Criticas Reconstructivas: Semana del 24 al 30 de Octubre

3 noviembre, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, terminamos octubre, con Haloweens y demás. También es el Salón del Manga de Barcelona, pero eso no significa lo que significaba antaño. Ya no es la excusa para sacar un monton de material americano que era cuando empecé hace 9 años. Ahora sólo han venido las novedades de Norma, que son las más ridículas que recuerdo en todos estos años. Sólo una novedad minimamente reseñable, que comento más abajo. Pero no significa que vaya a ser una semana de descanso, ya que aún teníamos pendiente la mitad de las reseñas de Panini de este mes. En este caso, básicamente son Vengadores y series similares. Gracias a Al por hacer dos reseñas esta semana, incluida la que puede ser la más larga que hemos hecho hasta ahora, porque voy bastante apurado de tiempo. Por tanto, pasamos ya a las reseñas:

Astonishing Thor

Este tomo es lo que parece ser que va a ser lo último de la fracasada línea Astonishing (había una mini del Capi que desapareció del mapa tras ser anunciada, y una de Spidey y Iron Man que cambió de nombre a última hora, para alejarse de la línea cuando decidieron que era un fracaso), una miniserie dedicada a Thor, completamente autoconclusiva, que no tiene nada que ver con lo que está pasando en la serie regular. De hecho, si no fuera porque lleva el traje actual, bien podría transcurrir hace tiempo, o dentro de un tiempo. Los autores, por otro lado, no son particularmente de lujo, pero tampoco son mala elección. Escribe Robert Rodi, que ha escrito miniseries de Thor anteriormente, todas con cierto aire de lujo, y al menos la primera, sobre Loki, con buenas críticas.

Hay una diferencia importante con esas obras anteriores de Rodi, y también con prácticamente todos los comics de Thor de los últimos años. Todos esos comics se han centrado principalmente en la parte de mitología del personaje. Es lógico, teniendo en cuenta que es la parte central del personaje, y lo que lo hace único. Pero durante muchos años, el personaje también sirvió para contar aventuras espaciales y cósmicas, y esta miniserie va de contar una historia en ese plan, sin ningún otro elemento mitológico o asgardiano a la vista. En vez de eso, Thor es un héroe cósmico (aunque con su pasado centenario) y la historia va de jugar con el otro tipo de “dioses” de Marvel, los personajes cósmicos tipo Extraño, Primigenios y demás. Rodi aquí juega con unos cuantos de ellos, la mayoría relativamente conocidos, aunque la coprotagonista de la historia es mucho más rebuscada, sólo había aparecido en comics de la Momia Viviente y Ms Marvel en los 70. Encaja bien en la historia, de todas formas.

Y la referencia a los 70 no es gratuita, porque esto se lee exactamente como un comic de Thor, o de aventuras espaciales pre-Starlin, de esa época, sólo que mucho más lento. Pero el argumento y motivaciones son los mismos: Personajes cósmicos de poder ilimitado y conveniente según el guión. Ciencia-ficción de la muy antigua, donde nada tiene que tener sentido necesariamente, así que no se molestan en explicarlo, simplemente funciona como magia. Personajes de una sola idea y motivación, por lo menos hasta que les toca cambiarla completamente en una epifanía final. Un intento de darle humanidad, pero muy superficial. Un retcon bastante absurdo y gratuito de un personaje previamente establecido. Intento de hacerlo todo épico y cósmico, pero queda muy de andar por casa, porque sólo vemos a los cuatro o cinco mismos personajes y elementos. En general, tiene toda la simplicidad de los comics de esa época, sólo que lo que antes se contaba en una página, ahora se cuenta en cuatro, incluyendo una splash page y varias viñetas de Thor u otro personaje posando. No tengo muy claro que sea una mejora.

Vale, los diálogos son ligeramente mejores, y no queda tan apresurado. El concepto central es gracioso, y con un final apropiado, aunque no es la primera vez que hacen algo similar, y siempre acaban deshaciendolo en la siguiente historia. Y luego, claro, está el dibujo, que si que es una mejora. Dibuja Mike Choi, que no pinta como anteriores colaboradores de Rodi, pero en general lo hace bastante bien, con protagonistas bastante atractivos (aunque caras algo raras) y le da una buena sensación de escala a toda la acción espacial, aunque por lo general se limite a tener personajes grandes lanzandose rayos o puñetazos en espacio vacio. (Y presta muy poca atención a los guiones, porque hay un momento que tiene que dibujar un escarabajo de rubí, guiño al escarabajo azul de DC, por cierto, y dibuja cualquier cosa menos un escarabajo) Así que el dibujo es atractivo, aunque algo vacio, y podia haberse trabajado más los diseños y los detalles.

Así que si te gustaban esos comics antiguos, y esos viejos personajes, te hará gracia esta buena imitación, pero no actualización, porque no le añade más sofisticación o imaginación, sólo lentitud. Neutral (6)

Buffy Cazavampiros: Último Resplandor

Uno de los comics apropiados a esta semana. Esto es el último tomo de la Octava Temporada de Buffy, la continuación oficial de la serie de TV en comic, por el creador de la serie, Joss Whedon, más o menos. Por lo visto, el penúltimo tomo salió allá por mayo y me lo salté. No es una gran perdida.

Porque esta “temporada” ha sido un desastre. Ha sido un desastre porque no han sabido adaptar bien la gracia de la serie al comic. Si, los personajes eran reconocibles en personalidad y dibujo, pero ahí acababa lo bueno. Al no tener que estar limitados por presupuestos o disponibilidad de actores, han perdido totalmente el equilibrio que tenía la serie. Montones de elementos mágicos aparecen prácticamente sin explicación, encajando dificilmente con el tono de la serie original, causando problemas porque si, solucionandolos porque si, y desapareciendo cuando es conveniente. (Recordemos los equipos de magos que pueden hacer lo que sea, excepto cuando no, y nunca llegan siquiera a aparecer, o la vez que los protagonistas huian de los malos y son rescatados por ninfas del bosque que jamás se habían mencionado antes o después) Montones y montones de personajes aparecen luchando por tener espacio, incluyendo regresos de personajes cuya historia ya había terminado y no había más que decir sobre ellos (especialmente sangrante es el caso de Warren, resucitado desmontando una historia clásica, para no aportar nada a la historia) o personajes nuevos que aparecen durante un número o dos, y luego tiene que importarnos lo que les pase pese a que no se han desarrollado apenas, como la novia-sirena de Willow o el general que es casi imposible de recordar. Una perdida casi completa de la gracia de la serie de ser una metáfora del crecimiento y madurez de los personajes, sustituyendo situaciones simpatizables con grandes guerras que ni siquiera eran buenas. Y luego está el argumento central de la historia, que parte de algo potencialmente interesante, que es tener de malo a Angel (con el nombre serendipiamente apropiado de Crepusculo, años antes de la película de marras) pero se va al traste cuando resulta que las motivaciones son entelequias cósmicas, y los objetivos y maneras de ocurrir todo son virtualmente incomprensibles. Es decir, ya fue difícil de comprender la historia de hace dos tomos con los dioses gigantes que salen de ninguna parte, pero remató en el tomo anterior cuando resultó que el climax de toda la historia era, literalmente, un polvo cósmico. Claro, que es lo que pasa cuando le das a escribir una saga a Brad, que nunca se ha caracterizado porque sus historias tengan sentido.

¿Cómo sabes con seguridad que la temporada ha sido un desastre? Cuando el último número lleva un texto del propio Whedon pidiendo perdón. Es una pena que no lo hayan puesto en la edición española, porque señalaba todos estos problemas, y prometia que la siguiente temporada iba a ser mejor y estar más centrada. Es muy loable por su parte admitir los errores y proponerse corregirlos en vez de seguir en las trece. Y ciertamente, el último número es un gran paso en la dirección correcta. Pero eso no quita que este tomo sea un desastre como toda la historia que termina. Ya para empezar tiene una señal muy mala, y es que pese a que supuestamente esta serie iba a estar hecha por Whedon, y esta última saga fue anunciada como tal, al final los últimos números han sido escritos (al principio como negro, después tuvieron que admitirlo) por Scott Allie, que es el editor de la serie, con apenas experiencia como escritor. Es decir, la misma cagada que con el comic de Angel, que también se fue al garete. Vale, en la serie de televisión había finales de temporada escritos por otros guionistas y solían salir bien, pero no anunciandolo en el último segundo y poniendo a un novato. Muestra desinterés, entre otras cosas.

El argumento en general tiene el mismo problemas que toda la trama de Crepúsculo. Que es prácticamente incomprensible, y lo poco que se entiende de la jerigonza es “esto transcurre porque si”. Es gracioso que esto saliera poco después del final de Perdidos, ya que tiene una mecánica similar (incluso se usa la misma metáfora del corcho y la botella) pero de manera más arbitraria y peor explicada. El gran villano de la historia resulta ser una… cosa, sin ninguna personalidad o humor. Toda la idea de tomar decisiones difíciles, que si se hubiera hecho bien, podría haber llevado a un conflicto interesante entre Angel y Buffy, usando lo que han cambiado los personajes para tenerles en bandos contrarios, se va a la mierda (y con ello, todo el desarrollo de personajes y universo de la serie de Angel, por cierto) y en vez de eso hay control mental y puñetazos en vez de drama. Tiene el mismo problema de toda la temporada de que nos cuentan que pasan cosas y eso tiene que impresionarnos, en vez de enseñarnos como pasan esas cosas. Oh, y reaparece en el último segundo otro personaje muerto, sin ninguna explicación lógica, para no conseguir absolutamente nada, porque no aporta nada a la historia excepto nostalgia mal entendida, dejando un peor sabor de boca más que otra cosa. De hecho, toda la última pelea tiene ese problema, es muy similar al gran final de la serie de TV de Buffy, pero con más personajes, más confusión y mucho menos sentimiento. Hay algo de interacción buena entre Buffy y Spike, y en un par de momentos realmente hay tensión por lo que le pueda pasar a uno de los protagonistas, pero cuando realmente hay una muerte de un personaje importante, no hay impacto. Desde luego, nada como en las muertes en la serie original. De hecho, toda la gran decisión final traumática no tiene ni de lejos el impacto que debería tener, no se sabe si porque no se ha preparado bien el camino hacia el momento, o porque no se muestra bien, o ambas cosas. O quizá porque sabes que eso va a dar para mejores historias, y te cuesta que te de pena por mucho que lo pongan como algo malo. Pero claro, eso nos lleva a que todo el argumento principal de esta temporada no ha sido más que una excusa para atar un cabo suelto que no había que atar y solucionar un problema en el que se han metido ellos solos. Lo cual no sería tan problemático si las historias hubieran sido mejores, pero no lo han sido.

El número final es otra historia. Es un epílogo a todo lo demás, y sirve para explicar que ha pasado con todos los personajes después del cataclismo al final de la gran batalla. Más importante, sirve para establecer una nueva dirección, no sólo para los personajes, sino para el Buffyverso en general. Y es una dirección mucho más manejable, y más de acuerdo con lo que uno esperaría de la serie con una Buffy ya (más o menos) adulta. Tiene una narración buena, una buena presentación de los status quos de los distintos personajes y como se relacionan entre ellos que está bien, mezclando bien humor y tragedia, y los ganchos para historias futuras la temporada que viene son medianamente intrigantes. Tiene algún problema, pero sobre todo viene porque hereda situaciones que no tenían mucho sentido. Si la próxima temporada va a ser de este estilo, será mucho mejor. Por otro lado, esta temporada también empezó bien antes de colapsarse, así que nunca se sabe.

El tomo lleva al final un especial, similar al que hubo antes de Willow, pero dedicado a Riley, de entre todos los personajes que había. Queda fatal que esté al final del tomo, mencionando en futuro cosas de la historia que ya has visto terminar. Si, originalmente salió después de que vieramos apariciones posteriores suyas, pero al menos salió antes del gran final que esta historia prepara. Está escrito por Jane Espenson, que era guionista de la serie de TV, y la idea es explicar que hacía Riley de infiltrado entre los malos. Realmente, no dice nada que no pudieramos haber deducido ya. Tiene una buena presentación, y un buen uso del status quo del Sr y Sra Finn, agentes especiales, que es una pena que no se hubiera vuelto a usar. Pero es todo para llegar a una conclusión bastante obvia. Hay un momento donde parece que va a ir por un camino más oscuro, pero al final resulta que era una pista falsa. También hay un subargumento con Angel, que también se supone que tiene que explicarnos sus motivaciones para hacer de malo, en un paralelismo interesante con la decisión de Riley, pero tampoco nos dice nada que no hubieran dicho ya en la serie regular. Y rescata a otro personaje más de la serie de TV sin explicación de quien es, y que sólo causa más preguntas que respuestas.

El dibujo de George Jeanty es muy bueno, eso siempre, desde luego mucho mejor que lo que ha hecho recientemente en DC. Todo el mundo es reconocible, pero sin caer en las cagadas de Larrocas y demás de que sean tan calcados de los actores que quede forzado. En vez de eso, les hace similares, pero capaz de tener una gama mucho mayor de expresiones. Todo el mundo está precioso, la acción tiene la fuerza necesaria, y los monstruos, aunque no encajen del todo con la estética de TV, son originales. El dibujo de Karl Moliné en el especial es similar, pero más pobre, menos cuidado.

Un final malo para una temporada fallida y decepcionante, pero con una luz de esperanza al final para la siguiente temporada. Por otro lado, la novena temporada va a tener menos involucramiento de Whedon y planean tener series derivadas, así que tampoco hay que fiarse de momento. Neutral (6)

Guerra del Caos: Muertos Vivientes

P: Como de costumbre, aunque ya hayamos visto terminar la Guerra del Caos, aún van a ir saliendo distintos crossovers que transcurren durante la saga. Y al igual que el año pasado, muy apropiadamente, nos toca comentar alrededor de Hallowe’en un comic sobre muertos vivientes. Destino o falta de originalidad, es difícil de decir. De todas maneras, son unos muertos distintos que los de Noche Mas Oscura. Aquellos eran zombis malvados de los héroes, estos son las almas de los héroes, que pueden rondar por la Tierra durante el crossover porque el Rey del Caos se ha comido el cielo y el infierno. Básicamente, una excusa para contar historias sobre héroes muertos, sea para rescatarlos o para darles una despedida en condiciones. Este tomo recopila minis y especiales con ese tema común.

La mitad del tomo es una miniserie de tres números escrita por Fred Van Lente. Y a estas alturas, casi que podríamos hacer una sección llamada Criticas Vanlentianas, porque ya van cuatro meses seguidos donde hemos comentado un tomo escrito por él. Es lo que tiene ser bueno, pero que en Marvel sólo te encarguen miniseries.

A: Yo creo que casi es una ventaja, porque le va dando oportunidades de ir dando pinceladas a personajes muy variados. Supongo que cuando entras en Marvel nunca te imaginas que dentro de poco estarás escribiendo una miniserie sobre el Espadachín, Doctor Druida y Grito de Muerte. Lo bueno es que cuando te llegue tengas recursos para afrontarla con éxito.

P: La gracia, o la pena de esta miniserie, es que aunque está protagonizada por personajes de tercera (con un par de excepciones), se lee mucho más como una historia de Vengadores que prácticamente cualquier cosa con ese título en los últimos 7 años. Es en parte tener un buen guionista que los entiende, en parte tener personajes muy asociados a toda la mitología del grupo. Y por supuesto, Van Lente entiende que para poder contar historias realmente memorables de los Vengadores, tienes que tener personajes que no hayan aparecido mil veces y tengan que ser compartidos con otra serie, sino con los que tengas más libertad para moldear, renovar o transformar. Aparte de tener más variedad en el tipo de personalidades, origenes e historia.
La idea es coger a 6 de los Vengadores muertos (una buena selección, que precisamente evita las redundancias no cogiendo por ejemplo al Hombre Hormiga, porque ya tiene a Chaqueta Amarilla), y como lo que tienen en común casi todos es que sus muertes fueron bastante patéticas en vez de heroicas, darles una oportunidad para tener una última gran historia. Así, aunque tengan que morir otra vez al final, esta vez habrán podido despedirse a lo grande con un gran final heroico. Pero además, por el camino, Van Lente nos habrá recordado, o en algunos casos, se habrá inventado, porque estos personajes molaban y es una pena que estén muertos. Y en algunos casos, incluso habrá atado cabos sueltos o incognitas de hace años sobre ellos.

A: La mayor parte son mucho mejores y más interesantes en esta historia de lo que nunca fueron cuando estaban vivos. Y desde luego hay mucha más introspección en sus orígenes y motivaciones de la que nunca tuvieron en su momento. Es un gran ejemplo de cómo hacer cosas nuevas con personajes viejos. Y de cómo apretar la tecla correcta con personajes clásicos puede dar para grandes historias.

P: El argumento es simple (los héroes muertos son los únicos que pueden salvar a los vivos de los lugartenientes del Rey Caos, similar al crossover de Hulk), pero la gracia es la interacción entre los personajes. No sólo tienen una dinámica muy divertida entre si, cada uno tiene su propio arco argumental, y aprovecha muy bien la historia previa de cada personaje, en una de esas maneras donde las conexiones previas entre personajes son tan perfectas, que ni hechas a propósito: Es decir, los malos no son sólo temáticamente apropiados para la Guerra del Caos y Vengadores, uno de ellos tiene conexiones muy fuertes con un Vengador muerto, y el otro mató a otro de los Vengadores muertos. Todo eso se usa muy bien, y se explica perfectamente si no lo sabías de antemano. Y Van Lente no sólo mete historia para los 6 personajes en 3 números, aún tiene espacio para dedicarle un flashback a lo Perdidos a cada Vengador, que resume perfectamente la idea de cada personaje en la historia, pero además, es material nuevo que en muchos casos aclara puntos oscuros sobre los personajes. Ojalá más series aprovecharan así el espacio.

A: De hecho, los malos de la historia explican la selección de dos fallecidos (uno es lo suficientemente oscuro y olvidado para estar en la alineación inicial de Van Lente, pero el otro es demasiado famoso y reciente como para ser primera opción). Son claramente los dos villanos de Vengadores que mejor se lo podrían pasar con una situación como ésta y además consiguen dar muy buenos momentos, de los que no tenían desde hace años ninguno de ellos.

P: El Vengador que tuvo la muerte más patética fue la Vision, con un final de mierda que no le corresponde a un personaje de tercera, mucho menos a uno de los Vengadores principales durante décadas. Así que aquí Van Lente redime un poco eso, no sólo dandole un final mucho más heroico y apropiado para su historia… simplemente el hecho de que esté en esta historia ya es redentivo de por si. Es decir, que esté en esta historia significa que tiene alma, y no hay nada que resuma mejor al personaje que ese detalle. En cuanto a su flashback, se nota que Van Lente anteriormente escribió Action Philosophers, comics sobre filosofía, tiene uno de los mejores usos de Descartes que he visto nunca. Y uno de los usos más divertidos de Ultron, ya puestos.

A: ¿Escribió comics sobre filosofía? Cuanto menos curioso. Este comic es un acto de justicia con la Visión, el que da la pincelada final a un personaje que llevaba como diez años esperando a alguien que lo tratase con un poco de cariño. Desde Busiek ningún guionista había querido a la Visión. Van Lente si, y da el paso final que nadie había querido dar sobre su verdadera naturaleza. Acabará volviendo y volverá mejor que nunca gracias a ésto.

P: El Capitán Mar-Vell es probablemente el único que no necesitaba aparecer aquí, porque tuvo una muerte digna, y tampoco estuvo tan asociado con los Vengadores. Pero es suficientemente famoso como para que haya que rescatarlo de vez en cuando por nostalgia, siempre, eso si, sin resucitarlo. Básicamente, está para que haya otro Vengador famoso y haya una figura de liderazgo en la historia. Pero realmente, su historia ya había terminado, así que Van Lente sabiamente sabe usarlo para dar paso al desarrollo de los demás. El flashback que tiene es divertido y un buen vistazo a una parte poco desarrollada de su pasado, y está muy bien, eso si. (Aunque el traductor se come una referencia al racismo de los krees azules contra los blancos porque si)

A: Es verdad que es el que menos aporta pero supongo que hacía falta un personaje con liderazgo para llevar la voz cantante en la acción principal, que es la que va sirviendo de excusa para ir contando cosas sobre el resto. Así que al pobre Mar-Vell le ha tocado ser el serio de los payasos, el que pone los elementos para que los demás hagan sus papel. Eso y hacer algo más atractiva la portada.

P: El otro Vengador que tuvo una muerte heroica fue el Espadachín. Lo que pasa es que fue una muerte redentiva en más de un sentido, porque fue lo único que hizo en su corta historia que no fue cutre. Así que la misión que tiene Van Lente aquí es demostrar que no tiene porque ser cutre. A fin de cuentas, fue mentor de Ojo de Halcón, y si Clint siempre ha demostrado que se puede ser un tio con únicamente un arco y flechas y molar tanto como sus compañeros superhumanos, lo mismo se puede hacer con alguien armado sólo con una espada. Y eso hace, en el presente y el flashback, ser chulo, pero con una personalidad contenida y llena de auto-odio, pero con encanto picaresco y francesidad, que queda muy bien.

A: Lo asombroso es saber construir un personaje que da sentido a toda su historia. Con la chulería que puede explicar que hubiese sido durante años un villano cutre y sesentero con su diálogo correspondiente. Y también el sentido de la caballerosidad y cierta sensibilidad que dejan ver cómo pudo dejar todo eso atrás por una mujer y acabar redimiéndose. Es el personaje que más veces verbaliza que lo que le mueve es el honor y el orgullo, junto con la sensación de aventura. Por eso le va más que a ninguno embarcarse en esta segunda oportunidad.

P: El personaje que más necesitaba un arreglo era el pobre Doctor Druida, que no sólo murió como un fracaso, murió como un villano sin ningún parecido con lo que era anteriormente el personaje, porque los guionistas posteriores a Stern lo convirtieron en un punching-ball, y al final Ellis lo convirtió en su manera de contar sus ideas sobre los druidas pese a no tenían nada que ver con el personaje. Aquí, Van Lente trata de reconciliar ambas visiones del personaje, y se queda un poco corto, porque sigue pareciendo algo esquizofrénico. Pero tiene el papel más divertido y original de la miniserie, y al menos puede tener un final que no es patético, y es heroico sin deshacer los defectos anteriores del personaje.

A: Al verlo en la portada con el traje clásico, pensé que Van Lente habría decidido ignorar todo lo hecho por Ellis. Y no me hubiese extrañado, porque es una tentación muy golosa. Pero nada, finalmente hace de necesidad virtud. Y enmendar las machadas de Ellis se convierte en una de las mejores historias de Doctor Druida. Esos elementos se usan, se ponen en su contexto y ayudan a configurar una personalidad de Druida que tiene sentido. Y realmente, el Druida que sale en esta historia es mucho más atractivo como mago de grupo de lo que nunca fue en la época de Stern.

P: Probablemente porque ahora ya no es gordo y casi inutil, sino que hace magia de verdad.
Otro personaje de Stern es Chaqueta Amarilla, Rita DeMara, que la pobre nunca tuvo una oportunidad. (Bueno, fue fija en Guardianes de la Galaxia, pero nadie leyó eso, y tenía un traje cutre) Aqui, no es el personaje más atractivo, pero es uno de los más complejos, siendo la persona más normal, la que sirve para tener reacciones normales ante los demás personajes y situaciones. Y eso le queda bastante bien. Tiene un viaje heroico bastante bueno, también, que redime su chorrada de muerte. Y su flashback no sólo resume bastante bien al personaje (aunque su pasado como criminal se tapa un poco), es un buen final para la miniserie, y encima, explica por fin porque la consideraban Vengadora en listados de alineación cuando tecnicamente no se había unido nunca al grupo.

A: Supongo que es el caso más fácil porque construye un personaje casi de cero, permitiéndose además mofarse de las partes más penosas de su corta historia. Pero lo cierto es que el resultado es muy bueno, saliendo uno de los personajes más humanos. Cuando termina el comic, es el que más ganas te da de que vuelva. Cuando nunca fue nadie. Creo que eso ejemplifica bien el trabajo hecho.

P: Por último, toca un personaje que tuvo un final cutre, pero es que era más de lo que se merecía. Y es Grito de Muerte, una bazofia de personaje que encarna todo lo que iba mal en los Vengadores, demonios, en Marvel en los 90. Lo raro no es que la rescataran 10 años después sólo para matarla, lo raro es que nadie lo hubiese hecho antes. Van Lente toma la colosal tarea de redimir al personaje a base de, para empezar, darle por fin un origen, cosa que no se molestaron en hacer en los casi 4 años con los que estuvieron dando la brasa con el personaje. (Tomatelo como señal del futuro para DC, dado que fue idea de su actual jefe) Y a partir de ahí, darle una personalidad consistente, unas motivaciones y una dirección clara, que son otras cosas que jamás tuvo. Lo que hace tener un guionista que piensa las cosas básicas. Sigue sin ser un gran personaje, y lo que le pasa al final es un poco ridículo (aunque no más ridículo que el personaje en si, y casi parece que se está cachondeando de su nombre), pero al menos tiene sus momentos, que es más de lo que nunca tuvo. (¿Oh, y el misterio de su origen? La solución era lal evidente, claro)

A: Realmente construye un personaje bastante repelente. Pero al menos lo construye, y consigue darle sentido al gran sinsentido que había acompañado siempre a Grito de Muerte. Al final es un ser salvaje, primario y desagradable. Lo que siempre fue, pero bien explicado.

P: Al final, es una maldita lástima que los editores no le dejaran resucitar a nadie, ni siquiera a los dos que había preparado para ello (ahora es el momento idoneo para Chaqueta Amarilla, la identidad está libre), pero al menos les han dado una gran última historia. A ver si cuando por fin echen a Bendis de una de las series de Vengadores, ponen a FVL, sabemos que lo haría bien.
En cuanto al dibujo, es de Tom Grummett, que ahora está de dibujante que colabora en todo comic Marvel que creen que iría bien con un estilo antiguo. Y efectivamente, el estilo es el apropiado para este tipo de historia, y se adapta bien a los distintos personajes. La pena es que cada vez le da menos detalle a sus personajes, y el resultado final se resiente y no queda demasiado atractivo.

A: ¿Soy yo o el nivel va bajando página a página? Por momentos recuerda a Pat Oliffe, pero Oliffe es mucho más currante.

P: Si, el final se nota más apresurado. Igual que cada año que pasa, se le nota más pobre a Grummett, no sabemos porqué.

El siguiente especial también va de arreglar desaguisados de malos guionistas y corregir muertes estúpidas e inútiles. En este caso, las de Alpha Flight. Mira que ha habido muertes tontas e inútiles en los últimos años, pero la de Alpha Flight, grandes personajes, muriendo fuera de pantalla, para que un malo de mierda quede como superpoderoso, probablemente gana a todas las demás. Lo suyo habría sido pasar olímpicamente de esa giliflautez, mostrandole el mismo respeto que Bendis le mostró al grupo, es decir ninguno. De hecho, el último volumen de AF terminaba con los personajes duplicados, así que habría sido muy fácil usar eso como excusa. Sin embargo, Jim McCann no tira por el camino fácil, y de hecho, aquí menciona de pasada porque no se usó ese medio.

A: Este es el camino contrario. Mientras Van Lente se dedica a los personajes y apenas presta atención a la historia, el especial de Alpha Flight se centra tanto en el argumento y sus implicaciones que descuida bastante a los 4 personajes que vienen de vuelta. A casi ninguno de ellos se le da un momento definitorio ni ninguna introspección. Al servicio de la historia, justo al contrario que antes.

P: Hombre, tiene la tercera parte del espacio, y más personajes aún. Aún así, si que le da caracterización individual a cada uno de los 8 protagonistas, aunque a veces sea muy sutilmente. Lo que si que no hace es explicarte quien es cada uno, pero si que da la información mínima para entender porque hacen lo que hacen y lo que está en juego. De todas maneras, está claro que este no es un comic para enganchar a gente a Alpha Flight, es un regalo a los viejos fans por su paciencia, o una rama de olivo por las tonterías de Bendis y la cagada de relanzamiento nefasto que fue Omega Flight.
McCann ya ha demostrado que entiende bien a los personajes de los 80 y les tiene un cariño especial, pero también que aunque rescate elementos e historias de la época, sabe darles nuevas complicaciones. Y eso hace aquí. El argumento es más complejo que en los otros crossovers. (Aunque a veces intenta demasiado… ¿Realmente aportan algo los Wendigos excepto liar más la historia?)
Aquí hay más de dos bandos, y la resurrección tiene más trama que “el Rey Caos se ha comido el infierno, así que resucitan”. De todas maneras, al final, la trama, por muchos guiños que tenga al Alpha Flight original, es poco más que una excusa para resucitar al grupo, y para tener la historia personal interesante, que es como reaccionan los distintos Alphas a la situación. Y eso si que está bien hecho. Hay 4 protagonistas vivos, cuatro muertos, y cada uno tiene su opinión sobre el dilema central, consistente con sus personalidades. Se podría haber desarrollado más, pero para el espacio que tiene, al menos logra darle algo de ambigüedad dramática y de distinción a cada protagonista. Y un final bastante apropiado. (Hay una elección curiosa sobre que personajes resucitan, aunque al menos McCann explica porque algunos resucitan y otros no… excepto la ausencia de Puck, que se explica en Lobezno, que es donde está apareciendo actualmente)

A: Bueno, realmente resucitan 3 indispensables y una sorpresa bastante extraña, cuya selección tampoco es que se explique especialmente.

P: “Es magia”, es la explicación. Pero bueno, es probablemente el personaje que más echan de menos los vivos aparte de Puck, el que murió más recientemente, y su alma estaba flotando por ahi la ultima vez que la vimos, así que tiene algo de sentido.
El dibujo es de Reilly Brown, ya conocido por Hercules y Cable/Masacre, y aquí hace también un buen trabajo, aunque sea en algo que no tiene elementos cómicos. Sus monstruos divinos no son precisamente impresionantes, pero a los protagonistas y sus peleas si que los hace bien.

A: Bueno, a mí no me gusta mucho cómo dibuja las caras, pero le reconozco el mérito de mantener cierta coreografía en batallas con decenas de personajes.

P: No es una gran historia, habría necesitado más espacio, pero es un regreso digno, le encantará a los fans del grupo, y era necesario hacer algo así. Además, dará paso a una miniserie de Van Lente y Pak, y eso ya justifica su existencia de por si.

Estas dos historias tenían en común que servían para algo (resucitar personajes y/o redimirlos) y aunque no aportaran nada a la historia principal, al menos encajaban bien, y el final de la Guerra del Caos se molestaba en mencionarlas. Pues bien, para terminar este tomo hay una miniserie que no tiene nada de eso, es simplemente relleno, que se nota que se pensó en el último momento. Es una miniserie sobre la Patrulla-X, y el subtítulo de Muertos Vivientes es apropiado, porque está coescrito por dos autores cuyas carreras están bastante muertas: Chris Claremont y Louise Simonson. Que, nostalgia por lo que hicieran en los 80 aparte, han hecho comics muy malos dentro de esta franquicia.
La idea es la misma que la de la mini de los Vengadores, sólo que aquí se demuestra como hacer mal todo lo que la otra hizo bien. La selección de personajes es medianamente interesante, aunque la mayoría de ellos tuvieran una muerte decente. Pero bueno, hay ideas curiosas, como tener a varios Madroxes distintos (aparentemente, si mueren separados, tienen almas distintas, cosa que se podría explorar en Factor-X), a las dos Cuclillos muertas o a Banshee, que tuvo la tipica muerte de mierda de los 00. Se les añade Ave de Trueno en el papel de Mar-Vell, y Destino en el papel de “únicamente está para explicar el guión”. Y a partir de ahí, termina lo interesante.

A: Realmente, me sorprendía que Louise Simonson y Claremont fuesen capaces de escribir a las Cuclillos. La respuesta, claro, es que no lo son.

P: Porque al final, el único personaje que tiene algo de desarrollo es Ave de Trueno, que es el que menos lo necesitaba, porque es casi el único que tuvo una muerte medio decente. Así que tiene un intento de tener desarrollo heroico, pero vamos, es bastante estándar, y su personalidad es mitad estereotipo, mitad la de su hermano. Luego, Banshee tiene una muerte heroica, lo que es de agradecer, pero ya está, es todo lo que hace en la mini, y no tiene nada de desarrollo o explicación de quien es. Y el resto de personajes no tiene ni eso. (Es gracioso, la única de la que cuentan su historia es Destino, que es la que no hace nada después del principio… pero es la única que le encanta a Claremont) Mira que se podrían hacer cosas chulas con la idea de los varios Madroxes, como hace Peter David. Pues nada, están de carne de cañón genérica, como siempre. (Claremont nunca supo ver el filón que era el personaje, pasando de él olímpicamente, y sigue sin verlo) Igual para las Cuclillos, podrían haber tenido revancha, reconciliación… en vez de eso, nada.

A: Para más inri, en vez de aprovechar a personajes de la franquicia que tengan una relación obvia con lo que está sucediendo en Guerra del Caos, como hacen los Vengadores con sus villanos o Alpha Flight con las Grandes Bestias, el villano de X-Men es… un pajarraco. Una especie de deidad que no se sabe muy bien de dónde sale, intentando convertirla en antagonista de Ave de Trueno. Y se supone que tiene que ser terrorífico, contando como un cliffhanger terrorífico el de ver a un cuervo con melena rubia y minifalda. Y es derrotado por un deus ex machina totalmente sacado de la manga con poderes incomprensibles y nunca vistos del indio.

P: Los guionistas se pasan toda la historia diciendonos que la misión de los protas es importantisima para la Guerra… pero no se molestan en absoluto en explicarnos porqué. Ni mucho menos en enlazar lo mínimo con la Guerra del Caos. En vez de eso, hay un malo que sale de la nada, no está en absoluto definido, y se derrota porque si. Fabuloso. Lo peor es que tampoco podíamos esperar otra cosa de esos dos guionistas. Y sin embargo, le dan la miniserie en vez de a alguien más cualificado. O al menos, ya podían haberle dado 2 números a Alpha Flight, que los necesitaba, y un número a esto, que le sobraba.
El dibujo es de Dougie Braithwaite, que es sólido, aunque no hace nada llamativo. El villano podría haber sido mejor, desde luego.

A: No está nada mal y hace bien a Ave de Trueno que realmente siempre había parecido visualmente algo cutre. Por otro lado, nos hemos olvidado de hacer referencia a lo increiblemente acartonados y excesivos que son los diálogos pero bueno, supongo que iba implícito cuando hemos mencionado a Claremont.

P: Una pena que te obliguen a comprar esa morralla para tener una miniserie muy buena. Pero es muy recomendable para fans de Vengadores y Alpha Flight. Recomendado (8)

Ojo de Halcón/Viuda Negra: Hacedor de Viudas

Yo lo habría traducido como Creaviudas, pero bueno. Esto es la continuación tanto de la serie de Viuda Negra, como de la de Ojo de Halcón y Pájaro Burlon. Iba a ser un crossover entre ambas series, excepto que en Marvel se dieron cuenta de que ninguna de las dos series vendía bien, así que publicaron los números como miniserie, dentro de la idea que tenían hasta hace poco de transformar en miniserie los últimos números de series que venden poco, a ver si así la salvan. (O alternativamente, a ver si sacaban beneficio de esos números, porque las miniseries costaban más caras que las series regulares. Fijate como han dejado de hacerlo ahora que las miniseries vuelven a ser baratas) Como suele pasar, no ha funcionado, y ambas series terminan aquí.

Pero antes del crossover, el tomo lleva los números anteriores de Viuda Negra, los primeros (y últimos) escritos por su nuevo guionista, Duane Swierczynski, que ya ha escrito personajes vagamente parecidos en Puño de Hierro y Cable. Más apropiadamente, antes de eso escribió novelas de espías, así que debería ser buena elección. Y efectivamente, escribe una historia de espías. Pero es una historia de espías del montón, sin nada original ni imaginativo. No desarrolla nada sobre Natasha, la pone bien como competente, pero no impresiona con ella. Los malos son espías misteriosos genéricos durante casi toda la historia, hasta el final, que son dos versiones cutres de viejos personajes Marvel. La trama no queda intrigante ni emocionante, simplemente se mueve lentamente sin sorpresas hasta que resulta que todo es un prólogo para el crossover. Extrañamente, no sigue la historia empezada en el prólogo del tomo anterior, que era más interesante. Y poco más se puede decir, la verdad. Es decepcionante comparado con la mini de la Viuda del año pasado, e incluso con OdH/PB.

En cuanto al crossover, es una idea muy sensata. Ambas series están protagonizadas por Vengadores, ambas series van de espías, y los protagonistas de ambas series eran pareja hace años, con la gracia añadida de que ahora Ojo de Halcón tiene que hacer equipo con su novia y su ex (o sus dos exes, según como lo mires), siendo ambas mucho mejores en esto del espionaje que él. Es una dinámica bastante buena, cuando se explora. El tono de la historia es más similar al de superhéroes haciendo de espías (o James Bond con tecnología superheroica, si lo quieres ver así) de Ojo y Pájaro que al de espías más normales y serios de Viuda, y es mejor así. Aunque como, pese a ser una miniserie, cada capítulo es de unos autores distintos, se nota bastante la diferencia entre las partes escritas por Swierczynski y las partes escritas por Jim McCann. Aparte de darle más protagonismo al personaje de la serie, los capítulos de McCann tienen diálogos con mucha más chispa, la acción es más imaginativa y más animada. El segundo capítulo tiene una bajada de ritmo tremenda, y sobre todo son peleas inútiles, aunque al menos Swierczynski remonta en el capítulo final, para que no quede anticlimático del todo. Pero vamos, compara el desmadre de Ojo de halcón en la nieve o contra las asesinas ninja, que el tostón contra los rusos, se nota quien es mejor guionista con diferencia.

En cuanto al argumento, es también una mezcla de las series. Como se vio en el tomo de la pareja, alguien está matando espias, cosa que afecta ambas series. El villano es una versión de Ronin, con lo que ahí tienes la conexión personal con Ojo de Halcón. Aquí se explica por fin de donde salió la identidad, y si bien sigue sin tener ningún sentido que Clint la adoptara (ni Eco tampoco, ya que estamos), al menos queda una identidad buena para un villano. Y la conexión con la Viuda Negra queda bastante clara cuando lees la historia. El misterio de la identidad de este Ronin es una chapuza, sin embargo. Primero, resulta ser un personaje que ni se había mencionado en toda la saga, así que no es un misterio limpio. Y luego, en caso de que al leer la revelación, en vez de no tener ni idea de quien es, lo reconozcas porque has leido sus apariciones anteriores, sabes que es una cagada porque el personaje no se comportaba así en absoluto. Es el peor cliché de los comics malos (junto con clones y gemelos malvados), el tener a un viejo personaje muerto que vuelve como villano para vengarse, porque si. (Vale, realmente resucitó en un comic de Bendis, pero no era malvado, ¿y desde cuando las tonterías de Bendis son excusa para nada?)

Pero bueno, el crossover tiene acción chula y diálogos buenos, sobre todo en las partes de McCann. Ronin y su sociedad tienen una buena presentación, basandose en política real, y quedan impresionantes, pese a ser algo tan explotado como los ninjas, porque está enfocado de manera más realista que de costumbre. Hay algunas ideas chulas para adversarios y peleas por el camino. La resolución de la amenaza al final se hace de manera casi inteligente. Por otro lado, los lacayos principales de la historia son versiones cutres de personajes olvidados (algunos de los cuales fueron rescatados simultaneamente en una miniserie de la Guardia de Invierno mucho mejor, que por supuesto, no se va a publicar aquí) que quedan fatal, y más cuando al final uno de ellos resulta que es importante. El malo acaba resultando ser una mala idea, y es una pena, porque empezaba bien. Y la interacción entre los protas no se explora tanto como podría. Pero sobre todo, es una pena que se corten los subargumentos de Ojo de Halcón y Pájaro Burlón, que se interrumpen aquí y no van a continuar, porque eran más interesantes que todo esto.

El dibujo de Viuda Negra es de Manuel García, y aunque el estilo sucio y hasta cierto punto realista le pega a la serie, es muy pobre y descuidado. La acción no impresiona nada, sus personajes son feos, y todo queda sucio en el mal sentido. Compararlo con el dibujo claro, atractivo y animado de David Lopez en OdH/PB es para echarse a llorar. Y sea de quien sea la culpa, los rediseños de los villanos son patéticos: A uno le añaden los refuerzos de antebrazos y espinillas que están de moda ahora y no tienen ningún sentido. Eso es pasable, pero la Dinamo Escarlata que aparecen aquí parecen las prima roja del Muñeco de Michelín. Por anticuada que sea la tecnologia rusa, eso no es anticuado, es chorra.

Una pena que una buena serie tenga un final que no esté a la altura por cruzarse con una serie inferior. Bueno, queda una miniserie de Ojo de Halcón en solitario como consolación, pero tras eso, los personajes estarán en garras de gente que no sabe que hacer con ellos. Neutral (6)

Spiderman/Cuatro Fantasticos: Valores Familiares

P: Esto es una secuela espiritual al Spiderman/Patrulla-X del año pasado, por los mismos autores, Chris Gage y Mario Alberti. Asi que en cierto modo lo es también del Spiderman/Antorcha Humana de hace ya más años. Es la misma idea: Cada número es un team-up de los protas en una época distinta, con una historia de trasfondo común. Las diferencias con Spider/X son que la alineación de los 4F apenas cambia con los años, y aquí tampoco se nota mucho cambio en Spiderman. Así que la historia va más sobre como la relación entre Spiderman y el grupo va cambiando, con el extra de que cada número está centrado en uno de los 4F y su conexión con Spidey.

A: Esto va dentro de todo ese tema tan presente últimamente de que Spidey y los 4F son como de la familia. Cosa que, no sé si sólo yo lo veo así, pero me parece un poco sacado de la manga. Es decir, el grupo siempre ha tenido muy buena relación con Spiderman. Pero también con Daredevil, con Nick Furia y con el Capitán América. En todo caso Spidey tiene una conexión especial con la Antorcha Humana pero con el resto, por mucho que quieran establecer ahora, siempre ha sido una relación de lo más estándar.

P: Bueno, siempre le han tratado muy bien, que es más de lo que se puede decir de la mayoría de otros personajes Marvel. Y desde la mini de Spidey y la Antorcha, se ha ido reforzando cada vez más la idea, supongo que como una familia normal que acaba adoptando un poco al mejor amigo de uno de los hijos. Otra diferencia con la mini anterior es que está es más importante en este momento, ya que viene bien explorar todo esto, porque va a ser muy importante en ambas series a partir de los próximos meses. Es menos “siempre ha sido asi”, y más “mira como han sido las cosas, si te das cuenta, se han ido acercando cada vez más con el paso del tiempo”. Y para recalcarlo, como pasaba en la anterior miniserie, aunque las historias son todas nuevas, termina con una página doble muy buena con un collage de team-ups anteriores.

El primer número es de la Edad de Plata, juntando a los 4F de Lee/Kirby con el Spiderman de Lee/Romita, en una historia que mezcla villanos de unos con secundarios y situaciones del otro. Y sobre todo, es una historia tremendamente divertida. Está centrada en la Antorcha Humana, que para algo es el que es amigo más tiempo de Spiderman. Y recuerda que su relación empezó con ambos gastandose bromas el uno al otro como buenos amigos. Así que aunque empieza con más de eso, termina con ambos haciendo equipo, como buenos héroes, y usando esa habilidad para gastar bromas para el bien. El resultado tiene cosas desternillantes, y le da a toda la historia el toque de inocencia nostálgica que necesita la época. Pero caracterizando bien a todos los personajes, incluidos los villanos que son humillados. Se usa muy bien la historia previa a este número, e incluso se nos cuenta como reaccionaron ciertos personajes a un acontecimiento importante de la época que nunca llegamos a ver. Queda muy, muy bien.

A: Bueno, tiene detalles simpáticos, pero la situación que se genera me parece demasiado forzada para tener historia. No estoy muy seguro de que el Doctor Muerte esté especialmente bien caracterizado, en todo caso se aprovecha lo absurdo del comportamiento de todos en esa época. Pero en lugar de hacer como hace Van Lente, darle un trasfondo realista y lógico a aquellos comportamientos ridículos sesenteros, aquí se aprovecha la ridiculez del momento para poder forzar el contexto que conviene a la historia. Hasta el rollo “si somos tan buenos haciendo bromas, tenemos que usar ésto en combate” me parece una cosa muy de dibujos animados. En general, más que la relación Johny-Peter y otros detalles simpáticos, no me vale mucho la pena.

P: ¿Como esperas que reaccione Muerte a una situación tan ridícula? Tampoco va a ponerse a matar a todo el mundo, dado su orgullo, es más razonable lo que hace aquí de largarse en cuanto antes y esperar a vengarse otro día. La gracia es que él planeaba humillar a los 4F, pero acaba humillado antes de darse cuenta y poder hacer algo al respecto. La historia tiene bastante de telecomedia, si, pero eso es consistente con el tono de los comics de la época. Sin embargo, el nivel de caracterización (y humor) es bastante más alto que esas dos cosas.

El segundo número transcurre en los 80 y es una secuela a uno de los team-ups famosos de los personajes, el de la Saga del Traje Alienígena. Básicamente, coge una pequeña inconsistencia o cabo suelto en esa historia, y la usa como excusa para contar una historia con el mismo malo que transcurre poco después. Es durante la etapa Byrne, así que está Hulka, y una Sue sobreprotectora por la pérdida de su hija. La historia se centra en Mr. Fantástico, y su relación, no sólo con Spiderman, sino con su familia. De hecho, con Spiderman sólo se usa un poco la idea de que ambos conectan porque son científicos que esconden sentimientos en el fondo. Por lo demás, es sobre todo una historia sobre las profundidades de emoción de Reed. Que no está mal como idea, el problema es que la historia no es muy buena, con el simbionte alienígena haciendo de villano repetitivo que sabes que se va a resolver fácilmente, y eso eclipsa lo interesante que pudiera tener la historia.

A: Claramente el simbionte no podía lograr el objetivo que se estaba proponiendo, con lo que la historia perdía un poco de gracia. Pero la relación entre Peter y Reed si que resulta muy entrañable. En muchos sentidos (éxito científico, mujer encantadora y familia estable) es todo lo que Peter nunca ha sido capaz de tener o al menos mantener y disfrutar. Y aunque Reed es bastante disfuncional en su papel de padre de familia, siempre lo hemos sabido y aquí queda muy bien reflejado, es bonito ver a Spiderman como su especie de sidekick – ayudante de laborario.

P: El tercer número es de los 90, y es otra secuela de una historia famosa que juntó a los personajes, en este caso de la historia de Walt Simonson de los “nuevos 4F”. (Es triste como algo que fue una broma a costa de la sobrexplotación de personajes haya acabado siendo tomada en serio en los Bendisores, pero bueno) Básicamente, es una historia jamás contada que transcurre momentos después de que termine la original, así que no hay que ponerse rebuscados para juntar otra vez a los personajes. Y logra ser tan divertida y desmadrada como la original, o más. Es una pelea, bien justificada, entre los dos grupos, que logra usar muy bien y darle algo que hacer a los 8 personajes, más los villanos, de manera divertida. El personaje esta vez es la Mujer Invisible, que ya había crecido para entonces, y es el número más rico en ese sentido, porque es la relación menos explorada. La conclusión a la que llega Gage es muy buena, explicando como ve cada uno al otro personaje, de manera que cada uno ve en el otro algo que no cumple ningún otro personaje, de manera perfectamente lógica y entrañable.

A: Me resulta más extraña la forma en la que la ve Spiderman a ella que la perspectiva de Sue, que resulta mucho más comprensible y razonable. Por el resto de la historia, también tiene ese tono absurdo pero le encaja mucho mejor por la naturaleza de los personajes implicados. Consigue dar mucho mejor una imagen de caos simpático que la primera, aunque la forma de desencadenar el final me parece especialmente cursi y también muy de historia juvenil.

P: Eh, me parece mucho más original y más creible que el típico recurso de “lucha, se que estas ahí” con el que suelen solucionar el control mental.

Por último, hay una historia en el presente, o casi, que va de la figura misteriosa que ha ido apareciendo a lo largo de la miniserie. Su identidad resulta ser una buena revelación, recuperando a un personaje que llevaba casi 15 años desaparecido sin explicación, de manera que ata el cabo suelto, y de manera que no hace parecer a nadie un dejado, sino al contrario. La historia está centrada en la Cosa, y su conexión tanto con Spiderman como con el antagonista, ya que ninguno de ellos está emparentado realmente con los Richards, pero eso no significa que no sean familia igualmente. Está muy bien cerrado temáticamente. El problema es que para que haya conflicto con el villano, y que quede consistente con su personalidad, hay que caer en el viejo recurso de “le ha pasado algo que le ha vuelto malo en contra de su voluntad”, así que no puedes tomarte en serio toda la conexión emocional con él, porque sólo se solucinará por magia, no por caracterización. Por otro lado, hay momentos buenos y bien pensados, como cuando se recuerda las conexiones del malo con los 4F, o Ben admitiendo que le han dicho ya mil veces que es familia y sigue dudandolo aun asi.

A: Si, seguramente mientras el resto de historias iban más dirigidas a Spiderman, ésta sea la que más dice sobre la dinámica de los 4F. De cómo son tan familiares que pueden acoger a cualquiera y hacerle sentir de los suyos. Y, en el caso de Ben, de hasta qué punto es una persona fría y desconfiada. Me ha gustado mucho también el regreso del villano, afrontando todos los temas que obligatoriamente debía implicar su regreso. Y me temo que lo veremos más por cosas que se han visto en la serie principal de 4F. Como dices, es el villano que hacía falta si se quería forzar una relación con la temática familiar de la miniserie al completo.

P: En cuanto al dibujo, Alberti sorprendió muchisimo cuando debutó en la anterior miniserie, y aquí sigue siendo muy bueno. Tiene un estilo bastante europeo, aunque con un pequeño toque a lo Rick Leonardi, que sorprendentemente, no queda mal en la miniserie. Le da un tono atemporal que hace que la historia quede más consistente que si cada número hubiera intentado imitar el estilo de la época. (Eso si, una cosa curiosa es que dibuja cada número como si transcurriera cuando se publicaron los comics correspondiente, con tecnología y moda antigua en los 60, y peinados enormes en los 80) En general queda muy bonito, sobre todo dibujando a la gente normal, aunque hace monstruos también bastante bien. Las únicas pegas son que cuando hay que hacer acción, se vuelve algo confuso, y que el rediseño del malo final es muy feo y aparatoso.

A: ¿Queda muy bonito dibujando a la gente normal? No veo yo nada claro eso. Me gusta hasta cierto punto el estilo en general pero realmente hace caras bastante amorfas en muchos casos. Es muy irregular en la anatomía. Es más o menos apropiado para la historia pero no es un dibujante con el que, en general, me apetezca volver a encontrarme.

P: Cuando los personajes están quietos, hace imagenes que tienen mucha belleza. Es cuando se mueven que tiene problemas.
Una miniserie con altibajos, pero con suficientes cosas buenas como para ser recomendable para fans de ambas series, sobre todo de la historia de los 4 Fantásticos. Recomendado (8)

What If: Invasión Secreta… y otras grandes historias

Esto es un tomo recopilatorio de varios números de What If, sacados de varias de las tandas de especiales anuales que llevan sacando hace años, con un tema común. En este caso, basados en grandes crossovers de Marvel, (supongo que han puesto Invasión Secreta porque es el más grande de los recientes), la mayoría de ellos recientes. De ahí el subtítulo de “grandes historias”, porque desde luego, no se refiere a las que encuentras dentro del tomo. Dedicar números de What If a finales alternativos del gran crossover de turno no es nada nuevo, de hecho la serie de los 90 empezó con una alternativa de la Guerra de la Evolución. El problema es que los equipos creativos que han cogido se componen básicamente de dibujantes novatos y guionistas que no son novatos, pero tampoco son buenos. Lo que nos lleva al segundo problema, que casi todas caen en la misma fórmula donde los héroes pierden, y todo se va al garete, con la mayoría de personajes muriendo fácilmente hasta que se acaba la historia. Se vuelve repetitivo muy pronto, y eso sin tener en cuenta que la mayoría de las historias ni siquiera hacen bien la fórmula. En casi ninguna hace que te importe media leche ninguno de los personajes que muere, o vive.

Primero está la única historia antigua, y se basa en las Secret Wars. Está escrita por Karl Bollers, que escribió comics horrendos en los 90, y algo mejores en la época Jemas, casi ninguno de los cuales ha llegado a España. Básicamente, es la historia del Dr. Muerte conservando los poderes del Todopoderoso y conquistando el mundo. Y ya está, es simplemente eso. Conquista el mundo, y todo le va bien. No hay ningún tipo de drama, ni de exploración de consecuencias más allá de las obvias, ni nada. Si has leido otras historias donde Muerte conquista el mundo, como la infravalorada Emperador Muerte, es lo mismo, pero sin toda la humanidad. Ni se explora a Muerte, ni a sus enemigos, ni a la idea de que hacer cuando puedes lograr tus sueños, ni nada. Simplemente puede a todo el mundo, porque es más poderoso. Y en un alarde de absurdo, la portada le tiene con el Guantelete del Infinito, pese a que no tiene nada que ver con la historia, y Bollers tiene que meterlo entonces a dos páginas del final sin venir a cuento. Increible. El dibujo de Jorge Molina no es bueno, y no le da la sensación de épica necesaria, aparte de no haberse documentado bien con los diseños.

Después ya tocan las sagas modernas, con un número sobre Dinastía de M, coescrito por Brian Reed y Jim McCann. De Reed se esperan cosas malas, pero McCann suele ser mejor que esto. Supongo que tiene la excusa de que fue casi su primer trabajo. La idea es que al final Wanda desactiva los poderes de todo el mundo, no sólo de los mutantes. Al menos es un poco original. Por supuesto, no desactiva la supertecnologia y similares, así que la historia va de ver como se adaptan los héroes sin poderes para seguir haciendo de héroes. El resultado no es tan malo como cuando en DC hicieron la misma historia (en la horripilante miniserie Otros Mundos, JLA: Acto de Dios), pero es bastante malo, con un villano barriendo con todos los héroes porque sí, pese a que deberían estar mucho mejor preparados, hasta que se sacan la preparación al final. La caracterización es muy forzada, además, cuando la hay, para poder tener las escenas “dramáticas” de retiros por perder poderes. De todas maneras, lo que más daña es el dibujo de un tal Pantalena, que es increiblemente malo, con todo el mundo retorcido, acción tremendamente confusa, y diseños que parecen salidos de un videojuego malísimo.

Después vienen dos historias de Invasión Secreta, porque los especiales de 2009 eran todos dobles. En el primero, Bollers se asocia con Kevin Grievoux (sabes que Grievoux escribe el especial porque sale la Maravilla Azul, y a nadie más en el universo le importa ese personaje) para contarnos la típica historia donde los malos han ganado, y una resistencia tiene que derrotarlos tiempo después. Se vislumbra algo de originalidad en algún momento, cuando nos dicen que la Tierra conquistada por skrulls no es una distopía sino algo más normal. Pero no se llega a explorar en absoluto, ni a casi ninguno de los protagonistas, dejandolo todo en la típica historia mediocre donde varios personajes sueltos van muriendo hasta que los que sobreviven arreglan todo ellos solos de un golpe, sin que veamos que están arreglando siquiera. El dibujo es de Dave Ross, que solía dibujar cosas como Vengadores Costa Oeste en los 90, pero solía ser mejor que esto, que son escenas de personajes garabateados sin fondos discernibles.

La otra historia, escrita por un tal Chris Acosta del que no tenemos el placer, tiene una premisa bastante más original, que es ver que hubiera pasado si los skrulls hubieran tenido un plan menos estúpido para la Invasión Secreta. (Recordemos que era. Paso 1: Infiltrarse en sitios estratégicos. Paso 2: Revelar las infiltraciones de golpe y hacer explotar cosas. Paso 3: ¿? Paso 4: Tierra conquistada) El problema es que aunque esa idea es buena, en vez de explorarla, Acosta añade más revelaciones y giros difíciles de seguir y que sólo complican las cosas, y se pierde de vista de que va la historia, y que se pretende conseguir. Al menos el dibujo de Brian Haberlin es decente. También lleva 4 páginas de humor que, de las que en cuanto menos se diga, mejor.

Jason Henderson, al que vimos el mes pasado en Tierra de Sombras y poco más, tiene una historia que diverge de Reinado Oscuro, en concreto del especial de Vengadores donde Ojo de Halcón iba a matar a Osborn. Así que tenemos una historia que va enteramente alrededor de tener a un personaje escrito de manera que contradice completamente a su personalidad. Como te puedes imaginar, el resultado no es bueno. Es tener a un superhéroe atormentado irreconocible contra mucha gente, con un final que no tiene mucho sentido. El dibujo de Sana Takeda no es malo, aunque tiene defectos.

Por último, toca el nº200 de What If, siguiendo con la moda de Marvel de renumerar las series cuando toca un múltiplo de 100 (en este caso, sumando las dos series regulares y las tres docenas de especiales) Como este año no ha habido tanda de especiales, rompiendo la racha de los últimos 6 años, no sabemos si a partir de ahora seguirán la numeración, o volverán a los especiales. El caso es que este número tiene de historia principal un final alternativo a Asedio, escrito por Marc Guggenheim, así que te puedes imaginar que no es terriblemente bueno. De hecho, simplemente es terrible. De nuevo, algo sale un poco distinto, y a partir de ahí, es ver como personajes establecidos son decapitados y mutilados gráficamente, porque eso mola, o algo, hasta que alguien gana. Me encanta como cuida Marvel la integridad de sus propiedades. Muy malo, y el dibujo un tal David Wilkins es de esos que son pintados, pero en los que apenas se ve lo que pasa.

La historia de complemento es de Stan Lee, nada menos, conmemorando la celebración de una serie que no ha escrito nunca. Es un final alternativo a la llegada de Galactus, donde Uatu mata a Galactus. Si has leido algo de los personajes, te puedes imaginar por donde van los tiros a partir de entonces, y tiene el diálogo retro habitual de Lee (aunque comedido para acercarse a los estándares actuales) pero al menos mantiene la credibilidad y consistencia, e intenta darle un final que no sea obvio. Buen dibujo de Dale Eaglesham, que está a kilómetros del resto de dibujantes del tomo. Para terminar la celebración, está el habitual collage con las 200 portadas, que en este caso es más interesante incluso que en otras, y un reportaje sobre los mejores números de la serie, que, francamente, es más interesante que casi todo en las historias anteriores.

Es para celebrar que un concepto tan curioso haya llegado a un número tan alto. Desgraciadamente, este tomo nos demuestra que la mayor parte del tiempo, no alcanza su potencial en absoluto. Evitar a toda costa (2)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Batman Nº52: Buen comienzo y presentación de villano, estropeado porque Tomasi no tiene ni puñetera idea de escribir a Robin. Neutral (6)

Capitán America: Aliados Para Siempre: Aventuras retro de personajes que eran cutres y siguen siendolo. Villana problemática. Buen dibujo doble. Neutral (6)

Vengadores: Somos los Vengadores: Aventuras para todos los públicos simples y desenfadadas, pero están bien dentro de ese estilo. Recomendado (7)

Y hasta aqui hemos llegado por este mes, ahora toca rendir homenaje a los caidos. Nos vemos la semana que viene con un cambio total de dirección e inteligencia en Superman, otro villano nuevo y autores en Batman, un funeral y un debut en Spiderman y otro número punto uno en Iron Man. Hasta entonces, terroríficos saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: