace algunos de los mejores comics de superhéroes que hay, y mientras tanto, sus trabajos para Vertigo siguen usando algunos de los mismos temas, y aunque hay diferencias en tono y registro, no las hay más que entre, digamos, New X-Men y Batman Inc. De hecho, este comic es bastante más simple y directo que la mayoría de lo que ha hecho últimamente en Batman.

En esta miniserie de 8 números, Morrison prueba un género que no había tocado hasta ahora, el de la fantasía heroica. Concretamente, el subgénero de fantasía juvenil donde un adolescente normal acaba viajando a un mundo de fantasía y salvandolo. Claro, que lo hace a su manera. Lo referencia más parecida a esto es probablemente la Historia Interminable, para que te hagas una idea. (A decir verdad, es más parecido a una serie que solían poner los fines de semana por la mañana en Canal+ a mediados de los 90 que se llamaba la Odisea, pero dudo que os suene. Y si a alguien le suena, que me lo diga para confirmar que no la he soñado)

 

A: A mi no me suena, pero sin embargo si me vino también a la mente la Historia Interminable. Aunque aqui Morrison es más original y no es que un chico esté en su casa o en una buhardilla leyendo un libro y se transporte a otro mundo. Es que está en su casa y vive su propia casa como un mundo fantástico. Es el juego de las dos realidades paralelas (el perro de la casa es el monstruo del mundo fantástico, etc…) lo que le divierte a Morrison y en lo que centra su narración.

 

P: Si, es una historia donde la acción transcurre en dos universos y géneros a la vez. Una es una aventura completamente cotidiana de un chico sufriendo un ataque de hipoglucemia en su casa. La otra tiene al mismo chico, Joe, en una aventura de fantasía donde es el mesías de un reino al borde de la conquista de una invasión malvada. Y lo que pasa en un mundo se refleja en el otro. P: Si, esto trata uno de los temas tipicos de Morrison de las realidades dentro de realidades y de la ficción entremezclandose con la realidad. Sin embargo, a diferencia de Flex Mentallo y Siete Soldados, las realidades son más paralelas que anidadas. Y a diferencia de Sebastian O, no queda en ningún momento en duda cual es la realidad real. La única duda no es si el mundo fantástico es real, tampoco, en todo caso es si el mundo fantástico importa o no. Al fin y al cabo, si Joe lo está viviendo, tiene algún tipo de existencia, lo que enlaza con temas más recientes de Morrison sobre como la ficción afecta e informa la realidad. En cualquier caso, todo esto es analizar muy al fondo algo que es bastante simple.

 

A: Lo que ocurre al final y es lo único que estropea un poco la historia, es que Morrison se centra mucho en esa filigrana narrativa que es ir encajando los acontecimientos del mundo fantástico con los movimientos de Joe por su casa, pero al final lo que queda dentro de la historia es más bien poco. Las batallas en la realidad fantástica poco importan, no se explican bien, los personajes no calan y la historia no tiene giros ni momentos memorables más que ver cómo intersecciona con la vida real. Como historia, historia hay muy poco. Hay mucha habilidad narrativa, mucha originalidad y bastante imaginación (no tanta como en Seaguy pero a cambio se entiende algo de lo que pasa). Es verdad que la sensación mágica que desprende toda la historia cautiva lo suficiente para enmascarar el que no hay apenas historia en el fondo pero al final, como para Joe, la cruda realidad está ahí.

 

P: Bueno, los personajes principales del mundo fantástico tienen cada uno su personalidad bien definida, su historia, su desarrollo y su gran momento heroico. Otra cosa es que nada de eso sea sensacional, pero al menos cumplen los requisitos básicos de este tipo de historias de sobra. De todas maneras, la gracia de la fantasía es, por un lado, ver todo el mundo que se monta Morrison, transformando la casa de Joe en un mundo de fantasía muy chulo. Es decir, seguro que hiciste algo parecido de pequeño, sólo que aquí Morrison lo hace a lo grande, con habitaciones convertidas en reinos enteros (lástima que la traducción no conserve algunos de los juegos de palabras), la mascota de Joe transformada en su sidekick/guardaespaldas, sus juguetes en un ejército, etc…

Como siempre, Morrison va lanzando conceptos a toda pastilla, y algunos son muy chulos, como la ropa del armario transformada en las Chaquetas de la Muerte, o las metáforas del reino de la luz que se apaga, o todo el número con los inventores, donde se monta una civilización muy ingeniosa. Igualmente, algunos momentos con Chakk son muy heroicos, y algunos de los enanos son graciosos.

 

A: Como decía, ése es el mayor valor del comic, la originalidad con la que se crean los equivalentes fantásticos de los elementos de la casa. Verlo es super sugerente y si a mí me evoca nostalgia de la infancia (cosa no muy habitual), no me puedo imaginar lo que le fliparía a un niño.

 

P: La otra gracia del comic es una aplicación de una de las ideas centrales de Morrison: Mientras que algunos de sus contemporaneos se empeñan en hacer mundano lo fantástico, Morrison se esfuerza en lo contrario, en hacer fantástico, maravilloso y heroico lo mundano. Es muy complicado hacer que un viaje de veinte metros alrededor sea interesante, pero Morrison logra que sea literalmente épico. El esfuerzo casi sobrehumano que requiere que Joe se arrastre por la casa (y si alguna vez has tenido una bajada de azucar y has tenido que apañarte solo, está plasmado muy realistamente) está mostrado genialmente. Y como cada pequeño paso que da es equivalente a una hazaña, queda igual de satisfactorio que sus contrapartidas fantásticas, hasta llegar a un gran final que sería una trampa si no fuese porque encaja con el tema de la miniserie de idealizar heroicamente a los padres. En cuanto a Joe es un personaje que si bien es muy estándar para que cualquiera pueda identificarse con él, tiene reacciones suficientemente particulares como para hacerse divertido, como toda su actitud de incredulidad ante la fantasía, pero suficiente responsabilidad como para no abandonarles, por si acaso.

 

A: O su respeto reverencial por las ratas. El final tiene algún elemento cursi pero es lo suficientemente apropiado como para que encaje.

 

P: Uno de los elementos principales para que la historia funcione es el dibujo de Sean Murphy. Murphy ha hecho pocos comics hasta ahora, lo único que se han visto aquí son dos números de la anterior etapa de Hellblazer, pero definitivamente tiene futuro. Los diseños que hace son espectaculares, igual que la cantidad de detalle que es capaz de poner, sea real o fantástico. Hace algunas secuencias de acción maravillosas y bastante complicadas, algunas composiciones impresionantes, y le da una verdadera sensación de ser un espacio real a la casa de Joe, y también hace bien reconocibles las equivalencias entre los dos mundos. Y le da una ambientación perfecta a cada parte de la historia.

 

A: Me quito el sombrero realmente ante este tipo. Ya desde la imagen del primer número con el ejécito de Transformers y GIjoes me quedé alucinado con la capacidad de detalle y de trabajo que hay en cada viñeta. Se cuida mucho de dar muchos detalles de la casa de Joe para precisamente poder mostrarlos después en mundo fantástico y hacer la equivalencia mucho más visual. Y los ejercicios narrativos que Morrison plantea (las transiciones entre la percepción de los dos mundos) son más claros y nítidos de lo que cabría esperar para una cosa de este tipo. No sé si siempre será tan bueno este Murphy pero desde luego esta historia le iba como anillo al dedo.

 

P: Dos curiosidades sobre el dibujo. Una, que mientras que la mayoría de juguetes son genéricos o ligeramente alterados por cosas de derechos (como Optimus Prime u Ojos de Serpiente), hay muñecos de personajes DC que si que aparecen tal cual, y queda rarisimo ver a Superman o Batman de carne de cañón. Supongo que si alguna vez pasan esto a otra editorial deberan redibujarlo. La otra es que aunque la historia transcurre en el presente, porque hay cosas como móviles, los juguetes de Joe están todos sacados de los 80, supongo que como referencia nostálgica a toda la edad de oro de las películas de aventuras para todos los públicos de la época. La verdad, dado lo que tiene que retorcerse para que el móvil no resuelva la historia enseguida, podrían haber ambientado la historia entera en los 80.

Por cierto, que aunque algunos de los efectos están hechos especificamente para ser un comic, se podría hacer una adaptación a cine y quedaría una película magnífica para todos los públicos que sería un exitazo.

 

A: Totalmente, es que tengo clarísimo que cualquier niño que vea esto se pasará seis meses jugando a ser Joe. Al final todo el comic se reduce a eso, a que tiene encanto y a que tiene magia, cosa que soluciona cualquier otra de sus carencias.

 

P: Quiza no sea tan bueno como otras obras de Morrison, pero demuestra el rango que tiene, y quizá haya otro tipo de público al que le gustará bastante más. Y dentro de su género, está muy bien, y nos descubre a un gran hallazgo en el dibujo. Recomendado (8)

 

 

 

Jóvenes Titanes: Haciendo Amigos

 

Pensar en etapas como esta es como ver a un niño con una enfermedad terminal: Está empezando, pero sabes que se va a acabar en breve, y que va a dar igual lo que pase, porque no va a servir para nada. (Los Titanes han sido de los más afectados por el cambio de historia post-Flashpoint) Se nota lo triste que es cuando al final del primer capítulo hay una página de “vistazo al futuro”, y sólo se han llegado a cumplir la mitad antes del Fin. Claro, que no es la primera vez ni de lejos que pasa en DC recientemente, ni siquiera en Titanes.

 

Así que esta es la primera mitad de la etapa de JT Krul en la serie, que apenas va a durar un año antes de los relanzamientos masivos. Krul no se cubrió precisamente de gloria escribiendo a antiguos Titanes en la miniserie de Arsenal, con lo de los niños muertos, gatos de impacto, mutilaciones e impotencia. Esto es una notable mejora, pero aún hay mucho espacio hasta llegar a algo bueno. Nada más empezar, supongo que pensando que la serie ha ido dando tumbos desde que se fue Johns, es recuperar lo más posible la alineación original (quitando a Cyborg y Starfire que están en otras series, Robin porque ahora es Red Robin, y añadiendo a Destructora, que también viene de esa etapa) lo más rápido posible. Así que en una página de explicación se libra de todos los demás Titanes que estaban en la etapa anterior, en algunos casos con explicaciones que no tienen mucho sentido, y se trae otra vez a Rose, por razones similarmente peregrinas. Queda chapucero, la verdad, aunque no se le puede culpar por hacer una vuelta a los orígenes. Es lo que suele hacerse cuando las series han perdido el rumbo, y al menos tienen la dinámica ya hecha. Por otro lado, se pierde completamente la idea de que los Titanes están para entrenar superhéroes jóvenes (y el propio comic lo admite, al menos) así que queda como otra serie superhéroica indistinguible más, con unos personajes a los que se les ha dado muchas vueltas ya y por tanto son más difíciles de explotar.

 

Y desgraciadamente, en eso queda la serie, en una mezcla de culebrón malo, y acción superheroica muy mediocre. Aparte de un par de detalles ingeniosos, la caracterización de la mayoría de personajes es muy simplona, sin nada de química o de gracia, y generalmente reducidos a angustia adolescente baratera de hace décadas. Donde más se nota es en las relaciones, donde Krul está imitando los culebrones adolescentes televisivos horribles donde la única interacción posible en una pareja es o decirse que se quieren, o separarse por motivos que ni siquiera los propios personajes son capaces de entender (básicamente, palabrería que no significa absolutamente nada para disimular que no hay motivo real y que está únicamente para que haya drama culebrónico) Aparte de eso, el desarrollo de personajes es prácticamente nulo. Por otro lado, la parte de superhéroes es enfrentarse a hombres-lobo sin personalidad, a un intento enormemente cutre de hacer un pseudo-Hermano Sangre, y a un intento de crear villanos adolescentes a base de exagerar drama de instituto y darle muchisimas vueltas a los mismos temas, que acaba siendo muy pesado. A los villanos nada memorables se les une muy poco ingenio en las peleas, claro.

 

Lo único interesante del tomo es la única idea original, poner a Damian en el puesto de Robin del grupo, porque tenía que pasar. La motivación de Batman para esto tiene todo el sentido del mundo, admitiendo que sabe los problemas que probablemente va a dar. Damian no está bien escrito del todo (la verdad es que es bastante difícil de captar perfectamente como lo hace Morrison), teniendole en plan chulito, en vez de simplemente absolutamente convencido de que está en lo correcto siempre. Al menos conserva la manera formal de hablar, no como con Tomasi. El caso es que los únicos momentos divertidos son los de interacción entre Damian y el resto del grupo, e incluso eso daba para más de lo que hacen aquí. El subargumento desemboca en el último número del tomo, que es un crossover con Red Robin (está bien que no exageren la importancia del crossover como hacen con otras cosas, pero habría estado mejor anunciar un poco más que necesitas leer una historia de otro tomo, tal y como está aquí, empieza la historia a medias, y no te entererás de donde viene a menos que te fijes en un cartel en el fondo de unaa página), que sirve además de para reencontrar a Tim con sus amigos, para resolver un cabo suelto perdido por el camino hace dos cambios de guionista, el del Calculador raptando a Kid Eternity en venganza por la muerte de su hijo. No es un uso particularmente bueno del personaje tampoco, pero al menos resuelve uno de los cabos sueltos más gordos, y termina bien la idea de los dos Robins.

 

Para terminar, hay un especial dedicado a Wonder Girl, como parte de una tanda de especiales que sacó DC el enero pasado porque… por ningún motivo en especial, realmente. No dice realmente nada nuevo sobre Cassie, hay un subargumento muy tonto de pelea con su madre que se resuelve en seguida, y un enfrentamiento con un villano de Young Justice (que aún está esperando ser editada en España, a ver si se dejan de tonterías y la publica alguien) pero con los poderes mal escritos. Aunque realmente, el especial sirve para presentar a una futura nueva Titán, Solsticio. Que es de ascendencia de Oriente Medio, así que por supuesto, va vestida de las Mil y Una Noches. (Sabes que el personaje lo ha diseñado una mujer porque no va medio desnuda, eso si) Al menos no es estereotipica en personalidad, es simplemente anodina, la presentación no dice nada de ella excepto sus poderes, y apenas.

 

Lo mejor del tomo, con diferencia, es el dibujo de Nicola Scott, que es muy atractivo, le da la juventud necesaria a los protagonistas, y los llena de ellos y la acción de vida, y sabe hacer guapos a los titanes de ambos sexos. Es una pena que esté malgastado en una serie que no es muy buena, cuando hasta ahora había estado perfectamente emparejada con Gail Simone en tres series distintas. Pero supongo que esta serie la necesita más, porque no tiene ningún otro punto de interés. El crossover lo dibuja Georges Jeanty, y aunque no es malo, podría ser mucho mejor. Los que no lo conozcan de Buffy van a creer que es mucho peor de lo que realmente es, de lo mal que salen sus colaboraciones para DC. El dibujo de Adriana Melo en el especial de Wonder Girl si que es malo, en anatomía, pinta de bicho raro para la prota, y acción confusa.

 

Jóvenes Titanes sigue sin recuperarse de las malas decisiones que la llevan afectando desde hace años, y parece ser que no va a tener remedio. No Recomendado (4)

 

 

 

Red Robin Nº5

 

Continua la etapa de Nicieza en la serie, y se nota que al menos tiene ideas para la serie. No es otra serie más de una Batpersona combatiendo chorizos y villanos en Gotham o similares, es la historia de alguien que se toma en serio la idea de luchar contra el crimen de manera global, y la serie va tanto de los planes maquiavelicos de Tim para ello, como de sus aventuras superheroicas por todo el mundo ejecutando los planes. En otras palabras, es una idea muy similar a lo que está preparando Morrison en Batman Inc, pero con otra personalidad, así que encaja perfectamente con la dirección general de la línea sin ser redundante.

 

Precisamente, el primer número del tomo va de ver las consecuencias del Regreso de Bruce Wayne, y por eso únicamente lleva el tomo el sello de Batman Inc en la portada. La parte donde Tim se reencuentra con Bruce es muy buena, precisamente porque suelta toda la carga emocional que tiene que tener en poco espacio, sin darle demasiadas vueltas, para que no se vuelva ñoño. El resto del número, aprovechando que es un número que puede servir de entrada para otros lectores, es repasar distintos aspectos de la vida de Tim, y por supuesto, avanzarlos por sitios inesperados. Tim está muy bien caracterizado, de la mejor caracterización que ha tenido nunca, mezclando muy bien sus distintos aspectos: Inteligencia, intelectualidad, sentido del humor que no se toma a si mismo del todo en serio, ganas de aventura y sin olvidarse de que es un adolescente. Los secundarios también son buenas actualizaciones de viejos conocidos, con Anarkía como su propio Oráculo, Lince como su propia Catwoman (siempre con giros para que no sea una copia de los originales) y con el retorno de Cassandra Cain, bien rehabilitada en una nueva identidad que le pega más que Batgirl. Buena presentación, en general.

 

El segundo tomo continua los viajes y la lucha contra el crimen internacional, con un viaje a Rusia. Allí, se usa un elemento presentado en Crisis Final, y por una vez, se usa bien. Igualmente, Nicieza usa uno de los elementos presentados post-Crisis Infinita/52 que estaban muy chulos y con potencial para que jugaran otros guionistas, pero que se habían ignorado bastante, porque casi todo el mundo prefiere usar siempre las mismas tres ideas. Al menos aquí Nicieza se convierte en recuperador de buenas ideas recientes. En este caso, el viejo Titán Estrella Roja, en su encarnación de protector de Rusia. Como en las historias clásicas del personaje, acaba opuesto a un héroe que es amigo por motivos políticos, sólo que esta vez está bien actualizado, ya no es comunismo vs capitalismo, ahora es algo más moderno y complejo. Es un uso muy bueno del personaje (aunque alguien no parece terminar de entender bien sus poderes, no deberia poder volar o lanzar rayos sin encenderse) y de la situación en Rusia, con peleas y situaciones que no resultan gratuitas ni con salidas fáciles. Y un poco a lo James Bond, lo que siempre está bien.

 

El tercer número es una cosa extraña, porque transcurre en un mundo imaginario. Así que esencialmente tiene a Red Robin enfrentandose a versiones alteradas de amigos y enemigos, y es poco más que una excusa para hacer un desfile de cameos y de rediseños de personajes. Tiene algo de imaginación y de sustancia debajo de eso, porque si te fijas, muchas veces esas versiones reflejan lo que Tim piensa de determinados personajes. Y los diálogos son divertidos, al menos. Pero es un número superficial y de relleno en otros aspectos, me temo.

 

El último número continua en el tomo de Jóvenes Titanes de este mes, y ya podrían avisarlo en el tomo en algún sitio al empezar. Tal y como está, llegas a la última página y te encuentras con un cartel de “Continuará en Jovenes Titanes”, que a lo mejor no has comprado. Pero bueno, al menos han publicado las dos partes la misma semana, no como otras veces. La cosa es que realmente, las dos partes son bastante distintas, y si le segunda parte se puede leer sin esta (en este número nos dicen como se encuentra al villano), si sólo lees esta te quedas sin leer el cara a cara con el villano. Bueno, de momento, viendo lo que pasa en Titanes, tampoco te pierdes mucho. Así que este número en vez de centrarse en eso, va más de la investigación, que es interesante de por si. Y como se ve en la portada, un enfrentamiento con Catman, aprovechando la chula renovación que le han dado en Seis Secretos. No es tan bueno como en esa serie, pero no queda del todo como relleno tampoco, y hay un par de cameos que también son buenos.

 

El dibujo de Marcos To sigue siendo muy bueno. Muy agradable, claro y expresivo, haciendo buenas versiones reconocibles de todos los personajes que salen, y diviertendose mucho en el número del mundo virtual. Da gusto que al menos uno de los dibujantes nuevos de DC sea bueno y no una copia de otro.

 

Una buena serie que aporta algo un poco distinto al universo de Batman, y es una buena presentación aunque no hayas leido los tomos anteriores. Lástima que todo esto se vaya a ir al garete dentro de poco. Recomendado (8)

 

 

 

Y eso es todo por esta semana. Hay un par de reediciones que podía comentar, pero no hago ni aquí ni en el podcast (que, recordemos, irá entero sobre la nueva DC), así que la semana que viene. Que es otra semana cargada, porque son los tomos de Marvel: Las aventuras de la mesías mutante y sus apóstoles continuan en Generación Hope, los dos “hijos” de Lobezno debutan series propias, hay más orígenes de la Patrulla-X, se hace un repaso a la historia en Spiderman/Patrulla-X, la Guerra del Caos continua en un tomo dedicado a héroes muertos y las series de Ojo de Halcón y Viuda Negra mueren en un crossover con un nuevo Ronin. 52 Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: